...

Guía para comer en el colegio comida de casa

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Guía para comer en el colegio comida de casa
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Todos los derechos reservados ©
Permitida la reproducción citando la fuente
www.alimentacionsaludable.es
www.nutricion.org
Cita: Martínez Alvarez JR, García Alcón RM. Guía para comer en el colegio comida de casa. Sociedad española de dietética. Madrid, 2012.
1
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Introducción
El inicio del curso escolar no conlleva solamente la compra de uniformes y de libros y cuadernos sino
también, frecuentemente, la decisión de que el niño acuda al comedor del colegio o de la guardería. A
menudo, esto parece una decisión menor entre el fragor de la batalla familiar donde hay que lidiar con la
propia vuelta al trabajo de los padres y todos los conflictos logísticos y económicos que conlleva la vuelta al
cole.
Este problema en apariencia menor se convierte, sin embargo, en una fuente de problemas cuando el niño
padece alguna enfermedad o intolerancia alimentaria o, simplemente, cuando el comedor escolar está mal
gestionado. En esas ocasiones, el comedor escolar se convierte en lo contrario de lo que tiene que ser: una
herramienta educativa para que el niño aprenda a alimentarse correcta y saludablemente, un sitio donde
aprender normas sociales y de convivencia, una prolongación del aula en la que poner en práctica una
buena parte de lo aprendido sobre ciencias naturales, medio ambiente, historia local, etc., etc. Y sobre todo,
un sitio agradable, limpio, tranquilo al que dé gusto acudir sin lloros ni empujones.
Adicionalmente, hay que tener en cuenta que en los momentos actuales son muchos los padres que
prefieren o se ven obligados a reducir sus gastos, por lo cual eligen que el escolar lleve a la escuela su
propia comida desde casa. Esto planteará nuevos problemas a unos padres que no tienen porqué ser
expertos en catering ni en temas de higiene alimentaria o nutrición. De este modo, el primer día del cole se
plantean dilemas como estos: ¿será suficiente comida para mi hijo?, ¿llegará caliente o se la calentarán
suficientemente en la escuela?, cómo mi hijo es alérgico, ¿qué pasará si se equivocan de bolsa en el
comedor?, ¡no sé que ponerle para comer!, a la hora de comer, ¿la comida estará reseca y poco apetitosa?
2
Guía para comer en el
colegio comida de casa
A todas estas preguntas, y a otras muchas más, intentaremos dar respuesta en esta Guía.
Es imprescindible que en los comedores escolares se proporcionen dietas y menús
equilibrados porque esto afecta a un grupo de población -los niños- muy vulnerable.
Es importante insistir en que el comedor escolar no puede ser un “restaurante” dedicado a "repartir"
comida que simplemente guste a los niños, sino que por el contrario debe convertirse en un instrumento de
Educación Sanitaria a través del cual se pueden crear hábitos de alimentación adecuados. Por supuesto,
todo ello sin olvidarse de que los alimentos servidos en el mismo sean atractivos, sabrosos y bien cocinados
sin importar que procedan de una cocina propia del colegio, de una empresa de catering o que se trate de
un menú llevado desde casa.
Que el niño lleve a la escuela la comida de su casa no significa que tengan que ser alimentos
de peor calidad ni de menos valor nutritivo. Es perfectamente posible tomar comida casera
que satisfaga todas las necesidades del escolar.
3
Guía para comer en el
colegio comida de casa
La salud y el comedor escolar.
Está perfectamente demostrado que en las edades más tempranas (de uno a tres años de edad), la dieta
debe aportar la energía y los nutrientes necesarios para garantizar un crecimiento y desarrollo óptimo. En
esta fase, los niños se familiarizan con la variedad de alimentos probándolos por primera vez así como con
las distintas formas de preparación más habituales.
Recordamos que nuestros hijos pasarán en poco tiempo de una alimentación basada en un único alimento
(la leche cuando el niño es aún lactante) a otra alimentación variada y equilibrada, donde tendrán que estar
representados alimentos de todos los grupos. Esto se consigue gracias a un largo proceso de aprendizaje.
Por ese motivo, es este un periodo crítico de gran importancia en lo que a la formación de los hábitos
dietéticos del niño se refiere y, en consecuencia, para su futuro desarrollo y salud. Este aprendizaje de lo
