...

IV PLAN ANDALUZ DE SALUD

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
IV PLAN
ANDALUZ DE
SALUD
ANDALUCÍA. Plan de Salud (4º)
IV Plan Andaluz de Salud [Recurso
electrónico] / [dirección del plan, Josefa
Ruiz Fernández, Andrés Rabadán Asensio,
Alberto Fernández Ajuria]. -- [Sevilla] :
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas
Sociales, 2013
Texto electrónico (pdf), 142 p. + 4 Anexos
Contiene: IV Plan Andaluz de Salud -Resumen ejecutivo (55 p.) -- Acciones por
compromisos, metas y objetivos (41 p.) -Acciones por sectores (37 p.) -- Agentes y
entes sociales y administrativos participantes
(7 p.)
1. Andalucía. Plan de Salud (4º) 2. Planes
estatales de salud-Andalucía 3. Andalucía
I. Ruiz Fernández, Josefa II. Rabadán Asensio,
Andrés III. Fernández Ajuria, Alberto
IV. Andalucía. Consejería de Igualdad, Salud y
Políticas Sociales V. Título
WA 541
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons
Reconocimiento-NoComercial-Sin obras derivadas 3.0 España
Edita: Junta de Andalucía. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, 2013
Diseño y maquetación: Paco Oca
INDICE
PRESENTACIÓN............................................................................................................................................................................................................................................................................................................5
PUNTO DE PARTIDA:............................................................................................................................................................................................. 9
SITUACIÓN DE LA SALUD Y SUS DETERMINANTES EN ANDALUCÍA............................................................................................................... 9
1. Aspectos demográficos..................................................................................................................................................................................... 9
1.1. Evolución de la población andaluza...................................................................................................................................................................................................................................9
1.2. Envejecimiento y dependencia...........................................................................................................................................................................................................................................10
1.3. Inmigración......................................................................................................................................................................................................................................................................................12
2. Condicionantes sociales de la salud (determinantes sociales).................................................................................................................... 13
2.1. Situación económica y social................................................................................................................................................................................................................................................13
2.2. Nivel de renta y condiciones económicas de vida..................................................................................................................................................................................................13
2.3. Situación de empleo/desempleo......................................................................................................................................................................................................................................14
2.4. Condiciones de vivienda y el entorno urbanístico..................................................................................................................................................................................................15
2.5. Educación..........................................................................................................................................................................................................................................................................................16
2.6. Medio ambiente y salud .........................................................................................................................................................................................................................................................17
2.7. Desigualdades en la utilización de servicios de salud..........................................................................................................................................................................................20
3. Factores de riesgo, hábitos y estilos de vida................................................................................................................................................. 21
4. Situación de salud ........................................................................................................................................................................................... 24
5. Actividades y perspectivas del sistema sanitario público de andalucía .................................................................................................... 32
AVANZAMOS: IV PLAN ANDALUZ DE SALUD.................................................................................................................................................. 41
Una sociedad más saludable, más justa y en desarrollo.................................................................................................................................. 41
Retos para la mejora de la salud en Andalucía.................................................................................................................................................. 44
La salud, un derecho a garantizar...................................................................................................................................................................... 45
Compromisos....................................................................................................................................................................................................... 45
NOS COMPROMETEMOS..................................................................................................................................................................................... 49
6 COMPROMISOS DE PRESENTE Y DE FUTURO............................................................................................................................................... 49
Compromiso 1: Aumentar la esperanza de vida en buena salud.................................................................................................................................................................49
Compromiso 2: Proteger y Promover la salud de las personas ante los efectos del cambio climático, la globalización y los riesgos
emergentes de origen ambiental y alimentario .....................................................................................................................................................................................................57
Compromiso 3: Generar y Desarrollar los Activos de Salud de nuestra Comunidad y ponerlos a disposición de la sociedad andaluza ......63
Compromiso 4: Reducir las Desigualdades Sociales en Salud........................................................................................................................................................................71
Compromiso 5: Situar el Sistema Sanitario Público de Andalucía al servicio de la ciudadanía con el liderazgo de los/las profesionales......75
Compromiso 6: Fomentar la gestión del conocimiento e incorporación de tecnologías con criterios de sostenibilidad para mejorar la
salud de la población .............................................................................................................................................................................................................................................................79
PUESTA EN MARCHA…...................................................................................................................................................................................... 85
LA IMPLICACIÓN DE TODOS LOS SECTORES................................................................................................................................................... 85
El IV PAS en la actuación autonómica y en los planes provinciales de salud y su desarrollo local.....................................................................................................85
¿Cómo evaluaremos el IV Plan Andaluz de Salud?...........................................................................................................................................................................................................93
LA EVALUACIÓN DEL IV PAS.............................................................................................................................................................................. 93
CRÉDITOS......................................................................................................................................................................................................................................................................................................................99
ANEXO: GLOSARIO DE TÉRMINOS............................................................................................................................................................................................................................................................125
BIBLIOGRAFÍA DEL GLOSARIO DE TÉRMINOS...................................................................................................................................................................................................................................139
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
4
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
PRESENTACIÓN
Todo el mundo conoce la relación entre los hábitos de vida de las personas y su nivel de salud. Lo que no todo el
mundo reconoce es la relación entre la salud de las personas y un buen número de circunstancias que no siempre
están bajo su control: el medio social en el que se desenvuelven, el contexto político en el que se encuadra su
historia de vida o el entorno socioeconómico en el que desarrollan su trabajo.
En este sentido, es un hecho que el compromiso de los diferentes gobiernos con la salud de las personas no
responde siempre a los mismos valores ni a las mismas prioridades. Así, la mayoría de las políticas sanitarias públicas se centran en el abordaje más o menos completo de las enfermedades más frecuentes entre la población,
alcanzando, en su mayoría, un elevado nivel de medicalización de la vida con pocos logros en la mejora real del
nivel de salud colectiva. Pocas personas tienen en cuenta, sin embargo, la importancia de profundizar hasta los
cimientos que construyen esa salud, con el objetivo de afianzarla sólidamente como valor capital de la sociedad
a la que sirven.
Y esta es la apuesta que el Gobierno andaluz quiere hacer con este Plan de Salud, el IV Plan Andaluz de Salud de la
comunidad autónoma de Andalucía.
En esta misma línea, la OMS ha publicado recientemente un marco teórico que explica por qué el nivel de salud
varía de unas poblaciones a otras y define como elementos clave el contexto socioeconómico y político, así como
la estructura social y la posición que adquiere cada persona en esa estructura. Una posición que viene determinada por factores como el género, la edad, el territorio en el que se vive e incluso el poder, entendido como la
capacidad de influencia de la ciudadanía sobre su propia salud.
Por tanto, el nivel de salud de una sociedad está directamente relacionado con su nivel de cohesión: cuanto mayor
sea el capital social de una comunidad, cuanto más equitativas las políticas sociales que se impulsen en ella, mejor
será la salud individual y colectiva de la población y menores las situaciones de vulnerabilidad y desprotección.
Este complejo marco conceptual deja en evidencia que las situaciones de injusticia y desigualdad en la distribución del nivel de salud nunca se deben a circunstancias individuales, sino que surgen como resultado de las decisiones y prioridades políticas y económicas que se tomen en un momento histórico dado.
5
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Por tanto, cualquier política que quiera impulsar de lleno la mejora de la salud de una sociedad ha de abordar enérgicamente estos determinantes. Para ello, la estrategia contrastada de mayor impacto se denomina Salud en Todas
las Políticas, es decir, la alianza entre todas las políticas de un mismo gobierno para lograr mejorar los determinantes estructurales de la salud, promoviendo el desarrollo armónico de todas las personas y grupos en la sociedad.
Este es el compromiso que adquiere el gobierno de Andalucía, una apuesta con mayúsculas por mejorar la salud
de la población andaluza trabajando sobre los determinantes y las condiciones de vida que más le afectan, a través
de la implicación de todas sus políticas. Un compromiso amplio que se traduce en seis metas concretas con idea
de facilitar la rendición de cuentas a la ciudadanía y a sus representantes legítimos.
Seis objetivos que han adquirido los departamentos del gobierno de Andalucía a través de un intenso trabajo colaborativo entre todas las consejerías, y que se traduce en acciones concretas para su logro.
Es un honor para mí poder presentar este Plan como resultado del consenso de todos los departamentos de la
Junta de Andalucía. Estoy convencida de que en su aplicación rigurosa se encontrarán las mejores vías para mejorar la salud, y en su evaluación participada se hallarán las áreas de mejora que, indudablemente, habrán de irse
actualizando.
Valentía, rigurosidad y participación son las claves que destacan en la elaboración de este Plan. Quiero lanzar a
toda la sociedad andaluza el reto de mantenerlas vivas durante todo su periodo de vigencia.
Enhorabuena a las personas que, desde cualquier responsabilidad, se han atrevido a asumir este reto social y
político. Mi sincero agradecimiento por su participación a todas aquellas que configuraron grupos de trabajo,
revisaron borradores e hicieron aportaciones de uno u otro tipo. Gracias, especialmente, a las asociaciones, ONGs
y entidades sociales que, con su permanente colaboración, han ayudado a enriquecer este proyecto y con las que
cuento para llevarlo a cabo y evaluarlo.
Con todo mi aprecio y reconocimiento a las generaciones que lo han hecho posible, les presento el IV Plan Andaluz de Salud, un instrumento valiosísimo para la defensa del derecho a la salud de todas las personas que viven en
Andalucía y una garantía de equidad, bienestar y justicia social.
María José Sánchez Rubio
Consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
6
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
7
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
8
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
PUNTO DE PARTIDA:
SITUACIÓN DE LA SALUD
Y SUS DETERMINANTES
EN ANDALUCÍA
1. Aspectos demográficos
1.1. Evolución de la población andaluza
Las previsiones del INE a 1 de enero de 2013, cifran la población andaluza en 8.394.209 habitantes, siendo Andalucía la
Comunidad Autónoma que más ha crecido desde el 2010.1
Fuente: Instituto de Estadística de Andalucía
La disminución de la fecundidad y el aumento de la supervivencia de las personas mayores están modificando la estructura de edad de la población andaluza. La esperanza de vida
al nacer en 2011 alcanzó 78,1 años en los hombres y 83,7 años
en las mujeres andaluzas. El porcentaje de personas de 65 o
más años ha ido aumentando en los últimos años y seguirá aumentando, acompañado de lo que se ha denominado
«envejecimiento del envejecimiento», o aumento porcentual
del grupo de más de 80 años, un fenómeno que, además, es
eminentemente femenino, ya que los grupos de más edad
estarán compuestos mayoritariamente por mujeres.
Este envejecimiento no es homogéneo. Los índices de envejecimiento más elevados se hallan en municipios de
las provincias de Jaén y Córdoba, en el norte y este de Andalucía, coincidiendo con las zonas de mayor índice de
ruralidad. La dependencia afecta más a las poblaciones pequeñas. Se constata que quienes más ayuda pueden
necesitar viven más lejos de los flujos de recursos sociales que existen para hacer frente a la dependencia. Esto
requerirá la habilitación de dispositivos de protección social móviles y contingentes que permitan asegurar unos
mínimos niveles de apoyo a la dependencia rural.
1 Avance del Padrón municipal a 1 de enero de 2011.INE: http://www.ine.es/prensa/np788.pdf
9
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
En Andalucía el
envejecimiento es
eminentemente
femenino, y sus
mayores índices
se dan en zonas
rurales
Además, las nuevas estructuras familiares, con núcleos cada vez más pequeños, redes
de parentesco más reducidas y la integración de la mujer en el mercado laboral implican también un importante cambio en la red de apoyo familiar.
Por otro lado, un factor importante a considerar en el envejecimiento de la población, es el grado de buena salud de los años de vida que se ganan. Andalucía es una
de las Comunidades Autónomas con mayor incremento de la Esperanza de Vida
Libre de Incapacidades (EVLI) y de Esperanza de vida en Buena Salud (EVBS) entre
2002 y 2007. Cuanto mayor sea el número de años ganados en buena salud, menor
será la necesidad de recursos sanitarios y sociales vinculados a los cuidados de larga
duración, y mucho mayor la calidad de vida de la población mayor en nuestra comunidad autónoma.
Evolución de la EVBS en relación a la EV en España y en las CCAA
España
Andalucía
Aragón
Asturias
Baleares
Canarias
Cantabria
Castilla-La Mancha
Castilla y León
Cataluña
Comunidad Valenciana
Extremadura
Galicia
Madrid
Murcia
Navarra
País Vasco
La Rioja
Ceuta y Melilla
EV en 2002
años
EV en 2007
años
EVBS en 2002
años
79,4
78,3
80,1
79,2
78,7
77,7
79,8
80,1
80,8
79,1
78,8
79
79,5
80,4
78,6
80,7
79,9
80,5
78
81,1
79,8
81,7
80,4
81,6
80,4
81,1
81,5
82,1
81,6
80,6
80,6
81
82,5
80,5
82,5
81,6
81,8
79,5
55,1
51,2
60,3
50,9
51,4
47,5
54,7
51,3
59,5
56
59,3
52,9
48,6
57,7
54
60,2
59,5
62,3
51,2
EVBS
EVBS en 2007 Distancia
2007-2002
años
años
55,3
54,8
59,1
53,8
57,8
54,5
59,6
55,2
61,3
55,2
52,5
52,6
47,8
58,6
50,7
57,6
59,8
62,8
52,8
0,2
3,6
-1,2
2,9
6,4
7
4,9
3,9
1,8
-0,8
-6,8
-0,3
-0,8
0,9
-3,3
-2,6
0,3
0,5
1,6
EV2007EV2002
% incremento
en EVBS/EV
1,7
1,5
1,6
1,2
2,9
2,7
7,1
1,4
1,3
2,5
1,8
1,6
1,5
2,1
1,9
1,8
1,7
1,3
1,5
11,76
240
-75
241,66
220,68
259,25
6,87
278,57
138,46
-32
-377,78
-18,75
-53,33
42,85
-73,68
-144,44
17,64
38,46
106,67
Elaboración a partir de los datos de “Indicadores de Saud” Ministerio de Sanidad y Política Social.
http://www.msps.es/estadEstudios/estadisticas/inforRecopilaciones/indicadoresSalud2009.htm
1.2. Envejecimiento y dependencia
Aproximadamente el 32% de las personas mayores de 65 años tiene alguna discapacidad. En general, se estima que un 5,6% de la ciudadanía andaluza necesita ayuda
para las actividades básicas de la vida diaria (ABVD). De cada 100 personas con dependencia, cerca de 70 son personas mayores de 65 años.
Por término medio, en
Andalucía, los hombres viven 7,9 años de
su vida en situación de
dependencia y las mujeres 12,1 años. Así pues,
las mujeres, que tienen
una esperanza de vida
mayor que los hombres
viven en promedio más
años pero una parte importante de estos años
los viven en situación
de discapacidad.
10
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Esta tendencia que incrementa el número de personas que requerirán cuidados de
larga duración, común en otros países y regiones de la UE, va a obligar a considerar
las políticas preventivas y de promoción de la salud que promuevan el mantenimiento de la salud y la autonomía de las personas. Y también, a reconfigurar las políticas
y recursos sanitarios y sociales que mejoren los niveles de eficiencia en la atención
a las personas mayores2 esto es, que permitan redefinir la provisión de los cuidados,
tanto desde los servicios de salud como de asistencia social, sea a través del apoyo
familiar, informal y de atención domiciliaria o residencial.
Ley de Dependencia
En este sentido, la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia constituye en España un inestimable avance en
la prestación de servicios sociales (teleasistencia, ayuda a domicilio, centros de día y
plazas residenciales) y económicos (para el sujeto familiar que cuida o para la contratación de una asistencia personalizada de las personas mayores y con discapacidad).
La evolución
demográfica
supondrá en
Andalucía un
aumento del
envejecimiento
de su población y
un mayor número
y duración de
situaciones de
discapacidad y
dependencia,
sobre todo entre
las mujeres
Aunque es necesaria su mejora en equidad y en implantación, esta Ley del Estado
pretende garantizar, por medio de las Comunidades Autónomas, el cuidado de las
personas que no puedan valerse por sí mismas.
Principales datos de atención a la dependencia, a 31 de agosto de 2013
• En Andalucía hay actualmente 237.462 prestaciones, más del 25% del total de España, siendo la 1ª
Comunidad Autónoma en numero de prestaciones.
• El número de personas beneficiarias es de 173.642, que representan el 23% de las personas que
están recibiendo una prestación en España.
• Más de 62.000 personas reciben en Andalucía dos o más prestaciones incluidas en la ley, como
es el caso de teleasistencia, ayuda a domicilio o unidad de estancia diurna.
Fuente: http://compromisos20082012.junta-andalucia.es/principal_medida.php?id_medida=68
La ley sienta las bases para que en el ámbito doméstico las mujeres dejen de ser proveedoras casi exclusivas del cuidado de las personas en situación de dependencia. No
obstante, si no se actúa en algunas de las situaciones que afectan simultáneamente a
las relaciones de género en el ámbito doméstico y en las políticas de empleo, es más
que probable que se mantenga la situación de feminización familiar en la atención
a la dependencia.
Un reciente informe de la OCDE3 pronostica un importante incremento en las necesidades del gasto público en cuidados de larga duración como consecuencia de
la evolución demográfica, y propone reformas en los modelos para su financiación:
ȩȩ Se recomienda poner mayor atención en las personas cuidadoras familiares
ya que suponen el soporte principal de estos cuidados. En este sentido, sugiere considerar: pagos directos, apoyo para equilibrar el tiempo dedicado a
los cuidados con el de otras actividades, servicios para ofrecer “respiros” a
personas cuidadoras, etc. así como formación y consejo.
2 Projecting the impact of demographic change on the demand for and delivery of health care in Ireland. Richard Layte
(ed.). Disponible online en www.esri.ie
3 Help Wanted? Providing and Paying for Long-Term Care, OCDE. 2011
11
Según señalan
algunos estudios,
la inmigración
ha tenido más
impacto político
que sanitario
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
El sistema
sanitario puede
ser un dispositivo
de integración
social que reduzca
desigualdades
sociales
en salud
ȩȩ Y recomienda desarrollar un sistema eficiente de cuidados formales de larga
duración, y profesionalizar los cuidados.
Por otra parte, en el ámbito laboral, las políticas de conciliación de la vida familiar y
laboral necesitan ser rediseñadas desde la perspectiva de la equidad de género.
1.3. Inmigración
Según las previsiones del INE, a 1 de enero de 2013, en Andalucía residían 724.181 personas extranjeras, lo que supone un porcentaje sobre su población total del 8,6%.
Ocupa, por tanto, la 12ª posición en el conjunto de comunidades españolas, muy
por debajo de Illes Balears (20,1%), Comunitat Valenciana (16´8%), Región de Murcia
(15,7%) y Comunidad de Madrid (14,7%).
Almería y Málaga acogen conjuntamente al 60,63% de la población extranjera residente en Andalucía, siendo la de Almería principalmente de origen africano y la de
Málaga, de la Unión Europea. Con respecto a la totalidad de la población de cada
provincia, un 20,8% de la población de Almería es extranjera y un 17,8% en el caso
de Málaga.
Actualmente
el riesgo de
exclusión se
distribuye de
forma desigual
en la población y
es un fenómeno
multidimensional
La proporción de población extranjera en edad laboral sobre el total de ella alcanza
sus máximos valores en Andalucía en las provincias de Sevilla y Huelva (84,26% y 84,14,
respectivamente). Málaga, en cambio, es la que presenta menor porcentaje de personas
extranjeras en edad laboral sobre el total del colectivo: un 69,78%, siendo, en cambio,
la que contabiliza la mayor tasa de personas extranjeras mayores de 64 años (18,39%),
sobre una media para el conjunto de Andalucía para este grupo de 10,68%.
La inmigración, en términos de salud pública no está suponiendo un gran impacto ni
en la sostenibilidad del sistema sanitario ni en la recomposición del “mapa epidemiológico” en España y Andalucía. De momento su impacto ha sido más político que sanitario, como se deduce del reciente estudio de Moreno4 y Bruquetas, que afirman que:
“Los inmigrantes tienen en la actualidad mejor salud que la población autóctona, con una probabilidad entre un 30 y un 50% menor de declarar un estado de salud
regular o malo, de sufrir una discapacidad o enfermedad crónica o experimentar limitaciones en su actividad diaria”
Este estudio apunta a que la causa fundamental de esta diferencia en el estado de
salud subjetivo reside en la mayor juventud de estos grupos respecto a la población
autóctona. “Una vez éste deje de ser el caso, es de esperar que su estado de salud tienda
a ser peor que el de la población autóctona por la mayor precariedad de sus condiciones
de vida en nuestro país”, añade.
Para prevenir ese escenario los autores proponen la eliminación de barreras para la
consecución de una equidad de acceso real al uso de los servicios de salud; políticas
de Salud Pública tendentes a mejorar sus condiciones de vida y de trabajo, -determinantes principales de su salud futura- así como la adecuada provisión de servicios de
Atención Primaria.
Por otra parte, se debería aprovechar el potencial que los sistemas sanitarios poseen
al convertirse en uno de los principales nexos de unión entre las poblaciones migrantes y las nuevas sociedades de acogida5. De ahí que el sistema sanitario puede
ser un dispositivo de integración social que contribuya a reducir las desigualdades
sociales en salud mediante la garantía de accesos y la prestación de una atención
sanitaria de calidad a las poblaciones inmigrantes.
4 Inmigración y Estado de bienestar en España. Francisco Javier Moreno Fuentes, María Bruquetas Callejo. Colección
Estudios Sociales Núm. 31. Obra Social ”la Caixa”
5 Vázquez-Villegas, J. Inmigración y salud: ¿un nuevo modelo de atención primaria para un nuevo modelo de sociedad?
Aten Primaria. 2006;37(5):249-50
12
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
2. Condicionantes sociales de la
salud (determinantes sociales)
2.1. Situación Económica y Social
En el primer trimestre de 2013, la economía andaluza registró un descenso del 0,4%
del PIB real, respecto al trimestre anterior, y del 2,6% respecto al mismo trimestre del
año anterior. Estos resultados se producen en un contexto en el que en España, en el
marco de políticas de austeridad para el cumplimiento del objetivo del déficit, se ha
profundizado en el proceso de recesión, con una caída del PIB del 2,0% interanual.
En este periodo del 2013, se modera ligeramente el perfil de caída del empleo, en un
contexto de cambio de tendencia del aumento de las personas activas, que vuelven a
estar por debajo de los cuatro millones de personas, lo que lleva la tasa de paro hasta
su máximo histórico, a pesar de un aumento record de la tasa de actividad. Según
la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía (CRTA), el empleo, en términos de
puestos de trabajo, disminuye un 5,2% interanual en el primer trimestre del año,
medio punto menos que en el trimestre anterior, siendo la caída generalizada en
todas las ramas de actividad.
Como resultado del aumento de la población activa y el retroceso de la ocupada, el
número de personas paradas se ha incrementado, alcanzando el máximo histórico del
36,9% en el primer trimestre de 2013 (EPA), y se sitúa en casi 10 puntos porcentuales
por encima de la tasa de paro para el total nacional (27,2%, también máximo histórico).
Según el INE se observa una ligera mejoría de estas cifras en el segundo trimestre de
2013, con una tasa de paro de 35,8%6.
2.2. Nivel de renta y condiciones
económicas de vida
En un contexto social cambiante, marcado por transformaciones profundas en el
mercado de trabajo, la estructura familiar y las dinámicas de relación entre sus integrantes así como por algunos efectos de las políticas sociales, el perfil de las personas
afectadas por situaciones de vulnerabilidad también se ha visto alterado.
Tradicionalmente estas situaciones se habían concentrado en las edades más avanzadas, provocadas por restricciones en la participación en el mercado de trabajo (por
enfermedad, discapacidad, desempleo o abandono) o debido a la viudedad de las
mujeres que se habían mantenido desvinculadas del ámbito laboral.
La exclusión social ha dejado de ser una condición fija o una característica personal
o de un colectivo para convertirse en un riesgo asociado a determinadas etapas del
ciclo de vida que exponen a las personas que las atraviesan a situaciones de mayor
precariedad. Según el Informe de la Inclusión Social en España 2008 elaborado por
Caixa Catalunya7, esta nueva lógica de la exclusión ha rejuvenecido notoriamente el
perfil de la vulnerabilidad social. La infancia y la transición a la vida adulta son, en
este sentido, nuevas etapas de riesgo. En la actualidad las dinámicas de exclusión
tienen que ver, muchas veces, con procesos de formación de la familia, la estructura
del hogar, condiciones de acceso y permanencia en el mercado de trabajo, además
de la capacidad para conciliar las demandas de la esfera personal, familiar y laboral.
6 http://www.juntadeandalucia.es/organismos/economiainnovacioncienciayempleo/servicios/publicaciones/detalle/77008.html7
7 Informe de la Inclusión Social en España 2008; Fundació Caixa Catalunya – Obra Social; Coordinación general: Carmen Gómez Granell
13
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Las etapas del ciclo vital donde se concentra la exclusión económica en España son
fundamentalmente tres: infancia, juventud y ancianidad. España es, a día de hoy, el
país de la UE15 con las tasas más altas de pobreza infantil, y donde la edad de emancipación de la juventud se retrasa más.
El riesgo de exclusión se distribuye, por tanto, de forma desigual en la población,
afecta de forma cambiante a las personas y suele producirse en diferentes ámbitos,
ya sea de forma aislada o, más habitualmente, en una combinación en la que se superponen diversas formas de vulnerabilidad (multidimensionalidad del fenómeno
de exclusión: económica, laboral, salud, educación).
2.3. Situación de empleo/desempleo
La crisis financiera global y la desaceleración de la actividad económica que ha propiciado afectan a la principal fuente de renta de las familias que es la derivada de su
participación en el mercado de trabajo. Según datos de la EPA (Encuesta de Población
Activa), desde finales de 2007 y hasta el segundo trimestre de 2013, la población parada
en Andalucía se ha más que duplicado8.
Evolución del nº de personas en paro España/Andalucía
2007 - 2013
7.000,00
6.000,00
5.000,00
Miles de personas
4.000,00
España
Andalucía
Serie3
3.000,00
2.000,00
1.000,00
0,00
20
07
T
20 I
07
T
20 I I
07
T
20 I II
07
TI
20 V
08
T
20 I
08
20 TI I
08
20 TI II
08
TI
20 V
09
20 TI
09
T
20 I I
09
20 TI II
09
TI
20 V
10
20 TI
10
T
20 I I
10
20 TI II
10
TI
20 V
11
20 TI
11
T
20 I I
11
20 TI II
11
TI
20 V
12
T
20 I
12
20 TI I
12
T
20 I II
12
TI
20 V
13
T
20 I
13
TI
I
El descenso
del empleo y el
resentimiento
de las rentas
de los hogares
pueden estar
repercutiendo en
los hábitos de vida
y en la salud de la
población
Trimestres 2007 a 2013
Fuente EPA; Elaboración propia.
Este aumento del paro ha afectado especialmente a los hombres, entre 25 y 39 años,
y según la nacionalidad, en términos relativos, el crecimiento del paro ha sido más
intenso en las personas extranjeras (186,4%), si bien, en términos absolutos, el mayor
incremento ha sido de la población española (84,9% del aumento total) y las personas
cuyo nivel de formación máximo alcanzado ha sido la educación obligatoria.
Finalmente, el impacto de la crisis ha sido claramente amortiguado por el sistema
de protección al desempleo y por el resto de las redes de protección social pública
que han conseguido que a pesar de que el número de hogares que teniendo personas
activas o inactivas en el hogar declaran no recibir ningún ingreso regular se haya
incrementado, su porcentaje haya sido claramente reducido hasta 2010. Es preciso
prestar atención a la evolución de este tipo de protección en Andalucía ya que en el
periodo 2010-2012 el número de hogares con todas las personas activas en paro ha
crecido en 38.700.9
8 Encuesta de Población Activa (EPA); Segundo trimestre de 2013. INE; http://www.ine.es/daco/daco42/daco4211/epa0213.
Pdf
9 Encuesta de Población Activa (EPA); Tercer trimestre de 2011. INE; http://www.ine.es/daco/daco42/daco4211/epa0311.
pdf
14
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Evolución del % de hogares sin ingresos
30,00
25,00
porcentaje
20,00
Hogares con sus miembros inactivos y sin
ingresos
15,00
Hogares con sus miembros en paro y sin
ingresos
10,00
5,00
0,00
2007
2008
2009
2010
2011
2012
años
EVolución del nª de hogares con sus m iem bros inactivos o en paro, sin ingresos
120,0
100,0
80,0
numero de hogares con sus miembros
inactivos y sin ingresos (en miles)
60,0
Nª de hogares con sus miembros en
paro y sin ingresos (en miles)
40,0
20,0
2007
2008
2009
2010
2011
2012
FUENTE: IEA. Explotación de la Encuesta de Población Activa del INE; Elaboración propia.
La “Encuesta de Condiciones de Vida” ((ECV) del 2012 muestra, con datos del 2011, que el
porcentaje de personas que se encuentra por debajo del umbral de la pobreza moderada
en España es del 21,1%. Si se considera el valor del alquiler imputado, la tasa de riesgo de
pobreza se reduce hasta el 18,4% en el año 2012. Andalucía presenta una de las mayores tasas de pobreza relativa (31,7%; 21,6% si se considera el valor de umbral de Andalucía).Siendo mayor este porcentaje en las mujeres (32,4%/22,1%) que en los hombres (30,9%/20,1%).
2.4. Condiciones de vivienda y el entorno
urbanístico
Las ciudades andaluzas comparten un conjunto de características propias de la ciudad mediterránea: un tipo de ciudad compacta, compleja, eficiente y multifuncional.
Este modelo de ciudad genera espacios de sociabilidad, crea un territorio con cercanía a los servicios, propicia el encuentro de actividades y permite el desarrollo de la
vida en comunidad. Los desarrollos urbanos residenciales de estos últimos 15 años
han roto con la tradición de la ciudad compacta, abrazando un modelo de ciudad
dispersa o difusa, consumista de territorio, basada en la movilidad del transporte privado, con un mayor consumo energético, aumento de la contaminación atmosférica,
ruido etc. que tienen un impacto negativo sobre la salud de su vecindad, lo que nos
obliga a un replanteamiento de este modelo de crecimiento.
Tabla 1. Evolución del porcentaje de hogares que refieren problemas
ambientales en la vivienda en Andalucía. Periodo:2007-2011
Luz insuficiente
Ruidos producidos por la vecindad o de la calle
Contaminación y otros problemas ambientales
Delincuencia o vandalismo
Ningún problema
2007
2011
9,9%
29,3%
15,5%
18,6%
54,3%
6,1%
18,9%
9,1%
12,3%
70,4%
Fuente: Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. . Explotación de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE.
15
Se hace
necesario
profundizar
en los efectos
de la crisis
económica sobre
la salud y la
calidad de vida
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Es importante
mejorar nuestras
ciudades, su
habitabilidad,
hecho que
repercutiría en
la salud de la
ciudadanía
Al igual que ocurre en el territorio español, la mayoría de los hogares andaluces tienen vivienda en propiedad (83,2%). Un alto porcentaje (9,5%) goza de cesión gratuita
de la misma. El nivel de satisfacción con la vivienda en los hogares andaluces es similar en Andalucía que en el estado Español (un 63,5%). Con respecto a las condiciones
de hábitat, el 21,3% de los hogares andaluces no disponen de temperatura adecuada
durante los meses fríos (mientras en España es el 12,8%) y el 25% no dispone de temperatura adecuada en verano.
La revitalización urbana es imprescindible para mejorar nuestras ciudades, sus condiciones de habitabilidad y por tanto la salud de la ciudadanía. Todo ello, si queremos que nuestras ciudades puedan satisfacer su función de motor de progreso social
y crecimiento económico, tal y como se describe en la Estrategia de Lisboa10.
Además, los nuevos retos planteados a nivel global, como son el cambio climático,
la reducción de consumos energéticos, el respeto ambiental, la reducción de la contaminación atmosférica, el reciclaje de residuos, entre otros, nos obligan a diseñar
y construir viviendas y ciudades más sostenibles desde un punto de vista medioambiental, social, económico y también a plantear nuevos modelos de gestión urbana
adecuados a dichos retos.
Existe relación
entre el nivel
educativo y/o
clase social
y la mejor salud y
calidad de vida
2.5. Educación
En el curso 2008-2009 la tasa de escolarización de menores de 3 a 5 años fue del 98%,
y la tasa neta de personas escolarizadas de 16 a 17 años en bachiller del 43%. El nivel de
instrucción en Andalucía estaba por debajo del nivel de la población española. Las tasas de escolarización en las etapas no obligatorias han experimentado un crecimiento
considerablemente en los últimos años, así el porcentaje de menores escolarizados en
2 y 3 años es 55,9% y 97% respectivamente en el curso 2011-12, valores superiores a los registrados en España a estas edades. Por otro lado, el 96% de los chicos y chicas estaban
escolarizados a los 16 años. En el curso 2012-13 se encuentran matriculados 1.575.870
alumnos y alumnas en enseñanzas generales. Un 75,1% de las matrículas se realizan
en centros públicos y un 24,9% en centros privados. Un 5,1% es alumnado extranjero.
Las etapas de educación infantil (24,1%), primaria (35,6%) y secundaria (23,4%) engloban el grueso del alumnado. Un 6,9% se encuentra matriculado en algún ciclo de
formación profesional y un 7,7% en bachillerato.
TASAS NETAS DE ESCOLARIDAD
1991-92
2011-12
Andalucía
68,6%
95,7%
España
75,2%
92,4%
Andalucía
58,6%
85,4%
España
66,6%
86,2%
Andalucía
30,7%
42,4%
España
35,9%
41,9%
1999-2000
2011-12
Andalucía
43,9%
47,1%
España
45,1%
50,3%
A los 16 años
A los 17 años
A los 18 años
PORCENTAJE FINALIZACI ÓN DEL BACHILLERATO
Fuente: Consejería de Educación
10 Estrategia de Lisboa. Conclusiones de la presidencia. Consejo Europeo de Lisboa, 23 y 24 de marzo de 2000 , accesible
desde la página del Consejo Europeo: http://www.consilium.europa.eu/ueDocs/cms_Data/docs/pressData/es/ec/00100-r1.
es0.htm
16
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Que las personas jóvenes continúen con sus estudios y evitar así el abandono escolar es el principal reto de la educación en España y en Andalucía. Según los últimos
datos en España el 31,2% de jóvenes de entre 18 y 24 años no ha completado el nivel
de Educación Secundaria Post-Obligatoria y no sigue estudiando. Por comunidades
autónomas, Illes Balears (40,8%), Andalucía (37,5%), Murcia (37,3%), Ceuta y Melilla
(36%), son las que tienen peores tasas, mientras que País Vasco (16%), Navarra (19,8%),
Asturias (21,1%) y Cantabria (23,9%), las que disponen de mejores datos.
Para combatir esta situación se puso en marcha el Plan de Acción Español 2010-2011
en materia educativa, mediante distintos programas entre los que destacan el impulso de los Planes PROA o el establecimiento de contratos programa con aquellos
centros que desarrollen iniciativas para combatir el abandono escolar. Además, en
Andalucía se puso en marcha la iniciativa de Becas de Segunda Oportunidad para
jóvenes en situación de desempleo. El objetivo de esta ayuda al estudio es dar una
segunda oportunidad recuperando para el sistema educativo a personas jóvenes que
no completaron sus estudios y ahora se encuentran fuera del mercado laboral, para que puedan completar sus estudios de ESO, Bachillerato o Ciclos Formativos de
Grado Medio, facilitando la obtención de una titulación. En 2012 y 2013 la política de
becas esta siendo reformada en sentido regresivo por el gobierno del Estado.
Efectos en la salud de las políticas de educación
en Andalucía
Desde el campo de la salud pública está bien acreditada la relación entre el nivel
educativo y/o clase social y la mejor salud y calidad de vida11. Además, la población
con mayor nivel de instrucción conoce más y mejor las formas de evitar riesgos o el
acceso a los recursos sociosanitarios, por lo que es deducible que el nivel de salud
puede ser el principal beneficiario de la generalización de un mayor nivel educativo.
Si esta relación es acertada, la variación en los efectos de las políticas educativas va a
tener reflejo en buena parte de los indicadores de salud y de calidad de vida.
