...

Una rica veta - Red Global de Aprendizajes

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Una rica veta - Red Global de Aprendizajes
Una Rica Veta
Cómo las Nuevas Pedagogías Logran el Aprendizaje en Profundidad
Autores
Michael Fullan
Maria Langworthy
Prólogo de
Sir Michael Barber
Con el apoyo de
ISTE
MaRS
Nesta
Enero 2014
SIEMPRE APRENDIENDO
PEARSON
Una Rica Veta
Cómo las Nuevas Pedagogías Logran el Aprendizaje en Profundidad
Michael Fullan & Maria Langworthy
Enero 2014
Acerca de los autores
Michael Fullan
Michael Fullan, Miembro de la Orden de Canadá, es profesor emérito del Instituto para Estudios
en Educación de Ontario de la Universidad de Toronto. Se ha desempeñado como asesor
especial de Dalton McGuinty, Primer Ministro de Ontario. Trabaja alrededor del mundo para
llevar a cabo reformas integrales en todo el sistema educativo en provincias, estados y países. Es
socio de la iniciativa mundial New Pedagogies for Deep Learning (Nuevas Pedagogías para el
Aprendizaje en Profundidad). Ha recibido varios doctorados honoris causa. Sus libros
galardonados han sido publicados en muchos idiomas. Entre sus publicaciones más recientes se
incluyen Stratosphere: Integrating technology, pedagogy, and change knowledge, Professional
Capital of Teachers (con Andy Hargreaves), Motion Leadership in Action y The Principal:
Three keys for maximizing impact. Su página web es www.michaelfullan.ca
Maria Langworthy
Maria Langworthy es Directora de Investigaciones de Michael Fullan Enterprises, Directora
Global del Innovative Teaching and Learning Research Project (Proyecto de Investigación
sobre la Enseñanza y el Aprendizaje Innovador) y Directora de Nuevas Medidas en la red
mundial Nuevas Pedagogías para el Aprendizaje en Profundidad. Su investigación se centra en
el futuro de la educación y en cómo la investigación y la medición pueden ser utilizadas para
apalancar el cambio positivo. Es asesora activa de Microsoft Partners in Learning, que opera en
115 países, y trabaja con la Fundación Pearson como consultora en proyectos internacionales.
Anteriormente, María dirigió investigaciones en materia de comunicaciones, imagen corporativa
y responsabilidad cívica y políticas en Microsoft, donde estuvo a cargo de un equipo
responsable por las investigaciones en más de 40 países. Posee un doctorado en sociología de la
Universidad de Boston.
Acerca de ISTE
La International Society for Technology in Education (ISTE, Sociedad Internacional para la
Tecnología en la Educación)) es la principal organización que nuclea educadores y líderes de la
educación comprometidos con formar alumnos conectados en un mundo conectado. Creadora de
la Conferencia y Exposición ISTE y de las ampliamente adoptadas Normas ISTE para el
aprendizaje, la enseñanza y el liderazgo en la era digital, la asociación representa a más de
100.000 profesionales de todo el mundo. ISTE ofrece a sus miembros oportunidades de
aprendizaje profesional, una red de contactos, apoyo y recursos tecnológicos en materia de
educación para contribuir al progreso dea la transformación de la educación.
Para obtener más información, visite www.iste.org.
Acerca de MaRS
El MaRS Discovery District (Distrito de Descubrimiento MaRS) (@marsdd) de Toronto es uno
de los mayores centros urbanos de innovación en el mundo, cultivando con emprendimientos
de alto impacto y equipando a innovadores para impulsar la prosperidad económica y social en
Canadá. Apoyamos emprendedores en los sectores de los medios de comunicación y la
tecnología, las tecnologías limpias y las ciencias de la vida, prestándoles servicios de
asesoramiento, educación, investigación de mercado, y conectándolos con el talento, los
clientes y el capital. Nuestro programa mundial de primera línea EdTech Cluster trabaja con
más de 175 emprendimientos innovadores a través de los componentes clave del sector de la
educación: pedagogía, programas de estudio, contenidos, modelos de negocios y tecnología.
Acerca de Pearson
Pearson es la compañía líder en aprendizaje del mundo. Nuestro negocio educativo combina 150
años de experiencia en publicaciones con la tecnología de aprendizaje más avanzada y el
soporte en línea. Atendemos a alumnos de todas las edades en todo el mundo, empleando a
45.000 personas en más de 70 países, ayudando a la gente a aprender lo que sea, en todo
momento y como sea que deseen. Ya sea que se trate de diseñar calificaciones en el Reino
Unido, de apoyar las universidades en los EE.UU., de capacitar líderes de centros educativos en
el Medio Oriente o de ayudar a los estudiantes en China a aprender inglés, nuestro objetivo es
ayudar a la gente a progresar en sus vidasla vida a través del aprendizaje.
Acerca de Nesta
Nesta es la Fundación para la innovación del Reino Unido. Ayudamos a las personas y a las
organizaciones a transformar las grandes ideas en realidadhacer realidad sus ideas. Hacemos
esto proporcionando inversiones y subvenciones y movilizando la investigación, las redes de
contactos y las habilidades. Somos una organización benéfica independiente y nuestro trabajo es
posible gracias a una dotación de la Lotería Nacional. www.nesta.org.uk
Introducción a la serie
El Asesor Principal en Educación, Sir Michael Barber, en representación de Pearson, está
encargando una serie de publicaciones independientes, abiertas y prácticas con nuevas ideas y
evidencias acerca de qué es lo que funciona en materia de educación. Las publicaciones
contribuyen a la discusión mundial en torno a la educación, y enfrentan y analizan las grandes
necesidades de aprendizaje ‘sin respuesta’ al centrarse en los siguientes ocho temas:
Aprendizaje de las Ciencias, Conocimientos y Habilidades, Pedagogía y Eficacia de los
Educadores, Medición y Evaluación, Aprendizaje Digital y Adaptativo, Mejoras Institucionales,
Reforma del Sistema e Innovación, y Acceso para Todos. Esperamos que la colección sea de
utilidad para quienes formulan las políticas, educadores y todos aquellos interesados en el
aprendizaje.
Licencia Creative Commons
Se autoriza la reproducción, copia, distribución, transmisión, o adaptación libre de todo el
contenido bajo una Licencia Creative Commons 3.0 Unported (CC By 3.0) a condición de que
sea atribuida otorgada como se ejemplifica en la referencia siguiente. Para visualizar una copia
de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by/3.0 o envíe una carta a Creative
Commons, 559 Nathan Abbott Way, Stanford, California 94305, EE.UU.
Ejemplo de referencia: Fullan, M. & Langworthy, M. (2014) Una Rica Veta: Cómo las Nuevas
Pedagogías Logran el Aprendizaje en Profundidad, London: Pearson.
Pearson © 2014. Los contenidos y opiniones expresados en este documento son de exclusiva
responsabilidad de sus autores.
Agradecimientos
Estamos muy agradecidos con John Hattie, Peter Hill, Will Richardson, Jal Mehta, y Bruce
Dixon por su retroalimentación sumamente valiosa y reflexiva que hizo que este trabajo
avanzara. Le damos las gracias a nuestro grupo, que apoya y está comprometido con el cambio
de sistemas en todo el mundo: Eleanor Adam, Claudia Cuttress, Joanne Quinn, Lyn Sharratt y
Santiago Rincón Gallardo. Y extendemos nuestro agradecimiento a nuestros colegas en los
centros educativos y organizaciones de la red mundial Nuevas Pedagogías para el Aprendizaje
en Profundidad por sus historias reales, su entusiasmo permanente y su incansable cooperación
en materia de ideas. Estamos profundamente agradecidos con Sir Michael Barber y su equipo
por darnos la oportunidad de producir este informe, y por brindarnos su excelente
retroalimentación y apoyo a lo largo del proceso.
Por último, nos gustaría expresar nuestro más sincero agradecimiento a los docentes,
estudiantes, centros educativos, líderes de sistemas educativos y expertos en educación
(detallados en la página siguiente) que compartieron su tiempo, sus ideas, sus experiencias y sus
historias con nosotros. Ustedes han hecho de esto una verdadera experiencia de aprendizaje en
profundidad.
Practicantes de las Nuevas Pedagogías y el Aprendizaje en Profundidad entrevistados:
Estudiantes
Catalina Vlasov, Toronto, Canadá
Los estudiantes de Bellevue International School en Washington, Estados Unidos
Los estudiantes de los institutos secundarios WG Davis, Manor Park y Central Peel en Ontario,
Canadá
Docentes
Liz Anderson, Ontario, Canadá
Ovidio Barcelo Hernandez, Valencia, España
Kelli Etheredge, Alabama, Estados Unidos
Dianne Fitzpatrick, Ontario, Canadá
Josh Fullan, Ontario, Canadá
Mette Hauch, Copenhague, Dinamarca
Rhonda Hergott, Ontario, Canadá
Kristin Leong, Washington, Estados Unidos
Neil Lyons, Ontario, Canadá
Kate Murray, Clontuskert, República de Irlanda
Pauline Roberts, Michigan, Estados Unidos
Líderes de centros, distritos y regiones educativas
Dan Buckley, Vicedirector, Saltash.net Community School, Cornwall, Inglaterra
James Bond, Director, Park Manor, Ontario, Canadá
Jan Courtin, Superintendente de Educación, Peel School District, Ontario, Canadá
Lawrence De Maeyer, Director, Central Peel Secondary School
Max Drummy, Director de Aprendizaje Profesional, Departamento de Educación, Tasmania,
Australia
Luis Fernandes, Director, Agrupamiento de Escuelas de Freixo, Portugal
Amanda Henning, Directora Adjunta, Dallas Brooks Community Primary School, Victoria,
Australia
Katie Hinton, Directora Académica, Learning One to One Foundation, Miami, Florida, Estados
Unidos
Valerie Karaitiana, Directora, Dallas Brooks Community Primary School, Victoria, Australia
Mark Keating, Director de Información, Peel School District Board, Ontario, Canadá
Tan Chen Kee, Directora, Crescent Girls School, Singapur
Hazel Mason, Superintendente, Peel School District, Ontario, Canadá
Andreas Meyer, Director, WG Davis, Ontario, Canadá
Scott Moreash, Director Asociado, Peel District School Board, Ontario, Canadá
Shaun Moynihan, Superintendente de Instrucción Curricular, Peel School District, Ontario,
Canadá
Tony Pontes, Director, Peel District School Board, Ontario, Canadá
Rob Neu, Superintendente, Federal Way School District, Washington, Estados Unidos
Paul Reville, ex Secretario de Educación, Massachusetts, Estados Unidos
Jennifer Rose, Bellevue International School, Washington, Estados Unidos
Larry Rosenstock, CEO, High Tech High Network, California, Estados Unidos
Erika Twani, CEO, Learning One to One Foundation, Colombia y Estados Unidos
Expertos en educación
James Bernard, Microsoft in Educación, a nivel mundial
Greg Butler, Collaborative Impact, Seattle, Washington, Estados Unidos
David Langridge, Microsoft in Education, Reino Unido
Kirsti Lonka, Profesora y Vice-decana de la Universidad de Helsinki, Finlandia
David Martin, Director de Programas de Escuelas, British Council, Londres, Reino Unido
Bob Wise, ex Gobernador, West Virginia, Estados Unidos
Índice
Prólogo de Sir Michael Barber
8
Resumen ejecutivo
11
1. El cambio fundamental en la educación
14
2. Las nuevas pedagogías – Las asociaciones para el aprendizaje
22
3. Las nuevas pedagogías – Las tareas del aprendizaje en profundidad
32
4. Las nuevas pedagogías – Las herramientas y los recursos digitales
39
5. Las mediciones para las nuevas pedagogías eficaces vs. las no eficaces
45
6. El nuevo liderazgo para el cambio
52
7. La nueva economía del sistema
67
8. Los ricos futuros
78
Bibliografía
81
Prólogo de Sir Michael Barber
La revolución digital está transformando nuestro trabajo, nuestras organizaciones y nuestras
vidas cotidianas. Los automóviles sin conductor ya son legales en tres estados norteamericanos.
Una tercera parte de los pagos que se realizan en Kenia son a través de teléfonos móviles. Las
computadoras en la vestimenta pronto llevarán a que tu chaqueta controle tu frecuencia cardiaca
(si es que deseas que lo haga). He visto un violín – muy bien tocado, por cierto – que estaba
impreso en 3D.
Esta revolución ya está presente en los hogares de todo el mundo desarrollado y también cada
vez más en el mundo en desarrollo. Y en todos estos lugares esta revolución está transformando
la forma de jugar de niños y jóvenes, de acceder a la información, de comunicarse entre sí y de
aprender. Pero hasta ahora, esta revolución no ha transformado a la mayoría de los centros
educativos o a la mayor parte de la enseñanza y el aprendizaje en las aulas.
En los lugares en los que se utiliza la tecnología, los hallazgos de las investigaciones sobre su
impacto en el aprendizaje son decepcionantes. La revolución tecnológica, sin embargo, no nos
permite dejar de lado nuestra ambición de utilizar la tecnología en las aulas. Tampoco podemos
retornar a la enseñanza en la forma en la que ha sido aplicada hasta el momento: el docente al
frente transmitiendo los conocimientos y los niños escuchando en silencio. La investigación
sobre la actividad cerebral de Rosalind Picard y sus colegas en el Laboratorio de Medios del
MIT sugiere que la actividad cerebral de los estudiantes es prácticamente inexistente mientras se
les da una lección en esta forma, aún menos que mientras están durmiendo. Este tipo de clase
equivale a la “muerte cerebral” y, como lo expresa el Profesor Eric Mazur del Departamento de
Física de la Universidad de Harvard, los estudiantes “¡están más dormidos mientras se dicta una
clase que cuando están en la cama!”
Por estas razones, necesitamos una nueva pedagogía.
También hay otra razón. En el siglo XX confiábamos en que los sistemas de los centros
educativos clasificarían a la gente: aquellos que concurrirían a la universidad y aquellos que no,
aquellos que harían trabajos profesionales y aquellos que no, y aquellos que ocuparían los
puestos semcalificados y no calificados para los que se requería un aprendizaje curricular
mínimo.
En el siglo 21 somos conscientes de que esto no es suficiente: es insuficiente desde el punto de
vista moral, es insuficiente desde el punto de vista social y es insuficiente desde el punto de
vista económico. Las máquinas pueden hacer gran parte de este trabajo mejor que la gente.
Deberíamos celebrar ese hecho, pero no podemos porque la transformación está dejando a
millones de personas sin trabajo en todo el mundo, y en especial a los jóvenes. Sólo quienes
estén bien educados posiblemente prosperen en el mundo venidero. Necesitamos que todos los
jóvenes se gradúen de la enseñanza media, prontos para la universidad, una carrera y la
responsabilidad cívica. Todos ellos.
Mientras tanto, la creciente capacidad y la creciente tendencia de los sistemas de los centros
educativos de aprender unos de otros a todo nivel – desde el aula al ministerio – son indicios de
los enormes beneficios potenciales de la globalización. Una consecuencia es que veremos
emerger a la nueva pedagogía distribuida ampliamente en todo el mundo. Otra es que los
docentes y los líderes del sistema, dondequiera que estén, podrán aprender muy rápidamente de
sus pares en todo el mundo.
Si pudiéramos desarrollar una nueva pedagogía que nos ayudara a enfrentar estos dos desafíos
de tesis y sacar el máximo provecho de la globalización para difundirla en todo el mundo,
veríamos una gran aceleración en la mejora de los resultados de la educación, en lugar de las
mejores incrementales frustrantemente lentas de las últimas décadas. Además, veríamos
resultados de aprendizaje que no incluirían solamente el saber escribir y hacer cuentas, con todo
lo indispensables que son, sino también resultados no tan bien definidos, como la resolución de
problemas, la cooperación, la creatividad, el pensar diferente y el desarrollo de relaciones
eficaces y equipos.
En Pearson hemos encargado una serie de documentos a los principales pensadores en materia
de educación. Confiamos en que ayudarán a los educadores de todo el mundo a comprender y
contribuir a resolver los grandes desafíos educacionales de nuestra época.
Este documento de Michael Fullan y Maria Langworthy es el primero de la serie y aborda el
tema de la nueva pedagogía, que ocupa un lugar fundamental en la agenda del futuro. Los
autores muestran que la nueva pedagogía se basa en una asociación de aprendizaje entre
estudiantes y docentes, entre los propios estudiantes y entre los docentes que apela a la
motivación intrínseca de estudiantes y docentes por igual. Estos nuevos desarrollos son tan
atractivos que se propagan fácilmente y pueden ser fomentados por un liderazgo que responda y
promueva la continuación del aprendizaje. Fundamentalmente, este nuevo aprendizaje se basa
sustancialmente en el “mundo real” de la acción y la resolución de problemas, y se habilita y
acelera por las innovaciones en la tecnología digital. Estas fuerzas convergen para producir
tareas y resultados de aprendizaje en profundidad.
Por supuesto, gran parte de lo que describen Fullan y Langworthy no es nuevo en absoluto. Se
basa en una tradición que se remonta a Piaget, Vygotsky y otros teóricos clave. Entonces,
¿podemos realmente aceptar la reivindicación de Fullan y Langworthy de estar describiendo
nuevas pedagogías?
Yo creo que sí, y por dos razones.
La primera razón es que lo que describen es una nueva pedagogía emergente, no en los
laboratorios o en las universidades, sino en la primera línea, en aulas tan distantes como
Dinamarca, Canadá, Inglaterra, Australia, Colombia y California. Se está desarrollando,
sostienen, como respuesta a la crisis del aburrimiento y la frustración entre los estudiantes y la
desilusión acerca de sus carreras entre los docentes. Su planteo es que los sistemas pueden sacar
partido de esta nueva pedagogía y generalizarla, pero que no pueden controlarla.
La segunda razón es que la tecnología en este contexto es utilizada de tal manera que finalmente
comienza a materializar su promesa de transformar la enseñanza y el aprendizaje. Este
documento se basa en Stratosphere, el importante libro de Fullan que argumentaba que la
tecnología sólo puede hacer una diferencia dramática en los resultados cuando el cambio de
sistemas, los conocimientos, la pedagogía y la tecnología son considerados de manera integrada.
También se basa en Alive in the Swamp de Fullan y mi colega Katelyn Donnelly, que toma el
triángulo de Stratosphere y muestra de forma muy práctica cómo los educadores –tanto a nivel
de los centros educativos como del sistema – pueden integrar con éxito los conocimientos del
cambio, la pedagogía y la tecnología para mejorar los resultados. En resumen, finalmente
estamos llegando al punto de poder desplegar la tecnología de forma tal que transformará los
resultados del aprendizaje.
Como argumentan Fullan y Langworthy, si el planteo que realizan es aceptado, las
consecuencias son significativas para el plan de estudios, la evaluación, la enseñanza y el
aprendizaje y para la futura estrategia y organización a nivel de los centros educativos y del
sistema. Argumentan plausiblemente, por ejemplo, que los sistemas podrían alcanzar el doble de
aprendizaje al mismo costo, un premio que bien vale la pena aprovechar en una época en que las
finanzas públicas están bajo presión en todo el mundo.
No pretenden tener todas las respuestas o haber resuelto todos los problemas, pero creo que han
avanzado con el argumento comenzando por definir mejor las nuevas pedagogías, ilustrando
cómo se ven a nivel de centros educativos y aulas y explorando estas implicancias.
Creo que Una Rica Veta y los otros ensayos que lo seguirán en esta serie propondrán un diálogo
significativo, acerca de lo que tenemos que hacer y cuán rápido lo podemos hacer, para
asegurarnos de que cada uno de los estudiantes del planeta reciba una educación que le permita
prosperar en el siglo XXI.
Esperamos que al leer éste y los documentos siguientes, usted también se comprometa en el
diálogo debatiendo, comentando, criticando, y proporcionando sugerencias prácticas para
mejorar los resultados del aprendizaje. De esta manera, todos podremos, de manera colectiva,
aprender más en profundidad y con mayor rapidez qué es lo que tenemos que hacer para
transformar la educación alrededor del mundo.
Resumen ejecutivo
Este informe trata acerca de tres nuevas fuerzas que están convergiendo para abrir el camino a
prodigiosas posibilidades de aprendizaje. La primera fuerza, ‘nuevas pedagogías’ es
consecuencia de las nuevas asociaciones para el aprendizaje que surgen entre estudiantes y
docentes, entre los propios estudiantes y entre los docentes cuando se generaliza el uso de
herramientas y recursos digitales. La segunda, ‘nuevo liderazgo para el cambio’ fusiona
energías desde arriba hacia abajo, desde abajo hacia arriba y transversalmente para generar un
cambio más rápido y más fácil que lo que se ha visto en esfuerzos de reforma anteriores. La
tercera, ‘nueva economía del sistema’ hace que las poderosas herramientas y recursos de
aprendizaje que aceleran las dos primeras fuerzas sean más asequibles para todos. Estas fuerzas
se encuentran en estado incipiente, pero vislumbramos su rápida expansión, actuando en
conjunto como una forma de contagio positivo que se convierte en imparable bajo las
condiciones adecuadas.
Estos son los cambios que necesitamos desesperadamente. Una generación de jóvenes se está
enfrentando a abrumadores desafíos. Las tasas de desempleo entre los jóvenes se encuentran en
un máximo histórico. Hay demasiados estudiantes que encuentran que sus estudios son
aburridos e irrelevantes, y no los consideran un camino predecible hacia un buen trabajo y una
buena vida. Entre tanta oscuridad, muchos de nosotros estamos intentando encontrar una manera
de ampliar los focos de innovación educativa que abordan directamente estos desafíos para
transformarlos en cambios amplios, holísticos, en sistemas completos. Este informe describe
una rica veta de percepciones en cuanto a cómo los sistemas educativos están comenzando a
cambiar y cómo las nuevas pedagogías que apuntan a lograr un aprendizaje en profundidad a
gran escala ya se están aplicando en aulas, centros educativos y en algunos sistemas educativos.
“Las nuevas pedagogías requieren que los estudiantes creen nuevos conocimientos y lo conecten
con el mundo mediante el uso de potentes herramientas digitales”
Las ‘nuevas pedagogías’ no son simplemente estrategias de enseñanza. Son potentes modelos de
enseñanza y aprendizaje, facilitados y acelerados por herramientas y recursos digitales cada vez
más generalizados, arraigándose en ambientes de aprendizaje que miden y apoyan el
aprendizaje en profundidad en todos los niveles del sistema educativo. El ‘Aprendizaje en
Profundidad’, tal como lo describiremos, desarrolla el aprendizaje, creando y logrando
disposiciones que los jóvenes necesitan para prosperar en la actualidad y en su futuro. Basando
sus premisas en los poderes únicos de investigación, creatividad, y propósito del ser humano, las
nuevas pedagogías están liberando la energía y provocando el entusiasmo de estudiantes y
docentes bajo forma de nuevas asociaciones para el aprendizaje que encuentran, activan y
cultivan el potencial de aprendizaje en profundidad de todos nosotros. El aprendizaje en
profundidad es más natural para la condición humana, ya que se conecta con más claridad con
nuestras motivaciones fundamentales: dedicarse directa y profundamente al aprendizaje y hacer
las cosas que realmente hacen una diferencia en nuestras vidas y en el mundo. En los mejores
ejemplos, los docentes y los estudiantes se han unido para hacer que el aprendizaje sea
irresistiblemente atractivo y esté impregnado de la resolución de problemas de la vida real.
Lo que es nuevo es que estas tendencias están apareciendo con más frecuencia en los centros
educativos comunes. En estos días no es necesario ser una institución educativa piloto con
recursos adicionales para ser innovadores: sólo hace falta facilitar y fomentar de manera
inteligente lo que ya está emergiendo. Cada vez más, el acceso digital está liberando la
enseñanza y el aprendizaje de las restricciones del contenido curricular prescrito. Estas fuerzas
impulsan cambios en los roles y las relaciones entre estudiantes y docentes, entre los docentes, y
dentro de los sistemas organizacionales. Como mostramos a través de ejemplos, cuando estos
elementos son implementados eficazmente, pueden mejorar dramáticamente los resultados del
aprendizaje. Y también mostraremos que, por casualidad, el costo de proporcionar el acceso
digital ha llegado ahora al alcance de las capacidades fiscales de los sistemas educativos. La
noción una vez descabellada de ‘aprender el doble por la mitad de precio’ se está tornando cada
vez más factible, minuto a minuto.
Sin embargo, lograr beneficios reales en el aprendizaje en profundidad no es algo sencillo. La
capacidad de enseñanza profesional debe ser desarrollada para que las nuevas pedagogías
puedan ser eficaces. En el corazón de estos avances está la necesidad de que docentes y
estudiantes puedan transformarse en excelentes alumnos de por vida, tanto a nivel individual
como colectivo. En el informe definimos las características de las versiones eficaces e ineficaces
de las nuevas pedagogías, y describimos el nuevo rol del estudiante como un socio igualitario en
el aprendizaje. Ayudar a los estudiantes a dominar el proceso de aprendizaje, aportando una
mayor visibilidad a este proceso, aprovechando el poder de la enseñanza entre pares,
relacionando el aprendizaje a los intereses y aspiraciones de los estudiantes, y analizando y
evaluando continuamente el progreso del aprendizaje y seleccionando estrategias de aprendizaje
basadas en ese análisis, todo esto debe convertirse en parte del repertorio básico de la
competencia de nuestros docentes a medida que aprenden unos de los otros y con y de los
estudiantes.
Veremos que cuando estudiantes y docentes se dedican al aprendizaje en profundidad, se
asocian entre sí para desarrollar procesos de aprendizaje más personales y transparentes en los
cuales las altas expectativas se negocian mutuamente y se alcanzan mediante tareas exigentes de
aprendizaje en profundidad. El foco pasa a estar en asegurarse de que los estudiantes dominen el
proceso de aprendizaje. Ayudar a los estudiantes a aprender acerca de sí mismos como alumnos
y evaluar y reflexionar continuamente sobre sus propios progresos es esencial para este proceso.
Las nuevas pedagogías, como las describiremos, requieren que los estudiantes no sólo creen
nuevos conocimientos, sino que también lo conecten al mundo, utilizando el poder de las
herramientas digitales para hacer cosas que importan más allá de la institución educativa. Es a
través de este paso final de ‘hacer’ cosas con los conocimientos que los estudiantes adquieren la
experiencia, la confianza en sí mismos, la perseverancia y la actitud proactiva que necesitan
crear valor en nuestras sociedades basadas en la tecnología basada en los conocimientos e
impulsadas por la tecnología.
A través de la combinación del ‘empuje’ de la institución educativa tradicional que fracasa en
mantener la dedicación de estudiantes y docentes, y de la ‘atracción’ de las nuevas pedagogías
liberadas a través del acceso digital, la transformación de los sistemas educativos a gran escala
no sólo se torna posible sino inevitable. De forma emocionante, estos desarrollos ahora están
siendo impulsados y sostenidos principalmente por docentes y estudiantes. Están reforzadas por
líderes de centros educativos y de distrito que cultivan la energía latente. La difusión de este
entusiasmo es inexorable, porque vuelve a conectar la enseñanza y el aprendizaje con las
realidades de nuestro día a día. Los líderes que se convierten en socios en los procesos de
aprendizaje en profundidad, y que fomentan culturas colaborativas y que comparten el riesgo,
invitan y amplían el cambio inherente en los centros educativos y los sistemas en los cuales las
nuevas pedagogías están despegando. Pero el cambio global del sistema aún enfrenta obstáculos
significativos en la mayoría de los lugares. Estas barreras residen, principalmente, en los
regímenes de evaluación de los estudiantes, evaluación de los docentes y responsabilidad por el
resultado curricular que actualmente definen el éxito en nuestros sistemas educativos. Hasta que
encontremos nuevas formas de definir y medir el éxito – formas que midan la adopción de
nuevas pedagogías por parte de los centros educativos y el logro de resultados en materia de
aprendizajes en profundidad de los estudiantes – habrá factores críticos que se opondrán a la
innovación. Las nuevas medidas se necesitan con urgencia para brindar a estudiantes, docentes,
padres y líderes una idea clara de lo que realmente significa el aprendizaje en profundidad en la
práctica y cómo puede afectar de manera concreta y positiva el futuro de nuestros jóvenes.
Tenemos una lucha por delante, pero las probabilidades de éxito están aumentando
dramáticamente. No pretendemos tener todas las respuestas. Pero como las percepciones
descritas en este informe se basan principalmente en conversaciones mantenidas con
estudiantes, docentes y líderes de centros educativos y en observaciones, y porque refleja un
aprendizaje en profundidad que atrae naturalmente a jóvenes y adultos por igual, somos
optimistas en cuanto a que lo que describimos está ocurriendo en la práctica y no sólo en teoría.
Nuestro objetivo con este informe es llamar la atención sobre lo que está comenzando a suceder,
con la esperanza de promover un cambio sostenible en sistemas completos para alcanzar los
objetivos del aprendizaje en profundidad.
Por encima de todo, nuestro mensaje es que estudiantes y docentes pueden – y de hecho ya lo
están haciendo – crear el futuro hoy, a través de sus acciones. Hemos delineado el aspecto de
estas ideas y hemos proporcionado acciones estratégicas que pueden ser adoptadas por
estudiantes, padres, educadores y quienes formulan las políticas, individualmente y en
conjunto. Creemos que las nuevas pedagogías y el aprendizaje en profundidad pueden ser
materializados mucho antes de lo que podríamos imaginar, y a grandísima escala. Las
posibilidades son reales, y ha llegado la hora de hincarles el diente.
1. El cambio fundamental en la educación
En todo lo demás se ha acelerado, pero no en los centros educativos, de modo que los centros
educativos han pasado a estar más desconectadas. Los muros entre los centros educativos y el
exterior tienen que ser más permeables.
Entrevista con Larry Rosenstock, CEO de High Tech High Network, San Diego, California
Introducción
El ‘pasado presente’ es el modelo dominante en la educación imperante en la mayoría de
lugares hoy en día. Es un modelo que retrocede cada vez más rápidamente a medida que las tres
fuerzas – nuevas pedagogías, nuevo liderazgo para el cambio, y la nueva economía del sistemadescritas en este informe convergen en un contexto educativo cuya transformación está
retrasada. Una Rica Veta trata de un cambio radical en las relaciones entre todos los actores
clave en el aprendizaje: estudiantes, docentes, tecnologías, cultura de los centros educativos,
planes de estudio y evaluaciones. El informe también trata de cómo y por qué se está
produciendo el cambio de una manera más orgánica, como nunca antes. Cuando las condiciones
se equilibran con tanta precariedad, el descubrimiento de ricas vetas puede hacer vislumbrar
rápidamente masivos recursos latentes.
Nuestras sociedades están gastando en educación más tiempo, dinero y recursos que nunca
antes.1 Más que en ningún otro momento de la historia, los logros educativos de una persona son
vitales para su futuro éxito en la vida. Sin embargo, nuestros principales centros educativos son
calificados cada vez con mayor frecuencia como obsoletos, diseñados para los propósitos de una
era anterior, industrial, de producción masificada.2 Estudio tras estudio y diálogo tras diálogo
sobre técnicas educativas 3 destacan cómo la elevada presión sobre el conocimiento superficial
de contenidos medido a través de los exámenes tradicionales hace que estudiantes y docentes
abandonen los centros educativos.4
Al mismo tiempo, el mundo más allá de los centros educativos, con sus señuelos de
entretenimiento digital y terribles amenazas de desempleo futuro, aleja a los jóvenes de
cualquier aprendizaje que perciban como irrelevante. En una reciente encuesta representativa a
nivel nacional de Gallup en los Estados Unidos (EE.UU.), 59 % de los adultos entre 18 y 35
años de edad dijeron que desarrollaron la mayor parte de las habilidades que utilizan en su
trabajo actual fuera de los centros educativos.5 En otra encuesta de Gallup sobre la juventud,
43% de todos los alumnos de 5º a 12º grado dijeron que esperaban poder lanzar su propio
negocio algún día, sin embargo, sólo 7% afirmaron contar con alguna experiencia que les
ayudaría a prepararse para ello.6 ¿Podemos asombrarnos por el hecho de que los estudios
realizados en muchos países muestran que menos del 40 % de los estudiantes de enseñanza
media superior están intelectualmente activos en su centro educativo? 7 Sin embargo, mientras
que los centros de educación formal se arriesgan a ser irrelevantes a los ojos de los estudiantes,
1
2
OCDE 2012
Mehta 2013a
3
Ver algunos de éstos en www.youtube.com/watch?v=tS2IPfWZQM4 y www.youtube.com/watch?v=zDZFcDGpL4U
Esta frustración es capturada por el rapero Suli Breaks en su video en YouTube “I will not let an exam
result decide my fate” (No permitiré que el resultado de un examen decida mi destino)
www.youtube.com/watch?v=D-eVF_G_p-Y
4
5
6
7
Gallup 2013a
Gallup 2013b
Jenkins 2013; Willms y otros 2009
las oportunidades de experiencias de aprendizaje conectadas a los propios intereses y
aspiraciones de aprendizaje se han disparado en línea. Como nos dijo Will Richardson, “La
verdadera transformación de la tecnología y la Web es que crea una libertad para aprender y
una libertad para contribuir y participar a una escala mundial que no existía ni siquiera una
década atrás.” Este es el contexto en el que las nuevas pedagogías están comenzando a
extenderse. Bajo tales condiciones, el cambio a gran escala se convierte tanto en más fácil como
en inevitable.
Nuestro objetivo con este informe es contribuir a una visión más clara de un nuevo modelo
educativo, y ayudar a comprender la forma en que esta visión puede convertirse rápidamente en
una realidad a través de sistemas completos. Este modelo educativo de ‘nuevas pedagogías’ se
orienta hacia objetivos de aprendizaje fundamentalmente diferentes, objetivo más relevante para
esta época. Nosotros y otros hemos comenzado a designar a estos nuevos objetivos como
‘aprendizaje en profundidad’.8 Los objetivos del aprendizaje en profundidad son que los
estudiantes adquieren competencias y actitudes que los preparen para ser creativos, estar
conectados y ser capaces de resolver problemas de forma colaborativa durante toda su vida, y
que sean seres humanos sanos y holísticos que no sólo contribuyan, sino que también creen el
bien común en el mundo basado en los conocimientos, creativo, interdependiente de hoy en
día.9 Esto no son meros slogans para nosotros. Como este informe revela, estamos encontrando
más y más ejemplos concretos, prácticos, del cumplimento de estos objetivos dentro de los
principales centros educativos y aulas. Las preguntas que abordamos en este informe no tienen
que ver principalmente con el hecho de si dichos objetivos de aprendizaje en profundidad deben
ser el foco de los modelos educativos. Más bien, nos focalizamos en las preguntas de cuáles son
los elementos esenciales de estas nuevas pedagogías, cómo las nuevas pedagogías pueden
desarrollar con eficacia el aprendizaje en profundidad, y por qué y cómo de repente comienzan a
extenderse después de una generación de iniciativas de reforma frustradas.
