...

Hábitos de la mente

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Hábitos de la mente
Diseño de proyectos efectivos: valores y actitudes
Hábitos de la mente
Características de las personas con hábitos de la mente
A pesar de las afirmaciones de muchos programas comerciales con respecto a cómo mejorar el
pensamiento, la mayoría de los expertos en el área coinciden en que son pocas las destrezas del
pensamiento que pueden aplicarse genéricamente a todas las áreas temáticas (Wegerif, 2002).
Analizar un poema es diferente de examinar información estadística, y resolver un problema sobre
eliminación de desechos tóxicos es muy distinto de determinar dónde colocar un mueble para crear
un confortable flujo de habitación a habitación. Sin embargo, ciertas actitudes y opiniones apoyan
el pensamiento en todas las disciplinas. Arthur Costa y Bena Kallick (200) las denominan hábitos
de la mente. Estas actitudes trascienden todas las áreas temáticas tradicionales, y se aplican
igualmente a todas las edades.
Costa describe cinco características de quienes poseen los hábitos de la mente, y que hacen de
ellos buenos pensadores.
Inclinación
Inclinación se refiere a que, en términos generales, las personas están inclinadas a querer pensar
con cuidado acerca de los problemas con los que se enfrentan en la vida. Por supuesto, a veces
pueden tomar decisiones rápidas, pero usualmente emplean cualquier recurso a su alcance para
aplicar buenas estrategias de pensamiento.
Valor
Esta característica es similar a la de inclinación, pero se relaciona más con las emociones de un
pensador. Los pensadores que valoran el pensar críticamente, consideran dignas de tomar en
cuenta prácticas tales como sopesar diferentes alternativas, examinar la credibilidad de la
evidencia y escuchar los puntos de vista opuestos. Creen que este tipo de pensamiento es
importante, incluso ético, y merece la pena el esfuerzo de ejercerlo. Por ejemplo, una estudiante de
quinto grado que ordena una presentación en el tema de la inmigración, se toma el tiempo para
entrevistar a inmigrantes locales, porque quiere transmitir la verdad acerca de sus experiencias.
Sensibilidad
Tener un repertorio de estrategias y destrezas para el pensamiento, y la habilidad para usarlas,
será de poco valor si la persona no puede discernir cuándo un tipo particular de pensamiento es
apropiado para una tarea específica, Por ejemplo, una estudiante que elabora un informe de
resultados de una investigación, debe darse cuenta de que categorizar sus apuntes la ayudará a
definir una estructura para el comunicado. Reconocer la herramienta mental adecuada para la
tarea indicada es importante para el pensamiento eficiente y efectivo, y esto demanda sensibilidad.
Capacidad
Los docentes tienen el mayor control sobre la habilidad de sus estudiantes para desempeñar las
destrezas de pensamiento apropiadas. Mientras los estudiantes no decidan utilizar sus destrezas
de pensamiento, ninguna cantidad de inclinación, valor o sensibilidad los ayudará a ejecutar los
tipos de pensamiento que los problemas demandan. Estudiantes de todas las edades pueden
ejercitar sus habilidades para comparar y contrastar objetos e ideas, crear categorías para
organizar hechos, y utilizar argumentos lógicos para persuadir a los demás. Esta área es
responsabilidad del docente, y aunque algunos estudiantes pueden desarrollar por ellos mismos
las destrezas de pensamiento que necesitan, muchos no lo harán sin ayuda.
Compromiso
Pensar es un arduo trabajo. Algunas veces exige sacrificar creencias y prácticas arraigadas. En
ocasiones significa admitir un error y empezar de nuevo. Un compromiso con el pensamiento
profundo y cuidadoso implica que la persona está continuamente aprendiendo nuevas destrezas y
conocimiento. Por ejemplo, estudiantes avanzados de primaria practican sus destrezas
matemáticas, no solo por una calificación, sino porque quieren ser mejores en Matemática.
Compromiso no solo alude a querer aprender, sino también a realizar el trabajo necesario para
permitir que acontezca el aprendizaje.
