...

cimientos edificio - Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús

by user

on
Category: Documents
12

views

Report

Comments

Transcript

cimientos edificio - Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús
INMACULADA
YAÑEZ, A. C. I.
CIMIENTOS
PARA UN
EDIFICIO
Santa Rafaela María del
Sagrado Corazón
SLGUNDA 1 DICION
(Reimpresión)
BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS
MADRID • MM
© Inmaculada Yaflez
© Biblioteca de Autores Cristianos,
Don Ramón de la Cruz, 57 Madrid 2000
Deposito legal M 8 577-2000
ISBN 84-7914-462-9
Impreso en España Pnnted ín Spain
INDICE
GENERAL
Pags
Indice de láminas
Prólogo, por el P PEDRO
Introducá n
Fuentes y bibliografía
ARRLPE,
PARTE
S
I
.
xv
XVII
XXIII
xxix
PRIMERA
(1850 1877)
CAPÍTULO
I —El ámbito de la primera llamada
Pedro Abad En una tierra humilde, abierta al sol
Una oración antes vivida que aprendida «Padrenuestro»
Soledad y plenitud de una adolescente
«La muerte de mi madre»
CAPÍTULO
II—Caminando
«Bastante tiempo hemos sido servidas»
La dirección espiritual de don José María Ibarra
«Ha dispuesto el Señor muchos medios y ha puesto
muchos caminos »
Dos temperamentos diversos, una vocacion común
Santa Cruz «
La obediencia a los legítimos superiores
nos rige desde que salimos de casa »
CAPITULO
I I I —«En fuerza del deshacerse planes, se realiza el
del Corazón de Jesús »
«
La obra que nos habían aconsejado emprender »
Un nuevo personaje en escena don J Antonio Ortiz y
Urruela
El Noviciado de Mana Reparadora en Córdoba
«Dejemos a la sabiduría y equidad benditísimas de Dios el
misterio de la cosa»
Novicia y Superiora
El primer proyecto de un Instituto
«iQueremos las Reglas de San Ignacio'»
«¿Por qué no nos vamos?»
«iYo no tengo pretensiones de fundadora'»
Noches de insomnio y días muy movidos en Córdoba y en
Andújar
«Aunque el Padre se muera, seguiremos adelante »
El P Joaquín Cotamlla, primer jesuíta de esta historia
«jTodo era en ellas esperar '»
5
5
8
17
20
22
22
30
33
34
36
39
39
41
43
45
48
52
55
58
60
63
7?
76
79
Págs.
CAPITULO
IV—«En esta obra, ¿quién fue el que delineó su
existencia?»
«No salió ni lo del P Antonio, ni lo de aquellos señores,
ni lo que nadie quiso »
«Las cosas de Dios no se deben medir con el rasero mez
quino de los hombres »
Sobre el cimiento solido de su humilde vida
«Todo debido a la gracia de nuestro Dios »
PARTE
83
83
87
89
93
SEGUNDA
(18771887)
CAPITULO
I—Madrid, cuna del Instituto
97
En un rincón de Madrid
1877 en la España de la Restauración
Los tiempos heroicos del Instituto
«Jesús sacramentado, principal objeto de nuestra reunión »
«El viaje de las reconciliaciones»
Los primeros Estatutos
«Mirad qué hermoso es vivir los hermanos unidos»
En el paseo del Obelisco La alegría de «poner a Cristo
a la adoración de los pueblos »
Navidad 1879 Balance de una etapa
97
103
¿13
119
1.25
129
132
II—Primera expansión del Instituto (1880-1883)
152
La fuerza expansiva de la ciudad
«La ciudad donde tuvo su origen este Instituto »
Hacia la aprobación definitiva
Inauguración de la iglesia de Cordoba
Dificultades con el Obispo
Raices de un problema
«De Roma todas las cosas suelen tardar »
Fundación en Jerez de la Frontera
Construyendo la comunion fraterna
Relevo en la Nunciatura de Madrid y nuevos pasos hacia
la aprobación
152
154
160
166
169
171
176
183
191
CAPITULO
CAPITULO
I I I —Una Iglesia bien cimentada en sinsabores
«Un nuevo año tenemos a la vista »
El desgraciado conflicto con un arquitecto
Una carta programática
Otro arquitecto y otros planos
La muerte de un gran orotectoi
Ayudando «a hacei a Dios su casa »
142
149
206
209
209
210
213
217
2'9
721
Págs.
CAPÍTULO
IV.—Levantando muros y echando nuevos cimientos.
Los afanes de 1885
Unos muros que suben entre pesares
Vivir y morir cantando
Los obispos de España alaban el Instituto
Contrastes
Fundación en Zaragoza
Bilbao
223
223
224
228
230
234
236
241
Capítulo V.—Un año muy movido y un cambio de nombre ...
243
Por fin, el «Decretum laudis»
Esclavas del Sagrado Corazón: «encierra mucho este nombre...»
Un viaje precipitado y sigiloso
«El buen P. Cotanilla, en unión con el P. Antonio, ayudará
desde el cielo...»
Las Constituciones y el reclamo cotidiano de la vida ...
«Con escritos a tantos Obispos, la vida perdurable...» ...
Antología de alabanzas en latín y castellano
Se acaba un año en Roma y en Madrid
243
CAPÍTULO
VI.—La aprobación pontificia y la elección del gobierno general
29 de enero de 1887 ...
Presupuestos de una elección
Se prepara la Congregación general
La tensión de los últimos días
Una elección unánime y una hora dolorosa
PARTE
245
246
252
256
260
262
264
267
267
269
271
276
278
TERCERA
(1887-1893)
CAPÍTULO
I.—Entorno ambiental de la profesión perpetua
Los planteamientos de una etapa
Después de la elección
Proyecto de nuevas fundaciones
«Dios quiera que acertemos en la educación...»
Preparándose para la profesión perpetua
Las dificultades del colegio de La Coruña
La fundación en el centro de Madrid y el conflicto con el
Obispo
La M. Pilar aplaza su profesión
«A toda costa»
287
287
290
296
299
303
307
311
318
329
Págs.
II —«Que todas vayamos a una tolerándonos mucho».
333
Visitando las casas
Situación limite en la casa del centro de Madrid
La M Pilar hace la profesion perpetua
Precedentes de la fundación de Cádiz
Dos combates simultáneos
«Es todo permisión de Aquel que en todo nos va din
giendo »
«Si conviene, cesen ya las muertes »
« Para poner el alma fina »
333
342
349
352
354
I I I —Roma. Una empresa feliz y un regreso amargo.
370
Universal como la Iglesia
«Viendo mundo se aviva el celo»
«Esta santísima Ciudad»
«Parece mentira que hemos de ver aquí a nuestro Señor
expuesto »
Mazzella, protector del Instituto «el Cardenal jesuíta,
si, ese »
La ausencia de la M Sagrado Corazon
La fundación de Roma admitida por Su Santidad
«En cuanto las deje con su Sagrario, me marcho»
Un camino de salvación pata la casa del centro de Madrid
En vísperas del regreso
Una reunión tremenda
«Ni en las Madres ni en mí ha habido más que buen celo»
La M Pilar va a Roma
370
373
377
382
384
392
3)7
401
403
407
411
414
IV—Los protagonistas del drama en un año decisivo (1891)
417
CAPITULO
CAPITULO
CAPITULO
Agotando los medios
«Esta es la hora y el poder de las tinieblas»
«I o que siento es no saber acertar y dar gusto»
«El espíritu de sencillez me roba el corazon»
«Estoy dispuesta a dar la vida por la paz»
M Pilar «Pida por mí de verdad, que estoy en grande
necesidad»
«Se me hace cuesta arriba este silencio de ustedes»
C A P Í TULO
V —Intentos fracasados
Una lenta agonía
Propuesta inaceptable
Un \iaje inútil
La intervención del P Velez
«Mi renuncia es lo que proyecto
359
365
367
380
417
419
423
425
430
434
438
445
»
445
451
453
455
456
Págs.
«Si es cruz de Nuestro Señor, yo no quisiera arrojarla
de mí...»
Absoluta soledad
(HFÍTULO
VI.—Los caminos hacia la renuncia
458
460
463
Los informes al Cardenal Protector
«Como si al mismo Señor le hablase»
La M. Pilar vuelve de Roma
«Mañana salgo para Roma ... soy mandada y muy contenta
de cumplir la santísima voluntad...»
La delegación en la M. Pilar
Situación irregular
Silencio doloroso
Una circular a las casas del Instituto
«Pues que el Señor la lleva por ese camino...»
Recelos y temores
477
480
482
487
488
489
491
VIL—«Que El me ame aunque sea perdiendo la piel».
496
«Dios no me falta, bendito sea»
«Para seguirle aún más de cerca que hasta aquí...»
«Que se cumpla en mí la voluntad del Señor aunque me
cueste la vida...»
1893: «Vigilada, espiada, temida, olvidada, ignorada...»
«Aquí se dice sin ningún rebozo que no tiene la cabeza
buena...»
«Es como quien martiriza a un niño...»
La renuncia, «...mirando sólo al bien del Instituto...» ...
Audiencia memorable
«La vida crucificada contigo...»
4%
501
CAPÍTULO
PARTE
463
466
472
506
507
509
512
514
521
522
CUARTA
(1893-1925)
I.—«La obra más grande que yo puedo hacer por mi
Dios...»
527
«...Rogar y hacer suavemente lo que esté de mi parte...»
«A ser religiosas hemos venido»
«No ver sino la divina voluntad en todo lo que sucede»
527
530
534
CAPÍTULO
r
CAPÍTULO
II.—La
aprobación definitiva de las Constituciones
(1894)
Las «sinrazones» de una elección
«Aquí empezó ya la gran batalla»
537
538
541
Págs.
«Mi oficio es callar, orar y sufrir»
Las Constituciones «lo mas conforme que se pueda a las
de San Ignacio»
¿Otra nueva redacción?
«Nada se k dice
y ¿como decírselo?»
«Asi, de paso, he entendido »
Las advertencias de la M Pilar a las Constituciones
«He manifestado deseo de ver las Constituciones »
«De nmgun modo presente obra »
«Puesto que Dios ha permitido que eso suceda »
«Estoy pagando lo mal que me conduje con esa mártir »
« Ni cielo quiero sin su voluntad »
,
« No permita Dios que le toquen al Santísimo »
«! Cuanta hiél contiene el cáliz de Cristo1»
La M Sagrado Corazon, «hecha una santa»
CAPITULO
III —Una peregrinación que simboliza una etapa
En una difícil monotonía
«Asi lucirían ellos en tantísima pobreza»
«Es el Dueño del Instituto »
«Si se olvidase ya el pasado y quedase como una de tantas»
CAPITULO
IV—Para convertirse en cimiento vivo
La atormentada década de los 90
«Cuan completamente imitamos a nuestro Dueño uniendo
la adoracion a Jesús expuesto con la enseñanza »
«Tras de dominar el caracter ando »
«Con los deseos que son vehementísimos, trabajo con
todas »
«iComo me acuerdo con el corazon contrito y arrepentido
en la presencia del Señor '»
«¿Como callarle que la recuerdo'»
« Estos cabos espinosos están en manos omnipotentes »
« Dios permite que no goce de libertad»
&PITULO
«
V—Difícil cambio de siglo
Para expiar mi conducta con mi pobrecita antece
sora »
La muerte de Mazzella y la intervención del P La Torre
« Esta casa como no tome otro giro »
«Si logro ser santa »
Compartiendo la suave alegría de la esperanza
«Yo pido a Dios que alargue a usted el corazon »
Decisiones arriesgadas
«Nuestro Señor de a usted fuerzas para la lucha »
Repercusiones del «caso Ubao»
>44
546
548
552
554
556
562
564
566
569
572
574
577
579
581
581
584
5?9
591
596
596
600
602
604
607
609
614
617
619
619
621
623
627
630
633
635
6^8
640
Págs.
«De todo sacará su gloria el Amo: ése es el consuelo» ...
«¿Podría usted venir de superiora a Burgos?»
«La unión ¡por amor de Dios!»
CAPÍTULO
VI.—La «pasión» de la M. Pilar
644
646
6.50
656
«Me ha venido una carta terrible; pero atroz...»
La respuesta al Cardenal
«Dios nuestro Señor me ha dado a conocer lo injusta que
fui...»
Roma: «Villa Spithover»
Interviene monseñor Guisasola
«...Rogaba y sufría en silencio lo indecible...»
«Pida para mí fe, humildad, paciencia, fortaleza y constancia...»
«En la llaga de vuestro Corazón, mis penas...»
«El Piloto es muy seguro y ya nos sacará...»
«Se me condena sin haberme oído...»
«En primer término, la heroica y santa M. Sagrado Corazón...»
«... La hora en que nuestro Señor recibió la lanzada» ...
«Pasó toda la dolorosa tragedia...»
«Dios tenía sus designios sobre las dos, pero unidas» ...
686
689
692
693
VII.—«Cuando nos duela la obra de Dios, la Congregación...»
696
CAPITULO
«Siempre clamando al cielo, la patria verdadera...»
El deber de consolar
«Todos sus consejos procuro que se impriman en mi corazón...»
«Yo ya me voy pareciendo a usted...»
Separadas pero cercanas
La conmoción del Instituto
«Esto no es de Dios, que no, que no...»
«Estoy en este mundo como en un gran templo...»
Los últimos preparativos para la Congregación general ...
«... Esta independencia santa de los verdaderos hijos de
Dios»
Las alegrías de un viaje a España
«¡Qué santa tan grande!...»
«Alégrese de todo, pues es voluntad de Dios»
«Pesa grande aflicción sobre la Congregación»
«El espíritu hermosísimo de caridad y sencillez se va perdiendo...»
Sus cartas «me consuelan más que a usted le parece...» ...
«No quiero tener cabos sueltos...»
«Hagámonos santas y nadie hace más por el Instituto que
nosotras...»
«Nosotras, los cimientos...»
La Congregación general de 1911
La M. Purísima, General «ad vitam»
656
661
665
667
669
672
674
676
678
682
696
697
698
703
704
706
710
712
715
718
721
724
726
727
729
731
735
741
743
745
747
Págs.
CAPÍTULO
VIII.—«¡Ojalá sepamos labrarnos bien la casa de la
patria!»
«...Con la boca por tierra dándole gracias»
«...Hablo con Dios y le pido que me aleccione y gobierne...»
«... No querer ser ni parecer nada en esta vida»
«...Agradecer es lo que queda...»
«Por darle gusto a El sólo...»
«Nuestro Señor sabe separar el grano de la paja...» ...
Los últimos meses de la M. Pilar
«...Este sagrado Pan de fortaleza...»
«¡Dichosa ella...!»
Un «Te Deum» tres veces repetido
«Se va un cimiento de la Congregación»
CAPÍTULO
IX.—«Correr hacia el cielo y a pie firme...»
La caridad amable y servicial
«... Ignoraba que hubiese sido la fundadora...»
Cartas familiares
«Doy gracias al Señor por lo mucho que las favorece» ...
«Pero ¡qué buena es la M. Sagrado Corazón!...»
«Adelante y con valor hasta el fin»
«...Todas somos fruto del amor de su Corazón...»
«Siempre y en todo la voluntad santísima del Señor...»
« . . . Y a todas mis Hermanas...»
Seamos humildes, humildes, humildes...»
«...Has sido fiel...»
751
751
753
757
760
761
763
766
767
769
772
773
777
777
779
784
787
789
792
795
798
800
802
803
EPÍLOGO
805
APÉNDICES
811
INDICE
835
ONOMÁSTICO
PROLOGO
Arraigados y cimentados en el amor (Ef
3,17)
Los santos nos parecen a veces
desconcertantes.
San Ignacio responde al P. Nadal, que le pedía con insistencia un medio de santificación: «Maestro Nadal, desead sufrir injurias, trabajos, ofensas, vituperios, ser tenido por loco,
ser despreciado de todos, tener cruz en todo por amor de Cristo nuestro Señor...» 1
Santa Teresa de Jesús exclama: «Señor, o morir o padecer;
no os pido otra cosa para mí» 2.
En una confidencia íntima, San ]uan de la Cruz refiere a
su hermano Francisco de Yepes «una cosa que le sucedió con
Nuestro Señor», que se dignaba ofrecerle lo que quisiera, por
un servicio que el Santo le había prestado. «Yo le dije: 'Señor,
lo que yo quiero que me deis es trabajos que padecer por Vos
y que sea yo menospreciado y tenido en poco'»3.
Aquel otro gran Ignacio, obispo de Antioquía, escribe a los
romanos una carta inmortal, con todo el interés y fuerza de
argumentos que hoy pudiéramos esgrimir para solicitar un buen
puesto o la solución favorable de un pleito difícil. Sólo que
precisamente lo que pide el Santo a los destinatarios es que no
tengan con él una caridad inoportuna que le impida ser pasto
de las fieras...
«¿Exageraciones?»,
se pregunta el papa Pablo VI. Y responde agudamente el Pontífice: «Los santos representan siempre una provocación al conformismo de nuestras
costumbres,
que con frecuencia juzgamos prudentes sencillamente
porque
son cómodas. El radicalismo de su testimonio viene a ser una
sacudida para nuestra pereza y una invitación a descubrir ciertos valores olvidados» 4.
1
2
3
4
Pláticas
de
Coimbra
1561,
plát.9
Libro de la vida c.40 n.20.
n.15.
CRISÓGONO DE J E S Ú S , O . C . D . , Vida c.18.
Homilía en la canonización de Sta. Beatriz de Silva, 3 octubre 1976.
Tal es el caso de Rafaela Porras y Ayllón. Veintisiete años
de vida juvenil, no exenta de penas y aflicciones; dieciséis de
fundadora y superiora general de su Instituto; treinta y dos
de «aniquilación progresiva y de martirio en la sombra» 5.
En esta situación de vida crucificada, oímos todavía decir
a Rafaela: «Yo bendigo cada día más mi inutilidad; ojalá que
acabe de lograr que nadie se acuerde de mí» 6. «La obra más
grande que yo puedo hacer por Dios es ésta: entregarme toda
a su santísima voluntad, sin ponerle el más pequeño estorbo» 7'.
Y no se lo puso jamás. Estuvo siempre y por completo a
disposición del Artífice divino, contándose entre las «piedras
hechas pedazos y apisonadas... que sostienen el edificio, y cuanto éste es más hermoso, los cimientos más hondos y más maltratados con el pisón» 8.
Este es el mensaje de la Madre Rafaela María del Sagrado
Corazón, mensaje contenido, más que en sus palabras y escritos, en su misma persona, en toda su vida.
Muy bien lo pone de manifiesto la autora de este libro, excelente conocedora de la vida y espíritu de su santa Madre.
Desde el idilio familiar de Pedro Abad hasta el drama de los
últimos años romanos, vamos asistiendo paso a paso a todas las
incidencias de una historia, que la heroica protagonista había
deseado que estuviese escrita «en la sola mente de Dios» 9, pero
que El dispuso fuese conocida de todos, exaltando también en
este caso la humildad de su Esclava.
Todo el relato se encuadra en su propio marco ambiental.
Vemos a Rafaela María moverse y actuar entre los acontecimientos de su época; oímos sus mismas palabras y vamos de
este modo penetrando en su espíritu, alma de toda la acción
externa. Esta se entrelaza naturalmente con la de otras personas, y se originan más de una vez situaciones conflictivas, que
por cierto en la obra se enjuician con exquisita caridad, al mismo tiempo que sin mengua de la debida objetividad.
Justamente hace resaltar la autora en su Santa biografiada
el profundo espíritu ignaciano y, sobre todo, el amor y fidelidad a lo más nuclear de él: los Ejercicios espirituales. Con ocaPío XII, en la beatificación, 18 de mayo 1952.
Carta a la M. Purísima, 1894.
' Apuntes de Ejercicios, 1893.
8 Carta a su hermana la M. Pilar, 5 de julio 1908.
9 Apuntes espirituales, 1905.
5
6
sión de ellos escribió precisamente Rafaela María sus páginas
más hermosas y de mayor hondura y contenido espiritual. Más
aún, ajustó y conformó totalmente su vida a las enseñanzas de
los Ejercicios, que en último término es conformarla a Jesucristo y su Evangelio.
Aquel «conocimiento interno del Señor» 10, que con tanta
insistencia se pide y busca en los Ejercicios, fue llevando suavemente a Santa Rafaela María hacia el Corazón de Cristo, y
avivando sus deseos de corresponder a ese amor con amor reparador, por sí misma y por sus hijas las Esclavas, fruto—como
ella decía—de este Sagrado Corazón.
Rasgo característico de la Santa es su empeño en proponer
la eucaristía—sobre todo en la modalidad de exposición solemne—«a la adoración de los pueblos». «En esto centra su espiritualidad, en esto educa a sus hijas, de ahí espera la eficacia del
apostolado,.., ya que para ella era inconcebible una obra apostólica desvinculada del deber sagrado de la adoración eucarística» 11.
En fin, la vida de Rafaela María nos hace descubrir cómo,
a través de toda esa complicada sucesión de hechos, tan contrarios con frecuencia a los planes humanos, el Señor iba encarnando en su sierva, de un modo vivo y palpable, un mensaje para
nosotros.
Efectivamente, en una época de sobrevaloración del dinamismo, de los medios humanos, de todo lo inmediatamente
rentable, el Señor presenta por su Iglesia ante los ojos atónitos del mundo una figura de mujer consagrada al apostolado
y que, sin embargo, pasa en inacción aparente casi la mitad de
su vida. Pero no sólo en la oscuridad, como tantas otras almas
santas, sino «humillada, despreciada, arrinconada, ridiculizada,
cercada de desconfianza», y, en el mejor de los casos, considerada como persona «que no tenía buena la cabeza».
Esto, a los cuarenta y tres años, con salud en realidad normal, temperamento emprendedor, deseo vehemente de trabajar en las tareas de la salvación de las almas... Y llevado por
su parte, no con sentido de frustración, ni menos con resignación fingida o dolorismo malsano, sino con aceptación plena,
"
11
SAN IGNACIO DE LOYOLA,
PABIO V I , Homilía de la
Ejercicios [ 1 0 4 ] .
canonización, 2 3 de enero
1977.
gozosa, sin resentimiento hacia nadie, con la convicción de que
era «la obra más grande que podía hacer por su Dios» n.
Testimonio más elocuente que mil predicaciones, que nos
está repitiendo la lección—siempre difícil—de la necesidad del
sacrificio, aun heroico, unido al de Cristo, para fecundar el apostolado, y lo indispensable de «los cimientos, que ni se ven, y si
se vieran, ¡qué feos!» 13, para sostener el edificio.
Era la realización práctica de lo que había propuesto la
Santa en esos mismos Ejercicios de 1893, inmediatamente después de su renuncia al cargo de superiora general: «Prometo
trabajar con toda mi alma en conseguir el tercer grado de humildad... Esto es darle [al Señor] todo el corazón como me lo
pide, y la mayor prueba de amor que yo puedo darle» 14.
Ha tocado aquí Rafaela María la raíz última de todos esos
deseos que tal vez a nosotros tanto nos desconciertan: el amor,
el amor sólido, legitimo «que se debe poner más en las obras
que en las palabras» 1S.
Es muy significativo, a este propósito, que el Dr. Pedro
Ortiz, a quien el mismo San Ignacio dio los Ejercicios completos, cuando transcribe en sus notas el texto de las maneras de
humildad 16, dice que «aprovecha mucho considerar y advertir
en las siguientes tres maneras y grados de amor de Dios», y la
misma sustitución de «humildad» por «amor» que hace en todo
el pasaje 17.
Acertadamente, por tanto, pudo escribirse a raíz de la canonización de la Santa: «Centró toda su vida en el amor y después, porque era consecuente consigo misma, supo vivir ese
amor en las circunstancias concretas que le salieron al paso. Y
vivió la humildad hasta el heroísmo» 1S.
Nada menos que eso costó la cimentación de un edificio
que estaba destinado en la Iglesia a la «reparación al Corazón
de Jesús, respuesta de amor... comunión con El en su misterio
redentor que se perpetúa en el sacrificio eucarístico» y que
" Apuntes de Ejercicios, 1893.
13
14
"
Carta ya citada a su hermana, la M . Pilar.
Apuntes espirituales n.30.
SAN IGNACIO DF LOYOLA, Ejercicios
[230],
Ibid. [164-168].
" Cf. M H S I , vol. 100 p.635-637.
18 R. M. M. L . LANDECHO, en Santa Hoy p.103.
16
«apremia a traer a los hombres al conocimiento de las insondables riquezas de su amor» 19.
Siguiendo las directrices de los últimos Pontífices, nos esforzamos por implantar en el mundo «la civilización del amor».
Si a veces fracasamos en nuestros intentos, ¿no será, sobre todo,
porque nosotros mismos no amamos lo suficiente?
Nuestro
amor no resiste la prueba de adversidades y contradicciones.
Entonces aparece su debilidad. El huracán extingue una llamita
y aviva un incendio. Lo que a nosotros nos desconcierta, agigantó el amor y la personalidad de los santos.
Rafaela María amó con un amor sólido y ardiente, un amor
hecho vida; y vivió una vida toda amor, aun en los momentos
más difíciles, y precisamente en ellos.
Estoy seguro de que las páginas de este libro ayudarán a
los lectores a penetrar por las hermosas líneas del edificio hasta la hondura de los cimientos. Así se convencerán de que la
santa Fundadora de las Esclavas fue realmente lo que dice su
nombre: Rafaela María del Sagrado Corazón.
Roma, 4 de mayo de
1979.
Prepósito General de la Compañía de Jesús
15
Congregación general XII /1(
INTRODUCCION
A NTES de comenzar la exposición de esta historia, me pare* cen necesarias algunas breves indicaciones. Para el lector
estas reflexiones podrían ser una pauta para entrar en la órbita
del relato. Para mí, por el contrario, son una especie de conclusión.
He tratado de escribir un libro histórico, en el sentido más
profundo en que yo alcanzo a comprender la historia. Y así,
he querido presentar la figura de Santa Rafaela María rodeada
de los condicionamientos de tiempo y espacio en medio de los
cuales, a lo largo de su existencia, respondió personalmente,
con todo su ser, a Dios. Una biografía no necesita ser una especie de manual de historia, pero en ella ha de percibirse como
en sordina el eco de los mil ruidos de la política y la sociedad
de su época. Desconocer el marco ambiental en que discurrió
un relato podría llevar con frecuencia a deducciones equivocadas, al atribuir excesivo valor a detalles insignificantes o al
menospreciar la significación profunda de hechos al parecer menudos.
El escenario de la historia es importante, pero lo es más el
actor que la protagoniza. En este sentido la biografía—reflexión
sobre la trayectoria vital de un hombre, con sus decisiones libres en medio de la trama de tantas circunstancias, con sus limitaciones y su grandeza—es una forma privilegiada de la historia. La vida de un santo, como la de cualquier hombre, se
desarrolla y se humaniza progresivamente al contacto con la de
otras personas. Por esta razón no podríamos comprender a Rafaela María Porras en sus valores más profundos como mujer
y como santa si no intentáramos penetrar en el mundo de los
hombres y mujeres que la rodearon. Su vida pone ante nuestros
ojos un conflicto de relaciones interpersonales, una situación
enmarañada en la que diversos criterios se alian con actitudes
diversas, con voluntades más o menos derechas o torcidas,
dando como resultado una historia dramática. He procurado
acercarme a ella con objetividad y sentido crítico, pero sobre
todo con el respeto que exige cualquier problema humano. La
existencia de Rafaela María Porras aparece realmente rodeada
de zonas oscuras, que nanea pensé en ocultar, aunque tampoco
recargar. Las sombras, las zonas oscuras que envuelven la figura luminosa de la Santa, son personas que se equivocan e
incluso caen, pero a las que no es lícito adjudicar en toda ocasión intenciones perversas. A lo largo de mi trabajo he tenido
ocasión de conocer los pormenores de la vida de muchas personas que más o menos directamente contribuyeron a crear la atmósfera tensa en que brilló la heroica serenidad de Santa Rafaela María. A la luz de tantos hechos contradictorios, que
sirven de matiz unos de otros, me he preguntado muchas veces: ¿quién es en realidad el sujeto de la historia? ¿No es,
acaso, la criatura que ha puesto ya a su existencia el acorde
final—incluso con calderón—de su muerte? Con la resonancia
de fondo de esta decisión definitiva, es más fácil la benevolencia para escuchar los pequeños sonidos de cada momento de la
vida de los hombres, sus gestos, las palabras que emplean para
hablar entre sí, para alabar a Dios y presentarle sus quejas,
para expresar alegría o dolor, esperanza o desesperación. El
análisis objetivo, pero ante todo humano, de los hechos nos
emplaza ineludiblemente para una síntesis misericordiosa de la
vida entera de las personas. Yo he intentado hacerla. ¿Sería
mucho atrevimiento recordar a todo el que lea esta biografía
que sólo una actitud de comprensión compasiva nos capacita
para juzgar con rectitud, al menos aproximada, a los hombres
que todavía viven y a los que ya han muerto? En historia, sobre la base de los datos objetivos, es obligado hacer juicios,
procurando, sin embargo, no superar el marco de lo humanamente evaluable. En mis reflexiones sobre la vida de la Santa
he querido siempre detenerme ante ese hondón del alma que
sólo Dios puede sondear con exactitud.
Este libro está construido ante todo sobre fuentes de primera mano. Es más, en la mayoría de los casos las fuentes adquieren un protagonismo absoluto. Muchas de ellas fueron utilizadas—magistralmente por cierto—en los procesos de beatificación y canonización de Santa Rafaela María. Yo he querido
acercarme de nuevo a ellas. He examinado directamente unos
escritos que en su día fueron datos al parecer intrascendentes,
simples desahogos del corazón en algunos casos, sin pretensiones
de historia. Porque el valor crítico de un relato que puede dar
luz a una cuestión polémica, se acrecienta en la medida en que
su autor ignora la importancia posterior de sus afirmaciones.
En este sentido es difícil encontrar un venero informativo semejante a la extraordinaria colección de cartas—oficiales y familiares—conservadas en el Archivo de las Esclavas del Sagrado Corazón.
Desde el punto de vista de una metodología rigurosa, es
preciso respetar las fuentes incluso en detalles que hoy podrían
resultarnos extraños. Algunos ejemplos. Como todos sus contemporáneos, las primeras Esclavas estaban acostumbradas a designar con altisonantes nombres a sus hermanas en la vida religiosa. Denominaban sin el menor asomo de asombro «María
del Salvador», «Preciosa Sangre» o «Santos Mártires» a religiosas que se llamaban sencillamente Pilar, Mariana o Concepción.
Rafaela Porras cambió su nombre por el de María del Sagrado
Corazón y con éste—o mejor, con su forma abreviada de «Sagrado Corazón»—vivió y se santificó en el Instituto. El que se
familiariza medianamente con las fuentes llega a encontrar también normal este apelativo un tanto sorprendente para los gustos actuales. Algo parecido cabe decir de los tratamientos personales. Las dos hermanas fundadoras aceptaron con naturalidad la norma establecida para todas las religiosas: se hablaron
siempre de usted y se llamaron, aun en la correspondencia íntima, con el nombre que llevaban en el Instituto, sin menoscabo de una confianza familiar que aparece evidente en esas mismas cartas.
*
*
*
Al escribir esta historia, y más aún al reflexionar sobre ella,
he sentido hasta el estremecimiento la comunión con infinidad
de personas. He podido comprobar que ni el tiempo ni la muerte son capaces de destruir la fraternidad, si ésta se basa en motivos sólidos que rebasan las pequeñeces de la existencia cotidiana. Sólo quien haya tenido una experiencia semejante está
capacitado para comprender hasta qué punto pueden sentirse
vivas y palpitantes personas que hace sesenta o setenta años
tendieron un cable hacia la posteridad con sus relaciones his- .
tóricas; las personas que pretendían «dejar anotados los hechos que algún día serán buscados y conocidos por las de la
Congregación de Esclavas con edificación de ellas y gloria de
Dios, la cual brilla en sus santos»
El esfuerzo por comprender e interpretar las fuentes para
una biografía de Rafaela María del Sagrado Corazón no sólo
ha sido, para mí, ocasión de tender lazos con el pasado; ha
supuesto, ante todo, un ahondar en los vínculos que me unen
con el Instituto que ella fundó y que hoy vive en unas circunstancias históricas diversas. Juzgo que sería difícil captar el
profundo mensaje de las fuentes sin contar con la vivencia de
comunión en unos ideales que son los mismos que Rafaela María tuvo y defendió como suyos. En este sentido, la colaboración más valiosa en el presente trabajo me ha venido de la gran
familia de Esclavas del Sagrado Corazón. De las superioras
que me abrieron de par en par las puertas de un archivo riquísimo y me facilitaron medios para hacer uso de él. Y de todas
las Hermanas con las que, en los últimos años, he hablado en
charlas familiares de la vida de Santa Rafaela María y de la
historia del Instituto. Ellas, la especial vibración de su acogida, me convencieron más que ninguna otra razón de que bien
merecía la pena escribir esta biografía.
A lo largo de las páginas que siguen aparecerán con frecuencia juicios o apreciaciones mías expresadas impersonalmente o en plural. He reflexionado sobre esta forma de hablar,
que ha brotado en mí más espontáneamente de lo que podría
parecer a primera vista. Creo que es una especie de testimonio
público o profesión de fe en el valor de la colaboración de multitud de personas: aquellas que antes que yo estudiaron y escribieron la vida de Santa Rafaela María; las que convivieron
con ella y dejaron sus anotaciones dirigidas «a la que escriba
la historia»; las que ahora, en este último año, de mil modos
me han ayudado a mí en la tarea de redactarla. Esto no significa que rehúya la responsabilidad de determinadas afirmaciones. Al contrario, la acepto plenamente, aun reconociendo la
posibilidad de que esas afirmaciones sean expresión de juicios
de alguna manera discutibles.
1
M . A DEL CARMEN ARANDA,
preámbulo a su relación histórica.
Sería una verdadera injusticia no mencionar aquí especialmente el nombre de dos Esclavas del Sagrado Corazón sin cuya
ayuda hubiera sido impensable terminar esta biografía en un
período relativamente corto: Joaquina Ripalda, cuya labor como
archivera meticulosa y paciente ha hecho posible la investigación directa sobre las fuentes documentales, y Mercedes Codorníu, que ha colaborado desinteresadamente y en todas las formas imaginables: transcripción e interpretación de fuentes, corrección de pruebas, etc.
Quiero también recordar con vivo agradecimiento al P. Pedro Arrupe, General de la Compañía de Jesús, por su extraordinaria amabilidad al escribir el prólogo de este libro.
Creo en verdad que la vida heroica de nuestra fundadora
supera en su mensaje el marco restringido del Instituto de Esclavas. Las dificultades que ella experimentó pueden pesar sobre cualquier persona de nuestro tiempo. A diario sentimos
que nos rodea la incomprensión, que nos divide muchas veces
la diversa conciencia del deber que tenemos unos y otros. Rafaela María Porras, con humilde sencillez, marca una pauta difícil pero clarísima: no hay afán más importante que el de
buscar la unión de los corazones, que el de luchar por ella; no
hay heroísmo mayor que el de sufrir—y morir si es preciso—
por rehacer la unidad en un cuerpo quebrantado o en peligro
de romperse. Para cualquiera de nosotros son válidas algunas
recomendaciones muy repetidas por la Santa, pero sobre todo
vividas por ella hasta extremos inauditos de consecuencia. «Estoy dispuesta a dar mi vida por la paz»—decía—, porque «donde no hay unión no está Dios». Su empeño constante, casi diríamos empedernido, por conservar este tesoro, nos apunta con
claridad hacia una fe y una esperanza inmensas: las que, como
gracia especialísima, recibió Rafaela María Porras—la M. Sagrado Corazón de nuestra historia—del Cornzón del Dios fiel.
INMACULADA Y Á Ñ E Z , A . C .
I.
FUENTES Y
BIBLIOGRAFIA
Las fuentes para una biografía de Rafaela María Porras y Ayllón son
abundantísimas y variadas. En su casi totalidad se encuentran en el Archivo Geneial de las Esclavas del Sagrado Corazón, en Roma; parte, por
su carácter de escritos redactados por las religiosas del Instituto o por
personas íntimamente relacionadas con el mismo, y parte, por haber sido
incorporados a los volúmenes de los Procesos de Beatificación y Canonización. Una descripción detallada de estas fuentes nos dará idea de su
amplitud e importancia.
A)
FUENTES
COETANEAS
RAFAELA
I.
1.
A LA VIDA
MARIA
DE
SANT4
E S C R I T O S DE LA SANTA
Apuntes espirituales
Bajo este apartado se comprenden 76 números, correspondientes en su
mayoría a anotaciones sobre los Ejercicios espirituales de cada año. Están
escritos en papeles sueltos de diferentes tamaños y pueden fecharse entre
los años 1877 y 1914. Algunos de ellos los escribió para dar cuenta de su
oración y disposiciones a detetminados sacerdotes que la dirigieron espiritualmente (PP. Hidalgo, Mancini, Marchetti...).
En el archivo figuran con un solo número los apuntes espirituales
escritos en una misma ocasión, aunque comprendan múltiples hojas. Su
distribución por años es la siguiente:
Números
Años
Números
1
2
3
4
al 9
al 12
13
al 18
19
al 22
al 28
1877
1883
1885
1886
1887
29 al 34
35 al 37
38
39 y 40
41
42 y 43
44 al 48
49 y 50
51
52
53
5
10
14
20
23
1888
1889
1890
entre 1890-1892
1891
1892
Años
1893
1894
1895
1896
1897
1898
1900
1901
entre 1900 y 1901
1902
entre 1901 y 1902
Números
Años
Números
Años
54
55
56
57 al 61
62 al 63
64
. 65
después de 1902
1903
,1(
después de 1903
1904
1905
1906
de 1907 en adelante
66
67
68 y 69
70
71
72 al 76
hacia 1907
1908
1909
1914
posteriores al 20-8-1914
sin fecha determinada,
Describimos a continuación los números principales.
3. Apuntes de los Ejercicios espirituales de 1885. Una hoja (20 X 13
centímetros) escrita por ambos lados.
7 y 8. Apuntes de los Ejercicios de 1887. Cinco hojas (20 X 13 cms.)
escritas por ambos lados. En la última, al dorso, unas líneas del P. Isidro
Hidalgo, S. I.
10. Apuntes de los Ejercicios de 1888, hechos durante un mes como
preparación a la Profesión de votos perpetuos. Cinco hojas (21 X 14 cms.)
escritas por ambos lados.
14. Apuntes de los Ejercicios de 1890. Cuadernillo de veintiuna hojas (13,5 X 10,5 cms.) escritas por ambos lados.
20. Apuntes de los Ejercicios de 1891. Cuatro hojas (20 X 13 cms.)
escritas por ambos lados, más la cuarta parte de otra hoja. Una hoja
(13 X 10 cms.).
27. Apuntes de los Ejercicios de 1892. Cuadernillo de diez hojas
(19 X 13 cms.). Cuadernillo de diez hojas (10 X 7 cms.).
30. Apuntes de los Ejercicios hechos del 27 de mayo al 3 de junio
de 1893. Cuadernillo de diez hojas (13 X 10 cms.). Cuadernillo de seis
hojas (11 X 7 cms.).
31 y 32. Apuntes de los Ejercicios hechos del 23 al 30 de septiembre de 1893. Cuadernillo de siete hojas (13 X 10 cms.). Cuadernillo de
once hojas (10X 6,5 cms.).
36. Apuntes de los Ejercicios de 1894. Tres hojas (10 X 6,5 cms.).
38. Apuntes de los Ejercicios de 1895. Dos hojas (21 x 13 cms.).
39 y 40. Apuntes de los Ejercicios de 1896. Un cuadernillo de tres
hojas (30 X 10 cms.). Un cuadernillo de ocho hojas (10 X 8 cms.).
41. Apuntes de los Ejercicios de 1897. Un cuadernillo de catorce
hojas (10,5 X 7,5 cms.).
42 y 43. Apuntes de los Ejercicios de 1898. Una hoja (26 X 20 cms.)
escrita sólo por un lado, en el reverso de una carta a ella dirigida. Dos
hojas (11 X 9 cms.).
46. Apuntes de los Ejercicios de 1900. Una hoja (10 X 6 cms.).
49 y 50. Apuntes de los Ejercicios de 1901. Dos hojas ( 2 0 x 1 3 cms.);
el anverso de una de ellas, sin escribir.
55. Apuntes de los Ejercicios de 1903. Un cuadernillo de siete hojas
(13 X 10 cms.). Un cuadernillo de siete hojas (12 X 7,5 cms.).
i¡>
63. Apuntes de los Ejercicios de 1905. Un cuadernillo de 25 hojas
(12 X 8 cms.), aprovechando trozos de cartas en blanco, con un forro
de papel con la imagen de San José.
70. Apuntes de los Ejercicios de 1914. Cuatro hojas (10,5 X 7 cms.).
Citaremos esta fuente con la indicación Apuntes espirituales, seguida
del número que tienen en el archivo y el año de su redacción.
2.
Cartas de la Santa a diversas personas
Debemos subrayar la excepcional importancia de esta fuente, que
recoge datos de primera mano, referidos con toda sencillez. Datos, además, rigurosamente contemporáneos a los hechos.
Son en total 2.282 cartas. Las clasificaremos atendiendo a sus destinatarios.
1)
2)
A
A
A
A
3) A
A
A
A
A
A
su hermana, la M. Pilar (1877-1915) *
la M. Purísima (1882-1913)
la M. María de la Cruz (1888-1915)
la M. María del Carmen (1888-1915)
diversas religiosas Esclavas:
la M. Preciosa Sangre (1889-1923)
la M. María de San Ignacio (1881-1885)
la M. María del Salvador (1886-1890)
la M. Mártires (1887-1919)
varias
645
254
128
213
4)
5)
6)
7)
sus directores espirituales (1877-1908)
otros eclesiásticos (1876-1924)
su familia (1875-1924)
diversas personas (1877-1908)
52
186
292
57
A
A
A
A
135
67
33
12
208
Las cartas se citan siempre indicando el destinatario y la fecha.
3.
Otros escritos
1) Respuesta a las preguntas hechas por la Sagrada Congregación de
Obispos y Regulares, 11 de diciembre de 1883. Manuscrito, copia autorizada. 62 páginas (27 X 20 cms.).
2) Instancia exponiendo algunas gracias que desearía obtener de la
Santa Sede, 22 de abril de 1877. Minuta autógrafa del P. Cotanilla, dos
hojas.
3) Exposición a la Sagrada Congregación en la que habla del cambio
de nombre del Instituto y solicita el «Decretum laudis», 24 de octubre
de 1885.
* Las cifras se refieren a las fechas de la carta más antigua y más
reciente.
II
ESCRITOS
DE LA M
MARÍA
DEL
PILAR
Dentro de las fuentes coetáneas a la vida de Santa Rafaela María
reviste una importancia cap,tal el conjunto de escritos de la M Mana
del Pilar (Dolores Pon-as), hermana de la Santa y juntamente con ella
fundadora del Instituto Especialmente sus abundantísimas cartas, escritas
con extraordinaria naturalidad y viveza, ayudan a comprender muchos
aspectos de la vida de ambas y de la historia de la fundación
1
Apuntes espirituales
Corresponden a este apartado 52 números, comprendidos entie los
años 1875 y 1908
2
Cartas
4 975 originales, dirigidas a los siguientes destinatanos
1) A Santa Rafaela María (1877 1914)
2) A la M Purísima, primero Asistente general y después
General del Instituto (1885 1914)
A la M María del Carmen, primero Secretaria general,
despues Asistente general (1882 1913)
A la M María de la Cruz, Asistente general (1884 1909)
3) A superioras locales y a otras religiosas
4) A prelados
5) A sus directores y otros eclesiásticos
6) A su familia
7) A varias personas
3
Otros escritos
1) Relación sobre el origen dd Instituto, dividida en dos partes
Lleva numerados cada uno de sus parrafos I (1869 1876) 24 páginas
(26 X 20 cms ), II (1876 marzo 1877) 95 paginas (27 X 21 cms )
Copia autorizada y firmada por la M Pilar en 1898 Hay muchas
otras copias de esta relación y algunos fragmentos autógrafos de la autora
Citada como Relación, > a contmuauon, la cifra romana que indica
la parte y el numero del párrafo
2) Relación sobre la fundación de Jerez de la Frontera Dos fascícu
los autógrafos que suman 41 paginas (22 X 16 cms )
3) Breve compendio de la fundación de la Congregación de las Re
paradoras del Sagrado Corazon Comienzo de una relación autógrafa
inacabada (Madrid, agosto de 1877) Solo llega a explicar la génesis de
la vocación religiosa de las dos hermanas fundadoras
III
1.
ESCRITOS
DE OTRAS
RELIGIOSAS
M. María de la Preciosa Sangre (Mariana Vacas)
1) Historia de la fundación de Reparadoras del Sagrado Corazón de
Jesús Con una breve noticia de sus fundadoras Autógrafo Escrito en
Madrid entre 1880 y 1882 Dos volúmenes (21 X 15,5 cms ) I páginas 1 306, II páginas 307 517
Citada Crónicas, con indicación de volumen y páginas
Las Crónicas de la M Preciosa Sangre son el relato más completo de
los primeros tiempos del Instituto Abarcan desde la vocación de las
fundadoras hasta el año 1880 Muy exactas en los detalles, por haber
sido escritas casi contemporáneamente a los hechos que narran.
2) Relación (sin título) Autógrafo de 14 páginas (26,5 X 21 cms )
(Sevilla 1897)
2
María de los Santos Mártires (Concepción Gracia y Parejo)
1) Algunos apuntes biográficos de la M María del Sagrado Corazón
(Rafaela Porras y Ayllon) Autógrafo, 47 páginas (27,5 X 21 cms ) y una
hoja con notas de la misma autora (Gandía 1925)
2) Apuntes sobre la fundación de la casa de Madrid Autógrafo y
copia dactilográfica firmada por la autora 42 páginas (27 X 21 cms )
(Gandía 1924)
3) Apuntes sobre la vida que hacíamos en nuestra nueva casa del
Obelisco, en Madnd Autógrafo 10 páginas (27 X 21 cms) (Gandía
1925)
4) Apuntes sobf la Congregación Autógiafo (sin fecha) 15 páginas
(27,5 X 21 cms )
Las relaciones debidas a esta religiosa, aunque fieles en su sustancia,
tienen bastantes errores de detalle por haber sido escritas muy posteriormente a los hechos referidos
Casi todas las primeras religiosas—M M A R Í A DEL AMPARO (Elisa Cruz
y Morillo), M" DE J E S Ú S (Luisa Gracia y Malagón), M" DE LOS D O L O R E S
(Carmen Rodríguez Carretero), M * DF LA PAZ (Pilar Rodríguez Carretero)—escribieron relaciones sobre el origen del Instituto y sus fundadoras;
sus datos repiten más o menos los de las relaciones ya citadas.
3
M. María del Carmen (Concepción Aranda)
1) Historia de la M María del Sagrado Corazón de Jesús durante
los años de su generalato y siguientes Autógrafo Cuatro volúmenes
( 2 1 X 1 6 ) I 206 págs, II 223 págs, I I I . 209 págs (págs 199 211
no numeradas), IV 103 págs
Citada: Historia de la M. Sagrado
Corazón.
En la introducción, la M. María del Carmen explica su intención al
escribir esta historia, y las fuentes de las cuales se ha servido: «...Diré
lo que vi, oí, supe: copiaré sus cartas, copiaré asimismo las que a ella
se refieran, y procuraré, hasta donde mi pobre suficiencia alcance, darla
a conocer tal cual es... Todo lo haré constar para que algún día pueda
saberse lo que fue esta Madre: el verdadero prototipo, el ejemplar de
toda Esclava».
2)
Historia de la M. Pilar.
Autógrafo, X V I volúmenes. I: 387 páginas (16 X 11 cms.); I I : 98
páginas (16 X 11 cms.); I I I : 99-198 páginas (16 X 11 cms.); IV: 199297 páginas (16 X 11 cms.); V: 297-558 páginas (16 X 11 cms.); VI:
1-72 páginas (16 X 11 cms.); V I I : 75-170 páginas (16 X 11 cms.); V I I I :
171-232 páginas (16 X 11 cms.); I X : 1-334 páginas (22 X 16 cms.);
X : 1-384 (22 X 16 cms.); X I : 1-166 páginas (12 X 8 cms.); X I I : 1-134
páginas (18 X 12 cms.); X I I I : 1-112 páginas (16 X 11 cms.); X I V :
1-73 páginas (16 X 11 cms.); XV: 1-49 páginas (22 X 16 cms.); XVI:
3 folios (21 X 14 cms.).
3)
Datos sobre la M. Pilar (volumen X I V de la
Historia).
Junto con las Crónicas de la M. María de la Cruz, estos escritos
constituyen la relación más detallada del gobierno general del Instituto
entre los años 1887 y 1905. Pueden encontrarse también en esta historia algunos datos interesantes sobre hechos ocurridos entre los años
1882 y 1887, así como del período 1905-1912. La autora fue secretaria
general durante el generalato de la M. Sagrado Corazón, y Asistente
general durante el gobierno de la M. Pilar. Las fuentes de este relato,
aparte de la observación directa de los hechos referidos, son las cartas
cruzadas entre la General y sus Asistentes, las de las Asistentes entre sí,
y las Actas de los Consejos.
Por orden cronológico de composición, la primera de estas relaciones
es la Historia de la M. Pilar. La autora empezó a escribirla a partir del
año 1903, acabándola en 1912. Hacia este año empezaría la Historia
de la M. Sagrado Corazón. Inmediatamente después de la muerte de
la M. Pilar (1916) escribió su última relación.
La agilidad y viveza del estilo, la riqueza de vocabulario y expresión,
hacen de la M. María del Carmen una de las más sabrosas narradoras
de los primeros tiempos del Instituto. Sus juicios, que, por lo general,
se basan siempre en informaciones exactas, pecan en alguna ocasión de
apasionados.
4.
M. María de la Cruz (Ana Gálvez)
Relación (sin título) 1880-1906. Autógrafo. Cuatro volúmenes (22 X
X 14 cms.). I: págs. 1-1084; I I : págs. 1-734; I I I : págs. 1-1133; IV:
páginas 1-538,
Citado Crónicas. Escritas entre los años 1903 y 1910.
Obra de carácter análogo a la de la M. María del Carmen, pero de
valor muy inferior por la escasa calidad literaria, por algunas inexactitudes en la información, y, sobre todo, por su parcialidad,
5.
M. María de la Purísima (Amalia Bajo)
Relación (sin título). Autógrafo. Fascículo de 101 páginas escrito
probablemente hacia 1901.
Contiene algunos datos acerca del gobierno de las dos Madres fundadoras. Escrito de carácter polémico, redactado en defensa propia y
como acusación contra el gobierno de la M. Pilar; dirigido a algún
eclesiástico de Roma; probablemente al P. Enrique Pérez, O. A. R.
6.
Cartas de diversas religiosas
Imposible hacer aquí la evaluación cuantitativa de una fuente tan
rica y tan variada. Las cartas cruzadas entre las Asistentes generales de
la M. Sagrado Corazón y la M. Pilar, las dirigidas a las mismas fundadoras, y las cruzadas entre las religiosas alcanzan cifras elevadísimas.
Particular interés revisten las escritas por las superioras de la casa de
Roma durante el largo período en que la M. Sagrado Corazón permaneció retirada del gobierno.
IV.
1.
DOCUMENTOS
EPISCOPALES
Y
PONTIFICIOS
Proyectos
1) Informe de don Antonio Ortiz y Urruela sobre la instancia dirigida al obispo de Córdoba por las señoritas Dolores y Rafaela Porras
y Ayllón, para que se establezca en la ciudad una comunidad de Religiosas de María Reparadora, 5 de enero de 1875. Manuscrito. Cuatro folios
(31 X 22 cms.).
2) Bases convenidas entre el Sr. Vicario Capitular de la diócesis de
Córdoba, D. Ricardo Míguez y D. José Antonio Ortiz y Urruela, para
el establecimiento de una casa de la Sociedad de María Reparadora,
abril de 1875. Manuscrito original, dos folios (28 X 18,5 cms.).
3) Informe de los señores arcediano y chantre de la Catedral de
Córdoba sobre el primer proyecto de la Congregación, 15 de diciembre
de 1876. Manuscrito original, 24 páginas (26 X 20 cms.).
2.
Documentos pontificios
1) Becretum laudis, 24 enero 1886. Roma. Sagrada Congregación de
Obispos y Regulares. Original en folio. Hay tres copias manuscritas.
2) Decieto de aptobación definitiva del Instituto, 29 de enero de
1887 Roma Sagrada Congregación de Obispos y Regulares Original en
folio
3) Decreto de aprobación de las Constituciones, 25 de septiembre
de 1894 Roma, Sagrada Gong egación de Obispos y Regulares Original
en folio
4) Rescripto concesión de la exposición nocturna del Santísimo seis
noches en el año además de los jueves, 19 de diciembre de 1882
5) Rescriptos de concesion de indulgencias, 29 noviembre 1887 y
14 de diciembre de 1889
V
CARTAS DE D I V E R S O S E C L E S I Á S T I C O S
A LAS M M
FUNDADORAS
De don José M* Ibarra
De don José Antonio Ortiz y Urruela
Del P Isidro Hidalgo, S I
Del P José Vmuesa, S I
Del P. Joaquín Cotanilla, S I
Del P Francisco de Sales Muiuzábal, S I.
Del P Juan José Urraburu, S I
Del P Alejandro Mancim, S I
Del P Ottavio Marchetti, S I
Del Cardenal Mazzella, S I
Del Cardenal Vives y Tuto
Del P Juan José de la Torre, S I.
De diversos eclesiásticos
VI.
1.
FUENTES
VARIAS
Diarios de las casas
Interesan especialmente los de las casas fundadas por la M Sagrado
Corazón
1) Diario de la casa de Madrid (noviciado) 1880 1895
Manuscrito En su casi totalidad autógrafo de la M Mártires 498 páginas (23 X 17 cms )
Este Diario contiene datos interesantes para el estudio de otras casas
del Instituto, en particular para las primeras fundaciones
2) Diario de la casa de San José Dos volúmenes Manuscritos I
82 paginas (21 X 15,5 cms ) 8 de octubre de 1888 28 de agosto de 1890,
II 79 páginas (21 x 15,5), 17 de septiembre de 1890 a 5 de octubre
de 1891
Diario reservado (21 de enero de 1890 1 octubre 1891)
Manuscrito, 61 páginas (21 X 13 CTS )
Diario de la casa de San José (Escuelas) 7 de enero de 1889 a 9 de
septiembre de 1891
27 páginas manuscritas (23,5 X 17 cms ) Fuente interesantísima para
el estudio del apostolado catequístico en los primeios años del Instituto.
3) Diario de la casa de Cordoba (octubre de 1880 a diciembre de
1903)
Manuscrito Paginas 1 377, 1 335 (22 X 16 cms )
4) Diario de la casa de Jerez (1885 febrero de 1924)
Manuscrito 1162 páginas (22 X 16 cms )
5) Diario de la casa de Zaragoza (1887 1924)
Copia dactilografía 458 páginas (27 X 20 cms )
6) Diana de la casa de Bilbao (1892 190})
Manuscrito Volumen I (1892 agosto 1896), págs 1 47, 49 51b, 52
64 (21 x 15 cms ) Volumen II (1897 1903), 359 paginas (22 X 16 cms )
Preciosa fuente de información Contiene datos muy exactos sobre
las actividades apostólicas Al final de cada año hay un resumen estadístico de todas las obras
7)
Diario de la casa de La Coruña (diciembre 1892 diciembre 1896)
Manuscrito 72 paginas (21 x 15,5 cms )
8)
1924)
Diario de la casa de Cádiz (octubre de 1896 1898, 1905 febrero
Manuscrito 367 paginas (21 x 16 cms )
9) Diario de la casa de Roma (1890 1932)
Copia dactilografía 588 paginas (27 X 20 cms )
2
Relaciones sobre las fundaciones de las casas
Son especialmente interesantes
1)
Casa de
Córdoba
José Mana, Fragmentos de un diario Un pliego autógrafo
(16 X 11 cms ) (Cordoba 1880)
M
M A R Í A DE LOS D O L O R E S (Carmen Rodríguez Carretero), Relación
sobre el prtmer t/ta¡e de la M Ptlar a Cordoba, año 1877 A u t ó g r a f o
41 páginas (20 X 28 cms )
M P R E C I O S A SANGRE (Mañana Vacas), Fundación de la segunda casa
de la Congregación en la ciudad de Cordoba, año 1880 Autógrafo Es
crita entre los años 1883 y 1885 Paginas 523 a 552 La numeración
continua la de las Crónicas antes citadas
Fundación de la casa de Cordoba, año 1880 Manuscrito anonimo
Siete folios (27 X 21 cms )
IBARRA,
2)
Casa de Jerez
M
M A R Í A DEL P I L A R (Dolores Porras), Relación sobre la fundación
(sin titulo) Autógrafo Dos fascículos, 41 paginas (22 X 16 cms ).
M MAGDALENA DEL SAGRADO CORAZÓN (Elvira Román), Relación sobre
los años 1887 1892, tiempo de su superiorato (sin título) Autógrafo Es
cnta después de 1927 Tres folios (49 X 11 cms )
M P R E C I O S A SANGRE (Mariana Vacas), Fundación de la casa de Je/ez
de la Frontera, de Reparadoras del Corazon de Jesús Autógrafo 71 pa
ginas (22 x 16 cms ) Escrita entie los años 1883 y 1885
M P R E C I O S A SANGRE (Mariana Vacas), Relación (sin título) Escrita
de otra mano y firmada por la autora 7 folios (27 X 21 cms )
Fundación de la casa de Jerez de la Frontera, año 1882 Manuscrito
Folios 1 5 (27 X 21 cms )
3)
Casa de Zaragoza
M
M A R Í A DEL SALVADOR (Pilar Vázquez de Castro), Relación (sin
título) Autógrafo Un fascículo de diez folios (21 X 14 cms ) Relación
fragmentarla y poco exacta en los detalles por estar escrita en 1927
Fundación de la casa de Zaragoza Manuscrito Seis folios (27 X 21
centímetros)
Relación sobre la fundación Copia dactilográfica Tres folios (27 X 21
centímetros)
4)
Casa de Roma
M INMACULADA (Amparo Gracia y Malagón), Relación sobre la fundación (sin título) Autógrafo Un pliego (27 X 21 cms ) Escrita después
del año 1916
M
INMACULADA, otra Relación (sin titulo) Autógrafo Un pliego
(27 X 21 cms ) Roma, 10 de enero de 1940
Fundación de la casa de Roma, año 1890 Manuscrito Ocho folios
(27 X 21 cms ) Escrita hacia 1927
3
Actas de los Consejos generalicios
1) Actas de los Consejos tenidos entre 1877 y 1895 Manuscrito
de 138 páginas (22 X 16 cms )
2) Actas de los Consejos tenidos entre 1895 y 1903 Extractadas en
Roma, en 1903, por orden del secretario del cardenal Vives, protector
del Instituto de Esclavas Las actas antiguas, en copias conservadas por
las Asistentes, abundan en detalles interesantes
B)
PROCESOS DE BEATIFICACION Y CANONIZACION
DE SANTA RAFAELA MARIA
1 Posttio Super Causae introductione (Romae 1939)
Positio super causae mtroductione, págs 1 105
Processum informativum Romanum, Mediolanensis, Westmonasteriensis, Cordubensis, Bonaerensis, págs 1 376
Litterae Postulatoriae, págs. 1-36.
Summarium ex officio super scriptis, págs. 1-39.
Responsio ad animadversiones, págs. 1-44.
2. Positio super virtutibus (Romae 1943).
Informado, págs. 1-107.
Decretum super validitatem processuum.
Summarium, págs. 1-372.
Vota et Decreta super scriptis, págs. 3-10.
Summarium additionale ex officio, págs. 1-68.
Animadversiones Promotoris Fidei, págs. 1-73.
Responsio ad animadversiones, págs. 1-133.
3. Nova positio super virtutibus (Romae 1947).
Novae animadversiones, págs. 1-50.
Votum R. P. Reginaldi Garrigou Lagrange circa statum mentale
servae Dei, págs. 1-11.
Responsio ad novas animadversiones, págs. 1-99.
4. Alia nova positio super virtutibus (Romae 1948).
Aliae novae animadversiones, págs. 1-16.
Responsio ad alias novas animadversiones, págs. 1-30.
5. Novissima positio super virtutibus (Romae 1949).
Novissimae animadversiones, págs. 1-5.
Votum R. P. R. Garrigou Lagrange, págs. 1-5.
Votum R. P. Gabrielis a S. M. Magdalena de Pazzi, págs. 1-8.
Responsio ad novissimas animadversiones, págs. 1-8.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
Positio super miraculis (Romae 1951).
Novissima positio super miraculis (Romae 1951).
Positio super Tuto (Romae 1952).
Positio super Causae Reassumptione (Romae 1953).
Positio super validitate processuum super miraculis (Romae 1960).
Positio super miraculis. Miraculum primum (Romae 1962).
Positio super miraculis. Miraculum alterum (Romae 1975).
Animadversiones (Romae 1976).
Positio super miraculo altero (Romae 1976).
Relatio et vota Congressus peculiaris (1976).
Compendium (1977).
No es preciso subrayar la importancia de los Procesos como fuente
informativa. Declararon en ellos 65 testigos, de los cuales 61 trataron
personalmente a la M. Sagrado Corazón. Los cuatro testigos restantes
ofrecen datos conocidos a través de testigos de vista y utilizan además
gran número de fuentes escritas contenidas en el Archivo General del
Instituto.
Los Procesos son especialmente importantes para conocer los treinta
y dos años de vida oculta de Santa Rafaela María. Es decisiva la importancia de las intervenciones del Postulador de la Causa, P. Ramón Bidagor, S. I.
C)
BIBLIOGRAFIA
AGUADO, Anotaciones
sobre la espiritualidad de Santa Rafaela María
del Sagrado Corazón (Roma 1977).
M . I . C A B I T Z A , La serva di Dio Raffaella María del Sacro Cuore di Gesit
(Roma 1945).
F . CAMBA M A S S A G U E R , Epifanía. La Fundadora
de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, 2 * ed. (Barcelona 1949).
L. CAST&NO,Un'Ostia di Riparazione. La Beata Raffaella María del Sacro
Cuore di Gesü (Roma 1952).
S. C I T A - M A L A R D , Rafaela andalouse et romaine. Ed. Mame (París 1 9 6 5 ) .
M.
Ignacio forja un alma: «Manresa» ( 1 9 5 2 ) . Edición separada, Roma, Secretariado de Ejercicios ACI, 1966.
C . DE D A L M A S E S ,
P., Santa Rafaela María y el Cardenal Zeferino
O. P. (Granada 1979).
L . L A M A M I É DE CLAIRAC y P . B A S T E R R E C H E A , Santa hoy, edición especial de «Cuadernos ACI», preparada por... (selección de artículos
y conferencias con motivo de la canonización (23-1-77).
A . G A R C Í A DEL M O R A L , O .
González,
M.
W.
L A W S O N , Blessed Rafaela María Porras. Ed. Clonmore and Reynolds
(Dublin 1963).
Caminos de Dios. Ed. Paulinas (Zalla [Vizcaya] 1954).
El P. Colanilla y la fundación de las Esclavas: «Manresa»
R . LOPETEGUI,
F.
MATEOS,
(1953).
P A P A S O G L I , La Beata Raffaela
María del Sacro Cuore. Ed. Ancora
(Milano 1970).
E. R O I G y P A S C U A L , Cartas de la Beata Rafaela María del Sagrado Corazón, anotadas por... (Roma 1957).
ID., La Fundadora de las Esclavas del Sagrado Corazón, 2 * ed. (Editorial Ariel, Barcelona 1953).
G.
J.
I.
Una Fundadora según el Corazón de Jesús
(Madrid 1949).
Y Á Ñ E Z , Hemos creído en el amor. Esclavas del Sagrado Corazón de
Jesús. La misión del Instituto en su desarrollo histórico (Roma 1975).
M A R Í A SÁENZ DE T E J A D A ,
CIMIENTOS PARA UN EDIFICIO
PARTE
PRIMERA
(1850-1877)
CAPÍTULO
EL AMBITO
J
DE LA PRIMERA
LLAMADA
Pedro Abad. En una tierra humilde,
abierta al sol...
l.° de marzo de 1850.
El invierno caminaba de prisa hacia la primavera en aquella tierra luminosa, en la que, para esas fechas, ya picaba el
sol y florecían las primeras amapolas. Era media tarde, la
hora en que toda la naturaleza aparece dorada, caldeados sus
colores. Los jornaleros empezaban a volver del trabajo silbando sus canciones, y en el campo descansaban, hasta la mañana
siguiente, los surcos recién abiertos en la tierra.
Caminando hacia el hogar, los campesinos veían el pueblo. ¡Qué pequeño, qué blanco era su pueblo! Las casitas,
limpísimas, encaladas. Los olivos, verdes. La torre de la ermita, en la que habían hecho sus nidos las primeras cigüeñas.
En el centro del lugar, la casa de los señores, la casa del
alcalde. Un movimiento desacostumbrado en el portón y unos
murmullos gozosos. A la señora le había nacido una niña, una
niña preciosa. Había venido al mundo Rafaela María Porras
Ayllón. Era la décima entre sus hermanos, aunque tres de
ellos habían muerto ya, en los primeros años de su vida. Llegaba, a pesar de todo, a una familia numerosa y feliz. Con esa
mezcla de curiosidad y cariño propia de los hermanos todavía niños, la contemplaban tres adolescentes: Francisco, de
quince años; Juan Celestino, de casi catorce, y Antonio, de
doce, y tres pequeños de corta edad que serían poco más
tarde sus compañeros de juego: Ramón, que todavía no tenía
seis años; Dolores, que cumpliría en seguida cuatro, y Enrique, que aquel día justamente hacía dos. No se presentaba
muy aburrida la vida ante aquella cria tu rita.
En Pedro Abad conoce hoy cualquiera los detalles de la
vida de Rafaela María, la niña que nació a media tarde del
1." de marzo de 1850. Su casa, la casa de los Porras, queda
en la calle más importante del pueblo, que coincidía hasta
hace poco con la carretera general que va a Madrid
En 1850 también era conocida esa casa; bien conocida
y familiar. Era la misma construcción que hoy vemos, sólida,
sobria, casi austera, si no hubiera estado matizada su adustez
por la presencia de las flores. Un piso se levantaba sobre la
planta baja. Sobre el portón de entrada, un balcón amplio. El
resto de las ventanas, arriba y abajo, estaban celosamente guardadas por rejas: listones oscuros resaltando la alegría vivaz
de los geranios.
Era un placer acercarse a la casa en los días luminosos de
la primavera y del verano. Un mundo de intimidad, de acogida familiar, se vislumbraba más allá de la cancela de hierro, entre el zaguán y el interior de la vivienda. De día, el
portón exterior permanecía abierto, y de cuando en cuando
también se entreabría aquella cancela bien forjada que dejaba ver el patio. ¡Qué delicia la vida alrededor de un patio,
de uno de esos pequeños jardines incrustados en el corazón
de las casas de Andalucía! Como tantas otras familias de esta
tierra, los Porras crecieron al contacto con una naturaleza
—flores de colores vivos, agua saltarina del surtidor del patio—hecha a la medida de la familia y del hogar.
En 1850, la casa de los Porras no era sólo la mayor y más
rica del pueblo. En una época y en un rincón del mundo en
que parecía natural la existencia de aquellos señores un poco
patriarcas, un poco caciques, el jefe de la familia Porras era
casi el dueño y señor natural de la tierra y de las gentes de
la villa de Pedro Abad. La casa solariega tenía toda la sencillez de aquella sociedad de campesinos, pero era el centro
de una modesta corte. Don Ildefonso, el padre de Rafaela
María, fue alcalde del lugar hasta su muerte, y administró
su cargo con aquella rectitud, con aquel extraordinario sentido del deber que había de dejar en herencia a sus hijos.
Doña Rafaela, la madre, era una gran señora en este pequeño rincón de Andalucía. Tenía todas las virtudes de su
clase, ese encanto, mitad aristocrático, mitad burgués, que
hoy nos evocan determinados relatos de la época: afable con
1 En la citada carretera, ¡ü comenzar las primeras construcciones de la villa,
se encontraba una indicación invitando a visitar la casa natal de Rafaela María.
Centenares de metros más adelante está la vivienda solariega.
la servidumbre sin llegar a campechana, hacendosa y activa,
amante del marido y de los hijos, caritativa con los pobres...
En una sociedad que cerraba bastante los horizontes de la
mujer, D. a Rafaela, como tantas otras damas de su clase, encontró dentro de su propio hogar una reducción del universo.
En 1850 llegaban a Pedro Abad, con una discreta sordina, las noticias que día a día, año tras año, agitaban el mundo. Como en el campo brota la primavera y, con ella, la vida,
sin que podamos advertir los misteriosos caminos por donde
llega a nosotros, en la sociedad s.e propagaban las nuevas inquietudes nacidas en la época del liberalismo. Surgían aquí
y allá, estallaban a veces de forma violenta, eran reprimidas
en otras ocasiones. Pero la historia seguía adelante, seguía
el mismo impulso irrefrenable de la naturaleza, que vive, crece y se desarrolla continuamente.
A mediados de siglo, España estaba muy cerca de uno de
esos estallidos que alterarían el ritmo rutinario de la vida.
Reinaba Isabel I I , «la de los tristes destinos». Con una frivolidad apenas excusable por la ignorancia, la Monarquía parecía declinar el peso de sus responsabilidades. Coincidiendo
con los años de infancia y adolescencia de Rafaela María Porras, habían de sucederse en España períodos de progreso y
de reacción política, años de agitación y años de paz. Al fin,
al mismo tiempo que ocurrían hechos muy significativos en la
vida de aquella chica que llegaría a santa, estalló en España
la revolución. Era el año 1868, el último de la existencia de
D. a Rafaela, la viuda de Ildefonso Porras. Muchos se alegraron de que la reina atravesara rápidamente la frontera francesa. Muy pocos lo sintieron. Y en 1868 empezó un sexenio
revolucionario, el más pródigo en cambios políticos de todo
el siglo.
A Pedro Abad llegaban con sordina todas estas cosas, pero
llegaban al fin. Y la familia Porras, siendo como era la más
significada del pueblo, acusó en muchas ocasiones las vicisitudes de la política v la evolución de la sociedad de su
tiempo.
Una oración antes vivida que aprendida:
«Padrenuestro»
Los primeros recuerdos de Rafaela María, las primeras
imágenes borrosas de su infancia, debieron de ser el entorno
vago de un solo hecho importante: la muerte de su padre,
ocurrida el día 11 de septiembre de 1854. ¿Qué pudo representar en su vida de niña? La tensa inquietud de la enfermedad, la espera dolorosa de la agonía, eran acontecimientos
que superaban, con mucho, su capacidad de comprensión. De
hecho, Rafaela María no habló nunca del dolor de aquellos
días. Tenía cuatro años y medio, y a esa edad resulta imposible acumular en un momento—como hacen los adultos—el
sentimiento y la ausencia de los días y los años posteriores;
en su caso, los años que seguirían de infancia y adolescencia
sin sentarse en las rodillas de su padre, sin escuchar el ruido
de sus botas sobre las baldosas del zaguán o el sonido de su
voz al volver del campo canturreando una canción...
Conoció poco a su padre Rafaela María. Pero lo amó y lo
recordó vivamente a través del amor y el recuerdo de su madre. Con los años fue creciendo en su corazón la imagen del
hombre justo, caritativo. Padre sobre todo. Padre para la familia Porras, joven patriarca—murió a los cuarenta y siete
años—para Pedro Abad. Un hombre que supo amar con el
amor pudoroso y fuerte de los hombres: el amor que no se
pierde en palabras y se condensa en hechos abnegados y a menudo heroicos. Porque D. Ildefonso había sellado su vida recta
con una muerte heroica. Se entregó, dio literalmente la vida
por los pobres cuando, en 1854, una epidemia de cólera azotaba despiadadamente a Pedro Abad 2 .
Con su postura ante la vida hay personas que superan las
1 Una de las piimeras Esclavas, la M. María de la Preciosa Sangre (Mariana
Vacas), al escribir la historia de la fundación del Instituto consignó también
los recuerdos de la infancia de las dos hermanas fundadoras: Rafaela María
y Dolores Porras La M Preciosa Sangre había pasado su infancia en Pedro
Abad y era un año más joven que la Santa Describió escenas ocurridas en su
presencia, vividas a veces por ella misma como compañera de juegos de las
dos niñas; en otras ocasiones relató lo que Dolores o Rafaela María le habían
contado En fin, gracias a su labor literaria, complementada por otros escritos
nos es bastante conocido el primer período de la vida de las fundadoras del
Instituto de Esclavas del Sagrado Cora/ón Citaiemos su obra con el título
ihreviadn de Crónica*
limitaciones de las estructuras sociales. En un mundo establecido sobre la base de una desigualdad que hoy nos resulta
veidaderamente irritante, Ildefonso Porras vivió la justicia.
Llepó incluso a superarla, y lo hizo de la única forma posible
en el siglo xix y en todos los tiempos: con el amor. Los
testimonios sobre su conducta coinciden en presentarlo como
un hombre recto, sencillo y generoso. Cristiano siempre. Por
sus circunstancias personales y familiares, pudo ser uno de
aquellos caciques del pasado siglo que, especialmente en los
pueblos pequeños, abusaban de su situación. Dueño de extensas fincas en el téimino municipal de Pedro Abad, pudo contentarse con ser un modesto señor feudal Elegido después
alcalde, tenía también la representación política, y, con ella,
un poder casi ilimitado sobre la suelte de los campesinos del
lugar Y, sin embargo, su posición privilegiada sólo le había
servido para favorecer a toda clase de personas Como cacique era un sujeto bastante raio D Ildefonso 3.
Algunos episodios de la vida de este hombre justo quedaron especialmente impresos en la memoria de su familia 4 .
Además de admini ,trar sus tierras, D Ildefonso tenía en Pedro
Abad un gran almacén, del que se abastecían los campesinos
del propio pueblo y de los pueblos vecinos. Una relación contemporánea nos explica la finalidad de aquel establecimiento
al por mayor, que beneficiaba grandemente la economía de
3 Véase una descripción del cacique, que, con ligeras vanantes, podríamos
encontrar en cualquier libio de historia
«El caciquismo sólo es posible en
un país de gran propiedad agí ana E l cacique es el ricacho del pueblo, él
m'oino es teirateniente o representante del terrateniente de alcurnia que reside
en la corte, de el depende que li s obreros agrícolas trabajen o se mueran de
hambre que los colonos sean expulsados de las tierras o que las puedan cultivai
que el campesino medio pueda obtener un crédito La Guardia Civil del pueblo
está en connivencia con él el maestro—que vive miserablemente—debe some
terse a el, el párroco piefiere, por lo común, colaborar con él, en una palabra,
es el NUÍ-VO feudal, es el señor omnímodo» (TUÑON DE LAEA La España
del
stglo XIX [Baicelona 1977] t 2 p 44 45) Todos los vicios del sistema aparecen
esbozados en esta descripción El contraste entre la imagen del cacique normal
v la que ofrece Ildefonso Porras es notable
4 Los detalles sobre la vida de D
Ildefonso Porras aparecen en relaciones
sobre el origen del Instituto de Esclavas del Sagrado Cora/on escritas poi las
mismas religiosas Además de las Crónicas de la M Preciosa Sangre, ya citadas,
reviste interés el escrito de la M MARÍA DL LOS SANTOS MÁRTIRES Algunos
apuntes biográficos
de la Af Maria del Sagrado Corazón de Jesús (Gandía 1925)
redactado el año de la muerte de la Santa, pero a base de datos recogidos mu
chos años antes (cit Apuntes biografieos)
La M María de los Santos Mártires
fue una de las primeias religiosas del Instituto La misma Dolores Porras escn
bió algunos recuerdos de su juventud y familia Estas relaciones constituyen la
fuente principal de la época que estamos estudiando Sólo tn caso de citas
textuales entrecomilladas precisaremos su procedencia exacta
los pequeños propietarios. Pobres como eran muchos de los
campesinos, iban tirando gracias al peculiar sistema de créditos—préstamos sin interés, casi ilimitados—de D. Ildefonso.
Cuando alguno moría sin satisfacer sus deudas, el señor las
cancelaba rápidamente a la viuda o a los hijos.
Los Porras, Ildefonso y Rafaela, fueron siempre un matrimonio ejemplar. Hubieran podido dedicarse a vivir de las
rentas, pero tal cosa ni les pasó siquiera por la imaginación.
«Nunca comieron el pan de la ociosidad», dijo un testigo de
su vida. Don Ildefonso era un trabajador infatigable. Uno de
los días en que después de intensa jornada volvía hacia el
hogar, le ocurrió algo insólito. Un individuo atentó por la
espalda contra su vida. ¿Quién podía ser enemigo de un hombre tan recto? Lo ignoramos. Sabemos, en cambio, que el
agresor erró el golpe y huyó despavorido. Hubo alboroto en
el pueblo, la gente en masa alzó su voz contra el desgraciado.
Don Ildefonso no se alteró gran cosa. Tuvo, incluso, serenidad para acordarse de la mujer enferma del que había intentado matarle a traición; aquella misma tarde fue a socorrerla y la asistió con sus propias manos...
No es fácil que Ildefonso Porras se preguntara alguna
vez por qué su familia había llegado a acumular una fortuna
no despreciable mientras que otros hombres, contemporáneos
suyos y laboriosos como él, se afanaban trabajosamente para
ganar el sustento cotidiano. Sería pedirle, desde nuestra perspectiva histórica, una clarividencia que muchas veces nos falta a nosotros mismos. Pero su forma ordinaria de actuar demuestra que no fue una de esas personas arrellanadas en la
vida, a las cuales parece fácil y socorrido aconsejar resignación a sus semejantes menos favorecidos por la suerte. En este
sentido es sumamente expresivo otro episodio. A distancia
de años lo recordaba con emoción una sencilla mujer que perteneció luego al Instituto de Esclavas: «Mi padre era sastre
de la casa, y también teníamos panadería, donde se trabajaba
para los señores y su cortijo. Don Ildefonso era el recurso
y consuelo de mi padre en todos los apuros de contribuciones, años malos, etc. A mi hermano le tocó la quinta al mismo tiempo que a su hijo; mi hermano sacó, un número de
los más bajos, y el señorito el más alto. Mi padre, muy atri-
bulado, fue a desahogarse con don Ildefonso y consultarle
si sería conveniente que vendiera alguna finca. El, con su
acostumbrada caridad, le aconsejó que no vendiera nada, pues
tenía muchos hijos y tendría que hacer con todos lo mismo.
Entonces, con mucho disimulo, le pidió a mi padre el número de mi hermano, lo cogió y le entregó el alto de su
hijo, quedando mi padre con el hijo libre» 5 .
Cuando en 1854 llegó al pueblo la epidemia de cólera,
D. Ildefonso tuvo que oír muchos consejos. Unos le advertían la oportunidad de pasar a Córdoba. Sin ser precisamente una avanzadilla del progreso, la capital ofrecía—qué duda
cabe—mayores posibilidades de asistencia médica. Otros le
aconsejaban marcharse con su familia a alguno de los cortijos aislados en medio de la campiña cordobesa; evidentemente, el peligro de contagio era menor allí. Pedro Abad, en cambio, se presentaba ante el cólera como una presa fácil, y la
enfermedad se propagaba especialmente entre los pobres. Don
Ildefonso, el alcalde, se quedó. (¡Qué lejos de él la actitud
de los propietarios absentistas, que no conocen de sus tierras
más que el dinero que les reportan!) Permaneció en medio
del peligro; y no como un simple testigo, sino multiplicándose en el trabajo, luchando y tratando de conjurar con todas
sus fuerzas el mal. Cayó al fin. Dejó viuda a una mujer dolorida, pero entera, que esperaba un hijo para meses después.
Junto a ella, otros nueve, el mayor de veinte años. Dejó algo
más: una especie de presencia viva en la casa, símbolo de
todas las virtudes familiares; el recuerdo entrañable de un
padre, ejemplo y concreción pequeña del amor infinito del Padre que está en los cielos.
3 H . FRANCISCA DE JERÓNIMO, A . C . I . , Datos
sobre
las fundadoras
La anécdota que aquí se relata puede resultar hoy difícil de comprender sin una somera explicación. Durante casi todo el siglo pasado, entre las lacras discriminatorias se contaba «la forma de redención del servicio militar mediante el pago
de cantidades relativamente elevadas. Con la redención militar se establecía
de hecho una costumbre estatal contraria al orden constitucional—por atentar
contra la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley de reclutamiento militar—,
basándose en el especioso argumento de la necesidad de sumar recursos para la
Hacienda» (MARTÍNEZ CUADRADO, La burguesía conservadora
[Madrid 1 9 7 6 ] :
Historia de España Alfaguara, V I , dirigida por M. ARTOLA, p 2 3 0 ) La discriminación que suponía esta práctica actuaba también a nivel regional: el número
de redimidos por dinero era mucho más elevado en las zonas ricas del país.
Con la muerte de D. Ildefonso cobró un relieve especial la
figura de su esposa. Doña Rafaela tomó las riendas de la casa
con toda la suave energía que fue siempre rasgo distintivo de
su carácter. Los relatos sobre la familia Porras destacan más
la figura del padre, y tal vez le sea merecido ese trato de favor;
sin embargo, los pocos datos que poseemos acerca de la madre
bastarían para describírnosla como una mujer de extraordinario
temple, que supo llenar de amabilidad y serena alegría la
vida de sus hijos. Para hacerlo tuvo que sobreponerse a su dolor. Muerto el marido, encomendó el cuidado de las fincas a los
chicos mayores y a uno de sus sobrinos, Sebastián, que vivía
con ellos en la casa. Envió a Córdoba a los otros hijos, para
que prosiguieran sus estudios, y concentró su atención en la
educación de las dos niñas. Para que le ayudara en esta tarea
buscó un buen profesor. Dolores y Rafaela María Porras conservaron siempre un vivo y agradecido recuerdo de aquel preceptor, D. Manuel Jurado, que unía el cariño con una cierta severidad. Es curioso que varios testimonios recojan el hecho, bastante trivial de suyo, de que el maestro hizo llorar algunas veces a sus alumnas. Dato revelador que nos manifiesta la normalidad absoluta de unas niñas que no tenían todos los días
ganas de estudiar y que. tal vez, se mostraban con alguna frecuencia caprichosas.
Don Manuel Jurado puso las bases de la cultura humana
que más tarde manifestarían las dos hermanas. Cultura edificada sobre una información no demasiado amplia, como era común en las mujeres de su época. Pero si es cierto que el estilo
es la persona y que revelamos la verdad de nuestro espíritu
cuando nos abrimos a las palabras, los escritos de Dolores y
Rafaela María reflejan una profunda formación. Esta las dotó
de aquella capacidad de observación, de aquella comprensión
honda de las cosas y las situaciones que definen a las personas
verdaderamente cultivadas. Las dos hermanas manejaron la pluma con verdadera maestría. Nos referimos ahora, en concreto,
a la más joven de ellas; en sus escritos, la abundancia del léxico, la viveza de las comparaciones, la agilidad en la arquitectura de las frases, retratan a una criatura sensible que es, al
mismo tiempo, equilibradamente realista; señalan a la mujer
de exquisitos matices psicológicos que fue la futura santa.
A los siete años hizo Rafaela María la primera comunión.
Todos sus biógrafos han subrayado la importancia de este dato,
valorándolo en contraste con los prejuicios o los criterios de
la época —hacia 1850, los niños no solían comulgar tan pequeños—. Algunos comentan el hecho y lo justifican por la
extraordinaria aplicación de Rafaela María, que, «alegre y vivaracha como era, se privaba de buenos ratos de juego para
estudiar el catecismo»6. La frase evoca a uno de esos típicos
niños prodigio que se encuentran a veces. En realidad, las fuentes inmediatas a los hechos no dicen nunca que la niña, a los
siete años, se dedicara a estudiar en sus ratos libres. Es difícilmente imaginable una Rafaela María que relee y repite las preguntas del catecismo a la sombra de una higuera del huerto de
su casa. La vemos, en cambio, escuchar con atención los relatos
de su maestro, los ojos brillantes de emoción y el corazón latiendo apresuradamente. Aquella niña tenía cuatro años menos
que su hermana Dolores, pero deseaba con toda su alma acompañarla en estas clases. Tenía una viva inteligencia y una memoria feliz; pero, sobre todo, gran capacidad de admiración. Las
explicaciones de D. Manuel eran, posiblemente, ingenuas; pero,
con seguridad, vibrantes, típicas de una época en que se cultivaba tanto la ternura, el sentimiento y la acogida personal a
Cristo.
En la catequesis para la primera comunión, Rafaela María
encontró explicitadas muchas intuiciones vividas a través de
su corta existencia. Fue muy fácil para ella entender el Padrenuestro, porque había tenido la experiencia humana de un padre que era ternura en la familia y providencia generosa en el
pueblo. Una serie de imágenes se mezclaban en sus primeras
vivencias religiosas. Las visitas al Cristo de la ermita cuando
Dolores y ella acompañaban a la madre y contemplaban, un
poco impresionadas, la imagen de aquel Señor de grandes brazos abiertos. El rezo diario del rosario, aquella repetición cadenciosa de avemarias que tantas veces había sido la música
de fondo de su sueño entre los brazos del padre: «... ruega
por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte, amén».
(De vez en cuando, con frecuencia inusitada, la muerte había
invadido el hogar, y Rafaela María se había familiarizado, en
" E . ROIG, La
' ' ed r - J
fuhdaaora
de
lai
BmIuiví
del
Sa¿tado
Corazón
de
Jesús
cierta manera, con la idea de la fragilidad de esta vida y de su
prolongación eterna, pero misteriosa. A los siete años podía
recordar a tres de sus hermanos que ya se habían ido al cielo.)
Había vivido en familia la exigencia y la dulzura, el esfuerzo y el descanso, la alegría y el dolor. Había aprendido a dar
y había recibido siempre mucho amor. Para ella, rezar fue tan
sencillo como para las flores abrirse al calor de la primavera.
Comprender la fraternidad de la Iglesia, algo tan simple como
el cariño y la convivencia con sus hermanos y sus padres. Por
todo eso, aquella primera explicación un poco sistemática de
la fe del cristianismo la encontraba en realidad ya preparada.
Por eso mismo no le fue necesario —ni tan siquiera le habría
sido provechoso— repetir mecánicamente las preguntas y respuestas del catecismo. Rafaela María tenía sólo siete años, pero
una enorme receptividad; una capacidad extraordinaria para
conocer y aceptar con amor el don de Dios.
Comulgó el 1.° de marzo de 1857. El día de su cumpleaños.
Junto a ella hizo la primera comunión su hermana Dolores
—algunos centímetros más de estatura, un temperamento distinto, tal vez menos precocidad—. Comulgaron juntas las que
iban a recorrer unidas tantos y tan largos caminos en la vida.
Y la alegría brilló aquel día en la casa a pesar de los lutos recientes, aunque el corazón de la madre sentía fuertemente
—más todavía en las ocasiones de fiesta— el dolor de tantas
separaciones. Poco antes, en 1856, habían muerto nada menos
que tres hijos; Luisa María, de tres años; Juan Celestino, de
veinte, y el pequeño nacido después de morir el cabeza de familia; se llamaba Alfonso y a los veinte meses daba sus primeros pasos por la vida y balbuceaba las primeras palabras.
No hay demasiadas anécdotas sobre Rafaela María niña. Algunos relatos nos dan la estampa de una criatura precozmente
aficionada a las labores y al retiro. Tal descripción encaja muy
bien en el género literario de la hagiografía, pero tal vez menos en la realidad... Cuando hemos tenido oportunidad de conocer a muchos niños, nos hemos encontrado, a veces, con algunos que, muy pequeños aún, llevan en el rostro como el
anuncio de una madurez temprana. Pero el privilegio de una
inteligencia precoz no marca toda la vida de un niño, no des-
flora esa ingenuidad preciosa que sólo los años posteriores irán
abatiendo implacablemente. Tampoco anula el deseo de jugar,
que es en un niño la forma espontánea de vivir y de transfigurar el mundo y la propia existencia. Sabiendo todo esto,
aunque las fuentes escritas se muestren parcas en detalles, estamos seguros de que Rafaela María gozó con el perfume de
los campos en primavera, y con el viento cuando soplaba fuerte, cuando inflaba su vestido y podía sostener la fragilidad de
su cuerpecillo. En contacto con la naturaleza, tuvo la suerte de
asombrarse ante el milagro de la vida que se renueva continuamente. Vivió mucho al aire libre, y era una niña de rostro un
tanto atezado, de mejillas sonrosadas. Desde la muerte del pequeño Alfonso, se había convertido definitivamente en la benjamina de la casa, y por esta circunstancia, en centro de atención de todos. Gozó del cariño preferente de la familia, pero
tuvo que sufrir las bromas de los mayores. Cualquiera que haya
vivido en una familia numerosa recuerda episodios en los que
los hermanos hacen sufrir sin darse cuenta; son, en cierto modo,
un poco crueles con los más pequeños. Con los años, esos episodios parecen tan naturales como las inevitables enfermedades
de la infancia, y se evocan incluso con nostalgia. Ninguna persona normal conserva en la edad adulta cicatrices de esas heridas
infantiles. Por eso parece absurdo que los relatos sobre la niñez
de Rafaela María den una importancia exagerada al sufrimiento
que significó para ella la «persecución» de sus hermanos.
Sí es cierto, desde luego, que, por carácter y por imposición
de las circunstancias, la futura santa, desde sus primeros años,
tuvo oportunidad de ejercitarse en el ceder; se acostumbró a
dejar el paso a otros. Su hermana Dolores, además de ser, por
temperamento, diametralmente opuesta a ella, le llevaba cuatro años de edad. ¿Cómo no había de dirigir los juegos, cómo
no iba a imponer su voluntad a la pequeña? No hubo lugar a
riñas casi nunca. Rafaela María solía aceptar sus iniciativas con
el mimetismo natural de los hermanos, que admiran siempre
a los mayores. Según iba creciendo recorría caminos ya andados
por Dolores. Fueron niñas a un mismo tiempo, y como niñas
les tocó vivir juntas acontecimientos importantes, desmesurados indudablemente para su edad: muerte del padre (cuatro y
ocho años respectivamente); muerte de tres hermanos (seis y
diez); primera comunión (siete y once)... Entre esas efemé-
rides sonadas, los mil pequeños acontecimientos de cada día:
las lecciones con D. Manuel Jurado, sentadas ambas a la misma mesa del salón de estar. Los juegos en el patio. Las pequeñas aventuras en el huerto familiar —primeras escaladas, torpes, a los árboles siguiendo a los hermanos—. Los paseos por
el campo, por la llanura abierta al sol y a la luz. Las dos hermanas, puede decirse, comenzaron a medir al mismo tiempo,
con sus menudos pasos, la amplitud de la tierra.
No se nos han conservado fotografías de Rafaela María niña,
ni tampoco de su hermana. El interés que sentimos por las
fundadoras, el cariño especial por todo lo relacionado con la
Santa, hacen muy legítima nuestra curiosidad. ¿Cómo sería a
los siete años, a los diez, a los doce? Tratamos de evocarla
ayudándonos de las descripciones literarias más antiguas. Una
de las primeras Esclavas, en su relación biográfica, nos dice que
la pequeña Rafaela era «para todo graciosa y primorosa» 7 , y
nos la describe a continuación con un vestido de alpaca oscura,
formalita y afable. Podemos completar esos vagos rasgos mirando las figuras infantiles de la pintura de finales de siglo:
esas niñas vestidas de terciopelo, embutidas en trajes severamente abotonados, con puntillas de encaje en cuello y puños,
y con enaguas también bordadas de encaje en los menudos
volantes... Las niñas de R.enoir, de pelo largo recogido hacia
atrás, que sostienen un aro entre las manos o que posan ante
el pintor junto a un columpio... Pero, si de verdad queremos
evocar su figura será mejor que la busquemos entre las niñas
que se nos presentan a la vista todos los días. El misterio único de su persona —los hombres nunca somos copias, siempre
originales e irrepetibles— se escondió en un rostro parecido
a otros que podríamos encontrar hoy; el de uno de esos niños
sencillos que saben jugar con despreocupación como los demás, y que, sin embargo, de repente nos sorprenden con palabras y actitudes surgidas de una precoz madurez milagrosamente inocente. Rostro de ojos extrañamente profundos en
medio de su ingenuidad; ojos que conservan todavía intacta
su capacidad de admiración, pero que brillan a veces con una
1
M . MARÍA DF TOS SANTOS MÁRTTRFS. Apuntes
biográficos
p.13.
extraordinaria comprensión, con una especie de intuición fugaz y anticipada de la vida.
Soledad y plenitud de una adolescente
La adolescencia de Rafaela María debió de estar marcada
por un inevitable sentimiento de soledad. Su hermana, su compañera natural de juegos, traspasó bastante antes que ella el
umbral de ese mundo nuevo y maravilloso que es la juventud.
Como hemos dicho, se llevaban cuatro años: nada en la vida
de dos personas adultas, un abismo en esa época de crecimiento. Por fuerza, en la vida de la más pequeña tuvo que haber
una etapa de aislamiento, que llenaría, sólo en parte, el cariño
y la protección de su madre.
Algunos santos han creído oportuno relatar todas las experiencias de su vida. Santa Teresa del Niño Jesús, por ejemplo,
convencida de cumplir de esta forma parte de su misión, proyectó una potente luz sobre acontecimientos muy menudos, y
en especial sobre el desarrollo de su psicología de niña precoz.
Rafaela María no lo juzgó necesario; lo poco que escribió de sí
misma se refiere a una etapa posterior, a la plenitud de su
vida joven, colocada bruscamente frente a un dolor hondo.
Si nos atenemos a las fuentes escritas, hemos de decir que
de los años de la adolescencia sólo poseemos datos vagos, genéricos. Interpretando esos escasos datos, la biografía más difundida de la Santa nos refiere que, «de doce años apenas, ya
prefería la labor y el retiro a la bulliciosa expansión de sus
amigas, y se aferraba al encaje mientras las otras corrían y
alborotaban...» 8. La estampa encajaría bien en el Flos sanctorum, en una de esas leyendas áureas de la hagiografía medieval.
Para explicar desde nuestra perspectiva ese hecho realmente insólito, tendríamos que reflexionar sobre el problema que supuso
para Rafaela María ser bastante menor que su única hermana.
Por esas fechas, Dolores debía de encontrar sus distracciones en
algo más interesante que correr y alborotar por el patio de la
casa. Entre hermanos, primos y amigos debía de haberse formado un animado grupo juvenil, del que ella, Dolores, a sus dieciséis años, pudo ser muy bien el centro. Para esta alegre pandilla,
" E . Rorc, o.c., p.25.
la benjamina representaba una etapa de la vida recién superada. La rechazarían muchas veces y ella misma buscaría sus
propios entretenimientos; se aburriría en más de una ocasión,
no cabe duda, y hasta aprendería a hacer encaje y a bordar
obligada a permanecer junto a las personas mayores...
No duró mucho esta situación. Por fuerza de las circunstancias familiares, Rafaela María pasó rápidamente de la adolescencia a la juventud. La madre no concebía ver separadas a
sus dos hijas, y el deseo de tenerlas unidas en todo la llevó a
lanzar a la vida de sociedad a una niña de apenas catorce años.
La mayor tenía ya dieciocho y un mundo de ilusiones por
conseguir.
Desde los años de su madurez, Dolores volvió la mirada y
el recuerdo a esa etapa de su primera juventud. Dice ella misma, y lo confirman otros relatos, que por algún tiempo pensó
en «permanecer en el mundo». Expresión, diríamos, técnica
del lenguaje piadoso; pensaba en casarse, y había tenido proposiciones muy concretas en este sentido 9 . La vida social, con
su brillo, la comodidad, el lujo, ejercieron una fuerte seducción sobre aquella joven abierta, indudablemente atractiva y
simpática. A su lado, Rafaela María aparecía más niña aún; su
encanto debió de estar especialmente en aquellas maneras suaves, un tanto reservadas e ingenuas.
A partir de 1864, las dos hermanas se nos presentan alternando en sociedad tanto en Córdoba como en Cádiz y Madrid. Todos los testigos confirman su modestia y buen gusto,
esa difícil sencillez de la elegancia auténtica. Como es normal
en la época, se mueven las dos rodeadas por una especie de
muralla familiar defensora de su inocencia. Entraba muy dentro de las tradiciones de los Porras y de su sentido cristiano
de la vida cultivar con esmero el buen nombre, el recato y la
exquisitez de las dos jóvenes. Hermanos mayores, tíos solteros,
primos, todos se sienten orgullosos de ellas y las llevan de
acá para allá. Comentando sus experiencias, Dolores confiesa
que romper con todo aquello le costó un verdadero triunfo.
Menos dada a manifestar los recuerdos de su juventud. Rafaela
María no escribió ni dijo apenas nada. Sin embargo, debió de
B La mayor parte de estos detalles proceden de una relación escrita por el
P. Lestres Frías ¡esuin. que recoge informaciones orales de la propia interes?da
La relación está techada en 1906, es decir, cuando Dolores—la M. M i n a del
Pilar—tenía ya sesenta años.
sentir de alguna manera la fascinación de ese hermoso mundo
que se abría ante sus ojos. Años más tarde, en una carta, su
director espiritual alude a los «recuerdos de la vida pasada»,
a «aquellas cosas que ha dejado por Jesucristo», y que ahora
se le presentan como una invitación sugestiva 10.
Haría faltar espigar en todas las fuentes con un interés excesivo para encontrar alusiones, más o menos forzadas, a las
«vivencias mundanas» de Rafaela María. Más allá de esas parcas noticias y de todas las fantasías que pudiera forjar nuestra
imaginación al interpretarlas, está un hecho de muy distinto
orden. Uno solo, pero de enorme trascendencia. A muchos
años de distancia lo recordaba la protagonista, y transcribía su
evocación en unas frases lapidarias:
«... En este mismo día (25 de marzo) en Córdoba, el año 1865, en
la parroquia de San Juan, hoy iglesia nuestra, hice mi voto perpetuo de castidad»
Era el mes de marzo de 1865. Rafaela María acababa de
cumplir sólo quince años, pero sabía muy bien lo que es entregarse del todo y para siempre. Empezaba la primavera, una
de aquellas primaveras pasadas en Córdoba en medio de la
alegría, un tanto superficial, de la buena sociedad. Como todos
los años, la naturaleza, la vida misma, se renovaba, brotaba
en los naranjos, en las flores, y flotaba en el ambiente de la
ciudad andaluza. Toda esa belleza, la hermosura del mundo
entero, era nada para un corazón como el de Rafaela María,
tan incondicionalmente abierto al don de Dios, tan invadido
ya por el Amor.
La descripción de la primera juventud de Rafaela quedaría
incompleta, sería falsa incluso, si no ofreciéramos de ella más
que la cara brillante, la de las agradables relaciones sociales.
Su madre procuró hacerles caer en la cuenta de otro aspecto
10 La carta es de D. José María Ibarra, párroco de Pedro Abad y director
de las dos hermanas; dice así: «No debe extrañarse de que el demonio traiga
a su memoria recuerdos de su pasada vida con el fin de que vuelva a aficionarse
a aquellas cosas que ha dejado por Jesucristo tan resueltamente». Lleva fecha
de 10 de junio de 1873.
11 Añade la frase transcrita al final de la fórmula de un voto perpetuo de
observancia, humildad y mortificación hecho en Madrid el 1.° de mayo de 1907.
de la vida más oscuro, pero más real. De D. a Rafaela aprendieron las hijas muchas cosas: prodigalidad, largueza en la limosna; generosidad, abnegación completa en la entrega personal
a los necesitados. Cogidas de la mano de su madre, establecieron, ya de niñas, contactos con la pobreza y el dolor. Cuando
fueron algo mayores, D. a Rafaela compartió con ellas el trabajo y las visitas a enfermos pobres del pueblo. Con palabras
y ejemplos vivos les enseñó que la auténtica misericordia no
consiste en dar de lo que nos sobra, sino en abrir generosamente el corazón a todos los que nos necesitan.
Muy grande había sido la influencia del padre en aquella
familia. El había sido, en realidad, el tronco poderoso, bien
enraizado en la tierra. Para las dos hermanas, sin embargo,
no habría pasado de ser un venerado recuerdo si no hubiera
sido por la madre, que continuó la andadura de D. Ildefonso.
La constancia, la suave fortaleza de aquella mujer, consiguió
hacer amable la vida de una familia tantas veces probada por
la desgracia. No deja de ser significativo que Rafaela María y
su hermana jamás se refieran a su infancia y primera juventud
recordando episodios tristes. La apacibilidad de la existencia
en el hogar fue un triunfo de su madre, el premio terreno concedido a esa mujer que fue, ante todo, madre; es decir, la que
da y hace crecer la vida, porque su amor supera siempre a
su dolor.
«La muerte de mi madre,..»
El 10 de febrero de 1869 murió inesperadamente D. a Rafaela. Un ataque cardíaco a las doce de la noche; tres horas
más, brevísimas para una enfermedad, muy largas para una
agonía. Murió del cora:ón; nada extraño, sí bien se mira. Se
acabó aquella vida a los cuarenta y nueve años de edad; años
bien aprovechados, llenos a los ojos de Dios y de los hombres.
Murió en 1869, año azaroso para España, que acababa de
estrenar una revolución y que pronto estrenaría una nueva
Constitución política. ¡Cuántos cambios profundos en los meses y en los años que habían de seguir! Y , sin embargo, todos
eran nada para aquellas dos jóvenes que en la noche del 10 de
febrero rezaban v esperaban junto a su madre muerta. El golpe
fue de los que marcan el inicio de una etapa en la vida de las
personas. Fue tan grande, que Rafaela María, poco amiga de
escribir notas autobiográficas, dejó constancia de él. Describió
en pocas palabras —ella siempre concisa, mesurada en sus expresiones— su dolor y su esperanza. Tenía una extraordinaria
sensibilidad; todas las fibras de su ser vibraron al choque de
aquella pena jamás sentida. Tenía también una enorme madurez, una capacidad excepcional para resistir las contrariedades
v para integrar el sufrimiento en la unidad de su persona.
Años después, Rafaela María recordaba la agitación de
aquella noche. Ella, la más joven, la más tímida, había tenido
que tomar la iniciativa en todas las mil menudencias intrascendentes que acompañan paradójicamente a una muerte, al hecho
más transcendental de la vida. A Dolores le fallaron los nervios, y por primera vez admitió tácitamente la fuerza, la consistencia enorme del temple de su hermana.
De toda su juventud, Rafaela María consignó por escrito
solamente dos hechos: el voto de castidad a los quince años,
comienzo enteramente consciente de una vida entregada del
todo a Dios, y la muerte de su madre. El párrafo en que nos
la cuenta es ya muy familiar para todo el que conoce medianamente la vida de la Santa, pero merece la pena transcribirlo
de nuevo:
«Algunos hechos de mi vida en que he visto la misericordia
y providencia de mi Dios patente. La muerte de mi madre, a quien
yo cerré los ojos por hallarme sola con ella en aquella hora, abrió
los ojos de mi alma con un desengaño tal, que la vida me parecía
un destierro. Cogida a su mano, le prometí al Señor no poner
jamás mi afecto en criatura alguna terrena. Y nuestro Señor, al
parecer, cogió mi oferta, porque aquel día me tuvo toda ocupada
en pensamientos sublimísimos de la vaciedad y nada que son
todas las cosas de la tierra y de lo único necesario, que era aspirar
a sólo lo eterno, que casi, o del todo, me desterró la pena. Esta
jaculatoria o décima se me grabó de tal manera, que no sólo aquel
día, sino toda mi vida, me ha servido de estímulo para la virtud:
'Yo, ¿para qué nací? Para salvarme...', etc. Continuaba cada día
entrando más en mí, y la Providencia divina, que ya iba formando
sobre mí sus designios, me ponía casi continuamente objetos a la
vista que me fuesen cada vez más desengañando del mundo» n .
12
Apuntes
espirituales
25 (1892).
CAPÍTULO
II
CAMINANDO
«Bastante tiempo hemos sido servidas...»
La muerte de la madre inició una etapa nueva en la vida
de las dos hermanas fundadoras. Es verdad que ya anteriormente Rafaela María se había consagrado a Dios con ese acto
decisivo que fue el voto perpetuo de castidad. Hacía ya cuatro
años de aquello. Cuatro años en que ella, niña casi, había secundado los deseos de su familia y, junto con su hermana, había seguido las reglas del juego de la buena sociedad. Había
vivido contenta. En realidad, el «mundo» que la rodeaba no
se le había presentado como un terrible «enemigo del alma»;
era hermoso y bueno. Fue amable y condescendiente, y con su
actitud llenó de alegría el corazón de la madre y los hermanos.
¿Qué había pensado Rafaela María interiormente de todo
aquel movimiento? No es extraño que sintiera en algunos momentos el atractivo de la vida, de unas distracciones vividas en
plena pureza de corazón. Sin embargo, no se había sentido atada a nada ni a nadie. Aquel 25 de mayo de 1865, su voto de
castidad era, más que un recuerdo, una vivencia actual, exigente: un llamamiento continuo a responder al amor de Dios.
Ella, igual que su hermana, participaba en las fiestas que planeaba la familia. Pero —lo dijo muy bien una de las primeras
Esclavas— «en ninguna cosa podía ensanchar su corazón»
La noche del 10 de febrero de 1869, mientras velaba el
cadáver de su madre, Rafaela María repasaba aquellos años
alegres de su primera juventud. Según ella misma nos cuenta,
al cerrar los ojos de su madre se le abrieron los suyos propios
para ver todas las cosas a una nueva luz. Uno puede preguntarse qué aportó la experiencia del dolor a la madurez cristiana
de una criatura que ya a los quince años había hecho total
entrega de su ser. Cuando cuenta que Dios en esos momentos
le «ponía casi continuamente objetos a la vista» para que con
ellos se fuese «cada vez más desengañando del mundo», ¿qué
' M
PRECIOSA SANGRE Crónicas
I p.3
•
Í.'
!-,
debemos pensar? ¿Acaso la alegría de los años anteriores había desviado en algo la posición radical de su vida orientada
a Dios? O bien, ¿acaso esa nueva visión del mundo, que le
«parecía un destierro», la llevó a negar la alegría fundamental,
que es patrimonio y exigencia del cristianismo? Es de creer
que la experiencia íntima de Rafaela María que acompañó a la
muerte de su madre se alejaba por igual de esas dos alternativas. Su vida posterior lo manifestó claramente. No hubo propiamente rupturas en su trayectoria interior, sino un afirmarse
en el camino, ya emprendido, de la entrega. Y es que en sólo
unas horas había comprendido que en este mundo no hay alegría duradera que no esté transfigurada en la fe, en esa esperanza que no se acaba ni siquiera con la muerte. Sus pensamientos aquella noche seguirían el camino del salmo 89. Porque el
Señor, que «reduce al hombre al polvo», que siega las mieses
al atardecer de la vida humana, es el mismo que nos «siembra
año por año, como hierba que se renueva». Y es El, «nuestro
refugio de generación en generación», el mismo que no quiere
la muerte, sino la vida infinita, eterna. Esa síntesis hecha de
confianza, de fe, fue para siempre la base de su vida posterior.
El voto de castidad a los quince años había supuesto una
entrega sincera, envuelta en cierta alegría infantil, ilusionada.
Los niños y los adolescentes son capaces de alegrarse de esa
manera; sienten la exultación de Ja vida en su mismo cuerpo,
en la juventud de sus venas, por las que corre impetuosa la
sangre. La alegría de los niños, si tuviera que escribirse en
música, estaría siempre compuesta en tono mayor; tiene el
optimismo de la admiración y de la inocencia. A partir de
los diecinueve años, Rafaela María comenzó su vida madura.
El hecho decisivo —la muerte de su madre— había de ser el
que le descubriera la otra cara de la alegría: el gozo, la serenidad; la esperanza cristiana en definitiva. Siguiendo la metáfora de la música, diríamos que, a lo largo de los años posteriores, la sinfonía de su vida conoció frecuentes modulaciones al tono menor; el tono de la modesta alegría de los hombres, que puede ser muy profunda, pero que cuenta con la
limitación de todas las cosas de la tierra.
Al exterior cambiaron muchas cosas en la vida de la familia Porras. De momento, por imposición de las mismas
normas sociales—para nuestros antepasados, la pena del corazón
se exteriorizaba en gestos sometidos a severas normas—; el luto
era algo muy estricto hacia 1869. Se acabaron las fiestas, los viajes, las tertulias ruidosas. En la vieja casona solariega quedaban las dos hermanas, acompañadas todavía por tres hermanos; uno de ellos, Antonio, se casaría poco más tarde 2. Permanecieron con ellas Ramón y Enrique. Este último, el varón
más joven de la familia, les había de ocasionar muy pronto
un nuevo dolor. Dos años después de la muerte de su madre,
Enrique sufrió una caída de caballo, a consecuencia de la
cual se le desarrolló una tuberculosis. El «mal del siglo» no
perdonó la vida del pobre chico de veintitrés años. Murió el
4 de mayo de 1872, después de una lucha feroz en que su
naturaleza se resistía a ceder. Con todas las fuerzas de su
cuerpo y de su espíritu, Enrique quería vivir y durante meses
se rebeló desesperadamente ante la idea de la muerte. Los
esfuerzos y la oración de las dos hermanas, ayudadas por el
párroco —un nuevo párroco, del que hablaremos más adelante—, alcanzaron de Dios el don de una muerte serena e
incluso feliz.
Meses después se casaba Ramón, el único hermano que
aún vivía con ellas. Y de esta manera, en el espacio de tres
años, quedaron completamente solas; más libres, por tanto,
para seguir el género de vida que desde hacía algún tiempo
habían abrazado en su corazón.
Cuando miramos desde ahora los pormenores de esa vida
—la que llevaron Dolores y Rafaela María Porras entre 1869
y 1873—, nos sorprende y nos admira. Su ruptura con el
mundo es tan completa, su entrega a Dios y a los pobres
tan generosa, que de por sí podría llenar una existencia, ser
comparable con la de muchos santos canonizados de la Iglesia. Pero en realidad esa vida no era nueva del todo. Había
ido madurando desde la muerte de la madre, pero hundía sus
raíces en años anteriores. Los acontecimientos fueron afianzando la radicalidad de su decisión, pero no supusieron cambios de orientación profundos. La verdad es que doña Rafaela
había lanzado una semilla que fue a fructificar de forma extraordinaria, tal vez como ella nunca llegó a imaginarse.
La familia, sin embargo, se alteró. Bien estaba que dieran
2
El mayor. Francisco, se había casado ante» de morir la madre. ' '
limosnas —con tal de que no echaran, como el que dice, la
casa por la ventana—. Bien estaba que frecuentaran la iglesia
—hasta cierto punto, claro—. Pero que se negaran a participar en las reuniones de la sociedad, que no quisieran vivir, en
fin, la vida que les había correspondido en suerte por nacimiento... Esto era dura cosa, y los hermanos, los tres hermanos que aún quedaban después de tantas muertes prematuras, no estaban dispuestos a consentirlo.
Cualquiera hubiera creído que las dos jóvenes eran muy libres para "hacer su voluntad; pero en realidad se vieron impedidas o dificultadas en mil maneras por la familia. Rafaela
María, como en tantas otras ocasiones, no creyó necesario escribir una especie de diario de la vida que llevaba por esa
época. Muchos años después, Dolores resumía sus recuerdos
en unos párrafos brevísimos:
«Huérfanas del todo mi hermana y yo y bien perseguidas por
nuestros más allegados parientes .., después de unos cuatro años
de lucha, que fue terrible, nos resolvimos las dos a hacernos religiosas en las Caimelitas Descalzas de Córdoba» 3 .
«Una lucha terrible»: éste es el epígrafe que adjudica
Dolores al período comprendido entre 1869 y 1873. En otros
párrafos de sus apuntes explica los pormenores de la tal lucha.
¿Cuáles eran las actividades de las dos hermanas que resultaban tan enojosas, tan intolerables para Francisco, Antonio
y Ramón Porras? Hay bastantes anécdotas al respecto, y no
puede menos de reconocerse que Dolores y Rafaela María
estaban pasando la raya de lo que parecía razonable a cualquier persona sensata...
i Este párrafo es el primero de una relación sobre el origen del Instituto
de Esclavas del Sagrado Corazón, escrita por Dolores entre 1898 y 1899, cuando
ella era superiora general La escribió, de su puño y letra, en papeles sueltos
v de diversos tamaños, pero por encargo suyo se hicieron varias copias en folio
La relación consta de dos partes, cada una de las cuales está dividida en párrafos
numerados (I 1-47, I I : 1-269) Algunas copias de la primera parte están autenticadas poi ella misma- una en Cádiz el 7 de noviembre de 1898 con la fórmula
«Esta narración la he h « h o yo y mandado copiar»; otia en Córdoba el 20 de
noviembre de 1898- «Esta es copia de la relación que vo he dado por escrito»
Ambas están firmadas con el nombre que llevaba Dolores en el Instituto:
María del Pilar En la de Cótdoba añade, después de la firma superiora general
La segunda parte fue terminada el día 31 de marzo de 1899, según se
deduce de un inciso del último páriafo: «Estoy escribiendo esto en el Viernes
Santo, después de haber asistido con la comuiiidad de la casa de Jerez, donde
me hallo en la actualidad, al ejercicio de las siete palabras » El Viernes Santo
cayó ese año en 31 de marzo
En adelante citaiemos esta fuente como Relación,
seguida de una cifia
rormna para indkar la parte v a continuación el número del párrafo
Si quisiéramos describir en pocas palabras una jornada de
las dos hermanas, podríamos decir que era un tiempo dedicado enteramente a los demás. Y no sólo porque dentro de
su misma casa habían intensificado el ritmo de trabajo que
ya de antiguo llevaban, sino porque habían ampliado considerablemente el radio de sus actividades.
Se levantaban muy temprano, al alba. La oración y la acción estaban combinadas de tal suerte que las dos hermanas
se turnaban en ella para no llamar la atención de los más
allegados. Habían reducido mucho la servidumbre de la casa,
pero aún quedaban criados, a los que incorporaron en sus
andanzas y que recibían el beneficio inmenso de sus ejemplos.
