...

Conversación entre Richard Hamilton y Michael Craig

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Conversación entre Richard Hamilton y Michael Craig
Conversación entre Richard Hamilton
y Michael Craig-Martin *
1
Michael Craig-Martin
Michael Craig-Martin: Una de las cosas que siempre me ha
sorprendido de tu obra es que da la sensación de que todas las
características (la investigación analítica, el aire de entusiasmo
y de comodidad en el mundo moderno) aparecieron muy pronto, ya desde un buen principio. ¿Puedes empezar hablando de
cómo llegaste al arte, cómo te llegó esa concepción básica del
mundo?
Richard Hamilton: He dicho a menudo que soy un artista a la antigua usanza. Me sorprende un poco que me cuenten
que no es así. Mi formación se centró sin duda en las bellas
artes y podría decirse incluso que fue peculiar. En la Royal
Academy Schools pasé por todas las experiencias normales de
un alumno de la época, me dediqué a pintar y dibujar vaciados
de escayola y modelos desnudos día tras día. En Saint Martins
College, donde había asistido a mis primeras clases nocturnas
de arte, había detalles de la cabeza humana en escayolas de
tamaño gigantesco, un ojo, una oreja y una nariz, que los
nuevos alumnos debían dibujar a lápiz. Si ahora lo pienso, no
se me ocurre mejor forma de aprender a trabajar el lápiz. Tenía
catorce años y la gente me veía algo «espabilado»; es decir, que
era demasiado desenvuelto. Como alumno aprendía por imitación, era un pasticheur insistente. La Academy School cuenta
con la ventaja de estar situada junto a Bond Street, de modo
Michael Craig-Martin: «Richard Hamilton in Conversation with
Michael Craig-Martin» (1990), en Richard Hamilton, editado por Hal
Foster junto con Alex Bacon. Cambridge, Mass.: The MIT Press, 2010.
* 63
richard_hamilton.indd 63
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
que los alumnos tienen la suerte de ver obra nueva de artistas
profesionales. Una mañana dibujaba del natural algo que recordaba a Picasso y al día siguiente me fascinaba un dibujo de Man
Ray y trataba de hacer algo parecido. Cubrí todo el espectro.
Hubo un período, entre 1940 y 1945, en que fui delineante, lo
que me permitió escapar de otras formas menos gratas de soportar la guerra. Logré evitar el combate, de modo que pude dedicar aquellos años de la contienda a algo útil y aprender ingeniería, además de entrar en un mundo para el que jamás me
había imaginado capacitado en absoluto. Acabé diseñando
herramientas. Al cerrar la Royal Academy Schools en 1940
acudí a la oficina de trabajo, ya que era demasiado joven para
que me llamaran a filas, y me preguntaron: «¿Qué sabes hacer?»
Contesté que era estudiante de arte y el señor me dijo: «¿Te
defiendes con el lápiz?» Cuando le respondí: «Sí, eso es precisamente lo que me han enseñado», decidió que podía ser delineante y me envió a un centro público de formación, donde
aprendí a utilizar la lima como paso previo para pasar a la
delineación. Suspendí todos los exámenes de matemáticas que
me pusieron delante, pero, como tenía cierta facilidad con el
lápiz, soportaron el horror de que no supiera contar más que
con los dedos (ni siquiera sabía lo que era una coma decimal)
mientras iba adquiriendo la formación suficiente para pasar la
guerra. Por casualidad acabé en un campo de la ingeniería
especializado, el diseño de hormas y herramientas, en el primer
trabajo que encontré tras los estudios, y resultó ser una excelente categoría de ocupación civil en tiempos de guerra. Mi
función consistía en diseñar herramientas para producir piezas
en serie. Te ponían delante un objeto, quizá una simple tuerca
o un tornillo, y tenías que pensar: «¿Cuál es la mejor forma de
fabricarlo?» Era como crear un mundo: en cierto sentido seguías
los procesos de la naturaleza, de la mano de la ingeniería mecánica. Era el equivalente humano de controlar la creación de una
flor o un árbol y resultó una experiencia apasionante.