Hábitos de la mente
Costa y Kallick han identificado dieciséis hábitos de la mente importantes para el pensamiento
efectivo. Quienes poseen estos hábitos, no solo pueden pensar profundamente, sino que también
escogen hacerlo de esa manera. Estos hábitos de la mente son perfilados por nuestra inteligencia,
nuestra personalidad, nuestras experiencias, y nos ayudan a acceder a las habilidades mentales
para resolver problemas cuando necesitamos hacerlo.
Persistencia
Los pensadores exitosos y los estudiantes no se rinden cuando los proyectos son desafiantes.
Trabajan minuciosamente en los problemas, intentando diferentes estrategias o empleando
técnicas de automotivación.
Manejar la impulsividad
Los buenos pensadores son deliberativos. Consideran las posibilidades antes de actuar. Elaboran
un plan, predicen las consecuencias y anticipan los problemas. Dedican el tiempo adecuado a
entender un problema, antes de empezar a resolverlo.
Escuchar a los demás con empatía y comprensión
Los buenos pensadores son buenos escuchas. Están interesados en lo que los demás tienen que
decir, y escuchan detenidamente para asegurarse de que están entendiendo correctamente.
Mantienen sus opiniones en reserva hasta haber escuchado a todos hasta el final, y reconocen que
los demás pueden tener ideas e información que los ayudarán a resolver problemas y a tomar
decisiones.
Pensar flexiblemente
Los pensadores flexibles cambian de parecer cuando son expuestos a información nueva, precisa
y crítica, aun si esa información contradice creencias profundamente arraigadas. Pueden ver el
panorama global y los detalles significativos. Pueden sintetizar información desde una variedad de
fuentes, al mismo tiempo que evalúan su credibilidad. Pueden emplear diversas estrategias, así
como adaptarlas y modificarlas cuando se requiera para llevar a cabo tareas específicas.
Metacognición
Los pensadores metacognitivos tienen el control sobre su pensamiento, porque están conscientes
de cómo piensan. Planifican cómo resolverán un problema, y monitorean qué tan bien marcha su
plan. Cuando terminan un proyecto, vuelven la vista atrás y piensan en qué pueden aprender de la
experiencia.
Esforzarse por alcanzar la exactitud y la precisión
Un sentido artesanal resulta crítico para el buen pensamiento, lo cual involucra un respeto por la
exactitud y la precisión, y un deseo de hacer las cosas tan eficientes, hermosas o claras como sea
posible. Los buenos pensadores tienen presentes los criterios de calidad predominantes en el
campo en el cual están inmersos, y trabajan tan duro como pueden para realizar una labor que
cumpla los requisitos.
Cuestionar y plantear problemas
La curiosidad verdadera gobierna el pensamiento profundo, y es el tipo de cuestionamiento que
atrae al pensador hacia problemas complejos. Los pensadores adeptos encuentran problemas
donde otros están satisfechos con el status quo, y están conscientes de los vacíos en su
conocimiento.
Aplicar a nuevas situaciones el conocimiento pasado
Para ayudarse a comprender nuevos conceptos, los pensadores efectivos usan sus experiencias y
el conocimiento disponible al notar las similitudes y efectuar conexiones. Dicen cosas tal como:
Esto me recuerda cuando yo…, o Este modelo se parece mucho a… Frecuentemente describen
ideas con metáforas y analogías, las cuales los ayudan crear un marco para las ideas con las que
están poco familiarizados.
Reunir información por medio de todos los sentidos
Parte de ser un pensador flexible consiste en utilizar una variedad de métodos para llegar a la
verdad. Los buenos pensadores emplean la visión, el sonido, el gusto, el tacto y el olfato para
mejorar sus ideas y expandir su manera de pensar acerca del mundo circundante.
Crear, imaginar e innovar
Las personas creativas visualizan las cosas desde diferentes perspectivas. Amplían los límites de
lo que se espera y asumen riesgos. La creatividad involucra algo más que, sencillamente, traer a
colación ideas inusuales; también implica ser crítico con el trabajo de uno mismo, solicitar la crítica
de otros, y trabajar constantemente para refinar la pericia técnica y generar mejores productos.