¿Qué tienen de nuevo las nuevas pedagogías?
Las ‘nuevas pedagogías’ pueden ser definidas sucintamente como un nuevo modelo de
asociaciones para el aprendizaje entre estudiantes y docentes, entre los propios estudiantes y
entre los docentes, con la finalidad de de alcanzar los objetivos del aprendizaje en profundidad
facilitados por el acceso digital generalizado. La mayoría de los elementos de enseñanza de las
nuevas pedagogías no son estrategias de enseñanza ‘nuevas’, aunque diríamos que las
asociaciones para el aprendizaje activas con los estudiantes son nuevas. Muchas de las
estrategias de enseñanza que han sido defendidas por lo menos durante un siglo por gente como
Dewey, Piaget, Montessori y Vygotsky están comenzando a surgir y ser aceptadas.
Anteriormente, no existían las condiciones para que estas ideas pudieran afianzarse y prosperar.
Hoy en día, hay señales de que esto está cambiando. Fundamentalmente, las nuevas ideas, en
comparación con las anteriores, tienen potencialmente mayor precisión, especificidad, claridad
y, sobre todo, un mayor poder de aprendizaje. Estamos viendo una forma de contagio positivo a
medida que estas potentes estrategias de enseñanza comienzan a arraigarse en los centros
educativos regulares y en los sistemas de educación pública relativamente tradicionales. Están
surgiendo casi como una consecuencia natural de la alienación de estudiantes y docentes, por un
lado, y del creciente acceso digital por el otro. Como veremos, estos avances tienen profundas
implicaciones para el plan de estudios, el diseño y la evaluación del aprendizaje.
“La base de la calidad docente es su capacidad pedagógica: su repertorio de estrategias de
enseñanza y su capacidad de formar asociaciones con los estudiantes”
8
9
National Research Council 2012; Hewlett Foundation 2012; ATC21s.org
Fullan y Langworthy 2013; Barber, Rizvi y Donnelly 2012
En las viejas pedagogías, la calidad de un docente se evaluaba principalmente en términos de su
capacidad de impartir contenidos en su área de especialización. La capacidad pedagógica
ocupaba un lugar secundario: su desarrollo en las universidades de la educación varió mucho
según el país y la cultura. En la mayoría de los lugares, las ‘estrategias de enseñanza’ equivalían
mayoritariamente a la enseñanza directa. En las últimas décadas, la tecnología ha sido colocada
como una capa por encima de impartir contenidos y se utiliza principalmente para apoyar el
dominio del contenido curricular requerido a los estudiantes.
En cambio, en el modelo de las nuevas pedagogías, la base de la calidad docente es su
capacidad pedagógica: su repertorio de estrategias de enseñanza y su capacidad de formar
asociaciones con los estudiantes para dominar el proceso de aprendizaje. En el nuevo modelo
la tecnología es un fenómeno generalizado y se utiliza para descubrir y dominar el conocimiento
de los contenidos y para facilitar los objetivos del aprendizaje en profundidad de crear y utilizar
nuevos conocimientos en el mundo.
Figura 1: En qué son diferentes las nuevas pedagogías
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 3 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 15 DEL PDF)
CON LOS TEXTOS DE LA DIAPOSITIVA Nº 1 DEL ARCHIVO POWERPOINT
El diagrama anterior ayuda a resumir este análisis acerca de cómo las nuevas pedagogías y el
aprendizaje en profundidad difieren del modelo de educación que dominó gran parte del siglo
pasado. En primer lugar, este modelo es nuevo porque tiene como objetivo alcanzar los
objetivos del aprendizaje en profundidad que implican la creación y utilización de nuevos
conocimientos en el mundo real. En segundo lugar, este modelo se pone de manifiesto en las
nuevas asociaciones para el aprendizaje que surgen entre estudiantes y docentes, entre los
propios estudiantes y entre los docentes cuando el proceso de aprendizaje se convierte en el
punto focal para el descubrimiento mutuo, la creación y la utilización de los conocimientos. En
tercer lugar, este modelo se facilita por el acceso digital dentro y fuera de los centros
educativos y responde al mismo.
La naciente era digital modifica aspectos fundamentales de la educación. Modifica los roles
tradicionales de los docentes y de los libros de texto como principales fuentes de conocimiento
de contenidos. Cambia lo que es posible que los estudiantes hagan, ya que la tecnología les
permite descubrir, crear y utilizar los conocimientos en el mundo real de forma más rápida, más
barata y con públicos auténticos. En el pasado, lo que la mayoría de los educadores entendían
por “aplicar los conocimientos” consistía en realizar tareas o resolver problemas para demostrar
el dominio de los conceptos. Pero las soluciones permanecían dentro de los límites de los libros
de texto, las aulas y los centros educativos. El acceso digital permite que los estudiantes
apliquen sus soluciones a los problemas del mundo real con públicos auténticos mucho más allá
de los límites de sus centros educativos. Este es el verdadero potencial de la tecnología para
afectar el aprendizaje: no es facilitar el suministro y consumo de conocimientos, sino permitir
que los estudiantes puedan utilizar sus conocimientos en el mundo. En cuarto lugar, lo que hace
que estos acontecimientos sean radicales es que están empezando a ocurrir a través de sistemas
completos.
“Estos factores se han combinado para crear condiciones innovadoras para que el aprendizaje en
profundidad despegue masivamente”
La era digital está cambiando los paradigmas dominantes de cómo funcionan las
organizaciones. Durante gran parte del siglo pasado, el modelo dominante fue uno de jerarquía,
la gestión de arriba hacia abajo y la estandarización masiva para la fabricación industrial. Este
modelo influyó en la organización de los centros educativos, que pasaron a ser como pequeñas
fábricas de producción de ‘productos’ humanos estandarizados. 10 Hoy, nuestras economías
están cambiando, y los nuevos modelos son de aprendizaje e innovación, de espíritu
emprendedor, de creatividad y de colaboración global. Estos factores se han combinado para
crear condiciones innovadoras para que el aprendizaje en profundidad despegue masivamente.
El pasado y el futuro de este trabajo
Las nuevas pedagogías que se describen en este informe son parte de un trabajo de mayor
envergadura que estamos llevando a cabo con un grupo de colegas y socios internacionales,
colaborando para 1) proporcionar mayor claridad a lo que significa el ‘aprendizaje en
profundidad’ en la práctica; 2) desarrollar la teoría práctica y las evidencias sobre la forma más
eficaz de implementar este tipo de aprendizaje, y 3) hacer esto a gran escala con centros
educativos públicos ordinarios. En resumen, estamos identificando nuevas pedagogías en
funcionamiento, así como ayudando a generar y aprender de los nuevos ejemplos que están
surgiendo rápidamente. El presente informe también se construye a partir de una corriente de
escritos relacionados de Michael Fullan y sus colegas que comenzó con un análisis de los
motores más eficaces de la reforma del sistema completo (que son la pedagogía eficaz y la
creación colectiva de capacidades en todo el sistema); 11 seguido de una exposición sobre el
potencial para mejoras dramáticas en el desempeño educativo basado en innovaciones en
modelos de aprendizaje; 12 y más recientemente, proporcionando un nuevo modelo para evaluar
el impacto de las tecnologías educativas.13
En el libro Stratosphere, Michael presentó la tesis de que existen tres grandes ideas que se han
necesitado entre sí, pero que crecieron de forma independiente durante los últimos 40 años:
tecnología, especialmente a medida que se utiliza no sólo por los docentes sino también por los
estudiantes como parte de su aprendizaje; pedagogía, especialmente a partir los avances en la
década de 1990 en la ciencia de cómo la gente aprende 14 y el cambio en los conocimientos, en
especial desde que la implementación del cambio se convirtió en un punto focal alrededor de
1970 y evolucionó para transformase en ideas para el cambio del sistema completo.
Figura 2: Tres fuerzas conduciendo a la Estratósfera
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 5 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 17 DEL PDF)
CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 2 DEL ARCHIVO POWERPOINT
El argumento fue que había llegado el momento de que estas tres fuerzas se conectaran entre sí
y cumplieran con la promesa de revolucionar el aprendizaje. Stratosphere argumentó que si la
pedagogía fuera la base y si se pudiera pensar en la tecnología como un facilitador y una
herramienta al servicio del aprendizaje en profundidad, entonces podríamos lograr algo nuevo y
poderoso. Sería posible ampliar este logro a sistemas completos si utilizáramos ‘el conocimiento
del cambio’ para desarrollar capacidades entre muchas personas trabajando en conjunto. El
objetivo final sería modificar sistemas educativos completos logrando que la gran mayoría de
sus miembros utilizaran la pedagogía y la tecnología de formas nuevas e integradas para lograr
una nueva visión del aprendizaje en profundidad. Y todo esto tendría que ser realizado de una
manera que responda a las preocupaciones de los responsables de la formulación de políticas y
del público en cuanto a su legitimidad y logre resultados de aprendizaje más relevantes.
Stratosphere articuló el potencial de lograr mejoras dramáticas en el desempeño educativo, pero
no mostró cómo llevar a cabo estas mejoras.
10
11
12
13
14
Mehta 2013a
Fullan 2010; Fullan 2011
Fullan 2013b
Fullan y Donnelly 2013
Bransford y otros 2000.org
Al mismo tiempo, una verdadera explosión de innovaciones entró anárquicamente en la escena
educativa. 15 No existía brújula alguna como guía acerca de qué tipo de impacto tendrían estas
tecnologías. Por lo tanto, Michael trabajó con Katelyn Donnelly para desarrollar un índice
simple para ayudar a evaluar el potencial de las innovaciones digitales según las tres
dimensiones de 1) pedagogía; 2) implementación/cambio en el sistema y 3) tecnología.
Denominamos a este informe Alive in the Swamp (Vivos en el Pantano), ya que la actual
combinación de innovaciones digitales para la educación fue y sigue siendo un pantano: turbio y
misterioso, pero definitivamente vivo y creciendo rápidamente. El índice ofreció indicadores
para cada una de las tres dimensiones y se utilizó para evaluar un conjunto de innovaciones
digitales. Fue inmediatamente evidente que las dimensiones de pedagogía e
implementación/sistema fueron consistentemente débiles en la mayoría de las innovaciones. Los
emprendedores tecnológicos sienten que es más emocionante desarrollar innovaciones digitales
que lidiar con consideraciones pedagógicas y apoyar a la implementación sistémica. Michael y
Katelyn están desarrollando nuevas herramientas para que la gente y los educadores puedan
analizar innovaciones en el marco de estas tres dimensiones clave.
Por último, a través de la red mundial Nuevas Pedagogías para el Aprendizaje en Profundidad,
escribimos el libro blanco Towards a New End: New Pedagogies for Deep Learning 16 para
iniciar una red de sistemas educativos en diez países para movilizar los objetivos del aprendizaje
en profundidad en centros de enseñanza primaria y media. Este proyecto se centra en la
aplicación de los objetivos del aprendizaje en profundidad facilitado por las nuevas pedagogías
y acelerado por la tecnología.
Una visión más clara
Esto nos trae al presente trabajo. Una gran parte del cambio ya está ocurriendo en las aulas, los
centros educativos y los sistemas. Parte de ello es muy emocionante, pero en realidad no
sabemos mucho, con algún grado de claridad, sobre su funcionamiento como un todo. ¿Cómo
son exactamente estas pedagogías en cuanto a los roles de docentes y estudiantes? ¿Cómo
sabemos que estos nuevos roles y prácticas funcionan para lograr nuevos resultados de
aprendizaje? ¿Por qué y cómo se expanden a través de sistemas educativos completos? Y por
último, ¿cuánto cuesta todo esto? En este informe nos focalizamos en explorar las respuestas a
estas preguntas, obtener percepciones que puedan llevar a una implementación más eficaz y una
expansión más rápida. Muchos expertos en educación en todo el mundo están explorando,
buscando cómo se puede encontrar el aprendizaje en profundidad en nuestros centros
educativos. Nuestro objetivo es aportar mayor precisión y claridad a estas búsquedas mediante
el examen de las nuevas pedagogías en la forma en que ya se están practicando. Estamos en las
primeras etapas de un proceso de innovaciones perturbadoras que representan un nuevo período
de desarrollo, prueba, error y nuevos desarrollos. Los pioneros están intentando cosas nuevas,
explorando diferentes vetas que parecen tener valor, buscando un oro que a menudo es
inesperadamente elusivo.
El presente informe comienza a definir las nuevas pedagogías con más claridad mediante el
intercambio de ejemplos de componentes centrales en proceso de ser implementados por parte
de docentes, centros educativos y sistemas educativos completos. Examinamos informes, libros
y videos de la literatura de envergadura cada vez mayor acerca de estos nuevos acontecimientos.
Pero los conceptos detallados que presentamos aquí surgieron a través de nuestras entrevistas y
observaciones con estudiantes, docentes, líderes de centros educativos, líderes de sistemas
educativos y responsables de la formulación de políticas de 12 países. Estas personas
proporcionaron historias, ejemplos, videos y objetos de aprendizaje tales como planes de
estudios y estrategias de evaluación. También recogimos y filmamos videos que ilustran
15
16
Fullan y Donnelly 2013
Fullan y Langworthy 2013. Véase www.newpedagogies.org
vívidamente los conceptos y las ideas del modelo de nuevas pedagogías (enlaces a estos se
proporcionan en todo el documento). En este informe, integramos toda esta evidencia a lo que la
investigación y la teoría nos están diciendo, y examinamos las versiones más eficaces y menos
eficaces de estas nuevas pedagogías en relación con los resultados de aprendizaje deseados. Al
articular con mayor claridad los elementos básicos de las nuevas pedagogías – describiendo
cómo pueden ser integradas e implementadas exitosamente para alcanzar los objetivos del
aprendizaje en profundidad – el informe pretende ofrecer una rica veta de percepciones acerca
de cómo las nuevas pedagogías logran el aprendizaje en profundidad.
Es la integración de los componentes centrales de estas pedagogías y su aplicación efectiva a
través de sistemas completos, la que conduce a un aprendizaje en profundidad para todos los
estudiantes. En resumen, hay tres grandes ‘fenómenos nuevos’ en escena:
i.
Nuevas pedagogías que representan las nuevas asociaciones para el aprendizaje entre
estudiantes y docentes, entre los propios estudiantes y entre los docentes. Estas incluyen
tareas de aprendizaje en profundidad y el uso de los recursos digitales generalizados.
ii. Nuevo liderazgo para el cambio, basado en una nueva teoría del cambio inherente que es
más orgánica y se propaga rápidamente bajo condiciones adecuadas.
iii. Nueva economía del sistema, que ofrece los nuevos resultados bajo forma de alto
rendimiento en relación a su costo.
La Figura 3 muestra estas tres fuerzas, que describimos brevemente a continuación.
Figura 3: Tres fuerzas para el aprendizaje en profundidad
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 7 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 19 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 3 DEL ARCHIVO
POWERPOINT (de derecha a izquierda)
Las nuevas pedagogías
Las nuevas pedagogías no son tan sencillas como las aulas ‘dadas vuelta’ o los MOOC (Cursos
En Línea Masivos y Abiertos), donde la información sobre los contenidos y los conocimientos
existentes son ‘entregados’ en línea en lugar de a través de libros de texto o en vivo en las aulas.
Como lo expresa Will Richardson17 sin rodeos, “la simple adición de una capa de costosas
herramientas al plan de estudios tradicional no hace nada para abordar las necesidades de
aprendizaje de los alumnos modernos”. Las nuevas pedagogías son mucho más que el ‘modelo
dado vuelta’ y otras innovaciones ad hoc. Son sustancialmente más complejas:
El objetivo explícito es el aprendizaje en profundidad que va más allá del dominio del
conocimiento de los contenidos. Aquí, el aprendizaje en profundidad se define como ‘la
creación y utilización de nuevos conocimientos en el mundo’. La tecnología ha liberado el
aprendizaje y el potencial de los estudiantes para aplicar conocimientos en el mundo
exterior al centro educativo; las nuevas pedagogías apalancan todo esto dentro del proceso
de aprendizaje formal.
La enseñanza pasa de focalizarse en la cobertura de todos los contenidos requeridos a
focalizarse en el proceso de aprendizaje, desarrollando la capacidad de los estudiantes de
dirigir su propio aprendizaje y hacer cosas con su aprendizaje. Los docentes son socios de
17
Richardson 2013
los estudiantes en las tareas del aprendizaje en profundidad, caracterizadas por la
exploración, la conectividad y propósitos más amplios dentro del mundo real.
Los resultados del aprendizaje se miden en términos de 1) las capacidades de los alumnos
para desarrollar nuevos conocimientos y para dirigir su propio aprendizaje de forma eficaz,
2) las actitudes proactivas y sus capacidades para perseverar a través de los desafíos, y 3) el
desarrollo de personas cívicamente responsables que sean alumnos de por vida.
Estas pedagogías tienen el potencial de hacer participar a todos los estudiantes, no sólo los que
ya están altamente motivados para aprender dentro y fuera del aula. Aquí, el rol del docente
exige capacidades pedagógicas sofisticadas, que requieren conocimientos y experiencia acerca
de un repertorio de diferentes estrategias de enseñanza y una evaluación continua de dónde se
encuentran los estudiantes en sus avances de aprendizaje. Todo el mundo se convierte en un
docente en las nuevas pedagogías y todo el mundo se convierte en un alumno. Se espera y exige
mucho más de los estudiantes para desarrollar su confianza a través de la retroalimentación y el
aliento personal, con el objetivo general de liberar, y en realidad de crear, la conciencia acerca
de su propio potencial. En última instancia, estas pedagogías fomentan un nuevo tipo de
aprendizaje que es más atractivo y está más conectado con la vida real y que prepara mejor a los
jóvenes para la vida y el trabajo en el mundo de hoy.
El nuevo liderazgo para el cambio
El nuevo liderazgo para el cambio, la focalización en la sexta sección del informe, analiza un
nuevo modelo de ‘cambio inherente’: un modelo que se nutre de la necesidad humana de hacer
cosas que son intrínsecamente significativas y de lograr resultados que sean de valor para los
demás. En pocas palabras, las nuevas pedagogías se propagan cuando los docentes, estudiantes
y líderes que las están implementando colaboran para compartir sus experiencias y energía y
para analizar el impacto a menudo acumulado que estas prácticas de aprendizaje tienen sobre
todos los involucrados. El nuevo liderazgo para el cambio ayuda a estimular, responde y dirige
un proceso dinámico que consiste en 1) una visión direccional, 2) otorgar libertades a medida
que la gente prueba cosas nuevas, y 3) recoger lo que se aprende. Este proceso genera y pone a
prueba nuevas ideas en un ciclo sin fin.
En aquellos lugares en que las nuevas pedagogías están despegando, los líderes han reconocido
rápidamente la necesidad de compartir el liderazgo del aprendizaje para que los cambios se
puedan propagar rápidamente. Estos líderes se focalizan en preparar el terreno y en la creación
de condiciones que impulsen la iniciativa y el potencial de estudiantes y docentes. Se convierten
en narradores, alimentando la determinación a medida que los estudiantes se esfuerzan por
desarrollar sus capacidades de aprendizaje y los docentes bregan por desarrollar sus capacidades
pedagógicas. También reconocen los errores y conducen una reflexión transparente,
colaborativa, para asegurarse de aprender de las cosas que no funcionaron. Alientan a asumir
riesgos. Miden los avances de nuevas maneras. Dejan de hacer las cosas que no son un apoyo
para el nuevo camino. Cultivan el capital social y el liderazgo, no sólo con los otros líderes sino
también entre los estudiantes, los docentes, los padres y la comunidad más amplia de
stakeholders, haciendo que todo el mundo participe en el nuevo aprendizaje. Utilizan el acceso
generalizado a la tecnología para facilitar y acelerar todas estas cosas, y siguen aprendiendo en
la vanguardia de todas las estrategias digitales. Junto a sus estudiantes y docentes, evalúan
continuamente aquello que está funcionando. Estos acontecimientos son tan impresionantes
porque parecen estar ocurriendo espontáneamente en muchos casos. Pero de hecho, como
veremos, los líderes de estos casos están cultivando sus culturas y desarrollando capacidades de
ciertas formas muy específicas.
“Muchos de los estándares de los planes de estudios actuales, junto con las evaluaciones
estandarizadas que miden principalmente la reproducción de contenidos, son los mayores
obstáculos para la adopción generalizada de las nuevas pedagogías”
Uno de los mayores desafíos sistémicos para la propagación de las nuevas pedagogías es que
aún no están siendo medidas de forma coherente. Desafortunadamente, la mayoría de los
sistemas que hemos visto simplemente no tienen todavía formas de medir las nuevas pedagogías
y los resultados del aprendizaje en profundidad. La evaluación es de suma importancia para
responsables de la formulación de políticas, líderes, docentes y padres, no sólo porque la
“accountability” lo exige, sino porque todas las partes tienen que saber qué es lo que funciona
con la finalidad de alcanzar los nuevos objetivos. Lo que resulta con claridad cristalina de
nuestras entrevistas y de las investigaciones existentes es que muchos de los estándares de los
planes de estudios actuales, junto con las evaluaciones estandarizadas que miden principalmente
la reproducción de contenidos, son los mayores obstáculos para la adopción generalizada de las
nuevas pedagogías. Una mayor claridad y precisión de los conceptos del aprendizaje en
profundidad, seguida de nuevas formas válidas para medir los resultados del aprendizaje en
profundidad, son esenciales para la expansión de las nuevas pedagogías a través de sistemas
completos. Este informe proporciona un punto de partida.
La nueva economía del sistema
Las nuevas pedagogías también cumplen desde el punto de vista económico. Ningún sistema
nuevo puede afianzarse si no se ocupa de la percepción actual de la educación como algo cada
vez más caro sin resultados proporcionales. En el capítulo 7 presentamos los aspectos
económicos de las nuevas pedagogías, demostrando la forma en que potencialmente pueden
ofrecer el doble de aprendizaje para los mismos niveles de inversión. No se trata de ahorrar
dinero, sino de reconocer que realmente es menos costoso cuando la gente aprende de forma
natural. Por un lado se ahorra dinero al no tener que invertir en persuadir a la gente a hacer algo
que no quieren hacer. Pero más importante aún, el rendimiento de la inversión se incrementará
dramáticamente a medida que la gente pase más tiempo en forma voluntaria aprendiendo con un
propósito. Compartimos un cuerpo de evidencia que sugiere cómo el modelo de las nuevas
pedagogías, cuando se implementa eficazmente, puede conducir a avances dramáticos en los
resultados del aprendizaje. Delineamos los reajustes económicos y políticos necesarios para
lograr este objetivo. En última instancia, las nuevas pedagogías cumplen porque proporcionan
un mayor valor global para la inversión de las sociedades en la educación. Desarrollan las
capacidades de aprendizaje, las experiencias creativas, y el ‘know-how’ que nuestros jóvenes
necesitan para ganarse un lugar sólido en el camino de la vida y el trabajo en el mundo de hoy.
En los capítulos siguientes plantearemos este nuevo modelo de aprendizaje con mayor claridad
y precisión. Una visión así puede convertir la energía latente en los centros educativos
ordinarios y optimizar los esfuerzos del liderazgo para el cambio en todos los niveles de los
sistemas educativos. En resumen, el cambio ya está ocurriendo, pero lo que está sucediendo no
ha sido plenamente reconocido o articulado. Es en este sentido que nuestro informe puede servir
como una rica veta de percepciones acerca de cómo expandir dramáticamente las nuevas
pedagogías que encuentran las nacientes del aprendizaje en profundidad de todos nosotros.
2. Las nuevas pedagogías – Las asociaciones para el
aprendizaje
La tecnología es sólo una herramienta. Es una herramienta potente, pero es sólo una herramienta. El
contacto humano profundo es muy diferente. No es una herramienta. No es un medio para un fin. Es
el fin: el propósito y el resultado de una vida con sentido.
Melinda Gates, filántropo, Discurso de Apertura en la Universidad de Duke, 2013
En el centro de la motivación de la mayoría de los docentes está el deseo de encender el aprendizaje
en los demás, de despertar la curiosidad y la creatividad y de iluminar el potencial de la mente
humana (aunque muchos docentes han visto este deseo frustrado por sus experiencias de trabajo en
condiciones de opresión). En nuestra entrevista con Tan Chen Kee, una directora en Singapur, lo
expresó de esta forma: “el corazón de un buen docente es el estudiante: lo que el estudiante necesita
aprender. Cuando los docentes advierten que una nueva forma de enseñanza o nuevas herramientas
despiertan la participación y el aprendizaje, es natural que graviten hacia estas nuevas pedagogías”.
Escuchamos la expresión de este sentimiento reiteradamente en nuestras entrevistas. Los
componentes centrales de las nuevas pedagogías que se describen a continuación han sido extraídos
de estas historias y ejemplos de docentes. Ciertos aspectos de estos componentes son conocidos a
partir de la teoría y la investigación en educación de los últimos 100 años: el desarrollo de los
conocimientos, la resolución de problemas del mundo real, la retroalimentación, la importancia de
estrategias meta-cognitivas.18
A medida que profundizamos en las nuevas pedagogías y cómo funcionan en la práctica, descubrimos
tres componentes centrales que, al integrarse, facilitan los resultados del aprendizaje en profundidad:
1. Las nuevas asociaciones para el aprendizaje entre estudiantes y docentes, entre los propios
estudiantes y entre los docentes.
2. Las tareas del aprendizaje en profundidad que reestructuran el proceso de aprendizaje hacia la
creación de conocimientos y su uso con un propósito.
3. Las herramientas y recursos digitales que facilitan y aceleran el proceso de aprendizaje en
profundidad.
La figura siguiente representa los nuevos elementos pedagógicos.
Figura 4: Componentes centrales de las nuevas pedagogías
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 11 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 23 DEL PDF)
CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 4 DEL ARCHIVO POWERPOINT
En éste y los tres capítulos siguientes se examinarán estos tres componentes a la luz de dos preguntas
centrales. Primero, ¿qué aspecto tienen exactamente estos componentes en acción? Y segundo, ¿cómo
sabemos que están teniendo un impacto favorable en el aprendizaje? Este capítulo cubre las nuevas
asociaciones para el aprendizaje, el Capítulo 3 las tareas del aprendizaje en profundidad, y el Capítulo
4, el rol de las herramientas y recursos digitales. El Capítulo 5 examina el impacto de las nuevas
pedagogías eficaces en los resultados del aprendizaje.
18
Dumont y otros 2010; Bransford y otros 2000
Las nuevas asociaciones para el aprendizaje
El punto de partida de todo esto radica en la relación entre estudiantes y docentes y en la forma en
que sus respectivos roles están cambiando. En nuestras entrevistas, los docentes a menudo
comenzaron con la descripción de los modos de pensar de los estudiantes de hoy. Con frecuencia
escuchamos el estribillo de la distracción: “los estudiantes ya no escuchan” y “los chicos hoy en día
tienen una capacidad de atención de tres segundos”. Pero lo interesante fueron las explicaciones de
cómo estos docentes se enfrentan a la distracción de los estudiantes:
Los estudiantes de hoy quieren participar activamente, quieren determinar el camino de su propio
aprendizaje, planificar sus propios viajes de aprendizaje. Las herramientas tecnológicas han
explotado la forma en que interactúan con el mundo que les rodea, y han cambiado la forma en que
quieren estar en el aula.
Pauline Roberts, docente de 5º y 6º grado, Michigan, EE.UU.
Muchos de los docentes que entrevistamos tenían estudiantes que ya no estaban dispuestos a aceptar
el papel de ser receptores pasivos de un aprendizaje definido por alguien más. Los jóvenes están
ahora conectados digitalmente a cantidades abrumadoras de información e ideas. En medio de esto,
los estudiantes reciben los intentos de los docentes de hacerles llegar el conocimiento de los
contenidos utilizando enfoques didácticos tradicionales con escepticismo. En particular, una vez que
han llegado a dominar las habilidades básicas, los estudiantes saben que hay mucho más ‘ahí afuera’
y no se dejan impresionar por las experiencias preempaquetadas y despersonalizadas. Pero al mismo
tiempo, los docentes no pueden simplemente soltar las riendas. Los docentes arriesgan cometer
errores si dan un paso de más al costado siendo demasiado ambiguos en cuanto a los objetivos del
aprendizaje o no definiendo el éxito. Dirección en exceso o pasividad en exceso: éstos son los
extremos disfuncionales del continuo de la enseñanza en las nuevas pedagogías, tal como veremos
más adelante. Donde las nuevas pedagogías funcionan mejor, surgen asociaciones de aprendizaje
entre estudiantes y docentes, entre los propios estudiantes y entre los docentes
La asociación eficaz se basa en los principios de equidad, transparencia, responsabilidad recíproca y
beneficio mutuo. Cuando se escuchan las historias de cómo las nuevas pedagogías se desarrollan con
docentes y estudiantes, se encuentra un hilo conductor único en el corazón de la mayoría de ellas.
Estas historias son animadas por las descripciones de las relaciones entre docentes y alumnos, en las
cuales los docentes se están convirtiendo en socios de los estudiantes en el aprendizaje con.
Enfaticémoslo: los docentes como meros facilitadores son malos pedagogos. Los docentes que
entrevistamos casi unánimemente reconocieron la importancia de aprender junto a los estudiantes de
manera proactiva, en contextos donde los estudiantes están contribuyendo con sus propias ideas,
experiencias y conocimientos al proceso de aprendizaje.
Yo sólo soy uno de ellos. Estamos todos juntos en esto, ellos tienen una experiencia que yo no tengo.
Lo veo emergiendo con la tecnología, pero también con todo. Ellos tienen el conocimiento que yo no
tengo... No todo viene de mí.
Neil Lyons, docente de 8º grado, WG Davis School, Canada19
A través de tales asociaciones, los docentes no sólo se convierten ellos mismos en alumnos, sino que
también comienzan a ver el aprendizaje a través de los ojos de sus estudiantes. Esta ‘visibilidad’ es
esencial si se pretende que los docentes desafíen continuamente a los estudiantes a dar el paso
19
Véase como Neil y otros docentes describen la nueva asociación en el video de la WG Davis School e Ontario, Fullan
2014b, serie de películas Motion Leadership www.michaelfullan.ca/ontario-wg-davis/
siguiente y que vean con claridad si las estrategias de enseñanza y aprendizaje están logrando sus
objetivos previstos.20
Estas asociaciones para el aprendizaje son el contexto relacional en el que se basan las más potentes
estrategias de las nuevas pedagogías. Las asociaciones emergen de un conjunto de roles diferentes a
los encontrados hoy en muchas aulas en el mundo, tanto para docentes como para estudiantes. En la
Tabla 1 comenzamos a esbozar estos roles, pero como estas nuevas pedagogías son emergentes,
consideramos nuestras descripciones como un marco inicial para futuros análisis, más que
definiciones concluyentes.
Tabla 1: El papel emergente de docentes y estudiantes en las nuevas pedagogías para el aprendizaje
en profundidad
Docentes (Capacidad pedagógica)
Construir relaciones de confianza con
estudiantes y pares; buscar buenos mentores
Ayudar a los estudiantes a encontrar y
desarrollar sus intereses y aspiraciones a través
de tareas de aprendizaje en profundidad
Exigir objetivos, tareas y criterios de éxito del
aprendizaje para uno mismo y los estudiantes
que requieran la creación y la utilización de
nuevos conocimientos
Desarrollar un repertorio de estrategias de
enseñanza; utilizar diferentes estrategias para
activar el aprendizaje
Proporcionar retroalimentación y estímulos de
calidad, especialmente cuando los estudiantes se
enfrentan a desafíos en el aprendizaje
Colaborar con otros docentes y líderes que
investigan el impacto de las diferentes
estrategias de aprendizaje en los estudiantes (es
decir , utilizar un enfoque de ciclo de
investigación)
Modelar una actitud proactiva hacia el
aprendizaje, creando nuevos conocimientos y
tomando acciones con esos nuevos
conocimientos
Descubrir y crear continuamente herramientas y
recursos digitales para el aprendizaje para:
1) explorar nuevos contenidos, conceptos,
informaciones e ideas;
2) desafiar a los estudiantes a crear nuevos
conocimientos;
3) conectarse con estudiantes, pares y expertos
más allá del salón de clases;
4) acelerar la capacidad de los estudiantes para
conducir su propio proceso de aprendizaje, y
5) evaluar y compartir información sobre las
capacidades y actitudes de aprendizaje de los
estudiantes
20
Hattie 2009
Estudiantes (Aprendizaje en profundidad)
Desarrollar relaciones de confianza con docentes
y pares, buscar buenos mentores
Explorar sus propios intereses y aspiraciones en
los objetivos y tareas del aprendizaje
Desarrollar la capacidad de definir objetivos,
tareas y criterios de éxito del aprendizaje,
asociándose en el proceso de aprendizaje
Enseñanza y aprendizaje recíprocos entre pares
y docentes
Desarrollar la capacidad de reflexión y
perseverancia ante los desafíos; proporcionar
retroalimentación de alta calidad y estímulos a
los demás
Proporcionar información a docentes y pares
sobre lo que está funcionando en el propio
aprendizaje; desarrollar el dominio de su propio
proceso de aprendizaje y su propio progreso
Desarrollar actitudes intelectuales y de
posicionamiento hacia la creación de nuevos
conocimientos y hacer cosas con ellos en el
mundo
Descubrir y crear continuamente herramientas y
recursos digitales para el aprendizaje para
explorar nuevos contenidos, conceptos,
informaciones e ideas. Utilizar estas
herramientas para crear nuevos conocimientos,
para conectarse con pares y expertos de todo el
mundo y utilizar los nuevos conocimientos en el
mundo
Estos roles se describen y ejemplifican en el resto del presente informe. Comenzaremos describiendo
cuatro de estos roles emergentes en las nuevas asociaciones para el aprendizaje: 1) las relaciones, 2)
las aspiraciones de los estudiantes, 3) la retroalimentación, 4) aprender a aprender y la tutoría entre
pares.