M. C.-M.: ¿Qué edad tenías cuando sucedió todo eso?
64
richard_hamilton.indd 64
25/10/10 15:31
CONVERSACIÓN ENTRE RICHARD HAMILTON Y MICHAEL CRAIG-MARTIN
R. H.: Supongo que entre dieciocho y veintipocos años.
M. C.-M.: Me da la impresión de que las características de
lo que cuentas impregnan prácticamente toda tu obra. ¿Es
cierto?
R. H.: Seguramente aprendí a valorar el ejercicio de agilidad
mental requerido para resolver distintos problemas. Lo fascinante del diseño de herramientas es que todos los objetos son
diferentes y se requiere cierto ingenio para concebir la mejor
forma de producirlos. La clave está en los procesos y los procedimientos.
M. C.-M.: Pasemos a la obra de los años cincuenta. Cuando
veo esas piezas... En esa década era niño en Estados Unidos y
la imaginería de esas obras es todo lo que veía al crecer...
¿Puedes comentar algo sobre su significado? En gran medida
se contempla Estados Unidos como modelo del mundo moderno. ¿Qué impresión daba por aquel entonces?
R. H.: Después de la guerra una serie de individuos que ya
habían superado la edad habitual de los estudiantes, lo mismo
que yo, salieron de las fuerzas armadas o de la industria para
matricularse en centros como la Slade School of Fine Art o la
Royal Academy. Esos alumnos de mayor edad tendían a relacionarse entre sí. Nigel Henderson iba a la Slade y me animó a
solicitar plaza. Bill Coldstream daba clases allí y en aquella época
la atmósfera era estupenda. Como era amigo de Henderson,
Bill Turnbull me acogió, lo mismo que Eduardo Paolozzi, que
se fue justo cuando llegué, pero mantuvo una estrecha vinculación con la escuela. Así pues, formábamos una especie de círculo. Un punto en común de aquel grupo de amigos era el interés
por el cine, y también nos gustaba ir a la embajada estadounidense, porque allí podíamos consultar tranquilamente las mejores revistas, que dejaban desplegadas por las mesas; publicaciones como Esquire y Life, Good Housekeeping, Time y Scien­tific
American, así como una buena cantidad de lecturas que no
podían conseguirse con facilidad por otras vías. En realidad el
interés se dirigía hacia Estados Unidos porque en Inglaterra
65
richard_hamilton.indd 65
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
pasaba bien poco. Lo más probable era que cualquier cosa mínimamente interesante apareciera en las revistas estadounidenses
o en las películas de Hollywood, y no había mucho más. Nos
interesaban en especial los reportajes gráficos, pero Scientific
American era tal vez el mayor estímulo. La influencia de todas
esas revistas era muy grande, en especial en el sentido gráfico.
Estaba Picture Post, pero no tenía el glamur de Life en los años
de posguerra.
M. C.-M.: ¿Qué puedes decir de la naturaleza del diseño, de
tus ideas sobre el diseño? Tengo la sensación de que tu interés
por el diseño de exposiciones y de objetos, de productos, apareció muy pronto.
R. H.: Nigel Henderson fue una figura muy influyente. Y era
tan extraordinario por un motivo bastante extraño: era hijo de
Winn Henderson, que llevaba la Peggy Guggenheim Gallery de
Londres, de modo que tenía acceso a los grandes artistas de la
época. Era conocido de Max Ernst y Miró. Peggy Guggenheim
le había dado una Boîte verte hacia la época en que la había
producido Marcel Duchamp, sin más, como regalo de Navidad
o algo así. Era una persona muy despierta. Por ejemplo, un día
me puso en las manos un tomo voluminoso, Sobre el crecimiento y la forma, de D’Arcy Wentworth Thompson, y me dijo:
«Puede que te interese.» Me dejó abrumado y me pareció que
podía dar pie a una muestra. Por entonces pensaba mucho en la
exposición como formato porque en mis ratos libres me ganaba
un dinero haciendo maquetas, así que iba mucho al Olympia o
al Earls Court Exhibition Centre. La gran ventaja de dedicarse a
eso para obtener ingresos es que basta con una cuchilla y un
pedazo de madera de balsa. Hice cosas rutinarias para las grandes exposiciones anuales, como Ideal Homes o la British Industries Fair. Mi esposa y yo también hicimos maquetas de nuevas
ciudades para el Festival de Inglaterra de 1951. Empecé a considerar que la exposición era un formato de expresión artística por