Cada una de ellas se había buscado entre las criadas una
acompañante para visitar a los enfermos en sus casas. Las dos
contaban con la complicidad de una sirvienta antigua, ya anciana, que les abría la puerta falsa, la que quedaba a espaldas
del gran patio y la cancela de hierro. A veces, la vieja, con
esa confianza típica de los criados antiguos, rezongando y liñendo, les amenazaba con lo que podía ocurrir si los hermanos
hubieran llegado a enterarse que pasaban algunas noches fuera
de la casa atendiendo a los enfermos...
Es preciso que nos coloquemos en los años setenta del
pasado siglo para que podamos comprender que tales actividades resultaban verdaderamente insólitas. El modo de proceder de las dos hermanas chocaba con hábitos muy arraigados
de la sociedad de su tiempo, que reservaba a las mujeres una
intervención restringida al marco de la propia familia.
Curiosamente aquella extraordinaria dedicación al Evangelio y a la pobreza evangélica coincidía con una etapa de rápidos cambios en la sociedad española. Desde 1868 el país
vivía una situación revolucionaria, «gloriosa» para unos españoles, «calamitosa» para otros. Desde nuestra perspectiva
histórica, el sexenio 1868-74 fue uno de los intentos más
prolongados de dar a España una estructura liberal y moderna, aunque lógicamente la pretensión constructiva acarreara,
como siempre, muchas destrucciones parciales. Rafaela María
v Dolores Porras carecían de aquella perspectiva, y seguramente vieron sólo el aspecto negativo de la revolución; pero
la verdad es que con su vida limpiamente entregada a todos
estaban viviendo en profundidad algunos de los ideales d?*
justicia y promoción humana que afloraban acá y allá entre
el mar agitado de la revolución.
Pedro Abad era una población sin importancia, una villa
de cerca de dos mil habitantes, bastante alejados de las agitaciones políticas de las grandes capitales. La familia Porras
pertenecía a una clase social poco inclinada a veleidades. (La
propiedad de la tierra es una de las situaciones que más atan
a los hombres; el terrateniente, por naturaleza, es conservador, echa raíces, se afianza igual que los olivos. Y supone una
simplificación muy grave afirmar que esto se debe al egoísmo... Una infinidad de causas concatenadas, entrelazadas a
veces, contribuyen a formar la mentalidad de un agricultor,
tan diferente de la de un burgués industrial. Hacer juicios
simplistas —juicios sumarios a veces— sería desconocer la
historia en absoluto.) Las dos hermanas eran ramas de un árbol frondoso, de poderosas raíces, hundidas en la tierra de
sus antepasados. Y , sin embargo, se sintieron poco inclinadas
a «conservar». Parecían, más bien, decididas a echar la casa
por la ventana. No tenían miedo, por otra parte, a contravenir
determinados criterios o prejuicios de la buena sociedad. Si
los hubieran seguido, a sus veinte años hubieran sido unas
chicas juiciosas, atentas a las labores de aguja, aficionadas a
algún instrumento musical; chicas, por otra parte, divertidas,
acostumbradas a suscitar admiración en las fiestas; chicas devotas; también eso entraba en el programa de la sociedad de
su tiempo.
Rompieron el molde decididamente. En su familia siempre se había interpretado bastante claramente el Evangelio,
pero nunca hasta aquellos extremos. A los veinte, a los veinticinco años, realizaron en sus vidas esa revolución copernicana que está a la base de la existencia de los santos: el
mundo dejó de girar alrededor de ellas, y ellas se dedicaron
a girar no ya en torno al mundo en general, sino a aquel
mundo de pobreza que las necesitaba. Les había entrado un
afán enorme de trabajar, de recuperar el tiempo perdido.
No se les ocurría pensar, naturalmente, aquello que ya
para entonces algunos iban diciendo por el mundo: «La propiedad es un robo». Pero con su actitud ante la vida parecían
excusarse, pedir perdón a los pobres por el supuesto delito
de haber nacido en una familia bien acomodada.
Rompieron ei molde, repetimos. En la casa, llena de sirvientes en años anteriores, aún ahora había varias criadas y
dos criados de toda confianza. Pero ellas, las señoritas, seguían, más o menos, la misma vida de trabajo que aquéllos,
y así las tareas se habían simplificado hasta el extremo. Hay
que comprender que la cosa era como para llamar la atención.
Resultaría molesto, en primer lugar, a los mismos criados;
es bien sabido que muchas veces una situación prolongada de
servicio crea determinados hábitos en las personas. Surgirían,
seguro, las protestas, y de nuevo una respuesta desconcertante:
«Bastante tiempo hemos sido servidas; razón es que sirvamos
ahora al prójimo por Dios» 4 . Y en especial a los prójimos
más necesitados, que debían de abundar en Pedro Abad. Durante mucho tiempo se recordó en el pueblo cómo las dos hermanas atendían a los enfermos sin temor al contagio. En los
procesos de canonización de Rafaela María aparecerán datos
muy concretos. El de un hombre tuberculoso alejado de las
prácticas religiosas, asistido con toda paciencia y dulzura. El
de una muchacha abrasada en un molino de aceite, que quedó
tan horrosamente llagada que ni su propia familia se atrevía
a mirarla, a la que ellas curaban con infinitos cuidados. En alguna ocasión Dios les había concedido la gracia extraordinaria
de la conversión de hombres muy reacios a toda religiosidad.
«El Señor, a quien el pobre representa, pide ser servido,
y por nada ha de rehusarse» 5. Afirmación lapidaria, de indudable corte evangélico, que definió la vida de Rafaela María y
Dolores durante varios años.
Verdaderamente parecía que sin conocer los «slogans» de
la revolución las dos hermanas habían decidido incorporar a
su vida las ideas más positivamente progresivas de ella. Si a
esto se une su ilimitada libertad de espíritu ante las normas
que regulaban los movimientos de una respetable dama de
su tiempo, podemos afirmar que, sin saberlo, resultaban un
ejemplo para todos aquellos que buscaban una sociedad más
justa, edificada sobre el fundamento de la libertad. Pero, claro, los políticos y los reformadores no incluyen nunca en sus
4 La frase se encuentra en el testimonio de sor Blasa Triviño (religiosa de
Jesús Nazareno), que fue costurera de la casa de los Porras y escribió unos
Datos sobre la vida que hacían en Pedro Abad las dos fundadoras (p.3 de su
relación).
Ihid.. p.7.
cuadros de acción a los santos. Y en este tiempo ni siquiera
se enteraron de que había muchos, esparcidos por distintos
rincones de España, y hasta en pueblos tan pequeños como
Pedro Abad 6
Una reflexión sobre las andanzas juveniles de las dos futuras fundadoras no puede pasar por alto otros aspectos de
su vida. Por muy entregadas que estuvieran a la caridad con
los necesitados, no faltó en esos años una relación más o menos normal con la familia y con los amigos de antes. Es verdad que una dedicación profunda al Evangelio provoca, a veces, rupturas; y en el caso de Rafaela María y Dolores las
provocó de hecho con respecto a sus familiares. Fueron «cuatro años de lucha terrible», pero cortados por momentos de
paz. Los hermanos no podían pasar sin las dos jóvenes, y por
muchas razones. Los hijos pequeños del mayor estaban la
mayor parte del día con sus tías, y así, los niños, sin proponérselo conscientemente, mediaron muchas veces en las dificultades.
Hay una carta de Rafaela María fechada en agosto de
1873 que expresa deliciosamente recuerdos familiares muy
alejados de lo que Dolores llamó «lucha terrible». Está dirigida a una amiga que pasaba largas temporadas en la casa.
Un ambiente de serena amistad flota en todos los párrafos:
«El domingo quería haberte escrito, pero no fue posible; bien
sabes tú mis grandes ocupaciones, o, mejor dicho, mi poca
ligereza para hacerlas. Pero esta noche me he desentendido de
todo, y quiero dedicarla a demostrarte mi cariño y cumplir
por deber a contestar a tu última, que ha sido muy grata y
me ha parecido demasiado corta». Se acuerda mucho de ella;
«tanto, que muchísimas veces te nombro creyendo que hablo
8 Sin pretender una relación exhaustiva, veamos algunos nombres siquiera
Santa María Soledad Torres Acosta, fundadora de las Siervas de María Visita
doras de Enfermos (1826-87), Santa Vicenta Mana López v Vicuña, fundadora
de un Instituto consagrado a la formación cristiana de las jóvenes empleadas en
el servicio domésnco (1847 90), Santa María Teresa Jornet, fundadora de las
Hermanas de los Ancianos Desamparados (1843 99), Beata Rosa Molas, funda
dora de las Hermanas de la Consolación (1815-76) En años anteriores, pero
muy próximos a los que estamos estudiando, vivieron San Antonio María Claret
y Santa Joaquina
Vedruna
La lista se haría interminable si quisiéramos citar
aquí a todos los hombres y mujeres que, llevados de su fe colaboraron en la
tarea de cristianización de España en el siglo xix
contigo». A continuación le habla de una reunión familiar;
«Anoche, como estaba anunciado, fue el gran convite dado
por mi tiíto Luis en celebridad de ser sus días... Hija, ¡qué
profusión de pasteles y dulces! No te puedes figurar qué esplendidez. Ahora querrás saber quién asistió; te lo diré con
mucho gusto: mis seis primos, mi hermano Ramón, su señora
y niña, mi sobrina Rafaelita y nosotras. Estuvo todo muy
bien y salimos muy satisfechos y contentos... Cuando estábamos todos sentados tan carialegres, pensaba que, cuando era
así en una cosa tan mezquina, ¡qué sería cuando estuviéramos
en el eterno convite!...»
Maravillosa Rafaela María, que era ya capaz de pensar en
el cielo como el que evoca una festiva reunión familiar. Preciosa su vivencia de la fe, su intuición certera del cristianismo.
Tan humana y tan sobrenatural al mismo tiempo, que no le
lleva a evadirse de la realidad cotidiana, sino a encontrar, en
cualquier episodio fugaz de la vida, su enorme carga escondida de trascendencia.
La dirección espiritual de don José María Ibarra
Es natural que nos preguntemos quién guiaba a las dos
hermanas en una vida cristiana tan levantada sobre la del
común de sus contemporáneos, tan fuera de lo ordinario en
su ambiente. Rafaela María y Dolores habían sido siempre
piadosas, y a partir de la muerte de su madre habían intensificado su devoción. Dos años después, en 1871, llegaba un
nuevo párroco a Pedro Abad, D. José María Ibarra. Era hombre
bastante joven, sencillo, recto, con una visión muy clara de
su ministerio sacerdotal. Don José María visitó la casa de los
Porras poco después de su llegada al pueblo, cuando Enrique
padecía ya la enfermedad de la que había de morir. Aunque
el enfermo rechazaba en un principio la amistad del sacerdote, la simpatía prudente de éste, su constancia y su humildad,
consiguieron derribar todas las barreras. Enrique murió el 4 de
marzo de 1872 en medio de una paz envidiable. El párroco de
Pedro Abad podía contarlo como uno de los primeros grandes frutos de su apostolado en el pueblo.
Para entonces, Rafaela María y Dolores habían aceptado pie-
namente la dirección espiritual de D. José María. No tuvo éste
que espolearlas en el camino de entrega total que habían emprendido, pero tampoco creyó necesario cortar alas a su entusiasmo. Las dirigió, eso sí, y puso en su vida espiritual las
bases más sólidas: vida sacramental, culto a la palabra de
Dios. En una época en que la Sagrada Escritura estaba tan
lejos de ser lectura común del católico medio, el sencillo párroco de Pedro Abad la recomendaba vivamente, como se comprueba en algunas de las cartas dirigidas a las dos hermanas
Porras:
«Si tienen ustedes la Biblia, puede usted leer en tres o cuatro
ratos, en presencia de su hermana, una introducción a las Sagradas
Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, cuya lectura se halla
en el primer tomo como unas cuatro hojas antes de dar principio
al Génesis. Y si, en efecto, lo leen, me dirán el juicio que hayan
formado, pues ya verán cuán útil y provechoso es para nuestras
almas la diaria lectura y consideración de los tesoros que encierra
este libro divino»7.
«La Biblia puede dar principio por el Génesis, el cual refiere
los sucesos con una sencillez y naturalidad que encantan; pase
de largo, es decir, sin detención, por algunas cosas, pero sin dejar
de leerlas, y especialmente las notas, y prepárese siempre antes de
comenzar la lectura, para que no vaya por curiosidad ni otro
motivo reprensible; y, en concluyendo, mentalmente y por muy
\ corto tiempo dele gtacias a Dios y honre su palabra, besando el
libro en señal de profundo respeto» 8 .
Dolores y Rafaela María siguieron este consejo del sacerdote Ibarra. En los escritos de ambas encontramos citas de
los libros sagrados, abundantes y utilizadas con soltura, que
nos revelan una lectura frecuente y reflexiva.
Hacia 1873, la vida cristiana de las dos jóvenes estaba
llegando a una de sus cumbres; pero tal plenitud fue acompañada de la incomprensión más profunda. La familia culpaba
al párroco de lo que ellos llamaban excesos de fervor, exageraciones de devoción. Y como era influyente, la familia Porras
consiguió que D. José María saliera del pueblo. El obispo de
Córdoba no se atrevió a enfrentarse con ellos, pero tampoco
quería castigar al sacerdote por habladurías sin fundamento
— auténticas calumnias—, que habían sembrado, sin embaí
' Carta de 10 de junio de 1873
* Carro de
de julio de 1875
go, la desconfianza. Don Alfonso de Alburquerque, el obispo,
dio con la solución: nombraría al señor Ibarra ecónomo de una
parroquia de la capital. Los pobres de Pedro Abad no entendían de diplomacia. No se les alcanzaba esta forma sutil de
evitar el agravio de su párroco; lo que ellos querían impedir
a todo trance era su salida del pueblo. Don José María pudo
convertirse en aquellos momentos en héroe popular si hubiera
fomentado la opinión de la gente sencilla, que lo tenía por un
santo perseguido. Pero él no era así. Para no hacer ruido salió
de Pedro Abad de noche y a pie. Seguramente, según iba andando, se volvería para mirar al pueblo, dormido entre los
olivos: la torre de la ermita, la parroquia, su propia casa...
Muchos recuerdos amables a pesar de la jugada dolorosa de
la última incomprensión. Muchas gracias del Señor. Tal vez
no podía él imaginarse la trascendencia de su ministerio en
menos de dos años pasados en la parroquia 9 .
El sol alumbró de nuevo la vida de los perabeños, y a su
luz prosiguieron también las actividades evangélicas de Dolores y Rafaela María. Si habían pensado en arreglar la situación quitando de en medio al párroco, los Porras debieron de
sentirse un tanto defraudados...
El alejamiento de D. José María fue ocasión de una correspondencia epistolar entre él y las dos hermanas, y ahora esas
cartas nos transmiten una serie de detalles que de otra manera
se habrían perdido. Conocemos a través de ellas a una Rafaela María en crecimiento continuo, que camina y que avanza
superando sus debilidades. «No debe extrañarse de que el
demonio traiga a su memoria recuerdos de su pasada vida con
el fin de que vuelva a aficionarse a aquellas cosas que ha
dejado por Jesucristo tan resueltamente...» 10 . Una Rafaela
María que conoce la tentación y la lucha, una mujer que va
a ser «vaso de elección», pero que está hecha de la misma
arcilla que todos nosotros; en cierta ocasión, D. José María la
remite a San Pablo: «Lea el capítulo 7 de su epístola a los
Romanos con la mayor devoción y recogimiento [ . . . ] Entonces, y cuando haya terminado, no podrá menos de repetir,
llena de fortaleza y confianza, los dos últimos versículos del
" Había entrado en el pueblo el 14 de matzo de 1871. Tomó posesión de
MI eaigo en la parroquia del Espíritu Santo, de Córdoba, el 21 de abúl de 1873
" J 1(1 de ¡unió de Í87=¡
citado capítulo que dice: 'Miserable de mí, ¿quién me librará
de este cuerpo mortal? La gracia de Dios por Jesucristo nuestro Señor'» n .
«Ha dispuesto el Señor muchos medios
y ha puesto muchos caminos»
El año 1873 marca un momento importante en la vida de
las dos hermanas, porque es entonces cuando van a decidirse
a abrazar la vida religiosa. Ya habían sentido hacía tiempo la
vocación, pero ahora van a comenzar la búsqueda del camino.
La verdad es que no tienen ni idea de la cantidad de tiempo
que les va a llevar, ni los esfuerzos que les costará encontrarlo y perseverar en él.
Caminar, caminar... En agosto de ese año, D. José María
Ibarra escribe a Rafaela María una carta en que le dice: «... Ha
dispuesto el Señor muchos medios y ha puesto muchos caminos; pida a este bondadoso Padre le dé a conocer aquel por
el cual quiere que vaya, porque, aunque todos lleven al cielo,
no todos son para todos...» 1 2 .
Con este ánimo van a emprender su gran peregrinación.
Ha puesto el Señor muchos caminos, y por ellos los hombres
avanzan por la vida al encuentro de Dios. No tienen ellas que
juzgar de la calidad de los caminos ni de las personas que
transitan por ellos. «Todos llevan al cielo», pero «no todos
son para todos». Hay que caminar con humildad, con la seguridad de que no hace mejor al caminante la naturaleza de
la senda que sigue en su peregrinación. Rafaela María y Dolores podían ver en su misma vida lo certero de esta afirmación de D. José María Ibarra. Habían pasado años entregadas a
la caridad. Ante los hombres y ante Dios habían sido heroicas,
y en este concepto las tenían las gentes del pueblo. Habían
elegido un sendero verdaderamente estrecho y difícil...; pero
todavía no era el suyo, no era el definitivo al menos.
Las dos hermanas, dedicadas a tareas semejantes, viviendo
exteriormente las mismas circunstancias familiares y sociales,
no habían tenido, sin embargo, aquella compenetración de es11
1¿
19 de enero de 1874.
20 de agosto de 1873
píritu que lleva a intercomunicar las vivencias más profundas.
Las dos tenían vocación religiosa hacía ya tiempo, pero nunca
habían hablado de ese asunto entre sí. Sabemos, desde luego,
que Rafaela María había sido mucho más precoz en este aspecto; su decisión de consagrarse a Dios por entero arrancaba
por lo menos de su adolescencia. Después se decidió Dolores,
y al fin ambas se comunicaron el secreto. En realidad, para
ese momento, ya antes de hablarse, cada una debía de estar
convencidísima de las intenciones de la otra
Dos temperamentos diversos,
una vocación común
En otoño de 1873, la común vocación ya era declarada.
«En la que escribo a su hermana podrá ver lo que hay respecto
a su negocio, y así me ahorro repetirlo aquí», dice a Rafaela
María D. José María Ibarra en una ocasión 14 . A punto de
abandonar la casa de sus padres, las dos hermanas extreman
su generosidad para con los necesitados. Cuando les resulta
difícil disponer de dinero en metálico sin enterar al primo
Sebastián, que es el administrador de sus bienes, recunen a
la venta de algunos objetos valiosos. En una carta de diciembre de ese año, el Sr. Ibarra les aconseja que no se desprendan de los cubiertos de plata para hacer limosnas, porque
pierden mucho al venderse 15.
Llevaba razón la gente de Pedro Abad cuando, muchos
años después, recordaba con evidente exageración, pero con
un inmenso cariño: «Cuando estaban aquí las señoritas no
había pobres» 16.
En enero de 1874, después de múltiples consultas 17 , se
13 En algunas relaciones biográficas se nos dice que Doloies pensó en un
principio ser Hermana de la Candad, es posible que le pasara efectivamente
esta idea por la cabeza, pero, sin duda, fue por poco tiempo De hecho, ella
n isma cuenta en escritos posteriores que las dos querían ser Carmelitas Descalzas
14 19 de enero de 1874
15 22 de diciembre de 1873
w Testimonio
oral comunicado a la M Enriqueta Roig, A C I , cuando
hacia 1935 fue a Pedro Abad para recoger datos
17 Don José María Ibaira no quiso decidir por sí solo en asunto de tanta
importancia Í Y se comprende dada la orquestación familiar que acompañaba
lualquior decisión de las dos hermanas 1 Primero trató el caso con el peniten
ciarlo de la diócesis D Manuel Terez, y despues con el arcediano D Ricardo
Míguez
ultimaban los detalles de la salida de Rafaela María y Dolores
Porras de Pedro Abad. D. José María y el penitenciario redactaron una carta que las dos hermanas habían de dirigir al
arcediano de la diócesis:
«... Hace muchos años que nos sentimos inclinadas y deseamos
seria y formalmente abrazar el estado religioso, inclinándonos especialmente a las Carmelitas y en el convento de Santa Ana, de
Córdoba».
En ese escrito se dirigen a D. Ricardo Míguez «respetando
la dignidad y muchas ocupaciones del Sr. Obispo» y para que
les manifieste «cuanto debemos practicar para realizar nuestros propósitos» 18.
La admisión no fue inmediata. Uno se siente tentado de
decir que el obispo y el convento de Santa Ana perdieron
una pareja de monjas de verdadera categoría; pero la verdad
es que no perdieron nada, porque no era ese el camino que
las dos hermanas tenían que seguir. Se les dijo que el número
de monjas en Santa Ana estaba completo; no había, de momento, sitio para ellas. En el arcediano y en la curia episcopal
de Córdoba, ¿pesaban además las murmuraciones surgidas a
propósito del Sr. Ibarra y de la familia Porras? Lo cierto es
que D. Ricardo Míguez decidió que antes de entrar en las
Carmelitas pasaran una temporada recogidas en las Clarisas
del convento de Santa Cruz.
¡Cuántas cautelas, cuántas previsiones se tomaron para probar unas vocaciones más claras que la luz del sol! Los que
conocemos esta historia hemos llegado a ver natural —siempre
nos lo contaron así— que se sometiera a un examen tan meticuloso la decisión de las dos jóvenes. Pero hay que reconocer que la multiplicidad de consultas, los preparativos, la incertidumbre..., debieron de resultar especialmente enojosos
para ellas.
En los primeros días de febrero de 1874, D. José María
Ibarra les escribía una carta en la que se ultimaban detalles:
«Como verán, por los pocos renglones que pone D. Manuel Jerez, ya no hay nada que pueda detenerlas, y en la entrevista me
dijo sólo que les hiciera los encargos siguientes: 1.°, que conviene
se vengan sin darle cuenta a nadie del objeto de su venida, aunque
deberán despedirse de quienes ustedes vean diciendo vienen a un
18
Este escrito puede fecharse en los primeros días de diciembre de 1873.
negocio; 2.°, que se traigan los papeles y objetos de irtteres que
buenamente puedan; 3.°, que convendiía, si no ofreciese dificultad
que diera que sospechar, hiciesen un doble inventario, p o r 1° I " 6
pudiera ocurrir, si es que ustedes no han pensado otra cosa en
su defecto; 4.°, que, si tienen tiempo, digan cuándo vienen y
dónde pararán; 5.°, sería oportuno estuvieran en esta ciudad por
lo menos un día antes de entrar en el convento, y 6-°, que la
hora de ver al Sr. Obispo es a las once de la mañana»
Se sometieron a todo. Jamás encontrarían aquellos señores personas tan decididas y tan consecuentes .con suS decisiones. Arreglaron como pudieron el equipaje de manera que,
sin llamar la atención, pudieran llevar consigo a Córdoba «los
papeles y objetos de interés»; así se les había pedido.
Santa Cruz... «La obediencia a los legítimos superiores
es la que nos rige desde que salimos de casa»
El día 13 de febrero de 1874 salían definitivamente de
Pedro Abad. Rafaela María no había de volver más £'1 pueblo
en toda su vida. Salieron disimuladamente, en compañía del
primo Sebastián y su mujer, que ignoraban por completo el
alcance del viaje. Tuvieron que fingir naturalidad hasta el último momento, cuando su prima y una amiga las acompañaron, como de visita, al convento de Santa Cruz. «Esperad
aquí un momento», les dijeron. Y ellos esperaron, confiados,
en una sala contigua al locutorio. ¡Qué momento tan breve
y tan lleno fue aquel momento! Y ¡qué desesperación la de
la prima al enterarse de que ya no salían de allí! Es fácil
comprenderla. La pobre debía de temblar pensando cómo daría cuenta a los tres hermanos —Francisco, Antonio y Ramón
Porras— del acontecimiento y de su colaboración —¡tan inocente!— en él.
Dolores estuvo a punto de ceder a la violencia de la situación. Propuso a Rafaela María transigir, marcharse con los
familiares aquel día y volver solas al siguiente. Y, como en
la ocasión memorable de la muerte de su madre, la más joven
manifestó entonces hasta qué punto era fuerte y de qué estilo
era la fortaleza de su carácter —siempre fue yunque más que
martillo—. Breves palabras dijo, pero llenas de un£ prema¡s
Carta de 10 de febieto de 1874.
tura experiencia: «Lo hecho, hecho está. Deja, deja, que esto
pasa pronto» .
Se quedaron. Y empezó para ellas una vida de total desprendimiento. Una vida tanto más difícil cuanto que eran con¿cientes de que no era la suya y sí una especie de prueba a la
que se les sometía para asegurarse de la firmeza de la vocación.
El arcediano encargó a una de las monjas que tratara de cerca
a las dos hermanas y procurara conocer la rectitud de sus intenciones. Se dieron ellas cuenta, naturalmente, y esta vigilancia les fue más costosa que toda la austeridad del convento.
Mucho tiempo después lo contó Dolores:
«Para las dos hermanas empezó otra nueva manera de sufrimientos. Con la mayor atención y cortesía se les dispensó la
entrada en el convento, pero se las sujetó a duras y humillantes
pruebas; se las vigilaba en todo por persona de dentro y ésta
daba cuenta a los de fuera de su conducta. Ellas, conociéndolo
todo y sintiéndolo en el alma, desahogaban su corazón delante
de la divina Majestad, ocultas en el más oscuro rincón del espacioso, solitario y silencioso coro de las monjas. Allí ofrecían a
Dios estos sacrificios, le pedían el remedio de todo y manifestaban
su voluntad de hacer la de Dios» 21.
Los resultados de la prueba superaron todo lo previsible.
La fama de Dolores y Rafaela corrió entre todas las religiosas
y se transmite aún ahora t.i el convento de Santa Cruz, de
generación en generación. «Las dos eran buenísimas, pero Rafaelita era una santa», decía una de las Clarisas años después.
También entre las monjas encontraron las hermanas campo donde ejercer sus actividades de caridad. Con toda la naturalidad que habían adquirido en años de práctica, se ocupaban
en los trabajos más humildes y cuidaban de las enfermas. Murió una de las Clarisas, y allí estaban las dos dispuestas a
amortajarla. El día transcurría para ellas entre estas ocupaciones y la oración, en un completo retiro. Las monjas recordaban también con sumo gusto la afabilidad en el trato, la
alegría y el buen humor de las dos hermanas cuando compartían los momentos de expansión de la comunidad.
¿Qué pensaban ellas por dentro? Habían confiado su porvenir en las manos del arcediano y del penitenciario de la dió20
Cf.
M.
M A R Í A DE LOS
SANTOS
MÁRTIRES,
Apuntas
biográficos
p.18.
M. MARÍA DEL PIIAR, Breve compendio
del origen y fundación
de las
Hermanas Reparadoras
del Corazón de Jesús p.10-11. Es el comienzo de una
relación inacabada escrita en Madrid, agosto de 1877.
21
cesis. En éstos veían encarnada la voluntad de Dios. Pocas
veces una vocación habrá sido tan claramente sobrenatural
siendo al mismo tiempo tan hondamente humana.
Una de las primeras Esclavas, al escribir sobre el origen
del Instituto, interpretaba así la actitud de las dos hermanas
fundadoras: «...luego que se pusieron bajo la dirección del
Sr. D. Ricardo Míguez, secretario de Cámara y después vicario
capitular por fallecimiento del Sr. Obispo, parece que sometieron su inclinación y propio parecer al criterio de este señor, a
quien, en lugar de Dios, habían tomado por guía. Y así, nuestro
Instituto, desde sus más remotos principios —que fueron la
vocación de estas dos almas—, puede decirse que fue obra
exclusiva de la divina Providencia, que poco a poco fue desarrollando su plan sin que los instrumentos de que se valía
se dieran cuenta clara de ello» 22.
22
MARÍA
DE
LOS
SANTOS
MÁRTIRES,
Apuntes
biográficos
p.19.
CAPÍTULO
III
«EN FUERZA DEL DESHACERSE
ZABA EL DEL CORAZON
PLANES, SE REALIDE
JESUS...»
«... La obra que nos habían aconsejado emprender»
Pasaron casi un año esperando que se manifestara la voluntad de Dios. Dentro del convento vieron florecer la primavera, que estallaba en las rosas del claustro y en los geranios
de las macetas. Ellas esperaban. El calor fue aumentando y
llegó el terrible verano de Córdoba, y pasó luego también el
otoño, con sus tormentas rápidas. Seguían esperando serenas,
sonrientes, silenciosas.
Al fin, aquellos eclesiásticos que habían tomado por guías
les expusieron su plan. Según su parecer, debían colaborar en
una obra que parecía de primera necesidad en Córdoba: la
enseñanza religiosa. En la ciudad no había por entonces ningún centro para educación de la juventud. Don Ricardo Míguez hacía tiempo que venía viendo la urgencia de crearlo;
ahora, siendo ya gobernador de la diócesis por fallecimiento
del obispo
estaba decidido a emprender la obra. Aquellas
dos jóvenes bien educadas, de formación religiosa poco común,
podían ser piezas fundamentales de su proyecto. Eran ricas
además, y su dinero podía solucionar muchos problemas.
Don Ricardo no pensaba en fundar un Instituto, sino en
facilitar la instalación en Córdoba de alguno de los que en
otros puntos de España se dedicaban a la enseñanza. A Dolores y a Rafaela María se les pedía la entrega total de sus personas y sus bienes sin ninguna concesión a su iniciativa, sin
halago ninguno de su amor propio. Se les pedía mucho —todo— y en lo humano no se les prometía nada. En realidad,
eso era justamente lo que las dos hermanas buscaban.
La ciudad estaba de verdad necesitada de Institutos dedicados a la educación. No sólo Córdoba, España entera. Las
leyes desamortizadoras de 1835 y 1854 y toda la política an1
El obispo Alburquerque murió el 15 de ma'o de 1874
tirreligiosa del reinado de Isabel I I habían traído consigo un
abandono fatal de la enseñanza2. La revolución de 1868 había
entronizado la libertad a todos los niveles de la vida. Un decreto de la Junta Superior Revolucionaria (21 de octubre)
confirmaba esta orientación en el aspecto que ahora nos ocupa: «Es propio del Estado hacer que se respete el derecho de
todos, no encargarse de trabajos que los individuos pueden
desempeñar con más extensión y eficacia. La supresión de la
enseñanza pública es, por consiguiente, el ideal a que debemos
aproximarnos, haciendo posible su realización en un porvenir
no lejano». «Hoy no puede intentarse esa supresión, porque
el país no está preparado para ella... Para que la enseñanza
privada pueda por sí sola generalizar la ciencia es preciso que
las naciones sientan vivamente la necesidad de la cultura científica y la estimen en más que los sacrificios que ocasione» 3.
Al parecer había en Córdoba algunas personas que sentían
«vivamente» la necesidad de la enseñanza. El penitenciario y
el arcediano pensaron en la oportunidad de establecer en la
ciudad la Orden de la Visitación, y así presentaron su proyecto a las Salesas de Valladolid. Las dos hermanas harían allí el
noviciado y después de la profesión volverían a Córdoba para
la fundación acompañadas por algunas religiosas. Todavía creyeron necesario insistir en que se advirtiera a Dolores y Rafaela María que, si de verdad querían pertenecer a la Orden,
aunque dieran una fortuna, debían considerarse las últimas y
convencerse de que como tales serían consideradas. Sin miramientos de ninguna clase.
No sabían las Salesas de qué madera estaban hechas aquellas dos mujeres. «¡Ser las últimas!». Eso llevaban buscando
más de un año, pero nunca pensaron que les iba a resultar tan
complicado dar con un rincón donde consagrarse definitivamente a Dios. Las Salesas no llegaron a conocerlas, y así no
se llevaron el disgusto que tuvieron las Clarisas al saber que
Dolores y Rafaela María no se quedaban con ellas.
A punto estaban ya de emprender las dos hermanas el viaje a Valladolid, cuando una enfermedad sin importancia retuvo en cama al penitenciario. ¿Cómo marchar sin antes hablar2 Azaña, el destacado político de la I I República, dijo en cierta ocasión que
las revoluciones de 1868 y 1873 sólo habían sido posibles gracias a ese colapso
de la docencia religiosa en España.
3 Los párrafos citados pertenecen al preámbulo del decreto,
le a él, que en todo ese año las había dirigido? Se decidió un
aplazamiento. Nada, cuestión de días.
Aparece en escena un nuevo personaje
Justo los días necesarios para que apareciera en escena un
nuevo personaje. Un sacerdote guatemalteco afincado en España. Venía de Sevilla, donde había pasado algún tiempo; salía de allí por circunstancias políticas. Se llamaba José Antonio
Ortiz Urruela 4 .
Llegaba a Córdoba como de paso, pensando salir de España por algún tiempo. Veamos en qué situación.
En 1874, en vísperas de la restauración monárquica que
había de entronizar a Alfonso X I I , ardía la guerra entre carlistas y liberales. Con motivo de una victoria de éstos, alguien
en Sevilla tuvo la idea de celebrar una función religiosa de
acción de gracias. Y otra idea menos prudente todavía: invitar
como predicador al señor Ortiz Urruela. Debía parecerle a él
un poco confusa aquella mezcla de política y religiosidad, porque no quería aceptar. Insistieron ellos, y al fin el sacerdote
cedió. Había tomado su decisión de decir públicamente lo que
creía ser verdad. Sabía a lo que se exponía; tanto que en la
sacristía dijo a unos amigos: «Ahora voy a subir al púlpito y
bajaré para ir a la cárcel».
Lo que allí ocurrió está muy bien descrito en una de las
biografías más antiguas de nuestra Santa: «Con santa libertad
comenzó por desautorizar el acto que se estaba celebrando, en
razón de ser muy poco cristiano alegrarse por la derrota de los
propios hermanos; y añadió que si verdaderamente era el espíritu de caridad el que animaba a las señoras para socorrer
a los heridos, no cabía distinción de ideas políticas, y lo que
procedía era atender por igual a todos, porque todos eran seres dolientes y a todos ama y abraza la caridad de Cristo, que
no entiende de partidos» 5. Era el Evangelio, pero demasiado
4 Había nacido en Guatemala el 12 de abril de 1822 y era hijo de padre
español y madte guatemalteca, también descendiente de españoles. Licenciado
en Derecho y notable abogado durante bastantes años, se ordenó de sacerdote
en diciembre de 1861. Estuvo en Inglaterra, donde fue amigo personal del
cardenal Wiseman y del célebre P . Faber. Fue elegido consultor d ; l concilio
Vaticano I , y como tal participó en sus tiabajos.
5 ROIG, La
M. María del Sagrado Corazón de Jesús (Barcelona 1940) p.89.
puro para ser digerido sin dificultades. «Al día siguiente, dos
agentes de seguridad detuvieron a D. Antonio, conduciéndole
a la cárcel. Brevísima fue su permanencia en ella gracias a la
protesta en masa del pueblo sevillano, que le quería en extremo» 6.
Después de este tumulto llegó D. José Antonio a Córdoba,
donde había ido solamente —eso creía é l — a visitar a un
amigo que vivía en la provincia; en Palma del Río. Luego, por
determinadas circunstancias, se había detenido en la ciudad
más tiempo y había conocido y hecho amistad con el arcediano
y el penitenciario de la diócesis. Un día fue a confesar al
convento de Santa Cruz y conoció también a Rafaela María.
Poco después, Dolores acudía al mismo confesonario. Con
esto, todas las personas que de alguna manera protagonizaron
la fundación quedaban conectadas con el hombre que había
de imprimir un nuevo rumbo al asunto. Las dos hermanas quedaron encantadas con el director espiritual que Dios les presentaba. Por su parte, el arcediano —también vicario capitular
en ese momento— confió a D. José Antonio el plan que había
formado respecto a las hermanas Porras. «El vicario capitular,
penetrado cada vez más a fondo de la virtud, mérito y experiencia del P. Antonio 7,. le habló sobre las dos jóvenes que
estaban en el convento de Santa Cruz esperando la decisión
del camino que debían seguir y del proyecto que se tenía en
la fundación de un monasterio de la Visitación, pidiéndole le
dijese su parecer. El Padre le manifestó que, en las circunstancias de los tiempos presentes, lo más conveniente sería una
fundación dedicada a la adoración del Santísimo, sin excluir
otras obras de celo...» 8 .
El arcediano accedió al cambio. Salesas o Reparadoras, a
él no le importaba demasiado el Instituto, siempre que atendiera a la enseñanza de las jóvenes cordobesas. La Sociedad
de María Reparadora había hecho ya una fundación en Sevilla, patrocinada precisamente por el señor Ortiz Urruela, y
este mismo animó a las religiosas a que aceptaran la de Córdoba. Todo parecía muy fácil gracias a la incondicional generosidad de las dos hermanas Porras.
Ibid.
' Las fundadoras y las primeras Esclavas designaban pon este nombre a
D. José Antonio Ortiz Urruela.
8 MARÍA DE LOS SANTOS MÁRTIRES, Apuntes biográficos p . 2 8 .
6
En realidad no lo fue; no fue nada fácil. Tal vez, D. José
Antonio, llevado de su interés por el Instituto, creyó normal
atribuirse competencias reservadas a las superioras de la Sociedad de María Reparadora. En representación de este Instituto, prometió al vicario capitular —el mismo arcediano, nuestro D. Ricardo Míguez— que se atendería, en cuanto fuera
posible, a aquella necesidad grande que en la diócesis se sentía
de enseñanza religiosa. Aunque hiciera falta ensanchar, «según
lo permitan las circunstancias, la esfera del Instituto». Las
dos hermanas conocían el proyecto. Y lo aprobaban; no porque sintieran una especial inclinación a la enseñanza, sino porque estaban en una actitud de espíritu de total aceptación.
Hubieran secundado cualquier plan que se les presentara como
voluntad de Dios. Y ahora los intérpretes de esa voluntad eran
el arcediano-vicario y D. José Antonio Ortiz Urruela.
El noviciado de María Reparadora en Córdoba
El día 1 de marzo de 1875, las dos hermanas empezaban
el postulantado en la Sociedad de María Reparadora. La comunidad se había instalado en una casa de la calle de San Roque, en el centro de la ciudad. Una casa típicamente cordobesa: amplio zaguán cerrado por el clásico portón; patio central lleno de flores, con un surtidor en el que cantaba continuamente el agua; otro patio al interior; espaciosas habitaciones recatadamente escondidas al exterior, pero abiertas al perfume de las flores del patio, a la sosegada penumbra, a la música eterna de la pequeña fuente. La casa era de las fundadoras, de Rafaela María y de Dolores 9 . Allí pasaron ellas diecinueve largos meses en el noviciado de María Reparadora. Contiguo al edificio había otro que llamaban Casa del Indiano.
Don Ricardo, el vicario-arcediano, quería adquirirla para instalar en ella el pensionado.
El 29 de marzo de ese mismo año, 1875, se celebró por
primera vez la eucaristía en la capilla; y la hostia quedó desde
" D?sde 1871 pertenecía a Ramón Porra', el cual en 1873 vendió una tercera parte de ella a Dolores. Al tratarse la fundación adquirió Rafaela otra
tercera parte, y años más tarde se hicieron con el resto de la propiedad, traspalando el inmueble en 1888. La calle de San Roque se llama hoy del Buen
Pastor, y la casa subsiste aunque modificada. Cf. ROIG, La M. María del Sagrado
Corazón de Jesús p.97 nota.
entonces expuesta a la adoración y al amor de las religiosas y
de los fieles.
Las Reparadoras eran extranjeras, y esa circunstancia, en
una época como aquélla y en una ciudad como Córdoba, era
un obstáculo más que mediano. En la ciudad, la gente no se
confió fácilmente a «las Francesas» (con este nombre fueron
pronto conocidas). Y, sin embargo, debían de ser no poco
agradables, porque empezaron a atraer vocaciones: el mismo
día en que se inauguró la capilla entraron varias jóvenes como
postulantes.
La fiesta del Sagrado Corazón cayó aquel año en 4 de junio, y para esa fecha se señaló la toma de hábito de Dolores
y Rafaela María en la Sociedad de María Reparadora. Según
la costumbre de la época, cambiaron desde entonces su nombre
de bautismo: Dolores se llamó en adelante María del Pilar; a
Rafaela María le dieron un nombre bastante largo y complicado para nuestros gustos actuales: María de Nuestra Señora
del Sagrado Corazón. El nuevo nombre que tomó Dolores había de acompañar a ésta durante toda su vida. El de Rafaela
María se simplificó bastante, poco después; en el Instituto de
Esclavas, la más joven de las hermanas Porras se llamó María
del Sagrado Corazón.
Entre las Reparadoras, las dos hermanas se iniciaron en la
vida religiosa. A través de sus reglas conocieron y amaron el
espíritu de la Compañía de Jesús, que sería después uno de
los tesoros más preciados del Instituto de Esclavas y de sus
primeros miembros. En aquella capilla de la calle de San Roque tuvieron sus primeras vivencias de oración, en la liturgia
y en la adoración silenciosa de la eucaristía. En aquella casa
experimentaron también el gozo, no exento de dificultades, de
la vida fraterna. En torno a unas pocas religiosas maduras se
reunió un grupo humano joven, alegre, decidido a todos los
heroísmos. Entre esas novicias empezó a destacar extraordinariamente Rafaela María. Cualquiera diría que ella se había propuesto todo lo contrario, pero lo cierto es que sus cualidades
sobrenaturales y humanas habían comenzado a brillar.
«Dejemos a la sabiduría y equidad benditísimas
de Dios el misterio de la ccsa...»
Lo que ocurrió después, el conjunto de complicaciones y
malentendidos entre las Reparadoras y D. José Antonio Ortiz,
y luego entre el mismo D. José Antonio y el obispo de Córdoba, es cuestión que no podrá nunca aclararse suficientemente. Tal vez no sea siquiera necesario. Pero está fuera de duda
que las fundadoras, sobre todo Rafaela María, permanecieron
al margen de las diferencias 10. Cuando Dolores, muchos años
después, escribiera sobre estos sucesos, afirmaría que tanto
ella como su hermana habían querido sinceramente a las Reparadoras; y que, cuando se llegó a la ruptura total, ninguna
ele las dos habría tenido inconveniente en cederles la casa de
la calle de San Roque.
La situación límite se presentó en octubre de 1876, pero
re había fraguado a lo largo de los últimos meses. Las novicias, cordobesas casi en su totalidad, estaban en completa ignorancia de lo que sucedía. Las dos hermanas Porras, no. Especialmente Dolores se había visto en circunstancias que hacían inevitable un mínimo de información; aunque novicia, era
la ecónoma de aquella comunidad. Rafaela, decidida a desprenderse y olvidarse de todo interés material, había confiado
en su hermana las cuestiones económicas. Un cúmulo de pequeños y grandes problemas se entrelazaban en el origen del
conflicto: el aire «moderno», renovador de las Reparadoras,
en choque con el ambiente religioso tradicionalista de Córdoba
en aquella época; el deseo del arcediano y el penitenciario de
realizar cuanto antes la fundación de un pensionado femenino,
frente a la relativa calma con que las Reparadoras miraban
10 En i'r¡ artícu'o ?pciecido en la revista Matresa,
el P . F . fléteos, S I . ,
afirma: «Inútil es decir que las dos hermanas Porras y las demás novicias
quedaron por completo ?1 margen de los acontecimientos; más aún, los desconocieron casi en absoluto. Ellas se habían puesto en manos de la autoridad
ec'csiástica v del Sr. Ortiz, eran todavía novicias v libres de elegir sti estad"»
(MATEOS, El P. Colanilla y la fundación de las E'clcjas:
Mimosa [19531 p 299).
Más mati?ada es la opinión de M. Aguado: «A todo este procedo, Rafaela y
Dolores se mantuvieron ajenas, aunque no ignorantes; y n i puede decirse, ni
mucho menos, ciue sin sufrimiento, a causa de las situiciones penosas crae
se originaron; ellas respondieron con Tina forana vida de fe a las dificultades
oue^se desencadenaron cr. su vida espiritual, y con elegancia suma y desprendimiento peneroso a h s materiales» (Anotaciones
sobre la espirifjalidad
de
Santa Raléela María del Sag-ado Corazón p 11-12).
ese proyecto 11; y, sobre todo, la influencia del Sr. Urruela en
la casa y en el noviciado, que chocó varias veces con las decisiones de la M. Provincial de las Reparadoras en España. El
temperamento de D. José Antonio no era precisamente dúctil.
Abocado a un choque, podía darse por seguro que éste sería
violento. Las Reparadoras tuvieron que salir de Córdoba, donde, una vez privadas del apoyo de aquellos eclesiásticos, todo
les era extraño e incluso hostil.
Rafaela María no dejó nada escrito sobre estos sucesos. Su
actuación personal nos es conocida a través de los relatos de su
hermana y las demás religiosas que años después ordenaron y
escribieron sus recuerdos.
Dolores escribió:
«Conservo con mucho gusto el recuerdo de que, a pesar de
lo que había, yo al exterior no falté en nada a mi comportamiento
de novicia. Y mi hermana, en el interior, quizá mejor que yo,
porque se sustrajo a toda intervención, aun de la del Sr. Urruela.
Poco o nada trató con él ni con las religiosas. Sólo se negaba
a seguirlas y a lo demás que le intentaban arrancar, y, como siempre, decía: 'Entiéndanse ustedes con María del Pilar...'» 1 2 .
Una de las primeras religiosas aporta otro testimonio:
«... en esta ocasión sobresalieron más las virtudes y esmerada
educación de las dos hermanas. Se notaba que, por suma delicadeza, se abstraían de todas las cosas de la casa, hasta de conversar
con las novicias. Andaban esos días como escondidas, y las hallábamos en la puerta de la capilla arrodilladas delante del Santísimo
Sacramento» 13.
Por estos datos y otros muchos que podrían citarse, vemos
a las dos hermanas en una postura de discreción y prudencia
consumadas. Sin querer interponer su influencia ante las novicias para forzar a éstas en modo alguno. Dejando obrar a Dios
11 En su relación, la M. Pilar refiere unas palabras de D. Antonio, eco, sin
duda, del disgusto de aquellos sacerdotes de la diócesis: «Prometieron poner
un pensionado, y ¡mira qué traza se han dado! E l lugar que para él debían
haber preparado lo han dispuesto para señoras de piso, y ya tienen dos señoras
en él» (Relación
I p.25). Años después, cuando la misma M. Pilar confiaba sus
recuerdos sobre la fundación al P. Lesmes Frías, S I . , insistía en la idea anteriormente expresada. Así aparece en el escrito del P. Frías: «...parece que
una de las cosas que disgustó más a los señores que en esto andaban fue la
obra referida» (Memorias
sobre la M. Pilar y los origen"! del Instituto
de
E S C . } . fol,17v), es decir, la adaptación de un sector de la casa para aloja
miento de señoras de piso.
12
13
M.
MARÍA
DEL
PILAR,
Relación
I
28.
M , M A R Í A DE I.OS D O L O R E S R O D R Í G U E Z C A R R E T E R O , Relación
p.6-7.
en una situación tan delicada. Bien conscientes, a pesar de todo,
de lo que hay de transcendental en su conducta. Su silencio es
muy elocuente en este caso. El de Rafaela María, más señalado aún que el de su hermana, es elocuentísimo, y de ningún modo debe interpretarse como reacción de una supuesta
timidez. Hablaba poco, porque realmente era una ocasión en
que sobraban las palabras; cualquier frase podía producir una
herida. Actuaba en conciencia, según se había propuesto al
secundar los planes de D. Antonio y del arcediano. Habían entrado en la Sociedad de María Reparadora aconsejadas por ellos.
«Después de tratada y concertada la fundación entre los señores expresados y las Religiosas de María Reparatriz [ . . . ] expusieron a las dos hermanas el proyecto, a lo que respondieron
—como siempre desde que dejaron el siglo lo han hecho y hacen a los que han mirado como sus superiores— que ellas no
tenían otro deseo que obedecer en todo» 14.
¡Cuánto sufrimiento en unos días! Pero también ¡cuánta
confianza en el Señor, en el que es «nuestro refugio de generación en generación»! (Sal 8 9 ) . Cuando ya parecía que se
había encontrado el camino, de nuevo hay que empezar a caminar en la noche por un sendero nuevo. ¿Sabían ellas hasta
dónde les había de llevar? En todo caso eran conscientes de
que ya no buscaban sólo para sí mismas, sino para un grupo
de personas dispuestas a seguir sus pasos.
—¿Qué piensan hacer las hermanas Porras?
Esta fue la pregunta clave, cuya respuesta supuso una auténtica solución para aquellas pobres novicias perplejas, que de
repente habían visto caer un denso nublado sobre la casa en
que tan pacíficamente habían vivido hasta entonces. La respuesta la dio Dolores; o Pilar, como queramos llamarla:
«—Deseo sepan ustedes que las religiosas se van; pero de
nosotras, las que quieran quedarse estarán bajo la protección del
Sr. Obispo y la dirección del P. Urruela» 15.
No dijo más, y, sin embargo, para la mayoría, su explicación equivalía a un discurso programático. De entre las novi14
M . P I L A S , Apuntes
15
M.
mento.
MARÍA
DEL
para una relación
PILAR,
Relación
I
28.
sobre
el origen
del Instituto.
Frag-
cias —unas veinte en total—- sólo cuatro se decidieron a marchar con las Reparadoras a Sevilla. Partieron con una religiosa
el 14 de octubre de 1876. Días después, el 23 del mismo mes,
salía la segunda, la última expedición.
El relato que la M. Pilar —Dolores— hizo de todos estos
sucesos termina con un párrafo muy mesurado. Con la perspectiva que dan los años, al pensar en el origen del Instituto, volvía los ojos al sufrimiento de aquellos días, a la incertidumbre
de aquellos momentos. Debía de recordar también los posibles
e inevitables fallos humanos, que no pudo menos de presenciar.
Todo eso aparecía en 1899, veintitrés años después del nacimiento del Instituto, envuelto en el misterio de «la sabiduría
y equidad benditísimas de Dios». A esta distancia sólo contaba
la honradez y la sinceridad fundamental de todos los que intervinieron en el drama, muchos de los cuales descansaban ya en
los brazos de la misericordia infinita. Por eso, ni Dolores ni
Rafaela María quisieron jamás entrar en detalles, minimizar una
historia que tenía tanto de sagrada:
«Extrañará, tal vez, que yo no dé razones más detalladas y claras de lo que provocó el rompimiento. [ . . . ] Dejemos a la sabiduría y equidad benditísimas de Dios el misterio de la cosa, porque hay en el fondo de los sucesos razones que Dios sólo puede
penetrar y apreciar en toda justicia. Los señores que nos gobernaban debían defender nuestros derechos y los de la obra que
nos habían aconsejado emprender para gloria de Dios. Las religiosas, los que ellas creyeron también tener, y, cuando esto se
atraviesa, creo yo que hay mucha disculpa en el proceder. Lo
que puedo asegurar con toda verdad es que yo procuro cada día
más con las nuestras y conmigo misma el no tener ninguna
emulación con su Instituto, sino desear para él y para el nuestro,
y en éste procurarlo, que cada cual por separado, como Dios
nuestro Señor los puso, lo sirvan lo mejor que les sea posible
según el género de vida que en sus constituciones y reglas trazó
a cada uno» >6.
Novicia y superiora
A partir del 14 de octubre, puede decirse, quedó formada la
primera comunidad de Esclavas. Todavía no se llamaban así,
ni sospechaban siquiera que iban a llevar ese nombre. Tampoco
podían prever ni imaginar remotamente la serie de lances
—aventuras auténticas— que les quedaba por pasar antes de
16
M . PILAR, Relación
I
33.
ser aprobada su forma de vida por la Iglesia. Mejor así. La ignorancia del porvenir es, a fin de cuentas, uno de los mejores
antídotos contra el cansancio que a la larga puede suponer la
existencia. Y si esa ignorancia es levantada al plano de la confianza y de la fe, el presente y el futuro pueden ser afrontados
con serenidad y alegría.
Eran dieciséis jóvenes las que se reunían aquel día 14 de
octubre en uno de los recibidores de la casa de la calle de San
Roque. Estaban conversando, con mucha animación todas ellas,
con D. José Antonio Ortiz Urruela. Todas menos una eran
novicias; llevaban todavía el hábito de las Reparadoras. El señor
Ortiz Urruela, de acuerdo con el obispo, había empezado a ordenar en regla la vida de aquella comunidad. Lo primero, nombrar superiora. La elección fue fácil: Rafaela María —María del
Sagrado Corazón desde ese momento hasta su muerte—. La
más joven de las hermanas Porras pasaba así a primer plano,
para ocupar un puesto que nunca buscó. Dolores —María del
Pilar— continuó ocupándose de los asuntos económicos de la
comunidad.
Tal como se nos presenta a lo largo de toda su vida, Rafaela
María debió de ser consciente en ese momento de lo costoso
que aquel encargo de la Iglesia le podía resultar. «Encargo de
la Iglesia», sí; todavía no tenían ningún género de aprobación oficial, pero se habían quedado en Córdoba con la bendición del obispo, de la jerarquía de la diócesis. La misión
de Rafaela María iba a ser difícil, entre otras cosas porque a
su hermana le parecía completamente natural intervenir en
asuntos que normalmente eran de competencia de la superiora.
Ya no eran las dos niñas que jugaban en el patio de la casona
de Pedro Abad; la menor tenía veintiséis años y la mayor
treinta. Pero los recuerdos de la juventud estaban aún muy
próximos —fiestas, reuniones familiares, viajes—... En todas
esas imágenes se encontraba una adolescente poco menos que
a la sombra de su hermana mayor. Otros recuerdos aún más
cercanos contribuían a crear la impresión de potencia que
emanaba de la figura de Dolores: sus actuaciones resueltas,
dignas, pero enérgicas, en las pasadas dificultades con las Reparadoras.
Rafaela María era muy humilde y muy sencilla. Era también inteligente, con una capacidad innata de intuición de
los repliegues del corazón humano. Por eso sintió vivamente
el peso de la responsabilidad. Aceptó plenamente consciente
de lo que aquel momento podía suponer. Y aceptó por la
misma razón que era la de toda su vida: para hacer «la obra
más grande» que estaba en sus manos hacer por Dios: entregarse «toda a su santísima voluntad». Estas palabras las dijo
mucho después, pero las venía viviendo desde antiguo.
La superiora de aquella comunidad tenía que ser, al mismo tiempo, maestra de novicias. Todas eran jóvenes sin experiencia. Todas necesitaban aprender a vivir una vida nueva,
a caminar haciendo, al mismo tiempo, un camino. Rafaela
María estaba hecha de buena madera para esa misión: había
aprendido desde muy joven a escuchar, a comprender. Sabía
mantenerse y al mismo tiempo ceder. Sabía —¡qué bien sabia!— exigirse y disculpar. Hasta entonces no había sido una
persona precisamente brillante, pero se había ganado los corazones con su apacible fortaleza, con su amabilidad. «Los
mansos poseerán la tierra»
La bienaventuranza evangélica
era realidad en su caso.
«Mirad vuestra vocación cuál sea. Ved que no hay muchos sabios entre vosotros» (1 Cor 1,26). Se cumplía lo dicho
por San Pablo. Entre las que componían la comunidad había
personas de distintas edades, de diversa procedencia social,
de diferentes caracteres. . Sin embargo, la nota dominante
era la sencillez. Las primeras Esclavas no se jactaron nunca
de haber tenido una formación cultural superior a la ordinaria entre sus contemporáneas. Eran, en su mayoría, jóvenes
bien educadas que manejaban la pluma con mayor o menor
facilidad. Y nada más. Su edad oscilaba entre los diecisiete y
los treinta años, aunque la mayoría andaba por los veinticinco. Como valor comunitario más acusado puede citarse la alegría; cosa natural, por otra parte, si tenemos en cuenta la
media de sus edades 17.
17 He aquí la lista completa de las que formaban la comunidad en ese momento (Curiosamente se reunieron en ella hasta tres grupos de hermanas )
Daremos los nombres de bautismo y los apellidos, pero añadiremos también
los que estas religiosas llevaron en el Instituto
Dolores Porras Ayllón María del Pilar Nacida en Pedro Abad (Córdoba)
Treinta años
Rafaela Porras Ayllón
María del Sagrado Corazón Pedro Abad (Córdoba)
Veintiséis años
Luisa Gracia Malagón María de Jesús Espejo (Córdoba) Veintinueve años
Concepción Gracia Malagón María de San José Espejo (Córdoba). Veinte años
Otoño de 1876.
Podríamos llenar páginas y páginas con la enumeración
de los españoles que, al mismo tiempo que las hermanas Porras emprendían una nueva vida en la calle de San Roque,
recorrían caminos de búsqueda, infinitos caminos para metas
muy diversas, aparentemente contradictorias... Españoles dispuestos a combatir por la verdad, y algunos de ellos decididos
a hacer de la verdad un monopolio. ¡Cuántos hombres, cuántos ideales, cuántas utopías y cuantísimas realidades se entrecruzaban en todas las direcciones por «la piel de toro»! Castdar, Joaquín Costa, Cánovas, Pablo Iglesias, Canalejas, Maura, Alfonso X I I , Menéndez Pelayo, Sarasate, Concepción Arenal, Fernando de Castro, Pérez Galdós, Emilia Pardo Bazán,
el P. Tarín, Juan Valera, el marqués de Comillas, Giner de
los Ríos... Sería inacabable la lista. La primera juventud de
unos y la madurez avanzada de otros eran los extremos entre
los que se movía una generación que vive su plenitud por los
años en que Rafaela María y Dolores Porras comenzaban su
experiencia religiosa.
A partir del año 1875 España atravesaba una etapa de
paz política y de expansión económica. No se habían resuelto
los ya viejos problemas, ni mucho menos. Pero había bellas
apariencias de prosperidad y una ola de bienestar, de seguridad relativa, se había extendido por el país. A su amparo
se desarrollaba una cultura oficial con indudables valores; pero,
entre bastidores, una generación de intelectuales disconformes, marginados, preparaba nuevas armas contra la ideología
Adriana Ibarra Cejas: María de San Ignacio. Puente Genil (Córdoba). Veintiocho años.
Mariana Vacas González: María de la Preciosa Sangre. Montoro (Córdoba).
Veinticinco años.
Concepción Gracia Parejo: María de los Santos Mártires. Córdoba. Veintiocho
años.
Elisa Cobos Delgado: María de San Javier. Córdoba. Veinticinco años.
Carmen Rodríguez Carretero: María de los Dolores. Castro del Río (Córdoba).
Veintisiete años.
Expectación Rodríguez CarrciTo: María de S-mta Gertrudis. Castro del Río
fCórdoba). Veinticinco años.
Pilar Rodríguez Carretero: María de la Paz. Castro del Río (Córdoba) Dieciocho
años.
Elisa Cruz y Morillo: María del Amparo Córdoba. Veinticuatro años.
Isabel Rrquena: María de San Antonio. El Carpió (Córdoba). Veintinueve años.
Teresa Vilaplani: María del Rosario. Antequera (Málaga). Diecisiete años.
Paula (no consta su apellido): María de San Acisclo. Córdoba.
Et-c-rnación Hot: María del Espíritu Santo. La Carlota ÍCóidobal. Veintiún
años.
de la Restauración. Justamente en 1876 había quedado coronada la obra política de ésta. Las Cortes habían aprobado
(30 de junio) una nueva Constitución de la Monarquía, que
en su artículo 11 declaraba: «La religión católica, apostólica,
romana, es la del Estado. La nación se obliga a mantener el
culto y sus ministros. Nadie será molestado en el territorio
español por sus opiniones religiosas ni por el ejercicio de su
respectivo culto...», etc. El Estado español se definía como
católico con una fórmula menos rotunda que la del concordato de 1851. Además de católico, quería ser tolerante; que
no en vano entre 1851 y 1876 habían pasado veinticinco años
más o menos liberales en España.
El primor proyecto de un Instituto
Mientras España estrenaba Constitución, la comunidad de
novicias de la calle de San Roque se vería en la necesidad de
«institucionalizarse», de tomar una forma oficialmente definida.
A principios de noviembre fue a visitarlas el obispo. Lo
era para estas fechas Fr. Ceferino González 18 — D . Alfonso de
Alburquerque había fallecido el 13 de marzo de 1874—.
Fr. Ceferino era capaz de ser imponente, pero también era
afable en otras ocasiones, y en ésta lo fue. Habló con todas
reunidas, habló con cada una en particular. No encontró más
que un sentimiento muy gozoso de fraternidad, y grande, grandísima decisión ele entrega. De las dos hermanas fundadoras
sólo escuchó elogios. En concreto, la Madre superiora tenía
ya para entonces un altar en cada corazón.
Antes de marcharse, el obispo había mantenido con la comunidad reunida un diálogo al parecer intrascendente:
18 Por el
importante papel que juega en esta historia, consignamos aquí
algunos datos biográficos. Nació en Ssn Nicolás de Vílloria (Oviedo) el 28 de
enero de 1831. Entró en la Orden de Predicadores y en 1854 se ordenó de
sacerdote en Manila. En 1866 volvió a España. Renunció al obispado de Astorga
el año 1873 y posteriormente al de Málaga, pero tuvo que aceptar el de Córdoba
en 1874. En 1883 fue promovido arzobispo de Sevilla v al año siguiente
creado cardenal por León X I I I . En 1885 fue trasladado a Toledo, pero regresó
al año siguiente a Sevilla. No mucho después presentó la renuncia a todas sus
dignidades, que le fue aceptada, retirándose a un convento de su Orden en
Madrid, donde falleció el 30 de noviembre de 1894.
«—Y ahora, ¿qué queréis hacer?
—Vivir reunidas y seguir el género de vida que llevamos bajo
la protección de V. E.
.1
— ¿ Y haréis lo que yo quiera?
—Sí, limo. Sr.; obedeceremos en todo a V. E.» 19.
Santo Dios, ¡cuánto se iban a acordar luego, en los meses siguientes, de aquel diálogo! (Tal como se nos ha conservado, recuerda bastante las preguntas y respuestas del antiguo
catecismo...) La M. Pilar, cuando lo comentaba muchos años
después, dice que jamás sospecharon el alcance que el obispo
podía dar a sus palabras: «Como gente joven y sin experiencia de vida religiosa, no calculamos lo que la pregunta del
señor obispo y la respuesta nuestra encerraba; y así, en cierto
modo, S. E. tenía razón para increparnos después...» 20 . Pensaban ellas que lo menos que puede hacer una religiosa es
obedecer al obispo. No habían experimentado todavía que la
única obediencia sin límites es la que debemos a Dios, y a
los hombres que lo representan cuando mantienen sin interferencias la conexión con la central de Dios.
Se fue el obispo y ellas siguieron su vida.
En el mes de diciembre de ese año, el arcediano, que seguía con los ojos puestos en su antiguo proyecto, las ayudó
a tramitar la aprobación como Instituto diocesano. Entre él
y el chantre de la catedral redactaron un informe dirigido al
obispo de la diócesis en el que explicaban el fin religioso que
se pretendía con la fundación. Lo esencial se condensaba en
unos cuantos párrafos.
«Se pretende erigir una congregación de religiosas de votos
simples que profesen la doble vida contemplativa y activa, teniendo la primera por objeto principal la perenne adoración a Jesús
sacramentado expuesto, y siéndolo de la segunda la educación religiosa y social de las nifias y jóvenes que se pongan bajo su dirección, la que será del todo gratuita para las absolutamente pobres.
Y todo sin perjuicio de otras obras de caridad o beneficencia
que, según los tiempos y circunstancias, estime conveniente imponerles su legítimo superior» 21 .
El arcediano no ahorraba palabras al encarecer la importancia de aquella comunidad para el futuro de Córdoba. El
nuevo Instituto podía ser «un poderoso y eficaz auxiliar para
19
20
21
Relación
Relación II 2.
M . PILAR,
Informe
fol.l.
II
1.
el remedio de los gravísimos males religiosos y sociales que
todos deploramos» A pesar de sus frases grandilocuentes, tan
rebuscadas como las de casi todos sus contemporáneos, el informe daba razones verdaderamente válidas
« Si la indiferencia en religión ha de ser combatida, se re
quiere como fundamento la ensenanza practica de la teologal vir
tud de la fe y n~da PVS conducente al obieto que el culto perenne
v publico al augusto sacramento de nuestios altares autor y con
sumadoi de nuestra fe aquilatando el valor y acrecentando la
11 oortanua de este culto el reconocer, como sucede en nuestro
caso, per medio la constante plegaria y por fin, el desagravio de
tantas b'asfemias sacrilegios y profanaciones cometidos en núes
tíos días
Asentada esta única j solidísima base es indispensable ademas
para evitar la perturbación y conseguir la regeneración social, que
las inteligencias los corazones y las voluntades de sus miembios
se mfoimen desairollen y rijan en perfecta confoimidad con los
preceptos v maximas evangélicas todo lo que constituye la edu
cicion cristiana cuya misión a nadie es dado desempeñar con
mas celo, mejor acierto y fruto mas optimo como a los Institutos
religiosos
Siendo estos dos objetivos, la oracion y la ensenanza los que
se propone r^lizn el que se solicita eriyr en esta ciudad, es
evidente [ ] que la divina Providencia nos ofrece en este Insti
tuto un med'o poderoso para procurar no solo el bien espiritual
de la Iglesia, sino tamb en la salvación y regeneración social en
nuesira diócesis» 22
F r Ceferino, el obispo, recibió el informe y dio su aproba
ción al proyecto por un decreto de 3 0 de diciembre de 1 8 7 6 2 3
Días después se llegaba de nuevo a la casa de la calle de San
Roque Parecía muy complacido de aquel ambiente de alegría,
de unión E n medio de la visita se presentó una chica muy
joven, casi adolescente, que le pedía como gran favor la ad
misión a la comunidad L e concedió la gracia el obispo, y la
postulante completó el número de las fundadoras, de las que
formaron el primitivo núcleo del I n s t i t u t o 2 4
E n esta misma ocasión, F r Ceferino habló de la conveniencia de que las más antiguas h'cieran los votos religiosos
La alegría de éstas fue enoime y con ellas se regocijaron las
demás noMcias y todos los amibos de la casa E r a la piimera
Infor le fol 4r 4
En este d»c eto duba a la comunidad al naciente Instituto un larguísimo
nombre < Adondoris del Santísimo Sacramento e Hija- d» María Inmaculada >
l a denomimcion no hiZT fortura
24 Se llamaba Ana Moreno
Cambiaría su nombre por el de Mana de San
Luis Vivió bastantes anos en el I lutüuto y murió en Cádiz en 1921
2
23
gran fiesta de familia. La fijaron para el día 2 de febrero,
fiesta de la Purificación. En una ciudad pequeña como la
Córdoba de aquel tiempo, cualquier suceso menudo se convertía en acontecimiento, y todo lo relativo a aquella casa, a
aquellas novicias, era eminentemente popular; su modo de cantar en la liturgia y de arreglar la capilla, el entusiasmo, la
alegría de su juventud... Además, algunas de las novicias que
habían de hacer los votos pertenecían a familias bien conocidas. Se preparaba, por todo, una gran celebración.
Las seis jóvenes, sin preocuparse por estos preparativos,
habían comenzado también a prepararse por dentro. Eran Rafaela María y Dolores Porras, Luisa y Concepción Gracia y
Malagón, Adriana Ibarra (hermana de D. José María, el antiguo párroco de Pedro Abad y director espiritual de las fundadoras) y Mariana Vacas; esta última había conocido a las
Porras y había sido amiga de Rafaela María desde los siete
años. También ella tenía un hermano sacerdote, profesor del
seminario de Córdoba.
Las seis afortunadas comenzaron a hacer los ejercicios
espirituales. El resto de la comunidad, a preparar la fiesta.
«¡Queremos las reglas de San Ignacio...!»
Estaba la superiora en su pacífico retiro, cuando la llaman
al recibidor. Preguntaba por ella el fiscal eclesiástico, otro
sacerdote preeminente de la diócesis. Venía como amigo, simplemente como amigo. No podía soportar en conciencia que
estuvieran ignorantes de lo que en el Obispado se estaba haciendo sin contar con ellas. El obispo había modificado el
ritual de la ceremonia de votos; pero lo más grave era que
estaba modificando también las reglas.
D. Camilo de Palau se despidió. La pobre superiora quedó
convencida de que se acercaba otra tormenta. Con su hermana
y con D. José Antonio Ortiz Urruela discutió brevemente la
situación y después tanteó a las novicias que debían hacer los
votos.
La reacción fue unánime:
«—¡Queremos las reglas de San Ignacio como las tenemos ahora!
—Y si el obispo no accede a dejarnos íntegras las reglas, ¿qué
haremos?
—Lo que usted quiera, Madre, pero así no hacemos los votos.
—Bien Pues pieparémonos para lo que Dios quiera de nosotras» 25.
Don José Antonio pensó que urgía notificar al provisor de
la diócesis el estado de ánimo de la comunidad. El obispo no
estaba; había salido para hacer la visita pastoral 26 .
El provisor, D Juan Comes, acudió en seguida a la casa
Al enterarse de la actitud serena, pero firmísima, de las novicias, recibió un disgusto más que regular. De todas maneras
quedó en escribir al obispo para ver si éste rectificaba lo que
había decidido.
¡Volverse atrás Fr. Ceferino! Era difícil. Y más estando
lejos; no era posible una explicación detallada, no se podía
añadir a las palabras la humildad de los ademanes, la sinceridad de los ojos, que dejan transparentar el corazón. Y Fr. Ceferino no era de los que cambian de parecer sin palpar materialmente la solidez de los motivos. Los días pasaban en una
espera cada vez menos esperanzadora.
Llegó el día 2 de febrero Y pasó sin pena ni gloria. En
la capilla de la calle de San Roque no hubo ninguna ceremonia ..
El día 5, a media mañana, recibieron una visita muy importante; tanto que iba a provocar toda una serie de incidentes transcendentales y, al mismo tiempo, casi novelescos. Precisando bastante los detalles, Dolores Porras describió así el
hecho:
2
" Cf
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
I
p 41
26 Como podemos ver por lo escrito hasta aquí, en el asunto de la funda
cion del Irstituto se cruzaron las intervenciones de personas tan numerosas
y tan diversas que todo contribuyó a enmarañar las situaciones Por orden de
aparición en nuestra historia nos encontramos con todos estos sacerdotes de la
diócesis Arcediano
D Ricardo Míguez Fue también vicario capitular durante
el tiempo de sede vacante entre el episcopado de D Alfonso de Alburquerque
y Fr Ceferino Penitencial lo, D Manuel Jeiez Fue director espiritual de las
dos hermanas Porras en la temporada que va desde la salida de D José María
Ibarra de Pedro Abad y la llegada de las Reparadoras a Córdoba Fiscal
eclesiástico, D Camilo de Palau Intervino directamente en los últimos acontecimientos que precedieron a la salida de las novicias de Córdoba Provisor
eclesiástico
D Juan Comes Delegado del obispo mientras duró la visita pastoral
que éste hizo a su diócesis en 1877 Por tener la máxima representación de
Fr Ceferino le correspondía la parte más penosa del asunto
No es preciso que nombremos a otros sacerdotes—Ibarra Ortiz Urruela—
de sobra conocidos Insistimos en la idea antes apuntada la multiplicidad de
personas que intervinieron en el hecho explica, en gran parte, las incompren-
siones en cadena y la confusión que alcanzó a tantos hombres de recto criterio
y mejor voluntad.
«El lunes 5 de febrero de 1877, como a las 10,30 de la mañana,
se personaron en nuestro recibidor los Sres. Provisor y Fiscal
eclesiásticos, y, llamando a la comunidad [ . . . ] , tomó la palabra
dicho Sr. Provisor y principió diciendo que el Sr. Obispo estaba
contento con nosotras y que nos protegería; pero que era preciso
aceptáramos ciertas modificaciones (así las llamaba siempre) que
había que hacer en nuestro género de vida. Y entonces comenzó
la lectura de un escrito que llevaba a la mano, que en sustancia
expresaba lo siguiente: que había que variar el hábito; suspender
la exposición del Santísimo, a excepción de los días festivos, y
creo también que de los jueves; poner rejas en los recibidores
y el coro nuestro en la parte baja de la iglesia, cerrándolo a
manera de los de algunas órdenes claustradas; variar el Oficio;
y la regla de San Ignacio, que era la que observábamos con tanto
amor y entusiasmo, mezclada con la de Santo Domingo y creo
que con la de otro santo también [ . . . ] . Ninguna dijo palabra,
pero los semblantes bien hablaban [ . . . ] . Acabó intimándonos para
resolvernos a aceptar o no dichas condiciones, veinticuatro horas
de término.
Volviendo ahora al término de las veinticuatro horas, no era
menester tanto tiempo, pues a las dos o tres horas, por una unanimidad espontánea y alegre en casi todas y animosa en mí, estábamos resueltas a arrostrarlo todo por salvar nuestras reglas y
género de vida...» 27
El obispo, al parecer, había pensado en una fundación de
carácter diocesano, en la que «podría siempre quitar o poner
lo que tuviese por conveniente» 2S; es frase que encontramos
en el relato posterior de una de aquellas novicias. No se entiende por qué, pero es lo cierto que Fr. Ceferino, hombre
innovador en muchos aspectos, mantenía una idea excesivamente tradicionalista de la vida religiosa femenina. Cuando
pensaba en el porvenir de la comunidad de la calle de San
Roque se imaginaba siempre un Instituto cortado según los
moldes de los conventos antiguos —«rejas en los recibidores»,
coro cerrado «a manera de algunas órdenes claustradas»—. Al
mezclar las prescripciones de San Ignacio con las de otros
santos fundadores destruía aquel carácter unitario, perfectamente orgánico, que hacía tan definido un Instituto que apenas estaba empezando a vivir. También quería el obispo recortar, casi suprimir, la exposición del Santísimo. Y aquí ponía peligrosamente el dedo en un punto especialmente sensible
para aquellas jóvenes.
No fue posible la conciliación a un precio tan elevado.
Rafaela María, Dolores, las novicias todas, sabían distinguir
21
M . PILAR, Relación
38
PRECIOSA
SANGRE,
II
12-14 y
Crónicas
I
17.
p.38.
entre obediencia y obediencia. Sus actitudes y sus palabras
manfestaron siempre un difícil equilibrio entre la aceptación
humilde de la autoridad —conexión natural entre el hombre
y Dios— y la respuesta generosa, valiente, a la voz de Dios
mismo; del único que con todo derecho habla e interpela a
sus criaturas más allá de toda mediación humana. «Ellas comprendían que ningún prelado puede obligar a una religiosa [a
que] profese una regla contraria a su vocación» 29. No tuvieron ni el más pequeño escrúpulo de conciencia. Y con razón 30 .
«¿Por qué no nos vamos?»
Avanzaba aquel memorable 5 de febrero que iba a dar
tanto de sí. Es verdad que ya los días eran más largos, que el
sol se ponía cada vez más tarde...; pero ¡qué lento, qué enormemente lento y lleno estaba resultando aquel 5 de febrero!
Las dos hermanas habían llamado a consulta a D. José
Antonio Ortiz Urruela. El dudaba, no sabía qué decir de momento; su situación era muy comprometida, porque en la curia
cordobesa se le señalaba como instigador de aquella actitud
de las novicias, calificada de rebeldía. Por lo pronto decidieron rezar. Y no fue su primer sentimiento la súplica, sino la
alabanza. «Alabad al Señor todas las naciones, proclamadle
todos los pueblos. Porque su amor hacia nosotros es fuerte,
porque el Señor es fiel para siempre»... Rezaron en latín, pero
fue este salmo, el mismo que acostumbraban recitar cada vez
que Dios ponía a prueba su confianza.
Al exterior, Rafaela María y Dolores estaban reaccionando
ante la situación de distinta manera. La más joven, la superiora, sentía en ese momento el peso de su responsabilidad.
Era, además, por temperamento, de las personas que miden
mucho las consecuencias de sus actos y temen lanzarse por los
29
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
I
p.39.
Muy bien escribe Lamberto de Echeverría con ocasión de la canonización
de Santa Rafaela María: «Nos admira ver cómo tanto ella como su hermana
María Dolores [ . . . ] son algo sin aparente voluntad, de lo que pueden disponer
los buenos canónigos de Córdoba a quienes se han confiado [. . ] . Pero resulta
luego que no; una y otra han estado diciendo que bien a todo, hasta que
llega un d>a en que se les quiere imponer algo en lo que nadie manda y hacerles
renunciar al espíritu ignaciano. Y dicen que no. Ellas tan humildes, tan sencillas, nos desconciertan actuando con una energía increíble» (Hoy, en Roma,
canonización
de una española,
art. aparecido en «Ya». 23 de enero de 1977).
30
caminos de lo imprevisible. Se sentía verdaderamente abrumada. Dolores, en cambio, se dedicó a buscar soluciones inmediatas al conflicto. En su mente viva surgió pronto una
idea: salir de Córdoba.
¡Salir de Córdoba! Los que conocemos medianamente el
origen del Instituto de Esclavas nos hemos acostumbrado a
escuchar este episodio, este éxodo pintoresco. Estamos demasiado habituados a oírlo para poder comprender todo lo que
tenía de inaudito. Y, sin embargo, la idea tuvo una extraordinaria aceptación; es más, surgió, al menos, en dos personas
al mismo tiempo.
Dolores se había acercado a D. José Antonio y a su hermana, que discurrían y hablaban sobre la situación, y les dijo:
—¿Por qué no nos vamos?
El se quedó un momento suspenso; pero luego respondió,
como pensándolo para sí:
—Pues mira, no discurres mal, María del Pilar...
Y con Rafaela María empezó a examinar la viabilidad del
proyecto. Podían ir a Andújar, hospedarse en el hospital, esperar allí acontecimientos...
Dolores salió un momento del recibidor y se encontró con
una de las novicias, que bajaba a dar su idea:
«—Mire usted, arriba, en el recreo, estábamos diciendo que por
qué no nos vamos, y así evitamos el peligro de que nos manden
a nuestras casas...
—... Estamos resueltas a todo con tal de salvar nuestra vocación, y me envían para que se lo diga»
Sorprendente unanimidad en un proyecto tan fuera de lo
común. «Me dijeron a mí después —escribía más tarde Dolores— que en esta espontaneidad se veía claramente que Dios
nuestro Señor por sí mismo dirigía el negocio» 32. Desde luego,
Fr. Ceferino no andaba muy acertado cuando incluyó entre las
modificaciones hechas al tenor de vida de las novicias la existencia de rejas, de estrecha clausura...
Entre las dos hermanas y D. José Antonio ultimaron los
detalles del plan. La superiora, con casi todas las novicias, partiría hacia Andújar esa misma noche. El sacerdote saldría en
31
Cf.
M.
I p.43.
32 Relación
MARÍA
DEL
I I 19.
PILAR,
Relación
II
21-23,
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
idéntica dirección al día siguiente; pero, sin detenerse apenas
en Andújar, continuaría viaje hasta Madrid. Allí se establecería la comunidad una vez obtenida del cardenal-arzobispo
de Toledo (cardenal Moreno, gran amigo del Sr. Ortiz Urruela) la oportuna licencia. Dolores permanecería en Córdoba; era
preciso dar cuenta a las autoridades y a las familias de lo ocurrido. Con ella, con Dolores, quedaría alguna para hacerle compañía en momentos tan difíciles como los que se esperaban.
Distribuidos los papeles que a cada uno corresponderían
en el drama, se empezaron a toda prisa los preparativos del
viaje. Como no quisieron advertir a nadie del proyecto, las
dificultades prácticas aumentaban. Tenían que vestirse de seglar, por supuesto; y habían de hacerlo con un vestuario muy
limitado. Era preciso empaquetar los objetos indispensables
para pasar unos días —¿cuántos, Dios mío?—• viviendo de la
mejor manera posible en el hospital de Andújar.
Una de las protagonistas escribió que, tal como quedaban
disfrazadas, no había peligro de que fuesen conocidas ni de
sus propias madres. Aquello resultaba casi divertido para la
mayoría de las novicias. Dolores cuenta que algunas de ellas
«estaban tan ocurrentes y graciosas, que no se paraba de reír»
«¡Yo no tengo pretensiones de fundadora!»
Aquel buen humor, sin embargo, pudo resultar un verdadero fastidio para los que cargaban con la responsabilidad
de la decisión.
«—¿Quien me ha metido a mí en estos laberintos? ¡Yo no
tengo pretensiones de fundadora!—exclamó Rafaela María.
—Y yo tampoco; pero ¿qué le vamos a hacer, si Dios nuestro
Señor nos ha metido en estos trotes?—repuso Dolores» 34 .
Ninguna de las dos se creían fundadoras. Pero las dos
estaban dispuestas a seguir adelante. En esto coincidían, aunque para una de ellas resultara especialmente costoso andar por
lo que las dos calificaron de «laberintos» y «trotes»...
Después de las diez de la noche se abrió el portón número 2 de la calle de San Roque y salieron catorce jóvenes. Las
33
M.
MARÍA
DEL P I L A R ,
Relación
II
34.
34
M.
MARÍA
DEL
Relación
II
28.
PILAR,
escoltaba un buen hombre, un amigo de la casa que se prestó
a ello. Era todavía pleno invierno y las viajeras tendrían que
arrebujarse en sus improvisadas ropas al recibir en la cara el
aire frío de la noche.
Curiosa caravana la que formaban. ¿Recordaban ellas las
posibles ocupaciones de sus familias a esa hora? La mayoría
procedían de ambientes acomodados. Jamás les había pasado
por la imaginación un viaje tan poco sometido a convencionalismos. En esos momentos sus familiares estarían reunidos
alrededor de la chimenea rezando el rosario, leyendo el «Año
cristiano», recordando tal vez episodios de la última revolución... Si ellas habían salido alguna vez después de la puesta
del sol, sin duda habría sido en coche de caballos y prudentemente guardadas por severas señoras de compañía.
Ahora iban a pie y era noche cerrada.
La comitiva enfiló las estrechas calles, mal alumbradas en
aquel tiempo por los primeros faroles de gas. Para aquel grupo
de mujeres no contaba la hora intempestiva, ni el frío del
invierno ni las costumbres inveteradas de sus familias. Iban
a salvar su vocación. Querían responder a la voz que les había llamado. Y esto a pesar de las dificultades, pasando por
encima de toda la rígida normativa que por entonces regulaba
los movimientos y las actitudes de cierta clase social.
Avanzaban de prisa, en pequeños grupos. En el último, la
superiora y alguna más. Tal vez Rafaela María volvió la cabeza para ver la ciudad casi a oscuras. ¡Qué silencio y qué
frío el de aquella noche de febrero! ¡Qué lento estaba resultando el invierno, cuánto tardaba en llegar la primavera!
Si tan siquiera hubiera ella previsto todo lo hermoso que
iba a ser el abril de ese año 1877...
Llegaron a la estación y subieron al tren. Momentos después rodaban hacia Andújar, mal acomodadas en un pésimo
vagón de tercera.
Por más que lo intentaron, no lograron pasar inadvertidas
a sus compañeros de viaje. No se emprendían con la misma
facilidad de ahora excursiones en aquel tiempo. Catorce jóvenes y con pinta estrafalaria componían, la verdad, un espectáculo no despreciable. Según contó después Dolores, llevaban
«las fachas más raras que darse puede: por los vestidos desproporcionados y por algunas prendas de tantos colores, que
en conjunto hacían a algunas de ellas tan ridiculas, que sólo
Dios les pudo dar aquella despreocupación» is . Los viajeros,
gente de poca educación en su mayoría, se divirtieron de lo
lindo a costa de ellas.
De todas formas, el trayecto Córdoba-Andújar se acabó
a las cuatro de la madrugada. La comitiva se encaminó hacia
el hospital, atravesando las calles desiertas, oscuras todavía
como boca'de lobo. El establecimiento estaba cerrado, y a la
puerta, unas veces de pie y otras apoyadas en escalones o en
el bordillo de la calle, esperaron el amanecer. El cansancio
había hecho enmudecer incluso a las más bromistas de ¡a
víspera.
Cuando al fin les abrieron la puerta del hospital, el farolillo del portero iluminó un conjunto de rostros dominados por
el sueño. «¿Qué es esto? ¿Se ha despoblado un convento?» 26 .
Sí, se había despoblado. (Casi despoblado. En Córdoba
quedaban aún cuatro Hermanas, y Rafaela María las tenía también clavadas en el corazón.) La Madre se adelantó con humilde
dignidad. Momentos después, la superiora del establecimiento,
al ver la carta de D. José Antonio que las expedicionarias le
entregaron, las hizo pasar.
Era un pobre hospital de pueblo, un alojamiento poco
indicado para fomentar el optimismo. Pero necesitaban descansar. Asistieron a la misa en la capilla de las religiosas, y
luego, rendidas, se durmieron echadas en colchones sobre el
suelo de una sola y destartalada habitación.
La noche también había sido de marras en Córdoba. Cuando Dolores vio salir a su hermana, que cerraba la caravana
de viajeras, echó los cerrojos del portón y se fue a la capilla.
No tenía ánimos para acostarse pensando en las que se iban,
recordando a su hermana «con la cara tan pálida y transida
de pena, que representaba, tanto en esto como en su silencio,
a la Virgen del Mayor Dolor» 37. Y luego pensaba en lo inmediato: en las papeletas que al día siguiente se le iban a presentar.
Las familias... ¿Cómo reaccionarían las familias? ¿Y el
35
M . PILAR, Relación
36
M.
37
M . PILAR, Relación
PRECIOSA
II
SANGRE,
II
33.
Crónicas
34.
I
p.55.
provisor? ¿Cómo conseguiría darle a entender que no querían
rebelarse contra el obispo, pero que tenían que escuchar, antes que nada, la voz de su conciencia? Le iban a preguntar
por D. José Antonio Ortiz Urruela; le echarían a él las culpas
de todo lo sucedido, y no llevaban razón. La salida de Córdoba
había sido idea suya, de Dolores —«¿Por qué no nos vamos,
Padre?»— y de las novicias —«estábamos diciendo arriba, en
el recreo, que por qué no nos vamos...»—. Dirían aquellos señores que habían huido, y tampoco era exacto: habían usado
del «derecho que tienen todos los españoles a viajar por el
país y por el extranjero» 38 . Claro, todo español mayor de
edad..., y en el grupo de viajeras había varias que no lo eran.
Por esto resultaba fundamental y decisiva la reacción de los
padres y familiares.
Noches de insomnio y días muy movidos
en Córdoba y Andújar
Noche larga, de insomnio, en Córdoba.
¡Y, con todo, qué corta! Había llegado la mañana, y con
ella empezaban a enterarse los cordobeses amigos de la casa
de la extraordinaria decisión de la comunidad.
Muy temprano, D. José Antonio se había acercado a la
portería y había tenido un brevísimo diálogo con Dolores:
«—¿Se fueron?
—Sí, Padre.
—¿Iban contentas?
—Sí, Padre, muy contentas.
—Gracias a Dios» 39.
El capellán celebró la eucaristía y consumió las sagradas
formas. Al salir de la capilla, Dolores envió una carta al provisor notificándole lo ocurrido. No hizo falta llegar a su casa;
el mensajero se lo encontró en el camino de la calle de San
Roque; ya había pasado el plazo de veinticuatro horas que se
dio a las novicias para pensar en las modificaciones propuestas
38 La frase figura en la respuesta escrita que Dolores envió al provisor cuando éste la intimó a declarar el nombre y el domicilio de las familias de las
viajeras;
39
c f . PRECIOSA SANGRE, Crónicas
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
I
p.61.
I
p.70.
por el obispo y venía para intimar el acatamiento a las disposiciones episcopales. Le acompañaba el fiscal eclesiástico.
Dolores se presentó en el recibidor inmediatamente, del
todo resuelta a mantener el diálogo que había estado ensayando mentalmente toda la noche.
«—¿Adonde ha ido la comunidad?
—Eso no lo digo».
Al pobre provisor le había tocado una papeleta poco airosa, y ante la calma de aquella joven es natural que se le alteraran un poco los nervios. A nosotros nos es concedido lo
que no se concedió a ellos: disfrutar con los detalles cómicos
de la escena. No faltaron, la verdad.
Dolores llevaba el hábito —no se lo había quitado aquella
noche—; iba vestida todavía como si nada extraordinario hubiera ocurrido en la casa. El provisor la increpó:
«—¿Para qué tiene usted puesto un hábito religioso que es
usted indigna de vestir?
—Porque no he tenido todavía tiempo de rebuscar si queda
alguna ropa de seglar para ponérmela.
—¿Dónde está el Sr. Urruela?
—No lo se»
Mientras mantenía esta conversación, los recibidores de
la casa se habían llenado de gente. Ya estaban allí las familias.
Cuando se enteraban del hecho, se ponían de parte de sus
hijas. Había también algunos sacerdotes amigos de la casa.
Fue notablemente destacada la actuación de algunos familiares. Ramón Porras, por ejemplo. Había pasado ya la época
de disgustos con sus hermanas y ahora las apoyaba plenamente. También D. a Angustias Malagón, madre de dos novicias, se hubiera merecido «carta de hermandad» si la comunidad hubiera podido concederla a alguien. Ella era una de
las pocas personas previamente enteradas de la marcha, y en
esos momentos estaba haciendo un gran papel levantando la
moral de todos.
El provisor continuaba estrechando con sus interrogatorios
a Dolores y a las otras novicias. En las primeras horas de la
tarde apareció también el gobernador civil preguntando por
las que se habían ido. Era lógico que la casa se viese pronto
"
¡Vi. PILAR,
Rcuinrin TI
44 45
' '
rodeada de curiosos que, viendo abiertas las puertas —así había sido ordenado por la doble autoridad civil y eclesiástica—,
entraban en el zagúan, en el patio, en los recibidores...
En medio de aquel alboroto, Dolores creyó no poder resistir más. Pero aún mantuvo la mente despierta para responder con viveza a tantas preguntas insinuantes. El gobernador,
al no conseguir que se le manifestara el paradero de las viajeras, trató de hacer averiguaciones por otro medio. Nada más
fácil, desde luego. En la estación fue pronto informado de
que la noche anterior habían sido expedidos catorce billetes de
tercera clase para Andújar. Un telegrama a aquel alcalde llevó
rápidamente el aviso de detención de las jóvenes.
Como el que da una gran noticia, el gobernador comunicó
a Dolores el paso que había dado. Pero quedó sorprendido ante
la rapidez de la respuesta de ella:
«—¿Que están detenidas? ¿Y con qué derecho hacen ustedes tal cosa?»
Esto lo contó la misma Dolores más tarde. Y añadía:
«Después me dijeron que estuve inspirada para la increpación que le hice. Yo no conocí en él más que una expresión
muy grande de sorpresa y que marchó precipitadamente afuera
por unos momentos» 41 .
En Andújar las cosas seguían su marcha normal. Las novicias, ya descansadas, habían recuperado su humor. La superiora se mantenía serena y había empezado a poner en orden
la vida de la comunidad. Uno de sus primeros acuerdos fue
acostarse aquella noche muy temprano para compensar el cansancio de la víspera. Y así, se acomodó cada una en su rincón
de la sala del hospital, y todas durmieron beatíficamente, sin
sospechar que antes de acabarse el día iban a tener visita.
A las diez de la noche se presentó un agente de la autoridad preguntando por «catorce jóvenes que se habían fugado
y que traían contrabando» 42. Llegaba un poco tarde. Dolores,
al referir años después el suceso, añade: «Las inocentes, que
no habían dormido la noche anterior, estaban ya recogidas y
en siete sueños» 43. La superiora del hospital no permitió que
41
M . PILAR, Relación
II
77.
M.
II
93
Parece increíble que el alcalde de Andújar creyese tal cosa. Pero la
alusión expresa al contrabando ?patece en la carta de Rafaela María a su
hermana fechada el día 7 de febrero, o sea al día siguiente.
42
43
PILAR.
Relación
1
se las despertara. Ya cuidaría ella —así lo prometió— de que
no salieran para nada de casa. Para mayor seguridad los representantes de la autoridad dejaron guardias a la puerta del
establecimiento.
A las doce de la noche, Rafaela María se levantó para
hacer en la capilla del hospital un rato de oración. Y ella, o la
novicia que la acompañaba, vio a los guardias que vigilaban
la entrada. El detalle no le pasó inadvertido.
De nuevo pensaría en su hermana. ¿Cómo se habría desarrollado la jornada en Córdoba? Al amanecer, una de las
primeras cosas que hizo fue escribir a Dolores. Por mucho que
pesara sobre ella aquella situación, era responsable de todas,
y su misión era animar: «Animo; yo me figuro que estará
usted arrestada. No importa; Dios sobre todo, y escriba»" 4
Después recibió la visita aplazada la noche anterior por la superiora del hospital. Nada menos que una comisión de diez o
doce personas.
¡Vaya chasco, si es que todavía esperaban dar con una
partida de contrabandistas! La comisión quedó bien impresionada del aspecto de las novicias. «Desde que las vieron tan
jóvenes y de buen exterior, se interesaron por la comunidad» 43
Especialmente quedaron admirados de la serena dignidad de
aquella superiora de veintiséis años. Preguntaron su nombre.
¿Rafaela Porras? El alcalde reconoció el apellido y se cercioró
inmediatamente de que la joven que tenía delante pertenecía a
una familia respetable; era hermana de Ramón Porras, del
cual había sido compañero de estudios.
Terminó bien la visita. Resultado: desde ese momento la
superiora y la comunidad podían campar por sus respetos con
entera libertad.
Dolores había acabado —¡al fin!-— los interrogatorios de
aquel día 6 de febrero. Su heimano Ramón y el arcediano
—aquel D. Ricardo Míguez que las tenía en tan gran estima—
habían decidido poner un aviso en el periódico local para dar
a la opinión pública la versión oficial del suceso. El día 7 apareció, efectivamente, una nota que decía: « T R A S L A C I Ó N - En vis
ta de algunas dificultades que han surgido al planteat las modi" t jri i ck 7 tk í e b i u o de 1S77
M PTLW RíUcinn TI
U
<
ficaciones que a juicio del ilustre prelado de esta diócesis requerían las Constituciones definitivas que debían servir para
el régimen y gobierno de la Congregación diocesana de Adoratrices-Reparatrices de esta ciudad, compuesta en el día de
señoritas novicias, éstas, acatando y respetando la opinión del
Excmo. e limo. Sr. Obispo, se han trasladado a la casa-hospicio y hospital de Andújar, en donde, hospedadas por las Hermanas de la Caridad de dicho establecimiento, aguardan la
resolución del expediente incoado al efecto» 4Ó.
Los familiares de novicias que residían en pueblos de la
provincia se enteraron por el periódico. Fueron a Andújar,
encontraron tan felices a sus hijas y se volvieron satisfechos.
Jamás, como en este caso, unos padres cooperaron con tal entusiasmo a la realización de la vocación religiosa de sus hijas. Contribuía mucho a ello ver el extraordinario convencimiento, la fuerza persuasiva de aquellas novicias. Su alegría.
Su felicidad en medio de unas circunstancias tan poco normales.
Dolores seguía en Córdoba y recibía a las familias a su
vuelta de Andújar. Llegaban transfigurados: todo el que veía
a la comunidad se convertía en un amigo. El portero de la
calle de San Roque, que por esos días acompañó a una postulante que iba a reunirse con las novicias, al regresar comentaba: «Para quitarse toda la pena, ir allí»; lo decía a Dolores, que todavía estaba preocupada por la suerte de la comunidad 47. «Hay en Andújar una especie de entusiasmo—escribía D. Antonio Ortiz—. Como todos se han ido edificados
de ellas, el interés ha crecido en su favor, especialmente de la
superiora; es cosa que casi quieren tocar reliquias a ella» 48 .
Eran «queridas de todo el pueblo», dice más sencillamente
la autora de las Crónicas49, que parece traducir un párrafo de
los Hechos de los Apóstoles (4,3) relativo a la primitiva comunidad cristiana: «... Todos los fieles gozaban de gran simpatía».
No habían acabado, desde luego, las dificultades. Aunque
en un principio pensaron detenerse el menor tiempo posible
46
47
48
w
La nota está recogida en PRECIOSA SANGRE, Crónicas
M . PILAR, Relación
II
92.
Carta a Dolores Porras, 1." de lebrero de 1877.
PurcrosA
SANGRE, Crónicas
I
p.101.
1 76.
en Andújar y seguir para Madrid, ¿y si se establecieran en
esta ciudad definitivamente? El Ayuntamiento les ofrecía el
antiguo convento de San Juan de Dios; viejo, necesitado de
reformas, pero gratis. Por otra parte, D. José Antonio había
legalizado la situación de la comunidad sincerándose el mismo día 7 con la diócesis de Jaén. El obispo estaba ausente,
pero el provisor había resultado más fácil de convencer que
su colega de Córdoba.
A pesar de la situación de transitoriedad, las novicias hacían, en lo posible, su vida ordinaria. Es para admirar a cualquiera la capacidad que tenían para aprovechar el tiempo en
toda ocasión. Muchas llevaban solamente meses de vida religiosa, pero parecía que ya era para ellas una segunda naturaleza. Sin casa propia, sin un techo fijo, en seguida se adaptaban al horario y a la distribución del trabajo. Jamás omitieron su oración personal y el rezo comunitario del Oficio. Aunque no era la suya, propiamente, una vocación hospitalaria,
mientras permanecieron en el hospital ayudaron en todo lo posible a las Hermanas de la Caridad.
En una carta de esos días, D. José Antonio comunicaba
así sus impresiones sobre la comunidad, y, más en concreto,
sobre Rafaela María:
«Esto marcha bien; las religiosas son cada días más estimadas
en la población, la cual tiene grande empeño en que se queden
aquí. Particularmente la vista y trato de tu hermana tiene encantados y entusiasmados a los que la ven y tratan. Ayer me decía
el síndico del Ayuntamiento: '¿De dónde han sacado ustedes una
superiora como ésta?' Lo mismo sucede, más o menos, con todas
las otras. Todas se están conduciendo admirablemente»50.
«Esto marcha bien», había escrito D. Antonio a Dolores.
Poco tiempo duró tal bienandanza. De la diócesis de Córdoba
salieron informes desfavorables camino de Jaén, y el obispo
de ésta entró a formar parte del grupo de los que no comprendían a la comunidad, y menos a D. José Antonio. Las
Hijas de la Caridad recibieron también la orden de despedir
a las jóvenes. ¡Qué mandato tan duro, tan difícil de cumplir!
La superiora del hospital transmitió la noticia a Rafaela María.
Otro traslado: ahora a una casa frente al hospital. Se la
prestaron de balde.
so
Carta a Dolores Porras. 16 de febrero de 1877.
El día 19 de febrero, D. Antonio comunicó la novedad
a Dolores: «Esta tarde se me ha presentado el arcipreste de
esta ciudad, mostrándome una carta del secretario del obispo
de Jaén en la cual le dice que el Sr. obispo de Córdoba ha
informado a aquel prelado de que las Reparatrices se fugaron
de su diócesis. Del contexto de la carta deduzco que el señor
obispo de Jaén, por no disgustar al de Córdoba, no permitiría que se establezcan aquí, y de consiguiente, juzgando inútil
la molestia de ir allá, esta misma noche pienso marcharme a
Madrid [ . . . ] Sólo lo sabe tu hermana, a quien me ha parecido oportuno decírselo. Gracias a Dios, ya tienen casa, que
se la dan gratuita, y es la que está frente a este hospital [ . . . ]
El secretario del obispo dice que, estando ustedes como particulares, no hay nada que decir...»
No se atrevió a decir por carta lo peor de todo, lo más
doloroso: el obispo de Jaén, como antes el de Córdoba, le
prohibía ejercer el ministerio sacerdotal en la diócesis. Se lo
dijo, eso sí, a Rafaela María. En secreto y prohibiéndole que
lo comunicara.
Y así estaba la pobre superiora, pasada de pena. Los días
los ocupaba trabajando y animando a todas. Las noches...
«—Hermana, ¿duerme usted?
—No, Madre.
—Pues vamonos a la capilla. Rece, rece mucho...» 51 .
¡Dios mío! ¿Cuándo llegaría el momento de verse todas reunidas, viviendo en paz, en una casa sencilla, pero que
pudiera llamarse «su» casa?
En Córdoba, los días y las noches eran también muy ajetreados. Recoger la casa, atender a las continuas visitas, concillarse la amistad del mayor número de personas... Con Dolores habían permanecido dos novicias y una postulante; esta
última era menor de edad y esperaba el consentimiento de sus
padres para marchar a Andújar.
El día 7 de febrero habían tenido un respiro. El provisor
había reunido a las madres de las novicias para que le ayudaran en el empeño de hacer volver a éstas. Doña Angustias,
51
Cf.
PRFCIOSA
SANGRF,
Crónicas
I
p.105.
siempre en grande amistad con las fundadoras y en calidad
de madre ella misma de dos novicias, hizo todo lo posible
para que las familias no se pusieran del lado de la curia diocesana. Para esto buscó la colaboración de otra señora entusiasta de la comunidad y madre de la novicia María de los
Santos Mártires.
La reunión fue un fracaso para el provisor, porque esta
última señora lo dejó sin palabras a las primeras de cambio:
« . . . A mí me parece que, al no reclamarlas sus madres, que
era a quienes competía, claro es que seríamos contentas de
su determinación. Y yo por mi parte puedo decir a usted que
desde que entró mi hija en religión la autoricé para cuanto
tuviera que hacer en su nueva vida» 52.
El pobre provisor las despidió a toda prisa. Por ese lado
no había nada que hacer.
Como su hermana, también Dolores oraba, oraba insistentemente. Y sólo esta oración lograba mantenerla en una serenidad de ánimo tan rudamente puesta a prueba.
La H. María del Buen Consejo era una de sus acompañantes; como Dolores diría después, fue para ella en verdad un
«ángel de buen consejo» que le ayudó a superar los peores
momentos. Y , sin embargo, le dio, sin querer, un disgusto
formidable. En una de aquellas noches de insomnio, Dolores
llamó en voz baja a su compañera. No contestó. Llamó más
fuerte. Silencio. Dolores saltó de la cama y se acercó a la del
«Angel del Buen Consejo»; le puso la mano en la frente y la
encontró como muerta.
¡Qué tremenda angustia! ¿Sería posible que el Señor permitiera también la muerte repentina, misteriosa, de una de
las novicias? No es difícil comprender los horrores de aquella
noche.
Afortunadamente, María del Buen Consejo volvió en sí y
pudo explicar que ya en otras ocasiones había padecido un accidente semejante. Pero treinta años después, Dolores no había olvidado los detalles del episodio, y los describía con su
estilo sabroso y pintoresco. Mientras la otra novicia buscaba
52 M. MARÍA DEL PJJAR, Relación I I 88. Todas las relaciones sobre el origen
del instituto recogen esta atinada respuesta (M Preciosa Sangre. M. Mártires,
M María del Amparo, etc )
al médico y al confesor, quedó al lado de la enferma: «Ella
como muerta y yo como quien muere también, pasaríamos un
cuarto de hora aproximadamente, hasta que observé que, entreabriendo los labios y dando un suspiro casi imperceptible,
y con él a mí esperanza de que pudiera recibir los Santos Sacramentos y algo más [ . . . ] . Pues, animándose mucho, comencé a acariciarla y a llamarla de quedito. Entonces, abriendo
los ojos (para mí, en aquel caso, como dos soles) y sonriéndose, me indicó con ellos que me tranquilizara; y, a poco, ya
me dirigió frases, que no sé como no me trastornaron de alegría» 53.
Se restableció en pocos días María del Buen Consejo. No
fue más que un tremendo susto. Pero ¡cuánto sobresalto para
Dolores!
¡Qué enorme carga de sufrimiento costó el establecimiento
del Instituto a aquellas dos hermanas que jamás habían pensado en ser fundadoras!
Uno de aquellos días de febrero, Dolores había hecho una
pequeña escapada a Andújar acompañada de D. a Angustias.
Ahora, al recibir la carta de D. Antonio y otra de su hermana
en la que un poco vagamente le decían que no faltaban dificultades, temió que le ocultaran algo más. Habló con Ramón,
y él se ofreció a acompañarla a Andújar.
Al verlos, Rafaela María les confió su mayor pena: la suspensión a divinis de D. Antonio. Ramón propuso ir inmediatamente a Jaén para hablar con el obispo. Fueron efectivamente. Algo impresionable debía de ser el prelado, porque
cambió por completo su actitud y puso incluso un telegrama
a D. Antonio rogándole que volviera.
La visita a Jaén había sido rapidísima. De vuelta a Andújar se encontraron una carta del Sr. Ortiz en la que les daba
inmejorables noticias de sus gestiones cerca del obispo de Ciudad Real, Mons. Victoriano Guisasola. De momento parecía
que de todas partes soplaban vientos favorables, y, aprovechándolos, la comunidad reunida respiró a pleno pulmón.
Aquella casona destartalada frente al hospital les parecía la
antesala del paraíso.
13
M. PIIAR, Relación
I I 135
«Aunque el Padre se muera, seguiremos adelante»
El 26 de febrero se rompía la tregua. Unas letras de D. Antonio: «He recibido vuestras cartas, a las que no puedo contestar detenidamente porque hace tres días que estoy enfermo. No es cosa de cuidado, gracias a Dios...» Aquella caligrafía, siempre enérgica, revelaba esta vez una debilidad poco
normal. Las dos fundadoras decidieron ir a Madrid para ver
qué le ocurría al sacerdote. No fueron solas. ¿No estaba Ramón siempre dispuesto a ayudarlas? Tampoco faltó esta vez:
allá fue a Madrid él también.
La enfermedad de D. Antonio, tal como temieron desde el
principio, era seria. En el mejor de los casos, tardaría bastante
en restablecerse. Las dos hermanas decidieron separarse de
nuevo. La superiora volvió de nuevo a Andújar para atender
a las novicias. La acompañaba Ramón, que también tenía obligaciones urgentes: aparte de sus negocios, tres niños pequeños
sin madre. Dolores quedó en Madrid. Esta vez su compañera
fue una señora piadosa que conocían hacía tiempo por ser dirigida de D. José Antonio Ortiz Urruela.
Todas las esperanzas parecían de nuevo pender de un hilo:
el que unía aquel hombre, cada vez más enfermo, con la vida
que se le iba... Los días pasaban lentos en Madrid y en Andújar. Dolores, junto a D. José Antonio, viéndole desmoronarse progresivamente. Rafaela María, en Andújar, se ahorraba
este disgusto, pero tenía uno mucho mayor: el de no ver, el
de no saber lo que ocurría, lo que vendría después, las consecuencias de tantos pasos andados en la oscuridad... En esos
días escribió cartas en las que derrama la angustia de su cotazón; pero más todavía su heroica confianza: «Aunque no
espero tampoco hoy carta de ustedes, escribo yo para que no
tengan el disgusto que yo tengo, y gracias a Dios que me lo
suaviza la confianza que tengo en El, y la tranquilidad de espíritu, y la gracia y fortaleza que me da. Sea bendito por tocio» 54.
Que mantenía una gran «tranquilidad de espíritu» y una
«gran fortaleza» era cierto. Tanto que las novicias no podían
sospechar que estaba al borde de su resistencia. En cierta oca5
' Cana a la M. P i l u . 8 de mar/o de 1877,
sion, hablando con una de ellas, quiso tantearla para ver hasta
dónde llegaba su decisión de seguir adelante. No le habló claramente de la posible muerte o incapacidad de D. Antonio
pero la novicia captó rápidamente la sugerencia: «Pues, Madre— contestó—, a esta idea es menester acostumbrarnos y
estar contentas con lo que Dios quiera. Aunque el Padre se
muera, seguiremos adelante...» 55 .
Sin duda, tanta fidelidad a la vocación, una fe tan ciega
en las fundadoras, tenía que conmover a éstas. Pero también
las obligaba a mucho, y Rafaela María debió de sentir un estiemecimiento al escuchar las anteriores palabras. ¿Podría ella,
que sentía tan hondamente su debilidad, seguir caminando, caminando siempre por caminos que parecían perderse en la noche? ¡Qué duro ser guía de un sendero desconocido!...
Por estos días escribía:
«Fuerzas y su gracia necesitamos, yo particularmente, que soy
tan débil, para no sucumbir en el estado tan difícil en que me
hallo, particularmente algunos ratos.
No se disguste usted, que el Señor nos ayuda, pero yo no
puedo más. Conozco que esta palabra demuestra cobardía, pero
¡qué he de hacer! No tengo fuerzas para más. El Señor me
perdone, que yo no quisiera que esto me sucediera, ni dejar la
empresa, si es obra suya; yo ruego de día y de noche por que,
si es el enemigo, no saque partido.
La carta de usted, de hoy, me convence, una vez más, que el
Padre se encuentra en un estado muy dudoso y oscuro, j Cuánto
estaiá usted sufriendo! Por Dios, no se ponga mala. Dios es
nuestro Padre, y, aunque digo antes esto, no dejo de estar conforme » v
Escribía la anterior carta a su hermana el día 17 de marzo.
Sí que era «oscuro y dudoso» el estado de D. Antonio: le
faltaban sólo dos días para morir.
La muerte de D. José Antonio aquel memorable día de
San José de 1877 fue la última gran prueba antes de realizarse
la fundación del Instituto de Esclavas. Años más tarde, una
de las novicias de entonces decía que, después de esta muerte,
la comunidad se encontró sin ningún apoyo humano, «sólo en
°5 Cf PRECIOSA SANGRE, Crónicas I p.192
r'6 Carta a la M
Pilar, 17 de marzo de 1877
los brazos de la Providencia» 57 . Pero la Providencia estaba
para ellas encarnada en las dos hermanas fundadoras:
«Donde ustedes vayan, vamos nosotras. Ninguna queremos separarnos, sino vivir con ustedes, abrazando la vida que vayarl
a seguir» 58.
¡Qué fuerte sentido de grupo, qué intuición más profunda
de comunidad en unas jóvenes que acaban de emprender juntas el camino! Todas unidas en torno a las fundadoras y sólo
en brazos de la Providencia. Y la Providencia sigue guiándolas a pesar de la muerte de D. José Antonio. Antes de morir,
éste las recomienda al jesuita Joaquín Cotanilla, que las animará en las últimas dificultades antes de realizarse definitivamente la fundación.
Desaparecía de la escena D. José Antonio, el hombre que
las fundadoras habían creído no sólo providencial, sino incluso
insustituible. Tuvo una muerte dolorosa, pero llena de humilde grandeza. Se iba en plena madurez, después de recorrer un
camino bastante accidentado: en su haber contaba muchos éxitos y algunos fracasos, como todos los hombres. Para la mayoría de sus contemporáneos tuvo cualidades poco comunes.
Era, tal vez, una persona excesiva en todo; su temperamento
le ocasionó frecuentes dificultades.
Fue el segundo gran director de las dos hermanas Porras
—el primero había sido José María Ibarra—. Pero no fue
sólo, como Ibarra, un guía espiritual, sino un consejero, un
animador del proyecto de fundación. Ante él, el sencillo párroco de Pedro Abad se había eclipsado voluntariamente
—¡qué gran hombre José María Ibarra!—, pero Rafaela María y Dolores no olvidarían nunca sus enseñanzas y, sobre
todo, su actitud ante la vida: modesta, sabiamente modesta,
moderada; humana y sobrenatural al mismo tiempo. En un
imaginario Congreso de Prudencia, don José María podría haberse sentado a la mesa presidencial entre los más discretos.
Don Antonio, tal vez, no hubiera asistido siquiera a ese Congreso, dedicado como estaría a otros muchos asuntos en los
que se debatieran grandes cuestiones: justicia, derechos hu57 MARÍA DE IOS SANTOS MÁRTIRFS, Apuntes
sobre la fundación
de la casa
de Madrid p . l .
58 Relación
anónima
La idea se encuentra en las demás relaciones sobre el
origen del Instituto
manos, temas del concilio, nuevos caminos de vida religiosa...
Y no se puede poner en duda que de todos esos asuntos se
ocupó durante su vida con singular competencia. Es admirable, desde luego, que un hombre de su categoría intelectual
tuviera, al mismo tiempo, un sentido tan hondo de lo que valen las personas concretas por ignorantes que sean. Fue un
director espiritual cotizadísimo de todo tipo de gentes.
Don José Antonio dio la talla de su verdadera grandeza al
encajar los últimos golpes de su vida. Al recibir con ánimo
sereno la orden de suspensión en su ministerio sacerdotal.
«Dios me ayuda mucho —escribió al enterarse—. Positivamente, estoy contento y alegre. No he merecido que Dios me
trate con tanta predilección como me trata...» 5 9 . Y , sobre
todo, al persuadirse, sin asomos de rebeldía, de que su enfermedad no tenía cura; al darse cuenta de que Dios mismo —no
ya los hombres, que por muy obispos que fueran podían equivocarse —le pedía que dejara la obra que había defendido con
tanto interés. Llamó entonces al P. Cotanilla, se confesó con
él y a él encomendó el asunto. Por su parte sólo le quedaba
entregar a Dios su espíritu con toda confianza, con fe, con
amor.
En su relación sobre estos hechos, escribe Dolores que a
partir de aquel momento ni se molestó en abrir las cartas que
todos los días le llegaban; se había orientado definitivamente
hacia la otra orilla de la vida. Y el P. Cotanilla contó después
que ni siquiera se le ocurrió comentar con él los pormenores
de sus últimos sufrimientos, de aquella especie de incomprensión que le colocó, al final de su vida, bajo la gran sombra de
la cruz.
Había sido un hombre culto, brillante, aplaudido; tal vez,
un poco seguro de sí; tal vez, demasiado violento... Ahora,
en la muerte, se revelaba la gran verdad de su vida: su fundamental sinceridad. Ahora que, casi olvidado, se entregaba a
morir en plena paz. Era, ante todo, sacerdote. Sabía muy bien
que la eucaristía —tantas veces y con tanto fervor por él celebrada— hace poderosa en nosotros la muerte del Señor y nos
prepara para entregar con amor nuestra vida.
«Si sobre nosotros viene día a día la muerte del Señor y si
la eucaristía hace poderosa en nosotros esta muerte, nos cumCana a Dolores Porras
19 de febrero de 1877.
pie meditar el modo como Cristo nuestro Señor la acogió.
Puesto que, precisamente cuando hablamos contra nuestro corazón, expresamos la entera verdad de nuestro ser, la meditación de la eucaristía debería llevarnos a decir a Cristo: Quisiera ensayar desde ahora aquella disponibilidad que un día
me pedirás inexorablemente —cómo, no lo sé—, a fin de no
tener que dejarme arrancar la vida en la desesperación del pecador, sino para entregártela con una fe de amor absoluta, callada, indiferente, desprendida de todo...» 6 0 .