Los factores interdependientes que actúan desigualmente sobre el rendimiento y
la trayectoria escolar serían, a grandes rasgos: los que configuran el ámbito escolar,
las del entorno tanto familiar, como el económico y social; el nivel de formación de
padres y madres; y la interacción con las expectativas de agentes principales: estudiantes, profesorado y padres y madres. Asimismo, influyen en los indicadores las políticas educativas que abordan la gestión de las repeticiones de curso y los métodos
pedagógicos. De manera resumida se puede concluir que:
ȩȩ Es más importante la composición sociocultural de las poblaciones atendidas en las escuelas que los recursos dedicados o el gasto en enseñanza.
ȩȩ La situación de desigualdad en el rendimiento académico de la población
escolar está relacionado con el nivel educativo familiar.
ȩȩ el tiempo dedicado en los hogares monoparentales y en los de menores ingresos a los deberes es mucho menor que en otros hogares más favorecidos.
Por lo que la realización de los deberes en el propio colegio, con el profesorado, tutores o similares, reduciría la situación de desigualdad familiar que
condiciona el rendimiento.
2.6. Medio ambiente y salud
Se ha estimado que en los países industrializados un 20 % de la incidencia total de
11 Benach, J; Amable, M. Las clases sociales y la pobreza. Gac. Sanit 2004; 18 (Supl 1):16-23.
17
Los principales
contaminantes
atmosféricos
en Andalucía se
deben al tráfico
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
La mortalidad
diaria en las
ciudades
andaluzas está
relacionada con
temperaturas
mínimas y
máximas
alcanzadas
enfermedades pueden atribuirse a factores medioambientales12. En Europa una proporción significativa de muertes y años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) en
el grupo en edad infantil son atribuibles a la contaminación del aire interior y exterior.
Calidad del Aire
La calidad del aire está fundamentalmente determinada por el tráfico de vehículos, y en algunas zonas, por la actividad industrial. Los principales contaminantes atmosféricos en Andalucía son las partículas en suspensión y el ozono troposférico, que con carácter general y en el medio urbano se deben al tráfico. A lo
largo de 2009, el porcentaje de días con situación de calidad del aire admisible
alcanzó el 88% de los valores de calificación (85% en 2008 y 78% en 2007), obtenidos en la mayor parte del territorio andaluz. No obstante, esta tónica general presenta excepciones en Bailén, Córdoba, Málaga y en la Costa del Sol, en las
ciudades de Granada y Sevilla y sus respectivas áreas metropolitanas. El ozono es
el contaminante implicado en la mayoría de episodios de superaciones de valores
límite y umbrales de calidad del aire ambiente.
Los estudios realizados en zonas de alta industrialización de Andalucía ponen de manifiesto que aunque los niveles de exposición a sustancias como el arsénico, metales o benceno son significativamente más elevados que en zonas no industrializadas, están por
debajo de los niveles recomendables en la normativa o por instituciones internacionales.
Calidad del Agua
En 2012, los problemas de abastecimiento de agua de consumo afectaron al 1,64% de
la población, reduciéndose la cifra desde el 2,04% de 2007. En cuanto a la calidad del
agua de las costas Andaluzas un 96% de aguas de baño marítimas presentaron en el
año 2012 la calificación de “excelente” (programa de vigilancia de aguas de baño de la
Consejería de Salud y bienestar Social).
Ruido
En los datos del Ecobarómetro de Andalucía correspondientes al año 2012 el ruido se
percibe como el segundo problema local que más preocupa a la población andaluza,
por detrás de la suciedad de las calles. Aparte de emisiones focalizadas y temporales,
la principal fuente de emisión acústica urbana en las ciudades andaluzas mayores de
50.000 habitantes es el tráfico terrestre.
Temperaturas extremas
Es conocida la relación que la temperatura tiene con la morbilidad y mortalidad.
Según las previsiones de cambio para el período 1950-2100 realizadas por el IPPC
(Intergovernemental Pannel on Climate Change) se producirán cambios climáticos,
entre los que destaca:
ȩȩ la existencia de temperaturas máximas y mínimas más elevadas,
ȩȩ más días de intenso calor y menos días helados en la mayoría de las regiones
continentales y
ȩȩ más precipitaciones intensas en la mayoría de las regiones.
Los informes anuales de evaluación del Plan Andaluz frente a los efectos de la tempe12 Kirk R. Smith, Carlos F. Corvalán and Tord Kjellström. How Much Global Ill Health Is Attributable to Environmental
Factors? Epidemiology; 1999;10:573-584.
18
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
raturas elevadas sobre la salud, han puesto de manifiesto que el número total de urgencias atendidas asociadas a los periodos de ola de calor, y su diferencia con respecto
al mismo periodo en la semana anterior, aumentaron hasta un 36.6% en los días posteriores a periodos con temperaturas excesivas. Como se ha mencionado previamente, el
25% de los hogares andaluces no dispone de temperatura adecuada en verano. La mortalidad diaria en las ciudades andaluzas, especialmente en personas ancianas frágiles,
está relacionada con las temperaturas máximas o mínimas alcanzadas.
Alimentación e inocuidad (seguridad) de los alimentos
El riesgo alimentario que la población andaluza considera más habitual es el de los
residuos de pesticidas en frutas y verduras, a gran distancia del segundo riesgo que
es la falta de higiene en los alimentos. Entre los alimentos que generan en Andalucía
más confianza destacan enormemente los “frescos sin envasar” (62%) si bien es en
éstos donde se producen los episodios de detección de residuos de fármacos o drogas
en carnes o de plaguicidas en vegetales.
Un 20% de la población andaluza dice haber pasado algún episodio de Toxiinfección alimentaria (TIA), mientras que según la información notificada al SVEA, en
2012 se notificaron 170 brotes de TIA con un total 1371 personas afectadas, suponiendo un 45,8% del total de alertas epidemiológicas anuales en Andalucía). No obstante
este hecho expresa la importancia que otorga la ciudadanía a los alimentos como
responsables de enfermedad. En Andalucía los agentes causales de las TIA son los
mismos que en el resto de Europa, manteniéndose la tendencia al alza de brotes
producidos por Campylobacter, en tanto que Salmonella mantiene su tendencia a
la baja.
El control de las zoonosis sólo es posible desde un compromiso de todos los sectores que intervienen en la cadena alimentaria y requiere un enfoque holístico del
problema. De este modo se está abordando, desde el pasado 2008, el problema de la
erradicación de salmonella en gallinas ponedoras, donde las medidas esenciales de
control llevadas a cabo por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, son
complementadas por las medidas de seguimiento y retirada de huevos procedentes
de manadas positivas a salmonella (enteritidis y typhimurium) de los mercados, realizada por los servicios de control oficial de la Consejería de Igualdad, salud y Políticas Sociales en un programa perfectamente coordinado.
Como resultado de dicho programa se han evitado que entren en el mercado o bien
se han retirado del mismo, los huevos procedentes de las granjas diagnosticadas como positivas a salmonella (cuyos animales fueron sacrificados) en las siguientes ocasiones: 13 en 2011; 10 en 2012 y 3 hasta agosto de 2013.
Los brotes de brucelosis, sometidos desde hace años a intervenciones coordinadas
de similar naturaleza, en la actualidad puede afirmarse que ha dejado de ser una
zoonosis de importancia como problema de salud pública en Andalucía, pues desde
2009 hasta 2012 el número de brotes registrados por año ha sido 1 en 2009, 2 en 2010,
3 en 2011, ninguno en 2012, y en 2013 se produjeron 2 brotes con 35 afectados en
total). (Fuente: redalerta)
En los últimos años se ha reducido el número de alertas alimentarias tramitadas en
España:
AÑO
Nº ALERTAS
2007
2008
2009
2010
2011
2012
293
209
186
188
167
161
En cuanto al origen, el mayor porcentaje de ellas (las cifras oscilan alrededor del 50%
en estos años), corresponde a peligros de carácter químico, aunque hay que decir
que los contaminantes químicos presentes en los alimentos son, a menudo, conse-
19
Los alimentos
son fuente de
enfermedad para
la ciudadanía
debido a:
pesticidas,
toxiinfecciones,
brucelosis,
contaminantes
químicos,
plaguicidas,
alergias
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
El tabaquismo
se asocia con
mortalidad
por cáncer y
con enfermedades
respiratorias y
cardiovasculares.
En los últimos
años las acciones
puestas en
marcha han
reducido los datos
cuencia de la contaminación ambiental. Por ejemplo, durante 2012, de las 161 alertas
alimentarias tramitadas 80 tuvieron como origen peligros de carácter químico (de
las cuales el 6% corresponden a plaguicidas) y 43 peligros de carácter biológico. (AESAN Memoria 2012)”.
En los últimos años la prevalencia de las alergias alimentarias ha despertado un gran
interés. Actualmente, se estima que el 2-4 % de las personas adultas y el 6 % de manores sufren algún tipo de alergia alimentaria. Aunque en teoría todos los alimentos
pueden provocar una alergia alimentaria, en Europa hay 14 alérgenos alimentarios
que representan la mayor parte del riesgo de alergias, por lo que su inclusión en el
etiquetado nutricional ya está legislada. A pesar de que hoy sabemos más que nunca
sobre las cuestiones relacionadas con los procesos alérgicos y sobre los alimentos
que las producen, las alergias alimentarias siguen siendo un tema complejo y de
difícil control, sobre el que hay que continuar avanzando.
Desde 2009, se realizan programas específicos de control de estos alergenos en alimentos comercializados en Andalucía, de tal manera que para el Gluten se han tomado las siguientes muestras:
EVALUACIÓN GLUTEN 2010-2012
2010
TOTAL
2011
2012
Nº Muestras
Positivos
Nº Muestras
Positivos
Nº Muestras
Positivos
110
1
78
0
82
3
Se entiende como muestras positivas aquella en la que se detectan contenidos en
gluten no declarado, o con niveles superiores al declarado en el etiquetado
Por otro lado también desde las misma fecha se dispone de programas especificaos
de control y vigilancia de Alergenos, cuyos principales datos son los siguientes
EVALUACIÓN ALERGENOS 2010-2012
2010
TOTAL
2011
2012
Nº Muestras
Positivos
Nº Muestras
Positivos
Nº Muestras
Positivos
175
25
176
3
135
14
Se entienden como positivos aquellas detecciones de alergenos que están presentes
en la muestra y no están declarados en el etiquetado.
Globalización del mercado y nuevas formas de
comercialización
La aparición de nuevos canales de comercialización de productos alimenticios - el 8%
de la población española compra alimentos por Internet y el 25% de distribuidores
los oferta por esta vía - hace necesaria una adaptación de los servicios oficiales, con el
fin de garantizar el control de los productos comercializados en los mismos. La creación de unidades virtuales de control, que tengan como misión explorar aquellas
actividades relacionadas con la seguridad alimentaria, con el objetivo de poner de
manifiesto los potenciales riesgos para la salud de la población que de los productos
ofertados pudieran derivarse, es hoy una necesidad que debe contemplarse.
2.7. Desigualdades en la utilización de
servicios de salud
En Andalucía coexisten patrones de uso de los servicios sanitarios compatibles con
20
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
las desigualdades sociales y otros con la corrección de estas desigualdades por la
universalidad del sistema.
Por ejemplo, no se han encontrado patrones de desigualdad en el uso de servicios
de hospitalización, urgencias, consumo de medicamentos; pero se observa un mayor acceso a servicios preventivos, como salud bucodental, revisiones ginecológicas
o pruebas de cribado del cáncer entre las personas con nivel educativo más alto y
menor dificultad económica. Igualmente, los servicios, como la consulta médica de
Atención Primaria, son más usados por las personas de menor nivel educativo.
Estos hallazgos pueden estar reflejando el potencial de un sistema sanitario público
para corregir desigualdades en el acceso a los servicios.
3. Factores de riesgo, hábitos y
estilos de vida
Tabaquismo en Andalucía
La prevención del tabaquismo es la actuación de salud pública más importante que
se puede realizar para la prevención del cáncer, de enfermedades respiratorias y cardiovasculares. El hábito del tabaquismo se asocia con la incidencia y la mortalidad
por cáncer y con las enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Al tabaquismo
se le atribuye un tercio de todas las muertes por cáncer, en torno a un 31% de los
casos de Enfermedades Cardiovasculares en hombres y un 7% para mujeres. Está
constatado que dejar de fumar evita en gran medida el exceso de riesgo debido al
tabaco, incluso en la edad adulta.
En Andalucía las encuestas nacionales y andaluzas de salud ponen de manifiesto el
descenso del hábito del tabaquismo, especialmente en hombres, durante los últimos
20 años, que se ha acompañado además de un descenso en la incidencia y mortalidad
por cáncer de pulmón.
En el año 2011 el 30,9% de la población andaluza manifestó consumir tabaco a diario, porcentaje superior en hombres (36,8%) que en mujeres (25,2%). El porcentaje de
población que consume tabaco a diario es similar que en el año 2007, aunque continúa la tendencia a igualarse el consumo de tabaco entre ambos sexos a expensas del
abandono entre los hombres y el continuado ascenso del consumo en las mujeres.
Entre los hombres ha pasado del 39,4% 2007 a 36,8% en 2011, mientras que en las mujeres pasó de 23,1% a 25,2%.
Los valores mas elevados en la prevalencia de tabaquismo se concentran entre los
21
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
El consumo
excesivo de
alcohol y el
número de
personas que
beben con
regularidad más
de una vez al mes
ha aumentado
desde 2007
16 y 64 años en los hombres y entre los 16 y 54 años en mujeres. El pico máximo se
alcanza entre los 25 y 44 años y 45 a 54 años (40,7% y 39,3% respectivamente). A partir
de los 65 años disminuye la prevalencia de tabaquismo, siendo entre los 65 a 74 años
del 9,4% y 4,4%a partir de los 75 años.
En el año 2011 la edad media de inicio del consumo de tabaco se sitúa en 16,4 años
en los hombres y 17,6 años en las mujeres. La evolución de la edad media de inicio
en el consumo desde 1999 hasta 2011 se mantiene estable en torno a los 17 años para
el conjunto de la población, y para hombres y mujeres. Sin embargo, entre los que
tienen menos de 24 años, se observa un descenso progresivo en la edad de inicio del
consumo; en 1999 era de 16,4 años y en 2011 fue de 15,5 años. El inicio del tabaquismo
en las edades mas jóvenes es menos frecuente con un mayor nivel de renta, de estudios y entre clases sociales mas favorecidas.
En el año 2011 el 47,7% de la población andaluza manifestó haber intentado dejar de
fumar en alguna ocasión, el porcentaje es superior en mujeres (51,0%) que en hombres (45,1%) y en personas con edades comprendidas entre 45 y 64 años. Las personas
de clase social más desfavorecida intentaron en menor proporción dejar de fumar
en alguna ocasión (47,5%) que respecto a las clases sociales superiores (51,6% clase
social I y II y 52,6% clase social III).
Los datos de la Encuesta Andaluza de Salud en 2003, mostraban que el 29,6% de
quienes acudieron al personal médico de atención primaria recibieron consejo para
dejar de fumar. Este porcentaje fue del 33,9% en 2007 y es del 53,62% según los datos
provisionales de la primera oleada de la Encuesta Andaluza de Salud de 2011*13.
Consumo de alcohol en Andalucía
En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas, el porcentaje de personas en Andalucía que se declara abstemia ha pasado de un 39.12% en 2007 a 55,5% en 2011. Esta
tendencia se replica en ambos sexos y en todos los grupos de edad.
El consumo de
fruta y verduras
Además se incrementa el número de personas que beben con una regularidad de
aumenta con
más de una vez al mes (en la muestra global pasamos de un 41.8% a un 44.4%). Según
grupos de edad, el que presenta un mayor aumento entre 2007 y 2011, entorno a un
la edad, y el
13%, es el grupo comprendido entre 45 y 64 años.
de verduras y
hortalizas
Por su parte, el consumo excesivo de alcohol ha aumentado desde 2007 en las provinaumenta a mayor cias de Almería, Cádiz, Huelva y Málaga y especialmente entre los hombres.
nivel de renta y de
estudios
Consumo de fruta y verdura en la población
andaluza
El 85,4% y el 75,1% de la población residente en Andalucía manifestó consumir al
menos tres veces a la semana fruta fresca y verduras, respectivamente. Para ambos
productos se observa un mayor porcentaje de consumo en el caso de las mujeres
que en el de los hombres, habiendo experimentado un aumento en su consumo en
2011 respecto a 2007 (78,9% y 67%respectivamente).
El consumo aumenta progresivamente con la edad, desde un 75% para las frutas y
57% para el consumo de verduras y hortalizas en el grupo de 16 a 24 años, hasta un
95,2% y un 85,3% respectivamente en el grupo de 75 o más años.
El consumo de verduras y hortalizas aumenta a medida que lo hace tanto el nivel de
renta como el nivel de estudios.
13 Sánchez-Cruz, A Daponte, A Cabrera et al. Encuesta Andaluza de Salud. Junta de Andalucía: Secretaría General de
Salud Pública, Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales (años 2007 y 2011 (1ª oleada))
22
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Actividad física en la población andaluza
En 2011 las personas que no realizan ejercicio físico durante el tiempo libre asciende
al 26,8%, siendo menor en hombres (22,3%) que en mujeres (31,1%). Es llamativo el
descenso del sedentarismo en tiempo libre que se viene produciendo desde 2003. En
2003 era un 52,9% y en 2007 un 43,1%. Este descenso del sedentarismo se ha producido en todos los grupos de edad.
A mayor nivel
de renta y de
estudios, menor
sedentarismo
y mayor actividad
física regular
Porcentajes actividad física regular ó varias veces en semana
en tiempo libre. EAS 2003-2007
40,00%
35,00%
30,00%
25,00%
Hombre 2003
Hombre 2007
20,00%
Mujer 2003
Mujer 2007
15,00%
10,00%
5,00%
0,00%
16-24
25-44
45-54
55-64
65-74
Más de 75
Las diferencias de género desaparecen a partir del grupo de edad de 45 a 54 años.
Se observa un patrón de menor sedentarismo y mayor frecuencia de actividad física
regular a medida que aumenta el nivel de estudios y de ingresos.
Sobrepeso, Obesidad
Desde 1999 se observa, tanto en hombres como en mujeres, un aumento en el porcentaje de personas con exceso de peso (48,9% en 1999, 51,1% en 2003, 53,5% en 2007
y 59,7% en 2011). La obesidad también aumentó desde 2007 a 2011 del 12,% al 16,2%
en los hombres y de un 14,9 % al 21,3% entre las mujeres . Este incremento se refleja
en todos los grupos de edad. La frecuencia de sobrepeso y obesidad en la población
andaluza aumenta con la edad tanto para hombres como para mujeres los grupos
de edad con mayor prevalencia (superior al 60%) están entre los 45 y 75 o más años.
Mientras que el sobrepeso es más frecuente en los hombres (48,8%) que en las mujeres (32,9%), la prevalencia de obesidad es algo superior en las mujeres (21,3%) frente
a los hombres (16,2%).
El patrón de sobrepeso en Andalucía está fuertemente explicado por las condiciones
de vida de los distintos grupos sociales. Las desigualdades en la prevalencia de obesidad varían en función de diferentes indicadores de posición social. Su frecuencia
aumenta a medida que disminuye el nivel de ingresos, siendo en 2011 del 44,8% entre
la población con mayor nivel de estudios y de un 68,4% entre menor nivel de estudios;
de un 51,9% en el grupo de población de renta más elevada; del 66,9% en el de menor
renta y de un 50,4% entre las personas que pertenecen a clase sociales mas favorecidas
frente a un 62,7% entre quienes pertenecen a clases menos favorecidas o sin empleo.
En el futuro habrá que extender las iniciativas existentes destinadas a la promoción
de la vida activa y de una dieta saludable y será preciso orientarlas con la perspectiva
de reducción de las desigualdades que se observan.
23
En los últimos
años ha
aumentado
el número de
personas con
exceso de peso y
con obesidad.
A menor nivel
de ingresos y de
estudios, mayor es
su frecuencia
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
4. Situación de salud
Salud Percibida
En el año 2012, un 79% de la población andaluza percibía su salud como buena o muy
buena y solo el 3,4% declaró tener una mala o muy mala percepción de su salud, sien­
do en las mujeres donde se percibió la mala salud en mayor porcentaje (4,6% frente
al 2,2% de los hombres). Se observa una relación directa entre la percepción de mala
salud y la edad de la persona encuestada; los porcentajes aumentan progresivamente
desde un 0,4% en personas de 16 a 24 años hasta un 15,4% en mayores de 75 años.
Tanto en hombres como en mujeres se ha producido un descenso en los porcentajes
de personas residentes en Andalucia que tuvieron una percepción de mala salud,
siendo un poco más acusado entre los hombres que entre las mujeres.
Las personas con nivel de estudios primarios, o menor nivel de ingresos económicos,
fueron los que tuvieron en mayor porcentaje una peor percepción de su salud.
Carga de Enfermedad
La carga de enfermedad mide las pérdidas de salud en una población, a partir de
las consecuencias mortales y de las no mortales de las diferentes enfermedades o
lesiones. Se expresa en “Años de Vida Ajustados por Discapacidad” (AVAD), Los AVAD
de una enfermedad o lesión son el resultado de sumar los años de vida perdidos por
muerte prematura (AVP) y los años de vida vividos con mala salud o discapacidad
(AVD). Los AVAD miden, por tanto, la diferencia entre el nivel de salud real de una
población y un ideal hipotético.
Los tres problemas de salud con más peso en la carga de enfermedad en Andalucía en
2007 fueron las enfermedades del sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo, del
sistema circulatorio y los tumores, representando el 27%, 22% y 17% respectivamente.
Los patrones de la carga de enfermedad son diferentes según sexo. Las mujeres aportan un mayor porcentaje que los hombres en la carga de enfermedad del sistema
osteomuscular y tejido conjuntivo, trastornos mentales y del comportamiento y sistema nervioso (morbilidad AVD). Mientras que los hombres aportan un mayor porcentaje que las mujeres por los accidentes, sistema respiratorio y tumores (mortalidad AVP).
Contribución de los grandes grupos diagnósticos a la Carga de Enfermedad (AVAD)
total. Andalucía 2007:
24
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
En los últimos 25
años se observa
una tendencia
decreciente de la
mortalidad
en la mayoría de
los municipios
andaluces
Fuente: La salud en Andalucía. Informe para el IV Plan Andaluz de Salud
Mortalidad por municipios en Andalucía
En los últimos 25 años se observa una tendencia decreciente de la mortalidad durante todo el periodo en la mayoría de los municipios; para todos los grupos de edad y
sexo, excepto para las tasas de mortalidad masculina en los grupos de 15 a 44 años y
de 45 a 64 años, donde la tendencia fue decreciente únicamente durante los últimos
años del periodo.
El 10% de municipios, localizados principalmente en el noreste andaluz, en las provincias de Jaén y Almería, presentó una tendencia creciente durante todo el periodo
para la mortalidad masculina de 15 a 44 años. La mayoría de los municipios cuya
tendencia de mortalidad pasó de ser decreciente a creciente realizaron el cambio de
tendencia a partir de 1991.
Desde mediados de la década de los 90, el número de municipios andaluces que presentaba un exceso de mortalidad con respecto a España comenzó a descender en la
mayoría de grupos de edad y sexo. La excepción se encuentra en la mortalidad masculina y femenina de los grupos 1-14 y 15-44 años, en los que el número de municipios
con exceso de mortalidad muestra una tendencia creciente desde finales de los 90.
Aunque existen variaciones entre grupos de edad y sexo, la evolución de mortalidad
en los municipios andaluces, en términos generales, sugiere una tendencia convergente con las tasas españolas a través del tiempo.
Entre 1981 y 2005, la mayor parte de los municipios andaluces presentó sistemáticamente tasas específicas de mortalidad masculina y femenina inferiores o similares a
las de España para los grupos de edad 1 a 14 y 15 a 44 años. La excepción la presentan
algunos municipios de Jaén y Almería cuyas tasas de mortalidad masculina en el grupo de 15 a 44 años comenzaron a ser superiores a la española a partir de 2001.
Desde 1981, los municipios situados en la mitad occidental de Andalucía presentaron
tasas específicas de mortalidad masculina y femenina superiores a las de España para
los grupos de edad 45 a 64 y 65 a 74. Este patrón no es tan evidente para las tasas de
mortalidad de los grupos de 75 a 84 años y 85 o más años, donde la dispersión geográfica de los municipios que presentaron un exceso de mortalidad significativo es
mayor durante todo el periodo.
25
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
El Programa de
Vacunaciones
ha conseguido
disminuir la
incidencia de 12
enfermedades, no
obstante en los
últimos años han
emergido algunas
de ellas como el
sarampión
Principales causas de morbimortalidad de la
población andaluza
Vacunaciones
El Programa de Vacunaciones en Andalucía incluye en la actualidad la vacunación
sistemática frente a un total de 12 enfermedades: hepatitis B, enfermedad invasiva
por Meningococo C, enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae tipo b, difteria, tétanos, tos ferina, poliomielitis, sarampión, rubéola, parotiditis, varicela y
papilomavirus. La vacuna de la varicela se administra sólo en aquellos casos que no
han padecido la enfermedad antes de los 12 años y la vacuna frente al papilomavirus
se ha incluido en septiembre de 2008 para niñas de catorce años.
La incidencia de estas enfermedades ha disminuido en Andalucía, alcanzando valores muy bajos, a partir de su inclusión en el calendario vacunal.
Sin embargo, durante los últimos años se observa la reemergencia de alguna de estas
enfermedades, incluidas en planes de control en Europa, como ha ocurrido con el
sarampión desde 1997.
Además de la existencia de un número de casos antes del inicio de la edad vacunal
o en poblaciones mayores que no se beneficiaron del Programa de Vacunaciones
de Andalucía (PVA), se producen también casos en niños y niñas y juventud, lo que
supone que existen bolsas de población que precisan mejores niveles de cobertura.
La tasa de incidencia de la tuberculosis declarada en Andalucía se sitúa por debajo de
la media de España, y tiene una tendencia descendente. En 2012 la tasa de incidencia en
Andalucía fue de 10,5 casos por 100.000 habitantes. Los Distritos que alcanzaron mayores
tasas en 2012 fueron, Poniente de Almería (20.3), Sierra de Huelva-Andévalo (19.9) Almería
(18.3), Condado-Campiña (18.1), Campo de Gibraltar (16,5) y Sevilla (17.5). Un 34% de los
casos de tuberculosis tienen alguna situación de especial vigilancia epidemiológica. Entre
éstas destacan la condición de personas inmigrantes (25,8%), internos en prisión (2.4%) y
vagabundos en el último año (0.8%) y existe un 1% casos especiales con multiresistencias
al tratamiento u otras dificultades para concluir el mismo.
Accidentes de Tráfico (AT)
Los AT constituyen la principal causa de mortalidad prematura en los hombres y la
segunda en mujeres, además de ser la primera causa de lesión medular traumática y
de incapacidad laboral en jóvenes. El grupo de edad de 15-44 años es con diferencia
el que presenta mayor número de víctimas. Las víctimas en hombres son muy
superiores a las mujeres, que cuadriplican en el nº de fallecimientos.
Víctimas de accidentes de circulación según grupo de edad por sexo y gravedad en Andalucía. 2008a
Hombres
Mujeres
Desconocido
Total
Muertos
Heridos
Muertas
Heridas
Muertos
Heridos
Muertos
De 0 a 14 años
2
400
2
355
0
4
4
759
De 15 a 24 años
42
2.361
9
1.466
0
14
51
3.841
De 25 a 44 años
94
4.631
15
2.634
0
13
109
7.278
De 45 o más años
96
2.891
34
1.600
0
13
130
4.504
Desconocida
0
377
0
379
1
261
1
1.017
234
10.660
60
6.434
1
305
295
17.399
TOTAL
Heridos
Fuente: Ministerio del Interior. Dirección General de Tráfico
Elaboración: Servicio de Epidemiología y Salud Laboral.
Tomado de: http://www.juntadeandalucia.es/institutodeestadisticaycartografia/dtbas/dtbmujer10/dtbmujer2010.pdf
El análisis del tipo de desplazamiento nos permite establecer para Andalucía dos
tipologías de accidentalidad distintos:
26
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
1.- La primera de tipo urbano se caracteriza por:
ȩȩ Presentar una tasa de número de víctimas mucho mayor en zona urbana que
en carretera sobre todo en el grupo de edad de 15-44 años.
ȩȩ La tasa máxima es de 284,5 víctimas/100.000 habitantes para el grupo de 15-24
años en zona urbana en el 2011.
ȩȩ Ocurre en las grandes áreas metropolitanas andaluzas: Sevilla, Cádiz, Málaga.
ȩȩ Tiene una mayor frecuencia de accidentes y de víctimas.
ȩȩ Sin embargo tiene un menor número de víctimas y muertes por accidente.
2.- La segunda se caracteriza por:
ȩȩ Presentar una tasa de número de víctimas mayor en carretera que en zona
urbana para todos los grupos de edad.
ȩȩ La tasa máxima es de 207,5 víctimas/100.000 habitantes para el grupo de 15-24
años en carretera en el 2011.
ȩȩ Ocurre en áreas metropolitanas más pequeñas: Almería, Córdoba, Granada,
Jaén, Huelva.
En 2011 Sevilla se incorpora al modelo 2 con mayores víctimas por desplazamientos
en carreteras en todas las edades:
ȩȩ Tiene una menor frecuencia de accidentes y de víctimas.
ȩȩ Sin embargo, tiene un mayor número de víctimas por accidente y de muertes
por accidente.
Salud Laboral
Según la II Encuesta Andaluza de Condiciones de Trabajo, realizada por el Instituto
Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo en 2011, el reconocimiento médico por los servicios de
prevención de las empresas, propios o ajenos, en el último año alcanzó al 52,8% de
los trabajadores y trabajadoras en Andalucía. Un 36,34% de las personas encuestadas
afirman que no han recibido tal ofrecimiento por parte de su empresa14.
La percepción de algún riesgo de accidente laboral en el puesto de trabajo se extiende al 76,3% de trabajadores y trabajadoras en Andalucía, siendo en el 81,4% en
los hombres y en el 68,4% en las mujeres. Entre las causas de riesgos percibidos más
citadas están las distracciones o faltas de atención (el 36,3%), la rapidez con la que se
trabaja (17,7%)y las posturas forzadas/sobreesfuerzo (17,3%).
Un 15,9% de trabajadores y trabajadoras manipulan sustancias o preparados nocivos o tóxicos
y un 8,6% agentes biológicos, bien porque han de manipularlos deliberadamente como consecuencia de su trabajo (2,4%), bien porque pueden entrar en contacto con ellos de forma accidental, al manejar, habitual o esporádicamente, productos que pudieran contenerlos (6,2%).
La prevalencia de enfermedades profesionales diagnosticadas o en trámite era del
1,4% de la población ocupada en Andalucía. El grupo de edad más frecuente es de 45
a 54 años. Entre los tipos de enfermedades profesionales predominan las dolencias
osteomusculares, que afectan al 70,9% de los enfermos/as, lo que supone un 0,98% de
de la población ocupada en Andalucía.
14 II Encuesta Andaluza de Condiciones de Trabajo: 2012. Junta de Andalucía. Consejería de Economía, Innovación,
Ciencia y Empleo. Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales
27
Se detecta la
necesidad de
extender la
cobertura de
vigilancia de
la salud de los
riesgos existentes
en el ámbito
laboral para
reparar daños
generados por
las enfermedades
profesionales y
trabajar en su
prevención
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
La mortalidad por Además de extender la cobertura de la vigilancia de la salud de los trabajadores y trabacáncer disminuye jadoras, parece preciso generalizar que ésta sea específica de los riesgos existentes en el
ámbito laboral. Esto, junto con otras acciones técnicas y administrativas, podría permiprogresivamente,
tir diagnosticar, reportar y reparar los daños generados por las enfermedades originaacercándonos a
das o agravadas por el trabajo, así como diseñar las medidas para su futura prevención.
la media nacional
salvo en grupos de Cáncer
edad muy altos
Durante los últimos años ha aumentado la incidencia del cáncer, y sin embargo ha
(>85 años) y en
descendido la mortalidad. Este fenómeno está muy relacionado con el envejecimiento de la población.
algunos tipos de
cáncer
También es llamativo el aumento significativo del cáncer de piel no melanoma tanto
en hombres como en mujeres durante las últimas décadas, si bien su impacto en el
conjunto de la mortalidad es muy bajo (94 personas fallecidas en Andalucía en 2010).
Hay que destacar el descenso significativo tanto de la incidencia como de la mortalidad del cáncer de pulmón en hombres durante los últimos años.
Las tasas de incidencia estandarizadas de cáncer más elevadas, por provincias,
son las de Sevilla, Huelva y Cádiz en hombres, y las de Cádiz, Huelva y Almería en
mujeres. Fuente: : Estimación de la incidencia y prevalencia de cáncer en Andalucía.
Registro de cáncer. EASP. Granada.
ESTIMACIONES DE LA INCIDENCIA DE CÁNCER EN ANDALUCÍA 2007
Y PROYECCIONES HASTA 2012
2007
2012
Nº Casos
TB
TE
Nº Casos
TB
TE
Hombres
16.473
421
393
16.976
428
373
Mujeres
13.148
334
268
15.335
379
284
ESTIMACIONES DE LA INCIDENCIA PARA LAS LOCALIZACIONES TUMORALES MÁS
FRECUENTES EN ANDALUCÍA 2007 Y PROYECCIONES HASTA 2012
2007
2012
Nº Casos
TB
TE
Nº Casos
TB
TE
Próstata
4.010
104
93
5.903
149
127
Pulmón
3.339
85
81
3.142
79
71
Colon-recto
2.890
74
68
3.407
86
74
684
17
16
647
16
14
Mama
5.020
126
107
5.691
141
111
Colon-recto
2.079
52
37
2.202
54
36
Pulmón
450
11
9
552
14
11
Estómago
419
11
8
409
10
7
Hombres
Estómago
Mujeres
Fuente: Estimación de la incidendia y prevalencia de cáncer en Andalucía. Registro de cáncer. EASP. Granada
En mujeres las principales causas de mortalidad por cáncer se deben al cáncer de
mama, colorrectal, útero total, ovario y al de estómago; y en los hombres al cáncer
de pulmón, colorrectal, próstata, vejiga y al de estómago.
En los hombres, a partir del año 1998 se detecta un cambio en la tendencia ascendente de la mortalidad que venía ocurriendo desde 1975, con un descenso significativo a
partir de 1998, debido principalmente a los cambios producidos en la mortalidad por el
cáncer de pulmón, estómago y laringe. Sobre todo es alentador el cambio produci- do
en la tendencia del cáncer de pulmón, que al igual que está ocurriendo en el resto de
España ha comenzado a descender de una manera clara. Igual está ocurriendo con el
cáncer de estómago y laringe. En el extremo contrario se sitúa el cáncer colorrectal
con una tendencia ascendente desde 1975, constante a lo largo del periodo estudiado,
detectándose un incremento de la mortalidad prematura. Lo que está poniendo de
28
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
manifiesto no sólo el aumento de la mortalidad sino también un adelanto en la edad
de muerte, que tendría que plantear medidas de prevención y detección precoz.
En las mujeres se ha producido un descenso del 0,45% anual de la mortalidad por
todos los cánceres. Principalmente, a partir del año 1993, por el importante descenso
de la mortalidad por cáncer de mama, con buenas expectativas a partir de que el
impacto del diagnóstico precoz por cribado poblacional de este cáncer comience a
tener pleno efecto, y también por cáncer de estómago. Por el contrario, han aumentando de una forma continuada el cáncer de ovario, linfoma no Hodgkin, y pleura.
En general la mortalidad por cáncer disminuye progresivamente, acercándonos a la
media nacional salvo en grupos de edad muy altos (> 85 años) y en algunos tipos de
cáncer. Por el contrario, el número absoluto de casos diagnosticados anualmente sube,
debido en gran parte al envejecimiento de la población. De hecho el 50% de las personas
con cáncer en la comunidad tiene de 65 a 84 años. Esto significa un gran número de
personas con cáncer en tratamiento o en seguimiento durante muchos años.