derecho propio. Los objetos eran secundarios, frente a la manera en que se los trataba. Consulté los grandes ejemplos del forma66
richard_hamilton.indd 66
25/10/10 15:31
CONVERSACIÓN ENTRE RICHARD HAMILTON Y MICHAEL CRAIG-MARTIN
to en libros de arquitectura y diseño. Vi el pabellón creado por
Le Corbusier para la exposición de París de los años veinte y el
maravilloso trabajo de Max Bill, de Persico y de Nizzoli en Milán
y de Ernesto Rogers, tío de Richard Rogers. Sobre el crecimiento y la forma parecía un tema que podía presentarse así, y el
recién inaugurado Institute of Contemporary Arts (ICA) era el
lugar para ponerlo en marcha. Ya conocía a Roland Penrose, la
figura más destacada del centro, y a Lee Miller, por descontado
a través de Nigel Henderson, que me abrió las puertas del mundo
del arte surrealista de Londres. Presentamos el proyecto a Roland
(debió de ser en 1949) y lo eligieron como contribución del ICA
al festival de 1951. Paolozzi también tenía que haber participado
en la muestra basada en Sobre el crecimiento y la forma, pero
nos enfadamos y me escribió una carta que decía, más o menos:
«En 1952 voy a montar una exposición propia que abarcará un
terreno parecido.»
De ahí surgió la importante Parallel of Life and Art, que
creó con Nigel Henderson y los Smithson. Por aquella época
surgió el Independent Group (IG). Luego, cuando me fui a dar
clases a Newcastle en 1953, monté un proyecto expositivo
titulado Man, Machine & Motion.
M. C.-M.: Una de las cosas que me llamaron la atención del
Independent Group al echar la vista atrás fue que daba la impresión de que muchos artistas buscaban un nuevo formato en el
que trabajar. La exposición parecer ser de por sí el que presenta una modernidad más clara.
R. H.: Sería un error considerar que el Independent Group
era una organización preocupada por el formato, por la creatividad formal. Se trataba de un grupo de debate, un punto de
reunión y de análisis de ideas, pero no era como el Cedar Bar
de Nueva York, donde los pintores se emborrachaban y discutían a fondo las ideas que condujeron al expresionismo abstracto. El IG estaba formado por gente con orígenes y aspiraciones
profesionales muy diversos: había unos cuantos arquitectos,
muy pocos pintores y algunos escritores, como Alloway,
67
richard_hamilton.indd 67
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
Banham y Del Renzio. Lo único formal surgido directamente
de las ideas del IG que se me ocurre es mi propia pintura.
Paolozzi dio la primera charla del IG, una sorprendente presentación con epidiascopio, y su postura estética estaba bien fundamentada. No creo que los debates del IG la hubieran modificado mucho. Las reuniones del grupo tampoco cambiaron el
nuevo brutalismo, la contribución de los Smithson a la arquitectura de aquel período. Cuando se creó el IG elegimos a
Reyner Banham para organizar las sesiones, que sí eran formales. Había un orden del día, un ponente invitado: tuvimos una
charla de un físico, otra de un diseñador de helicópteros, y
A.J. Ayer nos habló del positivismo lógico. Transcurrido aproximadamente un año, Banham dejó la coordinación en manos de
Lawrence Alloway y John McHale, que compartieron la labor,
y el asunto cambió de la noche a la mañana. A partir de entonces
se orientó mucho más hacia Estados Unidos y el arte de masas.
Podíamos hablar de Elvis Presley; podíamos hablar de lo que
pasaba en el cine; nos presentábamos ponencias unos a otros.
En una ocasión Alloway habló de la violencia en el cine. Luego
Banham, joven historiador de la arquitectura (aunque también
estaba muy informado sobre pintura), pronunció una conferencia maravillosa sobre el diseño automovilístico estadounidense,
en el que estaba metiéndose a fondo, y con eso se abrió todo
un abanico de ideas. Toni del Renzio habló de moda. Mi aportación a aquella serie de conferencias consistió en analizar los
electrodomésticos estadounidenses. Me fascinaban los que
llamaban «de línea blanca», las lavadoras, los lavaplatos y los
frigoríficos, pero no solo los aparatos en sí como objetos diseñados, sino también la forma en que se pre­sentaban al público,
al comprador, mediante la publicidad. Me di cuenta de que
existía una relación entre el objeto y el tipo de mujer que podía
asociarse a él.