El P. Joaquín CotaniHa, primer jesuíta
de esta historia
Los contactos del Instituto con el P. Cotanilla se iniciaron
en momentos especialmente críticos: en los días de la enfermedad de D. Antonio. Además de todas las dificultades externas, Dios permitió que no les faltara a las fundadoras la prueba interior, más sutil. Ellas siempre habían creído ser dóciles
a la voluntad de Aquel que las llamaba; ahora El probaba su
corazón dejando que les creciera por dentro la duda. Cuenta
Dolores que a veces, al ver el rumbo que tomaban los acontecimientos, se apoderaba de ella el desaliento e incluso le
asaltaba la idea de si habrían obrado rectamente o no en todo
aquel asunto de la fundación:
«Como yo veía morir a nuestro Padre lentamente L - - - J, afligida
y apretada mi conciencia con la duda de si todo aquello sería
castigo de Dios y con la idea de que en balde daríamos pasos
para constituirnos, etc., etc., un día en que ya no me podía valer
salí, escapada, a consultar con el P. Cotanilla»61.
Dolores habló durante más de una hora. El P. Cotanilla
la escuchaba atentamente, sin despegar los labios. Sólo cuando
ella, algo cansada, se detuvo interrogándole con la mirada, habló él:
«En cuanto me ha referido mi H. Pilar no sólo no hallo
pecado, sino que le aseguro que esto es obra de Dios y que en
volverle las espaldas van ustedes contra su santísima voluntad»62.
60 RANHER, Meditaciones
Barcelona 1977) p.204-205.
61 Relación
IT 220.
62 Relación
I I 224
sobre
los «Ejercicios»
de San Ignacio
(Ed. Herder,
Entre las cosas que Dolores contó aquel día al P. Cotanilla
figuraba la insistencia con que los amigos de Córdoba pedían
la vuelta de las novicias. Todos prometían ayudarles, pero
ninguno les podía asegurar acerca del punto fundamental: la
conservación íntegra de las reglas y modo de vida que ellas
creían ajustado a su vocación. En esta incertidumbre no podían volver; eso era claro para las dos hermanas.
Afortunadamente, los buenos oficios del P. Cotanilla consiguieron que el asunto llegara al fin a feliz término. No faltaron percances hasta última hora. El viento sopló todavía de
diferentes partes y a rachas desiguales. Pero, por influencia
del jesuíta, Dolores entró en conocimiento del obispo de Ciudad Real y del auxiliar de Madrid. Sus relaciones con ellos
pasaron por alternativas diversas—pesaba mucho sobre cualquier obispo la historia de la salida de las novicias de Córdob a — p e r o hicieron posible el acceso al cardenal de Toledo.
En este párrafo hemos resumido sumariamente toda una
larga serie de incidentes, que tuvieron, tal vez, su momento
álgido el 20 de marzo. En este día, muerto ya D. José Antonio
Ortiz, Dolores estaba a punto de volverse a Andújar sin esperar siquiera al entierro. Entonces se le ocurrió ir a despedirse del P. Cotanilla.
«... Este verdadero Padre, más bondadoso que nunca, les dijo
que no, que de ninguna manera se iban, que ya él había hablado
de todo con el Sr. Obispo, el cual las esperaba; que no tuvieran
cuidado por nada, que el Sr. Obispo estaba en su favor y las
recibiría muy bien. Y así continuó animándolas a la confianza [ . . . ]
Las palabras de este venerable Padre penetraron en lo íntimo de
su afligido corazón, y, sintiéndose reanimada, cobró valor, y desde
allí se dirigió a casa del Sr. Obispo, revocando la determinación
de marcharse y diciendo a Carmen63 por el camino: 'Puede ser
que varíen las cosas; hagamos la última prueba. Carmen'...» 64
Conversación decisiva —si así puede llamarse aquella exhortación, casi monólogo, del P. Cotanilla— que cambió el
ánimo abatido de Dolores y llevó de nuevo el valor a su «afligido corazón». Para calibrar la importancia de aquel momento
necesitaríamos penetrar la profundidad del dolor y el tremen*' Carmen (róme?
"
PUFCTOSA SANÍ.RI
la señora aue le acompañaba en Madrid
CromenR
T p 198-99
ció desconcierto que suponía para las fundadoras i a muerte
de D. José Antonio.
Decidida a hacer la «última prueba» cuanto antes, Dolores se encaminó inmediatamente a casa del obispo auxiliar,
Dr. Sancha y Hervás 6S .
«Llegaion a casa del Si Obispo y las recibió con todo el
cariño digno de su paternal benevolencia [ 1, las animó, diciendo
que ya nuestro Señor quería terminar la prueba de su afecto v
predilección, que él estaba dispuesto a recibirlas y favorecerlas,
que fuera a Andújar y lo notificara a su hermana y superiora
y se vinieran todas, si eran contentas» 66
Les recomendó, sin embargo, que visitaian al cardenal de
Toledo, titular de la diócesis, para obtener su autorización expresa. Todavía sacó fuerzas Dolores para ir a comunicar tan
buenas nuevas al P. Cotanilla. Y éste, no dando por colmada
su afectuosa solicitud, se brindó a preparar él mismo la instancia de admisión que debían presentar al cardenal. Con este
escrito se iniciaba la colección de documentos que para las
Esclavas había de redactar el bueno y concienzudo jesuíta
Con mucha razón diría a su muerte la M. Pilar. «. . L a Congregación a S. R. debe la existencia» 67.
9 5 Don Ciríaco María Sancha v Hervás nació en Quintana del Pidió (Burgos)
el 18 de julio de 1833 Fue ordenado sacerdote en 1858 En 1875 fue propuesto
por el cardenal Moreno para obispo auxiliar de la archidiocesis de Toledo
y consagrado en 1876 E l cardenal le encargó la supervisión de las comunidades
de Madrid Alcalá En 1882 se le nombró obispo de Avila Fue preconizado
obispo de la nueva diócesis de Madrid Alcalá al morir asesinado su primer
obispo, D Narciso Martínez Izquierdo, en 1886 gobernando la diócesis basta
1892 año en que fue nombrado arzobispo de Valencia Nombrado cardenal
en 1894 por el papa León X I I I , fue preconizado arzobispo de Toledo en 1896
Murió en Toledo el año 1909
68 Crónicas
I p 199 200
87 Carta a su hermana, de 2 de mayo de 1886
El P Joaquín Cotanilla había nacido en Santa Cruz de la Zarza (Toledo)
el 15 de agosto de 1818 Entró en la Compañía de Tesús en 1834 El Diario de
los jesuítas de Madrid cuenta los azares de su existencia, que piesenció más
de una revolución Con motivo del «degüello de los frailes» tuvo que salir del
noviciado de Madrid el mismo año 1834, salvando milagrosamente la vida A'
acabar el noviciado estuvo largos años en diversos países de Sudaménca En
1867 volvió a España para restablecer su salud quebrantada, pero con tan
poca suerte, que al estallar en 1868 la revolución «Gloriosa» fue víctima de
una nueva persecución anticlerical, teniendo que refugiarse en Madrid en una
casa particular Sosegado el ambiente, fue superior de una pequeña comunidad
establecida en la calle de San Vicente Alta, v en ella permaneció, al dejar el
cargo en 1880 hasta su muerte
F1 mismo Diario de los jesuítas de Madrid estima que «paia las Esclavas
fue el hombre providencial» Al tiempo de la fundación del Instituto dice
el P Mateos en el estudio anteriormente citado en página 45 «era
uno de los
^cerdotes de más influjo en Madrid confesor de altos personajes eclesiásticos
«¡Todo era en ellas esperar
!»
El día de la muerte de D. Antonio, Dolores puso un telegrama al sacerdote D. Juan Vacas, hermano de una de las no
vicias y amigo de la comunidad. El había de ser el encargado
de llevarles la triste noticia. Al encargo añadió él, de su propia cosecha, la recomendación de que volvieran cuanto antes
a Córdoba. Rafaela María aceptó con serenidad la muerte del
Padre —«¡Cúmplase la voluntad de Dios! El nos ayudará»—
y, dirigiéndose a la capilla, rezó pausadamente, por tres veces,
el Te Deum. Después escuchó pacientemente los razonamientos de D. Juan Vacas acerca de lo que se debía hacer
« Don Juan me ha dado algunos ataques sobie la con ve
niencia de irnos a Córdoba, bien fuertes por cierto, que ya se
los diré yo a usted cuando venga, pero yo le he contestado que
no puedo decirle nada hasta que no hablemos, y que después,
o bien a D Ricardo o a él le diré lo que resolvamos
La tarea
de D Juan es que nos dejemos de cosas nuevas y hagamos lo que
dice el P Morote, que traigamos las Salesas, que es un excelente
espíritu Le aprobé esto último, y aun lo primero en último caso
después de muy pensado Pero que estaba dispuesta a trabajar
cuanto pudiera por el que Dios parecía me había destinado»68
A pesar de toda su resistencia, la situación era tan oscura
que la superiora creyó lo más oportuno que la M Pilar vol
viera a Andújar paia, reunidas, pensar lo que se podía hacer.
Las Crónicas del Instituto refieren con todo detalle las vacilaciones y vicisitudes de estos momentos transcendentales
«A la caída de la tarde [del día 21], María del Pilar recibió
un telegrama de su hermana v superiora diciéndole 'No se mueva
como el cardenal Benavides patriarca de las Indias, más tarde arzobispo de
Zaragoza, y de Mons Aberardi auditor de la Nunciatura, conocido del cardenal
Moreno e intimo amigo del obispo auxiliar Sr Sancha, confidente y asiduo
visitante muy consultado de dos nuncios Mons Angelo Bianchi v Mons Rampo
lia en los asuntos mas \ arios y graves desde su puesto de superior de la
residencia de la Compañía de Jesús
tenía entre las manos buena parte del
movimiento religioso de la capital de España» He aquí algunas obras debidas
a su iniciativa construcción de iglesias \ escuelas en barrios baios de Madrid
entrada en España del Instituto de Hermanos de las Escuelas Cristianas, insta
lación de los trapenses en el santuario de Nuestra Señora de Valverde en
íuencarral de los capuchinos en Orihuela y de los jesuítas del sur de Francia
en Uclés A instancias suyas, los duques de Pastrana fundaron, en sus posesiones
de Chamartín los colegios de Religiosas del Sagrado Corazon y de la Compañía
de Tesús Fundó también una asociación para la propagación de la fe de caracter
misionero, que llegó a adquirir notable crecimiento
88 Carta a la M
Pilar 23 de marzo de 1877
usted; Ramón va'. Este telegrama fue puesto inmediatamente del
recibo de la carta del 20, en que le daba cuenta del estado de
los asuntos y de su viaje a Toledo. Nuestra superiora, creyendo
con fundamento que por la muerte del Padre ya nada podía hacer
en Madrid [ . . . ] , no estando en antecedentes del conocimiento
estrecho que la ligaba con el R. P. Cotanilla y el vivo interés
que por eflas se había tomado [éste]... y al mismo tiempo instada
para volver a Córdoba [ . . . ] , determinó fuera D. Ramón, su hermano, que a la sazón se encontraba en Andújar, y, caso de que
nada hubiera arreglado, llevársela. María del Pilar, que sabía las
instancias de Córdoba, comprendió todo lo que encerraba el telegrama, y temía que, si llegaba su hermano sin haber pasado a
Toledo, por más que se lo rogara, había de impedírselo, y por
esto deseaba irse cuanto antes. Por otra parte, el mandato de
estarse quieta era de su superiora. ¿Qué había de hacer en este
caso? Si se quedaba, arriesgaba su porvenir y el de sus hermanas;
si iba, faltaba a la obediencia [ . . . ] Lucha terrible sostuvo por
espacio de algún tiempo, sobre todo en pensar si contrariaba la
voluntad de Dios, hasta que al fin determinó ir a consultarlo
con el R. P. Cotanilla [ . . . ] Era de noche, la lluvia caía en abundancia y Carmen, sucumbiendo al sufrimiento, estaba mala; nuevos temores con nuevos inconvenientes; su fuerte ánimo, sobreponiéndose una vez más, tomó en su compañía una criada del
hospital y se dirigió allá, nadando como un pato por las calles
de Madrid. Contó al Padre el recibo del telegrama, con la consecuencia que ella preveía, y le pidió su parecer y consejo. El prudente Padre no se precipitó en la respuesta y quiso que, sin
conocerlo, fuese ella la que diese la solución. Parece que nuestro
Señor le comunicó que de estas palabras dependía toda la obra
y hasta cierto punto la había puesto en sus manos; y así, el Padre
quedó un poco suspenso y después le dijo:
—Y ¿qué dice a esto la H. Pilar?
—Padre—le contestó ella con su natural viveza—, yo digo que
debo ir.
—Vaqa con Dios, Hermana—respondió el Padre. Y, contenta
con esto, se retiró»
Dolores fue a Toledo el día 2 2 de marzo, y el 2 3 fue recibida en audiencia por el cardenal. E s t e le dio verbalmente autorización para establecerse en Madrid. Sin grandes entusiasmos,
que también sobre él pesaba ya la historia de la salida de Córdoba, el disgusto con el obispo, el interés de los sacerdotes
cordobeses por la vuelta de la comunidad... Pero, a fin de
cuentas, dio su autorización. Nunca se arrepentiría, por cierto.
Aquel 2 3 de marzo era viernes de Dolores. E l santo de
Dolores Porras; pero ella no lo celebraba ya ese día — n i habría tenido tiempo de todas f o r m a s — , porque ya todos se habían acostumbrado a llamarla con su nuevo nombre: Pilar.
69
Crónicas
I p.206-209.
La noche del 25 emprendió camino hacia Andújar. Llevaba mucha fiebre, pero la emoción del encuentro hizo que se
olvidara de todo lo demás. Tenían demasiadas cosas que decirse, demasiado que comentar. Habían sufrido mucho; pero,
a pesar de las tentaciones contrarias, siempre había prevalecido en ellas la fe. «Yo me encuentro con valor y fuerzas muy
grandes, porque tengo puesta mi confianza en el Señor, en
que nos ayudará siempre, porque no deseamos más que su
honra y su gloria» 70 . Así había escrito Rafaela María en lo
más duro de la prueba.
Al encontrarse ahora las dos hermanas acordaron reunir a
las novicias para presentarles claramente el estado de la cuestión y las esperanzas que ofrecía la acogida del cardenal de
Toledo. Con esta manifestación sincera, las fundadoras ponían
de nuevo a las novicias ante un camino que libremente podían
seguir o dejar; en suma, ante una decisión personal. La escena
nos viene referida con todos sus detalles por la cronista de la
época:
«... Pasados unos momentos, María del Pilar las reunió a todas
en presencia de la superiora, diciendo que tenía que hablarles,
y en la sala que servía de oratorio se sentaron en el suelo, cercando a nuestra superiora y hermana. Esta les manifestó todo lo
que hemos visto, diciéndoles que el Sr. Obispo deseaba que se
fueran pronto, pero que esto era voluntario; es decir, la que
quisiera; y la que no, a su casa y en paz, que no habría disgustos
por ello. Nuestra hermana calló para esperar la respuesta. La
superiora quedó suspensa, y sus hijas, como si hubieran sido movidas por un resorte, dijeron:
—Madre, vamonos—sin que tardara ninguna en contestar.
María del Pilar les dijo que tenían tiempo de pensarlo y después resolver; pero a ellas toda dilación se les hacía larga, y ya
no se hacía más que pensar en el viaje, conviniendo entre todas
que sería lo más opottuno no decir nada a nadie, y menos a las
familias, porque habían de impedir el proyecto; sino anochecer
y no amanecer, como suele decirse» 71.
La muerte de D. José Antonio estaba resultando más provechosa para la fundación que su vida. Una gran paz cayó sobre los ánimos de las dos fundadoras, y se transmitió a toda
la comunidad. Nunca habían perdido la esperanza de verse al
fi.'j reconocidas por la Iglesia.
Una de las novicias escribió bastante después un párrafo
70
71
Carta del 18 de febrero de 1877.
Crónicas I p.230-31.
que expresa preciosamente la actitud de confianza en que vivían;
«Se dice que el justo vive de la fe, y esto precisamente sucedía
a nuestras hermanas: la fe las sostenía. Ya se encontraban hundidas, cuando ya les parecía ver los cielos abiertos. ¡Todo era en
ellas esperar!» 72
Dos días después de su llegada a Andújar, la M. Pilar, aún
enferma, salía de nuevo para Madrid. La acompañaba una de
las novicias. Iban a buscar casa, un rincón donde alojarse, por
primera vez, con todas las licencias. El Viernes Santo firmaban el contrato de arriendo. La vivienda estaba en el segundo
piso del número 12 de la calle de la Bola.
Avisaron en seguida a las de Andújar. Y Rafaela María, la
superiora, empezó rápidamente los preparativos de viaje. La
última etapa —en cierto modo definitiva— de aquel largo camino recorrido sin desmayos en la fe, la esperanza y la caridad.
72
Crónicas
í p.133
CAPÍTULO
IV
«bN ESTA OBRA, ¿QUIEN FUE EL QUE
SU
EXISTENCIA?»
DELINEO
«Y no salió ni lo del P. Antonio,
ni lo de aquellos señores,
ni lo que nadie quiso...»
Con el mes de marzo de 1877 se cerraba el capítulo más
fatigoso de la historia de las Esclavas del Sagrado Corazón.
Mejor dicho, acababa una especie de prólogo de esa historia:
el Instituto llegaba realmente a la existencia, comenzaba a
vivir.
Hemos llegado en nuestro relato a las vísperas de la fundación, al establecimiento de la comunidad de Madrid. Es justo que ahora dirijamos una mirada retrospectiva hacia los sucesos que lo prepararon; son éstos de tal categoría, que bien
merece la pena reflexionar sobre ellos, intentar un juicio de
valor sobre los datos escuetos de la historia. Los mismos protagonistas lo hicieron, y ciertamente con menos perspectiva
que nosotros; circunstancia que puede excusarlos, si es que
alguna vez no dieron la medida exacta a cada persona, a cada
acontecimiento; pero que a nosotros, a más de un siglo de
distancia, nos obliga a ser sumamente mesurados, profundamente comprensivos en nuestras apreciaciones.
Desde un punto de vista canónico, la fundación se realizó
en Madrid el 14 de abril de 1877. En realidad no se realizó,
sino había venido realizándose a lo largo de todo un proceso
que podríamos calificar de dramático. Sin nadie pretenderlo,
los cambios de escena se sucedieron a ritmo inesperado. Intervinieron en el proceso tantas personas, que nadie, ninguna de
ellas, pudo considerarse autor exclusivo, ni siquiera realizador
del proyecto. Las más profundamente convencidas de esta idea
fueron las dos hermanas Porras; así lo expresó la mayor:
«... Aunque todos los Institutos son de Dios, tienen fundadores,
es decir, santos que por inspiración divina concibieron algún proyecta, y bajo esta idea comenzaron. Pero en esta obra, ¿quién
fue el que delineó su existencia? Que yo sepa, nadie. Pues el
P. Antonio tomó a las Francesas, nosotras desistimos de ser Carmelitas por someternos a consejo superior y nos prestamos a los
mismos superiores para que ejecutaran su proyecto. Y no salió
ni lo del P. Antonio, ni lo de aquellos señores, ni lo que nadie
quiso. Sino del no ser, es decir, en fuerza de deshacerse planes,
se realizaba el del Corazón de Jesús, sin duda, pues bajo ese
título fuimos aprobadas. Como si el título fuera el sello de esta
obra, toda de actos negativos...»1
Si esto es cierto, también lo es que Dios hizo realidad sus
planes con unos instrumentos humanos que, por serlo, eran
libres y responsables de sus actos. A la historia le interesa,
desde luego, la actuación de cada uno de ellos.
José María Ibarra. Sacerdote ejemplar y hombre comedido, que tuvo incluso la prudencia no de confiar demasiado en
su criterio; tuvo una visión muy clara de su papel, que consistió, ante todo, en no adjudicarse papel alguno en la vocación
de las dos hermanas, a pesar de haber sido un director espiritual que las lanzó por extraordinarios caminos de entrega.
Sobre él tenemos un juicio de Dolores: «A mi parecer, este
sacerdote, que era muy temeroso de Dios, no influyó en nosotras más que no engañándonos en lo que de verdad era virtud
y sosteniéndonos en lo que Dios nuestro Señor parece que quería de nosotras» 2.
Don Ricardo Míguez, arcediano de la catedral cordobesa.
Junto con el penitenciario, mantuvo siempre el criterio de una
fundación que atendiese a «necesidades urgentes» de la diócesis. Hombre que tardó algo en convencerse del valor de las
dos fundadoras, cuando se hizo amigo, lo fue de veras. En los
momentos más fuertes de fricción intentó suavizar las relaciones entre el provisor de la diócesis, D. Antonio Ortiz de
Urruela y la comunidad. Un buen amigo, sin duda; pero que
hubiera sacrificado cualquier proyecto en aras de la fundación
de un centro de enseñanza en Córdoba. No resultó su plan,
pero seguramente influyó en las dos hermanas en el sentido
de hacerles valorar la importancia de la educación católica,
«indispensable para evitar la perturbación y conseguir la regeneración social» por medio de la formación de «las inteligencias, los corazones y las voluntades» 3 .
Carta a la M. Purísima, 12 de junio de 1895.
Relación I 2.
Informe adjunto a la instancia en que las fundadoras solicitan el permiso
del obispo de Córdoba para vivir en comunidad después de l,i salida de la s
Reparadoras
5
2
3
Don Antonio Ortiz Urruela. Su entrada en escena supuso
la orientación hacia un nuevo Instituto centrado en la eucaristía, «sin excluir otras obras de celo». Don Antonio condujo
a las fundadoras hacia la Sociedad de María Reparadora. Su
permanencia como novicias en este Instituto supuso para ellas
un gran enriquecimiento. Su vaga aspiración a la vida religiosa
—iban buscándola ya hacía años, desde la muerte de su madre en 1 8 6 9 — se convirtió en un amor lleno de convicción,
concreto, a una forma institucionalizada que les parecía responder a sus íntimas aspiraciones. En la Sociedad de María
Reparadora encontraron también dos elementos que persistiíían a lo largo de su vida: la devoción a la eucaristía (y en su
forma especial de adoración a la presencia real) y la espiritualidad ignaciana.
Llegados a este punto, al valorar lo que supuso para Rafaela
María y su hermana el Instituto de María Reparadora, tenemos
que volver atrás y pensar cómo llegaron a entrar en él. Y nos
encontramos de nuevo con D. Antonio Ortiz Urruela, que,
juntamente con el arcediano y el penitenciario —y, en la sombra, con D. José María Ibarra—, las encamina a la realización
de un proyecto apostólico necesario en la diócesis para el cual
resultaba especialmente idónea —así lo creía Ortiz Urruela—
aquella fundación francesa «dedicada a la adoración del Santísimo, sin excluir otras obras de celo». Sólo a esta luz es compiensíble que ellas, a pesar del extraordinario cariño que tomaron a la forma de vida religiosa y a los elementos que aportó a su espiritualidad la Sociedad de María Reparadora, se creyeran en conciencia obligadas a permanecer en Córdoba cuando las religiosas se marcharon a Sevilla. De ninguna manera
debe pensarse en choques personales con las Reparadoras. Si
existieron tensiones, fue entre D. Antonio y los sacerdotes de
la diócesis, de una parte, y las religiosas francesas de otra.
Como prueba de lo que aquí estamos diciendo tenemos dos
datos, uno, el deseo, manifestado por las dos hermanas Porras,
de ceder su casa a la Sociedad; otro, los párrafos que Dolores
escribió, años después, disculpando a una y a otra de las parte", en conflicto —con lo cual claramente manifiesta que se
consideraba al margen de él—: «Los señores que nos gobernaban debían defender nuestros derechos y los de la obra que
nos habían" aconsejado emprender para gloria de Dios, Las re-
ligiosas, los que ellas creyeron también tener, y, cuando esto
se atraviesa, creo yo que hay mucha disculpa en el proceder» 4.
En el momento de la ruptura con la diócesis, además del
obispo, intervienen otros dos sacerdotes: el fiscal eclesiástico D. Camilo de Palau y el provisor D. Juan Comes. De
ellos no habría mucho que añadir a lo ya escrito. Su buena
voluntad es indudable, como también lo es que resultaba un
número demasiado crecido de voluntades —por muy buenas
que fueran— como para que todo el proceso no se complicara
inútilmente. Hubo frecuentes malentendidos; así lo reconocieron luego los pobres hombres a quienes tocó el papel del malo
en esta historia. Por fortuna, hubo tiempo después de aclarar
muchas cuestiones; y, aunque otras no quedaron del todo nítidas, se llegó a esa clarificación fundamental que consiste en
aceptar de corazón, sin reticencias, los puntos de vista de los
demás que no acertamos del todo a comprender.
Don Camilo de Palau, el fiscal, estuvo siempre convencido
de la rectitud de intención de las fundadoras. Su sufrimiento
fue grande, porque tenía que defender también la posición del
obispo, y estaba dispuesto a hacerlo. Poco tiempo después de
los sucesos, las dos hermanas le escribieron una carta en la
que se excusaban por lo que involuntariamente hubieran podido molestarle en aquellos días. A ella contestó D. Camilo
con una suya fechada el 9 de abril de 1877, en la que decía:
«A mí nunca me ofendieron ni me dieron motivo de escándalo
alguno; siempre creía que obraban ustedes con buen fin, aunque
tal vez preocupadas por el porvenir de las jóvenes a su cuidado
confiadas; por otra parte, jóvenes y aconsejadas por personas que
a sus ojos debían ser respetables, no me admiro poco ni mucho
que obraran como lo hacían; pensaba que sólo Dios es el que
ve los corazones y que El solo era el que podía juzgar de las
rectas intenciones de todos. De ustedes, porque no podía dudar,
por su educación, antecedentes y sólidos principios de que querían proceder con rectitud y como fuese más agradable a Dios;
de mí, porque sabía la angustia que pasaba por tener que intervenir en ello y porque el cumplimiento del deber me ponía en
esta alternativa; de los demás, porque me constaba su rectitud
de miras y el afecto que tenían a esta casa; así que siemore
pensé, como pienso, que por permisión y altos juicios de Dios
acontecía aquello, que tal vez, y aun sin tal vez, iba dirigido a su
mayor honra, aunque en aquel instante parecía lo contrario.
Motivo, pues, de que me pidan ustedes perdón no lo hay [ . . . ] ,
pues el perdonar supone culpa en el perdonado, y en ustedes no
1
Relación
I ?3
la hay; no las perdono, sino que las quiero entrañablemente en
el Corazón amantísimo de Cristo, y yo, que fui el instrumento de
que se valió la Providencia (no sé por qué altos fines) para darles
a ustedes tantos sinsabores y disgustos, les ruego encarecidamente
me disimulen y perdonen cuanto las hizo sufrir a ustedes y a sus
buenas hermanas de religión.. »
« . . . Las cosas de Dios no se deben medir
con el rasero mezquino de los h o m b r e s . . . »
E l punto más doloroso de esta historia es el que se refiere
a las relaciones entre el obispo y el Sr. Ortiz Urruela. Muy
grave debió de presentarse el asunto a los ojos de F r . Ceferino
para intimar al sacerdote la suspensión a divinis.
E n menos
de un mes, D . Antonio recibió por dos veces esta pena canónica. La primera, de manos del provisor de la diócesis de Córdoba, en representación de su obispo; la segunda, del obispo
de J a é n , Mons. Monescillo; este último, sin duda, influido
por el de Córdoba (él mismo lo confesó a s í ) .
Sobre este asunto hizo D . Camilo de Palau un juicio que
tal vez sea el único certero. P o c o después de la muerte
de D . Antonio comentaba él cierto día con un jesuíta que fue
pronto gran amigo de las Esclavas — e l P . C e r m e ñ o — los sucesos pasados. Conocemos el tenor de esa conversación por
una carta dirigida por el mismo D . Camilo a Dolores Porras;
«Entramos en materia preguntándome él lo que opinaba sobre
D. Antonio (que está en gloria) [ . . . ] El estaba en buen sentido
y convencido de la bondad de D. Antonio, pero conocí que la
atmósfera creada por los excesos de aquellos días era muy densa
y que las influencias extrañas desde Sevilla no dejaban de influir
en los ánimos de personas de sano juicio para hacérselo formar
muy distinto del que es en verdad. Le manifesté sin rebozo, ya
que apelaba a mi testimonio y al de mi amigo, que creía haber
muerto dicho señor como un santo y que no deseaba para mí
otra muerte que la suya, puesto que no siempre lo que condena
ante los hombres condena delante de Jesús, que ve la rectitud
de miras y muchas veces se complace en ver cómo sus elegidos
sufren oprobios por su nombre y, siendo inocentes, callan. Manifestóme entonces que había un punto que aun en apariencia
hacía aparecer de un modo poco agradable a nuestro Padre, cual
era la suspensión, pues si se concedía que era injusta, se condenaba indirectamente la conducta de quien la había impuesto, y,
si se concedía ser merecida, no sabía cómo delante de la gente
podía quedar justificado. Repliquéle que es mucha verdad que,
visto todo con ojos de homhre y bajo el prisma del rtrictum iur,
su duda era tal como decía; pero que, tomadas las cosas bajo su
verdadero punto de vista, o sea aquel en que debe verlas un cristiano, tratándose, como se tiata, de personas de las cuales no
puede dudarse que miraban y miran por el bien de la religión,
de personas de conciencia y rectitud delicadas, de educación y
talento, era esto muy distinto, y en ello no veía más que lo que
hubo, es decir, amor grande a Dios nuestro Señor y a su gloria
por una y otra parte. En el modo de apreciar los medios es en
lo que pudo haber divergencia. Peto, Padre, le dije, ¿podrá jamás ,
por esto tildarse a nadie de cosa alguna menos regular o cristiana?
Por mi parte, le aseguro que creo, y he firmemente creído siempre, que estaba D. Antonio, lo mismo que el obispo, tan inocentes
delante de Dios, y le digo más, creo le eran ambos tan agradables
al colocarse en el punto de vista en que se colocaban en este
asunto, que más no le podían ser; porque ambos buscaban de
buena fe y con rectitud su mayor gloria, y yo, que he intervenido
en este asunto y he tenido ocasión de conocer los interiores de
los dos, le digo que ni hubo precipitación en la autoridad ni
rebeldía en los subditos. Hubo, sí, una mala inteligencia permitida
por Dios, porque quería llevar las cosas por otro camino, y no
llamaba a la fundación por el camino raquítico que le hubiera
impreso al no salir de esta ciudad, y por esto se valió Dios nuestro
Señor de un medio tan extraordinario para llevarlo al punto y cauce en que se encuentra, a fin de que sea caudaloso río y no
arroyo, y ya sabe usted que las cosas de Dios no se deben medir ,
1
con el rasero mezquino de los hombres»
En descargo de Fr. Ceferino González puede también adu- '
citse el hecho de su ausencia de la diócesis. Volvió a finales
de febrero, y no dejó de lamentar que las cosas hubieran llegado a tal extremo. Las dio por hechas, desde luego. Tenía él
demasiados planes de reforma, demasiados asuntos urgentes
que resolver. Se entregó de lleno a su labor pastoral, y de momento se olvidó del asunto de aquellas novicias que querían
a toda costa las reglas de San Ignacio, el culto público a la
eucaristía, etc.; aquellas jóvenes que entendían no serles provechosa una clausura estrecha ni una tutela absorbente del
obispo... De hecho, Fr. Ceferino fue un magnífico prelado en
Córdoba; y dentro de España, uno de los pocos obispos de su
tiempo que supieron mirar con perspectiva los problemas sociales y religiosos de un mundo en desarrollo.
Meses después, Fr. Ceferino y Dolores Porras se veían de
nuevo cara a cara, y el obispo, ante las explicaciones de ella,
cambiaría su actitud para con el Instituto, que para entonces
—septiembre de 1 8 7 7 — ya estaba canónicamente establecido
en Madrid. Desde ese momento hasta su muerte, Fr. Ceferino
fue un protector y un amigo fiel de las Esclavas.
Los que habían vivido el conflicto tuvieron luego ocasión
de convencerse de que en este mundo muchos problemas se
resuelven sencillamente esperando. Muy largo se hizo el invierno de 1877, pero al fin llegó la primavera, y luego el verano,
y el otoño... La naturaleza siguió su ritmo; a su manera, supo
esperar y revivir. También encontró al fin el camino de la
vida aquella comunidad tan ejercitada en la espera, tan empedernidamente esperanzada.
Para cuando llegaron las reconciliaciones faltaba uno solo
de los protagonistas: D. José Antonio Ortiz Urruela. Para él
ya no tenía sentido la paciencia. El había pasado a la vida en
la que cesan la esperanza y la fe, porque no les deja sitio la
caridad, porque todo lo invade el amor.
f
Sobre el cimiento sólido de su humilde vida
Años más tarde, Rafaela María recordaba los términos de
aquella breve conversación tenida con su hermana mientras a
toda prisa preparaban la salida para Andújar: «Yo no tengo
pretensiones de fundadora». «Yo tampoco; pero ¿qué le vamos a hacer, si Dios nuestro Señor nos ha metido en estos
trotes?» A las dos hermanas las acompañó siempre este convencimiento a lo largo de sus vidas:
«Cuando se les decía alguna vez: 'Vosotras las fundadoras... ,
lo mismo la sierva de Dios que la M. Pilar contestaban: 'Nosotras
no hemos sido las fundadoras. El Fundador ha sido el Corazón
de Jesús. Nosotras lo hubiéramos echado todo a rodar'» 5 .
Las Esclavas que conocieron personalmente a las dos hermanas, especialmente las compañeras de la primera hora, que
habían pasado junto a ellas los riesgos e incertidumbre del
nacimiento del Instituto, nunca dudaron del papel fundamental que Dios les había asignado. «Quieran ustedes o no quieran, han sido las fundadoras», decía una religiosa en cierta
ocasión 6 . Y ellas mismas, Rafaela María y Dolores Porras, sintieron fuertemente su maternidad sobre el Instituto. La sintieron en el gozo de ver que se desarrollaba, que crecía, y en
el dolor de su vida oculta, despreciada —porque una detrás de
'' Proceso
apostólico
(Córdoba 1940). Testimonio de la M. Higinia Bergé.
" Datos sobre la Af. Sagrado Coraron 131. Relación de la M, F.Iisa MeteUo,
ctra iban a pasar por experiencias parecidas de gozo y de dolor—. Consideraron que era su Instituto, a la manera que
puede ser de los hombres algo que en realidad es de sólo Dios.
Fueron fundadoras en la medida en que crecía su receptividad,
en que acogían, con espíritu cada vez más abierto, el plan de
Dios. No hicieron ellas el Instituto. Aceptaron que lo levantara un constructor sabio sobre el cimiento sólido de su humilde vida.
Antes de llegar en nuestro relato a la época de la fundación convendría que nos detuviéramos un poco en la persona
que ocupa el centro de esta historia; en Rafaela María del Sagrado Corazón. Y la llamamos ahora con su nombre completo,
con el que le había de dar la Iglesia al proclamar su santidad,
porque en él se une el apelativo familiar y el que tuvo en la
vida religiosa. El nos habla de la tierra en la que recibió la
llamada de Dios y nos recuerda a la madre, en cuyo seno resonó
por primera vez el eco de la voz divina (cf. Jer 1,5). El nombre lleva también una especie de calificativo: «del Sagrado
Corazón»; y, si bien lo pensamos, expresa certeramente el
sentido en que orientó su vida: una vida empleada en el amor,
poseída y entregada al Corazón de Aquel que amó hasta el
extremo.
Rafaela María del Sagrado Corazón. Un poco largo resulta,
pero evoca perfectamente a la mujer que lo llevó; en su concreción personal, con su grandeza y pequeñez humana invadida y desbordada por la gracia.
La personalidad de Rafaela María se manifiesta de diversas maneras en este denso período de gestación del Instituto.
Si leemos las cartas que escribió en esos días, corremos el peligro de minimizar su sufrimiento. Aparece en ellas animosa,
alegre; algunas veces, incluso optimista. Desde luego, con capacidad para captar detalles de la vida ordinaria y ocuparse
en la solución de problemas inmediatos.
Es conveniente, sin embargo, escrutar en la noche de su
dolor, en ese desamparo que en alguna ocasión le hace exclamar: «¡No tengo fuerzas para más!...». Y esto parece nece
sario precisamente para apreciar eti todo lo que vale su actitud ante tantas dificultades; su confianza en Dios, que nunca
abandona al que se sabe pequeño: —«fuerzas v su gracia ne-
cesitamos; yo particularmente, que soy tan débil», escribe en
una ocasión—. Su soledad, la densa oscuridad de sus noches
de insomnio, aquilata también su capacidad de sacrificio, la
ternura de su corazón, prodigada a todas las personas que la
necesitan; a esas novicias, que también intentan, como ella,
confiar en Dios, pero que agradecen el soporte humano de
una confianza mayor que la suya propia.
Los santos no son superhombres a la manera de los héroes
de la mitología. Su grandeza está en lo mismo en que radica
su humanidad; en esa pequefiez que, abierta de par en par,
Dios amplía, rebasando toda medida. La grandeza de los santos está en haber sentido las propias limitaciones como los demás hombres y en haber esperado en el Unico que puede superarlas.
¡Cuánta sencilla fortaleza, cuánta amabilidad en la conducta de Rafaela María en los días azarosos de Córdoba y de Andújar! La correspondencia que mantiene con su hermana nos
la muestra tal como las novicias la ven: prudente, serena, sin
dejarse abatir por el peso de las preocupaciones que la asaltan:
«Mi querida hermana: Ya sabrás nuestro camino, que fue bueno; aquí estamos muy bien, muy obsequiadas por las Hermanas,
que no sé con qué vamos a pagárselo...
Animo [ . . . ] , yo me figuro que usted estará arrestada; no importa. Dios sobre todo y escriba» 7.
«...Gracias a nuestro Señor que ya hemos tenido noticias de
ustedes; dos noches he pasado sin dormir acordándome de lo
que ocurría en ésa.
... Yo estoy confundida de las muestras de aprecio que nos
dan todos los que nos ven» 8.
En aquella situación tan inestable, Rafaela María mantiene
una actitud fundamental de seguridad. A pesar de las pruebas
casi continuas a que se veía expuesta la fundación del Instituto, ella esperaba que al fin encontrarían el refrendo de la
Iglesia. De no ser así, difícilmente podría explicarse que escribiera las líneas que siguen a Ana María de Baeza, una joven
que pretendía ingresar en la comunidad ya antes de que ésta
saliera de Córdoba;
«...Estamos aquí bien, pero aún no se ha decidido dónde definitivamente nos fijaremos; aquí nos quieren mucho; veremos lo
; Carta de 7 de febrero de 1877.
" 8 de febrero de 1877.
que el Señor dispone; yo le avisaré cuando todo se resuelva. ¡Qué
dicha la de poder sufrir algo por nuestro buen Jesús! Yo me confundo al ver la honra que el Señor nos hace en sufrir algo por EL
Todas estamos muy contentas y nos creemos muy dichosas; ya
no estamos en el hospital; vivimos en una casa bastante capaz
y muy alegre y seguimos en parte nuestras reglas, y, sobre todo,
reina un espíritu de unión que admira»
Las afirmaciones de esta carta están avaladas por las que
vivieron, en un ambiente de serena confianza, las mismas aventaras que Rafaela. Las novicias encontraron en la superiora,
joven como ellas, un apoyo fundamental, la base humana sobre la cual construyeron la imagen de su comunidad; porque
siempre les brindó razones para esperar, ya que ella «siempre
era la más alegre y la que más alegraba a las demás» 10.
Si hemos contemplado a una Rafaela María llena de preocupaciones, que acoge en silencio la perspectiva de un viaje
precipitado de Córdoba a Andújar, debemos completar la imagen con la de esta Rafaela María que consuela, que anima; que
es capaz de infundir no sólo confianza, sino alegría. Debemos
verla también referir, llena de humor, insignificancias de la
vida diaria en el hospital de Andújar: «Esta tarde ha empezado el septenario. [ . . . ] Han cantado las nuestras la letanía, y
las de aquí una salve dolorosa que creí morirme de angustia,
de mal... Yo creo que, si estas niñas continúan, espantan a
toda la gente» 11.
Comprenderemos así que la radicalidad de su orientación
a Dios no anuló, sino más bien potenció los valores de su carácter apacible, amable y sereno aun en medio de las dificultades exteriores y de la angustia del corazón. Y nos explicaremos el hecho, sin duda extraordinario, de que, a pesar de tantas peripecias, aquellas primeras Esclavas, novicias de Rafaela
María, consideraran los tiempos de la fundación como una
época dorada.
«Nuestra vida en esta época era la más completa que puede
haber. Nuestra hermandad era tal como la leemos de los primeros
cristianos, de verdadera fe y amor; la observancia de las reglas,
en todo su primitivo fervor [ . . . ] Todo debido a la gracia de
nuestro Dios, que nos eligió para ello, y cada día íbamos viendo
que era obra toda suya» ,2 .
8
10
11
12
Febrero de 1877.
PRECIOSA SANGRE, Crónicas I p.114.
A su hermana, 16 de febrero de 1877.
M. MARÍA nF. t.os DOIORES, Relación
p.20.
«Todo debido a la gracia de nuestro Dios...»
La que escribía tales frases parece que había asimilado bien
aquella idea insistentemente repetida por las fundadoras. Todo
había sido gracia, don. Ese convencimiento las llenó siempre
de confianza, de una fe capaz de trasladar las montañas:
«Yo me encuentro con valor y fuerzas, porque tengo puesta
mi confianza en el Señor, en que nos ayudará siempre, porque
no deseamos más que su honra y gloria» ,3 .
Así escribía Rafaela María del Sagrado Corazón en febrero
de 1877. Porque confió siempre, porque se mantuvo en esta
absoluta esperanza a lo largo de su vida, se hizo santa.
13
Carta a su hermana, 18 de febrero de 1877,
PARTE
SEGUNDA
(1877-1887)
CAPÍTULO
MADRID,
CUNA DEL
I
INSTITUTO
En un rincón de Madrid
El día 3 de abril de 1877, a las tres de la madrugada, se
reunían catorce jóvenes en la capilla del hospital de Andújar.
Era una noche de la semana de Pascua. La alegría de la resurrección de Cristo iluminaba de forma singular aquella eucaristía que el capellán celebraba especialmente para las viajeras.
Sí, viajeras. Rafaela María y sus novicias se iban de madrugada
a Madrid.
Aquella reunión litúrgica, aun siendo festiva, tenía un cierto
aire de catacumbas; los rostros conservaban algo de las dificultades pasadas, aunque en los corazones ya se presentía la proximidad del triunfo. «Lumen Christi, lumen Christí!». Una
gratitud inmensa llenaba a la M. Sagrado Corazón 1 : por el pasado doloroso, vivido tan hondamente en la fe, y por la visión
confiada del porvenir.
Salieron de la capilla y emprendieron la marcha. Llovía, llovía a mares. Llegaron a la estación totalmente empapadas. En
realidad, poco importaba; su atuendo era tal que poco podía
perder con el agua. Llevaban sus escasos enseres envueltos de
cualquier manera. En conjunto formaban una comitiva de aspecto singular: pobre, extrañamente vestida; pero, para un
observador atento, aquel grupo de mujeres era, en verdad, sugerente: a través de la pobreza de su indumentaria brillaba
la distinción de unas, la compostura de otras; la serenidad, la
alegría y la juventud de todas. Sí, era un grupo como para
llamar la atención cuando subieron todas al tren y buscaron
acomodo en su vagón de tercera. El correo había llegado con
un retraso de varias horas; sería poco más de las siete de la
mañana cuando la máquina lanzó un silbido y, entre chorros
de humo, el tren salió de Andújar.
1 A partir de aquí designaremos siempre a Raí tela María con el nombre con
que habitUulmente se la llamó en el Instituto.
«Sal de tu tierra...» Miles de años antes, Abraham había
oído estas palabras (cf. Gen 12,1), que ahora resonaban de
nuevo en el interior de la M. Sagrado Corazón. En realidad, un
viaje a Madrid no le habría impresionado en circunstancias
normales; estaba habituada desde muy joven a vivir por temporadas en distintas ciudades; pero siempre la había esperado
el hogar, la casa de sus padres, las ocupaciones de costumbre,
la música de fondo del surtidor del patio... Lo de ahora era
distinto y sólo se parecía a la última salida de Pedro Abad
—«troc, troc, troc», marcaban los caballos del coche el ritmo
de sus recuerdos y de los latidos del corazón— y a la salida
de Córdoba para Andújar a las once de la noche. El traqueteo
rítmico del tren le recordaba los mismos pensamientos de aquella ocasión. Ahora, sin embargo, viajaba con una nueva esperanza.
Antes que ellas, el 27 de marzo, habían salido para Madrid
la M. María del Pilar y una de las novicias. Iban a preparar
el camino a la comunidad, a buscar una casa en la que pudieran
alojarse todas. María del Pilar, que había salido de Andújar sin
restablecerse aún de su enfriamiento, había llegado a la capital
agotada, totalmente afónica y con fiebre alta; fue su compañera quien el 28 de marzo escribió unas líneas que respiraban
optimismo. En honor a la verdad, tal optimismo era bastante
ingenuo, tanto como la autora de la carta, María de San Ignacio, que visitaba por vez primera Madrid: «Mi querida Madre:
El camino lo hicimos sin ocurrir nada, gracias a Dios. Llegamos
a ésta serían las seis de la mañana. Al bajarnos me dijo María
del Pilar: '¿Quiere usted que nos vayamos andando, y con eso
nos ahorramos...?' Y yo le dije: '¿El que los pies se nos enfríen?'... Cuando nos decían si queríamos coche, bajábamos la
vista y seguíamos andando. Yo venía mareada de ver tantas
cosas buenas como hay aquí; no es tanto el decirlo como el
verlo. Después de estar andando como una hora, llegamos a
San Ginés, oímos misa y comulgamos en la capilla del Santo
Cristo; cuando concluimos de dar gracias, nos vinimos al hospital; las Hermanas nos recibieron muy contentas. María del
Pilar le dará a usted más detalles».
1.a carta tenía una posdata en la que se informaba a la superiora acerca de las gestiones hechas por el P. Cotanilla: «Madre, acaba de venir el P. Cotanilla y está hablando con María
del Pilar; por eso no escribe; yo pongo lo que estoy escuchando. Le dice que vayamos a ver la casa, y, sí nos gusta, le pidamos las llaves, y desde luego queda por nuestra...»
Ahora, en la madrugada del martes de Pascua, la superiora
iba repasando mentalmente los detalles de esta carta y de las
que siguieron. Porque habían acordado primero salir en dos
turnos, luego se habían visto obligadas a retrasar la marcha, y
por fin decidieron salir todas juntas. Conseguir la casa en Madrid no había resultado demasiado fácil, y menos todavía por
la enfermedad de María del Pilar.
Seguía el traqueteo del tren, y a su compás corrían también los pensamientos de la M. Sagrado Corazón. Recordaba
ahora las despedidas de los amigos de Andújar, su disgusto ante
la noticia de la marcha... A Córdoba habían ido dos novicias
para recoger lo que todavía quedaba de su antiguo convento de
la calle de San Roque.
En realidad no tuvo demasiado tiempo para entretenerse en
recuerdos nostálgicos. Las condiciones del viaje presente eran
tales como para obligar a cualquiera a aterrizar necesariamente
en la realidad. El vagón chorreaba agua, que entraba con toda
libertad por las aberturas del techo. Aunque el jefe de estación
había querido instalarlas lo mejor posible, no pudo evitar que
poco después de salir de Andújar se vieran rodeadas por una
compañía indeseable. No era sólo burla lo que las catorce jóvenes podían leer en sus miradas; era desprecio, odio incluso.
Una de las expedicionarias contó después los detalles de aquel
viaje; pintorescos, es cierto, pero que en su momento resultaron poco menos que aterradores para las que los vivieron.
«Como el coche tenía por fuera buenas apariencias y además
llevaba tres departamentos vacíos, no pasaron muchas estaciones sin que entrara compañía. En una de ellas entraron cuatro
o cinco hombres, manifestando en sus personas clase baja y
hasta soez, de genios demasiado libres, que avivaban con una
gran bota de vino, que se brindaban de vez en cuando...» No
parece que las novicias se alarmaran sin motivos. Según cuenta la que escribía las anteriores líneas, los compañeros de
viaje no sólo se rieron de ellas, sino que las amenazaron.
Y como llegaron a un estado de embriaguez completa, tales
amenazas podían haberse hecho realidad. Vista desde ahora
v tal como la describe la cronista, la escena tiene sus ribetes
cómicos. «Nuestra superiora, viendo las cosas en tales términos, mandó con disimulo a las menos favorecidas de la
naturaleza y a las más serias que se pusieran enfrente, porque
a la fuerza tenían que ir algunas». La medida era de prudencia
elemental si se piensa que entre la comunidad había varias
jóvenes de diecisiete y dieciocho años. La superiora tuvo que
esforzarse para manifestar un exterior sereno; por dentro, sin
duda, pediría a Dios que acabara pronto aquel viaje, en el
que les dedicaron toda clase de epítetos, desde «beatas» hasta
«asnas». «Cuando entraban en un túnel —sigue contando la
cronista— de los muchos que se enlazan en la sierra de Despeñaperros, era el coche un vivo traslado del infierno. Uno de
aquellos hombres llevaba en la mano una larga navaja, dispuesto a servirse de ella en el mejor lance; y otro, haciéndose
cargo de que para ello estaba muy retirado, le dijo: 'No, a mí
con esto me es más fácil el saltarles los sesos'. Al fin Dios
las oyó y permitió se durmiera el que más alborotaba. Poco
después entraron unos cazadores, y ya se calmaron más, y en
el coche de nuestras hermanas entró una buena mujer con
dos niños pequeños y otros dos hombres con buenas apariencias, y nuestra superiora a todos hacía lado con tal de llevar
compañía» 2 . Libres de la pesadilla, tomaron de buena gana
las patatas cocidas que llevaban por comida para todo el día.
Bien entrada la noche, el tren se detuvo en la estación de
Atocha. Las esperaba María de San Ignacio —la que había
acompañado a María del Pilar—, y andando se encaminaron al
hospital de la Princesa. Un buen paseo. Llegaron agotadas,
caladas hasta los huesos —seguía lloviendo— y desfallecidas
de hambre. Las esperaban un hermoso fuego y los brazos
abiertos de sor Francisca, la buena Hija de la Caridad, que
en esta ocasión hacía los honores a su nombre.
Las Esclavas recuerdan todavía con agradecimiento tanta
generosidad; la misma cronista de aquel tiempo escribe: «Nunca deben olvidar las que después formen la humilde Congregación que se intentaba inaugurar que, cuando todas las puertas se cerraban ante sus fundadoras, las Hijas de la Caridad las
recibían, ejerciéndola con ellas benéficamente, a despecho del
mundo, que trabajaba para oponérseles» 3 .
2
3
M.
PRECIOSA SANGRE, Crónicas
PRECIOSA SANGRE, Crónicas
I
p.256-60.
I p.230. La M. Pilar recordaría especialmente
El día 6, por la noche, se mudaron al piso airendado en
la calle de la Bola, número 12. Allí comenzaron a vivir con
la mayor normalidad una vida religiosa que no habían abandonado en las circunstancias más anormales. «Incluso las adoraciones de día y de noche [ . . . ] y el rezo del Oficio, aun en
el tiempo que anduvimos como peregrinas por los hospitales,
sin casa, ni hogar, ni aprobación eclesiástica que nos obligase.
Pero parece que Dios nuestro Señor nos obligaba en nuestra
conciencia» 4.
Al día siguiente, las dos fundadoras fueron a presentarse
al obispo y a ofrecerle la casa —la verdad es que no estaba
la tal casa como para recibir invitados, y menos si eran de
categoría—. «El señor obispo las recibió muy bien y con todo
el afecto de un verdadero padre las animó para llevar adelante
la obra. Les dijo que desde aquel día podían vestir los hábitos
en la casa y salir de seglares; que pidieran permiso para tener
misa en oratorio privado y que hicieran la instancia al señor
cardenal para el establecimiento; y, después de inspiratles toda
confianza, las bendijo y despidió, prometiendo ir a visitarlas» 5.
El P. Cotanilla se había tomado muy en serio la dirección
de la comunidad, y gracias a él los trámites todavía necesarios
para legalizar la situación se llevaron a cabo con rapidez. Uno
de aquellos días hablaba con la Madre superiora y le preguntó«—Y ¿qué nombre van a tomar las Hermanas para su Congregación?»
La superiora no había pensado mucho ni poco en la cuestión del nombre. Había luchado tantísimo por todo el contenido de su vocación, que no había tenido tiempo para ocuparse de otra cosa. Dijo al P. Cotanilla, sencillamente, el noma sor Francisca, la superiora del Hospital de la Princesa Muchos años después,
hablando de otras religiosas, hacía un elogio de ella «La de Vitoria se parece
a sor Francisca en lo guapa fina y de corazón grande » (carta a la M Sagrado
Corazón, 25 de febrero de 1885) Cuando murió sor Fnncisca en 1908, las dos
fundadoras estaban retiradas d J gobierno del Instituto En carta a la M Sagrado
Corazón, la M Pilar le comunicaba la noticia «
Yo me estimulo hoy a escri
bir a usted con haber sabido a\er que ha muerto sor Francisca Sara, la supe
riora del hospital de la Princesa aquella tan insigne bienhechora que se portó
con nuestro P Urruela como fidelísima y amantísima hija espiritual, y con
nosotras, con todo el Instituto en ciernes, como verdadera madre Pues ahora
es la ocasión de pagarle lo que le debemos, per si lo hubiera menestei» (carta
de 24 de febrero de 1908)
4
M
MARÍA DE LOS SANTOS MÁRTIRES,
casa de Madrid
5
PRECIOSA
fol 10
SANGRE,
Cróntcas
I
p
275
Apuntes
sobre
la
fundación
de
la
bre que habían llevado en Córdoba desde la salida de las
Reparadoras
«—Pues yo he pensado—repuso el Padre—que podían llamarse
Reparadoias del Sagrado Colarán de Jesús ?Le gusta?
—M Padií, que me gu,i<o>
A todas les gustaba, «no cansándose de dar gracias a Dios
por el feliz acuerdo que había inspirado» 6 .
En consecuencia, el nuevo nombre figuró en la instancia
dirigida al cardenal de Toledo, Juan de la Cruz Ignacio Moreno, solicitando el permiso para establecerse en Madrid. Esa
instancia había sido redactada por el P. Cotanilla; cuando la
tuvo lista, reunió a toda la comunidad una mañana y se la
leyó «para que supieran el proyecto y certificarse si eran contentas»'
«La infiascrita, en nombre suyo y el de sus hermanas, fundadora de la casa que hasta hace poco tenían en la ciudad de Córdoba con el nombre de las religiosas llamadas 'Repaiatrices' y
bajo la Regla de las mismas aprobada por la Santa Sede, acude
a su Eminencia Reverendísima con el fin de solicitar y alcanzar
la gracia de poder establecerse en Madrid
Además, habiéndose separado, por justos motivos, nuestra na
cíente Congiegación de la Asociación de 'Malía Reparatriz', que
tuvo su origen en Francia, y siendo conveniente que no subsista
con el mismo nombre, ruego humildemente a V E R conceda su
superior permiso y aprobación para que nuestra citada Congregación se denomine en lo sucesivo 'Instituto de Hermanas Reparadoras del Corazón de Jesús' »
La instancia llevaba fecha del 13 de abril Iba firmada
por la superiora con el nombre por el que ya entonces era
conocida, y que tan bien expresaba sus más íntimas aspiraciones- María del Sagrado Corazón de Jesús
Al día siguiente, el cardenal devolvía el documento con
una nota escrita al margen
«Madrid, 14 de abril de 1877
Concedo como se pide
El caidenal arzobispo de Toledo» 7
¡Al fin' Día de gran fiesta J 14 de abril en el piso de la
calle de la Bola Desde entonces aquellas jóvenes respiraron
6
PRLCIOSA
SANC.SE
'
PRICIOSA
SANGRF
Crónicas I p 278
Clónicas I p 2 7 9
81
tranquilas con una doble alegría: la de haber respondido con
fidelidad a la voz de Dios y la de haber recibido, por vez
primera, una palabra de aliento de la Iglesia, una especie de
adelanto o promesa de la aprobación que después les daría
solemnemente la Santa Sede,
Faltaban todavía años de trabajo y había de cumplirse un
requisito que la Providencia había hecho ley en la historia
de esta fundación: que ninguno de los que intervinieron en
ella vieran enteramente confirmados sus planes. El P. Cotanilla no escapó a esta especie de ley histórica. Su nombre —es
decir, el que propuso para el Instituto— no prosperó. Las
«Reparadoras del Sagrado Corazón» tendrían todavía que cambiar esta denominación por la de «Esclavas del Sagrado Corazón» antes de ser aprobadas por la Santa Sede. Decía bien la
M. Pilar: «del no ser, es decir, en fuerza del deshacerse planes, se realizaba el del Corazón de Jesús sin duda, pues bajo
ese título fuimos aprobadas».
1877: en la España de la Restauración
Habían llegado a Madrid el día 3 de abril de 1877 y el
6 por la noche entraban en su nueva casa. ¡Qué pocas personas conocían en aquellos momentos al humilde grupo de jóvenes recientemente llegadas de Andalucía! Algunos curiosos las
verían cargadas con sus bártulos ante el portón número 12
de la calle de la Bola; y, si había entre ellos un bromista —cosa
fácil en Madrid—, no dejaría pasar la ocasión de reírse de la
indumentaria de las pobres novicias. Muy pocas personas más
se enteraron de que en la capital había un nuevo convento, o
mejor, una nueva comunidad.
Días después, el P. Cotanilla celebraba la eucaristía en la
capilla, que se había improvisado en la mejor habitación del
piso. Era el 20 de abril. Al acto asistieron varias Hermanas
de la Caridad y algunas señoras conocidas del celebrante. Nadie más. Y, sin embargo, la pequeña historia del Instituto de
Esclavas del Sagrado Corazón iba a inscribirse en el seno de
la gran historia, y, por tanto, no era ajena a los acontecimientos de su tiempo. Iba a verse influida por todo el cúmulo de
circunstancias que forman la trama sobre la cual transcurre la
vida del hombre en la tierra. Las Esclavas comenzaron su existencia en la capital de España y en 1877; nació el Instituto en
un punto localizable del espacio y en un momento bien determinado del tiempo.
Tenemos que imaginarnos a las dos fundadoras y a sus
compañeras inmersas en el ambiente de su época. Por las ventanas del piso de la calle de la Bola penetran los mil ruidos del
exterior: carruajes que corren, pregones de vendedores —«¡Rositas de olor, y qué bonitas!»—juegos de niños y cancióncillas de moda, romances del rey Alfonso, que quiere «casarse
por amor, como los pobres»; y los pasos de la gente: hombres,
mujeres, niños que viven o pasan por Madrid. El mundo de
Rafaela María Porras no es ajeno al suyo. Ni al de los políticos,
ni al de los filósofos, los artistas o los poetas. Su mentalidad
está marcada por la vida y los ambientes más diversos de la
época histórica que le ha tocado vivir. En ella y en sus compañeras hay un complejo de realidades latentes —recuerdos,
imágenes, deseos, aficiones— que proceden de su mundo. Este
hermoso mundo de finales de siglo, en el que luchan generosamente tantos ideales contradictorios; este pobre mundo, campo de batalla de tantos vulgares realismos. Este mundo, que
busca el bien y vive frecuentemente en el mal.
Les ha tocado fundar en esta España y en este mundo de
contrastes. El de los burgueses despreocupados y egoístas, y
el de los ricos filántropos. El de los pobres de espíritu y el
de los miserables resentidos. El de los hambrientos de verdadera justicia y el de los justicieros que son simplemente crueles. El de los pecadores y el de los santos.
A lo largo de aquellos días, la M. Sagrado Corazón y su
hermana van a recorrer a pie las calles del viejo Madrid —Atocha, Antón Martín, San Bernardo, Cuchilleros, Nuncio...—,
sus recoletas plazas y los puntos céntricos de la capital, que
empiezan a ser iluminados con grandes globos de luz eléctrica 8. Y a lo largo de los años recorrerán en todas direcciones la España de su tiempo, la porción del mundo en que les
ha correspondido vivir.
Mientras ellas atraviesan la plaza de la Encarnación para
8 Las
primeras iluminaciones eléctricas se instalaron en Madrid en 1878.
con motivo de la boda de Alfonso X I I con María de las Mercedes, en la
Puerta del Sol, las fuentes de Neptuno v de la Cibeles y en l?s farolas del
paseo del Frailo
entrar en la iglesia o cuando pasan por la calle del Nuncio
buscando en el palacio de la Nunciatura la tramitación de
algún documento oficial, pueden ver a la gente que las rodea;
por el ritmo sosegado o rápido de sus andares, por su forma
de vestir, de hablar y de cantar, pueden intuir sus preocupaciones y su optimismo. Muchos se entregan a la alegría de
vivir en esta época, que es un verdadero compás de espera
antes de la catástrofe de fin de siglo. Pero no es oro todo lo
que reluce en esta década de apariencia dorada. La Restauración ha podido imponer en España el orden y la paz, pero
no ha podido erradicar graves y añejos problemas que enfrentan a los españoles. Se protege oficialmente la religión, pero
sorprende, al mismo tiempo, la cantidad de síntomas de anticlericalismo que brotan por todas partes.
La cronista del Instituto de Esclavas recogió anécdotas
muy expresivas a este respecto. La M. Sagrado Corazón y sus
compañeras iban a veces a la iglesia de las Salesas de la calle
de San Bernardo, para lo cual tenían que pasar por las puertas
de la Universidad y de un cuaitel. «Como se deja comprender,
en una y otra puerta había siempre estudiantes o soldados,
gente de buen humor, y a nuestras Hermanas les era forzoso
pasar por allí para irse a confesar con el P. Cotanilla a dicha
iglesia. Para ser menos notadas, cada día iban cuatro o seis;
sin embargo, a los espectadores dichos no les pasaban desapercibidas, y cada día encontraban materia para dirigirles la palabra [ . . . ] , y cuando las veían asomar decían señalándolas:
'Tres por allí, tres por aquí'. Otros días, admirados y sorprendidos, les decían: 'Temprano es para máscaras...' Otros les
decían como airados: '¡Pues diga usted que madrugan poco
estas beatas!'» 9
Y es que, aunque la Constitución de 1876 había afirmado
rotundamente la confesionalidad católica del Estado, la gente,
el español medio, llevaba sobre su memoria cincuenta años
de periódicos atropellos de conventos y de frailes 10 . La Constitución quería garantizar, por otra parte, la libertad religiosa,
y aquellos que manifestaban su desprecio por las pobres mon9
M
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
I
p 282
83
Según la misma Constitución, 1a nación se comprometía «a mantener el
culto y sus ministros», y esta cláusula resultaba muy pesada para algunos españoles que habían olvidado el concordato de 1851 y las anteriores desamortizaciones de bienes eclesiásticos.
u
jas que transitaban por la vía pública debían creerse en su derecho a expresar lo que sentían respecto a la religión... L o
cierto es que para el español adulto, a pesar de la «protección
oficial», la elección del estado de vida religiosa aparecía como
algo poco rentable, y más si este estado se abrazaba en plena
juventud.
L o que llevamos visto hasta aquí acerca de la fundación
de las Esclavas ilustraría bastante al respecto. N o tenemos
sino recordar la oposición familiar que encuentran las dos fundadoras, las epopeyas de cada viaje, etc. P e r o una anécdota
ocurrida en esta primavera de 1 8 7 7 en Madrid resulta especialmente expresiva; aunque un poco larga, vamos a citarla
íntegra.
Un día en que andaba buscando casa, la M . María del Pilar entró en la oficina del administrador de cierta señora de
la aristocracia. Sin apenas mirarla, el administrador le hizo
señas de que esperaran.
«Después de larga espera, el señor se diíigió a ellas y en tono
poco amable les preguntó qué se les ofrecía. María del Pilar principió a exponerle que iban a tratar la compra de tal edificio. El
señor, que las veía con una traza poco recomendable, creyó que
lo que las llevaba era pedir una limosna, y así, por verlas salir
pronto de la oficina, sin dejarla continuar, contestó con modo
aún más áspero que lo que deseaban no podía ser, añadiendo
palabras que manifestaban el presentimiento que había tenido.
Como estaban tan retiradas era preciso hablar a voces, y María
del Pilar, para evitar que en la sala de fuera pensaran que estaba
riñendo, se levantó para tomar una silla y acercarse; pero el señor,
con tono más mortificante, repuso:
—Señora, ¿es usted sorda?
—No, señor—contestó nuestra Hermana—; pero, como estamos
tan retiradas, no entiendo a usted, y me voy a acercar.
—Pues, señora—añadió el administrador—, ya le he dicho cuanto hay que decir, y así, todo lo que hablemos sobre esto es tiempo
perdido; de modo que cuestión concluida.
María del Pilar, que había comprendido la sospecha del administrador, le dijo:
—Señor, yo no vengo a pedir a usted nada; usted no es el
dueño de la casa, no es más que el administrador, y yo sé que
usted no dispone de nada; si yo quisiera pedir alguna cosa, me
dirigiría a su amo.
Esto lo dijo con algún aire, y notando que su compañera, al
oír las últimas palabras de despedida del administrador, se había
salido de la sala, la llamó a su lado, diciendo:
—Dolores, ¿por qué se sale usted? Venga aquí, y usted no
saldrá hasta que yo salga. Esto es una oficina pública, donde
cada uno puede venir a arreglar sus asuntos.
El administrador que la vio con disposición, se bajó un poquito
y dijo:
—Señora, yo he dicho a usted que esto no puede ser, porque
la finca está en testamentaría; sería necesario un pleito y tardaría
mucho tiempo; además, su precio es muy alto.
—Pues, señor, dé usted estas razones y no se incomode.
El señor, ya más pacífico, continuó hablando, queriendo disuadirla de su idea diciendo que a qué pensaba en ser religiosa; que
en muy poco tiempo había presenciado él la destrucción de treinta
y tres conventos o patronatos, y que era muy probable que muy
pronto les sucedería lo mismo; y muchas cosas más, todo en
contra de las religiosas. Nuestra Hermana le dijo si las conocía,
y dijo que no; entonces ella añadió:
—Pues, señor, hace usted Vmy mal en hablaí así de lo que
no conoce.
—Ya—dijo el administrador—; si todas fueran como usted...
Así estuvieron largo rato, hasta que, al fin, el señor quedó tan
amigo, que salió a despedirlas, haciéndole muchos ofrecimientos
y diciendo:
—Ha sacado usted la cara por todas las monjas»
Los años de la revolución habían dejado su huella en la
sociedad española. Se había experimentado la posibilidad de
atacar directamente al clero sin que se hundiera el mundo, y
la gente se había acostumbrado a hacerlo sin especial rebozo.
A estas alturas del siglo no resultaba nada cómodo elegir el
camino de la vida religiosa.
Por otra parte, la misma revolución había revestido a
los españoles de actitudes polémicas —consecuencia lógica
de las circunstancias; cualquiera de los bandos sentía la necesidad de defender con palabras y con hechos la propia ideología, el modo personal de concebir la existencia—. Los estamentos eclesiales no escaparon, desde luego, a esta influencia.
En una época en que acusaban en su propia carne el menosprecio — o el odio a veces-— de una sociedad liberal que exaltaba los derechos humanos, ellos se apoyaban en esos mismos
derechos para defender con libertad de espíritu su condición
religiosa. La actuación de las fundadoras del Instituto de Esclavas es una muestra de lo que aquí vamos diciendo; en concreto, la conversación que acabamos de citar —entre la M. Pilar y un innominado administrador— es un ejemplo muy
significativo.
No es el único, además. En 1875. cuando se tramitaba la
instalación. de una comunidad de Reparadoras en Córdo11
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
II p.312-15.
ba, D. José Antonio Ortiz Urruela escribía una instancia en
la que usaba en provecho propio ideas fundamentales de la
Constitución de 1869, que, «echando por tierra y dando al
olvido toda la legislación antigua contenida en la Novísima
Recopilación, que restringía y sujetaba a condiciones y formalidades la fundación de asociaciones en España, deja libre y
expedito el camino legal para que todos los españoles se asocien libremente, sin trabas ni previos permisos, con el objeto
de cumplir todos los fines de la vida humana» n . El Sr. Ortiz
Urruela terminaba su razonamiento escribiendo: «Vigente
como está esta Constitución, puesto que nadie la ha derogado,
sería absurdo que se quisiese exigir de los católicos lo que no
se exige de los protestantes. Esto se hace mucho más evidente recordando la omnímoda libertad de conciencia proclamada
en esa misma Constitución. Por manera que hay que partir
del principio cierto e inconcuso de que hoy el establecimiento
de una comunidad de religiosas es negocio que solamente depende de la autoridad eclesiástica»
La historia es cambio. Esto resulta evidente cuando la consideramos como la evolución de la humanidad en el tiempo.
Pero lo es también cuando hablamos de la historia como ciencia. La llamada «maestra de la vida» sigue ofreciendo enseñanzas válidas en la medida en que acepta el ritmo de su dinámica discípula, la vida misma. Y una de sus enseñanzas
más seguras es ésta: nadie, ningún humano, escapa al influjo
de los condicionamientos de cada época; es decir, todos los
hombres llevan en sí mismos un germen de desarrollo que,
al contacto con la vida, en definitiva les hace cambiar. A veces esto ocurre antes de que los mismos sujetos del cambio
sean conscientes de ello; incluso en el caso de determinadas
personas que se creen rocas inamovibles frente al oleaje pasajero del tiempo.
Es lícito aplicar estas consideraciones a los que intervinieron en el establecimiento del Instituto de Esclavas del Sagrado Corazón. Cuando aquel grupo tomaba determinaciones
tales como la de improvisar un viaje nocturno; cuando interrogaba con toda firmeza sobre el motivo de una intromisión
12 Informe adjunto a una instancia dirigida al obispo de Córdoba por María
Do'ores v Rafaela Porras, 5 de enero de 1875.
13 Ibíd.
de la autoridad en sus asuntos —recuérdese la pregunta de
Dolores Porras al gobernador civil: «¿Detenidas? ¿Y con qué
derecho?»— o cuando mantenían con sencilla dignidad sus
puntos de vista en otras situaciones, se mostraban en posesión
de todo el caudal de elementos positivos que la época del liberalismo había acentuado en la conciencia de los hombres.
En realidad, la sociedad del Antiguo Régimen había cedido
bastante terreno a una sociedad nueva que hacía de la libertad
su santo y seña.
«Usted es católico —escribía Emilia Pardo Bazán a Menéndez Pelavo en 1880—, y hoy un católico necesita bracear
mucho para sobrenadar en este golfo de espíritu anticatólico
que domina en revistas, periódicos y demás órganos críticos» 14.
Como en otra cualquier época, en 1880 —en 1877 también—
era difícil ser cristiano hasta la médula, aunque resultara bastante más fácil profesar, como algunos españoles, una especie
de catolicismo oficial. Ante los líderes de los bandos opuestos, ante los defensores exaltados de la Iglesia y ante sus enemigos, se extendía un vasto campo de acción: la «masa católica» del país; católica por tradición y, también por tradición,
muy ignorante incluso en cuestiones religiosas. La Restauración pretendió encauzar el país por las vías de la paz política
y la tolerancia religiosa; y por un optimismo, nacido de la
paz y del alza económica, que degeneraría pronto en decepción.
La religiosidad superficial de muchos fue el fondo sobre
el cual destacó la santidad heroica de algunos. Y , en su tanto,
lo que se dice de los católicos españoles en general, puede
afirmarse también de los religiosos en el siglo xix, y más concretamente de las religiosas. La escasa formación de la mujer
en esta centuria, en el caso de las religiosas se vio todavía
agravada por su aislamiento del mundo, por la falta de un
sano contacto con el viento renovador de la cultura. No hav
más que recordar algunos episodios ya referidos. Con la mejor voluntad del mundo, el obispo de Córdoba consideraba
oportuna para el nuevo Instituto una clausura total; y muchos
cordobeses pensaban de manera semejante al obispo. Con todos estos condicionamientos, las religiosas no daban a la opi14 Carta de 3 de agosto de rse año, citada en MENÉNDFZ PELAIO,
de los heterodoxos
esparoles
(BAC, Madrid 19561 IT p 1211
ll"torm
nión pública una imagen muy atractiva;
sólo las conocían superficialmente, una
mediato la idea de un ser devoto, pero
digüeño en unos casos y algo avaricioso
para las personas que
monja evocaba de intambién simple y peo altivo en otros.
Sin embargo, sobre la mediocridad de un considerable número de frailes y monjas se alzaron religiosos de miras elevadas. Es más, toda la vida religiosa experimentaría en el siglo xix una evidente renovación. Las persecuciones de que
fue objeto a lo largo de los años sirvieron para decantar la
autenticidad de las vocaciones; en la segunda mitad del siglo
no puede hablarse con verdad de conventos llenos de hombres
y mujeres que están allí por imposiciones familiares o sociales.
El Instituto de Esclavas del Sagrado Corazón, con todos los
azares de su primitiva historia, también es una muestra significativa en este aspecto. Es difícil encontrar un grupo de mujeres que haya tomado decisiones personales más conscientes
que las primeras Esclavas. Decisiones corroboradas por la
propia vida y reafirmadas verbalmente a cada paso con toda
solemnidad.
Otros factores coadyuvaron en la puesta al día de la vida
religiosa. Las convulsiones de todo tipo que acompañaron la
transformación de la sociedad burguesa, trajeron como consecuencia la marginación progresiva de muchas personas. La
fuerza del Espíritu se hizo entonces presente en la Iglesia alentando las fundaciones religiosas dedicadas a aliviar miserias
materiales y espirituales. Muchos Institutos aparecidos en el
siglo xix colaboraron en el esfuerzo general por la reconstrucción del mundo. Y los miembros de estos Institutos se sintieron beneficiados por ello, porque las mismas exigencias del
apostolado los llevaron a un contacto con sus contemporáneos;
las obras apostólicas permitieron que entrase en sus conventos
el aire fresco de la renovación.
Las fundadoras del Instituto de Esclavas del Sagrado Corazón tuvieron ocasión de experimentar en sus vidas la fuerza
del cambio histórico. Seguramente lo vivieron sin ser demasiado conscientes de ello. En sus escritos aparecen muy pocas
alusiones a la política de su tiempo. Pasaron sin grandes dificultades el sexenio revolucionario (1868-74), que precisamente coincidió con una etapa decisiva de su juventud. Empezaron
la vida religiosa en los albores de la Restauración, y tampoco
se aprecia en sus escritos indicio alguno de interés por la política en este momento; ni siquiera reflejan aquel sentimiento
de fervor monárquico tan común en determinados ambientes
religiosos o conservadores. Mujeres de su época —una época
a caballo entre dos mundos—, actuaron siempre con un cierto
sentido de dignidad, empapado también de sencillez, y con una
gran libertad de movimientos. Se mostraron en todo momento
a la altura de una vocación que las levantaba sobre las minucias de la política o las modas pasajeras; pero la vivieron con
un estilo personal que evoca claramente el talante de los hombres más lúcidos de su tiempo.
El anónimo administrador que hablaba aquel día con
la M. Pilar, al fin de la conversación le dirigió unas palabras
de elogio: «Si todas fueran como usted...» Frase que expresa
un tópico muy socorrido en todos los tiempos. En los tópicos,
sin embargo, siempre hay un fondo de verdad; y, aunque es
posible que en este caso hubiera muy poca, no se puede negar
que había en 1877 monjas lo bastante incultas como para justificar en la opinión pública la imagen de un tipo humano al
que con facilidad se podía atropellar o ignorar.
Como al administrador, a muchas personas podía parecerIes inútil la fundación de una casa religiosa. Pero también había otras para las cuales los propósitos de Rafaela María Porras
y sus compañeras eran no sólo laudables y santos, sino útiles
a la sociedad. Y en este sentido, la labor de los eclesiásticos
de Córdoba que querían promover la enseñanza pudo tener
como consecuencia una sana mentalización que benefició en
primer lugar a las fundadoras. En aquella sociedad de intereses encontrados y de ideas con frecuencia confusas era preciso
que «las inteligencias, los corazones y las voluntades de sus
miembros» quedaran configurados por el Evangelio. Así habían escrito el arcediano y el chantre de la catedral de Córdoba
al solicitar del obispo licencia para que las novicias de la calle
de San Roque pudieran seguir viviendo su vida religiosa y dedicarse a aquella obra educativa tan necesaria en la ciudad
andaluza 15.
15
Informe, 15 de diciembre de 1876, fol.4v.
En la pequeña capilla de la calle de la Bola, la M. Sagrado
Corazón está en oración silenciosa un día cualquiera del mes
de abril de 1877. La ventana entreabierta deja oír los ruidos
de siempre —tac, tac, tac, los pasos de la gente; «¡Rositas,
rositas de olor, y qué bonitas!», el silbido del afilador... Ruidos muy sugerentes para quien lleva muy en el corazón un
amor grande, hondo, por el mundo. ¿Tiene la M. Sagrado
Corazón idea de quién pasa por la puerta de su casa? Es lo
más seguro que desconoce por completo a los hombres importantes que viven en Madrid, y que pueden andar por la calle
de la Bola precisamente en esos momentos. ¿Acaso sabe ella
que, en este mundo suyo que se va secularizando rápidamente,
algunos intelectuales católicos pretenden reconstruir la unidad
entre la razón y la fe? No es probable. Para los santos, la
verdadera tarea es siempre mucho más simple y más difícil
al mismo tiempo: hacer ver a todos, a los hombres cultos y
a los ignorantes, que existen razones para creer y razones para
esperar; en definitiva, razones para vivir. Ella, Rafaela María
del Sagrado Corazón, va para santa —aunque con seguridad
no sospecha que llegará a los altares—. Y por eso quiere dedicarse a esta maravillosa misión.
Tac, tac, tac; los pasos se alejan, y los pregones también,
dejando sólo un eco... —«¡Qué bonitaaaas!»—. Hay instantes
de silencio. Y Rafaela María se sumerge en ese silencio y vive su
respuesta al amor infinito de Dios. «'Si El nos ha amado de
esta manera, también nosotros debemos dar la vida unos por
otros» (1 Jn 4,11). Con palabras y con gestos, ella quisiera explicar que la vida puede ser algo tan hermoso como una amistad, como la relación entrañable entre dos personas que se
aman. La vida es un don para agradecer, una respuesta que
dar; y, sobre todo, una ocasión de fiarse, de creer. Rafaela
María va a vivir en un acto continuado de fe y de confianza.
«Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él» (1 Jn 4 , 1 6 ) . Este amor es algo concreto,
estremecedoramente humano. Es la entrega de Cristo hasta la
muerte y más allá de la muerte; es Ja permanencia constante de
ese cariño sin límites. Ella, Rafaela María del Sagrado Corazón,
va a buscar y a vivir apasionadamente esa presencia en la eucaristía, en el misterio de Cristo que actualiza su muerte, su resurrección y su gloria invisible entre nosotros —por eso está ahí,
en adoración silenciosa con «el corazón ardiendo en amor humilde», expresión suya muy querida 1 6 — y también en el amor
a sus hermanos; en un amor sin límites a todos los hombres;
¡este mundo, Señor, redimido por tu cruz y tu resurrección, que
está tan olvidado de tu sufrimiento y de tu victoria; este mundo que, sin saberlo, está tan necesitado de ti!
Tiempo de oración en la capilla de la calle de la Bola. La
habitación en que se encuentra está demasiado rodeada de ruidos domésticos y callejeros. No importa. Tal vez así sean todas
más conscientes de que voces y ruidos son como un eco concreto, pequeño, del clamor de los hombres todos, que en este
siglo xix, como en cualquier época, piden ayuda en su esfuerzo
por construir un mundo nuevo. La piden sin darse cuenta, tal
vez sin desearla conscientemente. Estos hombres deben saber
que su esfuerzo, su lucha y su dolor tienen sentido porque Alguien ha luchado, ha sufrido y triunfado primero por ellos.
De la calle sube de nuevo la modesta melodía del pregón:
«¡Rositas, rositas de olor, y qué bonitas!»
Los tiempos heroicos del
Instituto
Por muchas razones, unas alegres y otras menos placenteras, las primeras Esclavas del Sagrado Corazón recordarían durante toda su vida los días pasados en la calle de la Bola. No
vivieron allí ni siquiera dos meses, y, sin embargo, las anécdotas de ese tiempo podrían ocupar un libro entero. Vistos a distancia, los lances ocurridos en aquel piso tienen un colorido especial; vividos en su momento, debieron de ser algo así como
capítulos de una epopeya.
Una de las novicias se trastornó. Ya desde Andújar lo veían
venir, pero la enfermedad se manifestó violentamente en la
calle de la Bola. Y precisamente cuando más apuradas estaban
con este percance, del cual, a Dios gracias, no tenían precedentes en la azarosa historia de su vida religiosa, la superiora cayó
gravemente enferma. Tal vez cogió un enfriamiento, o simplemente «su naturaleza sucumbía a fuerza de los pasados disgustos», como dice la cronista de esa época 17. Una mañana, la Madre Sagrado Corazón amaneció mal; y, aunque quiso levantarse,
16
Carta a la M. Purísima, 7 de enero de 1894
17
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
I
p
288.
en seguida tuvo que guardai cama con una fuerte calentura En
una habitación contigua, la pobre novicia enferma padecía un
verdadero ataque de locura, y las más valerosas intentaban cal
marla o, al menos, sujetarla
La consternación fue general Por todo pasaban aquellas jóvenes, a cualquiera idea se hacían antes que a la falta de la Madre Sagrado Corazon Su serena fortaleza había sido para ellas,
en todo momento, un signo muy expresivo la verdadera base
de su estabilidad Ahora, privadas de este apoyo humano, las
novicias iban a demostrar hasta qué punto habían asimilado las
actitudes de confianza y equilibrio de la superiora
Pasaron algunos días «La Madre no sólo no sentía alivio,
sino que estaba peor, cada día se le recargaba la fiebre, y el
médico no prometía su salud El R P Cotanilla iba casi todos
los días para animarla y confesaba a nuestra superiora cuando
lo pedía» 18 El día 3 de mayo lo pasó tan mal, que la M Pilar
consultó al médico la conveniencia de avisar a su hermano Ramón El médico no la tianquilizó I e contestó que sí, que avisara cuanto antes
No deja de tenei giacia la clase de consuelo que el P Cotanilla se esforzaba en dar a las novicias Cuenta una de éstas
«Nos preocupaba mucho el estado de gravedad de nuestra M Su
péñora, y el Padre, cuando nos visitaba, nos decía 'Hermamtas, no tengan pena, que, cuando el Papa muere, en seguida es
nombrado otro en su lugar'» 19 La comparación no era de lo
más feliz, ni tampoco muy eficaz el alivio También la M Pilar
intentaba levantar la moral «Animaba a sus hermanas, pero lo
hacía tan llena de pena, que sus lágrimas eran el eco de sus palabras» 20
Rezaban todas Dios escuchó tanta súplica, y a mediados de
mayo la enfermedad cambió de curso y comenzaron a renacer
las esperanzas Volvieron a oírse conversaciones en tono noimal A la hora de las recreaciones, la risa de todas se adueñó
nuevamente de la casa De puro felices que se encontraban,
todo les daba ganas de íeír, hasta el punto de que la superiora,
todavía en la cama, aunque recuperándose por días, tenía a su
lado una campanilla para hacerse oír si necesitaba alguna cosa
IS
Crónicas
19
M
20
I p 288 89
MARÍA
DEL A M P A R O
Crónicas I p 301
Relación
p
49
La proximidad de los vecinos permitía situaciones cómicas,
que las novicias aprovechaban con su inmejorable humor. Cuentan que en el piso superior vivían un actor y un sacristán, y que
los dos estudiaban sus respectivos papeles —dramas el primero,
misas de difuntos el segundo—- con las ventanas abiertas, circunstancia por la cual toda la casa participaba en los ensayos.
Un día escucharon esta curiosa conversación en el patio:
«¿Quién vive en este piso?» —se referían al de ellas—. «Yo
no sé —contestó otro—; está siempre cerrado». Un tercero explicó: «Aquí viven diecisiete monjas como diecisiete canarios» 21.
Así era su alegría y tal era la imagen que proyectaban al exterior.
Los que las conocían de cerca se admiraban con mayor motivo. El secretario del cardenal Moreno fue a verlas una tarde,
casi de noche. La superiora, convaleciente, ya estaba en la
cama, y lo recibió la M. Pilar con alguna otra, pero él quiso
saludarlas a todas. «Nuestras Hermanas, guiadas de su natural
sencillez, no fingían en visita lo que no tenían en su interior,
y así todas estaban sumamente alegres y risueñas. El Sr. Secretario se admiraba —constándole las tristes circunstancias que
habían atravesado y aún atravesaban— [de] cómo estaban tan
contentas. Prolongó su visita hasta bien entrada la noche, sin
duda para convencerse si aquello era realidad». Desde su habitación, la superiora seguía el curso de la visita, un poco sorprendida de su duración y de las risas que escuchaba, pero sin
poder enterarse de qué se hablaba; hasta llegó a temer que el
visitante «las tachara de ligeras y de poco juicio; pero como
Dios las impulsaba, sucedió muy al contrario; el señor salió
muy edificado de la visita, admirando su espíritu y honrándoles
con sus palabras ante el Sr. Cardenal» 22.
El día 20 de mayo tomaron el hábito las tres postulantes
que habían participado en los azares de la fundación. «Ya puede comprenderse el gusto que disfrutarían hoy todas nuestras
Hermanas, colmado con la salud de su Madre —que ya iba
recobrándola lo mismo que las demás—. La observancia era
completa; la satisfacción, cumplida, puesto que la obra por que
tanto habían sufrido la encontraban protegida y con fundadas
esperanzas de consolidarse por completo» B .
'
¿i
23
Crónicas I p 303.
( rúnicas-1
p.303-301.
Crónicas I p.306.
«La observancia era completa». La honda alegría de la comunidad no se manifestaba sólo en la risa o las conversaciones
de la recreación. Era la paz de los semblantes, el deseo eficaz
de aliviar el trabajo de las demás, la «caridad fraterna no fingida» (cf. 2 Cor 6 , 6 ) , el actuar en todo «sin murmuraciones
ni discusiones» (cf. Flp 2,4). En fin, «una hermandad tal como
la leemos de los primeros cristianos» ^ .
Todas estaban convencidas de que, para fundar el Instituto,
Dios había escogido «los más débiles instrumentos de la tierra» 25. Pero cualquiera de ellas habría asegurado también que
la M. Sagrado Corazón, siendo la más convencida de su impotencia, era, al mismo tiempo, el cimiento más sólido del edificio.
Aquella comunidad establecida en un piso sencillo, rodeada de las circunstancias propias de cualquier casa de vecindad, vivía los aspectos fundamentales de su vocación lo
mismo que si hubiera habitado en una grande casa de aspecto conventual. Una de las primeras Esclavas escribió después que la M. Sagrado Corazón puso un interés especial en
mantener el culto eucarístico, que da su fisonomía propia a
una comunidad del Instituto:
«En una de las cosas en que más resplandecía su celo era en
que no faltaran las adoraciones, que las hacíamos como podíamos
y a pesar de no estar obligadas cuando no teníamos el Santísimo;
pero esto no lo escatimábamos a Dios, pues 1a interior ley de la
caridad nos obligaba a seguir el impulso de nuestra vocación, que
estriba principa'mente en esto—como sigue estribando el Instituto—, de! cual es su vida, como la raíz lo es del árbol, el cual se
seca si aquélla le falta. Lo cual, por la misericordia de Dios,
espero no sucederá, sino que el que lo plantó lo llevará adelante
con nuevos aumentos, como por su bondad lo está haciendo» 26.
La que escribía el párrafo anterior seguía diciendo que
no habían deiado la adoración nocturna ni siquiera cuando
andaban por los hospitales. Pero lo mejor no es ese detalle,
sino lo que afirma antes: todas ellas sentían un impulso vital
que las llevaba a afianzarse más y más en la «raíz y quicio»
de toda comunidad cristiana que es la eucaristía (cf. PO 6 ) .
La enfermedad de la M. Sagrado Corazón se repitió con
34
Cf.
MARÍA DOLORES
RODRÍGUEZ
CARRETERO,
M. MÁRTIRES, Apuntes sobre la fundación
M MÁRTIRES, Algunos apuntes biográficos
Corarán (Rafaela Porras v A\llón) p.41.
25
36
Relación
p.20.
de la casa de Madrid fol.2.
de la M. María del
Sagrado
menor gravedad en casi todas las de la casa. Tanto el P. Cotanilla como el obispo, que las visitó alguna vez, veían en la
estrechez de la vivienda una de las causas de aquella epidemia. Por otra parte, la extrema pobrera en que vivían contribuía también a mantener aquel precario estado de salud.
Era preciso encontrar casa, pero la superiora estaba demasiado débil para ocuparse del asunto. Todavía el 21 de
mayo necesitaba hacer un extraordinario acopio de fuerzas
para escribir: «Aunque estoy mejor, estoy bastante débil;
tanto que la pluma me pesa como si fuera de plomo». Así
decía ella, aunque además consiguió el triunfo de contar con
detalle la ceremonia de la toma de hábito tenida el día anterior. «Ellas —las nuevas novicias— no cabían en la casa de
gozo, y en todas nosotras reinaba muy grande» 27.
Por suerte, la M. Pilar había escapado aquella vez a la
epidemia y estaba dispuesta a cualquier gestión. Acompañada
de una Hermana, recorrió la ciudad en todas direcciones antes
de dar con una vivienda apropiada y en venta. Y «después de
muchos paseos por las desconocidas calles de Madrid y de peores recibimientos», al fin encontró casa en el barrio de Chamberí 28, «lejos de poblado y quizás a más de un cuarto
de legua» de aquel Madrid decimonónico tan reducido. Hace
gracia pensar que «un cuarto de legua» le resultara a la cronista una lejanía extraordinaria, pero hay que tener en cuenta
que la mayoría de ellas estaban acostumbradas a las distancias
de Córdoba. Con evidente exageración decían que «donde
estaba la casa era preciso improvisar una línea férrea para
proveerse con tiempo de todas las necesidades de una comunidad» 29. Seguramente -no imaginaban que no tardaría demasiado en haber no una línea férrea, pero sí tranvías eléctricos 30 .
Para los .mismos madrileños, acostumbrados a desplazarse
en recorridos más largos, la casa quedaba en las afueras; resultaba casi un descampado el terreno circundante. Si a esto
se unía la poca iluminación nocturna —escasas farolas de gas,
sujetas a frecuentes apagones—, es comprensible que a la coCarta a Ana María de Baera, aspirante al Instituto, 21 de mayo de 1877.
Aunque la cronista hable de barrio de Chamberí, la casa estaba situada
en la zona que posteriormente se denominaría Cuatro Caminos.
P R E C I O S A S A N G R E , Crónicas
II p.316.
39 De momento sólo había en Madrid tranvías tirados por muías, que funcionaban desde 1871.
37
28
29
munidad le pareciera una especie de aventura el traslado.
A pesar de todo, la casa era amplia y tenía una hermosa
huerta, y la M. Pilar decidió tomarla en arriendo hasta el
día de San Miguel. Cuando la M. Sagrado Corazón estuvo
algo restablecida, fue una tarde en coche a verla; «ISÍ desanimada había quedado María d e l Pilar, no menos q u e d ó nuestra superiora; pero, obligada por la necesidad, hubo de acceder» 31.
La mudanza se fijó para el día 26 de mayo y se llevó a
cabo épicamente; la cronista lo narra con todo ese lujo de
detalles cómicos que su buen humor sabía encontrar en cualquier episodio, y que recordaban tan exactamente las protagonistas años después. Las discusiones con los carreros, «tan
poco complacientes, que bien dieron quehacer»; el armonio,
trasladado por cuatro gallegos, que, «cuando lo toman en
peso, principian a dar voces y a regruñir»; y la caminata de
la mayor parte de las novicias, «cargadas con diferentes objetos, demasiados para sus cansadas fuerzas con el trabajo de
todo el día y la larga distancia a que se encontraba la casa,
en términos que tuvieron que descansar dos o tres veces en
el camino, sentándose en el suelo». Al fin todas se vieron
reunidas y «animadas con la buena casa que habían logrado,
aunque tan lejos» 32. Poco después, cuando el calor empezaba
a apretar en Madrid, pudieron apreciar mejor las ventajas del
traslado; según dice la Madre superiora en una de sus cartas
de esos días, en la casa «casi no se siente el calor y hay tanta
ventilación por todas partes, que a esto lo atribuyo, pues dicen
que en el centro de Madrid es sofocante» 33.
«En esta casa, el día 8 de junio de 1877, fiesta del Sagrado
Corazón de Jesús, a las siete de la mañana, nuestras fundadoras
emitían sus primeros \otos en manos del R. P. Cotanilla, de la
Compañía de Jesús, con todas las ceremonias requeridas por la
santa Iglesia y con todo el gusto y contento de sus hijas, deshaciéndose los corazones de tedas er acción de gracias al ver la
obra por la que tanto habían sufrido formar sus cimientos» 34.
Era la primera vez que en el Instituto se empleaba la
palabra «cimientos» para aludir a las dos hermanas fundado31
32
38
31
Cromas
I I p.316,
Cróniras
I I p.318-20.
A Ana María de Baeza, 7 de julio de 1877.
Crónicas I I p.329.
ras. Más tarde, la M. Sagrado Corazón tomaría para sí, y
también para su hermana, esta denominación: «cimientos, piedras rotas y apisonadas que ni se ven» 3S. Pero faltaba mucho
todavía para eso. Bastaba con lo dicho: ellas, las fundadoras,
eran instrumentos en manos de un sabio constructor. Y el
edificio se levantaría tanto más airoso cuanto más hondas se
colocaran las primeras piedras.
Al mes siguiente hicieron los votos otras cinco novicias.
La comunidad, con siete profesas, empezaba a tener un aire
respetable.
«Jesús sacramentado, principal objeto
de nuestra reunión»
Al día siguiente de llegar a su nueva casa habían tenido
la primera misa, pero pasó bastante tiempo todavía antes de
que consiguieran la licencia para tener reservado el Santísimo.
Para ellas era una gran ausencia. No concebían su vida desvinculada de la presencia eucarística. «Jesús sacramentado,
principal objeto de nuestra reunión»; razón de ser, como sí
dijéramos, de su vida comunitaria. Así lo veía la M. Sagrado
Corazón y así lo escribió en una instancia al papa pidiéndole
licencia para tener la reserva eucarística 36 . Resumiendo en
pocas palabras el contenido de su vocación, en ese documento
escribía que las Esclavas —en ese momento aún se llamaban
Reparadoras del Sagrado Corazón— «no aspiraban a otra cosa
en este mundo más que a adorar a este divino Señor sacramentado, a consagrase a El para siempre, a enseñar a las niñas
pobres la doctrina cristiana y dar asilo [ . . . ] a las personas
que en sus casas por diez o quince días quisieran retirarse a
hacer los ejercicios espirituales» 37.
La que estaba tan penetrada de la idea «Jesús sacramen
tado, principal objeto de nuestra reunión», sentía profundamente que la presencia eucarística es «el corazón viviente de
cada una de nuestras iglesias» 38 . Este convencimiento hacía
brotar en ella una íntima postura de adoración y el deseo
35
36
37
38
Carta a la M. Pilar, 5 de julio de 190S.
26 de septiembre de 1877.
Ibid.
PABLO V I , Credo del Pueblo de Dios.
incoercible de manifestarla en actitudes exteriores y concretas. « . . . Es para nosotros un deber dulcísimo honrar y adorar
en la hostia santa, que ven nuestros ojos, al Verbo encarnado,
al que nuesttos mismos ojos no pueden ver» 3 9 . Un «deber
dulcísimo» era al mismo tiempo para ellas el mayor «auxilio
y consuelo» (cf. PO 5 e ) . Bien habían experimentado la
necesidad de esta ayuda a lo largo de la fundación.
Conseguir en aquel tiempo la licencia para tener reservada
o expuesta la eucaristía suponía una larga tramitación. Pero
las crónicas del Instituto nos cuentan que Cristo, saltándose
todo trámite, se quedó con ellas en varias ocasiones. Lo refieren como un milagro.
Trasladadas a su nueva casa el día 26 de mayo de 1877,
« sólo un disgusto sentían: éste era el no tener el Santísimo
Sacramento Esta licencia no la podía otorgar el Sr Cardenal,
porque en ese caso ya la tuvieran, había de venir de Roma. Se
había pedido o se pidió por este tiempo, pero de allí siempre
tardan las cosas por lo regular. Este era su sentimiento, y nuestro
Señor que lo conocía acudió a remediarlo, en parte, de la manera
que ahora se dirá Un día va la sacristana a guardar el cáliz y
patena después de la misa y se encuentra en ésta dos o tres partículas Corre al cuarto de la superiora a darle la noticia, baja
la Madre y se certificó de la verdad Y entonces mandó las dejaran en el sagrario hasta el día siguiente, se encendieron dos luces
y se tuvieron adoraciones dos a dos toda la noche Esto sucedió
por primera vez el día que la superiora y María del Pilar hicieron
sus votos
Desde entonces se repetía con más frecuencia y hasta tres o
más veces por semana, fuese en la patena o fuese en el copón [ ..]
Ello es cierto que nuestro Señor, aunque al parecer en tan pequeñas apariencias, no las quería dejar solas, y ellas continuaban en
su compañía de día y de noche» 40 .
La M. Sagrado Corazón, contentísima como se puede suponer, se creyó, sin embargo, obligada a dar cuenta de los
hechos. Habló de ellos al P. Cotanilla; éste dijo que, si volvía
a ocurrir, avisaran al párroco para que, si podía, pasara a
recoger las partículas. No tardó mucho en presentarse la ocasión: « . . . La superioia escribió al señor cura, el cual ya estaba
prevenido de antemano. La carta la recibió una hermana de este
señor y se olvidó de darla; ya a la hora de mediodía llegó
39
40
PABLO V I , Credo
M
PRFCIOSA
del Pueblo de Dios
Crónicas II p 333-34.
SANGRE,
y se la dio, y al leerla hizo esta exclamación: 'Acabo de pasar
por la puerta de administrar un enfermo'...» 4 1
La relación de otra de las protagonistas de esta historia
ofrece detalles muy vivos. Después de avisar al párroco para
que fuera a recoger las partículas, la comunidad se reunió en
la capilla. Oyeron el sonido de la campanilla del viático que
pasaba por la calle. Algunas de las novicias oraron en alta
voz: «Señor, no te vayas», en una traducción bastante fiel
del «Quédate con nosotros» del Evangelio (Le 24,29). En
la calle sé fue extinguiendo el sonido de la campanilla y el
ruido de los pasos...
Aquellas jóvenes se habían acostumbrado a experimentar
en sí mismas la obra de Dios, su actuación escondida entre
los sucesos pequeños o grandes de la vida. No eran lo que se
dice milagreras, porque miraban toda la existencia con los
ojos admirados, pero serenos, de la fe. Tampoco en esta ocasión se asombraron demasiado, pero agradecieron vivamente,
con todo el corazón, la voluntad del Señor de quedarse con
ellas; que Dios, al parecer, quisiera acelerar el lento proceso
que se seguía en Roma —«de allí siempre tardan las cosas»—
para conceder el privilegio de la reserva eucarística. «Bien
puede esto atribuirse a casualidad o a falta de vista del capellán, pues verdaderamente la tenía corta —dice la cronista—;
el motivo sólo Dios lo sabe». El mismo señor le decía a Manuel, que era el que le ayudaba a misa: «No sé, Manuel, cómo
pasa esto; yo pongo cuidado, y cuanto más cuidado, más se
queda» 42.
En el fondo de su alma, la M. Sagrado Corazón y todas
las que componían la comunidad estaban convencidas de que
los esfuerzos del capellán se estrellaban contra la mismísima
voluntad de Dios, que deseaba ser su «auxilio y consuelo».
La licencia para tener reservado el Santísimo se recibió
en Madrid el día 19 de octubre, aunque traía fecha del 12.
«No bien la leyó la superiora y comunicó a una o dos que
estaban en su compañía, cuando fue difundida por la casa, y
todas se reunieron, dando gracias a Dios por favor tan singular y deseado» 43. Pero aún tenían que cumplir el requisito
41
42
43
PRECIOSA
PRECIOSA
SANGRE,
SANGRE,
Crónicas
Crónicas
II
II
p.334-35.
p.335.
PRECIOSA
SWGRE,
Crónicas
II
p.381.
de mandarlo al cardenal para que lo confirmara, «y la respuesta fue decir que quería él mismo ir a ponerlo la primera
vez; que arreglaran todo, que ya avisaría». Al fin decidió ir
el día 24, fiesta de San Rafael. «En efecto, todo fue preparado; el altar, con nuevo y exquisito gusto entre azucenas,
rosas y luces, y a las siete de la mañana llegó el señor cardenal. Celebró el santo sacrificio, dio la sagrada comunión a
toda la comunidad y dejó expuesto y reservado el Santísimo
Sacramento. Pasó después al locutorio, estuvo viendo toda la
casa, se desayunó, y manifestó quedar sumamenle contento
y complacido, concediendo tener la exposición los domingos y
jueves y días de primera fiesta. Este día fue el que coronó la
dicha de nuestra comunidad»44.
Otra de las primeras Esclavas anota el hecho con palabras
entrañables:
«La licencia para el reservado del Santísimo al fin la recibimos
el 19 de octubre, causándonos un gozo grandísimo, pues tanto
tiempo habíamos estado privadas del que es vida y alegría de
nuestras casas» 45 .
A pesar de que la casa estaba retirada del centro, la M. Sagrado Corazón y las demás de la comunidad hicieron lo posible por extender la voz de que recibirían niñas pobres para
enseñarles el catecismo. Y empezaron a acudir, efectivamente,
todas las tardes. También había personas que vivían más cerca
de la casa que de la parroquia, motivo por el cual la superiora procuró en seguida que la capilla, aunque pequeña, fuera
pública, abierta a todos. «Determinaron pedir al señor cardenal la gracia de constituir la capilla pública, con otras más
que creyeron convenientes, como el que se pudiera celebrar
el santo sacrificio más de una vez y el que las niñas o jóvenes
que acudían a aprender el catecismo recibiesen los sacramentos de penitencia y comunión» 46 . La M. Sagrado Corazón
escribía a una aspirante al noviciado: «Hoy hemos tenido una
hermosísima misa. Han comulgado varias jóvenes y niñas de
las que asisten al catecismo, v después han confesado muchas
que aún no estaban capaces de recibir la divina Majestad; a
"
Peí ri,isa SANi.Rr, Crónicas II p 3^2.
M. MÁRUP.LS, Apunta
sobie la lunduaún
"
PRLUOSA
SANGRI .
Cráiiicas
II
p 349,
de Ia casa Je
Mad'id
fol.l3v.
ta Santísima Virgen se las hemos consagrado para que las tome
bajo su amparo maternal» 47.
La M. Sagrado Corazón quiso siempre un apostolado catequístico muy unido a! culto eucarístico celebrado en la capilla de la comunidad. Desde estos primeros momentos quería
lo que luego expresó en dos frases lapidarias: «poner a Cristo
a la adoración de los pueblos» y hacer cuanto estuviera a su
alcance para que todos «lo conozcan y lo amen» 48 . Años más
tarde citaba con palabras sencillas una idea de D. José Antonio
Ortiz Urruela: «Bien decía el P. Antonio que del Santísimo
Sacramento salía todo» 49. No sabía ella que esta misma idea
iba a repetirla el concilio Vaticano I I cerca de un siglo después: de la liturgia, cuyo centro es la eucaristía, «mana toda
la fuerza de la Iglesia»; más aún, es «la cumbre adonde tiende
toda la actividad de la Iglesia» 50.
La casa de Chamberí tenía otros inconvenientes, pero para
la M. Sagrado Corazón no había ninguno comparable con la
dificultad de convertir la capilla en un verdadero foco de
atracción eucarística. Ella, que sentía el deseo inmenso de ver
a Cristo amado y adorado por todo el mundo, que juzgaba no
poder hacer obra más grande que exponerlo «a la adoración
de los pueblos», no podía menos de lamentar el alejamiento
de una casa que, por lo demás, era buena y espaciosa.
«Es verdad que la casa estaba retirada, pero nuestras Hermanas
se encontraban en ella tan bien y tan contentas cual nunca lo
habían estado; en la huerta pasaban alegres recreaciones, y toda
ella era tan alegre, que, como decían, quitaba cuatro penas, si las
hubieran tenido; esto pasaba en las hijas, pero no así a la Madre,
que cada día estaba más disgustada, porque, como le decía su
hija María de San Ignacio: 'Madre, cuando hagamos la iglesia
no va a haber en ella más que las dos Hermanas de la adoración
y el moscardón de la siesta', y ésta era la pena de la Madre, que
para tener siempre expuesto el Santísimo Sacramento—como había
de estar según su Regla—no sería nunca visitado»51.
Todo parece indicar que nadie en la comunidad tuvo una
visión tan clara como ella del sentido apostólico del culto a
la eucaristía. La cronista dice que las Hermanas estaban felices
47
48
49
a0
01
Caita a Ana María de Baeza, septiembre de 1877.
Apuntes espuituales
14, Ejercicios de 1890.
Carta a la M. María de San Ignacio, 12 de abril de 1884.
SC 1,10.
PRECIOSA SANGRE, Crónicas
II
p.341-42.
en la casa de Chamberí «cual nunca lo habían estado» y que la
M Sagrado Corazón «cada día estaba mas disgustada» Ni
siquiera la M Pilar sintió tan al vivo la necesidad de abrirse
hacia la gente precisamente en y a través de la eucaristía
Mientias permanecieron en Chamberí hicieron todo lo
posible por atraer a los fieles Y en el capítulo de lo posible
entran muchos detalles El primero, la licencia pedida al cardenal para convertir aquella sala de la planta baja en capilla
pública, el cardenal concedió esta licencia el 4 de septiembre
« Venimos en conceder a la referida superiora el que pueda
usar de las gracias qu>_ solicita en dicha instancia, encargándole
ponga sobre la puerta de la capilla una campana para hacer señal
a los fieles cuando haya de celebrarse el santo sacrificio de la
misa y demás sagrados misterios»
La dichosa campana, el cumplimiento de aquella condición
al parecer tan sencilla, impuesta por el cardenal, tuvo también
su historia cómica
«Al día siguiente de recibir la licencia, cuando llegó la hora
de decir la misa, el hortelano—que era hombre de alguna edad
y muy a proposito para la comision—salló a la puerta con su
campana en la mano y dio sus tres paseos en diferentes ocasiones
tocando con cuanta fuerza podía [ ] Esto se repetía cada ma
ñaña, llamando con esta asiduidad a las cabras que pacían alrededor de la casa, porque los vecinos eran muy pocos Sin embar
go, los días festivos acudían seis u ocho personas, y después, algunas más» 52
Días más tarde, después de muchas pruebas, colocaron
una campana que más bien parecía un cencerro. El buen humor de la comunidad no desperdició la ocasión que les brindaban los comentarios de la gente que pasaba por la casa y
advertía el improvisado campanario, que apenas se veía desde
abajo
Realmente aquella casa no podía prosperar si había de
responder al ideal que llevaba tan dentro del corazón la
superiora La capilla y la eucaristía en ella conservada era
ciertamente «vida y alegría» de la comunidad Pero, por las
circunstancias de su situación, la casa, la capilla, no podría
ser nunca conocida como el «corazón viviente» de una comunidad mayor Y eso, para la M Sagrado Corazón, era cuestión vital
52
PRECIOSA
SANGRE
Crónicas
II
p 353
«El viaje de las reconciliaciones»
Venía ya el otoño, y con él se acercaba la necesidad de
cumplir con una obligación contraída: el pago del primer plazo de la casa. No tenían dinero, y la M. Pilar decidió dar una
escapada a Córdoba para agenciar la venta de un cortijo.
Acompañada de una de las Hermanas —la misma que había permanecido a su lado cuando la comunidad se trasladó
de Córdoba a Andújar—-, la M. Pilar salió rumbo a Andalucía en uno de los primeros días de septiembre. Esta vez no
hacía el viaje entre aguas torrenciales; pero con seguridad iba
pensando en dificultades mayores que capear un temporal meteorológico. La situación económica de la comunidad no era
nada fácil; tenían, es cierto, propiedades en Córdoba; pero,
a la hora de convertirlas en dinero, todo eran inconvenientes.
Mientras el tren corría hacia Despeñaperros, la M. Pilar hacía
proyectos mentales imaginando posibles compradores y calculando ganancias. No le había tocado comisión muy agradable,
la verdad.
Antes de salir de Madrid, tanto el obispo auxiliar como
el P. Cotanilla le habían encomendado con encarecimiento
visitar a todas aquellas personas que intervinieron de una
forma o de otra en los episodios de la salida de Córdoba. En
primer lugar, por supuesto, al obispo, y luego al provisor de
la diócesis. También estas visitas la tenían preocupada. Repasaba en su memoria lo ocurrido, y no podía menos de reafirmarse en lo que ya por carta había dicho a estos señores: que
las dos sentían haberles causado «malos ratos y sufrimientos»,
pero que en todo ello habían obrado «sin malicia ante Dios
nuestro Señor»; que los tenían en cuenta en sus oraciones y
que se ofrecían a servirlos en lo que pudieran serles útiles...,
sin perjuicio de seguir pensando que cada uno tiene derecho
a elegir el camino más conforme a su propia vocación 53.
Muchas cosas tenía la M. Pilar en el pensamiento en aquel
viaje. Ocho o diez horas pasarían antes de llegar a Despeñaperros. Y, después de la vista impresionante del desfiladero,
se encontraron de nuevo en Andalucía. Olivos, árboles peque5 3 Estas cartas al provisor y al fiscal
las llevó a mano el portero de la
casa de Madrid en un viaje que hizo en mayo a Córdoba.
ños inclinados con amor hacia la tierra, desesperadamente
abrazados a aquel suelo. Arboles bajos, «humildes», enraizados en el «humus» de Andalucía. Aiboles verdosos, no brillantes, sino grises, plateados. Campo, campo. Colinas redondeadas, tatuadas de olivares simétricos. No había ahora flores,
pero sí una claridad cálida que levantaba el tono, que realzaba
el color de las cosas. Era el otoño, el hermoso otoño de Andalucía. Con la M. Pilar y su compañera de viaje, la comunidad de Esclavas entraba de nuevo en la tierra de sus padres,
y se restablecía una amistad, aparentemente rota por las circunstancias, con los lugares y las personas.
Llegadas a Córdoba, se hospedaron en casa de D, a Angustias Malagón, madre de dos religiosas de la comunidad que ya
habían hecho los votos
Al día siguiente, la M. Pilar decidió
cumplir cuanto antes la parte más penosa de la comisión que
la había llevado a la ciudad: la entrevista con el obispo Fr. Ceferino.
«Por la mañana se dirigió, acompañada de María del Buen Consejo, al palacio episcopal. Nuestras Hermanas iban en traje de
seglar, y éste sumamente modesto y sencillo y todo negro. Al
primero que encontraron fue al señor secretario; éste no 'tas conoció y les preguntó qué se ocurría. María del Pilar le preguntó si
las conocía, y dijo que no; si recordaba a las señoritas de Porras,
y, haciendo un movimiento con la cabeza, dijo que tampoco. Nuestras Hermanas pensaron que esto lo hacía por quererlas desconocer; pero, haciendo otro esfuerzo, [María del Pilar] le dijo: '¿No
recuerda usted las Reparatrices de la calle de San Roque?' Al oír
esto hizo una exclamación de sorpresa y multiplicó sus preguntas
para informarse de la comunidad, manifestando alegrarse de cuanto
le contaban, e intentó conducirlas en seguida a la presencia del
Sr. Obispo. Pero María del Pilar quiso que la anunciara primero
por si tenía algún reparo en recibirla. Entró y volvió dentro de
breves instantes diciendo que pasaran. Al penetrar en la habitación, María del Pilar se arrodilló a sus pies y rompió en tan
copioso llanto, que no le fue posible articular una sola palabra» 5S.
A pesar de la expresión de benevolencia del prelado, la
M. María del Pilar se sintió incapaz de expresar las disculpas
tan equilibradas, tan exactamente medidas que había ido preparando a lo largo del viaje. Fr. Ceferino las despidió lo más
cariñosamente que supo. La cronista de este tiempo dice literalmente que lo hizo «procurando endulzar su austero carácM
ÍS
MM. María de Jesús y María de San José Gracia y Malagón.
PRFCIOSA SANGRE, Crónicas
II
p.355-56.
ter» 56. La frase es muy significativa del temor reverencial que
por entonces tenían las Esclavas al obispo de Córdoba.
Seguramente pensando que lo mejor era acabar los malos
ratos de una vez, la M. Pilar y su compañera recorrieron las
oficinas del Obispado, empezando por el despacho del provisor, y en todos dejaron el testimonio de sus lágrimas. Poco o
nada hablaron, pero ya los ánimos habían cambiado mucho
desde los sucesos de febrero y la curia diocesana ansiaba tanto
como ellas la reconciliación.
No sólo los eclesiásticos tenían este deseo:
«Cuando se supo en Córdoba la llegada de nuestras Hermanas,
no sólo los familiares de las que formaban parte de nuestra comunidad—que éstos era natural que fuesen—, sino toda clase de personas se apresuraban a visitarlas. [ . . . ] Pero no es esto lo que
causa más admiración: hacía tres años que toda su familia, a
excepción de su hermano D. Ramón, como hemos visto, estaban
disgustados con nuestras Hermanas, y ahora que llegaban en traje
pobre y humilde, pidiendo con instancia vender buena parte de su
caudal y cuando habían estado y aún estaban criticadas de todo el
mundo, todos se apresuraron a ir a visitarlas y a hacer las paces.
Esto parecía verdaderamente milagroso, por lo que María del
Pilar acostumbraba a decir después que éste había sido el viaje
de las reconciliaciones, pues esto únicamente fue lo que se hizo» 57 .
Llegaban a Córdoba «en traje pobre y humilde». Es verdad; costaba trabajo reconocer en la M. Pilar a la joven brillante de años atrás. Nadie hubiera dicho al verla que pertenecía a una de las principales familias de la población. La
pobreza fue compañera inseparable de las fundadoras y las
dos experimentaron en algunas ocasiones el rechazo de la
sociedad a la que antes habían pertenecido. En su propia persona probaron lo que significa que todo gran edificio tiene
dobles entradas, para pobres y para poderosos.