que es “comer bien”, persistirá en el tiempo y eso explica la enorme dificultad que supone intentar cambiarle
a un adulto su manera de comer. Es decir: “lo que no se aprende de joven no se aprende de viejo”.
La adecuada nutrición y el rendimiento escolar
Se conoce perfectamente como, en países en desarrollo o en entornos familiares desfavorecidos, la
inadecuada nutrición afecta no solo al rendimiento académico de los niños como cabría esperar, sino que
también tiene consecuencias sobre la misma edad de escolarización, sobre su capacidad de concentración y
atención en clase. Por ejemplo, en el caso del desayuno, se ha confirmado la relación entre su contenido
calórico y el rendimiento mostrado en los tests de creatividad, en la capacidad para memorizar y en el
rendimiento alcanzado en esfuerzos físicos voluntarios.
4
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Un caso muy concreto es el de los niños con dietas inadecuadas que manifiestan fuertes disminuciones en
sus depósitos de hierro, llegando incluso a manifestar anemia. En esta situación, los niños anémicos pueden
presentar síntomas como sensación de frío, palidez de piel y de mucosas (evidente en manos y labios),
fatiga, somnolencia excesiva e incluso permanente, irritabilidad, decaimiento o apatía, adelgazamiento, falta
de apetito, disminución de las defensas orgánicas ante infecciones, y retardo en el crecimiento y en el
desarrollo psicomotor. De hecho, la anemia conlleva un menor rendimiento en los estudios, que puede
incluso abocar al fracaso escolar, debido a la falta de concentración del estudiante.
La alimentación escolar afectará a la salud del futuro adulto.
Actualmente, no existe ninguna duda sobre la importancia que la alimentación tiene en relación con la
aparición de ciertas patologías que condicionan la mortalidad y, por supuesto, la calidad de vida del adulto.
Así, conocemos bien la relación entre los hábitos alimentarios y la actividad física durante la edad escolar y
el riesgo de que se padezcan enfermedades cardiovasculares, obesidad o diabetes tipo II de adulto.
También existe evidencia en relación con la salud ósea y la osteoporosis.
El problema es especialmente preocupante dado que los datos de algunos países desarrollados muestran
una elevada prevalencia de sobrepeso y obesidad en los niños y jóvenes. Así, en España, la prevalencia de
obesidad entre los seis y los trece años se duplicó entre los años 1.985 y 2.000.
5
Guía para comer en el
colegio comida de casa
La familia y la comida de la escuela.
No se trata, evidentemente, de añadir más problemas a los que ya tenemos ni de preocuparnos en exceso.
Pero sí de ocuparnos de una faceta que sin duda repercutirá en beneficio del niño y de toda la familia.
Algunos de estos consejos pueden serle de utilidad:
1. Imprescindiblemente, el menú escolar será variado y equilibrado: habrá verdura en cantidades
suficientes, bien presentada y de forma que resulte atractiva a los niños; las guarniciones de los
platos serán preferentemente verduras o ensaladas; no se abusarán de los fritos (una vez o dos a la
semana); habrá pescado un par de veces a la semana (sin espinas y con un cocinado que lo haga
atractivo para los niños) y la legumbre estará incluida entre una y dos veces semanales. El postre de
elección será la fruta natural (los dulces, helados y la fruta en almíbar será de uso esporádico).
2. La dirección del colegio y la AMPA se interesarán por la formación específica que recibe el personal
del comedor que atiende a todos los usuarios, sean niños que comen comida de la escuela o de
casa.
3. En casa, es necesario ocuparse de que los desayunos, las meriendas y las cenas también sean
adecuadas y complementarias del menú escolar. Utilizar como herramienta para “acordarse” de
todos los alimentos que necesitamos la rueda de los alimentos es una buena idea.
6
Guía para comer en el
colegio comida de casa
La rueda de los alimentos: un sistema para recordarnos fácilmente la
importancia que los distintos alimentos deben ocupar en nuestra dieta.
7
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Organizar el menú para la Escuela.
La mayoría de los colegios tienen un horario partido: un primer turno de mañana, seguido de un descanso
para la comida, y un segundo turno por la tarde. Esto hace que una de las principales tareas que hay que
organizar sea la de asegurar la correcta alimentación del escolar. Para ello, existen varias opciones:



Ir a comer a casa.
Con los horarios laborales actuales y el estilo de vida de la mayoría de la gente, suele ser la peor opción
posible.
Utilizar los servicios del comedor escolar.
En los colegios donde existe esta posibilidad, una empresa se encarga de servir los menús escolares.
Esta empresa tiene que observar unas reglas higiénicas y nutricionales establecidas por las autoridades
sanitarias. Debe ofrecer un menú equilibrado y variado, que haya sido supervisado por un profesional de
la nutrición y la dietética.
Llevar la comida de casa al colegio.
Hay que pensar el menú del escolar de forma global (una semana, por ejemplo), no día a día. Con ello
evitaremos repeticiones o ausencias significativas de alimentos básicos y será más sencillo conseguir la
variedad y el equilibrio necesarios. Lógicamente, este sistema conlleva utilizar una forma de transporte
de la comida que sea segura e higiénica. Lo habitual suele ser la tartera o fiambrera. Asimismo, es
necesario que en el colegio haya un servicio que se responsabilice de conservar adecuadamente esa
comida y de calentarla, cuando sea necesario, así como de servírsela al escolar.
8
Guía para comer en el
colegio comida de casa
El comedor escolar no sólo es un lugar adecuado para la comida de los niños, también es una
buena oportunidad para educarles en los diferentes sabores, haciendo que se acostumbren a
comer de todo. Para que esa oportunidad no se desperdicie, sería una buena idea que los niños
trajeran comidas similares a las que se servirán ese día en el comedor escolar… aunando
esfuerzos para ello con los profesionales de la nutrición que elaboran las dietas escolares.
La comida de tartera
En primer lugar, hay que realizar un menú acorde a la edad del escolar, teniendo en cuenta que la comida
del mediodía es en España la más importante. Esta comida tiene que asegurar alrededor del 30 al 35% del
total de las calorías diarias. Además, tiene que ser variada, siguiendo las recomendaciones genéricas de
frecuencia de consumo de los alimentos. Estas recomendaciones son siempre orientativas ya que luego
podremos complementar los alimentos llevados al colegio con los consumidos en el hogar y durante el fin de
semana. Lo importante es que el conjunto de la dieta sea correcto a medio plazo sin obsesionarnos con días
o platos concretos.
Este sistema de comida transportada desde el hogar, tiene que garantizar en cualquier caso la higiene
alimentaria para prevenir las infecciones o intoxicaciones alimentarias.
9
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Necesidades y recomendaciones nutricionales.
Tienen su base en los documentos y tareas surgidas a raíz de la implantación en España de la denominada
“Estrategia NAOS” por parte del Ministerio de Sanidad y Consumo y de su Agencia española de seguridad
alimentaria y nutrición. Con carácter orientativo, en España, se ha propuesto que las necesidades nutritivas
del escolar se distribuyan a lo largo del día en la proporción reflejada en la figura nº 1.
Figura 1. Distribución propuesta de las
necesidades nutritivas del escolar.
El desayuno: se insiste en que es una de las tomas del día más
importantes que debería cubrir, al menos, el 25% de las
necesidades nutritivas del escolar. El tipo de alimentos que lo
componen, al ser generalmente muy del gusto de los niños, facilita
que esta recomendación se cumpla. Aún así, recordemos que se ha
calculado que en España entre un 10 y un 15% de los niños no
desayuna y de un 20 a un 30% lo hace de manera insuficiente. A
media mañana se recomienda tomar, como refuerzo de los
alimentos consumidos en la primera hora del día, una fruta, un
yogur o un bocadillo.
AESAN. La alimentación de tus niños. Nutrición
saludable de la infancia a la adolescencia.
Agencia Española de Seguridad Alimentaria.
Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid, 2005.
La comida. En los hábitos alimentarios españoles, la comida del
mediodía es la más consistente. Al menos, ha de cubrir del 30 al
35% de las necesidades nutricionales diarias del individuo.
10
Guía para comer en el
colegio comida de casa
La merienda. Suele ser muy bien aceptada por los niños y puede complementar la dieta, porque permite
incluir productos de gran interés nutricional: lácteos, frutas naturales, bocadillos diversos...
La cena. Se elegirá en función de los alimentos ya tomados en las otras comidas del día. Se recomienda que
no sea consumida a una hora muy tardía para evitar que los niños duerman mal. Como platos propios de la
cena se sugieren purés, sopa o ensaladas, y, como complemento, carnes, huevos y pescados dependiendo
de lo que se haya tomado en la comida del mediodía. Como postre: fruta y lácteos.
Si nos referimos más específicamente a la presencia de alimentos de los diferentes grupos en los menús
escolares, las recomendaciones oficiales insisten en unas líneas generales (Tabla 1) como la promoción del
consumo de frutas y hortalizas, de pan, pescado y legumbres junto con consejos de moderación sobre el
consumo de dulces, grasas, refrescos y pasta. Esto se concreta en cifras semanales o diarias aconsejadas de
consumo de raciones de alimentos (Tabla 2).
En todos los casos, se trata como decimos de recomendaciones globales que no contemplan específicamente