Figura 5: Las nuevas asociaciones para el aprendizaje
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 13 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 26 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 5 DEL ARCHIVO POWERPOINT
Las relaciones
Décadas de investigación sobre las relaciones docente-alumno confirman lo que la docente Pauline
Roberts de Michigan expresó muy sucintamente: “Si los chicos saben que te preocupas por ellos
como seres humanos, eso hace toda la diferencia” Los estudiantes (y con razón) adoptan la postura
con los docentes (y con otros estudiantes) de que si usted no está dispuesto a aprender de mí, yo no
estoy dispuesto a aprender de usted. En las nuevas pedagogías, las relaciones humanas ocupan un
lugar nuevo y más central en la experiencia del aprendizaje. No se limitan a dos minutos antes o
después de clase. En las nuevas pedagogías, toda la experiencia de aprendizaje está profundamente
arraigada en estas relaciones, que existen entre los estudiantes y los docentes, entre los propios
estudiantes, entre los docentes, entre los estudiantes y sus familias y con las redes sociales que
conectan a quienes tienen intereses y aspiraciones de aprendizaje similares. Las nuevas pedagogías
apalancan poderosamente todas estas relaciones como parte del emprendimiento del aprendizaje,
haciendo que intrínsecamente el aprender sea más un diálogo y un esfuerzo mutuo:
Los chicos comenzaron a asumir responsabilidades. Filmaban videos de ellos mismos compartiendo
su comprensión con los docentes y les pedían que los compartieran a su vez con otros docentes. Los
chicos y sus padres se involucraron con la fijación de objetivos.
Valerie Karaitiana, Directora, Dallas Brooks Community Primary School, Victoria, Australia21
Como dice nuestro colega Will Richardson22 acerca de estas relaciones, “los docentes deben ser coalumnos con sus chicos, expertos en formular excelentes preguntas abiertas y modelando el proceso
de aprendizaje requerido para responder a esas preguntas. Los docentes deberían ser alumnos
magistrales”. Los roles del docente en estas asociaciones van mucho más allá de proporcionar a los
estudiantes las descripciones y explicaciones de contenidos o cuestiones relacionadas con la materia.
Estas relaciones comienzan con la capacidad básica de desarrollar la confianza. Una de los docentes
que entrevistamos, que enseña en un centro educativo en Dinamarca con una alta población de
jóvenes en situación de riesgo, describió su visión de cómo la confianza es la base para el
aprendizaje:
La confianza es el camino a seguir. Si ellos [los estudiantes] confían en ti [el docente] como persona,
entonces se involucran. Se trata de ser [el docente] auténtico. ... Tengo que enseñar involucrándome
y siendo humana y haciéndolos participar. Tienen que saber que yo soy una persona que tiene una
vida [fuera de la docencia], y tengo que acercarme como un ser humano con el que se puedan
identificar, y que luego se vuelva real para ellos. Confiamos en ellos. Los hacemos entrar.
Mette Hauch, Docente, Colegio Hellerup, Dinamarca
La construcción de la confianza es un esfuerzo mutuo. Desde el lado del docente, implica la atención
al bienestar del estudiante más allá de los logros cognitivos inmediatos. Desde el lado de los
21
Véase el video de voz de los estudiantes de la Dallas Brooks Community Primary School:
www.youtube.com/watch?v=j2HwGcOcpKM
22
Richardson 2013
estudiantes, esta confianza abre la puerta a un enfoque de asociación para el aprendizaje en el que uno
se articula de manera responsable y persigue sus intereses, necesidades y aspiraciones como parte del
ciclo de aprendizaje, y se involucra en el proceso de aprendizaje con una postura más proactiva,
creativa.23 Cuando a los estudiantes se les da una voz legítima en la toma de decisiones y aprenden a
usar esa voz eficazmente, ingresan al camino de convertirse en líderes de su propio aprendizaje.24
Las aspiraciones de los estudiantes
Sir Ken Robinson ha descrito el rol crítico de los docentes en ayudar a los estudiantes a encontrarse
en su elemento.25 Cal Newport 26 argumenta que la gente no encuentra su pasión buscándola
directamente, sino a través del desarrollo de habilidades y experiencias. A través de éstas, descubren
qué es lo que les gusta y pasan a ser buenos en ello (describiremos este desarrollo de habilidades a
continuación como ‘tareas del aprendizaje en profundidad'). Por lo tanto, un rol fundamental del
docente en las nuevas pedagogías es ayudar a los estudiantes a descubrir y determinar las experiencias
que mejor se adaptan a ellos (en condiciones en las que los estudiantes no siempre saben lo que
quieren cuando comienzan). En otras palabras, como dice Robinson, una de las principales funciones
del docente es ser un mentor que se preocupa en ayudar a los estudiantes a encontrar y avanzar hacia
sus propias aspiraciones.
El relacionamiento del aprendizaje con las vidas reales y las aspiraciones de los estudiantes es lo que
a menudo hace que las nuevas pedagogías sean tan atractivas para los estudiantes. En muchas de
nuestras discusiones con estudiantes, nos dijeron que aprender de la forma “vieja” en el centro
educativo tenía que ver con el pasado. En cambio, querían aprender de formas que los conectaran a su
futuro.
Los chicos son bombardeados con información... para involucrarlos, tenemos que aprovechar sus
intereses y saber en qué están. De lo contrario, habrá muchas cosas que los distraerán. Tengo que
ser un socio de ellos, saber quiénes son en muchas dimensiones diferentes. Conocer lo que los atrae:
realmente tengo que conocerlos bien. Se trata de una conversación de dos vías.
Pauline Roberts, docente de 5º y 6º Grado, Michigan, EE.UU.
Los estudiantes de hoy – debido a su amplia, ancha y profunda conectividad con personas e
informaciones en cualquier lugar – son impulsados en su forma de pensar por la capacidad de
conectarse a voluntad. Así que sus nociones del mundo son mucho más planas y mucho más abiertas.
Modera la forma en la que buscan aprender. Para los estudiantes de hoy en día, cuando el
aprendizaje no está conectado a su propia relevancia, sus intereses, sus propias necesidades,
entonces el involucramiento prácticamente no se produce.
Max Drummy, Director de Aprendizaje Profesional, Departamento de Educación de Tasmania,
Australia
Un excelente ejemplo de este tipo de actividad de aprendizaje conectada, relevante, fue descrita por
Kate Murray, una directora de enseñanza en St. Augustíne’s, un pequeño centro educativo rural en
Clontuskert, Irlanda. Como Kate nos dijo en nuestra entrevista, involucrar a los estudiantes tiene que
ver con “devolvérselo a ellos mismos, lo que es su propio contexto, sus propias familias, su propia
parroquia”. Este pensamiento conformó un proyecto de aprendizaje para toda la escuela que se
23
Véase en www.youtube.com/watch?v=XJd8PPZ2XHY&feature=youtu.be y en www.youtube.com/watch?v=j2HwGcOcpKM
los ejemplos de voces estudiantiles significativas
24
Agradecemos a nuestro colega Russ Quaglia por sus conceptos sobre la voz de los estudiantes
25
26
Robinson 2009, 2013
Newport 2012
centró en ringforts.27 Los ringforts (fuertes circulares) son montículos de tierra circulares construidos
como casas en la Edad de Bronce, asociados durante mucho tiempo a la presencia de hadas. Hay 204
ringforts en la parroquia de la escuela y muchos de los estudiantes estaban interesados en ellos, se
sentían conectados con ellos a través de sus propios antepasados, y los escogieron como punto focal
para el aprendizaje. Así, los estudiantes de 8 a 12 años estudiaron la historia de los ringforts,
incluyendo lo que la gente comía y vestía cuando vivían en ellos; los visitaron con un arqueólogo,
mapearon los fuertes utilizando modelos matemáticos; construyeron su propia versión de un ringfort
en su escuela; escribieron un guión y lo actuaron en su propia película, y viajaron a reuniones del
patrimonio histórico y cultural en todo el país dando presentaciones. Los ringforts se convirtieron en
un punto focal significativo para la consecución de múltiples objetivos del aprendizaje curricular.
Como dijo Kate, “lo están recibiendo de una manera que hace que el aprendizaje cobre vida para
ellos.” Cuando los docentes y estudiantes conectan el aprendizaje, logran que los alumnos se sientan
menos como engranajes de máquina, y sientan más que el aprendizaje es algo que es natural,
instintivo e incrustado en sus aspiraciones y su mundo.
Retroalimentación
Las nuevas asociaciones para el aprendizaje en el seno de las nuevas pedagogías también generan una
base sólida para que tanto docentes como estudiantes proporcionen una retroalimentación altamente
eficaz sobre el proceso de aprendizaje. Para hacerlo, docentes y estudiantes deben desarrollar un
entendimiento común acerca de cómo es el proceso de aprendizaje y participar activamente en la
evaluación de los progresos, ajustando y perfeccionando su trabajo sobre la marcha. Este modelo es
muy parecido a las prácticas de trabajo en las organizaciones basadas en el conocimiento, donde los
individuos o equipos desarrollan productos o programas iniciales y luego los refinan y mejoran sobre
la base de testeo y retroalimentación. De hecho, el ciclo de retroalimentación es donde ‘todo se une’
En las nuevas pedagogías, la retroalimentación entre docentes y estudiantes, entre los docentes y entre
los propios estudiantes se destaca como el nexo fundamental entre los objetivos del aprendizaje, los
tipos de tareas de aprendizaje en profundidad que describiremos a continuación y los resultados del
aprendizaje en profundidad. Sólo los docentes o los pares con una sólida comprensión de un
estudiante en particular, y siempre y cuando ese estudiante se encuentre en su progresión del
aprendizaje, pueden proporcionar la retroalimentación adecuadamente exigente que empujará a ese
estudiante a avanzar un paso más. Como describiremos en el capítulo 4, las tecnologías del
aprendizaje también están utilizando información basada en los datos de desempeño estudiantil para
adaptar los contenidos y desafíos que ofrecen a los estudiantes. El uso de evidencias y datos es
esencial para apoyar el mensaje de retroalimentación y por medio de él ayudar a los estudiantes a
entender su propio trabajo con mayor claridad en relación con los objetivos del aprendizaje.28 Por
medio de una retroalimentación provisoria, las estrategias y tácticas de los estudiantes durante el
aprendizaje pueden ser adaptadas para mejorar los productos o los desempeños finales del trabajo.
Los estudiantes también pueden ser una rica fuente de retroalimentación para sus pares. Este tipo de
retroalimentación entre pares no es sólo para estudiantes avanzados o de más edad: la hemos visto
funcionar eficazmente con niños de siete años.29
Conseguir el tipo correcto de retroalimentación es esencial no sólo para promover el progreso en el
aprendizaje, sino que contribuye al desarrollo de las habilidades esenciales que los estudiantes
necesitan para enfrentar las dificultades. Un creciente cuerpo de investigación está demostrando que
las habilidades de carácter no académico, tales como determinación, tenacidad y perseverancia tienen
una fuerte relación con la capacidad de una persona para superar los desafíos y lograr el éxito a largo
27
Véase los blogs, podcasts y fotos del proyecto Ringfort: http://clontuskert.scoilnet.ie/blog/2013/01/25/ringfort-projectcelebrations/
28
Wiliam 2010; Wiliam y Black 2005
29
Véase el video de esta retroalimentación entre pares de niños de 7 años de edad aquí:
http://resources.curriculum.org/secretariat/snapshots/primaryliteracy.html, desplazarse hasta “Writing Conference: Peers”
plazo. Angela Duckworth 30 y otros han comenzado a demostrar que la capacidad de mantener un
esfuerzo sostenido o ‘determinación’ es un predictor más exacto que el coeficiente intelectual de
calificaciones y éxito a largo plazo en la vida.31 Se están realizando investigaciones para comprender
mejor cómo estas habilidades relacionadas con la personalidad pueden ser desarrolladas
intencionalmente, y la evidencia inicial que apunta al apalancamiento del aprendizaje bajo
condiciones de apoyo y la obtención del tipo de retroalimentación adecuada La investigación de Carol
Dweck ha demostrado que el ‘tipo correcto’ de retroalimentación es la que anima a asumir desafíos
difíciles y se focaliza en los esfuerzos de los estudiantes más que en sus logros.
Cuando los estudiantes tienen éxito, los docentes deberían elogiar sus esfuerzos o sus estrategias, no
su inteligencia. (En contra de la opinión popular, alabar la inteligencia es contraproducente porque
hace que los estudiantes se preocupen demasiado por lo inteligentes que son y excesivamente
vulnerable al fracaso). Cuando los estudiantes fracasan, los docentes también deberían dar su
retroalimentación sobre el esfuerzo o las estrategias: qué es lo que el estudiante hizo mal y qué es lo
que podría hacer ahora. Hemos demostrado que éste es un ingrediente clave en crear estudiantes
orientados al dominio. En otras palabras, los docentes deben ayudar a los alumnos a valorar el
esfuerzo. Demasiados estudiantes piensan que el esfuerzo es sólo para los ineptos. Sin embargo, el
esfuerzo sostenido en el tiempo es la clave para los logros excepcionales.
Carol Dweck, Profesora de Psicología en la Universidad de Stanford, Entrevista, 2005 32
Aprendiendo a aprender y tutoría entre pares
Los tipos de asociaciones de aprendizaje que hemos descrito anteriormente – vinculando el
aprendizaje a las aspiraciones de los estudiantes, proporcionando una intensa retroalimentación –
crean conciencia en los estudiantes acerca del proceso de aprendizaje. Aprender a aprender, donde los
estudiantes se conviertan en observadores meta-cognitivos de sus propios procesos de aprendizaje y
de los de los demás, es un objetivo fundamental en las nuevas pedagogías. El objetivo es no sólo
dominar el conocimiento de los contenidos, sino que es dominar el proceso de aprendizaje. Aprender
a aprender requiere que los estudiantes comiencen a definir sus propios objetivos de aprendizaje y
criterios de éxito, monitoreen su propio aprendizaje, examinen críticamente su propio trabajo,
incorporen la retroalimentación de sus compañeros, docentes, padres o simplemente otras personas en
general y utilicen todo esto para profundizar su conocimiento de cómo funcionan en el proceso de
aprendizaje. A medida que los estudiantes progresan en el dominio del proceso de aprendizaje, el rol
del docente cambia gradualmente de estructurar explícitamente las tareas de aprendizaje a
proporcionar retroalimentación, activar los desafíos del aprendizaje del siguiente nivel y desarrollar
continuamente el ambiente de aprendizaje.
Los socios en el aprendizaje deben encontrar el equilibrio correcto entre la estructuración y la
independencia, y ese equilibrio será único para cada contexto de aprendizaje (tema, complejidad de la
tarea, el nivel de familiaridad con el contenido, etc.)
La tutoría entre pares, en la cual los estudiantes enseñan a sus pares y docentes es, en nuestra opinión,
un poderoso vehículo para ayudar a los estudiantes a desarrollar la conciencia y el dominio del
proceso de aprendizaje. La tutoría entre pares requiere que los estudiantes se involucren en el proceso
de definición de objetivos del aprendizaje, proporcionando criterios de evaluación, y así
sucesivamente. Un docente que entrevistamos describió un gran ejemplo de cómo la tutoría entre
pares puede fomentar el dominio del proceso de aprendizaje. Mette Hauch del Colegio Hellerup en
Dinamarca, dijo: “Veo a los estudiantes más comprometidos cuando tienen que enseñar a otros
30
Conferencia técnica sobre educación de Duckworth:
www.ted.com/talks/angela_lee_duckworth_the_key_to_success_grit.html
31
Tough 2012. Discusión completa acerca de estos temas: www.paultough.com/2013/02/true-grit-can-you-teach-childrencharacter-2/
32
Dweck 2005
estudiantes. Su tarea de aprendizaje consistió en que los estudiantes seleccionaran una obra literaria,
la analizaran y luego desarrollaran sus propios materiales de aprendizaje y evaluaciones. A
continuación, los estudiantes enseñaron a sus pares el uso de estos materiales y evaluaron la
comprensión de sus pares.
Cuando están enseñando a sus pares, parecen alcanzar mayor profundidad, van un paso más allá.
Los adolescentes son un grupo difícil. Tienen mucho más que perder. Se apropian mucho más y los
hace sentir mucho más orgullosos si pueden hacerlo.
Mette Hauch, Docente, Colegio Hellerup, Dinamarca
Los proyectos de este tipo deben durar el tiempo suficiente para que los estudiantes planifiquen y
desarrollen su trabajo, tengan oportunidades para mejorar su trabajo sobre la base de la
retroalimentación y tengan objetivos claros de aprendizaje y criterios de éxito que hagan visibles sus
progresos. Como describiremos más adelante, las tareas del aprendizaje en profundidad que
estructuran el proceso de aprendizaje en las nuevas pedagogías no sólo duran uno o dos períodos de
clase. Tienden a ser proyectos de varias semanas o aún mayor duración, de forma similar a los
proyectos complejos en el mundo del trabajo real. Los estudiantes de Mette no sólo enseñan a sus
pares una vez en una clase, sino que es una práctica común en todas las clases del colegio. Los
estudiantes aplican lo que aprenden acerca de la enseñanza y el aprendizaje eficaz en diferentes
contextos, reflexionando en cada oportunidad sobre lo que funciona y lo que no, desarrollando el
dominio sobre el proceso de aprendizaje a lo largo del tiempo. Un docente de España también
describió el impacto de estos enfoques en su colegio:
Los estudiantes de secundaria están enseñando a los docentes y a sus pares. Luego los estudiantes
realmente se sienten parte del colegio, del aprendizaje. Son iguales a los docentes. La mayoría de
nuestros estudiantes sienten que el colegio también es su trabajo.
Ovidio Barcelo Hernandez, Docente, Colegio Bilingüe Julio Verne, Valencia, España
Dan Buckley, un líder de centros educativos que ahora ayuda a dirigir la Saltash.net Community
School en Inglaterra, nos contó esta historia del impacto de la tutoría entre pares:
Entre 2000 y 2005, dirigí un proyecto que involucró a más de 100 estudiantes en el que di formación
docente a los estudiantes. Los estudiantes luego investigaron y entregaron el plan de estudios
completo unos a otros, trabajando como equipos de cuatro ‘pares docentes’ por lección. El resultado
fue un logro promedio de 1,4 calificaciones más altas por estudiante por materia en todos sus
exámenes nacionales. A pesar de que estos grupos fueron sólo 1/3 de la población escolar, su éxito
llevó a la escuela a estar entre las 20 mejores en el Reino Unido en términos de valor agregado. El
centro educativo era Eggbuckland Community School y el proyecto fue uno de los primeros proyectos
de ‘una laptop por niño’ que fue totalmente dirigido por los estudiantes.
Dan Buckley, Subdirector, Saltash.net Community School, Cornwall, Inglaterra
En un último ejemplo del poder de la tutoría entre pares, el Proyecto Comunidades de Aprendizaje de
México incorpora la tutoría entre pares a las escuelas rurales de todo el país.33 El programa desarrolló
redes de tutoría en las cuales los estudiantes enseñaban unos a otros, usando el plan de estudios como
un mapa, con cada “docente” estudiante desarrollando su propia área de especialización.34 Seis mil
centros educativos en todo México se han unido a este movimiento. Los datos disponibles de los
primeros 4.000 centros educativos en participar muestran que han aumentado significativamente la
33
34
Véase la historia de las Comunidades de Aprendizaje de Maravillas, Mexico: http://vimeo.com/70279241
Rincon-Gallardo y Elmore 2012
proporción de estudiantes con calificaciones de ‘bueno’ y ‘excelentes’ en los exámenes nacionales
ENLACE.
Implicancias para la capacidad pedagógica
Las relaciones de asociación, conectando las aspiraciones de los estudiantes, el tipo adecuado de
retroalimentación y el aprender a aprender son esenciales en las nuevas pedagogías, ya que establecen
el contexto en el que los docentes pueden conocer más profundamente sus estudiantes individuales y,
a través de ello, analizar el progreso del estudiante para comprender qué estrategias de aprendizaje y
enseñanza activan el aprendizaje de un estudiante en particular de la mejor forma. En conjunto, estas
estrategias de las nuevas pedagogías por sí mismas - antes que añadamos las tareas del aprendizaje en
profundidad y las herramientas y recursos digitales al panorama – tienen profundas implicaciones en
las prácticas docentes. En algunos países estas prácticas están comenzando a emerger. Pero en
muchos más países los pesimistas (o quizás realistas) dirían que se requieren décadas de intensos
esfuerzos para desarrollar estas prácticas a una mínima escala. Aquí es donde discrepamos.
Advertimos que muchos elementos que se están desarrollando naturalmente en la vida y la enseñanza
están provocando que las nuevas pedagogías despeguen ahora.
Observamos la energía y habilidades que se liberan para los estudiantes y docentes que incurren en
este tipo de aprendizaje auténtico. Nuestra hipótesis es que la velocidad a la que se están adoptando
estas prácticas se está acelerando, impulsada por los estudiantes y docentes que se mueven en esta
dirección y como una consecuencia natural del incremento al acceso digital. En estas condiciones, el
cambio rápido es posible.
“la clave es que el docente asuma un rol altamente proactivo en impulsar el proceso de aprendizaje”
Las nuevas pedagogías requieren que un docente cuente con un repertorio de estrategias, que pueden
ir desde el aprendizaje basado en proyectos a través de la instrucción directa hasta un modelo basado
en la investigación. Pero la clave es que el docente asuma un rol altamente proactivo en impulsar el
proceso de aprendizaje, utilizando cualquier estrategia que funcione para un estudiante o una tarea
específica (y analizando cuál estrategia funciona mejor). En las nuevas pedagogías, esto significa
interactuar con los estudiantes para hacer que el pensamiento y las preguntas de los estudiantes sobre
el aprendizaje sean más visibles. Aquí es valioso considerar uno de los resultados agrupados de John
Hattie en su análisis de más de 1.000 meta-estudios en todo el mundo sobre el impacto de las
diferentes estrategias de enseñanza y aprendizaje en el aprendizaje de los estudiantes.35 Este trabajo
abarca los estudios de investigación que se realizaron con un total de 240 millones de estudiantes. Los
impactos de las estrategias de enseñanza individuales se midieron a través de la ‘magnitud de efecto’
de una estrategia sobre el aprendizaje de los estudiantes (Hattie señala que una magnitud de efecto de
menos de .40 no es digna de consideración). Desarrolló dos categorías de estrategias y designó a estas
categorías ‘docente como facilitador’ en comparación con ‘docente como activador’ Estas categorías
pueden ser consideradas como posibles estrategias de enseñanza en las nuevas pedagogías:
Tabla 2: El análisis de ‘Aprendizaje visible’ sobre las magnitudes de efecto de las categorías de
estrategias de enseñanza de Hattie
Categoría de estrategia
Magnitud de efecto
Docente como activador (relación docente-estudiante, enseñanza recíproca,
retroalimentación, meta-cognición, claridad del docente)
.72
35
Hattie 2009; Hattie 2012
Docente como facilitador (enseñanza inductiva, control de los estudiantes
sobre el aprendizaje)
.19
Podemos ver que el docente en la categoría de activador logra más de tres veces el efecto de la
categoría de facilitador. En las nuevas pedagogías, los docentes no tienen un rol menor, tienen un
nuevo rol activo, más comprometido con los estudiantes y con otros docentes como nunca antes. De
este modo, las nociones populares de la ‘guía al costado’ pueden ser en realidad versiones menos
poderosas de las nuevas pedagogías. Los docentes que cumplen roles dinámicos e interactivos con los
estudiantes – incitando a los estudiantes a definir claramente sus propios objetivos de aprendizaje,
ayudándoles a crear la fuerza de aprendizaje para perseguir eficazmente estos objetivos, y
apoyándolos en el monitoreo de cómo se están desempeñando en el logro de esos objetivos – tienen
un impacto extremadamente fuerte en el aprendizaje de sus estudiantes. Estos docentes no ‘dejan que
los estudiantes aprendan por sí mismos’, sino que les ayudan a dominar el proceso de aprendizaje.
Estos docentes no ‘dejan que los estudiantes aprendan por sí mismos’, sino que les ayudan a dominar
el difícil y exigente proceso de aprendizaje. Estos docentes tienen capacidades pedagógicas altamente
desarrolladas. En resumen, las nuevas asociaciones pedagógicas con características definibles, son un
punto de entrada a las ricas vetas del aprendizaje en profundidad.
3. Las nuevas pedagogías – Las tareas del aprendizaje en
profundidad
Es difícil, pero no necesariamente en la misma forma que materias como las matemáticas y las
ciencias. Los estudiantes que hacen este tipo de trabajo tienen que pensar y ser creativos de formas
en que nunca tuvieron que hacerlo previamente. Tuve que hacer frente a los temas y problemas con
una nueva mentalidad a la que yo no estaba acostumbrada.
Catalina Vlasov, estudiante de 11º grado, University of Toronto Schools 36
El segundo componente central de las nuevas pedagogías es lo que llamamos ‘las tareas del
aprendizaje en profundidad.’ Estas tareas aprovechan el poder de las nuevas asociaciones para el
aprendizaje para involucrar a los estudiantes en practicar el proceso del aprendizaje en profundidad a
través del descubrimiento y el dominio de los conocimientos existentes para luego crear y utilizar los
nuevos conocimientos en el mundo. Las tareas del aprendizaje en profundidad son energizadas por la
noción de ‘liderazgo de aprendizaje’, en el que se espera que los estudiantes se conviertan en líderes
de su propio aprendizaje, capaces de definir y perseguir sus propios objetivos de aprendizaje
utilizando los recursos, herramientas y conexiones que el acceso digital hace posible.
Figura 6: Las tareas del aprendizaje en profundidad
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 21 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 33 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 6 DEL ARCHIVO POWERPOINT
Las tareas del aprendizaje en profundidad rediseñan las actividades de aprendizaje para:
1. reestructurar el aprendizaje de los contenidos curriculares (tales como objetivos o estándares
curriculares nacionales) de formas más desafiantes y atractivas para los estudiantes, facilitadas
por las herramientas y recursos digitales.
2. proporcionar a los estudiantes experiencias reales en la creación y el uso de nuevos
conocimientos37 en el mundo más allá del aula.
3. desarrollar y evaluar futuras habilidades clave, lo que Michael ha llamado las 6 C:
Educación del carácter (Character education): honradez, autorregulación y responsabilidad,
trabajar duro, perseverancia, empatía por contribuir a la seguridad y el beneficio de los
demás, autoestima, salud y bienestar personal, habilidades para la carrera y la vida.
Responsabilidad cívica (Citizenship): conocimientos globales, sensibilidad y respeto hacia
otras culturas, participación activa en la resolución de los problemas de la sostenibilidad
humana y ambiental.
Comunicación (Communication): comunicarse eficazmente de forma oral, por, por escrito y
con una variedad de herramientas digitales, capacidad de escuchar.
Pensamiento crítico y resolución de problemas (Critical thinking and problem solving):
pensar de manera crítica para diseñar y gestionar proyectos, resolver problemas, tomar
decisiones eficaces utilizando una variedad de herramientas y recursos digitales.
36
Catherine tomó parte de una fantástica tarea de aprendizaje en profundidad denominada Maximum City. Véase
http://vimeo.com/73389759
37
Los ‘nuevos’ conocimientos en nuestras descripciones se refieren a los conocimientos que son creados por el estudiante,
sin importar que sea nuevo en el espectro más amplio existente de conocimiento. Véase Guy Claxton, 2013, en “School as an
Epistemic Apprenticeship” para esta visión de la relación entre las formas de aprendizaje y de ‘conocimientos’
Colaboración (Collaboration): trabajar en equipo, aprender de los demás y contribuir al
aprendizaje de los demás, habilidades de redes sociales, empatía en el trabajo con otros
diversos.
Creatividad e imaginación (Creativity and imagination): ser emprendedores en lo económico
y social, considerar y buscar nuevas ideas y liderazgo para la acción.38
La reestructura del aprendizaje
Las tareas del aprendizaje en profundidad reestructuran las actividades de aprendizaje a partir de un
enfoque singular en el dominio de los contenidos para el desarrollo explícito de las capacidades de los
estudiantes para aprender, crear y poner en práctica proactivamente su aprendizaje. En sus instancias
más eficaces, las tareas del aprendizaje en profundidad son:
1. guiadas por objetivos de aprendizaje claros y apropiadamente desafiantes, objetivos que
incorporan idealmente tanto los contenidos curriculares como los intereses o aspiraciones de los
estudiantes.
2. incluyen criterios específicos y precisos de éxito que ayudan a docentes y estudiantes a
determinar en qué medida se están logrando los objetivos.
3. incorporan la retroalimentación y los ciclos de evaluación formativa en los procesos de aprender
y de hacer, desarrollando la ‘confianza en sí mismos’ y las ‘actitudes proactivas' en los
estudiantes.
En las tareas del aprendizaje en profundidad, los estudiantes también suelen asociarse con los
docentes en el diseño de la estructura o el proceso de la tarea. Muchos sostienen que un elemento
crítico de estas tareas consiste en dar a los estudiantes la opción auténtica sobre qué aprenden y cómo
ejecutan el aprendizaje. Larry Rosenstock, CEO de High Tech High Network de San Diego,
California, formuló sucintamente esta idea en nuestra entrevista: “Funciona dándoles voz y voto”.
Estas tareas definen una visión más fuerte de lo que es posible que los estudiantes logren, incluso a
edades muy tempranas.39 En las nuevas pedagogías, los estudiantes adquieren experiencia en el
desarrollo de sus aspiraciones a través de las tareas del aprendizaje en profundidad, al tomar la
iniciativa de aprender, al aprender a perseverar a través de desafíos difíciles, y al trabajar con
conocimientos reales. En resumen, estas tareas conforman el puente práctico entre aprender y hacer.
Crear y utilizar nuevos conocimientos
Tanto en la teoría como en los ejemplos prácticos que hemos visto, las tareas de aprendizaje en
profundidad implican desarrollar conocimientos.40 Desarrollar conocimientos, en nuestra
terminología, significa que los estudiantes crean conocimientos que son nuevos para ellos en lugar de
reproducir o aplicar los conocimientos existentes. Kelli Etheredge, una docente de 10º grado de
Alabama, describió cómo solía enseñar: “Les daba el paquete preparado de lo que necesitaban y si no
lo entendían, era su culpa”. Este proceso, dijo, era la forma en que trabajaba cada docente, utilizando
los materiales con los contenidos y las evaluaciones proporcionadas en los libros de texto estándar.
Tanto el rol de ella como los roles de sus estudiantes consistían en la reproducción de los
conocimientos de contenidos existentes. En las tareas del aprendizaje en profundidad, el objetivo es
desarrollar nuevos conocimientos a través de la integración de los conocimientos previos con ideas,
información y conceptos para obtener un producto, concepto, solución o contenidos totalmente
nuevos. En el caso de las buenas tareas del aprendizaje en profundidad, los estudiantes también van
más allá de la creación de nuevos conocimientos para hacer algo con ellos: para utilizar esos nuevos
38
39
Fullan 2013a
Véase www.youtube.com/watch?v=pGtJami4EGM&feature=youtu.be acerca de lo qué pasa a ser posible mediante las
nuevas pedagogías. Agradecemos a Bruce Dixon por los textos utilizados aquí.
40
National Research Council 2012
conocimientos en el mundo. En este sentido, las tareas del aprendizaje en profundidad tienen una
orientación constructivista, con énfasis en la aplicación de nuevos conocimientos en contextos reales.
Rhonda Hergott, una docente de séptimo y octavo grado de matemáticas y ciencias de la Wellesley
Public School en las afueras de Toronto, Canadá, describió una tarea del aprendizaje en profundidad
que ejemplifica este tipo de creación de conocimientos. La tarea consistía en que los estudiantes,
trabajando en equipo, diseñaran domos geodésicos utilizando una serie de diferentes principios
matemáticos, y luego construyeran los domos en cartón para una clase de estudiantes de primer grado
del centro docente.41 Los estudiantes ejecutaron todos los aspectos de la tarea, desde el desarrollo de
los temas que abordarían, la determinación del proceso de diseño, ponerse en contacto con los
proveedores del cartón que necesitaban, hasta analizar los costos de diferentes proveedores. En el
transcurso de su trabajo en equipo, los estudiantes decidieron que necesitarían datos precisos, por lo
cual tomaron la medida de la altura de todos los estudiantes de primer grado y analizaron su media y
su mediana para que pudieran construir domos de las dimensiones adecuadas. A lo largo de toda la
tarea, ‘controles’ del aprendizaje semanal evaluaron la forma en que los estudiantes habían
comprendido un concepto enseñado durante una parte de cada semana (por ejemplo, la forma de
calcular la circunferencia de un círculo se enseñaba una semana antes de que tuvieran necesidad de
aplicarla en el proyecto). Hacia la mitad de la tarea de seis semanas de duración, los estudiantes
estaban realizando sus propias evaluaciones para testear su comprensión de los conceptos. Al final de
la tarea, los estudiantes de Rhonda habían cubierto más áreas del plan de estudios requerido que las
otras dos clases de la misma edad en el centro educativo, quienes estaban aprendiendo a través de los
contenidos más tradicionales basados en los libros de texto. Este proyecto fue el primer intento de
Rhonda de llevar a cabo una tarea de aprendizaje en profundidad en el estilo de las nuevas
pedagogías. Cuando le preguntamos acerca del impacto de la tarea, nos dijo:
Lo que hizo por mí fue darme una percepción completamente nueva de cómo los estudiantes están
aprendiendo. Los estudiantes estaban completamente comprometidos, no querían dejar las
matemáticas para ir al gimnasio o salir afuera .Querían quedarse y hacer matemática, incluso
durante el período del almuerzo. No se trataba sólo de la construcción de domos, sino de su
propiedad. Eran propietarios del tema. Eran propietarios del proceso y lo dirigieron.
Rhonda Hergott, docente de 7º y8º grado de matemáticas y ciencias, Wellesley Public School, Canadá
Otro ejemplo de este tipo de tarea del aprendizaje en profundidad viene de la docente Kelli Etheredge.
Ella describió un proyecto en el cual estudiantes de inglés de 10º grado desarrollaron y escribieron
documentos sobre el medio ambiente. Podían optar por cualquier aspecto del medio ambiente que
quisieran, pero tenían que demostrar sus habilidades de escritura y comunicación (en línea con los
estándares del plan de estudios básicos comunes (Common Core curriculum) de los Estados Unidos
junto con sus conocimientos acerca del tema ambiental que habían escogido. Después de que se
completaron los trabajos, se les pidió a los estudiantes que hicieran algo con el tema que habían
elegido, que aplicaran sus conocimientos a una situación real. Un grupo de chicos que no eran
conocidos por su amor a la clase de literatura habían escrito acerca de la contaminación del agua.