Otras tardes nos pedían que habláramos de tal libro o tal
otro. Alloway ponía encima de la mesa un tema como la teoría
de los juegos y nadie sabía qué quería decir. Entonces nos lo
68
richard_hamilton.indd 68
25/10/10 15:31
CONVERSACIÓN ENTRE RICHARD HAMILTON Y MICHAEL CRAIG-MARTIN
contaba: «Acaba de salir un libro de John von Neumann que
plantea algo bastante apasionante sobre la intrascendencia de
los juicios de valor: ya no podemos adoptar una posición moral
porque todo se basa en las monedas lanzadas al aire, en las
ruletas y en el azar, y eso quiere decir que ya no existe justificación para la lógica aristotélica.» Tras una o dos semanas de
preparación, nos sentimos capaces de comentar al menos las
ideas del primer capítulo. De ahí sacamos lo suficiente para
descubrir que podía haber algo tras aquella idea de no establecer juicios. Luego analizamos otro libro, el de Claude Shannon
sobre la teoría de la comunicación, y de ahí extrajimos el concepto de que cualquier cosa del mundo puede expresarse de
forma digital: como una serie de encendidos y apagados, de ceros
y unos. La idea de que todo pudiera formularse en términos tan
sencillos resultaba bastante demoledora y, en lo relativo a mi
razonamiento, esos dos libros serían decisivos para mí; podría
decirse que supusieron las influencias más formativas de aquellos años. La idea de que todo puede expresarse con algo tan
simple como unos y ceros y la de que los juicios de valor no
cuen­tan (no podemos decir que una cosa es buena y otra mala)
nos situaban en un espacio completamente distinto. Aquello
obligaba de verdad a plantearse qué tenía sentido y qué no.
Cuando empezó el IG hablamos de la obra de Siegfried Giedion
La mecanización toma el mando. No tardamos mucho, con la
influencia de Alloway, en llevar el debate hacia La novia mecánica, de Marshall McLuhan.
M. C.-M.: Creo que aún no hemos utilizado el término «arte
pop». Desde un principio existía la idea de tratar de aunar el
concepto de arte elitista y las bellas artes con el de arte de masas
y cultura de masas, con los cómics y el cine. ¿Fue algo consciente o surgió de forma natural?
R. H.: Cuando John McHale fue a Estados Unidos en 1955,
regresó con una caja llena de cosas exóticas que había comprado. Se había dedicado a adquirir ejemplares de la revista Mad
y cómics de lo más extremado, y un montón de discos de pop.
69
richard_hamilton.indd 69
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
Elvis Presley y el Rock around the Clock de Bill Haley se escuchaban y se debatían en el Independent Group antes incluso de
que los pusieran en la radio aquí. Se analizaban en el ICA y se
consideraban un fenómeno sociológico, aunque se recibían con
admiración y se disfrutaban, hasta el punto de que sirvieron
para que prestáramos atención a lo que sucedía en el arte de
masas aparte del cine. Alloway estaba preparando una teoría
sobre una nueva concepción de la relación entre las artes de
masas y las bellas artes. Decía que se trataba de un continuo
lineal, no de una pirámide: no tiene sentido pensar en nuestra
cultura como una pirámide con Picasso sentado en lo alto y Elvis
abajo del todo. Puede decirse, tal vez, que en un extremo del
continuo está Picasso y en el otro, Elvis Presley. Empecé a pintar
cuadros que reflejaban esas ideas en 1957.
La aportación de mi grupo (colaboré con John Voelcker
y John McHale) a This Is Tomorrow se centraba en el pop y
nuestra percepción del mundo. Por aquel entonces nadie había
dicho en el Independent Group: «¿Qué imágenes podemos
producir los artistas a partir de esos razonamientos? ¿Qué
hacemos para crear formas que muestren nuestro interés en
ese tema?» Cuando propuse, después de la exposición de la
Whitechapel, que investigáramos esa posibilidad, la idea no
tuvo muy buena acogida. Les sentó fatal. Quizá porque lo
entendieron como una tergiversación del concepto de Alloway.