«... Como su traje no las daba a conocer ni ella [la M. Pilar]
lo manifestaba, los criados la creían una pobre (no sabiendo su
intención), únicamente buena para dar tormento y estorbo a sus
señores, y así la despedían con descortesía y cargada de humillaciones. Una vez se atrevió a ir a casa del padre político de su
hermano D. Ramón, y llegó en ocasión que éste se encontraba
allí. Pasaron recado, pero le contestaron que los señores no recibían. Insistió otra vez, pero en vano; hasta que María del Buen
Concejo, que siempre la acompañaba, le dijo: 'Pero, Hermana, diga
usted quién es'. Entonces se anunció por su nombre. Al oír el
5
" M. PRECIOSA SANGRE, Crónicas I I p.356.
PRECIOSA SANGRE, Crónicas I I p.357-58,
57
criado decir 'Dolores Porras' se quedó suspenso, sin darse cuenta de lo que oía. Entró en la sala, y no bien lo hubo dicho,
cuando ya estaban en el zaguán el marqués, la marquesa, los hijos
y casi cuantas personas había en la casa» 58.
Sorprende que la M. Pilar tardara tanto en declarar su
nombre, y sólo se explica por el deseo, manifestado en esta
época tantas veces por ellas, de demostrar con gestos y actitudes que ya no pertenecían al mundo de la riqueza y el
bienestar, sino a la esfera de la pobre gente, que a menudo
es despreciada simplemente por su apariencia. La vida posterior de las fundadoras nos hace ver hasta qué punto supieron
sintetizar en su persona una educación exquisita •—irrenunciable aun desde el punto de vista humano— con la modestia
de los sencillos y el interés cariñoso, preferente, por esta clase
social.
La pobreza del atuendo de la M. Pilar debió de ser tan
notable —por decirlo de algún modo—, que uno de los días
pasados en Córdoba, D. Camilo de Palau, el fiscal eclesiástico,
le dio cinco duros para que se comprara unas botas. El detalle
casi es cómico.
Después de mes y pico en la ciudad decidieron volver a
Madrid. No habían conseguido comprador para la finca y las
deudas apretaban, pero la M. Pilar reunió algún dinero y con
él creyó poder hacer frente a las necesidades más urgentes
de la comunidad. Además, en un arranque de confianza en
la Providencia, las fundadoras decidieron admitir sin dote a
dos hermanas de Vélez-Málaga que pretendían ingresar en el
Instituto hacía tiempo; ahora viajarían con la M. Pilar a Madrid. Doña Angustias Malagón encomendó a las fundadoras
la educación de su hija Amparo, niña de diez años que la
M. Sagrado Corazón había preparado para la primera comunión cuando aún vivían en Córdoba, en la calle de San Roque 59. Carmen Gómez, la señora que había acompañado a la
M. Pilar durante la enfermedad y muerte de don José Antonio
Ortiz Urruela, les confió también su hija para que la educaran
en Madrid.
Ibid., p.358-59.
Años después, en 1883, Amparo Gracia y Malagón entró en el noviciado.
En el Instituto llevó el nombre de María de la Inmaculada. Vivió hasta el
año 1943, teniendo ocasión de testificar en el proceso de beatificación y canonización de la Santa
58
59
Las dos jóvenes y las niñas acompañaron a la M. Pilar y
a la H. María del Buen Consejo en el viaje de vuelta. Iban
contentas y con la bolsa ligera: «Yo quiero, ya que no llevo
dineros o muy pocos, llevar almas para Dios», había escrito
la mayor de las fundadoras a su hermana 60.
El horizonte del Instituto se iba despejando. Algunas deudas canceladas, viejos lazos de amistad reanudados, dos postulantes para el noviciado... No es derroche de fantasía imaginarse que el viaje de vuelta a Madrid fue alegre. Conociendo
el colorismo de las narraciones de la M. Pilar, podemos pensar, sin miedo a exageraciones, que ya iba tejiendo mentalmente una verdadera historia con el hilo de los sucesos vividos aquellos días en Córdoba: la cara de Fr. Ceferino, las
atenciones de D. Camilo de Palau, la sorpresa de los Porras
cuando no querían recibirla por creerla una «pobre»..., ¡y la
pobreza verdadera, aquellas botas destrozadas, que hicieron
pensar al fiscal eclesiástico en la conveniencia de darle cinco
duros para unas nuevas!
Fue mucho más corto el trayecto Córdoba-Madrid que
lo había sido el de Madrid-Córdoba. La locomotora entraba
ya en Atocha entre silbidos y nubes de humo. Ya sólo quedaba un paseo hasta Chamberí. Después, los brazos y los
oídos abiertos de la M. Sagrado Corazón y de todas las novicias.
Los primeros estatutos
Mientras la M. Pilar estaba en Córdoba, la M. Sagrado
Corazón cumplía a la perfección su papel de superiora del
Instituto y guía espiritual de la comunidad. Uno de los asuntos que la ocuparon en este tiempo fue el de la aprobación
de los estatutos; es decir, la aceptación de su proyecto de
vida religiosa por parte de la Iglesia, representada en ese
caso por el cardenal Moreno.
Con frecuencia resulta difícil explicar con palabras lo que
se vive en profundidad, pero con toda sencillez. Esto ocurría
a la hora de fijar en unos puntos el contenido de la vocación que la comunidad venía viviendo ya desde Córdoba. La
60
Carta de 25 de septiembre de 1877
dificultad era mayor, porque no sólo se trataba de expresar
unas vivencias, sino que era preciso, además, dar al escrito
forma canónica. La M. Sagrado Corazón acudió, como siempre, al P. Cotanilla. No se partía de cero. Tenían las reglas
de las Reparadoras, que, a su vez, resumían parte de las
Constituciones de la Compañía de Jesús. Apenas admitida la
comunidad de novicias en Madrid, el jesuíta había redactado
un Plan abreviado de la Congregación. No era Cotanilla precisamente un académico de la Lengua, pero era capaz de decir
con toda claridad lo que quería; y decirlo muy concisamente
—cualidad muy laudable en una época tan dada a la retórica—. En ocho puntos informaba acerca de la naturaleza del
Instituto que él llamó de «Reparadoras del Sagrado Corazón
de Jesús». Sin adornos literarios, trazaba las líneas generales
y especificaba los medios concretos con que aquella comunidad pretendía cumplir su misión. El escrito estaba fechado
en Madrid, a 22 de abril de 1877, o sea, ocho días después
de la fecha del 14 de abril, considerada como decisiva en la
fundación del Instituto. Estaba firmado por María del Sagrado Corazón de Jesús 61 .
En los meses que siguieron, las dos fundadoras trabajaron con el P. Cotanilla en la redacción de unos estatutos más
extensos. En realidad fueron labor del jesuita; el papel de
las fundadoras consistió en asegurarse de que no faltaba en
el texto nada de lo que ellas querían vivir en la práctica. En
carta de la M. Sagrado Corazón escrita meses antes a unas
aspirantes a la vida religiosa, la M. Pilar añadía estas líneas:
« . . . A María Manuela, que parece que el Señor quiere arreglar nuestro Instituto a su gusto, pues el señor cardenal quiere que conste en la Regla, como la exposición del Santísimo,
la enseñanza gratuita a las niñas pobres...» 6 2
A fines de agosto los estatutos estaban listos.
81 Está dirigido el escrito al cardenal Simeoni, que estaba en Roma, en la
Secretaría de Estado. Había sido anteriormente nuncio en Madrid, y por esto
b conocía el P. Cotanilla; los dos eran muy amigos, como consta en varias
cartas de la M. Sagrado Corazón a la M, Pilar. En uno de los puntos pide
«a V. Em. que se interponga con nuestro Santísimo Padre, el Soberano Pontífice Pío I X , para que bondadosamente» otorgue al Instituto una serie de gracias
\ privilegios; en primer lugar, la aprobación, naturalmente; además, indulgencias
diversas y poder «emitir los primeros votos del bienio a medida que vayamos
cumpliendo los dos años de noviciado».
82 Carta a las hermanas María Manuela v Ana Marta de Baeza, 21 de mavo
•le 1877
«El P Cotanilla dispuso que se enviaran al Sr Cardenal, solicitando su aprobación, se mandaron, y el cardenal las devolvió
diciendo que mandaría una persona que las viera y corrigiera
y después se le remitiesen Como el cardenal tenía tantas ocupa
clones que le llamasen la atención, no se acordaba de la palabra
ofrecida, nuestra superiora, que toda dilación se le hacía larga
no dejaba de sentirlo, y así, una tarde que fue a visitarla el señor
secretario se lo dijo, rogándole hiciera por activarlo recordándolo
a Su Eminencia, lo que ofreció muy gustoso por el grande aprecio
y estimación que le tenía» 63
Efectivamente, pocos días después se presentó D . Vicente Manterola, examinador enviado por el cardenal; revisó
el escrito y dio un informe sumamente favorable. E n consecuencia, el cardenal de Toledo firmó el decreto de aproba
ción el 2 1 de septiembre de aquel memorable año 1 8 7 7 :
«Habiendo sido examinadas de nuestra orden estas reglas de la
Congregación de Reparadoras del Sagrado Corazón de Jesús y no
conteniendose en ellas, según el dictamen que se nos ha manifestado, nada que no sea muy a propósito para alcanzar la perfección religiosa y para obtener los santos fines que se propone,
venimos en aprobar las dichas reglas por el tiempo de dos años,
terminados los cuales nos las volverán a presentar con las obser
vaciones que creyeren convenientes, aleccionadas por la experien
cía, para su definitiva aprobación»
¡Qué gran alivio' Con todo, las vicisitudes pasadas
bían hecho mella en la M . Sagrado Corazón.
ha-
«Cuando nuestra superiora recibió el plan y la aprobación por
dos años, se admiró, diciendo al señor secretario
—Pero ¿por dos años nada más?
Como quien dice 'Ahora que yo esperaba fuera definitivamente
t-me viene usted con eso?'» 64
F1 secretario del caidenal le explicó que ésa eia la ptác
tica oidinana, que además tenía la ventaja de poder variai
algo que a lo largo de los dos años próximos se experimentara como menos conveniente «Con esto quedó conforme, \
la alegría de todas sus hijas fue universal al saberlo, repitien
do, multiplicadas, oraciones en acción de grac^s como antes
las habían ofrecido en impetración» ^
64
6a
II p 3 7 0 La autora da el nombre de Const
por esto dice en femenino «las devolvió», «las
PRECIOSA
SANGRE
Crónicas
PRECIOSA
SANCRI
Crónicas
tuciones a estos estatutos
Mera» etc
Ibid
p 372
Sí, quedó conforme al ver asegurada en los estatutos su
vocación, y en concreto todos aquellos puntos por los que
tanto había luchado, especialmente a partir de febrero de
aquel año. El Instituto estaba consagrado a una gran misión:
corresponder al «amor inmenso» de Jesucristo, manifestado,
sobre todo, en el «adorable y divinísimo Sacramento del Altar; «desagraviar las ofensas que su Corazón recibe de los
hombres, moviéndole al mismo tiempo a compasión de estos
pobres pecadores» para que se conviertan a su amistad y gracia. La M. Sagrado Corazón había sido bien explícita al detallar al P. Cotanilla los modos concretos de actuar la misión
específica del Instituto, y Cotanilla, tomando de las reglas
de las Reparadoras y añadiendo párrafos propios, había dado
forma legal a los estatutos. El culto eucarístico y las actividades apostólicas quedaron claramente determinados, con características propias que se repetirían a lo largo de la historia de las Esclavas.
El esquema aprobado por el cardenal Moreno llevaba una
nota final que hacía respirar hondamente a las fundadoras:
«Para el gobierno espiritual y práctica de las virtudes tiene
la Congregación las reglas de San Ignacio de Loyola». La
aprobación recaía también sobre esa cláusula66.
«Mirad qué hermoso es vivir los hermanos unidos»
En los primeros días de noviembre recibieron de Córdoba el aviso de que había aparecido un comprador para el
cortijo. Con la esperanza de poderlo vender al fin, partieron
de nuevo la M. Pilar y su compañera, la H. María del Buen
Consejo.
Cuando llegaron a Córdoba, todos los presuntos compradores parecían desvanecerse como si fueran humo. Más de
dos meses permaneció la M. Pilar en la ciudad, sin que quedara «conde o marqués a quien no brindara el cortijo, y todos
con el mismo resultado». El viaje fue ocasión de una preciosa correspondencia epistolar, en la que las dos fundadoras
relatan las dificultades de esos días y expresan el buen ánimo
con que todas se habían acostumbrado a soportarlas. Son
66 Estatutos
de la Congregación
de Reparadoras
del Sagrado Corazón.
El
original se conserva en el Archivo General de las Esclavas del Sagrado Corazón.
cartas sencillas, llenas de detalles intrascendentes a menudo;
pero, por lo mismo, reveladoras de una intimidad familiar
que no sufre menguas con la distancia. La M. Sagrado Corazón le habla de las novicias: «Preciosa Sangre, mejor; las
demás, muy buenas y muy contentas»; «Carmen ha tenido
una tos tan fuerte, y aún tiene, aunque menos, que me tenía
asustada»; «algunas sienten atrozmente el frío, que es bastante intenso; yo, gracias a Dios, lo siento poco, que es una
ventaja para desechar la pereza». «Las novicias, buenas y contentísimas»...
Por su parte, la M. Pilar da cuenta de todos sus pasos
en Córdoba y recuerda constantemente a la comunidad: «No
las olvido nunca, pues son para mí todas, pueden creerlo,
como las niñas de los ojos». «Yo, por un lado, lucho con el
deseo de volver a esa casa, el mejor asilo que creo hay en
el mundo, y el temor de perder en espíritu, y, por otro, con
faltar, por mi impaciencia, al buen arreglo de las cosas» °7.
A veces, el correo de Córdoba se retrasa, y esto es ocasión de que la M. Sagrado Corazón haga advertencias tan
justas como ésta: «Parece que se han muerto ustedes. Siempre se ha dicho que la letra mata y el espíritu vivifica; digo
esto porque, al decirle yo que no escribiesen mucho, no era
que no lo hiciesen nunca. Yo creo hace ocho días que no he
sabido de ustedes. [ . . . ] Y si es que se ha muerto usted, que
escriba Consejo, si vive; y, si no, quien reciba esta carta» "8.
En realidad, las cartas conservadas son muy abundantes
y manifiestan la profunda unión de los ánimos, la convivencia fraterna de las que componen la comunidad, particularmente de las dos hermanas fundadoras. La M. Pilar carga con
la responsabilidad de la administración, pero pide consejo y
permiso para todas sus decisiones a «su hermana y superiora»
y al P. Cotanilla: «... Yo quiero saber si me detengo hasta
terminar este asunto o siquiera dejarlo en buenos puntos. Estoy indiferente en esto, y mañana partiría si no me creyera
en el deber de esperar las disposiciones de mis superiores»
Pesa mucho en el ánimo de la M. Pilar su condición de
hermana mayor; sufre a veces cuando piensa que la M SaCartas de 15 de septiembie de 1877 \ I ' de enero de 1878
Carta de 22 de diciembre de 1877
°9 Carta de 3 de octubre de 1877
m
grado Corazón está agobiada por dificultades de personas, de
intereses materiales, etc.; en estos casos se cree obligada a
aconsejar a la misma a quien, como superiora, se somete
antes de tomar sus decisiones:
«Dios es omnipotente, nos ama infinitamente y ve cuanto ocurre
¿De qué tememos? ¿Qué nos importa todo? Sirvámosle lo mejor
que podamos con alegría, y El dispondrá los sucesos Estos pueden
ser penosísimos a nuestra naturaleza, pero provechosísimos a la
gracia, y pueden terminar cuando menos lo pensemos, aunque no
sea más que con la muerte Incúlqueles usted a todas una fe muy
grande—usted sabe era el tema de nuestro bienaventurado Pa
dre—, una fe robusta que les haga despreciar hasta las cosas necesarias cuando Dios no las da, sólo El basta, y, si nos esforzáramos
en profundizar en nuestro espíritu esta gran verdad, viviríamos
dichosísimas en esta vida» 70
La verdad es que la M. Sagrado Corazón no está en estos
momentos tan necesitada de ánimos como podía hacer creer
el anterior párrafo. En sus cartas precedentes habla con toda
naturalidad de múltiples asuntos —unos agradables, otros desagradables—, ninguno de los cuales justifica una preocupación como la que manifestaba la M. Pilar. Para tranquilizarla,
la superiora le contesta brevemente:
«No me falta, gracias a Dios, fe, valor y confianza a pesar de
mi debilidad Esta me sostiene, si no, ¿qué sería de mí 5 » 7 1
La confianza de la M Sagrado Corazón estaba en estos
momentos, como a lo largo de su vida, en el convencimiento
de su radical pobreza, potenciada hasta el máximo por la gracia de Dios. Porque sabe que la fuerza de Dios actúa en la
debilidad (cf. 2 Cor 12,9), sus palabras y sus acciones están
marcadas por el sello de la constancia y de la fe.
Palabras de la M. Sagrado Corazón, muy breves. En eso,
como en muchos rasgos de carácter, se diferenció de su hermana No en el contenido de sus ideas fundamentales; a ese
nivel tienen coincidencias muy importantes Una carta de la
M. Pilar escrita en esta época (durante su estancia en Córdoba) manifiesta que también ella cree que su papel de fundadoras está, sobre todo, en la obediencia y docilidad a la
voluntad de Dios, en definitiva, su respuesta a la vocación
70
71
Carta de 4 de enero de 1878
Carra de 6 de enero de 1878
divina es más una actitud de receptividad que la realización
de grandes obras:
«... Nuestra fe debe ser grande, porque lo es la vocación en que
usted recordará Dios nos ha puesto, pues la obediencia a los legítimos superiores es la que nos rige desde que salimos de casa.
A mí esto y el deseo de servir a Dios, es decir, mi buena fe,
aunque defectuosa, me conserva y aumenta cada día mi gozo
espiritual en esto y en todo.
Ahora, después de perdernos y andar muchísimo y con frío,
gracias a Dios, volvemos nada menos que de más allá de Santa
Cruz, de buscar a la marquesa de Benamejí; y después de un mal
recibimiento que nos ha tenido el portero, la señora está en cama
y no se puede ver. ¿Y por esto desmayar yo? No; iré, si Dios
quiere, otra vez el miércoles. Si no saco dineros, sacaré humillaciones. Dios lo ve todo. Es preciso estar muy desprendidas de
todo, porque todo tiene poca importancia para Dios, mas que
cada uno llene los designios que tiene sobre él. Trabajemos en el
negocio, y si Dios quiere—como lo debemos esperar—sujetarnos
a duras y dolorosas pruebas, cien años no han de durar. [ . . . ]
Esto es para mí hasta humillante; es decir, el estar en Córdoba
y todo lo que ocurre, pero me figuro que yo soy la pelota del
Niño Jesús, y por nada de este mundo, si no es por obediencia,
quiero dejar de divertirlo.
Que todo marche es lo interesante. Así, paradas al parecer,
marcharemos para el Corazón de Jesús. En El está unida con todas,
María del Pilar» 72.
E s a carta, larga como solían ser las de la M . Pilar, se
cruzó con otra de la M . Sagrado Corazón. Con su peculiar
estilo, más conciso que el de su hermana, le habla de muchos
asuntos y muy variados —enfermedades, visita de un obispo,
posible toma de hábito de postulantes, e t c . — , y, en medio
de esos sucesos menudos intercalados, frases reveladoras de
su actitud de serena y sencilla confianza:
«Mire que tengo mucho valor y energía ahora. Ya ve el Señor
que es preciso, y por esto me remedia.
Hoy, quizá, no habrá en la casa cien reales, gracias a Dios.
¡Estoy más contenta!» 73
La casa que habitaban tenía una huerta muy grande, pero
estaba hecha un erial por falta de agua. Tenían una noria,
pero como el agua estaba muy honda, no había bestia que
sufriera, sin sucumbir, tanto trabajo; la verdad es que compraron «un mulo ya anciano, no se sabe de cuánta edad [ . . . ] ,
' 2 Carta del U de enero de 1878.
Carta del 7 de enero de 187?
13
no muy capaz de sacar a nadie de ningún apuro» 74. No estaba la comunidad por arredrarse fácilmente ante las dificultades: entre seis o siete de las Hermanas más fuertes sacaban
cada día el agua necesaria.
Después vino la historia de la maroma. Debía de estar
muy gastada —tanto como los mulos viejos que se compraron—, porque se rompía con facilidad.
El consumo de agua hubo de restringirse al máximo. Y era
una grandísima contrariedad nada menos que en el verano
madrileño. Sin embargo, la M. Sagrado Corazón no estaba
demasiado disgustada; en el fondo se alegraba de que surgieran inconvenientes suficientemente serios que justificaran rescindir el contrato con la dueña de la casa. Para ella, aquella
lejanía de la población —que hacía muy difícil la participación de los fieles en el culto y casi imposible ejercer un activo apostolado— pesaba más que cualquier otra penalidad.
No procedió, sin embargo, a la ligera. Tenía en cuenta, y también la M. Pilar, los consejos de personas prudentes. Su hermano Ramón, por ejemplo, les decía: <«... Deberéis iros muy
despacio, a mi entender, en lo de romper con la dueña de
esa casa en que vivís. Bien sabéis que a mí me pareció siempre
cara, pero no será fácil que encontréis otra que os acomode
más...» ^
Con la historia del agua andaban cuando el cardenal Moreno Ies aconsejó cambiar el hábito por otro distinto. Llevaban todavía el de la Sociedad de María Reparadora, y esto
podía dar lugar a confusiones. No pusieron las fundadoras el
menor inconveniente; y, cuando lo comunicaron a las demás,
tampoco para éstas fue problema. Sorprende la claridad con
que mujeres tan jóvenes y con tan poca experiencia religiosa
distinguían lo esencial de lo secundario. Por lo primero, por
el contenido de su vocación, hubieran dado la vida. Por ¡a
forma de vestirse, ni siquiera se les ocurrió discutir.
Lo cierto es que en mitad del verano, con un calor sofocante y poquísima agua, les vino encima el trabajo extraordinario de modificar en unos días la misma indumentaria que
estaban usando. Lo hicieron a toda prisa, y el día 22 de agosto
dejaron el hábito blanco y azul y lo cambiaron por el negro.
"
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
II
Carta de 28 de agosto de 1878
p.342.
Un poco fúnebres se encontraron unas a otras de momento,
pero «como su felicidad y contento no dependía del color del
hábito, contentas estaban y contentísimas quedaron» 76. Tampoco faltaron en esta ocasión los buenos consejos de Ramón
Porras: « . . . ni el hábito hace al monje ni es desacertado obrar
según el parecer de los superiores, que han creído, por razones que tendrán, que debéis cambiar el blanco por el negro.
Quédeos el espíritu de la regla, que es lo esencial; ninguna
otra cosa debe dejar de sacrificarse, si fuera necesario, porque
todo lo demás, más o menos, es accidental...» 77
Viendo a su hermano tan experto en cuestiones de vida
religiosa, las fundadoras no podrían menos de recordar los
años anteriores a la salida de Pedro Abad, las tensiones familiares, etc. Es admirable el cambio tan completo de Ramón.
Desde luego, a lo largo de la fundación, su apoyo moral fue
inestimable.
El día 29 de agosto, la M. Pilar salía de viaje por tercera
vez. Desde Córdoba había escrito una señora informando de
cierta persona interesada por el dichoso cortijo, que tan difícil de vender estaba resultando. Ramón Porras tenía parte en
la finca y no le interesaba enajenarla; a pesar del cariño que
sentía por sus hermanas y por el Instituto, se resistía a desprenderse de la propiedad. Ahora él se hallaba en Pedro
Abad, y para encontrarse con la M. Pilar le hubiera sido
necesario trasladarse a Córdoba. Las dos hermanas no quisieron hacer el asunto aún más difícil, y en consecuencia decidieron que la M. Pilar fuese hasta el pueblo.
¡Gran fiesta resultó aquella visita para Pedro Abad! Era
la primera vez que volvía aquella «señorita Dolores», tan conocida y querida por todos los habitantes de la villa —la «señorita Rafaela» no volvería nunca—, y con ella revivían los
recuerdos; la caridad de las dos hermanas, sus desvelos por
todos los pobres, la misericordia, el cariño, la bondad que habían derrochado, y que tan grabadas estaban en los corazones
de los perabeños. La estancia fue brevísima; pero tan densa,
tan salpicada de detalles sabrosos, que su relato ocupa varias
páginas en las crónicas del Instituto:
«Se dispone el viaje, y el día 29 de agosto salieron de casa
'
6
PRECIOSA SANGRE, Crónicas
II
p.426.
" Carta a las dos fundadoras, 28 de agosto de 1878.
María del Pilar y su fiel compañera María de los Dolores, vestidas
con hábito religioso porque, como era negro, no estaba para causar
admiración como el blanco. Llegan a Pedro Abad el día 30, día
de San Ramón, y, de consiguiente, día de su hermano. En la
estación ya se encontraron personas que conocieron a nuestra Hermana, pero ésta les encargó no dijesen nada, y lo cumplieron.
La estación dista del pueblo más de un cuarto de legua, y toda
esta travesía la corrieron nuestras Hermanas a pie, a las once de
la mañana, en el mes de agosto, en la Andalucía baja, donde se
siente el sol que es un gusto. A la entrada del pueblo está la ermita del Santísimo Cristo de Pedro Abad, imagen de mucho nombre
por los milagros que obra. En esta ermita está el cementerio; la
primera visita de nuestras Hermanas fue a este lugar, donde descansaban los restos de sus padres y hermanos. Aquí la mujer que
cuidaba el aseo del santuario la conoció, y cuando nuestra Hermana salió para casa de su hermano, ya se encontró los ánimos prevenidos, pero limitándose a asomarse y verlas ir, o alguna que
otra exclamación, diciendo:
— ¡Las señoritas!
Llegan a casa de su hermano sin que hubiese llegado la noticia,
y encuentran una criada a la puerta; ésta se sorprende y entra
gritando:
— ¡La señorita Dolores, la señorita Dolores!
Y la casa se pone en movimiento; pero sin tiempo de saludar
a su hermano, la casa estaba llena de parientes y conocidos, no
formando la menor parte los chiquillos, que tan listos se hallan
para acudir a ¡as novedades. Veinticuatro horas estuvieron en el
pueblo, y apenas si las dejaron ocasión de manifestar a su hermano
el objeto del viaje; no quedó grande ni pequeño que en aquella
tarde no las visitara. Y por fin, cuando se cerró la puerta para
recogerse, fue cuando le pudo hablar. A D. Ramón, que no tenía
necesidad de vender, no le agradó mucho la proposición, pero
como nuestra Hermana estaba dotada de singular gracia para
persuadir, si no logró convencerlo del todo, logró el consentimiento, que era lo esencial.
Al día siguiente, 31, era domingo; pero ¿cómo salir a misa?
Sin duda, no le dejarían pasar la calle si su cuñada D. a Dolores
no le hubiera ofrecido un coche, que nuestra Hermana aceptó
previendo lo que había de suceder. Llegan a la iglesia y se ocultan en la capilla del Sagrario para poder comulgar más tranquilas,
pero ni aun así las dejaron en paz, recibiendo por la espalda fuertes abrazos cuando más descuidadas [estaban]; una pobre mujer,
luchando entre el temor al lugar santo y entre el amor, se llegó,
diciendo al abrazarla:
— ¡Dios me perdone, pero no lo puedo remediar, señorita de
mi alma!
Y otra que no alcanzó a tanto, al ponerse nuestras Hermanas
a comulgar, se llegó por detrás separando los hábitos, diciendo:
—Dejadme que siquiera comulgue en medio; con eso me contento.
No es extraño que esto hicieran con María del Pilar; lo extraño
es que lo hicieran con María de los Dolores, a quien no conocían 78 . Con estos apuros oyeron misa y se volvieron a casa; pero
** El uso de los nombres de bautismo y de religión puede confundir en
al entrar la encuentran tomada por asalto y apenas podían entrar;
esto estaba bien; pero, cuando dijo nuestra Hermana que aquel
día se marchaba a Córdoba, todos se le amotinaron indeciblemente,
sobre todo los hermanos, cunadas y parientes. El coche estaba
a la puerta y a nuestra Hermana le era imposible desprenderse
de tanta gente, y entre llantos y gemidos pudo salir de sus manos y
subir al coche, que en seguida se llenó de sobrinos y familia que
la acompañó a la estación. Nuestra Hermana solía decir después
que tenía por un milagro el haberse escapado este día de entre
sus manos» 79 .
Y a en Córdoba, y después de muchos días de trámites, se
vendió el cortijo.
Mientras tanto, la M . Sagrado Corazón constataba en Madrid a cada paso la necesidad de cambiar de residencia; la
falta de agua llevaba consigo otros contratiempos, que están
descritos en las cartas que en estos días escribe a su hermana:
«... Hoy se ha roto ya
prar otra, o mejor dicho,
cuenta, traer el agua con
caso de encontrar casa o
un año...» 8 0
la maroma de la noria; no sé si comesparto para hacerla. ¿Qué traería más
la bestia o volverla a poner? Pues, en
terreno, por lo menos se pasa todavía
N o se contentaba con lamentar estos incidentes. Unos días
después, le refiere los pasos que está dando para encontrar
casa:
«... El martes, día 3, vino Cubas sin haber hecho aún nada.
El terreno de detrás de las Salesas es muy caro...
Escribí a usted a Pedro Abad diciéndoie lo de la noria; ya se
está poniendo maroma, pero he dicho que no se saca más que
el agua precisa...» 81
«...Cubas no deja de hacer diligencias. El martes o miércoles
de esta semana volvió con un plano—copia el que le mando
adjunto—y noticia de otro terreno, que me parece no conviene
por estar lejos, y aún sigue haciendo diligencias. Yo fui a ver
el terreno de ese plano: está en el paseo de Luchana la parte
principal, después cae por los lados a otras dos buenas calles;
y más, que por la espalda también hay una callejita, esto es, que
es una sola manzana. En el fondo está esa tahona que ahí marca;
es bastante grande. La carta de Cubas se la envío a usted para
que se entere de lo que le parece. El sitio es muy bueno, pero
este pasaje. María de los Dolores era el nombre que llevó en el Instituto, a partir de su profesión temporal, Carmen Rodríguez Carretero, que anteriormente,
en el noviciado, se había llamado María del Buen Consejo. A Dolores Porras,
como ya sabemos, se la designaba habitualmente en el Instituto con el nombre
de María del Pitar, o Pilar simplemente; para su familia, como es natural,
seguía siendo Dolores.
79
80
81
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
II
p.429-32.
Carta de 2 de septiembre de 1878.
Carta de 7 de septiembre de 1878
tiene para mí la gran falta que está muy tn bajo y va a costar
mucho la cimentación Tiene pozo, y muy cerca, agua de Lozoya.
Está muy cerca de la calle de Fuencarral El Padre lo ha visto
y le ha gustado mucho, pero es cara, como usted verá Yo le he
dicho a Cubas que no se resuelve nada hasta que usted venga,
y me ha contestado que no hay prisa» 82
« Cubas no ha vuelto, no le he querido enviar recado porque
no he de resolver nada ni aprobar hasta que el P Cotanilla y
usted estén aquí » 8 Í
«La noria es el maremágnum, hoy se ha abierto la íueda por
dos, tres o cuatto partes, gracias a Dios, Francisco está conven
cido que no es posible pueda servir» 84
Como puede verse por todas las cartas anteriores, las dos
hermanas, cada una en su puesto, desplegaban una gran actividad. L a M Sagrado Corazón estaba al frente de una comunidad de novicias y de jóvenes profesas aún en formación.
Tenía ocupación sobrada dentro de casa; pero, a pesar de
todo, no descuidó el conjunto de obligaciones que llevaba
consigo la dirección del Instituto incluso en su aspecto material. Admira que, siendo ella la superioia, no sólo tuviera
muy en cuenta el parecer de su hermana, sino que, después
de hacer por su parte todas las previsiones posibles, cediera
ante su opinión a la hora de tomar decisiones.
A finales de septiembre se encontró una casa en el paseo
del Cisne Era cara, pero muy capaz A la M . Sagrado Corazón le gustó, como siempre, escribió a su hermana detallando
todas las características del inmueble en una descripción muy
completa:
«El terreno cu>o plano envié a usted no me gusta, v a usted
de seguro tampoco, porque está muy en bajo y lo dominan todas
las casas, no obstante, yo no he dicho nada Hoy he visto, por
el mismo precio, una preciosa casa con muv buen jardín, uno
delante y otro detrás, éste mayor, bastante grande Y, al contrario
del otro terreno, está tan alto, que domina todas las casas de
alrededor Tiene agua de pie en propiedad, tanta, que el dueño
tiene alcuilada a vanas casas, que reúne 2 000 reales al año (para
los gastos de cañería; esto lo digo vo) Los jardines me parece
que tienen seis o siete bocas de riego, como las de la calle, y su
manga para regar En la casa hay fuentes, en el bajo, principal
y segundo, abundantísimas Los fregaderos son de piedra mármol
y en ellos su llave, tiene pila debajo de techado En fin, es una
casa tan bien concluida, que da gusto Habitaciones tiene muchas,
y, sobre todo, gran ventilación, hay habitaciones que tienen dos
y tres claros con hierros, pero me parece son balcones
" 2 Carta de 16 de septiembre de 1878
8 3 Carta de 20 de septiembre de 1878
" Carta de 25 de septiembre de 1878
Está en el paseo del Cisne, número 5; entrando por la plaza
vieja de Chamberí, la segunda casa, me parece. El sitio me parece
promete para adelante, y aun ahora es muy bueno. Piden 35.000
duros; pero, según me dijo el jardinero, que es un buen hombre
parece, la darán por 32.000 o menos...
Yo no haré nada hasta que el Padre y usted la vean y digan
su parecer» 85.
A vuelta de correo contestaba la M. Pilar:
«... Me alegro que no haga usted nada hasta mi ida; yo quisiera que hasta tanto, 1.°, no se deje de gestionar y ver casas
y terreno, pero en 2 ° lugar (y la verdad es que esto debería estar
en primero, porque así lo siento) se ore mucho, obligando a nuestro Señor a que nos haga posible edificar, tanto por dar la preferencia a su iglesia como por hacernos, para vivienda nuestra, local
muy conforme a la pobreza religiosa...» 86
Conociendo la ilusión que la M. Sagrado Corazón había
puesto en esta casa, podemos fácilmente comprender que no
era ésta la contestación que esperaba, y menos todavía porque
al P. Cotanilla, que había regresado ya, le parecía oportuna
la compra. Escribió de nuevo a su hermana, y la carta se cruzó
con la que acabamos de transcribir; repetía en ella que no
pensaba dar un paso mientra la M. Pilar no viera la casa.
«Es preciosa; pero la encuentro cara y quizá no poder tomar
con el tiempo extensión. Vecindad muy buena: las Siervas de
María, por un lado, y, por otro, un huerto» 87.
En los primeros días de octubre llegó a Madrid, de vuelta
de Córdoba, la M. Pilar. Fue a ver la casa, pero no le satisfizo en absoluto; incluso tuvo una salida en verdad desagradable: «El Padre [Cotanilla] y la Madre debían estar ciegos
cuando de esto se gustaron» 88. No sabemos en concreto por
qué le pareció tan mal. Seguramente no tenía especiales razones, a no ser la que había dado a la M. Sagrado Corazón
en la carta escrita a ésta el 1 de octubre: la mayor de las
fundadoras había concebido el proyecto de edificar de nueva
planta; y, bajo esta idea, cualquier casa ya construida se le
presentaba llena de inconvenientes.
85
86
87
88
Carta de 28 de septiembre de 1878.
Carta de 1 ° de octubre de 1878.
Carta de 30 de septiembre de 1878.
PRECIOSA SANGRE, Crónicas
II
p.440.
En el paseo del Obelisco. La alegría de «poner
a Cristo a la adoración de los pueblos»
Avanzaba el otoño y la falta de agua persistía. La temperatura había bajado considerablemente, hasta el punto de que
«el trabajo de sacar el agua sólo era bueno para alcanzar gloria y coger una pulmonía» 89. El día 12 de octubre se presentó
en la casa el párroco de Chamberí; la comunidad estaba de
Ejercicios, incluida la superiora. No así la M. Pilar, que por
esto salió a recibirle. El párroco le informó acerca de una
casa muy buena y muy capaz en el paseo del Obelisco. Tenía
el inconveniente de estar en testamentaría y ser, por lo mismo, difícil de adquirir. La M. Pilar —en este caso muy poseída de su papel de subdita— escuchó con atención la relación
del sacerdote, pero dijo que debía esperar para dar cuenta de
todo a su hermana. Empezó de esta manera a negociarse la
compra de la primera casa que el Instituto tuvo en propiedad.
La adquisición resultó en extremo complicada, hasta el punto
que costó ocho meses de espera y muchísimos kilómetros de
camino, si se suman los de todos los paseos que fue preciso
dar por Madrid visitando a unos y otros hasta conseguir la
firma de la escritura de venta el día 11 de junio de 1879 90.
Aún pasó todo este mes antes de que la dueña se decidiera
a desalojar la casa:
« E l día 1 ° de julio llega su h e r m a n o de visita diciendo q u e
estaba la casa desocupada, p e r o q u e las llaves n o las podía dar
hasta la m a ñ a n a siguiente, q u e muy t e m p r a n o las llevaría. A q u e l l a
n o c h e f u e la recreación, como es natural, sobre las llaves; y p o r
la m a ñ a n a , estando haciendo la meditación en la capilla, e n m e d i o
de un c o m p l e t o silencio llaman a la puerta; abre M a n u e l , el portero, y se oye decir: 'Las llaves de la casa'; aquí la explosión de
risa fue general, y más cuando al poco rato vemos entrar a M a r í a
del P i l a r y tirar las llaves al pie del altar, haciendo el ruido consiguiente» 9 1 .
íbid.
Era una situación sumamente enmarañada: una testamentaría, dos hipotecas—una de ellas a favor del Banco de España—, una subasta por insolvencia
de la heredera, promesa de cesión a aquélla por parte de la persona que la
adquirió (que tampoco podía hacer frente al precio), proyecto de segunda subasta con intervención del juzgado, etc. Todo esto explica la sucesión de visitas
a abogados, jueces, escribanos, altos empleados de banco, etc., hasta otorgar
la escritura y después conseguir que saliera la dueña del hotelito, pues «como
la venta la hizo contra su voluntad a más no poder, de ninguna manera quería
salir» ( M . M Á R T I R E S , Apuntes sobre la fundación de la casa de Madrid fo].t7v)
91 PRECIOSA
S A N G R E . Crónicas
I I p.465.
m
90
¡La verdad es que conseguir aquellas llaves había costado
casi tanto como a los Reyes Católicos recoger las de Granada
de manos de Boabdil!
Aquel mismo día hicieron la limpieza de la casa, y al siguiente, 2 de julio, se mudaron. Lo hicieron en la misma forma que las veces anteriores; es decir, trabajando contra reloj
y hasta límites increíbles, pero en un ambiente de alegría y
sano humor:
«Después de misa se dirigen al refectorio, y no habían terminado el desayuno, cuando principian a decir:
— ¡Los carros están cargando! En seguida, que se vayan unas
pocas.
Salen del refectorio y se encuentran todas las puertas abiertas
y los carreros cargando a toda prisa.
María del Pilar, que no tenía—ni tiene—gran cachaza, conforme
iban saliendo del desayuno las cogía del brazo, diciendo:
—Váyase usted ya, y usted también, y usted...
Y en menos que canta un gallo nos puso en mitad de la calle.
Una decía:
—Hermana, ¡que me dejo mi crucifijo!
Otra:
—Hermana, ¡que no llevo el delantal!
Ella, con la misma prisa, les decía:
— ¡Ande usted en seguida!
Y lo más gracioso era que de todas las que había puesto en la
calle ninguna sabía el camino porque no eran de las que habían
ido el día anterior, y a una que se volvió diciendo: 'Hermana,
¡si no sé por dónde!', le dio por toda respuesta: 'Por ahí abajo'.
Ahora, lo que sí cuidaba era que no se fueran con las manos
vacías, sino que a todas decía:
—Llévese usted esto, y usted lo otro...
De modo que todas iban cargadas con lo que podían llevar.
A poco rato ya estaban seis u ocho en la casa nueva, y en
seguida llegaron los carros, y después la M. Superiora con otras
cuantas» 92.
El día 4 de julio se celebraba por primera vez la eucaristía
en la habitación de la casa reservada para capilla interior.
Consciente de la trascendencia de este momento, la cronista
lo consignó con todo detalle: « . . . 4 de julio, y fue primer viernes de mes, a las siete de la mañana, este R. P. [Cotanilla]
celebró por primera vez el santo sacrificio de la misa en la
nueva casa y primera en propiedad de la Congregación, dejando reservado el Santísimo Sacramento. Nuestras Hermanas
cantaron durante la misa bonitas coplas al Sagrado Corazón
92
PRECIOSA SANGRE, Crónicas
II
p.469-70.
de Jesús y después el Padre entonó el Te Deurn, que continuaron ellas con el órgano, alternando a dos coros» 93 .
Dejaron sin cerrar la clausura durante algunos días, porque todos los que habían colaborado a la adquisición de la
casa estaban deseosos de conocerla. Y, efectivamente, fueron
bastantes los curiosos: «No quedaba día en que varías veces
no se encontrasen nuestras Hermanas personas desconocidas
por los corredores o escaleras, y, cuando más descuidadas iban,
se encontraban un sombrero de copa o sentían arrastrar vestidos» 94.
Se reunieron casualmente una tarde el cardenal patriarca
de las Indias, el obispo de Santander —antiguo amigo de las
dos hermanas fundadoras—, un magistrado que era pariente
de dos novicias con su familia y otros cuantos señores que
habían intervenido en la compra de la casa. El patriarca, «al
ver el grande portal lleno de personas, pues también se habían
reunido para despedirlo, hizo notar con gracia que, de tantas
como allí había, todos eran andaluces, diciendo que tal vez
nunca había presenciado Madrid otra colonia andaluza mayor
que ésta, pues con el señor Obispo y su capellán, que también lo eran, y nuestros porteros había más de treinta y cinco
personas» 9S.
Aquel entrar y salir de gente duró lo que ellas tardaron
en habilitar en la planta baja el local designado para capilla
pública, además de las clases de la escuela y un recibidor. «No
había más que levantar algunos tabiques y quitar otros, todo
lo cual se quería tener arreglado para el día 31 de julio, fiesta
de San Ignacio de Loyola, inaugurar la capilla» 9Ó. Tiene gracia la naturalidad con que la cronista dice que «no había má^>
que levantar unos tabiques y quitar otros». Todo había llegado a ser fácil para ellas después de la carrera de obstáculos
que fue la historia entera de la fundación. Añade la cronista
93
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
II
p 477
9-1
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
II
p 478
95
PRECIOSA
SANGRE,
Crónicas
II
p 480
PRFCIOSA
SANGRE,
Crónicas
II
p 484
El cardenal patriarca era Francisco de Paula Benavides Nacido en Baeza
(Jaén) el año 1818, fue obispo de Siguenza en 1857, al llegar la Restauración
fue preconizado patriarca de las Indias Occidentales En 1877 era cardenal, y
cuatro años después, arzobispo de Zaiagoza E l obispo de Santander era D Vicente CaKo y Valero Las fundadoras debieron de conocerle en Cádiz, de cuya
catedral era canónigo en el tiempo en que ellas, todavía en vida de su madre,
veraneaban en dicha ciudad
9R
que la M. Pilar «echó sus planes tan certeros como siempre,
estribando en gastar poco dinero, porque no había, y llamó a
los albañiles» 97 .
«Llegó la víspera de San Ignacio y todavía estaban los hombres
trabajando Ya por la tarde se pudieron despedir, y nuestras Her
manas se pusieron a limpiar, cuando cerca de la noche llega el
P. Cotanilla para bendecir la capilla, y con los trastos en medio
se puso la estola y en compañía del Sr Cura de la parroquia la
estuvo bendiciendo.
Nuestras Hermanas continuaron limpiando unas, otras poniendo
las cortinas, otras las esteras, otras bajando las bancas, otras arre
glando y adornando el altar, y al fin, cuando fue de día, ya estaba
todo concluido.
A las siete de la mañana del día 31 de julio de 1879 se dijo la
primera misa en la primera capilla pública de la primera casa
que tuvieron las Reparadoras del Sagrado Corazón de Jesús, por
el R. P. Cotanilla, de la Compañía de Jesús, en la villa y corte
de Madrid, fiesta de San Ignacio de Loyola» 98
La prolongada práctica había hecho a aquellas mujeres capaces de cualquier esfuerzo. Se habían propuesto que la celebración fuera el día de San Ignacio, y, aunque aquella noche
nadie se acostó en la casa del paseo del Obelisco, las primeras
luces del alba iluminaron la capilla preparada para la eucaristía.
Un día memorable, señalado en las crónicas del Instituto
con especialísimo cuidado. También el P. Cotanilla lo reseñó
en su diario: « . . . El 30 de julio bendije solemnemente, por
orden de Su Erna. Rma., la nueva capilla pública de las Reparadoras. El 31 de julio dije la primera misa en dicha capilla,
y quedó reservada la divina Majestad en el sagrario, y expuesta todo el día en la custodia» 99.
A partir de entonces tuvieron la exposición del Santísimo
durante todo el día jueves y domingos, además de otras fiestas. El cardenal les dijo que para concederles la exposición
diaria era preciso esperar a tener una iglesia más grande.
La M. Sagrado Corazón tuvo que sujetarse a esta disposición
del prelado, pero en los años siguientes no dejó pasar ocasión
de que le fuera ampliada con nuevas gracias la primera concesión, como consta en sus cartas y en los diarios de las casas
En 1881, en carta a su hermana, decía: «El lunes estuvo
aquí su Ema. más cariñoso que nunca; nos concedió, sin pe07
Ibid
SANGRE, Crónicaj I I p 486 8 7
Copia dactilográfica del original autógrafo, p 11
911
PRECIOSA
99
Diario
dírselo, tener Santísimo toda la octava del Corpus, viernes del
mes de junio y los sábados que quedan de mayo» 10°. Al decir
«nos concedió tener Santísimo» se refería a la exposición, porque la reserva eucarística la tenían desde que se celebró la
primera misa en el oratorio interior de la comunidad. Al año
siguiente disfrutaban de una concesión semejante durante la
octava de la Inmaculada: «A pesar de la muchísima nieve y
del frío que es consiguiente, no nos ha faltado, gracias a Dios,
la misa a su hora, ni la exposición, que la tenemos toda la
octava» 101.
Y , cuando no se podía tener el Santísimo expuesto, adoraban al Señor ante el sagrario. También desde estos primeros
años procuraba la M. Sagrado Corazón encender en todas el
deseo de la adoración nocturna. El silencio y la soledad de la
noche fueron siempre, para ella y para las demás religiosas,
un ambiente especialmente propicio para agradecer el amor
infinito de Cristo, que se da a los hombres en la eucaristía;
ese amor constante que no duerme y que nos pide una respuesta de amor.
¡Y cómo prendió este fuego en los corazones de todas! Hablando de la Presencia, refiriéndose al «principal objeto de
nuestra reunión», hasta las más inexpresivas dijeron frases felices. Una escribió que la eucaristía era «tvida y alegría» de
una casa de Esclavas. Otra dijo que aquella Presencia y el
sagrado deber de adorarla eran «un gran regalo». Otra, tal vez
la más inspirada, expresó en sus escritos una idea maravillosa:
la de que la eucaristía es vida del Instituto como la raíz lo
es del árbol. Y añadió una grave admonición, seguida de una
afirmación esperanzada: el árbol se seca si la raíz falta, «lo
cual, por la misericordia de Dios, espero no sucederá, sino
que el que lo plantó lo llevará adelante con nuevos aumentos,
como por su bondad lo está haciendo» m .
Por su bondad lo estaba haciendo. Realmente, para aquella
primera comunidad de Esclavas el «deber sagrado» de la adoración era en la práctica, más que un deber, la expresión humilde y confiada del amor, la alegría de una auténtica fiesta 1M.
Carta del día 20 de mayo de 1881.
Carta a su hermana, 11 de diciembre de 1882
M . M Á R T I R E S , Apuntes biográficos p.41.
103 Preciosamente expresa esta idea Mercedes Aguado: «El 'todas mirarán
como su principal deber la adoración al Santísimo Sacramento' de las Consti100
101
1112
No tenían en su plenitud el culto eucarístico tal como aparecía descrito en los estatutos del Instituto. Y la M. Sagrado
Corazón deseaba ardientemente conseguirlo. Sin embargo, la
capilla, aunque modesta, empezaba a convertirse en un foco
de oración. Y en ella, Cristo estaba presente, expuesto «a la
adoración de los pueblos». Con esa frase expresaría años más
tarde la M. Sagrado Corazón su profundo deseo de llevar a
todos a la eucaristía, de suscitar en los hombres una respuesta
de amor a la presencia viva de Cristo en las especies sacramentales.
«Adoración de los pueblos». Ella soñaba con un culto de
dimensiones universales que convirtiera la tierra en un inmenso altar, y a los hombres, en miembros de una sola familia.
Y este sueño empezó a hacerse realidad precisamente a través
de la gente más sencilla. Y comenzó en Madrid la «adoración
de los pueblos», que fue, para empezar, «adoración del pueblo»
confiado y humilde de los pobres.
«La vela de las señoras tuvo su principio en esta capíllita.
Comenzó por la devoción de una pobrecita portera; la llamaban
Paca. Nuestro portero Manuel enteró a la M. Superiora de que
' esa buena mujer había reunido a otras varias para que hicieran
la vela al Santísimo, relevándose en todas las horas del día. A la
Madre agradó el pensamiento y llamó a la Paca para enterarse
mejor» 104.
Es una lástima que la autora de esta relación no fuera tan
aficionada al detalle como otras; podría habernos contado los
pormenores de la conversación entre la M. Sagrado Corazón
y Paca, la portera. ¿Cómo explicaría ésta su actitud de oración durante las largas horas pasadas ante la eucaristía? Tampoco sabemos el juicio de Manuel —¡otro portero!— ante
aquella asiduidad. Y es lástima. Hubieran sido datos interesantes para profundizar en el convencimiento de que Dios revela a los humildes y sencillos lo que muchas veces permanece
oculto a los sabios (cf. Mt 11,25).
Después vino el institucionalizar aquel movimiento espontáneo de oración eucarística. La Asociación de Adoradoras del
Santísimo Sacramento llegó a contar en poco tiempo con mutaciones se transforma, con la reciprocidad del amor, en la 'alegría de una
fiesta'; 'Nosotras siempre estamos en fiesta por la exposición del Santísimo...'»
(Anotaciones sobre la espiritualidad de Santa Rafaela Marta del Sagrado Corazón
P 115). La última frase de la cita está tomada de los escritos de la Santa.
,M
M . MARTISES.
Apuntes sobre la fundación de la casa de Madrid p.29.
>
chos miembros: mujeres de todas las procedencias sociales que
siguieron la iniciativa de una humilde portera de Madrid, con
mucho amor a la eucaristía, y de una humildísima fundadora
convencida de que no podía hacer por Cristo mejor obra que
«ponerlo a la adoración de los pueblos» 10\
Inmediatamente después del traslado a la casa del Obelisco, se abrió en ella la escuela en uno de los locales de planta
baja Con una extrema pobreza de material de enseñanza, incluso de pupitres y mesas, siguieron funcionando las clases
hasta que años más tarde pudo hacerse una ampliación. No
era falta de interés por esta obra, sin carencia absoluta de los
medios indispensables. Es verdad que tenían una hermosa
casa, pero su adquisición había agotado los recursos con que
contaban. Las crónicas de ese tiempo describen la situación
con toda viveza; y no van dedicadas al público, en cuyo caso
podría pensarse que se habla de pobreza para pedir ayuda; su
destinataria es la historia interna del Instituto.
« fcA <J»a 2 3 de agosto n o h a b l a en la Lasa m á s qiie u n leM
para comer y vestir veinticuatro q u e se reunían. E l pan se tomaba
fiado, las parras estaban cargadas de hermosas v maduras uvas,
y esto constituía el desayuno, que se iba a tomar al jardín. H a b a s ,
lentejas y bacalao, que había alguna, aunque c o i t a provisión, dab a n , alternando, la comida y la cena. E s t o al principio no l o sa
bían las H e r m a n a s , hasta que un día les dijo la superiora q u e
pidieran a Dios remediara la necesidad, porque era de esperar
que el panadero no quisiera continuar fiando el pan, y entonces
sintieran más los efectos. G r a v e era la necesidad; sin embargo,
nuestras Hermanas no perdieron su acostumbrado gozo y c o n t e n t o ,
\ ' a s i deseaban llegara más extrema. E s t o no pasó en pocos días,
sino q u e lo estuvieron sufriendo, quizá, un mes, hasta q u e quiso
nuestro Señor socorrerlas; no para desahogarse, pero sí para lo
necesario, q u e era c o m o las tenía siempre gracias a su infinita
misericordia» 1 0 6
En septiembre de 1879 se cumplían los dos años de la
aprobación de los estatutos por el cardenal Moreno, Con la
experiencia adquirida en ese tiempo, el P. Colanilla y las dos
fundadoras revisaron el manuscrito que debía ser presentado a
la aprobación definitiva.
105 M
MARI-, DI L SICR\DP CORAZÓN'
año 1890
M
PRFCIOSH
SANGRL
Crónicas
FL p 4 9 0
1 puntes
'ip<rituales
Eieicicios
del
Navidad 1879. Balance de una etapa
Se acercaba a su fin el año 1879, tan lleno de sucesos grandes y menudos. El Instituto quedaba firmemente establecido
bajo los auspicios del cardenal de Toledo. Todas las novicias
que habían salido de Córdoba aquel memorable 5 de febrero
de 1877 —y las cuatro que permanecieron unos días más en
la calle de San Roque— habían hecho los votos religiosos, y
el compromiso de cada una de ellas había afianzado la firmeza
del Instituto. Volviendo la vista atrás, la M. Sagrado Corazón
sentía un agradecimiento inmenso: «Aunque estuviéramos
siempre postradas dando gracias, nunca podríamos pagarle a
Dios tanto como le debemos». Esa frase la escribió años después, pero salía de un corazón y de unos labios bien ejercitados en la alabanza de las misericordias del Señor 10/.
La vitalidad de aquel Instituto se había manifestado muy
especialmente en la cohesión, en la hondura de la vida comunitaria, edificada en la eucaristía. Tan grande era la unión fraterna, tan contagiosa la alegría de aquel grupo de jóvenes, que
aun en medio de las mayores dificultades habían sido capaces
de atraer nuevas vocaciones. Sin estabilidad aparente, aquella
comunidad arraigada en el amor había mantenido firme su esperanza a través de una larga peregrinación. «Todo era en
ellas esperar». Y entonces, como ahora, el mundo era de aquellos que encuentran en todas las situaciones el camino de la
fe y la confianza y saben ofrecerlo a los demás.
El año terminó en el ambiente de alegría que era el clima
habitual de la comunidad. El misterio de la Navidad tuvo especiales resonancias humanas y sobrenaturales en los corazones de aquellas jóvenes, que al fin se encontraban no sólo
tranquilas por la aprobación de la Iglesia, sino felices de vivir
su consagración religiosa en una vivienda que ya podían considerar, definitivamente, su verdadero hogar.
Navidad, misterios gozosos de la vida de Cristo. Pobreza,
sencillez, acogida al Dios-con-nosotros. ¡Qué ambiente de oración, de plenitud alegre, revela la descripción de las Crónicas!
107 La frase se encuentra en tina carta dirigida a la M
18 de maya de 1890.
María de la Cruz.
« E l día de la I n m a c u l a d a C o n c e p c i ó n , 8 de diciembre, nuestras
H e r m a n a s renovaron sus votos en manos del R . P . R o d e l e s ; y el
día de Navidad del m i s m o año vino a decir la misa de medianoche.
E n el locutorio, q u e estaba separado de la casa, le prepararon
su cama, y a las o n c e y media se llamó y dijo la misa, e n la q u e
comulgaron las H e r m a n a s . E l altar estaba adornado con el delicado
gusto de siempre, y sobre el T a b e r n á c u l o , un b o n i t o N i ñ o J e s ú s
e n un pesebre. [ . . . ] D e s p u é s de la misa nuestras H e r m a n a s fueron
al refectorio para tomar unos pasteles con chocolate, y después,
a descansar».
Poco descansaron. «No la debemos dormir la noche santa...», que dice un villancico clásico:
« A las cinco y cuarto, el Benedicamus
Domino
las volvió a
despertar, el cual llegó t a m b i é n al P a d r e para q u e celebrara la
segunda misa. Nuestras H e r m a n a s se prepararon en el órgano con
panderas, zambombas y castañuelas para romper de improviso al
Gloria
con alegres villancicos. E f e c t i v a m e n t e , cantaron y tocaron
con entusiasmo santo hasta cerca de la elevación de la sagrada
hostia.
D e s p u é s de alzar intentan continuar la música, p e r o la organista principia a tocar, y al pisar una tecla quedaba levantada,
formando una desagradable armonía con la otra, y después otras,
q u e en lo sucesivo iban q u e d a n d o lo mismo. L a s cantoras se
paran, la organista hace nuevas y repetidas instancias, p e r o el
órgano permanece, no ya en tan gran desentono, sino callado.
Principian a averiguar la causa de tan infausta novedad y encuentran q u e la H e r m a n a q u e tocaba la pandera, c o m o necesitaba
al efecto de agua, había colocado u n a taza con ella s o b r e el órgano
para tenerla más a m a n o , y por u n involuntario descuido, al mojar
una vez, la había derramado sobre el teclado; esto f u e al principio,
y al p r o n t o , como nada se n o t ó , la H e r m a n a n o lo creyó de consecuencia; pero cuando el agua p e n e t r ó ya no fue posible tocar».
Como este tipo de contratiempos nunca vienen solos, en
este caso también trajeron compañía. Y, como siempre, la cronista lo describe todo al detalle. Aquel día esperaban al cardenal-patriarca, y les era más necesario que nunca el instrumento. Un organista les proporcionó un armonio de alquiler,
pero estaba «en un tono tan alto, que las voces se ahogaban
y no alcanzaban, y lo peor es que no tenía transpositor». Y así
«no puede decirse que cantaron, sino que chillaron para ocultar la divina Majestad, y este canto continuó la Pascua de Navidad».
La cronista termina la relación de este incidente añadiendo: «No por esto se les quitó a nuestras Hermanas la gana de
divertirse; el primer día de Pascua por la noche hicieron una
alegre pastorela componiendo versos al agua del órgano, cumpliéndose aquí perfectamente el dicho de que 'todo coopera
al bien de los que aman a Dios'» I08.
Componían la comunidad en esos momentos diecisiete religiosas, que ya habían hecho sus primeros votos, y algunas
novicias más.
El último día de ese año ingresaron en el Instituto dos
jóvenes de Puente Genil. Se llamaban Josefa Varo y Amalia
Bajo; la última se llamaría después María de la Purísima, y
andando el tiempo llegaría a jugar un importante papel en
esta historia. Tan importante, que habría incluso quien, muy
erróneamente desde luego, la confundiera con las fundadoras.
Para las que celebraban con tanto gozo la Navidad de 1879
no cabía, ni por asomo, este peligro. «¿Qué piensan hacer
las hermanas Porras?» —se habían preguntado en momentos
muy críticos—. «Donde ustedes vayan, vamos nosotras» i09,
habían resuelto todas antes de emprender el último viaje anterior al establecimiento del Instituto en Madrid. En aquellos
casi tres años de peregrinación, el grupo había logrado tal
cohesión en torno a las fundadoras, tan honda comunión de
espíritu, que todas las aprobaciones sucesivas de la Iglesia no
harían más que corroborar oficialmente la estabilidad que el
Instituto había adquirido en un período corto, pero intenso,
de vida.
La superiora y su hermana estaban especialmente contentas; los estatutos por los cuales se regían, revisados, estaban
va en manos del cardenal; según informaciones de buena tinta,
él estaba dispuesto a la aprobación definitiva. Y a cada paso
podían constatar que la comunidad estaba pronta a ir más allá
de lo que la legislación les exigía.
«Mirad qué bueno, qué delicioso es convivir juntos los hermanos» (Sal 132,1).
Era en verdad deliciosa la vida de aquellas primeras Esclavas. Aunque algunos días sus comidas quedaran reducidas
a un paseo de ronda por las parras del jardín. Aunque a veces
su pobreza llegara al extremo de amanecer el día con un solo
real.
108
109
PRECIOSA SANGRE, Crónicas I I p . 4 9 4 s s .
Relación contemporánea anónima p.2.
CAPÍTULO
PRIMERA
EXPANSION
II
DEL INSTITUTO
(1880-83)
La fuerza expansiva de la unidad
Los años que siguen serán ocasión de que Rafaela María
—la M. Sagrado Corazón— revele en múltiples facetas la riqueza de su personalidad. Y decimos «revele» porque, si bien es
innegable que en ella puede apreciarse un progreso humano
en todos los órdenes a lo largo del tiempo, no es menos cierto
que en su vida no vemos cambios bruscos, y que todo lo que
en estos años va a aflorar —valores de carácter: firmeza, constancia, valentía, dulzura, comprensión, etc., y valores estrictamente sobrenaturales— pertenece al riquísimo venero que
constituye el núcleo fundamental de su persona. Una persona
en la que, como en pocas, puede constatarse continuidad a través de todas las etapas de la vida y coherencia perfecta entre
los principios básicos y su concreción vital.
La Madre continúa residiendo en Madrid, aunque hace viajes rápidos, que terminan siempre con la vuelta obligada a la
capital. Mientras la M. Pilar recorre en diversas direcciones España, realizando materialmente la expansión del Instituto, su
hermana dirigirá esta expansión desde la primera casa. Lo hará
de diversos modos: unas veces escribiendo a los obispos de las
distintas diócesis o dialogando con ellos; otras, haciendo indicaciones a la M. Pilar (entre las dos se mantendrá una correspondencia interesantísima). No descuidará la dirección personal de las religiosas trasladadas a las nuevas fundaciones y a
veces les dará la alegría de una rápida visita.
Otra faceta de la actividad de la M. Sagrado Corazón será
la formación de las novicias. Ingresarán en el Instituto bastantes religiosas, que van a tener la suerte de vivir sus primeros
años en contacto directo con la fundadora. La fuerza expansiva
de la Congregación, dentro de la profunda unidad de los espíritus —base de un extraordinario sentido de fraternidad entre
las distintas casas— sólo se explica si se tiene en cuenta que
la superiora, desde Madrid, actúa infundiendo en todas el deseo de universalidad, unido a una especie de instinto que 'es
hace amar los valores entrañables de cada comunidad concreta
dentro de la comunidad mayor del Instituto y de la Iglesia.
Una de las primeras religiosas dijo de ella que «fue el corazón,
porque formó los corazones». Y esto es cierto en gran medida.
La tercera tarea de la M. Sagrado Corazón va a ser el empeño por la aprobación pontificia del Instituto y sus Constituciones. Un deseo sostenido a través de trámites muy laboriosos
que pondrán a prueba su tenacidad y que nos muestran a una
mujer decidida y prudente al mismo tiempo; con capacidad de
relaciones sociales y con una discreción que la lleva a no prodigarse inútilmente; sensible a los diferentes matices que impone necesariamente el trato con personas de diversa cultura
o condición. Una persona, en fin, que no se detiene ante las
dificultades, peto que no precipita los acontecimientos. Sus esfuerzos en esta tarea se verán coronados al fin por el éxito: el
Instituto recibirá el Decretum laudis el 24 de enero de 1886, y
el decreto de aprobación al año siguiente, en un tiempo que
puede considerarse récord si establecemos como término de
comparación el período de prueba a que se han visto sometidas
otras congregaciones religiosas en el pasado siglo
Para la M. Sagrado Corazón, estos tres grandes capítulos de
actividad no son empeños aislados que dividen su vida. Todos
ellos se interfieren no sólo cronológicamente, sino por una interrelación mutua. No podríamos comprender tan marcado interés por conseguir la aprobación de la Santa Sede si no supiéramos que en algunas diócesis tropezó con inconvenientes serios para que fuese aceptado el Instituto No valoraríamos su-
' Examinando las fechas de obtención del Decretum lauda y de la aproba
ción pontificia de doce Institutos fundados en la segunda mitad del siglo xix
(Hermanas de los Ancianos Desamparados de la M Jornet, Compañía de Santa
Teresa, Hijas de Cristo Rey, Hermamtas de la Cruz, Esclavas Concepcionistas,
Franciscanas Misioneras de María, Hijas de Jesús, Reparadoras, Siervas de Jesús,
Siervas de Mana, Siervas de San José y Servicio Doméstico, llegamos a la
conclusión de que las Esclavas del Sagiado Corazón tuvieion que esperar el
Decretum laudis un tiempo (nueve años) sólo a!»o inferioi al período medio
(en los Institutos examinados oscila u i l i t a u n o y treinta anos) Lo realmente
evtraordinano es que obtuvieta la apiobauón pontificia al año siguiente, o sea
antes de los diez año» de su fundación, fíente a los treinta y un anos que
supon*, el período medio en los Institutos citados (quince años el que la obtmo
mtes v sesenta \ seis el que tatdó ma's en conseguida)
ficientemente su sentido de universalidad si no entendiéramos
hasta qué punto la vida misma de la Congregación la empujó
a extenderse por distintas ciudades; condición, por otra parte,
exigida por la misma Santa Sede como garantía de estabilidad.
Tampoco comprenderíamos la solidez de la formación que daba
a cada una de las novicias si no viéramos que el desenvolvimiento del Instituto y las exigencias de las fundaciones la obligaron como naturalmente a dar una expresión concreta al ideal
de entrega que ella estaba viviendo personalmente hacía años.
«La ciudad donde tuvo su origen
este Instituto»
«Siendo crecido el número de las religiosas que componen esta
Congregación, y en su mayor parte hijas de la ciudad y diócesis
de Córdoba que V. E. Rma. tan dignamente rige, desean [ . . . ]
fundar en su propia patria casa filial de esta Congregación canónicamente establecida en esta villa y corte de Madrid, a fin de
que la ciudad donde tuvo su origen sea la primera a donde se
extienda este Instituto, para dar gloria a Dios cumpliendo sus
fines, cuales son la adoración al Santísimo Sacramento, instrucción
gratuita a las niñas pobres y demás que se expresan en las Constituciones que a ésta acompañan».
Así escribía la M. Sagrado Corazón al obispo de Córdoba el
día 18 de agosto de 1880. El documento, dentro de su tono
oficial, tenía matices entrañables: «la ciudad donde tuvo su origen sea la primera a donde se extienda este Instituto...» Sí,
era justo. Meses antes, Mons. Pozuelo, obispo de Canarias, había solicitado la apertura de una casa de la Congregación en
las islas; había sido preciso renunciar. Esto, lo de Córdoba, era
distinto. Con la fundación en esta ciudad se iba a cerrar definitivamente, en paz y buena amistad con todos, un episodio
que había sido dramático. Desde Córdoba, las llamaban las
familias, los conocidos; sobre todo aquellos sacerdotes que tanto habían sufrido con las incomprensiones de años atrás. Y a
su estilo —un tanto adusto y reservado— también las reclamaba Fr. Ceferino, que debía de tener unos deseos enormes de
demostrar su benevolencia. Las reclamaba, por último, la tierra;
no ya simplemente por la querencia natural de todas las que
componían la Congregación —«hijas de la ciudad y diócesis de
Córdoba»—, sino porque la mayoría de ellas tenían bienes en
la capital o en la provincia, y su administración resultaba muy
difícil a tanta distancia.
Antes de iniciar los trámites de la fundación, las fundadoras habían solicitado la autorización del cardenal de Toledo
—por ser de derecho diocesano, la Congregación dependía de
él—, y éste les había advertido que al escribir la instancia al
obispo de Córdoba hicieran constar que estaban canónicamente establecidas en Madrid, con estatutos aprobados definitivamente en esta diócesis. Los disgustos pasados aconsejaban una
prudencia suma, un gran cuidado para no dar pasos en falso.
Antes de poner en peligro las reglas y el espíritu de la Congregación eran capaces de renunciar a todas las fundaciones.
Para activar el asunto, en el mes de septiembre marcharon
a Córdoba la M. Pilar y la M. María de San Ignacio. Esta última era hermana del sacerdote José María Ibarra y muy apreciada por Fr. Ceferino.
Llegadas a la ciudad, no tardaron en presentarse al obispo.
A la M. Pilar le causaba un gran respeto el prelado aquel; tanto que en la primera ocasión que lo visitó después de los sucesos de febrero de 1877 no pudo articular palabra (y ella
no era lo que se dice tímida; estaba acostumbrada a conversar
con toda clase de gentes). Esta vez, sin embargo, todo fue
bien. El resultado de aquella entrevista aparece descrito en una
carta del fiscal eclesiástico a la M. Sagrado Corazón: «Ya está
todo hecho, y el Sr. Obispo, loquito de contento y petite et
accipietis. ¿La Compañía para dirigirlas? Pues concedido. ¿Casa
en seguida y con exposición diaria? Ya está hecho. ¿Amplia libertad en todo lo que sea regular dentro de su Instituto y
siendo las niñas de sus ojos y les enfants gatees? Pues así sea.
Creo que no podía hacer más» 2.
En prenda de sus buenas disposiciones, la diócesis Ies ofreció la antigua parroquia de San Juan de los Caballeros, emplazada sobre una de las mezquitas menores de la época del
califato. El templo en su interior no recordaba en absoluto su
origen musulmán y las sucesivas restauraciones habían borrado
también toda huella de los estilos medievales; al exterior, sin
embargo, conservaba su airosa torre, alminar de la vieja mezquita. De todas maneras, la donación de la iglesia era una gran
2 Carta de D. Camilo de Palau a la M. Sagrado Corazón,
1.' de octubre
de 1880.
cosa; con ella no cabían discusiones sobre el posible emplazamiento de la vivienda: arrendarían la única que lindaba con
la parroquia de San Juan, que, aunque pequeña y fea, podría
ampliarse con el tiempo adquiriendo otras casas vecinas.
Cuando la M. Sagrado Corazón tuvo noticia de estas cosas,
quedaría no menos admirada que su hermana de las disposiciones de Fr. Ceferino. La M. Pilar le había escrito: «Vengo de
palacio con la cara como la grana de encontrar al obispo hecho
un padrazo con nosotras; yo lo veo y no lo puedo creer. Lo
mismo sucede con el provisor y hasta los familiares; yo estoy
admirada. [ . . . ] El Sr. Obispo se ha convidado a ir a ver y
revisar la casa, y esto en tono tan festivo y afable, que me
quedé fría» 3 . Las dos fundadoras conocían bien el barrio en el
que iba a fundarse la casa de Córdoba; en la misma plazuela
de San Juan tenían las suyas Ramón Porras y su tía Isabel. Pero,
además, la iglesia había de despertar forzosamente inolvidables
recuerdos en la M. Sagrado Corazón: siendo casi una niña, a
los quince años, había hecho en ella voto perpetuo de castidad.
Para personas que habían vivido juntas tantas aventuras,
separarse supuso, al menos, un dolor suave. La M. Pilar, tan
aficionada a comparaciones bíblicas, animaba a la despedida,
aludiendo con humor al sacrificio de los hermanos Macabeos y
de su madre: «A usted le encargo —a la superiora— que se
encomiende a la madre de los Macabeos, y a las que vengan, a
los hijos; hagan el sacrificio con garbo, que somos hijos de
santos, y esta tierra, bien fecunda es en ellos, o ha sido» 4. En
realidad, todas estaban dispuestas a marchar a Córdoba y a ceder a las que marchaban todo lo que creían poder serles útil.
El día 16 de octubre llegaban las cinco designadas para la fundación; las esperaba en la estación la M. Pilar, que en seguida
las llevó a la que iba a ser su casa: «A pesar de la cal que
ha blanqueado las paredes y de la limpieza que reina gracias
a los trabajos de nuestras dos Hermanas exploradoras, sus
puertas y ventanas antiquísimas pintadas de verde, casi todas
con agujeros que hacen presagiar una fresca temperatura en
el próximo invierno; [ . . . ] sus habitaciones, tan bajas de
" Carta del día 6 de octubre de 1880
' Carta de 1 de octubre de 1880.
techo algunas que las vigas se tocan con la mano, no dejan
de formar un contraste notable con la hermosa casa de nuestro noviciado que acabamos de dejar. A pesar de esto, que,
sin duda, es lo que menos nos importa, reina la alegría más
perfecta, aunque de vez en cuando recordamos con viva ternura a nuestra amada superiora y hermanas ausentes» 1
Una de las Hermanas enviadas a Córdoba escribía a la
M. Sagrado Corazón sus primetas impresiones: «La M. Pilar
me dice que no puede escribir porque no tiene tiempo; las
demás, por lo mismo y por no tener mesa. [ . . . 1 Todas me
dan mil cariños. Cuando nos separamos de usted es cuando
llegué a comprender lo que era no volverla a ver; teníamos
una cosa en el corazón que nos ahogaba...» 6
Muy bien aleccionadas por aquella «madre de los Macaheos» llegaban las cinco religiosas de Madrid. «Las seis Hermanas son modelos —escribía el canónigo fiscal— no ya de
nosotros, pobres eclesiásticos, sino aun de los padres jesuítas,
que no son, por cierto, nenes en la vida espiritual; el P. Cermeño me ha contestado en más de una ocasión cuando le he
dicho: 'Padre, vivimos entre santas'. 'Es verdad, y estas jóvenes nos confunden y avergüenzan; si no somos santos,
debemos temer mucho nos condenemos, pues tenemos ante los
ojos constante ejemplo de cómo se puede hacer para serlo» 7 .
«Las Hermanas, inmejorables en su comportamiento, agradan tanto en su trato, que hay un verdadero entusiasmo»,
decía la M. Pilar en carta a su hermana 8. ¡Bien guardadas tenían las espaldas aquellas felices Hermanas, ésa es la verdad!
Las dos fundadoras competían en hablar bien de ellas; la
M. Sagrado Corazón escribía así al provisor de la diócesis
cordobesa:
«No encuentro expresiones para demostrar a usted mi agradecimiento por sus muchas bondades y distinciones hacia esas mis
queridas Hermanas, que sólo por amor al Sagrado Corazón de
Jesús se sufre la separación, y así se siente la gratitud hacia los
que bien les hacen como hecho a sí propia Aunque es la primera
vez que tengo el honor de escribii a usted, me va a permitir una
súplica, v es la de seguir prestándoles su protección Dispénseme
Diario de la casa de Cordoba p 3
Carta de la M María de Santa Teresa, 17 de octubte de 1880
' Carta de D Camilo de Palau a la M Sagrado Corazón, 30 de octubre
de 1880
* Carta de 19 de octubre de 1880
5
6
usted esta libertad, pero es hija del amor q u e e n nuestro Señor
les tengo, pues desde la separación no las olvido un m o m e n t o .
Nos amamos tanto y tan de veras y han sido tan buenas para
conmigo, q u e todo cuanto hago p o r ellas es nada en su comparación» 9,
El mismo provisor celebró por primera vez la eucaristía
en el oratorio de la comunidad el día 21 de octubre... «Hoy
tomo la pluma para decirle —puesto que las Hermanas detallan la fiesta, que verdaderamente es, profundizados los acontecimientos pasados, un verdadero milagro— que el señor provisor ha estado complacidísimo», escribía la M. Pilar a la
M. Sagrado Corazón 10. Y una de las que componían la comunidad escribía: «No puedo dejar pasar este día tan glorioso
para nosotras por todos estilos; no le daré a usted pequeños
detalles, porque no me sé explicar [ . , . ] , sólo me limitaré a
decirle que mi corazón rebosa de gozo y alegría. [ . . . ] La Hermana Pilar, ¡qué le diré!, está hecha una Madre general y
una Hermana la más humilde; Dios la rodea. La misa la ha
dicho el señor provisor y han asistido mi hermano, D. Agustín, D. Ramón, su hija y Manuela, y ahora visitan al Señor
algunas personas distinguidas en virtud y en nuestra amistad» n .
Hubo otro testigo de excepción: D. José María Ibarra, el
hermano de la M. María de San Ignacio y antiguo director
de las fundadoras: «Me parece un sueño; no salgo ni entro
en casa sin pasar y sin ver la casa de sus buenas hijas y mis
queridas hermanas en Cristo; no deberíamos dar paso sin decir
Deo gradas» n. Y en su diario anotaba la fecha con un comentario muy en línea de su carácter modesto: «... Presenciando
el acto D. Ramón Porras, su hija, Manuela Calero la portera,
y yo estaba también con estos últimos en la puerta de la capilla [ . . . ] . A las 8 y 29 minutos se manifestó el Santísimo en el
copón. Hízolo D. Camilo, y las primeras Hermanas que hicieron
la adoración, la H. San Ignacio y la H. San José»
Lógicamente, el cuidado de aquella comunidad fue encoCarta de 19 de octubre de 1880.
Carta empezada el 21 y terminada el 22 de octubre de 1880.
Carta de María de San Ignacio a la M. Sagrado Corazón, 22 de octubre
de 1880.
12 Carta a la M. Sagrado Corazón, 22 de octubre de 1880.
13 Fragmentos
autógrafos de un diario conservado en el archivo de las
Esclavas.
9
19
11
mendado a la M. Pilar, aunque todas siguieron considerando a
la M. Sagrado Corazón como superiora del Instituto. Una comunicación fraterna, honda y frecuente, contribuyó a crear un
clima de familia que mantuvo la unidad entre las dos casas.
El nombramiento oficial de la M. Pilar se efectuó al mes
siguiente, en noviembre. Antes, ella misma comunicó a su hermana el temor de ciertos inconvenientes que podrían derivarse
de su designación: « . . . Y o no rehuso cargo ninguno, pero superiora [ . . . ] temo que daré muy mala edificación por mi carácter violento, y, aunque sea sólo interina, en un solo día puedo provocar con las Hermanas una cuestión y que sea de mala
transcendencia; además, me aborrecerán, y esto es peor que
todo, pues desaparecerá todo el buen ser de la casa» 14.
Sin embargo, no había otra más indicada. Todos los que la
trataron en esta época tuvieron ocasión de conocer sus cualidades. «Debiera haber nacido para diplomática, según sabe negociar los asuntos que le conviene» 15. «¡Si viera con qué paciencia ha sufrido las contrariedades e importunidades que una
obra trae, con cuánta prudencia ha soportado mis arranques y
los pocos miramientos que he tenido!» 16. El que esto afirmaba
conoció también las limitaciones de la M. Pilar y se las advirtió
a ella misma: «Como sé te gusta te digan tus defectos, voy a
decirte uno que yo no veo, pero sí el provisor, que me lo ha
dicho: 1.°, insistes en tus opiniones con tenacidad, y, aunque
luego cedes, pero de pronto contradices mucho. [ . . . ] 2.°, eres
poco prudente, pues por demasiado ingenua dices lo que debes
callar, y esto, me ha dicho, le da temor para tratar contigo,
pues teme descubras al Sr. Obispo, sin darte cuenta, el origen
de donde tomas las noticias y consejos, pudiendo ser causa de
perjudicar a quien te habla y a la obra de la fundación. [ . . . ]
Tal como me los han dicho te los pongo, sin mirar a si te amargan o te gustan. Tú, por la misericordia de Dios, tienes buenas
luces; repasa, y, si es verdad, corrígete» 17.
Para aquellas primeras Esclavas, los defectos de la M. Pilar
estaban muy lejos de hacer sombra a sus cualidades. En Córdoba como luego en Jerez —casas de las cuales fue superiora
Carta
Carta
de 1881.
16 Carta
" Carta
14
15
a su hermana, 23 de octubre de 1880.
de D. Camilo de Palau a la M. Sagrado Corazón, 26 de marzo
del mismo, 12 de enero de 1881.
a h M. Pilar. 24 de octubre de 1880,
en esta primera época— fue muy querida por toda la comunidad. Aunque las Hermanas reconocían la viveza de su carácter,
que llegaba en alguna ocasión a la violencia, veían que estaba
compensado con una gran simpatía. Sólo de un corazón tan
afectuoso como el suyo podían brotar estas frases: «Ustedes
todas no saben lo que tenemos en casa, es decir, en la Congregación. Esto se ve desde lejos con sosiego... ¡Si supieran cuánto
vale nuestro cariño! Yo creo que es de lo más grato que hay a
los ojos de Dios; es decir, el de nuestra comunidad. A las que
me han escrito, que me han dado un gran placer, porque deseaba saber de ahí, pues hoy digo, con más calor aún que otras
veces, que esa obra embarga todas las facultades que Dios me
ha dado. ... A Dios ofrezco el deseo de hablarles a todas, y más
a las de votos, pero están muy en mi corazón, y esto basta
cuando otra cosa no...» I8.
Para las que componían la Congregación, la M. Pilar era
una de las dos fundadoras; venía a ser el complemento natural
de su hermana, y ésta la superiora profundamente querida
por todas.
Hacia la aprobación definitiva
El día 27 de febrero de 1880 recibían en la casa del Obelisco la aprobación definitiva de los estatutos, otorgada por el
cardenal Moreno:
«Habiendo sido examinados de nuestra orden estas reglas de
la Congregación de Hermanas Reparadoras del Sagrado Corazón de
Jesús y no conteniéndose en ellas, según el dictamen que se nos
ha manifestado, nada que no sea muy a propósito para alcanzar
la perfección religiosa y para obtener los santos fines que se propone, venimos en aprobarlas y las aprobamos definitivamente en
cuanto ha lugar en derecho, y mandamos a la superiora y demás
religiosas de este piadoso Instituto que las guarden y cumplan,
las hagan guardar y cumplir en todas y cada una de sus partes».
El cardenal las animaba a «guardar y cumplir» las reglas.
La verdad es que no necesitaban de grandes exhortaciones, porque tenía cada una en sí misma un empuje que la inclinaba a
la fidelidad; la fuerza que San Ignacio llama «la interior ley de
l
'
(lana a la M
Sagrado Corazón. J9 de septiembre de 1878,
la caridad» 19, que da sentido a los preceptos de una legislación
exterior. «Siga su camino emprendido con alegría y gran corazón, que muy grande y lleno de infinito amor por la salvación
de las almas y gloria de su Eterno Padre es el del Sagrado Corazón de Jesús, a quien se ha entregado para siempre. Cuide
mucho a las novicias y a todas sus buenas hijas y fórmelas bien
en la observancia de la Regla y que estén alegres y contentas».
Esta era la recomendación del P. Cotanilla a la superiora en
una carta escrita el 15 de julio del mismo año. Alegría y anchura de corazón ya tenían todas. Amor a las reglas lo habían
demostrado todas también. Y ahora, por amor a las reglas y al
Instituto, la M. Sagrado Corazón iba a empeñarse en conseguir
la aprobación de la Santa Sede.
Uno de los amores más profundos de las dos fundadoras
fue el que profesaron siempre a la Iglesia; amor que se manifestaba a menudo en el interés por las obras eclesiales y por la
multitud de los hijos de Dios dispersos por el mundo, y llamados a formar una sola y gran familia; y amor que era también
adhesión filial, veneración íntima a la jerarquía eclesiástica, a la
persona del vicario de Cristo, en la que veían una encarnación
de Cristo mismo. En los estatutos aprobados por el cardenal
Moreno figuraba una nota final en que la M. Sagrado Corazón,
en nombre de todo el Instituto, protestaba obediencia a la santa Iglesia: «Tanto esta humilde Congregación de Siervas Reparadoras del Sagrado Corazón de Jesús que a la sazón la componen como las que en adelante la compusieron, son y protestan
ser todas ellas, con la divina gracia, hijas obedientísimas de
nuestra santa Madre la Iglesia católica, apostólica, romana, y
del vicario de Jesucristo en la tierra...» El párrafo continuaba
en un estilo algo farragoso, pero dejaba muy claramente señalada la idea principal. Aunque esa nota en su redacción sería
obra seguramente del P. Cotanilla, es evidente que reflejaba una
actitud eclesial típica de las dos hermanas fundadoras. Con mucha razón diría algo después la superiora: « . . . Para todas [las
religiosas] tiene un vacío muy grande el Instituto con que no
esté siquiera bendecido por el Santo Padre. ¡Vale tanto su bendición y le amamos tanto!» 2 0 Y en otra ocasión por el mismo
19
20
Constituciones
[134].
Carta al P. Manuel Pérez de la Madre de Dios, 23 de octubre de 1881.
tiempo: «¡Qué felicidad el día en que esta amadísima Madre
nos bendiga más íntimamente que hasta ahora lo ha hecho!» 21
En este aspecto, los sentimientos de la M. Pilar eran un
fiel reflejo de los suyos. Como demostración podrían recogerse
aquí innumerables anécdotas
Pero más importante que todas
ellas sería el deseo, manifestado hasta la machaconería, de que
se activase el asunto de la aprobación pontificia del Instituto.
Llevada de una convicción profunda y de un deseo común
con su hermana, la M. Sagrado Corazón inició los trámites el
21 de noviembre de 1880 En este día, tres años y medio
después del establecimiento en Madrid, presentaba al nuncio
de Su Santidad Mons Bianchi una instancia dirigida al papa
León X I I I .
¡Qué fácil parecía entonces la aprobación! No se acordaba
ella de que, como dijo una de las primeras Esclavas, de Roma
«todas las cosas suelen tardar por lo regular». En este caso,
de momento, la instancia no salió siquiera para Roma. El nuncio pidió a la Madre una copia del plan de vida; y en esto llegó
Navidad Desde Córdoba, la M. Pilar, que constataba a cada
paso la necesidad de la aprobación —vivía siempre bajo el temor de que Fr. Ceferino pretendiera alguna variación del Instituto—, escribía el día 19 de diciembre: «Dígame cuándo saldrán las reglas para que apretemos y aprieten los amigos, que
los hay buenos de verdad, en pedir a Dios» 23. Pero los días santos imponían un compás de espera al asunto. En la Nunciatura,
como en el Obelisco o en la plaza de San Juan, había que alegrarse con la conmemoración del nacimiento de Cristo; no había tiempo de pensar en aprobaciones ni en reglas.
A mediados de enero del año 1881 devolvió el nuncio los
21
Carca al obispo de Santander
Vicente Calvo y Valero, marzo de 1881
La misma M Pilar relataba una de éstas en carta a la M Sagrado Corazón El caso ocurrió en uno de sus viajes a Córdoba en el primer año de
estancia en Madrid «Después vi a tío Luis, [ ] me dijo muchas cosas, pero
la más notable fue que no quería a los jesuítas por la defensa que hacían del
papado Y o le dije, incómoda, que, si pudiera, sacaría los ojos al que esto
s'ntiera no por amor a la Compañía sino por amor y adhesión al papa y sus
cerechos, en cuya persona veo a Dios nuestro Señor, único infalible y Señor de
señores y Rey de reyes» (carta de 9 12 1877) El párrafo es de una violencia
que corre pareja al amor que revela En realidad, conociendo a la M Pilar y el
cariño extraordinario que tenía a su familia podemos hacernos idea que el
«sacar los ojos» no pasaba de ser una expresión tremenda, pero sin contenido
real Y el hecho de que deje a un lado la defensa de la Compañía—para ella
más querida aun que su propia familia—, demuestra hasta qué punto llevaba
en el corazón el amor al papa
2 3 Carta a su hermana
22
estatutos. El P. Cotanilla los entregó en el paseo del Obelisco;
un poco preocupado iba, porque llevaban algunas correcciones.
Más se preocupó la fundadora, que llamó inmediatamente a su
hermana; ésta acudió a Madrid el día 23 del mismo mes. Las
dos hermanas estudiaron el asunto con el jesuíta, que, a su vez,
medió con el nuncio; y como resultado de este «vértice» quedaron reducidas al mínimo las modificaciones al texto 2 4 .
El día 14 de febrero, el P. Cotanilla se presentó en el Obelisco con otra nueva embajada: el nuncio decía que eran necesarios los informes del cardenal Moreno y del obispo de Córdoba. En realidad, la M. Sagrado Corazón no se sorprendió; ya
se les había ocurrido a ellas que esto sería conveniente. Lo inmediato era escribir a Córdoba, a la M. Pilar, que había vuelto
a su destino inmediatamente después de la reunión en que ambas, con el P. Cotanilla, habían revisado los estatutos. «La copia que envié a usted del Sr. Secretario del Excmo. Sr. Nuncio
puede usted enseñársela al Sr. Obispo, que en ella están las
aclaraciones a los subrayados que por mano del mismo están
marcados en la Regla [ . . . ] ; usted entérese también bien y diga
si algo quiere que se añada. Fíjese usted en el último punto,
donde trata de la dirección espiritual; vea usted qué bien se ha
compuesto...» 25 En Córdoba estaban por esos días muy atareadas con la inauguración de la iglesia; pero, a pesar de todo,
la M. Pilar no cesaba de recordar que las reglas eran lo primero. Tanto, tan continuamente lo repite en sus cartas, que da la
impresión de que temía que este asunto no se llevase con el interés suficiente. No es extraño que la superiora de Mjdiid,
la M. Sagrado Corazón, recalcara a su vez: «Usted entérese
bien... Fíjese usted...» 2 6
Ocupadas las fundadoras cada una en los
munidad, las dos tenían idéntica preocupación
y sus trámites previos. Mientras pensaban en
podrían dar los obispos, seguían ocupándose
dencias de cada día: el color de las casullas
asuntos de su copor la aprobación
los informes que
de las mil menuy el bordado de
24 Todas
las vicisitudes del asunto están recogidas hasta en sus menores
detalles en el Diario de la casa de Madrid y en la correspondencia entre las
dos fundadoras.
" 5 Caita de 15-16 de febrero de 1881
26 Ibid.
las albas, los frutos de la huerta, la prisa o calma de los obreros
de la iglesia, la ropa de las postulantes y la hora del tren correo Córdoba-Madrid. Demostraron gran capacidad para atender con cariño a la salud espiritual y corporal de las jóvenes religiosas y para adivinar sus estados de ánimo: «Manuela tiene
buena voz, pero de nariz legítima; ya se le está educando. Está
más despabilada y más expresiva», escribía una vez la M. Sagrado Corazón. Y en otra ocasión: «María de San Francisco
otra vez canta con alma; hoy lo ha hecho muy bien, pero no
me fío ni un pelo»; «María de San Enrique, hecha un brazo de
mar». Expresiones no menos vivas, llenas de intuición, llegaban también a Madrid en las cartas de la M. Pilar: «Rafaela,
firme, pero apenada y temblando; veremos en qué para»; «la
de Padura es buena, pero muy extremosa y algo romántica; veremos»; «la iglesia sigue siendo el encanto de Córdoba, y la
M. Asistente, cantando muy bien. Todo tiene alborotada a la
gente, en especial a las jóvenes, que dicen que a San Hipólito
las viejas y aquí las nuevas...» La correspondencia epistolar es
una amalgama de asuntos importantes y triviales, que manifiestan una estructura comunitaria muy sencilla y un estilo de gobierno más sencillo aún; pero revelan también, sobre todo, la
profunda sintonía de espíritus, que lleva a compartirlo todo, no
por una imposición exterior, sino por exigencia natural y espontánea del corazón.
La atención a los pormenores no llevaba a olvidar los grandes intereses del Instituto que se debatían con la aprobación.
El día 19 de febrero de 1881 escribía la M. Pilar: «Hoy hemos ido a palacio, y el obispo estuvo hasta festivo; se quedó
con los estatutos y la carta 2 7 . Parecía de buenas [ . . . ] ; oremos
y todo se hará bien». Y pocos días más tarde: «Después de molernos un rato el Sr. Obispo, aunque croo que de broma, me
entregó lo adjunto, que, como usted verá, excepto lo último,
que temo contraríe, no puede ser mejor. Haga usted por escribirle lo más pronto posible, muy atenta y agradecida, que se
paga de esto. [ . . . ] No me atrevo a pedir reforma en el último
o penúltimo párrafo, porque lo rasgaría y no haría nada. Así,
mejor es dejarnos en brazos de la Providencia...» 2 8
Mucho le temían las fundadoras a las inesperadas salidas
27
28
Se refiere a la escrita por la M. Sagrado Corazón días antes.
Carta del 23 de febrero de 1881.
de Fr, Ceferino, pero su informe fue el primero que llegó a la
casa del Obelisco. Después dieron el suyo el obispo de Segorbe
—antiguo conocido del seminario de Córdoba— y el de Ciudad
Real. El día 30 de marzo se recibió el del cardenal. Todos estos escritos eran un enorme consuelo, porque con las palabras
más elogiosas encomiaban el Instituto. Y no eran vanas alabanzas; el recién consagrado obispo de Segorbe quería a toda costa
una fundación en su diócesis, «muy animado a llevarnos a Segorbe para establecer en nuestra iglesia las Cuarenta Horas,
caso que no las haya» 29. El prelado más remiso resultó el auxiliar de Madrid Mons. Sancha: «Todavía no han ido las reglas
a Roma, porque no acaba de dar el informe el Sr. Obispo auxiliar a pesar de rogárselo; es, según dice, por falta de tiempo» 50
Al fin, reunidas todas las cartas comendaticias, se mandó a
Roma la documentación: « . . . Ya están las reglas en Roma. Le
he escrito a D. Isidro rogándole no descuide recordar al señor
de Roma que active, y, si lo ciee, que se le dará lo que a él le
parezca31. Don Isidro era hermano de D. Antonio Ortiz Urruela, y el «señor de Roma», Mons. Agustín Boccafloglia, ayudante
del auditor de la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares.
Al iniciar su misión este monseñor tuvo buen cuidado de
advertir que había de ser cosa larga. Un año al menos, decía
él; y, pasado ese tiempo, tampoco recibirían una aprobación
definitiva. Poco después, a mediados de junio de 1881, llegaba
a Roma el P. Manuel Pérez de la Madre de Dios, escolapio, que
había sido confesor de la comunidad del Obelisco. El P. Manuel Pérez llevaba a Roma su propio interés por el Instituto,
reforzado por la recomendación de la M. Sagrado Corazón, del
P. Cotanilla y del mismísimo nuncio. Su intervención logró
que el expediente fuera protocolizado en el archivo de la Sagrada Congregación con fecha 2 de julio.
Si las fundadoras hubieran visto la magnitud de estos archivos y la cantidad de documentos que contenían, tal vez hubieran perdido la esperanza de una tramitación rápida. Su ignorancia en estos asuntos les resultó, en cierto sentido, provechosa.
Pero las sostuvo más que la ignorancia una constancia que hubiera podido calificarse de terquedad si no fuera sencillamente
29
30
31
Carta de la M. Pilar a su hermana. 11 de m.ir'o de 1881.
Carta de la M. Sagrado Corazón a su hermana, 3 de mayo de 1881.
Carta de la M. Sagrado Corazón a su heimanj, 9 de junio de 1881.
fe en la vocación y en la misión del Instituto, y amor a la Iglesia. El mismo P. Manuel Pérez les escribía por este tiempo.
«Dios quiera que el fervor, el buen espíritu, se arraigue tan
profundamente en todas, que llegue a ser el carácter y nota distintiva de su institución Cuiden ustedes de ello, de fundado
bien, de sostenerlo a todo trance, que Dios cuidará de ustedes, de aumentarlas, de propagarlas, de darles la sanción de la
Iglesia» 32.
Inauguración de la iglesia de Córdoba
La iglesia de San Juan estaba hecha una pena. Necesitaba
una buena reparación, que sin remedio costaría bastante tiempo
y dinero 33 . A pesar de todo, era un buen regalo de Fr. Ceferino.
«Parece ser voluntad de Dios ser San Juan para nosotras [ ]
Hoy se lo ha dicho el Sr Obispo al R P Cermeño, y éste me
dice que no se dude, de modo que sólo falta hacer el contrato
de la casa [. .] Yo quiero San Juan, primero, por tener iglesia,
que, sí no, a saber cuándo se haría, segundo, por el sitio, que es
el mejor de Córdoba; tercero, porque esto sea una prueba del
afecto del Sr Obispo Además, como tengo idea de arreglarlo,
será una cosa lindísima Pienso cerrar las naves de los dos lados,
que son estrechas, hasta el penúltimo arco, a fin de que sea
figura de cruz » 34
Las cartas que la M. Sagrado Corazón escribe en esos días
a las de Córdoba se han perdido en su mayor parte; pero nos
consta el interés de la superiora del Instituto por esta fundación. «He recibido todas las cartas de usted, y ayer, el cajón con
todo lo que contenía, que nos dio muy buena recreación; yo
he escrito a usted también», decía la M. Pilar a su hermana el
día 27 de octubre. No es extraño que en casa todavía a medio
constituir no hubiera archivo, ni muchas veces tiempo para pensar en guardar una correspondencia que a nosotros nos parece
ahora preciosa, pero que ellas juzgaban intrascendente De las
cartas de la M. Pilar podemos colegir el contenido de las de
su hermana; y de todo ello, la existencia de una profunda armonía, que, por desgracia, después había de romperse.
Carta a la M Pilar, 2 de septiembre de 1881
«Por estar ruinosa la habían tenido que dejar los señores curas, y trasladado la parroquia a la inmediata iglesia de la Trinidad, algún tiempo antes de
nuestra fundación» (Diario de la casa de Córdoba p 12)
34 Carta de la M
Pilar a la M Sagrado Corazón, 13 de noviembre de 1880
32
33
«Se recibieron los dos paquetes de encargos, y con uno de ellos
la esquelita en que me pedía usted las medidas para el lienzo
del Sagrado Corazón de Jesús. [ . . . ] ¡Qué bonito es el incensario
y la naveta! El provisor se paga mucho de que la casa de Madrid
ayude a ésta y lo anima; ayer se lo conocí por lo del cuadro, y
por esto le envié el incensario para que lo viera. No entiende
nuestro espíritu, ni es fácil, porque está hecho a las monjas
antiguas»35.
No hace falta mucha imaginación para comprender que la
anterior carta presupone una compenetración perfecta entre las
dos comunidades. Y , sobre todo, una extraordinaria generosidad
por parte de la M. Sagrado Corazón, que desde lejos seguía con
sumo interés y cariño los pasos de la nueva casa; aquella «hermandad tal como la leemos de los primeros cristianos», que
era el mayor tesoro del primitivo núcleo del Instituto, sorprendía y edificaba a los eclesiásticos de la curia cordobesa.
Es una pena no poder transcribir íntegras estas cartas. ¡Son
tan familiares, se manifiesta en ellas tanta confianza mutua, tan
hondo sentido de la unidad entre los miembros de la Congregación!
«Tengo pena dar a usted quehacer tanto y recargarlas de gastos
y asuntos; pero ¿qué hacer? Las Hermanas dicen que no debo
faltar de aquí, y otros, porque manejo bien al Sr. Obispo—yo lo
hago con una violencia terrible, porque es genio que tiene qué
entender, y sólo Dios lo hace sin duda ninguna—; además, ir
y venir acarrea gastos y mucha nota...
Lo que yo quiero que mande usted hacer ahí es el cuadro del
Sagrado Corazón de Jesús. Envío dimensiones; que sea muy bonito, para que haya mucha devoción a El y les haga olvidar a
estas pobres gentes sus mamarrachos. [ . . . ] Dichoso rincón ése
de usted; no saben lo que tienen; mas que la voluntad de Dios
se cumpla» 36.
A pesar del empeño de todos, la iglesia no pudo estar preparada para su inauguración en Navidad. Añorando las fiestas
de otros años, la M. Pilar escribía: «Que se diviertan mucho y
estén muy animadas para contentar a Jesús. Aquí oraremos por
que le agraden mucho, y ustedes lo harán por nosotras. [ . . . ]
La iglesia, muy adelantada, y todos muy contentos» 37 .
En enero 1881 ya estaban en los últimos detalles: «El sábado estuvo aquí el Sr. Obispo. Estoy persuadida nos quiere
35
38
37
Carta de 9 de noviembre de 1880.
30 de noviembre de 1880.
17 de diciembre de 1880.
de buena fe y de verdad. Vio la obra, y todo le gustó, sin tachar nada. [•••] La obra se acaba ya; pero la pintura, parada
por causa del tiempo; esto sólo será la causa de que no se inaugure el día de la Purificación; yo lo quisiera, por ser aniversario» 38.
Las dificultades de última hora —principalmente esta demora en la pintura, impuesta por la humedad propia del invierno— estuvieron a punto de retrasar la fiesta. Por un azar
parecía que la fecha más probable iba a ser la del 6 de febrero;
coincidencia curiosa e inoportuna, pues en otro 6 de febrero
las circunstancias habían obligado a la comunidad de la calle
de San Roque a salir para Andújar. Ya hacía cuatro años, pero
todos los protagonistas de la historia vivían aún y tenían buena
memoria... A esto alude la M. Pilar en carta de 23 de enero:
«... Voy a ver si será el 2 la inauguración; el 6 no es conveniente; parecería un bofetón. Si usted estuviera aquí, lo vería
lo mismo».
Expertas como eran en prisas, lograron remover todos los
obstáculos y convencer a los obreros de la posibilidad de acabar
para el día de la Purificación. El 31 de enero, la M. Pilar, contra su costumbre, escribía en pocos renglones: «Absolutamente
puedo escribir. Hay un laberinto que es para tornarse locas; de
todas las artes hay obreros en la iglesia y yo debo ir a palacio
ahora. [ . . . ] Pidan por que agrademos a Dios en todo y en
nada se ofenda en estos días, que yo lo temo por el jaleo que
hay y mi genio».
Se inauguró al fin la iglesia en la fiesta de la Purificación,
2 de febrero de 1881. También esta fecha era aniversario: cuatro años antes, las seis novicias más antiguas debían haber hecho sus votos en esa conmemoración de la Virgen. «Fiesta completísima y alegría inmensa si usted hubiera estado —escribía D. Camilo de Palau a la M. Sagrado Corazón—. Es lo único que ha acibarado mi gozo, que no ha podido ser mayor.
¡Qué generoso es Jesús y qué finísimo! Día por día ha devuelto
tanta satisfacción como amargura les permitió, para probarlas,
en la Purificación de hace cuatro años. ¡Cómo vuelve Cristo
por los suyos y cuán verdad que el que por El se humilla es
exaltado!» 39 Más sobriamente, una de las religiosas comentaba
38
<9
Carta de 17 de enero de 1881.
Carta escita el mismo día 2 de febrero de 1881
también el contraste con la situación de años atrás: «Parece que
quiso Dios nuestro Señor que a nuestra vuelta a Córdoba estuvieran gobernando los mismos señores de la autoridad eclesiástica que estaban gobernando cuando nuestra salida y que dieron
margen a ella; para que, al volver a recibirnos, fueran como una
pública prueba que justificaba nuestra pasada conducta» 40 .
Dificultades con el obispo
Todavía tuvieron sobresaltos con el obispo, aquel Fr. Ceferino que, aun queriendo de corazón a las Hermanas, no acababa de comprender algunos aspectos de su forma de vida religiosa. Esta vez el peligro mayor fue a cuenta del coro, que en
Córdoba, como en Madrid, estaba en medio de la iglesia, a la
vista del público. La M. Pilar llegó a temer una ruptura como
la de cuatro años atrás. La M. Sagrado Corazón también se
alarmó, hasta el punto de pensar en la oportunidad de un viaje
a Córdoba; pero luego, de acuerdo con el P. Cotanilla, puso a
su hermana un telegrama muy expresivo: «Calma, oración, ver
venir». En realidad, las insinuaciones del obispo —no pasaron
de tales— afectaban a un aspecto muy importante del Instituto.
Si las religiosas debían rezar el Oficio y asistir a la celebración
de la eucaristía desde un punto bien patente a los fieles, era
porque el culto eucarístico tenía para ellas una profunda dimensión apostólica. La comunidad de Córdoba, como la de Madrid y como todas las que después se habían de fundar, tenía
como parte esencial de su misión ser testimonio de la actitud
de oración de todo grupo eclesial ante la eucaristía. «Todos, y
ésta es la verdad, no habla la pasión, están edificadísimos del
coro tan reverente, y se cree que por esto tiene tanto atractivo
la iglesia; y se está en ella con tanto recogimiento, que da gana
de llorar ver por el coro alto, a la hora de la bendición, tanto
caballero, y sacerdotes, y señoras tan devotas y reverentes... 41
«Todos opinan que el uso del coro nuestro da tanta majestad
y hermosura a la iglesia [ . . . ] . Es un verdadero entusiasmo el
que hay por nuestra iglesia, y ningún sacerdote lo ve mal» 42.
Los recelos no llegaron a hacerse realidad, pero costaron
40
41
42
M. MÁRTIRES, Relación sobre la fundación
de
Córdoba.
Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 10 de febrero de 1881.
Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 23 de febrero de 1881.
algunos sinsabores. Aludiendo a ellos, escribía graciosamente
la M. Pilar a una de las religiosas de Madrid: «>... Dígale usted
a esa novicia tan fervorosa que pidió cruces para esta casa que,
si las hubiese de hacer frente, otra cosa sería; que no sea tan
generosa con paciencia ajena y que todo se lo perdonamos con
tal que alcance también que medremos mucho con los trabajos» 43.
En otros puntos hubo sus más y sus menos con el obispo.
Quería éste que no se admitiese en el Instituto a ninguna joven
cordobesa sin que antes fuera examinada por él mismo. No era
pequeña traba, porque las aspirantes se sometían con dificultad
a esta prueba, que era algo más que protocolaria. « . . . Quiere
que se queden aquí hasta conocerlas él y aprobarlas, y, ya con
su hábito, que partan, y otras cosas muy irritantes. [ . . . ] El
otro día le metió mano al P. Cermeño, y éste le dijo que en el
noviciado es donde se conoce las que sirven, y otras cosas, aunque poco, pues el obispo le tiene dicho que el Padre no es más
que confesor, que el director es él y a él estamos sujetas. Yo
voy jugando los naipes como puedo y vamos viviendo, aunque,
como digo, con trabajillos» 44. «Ya listas nuestras postulantes
para partir, viene orden del Sr. Obispo que no se muevan de
aquí en dos meses; lo que yo sufro en este momento no es poco;
mañana bajaré a palacio y veremos si esto se puede arreglar
como otras veces. [ . . . ] Sí de este trato no salgo yo santa, no
sé cuándo lo voy a ser» 4S. Otra disposición del obispo les fue
todavía más costosa: la de suprimirles algunos días en la semana la comunión sacramental; le parecía demasiado, según un
criterio bastante extendido en ese tiempo, que comulgasen todos los días.
De todas maneras, el fervor de la comunidad y su espíritu
de obediencia hicieron posibles las buenas relaciones con un
obispo que, por otra parte, deseaba de todo corazón el mayor
bien de las religiosas. Además, la historia pasada había acostumbrado a éstas a ver las dificultades bajo una óptica sobrenatural: « . . . Mientras más contradicción, mejor ostentará Dios
su poder; [ . . . ] aquí hay un verdadero estímulo en hacerse santas, pues es lo único que yo les ruego como remedio. Si la obra
43
44
45
Carta a la M. María de Jesús, 23 de febrero de 1881.
Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 19 de junio de 1881.
Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 21 de junio de 1881.
es buena, Dios no tiene espíritu de destrucción, sino al revés,
de solidez». Así escribía la M. Pilar, expresando una idea que
la había de acompañar toda su vida 46 . Puede afirmarse, desde
luego, que algunas pretensiones de Fr. Ceferino iban un tanto
descaminadas. Así lo reconocían personas ajenas al conflicto,
como el P. Manuel Pérez, rector de las Escuelas Pías de Madrid: «No se desanime usted al tener sus pruebas con el Sr. Obispo y otras personas y cosas. Eleve su corazón al Señor, creyéndolo todo ordenado y dispuesto por El, y a las criaturas, como
instrumentos suyos, y esto la tranquilizará». Decía esto en carta
a la M. Pilar, que, como es natural, necesitaba para su propio
gobierno el mismo tipo de exhortaciones que hacía a las Hermanas. En esa carta, el escolapio hacía una afirmación verdaderamente consoladora: «Estén ustedes seguras de que, habiendo
esa santa hambre y sed de perfección que por la misericordia
de Dios hoy anima a todas, esa naciente obra crecerá y se desarrollará. Habrá vocaciones, porque las almas que quieren darse a Dios buscan lo más perfecto que pueden; y habrá fundaciones, que de muchas partes pedirán. Así, ustedes trabajen
sobre la base solidísima, grande perfección. Dios, con el tiempo, hará lo demás»
Raíces de un problema
Las relaciones personales entre las dos fundadoras seguían
manteniéndose en un clima de cariño mutuo e incluso de confianza, aunque en la correspondencia epistolar de este tiempo encontramos ya pequeñas y grandes raíces del problema que más
tarde se convertiría en una tremenda cruz. En realidad, cuando
la M. Sagrado Corazón aceptó ser superiora teniendo a su hermana como subdita, sabía bien que se exponía, cuando menos,
a una crítica constructiva demasiado constante, porque la M. Pilar conservaba en la vida religiosa su complejo de hermana mayor, profundamente corregido y ampliado a lo largo de los años.
Las dos hermanas se escribían mucho —hasta dos o tres veces por semana— y se lo comunicaban todo, manifestando así
su deseo de conservar la unión del Instituto. Las cartas reve45
47
Carta a su hermana, 18 de febrero de 1881.
Carta de 29 de enero de 1882.
lan también la diferencia de los temperamentos: las de la M. Sagrado Corazón son breves, claras, concisas; las de la M. Pilar,
largas, a veces farragosas, pero salpicadas con frecuencia de detalles pintorescos y entrañables. El amor a la Congregación es
común a las dos, pero en la M. Pilar se revela mezclado con
una preocupación excesiva por la actuación de su hermana. Demasiadas advertencias hacía la superiora de Córdoba a la de
Madrid: «¿Por qué no escriben las novicias a sus familiares?»...
«Yo quisiera que la Regla fuera en seguida a Roma...» «Yo
quisiera se fuera ahorrando para que usted le enviara al provisor los ornamentos para la fundación; de esto se pagaría muchísimo». «Yo quiero que venga María de San Estanislao 48 ,
pero temo que salga de ahí, porque creo siempre ha de haber
alguna que ejercite la paciencia... Por esto vean mucho de
quitarse cruz, mas haga usted cuenta que no digo nada; el Padre verá lo mejor...» «¿Le escribió usted a Antonio? Mire usted que en nuestra familia no se puede desear mejor comportamiento...»
Eran cuestiones intrascendentes; pero, vistas en el conjunto
de la correspondencia, producen la impresión, por lo menos, de
que el Instituto estaba gobernado por dos personas con igual
autoridad. En algún momento, las recomendaciones de la hermana mayor versaron sobre cosas más importantes, o fue ella
más consciente de que su forma de exponerlas se acercaban bastante a la insolencia 49. En estos casos, la M. Pilar siempre se
excusaba: «No crea usted que estaba incomodada, no; bien sabe
usted que es mi modo de decir...» 5 0 El tono desenvuelto se
parece mucho en todas las cartas; el contenido de las advertencias, también. Pero lo verdaderamente peligroso era la actitud
interior que podían suponer muchas de éstas. Una vez, la M. Pilar cayó en la cuenta de ello, y pidió perdón a su hermana con
toda humildad:
« P o r el correo he escrito hoy; pero remordiéndome la conciencia
con el poco respeto que m e expresaba con usted en el asunto de
48 La M. Sagrado Corazón había decidido que esta Hermana cambiara de
casa para tratar de ayudarla; creaba dificultades en la comunidad.
4 9 Véase un ejemplo:
« . . . Aunque yo estoy dispuesta a reñir con quien Dios
quiera, no me deben ustedes poner en las ocasiones; es decir, si, como yo creo,
piensan del mismo modo; si no, hagan lo que les pare?ca, que yo lo acataré. Si
estuvieran ustedes aquí, verían que compromisos
(caita de 14 de mavo
de 1881).
5 0 Ibid.
D." Angustias, no quiero dejar de pedirle perdón de rodillas, y así
lo escribo. Yo sé que soy la peor de todas, y, por tanto, la última
probablemente, en la presencia de Dios; pero mi carácter dominante y vanidoso me coloca a veces en unos humos que no soy
dueña de reprimir, ni aun lo conozco hasta que pasa muchas
veces, por habérseme hecho como natural» 51 .
Impresionante acusación que nos revela las mejores cualidades de la M. Pilar, a la par que sus realísimos defectos. Con
toda seguridad la escribió, como dice, de rodillas; aunque no
la iba a ver nadie en esta postura, sentiría, como en otras ocasiones, la necesidad de expresar con todo su ser la verdadera
contrición del corazón.
No se ha conservado la respuesta a esta carta, pero conocemos la inmensa capacidad de perdón de la M. Rafaela María;
la demostró hasta el extremo a lo largo de toda su vida.
Hubo también entre las fundadoras una verdadera comunicación a propósito de determinadas Hermanas que se confiaban por igual a las dos y que pasaban a veces momentos difíciles en su evolución espiritual. «La carta de N. me gusta, viene
humilde y dando a usted la razón en todo. Voy a escribirle,
que, al fin, ¿quién está libre de flaquezas? Suavícele usted su
sufrimiento, que sería horrible tuviera alguna con usted encogimiento o reserva...» Así escribía la M. Pilar a propósito de
una religiosa muy afecta a las dos fundadoras52. En otra ocasión, la misma M. Pilar animaba a una Hermana de la comunidad de Córdoba a expansionarse con la superiora de Madrid;
y se la recomendaba a ésta: «Ya verá usted la declaración de N.
Yo he pedido mucho al Señor se resolviera a declararse a usted;
por fin hoy lo hace con grandísimo temor, pues, además del
bochorno natural, teme que usted la quiera menos y desconfíe
en adelante de ella. Me parece debía usted escribirle muy cariñosa y pagada y animándola a ser generosa; pues, aunque en
este temor hay mucho de imperfección, no se ganó Zamora en
una hora, y ya se le irá quitando todo con la gracia de Dios,
que está sobre ella tan pródiga como siempre, pues verdaderamente es un alma toda de Dios y que promete...» 53
51
,2
5:
Carta del 18 de mayo de 1881
Carta del 5 de mavo de 1881.
Carta de 23 de abril de 1.881.
Hacía tiempo que la M. Sagrado Corazón estaba queriendo
dar una vuelta por Córdoba, y la misma M. Pilar lo deseaba.