Estos chicos negociaron entre ellos y decidieron abordar el río Dog River, que estaba cerca de la
escuela y estaba contaminado. Desarrollaron ideas para una solución y un plan de acción. Luego
consiguieron una donación de $ 3,400 dólares en publicidad del periódico local para crear conciencia
sobre el tema. Lograron que una tienda de café local preparara una mezcla especial de café para
recaudar fondos. Y dos semanas después que la escuela terminó – téngase en cuenta que esto es una
vez que fueron obtenidas las calificaciones – los chicos salieron con una estación de televisión local
al río para limpiar el agua y describir a los espectadores lo que la comunidad necesita hacer para
41
Véase el excelente Prezi de Rhonda que explica esta tarea del aprendizaje en profundidad en
http://prezi.com/ojjpheqkm0vu/the-geodesic-dome-project/?utm_ campaign=share&utm_medium=copy. Los estudiantes de
Rhonda también filmaron un video para celebrar su trabajo: http://mshergott.weebly.com/7a-geodesic-dome-project.html
mantener el Dog River limpio en el futuro.42 Este ejemplo nos muestra cómo las tareas del
aprendizaje en profundad requieren que los estudiantes den el salto entre la creación de nuevos
conocimientos y hacer algo con ellos fuera del centro educativo. Mediante estos saltos, los estudiantes
desarrollan ‘actitudes más proactivas’ hacia el aprender y el hacer.43
Habilidades clave futuras
Las 6 C o actividades clave futuras (similares a los estándares para estudiantes ‘NETS’ de ISTE 44)
son desarrollados explícita o intrínsecamente a través de las tareas del aprendizaje en profundidad.
Una forma en que las tareas logran esto es a través del proceso de resolución de problemas complejos.
Las tareas del aprendizaje en profundidad a menudo involucran a los estudiantes en trabajar en
problemas complejos que tienen relevancia e impacto en el mundo (bastante más allá de los objetivos
de dominio de contenidos). Así, las tareas del aprendizaje en profundidad a menudo conectan a los
estudiantes con lo que Daniel Pink llama ‘propósito’:
Las personas autónomas que trabajan para llegar al dominio tienen desempeños a niveles muy altos.
Pero quienes lo hacen al servicio de algún objetivo de más alto nivel pueden lograr aún más. Las
personas con mayor motivación – por no hablar de quienes son más productivas y están más
satisfechas – unen sus deseos a una causa mayor que ellos mismos.45
Este aspecto del ‘propósito’ también explica por qué muchas tareas del aprendizaje en profundidad
conforman historias fascinantes.
Pauline Roberts es una docente de matemáticas y ciencias de 5º y 6º grado de Michigan, EE.UU. El
objetivo del aprendizaje de sus estudiantes a lo largo de la primavera de 2013 fue el estudio de la
hidrosfera a través de 10 misiones de H2O Heroes (Héroes H2O).46 Cada misión fue estructurada para
desarrollar los conocimientos de los estudiantes acerca de diferentes aspectos del agua. La décima y
última misión desafió a los estudiantes a aplicar lo que habían aprendido de una manera que tuviera
un impacto positivo en la comunidad. Los estudiantes describen su proyecto en su wiki para la misión
10:
Después de comunicarnos por Skype con nuestros equipos asociados en todos los EE.UU., decidimos
que nos gustaría apoyar el Proyecto Cope... El Proyecto Cope se basa en ayudar a las personas en
las zonas rurales de Zambia. Sólo el 35% de las zonas rurales tienen acceso a un suministro de agua
segura. La gente allí sufre mucho de enfermedades comunes y prevenibles debido a la exposición a
aguas contaminadas.
Wiki de los estudiantes de Birmingham, H2O Heroes
De modo que después de haberse comunicado por Skype con el fundador del Proyecto Cope para
determinar cómo podían ayudar, los estudiantes decidieron recaudar dinero para financiar un inodoro
“EcoDome” para una aldea en la zona rural de Zambia. Luego se comunicaron por Skype con la gente
en Zambia para obtener cotizaciones de su costo. Durante las últimas tres semanas del año escolar, los
estudiantes desarrollaron ideas acerca de cómo recaudar los fondos necesarios. Decidieron organizar
una campaña de reciclaje masivo, haciendo sillas exclusivas y subastándolas en línea y fabricando y
42
Véase el informe en las noticias: www.fox10tv.com/news/students-clean-up-dog-river-park. La tarea completa se describe
aquí: http://www.pil-network.com/ Resources/LearningActivities/Details/e18d2903-9b2c-425d-8f89-5ad42a28d421
43
Sin embargo, este ejemplo también demuestra la ambigüedad de algunas tareas del aprendizaje en profundidad: ¿cuáles
fueron los objetivos primarios de esta tarea? ¿Se alcanzaron los objetivos, y en caso afirmativo, cómo se evaluaron las
evidencias? ¿Cómo se miden las ‘actitudes proactivas’? Estas preguntas son importantes para la eficacia de las nuevas
pedagogías y son preocupaciones clave para los docentes que buscan implementar las nuevas pedagogías. Abordamos estas
cuestiones más adelante, en el capítulo 5.
44
Véase NETS de ISTE para estudiantes en www.iste.org/standards/nets-for-students
45
46
Pink 2009
Se pueden ver las 10 misiones aquí: https://h2oheroes.wikispaces.com/Missions
vendiendo alhajas realizadas con tarjetas de regalo reciclados que recolectaron. Los estudiantes
generaron ellos mismos estos planes extremadamente interesantes para recaudar fondos y los
ejecutaron, recolectando los 2.500 dólares necesarios para financiar el inodoro. Sus reflexiones sobre
su trabajo en su evaluación del proyecto revelan las habilidades de emprendedor que desarrollaron:
Alhajas
Recolectamos más de 2.000 tarjetas de empresas locales, lo que estuvo bien, pero sólo disponíamos
de una cortadora de disco por lo que recortar los brazaletes nos llevó mucho tiempo. En realidad,
hacer los brazaletes con anillos partidos nos llevó mucho tiempo, por lo que cambiamos a anillos
comunes. Tuvimos una gran cantidad de pedidos y pasamos casi todas las horas del almuerzo
preparando los pedidos. ¡Incluso preparamos y entregamos pedidos en el último día de clases! Nos
encontramos con una compradora de una joyería en Birmingham y ella nos está dando una mesa para
un evento en la calle en el verano, lo que es impresionante. Nos pidió que desarrollemos una gama de
invierno y nos estaremos reuniendo con ella nuevamente en setiembre para que pueda decidir si le
gustaría comprarlos y venderlos en su tienda. También nos dimos cuenta de cómo hacer púas para
guitarras, y la tienda de guitarra las está probando para ver si quieren comprar algunas.
El compromiso de los estudiantes con este trabajo de aprendizaje era claro:
Estamos encantados de haber alcanzado nuestro objetivo, pero lo que fue aún más emocionante fue
el hecho de que nuestro director estaba tan entusiasmado con el proyecto que quiso que toda la
escuela se involucrara y ayudara a recaudar 12.000 dólares para un tractor de dos ruedas que
ayudara a la economía de la aldea que hemos adoptado. Él quiere que los docentes y estudiantes
visiten el pueblo y desarrollen una relación a largo plazo para que podamos monitorear el impacto
de nuestra ayuda a largo plazo. En general, consideramos que nuestra décima y última Misión fue un
éxito! Somos Héroes H2O!
Wiki de Estudiantes, H2O Heroes 47
Como dijo Pauline, al reflexionar sobre el proyecto, “se trata de niños de 10 a 12 años. Lo hicieron
todo ellos mismos. Y todo surgió de cuatro palabras: ‘Demuestren lo que aprendieron' " Estos
estudiantes utilizaron creatividad, comunicación, perseverancia, resolución de problemas,
colaboración y habilidades de autorreflexión, a la vez que dominaron los objetivos de aprendizaje de
los contenidos del plan de estudios Common Core en matemáticas y ciencias.
Es importante señalar que las tareas del aprendizaje en profundidad no siempre tienen que hacer
frente a problemas globales (aunque éste es un componente esencial en el desarrollo de la
responsabilidad cívica global). Lo que es fundamental es que en el plan de estudios cotidiano los
estudiantes se involucren en estudiar y abordar las cuestiones de la vida real, ya sea locales o globales
Otro elemento en común en las tareas del aprendizaje en profundidad es que con frecuencia
aprovechan la naturaleza social del aprendizaje a través del trabajo colaborativo. La colaboración en
el aprendizaje es fácil de considerar en la superficie, pero difícil de llevar a cabo en la práctica. Una
de las transiciones más complejas para estudiantes y docentes es dar el paso para transitar de una
pedagogía que se centra en personas que demuestran su aprendizaje a una pedagogía que abarca
grupos que demuestran su aprendizaje. Sin embargo, en los lugares de trabajo modernos, el éxito por
lo general depende de la capacidad de todo el mundo de trabajar juntos para integrar partes e ideas
complejas en un producto, solución, política o programa coherente. Esto requiere que las personas
compartan la responsabilidad por los fines de su trabajo, para tomar decisiones sustantivas,
negociadas en conjunto y que trabajen de manera interdependiente.
47
La autoevaluación de los estudiantes: http://h2oheroes.wikispaces.com/Our+Evaluation con un enlace al nuevo video de
marketing al pie de la página
Aquí está un ejemplo de cómo se desarrollaron las habilidades de colaboración a través de una tarea
de aprendizaje en profundidad. Esta tarea estructuró el aprendizaje en equipos, como en un deporte
cuando los jugadores se pasan la pelota el uno al otro para hacerla avanzar a través del campo de
juego. Observamos esta tarea en la clase de humanidades de 7º y 8º grado de Kristin Leong en la
Bellevue International School del Estado de Washington en los EE.UU. Como se verá, el diseño de la
tarea reunió tanto los estándares del plan de estudio Common Core de los EE.UU. y varias de las 6C:
La energía en la sala era palpable. Los estudiantes se sentaron en dos círculos concéntricos con
‘oradores’ en el círculo interior y ‘coaches’ en el círculo exterior. Los que estaban en el círculo
interior estaban debatiendo apasionadamente sobre la “Rebelión en la Granja” de Orwell en
relación al Señor de las Moscas y el mundo real. La discusión tenía tanta energía que cuando una
persona se detenía, aunque fuera apenas, otros cuatro o cinco clamaban para hacer escuchar su voz.
Se parecía más a un agitado debate parlamentario británico que a un aula. Las cuestiones literarias
que estaban debatiendo eran los que los propios estudiantes habían desarrollado, tales como “¿Qué
es lo que hace que los animales de Rebelión en la Granja piensen que son mejores que los seres
humanos?” La docente se sentó en su escritorio a un lado, tomando notas sobre las interacciones del
debate y de la forma en que los diferentes estudiantes estaban participando.
Cada estudiante tenía su libro abierto y fueron rápidamente pasando de pasaje en pasaje en
respuesta al transcurrir de la discusión. Cada orador utilizó diferentes fuentes de evidencia del texto,
diciendo en voz alta el número de página y la cita para fundamentar sus argumentos. Durante los
“recesos”, los oradores del círculo interior se daban vuelta en sus asientos para mirar el círculo
exterior. Sus pares actuando como coaches personales en el círculo exterior les daban una charla
sobre los buenos puntos que habían expresado o cómo podrían intervenir para hacer valer sus
puntos clave con más fuerza. Todo el mundo sabía su rol, y los estudiantes se concentraron
intensamente en el apoyo mutuo. Los estudiantes no sólo comprendieron profundamente el texto, sino
que su debate reveló su capacidad de relacionarlo con las cuestiones históricas más generales que
Orwell estaba analizando.
Este fue un seminario socrático completamente dirigido por los estudiantes, con los estudiantes
funcionando de forma autónoma, con coaching por parte de sus pares, totalmente concentrados en el
intercambio y claramente divirtiéndose. Observarlo fue muy parecido a ver un partido de fútbol o
básquetbol de alta velocidad. Kristin, la docente, sólo intervino para pedir recesos. Al final de la
sesión, involucró a toda la clase, reconociendo verbalmente a estudiantes individuales por
intercambios excepcionales, focalizándose principalmente en los momentos en que los estudiantes se
habían apoyado mutuamente en los debates, enfrentando las ideas de los demás o haciendo ‘buenos
pases’. Los estudiantes intercambiaron cumplidos por los excelentes puntos que habían planteado o
por el excelente coaching o apoyo recibido. En esta tarea de aprendizaje en profundidad, los
estudiantes colaboraron y trabajaron de manera interdependiente como alumnos – pares, totalmente
dedicados a comunicarse persuasiva y hábilmente con los demás. El rol de la docente no fue la de un
facilitador distante: estaba ocupada en monitorear continuamente el proceso de aprendizaje y utilizó
evidencias del debate para proporcionar retroalimentación específica y fundada a los estudiantes.
Objetivos del aprendizaje
Las tareas del aprendizaje en profundidad descritas anteriormente revelan la plena participación y el
entusiasmo de los estudiantes involucrados en las nuevas pedagogías. Cuando se libera su entusiasmo
por medio de estas tareas, docentes y estudiantes trabajan juntos con el propósito común de lograr
algunos resultados sorprendentes y de gran alcance. Las tareas del aprendizaje en profundidad tienen
un potencial más fuerte para afectar el aprendizaje si se integran con las estrategias de enseñanza y las
asociaciones de aprendizaje descritas anteriormente. Idealmente, las tareas del aprendizaje en
profundidad desarrollan tanto la capacidad pedagógica de un docente como la capacidad de
aprendizaje de un estudiante. Las tareas ofrecen a los docentes oportunidades para diseñar,
implementar, monitorear y evaluar el impacto de las diversas estrategias de enseñanza y aprendizaje,
y brindan a los estudiantes la oportunidad de practicar el proceso de aprendizaje, desarrollando
gradualmente sus capacidades para dirigir y monitorear su propio aprendizaje y crear y utilizar
nuevos conocimientos. Para hacer todo esto eficazmente, la estructura y el diseño de las tareas del
aprendizaje en profundidad son de importancia crítica.
Como se discutió en el capítulo 2, en la sección sobre aprender a aprender, los objetivos claros del
aprendizaje y los criterios específicos de éxito ofrecen tanto a docentes como a estudiantes una forma
de evaluar el progreso hacia los objetivos des aprendizaje. Desde Robert Marzano a Charlotte
Danielson y a John Hattie, los expertos en pedagogía enfatizan que la enseñanza y el aprendizaje
eficaces requieren tener objetivos claros de aprendizaje:
Cuanto más transparentes sean los objetivos de aprendizaje formulados por el docente, más probable
es que el estudiante se comprometa en el trabajo necesario para alcanzar el objetivo. Además, cuanto
más consciente sea el estudiante de los criterios de éxito, más podrá ver y apreciar las acciones
específicas que se necesitan para alcanzar estos criterios.48
Por lo tanto, las tareas del aprendizaje en profundidad deberán definir objetivos claros de aprendizaje,
pero definirlos de forma aislada no es suficiente. Los objetivos de aprendizaje óptimamente exigentes
son aquellos que están dentro del alcance del desarrollo cognitivo a corto plazo de un estudiante (es
decir, impulsan el progreso del aprendizaje de manera adecuada) 49, se negocian entre docentes y
estudiantes y son aceptados por ambos, y permiten la integración de una tarea de aprendizaje con los
intereses o aspiraciones personales del estudiante (véase también Shechtman y otros).50 Por otra parte,
las tareas del aprendizaje en profundidad deben contar con indicadores de éxito y formas de medir el
progreso. Todo esto aporta una mayor transparencia al progreso en el aprendizaje, ayudando a los
estudiantes a dominar el proceso de aprendizaje.
Estos nuevos y generalizados acontecimientos plantean naturalmente la cuestión de si el enfoque de
los objetivos del aprendizaje para las tareas del aprendizaje en profundidad y las nuevas pedagogías
son fundamentalmente diferentes de los objetivos del aprendizaje de los modelos educativos
dominantes en el siglo pasado. Si los objetivos del aprendizaje son diferentes, ¿qué evidencias son
necesarias para demostrar el aprendizaje? ¿Cómo podemos medir el éxito de objetivos del aprendizaje
radicalmente diferentes? En el capítulo 6, abordaremos qué tipos de nuevas medidas son necesarias
para medir el progreso y los resultados del aprendizaje. Resulta de particular importancia determinar
si las nuevas evaluaciones pueden proporcionar evidencias del impacto más amplio de las nuevas
pedagogías a nivel de todo el sistema. Sin embargo, antes de abordar la cuestión de las mediciones,
debemos tener en cuenta la explosión de las herramientas y recursos digitales. Tal explosión puede
provocar más desorden que claridad, razón por la cual necesitamos el modelo completo para guiarnos:
nuevas asociaciones para el aprendizaje, vinculadas al aprendizaje en profundidad, aceleradas por
tecnologías impredecibles, y como veremos en el capítulo 6, dirigidas por personas que aprecian y
son expertas en procesos de cambio dinámicos.
48
49
50
Hattie 2012
Esto se refiere a la zona de desarrollo próximo de Vygotsky
Shechtman y otros 2013
4. Las nuevas pedagogías – Las herramientas y los
recursos digitales
El tercer componente central de las nuevas pedagogías tiene que ver con las herramientas y recursos
digitales para el aprendizaje. Hasta ahora, ha habido escasas descripciones explícitas de la tecnología
en nuestras exposiciones acerca de las nuevas pedagogías. Esta ausencia es expresa, ya que nuestro
objetivo principal es poner de relieve cómo la integración de los componentes centrales de las nuevas
pedagogías puede encender el aprendizaje de formas poderosas. Como escribieron Michael Fullan y
Katelyn Donnelly en el informe Alive in the Swamp mencionado anteriormente, la tecnología
utilizada sin potentes estrategias de enseñanza (y tareas de aprendizaje en profundidad) no nos harán
llegar muy lejos.51 Por un lado, las herramientas y recursos digitales tienen el potencial de permitir,
ampliar y acelerar el aprendizaje de formas antes inimaginables, como se indica en Stratosphere.52
Pero por otro lado, la mayoría de los miles de millones invertidos por las escuelas y los sistemas
educativos en tecnología no han logrado ese potencial. Sin cambios en los modelos pedagógicos
fundamentales utilizados por los docentes para enseñar y los estudiantes para aprender, las
inversiones en tecnología demasiado a menudo simplemente han colocado contenidos algo más
entretenidos o la práctica de habilidades básicas encima de las estrategias de enseñanza
convencionales que se focalizan en la reproducción del conocimiento de los contenidos existentes.
Comencemos con el estado actual de las herramientas y recursos digitales en la educación. Metaanálisis realizados sobre el impacto de la tecnología en los resultados del aprendizaje confirman que,
hasta ahora, el uso de la tecnología ha tenido un impacto en el aprendizaje inferior a la media en
relación con otras intervenciones.
Los resultados de las investigaciones que se han combinado en los meta-análisis indican que las
intervenciones basadas en la tecnología tienden a producir niveles ligeramente más bajos de mejora
en comparación con otras intervenciones y enfoques investigados (tales como la tutoría entre pares o
el proporcionar una retroalimentación eficaz a los alumnos). El rango de impacto identificado en
estos estudios sugiere que la utilización (o no utilización) de la tecnología no es lo que hace la
diferencia sino cuán bien se utilice la tecnología para apoyar la enseñanza y el aprendizaje... Por lo
tanto, lo que es importante es la pedagogía de la aplicación de la tecnología en el aula: el cómo y no
el qué. Esta es la lección fundamental que emerge de la investigación.53
John Hattie encontró un impacto de la tecnología en el aprendizaje menor que la media en su metaanálisis, en relación con otras estrategias de enseñanza y aprendizaje.54 Larry Cuban55 ha
documentado que la tecnología ha tenido poco impacto en los últimos 50 años. En estos proyectos y
en Stratosphere de Michael, el motivo de este fracaso es bastante claro: hasta ahora, la tecnología en
la educación se ha basado principalmente en las pedagogías tradicionales. Orrin Murray y Nicole
Olcese analizaron en la Universidad Estatal de Pennsylvania las 30.000 aplicaciones clasificadas
como ‘educativas’ en iTunes U de Apple. En su análisis final, llegaron a la conclusión de que “entre
las aplicaciones clasificadas como ‘educativas’, pocas – si es que alguna – proporcionan más que
modos de consumo”.56 Las que van más allá de tales enfoques de entrega y consumo de contenidos se
describían principalmente como ‘ejercicios y prácticas’, o la repetición de las habilidades básicas.
Esta caracterización es cierta no sólo para las aplicaciones educativas de Apple, sino para la mayoría
51
52
53
54
55
56
Fullan y Donnelly 2013
Fullan 2013b
Higgins y otros 2012
Hattie 2009
Cuban 2013
Murray y Olcese 2011
de las aplicaciones educativas de décadas pasadas. Incluso la muy promocionada Academia Khan o
los MOOCs emergentes, por valiosos que sean para apoyar los objetivos del aprendizaje tradicional,
no aprovechan la tecnología para las nuevas pedagogías y el aprendizaje en profundidad en la forma
en que estamos hablando.
No es sólo que las propias tecnologías se basan en métodos pedagógicos tradicionales: las formas en
las que los docentes han estado usando la tecnología con los estudiantes tienen que ver más con la
entrega que con la creatividad. El uso actual de la tecnología dentro de centros educativos y aulas
raramente aprovecha las herramientas y recursos digitales para el aprendizaje en profundidad. Como
nos dijo Luis Fernandes, Director del Agrupamiento de Escuelas de Freixo en Portugal: “La
tecnología es importante. Pero no va a resolver el problema si los docentes no la utilizan de una
manera intensa”. El siguiente cuadro del proyecto del Innovative Teaching and Learning Research
Project muestra cómo los docentes de siete países informan sobre la forma en que le solicitan a sus
estudiantes que utilicen las tecnologías de la información y las comunicaciones:
Figura 7: Uso de la tecnología y creación de conocimientos
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 31 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 43 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 7 DEL ARCHIVO POWERPOINT
Como lo demuestran estos datos del año 2011, la tecnología todavía se utiliza principalmente en
formas básicas que agregan la tecnología a la enseñanza y el aprendizaje tradicional, en lugar de
utilizarla para la colaboración y la creación de conocimientos. Por otro lado, ni siquiera este gráfico
logra acercarse a las formas más profundas de la creación de conocimientos que evolucionarán con
las nuevas pedagogías en los próximos tiempos.
Veamos un ejemplo concreto de centro docente que le dio prioridad al aprendizaje y a la pedagogía y
luego utilizó la tecnología en su apoyo. Consideramos aquí a Park Manor Public School (grados 6, 7
y 8) de Elmira, Ontario.57 El centro educativo se focalizó primeramente en los objetivos del
aprendizaje de los estudiantes, en segundo lugar en la pedagogía precisa, y en tercer lugar en cómo la
tecnología podría permitir y acelerar el aprendizaje para lograr estándares de alto nivel. Los docentes
diseñaron de forma colaborativa un ‘marco de aprendizaje acelerado’ que mapeaba cómo los
objetivos del aprendizaje de los estudiantes, las competencias del aprendizaje en profundidad, la
pedagogía ejemplar y la tecnología trabajan en conjunto. Luego comenzaron a practicar el uso de este
marco en todo el centro educativo, aportando claridad a las intenciones, procesos y tareas y los
resultados buscados. Desarrollaron una estrategia de ‘aprendizaje profesional y práctica profesional’
selectiva que incluía el uso eficaz de la tecnología dentro del marco. El resultado: después de haber
sido fundamentalmente una línea plana en lo que tiene que ver con el aprovechamiento escolar,
mejoró notablemente en las mediciones de los estándares anuales. En competencias de lectura, por
ejemplo, pasó de 72% a 93% en tres años, y en escritura mejoró de 69% a 87%, incluyendo el cierre
de la brecha de los varones en comparación con las niñas.
En Park Manor y otros centros educativos similares, la tecnología se utiliza como un facilitador y un
acelerador de los demás componentes centrales de las nuevas pedagogías. En el modelo de las nuevas
pedagogías, la tecnología apoya directamente las nuevas asociaciones para el aprendizaje y se
convierte en el fundamento de las tareas del aprendizaje en profundidad. En definitiva, hace posible
un tipo de enseñanza y aprendizaje completamente nuevo.
Figura 8: Herramientas y recursos digitales
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 32 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 44 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 8 DEL ARCHIVO POWERPOINT
57
Véase el marco de trabajo y aprendizaje acelerado explicado en Park Manor en Fullan 2014b y en la serie de películas
Motion Leadership, www.michaelfullan.ca/ontario-park-manor/
La tecnología, estratégicamente integrada con los otros componentes centrales de las nuevas
pedagogías, libera el aprendizaje en profundidad. Cuando las capacidades pedagógicas y de
aprendizaje en profundidad están claramente definidas y desarrolladas, las herramientas y recursos
digitales permiten: 1) descubrir y dominar el conocimiento de nuevos contenidos; 2) aprender de
forma conectada, colaborativa; 3) crear nuevos conocimientos a bajo costo y con iteración; 4) utilizar
los nuevos conocimientos con públicos auténticos para fines “reales"; y 5) fortalecer la capacidad de
los docentes para poner a los estudiantes a cargo del control del proceso de aprendizaje, acelerando la
autonomía del alumno.58 Como se analizará en el resto de este capítulo, en las nuevas pedagogías, los
socios en el aprendizaje utilizan la tecnología para desarrollar los conocimientos, para investigar y
resolver problemas reales, para dar y recibir retroalimentación mutua y evaluar el trabajo de cada uno,
para colaborar más allá de los límites del aula y del horario escolar, y para comunicarse con pares,
expertos y otras personas en todo el mundo. Estos usos de la tecnología no son simplemente
agregados a los objetivos curriculares. Por el contrario, la tecnología se utiliza en nombre de los
objetivos del aprendizaje en profundidad con criterios de éxito bien definidos. El ‘cómo’ se utilizan es
dinámico y co-determinado por estudiantes y docentes. Cuando esto ocurre, lo que pasa en la
educación formal comienza a conectarse realmente con el modo en que funciona el mundo fuera de
los centros educativos. Los límites con el exterior no sólo se hacen permeables, sino que en un sentido
de aprendizaje, desaparecen.
No comiencen por la tecnología. Comiencen por la pedagogía y dejen que los estudiantes les ayuden
a ver cómo van a integrar la tecnología a la enseñanza y el aprendizaje eficaces.
Max Drummy, Director de Aprendizaje Profesional, Departamento de Educación de Tasmania,
Australia
Estábamos tan entusiasmados con algunas de las excelentes aplicaciones y la excelente tecnología, y
luego comenzamos a darnos cuenta de que eran las formas más simples de la tecnología las que son
las más profundas.
Liz Anderson, Docente de 6º Grado, Park Manor, Ontario, Canadá
Descubrimiento de nuevos contenidos
La historia de la educación se encuentra en un punto de inflexión extremadamente importante. El
tremendo entusiasmo de docentes y estudiantes en torno al ‘aprendizaje combinado’ y al ‘aula dada
vuelta’ proviene de una fuente común de sufrimiento. Los docentes y los estudiantes en la mayoría de
los sistemas escolares de todo el mundo se han visto limitados desde hace mucho tiempo por la
necesidad de ‘cubrir el contenido’ mandatado por extensos planes de estudio y el enfoque de
evaluaciones sumamente formales. El acceso generalizado a las herramientas y recursos digitales, sin
embargo, hace que prácticamente todo el conocimiento de los contenidos esté a disposición de
cualquier persona en cualquier momento. Esto significa dos cosas. En primer lugar, los docentes ya
no tienen que entregar grandes volúmenes de conocimiento de los contenidos de forma personal.59
En segundo lugar, el centro educativo no tiene que ver tanto con impartir todos los contenidos que un
estudiante podría necesitar teóricamente en su vida. Aunque la amplitud de conocimiento de los
contenidos por parte de los estudiantes es importante, los docentes y los centros educativos no
deberían verse en la obligación de impartirlo todo. El aprendizaje puede focalizarse más en ayudar a
los estudiantes a dominar el proceso de aprendizaje y en ayudar a los estudiantes a descubrir y
58
59
Gracias a Peter Hill por estos textos
Esto no niega la necesidad de que los docentes cuenten con un profundo conocimiento de su especialidad para guiar el
descubrimiento, creación y uso de los conocimientos por parte del estudiante, algo que en su mayor parte será algo nuevo
para el estudiante. Más aún, esta relación diferente con los contenidos abre la puerta a más tareas de aprendizaje
interdisciplinario. De la misma forma que la resolución de problemas en el mundo real habitualmente involucra sintetizar
diferentes informaciones, ideas o perspectivas, las tareas del aprendizaje en profundidad por lo general son multidisciplinarias.
dominar nuevos conocimientos de contenidos por ellos mismos utilizando las herramientas y recursos
digitales.60 Si bien este escenario reduce la necesidad de docentes para impartir directamente los
contenidos, aumenta la necesidad de recursos digitales de aprendizaje de muy alta calidad que son de
fácil acceso y amigables para el usuario. Y amplía el alcance de lo que se requiere: se necesitan
excelentes recursos de aprendizaje no sólo para el ‘plan de estudios requerido’, sino para todo el vasto
mundo de conocimientos e ideas.
Aprendizaje colaborativo, conectado
El acceso generalizado a las herramientas y recursos digitales hace que el aprendizaje en profundidad
tenga mayor viabilidad a través de la ampliación del tiempo y el espacio en los cuales los estudiantes
pueden conectarse con los docentes, pares y otras personas para la generación de ideas,
retroalimentación, experiencia y la evaluación del progreso. Esto hace intrínsecamente que el proceso
de aprendizaje sea más social, lo que conecta el proceso de aprendizaje con la investigación moderna
y las teorías sobre cómo la gente aprende.61 Para los pares que trabajan en conjunto en una tarea de
aprendizaje, la capacidad de colaborar utilizando herramientas digitales fuera del horario formal de
clases también amplía las posibilidades de seguir con el aprendizaje vinculado a los intereses y
aspiraciones personales. Cuando se integran con los otros componentes centrales de las nuevas
pedagogías en el proceso de aprendizaje formal, los recursos de aprendizaje en línea se convierten en
herramientas no sólo para el aprendizaje aislado por parte de estudiantes altamente motivados, sino en
herramientas que facilitan un aprendizaje más inclusivo, conectado socialmente para todos los
estudiantes.
Creación de nuevos conocimientos
En el capítulo anterior describimos el rol esencial del desarrollo del conocimiento en las tareas del
aprendizaje en profundidad. Will Richardson articuló esta idea de conectar el uso de las herramientas
y recursos digitales con el imperativo creativo: “La tecnología nos permite dar saltos intelectuales y
crear cosas de verdadera belleza y significado y valor en lugar de utilizarla [sólo] para comunicar y
gestionar planes de aprendizaje para los estudiantes, o ‘impartir’ el aprendizaje más allá de las
limitaciones de tiempo y espacio del aula”.62 La productividad en la economía mundial basada en los
conocimientos y orientada a la creación de valor del siglo XXI requiere que los individuos puedan
crear nuevas ideas, nuevos productos, nuevas soluciones y nuevos contenidos. Del mismo modo, el
aprendizaje en profundidad requiere algo más que el dominio de los contenidos: requiere la creación y
utilización de nuevos conocimientos en el mundo. Por cierto, muchas de estas cosas pueden ser
creadas sin la tecnología, pero las herramientas y recursos digitales hacen que el proceso creativo sea
más factible para los estudiantes, a un costo significativamente menor. Tanto si se trata de un vídeo,
una presentación multimedia, una presentación visual de un análisis cuantitativo o incluso un informe
bien investigado y actual que incorpora datos y conocimientos globales, cuando los estudiantes
utilizan herramientas y recursos digitales para practicar el proceso de desarrollo de los conocimientos,
están practicando en la forma en que se espera que trabajen en el futuro.
Nueva utilización de los conocimientos en el mundo
Este es el paso final del aprendizaje en profundidad: el uso de los nuevos conocimientos que han sido
creado por los estudiantes en el mundo más allá del centro educativo. En esta etapa los estudiantes
desarrollan plenamente sus actitudes de ‘actuar’ proactivamente. Por ejemplo, Amanda Henning,
Director Asistente de la Dallas Brooks Community School deVictoria, Australia, describió los
60
Véase a Sugtra Mitra en este breve video, describiendo la necesidad de desarrollar estudiantes que sepan navegar
correctamente a través de los contenidos: www.youtube.com/watch?v=qC_T9ePzANg
61
Bransford y otros 2000
62
Will Richardson, intercambio personal vía correo electrónico con los autores
proyectos de voz de los estudiantes diciendo, “creo que la fase de ‘actuar’ es la más importante en
cuanto a la voz de los estudiantes, ya que es la fase en la que los estudiantes son capaces de tener un
control total”.63 Una cosa es hacer un nuevo producto de conocimientos y compartirlo con un docente
u otros estudiantes. Otra cosa muy diferente es colocar ese conocimiento en el mundo para resolver
problemas reales, para ser utilizado por públicos auténtico o para influir en políticas o programas
reales. Durante el último siglo, la enseñanza ha sido contenida en gran medida dentro del aula y de los
muros de los centros educativos, y los estudiantes que se gradúan han adquirido grandes habilidades
en adaptarse a las expectativas de aprendizaje definidos por otros: haciendo aquello para lo cual han
recibido instrucciones. Pero hoy, cuando esos estudiantes entran al lugar de trabajo y al mundo más
amplio, se enfrentaran con la expectativa de que tienen que hacer cosas muy complejas sin recibir
instrucciones de tipo alguno. Por lo tanto, la enseñanza de hoy fracasa en preparar completamente a
nuestros jóvenes para sus futuros. Sólo a través de la transformación de las expectativas de lo que los
estudiantes deben y pueden hacer, y dándoles la práctica para hacer estas cosas en el mundo, nuestras
escuelas tendrán éxito una vez más en su misión fundamental. Se trata de ayudar a los estudiantes a
desarrollar actitudes y confianza haciendo cosas con un propósito que marque una diferencia en el
mundo. Cuando John Dewey dijo que la enseñanza no es una preparación para la vida, sino que es
más bien la vida misma, apenas podía haber imaginado que algún día los estudiantes aprenderían
acerca del mundo aprendiendo a mejorar el mundo desde una muy temprana edad, convirtiéndose por
lo tanto en personas cívicamente responsables de por vida.