Se trataba de decir: «Bueno, si es algo lineal, con Elvis en un
extremo y Picasso en el otro, ¿qué sucede cuando juntas esos
dos extremos y formas un círculo?» Cerrar el círculo, descubrir
qué sucedía si se unían las bellas artes y las artes de masas, era
una herejía, y mis resultados se trataron con una suspicacia
tremenda hasta que se vio que en Estados Unidos sucedía algo
parecido.
M. C.-M.: ¿Conociste el arte pop a través de reproducciones
o de las obras en sí? ¿Cuándo viste arte pop estadounidense por
primera vez?
R. H.: Pues supongo que sería ya en los años sesenta, quizá
70
richard_hamilton.indd 70
25/10/10 15:31
CONVERSACIÓN ENTRE RICHARD HAMILTON Y MICHAEL CRAIG-MARTIN
en 1960 o 1961. Vi un warhol en el ICA, un gran warhol, una
gran marilyn, un cuadrado enorme con no sé cuántas marilyns,
cuarenta o cincuenta. O eso es lo que recuerdo, vamos.
En 1963, cuando fui a Estados Unidos por primera vez,
conocí a un montón de artistas, a Oldenburg y a Warhol en
California, a Dine y a Jasper Johns en Nueva York. Vi la exposición de Duchamp. Llevaba ya unos cuantos años trabajando
en torno a su obra, y con él, así que cuando se montó su primera retrospectiva en Pasadena fui hasta allí para verla. La muestra atrajo a una gran cantidad de artistas jóvenes, todos ellos
seguidores de Duchamp. Así pues, esa inmersión en el pop
estadounidense fue repentina y me pareció que había algo que
no acababa de encajar en mi manera de abordar aquellos
problemas hasta el momento. Me dio la impresión de que lo
había hecho todo de forma muy analítica y remilgada. Trataba
de dejar huella (aunque me pasaba el día gritando que no hacía
juicios de valor), pero al mismo tiempo no podía abstenerme
de incluir pequeños guiños poéticos aquí y allá. Me decía: ¡total,
a esta gente le da igual!
M. C.-M.: Lo que dices me parece muy importante. ¿Envidiabas su aparente libertad? ¿Te parecía maravillosa?
R. H.: Fabulosa, sí. Al regresar lo que me rondaba por la
cabeza era que daba un poco de pena pensar que me costara
tanto apañármelas. Pero lo que hice al volver fue esa chapa
titulada Epiphany. Eso fue el resultado del viaje a Estados
Unidos.
M. C.-M.: Bueno, siempre me ha parecido que lo que se
llama pop británico está distanciado culturalmente o es analítico, como en tu obra, mientras que el arte pop estadounidense
parece situarse en mitad de cosas surgidas del epicentro mismo
de la cultura del país.
R. H.: Yo estaba en la periferia, como todos los de aquí.
Hasta 1963 conocía la obra de Jasper Johns mejor que cualquier
otra cosa porque sabía que era admirador de Marcel Duchamp:
teníamos algo en común. Él conocía a Duchamp y a John Cage,
71
richard_hamilton.indd 71
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
así que había un pequeño círculo de gente con el que sentía
cierta proximidad.
M. C.-M.: ¿Tu primer contacto con Duchamp se produjo
gracias a Nigel Henderson, con la Boîte verte?