Las enfermedades cardiovasculares
Los ingresos hospitalarios por Enfermedades Cardiovasculares (ECV) en Andalucía se
han mantenido estables, con un ligero descenso estadísticamente no significativo,
en los últimos años en hombres y mujeres, duplicando la tasa de los hombres (en
torno a 800 por 100.000) a la de las mujeres (por encima de 400 por 100.000).
Altas por enfermedades cardiovasculares. Tasas
ajustadas. Por sexo. Andalucía 2000-2011
tasas x 100.000 hab
1200,00
1000,00
800,00
600,00
400,00
200,00
0,00
2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011
Hombre
Mujer
Fuente: Informe de Vigilancia de Enfermedades Cardiovasculares en Andalucía. Evaluación de Resultados en Salud. S.
Epidemiología y S. Laboral. S.G. de Salud Pública y Participación. 2012
Los ingresos por Cardiopatía Isquémica (C.I.) han seguido la misma tendencia que el
conjunto de las ECV durante el periodo 2000 y 2011. Entre los hombres, la tasa casi
triplica a la de las mujeres en 2011. La tasa ajustada de altas hospitalarias por enfermedades cerebrovasculares (ECBV) también presenta una suave tendencia a descender
durante la última década en Andalucía, pasando de valores alrededor de 180 a 157 por
cada 100.000 hombres y de entorno a 110 a 93 por cada 100.000 mujeres.
La mortalidad por CI y por ECBV en Andalucía ha tenido un importante descenso
durante los últimos 30 años tanto en las mujeres como en los hombres, destacando
el descenso de los ECBV. Ha sido tan importante el descenso para esta última durante
este periodo, que los números absolutos en los últimos años son menores que en los
que existían en la década de los 70 del siglo pasado a pesar el envejecimiento que se
ha producido en la población andaluza.
El aumento de la incidencia de Enfermedades Cardiovasculares (ECV) junto con la
disminución de la mortalidad que se viene produciendo durante los últimos años,
implica un progresivo incremento de la prevalencia de ECV, sus complicaciones y
secuelas, con la correspondiente demanda de servicios sanitarios y sociales.
29
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
La prevalencia
Diabetes
de diabetes
Con un comportamiento parecido a otros países de nuestro entorno, en Andalucía la
aumenta de
diabetes es la quinta causa de muerte en mujeres, por detrás de las enfermedades carmanera progresiva diovasculares, el cáncer, enfermedades respiratorias y digestivas; y la sexta en homdurante los
bres tras las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, enfermedades respiratorias,
causas externas y enfermedades digestivas. La mortalidad por Diabetes Mellitus ha
últimos años en
tenido una tendencia descendente durante las últimas décadas en Andalucía, siendo
Andalucía
en las mujeres donde este descenso se ha producido de una manera más acusada, con
un promedio de 4,5% anual.
PREVALENCIA DE DIABETES AUTODECLARADA %
2007
2011
Hombres Mujeres Hombres Mujeres
Almería
4,8
6,7
4,1
7,0
Cádiz
5,2
6,8
8,6
11,3
10,1
Córdoba
5,8
9,4
6,9
Granada
5,0
6,4
5,7
8,6
Huelva
6,3
9,2
9,1
12,7
Jaén
5,3
7,7
4,1
10,0
Málaga
6,9
8,3
8,1
8,6
Sevilla
6,9
6,1
6,3
5,9
Andalucía
6,0
7,4
6,8
8,8
Fuente: EAS 2007 y 2011-2012
La prevalencia de diabetes aumentó durante los últimos años. Según la última EAS
2011-2012, la prevalencia de diabetes diagnosticada en Andalucía es de un 6,8% en los
hombres y 8,8% en las mujeres. El incremento de la prevalencia de obesidad no augura un escenario de contención en la prevalencia de diabetes en el futuro próximo.
El refuerzo de las medidas antes citadas de promoción y prevención resulta cada vez
más apremiante.
Los ingresos hospitalarios por Diabetes Mellitus también han aumentado en Andalucía durante los últimos años, alcanzando en 2011 un 16,7% del total de altas hospitalarias. Este aumento se ha producido especialmente a partir de la población diabética
mayor de 45 años.
Salud Mental
La Encuesta Andaluza de Salud (EAS) utiliza un cuestionario SF-12, que con una escala de 0 a 100 en sus puntuaciones se describe la salud física y la salud mental. El
valor 50 (con una desviación estándar de 10) es la media de la población general.
Los valores superiores o inferiores a 50 deben interpretarse como mejores o peores
respectivamente que la media poblacional.
En 2011 se obtuvo un valor medio de salud mental de 50,6 para el total de la población. Los hombres obtuvieron una puntuación mayor (51,8 frente a 49,1 para mujeres) ), indicando en media una buena salud mental en ambos sexos, mejor en los
hombres.
Con respecto a la edad del encuestado, se observa una mejor salud mental en personas más jóvenes: los valores medios descienden desde el 53,3 de personas entre 16 y
24 años hasta el 47,5 de personas con 75 años o más.
Las puntuaciones medias del componente de salud mental percibida disminuyen
conforme aumenta la edad, no obstante, todos los grupos de edad se encuentran
por encima del valor 50 en 2007, a pesar de que en este año el valor medio de la población andaluza (51,68) está un punto por debajo del valor alcanzado en 2003 (52,69).
30
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
El patrón geográfico es consistente con la distribución que se describe más adelante sobre los problemas de ansiedad y depresión en la población de Andalucía. Las
provincias con menor media en salud mental fueron Cádiz (49,76) y Huelva (49,91)
y las provincias con mayor media fueron Córdoba (54,44), Granada (52,78) y Málaga
(52,71). Jaén no puede valorarse en esta distribución por la amplitud de su desviación
estándar.
Los trastornos de depresión y ansiedad y el consumo de antidepresivos, tranquilizantes e hipnóticos han aumentado en la última década especialmente entre las mujeres. Según la EAS 2011-2012, la prevalencia de depresión o ansiedad diagnosticada
por los servicios sanitarios, es de 5,4% en hombres y 7,8% en las mujeres y presentan
un gradiente social inversamente relacionado con el nivel de ingresos económicos y
el nivel de estudios alcanzados.
Para los hombres presentan las prevalencias más altas las provincias de Almería
(5,3%), Málaga (5,2%), Huelva (5,1%), Córdoba y Jaén con 5,0% ambas y para las mujeres
se observa que la prevalencia más alta es en la provincia de Huelva (20,3%).
Además del predominio de declaración de estos trastornos entre las mujeres frente
a los hombres, en ambos sexos su frecuencia aumenta con la edad, alcanzándose las
prevalencias más elevadas a partir de los 65 años. Además, es llamativamente elevada
entre las personas con invalidez o incapacidad permanente, seguido en menor grado
por personas jubiladas (especialmente mujeres), paradas y amas de casa que ya han
trabajado antes, sobre todo si son mujeres.
PREVALENCIA DE DEPRESIÓN Y/O ANSIEDAD DIAGNOSTICADA. EAS 2011
Nivel de ingresos
Hombre
Mujer
Total
Hasta 999 €
6,5%
17,4%
De 1.000 a 1.499 €
4,2%
13,2%
8,7%
De 1.500 a 1.999 €
3,1%
7,3%
5,2%
Más de 2.000 €
2,8%
4,9%
3,7%
NS/NC
2,5%
7,4%
4,9%
Estudios
12,6%
Hombre
Mujer
Total
Sin estudios
7,6%
23,5%
17,6%
Primarios
4,7%
12,8%
8,9%
Secundarios / FP
2,8%
5,7%
4,1%
Universitarios
2,2%
5,4%
3,7%
Otros
Situación laboral
1,9%
1,1%
1,6%
Hombre
Mujer
Total
Trabaja
2,0%
5,8%
3,5%
En paro
4,1%
10,1%
6,6%
Busca 1er empleo
0,0%
2,3%
1,5%
Jubilado/a
6,5%
21,5%
11,4%
Persona ama de casa
0,0%
15,3%
15,3%
Estudiante
0,7%
1,3%
0,9%
Incapacidad / Invalidez
23,5%
32,8%
26,9%
Otros
14,3%
33,3%
25,0%
5,9%
Hábitat
TOTAL
Menos de 2.000 habitantes
3,3%
9,1%
Entre 2.001 y 10.000 habitantes
4,0%
14,2%
9,1%
Entre 10.001 y 50.000 hab.
4,6%
11,3%
7,9%
Más de 50.000 habitantes
2,8%
10,4%
6,6%
Capitales de provincia
4,4%
11,6%
8,2%
4,0%
11,6%
7,8%
31
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
5. Actividades y perspectivas del
Sistema Sanitario Público de
Andalucía
La atención sanitaria y sociosanitaria de los problemas de salud que generan la mayor parte de la carga de enfermedad en Andalucía (enfermedades del sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo, del sistema circulatorio, tumores, trastornos mentales y del comportamiento, enfermedades del sistema nervioso y accidentes) exige
una planificación de servicios y recursos. Una planificación que debe garantizar la
equidad para el conjunto del territorio de Andalucía en el acceso a prestaciones preventivas, de cribados, rehabilitadoras, de procesos asistenciales, cuidados paliativos
y a personas cuidadoras de las personas con discapacidad, contemplados en distintos
Planes Integrales (Oncológico, Cardiopatías, Diabetes, Tabaquismo, Obesidad, Salud
Mental, Accidentalidad, etc.).
Asimismo, la necesidad de ganar años de vida en buena salud, libre de discapacidad
o enfermedades crónicas, pone de relieve la importancia de cuestiones como la intervención sobre los determinantes de la salud que se evidencien como las causas de
las causas de las enfermedades crónicas que originan la mayor parte de la carga de
enfermedad, mediante acciones coordinadas con sectores no sanitarios, así como la
profundización en la perspectiva de los cuidados de larga duración y de atención a
la dependencia.
Sobre el reto del envejecimiento y su impacto en el crecimiento del gasto sanitario,
existe bastante evidencia que afirma que lo que incide en el incremento del gasto es
la proximidad a la muerte más que la edad en sí misma. Aunque depende de con qué
grado de salud se produce el envejecimiento.
En la evolución del gasto sanitario, los factores no demográficos -y particularmente la
alta tecnología- son un elemento clave en su crecimiento. Factores, entre los que también destacan los precios o costes relativos más elevados de los inputs, el cambio tecnológico incesante, las nuevas prestaciones, una mayor utilización de los servicios o el
aumento de la intensidad de recursos por acto médico. Todo ello refuerza la necesidad
de que el incremento que se observa en esperanza de vida se acompañe de un aumento
progresivo de la esperanza de vida libre de enfermedades crónicas y de incapacidad.
Los elementos relevantes que se identifican como principales determinantes de qué
servicios sanitarios serán necesarios en un futuro próximo, están ya presentes en
esta última década: el envejecimiento de la población, la cronicidad de las patologías
y la irrupción tecnológica.
Actividad en el Sistema Sanitario Público de Andalucía
(SSPA)
Observando la evolución anual de la Atención Primaria destaca lo siguiente:
La frecuentación en medicina de familia se mantiene prácticamente constante en el
periodo 1993- 2012 en torno a 6 consultas por habitante. (6,1 en 2012)
La frecuentación en pediatría se incrementa progresivamente en el periodo 19962012, desde 4,0 a 5,7 consultas por habitante infantil, un 42% por encima del dato
inicial.
La frecuentación en enfermería se ha mantenido estable en términos generales en el
periodo 1993- 2012, en torno a 3 consultas por habitante. (3,3 en 2012)
La frecuentación de las urgencias médicas en atención primaria se ha incrementado
32
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
de manera progresiva a lo largo de todo en el periodo 1993-2010, en ambas décadas,
desde 482 urgencias por 1000 habitantes a 692 por 1000 habitantes, un 43,6% de incremento respecto al dato inicial. Hubo un mayor crecimiento en la primera década
(26,3%) que en la segunda (5,2%). En el año 2012 ha descendido a 655 urgencias por
1000 habitantes.
En lo referente a la evolución de la Atención Hospitalaria, se observa lo siguiente:
Los ingresos hospitalarios por habitante en el Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA), en el periodo 1990-2009, se incrementaron en la primera década un 25% y
disminuyeron en un 11% en la segunda. En el 2012 la tendencia de descenso se consolida, cayendo los ingresos en un 1,55 % con respecto al final de la década 2000-2009:
558.725 ingresos (INIHOS 2012) lo que supone una tasa de 68,60 ingresos por cada
1.000 habitantes
Las estancias hospitalarias por habitante en el SSPA, en el periodo 1990-2009, registran un ligero incremento en la primera década, un 5,3% y disminuyen en un 19% en
la segunda década. En la evolución hasta 2012 se mantiene la tendencia descendente,
alcanzando el valor más bajo en todo el periodo: 3.726.605 estancias (INIHOS 2012) y
una tasa de 457,5 estancias por cada 1.000 habitantes.
Los cambios en la estructura de altas por grupos de edad en el SSPA en el periodo
2000-2012 reflejan un envejecimiento de las mismas.
La distribución porcentual de los puntos GRD (Grupos Relacionados por el Diagnóstico (como aproximación a los costes generados por hospitalización) demuestran
cómo desde el año 2000 al 2010 se produce un desplazamiento del gasto hacia los
grupos de mayor edad, tendencia que se confirma en los resultados del 2012.
En cuanto a la distribución de las altas por categoría diagnóstica mayor en hospitalización en el SSPA es similar en el periodo 1995-2012, si bien destaca la disminución
progresiva del porcentaje de ingresos sobre el total anual, en la categorías de oftalmología, ORL y patologías relacionadas con el aparato reproductor femenino; y un
incremento en las de aparato respiratorio, circulatorio, sistema músculo esquelético
y hepatobiliar-páncreas.
Sobre la evolución de la distribución de las altas por Categoría Diagnóstica Mayor en
hospitalización en las personas mayores de 64 años cabe mencionar:
ȩȩ El porcentaje de altas de oftalmología ha disminuido del 6,12 % en 1995 al
1,15 % en 2012 por el importante desarrollo que ha tenido la CMA en esta
especialidad
ȩȩ Por el contrario el número de ingresos de las especialidades de los aparatos
respiratorio y circulatorio se ha incrementado. El porcentaje de altas de aparato respiratorio ha pasado del 12,40% del total en 1995 al 16,23% en 2012 y el
porcentaje de altas de aparato circulatorio del 19,12% del total en 1995 al 22,03
% en 2012.
ȩȩ Se detectan también incrementos en las patologías del sistema músculo esquelético (9,17 % en 1995 y 11,66% en 2012) y en el apartado de enfermedades
infecciosas y parasitarias (0,87% en 1995 y 2,82 % en 2012).
La frecuentación de consultas externas hospitalarias en el SSPA en el periodo 19902009 registra un incremento en todo el periodo; mayor en la primera década con un
12,6% y de un 8,8% en la segunda década. En el periodo 2009 a 2012 se mantiene la
tendencia ascendente, alcanzando en 2012 un total de 12.073.223 consultas (INIHOS
2012) y una frecuentación de 1.482 consultas por cada 1.000 habitantes.
Las intervenciones quirúrgicas totales en el SSPA en el periodo 1990-2009 registran
33
El futuro próximo
viene marcado por
el envejecimiento,
la cronicidad de
las patologías
y la irrupción
tecnológica
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
un incremento en el periodo, muy destacable en la primera década cuando creció un
104,9 %. En la segunda década, el crecimiento fue sólo del 6.8 %. En el año 2012, el
total de intervenciones quirúrgicas asciende a 517.633, lo que supone un descenso del
5,5% en el total de intervenciones con respecto a 2009.
La cirugía mayor sin ingresos (CMA) por habitante en el SSPA en el periodo 19972009 ha registrado un notable incremento, un 115 %. En el año 2012 las intervenciones
de CMA ascendieron a 200.801, lo que supone una tasa de frecuentación de 24,65 intervenciones por cada 1000 habitantes arrojando crecimiento desde 2009 del 16.1%.
Fruto del impulso que se ha dado a la CMA, es el crecimiento que ha experimentado
en el periodo 1995-2012, la actividad quirúrgica ambulatoria de categorías diagnósticas mayores propias de las especialidades de oftalmología, urología, dermatología y
traumatología.
Las intervenciones quirúrgicas programadas con ingreso por habitante en el SSPA
en el periodo 1990-2009 registraron un incremento en la primera década de un 31% y
un descenso de un -13% en la segunda década. Las Intervenciones de cirugía programada con ingreso en 2012 ascendieron a 130.380, lo que supone 16 intervenciones
por cada 1000 hab.
Las intervenciones quirúrgicas urgentes con ingreso, por habitante en el SSPA, en
el periodo 1990-2009 registraron un incremento de un 17% en la primera década y un
descenso de un 5,5% en la segunda década. En 2012 ascendieron a 72.799, lo que supone casi 9 intervenciones por cada 1000 hab. y un descenso del 8.4% sobre la actividad
del final de la década anterior.
La actividad del hospital de día médico en el SSPA en el periodo 1999-2009 ha experimentado un incremento muy notable en el periodo, entre los años 2000 y 2009 el
crecimiento fue del 320%.
La actividad en procedimientos diagnósticos en el SAS se ha incrementado de manera constante en el periodo 1999-2012: en términos de frecuentación la TAC (Tomografía Axial Computarizada) registró un incremento de un 65,7% en la década 1999-2009
y del 26.3% en el periodo 2009 a 2012.
La RNM (Resonancia Nuclear Magnética) experimentó un crecimiento del 172% entre
los años 1999 y 2009. En el periodo 2009 a 2012 se ha estabilizado su uso, con un
crecimiento de sólo el 1,9% entre estos tres años citados
La frecuentación de las urgencias hospitalarias en el SSPA se ha incrementado de
manera constante a lo largo del periodo 1990-2009, en ambas décadas, pasando de
294 urgencias por 1000 habitantes a 525 por 1000 habitantes, siendo el crecimiento
del 42% en la primera década y del 25 % en la segunda. En el periodo 2009 a 2012 se
ha frenado la tendencia alcista y se registra un descenso del 5,25% en la tasa de frecuentación de este servicio, con respecto a los valores de 2009.
En los últimos años se observa que el hospital está viendo transformada su actividad
con la reducción de los ingresos, estancias y actividad quirúrgica ligada al recurso
cama y su reorientación en la atención a personas en estado agudo. Frente a ello, cobran creciente fuerza las tendencias asistenciales de hospitalización de día y cirugía
sin ingresos, más resolutivas y eficientes.
Por otra parte, la cronificación de patologías y la evolución de la oncología (que
como se ha mencionado ha de hacer frente a una mayor incidencia ligada al envejecimiento, y como consecuencia de la disminución de la mortalidad, a una mayor
prevalencia), plantea un escenario en el que además de plantearse nuevos desarrollos para gestión de las personas con enfermedades crónicas, podría hacer necesario
redimensionar al alza la dotación tecnológica ligada a procedimientos diagnósticos,
terapias y exploraciones complementarias de seguimiento clínico, así como poten-
34
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
ciar los cuidados de enfermería y la atención sociosanitaria a domicilio o en otros
establecimientos.
En materia de evolución de las actividades de los servicios de atención a los problemas de Salud Mental se destaca que la frecuentación en consultas totales ambulatorias de salud mental (comunitarias más infantojuveniles), expresada en consultas
por habitante, se ha incrementado en el periodo 1990-2010 en un 154% y en un 18% en
estos dos últimos años (2010-2012) La frecuentación por habitante (2003-2010) en los
dispositivos especiales (URA, CT y hospital de día) en pacientes que se atienden ha
aumentado un 19%. Por otro lado, en la hospitalización de salud mental de personas
en estado agudo, la frecuentación ha disminuido en un 16%.
Respecto a las actividades de Trasplantes y Donaciones de sangre destaca que la donación de órganos, expresada en donantes por millón de habitantes (1991-2010), registró un marcado incremento en la primera década (101%) y menor en la segunda (14%).
Evolución tasa de donaciones de órganos. SSPA 1991-2012
13,60
Tasa por millón de población
36,09
31,20
33,90
35,20
30,40
32,50
33,00
33,20
32,00
32,60
22,70
20,70
18,00
17,10
17,30
20
22,60
25
27,30
26,00
30
15
32,60
31,90
35
36,56
40
10
5
0
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
Tasa de Donaciones de Órganos
TRANSPLANTES DE ÓRGANOS SÓLIDOS POR TIPO. ANDALUCÍA 1991-2012
1991
1993
1995
1997
1999
2001
2003
2005
2007
2009
2010
2011
TX RIÑÓN
161
187
250
268
342
334
343
330
344
381
330
426
457
TX HÍGADO
37
57
75
101
151
160
149
161
175
195
168
211
203
TX CORAZÓN
43
51
43
42
48
44
36
37
37
41
26
38
32
1
10
25
20
19
23
20
26
27
25
24
24
TX PULMÓN
TX PÁNCREAS
TOTAL
2012
3
2
4
9
2
15
14
30
13
23
22
23
18
244
298
382
445
563
572
565
578
595
667
571
722
734
Como es lógico, la evolución de las cifras de trasplante de órganos sólidos ha seguido
una trayectoria similar, habiendo experimentado un incremento en los dos últimos
años de un 28,5%. Las donaciones de sangre total por habitante (1990-2010) ha registrado un incremento en el periodo en la primera década cuando creció un 31.6%; en
la segunda década, en cambio, se ha mantenido estable, descendiendo algo en los
dos últimos años
En relación a la prestación farmacéutica, a través de recetas, su evolución en el período 1992-2012 refleja que el gasto farmacéutico, incluidos los medicamentos financiados por la Junta de Andalucía, se ha incrementado en un 143,7%, frente a un
188,2% del conjunto nacional. El gasto farmacéutico por habitante (1992-2012) se ha
incrementado en un 105,20%, frente a un 139,03% del conjunto nacional. Si la factura
andaluza hubiese crecido en ese período como la media nacional se hubiese gastado
307 millones de euros de más.
35
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Entre los subgrupos de medicamentos de mayor consumo en 2012, destacan en primer lugar los antihipertensivos con 24,7 millones de envases, seguido de los antiulcerosos con 14,3 millones de envases, y de los analgésicos y antipiréticos con 12,3.
El consumo de medicamentos en hospitales durante los cuatro últimos años (20092012) ha crecido el 13,4%, logrando una importante disminución (-20,5%) en el consumo de personas ingresadas, mientras que la partida para pacientes en régimen
externo (medicamentos para el SIDA, esclerosis múltiple, enfermedad de Gaucher,
fibrosis quística, unidades de hemodiálisis, y otros dispensados desde el hospital a
pacientes en régimen ambulatorio) ha registrado un crecimiento del 24,7%, debido a
la incorporación de nuevos medicamentos de precio muy elevado.
El porcentaje de recetas prescritas por principio activo en el Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA), en el año 2012, alcanza al 93,62% del total de recetas prescritas por personal médico del SSPA (94% en atención primaria y 85% en atención
hospitalaria). Como consecuencia de lo anterior, el porcentaje de dispensaciones de
medicamentos genéricos en Andalucía en 2012 es del 43,5%, por encima del valor del
Sistema Nacional de Salud. Además de los beneficios sanitarios derivados de esta
forma de prescripción, el resultado de esta medida para la sanidad pública andaluza
ha supuesto un ahorro estimado, desde septiembre de 2001 hasta diciembre de 2012,
de 533 millones de euros.
Servicios que se han de prestar a medio plazo
Por otro lado, aunque la revisión realizada de los Planes integrales y Estrategias de
Salud no permite establecer cuantitativamente, con carácter general, cuántos nuevos
servicios, recursos y tecnologías se contemplan en la formulación de cada uno de los
mismos de manera precisa, sí posibilita identificar los que de manera más o menos
redundante se consideran como los servicios sanitarios que se han de prestar a medio plazo y su tipología. Estos serían:
ȩȩ La priorización de la prevención y la promoción de salud
ȩȩ Los procesos asistenciales integrados como elemento clave: la instauración
o su gestión
ȩȩ Las unidades de gestión clínica, como modelo clave organizativo
ȩȩ La creación de comités tanto locales, como provinciales o autonómicos.
ȩȩ La necesidad de Sistemas de Información basados en la Historia Clínica de
Salud (Diraya); y la integración de diferentes fuentes y o registros y creación
de estándares.
ȩȩ Desarrollo de nuevas prestaciones desde la plataforma multicanal que representa Salud Responde y desarrollo de procedimientos de comunicación entre paciente y sistema sanitario que permitan una nueva forma de relación
más eficiente con la consiguiente reducción de la demanda presencial
ȩȩ La elaboración, desarrollo e implantación de documentos de evaluación de
los planes
ȩȩ El impulso de las estrategias de desarrollo del autocuidados en pacientes, y
la escuela de pacientes como alternativa para el refuerzo de la autonomía de
la persona.
ȩȩ El fortalecimiento del papel de Enfermería incorporando las competencias
clínicas necesarias para la prevención de las enfermedades crónicas y para el
entrenamiento y seguimiento de pacientes crónicos.
36
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
ȩȩ El desarrollo de acuerdos con el área social, tanto para el apoyo de la ayuda
mutua como para el desarrollo de alianzas con el sistema de residencias para
garantizar una alternativa residencial frente al encamamiento en los casos
de enfermedad avanzada sin soporte familiar
ȩȩ La interoperabilidad e interacción entre los diferentes Planes
ȩȩ La priorización de la atención a colectivos de especial relevancia (infancia,
adolescencia, embarazo, etc.)
ȩȩ La potenciación de la participación de asociaciones, ciudadanía y pacientes.
ȩȩ El fomento de la investigación y formación en los diferentes ámbitos
Análisis de necesidades de Servicios Sanitarios
El análisis de las tendencias en la utilización por la población de los servicios sanitarios –junto con la evolución en salud y enfermedad de la población-, pueden dar algunas de las claves para identificar cuáles y de qué tipo serán los servicios sanitarios
necesarios para atender la demanda y para dar respuesta a las necesidades en salud
y atención sanitaria de la población en la próxima década.
Con la prudencia y reserva exigibles a la hora de hacer un pronóstico de esta naturaleza, sobre todo en un contexto de especial incertidumbre; y desde el punto de vista
de los valores que guían nuestro sistema sanitario –como la equidad en el acceso o la
universalidad, entre otros igualmente importantes-; partiendo del análisis realizado,
se sintetizan en los siguientes puntos las tendencias esperables en la utilización de
los servicios para la próxima década.
ȩȩ Adquirirá cada vez más relieve en la mejora de la salud la detección precoz, la
prevención y promoción así como la intervención en los determinantes de
la salud, como queda señalado en la totalidad de los planes integrales.
ȩȩ En Atención Primaria parecería que las frecuentaciones –en términos poblacionales- de medicina de familia, enfermería y pediatría estuvieran estabilizadas en los últimos años; no así las urgencias en las que sigue incrementándose su frecuentación, aunque en menor medida en estos últimos años.
Lo que apunta a que, en términos generales, las mejoras necesarias han de
ser más de índole cualitativa que cuantitativa en este esencial ámbito de
atención sanitaria. Será preciso que se adecue su actuación a las necesidades
de atención a la cronicidad, mediante la coordinación con otros sectores
para la actuación sobre los determinantes de las desigualdades de salud, y
potenciando su papel en la continuidad de cuidados, así como optimizando
su colaboración en la atención sociosanitaria.
ȩȩ En hospitalización se está registrando claramente una gran transformación
de su actividad: reducción de los ingresos, reducción de las estancias, reducción de la actividad quirúrgica ligada al recurso cama y reorientación en
la atención a agudos. Frente a ello, cobran creciente fuerza las tendencias
asistenciales de hospitalización de día y cirugía mayor sin ingresos, más resolutivas y eficientes. Los nuevos recursos parecerían más necesarios en la
actividad ligada a esta hospitalización de día y a la actividad sin ingresos y no
tanto a los vinculados a la de la cama hospitalaria de agudo. La frecuentación
a urgencias hospitalarias se ha incrementado progresivamente, -también en
atención primaria-, aunque hay una aparente estabilización en los tres últimos años.
ȩȩ La cronificación de patologías y la evolución de la oncología está planteando un escenario de redimensionamiento al alza de la dotación tecnológica
37
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
ligada a procedimientos diagnósticos, terapias y exploraciones complementarias de seguimiento clínico así como la dotación ligada a los cuidados domiciliarios y a la atención a la dependencia originada por este tipo de enfermedades. Dado que la mayor parte de la carga de enfermedad se deriva de
problemas de salud crónicos, la adecuación de las formas de organización y
gestión para la atención de la cronicidad cobrará un interés primordial.
ȩȩ Los resultados positivos de estos últimos años con respecto a la media nacional y la contribución neta y específica del Sistema Sanitario Público de Andalucía en el uso racional del medicamento han sido muy importantes para
la sostenibilidad global del sistema sanitario. De cara a la próxima década,
resultará crucial profundizar e incrementar las políticas de uso racional del
medicamento en este sentido.
ȩȩ En el perfil de qué servicios sanitarios y de qué tipo van a ser necesarios para
estos próximos años, todos los planes integrales y las estrategias coinciden
en destacar, entre otros, aspectos importantes tales como el papel ya citado
de la prevención y promoción, desde los primeros años de vida y a todas
las edades; la actuación por procesos asistenciales; la gestión clínica como
modelo organizativo; la potenciación de la Enfermería en la gestión de la
cronicidad, la coordinación y desarrollo de la atención sociosanitaria para la
atención domiciliaria o en residencias, en todo el territorio, las necesidades
en materia de información; un mayor papel y protagonismo para los y las pacientes; la interacción de los planes entre sí; y la evaluación de los mismos.
ȩȩ Sobre el envejecimiento y su eventual impacto en el crecimiento del gasto
sanitario, los retos no estarán asociados tanto al envejecimiento en sí mismo
como a que el incremento que se observe en la esperanza de vida, se acompañe de un aumento progresivo de la esperanza de vida libre de enfermedades
crónicas y de incapacidad, así como a la adecuada gestión de las necesidades
asociadas al incremento esperado de las enfermedades crónicas vinculadas a
la edad y a la incorporación de las tecnologías.
38
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
39
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
40
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
AVANZAMOS:
IV PLAN ANDALUZ
DE SALUD
Una sociedad más saludable, más justa y en desarrollo
Las predicciones demográficas indican un envejecimiento progresivo de la población andaluza. Éste se acompañará de un aún mayor envejecimiento de las personas más mayores, y en concreto, dado que tienen una esperanza
de vida más larga, un aumento relativo del número de mujeres mayores. Algunas de ellas vivirán solas y se prevé
un aumento del número de personas mayores en lugares con un número relativamente bajo de personas jóvenes
que las pudiesen cuidar, lo que generaría un cierto compromiso de los recursos para la provisión de los servicios
necesarios, incluidos los derivados de la discapacidad.
En 2015 se prevé que el número de personas mayores de 65 años será de unas 200.000 personas más que las que
había en 2010. Esto supone que si enfermedades como la diabetes o la hipertensión no reducen su prevalencia, el
número de personas que requerirá los servicios de salud aumentará proporcionalmente a su frecuencia. Habrá que
atender a unas 12.000 personas diabéticas más, o a unas 120.000 hipertensas más.
Por otro lado, las causas de muerte más importantes como las enfermedades cardiovasculares o el cáncer van
reduciendo su tasa de mortalidad pero no su número de casos, o incidencia, que van en aumento, lo que significa
un mayor número de personas, generalmente también ancianas, que precisan de atención sanitaria además de
ayuda o atención social .
El escenario de incremento de la Esperanza de Vida ha de acompañarse de un aumento paralelo de los años vividos en buena salud. Esto, además de ser una obligación vinculada al derecho individual a disponer de la mejor
salud posible (que permita, dentro del ejercicio de la libertad, la capacidad para el desarrollo del proyecto vital de
cada persona) es también un requisito para que la sociedad sea capaz de alcanzar sus metas sociales compartidas
de justicia y desarrollo.
La situación económica que vivimos además de incidir en los determinantes sociales que afectan a la salud, generando escenarios de desempleo e inseguridad económica, pone de manifiesto la necesidad de una respuesta de
protección social solidaria y justa. Esto se acompaña de una valoración de los servicios de salud como uno de los
41
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Disponer de
una sociedad
más saludable
es una forma de
incrementar la
eficiencia social
bienes públicos esenciales. Disponer de una sociedad más saludable es una forma de
incrementar la eficiencia social.
Las personas con buena salud contribuyen al desarrollo social y económico y no consumen recursos sanitarios derivados de la atención a problemas de salud. Potenciar
el valor de un Sistema Sanitario de Andalucía (SSPA) público y ponerlo al servicio de
la ciudadanía para alcanzar las mayores cotas de salud es también objetivo de este IV
Plan Andaluz de Salud.
En este sentido, evitar que la población enferme o que lo haga de manera irreversible, mediante intervenciones de promoción, prevención y protección supone un
reto deseable que redundaría en una mejor salud y una mejor economía. Para ello
se ha de demostrar la efectividad y eficiencia de las intervenciones mediante la generación y uso de la evidencia científica.
Cada vez es mayor el conocimiento que indica la existencia de desigualdades en salud. El nivel socioeconómico y el de instrucción y capacitación, junto con el lugar y
entorno de residencia, la vivienda, las relaciones sociales y familiares, el grupo al que
se pertenece, el empleo y el entorno de seguridad, higiene y significado del trabajo,
condicionan las oportunidades y las elecciones que se realizan cotidianamente.
Objetivo del IV
Plan Andaluz de
Salud:
ahondar en el
conocimiento de
las desigualdades
en salud y
reducirlas
La ciudadanía
andaluza, parte
activa en las
políticas de salud
Hay un conjunto de comportamientos que constituyen lo que se denomina hábitos o estilos de vida: la forma en la que las personas se alimentan, viven el ocio,
consumen, se relacionan socialmente, descansan o dan sentido a la vida, etc. Son
algunos aspectos que constituyen la base de una vida más o menos saludable. Estos
comportamientos están profundamente relacionados con las condiciones de vida y
de organización social en las que viven las personas.
Los datos muestran que existe un gradiente social en la salud. De manera que las
personas de los niveles más altos de ingresos, educación y posición social, disfrutan
de una mejor salud, una vida más larga, y un mejor pronóstico en caso de enfermar
que los de los niveles más bajos. Estas diferencias de nivel, posición, etc. no son fruto
de la casualidad. Reducir estas desigualdades es además de un imperativo de justicia
social, una oportunidad de mejora de la salud de toda la sociedad.
Ahora que el modelo de desarrollo económico está en crisis, parece que la reducción
de desigualdades proporcionaría mayores cotas de bienestar social que el esperable
de un crecimiento económico.
Por todo ello, el IV Plan Andaluz de Salud se propone para los próximos años ahondar en el conocimiento de las desigualdades en salud. Y para ello propone tanto
orientar las intervenciones del Sistema Sanitario Público de Andalucía hacia la reducción de las desigualdades como colaborar con las demás instituciones y sectores que
actúan sobre los determinantes de salud para que orienten sus políticas y programas
hacia unas cotas de salud distribuidas con mayor equidad. Para ello, se plantea como
eje transversal la incorporación progresiva de la estrategia de Salud en Todas las
Políticas, siguiendo el acuerdo de Roma de 18 de Diciembre de 2007.
El desarrollo del Estatuto de Autonomía lleva aparejado el avance en los nuevos derechos sanitarios, la mejora de unos servicios de salud cercanos, de calidad y orientados a las necesidades expresadas por la ciudadanía por medio de procesos de participación vinculados al desarrollo social y democrático. Por otra parte, la participación
en sí misma ha demostrado que mejora la efectividad, la accesibilidad y la calidad de
los servicios de salud, facilitando también la accesibilidad de las personas tradicionalmente marginadas por el sistema15, y además facilita el cumplimiento, garantizando la responsabilidad de rendir cuentas16.
15 http://www.healthissuescentre.org.au/documents/items/2008/08/226174-upload-00001.pdf
16 Doing it with us, not for us. Participation in your health service system 2006–09: Victorian consumers, carers, and the
community working together with their health services and the Department of Human Services.
42
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
El Programa de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha marcado
para esta legislatura que la Salud Pública se oriente a mejorar la salud de la población en su conjunto, y este IV Plan Andaluz de Salud se plantea este reto desde la
reducción de las desigualdades en salud en su compromiso con la justicia y desde el
convencimiento que ese cometido es también social y económicamente deseable.