“Se trata de ayudar a los estudiantes a desarrollar actitudes y confianza haciendo cosas con un
propósito que marque una diferencia en el mundo”
¿Cuál es el rol de la tecnología en todo esto? En pocas palabras, las herramientas y recursos digitales
se han convertido en una de las principales formas en que la gente hace cosas en el mundo de hoy, y
nuestros jóvenes necesitan la experiencia de trabajar de esta manera. Estarán entrando en un mundo
en el que rara vez se les proporcionen puestos de trabajo, sino que necesitarán crear y demostrar su
valor en el mundo. Las herramientas y recursos digitales facilitan y aceleran esta creación de valor, y
están generalizadas en el mundo fuera de los centros educativos. Es hora de traer estos recursos a los
centros educativos para que los estudiantes puedan utilizarlos para hacer cosas. Y debemos establecer
la expectativa de que este ‘hacer’ no sólo es posible sino que es necesario.
Esta forma de ver cómo la tecnología debería ser utilizada en el proceso de aprendizaje tiene
implicancias para los tipos de herramientas digitales y recursos proporcionados a los estudiantes. El
énfasis aquí no está tanto en el aprendizaje personalizado a través de la tecnología (donde el objetivo
inherente es el dominio de los contenidos). En lugar de ello, desde esta perspectiva, el énfasis debería
estar en proveer a cada estudiante las herramientas y recursos digitales para descubrir, crear y utilizar
nuevos conocimientos.
Acelerando la autonomía de los estudiantes
“El objetivo de las nuevas pedagogías es que los estudiantes se conviertan en alumnos independientes
que diseñen y gestionen el proceso de aprendizaje de manera eficaz”
En las nuevas pedagogías, estamos comenzando a ver cómo la tecnología puede ser utilizada para
apoyar las nuevas asociaciones para el aprendizaje entre docentes y estudiantes, entre docentes y entre
estudiantes para acelerar la capacidad de los docentes para poner a los estudiantes a cargo del control
del proceso de aprendizaje. El objetivo último de las nuevas pedagogías es que los estudiantes se
conviertan en alumnos independientes que puedan diseñar y gestionar el proceso de aprendizaje de
manera eficaz por sí mismos. El logro de este objetivo no es fácil ni sencillo y requiere contar con
capacidades pedagógicas sofisticadas que desarrollen el dominio del proceso de aprendizaje por parte
63
Véase proyectos como “deforestaction” en Dallas Brooks Community School: www.youtube.com/watch?v=j2HwGcOcpKM
de los estudiantes a lo largo del tiempo. Las herramientas y recursos digitales pueden ofrecer apoyo
haciendo que el proceso de aprendizaje sea más visible para todos los stakeholders. Para expresarlo
sucintamente: las asociaciones para el aprendizaje entre estudiantes y docentes y las tareas del
aprendizaje en profundidad que generan deberían regir la forma en que se utilizan los recursos
digitales.
La tecnología puede apoyar fuertemente las nuevas asociaciones para el aprendizaje, tal como lo
estamos viendo en los centros educativos analizados en este informe. Por ejemplo, Park Manor, con
su fundamento pedagógico intacto, claramente utiliza la tecnología para acelerar las asociaciones para
el aprendizaje que están floreciendo en el centro educativo. Esto no siempre implica el uso de alta
tecnología. Su uso de las notas autoadhesivas para darle un rostro a los datos de los estudiantes en las
paredes de la sala de docentes y captar cómo está progresando cada estudiante es una manera
maravillosamente simple y eficaz para hacer que el aprendizaje sea transparente.64 Otras escuelas
utilizan la tecnología más directamente. El Colegio Hellerup en Dinamarca utiliza e-portafolios para
recoger y realizar el seguimiento del trabajo de los estudiantes. Todos los docentes que trabajan con
un estudiante en el colegio proporcionan información sobre el progreso del estudiante en el portafolio,
tanto en el ámbito académico como en dominios no cognitivos. El trabajo del estudiante se recoge en
ellos, pero, más importante aún, los docentes contribuyen con una visión multidimensional de los
estudiantes individuales y la desarrollan a través de la utilización de este sistema, que incluye la
descripción de las estrategias de aprendizaje que funcionan mejor para un estudiante en particular. Se
puede acceder a esta información y desarrollarla aún mas por parte de docentes que son nuevos para
el estudiante, lo que reduce el tiempo requerido para que un docente comprenda las necesidades e
intereses de un estudiante. Los estudiantes también pueden acceder a sus propios portafolios para
participar en su propia descripción y reflexionar sobre sus propias fortalezas en el aprendizaje y las
áreas a ser desarrolladas. Mette, la docente que entrevistamos en este colegio, describió la razón de
ser: “Tenemos que ver al niño de forma integral”.
Otro ejemplo de cómo la tecnología puede apoyar a las nuevas asociaciones para el aprendizaje es a
través de las herramientas digitales que capten las aspiraciones y los objetivos de aprendizaje de los
estudiantes en relación con su trabajo real, su progreso en el aprendizaje y su compromiso
permanente. Una combinación de portafolios electrónicos con aspiraciones y compromisos permite
que estudiantes, docentes, padres y otros asociados en el aprendizaje proporcionen una
retroalimentación más eficaz y vean el progreso en el aprendizaje de los estudiantes con mayor
claridad. Uno de los pocos ejemplos de este tipo de herramientas digitales es My Aspirations Action
Plan (MAAP) desarrollados por el Quaglia Institute for Student Aspirations. Esta herramienta
proporciona una plataforma en línea para que los estudiantes definan sus propios objetivos de
aprendizaje en relación con sus aspiraciones, realicen el seguimiento de su propio progreso
comparado con esos objetivos y compartan sus productos de trabajo reales, tales como documentos,
videos y otros objetos de aprendizaje que han creado. Este sistema abre el proceso de aprendizaje para
que docentes y socios en el aprendizaje puedan tener acceso, monitoreen y apoyen el aprendizaje de
un estudiante. Ayuda a los docentes a conocer mejor a todos sus estudiantes y por ende les ayuda a
desarrollar la capacidad de aprendizaje de sus alumnos.
Toda esta acción (y alboroto) plantea importantes interrogantes sobre la forma de evaluar lo que se
está aprendiendo. Expone las debilidades fundamentales de las pruebas tradicionales y plantea
inquietantes preguntas acerca de nuevas evaluaciones. Si bien esto puede ser visualizado como un
problema, en realidad crea nuevas oportunidades para focalizarse en lo que puede ser aprendido y
medido en la nueva era y en cómo hacer frente a este problema puede repercutir y ayudarnos a definir
mejor las nuevas pedagogías. Así que ahora tenemos a las asociaciones para el aprendizaje, al
aprendizaje en profundidad y a las innovaciones digitales aceleradas dentro de la ecuación. ¿Cómo
evaluamos esta mezcolanza de oportunidades?
64
Véase los docentes de Park Manor discutiendo cómo utilizar este sistema: Fullan, 2014, Serie de Películas Motion
Leadership, www.michaelfullan.ca/ontario-park-manor/
5. Las mediciones para las nuevas pedagogías eficaces vs.
las no eficaces
En los capítulos anteriores, hemos mostrado el potencial de los componentes centrales de las nuevas
pedagogías (nuevas asociaciones para el aprendizaje, tareas del aprendizaje en profundidad, y acceso
generalizado a las herramientas y recursos digitales) para liberar nuevas energías y entusiasmo por el
aprendizaje por parte de estudiantes y docentes. Hemos argumentado que cuando todos los
componentes se unen, dan forma a un nuevo modelo que permite que la educación alcance fines de
aprendizaje en profundidad más relevantes para esta época. Pero una parte crítica de este panorama
no ha sido abordada aún. ¿Cómo sabemos cuándo estas pedagogías han logrado sus objetivos? ¿Cómo
evaluamos y medimos los resultados? ¿Cómo evaluamos versiones más y menos eficaces de las
nuevas pedagogías? En este capítulo presentamos un modelo inicial para la medición de versiones
más y menos eficaces de las nuevas pedagogías.
El panorama actual
En nuestras entrevistas con docentes y líderes escolares acerca de las nuevas pedagogías, escuchamos
mucho sobre el problema de la debilidad de nuestros sistemas actuales para medir los resultados del
aprendizaje de los estudiantes, la calidad docente y el desempeño de los centros educativos. Entre
todos los educadores con los que hablamos, hubo consenso unánime en que las prácticas y los
sistemas de evaluación deben cambiar. Los docentes dicen que el tipo de aprendizaje en profundidad
fomentado por las nuevas pedagogías no puede ser evaluado por los exámenes estandarizados
tradicionales:
Creo que la evaluación tiene que cambiar también. Tenemos que cambiar la evaluación, porque en
estos momentos estamos evaluando los conocimientos que pudieron encontrar en Internet. Creo que
la calidad va a ser lo que estos chicos puedan demostrar vs. lo que pueden recordar. ¿Cómo pueden
resolver problemas, crear cosas, colaborar?
Dianne Fitzpatrick, Directora de Tecnología Educativa Interdisciplinaria, Central Peel High School,
Canada 65
En la mayoría de los centros educativos y sistemas educativos que hemos observado, las únicas
medidas de resultados del aprendizaje estudiantil disponibles para propósitos de responsabilidad son
medidas de dominio de los contenidos curriculares.
En la vieja pedagogía, se mide sólo los contenidos. Mientras sigamos midiendo solamente los
contenidos, estamos haciendo que los estudiantes aprendan sólo eso. Necesitan tener libertad para
expandir esos contenidos aún más y enfrentarse al desafío de encontrar nuevas maneras de hacerlo.
Erika Twani, CEO, Learning 1 to 1 Foundation
El panorama actual de las evaluaciones está representado en la figura siguiente, donde el tamaño de
cada círculo representa la disponibilidad de las evaluaciones existentes:
Figura 9: La disponibilidad de evaluaciones estudiantiles
65
Véase la historia del viaje de Central Peel High School: Fullan 2014, Serie de Películas Motion Leadership,
www.michaelfullan.ca/ontario-central-peel/
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 39DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 51 DEL ARCHIVO
PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 9 DEL ARCHIVO POWERPOINT
Las nuevas pedagogías tienen como objetivo mejorar los resultados en una serie de frentes, desde el
dominio de los contenidos al compromiso de los estudiantes con los resultados del aprendizaje en
profundidad. Debemos ser capaces de medir todos estos elementos en un sistema de medición común
e integrada. De hecho consideramos que las falsas dicotomías entre el aprendizaje tradicional y
profundo a las que Sir Michael Barber se refiere a menudo pueden ser superadas mediante este tipo de
medidas combinadas. Estamos totalmente de acuerdo con la posición articulada por Guy Claxton:
...existe una tendencia mundial, de rápido crecimiento, consistente en expresar los propósitos
fundamentales de la educación en términos del cultivo de ‘fortalezas de carácter’ o ‘hábitos
mentales’ útiles, transferibles y culturalmente apropiados, y que esto induce de forma más
productiva a la búsqueda, no de ‘más juegos de equipo y orquestas’ ni de cursos complementarios
que aborden el ‘desarrollo moral’ o ‘aprender a aprender’, sino a refocalizarse en la metodología de
las ‘lecciones normales’. La preocupación por la ‘educación del carácter’ o las ‘competencias clave’
no debe llevar a un descuido de las materias difíciles o de proyectos estimulantes, sino al claro
reconocimiento de que la principal razón para lidiar con ellos es desarrollar las habilidades y la
confianza para luchar.
Guy Claxton, 32ª Vernon Wall Lecture, “School as an Epistemic Apprenticeship: The Case of
Building Learning Power”
En teoría, al final de las experiencias de aprendizaje con las nuevas pedagogías, los estudiantes
deberían aprobar sin ninguna dificultad las pruebas estandarizadas que miden el dominio de los
contenidos curriculares. Más importante sería la medición de la gama completa de competencias en el
aprendizaje en profundidad de los estudiantes: 1) el dominio del proceso de aprendizaje por parte de
los estudiantes, incluyendo su capacidad para dominar nuevos contenidos; 2) las competencias clave
futuras de los estudiantes, incluyendo sus habilidades para crear nuevos conocimientos mediante las
habilidades de colaboración y de comunicación necesarias para la creación de valor de alto nivel; 3)
las actitudes proactivas y los niveles de perseverancia frente a los desafíos de los estudiantes, y 4) el
efecto de los productos del trabajo de los estudiantes en los públicos o problemas previstos. La
tecnología puede ser aprovechad teóricamente para apoyar a todos estos tipos de medidas, pero por
ahora hemos visto pocos ejemplos claros de que esto esté ocurriendo.
Nuevas medidas de nuevos resultados
Como hemos visto en las tareas del aprendizaje en profundidad descritas en los capítulos anteriores,
en lugar de nuevos modelos holísticos de evaluación para el aprendizaje en profundidad, muchos
docentes ya están desarrollando sus propias formas de evaluar algunas habilidades clave futuras y
resultados del aprendizaje en profundidad. En muchos de los ejemplos de tareas del aprendizaje en
profundidad que hemos visto en acción, los objetivos y criterios de éxito del aprendizaje se definen
antes de la implementación de las tareas, utilizando categorías que definen explícitamente los niveles
de éxito para cada objetivo del aprendizaje. Estas categorías son a menudo co-creadas por estudiantes
y docentes, o diseñadas por los estudiantes y revisadas y refinadas bajo la orientación de los docentes.
En los proyectos de “misiones” en la hidrosfera llevados a cabo por los estudiantes de Pauline
Roberts en Michigan, cada misión estuvo guiada por criterios de éxito explícitos definidos a través de
categorías. Por ejemplo, aquí tenemos una sección de las categorías para la misión Nº 6:
Tabla 3: Categoría para la evaluación de los estudiantes de la Misión Nº 6 de H2O Heroes
Necesita mejorar (0-1)
Contenidos
Satisfactorio (2-3)
Excelente (4-5)
Producto final
Puntaje
Algunos contenidos no son
exactos
Sólo incluyó 1 o 2 de los
requisitos de la misión
Creatividad
El producto final:
Fue predecible
Incluyó básicamente textos
Presentó pocos rasgos
interesantes
No captó la atención de los
espectadores
La mayoría de los
contenidos son exactos
Describió cómo existe agua
debajo de la superficie
terrestre
Describió como las aguas
subterráneas se desplazan y
se reaprovisionan
Incluyó 2-3 ejemplos de
cómo se pueden
contaminar las aguas
subterráneas
Dio 2-3 ejemplos de usos
diferentes de la tierra
Mencionó que los usos de
la tierra producen
contaminación pero no dio
ejemplos específicos
Identificó 2-3 formas en las
cuales la contaminación de
las aguas subterráneas
puede ser reducida y
limpiada
Identificó 2-3 razones por
las cuales deberíamos
preocuparnos por las aguas
subterráneas
El equipo incluyó con exactitud
todos los requisitos de la
misión:
Describió cómo existe agua
debajo de la superficie
terrestre, incluyendo
imágenes y vocabulario:
zona saturada, capa freática
Describe cómo se mueven
las aguas subterráneas y
cómo se reabastecen
(incluyendo uso de
vocabulario: porosidad,
permeabilidad, acuífero)
Incluyó por lo menos 4-5
ejemplos de cómo se
pueden contaminar las
aguas subterráneas
Identificó 4-5 formas en
que la contaminación de las
aguas subterráneas puede
ser reducida y limpiada
Identificó 4-5 razones por
las cuales deberíamos
preocuparnos por las aguas
subterráneas
El producto final:
Presentó algunos rasgos
interesantes
Incluyó partes que
llamaban la atención
Incluyó algunas imágenes
o gráficos
El producto final:
Interesante y atractivo
Llamó la atención de los
espectadores
Hizo pensar a su audiencia
Incluyó imágenes o
gráficos
El uso correcto del conocimiento de los contenidos es la primera dimensión de esta categoría, seguido
de los indicadores de éxito de la competencia clave 'creatividad'. Este enfoque proporciona un marco
de evaluación integrado que está alineado con el contexto específico de esta tarea de aprendizaje en
profundidad.
Por lo general, este tipo de evaluaciones basadas en categorías implican el análisis de la calidad y el
rigor de los productos creados por los estudiantes como parte de las tareas del aprendizaje en
profundidad, así como evaluar el proceso a través del cual se produjeron dichos productos:
El lugar en que el docente tiene un rol fundamental a desempeñar, es en los productos que los niños
producen. En los tipos de productos y la calidad de esos productos, y para asegurarse de que las
habilidades de comunicación que están utilizando y una variedad de aspectos diferentes representen
lo que consideramos que los niños de esa edad y etapa deben ser capaces de hacer.
Hazel Mason, Superintendente, Peel School District, Ontario, Canadá
Otros docentes y líderes educativos que entrevistamos también describieron excelentes ejemplos y
enfoques para evaluar los impactos de las nuevas pedagogías. Para los estudiantes de Rhonda Hergott,
las evaluaciones finales tenían que ver con si los domos geodésicos producidos eran funcionales
(¿funcionaban en el mundo real?) aunque todo el proceso tenía mini- evaluaciones semanales para
asegurarse de que los conceptos matemáticos apropiados eran dominados. En el seminario socrático
de Kristin Leong, los estudiantes eran completamente responsables de evaluar las contribuciones de
cada uno. Los estudiantes de Mette Hauch en Dinamarca hacen presentaciones orales de su
aprendizaje en literatura y matemáticas a un comité de docentes, quienes luego tienen una
conversación con el estudiante para llevar el pensamiento un paso más allá. En los Colegios Fontán
en América Latina y los Estados Unidos, los estudiantes colaboran con sus educadores para evaluar
su propio progreso en el aprendizaje y relacionar lo que han aprendido con sus propias vidas y
contextos. En High Tech High de Larry Rosenstock en San Diego, las exposiciones públicas de los
productos del trabajo de los estudiantes se han convertido en una tradición institucional. Larry dijo
“tienes que hacer público el trabajo, es absolutamente fundamental contar con exposiciones públicas.
Los puntajes estandarizados no se utilizan en el mundo real”. Hay miles de personas todos los años
que vienen a su exposición.66 Estos ejemplos de evaluaciones utilizadas en las nuevas pedagogías no
sólo captan el dominio del conocimiento de los contenidos, sino también preparan a los estudiantes
para la vida más allá de la escuela.
Sin embargo, estos enfoques integrados y auténticos de la evaluación del trabajo de los estudiantes
requieren un alto nivel de competencia en materia de evaluaciones por parte de los docentes. Esta
competencia es difícil de desarrollar, sobre todo cuando muchos docentes en todo el mundo han sido
capacitados para confiar en las evaluaciones desarrolladas externamente, por los consejos curriculares
o los proveedores de libros de texto. Los enfoques de evaluación para el aprendizaje en profundidad
también necesitan convertirse en comparables para los diferentes tipos de tareas, materias, centros
educativos y sistemas:
Uno de los mayores desafíos para los desarrolladores de las evaluaciones de transformación es
diseñar nuevas formas de puntuación para el trabajo de los estudiantes que sean robustas,
comprensibles y aceptables públicamente.67
Esta falta de comparabilidad validada de las nuevas evaluaciones del aprendizaje en profundidad
significa que esas medidas rara vez han sido utilizados más allá de proyectos o aulas individuales para
las medidas de responsabilidad requeridas de los centros educativos y los líderes del sistema. En
algunos países, los centros educativos están comenzando a medir la participación de los estudiantes y
el clima institucional, y existen una serie de instrumentos y sistemas validados para hacerlo, tales
como el sistema de My Voice y las encuestas de Tripod. Pero este tipo de medición no ha sido
realizada consistentemente a través de sistemas educativos completos, y por lo tanto aún no son
medidas de accountability que puedan ser utilizadas por los responsables de la formulación de
políticas. Estas medidas tampoco han sido integradas sistemáticamente en un sistema de medición
holístico que mida las prácticas pedagógicas, la participación de los estudiantes y los resultados del
aprendizaje en profundidad.68 El hecho de realizar la evaluación intrínsecamente mucho más
formativa es un punto de partida, ya que desarrollaría la capacidad de los estudiantes de incorporar la
retroalimentación de formas mucho más parecidas a cómo se mide el desempeño en contextos no
educativos.
Tenemos que desarrollar medidas tanto para los resultados del aprendizaje en profundidad como para
las nuevas pedagogías y los entornos de aprendizaje que los apoyan. Todo un sistema de nuevas
medidas implicaría medir diversos elementos del proceso de aprendizaje y del entorno, como roles y
66
Con respecto a ‘medidas del aprendizaje en profundidad’ los estudiantes de High Tech High han publicado 64 libros,
poseen 2 patentes, y el año pasado un ex-estudiante fue el creador del juguete más vendido en Amazon en la temporada
navideña.
67
Redecker y Oystein Johannessen 2013, citando también a Ripley 2009
68
Conley y Darling-Hammond 2013
relaciones, condiciones climáticas del centro educativo, diseño de tareas de aprendizaje, frecuencia y
calibre de la retroalimentación formativa, participación de docentes y estudiantes, capacitación
profesional de los docentes, velocidad de progreso de los estudiantes hacia los objetivos específicos
del aprendizaje, liderazgo del centro educativo, recursos del sistema y alineación de políticas y, en
última instancia, dominio de los estudiantes del proceso de aprendizaje en sí. Medidas de insumos,
productos y resultados deberían ser una parte de un sistema de medidas holístico y alineado que
pueda apoyar el aprendizaje en profundidad. Desde una perspectiva de sistema y de política, estos
nuevos sistemas de medidas siguen siendo necesidades críticas.
Nuevas pedagogías eficaces vs. ineficaces
Un nuevo sistema de medidas de este tipo podría comenzar a proporcionar percepciones sobre la
eficacia de las diferentes variantes e implementaciones de las nuevas pedagogías. Si bien nos ha
impresionado el número de ejemplos aparentemente espontáneos de las nuevas pedagogías que
encontramos, también hay mucha ambigüedad acerca de lo que deberían incluir, aunque este informe
ha comenzado a brindar claridad a este respecto. Es fácil dejarse llevar por la euforia y dejar de
prestar mucha atención a la excelencia en la ejecución. Basados en el análisis de las nuevas
pedagogías desarrollado en este informe, hemos identificado las dimensiones de un modelo inicial
para analizar la eficacia de las nuevas pedagogías en la práctica. Presentamos estas dimensiones como
un continuo de eficacia, reconociendo que las nuevas pedagogías se basan en modelos actuales en
práctica.
Figura 10: Continuo de eficacia de las nuevas pedagogías
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 44 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 56 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 10 DEL ARCHIVO POWERPOINT
En este continuo, las nuevas pedagogías más eficaces se caracterizarían por las etapas avanzadas a la
derecha, aunque la etapa intermedia podría ser una etapa necesaria en el desarrollo. Aquí, los
docentes son socios en el aprendizaje de sus alumnos, activando dinámicamente a sus estudiantes para
empujar los aún más adelante en sus caminos de aprendizaje, ayudando a los estudiantes a pensar más
claramente acerca de sus objetivos de aprendizaje y cuán bien los están logrando. Esto conduce a la
autonomía del alumno, pero el docente es un socio necesario en el camino. Las tareas del aprendizaje
cambian del dominio de los contenidos a la creación y utilización de nuevos conocimientos de manera
que impacten en el mundo real. La tecnología se utiliza de formas que permitan a los docentes ver el
progreso del aprendizaje de los estudiantes y a los estudiantes experimentar la creación y utilización
de nuevos conocimientos con un propósito. Véase la tabla siguiente para un resumen:
Tabla 4: Nuevas pedagogías eficaces vs. ineficaces
Nuevas pedagogías eficaces
Nuevas pedagogías ineficaces
(Se necesitan altos niveles de capacidad
pedagógica)
Establecen a estudiantes y docentes como
co-alumnos
Tareas de aprendizaje a largo plazo;
multidisciplinarias; tareas complejas,
interdependientes
Las tareas del aprendizaje en profundidad
cuentan con objetivos de aprendizaje claros
y medidas de éxito claramente definidas
Le otorgan a los estudiantes el control y las
opciones apropiados para su nivel,
Excesiva autonomía de los estudiantes
Tareas a corto plazo para una unidad o
lección; no son multidisciplinarias
No existen objetivos claros del aprendizaje
ni formas de medir el éxito
Otorgan demasiado control y opciones a los
estudiantes antes de que cuenten con
habilidades para estructurar su propio
aprendizaje con eficacia
Retroalimentación ineficaz o sólo una
desarrollando gradualmente la capacidad de
los estudiantes para gestionar el proceso de
aprendizaje
Retroalimentación continua, eficaz;
evaluación formativa hacia los objetivos del
aprendizaje
Identifican y utilizan las herramientas y
recursos digitales como apoyo de las tareas
del aprendizaje en profundidad y para
ayudar a los estudiantes a dominar el
proceso de aprendizaje. Analizan los datos
sobre los progresos para informar acerca de
cambios en las estrategias de enseñanza y
aprendizaje
evaluación global al finalizar la tarea
Sólo utilizan las herramientas y recursos
digitales para impartir contenidos y hacer un
seguimiento del progreso y no para informar
acerca de cambios en las estrategias de
enseñanza y aprendizaje
En sus versiones eficaces, las nuevas pedagogías deberían ayudar a los estudiantes a desarrollarse a lo
largo del tiempo como alumnos independientes y autónomos capaces de diseñar, perseguir y alcanzar
sus propios objetivos de aprendizaje y aspiraciones personales, así como los objetivos principales del
aprendizaje curricular. Pero esto no sucede por sí mismo. El objetivo último de los docentes, como lo
ha descrito John Hattie, es “ayudar a los estudiantes a ser sus propios docentes”.69 En los centros
educativos en los cuales las nuevas pedagogías se están afianzando, vemos ejemplos de cómo esta
visibilidad pasa a formar parte de las prácticas normales. Dan Buckley, subdirector de Saltash.net
School en Inglaterra, describió un ejemplo de ello. Saltash.net Community School puso en marcha un
sistema de evaluación dirigido por los estudiantes hace algunos años. Todos los años, los estudiantes
cuentan con dos días para recoger todos sus datos mediante la recopilación de sus puntajes de
evaluación, entrevistando a sus pares y docentes y reflexionando sobre su propio trabajo y progreso.
Luego presentan sus historias de progreso personal a una audiencia que incluye a sus padres y
docentes, describiendo en qué son buenos, cuáles fueron sus objetivos de aprendizaje y las
expectativas para el año, cuán bien lograron esos objetivos e indicando en qué piensan trabajar a
continuación. El resultado, señaló Dan, es que “los estudiantes establecen expectativas mucho más
altas para sí mismos de una forma en que yo o cualquier docente que yo conozca jamás lo haríamos”.
Prácticas como éstas – en el corazón de las nuevas pedagogías – liberan expectativas más altas para el
aprendizaje. Cuando las altas expectativas se apoyan en niveles más altos de autoestima desarrollados
por medio de asociaciones para el aprendizaje, un mayor éxito en el aprendizaje se torna inevitable,
como lo sugirió Sir Michael Barber hace más de una década:
Figura 11: Expectativas y autoestima 70
Expectativas
Autoestima
Baja
Alta
Alta
Desmoralización
Éxito
Baja
Fracaso
Complacencia
En resumen, las nuevas pedagogías tienen que desarrollar nuevas medidas que evalúen los nuevos
resultados del aprendizaje, así como las prácticas que conducen a tales resultados. Los intentos de
evaluar las así llamadas habilidades de aprendizaje del siglo XXI que se desprenden de las prácticas
69
70
Hattie 2012
Barber 1997 * www.newpedagogies.org
de enseñanza y aprendizaje reales serán de uso limitado. La evaluación es la parte más débil del
modelo de las nuevas pedagogías que hemos presentado en este informe. Esperamos nuevas acciones
en este ámbito, y recomendamos que este trabajo se focalice en tres grupos de variables: nuevas
evaluaciones de los resultados del aprendizaje en profundidad, identificación y evaluación de la
naturaleza de las asociaciones pedagógicas que mejor producirán estos nuevos resultados, y por
último, un examen de las políticas y estrategias necesarias para generar las nuevas asociaciones
pedagógicas en cuestión. Actualmente, nosotros mismos estamos revisando, desarrollando y
aplicando medidas específicas de aprendizaje en profundidad en nuestra iniciativa de nuevas
pedagogías con 1.000 escuelas. Con todo, a pesar de que algunas nuevas direcciones están
comenzando a ganar fuerza, se necesitan seriamente sistemas holísticos de nuevas medidas para
informar sobre este trabajo.
La conclusión es que la cuestión de las nuevas evaluaciones se encuentra en una fase muy temprana
de desarrollo, y representa un desafío importante en el futuro inmediato. En este sentido, será más
fácil generar instancias de nuevas pedagogías que determinar la forma de evaluarlas. Estas dos áreas,
innovación pedagógica y evaluación del aprendizaje, deben ir de la mano. Por lo tanto, la siguiente
fase debe estar marcada por la identificación y el desarrollo de medidas de los resultados del
aprendizaje en profundidad y de las pedagogías que los producen.
www.newpedagogies.org
6. El nuevo liderazgo para el cambio
Los educadores están inspirados por el aprendizaje de sus estudiantes – cuando lo ven, se sienten
motivados.
Erika Twani, CEO, Learning 1 to 1 Foundation
Con los capítulos anteriores hemos intentado demostrar que los tres componentes centrales de las
nuevas pedagogías – asociaciones para el aprendizaje, tareas de aprendizaje en profundidad y
herramientas digitales – tienen el potencial de transformar el aprendizaje. Los estudiantes se
convierten en alumnos de por vida al aprender acerca de la vida tal como la viven y tratan de
mejorarla. Todo el mundo se convierte en emprendedor en el sentido de que hace algo que vale la
pena (en los negocios, la justicia mundial u otras áreas) con los recursos con los que cuenta y puede
generar. Todo esto ocurre a través de nuevas pedagogías que hacen posibles nuevas cosas en el
ámbito del aprendizaje. En esta sección, reflexionamos sobre cómo esta visión se puede lograr
rápidamente en sistemas educativos completos. Para ello será necesario un proceso de cambio
diferente, y por lo tanto un tipo de liderazgo diferente. ¿Cuáles son los nuevos roles de los líderes?
¿Cuáles son las condiciones que facilitan y apoyan la implementación eficaz de las nuevas
pedagogías? Téngase en cuenta también que esto debe suceder a gran escala, en sistemas completos.
Comencemos con un sistema educativo que ha iniciado el proceso de cambio en esta dirección.
El Peel District School Board, cerca de Toronto, que supervisa 250 centros educativos y 150.000
alumnos de gran diversidad, inicia el camino de la integración entre pedagogía y tecnología. El punto
de partida es el habitual - estudiantes aburridos y docentes que luchan con su frustración y desilusión.
Hasta el año 2011, el distrito tuvo un sistema de gestión tradicional de planes estratégicos y
aplicación desigual.
Un nuevo liderazgo central entra en escena y aprovecha una combinación emergente de líderes ad
hoc a nivel del distrito y de los centros educativos que están listos para algo diferente, aunque no
saben exactamente qué. Los líderes de los centros educativos comienzan a identificar a los docentes
que están comenzando a hacer algunas cosas interesantes con sus estudiantes o que han expresado el
deseo de avanzar en nuevas direcciones.
El Concejo Escolar aprueba una política BYOD (Bring Your Own Device, Trae Tu Propio
Dispositivo) e invita a los centros educativos y al sistema a determinar cómo implementarlo. Este es
el principio de un período de perturbaciones. Las primeras reacciones entre los directores son
mixtas. En algunos institutos se desarrollan nuevas conversaciones – ahora tanto cara a cara como
en línea – entre los docentes y los líderes de los centros educativos y entre los centros educativos y el
distrito. En estos centros educativos, los roles pedagógicos de docentes y estudiantes comienzan a
cambiar y entusiasman a la gente más allá de lo que hayan experimentado antes. Algunos docentes
cambian de opinión acerca de dejar la profesión, algunos estudiantes comienzan a amar a la escuela
de una forma como nunca lo habían hecho. En otras escuelas, sin embargo, los directores y los
maestros se sienten como a la deriva.71
Un nuevo proceso de cambio
Peel es importante porque es un distrito común con un gran número de centros educativos, ninguno de
los cuales cuenta con recursos extraordinarios. Como grupo, representan la enseñanza típica
financiada con fondos públicos. La historia de Peel es un ejemplo de lo que estamos comenzando a
71
Video de la historia de Peel: Fullan 2014, Serie de Películas Motion Leadership, www.michaelfullan.ca/ontario-peel-districtschool-board/
llamar el cambio inherente. El cambio inherente se da cuando el cambio ocurre de forma casi
orgánica. La historia de Peel destaca los desafíos que enfrenta el nuevo liderazgo del cambio.
Decimos “casi” porque, como veremos, los roles de los líderes y las condiciones propicias que
favorecen son esenciales. Bajo las condiciones adecuadas, el cambio inherente puede ocurrir más
rápida y fácilmente que cualquier cosa que hayamos visto con anterioridad en sistemas complejos. Es
en esto en que se diferencia el proceso de cambio de las nuevas pedagogías: es más rápido, ya que sus
fundamentos son naturales para la condición humana. Se base en la necesidad que tiene el ser humano
de a) hacer algo intrínsecamente significativo, y b) hacerlo socialmente (es decir, en grupo).72 La
metáfora que más se acerca a captar lo que es este sistema dinámico es “contagio positivo”.
Actualmente vemos que esta dinámica está en marcha, aunque en diferentes etapas según los
diferentes contextos. Para aquellos sistemas donde la gente esté preparada y existe la posibilidad de
modificar las condiciones esenciales que lo hagan posible, las transformaciones dramáticas ya no
llevarán 50 años. Puede requerir menos de dos años para que comiencen a tomar fuerza en algunos
centros educativos, como lo estamos viendo en el caso de Peel. Nuestra predicción es que las nuevas
pedagogías para el aprendizaje en profundidad se propagarán rápidamente en los próximos tiempos,
debido a la convergencia de fuerzas que hemos identificado en este informe.
Figura 12: Cómo se propagan las nuevas pedagogías
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 48 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 60 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE DIAPOSITIVA Nº 11 DEL ARCHIVO POWERPOINT
El cambio inherente es eficiente, llega a todos, motiva desde dentro, cultiva la propiedad grupal, y
tiene incorporada su sostenibilidad. Es un cambio orgánico para sistemas humanos complejos. El
modelo de cambio orgánico es útil porque en los sistemas orgánicos, bajo las condiciones adecuadas,
el cambio puede propagarse rápidamente y los sistemas existentes pueden ser transformados en plazos
muy breves. En los sistemas educativos, cuando se dan las condiciones de aprendizaje adecuadas,
puede haber una adopción natural y orgánica de las nuevas pedagogías por parte de los estudiantes,
los docentes y otros stakeholders en todo el sistema. Pero las condiciones y capacidades del
ecosistema educativo regulan la facilidad y rapidez con que se produce el cambio. Liderazgo, cultura,
accountability y medidas de evaluación, aprendizaje profesional, recursos digitales y el marco de
políticas de todo el sistema: todos estos elementos constituyen condiciones clave que influyen en la
velocidad de propagación de las nuevas pedagogías y la eficacia de su implementación.