«... El Sr. Provisor está loco con los preparativos para el Sagrado Corazón; dice que hasta ese día no se estrena todo. Yo
quisiera que usted y la M. Asistente vinieran para esta fiesta,
pero me da pena que ahí la pasen solas. Mejor sería para el
día de San Ignacio; también que el P. Cotanilla viniera; éste
es mi pensamiento, que los tres vengan ustedes, aunque se
gaste...» 5 4 . La Madre decidió hacer el viaje a Córdoba para la
fiesta del Sagrado Corazón; no la acompañaría el P. Cotanilla
ni la M. Asistente, sino la M. Preciosa Sangre —la cronista—
y una novicia que juzgaba necesario saliese del noviciado y fuese
a la casa de Andalucía. Unos días antes lo comunicó a la M. Pilar, y ésta, en carta de 19 de junio, le ponía ciertos reparos:
«Temo que la venida de usted nos comprometa, por el señor
Obispo. Como no tengo ni tiempo ni me gusta —bien lo sabe
usted— quejarme siempre, no le digo que este señor constantemente nos ejercita, y pienso que al ver a usted le tratará de
su pensamiento, que es, con buena intención, mandar en jefe
en todo y todos; llevar a cabo lo que a mí me pidió de palabra,
sobre todo en lo de la admisión [ . . . ] Cada vez que una solícita es para mí un disgusto, y lo que alego es que yo obedezco
ahí y que se extrañan no vayan cuando de ahí ya están recibidas,
y la casa chica también [ . . . ] Pronto dicen que se irá de viaje,
y entonces es buena ocasión. Dejar de verlo lo ofendería muchísimo. [ . . . ] Dígaselo usted al Padre y obren ustedes como
quieran...» La M. Sagrado Corazón no encontró suficiente
motivo para suspender el viaje, y, efectivamente, se presentó
en Córdoba el día 25 de junio. Tal vez la M. Pilar no supo
con seguridad la fecha exacta de su llegada, referida por el
Diario de la casa con bastante detalle: «Llegaron a Córdoba
el 25, en pleno sermón del P. Nieto, por lo que encontraron
la puerta cerrada». Llamaron, y, después de esperar unos momentos, la M. Sagrado Corazón oyó la voz de la Hermana
portera que le preguntaba quién era, y le decía, antes de enterarse de la respuesta, que debía pedir permiso para abrir,
porque la comunidad estaba reunida en la iglesia. La Madre,
sonriente, se dio a conocer, y, antes de que la Hermana volviera en sí de su alegría, ya la habían reconocido también
54
Caita a la M
Sagrado Corazón, 21 de mayo de 1881.
algunas vecinas de la plazuela de San Juan, que le ofrecían sus
casas.
La reacción de la M. Pilar fue verdaderamente lamentable, como de hecho ella misma reconocería después. Pero en
este momento no supo disimular su disgusto, y, después de
un saludo frío, se volvió al coro para que la comunidad no
advirtiese su malestar 55 . La M. Sagrado Corazón comenzaba
a adoptar una actitud en la que se haría maestra en años posteriores: la de paliar los destemples de su hermana. Pero la
alegría y la sorpresa de todas las Hermanas — ¡ D i o s mío, cómo
la querían y qué de verdad!— no pudieron borrar del todo la
impresión de este encuentro.
Se detuvo en Córdoba ocho días. ¡Tenía tantas cosas nuevas que ver en la casa! La iglesia; cómo había quedado aquella iglesia de San Juan — l a de su voto de castidad— después
de las reformas que habían costado tanto tiempo y esfuerzo.
Las posibilidades de expansión de la parte dedicada a comunidad con los negocios correspondientes de compra o arrendamiento de casas vecinas. El movimiento de vocaciones en «la
ciudad donde el Instituto había tenido origen...», «el alboroto que hay aquí de vocaciones; dicen es por todo lo de la
iglesia», las familias de las novicias, los jesuítas que atendían
a la comunidad... y, sobre todo, la comunidad misma, aquel
grupo de religiosas jóvenes a las que ella había formado con
tanto cariño.
En los primeros días de julio se volvían a Madrid la M. Sagrado Corazón y su compañera. Su hermana le escribía el día
4 de este mes una carta que era al mismo tiempo una disculpa y la expresión de un arrepentimiento casi subconsciente:
«Creo que quien más ha sentido en casa la ida de ustedes he
sido yo, y más por no haberlas detenido como deseaba; mas
por excusar el que vieran al Sr. Obispo las dejé marchar. [ . . . ]
El sábado fui con María de San José a palacio, y el Sr. Obispo,
bien; verdad es que no se le tocó a nada de lo que exige; veremos cuando se presente un caso cómo escapamos [ . . . ] ; le di
las expresiones de usted y algunos cumplidos de disculpa
por su ida...» 5 6 Mucho se puede leer entre líneas. El sentimiento general, de todas las Hermanas, ante la marcha de la
55
58
Diario de la casa de Madrid p.5 (copia dactilogtáfica).
Carta de 4 de julio de 1881.
M. Sagrado Corazón, expresión natural de un cariño que no
se había amortiguado con la distancia. La actitud de la Madre
en esta ocasión, como en otras muchas; cedía, se iba de Córdoba sin saludar a Fr. Ceferino —aquella indisposición del
obispo resultó muy oportuna a juicio de la M. Pilar, que prefirió no aguardasen a su restablecimiento—. ¿Era esto lo más
conveniente? No es fácil afirmarlo ni negarlo. Sí, parece cierto, en cambio, un hecho: una de las mayores limitaciones de
la M. Pilar en esta etapa de su vida, y aun años después, era
la incapacidad de resolver un problema de forma distinta cuando a ella se le había ocurrido ya una solución.
Por instinto, y aún más por virtud, era la M. Sagrado Corazón conciliadora; mucho le iba a valer en la vida esta cualidad. Llegada la hora, se despidió de su hermana en paz y sin
la menor amargura. «No llegamos cansadas ni tarde -—escribía
el 10 de julio desde Madrid; así es que no creí demorar la
toma de hábito de este angelito. ¡Dios quiera que siempre lo
sea!» (Se refería a una postulante jovencísima que había entrado en el noviciado con gran recomendación de la M. Pilar.)
«Me acuerdo con gusto de esa casa y de las Hermanas; otro
día quiero escribirles; las he encontrado a todas muy buenas» 57. Y unos días después comentaba con otra persona:
«Estuve el mes pasado ocho días en Córdoba. ¡Qué buen
espíritu hay en la casa! La iglesia que tienen es preciosa; me
parece que nuestro Señor está allí muy contento»5S.
«De Roma todas las cosas suelen tardar...»
En Roma seguía a ritmo lentísimo el proceso para la aprobación de las reglas. Hacia el 20 de julio, Mons. Boccafoglia,
auditor de la Sagrada Congregación, pedía al escolapio P. Manuel Pérez información sobre algunos plantos del Instituto.
Sin pérdida de tiempo respondía éste:
«1.° Que las dos hermanas María del Sagrado Corazón y Pilar
deseaban primero ser religiosas en convento de observancia. Dirigidas por el Sr. Urruela, buscaban la voluntad de Dios viviendo
santamente. El les propuso formar esta Congregación, y lo acep"
58
Carta de k M. Sagrado Corazón a la M. Pilar, 10 d e ' j u l i o de 1881.
Carta a Carmen Gómez, 16 de julio de 1881.
taron con una veintena de jóvenes dirigidas por él mismo [...].
Empezaron en Madrid el 14 de abril de 1877. 2 ° Que su fin es
la adoración para reparación y la enseñanza de niñas pobres...»
Añadía algún detalle relativo a los votos y al estilo de
clausura «no papal» y terminaba diciendo que la Congregación, «con su fervor y observancia, aumenta, y han tenido
que abrir otra casa en Córdoba, y, sin duda, se propagarán
rápidamente» 59 .
Mucho había que agradecer al P. Manuel Pérez el interés
que le llevó a dar tan rápidamente su informe; pero es evidente que en éste quedaban lagunas que, sin duda alguna, preocupaban a la Sagrada Congregación; por ejemplo: ¿por qué caminos «las dos hermanas» y «la veintena de jóvenes dirigidas
por el Sr. Urruela» habían llegado a establecerse en Madrid
el 14 de abril de 1877? Para aquellos señores de Roma, este
interrogante era, más que una curiosidad histórica, un auténtico problema, y en la Sagrada Congregación había una enorme cantidad de datos contradictorios que lo enmarañaban —informes de Fr. Ceferino, de las Reparadoras, de otras personas. . . — , pero que había que tener en cuenta a la hora de dar
un fallo. El resultado fue que el 30 de septiembre, por un
rescripto, se pedían más detalles sobre el origen del Instituto,
el estado disciplinar del mismo en ese momento, el personal,
las gracias obtenidas de la Santa Sede, etc. El 8 de octubre
escribía el P. Manuel Pérez a la M. Sagrado Corazón una carta que debió de suponer para ella una verdadera sorpresa, y
no precisamente agradable:
«El día 4 han empezado las vacaciones de la Sagrada Congregación hasta mediados de noviembre, y el 3 fui a ver cómo estaba
nuestro asunto. Me dijo el Sr. Auditor, que es quien tiene el
expediente, que, siendo tan corto el número de casas y el de
personal, la institución no presenta sino el carácter de una obra
diocesana muy particular y no ofrecía una garantía de seguridad
tal que pudiese ya la Santa Sede intervenir a sancionarla y aprobar
sus reglas, y que antes de pasar adelante y dar cuenta al consejo
y exponer a ustedes a que fuese desestimada la instancia, por
ahora creía prudente:
1° Que por ahora quede dilatada la presentación de la instancia hasta que el Instituto
2° esté extendido a más casas, unas ocho o diez, y
3." a más personal, el correspondiente de más de cien religiow Copia autógrafa del P. Lesmes Frías, S.I., del original de la Sagrada
Congregación.
sas, de suerte que se pueda obtener la aprobación de seis u ocho
obispos que en distintas diócesis comprueben el buen espíritu
y la estabilidad de la institución.
4.° Que, conseguida esta difusión, se pide primero la aprobación de la obra o institución, exponiendo su fin, su ocupación,
sus medios.
5 ° Que más adelante se presentan las reglas a la aprobación
y se aprueban por un tiempo determinado.
6." Que pasadas algunas aprobaciones temporales, vista la estabilidad del Instituto y la conveniencia de la Regla, se aprueban
definitivamente.
7 ° Que en la instancia debe constar que tiene casa propia
y dotación o renta de la casa para vivir, propia, especialmente la
casa-madre, para tener dónde recogerse y con qué mantenerse en
caso de supresión.
8.° Que las reglas deben ser más extensas y formar un volumen
algo regular, pudiéndose tomar de algún Instituto aprobado (lo
que facilitaría la aprobación adaptándolas a la nueva Congregación, mudando lo necesario)» 60.
L a lectura de esta carta hizo reflexionar a la M. Sagrado
Corazón. P o r mucho que le desilusionara, tuvo que parecerle
la primera explicación detallada y lógica de los pasos previos
a la aprobación del Instituto. Ahora sabía exactamente a qué
atenerse. Además, el P . Manuel Pérez añadía a su explicación
unas consideraciones, que, no por sabidas, eran menos provechosas:
«No se desanime usted por esto; continúe en su obra, que Dios
bendecirá su trabajo, y tal vez, con el tiempo, del grano de
mostaza se forme un grande árbol. [ . . . ] ¿Me permitirá usted mi
pobre parecer, no consejo, porque no soy para darlo, y menos en
negocio de tal trascendencia? Pues, sin perjudicar en nada a su
humildad, creyéndose sólo como un débil instrumento, y Dios
como autor de todo bien, creo que debe usted pensar no en una
obra pequeña, sino en una obra grande, y, meditado y muy calentado al fuego de la oración, formar su plan y desarrollo con los
mayores detalles posibles. El realizar todo, el traer vocaciones
y el de una casa-madre hacer ocho, diez, muchas; el asegurar
a la asociación lo temporal necesario, principalmente casa y dotación [ . . . ] , claro que es obra de Dios, pero aun en esto entra
mucho el trabajo del instrumento que Dios se elige. [ . . . ] El
formar sus Constituciones en mayor escala sobre la base que usted
tiene, es obra también primero de oración y luego de examen
de muchas Constituciones...»61
Que ella se tenía por «débil instrumento» es cosa clara;
pero también que, como instrumento en manos de Dios, no
6 0 Carta del P. Manuel Pérez, Sch.P., a la M. Sagrado Corazón, 8 de octubre
de 1881.
6 1 Ibid.
rehusaba el trabajo. Leyó la carta con plena receptividad, pero
con sentido crítico. Le parecía que algunos puntos no se ajustaban del todo a los datos objetivos, y así lo comentaba con
su hermana al remitirle el informe unos días después:
«Adjunta es la carta del P Rector Yo pienso contestarle a
muchas cosas de que no está enterado 1 0 De que tenemos las
reglas de San Ignacio adaptadas a nosotras 2 ° Que esta casa es
propia y que tiene, además de las dotes, medios para subsistir;
y también que lo que deseamos es sólo la aprobación por algunos
años» 62
Y efectivamente le contestó. Lo hizo en una carta muy
medida, que era al mismo tiempo respuesta a la del P. Manuel
Pérez y exposición de nuevas razones que, a su juicio, hacían
desear aidientemente la aprobación pontificia:
-<No me desaliento por las contrariedades que suelen sufrir las
obras santas a sus pnncipios, al contrario, me animan, porque
se ven mateadas con el divino sello, como toda obra de Dios,
y como ésta lo ha sido desde su puncipio
«Tenemos reglas adaptadas las de San Ignacio de Loyola, como
lo indican los estatutos al fin, para el gobierno espiritual y tem
poral [ ] En los mismos estatutos se indica el fin de la obla,
los medios con que la misma cuenta para su sostenimiento, sus
ocupaciones y prácticas que para alcanzar dicho fin hemos adop
tado y que, según lo venimos experimentando, se puede ejercitar
con suavidad y discreción»63
El P. Manuel Pérez le había aconsejado: <¿No debe olvidar que para estos señores es de un gran peso y da mérito a
su obra la enseñanza, por el bien inmediato que puede hacer;
se lo advierto para que, pensando y meditando mucho y orando fervorosamente al Señor por el desarrollo de su plan, dé
usted a la enseñanza una parte importante»
La Madre midió muy bien su respuesta, de tal manera que el escolapio quedara persuadido de que en el Instituto se daba ya de hecho
un gran valor a la enseñanza:
«La educación no la tenemos, ni mucho menos, en segundo
lugar, tanto que para que se dé con más perfección hay religiosas
maestras examinadas y experimentadas, y éstas van enseñando a
las demás religiosas que se conoce tienen más aptitud No hay
todavía escuelas en grande por ser aquí las obras más costosas,
pero se harán, Dios mediante, con el tiempo En Córdoba ya
las tienen» 65
Carta
" Carta
Carta
" Carta
6
de
de
de
de
15 de octubre de 1881
23 de octubre de 1881
8 de octubre de 1881
23 de octubre de 1881
Era verdad. Desde que tuvieron en Madrid un local que,
mejor o peor, pudo dedicarse a clase, no habían dejado de
verse rodeadas por niñas de familias modestas para las cuales
sus padres pedían una educación elemental. En Córdoba se
había hecho una obra muy regular para colocar las clases en
una de las naves de la iglesia, separada totalmente por los consiguientes tabiques. Ese mismo otoño se abría el curso, y la
M. Pilar relataba el entusiasmo de la gente. Don José María
Ibarra, el antiguo director de las fundadoras, le escribía muy
ilusionado con la labor de catequesis que iba a poder desarrollarse a través de la escuela.
Sí, la M. Sagrado Corazón podía afirmar sin exageración
que no tenían en poco la educación; pero seguramente tendría
en cuenta la advertencia para el desarrollo posterior del Instituto.
Seguía la carta al P. Manuel Pérez hablándole de los bienes materiales de la Congregación, del personal, de las vocaciones:
«Espíritu buenísimo reina en todas; usted conoce algunas, y
las que van entrando no desmerecen de las primeras. Pero para
todas tiene un vacío muy grande el Instituto con que no esté
siquiera bendecido por el Santo Padre. ¡Vale tanto su bendición
y la amamos tanto! Padre mío, si soy indiscreta, perdóneme V. R.,
pero yo le voy a suplicar que haga V. R. lo que pueda por que
ese respetable Sr. Boccafoglia se interese para que vea el medio
de alcanzárnosla. Porque estoy segura que, si esto se obtuviera,
había de influir muchísimo para el acrecentamiento del Instituto,
y más si fuera un Breve siquiera laudatorio, como se hace en
todos los Institutos a los principios. También lo que me hace
insistir más, que el Santísimo no lo podemos tener de noche
hasta que Su Santidad lo permita. Y además otra cosa que me
llega al alma por los perjuicios que pueden venir a la Congregación: que, no estando aprobada por la Santa Sede, los obispos
de cada diócesis pueden variar nuestro modo de obrar, que por
experiencia vemos es del agrado de Dios, queriendo ingerir innovaciones o exponernos a disgustos, como por milagro no ha sucedido en Córdoba. Por esto, también nos animamos a tomar esta
determinación, para tenerlo todo asegurado antes de fundar ninguna otra casa, como varios prelados lo desean, uno de ellos el
de Zaragoza, el de Santander, como V. R. sabe, el de Canarias
y otros» 66.
Al escolapio le debió de hacer impresión esta carta, en la
que la fundadora exponía con sencillez sentimientos muy pro"" Carta escrita al P. Manuel Pérez, 23 de octubre de 1881.
fundos de su corazón. El, que la había tratado y que conocía
íntimamente a las religiosas de Madrid —era confesor de la
comunidad—, podía atestiguar que todo lo escrito era cierto:
el «espíritu buenísimo» de todas, su amor por el papa y el
aprecio en que tenían su bendición, las dificultades con algunos obispos... Le constaba también hasta qué punto la eucaristía y el culto de adoración estaban en el centro de la vida
de la M. Sagrado Corazón y de sus compañeras, y comprendía que, siendo así, se les hiciera pesado no poder organizar
definitivamente su oración eucarística en la forma establecida
por el Instituto. A pesar de todo, veía muy difícil conseguir
la aprobación, y sonreiría al leer que la fundadora le rogaba
su apoyo para que les fuera concedido «un Breve siquiera laudatorio, como se hace en todos los Institutos a los principios».
Porque ciertamente en la aprobación de éstos la Santa Sede
seguía todo un proceso, cuyo primer paso era el llamado Decretum laudis; pero no solía darlo a los cuatro años de la fundación, como ingenuamente pretendía aquella santa mujer. Sí,
era santa aquella mujer, pero además se expresaba muy bien,
y sus razones le obligaban a reconsiderar la situación...
A la M. Sagrado Corazón le vino al pensamiento que tal
vez sería conveniente un viaje a Roma. Probablemente, ella lo
habría emprendido; pero en esto como en todo tenía muy en
cuenta el parecer de su hermana. Para tantearla le decía: «Yo
pienso si Dios querrá que usted, como lo de la casa y todo,
lo arregle; no digo yo, porque no soy apta para estos negocios,
y que tenga usted que ir a Roma. Yo ahora voy a hacer lo
que digo 67 , porque así lo ha aconsejado el Padre, y después
veremos; yo no quiero que esto se eche en el rincón del olvido, como indica el Sr. Boccafoglia» 68. La mesura de esta insinuación podría parecer exagerada; pero la experiencia había
convencido a la M. Sagrado Corazón de que era preferible, en
orden a una vida pacífica en el Instituto, que la M. Pilar propusiera sus propias iniciativas, sobre todo en asuntos relacionados con el exterior.
La respuesta de la M. Pilar a este punto fue muy breve:
« . . . Como no pierdo la esperanza de ir [a Madrid], se trataSe refiere a las puntualizacíones que hizo al P. Manuel Pérez acerca drías reglas de San Ignacio, la propiedad de la casa de Madrid, la enseñanza, etr.
6 8 Carta de 15 de octubre de 1881.
ría lo de Roma Yo creo se debía retirar la Regla después de
dar conocimiento a Su Eminencia; todos opinan que es muy
pronto para la aprobación, aunque sea temporal» 69.
La respuesta del P. Manuel Pérez tardó bastante más, pero
comentaba largamente la que le había escrito el 23 de octubre
la M. Sagiado Corazón:
«He tardado en contestar a usted porque estoy excogitando
v buscando el medio de obtener la bendición del Santo Padre
He hablado sobre este particular, y veremos cómo lo podemos
obtener, yo haré lo que pueda, pero ¡puedo y valgo tan poco'
j Si en esta coyuntura se presentase pot ahí alguno de los señores
obispos que a ustedes conocen y aprecian'
Me parece muy jusfa la observación de usted las reglas son
compendiosas porque cortienen todo lo esencial a la vida reli
glosa, y muy difusas se prestarían a muchas interpretaciones di
versas Pero el Sr Boccafoglia me dijo eso, que eran muy cortas,
que debían hacerse más extensas Además, efectivamente la práctica de ellas, y práctica con la perfección posible, prueba que
están muy bien dispuestas y tienen todo lo necesario para la
perfección Para impedir que los señores obispos se ingieran a
mudar, quitar o añadir a las reglas, a mí me ocurre que podían ustedes poner al frente de los ejemplares todos, manuscri
ros o impresos, copia de la aprobación de las mismas por el
Emmo Sr Cardenal, la del obispo auxiliar, la del Sr Nuncio
y demás prelados según vayan entrando en sus diócesis, como se
hace con la aprobación eclesiástica de las obras impresas Los
obispos que las vayan viendo después se mirarán mucho para
variar lo que \en aprobado por personas tan caracterizadas y ven
de excelentes resultados» 70
La M Sagrado Corazón debió de sentir la satisfacción de
que su carta había surtido efecto, aunque no tanto como ella
deseaba Para entonces, diciembre de 1881, ya se había entrevistado con la M Pilar —que había viajado a Madrid para
tratar diversos asuntos con su hermana—, y ambas habían tocado todos los resortes que hasta el momento estaban en su
mano- conversaciones con el nuncio, con el procurador general de los benedictinos que marchaba a Roma... Y , aparte de
estas gestiones diplomáticas, habían decidido desarrollar el
Instituto en la línea sugerida por Mons Boccafoglia y el P Manuel Pérez- incremento de vocaciones y fundición de nuevas
casas
Para lo piimero había muchas jóvenes dispuestas a entrar
en el noviciado en Madrid y, sobre todo, en Córdoba. Para
"
Caín de 18 de octubre de 1881
Carta del 19 de dicitmbre de 1881
lo segundo, las peticiones de los obispos llovían. Y además...
ya venía empujando la M. Pilar con la casa que había de
abrirse en Jerez de la Frontera. No había miedo a que fiacasara; estaba convencidísima y dispuesta a convencer a cualquiera de la oportunidad, la necesidad urgente de aquella nue
va fundación.
Fundación en Jerez de la Frontera
En septiembre de 1881, el P. Cermeño, consejero de
la M. Pilar y gran favorecedor de la casa de Córdoba, fue destinado a Jerez. El traslado del jesuíta tendría como consecuencia que la siguiente fundación de las Esclavas se realizara en
esta ciudad andaluza. Jerez de la Frontera era, en aquel tiempo, población de parecida importancia a Córdoba o Cádiz. Su
industria del vino, famosa en el mundo, había piovocado la
creación de una clase social poderosa e influyente, rica y culta.
Gente «de gran señorío», habrían de repetir en sus cartas las
fundadoras. Como valor humano, la distinción de los jerezanos tenía su contrapartida en el abismo que separaba a ricos
y a pobres, en la altivez y en la vanidad de las relaciones sociales. Era «gente que se paga mucho de apariencias», como
también había de observar la M. Pilar.
En este Jerez populoso, la sangre sajona se había mezclado
con la española, y esta infiltración afloraba aquí y allá en los
apellidos de las más famosas casas productoras de vinos. También se manifestaba en el proselitismo protestante, que actuaba, sobre todo, en sectores paupérrimos de la ciudad, muy necesitados de instrucción religiosa y humana. Para esta gente
miserable, el protestantismo no era una elección consciente,
sino un modo de salir de la incultura. Y así, las escuelas abiertas por los militantes de esta confesión se vieron pronto llenas
hasta rebosar.
Los católicos jerezanos comprendieron entonces la enorme
importancia de la enseñanza. Por iniciativa de un grupo de
señoras piadosas que dirigía el P. Fernando Cermeño, se habían abierto unas clases regentadas por maestras seglares.
Aquel centro —si puede dársele este nombre— cumplía su
misión con bastantes dificultades, y la Conferencia de Damas
y el mismo jesuita director estimaban muy conveniente cambiar la dirección, pasándola de las seglares a manos de religiosas. En este punto estaban las cosas cuando la M. Pilar,
en octubre de 1881, fue a Madrid para estudiar con la M. Sagrado Corazón la oportunidad de fundar una nueva casa.
Los verdaderos trámites comenzaron entrado el verano del
año siguiente. Las dos hermanas se pusieron fácilmente de
acuerdo en esta ocasión, pero vacilaron durante algún tiempo
por respeto a la opinión del P. Cotanilla, no muy partidario
de hacer nuevas divisiones del personal de la Congregación,
todavía escaso y sin formar en ese tiempo. «Dicen que en el
cardenal de Sevilla habrá quizá oposición insuperable; también la espero yo en el de ahí y en el P. Cotanilla. Pero en
que no se venzan o sí veremos manifiesta la voluntad de Dios,
única cosa que a mí me da que hacer desde que esto se trata;
y si es, iremos a ella aunque nos cueste la vida, que alguna
vez se ha de dar». Así escribía la M. Pilar a la M. Sagrado
Corazón el día 1.° de julio. Poco después empezaron a tantear
la serie de obstáculos que, según la carta anterior, era previsible encontrar. El último día de agosto salía la M. Pilar camino de Madrid, e inmediatamente las dos hermanas proponían el asunto al cardenal de Toledo, que se mostró del todo
favorable. «El Sr. Cardenal, afectuosísimo y muy gustoso de
que se haga la fundación; veremos el P. Cotanilla cómo se
porta. [ . . . ] No dejen de orar por el mejor acierto de la fundación en todos los que la tratamos; recomiéndenla especialmente al Corazón de Jesús», decían desde Madrid a la comunidad de Córdoba 71 . El 8 de septiembre, la M. Pilar emprendía la vuelta a Andalucía. Iba a llegarse a Jerez para tratar de
la fundación, pero había puesto un telegrama a la casa de Córdoba para que salieran a la estación llevándole ropa y dinero.
El tren, en efecto, se detenía en Córdoba un rato considerable.
No habían de faltar en ésta el conjunto de detalles pintorescos
que fueron la ambientación obligada de las primeras fundaciones del Instituto, y cuyo denominador común fue, a no dudar,
la escasez de dinero. Siempre viajaban las fundadoras con la
bolsa muy ligera, y esta circunstancia traía consigo parecidas
consecuencias en todas las ocasiones.
71 Carta de la M. Pilar a la M. María de San Ignacio, 2 de septiembre
de 1882.
Llegó el tren a Córdoba y en la estación no había nadie.
La M. Pilar escribió a lápiz una breve nota a la M. María de
San Ignacio. «¿No han recibido un telegrama? En vista que
no están ustedes en la estación, nos vamos con dinero prestado, cien reales, que entregarán ustedes a D. José Rodríguez,
calle Paciencia, número 9. Con la mayor brevedad posible envíen a Jerez lo que en mi carta pedía a usted: la ropa, en un
baúl decente, porque la maleta no tiene llave, y el dinero que
pedía, treinta o cuarenta duros, en una letra. Urge todo, porque vamos hechas piconeras...» 72 Acompañaba a la M. Pilar
la misma María de Santa Teresa, que había ido con ella a Madrid. En los cinco últimos años, ¡buena experiencia estaban
adquiriendo de recibir limosnas y pedir préstamos! Con cien
reales llegaron tan satisfechas a Jerez y se hospedaron en las
Carmelitas. «Aún estamos sin dinero, sin ropa y sin carta de
Córdoba [ . . . ] ; gracias a estas santas y hospitalarias religiosas,
que de noche nos lavan y planchan las tocas mientras dormimos, para que estemos aseadas, y nos abastecen de ropa para
mudarnos cuanta es precisa. Escriba usted algo de gratitud que
yo se lo pueda leer y envíen unas Constituciones, por si de
Córdoba no responden...» Esto escribía la M. Pilar a su hermana tres días después73. A vuelta de correo, la M. Sagrado
Corazón mandaba los estatutos y tenía buen cuidado, además,
de incluir en su carta un largo párrafo de agradecimiento a las
religiosas que en Sevilla habían hospedado a las dos expedicionarias. «¡Qué ocurrencia lo de la ropa! Todas hemos sido
causa de que les falte a ustedes, aunque yo creo que ha sido
permitido por Dios nuestro Señor para que ustedes sufran y
esas buenas Madres ejerciten la caridad. Manifiésteles usted
mi agradecimiento y dígales usted que mi afecto hacia ellas
desde la primera vez que las hospedaron a ustedes ha sido muy
grande, pero que desde ahora es mucho mayor; que las conceptúo como nuestras hermanas y les suplico que, aunque indignas, nos reciban por tales...» 7 4
Conmueve, en verdad, el deseo de la M. Sagrado Corazón
de dar gusto en todo a su hermana; ninguna insinuación razonable de ésta caía en saco roto. Nadie como ella en el mundo
'
n
.
73
74
Carta de 9 de septiembre de 1882.
Carta de 12 de septiembre de 1882.
Carta de 14 de septiembre de 188?
conocía las cualidades positivas de la M. Pilar, pero tampoco
nadie podía conocer de igual modo las limitaciones de su carácter. La hermana menor tenía una larga experiencia de todo
ese complejo temperamental, que hacía de su hermana mayor
una persona brillante, intuitiva; al mismo tiempo, reflexiva y
primaria, cariñosa y dura, altiva y sencilla, irascible y dulce.
Por ese tiempo uno de los grandes méritos de la más joven
fue potenciar al máximo las cualidades y virtudes de la mayor
sorteando con infinita mansedumbre los escollos de sus defectos. No es absolutamente cierto que, «cuando uno no quiere,
dos no riñen»; pero sí se puede afirmar que siempre es posible esforzarse por no llegar a la disputa. La M. Sagrado Corazón trabajó hasta el límite en este sentido, y, cuando menos,
con el resultado de retrasar al máximo la ruptura.
No había llegado el tiempo todavía. Aún les quedaba mucho que trabajar unidas en Jerez, en Córdoba, en Madrid...,
con dificultades, con inevitables roces, pero con sinceros esfuerzos de superación incluso por parte de la M. Pilar. Lo veremos más adelante.
La entrevista de la M. Pilar con el arzobispo de Sevilla 75
no fue precisamente agradable. Salieron de nuevo a relucir las
historias, exactas o deformadas, acerca del origen del Instituto, de la separación de las Reparadoras, de la salida nocturna
de Córdoba en 1877, de la influencia de D. Antonio Ortiz
Urruela... Monseñor Lluch y Garriga parecía tener preparada
una conferencia sobre el tema, porque a la M. Pilar le resultó
difícil intercalar en el discurso algunas observaciones. De todos modos, el cardenal le pidió los estatutos de la Congregación y los informes del cardenal de Toledo y del obispo de
Córdoba. La conversación, que terminaba sin grandes esperanzas, tenía lugar a mediados de septiembre. Más de dos meses
costaría deshacer prejuicios y tornar favorable el ánimo de los
eclesiásticos de la curia sevillana. En ese período de espera murió inopinadamente el cardenal Lluch.
«Gracias a Dios que esa casa se va a fundar también sobre
buenos cimientos de trabajos y penas. ¡Qué alegría! No somos
dignas de tanto bien», escribía la M. Sagrado Corazón comen73 Jerez, de la provincia de Cádiz, pertenece, sin embargo, a la atchidiócesis
de Sevilla.
tando las dificultades de la fundación de Jerez ' 6 . (Los «cimientos», de nuevo los «cimientos». Es sorprendente la insistencia de esta idea a lo largo de toda su vida. ¿Cuántas veces
meditaría la parábola del constructor sabio que edificó su casa
sobre roca?) La M. Pilar, por delegación de su hermana, dirigía
en octubre una instancia al vicario capitular apoyada por
otra solicitud de las señoras interesadas en la fundación: «Las
que abajo firman [ . . . ] , deseosas de contrarrestar en esta ciudad
la propaganda protestante, establecieron hace años, en el barrio donde radica la capilla y escuelas heterodoxas, otras escuelas para la educación de las niñas. [ . . . ] Sin embargo, la
obra llevada a cabo por las exponentes muéstrase insuficiente. [ . . . ] Precisa, pues, doblar los esfuerzos hechos, perfeccionar la obra empezada y arbitrar cuantos medios sean posibhs
y más conducentes. [ . . . ] A este fin, las que recurren a V. S. I.
han estimado de grandísima importancia variar la dirección de
sus escuelas, poniendo al frente de las mismas, en lugar de las
seglares asalariadas que las rigen actualmente, a las RR. Reparadoras del Sagrado Corazón de Jesús» 77. La exposición de
las señoras daba otras razones, inspiradas en la estima que ellas
mismas y el P. Cermeño tenían de las religiosas. Por ejemplo,
decían que éstas, al trabajar sólo por la gloria de Dios y el
amor al prójimo, alcanzaban mayores resultados; que no tenían las Hermanas, como ocurría con las seglares, otras obligaciones que dividieran su atención. Esto segundo era tan cierto como opinable lo primero. Y , finalmente —explicaban las
señoras—, el sostenimiento de las escuelas exigía grandes sacrificios económicos, y las religiosas se brindaban a sustituir a
los seglares sin interés alguno.
Admirable desinterés desde luego. Pero que no eximía a
las fundadoras de buscar los recursos necesarios para que la
comunidad pudiera vivir. Esto es lo que hicieron una vez obtenida la licencia de admisión en la diócesis 78. Lo que se imponía en primer lugar era encontrar casa... «Fueron a ver varias casas, y, hallado que, de tantas desocupadas y pagándolas
con exceso, de ninguna podían hacerse, acordaron entrarse por
Carta a la M. María de San Ignacio, 1 ° de octubre de 1882.
Instancia fechada el 6 de octubre de 1882. La de la M. Pilar aquí aludida
es del 18 del mismo mes.
7 8 El vicario capitular concedió una licencia provisional
el día 23 de noviembre de 1882.
78
77
lo pronto en la misma que entonces ocupaban las maestras seglares, que era reducidísima, fea, pobre y en lo último de la
calle del Porvenir» 79. Que encontraran tan estrecha la vivienda se explica fácilmente si se tiene en cuenta que la habían
habitado sólo dos maestras, y las religiosas tenían que ser, de
momento, cuatro y en seguida más de diez. «Mi principal objeto es comenzar, aunque sea en una choza», decía la M. Pilar
a su hermana 80 . «No puedo ver al Padre [Cotanilla], pero
creo no le disgustará la determinación de alquilar la casa, por
la imposibilidad que hay de presente para poder comprar. [ . . . ]
Pueden [ . . . ] sin necesidad de licencia, teniéndola para fundar,
tener el Santísimo en capilla interior o pública», contestaba
la M. Sagrado Corazón tres días después 81. Pero el vicario capitular no estaba muy bien informado ni se fiaba fácilmente
de las palabras, aunque fueran pronunciadas con el aplomo de
la M. Pilar: «Antes de pedir lo de la licencia, pedí tan caripareja que nos concedieran tener Santísimo unas" horas todas
las tardes, bien sea en la custodia o en el copón con el sagrario
abierto, y dijeron que según estuviera la licencia de Roma. [ . . . ]
Hoy decía que de palabra, por más que fuera verdad, no se
fiaba en cosa de tanta importancia...» 82
Todo el conjunto de pequeños y grandes inconvenientes
estaba superado a mediados de diciembre. Incluso, para mayor tranquilidad, llegó a Córdoba una carta del P. Cotanilla
en la que daba ánimos a la M. Pilar para partir definitivamente a Jerez y comenzar la comunidad en la pequeña vivienda alquilada: «Ofrezcan a Dios nuestro Señor todas las pruebas con que suele manifestar su beneplácito y no den paso
ninguno sino para hacer en todo su santa voluntad. [ . . . ] Ate
bien todos los cabos en esa o en otras fundaciones, conforme
a lo que está prescrito. Por ahora, basta de fundar...» 8 3
Después de tanta lucha, de tantos viajes entre Córdoba,
Sevilla y Jerez, la M. Pilar se disponía a desplazarse a esta ciudad, aunque de momento seguía a su cargo la comunidad de
Córdoba. Por esta circunstancia, a la vez que por uno de los
altibajos de su carácter, sentía cansancio y en cierto sentido
PRECIOSA SANGRE, Fundación
de Jerez, 1." relación, p 47.
Carta de 8 de noviembre de 1882.
Carta del 11 de noviembre de 1882.
"2 Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 16 de noviembre de 1882.
13 Carta de 17 de diciembre de 1882.
79
80
81
temor: «...Temblando como si tuviera azogue interior y con
la repugnancia que suelo, estoy ya con el pie en el estribo,
con el mismo arrojo, creo yo, que el torero se arroja a las astas
del toro. [ . . . ] Desde Jerez escribiré; que todas pidan por esta
obra y por mí, que me veo apocada y con mucha pena de salude aquí» 84. Y al día siguiente, ya en Jerez, adonde se había
adelantado con una Hermana, escribía a su comunidad de Córdoba: « . . . M e falta tiempo para escribir recordando lo apenadas que las dejé. [ . . . ] Yo también salí de ahí con pena, y no
se me quita, aunque fío en Dios, por quien las he dejado, que
suplirá en todo. Tengo especialmente presente a las enfetmas,
y deseo saber cómo van y si padecen mucho. [ . . . ] He hablado
ya con el P. [Cermeño] cuatro palabras, y me dice está la
casa desocupada ya, de modo que tan pronto como la Madre
[Sagrado Corazón] avise o envíe quien venga, avíseme. El 8
sin falta se han de abrir las escuelas; que me sería cargo de
conciencia se fueran las niñas a las protestantes...» 83 .
Es indudable que, con todos sus defectos, la M. Pilar inspiraba a las religiosas algo más que una simpatía superficial.
Y parece ser que una de las cosas que la hicieron más amable
era precisamente ese cariño de tan honda calidad humana, que
le llevaba a expresar y sentir el dolor de las separaciones, el
recuerdo y el interés constante por aquellas personas que más
podían necesitarla. En la M. Pilar, una de las formas de manifestar el amor fue justamente su forma de declarar que sentía necesidad de él. Y esto con suma sencillez...
Pronto llegaron las Hermanas destinadas a la nueva fund ición, y luego las niñas. No hubo mucho lugar a la nostalgia,
porque el trabajo apremiaba. Y la vida y la alegría en la casita
de la calle del Porvenir transfiguraron en seguida aquella vivienda que al punto les había parecido «reducidísima, fea y pobre». «Anoche, después de bendecirla el P. Cermeño, dormimos por primera vez en ella y por la mañana se abrieron las
escuelas, con crecido número de niñas y bastante descuidadas;
pero confío en Dios y en la gracia que para ellas tiene María
de San Luis, se sacará partido. [ . . . ] Esta casa es pequeñísima,
pero alegre y bonita» 8Ú.
M Carta a la M
Sagrado Cora/ón, 29 de diciembre de 1882
"5 Carta a la M María de San Ignacio, 30 de diciembre de 1882
, 8 Carta de la M. Pilar a la M
Sagrado Corazón, 9 de enero de 1883
La tal María de San Luis era una Hermana muy joven que
tenía, al parecer, especiales cualidades de educadora87. También ella escribía a la M. Sagrado Corazón:
«Yo estoy muy contenta, Madre mía, en ver que el Señor me
haya enviado donde pueda trabajar un poquito por su honra y
gloria. Estas niñas están completamente abandonadas, no saben
casi nada de religión, y al mismo tenor de todo. Hay que trabajat
bastante con ellas; pero espero en Dios se ha de sacar provecho,
porque, aunque hay mucha ignorancia, reciben bien las amonestaciones que se les hacen. [ . . . ] También tenemos escuela dominical; hoy es el primer día... no sé las que asistirán... La casa
no es tan mala como decían. Es pequeñita, no estamos nada
sobradas. Una sola cosa falta, y es el todo. [ . . . ] La Madre dice
que estamos ahora en tiempo de merecer, y es la verdad. Yo estoy
muy contenta, pero sí deseo que pronto tengamos una casita
donde pueda estar nuestro Jesús» 88.
Era realmente lo peor que tenía la casa; o mejor dicho, la
falta mayor. Como decía la misma M. Pilar en un escrito posterior, no había «ni un mal aposento para hacerlo oratorio» S9.
Todos los días salían a misa a una iglesia cercana, y a esa misma
iban también cuando había alguna fiesta o exposición del Santísimo Sacramento. Cinco meses pasaron en la calle del Porvenir en condiciones sumamente desfavorables: falta de ventilación y luz, goteras abundantes y generosas •—todos los testimonios coinciden en señalar que aquel invierno fue lluviosísimo— y total escasez de espacio vital. En tal casa vivieron
dos enfermas graves, una de las cuales estuvo a punto de morir sin asistencia médica ni religiosa por ser imposible encontrarla en el barrio por la noche...
Pero de día llegaban las niñas, y verlas y conocer su acuciante necesidad de educación era olvidar inmediatamente todas las molestias. La misma María de San Luis, en su carta a
la M. Sagrado Corazón anteriormente citada, dice:
«... Me alegraba la idea de venir y lo temía por el trabajo que
tendría con estas pobrecitas, pues ya las conocía y sabía que no
eran como las de Córdoba. Nunca pedía al Señor sino que se
cumpliera en mí su santísima voluntad. El primer día y el segundo
tuve un poquito de pena cuando me acordaba de la casa de
Córdoba y aquellas niñas que parecen angelitos, pero esto se me
quitó, pues no le di calor, y con toda el alma le dije a Dios
87 Se trata de aquella Ana Moreno, postulante en los días de la salida de
Córdoba, en febrero de 1877.
8 8 Carta a la M. Sagrado Corazón, 14 de enero de 1883.
89 Relación
sobre la fundación de Jerez de la Frontera p.4.
1?
,fJ
que no quería sino lo que El quisiera y que me hiciera apta
para el cargo que me había puesto, pues mejor que yo sabe mi
inutilidad».
Había una gran diferencia entre estas niñas, «en su mayor parte ignorantísimas y como salvajes en sus modos, efecto de la libertad y descuido en que deben vivir las gentes del
barrio de la Yedra, del cual son la mayor parte de las que
asisten» 90, y aquellas otras de Córdoba, limpias, bien educadas y tan trabajadas ya en más de un año que llevaban abierta
la escuela. Ninguna de las religiosas, a pesar de las enfermedades y de la pobreza, puso el menor inconveniente en ir a Jerez; es más, todas escribieron cartas llenas de alegría y de
entusiasmo por la obra apostólica que tenían entre manos.
Lo cual no se oponía a que intentasen por todos los medios posibles mejorar la situación. Después de diversas gestiones, decidieron las fundadoras comprar una casa en la calle de
Medina; y esto por tres razones: «La primera, por tener a la
espalda la iglesia de la Trinidad, cuya adquisición para el porvenir se tenía casi por segura; la segunda, por hallarse cerca
de los protestantes, que fue el móvil para crear estas escuelas;
y la tercera, por ser capaz y estar en buenas condiciones de
construcción...» 91. Y, efectivamente, se mudaron a la calle Medina en junio del mismo año 1883.
Construyendo la comunión fraterna
Al tiempo que seguían las vicisitudes de la fundación de
Jerez, la M. Sagrado Corazón no perdía de vista los intereses
generales del Instituto. Pero con más amor aún seguía a cada
una de las religiosas que le habían sido confiadas; primero,
formándolas en el noviciado; después, en sus pasos por la vida
religiosa, en sus experiencias apostólicas, en su crecimiento espiritual y humano. Y en su salud. ¡Cuántas fueron las preocupaciones y penas que estas Hermanas le procuraron involuntariamente con sus enfermedades y, en algunos casos, con su
muerte!
En febrero de 1882 se iba definitivamente la primera. Mo90
91
M. PILAR, Relación
Ibid., p.4.
sobre
la fundación
de Jerez
p.24.
ría en Córdoba la M. María de San Javier, a los treinta y un
años de edad y después de una enfermedad que duró varios
meses. La comunidad tuvo una extraordinaria experiencia de
la fidelidad de Dios. Dentro de aquel grupo de jóvenes tan
lleno de generosidad y entusiasmo, María de San Javier nunca había destacado en nada; y, sin embargo, los últimos días
de su vida fueron de una entrega y de una plenitud tal, que
probaron hasta qué punto la «fuerza de Dios actúa en la debilidad» (2 Cor 12,9). «No hay pena, sino como un perfume
de santidad que ha dejado esta criatura; en dos días la ha
obtenido, pero ¡de qué modo tan heroico y edificante!», decía
la M. Pilar a una de las religiosas de Madrid. Y D. José María
Ibarra, confesor de la comunidad, escribía así a la M. Sagrado
Corazón: «Yo alabo a nuestro Señor y cada día veo con luz
más clara la singularidad y excelencia de la gracia que nuestro
celestial Padre concede a sus hijos de vivir y morir en religión. Pues ellos viven y mueren en el Señor, y por eso su dicha es imponderable. [ . . . ] A pesar del sentimiento natural,
me parece que aquí no cabe dar pésame alguno, pues todos
abrigamos la más segura confianza de que el Señor la ha llamado para tenerla consigo en su gloria, y esto no puede producir otra cosa que el consuelo y la alegría más cumplidas» n .
La M. Sagrado Corazón recibió la noticia con pena, pero
con la paz del que ha logrado cierta comprensión de la existencia humana, de su valor y también de su fragilidad. «Ya
ven lo que es la vida —escribía a la comunidad de Córdoba—.
¡Ya se acabó nuestra querida Hermana! ¿Qué dirá ahora de
todo lo que ha hecho por Dios y de todo lo que haya sufrido
por El?» Pero, por más que tuviera la vista puesta en los aspectos trascendentales de la vida y de la muerte, no dejaba de
pensar en el dolor natural, en las circunstancias que rodean
el paso de una persona al más allá: «Dígannos todo lo ocurrido en estos días, cómo fue la muerte, entierro, etc. Con gusto hubiera estado con ustedes...» 93
Con gusto hubiera pasado con ellas, con la comunidad de
Córdoba, aquella experiencia dolorosa. Pero deseaba verlas de
todas formas, compartir con ellas la alegría de un encuentro.
A finales de marzo se lo decía a su hermana: «Quisiera que
92
03
Carta de 2 de marzo de 1882.
Carta de 25 de febrero de 1882.
usted me diera su parecer, si ahora o más adelante»; a lo que
la M. Pilar contestaba: «¿Por qué no he de querer que venga?» Sin duda alguna, en la consulta de la M. Sagrado Corazón y en la respuesta de la M. Pilar podía descubrirse el recuerdo del desgraciado viaje del año anterior: «No digo en
casa su venida, porque les va a costar el que no se efectúe;
si es afirmativo, lo diré; pero para fuera quisiera secreto,
y siquiera la Semana Santa que nos dejen en paz» 94.
No fue por entonces a Córdoba, pero bien sabía ella con
qué alegría la habrían acogido. «¿A qué negarle que tengo deseo de verlas? —había dicho en cierta ocasión—. Pero todavía no ha llegado su hora; ya llegará, y entonces sí que nos
vamos a divertir» 9S. «Recuerdo ese laberinto de casa con gusto —aludía a una visita anterior—, aunque pasé casi todo el
tiempo aprendiendo y no lo llegué a conseguir del todo»
Se contentó de momento con la comunicación epistolar; y
gracias a ella conocemos ahora nosotros la riqueza de matices
que adornó sus relaciones con las Hermanas del Instituto. Si
es cierto que quiso imprimir en todas su propia confianza en
Dios, su inquebrantable seguridad de ser amada por El, no lo
es menos que esta enseñanza nuclear estuvo siempre apoyada
en una honda experiencia humana de lealtad y de cariño:
«Tengo en usted entera confianza, que le conste. Usted téngala
en Dios, que en mí ya lo sé que la tiene; por eso la quiero
tanto...» 97
Estas cartas son tan personales, tan poco genéricas, que a
través de ellas podría hacerse un estudio psicológico de las
destinatarias.
Veamos algunos ejemplos:
A la M. María del Amparo, mujer sin grandes complicaciones, ocurrente y salada, capaz incluso de encajar bromas sobre
su físico no muy agraciado, pero necesitada de aliento en las
dificultades normales de la vida, escribía:
«Amparo mía, cosa cumplida sólo en la otra vida; por esto hay
que tomar, aun lo bueno de esta vida, con cierta santa indiferencia, y apoyarse en lo que no tiene movilidad, que es Dios, por
94
95
96
97
Cartas de marzo de 1882.
Carta a la M. María del Amparo, mayo de 1881
Carta a la misma, julio de 1881.
A la M. María de San Tgnacio, 23 de febrero de 1883.
supuesto, y la confianza en su bondad, que nada, nada nos ha
de faltar que sea conducente para llevarnos allá...» 98
«Tenga mucha confianza en Dios, que, si le somos muy fieles,
nos ha de dar todo lo que necesitemos con despilfarro. [ . . . ] ¿Qué
no estará dispuesto a hacer nuestro Dios? Dígale usted de corazón: Jesús mío, aquí me tienes; haz de mí lo que quieras, como
quieras y cuando quieras, que yo estoy dispuesta, con tu gracia,
a no rehusarte nada por dificultoso que sea...» 9 9
«Mortifiqúese en estar muy contenta en recreación y en distraer
a las Hermanas; ésta es una grande obra de caridad y muy agradable al Corazón de Jesús, que le gusta nos sacrifiquemos sin
apariencias» 10°.
«Consuélese, que las feas tienen también garabato; usted tiene
enganchado con el suyo a [ . . . ] Petra. Dice que [ . . . ] no la
olvida, que hasta en sueños la tiene a usted presente» 101.
«Conque a acrecentar el fervor cada minuto, a estar muy alegre
y comer mucho, abandonadas en los brazos de nuestro Jesús hasta
que tengamos la dicha de hacerlo en realidad. ;Este pensamiento
trastorna! ¿Es verdad? Pues no está lejos la hora» 102 .
«Amparo querida: No quiero verla apenada, pues hasta en las
penas que de vez en cuando le vienen, porque así lo quiere Dios
y por este medio ha de labrar su santificación, ha de estar alegre
por venirle de la bondadosa mano del que la ama más que a su
vida, pues ya sabe que la perdió por llevarla en su día al
cielo. [ . . . ] Así nosotros, en medio de las penas de la vida, nos
hemos de alegrar, y mucho, con la esperanza de comprar por este
medio el reino de los cielos» 103.
«Vamos al cielo, Amparo; vamos pronto, aunque sea por peñascales, que, si Dios nos lleva, no nos han de parecer duros» 104.
A la M. María de la Paz, que había entrado muy joven en
el Instituto y que llegaría a su madurez a través de difíciles
períodos de crecimiento interior salpicados de oscuridades:
«En esta vida, nuestra gloria ha de ser vivir sin que nadie lo
note, despreciadas y humilladas sin que nos compadezcan, ni tampoco hacer motivo de que nos traten así; al contrario, hacer por
que todas las que nos rodean pasen la vida feliz; ésta es la verdadera caridad [ . . . ] aproveche el tiempo mucho, no pierda de
vista a Jesús, ámele como El quiera, sin consuelos, sin regalos,
si así lo quiere; y, si se los da, recíbalos con mucha humildad
y conceptuándose indignísima...» 105
A la H. María de Santa Victoria, que al entrar en el Instituto era una adolescente de quince años, llena de posibilidaCarta de finales de julio de 1881.
Carta de fines de mayo de 1881.
100 Carta de 1.» de marzo de 1883.
101 Carta de enero de
1885.
182 Carta de finales de julio de
1881
K ' 3 Maizo de
1882
4
'" Octubre de 1881
" M Caita de septiemNie de 188?
98
69
.
1
des poco cultivadas, a la que ella fue educando con un cariño
siempre correspondido:
«¿Puede caber, bendita hija, que yo la pueda olvidar? No y mil
veces no; sólo que usted sabe lo que me pasa, que no tengo
tiempo a veces para comer...
Me alegro que esté tan fervorosa, pero [ . . . ] tan diligente ha
de ser cuando rebosa en consuelos como cuando se vea de agua
hasta el cuello... ¿eh? ¿Me entiende? [ . . . ] Cuidadito con el
recogimiento y geniecito, que este último no vea esas tierras. ¿Oye?
No deje usted de escribirme, que me alegran sus cartas. Que no
se quede delgada, que me causará pena» 106.
«Sus cartas me alegran, porque la veo llena de buenos deseos.
Y las obras, ¿corresponden? Creo que sí, pero no estarán de más
algunos consejitos.
. . . Y a sé que es sacristana; que sea muy fervorosa, limpia y cuidadosa de ese cargo tan grande, y me tenga a nuestro Señor muy
contento. [ . . . ] Que no responda nunca con mal modo, ni a nadie,
ni ponga mala cara cuando la reprendan con o sin culpa. [... ] Y ya
no le digo más, querida, hasta que me conteste usted poquito,
bueno y pensado...» 107 .
«... Siempre la recuerdo y recuerdo lo que debe usted al Señor,
y le pido que sea usted para con El muy generosa, muchísimo,
y siempre sin hacer caso si estoy fría o caliente, sino siempre
igual [ . . . ] , siempre unida a la voluntad de Dios lo mismo seca
que con fervor [ . . . ] , siempre tranquila y siempre constante,
aunque la naturaleza se resista...» 108
«Que me escriba mi Santa Victoria y le conste que no la olvido
delante del Señor. Que sea muy buena...» 109
Con ocasión de la fiesta del Sagrado Corazón llegaba a Madrid un verdadero aluvión de cartas para felicitar a la superiora
del Instituto. Ese mismo día respondía la Madre. Nada más entrañable ni menos convencional que sus frases de agradecimiento:
«Estoy persuadida de que en unos días me es imposible escribir
a cada una en particular, como sería de todo corazón mi deseo,
pero recíbanlo en el Corazón de nuestro Jesús, que allí las tendré
más presentes, si es posible, que de ordinario.
¡Qué buenecitas sus cartas! Dios les pague sus ofrendas con
darles hacia El un amor desinteresado. ¿Lo entienden? Sí, trabajar
cuanto se pueda por E!, que bien se lo merece; sin consuelos,
sin dulzuras, sin nada halagüeño; sólo por la nobleza de servir
a un Señor tan dignísimo de ser servido.
Como, por lo que me dicen, y aun sin eso, por lo que yo sé,
algunas de ustedes no tendrán tiempo ni aun para acordarse de
Dios, en el mismo acto que reciban ésta ofrézcanle al Sagrado
Carta
Carta
™ Carta
' Carta
de la segunda quincena de mayo de 1883.
de fines de mavo o principios de junio de 1885.
de mayo de 1884.
sin fechar; pero, sin duda, escrita en 1883.
Corazón de Jesús todo, sus distracciones, olvidos e indiferencias,
por su mayor honra y gloria, encargándole que El supla por
ustedes » 1 1 0
Este «amor desinteresado» era el que ella misma vivía:
el del servicio humilde a un «(Señor tan dignísimo de ser servido», que suplía todas sus deficiencias, y al que permanecía
unida tanto en la oración como en el trabajo y en el descanso
La ternura de su corazón se vio puesta a prueba cuando
en 1882 le empezaron a llegar noticias alarmantes acerca de la
salud de una de las Hermanas de la comunidad de Córdoba.
Y justo era una religiosa joven —en realidad, todas lo eran
en esta época—, y en la que se habían puesto fundadas esperanzas para el porvenir. No era insensible, ni mucho menos,
al cariño humano, y en la M. María de Santa Teresa había
puesto una gran dosis (no es preciso decir que era fielmente
correspondida). Así, pues, al enterarse de que la joven iba desmejorándose rápidamente, le escribió esta carta, que expresa
vivamente su deseo de retenerla en la tierra, de hacer cara a la
enfermedad y casi a la muerte mientras no decidiera otra cosa
el único Señor capaz de dar la salud y la vida:
«Mi querida Santa Teresa ¿Conque trata vuestra reverencia de
quedarse en la espina? Por amor de Dios, hermana mía, no haga
tal. ¿No ve que El la quiere para que le haga mucho aún aquí
abajo?
iNo se quiera morir, no1 Se lo pido por amor de nuestro Jesús;
cuídese y deseche el querer pasar a mejor vida ¿No se acuerda
de lo que nuestro Padre San Ignacio le dijo al P. Laínez? Lea
y b ú s q u e l o en la Conformidad
con
la
voluntad
de
Dios
111
Es
pero que muy prontito me dirán que tiene hambre 'teresil', como
antiguamente, y que está muy gruesa Dios no quiete que sus
esposas parezca que las mantienen con lagartijas » 112
Con lagartijas no se mantenían ciertamente. Pero la vida
que llevaban, no sólo de trabajo, sino de privaciones de todo
tipo, incluso en el régimen de alimentación, coadyuvó al desgaste físico de muchas, en las cuales hizo presa fácil la «enfermedad sutil», como llamaban los románticos a la tuberculosis.
La M. María de Santa Teresa moriría poco después en plena
110 Carta de la M
Sagrado Corazón a la comunidad de Córdoba, 16 de
tumo de 1882
1 1 1 Dejó un claro para anotar la página, y, sin duda, luego lo olvidó
112 Carta sin fechar,
mejor dicho, comienza diciendo «Hoy 21» Del con
texto se deduce que fue escrita el 21 de septiembre de 1881
juventud. Lucharía, sin embargo, por la vida; aun deseando el
encuentro con Cristo, trataría de «no quererse morir». Por no
dar semejante disgusto a la M. Sagrado Corazón, hubiera hecho un milagro si estuviera en su mano...
La M. Sagrado Corazón escribió varias cartas a María de
Santa Teresa durante su enfermedad:
« N o crea la haya olvidado, n o ; ni cuando estuvo mala ni tamp o c o ahora, ni creo nunca, c o m o a ninguna de las H e r m a n a s ; sólo
q u e m e sucede c o n ustedes c o m o a las madres q u e colocan a sus
hij'as mayores, que, a u n q u e las tengan presentes c o m o a las pequeñas, más se dedican a estas últimas que a las primeras, porque, c o m o sin instrucción, están más expuestas y más necesitadas.
C r é a m e , a usted y a todas las tengo tan conjuntas conmigo en el
b i e n e interés de la Congregación, q u e sin olvidarlas un instante
las tengo c o m o olvidadas, c o m o sucede entre los hermanos que
m u c h o se quieren, q u e sin hablarse se e n t i e n d e n » n 3 .
« . . . A n i m o , querida mía; amemos a J e s ú s sólidamente, haga
mos milagros, si así lo quiere c o n su divina gracia, y presentémosle nuestras imperfecciones humilde y dulcemente cada mom e n t o , y, sobre todo, olvidémonos e n t e r a m e n t e de nosotras mismas para acordarnos de nuestro D i o s . ¿ N o es d i g n o ? » 1 1 4
No iba a haber milagros en esta ocasión. María de Santa
Teresa, entre alternativas de mejoría y empeoramiento, se acercaba a pasos agigantados al término de su vida. La M. Sagrado
Corazón trataba de alegrarla, de interesarla por sus ocupaciones, pero cuidaba, sobre todo, de que se orientara decididamente, con radicalidad, hacia Dios:
« . . . Alégrese de que por experiencia ve q u e n o p u e d e nada sin
la ayuda de D i o s ; E l se c o n t e n t a con desear los b u e n o s deseos.
Y o estoy en mí en q u e D i o s la quiere más contemplativa que otra
forma de oración, pero antes le quiere dar a c o n o c e r b i e n , y por
eso la purifica, q u e es don gratuito suyo, y, por lo tanto, que
no hay nada por parte de u s t e d » 1 1 5 .
A finales de 1882, la M. Pilar, superiora de Córdoba, tuvo
que ausentarse con frecuencia de la comunidad para tramitar
la fundación de Jerez. La M. María de San Ignacio quedó entonces al frente de la casa, y con este motivo intensificó la
correspondencia con la M. Sagrado Corazón pidiéndole consejo. Era hermana de D. José María Ibarra y una de las más antiguas compañeras de las dos fundador.-s; su amistad se remonCarta de enero-febrero de 1883.
" Carta sin fechar; del contexto se deduce que fue esciitj en m.no de 1885
Enero-febrero de 1883
113
taba a los días de Pedro Abad. Simpática y cariñosa, se distinguió hasta el fin por el gran amor que tenía a las dos hermanas. A esta religiosa, que también emprendería pronto el
camino del cielo, dirigió la M. Sagrado Corazón una de las
cartas más hermosas escritas en esta primera época; de ella
son los siguientes fragmentos:
«Me figuro los apuritos que alguna vez pasará usted con las
cosas que le ocurran, y el resultado, darle ese ahogo. Yo también
los pasé muy grandes, como usted sabe, y he conocido en ellos
por qué medio se alcanza la anchura de corazón; primero, confianza ciega en nuestro Señor, creyendo firmísimamente que nos
ha de ayudar, porque a ello está obligado; segundo, orar con
muchísima humildad y entregarle todas nuestras necesidades y
deseos. Nuestra vida debe ser toda ella un continuo tejido de
fe y generosidad. Bien sabe usted cuán pocos apoyos humanos
tenemos para nuestro bien; parece que Dios quiere hacerlo todo
en nuestra Congregación por sí y ante sí. Mejor ha de salir, de
seguro» U 6 .
Pocas personas habrán estado tan persuadidas como Rafaela
María del valor de la comunión fraterna. Pero el ideal a que
ella aspiraba estaba sólidamente afianzado en la realidad. Jamás pensó en eliminar las limitaciones inherentes a la condición humana; creyó, más bien, en un amor sencillo que tuviera
en cuenta los defectos, aunque sólo para «sobrellevarlos con
muchísima caridad». Y como constataba a cada paso que la
convivencia fraterna trae más dificultades a veces que los negocios exteriores más complicados, incluiría el esfuerzo por
construir una auténtica comunidad en el capítulo de las cosas
que Dios quería hacer por sí mismo en el Instituto. «Mejor
ha de salir, de seguro»; también al respecto se podía aplicar
este convencimiento antes expresado.
«Dígales a todas las Hermanas de mi parte, y a cada una, que
las amo como a las niñas de mis ojos; que ellas se amen y nos
amemos todas, y nuestra Congregación lo mismo, para que nuestro
Señor esté muy contento en ella. Que no haya, por Dios, un sí
ni un no; que todas se sobrelleven sus defectos con muchísima
caridad» , I 7 .
Pese a sus indudables cualidades, a la M. María de San
Ignacio le faltaba el brillo de una educación refinada, y esta
circunstancia podía haberle hecho sentirse insegura en algunas
Uí
1." de octubre de 1882.
Ibid
ocasiones si la intuición y el cariño comprensivo de la M . Sagrado Corazón no hubiera suplido una deficiencia natural, por
otra parte compensada con dotes poco comunes. A ella dirigió
continuas palabras de aliento, convencida de que la confianza
es el clima en el que fructifican las mejores semillas que toda
persona lleva en sí como una promesa:
«¿Cuánta comunidad tiene usted ahora? Vamos, que ya puede
usted decir con voz muy clara y alta que inspira usted confianza,
y ]vaya que sí! Pero, hija mía, ánimo y calma; nada de apuros
ni de ahogos espirituales y corporales, que motivos no faltarán;
y pedir a Jesús sin cesar; ésa debe ser nuestra vida, estar colgadas de Jesús. ¿Y de quién mejor?» 118
«Yo estoy tan valiente, que no me conozco; nada me apura,
porque confío en Dios después de hacer todo lo que está en mi
parte. Usted es la que ahí me inspira entera confianza, le digo
esto para que no tema a nadie ni crea que algunas cartas puedan
influir en mi ánimo.
Obre usted siempre como nuestro Señor le dicte en todo y ccn
todas. Yo sé de sobra la luz que recibe quien está en cargo superior y que no puede alcanzarlo ninguna inferior por sabia que
sea. Es más, que, si algún día ordenase yo alguna cosa (que no
lo haré sin que usted lo sepa) y a usted en la ocasión no pareciera oportuna, la autorizo para que la varíe. Le digo otra vez que
nadie ni nada influye en mi espíritu
119.
la quieren
mucho»
contra
usted.
Sepa
que
todas
«Me estoy riendo al ver las postulantes que vienen de",de que
usted es superiora; más atrapa usted con su rudeza, como usted
dice, que mi hermana y yo con nuestra finura. [ . . . ] Esté muy
contenta de verse tan chica y alégrese de que Dios, con instrumento tan rudo, se valga para acrecentar su obra...» 1 2 0
«Usted nunca me dice si tiene apuros o no, ni si penas; dígamelo, que ya no me apoco y creo que sov más valiente que usted...» 121
E n octubre del mismo año 1 8 8 2 , la M . Sagrado Corazón
visitó, al fin, la comunidad de Córdoba. Debió de comunicarlo
primero a la M . Pilar, que le respondía: «No sólo me parece
bien que venga usted, sino que lo deseo [ . . . ] , y aquí trataríamos del personal y otras cosas. Q u e fuera la misma noche
del 2 4 ; quiero esta prisa porque mi presencia en Jerez es ya
importante para realizar la fundación» m . Gracias a Dios, en
esta ocasión pudo llegar a la casa tranquilamente y disfrutar
de la estancia y de la comunicación y alegría de las Hermanas.
118
119
120
>.
121
122
Caita
Caita
Carta
Carta
Carta
de
de
de
de
de
26 de marzo de 1883.
20 de mayo de 1885
8 de mayo de 1884.
1." de abril de 1883
22 de octubie de 188?
El 30 volvía a Madrid con algunas postulantes. Se detuvo en
Andújar m , y allí se le unieron otras hasta completar el número de seis. Una vuelta muy alegre, un viaje muy feliz. Desde el hospital de Andújar, de tantos recuerdos para las fundadoras, la M. Sagrado Corazón escribía a su hermana: «Hemos llegado bien, bien divertidas con la Padura —una de las
postulantes—, que me gusta cuanto más la trato. [ . . . ] Estas
Hermanas, como siempre, tan obsequiosas, preparan hoy fiesta para que comamos juntas. [ . . . ] Que vengan esta tarde las
postulantes bien abrigadas, porque de noche hace frío, mucho» 124.
Entre aquellas postulantes iban los primeros frutos de la
fundación de Jerez 125, y dos de ellas, andando el tiempo, tendrían una importante intervención en la vida del Instituto y
de la M. Sagrado Corazón: se llamaban Pilar Vázquez y Pérez
de Vargas (luego M. María del Salvador) y Concepción Aranda (M. María del Carmen).
La M. Sagrado Corazón se desenvolvía perfectamente en
el trato con toda clase de personas. Derrochaba tacto con jesuítas, con sacerdotes, con seglares. Su prudencia se manifestó
en la forma en que supo considerar al P. Cotanilla, a quien
tanto debía el Instituto, sin cerrar la puerta a otros Padres
más jóvenes —Rodeles, Hidalgo, Alarcón, etc.—, que suponían la entrada de aires nuevos. En el mes de julio de 1882,
si ella hubiera sido persona naturalmente inclinada a pagarse
de sus éxitos, hubiera podido anotarse un tanto a su favor por
la visita que les hizo Fr. Ceferino. Pasaba el obispo de Córdoba
por Madrid, camino de su tierra natal, Asturias. «Dudosa si
ir a visitar al Sr. Obispo o más bien escribirle, dejé pasar unos
días, y el jueves me mandó decir [ . . . ] que ya estaba aquí y
saludos; entonces resolví visitarle. Fui con Purísima y no estaba allí; me alegré y le dejé tarjeta. Y al día siguiente, a las
once menos cuarto, se presentó como yo no le he visto nunca
121 En
más de una ocasión hicieron las fundadoias el viaje a Madrid en
este modo, Andújar queda, aproximadamente, a mitad de camino
124 Carta de 30 de octubre de 1882.
125 Aún
no se había efectuado; pero los trámites habían obligado a una
presencia de la M. Pilar y algunas otras religiosas en la población, V muchas
¡óveno
i e i e 7 a n a s se s e n t í a n
atraídas al
instituto
de atento y hasta fino y cariñoso, recordando al ver la casa
—algo más que pidió ver— a ustedes y diciendo: 'Pobrecitas
ustedes', porque no tenían patio y una casa tan fea. Quiso ver
la cocina y refectorio; subió y preguntó a Asunción qué había
de comer; le dijo que sopa y cocido. 'Y bien', contestó: '¿Qué
tiene el cocido?' 'Excmo. Sr., carne, un poquito de jamón'...
'Mujer, has contestado al revés que todas las monjas, que,
cuando se les hace la misma pregunta, ocultan siempre por
donde tú has comenzado'. Lo decía con satisfacción, muy satisfecho de su sencillez. Las novicias estuvieron muy oportunas, y me parece se fue muy complacido; nosotras también lo
quedamos mucho» 126. La M. Sagrado Corazón no lo dijo, pero
es de todo punto cierto que la persona que estuvo más oportuna en esa visita fue ella misma.
La relación entre las dos fundadoras durante el 1882, que
ya tocaba a su fin, permaneció, más o menos, como en años
anteriores. Tal vez no hubo problemas especiales que al exterior pusieran de manifiesto diferencias de carácter. Una sencilla enfermedad de la M. Sagrado Corazón —afección gripal,
catarro un tanto pertinaz— bastó para mantener en vilo a la
hermana mayor durante una larga temporada. «'¿Por qué no
se anima usted? Hay mucho que hacer por Dios, y por esto
sólo debe usted cuidarse...» «Yo estoy apenadísima con creer
que está usted mala; haga usted por cuidarse y ponerse buena,
que aún es muy joven para descansar». «Yo quisiera se hiciera
más por la salud de usted»... 127 Otras ocasiones hubo de intercambiar criterios y opiniones sobre hechos concretos, y las
dos hermanas se comunicaron, con libertad y en completa paz,
sus propios puntos de vista.
La confianza con que ambas fundadoras hablaban entre sí
del desenvolvimiento de las Hermanas en sus cargos y de su
misma evolución personal dentro de la comunidad, llevó a
la M. Pilar a exponer a la M. Sagrado Corazón dificultades de
convivencia que observaba en algunas de las religiosas de Madrid que se le manifestaban. « . . . Me ha apenado que sigan
N. y N. con sus cosas; el día que entre la desunión estamos
126
m
Carta de la M. Sagrado Corazón a su hermana, 11 de julio de 1882.
Cartas de 25 y 28 de enero de 1882 v 12 de febrero de 1882.
perdidas. [ . . . ] Dígame usted si quiere les escriba a ellas [ . . . ] ,
porque ambas me piden les escriba...» 128 «No hay desunión
—respondía la M. Sagrado Corazón a su hermana—, sólo que,
como usted sabe, N. es puntosa, y N. también y un poco cerrada, y por eso parece que están disgustadas. Escríbales usted...» 129 Así de sencilla era la comunicación entre las dos fundadoras. De todas maneras, la M. Pilar llegó a insistir demasiado: tanto aconsejó a su hermana sobre el modo con que
debía tratar a algunas religiosas, que la M. Sagrado Corazón
hubo de manifestarle su disgusto ante lo que ella creía desconfianza: «Esto y no fiarse de mí —me parece que usted cree
que a mí me ganan la voluntad— me aflige atrozmente. [ . . . ]
Cuando fui a Córdoba pensé decírselo a usted, pero no me
atreví; pero creo deber darle este aviso» 130.
Es preciso reconocer que la M. Sagrado Corazón sufría a
causa de su hermana. Su humildad innata la llevaba a sentirse
insegura ante los constantes avisos que la M. Pilar le hacía a
propósito de variadas situaciones; y es que, aunque esas amonestaciones fueran hechas con la mejor voluntad, al leerlas da
verdaderamente la impresión de que partían de una cierta desconfianza. ..
Contestando a las anteriores frases de la M. Sagrado Corazón, la M. Pilar dio una explicación detallada de cada una de
sus palabras. Terminaba con un párrafo bellísimo, de cuya sinceridad no podemos dudar:
«Tenga usted presente siempre que, por muy buena fe que
haya entre las nuestras y nosotras y cariño, nunca llegará al que
nosotras nos tenemos, y ésta es la verdad por muchas razones; y
que, por grandísimo interés que tengan por la Congregación, nunca llegará, ni con mucho, al que nosotras tenemos. Por conservar
esta creencia trabajemos, y que correspondan las obras, y seremos
felices aquí, y en la otra vida, sin comparación, más...» 131
En julio de 1883 realizaría la M. Sagrado Corazón un viaje
a Jerez. Por todas las circunstancias que lo rodearon, en ese
verano necesitó asirse fuertemente a las ideas nucleares que
exponía a sus religiosas. No le faltaron contrariedades de todo
tipo, salpicadas de vez en cuando por alegrías.
" Carta
Carta
Carta
1 3 1 Carta
12
129
m
de
de
de
de
9 de marzo de 1882.
11 de marzo de 1882.
14 de noviembre de 1882.
23 de noviembre de 1882.
A finales de abril habían decidido las fundadoras que fuera
destinada a Jerez la M. María de Santa Teresa; aunque seguía
enferma, no perdían ninguna de las dos la esperanza de que se
recuperara y aun pretendían ponerla al frente de la casa como
superiora. No puede imputárseles a ellas la ceguera de no reconocer lo inexorable de la enfermedad que padecía; en ese
tiempo, ni siquiera los médicos se apercibían hasta que el
mal era irreparable. Es el caso que María de Santa Teresa llegó con sus últimas fuerzas a Jerez; mejor dicho, aún le quedaban algunas, que gastó en dar un paseo por indicación de
la M. Pilar. « . . . N o guarda cama, porque yo la animo a levantarse», decía ésta en carta a la M. Sagrado Corazón, que
secundaba, a su vez, las indicaciones del médico. «Ya estoy mejor; no he estado en cama más que dos días, porque el médico
lo dijo, porque de pie descanso más, mucho más, que acostada.
Pida usted a nuestro Jesús que me dé mucho apetito y fuerzas
suficientes para tocar el órgano con fuego y prenderlo en el
pecho de estos jerezanos. Ya hace muchos días que no comulgo, y tres días de fiesta que no oigo misa; esto es no vivir aún
con nuestro Señor bajo el mismo techo; pero estoy contenta
en cuanto a mis poquitos padecimientos, porque es señal que
va quiere darme una gotita de hiél de su cáliz, y ya que no he
llegado nunca a pedírselo por miedo, El me la da...» Así escribía a finales de mayo la misma enferma a la M. Sagrado
Corazón. Había salido en poco tiempo discípula aprovechada
de la Madre, no sólo en desear la presencia de Jesucristo, razón de ser de la vida comunitaria del Instituto, sino, sobre
todo, en comprender que vale más todavía el cumplir sencillamente su voluntad.
La que así hablaba había padecido no menos de tres hemoptisis en pocos días. ¡Y todavía quería tener fuerzas para
tocar el órgano con fuego! Pero al menos tuvo el consuelo de
vivir en la nueva casa de la calle de Medina y de morir «bajo
el mismo techo» en que Jesucristo habitaba «para nuestro mayor consuelo y principal objeto de nuestra reunión» 132. Y todavía tuvo ánimos —ya que no fuerzas—- para alegrarse, porque, como decía la M. Pilar en esos días y había oído tantas
1 3 2 Exptesión
de la Santa que se encueitia en el documento en que ella,
tomo superiora del Instituto solicita a la Santa Sede la gracia de tener en las
capillas del Instituto la reserva eucaiística 26 de septiembre de 1877; cf.
Tokc VAT IT P O 5
veces decir a la M. Sagrado Corazón, ya había «una casa más
dedicada a Dios y una iglesia en la que se le diera culto» 133.
Hasta Madrid, naturalmente, habían llegado las alegrías, y
la M. Sagrado Corazón había sintonizado con ellas: « . . . E l
día 8 todo se ofreció por esa fundación. [ . . . ] Confirman las
noticias que usted daba en su última respecto al entusiasmo
que había en ésa...; dicen que todo estuvo perfectamente, pero
particularmente el canto ha entusiasmado. ¡Gracias a Dios! 134
Después de esta exultación, la enferma comenzó rápidamente
a declinar; ahora ya la Madre no se atrevería a animarla a
vivir — « ¡No se quiera morir, no! »—; sólo intentaría ayudarla a morir en paz.
El 9 de julio llegaba a Jerez, y permanecería en la ciudad
hasta el 17. El día 13, en los brazos de la M. Sagrado Corazón,
moría la M. María de Santa Teresa. En realidad, es muy impropio decir que se muere en los brazos de persona alguna de
la tierra: o se muere en Dios o se muere en la más absoluta
soledad. Ese desgarramiento inevitable, ese salto en la fe, debió de experimentarlo también aquella joven que se iba destrozada por la tuberculosis. Con mayor propiedad se puede decir que tuvo el consuelo de vivir sus últimos días con la persona que más a fondo la había conocido y comprendido.
Para la M. Sagrado Corazón, aquella muerte fue un revivir
de antiguas experiencias, una nueva comprensión de lo que vale
la vida como don recibido del Señor y como ofrenda que hay
que devolverle a El con confianza y amor. Debió de recordar la
noche de la muerte de su madre. En esta criatura tan joven era
aún más visible la fragilidad de la existencia...
La muerte de María de Santa Teresa impuso la necesidad
de revisar los planes que se habían trazado sobre su persona
respecto a la comunidad de Jerez. Había que pensar en una
superiora —la M. Pilar no podía viajar continuamente entre
Córdoba y Jerez—, y la M. Sagrado Corazón propuso a la M. Purísima. Por primera vez, la M. Pilar se resistió seriamente ante
la opinión de su hermana.
Una semana después de su llegada, la Madre salía de Jerez
para Córdoba. Mucho había sufrido en aquellos días y mucho
había procurado mantenerse serena y dar paz. No lo consiguió
133
,14
Carta de la M. Pilar a la M. María de San Ignacio, 11 de junio de 1883
Carta escrita entre el 10 v .'1 <2 de junio de 1883
del todo, porque no siempre está en manos de los hombres disfrutar de la alegría de una convivencia feliz, aunque se esté
siempre obligado a luchar por allanar las dificultades que se
oponen a ese ideal. Sus esfuerzos, sin embargo, no resultaron
estériles. Fructificaron en el dolor tardío de la M. Pilar, que
inmediatamente después de la marcha se arrepintió de su proceder y pidió perdón por él a su hermana. «Isabel no lloró 135 [ . . . ] ; las demás, buenas, y sintiendo la ida de usted yo
más que ninguna, pues a Dios le ofrezco los sentimientos de
mi corazón ahora, cuando ya no tiene remedio; así me pasa
siempre, siendo inútil proponer, porque de nada me sirve...» ,3é
Tres días después volvía sobre lo mismo: «Aún me duele el
corazón del viaje de usted por lo que yo le he dado que sufrir
y lo torpe que he estado en todo, aunque sin mala intención,
por lo cual espero que Dios nuestro Señor lo hará redundar
en mayor gloria suya y bien de la Congregación. Yo, por mi
parte, puedo asegurar a usted con toda verdad que ni recelo
de usted ni de nadie, ni desconfío, y que, si algo he dicho, es
porque me irrité y no me sé dominar; pero, pasado, no me queda sino pesar» 13T.
El año 1882 no acabó sin un gran consuelo. Hacía tiempo
que las fundadoras deseaban se les concediese la gracia de tener
el Santísimo expuesto algunas noches del año en la vigilia de
las festividades marcadas en los estatutos. Hasta entonces no
lo habían conseguido. El día 31 de diciembre recibían carta
del P. Mauro Planas, secretario general de los Benedictinos, a
quien últimamente le habían encargado la gestión del asunto
en Roma. «Tengo el gusto de incluirle el rescripto de concesión para otros cinco años. El Santo Padre, como usted verá,
les ha concedido el poder tener expuesto el Santísimo Sacramento seis veces al año, haciendo vela por la noche, escogiendo ustedes las festividades. Debo decirle que hubo alguna dificultad en concederle dicho privilegio. [•••] Repito, han sido
afortunadas...» 138.
135 Se refería a Isabel Porras, su sobrina, niña de siete u ocho años, que,
por ser huérfana de madre, las fundadoras habían llevado consigo desde muy
pequeñita para educarla.
136 Carta de 19 de julio de 1883.
187 Carta de 22 de julio de 1883.
" 8 Carta de 31 de diciembr- de 1882
Llevaban pidiendo incesantemente esta gracia al Señor «durante seis años. ¡Vaya si se sentían afortunadas!
Un relevo en la Nunciatura de Madrid
y nuevos pasos hacia la aprobación
El asunto de la aprobación pontificia, que había estado
detenido durante el año 1882, comenzó a activarse al empezar el nuevo año. En enero llegaba a España como nuncio
de Su Santidad Mons. Rampolla. No le era desconocida al
nuncio la Congregación, habiendo sido encargado de Negocios
de la Santa Sede en Madrid al tiempo de la fundación. Por
medio de Mons. Rampolla había enviado Pío I X una bendición al grupo de jóvenes que en 1877 se establecieron en la
capital después de una larga odisea.
Para el Instituto aún fue más transcendental la amistad
con el secretario de la Nunciatura, un joven sacerdote que se
llamaba Santiago Della Chiesa v que después sería el papa Benedicto X V ,39 .
La M. Sagrado Corazón advirtió lo favorable de Ja coyuntura, y no dejó pasar ocasión de activar el negocio, que, como
fundadora, juzgaba más importante. Inmediatamente comunicó al nuncio su deseo de ver aprobado el Instituto y su preocupación porque algunas personas habían enviado informaciones poco exactas acerca de su origen. Monseñor Rampolla
ordenó al auditor de la Nunciatura, Mons. Segna, que escribiese sobre todo ello al secretario de la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares. El auditor cumplió el encargo
no sólo con fidelidad, sino con cariño, y aprovechó para hacer
un elogio personal del Instituto: «La observancia de la vida
regular y la vida ejemplar de las religiosas [ . . . ] han hecho
que encuentre mucho favor cerca de las autoridades eclesiásticas». A esta carta, el secretario de la Sagrada Congregación
respondió instando a que fuesen enviados los informes que
habían sido pedidos casi dos años antes; en resumen, se vol139 En
1919, siendo ya papa, escribió una carta autógrafa a la M. General
(entonces M. María de la Purísima) en la que recordaba antiguos tiempos:
« . . . Con la presentación de mi persona hecha por el mismo nuncio apostólico,
durante mi estancia en Madrid bube de frecuentar bastante la casa del Obelisco
Escribió esta carta el 9 de junio, al acercarse el X X V aniversario de la
arrobación de las Constituciones
vía a investigar sobre el origen del Instituto y sobre su estado
en aquel momento respecto a disciplina, personal, economía, etc.; y se pedían también cartas de los obispos en cuyas
diócesis estuvieran establecidas las religiosas.
A pesar del enorme interés que las dos fundadoras tenían
por el asunto, la contestación a estas preguntas se retrasó algo.
La carta del secretario traía fecha de 27 de junio, y, cuando
llegó a Madrid, la M. Sagrado Corazón estaba en Andalucía
visitando las casas de Jerez y Córdoba. A su regreso, consciente de la importancia de lo que tenía que redactar, llamó a su
lado a la M. Pilar. El 29 de julio salía ésta de Jerez para
Madrid. El escrito les llevó, «sin más que el necesario descanso, cinco o seis días» 14°. Algo debieron de discrepar en el
asunto a juzgar por una carta de la M. Pilar a la M. María
de San Ignacio (ésta se encontraba en Córdoba): « . . . Creo
que el sábado o el lunes (día 4 ó 6 de agosto) seré en ésa,
porque el escrito que piden se entregará mañana al Sr. Nuncio.
Dios nuestro Señor lo encamine, que bien a pesar mío va;
pero el Padre lo manda, y en este caso S. R. es Dios; me
refiero al P. Cotanilla. Y o confío en el acto de obediencia,
en las oraciones de todas y en que en cuanto el Padre ha
puesto mano nos ha salido bien» 141.
Al parecer, a la M. Pilar le habían dicho que era demasiado pronto para pretender la aprobación. A la M. Sagrado
Corazón, en cambio, toda dilación se le hacía larga. Afortunadamente en este caso, el criterio del P. Cotanilla se impuso
a los recelos de la M. Pilar.
En otoño, el jesuíta hizo un viaje a Roma. « . . . El P. Cotanilla está en Roma; a mí me dijo que iba fuera, pero no a
dónde. Yo lo veo providencial para nuestras reglas, si se
interesa, como lo espero...», escribía la M. Sagrado Corazón
a su hermana m . A vuelta de correo contestaba ésta: <v... Aunque el Padre se acuerde de la Regla, se le debe recomendar,
y a mi parecer, si usted cree dará resultado, debía usted ver
a S. Erna, el cardenal Moreno y decirle escribiera carta al
Padre para que anduviera este asunto. [ . . . ] No deje usted
piedra por mover para esto; si me da tiempo, escribiré yo
140
141
142
M. MARÍA DEL PILAR, Relación sobre
Carta de 2 de agosto de 1883.
Carta de 7-8 de octubre de 1883
la fundación
de Jerez
p.20.
hoy también al Padre y la incluiré en ésta para que vaya con
la de usted...» 143 La M. Pilar había salido de su estado anterior, de duda, y ahora toda negociación le parecía carente
de dinamismo. «Hoy pensaba yo, y se va a comenzar el 12,
una novena a la Virgen del Pilar con este intento, poniendo
por intercesión, además del valimiento de la Señora, los trabajos que por ahora pasábamos hace siete años. Háganla ustedes
también, y a Córdoba avisaré para lo mismo, y ahí que se
empeñen esas justas e inocentes Hermanas» l44. Se refiere la
M. Pilar, al hablar de los trabajos de «hace siete años», a los
disgustos e incertidumbres de los primeros días de la fundación. Con este aire de cruzada, la M. Pilar ponía en pie de
oración a todo el Instituto. Ya no se acordaba de sus anteriores repugnancias y vacilaciones (y, con seguridad, tampoco
de que la M. Sagrado Corazón había tenido que vencerlas para
enviar a Roma las respuestas pedidas por la Sagrada Congregación).
Cuando el P. Cotanilla volvió de Roma recomendó a la
Madre que escribiera «una carta corta y sustancial» al P. Manuel Martínez, agustino, remitiéndole las respuestas para la
Sagrada Congregación de tal manera que él mismo las presentara, y personalmente escribiera, a su vez, «una carta suplicatoria corta y fervorosa» en la que se interesara y obligara a interesarse al cardenal prefecto. Añadía Cotanilla que,
por su parte, también él escribiría una recomendación, y todo
ello llegaría a Roma por la estafeta de la Nunciatura 145.
Así de complicado resultaba un proceso de aprobación.
Con razón se dijo aquello: de Roma, «todas las cosas suelen
tardar».
A mediados de diciembre de 1883 enviaba la Superiora
la documentación. Y ahora, de nuevo, no le quedaba sino
orar y esperar.
143
144
,4,¡
Carta de 10 de octubre de 1883.
Ibid.
Carta fechada en Madrid, 15 de diciembre de 1883.
CAPÍTULO
UNA IGLESIA
BIEN
III
CIMENTADA
EN
SINSABORES
«Un nuevo año tenemos a la vista...»
«... ¡Ojalá lo llene yo de más méritos que el pasado!;
pídalo usted, que medios me da nuestro Jesús».
El 2 de enero de 1884, la M. Sagrado Corazón escribía
las anteriores frases a D. José María Ibarra, el sacerdote que
la había dirigido en su juventud. Se presentaba un nuevo
año, y ella podía preguntarse qué le habría de traer: ¿la
aprobación de la Santa Sede o el decreto de alabanza? ¿Un
mayor desarrollo de las fundaciones ya realizadas, otras nuevas? Muchas cosas podían suceder en doce meses, si venían
tan densos como los del año anterior.
«No sabe usted cómo cobran fama nuestras escuelas, la
de Córdoba y la de aquí •—escribía la M. Pilar desde Jerez—.
Eso es lo que yo creo que está ahí mal [ . . . ] a ver si se
obra»
Era cierto: las escuelas peores eran las de Madrid,
y no por falta de interés por este apostolado, sino por la
extrema insuficiencia del local. Nadie lo experimentaba mejor que la M. Sagrado Corazón, y en su ánimo aparecía como
de primera necesidad la obra de ampliación a la que aludía
la M. Pilar en su carta. Da la impresión de que ambas estaban
fundamentalmente de acuerdo en este punto. Y, sin embargo, ¡cuánto sufrimiento costó el plan y su realización! Sin
duda alguna, la obra de Madrid, sobre todo la de la nueva
iglesia, fue uno de los asuntos que marcaron etapa en el proceso de deterioro de las relaciones entre las dos fundadoras.
La M. Sagrado Corazón partía de un planteamiento claro,
rectilíneo, en el que se conjuntaban la prudencia y la confianza en Dios:
« . . . E n vista de tantas vocaciones y más que, Dios mediante,
ha de haber, ¿no era preciso hacer un esfuerzo, por no caber
ya? [ . . . ] Se me ha ocurrido una cosa: como las fincas valen tan
Carta a la M. Sagrado Corazón, 27 de enero de 1884.
poco, es una temeridad venderlas; bueno, ¿por qué no hipotecamos las nuestras, las que parezca, y con lo que éstas y las de las
Hermanas den, que es seguro, pagamos el rédito con el Banco, y
así se hace la obra? [ . . . ] Yo creo que, si en Madrid viesen que
teníamos las cosas bien arregladas, entraban muchas. [ . . . ] Dios,
quizá, querrá un esfuerzo más y un acto mayor de confianza en
El; pues, si lo quiere, hagámoslo, que El verá de sacarnos, como
lo está haciendo siempre. Hoy en comunidad se va a comenzar
un novenario al Espíritu Santo. Usted piénselo también delante
de Dios. Esta pobre casa está abandonada y es la de más porvenir,
porque hay más elementos, pero tiene que entrar por los ojos» 2 .
Habitaban la casa del Obelisco en ese momento más de
treinta religiosas, cifra que aumentaba continuamente por estar allí el noviciado. Y no era sólo la incomodidad de las
Hermanas lo que preocupaba a la M. Sagrado Corazón; eso
era lo de menos 3 . Lo que lamentaba era aquella especie de
parálisis de las actividades apostólicas y la falta de una verdadera iglesia pública. El mismo cardenal Moreno les había dicho
que no les concedería la exposición del Santísimo a diario
hasta que tuvieran un templo mayor 4 . No había mayor acicate para que la M. Sagrado Corazón emprendiese la obra.
Ella, que a toda costa quería que «todos conozcan y amen»
a Jesucristo y que tanto deseaba «ponerlo a la adoración de
los pueblos» 5.
El desgraciado conflicto con un arquitecto
La M. Sagrado Corazón comenzó a dar los pasos necesarios para la obra. Consultó con uno de los arquitectos más
prestigiosos del momento: el marqués de Cubas. Este hizo
un estudio y presentó el presupuesto. Estaba muy habituado
a obras de este género y animaba mucho a emprender ésta;
según decía, otras había comenzado con menos medios económicos, y nunca se había visto obligado a suspenderlas. El
también confiaba en la Providencia.
Carta a su hermana, 7 de febrero de 1884.
En una ocasión dice la Madre que ha sido preciso desocupar para el noviciado la sala de recreación, que las Hermanas duermen en las buhardillas,
etcétera (carta a su hermana, 8 de marzo de 1884).
4 Hasta que se obtuvo la aprobación pontificia, el Instituto dependía del
obispo.
5 Frases muy significativas, escogidas de sus escritos espirituales
(Ejercicios
del año 1890), y que expresan el sentido de la vocación del Instituto.
2
3
Por desgracia para Cubas y para el proyecto, la M. Pilar
receló de ambos desde el primer momento. En carta del 21 de
marzo proponía a la M. Sagrado Corazón otro plan, con una
explicación tan minuciosa como complicada. En líneas generales, su idea se basaba en el deseo de economizar recursos.
Entre los detalles del proyecto se incluía por necesidad utilizar al arquitecto como si fuera un simple maestro de obras;
¡y se trataba de un profesional de fama! «Sigan ustedes mi
idea, que la tengo muy pensada, y dará un buen resultado;
en cosa grande no nos debemos meter, aunque tuviéramos,
tan a los principios, porque más valen fundaciones; y esta
capilla, como digo, si bien no sea de un gusto artístico, que
a nosotros nada nos importa, ni a la generalidad de las per
sonas que no lo entienden, sería preciosa, ideal».
Comprendiendo que sería muy difícil vencer la oposición
de la M. Pilar, la M. Sagrado Corazón había consultado a
otras personas en cuanto tuvo conocimiento de ella. «Adjunto
es un presupuesto de un arquitecto de conciencia recomendado por los Padres y muy querido de ellos, como hermano
que es del P. Rabanal. ¡Mire usted qué disparate! » Así escribía a su hermana, explicándole a continuación cómo este
segundo proyecto era bastante más caro que el de Cubas
Unos días después, acusando recibo de la que le había escrito
la M. Pilar el día 21: «Llamé a Cubas, y dije, habiéndome
enterado ayer muy bien, su plan de usted sobre la obra, y dijo
que esto no tenía hechura, de muy buenas. Le pregunté la
parte de la fachada hasta la iglesia cuánto importaría, y me
dijo que unos 6 a 7.000 duros. Esto pienso que se haga, y
Dios dará más para el resto, no lo dude usted. El P. Cotanilla
me dijo el miércoles que pensaba querría la condesa de Torreanaz darnos 3.000 duros para las escuelas, sin intervención
suya más que visitarlas alguna vez; si es así, yo accedo» 1 .
La M. Pilar, por su parte, insistía: «... Temblando estoy
con que se enreden ustedes con Cubas». «Temblando»: temiendo siempre que su hermana se dejara engañar, o al menos
que emprendiese negocios disparatados o muy difíciles. «Cubas no quiere más que adquirir fama, y es propio de su arte
[ . . . ] , pero nosotros no estamos hoy en ese caso, es decir, de
" Carta de 15 de marzo de 1884.
Carta de 24 de marzo de 1884.
cooperar a ese brillo; si este señor no quiere, otro que sea
más a lo pobre» 8 .
(Fue una pena —aparte de la poca comprensión que mostró con su hermana en este asunto— que la M. Pilar valorara
tan escasamente el arte, del que habla en términos que hieren
la cultura. Lo único que puede decirse en su descargo es que
los estilos artísticos de la arquitectura de ese tiempo eran tan
poco origínales, tan decadentes, que la iglesia de Madrid perdió poco con ellos...)
A primeros de abril ocurrió lo peor. El marqués de Cubas, enterado de que se le habían mostrado sus planos al arquitecto Rabanal, se disgustó seriamente. Todavía el P. Cotanilla y el cardenal Moreno intentaron explicarle que la M. Sagrado Corazón había obrado con total buena fe, sin que su
conversación con Rabanal supusiera desconfianza con el primer arquitecto. La realidad es que Cubas no volvió a dirigirles
la palabra; indudablemente, tenía motivos para sentirse molesto.
Lo que no podía imaginar la M. Sagrado Corazón —mucho
menos su hermana— era la transcendencia que había de tener
aquel disgusto. Tan poca conciencia tenía de este peligro la
M. Pilar, que se alegró incluso del sesgo que tomaba el asunto:
«... Me alegro que Cubas esté picado [ . . . ] y desde que usted
me llama quisiera estar yo ahí, porque tiemblo metan a ustedes donde no podamos salir». Con la carta a que pertenecen estas frases, contestaba el 10 de mayo a la invitación que
la M. Sagrado Corazón le hacía para ir a Madrid: «Si pudiera
usted venir, me alegraría, y, a la vez, quizá convendría hacer
una visita al P. Rodeles para tantear una fundación...» 9 .
Todo encomio es parco al comentar la paciencia que aquí
derrochó la superiora del Instituto. La M. Pilar quería, ante
todo, economizar; si hubiera intentado comprender el punto
de vista no sólo de su hermana, sino del P. Cotanilla y de
aquellos señores de Madrid... En seguida empezaron a conocerse las consecuencias de aquella imprudencia, en la que, contra su voluntad, la M. Sagrado Corazón se vio comprometida;
falta de tacto que tampoco puede cargarse del todo a la M. Pilar, porque, como explica la Madre en una carta, bastante debe
.,
* Carta a su hermana, de 28 de marzo de 1884
Carta de 5 de mayo de 1884
achacarse a una indiscreción del arquitecto Rabanal. «La cuestión de Cubas ha tenido los mismos resultados que todos los
asuntos nuestros de importancia. Yo estoy tranquila por la
inocencia de mi obrar. Como siempre, los conjuntos a nosotras han sentido los malos efectos» 10. El «conjunto» principal
fue el P. Cotanilla, que tuvo que sufrir «muchos desaires, no
sólo de Cubas, sino también del Señor Obispo de Avila» 11. «Yo
también fui a ver [al obispo] dos veces, y, estando S. E. allí
v pasándome a la sala y todo la primera vez, así que se enteró
que era yo, me mandó decir que no podía recibirme. Al día
siguiente fui porque me lo indicaron, y por poco me echan a
empujones. [ . . . ] Todo lo ha promovido, sin malicia, el Sr. Rabanal, hermano del Padre del mismo apellido: Dios se lo
pague; y, después de todo, quizá se crea él también ofendido.
Como no he tenido culpa [ . . . ] , estoy más animada a sacar
aún más fuerzas de flaqueza para poder hacer la obra» 12.
No era fácil abatir el ánimo de la M. Sagrado Corazón.
Y tal vez fuera precisamente por lo que dice en esta carta;
porque estaba siempre convencida de que la mejor fuente de
energía es la propia debilidad; y así, siempre lograba «sacar
fuerzas de flaqueza»
Una carta programática
Las preocupaciones de la obra de Madrid no llenaban totalmente la capacidad de atención y dedicación de las fundadoras. Trabajaron en el desenvolvimiento del Instituto especialmente en los negocios directamente encomendados a cada
una de ellas. Pero la M. Sagrado Corazón no perdió en ningún
momento la conciencia de su especial responsabilidad, ante
Dios y ante el Instituto, de todas las religiosas que formaban
parte de éste. Una carta escrita en 1884 es la mejor prueba
de ello. Va dirigida a la comunidad de Córdoba, entonces sin
superiora —la M. Pilar se encontraba en Jerez—, pero su
contenido podría interesar a cualquiera de las Hermanas. La
comunicación frecuente de éstas con la M. Sagrado Corazón
Carta de 16 de mayo de 1884.
El obispo Mons. Sancha era gran amigo del arquitecto v sintió comí
propia la ofensa que, según ellos, se había hecho a éste
" Carta citada
10
11
explica que la Madre estuviera siempre en deuda con alguna
de ellas y, a veces, con casi todas. En esta situación se debía
de encontrar al empezar el año 1884:
«No puedo sufrir ya tan largo silencio, pero no lo culpen a
olvido, y mucho menos a disminución de cariño, porque no es así;
sí a las muchas ocupaciones que me rodean, como ustedes comprenderán cuando les pasen esas tentacioncillas que no les dejarán de venir. ¿Es verdad? Ni horas se pasan, quizás, que no ías
recuerde, y muchas que no me pare a pensar en todas ustedes y
en las de esa casa, y le digo al Señor: 'A todas, Señor, les he
puesto el velo de consagración a Vos y he hecho cuanto he podido
para que os conozcan y sirvan con el mayor fervor y alegría de su
corazón. ¿Me haréis la gracia de que todas hayan sido inscritas en
tu divino Corazón y después te gocen por una eternidad?' A mí
me parece que me contesta afirmativamente por las pruebas,
que es el camino más seguro».
Podía pensar, al llegar a este punto, en las providencias
especiales que Dios había tenido con aquel grupo de Hermanas que la habían seguido a través de su peregrinación en los
primeros años del Instituto. Si su mayor empeño era que
todos los hombres «conozcan y amen» a Cristo, con mucha
mayor razón se había entregado a esta misión con las personas más cercanas a ella, con las propias religiosas. «Servid al
Señor con alegría», ¿no había sido el gozo una de las notas
distintivas de la comunidad ya desde los días de Madrid? Luego recordaría las gracias especialísimas, que hacían de cada
hermana una maravilla del amor de Dios —«pregúntele a
Jesús con qué le podrá pagar tantos beneficios»; «lo que sí
es malo, muy malo [ . . . ] , es que se apene y crea que Dios no
la quiere»—. Y no podía menos de tener en el recuerdo a las
dos que habían llegado ya a la meta de su vida, una de ellas
en la misma casa de Córdoba. Grabadas todas a fuego en el
Corazón de Jesucristo, estas últimas gozaban ya de El por toda
la eternidad.
;
voo:
«¡Qué gozo debemos tener, queridas Hermanas mías, de tener
contento a nuestro buen Dios, y que quiera morar entre nosotras,
y que nosotras seamos medio para que otros le contenten!
Pero, aunque seamos pequeñas, muy pequeñas (porque sí, lo
somos, y, si alguna de nuestra Congregación se tuviera por algo.
era digna de ser encerrada por loca,), nuestras aspiraciones, apoyadas en Dios, han de ser muy grandes, no en cosas ruidosas,
por lo mismo que somos tan chicas; en las virtudes pequeñas, ahí,
en lo chico, imitando a Jesús. María v José»,
Había experimentado, en la historia del Instituto y en la
propia persona, la impotencia, la radical incapacidad para conducir sus vidas por caminos humanamente seguros, prudentemente trazados de antemano. Pero no sentía sólo la impotencia —imposibilidad de actuar con las propias fuerzas—, sino
también la pequeñez, la humildad del propio ser. Este sentimiento había de acompañar a la M. Sagrado Corazón a lo largo de toda su vida. «Pequeñas». «Si alguna de nuestra Congregación se tuviera por algo, era digna de ser encerrada por
loca». ¡Les había ayudado tanto la vida, la pobreza y la inseguridad de su vida a considerarse pobres, gente de poca apariencia! Pero tenían un tesoro mayor que todas las riquezas:
su unidad. En cierto sentido, todas ellas eran primeras piedras del edificio; esas piedras que, según la expresión de San
Agustín, «no se convierten en casa de Dios sino cuando se
ensamblan por la caridad»
«Ahora, queridas mías, que aún estamos en los cimientos, ahondémoslos bien, que los vendavales que después vengan no derriben el edificio, y todas a una para que no quede por ningún lado
rendija al diablo por donde pueda meter la uña de la desunión;
todas unidas en todo, como los dedos de la mano, y así saldremos
con cuanto queramos, porque a Dios nuestro Señor tenemos por
nuestro».
De nuevo la parábola del constructor sabio. Dios había
preparado el edificio, las había reunido a todas; pero de ellas
dependía el conservarlo. Pensaba, sin duda alguna, en los
«vendavales» que supone cualquier vida humana. ¿Acaso vislumbraba otros? De todas formas, a la unión fraterna de aquella comunidad, a la unión de los miembros del Instituto, confiaba la fuerza que haría posible al edificio mantenerse en pie.
Hasta el momento, año 1884, podía sentirse contenta. En
Córdoba, como en Jerez, como en Madrid, «se iba saliendo
con todo», tenían por suyo al Señor.
Hacia el final de la carta, el párrafo más solemne, nacido
13 San Agustín aplica estas palabras a la Iglesia:
«Al acceder a la fe [los
creyentes] es como si se extranjeran de los montes y de las selvas las piedras
y los troncos; y, cuando reciben la catequesis y el bautismo, es como si fueran
tallándose, alineándose y nivelándose por manos de los artífices y carpinteros,
Pero no se convierten en casa de Dios sino cuando se ensamblan por la caridad.
Nadie entraría en esta casa si las piedras y los maderos no estuviesen unidos y
compactos con un determinado orden, si no estuviesen bien trabados y si la
unión entre ellos no fuera tan íntima que en cierto modo puede decirse que se
aman » (Sermón 33í- PL 38,1472).
de una experiencia muy honda y glosado en los escritos de
la M. Sagrado Corazón —y más todavía en su vida— infinidad de veces:
«Démosle todo, todo el corazón a Dios; no le quitemos nada,
que es muy chico y El es muy grande; y no arrugado, sino rollizo, lleno todo de amor suyo y nada del nuestro propio. Acrecentemos el celo de las almas; pero no por ocho o por diez, sino
por millones, de millones, porque el corazón de una Reparadora 14
no debe circunscribirse a un número determinado, sino al mundo
entero, que todos son hijos del Corazón de nuestro buen Jesús
y todos le han costado su sangre toda, que es muy preciosa para
dejar perder ni una sola gota».
Todas las palabras, todos los encarecimientos, le parecieron poco para expresar a las Hermanas la grandeza de la vocación; de esa especial incorporación al misterio redentor de
Cristo, con su universalidad —«acrecentemos el celo de las
almas... por millones de millones»— y con el amor que le había
llevado hasta el dolor de la cruz. Empleó aquí un lenguaje,
unas comparaciones que podrían parecer en contradicción con
la anterior exhortación a que todas las de la Congregación se
considerasen pequeñas; o locas... Pero no. También había
dicho que «nuestras aspiraciones, apoyadas en Dios, han de
ser muy grandes»; ahora lo explicaba más: a la medida del
mundo. Todo, todo: la palabra más repetida en el párrafo.
Y corazón: porque para hacer algo por Dios, mejor dicho,
para dejar que Dios haga algo en el hombre, es preciso abrir
de par en par lo más hondo del ser. Y Corazón, con mayúscula; es decir, el amor del que entregó hasta la última gota de
sangre por todos los hombres para reunir a los hijos de Dios
dispersos (cf. Jn 11,52).
La M. Sagrado Corazón fue consciente de que en ese escrito había expresado algunas de sus más íntimas aspiraciones.
Hacia el final, como queriendo quitar solemnidad a aquella
especie de carta programática, les decía: «Miren si les escribo
un medio sermón»... Y añadía: «pues aún me queda, pero
me parece que ya es bastante para recordar todo lo que en el
tiempo del noviciado han oído con tanta frecuencia. ¿No es
verdad?»
La carta o el «medio sermón» llegó a Córdoba, donde la
14 El Instituto aún mantenía el nombre de «Reparadoras del Sagrado
G>
razón».
guardaron «como un tesoro». Mejor dicho, conscientes de su
valor, quisieron extender a la otra casa de Andalucía la alegría
de leerla y rumiarla. «¡Cuánto gusto hemos tenido con la
carta de usted y qué bien ha hecho a nuestras almas! Las Hermanas están locas de contentas desde que la recibimos; todas la están copiando. [ . . . ] Pienso mandar una copia a Jerez» 15. Decía estas palabras la M. María de San Ignacio, que
estaba al frente de la comunidad de Córdoba. No sabía ella,
ni probablemente la misma autora de la carta, hasta qué punto
iba a transcender a otras comunidades, a otros tiempos. Las
Esclavas hasta este momento han repetido por activa y por
pasiva, en la oración silenciosa y comunitaria, en escritos más
o menos doctos y en expansiones familiares, las ideas principales en su expresión literal. «Todas unidas en todo como
los dedos de la mano». «Démosle todo, todo el corazón a
Dios». «Acrecentemos el celo de las almas por millones de
millones...» Y siempre se ha recordado, como grave amonestación con la que es difícil ser consecuente en todo momento,
una de sus frases: «Si alguna de nuestra Congregación se tuviera por algo, era digna de ser encerrada por loca...»
Otro arquitecto y otros planos
Los planos de la obra de Madrid acabaron de llenar el
1884. Roto el compromiso con Cubas, la M. Sagrado Corazón
empezó a buscar otro arquitecto que se aviniera a las condiciones de sencillez y economía. Para hacerse una idea visitó
el colegio de los jesuítas de Chamartín. «El colegio es hermosísimo; la iglesia, muy bonita, pero sencilla, y les ha costado bien y no tienen sus obras asomo con las que hacen los
buenos arquitectos» 16. Estas palabras revelan que, si bien la
Madre era capaz de avenirse, por deseo de conciliar, a los
criterios ajenos, no por eso renunciaba fácilmente a los suyos
propios. Siempre recordaría a Cubas, un arquitecto que, según el sentir general, era cotizado como un profesional eficiente y hombre de buen gusto. «Aún no ha vuelto el que nos
recomendó Carnana. Yo no sé qué pensar; parece que el de15
1I!
Carta de la M. María de San Ignacio, 22 de enero de 1884
Carta a su hermana. 24 de mavo de 1884,
monio no quiere que se haga la obra, porque todo son obstáculos, y cuanto más afán hay en hacerla, más inconvenientes
se encuentran; o quizá que no sea voluntad de Dios; yo no
sé» 17. La M. Pilar, ya tranquila por haberse quitado la preocupación del arquitecto famoso y sus posibles exigencias económicas, veía el asunto con esperanza: «El que tengan contradicción las obras no es señal de que Dios las repruebe [ . . . ] ,
y ésa no es nada sospechosa, por lo necesaria que es; sólo que
nos acomodemos no a lo que otros hacen, sino a lo que nosotros podemos» 1S.
A finales de mayo, la obra estaba encomendada al arquitecto D. José Aguilar. «Aún no han traído los nuevos planos.
No se asuste usted, que no la meto en ningún berenjenal,
como teme —contestaba la M. Sagrado Corazón a la M. Pilar,
repitiendo, en sentido contrario, las palabras de su hermana—. Hay opiniones respecto a la fachada de la iglesia; unos
dicen que la tenga, otros que no, entre ellos el P. Cotanilla;
y a usted, ¿qué le parece?» 19
<«Ya ha comenzado el derribo de la obra. El arquitecto aún
no ha presentado los planos, porque está fuera hasta el día de
San Juan. Como hay tan poco terreno y es preciso distribuirlo
bien y en todo lo que se necesita, si no fuese usted muy necesaria ahí, me alegraría que viniese para que diera su parecer
y sobre el mismo terreno se echasen las cuentas» 20. La verdad es que no dio un paso sin comunicárselo antes a su hermana. A vuelta de correo contestaba ésta: «Quiero ir a ésa,
según usted propone, y le suplico suspendan el definitivo arreglo, que pienso se haría mejor estando yo ahí y dando mis razones...» 2 1 También es evidente que la M. Pilar se consideraba imprescindible en materia de obras y de intereses económicos.
Las dos hermanas se reunieron en Madrid en los primeros
días de julio. Allí pudo ver la M. Pilar los planos del arquitecto y conocer de cerca las previsiones de su hermana. Hablando, la M. Sagrado Corazón diría, más o menos, lo que había escrito unos días antes: «Yo tengo muchísima esperanza
11
18
19
20
v
Ibid.
Carta
Carta
Carta
Carla
a la M. Sagrado Corazón, 25 de mavu de 1884
de 5 de junio de 1884.
a la M. Pilar, 22 de junio de 1884
de 25 de iunio de 1884
en que Dios nuestro Señor ha de dar lo bastante para hacer
toda la obra, que es de absoluta necesidad. Verá usted mis
cuentas: los 4.000 duros de Ramón, o sea 5.000, porque los
4 eran de Antonio; 10.000 de Joaquina [ . . . ] , 6.000 de Remedios y otros 6.000 de su hermana. Y lo demás Dios lo
dará [ . . . ] ; los religiosos debemos vivir con una poquita de
fe...» 2 2 Así eran sus proyectos; no rechazaba cálculos prudentes, pero por encima de todos ellos confiaba en Dios. Sabía por experiencia que los recursos parecen multiplicarse
cuando interesa realmente algún plan.
La muerte de un gran protector
El año 1884 trajo una gran pérdida para el Instituto: la
del cardenal-arzobispo de Toledo, constante protector del Instituto. Moría Juan de la Cruz Ignacio Moreno el día 28 de
agosto. No hay que explicar la consternación de las fundadoras y aun de las demás religiosas. Las que formaron el núcleo
primitivo de la Congregación lo conocían muy especialmente.
Su autoridad, su prestigio en la Iglesia española, significaban
menos que la bondad que siempre había dispensado a aquellas religiosas, para las cuales, en momentos de total oscuridad e incertidumbre, había sido providencial. La M. Sagrado
Corazón dispuso funerales solemnes en las tres casas del Instituto. En la de Madrid, la campana dobló durante nueve días
seguidos, relevándose por turno las novicias. (Era una auténtica exageración, pero la Madre pensaba que toda manifestación de pesar era pequeña para lo que se sentía en la casa la
muerte del cardenal; y además... la campana era tan insignificante, que no fue capaz de echar al aire sonidos muy lúgubres...) «La muerte del cardenal me afecta en extremo —escribió en seguida la M. Pilar—. Dios nos dé un buen sustituto,
que por esa casa [de Madrid] es más interesante que por ninguna. ¿Será el P. Zeferino? A pesar de estar de buenas, yo no
lo quisiera; mas dejémoslo a Dios» 2 \
¡Fue Fr. Ceferino el nuevo cardenal de Toledo! En realidad era lo mejor que podía sucederles, porque con los trámi22
23
Carta a su hermana, 27 de junio de 1884
Carta a su hermana, 31 de agosto de 1884
tes de la aprobación pontificia de nuevo se estaban aireando
las ya añejas cuestiones del origen del Instituto. Si había alguien bien informado del asunto, era el antiguo obispo de
Córdoba..., que, aunque un poco adusto y sin acabar de mudar en algunos aspectos criterios que contrastaban con los de
las fundadoras, era un santo varón y un amigo fiel. Era providencia de Dios —juicio inescrutable— que su nombre fuera
unido al de aquel Instituto que, involuntariamente, tantos quebraderos de cabeza le proporcionó.
De todas formas, el nuevo cardenal no permanecería mucho
tiempo en Toledo; volvería en seguida a Sevilla. Y , además,
en 1885 era erigida la diócesis de Madrid-Alcalá, cuyo primer
obispo fue D. Narciso Martínez Izquierdo.
Otras cosas había en que pensar por ese tiempo. La M. Sagrado Corazón dejó por entonces la dirección del noviciado en
manos de la M. Purísima. «Me va muy bien con los nuevos
cargos. La Javier es una prenda, y lo mismo la Salvador. Ahora lo que es preciso es, de vez en cuando, hablarle yo a las
novicias, porque Purísima es algo tirante, aunque ellas están
contentas...» La maestra que habían designado les había parecido un tanto envarada desde el principio —«¡qué discreta
es!, pero aún tiesa; esto no es fácil que se le quite» 24 —, pero
tanto la M. Sagrado Corazón como la M. Pilar hicieron de ella
un juicio de conjunto muy favorable.