La Salud en Todas
las Políticas: eje
transversal para
los próximos años
Además, el Programa de Gobierno plantea poner en valor el Sistema Sanitario Público de Andalucía y establecer una alianza con sus profesionales para que sean protagonistas de una atención sanitaria de calidad que realce el valor de lo público. Finalmente, se compromete a potenciar la investigación, la innovación y la incorporación
rápida y equitativa de las tecnologías que demuestren con evidencias suficientes su
efectividad. Así como a reforzar las infraestructuras y equipamientos para ofrecer
servicios sanitarios accesibles a toda la población. Todo ello en consonancia con la
opinión ciudadana vertida en la evaluación del III Plan Andaluz de Salud (PAS).
La ciudadanía ha mostrado su aprobación por los logros obtenidos por el anterior
Plan y al respecto:
ȩȩ Demanda que el creciente desarrollo e incorporación de las tecnologías de
información y comunicación (TICs), que consideran muy positiva, se haga
evitando las brechas digitales, para ello piden especial atención a la información y comunicación con aquella parte de la ciudadanía que por razones de
edad, capacidad o recursos no tiene acceso a las mismas.
ȩȩ Reclama que estos instrumentos de información se traduzcan también en
una comunicación mejor y más cercana con los y las profesionales, y en una
información asequible que les permita manejar las evidencias con la mayor
capacidad en su toma de decisiones.
ȩȩ Reclama también, en línea con las directrices de la Consejería, mejoras en la
accesibilidad a los servicios, y sobre todo, accesibilidad para los ciudadanos
y ciudadanas con dificultades derivadas de su posición social o económica,
de su lugar de residencia o de su estado de discapacidad.
Así pues, siguiendo sus demandas de participación activa en las políticas de salud, la
ciudadanía ha formado parte de los grupos que han elaborado este IV Plan Andaluz
de Salud (PAS), y lo harán también en las actividades de seguimiento y evaluación
del mismo una vez que esté aprobado y sea puesto en marcha.
Pero además, y siguiendo los acuerdos y recomendaciones nacionales e internacionales, este IV PAS plantea la preparación ante los nuevos retos derivados de la globalización y del cambio climático. Dos fenómenos diferentes pero ambos de ámbito
global y con potenciales efectos adversos en la salud de la ciudadanía. Por un lado,
los desastres que el cambio climático puede estar ya generando de forma directa o
indirecta, como las inundaciones, olas de temperaturas extremas, cambios en los
ecosistemas de floras y fauna, incluyendo las bacterias, virus y sus reservorios, suponen un reto para el que se están ya aplicando diferentes tipos de medidas. Este IV PAS
pretende avanzar en las mismas mediante el análisis de cómo impactan en la realidad de Andalucía y en la subsiguiente implantación de intervenciones de protección,
prevención y actuación ante emergencias.
De otra parte, la globalización es un fenómeno reconocido a nivel mundial e implica
sustancialmente la libre circulación de bienes y personas. Las relaciones entre globalización y salud no son buenas, actualmente está admitido que las enfermedades
aumentan con la exportación legal e ilegal de bienes (claros ejemplos de ello son las
últimas crisis alimentarias vividas como las vacas locas, dioxinas, melamina y leches
infantiles); que el movimiento de personas facilita la transmisión de enfermedades
(nuevos casos en países desarrollados de tuberculosis o paludismo importado) y de
manera indirecta provoca la degradación del medio ambiente, hecho que incide de la
misma forma negativamente en la salud. A pesar de que también están descritos ac-
43
Se abordará
conocer el impacto
de la globalización
en la salud de
la ciudadanía
andaluza
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
IV PAS busca
una mirada más
amplia sobre los
activos de salud
tivos en salud relacionados con la globalización (incremento de riquezas, solidaridad
etc.) en el ámbito del IV PAS se contempla la necesidad de conocer el impacto de la
misma en la salud de la ciudadanía andaluza.
Un aspecto innovador de este Plan es el de ampliar la mirada de los factores que
inciden en la salud individual y colectiva. La medicina y la salud pública están orientadas generalmente hacia los riesgos, hacia los problemas de salud, una mirada dirigida a reducir el déficit de salud. Este Plan quiere explorar las posibilidades de una
mirada más amplia que recoja los activos de salud.
Los activos de salud se definen como los elementos o recursos que aumentan la
capacidad de personas, grupos, comunidades, poblaciones o instituciones para mantener y sostener la salud y el bienestar. Este IV PAS se propone identificar estos recursos, rescatarlos, generarlos en su caso y potenciarlos y estudiar su contribución
a la salud. Estos recursos pueden ser de carácter social, cultural, familiar, ambiental,
estructural, etc.
El propósito del IV PAS es conocer los activos de salud disponibles en Andalucía,
saber si pueden constituir, o no, una de las causas por las que se encuentran menores
desigualdades en salud en los países del sur de Europa que los esperados, de acuerdo
a la relativamente poca extensión de sus políticas sociales en comparación con las de
los países nórdicos17, con objeto de valorar su potencial para generar salud.
Retos para la mejora de la salud en
Andalucía
La salud es un
requisito para
el progreso y
para el bienestar
individual y
colectivo
En resumen, los retos para la mejora de la salud en Andalucía se plantean en varios
ámbitos:
ȩȩ Uno de ellos implica hacer mejor lo que ya se viene haciendo. Supone poner en evidencia que gran parte de los factores conocidos que inciden en la
salud de la población están siendo ya abordados. Factores como el tabaquismo, la alimentación inadecuada, el sedentarismo y sus consecuencias como
la obesidad, la hipertensión, las cifras altas de colesterol o de glucosa y las
enfermedades relacionadas con ellos, como la diabetes, las enfermedades
cardiovasculares, o el cáncer, se abordan ya con estrategias especificas contenidas en los Planes Integrales, y en los procesos asistenciales, entre otras
iniciativas.
ȩȩ Adecuar estos planes a las nuevas evidencias relacionadas con las desigualdades antes mencionadas y orientar las acciones hacia los determinantes extrasanitarios (educación, seguridad económica, desempleo, medioambiente,
condiciones de trabajo,….) que los originan, actuando conjuntamente con
las instancias responsables de las mismas, para que valoren adecuadamente
las consecuencias para la salud de sus políticas, planes, programas o intervenciones. Esto junto con la continuación en la mejora de la calidad de los
servicios existentes, la resolución de potenciales problemas de accesibilidad
y la consideración de la participación de la ciudadanía, son parte de las propuestas de este Plan.
ȩȩ Otro de los retos se refiere a desarrollar los compromisos e indicaciones
de organismos nacionales e internacionales en lo referente a diagnosticar
y aplicar las estrategias locales que permitan proteger de manera efectiva
a la ciudadanía andaluza de los retos derivados del cambio climático y de
la globalización, o las indicaciones de UE en materia de salud en todas las
políticas, o las recomendaciones de la OMS para reducir la injusticia de las
desigualdades en salud.
17 J.P. Mckenbach. Socioeconomic Inequalities in Health in 22 European Countries. N Engl J Med 2008;358:2468-81
44
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
ȩȩ Finalmente, el reto de explorar la potencialidad de una visión amplia de los
determinantes de salud, sobre todo los que constituyen activos de salud y
contribuyen a generar salud tanto a nivel individual como colectivo.
La salud, un derecho a garantizar
Desde el convencimiento de que la salud es un bien precioso, y de que es responsabilidad tanto del Gobierno de Andalucía y como de la ciudadanía, individual y colectivamente, el velar por la salud, el escenario expuesto lleva a un nuevo pacto social
por la salud expresado en el IV PAS.
En este sentido se considera que la salud es ante todo un derecho que hay que garantizar, pero además que esta garantía ha de traducirse en hechos porque la salud
es un requisito para el progreso, para la obtención de recursos para la vida, y para
que esta pueda vivirse en su máxima plenitud a nivel individual y social. Es por lo
tanto, también un requisito para la sostenibilidad de una comunidad que aspira a las
más altas cotas de de bienestar.
Este IV PAS se propone orientar las intervenciones que del mismo se derivan siguiendo los principios que guían el buen gobierno. Tanto en la denominada “gobernanza
vertical”, en coordinación con las políticas nacionales y supranacionales, pero sobre
todo, y con las lecciones aprendidas de la provincialización del II PAS, desarrollando
las acciones a nivel provincial y local; como en la “gobernanza horizontal” coordinando las acciones intersectoriales con objetivos compartidos de salud con otros
sectores.
Además, este IV PAS incorpora, siguiendo las recomendaciones de la OMS y las directrices de la política de salud para la legislatura, la función de difundir las políticas
de salud a las demás instituciones y administraciones para que colaborando con
cuantas ostenten competencias sobre los determinantes de salud, contribuyamos a
que sus políticas, programas o intervenciones tengan el impacto más positivo posible sobre la salud. Para ello, se propone la introducción de instrumentos ágiles que
permitan la evaluación del potencial impacto de las mismas en la salud de la población. Además, se propone la introducción de instrumentos de gestión que potencien
la descentralización y el protagonismo de los y las profesionales, con transparencia
y con el compromiso de rendición de cuentas.
Finalmente, este IV PAS se plantea incorporar como una actividad propia del plan
la evaluación continúa del mismo, como método de aprendizaje, mejora continua, y
como actividad que añade valor y significado a la rendición de cuentas.
Compromisos
Por lo tanto, como consecuencia del diagnóstico de la situación de la salud y de sus
determinantes, de la evaluación del III PAS, de los datos de prospectiva demográfica,
social y económica relevantes para la salud, de las expectativas de la ciudadanía y de
profesionales, de los desarrollos y retos de la investigación e innovación sanitaria,
del desarrollo de los derechos en materia de salud y de las nuevas formas organizativas para ofrecer mejores y más eficientes servicios de salud se propone que el IV PAS
se oriente a la consecución de los siguientes compromisos:
ȩȩ Aumentar la esperanza de vida en buena salud.
ȩȩ Proteger y Promover la salud de las personas ante los efectos del cambio climático, la sostenibilidad, la globalización y los riesgos emergentes de origen
ambiental y alimentario.
ȩȩ Generar y desarrollar los activos de salud de nuestra comunidad y ponerlos
a disposición de la sociedad andaluza.
45
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
ȩȩ Reducir las desigualdades sociales en salud.
ȩȩ Situar el Sistema Sanitario Público de Andalucía al servicio de la ciudadanía
con el liderazgo de los y las profesionales, potenciando el espacio compartido de la gestión clínica.
ȩȩ Fomentar la gestión del conocimiento e incorporación de tecnologías con
criterios de sostenibilidad para mejorar la salud de la población.
46
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
47
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
48
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
NOS COMPROMETEMOS…
6 COMPROMISOS DE
PRESENTE Y DE FUTURO
Compromiso 1: Aumentar la esperanza de
vida en buena salud
El aumento de la esperanza de vida (EV) y la reducción de la natalidad, están en la base del envejecimiento que
va a experimentar en los próximos años la población andaluza. Según las estimaciones, en 2015, el número de
personas mayores de 65 años será de unas 200.000 personas más que las que había en 2010. Esto supone que si
enfermedades como la diabetes o la hipertensión no reducen su prevalencia, el número de personas que requerían
los servicios de salud aumentará proporcionalmente a su frecuencia. Habrá que atender a unas 12.000 personas
diabéticas más, o a unas 120.000 hipertensas más.
Aunque se ha pensado con frecuencia que la esperanza de vida habría llegado a su límite, la tendencia actual
muestra que la esperanza de vida aumenta 2,5 años por decenio, con lo que no está claro cuanto se prolongará en
el futuro18.
Incrementar la esperanza de vida con buena salud (EVBS) significa que la población no solamente viva más tiempo, sino que también viva una mayor parte de la vida sin enfermedades crónicas incapacitantes, sin discapacidad
y con mejor percepción de su salud. Es un mandato ligado al derecho a disponer de la mejor salud posible, considerando la salud tanto como un fin y como un recurso para que cada persona pueda desarrollar su proyecto vital.
La EVBS, o la libre de discapacidad (EVLD) es bastante más corta que la esperanza de vida, tanto para hombres
como para mujeres; y el objetivo de las estrategias de salud no sólo debe ser incrementar la esperanza de vida sino
aumentar lo más posible el porcentaje de tiempo que se vive con buena salud. Las mujeres disponen de una esperanza de vida y una esperanza de vida libre de discapacidad más larga que los hombres. Sin embargo, el porcentaje
de años que viven en buena salud es menor que la de los hombres.
18 EHEMU Technical report 2 July 2005 Are we living longer, healthier lives in the EU? Disability-Free Life Expectancy (DFLE) in EU Countries from 1991 to 2003
based on the European Community Household Panel (ECHP)
49
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Actualmente, la esperanza de vida con buena salud al nacer, en los países de la antigua UE-25, está 15 años por debajo de la esperanza de vida general para los hombres,
y 19 años por debajo para las mujeres19. Andalucía presenta cifras de EV y EVLD algo
por debajo de la media española. En los últimos años el diferencial en la EV y EVLD
se ha acortado con respecto a España, sobre todo en hombres. La ganancia en EV de
2004 a 2008, en hombres en España fue de 2,48 años, mientras que fue de 3,29 para
los hombres de Andalucía, para las mujeres fue similar 1,8 años en ambos casos. En
el caso de la EVLD, la ganancia en hombres en España fue de 2,75 años, mientras que
fue de 3,78 para los hombres de Andalucia. Para las mujeres fue también mayor en
Andalucía que en el promedio de España: 2,23 y 1,54 años respectivamente.
Esperanza de Vida y Esperanza de Vida Libre de Discapacidad en Andalucía y
España: evolución 2004-2008. Fuente: INE
85
80
75
EV 2004
70
eV 2008
65
EVLD 2004
60
EVLD 2008
55
50
45
40
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
España
España
Andalucía Andalucía
Según la Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia 200820, la EV libre de enfermedades crónicas y la EVBS en hombres son las
variantes de este indicador en las que Andalucía obtiene cifras más altas que la media española. Las discapacidades relacionadas con la movilidad y las discapacidades
severas son las que más pesan a la hora de reducir la EVLD.
La esperanza de vida con buena salud es un indicador que sintetiza en una sola medida cuatro indicadores que son: la esperanza de vida, la esperanza de vida libre de
enfermedad crónica, la esperanza de vida libre de discapacidad y la esperanza de vida
con una percepción subjetiva de buena salud.
Se trata de un buen indicador del nivel de salud y calidad de vida de una comunidad.
Su principal ventaja es que no hace únicamente hincapié en la duración de la vida,
como sucede con la esperanza de vida, sino en otras características de cómo se viven
esos años para intentar aproximarse a la medición de la esperanza de vida con calidad. Aunque al incorporar la percepción del estado de salud introduce la subjetividad
de las personas en la medición, y es precisamente este hecho el que le permite dar
una buena aproximación a la esperanza de vida con buena calidad, en lo que a la
salud se refiere21.
Como indicador refleja el hecho de que, por lo general, una persona no vive toda la
19 EHEMU Technical report 3 Juillet 2005 Différentes estimations des espérances de santé dans les pays de l’Union
européenne en 2002
20 http://www.ine.es/jaxi/tabla.do?path=/t15/p418/a2008/hogares/p01/esp_vida/l0/&file=02002.px&type=pcaxis&L=0
21 En salud pública y en medicina, el concepto de calidad de vida relacionada con la salud se refiere a la manera como
una persona o grupo de personas percibe su salud física y mental con el pasar del tiempo. CDC en http://www.cdc.gov/
spanish/hrqol/
50
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
vida en plena salud. Las enfermedades crónicas, la fragilidad y la discapacidad tienden a volverse más frecuentes en la vejez, por lo que una población con una mayor
esperanza de vida no es necesariamente más sana.
Además, como se ha mencionado, la esperanza de vida en buena salud es un buen
indicador para expresar desigualdades en salud, sean debidas a diferencias socio económicas o a desigualdades de género. La salud mental y la capacidad funcional son
los factores que más influyen en la percepción del estado de salud y la calidad de vida
de las personas mayores22.
El creciente envejecimiento y los años sin buena salud conducen a mayores necesidades sanitarias y sociales, especialmente en cuanto a enfermedades vasculares
degenerativas, cáncer, enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas y osteoarticulares.
Las personas enfermas representan un compromiso financiero mayor que las sanas23,
en cambio las que tienen una buena percepción de su estado de salud están en condiciones de contribuir económica y socialmente y consumen menos recursos sanitarios y sociales.
Esto también influye en las políticas económicas y productivas, por ejemplo, para
prolongar la vida productiva de las personas, las personas tienen que estar en condiciones físicas de trabajar, y para ello tener una mayor esperanza de vida con buena
salud.
Clásicamente las estrategias para lograr su aumento han de pasar por:
ȩȩ la promoción de entornos de vida saludables, de estilos de vida protectores
que reduzcan la aparición de oportunidades y de peligros para enfermar y
que potencien las opciones saludables (Promoción de Salud)
ȩȩ el control de los factores de riesgo y el diagnóstico precoz de las enfermedades transmisibles y no transmisibles (Prevención Primaria)
ȩȩ el diagnóstico precoz o rápido y el tratamiento de las enfermedades para
reducir la discapacidad y la mortalidad (Prevención Secundaria)
ȩȩ la rehabilitación funcional y la recuperación de la trayectoria vital para reducir el grado de discapacidad y dependencia. (Prevención Terciaria)
Estas estrategias se han dirigido fundamentalmente a la reducción de la mortalidad
evitable. La Mortalidad Innecesariamente Prematura y Sanitariamente Evitable (MIPSE) se definió a mediados de los años 70 como la mortalidad debida a un conjunto de
causas que, según la evidencia científica disponible, puede ser vitada mediante la intervención de los servicios de salud24. Posteriormente se han sumado otras causas que
susceptibles de intervención preventiva por políticas sanitarias intersectoriales (IPSI),
dejando con ello de limitar su uso a la evaluación de la calidad del sistema asistencial25.
Estas formas tradicionales de reducir la carga de enfermedad no incorporan estrategias específicas para mejorar el cuarto componente de la Esperanza de vida en buena
salud que, como se ha visto, es la percepción subjetiva de buena salud. Esta es una
medida subjetiva que valora la percepción que tiene la persona de su estado de salud,
22 AZPIAZU GARRIDO, Mercedes et al. Factores asociados a mal estado de salud percibido o a mala calidad de vida en
personas mayores de 65 años. Rev. Esp. Salud Publica [online]. 2002, vol.76, n.6, pp. 683-699. ISSN 1135-5727.
23 UE. DG SANCO La esperanza de vida con buena salud, en el corazón de la estrategia de Lisboa. En http://ec.europa.
eu/health/ph_information/indicators/lifeyears_es.htm
24 Rutstein DD, Berenberg W, Chalmers TC, et al. Measuring the quality of medical care. N Engl J Med. 1976;294: 582-8.
25 Gispert Rosa, Arán Barés María de, Puigdefàbregas Anna. La mortalidad evitable: lista de consenso para la actualización del indicador en España. Gac Sanit 2006;20(3):184-93
51
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
mostrando ser buena predictora de la esperanza de vida, de la morbi-mortalidad y de
la utilización de servicios sanitarios26,27.
La percepción del propio estado de salud es también un buen indicador para la evaluación de desigualdades en salud. De hecho, la percepción de su salud es peor entre
quienes tienen menos recursos, entre las mujeres y entre las personas mayores28.
Esta percepción, está influida por características propias de cada persona y por circunstancias del entorno. Entre las características personales están: el padecimiento
de alguna enfermedad, el significado que de la salud y de la enfermedad tienen la persona, sus valores, sus expectativas y creencias; y, fundamentalmente, su salud mental
y su capacidad funcional. Entre las relativas al entorno están el medio educativo, el
ambiente laboral, el contexto familiar y social y el hábitat.
La capacidad que tengan las personas para el afrontamiento de las circunstancias
vitales adversas (resiliencia) es uno de los determinantes más importantes de la aparición del estrés y, por tanto, de la salud mental y de la autopercepción más o menos
negativa del estado de salud.
También la capacidad de afrontar determina en gran medida la reacción de las personas
cuando su percepción de la salud es negativa, en el sentido de buscar una respuesta médica a problemas que no lo son. Alrededor de un 2% de la población presenta síntomas
físicos sin causa orgánica, y este fenómeno, denominado somatización, es más frecuente en mujeres y en personas con pocos recursos económicos29. Estas personas resultan
hiperfrecuentadoras del sistema sanitario. Algunos estudios estiman que entre un 20 y
un 25% de las personas que consultan en Atención Primaria lo hace por un problema
psicosomático o somatoforme30. El grupo más frecuente de pacientes que acuden a las
consultas de Atención Primaria con sufrimiento psicológico no cumplen los criterios
de caso psiquiátrico y la farmacoterapia no es generalmente útil para estos problemas31.
La capacidad para afrontar los problemas no es un rasgo que las personas tienen o no tiene de forma innata. Incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona y que se adquiere a través del aprendizaje,
mediante técnicas psicoeducativas, de las formas adecuadas de resolución de problemas,
del fomento de la autoestima, el autocontrol, la autoeficacia y la comunicación. Se trata,
por tanto, de algo sobre lo que es posible intervenir para mejorar la propia percepción
de salud y bienestar por lo que estas intervenciones deben contemplarse para el cumplimiento del compromiso de mejorar la esperanza de vida en buena salud.
El cáncer, las enfermedades cardiovasculares, los problemas osteomusculares y del
tejido conjuntivo y los problemas de salud mental, son los grupos de enfermedades
que contribuyen con más peso al conjunto de la carga de enfermedad en Andalucía.
El consumo de tabaco, la inactividad física, la alimentación inadecuada, la obesidad,
el consumo excesivo de alcohol, la hipertensión arterial, los niveles sanguíneos elevados de colesterol y glucosa, se encuentran entre los factores de riesgo estudiados
más estrechamente vinculados a la pérdida de años de vida en buena salud.
26 Antonio Abellán. Percepción del estado de salud. Rev Mult Gerontol 2003;13(5):340-342
27 Idler EL, Beyamini Y. Self-rated health and mortality: a review of twenty-seven community studies. J Health Soc Beha
1997;38:21-37.
28 Maica Rodríguez-Sanz, Paloma Carrillo Santisteve, Carme Borrell Desigualdades sociales en la salud, los estilos de
vida y la utilización de servicios sanitarios en las CC.AA., 1993-2003. Observatorio de Salud de la Mujer.
En www.msc.es/.../sns/.../Desigualdades_sociales_salud_y_SS.pdf
29 KARL-HEINZ LADWIG, BIRGITT MARTEN-MITTAG, NATALIA ERAZO, HARALD GU NDEL. Identifying Somatization
Disorder in a Population-Based Health Examination Survey Psychosocial Burden and Gender Differences. Psychosomatics 42:6, November-December 2001
30 Roca M, Gili M, Garcia-Garcia M, Salva J, Vives M, Garcia Campayo J, Comas A. Prevalence and comorbidity of common mental disorders in primary care. J Affect Disord. 2009 Dec;119(1-3):52-8. Epub 2009 Apr 10.
31 Gutierrez Nieto, AM. Propuesta de trabajo social desde atención primaria en el proceso asistencial integrado de
ansiedad, depresión y somatización (ADS): grupos de atención psicosocial para mujeres. Trabajo Social y Salud, 2007; 58:
187-198.
52
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
En Andalucía se vienen desarrollando desde hace años, y a través de los diferentes
Planes de Salud, estrategias para mejorar la esperanza de vida y la esperanza de vida
libre de discapacidad. Estas se han orientado a abordar:
ȩȩ Los estilos de vida y los entornos saludables mediante abordajes como el
Plan de Alimentación Equilibrada y Actividad Física (PAFAE), el Plan Integral
de Tabaquismo de Andalucía (PITA) y la promoción de la salud en la adolescencia y la juventud (Forma Joven).
ȩȩ La prevención de enfermedades transmisibles, fundamentalmente mediante el Programa de Vacunaciones de Andalucía, la prevención de la infección
por VIH y las intervenciones de protección de la salud para controlar la transmisión alimentaria, hídrica y ambiental de estas enfermedades.
ȩȩ La prevención de enfermedades no transmisibles y lesiones a través del
desarrollo de los Planes Integrales (PPII) que han definido actuaciones preventivas para los problemas de salud que producen una mayor morbilidad,
discapacidad y mortalidad. Son el Plan Integral de Cardiopatías de Andalucía
(PICA), el Plan Integral de Diabetes Mellitus de Andalucía (PIDMA), el Plan Integral de Oncología de Andalucía (PIOA), el Plan Integral de Salud mental de
Andalucía (PISMA) y el Plan Integral de Accidentalidad (PIAA), el Plan Integral
de Tabaquismo de Andalucía (PITA), el Plan Integral de Obesidad Infantil de
Andalucía (PIOBIN) etc. Además existe una estrategia de prevención y atención a las víctimas de la violencia de género.
ȩȩ También los PPII han abordado el diagnóstico precoz, el sistema de atención
sanitaria y la rehabilitación de las personas afectadas por los problemas de
salud a los que se enfrentan. Los instrumentos fundamentales para ello son
los Procesos Asistenciales Integrados en los que se define cómo debe hacerse
el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación de las enfermedades más
prevalentes o más graves y los indicadores de calidad de esas prácticas.
Otras estrategias que no son PPII también pretenden mejorar la Esperanza de vida en
buena salud desde una perspectiva sociosanitaria, como son la de Atención Temprana,
la de Envejecimiento Activo, el Plan Andaluz de Alzheimer, el Plan Andaluz de Enfermedades Raras, el Plan Andaluz del Dolor o el Plan Andaluz de Cuidados Paliativos.
Además, los PPII han desarrollado líneas instrumentales de actuación como los sistemas de información, la vigilancia de las enfermedades y sus determinantes y la
gestión del conocimiento mediante la producción y divulgación de información
científica relevante.
Los PPII han articulado sus intervenciones con otros planes y estrategias de salud fundamentales para su desarrollo como el III Plan de Calidad del Sistema Sanitario Publico de Andalucía, el Plan Estratégico de Formación Integral del Sistema Sanitario Publico de Andalucía, la Estrategia para la Seguridad del Paciente, o la Estrategia Cuidarte.
El desarrollo de los PPII ha supuesto un gran avance en las estrategias de mejora de
la esperanza de vida en buena salud, aunque hay problemas de salud para los que no
se dispone de una estrategia definida, o la que existe no está suficientemente actualizada a la luz de las nuevas evidencias científicas disponibles.
Andalucía cuenta con unas cifras excelentes de esperanza de vida. Durante el siglo
XX, la esperanza de vida prácticamente se ha duplicado, se han ganado cerca de cuarenta años de vida más por persona, un ritmo de crecimiento promedio cercano
al medio año de vida por año calendario (40,7 años en 1910 y 78,6 años en 2001)32
y ha seguido aumentando aunque más levemente en los últimos años hasta alcanzar
79,7 años en 2008 Con todo, los indicadores de EV, EVLD y EVBS pueden mejorarse.
32 IEA. Longevidad y calidad de vida en Andalucía. En http://www.juntadeandalucia.es/institutodeestadistica/lcva/
53
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Por ello, en el abordaje del compromiso de “Aumentar la esperanza de vida en buena
salud” se parte de un alto nivel de logro en el que es necesario identificar las oportunidades de mejora para definir los objetivos que deben ser definidos prioritariamente.
Para ello se proponen metas concretas precisas vinculadas a los factores que inciden
en la EVLD y en la EVBS.
Para actuar sobre la primera meta, las actuaciones irán dirigidas a potenciar el enfoque preventivo y de promoción de la salud en el desarrollo de los planes integrales
y las estrategias de salud, con el fin de incrementar la efectividad de sus acciones en
términos de resultados en salud, al tiempo que se actualizan las acciones dirigidas
a los principales problemas de salud emergentes y los determinantes relacionados.
Una parte importante de esta meta dirige sus estrategias a la mejora de la calidad de
las intervenciones y a la potenciación del enfoque de la recuperación en el abordaje
de las situaciones con mayor impacto sobre la EVBS.
La segunda meta busca avanzar en la integralidad de las respuestas, potenciando la
acción intersectorial y de la sociedad en su conjunto en el abordaje de las condiciones de vida y los determinantes de la desigual distribución de este indicador en la
población andaluza, con especial énfasis en la adecuación de los entornos en los que
la población vive y se relaciona.
El componente de autonomía frente a las decisiones y la percepción de la salud (que
como se ha mencionado se relaciona muy estrechamente con el estado de salud y
predice la mortalidad) es el objeto de la tercera meta, que se centra en reforzar las
capacidades y mejorar las competencias de la ciudadanía para influir sobre los elementos que determinan en su propia salud, promoviendo la corresponsabilización.
Pero también compromete a las autoridades en el desarrollo de instrumentos que
faciliten la toma de decisiones informada y eviten la medicalización de situaciones
vitales.
Finalmente, la última meta para cumplir el compromiso se centra en generar, extender y compartir conocimiento sobre la esperanza de vida en buena salud y la efectividad de las intervenciones y políticas para mejorarla, con un fuerte compromiso
de rendición de cuentas ante la sociedad y, especialmente, sus agentes principales.
META 1.1. Conseguir mayores niveles de salud con las
acciones contempladas en los planes integrales y las
estrategias de salud priorizadas en el Sistema Sanitario
Público de Andalucía.
OBJETIVOS:
1.1.1. Potenciar el enfoque preventivo y de promoción de la salud en el
desarrollo de los planes integrales y las estrategias de salud, con el fin
de incrementar la efectividad de sus acciones en términos de resultados
en salud.
1.1.2. Definir nuevas estrategias frente a problemas de salud emergentes y actualizar las existentes en base a las modificaciones en el contexto social y a los nuevos conocimientos que se generen:
1.1.3. Seguir impulsando las líneas del Plan de Calidad del SSPA en la
atención a las personas que presenten enfermedades o riesgos con impacto en la esperanza de vida en buena salud.
54
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
1.1.4. Potenciar la recuperación de las personas que presentan enfermedades o discapacidad, con mayor impacto en el proyecto vital.
1.1.5. Conseguir una respuesta integral apropiada para reducir el impacto de la dependencia en la vida de las personas.
META 1.2. Potenciar la acción social e intersectorial en el
abordaje de las condiciones de vida y los determinantes
de salud de mayor impacto en la esperanza de vida en
buena salud de la población de Andalucía.
OBJETIVOS:
1.2.1. Establecer un marco efectivo de colaboración con todos los agentes implicados para el abordaje de los principales determinantes relacionados con la esperanza de vida en buena salud.
1.2.2. Potenciar la adecuación del entorno físico de las personas, de
manera que se facilite la vida en buena salud.
1.2.3. Elaborar propuestas basadas en los paradigmas de Envejecimiento Activo y Saludable, con el fin de mejorar la calidad de vida a
medida que las personas envejecen.
META 1.3. Promover una cultura vital autónoma en
Salud.
OBJETIVOS:
1.3.1. Facilitar la autonomía y las decisiones informadas de la ciudadanía sobre las intervenciones terapéuticas.
1.3.2. Mejorar las competencias de las personas para valorar, cuidar y
mantener, de manera autónoma, su propia salud, como estrategia de
corresponsabilidad.
META 1.4. Generar nuevo conocimiento sobre la
medición de la esperanza de vida en buena salud, y
la efectividad de las intervenciones y políticas para
mejorarlas.
OBJETIVOS:
1.4.1. Medir, analizar y evaluar de forma periódica los años de vida en
buena salud, siguiendo las recomendaciones de la Unión Europea para
su comparación con las comunidades y naciones de nuestro entorno.
1.4.2. Evaluar el impacto de las diferentes iniciativas de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación
de dependencia en la salud de las integradas en la red de servicios y
prestaciones derivadas de la ley.
55
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
56
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Compromiso 2: Proteger y
Promover la salud de las
personas ante los efectos
del cambio climático, la
globalización y los riesgos
emergentes de origen ambiental
y alimentario
El cambio climático, las acciones antropogénicas no sostenibles, la globalización y
los riesgos de salud pública emergentes, comparten elementos comunes e interdependientes que configuran una misma constelación causal: las actuaciones humanas
que dañan los ecosistemas, polarizan los recursos y afectan a la salud. Aun siendo
difícil su segregación, se ha abordado en metas distintas para facilitar la definición y
evaluación de los objetivos.
Sobre el cambio climático
Existe hoy un firme consenso científico mundial en torno a la idea de que “el calentamiento del clima es incuestionable33” y se debe a la actividad humana, principalmente la quema de combustibles fósiles que liberan a la atmósfera gases de efecto
invernadero. Igualmente, hay suficientes pruebas de que la inacción puede llevar a
costes inalcanzables o, simplemente, a que se produzcan efectos irreversibles y de
magnitud desconocida hasta el momento presente. Por otro lado, el sur de Europa,
y particularmente Andalucía, se encuentran a escala global en la categoría de territorios de especial vulnerabilidad a los efectos del cambio climático, A esta necesidad
responde el Programa Andaluz de Adaptación al Cambio Climático (PAACC), en cuya
elaboración han participado todas las Consejerías de la Junta de Andalucía y se han
tenido en cuenta las observaciones y sugerencias surgidas en diversos foros de expertos en materia de cambio climático34. El Portal Andaluz del Cambio Climático (PACC)
es un portal temático, de carácter divulgativo, impulsado por la Junta de Andalucía,
que pretende mejorar el conocimiento de la ciudadanía sobre el Cambio Climático y
sus implicaciones prácticas, especialmente en el ámbito de la comunidad autónoma
andaluza.
La OMS ha subrayado que los riesgos para la salud son considerables, afectan a todo
el planeta y son difícilmente reversibles, como la muerte de más de 44.000 personas
provocada por la ola de calor que sufrió Europa en 2003. El cambio climático está
afectando por diversos mecanismos a algunos de los determinantes más importantes
de la salud como los alimentos, el aire y el agua35.
El impacto será desproporcionadamente mayor en poblaciones vulnerables, especialmente en personas menores, en la vejez y en personas enfermas o con escasos
recursos. La vulnerabilidad será mayor en las zonas sensibles al clima, con estrés por
escasez de agua, megaciudades y zonas aisladas geográficamente.
En este sentido, el Plan de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de
33 Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio climático, Cuarto Informe de Evaluación. Cambio climático
2007: informe de síntesis. Resumen para responsables de políticas. Ginebra.
34 ACUERDO de 3 de agosto de 2010, del Consejo de Gobierno, por el que se aprueba el Programa Andaluz de Adaptación
al Cambio Climático. CONSEJERÍA DE LA PRESIDENCIA.
35 “Cambio climático y salud”. OMS. Consejo Ejecutivo. 122ª reunión. Informe de la Secretaría. 16/01/2008
57
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Temperaturas de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, ha sido una
iniciativa coherente y orientada a la prevención de la morbimortalidad asociada con
la exposición al calor excesivo.
Se prevé que la falta de respuesta tenga un impacto en términos de enfermedades,
gasto sanitario y pérdidas de productividad, equivalente o mayor al gasto necesario
para afrontar el riesgo ambiental en cuestión.
La OMS recomienda, entre otras medidas, que se estudie en qué medida puede el sistema sanitario hacer frente a la amenaza adicional que supone el cambio del clima, aplicar estrategias de adaptación para fortalecer la protección de la salud, que se mejore la
capacidad para afrontar emergencias de salud publica, se promueva la salud a través de
la estrategia de salud en todas las políticas, se potencie la investigación aplicada sobre
la protección de la salud frente al cambio climático, al mismo tiempo que se mejoran
los sistemas de vigilancia sanitaria y fomentan las alianzas interdisciplinares36.
Sobre la globalización
La globalización tiene aspectos positivos y negativos. Aporta beneficios, puede incrementar la riqueza e inspira un sentido de solidaridad y responsabilidad compartida
con respecto a la salud. Sin embargo carece de reglas que garanticen una distribución
justa o equilibrada de los beneficios. Las crisis energética, alimentaria, financiera y del
clima que estamos viviendo son en gran parte producidas por la globalización. Todas
tienen causas mundiales y consecuencias locales, injustas para la salud. El sector de
la salud no ha tenido ni voz ni voto cuando se han formulado las políticas que han
causado estas crisis, pero la salud está sufriendo la mayor parte de las consecuencias37.