Hábitos de la mente
Responder con admiración y asombro
Los buenos pensadores disfrutan los misterios que observan alrededor de ellos en el mundo.
Buscan problemas para resolver y les gusta formar acertijos. Encuentran algo maravilloso e
impresionante en los acontecimientos cotidianos, así como en los eventos de una vez en la vida.
Asumir riesgos con responsabilidad
Los pensadores tienen un impulso casi incontrolable de desplazarse fuera de su zona de confort.
Quienes asumen riesgos responsablemente, utilizan sus experiencias y conocimientos para
determinar cuándo una línea de acción vale la pena el riesgo. Aceptan con ansias nuevas
responsabilidades, y aprenden con entusiasmo nuevos juegos y destrezas.
Encontrar el humor
Los pensadores creativos tienen lo que Costa denomina un caprichoso marco mental. Se percatan
de lo absurdo e irónico del mundo en torno a ellos, y frecuentemente tienen una perspectiva única
de la situaciones cotidianas. También, les complace jugar con el lenguaje y crear analogías y
metáforas originales. No se toman muy en serio a ellos mismos, y se divierten en el trabajo.
Pensar de manera interdependiente
En el siglo XXI, los problemas se han vuelto tan complejos, que nadie puede resolverlos solo.
Como explican Costa y Kallick (2000a), nadie tiene acceso a toda la información requerida para
tomar decisiones críticas; nadie puede considerar tantas alternativas como varias personas (p. 11).
Para trabajar exitosamente con otros, se requiere que los estudiantes sean competentes al ofrecer
realimentación, con críticas tanto elogiosas como constructivas. Esto también demanda que
seleccionen y acepten realimentación de sus propias contribuciones a los esfuerzos del grupo.
Aprender continuamente
La motivación intrínseca para ser un mejor pensador y una mejor persona, es la clave para el
aprendizaje permanente. Las personas con este hábito de la mente, siempre están emprendiendo
nuevos proyectos y adquiriendo nuevas destrezas. Aunque pueden sentir seguridad en sus puntos
de vista respecto a un tema, nunca están tan seguros como para no entender información nueva y
cambiar de parecer. Perciben los problemas como posibilidades de aprender y continuar
practicando, a lo largo de sus vidas, todos los hábitos de la mente.
Enseñar hábitos de la mente significa abarcar más allá del tema del día, así como abordar
cualquier actividad como un paso hacia el aprendizaje independiente y permanente. Si bien los
estudiantes pueden ser persuadidos de completar sus actividades, por medio de castigos y
recompensas extrínsecas, estos tipos de motivadores disminuyen la motivación auténtica en el
aprendizaje de tareas, y pueden extinguir el deseo de continuar el aprendizaje fuera del salón de
clases. Al modelar las actitudes y los valores que apoyan el pensamiento crítico y creativo, y crear
una cultura de aula que valora el amor al aprendizaje, los estudiantes no estarán limitados a lo que
pueden aprender en la escuela. Pueden encontrar, en cualquier experiencia, una oportunidad de
aprendizaje.
Referencias
Costa, A.L. (2000a). Components of a well-developed thinking skills program. Seattle, WA: New
Horizons. www.newhorizons.org/strategies/thinking/costa2.htm*
Costa, A.L. (2000b). Habits of mind. In A. L. Costa, (Ed.), Developing minds: A resource book for
teaching thinking, (pp. 80-83). Alexandria, VA: ASCD.
Costa, A.L. & Kallick, B. (2000a). Describing 16 habits of mind. Alexandria, VA: ASCD.
Costa. A.L. & Kallick, B. (2000-2001b). Habits of mind. Highlands Ranch, CO: Search Models
Unlimited. http://www.habits-of-mind.net/*
Wegerif, R. (2002). Literature review in thinking skills, technology, and learning. Bristol, England:
NESTA. www.nestafuturelab.org/research/reviews/ts01.htm*
Fly UP