También preocupaba a la Madre la situación de Jerez y
Córdoba, casas sin superiora fija, porque de ambas comunidades estaba encargada la M. Pilar. En Jerez, además, estaban
pendientes de que el cardenal les cediera la iglesia de la Trinidad. «¿Y la iglesia? A mí no me gusta trato, pero quizá convendría no estuviesen tan retraídas con algunos eclesiásticos
respetables. [ . . . ] A usted la conozco yo, que se fija en un
Padre y no se atiende a otro...» 2 5 Finísima observación, muy
ajustada a la realidad. La M. Pilar se fiaba ciegamente de Ja
dirección del P. Cermeño en todos los asuntos de la casa y
había en la ciudad eclesiásticos, incluso otros jesuítas, a los
que molestaba tal exclusivismo. Esta situación se complicó
n
Carra de la M. Sagrado Corazón a su heimana, 15 de mayo de 1882.
Caria de Li M Sagrado Corazón a su hermana, 11 de junio de 1884
cuando el P. Cermeño fue destinado al Puerto de Santa María,
porque la M. Pilar tuvo que desplazarse algunas veces a esta
población para hacerle sus consultas. Con gran suavidad le advirtió entonces la M. Sagrado Corazón que había quien se extrañaba de estos viajes, por más que no hubiera motivo real
para escándalo de ninguna clase. «No es verdad que voy mucho al Puerto, sino poco...», le contestó la M. Pilar 2 6 ; y en
otra ocasión le recordaba lo que ambas habían tenido que sufrir en su juventud por la maledicencia a cuenta del párroco de
Pedro Abad D. José María Ibarra. «¿Qué hacíamos nosotros
reprensible con dicho señor? Y , sin embargo, ¿podíamos vivir?» 27 No dejaba de tener razón la M. Pilar, aunque también
era muy prudente el aviso de su hermana; y, sobre todo, dado
con extraordinaria suavidad.
Ayudando «a hacer a Dios su casa»
La primera piedra de la iglesia de Madrid se colocó en
otoño. «Por Dios, que no haya boato para poner la piedra; a
mí me repugna eso muchísimo»; la M. Pilar no dejaba de recomendar lo que era en ella una especie de obsesión 28 , «i... Póngase con oraciones, eso sí; todas en el momento que oren, y
avise usted el día, y, si puede ser, la hora, a la casa de Córdoba y a esta [de Jerez] para unirnos en lo mismo, a ver si
se acaba sin interrupción». Al parecer, no las tenía todas consigo, a pesar de interesarse por la obra. «No se apure usted
por el dinero —le repetía en respuesta con unas u otras palabras, la M. Sagrado Corazón—, que Dios nos ha de dar cuantos se necesiten moderadamente; esto no quita que con cuidado prudente se vaya aprontando» 29.
Muchas oraciones habían encargado, pero no sólo con ellas
había de colaborar la comunidad en la construcción. «Cuando
se comenzó la obra de la iglesia —cuenta una de las cronistas
de aquella época—, nos animó la M. Sagrado Corazón a trabajar en ella, para ayudar con nuestras propias manos a hacer
a Dios su casa y para ahorrar jornales. Todas acudimos con26
27
28
29
Carta
Carta
Carta
Carta
de 13 de junio de 1884.
de 14 de marzo de 1884.
a su hermana, 12 de septiembre de 1884
de 22 de noviembre de 1884.
ternísimas. Después de cenar y apenas amanecía echábamos
manos. Las Hermanas bajando a la fosa, donde sacaban los
cimientos, removían la tierra. Las Madres y novicias, todas,
quién llevaba las espuertas, quién guiaba los carritos con arena, etc., y todo en un profundo silencio para que nadie nos
oyera a través de la valla. No quiero callar [ . . . ] que, admirados los obreros del adelanto, hubieron de declarar que, siendo
la obra por medición, la ventaja era para ellos» 30.
Amasada con fatigas y sudores, la iglesia de Madrid había
de contar también con esta historia poética, que evoca a San
Francisco de Asís y a sus compañeros cuando se afanaban por
reconstruir el templo de San Damián.
30
MARÍA DEL CARMEN ARANDA, Historia
de la M Sagrado
Corazón
X p 10-11.
CAPÍTULO
LEVANTANDO
IV
MUROS Y ECHANDO
CIMIENTOS
NUEVOS
Los afanes de 1885
El interés imponderable de Mons. Della Chiesa fue el factor más importante para que, al acabar el 1885, el asunto de
la aprobación pontificia estuviera prácticamente resuelto. El
Instituto puede estar bien agradecido al que fue Benedicto XV.
Desde el comienzo del año, al mismo tiempo que se desarrollaban otros proyectos que reclamaban una atención constante, salió de nuevo a primer plano la cuestión de Roma. En
enero se les notificaba que la Sociedad de María Reparadora
había hecho otro recurso a la Sagrada Congregación pidiendo
que las «Reparadoras españolas» cambiaran el nombre de su
Instituto, que se prestaba a confusión con el de las primeras.
Resulta curioso que la Santa Sede tuviera tan en cuenta la
cuestión de las denominaciones de los Institutos, pero era una
realidad en esta época. Y ciertamente en este punto el empeño
resultó fracasado, pues por cada Congregación que cambiaba
de nombre intentando no repetir el de otra anterior, surgían
cuatro o cinco, que fatalmente incidían en denominaciones
idénticas o muy parecidas. Para convencerse de ello no hay
más que consultar el Anuario Pontificio o cualquier guía de
Institutos religiosos. La Congregación fundada por las dos hermanas Porras había de ser de las que se verían obligadas al
cambio. Ellas lo aceptarían con toda docilidad, pero en este
caso no tan indiferentes como cuando mudaron de hábito. En
el nombre veían reflejado algo de su misma vocación. Así lo
entendían también quienes les aconsejaban, como el P. Cotanilla y el mismo secretario de la Nunciatura, Mons. Della
Chiesa.
El año 1885 resultaría muy denso, casi agotador, con estos trámites, unidos a las preocupaciones que trajo consigo la
construcción de la iglesia de Madrid y dos nuevas fundaciones:
Zaragoza y Bilbao. Cada uno de estos asuntos era en sí mismo
una empresa trabajosa; pero sumados, interfiriéndose unos
con otros y teñidos todos del color penitencial que imponían
las dificultades de comprensión entre las fundadoras, supusieron para la M. Sagrado Corazón un no pequeño ensayo del
viacrucis que pronto tendría que recorrer.
Unos muros que suben entre pesares
El nuevo arquitecto de la iglesia de Madrid iba llevando
adelante su proyecto en medio de dificultades. También es
verdad que su forma de dirigir la obra probaba la paciencia.
«Con D. José Aguilar también faltan fuerzas; la obra sale
más cara que con Cubas. No puede figurarse qué posma es y
me parece que se tira muchísimo dinero, porque, como tiene
esa calma, no se levanta al ver que los hombres no hacen
nada y se gasta sin compasión», escribía la M. Sagrado Corazón a su hermana Días después le decía que había «cortado
los vuelos de D. José» y le había hecho admitir que la fachada había de ser de ladrillo ordinario, más económico que el
proyectado por el arquitecto. «Ahora es cuando se va a comenzar en forma, porque hay que cubrir la iglesia para junio;
yo confío que Dios nos ayudará, sin dudar» 2.
La Madre, que veía progresar una obra en la que ponía
gran ilusión, veía muy natural la necesidad de dinero, y también que el presupuesto inicial se incrementara al paso de los
meses. La M. Pilar, que puso en duda desde el principio la
oportunidad de construir una iglesia grande, desde lejos veía
aumentar los gastos con un disgusto creciente. Aquella obra
les iba a costar amarguras verdaderas a las dos. El estado de
ánimo de ambas influyó fuertemente en el desarrollo de los
acontecimientos. En la M. Sagrado Corazón su actitud podría
sintetizarse diciendo que ante el proyecto era entusiasta, optimista y confiada; la M. Pilar, por el contrario, bastante escéptica, pesimista y recelosa. La M. Sagrado Corazón era la superiora, pero apenas pudo poner en práctica su idea y además
; 24-25 de febrero de 1885.
Carta de 1 ° de mar/o de 1885
conservó todo el tiempo el deseo de ceder por la paz. La M. Pilar era subdita de su hermana, pero tenía encomendada la administración del Instituto y de hecho debía negociar la adquisición del dinero para la obra; era, por tanto, una subdita un
tanto especial, que, desde luego, mantuvo con terquedad su
posición frente a unos gastos que juzgaba excesivos.
En líneas generales, éstos fueron los términos del conflicto. Los detalles del mismo nos llevarían a relatar prolijas discusiones y razonamientos más o menos objetivos. Por parte
de la M. Pilar no faltaron expresiones de arrepentimiento sincero, con las que procuraba compensar frecuentes intemperancias: «Yo no puedo olvidar, con un pesar muy grande, mi
comportamiento con usted y aun con esas pobres Hermanas,
a las cuales no he dado ningún gusto; mas bien sabe el Señor
cuán de otro modo es mi sentir, sino que es una tentación, y
yo no resisto a ella» 3 . «Yo temo que, si Dios no nos protege
más, es por mis faltas; ¡y luego dicen que soy necesaria a la
Congregación!» 4 Se trataba, en definitiva, de algo tan complicado como suele ser toda situación de no entendimiento entre los hombres. La incomprensión, que es el peor martirio de
los seres humanos, se agudiza cuando actúa dividiendo a personas que se quieren, que están sinceramente unidas por un
ideal; y el ideal en este caso era compartido por personas entroncadas en la mismísima comunidad de la sangre...
En los primeros días de marzo, la M. Sagrado Corazón escribía a su hermana pidiéndole una cantidad necesaria para
continuar la obra: «Como usted comprenderá, ahora es cuando más se ha de necesitar aquí, porque ya se acabó lo más pesado, y ahora ha de volar la obra si se ha de seguir». Y , como
previendo la impresión que a la M. Pilar podría hacerle esta
petición, añadía: «Ahora todo son penas, después todo serán
alegrías, porque el Señor nos lo va a dar por junto; yo lo
cuento como seguro» 5. Como medio práctico de afrontar la
situación sugería el tomar dinero a rédito.
La respuesta no se hizo esperar: «La de usted de anoche
me ha afligido mucho, porque veo sus ánimos y nuestra miseria, que usted no conoce, porque no está en la cuerda de los
8
4
5
Carta a su hermana. 23 de enero de 1885.
Carta de 24 de enero de 1885.
Carta de 8-9 de marzo de 1885.
gastos». La M. Pilar opinaba que podrían gastarse unos cinco
o seis mil duros; pasada esta cantidad, habría que detener la
obra. Y añadía una serie de consideraciones que claramente
muestran lo diamantino de su posición y el convencimiento
con que juzgaba desacertado el criterio de su hermana. «Yo
tengo tanto empeño como usted por esa obra, pero hasta donde se juzgue prudente. [ . . . ] Dios no puede bendecir los desaciertos, ni la Providencia es cometer imprudencias». Y como
tal imprudencia y hasta temeridad calificaba la idea de tomar
dinero a interés. «No se disguste usted, que yo escribo así
para que conozca usted la situación» 6 .
Por más que la M. Sagrado Corazón basara sus cálculos
en la Providencia, como persona reflexiva que era tenía sus
razones para defender una idea; advertir que se la tachaba de
inconsciente o ilusa era para ella una experiencia dolorosa viniera de donde viniera. Intentó explicarse. «No me causa disgusto que escriba usted como quiera, pero sí siento que crea
usted que no echamos cuentas», contestaba tres días después7
exponiendo sus planes y el dinero con que creía poderlos realizar. «Usted —decía a la M. Pilar— se apura como yo, sin
razón, pues hasta esta hora sólo hay motivo de darle gracias
sin parar a nuestro Señor, porque parece que se anticipa a
nuestros deseos». Reconocía que no andaban precisamente sobradas de dinero, pero que a esto habían colaborado los gastos
necesarios hechos por la misma M. Pilar en las casas de Córdoba y de Jerez.
Esto era cierto, como también lo era, en general, una penuria económica, a pesar de que la Congregación contaba con
bienes raíces difícilmente enajenables. En cierto sentido, los
temores de la M. Pilar tenían su fundamento, como lo tenía,
igualmente, el reproche de la M. Sagrado Corazón; si su hermana hubiera creído la obra de Madrid tan necesaria como las
de Córdoba o Jerez, con seguridad hubiera encontrado la forma de allegar recursos. Había en la M. Pilar una repulsa básica al proyecto; sus razonamientos —no todos desechables—
resultaban siempre teñidos de esa actitud fundamental, y es
muy difícil determinar en ellos hasta dónde llegaba el convencimiento y dónde empezaba la pasión.
6
7
(jaita de 11 de nurro de 1885.
Carta del 13-14 de abril de 1885,
Lo que contestó a las explicaciones de la M. Sagrado Corazón puede ilustrar bastante lo que acabamos de decir. Sentía
que su hermana se aferrara de tal modo a su propio criterio
-—y en realidad no había habido tal aferramiento, porque
la M. Sagrado Corazón, después de dar sus razones, se mostraba dispuesta a detener la obra—. «Yo no quisiera hablar
tan duramente, pero veo que es preciso, y me espanta (créalo
usted) que usted, a quien yo concedo virtud (mientras yo no
tengo ninguna), tenga tan poca conformidad y resignación» 8 .
Eran palabras duras para ser dichas a cualquier persona; eran,
además, palabras desconsideradas para una superiora. Hay que
tener en cuenta, sin embargo, que son expresiones cruzadas
entre dos hermanas y que la confianza las suaviza considerablemente. En todo caso, el diálogo que se desarrollaba entre
las fundadoras estaba subiendo de tono y comenzaba a dejar
huellas en ambas; en la M. Sagrado Corazón, el dolor de la
desconfianza y de cierto menosprecio sentidos en la propia
carne; en la M. Pilar, la amargura de una rebeldía insatisfecha.
A mediados de abril, las obras de la iglesia y ampliación
de la casa de Madrid se detuvieron. «Que acaben la galería,
que es lo más urgente —había dicho la M. Pilar—, y esperemos la Providencia, puesto que por hoy se ha hecho más de
lo razonable» 9 . Cuatro días después, lacónicamente, la M. Sagrado Corazón notificaba: «Ya está mandada parar la obra;
la galería no se puede habilitar; habría que gastar mucho» 10
Se reemprendieron las obras en otoño. Cuando después del
verano empezaron aquel año a caer las lluvias sobre los muros
sin cubrir de la iglesia, mucho había llovido, en otro sentido,
sobre el asunto; y los disgustos habían influido bastante en
la marcha general de las cosas, empeorando las relaciones entre las fundadoras. Sin embargo, las desavenencias •—que no
excluían, ni mucho menos, el cariño— se mantenían aún en
un plano de intimidad; parte, por la paciencia, la capacidad de
aguante de la M. Sagrado Corazón; parte, por la adhesión extraordinaria de todas las que formaban el Instituto hacia las
dos, que les hacía como imposible apercibirse de sus limitaciones. ( Y es indudable que un amor tan grande debía forzosa' Carta de 30 de marzo de 1885.
° Carta de 13 de abril de 1885.
Carta de 17 de abril de 1885.
mente basarse en la constatación de cualidades muy positivas,
no sólo de la M. Sagrado Corazón, pero aun de su hermana,
la M. Pilar.)
Vivir y morir cantando
En Córdoba se moría María de San Ignacio. Se iba para el
cielo como vivían y morían todas ellas; es decir, sin apenas
tiempo de enterarse de la enfermedad que habían tenido aunque la arrastraran meses y años. María de San Ignacio no
murió, como la mayoría, de tuberculosis pulmonar, sino del
corazón. Hacía tiempo que sentía la sensación de ahogo, pero
había seguido cantando, cantando con aquella voz suya que
conmovía a todo el que la escuchaba. Era su forma de hablar
de Dios, y a María de San Ignacio no se la callaba fácilmente.
Hermana de D. José María Ibarra, como ya hemos dicho anteriormente, era muy distinta de él. Aquél, reservado, tímido.
Esta, comunicativa, alegre. Tan alegre, que, cuando un relato
contemporáneo, después de su muerte, refería los hechos fundamentales de su vida, decía que, cuando en su primera juventud «se convirtió», en realidad no tenía nada de qué convertirse, porque todos sus devaneos de adolescente habían consistido en cantar y tocar la guitarra.
María de San Ignacio había conocido a las dos hermanas
fundadoras en Pedro Abad, cuando vivía en el pueblo con su
hermano, el párroco. Después había sido de las primeras en
entrar en el convento de la calle de San Roque, al tiempo en
que las Reparadoras tenían allí el noviciado. Sin ningún género de duda, había seguido en todo momento el camino que
marcó luego la decisión de las hermanas Porras, ayudando a
éstas con su carácter alegre y optimista.
Desde la fundación de Córdoba pertenecía a esta comunidad,
y en ella hizo las veces de superiora durante las ausencias de
la M. Pilar. A finales de 1884, sus ahogos se hicieron cada vez
más continuos, y rápidamente iba quedando imposibilitada.
Tuvo que dejar de cantar, por supuesto, pero hasta última hora
conservó la capacidad de sonreír. A mediados de marzo, una
religiosa escribía a la M. Sagrado Corazón que la M. María de
San Ignacio, después de uno de sus ataques, estaba «muy hin-
chada y fatigosísima, pero como una santa [ . . . ] sufrida y agradable en todo y toda ocasión» u .
La muerte se presentaba de nuevo en el Instituto con todo
su caudal de enseñanzas, con su promesa de esperanza y su
semilla de gloria, pero también con sus exigencias dolorosas.
María de San Ignacio había querido con toda su alma a las
dos fundadoras y había sido ampliamente correspondida en su
afecto. Para verla, entre otras cosas, había hecho un viaje
la M. Sagrado Corazón en enero de 1885. Con alternativas
de empeoramiento y leves recuperaciones llegaría hasta el verano. En ese tiempo le escribió la M. Sagrado Corazón una
carta que expresa preciosamente lo que ella sentía acerca de
las grandes verdades de la vida y de la muerte; lo que era
para ella la amistad, con los dolores y las satisfacciones que
la acompañan, y hasta qué punto su amor 'humano estaba
transfigurado —que no anulado— por un amor y una esperanza que no se acaba con la muerte:
« M i querida María de San I g n a c i o : ¿ C o n q u e sigue usted tan
malilla? ¡ D i c h o s a u s t e d ! Y mire q u e lo siente m i parte inferior
lo q u e no puedo explicarle por muchísimas razones, pero sobre
todas sobresale la de ser mi compañera de penas. [ . . . ] L a parte
superior se alegra, en parte, de q u e aquí abajo se purifique usted,
para q u e , si es voluntad de nuestro J e s ú s llevársela, q u e e n seguida le dé usted el eterno abrazo. ¡ Q u é alegría, querida m í a ;
quién pudiera cambiar de suertes! E s t é usted muy c o n t e n t a , loquita. ¡ V e r a su J e s ú s de su alma y ya para siempre estar con
E l ! ¿ N o lo desea u s t e d con todo su corazón y se le hacen las
horas siglos de q u e no llega? P e r o , a la vez, esté resignadísima
a su adorable voluntad y nunca se impaciente por sus trabajos, q u e
entonces desflora usted la corona, y esto no m e gustaría.
E s c r i b i r é a u s t e d a m e n u d i t o ; sepa q u e la tiene muy metida
e n el Corazón de J e s ú s la q u e en E l la ama la mar y a b r a z a . —
María del Sagrado Corazón de Jesús
.
12
Todavía vivió unos meses, bien sufridos y bien ofrecidos
a Dios con la sonrisa amable que la caracterizó siempre. Murió
en la madrugada del 22 de agosto: « . . . Esa noche misma, sin
poder hablar de otras cosas, no dejaba de cuando en cuando
de repetir las jaculatorias que le repetían, y poco antes de morir le dijo el Padre 13 que si se acordaba de una cancioncita
11 Carta de la M. María de la Cruz, 16 de marzo de 1885;
son unos renglones añadidos a una carta de la M. Pilar.
12 Carta sin fechar, pero escrita seguramente hacia marzo o abril de 1885.
13 P. Manuel Molina, S.I., que la asistió.
de la Virgen, y ella dijo que sí, y la empezó a cantar; y decía
'¡Jesús mío!' con tal fervor, que la que la oía no podía dejar
de edificarse...» 14
Ya lo decía la M. Sagrado Corazón: «A mucha gente, muchas penas; el consuelo es que irán todas derechitas al cielo...» 15 ¿Podía alguien dudarlo en el caso de una moribunda
que reunía sus últimas fuerzas para cantar?
Los obispos de España alaban el Instituto
A mediados de abril, alguien comunicó a la M. Sagrado
Corazón que la aprobación pontificia era cosa hecha. «Dicen
que las reglas están aprobadas ya...», decía, no muy convencida, a su hermana el día 17 de ese mes. «La noticia de Roma
me ha puesto loca; pero, al ver con la frialdad que lo dice
usted, temo no haya seguridad, y no sé qué me costaría volver
a convencerme de que no existe tal aprobación», contestaba
la M. Pilar 16 .
Tuvieron que convencerse al fin de que la noticia no era
más que un bulo. «No sé oficialmente lo de las reglas. [ . . . ]
Ya he escrito a D. Isidro, y mañana a Mons. Segna, auditor
de la Nunciatura, que es el que más se viene interesando»,
declaraba la M. Sagrado Corazón 11. La M. Pilar le recriminó
que sin tener seguridad hubiera hablado del asunto con algún
jesuíta, e incluso con ella misma: «Yo he tocado tan felices
sucesos con el silencio de las cosas, y tan fatales o no llevarse
a cabo por lo contrarío, que soy supersticiosa por la reserva.
Y usted (bien lo sé yo) no habla tanto como yo, pero también
se ha hecho locuaz, y es cosa que hace tiempo yo estoy tratando de corregir en mí, pues veo cuán desedificante e indelicado es...» 18
La realidad es que para esas fechas no había dado siquiera
su informe el consultor de la Sagrada Congregación. Lo hizo
el 6 de mayo. Fray Tomás Bonnet, O.P., el consultor en cuestión, opinaba que debían cambiar el nombre; y esto no sólo
14
15
16
17
18
Diario
Carta
Carta
Carta
Carta
de la casa de Córdoba, 21-22 de agosto de 1885.
a su hermana, 18 de febrero de 1885.
a su hermana, 19-20 de abril de 1885.
a su hermana, 21-26 de abril de 1885.
de 28 de abril de 1885.
por la confusión a que podía dar lugar respecto a otros Institutos, sino también por razones teológicas, pues, según él,
llamarse «Reparadoras» venía a ser como atribuirse funciones
que sólo Cristo tiene, y, en un sentido lato, también la Virgen.
El voto del consultor ofrecía, sin embargo, un aspecto positivo que inducía al optimismo: las cartas comendaticias de los
prelados eran tan favorables, que no parecía imprudente conceder ya al Instituto el decreto de alabanza. Superada la cuestión del nombre desde luego 19.
Los informes —cartas comendaticias— de los obispos españoles eran realmente un consuelo. Ya en 1181 los habían
emitido los de Córdoba, Santander, Segorbe, Toledo, Patriarca de las Indias y auxiliar de Madrid.
«Nada dejan que desear —decía Fr. Ceferino, obispo de
Córdoba—•, siendo su conducta perfectamente ajustada a las
prescripciones de la Iglesia y perfectamente conforme con el
espíritu general de los Institutos religiosos y con el propio de
la Congregación. [•••] A juzgar por la perfección y regularidad de vida que hoy se observa en el seno de esta Congregación, cuyas Hermanas se distinguen también por el espíritu
de unión y caridad, de humildad, obediencia y mortificación
interior, puede esperarse con fundamento que esta Congregación religiosa será muy útil y provechosa...»
« . . . El que da este informe sólo ha conocido existir una
mutua y fraternal caridad entre las iguales, un maternal afecto
y prudente celo en las superioras, y en todas, una obediencia
absoluta y una adhesión sin límites hacia la Santa Sede»...
Esto decía el obispo de Segorbe. El patriarca de las Indias se
mostraba «convencido de lo útil que será a la religión y la
sociedad tan piadoso Instituto, pues no sólo se dedican a la
adoración constante del Santísimo Sacramento, sino también
a la instrucción de la juventud, y de una manera especial a la
de las niñas pobres». El cardenal Moreno confesaba haber experimentado la conveniencia del Instituto y de sus Constituciones —estatutos—, por él aprobados definitivamente en
1880. El obispo auxiliar afirmaba que las Hermanas «están
animadas de un espíritu evangélico admirable, del cual han
" Archivo de la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares; copia
autógrafa del P. Lesmes Frías, S.I., existente en el Archivo de las Esclavas del
sagrado Corazón.
dado y dan pruebas en el celo tan laudable que se toman por
la educación [ . . . ] y en la adoración perpetua a Jesús sacramentado».
En Roma, en la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares, apenas se salía del asombro ante un aluvión de recomendaciones como el que hemos visto, habiendo, por otra
parte, recibido informes en contrario, relativos no a la conducta de las Hermanas, sino al origen mismo del Instituto.
El día 12 de junio de ese año 1885 se publicaba un decreto
por el cual se detenía el asunto hasta una mayor expansión de
la Congregación; se insistía, además, en la necesidad del cambio de nombre. El cardenal Ferrieri lo notificaba al obispo de
Madrid el 13 de julio siguiente.
Hubo en este asunto una serie de opiniones diversas.
Mientras la mayoría de los que aconsejaban a la M. Sagrado
Corazón la instaban a defender el antiguo título del Instituto;
la M. Pilar se mostraba reacia; ni veía la cuestión tan urgente,
ya que el decreto de la Sagrada Congregación había diferido
la aprobación; ni tenía inconveniente en someterse al cambio,
con tal que se mantuviera la referencia explícita al Corazón
de Jesús. En esto último estaba firme y coincidía con su hermana y con todas las religiosas. El nuncio (Rampolla), el secretario de la Nunciatura (Della Chiesa) y el P. Cotanilla eran
partidarios del nombre antiguo. Por el contrario, se inclinaba
decididamente por el cambio el obispo de Madrid-Alcalá,
Mons. Narciso Martínez Izquierdo, al cual le había sido
comunicado directamente el decreto de la Sagrada Congregación. Los defensores del primitivo título veían un peligro en
renunciar a él antes de la aprobación, por parecerles que podría darse a la opinión pública la impresión de inestabilidad.
El obispo de Madrid pensaba, ante todo, en la necesidad de
dar a la Santa Sede un testimonio claro de sumisión y obediencia.
Siguieron, al fin, el consejo de Mons. Martínez Izquierdo.
«... Me complace sobremanera verlas entrar tan resueltamente
en el camino de la entera sumisión. Las felicito por su adhesión a la Santa Sede y aceptación del título de «Hijas del Corazón de Jesús», que espero les confirmará la Sagrada Congregación a la que se participe». Así escribía el obispo a la
M. Sagrado Corazón el día 5 de octubre. Pero aún había
dificultades y vacilaciones, al parecer, ya había otro Instituto
que llevaba la denominación elegida
Y en este momento actuó decisivamente el consejo que
Mons Della Chiesa dio a la M Sagrado Corazón y la recomendación directa a la Santa Sede del mismo monseñor El
día 24 de octubre de 1885, la Madre firmaba una instancia
dirigida al cardenal Ferrieri, prefecto de la Sagrada Congregación Era una explicación detallada del Instituto, al mismo
tiempo que una súplica ardiente Como explicación era clara,
ordenada, precisa Con humilde dignidad, la M Sagrado Corazón, que había accedido a cambiar el nombre del Instituto,
se atrevía a pedir el decretum laudts20
«Dispuesta siempre a acatar con perfecta sumisión y reverencia
filial lo que mande la Santa Sede Apostólica, no tenemos, Emi
nentisimo Señor, ningún inconveniente en aceptar el nuevo titulo
que se quiera imponernos y puesto que nuestro prelado diocesa
no nos indico su deseo de que propusiéramos alguno a esa Sagra
da Congregación, quedamos conformes con S E , de palabra y por
escrito, en que expusiera el de Hijas del Corazón de Jesús' [ ]
o algunos otros, como son Esclavas del Corazon de Jesús' 'Sier
vas o Discipulas del mismo Sacratísimo Corazon' o bien Congre
gacion de Reparación al Cora/on de Jesús »
Al llegar a este punto añadía que en ello hacían un verdadero sacrificio, ya que el Instituto llevaba más de ocho años
de existencia bajo el primitivo título de «Reparadoras del Sagrado Corazón de Jesús» Y que al llamarse así no pretendían
apropiarse de ninguna manera el papel de redentor, sólo debido a Cristo Exponía luego el estado de las casas, de sus
bienes y de la actividad apostólica en ellas desarrollada En
Jerez educaban unas 300 niñas, en Córdoba, más de 70 En
Madrid estaban obrando amplia iglesia y grandes escuelas,
pues la enseñanza, principalmente la gratuita de niñas pobres,
era misión específica del Instituto
Se exponía también que en el presente año 1885 se tenían
a la vista otras fundaciones y que desde el establecimiento del
Instituto habían pensado abrir una casa «en la santa ciudad
de Roma, a los pies del vicario de Jesucristo sobre la tierra»
Al final venía la súplica
2 0 En la redacción del documento intervinieron directamente el P
Cotanilla
y Mons Della Chiessa Este ademas lo tradujo al italiano y añadió una reco
mendacion personal
«Todas estas explicaciones me he permitido dar a V. E. para
que si, por insuficiencia de nuestras preces, esa Sagrada Congregación no había podido formarse exacto concepto de nuestro Instituto, vea ahora si estima conveniente alentarnos con un decretum laudis y la apostólica bendición de nuestro Santísimo Padre».
Después de buscar por todos los medios la aprobación del
Instituto, abora ya no quedaba sino orar y esperar; dos ocupaciones que se habían hecho actitudes connaturales de la
M. Sagrado Corazón y de todas las primeras Esclavas.
Contrastes
En el verano de 1885 penetró en España la última gran
epidemia de cólera del siglo. El mal arraigó especialmente en
las provincias levantinas de Murcia y Valencia, pero alcanzó
también a otras. La cifra de víctimas de la enfermedad traspasó ampliamente las 100.000. En los momentos álgidos y en
los puntos más castigados por la enfermedad se alcanzaron cifras diarias de 500 a 600 muertes. Después de los terremotos
del año anterior, la epidemia venía a complicar una situación
social ya penosa.
Las provincias de Andalucía también conocieron el azote;
para algunas de éstas, el cólera venía a ser lluvia sobre mojado, porque pesaban sobre ellas los efectos desastrosos de los
terremotos. Tal sucedía, por ejemplo, en Granada y Málaga.
El atraso de las medidas sanitarias y la falta general de higiene
multiplicaron pavorosamente la fuerza del mal. Para atajarlo,
las autoridades recurrían al sistema de recluir en lazaretos,
durante un período de tiempo, a las personas que llegaban de
viaje procedentes de los sectores afectados. Las comunicaciones entre provincias se complicaron al máximo.
La situación del país en aquellos días se refleja en los escritos de la M. Sagrado Corazón y de su hermana. En agosto,
la Madre había ido a Córdoba para visitar a la comunidad.
Salir de Madrid en aquellas circunstancias no dejaba de ser
peligroso. Un mes antes, Alfonso X I I se había desplazado a
Aranjuez para solidarizarse con la ciudad, terriblemente castigada por la epidemia. El Gobierno había considerado una
auténtica locura aquel viaje, y contra su opinión había sido
realizado; pero el gesto, a pesar de todo, había de colocar una
nueva aureola de simpatía en la cabeza de aquel rey que estaba
tan próximo a la muerte.
La M. Sagrado Corazón no iba a Aranjuez, sino a Andalucía. Desde Córdoba escribió a la M. Pilar, que se encontraba
en Jerez, y le sugirió la posibilidad de un encuentro en esa
ciudad a fin de tratar cuestiones de interés. La M. Pilar rechazó la idea. Veía el peligro de que detuvieran a las viajeras
en Jerez, en uno de los lazaretos destinados a la cuarentena.
«Por lo demás, yo me alegraría de ver a usted, que viera la
iglesia, y las Hermanas a usted» 21. La Madre renunció a la
entrevista. Unos días después, las dos hermanas se escribían
recíprocamente cartas que se cruzaron en el camino. La M. Sagrado Corazón hablaba en la suya de los beneficios del viaje
y la visita que había hecho a la comunidad de Córdoba. Y en
esa fecha, 31 de agosto, la M. Pilar escribía en términos de
total reprobación por el mismo asunto. Reprochaba a la M. Sagrado Corazón sus salidas de Madrid «sin necesidad, tan a menudo y en circunstancias tan especiales como éstas». La acusaba de abandonar deberes suyos específicos y fundamentales,
como, por ejemplo, el asunto de la aprobación pontificia, «lo
más importante para nosotras», y le aconsejaba, por último,
que volviera inmediatamente a la capital. Terminaba tratando
de justificar aquella carta tan dura: «No se enoje usted porque le diga esto; yo llevo bien todas las advertencias que usted me hace, porque nadie de las nuestras se atreve a hacerlas, ni nos ven las faltas, porque Dios así lo dispone». Y un
día después insistía: «No tenga usted queja conmigo, pues yo
no quisiera disgustar a usted. Si digo las cosas, es como usted
a mí; por nuestro buen ser y conservación» 22. En su respuesta, la M. Sagrado Corazón no disimuló esta vez que las amonestaciones de su hermana pasaban ya la línea de lo admisible:
y en breves palabras dijo a ésta que haría cuantos viajes le
parecieran necesarios para gobernar el Instituto 23.
21 Carta- de la M. Sagrado Corazón a su hermana. 27 de agesto de 1885, y
de Ja M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 28 de agosto de 1885.
Caí-tas entre 1.1 M. Sagrado Corazón y la M. Pilar, 31 de agosto y 1." de
septiembre de 1885.
" Carta de 5 septiembre de 1885.
Fundación de Zaragoza
El otoño de ese año estuvo ocupado con las fundaciones
de Zaragoza y de Bilbao. «Ya estamos aquí hospedadas en una
pobre y sucísima casa de huéspedes», escribía el 30 de septiembre la M. Pilar a su hermana. Había llegado a Zaragoza
acompañada por la M. María del Salvador, y, a pesar de estar
persuadida de que Dios quería aquella fundación, sentía «una
angustia y un desaliento atroz [ . . . ] , lo cual Dios nuestro Señor reciba para matar el orgullo y vanidad, causadores de
todo» 24.
La víspera del día en que escribía esa carta había llegado
a la ciudad. A la mañana siguiente se había presentado en Ja
basílica del Pilar para encomendar a la Virgen la fundación y
ofrecerle de antemano los trabajos que, a no dudar, supondría.
Visitaron después al cardenal, que las recibió «todo lo bondadoso que se puede ser» y les preguntó por la superiora de
Madrid, «a quien recuerda con entusiasmo» 25.
Se trataba del cardenal Francisco de Paula Benavides, uno
de los más fieles amigos del Instituto desde el establecimiento
de éste en Madrid. El prelado había dado un informe muy
favorable a la Santa Sede sobre la Congregación, «convencido
de lo útil que será a la religión y a la sociedad». El mismo
año en que esto escribía, 1881, había pasado a ocupar la sede
cesaraugustana, y a partir de entonces había deseado una fundación del Instituto en Zaragoza.
Se realizaría ésta en un año y en una ciudad amenazada
por el fantasma del cólera, la terrible epidemia, que en este
caso venía ayudada por una especial falta de higiene. A la M. Pilar le impresionó desde el primer momento la suciedad de las
calles y aun de las casas, que hacía desmerecer bastante a una
población que juzgaba «hermosísima y de grande importancia».
«Sus calles principales son anchas y muy rectas, y sus plazas,
muchas y espaciosas, de modo que anoche, al entrar, el aspecto
que representaba con el alumbrado a mí me fue sorprendente»,.
La luz artificial disimulaba el descuido, que por la mañana se
le hizo más visible. Pero el brillo de la ciudad en la noche,
"
21
Cart.i de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 30 de septiembre de 1885
Carta de la M. Pilar a su hermana, 30 de septiembre de 1885.
además de hacérsela bellísima, le trajo a la mente preocupaciones muy reales. «Tiene lindísimos pasajes y magníficas casas, pero yo me temo mucho que la baratura de ellas no corresponda a nuestras esperanzas» 26.
El mismo cardenal les procuró un alojamiento provisional
en casa de las Religiosas de Santa Ana. « . . . Nos ha pintado
por las nubes la cuestión de hallar casa, y yo así lo creo, mas
la Santísima Virgen querrá que se facilite a nuestros alcances» 27.
Llevaba la M. Pilar una acompañante muy adecuada para
infundirle ánimos. Por la intervención que tendría desde entonces en diversos asuntos del Instituto y por el especial cariño que le tuvo siempre la M. Sagrado Corazón, no está de
más que digamos algo sobre ella. La M. María del Salvador
tenía entonces veinticinco años. Había nacido en San Femando (Cádiz) y había entrado en el Instituto en el año 1882.
Se llamaba Pilar Vázquez de Castro y Pérez de Vargas.
Cuando ingresó en el noviciado, a los veintidós años, llevaba
ya dos viuda después de un período brevísimo de matrimonio.
Había conocido a las religiosas que tramitaban la fundación de
Jerez y había sentido en seguida la vocación al Instituto. La
«Viudita de la Isla» —así la nombraba la M. Sagrado Corazón
en sus cartas— era en realidad una señora jovencísima, una
muchacha de rostro casi adolescente y de inmensos ojos, sumamente expresivos. La M. María del Carmen Aranda, que la
conoció desde el ingreso en el Instituto —lo efectuaron juntas—, no dudó en afirmar que era «una criatura encantadora».
A la M. Sagrado Corazón le conmovían especialmente sus cualidades: «Aunque María del Salvador esté algo seria al principio, no es ése su carácter; es muy alegre y graciosa, muchísimo, y tan complaciente con los superiores, que hasta la vida
daría por complacerlos. Tampoco se escandaliza de poco [ . . . ]
sabe bordar en sedas como [María de San] Javier, y flores,
la que mejor las hace y pinta. Es para todo sin apariencias.
Usted lo verá» 28. Aquella mezcla de timidez y simpatía, aquella modestia natural, fue el mejor encanto de la antigua «Viudita de la Isla»; convertida en María de! Salvador, gozaría de
la confianza de la M. Sagrado Corazón.
26
Carta anteriormente citada.
"8
Carta de la M
T b i d
'
Sagrado Corazón a EU h e r m ^ a , 11 de mivo de 1885
En conjunto, la pareja de religiosas que iba a representar
al Instituto en Zaragoza tenía una agradable apariencia, que
pronto iba a captar las simpatías de la población.
Días después de su llegada encontraban una casa con la
ayuda de las Religiosas del Servicio Doméstico. «Estamos en
casa de estas santas Madres del Servicio Doméstico; la superiora, porfiando que nos quedemos. [ . . . ] Vamos a ver una
casa con la Madre, que ya nos espera». «Volvemos de ver
la casa —escribía en la misma carta en una posdata—; es grande, pero viejísima y destartalada; pero viviremos solas y con
poco coste...» 29 Alquilaron el edificio aquel por un año, y empezaron las imprescindibles obras de adaptación a las necesidades del Instituto; es decir, procuraron arreglar una capilla
en la que se pudiera desarrollar el culto público a la eucaristía
y habilitar unos locales para la enseñanza de las niñas pobres.
La vivienda para las religiosas importaba menos; estaban todas muy acostumbradas a acomodarse en cualquier rincón.
Pasaron bastante días antes de la llegada de la comunidad,
porque Zaragoza estaba seriamente atacada por el cólera. En el
Servicio Doméstico, adonde iban con frecuencia la M. Pilar y
su compañera, se encontraba visitando a la comunidad su fundadora, la M. Vicenta María López y Vicuña. Era antigua amiga de las dos hermanas Porras: «La M. Vicenta, que diga a
usted que, aunque está enojada porque no vivimos con ellas,
al fin le envía memorias», decía la M. Pilar en carta a su hermana 30. Era como para agradecerle el ofrecimiento, desde
luego. «¡Qué finas y buenas son! —comentaba la M. Pilar—;
ahora se les está muriendo una acogida y están sufriendo mucho en todos sentidos». Efectivamente, se les murió la educanda, niña de trece años, y en la comunidad estuvieron en
peligro serio algunas religiosas.
Muchos años después, la M. María del Salvador, en un relato sobre la fundación de Zaragoza, aludía expresamente a lo
ocurrido en el Servicio Doméstico. « . . . Como eran pocas de
comunidad, llegó el caso que quedaban solamente la superiora. una postilante, la M. Taviera, que estaba gravemente atacada, y la Hermanita, que, por haber asistido a todas, estaba
rendida. Viendo todo esto la M. Pilar y estando nosotras sin
" Carta de la M. Pilar a su hermana, 4 de octubre de 1SS5.
22 de octubre de 1885.
50
ocupación ninguna, creyó debíamos prestarnos para ayudar a
dichas Madres. Pero ella se paraba pensando si, P o r s u causa,
yo me pusiera mala y aun me muriera, qué diría la M. Sagrado
Corazón. Y con más motivo y razón temía yo si eso le sucediere a la M. Pilar. En esta lucha, y no atreviéndonos ya a ir
por allá por el mismo temor, una mañana me dijo la M. Pilar
que se encontraba indispuesta y no salía a cierto negocio que
tenía entre manos. Yo lo creí, y por la tarde me mandó con
una señora de confianza que había en el convento 31 para que
fuese a dicho negocio (no sé si era a pagar algo). Yo salí, y,
al verme en la calle sin la Madre, los pies se me fueron al Servicio Doméstico. Llegué y me salió a la escalera la M. Vicenta
(la fundadora), que, sabiendo el conflicto, había venido; me
cogió las dos manos, suplicándome no pasara adelante. Ella
abrasaba de fiebre que tenía. Yo no podía hacer nada, me
persuadí32 de la situación, y volví para casa para contárselo
a la M. Pilar; al dar la vuelta a la esquina, me encuentro con
la M. Pilar, que venía con otra señora, y que su mal de la mañana no era otro que preparar el quedarse sola para venir al Servicio Doméstico y ver lo que pasaba. [ . . . ] La Madre pretendió
ser ella la que se quedaría a velar, pero yo dije que aquella
mañana había estado indispuesta; entonces confesó que era
porque quería quedarse sola y hacer lo que hizo». Se quedó,
al fin, la M. María del Salvador. La enfermera improvisada
empezó su noche de servicio recorriendo aquel «caserón grandísimo con patios de esos antiguos. [ . . . ] Lo esencial que había
que hacer era que no le faltase la misma temperatura a la enferma, la cual estaba rodeada de botellas de agua hirviendo. [ . . . ] El cuarto de la enferma era un pedazo de galería estrecha; sólo cabía el catre donde ella estaba y la lamparita;
después, una cortina dividía donde estaba la Hermanita descansando por si yo tuviera que llamar, lo cual no hizo falta,
pues durmió hasta que por la mañana la llamé para que echase
la campana. A las once y media recorrí toda la casa, llevando
a unas leche, a otras medicina, y, como eran pocas, a todas
les llevé algo. Mucho tiempo me estuvieron llamando 'su enfermerita'...» 33
31
32
33
goza;
Se refiere a la casa de las Hermanas de Santa Ana.
Debe de querer decir «me percaté».
M.
MARÍA
DEL
SALVADOR,
Relación autógrafa sobre la fundación de Zara-*
escrita en 1927, tiene fallos de detalle. Sin embargo, es sustancialmente
El 27 de octubre llegaban las primeras religiosas destinadas por la M. Sagrado Corazón a la nueva casa de Zaragoza.
El 31 del mismo mes recibían del cardenal Benavides la licencia escrita para la fundación. Trabajaron arduamente como en
todas partes, como siempre, pero en pocos meses pudieron poner en marcha aquella comunidad, en la cual hubo Hermanas
tan habilidosas, que fueron capaces de fabricarse ellas mismas
incluso los sencillos muebles de la casa. Por supuesto, de su
misma cuenta corrió la pintura del viejo edificio.
Como era lógico, dentro de la pobreza de la fundación, pusieron todo su interés en que la capilla fuera lo más decente
de la casa. El día 9 de noviembre comunicaba la M. Pilar a
su hermana que había estado a visitarles el secretario del arzobispado, y, después de ver la capilla, la había reconocido
como pública; según había dicho, parte por el cariño que él
tenía al Instituto, pero también por el que le constaba profesarles el secretario de la Nunciatura. «Que todas negocien
con Dios nuestro Señor y con la Santísima Virgen del Pilar
la recompensa que nosotras le quisiéramos dar y no podemos»,
escribía la M. Pilar. Y en verdad que el cardenal no se arrepintió nunca de haber concedido aquella licencia; pocas iglesias del Instituto se habrán visto más concurridas que lo estuvo siempre la primera capilla pública de la calle Mayor de
Zaragoza.
Las escuelas tardaron un poco más. Aunque proyectaban
su apertura para enero de 1886, las dificultades del local obligaron a retrasarla hasta mayo de ese año. En 1888, la comunidad se trasladaba a la calle de Teruel, donde se construyó
una de las iglesias de mejor gusto que ha tenido el Instituto;
en ella se celebraría un culto espléndido con la participación
ferviente del pueblo. También allí se abrieron y funcionaron
escuelas gratuitas y poco después comenzaron a tener, asimismo, ejercicios espirituales para señoras y jóvenes.
veraz, en las cartas de Santa Vicenta María López y Vicuña se refiere más
parcamente el episodio contado por María del Salvador- «Es ya de noche, y
las Reparadoras, que han sabido la enfermedad vienen a quedarse con grandísimo empeño, y aquí las tenemos La verdad es que por mí sería mucho
descanso dejarlas con la enferma» (carta n 856, a las Hermanas de Madrid).
«Nos hizo muy buena obra que se encargara de la enferma una de las Reparadoras anoche [ ] y todas hemos dormido tranquilas Esta noche quiere quedarse
la otra, pero no habrá necesidad de que se quede nadie, porque la enferma
está con entera salud» (carta n 858, a la M A Carrera, Santa Vicenta María
LÓPEZ Y VICUÑA
Cartas
Madrid
1976)
Estaba en lo cierto la M. Pilar. En Zaragoza, a pesar de
la escasez de medios, «la Virgen lo arreglaba todo»
Bilbao
Casi al mismo tiempo se empezó a tramitar la fundación
en Bilbao. También fueron encargadas de ésta las MM. María
del Pilar y María del Salvador. En octubre de 1885, en el intervalo que quedó entre la adquisición de la casa de Zaragoza
y el establecimiento en ella de la comunidad, las dos expedicionarias anduvieron por tierras del Norte. El día 20 iban a
Vitoria para negociar con el obispo la licencia de fundación;
llevaban carta de recomendación de un jesuita, el P. Balbino
Martín: « . . . Estas religiosas [ . . . ] , pasando por aquí, han visto
la excelente acogida que les han hecho muchas personas de
todas las clases de la sociedad, y han visto varias veces los
barrios estos de Bilbao la vieja y San Francisco, y, reparando
en el sinnúmero de niñas que, a pesar de las muchas escuelas,
vagan por las calles y plazas, han venido en deseos de fundar
aquí sus escuelas gratuitas para la educación de niñas pobres,
y desean de V. E. protección, además del beneplácito, para si
las circunstancias de sus otras fundaciones de Madrid, Jerez,
Córdoba y Zaragoza les permiten llevar a cabo su idea. Como
son muy de la Compañía y sabemos cuánto las amó y protegió en Madrid el cardenal Moreno y con cuánto deseo las van
recibiendo en las diócesis dichas, y porque vemos el fruto que
hacen en las almas con sus escuelas y con la adoración cotidiana del Santísimo expuesto en sus iglesias y con el buen
ejemplo que dan de sus virtudes, mucho le pido a V. E. las
tenga también por suyas y las mande a Bilbao, que aquí las
ayudaremos en lo posible, como en todas partes lo hacemos» 35.
No llegó a manos del obispo carta tan elogiosa; se cruzó
en el camino hacia Bilbao con las dos religiosas que iban a
buscarlo a Vitoria. En conversación con el P. Balbino Martín,
que le repitió los razonamientos que había escrito, el prelado
dio de muy buena gana licencia para la fundación. Esta se haría realidad el último día de enero de 1886. La primera comuniCarta a la M. Sagrado Corazón, 19 de noviembre de 1885.
Datos de la fundación
de Bilbao, conservados en el Archivo de las Esclavas. Bilbao pertenecía a la diócesis de Vitoria en aquel tiempo.
54
35
dad se estableció en una casa de la calle de San Francisco, de
la que habían tomado en alquiler el bajo y el principal. El día
4 de febrero de ese año recibían la licencia escrita para la
fundación, y al siguiente se inauguraba la capilla. Desde su establecimiento, la casa de Bilbao había de producir frutos espléndidos. Un gran entusiasmo despertaban las Hermanas
—«nunca vieron religiosas tan amables», decía el P. Balbino
Martín 3 6 —; pero la gran atracción fue la eucaristía, expuesta
a diario, desde el primer momento, en la capilla. Lo refería
la M. María del Salvador: « . . . No sabe usted lo que gozo
por el entusiasmo que veo aquí, no por nosotras solas, sino por
el Santísimo. [ . . . ] Todos los días, Madre mía, tendremos a
Jesús con nosotras expuesto desde tempranito...» 37 ; y el P. Balbino Martín: «...Según su Regla, las religiosas pusieron de
manifiesto el Santísimo Sacramento para que el pueblo le adore
de sol a sol todo el día, y desde entonces su capilla pública se
ve siempre frecuentada de toda especie de gente...» 3 8 ; pero
lo atestiguaban, ante todo, los mismos fieles de Bilbao, que
continuamente hacían oración en la iglesia.
En seguida se abrieron también las escuelas. Pocos meses
después de su inauguración asistían cerca de ciento cincuenta
niñas. «Contentos pueden estar los de aquel barrio con la instalación de estas religiosas», comentaba un periódico local 39 .
Podían estar y lo estuvieron 40 . En pocas ciudades tuvo el Instituto una acogida tan favorable. Y que no eran superficiales
las simpatías lo demostró bien pronto la extraordinaria floración de vocaciones de la tierra vasca.
Justo es decir que, por su parte, las fundadoras, y en concreto la M. Sagrado Corazón, tuvieron predilección especial
por la gente de Bilbao. «De esa tierra, a ojos cerrados»; la Madre lo dijo refiriéndose a las jóvenes que solicitaban la entrada
en el Instituto 41 .
Carta a la M. Sagrado Corazón, 18 de octubre de 1885.
Carta a la M. Sagrado Corazón, 5 de febrero de 1886.
Carta a! obispo de Vitoria, 26 de junio de 1886.
39 No conocemos el nombre de! periódico. Sabemos que esta frase pertenece
a un breve artículo que la M. María del Salvador copió y remitió a la M. Sagrado Corazón, incluido en una carta de 5 de febrero de 1887. La nota periodística se refería al año anterior.
4 0 Dos años después, la comunidad se trasladó al Campo Volantín,
donde
se construyó de planta iglesia y escuelas.
41 Carta a la M. Pilar, 11 de abril de 1886.
36
37
38
CAPÍTULO
UN AÑO MUY MOVIDO
V
Y UN CAMBIO
DE
NOMBRE
Por fin, el «decretum laudis»
1886 había de ser un año importante en la vida clel Instituto. Pero, como siempre, las gracias que en esos doce meses
había de recibir estarían acompañadas de mil pequeños sinsabores y de algún gran dolor. Muy convencidas estaban de esta
especie de ley histórica las dos fundadoras.
El día 15 de enero visitaba a la M. Sagrado Corazón Mons. Della Chiesa. Le habían escrito de RomA contestando al informe presentado en octubre del año antefior, y le
decían que la verdadera causa de todas las dilaciones del
decretum laudis seguía siendo aquella especie de leyenda negra
sobre el origen del Instituto. El secretario de la Nunciatura
aseguró a la Madre que ahora estaba dispuesto a aclarar de
una vez los posibles malentendidos; y, de hecho, su escrito
influyó decisivamente en la marcha del proceso y en su feliz
solución. En realidad no decía nada nuevo el futuro Benedicto XV, pero lo decía, tal vez, más enérgicamente que en otras
ocasiones.
El día 24 de enero, o sea pocos días después, el cardenal
Ferrieri comunicaba al obispo de Madrid que Su Santidad,
atendiendo a la sumisión de las Hermanas, claramente demostrada en el cambio de nombre, por una gracia especial que no
había de servir de ejemplo, mandaba extender el decretum
laudis, que recaía sobre el objeto o fin del Instituto, que habría de denominarse con el título de «Esclavas del Sacratísimo
Corazón de Jesús».
La alegría por esta especial bendición del papa estuvo alterada por un curioso asunto suscitado todavía por la cuestión del nombre. Por el mismo tiempo, el obispo de Coria,
Mons. Spínola, había fundado un Instituto denominado de
«Esclavas del Divino Corazón». ¿Sería una dificultad la semejanza, casi la identidad de títulos? La M. Sagrado Corazón
lo expuso a la Santa Sede. (La verdad es que tenía la secreta
esperanza de recuperar el antiguo nombre de la Congregación
o algún otro que se lo recordara...) La Sagrada Congregación contestó que esa preocupación no les incumbía a ellas; y en
cuanto al nuevo Instituto, ya se vería obligado a cambiar de
título cuando solicitara la aprobación pontificia.
Por medio de una de sus religiosas pariente de la M. Celia
Méndez, la otra fundadora, la M. Sagrado Corazón comunicó
al Instituto de Mons. Spínola el resultado de su consulta. Lo
verdaderamente pintoresco ocurrió cuando algunos amigos de
las hermanas Porras decidieron por su cuenta y riesgo gestionar la fusión de los dos Institutos. Entre los promotores se
encontraban Ramón, hermano de las fundadoras, y el sacerdote D. Juan Vacas, hermano de la M. Preciosa Sangre, la autora
de las «inefables» crónicas de la Congregación en sus primeros
asios de historia.
La M. Sagrado Corazón escribió al obispo de Coria una
carta que es una maravilla de prudencia, discreción e incluso
de buen decir. Lamentaba que personas bien intencionadas,
pero incompetentes en el asunto, hubieran propuesto la unión
de los Institutos sin contar en absoluto con ellas:
« . . . l o cual he sentido, no p o r q u e en ninguna manera creyese
yo n o ser honroso para el nuestro, pues yo venero y h o n r o c o m o
se merece el q u e V . S. I . tan dignamente dirige, sino p o r q u e , a
más de haberse dado este paso sin conocimiento mío, conozco q u e ,
al suscitar D i o s nuestro Señor ese santo I n s t i t u t o , es de creer q u e
le tiene destinado para q u e se extienda por sí y le dé m u c h a gloria en su Iglesia; sin que, por otra parte, dejemos de conocer
que también bendice el nuestro la divina Providencia, c o m o se
ve claramente por el desarrollo y aumento q u e le va d a n d o , contando al presente con cinco casas bien establecidas y ordenadas
y con treinta y seis novicias, t o d o lo q u e nos d e b e m o v e r a
bendecir y dar gracias a nuestro S e ñ o r , que tan v i s i b l e m e n t e
nos favorece»
De esta forma quedó zanjado el asunto.
Aunque fechado el 24 de enero, hasta el primer viernes de
marzo no recibió la M. Sagrado Corazón el tan deseado decretum laudis, y con él la confirmación del nuevo título del Instituto:
1
Carta escrita en diciembre de 1886,
« . . . N u e s t r o Santísimo P a d r e , teniendo en cuenta las letras comendaticias de los prelados de las diócesis donde se encuentran
casas de la misma pía Congregación y queriendo otorgar gracias
especiales a la superiora y demás H e i m a n a s del mencionado Inst i t u t o , ha tenido a bien decretar que el b l a n c o o fin que se
p r o p o n e n las Esclavas del Sagrado Corazón de J e s ú s es digno
de ser s u m a m e n t e alabado y recomendado, c o m o en efecto se
alaba y recomienda s u m a m e n t e mediante el presente decreto [ . . . ] ,
aplazándose la aprobación del I n s t i t u t o y sus reglas hasta q u e
m u c h o más se a u m e n t e el n ú m e r o de H e r m a n a s y casas en distintas diócesis, aun fuera de E s p a ñ a , y venga el I n s t i t u t o a ofrecer
más seguro argumento de su firmeza y estabilidad».
Esclavas del Sagrado Corazón:
«Encierra mucho este nombre»
¡Al fin! El decreto pontificio suponía una sincera alabanza
a la M. Sagrado Corazón y a las Hermanas, tan profundamente
identificadas con la misión del Instituto. Suponía un estímulo:
la Santa Sede pedía la expansión, la fundación de nuevas casas
y la superación de las fronteras de diócesis y nación. Supuso
también una renuncia: la del nombre. En realidad, cerca de diez
años de continuas y profundas experiencias habían acostumbrado a las fundadoras y a sus compañeras a mantenerse en una
actitud dinámica que salvaguardaba celosamente las esencias,
pero era capaz de aceptar el despojo de lo accidental. «Esclavas del Sagrado Corazón»; después de todo, la Iglesia había
conservado lo único que a ellas les parecía intocable: el Corazón de Cristo como realidad fundamental y punto de referencia obligado de su vocación en la Iglesia.
La palabra «Esclavas» no sonó bien de momento a algunas
personas. Acostumbrados a escucharla y usarla, nos es un poco
difícil oírla como cosa nueva y revivir la impresión de los que,
acostumbrados al viejo nombre, la escuchaban por primera vez 2.
2 El P . Cotanilla fue de los más reacios en aceptar el nuevo título;
lo cual
se explica si se tiene en cuenta que él mismo había propuesto el de «Reparadotas del Sagrado Corazón» y había explicado a las religiosas, en muchas ocasiones, el sentido de este nombre. Hablando a la comunidad el 15 de diciembre
de 1880, había dicho: «¿Sabéis qué reparación es ésta y lo que quiere decir
'Reparadora del Sagrado Corazón de Jesús?' Quiere decir [ . . ] c a e os habéis
incorporado a este Corazón divino para la conquista de los corazones de los
hombres para Dios, a fin de atraerlos a que amen a Dios y a que le sirvan
v glorifiquen, y que logren también ellos la salvación eterna de sus almas».
Y el 18 de febrero de 1878 había explicado: «¿Cuál es el fin de vuestro Instituto' La reparación. G'ande, muy grande es vuestra misión. [ ] Que vuestras obras eatén unidas a las de Jesús y conformes con las su; as y que vuestia
Lo importante, entonces como ahora, era su significado, y en él
trataron de profundizar la M. Sagrado Corazón y todas sus religiosas. En aquel momento — 1 8 8 6 — , el nombre de Esclavas
fue objeto de aceptación y testimonio de obediencia a la Iglesia.
Andando el tiempo, las fundadoras y las demás Hermanas no
encontrarían nada mejor que el apelativo «Esclava» para expresar su actitud vital ante el Dios que las había elegido.
Muchos años después, la M. Sagrado Corazón escribiría:
« E n c i e r r a m u c h o este n o m b r e . Y o puedo asegurarle q u e lo
llevo con vergüenza, y leo y releo e n el P . L a P u e n t e el p u n t o
de la meditación q u e trata de las palabras de la V i r g e n — ' E c c e
ancilla D o m i n i ' — , y m e eriza el vello la cuenta q u e m e espera,
a u n q u e se m e exige m u c h o m e n o s , c o m o es natural, según mi
pequeñez»3.
En su estilo personal, también la M. Pilar aludió en sus
escritos al título del Instituto:
« E s t a n d o yo oyendo u n a segunda misa [ . . . ] , sentí, con gozo de
mi alma, este p e n s a m i e n t o : p o r el título de Esclavas ha querido
D i o s c o m o darme un d o c u m e n t o de que, c o m o hija, soy su
Esclava, es decir, q u e n o m e puedo emancipar de E l . V e o este
título c o m o de grande predilección y seguridad [ . . . ] , c o m o cierta
prenda de q u e m e ha tomado irrevocablemente por suya» 4 .
Lo realmente importante es que, a lo largo de toda su vida,
la M. Sagrado Corazón fue haciendo una constante traducción
existencial del título del Instituto, convencida como estaba de
que su vocación era, más que una llamada a realizar obras grandes, una invitación a dejar que esas obras fueran hechas en
ella. No hubo nunca Esclava que llenara mejor este nombre,
porque tampoco la hubo más dispuesta a entregarse toda a la
voluntad de Dios sin ponerle ni el más pequeño estorbo 5.
Un viaje precipitado y sigiloso
Las alegrías por el decreto de alabanza encontraron a la
M. Pilar en Bilbao. Aunque ella en principio había acogido sin
vida esté unida a la suya, el cual, desde que nació hasta que murió en la
ctuz, no hizo otra cosa que reparar la gloria de su Eterno Padre, ultrajado pot
los pecados del mundo».
3 Carta a la M. María de la Purísima, 3 de diciembre de 1901.
4 Apuntes
espirituales,
año 1900. Original autógrafo de la M. Pilar.
5 Cf. Apuntes
espirituales
30, Ejercicios de 1893.
dificultad el nuevo nombre del Instituto, luego, viendo la poca
aceptación que tenía entre los jesuítas de aquella población,
se sintió movida a intentar recuperar el antiguo. La M. Sagrado Corazón había escrito al P. La Torre, jesuíta y asistente
general de España, consultándole la conveniencia de gestionar
en la Santa Sede el de «Compañía del Sagrado Corazón»; él
no había contestado todavía.
El día 2 de mayo, el obispo de Madrid notificaba a la
M. Sagrado Corazón oficialmente el decreto laudatorio. El prelado pedía que se arreglaran las Constituciones para que, revisadas por él, se enviasen de nuevo a Roma. Las dos fundadoras recelaron del alcance de esta revisión; y era muy lógico,
si se tiene en cuenta la larga historia pasada a partir del establecimiento del Instituto.
Acuciada por este temor, la M. Pilar sintió uno de sus impulsos a la acción inmediata. Desde Zaragoza, adonde se había
trasladado esos días, escribía a su hermana: «Acabo de recibir
la de usted, y no veo otra solución más que desde aquí partir
yo, sin que la tierra se entere, para Roma y sin demora. [ . . . ]
No andemos en contemplaciones ni pérdidas de tiempo, aunque el secretario prometa; a todas las casas escribo que me voy
un mes de retiro. [ . . . ] Que arregle las Constituciones el P. Vélez y usted me las envía certificadas. No venga recomendación
ni nada; desde allí se pedirá, si hace falta; lo que importa es
ir y silencio...» 6
Naturalmente, la M. Pilar intuía que aquel viaje impensado parecería una locura a muchas personas, pero su instinto
la empujaba con fuerza hacia Roma. «No me contraríe usted
en esto; por lo menos, si no se consigue, hemos puesto de parte nuestra cuanto hemos podido, y a mí, ¿quién me detiene?
Si a usted le parece que lo sepa el P. Cotanilla, dígaselo;
pero ¿y si se opone? Por fin, Dios dé a usted acierto» 1 .
No quedaban muchas alternativas para la decisión de la
M. Sagrado Corazón. Autorizó el viaje de su hermana —de todas formas, ya había dicho la M. Pilar que no habría fuerza
humana capaz de detenerla—. Para acompañarla a Roma, la
M. Sagrado Corazón designó a la M. María de la Purísima,
que fue a reunirse con la M. Pilar en Zaragoza. Salieron el
6
7
Carta de 5 de mayo de 1886.
Ibid.
7 de marzo de 1886, sin sospechar que su ausencia iba a durar un año. En Madrid quedó la M. Sagrado Corazón, recargada de trabajo y de preocupaciones; más que de costumbre,
porque la marcha de la M. Purísima ponía enteramente en sus
manos el noviciado.
Pero lo más difícil, sin duda, era mantener aquel sigilo alrededor del viaje a Roma. ¿Cómo ocultarlo a la larga a personas que, como los jesuítas, frecuentaban la casa, al secretario
de la Nunciatura, al obispo? Claro que la M. Pilar nunca había pensado que el negocio podía prolongarse tanto tiempo.
Apenas llegadas a Roma, las expedicionarias conocieron
al P. Urráburu, que tanto las había de ayudar. Una visita al
P. La Torre no había sido muy esperanzadora. «Es indecible lo amargo de la entrevista», contaba la M. Pilar. El jesuíta
le dijo con sequedad que sobre la oportunidad de gestionar el
título «Compañía del Sagrado Corazón» ya les había contestado 8 y que no esperaran que la Compañía se comprometiera
en el asunto de la redacción o arreglo de las Constituciones.
Las respuestas fueron cortantes, y el tono en que fueron pronunciadas, también. La M. Pilar quedó sin palabras e incluso
rompió a llorar. «El P. La Torre, no sé si movido con nuestra
pena o por qué, al fin dijo que el P. Urráburu podía repasar
y corregir esos documentos; mas con nosotras, sin figurar oficialmente para nada. Ya ve cómo Dios nos deja siempre abierta la puerta...» 9 Se agarraba la M. Pilar a un clavo ardiendo
con tal de mantener la esperanza.
Al leer esta carta, la M. Sagrado Corazón se confirmó en
sus temores de que el viaje resultaría no sólo inútil, sino contraproducente. ¿Qué diría el obispo de Madrid? Consultó en
gran reserva con el P. Isidro Hidalgo 10; la opinión de éste
8 En carta de 16 de marzo a la M. María del Salvador, la M. Sagrado Corazón
copia la respuesta del P. La Torre: «Como la Compañía no ha tenido nunca
ni puede tener religiosas sujetas a su obediencia y ese nombre de
Compañía,
podría dar ocasión a que la gente las tuviese a ustedes por dependientes de
nosotros, no le gusta mucho al R. Padre que ustedes lo tomen; sin embargo,
si el Sumo Pontífice se lo da sin preguntarle a él nada, se me figura que tampoco hará diligencias para impedirlo. E l título de Esclavas a mí me gustaría
mucho, y más todavía que el de Reparadoras, porque es más humilde y significa
más amor, más abnegación y sacrificio. Además tiene la ventaja de que, no
siendo escogido por ustedes, sino dado del papa, viene más inmediatamente
de Dios».
9 Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 15 de marzo de 1886.
1 0 El
P. Hidalgo fue director espiritual de la M. Sagrado Corazón hasta
1892, año en que ésta partió para Roma. E l jesuíta había nacido en Revellinos
añadió grados a su alarma, y bajo esta impresión escribió a su
hermana: « . . . N o s parece a Mártires y a mí que lo derecho
es que en seguida se vuelvan ustedes aquí, porque temo se
eche a perder el negocio. Aquí todo se arregla mejor; lo veo
por lo que ustedes dicen del P. La Torre. Dios quiera que no
haga para aquí esa entrevista daño. Dios sobre todo, porque la
intención ha sido buena...» Seguía diciendo en esa carta que
el P. José María Vélez se había prestado a ayudarles y que
aconsejaba tomar como base de trabajo el esquema de Constituciones de las Reparadoras o de la Compañía de María. El secretario de la Nunciatura seguía, como siempre, interesadísimo 11.
Siguieron dos semanas de incertidumbre. La M. Sagrado
Corazón luchaba entre el temor y la esperanza; en el fondo
de su alma creía que estaban adentrándose en un terreno peligroso del que se les sería difícil salir, pero no se atrevía a ordenar terminantemente la vuelta de las viajeras, y esto por dos
razones: no quería, desde luego, disgustar a la M. Pilar; pero
además, ¿no llevaría ésta razón, no resultaría de todas aquellas gestiones un gran bien para el Instituto? Nunca fue la
M. Sagrado Corazón mujer que se creyera en posesión de la
verdad absoluta. Un montón de ideas, incluso dudas lacerantes,
le bullía continuamente en la cabeza a propósito del negocio
de Roma: « . . . No quisiera caer en la tentación, si lo es; pero
cada día me quiero afirmar más que convendría su vuelta de
usted cuanto antes...» La carta en que decía esto a su hermana
se cruzaba con una de ésta en la que ponderaba las ventajas
de su estancia en Roma: «... Vengan —las reglas—, como
digo, en limpio, y, si nosotras desfallecemos por la contradicción que necesariamente se ha de presentar, y más mientras
mejor resultado dé, usted nos ha de sostener y prohibir volvamos a España sin terminar el negocio. [ . . . ] Cuando aquí comiencen a objetar, nosotras buscaremos razones y pruebas que
convenzan, y por lo menos procuraremos que, aunque se varíe
en la redacción, quede lo mismo». Y al día siguiente insistía:
(Zamora) en 1832. Ingresó en la Compañía de Jesús, siendo ya sacerdote, en
1862. Puede decirse que consagró su vida a propagar la devoción al Sagrado
Corazón de Jesús. Desde 1884 fue director general de la Archicofradía de la
Guardia de Honor. Murió en 1912.
11 Carta de 19 de marzo de 1886.
«Aunque tengamos otras cartas en que nos llame usted, no iremos hasta que responda a la de ayer y ésta» u .
Una observación de la M. Sagrado Corazón hizo especial
impresión en su hermana. Le decía en carta de 24 de marzo
que, en cuanto presentasen en la Sagrada Congregación las
Constituciones, lo lógico sería que desde allí pidieran informes
al obispo de Madrid. ¿Qué podrían decir ellas al prelado en
este caso? Y le hizo mella además porque, consultándolo a unos
monseñores de Roma, le dijeron que las reglas debían presentarse antes al obispo. Los temores de la M. Sagrado Corazón
parecían tener razonable fundamento. Con una de sus reacciones típicas, la M. Pilar se hundió en el pesimismo: «En vista
de esto, yo, por mí, esta noche me iría, si mañana no fuera domingo; pero como hoy indícase esto al P. Urráburu [ . . . ] , dijo
que esperáramos, como se le decía a usted, su terminante determinación; yo le ruego, sin demora, la dé. [ . . . ] El Señor
ha querido que esta vez me engañe mi buena fe, y yo, humillándome, le pido que me perdone. [ . . . ] A mí se me cae ya
Roma encima» 13, Pero mientras la M. Pilar se disponía a volverse a España, la M. Sagrado Corazón decidió enterar del
asunto al P. Cotanilla. El se quedó de una pieza; pero, contra
toda previsión, no juzgó desfavorablemente aquel viaje. «El
P. Cotanilla, a quien se lo dije ha tres o cuatro días, se quedó
estupefacto, pero no augura mal», decía la M. Sagrado Corazón 14. La verdad es que el jesuíta para esas fechas debía de
haberse acostumbrado a tratar con la M. Pilar, y conocería sus
reacciones rápidas y sus decisiones inesperadas. De todas maneras, la M. Sagrado Corazón se vio libre de lo que más la angustiaba en todo el negocio; es decir, de la necesidad de disimular constantemente, de responder con evasivas a personas
con las cuales tenía, por otra parte, absoluta confianza. Ocultar al P. Cotanilla el viaje de las MM. Pilar y Purísima había
sido difícil desde el principio y se iba haciendo ya imposible.
Poder hablar claro, sin restricciones mentales, le devolvió la
tranquilidad; y con ésta, un gran optimismo: «Ya me quedé
yo en paz, aunque le advierto a usted que nunca la he perdido.
Dice [el P. Cotanilla] que, si se le consulta, lo niega, y que
13
14
Cartas de 23 y 24 de marzo de 1886.
Carta a la M. Sagrado Corazón, de 3 de abril de 1886.
Carta de 2 de abril de 1886.
se alegra que se le haya ocultado; pero ya está tan animado
y no cesa de preguntarme. [ . . . ] Yo estoy y me encuentro muy
bien, sin necesidad de nadie. [ . . . ] El P. Cotanilla no ve esos
peligros que el P. Hidalgo si se entera el obispo. Ya estén ustedes con completa tranquilidad, que yo lo estoy, y negocien
como puedan, que yo me las entenderé con todos, y sola, Dios
mediante, puedo seguir por dos o tres meses» 15. Bajo esta impresión insistía al día siguiente: «Dios da luz al que escoge para
una obra, y como el P. Cotanilla es el designado por Dios, lo
ve el asunto tan claro, que no ve ninguna necesidad de que se
le dé cuenta a este Sr. Obispo, toda vez que este señor es un
arroyo y ustedes van directamente a la fuente. [ . . . ] Todo lo
que el Padre ha aconsejado en el Instituto nos ha salido bien.
Nunca se le ocultará más nada de lo principal» I6 .
No dejó de hacer, por su parte, la tarea que se le había
asignado. Mientras gestionaba la adquisición de un ejemplar de
las Constituciones de San Ignacio, iba enviando a la M. Pilar
una traducción española de las de María Reparadora y las reglas relativas a la enseñanza, tomadas de las Constituciones de
la Sociedad del Sagrado Corazón.
La natural tardanza del correo entre Madrid y Roma tuvo
en vilo todavía algunos días a las dos fundadoras. Mientras
que la M. Pilar recibía con suma alegría las cartas de su hermana que acabamos de referir —«nos ha dado la vida», «nos
ha llenado aún más de gozo»—, la M. Sagrado Corazón se
afligía al darse cuenta de que la M. Pilar, estrechada por lo incierto de la situación, estaba tan desanimada, que tal vez emprendería el viaje de vuelta: «Acabo de recibir la de usted, que
me ha afligido, como a usted las mías primeras. [ . . . ] Dios
quiera no se hayan puesto ustedes en camino de vuelta. No se
muevan, por Dios» 1 7 . Ya había comentado el asunto con
el P. Vélez, el jesuíta que se había prestado a ayudarle en el
arreglo de las Constituciones: «Me dijo que sí, que era un paso
algo atrevido, pero que lo veía ser clara una inspiración de
Dios, que no podíamos haber hecho cosa mejor, que se siguiera adelante sin temor, que el tener propicio al P. Urráburu era
una gracia especial de Dios que no la podíamos apreciar nunca
15
16
17
Ibid.
Carta de 3 de abril de 1886
Carta de la M Sagrado Corazón a su hermana, 7 de abril de 1886.
bastantemente. Que se interesara bien a S. R., que era un sabio
y un santo y tan versado en esta clase de asuntos, que, cuando
él los dé por aprobados, que bajemos al suelo la cabeza» I8.
Pocas veces habrán recaído sobie una persona elogios mayóles que los referidos a propósito del P. Urráburu. Su valía
real venía acrecentada a los ojos de las fundadoras por la acogida tan desinteresada que siempre encontraron en el docto jesuíta 19. Con extraordinaria humildad y sencillez, la M. Sagrado Corazón añadía: «Dios quiera que el Padre no se harte de
tantas altas y bajas nuestras; yo se lo pido a Dios de corazón
y me pesa en el alma de haber sido la causa de todo». Escribía
a la M. Pilar, y terminaba citando sus mismas palabras:
«... Acuérdese usted de lo que en sus cartas anteriores me
tiene dicho: que penas, contradicciones, perplejidades y sufrimientos no nos han de faltar; más a medida que esperemos
conseguir»20.
«El buen P. Cotanilla, en unión
con el P. Antonio, ayudará desde el cielo»
¡Ay, en buena hora dijo la M. Sagrado Corazón que ya
nunca más ocultarían cosas de alguna importancia al P. Cotanilla! En la madrugada del 1.° de mayo —no hacía todavía
un mes que la Madre había escrito esa determinación suya—
lo encontraron sin vida en su habitación. La muerte lo había
sorprendido sentado ante su mesa de trabajo, con la vela encendida y el libro abierto. Tenía sesenta y cinco años de edad,
bien llenos de sudores y afanes.
«Todo lo que el Padre ha aconsejado en el Instituto nos
ha salido bien». No pudo decir la M. Sagrado Corazón un elogio mayor del jesuíta, y precisamente en vísperas de su muerte,
como si hubiera querido hacer una síntesis de lo que le debía.
Curiosamente, la M. Pilar no sólo estaba de acuerdo con la
Ibid
El P Juan José Urráburu había nacido en Ceánuri (Vizcaya) el 23 de
mar/o de 1844 Entró en la Compañía de Jesús el 3 de marzo de 1860 Terminados sus estudios fue profesor de humanidades, retórica y filosofía en
Loyola Saint Acheul, Povanne y Roma En 1887 volvió a España, donde ocupó
casi siempre cargos de gobierno Fue rector de Valladolid, de Oña y del seminario de Salamanca Murió en Burgos el 11 de agosto de 1904
20
Carta del 7 de abril.
18
13
sustancia de ese juicio, sino que lo había expresado antes con
las mismas palabras. «Yo confío [ . . . ] en que en cuanto el Padre ha puesto mano nos ha salido bien» 2 1 .
Presumiendo la dolorosa impresión que esta noticia había
de producir en las ausentes, la M. Sagrado Corazón les escribió
una carta de preparación: «Tengo mucho disgusto, porque
el P. Cotanilla está muy caído; me temo nos dé un susto, y no
muy tarde. Desde la muerte del Sr. Obispo no levanta cabeza22
«Sea lo que Dios quiera. Yo escribiré mañana, no se apure
usted, que, si Dios nuestro Señor se lo lleva a descansar, ya
nos dará otro. Como tardan tanto las cartas, si, por desgracia,
el Padre faltase, ¿a quién le parece a ustedes que me dirija?
Para que haga sus veces, se entiende. ¡Qué doloroso me sería
y dónde encontrar [uno] que reúna sus cualidades! Pero a lo
que Dios haga no hay más que someterse con gu^to» 23.
«Veo la cosa como cuando murió el P. Antonio —decía
dos días después—, y tengo confianza grandísima en que, después que se sufra cuanto el Señor crea nos convenga, dará el
Instituto un buen estirón como entonces».
«Grandísima ha sido la pena que he tenido con la noticia
del P. Cotanilla —contestaba la M. Pilar a vuelta de correo—.
Dios nuestro Señor le alargue la vida, si es su voluntad, porque sus veces para nosotras temo que ninguno las haga» 24 .
«Hasta el viernes por la tarde no supimos, a boca de jarro
como suele decirse, la muerte de nuestro Padre, que bien hermoso estará en el cielo, pues su candor, buena fe y celo por la
mayor honra y gloria de Dios le habrán merecido en él un distinguido puesto. A pesar de esta creencia, [ . . . ] estoy amarga,
y la muerte de este santo aumenta mi soledad en este mundo
y el disgusto de vivir en él; pero no para poneime mala, ni
mucho menos» 25 .
Una de las maravillas que había conseguido la dirección
Carta a la M María de San Ignacio, 2 de agosto de 1883
El Sr. Obispo aludido era D Narciso Martínez Izquierdo Su muerte,
ciertamente, era como para producir impresión a cualquiera «El domingo de
Ramos, al entrar en la catedral, un mal sacerdote le disparó tres tiros, y aunque
no le de]ó muerto en el acto, sólo vivió hasta el día siguiente por la tarde
Recibió todos los sacramentos y perdonó al asesino
El asesino ert de Velez
Málaga, de cuarenta y tres años de edad» (carta de la M Sagrado Corazon a
su hermana 22 de abril de 1886) El teironsmo, evidentemente, no es una
exclusiva del siglo actual
2 3 Carta del 2 de mayo de 1886
24 Carta del 6 de mayo de 1886
25 Carta del 9 de mayo de 1886
21
22
del P, Cotanilla era la de mantener unido el Instituto por ia
unión de sus fundadoras, a pesar de las divergencias temperamentales de éstas. La M. Pilar estimó siempre la opinión del
jesuita y estuvo convencida de que sus orientaciones eran manifiesta voluntad de Dios. Por su parte, el P. Cotanilla ponía
freno, a veces, a las exuberancias del carácter de la M. Pilar,
pero valoraba su decisión, especialmente en los momentos críticos, y sus intuiciones, incluso las más arriesgadas. Recordemos lo ocurrido en la cuestión del viaje a Roma. El P. Cotanilla había quedado estupefacto, asegurando que, si se le hubiera hecho una consulta previa, hubiera rechazado el plan;
pero casi llegó a decir que se alegraba de la imprudencia...
Sin embargo, el P. Cotanilla no había sido un hombre absorbente. Al contrario, había acostumbrado a las dos fundadoras, y en especial a la M. Sagrado Corazón, a caminar por la
vida sin más arrimo que el de Dios. Las que formaron el núcleo primitivo del Instituto podían recordar la clase de consuelo que el Padre les ofrecía cuando estuvo a punto de muerte la superiora en la casa de la calle de la Bola: «Hermanitas,
no tengan pena; si muere el Papa, en seguida ponen otro en
su lugar». Consuelo, sin duda, excesivamente descarnado y ascético, que indica el matiz de las relaciones que pudo tener el
jesuita con las religiosas del Instituto. Los años posteriores
afianzaron el afecto mutuo, unido a un interés enorme y desinteresado por parte del P. Cotanilla. De las fundadoras hacia
él hubo siempre un agradecimiento sin límites y una confianza
total. Decir que desde este momento unieron la memoria del
jesuita a la de D. Antonio Ortiz Urruela, es afirmar el juicio
más favorable que de la boca y de la pluma de ambas pudo
salir jamás.
Las dos trataron de consolarse mutuamente, y en sus palabras encontramos la expresión de sus sentimientos hacia el P. Cotanilla. «Usted no se desanime ni aflija; al contrario, confíe
en Dios ciegamente, que El, como Padre, todo nos lo arreglará
mejor que nosotras pensemos. El buen P. Cotanilla, en unión
con el P. Antonio, ayudará en el cielo para el arreglo de todo.
Yo tengo un ánimo y una confianza extraordinaria» 26 . «No
estoy apurada ni ya afligida por el Padre; sentirlo, sí, por gratitud [ . . . ] , porque lo creo un deber; pero echarlo mucho de
28
Carta de la M. Sagrado Corazón a su hermana, 4 de mayo de 1886.
menos, no, porque la providencia de Dios, que tanto vela por
nosotras y ha velado, ha querido desde los principios que S. R.
nos eduque a vivir dependientes de Dios solamente, y, aunque
a mí especialmente se me hacía tan cuesta arriba, ahora veo los
designios del Señor, y le doy muchísimas gracias y me crece
la confianza para el porvenir y para el presente...» 2 7 Así expresó la M. Sagrado Corazón su pena y su esperanza. La actividad que siguió desplegando demuestra que realmente la muerte del P. Cotanilla la dejó dolorida, pero en ninguna manera
abatida.
«... Ese amado Padre, que gozará ya gloria, porque era un
ángel, no se ha muerto para nosotras, sino que se ha trasladado
cerca del Rey para despachar mejor nuestros negocios, que en
aquella corte, sin duda, es donde se han de resolver. ¿Recuerda
usted cuando murió el P. Antonio? ¿En qué circunstancias
tan horrorosas nos parecía quedábamos? Y , sin embargo, ¿qué
nos ha faltado?» Con estas palabras comentaba la M. Pilar la
muerte del P. Cotanilla 28 .
Desde luego, no volvieron a encontrar un consejero que
reuniera sus cualidades. Se relacionaron después con jesuítas
importantes (Urráburu, Muruzábal, La Torre, Vinuesa, etc.),
pero ninguno de ellos cumplió aquella función de soporte
sólido que había llenado tan discretamente, con tan segura sobriedad, el P. Cotanilla. La M. Sagrado Corazón buscó uno
que le sustituyera, pero confesaba que no era fácil: «Yo no sé
a quién inclinarme; unas veces, al P. Vélez (me gusta este
Padre por lo prudente y conciliador), y a la vez siento disgustar al P. Hidalgo y [al P . ] Sanz. Confío en Dios que también
lo ha de proporcionar, como lo hizo la otra vez, porque suyas
somos y la obra suya es» 2 9 .
Encajaba demasiado bien en el ambiente de la época el
que las mujeres encontraran dificultades para resolver sus asuntos si no estaban asesoradas por la sensatez de un hombre...
Pero la muerte de Cotanilla fue como la entrada del Instituto
en la mayoría de edad. «No se apure usted por Padre ni se
encierre en ninguno, sino, cuando se le ocurra a usted consultar, llama usted unas veces a uno y otras a otro...», aconsejaba
27
38
39
Caita de 16 de mayo de 1886.
Carta a su hermana, 12 de mayo de 1886.
Carta a su hermana, 4 de mayo de 1886.
la M. Pilar a su hermana 30 . «Con los Padres eso hago: le consulto al que me parece, y todos se prestan a servirme», contestaba la M. Sagrado Corazón 31 .
Murió el P. Cotanilla antes de ver aprobado el Instituto,
pero con la seguridad moral de que la aprobación se conseguiría en breve. Se llevó el disgusto del cambio de nombre ( ¿Reparadoras, Esclavas?), que no tuvo tiempo de asimilar del todo.
(Para él debió de ser una especial alegría encontrarse en el cielo con las primicias triunfantes de la Congregación; con aquella María de Santa Teresa, con María de San Ignacio, con María de San Javier..., todas ellas «Reparadoras del Sagrado Corazón» de la vieja escuela, de la mejor calidad; ellas no habían
conocido el nombre de Esclavas y él no había llegado a reconocerlo enteramente.) 32
Las Constituciones y el reclamo cotidiano de la vida
La primavera y el verano de 1886 trajeron consigo extraordinarios trabajos. La M. Sagrado Corazón tuvo que afrontarlos
todos en solitario. Era superiora del Instituto, y, como tal,
responsable última del negocio que en Roma ventilaban la
M. Pilar y la M. Purísima; pero no sólo era responsable; tenía, además, que suministrarles material de trabajo, y lo más
rápidamente posible fue enviándoles diversos cuadernillos con
la traducción de las reglas de la Compañía de Jesús tal como
estaban extractadas en las Constituciones de María Reparadora. En un tiempo en que toda mecanización era desconocida,
la tarea era algo más que regular; la ejecución material fue encomendada a dos novicias, pero la M. Sagrado Corazón tenía
que estar muy encima de ellas para que realizaran el trabajo
con toda fidelidad. Además, no renunciaba a conseguir el texto
verdadero de las Constituciones de San Ignacio; los jesuítas,
por muy afectos que fueran al Instituto, no se prestaban a facilitarlo. Es más, lo tenían prohibido por el General hasta que
Carta de 12 de mayo.
Carta de 16 de mayo de 1886.
32 A pesar de sus repugnancias, el P. Cotanilla acató la denominación dada
por la Santa Sede. Precisamente la recoge en el último párrafo de su Diario:
«El 29, jueves, estuve en las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús (vulgo
Reparadoras), que me llamaron con urgencia...» Murió dos días después de
hacer esta anotación
30
31
se realizara una nueva edición. No se oponían ellos, sin embargo, a traducir del latín en el caso de que en alguna librería
de lance encontraran un ejemplar antiguo. «¡Yo no desisto de
buscar las Constituciones, y espero pronto tenerlas; el P. Vélez se presta a traducirlas o a buscar quién...» «Ya están en
mi poder las Constituciones grandes de la Compañía. [ . . . ] Ya
las están traduciendo y avisado el P. Vélez, y lo espero de un
momento a otro...» 3 3 En mayo, las de Roma encontraban un
ejemplar más asequible por estar en francés, y con este hallazgo perdió interés la traducción de Madrid, como decía la
M. Pilar en una carta de esos días: «Acabo de recibir la de
usted, y usted habrá tenido otra mía diciéndole no prosigan
en la traducción, porque nosotras lo hacemos y componemos
nuestras Constituciones a toda prisa. [ . . . ] ¡Qué libro! No
tiene precio. Yo ansio que usted las lea para que se le trasdoble y más el amor y simpatías por nuestro Padre San Ignacio. [ . . . ] Cuando se acaben las Constituciones, se enviarán ahí
(quedando aquí otra copia; ¡mire usted cuánto hay que escribir! ) para que usted las vea, y vengan recomendadas por el
nuncio o gobernador eclesiástico. [ . . . ] Yo, aunque el P. Urráburu me las promete todas felices y es un santo, no me confío, sino trabajo y trabajaré cuanto pueda; haré cuanto se me
ordene, en especial por el P. Urráburu, que es el que aquí
miro como a Dios, y el resultado, del Señor sea, que suya es
la obra...» 34
El negocio de las Constituciones, aun siendo el más transcendental de los que traían entre manos, no agotaba toda la
actividad de la M. Sagrado Corazón en estos momentos. A diario se le presentaban mil asuntos, tal vez menos graves, pero
que reclamaban su intervención inmediata. Acuciada por tantos intereses, la formación de las novicias hubiera podido quedar desatendida, pero no fue así. Tratar de acudir a todo exigió
un especial empeño y una tensión extraordinaria. Mejor que
nadie lo expresaba la misma M. Sagrado Corazón en una carta:
«Dice usted, Purísima, que me dedique a las novicias; lo mis3 3 Cartas de la M. Sagrado Corazón a la M. Pdai entie el 11 v 16 de abril
y 17 de abril de 1886.
34 Carta de la M. Pilar a su hermana, 12 de mayo de 1886.
mo dice el Padre 35 [ . . . ] , pero piense usted lo que se me viene
encima o lo llevo ya: las enfermedades y no poder casi descuidar en nadie; después, tantísima carta; los asuntos de la casa,
que no los puedo abandonar, porque no me fío de Mártires,
que se emboba, y puede haber pérdidas materiales y de crédito,
de consideración. [ . . . ] En cuanto a mi salud, excelente, a pesar de los desvelos, que las tres las suelo oír no una mañana
sola. La obra [de la iglesia], que me quita la vida. Don José:
esto es el cuento de nunca acabar; la iglesia, parada, y los albañiles, haciendo chapuces los pocos que hay. En fin, los pecados se me borran, o la pena de ellos» 36.
Para que le ayudara en el noviciado, la M. Sagrado Corazón
llevó a Madrid a la M. María del Carmen Aranda. Tendría
ésta unos veintiocho años de edad y hacía dos que había terminado su formación como novicia, pero parecía la más apropiada para el caso; «muy buena, pero vehementona», según observación de la Madre, decía ésta que no podía perderla de vista para que no apretase excesivamente a las novicias. Y esta
ayuda tan menguada también le vino a faltar: María del Carmen Aranda cayó enferma y hubo de ser sometida a una considerable operación en una rodilla.
El apoyo era aún más precario en los asuntos económicos.
Debería haber llevado las cuentas la M. Mártires, que se cita
en la carta anterior. Era una mujer de muy buen juicio, pero
tan abstraída, que resultaba totalmente ineficaz siempre que
se trataba de poner los pies en la tierra; era imposible confiarse
ni a su memoria ni a sus cálculos.
Y en esta situación, la M. Sagrado Corazón tuvo que abusar de sus fuerzas. Tenía treinta y seis años y una salud excelente. Estaba en su plenitud física; pero, sobre todo, se había
empeñado con todo el ardor de su temperamento en una misión por la que estaba muy dispuesta a dar la vida. Antes de
que las grandes pruebas posteriores le exigieran el sacrificio
de su actividad o de su honra, desde ahora estaba realizando
con toda fidelidad la entrega de su ser ofrecido a Dios en su
consagración. Día a día, hora a hora, por la mañana, por la
tarde, a altas horas de la noche y de la madrugada...
Que ella tuvo una clara conciencia de su responsabilidad en
35
36
Sin duda, el P. Hidalgo, S.I., que era su director espiritual.
Carta a las MM. Pilar v Purísima, 9 de julio de 1886.
el Instituto como fundadora, está fuera de duda. Esa conciencia no se oponía a su convencimiento, tan sincero, de ser simplemente un instrumento en las manos de Dios; y de todas
formas la empujaba al trabajo en todo aquello que podía importar a la Congregación. Su sentido de responsabilidad la forzó
a determinadas actividades a las que no se sentía naturalmente
inclinada. En cierta ocasión, la M. Pilar le advertía la conveniencia de guardar absoluto secreto respecto a un asunto; y
añadía que, aunque la M. Sagrado Corazón era menos habladora que ella, también se estaba haciendo locuaz 37. Observación más o menos injusta en el sentido en que la M. Pilar la
hacía, pero que revela una realidad palmaria: la M. Sagrado Corazón había dejado muy atrás la época en que, como hermana
menor, se sometía tímidamente a las decisiones de su exuberante hermana mayor; aquella época en que la más joven hablaba poco, porque todo lo decía, y con abundancia de palabras, la mayor.
Como muestra de esa creciente seguridad en las relaciones
sociales puede anotarse la amistad de la Madre con Mons. Della
Chiesa. Uno de los días en que hablaba con él acerca del Instituto, el secretario de la Nunciatura tanteó el ánimo de la
fundadora. Tal vez, si redujeran el campo de acción a España,
encontrarían menos dificultades para el crecimiento del Instituto, decía él. No le dio tiempo más que a sugerirlo.
LÍ
f
—«Eso no —contestó con viveza la M. Sagrado Corazón—;
• nuestro Instituto ha de ser universal, como la Iglesia, y, si otra
-•' cosa se intenta, desde ahora protestamos.
—...(¿Insistiría Mons. Della Chiesa viéndola tan convencida?)
—¿Lo entiende usted bien, Sr. Secretario?
—Sí, sí, como la Iglesia».
La entendía muy bien el tal monseñor, pero ella dice, al
contarlo, que se lo repitió dos o tres veces 38. No se lo tomó a
mal, ni muchísimo menos. Jamás perdieron las amistades la
superiora de la casa del Obelisco y el futuro papa Benedicto XV.
Cf. p.230.
" Carta de la M. Sagrado Corazón a su hermana, 10 de ¡unió de 1XN6.
« . . . Con escribir a tantos obispos,
la vida perdurable»
En junio, la M. Pilar escribió que era necesario, al presentar las Constituciones a la Sagrada Congregación, presentar,
además, informes de los obispos que conocían al Instituto. En
especial parecía conveniente, o mejor imprescindible, el de
Fr. Ceferino González; su declaración podía zanjar definitivamente las controversias a propósito del origen y de la separación de la Sociedad de María Reparadora. Tan importante juzgó la M. Sagrado Corazón este asunto, que, a pesar de todo lo
que tenía pendiente en Madrid, no dudó en viajar hasta Sevilla. «Le disgustará a usted que yo haya venido —escribía desde esta ciudad a su hermana el día 24 de junio—; pero al leer
la de usted [ . . . ] y siendo, a mi parecer, este documento el que
más importa, me resolví a venir, y me he alegrado infinito, porque, si no, ni se pone lo que se desea ni sé cuando se hubiera
despachado...» Era justísima su apreciación. Estaba no sólo
en su derecho, sino aun cumpliendo un deber fundamental,
al ir a hablar con el cardenal de Sevilla. Pero la M. Pilar tenía
una verdadera obsesión acerca de los viajes de su hermana, y
ésta, por otra parte, espontánea y oportuna en sus relaciones
con personas de todas clases, temía realmente emprender cualquier gestión cuando pensaba que podía chocar con el criterio
absoluto y cerrado de la M. Pilar.
Unos días después, ya en Madrid, contaba el resultado de
la entrevista: «Recibiría usted una mía desde Sevilla; que no
le agradaría a usted mi viaje, pero con él, después de Dios, se
ha conseguido sea despachado tan bien y tan pronto el documento del arzobispo» 39.
No era Fr. Ceferino el único que debía informar sobre el
Instituto. La M. Sagrado Corazón tenía emprendida una verdadera ofensiva epistolar a cuenta de las cartas comendaticias. «Estos días, con escribir a tantos obispos, la vida perdurable». Su
actividad consiguió que escribieran informes muy favorables
los prelados de Canarias, Zaragoza, Córdoba, Vitoria y vicario capitular de Madrid-Alcalá (esta sede estaba vacante),
39
Calla de la M Sapudo Corvón a 11 M
Pilai, 3 de julio de 1886
Granada, Salamanca, Valladolid, Cádiz y vicario capitular de
Toledo.
Son explicables las expresivas palabras de la M. Sagrado
Corazón: «Con escribir a tantos obispos, la vida perdurable».
Se comprende también que muchas noches oyera que el reloj
daba hasta tres campanadas... Y , en contraste con aquella agotadora actividad, el gesto sonriente y sereno, la capacidad de
acogida, el interés por las preocupaciones, aun pequeñas, de
los demás.
Y otro contraste: la lentitud extrema del arquitecto y los
albañiles de la obra de la iglesia. ¡Si hubiera podido levantarla
la misma M. Sagrado Corazón con la fuerza y la impaciencia
de su deseo!
En la primera quincena de julio, las MM. Pilar y Purísima
comunicaban que el trabajo de las Constituciones tocaba a su
fin. «Hoy salen de ésta las Constituciones; Dios quiera vayan
a su gusto [ . . . ] ; todas son casi una traducción de las de San
Ignacio», escribía la M. Purísima el día 12. Sólo cuatro días
después —¡bien funcionaba el correo en aquel tiempo!— acusaba recibo de ellas la M. Sagrado Corazón: «Acabo de recibir
las Constituciones y las cartas de ustedes. Todo, Dios mediante,
se arreglará muy bien, pero temo que para San Ignacio no estén en ésa; veremos; yo he de hacer lo posible».
La M. Pilar recomendaba a su hermana que las leyera con
tranquilidad —«No doy a ustedes prisa ninguna en su despacho»— y que, aparte de las observaciones que juzgara necesarias, añadiera una nota final de adhesión a la Santa Sede: «esa
protesta de adhesión al Romano Pontífice y mencionar que se
ora por Su Santidad y por la Iglesia, como el P. Cotanilla (¡Padre de mi alma!) lo puso al final, es decir, la sustancia. Todo
esto vea usted si convendrá tratarlo con el Sr. Secretario del
nuncio, que él mejor sabe lo que aquí ha de agradar» 40. Instaba
además la M. Pilar a que el nuncio viera el texto de las Constituciones e informara lo más pronto posible sobre ellas. Pocos
días después, la M. Sagrado Corazón escribía a la M. Pilar dándole cuenta del resultado de una consulta hecha al secretario
de la Nunciatura acerca del asunto en cuestión; en resumen,
10
Carta de la M. Pilar a su hetmana, 12 de julio de 1886.
le decía que el nuncio no necesitaba ver las Constituciones,
que sólo debían ir avaladas por la firma de la superiora —ella
misma—, a la que se añadirían los informes de los prelados y
una instancia, firmada también por la superiora del Instituto,
suplicando la aprobación del mismo. El secretario se había ofrecido a redactar este último documento. «Me dijo que, supuesto
que las Constituciones se presentarían en italiano, él me haría la
instancia en el mismo idioma y me daría a la vez copia en castellano. Verá usted qué bien va, porque es finísimo. [ . . . ] Me
preguntó si habían variado en ésa con ustedes; le dije que sí,
y traslució que él había escrito algo a nuestro favor» 41 .
¡Inestimable interés el de aquel joven secretario de la Nunciatura! Y muy grande la deuda de gratitud que las Esclavas
contrajeron con Santiago Della Chiesa, aquel monseñor que
prometía tanto...
Antología de alabanzas en latín y castellano
El día de San Ignacio, 31 de julio, las Constituciones, ya
revisadas, salían de Madrid camino de Roma. Las acompañaban las comendaticias de los obispos, verdadera antología de
alabanzas en latín y en castellano. Creían conveniente «recomendar a la benevolencia de la Santa Sede» a aquellas Hermanas
«animadas de singular piedad», cuyo Instituto «viene produciendo copiosos y laudables frutos en conformidad con las reglas y Constituciones que lo rigen» y «se encuentra [ . . . ] en
buenísimo estado disciplinar, personal y económico». Su misión
de culto y apostolado, unida «al fervor y a la observancia de
las Hermanas», daba fundadas esperanzas de que su aprobación había de ser «de gran gloría de Dios». Decía otro que la
Congregación había obtenido «'justísimamente la admiración y
cariño de todos los buenos». El vicario capitular de Madrid
creía que la tendencia del Instituto, «bien marcada, a extenderse cada día más» era una esperanza para la diócesis, donde
podría prestar «inmensos servicios a los populosos barrios adyacentes».
Sin duda alguna, se esperaba de Fr. Ceferino González el
informe más interesante. No sólo porque había fundada con" Carta A' 17 de julio de 1RR6
fianza en su benevolencia hacia el Instituto, sino porque se
creía que el antiguo obispo de Córdoba podía unir a los elogios algunas declaraciones definitivas sobre historias de diez
años atrás; muy antiguas, añejas ya, todavía conservaban cierta
actualidad en 1886 4 2 . Fray Ceferino debió de fruncir el ceño
y apretar con firmeza la pluma al escribir su informe. (Era su
gesto natural; por lo demás, en el fondo era un hombre sencillo y entrañable.) Manifestaba:
«Que la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de
Jesús, que nos es muy conocida desde su mismo origen, se distingue por la fiel observancia de su Instituto y ardiente deseo
de perfección. Juzgamos es digna de la aprobación apostólica, sin
.' que, a nuestro parecer, debe ser obstáculo la separación del pri"> mitivo Instituto de María Reparadora, que en otro tiempo se
. realizó, con nuestro conocimiento y consentimiento, por las Her' manas que aún estaban en el noviciado, y que, por la condición expresamente puesta a la adquisición de la casa, eran enteramente
• libres de permanecer en el mismo Instituto o de abandonarlo».
Las Constituciones fueron presentadas a la Sagrada Congregación el día 7 de agosto, octava de la fiesta de San Ignacio
de Loyola. Hasta bien entrado el otoño estuvieron en manos
de un consultor que se tomó bastante tiempo para examinarlas. «El martes, 28, vino a decirnos misa el Sr. Secretario de
la Nunciatura —escribía el 30 de septiembre la M. Sagrado
Corazón a su hermana— y me encargó dijese a usted que hiciese lo posible por que en este mes de vacaciones despachase el
consultor las Constituciones y tuviese puesto su juicio, a fin de
presentarlas el día 12 de noviembre, que se abren las Congregaciones...»
Después de tantos trabajos y de recabar todas las recomendaciones posibles, ahora no quedaba sino esperar y orar. Incluso Mons. Della Chiesa había agotado sus posibilidades con las
últimas cartas escritas al cardenal prefecto de la Sagrada Congregación.
Orar y esperar..., ocupándose sin descanso en mil asuntos
diversos: «Yo no sé por dónde empezar a pedir a Dios con
tanta cosa como hay encima; si es su voluntad, Dios lo dará» 43.
La M. Sagrado Corazón quería sacar el mayor partido posible
42 De hecho, una de las mayores dificultades que las MM. Pilar y Purísima
encontraion en Roma fue el ambiente creado en torno al Instituto por informes
negativos acerca de su origen.
Carta de la M Sagrado Corazón a su hermana. 22 de agosto de 1886,
de la estancia en Roma de las MM. Pilar y Purísima: «Música
bonita, Purísima, y tome idea de lo que ahí se canta. Aprenda
muchas cosas y entérese de todo lo que crea nos ha de valer
aquí» 44 . «Muy conveniente sería adquirir esa casa —decía a
su hermana—; tantee usted por plazos, a ver si Dios abre
camino» 45.
Se acaba un año en Roma y en Madrid
Por este tiempo la iglesia de Madrid se iba acabando lentamente. «Ya están quitando los andamios de la iglesia y está
bonito el techo», decía la M. Sagrado Corazón a su hermana 46 ,
sin poder evitar traslucir su pena por la reducción del proyecto
primitivo. «Ya está puesta la verja del coro, que está machucha, como todo lo de D. José. ¡Qué hombre! ¡Bien me está
crucificando! ¡Ay, Cubas, Cubas! Caro Cubas; más es D. José,
y sin gusto. 40.000 duros cuesta la iglesia, y es, en la apariencia, lo que un vestido de gro hecho en un pueblo: muy rica
la tela, pero sin vista. [ . . . ] Cada día se está tocando más el
disparate de la iglesia atravesada...» 47 A pesar de todo, la bóveda del presbiterio se había decorado según inspiración de la
misma Madre: «(Yo he dado la idea; a ver si gusta a ustedes:
en medio, el mundo; encima, el Sagrado Corazón muy grande,
con las manos hacia él derramando gracias. A sus pies, ocupando los espacios bajos de los lados, con distintas actitudes,
en un lado, San Francisco de Sales, San Bernardo, Beato La
Colombiére...» Hasta diez santos citaba en su carta 48 , y se pintaron efectivamente en la bóveda de la iglesia. « . . . Me parece
son muchos santos alrededor del Sagrado Corazón; no por otra
cosa sino porque resulte un mamarracho por lo mal que los
pinten», se apresuraba a responder la M. Pilar unos días después 49. Sobre el coste de la obra opinaba que, «aunque 40.000
duros es bocado muy gordo [ . . . ] , el doble hubiera gastado
Cubas, y del disparate de ser a la fachada, espero en Dios que
Carta
Carta
,y
Carta
4 7 Ibid.
4 8 Carta
4 ' Carta
44
45
46
de 19 de agosto de 1886.
de 22 de agosto de 1886.
de 16 de septiembre de 1886 de 16 de septiembre de 1886
de 25 de septiembre de 1886.
-
algún día se desengañará usted de la ventaja que reportará al
noviciado...»
Fuerza es reconocer que por este tiempo era muy difícil,
casi imposible, que la M. Pilar se volviera atrás de una opinión
suya expresada en contra de la de su hermana.
Mientras la M. Sagrado Corazón bregaba con los obreros
de la iglesia, en Roma, presentadas las Constituciones, se imponía un período de inacción forzosa. La M. Pilar y su acompañante hicieron entonces los Ejercicios espirituales. Al salir de
ellos, la M. Pilar, como tantas otras veces, pedía perdón a su
hermana. En realidad, los motivos de los disgustos habían ido
aumentando de importancia con el tiempo, y, sin embargo, no
sentía ahora una conciencia de sus faltas tan aguda como en
otras ocasiones. En una carta escrita el 13 de octubre decía a
la M. Sagrado Corazón: «Ante todo, quiero pedir a usted perdón de lo que le he faltado, que siempre tengo algo, aunque
creo me voy enmendando; quizá no porque adquiera virtud,
sino porque los años me van quitando energía». Si las desavenencias entre las dos hermanas no hubieran tenido otra causa
que la excesiva viveza del temperamento de la mayor, los años,
indudablemente, hubieran hecho el efecto que la M. Pilar parecía suponer. Pero había algo más: en la M. Pilar, un casi diríamos trágico convencimiento de que en muchos asuntos era
superior a su hermana. Y decimos «trágico» porque ese sentimiento de superioridad formaba parte de un complejo desgarrador de afectos y tendencias, en el que sobresalía el deseo
incontrolado de hacer prevalecer el propio criterio, junto a un
cariño muy sincero hacia la M. Sagrado Corazón, que se manifestaba en la preocupación constante por ella; en una actitud
«protectora». Sería injusto decir que no le reconoció ninguna de
sus cualidades. Aparte de las virtudes sobrenaturales, la M. Pilar veía en la M. Sagrado Corazón un conjunto de aptitudes
que la hacían una formidable maestra de espíritus. Sabía que
su hermana era queridísima por todas las de la Congregación,
especialmente por las que habían sido sus novicias, y jamás se
extrañó de ello. Sin que tratemos de recordar ahora infinidad
de ocasiones en que demostró el superior concepto en que la
tenía en este punto, recogeremos un párrafo escrito por la M. Pi-
lar precisamente desde Roma: «Gracias infinitas a Dios por
tanta vocación. Habiéndolas, y bien formadas, verá usted cómo
en poco tiempo se extiende mucho la Congregación para honra
y gloria del Corazón de Jesús; verdaderamente se ven cosas
maravillosas, y nosotras ya llevamos qué contar de ellas» 50.
Tocaba a su fin el año 1886 sin que se vieran terminados
los asuntos en que se había puesto un mayor interés. La iglesia de Madrid seguía adelante, pero a ritmo lento. Con el brillo
de su novedad ya iba gustando incluso a la M. Sagrado Corazón. En otoño se proyectaba inaugurarla para Navidad: «Está
bonita, pero muy modesta». «La iglesia gusta mucho, es muy
devota. El arquitecto es hoy uno de los primeros de Madrid;
no puede con tanto trabajo»... «La iglesia, ya casi terminada,
muy preciosa; gusta más que las góticas». Esos comentarios,
insertos en cartas consecutivas, indican una reconciliación progresiva de la M. Sagrado Corazón con el templo realizado
por D. José Aguilar 51 . No se inauguraría hasta el 20 de febrero de 1887.
Y la aprobación pontificia. ¡Qué ejercicio de paciencia para
las fundadoras ver que toda su anterior actividad respecto a
las Constituciones se reducía ahora simplemente a esperar! «Yo
lo que quiero y pido a Dios es que aprueben las Constituciones,
que esto para nosotras es el todo» 52. Muchos proyectos estaban detenidos hasta esta aprobación. En distintas diócesis —Málaga, Vitoria, Granada...— se ofrecían nuevos campos de trabajo, pero todo estaba pendiente de las decisiones que en Roma
tomara la Sagrada Congregación. «... Ni iglesia ni nada, fuera
de lo espiritual, vale un céntimo en comparación de lo que esperamos de Dios obtener. [ . . . ] Para nosotras es cierto lo que
esperamos, y queda toda la vida del mundo para hacer, prosperar, extenderse [ . . . ] , pues a nuestra muerte sucederán otras,
que sobre estos cimientos edificarán» 53 .
Carta a la M. Sagrado Corazón, 17 de octubre de 1886.
51 Cartas a su hermana de 22 de septiembre, 4 de noviembre y 16 de noviembre de 1886.
52 Carta de la M. Sagrado Corazón a la M. Pilar, 26 de octubre de 1886.
" 5 3 Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 15 de diciembre de 1886.
60
-
.
7
CAPÍTULO
VI
-
-* •
LA APROBACION PONTIFICIA
Y LA ELECCION
DEL GOBIERNO
GENERAL
-XÍ
i-
29 de enero de 1887
En los últimos días de enero de 1887, el consultor de la
Sagrada Congregación emitía, al fin, un informe favorable.
Había leído detenidamente las Constituciones —¡se tomó, en
verdad, un buen tiempo!—, y creía que deberían rehacerse según un orden más lógico y atendiendo a una serie de advertencias particulares. Pero después añadía: «Estas buenas Hermanas, que se muestran verdaderamente llenas del espíritu del
Señor (como lo están también las Constituciones) y muy animadas a conseguir el fin de su vocación y dotadas de ferventísima voluntad, no creo deben ser así rechazadas...» En definitiva, daba su voto positivo a la aprobación del Instituto y
recomendaba una nueva redacción de las Constituciones antes
de su aceptación definitiva.
En la reunión tenida el 28 de enero, la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares hizo suya la opinión del consultor, Fr. Tomás de Forli. Y al día siguiente, 29 de enero de
1886, el cardenal Masotti, prefecto de la dicha Congregación,
firmaba el correspondiente decreto.
Sin pérdida de tiempo, la M. Pilar telegrafió a Madrid ese
mismo día. Eran las tres de la tarde, y en la oficina de telégrafos le aseguraron que dos horas después estaría en su destino. Así fue efectivamente: «El sábado, a las cinco de la tarde,
recibimos el parte con mucha alegría. [ . . . ] Se cantó el Te Deutn,
Magníficat y Laúdate. El canto no fue canto, sino gritar de la
alegría que las cantoras tenían...» 1
«Me figuro la que habrá ahí hoy», escribía la M. Pilar al
día siguiente. No se equivocaba. El gozo fue tan hondo, tan
intenso, que borró cualquiera otra emoción; todos los himnos
de acción de gracias de la Iglesia parecieron en ese momento
1
Carta de la M. Sagiado Corazón a su hermana, 31 de enero de 1887.
poco expresivos. Los sufrimientos pasados y los que, lógicamente, la M. Sagrado Corazón preveía para el porvenir, eran
nada en comparación con la alegría de esta hora. Era ella bien
consciente de que vivir con intensidad la gracia especial de
aquel momento suponía aceptar de antemano la dicha y el dolor de su maternidad para con el Instituto. No se dejó llevar
de ilusiones infantiles: acogió con todo su ser este nuevo don
de Dios que tanto la iba a obligar. No tenía aún el decreto de
aprobación, aquel documento que meditaría tantas veces después. El último párrafo era una exhortación tanto más preciosa
cuanto que era la confirmación de un camino ya conocido por
el que el Instituto llevaba corriendo hacía años; no era cuestión de emprenderlo, sino de seguir en él:
«Sigan, pues, dichas Hermanas aborreciendo el mal, haciendo
el bien, amándose mutuamente con caridad fraterna, sirviendo al
Señor, alegres con la esperanza, pacientes en la tribulación, constantes en la oración; sigan trabajando con más fervor, bajo la
dirección de los ordinarios, en procurar la propia santificación y
la de los demás y en esforzarse cada día más en conseguir el fin
que se han propuesto; y así, alegres en el dulcísimo Corazón de
Tesús, merezcan recibir la corona de la vida».
«Alegres con la esperanza, pacientes en la tribulación».
Pacientes: la recomendación de la Iglesia era casi innecesaria
en el caso de la M. Sagrado Corazón. Pero mucho debió de
apurar ésta el sentido de la frase; en una carta escrita dos años
después se refería a ella: «Por Dios, que no tenga usted pena;
alégrese, que ya sabe lo que nos dice el papa —parece que profetizó al final del Breve de aprobación...: 'Alegres en el dulcísimo Corazón de Jesús', 'pacientes en la tribulación', y esperándolo todo el El hoy más que nunca» 2.
El día 20 de febrero de 1887 se inauguró la iglesia de Madrid. Una obra amasada en sudores y disgustos, cada una de
cuyas piedras podría contar su particular historia... Estaba,
al decir de la M. Sagrado Corazón, modesta, devota, bonita.
Era un edificio nuevo, y, naturalmente, esta circunstancia le
dotaba de un brillo que perdió después al paso de los años.
Cuando al fin llegaron las MM. Pilar y Purísima de Roma
- Carta a la M. María del Carmen Aranda, 8 de febrero de 1890.
faltaba poco para la primavera. La natural alegría de la vida,
el renacer de la naturaleza toda, puso notas de gozo en el encuentro con la M. Sagrado Corazón y con la comunidad de Madrid. Este año, además, la primavera venía a realzar la segura
esperanza nacida de la aprobación pontificia del Instituto. Las
recién llegadas recorrieron la obra y admiraron en particular
la iglesia. A la M. Pilar le gustó; entre otras cosas, porque no
la había dirigido el marqués de Cubas...
Presupuestos de una elección
La aprobación del Instituto imponía la obligación de constituir el gobierno del mismo de acuerdo con lo establecido en
las Constituciones. Por fuerza había de acabarse aquel primitivo sistema que venía funcionando desde 1877 3 . Hasta 1887,
la M. Sagrado Corazón había sido superiora única, aunque, al
abrirse nuevas comunidades en Córdoba, Jerez, Zaragoza y
Bilbao, se nombró para cada una de estas casas una superiora
local, subordinada a la superiora principal de Madrid. Durante
el período 1877-1887, la M. Sagrado Corazón no había sido,
en rigor, General del Instituto, y, por tanto, tampoco había
tenido un Consejo que, según derecho, le asesorara en el gobierno.