Es necesario por tanto realizar las reformas necesarias para estar presente en la
toma de decisiones políticas, potenciar la abogacía del sector salud y mejorar la gobernanza potenciando la estrategia de salud en todas las políticas.
Uno de los más claros efectos de la globalización es el movimiento poblacional y
la desaparición de fronteras para las enfermedades transmisibles emergentes y
re-emergentes.
Por otra parte, las crisis de seguridad alimentaria vividas en los últimos 20 años han
puesto de relieve que el mercado global de productos y alimentos aumenta los riesgos de origen biológico, químico y físico y, por tanto, es necesario un reforzamiento
de los sistemas de vigilancia y control y el fortalecimiento de la capacidad de respuesta ante las alertas de salud pública.
Es necesario profundizar en las consecuencias para la salud de la globalización y la
manera de mitigar sus efectos.
Sobre el conocimiento y la innovación
Existen multitud de datos que relacionan los factores ambientales con numerosas patologías. En las últimas décadas se ha registrado en Europa un aumento considerable
de la tasa de incidencia de cáncer de pulmón y testículos así como el empeoramiento de la calidad seminal relacionada con la hipótesis de “disruptores endocrinos”38.
Sustancias muchas de ellas incluidas en multitud de artículos de consumo doméstico
como aditivos plásticos (envases, tetinas de biberones) materiales de construcción etc.
36 Protecting Health in Europe from climate change. WHO 2008
37 Gobalización y salud. Dra. Margaret Chan. OMS. Intervención ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.
24/10/2008.
38 Chil“Europe’s environment: the third assessment” (Medio ambiente en Europa: tercera evaluación), Agencia Europea
de Medio Ambiente 2003
58
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Por otra parte, se ha descrito igualmente un aumento de las enfermedades respiratorias y asma sobre todo en personas menores relacionada entre otros factores con
la industrialización y las partículas PM10, PM2,539 incluso con fracciones menores
como son las partículas ultrafinas (PM<0,1micra).
Éstos últimos son algunos ejemplos de enfermedades relacionadas con factores ambientales para las cuales no se cuenta con la mejor evidencia científica disponible.
Establecer un vínculo causal entre medio ambiente y salud presenta muchas dificultades. No se conocen datos sobre la exposición global a contaminantes, su distribución en los ecosistemas, sobre la exposición combinada y efectos sinérgicos de los
mismos (efecto cóctel), tiempo de aparición de los síntomas, etc.
En cuanto a la inocuidad de los alimentos, una vez que los sistemas de evaluación de
los riesgos asociados a los mismos y de su impacto sobre la salud de las personas ha
mostrado su eficacia, es preciso reforzar las estrategias de gestión del conocimiento
hasta el nivel local, en donde las evaluaciones y actuaciones derivadas del mejor conocimiento científico son las bases primordiales de las intervenciones de protección
de la ciudadanía frente a dichos riesgos. Por otro lado, también la aparición de nuevos escenarios tanto sociales como tecnológicos y sus riesgos asociados, que afectan
al consumo y producción de los alimentos ha hecho aparecer la necesidad de nuevas
metodologías de investigación y evaluación que requieren de una continua evolución de las agencias y organismos científicos y administrativos encargados de ello, y
consecuentemente una mejor difusión y explicación de los nuevos conocimientos.
Este reto es precisamente el que hace que la salud ambiental y la seguridad alimentaria precisen una actualización constante para gestionar el mejor conocimiento científico y respaldar la instauración y fortalecimiento de políticas de protección de la
salud de la población.
Se hace necesario, por tanto, un enfoque innovador basado fundamentalmente en
la mejora del conocimiento científico, que integre la información en relación a la
carga contaminante, su distribución en los ecosistemas y su relación con datos de
carácter sanitario, así como un fortalecimiento de la investigación en esta materia,
llevada a cabo por grupos multidisciplinares. Y basado también en la incorporación
de la mirada hacia los determinantes medioambientales de la salud influidos por las
actividades y competencias de otros sectores.
La etiología multifactorial, las dimensiones de los problemas relacionados con la seguridad alimentaria y la salud ambiental y su epidemiología, caracterizada por la ausencia
de fronteras nítidas entre ambas, contaminación alimentaria y ambiental, y la necesidad
de abordar otros nuevos problemas derivados del actual contexto social, como la preservación de un entorno saludable en los espacios donde se desenvuelve la vida humana, o en los medios de transporte disponibles, ha determinado un nuevo paradigma en
protección de la salud que pasa por un enfoque holístico, integrado y coordinado de los
mismos, que requiere un replanteamiento de las estructuras organizativas del control
oficial y, al mismo tiempo, de la propia función de “autoritas” que le corresponde.
Sobre los riesgos ambientales y alimentarios
Riesgos ambientales
La exposición a sustancias y preparados químicos peligrosos, el uso de biocidas y
plaguicidas fitosanitarios, las sustancias Carcinogénicas Mutagénicas y Tóxicas para la reproducción (CMRs), Persistentes Bioacumulables y Tóxicas (PBT) representan
junto a otro tipo de compuestos químicos, graves amenazas que deben ser objeto de
vigilancia y control.
39 ISAAC, International study of Asthma and Allergies in childhood 1995-1996
59
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
El Instituto Nacional de Toxicología registró 59.724 consultas por episodios de intoxicación por productos químicos en 2005, de las que 9.709 (16,3%) se realizaron desde
Andalucía. El 78% de las mismas provenían del entorno doméstico, y el 50% de ellas
están relacionadas con menores de 14 años.
El Proyecto de Inspección Europeo ECLIPS llevado a cabo en países miembros en
2003-2004, puso de manifiesto que el 60% de los productos químicos comercializados en Europa presentan deficiencias en el contenido y formato de su etiqueta de peligrosidad y que el 70% de los mismos presentan deficiencias en sus Fichas de Datos
de Seguridad. Estos resultados coinciden con la situación evidenciada en Andalucía.
En Andalucía se dispone en la actualidad de 615 estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR, en adelante) urbanas en funcionamiento, con capacidad para realizar
el tratamiento de aguas residuales equivalente a una población de 11,9 millones de
habitantes, lo que supone el 88% de carga contaminante total generada procedente
de núcleos urbanos.
Según la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio actualmente se
encuentran en fase de construcción las infraestructuras necesarias para la depuración
de un 3% de la carga contaminante generada en Andalucía. Es preciso continuar la inversión en infraestructuras hasta cubrir todas las necesidades de depuración actuales.
Otro aspecto a destacar es la práctica cada vez más extendida es la reutilización de
aguas depuradas, “aguas regeneradas” dentro del denominado ciclo integral del agua.
En España es objeto de regulación jurídica mediante la publicación del RD 1620/2007
en cumplimiento de las directrices impuestas por la directiva marco de aguas (Directiva 2000/60/CE). En esta normativa se establecen unos criterios de calidad mínimos
dependientes de sus usos. Sin embargo, su sostenibilidad implica riesgos emergentes
derivados tanto del mantenimiento de las aguas regeneradas como de las afecciones
que implican en el medio multitud de compuestos no controlados dentro de los parámetros de calidad establecidos en sus distintos usos (productos farmacéuticos, de
higiene personal pesticidas, etc.)40.
Se hace necesario por tanto en el marco del IV PAS, identificar estos nuevos riesgos,
evaluarlos y elaborar directrices sanitarias encaminadas a su control.
Riesgos Alimentarios
Los riesgos asociados a los alimentos que se producen o derivan de peligros conocidos o emergentes en el marco de la producción y el mercado interior (UE, nacional o
local), están en general bien delimitados y sujetos a vigilancia y control adecuados,
no se puede olvidar que la europea es una cadena alimentaria muy segura. No obstante, una gran parte de los alimentos consumidos en la UE se producen (totalmente
o en parte) fuera de dicho espacio, y por lo tanto, la capacidad de protección frente a
una amplia gama de amenazas como las enfermedades infecciosas, las contaminaciones, los productos de riesgo, los fraudes etc., están estrechamente relacionados con
el desarrollo mundial de la prevención a través de la cooperación, el fomento de la
capacidad, los sistemas de alerta y la investigación.
En dicho marco, el fenómeno del Cambio Climático, puede dar lugar a nuevos peligros o situaciones que favorezcan la aparición de riesgos alimentarios emergentes, o
no, asociados a los alimentos.
Por otro lado, la Globalización, afecta a la inocuidad de los alimentos tanto por el
proceso de libre circulación de mercancías, como ya se ha indicado anteriormente,
como por la libre circulación de personas (con independencia de las migraciones
de tipo social o económicas de carácter ilegal, pero imparables) que hacen que los
patrones de consumo de alimentos se hagan cada vez más complejos. Patrón que
40 La reutilización de aguas regeneradas en España: Ejemplo de aplicación en el marco del proyecto consolider-tragua.
Aqua-LAC - Vol. 2 - Nº 1 - Mar. 2010. pp. 1- 17.
60
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
además se ve muy influenciado en nuestro ámbito social, por el fenómeno de la
creciente sofisticación de las producciones de alimentos y de la demanda ciudadana,
así como a la fragmentación de la población en múltiples grupos de destinatarios o
consumidores con intereses divididos.
Por último, las nuevas tecnologías cada vez más se constituyen como un factor decisivo tanto en la elaboración de alimentos como en su comercio, siendo por lo
tanto las responsables de la aparición de nuevos problemas y riesgos asociados a los
alimentos.
Acciones del IV PAS
Este nuevo escenario de un mundo Globalizado al que afecta el fenómeno del Cambio
Climático y con alta utilización de Nuevas Tecnologías, es el nuevo marco en el que hay
que establecer los objetivos del IV PAS, y que pasan por: en primer lugar conocer estos
posibles nuevos riesgos, y en caso de ser identificados, hay que caracterizarlos adecuadamente, y evaluarlos, para si es preciso incidir sobre los mismos mediante los correspondientes planes y/o programas de vigilancia y control. De otra parte, también es necesario
establecer nuevas metodologías y herramientas (o adaptar las existentes) que se adapten
a los nuevos tipos de abordaje que requieren estos posibles nuevos riesgos.
El anterior enfoque será el propuesto para intervenir en los riesgos ligados a nuevos alimentos y nuevas tecnologías, zoonosis de origen alimentario, contaminación de alimentos por productos químicos, así como para riesgos concretos ya catalogados de emergentes como son los alérgenos, y todo ello en el ámbito de un mercado global en donde el
comercio on-line gana día a día más cuota de mercado e incidencia sobre la ciudadanía.
Meta 2.1. Preparar a la sociedad andaluza ante los retos
de salud derivados del cambio climático y acciones
antropogénicas no sostenibles.
OBJETIVOS:
2.1.1. Conocer el impacto de los diferentes escenarios del cambio climático en la salud de la población andaluza y especialmente en la población vulnerable.
2.1.2. Promover las estrategias de acción ante los efectos para la salud
del cambio climático.
2.1.3. Desarrollar un sistema permanente de comunicación e interacción con la sociedad.
2.1.4. Aumentar y fomentar actividades medioambientalmente sostenibles y saludables en el ámbito local.
Meta 2.2. Reducir los efectos negativos que pueden
incidir en la salud de la población asociados a la
globalización en protección de la salud
OBJETIVOS:
2.2.1. Analizar, en el ámbito de la Protección de la Salud, el impacto de
la globalización en la salud de la población andaluza.
2.2.2. Fortalecer la vigilancia y control de enfermedades transmisibles
emergentes y re-emergentes (ETIER).
2.2.3. Reorientar las políticas de Protección de la Salud en base a la creciente complejidad de los comportamientos de consumo en este ámbito
61
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
2.2.4. Establecer la implantación de medidas de vigilancia y control de
productos milagro y terapias alternativas.
Meta 2.3. Garantizar un alto grado de protección de
la salud frente a los riesgos de origen alimentario y
ambiental y promover la mejora de la calidad del entorno
donde viven y trabajan las personas
OBJETIVOS:
2.3.1. Establecer estrategias de respuesta ante los riesgos emergentes
de origen ambiental y de la cadena alimentaria
2.3.2. Conocer la exposición de la población andaluza a factores ambientales emergentes.
2.3.3. Diseñar una estrategia de comunicación sobre riesgos emergentes que aborde especialmente aquellos que en cada momento sean
objeto de preocupación social.
2.3.4. Desarrollar una estrategia de protección frente a riesgos ambientales de entornos específicos.
2.3.5. Evaluar el impacto de la aplicación de las nuevas tecnologías en
la producción de alimentos, con mayor énfasis en los nuevos alimentos.
2.3.6. Diseñar el apoyo analítico para el proceso de Vigilancia y Análisis
de riesgos con excelencia científico técnica y calidad en el marco del
nuevo modelo de Salud Pública
Meta 2.4. Desarrollar un modelo de organización inteligente
que genere, fomente y comparta el conocimiento y la
innovación y promueva la mejora continua y la calidad
de las actuaciones en materia de protección de la salud
OBJETIVOS:
2.4.1. Creación de las bases y estructuras para trabajar con un enfoque integrado y multidisciplinar de la protección de la salud.
2.4.2. Fortalecer los Sistemas eficientes de información y registro de datos en Protección de la Salud, así como el intercambio de conocimiento
2.4.3. Sistematizar, evaluar y mejorar los procedimientos de trabajo en
Protección de la Salud.
Meta 2.5 Fomentar el uso del transporte público así
como los desplazamientos a pié y en bicicleta para
mejorar la salud individual y colectiva
OBJETIVOS:
2.5.1 Establecer elementos en la planificación que restrinjan el uso del
vehículo privado.
2.5.2 Fomentar el uso del transporte público y la intermodalidad.
2.5.3 Fomentar los desplazamientos no motorizados: a pié y en bicicleta
62
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Compromiso 3: Generar y
Desarrollar los Activos de
Salud de nuestra Comunidad
y ponerlos a disposición de la
sociedad andaluza
El campo de la salud pública está dominado por un modelo del déficit basado en la
identificación de los problemas y necesidades de la población y en la creación y oferta de los recursos profesionales que permitan la superación de dichos problemas. Las
estrategias preventivas surgidas de este modelo persiguen determinar cuáles son los
agentes de riesgo asociados con diversas patologías para después intervenir sobre
ellos y así reducir su incidencia y prevalencia.
Aunque este modelo consigue buenos resultados, también tiene algunos efectos indeseables como la excesiva dependencia de la población de los recursos sanitarios
profesionales o una visión de la salud limitada a la ausencia de enfermedades.
La insatisfacción con los resultados obtenidos por los modelos preventivos tradicionales ha llevado a lo largo de la última década al surgimiento de nuevos enfoques,
como el modelo de los activos de salud, que trata de completar las propuestas procedentes del modelo del déficit con otras como la capacidad de personas y comunidades para desarrollarse saludablemente, lo que supone una menor dependencia
de los servicios de salud.
Qué es un activo de salud
Un activo de salud es todo factor o recurso que aumenta la capacidad de las personas, grupos, comunidades, poblaciones o instituciones para mantener y sostener la
salud y el bienestar.
Por lo tanto, los activos pueden actuar a nivel individual (competencia social, autoestima, compromiso con el aprendizaje), comunitario (redes de apoyo familiar, capital
social, solidaridad intergeneracional, cohesión comunitaria) e institucional (seguridad en el empleo, viviendas seguras, recursos ambientales)41.
Salutogénesis y resiliencia
Uno de los puntos de partida recientes del modelo de activos es la teoría de la salutogénesis propuesta por Aaron Antonovosky42,43 para explicar el origen de la salud, o
por qué algunas personas permanecen sanas a pesar de haber atravesado situaciones
difíciles y estresantes.
Esta perspectiva destaca la importancia de algunos recursos personales y externos para el mantenimiento de la salud y el bienestar. Además de esos recursos,
Antonovosky hizo referencia al sentido de coherencia como un factor de protección fundamental, de forma que cuanto mayor es la compresión que las personas
tienen del mundo en el que viven, y lo consideran manejable y con sentido, ma41 Morgan, A. & Ziglio, E. (2007). Revitalising the evidence base for public health: an assets model. Promotion & Education, 2, 17-22.
42 Antonovsky, A. (1987) Unraveling the mystery of health. How people manage stress and stay well. Jossey-Bass, San
Francisco.
43 Anotonovsky, A. (1996) The salutogenic model as a theory to guide health promotion. Health Promotion International vol. 11, pp. 11-18.
63
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
yor es su capacidad para usar los recursos personales y externos para mantenerse
saludable44.
El concepto de salutogénesis está claramente asociado con el de resiliencia, o resistencia ante la adversidad, que se refiere a los procesos que llevan a algunas personas
a mostrar una buena adaptación a pesar de estar expuestos a una adversidad severa45.
La resiliencia tiene que ver con las diferentes reacciones individuales ante situaciones traumáticas, y quizá su definición más popular sea la de una adaptación positiva a pesar de experiencias de adversidad o trauma. Es decir, aunque hay una importante evidencia acumulada acerca de los efectos negativos que tienen sobre la
salud algunas situaciones estresantes, tales como la pobreza, la guerra, o la muerte
de familiares cercanos, muchas personas consiguen atravesar estas adversidades sin
sufrir secuelas. En los últimos años se han acumulado datos que indican que algunos recursos tanto personales (autoestima, autoeficacia, optimismo), como sociales
(apoyo familiar, redes sociales) protegen a las personas de los efectos negativos de
las situaciones adversas (Luthar, 2006).
Hay que reseñar las aportaciones de la Psicología Positiva y su búsqueda de las fortalezas de la persona de cara a la promoción de su bienestar y felicidad46. O del enfoque
del Desarrollo Positivo Adolescente47, que tiene sus raíces en el modelo de competencia surgido a principios de los años 80 en el ámbito de la psicología comunitaria48, o
en las propuestas de autores como Waters y Sroufe sobre la competencia social como un constructo adecuado para indicar un buen desarrollo en una etapa evolutiva
determinada49.
Aplicación del modelo de activos a las políticas de
salud pública
También hay que hacer referencia a la integración que Morgan y Ziglio han realizado
de las aportaciones anteriores, en una propuesta de aplicación del modelo de activos
a las políticas de salud pública50. Para estos autores es preciso encontrar un equilibrio entre el modelo del déficit - más dominante en el campo sanitario-, y el de los
activos –más novedoso y menos conocido-, que apoya sus posibilidades en las fortalezas y potencialidades de personas y comunidades para hacer frente al problema de
las desigualdades en salud.
Todas las propuestas anteriores tienen varios elementos en común, como el partir
de un concepto amplio de salud, que va más allá de la ausencia de enfermedades e
incluye aspectos como:
ȩȩ el bienestar subjetivo,
44 Lindstrom, B. & Erikksson, M. (2006) Contextualising salutogenesis and Antonovsky in public health development.
Health Promotion International vol 212, No.3, pp. 238-244.
45 Luthar, S. S. (2006). Resilience in development: A synthesis of research across five decades. En D. Cicchetti y D. J.
Cohen (Eds.), Developmental Psychopathology: Risk, disorder, and adaptation (2ª edition, Vol. 3, pp. 739-795). Nueva York:
Wiley.
46 Seligman, M. & Csikszentmihalyi, M. (2000). Positive Psychology: An Introduction. American Psychologist, 55, 5-14.
47 Benson, P.L., Scales, P.C., Hamilton, S.F., & Sesman, A., Jr. (2006). Positive youth development: Theory, research and
applications. In R.M. Lerner (Ed.), Theoretical models of human development. Volume 1 of Handbook of Child Psychology
(6th ed., pp. 894–941). Editors-in-chief: W. Damon & R.M. Lerner. Hoboken, NJ: Wiley.
48 Albee, G.W. (1980). A competency model to replace the defect model. En M.S. Gibbs, J.R.
Lachenmeyer y J.Sigal, Community Psychology. Nueva York: Gardner Press.
49 W. Andrew Collins and L. Alan Sroufe .Capacity for Intimate Relationships: A Developmental Construction . Furman,
W., Brown, B. B., & Feiring, C. (Eds.) (1999), The development of romantic relationships in adolescence (pp. 125-147). New
York: Cambridge University Press.
50 Morgan, A. & Ziglio, E. (2007). Revitalising the evidence base for public health: an assets model. Promotion & Education, 2, 17-22.
64
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
ȩȩ el funcionamiento óptimo para un proyecto vital,
ȩȩ o el hecho de que se trata de enfoques sistémicos que consideran que el desarrollo y la salud del ser humano está determinado por múltiples factores
biológicos, psicológicos y sociales, lo que está en la línea de la idea de los
determinantes en salud y la propuesta de Salud en todas las políticas (STP).
Además son propuestas optimistas, porque parten de las fortalezas y no de los
déficits de las personas, y porque tienen la expectativa de que se pueden promover cambios individuales positivos y que vayan más allá de la mera solución de los
problemas de salud. De ahí que el concepto de activo sea el que posiblemente haya
tenido una mayor trascendencia por su utilidad a la hora de diseñar e implementar
políticas de salud pública más participativas, que partan de los propios recursos, y
que se alejen de los modelos asistencialistas clásicos, que generan una dependencia
excesiva en la población.
La evidencia empírica disponible sobre factores de riesgo es abundante, pero no podemos decir lo mismo acerca de los activos o recursos que promueven la salud. Aunque en los últimos años se ha venido acumulando alguna evidencia, aún es necesario
seguir investigando para disponer de más datos sobre cuáles son los factores externos que contribuyen a la salud y al bienestar personal, y cuáles las características
personales que hacen que las personas puedan y sepan afrontar mejor las situaciones
de estrés y adversidad.
Mapa de activos
Esto es lo que se trata de conseguir con la Meta 1 del presente compromiso, es decir,
la generación de activos y de mapas de activos que recojan los recursos para la salud
de que dispone una determinada comunidad. Para Kretzmann y Mcknight51 hay tres
niveles de activos que han de ser tenidos en cuenta en la elaboración de un mapa:
ȩȩ El primero se refiere a las habilidades y capacidades de las personas residentes.
ȩȩ
El segundo incluye las asociaciones de personas residentes existentes en la comunidad que hacen que la vecindad trabaje conjuntamente por objetivos comunes.
ȩȩ El tercer nivel se refiere a aquellos recursos institucionales presentes en el
vecindario, como hospitales, colegios, bibliotecas, instalaciones deportivas,
zonas verdes, etc.
Nuevo enfoque
Hay que indicar además la utilidad de plantearse desde el modelo de activos un nuevo enfoque de la evaluación de las intervenciones en promoción de salud y en salud
pública en general, proponiendo métodos de evaluación que complementen la explicación y la comprensión del contexto y los patrones ligados a la salud52, y proponiendo nuevos indicadores relacionados con la salutogénesis, que vayan más allá de
los clásicos índices de morbilidad y mortalidad, que puedan explicar el estilo de vida
de la población de un lugar y no sólo de qué enferma y muere.
El desarrollo de estos indicadores es un primer paso necesario de cara a producir evidencias acerca de la eficacia de las intervenciones basadas en el modelo de activos, y
deben referirse tanto a competencias personales como a recursos o activos comunitarios, ambientales y culturales. Esto último es muy importante, ya que de esa forma
51 Kretzmann. J & Mcknight, J. (1993) Building Communities from the inside out: a path towards building and mobilising a communities assets. Institute for Policy Research, Evanston, Illinois.
52 Morgan, A. & Ziglio, E. (2007). Revitalising the evidence base for public health: an assets model. Promotion & Education, 2, 17-22.
65
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
se recogerá una información muy significativa sobre los mecanismos que vinculan
activos contextuales con resultados en salud.
Algunas iniciativas para desarrollar indicadores ya están en marcha, como la propuesta del EUHPID53 de un modelo de clasificación de indicadores de salud pública
en el marco de la salutogénesis54.
Interacción y apoyo social
Por otro lado, la interacción social entre las personas y las organizaciones comunitarias, constituye una fuente potencial de apoyo social. Así, las relaciones interpersonales que se crean en el ámbito de las actividades colectivas proporcionan importantes recursos para la persona (información, apoyo instrumental), pero además
aumentan el sentido de pertenencia y de integración a la comunidad, lo que tiene,
en general, claras consecuencias sobre el bienestar y la salud.
La evidencia del apoyo social sobre la salud es abundante, sobre todo por su eficacia como factor de protección antes el estrés55 y de fortalecimiento del sistema
inmunológico, puesto que genera un sentimiento de autoestima, satisfacción vital y
realización personal con valor en sí mismo, además de una serie de ventajas a nivel
de relaciones interpersonales, como una mayor capacidad de iniciativa y toma de
decisiones, mejor manejo de conflictos, mayores habilidades de comunicación y, en
general, más habilidades sociales56,57.
Participación y redes sociales
Desde un enfoque más sociológico también han surgido propuestas interesantes de
cara a entender los efectos de la participación en grupos o actividades sociales sobre
el bienestar psicológico.
Un ejemplo sería el concepto de capital social, entendido como aquellas características de la organización comunitaria como las redes sociales existentes y la confianza
recíproca, que facilitan la acción y cooperación para el beneficio mutuo entre las
personas integrantes de una comunidad58.
Según algunos autores y autoras, este capital social llevaría a la eficacia colectiva y al
deseo de implicarse de forma activa en beneficio de la comunidad59.
Capital social, por tanto, como conjunto de recursos y activos sociales o culturales (conocimiento, destreza, capacitación que generan beneficios en el ámbito
de la integración social) y recursos políticos o cívicos (redes sociales que facilitan la acción colectiva y puede hacer ganar autonomía e influencia social), que
obtienen las personas por participar en organizaciones o colectivos con objetivos comunes sujetos a normas60. También es capital social la capacidad de las
personas para actuar en común hacia fines comunitarios y participar en grupos
53 European Health Promotion. Indicator Development EUHPID.
54 Bauer, G., Davies, J.K. & Pelakin, J. (2006). The EUHPID health development model for the classification of public
health indicators. Health Promotion International vol 21, no 2, pp. 153-159.
55 Cohen, S., Gottlieb, B.H. & Underwood, L.G. (2000). Social relationships and health. In S. Cohen, L.. Underwood &
Gottlieb (Eds.) Social support measurement and intervention. Oxford: University press.
56 Eccles, J. S., Barber, B. L., Stone, M. y Hunt, J. (2003). Extracurricular activities and adolescent development. Journal
of Social Issues, 59, 865-889.
57 Elder, G. H. Jr. y Conger, R. D. (2000) Children of the Land: Adversity and success in rural America. Chicago: The
University of Chicago Press.
58 Putnam, R. D. (1993) ’The prosperous community: social capital and public life’ in the American Prospect, 4:13
59 Cancino, J. M. (2005). The utility of social capital and collective efficacy: social control policy in nonmetropolitan
settings. Criminal Justice Policy Review, 16, 287-318.
60 Serrano, C. (2002). Pobreza, capital social y ciudadanía. Asesorías para el Desarrollo, Chile.
66
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
y asociaciones guiadas por normas de reciprocidad e intercambio basados en la
confianza mutua61.
Si las redes sociales construidas en el ámbito comunitario son fundamentales para la
salud y el bienestar personal, también lo son las relaciones interpersonales en el contexto familiar. Está muy documentada la evidencia acerca de los efectos del contexto
familiar sobre el desarrollo y la salud de las personas integrantes, especialmente de
niños, niñas y adolescentes.
El concepto de estilo educativo parental también ha sido muy utilizado a la hora
de analizar las influencias familiares sobre niños y adolescentes. Existe abundante
bibliografía acerca de la relación que algunas dimensiones de este estilo, tales como
el apoyo, la comunicación, la supervisión o la existencia de normas y límites, tienen
sobre el desarrollo y la salud mental infantil y adolescente.
Es precisamente el fortalecimiento o creación de esas redes sociales, del impulso de
la participación ciudadana y del apoyo al contexto familiar donde centra su interés
la Meta 2 del presente compromiso.
Espacios y entornos
Por su parte, en la meta 3 del compromiso se apuesta por potenciar y desarrollar
aquellos activos previamente identificados que estén vinculados al entorno geográfico natural, tanto en relación al clima, a la producción y disponibilidad de alimentos, a las oportunidades del entorno físico y natural, al sistema de organización de
pueblos y ciudades en el territorio y a las vinculadas al urbanismo.
Referidos a aquellos vinculados a que las condiciones de vida y el estado de salud
sean más favorables en términos de oportunidades para el desarrollo individual y
colectivo de los distintos grupos sociales. Existe una relación entre adecuación del
entorno y la biología humana, el estilo de vida y la organización de la atención de
los servicios62.
Los avances en la salud de la población se apoyan, en gran medida, en factores estructurales que favorecen la mejora de las condiciones de vida y el incremento de las
oportunidades de la población, más que en los enfoques preventivos clásicos.
Esto significa que son factores externos como la mejora de la situación y de las
oportunidades en la vida, en la dieta, en el entorno, en el cuidado de sí mismo/a, los
que tienen más influencia sobre la salud y el bienestar del conjunto de la población,
muy por delante de las propuestas con un enfoque preventivo clínico o apoyadas en
concepciones de educación para la salud individual. Estas propuestas no se ocupan
de los determinantes sociales, apenas tienen en cuenta las percepciones subjetivas
de las personas, ofrecen una limitada cobertura poblacional, generan dependencia
del sistema, tienen un impacto muy limitado a largo plazo y acaban fabricando más
desigualdades en salud.
Empoderamiento de la población
Frente a esta concepción, la de activos de salud apuesta, centrándose en los factores
determinantes, en el empoderamiento de la población, en su capacitación para decidir sobre la propia salud, en el fomento de la participación para elaborar líneas de
intervención o por la intersectorialidad, que sin duda, hacen avanzar los proyectos
61 Serrano, C y Raczynski D. (2003). Derechos sociales básicos, superación de la pobreza ante la vulnerabilidad. Asesorías
para el Desarrollo, Chile. Citado en Programa Áreas Metropolitanas Vuolnerables. División de Políticas y Estudios. Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo. (Marzo de 2008).
62 Buck, R. (1985). PRIME Theory: An integrated approach to motivation and emotion. Psychological Review, 92, pp.
389-413.
67
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
destinados a mejorar las oportunidades para la salud. En suma, una propuesta de
vida activa y protagonista que vaya calando en todas las edades y sectores sociales.
De modo que esta Meta 3 de este compromiso fomenta los activos presentes u ofrecidos por el entorno.
De igual modo, otro objetivo de la Meta 3 dirigirá su enfoque a las estructuras urbanas para ofrecer a las personas y familias posibilidades de encuentro más allá del
ámbito doméstico. Un entorno urbano con lugares de esparcimiento y espacios verdes en el que puedan confluir, desde la garantía de seguridad, los distintos intereses
deportivos, lúdicos, recreativos o culturales de los distintos sectores poblacionales.
Actividad física
Respecto a la actividad física de la población, el conocimiento generado a través de
algunas investigaciones indica diferentes tipos de factores que están asociados al
nivel de la práctica física. Entre ellos pueden destacarse: la disponibilidad de equipamientos deportivos, la proximidad y densidad de plazas para la práctica en la vecindad, las características medioambientales (clima, horas de sol, contaminación ambiental, etc.). Estos factores, generalmente, no afectan directamente a las personas,
sino a las estructuras de organización de la práctica y, por ello, la valoración de su
efectividad se realiza a largo plazo. Su implementación no sólo es función de los y
las profesionales de la salud pública, sino también de agencias comunitarias y organizaciones, personas legisladoras y medios de comunicación.
Los activos identificados vinculados con las oportunidades para la realización rutinaria de actividad física, por su accesibilidad y conveniencia se potenciarán y pondrán a disposición de la ciudadanía con criterios de equidad.
Apuesta por el modelo de activos
El IV Plan Andaluz de Salud apuesta por explorar el modelo de activos porque es algo
más que una teoría o promesa a la hora de reconfigurar el protagonismo de la población respecto a su salud y su bienestar. En la convicción de que es bastante probable
que en los próximos años se lleven a cabo muchas intervenciones siguiendo este
modelo, que persigue promover la salud y el bienestar mediante el fortalecimiento
de los recursos y habilidades que disponen las personas y las comunidades.
Aún así, el modelo de activos no se concibe como una alternativa al modelo centrado en el déficit, ya que ambos enfoques son necesarios y complementarios. El IV
PAS apuesta por la conjunción de ambos, con el compromiso de mejorar la salud de
la población y, a su vez, reducir las desigualdades.
68
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Meta 3.1. Identificar y desarrollar los activos que
promueven salud y generan bienestar en la población
OBJETIVOS:
3.1.1. Identificar los activos de salud de Andalucía.
3.1.2. Realizar y potenciar el mapa de activos en salud de Andalucía.
3.1.3. Incorporar el modelo de activos en salud en los distintos niveles
territoriales de planificación.
Meta 3.2. Desarrollar los activos de salud vinculados a
las relaciones sociales y la cultura.
OBJETIVOS:
3.2.1. Desarrollar estrategias que potencien los activos de salud de las
relaciones sociales y fortalecimiento comunitario.
3.2.2. Fomentar alianzas y planes de trabajo para la potenciación de
activos entre la administración y las organizaciones ciudadanas y empresas que realicen actividades en el ámbito de la salud.
3.2.3. Promover los activos de salud de las familias.
Meta 3.3. Aprovechar las oportunidades para la salud
que ofrece el entorno geográfico y natural de Andalucía
OBJETIVOS:
3.3.1. Aprovechar las oportunidades que ofrecen los activos vinculados
al entorno geográfico natural en relación al clima, a la producción de alimentos, a los entornos naturales y al sistema de ciudades y urbanismo.
3.3.2. Fomentar alianzas y planes de trabajo para la potenciación de
activos entre la administración y las organizaciones ciudadanas y empresas que realicen actividades en el ámbito de la salud.
69
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
70
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Compromiso 4: Reducir las
Desigualdades Sociales en Salud
Actualmente, existe todo un cuerpo de evidencia científica que pone de manifiesto
que la probabilidad de enfermar, la esperanza de vida y la calidad de vida de las personas dependen sobre todo de factores sociales y económicos. Por ello, puede decirse
con firmeza que la salud es una cuestión de justicia social.
En 2003, la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud
(OMS)63, publicó un informe sobre los determinantes sociales de la salud, que agrupaba y resumía las pruebas científicas sobre el gradiente social de la salud. Algunas
de sus principales conclusiones fueron las siguientes:
ȩȩ A medida que se desciende en la escala social, se acorta la esperanza de vida
y son más frecuentes la mayoría de las enfermedades.
ȩȩ El estrés duradero y sus efectos son más comunes a menor clase social. El
estrés se ha relacionado con mayor riesgo de infecciones, diabetes, hipertensión arterial, infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares y depresión.
ȩȩ En el periodo prenatal y primera infancia se establecen las bases de la salud
adulta. Una situación de pobreza durante el embarazo y los primeros años de
la vida se asocia a un mayor riesgo de mala salud durante toda la vida.
ȩȩ La pobreza y la exclusión social ejercen un gran impacto sobre la salud, con
mayor riesgo de muerte prematura.
ȩȩ El desempleo, la inseguridad laboral y las condiciones de trabajo afectan a la
salud (salud mental, auto-percepción de salud, enfermedades cardiacas y sus
factores de riesgo).
ȩȩ El abuso del consumo de alcohol, el consumo ilegal de drogas y el tabaquismo están estrechamente relacionados con los indicadores de desventaja económica y social.
ȩȩ Las condiciones sociales y económicas se traducen en un gradiente social
en la calidad de la dieta, que contribuye a acentuar la desigualdad en salud.
Las pruebas crecientes sobre el impacto en la salud de los factores sociales y económicos, y la evidencia de la existencia de desigualdades en salud, ha llevado a la OMS
a proponer el objetivo de “subsanar las desigualdades en una generación”64. En un
informe publicado en 2008, la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud de
la OMS hacía un llamamiento a todos los gobiernos para luchar contra las desigualdades sociales en salud. Para ello proponían tres grandes recomendaciones:
ȩȩ Mejorar las condiciones de vida.
ȩȩ Luchar contra la distribución desigual del poder, el dinero y los recursos.
ȩȩ Medir la magnitud del problema, analizarlo y evaluar los efectos de las
intervenciones.