R. H.: Sí, fue un momento importante. Después se propuso que organizáramos una velada sobre Duchamp en el ICA
y que Anthony Hill, Sandy Wilson y yo hiciéramos algo. Yo
no sabía gran cosa. Creo que todo el mundo tenía problemas
para entender la letra de Duchamp y, además, las ideas de la
Boîte verte son muy abstrusas. Me busqué a un amigo, George
Knox, historiador del arte de Newcastle, para que me dedicara un rato todos los días a la hora de comer. Me traducía,
literalmente, lo que querían decir en inglés las notas de la Boîte
verte, palabra por palabra, y yo iba apuntándolo. Escrito así
no tenía mucho sentido, pero luego yo elegía entre varias
interpretaciones alternativas y decía: «Bueno, a lo mejor quiere decir esto.» Al cabo de unas cuantas semanas teníamos una
traducción completa al inglés y decidí que allí había algo, así
que hice un diagrama de las ideas textuales en función de la
vinculación que les atribuí a Le Grand Verre. Hice una dispositiva del diagrama y esa fue mi contribución al debate del
ICA. Alguien del público dijo que había trabajado en la revista americana View y había sido una de las personas responsables del gran número dedicado a Marcel Duchamp que todos
conocíamos como una de las grandes publicaciones del período. Nuestras presentaciones le parecieron muy bobas y aseguró: «Marcel Duchamp os consideraría locos de remate si os
oyera hablar así», y añadió que Marcel lo había hecho todo
en broma, así que decidí enviar el diagrama a Duchamp y
pedirle que lo corrigiera. No supe nada de él durante casi un
año, lo que me convenció aún más de que había sido un poco
tonto. Luego, transcurrido ese tiempo, recibí una carta escrita con una letra que me era conocida y que había estudiado
durante un largo período. Era una nota cordial que decía algo
así como: «Siento no haber contestado antes. La Boîte verte
72
richard_hamilton.indd 72
25/10/10 15:31
CONVERSACIÓN ENTRE RICHARD HAMILTON Y MICHAEL CRAIG-MARTIN
me ha provocado muchas desilusiones, pero un amigo mío,
George Heard Hamilton, que da clases de Historia del Arte
en la Universidad de Yale, quiere hacer una traducción completa y le gustaría colaborar contigo.» No dijo nada sobre el
diagrama ni me lo corrigió, pero al menos aquello resultaba
alentador. Creo que soy el único traductor monolingüe que
existe. Empecé entonces un período de tres años dedicado a
aquel ejercicio tipográfico sumamente complejo.
M. C.-M.: Supone un período muy considerable de tu vida
dedicado a la obra de otro artista. ¿Qué impresión te provoca
eso?
R. H.: Me pareció que sacaba de la experiencia mucho más
de lo que cabía esperar. Aprendí muchísimo. Cuanto más sabía de
Duchamp, más lo admiraba, con una devoción absoluta. Era
una extravagancia y un lujo, pero salió a cuenta en el sentido
de que fue sumamente gratificante.
M. C.-M.: Richard, debes de tener alguna buena anécdota
de Duchamp que deberíamos conocer.
R. H.: Tengo varias historias de Duchamp. La que más me
gusta es la siguiente. Cuando estábamos en Los Ángeles para la
retrospectiva de Pasadena fuimos a la Irving Blum Gallery y
vimos la exposición de Warhol juntos. Irving Blum tenía un
bo­tellero pequeño, no exactamente el ready-made de Duchamp
sino una versión más corta, bastante oxidada, que sin duda
había encontrado en una tienda de antigüedades o en un mercadillo. Preguntó a Marcel si le importaba firmárselo. El artista,
con la gentileza habitual en él, accedió. Había una mesa con
tinta, pintura y pinceles preparados, así que cogió un pincel y
un poco de pintura y firmó el objeto. Luego, cuando ya nos
íbamos de la galería, se volvió hacia mí y dijo: «Me gusta firmar
estas cosas, así se devalúan.» Duchamp debió de darse cuenta
de que había añadido cierto valor monetario al objeto, pero,
como a la vez aumentaba la cantidad de versiones firmadas,
daba al traste con su singularidad y con ello hacía que valieran
menos desde un punto de vista estético.
73
richard_hamilton.indd 73
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
M. C.-M.: Cuando llegué a Inglaterra eras una presencia
mucho más visible que en los últimos años. Me gustaría que
dijeras algo sobre el trabajo que has hecho en los últimos cinco
o diez años, en especial sobre las obras políticas.
R. H.: He tomado la decisión deliberada de ir a contracorriente. Marcel Duchamp fue el gran iconoclasta de su período.
Nada de lo que hizo se basaba en un precedente. Si veía el más
mínimo destello de un precedente, huía de él como de la peste.
Durante los últimos años sesenta y los primeros setenta se
produjo un acercamiento a las ideas de Duchamp. En su personalidad artística había un lado deconstructivo y otro constructivo; en ese momento, la tendencia se encaminaba hacia su
concepción más nihilista de las cosas. Al ver eso pensé que,
más que seguir las soluciones de Duchamp, sería interesante
buscar lo contrario. Es una técnica que él utilizaba siempre:
trabajar con los opuestos. Así pues, cogí un concepto de
Duchamp, que la pintura debe ser antirretinal: lo que cuenta
es lo que pasa en el cerebro, no lo que pasa en los ojos. Pensé:
«Bueno, imagínate que le das la vuelta a eso y dices que lo
importante es lo que pasa en los ojos. ¿Cómo vuelves a hacer
cuadros retinales, pero sin rechazar la relevancia de la mente?»