Lo que no había existido por falta de una legislación explícita, existía, sin embargo, impuesto por la costumbre en una
forma familiar. No había en el Instituto consultoras de la superiora principal para los asuntos generales, pero la M. Sagrado
Corazón no hacía nada importante sin que lo supiera y aun lo
aprobara la M. Pilar. El hecho era explicable. Las dos habían
recorrido unidas todos los caminos de la vida religiosa desde
su vocación en Pedro Abad hasta ver el Instituto constituido.
Por un designio de la Providencia, se habían visto convertidas,
también las dos, en fundadoras. El nombramiento de la M. Sagrado Corazón como superiora de la comunidad no había anu' En 1877 el cardenal-arzobispo de Toledo nombró a la M. Sagrado Corazón
superiora por seis años. En 1883, antes de que expirase este período, la interesada lo notificó al citado cardenal «para que tenga a bien nombrar la persona
yue juzgue más conveniente para seguir desempeñando el expresado cargo». Al
fflargen de la misma instancia, el prelado declaraba prorrogar por otros seis
años el mandato de 1;' superiora El documento está en el Archivo General de
las r.-cl.r
lado el importante papel de la M. Pilar en la fundación, y menos el hondo convencimiento que todas las primeras religiosas
tenían de él.
El desarrollo del Instituto fue afianzando más y más la
conciencia que la M. Pilar tenía de su puesto. Por designación
de la superiora, ella había realizado materialmente casi todas
las fundaciones, prolongando de esta manera las actividades
para las cuales había demostrado una especial disposición desde los primeros tiempos. Es obvio que la apertura de nuevas
casas suponía siempre una serie de negocios —trato con obispos y seglares, arrendamientos, compraventas, etc.—, en los
cuales llegó, como si dijéramos, a especializarse la M. Pilar.
Realizaba estos actos en nombre del Instituto, y la correspondencia epistolar con su hermana demuestra que incluso con la
autorización explícita de ésta. Pero, a pesar de todo, la práctica
continuada le había hecho formarse una cierta conciencia no
ya de su natural superioridad en este campo, sino aun de su
responsabilidad en la administración del Instituto casi con independencia de la autoridad de la M. Sagrado Corazón. Esta
estaba muy lejos de apetecer responsabilidades que no le competían; ni aun por tendencia instintiva era ambiciosa. Pero,
por muy modestas que fueran sus aspiraciones, no podía dejar
de ver que, siendo superiora, no le era lícito declinar, ni siquiera por virtud —hubiera sido falsa—, las obligaciones que
le incumbían como tal. Por prudencia consultó con la M. Pilar todos los asuntos; pero por deber se mantuvo informada
de los que emprendía ésta, la autorizó para negociar muchas
veces y se negó algunas otras.
En la práctica, sin embargo, hubo una especie de tácita división de poderes; la M. Sagrado Corazón se ocupó con preferencia de la formación de las religiosas; la M. Pilar, de la extensión del Instituto y la administración de sus bienes temporales. La división de que hablamos debió de parecer bastante
natural, hasta el punto de que se aludió a ella, simplificando
muchísimo, como a un tópico: María del Sagrado Corazón
«formó los corazones»; María del Pilar sostuvo el Instituto
como un fuerte pilar de mármol «en lo material y exterior» 4
4
Cf. M
PRECIOSA SANGRE,
Crónicas I I
p.330.
Se prepara la Congregación general
Las Constituciones del Instituto recién aprobado establecían una superiora general, que tendría como consejeras a cuatro Madres profesas, llamadas asistentes generales. A este fin,
el día 15 de abril la M. Sagrado Corazón dirigía una carta circular a las superioras de las casas informándoles acerca de los extremos de la elección. «En primer lugar, lo que más recomiendo es la rectitud de intención y buen espíritu con que se deben
practicar estas cosas, porque de su perfección depende, en su
mayor parte, el que Dios nuestro Señor se digne estar en medio de todas estas operaciones e inspirar el mejor resultado
para su mayor honra y gloria, en el bien de la Congregación».
A la asamblea que elegiría General tenían que asistir, con voz
y voto, la superiora de cada casa y dos Hermanas designadas
por los miembros de cada comunidad.
El obispo de Madrid había determinado que la elección se
hiciese dentro del tiempo pascual. Quedó fijada la fecha en el
día 13 de mayo. Las Hermanas de las casas de Madrid, Córdoba, Jerez, Zaragoza y Bilbao designaron previamente a sus
representantes. Compondría la asamblea un conjunto de religiosas, en su mayoría jóvenes, ninguna de las cuales había hecho todavía su profesión perpetua.
Las electoras de la primera Congregación general del Instituto de Esclavas del Sagrado Corazón pertenecían en gran
parte, si no al núcleo primitivo formado en Córdoba y Madrid
entre 1876 y 1877, sí, al menos, al conjunto de antiguas de la
Congregación. Unas habían sido formadas por la M. Sagrado
Corazón directamente; otras, más modernas, correspondían a
la generación educada por la M. María de la Purísima, pero
habían vivido al lado de la fundadora y la habían tratado
lo suficiente como para tener en ella una gran confianza.
De hecho, aun después que la M. Sagrado Corazón encargara del noviciado a la M. Purísima, siguió ella misma hablando periódicamente a las novicias reunidas, «porque Purísima es algo tirante, aunque ellas están contentas» 5. Las cartas
que se conservan de este período —los años anteriores a la
' Caita de la M
Sagrado Corazón a su hermana, 5 de Junio de 18R4
elección— muestran que la M. Sagrado Corazón nunca abandonó su misión de formadora, para la que tenía especiales cualidades. Para todas estas electoras formadas en su escuela no se
presentaba muy difícil el acto del día 13 de mayo. Ni se les
pasó por la cabeza que la General pudiera ser otra que la que
venía desempeñando el cargo de superiora hasta entonces. Sin
duda, se hicieron en cada una de las casas oraciones especíales
por el éxito de la reunión, pero con toda seguridad eran como
una especie de acción de gracias anticipada.
Sin embargo, entre las Hermanas que componían la Congregación general primera había algunas para las cuales la elección no se presentaba como un asunto tan fácil. Para esas fechas había en el Instituto personas —contadísimas, desde luego— que conocían o vislumbraban el problema doloroso de
las relaciones entre las hermanas Porras. Nadie sufrió como
ellas dos en estos momentos. Y , aunque es difícil ponderar la
calidad y la intensidad de un dolor humano —físico o moral—,
podríamos decir que en cada una de las fundadoras el sufrimiento presentó unos matices diversos, pero las traspasó igualmente hasta los entresijos del alma.
Con el respeto que exigen los problemas entre personas,
en lo que tienen de más hondamente humano, vamos a tratar
de analizar aquí las circunstancias que concurrieron a hacer del
hecho de la elección de superiora general uno de los más transcendentales de la vida de la M. Sagrado Corazón; transcendental por lo que supuso de dolor, paciencia y de humildad; pero,
sobre todo, porque puso al descubierto su enorme capacidad
de amar y construir. Es preciso acercarse con respeto por muchas razones. Una de ellas, porque el sufrimiento debe ser rodeado siempre del pudor, si queremos conservarlo en un plano
de dignidad. Otra, por la parte más o menos culpable que en
él cabe atribuir a personas tan señaladas como la M. Pilar.
Debemos contemplar en ésta no ya a un instrumento impersonal de las tribulaciones de su hermana, sino a una criatura
humana con todo el peso de su miseria y su grandeza; una mujer combatida por fuerzas contradictorias, dolorida por el zarandeo de sus propias pasiones, ante las cuales sucumbe muchas veces y triunfa algunas otras. Quien mejor supo expresar
la situación desgarradora de la M. Pilar fue sú propia herma-
na, que dijo años después, refiriéndose a ella y a las demás
asistentes, que «sufrían muchísimo para hacerla sufrir» 6 .
Al llegar de Roma, la M. Pilar traía la aprobación del Instituto: una enorme alegría. Traía también consigo una serie de
experiencias que influirían poderosamente en el desarrollo posterior de los acontecimientos. Si miraba hacia atrás, a los años
pasados en el Instituto, podía recordar infinidad de dificultades exteriores de todas clases, vividas con la ayuda de Dios y
a fuerza de constancia; pero recordaba también •—¡qué duda
cabe!— las mil pequeñas desavenencias internas, el contraste
casi continuo de opiniones con su hermana, que en tantas ocasiones le había llevado a reconocerse culpable después de un
conflicto. En Roma había pasado un año a solas con la M. Purísima. Dado el carácter comunicativo de la M. Pilar, no sorprende en absoluto que vaciara todas sus preocupaciones en
la compañera que estaba compartiendo con ella el empeño por
la aprobación del Instituto. Muy lejos, en Madrid, la M. Sagrado Corazón se afanaba con el mismo interés, y por una correspondencia epistolar constante se mantenían unidas en el
amor al Instituto. La distancia, sin embargo, era muy grande,
y confería a las incomprensiones, los roces, las pequeñas disputas, un alcance que en su momento, tal vez, no llegaron a tener.
Por temperamento, la M. Pilar era incapaz de reservar a la
larga sus impresiones; ingenuamente confió a la M. Purísima
todo lo que a sus ojos aparecía como defectuoso o limitado
en su hermana. Se lo decía con la espontaneidad que le era característica, en el clima de reserva natural que es propio de
una amistad íntima. En su fuero interno, la M. Purísima iba
tomando nota de todo ello; no sabemos hasta qué punto era
consciente de la importancia de aquellas confidencias y del papel que le tocaría representar en el drama familiar del Instituto.
La M. María del Carmen Aranda conoció lo ocurrido en
Roma en este período a través de las manifestaciones de la
M. Purísima, a las que añadió sus propias deducciones personales, y creyó poder resumir el alcance de la amistad entre
esta Madre y la M. Pilar. Dice así en su relación:
«Me hice cargo del noviciado bajo la dirección de la M. Sagrado Corazón. Tenía conmigo muchísima confianza, y yo, de
cerca, pude admirar su espíritu de sacrificio, de abnegación, de
8
Apuntes
espirituales
24, 1892.
,
fe extraordinaria, de celo y amor de Dios que la abrasaba. [ . . . ]
Siempre me hablaba de la M. Pilar con grandísima estima y
hasta con respeto. [ . . . ] De la M. Purísima, también con grande
aprecio y como si fuera sus pies y sus manos. Mientras tanto,
en Roma (según yo supe más tarde) la M. Pilar censuraba y
desaprobaba la conducta de la M. Sagrado Corazón en los negocios, etc. Estos desahogos (que tengo yo por la raíz y causa
de muchas penas) los guardó en su pecho la M. Purísima, sin
descubrirlos ni al mismo P. Urráburu; dedicóse a estudiar a la
M. Pilar y a complacerla en todo. Así es que cuidaba mucho de
su salud [ . . . ] estaba siempre pronta a ir con ella a visitar todos
los santos lugares (a lo que era la M. Pilar aficionadísima), le
tradujo del francés las Constituciones. En fin, no omitió medio
para servirla y complacerla, teniendo la mira puesta en el fin a
que habían ido. Volviendo triunfantes... [la M. Pilar] se deshacía en elogios de la M. Purísima, diciendo que a ella se le
debía el Breve [de aprobación del Instituto] y, en fin, extremos,
verdaderamente» 7 .
Naturalmente, de este largo párrafo debe hacerse una lectura crítica. Hay en él datos concretos, conocidos por información directa, que parecen incuestionables. Por ejemplo, que
la M. Sagrado Corazón hablaba en términos de estima y respeto sobre las MM. Pilar y Purísima y que al volver éstas de
Roma, la M. Pilar no encontraba palabras suficientes para elogiar a la M. Purísima. Otros datos fueron conocidos por María
del Carmen Aranda a través de la M. Purísima: que la M. Pilar censuraba la administración de la M. Sagrado Corazón, que
la M. Purísima no comentó con nadie estas confidencias y que,
durante su estancia en Roma, la M. Purísima se dedicó a estudiar a la M. Pilar y luego a servirla y complacerla en todo.
Por último, encontramos una deducción de la M. María del
Carmen Aranda: estos desahogos de la M. Pilar fueron la raíz
y causa de males posteriores 8 .
' Historia de la M. Pilar I p.5-7.
" Las dos hermanas y las MM. Purísima y María del Carmen Aranda eran
las personas que estaban al tanto de las dificultades internas del Instituto.
Entre ellas mediaban relaciones diversas, que influyeron poderosamente en acontecimientos posteriores. María del Carmen Aranda era muy querida de las
tres, aunque con diferentes matices de afecto. Para la M. Sagrado Corazón
era una criatura excesivamente vehemente y apasionada, de la que se podía
esperar mucho, pero a la que todavía era preciso formar. La M. Pilar apreciaba,
como la M. Sagrado Corazón, sus buenas cualidades; y como creía ver en ella
el carácter más parecido al suyo propio, excusaba con mayor facilidad las vehemencias. La M. Purísima estaba absolutamente convencida de poder disponer
del criterio de la M. María del Carmen, a la que había formado en el noviciado.
Había comenzado la M. Purísima a ocuparse de las novicias, primeramente como
ayudante de la M. Sagrado Corazón, en 1882; desde mayo de 1884 tuvo oficialmente el cargo de maestra y se había ganado el afecto de muchas, entre
ellas la misma M. Maiía del Carmen.
Que la M. Pilar estaba en desacuerdo con la gestión administrativa de su hermana, está comprobado con evidencia por
lo que llevamos visto hasta aquí; no hay más que recordar todas las discusiones a propósito de la construcción de la iglesia
de Madrid. Sin embargo, la crítica de la M. Pilar debió de extenderse a algo más; mil detalles sin importancia saldrían a la
luz de los largos ratos de conversación tenidos en Roma; y el
volver sobre viejas disputas familiares revistió a éstas de un
carácter que, en su momento, tal vez nunca tuvieron.
«Estos desahogos [ . . . ] tengo yo por raíz y causa de muchas penas» 9 . No parece fuera de lugar la observación de
la M. María del Carmen. Aquellas conversaciones, aquella convivencia prolongada lejos de la M. Sagrado Corazón, contribuyó a crear entre las MM. Pilar y Purísima un cierto tipo de
extraña amistad. Extraña porque no se basaba en una afinidad
natural, sino en un complejo de elementos contradictorios.
Para la M. Pilar, su compañera de negocios en Roma fue una
interlocutora aparentemente fácil —si se había colocado en actitud de observación y de estudio, naturalmente escucharía con
extremada atención—, en la que pudo volcar todo el peso de
sus preocupaciones y quejas, con seguridad aumentadas y corregidas por la imaginación al repetirlas. No es probable que
la mayor de las fundadoras fuera consciente de cómo sus ideas
experimentaban matizaciones importantes al tiempo que se
iban afianzando en el curso de aquellas conversaciones; no es
probable que cayera en la cuenta, pero es perfectamente posible que esto ocurriera en realidad. Siempre había sido en ella
patente la tendencia a levantarse sobre su hermana, al menos
en cuestiones económicas y de administración; la conciencia de
su superioridad, sentida hasta ahora en parte como una tentación, empezaba a serle reconocida y aprobada como en justicia.
De hecho, como hemos declarado anteriormente, a partir de
esta época dejan de aparecer en sus cartas a la M. Sagrado Corazón aquellas acusaciones humildísimas, que conmueven por
su acento de sinceridad, cada vez que por cualquier circunstancia se dejaba llevar de su pasión dominante.
Aur-jae, según la M. María del Carmen, la M. Purísima
" Tal persuasión arraigó fuertemente en el ánimo de María del Carmen
Aranda. En un escrito posterior se refiere a ello: « . . . y o pienso si aquellos
polvos habrán traído estos lodos» (Historia
de la Ai. Salvado
Corazón
I
p.26-271,
guardó en su corazón todo lo que observó en Roma, su reserva
duró poco tiempo. Nada más volver a España comunicó sus
secretos a la misma M. María del Carmen; no es muy aventurado creer que también a otras personas, sobre todo cuando
bien pronto empezaron a agudizarse las dificultades en el gobierno del Instituto.
La tensión de los últimos días
Por más que careciera de bases objetivas, la desconfianza
de la M. Pilar hacia la gestión de su hermana en el gobierno
del Instituto era total en los días en que se preparaba la primera Congregación general. Esta desconfianza, unida a un exagerado sentido de su responsabilidad, producía en la M. Pilar
un estado de disgusto, de temor, de inseguridad, verdaderamente extraordinarios. Su actitud fundamental teñía de pesimismo, casi diríamos de amargura, todas sus palabras y actuaciones. Por temperamento, la M. Pilar era impresionable, con
una tendencia muy marcada a colorear la realidad con el tono
de su peculiar estado de ánimo. Los supuestos desaciertos en
la administración llegaron a presentársele como auténticas calamidades, que en conciencia se sentía incapaz de admitir. Era
punto menos que imposible para ella, después de llegar a esta
posición tan obstinada, el admitir matices en las situaciones y
ponderar serenamente los hechos y las intenciones de los demás. Lo más tremendo de la conducta de la M. Pilar en estos
años consiste en haberse cerrado por completo a cualquier insinuación que pudiera modificar el juicio absolutamente negativo que se había formado acerca del estado del Instituto.
¿Hasta qué punto fue culpable de la actitud inicial que desembocó en una postura tan negativa? Sería muy difícil precisarlo.
En estas circunstancias es comprensible que la M. Pilar temiera el momento de constituir el gobierno según las Constituciones. Podía constatar que la opinión pública del Instituto
tenía a la M. Sagrado Corazón por superiora indiscutible. Era
lógico pensar asimismo que, puestas a buscar consejeras generales, las Hermanas pondrían los ojos en ella misma, en la M. Pilar, antes que en ninguna otra. Ante aquella perspectiva, insoportable desde st< punto de vista, debió de consultar al P. Urrá-
buru, e incluso proponer al jesuita la oportunidad de que él, con
su ascendiente, influyera en el ánimo de alguna de las electoras.
Con su habitual prudencia le contestaba éste: «Encomiende
usted el nombramiento de General mucho a Dios, y yo lo haré
también. Pero, por varias razones, no me parece que ni yo ni
nadie se meta a disuadir a ninguna que no pongan los ojos en
usted o en alguna otra persona. Usted pida mucho que la libre
el Señor de semejante cargo, y dejemos obrar libremente a El,
y lo mismo puede usted pedir oraciones a otras para un asunto
de tanta importancia, pero sin muestras de pretender nada.
Y Dios, que tanto las protege, lo arreglará todo a su mayor
gloria» 10. «Espero que la Santísima Virgen y el Sagrado Corazón, en cuyo mes y día van ustedes a hacer las elecciones, les
han de dar acierto para que sean elegidas las que Dios nuestro
Señor tiene elegidas desde la eternidad para sustento y gobierno de esa naciente Congregación» n .
Los consejos del P. Urráburu templaban, más o menos, las
manifestaciones de disgusto de la M. Pilar, pero no lograron,
desde luego, darle la paz que tanto necesitaba. En esa situación de lucha interior llegó la víspera de la elección.
Los días anteriores al 13 de mayo pasaron también con su
carga de dolor sobre la M. Sagrado Corazón. Si la M. Pilar
temía ser elegida asistente en el gobierno de su hermana, ésta
sentía el temor de su elección como General, sabiendo con certeza que desde este momento sería imposible proseguir en el
sistema de actuación que venía rigiendo sus decisiones desde
el comienzo del Instituto, y que había hecho más o menos practicable el seguir adelante. Es decir, la M. Sagrado Corazón
comprendía la dificultad de que la M. Pilar se aviniera a ser
simplemente consejera, en plano de igualdad con otras tres
profesas del Instituto y sometida a la obediencia de la M. General. Por otra parte, de la misma manera que la M. Pilar juzgaba ineludible la elección de su hermana como superiora del
Instituto, a la M. Sagrado Corazón le parecía fuera de toda
duda que la M. Pilar, por sus cualidades y, sobre todo, por su
condición de fundadora, había de pertenecer al Consejo generalicio.
Sufrieron las dos enormemente, aunque el dolor tuvo cali10 Carta de 16 de marzo de 1887.
" Carta de 27 de abril de 1887
j
í
dades muy diversas en ambas. En común tuvieron el deseo de
escapar de aquella situación y, al mismo tiempo, el convencimiento de que, desde cualquier punto que se considerase, la
evasión era imposible.
La M. Sagrado Corazón todavía intentó asirse a un clavo
ardiendo. Las Constituciones marcaban, entre las condiciones
personales que debía reunir la General, la de que ésta contara
al menos cuarenta años de edad. Ella tenía treinta y siete recién cumplidos. ¿Podría considerarse impedimento? Lo consultó con una esperanza que pronto se le mostró muy falaz:
«La alegría de ese descubrimiento de la edad no me parece que
puede ser completa, puesto que en otras religiones también se
prescribe lo mismo, y [ . . . ] cuando no es posible, se interpreta
la Regla y se elige a quien no tiene edad. No obstante, ésa es
una razón sólida que me parece puede usted exponer al prelado. [ . . . ] Repita usted mucho estos días el 'Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo', y, aunque el cielo se venga abajo, no le importe» n .
La gran ventaja de la M. Sagrado Corazón sobre su hermana estaba en que, ocurriera lo que ocurriera, iba a aceptarlo
serenamente como exigencia de la gran oferta de su vida:
«... Entregarme toda a su santísima voluntad sin ponerle ni el
más mínimo estorbo». Era mujer de un único deseo, hecho realidad día a día en la sinceridad absoluta del corazón. La M. Pilar había de recorrer todavía un fatigoso camino antes de alcanzar la unidad pacificadora de todo su ser.
Una elección unánime y una hora dolorosa
La tensión interna de los días inmediatos al 13 de mayo
culminó en algunos hechos ocurridos en la jornada misma de
la elección. La M. Sagrado Corazón, persuadida, con mucha razón, de que todos los ojos estaban fijos en ella, se dirigió a la
M. Purísima:
«—Yo temo ser elegida General; María del Pilar no quiere.
Yo quedo muy contenta de que la elijan a ella.
—No, Madre, usted será elegida, y si no se hace por proclama,
es porque la Sagrada Congregación no lo permite..., porque usted
está en el corazón de todas».
12 Carta del P. Julio
Alarcón. S.I., a la M. María del Sagrado Corazón,
abril-mayo de 1887.
" Las palabras de este breve diálogo las contó la M. Purísima, o tal vez la misma M. Sagrado Corazón, a María del Carmen Aranda, que las refiere en una relación histórica posterior
Con variantes de expresión recoge exactamente el mismo hecho la M. María de la Cruz, otra de las cronistas del Instituto en esta época. «En este mismo día habló la M. María
del Sagrado Corazón a la M. María de la Purísima y le dijo
que la M. María del Pilar estaba muy disgustada pensando que
la Congregación iba a elegirla a ella [ . . . ] y le suplicaba la M. María del Sagrado Corazón a la M. María de la Purísima que interviniera con las demás [ . . . ] para que saliera elegida su hermana María del Pilar, pues conocía ella que todas las del Capítulo general se avendrían a lo que ella, la misma M. Sagrado
Corazón, dijera» 14.
Añade la M. María de la Cruz que, después de hablar cor.
la M. Purísima, la M. Sagrado Corazón la abordó a ella misma:
« . . . Le habló a la M. María de la Cruz en secreto y con mucho
apuro, y le dijo que ella veía un mal grande si ella fuera nombrada superiora general, y le parecía a ella que la M. María de
la Purísima y María de la Cruz, que era a quien se lo decía, podían influir en las demás para que saliera nombrada superiora
general su hermana, o sea la M. María del Pilar».
El estilo literario de la M. María de la Cruz no es precisamente ágil; pero la repetición continua de los nombres propios
como sujetos de cada oración consigue dejar claro, sin lugar a
dudas, el hecho. Lo que sigue a continuación nos revela su actuación en el asunto y nos ayuda a comprender lo escasamente
informada que estaba ella, para esas fechas, acerca de las dificultades internas del Instituto: «A esto la M. María de la Cruz
se resistió, y dijo que no se metía en tal cosa, que el Señor diría
la que había de ser por medio de los votos. La M. María del
Sagrado Corazón insistía en que lo miraran bien, que sería mejor lo que ella decía y que se podía remediar ahora y evitar mucho. No le hablaba claro cuál era su apuro, pero sí se entendía
un apuro grande y empeño en que recayera la votación de superiora general en la M. María del Pilar. Como la Madre María
de la Cruz no sabía ni había entendido nunca disgustos entre las
dos hermanas fundadoras y se creía buenamente que aquel
,3
14
Historia de la M. Sagrado Corazón I p.37.
M. MARÍA TIF I A CRUZ. Crónicas T p.137.
apuro lo traía el diablo en la crítica ocasión del día en que
había de ser la elección para turbar el consejo, dijo que aquello
era del demonio y que ella no hacía nada para torcer la elec• '
15
cion» .
Por su parte, la misma M. Purísima escribió su versión
sobre este hecho. Los datos contenidos en los escritos de las
dos anteriores aparecen en el suyo bastante modificados, recargando las tintas en los aspectos más negativos de la actitud
de la M. Pilar y desflorando la extraordinaria magnanimidad
de la M. Sagrado Corazón, que, según la M. Purísima, dijo
que no convenía que resultaran elegidas ni ella ni su hermana 16.
Llegó la hora de la elección. En la sala estaban reunidas
alrededor de una veintena de personas, convencidas todas del
resultado que arrojaría el escrutinio de los votos. Entre ellas,
sin embargo, había algunas llenas de angustia. La M. Sagrado Corazón, después de haber intentado favorecer una solución que la dejara al margen del gobierno o al menos de la
suprema responsabilidad, estaba resignada, pero dolorida. La
M. Pilar vivía una situación aún más violenta, porque hasta el último momento mantuvo la lucha interior acerca de la
persona a la que había de dar su voto. No era mujer muy ejercitada en el dominio de sus impresiones. Mirándole a la cara,
las electoras pudieron conocer, con toda seguridad, que algo
serio le ocurría; y especialmente estarían a la expectativa las
que habían recibido la confidencia de la M. Sagrado Corazón.
El desenlace del problema lo cuentan en sus escritos las
MM. María de la Cruz, María del Carmen Aranda y María
de la Purísima. «Llegado el momento, sintiendo la M. Pilar no
sé qué escrúpulo, escribió dos papeletas: en una elegía por
superiora general a su hermana, la M. Sagrado Corazón; en la
otra elegía a otra. Cuando llegó el instante de depositar la papeleta en la cajita, sacó del ceñidor, donde se había metido las
15 Cromeas
I p 137 38 La M María de la Cruz habla siempre de sí misma
en terceia persona en esta relación
16 Sobre la M
Pilai escribe la M Purísima que estaba decidida a salir del
Instituto y marcharse al extranjero si resultaba elegida su hermana; intención
que encaja muy mal en la realidad si se tiene en cuenta el desarrollo inmediato
de los acontecimientos, pero que es del todo improbable considerando incluso
los documentos escritos que se íefieten a hechos anteriores. Por ejemplo, cartas
escritas por la M Pilar al P. Urráburu y respuestas del mismo Padre jamás
aluden a una idea semejante; y consta, por otra parte, que la correspondencia
entre ambos se mantiene siempre a un nivel profundo de confianza espiritual
papeletas, una al acaso, pero fue aquella en la que elegía para
General a la M. Sagrado Corazón» 17.
Como muy bien se preveía, el nombre de la M. Sagrado
Corazón salió repetido tantas veces como electoras. Sólo le
faltó, naturalmente, el voto propio. El obispo de Madrid-Alcalá, que presidía el acto, la declaró elegida General del Instituto. Durante la ceremonia de obediencia, la Madre «estaba
inmóvil, con aspecto de resignación y sufrimiento, que revelaban la pena de su interior» 18. Inmediatamente después se
procedió a la elección de las asistentes. Resultaron elegidas
las MM. María del Pilar, María de la Purísima, María de la
Cruz y María de San Javier.
Serían cerca de las siete de la tarde cuando terminó el acto
y todos sus detalles. Los abrazos, las efusiones de las reunidas
y la alegría del resto de la comunidad al serles conocida la
noticia fueron el acompañamiento exterior de una de las horas
más dolorosas de la vida de la M. Sagrado Corazón. Sólo el
color del crepúsculo, la nostalgia infinita de los últimos rayos
del sol, podía sintonizar de verdad con su estado de ánimo.
El gozo de la comunidad era espontáneo y sincero y representaba la satisfacción de todo el Instituto en este momento. La
cena de aquel día era la primera reunión de familia, y fue toda
una fiesta. Pero también aquí hubo su nota amarga. «Antes
de la cena —cuenta la M. María de la Cruz— vi a la R, M. María del Pilar Porras llorar muchísimo, y me causó mucha extrañeza, pues creía que el nombramiento de superiora general
había salido a gusto de todas, y muy especialmente de las dos
Madres fundadoras, que siempre habían tenido los mismos cargos aun sin haber Constituciones. Pero la M. María del Pilar
me dijo era su pena porque veía venir muchos males, a lo que
yo contesté: 'Pero, Madre, ¿no se queda todo igual?' Dijo
que no, y no le pasaba el disgusto, conociéndolo otras también,
pues no lo ocultaba la M. Pilar» 19.
La violencia de la situación se hizo extrema cuando la M. María del Pilar interrumpió en el comedor a la M. María del Carmen Aranda, que leía una poesía en honor de la recién elegida M. General. Los dos relatos del incidente aluden a la brus"
18
19
M.
MARÍA
DEL CARMEN
ARANDA,
M.
MARÍA
DE LA C R U Z ,
Crónicas
Crónicas 1 p.142
Historia
I
p
de
¡a
<11
Ptlai
I
p 9 10
140
1
quedad y disgusto de una y a la mansedumbre y la prudencia
de la otra. Hizo falta toda la capacidad de aguante de la M. Sagrado Corazón para que aquel exabrupto quedara solamente en
una extraña salida de la M. Pilar, que casi ninguna supo a qué
atribuir, pero a la que no se dio todo el alcance de su verdadera
significación. «La M. General disimulaba diciendo dulcemente:
'Siga, Hermana, siga'» 20 .
«Nadie preparó la elección, [sino] Dios, que era el que en
el corazón de todas puso el amor y la veneración sobre todas a
la M. María del Sagrado Corazón» 21 . Y , sin duda alguna, tantas manifestaciones de cariño hubieron de confortar a la General,
que empezaba su gobierno en medio de una contradicción familiar tan dolorosa. Para las que no estaban al tanto de la actitud de la M. Pilar, la alegría fue perfecta, sin mezcla de ningún otro sentimiento. Las cartas que las religiosas escribieron
comentando este acontecimiento tienen el sabor de la autenticidad y nos revelan un gozo verdaderamente festivo. En Madrid, a la hora de la cena, brindaban las Hermanas, y algunas
con tal entusiasmo, ¡que llegaron hasta romper los vasos! En
el resto del Instituto la noticia tardó algo en saberse, pero al
llegar la carta hubo la emoción consiguiente, que todas volcaron luego en cartas más o menos expresivas. «... Empezó una
de las Hermanas a leer la carta, y, cuando llegó a que había sido
usted nombrada M. General, todas a cual más gritábamos. Yo
decía: '¡Viva la Madre!' Otra: '¡Qué alegría!'... En fin, Madre,
por muchas cosas que yo le dijera a usted, nunca acabaría
para hacerle comprender la alegría que ese día había en esta
casa. [ . . . ] La boca mía es chica para darle gracias a nuestro
Señor» 22 . La mayoría de las Hermanas, al escribir a la M. Sagrado Corazón, decían que en realidad la enhorabuena debían
de dársela a sí mismas.
A la efusión ingenua de las religiosas se unió la felicitación
sincera de los amigos del Instituto. «No me maravilla la elección del importantísimo cargo que ha recaído en la persona de
usted —escribía el P. Urráburu—, e, interpretando así sus sentimientos, le doy el pésame, si bien creo firmemente que Dios
Historia de la M. Pilar I p.7-11;
21
21
J
Crónicas I p.143.
Historia de la M Sagrado Corazón I
M . M A R Í A DE LA C R U Z ,
M . M A R Í A DEL CARMEN ARANDA,
"'"
p.40.
M. María del Carmen Aranda, Historia de la M. Sagrado Corazón I p.40
Caita de la H . María Inés, Bilbao, mayo 1887
nuestro Señor enderezará esa elección a gran gloria suya y bien
de la naciente Congregación y aun del alma de V. R., la cual,
obedeciendo a Dios y abrazando su santísima voluntad tan
claramente manifestada, hallará en el ejercicio de su cargo continua ocasión de emplearse en actos de caridad, mortificación,
humildad y otras virtudes, con grandes merecimientos para el
cielo. El Señor, que le ha puesto en los hombros la cruz, redoblará sus fuerzas para que la pueda llevar, que es ordinario
estilo suyo herir con una mano y aplicar la medicina con la otra,
probar a sus siervos con trabajos y multiplicar sus gracias para
sobrellevarlos» 23 .
Después de la elección del gobierno, la Congregación general se reunió todavía durante algunos días en Madrid para tratar asuntos de menor entidad. Al fin, las congregadas marcharon a sus destinos. La M. Pilar y la M. María de la Cruz conservaron el superiorato de las casas de Jerez y Córdoba, además de su nuevo cargo de asistentes generales; por tanto, pasadas las reuniones, volvieron a sus comunidades. Las demás
asistentes quedaron en Madrid.
Para la M. Sagrado Corazón terminaron aquellos días de
exultación externa y de extraordinaria violencia interna. No
consta en ninguna fuente que la M. Pilar expresara, como
otras veces, el sentimiento por haber hecho sufrir a su hermana
con su actitud. La tentación de rebeldía era demasiado fuerte
en ella en estos momentos; sólo en resistir la repugnancia agotaba todos sus recursos; y la lucha le producía tal desazón,
que, con total falta de objetividad, desde luego, parecía creerse
excusada del esfuerzo por mostrarse complaciente y serena.
Disimular aquel disgusto, el malestar y la inquietud de
la M. Pilar, fue mérito de la serenidad y prudencia de la M. Sagrado Corazón. Sólo las recién elegidas asistentes y la M. María del Carmen Aranda conocieron el estado de ánimo de las
fundadoras. La comunidad de Madrid y las demás comunidades siguieron celebrando la alegría de aquel nuevo gobierno,
en el que las dos Madres se mantenían en el lugar preferencial
que habían tenido desde el principio en la vida del Instituto y
en el corazón de todas. No siendo muy versadas en cuestiones
de derecho canónico; mejor dicho, desconociéndolos en absoluto, la inmensa mayoría de las religiosas ignoraban práctica23
Carta del día 28 de mayo de 1887
mente el papel asignado a las asistentes generales, y no se percataban, por tanto, de que, después de la elección del 13 de
mayo, la M. Pilar entraba a compartir con otras tres personas
una función muy subordinada a la de la M. General 24 .
Comenzaba el gobierno de la M. Sagrado Corazón como General, y, con él, el período de su vida más rico en iniciativas,
en realizaciones y también en dolores y renuncias.
Esto es muy cierto. Recordemos que la misma M. María de la Cruz (¡una
de las asistentes!) el día de la elección, al ver llorar a la M. Pilar, dijo a ésta:
«Pero, Madre, ¿no queda todo igual que antes?» Mejor informada, la M. Pilar
había contestado negativamente.
PARTE
TERCERA
(1887-1893)
•3
,
iff
4„
R-
ENTORNO
CAPÍTULO
I
AMBIENTAL
DE LA PROFESION
PERPETUA
I
,
.
fí
ÍM
*
t
0/
'
Los planteamientos de una etapa
El examen cuantitativo de los hechos ocurridos en el Instituto entre los años 1887 y 1893 nos lleva a un primer juicio
de conjunto, por más que sea aproximativo: parece imposible
que todo ese caudal de vida se haya desarrollado en medio de
contradicciones tan marcadas. Durante el generalato de la M. Sagrado Corazón se abre una casa en el centro de Madrid y se
mantiene con el obispo de esta diócesis una disputa casi tan
seria como la del comienzo del Instituto con Fr. Ceferino. Se
establece en La Coruña el primer colegio-internado a costa de
grandes esfuerzos por parte de las fundadoras, que, a despecho
de sus diferencias personales, sacan adelante la nueva obra. Se
funda una casa en Cádiz. Y, sobre todo, se logra uno de los
mayores deseos de la M. Sagrado Corazón: la fundación de
Roma.
En otro orden de cosas, los hechos son aún más señalados.
Las fundadoras y sus primeras compañeras harán la profesión
perpetua en el Instituto —y ya veremos hasta qué punto la
contradicción velará la alegría de este acontecimiento, que será el primero que vivan separadamente las dos hermanas Porras—, y detrás de ellas se multiplicará el número de las Esclavas que entran en el noviciado, que hacen los votos temporales y perpetuos en la Congregación. La extraordinaria maduración espiritual de la M. Sagrado Corazón florecerá en sus
enseñanzas más ricas. Convertida en General del Instituto, recorrerá todas sus casas sembrando, animando, exhortando.
Sin duda, «la obra más grande» que puede hacer por su
Dios, en estos años como siempre, es entregarse toda a su santísima voluntad 1. Este querer divino la ha puesto en una situación no buscada por ella. Ni quiso el generalato ni la con1
Apur/h'i
espirituales
30. ejetcitios de 1893
tradicción. El entregarse a la voluntad de Dios es dejar que El
haga su obra, pero también secundarla. Dios ha querido que
sea General, y ella se dedicará al gobierno del Instituto con
todas las fuerzas de su cuerpo y de su espíritu. Pero Dios no
quiere la contradicción; sólo la permite, respetando el poder
de nuestra decisión personal. Y la M. Sagrado Corazón no
perdonará esfuerzo por mantener la unión de los corazones y
reconstruirla allí donde ha sido destruida, porque «donde no
hay unión no está Dios» 2. Más allá de su mismo amor a la
cruz —ella, tan decidida a padecer por Cristo— está su deseo
de unir los corazones. Difícilmente podría encontrarse una criatura más obsesionada por crear lazos, por formar comunidad,
por confiar ciegamente en la validez universal del amor. Acogerá la humillación y el olvido cuando el amor no le exija otra
actitud que la aceptación, cuando haya agotado los recursos
para una convivencia fraterna feliz, en la que, tal como Dios
lo había querido al elegirla, ella debería haber sido signo de
unidad y no piedra de tropiezo.
Los inconvenientes de una elección que contrarió tan profundamente a la M. Pilar se iban a ver en seguida. Puede decirse que, más o menos consciente del alcance de su postura
negativa, la mayor de las fundadoras se opuso a todas las decisiones de gobierno de su hermana. Basaba su actitud en un
planteamiento económico-administrativo diverso al de la M. Sagrado Corazón; pero, lógicamente, esta divergencia no hubiera
explicado su hostilidad si la economía no hubiese tenido repercusiones en la vida del Instituto. Con evidente exageración,
la M. Pilar creía a éste al borde de una ruina, de la que hacía
responsable a su hermana. Aunque centró todas sus críticas en
este aspecto, ella lo creía suficiente, dado el carácter apocalíptico de su visión, para justificar toda alarma y todo pesimismo acerca del futuro del Instituto. Indudablemente, las mayores dificultades económicas habrían podido obviarse con un
poco de serenidad y sentido responsable de unión 3 . Pero
la M. Pilar no podía en estos momentos juzgar con serenidad
Carta a la M. Pilar, septiembre de 1889.
No vamos a entrar aquí en la discusión del estado económico del Instituto,
que pudo en realidad ser o no crítico sin que esta cuestión modifique sensiblemente el juicio sobre los personajes que influyeron en los problemas de
aobierno
2
s
—atravesaba una profunda crisis personal—, y trataba de afirmar de tal manera sus apreciaciones, que ante ellas sucumbía
cualquier tipo de consideración encaminada a defender posiciones ajenas. Si no hubiera tenido la preocupación económica,
su situación personal tal vez la hubiera llevado a encontrar en
cualquier otra dificultad un motivo para colocarse en aquel
plano de hostilidad en el que sufrió, quizá, más que ningún
otro de los miembros del gobierno del Instituto.
La M. Pilar, como la M. Sagrado Corazón, amaba con todo
su ser aquel Instituto, fruto del trabajo, del dolor y del amor
de las dos. Por una reacción instintiva, subconsciente, mezcló
en su problema personal la responsabilidad con la rebeldía e
identificó el bien de la Congregación con la tenacidad en defender sus propios criterios. Así, cerrándose en su opinión y
avanzando por este camino, llegó a pensar que al oponerse a
su hermana hacía una labor meritoria —por más que fuera dolorosa— para el Instituto. Leyendo sus cartas y sus escritos
íntimos es muy difícil deslindar el campo entre la ofuscación
y la responsabilidad. Confusión dramática de la que no podría
verse libre hasta que experimentara en carne propia un dolor
semejante al que ella, la M. Pilar, proporcionó a la M. Sagrado Corazón.
Es muy necesario, sin embargo, que evitemos los juicios
simplistas Y así como sería absurdo tratar de justificar todas
las palabras y actuaciones de la M Pilar, también sería injusto
ver en ella, durante estos años, un ser obstinado, violento y
carente de matices. Conservemos la idea de una mujer que
lucha con sentimientos encontrados; una mujer, incluso, desconcertada por una pasión, pero no dominada hasta el punto
de ser incapaz de esfuerzos generosos Si no tenemos esto en
cuenta, nos será muy difícil comprender que, apenas realizada
la elección de General, la M Pilar se empeñase en conseguir
para el Instituto el generalato vitalicio; lo cual, naturalmente,
suponía la consolidación de su hermana en el gobierno 4 . En
4 El asunto lo tramítalo» las MM
Pilar y Purísima Se deseaba un tipo de
gobierno semejante al de la Compañía de Jesús, y así lo habían escrito en las
Constituciones que presenta-on a la Sagrada Congregación Esta no admitió
un gobierno por tiempo ilimitado, y lo hizo constar en una de las «ammadver
siones» o advertencias hechas para la redacción definitiva de las Constituciones
Aprobado el Instituto, siguieron «abajando por conseguir el generalato vitah
cío, basándose, en este caso en la cucunstancia de que la General era al mismo
tiempo fundadora
la lucha que sostenía consigo misma tuvo, en este tiempo,
más derrotas que triunfos, o mejor, más tinieblas que luz; pero
ni caminó totalmente a oscuras ni desconoció absolutamente
las victorias. En una carta dirigida a su hermana le habla de
su nombramiento de General y la anima diciendo: «... De Dios
ha sido, y todas estamos contentas y dispuestas a ayudarle; así
que ni usted se ha puesto la carga ni la llevará sola; procure
usted no amilanarse y sobreponerse a toda contradicción interior y exterior, nadando sobre ellas como el corcho sobre el
agua» 5 . Poco antes había recibido carta del P. Urráburu, y
éste, sin duda respondiendo a alguna consideración suya, afirmaba: « . . . L o s nombramientos son según Dios, y espero que
serán para mucha gloria suya y bien de la Congregación» 6 .
Con esta convicción básica -—hecha de fe sobrenatural y de
condicionamientos humanos, en desigual proporción en las dos
hermanas fundadoras— el Instituto emprendió su nueva andadura. Trabajosa andadura.
A despecho de sus reacciones generosas aisladas, ¡qué duro
se le hacía a la M. Pilar no sólo obedecer, sino aun colaborar
en la dirección que su hermana imprimía a los asuntos!
A pesar de su enorme peso de fe y generosidad, de su decidida voluntad de buscar la paz y entregarse al querer de Dios,
¡qué tremendo sufrimiento suponía para la M. Sagrado Corazón gobernar el Instituto teniendo por consejera a una hermana casi siempre contrariada!
Después de la elección
Apenas acabada la Congregación general se ofreció la posibilidad de fundar en algunas poblaciones como Málaga y Granada. La M. Sagrado Corazón lo propuso a las asistentes, recibiendo en seguida la negativa de la M. Pilar: «No creo yo
que Dios sea gustoso en que hagamos por ahora fundaciones,
pues, a más de faltar personal y medios, imposibilitaría el proveer las casas, en especial la de Córdoba [ . . . ] , de las Hermanas necesarias para la perfecta observancia de la Regla. Dos
años ocultas crea usted que nos daría gran incremento en lo
' Cana de 24 de junio de 1887.
" Caita de 31 de mavo de 1887,
w
espiritual y material; y yo creo que ni lo de Roma lo facilita
ahora el Señor por lo mismo, para que se rehaga, como es tan
necesario, la Congregación» 7 .
Con razones parecidas se negó la M. Pilar a una fundación
en Vitoria que proponía y facilitaba con muchísimo empeño
el P. Hidalgo. ¡Mal abogado tenía el tal proyecto! Pues el citado jesuita, a sus ojos, carecía de tacto para los negocios. El
hecho de que fuera el director espiritual de la M. Sagrado Corazón la confirmaba en la opinión que de ambos había formado 8 .
El día 20 de julio salía de Madrid la M. General para hacer la visita a las casas de Andalucía. Este viaje provocó un
disgusto notorio en la M. Pilar. Aunque unos días antes había
reconocido su ceguera cuando por algún motivo se apasionaba
—«los que tienen un carácter apasionado como yo suelen cegarse mucho aun sin querer» 9 —, al anunciarle su hermana la
visita olvidó todos sus propósitos y le escribió dándole opinión
contraria: «Si usted viene, a su casa viene; pero yo no le insto,
porque siempre trae conjeturas y hablillas, de donde resulta,
como usted sabe, el decir que guardamos poco recogimiento;
y aunque se debe despreciar en especial lo que de algún modo
impide el progreso de la Congregación, no lo que no trae ninguno y en cierto modo se da pie para ella; porque nuestras salidas, en especial para las que somos de viso, deben ser muy
concertadas, es decir, a cosa cierta y que tenga importancia,
pues eso de echarse a los trenes a Dios y ventura, como suele
decirse, y con poca entidad en el fin muestra ligereza» I0. Lo
cierto es que, cuando la M. Sagrado Corazón proyectaba un
viaje, rarísimamente parecía a la M. Pilar que había suficienurazón para hacerlo.
La M. Sagrado Corazón se creyó obligada en conciencia a
Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 22 de junio de 188'/
8 En una de sus cartas a la M. Sagrado Corazón dice la M. Pilai:
. Do*
gracias a Dios no ponga mano este Padre en nuestras cosas, porque, aunque
vo de buena fe le concedo esa gran virtud y ciencia teológica, lo que es d.prudencia y discreción ni superioridad en el discurrir y tratar la" cosas, ni
pizca...» (9 de julio de 1887). Y la misma M. Sagrado Corazón asentía: «. . I's
lo mismo que yo le tengo dicho a usted, así como le aseguro que en lo esp¡
ritual no tiene igual. Yo me rijo por el P. Alarcón y encuentro, sobre e te
Punto, gran diferencia...» (carta a la M. Pilar, 12 de julio de 1887)
9 Carta de 19 de julio de 1887.
'* Carta de 24 de julio de 1887.
1
exponer esta situación a las asistentes. Desde Jerez, el día 28
escribía a la M. Purísima: «El estado de la M. [Pilar] no puede ser peor. Me recibió como usted puede suponer y continúa
casi como en Madrid 11. « . . . A esta situación hay que darle un
corte, así no es posible continuar; se lo digo muy en paz. Yo
creo que a esta alma se curaba, para su bien y el de la Congregación, dándole el cargo, o a usted, que es quien le priva;
las demás, ninguna quiere. Yo, ya sabe mi modo de pensar, y,
si esto no se corta, preveo un grave escándalo. Consúltelo usted con San Javier, y las dos con Dios, y digan su parecer. [...]
Se lo consulto también a María de la Cruz; le repito que es cosa
más que seria. En parte tiene razón para obrar conmigo así,
porque es grande la diferencia de capacidades». A vuelta de
correo, la M. Purísima contestaba a la M. Sagrado Corazón:
«... Respecto a lo que me dice en su carta de esa Madre, digo
lo que le dije a usted el día del nombramiento: que la llamada
por Dios me parece es usted» n . Las otras dos asistentes dieron también respuestas confortantes: « . . . Y o , aunque estoy
con pena grande, no me apuro, que era de esperar se siguiese
tribulación a tantas gracias...» La M. María de la Cruz achacaba la tribulación, más que al demonio (recurso muy usado
por ellas para explicar los contratiempos), a una especie de estrategia divina: « . . . Más que nuestro enemigo, será el que mucho nos ama, para precisamos ir a El» 13. La M. San Javier entraba en conocimiento del problema en esta ocasión: «La M. Purísima me ha puesto en antecedentes de las cosas que ocurrieron
en los días de la elección. Me dice también lo que ocurre ahora
en Jerez y lo que usted propone; y yo, Madre mía, después de
pensarlo muy bien delante de Dios nuestro Señor [ . . . ] , no
puedo menos de decirle que sólo veo que lo que se hizo fue
de Dios y para el bien general de la Congregación...» I4 .
Podría alguien preguntarse qué ocurrió en realidad en
aquella visita de la M. Sagrado Corazón a Jerez. Parecería lógico que, para un planteamiento tan serio de su renuncia al
cargo, la General hubiera topado allí con problemas importantes.
11 La M. Pilar residía habitualmente en Jerez, de cuva comunidad era superiora; al decir «continúa casi como en Madrid», la M. Sagrado Corazón
alude a los días de la Congregación general.
12 Carta de 30 de julio de 1887.
1 3 Carta a la M. Sagrado Corazón, 30 de julio de 1887
14 Carta de 30 de julio de 1887.
Pero lo más grave del asunto consistía precisamente en la futilidad de los motivos aducidos por la M. Pilar para recibir mal
la visita de su hermana: su postura era la misma que había
mantenido en años anteriores, pero expresada ahora en manifestaciones más claras, justamente cuando, después de la elección
hecha por la Congregación general del Instituto, debían haberse
delimitado nítidamente las competencias de cada una. Las
Constituciones marcaban la visita a las casas como uno de los
deberes de la M. General; poniendo dificultades a los movimientos de la M. Sagrado Corazón, la M. Pilar se estaba situando, inconscientemente, frente a las mismas Constituciones
por cuya aprobación tanto había trabajado. Sus reacciones violentas, las contestaciones desairadas y las demostraciones visibles de su malestar interno resultaban ya dificilísimas de explicar ante la comunidad. Esto es así, aunque, teniendo en
cuenta la confianza que suponía el parentesco entre las dos
hermanas, haya que rebajar algo a la gravedad de aquellas intemperancias.
Preocupada y dolorida por la actitud de la M. Pilar,
la M. Sagrado Corazón volvió a Madrid el día 6 de agosto.
Además del consejo de las asistentes, que la animaban a mantenerse en el cargo para el cual había sido elegida, debió de
recibir entonces una exhortación del P. Hidalgo en el mismo
sentido. Pocos días después, como si nada hubiera ocurrido,
escribía a su hermana instándola a ir a Bilbao para buscar una
casa donde pudiera trasladarse la comunidad. Quería que fuera
la M. Pilar, porque la juzgaba «más entendida» en estos asuntos. Indudablemente lo creía así; pero, sobre todo, la inducía
a esta delegación el deseo de que la conciliación con su hermana trajera la paz al Consejo generalicio, y de que, a través
de la convivencia fraterna entre los miembros de éste, fuera
posible mantener la unidad del Instituto entero. Para estas fechas, las comunidades eran totalmente ajenas al problema.
Pero la M. Pilar daba largas al viaje, a pesar de que las
misiones de este tipo eran las más apropiadas para su carácter
emprendedor. No se dio prisa alguna. Y la M. Sagrado Corazón, constreñida por los apremios de la M. María del Salvador,
superiora de aquella casa, marchó a Bilbao a resolver el asunto
en los últimos días de agosto. «No se disguste usted porque
vo haya venido, que era preciso —escribió a su hermana—;
yo creo que el Señor no está contento por ver a usted siempre
disgustada» 15. La M. Pilar recibió la noticia del viaje en circunstancias de especial ajetreo para la casa de Jerez. La comunidad había preparado a un chica protestante de nacionalidad
sueca para entrar en la Iglesia católica; ahora estaban en vísperas del bautismo, que se preparaba como una gran fiesta familiar, en la que no podía faltar la superiora. En la misma
carta en que la M. Sagrado Corazón hacía a su hermana esa
llamada suave a la concordia, aludía a la circunstancia del bautizo de la sueca: «El P. Urráburu aún no viene hasta mediados
de septiembre, dicen; cuando se bautice ésa, si usted se viene
sin decir dónde, como a Madrid, y lo hace usted aquí, ve al
Padre y a la vez arregla esto, porque yo sola no quisiera, y
esto no puede dejarse».
No cabían esfuerzos mayores por reconquistar la paz. Mientras esperaba a la M. Pilar, la General hizo una serie de gestiones. Vio varias casas, pidió consejo sobre ellas, pesó ventajas e inconvenientes. Uno de los edificios parecía el más oportuno a todas las personas que entendieron en el asunto; pero
no se arrendaba, sólo se vendía. La Madre tanteó el terreno
y las posibilidades de tomar dinero a un módico interés. Naturalmente consultó el caso a las asistentes, y, al oponerse éstas, desistió inmediatamente del proyecto.
Entre tanto, la M. Pilar, enterada de que su hermana gestionaba la adquisición de la casa, dejó todos los asuntos de
Jerez, que tan urgentes se le presentaban hasta ese momento,
y pasó por Madrid camino de Bilbao. La M. Sagrado Corazón
entonces delegó en ella todos sus poderes y salió de esta ciudad hacia Zaragoza. El Diario de la casa de Madrid, que recoge datos generales de la Congregación, da cuenta de este
desplazamiento de la General: «La llegada a Zaragoza fue feliz,
a las once de la noche del día 12, esperándolas en la estación
el Sr. Capellán de aquella casa con su señora madre, que en
su carruaje las condujeron a nuestra casa, levantándose en
aquella hora las Hermanas, dando muestras de grande alegría
por la llegada de la Madre. El estado de esta casa en cuanto
a lo espiritual, muy bueno; las Hermanas son observantes, trabajadoras y sufridas en extremo, como se prueba por las mu11
Cana escrita entre el 2si y el 51 de aposto de 1SS7.
chas incomodidades que tienen que pasar en la casa...» 16 A remediar en lo posible aquellas «muchas incomodidades» iba
la M. Sagrado Corazón; y, sobre todo, a darles aliento para
que su ánimo no decayera ante las dificultades.
El 21 de septiembre, la General estaba de vuelta en Madrid. Como resumen de esta primera visita por las comunidades traía la satisfacción por el espíritu ferviente, muchas veces heroico, de las Hermanas; traía también consigo la preocupación por tantas necesidades materiales de las casas. Pero,
ante todo, sobre ella pesaba la incertidumbre del porvenir respecto al gobierno. Las mayores dificultades podrían vencerse
permaneciendo unidas: « . . . Así saldremos con cuanto queramos, porque a Dios nuestro Señor tenemos por nuestro», había dicho años antes. ¿Podía hablarse ahora de unión? Por
ella, al menos, no había de quedar. Ese mismo verano, en
medio del trasiego de los viajes y el malestar por las reticencias de su hermana, la M. Sagrado Corazón había confesado
su desfallecimiento momentáneo al P. Isidro Hidalgo. La respuesta de éste la había espoleado a correr por el camino de la
entrega confiada a la voluntad de Dios: «No dude que esta
tentación está fundada en su amor propio, porque cree usted
que es el talento y disposiciones humanas las que necesita Dios
para gobernar una Congregación, olvidándose que elige Dios
lo más despreciable para sus obras mayores. Sea, pues, dócil a
Dios, clara de conciencia con quien debe, humilde en sus pretensiones, confiada en la gracia y ayuda de Dios, y adelante,
que es todopoderoso...» 17 Dos días después contestaba ella:
«Puso V. R. el dedo en la llaga; todas mis luchas las origina
el amor propio, que teme hacerlo todo mal hecho, y en esto
se ocupa y no en lo que debiera. Yo veo difícil mi curación,
pero comenzaré, y lo demás lo fiaré a nuestro Señor».
¡Extraordinaria humildad de la M. Sagrado Corazón, tanto
más verdadera cuanto que estaba afianzada en el reconocimiento real de sus limitaciones! Humildad, además, siempre
orientada al amor, y al empeño, sin desmayos, por lograr
la unión de los corazones. Si la M, Pilar hubiera visto con la
misma claridad que Dios quería, ante todo, la comunión de los
espíritus, que Dios sólo quería eso en realidad. ,
Diario de la cusa de Madrid, copia daedlográfica.
" Caita <ie 7 de septiembre de 1887
16
p.S9
^ h
v - í
La carta de la M. Sagrado Corazón al P.
con un detalle que revela cómo, a pesar de
perdido el sentido del humor: «Acabo de
firmas con 'superiora general'; ya comencé
Hidalgo terminaba
la lucha, no había
echar ocho o diez
a vencerme» 18.
Proyecto de nuevas fundaciones
En noviembre, la M. Pilar estaba en Cataluña. La enviaba
la M. Sagrado Corazón a negociar una fundación en Manresa,
que, después de diversas tentativas, no resultó viable. Fue ocasión, sin embargo, de que volvieran a relacionarse con D. Juan
Comes, antiguo provisor de la diócesis de Córdoba, que desempeñaba el mismo cargo en Tarragona. Pero, sobre todo, era
una oportunidad para que la M. Pilar explayara sus aptitudes
específicas. La correspondencia de esos días entre las dos hermanas no revela ningún problema de comprensión.
En 1888, a las dificultades ya existentes en el gobierno general del Instituto se unieron nuevos problemas. Resulta extraordinario, si bien se piensa, que las fundadoras tuvieran reservas espirituales suficientes como para seguir forjando planes, llevándolos a la práctica además. Esto es admirable en
la M. Sagrado Corazón sobre todo. Lo natural en persona tan
constreñida por una oposición que le venía precisamente de
sus más allegados, hubiera sido paralizarse; ella, que tenía siempre presente la actitud contradictoria de su hermana, ni por
un momento dejó de actuar como General. Sólo Dios sabe a
costa de qué esfuerzos.
El día 11 de enero proponía a sus asistentes un proyecto
largamente acariciado: fundar una casa en el centro de Madrid.
Suponía, para empezar, la compra de un inmueble, arbitrar
una forma de pago ventajosa, allegar el dinero en metálico...
Muchas dificultades en circunstancias normales; problemas difíciles de resolver si no se partía, básicamente, del entusiasmo
de todos los miembros del Consejo generalicio.
Con toda seguridad, la M. Sagrado Corazón contaba con la
negativa de la M. Pilar antes de proponerlo. Llegado el momento, ésta «demostró que de ninguna manera aceptaba dicho
negocio, porque creía que podía traer a la Congregación serios
18
Otila de 9 de septiembre de 1887.
perjuicios. Expuso muchas razones, que la M. Purísima le rebatía, queriendo que cediese ante la opinión de la mayoría.
Mas ella dijo que, sin que una persona competente le asegurase que el negocio podía hacerse sin ir contra lo que la Santa
Sede tenía ordenado, que no cedía» 19. Hacía esta alusión a la
Santa Sede refiriéndose al temor, que por estos años manifestaba tan de continuo, de que los gastos del Instituto precipitaran su ruina económica y supusieran medidas contrarias a las
normas de administración (por ejemplo, disponer de los bienes de las novicias, gravarse con deudas peligrosas, etc.). Todo
eso, posible, pero, desde luego, ni inmediato ni probable, a
la M. Pilar se le presentaba como inevitable; más aún, como
un mal presente que ya se estaba tocando.
La reunión del 11 de enero terminó sin una votación en
regla sobre el asunto propuesto, pero en el acta siguiente hay
una referencia explícita a él: «En varios días del mes de febrero trataron la M. General y las asistentes los siguientes
asuntos y determinaron lo que sigue: 1.°, que no se abandonase la ya votada fundación de Madrid y además se fuese a
Gijón a ver si se obtenía casa y hacer allí una fundación, si
convenía...» 20
La M. María de la Cruz escribe en sus Crónicas que ella era
partidaria de la fundación, pero no en aquel momento, en que
faltaban medios económicos21. Tal declaración parece contraria al apoyo tácito al proyecto que se recoge en el acta del
día 11 de enero. Puede explicarse la disparidad de muchas
maneras, pero cualquiera de ellas supone cierta volubilidad de
criterio en alguna de las asistentes. (¿Fue influida María de
la Cruz por las razones tan tenazmente defendidas por la M. Pilar? ¿No se atrevió a contrariar a la M. Sagrado Corazón en
la reunión del Consejo? ¿O acaso la secretaria general no recogió fielmente en el acta todas las opiniones?)
«Yo bien quisiera que el Señor remediara, y se lo pido, y
por obtenerlo a todo me ofrezco, esta oposición de ideas, pero
quizá tenga sus fines cuando no lo hace; por esto no me quiero
apurar, sino tomo como aumento de mi cruz los reproches y
cuanto sobre esto se me dice». Así escribía por esos días
19
20
21
Actas de los Consejos generaliiios p.8 y 9
Actas p.13.
Crónicas I p.152.
tt
n
la M. Pilar a su hermana 21. El contenido de este párrafo nos
ilustra bastante acerca de la dificultad que suponía romper
aquella barrera de incomprensión que la M. Pilar había levantado entre las dos. Según decía ella misma, la «oposición de
ideas» no era nueva; pero ahora, con un gobierno formado según las Constituciones, se presentaba con caracteres más agudos. «... Ya Dios ha cambiado la situación, y yo no veo la
manera de poder ver como usted (y lo estudio sin fruto) ni
tengo conciencia para los dimes y diretes. ¿Qué voy a hacer?
No veo otra conducta que seguir que el ocultarme lo más que
me sea posible; y el Señor sabe que me metería siete palmos
debajo de la tierra, no por no sufrir, que para eso, con su gracia, aparejado está mi corazón, sino para no hacer sufrir a nadie...» 23
Maravilla, en verdad, hasta qué punto la M. Pilar estaba
encerrada en su propio criterio. Nunca podrán determinarse
con nitidez los límites de la culpabilidad de su postura, que
ttene tanto de obstinada. En estos momentos, el subjetivismo
de su visión la llevaba a torcer radicalmente la intención de
los buenos consejos que recibía. «...Con la Madre sea sencilla
y clara en dar su parecer cuando la consulta a usted. Y fuera
de eso no tiene necesidad de ir a hacerle observaciones...»
Esto advertía el P. Urráburu a la M. Pilar 24 ; sin duda había
notado su tendencia a opinar de todo y en tal manera que daba
la impresión de ser ella la General. Pero de consejos como éste
sacaba la conclusión de mostrarse retraída («ocultarme lo más
que me sea posible»).
Las reuniones de enero con las asistentes y las anteriores
manifestaciones de la M. Pilar dejaron a la M. Sagrado Corazón tan dolorida, que por segunda vez propuso la renuncia de
su cargo. Ninguna de las consejeras encontró viable la solución. De la M. María de la Cruz hay una carta muy expresiva
que revela sus sentimientos de adhesión a la General, no menos
que su ignorancia en cuestiones de gobierno. Le proponía que
actuara como antes de ser constituido el Consejo generalicio;
es decir, no sólo contando para todo con la M. Pilar, sino
dando a ésta una cierta autonomía en la administración. «Co22
23
21
Carta de 10 de febrero de 1888.
Ibid.
Carta del 15 de enero de 1888.
nociendo yo que V. R. está dispuesta a sacrificarse a sí misma
por la gloria de Dios y la Congregación y teniendo en cuenta
un dicho de San Francisco de Sales: 'que no hay quien les
diga la verdad clara a los grandes', a mí me parece que,
si V. R. mandara como antes de la aprobación, con consejo de
la M. Pilar y dándole a ella un poco de libertad en lo material, como entonces lo hacía V. R., habría paz y la Congregación no perdía en nada, porque el timón lo llevaba V. R., como
entonces, y acierto en las dos hubo para todo. De lo contrario,
si V. R. renuncia, en cuanto se dé el primer paso para ello, se
da un escándalo grande, caerá el Instituto en desestima de todos los buenos, y con razón sobrada, porque una superiora
que nos ha gobernado con acierto toda la vida de él, ahora que
ha sido nombrada canónicamente no puede seguir, siquiera
hasta cumplir el tiempo fijado, muestra esto cosa muy fea. [...]
Además, ¿quién nos aviene a nueva elección? [ . . . ] Vea V. R.
todo esto más despacio y vea y pese qué será lo mejor: echar
por alto la Congregación en los principios o seguir como antes,
un poco sujeta al parecer de la M. Pilar, que al fin, como también le ha costado trabajo la Congregación, mira siempre su
adelanto...» 25 Según derecho, la M. María de la Cruz proponía
una solución disparatada —tiraba por tierra el carácter único de
la autoridad de la General y el papel de las consultoras—, pero
en la práctica ése había sido, como decía la misma M. María
de la Cruz, el camino por el que había marchado el Instituto
durante diez años. A la M. Sagrado Corazón no le podía satisfacer esa solución, y era muy legítima su repugnancia.
«Dios quiera que acertemos en la educación»
^
Vuelta la M. Sagrado Corazón de Andalucía, se tuvo la
reunión mencionada del Consejo, en que se llegó al acuerdo
de no abandonar la ya votada fundación de Madrid y de ir
además a Gijón para ver si se encontraba casa. La M. María
del Carmen afirma en su relación histórica que no hubo en realidad votación 26 , «pero sí un consentimiento tácito» 27.
En los primeros días de marzo se tomó la decisión de fun25
26
Carta de 18 de febrero de 1888.
Lo mismo se desprende, como ya vimos, del acrj de! Consejo del l l
Historia de la M Sagrado Corazón I p.50
de
dar en el norte de España 28 . «...Determinaron la M. General y las asistentes se fuese a Gijón a ver si se obtenía casa y
hacer allí una fundación, si convenía. A este fin determinaron
que fuese la M. Pilar con otra Hermana a ver la población y
probar si, con el atractivo de las escuelas, nos ofrecían ayudas,
pues la Congregación no puede costear más que la manutención
de las Hermanas, porque llevan sus dotes» 29.
De momento, la tensión del gobierno cedió un tanto. A
mediados de marzo marcharon a cumplir su comisión la M. Pilar y una Hermana que tomó por compañera. Iban camino de
Gijón, pero se detuvieron en Valladolid, ciudad donde residían
dos jesuítas cuyo consejo era muy estimado en el Instituto:
los PP. Urráburu y Vicente Gómez. La M. Pilar tenía mucho
gusto en comunicar las cosas de su espíritu con el primero,
pero sería el P. Gómez el que más influyera en este caso en
la marcha de las gestiones para la fundación. Se había proyectado ésta en Gijón, y se pensaba en una casa de estructura
similar a las ya existentes. Sin embargo, los planes se modificaron sensiblemente, y por una serie de circunstancias se llegó
al establecimiento en La Coruña del primer colegio-internado.
Paradójicamente, en momentos en que las fundadoras se debatían en una lucha interior desgarradora, iban a ser capaces de
institucionalizar un tipo de comunidad abierto a las exigencias
de una obra apostólica de mayor envergadura que las que habían existido hasta entonces en el Instituto.
En Valladolid, la conversación con el P. Gómez inclinó a
la M. Pilar a elegir La Coruña como lugar más indicado para
la fundación. Llegada a la ciudad, no tuvo ya la menor duda.
Otro jesuíta, el P. Ignacio Santos, la puso en antecedentes de
todas las circunstancias que hacían preferible esta capital a
otra cualquiera del norte de España. Población de cierta importancia por el número de sus habitantes, sin casa religiosa
alguna en su parte nueva. Necesidad urgente de educación sólidamente cristiana, que se hacía sentir, sobre todo, en las clases acomodadas... La M. Pilar, en una carta vibrante de entusiasmo, transmitió inmediatamente todas estas razones a la
2 8 La secretaria, María del Carmen Aranda, se refiere a esta fundación en
escritos posteriores. Según ella, la M. Sagrado Corazón vio en esta fundación
del Norte una salida para la tensa situación creada, y así el proyecto de la casa
del centro de Madrid quedó de momento en espci.i de realización (ibid., p 46)
2P Acta*
de ¡ot Consetos p 13
M. Sagrado Corazón: «Ahora digo lo que en el poco tiempo
que estamos he podido conocer, y usted hágalo encomendar a
Dios y me responde, porque no es cosa que por mí sola yo
obre comprometiendo al Instituto...» 3 0 Conocía la M. Pilar
que estaba proponiendo una obra que, aun dentro del espíritu
del Instituto, ampliaba sensiblemente el campo de su actividad apostólica; comprendía, por tanto, que el proyecto no podía ser simplemente suyo, sino que debía ser acogido por su
hermana y por las asistentes. Partiendo de esta base, explicaba
después la oportunidad de una labor educativa no circunscrita
a los límites de la pura enseñanza religiosa ni al campo restringido de una clase social.
Algunos párrafos de la carta son especialmente expresivos:
«Creo que verdaderamente, si esto pudiera ser, se daría honra
y gloria a Dios en el bien que, casi cierto, se haría en estas almas
tan necesitadas y sin recursos. [ . . . ] ¿Quién sabe si se regeneraría
esta ciudad tan fría e indiferente?»
«... A mí me da compasión no remediar esta necesidad sobre
toda ponderación, pues me figuro que, si San Ignacio viviera y
viniera aquí y entendiera la grandísima necesidad sobre toda ponderación [ . . . ] , aunque no esperara utilidad para la Compañía,
por sólo la honra y gloria de Dios en el bien de estas almas, traía
aquí Padres aunque los quitara de donde le reportara toda utilidad a la Compañía...»
«... La población es muy semejante a Cádiz, y a mí me espanta
cómo no han afluido Institutos de enseñanza. ¿Será porque estuviera reservada para nosotras a causa de ser el patrón de Galicia
el Santísimo Sacramento?»31
Como puede verse, la M. Pilar estaba ya lanzada a una nueva actividad absorbente. En Madrid, la M. Sagrado Corazón
debió de respirar aliviada, aunque al mismo tiempo comprendía que el colegio en proyecto iba a suponer grandes sacrificios y exigencias difíciles de satisfacer. No se sorprendió la
General de aquella proposición ni la tuvo por algo ajeno al
Instituto. Comprendiendo la oportunidad de fundar aquel centro de enseñanza, aceptó la nueva obra con todas las consecuencias que ella podía alcanzar de momento. Nunca podrá
ponderarse demasiado su magnanimidad: acogía de corazón el
plan de su hermana a renglón seguido de haber visto rechazados sus proyectos por ella. Acogía de corazón el plan; pero
Carta del día 3 de abril de 1888
" Carta ya citada, 3 de abril de 1988
M
según su personal talante, es decir, con más serenidad; con un
entusiasmo que iba equilibrado por la reflexión, por el cálculo
prudente de las dificultades, que no habían de faltar. Todas
las razones de la M. Pilar eran válidas; pero es totalmente imposible que a la M. Sagrado Corazón no se le ocurriese que,
además de válidas, eran sus razones las que la M. Pilar defendía con calor como propias. La objetividad no había sido nunca
el fuerte de aquella hermana mayor con la que siempre había
vivido unida, a la que tan profundamente había llegado a
conocer.
Contestó a la carta de la M. Pilar a vuelta de correo. Y
días después, afirmándose en su voluntad de fundar la casacolegio de La Coruña, dejaba ver, al mismo tiempo, cierta
preocupación: «Dios quiera que acertemos en la educación y
se pueda conciliar de modo que no decaiga el Santísimo...» ,2
Era una reflexión sensata: el colegio en sí iba a traer dificultades, ya que hasta entonces las Esclavas carecían de tradición
en esta actividad; y, además, dado el escaso personal de la
Congregación, podía suscitar también algún olvido práctico del
culto eucarístico. Si la M. Sagrado Corazón hubiera querido
usar la misma dialéctica de su hermana cuando ésta se oponía
a un proyecto, podría haber dicho que la «grandísima necesidad sobre toda ponderación» de enseñanza religiosa en La Coruña no justificaba que ellas se lanzaran a una obra para la que
no tenían medios ni preparación. Pero en su actitud fundamental ignoraba la dialéctica; como por instinto, pero también
por decisión deliberada, buscaba la concordia.
Las dificultades para sacar adelante la obra podían vislumbrarse desde el principio. Eran muy reales, pero la M. Pilar,
empeñada en la fundación, no estaba en disposición psicológica de poder aceptarlas como tales. Hacían falta muchas religiosas educadoras bien preparadas; no las había de sobra, por
cierto, en el Instituto. La correspondencia mantenida entre
las dos fundadoras refleja tanto la realidad del problema como
la diversidad de los puntos de vista de ambas. La M. Pilar pide
siempre que sean enviadas más Hermanas; la M. Sagrado Corazón accede a sus deseos en la medida de lo posible; pero la
buena voluntad también tiene sus límites, y no siempre puede
darle rusto. La M. Pilar '.".e'e objetar que el persona! adjudi" Carta cíe 12-1} de abril de ll>H8
cado a La Coruña «ni vale todo ni basta» 33. Y lleva razón.
Pero es poco objetiva cuando dice que en otras casas «buenas
Hermanas tienen, sólo que las echan a perder» 34 .
«Emprender obras sin poder disponer de los elementos
necesarios para las tales es una temeridad realmente», dijo
la M. Pilar al ir probando día a día las mil dificultades que
supuso la apertura del colegio 35 . Pero si su primer entusiasmo
pecó de inexperiencia, preciso es reconocer que los numerosos
contratiempos sufridos en La Coruña no lograron amortiguar
el empuje de su voluntad. Aquella obra fue fruto de una intuición suya, y a ella se lanzó con la misma temeridad —y también con el mismo acierto— con que dos años antes había
partido de improviso camino de Roma para negociar la aprobación del Instituto.
La primavera y el verano de 1888 ya se presentaban bien
ocupados para la M. Pilar.
Preparándose para la profesión perpetua
Mientras secundaba con extraordinaria generosidad el proyecto de La Coruña y se ocupaba de las necesidades de las
demás comunidades, la M. Sagrado Corazón juzgó llegada la
hora de prepararse para la profesión perpetua. Y a este fin en
mayo se dispuso a practicar los Ejercicios de San Ignacio completos; el «veranillo del alma» —así llamaba ella al retiro
anual de ocho días— iba a prolongarse este año durante un
mes. ¡Necesitaba tanto tomar fuerzas! Desde el año anterior
había querido hacer esta gran experiencia, tan importante en
su vida, pero la obra del noviciado exigía una vigilancia continua, y hubo de renunciar. También hubiera querido retirarse
a una casa distinta, lejos de toda preocupación por los asuntos
del Instituto; lo consultó con la M. Pilar, pero a ésta no le entusiasmó mucho la idea 36 .
Carta a la M María del Salvador, 17 de abril de 1888
Carta a la M Sagrado Corazón, 19 de marzo de 1889
Carta a la M Sagrado Corazón, 25 de agosto de 1889.
36 «Alguna vez me ha ocurrido si sería disparate [
] pasar ese mes retirada
con una Hermana en las religiosas del Sagrado Corazón» (carta 12 de julio de
1887); « . Eso de ir al Sagrado Corazón, si usted ve que no caería mal a los
Padres, bueno, pero mírelo usted mucho» (carta de la M Pilar 15 de julio
de 1887)
33
34
35
Entró en Ejercicios el 1." de mayo en la casa-noviciado de
Madrid. Después de todo ella necesitaba poca ambientación
para ponerse en contacto con Dios.
No escribió muchas páginas con la relación de sus vivencias; empezó a hacerlo los primeros días, y luego abandonó la
tarea. Lo poco que nos ha quedado como recuerdo basta, desde luego, para confirmarnos en la seguridad de que entró en
el gran retiro con aquella «liberalidad» que, para San Ignacio,
es la medida de la entrega a Dios y de la acción divina en los
hombres. En esta ocasión, como siempre, trataba de orientar
su vida en respuesta a aquel Señor que no le pedía grandes
obras, sino la entrega total del ser. «La obra más grande que
yo puedo hacer por mí Dios es ésta: el entregarme toda a su
santísima voluntad sin ponerle ni el más pequeño estorbo» 37.
Había vivido cerca de cuarenta años, y especialmente los diez
últimos, con una intensidad creciente. Tenía una honda experiencia de lo que significaba para ella «la obra más grande» y
lo que podían ser «pequeños estorbos». Penetrada de la infinita predilección de que era objeto y sintiendo la limitación de
su ser de criatura, la M. Sagrado Corazón empezó los Ejercicios
decidida a plantearse, en la plena sinceridad de su corazón,
esas preguntas que desde San Ignacio hasta nuestros días se
han hecho tantos hombres: «¿Qué he hecho por Cristo? ¿Qué
hago por Cristo? ¿Qué debo hacer por Cristo?» 38
La primera página de los apuntes de la M. Sagrado Corazón en estos días nos dice:
«2 de mayo de 1888 [ . . . ] , media noche. Entré con miedo, pero
con valor, dispuesta a hacerlos con el mayor fervor posible aunque estuviese todo el mes hecha una piedra, como entonces lo
estaba...»
Como en otros momentos de su vida, la M. Sagrado Corazón sentía ahora la debilidad de su naturaleza. El recuerdo de
las últimas contradicciones, las limitaciones y ambigüedades
de las asistentes y las dificultades del gobierno, el peso de los
días y el cansancio de tantos trabajos, le hacía experimentar
ese temblor, ese estremecimiento tan humano ante la presencia
37 La frase aparece en escritos posteriores (año 1893), pero la actitud personal que manifiesta está presente siempre en su vida.
38
San Ignacio de Loyola, Ejercicios
espirituales
[53].
de Dios, que da infinitamente más de lo que solicita, pero que
pide a veces sacrificios dolorosos.
La situación de temor duró bien poco:
« . . . D e p r o n t o parecióme q u e el amor del Sagrado Corazón de
J e s ú s envolvía mi alma y m i cuerpo en sí y se m e aseguraba...
q u e siempre estaría confortada por grandes q u e fuesen las luchas.
P r e s e n t í a q u e en el Corazón de J e s ú s encontraría siempre consuelo, ayuda y fortaleza en t o d o el mes; con tal convicción, q u e
trocó el c o m o desaliento en grande paz y seguridad de q u e no m e
cansaría, antes q u e con el fervor q u e comenzaba acabaría».
Las fuerzas del cuerpo no le ayudaban especialmente en
estos días. En el primero anota que siente «un gran dolor de
cabeza», y algunas religiosas testimonian que durante los Ejercicios padeció diversos achaques. No era extraño, si se recuerda que, como ella misma decía en una carta a su hermana, durante los últimos años era frecuente que oyera el reloj de madrugada estando aún en pie de trabajo, o que, como decía en
otra ocasión, a veces no tuviera tiempo casi para comer. Pero
la buena voluntad superó esos condicionamientos, y Dios se
mostró mucho más pródigo aún que aquella criatura que se
ponía tan incondicionalmente en sus manos. Un agradecimiento sin límites inundó hasta las últimas cavidades del espíritu
de la M. Sagrado Corazón; y no sólo por tantos beneficios recibidos a lo largo de su trabajada vida; dando un salto gigantesco, mejor dicho, levantada por la gracia de un modo admirable, la Madre se encontró en el corazón de la humanidad y
dando gracias por toda ella:
« S e n t í una gratitud tal hacia D i o s de la dignidad q u e
concedido al h o m b r e , q u e se m e arrancaba el a l m a » 3 9 .
había
A esta luz transcendente, ¡qué insignificantes parecían las
pequeñeces de la convivencia diaria, las limitaciones propias y
las ajenas, las grandes dificultades del gobierno!... Sin embargo, todo eso estaba presente. En el tercer día de retiro anota:
« . . . H o y se me f i j ó una lucha de espíritu que hace tiempo vengo sufriendo de un modo atroz, en la que veo c o m o imposible
pueda yo llegar a estar indiferente, y, aunque no logré alcanzar
la indiferencia, q u e t a n t o necesito para la paz de m i alma, peleé
b i e n y sufrí m e j o r , y recibí luces y esfuerzo para en adelante».
39
Apuntes
espirituales
10; Ejercicios espirituales de 1888. día segundo
Siempre realista, añadía: «No preveo que acabe esta lucha
en algún tiempo, y cruda de veras, pero salí animada como
con la seguridad de que no sería vencida en ella».
Los momentos de esfuerzo alternaron con los de gozo y
paz, y aun en la lucha no perdió la seguridad de estar en las
manos de Dios, que la habían guiado en todos los caminos de
su vida: « . . . Sentí a Jesús en mí visitando mi alma». Maravillosa experiencia expresada en las palabras más simples, que
nos revela el matiz de amistad que tenía para ella el amor de
su Señor.
En mitad del retiro, el día 13 de mayo, se cumplía un año
de su elección como General. Las Hermanas querían festejar
esta fecha. ¿Se imaginarían ellas que los momentos más duros
de la M. Sagrado Corazón durante los Ejercicios estaban ocupados por el esfuerzo que le suponía la aceptación de ese cargo?
Es imposible que se apercibieran enteramente de ello, siendo
así que ignoraban las circunstancias que hacían tan difícil la situación.
El P. Hidalgo, el director espiritual de la Madre, que la
guiaba también en aquellos Ejercicios, convino en la oportunidad de celebrar el aniversario. Y en la casa del paseo del
Obelisco la alegría desbordó el corazón y se asomó a los rostros felices y sonrientes de todas. Para la protagonista, la conmemoración suponía un sin fin de recuerdos punzantes, y el
gozo ingenuo de las que la rodeaban, una llamada a transfigurar el dolor en esperanza. Unos meses antes, con ocasión de
su visita a Córdoba, el mismo P. Hidalgo la había exhortado
a darse enteramente a las religiosas aun cuando se viera precisada a «omitir alguna práctica de regla». «Sea toda, toda y
toda de esa santa comunidad y de todas y cada una de las Hermanas, oyéndolas a todas cuanto quieran y ayudándolas con
sus consejos y, sobre todo, con sus ejemplos de observancia,
paciencia, dulzura y mansedumbre» 40.
Pasó el día 13, pasaron los días siguientes. Se iba acabando el mes de mayo, y con él llegaba a su fin el período de retiro. No habían sido para la M. Sagrado Corazón semanas de
un reposo espiritual desconectado de las circunstancias concretas de su vida. «Jesús en mí visitando mi alma»: la presencia
de Cristo no le había hablado de descanso. «Por tu generosi10
Carta de 24 de enero de 1888.
dad —parecía decirle— me tienes aquí; no ignoro tus luchas
y sé cuánto sufres por obedecerme a mí y a mis representantes» 4Í .
«Mirando al Señor se adquieren fuerzas, ¡y tantas!» La
frase aparece en una carta posterior dirigida a su hermana 42 ;
pero, sin duda alguna, expresa la realidad de lo ocurrido en
esos días de contemplación. Su elección personal —«elección»
en el sentido ignaciano; es decir, aceptación, respuesta a la
gracia de Dios, que manifiesta su voluntad respecto a puntos
concretos de la existencia— la llevó a abrazar con decidida
generosidad la cruz tangible en ese momento:
« A l p i e de vuestra santísima
cruz, Jesús salvador nuestro, hoy,
2 6 de mayo de J 8 8 8 , a las ocho y dieciocho de la n o c h e , os prom e t o muy de corazón, en presencia de vuestra santísima M a d r e y
( mía, de San J u a n y de las santas mujeres, no volver a resistirme
í ' ni aun de pensamiento a tu divina voluntad en el cargo, y si
< m e es p e r m i t i d o hacer v o t o de esto, lo haré de m u y b u e n a voluni tad. Aún más: a no rehuir las ocasiones de honra ni de deshon„
. ra que se m e pueden presentar para su c u m p l i m i e n t o .
Con vuestro amor y gracia, que estoy segura n o me han de
faltar, espero cumplirlo; principal dique q u e detiene vuestras
. .J
gracias en mi alma, muy claro lo veo hoy.
V u e s t r a h u m i l d e Esclava, que vuestras sagradas llagas, hechas
p o r obediencia, besa con m u c h o respeto y amor, María del
Sa
grado
Corazón»43.
Era un «reconciliarse con la propia situación» 44 . Era una
concreción absoluta de la ofrenda radical de su vida; en aquella circunstancia, «la obra más grande» que ella podía hacer
por su Dios.
Las dificultades del colegio de La Coruña
La vuelta a la vida ordinaria trajo consigo las ocupaciones
y preocupaciones propias del gobierno. La M. Sagrado Corazón pudo aplicarse a sí misma las consideraciones que en parecida ocasión hacía a María del Carmen Aranda: «Eche usted
corazón grande, que pasado el mes de Ejercicios, como Dios
" Apuntes espirituales
10; leicn día de ejercicios
17 de junio de 1903.
43 Apuntes
espirituales
11.
14 Cario MAREINI, Gli
Eieruzi ivutam
aHa luce ói San (,ii>i„nni
¡gnarianum Spiritualitatis (Roma 1977) p.182
42
Cenlrum
da tantos auxilios y fuerzas, a proporción después exige, y dichosa usted si corresponde a las exigencias de Dios» 45. La
misma casa de Madrid reclamaba su vigilancia: « . . . De hoy no
pasa que le ponga dos letras, aunque me duele la cabeza. Antes no he podido, porque desde que salí de Ejercicios no he
parado un minuto con lo que he encontrado torcido, y para
tiempo tengo», escribía a la M. Pilar 46 comentando con ella
todas las minucias de la casa. Al final de la carta, en una posdata, añadía: «Usted tenga más confianza en mí que en nadie,
que el demonio no meta la pata». Era una advertencia muy
significativa; revelaba, por una parte, el cariño hacia su hermana y la función básica que adjudicaba a la unión de ambas
en la vida del Instituto; por otra parte, era una afirmación
tácita de su deseo de trabajar con empeño renovado para fortalecer un sentimiento de fraternidad en peligro de quebrarse.
La M. Pilar estaba ocupadísima con los preparativos de la
fundación del colegio. Desde el primer momento se vio que
las exigencias de la casa de La Coruña iban a ser muy superiores a las del resto del Instituto. Se requería preparación técnica y una dedicación total a la tarea de la educación. « . . . Las
que se dediquen a enseñar no harán, a mi juicio, ni cargos;
sólo cumplir la regla y ese otro deber, si lo han de desempeñar
bien [ . . . ] , si no están fijas en este deber y la ocupación que
le es aneja, no lo harán bien, y redundará en perjuicio de la
instrucción y de la honra que en darla buena reportará a la
Congregación; precisa mucho personal; yo quiero que usted
se penetre de ello; si no, mejor sería no comenzar», decía
la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón 47 .
Responder a todas estas exigencias suponía un esfuerzo
enorme; pero, en la medida de lo humanamente posible, la
General se prestó a ello: «... A vuelta de correo contesto a usted a todo; y creo se pierden las cartas. Cuanto a usted le parezca haga de lo que crea necesario y provechoso para esa
fundación, como alquilar casa, etc. Respecto a Hermanas, fíjese en las que quiere, y cuando las pida usted irán...» 4 8
No cabía una postura más generosa, ni mayor amplitud en
Diciembre 1889.
Carta de 2 de junio de 1888.
Carta de 18 de junio de 1888. Con la palabra «cargos» designaban las
ocupaciones domésticas.
18 Carta de la M. Sagrado Corazón a la M. Pilar. 19 de junio de 1888.
40
46
47
la delegación de su autoridad en la M. Pilar. Pero, a pesar de
todo, se hizo difícil formar la comunidad educativa, porque
entre las religiosas había muy pocas con instrucción suficiente
para enseñar. La mayoría de ellas se vieron precisadas a estudiar sobre la marcha lo mismo que explicaban a las alumnas
unos días después49. Es admirable la comprensión de este
problema en las dos fundadoras, tanto más cuanto que ellas
jamás habían visto de cerca un colegio. Y si es cierto que
la M. Pilar tocó más directamente las exigencias de la obra
apostólica, también lo es que, a distancia y con un desinterés
mayor, la M. Sagrado Corazón entendió que la nueva obra suponía una llamada a la mejor preparación cultural y humana
de las religiosas del Instituto. «Pidan a Dios que entre gente
instruida y de peso, porque se me angustia el alma ver la escasez de lo útil en el noviciado. [ . . . ] No hago más oficio
que [ . . . ] estimular a que estudien siquiera la música y los
idiomas» 50. Pero más importante aún le pareció ahondar en
el sentido apostólico de la vocación del Instituto; por cierto,
no era en ella una preocupación nueva. «Esa tristeza es del
demonio y origen de esa sequedad y oscuridad —había escrito
el año anterior a una joven religiosa un tanto desconcertada
en su misión de educadora—. Haga por estar muy conforme
con la voluntad de Dios, y le volverá la calma y alegría a su
espíritu. [ . . . ] En cuando se ponga alegre, todo le gustará, y
mirará a las niñas especialmente, no como seres impertinentes,
que naturalmente lo son, sino con el interés que se mira una
cosa de mucho precio, pues cada alma ha costado la sangre
a todo un Dios, y cuanto por ellas haga usted lo recibe nuestro
Señor como obra hecha a El. Encomiéndelas mucho al Sagrado
Corazón e interésese por ellas como miembros de su cuerpo» 51.
Las primeras cartas de la M. Pilar desde La Coruña, vibrantes, optimistas, y la acogida del proyecto por parte de
la M. Sagrado Corazón tuvieron como resultado una reacción
de entusiasmo que llegó hasta el noviciado. Las Hermanas en
formación sintieron el deseo de prepararse para la enseñanza.
En carta de 2 de agosto, la M. Pilar dice a su hermana: « . . . Berehmans,
Carlota, Valle y Santa estudiando y disponiéndose, desde ayer, a destajo, sin
ocuparse de nada de la casa, porque lo que se espera es cosa de entidad para
gloria de Dios...»
5 0 Caita de la M. Sagrado Corazón a su heimana, 6 de junio de 1RW
*' Carta a la M, Felisa de lesiis. 12 de junio de 1887
Correspondiendo a los apremios de la General, unas se dedicaron al francés o al inglés y otras al piano. «No puede figurarse, Madre, el entusiasmo de estas novicias con esa fundación», escribía la M. María del Carmen Aranda a la M. Pilar 52. No faltó tampoco el aliento de la Compañía de Jesús. La
opinión cotizadísima del P. Urráburu fue muy positiva para la
fundación: « . . . No puedo menos de dar muchas gracias a Dios
de que hayan encontrado ustedes ahí tan vasto campo y tan
bien preparado para trabajar por la gloria de Dios en la educación de las niñas...» 5 3 « . . . Su buena formación será un elemento poderoso para moralizar a todas las familias y toda la
ciudad poco a poco. Dios nuestro Señor les dé la sal de su
divina sabiduría y virtud para conseguir tan saludables frutos...» 5 4 Los jesuítas de La Coruña estaban encantados: consideraban la fundación providencial ( « . . . Dará frutos copiosos
y será el principio de la regeneración de ese pueblo») y creían
que podía ser pieza importante en un plan de pastoral más
amplio 55.
Los afanes de la M. Pilar en esos días eran realmente como
para rendir a cualquiera — o a ella misma, si no hubiera tenido
un interés tan grande por la fundación—. Con plena conciencia se había hecho una elección difícil al fijar en La Coruña
el lugar del primer colegio del Instituto. Población poco piadosa e ignorante en materia religiosa5o. «Ciudad descreída y
entregada al mundo» 57, «sin mucha moralidad ni piedad» 58.
Dentro de La Coruña se escogió el punto más abandonado,
donde más falta hacía una casa religiosa 59 .
En el establecimiento de la comunidad y en la apertura del
colegio se arrostraron grandes dificultades, verdaderos peligros,
que no fueron suficientes para desanimar a la comunidad. En
la ciudad se hablan encontrado con enemigos que les hacían
oposición encarnizada. «Por no intranquilizar a usted, no le
- Carta de 23 de abril de 1888.
®3 Carta a la M. Pilar, 14 de abril de 1888.
Carta del mismo Padre a la M. Pilar, 8 de julio de 1888.
35 Cartas del P. Ignacio Santos a la M. Pilar, 2 de agosto de 1888;
carta
del P. José Hernández a la M. Pilar % 22 de septiembre de 1889.
5S Cartas de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 3 de abril de 1888, y a
María del Salvador, 5 de abril de 1888.
Carta del P. José Garciarena, S.I., a la M. Pilar, 15 de junio de 1888.
58 Carta del P. Urráburu a la M. Pilar, 8 de julio de 1888.
'' Carta del P. losé Garciarena a la M. Pilar, 15 de junio de 1888; carta
ile l ' M. Pilar a la M. Sagrado Corazón. 3 de abril de 1888.
he dicho que no nos dejan vivir ni de día ni de noche, y en
especial a mí», decía la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón; y
añadía con su característico intrincado estilo: «Yo no duermo
con sosiego, sino como a sorbos las más, y muchas veces levantándome, pues tres noches han turbado nuestro reposo ladrones o demonios, que no sé quienes son; y esto no imaginario, sino real y alarmante» 60. Gente anónima las amenazaba
con difamarlas en la prensa, promovía alborotos en la capilla y, en fin, se esforzaba por hacerles la vida imposible:
« . . . Supongo que alguna dirá a usted que ni la campana se
libra de esta gente y de esta prensa; yo temo que acaben por
tocar a la honra, aunque hasta la presente no ha habido tal,
y en casa todo está previsto y calculado para evitarlo» 61.
Consecuente con una idea muy enraizada en su ánimo,
la M. Pilar interpretaba todos estos sucesos como «presagios
de la gloria que ya se debe dar a Dios o de la que el demonio
teme en el porvenir» 62. Comentándolos, decía que la comunidad no había perdido por eso el buen humor; aunque los sobresaltos nocturnos, principalmente, no dejaban de hacer mella
en la salud de algunas. Ni una sola sintió por ello la tentación
de abandonar la obra.
La fundación del centro de Madrid
y el conflicto con el obispo
«No sé si le he dicho a ustedes algo de la casa de Madrid,
que la tenemos hermosísima y con gran jardín, en alquiler, muy
arreglada, pues nos hacen hermosísima capilla de dieciocho
metros de largo, con puerta a la calle y estucada si la queremos. Muy cerquita de los Padres, en la calle de San Bernardo,
próxima a la plaza de Santo Domingo, que, como usted sabe,
allí no hay iglesias. Es aquella casa que nos hablaron en venta,
pero después la dueña la ha restaurado toda y queda hermosísima. Todo el bajo lo están poniendo a nuestro gusto, en el
que estará, como digo, la capilla, sacristías, locutorios, dos
hermosísimas escuelas, gran comedor y buena cocina y cuarto
para el portero, todo independiente y bien distribuido. [ . . . ]
60
61
62
Carta de 4 de septiembre de 1888.
Carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón, 15 de octubre de 1888.
Carta a la M. María del Carmen Aranda, 2 de eneio de 1889,
Aún no sabe nadie nada, porque este arreglo se ha hecho como
sin darse cuenta. Yo no pienso gastar nada, sino llevar todo
lo de la capilla vieja, incluso el altar. [ . . . ] Mobiliario y utensilios que hay arrinconados por chicos, que se están pudriendo...»
Las noticias contenidas en el párrafo anterior pertenecen
a una carta que la M. Sagrado Corazón escribía a su hermana
el 6 de julio de 1888. La fundación del centro de Madrid,
proyectada primero en la calle del Barquillo, se había concretado en esta otra casa de la calle de San Bernardo, número 19.
No es mucho de extrañar que mediaran con anterioridad pocas
explicaciones entre las dos fundadoras, ya que la oposición de
la M. Pilar al plan le había llevado a rehusar su intervención
en la búsqueda del inmueble 63.
El mismo día en que se escribía esta carta, se firmaba el
contrato de alquiler de la nueva casa. «Yo espero mucho de
Madrid 64 —decía la M. Sagrado Corazón a su hermana—,
porque conocerán el Instituto, que hasta ahora casi nadie lo
conocía» 65. El día 17 de julio, la General notificaba al obispo
que en su ausencia había sido autorizada por el gobernador
eclesiástico para alquilar una casa en la calle de San Bernardo,
y solicitaba del prelado licencia para realizar en ella la fundación. La sorpresa de la Madre fue grande al recibir dos días
después esta respuesta: « . . . Estando incompleta la visita pastoral de la casa matriz y noviciado de la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, no ha lugar por ahora
a la licencia que se pide» 66.
La contestación del prelado le recordaba pasados disgustos. El año anterior, al hacer el obispo la visita a las casas religiosas de su diócesis, decidió efectuarla en la casa del paseo
del Obelisco. «Visitó la iglesia y sacristía, recibiéndolo desb3 Una carta de la M
Purísima a la M Sagrado Corazón (mientras ésta se
encontiaba en Andalucía) le informaba
«
La M Pilar no hay que contar
con ella para nada en este punto Si Dios la quiere [la fundación], como creo,
es hecha por usted» (carta de 2 de febreio de 1888) «La M Pilar dice que
no puede decir nada en este asunto, y no da parecer ninguno. Si se ha de
hacer, sea cualquiera la forma, ha de ser sin ella [ ] Si quiere que alquile
poi un año, se habla al marqués [ ] Voy a preguntar por otras casas, aunque
creo que V R es quien debe decidir Creo debe hacerse la fundación de Madrid
antes que nada » (carta de la M Purísima, 30 de enero de 1888).
64 La casa del Obelisco quedaba tan retirada del centro en ese tiempo, que,
al parecer, no la situaban en Madrid
65 Carta a la M
Pilar, 16 de julio de 1888
66 19 de julio de 1888
pues toda la comunidad, con el agasajo debido, en el vestíbulo,
pasando después, por indicación suya, a la sala de comunidad...,
y allí nos habló sobre el objeto de la Visita, que, aunque en
todo rigor no nos comprendiese como a las religiosas claustradas, pero que siempre era conveniente para que el prelado tuviese conocimiento de la observancia que reinaba y, si hubiese
alguna cosa que corregir, pudiese poner el oportuno remedio, a
cuyo fin, nos dijo, nos hablaría separadamente a cada una...» 67
En aquella primera entrevista no pasó de ahí. Conversando con la General, el obispo aludió a la conveniencia de
una fundación en el centro, indicando si convendría al Instituto admitir la proposición de cierta persona que ofrecía a las
religiosas la dirección de unas escuelas gratuitas. La M. Sagrado Corazón y todas las que se enteraron del caso lo vieron
providencial.
En éstas, la M. Pilar volvió de Bilbao —se encontraba allí
ocupada en los trámites de traslado de la comunidad a otra
vivienda—, y, al enterarse de que estaba empezada la visita
pastoral del obispo, «manifestó deseo de hablarle en confianza,
para ver si se conseguía la suspendiese, por no hacer costumbre de esto en nuestras casas en cosa que no nos correspondía, dándole razones procedentes para ello; y del mejor modo
posible, a manera de consulta, proponiéndole la duda si estábamos realmente eximidas de estas visitas, según habíamos entendido; en cuyo caso deseábamos fuera [ . . . ] , pues bien le
constaba la confianza y filial afecto que siempre le habíamos
tenido; pero que esto no fuese con carácter oficial, sino como
padre, para evitar que en adelante se hiciera costumbre; mas,
si realmente estábamos comprendidas en esto, no había entonces que decir nada» 6S. La intervención de la M. Pilar, por
más que ella intentó hacerla «del mejor modo posible, a manera de consulta», ofendió al prelado, que, dicho sea de paso,
debía de ser más sagaz que su interlocutora, y entendió perfectamente el alcance de su posición. «La Madre lo hubo de
aplacar como mejor pudo, quedando la cosa así por entonces»
Por segunda vez, una actuación de la M. Pilar era el origen
de un conflicto con este obispo. El Dr. Sancha y Hervás, en
Diario
Diario
"" Diario
M
08
de la casa de Madrid,
de la casa de Madrid,
Je la casa de Madrid,
cha 24 de octubre.
30 de octubre de 1887.
30 de octubre de 1887
efecto, recordaba el disgusto que el arquitecto Cubas había tenido con las Esclavas; había sido un malentendido por parte
del marqués; pero, indudablemente, también una imprudencia
por parte de las religiosas el consultar a otro arquitecto utilizando los planos del primero. Y esa consulta, aunque fue hecha
por la M. Sagrado Corazón, fue provocada por los apremios de
la M. Pilar. En el caso de la Visita se explica, por más que
fuese una imprudencia, el interés de la M. Pilar por eludirla,
pues nadie como ella había experimentado el peso de intromisiones episcopales en asuntos que no eran de competencia de!
obispo.
Fuera como fuese, el prelado quedó herido. Ahora, diez meses después, recordaba el enojoso asunto 70 . Contestó la M. General que estaba muy dispuesta a recibir la Visita 71, y el obispo comisionó al efecto a D. Joaquín Torres Asensio, canónigo
lectoral de la catedral de Madrid. Se presentó éste en la casa
del Obelisco el día 20 y pidió las Constituciones y todos los
documentos del Instituto, así como las «animadversiones» o
advertencias hechas por la Sagrada Congregación para la redacción definitiva de las Constituciones72.
La M. Sagrado Corazón, vista la importancia del asunto,
canceló el resto de sus compromisos: «... Como este negocio
va a paso de buey, no creo podré ir a la inauguración ni aunque fuese el día 6...», escribía a la M. María del Carmen73;
se refería a la capilla de Bilbao, que se pensaba abrir al público
• el 31 de julio ese año 1888. «Imposible creo el ir. Las cosas
feas, feas. [ . . . ] Dios quiera que el mico se localice aquí y deje
a ustedes en paz en sus fiestas y a las de La Coruña» 74 . En
este punto del asunto, la M. Sagrado Corazón informó a su
hermana: «... El Sr. Obispo nuestro ha sacado los trapitos a
relucir de la Visita, y dice que a todo trance hay que hacérnosla.
'"' Aún había de referirse a ese disgusto años después: «La herida de la
Visita, la negativa de usted, no la olvida», decía la M. María del Carmen a la
M. Pilar en abril de 1889; otra alusión encontramos en una carta de 1890
dirigida a la M. Pilar por la M. Purísima. Tenía buena memoria el obispo...
n
Carta de 19 o 20 de julio de 1888.
N M. MARÍA DEL CARMEN ARANDA, Relación
sobre la casa Je San José, enviada a Roma en junio de 1890, p.6. Lo mismo aparece en una carta de la
M. Sagrado Corazón a la M. María del Carmen Aranda, 25 de julio de 1888
l" Carta de 25 de julio de 1888.
^ Carti de la M. Sagrado Corazón a la M. María del Calmen Aranda, 28
de julio de 1888. Con el apelativo «mico» designaba al diablo, al que adjudicaba muy variados nombres, que revelan una suelte de confianza despectiva muv
f.'llriosq,
Es historia larga y hoy no puedo. Baste decir a usted que ha
enviado al lectoral a notificármelo, y, quedando con este señor
que enviaría el oficio al día siguiente, hay seis y nadie ha aparecido. [ . . . ] Yo dije al lectoral que podía venir cuando quisiera y que todo lo vería, incluso los libros de cuentas, porque
él así me lo indicó. [ . . . ] Usted no se apure, que yo confío en
que para San Ignacio todo pasará. Yo tendré a usted al corriente...» Escribía esto el 29 de julio. Dos días después decía a
la M. María del Carmen Aranda: «Los asuntos de por aquí
siguen en el mismo estado, pero sin dejar de poner los medios
prudentes que nuestro Señor nos dicta para que esto varíe, si
así conviene. Como el no tener culpa tanto tranquiliza, lo estoy muchísimo, y esto me hace tener gran confianza en nuestro
Señor; pues en otros negocios, aunque sin culpa, se ven algunos puntos negros que desalientan, y se teme; pero en éste se
ha obrado tan de ley, que ni siquiera una leve sombra nos
turba». Había llegado la fiesta de San Ignacio y el asunto continuaba sin resolver.
La reacción de la M. Pilar al enterarse de la situación fue
bastante apacible. En carta de finales de julio decía a la M. Sagrado Corazón: «Mi opinión sobre eso es guarecerse en el silencio, como cuando arrecia una tormenta; el chubasco pasará y
volverá la calma... Pienso yo que no resistan ustedes más al
prelado por ahora, sino hacer el papel bien del que se ofrece
como carne al cuchillo; así se desarmará». Algo más le molestó que en el palacio episcopal se tergiversara un tanto el
sentido de la entrevista que ella había tenido con el obispo:
«Yo no pedí de rodillas eso al obispo; eso no es verdad; ni
me negué a que visitara, sólo representarle lo que en Roma
nos habían dicho y los perjuicios que se nos podrían seguir...»
Al fin, el obispo envió al lectoral, que visitó la casa del
Obelisco entre el 14 y el 19 de agosto de 1888, «y dio un
informe en extremo favorable» 75 . Comentando el hecho, la
M. Purísima decía en carta a la M. Pilar que, según el P. Provincial de los jesuítas, el prelado estaba en su derecho y que
con anterioridad había visitado a las Religiosas del Sagrado
Corazón 76. El asunto, pues, no se presentaba tan claro en ese
73
76
M . MARÍA DEL CARMEN ARANDA, Relación
Carta del 15 de septiembre de 1888.
a-hn
'a cata
Je
San
Jrné
p.7.
momento 77. La M. Pilar recriminó el sentido de la actitud de
la General y de los asistentes de Madrid al someterse al prelado: « . . . En lugar de haber consultado al Padre sobre cómo
conducirse en la Visita, lo hubiera hecho de si me podía excusar y hasta qué punto. [ . . . ] Ya le indiqué a usted la conducta de la Compañía en estos casos, y yo por mi parte no
obraría de otro modo aunque me costara la vida; hacer resistencia, no; pero aceptar, y menos firmar documento, aunque
me cortaran la mano [ . . . ] , porque al fin el hombre muere o
cambia, mientras el yugo queda» 7S. Esta crítica no casa demasiado bien con la carta anterior, en que aconsejaba a las de
Madrid ofrecerse «como carne al cuchillo». De todas formas,
no tuvo mayor trascendencia, porque el mismo P. Urráburu
—oráculo para todas, y en especial para la M. Pilar— aconsejó suma prudencia en relación con el asunto: « . . . Sobre la
cuestión de la Visita del prelado, creo que lo mejor que usted
puede hacer es enterar a la M. General de lo que me dice usted
que le dijo el cardenal Massotti, y, si es necesario, recurran
ustedes allá, a Roma, para cercioratse bien del caso, y mejor
todavía si pueden obtener de allá algún escrito» 79 .
Desaparecido el inconveniente que tenía el obispo para
aceptar la fundación, la M. Sagrado Corazón volvió a presentarle una instancia pidiéndole la gracia deseada. En aquellos
días —primeros de septiembre— se ausentó el Dr. Sancha de
la diócesis. La solicitud, por tanto, hubo de dirigirse al gobernador eclesiástico, Sr. Fernández Montaña. «Por recibida esta
instancia, damos comisión en forma al M. I. Sr. Dr. D. Joaquín
Torres Asensio [ . . . ] para que visite el local de referencia e
informe a continuación cuanto se le ofrezca y parezca, y, una
vez hecho, nos devuelva la susodicha instancia a fin de proveer
lo que proceda» 80.
El día 15 de septiembre daba su informe el Sr. Torres
Asensio: «En cumplimiento de la comisión que precede, visité
en la tarde de ayer la casa número 19, calle Ancha de San
" Desde un punto de vista amplio, Jas dificultades con el obispo de Ma
drid, como las habidas anteriormente con Fr Ceferino, son episodios típicos
de la historia de los Institutos religiosos nacidos en el siglo x i x en sus íelaciones con los ordinarios de las diócesis l o d o s esos Institutos tienden a
depender directamente de ¡a Santa Sede para asegurar su unidad y universalidad La misma Santa Sede favorece esa tendencia
7 3 Carta a la M
Sagrado Corazón 11 de agosto de 1888
79 Carta del P
Unáburu a la M Pilai, 31 de agosto de 1888
M F1 ofuio correspondiente llc\i fecha de
14 de septiembre de 1888
Bernardo, de esta corte, preparada con muy costosa obra para
una comunidad de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, sin
que falte más que terminar el arreglo de la capilla. Dicha casa
tiene mucha y buena habitación, con desahogado patio y buen
jardín; abunda de agua, luz y ventilación y está perfectamente
adaptada para las necesidades de la comunidad...» El canónigo
anotaba que las superioras habían aceptado «en el acto» las
pequeñas observaciones que él, como comisionado del obispo,
había hecho. ¡La experiencia las estaba volviendo cautas! Terminaba diciendo que había en la casa «habitación suficiente y
decorosa para veinte Hermanas y para otras veinte señoras que
hagan Ejercicios espirituales, y escuela muy bien preparada para
la enseñanza de jóvenes externas, que es uno de los fines del
piadoso Instituto». Por todo lo cual juzgaba el local «muy a
propósito para la fundación que se intenta».
Todavía mediaron algunos trámites entre la diócesis y el
Instituto, hasta que el 19 de septiembre el gobernador eclesiástico concedía por escrito la licencia de fundación. El 8 de
octubre llegaron las primeras Hermanas a la nueva casa, «la
cual comenzaron a llamar de San José, tanto por la particular
protección del santo patriarca en esta fundación como por el
amor y confianza que en su patrocinio tenemos» 81. Estaba sin
terminar de adaptar el local que se destinaba a capilla pública;
las Hermanas arreglaron lo mejor que pudieron el oratorio privado para tener el Santísimo y poder celebrar la eucaristía en
la casa.
La M. San Javier, una de las asistentes generales, contaba
sus impresiones a la M. Pilar: «Tenemos lindo oratorio y muy
recogido, aunque parece mentira así sea por el gran bullicio
que hay en la calle; pero como están cerradas las ventanas,
suena lejano y más bien ayuda a recogerse. El P. Garzón nos
dice misa todos los días y cuando se abra la capilla va a poner
en ella su confesonario. [ . . . ] Dios quiera bendecir todo esto
y que todo sea para su gloria...» 8 2 ; la licencia para celebrar
la eucaristía en dicho oratorio la recibieron el día 15, aunque
el decreto del obispo tenía fecha del 13. También la M. María
del Carmen Aranda habló a la superiora de La Coruña de la
81 M. MARÍA DEL CARMEN ARANDA, Relación
p.19. La misma idea, casi con
idénticas palabras, en la carta circular anual escrita por la M. Sagrado Corazón
el 28 de diciembre de 1888.
82 Carta de la M. María de San Javier a la M. Pilar, 18 de octubre de 1888
inauguración de la casa y del oratorio. Después de contarle
muchos detalles de la liturgia, le refería las palabras del P. Muruzábal, que había sido el celebrante: «Las cosas de Dios no
es preciso más que lanzarse, y contentarse, tratándose de El,
con poco. Tenemos, decía, la bolsa de la Providencia, que no
tiene fondo; todas las obras que se hacen para gloria de Dios,
todas, con trabajos, sí, pero al cabo todas se hacen» 83. No es
difícil imaginarse la impresión —tan contraria a la intención
de la M. María del Carmen Aranda— que estas palabras pudieron hacer en la M. Pilar.
Poco después, el mismo señor lectoral pudo bendecir la capilla, ya dispuesta para el público el día 2 de diciembre. La
encontró, según dijo, de acuerdo con las rúbricas.
La M. Sagrado Corazón tuvo la alegría entonces de ver
que la casa empezaba su verdadera vida, la vida que ella había
soñado desde sus primeros proyectos. Tal vez más que en otras,
la eucaristía fue en esta comunidad el verdadero centro, la
fuerza que movía toda la acción y el foco que alumbraba en
todas las direcciones los caminos recorridos a diario por las
religiosas.
¡Iba a durar tan poco este hermoso sueño! Pero antes de
despertar de él, en medio del gozo por aquella nueva casa,
la M. Sagrado Corazón había de soportar otras experiencias
dolorosas y había de vivir también alegrías muy hondas.
La M. Pilar aplaza su profesión
Había pasado el verano de 1888 con toda la carga de complicaciones que habían impedido a la M. Sagrado Corazón pensar en la ceremonia de los votos perpetuos. Por supuesto, ni
por un momento se le ocurrió a la M. General que se iba a
ver forzada a vivir este acontecimiento separada de la M. Pilar Esta se encontraba en La Coruña, ocupadísima por estas
fechas en la preparación del primer curso del colegio. Comprendiéndolo, a mediados de septiembre le escribía la M. Sagrado Corazón: «Yo quisiera que hiciese usted la profesión el
día del Pilar o de Santa Teresa, aunque el mes de Ejercicios
lo haga usted después, por ser ahora imposible» 84. «De eso
83 Cuta a la M
Pilar, 14 de octubíe de 1888
"' Caria dt 13-H de septiembre de 1888.
de la profesión, ni aquí hay sosiego para nada ni me daría gusto
en hacerla en lugar en que aun los Padres parece están flotantes», contestaba a vuelta de correo la M. Pilar 85 . La respuesta tenía todo el aire de un mal pretexto. Y en pretextos
y evasivas pasó el mes de septiembre.
Al empezar octubre, la M. Sagrado Corazón le escribió una
carta concisa, a la que no cabía excusar una contestación clara:
«Ayer le hablé al P. Provincial sobre las profesiones, porque,
como no se dé un empuje, no se comienza nunca, y ya choca.
Y me dijo S. R. que se debía comenzar cuanto antes. Yo le
dije la dificultad de la venida de usted, que quieren todas sea
antes que ellas hagan su profesión, y contestó que por un
mes fuese a ésa una Madre formal y viniese usted. [ . . . ] Conteste usted y no se haga la muda, que ya esto no puede diferirse. Yo creo que el enemigo no quiere las profesiones, y convendría sacrificarse un poquito para que no se salga con la
suya. [ . . . ] Nueve hacen los Ejercicios de mes. Abraza a usted
y desea no le turbe el miedo de dejar esa casa, su hermana
María del Sagrado Corazón de Jesús» 86.
Unos días antes, la M. Pilar había escrito a la M. Sagrado
Corazón. Además de asegurar que su salida de La Coruña en
ese momento «era dar en tierra con el negocio este que tanto
promete», pedía que le fueran enviadas otras dos Hermanas
para abrir la escuela gratuita.
La General había estimado que para la comunidad había
suficiente trabajo con el colegio. Pero se plegó al criterio de
la M. Pilar, y ahora, en la carta en que la emplazaba para una
respuesta clara al asunto de la profesión, le prometía enviar
también las dos Hermanas pedidas. Todo era un conjunto de
detalles reveladores de su gran deseo de conciliar; y de algo
más: de un temor no confesado a que la M. Pilar pudiera dar
una negativa en cuestión tan seria, tan sagrada.
Teniendo esto en cuenta, podremos comprender la impresión tan penosa que la M. Sagrado Corazón recibió dos días
después. El 4 de octubre, la M. Pilar le escribía:
«Tengo una repugnancia invencible a piofesar, y éste es el
principal motivo que me ha hecho eludir la cuestión, pues quería
no dar a usted y a las demás este trago, sino irme excusando
8a
86
Carta de 17 de sepriembie de 1888
Carra de 2 de octubre de 1888
suavemente. Mi propósito es trabajar en la Congregación cuanto
pueda y morir en ella mientras haya paz, principalmente que yo
no ocasione disturbio, pues, de ocurrir tal cosa, no sé qué haría.