En estas recomendaciones queda en evidencia que la lucha por la equidad en salud
63 Los determinantes sociales de la salud: los hechos probados. Edición española, traducción de la 2ª Edición de la
OMS. Edita: SECRETARÍA GENERAL TÉCNICA. MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO. 2006. Diponible en: http://goo.
gl/Blguw
64 Subsanar las desigualdades en una generación. Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud. OMS. 2009.
Disponible en: http://goo.gl/fEtgG
71
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
sólo puede ser efectiva si existe un compromiso de gobierno. No es pues un tema del
sector sanitario sino del gobierno en su totalidad. Como se menciona en el discurso
de investidura de la Consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, el abordaje de
las desigualdades es un tema preferencial. Del mismo modo, se enfatiza la necesidad
de colaborar con los demás departamentos del Gobierno y con otras Instituciones
para potenciar los impactos positivos y minimizar los negativos de sus políticas sobre los determinantes de salud, todo ello habrá que hacerlo con la perspectiva de
reducción de desigualdades y el enfoque específico de género.
Las desigualdades sociales en salud son de gran magnitud cuando se comparan unos
países con otros, entre diversas regiones de un país y entre los barrios de una ciudad. Asimismo, el gradiente por clase social y las desigualdades de género existen
en todos los países. Andalucía no escapa a esta realidad y hay diversos análisis que
ponen de manifiesto las diferencias territoriales en la mortalidad y las diferencias
socioeconómicas y de género en la salud autopercibida, en la prevalencia de diversos
problemas de salud y en los estilos de vida.
Si bien hay numerosas investigaciones e informes que ponen en evidencia la existencia de desigualdades en salud y la contribución de los diversos determinantes
sociales en la salud, se conoce mucho menos sobre la efectividad de las políticas e intervenciones que pueden ponerse en marcha para reducir las desigualdades en salud.
Recientemente se ha publicado una revisión sistemática de la literatura científica,
orientada a localizar todas las revisiones previas (publicadas hasta 2007) que recopilan estudios sobre el impacto de las políticas e intervenciones dirigidas a reducir las
desigualdades65. Esta revisión de revisiones aborda la práctica totalidad de las áreas
de las políticas sobre los determinantes de salud (empleo, condiciones laborales,
bienestar y protección social, vivienda y entorno, educación, transporte, agricultura
y alimentación, etc.). Su principal conclusión es que existen muchas necesidades de
investigación sobre la efectividad de las intervenciones para reducir las desigualdades, dadas las pocas evidencias encontradas. En estas circunstancias, hacen dos
recomendaciones principales:
ȩȩ Que la selección de prioridades en las políticas públicas en los diversos sectores implicados en los determinantes de la salud, se base en la teoría de la
salud pública y en la escasa evidencia existente.
ȩȩ Que se recojan pruebas sobre el impacto de las políticas que se pongan en
marcha en el futuro, a través de la investigación, con métodos científicos
adecuados.
Una de las áreas donde existen más pruebas sobre la efectividad de las políticas es
la de Vivienda. Las intervenciones de mejora de la vivienda (rehabilitación y adaptación) se han mostrado efectivas para prevenir caídas y lesiones en las personas mayores. Aunque no todos los estudios llegan a la misma conclusión, este tipo de políticas
parecen también útiles en términos de mejora de la salud mental y la calidad de vida
en poblaciones que viven en barrios pobres3.
También existen evidencias sobre las intervenciones centradas en el consejo para un
mejor acceso a las prestaciones o ayudas sociales a las que se tiene derecho (sobre
todo ayudas económicas). Los estudios de mejor calidad incluidos en la revisión sistemática mostraban mejoras significativas en diversos indicadores de salud mental
y emocional tras este tipo de intervenciones, si bien los efectos sobre la salud física
eran más limitados3.
Además de la revisión sistemática mencionada, se han encontrado dos revisiones
adicionales sobre intervenciones en niños y niñas que viven en situación de po65 Bambra C, Gibson M, Petticrew M, Sowden A, Whitehead M, Wright K. Tackling the wider social determinants of
health and health inequalities: evidence from systematic reviews. Public Health Research Consortium, University of York,
2008. Available from: www.york.ac.uk/phrc.
72
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
breza. Una de ellas pone en evidencia que las comidas escolares pueden tener beneficios para estos niños y niñas (como aumento de peso y talla, y pequeñas mejoras
en algunas tareas cognitivas)66. La otra revisión evalúa las visitas domiciliarias para
disminuir la violencia doméstica en población vulnerable, visitas que se realizaban
durante los dos primeros años de vida y en las que se daba información, apoyo y
formación sobre la salud de los niños y niñas. Concluyó que este tipo de programas
previenen el abuso y abandono infantil, así como la violencia por parte de la pareja67.
Por último, cabe destacar el informe sobre los determinantes sociales de la salud publicado por la OMS en 2003, donde se hacen recomendaciones diversas sobre políticas
e intervenciones. La mayor parte de ellas se basan en evidencias indirectas (es decir, no
tanto en la evaluación de la efectividad de las intervenciones como en la evidencia de
la relación entre los determinantes sociales y la salud), pero dejan clara la necesidad
de abordar estos determinantes, especialmente la educación, el empleo, la vivienda,
la protección social y la distribución de la riqueza. Asimismo, este informe sitúa a la
población infantil y joven en el centro de las prioridades, dado el impacto de los determinantes sociales en estas edades sobre la salud durante toda la vida68.
Por todo ello, se plantean tres metas referidas a intervenciones en tres diferentes escenarios y en una dimensión relacionada con la necesidad de generar conocimiento
y evidencias sobre las desigualdades de salud en Andalucía y sobre las intervenciones
para reducirlas.
Así, las metas a alcanzar se refieren, en línea con lo manifestado en la introducción
de este IV PAS y en concordancia con la estrategia de salud en todas las políticas, a
las actuaciones junto con otros sectores para incidir en los determinantes de salud y
hacerlo desde el nivel más central hasta alcanzar el nivel local.
Como área de competencia específica de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas
Sociales, este compromiso se propone la meta de conocer y combatir las desigualdades desde el propio SSPA, mediante acciones dirigidas a garantizar que las intervenciones de promoción, prevención, protección se orienten con la perspectiva de
reducción de desigualdades, y en ese sentido; así como se han conseguido excelentes
logros en la equidad al acceso a los servicios, éstos logros se extiendan a las actividades preventivas, diagnósticas, terapéuticas y rehabilitadoras de manera que conduzcan a resultados similares, independientemente de la posición social de las personas.
Se plantea también combinar las estrategias generales anteriores que enfatizaban o
corregían las actuaciones para evitar generar o para reducir desigualdades, con intervenciones específicamente dirigidas a la población en condiciones de vulnerabilidad
y exclusión social.
Acompañando todas estas acciones, el logro de este compromiso requiere la generación de conocimiento sobre la distribución, carácter, magnitud y evolución de las
desigualdades sociales en salud en Andalucía, sobre sus principales determinantes y
sobre la efectividad de las intervenciones que se replanteen para su reducción.
En la definición de acciones para lograr las metas y objetivos de este compromiso,
se han tenido en cuenta las citadas revisiones sistemáticas y documentos. Dada la
escasez de evidencias directas (sobre efectividad de intervenciones), se han tenido
en cuenta también las evidencias indirectas (sobre el impacto de los determinantes
sociales en la salud) y el consenso de las personas expertas.
66 Kristjansson EA, Robinson V, Petticrew M, MacDonald B, Krasevec J, Janzen L, et al. Provisión escolar de comidas
para mejorar la salud física y psicosocial de niños y niñas de escuelas primarias en estado de pobreza (Revisión Cochrane
traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 2. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.
update-software.com.
67 Bilukha O; Hahn R.; Crosby; Fullilove MT; Liberman A; Moscicki E et al. The effectiveness of early childhood home
visitation in preventing violence: A systematic review. Am J Prev Med. 2005;28(2;Suppl 1): 11-39.
68 Wilkinson R, Marmot M. Social determinats of health. The solid facts (2nd edition). Regional Office for Europe of
the World Health Organization, 2003.
73
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Meta 4.1. Mejorar aquellas condiciones de vida de la
población andaluza que influyen en la reducción de las
desigualdades en salud.
OBJETIVOS:
4.1.1. Identificar aquellas condiciones de vida de la población andaluza
con mayor influencia sobre las diferencias existentes en el nivel de salud y reorientar las políticas relacionadas.
4.1.2. Crear entornos favorecedores de las relaciones sociales y estilos
de vida saludables en las áreas más desfavorecidas socialmente.
4.1.3. Invertir en la salud futura de los niños/as y jóvenes a través de la
reducción de las desigualdades sociales en su educación.
Meta 4.2. Mejorar el impacto de las políticas de
redistribución de la riqueza en la reducción de las
desigualdades en salud.
OBJETIVOS:
Objetivo 4.2.1. Establecer mecanismos de coordinación intersectoriales,
en aquellas políticas de reducción de los niveles de pobreza y exclusión.
Objetivo 4.2.2. Fomentar y facilitar el empoderamiento y la participación de las personas, con especial atención a los grupos sociales más vulnerables, en todos los ámbitos y niveles de la política.
Objetivo 4.2.3. Fortalecer estrategias de protección en poblaciones especialmente vulnerables por su situación de falta de autonomía personal.
Meta 4.3. Disminuir las desigualdades en la atención
sanitaria prestada por el Sistema Sanitario Público de
Andalucía.
OBJETIVOS:
4.3.1. Reorientar la atención sanitaria y los recursos del SSPA hacia los
problemas de salud donde hay evidencia de la existencia de desigualdades sociales y de género.
4.3.2. Mejorar la equidad en el acceso a los servicios sanitarios para las minorías y los grupos sociales especialmente vulnerables.
4.3.3. Mejorar la equidad en el acceso a prestaciones y servicios de carácter preventivo y de promoción de la salud.
Meta 4.4. Generar nuevo conocimiento sobre la magnitud
de las desigualdades sociales, su impacto en la salud,
su evolución y la efectividad de las intervenciones y
políticas para reducirlas.
OBJETIVOS:
4.4.1. Integrar y mejorar los sistemas de información de las distintas
administraciones públicas de Andalucía de forma que proporcionen información sobre desigualdades sociales en salud.
4.4.2. Monitorizar la evolución de las desigualdades en los determinantes sociales y de género en la salud, con informe periódico al Parlamento.
4.4.3. Promover la investigación sobre las desigualdades sociales y de
género, su impacto en la salud y la relación con las diferentes políticas.
74
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Compromiso 5: Situar el Sistema
Sanitario Público de Andalucía al
servicio de la ciudadanía con el
liderazgo de los y las profesionales
Transparencia en el Sistema Sanitario Público de
Andalucía (SSPA)
La transparencia en las actuaciones de la Administración Pública es una exigencia
de una sociedad en continuo desarrollo. La transparencia es un valor que facilita el
avance democrático y la participación de la ciudadanía. Persigue, entre otros objetivos, facilitar la evaluación de las políticas públicas.
La transparencia también permite que se garantice el ejercicio de los derechos relacionados con la autonomía de la voluntad de las personas. Es un estímulo para la
mejora continua de los y las profesionales y centros del Sistema Sanitario Público de
Andalucía (SSPA). Por tanto, la transparencia es un valor irrenunciable para el SSPA
y establece un vínculo de calidad con la ciudadanía.
La orientación del SSPA hacia la consecución de los mejores resultados en salud de
la ciudadanía continuará durante la vigencia de este nuevo Plan Andaluz de Salud.
Se establece un compromiso más con la ciudadanía y para ello se establecerán herramientas que permitan la mejor elección de la ciudadanía.
La transparencia constituye un elemento que aumenta la seguridad de las actuaciones sanitarias. La mayor participación ciudadana, y el reconocimiento de sus derechos, es un elemento de calidad que impulsará el desarrollo de las Unidades de
Gestión Clínica (UGC).
Organización del SSPA
El SSPA tiene como objetivo estratégico, entre otros, y desde hace ya varios años, prestar una asistencia integral segura y de calidad, determinada según las necesidades y
expectativas de la ciudadanía. Hemos asumido que la ciudadanía necesita una asistencia personalizada en el lugar más cercano y con el mayor respeto a su tiempo. Así el
SSPA debe incorporar ya formas de organización más horizontales, que cuente con
la ciudadanía como parte del modelo y que faciliten estos retos. Esta organización,
consolidada en el SSPA, se articula en base al modelo denominado Gestión Clínica.
El Sistema Sanitario Público de Andalucía dispone de conocimiento y experiencia
en formas de organización basadas en la autonomía y compromiso de sus profesionales. Es el momento de profundizar más en la transformación de las estructuras
organizativas actuales para permitir una mayor interconexión entre los y las profesionales del SSPA y que permitan una mejor respuesta en resultados, en tiempo y en
lugares de prestación.
La nueva organización estará basada en las unidades de gestión clínica (UGC) que
serán el elemento nuclear. Estas unidades se conciben como el mejor escenario de
confluencia de las expectativas y necesidades de la ciudadanía con el desempeño
y el desarrollo de profesionales. Las UGC son espacios para prestar una asistencia
integral de calidad y segura, que implementan la innovación y desarrollan la investigación, para la mejor gestión del conocimiento que poseen y generan los y las profesionales del SSPA.
75
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
La gestión clínica se desarrollará en el marco de las mejoras evidencias científicas disponibles y en su aplicación inmediata, con el objetivo principal de conseguir los mejores resultados en salud y satisfacer las necesidades de ciudadanía y profesionales.
Las UGC asumen un modelo de asistencia sanitaria integral que está basado en la
participación y el conocimiento de todas las personas de la UGC, con el objetivo
prioritario de definir e implementar todas sus estrategias y líneas de actuación, a
través del diálogo explícito, desde los valores compartidos por profesionales, por el
SSPA y por la ciudadanía.
Estos valores compartidos generarán la toma de decisiones para conseguir los mejores resultados en salud de la ciudadanía.
El Sistema Sanitario Público de Andalucía orientará la organización de las UGC como estructuras nodales que permitan el desempeño en redes de conocimiento, y
establecerá la metodología y las herramientas que faciliten su descentralización y
autonomía para la gestión de los recursos disponibles contribuyendo a la sostenibilidad del sistema sanitario.
El modelo de gestión clínica en el que se sustenta el SSPA pretende la consecución de
tres objetivos fundamentales: fomentar el incremento de la capacidad auto-organizativa de profesionales, impulsar la agrupación funcional y eficiente del personal con
niveles acreditados de calidad objetivamente medidos y reconocidos; y conformar
un marco óptimo para el máximo desarrollo y aplicación efectiva del conjunto de
herramientas operativas y funcionales de carácter estratégico que el Sistema sanitario Público de Andalucía ha venido incorporando desde hace más de una década,
especialmente en lo que se refiere a la gestión por competencias, los procesos asistenciales integrados y la acreditación de la calidad.
Liderazgo profesional + Empoderamiento de la
ciudadanía
Y todo ello teniendo como base consolidar el liderazgo de los y las profesionales del
SSPA, y potenciar y fomentar el empoderamiento y protagonismo de la ciudadanía.
Para ello articula espacios compartidos entre todos los agentes que intervienen en
el funcionamiento del SSPA, y en el que la administración sanitaria juega un papel
fundamental al ser la garante de los derechos de los y las ciudadanas.
Metas, objetivos y estrategias propuestas
A continuación se exponen las metas, objetivos y estrategias propuestas por el grupo
de personas expertas que ha trabajado en los últimos meses en el desarrollo de este
compromiso para el siguiente documento de propuesta técnica del IV PAS.
76
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Meta 5.1. Garantizar la transparencia en las actuaciones
del SSPA
OBJETIVOS:
5.1.1. Convertir la transparencia en el eje central de la gestión de Unidades Clínicas.
5.1.2. Lograr una organización abierta a la ciudadanía, garantizando la
interacción en estructura, objetivos, procedimientos y resultados.
5.1.3. Diseñar e implementar todas aquellas medidas que contribuyan
a incrementar y fortalecer la reputación y eficacia digital del SSPA
5.1.4. Las Unidades de Gestión Clínica se gestionarán contando con
profesionales, de forma ecuánime y transparente, ponderando los criterios de eficiencia y de resultados en salud.
Meta 5.2. Lograr un marco social de alianzas y de valores
compartidos entre ciudadanía y profesionales de la
salud enmarcado por la Estrategia de Bioética de SSPA.
OBJETIVOS:
5.2.1. Implementar un marco de Participación Ciudadana en el que
profesionales y ciudadanía se encuentren como protagonistas en la
aplicación y desarrollo de los procesos de atención en las UGC.
5.2.2. Hacer de la satisfacción y expectativas de la ciudadanía el marco
para la mejora continua de las UGC.
5.2.3. El SSPA establecerá el marco de actuación para garantizar el
ejercicio de la mayor autonomía personal de la ciudadanía.
5.2.4. Definir los canales para hacer llegar a la ciudadanía información útil sobre los servicios sanitarios y sociales y establecer de manera
compartida los criterios de accesibilidad.
5.2.5. Llevar a cabo las distintas actividades que garanticen la instauración del derecho civil de la ciudadanía andaluza en el marco del sistema sanitario andaluz, concretadas en acciones dentro de las unidades
clínicas de gestión.
Meta 5.3. Que el SSPA se constituya como un espacio
abierto y compartido, que facilite las interrelaciones de
profesionales y ciudadanía
OBJETIVOS:
5.3.1. Articular el SSPA en una red de UGC para mejorar la accesibilidad, la continuidad asistencial y la capacidad de respuesta, acercándolo a la ciudadanía.
5.3.2. Mejorar la comunicación e interrelación entre profesionales y
ciudadanía.
5.3.3. Desarrollar Herramientas de Ayuda en la Toma de Decisiones
(HATD) que faciliten a la ciudadanía información basada en la evidencia acerca de cuidados y tratamientos, que promuevan el uso de su
derecho a la información y la posibilidad de elección entre las opciones
de diagnóstico.
77
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
5.3.4. Diseñar, desarrollar y potenciar espacios de trabajo compartido
entre profesionales y ciudadanía, como la Escuela de Pacientes, proyecto Al Alado y otros, con el objetivo de fomentar el autocuidado.
5.3.5. Incorporara a la ciudadanía en los comités de bioética y seguridad de los centros sanitarios, donde se interrelacionan la distintas
unidades de gestión clínica en torno a objetivos comunes de mejora de
la salud de la comunidad.
5.3.6. Incorporar a la ciudadanía de forma activa en la dirección de las
unidades de gestión clínica, incorporando al menos dos ciudadanos o
ciudadanas para la valoración de los resultados anuales de los acuerdos de gestión.
Meta 5.4. El SSPA se sustentará por el compromiso de
sus profesionales con los mejores resultados en salud
OBJETIVOS:
5.4.1. El SSPA dispondrá de los sistemas de información precisos para
la gestión del conocimiento necesario para obtener los mejores resultados en salud.
5.4.2. Profesionales del SSPA se comprometen a obtener los mejores resultados en salud asumiendo una perspectiva territorial, intersectorial
y participada.
5.4.3. Profesionales del SSPA, mujeres y hombres, se comprometen a
desarrollar aquellas nuevas competencias acordes al envejecimiento y
aumento de la cronicidad de la población andaluza, de cara a obtener los
resultados en salud que necesite ésta para mejorar en calidad de vida.
5.4.4. Promover en las UGC una cultura de gestión por valores que garantice una adaptación de los espacios de relación de profesionales con
la ciudadanía que complemente los servicios en calidad y excelencia.
5.4.5. Los valores de la organización del SSPA y los de sus profesionales
serán compartidos y adaptados a los valores de la ciudadanía andaluza.
5.4.6. La historia de valores de cada ciudadano y ciudadana andaluza
será compromiso para los y las profesionales sanitarios y la organización en la calidad de los servicios que se le presten.
78
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Compromiso 6: Fomentar la
gestión del conocimiento e
incorporación de tecnologías con
criterios de sostenibilidad para
mejorar la salud de la población
La generación del conocimiento y la implantación de las tecnologías son, sin duda,
dos elementos clave para la mejora de la salud población en este siglo XXI.
El conocimiento como bien público69 puede y debe ser utilizado por aquellas instituciones y organizaciones capaces de transformarlo en salud desde una visión colaborativa y desde la base de que la salud es un bien universal cuya preservación y mejora
debe ser responsabilidad de todos y todas. Por ello, debe garantizarse la incorporación de los conocimientos y tecnologías adecuados que impulsen la prevención de
las enfermedades y la promoción y la protección de la salud bajo criterios de innovación, sostenibilidad y eficiencia, fomentando la participación ciudadana70. De esta
forma, ejercerán una acción directa sobre la salud de la población.
En un contexto de corresponsabilidad, la disponibilidad de nuevas tecnologías conlleva – si resulta generalizada- un mejor acceso de la ciudadanía a la información
y servicios de salud, así como establecer un punto de partida más equitativo. La
posibilidad de interacción que ofrecen las nuevas tecnologías permite la creación
de nuevos cauces de participación. Por otro lado, han de tenerse en cuenta los potenciales riesgos para la salud que el incremente del uso de los medios electrónicos
pueden tener71.
El conocimiento genera valor para la persona si se traslada a su vida de forma práctica y esto es socialmente útil si esta utilidad práctica se hace extensiva a toda la
ciudadanía72. Es entonces cuando se transforma en un valor social soporte de otros
muchos que se vinculan al progreso y bienestar social; en este sentido, es necesaria la
implicación de todas las administraciones en las políticas de salud y la colaboración
de agentes y organizaciones sociales, empresariales, académicas y ciudadanas para
su aplicación.
Un marco colaborativo que adhiera a este compromiso a todos los agentes generadores de conocimiento puede garantizar una sostenibilidad productiva en términos de
desarrollo tecnológico y translación efectiva del conocimiento a la salud y bienestar
del ciudadano y ciudadana y por extensión de la sociedad73. Desde su inicio, el conocimiento debe de enfocarse a satisfacer necesidades y expectativas de la ciudadanía, y
siendo así tendrá, sin duda, unas consecuencias positivas directas (desarrollos tecnológicos y explotaciones comerciales) y otras indirectas (una población sana y productiva)
sobre la economía y la sostenibilidad de una sociedad avanzada. Por ello resulta indispensable disponer de un sistema adecuado para detectar las necesidades y conocer las
expectativas de la CIUDADANÍA respecto a su salud y al sistema sanitario, y así garanti69 Stiglitz, J. E. El conocimiento como un bien público mundial. In: Kaul I, Grunberg I, Stern M (eds.). Global public
goods. UNDP. New York: Oxford University Press; 1999.
70 Costs and benefits of health information technology: an updated systematic review. Paul G Shekelle, Caroline
L Goldzweig Southern California Evidence-based Practice Centre RAND Corporation The Health Foundation ISBN
978-1-906461-08-9
71 La adicción a la red podría ser incluida en la edición de 2012 del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos
Mentales, publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría
72 Internet, salud y ciudadanía. María Natividad Moya Garrido. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, Sevilla
2009. ISBN: 978-84-692-2815-9
73 Organización Mundial de la Salud. Salud pública, innovación y derechos de propiedad intelectual. Informe de la
Comisión de Derechos de Propiedad Intelectual, Innovación y Salud pública. Ginebra. 2006.
79
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
zar una respuesta adecuada y flexible de la organización sanitaria, basándose para todo
ello en una adecuada gestión de la investigación, la innovación y la tecnología.
Es evidente que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) permiten
una transmisión más amplia de la información y del conocimiento y que además
posibilitan la adaptación de ambas a las necesidades concretas de las personas. También pueden convertirse en un potente instrumento para identificar expectativas y
necesidades de la ciudadanía. No podríamos hablar de un Plan Andaluz de Salud que
tiene como una de sus ideas directriz la generación del valor salud si no disponemos
de herramientas de información y comunicación ágiles e interactivas accesibles para
todas las personas.
Tanto profesionales como ciudadanía, personas claves en este proceso, manifiestan
la necesidad de conocimiento y tecnología, y que éstas se pongan al servicio del bien
común, de la salud74. La evaluación del III Plan Andaluz de Salud traslada expectativas por parte de profesionales y ciudadanía, reclamando la aplicación de conocimiento generado y de las tecnologías desarrolladas.
Las características demográficas de nuestra sociedad, con el envejecimiento de la población y el aumento de procesos crónicos, nos sitúan ante una realidad que puede
en gran medida beneficiarse de los avances tecnológicos de manera efectiva y eficiente75. El uso de tecnologías de la imagen para el diagnóstico por teleasistencia, o
el seguimiento de procesos con el apoyo de tecnologías a distancia, permiten acercar,
como nos ha demostrado la evidencia, la asistencia especializada a las personas que
lo necesiten de una manera eficiente76,77.
La puesta en uso y distribución de la tecnología y el conocimiento que permita estos
cuidados, debe ser abordada de manera inteligente, equitativa y coordinada por los
planes estratégicos de las organizaciones, y no dejarlos al avance exclusivo que la
oportunidad pueda ofrecer.
La globalización del conocimiento pone a disposición de los y las profesionales herramientas, información y alternativas terapéuticas que deben llegarles con la suficiente seguridad para su uso. Las estructuras de la organización deben proveer el
acercamiento del conocimiento para que éste pueda ser utilizado de forma segura.
El derecho a una asistencia equitativa debe mover las iniciativas necesarias para que
toda la ciudadanía pueda tener acceso al estado del conocimiento que pueda ser
beneficioso para su salud.
Los últimos informes de salud de la Organización Mundial de la Salud, y concretamente el del 2008, ponen de manifiesto la desigualdad en el acceso a la salud de
la ciudadanía del mundo y la necesidad de organizar la atención de salud desde el
hogar y los entornos propios de las personas hasta el hospital78.
A la luz de lo expuesto anteriormente, es importante el establecimiento de alianzas
entre distintas administraciones y empresas para poner las innovaciones tecnológicas (incluida la comunicación) a disposición de la promoción y atención de la salud de la comunidad. A través del esfuerzo común planificado y coordinado para
intereses comunes se conseguirán las sinergias necesarias que confieran al sistema
sanitario capacidad de llegar más allá de donde actualmente llega.
74 Bessell TL, McDonald S, Silagy CA, Anderson JN, Hiller JE, Sansom LN: Do Internet interventions for consumers
cause more harm than good? A systematic review. Health Expect 2002, 5(1):28-37
75 European Comimission. Information Society and Media. Report of the ICT-PSP consultation meetingon ICT and
Ageing. Brussels, 16 February 2010
76 Rubies-Feijoo C, Salas-Fernández T, Moya-Olvera F, Guanyabens-Calvet J.Imagen médica, telemedicina y teleasistencia médica. Med Clin (Barc). 2010 Feb;134 Suppl 1:56-62
77 European Commission. Institute for Propective Tecnological Studies. The Development of eHealth in an Enlarged
EU: Synthesis Report. 2008
78 OMS. Informe sobre la salud en el mundo 2008. La atención primaria en salud, más necesaria que nunca. Ginebra
2008
80
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
No obstante, es obligatoria una gestión eficiente de las nuevas tecnologías de
cualquier tipo, por razones éticas y sociales, que debe basarse en dos elementos
fundamentales:
ȩȩ la necesaria búsqueda de evidencia acerca de estas nuevas tecnologías (con
la posibilidad de incorporaciones provisionales a la espera de evidencia
adicional)79,
ȩȩ así como la necesidad de buscar métodos y herramientas suficientemente
evaluadas (a través de métodos estandarizados y avalados como las relacionados con la evaluación económica de tecnologías sanitarias)80,81,82 que ayuden a discriminar las tecnologías que realmente aportan un valor añadido
con respecto a las ya existentes
Sin duda en el entorno socioeconómico en el que se sitúa nuestra Comunidad, con
un sistema sanitario universal de los más avanzados, con un impulso decidido en
investigación y desarrollo tecnológico que ha disparado el impacto de la producción científica en los cinco últimos años y que permite plantear un horizonte real
de mejora con infraestructuras de apoyo a la investigación en marcha y con unos
niveles de participación y colaboración de ciudadanía y agentes sociales en proceso
de despegue, nos coloca en un escenario en el que resulta factible plantear una
gestión integral e integrada del conocimiento para su traslación práctica a la sociedad en beneficio de su salud. El delicado escenario económico que atravesamos hoy
en el que se hacen necesarios planteamientos productivos nuevos y sostenibles, es
una oportunidad para este desarrollo y para un abordaje del mismo con criterios de
calidad, que en las metas de este compromiso se apoyan en la colaboración, en la
participación y en la evaluación permanente.
79 Cédric Carbonneil, Fabienne Quentin and Sun Hae Lee-Robin (2009). A common policy framework for evidence
generation on promising health technologies. International Journal of Technology Assessment in Health Care, 25 , pp
56-67 doi:10.1017/S0266462309990699
80 National Institute for Health and Clinical Evidence (NICE). Guide to the methods of technology appraisal. June 2008
81 Actualización de la Guía para la Adquisición de Nuevas Tecnologías (GANT). Agencia de Evaluación de Tecnologías
Sanitarias de Andalucía, 2007. ISBN: 978-84-93-5951-8-0
82 Health technology assessment and health policy-making in Europe. Current status, challenges and potential. Marcial
Velasco Garrido, Finn Børlum Kristensen, Camilla Palmhøj Nielsen and Reinhard Busse. 2008. ISBN 978 92 890 4293 2
81
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Meta 6.1. Conseguir un marco colaborativo entre agentes
implicados que garantice la gestión de la información,
y la generación e incorporación del conocimiento y
la tecnología orientada a la mejora de la salud, en un
escenario de equidad y responsabilidad compartida
OBJETIVOS:
6.1.1. Garantizar el acceso de la ciudadanía a una información veraz, actualizada, adaptada a la diversidad y suficiente sobre la salud.
6.1.2. Establecer un espacio en red para la interacción entre la ciudadanía y el sistema sanitario público andaluz, con el fin de que la
información pueda ser obtenida por las personas a nivel individual,
adaptada a sus propias necesidades de salud.
6.1.3. Promover la creación de un subsistema del sistema andaluz del
conocimiento que, con la presencia del SSPA, las Universidades y el
sector empresarial, acuerde el desarrollo de un plan de acción común
para la generación y aplicación de conocimiento en base a las necesidades de nuevos bienes, servicios y procedimientos que impacten positivamente en la salud de la ciudadanía.
6.1.4. Incluir a la ciudadanía en el proceso de planificación de la I+D+i
y de la toma de decisiones en la incorporación de nuevas tecnologías al
SSPA y su distribución geográfica.
6.1.5. Promover la integración de la información disponible sobre la
ciudadanía en las diferentes administraciones públicas de cara a la
eficacia y eficiencia de los servicios de salud.
Meta 6.2. Impulsar los mecanismos que fomenten
la generación e incorporación de conocimientos y
tecnologías de calidad que garanticen el servicio a la
ciudadanía en la mejora de su salud.
OBJETIVOS:
6.2.1. Profundizar en el desarrollo de un sistema de prospectiva tecnológica que utilice la información disponible en el ámbito profesional,
empresarial y científico, e integrado con un sistema de análisis de evidencia científica y de vigilancia tecnológica.
6.2.2. Universalizar los mecanismos que garanticen que las evidencias
científicas sobre eficacia y eficiencia de las tecnologías sanitarias se incorporen en la organización y funcionamiento del SSPA.
6.2.3. Potenciar la generación y transferencia del conocimiento en el
espacio compartido donde se desarrolla la gestión clínica, de forma que
se lleve a cabo una investigación de calidad.
6.2.4. Desarrollar aquellos mecanismos adecuados de integración entre
las políticas que llevan a cabo las entidades que producen y gestionan
conocimiento en el SSPA (EASP, Progreso y Salud e Iavante), con el fin
de hacer más eficientes la traslación del conocimiento al ámbito de las
tecnologías puestas al servicio de la Salud.
6.2.5. Asegurar la implantación generalizada y obligatoria de las Guías
de incorporación de Nuevas Tecnologías (GANT, GINF, GEN…) en los
centros del SSPA.
82
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
6.2.6. Las Administraciones promoverán iniciativas de divulgación sobre la promoción y protección de la salud y la prevención de las enfermedades, orientando a la ciudadanía hacia los servicios adecuados, e
incorporando las tecnologías de la información y la comunicación más
idóneas, e instarán a las organizaciones y empresas a que actúen en el
mismo sentido.
Meta 6.3. Garantizar una organización sanitaria que
detecte y responda de forma flexible, equitativa y
sostenible a las necesidades y expectativas de las
personas apoyándose en la investigación, el desarrollo
tecnológico y la innovación
OBJETIVOS:
6.3.1. El SSPA potenciará su papel como agente clave en la generación
del conocimiento, en el desarrollo tecnológico y en la innovación en el
ámbito de la salud.
6.3.2. La organización sanitaria utilizará las tecnologías de la información y las comunicaciones para monitorizar las necesidades y expectativas de la población.
6.3.3. Establecer procedimientos ágiles y eficientes para la incorporación y adaptación de procesos, infraestructuras y personal cualificado
derivados de la implantación de nuevas tecnologías.
6.3.4. La organización sanitaria asegurará que los nuevos desarrollos
tecnológicos previamente avalados por la evidencia científica estén accesibles con criterios de sostenibilidad y equidad a toda la población.
6.3.5. Adaptar los distintos avances tecnológicos al desarrollo competencial de los colectivos de profesionales de la salud emergentes en la
organización, con el fin de acelerar la concreción de estas nuevas competencias en resultados en salud para la ciudadanía.
Meta 6.4. Orientar el uso de las nuevas tecnologías
a mejorar el acceso equitativo de la ciudadanía a
la información y a los servicios de salud, así como a
fomentar la capacitación y la participación ciudadana
para generar más salud.
OBJETIVOS:
6.4.1. El SSPA garantizará la accesibilidad completa de la ciudadanía
a los servicios de salud mediante procesos telemáticos con criterios de
equidad y antes del final de 2015.
6.4.2. El SSPA garantizará el acceso telemático a indicadores e información del estado y la situación de salud colectiva e individual, asegurando el respeto a la privacidad de los datos personales de acuerdo a la
legislación vigente.
6.4.3. El SSPA definirá, en colaboración con la sociedad civil organizada, iniciativas de capacitación para un acceso mejor y más equitativo a
las nuevas tecnologías así como para la participación telemática para
generar más salud.
83
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
84
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
PUESTA EN MARCHA…
LA IMPLICACIÓN
DE TODOS LOS SECTORES
El IV PAS en la actuación autonómica y
en los planes provinciales de salud y su
desarrollo local
El IV Plan Andaluz de Salud se ha elaborado, como expresión de las políticas de salud del Gobierno de Andalucía,
en el contexto de la Estrategia de Salud en Todas las Políticas (ESTP). Es decir, un proyecto que dota a las políticas
públicas de un activo como es la salud, haciéndola presente desde el marco autonómico hasta el nivel municipal
de Andalucía.
Esto supone un proceso de cambio, en el que se irá incorporando la perspectiva de salud colectiva en la elaboración, ejecución y seguimiento de las disposiciones normativas, planes y programas de cada ámbito de actuación,
con capacidad de intervención sobre los determinantes relacionados con la salud.
Representa una “forma de hacer”, con la implicación de todos los sectores, mediante una actuación sistemática en
los determinantes de la salud (biología, estilos de vida, nivel socio económico, servicios de salud, apoyo social…),
para maximizar sus resultados positivos y minimizar los efectos negativos sobre la salud colectiva; poniendo especial atención a las desigualdades en salud, con el objetivo de una mayor cohesión social.
Una vez que el Consejo de Gobierno aprueba el IV PAS, y con ello las políticas de salud para los próximos años,
comienza el proceso de implantación. En general, el desarrollo del IV PAS sigue el mismo curso que otra política
sectorial de la Junta de Andalucía; pero, en particular, el hecho de que se enmarque en la Estrategia de STP implica
una trayectoria común, a través de tres rutas concretas:
1. Ruta de la STP en el nivel autonómico. La potencialidad de trabajar con una visión amplia de la salud, a través
de los factores que la determinan, es lo que denominamos trabajar de forma coordinada con todos los sectores
implicados en su desarrollo, considerando que en el territorio no solo concurren los actores locales sino
85
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
que se superponen todos aquellos objetivos vinculados tanto a la gobernanza
horizontal (intersectorial y participada) como a la vertical (nacional, autonómica,
provincial y local); y por ello las acciones para su desarrollo deben abordarse de
forma integrada.