Me puse a pintar temas románticos de una forma excesivamente sentimental y por descontado se consideraron absurdos en
el contexto del conceptualismo. Se entendieron como una
marcha atrás hacia lo anticuado, hacia la senilidad, en especial
cuando me puse a pintar flores y cagadas, muchachas en el
bosque, paisajes románticos y la luz del sol que se colaba entre
los árboles. Desde luego al público no le parecieron iconoclastas, pero iban contra el clima imperante y para mí eran conceptuales. Lo que de verdad me preocupaba era la crisis del arte
moderno que se produjo a mediados de siglo. En la primera
mitad del siglo xx hubo un avance hacia la abstracción. Acabamos con un cuadrado negro de Malévich. Y, así, en los años
cincuenta, creo yo, todo el mundo buscaba ir más allá. Mucha
de la gente más interesante encontró una solución en el pop.
74
richard_hamilton.indd 74
25/10/10 15:31
CONVERSACIÓN ENTRE RICHARD HAMILTON Y MICHAEL CRAIG-MARTIN
Se regresa al arte figurativo, pero se hace de forma distinta. En
fin, preguntabas por el tema político.
M. C.-M.: Sí, vamos al terreno político. ¿Cómo llegaste allí
tras esas obras, las obras románticas?
R. H.: Tenía la sensación de que quizá me había equivocado
al adherirme a la lógica no aristotélica. Sí que hay que hacer
juicios de valor. Uno no puede decir, si tiene a la señora Thatcher
delante, que no pasa nada. Me pareció que valdría la pena tratar
de expresar las cosas que me sorprendían de la moralidad del
mundo. El cuadro de Hugh Gaitskell fue una reacción contra
el discurso de Scarborough en el que dijo que había que ir desnudos a las salas de debate de Europa, es decir, sin una bom­ba
atómica. Consideré que podía ser necesario analizar los problemas de nuestro tiempo y emplear imágenes que plantearan
preguntas. Las cosas que empecé a hacer fueron por lo general
resultado de haber experimentado alguna imagen con un impacto muy fuerte. Quizá ver algo en una pantalla de televisión, un
alumno de la Universidad Estatal de Kent que yace en una
cuneta después de que un miembro de la Guardia Nacional
estadounidense le haya pegado un tiro, una escena que te llega
vía satélite unas horas después de suceder. O la conmoción de
ver a reos del IRA durante la protesta de las mantas cuando ya
llevaban tres años así, ver en el televisor a un hombre vestido
tan solo con una manta, con el pelo y la barba largos y las
paredes cubiertas de excrementos. Es una experiencia tan sobrecogedora que piensas: «Es una imagen con mucha garra. ¿Qué
podría hacer con ella?» Esas cosas son las que me pregunto. A
menudo el material es tan potente que uno duda de si es buena
idea utilizarlo, pero en pocas ocasiones he llegado a la conclusión de que había que rechazarlo. Sea en un nivel técnico o
filosófico, político o social, sea cual sea el contexto, considero
que existe una forma de llegar a conclusiones fructíferas mediante una serie de decisiones estéticas, y de ese proceso se pasa a
la manipulación de la pintura y a todo lo demás del proyecto.
M. C.-M.: Richard, creo que es buen momento para que tú
75
richard_hamilton.indd 75
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
y yo concluyamos la charla. A ver si puedes responder a algunas
preguntas del público.
Público: Con una o dos excepciones, como el cuadro de la
cárcel de Long Kesh, sus obras han ido vaciándose de gente
progresivamente. ¿Qué ha pasado con la gente y cómo debemos
entender ese hecho?
R. H.: Sí, es cierto. Mi último cuadro se titula Lobby. Sí que
aparece una figura, pero en realidad es un reflejo y está cortado,
no una figura real, de modo que el espacio se muestra casi vacío.