Describiremos estas condiciones en más detalle a continuación, junto con los roles de los líderes en
estos procesos.
Los catalizadores del cambio pueden provenir de diferentes fuentes. En nuestras observaciones, las
nuevas pedagogías despegan más rápidamente cuando se da la coexistencia simultánea de tres
condiciones: 1) hay una confluencia de falta de participación de los estudiantes, descontento de los
docentes, y presiones de accountability por parte del liderazgo, 2) los estudiantes tienen acceso a la
tecnología fuera del centro educativo que les permite acceder fácilmente a una gran cantidad de
información e ideas, y 3) las nuevas inversiones en tecnología y las nuevas políticas están en marcha
o en estudio dentro del sistema educativo. Es a la vez emocionante y confuso que el cambio hacia las
nuevas pedagogías se está produciendo en sistemas educativos completos en diversas partes del
mundo, desde Ontario a Tasmania y a Colombia. Lo que es diferente hoy en día, es que los contextos
externos en los que están inmersos los centros educativos son cada vez más propicios a la confluencia
de las nuevas pedagogías (asociaciones, tareas del aprendizaje en profundidad y recursos digitales
generalizados). Como lo hemos señalado anteriormente, la generalización de la tecnología fuera de
los centros educativos cambia la dinámica de impartir y dominar el conocimiento de los contenidos.
Al mismo tiempo, los modelos organizacionales están cambiando, dejando de ser modelos de
jerarquías de mando y control para pasar a ser modelos compatibles con las nuevas pedagogías,
focalizados en el dominio de un proceso de aprendizaje dinámico.
72
Pink 2009; Brooks 2012
Como ha sido bien estudiado e investigado en los últimos años, se conocen muchos obstáculos al
cambio en los sistemas educativos.73 Uno de los obstáculos más citados es la resistencia que se
percibe en los docentes para adoptar las nuevas prácticas o herramientas (la investigación también
muestra que a menudo hay muy buenas razones para esta resistencia).74 Aquí es donde las nuevas
asociaciones para el aprendizaje entre docentes y estudiantes pueden proporcionar una poderosa
influencia. Nuestro colega Dan Buckley de Saltash.net Community School en Cornwall, Inglaterra,
contó una historia que revela la fuerza de la voz de los estudiantes en la adopción las nuevas
pedagogías por parte de un docente. Saltash.net es un centro educativo conocido internacionalmente
por su innovadora integración de la tecnología. Sin embargo, no todos sus docentes han adoptado la
tecnología, y algunos fueron extremadamente escépticos en cuanto a la capacidad de las herramientas
digitales para apoyar realmente el aprendizaje. Dan estaba interesado en que todos los docentes, por
muy reticentes que fueran, pudieran comenzar a desarrollar e integrar la tecnología. Como es un líder
considerado, se le ocurrió un modelo impulsado por los estudiantes. Coordinó que en algunas clases,
cada uno de los estudiantes tuviera un dispositivo, y sólo le pidió a los docentes que permitieran
utilizar la tecnología a esos estudiantes en sus clases. También creó un equipo de ‘estudiantes
expertos’ que observaban cómo los estudiantes estaban usando la tecnología para el aprendizaje e
identificaban los mejores ejemplos. Bastante sorprendentemente, uno de los mejores ejemplos que
este equipo identificó provenía de la clase de una docente bien conocida por su resistencia al uso de la
tecnología. Ella había respondido al pedido de que los estudiantes utilizaran sus dispositivos
levantando sus manos y diciendo en esencia, “Yo no sé cómo hacer esto. Ustedes, estudiantes,
tendrán que averiguarlo”. Y así lo hicieron. Dejó por completo en manos de los estudiantes el impulso
del uso de la tecnología y que llevaran adelante el desafío de aplicarla a los objetivos del aprendizaje.
Los estudiantes idearon maneras de utilizar la tecnología como parte del aprendizaje en su clase
dejándola asombrada, y le hicieron ver tanto el potencial de estas herramientas para ampliar el
aprendizaje y el potencial de aprendizaje que aparece cuando los estudiantes se asocian en el diseño
del proceso de aprendizaje. Desde entonces se ha convertido en uno de los más firmes defensores en
el centro educativo de cómo la tecnología y las asociaciones para el aprendizaje con los estudiantes
pueden tener un impacto positivo en el aprendizaje. Como dice Dan, ella podría no haber abierto la
puerta sin el pedido de que los estudiantes utilizaran los dispositivos, pero fue el poder de aprender
junto a sus estudiantes que realmente la convenció.
También escuchamos ejemplos de la propagación orgánica de las nuevas pedagogías en los cuales los
docentes de un centro educativo se convencieron mutuamente para probar nuevos enfoques. En estos
casos, un docente intenta algo nuevo que atrapa por completo a los estudiantes, y el entusiasmo que se
genera se convierte en un catalizador para los otros docentes en un centro educativo. Tal fue el caso
con el proyecto H2O Heroes de Pauline Roberts en Michigan y con el proyecto de los domos
geodésicos de Rhonda Hergott en Canadá. Después de ver la participación de sus estudiantes en el
proyecto de los domos, Rhonda dijo: “hay una enorme población docente que están muy
entusiasmada con setiembre y con desarrollar este tipo de aprendizaje en la escuela como un todo”.
Desde preescolares hasta el 8º grado, todos los niveles de la escuela se están embarcando en las
nuevas pedagogías. En el centro educativo de Rhonda los profesores están fuertemente apoyados por
el liderazgo del centro educativo y del distrito. La directora vio lo que Rhonda estaba haciendo en el
proyecto de los domos, y “quedó asombrada por el aprendizaje que se estaba llevando a cabo”.Y así,
la directora contó la historia del proyecto a otros docentes y a otros líderes. Como lo explicó Rhonda:
La directora, LeeAnne Andriessen, estuvo fenomenal en apoyarme para asumir este tipo de riesgo. A
algunos docentes les encantaría hacer esto, pero estaban preocupados por sus resultados de EQAO
(Education Quality Accountability Office, Oficina de Accountability de la Calidad Educativa), las
pruebas estandarizadas. Aunque yo diría que el aprendizaje en las 6 semanas de mi proyecto superó
con creces lo que lograría la preparación habitual para EQAO. La directora ha proporcionado
73
74
Mehta y otros 2012
Groff 2008
mucho apoyo y desarrollo profesional para estos modelos de aprendizaje. Probablemente lo habría
intentado de todas formas, pero fue mucho más fácil con esa ayuda.
La propagación de las nuevas pedagogías ocurre orgánicamente cuando los docentes reconocen y
asimilan la fuerza de los nuevos enfoques de aprendizaje sobre la base de verlos funcionar con pares y
estudiantes. Sin embargo, como muestra el ejemplo anterior, el liderazgo y las condiciones de
aprendizaje dentro de un ecosistema educativo pueden aumentar considerablemente las posibilidades
de un cambio más amplio.
Como sugieren estos ejemplos, el modelo de cambio inherente por el cual se propagan las nuevas
pedagogías es diferente porque el cambio proviene de todos los niveles. Las nuevas asociaciones para
el aprendizaje entre estudiantes y docentes, la influencia de los docentes sobre sus pares, y las
condiciones de aprendizaje diseñadas por los líderes convergen para facilitar el cambio. La diferencia
que vemos es que muchos cambios comienzan simultáneamente y se propagan a través de vías de
múltiples facetas.
Los nuevos roles para los líderes y las condiciones que facilitan las nuevas pedagogías
De la misma forma en que cambian los roles de docentes y estudiantes, los roles de los líderes de los
centros educativos y de los sistemas educativos también están cambiando. En la tabla siguiente
destacamos algunos de los principales roles de los líderes en el fomento y la implementación efectiva
de las nuevas pedagogías. Estos roles se corresponden con las condiciones propicias que cuentan con
la influencia de los líderes y son cultivadas por ellos. Cuantas más de estas condiciones se encuentren
presentes, mayor es la posibilidad de que las nuevas pedagogías puedan ser implementadas de manera
eficaz y sostenible.
Tabla 5: Nuevos roles del liderazgo y condiciones propicias.
Roles del liderazgo
Cultura
Fomentar el compromiso
con la imperativa moral del
cambio, desarrollar una
‘cultura del sí’, invitar al
cambio
Alentar el riesgo: posición
imparcial, especialmente al
comienzo, hablar
abiertamente acerca de los
errores
Desarrollar, definir y
comunicar la nueva visión
de forma continua
Influir en el cambio, pero
sin controlarlo
Practicar la colaboración:
utilizar el grupo para
cambiar el grupo
Modelar el ser un alumno
Condiciones propicias
Disposición para el cambio
y apertura hacia nuevas
posibilidades
Compromiso compartido
con el imperativo moral
Visión en común y
compartida, aun si todavía
no se ha cristalizado
Cultura de liderazgo en el
aprendizaje con altas
expectativas para todos
Clima colaborativo
Capacidad
Tornar las nuevas prácticas
visibles y transparentes
Co-desarrollar medidas
para apoyar el aprendizaje
desde el trabajo
Proporcionar y recibir
coaching, mentoría y
aprendizaje profesional
Hallar los medios para
proporcionar la
generalización de la
tecnología
Ser un socio en el
aprendizaje, modelar el uso
de herramientas y
dispositivos digitales, no
necesariamente en calidad
de experto
Ayudar a evaluar el
impacto de las nuevas
prácticas en el aprendizaje
en profundidad
Un plan para lograr la
visión
Formas de medir la
situación actual,
aprendiendo del trabajo
Aprendizaje profesional
que desarrolla la capacidad
pedagógica e integra
nuevos conceptos
Tecnología generalizada en
todo el nuevo marco
Marco sistémico completo
Hemos agrupado estos roles y condiciones en las categorías amplias de ‘cultura’ y ‘capacidad’. Se
necesitan ambas categorías para el cambio profundo y sostenido dentro y a través de sistemas
complejos.75 Comenzamos aquí por describir la forma en que los líderes pueden influir en la visión y
cultura direccional, para luego pasar a los elementos de innovación y de desarrollo de capacidades.
Un punto para destacar desde el inicio: el cambio que estamos observando a medida que las nuevas
pedagogías se afianzan no es un cambio desde arriba hacia abajo o desde abajo hacia arriba. Es ambas
cosas a la vez, y también es un cambio transversal. Las ideas y la energía fluyen vertical y
transversalmente. El descontento crece en las bases y en las altas esferas; comienzan a agitarse focos
de nuevas actividades; aparecen nuevos y potentes catalizadores (tales como el acceso digital);
nuevos patrones de interacción se abren paso; los líderes, tanto en las bases como en las altas esferas
reconocen todo esto y responden de forma intuitiva, independientemente, y luego en conjunto; y
finalmente el movimiento despega. El rol de los líderes consiste simultáneamente en ayudar a la
organización a ‘soltarse’ y a ‘refrenarla’.
La cultura del liderazgo del aprendizaje
Mantener una visión direccional acerca de lo que es posible y hacia dónde se quiere ir en el nuevo
reino de las posibilidades es el primer paso en un camino exitoso hacia el cambio. Ciertos elementos
de las culturas de los centros educativos y del sistema pueden apoyar fuertemente la propagación de
las nuevas pedagogías. Pero los líderes de la nueva era deben tener una visión amplia del futuro y
explicitarla con el grupo. El establecimiento de una cultura de liderazgo del aprendizaje significa
reconocer y aceptar lo que significa que estudiantes y docentes sean los dueños del aprendizaje. Un
director en Canadá lo describió así:
Tuve que dar dos pasos hacia atrás para que docentes y estudiantes pudieran dar tres pasos hacia
adelante.
Andreas Meyer, Director de WG Davis School, Ontario, Canadá
75
Fullan 2010; Barber y otros 2010; Kay y Greenhill 2013
Otro director dijo:
Simplemente traté de crear un entorno que sea una cultura del sí. Suena como algo pequeño, pero no
lo es. Es algo enorme.
Lawrence De Maeyer, Central Peel Secondary School, Ontario, Canadá
A veces, los líderes ayudan a poner en marcha el proceso. El liderazgo se convierte en expectativa y
norma en todos los niveles del sistema, con estudiantes, docentes y líderes dirigiendo todos ellos sus
propios aprendizajes. En una cultura así, las relaciones interpersonales positivas, el estímulo y la
confianza se tornan aún más esenciales. Todos los stakeholders participan en el desarrollo y el
mantenimiento del contexto socio-emocional del aprendizaje. Reconocen y asumen la necesidad de
un entorno empático, de apoyo, en el cual el estímulo, el liderazgo compartido y la retroalimentación
no punitiva son algo habitual. Muchos de los docentes y directores de centros de enseñanza que
entrevistamos destacaron este aspecto:
El liderazgo también está cambiando dramáticamente – los roles de los líderes con respecto a los
docentes están cambiando. Los docentes están empoderados. Los docentes no quieren un talle único
apto para todos en el desarrollo profesional, sino que quieren tener voz. Todo el mundo es un
docente-líder en mi edificio. Estamos encontrando maneras de sacar a luz el liderazgo en todos. Es
una asociación, no un mandato.
Pauline Roberts, docente de 5º y 6º grado, Michigan, EE.UU.
Este modelo de aprendizaje en cascada a través de la asociación se extiende a estudiantes, docentes y
líderes, todos ellos aprendiendo con y de los demás. Cuando los líderes modelan esto, no se trata de
un liderazgo desde arriba, sino de un liderazgo desde dentro. James Bond, el director de Park Manor
School en Ontario, Canadá, describió cómo sus docentes desarrollaron la práctica de aprender juntos:
Así que cada vez que trabajábamos en desarrollar el personal [en el pasado], estaban por todo el
mapa en términos de diferentes conocimientos y experiencias con diferentes estrategias de alto
desempeño. De modo que una gran pregunta era cómo hacer que se sintieran cómodos con aprender
y compartir unos de otros. Porque soy un gran creyente de que dentro de un centro educativo o un
sistema cuentas con las competencias, si tan sólo logras conectar a la gente y haces que aprendan
unos de otros. Ese fue nuestro gran enfoque.
James Bond, director, Park Manor School, Ontario, Canada 76
Las culturas de liderazgo del aprendizaje fomentan expectativas extraordinariamente altas para la
enseñanza y el aprendizaje. El trabajo de Reinventing Schools Coalition (Coalición para el Reinvento
de Centros educativos) en Alaska demuestra que cuando los estudiantes tienen expectativas
claramente definidas para sus logros de aprendizaje, y se les otorga luego la responsabilidad de su
propio aprendizaje y apoyo durante el proceso, logran mucho más en menos tiempo.77 Cuando los
estudiantes establecen sus propios objetivos de aprendizaje y los docentes comienzan a ver ejemplos
de lo que es posible que logren los estudiantes, el proceso se libera. Nadie está obligado por las
expectativas definidas por el plan de estudios formal en cuanto a lo que debería lograrse en el plazo
de un año.
Culturas colaborativas
76
Véase más acerca de la historia de Park Manor en Fullan 2014, Serie de Películas Motion Leadership,
www.michaelfullan.ca/ontario-park-manor/
77
DeLorenzo y otros 2008
Las escuelas y los sistemas que fomentan prácticas altamente colaborativas y desarrollan el capital
social con un propósito, son lugares en que las nuevas pedagogías prosperan. En particular, el
aislamiento de los docentes es el enemigo aquí. Pero no todos los lugares comienzan con altos niveles
de colaboración y, en estos casos, uno de los roles críticos de los dirigentes es comenzar a demostrar
y modelar prácticas colaborativas, adoptando una postura que no juzga la participación de los demás,
sobre todo al principio. En los ejemplos de propagación eficaz de las nuevas pedagogías que hemos
visto, docentes y líderes de los centros educativos participaban en procesos de evaluación continua,
colaborativa, para determinar qué funcionaba y cuál era la mejor forma de mejorar.78 Estos procesos
se desarrollaban de forma deliberativa y los comienzos a menudo fueron desordenados. Pero
compartamos lo que puede ocurrir utilizando una viñeta del video de Park Manor: 79
Cuatro docentes estaban sentados alrededor de una mesa en su ‘centro de aprendizaje compartido
para docentes’ en Park Manor School de Ontario, Canadá. Las paredes de la habitación estaban
completamente cubiertas de ‘notas adhesivas’ individuales para cada uno de los estudiantes del
centro educativo. La página de cada estudiante tenía marcadores de colores mostrando el éxito y los
desafíos por materia de ese estudiante. Detrás de cada página se incluían notas de diferentes
docentes. Cualquier docente podía entrar a la habitación y tener una imagen visual clara e inmediata
de sus estudiantes, y también la posibilidad de ver si los estudiantes que estaban esforzándose en sus
aulas estaban siendo más exitosos con otros docentes. Los docentes compartían regularmente con
otros docentes las estrategias de enseñanza que estaban utilizando, discutiendo lo que funcionaba
para que un niño participara y lo que no.
A través de una colaboración de este tipo, los docentes desarrollan en común teorías acerca de la
práctica, compartiendo sus percepciones respecto de las estrategias que impactan en los estudiantes
individuales. Un clima colaborativo disminuye el aislamiento de los docentes y, al mismo tiempo,
permite una mayor asunción de riesgos. En los centros educativos y sistemas con climas colaborativos
se comparte el riesgo de probar nuevos enfoques. Cuando los líderes apoyan esa asunción de riesgos y
– más importante aún – adoptan la práctica de hablar abiertamente acerca de los errores, los climas
colaborativos establecen el patrón de aprender de los errores.
El elemento número uno es tener un director o líder de un instituto de enseñaza que te permita
probar cosas y fallar: eso es lo más importante. Cuando un docente intenta algo nuevo, tiene miedo
de que si no funciona uno de los padres va a llamar y quejarse. Ese docente tiene que saber que va a
tener a alguien respaldándolo.
Kelli Etheredge, docente de 10º grado, St. Paul’s School, Alabama, EE.UU.
Así como los estudiantes desarrollan la perseverancia luchando contra los desafíos difíciles, también
lo hacen los docentes y los líderes. Aunque es tremendamente emocionante, comenzar a aplicar las
nuevas pedagogías sigue siendo un desafío difícil. Asociaciones, retroalimentación, aprender
haciendo: todos estos elementos se aplican a nivel de centros educativos y del sistema, y son
apoyados por las culturas colaborativas. Por último, es fundamental tener en cuenta que dicha
colaboración es focalizada, específica, y con un propósito. Pone su mira en la nueva pedagogía real
que necesita ser creada.
Estos acontecimientos positivos son aún más cruciales a la vista de los recientes acontecimientos
problemáticos en los EE.UU. tendientes a una mayor micro-gestión de la educación. El rol de los
líderes de los centros educativos no es tratar de influir en la educación de manera directa uno a uno,
sino más bien facilitar y ayudar a desarrollar culturas colaborativas focalizadas; como decimos
nosotros: utilizar el grupo para cambiar el grupo.
78
Véase más acerca de como funciona este tipo de investigación colaborativa docente en Ontario en:
www.edu.gov.on.ca/eng/literacynumeracy/inspire/research/CBS_Collaborative_Teacher_Inquiry.pdf
79
www.michaelfullan.ca/ontario-park-manor/
Captando la visión y construyendo el compromiso compartido
Uno de los roles más importantes que los líderes pueden desempeñar en la propagación del contagio
de las nuevas pedagogías es desarrollar, definir y comunicar de forma continua la nueva visión. No se
trata de una persona o de un pequeño grupo de líderes redactando la historia y contándosela a los
demás; se trata de una asociación ininterrumpida con los docentes, los estudiantes y los stakeholders
de la comunidad para construir una visión en común, colaborando para internalizar los conceptos e
identificando historias y ejemplos compartidos que llevan a la práctica esta visión a medida que se
convierte en realidad.
Compartir historias y ejemplos puede ir más allá de los límites de un centro educativo o un sistema.
Algunos centros educativos y sistemas están desarrollando plataformas en línea para compartir más
ampliamente estos ejemplos. Como se describió anteriormente, High Tech High utiliza grandes
exposiciones públicas del trabajo de los estudiantes, ampliando el conocimiento de lo que los
estudiantes pueden alcanzar.
Tanto en el desarrollo de la cultura como de las capacidades, una parte esencial del rol de un líder es
medir la disposición de un centro educativo o de una comunidad de aprendizaje para el cambio. Cada
aula, centro educativo y sistema educativo se encuentra en una etapa diferente de desarrollo y está
inmerso en su propio y exclusivo contexto.80 Para un centro educativo que tiene problemas de
violencia estudiantil, el punto de partida adecuado podría no ser un enfoque de asunción de riesgos,
sino más bien de desarrollo de la confianza, la voz de los estudiantes y la responsabilidad compartida.
Para sistemas con bajos niveles de capacidad pedagógica, es probable que el primer paso del proceso
sea el desarrollo de los docentes. Las ideas que presentamos aquí no pretenden ser una receta
universal, sino un marco desde el cual desarrollar ideas. Es un marco del cual los líderes y las
comunidades de aprendizaje pueden extraer elementos en el transcurso de los esfuerzos de cambio.
Como describimos a continuación, la autoevaluación continua es la base de la implementación eficaz.
En todo momento, los líderes de la nueva modalidad deben tener una visión amplia, invitando
abiertamente a los demás a explorar nuevas posibilidades. Estos líderes no juzgan: practican el hecho
de que está bien cometer errores. Les gusta que los docentes tomen la iniciativa. Y a medida que se
acumula la experiencia, ayudan al grupo a evaluar qué funciona para pasar a la siguiente fase.
El desarrollo de capacidades
Tres tipos de capacidades apoyan a las nuevas pedagogías: 1) la naturaleza y el uso de nuevas
medidas; 2) el desarrollo continuo de las nuevas pedagogías, y 3) la provisión generalizada de
tecnología
Medición y aprendizaje a partir del trabajo
“Las nuevas medidas deben ser vistas como condiciones habilitantes esenciales para la aplicación
eficaz de las nuevas pedagogías”
En la sección anterior sobre las nuevas pedagogías en la práctica, analizamos cómo los docentes están
desarrollando nuevas formas de medir el aprendizaje en profundidad que son específicas para
determinadas tareas del aprendizaje en profundidad. Y destacamos la necesidad crítica de nuevos
sistemas de medidas. De hecho, las nuevas medidas deben ser vistas como condiciones habilitantes
esenciales para la aplicación eficaz de las nuevas pedagogías. Aquí pasamos a los problemas a nivel
de sistema en torno a las medidas que son manejadas por los líderes de los centros educativos y del
sistema. Necesitamos nuevas medidas no sólo de los resultados del aprendizaje en profundidad de los
estudiantes, sino también de la capacidad pedagógica y de la capacidad de la cultura y del sistema.
Estas medidas incluirían los roles cambiantes de docentes y líderes, los elementos culturales descritos
80
Mourshed y otros 2010; Day y otros 2011
anteriormente, el estado del aprendizaje profesional de los educadores y las capacidades, recursos y
alineación general del sistema (región o provincia, estado y/o país). Cambiar el contenido de lo que se
mide y cómo se mide en los centros educativos y los sistemas puede apoyar firmemente la expansión
y sostenibilidad de las nuevas pedagogías, pero tales medidas deben ser desarrolladas con cuidado y
responder a contextos locales.81
Como hemos señalado anteriormente y en otros lugares, la medición es utilizada demasiado a menudo
con fines exclusivos de accountability más que como una herramienta para apoyar el aprendizaje, la
transparencia y el crecimiento del sistema.82 Demasiado énfasis en accountability asfixia la
innovación. Estas cuestiones son el centro de atención de casi todos los líderes de sistemas educativos
hoy en día.83 John Hattie ha escrito que el ‘aprendizaje visible’ significa que docentes e centros
educativos conocen el impacto de sus estrategias de enseñanza en los estudiantes.84 Los centros
educativos y los sistemas necesitan las mismas percepciones acerca de qué es lo que funciona. Esto es
lo que llamamos ‘aprendizaje a partir del trabajo’, y es extremadamente difícil de hacer sin formas
claras de medir dónde uno encuentra en relación con su visión de todo el sistema y sus objetivos. El
desarrollo y el uso de medidas también proporcionan a los participantes un lenguaje compartido en
común, que a su vez desarrolla el significado, la legitimidad y el impulso moral para el cambio.
El contenido de las medidas utilizadas en los sistemas de accountability debe ser actualizado para
alinearse con las prácticas de las nuevas pedagogías y los objetivos del aprendizaje en profundidad.
Como nos dijo Tan Chen Kee, directora de de la Crescent Girls School de Singapur: “la evaluación
realmente necesita ponerse al día; de otro modo es un gran desafío para los docentes”. Otros
expresaron sentimientos similares:
Creo que en lo que se refiere a los exámenes más importantes, la EQAO (Education Quality
Accountability Office, Oficina de Accountability de la Calidad Educativa), la evaluación de los
estándares de Ontario es excelente, pero creo que está teniendo problemas en mantenerse al día con
las nuevas realidades en la forma de enfocar la enseñanza y el aprendizaje.
Shaun Moynihan, Superintendente de Instrucción Curricular, Peel School District, Ontario, Canadá
Los docentes están más ocupados preparando los exámenes nacionales que haciendo lo que creen
mejor para los estudiantes. No es fácil ser innovadores ya que los resultados pueden no reflejarse en
los exámenes nacionales de inmediato.
Luis Fernandes, Director, Agrupamiento de Escuelas de Freixo, Portugal
Los líderes de sistemas educativos y el público en general están lentamente tomando conciencia de
que los sistemas actuales de medición son obstáculos para el cambio, pero las soluciones aún parecen
estar muy lejos. Las nuevas evaluaciones Common Core State Standards (CCSS) en los EE.UU. son
una señal prometedora de la sustitución de un enfoque basado exclusivamente en los contenidos
(especialmente en relación con el status quo), pero muchos advierten la necesidad de medidas
adicionales que puedan servir de mejor apoyo para el aprendizaje en profundidad en la práctica. 85
El desarrollo de nuevas medidas que estén alineadas con la visión y los objetivos de las nuevas
pedagogías y el aprendizaje en profundidad no tiene por qué ser una tarea hercúlea, ni tiene que ser
hecho por sí solo. En la sección anterior delineamos las características generales que podrían definir
un sistema de nuevas medidas, características que son factibles de ser implementadas. New
81
82
83
84
85
Fullan y Langworthy 2013
Fullan 2011
Mulgan y otros 2013
Hattie 2012
Conley y Darling-Hammond 2013
Pedagogies for Deep Learning, la red mundial de múltiples stakeholders, de la que formamos parte,
se está embarcando en esta tarea como parte de sus esfuerzos para movilizar sistemas enteros hacia el
aprendizaje en profundidad. Como parte del trabajo en esta red, estamos colaborando para desarrollar
nuevas medidas que impliquen la recolección y el análisis de tareas de aprendizaje en profundidad y
trabajos de los estudiantes, medidas de participación estudiantil, actitudes y disposiciones, medidas de
las condiciones de aprendizaje tales como percepciones y prácticas de los docentes y culturas y
capacidades de centros educativos y sistemas. Este esfuerzo se basa en la premisa fundamental de que
la medición debe ser utilizada principalmente para apoyar el aprendizaje, y por lo tanto debe evaluar
tanto los insumos como los resultados del proceso de aprendizaje. Investigaciones previas muestran
claramente que la naturaleza y la calidad de las actividades de aprendizaje y los entornos de
aprendizaje se relacionan con los resultados del aprendizaje.86 No todos los sistemas se encuentran en
la etapa en la cual la implementación de medidas y sistemas de accountability completamente nuevos
es factible o deseable. Percibimos un continuo de transformaciones de sistemas que comienza con
medidas existentes, pasa a medidas duales y finalmente llega a una etapa de medición que incorpora y
apoya totalmente las nuevas pedagogías y los resultados del aprendizaje en profundidad.
Nuevas Capacidades Pedagógicas
Sin embargo, las nuevas medidas por sí solas no van a cambiar los sistemas. Las nuevas medidas
deben ser combinadas con cambios reales en el diseño y la práctica de la enseñanza. La calidad y la
naturaleza del aprendizaje profesional de docentes y líderes es un elemento esencial para la
implementación eficaz. Hay dos componentes esenciales en el aprendizaje profesional: el aprendizaje
día a día y las políticas y estrategias que se relacionan con la profesión docente. La forma más rápida
de tener en cuenta el aprendizaje día a día es hacer la pregunta “¿cuál de las siguientes tres estrategias
es la que más contribuye a la formación docente: los programas episódicos y formales de desarrollo
profesional (DP), las evaluación docentes o las culturas de colaboración?” Tan evidente como la
respuesta DP pueda parecer, no es en sí misma una estrategia de aprendizaje robusta. Una o más
sesiones de DP no traerán consigo la implementación, aun si todo el personal asiste. El DP es sólo un
insumo. Lo que cuenta es lo que ocurre entre sesiones de DP. La evaluación docente es aún más débil.
¿Cómo podrían dos o tres (en el mejor de los casos) sesiones de evaluación al año hacer una
diferencia? Este es un punto que Murphy, Hallinger y Heck plantean convincentemente en su artículo
de investigación The Case of the Missing Clothes 87 y que Michael también documenta desde la
perspectiva de un líder en el nuevo libro The Principal.88 En cuanto a las culturas colaborativas,
contamos con 40 años de investigaciones que muestran que la colaboración continua y focalizada
produce aprendizaje a nivel de todo el centro educativo. Una vez más, esto tiene sentido. El hecho de
que los docentes estén aprendiendo juntos día tras día (aprendizaje es el trabajo), es lo que hace la
diferencia. Nuestra conclusión es que el desarrollo de las culturas de aprendizaje es la tarea principal,
con el desarrollo profesional y la evaluación como facilitadores y no como motores. El aprendizaje
profesional debería ser diseñado como un ciclo holístico de retroalimentación formativa con la
colaboración continua en su centro.
La forma en que los líderes enfocan, participan y se asocian al aprendizaje profesional es
fundamental. En los casos de aprendizaje profesional eficaz que hemos visto, los líderes realmente
son socios en el aprendizaje: de los docentes, de los estudiantes, de otros líderes y de la comunidad
más amplia de stakeholders. Y fomentan tipos específicos de aprendizaje profesional que
frecuentemente implican 1) aprendizaje colaborativo, social, 2) relevancia para el contexto local y 3)
análisis de su impacto en relación con los resultados deseados del aprendizaje del estudiante (por
ejemplo, el aprendizaje profesional está estructurado en función de objetivos de aprendizaje y
criterios de éxito claros). El aprendizaje profesional se basa en la práctica, focalizándose en su
aplicación más que en accountability. Si suena muy parecido a cómo funcionan las nuevas
86
87
88
Dumont y otros 2010; ITL Research 2011
Murphy, Hallenger y Heck 2013
Fullan 2014a
pedagogías para apoyar el aprendizaje en profundidad, es porque lo es. Este trabajo también
desarrolla la capacidad pedagógica de los docentes en cuanto a la ampliación de su repertorio de
estrategias de enseñanza y el desarrollo de un enfoque de la enseñanza basado en la investigación, en
el cual se utilizó el análisis del trabajo de los estudiantes y su progreso es utilizado para modificar las
estrategias de enseñanza. Apoya a los docentes en sus roles emergentes como se describe en el
capítulo 2. Todo esto representa un cambio fundamental en la profesión docente, mapeado por Andy
Hargreaves y Michael en su libro Profesional Capital.89
Hace décadas que países como Singapur, Finlandia y Canadá han venido desarrollando sus
profesiones docentes siguiendo las orientaciones generales que estamos mencionando, y por lo tanto
se encuentran en una mejor posición para desarrollar nuevas capacidades esenciales para las nuevas
pedagogías. Por lo menos en los EE.UU. esta no es la dirección de la política actual, que se centra en
la evaluación. Hemos argumentado que esto no desarrollará una profesión: de hecho, la debilitará. Un
caso similar es presentado de forma más amplia por Jal Mehta.90 Argumenta que una profesión eficaz
depende de: i) quiénes se sienten atraída por ella, ii) si se desarrolla una base de conocimientos
acumulada, iii) la forma en que se asegura que el conocimiento sea utilizado constantemente, y iv)
cómo los tres anteriores se alinean con un sistema global de accountability. Llega a la conclusión de
que la tarea consiste en pasar de una ‘burocracia a una profesión’ rehaciendo el sector para que
atraiga, genere, apoye e impulse docentes que sean profesionales pedagogos por antonomasia, es
decir, expertos en el proceso de aprendizaje.
Desarrollar profesionales en pedagogía no es sencillo. Los institutos de formación docente serían un
buen lugar para empezar. Kirsti Lonka, profesora y vice-decana de la Universidad de Helsinki y que
estudia y desarrolla la formación universitaria de docentes en Finlandia, dijo en nuestra entrevista:
La formación de los docentes es muy tradicional. La formación docente en las universidades debería
ser similar al tipo de aprendizaje y al entorno de trabajo basado en proyectos que tiene la gente
fuera de los centros educativos. Los estudiantes de medicina reciben formación en los hospitales. Los
docentes no ven cómo la gente trabaja hoy en día... Este es un gran problema: la formación en sí es
muy didáctica. Los profesores de los docentes dictan conferencias.
Kirsti Lonka, Profesora y Vice-decana de la Universidad de Helsinki, Finlandia
Los institutos de formación docente tienen que empezar a modelar competencias de aprendizaje en
profundidad en las experiencias de formación docente.