Teniendo en cuenta que la metodología de elaboración de este Plan se enmarca
en la ESTP y se ha concretado, en el Comité de Dirección del IV PAS con las
diferentes Direcciones Generales de la Junta de Andalucía, de mayor implicación
sectorial con los objetivos; cada dos años se recogerán en un documento de
Compromisos de desarrollo del IV PAS, por objetivos y sectores, las acciones a
desarrollar con sus correspondientes indicadores y presupuesto.
Para el 2014 el documento de Compromisos se adjunta como anexo del Plan
y posteriormente, cada dos años, mediante un procedimiento intersectorial y
participado se concretarán las acciones a desarrollar por sectores y se plasmarán
en los documentos de Compromisos de los periodos subsiguientes.
2. Ruta Territorial y Comunitaria [Provincialización del IV PAS y Localización].
Hablar de gobernanza significa hablar de participación, de alianzas con la
ciudadanía y otros agentes; de colaborar en la planificación de las respuestas y
necesidades relacionadas con la salud de la población.
Requiere garantizar tanto en los procesos de difusión del PAS, como en la
Provincialización e incluso el desarrollo local (entidades locales), los canales
de participación, bien mediante las estructuras existentes, bien mediante la
creación de nuevos instrumentos.
La Provincialización del Plan Andaluz de Salud es un refuerzo que supondrá un
acercamiento a las realidades de cada provincia, a los determinantes vinculados
a esa población, así como a los recursos y condiciones en ese territorio;
concretándose en los Planes de Salud Provinciales (PSP)
A partir de la experiencia adquirida de la Provincialización del III PAS y su
evaluación, se plantea este proceso, con la finalidad de hacer visible en los
territorios los compromisos, metas y estrategias del IV PAS.
La Localización del IV PAS va más allá de los planes de salud provinciales, tiene
la voluntad de llevar sus objetivos al entorno más próximo de la ciudadanía,
a las agendas políticas de las Entidades Locales (EELL); porque es allí donde
ésta participa de una forma más directa en las decisiones relacionadas con los
determinantes que condicionan su salud.
3. Ruta de los Servicios de Salud. Este nuevo planteamiento de trabajo en salud
requiere la reorientación de los servicios de salud; requiere una gestión de los
servicios adaptada no solo al aseguramiento y mejora de la calidad, sino a la
necesidad de dar respuesta a la mayor carga de enfermedad de la población con
una perspectiva comunitaria para una mejora de la salud y la calidad de vida,
teniendo en cuenta sus necesidades y expectativas.
De ahí que en este Plan se incluyan objetivos específicos a incorporar en los
diferentes instrumentos de gestión de la organización.
86
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
TRAYECTORIA DE IMPLANTACIÓN Y DESARROLLO DEL IV PAS
IV PAS
RUTA DE STP
NIVEL AUTONÓMICO
ȩȩCOMPROMISOS
ANUALES DE DESARROLLO DEL
IV PAS
RUTA TERRITORIAL
Y COMUNITARIA
ȩȩPROVINCIALIZACIÓN
ȩȩLOCALIZACIÓN
RUTA DE LOS
SERVICIOS DE SALUD
ȩȩREORIENTACIÓN DE LOS
SERVICIOS
ȩȩINSTRUMENTOS DE GESTIÓN
El IV PAS: la puesta en marcha…, el nivel
autonómico
Para la implantación y seguimiento del IV PAS se crean dos estructuras:
ȩȩ El Comité de Dirección del IV PAS. Presidido por la persona titular de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, siendo su Secretaria la persona titular de la Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública, y
formado por las Consejerías del Gobierno, representadas por sus Direcciones
Generales, cuyas actividades tengan mayor potencial de impacto en salud.
Su misión es la de impulsar el desarrollo del PAS en concordancia, tanto con
las estrategias que se estén ejecutando, como con todas aquellas que puedan
tener impacto en salud; y específicamente de supervisar y aprobar el documento de Compromisos bienales de desarrollo del IV PAS.
ȩȩ La Comisión Asesora de Participación Regional del IV PAS: Presidida por la
persona titular de la Consejería competente en materia de salud y formada
por representantes de la Administración Local a propuesta de la asociación
de municipios y provincias de carácter autonómico de mayor implantación,
representantes de Federaciones Autonómicas de colectivos de la ciudadanía
siendo su Secretaria la persona titular de la Secretaría General competente
en materia de salud pública. Sus funciones, entre otras, serán de apoyar al IV
PAS, del que se le rinde cuentas periódicamente; participar en la planificación bienal, con observaciones y propuestas al documento de Compromisos
de desarrollo del IV PAS; colaborar en los Planes de salud provinciales, así
como en su localización; y en el seguimiento y evaluación del Plan.
Y un instrumento clave: el documento “Compromisos de desarrollo del IV PAS”. En
el se reflejan las distintas y variadas alternativas de solución posible, a los problemas
de salud diagnosticados en la Comunidad; así como las acciones concretas (y sus indicadores y presupuestos pertinentes, que permitan el seguimiento de las mismas), en
función de su relevancia e impacto en la salud tras la valoración conjunta entre la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y las distintas Consejerías; a llevar a cabo
por cada Consejería según resida en la misma la competencia nuclear para su puesta en
marcha y desarrollo, aspecto ya definido y acordado previamente en el IV PAS.
Estas acciones tienen rango autonómico y son imprescindibles para el desarrollo
provincial y local.
87
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Del IV PAS a los Planes de Salud Provinciales (PSP)
El proceso provincial se inicia con la presentación del IV PAS en cada uno de sus ámbitos de desarrollo sectorial (salud), intersectorial, EELL y ciudadanía.
DEL IV PAS A LOS PLANES DE SALUD PROVINCIALES (PSP)
IV PAS
IMPLANTACIÓN DEL IV PAS EN LA PROVINCIA
Ámbito de salud
Ámbito Intersectorial
EELL
Ciudadanía
ȩȩMUNICIPIOS
ALCALDÍAS
ȩȩCOMISIÓN ASESORA
DE PARTICIPACIÓN
ȩȩPROVINCIAL
CÓMO
ȩȩDELEGACIÓN
TERRITORIAL
ȩȩCONSEJO DE
COORDINACIÓN
PROVINCIAL
ȩȩCOMISIÓN
PROVINCIAL DE
COORDINACIÓN
QUIÉN
ȩȩDELEGADO/A
TERRITORIAL
ȩȩDELEGADO/A
TERRITORIAL
ȩȩDIPUTACIONES Y
AYUNTAMIENTOS
ȩȩDELEGADO/A
TERRITORIAL
ȩȩDELEGADO/A
TERRITORIAL
De forma análoga a la autonómica se cuenta con:
A. La Comisión Provincial de Coordinación (CPC): constituida por los/as Delegados/as Territoriales.
Como apoyo a la CPC se configura un Comité de personas técnicas de STP, liderado
preferentemente por la Jefatura del Servicio de Salud Pública, y con una persona
coordinadora provincial, en el que estarán representadas todas las Jefaturas de Servicio designadas “ad hoc” por las diferentes Delegaciones y tres personas técnicas de
la Administración Local, propuestas por la asociación de municipios y provincias de
carácter autonómico de mayor implantación. Este Comité creará Grupos de trabajo
para la concreción del IV PAS a nivel provincial; en los que participarán activamente
todos sus componentes y capacidades. El perfil orientativo de estos Grupos es: que
sea intersectorial, con participación de la ciudadanía, paritario y con una participación de las Entidades locales.
Para facilitar su trabajo y homogeneizarlo a nivel autonómico se realizará una Jornada en la EASP para personas coordinadoras del IV PAS a nivel provincial y para
las Jefaturas de Servicio de Salud Pública de las Delegaciones Territoriales, en la
que se acordará la metodología, herramientas disponibles, y elementos clave para
la tarea.
Todo este bagaje se trasladará, en una Jornada Provincial, a las personas de los Grupos de trabajo que se crearán en el nivel provincial para el desarrollo de los compromisos. Para facilitar la tarea se habilitará una Plataforma Web accesible a todas las
personas de los Grupos, que les permita tener acceso a las personas referentes en la
elaboración de los Compromisos a efecto de cualquier consulta o aclaración, a toda
la documentación disponible y evidencias en Salud Pública, así como un entorno
colaborativo amigable.
88
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
B. La Comisión Asesora de Participación, replica de la autonómica, compuesta
por representantes de las asociaciones ciudadanas y de las entidades locales.
El Comité técnico de STP elaborará un análisis de situación de salud, incorporando
aportaciones de la Comisión Asesora de Participación y de los Servicios de Salud
(Consejo de Coordinación Provincial, compuesto por las personas directivas del SAS
a nivel provincial en el marco de la Delegación Territorial). Este análisis se traslada a
la Comisión Provincial de Coordinación que revisa, hace aportaciones y finalmente
valida, configurándose así un Informe de Situación de Salud Provincial.
A partir del mismo el Comité Técnico de STP, mediante los Grupos identifica y prioriza diferentes situaciones de salud en el ámbito provincial y elabora una propuesta
de prioridades que traslada a la Comisión Provincial de Coordinación, que revisa y
valida generando el Informe de Prioridades, que sirve de base a los Grupos para que
cada uno desarrolle las metas correspondientes.
En este momento cada Grupo, en función del análisis y la priorización provincial,
seleccionará al menos una meta por cada compromiso y definirá los objetivos operativos provinciales (no más de tres por meta), las estrategias y las acciones para su
logro; y lo completará con su seguimiento y evaluación.
Una vez definidos los objetivos operativos, las estrategias y las acciones para su logro, se enviarán al Comité Técnico de STP para integrar y armonizar las propuestas
respecto de la priorización provincial. Este documento se complementará con las
aportaciones del Consejo de Coordinación Provincial (servicios de salud) y la Comisión Asesora de Participación. Esto justifica, a lo largo del proceso tanto la participación de los servicios sanitarios, como de las entidades locales y de la ciudadanía a
través de sus respectivas representaciones.
El resultante de todas las aportaciones es un documento borrador del Plan de salud
provincial (PSP) que será validado por la CPC.
Definitivamente, la propuesta de Plan de salud provincial será comunicará a la Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública, por la Delegación Territorial.
La Localización del IV PAS
Consiste en acercar el Plan de Salud Provincial a los entornos más próximos a la
ciudadanía, mediante un marco de gobernanza local que refuerza el liderazgo de los
gobiernos locales en materia de salud pública.
En el escenario local se precisa identificar las estructuras, funciones e instrumentos
necesarios para el desarrollo del IV PAS y la elaboración de los Planes Locales de
Salud (PLS)
La Delegación Territorial analizará su distribución y organización, la población, entidades supramunicipales, tipología, vinculación a la Diputación Provincial, etc. Y
elaborará el Perfil Municipal de la Provincia; elemento clave para la planificación y
gestión de la acción local en salud.
En este proceso se distinguen tres etapas:
ȩȩ Difusión y comunicación: Desde la Delegación Territorial se colaborará con
las diferentes entidades locales.
ȩȩ La planificación provincial de la acción local: la Delegación Territorial impulsará la localización del IV PAS, a partir del Perfil Municipal de la Provincia, el PSP y los Planes locales de salud en los que se tendrá en cuenta la
correlación entre los problemas de salud mas relevantes y la realidad local.
89
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
El instrumento clave del proceso es el Acuerdo de Colaboración entre la Delegación Territorial y las diferentes entidades locales, lo que implicará poder
identificar los diferentes agentes, espacios de coordinación en materia de
gestión, formación, sistemas de información, búsqueda de recursos compartidos, apoyo técnico, directorios…
ȩȩ La Localización: Los Gobiernos locales decidirán cómo desarrollar el IV PAS
en su territorio en función de su propia realidad; bien con acciones concretas, bien elaborando un Plan Local de Salud. Para trabajar la acción local, en
el contexto de la STP se deberá tener en cuenta:
-
una metodología de planificación conjunta, en un marco de gobernanza
local.
-
el liderazgo del gobierno local por su capacidad de identificar y vincular
a todos los sectores implicados en el territorio y a la ciudadanía.
Tanto el IV PAS como el PSP son, en su caso, la referencia para la planificación y desarrollo de la acción local en los municipios.
Los Servicios de Salud
Los servicios de salud requieren una gestión adaptada no sólo al aseguramiento y
mejora de la calidad, sino también a la necesidad de dar respuesta a la mayor carga
de enfermedad de la población con una perspectiva comunitaria para una mejora de
la salud y la calidad de vida, teniendo en cuenta sus necesidades y expectativas. De
ahí que en este Plan se incluyan objetivos específicos a incorporar en los diferentes
instrumentos de la organización.
Los Servicios de Salud se incorporan a los planes de salud autonómicos, provinciales
y locales adaptándose a cada realidad, ajustando sus Contratos – Programa (objetivos,
indicadores, etc.) a los mismos.
Instrumentos para la Implantación
En lo que respecta al sector salud y puesto que el desarrollo del IV PAS implica incorporar la salud como un activo en todas las políticas; para el desarrollo intersectorial,
la implantación de los PSP, el apoyo al desarrollo de las acciones locales en los municipios y los PLS, es necesaria su incorporación en los principales instrumentos de
gestión del sector salud:
ȩȩ Compromisos bienales de desarrollo del IV PAS: Instrumento clave para la
implementación del PAS en un contexto de STP, reflejo de las alianzas intersectoriales, que recoge los objetivos, las acciones a desarrollar, los indicadores y el presupuesto de las diferentes Consejerías implicadas.
ȩȩ Acuerdos de Gestión Secretaría General competente en salud pública – Delegaciones Territoriales: Incorporarán aquellas acciones del IV PAS de desarrollo provincial, el PSP y el apoyo a las acciones locales y los PLS.
ȩȩ Acuerdos de Colaboración de la Delegación Territorial – Entidades Locales:
Con Diputaciones, directamente con ayuntamientos de cualquier dimensión
y con otras Entidades locales.
ȩȩ Contrato – programa Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales –
Servicios de salud: Incorporará los compromisos, metas, objetivos y propuestas estratégicas del IV PAS.
90
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
ȩȩ Contrato – programa Servicios de Apoyo de salud – AGS, DAP, Hospitales,
UGC, AGC: Deberán incorporar los objetivos del IV PAS sectoriales en lo que
respecta a la atención y reorientación de los servicios, dentro del marco de la
ESTP. De la misma manera incorporarán las propuestas estratégicas y acciones definidas en el PAS, los PSP y los PLS, en la medida en que los Servicios
de salud se identifiquen como agentes clave y/o que se vinculan a su desarrollo (fundamentalmente DAP y Centros de salud).
ȩȩ Política de Subvenciones: Reorientar las políticas de subvenciones de forma
que contemple el desarrollo del IV PAS.
ȩȩ Gestión de Redes: Como instrumento básico para la Ruta comunitaria del IV
PAS y para la gestión del conocimiento. Está centrada en las alianzas de las
diferentes redes y su integración (que deberían incluirse en los CP y AGC).
Requiere trabajar en una red de redes municipales y salud y rentabilizar las
sinergias.
Recursos Financieros
El Plan Andaluz de Salud es un plan de salud en todas las políticas; es decir, define las
políticas y los compromisos, que desde todos los sectores del Gobierno, se adoptarán
para mejorar y proteger la salud de las personas que viven en Andalucía. En el marco
temporal 2013-2020 se desarrollaran sus diferentes compromisos, metas y objetivos
a través de acciones concretas de cada sector, priorizadas mediante un plan de acciones bienal.
En este sentido, las actuaciones del Plan Andaluz de Salud serán efectuadas con los
recursos financieros autorizados y disponibles en los diferentes presupuestos de las
administraciones públicas de la Comunidad Autónoma o vinculadas a las mismas, en
el marco financiero establecido por la ley orgánica 2/2012, de 27 de abril, de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.
Para ello, con carácter bienal, es decir para un periodo de 2 años, se priorizaran las
actuaciones a desarrollar por las diferentes administraciones públicas en el correspondiente periodo, mediante el Plan bienal de Compromiso de Salud en Todas las
Políticas del PAS. Con la finalidad de facilitar esta selección y priorización se anexa
al plan una relación de acciones vinculadas por una parte a los diferentes sectores y
por otra a los diferentes compromisos, metas y objetivos del PAS, en los que se relacionan posibles acciones que posibilitan alcanzar los objetivos del mismo y para las
cuales existe evidencia científica de su eficacia o efectividad. El primer Plan de de
Compromiso de Salud en Todas las Políticas del PAS se desarrollará para el periodo
2013-2014.
Para cada uno de estos planes bienales se elaborará la correspondiente memoria funcional y económica, que será remitida a la Consejería de Hacienda y Administración
Pública para su informe y autorización, de conformidad y en los términos establecido en el decreto 162/2006, de 12 de diciembre, por el que se regulan la memoria
económica y el informe en las actuaciones con incidencia económica-financiera. Las
memorias deberán adjuntar los datos, estudios, informes y documentación que permitan un mejor conocimiento del impacto económico-financiero de las actuaciones
priorizadas para el periodo bienal.
91
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
92
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
LA EVALUACIÓN
DEL IV PAS…
¿Cómo evaluaremos el IV Plan Andaluz de
Salud?
El IV Plan Andaluz de Salud (IV PAS) ha sido concebido bajo el paradigma de Salud en Todas las Políticas (STP) que
consiste en una estrategia innovadora transversal que introduce la mejora de la salud para nuestra población y
la reducción de las desigualdades en salud como un objetivo compartido entre todos los niveles de gobernanza,
sectores y agentes de gobierno.
Nos encontramos así ante el reto de evaluar un Plan que ha sido desarrollado bajo un enfoque integrador que comprende fines compartidos, estrategias conjuntas y alianzas; y que incorpora, bajo el enfoque de STP, la voluntad
por incrementar la participación ciudadana en la toma de decisiones de salud, el convencimiento de incorporar la
Evaluación del Impacto en Salud, la determinación por incrementar el rol del nivel local en todas sus políticas, y el
compromiso con la equidad de género. El modelo de evaluación del Plan que se expone a continuación pretende
ser una respuesta coherente con su conceptualización e implementación.
Propósito de la evaluación
La evaluación del IV PAS tiene el propósito de:
(I) proveer conocimiento sobre el cumplimiento de los compromisos, metas, objetivos y acciones83 marcadas en el
IV PAS, así como del proceso y seguimiento de las actuaciones previstas84 para su consecución;
(II) ofrecer información sobre el impacto de dichos compromisos sobre el contexto social intervenido.
83 Objetivo vinculado al resultado
84 Objetivo relativo al proceso
93
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
(III) constituir un instrumento de gestión dinámico y flexible que permita actualizar
las actuaciones del Plan durante el periodo de su vigencia85.
El modelo de evaluación
Propiedades
La evaluación que se propone es:
I. Coherente con el modelo de formulación del Plan, vertebrándose en los mismos
cinco principios principales que han guiado su diseño: Salud en Todas las Políticas
(I); Participación ciudadana (II); Acción Local (III); Evaluación del Impacto en Salud
(IV); y equidad de género (V).
II. Participativa, que incorpora a múltiples agentes tanto en la definición de “aquello
que es relevante evaluar” como en la formulación de juicios de valor.
III. Constructiva, que vincula la evaluación a las necesidades informativas de las personas usuarias de la evaluación y personas implicadas.
IV. Transversal, que se integra en el trabajo intersectorial y la coordinación.
V. De abajo a arriba, que parte de la visión desde el ámbito local para construir la
Evaluación.
VI. Multimétodo, que combina múltiples técnicas de generación, interpretación y
análisis de la información.
VII. Innovadora, que incorpora elementos diferenciadores que generan valor a la
Evaluación.
VIII. Basada en la experiencia de otros países que se han enfrentado a procesos de
evaluación de políticas de salud pública intersectoriales; así como en las recomendaciones de organismos internacionales de referencia en la materia.
Componentes del modelo de evaluación
Se realizará una evaluación interna participativa; y una evaluación externa que versará sobre el análisis del impacto de dichos compromisos, metas, objetivos y acciones
sobre la salud de la población andaluza ofreciendo conocimiento sobre los efectos
netos atribuibles a la actuación, su magnitud y su distribución.
Ambas evaluaciones deberán ofrecer recomendaciones que permitan encontrar oportunidades de mejora continua de la calidad del Plan y reorientar sus actuaciones.
A. Evaluación interna, será llevada a cabo por la Comisión Técnica de Seguimiento
y Evaluación (CTSE) del IV Plan Andaluz de Salud. Su composición, funciones y los
detalles del Plan Operativo de evaluación se desarrollarán por la Secretaría General
de Calidad, Innovación y Salud Publica.
El CTSE elaborará:
ȩȩ Los Informes anuales de seguimiento del IV PAS, que incluirá el grado de
ejecución de cada uno de los compromisos y recursos asociados; así como
las recomendaciones oportunas para la reorientación de las estrategias y acciones si se estimara oportuno y propuestas para mejorar la calidad de la
intervención.
85 Se trata de diseñar una evaluación “formativa” que sea capaz de retroalimentar con sus resultados el desarrollo del
Plan.
94
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
ȩȩ Informes bienales de progreso de IV PAS.
ȩȩ Informe final de evaluación del IV PAS, deberá contener información sobre
los resultados y logros del IV PAS, los procesos y actuaciones desarrolladas
para su cumplimiento; y lecciones aprendidas para la formulación del próximo Plan y estrategias de acción en salud pública.
Corresponde al CTSE la respuesta ágil y dinámica a las consultas periódicas que en
relación con el IV PAS, le sean solicitados por el Comité de Dirección del IV PAS,
los órganos de dirección de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y
la ciudadanía (a través de la plataforma abierta basada en Web 2.0 para fortalecer la
evaluación ciudadana y de profesionales del Plan:
El CTSE se dotará de un grupo motor y deberá proponer a la Comisión el Plan Operativo de Evaluación y Seguimiento del IV PAS tras su análisis conjunto y posterior
validación. Planteará una propuesta inicial de indicadores principales para los compromisos y metas del IV PAS. Además, planteará el panel de indicadores para los
objetivos y estrategias del IV PAS a partir de la propuesta realizada por los grupos de
personas expertas de la elaboración y que se incluyen en el Plan, para su discusión y
validación en el CTSE; contribuirá a la elección de indicadores de los objetivos operativos de los planes de salud provinciales, así como a la de los planes de acción local;
coordinará dentro del CTSE la elaboración de informes (anuales, de progreso y final);
y dinamizará y recogerá los inputs (consultas, demandas, opiniones, valoraciones)
de la ciudadanía y profesionales a través de la plataforma abierta basada en Web 2.0.
B. Evaluación externa, se llevará a cabo por parte de un órgano externo. El propósito
de dicha evaluación será medir el impacto del IV PAS, identificando los efectos generados por la intervención, positivos o negativos, esperados o no, directos e indirectos,
colaterales e inducidos. El análisis de los impactos se centrará en la determinación
de los efectos netos atribuibles a la actuación, la magnitud y distribución de dichos
efectos. A la luz de los resultados obtenidos, deberá integrar también recomendaciones de mejora de la intervención.
El organismo que realice la evaluación deberá cumplir requisitos tanto profesionales
como éticos, entre los que se destacan los de anonimato y confidencialidad; responsabilidad; independencia, transparencia, convalidación de la información.
A continuación se presenta el esquema gráfico sobre el modelo y las fases de evaluación planteado:
MODELO DE EVALUACIÓN
EVALUACIÓN
INTERNA
CTSE
Conocimiento
sobre
cumplimiento
de los resultados
y proceso
Evaluación participativa y formativa
EVALUACIÓN
EXTERNA
Órgano
externo
Conocimiento
sobre el
impacto
del Plan
Evaluación sobre el Impacto
del Plan en la salud
Cumplimiento de los cuatro propósitos de la
evaluacióndel IV PAS
95
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Fases de la Evaluación serían:
1.
Constitución de la CTSE y puesta en marcha de la Evaluación interna y Evaluación externa.
2.
Diseño del Plan Operativo de Evaluación y Seguimiento del IV PAS.
3.
Implementación del Plan Operativo a cargo de la CTSE.
4.
Recolección, tratamiento, análisis e interpretación de la evidencia e información.
5.
Elaboración de Informe bienal por parte de CTSE
6.
Comunicación, utilización compartida de las lecciones aprendidas y en su caso reorientación
de las intervenciones.
7.
Primer Informe de evaluación sobre el impacto del Plan por parte de la evaluación externa.
8.
Comunicación, utilización compartida de las lecciones aprendidas y en su caso reorientación
de las intervenciones.
9.
Elaboración de informe final de evaluación del IV PAS por parte de CTSE y segundo Informe
de evaluación por parte del organismo encargado de la evaluación externa.
10. Comunicación, utilización compartida de las lecciones aprendidas.
96
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
97
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
98
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
CRÉDITOS
Dirección del Plan
Josefa Ruiz Fernández
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Andrés Rabadán Asensio
Delegación Territorial de Cádiz.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Alberto Fernández Ajuria
Coordinador Técnico del IV PAS.
Escuela Andaluza de Salud Pública.
99
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Comisión de Dirección y Elaboración
Josefa Ruiz Fernández
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Alberto Fernández Ajuria
Coordinador Técnico del IV PAS.
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Andrés Rabadán Asensio
Delegación Territorial de Cádiz.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Cristina Torró García-Morato
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
José Antonio Conejo Díaz
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Manuel López Serrato
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
José María Mayoral Cortés
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
100
IV Plan Andaluz de Salud
(En los grupos, en algunos casos, se recogen los cargos y puestos que tenían en el momento de su
participación así como el nombre que entonces tenían las entidades)
(*) Los nombres marcados con asterisco corresponden a las personas que componen el Comité Director del
IV Plan Andaluz de Salud. En algunos casos, el nombre de la Consejería a la que pertenecen ha cambiado.
Grupo Asesor
Alberto Fernández Ajuria
Responsable del Eje de Evaluación.
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Manuel López Serrato
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Covadonga Monte Vázquez
Responsable del Eje de Acción Local.
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Laia Pujol Priego
Responsable del Eje de Salud en Todas las Políticas.
Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano.
Andrés Rabadán Asensio
Delegación Territorial de Cádiz.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Fernando Rodríguez Almodóvar
Responsable del Eje de Participación del IV PAS.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
José María Mayoral Cortés
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
101
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Cristina Torró García-Morato
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Grupo de personas expertas
(elaboración de contenidos)
Rafael Agra Giol
Federación de Asociaciones de Diabéticos
Federico Alonso Trujillo
Consejeria de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Isabel Escalona Labella
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Carmen Angulo Domínguez
Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
Daniel Ayala Serrano
Consejería de Fomento y Vivienda.
Juan Jesús Bandera González
Fundación Progreso y Salud.
Manuel Bayona García
Distrito Costa del Sol.
Servicio Andaluz de Salud.
Clara Bermúdez Tamayo
Escuela Andaluza de Salud Pública.
102
IV Plan Andaluz de Salud
Javier Blanco Aguilar
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Julia Bolívar Muñoz
Escuela Andaluza de Salud Pública
Mª Isabel Carrascosa García
Complejo Hospitalario de Jaén.
Rafael Carretero Guerra
Subdirección de Calidad, Investigación y Gestión del Conocimiento
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Jesús Carrillo Castrillo
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
Fernando Casado Martínez
Médico de Familia. Jaén.
Mª Paz Conde Gil de Montes
Servicio Andaluz de Salud.
Juan Antonio Córdoba Doña
Delegación Provincial de Salud de Cádiz.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
José Mª Córdoba Pérez
Ayuntamiento Puerto Real. FAMP.
Mercedes Cordero Muñoz
Ayuntamiento Dos Hermanas y Univiversidad Pablo de Olavide.
103
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
José Carlos Cutiño Riaño
Relaciones Institucionales y de Mercado.
Unión de Consumidores de Andalucía-UCA/UCE.
Antonio Daponte
Escuela Andaluza Salud Pública. Observatorio de salud y medio ambiente
de Andalucía (OSMAN).
Manuel Delgado Fernández.
Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
Universidad de Granada.
Carmen Escalera de Andrés
Servicio Andaluz de Salud.
Antonio Escolar Pujolar
Delegación Territorial de Cádiz.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Jaime Espín Balbino
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Javier Estebaranz García
Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria.
Servicio Andaluz de Salud.
Gracia Fernández Moya
Área Sanitaria Norte de Almería.
Servicio Andaluz de Salud.
Inmaculada García Romera.
Escuela Andaluza de Salud Pública.
104
IV Plan Andaluz de Salud
Mercedes García Sáez
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Javier Guillen Enríquez
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
José Luís Gómez Boza
Unión de Consumidores de Andalucía.
Elena González Rojo.
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Carlos Gutiérrez Castañeda
Distrito Costa del Sol.
Servicio Andaluz de Salud.
Mariano Hernán García.
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Ricardo Hernández- San Juan de Bustos
Departamento de Iniciativas.
Empresa Pública de Suelo de Andalucía.
Guillermo Hernández Tosco
Empresa Pública del Suelo. Rehabilitación de viviendas en Polígono Sur.
Leocricia Jiménez López
Centro Andaluz de Medicina del Deporte.
Juan Manuel Jiménez Martín
Escuela Andaluza de Salud Pública.
105
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Thomas Jorgensen Davidsen
Responsable de SSII del Distrito Valle del Guadalhorce.
Servicio Andaluz de Salud.
Carmen Lama Herrera
Servicio de Coordinación de desarrollos integrales de salud.
Servicio Andaluz de Salud.
Francisco Lama García
Servicio Andaluz de Empleo.
Francisco Javier Leal Reina
Dirección Gral. Seguridad y Salud Laboral.
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
Ignacio Lage de Llera
Fundación IAVANTE.
Andrés Leal Gallardo
Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.
Enrique López Rivero
Sª Gral. Del medio rural y la producción ecológica.
Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.
Amparo Lupiañez Castillo
Escuela Andaluza de Salud Pública.
José María Mayoral Cortes
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
106
IV Plan Andaluz de Salud
Carmen Maiso Montarás
Residencia de Ancianos. San Fernando. Cádiz.
Mariano Marín Patón (coordinación del Grupo: compromiso 5)
DG. Personal y Desarrollo Profesional.
Servicio Andaluz de Salud.
Valentín Márquez Luna
Médicos del Mundo.
Soledad Márquez Calderón (coordinación Grupo: compromiso 4)
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
José Jesús Martín Martín
Universidad de Granada / Facultad de Económicas
José María Mayoral Cortés
(Coordinador de la elaboración de “Diagnóstico de situación”)
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Antonio Molina Facio
Oficina de Menores.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Carmen Montaño Remacha
Epidemiología y Programas.
Área de Gestión Sanitaria Campo de Gibraltar.
107
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Covadonga Monte Vázquez
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Mª Dolores Moreno Goyanes
Unión de Consumidores de Andalucía.
Antonio Moreno Martínez
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
José Antonio Navarro
Área de Gestión Operativa.
Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía.
José Pedro Novalbos Ruiz
Departamento Medicina Preventiva y Salud Pública.
Universidad Cádiz.
Alfredo Oliva Delgado (coordinación Grupo: compromiso 3)
Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación.
Universidad de Sevilla.
Amalia Palacios Eito
Servicio de Oncología. Hospital Reina Sofía.
Jesús Peinado Álvarez
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Carmen Pérez Romero
Escuela Andaluza de Salud Pública.
108
IV Plan Andaluz de Salud
Miguel Picó Julia
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Luis Piñero Piolestan
Subdirección General de Emergencias. Departamento de Planificación.
Consejería de Gobernación y Justicia.
Lourdes Raya Ortega
Hospital Carlos Haya.
Víctor Reyes Alcázar
Gestión del Conocimiento
Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía
José Rodríguez Galadí
Servicio rehabilitación de viviendas
Consejería de Fomento y Vivienda.
Blanca Rodríguez Naranjo
Servicio de Urgencias. Hospital Carlos Haya.
Francisco Javier Rodríguez Rasero
Servicio de Salud Ambiental.
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Manuel Rodríguez Rodríguez
Servicio de prevención y PPII.
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
109
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Pilar Rodríguez Rodríguez
Médicos del Mundo.
Pilar Rodríguez Romero
Servicio de orientación educativa y atención a la diversidad.
Consejería de Educación.
María José Romero García de Paredes
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
Jesús Ruiz Cayuso (coordinación Grupo: compromiso 2)
Distrito sanitario Bahía de Cádiz-La Janda.
Unidad de Protección de la salud.
Servicio Andaluz de Salud.
Federico Salmerón Escobar
Consejería de Fomento y Vivienda.
José María Sánchez Bursón.
Consejeria de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Antonio Sagués Amado
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Pablo Sánchez Villegas
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Reyes Sanz Amores
Servicio de Calidad y Procesos
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
110
IV Plan Andaluz de Salud
Víctor Sarmiento González-Nieto (coordinación Grupo: compromiso 1)
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
José Luis Sedeño Ferrer
Dirección RRHH. Hospital Carlos Haya.
Celia Serrano Amador
Dirección General de desarrollo sostenible y del medio rural
Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.
Frank Siering
EVITA S.L.
Cristina Suero Gómez-Cuétara
Servicio Andaluz de Empleo
Javier Terol Fernández (coordinación Grupo: compromiso 6)
Distrito Sanitario Guadalhorce (Málaga).
Servicio Andaluz de Salud.
Manuel Vázquez Uceda
Servicio de orientación educativa y atención a la diversidad.
Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
José Vela Ríos
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Pedro A. Vives Solbes
Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.
Jesús Yesa Herrera
FACUA
111
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Grupo de personas coordinadoras
Andres Leal Gallardo
Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.
Antonio Moreno Valverde
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
Cristina Meneses
Consejería de Turismo y Comercio.
Inmaculada Jiménez Gómez
Consejería de Presidencia.
Inmaculada Rosa Porras
Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales.
Javier Palacios González
Consejería de Justicia e Interior.
Jesús Carrillo Castrillo
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.
Jesús González Garcia
Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.
Juan Ignacio Pérez de Algaba
Consejería de Fomento y Vivienda.
Manuel Martín González
Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
Carmen Marfil Lillo
Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
112
IV Plan Andaluz de Salud
J.A. Cruz Méndez
Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
Pedro Benzal
Consejería de Educación, Cultura y Deporte.
Grupo de implantación
Diego Aparicio Ibáñez
Federación de consumidores y amas de casa, Alandalus.
Magdalena Cantero Sosa
Delegación Provincial de Igualdad y Bienestar Social de Almería.
Emilio Carrillo Benito
Diputación Provincial de Sevilla.
José Antonio Conejo Díaz
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Manuel Durán Hidalgo
Ayuntamiento de Aracena (Huelva).
Isabel Escalona Labella
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Pilar Espejo Guerrero
Distrito Poniente de Almería.
Servicio Andaluz de Salud.
Manuel Flores Muñoz
Delegación Provincial de Salud de Sevilla.
113
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Rafael García Galán
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Juan José Mercader Casas
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Juan Antonio Marcos Sierra
Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla).
Isabel Marín Rodríguez
Delegación Territorial de Granada.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Covadonga Monte Vázquez (Coordinación).
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Teresa Muela Tudela
Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP)
Miguel Picó Juliá
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Distrito Sanitario Sevilla.
Juan Carlos Raffo Camarillo
Ayuntamiento de Sevilla.
Francisco Rocha Benítez.
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
114
IV Plan Andaluz de Salud
Pablo Simón Lorda
Escuela Andaluza de Salud Pública
Grupo de Evaluación
Alberto Fernández Ajuria
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Mª del Mar García Calvente
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Laia Pujol Priego (Coordinación).
Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano.
Grupo de Participación
Isabel María Escalona Labella (coordinación)
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Mª Eugenia Gómez Martínez
Escuela Andaluza de Salud Pública
Mariano Hernán García
Escuela Andaluza de Salud Pública
Carmen Lineros González.
Escuela Andaluza de Salud Pública
Ángel Mena Jiménez
Escuela Andaluza de Salud Pública
Pablo Simón Lorda
Escuela Andaluza de Salud Pública
115
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Joan Carles March Cerdá
Escuela Andaluza de Salud Pública
Ainhoa Ruiz Azarola
Escuela Andaluza de Salud Pública
Nuria Luque Martín
Escuela Andaluza de Salud Pública
Grupo de Redacción y Difusión
Amelia I. Martín Barato (coordinación)
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Diego Márquez González
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Ángeles Huertas
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Mónica Padial Espinosa
Escuela Andaluza de Salud Pública.
José Rodríguez Ocaña
Escuela Andaluza de Salud Pública
Grupo de Propuesta de Indicadores
Alberto Fernández Ajuria (coordinación)
Escuela Andaluza de Salud Pública.