En un estudio original para la obra había dos ocupantes bastante prometedores: una pareja acaramelada, sentimental, empalagosa incluso, pero cuando empecé a trabajar en el cuadro me
pareció que por algún motivo eran irrelevantes. Sobre esa obra
he dicho que es un cuadro de viejo, y creo que es verdad. Es
una reflexión sobre la vida y supongo que recoge cierta melancolía que resulta inevitable a mi edad, al pensar en las cosas que
disfruto de la vida y decirme: «Bueno, ¿cuánto me queda aún?»
El espacio está concebido como una especie de purgatorio; esto
es, un lugar de espera. Representa el vestíbulo de un hotel, pero
tiene una preocupación metafísica.
Público: Parece haber una desconfianza en el material en
gran parte de su obra. ¿Qué impresión le merece la pintura
como proceso de creación?
R. H.: Puede que no me guste la pintura. La verdad es que
nunca me he sentido cómodo como pintor desde niño. Cuando
pintaba con los dedos sí que era feliz, pero ahora me parece que
cuesta un esfuerzo hallar soluciones en ese medio. Cuando trabajo con cobre puedo hacer más o menos todo lo quiero porque
es resistente. Coger un buril y marcar una línea en el cobre es
gratificante desde un punto de vista físico. Trabajar directamente con el metal, cortarlo, es algo precario, en el sentido de que
las cosas pueden salir mal: es vivir en el filo. La pintura me
resulta un poco viscosa; se pasa de un lado a otro con excesiva
facilidad. Puedo arreglármelas y producir resultados que me
satisfagan, pero es facilísimo caer en soluciones manieristas.
76
richard_hamilton.indd 76
25/10/10 15:31
CONVERSACIÓN ENTRE RICHARD HAMILTON Y MICHAEL CRAIG-MARTIN
Hago un gesto con un pincel y pienso: «Bueno, al fin y al cabo
es pintura. Es esa cosa viscosa que se pone en el lienzo.»
Público: Si me lo permite, ¿cuáles son las preocupaciones
actuales en su trabajo?
R. H.: La diferencia entre lo que hago ahora y lo que hacía
en 1957 y 1958 es que por aquel entonces me asaltaba la
angustia de la creatividad a todas horas del día. Ahora es más
bien cuestión de hacer algo que conozco. Siempre he trabajado tema por tema, y el tema es lo que determina el resultado.
He hablado con determinadas personas esta tarde en mi estudio y he tenido que explicar el cuadro en el que estaba trabajando en ese momento. Es una pintura de un orangista, básicamente con la misma escala y composición que la que se
titula The Citizen. De hecho, es una obra que complementa a
The Citizen. En cada uno de los cuadros hay dos lienzos, uno
casi abstracto y el otro completamente figurativo. Me he puesto a explicar que The Citizen muestra una situación de confinamiento: el cuadro es muy plano. La obra en la que trabajo
ahora es mucho más espacial. El protagonista está en la calle:
se atisba la ventana de la celda que aparece en The Citizen,
pero el orangista está fuera. También inmerso en la mierda,
eso sí: el lienzo de la izquierda es la mierda de la destrucción:
son los escombros que ha dejado una bomba, las luces de un
vehículo acorazado. Es el infierno.
Público: Ha creado obras en colaboración con Dieter Roth.
¿Hay algún otro artista con el que le gustaría trabajar?
R. H.: Lo cierto es que no me gustan las colaboraciones,
pero Dieter Roth es un artista al que admiro tremendamente
y a él sí le gusta colaborar. Considera que es como el jazz: basta
juntar a tres o cuatro tíos y todos van aportando cosas e improvisando. Hace veinticinco años que somos buenos amigos y le
tengo cariño, de modo que cuesta negarse. Cuando trabajo con
él he de alterar mi ritmo normal. Tengo que correr para que su
genio inventivo no me deje atrás. No se me da muy bien perseguir nada y me resulta agotador.
77
richard_hamilton.indd 77
25/10/10 15:31
MICHAEL CRAIG-MARTIN
Cuando miro a posteriori las cosas que hemos hecho, no me
siento nada identificado, pero me consuela saber que Dieter no
las habría hecho de ese modo si no hubiera estado conmigo.
78
richard_hamilton.indd 78
25/10/10 15:31
Fly UP