el medio escolar sino el conjunto domicilio - escuela.
Teniendo en cuenta estos datos, podemos concluir que una comida adecuada debe proporcionar,
aproximadamente, las cantidades de energía especificadas en la Tabla nº 3.
Siempre será preciso tener en cuenta la actividad física que realizan los alumnos en el colegio o en las
actividades extraescolares, lo que aumentará o reducirá los cálculos iniciales.
11
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Tabla 1. Análisis de los hábitos alimentarios del escolar. Recomendaciones:
Lácteos. No se recomienda, salvo prescripción médica, que sean desnatados.
Carne. Alternarla con pescado y variando la especie consumida
Pescado. Favorecer su consumo, especialmente el azul.
Huevos. No más de 4 ó 5 a la semana
Patatas. Moderar su consumo.
Legumbres. Favorecer su consumo.
Frutas. Favorecer su consumo insistiendo en que sea ingerida de forma natural.
Verduras y ensaladas. Acostumbrar a los niños a su consumo como plato principal y como
guarnición.
Pan. Favorecer su consumo.
Pastas. Moderar su consumo favoreciendo otros primeros platos (legumbres, verduras, etc.)
Dulces y refrescos. Con moderación/ocasionalmente.
Grasas. Moderación.
AESAN. La alimentación de tus niños. Nutrición saludable de la infancia a la adolescencia.
Agencia Española de Seguridad Alimentaria. Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid, 2005.
12
Guía para comer en el
colegio comida de casa
AESAN. La alimentación de tus niños. Nutrición
saludable de la infancia a la adolescencia. Agencia
Española de Seguridad Alimentaria. Ministerio de
Sanidad y Consumo. Madrid, 2005.
13
Consumo diario.
Tabla 3. Cálculo energético de una comida
escolar.
Kcal.
Edad
Diarias
Comida
Consumo
ocasional.
Tabla 2. Recomendaciones semanales de
consumo de alimentos para escolares.
(consumo entre el hogar y el colegio)
Alimentos:
Raciones
Pescados y mariscos
3-4 semanales
Carnes magras
3-4 semanales
Huevos
3-4 semanales
Legumbres
2-4 semanales
Frutos secos
3-7 semanales
Leche, lácteos
2-4 diarias
Aceite de oliva
3-6 diarias
Verduras y hortalizas
> 2 diarias
Frutas
> 3 diarias
Pan, cereales, pastas, patatas
4-6 diarias
Agua
4-8 diarias
Otras grasas
Dulces, bollería, caramelos
Refrescos, helados
Carnes grasas,
embutidos
30% Kcal
35% Kcal
1a3
1.250
375
437,5
4a5
1.700
510
595
6a9
2.000
600
700
10 a 12
2.450
735
857,5
13 a 15
2.750
825
962,5
16 a 19
3.000
900
1050
10 a 12
2.300
690
805
13 a 15
2.500
750
875
16 a 19
2.300
690
805
Chicos
Chicas
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Una comida de calidad: sabrosa y nutritiva… ¡pero también higiénica!
La mejor calidad de los alimentos se obtiene cuando escogemos un
producto bien fresco y lo cocinamos adecuadamente para consumirlo en el
momento. Lamentablemente, esto no siempre es posible como va a ocurrir
en nuestro caso. Pero eso no conlleva que nos preocupemos ni que
pensemos que va a ser imposible alimentar adecuadamente a los niños con
comida llevada desde casa. Simplemente será necesario organizarnos y
prestar un poco de atención. Con tan sencilla receta, los escolares podrán
disponer de alimentos sabrosos, nutritivos y seguros sin ningún problema.
Las bacterias, un problema que no hay que olvidar.
La mayoría de las bacterias patógenas, es decir, que pueden causar
enfermedades, son capaces de multiplicarse de forma rápida a temperatura
ambiente y se dispara su desarrollo entre los 20º y los 40º C. A
temperaturas de refrigeración, su crecimiento se frena y muchas de ellas
mueren al ser sometidas a temperaturas mayores de 65º C (por eso, el
cocinado es un excelente método casero de conservación).
Cuando hablamos de higiene, lo más importante es evitar la contaminación
o recontaminación del alimento desde que lo adquirimos hasta que el niño
14
Guía para comer en el
colegio comida de casa
lo consume. Para ello, es básico no romper la cadena de frío desde el momento de la compra de los
productos hasta su cocinado.
En la nevera: estarán separados los alimentos crudos de los elaborados. Las
carnes, pescados, moluscos se guardarán en recipientes separados o envueltos en
papel film y en la zona de la nevera que tenga menor temperatura (0 a 4ºC). No se
mezclarán alimentos crudos con alimentos cocinados
En la preparación de la comida: mantener la limpieza e higienización de la tabla
de corte y del cuchillo tras cada uso, lavándolos con agua caliente y jabón. No es
recomendable descongelar los alimentos a temperatura ambiente. Nuestras manos
deben de estar siempre limpias y hay que retirar los restos de la encimera y limpiarla
lo antes posible.
En el calentamiento de la comida: Es preciso aplicar una temperatura y un
tiempo necesarios para que siempre se superen los 65º C en el interior del alimento.
15
Guía para comer en el
colegio comida de casa
¿Qué alimentos preparamos?
En general, los productos con salsas o líquidos se conservan mejor y se calientan más fácilmente. Los
alimentos a la plancha suelen ser los que peor admiten el retraso entre su cocinado y el momento de su
consumo, quedándose duros y resecos. Tampoco es conveniente abusar de los fritos.
Algunas directrices genéricas también pueden resultar positivas para mejorar la calidad de la dieta ofrecida
en el ámbito escolar:

La textura y la masticación es importante, sobre todo en las edades más tempranas, por lo cual
tener previsto en ese caso la introducción de platos como albóndigas, croquetas, carne guisada,
pechuga de pollo, lomo, etc.

Cuando se suministra pescado, es importante vigilar la ausencia de espinas. Por supuesto, los niños
más pequeños también se aprovechan del consumo de purés con carne o pescado.

Es necesario reducir la presencia de fritos (y vigilar, en cualquier caso, la calidad del aceite de
fritura) y evitar los platos con salsas muy elaboradas y sabrosas

La fruta puede aportarse natural o como macedonia o compotas y también fruta en almíbar
(esporádicamente). Cuando se trata de niños pequeños, pueden necesitar ayuda para consumir la
fruta o bien traerla “preparada” desde casa, aunque muchas frutas se oxidan con facilidad y se
oscurecen, lo que hace que tengan un aspecto poco apetitoso. Para evitarlo, conviene añadirles
unas gotas de zumo de limón antes de introducirlas en un recipiente hermético.
16
Guía para comer en el
colegio comida de casa
También podemos optar por frutas que se pueden pelar fácilmente como mandarinas, plátanos,
naranjas, o frutas que no se oxiden tan rápidamente como uvas, piña, fresas, frambuesas,
melocotón…

La bebida recomendada siempre es el agua.

El pan debe acompañar cotidianamente a las comidas (de 30 g en los más pequeños hasta los 80 g
en los mayores).

Las ensaladas son muy interesante nutricionalmente, pero no substituyen a las verduras. Se pueden
empezar a introducir como guarniciones, empezando con lechuga muy troceada, zanahoria rallada,
tomate muy picado, etc. para facilitar el hábito de comerla.