Hemos visto y hemos estado involucrados en el aprendizaje profesional que pone en práctica las ideas
centrales de las nuevas pedagogías y el aprendizaje en profundidad. Uno de los programas de
aprendizaje profesional que encarna los conceptos de las nuevas pedagogías, y en el cual Maria ha
estado involucrada de manera significativa, se llama 21st Century Learning Design. Este programa de
aprendizaje profesional surgió del proyecto Innovative Teaching and Learning Research (ITL
Research) patrocinado por Partners in Learning de Microsoft, y fue desarrollado en colaboración con
SRI International. 21st Century Learning Design, o ‘21CLD’ proporciona a pequeños grupos de
docentes un conjunto de categorías para el análisis de las actividades de aprendizaje (que van desde
planes de lecciones tradicionales a los tipos de tareas del aprendizaje en profundidad descritos
anteriormente) y el conjunto correspondiente de categorías para analizar el trabajo resultante de los
estudiantes. Cada categoría proporciona una definición explícita e indicadores concretos de progreso
en una competencia específica, como la resolución de problemas, el desarrollo de los conocimientos o
la autorregulación. Los docentes primero trabajan juntos en grupos utilizando las categorías para
codificar ejemplos de actividades de aprendizaje y muestras del trabajo de los estudiantes. Luego,
cada grupo utiliza las categorías para analizar y codificar algunas de sus propias actividades de
89
90
Hargreaves y Fullan 2012
Mehta 2013b
aprendizaje, rediseñando conjuntamente esas actividades de aprendizaje y transformándolas en
potentes tareas de aprendizaje en profundidad. Los docentes después prueban las nuevas tareas de
aprendizaje diseñadas con sus estudiantes, y vuelven para compartir el impacto con el grupo. El
proceso entonces se convierte en un ciclo de rediseño de las tareas de aprendizaje a través de la
colaboración permanente y el análisis colectivo del impacto en el aprendizaje de los estudiantes. Así
21CLD ofrece a los docentes un camino estructurado para implementar tareas de aprendizaje en
profundidad.91
Las categorías y el programa de 21CLD proporcionan a los docentes un puente entre la teoría y la
práctica de las nuevas pedagogías. El programa se está expandiendo rápidamente a nivel
internacional, desde Finlandia y Australia a Senegal y Brunei. En un centro educativo de Singapur
que ha adoptado 21CLD, la directora explicó:
En general, los docentes se preocupan por lo que es bueno para los chicos. Nuestros docentes vieron
la necesidad de que los chicos estuvieran “listos para el trabajo”. No sólo listos para la próxima
etapa de la escolaridad. Los docentes creyeron en las nuevas competencias y el aprendizaje en
profundidad, no sólo para aprobar los exámenes. Pero la tiranía de lo urgente [en las escuelas]
siempre se hace cargo. Todos están de acuerdo con la lógica y la necesidad, por lo que necesitaban el
apoyo y el tiempo para tomar estas medidas. Ahí es donde 21CLD fue una herramienta muy potente:
les dio una manera explícita de rediseñar sus actividades de aprendizaje, y era un instrumento
bastante sencillo de usar
Tan Chen Kee, Directora, Crescent Girls School, Singapur
Otros enfoques y programas de aprendizaje profesional, tales como el estudio de lecciones, el
coaching entre pares, las reuniones de docentes y las comunidades profesionales de aprendizaje,
pueden fomentar el tipo de colaboración y de asociaciones para el aprendizaje necesarias para apoyar
las nuevas pedagogías. La clave es orientar el contenido y la estructura de este tipo de programas para
que se ajusten a los componentes centrales de las nuevas pedagogías y los resultados del aprendizaje
en profundidad. En particular, la investigación-acción y los enfoques basados en la investigación
pueden ser excelentes modelos para este tipo de aprendizaje profesional.
Generalización de la tecnología
El tercer elemento clave de la capacidad necesaria para las nuevas pedagogías tiene que ver con cómo
utilizar la tecnología al servicio del aprendizaje en profundidad desde una perspectiva de centro
educativo y de sistema. La implementación eficaz de las herramientas y recursos digitales a través de
sistemas integrales implica no sólo su utilización como parte de asociaciones para el aprendizaje y
tareas de aprendizaje en profundidad. Los líderes de centros educativos y de sistemas que pretenden
implementar las nuevas pedagogías con éxito, desarrollan las condiciones propicias descritas
anteriormente junto con inversiones en el acceso digital. Sin la visión y las capacidades más amplias,
la inversión en equipos para todo el mundo rara vez vale la pena en términos de resultados de
aprendizaje. Sin embargo, hemos visto una integración exitosa de la tecnología en escuelas y sistemas
educativos financiados con fondos públicos, y compartimos aquí algunos ejemplos de lo que sucede
cuando las visiones y la creación de capacidades se anticipan a las compras.
Cuando los estudiantes tienen sus propios dispositivos, el pleno acceso a las aplicaciones y recursos
digitales para el aprendizaje, y la libertad de explorar y utilizar estos elementos como parte de las
91
Véase cómo 21CLD funciona en acción : http://itlresearch.com/itl-leap21
tareas bien estructuradas del aprendizaje en profundidad, el aprendizaje puede ser expandido de forma
dramática. Para tener el impacto máximo en el aprendizaje de los estudiantes, la integración de la
tecnología necesita su propio conjunto de ‘facilitadores’. Los sistemas no pueden simplemente
comprar un dispositivo para cada estudiante y esperar que se enciendan las nuevas pedagogías y el
aprendizaje en profundidad. La tecnología en los centros educativos modifica las condiciones, pero no
cambia las prácticas por sí sola. La integración eficaz de tecnología requiere muchos elementos:
recursos digitales que se alineen con los objetivos del aprendizaje y del plan de estudios; capacitación
tecnológica para el personal así como el aprendizaje profesional focalizado en el desarrollo de la
capacitad pedagógica; acceso a Internet de alta velocidad; sistemas integrados de evaluación y de
monitoreo del progreso; mecanismos de información para permitir el aprendizaje frecuente a partir
del trabajo; comunicaciones con padres y stakeholders; infraestructura que incluya protección de la
seguridad y la privacidad; soporte y mantenimiento de los equipos y una política de responsabilidad
cívica digital. Los costos de todo esto serán analizados en la próxima sección, pero diremos aquí que
cuando un plan se hace bien, el retorno de la inversión puede ser inmenso.
Los mejores ejemplos de tecnología integrada con otros elementos de las nuevas pedagogías ocurren
cuando centros educativos y sistemas completos – en lugar de docentes o clases individuales – llevan
a cabo la integración. Los Colegios Fontán en las Américas y España han hecho esto mediante el uso
de la tecnología como una herramienta para apoyar lasa asociaciones para el aprendizaje:
La tecnología contribuye al alcance del aprendizaje. No estoy hablando acerca de la escuela virtual.
La tecnología es como funciona nuestro método, pero no funcionaría sin las relaciones personales
[entre educadores y pares], averiguando quién es cada estudiante individualmente. Utilizamos la
tecnología para establecer una relación personal CON el estudiante.
Erika Twani, CEO, Learning 1 to 1 Foundation
En las escuelas basadas en el Modelo Relacional Fontán, cada estudiante tiene un dispositivo digital a
través del cual accede a los materiales curriculares y lleva a cabo tareas de aprendizaje en
profundidad de forma individual o en grupos de pares. A través de la plataforma en línea Qino del
sistema, estudiantes, padres y educadores acceden a los materiales de aprendizaje, colaboran, se
comunican y gestionan los planes de aprendizaje y los proyectos de los estudiantes en cualquier
momento y desde cualquier lugar con acceso a Internet.
Para los líderes de centros educativos y de sistemas que estén pensando en el acceso generalizado,
algunas de las preguntas más importantes tienen que ver con los dispositivos personales, el filtrado de
contenidos y aceptación de los padres. El movimiento ‘traiga su propio dispositivo’ o BYOD está
despegando en muchos centros educativos y sistemas, permitiendo que los estudiantes que sean
dueños de sus propias laptops, smartphones o tablets puedan llevarlos a los centros educativos
haciéndolos parte de la experiencia de aprendizaje. Por supuesto que estos programas se enfrentan al
gran desafío de la equidad de los estudiantes, de que todos los estudiantes tengan los mismos o
similares niveles de acceso a los recursos digitales para el aprendizaje. Este desafío seguramente es
un problema mayor en sociedades e centros educativos que tengan altos niveles de desigualdad
económica entre sus poblaciones estudiantiles, y en contextos así, la implementación de una política
BYOD debe ser cuidadosamente evaluada para asegurarse de que no exacerbe los desafíos a los que
se enfrentan los estudiantes más pobres. Algunos sistemas que comienzan con estos programas están
abordando este desafío, proporcionando dispositivos financiados por el centro educativo o el sistema
a todos los niños que todavía no poseen un dispositivo.
En nuestras conversaciones con los líderes que habían implementado BYOD, quedó claro que seguir
este camino no fue sólo una decisión política y de recursos, sino también una potente declaración de
cambio cultural. En el Peel School District, en Ontario, Canadá, cuando el equipo de liderazgo
anunció la nueva política BYOD en una reunión con los directores y los docentes de los centros
educativos, hubo una ovación de pie por parte de la audiencia.
La emoción era palpable. Se remonta a la postura de co-aprendizaje, eso es lo que se necesita. Se
necesita una sensación de libertad, una sensación de optimismo y una sensación de que la
experimentación está bien y que es la manera de aprender.
Shaun Moynihan, Superintendente de Instrucción Curricular, Peel School District, Ontario, Canadá
Sin embargo, junto con la libertad viene la responsabilidad. Cuando los estudiantes obtienen acceso a
las herramientas que les dan la posibilidad de acceder a la información y comunicar sus ideas y
opiniones a nivel mundial, el acceso debe ser equilibrado con el desarrollo de la ética para su uso
responsable. A la vez que empoderan a los estudiantes con dispositivos, los centros educativos tienen
que desarrollar programas para la responsabilidad cívica digital que proporcionen directrices claras
para el uso apropiado de la tecnología.92 Tanto docentes como líderes han dicho que tratar de limitar
o controlar el acceso es ineficaz y que la responsabilidad cívica digital es más realista:
Hablamos con los niños que están utilizando la tecnología de forma inapropiada y los guiamos para
pensar en ello de manera más constructiva. Tratar de bloquearlo, es como meter un dedo en un
dique.
Pauline Roberts, docente de 5º y 6º grado, Michigan, EE.UU.
En un entorno escolar fuertemente filtrado, la oportunidad de cultivar el uso apropiado por parte de
los estudiantes es denegada efectivamente. Una política que abra las redes informáticas escolares,
unida a la instrucción en su uso apropiado, la protección de la identidad y la seguridad, facilitará
que los estudiantes se conviertan en consumidores (y productores) más conscientes de contenidos
Web 2.0.
Jennifer Jensen y otros, 2011; Peel School District Report
Por último, un elemento esencial de las iniciativas exitosas es la inclusión de los padres. Sin el
consentimiento, la comprensión y el apoyo explícito de los padres, los programas de acceso digitales
no alcanzan su pleno potencial. Los padres necesitan comprender cómo se está utilizando la
tecnología para mejorar el aprendizaje. La obtención de este consentimiento y apoyo es uno de los
nuevos roles de los líderes de centros educativos y sistemas. De hecho, el desarrollo del apoyo
público para el modelo de las nuevas pedagogías en su conjunto debe ser parte integrante de las
iniciativas tecnológicas. Un ejemplo que vimos fue una encuesta realizada a los padres del Peel
School District para determinar las prioridades de los padres con respecto al programa, las cuales iban
más allá del aprendizaje profesional para los docentes, el acceso equitativo, Wi-Fi y mayor
comunicación con padres. En el instituto de Pauline Roberts, en Michigan, se realizan veladas de
tecnología para padres, en las cuales se les presenta a los padres aplicaciones como Twitter,
mostrándoles cómo pueden ser utilizadas con propósitos de aprendizaje. Programas así involucran a
los padres en el proceso de aprendizaje y los hacen participar como stakeholders y socios en estas
nuevas experiencias de aprendizaje.
El nuevo liderazgo para el cambio que hemos estado describiendo en este capítulo representa un gran
desafío, pero las señales indican que es tan atractivo como abrumador para la gente. El centro
educativo tradicional se ha visto obligado a abrirse y las nuevas fuerzas para el aprendizaje estallan
casi espontáneamente. Y nos encontramos con más y más líderes – estudiantes, docentes y
administradores por igual – que reconocen y se adhieren a las nuevas posibilidades. Ahora mismo, en
las primeras etapas de estos dinámicos acontecimientos, existe una gran ambigüedad e incertidumbre
en cuanto a qué camino las cosas podrían y deberían tomar. Esto es normal en tiempos de agitación.
La buena noticia es que todo está convergiendo para crear la posibilidad específica del surgimiento de
una masa crítica de prácticas de aprendizaje radicalmente nuevas. Hay una buena probabilidad de que
92
Jensen y otros 2011
estos acontecimientos podrían llegar a ser la nueva norma en un día no muy lejano. El liderazgo a
todos los niveles nunca ha sido más crítico. La mejor noticia es que los líderes que quieren hacer una
diferencia ahora tienen la oportunidad de tener un enorme impacto.
7. La nueva economía del sistema
Es sólo cuestión de tiempo hasta que haya un dispositivo por niño. Es una locura que no estemos en
eso ya. Es sólo un cambio en el modelo de recursos... Aumenta el aprendizaje, pero sólo si se hace
bien. La tecnología sin las condiciones adecuadas es un desperdicio de dinero.
Dan Buckley, Subdirector, Saltash.net Community School, Cornwall, Inglaterra
Gran parte de este informe se ha focalizado en brindar mayor claridad, precisión y percepción sobre
qué son las nuevas pedagogías, cómo logran el aprendizaje en profundidad, y cómo los centros
educativos pueden avanzar hacia ellas. En este capítulo pasamos a las cuestiones de política y sistema
educativo que tienen que ver con los resultados y los costos globales del nuevo modelo. Veremos que
cuando estudiantes y docentes se asocian y comienzan a rediseñar las prácticas del aprendizaje y
utilizan la tecnología en apoyo de las nuevas prácticas, los resultados del aprendizaje pueden mejorar
de forma dramática. También realizaremos una exploración preliminar de los aspectos económicos
del modelo de las nuevas pedagogías, demostrando que el nuevo modelo puede entregar resultados de
aprendizaje dramáticamente más relevantes, y que lo puede hacer dentro de la realidad económica de
los sistemas educativos de hoy en día. Nuestra intención explícita es proporcionar a los líderes
educativos y a los responsables de la formulación de políticas no sólo un argumento convincente para
la viabilidad económica del modelo de las nuevas pedagogías, sino también los primeros datos y los
puntos probatorios que la respaldan.
La economía de las nuevas pedagogías – tanto en términos de costos como de resultados – no es una
ciencia exacta. Sin embargo, en esta sección, reunimos evidencia convincente que indica que al
invertir recursos en las capacidades y las políticas necesarias para la aplicación efectiva de las
nuevas pedagogías, hay una fuerte posibilidad de que los sistemas educativos logren el doble de
aprendizaje por el mismo precio o menos, en comparación con los sistemas existentes. Se necesitan
esfuerzos específicos y focalizados al desarrollo de capacidades para desarrollar las capacidades
pedagógicas de los docentes y proporcionar recursos digitales generalizados a los estudiantes. Y
también se necesita la realineación completa del sistema de medidas de accountability y de
evaluación. Al comprometerse con estos cambios interdependientes, nuestros modelos educativos
pueden comenzar comprometer nuevamente a estudiantes y docentes con la emoción de aprender, y
nuestros centros educativos podrán cumplir su cometido de preparar a los estudiantes para la vida y el
trabajo en la nueva era.
Los nuevos resultados del aprendizaje
En primer lugar, plantearemos que las nuevas pedagogías pueden lograr resultados de aprendizaje
significativamente mayores. El argumento comienza con las pruebas aportadas por los meta-análisis
de las estrategias de ‘alto desempeño’ que tienen los mayores impactos sobre el aprendizaje, como se
analizó en el capítulo 2. Tanto en el meta-análisis realizado por John Hattie como en el kit de
herramientas de enseñanza y aprendizaje de la Education Endowment Foundation93, se ha demostrado
que las estrategias de las nuevas pedagogías tienen efectos de gran tamaño e impactos mayores en los
resultados del aprendizaje:
Tabla 6: Tamaño promedio del efecto de las nuevas pedagogías
Estrategia de enseñanza y
aprendizaje
Tamaño del efecto sobre el
aprendizaje de Hattie
Impacto medio del kit de
herramientas de EEF
.90
No incluido
Proporcionar evaluación
93
http://educationendowmentfoundation.org.uk/toolkit/
formativa
Retroalimentación
Estrategias meta-cognitivas
(Autorregulación)
Tutoría de pares
Tamaño medio del
efecto/Impacto medio
.75
.69
+8 meses
+8 meses
.55
.72
+ 6 meses
+7.3 meses
Así, el “impacto medio” de las estrategias de las nuevas pedagogías en términos de meses adicionales
de progreso de un estudiante más allá de la media94es mayor de siete meses.95 Tales estrategias de
enseñanza de alto desempeño resultan en un aprendizaje significativamente mayor por año para la
misma inversión. A lo largo de la escolarización de un alumno, el impacto acumulativo podría ser
bastante dramático.
Como hemos dicho a lo largo de este trabajo, las nuevas pedagogías no son tan sencillas como la
utilización de cualquier estrategia de enseñanza de forma aislada. Más bien, requieren que tanto
docentes como estudiantes adopten un nuevo enfoque de asociación para la enseñanza y el
aprendizaje, con los docentes trabajando junto a los estudiantes para definir y llevar a cabo las tareas
del aprendizaje en profundidad relevantes que crean y utilizan los nuevos conocimientos en el mundo.
Durante todo el proceso, los docentes y los alumnos monitorean continuamente el proceso de
aprendizaje, analizando lo que impulsa al aprendizaje con mayor eficacia, y luego refinando o
cambiando las estrategias para encontrar lo que funciona mejor. Cuando las estrategias de enseñanza
descritas anteriormente están completamente habilitadas y son aceleradas por la tecnología que
proporciona 1) acceso generalizado al conocimiento de los contenidos, 2) las herramientas y los
recursos para crear y utilizar los nuevos conocimientos, y 3) información sobre el proceso de
aprendizaje y el progreso de los estudiantes, el potencial para mejoras dramáticas en los resultados
crece aún más fuertemente. La mayoría de los centros educativos, los sistemas y los proveedores de
tecnología educativa están en las primeras etapas del aprendizaje de la forma de implementar la
tecnología eficazmente para mejorar los resultados del aprendizaje. La generalización de la
tecnología, donde cada estudiante tiene un dispositivo (llamada 1 a 1), sigue siendo una rareza en casi
todo el mundo.
La gráfica siguiente de European SchoolNet 96 muestra el porcentaje de estudiantes de los grados 4 y
8 en clases 1 a 1 en países de la Unión Europea en 2011-12. Sólo España, Noruega y Suecia alcanzan
cerca del 25 % de los estudiantes de grado 8 con 1 a 1 (aunque no tenemos información sobre la
calidad de la implementación).
Figura 13: Bajas tasas de tecnología generalizada en la mayoría de los países
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 64 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 77 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS A CONTINUACIÓN:
Grade 8 = 8º grado
Grade 4 = 4º grado
Spain = España
94
El tamaño medio del efecto para 150 estrategias de aprendizaje investigadas en el trabajo de Hattie fue .40 y, sin
sorprender, el tamaño medio anual del efecto en el aprendizaje de los estudiantes es.40 para un año de progreso en el
aprendizaje de un estudiante. Así, en promedio, el aprendizaje de un estudiante se duplica básicamente cada 2,5 años. Existe
un acuerdo independiente de que .40 es una estimación razonable del cambio en un año. Las Nuevas Pedagogías llevan el
tamaño del efecto a .72, casi duplicando la cantidad de aprendizaje que tiene lugar en el plazo de un año.
95
Estas medidas son presentadas en términos del impacto de las estrategias en los resultados del aprendizaje tradicional:
dominio del conocimiento de los contenidos y habilidades básicas.
96
European SchoolNet 2013
Norway = Noruega
Sweden = Suecia
EU = UE
Danmark = Dinamarca
Czech Republic = República Checa
Slovakia = Eslovaquia
Latvia = Letonia
Croatia = Croacia
Poland = Polonia
Cyprus = Chipre
Ireland = Irlanda
Romania = Rumania
Hungary = Hungría
France = Francia
Belgium = Bélgica
Estonia = Estonia
Greece = Grecia
Portugal = Portugal
Italy = Italia
Slovenia = Eslovenia
Bulgaria = Bulgaria
Austria = Austria
Lithuania = Lituania
Malta = Malta
Finland = Finlandia
En los lugares en los que se ha producido la implementación eficaz de las nuevas pedagogías a través
de la combinación de todos los componentes centrales y el desarrollo de las condiciones adecuadas,
los resultados a nivel de sistema son asombrosos. Los colegios Fontán en América Latina y España
(10.000 estudiantes), el sistema High Tech High en California (5.000 estudiantes), y el Mooresville
Graded School District en Carolina del Norte (5.600 estudiantes), todos ellos demuestran que estos
modelos pueden ser implementados, pueden lograr resultados de aprendizaje incrementados
significativamente, y lo pueden hacer con niveles de recursos normales o debajo de la media. Los
resultados del sistema High Tech High (HTH) 97 hablan por sí solos:
El 98 % de los graduados de HTH han ido a la universidad (en comparación con el 68% de la
población en general de los EE.UU.), con aproximadamente el 75 % asistiendo a programas
de cuatro años, como la Universidad Johns Hopkins, el Instituto de Tecnología de
Massachusetts y la Universidad de Stanford.
Más del 30 % de los alumnos de HTH ingresan al campo de las matemáticas o las ciencias
(frente a una media nacional del 17%).
los estudiantes afroamericanos de HTH superan a sus pares del distrito y de todo el estado por
un amplio margen en las calificaciones obtenidas en los exámenes; el porcentaje de los que
rinden química, física y matemáticas avanzadas (100%), e ingreso a la universidad (100%).
• A través del Programa de Pasantías Académicas, los estudiantes de HTH han completado
más de 1.000 prácticas en más de 300 empresas y agencias de la comunidad.
HTH logra esto con una importante población de estudiantes proveniente de grupos minoritarios y
con un costo de alrededor de 6.000 dólares al año por alumno, muy por debajo de la media nacional
97
Para más información acerca del enfoque de High Tech High véase: www.youtube.com/watch?v=qSzkwceFKHc
de EE.UU. de 11.831 dólares por alumno en los centros educativos públicos.98 En Colombia, los
institutos públicos de enseñanza que adoptaron el modelo Educativo Relacional Fontán pasaron de un
desempeño pobre o medio a un desempeño superior en los exámenes nacionales en todas las materias
en dos o tres años. El índice nacional de deserción estudiantil en Colombia es del 30%, y en los
Colegios Fontán es del 0,7 %. Lograron esto a la vez que aceleraron la finalización del plan de
estudios requerido por parte de los estudiantes en un 10 % y el gasto por alumno es el mismo que en
otros institutos públicos de enseñanza. Tal aprendizaje acelerado permite que los educadores
colaboren con los estudiantes, integrando aspiraciones e intereses con los objetivos del aprendizaje,
en lugar de estar limitados a impartir el plan de estudios estandarizado. El Mooresville Graded School
District de Carolina del Norte, a pesar de tener uno de los niveles más bajos de financiación por
alumno en el estado, obtuvo el tercer índice de graduación más alta y la segunda mejor puntuación en
los exámenes, mejorando los puntajes de desempeño del 73% en 2007-2008 al 89% en 2011-2012.
Tal vez lo más emocionante en Mooresville es que las ganancias más fuertes en materia de
desempeño fueron logradas por estudiantes desfavorecidos, como los estudiantes con necesidades
especiales, los estudiantes del idioma inglés y las minorías. En cada uno de estos tres sistemas, cada
estudiante tiene su propio dispositivo digital, y el foco está primero en el aprendizaje a través de las
nuevas pedagogías y luego en el uso estratégico de la tecnología para construir asociaciones para el
aprendizaje, empoderar a los estudiantes a medida que desarrollan las tareas del aprendizaje en
profundidad, y acelerar el aprendizaje. Park Manor en Elmira, Ontario – una escuela pública común
en un sistema grande – experimentó un enorme aumento en la competencia de escritura de alto nivel
del 42% al 83% mediante la integración de la pedagogía, la tecnología y el conocimiento del cambio.
Y el panorama todavía no está completo. El argumento a favor de la mejora significativa de los
resultados no sólo depende de las mejoras en las medidas de resultados tradicionales. Como
analizamos previamente, el efecto de las nuevas pedagogías en el aprendizaje en profundidad todavía
no se mide consistentemente en los sistemas descritos anteriormente. Todavía no sabemos el efecto
que las nuevas pedagogías tienen en las competencias del aprendizaje en profundidad para crear y
utilizar nuevos conocimientos en el mundo. Algunas primeras investigaciones sobre el aprendizaje en
profundidad proporcionan evidencias iniciales de que, cuando el aprendizaje está diseñado
explícitamente para fomentar el aprendizaje en profundidad, los estudiantes desarrollan estas
competencias. El proyecto ITL Research 99es uno de los pocos que ha estudiado y medido
sistemáticamente el desarrollo de las ‘habilidades del siglo XXI’ por parte de los estudiantes. A través
de siete países en 2010-2011, los equipos de investigación de ITL recolectaron actividades de
aprendizaje de los docentes y el trabajo resultante de los estudiantes. Los equipos luego los
codificaron utilizando categorías que definieron explícitamente niveles de habilidades tales como la
resolución de problemas, el desarrollo del conocimiento y la autorregulación, asignando puntajes más
altos a las actividades y los trabajos de estudiante que requerían o demostraban habilidades
superiores. La gráfica siguiente muestra los resultados del análisis de 967 actividades de aprendizaje y
3.367 ejemplos de trabajos de estudiantes que fueron codificados.
Figura 14: Los puntajes de actividades de aprendizaje predicen los puntajes del trabajo de los
estudiantes
INSERTAR GRÁFICO DE PÁGINA 67 DEL ARCHIVO ORIGINAL (PÁGINA 79 DEL
ARCHIVO PDF) CON LOS TEXTOS DE LA DIAPOSITIVA 12 DEL ARCHIVO POWERPOINT
Fuente: ITL Research, 2011, basado en el análisis de SRI International
La clara correlación positiva entre los puntajes de las actividades de aprendizaje y los resultados del
trabajo de los estudiantes demuestra que cuando las tareas de aprendizaje están diseñadas de forma
que desarrollen habilidades intencionalmente (un 3 o un 4 en los puntajes de las actividades de
98
99
New York Times 2013; Gallup 2013c
ITL Research 2011
aprendizaje), el trabajo de los estudiantes demuestra el desarrollo de estas habilidades. Sin embargo,
como podemos ver, hay muy pocos ejemplos de actividades y trabajos que logran un 3 o un 4. El
informe de ITL concluye:
Las conclusiones son claras: Las características de una actividad de aprendizaje asignada predicen
fuertemente las habilidades demostradas en el trabajo de los estudiantes. Encontramos una fuerte
asociación entre los puntajes de las actividades de aprendizaje y los resultados correspondientes de
los trabajos de los estudiantes. Esto sugiere que los estudiantes tienen muchas más probabilidades de
desarrollar y exhibir las habilidades del siglo XXI si las actividades de aprendizaje en las que
participan como parte de una clase les piden que demuestren esas habilidades.
Seamos claros que no estamos argumentando a favor de la enseñanza y el aprendizaje de habilidades
de aprendizaje profundas ‘genéricas’, es ‘colaboración’ en la enseñanza o ‘desarrollo del
conocimiento’ por fuera del campo de los contenidos. Estamos diciendo que cuando el proceso de
aprendizaje está diseñado de forma que requiere el dominio de los contenidos para que los estudiantes
creen y utilicen nuevos conocimientos, se desarrollan ambos, el conocimiento de los contenidos por
parte de los estudiantes y sus habilidades de aprendizaje en profundidad. No se desarrollan
habilidades de colaboración hablando de la colaboración en abstracto; se desarrollan colaborando en
asuntos y problemas de fondo que requieran el conocimiento de los contenidos. La investigación de
Hattie muestra que el desarrollo de habilidades de aprendizaje en profundidad sin basarlas en
contenidos reales no funcionará. A medida que se desarrollan y aplican más medidas de aprendizaje
en profundidad, tendremos más evidencias de cómo la combinación de habilidades y dominio de
contenidos impacta en los resultados de ambos.
De modo que las nuevas pedagogías tienen el potencial de proporcionar un modelo educativo nuevo y
potente que puede ofrecer nuevos y dramáticos resultados. Pero si estas pedagogías se implementan
de forma ineficaz, su efecto será mitigado. En el Capítulo 5 describimos versiones eficaces vs.
versiones ineficaces de nuevas pedagogías, y en el capítulo 6 hablamos de las condiciones culturales
y de capacidad que facilitan la implementación eficaz de las nuevas pedagogías a través de centros
educativos y sistemas. Aquí pasamos a la importante cuestión de las inversiones que son necesarias.
El equilibrio de costos de la generalización de la tecnología
El costo real del suministro generalizado de tecnología a cada docente y a cada estudiante de un
sistema está cayendo a diario a medida que disminuyen los precios de los dispositivos y más recursos
de aprendizaje de alta calidad se tornan disponibles en línea, y a medida que docentes y estudiantes se
vuelven más sofisticados digitalmente en sus vidas cotidianas. La tecnología en sí misma, en última
instancia, no será un gasto importante. Estamos de acuerdo con Mark Edwards, superintendente del
distrito Mooresville que ha escrito: “... la financiación de la conversión digital tiene que ver
principalmente con priorizar y dar nuevos propósitos, no se trata de encontrar nuevos o más
fondos”.100 Nuestro uso del término “generalización de la tecnología” significa 1 a 1, un dispositivo
conectado a Internet para cada niño, tanto dentro como fuera del centro educativo. Existen varias
subcategorías de costos subyacentes importantes en la generalización de la tecnología: dispositivos,
infraestructura, acceso a Internet, aplicaciones de contenidos y aprendizaje, sistemas de información
estudiantiles, capacitación tecnológica (por separado de la enseñanza profesional general para la
capacidad pedagógica) y mantenimiento y soporte tecnológico. Nuestro argumento afirma el
potencial de ‘doble aprendizaje por el mismo precio o menos’. Ya hemos delineado cómo las nuevas
pedagogías potencialmente podrían entregar el doble de aprendizaje. Así que la pregunta ahora es si
los costos específicos del suministro de tecnología generalizada son factibles dadas las realidades
fiscales existentes en los sistemas educativos.
100
Edwards 2013
El modelo de costos que presentamos aquí se basa en los costos más recientes de la tecnología en los
Estados Unidos. Los costos, los supuestos y la participación de cada categoría en la estructura de
costos del modelo variarán según el país y la región, pero el modelo general puede constituirse en
una herramienta útil para los formuladores de políticas que tengan en cuenta el panorama general de
estas inversiones. Desarrollamos el modelo de costos y ahorro sobre la base del análisis de los costos
actuales de los dispositivos, así como a través de conversaciones con los proveedores de tecnología y
los administradores de tecnología de distritos escolares.101 A continuación mostramos, en la parte
izquierda de la tabla, las categorías básicas de costos para el suministro de tecnología generalizada
para cada estudiante, utilizando estimativos de costos anuales por estudiante. Se incluye la
infraestructura y los soportes necesarios para que la tecnología funcione correctamente para el
aprendizaje (pero no otros costos asociados con la implementación eficaz y completa del modelo de
nuevas pedagogías descrito anteriormente). En la parte derecha de la tabla están las principales
categorías de ahorro de costos y de ahorros potenciales. Debajo de la tabla hay una descripción de
cada una de las categorías de costos y ahorros, explicando los supuestos de de cada cifra presentada.
Tabla 7: Modelo financiero para el equilibrio de costos del suministro de tecnología generalizada
Categorías de costos anuales por
estudiante
Importe
en U$S
Dispositivo
Infraestructura
Acceso
85.00
25.00
30.00
Contenidos y aplicaciones para el
aprendizaje
Mantenimiento y soporte
40.00
Capacitación tecnológica
Total de costos
35.00
5.00
$220.00
Ahorro de costos y
compensaciones anuales por
estudiante
Importe
en U$S
BYOD/Contribuciones de los padres
Disminución de las impresiones
Reasignar propósitos de
instalaciones
Ahorros por DP en línea
50.00
50.00
30.00
Reducción de viajes/franqueo
postal/teléfono
Reducción de libros de texto
Total de ahorros/compensaciones
10.00
10.00
70.00
$220.00
Este modelo demuestra que los costos de suministro de tecnología generalizada han disminuido
dramáticamente y que las compensaciones y los ahorros que se producen cuando la tecnología se
implementa estratégicamente pueden cubrir estos costos generales. Utilizando los precios y supuestos
más recientes, los costos totales son mucho menores que los que se veían dos o tres años atrás. La
tabla demuestra que los sistemas educativos pueden implementar las herramientas digitales
generalizadas sin gastar más. Y por si fuera poco, como hemos visto, obtienen resultados de
aprendizaje mucho mejores.
Categorías de costos
Dispositivo: la compra del dispositivo tecnológico representa la mayor categoría de costos. Esta
estimación de 85 dólares por dispositivo supone un ciclo de vida de tres años, y se basa en el
precio actual de los tablets educativos en un entorno de los 250 dólares, aunque es posible lograr
costos similares para laptops estudiantiles. Estamos comenzando a ver tablets a precios tan bajos
como 200 dólares. Este monto cubre la compra o arrendamiento de dispositivos, ya que esta
última se ha convertido recientemente en una opción (parte del cambio general que considera
101
Quisiéramos agradecerle a Mark Keating, el CIO del Peel District School Board in Ontario, Canadá, y a Rob Neu,
Superintendente, Federal Way School District, Washington, EE.UU, por sus revisiones y validación de los estimativos
proporcionados aquí.
que la tecnología es un costo de servicio en lugar de un gasto de capital). La buena noticia es que
cuando se compran o se adquieren en grandes cantidades a nivel de distrito, estado o país, los
costos de los dispositivos pueden reducirse aún más, y existe una alta probabilidad de que los
precios continúen bajando.
Infraestructura tecnológica: Para que los dispositivos sean herramientas de aprendizaje
óptimamente útiles, deben ser integradas a nivel de centro educativo y de sistema con
plataformas de colaboración y productividad, sistemas de gestión del aprendizaje, sistemas de
información para los estudiantes, sistemas de gestión de contenidos, portafolios de los
estudiantes, y gestión de la privacidad y la seguridad. Esta infraestructura ha sido gestionada
tradicionalmente a través de servidores locales que requieren significativas inversiones de capital
y personal de TI. Hoy en día, muchos de estos costos se pueden trasladar a servicios basados en
la nube, cuya implementación, gestión, soporte e integración a las aulas es más asequible. Los
costos de infraestructura también se convierten en gastos operativos en lugar de gastos de
capital. Un enfoque combinado en parte local y en parte en la nube puede ser una opción
preferida en ciertas partes del mundo, teniendo en cuenta las políticas que requieren el
almacenamiento local de datos de los estudiantes por razones de privacidad.