Soledad Márquez Calderón (coordinación Grupo: compromiso 4)
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
116
IV Plan Andaluz de Salud
Juan José Mercader Casas
Escuela Andaluza de Salud Pública.
José María Mayoral Cortés (Elaboración de “Diagnóstico de situación”)
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Antonio Torres Olivera
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.
Remedios Martínez Jiménez
Servicio Andaluz de Salud.
Guadalupe Carmona López
Escuela Andaluza de Salud Pública
Luís Ángel Moya Ruano
Asesor Técnico Riesgos Ambientales
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Javier Blanco Aguilar
Secretaría General de Calidad, Innovación y Salud Pública.
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Grupo de trabajo: los servicios sanitarios del Sistema
Sanitario Público de Andalucía
Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Luis Gavira Sánchez (coord.)
Remedios Martínez Jiménez
José María Mayoral Cortés
117
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Esteban Pérez Morillo
Enric Durán Pla
Elisa Rodríguez Romero
Servicio Andaluz de Salud
Juan Goicoechea Salazar
Isabel Simón Valero
Mercedes Rosado Martín
José Díaz-Borrego Horcajo
Alicia Aguilar Muñoz
Remedios González Martín
Carmen Gallardo Ballesteros
Manuel Alonso Gil
Gonzalo Fernández Regidor
Escuela Andaluza de Salud Pública
Alberto Fernández Ajuria
Guadalupe Carmona López
Consejería de Presidencia
Celso Fernández Fernández
Secretaría General Técnica
Julio Ruiz Araque.
Dirección General de Comunicación Social
Inmaculada Jiménez Gómez.
Asesor Técnico del Gabinete de Comunicación Institucional
Dirección General de Comunicación Social
David J. García Ostos (*)
Director General de Comunicación Social
118
IV Plan Andaluz de Salud
Consejería de Gobernación y Justicia
Rosario Ayala Valiente
Directora General de Voluntariado y Participación
Inmaculada de la Rosa Porras
Coordinadora de Voluntariado.
Francisco Santolaya Soriano
Técnico de Voluntariado.
Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales
Manuela Fernández Martín (*)
Directora General de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Voluntariado
Consejería de Justicia e Interior
Mª Teresa García de Casasola Gómez (*)
Secretaria General Técnica
Consejería de Educación
Pilar Jiménez Trueba
Directora General de Ordenación y Evaluación Educativa
Concepción Conde Amiano.
Servicio de Planes y Programas Educativos
Dirección General de Ordenación y Evaluación Educativa
Natalia Gutiérrez Luna.
Servicio de Planes y Programas Educativos
Dirección General de Ordenación y Evaluación Educativa
Francisco Jiménez Escalante.
Servicio de Planes y Programas Educativos
Dirección General de Ordenación y Evaluación Educativa
119
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Manuel Martín González.
Jefe del Servicio de Planes y Programas Educativos
Dirección General de Ordenación y Evaluación Educativa
Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Ignacio Rodríguez Marín (*)
Secretario General Para el Deporte
Pedro Benzal Moler (*)
Director General de Innovación Educativa y Formación del Profesorado
Consejería de Fomento y Vivienda
Alfonso Gómez Rodríguez de Celis
Secretario General de Vivienda, Suelo, Arquitectura e Instituto de Cartografía
María Isabel Adán Infante
Jefa del Servicio de Planificación y Tecnología
Dirección General de Vivienda
Juan Ignacio Pérez de Algaba Lovera.
Coordinador General de la Secretaría General de Vivienda
Amanda Meyer Hidalgo (*)
Secretaria General de Vivienda, Rehabilitación y Arquitectura
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo
Patricia Eguilior Arranz
Directora General de Fondos Europeos y Planificación
Antonio Valverde Ramos
Director General de la Agencia IDEA
120
IV Plan Andaluz de Salud
Antonio Moreno Martínez
Jefe del Servicio de Planificación y Evaluación
Dirección General de Fondos Europeos y Planificación
Esther Azorit Jiménez
Directora General de Seguridad y Salud Laboral
Daniel Carballo Pérez.
Jefe de Gabinete de Innovación y Programa Preventivo
Dirección General de SSL
Jesús Carrillo Castrillo
Jefe del Servicio de Planificación y Promoción Técnica.
Dirección General de Seguridad y Salud Laboral. Cristina Suero Gómez-Cuétara
Técnico adscrita a la Dirección Gerencia del Servicio Andaluz de Empleo
Francisco Javier Zambrana Arellano (*)
Director General de Seguridad y Salud Laboral
Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente
Isabel Salinas García
Secretaria General del Medio Rural y la Producción Ecológica
Fernando Gómez Torre
Subdirector de Producción Agraria
Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera
Ignacio Gámez Gámez
Asesor de Coordinación
Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera
121
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Jesús González García
Coordinador de Agricultura y Ganadería
J. Enrique López Rivero
Asesor Técnico de la Secretaría General del Medio Rural y la Producción Ecológica
Antonio Martín Pérez
Servicio de Sistemas Ecológicos de Producción
Jesús Nieto González
Director General de Prevención y Calidad Ambiental
Andrés Leal Gallardo
Coordinador de la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental
Jesús Contreras González.
Jefe de Servicio de Calidad del Aire
Carlos Caecero Ruiz
Asesor Técnico Agencia Medio Ambiente y Agua
Rafael Barba Salcedo
Jefe Departamento CMA
Miguel Méndez Jiménez
Jefe Servicio CMA
Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural
Jerónimo José Pérez Parra (*)
Secretario General de Agricultura y Alimentación
122
IV Plan Andaluz de Salud
Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio
Jesús Nieto González (*)
Director General de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático
Consejería de Turismo, Comercio y Deporte
Ignacio Rodríguez Marín
Secretario General de Deportes
Juan de Dios Beas Jiménez
Jefe de la Sección de Medicina Deportiva del CAMD
Leocricia Jiménez López (*)
Directora del CAMD
Consejería de Turismo y Comercio
Manuela González Mañas
Directora General de Calidad, Innovación y Fomento del Turismo
Consejería de Salud y Bienestar Social
Ana María Gómez Pérez
Directora General de Servicios Sociales y Atención a las Drogodependencias
Fernando Arenas Domínguez
Jefe de la Oficina de planificación y Gestión de la Dirección General de Servicios
Sociales y Atención a las Drogodependencias
Julio Samuel Coca Blanes
Director Gerente de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía
Mercedes García Sáez
Directora del Área de Drogodependencia e Inclusión de la Agencia de Servicios
Sociales y Dependencia de Andalucía
123
Compromisos de Gobierno, Metas y Objetivos
Consejería de Cultura
Concepción Becerra Bermejo
Secretaria General Técnica
María Soledad Gil de los Reyes
Jefa del Servicio de Museos
Isabel Ortega Vaquero
Jefa del Servicio del Libro, Bibliotecas y Centros de Documentación.
José María Hernández Moya
Coordinador Secretaría General Técnica
Comité Director del IV Plan Andaluz de Salud
Preside
María José Sánchez Rubio
Consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales
Secretaría
Josefa Ruiz Fernández
Secretaria General de Calidad, Innovación y Salud Pública
Composición
Consejería de la Presidencia
David J. García Ostos
Director General de Comunicación Social
Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales
Manuela Fernández Martín
Directora General de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Voluntariado
124
IV Plan Andaluz de Salud
Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo
Francisco Javier Zambrana Arellano
Director General de Seguridad y Salud Laboral
Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Ignacio Rodríguez Marín
Secretario General Para el Deporte
Pedro Benzal Moler
Director General de Innovación Educativa y Formación del Profesorado
Consejería de Justicia e Interior
Mª Teresa García de Casasola Gómez
Secretaria General Técnica
Consejería de Fomento y Vivienda
Amanda Meyer Hidalgo
Secretaria General de Vivienda, Rehabilitación y Arquitectura
Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural
Jerónimo José Pérez Parra
Secretario General de Agricultura y Alimentación
Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio
Jesús Nieto González
Director General de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático
Consejería de Turismo y Comercio
Manuela González Mañas
Directora General de Calidad, Innovación y Fomento del Turismo
125
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
126
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
ANEXO:
GLOSARIO DE TÉRMINOS
Acción comunitaria para la salud:
Se refiere a los esfuerzos colectivos de las comunidades para incrementar su control sobre los determinantes de la salud y en consecuencia para mejorar la salud.
Acción Intersectorial para la Salud:
Relación reconocida entre distintos sectores de la sociedad que se establecen para emprender acciones
en un tema con el fin de lograr resultados de salud o resultados intermedios de salud, de manera más
eficaz, eficiente o sostenible que aquella que el sector sanitario pueda lograr actuando en solitario.
Acción Local en Salud:
Es un sistema de análisis y de intervención planificada de forma participada, que permite identificar
necesidades y oportunidades para orientar las acciones de desarrollo de los objetivos de salud mediante
respuestas desde el nivel local. Se trata por tanto, de facilitar la incorporación de la visión local al diseño de las metas, los objetivos, estrategias y acciones del PAS; a modo de una lente de enfoque que nos
permita orientarlas para la intervención en el territorio.
Acciones antropogénicas:
Deterioros originados por la presencia del ser humano.
Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD):
Las tareas más elementales de la persona, que le permiten desenvolverse con un mínimo de autonomía
e independencia, tales como: el cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial, reconocer personas y objetos, orientarse, entender y ejecutar órdenes o tareas sencillas.
127
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Activos de salud:
Todo factor o recurso que aumenta la capacidad de los individuos, grupos,
comunidades, poblaciones o instituciones para mantener y sostener la salud
y el bienestar.
Administración Basada en la Evidencia (ABE):
Utilización consciente, explícita y juiciosa de la más útil evidencia disponible a la hora de tomar decisiones. Significa integrar en la tarea de gestionar, la
mejor evidencia disponible procedente de información válida y fiable.
AETSA:
Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía.
Su objetivo es ayudar a la toma de decisiones en materia de tecnologías sanitarias a distintos niveles del Sistema Sanitario Público de Andalucía.
Atención integral:
Es aquella que incorpora en la respuesta a un problema de salud el nivel
asistencial, la prevención de la enfermedad, la promoción de la salud y la
rehabilitación integral referida a la recuperación del proyecto vital.
Autonomía:
La capacidad de controlar, afrontar y tomar, por propia iniciativa, decisiones
personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias
propias así como de desarrollar las actividades básicas de la vida diaria.
Ayuda mutua:
En el contexto de la salud comprende todas aquellas medidas llevadas a cabo
de forma natural u organizada por las personas que comparten una misma
situación o problema de salud con el fin de mejorar la calidad de la respuesta
al problema desde sus iguales.
Bioenergía:
Es la energía renovable obtenida de materiales biológicos. En su más estricto sentido es un sinónimo de biocombustibles, combustibles derivados de
fuentes biológicas.
Biovigilancia:
Estimación de la exposición a sustancias tóxicas presentes en el medio ambiente mediante la medida directa de dichas sustancias o sus metabolitos
en matrices biológicas (como sangre y orina). Es una herramienta muy útil
en salud pública, ya que permite estudiar relaciones entre contaminantes y
efectos en la salud, identificar grupos de población vulnerables a ciertos contaminantes o identificar posibles fuentes de exposición, entre otros.
128
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Capital social:
Conjunto de recursos y activos sociales o culturales y recursos políticos o
cívicos. También es capital social la capacidad de las personas para actuar en
común hacia fines comunitarios y participar en grupos y asociaciones guiadas por normas de reciprocidad e intercambio basados en la confianza mutua
Carga Global de Morbilidad.
Este método utiliza un indicador llamado Año de Vida Ajustado en función de
la Discapacidad (AVAD), que se calcula como el valor actualizado de los años
futuros de vida exenta de discapacidad que se pierden en un año dado a consecuencia de muertes prematuras o casos de discapacidad.
Carga de enfermedad:
Efecto o impacto acumulativo de un amplio rango de enfermedades o daños
que afectan sobre la salud y coste económico. El concepto sintetiza un conjunto de datos epidemiológicos (mortalidad, incidencia y discapacidad) de
cada enfermedad y permite medir pérdidas de salud. Además, mediante un
enfoque alternativo, sirve para estudiar la idea de funcionalidad y calidad de
la vida.
Cartera de servicios:
Es el conjunto de técnicas, tecnologías o procedimientos, entendiendo por
tales cada uno de los métodos, actividades y recursos basados en el conocimiento y experimentación científica, mediante los que se hacen efectivas las
prestaciones sanitarias, según se recoge en el artículo 20.1 de la Ley 16/2003,
de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud.
CESEAND:
Centro de Servicios Europeos a Empresas Andaluzas. Es el nodo andaluz de la
Enterprise Europe Network. Constituye el puente que conecta a clientes andaluces con socios potenciales europeos encontrando así nuevas oportunidades de negocio, de cooperación tecnológica o de participación en proyectos
de investigación y desarrollo (I+D).
Condiciones de vida:
Se refiere al entorno cotidiano de las personas, dónde éstas viven, actúan y
trabajan. Estas condiciones de vida son producto de las circunstancias sociales y económicas, y del entorno físico, todo lo cual puede ejercer impacto en
la salud, estando en gran medida fuera del control inmediato del individuo.
Copago:
Coparticipación de las personas usuarias en el coste de servicios públicos.
Cuidados informales:
Aquel que se presta a personas dependientes por familiares, amistades u
otras personas que no reciben remuneración económica por la ayuda que
ofrecen. Atención dispensada de manera no remunerada, fundamentalmente
por personas del entorno familiar, es decir, por personas ajenas a los servicios formalizados de atención, a las personas que presentan algún grado de
dependencia.
129
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Dependencia:
El estado de carácter permanente en que se encuentran las personas que, por
razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad, y ligadas a la falta o a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisan
de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de las personas con discapacidad
intelectual o enfermedad mental, de otros apoyos para su autonomía personal.
Desarrollo sostenible:
Se define como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias
necesidades. Incorpora numerosos elementos y sectores, incluido el sector
salud, que deben contribuir a lograr dicho desarrollo.
Desigualdad social:
Son aquellas diferencias sistemáticas, injustas y evitables entre grupos o
subgrupos definidos socialmente, económicamente, o demográficamente,
que influyen de forma negativa en sus oportunidades y en su estado de salud.
En contraposición a las diferencias, las desigualdades son injustas y evitables.
Determinantes de la salud:
Conjunto de factores personales, sociales, económicos y ambientales que determinan el estado de salud individual y colectiva.
Determinantes sociales de salud:
Son aquellas circunstancias configuradas por las condiciones económicas, sociales, normativas y políticas en las que las personas nacen, crecen,
viven, trabajan y envejecen, y los sistemas establecidos para combatir las
enfermedades.
EAS:
Encuesta Andaluza de Salud.
EASP: Escuela Andaluza de Salud Pública.
Educación para la salud:
Comprende las actuaciones encaminadas al conocimiento, aprendizaje y desarrollo de habilidades personales que conduzcan a la salud individual y de
la comunidad.
Empoderamiento para la salud:
En promoción de la salud, es un proceso mediante el cual las personas adquieren un mayor control sobre las decisiones y acciones que afectan a su
salud.
Enfermedades emergentes, re-emergentes e importadas:
Las enfermedades emergentes son aquellas cuya incidencia se ha incrementado o amenaza incrementarse en un futuro. Las enfermedades reemergen-
130
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
tes son aquellas que habían sido erradicadas o disminuida su incidencia y
vuelven. Las enfermedades importadas son adquiridas en un país y se manifiestan clínicamente en otro donde no existen o son infrecuentes. Las enfermedades transmisibles emergentes, reemergentes e importadas constituyen
un importante problema de Salud Pública en Andalucía, España y a nivel
mundial. En Andalucía existen zonas y poblaciones especialmente vulnerables a la aparición o resurgimiento de este tipo de enfermedades, al verse
afectada especialmente por el cambio climático y por fenómenos de inmigración incontrolada.
Epidemiología:
Es el estudio de la distribución y de los determinantes de los estados o acontecimientos relacionados con la salud de determinadas poblaciones y la aplicación de este estudio al control de los problemas de salud.
Estilo de vida:
Es una forma de vida que se basa en patrones de comportamiento identificables, determinados por la interacción entre las características personales
individuales, las interacciones sociales y las condiciones de vida socioeconómicas y ambientales.
Esperanza de vida al nacer: Número promedio de años que se espera viviría una
persona recién nacida, si en el transcurso de su vida estuviera expuesto a las
tasas de mortalidad específicas por edad y por sexo prevalentes al momento de
su nacimiento, para un año específico, en un determinado país, territorio o área
geográfica.
ETIER:
Enfermedades transmisibles importadas emergentes y re-emergentes.
Evaluación del Impacto en la Salud (EIS)
Es una combinación de métodos y herramientas con los que puede ser evaluada una política, un programa, proyecto o actividad, en relación a sus potenciales efectos en la salud de la población, y acerca de la distribución de
esos efectos dentro de la población. La evaluación de impacto en salud integra la valoración y el informe de evaluación de impacto en la salud.
EIA: Evaluación del Impacto Ambiental:
Es el procedimiento por el que se evalúan los posibles impactos -positivos
o negativos- que un proyecto puede tener en el medioambiente considerado
de manera amplia en sus aspectos naturales, sociales y económicos.
EISoc: Evaluación del impacto Social (en Inglés: SIA)
Es una metodología para analizar los potenciales efectos sociales de intervenciones como planes de desarrollo, infraestructuras, etc.
EIH (HuIA): Evaluación del impacto Humano:
Es un proceso de evaluación prospectivo (ex ante) que se utiliza como instrumento para anticipar los potenciales efectos de un programa, proyecto o
decisión en la salud humana y en el bienestar. Clarifica los posibles impactos
de diversas opciones y de soluciones alternativas. Proporciona información
para los decisores políticos y ayuda a encarar situaciones de conflicto, esta
EIH incluye la EIS y la EISoc.
131
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Esperanza de vida en buena salud:
Mide el número de años vividos en buen estado. Indicador que incorpora
información procedente de la carga de enfermedad crónica, de discapacidad
o de salud percibida. Mide el número de años que se espera que una persona
de una cierta edad viva sin discapacidades. Es un indicador sólido de control
de la salud como factor económico y de productividad. Asimismo, introduce
el concepto de calidad de vida.
Factor de riesgo:
Condición, situación, conducta o elemento que aumenta la probabilidad
de aparición de una enfermedad o lesión, o que se relaciona con una salud
deficiente.
Gobernanza:
Manera de gobernar, bajo los principios de transparencia y participación, que
se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero que genera salud.
HATD:
Herramientas de Ayuda en la Toma de Decisiones. Facilitan a la ciudadanía
información basada en la evidencia acerca de cuidados y tratamientos que
promuevan el uso de su derecho a la información y la posibilidad de elección
entre las opciones de diagnóstico y tratamiento y sobre consentimiento
informado.. La toma de decisiones compartidas entre profesionales y
ciudadanía facilita la participación en todo el proceso asistencial, enfatizando
los aspectos más relevantes del problema de salud y su posible tratamiento.
Es un proceso en el se comparten información acerca del problema de salud,
modalidades de abordaje, pruebas de detección, alternativas terapéuticas, y
pronósticos.
Herramienta de auditoría de equidad en salud (Health Equity audit.):
Herramientas que permitirán que centros sanitarios y equipos identifiquen
desigualdades en salud y atención sanitaria y generen intervenciones adaptadas a su contexto.
Iatrogénico (consecuencias iatrogénicas):
Toda alteración del estado del paciente producida por el médico. En esta definición se incluye tanto los efectos positivos como los negativos del actuar
de los médicos.
Indicador de salud:
Variable que intenta medir u objetivar de forma cuantitativa o cualitativa los
cambios o modificaciones en el estado de salud de un individuo o de una
población.
132
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Índice urbano de la calidad del aire:
Consiste en un valor adimensional calculado a partir de los valores registrados en las estaciones de medida, teniendo en cuenta los valores límites establecidos por la legislación europea, el recientemente aprobado Real Decreto
1073/2002 y los efectos nocivos para la salud de los siguientes contaminantes:
dióxido de azufre (SO 2 ); dióxido de nitrógeno (NO 2); ozono (O 3); monóxido
de carbono (CO); partículas PM10
Indicador de pobreza absoluta:
Mide el porcentaje de personas que viven con rentas inferiores al 25% de la
media de ingresos.
Indicador de pobreza relativa:
Mide el porcentaje de personas situadas por debajo del umbral de la pobreza
(el umbral. se sitúa en el 60% de la mediana de ingresos).
Informe de evaluación de impacto en la salud:
Informe emitido por la Consejería competente en materia de salud, sobre la
valoración del impacto en la salud realizada a un plan, programa, instrumento de planeamiento urbanístico, obra o actividad.
Intersectorialidad:
Son las acciones de los actores involucrados para el logro de un objetivo
común a partir de sus competencias y responsabilidades específicas.
IVE:
Interrupción Voluntaria del Embarazo
Liderazgo:
Actividad de influenciar a personas para que se desempeñe voluntariamente
en el logro de los objetivos del grupo.
Living Labs:
Los Living Labs son entidades Público-Privadas (PPP- Public Private Partnership) donde empresas, organismos públicos, centros de investigación y ciudadanía se involucran, mediante el impulso de la Sociedad de la Información,
en el proceso de innovación co-creando y validando tecnologías, plataformas,
productos, servicios, y modelos de negocio en entornos y contextos reales y
cotidianos. Los Living Labs suponen una apuesta para mover la experimentación también fuera de los laboratorios hacia entornos reales y con la participación de los ciudadanos.
Localización:
Trasladar lo planificado a la realidad mediante la ejecución de las acciones
allí donde surgen los problemas, en un espacio inmediato y contando con
todos los protagonistas.
133
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
Medicina basada en la evidencia (MBE)
Consiste en el uso consciente, explícito y juicioso de las mejores pruebas
disponibles en la toma de decisiones sobre la atención integral de cada paciente. El foco es el paciente, no sólo su enfermedad o proceso, por lo que
desde la realización de un diagnóstico efectivo y eficiente, hasta la elección
de la mejor opción terapéutica, es preciso identificar y considerar sus derechos, sus principios y sus preferencias. Representa el uso racional, explícito,
juicioso y actualizado de la mejor evidencia científica aplicado al cuidado y
manejo de pacientes individuales. La práctica de MBE requiere la integración
de la experiencia clínica individual con la mejor evidencia clínica externa
derivada de los estudios de investigación sistemática
Morbilidad
Este término describe la cantidad de enfermedad que experimenta una población. Los dos principales indicadores de morbilidad son la incidencia y la
prevalencia. El índice de morbilidad es la proporción de personas enfermas
en un lugar y tiempo determinado con respecto a la población total. Generalmente se utiliza una medida que expresa la incidencia de enfermos por cada
mil personas en la población.
Morbimortalidad (índice):
Personas enfermas (morbilidad)+fallecidas (tasa de mortalidad).
OTRIs:
Oficinas de transferencia de resultados de la investigación reconocidas como
tales en los registros oficiales
Plan Local de Salud:
Instrumento de planificación y gestión
Participación:
Incorporación de la ciudadanía a las políticas públicas a través de una participación que abarca la elaboración, la aplicación y el seguimiento de las
mismas. Necesidad de dotar las políticas públicas del llamado “aval de legitimidad” (Habermas) que radicaría en tomar decisiones con las participación
de las ciudadanía potencialmente afectada.
Perspectiva de género:
La integración de la perspectiva de género (mainstreaming de género) es la
consideración sistemática de las diferentes situaciones, condiciones, aspiraciones y necesidades de mujeres y hombres, incorporando objetivos y actuaciones específicas dirigidas a eliminar las desigualdades y promover la igualdad en todas las políticas y acciones, a todos los niveles y en todas sus fases
de planificación, ejecución y evaluación (Ley 4/2005, de 18 de febrero, para la
Igualdad de Mujeres y Hombres).
134
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
PNT:
Procedimientos Normalizados de Trabajo.
Política pública saludable:
Se caracteriza por una preocupación explícita por la salud y la equidad en todas las áreas de la política, y por una responsabilidad sobre su impacto en la
salud. La finalidad principal de una política pública saludable consiste en crear
un entorno de apoyo que permita a las personas llevar una vida saludable. Dicha política posibilita o facilita a los ciudadanos hacer elecciones saludables y
convierte los entornos sociales y físicos en potenciadores de la salud.
Política en salud:
Declaración o directriz oficial dentro de las instituciones públicas que define
las prioridades y los parámetros de actuación como respuesta a las necesidades de salud, a los recursos disponibles y a otras presiones políticas.
Prevención de la enfermedad:
Abarca las medidas destinadas no solamente a prevenir la aparición de la enfermedad, tales como la reducción de los factores de riesgo, sino también a
detener su avance y atenuar sus consecuencias una vez establecida.
Procesos asistenciales integrados:
La gestión por procesos asistenciales es una de las estrategias de calidad impulsadas por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y permite
ofrecer una atención homogénea al paciente, independientemente del centro en que la reciba y del personal responsable en cada momento. Para ello,
en cada proceso quedan definidos los diferentes elementos, recursos y tecnologías que intervienen en la atención de un paciente, desde quién le atiende
hasta cómo se realiza esa asistencia, pasando por el momento y lugar en que
se presta.
Promoción de la salud:
Es el proceso que permite a las personas incrementar el control sobre su salud para mejorarla.
Protección de la salud:
Componente de la política de salud, en que se encuadran las actividades basadas en el Análisis de los Riesgos asociados a los alimentos y riesgos ambientales que afecten a la salud, a efectos de procurar a la población el mayor
nivel de protección frente a los mismos.
RAIVCPQs:
Manual de gestión para la Red Autonómica de Inspección, Vigilancia y Control de Productos Químicos (RAIVCPQs).
Red Local:
Estructura operativa de acción intersectorial en el entorno más cercano de la
ciudadanía, por lo que se establecen relaciones entre las personas, los grupos
y la comunidad; se posibilita el desarrollo de actividades conjuntas; se gene-
135
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
ran conexiones entre las instituciones y otras entidades territoriales; y que
permite la combinación de intereses de los diferentes actores, en el proceso
de alcanzar objetivos comunes de progreso, compartiendo los recursos.
Reglamento REACH
En 2007 entró en vigor el Reglamento nº 1907/2006 relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos
(REACH), cuyo objetivo primordial es asegurar un alto nivel de protección de la
salud humana y del medio ambiente. El reglamento REACH se complementa con
el nuevo Reglamento nº 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de
sustancias y mezclas (Reglamento CLP), que incorpora a la legislación comunitaria los criterios del Sistema Global Armonizado (SGA), desarrollado por la Organización de Naciones Unidas. Este nuevo marco legislativo traerá indudablemente
beneficios en salud. Estos beneficios provendrán principalmente del aumento
de conocimiento sobre las propiedades intrínsecas de las sustancias que se manejan, que permitirá que tras la evaluación del riesgo, se pueda disminuir la exposición, y se aportarán datos para los estudios epidemiológicos de cara a poder
establecer mejor las relaciones causa/efecto en las enfermedades y otras patologías relacionadas con la exposición ambiental y laboral a agentes químicos.
Responsabilidad social para la salud:
Se refleja en las acciones de los responsables de la toma de decisiones tanto
del sector público como privado, para establecer políticas y prácticas que
promuevan y protejan la salud.
Riesgo (Risk)
En la evaluación de riesgo, la probabilidad de que algo causará daño, combinado con la severidad potencial de ése. (ATSDR)
Ruta de Exposición (Route of Exposure)
La manera en que una persona puede ponerse en contacto con una sustancia química. Por ejemplo, bebiendo (ingestión) y bañándose (contacto con la
piel) son dos rutas de exposición a contaminantes diferentes que pueden ser
encontrados en el agua. (ATSDR)
Salud:
Estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad.
Salud ambiental:
Aquellos aspectos de la salud y la enfermedad humanas que son determinados por factores medioambientales. Así mismo, hace referencia a la teoría y
práctica relativas a los factores de evaluación y control del medio ambiente
que pueden afectar potencialmente a la salud. La salud ambiental incluye
tanto los efectos patológicos directos de los agentes químicos y biológicos y
de la radiación, como los efectos indirectos sobre la salud y el bienestar del
entorno físico, social y estético.
Salud pública:
El esfuerzo organizado por la sociedad para proteger y promover la salud de
las personas y para prevenir la enfermedad mediante acciones colectivas.
136
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Salud en Todas las Políticas (STP / HIAP)
Es una estrategia horizontal, complementaria y coordinada con las estrategias políticas existentes cuya finalidad es contribuir a la salud de la población
mediante la actuación en los determinantes de la salud para maximizar sus
resultados positivos y minimizar los efectos negativos sobre la salud colectiva, que se orienta fundamentalmente a determinantes afectados por políticas de sectores distintos del sanitario.
Salud Positiva de las personas:
Interacción de factores psicosociales que le facilitan a las personas alcanzar
un alto nivel de bienestar. Entre ellos se encuentran la satisfacción personal,
la actividad prosocial, el autocontrol percibido, la autonomía, la capacidad
para resolver problemas y las habilidades de relaciones interpersonales.
Salutogénesis:
Teoría que explica el origen de la salud o por qué algunas personas permanecen sanos a pesar de haber atravesado situaciones difíciles y estresantes.
Destaca la importancia de algunos recursos personales y externos para el
mantenimiento de la salud y el bienestar.
Seguridad alimentaria:
Conjunto de actuaciones basadas en el análisis de riesgos, encaminadas a
asegurar que en las etapas de la producción, transformación y distribución de
alimentos se desarrollen utilizando procedimientos que garanticen, a la luz
de los conocimientos científicos disponibles, un nivel elevado de protección
de la salud de la población consumidora.
Seguridad del Paciente:
Componente clave de la calidad. Las personas usiarias de los servicios sanitarios tienen derecho a recibir una atención sanitaria tan segura como sea
posible, y organismos como la Organización Mundial de la Salud y el Comité
Europeo de Sanidad del Consejo de Europa, instan a los diferentes gobiernos
a situar la seguridad de las personas en el centro de todas sus políticas sanitarias. Para mejorar la seguridad han de establecerse sistemas de atención bien
concebidos que permitan reducir al mínimo los riesgos a que están expuestas
esas personas.
SIMAN:
Sistema de Información Microbiológica de Andalucía.
Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA):
Es el conjunto de recursos, medios organizativos y actuaciones de las administraciones sanitarias públicas de la Comunidad Autónoma o vinculadas a
las mismas, orientados a satisfacer el derecho a la protección de la salud a
través de la promoción de la salud, prevención de las enfermedades y la atención sanitaria.
Sostenibilidad:
Consiste en satisfacer las necesidades de la actual generación sin sacrifi-
137
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
car la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades. Aunque parece estar centrada en medio ambiente, es perfectamente extrapolable a este compromiso.
SVEA:
Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía.
Tasa estimada de mortalidad general
El número total de defunciones estimadas en una población total o de determinado sexo y/o edad, dividido por el total de esa población, expresada por
100.000 habitantes, para un año dado, en un determinado país, territorio o
área geográfica.
Tasa bruta o total de mortalidad:
Indicador demográfico que señala el número de defunciones por 1.000 habitantes en una determinada población durante un período determinado de
tiempo, por lo general un año.
Tecnología en salud:
Son los instrumentos, técnicas, equipos, dispositivos, medicamentos, procedimientos médicos y quirúrgicos, sistemas de información, programas sanitarios, así como formas de organización de los servicios de salud, destinados
a la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de condiciones
clínicas específicas y a mejorar la calidad de vida de las personas y de la
comunidad.
Término municipal:
Es el territorio donde el Ayuntamiento ejerce sus competencias (Art.12 LBRL).
UGC:
Unidades de Gestión Clínica. La gestión clínica constituye un proceso de rediseño organizativo cuyo objetivo es incorporar a los y las profesionales sanitarios en la gestión de los recursos utilizados en su propia práctica clínica.
Supone descentralizar las decisiones sobre la gestión de los recursos utilizados en la práctica clínica y dotar a las unidades asistenciales de la capacidad
e instrumentos para planificar y gestionar sus actividades y por lo tanto promocionar su autonomía y responsabilidad.
Valoración del impacto en la salud:
Documento que debe presentar el órgano que formula un plan, programa
o instrumento de planeamiento urbanístico, o el titular o promotor de una
obra o actividad, sometidos a evaluación del impacto en la salud. En él deberán identificarse, describirse y valorarse los efectos previsibles, positivos y
negativos, que el plan, programa, instrumento de planeamiento urbanístico,
obra o actividad, puede producir sobre la salud de las personas.
138
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
Vigilancia en Salud:
Significa la compilación, comparación y análisis de datos de forma sistemática y continua para fines relacionados con la salud pública, y la difusión
oportuna, para su evaluación y para dar la respuesta de salud pública que sea
procedente.
Vigilancia de Sitio en Específico:
Actividad de vigilancia epidemiológica diseñada para evaluar la presencia específica de una o más condiciones de salud definida en una población específica, potencialmente expuesta a sustancias peligrosas en el medio ambiente.
(ATSDR)
Vigilancia Epidemiológica (Epidemiologic Surveillance)
La recopilación sistemática, el análisis y la interpretación en desarrollo, de
datos de salud esenciales a la planificación, implementación y evaluación de
la práctica de salud pública, integrados de cerca a la difusión oportuna de estos datos a quienes necesitan saberlos. La conexión final en la cadena de vigilancia es la aplicación de estos datos a la prevención y al control. Un sistema
de vigilancia incluye una capacidad funcional para la recopilación de datos,
el análisis y la difusión vinculada a los programas de salud pública. (ATSDR).
VPO: Viviendas de protección pública/oficial.
139
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
140
IV PLAN ANDALUZ DE SALUD
BIBLIOGRAFÍA DEL
GLOSARIO DE TÉRMINOS
ȩȩ Anteproyecto de Ley de Salud Pública. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía. Noviembre 2009. http://www.juntadeandalucia.es/salud/anteproyectoleysaludpublicanavegable/titulo_preliminar_articulo2.html (consultado 1 de diciembre de 2009)
ȩȩ ATSDR. Glosario de Términos. http://www.atsdr.cdc.gov/ES/ES_GLOSSARY.HTML (consultado 1 de diciembre
de 2009)
ȩȩ Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo.
trar/124 (consultado 1 de diciembre de 2009)
http://dicc.hegoa.efaber.net/listar/mos-
ȩȩ Aclaración sobre expresiones y términos utilizados. Foro de Investigación en Salud de Argentina. www.fisa.
anm.edu.ar (consultado 1 de diciembre de 2009)
ȩȩ Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia. (BOE 15 de diciembre de 2006)
ȩȩ Lluch, M.T. (1999). Construcción de una escala para evaluar la salud mental positiva. Barcelona España: Universidad de Barcelona, tesis doctoral.
ȩȩ Observatorio de Seguridad del Paciente. La alianza por la seguridad del paciente. http://obssegpac.acsa.juntaandalucia.es/agenciadecalidadsanitaria/observatorioseguridadpaciente/gestor/sites/PortalObservatorio/es/
menu/elObservatorio/La_Alianza_Mundial_Por_La_Seguridad_Del_Paciente/ (consultado 1 de diciembre de
2009).
ȩȩ Organización Panamericana de la Salud, Unidad de Análisis de Salud y Estadísticas (HA). Iniciativa Regional de
Datos Básicos en Salud; Glosario de Indicadores. Washington DC, 2004.
ȩȩ Organización Mundial de la Salud. Glosario. http://www.bvs.org.ar/pdf/glosario_sp.pdf (consultado 1 de diciembre de 2009).
141
COMPROMISOS DE GOBIERNO, METAS Y OBJETIVOS
ȩȩ Sackett DL, Rosenberg, WM, Gray JAM, Haynes RB, Richardson WS. Evidence
based medicine: what is and what it isn’t. BMJ 1996; 312: 71-72
ȩȩ Serrano, C y Raczynski D. (2003). Derechos sociales básicos, superación de la pobreza ante la vulnerabilidad. Asesorías para el Desarrollo, Chile. Citado en Programa Áreas Metropolitanas Vuolnerables. División de Políticas y Estudios. Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo. (Marzo de 2008).
ȩȩ Wright K. The economics of informal care of the elderly. Kent: University of
Kent, Center for Health Economics; 1983.
142
Fly UP