Se recomienda usar el aceite de oliva o, en su defecto, el de girasol para cocinar y/o aliñar.
17
Guía para comer en el
colegio comida de casa
¿Qué hacer tras el cocinado?
Este es tal vez el momento más crítico para garantizar el valor nutritivo y la calidad higiénica de los
alimentos que comerán nuestros hijos. En general, existen estas tres opciones:
a) Alimentos crudos que no requieren cocinado.
Basta con conservarlos en refrigeración y, a menudo, pueden soportar cierto tiempo fuera del
frigorífico. Es el caso de las piezas de fruta o de algunas ensaladas elaboradas solo con vegetales.
b) Alimentos ya cocinados que vamos a mantener calientes hasta su consumo.
Es el caso de ciertos platos que tradicionalmente hemos consumido conservados en termos o
recipientes isotermos. Es un sistema eficaz y útil pero con muchas limitaciones… la principal es la
referida a su valor nutritivo, que sufre mucho cuanto mayor es el tiempo que transcurre hasta su
consumo, especialmente en lo que se refiere al valor vitamínico. Por otro lado, si transcurre mucho
tiempo desde el cocinado podemos encontrar que el plato llega frío a la mesa.
Pocos termos aguantan el calor correcto más allá de tres o cuatro horas. ¡Téngalo en cuenta!
Lógicamente, mantener alimentos a temperaturas de entre 40 y 50º C varias horas también puede
ser un riesgo higiénico, por lo que las condiciones de manipulación durante su preparación y
cocinado tienen que ser muy estrictas. La opción de recalentar adicionalmente el plato antes de
consumirlo puede ser válida ocasionalmente, pero incrementa el riesgo de merma del valor nutritivo
sin garantizar completamente la higienización.
18
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Es un método adecuado pero requiere una atención especial así como que no transcurra demasiado
tiempo desde que los alimentos se acondicionan dentro del envase. Ideal si alguien (un familiar u
otra persona) puede cocinar el alimento a media mañana y acercarlo al colegio antes de la hora de
la comida. El peor sistema si la madre o el padre van a cocinar el día o la noche de antes.
c) Alimentos cocinados que se mantienen en refrigeración (o incluso en congelación)
hasta poco antes de su consumo, para lo cual se recalientan previamente.
Es el mejor sistema porque permite organizarnos y cocinar con antelación incluso platos para
diferentes días. Su punto crítico: es imprescindible enfriar rápidamente el producto tras su cocinado,
no siendo suficiente dejarlo cerca de una ventana o sobre una encimera hasta que se enfríe y poder
así introducirlo en el frigorífico.
Para acelerar este enfriamiento, podemos introducir el recipiente que contiene el alimento cocinado
(una cacerola con tapa, por ejemplo) en agua fría o, mejor, en agua con hielo. Cuando el contenido
está frío (no será mala idea hacernos con un termómetro de alimentos que son muy económicos),
alrededor de los 7 - 10º C, podemos guardarlos bien tapados en la nevera. Lo ideal es que esos
platos cocinados no superen los 3 ó 4º C dentro del frigorífico.
La congelación de estos platos ya cocinados es una opción que muchas personas preferirán por
comodidad, ya que permite conservar los alimentos bastante tiempo y cocinar incluso varias
raciones. Hay que recordar que la congelación casera no es la solución idónea aunque casi todos la
practicamos.
19
Guía para comer en el
colegio comida de casa
En este caso, los recipientes con los alimentos para congelar tienen que ser bien herméticos y
debemos escribir en el exterior del mismo cual es su contenido y la fecha en que lo cocinamos.
El transporte hasta la escuela:
Se utilizarán recipientes herméticos y bolsas adecuadas, manteniendo separados los alimentos
cocinados de los crudos. Las bolsas llevarán claramente identificado el destinatario para evitar
confusiones. Si el plato no tiene que calentarse (ensaladas, ensaladillas, huevos rellenos, etc…)
conviene asimismo indicarlo en la tapa.
En el caso de los productos tipo “a”, es suficiente una bolsa ligeramente isotérmica de tipo camping.
Para las ensaladas, podemos introducir dentro de las mismas frasquitos con los aliños ya preparados
que únicamente habrá que añadir en el momento de su consumo.
Para los productos calientes, tipo “b”, hay que recurrir a los tradicionales termos. A menudo,
conservarán mejor el calor si a su vez los introducimos dentro de una bolsa isotérmica de camping.
Los alimentos refrigerados o congelados, tipo “c”, requieren también el uso de termos o recipientes
isotérmicos. La idea es que la cadena de frío no se rompa desde casa hasta el momento del
consumo. Lógicamente, lo ideal será que en la escuela haya a su vez neveras o dispositivos para
mantener en refrigeración estas bolsas y envases. Instalar dentro de las mismas placas congeladas
(las típicas de nevera de camping) tampoco es mala idea para retrasar el calentamiento de los
productos refrigerados.
20
Guía para comer en el
colegio comida de casa
Recalentamiento.
Los productos refrigerados o congelados hay obviamente que calentarlos antes de su consumo. Este
momento es, asimismo, crítico para la calidad global del alimento. El calentamiento tiene que
garantizar que se alcancen al menos los 65º C en el centro del alimento y servirse inmediatamente.
Puede recalentarse mediante el uso de microondas, baños maría u otros sistemas.
De regreso a casa:
Tras su uso, se eliminarán los restos de comida de los recipientes y se enjuagarán (o se limpiarán si
hay esa posibilidad) antes de volver a introducirlos en la bolsa de vuelta a casa. Los niños pequeños
pueden ir aprendiendo a hacerlo, de la misma forma que se les enseña a lavarse las manos antes de
las comidas y los dientes después. Para esto también es necesario que el colegio tenga personal que
se haga cargo de ayudar en la tarea.
21