Esta resolución mía se puede ocultar perfectamente, y yo seré
la primera en hacerlo, como hasta aquí vengo disimulando este
y otros casos, pues ahora hay la verdaderísima razón de no deber
dejarse esta casa. [ . . . ] Ruego a usted y a las otras asistentes que
no me martiricen ni con súplicas ni con negarse a obrar como es
razonable; yo estoy en no cambiar mientras Dios no me dé otro
sesgo en la conciencia, y usted sabe que soy difícil de retroceder
en lo que resuelvo. No den ustedes vueltas tampoco al negocio;
todo, todo lo veo y así lo estimo ordenado por la providencia
santísima y amadísima de Dios nuestro Señor; así, lo más acertado es que cada cual nos abracemos con la parte de cruz que nos
toque.
No he podido escribir más porque ha estado aquí el arquitecto
con ¡as cuentas, que es otro peso abrumador sobre mi corazón,
si hoy no predominara a todos la violencia que me hago en
escribir ésta...»
La carta produjo un vivísimo dolor en la M. Sagrado Corazón; y no es de extrañar. No obstante, estaba escrita en términos mesurados; su misma relativa brevedad —la que cabía
esperar en una carta de la M. Pilar— indicaba que la superiora de La Coruña, en esta ocasión, había reflexionado mucho
antes de escribirla. Y que sufría enormemente.
Se conservan una serie de cartas del año 1887 que son
como la prehistoria del problema. Estando todavía en Roma
con la M. Purísima, en los primeros días de febrero, la M. Pilar había escrito a su hermana proponiéndole un plan bastante
singular: «Hace mucho tiempo que yo deseo hacer mi profesión en las cámaras de San Ignacio, del cual deseo me vengo
desentendiendo y hasta me olvidé; pero, habiéndome tornado
con más empeño aún, lo quiero por lo menos proponer. Me
parece que no sólo agenciaría para mi alma las fuerzas que tanto necesita para las luchas que sostiene, sino que aprovecharía
a la Congregación toda, transmitiendo por nosotras (pues ahora quiero que también Purísima obtuviera este favor) en los
mismos lugares donde el santo Padre escribió la Regla y murió,
el grandísimo espíritu que encierra, y que yo más que nunca
(aunque tan distante del ejemplo) ansio para nuestro Instituto» 87. La M. Pilar fue lo bastante sensata como para reconocer que su pretensión se salía de lo común y presentaba dificultades prácticamente insuperables, sobre todo porque hubieTana de 2 de fehiero de 1887
ra supuesto el que ella se adelantara a su hermana y superiora
en el acto más transcendental de la vida religiosa. No se conserva la respuesta de la M. Sagrado Corazón a esta propuesta,
a pesar de que la M. Pilar insistió sobre el particular en dos
posteriores. Tampoco hay constancia de que ésta llevase a mal
una supuesta negativa de la superiora.
Vuelta a España, la M. Pilar vivió los acontecimientos de
la elección en un estado de gran turbación interior apenas disimulado. En el mes de julio debió de escribir al P. Urráburu
comunicándole sus repugnancias a hacer la profesión de votos
perpetuos, dada la gran difici'l-ad que sentía en colaborar en
el gobierno de su hermana. El jesuita no conservó casi ninguna
de las cartas de la M. Pilar, pero ésta guardó prácticamente
todas las de él, y por ellas podemos colegir el tenor de las consultas. Al parecer, la M. Pilar nunca le manifestó sentir la tentación de dejar el Instituto —tal como afirmó después la M. Purísima—, sino sólo una rebeldía ante la situación del gobierno,
que le producía un gran tedio, una desgana total ante la idea
de la profesión. Actitud espiritual bastante grave en sí, pero
muy alejada todavía de la que pareció dar a entender el testimonio de la M. Purísima.
La carta del P. Urráburu en respuesta a la de la M. Pilar
dice así: «... Por lo que hace a la profesión, se me figura que
tiene usted la vocación de Dios para el estado en que se encuentra, y así no me puedo persuadir sino que todas las repugnancias y tempestades interiores de su alma son una de tantas tentaciones con que el diablo quisiera precipitar en el abismo su corazón ardiente y fogoso, que, créame usted, no se contentará jamás si no es con sólo Dios y con hacer su voluntad
para más agradarle y para consumirse en las aras de su amor...
Dígame usted: ¿estaría usted dispuesta a saHrse de religión en
este momento? Creo que no, y aun la horrorizará esta idea.
Vites estando fija en su vocación, ¿qué duda usted en hacer la
profesión? ¿Le parece a usted que le ha de faltar Dios? ¿O que
su voluntad será menos fuerte cuanto más se ate voluntariamente por amor del que por nosotros se dejó clavar en la cruz?
¡Animo, pues!» 88 Cartas posteriores del P. Urráburu la exhor88 Carta de 17 de julio de 1887
Las frases en cursiva no van subrayadas
de ninguna manera en el original del P. Urráburu; lo hacemos para resaltar la
idea que venimos exponiendo: el jesuita no tuvo conocimiento de que la
M. Pilar intentara dejar el Instituto; y ciertamente, si ha habido en el mundo
taban a exponer su opinión con humildad después de reflexionar y hacer oración sobre los asuntos de gobierno, a negar su
voluntad y a someter su juicio cuando las soluciones no fueran
de su agrado; en general, el director espiritual se contentaba
con aconsejarla en el sentido ignaciano de la obediencia, y sus
avisos reflejan los personales disensos de la M. Pilar ante la
marcha de las cosas.
En septiembre de 1888 vuelve a aparecer el asunto de la
profesión en las cartas del P. Urráburu. «... Sobre lo de los
Ejercicios y profesión, ya sabe usted cómo yo pienso. Y, sobre
todo, si usted está dispuesta a hacer la profesión en Roma, o
en Loyola, o en Manresa, paréceme que tampoco debiera haber inconveniente en hacerla en Madrid, si a ello se inclina o
manifiesta quererlo la superiora. Y esto juzgo lo más perfecto,
pero no he de mandarla yo que lo haga usted. ¡Dios me libre!» 8 9 Después de esta declaración tan explícita de su director espiritual, la M. Pilar recibió la carta en que la M. General
la exhortaba a decidir de una vez el momento de la profesión.
A ésta había contestado la M. Pilar confesando su «repugnancia invencible»; y, naturalmente, intranquila en su conciencia por la postura adoptada, había comunicado con anterioridad sus luchas al P. Urráburu. El 4 de octubre le respondía éste con una brevedad rayana en la aspereza: «... Hoy no
le escribo a usted más que por el estado en que se encuentra
usted de perplejidad. Si el dilatar la profesión es para de ese
modo verse libre de ciertos cargos y enredos consiguientes,
me parece que puede usted proponer no hacerla por ahora a
su superiora, máxime haciendo usted ahí tanta falta por las
circunstancias en que se hallan ustedes en esa ciudad, tan llena
de peligros para ustedes. [ . . . ] No me diga usted que me zafo
de la cuestión, que bien claro le hablo; sólo que yo no soy andaluz como usted ni tengo tanta elocuencia...» 90 Este sentido
general tenía la segunda carta de la M. Pilar a su hermana:
« C o m o soy premiosa para comunicar ciertas cosas de mi conciencia, el otro día me cogió usted desprevenida, y por eso respondí tan t e r m i n a n t e m e n t e b a j o la impresión q u e tenía; pero
como hoy he tratado o sabido !a opinión sobre mi repugnancia a
una persona en quien ella haya confiado ciegamente, esa persona es el P. Urrá
buru; imposible pensar que le ocultara una tentación tan seria.
89 Carta fechada en Carrión de los Condes, 28 de septiembre de 1888.
90 La frase en cursiva no va subrayada en el original.
..j.
,¡R
'
,
.
profesar, no quiero dejar de seguir lo q u e me disponga quien
miro en lugar de Dios, y espero q u e este S e ñ o r ine dé gracia
pai a cumplirlo así L o que digo, y es mi resolución, es q u e deseo
diferir por algiin tiempo, hasta vencer una dificultad, mi profesión, y esto pido, por favor, que no se me niegue, ni me mortiliquen d e r n o i a n J o las suyas, que buen achaque hay para paliar
esta falta mía el no creer deber dejar esta casa en circunstancias
tan terribles no sólo en lo material, o m e j o r , en prosperidad, sino
en el desencadenamiento del infierno contra e l l a » " .
La negativa de la M. Pilar causó un efecto enorme en
la M. Sagrado Corazón. No le contestó en seguida, como en
otras ocasiones. Sólo, recibida la segunda carta, escribió a
la M. Pilar el día 8 ó 9 de octubre. Según aseguraba, la impresión le había afectado incluso físicamente: « . . . Sus dos últimas cartas me tienen tan descompuesta, que, si no sobreviene una enfermedad, sería milagro manifiesto».
Sin duda alguna, también la M. Pilar sintió esta reacción,
y los días de silencio que la precedieron le hicieron caer en la
cuenta del alcance de su postura. «Ninguna carta he tenido yo
de ahí; lo siento en el alma. [ . . . ] Escríbanme ustedes, que
yo soy la misma, y seguiré siéndolo hasta morir, espero en
Dios» 92.
¡Pobre M. Pilar! En cierto sentido, sí que fue la misma
hasta la muerte, pero no absolutamente la misma; mucho le
quedaba aún por vivir; y a lo largo de sus días, tropezando y
cayendo, pero siempre levantándose y avanzando, llegaría a
conquistar una postura poco común de humildad.
En esta ocasión, también las asistentes instaron a la superiora de La Coruña para que cediera a la proposición de la
General en el asunto de su profesión 93. «Mi resolución está
tomada (en cuanto yo alcanzo) delante de Dios [ . . . ] respecto
a no profesar; así que sólo El puede hacerme cambiar por
ahora. [ . . . ] Y no digo más sobre el caso, porque me repugna
tocarlo; por lo que ruego a usted transmita mi sentir a la
M. Purísima como respuesta a su carta última, suplicando
a ustedes que no me tornen a indicar nada, pues he hecho propósito de no leer las cartas donde vea comienzan a tratar del
particular» 94.
94
Carta de 6 de octubre de 1888.
Carta a la M. Sagrado Corazón, 10 de octubre de 1888.
Cartas de la M. Purísima, 16 de octubre de 1888, v de la M. San Javier.
Carta de la M. Pilar a la M. San Javier, 22 de octubre de 1888.
Fue preciso disponer las cosas de modo que la M. General y nueve de las más antiguas hicieran la profesión dejando
atrás a la M. Pilar. La excusa que se daría al Instituto —la
situación difícil de la casa de La Coruña— ciertamente era
muy poco convincente, pero todas las religiosas tenían tan alta
idea de las fundadoras, que aceptaron esta explicación como hubieran aceptado cualquier otra. Sintieron mucho no ver unidas
a las dos Madres en ese gran día, pero no pasaron de ese sentimiento de pesar.
Por otra parte, las circunstancias de La Coruña eran bastante especiales y, si se referían con un poco de color, como
para impresionar a cualquiera. Una persecución extraña, una
contradicción verdaderamente activa, se había levantado en
algún sector desconocido de la ciudad contra las Esclavas. La
población las había acogido con entusiasmo, y seguía frecuentando la casa y, sobre todo la capilla, pero gente misteriosa
había tomado la costumbre de entrar por las noches en las dependencias de la comunidad. Los relatos de estas visitas nocturnas no dan idea de las verdaderas intenciones de los asaltantes; nunca llegaron a robar nada, pero las Hermanas los
vieron en repetidas ocasiones y los oyeron hacer ruido en las
puertas, correr por el patio y otras excentricidades, porque de
tales pueden calificarse unas actividades terroristas que no se
concretaban en resultados prácticos. «El otro día cuando le
escribía a V. R. —decía una de las Hermanas de La Coruña
a la M. Sagrado Corazón— pensé decirle lo que nos está pasando, pero la R. M. Pilar me dijo no le dijese nada, porque,
como estamos tan distantes, no quería dar esas noticias; hoy
le he estado hablando [ . . . ] y le he dicho que yo le quería
participar a V. R. lo que nos está pasando, porque ya no se
debe ocultar el jaleo de esta casa, que ni de día ni de noche
hay tranquilidad. Llevamos dos o tres noches que ni la Madre
ni yo nos acostamos, por que no nos cojan esos hombres, que
no sabemos qué intentan hacer con nosotras; cosa buena no
sería» 95. Hubo variadas opiniones acerca de la interpretación
de aquellas visitas nocturnas. La más generalizada achacó el
boicot a los masones de la ciudad, habida cuenta que la oposición se manifestaba no sólo en la casa y por la noche, sino
a plena luz del día y en la capilla: «En la capilla tampoco es"
Carta de la M
Visitación a la M. General, 5 de septiembre de 1888.
tamos libres de espías; llevamos bastante días de presentarse,
al parecer, un caballero [ . . . ] , pero por las preguntas que ya
lleva dos veces de hacer al portero, creo no intenta cosa buena,
tanto que, cuando el otro día le habló al portero, en seguida
vino y me dijo: 'No se le abra la puerta a ningún caballero
como yo no esté presente, que me ha sucedido esto'; entonces
se lo dije a la M. R. Pilar, y ya hemos tomado precauciones» 96. Más o menos, toda la comunidad tenía alguna anécdota que contar acerca de aquella original guerra levantada contra el colegio, y en la que había tantos detalles fantasmales
—puertas que se abrían con sigilo, luces, voces y gritos en la
noche, etc.—, que al parecer no tenía otro objeto que amedrentar a las Hermanas. Que no fueron imaginaciones de éstas, es seguro, porque fueron testigos otras personas, como el
portero, el sereno del barrio y los vecinos. «Precauciones de
registros, llaves, etc., etc., cuantas son imaginables; pues todo
en vano [ . . . ] , teniendo la fortuna de que no nos hayan tocado ni a un cabello de la cabeza, ni ha habido ni hay mucho
miedo, y menos, cobardes». Este comentario era de la M. Pilar, que siempre se preció de valiente 97. Entre las que componían la comunidad hubo «valientes» y «cobardes», por más
que llevaran la pesadilla con paciencia. En una carta de la M. Pilar a la M. Sagrado Corazón se cuenta una anécdota muy graciosa: «Anoche iban a la adoración, y como, a pesar de tenerlo
yo prohibido que se levanten a las medrosas, Carlota es muy
nerviosa y, despavorida, se levanta, aunque torna a acostarse
en seguida, anoche fue una de estas veces, y como se cogió a
la puerta de su aposento, y ésta, por la pintura, se pega atrozmente, como todas las del piso, armó un ruido verdaderamente
alarmante, que Fernanda me notificó a mí al llamarme. Avisamos al portero, que duerme en una cocinilla en el patio, que
es por donde ahora está el cuidado; éste se levantó, como Carlota; cogió el revólver que le hemos comprado y disparó un
tiro a la galería hacia la parte del ruido. Resultado: que rompió un cristal y alborotó a los vecinos, que anduvieron inquiriendo y entrando y saliendo, mientras nosotras, como siempre
—pues jamás damos escándalo—, permanecimos silenciosas y
ocultas. Los vecinos no vinieron aquí ni llamaron ni nada, sino
r97
ib¡dCarta a la M. Sagrado Corazón, 4 de septiembre de 1888.
en su casa, pues del principal, que está en obra, es de donde
sale toda la sospecha, y aun para ellos, que tienen más miedo
que nosotras...» 98
Los causantes de tales terrores nunca se dejaron coger, y,
por tanto, tampoco pudo conocerse su identidad. «Ladrones
no deben de ser, porque se les daría la plaza de tontos: que
se expusieran a ir a robar a donde deben presumir que no hay
qué», decía uno de los jesuítas conocidos de la M. Pilar 99 . Al
que esto opinaba, tampoco le parecía nada probable que la
masonería estuviera complicada en el asunto: «En la marcha
general de la masonería no ha entrado ensañarse en las religiosas sino después de haberlo hecho con los religiosos. Esté
segura que hasta que no expulsen de ésa a los Padres, no hace
caso la masonería de ustedes...» Le daba, ciertamente, un
consuelo no muy propio para halagar la vanidad, pero andaba
bastante encaminado. Según él, en La Coruña no había el número de masones que podía esperarse de una ciudad marítima.
Tuviera o no tuviera que ver la masonería en el asunto,
fue de verdad éste más que fastidioso para la comunidad; algunas se resintieron en su salud. En frase de la M. Pilar, tenían «los sustos repodridos en el interior». Ella misma afirma
que todas lo echaban a risa y sacaban fuerzas de flaqueza, pero
«al fin se pasa, y como menudea, no da tregua a reponernos» 10°.
«Supongo que alguna dirá a usted que ni la campana se libra de esta gente y de esta prensa; yo temo que acaben por
tocar a la honra, aunque hasta la presente no ha habido tal, y
en casa está todo previsto y calculado para evitarlo» 101. Las
previsiones y los cálculos fallaban, en cambio, en el asunto de
las entradas furtivas en la casa, y uno de los jesuítas más afectos a la comunidad llegó a sugerirles que se cerraran bien las
religiosas en sus dependencias y dejaran a aquellos «infelices
hombres» «pasearse por la escalera»... Esta suerte de domesticación del miedo incluía, en verdad, una buena dosis de ridículo para aquellos terroristas de vía estrecha m .
Carta de 6 de octubre de 1888
Carta del P Ignacio Santos a la M Pilar 9 de octubre de 1888
Carta a la M Sagrado Corazón 6 de octubre de 1888
101 Carta de la M
Pilar a la M Sagrado Corazón, 15 de octubre de 1888
102 Carta del P
Félix Guell a la M Pilar, 8 de octubre de 1888
«Bien
hace en asegurarse y en que se aseguren todas las religiosas en el interior de
98
99
100
Si se tiene en cuenta que las mismas que soportaban estoicamente las noches en vela eran las que al llegar el día trabajaban sin descanso preparando la inauguración del curso, podemos concluir que era, desde luego, un trastorno que la M. Pilar
se ausentara de La Coruña durante un mes. Parece increíble
que en medio de una crisis tan seria fuera capaz de animar
a la comunidad y de impulsar su actividad. «La M. Pilar,
a pesar de no haber estado en colegio, también discurre algunas cosas que luego recuerdo yo estaban establecidas en el
Corazón de Jesús», había escrito al principio de la fundación
la M. Carlota Spínola a la M. General 103 . «Quiere diga
yo a usted que desearía fuera yo prefecta del pensionado, y
la H. Berchmans, de los estudios; es decir, que yo tuviera el
cuidado de todo y aun de esto último también, y ella cuidara
que, respecto a los estudios, se cumpliera lo que esté establecido y tenga por bajo a las demás maestras». Guiada por su
buen sentido —porque en este caso le faltaba la más elemental
experiencia—, la M. Pilar había ideado una especie de organigrama del centro. Su intuición le hacía ver también la necesidad absoluta de que las profesoras tuvieran una preparación
adecuada. Se sirvió de las religiosas más expertas y respetó
mucho su criterio. Con ellas redactó el prospecto de propaganda 104 que se repartió entre las familias de La Coruña en
1888. «Se propone la Congregación de Esclavas del Sagrado
Corazón de Jesús enseñar sólidamente y educar a las jóvenes
que se les confíen con todo esmero, para que puedan siempre
haberse cual corresponde a personas finas y virtuosas...» En
el folleto figuraban las materias de enseñanza: «La religión,
lectura, caligrafía, gramática, aritmética, geografía, historia, literatura, lengua francesa y nociones de economía doméstica.
Siendo el conocimiento de los deberes religiosos tan necesarios para la vida virtuosa, tendrán el lugar correspondiente».
Y aún añadía algunas enseñanzas llamadas «de adorno»: inglés, dibujo y pintura.
Para el que conoce el personal del Instituto de Esclavas
en 1888, no cabe duda de que sacar adelante lo prometido en
los pisos; de este modo podrán, a lo sumo, pasearse por la escalera esos infelices, y ustedes podrán dormir tranquilas y sin temor de verse sorprendidas».
'" 3 Carta de 15 de abril de 1888.
104 Se titulaba Colegio de RR. Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, para
señoritas.
el prospecto suponía un esfuerzo titánico. Y, sin embargo, se
logró. El éxito hay que repartirlo, en porciones iguales, entre
el tesón de la M. Pilar y de las Hermanas dedicadas al colegio
y el escaso número de alumnas que tuvo siempre el centro.
Pero el colegio de La Coruña no fue sólo el resultado de la
tenacidad de un grupo de personas. Fue algo más: una de las
realizaciones que manifiestan claramente la profundidad de la
formación humana de las dos fundadoras. Sin ella no habrían
podido crear ni impulsar un centro educativo, por grande que
fuera su voluntad o su interés apostólico. Sólo una auténtica
formación personal las capacitó para comprender los términos
del problema de la enseñanza. Hemos dicho antes que las Esclavas no tenían una gran tradición en este aspecto; añadamos,
no obstante, que contaban con miembros muy cultivados, entre los cuales fue posible elegir un cuadro ele profesoras que
fueron, más que «instruidas», «cultas» en el verdadero sentido
de la palabra. Y lo que se dice de éstas, puede decirse, con
mayor razón y sin género de duda, de las dos hermanas fundadoras, que se lanzaron con decisión a la empresa, nada fácil,
de abrir un colegio en medio de dificultades de todo tipo.
Para valorar con justicia la instrucción de las Esclavas de
este tiempo y sus posibilidades como educadoras necesitaríamos tener en cuenta también el bajo nivel cultural que había
no sólo en La Coruña, sino aun en todo el país, y especialmente el enorme atraso cultural de la mujer. La educación de
las niñas no preocupó demasiado al Estado en el pasado siglo.
Aunque los políticos liberales tuvieron en este sentido miras
mucho más amplías que los conservadores, ni siquiera ellos
dejaron constancia de sus deseos de promoción femenina en
institución cultural alguna. En 1868, el profesor krausista Fernando de Castro aprovechó la oportunidad que le brindaba su
puesto de rector de la Universidad de Madrid para impulsar
la educación femenina. En ese año fundó el Ateneo Artístico y
Literario de Señoras, centro en el que se daban conferencias
y se desarrollaba un estilo de enseñanza semejante al de los
actuales cursillos. Pero ni siquiera en el Ateneo, símbolo del
progresismo en su tiempo, las materias de enseñanza traspasaban los límites de lo decorativo (música, dibujo, idiomas).
La Escuela de Institutrices, un año posterior, respondía a la
misma preocupación de D. Fernando de Castro. Pero la insti-
tución más importante del grupo ideológico a que pertenecía
el profesor De Castro fue la Asociación para la Enseñanza de
la Mujer, creada en 1871 para «dar a las jóvenes las nociones
indispensables de la cultura intelectual, moral y social [ . . . ] y
preparar a las que han de dedicarse a la enseñanza y a la educación» los. Todas estas instituciones, animadas del espíritu
laico y secularizante que tuvo luego la llamada Institución Libre de Enseñanza, superaron, en general, a las religiosas en
ambición y en visión de futuro. (¡Ojalá hubiera existido una
coordinación de tantos esfuerzos aislados como se hicieron dentro del campo de la Iglesia!) Pero el nivel cultural no sobrepasó el de las mejores fundaciones de los religiosos y de la
Iglesia española en general I06 .
«A toda costa»
La profesión perpetua de la M. General quedó fijada para el
día 4 de noviembre. La M. María del Carmen Aranda se lo notificaba a la M. Pilar el 31 de octubre. Le decía que habían querido que fuera en la fiesta de Todos los Santos, pero que al obispo
no le era posible en esa fecha y tenía intención de presidir el
acto; así lo había expresado en carta a la misma M. María del
Carmen: «Tengo el gusto de contestar a su apreciable del 28 diciéndole que el día 4 de noviembre, a las diez y media de la
mañana, podré dar la profesión a la R. M. Superiora. El capellán
o cualquier otro sacerdote podrá decir la misa cantada, pues deseo que el acto sea solemne, y yo oficiaré y haré todas las ceremonias de la profesión» 107. De su cosecha, la secretaria general
añadía que en Madrid pensaoan celebiarlo mucho. «Nosotras
pensamos echar la casa por la ventana. Creo que con la M. General la harán las que han hecho Ejercicios, y aun Paz, si se lo
permiten». Pocos días después, la misma M. María del Carmen
105 V.
CACHO VIU, La Institución
Libre de Enseñanza (Ed. Rialp, Madiid
1962) p.277.
106 Está por hacer un estudio serio, a base de datos concretos, de la situación de la enseñanza en España a mediados del sijlo pasado. Sería interesantísimo poder apreciar la aportación de la Iglesia, y concretamente de los Institutos religiosos, a la elevación cultuial de las clases necesitadas. Tal^ vez no se
ha valorado justamente la labor de la enorme cantidad de congregaciones femeninas dedicadas a la enseñanza.
107 Carta del Dr. Sancha y Hervás a la M. María del Carmen Aranda, 31 de
octubre de 1888.
contaba la ceremonia a la M. Pilar: «Celebróse la fiesta solemnísimamente. Terminó a la una. El Sr. Obispo, de mitra y báculo, lo hizo todo, y la misa la cantó D. Mateo de la Prida. Asistieron los PP. Morote, Hidalgo, Garzón y un padre francés
que venía con este último (jesuíta por supuesto). El P. Provincial se ha mostrado atento y bondadoso en extremo. Ya
sabrá usted que las que profesaron con la M. General fueron:
las MM. María de la Purísima, María de la Cruz y Mártires y
las HH. María de Jesús, Preciosa [Sangre], Paz, María del
Rosario, Anunciación, San Camilo (que mudó su nombre esta
última por el de Natividad). El Sr. Obispo hizo una larga plática [ . . . ] estuvo muy padre» 108 .
Cuando escribía años después la historia del Instituto,
la M. María del Carmen relató otros detalles del acto: «El
prelado, en el presbiterio, dejó que subiera las gradas y se le
arrodillase delante la M. General; las demás se extendían por
el comulgatorio. En aquella actitud les hizo la plática, y por
vez primera se ligaron con votos perpetuos, según nuestras
Constituciones, las primeras profesas de la Congregación. Todas eran, a excepción de las dos asistentes MM. Purísima y
María de la Cruz y de la H. María de la Natividad, de las primeras fundadoras» 109. Por causas diversas, por verdadera imposición de las circunstancias, no pudieron hacer la profesión
por riguroso orden de antigüedad.
La ausencia de la M. Pilar flotó en el ambiente, poniendo
un velo de tristeza a la fiesta. Todo la recordaba. Unas la
echaron de menos con la pena inocente de no tenerla presente
compartiendo con la M. General el lugar de honor que tenía
en el corazón de todas. Otras mejor informadas, conociendo
los verdaderos motivos de aquella ausencia, sintieron especialmente el dolor de la M. Sagrado Corazón. «Hondísima pena
fue para la M. General la negativa de la M. Pilar» 110.
Los sentimientos de ésta al acercarse la fiesta están, en
parte, descritos en una carta que la misma escribe a su hermana: «Yo estoy muy contenta de la profesión de ustedes y
de Purísima y María de la Cruz en especial, aunque también de
las otras, y he procurado se celebre mucho, y más, recomen108 Carta escrita en los primeros días de noviembre (sin duda, después del 4)
de 1888.
109 ARANDA, Historia de la M. Sagrado Corazón I p.48-49.
110 ARANDA, Historia de la M. Sagrado Corazón I p.49.
dándoselo a todas las de aquí, aunque no lo necesitan, y mi
pena es que en esta casa, particularmente en día de trabajo, se
puede poco más que cumplir estrictamente con los quehaceres
que hay. Y no digo más de mi contento, porque tal vez será
mejor callar» m .
«Tal vez será mejor callar...» Al parecer, todas las que estaban al tanto del asunto acordaron tácitamente evitar el referirse a él. Contando la fiesta a la M. Pilar, la M. María del
Carmen Aranda hacía una discreta alusión: «No sé, Madre
mía, si obsequiaríamos bastante a nuestra M. General y demás
Madres y Hermanas. Lo que sé es que, si a costa de cualquier
sufrimiento hubiera podido y pudiera quitar la menor cosa
que a la Madre la aflige, no sé lo que haría...» 112
«A todas las Hermanas les agradecí sus cartas, y les pagué
su recuerdo pidiendo muchísimo por ellas», decía lacónicamente la M. Sagrado Corazón a la M. Pilar unos días después de
la fiesta. También ella optó por el silencio. «Cosa cumplida,
sólo en la otra vida», había escrito en una ocasión a María del
Amparo; en tan breve frase sintetizaba ella toda su inmensa
sabiduría acerca de la felicidad que cabe gozar en este mundo.
Su fiesta, la celebración de sus votos perpetuos, no podía escapar a esta ley de experiencia: que todas las alegrías humanas
van atenuadas con un toque, aunque sea ligero, de dolor. El
obispo le había hecho aquel gran día la pregunta ritual: «¿Queréis a tal precio la alianza con el divino Maestro?» Al contestar ella con firmeza: «La quiero a toda costa», recapituló en
un momento toda su entera existencia, todos los caminos de
su vida, llenos de dificultades y también de satisfacciones. En
un resumen sumarísimo, saltaba a la vista —a la de los «ojos
del corazón» (cf. Ef 1 , 1 8 ) — la gratuidad del don, el amor de
predilección de Dios para con ella. «Amo tanto la voluntad de
Dios o quiero amarla, que, si me diese a elegir entre todos los
caminos de todas las criaturas, ni un momento vacilaría en, a
ojos cerrados, entrar por el mío, que estrecho con todo mi corazón...» 113
«La quiero a toda costa». Ciertamente la quería, y no iba
a manifestar su decisión solamente en el acento de su voz
Carta a la M. Sagrado Corazón, 4 de noviembre de 1888.
Carta de primeros de noviembre de 1888.
Carta de la M. Sagrado Corazón a la M. Marta del Carmen Aranda, 15
de agosto de 1893.
111
1,2
115
—humilde y fuerte a un tiempo—, sino que había de probarla día a día, a lo largo de los años de su vida. A cualquier
precio, «a toda costa»: seguiría andando por el camino que
Dios le trazaba «a pesar de sus espinillas, que bien pequeñas
son para expiar mis culpas y trepar la cima que conduce al
cielo para siempre sin fin, sin fin, sin fin estar con Dios» 114
«Cosa cumplida», alegría perfecta: «sin fin, sin fin, sin fin
estar con Dios».
114
Ibid.
CAPÍTULO
«...&VE
II
TODAS VAYAMOS y4 UNA
MUCHO»
TOLERANDONOS
Visitando las casas
A finales de enero de 1889 reemprendía la M. Sagrado Corazón sus viajes para visitar las casas. Ahora iba a Andalucía,
porque quería ver por sí misma la labor apostólica de las Hermanas. En Córdoba, limitados sus deseos por las circunstancias del local, habían conseguido, sin embargo, poner en marcha una pequeña casa de Ejercicios. Decir «casa» es exagerar
bastante; en realidad no había ni siquiera un mobiliario especial destinado a las ejercitantes, que cada vez que entraban
en retiro desplazaban a las religiosas de sus propias camas y
colchones, sin que sospechasen ellas los sacrificios de la comunidad para alojarlas. El obispo se admiró mucho de lo bien
que habían logrado improvisar un local adaptado a las necesidades de la obra, aunque temió el exceso de incomodidades
que podía suponer a las Hermanas. Estas, sin embargo, estaban encantadas.
El año anterior habían empezado también a tenerse tandas
organizadas de Ejercicios en Jerez; también aquí estos días de
retiro de señoras y señoritas suponían la emigración de la comunidad a los rincones más inverosímiles de la casa. «Era de
ver el fervor con que todas las Hermanas dejaban lo mejor
que tenían para que los aposentos quedasen bien arreglados,
quedándose ellas a dormir en el suelo...» 1
Por más que en algunos casos tuviera que moderar posibles excesos de entusiasmo, la M. Sagrado Corazón gozó extraordinariamente constatando el interés apostólico de las comunidades de Andalucía. El 20 de febrero estaba de vuelta en
Madrid. Algunos datos acerca de la visita aparecen en cartas
escritas a la M. Pilar. «Hoy he llegado de Andalucía con dos
postulantes. [ . . . ] El rector del Puerto, muy bien con la casa
1
D w ; o de la casa de Jerez
de la Frontera
p 13 14
de Jerez [ . . . ] hace pocos días estuvo. Aquella casa, muy acreditada y relacionada, y edificadas las que van a hacer Ejercicios.
Las Hermanas, todas de muy buen color. [ . . . ] Las escuelas,
llenas, llenas. En Córdoba, lo mismo en todo, menos en la
salud»2.
Recordando las bienandanzas de Andalucía —bienandanzas
relativas, que corrían parejas a la modestia de las pretensiones—, a la M. General le parecía insoportable la situación de
la comunidad de Zaragoza: «Es preciso hacer algo por la casa
de Zaragoza -—decía en carta a la M. Pilar—, que es la más
abandonada de la Congregación, y no creo debe esto ser en
justicia. Sin pensar, se han gastado en ésa —se refería a La
Coruña— cuatro o cinco mil duros, que no me pesan, y esa
otra es más antigua; ¿y qué sacrificios se han hecho por ella?
Yo creo que la misma cantidad, por lo menos, se debía gastar
en ésta para darle otro aspecto algo menos miserable» 3.
La casa dedicada a San José en la calle de San Bernardo
estaba dando ya abundantes frutos, pero a cuenta de la capilla
comenzaba una serie interminable de sinsabores que daría al
traste con la fundación.
Sin el alarde colorista de la persecución levantada en torno
a la casa de La Coruña, también en Madrid se sufría a causa
de las murmuraciones de algunos sectores. En toda España era
posible el fenómeno, ya que las circunstancias invitaban a tomar posturas anticlericales, que a veces llegaban a una violencia extrema. Podemos recordar, por ejemplo, que el obispo
Martínez Izquierdo murió asesinado un buen día de 1886
nada menos que al entrar en la catedral para oficiar la liturgia
solemne del domingo de Ramos. Entre gente poco formada o
mal intencionada corrían toda suerte de relatos macabros o
pintorescos acerca de la vida de los conventos. El estreno de
Elecíra, de Pérez Galdós 4 , tuvo un preludio en el episodio
brevemente relatado por la M. Sagrado Corazón a su hermana:
Cartas de la M. Sagrado Corazón a la M. Pilar, de 20 y 27 de febrero
1889.
3 Carta de 27 de febrero de 1889.
4 El
argumento de Elcctra,
obra estrenada en 1901. aludía a una joven,
Adela Ubao, que había ingresado en el noviciado de las Esclavas de Madrid.
En su momento volveremos sobre este asunto.
2
de
«Con motivo de la toma de hábito de Pilar, su familia, que a
todo trance querían sacarla, en venganza de no haberlo conseguido, están escandalizando atrozmente en los periódicos
malos5. En estos mismos periódicos se dijo estos días pasados
que el portero de esa casa medio mató a un niño a golpes
porque entró en la iglesia» 6.
Las contrariedades de la casa de San José eran rigurosamente contemporáneas de la fundación misma. Si bien se piensa, incluso los trámites previos habían estado mezclados con el
recuerdo de las diferencias entre el obispo y la casa-noviciado
del paseo del Obelisco. Pero la M. Sagrado Corazón ponía tantas esperanzas en aquella obra, que toda tribulación le parecía
insignificante comparada a la satisfacción de ver una nueva
capilla abierta en el centro de Madrid. Y justamente en el mayor motivo de gozo, en aquella capilla, había de ver rotas todas sus ilusiones.
El 6 de diciembre anterior se recibió en la casa un decreto
de la Secretaría del Obispado concediendo licencia para poder
celebrar la misa en el oratorio privado. El decreto recaía sobre
la capilla acabada de bendecir. Al ver la Madre que consideraban la capilla como oratorio privado, temió que por esta razón no pudieran los fieles recibir los sacramentos de penitencia y comunión. Indagó entre las personas que podían darle
luz, entre las cuales se contaba el gobernador eclesiástico de
la diócesis. El obispo estaba ausente en enero de 1889 cuando
el Sr. Fernández Montaña, que tenía ese cargo, comunicó a la
General que en la capilla podían usarse las gracias y privilegios
de que gozan los oratorios pertenecientes a las congregaciones
religiosas.
La M. Sagrado Corazón y la comunidad respiraron de momento. A partir de la inauguración de la capilla se había expuesto el Santísimo durante toda la jornada y el Señor era continuamente visitado. Aun antes de abrirse aquella capilla —la
que ellas creían pública—, el oratorio doméstico había sido
un verdadero foco de oración. Ni el escaso número de religiosas, ni el trabajo apostólico, ni la serie de contratiempos
sufridos en la casa bastaron para entibiar el fervor por la ado5 La novicia en cuestión
era mayor de edad, y, por tanto,
libre para decidir por sí misma la orientación de su vida.
s Carta de 27 de febrero de 1889.
perfectamente
ración, propagado a todas las personas que entraban en contacto con la comunidad.
En marzo, y justamente en vísperas de la fiesta de San
José, especial patrono de la casa, el obispo envió a la M. Sagrado Corazón un decreto que la dejó helada. Después de algunos considerandos relativos a los términos de la licencia concedida meses atrás y a las condiciones del local en que se encontraba la capilla, el prelado daba su sentencia: «Por el presente venimos en derogar y derogamos en todas sus partes el
decreto que en 17 de enero próximo pasado dictó el M. I. señor
Gobernador eclesiástico de esta diócesis, sede plena, y cuyo
tenor es el siguiente...» Y aquí repetía en todos sus términos
la determinación que el Sr. Fernández Montaña había tomado
sobre la capilla, en la cual él había juzgado que podían administrarse los sacramentos a todos los fieles.
Al día siguiente de recibir el documento —cuenta la M. María del Carmen Aranda, superiora de aquella casa y secretaria
general— «se cerró la puerta de la capilla y se suspendió todo
acto público, quedando el Santísimo expuesto, pero sin ser visitado o adorado más que por nosotras» 7 . A la M. Sagrado
Corazón le pareció conveniente visitar al prelado y mostrarle
su sumisión en lo que había dispuesto. «Hallólo algo enojado
—continúa diciendo la M. María del Carmen—, pero al fin,
rogándole la Madre que aclarase cómo deseaba que fuese el culto de esta capilla, si enteramente privado o de qué modo, respondió que a visitar el Santísimo podían entrar por la puerta
que da al portal de la casa, mas que la que comunica directamente a la calle estuviera cerrada y que no se administrasen
los sacramentos de confesión y comunión. Así se hizo, y por
aquella puerta, aunque escondida, penetraban muchas personas a visitar a nuestro Señor. Mas era en extremo sensible
que a las pobrecitas niñas tuviéramos que mandarlas solas o
fiadas a sus madres, que fácilmente dejan ele cumplir los preceptos, para que pudiesen confesar y comulgar» 8 .
Este último aspecto de la cuestión era el más interesante
para la M. General. La escuela de niñas se había inaugurado
el 7 de enero de ese año con unas cuarenta alumnas, que fueron aumentando en los meses siguientes. La labor educativa
'
' Relación sobre la casa de San José.
8
Ibid.
se dirigía, sobre todo, a la formación religiosa. Se trabajaba
en un ambiente total de ignorancia en este campo, y la escuela
se había convertido en un verdadero centro de catequesis. La
actividad apostólica estaba estrechamente relacionada con el
culto celebrado en la capilla.
A pesar de su situación en el centro mismo de la ciudad,
la escuela de San Bernardo se había llenado en seguida de niñas pobrísimas, procedentes de sectores sociales muy bajos,
cuyas duras condiciones de vida nos es difícil imaginar hoy.
Esta pobre gente, ignorante, era además anticlerical; pero lo
era por reacción primaria, porque en la sociedad que los ignoraba veían incluida a la Iglesia; por la misma razón, se mostraban con facilidad agradecidos a cualquier muestra de interés.
«La mayor parte de las niñas que vienen a la escuela no saben
la doctrina y ninguna se ha confesado, ni tienen idea de nada
de religión. Da pena ver niñas de trece y catorce años que saben
leer muy regular, y de religión, ni una palabra. [ . . . ] Las maestras se admiran cómo pueden aprender tanto malo. Principalmente se enteran cómo están las niñas y lo malo que les enseñan cuando hacen el examen para confesarse. Un día le decía
una niña que su tío, u otra persona de su casa, le decía que,
cuando le besara la mano al sacerdote, que le escupiera en la
mano, y otras muchas cosas que no es posible decir» 9 .
A las Esclavas se presentaba un verdadero campo de evangelización y catequesis. ¿No es natural que la M. Sagrado Corazón tuviera puestas tantas ilusiones en anunciar a Jesucristo
en aquel ambiente desatendido y en ponerlo a la adoración de
aquel pueblo sencillo? En los escasos meses que pudieron disponer de la capilla como centro de culto público acercaron a
los sacramentos no sólo a niñas de la escuela, sino también a
algunos familiares adultos. «El 3 de febrero confesaron por
primera vez doce niñas...» «El 18 de marzo confesó y comulgó por primera vez una niña de quince años, y su madre, que
hacía tiempo que no lo hacía...» 1 0
Toda esta actividad vino a ser muy difícil después de la
decisión del obispo. Sin embargo, en espera de una solución
del conflicto —que se suponía un malentendido pasajero—,
en la escuela se siguió trabajando con entusiasmo, y las Her9
10
Diario de la escuela de San Bernardo p.2ss.
Ibid.
manas buscaron la colaboración de señoras que llevaban las
niñas a iglesias vecinas para que recibiesen los sacramentos,
(Debemos tener siempre en cuenta que en 1889 no parecía
edificante, ni tan siquiera normal, que las religiosas salieran frecuentemente a la calle.)
El día 25 de abril, la M. Sagrado Corazón salió de nuevo
de Madrid camino de Zaragoza y Bilbao. «El 26 tuvimos el
gusto de abrazar a la M. General, que venía a concluir algunos asuntos de interés» u . Trataba de mejorar la instalación de
la comunidad, trasladada a una casa de la calle de Teruel el
año anterior. Apenas si cabían las religiosas, y menos todavía
las niñas de las escuelas. Aunque había esperanzas de construir un modesto edificio en el terreno contiguo, no se resignaban a prescindir, de momento, de la obra de educación y
catequesis. La superiora de la casa era una mujer de muy poca
salud, pero de gran corazón. «Nuestra querida M. Superiora
—dice el Diario—, que tanto celo tiene por las almas, no podía sufrir el que no tuviéramos clases gratuitas, y, movida por
este celo, se le ocurrió utilizar un mal cubierto que había en
el terreno para esto. Ella fue la primera que emprendió el trabajo, y daba pena verla cansarse tanto, aunque animaba y llenaba de fervor» n . Y, efectivamente, la escuela se había abierto en octubre, y venía funcionando a pesar de unas dificultades más que medianas.
La pobreza de la comunidad de Zaragoza estuvo siempre
empapada de alegría y fervor religioso. «Es tanta la pobreza
de esta casa —cuenta el Diario—, que sucede muchas veces
no haber ningún dinero hasta que lo recibimos de Madrid; pero
siempre vemos cómo la divina Providencia nos socorre, y para
probar esto contaré el caso siguiente». La redactora del Diario
refería aquí, con sencillez franciscana, cómo un día tenían detenidos en la estación unos pellejos de aceite enviados de Madrid; para retirarlos le habían pedido al portero tres duros
—¡enorme cantidad para las que no tenían en ese momento
ni un real!—, y él los había tenido que dejar en la estación
esperando una mejor ocasión. El relato terminaba —como en
" Diario de la casa de Zaragoza p.80.
12
Ibid., p.8.
las historias áureas de la hagiografía medieval— con la aparición de un bienhechor que ni siquiera quiso que las Hermanas
pasaran la vergüenza de pedirle la limosna, y dijo al portero:
«Deja a las Madres, que estarán ocupadas —muy ocupadas
estaban buscando el dinero— y ve por los pellejos diciendo
que ya pasaré yo a pagarlos»
La comunidad se distinguía también por su amor a la adoración: «Por estar escaso el personal de esta casa, recibimos
orden de la M. General [ . . . ] que sólo la primera noche de
carnaval se quedase el Santísimo expuesto 14. Esto nos tenía
con pena, aunque resignadas, pero el Sagrado Corazón nos
quiso consolar y fue de la manera siguiente: en este día se puso
el Sr. Capellán enfermo, y, en la imposibilidad de venir, mandó otro sacerdote para que lo supliera. Este señor pasó al recibidor, y la M. Asistente le explicó lo que tenía que hacer.
Enterado al parecer, se fue a la sacristía, y a su tiempo al altar.
Nos dio la bendición, y después, queriendo, en vez de reservar,
volver a poner el Santísimo en el tabernáculo, el sacristán le
decía que reservara. El no hacía caso y le pedía la escalenta
que necesitaba para dejar la custodia otra vez en su sitio, y,
viendo que no le hacía caso, él mismo la tomó y nos dejó expuesto, con grande alegría de nuestro corazón» 15.
Estos detalles muestran el ambiente de la comunidad zaragozana, del que es de admirar no ya su providencialismo —más
o menos ingenuo—, sino la calidad de sus alegrías y sus penas,
y, sobre todo, la radical orientación de su amor a «Jesús sacramentado, principal objeto de nuestra reunión» 16.
A esta casa de Zaragoza iba la M. General en abril de
1889 para atemperar fervores y para buscar, en lo posible, solución a tantas privaciones. La acompañaba la M. María de
la Cruz.
De Zaragoza fueron a Bilbao. Las Esclavas ya estaban en
la casa del Campo Volantín. Dentro del jardín se había comenzado a construir una pequeña iglesia el año anterior. La M. Sagrado Corazón tuvo también la satisfacción de ver hecho vida en
" Ibicl . p.82.
__
Habitualmente, las tres noches de carnaval quedaba expuesto el Santísimo
y las religiosas se turnaban en adoración
15 Diario
p 5 6.
15 Cf.
M. SAGRADO CORAZÓN. Instancia
dirigida
al Santo Padre
pidiendo
traer el Santísimo reservado en las capillas del Instituí},
26 de septiembre de
1877.
14
f
esta comunidad el espíritu del Instituto tal como ella lo habfc
expresado años antes: «amor verdadero a Jesús sacramentado»,
«interés, que al divino Corazón devoraba, de la salvación de
las almas» I7. Niñas en las escuelas, chicas y señoras en la
modesta casa de Ejercicios, y muchas, muchas personas orando
ante la eucaristía en la capilla de la comunidad.
En los últimos días de mayo, la M. Sagrado Corazón emprendió viaje a La Coruña. Tenía que tratar con su hermana
muchos asuntos que por carta no siempre era posible despachar. Tanteaban por ese tiempo la conveniencia de una fundación en La Habana, a instancias principalmente de una señora
que habían conocido en La Coruña, D. a Caridad Gener. El obispo de aquella ciudad ya estaba enterado desde el año anterior
y se mostraba contentísimo por el proyecto: « . . . Me apresuro
a decirle que me ha servido de gran consuelo su petición, porque aquí como en ninguna parte hace falta ese culto continuo
de desagravio. Bienvenidas sean; lo que yo pueda les ayudaré» 1S. En la primavera del año 1889, en vísperas del desplazamiento de la M. Sagrado Corazón a La Coruña, la M. Pilar veía
dificultades en la realización del viaje y proponía otras soluciones: «De lo de América hablaremos, Dios mediante, pronto. No
lo diga usted, no sea que no podamos ir y digan que somos poco
formales. Que yo voy, yo quisiera ir para primeros de junio» 19. Por carta, la M. General anunció de inmediato su llegada a La Coruña. Por otra parte la misma M. Pilar le había
instado a hacer la visita antes de las vacaciones: «Si ha de hacer
usted la visita, bueno sería mientras esté el colegio abierto,
para que vea lo que es» 20.
De Madrid salió el 30 de mayo, acompañada de la M. María del Carmen Aranda. Había pensado llevar consigo a una
de las asistentes, la M. María de San Javier; pero, al comunicárselo a la M. Pilar, ésta había opinado lo contrario: «Tocante a San Javier, con los brazos abiertos la recibo, y aquí,
indudablemente, por su talento y esmerada educación sería útilísima para el colegio, y ella pienso que estaría como el pez
Carta a! cardenal Benavides, 30 de diciembre de 1881.
Carta citada por la M. Sagrado Corazón en una suya dirigida a su hermana, de 30 de octubre de 1888.
19 Cuando dice «que yo voy», se refiere a Madrid. La carta está sin fecha,
pero debió de escribirse el 26 o el 27 de mayo.
Carta de 26 de abril de 1889,
17
18
en el agua; pero lo que temo es que el enemigo se valiera de
nuestra mutua unión para hacer sospechar a ustedes y las otras
asistentes bandos; y por esto sí que no quisiera yo pasar, pues
creo que, teniendo mi juicio en caja, mejor me iría mil veces
de la Congregación que traer a mi parte a nadie. No tome usted a mal esto, que pienso sirve mucho la claridad para evitar
dares y tomares en el porvenir, y yo cada día soy más amiga
de ella y de la sinceridad» 21.
La visita resultó positiva. Al volver a Madrid comentaba
con las asistentes generales el buen efecto que le había hecho
la casa. Las asistentes, por su parte, comunicaron tan agradables impresiones a la M. Pilar. «He sabido por la M. General
lo hermoso que es todo lo de ahí; ha venido muy contenta de
la casa, del colegio, de las Madres y de las gentes que le han
visitado...» 22 «La Madre viene muy contenta de esa casa y
animada con el colegio...» 23 Importante comprobación, que
fue como el espaldarazo a la obra de los colegios en el Instituto. No sólo era posible mantenerlos sin menoscabo del culto
a la eucaristía («de modo que no decaiga el Santísimo»), sino
que la mayor dedicación a las niñas y jóvenes suponía una
profundización en la misión del Instituto. Ocurría en La Coruña lo que en una carta posterior expresaba la M. Pilar:
« . . . ¡Cuan c o m p l e t a m e n t e imitamos a nuestro D u e ñ o uniendo
la adoración a J e s ú s expuesto con la enseñanza! V e r á usted qué
h e r m o s a m e n t e se enlaza el c u l t o al Santísimo con los colegios:
p o r q u e será un turnar en ambos fines, y llevar a la R e a l Audiencia el cansancio y compasión por los angelitos [ . . . ] , y luego, a
las clases y cuidado de ellas las bendiciones y luces q u e hemos
recibido en la Audiencia R e a l » 2 4 .
En la visita, al parecer, no hubo contrastes entre las opiniones de las fundadoras, y esto a pesar de que tenían muchos
asuntos de interés sobre los cuales pensaban diversamente.
La M. Sagrado Corazón trató bastante a las niñas del colegio,
se relacionó con los jesuítas de aquella residencia, con las amistades de la casa... Para todo ello fue forzoso que las dos Madres se presentaran, al menos exteriormente, unidas y en absoluta armonía. «Deseamos noticia de la llegada ahí de usted
21
22
23
24
Carta
Carta
Carta
Carta
de
de
de
de
29 de
la M.
la M.
la M.
mayo de 1889.
María de la Cruz a la M Pilar, 18 d<" j"nio
Purísima a l.i M. Pilar. ' 8 de jimio de 1889
Pilar a la M. Presentación Arrola, 6 de julio de 1897.
y María del Carmen —escribía la M. Pilar el 13 de junio—,
aunque esperamos que el viaje habrá sido feliz. Aquí todos recuerdan a ustedes, y en especial las niñas, a usted, mucho».
«A las niñas las recuerdo, que no me olviden», contestaba
la M. Sagrado Corazón el día 16. Había sintonizado con ellas,
se había sentido feliz en el colegio de La Coruña
Situación límite en la casa del centro de Madrid
La casa de San José seguía adelante con una vida pujante,
pero siempre limitada por las restricciones que el obispo de
Madrid había impuesto a la capilla, y amenazada por las que
en el porvenir debía todavía padecer. Bien conscientes de la incidencia de este asunto en la marcha de la escuela y de la
casa de Ejercicios, la M. Sagrado Corazón pidió al prelado que
autorizara la recepción de los sacramentos al menos a las alurnnas y las señoras ejercitantes:
« H a b i e n d o elevado instancia a Su Santidad para q u e en la capilla de nuestra casa de la calle A n c h a de San B e r n a r d o pudieran
las señoras ejercitantes y las niñas pobres de aquellas escuelas
cumplir en ella con el p r e c e p t o de la misa y recibir los sacramentos de la confesión y c o m u n i ó n , de cuya instancia remito a
V . E . I . copia, y habiendo venido de R o m a la concesión a la misma hace algunos meses, la cual consta en la Secretaría de Cámara,
ruego a V . E . I . con todo respeto tenga a bien autorizar la expresada concesión apostólica para el bien espiritual de las señoras y
niñas ya mencionadas. D i o s guarde a V . E . I . muchos a ñ o s . — M a drid, 2 6 de junio de 1 8 8 9 » .
Se había pedido a Roma la licencia por indicación del obispo mismo, que a instancias de la M. Sagrado Corazón había
respondido a ésta verbalmente: «Yo no puedo conceder este
permiso, porque excede a mis facultades; haced recurso a Roma; mientras recibáis el rescripto, permito que las señoras y
las niñas sean admitidas en la capilla» 25 .
Al mismo tiempo, la M. Sagrado Corazón hacía una consulta particular al P. Enrique Pciez, el procurador de los agustinos, que en otras ocasiones tan amablemente las había atendido y aconsejado en sus dudas. Le contestó este en septiembre:
25 Estas
palabras entrecomilladas figuran en una relación del P. Enrique
Pérez, A R , dirigida al cardenal Mazzella en 1890, cuando el asunto amenazaba
un desenlace fatal.
«No hay duda ninguna en que pueden oír misa y comulgar las
educandas. [ . . . ] No hay necesidad de documento alguno para hacerlo constar, pues basta registrar un poco los libros de moral
y derecho canónico; en prueba de esto incluyo una nota en que
se pone lo que acerca del caso dicen algunos autores de los más
respetables».
Adjuntábale, efectivamente, algunas citas de canonistas y
decisiones de la Sagrada Congregación. Y continuaba:
«Añadiré que, si bien el prelado puede negar su licencia a la
fundación de una casa del Instituto, una vez que ésta se ha fundado canónicamente, no puede el diocesano impedir que haga uso
de los privilegios que tenga el Instituto. Aquí ha llamado mucho
la atención a personas que pertenecen a la Sagrada Congregación
la prohibición de ese señor obispo, no comprendiendo que una
persona tan docta como ese prelado haya dado una disposición de
este género» 26 .
La M. Sagrado Corazón y las demás Madres que entendían
en el asunto de la capilla recibieron las anteriores afirmaciones sin mucho entusiasmo. Las aceptaban de antemano, pero
temían, con harta razón, que al obispo no le resultaran tan
evidentes. «De acuerdo con nuestra M. General, escribo a usted hoy —lo hacía la M. Purísima a la M. María del Carmen,
superiora de la casa de San José—; quisiera me dijese usted
en qué Sagrada Congregación se está tratando o pidiendo la
gracia para que las ejercitantes y niñas puedan cumplir con el
precepto de oír misa en esa capilla, etc. [ . . . ] A este P. [Enrique] escríbale usted también, hablándole a su razón y haciéndole ver que el prelado no acudiría a Roma, sino a nosotras, que quedaríamos en muy mal lugar no teniendo con
qué probar lo que ha contestado la Sagrada Congregación, y
que así era preciso que en respuesta a nuestra súplica nos dijesen por escrito que la gracia pedida no había lugar a causa
de que, como Instituto aprobado, tozábamos del privilegio de
que en nuestras capillas públicas o privadas se cumpliese con
el precepto de oír misa, administrar los sacramentos de confesión y comunión, etc., etc.» 27 La misma M. Purísima había
consultado al P. Urráburu, que le contestaba: « . . . Creo que no
será fácil que den por escrito en la Congregación la respuesta
que ustedes desean relativa a la capilla [ . . . ] , y mucho menos
26
27
Carta a la M. Sagrado Corazón, 11 de septiembre de 1889.
Carta sin fechar, pero escrita, sin duda, en octubre.
creo que ciarán una respuesta autorizada con firma y sello. Y ,
si esto no se le presenta, puede ser que ese señor no hiciera
caso» 2S.
Era cierto lo que presumía el P. Urráburu. Una respuesta
oficial de Roma hubiera supuesto tachar de ignorancia o mala
voluntad al obispo que había tomado posición contra las Esclavas de Madrid. Y , ante la imposibilidad de obtener comprobaciones documentadas, la M. Sagrado Corazón empezó a pensar en dirigirse al obispo dando cuenta del resultado de sus
indagaciones en Roma por medio de una carta sencilla, confiando a su benevolencia la acogida que pudiera tener. La respuesta no se hizo esperar:
«Ha recibido el Sr. Obispo su apreciable carta del día 21 del
mes corriente —escribía el secretario particular del prelado el
día 26 de octubre—, y antes de contestar a la misma desea que
usted le mande una copia de las preces remitidas a Roma y la
copia también de la contestación que haya dado la Sagrada Congregación, para conforme a esos antecedentes poder dar la resolución que proceda».
Era justamente lo que ellas habían temido. La M. Sagrado
Corazón estaba enferma esos días, y hubo de dilatar algo la
contestación. ¡Se le hacía, además, tan difícil! Optó por transcribir íntegra la opinión dada por el P. Enrique; no lo había
hecho antes porque «me era sensible y se me hacía muy duro
exponer a V. E. I. las respuestas concebidas en tales términos,
y por este motivo las omití al escribirle mi anterior; pero, al
interrogarme V. E. I., creo que debo decirle la verdad» 29 . No
le decía que el retraso había tenido también por causa la imposibilidad de mostrar un documento oficial en lugar de una
opinión particular, que, por muy autorizada que fuera, no tenía valor de norma. Sabiéndolo, la M. Sagrado Corazón ni siquiera había escrito el nombre del P. Enrique Pérez.
La argumentación que suponía esta carta presentaba, indudablemente, puntos débiles. Sacando partido de ellos, el
obispo se apresuró a responder:
«Muy señora mía de toda mi consideración y respeto: S. E. I. el
obispo, mi señor, se ha enterado de la carta que con fecha de
anteayer le dirige V. R., y en su vista me encarga le diga: 1°, que
respeta mucho la opinión de una persona docta, cualquiera que
28
29
Carta de 18 de octubre de 1889.
Carta de 4 de noviembre de 1889.
sea; pero, si n o es fundada, n o p u e d e seguirla c o m o regla de
c o n d u c t a ; 2 ° , q u e nunca ha d i c h o q u e los fieles no puedan cumplir con el p r e c e p t o de oír misa en la capilla pública q u e esa
comunidad tiene en su casa del paseo del O b e l i s c o ;
3.°, q u e el
oratorio de la calle de San B e r n a r d o n o es público, p o r q u e , no
reuniendo el local las condiciones de tal, no pudieron emplearse
en su b e n d i c i ó n las preces q u e para estos casos señala el
Ritual
Romano.
P o r lo demás, S. E . I . no se opone a q u e esa comunidad ni otra cualquiera use de las gracias y privilegios q u e le
estén concedidas, ya por las leyes generales de la Iglesia, ya p o r
rescripto, e t c . » .
El documento estaba escrito y redactado por el secretario
de Cámara del Obispado, D. Donato Giménez, que ponía también una nota personal: «Después de manifestar a V. R. todo
cuanto me ha dicho nuestro amadísimo prelado, me permito
añadir por mi cuenta que sería muy conveniente que ese Instituto, a imitación de todos los demás de esta diócesis, no dificultara la acción del prelado» 30 .
Por más que la M. Sagrado Corazón, en su carta del 4 de
noviembre, hubiera incurrido en el error de comunicarle la información del P. Enrique sin hacer constar su procedencia, la
respuesta del obispo mostrando lo diamantino de su postura
—equivocada además— tuvo que producir un dolor muy hondo en la M. General. No sólo dolor. Era consciente de que,
prescindiendo de posibles errores de procedimiento, en aquel
asunto le asistía la razón; pudo sentir una indignación muy
justa.
Alrededor de aquella casa de la calle de San Bernardo se
iban concentrando la mayoría de las dificultades de gobierno
de la M. Sagrado Corazón. A la M. Pilar no le había entrado
nunca la fundación. Incapaz como era de colaborar en los negocios que no se avenían con su criterio, presenció más o menos impasible los episodios de la persecución del obispo. En
La Coruña estaba muy lejos físicamente; pero casi más lejos
estaba con el espíritu. Con una paciencia heroica, la M. Sagrado Corazón permaneció constante en su postura conciliadora: ayudando en la medida de sus posibilidades al colegio de
La Coruña, comunicando a aquella casa todo lo que ocurría
en el resto del Instituto y solicitando el parecer de la M. Pilar
en lo que le concernía como asistente.
30
Carta de 6 de noviembre de 1889
En el mes de julio había tenido una alegría. Don Fulgencio Tabernero, riquísimo propietario de Salamanca que tenía
dos hijas en la Congregación, se sentía inclinado a comprar
para el Instituto una casa en el centro de Madrid. La fundación tan combatida podría así consolidarse; se evitarían los
gastos de arrendamiento de la casa de San Bernardo, podría
construirse una capilla en condiciones de ser reconocida como
pública... La M. Sagrado Corazón lo comunicó en seguida a
las asistentes, entre ellas a la M. Pilar: «No me dice usted
nada de haber recibido una mía que le hablaba de La Habana. [ . . . ] También otra en la que le decía a usted que D. Fulgencio estaba dando pasos para comprarnos casa. [ . . . ] Pues
bien, es así, y ya ha visto otra grande, tanto como la de San
Bernardo, en una calle estrecha que hay frente a las Cortes.
El sitio no es malo, aunque un poquito apartado y cerca de
la residencia [de jesuítas] del Lobo; pero esta residencia tiene
poca vida: sólo hay cuatro Padres. En cambio, la casa de San
Bernardo está junto a la de Isabel la Católica, que siempre
hay por lo menos veinte y es la central. La calle es ruidosa,
pero tiene esto a favor suyo: lo cerca de los Padres; tanto que
el provincial llega al paso y les dice pláticas. Don Fulgencio
está muy nuestro y loco con sus hijas» 31.
Cruzándose con esa carta llegó la contestación de la M. Pilar a la primera noticia acerca de aquel negocio: «Usted se
alegra como de un favor de Dios y una dicha la compra de la
casa en el centro, y yo, desde que lo supe, estoy aterrada (sin
poderlo evitar en mí por más que lo procuro), porque veo
más próxima aún la ruina de la Congregación. Pues D. Fulgencio da sólo 40.000 duros; ¿y quién suplirá lo restante para
obras, etc., etc.?» Mal enterada, creía que el bienhechor ofrecía
una cantidad fija en metálico y no el importe total de la casa,
fuera el que fuese. Proponía que con esa limosna se repusiera
el importe de las dotes gastadas en las obras de las casas.
«... Con esa buena limosna [ . . . ] se ponían las cosas en justicia; y crea usted que el obrar con ella y no otra cosa es lo
que de veras protege Dios nuestro Señor [ . . . ] Consulten ustedes, por amor de Dios, con el P. Provincial este caso antes
de pasar adelante [ . . . ] , pues, si así siguen, yo, sin ser profeta
m presumir de tal, digo que no han de bastar los ojos para
11
Caita de 16 de julio de 1889
llorar la ruina; tan grande la veo yo, fundada en razones po• sitivas; pues los milagros no se deben acometer, es decir, las
cosas para que Dios haga milagros».
Había empezado la M. Pilar esta carta tan apocalíptica el
' día ] 5 de julio. El 18 todavía no la había echado al correo y
podía añadir una posdata: «Por la fecha de esta carta verá
usted cómo la he querido detener, porque es un sufrimiento
; indecible para mí darlo a todas, [y] más a usted, a quien
* parece se aumenta mi cariño, no sé si porque Dios lo permite
para que yo más me purgue o porque me tiene el alma en un
• hilo y tortura grande ver su proceder de usted. Y no digo más
• sobre el caso, rogando que no me hablen de esos negocios que
i saben no me entran, aunque con toda mi alma deseo equivocarme. [ . . . ] Otra cosa que ruego también es que no me lleven
ustedes a Madrid, pues no quiero que mi lengua se deslice, y
por eso con cartas me las compongo mejor, que es mi único
interés en esta vida el de evitar portarme mal delante de Dios
nuestro Señor».
«Bendito sea Dios, que todo le apura a usted», contestaba
la M. Sagrado Corazón. Y pasaba a explicarle detalladamente
las circunstancias en que D. Fulgencio había hecho su ofrecimiento. «Conque no sea usted niña y no se apure, que todo
cuanto necesitamos nos ha de dar Dios, pasando las consiguientes penas y apuros que a los principios en todos los Institutos
se pasan...» 32 También la M. María de la Cruz escribió a
la M. Pilar tranquilizándola.
No sabían por esas fechas la prueba por la que había de
pasar la familia Tabernero y el Instituto a propósito de las hijas de D. Fulgencio. En mayo de ese año había entrado la segunda. La mayor había terminado el noviciado y hecho los
primeros votos el año anterior; se llamaba Rosalía, pero en el
Instituto tomó el nombre de María Teresa de San José. Muchos relatos de aquel tiempo nos muestran a las dos hermanas
aureoladas por el nimbo especial que supone la muerte prematura. La M. María del Carmen Aranda nos ofrece algunos
datos en su Historia: «Decía la M. María Teresa de San José,
siendo aún novicia, que quería que sus padres, sus dos herma32
Carta de 20 de julio de 1889.
ñas y el capellán de su casa, todos, fueran religiosos. Faltó para
que este deseo fuera como una profecía el que su hermana la
menor se casó; todos los demás fueron religiosos. La primera
que entró fue su hermana la segunda, María, y al tomar el
hábito tomó el mismo nombre que la M. General: María del
Sagrado Corazón de Jesús. Muy poco tiempo hubo que llamarla con este hermosísimo nombre, porque el Corazón de Jesús quería este ángel en el cielo, y apenas si llegó a nueve
meses de novicia» 33.
Las alternativas de la enfermedad y, por fin, la muerte de
las dos hermanas Tabernero se habían de mezclar, por una
coincidencia, con las mayores dificultades de la casa de San
Bernardo. No es preciso decir que todo ese conjunto de tribulaciones puso a prueba la fe de la M. Sagrado Corazón. Comentando estos hechos, la M. María del Carmen decía que
ninguno de ellos abatió el ánimo de esta «mujer verdaderamente fuerte, heroica, santa» 34 .
María Tabernero había caído enferma en los primeros días
de septiembre de 1889. «Nos amaga una nueva pena —decía
la M. Sagrado Corazón a su hermana el 11 de este mes—:
María Tabernero, si Dios no lo remedia, se nos va al cielo.
Hay ocho días que está con gástricas; pero, según el médico
dijo ayer, tiene de antiguo dañado el pulmón izquierdo, y ahora
ha dicho aquí estoy. Verdaderamente que esto no era mujer,
sino un ángel, y, por lo tanto, no es para este mundo».
«María sigue igual —dos días después—; los dos médicos
que la visitan [ . . . ] prevén un malísimo desenlace. Gracias a
Dios, dicen que esta enfermedad es antigua en ella, y que con
las gástricas se ha desarrollado. Así lo han dicho muchas veces
a su padre. [ . . . ] Ella está como un ángel, y, por lo mismo,
creo yo que no queda en el mundo» 35.
«Lo de María me tiene a mí muy apenada, y más sus
pobres padres. [ . . . ] Hoy no puedo más; haré por escribir
a D. Fulgencio y su señora, y a la enferma también quisiera;
dígales usted que me intereso muchísimo, y por todos...», decía la M. Pilar al enterarse36. La Congregación entera bombardeaba el cielo con sus oraciones. La pena unía en este caso
Historia de la M. Sagrado Corazón I p.55.
Ibid.
' Carta a la M. Pilar, 13 de septiembre de 1889.
36 Carta a la M. Sagrado Corazón, 15 de septiembre de 1889. -*
53
34
3
a las dos fundadoras, al margen de sus dificultades habituales
de comprensión.
La M. Pilar hace la profesión perpetua
La gran preocupación de la M. General a lo largo de este
año había sido la profesión de la M. Pilar. Diferida por ésta
el año anterior a causa de su «repugnancia invencible», habían
ido pasando los meses en una espera indefinida. De vez en
cuando, en las cartas de esta época, la M. Sagrado Corazón
hace alguna alusión al hecho que tanto le preocupa y al motivo que ella veía como verdadera raíz de esa situación:
«Yo quisiera que usted variase y no estuviese desunida; mire
que en la unión está la fuerza. Y donde no hay unión no está
Dios... Perdóneme si en algo le ofendo, que no es ésa mi intención, sino el deseo tan grande que tengo de que todas vayamos a
una, tolerándonos mucho» 37.
Una interpelación bastante más dura había supuesto una
carta anterior escrita el 4 de julio: « . . . Creo en justicia que,
ya que la Congregación con tanto gusto ayuda a esa casa, usted debía corresponderle haciendo su profesión —se refería
la M. Sagrado Corazón, naturalmente, a los sacrificios de personal hechos a favor del colegio de La Coruña—. Mire usted
que hay mucho escándalo, que el P. Provincial me lo ha preguntado más de una vez, y excusa a un Padre tan largo no
cabe. Hágalo por Dios, que es el demonio. De todas maneras,
tan obligada está usted ahora como luego. Si es por sujetarme
a mí, como yo no obro nunca más que en conciencia, ahora y
siempre obraré sin miedo más que a Dios, porque a mí ni el
halago ni la fuerza me arrastran, sólo el deber, como usted debiera saber [ . . . ] , y a cosa contra conciencia, aunque me hicieran trizas» 38.
Esto último era ciertísimo, aunque nunca sabremos hasta
qué punto lo era o no el motivo que ella suponía en la M. Pilar para dilatar la profesión. No tenemos pruebas suficientes
para sospechar que ésta obraba simplemente por paralizar a
la M. Sagrado Corazón en su gobierno. «Por lo que toca a lo
37
38
Carta esciita en los primeros días de septiembre de 1889.
Carta de 4 de julio de 1889.
de la profesión, es menester que Dios me dé a conocer que lo
quiere que la haga, pues, si así yo lo creyera, no iría, espero
en El, contra su voluntad santísima. Usted dice que es del demonio, pero yo no lo creo así, sino lo que digo». Esta era la
respuesta de la M. Pilar a la carta anterior
En la primera quincena de agosto, la comunidad de La
Coruña hizo los Ejercicios espirituales. Al terminarlos, la superiora de aquella casa comunicó a la M. General la decisión que
tanto habían esperado todas: «He salido de los Ejercicios resuelta a hacer la profesión». Aunque exponía las dificultades
del Colegio, estaba dispuesta a hacer lo que le indicasen:
« . . . Yo digo esta mi resolución; si ustedes quieren que espere
a desocuparme, bien, y, si no, en el día la haré. No pido que
me sustituyera otra por uno o dos meses, por juzgar que, tanto
porque me conocen estas gentes como porque estoy en la marcha del negocio desde que comenzó, humanamente lo manejaré mejor para conseguir el resultado que se desea» 40 .
¿Podría comprender en esos momentos la M. Pilar todo
el alivio, la hondura del gozo que produjo su resolución? Para
hacernos idea nosotros mismos sería preciso que supiéramos
hasta qué punto era querida en el Instituto la mayor de las
fundadoras.
La contestación de la M. General a la noticia no ha llegado a nosotros; mejor dicho, tenemos un fragmento, que puede
ser fechado el día 27 de agosto, pero corresponde a la parte
final de la carta. Sabemos, en cambio, que en seguida debió
de comunicar la alegría al P. Hidalgo, su director espiritual,
que desde Vitoria le escribía dándole la enhorabuena: «... Lo
de la profesión, ya he dado gracias al Sagrado Corazón, que lo
ha hecho. Creo que debe insistir usted muy suavemente para
que haga el mes de Ejercicios con todas y que la haga [la profesión] con todas, y lo conseguirá...» 41
La M. Pilar había comunicado su decisión también a la
M. María del Carmen Aranda y, probablemente, a las asistentes. Por estas cartas podemos colegir su actitud: hacía la
profesión, pero no había depuesto sus juicios negativos sobre
el gobierno de la M. Sagrado Corazón. «Ya le he dicho y ahora
39
40
41
11 de julio de 1889.
Carta a la M. Sagrado Corazón, 22 de agosto de 1889.
Carta de 27 de agosto de 1889.
lo repito —escribía a la M. María del Carmen— que no tengo
con usted nada, nada. [ . . . ] Si no estoy como antes, es por lo
que aquí —se refería a la estancia de la M. General y su secretaria en La Coruña— le manifesté; es decir, porque [ . . . ]
usted está adherida completamente en el exterior y aun en el
interior, sometiendo su juicio, quizá, en algunas cosas, al gobierno de la Congregación, y como yo lo soy diametralmente
opuesta, ¿qué migas quiere usted que hagamos?» 42 La respuesta de la M. María del Carmen era una afirmación tácita
de que por ese tiempo ella estaba «adherida completamente,
en el exterior y aun en el interior», a la M. General: «Queridísima M. Pilar: Gracias a Dios que rompió usted el largo
silencio que por tantos días ha guardado. Su carta tiene párrafos (como el que me dice que va a profesar) que me alegraron en extremo. Otros, en cambio, me causan mucha pena;
mas todo lo recibo de usted, a quien tanto quiero. Yo pido,
Madre, con todo mi corazón. Creo que constantemente podría
decir sin mentir, porque de continuo deseo vea usted las cosas de otro modo, y si los deseos son las palabras del corazón,
¡cuántas hablo a nuestro Señor por usted! Yo rogaré también
que el P. Urráburu no le falte; ¡no sucederá, porque Dios es
muy bueno!» 4 3 No le faltaba, desde luego, el P, Urráburu,
que con muchísima paciencia recibía y contestaba todas sus
consultas. También él recibió una gran alegría con la noticia
referente a la profesión: « . . . E l acto que está usted resuelta
a realizar agradará mucho a Dios y alegrará a los ángeles y podrá ser para usted fuente de muchas gracias...» 44
La buena nueva no acabó con la cadena de disgustos que
suponía para esas fechas cualquier decisión y aun cualquier
consulta de la M. General. Cruzándose con la carta de la M. Pilar en que le anunciaba su decisión de profesar, la M. Sagrado
Corazón había escrito otra en la que proponía que algunas
de las religiosas más seguras en su vocación —algunas superioras— pudieran pronunciar los votos perpetuos ese año sin
más requisito previo que hacer los Ejercicios espirituales durante un mes. Pedía en consecuencia que a éstas se las dispensara del año de probación que marcaban las Constituciones.
47
43
41
Carta de 26 de agosto de 1889.
Carta de 29 de agosto de 1889.
Carta de 28 de agosto de Í889.
La circunstancia era muy excepcional; se habían acumulado
muchas Hermanas con el tiempo cumplido para hacer la profesión, y reunirías a todas hubiera supuesto el abandono de
las casas. La M. Pilar contestó a la consulta con una serie de
argumentos que, considerados en sí mismos, estaban basados
en toda razón. «Sobre eso de María del Salvador [ . . . ] a nadie
se la dispensaría menos [la probación] ni se la daría más severa que a las que gobiernan, salvo de otras razones, por la
esencialísima de que hubiera en la Congregación prudencia y
verdadera caridad, cuya falta no la creo yo de mala fe, ni quien
tal pensó, sino de ignorancia y poco peso...» 4 5 Defendía la
ortodoxia más pura y el mayor respeto a las Constituciones,
pero olvidaba el hecho de que cualquier ley admite excepciones, y que ella misma, cuando no estaba en actitud de oposición, era partidaria de éstas. Lo tremendo de los razonamientos de la M. Pilar en este tiempo no estaba en que supusieran
una cierta heterodoxia, sino en que manifestaban su postura
discordante.
«Qué se le va a hacer. Yo siento que no se le quite su pena
a la M. [Pilar], pero no lo puedo remediar —comentaba
la M. Sagrado Corazón con María del Carmen Aranda—. Le
dije lo que pensaba respecto de las superioras, y dice que ella
no opina así, sino que el año de tercer noviciado sea para éstas
más largo. Ya ve usted: siempre lo contrario. Ruegue sin ansia, que nada violento le gusta a Dios, y añada que la M. Pilar
haga su mes de Ejercicios. ¿Cómo esta Madre hace la profesión sin este refuerzo?» 46
Precedentes de la fundación de Cádiz
A mediados de septiembre de ese mismo año empezaba la
prehistoria de una nueva fundación: Cádiz. Una señora piadosa
abogaba por el proyecto, aunque apenas podía ofrecer otra
cosa que su ayuda moral y la que pudieran prestar sus amistades. Porque doña Nieves Oronoz, viuda de Sierra, no tenía
dinero, pero sí muy buenas dotes de persuasión, y había convencido a varias señoras pudientes de la oportunidad de una
Carta de 25 de agesto de 1889.
Carta sin fecha; pero, sin duda, inmediatamente posterior a la que la
M. Pilar escribió a la M. Sagrado Corazón el. día 25 de agosto.
44
43
casa de Esclavas en Cádiz. (Doña Nieves tenía ya dos hijas en
la Congregación, por lo cual sus empeños apostólicos podrían
ir mezclados con el deseo, muy legítimo y natural, de tener
cerca a sus hijas.)
La M. María del Carmen Aranda, en nombre de la General, propuso el asunto a la M. Pilar: «La Madre me dice que
qué opinaría usted si facilitasen los medios para esa fundación. [ . . . ] desea conocer su opinión de usted sobre el particular...» 47 «Pues yo no digo sí, porque en mi manera de ver
y apreciar las cosas se me atraviesa la conciencia y no lo puedo remediar; no digo no, porque temo impedir el progreso
de la Congregación y aun traerle perjuicios. Encomendaré a
Dios, como lo hago, que dé a ustedes luz para llevarla como
a El le plazca4S. Con esta respuesta ambigua y al mismo
tiempo tajante se puso la M. Pilar en contra del proyecto.
La M. General creyó necesario responderle con absoluta claridad: «No sea usted así; cuando se le consulte algo, dé su
parecer. Yo no tcp.go empeño en fundaciones, y menos sin todo
completo. Tan así, que la de La Habana la dejé parada. Cuando no se va a una, se muere el espíritu, y así quiere estar el
mío. Si la situación no varía, se acabó todo por consunción,
porque el ver a usted tan tirante nos tiene el espíritu muerto
y sin deseos de nada más que de morirnos en un rincón» 49 .
« . . . El decirle a usted esto no es porque yo tenga empeño,
que no lo tengo, ni de nada, sólo porque me causa pena se salga el demonio con la suya, y el mundo también, pues choca a
todo el mundo el retraimiento de usted, los primeros los Padres, que ya casi [no] preguntan, porque creen hay misterio».
Terminaba la carta expresando su deseo de renunciar al gobierno: «Yo, como siempre he dicho, estoy dispuesta a dejar
el cargo en cuanto se me indique lo más leve; sería el día más
alegre de mi vida» 50.
La M. Pilar contestaba aclarando el sentido de su postura:
« D i c e usted que estoy tirante, y yo me admiro q u e se ¡es olvide
a ustedes mi manera de pensar y ser. así c o m o q u e no es nueva;
y, si no, ¿ a u i s e yo la iglesia, es decir, que se h i c i e r a ? ; y entonces estaba la Congregación más desahogada. Y dígame usted: la
47
48
49
50
Carta de 10 de septiembre de 1889.
Carta de la M Pilar a h M. Safrado Corazón, 20 de septiembre de 1889.
Carta de fi'v.lcs d» septiembre de 1889.
Ibid.
que no puede echar cuentas como ustedes [ . . . ] ni tiene esa fe en
esperar de Dios esa protección extraordinaria, ¿qué va a decir?
Tampoco me quiero oponer; primero, porque, si tuviera resultados desfavorables a la Congregación, me pesaría siempre, y
segundo y principal, que, gracias a Dios, he podido venir a pensar
que el que yo no entienda el rumbo que llevan ustedes no es
extraño, porque tiene Dios muchas maneras de inspirar a las
personas; y por esto y para no juzgar ni alimentar mis pasiones,
que a todo trance quiero subyugar, aparto mi mente cuanto puedo
de saber y entender lo que pasa tanto en lo material como en lo
espiritual...» 51
Aquel «apartar su mente» la había colocado en una actitud
de aislamiento que indudablemente era molesta a ella misma
y a las demás. Pero en su situación concreta cara al Instituto
no era posible una postura neutra: su abstencionismo era interpretado, lógicamente, como oposición; sin contar con que,
por temperamento, la M. Pilar era incapaz de disimular sus
impresiones, y transmitía inconscientemente los juicios desfavorables que le merecían la M. General y el Consejo generalicio.
Después de todas estas explicaciones, la M. General y sus
asistentes admitieron la fundación de Cádiz por mayoría. Hubo
un voto negativo —naturalmente, el de la M. Pilar—, y las
otras tres consejeras manifestaron su deseo de que se hiciese
sin gravar a la Congregación.
Dos combates simultáneos
María Tabernero seguía el curso de su enfermedad: « . . . Sigue muy grave, ya desahuciada. Sus padres, muy conformes,
aunque con la pena que es natural. [ . . . ] Ayer recibió el viático e hizo sus votos. Parecía y parece un ángel; está más bonita
que antes... Pidan por ella, aunque quizá nosotras estemos
más necesitadas de oraciones...» Era el día 16 de septiembre 52 .
«María, muy mal, pero para tirar me parece, aunque a veces
temo lo que dice Mariani, que se quede como un pajarito. [ . . . ]
Cree [ella] no se muere, pero ya se le está haciendo entender,
v dice que qué mejor cosa. [•••] Yo estoy muv tranquila, gracias a Dios, v haciendo lo posible porque María lleve bien pro51
Carta de 26 de septiembre de 188c>
Carta a la M. Pilar.
vista la maleta; hasta con alegría...» 5 3 «La enferma, lo mismo, o mejor dicho, avanzando hacia el cielo» 54.
Avanzaba hacia el cielo no como el que da un apacible
paseo, sino sufriendo y luchando con una fortaleza muy superior a su edad. Tenía diecinueve años. Mientras ella ofrecía a
Dios su vida inocente y los dolores de la enfermedad, la M. Pilar mantenía los últimos combates antes de la profesión.
« . . . Usted siempre luchando con la gracia divina y triunfando
por el auxilio de la misma. [ . . . ] Así se gana el cielo, que no
se hizo para los perezosos y regalados, sino para los animosos,
que tratan de mortificarse de veras y seguir las huellas de
Jesucristo crucificado...» Con estas palabras la animaba el
P. Urráburu 55 . Sus mayores dudas, o mejor, resistencias, se
concentraban ahora en la invitación que le hacía la M. General; según ésta, debería trasladarse a Madrid para hacer allí
el mes de Ejercicios. Debió la M. Pilar consultar también este
punto con el P. Urráburu, exponiéndole las dificultades que
sobrevendrían al colegio. Le contestó él: « . . . En cuanto a lo
de la profesión y los Ejercicios, yo no puedo decirle cosa que
mejor me parezca sino que exponga esas mismas razones
que tiene usted de quedarse ahí [en La Coruña] sin ir a Madrid [ . . . ] y aténgase a lo que ella [la M. General] disponga,
confiando en que lo que ella, después que usted le exponga todo
con sinceridad, determine, será del mayor agrado divino. Creo
que para la tranquilidad de conciencia y paz del espíritu en
todas estas cuestiones es gran consejo tener vida de fe, que
consiste en informar bien al superior de todo, y luego recibir
lo que ordenare como venido de la mano de Dios» 56.
Siguió la M. Pilar este consejo, y, en consecuencia, escribió a Madrid unos días después: «Como yo prometí al Señor
profesar, se me pone si entretendré el tiempo, y no quiero que
esto haya; por esto lea usted mis razones y determine, para
que viva tranquila» 57. Argumentaba en el mismo sentido que
en otras ocasiones, con la diferencia de que el tono general
dado a las palabras era mucho más suave. Terminaba propo"'3 Carta a la M. María del Carmen Aranda, antes del 18 de septiembre;
probablemente, anterior al 16, porque ¿cómo p u j o recibir el viático sin darse
cuenta de su gravedad?
Carta a la M. Pilar, 11 de octubre de 1889.
Caria de 5 de octubre de 1889.
™ Carta de 10 de octubre de 1889.
s7 Carta a la M. Sagrado Corazón, 14 de octubre de 1889.
niendo hacer el mes de Ejercicios en La Coruña, donde no
creía que le faltaría sosiego, y en los días de descanso podría
ocuparse de los asuntos del colegio; «pero, si no, es decir, que
usted ve o cree que debo salir de esta casa, bien sea para enero o bien en seguida, me lo dice; y, si es ahora, con quién
iré...»
La M. Sagrado Corazón, en ese punto, la mandó llamar a
Madrid: «A principios del mes que viene serán los Ejercicios
del mes aquí. Las Hermanas quieren, y yo, que los haga usted
aquí, porque quieren verla y porque ahí, no quitándose del
todo de ruidos, los días de descanso la van a volver loca, como
me pasaba a mí» 58. Sin más comentarios, la M. Pilar anunció
su llegada para el 4 ó 5 de noviembre en una carta escrita
el 1.° de este mes. Anunciaba también que se detendría unas
horas en Valladolid para hablar con el P. Urráburu.
El día 7 empezaron los Ejercicios de mes en la casa de la
calle San Bernardo. Los dirigía el P. Hidalgo, circunstancia
que debió serle especialmente costosa a la M. Pilar, y por motivos perfectamente comprensibles: nunca había sintonizado
con él. Solicitó hablar con el P. Provincial, Francisco de Sales
Muruzábal, y le fue concedido —su pretensión, por otra parte, no tenía nada de desorbitada— por la M. General: « . . . Yo
no pienso decirle nada, sino dejarla en completísima libertad
en cuanto a los Ejercicios; que los haga ahí o aquí, donde quiera y con quien quiera. Veremos si esto la obliga más», escribía la M. Sagrado Corazón a la M. María del Carmen Aranda 59 ; al decir «ahí o aquí» se refería a una de las dos casas
de Madrid.
No se conservan apuntes espirituales de la M. Pilar ni referencias explícitas a los Ejercicios. Sólo una carta del P. Urráburu a la M. Purísima da idea de que, según su apreciación,
la ejercitante hacía el retiro con mucho fruto: «Ya comprendo el gran gozo que habrán tenido ustedes en ver a la M. Pilar después de más de un año, creo, de separación. Ahora las
estará a ustedes edificando ahí con sus Ejercicios y ella vivirá
endiosada, sacando todo el fruto posible de esa escuela de sólidas y santísimas enseñanzas que se reciben en el mes de
58
59
Carta sin fecha, segunda mitad de octubre.
Carta de 5 de noviembre de 1889.
Ejercicios 60. La M. María del Carmen Aranda participó en el
mes de retiro con la M. Pilar, y hace una anotación menos
optimista que el P. Urráburu: «Permaneció [la M. Pilar] en
la casa de San José, si no estoy confundida, hasta el mismo
día de la Purísima, en que hizo ella sola, en la iglesia del noviciado, su profesión. Llegó a decirme que con qué gusto moriría antes de hacer lo que iba a hacer» 61.
El Diario de la casa de Madrid hace una referencia brevísima del acto: «El día [8 de diciembre] hizo la profesión
la M. María del Pilar. Ofició el R. P. Rodeles». Pero no podemos deducir nada de su laconismo, porque en la misma página anota, con sequedad parecida, un suceso que conmovió
hondamente a toda la comunidad: el día 2 de diciembre murió la H. María del Sagrado Corazón —María Tabernero— a
las tres de la tarde. El 4 fue el entierro.
Había ido apagándose con la lentitud que permitieron sólo
tres meses de enfermedad declarada. Se moría, como tantas
otras Hermanas jóvenes de esta época, de tuberculosis, pero
en su caso el proceso vino acelerado por un ansia de la bienaventuranza que la enferma no se molestó siquiera en disimular.
«En los últimos días se complacía en hablar de su muerte y
por último mostró deseo de hacer la novena de la Inmaculada;
tanto a las nuestras como a los Padres que la visitaban en
este tiempo pedía oraciones para que nuestro Señor le concediera pasar en el cielo el día de la Purísima. El tercer día
de la novena amaneció peor, y la maestra de novicias, que ya
temía algún convenio entre Dios y nuestra Hermana, le dijo:
'La gracia que pide en la novena, ¿es morirse en ella?' Se puso
encendida como quien es sorprendida en un secreto, y dijo
que sí; mas, si quería que pidiese otra cosa, lo haría. La maestra la dejó en libertad, y a las doce y media le avisaron estaba
muy mal. Fue a verla, y, conociendo era la agonía, avisó a
la M. General, que, con alegría bastante notable de la enferma, se colocó al lado de su cabecera hasta que murió en sus
brazos a las tres y media de la tarde» 62.
El día del entierro de María Tabernero, su hermana, la
Carta de 25 de noviembre de 1889.
Historia de la M. Sagrado Corazón I p.54.
82 Carta circular escrita a raíz de su muerte, recogida en Fidelidad
divina
(Cartas edificantes
de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús) (Barcelona
1959) I n.9.
60
81
M. Maria Teresa de San José, se sintió mal. No era nada
extraño —había pasado días y noches cuidando a la enferma—,
pero en seguida el mal se reveló incurable. Era de familia; habían heredado las hijas de D. Fulgencio, no se sabe de quién,
el germen de la tuberculosis. Dijeron los médicos que María
Teresa necesitaba un clima más suave, y la M. General se la
llevó a Andalucía. ¿Esperaba verla revivir al sol de aquella
tierra? «María Teresa, a ratos la creo mejor y a ratos lo mismo o peor», escribía desde Córdoba el 14 de diciembre 63 .
Ni su confiada entrega a la voluntad de Dios ni su vivísima fe en la bienaventuranza que no se acaba habían anulado
en la M. Sagrado Corazón aquella ternura que hace a los humanos vibrar con un amor de preferencia y sufrir por la separación y la muerte. La enfermedad y la pérdida de María
Teresa Tabernero habían de manifestarlo. La de María había
sido una muerte muy sentida, pero desde el principio aceptada
con suave naturalidad; tan convencidas estaban de que era un
ángel, que casi se les hacía normal creer que no era para vivir
en esta tierra. «María Teresa de San José amaba a la Congregación y a la M. General tiernísimamente. Sus padres la amaban a ella con predilección; de éstos esperaba mucho la M. General». Así resume María del Carmen Aranda las razones de
este nuevo y extraordinario dolor de la M. Sagrado Corazón;
si es que un dolor o un cariño pueden en realidad razonarse<A.
Desde Córdoba, la Madre escribía a la M. Pilar: «Esta noche,
después de la bendición, [María Teresa] me ha hecho pasar
un rato horroroso. Fui a verla, y me dice está helada; efectivamente, la toco, y hasta nariz de muerta tenía. Con esto empieza a palidecer y a decirme que tenía grandes fatigas. [ . . . ]
Dice la M. Superiora y ella que fue un vahído del brasero, que
estaba muy fuerte. Dios nuestro Señor me reciba el susto. [ . . . ]
Yo confío en Dios que se nos ponga buena. Don José Ibarra y
Ramón, tantos recuerdos para usted. No he visto a más, porque esta criatura me tiene sin gusto para nada» 6S. Unos días
después volvía a escribir: «Mi querida hermana: Tuve que
llevarme a María Teresa a Jerez, porque aquí se me moría.
Esta casa —estaba la M. Sagrado Corazón en Córdoba— la
63
64
65
Carta a la M. Pilar.
Historia de la M. Sagrado Corazón I p.57.
Carta del 14 de diciembre de 1889.
aterró, y el frío tan terrible que hacía. Allí muy contenta y
con un alivio notabilísimo, porque come mucho y con apetito.
Dios quiera ponérnosla buena, si conviene» 66 .
La mejoría fue muy falaz, pero duró lo suficiente como
para que aquel conjunto de personas atribuladas pudieran celebrar con esperanza la Navidad. Y , sin duda alguna, la propia
enferma hizo todo lo humanamente posible por prolongar el
compás de espera: su misma vida hubiera dado por complacer a la M. General y ser útil a la Congregación, y ahora, por
amor a éstas, iba a luchar por conservarla.
Con pena, pero con la alegría de verla mejorada, la M. Sagrado Corazón volvió a Madrid. No volverían ya a encontrarse
en este mundo. ¡Si lo hubieran sabido!
« . . . Es todo permisión de Aquel que en todo
nos va dirigiendo...»
Llevaba el obispo de Madrid mucho tiempo en silencio.
En la capilla de la calle de San Bernardo, cerrada la puerta exterior, los fieles entraban por la portería de la casa para visitar
al Señor expuesto, cuando el 20 de enero de 1890 se recibió
en la calle del Obelisco un oficio de la Secretaría de Cámara;
preguntaba el prelado si tenía la M. General conocimiento de
los anuncios aparecidos en la prensa avisando que te exposición del Santísimo se ofrecía «en sufragio de algún difunto
y por la intención de personas particulares» y si tales anuncios
habían sido puestos con su consentimiento: «...Estando prohibido en esta diócesis la exposición solemne del Santísimo
Sacramento por necesidades de carácter particular [ . . . ] , de repetirse, sería preciso proceder a suspender la mencionada exposición solemne que diariamente se verifica en esa iglesia, para
impedir que se abuse de ella con perjuicio de las disposiciones de la autoridad eclesiástica».
El contenido de este oficio venía a completarse con una
comunicación oral más severa todavía. El obispo había llamado al capellán de la casa-noviciado y le había dicho que transmitiera a la M. General la orden de cerrar la capilla de San
Bernardo incluso para los fieles que entraban en ella por la
portería.
65
Carta de 20 de diciembre de 188"
Contestó la M. Sagrado Corazón. Respecto al oficio recibido decía: « . . . Como, según nuestras Constituciones, diariamente está el Señor expuesto, no se manifestaba por necesidades particulares, sino que admitían la limosna sólo para el
alumbrado, sin creer contravenir en esto las órdenes de V. E. I.,
para mí respetabilísimas. Los anuncios han sido insertos sin
contar conmigo. Pienso devolver la limosna que con este fin
había recibido, y aseguro a V. E. I. que será humildemente
obedecido, sintiendo, aunque sin querer, haber obrado contra
su deseo» 67.
En tono más familiar añadía la M. General otra carta:
« . . . M e ha comunicado esta tarde nuestro capellán, don Manuel Sánchez Capuchino, de parte de V . E . R . , q u e se suspenda
la entrada de los fieles en la capilla de San J o s é y q u e pondrá
V . E . I . personas q u e vigilen si sus órdenes son cumplidas. M u c h o m e ha extrañado este recado, cuando sabe V . E . I . q u e sus
indicaciones son para mí preceptos, c o m o le consta p o r los que
me dio V . E . I . sobre esta capilla cuando tuve el h o n o r de hablar
con V . E . de este mismo asunto el año pasado y q u e a la letra
se ha venido c u m p l i e n d o : ni abrir la puerta de la calle, ni cumplir
con el precepto de la santa misa, ni confesar, ni comulgar; sólo
hacer uso de la dispensa que me dio verbalmente V . E . I . q u e
por la puerta de la casa entrasen sin hacer nosotras uso de la
campana. [ . . . ] M u c h o m e apena, mi venerado P a d r e , q u e use
V . E . I . tanto rigor con q u i e n t a n t o le ha amado y ama, p o r q u e
sabe lo q u e le debe. D i o s nuestro Señor quiera hacer cambiar tan
aflictiva situación y q u e nos mire c o m o lo que somos, hijas humildes y obedientes que nos desvivimos por honrar a quien nos
dio la honra, q u e fue V . E . L en aquellos días tan aciagos, porque
este I n s t i t u t o , después de D i o s , a V . E . I . debe su existencia, y
esto nunca lo o l v i d a m o s . . . »
Quería la M. General tocar el corazón del obispo recordándole con gratitud el papel que había tenido en el establecimiento del Instituto en Madrid en 1877. No podía ella esperar la
reacción del prelado, manifestada en una respuesta inmediata:
«Sor María del Sagrado Corazón de Jesús: Por su carta de
ayer me entero de los propósitos de obediencia que dice usted
abrigar. Mejor que la obediencia teórica y ofrecida, me gustaría practicada, de lo que dista mucho su proceder, cuya variación no es posible mientras se inspire en el espíritu de independencia de que adolece esa Congregación desde su origen. [ . . . ] De continuar esa Congregación con la altivez y
emancipación del ordinario, según pruebas que de ello tengo.
87
Carta de 21 de enero de 1890
prefiero que las dos casas que tiene usted en esta diócesis
salgan de la misma, y así lo manifestaré a Su Santidad en la
primera ocasión que se presente». Era el día 22 de enero.
Desde nuestra perspectiva resulta realmente increíble la
sucesión de hechos relativos a la casa de la calle de San Bernardo. Huelgan los comentarios sobre la inaudita dureza de
las palabras del obispo, que, sin duda, obraba de buena fe en
la defensa de una autoridad que él creía menoscabada o en
peligro. Al comunicar la orden a la superiora de la casa afectada (M. María del Carmen Aranda), la M. Sagrado Corazón
añadía: «... Bendito sea Dios. A Roma hay que correr, porque esto es ya digno de consulta...» 68 Al día siguiente marchó a la calle de San Bernardo, y desde allí, el 23 de enero
comunicaba a la M. Purísima la última respuesta del obispo,
que ella calificaba de «tremenda»: «Quisiera irme por tratir
ahí de cerca este asunto, pero temo dejar esta casa, porque
temo a la poca experiencia y algo de fogosidad de la Madre
[María del Carmen], y como la cosa está tan mal, cualquier
desliz insignificante sería cosa gravísima. [ . . . ] Como la carta
[del obispo] viene tan tremenda, veo que eso va por lo serio,
y del mismo modo hay que pensar nosotras; y así, telegrafié
en seguida a las MM. Pilar y María de la Cruz, y espero a una
mañana y a otra pasado, Dios mediante, y veremos lo que
Dios dispone».
El día 25 de enero se reunían en Madrid, en la tan discutida casa de San José, la M. General y las asistentes María
del Pilar, Purísima y San Javier. La M. María de la Cruz, enferma en Córdoba, hubo de excusar su asistencia.
Expuso la M. Sagrado Corazón la situación de la casa y el
problema que planteaba la actitud del obispo. «Expuso asimismo cómo, por consejo del P. Provincial, había obrado y contado lo ocurrido a Mons. Vico, auditor de la Nunciatura; en fin.
todo lo ocurrido, y al efecto mandó leer a la secretaria las cartas ya citadas, y finalmente rogó S. R. que, conocedoras ya del
asunto, emitieran su opinión sobre la conducta que debía seguirse». La M. Purísima se inclinaba a una postura total de
sumisión. Este mismo era el parecer de la M. San Javier, «toda vez que éramos impotentes para luchar» 69.
68
69
Carta de 21 de enero.
Actas de los Consejos generales p.31.
En este momento, la M. Sagrado Corazón trató de hacer
ver la conveniencia de la fundación de Roma. Sabía que, dada
la actitud de la M. Pilar, cabía esperar, en circunstancias normales, su oposición, pero creía que el problema planteado por
el obispo de Madrid abriría providencialmente camino a su
idea. De hecho, en la carta que ella misma escribió a la M. Purísima el día 23 daba a entender su pensamiento con estas palabras: «Muchísima gloria espero de esta, al parecer, tribulación, y si sale lo que yo creo, que cuando nos reunamos lo diré,
es todo permisión de Aquel que en todo nos va dirigiendo, o
sea al Instituto».
Ahora estaban reunidas y ella exponía su opinión. Lo
que nunca debió de imaginarse fue que la M. Pilar, ni siquiera en una circunstancia tan especial, depusiera su hostilidad.
«La M. General dejóse decir de una manera disimulada si
convendría que fuesen a Roma tres Madres y fundasen allí.
A todo respondió la M. Pilar que ella creía que no se podía
sacar la cara por la Congregación, pues ésta necesitaba quien
la encubriera; que, cuando se enterasen de la administración, etc., que íbamos a quedar en muy mal lugar». Las asistentes rebatieron su opinión, alegando que había Hermanas
en el Instituto que heredarían, con toda seguridad, buenos capitales; y que, de todas formas, hasta aquel momento no había enajenado la Congregación ninguna finca. «La M. Pilar no
mudó de opinión, y dijo que, dadas las circunstancias, creía
un disparate ir a Roma. Que sentía y lloraba hacía tiempo el
rumbo que llevaba la Congregación...» 70 Añadió que la fundación de aquella casa, la de San José, también le había parecido consecuencia de una decisión disparatada. La M. General
sólo contestó que, estando reunidas, podían ver la oportunidad
de levantarla.
Acabó la sesión sin que se concluyera nada definitivo. Al
día siguiente, la M. Pilar entregó a la secretaria por escrito su
parecer sobre el modo de salvar la situación, «encargándome
—dice la misma secretaria— que la conservase después que
las Madres la leyeran». Proponía dos soluciones. Según la primera, estaba dispuesta a unirse a la General y a las otras asistentes, «si se llama al P. Provincial [ . . . ] y se le manifiesta
con toda sinceridad y verdad el estado pecuniario de la Con,0
Actas de los Consejos generales p.31ss.
gregación, y después si se le interroga sobre si se debe tomar
la aflicción presente como prueba o castigo de Dios...» La segunda opción era en realidad la que expresaba su propia opinión sobre el caso: la determinación del obispo se debía aprovechar para deshacer la fundación e inducir a D. Fulgencio a
que de todas formas les entregara en metálico la suma que
pensaba emplear en la compra de la casa; con ese dinero podrían «rehacer algo la Congregación [ . . . ] para poder marchar
a fundar en Roma». Con esto ella sería «la primera en arrimar
el hombro», «si no se tornaban a hacer esas cosas [ . . . ] disparatadas sin consultar a personas competentes». Opinaba
la M. Pilar que «esta voluntaria confesión hecha a los Padres
de la Compañía», lejos de hacer perder a la Congregación, inclinaría a su favor a aquéllos. Terminaba cori estas palabras:
« Y en esto bien veo que propongo a ustedes cosa que les cuesta gran sacrificio, pero no es menor el que yo hago en prestarme a unirme a ustedes, a pesar de muchísimas otras razones contradictorias que existen para mí, y Dios me es testigo
de que digo verdad» 71.
De las destinatarias del escrito, anota la secretaria general,
«sólo la M. San Javier dijo que no le parecían oportunas las
medidas que proponía la M. Pilar. La M. María de la Cruz
contestó por escrito en el mismo sentido» 72 .
La M. Pilar continuó en su postura de aislamiento. Era del
todo imposible superar el conflicto, ya que en realidad no pretendía que se hiciera una simple consulta al P. Muruzábal
—provincial de los jesuítas—, sino una «confesión». Es decir,
de antemano había que declarar al gobierno del Instituto culpable de realizaciones «disparatadas»; y, aun admitiendo esto,
todavía había que adivinar qué «otras razones contradictorias»
le asistían en su actitud. Se separaron sin solucionar nada.
La M. Pilar volvió a La Coruña, y siguió trabajando allí, dando lo mejor que tenía a aquel Colegio, a aquellas niñas y a sus
familias; día a día se ganaba merecidamente el aprecio de todos, y, en general, también de su comunidad. Pero persistió,
agravado, el problema central de su vida en esos años, aquella
ceguera que la incapacitaba para aceptar el gobierno de su
hermana.
71 El original de este escrito se injertó, encuadernada, m
el cuaderno que
hace las veces de libro de actas. Va a continuación del acta del día 25 de enero.
72
Actas de los Consejos p.33.
La M. Sagrado Corazón quedó en Madrid —no es preciso
decir que dolorida—. Todas las palabras son poco expresivas
a la hora de encomiar su serenidad y su paciencia en esta ocasión: resistir en paz la violencia de aquellos dos días de reuniones habría sido ya un triunfo; superar la mera actitud de
impasibilidad para buscar activamente los caminos de solución del conflicto, suponía mucho más. Una persona fría, flemática, hubiera podido permanecer indiferente ante la hostilidad; ella era sensibilísima, y la actitud de su hermana la hería
profundamente, como confesó en algunas ocasiones. Su decisión de seguir adelante sólo se explica por una constancia más
que humana: la que le daba su confianza en Dios. Pero esta fe
sobrenatural, al mismo tiempo, potenciaba al máximo los mejores valores de su personalidad: tímida por naturaleza, poseía la firmeza de los humildes y una capacidad extraordinaria
para defender con tesón las posturas que le parecían rectas, a
despecho de su mismo temor ante las opiniones ajenas que le
eran contrarias.
El día 26 de enero, poniendo en práctica la decisión tomada en la reunión con las asistentes, la M. Sagrado Corazón fue
a visitar al obispo. Trataban de reconciliarse con él, pero no
fue posible. Sin duda alguna, también el Dr. Sancha tenía razones, que se le presentaban como validísimas, para aferrarse
a su postura; pero es evidente que, a distancia de un siglo, su
disgusto resulta del todo incomprensible. Incluso aunque las
Esclavas hubieran dado motivo para él en un principio —cosa
que no parece cierta, atendidos todos los documentos que se
conservan sobre el caso—, es increíble que no depusiera su
enojo después de la carta que Ja Madre, de vuelta a la casa de
San Bernardo después de la visita al palacio, le escribió:
« R e v e r e n d í s i m o y venerado en Cristo P a d r e : E s t a mañana m e
vine muy apenada p o r q u e no llené todas las aspiraciones que mi
visita encerraba, q u e eran dejar a V . E . R . c o n t e n t o y q u e olvidara todas mis ofensas. [ . . . ] A h o r a , con toda humildad, se lo
suplico, q u e no puede sufrir mi corazón tener a V . E . I . disgustado, y espero a u e m e perdonará de veras, como tantas veces me
hi perdonado curen dio toda su s?ngre por mí, y espero q u e mi
enmienda en adelante será la prueba más c o n v i n c e n t e . , . » 7 3 .
«Nunca piense en las dificultades que va a vivir mucho
tiempo, para que no se desaliente, sino que aquella obra se la
13
Carta de 26 de enero de 1890.
pone Dios sólo para aquel momento, y que así no puede desperdiciar ni una sola de las gracias que en sí encierra» 74 . Por
ese tiempo, así aconsejaba a una Hermana, y en verdad que
sus palabras brotaban de la experiencia más real. También acabaría por pasar la tribulación del obispo de Madrid. De momento, sin embargo, se imponía buscar una solución, y la Madre pensó nuevamente en Roma. Consultó con el P. Muruzázal, tanteó el ánimo de D. Fulgencio Tabernero, y con sus respuestas positivas, como requisito previo, pidió la opinión de
las asistentes. Incluso en la forma de pedírsela siguió el consejo del P. Provincial: « . . . Dice S. R. que ha^an en todas las
casas una novena para que el Señor ilumine a las consejeras y
a mí, y que, concluida, cada una me envíe su parecer en pro
o en contra, escrito separado uno de otro, y él lo vería y se
resolvería; después que V. R. se lo encomiende también a
Dios. [ . . . ] Conque ya lo sabe usted —escribía a la M. Pilar—,
que escriba en un lado: 'Conviene la fundación de Roma por
esto y por esto', y en el otro: 'En esto y esto veo perjuicio si
se hace'. Si no me explico, usted me pregunta» 75 .
«Si conviene, cesen ya fas muertes. Pídanlo...»
Por estos días, María Teresa Tabernero entraba en la recta
final de su vida. Seguía en Jerez. La mejoría pasajera experimentada en Andalucía había cedido el paso a una invasión
violenta de la enfermedad. Había deseado vivir, pero acogía
la muerte en la paz del Señor. « . . . El primer viernes de febrero esperaba, llena de confianza en el Sagrado Corazón, ser
curada milagrosamente, y, cuando vio que no fue el Señor servido de concedernos este consuelo, dijo a la Madre [superiora] que presentía cercana su muerte, y que si bien, por una
parte, deseaba la salud para sufrir y trabajar por la gloria y
en servicio de Dios, por otra, su voluntad estaba enteramente
unida con la divina. [ . . . ] Decía que moría con la pena de no
haber hecho nada por la Congregación, estando tan obligada
por tantos conceptos» 76 .
14 Carta sin fecha: a la M. María de la Paz, escrita probablemente
entre
1890 y 1892.
75 Carta de 9 de febrero de 1890.
Carta circular escrita a su muerte; cf. Fidelidad divina I n.10.
«María Teresa, como una luz que se apaga, cada día más
apagada», decía la M. Sagrado Corazón el día 9 de febrero n .
El 21 la enferma recibió el viático; todavía vivió tres días
más. La M. General, enterada de la gravedad extrema, salió
de Madrid camino de Jerez. Cuando llegó a la casa, la expresión de las que la esperaban en la portería le anunció que María Teresa acababa de morir. Para dar idea de su dolor, baste
decir que quiso repetir aquella acción de gracias que D. Antonio Ortiz Urruela acostumbraba en las grandes pruebas de
la vida: «Vamos a rezar el Te Deum», dijo; sin duda, con
una voz que arrancaba de las profundidades de su fe.
Al enterarse la M. Pilar, no sólo sintió la pérdida de María Teresa, sino la pena extraordinaria de la M. Sagrado Corazón: «Quiera Dios que usted conserve la serenidad de siempre en estos casos, [ . . . ] ella es feliz sin mezcla de pesar alguno
y está donde tanto puede hacer por todos, y en primer lugar
ahora, por sus padres» 78. Por experiencia, de antiguo conocía
la M. Pilar la fortaleza de su hermana: «Diga usted a la M. Pi
lar —se dírigía la M. Sagrado Corazón a la M. María del Carmen— que yo, gracias a Dios, he llevado este golpe con mucha pena, sí, pero con gran resignación, como de quien viene
Ayudé a enterrarla; hasta para eso tuve fuerzas de nuestro
Señor. Bendito sea, que tan grandes me las da» 79. La fe que
le iluminaba el misterio de la muerte no le ahorró el sufrimiento: «Figúrese usted la pena de María Teresa; pero yo,
aunque la he sentido como no puedo decir, y la siento, porque
me persigue su recuerdo continuamente, resignadísima a la voluntad de Dios, que nos ha pedido tan grande sacrificio» 80.
«... Es imponderable la pena que siento por María Teresa,
pero pienso que, siendo de Dios, ¿cómo afligirnos mucho de
que se lleve lo que es suyo? Además, ¿no será contra la humildad o pobreza espiritual el que nos ahogue mucho esta
pena?» 81 «Dios quiera recibir tantas amarguras en descuento
de mis pecados y en gracia para la Congregación, tan probada
por todos estilos, y, si conviene, cesen ya las muertes; pídanlo» n .
" Tana a la M Pihr
" Ctrta é' la M "llar a la M Sagrado Corazón, 27 de febrero de 1890
"" ("alta sin fect-a. escrita, sin duda, en los primeros días de marzo.
( u n a la M Pilar 15 de marzo de 1890
("titi a la M. Purísima, 8 de marzo de 1890.
M Carta a la M. Maiír del Calmen Aranda, 25 26 de febrero de 1890.
«... Para poner el alma fina...»
«Nunca piense en las dificultades que va a vivir mucho
tiempo», había dicho la M. Sagrado Corazón. La muerte se
encargaba de recordarle de vez en cuando la brevedad de todas las cosas, pero la vida tenía exigencias constantes, la llamaba a deberes muy variados e ineludibles.
Por más que tuviera fija la mirada «en lo que no tiene movilidad», estaba muy lejos de caer en el peligro de fatalismo o
en cualquier tipo de alienación espiritualista. Aceptaba con
amor aquella voluntad de Dios que le pedía a veces la separación de personas tan queridas; pero ponía todo su interés
por conservar la salud y la vida, que veía como dones preciosos de Dios que debían ser empleados en su servicio. La M. Sagrado Corazón manifestaba su empeño en las cosas más concretas; sorprende que en tantas ocasiones, junto a consejos
muy «espirituales», recomiende encarecidamente algo tan prosaico como la alimentación sana y suficiente. «Por Dios, sea
dócil, coma muy bien aunque no tenga apetito... —con distintas palabras, esta advertencia aparece infinidad de veces en
sus cartas—. ¿Cuándo se imprimirá en ustedes que no es el
cuerpo lo que Dios quiere que sacrifiquemos nosotras, sino
el espíritu? Pero con paz y alearía» 83. «No nos pide a nosotras
nuestro Señor que andemos arrastrando males corporales, sino
que, siguiendo la vida común y ordinaria, seamos mártires de
nuestro corazón enseñándole a practicar virtudes; cuanto más
grandes y ocultas, mejor que mejor. Ese camino por donde tira
usted ahora no me gusta nada; el de antes, cuando estaba
usted gorda, enérgica y trabajador;-!, ese sí, mucho, muchísimo...» 84
«Mártires de nuestro corazón»: no para destruir su capacidad de amor, sino para multiplicarla, para hacerla fructificar
sin medida en beneficio de todos. «Más que penitencias exteriores, éstas son las importantes para poner el alma fina como
Dios la quiere para unirse a ella», escribía en cierta ocasión
a una religiosa que tenía dificultades de convivencia con su
comunidad85. En alma tan «fina», tan ejercitada en el amor
83
M
85
Carta a la M. Consolación, octubre de 1887.
Carta a María del Salvador, abril de 1888.
Carta a la M. Invención de la Santa Cruz, otoño de 1889.
de Dios y de los hombres, cabían delicadezas humjnísimas
como las que reflejan estas frases: «Escribí muy de prisa el
otro día y no le pregunté por qué tenía ganas de llorar, y quisiera saberlo... ¿Tiene usted muchas murrias? Dígamelas» 86 .
Por los mismos días del fallecimiento de María Teresa Tabernero, la M. María del Salvador gestionaba la fundación de
Cádiz. Desde Madrid, la M. General aconsejaba, dando, sin
embargo, una gran libertad de acción a la que había comisionado para el asunto: «Respecto a la casa, usted verá la que
más conviene; ya sabe usted que el sitio para nosotras es lo
principal; pero usted aconséjese y pese bien las cosas, y después obre con libertad. Si es la de los Doblones, cuide que la
capilla no quede asotanada, que es muy feo. Aunque yo quiero
pida usted consejo a los Padres, deseo a la vez que mire lo
más conveniente a la Congregación. [ . . . ] Quiero yo que S. E.
se entere del local de la capilla, para luego no tener disgustos. [ . . . ] Háblele muy claro, que después no tengamos que
sentir, y no le dé cuidado no se funde. [ . . . ] No se apriete por
todo esto que le digo; haga uso oportunamente y discretamente. No se precipite en nada; piense todo delante de Dios
y vaya muy despacio» 87.
Pocos días después volvía a escribir a la M. María del Salvador animándola en los trabajos y vacilaciones inherentes a
la fundación de Cádiz. Si