Kcal
826




Kcal
859



Kcal
827




Kcal
835
Grasa
40
Grasa
50
Lunes
Judías verdes con
jamón
Pescadilla en salsa con
patatas panaderas
Mandarina
Pan
Prot.
32
H.C
99
Grasa
35
Grasa
867
Lunes
Menestra de verduras
Ternera asada en salsa
con puré de patata y
zanahoria
Flan
Pan
Prot.
37
H.C
80
Lunes
Cocido completo
Naranja
Pan
Prot.
48




Prot.
877




Kcal
762




Prot.
831




Lunes
Macarrones con tomate
Lenguado rebozado en
salsa
Pera
Pan
Kcal
851
H.C
90
Grasa
37
Prot.
35,5
SEMANA 1




Martes
Macarrones con tomate
Huevos rellenos con
lechuga aliñada
Melocotón
Pan
Kcal
864
Grasa
80
Grasa
38
Grasa
43
Grasa
35
Kcal
818




Kcal
877



Kcal
787



Grasa
45
H.C
38
SEMANA 2
H.C
62
Martes
Crema de calabacín
Salmón al horno con
cebolla y patata
Mandarina
Pan
Prot.
43
SEMANA 3
Grasa
77
Martes
Brócoli gratinado
Lenguado en salsa con
arroz blanco
Manzana
Pan
H.C
34
H.C
96
SEMANA 4
Martes
Potaje de judías blancas
Croquetas de jamón
con salsa tomate
Manzana
Pan
Prot.
38
H.C
76
Grasa
40
Miércoles
Coliflor gratinada
Ragout de ternera
con puré de patata
Manzana
Pan
Prot.
50
H.C
68
Grasa
35
Miércoles
Lentejas guisadas
Hamburguesa de
pavo con puré de
patata
Naranja
Pan
Prot.
50
H.C
76
Grasa
45
Miércoles
Crema de calabaza
Muslitos de pollo a la
crema con patata
cocida
Mandarinas
Prot.
40
H.C
75
Grasa
38
Miércoles
Crema de puerros
Merluza a la vasca
con patatas
panaderas
Plátano
Pan
Prot.
44
* Proteínas, Hidratos de carbono y grasas expresadas en gramos. Cálculos aproximados y orientativos.




Kcal
880




Kcal
837




Kcal
835




Kcal
821
Grasa
40
Kcal
827







Kcal
786




Kcal
838
Prot.
50
H.C
80
H.C
80
H.C
82
H.C
83
Grasa
35
Grasa
41
Grasa
34
Grasa
34
Viernes
Puré de verduras
Solomillo de cerdo a
la piña con puré de
manzana
Naranja
Pan
Prot.
38
Viernes
Judías verdes con
jamón
Lomo adobado con
salsa de tomate
Pera
Pan
Prot.
44,5
Viernes
Acelgas rehogadas
con jamón
Pollo al ajillo con
patatas panaderas
Manzana
Pan
Prot.
48
Viernes
Cocido completo
Pera
Pan
Ejemplo mensual de menú escolar.
H.C
78
Jueves
Arroz con guisantes y
pimiento
Marmitako de atún
Naranja
Pan
Prot.
52


Grasa
43
Grasa
37

Jueves
Pasta con salsa blanca
Bacalao con salsa de
tomate
Piña en su jugo
Pan
Kcal
867
H.C
95
Grasa
33
Prot.
40
H.C
60
Jueves
Arroz con verduras
Escalope de ternera
con puré de patata
Plátano
Pan
Prot.
52
H.C
80
Jueves
Arroz a la milanesa
Guiso de pollo y
zanahorias
Mandarina
Pan
Prot.
42
www.alimentacionsaludable.es
www.nutricion.org
Fly UP