Acceso: Esta categoría de costos incluye Internet de alta velocidad así como Wi-Fi en los centros
educativos. Ambos forman parte de la infraestructura necesaria para activar todo el potencial de
la tecnología que ofrezca recursos de aprendizaje de alta calidad y para ahorrar costos en otras
áreas. Al igual que con los dispositivos, cuando las tasas de acceso se negocian a gran escala, los
sistemas educativos pueden reducir aún más los costos de esta categoría. Las tarifas de acceso
varían considerablemente según el país y el lugar, y esto es una categoría de costos para la cual
los gobiernos están ofreciendo programas de reducción de costos (véase el programa eRate en
los EE.UU.). El acceso domiciliario para los estudiantes no esta cubierto aquí. Sin embargo,
permitir que los estudiantes accedan en sus hogares debería ser un motor clave de política a un
nivel gubernamental más amplio para garantizar el acceso equitativo a la educación para todos y
en todo momento (24/7). También debe tenerse en cuenta que el costo de proporcionar el acceso
es mayor si es la primera vez que se implementa el acceso y se necesita cableado adicional, etc.
Contenidos y aplicaciones: Uno de los aspectos más valiosos de la generalización de la
tecnología desde una perspectiva del aprendizaje es el acceso que proporciona a recursos y
herramientas de aprendizaje casi ilimitados, desde materiales depurados específicamente para las
áreas temáticas, a herramientas creativas y colaborativas utilizadas en las organizaciones
modernas, juegos, contenidos personalizados y simulaciones que se pueden adaptar a los
intereses y niveles de progreso de los alumnos individuales. Estos recursos están disponibles a
través de recursos educativos abiertos que son percibidos por docentes y estudiantes como
estando a la par en calidad con los recursos pagos.102 En muchos casos vale la pena invertir en
materiales de alta calidad y alineados con los planes de estudios, pero estas inversiones deberán
enfrentarse al crowdsourcing de los contenidos digitales y los costos aún más reducidos por la
concesión de licencias de acceso concurrentes. Cada centro educativo y sistema deberá
determinar el grado en el que desean invertir en este tipo de materiales, pero una estrategia para
su inclusión debería ser parte de los costos globales.
Mantenimiento y soporte técnico. Esto no es una categoría en la que la inversión insuficiente es
una buena idea. Muchas implementaciones de tecnología en la educación han fracasado debido a
la falta de un soporte adecuado para mantener los dispositivos, la infraestructura, el acceso y el
flujo sin problemas de los contenidos. Sin embargo, hay maneras de optimizar la inversión, tales
como tener equipos técnicos conformados por estudiantes que ayuden con el mantenimiento y
soporte de dispositivos y sistemas, lo que ha demostrado ser una fuente increíble de
fortalecimiento y ampliación del soporte de los dispositivos, especialmente si los estudiantes
102
Bliss y otros 2013
están bien organizados y capacitados por personal profesional y disponer de recursos de soporte
en línea.
Capacitación tecnológica del personal. Separamos el costo de la capacitación tecnológica de la
formación profesional más amplia que se necesita para transformar la enseñanza y el aprendizaje
tal como se describió con anterioridad. Los costos en la tabla anterior representan la capacitación
puramente técnica. Esta capacitación es necesaria y se proporciona cada vez más como parte de
las compras. Además, los docentes cada vez cuentan con una mayor sofisticación digital y sólo
necesitan ideas, ejemplos y capacitaciones breves que se pueden proporcionar en línea.
Repetimos, esta no es un área para realizar una inversión insuficiente, pero el costo total de este
tipo de capacitación está disminuyendo de manera significativa.
Para cada una de las categorías de costos descritas, están apareciendo subsidios por parte de los
distritos, estados o provincias y del gobierno nacional para ayudar a los centros educativos
individuales a manejar los costos.
Compensaciones de costos y ahorros
BYOD (Bring Your Own Device, trae tu propio dispositivo) o contribuciones de los padres. Los
sistemas educativos están haciendo que la generalización de la tecnología sea asequible
permitiendo, por ejemplo, que los estudiantes traigan sus propios dispositivos para el proceso de
aprendizaje, ofreciendo acceso en línea a recursos de aprendizaje, y pidiendo a los padres que
contribuyan. La cuestión de la equidad, asegurarse de que todos los estudiantes tengan los
mismos niveles de acceso, o equivalentes, es fundamental en estas discusiones. Tener
contribuciones de escala móvil alineadas con los ingresos familiares es una forma de abordar
esta cuestión, tal como se ha implementado a nivel nacional en Portugal a través de la Iniciativa
Magallanes. Proporcionar dispositivos totalmente equipados a aquellos estudiantes que no tienen
uno propio es otra forma en que los sistemas resuelven el problema de la equidad. Ambas formas
pueden reducir drásticamente el costo del dispositivo para los sistemas educativos y también
aumentar el nivel de inversión psicológica en los programas por parte de las familias. Sin
embargo, en nuestro modelo, aunque no se utilice BYOD, el costo total por alumno es de
aproximadamente 220 dólares. Otros medios de recolección de fondos podrían ser a través de
gravámenes a la propiedad bajo forma de un impuesto a la tecnología.
Disminución de las impresiones. En la mayoría de los centros educativos, la impresión,
fotocopiado y uso de materiales basados en papel es un gasto considerable. Un costo anual por
niño de 50 dólares es en realidad una estimación realizada con criterio conservador, teniendo en
cuenta que en muchas escuelas los estudiantes reciben de 3 a 5 nuevos documentos por día,
además de las comunicaciones para los padres y el mantenimiento de la fotocopiadora. La
generalización de la tecnología permite que tales costos se reduzcan dramáticamente – si es que
no se eliminan por completo – y que los niveles de comunicación con todos los stakeholders
aumenten de manera significativa.
Reasignación de propósitos de las instalaciones. Muchos centros educativos ya cuentan con
laboratorios de computación o áreas dedicadas a albergar un gran número de computadoras.
Cuando la tecnología generalizada ha sido implementada y cada estudiante tiene un dispositivo
portátil, estas áreas pueden ser reasignadas como aulas o salas de reuniones. Dependiendo de si
un centro educativo tiene necesidades adicionales de espacio o no, esto puede constituirse en un
ahorro significativo de gastos de capital. Sin embargo, hay espacio para el debate sobre si las
nuevas pedagogías se benefician de diferentes tipos de instalaciones con diferentes arreglos
espaciales en comparación con los centros educativos tradicionales basados en aulas. Cambios
importantes en el diseño de las instalaciones implicaría por supuesto incurrir en gastos
adicionales. (En nuestra opinión las nuevas instalaciones están muy bien, pero no son un
requisito para la aplicación efectiva del modelo de nuevas pedagogías).
Ahorros por la formación profesional en línea. El desarrollo profesional tradicional a menudo
implica talleres, que suponen un gasto por cada docente, además del tiempo y los gastos de viaje
de los participantes. Tal como se describe en el capítulo 6, el tipo de aprendizaje profesional
integrado que se necesita para las nuevas pedagogías se lleva a cabo de forma continua dentro
del centro educativo y puede ser apoyado por ejemplos y colaboraciones en línea, reduciendo
potencialmente el costo global de la formación profesional. En muchos países, el costo de los
viajes de los docentes para el desarrollo profesional es considerable, por lo que la colaboración
basada en el centro educativo con apoyo en línea puede ser significativamente menos costosa.
Reducción de los viajes/franqueos postales/teléfono. Con la colaboración en línea, las reuniones
distritales y regionales, los gastos de viaje disminuyen. Las comunicaciones en línea también
pueden disminuir el costo global de comunicación con los padres y la comunidad. Se ahorra en
el franqueo del envío de calificaciones o evaluaciones de los estudiantes, ya que los padres
pueden tener acceso a ellas en línea.
Reducción de libros de texto. Cuando un centro educativo o sistema decide invertir en la
generalización de la tecnología, invierte en materiales y recursos que niegan la necesidad de la
compra de libros de texto (el gasto pasa a los recursos de aprendizaje digitales). El precio medio
de un libro de texto de enseñanza media es de 80 dólares, por lo que esta compensación de
costos se maneja con criterio conservador.
Este modelo demuestra que incluso con todo el gasto necesario para hacer que la generalización de la
tecnología sea eficaz, la inversión potencialmente puede ser recuperada a través del ahorro de costos
en otras áreas. Mientras que los montos exactos variarán según el país y la región, este modelo puede
ser utilizado por los líderes de sistemas para considerar las compensaciones y escenarios que podrían
funcionar en sus contextos. Project Red realizó una investigación nacional en profundidad sobre los
aspectos económicos de suministrar tecnología generalizada en los EE.UU. Su conclusión:
“Las evidencias sustanciales muestran que la tecnología tiene un impacto financiero positivo, pero
para obtener los mejores resultados, los centros educativos tienen que invertir en la reingeniería de
los centros educativos y no sólo en la propia tecnología. La tecnología educativa implementada
correctamente puede resultar en recaudación positiva a todos los niveles: federal, estatal y local. Los
encuestados por el Proyecto RED informan que la tecnología contribuye a la reducción de costos y
mejora en la productividad: cuanto más rica es la implementación de la tecnología, más positivo es
el impacto.” 103
Estos hallazgos destacan la necesidad de que las inversiones en tecnología sean planificadas plena y
estratégicamente antes de realizar compras, tal como lo hemos descrito en el capítulo 6. Para que la
generalización de la tecnología tenga éxito en el logro de su potencial, todos los componentes
centrales de las nuevas pedagogías y sus condiciones facilitadoras deben implementarse en una
estrategia alineada y coherente.
Por último, ¿cómo es posible realizar estas inversiones de ‘conversión digital’ dentro de la economía
global de la educación? Con independencia de si el costo final neto sea neutral, los líderes del sistema
educativo tendrán que presentar argumentos a los padres, a las comunidades y a los responsables de la
toma de decisiones políticas en el contexto de una perspectiva más amplia. El modelo de costos
anterior muestra un costo total para la generalización de tecnología de 220 dólares anuales por
estudiante, o menos del 2% de la media de 11.831 dólares anuales por estudiante destinado a la
educación a nivel primario y secundario en los EE.UU. Sin embargo, los EE.UU. gastan
significativamente más por alumno que la mayoría de los otros países. El gasto promedio de la OCDE
por alumno es de 8.595 dólares anuales. Incluso en países que gastan mucho menos por estudiante, la
generalización de la tecnología ahora se encuentra bien dentro del rango de factibilidad. Países como
103
Project Red 2013
México, Portugal y Turquía entienden esto y están llevando a cabo algunos de los esfuerzos más
ambiciosos del mundo para proporcionar tecnología a todos sus estudiantes en este preciso momento.
Cuando se tienen en cuenta los ahorros de costos descritos anteriormente, no hay literalmente ninguna
razón económica para que no se convierta en una realidad en un futuro muy próximo. La cuestión es
cómo se realizarán estas inversiones desde el punto de vista estratégico, cuán bien se integrará la
tecnología con los otros componentes de las nuevas pedagogías y si el proceso contará con el apoyo
de las condiciones facilitadoras para la aplicación realmente eficaz que permitan alcanzar los nuevos
resultados.
Realineación de todo el sistema
La difusión y la implementación efectiva de las nuevas pedagogías a través de sistemas educativos
completos dependen del contexto político y del apalancamiento del sistema más allá de cualquier
centro educativo individual. En trabajos anteriores, Sir Michael Barber, Michael Fullan y otros
colegas han escrito extensamente sobre la reforma del sistema completo y el liderazgo del cambio.104
Todos los principios y motores descritos en ese trabajo son igualmente relevantes para influir en la
cultura y el desarrollo de capacidades para las nuevas pedagogías. La realineación a nivel del sistema
de propósitos, recursos humanos y estrategias de aprendizaje profesional, nuevas evaluaciones y
medidas de accountability, creación de redes de colaboración, recursos financieros y nuevos roles
para todos aportarán al sistema un fuerte apalancamiento del proceso de cambio. Anteriormente
describimos un nuevo concepto de cambio completo del sistema que llamamos ‘cambio inherente’,
que se refiere a la facilidad y rapidez de la evolución hacia nuevas pedagogías o ‘contagio positivo’
bajo el conjunto de condiciones adecuadas. Pero, así como las nuevas pedagogías se manifiestan
actualmente en versiones más o menos efectivas, el cambio completo del sistema hacia las nuevas
pedagogías viene en versiones más fuertes y más débiles. Seamos claros: de nuestras conversaciones
con docentes, líderes escolares, personas con influencia en los sistemas educativos y responsables de
formulación de políticas, resulta evidente que la mayoría de ellos creen que los elementos del sistema
son actualmente los obstáculos más fuertes para el cambio.
La realineación eficaz del sistema completo comienza con poner el foco de forma central en el
aprendizaje en profundidad. En muchos, si no la mayoría de los casos que hemos visto, las nuevas
pedagogías se están propagando sin estar plenamente alineadas con las estructuras del plan de
estudios formal, de la evaluación y de accountability. Esto coloca a docentes y estudiantes en un
conflicto con los objetivos del sistema. El sistema opera como un obstáculo a la innovación. En
cambio, en los sistemas en los que vemos la implementación eficaz de las nuevas pedagogías, todas
las condiciones se realinean en todo el sistema para facilitar enormemente el cambio. Los líderes de
estos sistemas invierten en los motores adecuados: primero, una visión clara y foco en el aprendizaje
en profundidad, luego culturas colaborativas de aprendizaje, desarrollo de la capacidad pedagógica,
generalización de la tecnología y las demás condiciones facilitadoras que describimos anteriormente.
Estos elementos combinados representan las versiones más fuertes, donde el cambio inherente parece
más orgánico y natural. Pero como este análisis ha puesto de manifiesto, en estos casos hay mucho
que ocurre por debajo de la superficie.
En estos sistemas, los formuladores de políticas educativas adoptan enfoques diferentes, y el cambio
se manifiesta en diferentes formas en diferentes países. En Tasmania, Australia, el sistema está
facilitando la rápida difusión de las nuevas pedagogías a través de todo el sistema mediante el
catalizador de la formación profesional. Los líderes están focalizando el cambio a través de una
iniciativa 21CLD en todo el estado para ayudar a todos los docentes a cruzar el puente hacia las
nuevas pedagogías:
Lo que está claro para mí, en mi trabajo con los centros educativos que están avanzando, es que la
inversión más importante es el tiempo para apoyar el desarrollo profesional y el desarrollo de
104
Fullan 2010; Fullan 2011; Barber, Rizvi y Donnelly 2012
capacidades en torno a las nuevas pedagogías. El pensar y trabajar en torno a esto es más
importante que cualquier otra cosa.
Max Drummy, Director de Aprendizaje Profesional, Departamento de Educación, Tasmania,
Australia
En otros ejemplos, el modelo educativo entero ha sido o está siendo reestructurado para apoyar la
difusión de las nuevas pedagogías en todo el sistema. En casos como High Tech High, los Colegios
Fontán y el Peel School District, el marco a nivel del sistema, las políticas y los programas están
todos alineados para integrar las nuevas asociaciones para el aprendizaje, las tareas del aprendizaje en
profundidad y el uso de la tecnología para facilitar y acelerar el aprendizaje en profundidad.
Como hablamos de nuevas economías, tomemos nota de que a medida que se abren y se explotan
nuevas ‘ricas vetas’, el mayor recurso nuevo de todos es, por lejos, la forma en que los tiempos de
aprendizaje de estudiantes y docentes son liberados y re-focalizados profundamente en un mejor
aprendizaje y con más profundidad, no sólo durante la jornada lectiva, sino con el acceso al
aprendizaje 24/7. La mayor pérdida de todas es la cantidad de horas, días, años y décadas
desperdiciadas en el aburrimiento y la alienación. Si el tiempo es oro, tenemos la oportunidad de
convertirnos en multimillonarios aprendiendo.
La movilización de sistemas completos hacia las nuevas pedagogías no es una empresa fácil. Se
requiere nada menos que enfrentar los desafíos fundamentales y el nuevo potencial de los sistemas
educativos en nuestra época. Instamos a los líderes y a los sistemas a no embarcarse en este tipo de
misión por sí solos. Redes de colaboración a nivel de centros educativos, estados y sistemas están
surgiendo en muchos países y también a nivel internacional, tales como la red mundial New
Pedagogies for Deep Learning (Nuevas Pedagogías para el Aprendizaje en Profundidad) de la que
somos parte. La buena noticia es que la dinámica de sistemas inherente al modelo es tan potente que,
a nuestro juicio, parece imparable. El líder sabio aprovecha estas condiciones favorables. ¿Qué podría
ser mejor que todos, desde estudiantes hasta docentes, líderes y comunidades enteras hagan el trabajo
más valioso asociándose? Y la mejor noticia es que podemos cosechar grandes beneficios de estas
prácticas a un costo razonable; metafóricamente, el doble de aprendizaje a mitad de precio.
8. Los ricos futuros
Con países que enfrentan un desempleo juvenil que va desde el 14% a más del 50%, y con una brecha
cada vez mayor en los ingresos, podría parecer absurdo contemplar futuros ricos. Pero eso es
exactamente lo que deberíamos. El nuevo aprendizaje, como lo hemos descrito, representa la solución
más grande de todas. Los modelos y las prácticas de nuestros sistemas educativos están cambiando en
todo el mundo. Con qué rapidez se producen estos cambios, si van a conducir a mejoras sustanciales
en los resultados del aprendizaje, más relevantes para la prosperidad de nuestros estudiantes y
nuestras sociedades, es algo que aún está por verse. Este informe ha tratado de clarificar una nueva
visión y modelo para la educación. Ha proporcionado ejemplos y percepciones sobre cuáles son los
elementos centrales del nuevo modelo y cómo pueden ser implementados de forma eficaz en sistemas
completos. Las primeras evidencias que hemos presentado aquí, así como el entusiasmo palpable de
estudiantes, docentes y todos aquellos involucrados en la implementación de estas visiones, sugieren
el enorme potencial de las nuevas pedagogías para lograr el aprendizaje en profundidad.
Las nuevas asociaciones para el aprendizaje entre docentes y estudiantes son la base esencial para
lograr nuevas pedagogías eficaces. Estas asociaciones están empezando a surgir naturalmente a
medida que el acceso digital abre la puerta a fuentes más amplias y variadas del conocimiento de
contenidos. A medida que estudiantes aburridos y docentes alienados buscan nuevas perspectivas, el
nuevo aprendizaje es un atractivo natural. Los estudiantes comienzan a participar en la definición de
los objetivos del aprendizaje, conectando el aprendizaje a sus propios intereses y aspiraciones y se
convierten en observadores más activos y guías de su propio aprendizaje y progreso, así como del de
sus pares. Las tareas del aprendizaje en profundidad se basan en las nuevas asociaciones para el
aprendizaje. Desafían a los estudiantes a desarrollar conocimientos y a comenzar a utilizar sus ideas
en el mundo real. Durante el proceso, desarrollan habilidades clave y la experiencia de hacer ‘trabajos
de conocimiento’ de formas tales que desarrollan la tenacidad, la perseverancia y las actitudes
proactivas que allanan el camino hacia prósperos futuros.
Para ampliar estas pedagogías a prácticas más sostenibles y generalizadas que tengan un impacto
medible en el aprendizaje, debemos trabajar juntos para desarrollar más y refinar estas percepciones
sobre lo que estas nuevas pedagogías son en la práctica y sus implicancias para los roles de docentes,
estudiantes, líderes y formuladores de políticas. Los sistemas no cambian sólo porque una de las
partes inicie una acción. Cuando elementos que forman parte de los diversos grupos se vuelven
profundamente insatisfechos con el status quo, pasan a la acción, quizá comenzando por separado,
pero sobre todo cuando empiezan a converger, las chispas del cambio saltan y se encienden. Por lo
tanto todos nosotros tenemos un interés en iniciar la siguiente etapa de la reforma, una que promete
ser tan radical como cualquiera de las que hemos visto desde el advenimiento de la educación pública
en el siglo XIX. Estamos en las primeras etapas de una revolución del aprendizaje que definirá en
términos específicos al ciudadano del futuro como una persona que sabe, que hace y que puede
funcionar productivamente en un mundo complejo.
Todos deberían trabajar en su propia lista de acciones. Ofrecemos aquí algunos puntos de partida para
cada rol:
Estudiantes
Identificar a los socios y mentores en el aprendizaje entre sus pares, docentes y comunidades, y
asegurarse de que conozcan sus aspiraciones e intereses.
Reflexionar sobre su propio progreso en el aprendizaje, solicitar a los socios de confianza en el
aprendizaje la retroalimentación y darles también retroalimentación a ellos a cambio, dedicarse a
enseñar con sus pares y a aprender de sus pares.
Comenzar a definir sus propios objetivos del aprendizaje, conectando su aprendizaje a sus
aspiraciones e intereses personales, y luego comenzar a lograr esos objetivos.
Empujar a sus docentes y compañeros de estudios para que sean socios en el aprendizaje,
abocados al desarrollo de un aprendizaje en profundidad.
Docentes
Comenzar a practicar un enfoque de asociación para aprender de y con sus estudiantes.
Asegurarse de conocer las aspiraciones e intereses de sus estudiantes.
Identificar las tareas del aprendizaje en profundidad que están teniendo lugar en su centro
educativo o comunidad más amplia.
Comenzar a redefinir sus tareas de aprendizaje para y con sus estudiantes, generar más
oportunidades para el desarrollo de conocimientos, la resolución de problemas y la
implementación en el mundo real, y conectar las tareas con las aspiraciones de los estudiantes.
Colaborar con otros docentes y stakeholders en lo que está funcionando para mantener y hacer
avanzar el aprendizaje de los estudiantes
Empujar a sus colegas y al director en la dirección de las nuevas pedagogías vinculadas al
aprendizaje en profundidad.
Líderes escolares
Comenzar a practicar un enfoque de asociación para aprender de y con sus docentes.
Identificar ejemplos de tareas de aprendizaje en profundidad dentro de su centro educativo;
compartir y analizar estas tareas con otros docentes focalizándose en cómo están participando los
estudiantes y cuáles son los resultados.
Desarrollar ritmos permanentes de colaboración con estudiantes, docentes, padres, otros líderes
de centros educativos y líderes del sistema, todos focalizados en la definición, desarrollo e
implementación de ideas para lograr los objetivos del aprendizaje en profundidad.
Identificar y desarrollar nuevas formas de medir el éxito de estudiantes, docentes y de los centros
educativos que se alineen con los objetivos del aprendizaje en profundidad y la implementación
de las nuevas pedagogías.
Asociarse con otros centros educativos y con el distrito o la región para la creación de un
esfuerzo a nivel de todo el sistema a fin de ingresar en las nuevas pedagogías y el aprendizaje en
profundidad.
Responsables de la formulación de políticas
Colocar el desarrollo de las capacidades pedagógicas de los docentes en el centro de todas las
políticas y prioridades.
Identificar y desarrollar nuevas formas de medir el éxito de estudiantes, docentes y de los centros
educativos que se alineen con los objetivos del aprendizaje en profundidad y la implementación
de las nuevas pedagogías. Asegurarse de que estos nuevos sistemas de medidas se utilicen
principalmente para apoyar el progreso del aprendizaje en todos los niveles.
Con el aprendizaje en profundidad y las nuevas pedagogías como motores, desarrollar y apoyar
programas holísticos de acceso digital.
Reducir la accountability negativa en favor del desarrollo de capacidades en torno a las nuevas
pedagogías vinculadas al aprendizaje en profundidad.
Los puntos de partida anteriores deberían ser apoyados por investigaciones posteriores continuas en
cuanto al trabajo de implementación y el aprendizaje a partir del mismo. Debemos pensar en cómo las
nuevas asociaciones de aprendizaje a todos los niveles pueden fomentar el cambio latente e inherente
que está a punto de ocurrir y estudiarlo. Debemos desarrollar una nueva forma de definir y medir el
éxito de nuestros sistemas educativos basado en una orientación diferente hacia sus objetivos. Tales
medidas deberían modificar la evaluación llevándola hacia la medición de los elementos clave del
aprendizaje en profundidad: el dominio del proceso de aprendizaje, el desarrollo de los
conocimientos, y las actitudes proactivas de ‘hacer’ que hemos descrito. Y debemos dejar de centrar
el aprendizaje sólo en la cobertura de los planes de estudio con el mandato de preparar para exámenes
que sirven al sistema más que al estudiante.
Nuestras políticas y nuestra economía del sistema educativo también deben ser realineadas. El
desarrollo de las capacidades pedagógicas de nuestros docentes para que practiquen eficazmente las
nuevas pedagogías que impulsan los resultados de aprendizaje en profundidad debe ser el nuevo
punto focal de la política educativa. Estas capacidades son el eje central de la eficacia del nuevo
modelo. Y como hemos demostrado, las restricciones fiscales ya no son una excusa para retrasar la
generalización de la tecnología en nuestros centros educativos. Las herramientas y recursos digitales
generalizados se pueden suministrar con los niveles actuales de financiamiento: es más una cuestión
de voluntad política que un asunto económico.
La historia nos muestra que aquello que podemos imaginar, lo podemos hacer posible. Para
implementar de manera eficaz y sostenible el tipo de modelo de aprendizaje descrito en este informe,
necesitamos esfuerzos de colaboración sostenidos para movilizar a los sistemas completos para
aprender juntos. Tres nuevas fuerzas – las nuevas pedagogías, el nuevo liderazgo para el cambio y la
nueva economía del sistema – están convergiendo con contextos sociales, económicos, tecnológicos y
organizativos más amplios de manera que presenta las condiciones más favorables para la
transformación desde hace más de un siglo. Ha llegado el momento de aprovechar esta oportunidad
única en una generación. El cambio de sistemas completos nunca ha sido más fácil de lograr.
El objetivo final es lograr alumnos interdependientes que posean las habilidades, actitudes y
experiencias que verdaderamente aprovechen al máximo el extraordinario mundo de informaciones,
ideas, creatividad y conexión que se abre con el acceso digital. Tanto los jóvenes como los adultos
tienen el instinto natural de aprender y crear. Esto es lo que las nuevas pedagogías pueden liberar.
Pero también hemos visto que esta liberación no debe ser desestructurada. Nuestros centros
educativos y nuestras pedagogías necesitan inspirar y asegurar que todos los estudiantes sean capaces
de emprender un aprendizaje independiente y una acción con propósito en el mundo, y tengan no sólo
la base sino también las experiencias prácticas y las habilidades técnicas para crear futuros ricos para
ellos y sus sociedades.
El modelo de nuevas pedagogías promete expulsar de nuestros centros educativos el aburrimiento y la
alienación de estudiantes y docentes, un desperdicio increíble cuando hay tanto que aprender. La
próxima década podría ser la más transformadora de todas desde la creación de las escuelas del
modelo fábrica, hace 150 años. Imagínense un futuro en el cual los estudiantes y los docentes no
pueden esperar para comenzar a aprender, donde de hecho el centro educativo no los abandona nunca
porque siempre están aprendiendo. Vemos la visión direccional. Detectamos elementos de ella en la
realidad. Podemos saborear las posibilidades. Es un futuro que es claramente posible de realizar.
Requerirá la ingenuidad del aprendizaje de muchos. Es una rica veta que vale la pena explotar.
Bibliografía
Banchero, S. (2013). “Teacher Training’s Low Grade”, Wall Street Journal, 18 de Junio de 2013
http://online.wsj.com/article/SB10001424127887323836504578551904167354358.html?mod=W
SJ__MIDDLENexttoWhatsNewsForth. Acceso el 18 de junio de 2013.
Barber, M. (1997). The Learning Game: Arguments for an Education Revolution. London: Gollancz.
Barber, M., Moffit, A., Kihn, P. (2010). Deliverology 101: A Field Guide For Educational Leaders.
London: Corwin.
Barber, M., Rizvi, S., & Donnelly, K. (2012). Oceans of Innovation: The Atlantic, the Pacific, Global
Leadership and the Future of Education. New York: Penguin.
Barber, M., Donnelly, K., Rizvi, S. (2013). An Avalanche is Coming: Higher Education and the
Revolution Ahead. London: Institute for Public Policy Research.
Bliss, T.J., Robinson, T., Hilton, J., and Wiley, D. (2013). “An OER COUP: College Teacher and
Student Perceptions of Open Educational Resources.” Journal of Interactive Media in Education.
Spring. Tomado de: http://jime.open.ac.uk/2013/04
Bransford, J., Brown, A., and Cocking, R. Eds. (2000). How People Learn: Brain, Mind, Experience
and School. Washington, DC: National Academy Press.
Brooks, D. (2012). The Social Animal: The Hidden Sources of Love, Character and Achievement.
New York: Random House.
Cervone, B., Cushman, K. (2013). Teachers at Work: Six Exemplars of Everyday Practice. Tomado
de: http://www.studentsatthecenter.org/sites/scl.dldev.com/files/field_attach_file/Exec_Cervone%26Cushman_032312.pdf
Christensen, C., Horn, B., and Johnson, C. (2008). Disrupting Class: How Disruptive Innovation Will
Change the Way the World Learns. New York: McGraw Hill.
Claxton, G. (2013). “School as an Epistemic Apprenticeship: The Case of Building Learning Power.”
32nd Vernon-Wall Lecture. The Education Section of the British Psychological Society.
Leiecester: The British Psychological Society.
Conley, D., Darling-Hammond, L. (2013). Creating Systems of Assessment for Deeper Learning.
Stanford, CA: Stanford Center for Opportunity Policy in Education.
Cuban, L. (2013). Inside the black box of classroom practice. Cambridge, MA: Harvard Education
Press.
Day, C., Sammons, P., Leithwood, K., Hopkins, D., Gu, Q., Brown, E., Ahtaridou, E. (2011).
Successful School Leadership: Linking with Learning. London: Open University Press.
Dean, C. Hubbell, E., Pitler, H., Stone, B. (2012). Classroom Instruction that Works: research-based
strategies for increasing student achievement. Boston: Pearson.
DeLorenzo, R., Battino, W., Schreiber, R., and Carrio, B. (2008). Delivering on the Promise: The
Education Revolution. New York: Solution Tree.
Duckworth, A. (2013). “The key to success? Grit.” TED: Ideas Worth Spreading. Tomado de:
http://www.ted.com/talks/angela_lee_duckworth_the_key_to_success_grit.html
Dumont, H, Istace, D, and Benavides, F., eds. (2010). The Nature of Learning: Using Research to
Inspire Practice. Paris: OECD Publishing.
Dweck, Carol. (2005). “How Can Teachers Develop Students’ Motivation - and Success?” Entrevista
de Gary Hopkins en Education World. Tomado de:
http://www.educationworld.com/a_issues/chat/chat010.shtml
Economist. (2013a). “Towards the End of Poverty.” The Economist. 1º de junio de 2013. Tomado de:
http://www.economist.com/news/leaders/21578665-nearly-1-billion-people-have-been-taken-outextreme-poverty-20-years-world-should-aim
Economist. (2013b). “Catching on at last.” Briefing on Education Technology. The Economist, 29 de
junio de 2013.
Edwards, M.A. (2013). Every Child, Every Day: A Digital Conversion Model for Student
Achievement. Upper Saddle River, New Jersey: Pearson.
European School Net. (2013). “One laptop per child in Europe: how near are we?” Observatory.
Briefing Papers, Edición No. 2, Mayo 2013.
Fukkink, R., Tavecchio, L. (2010). “Effects of Video Interaction Guidance on Early Childhood
Teachers.” Teaching and Teacher Education: An International Journal of Research and Studies.
2010- Nov. Elsevier.
Fullan, M. (2010). All Systems Go: The Change Imperative for Whole System Reform. Thousand
Oaks: Corwin
Fullan, M. (2011). Choosing the Wrong Drivers for Whole System Reform. Centre for Strategic
Education, Seminar Series 204.
Fullan, M. (2013a). Great to Excellent: Launching the Next Stage of Ontario’s Education Agenda.
Tomado de: http://www.edu.gov.on.ca/eng/document/reports/FullanReport_EN_07.pdf
Fullan, M. (2013b). Stratosphere: Integrating Technology, Pedagogy, and Change Knowledge.
Toronto: Pearson.
Fullan, M. (2014). The Principal: Three Keys to Maximizing Impact. San Francisco: Jossey-Bass.
Fullan, M., Donnelly, K. (2013) Alive in the swamp: Assessing digital innovations. London: Nesta;
Oakland, CA.: New schools venture funds.
Fullan, M., Langworthy, M. (2013) Towards a New End: New Pedagogies for Deep Learning.
Tomado de: http://www.newpedagogies.org/
Gallup. (2013a). “21st Century Skills and the Workplace: a 2013 Microsoft-Pearson Foundation
Study on 21st Century Skills and the Workplace.” Tomado de:
http://thegallupblog.gallup.com/2013/05/what-works-in-schools-is-real-work_30.html
Gallup. (2013b). “Kids Offer to Save Economy; America Says No Thanks.” The Gallup Blog. 1º de
Octubre de 2013. Tomado de: http://thegallupblog.gallup.com/2013/10/kids-offer-to-saveeconomy-america-says.html
Gallup. (2013c). “GPA, SAT, ACT…RIP” The Gallup Blog, 9 de julio de 2013. Tomado de:
http://thegallupblog.gallup.com/2013/07/gpa-sat-actrip.htm
Groff, J. and Mouza, C. (2008). “A Framework for Addressing Challenges to Classroom Technology
Use.” Association for the Advancement of Computing en Education Journal, 16,1, 2008.
Hargreaves, A., Fullan, M.(2012). Professional Capital: Transforming Teaching in Every School.
New York: Teachers College Press, and Toronto: Ontario Principles’ Council.
Hattie. J. (2009). Visible Learning: A Synthesis of over 800 Meta-Analyses Relating to Achievement.
London: Routledge.
Hattie, J. (2012). Visible Learning for Teachers: Maximizing Impact on Learning. New York:
Routledge.
Hewlett Foundation. (2012). Deeper Learning: Strategic Plan Summary. The William and Flora
Hewlett Foundation. Tomado de:
http://www.hewlett.org/uploads/documents/EducationProgram_Deeper_Learning_Strategy.pdf
Higgins, S., Xiao, Z. and Katsipataki, M. (2012) ‘The Impact of Digital Technology on Learning: A
Summary for the Education Endowment Foundation.’ Durham: Durham University.
International Telecommunication Union. (2013). ITU World Telecommunication /ICT Indicators
database. Geneva, Switzerland. Tomado de: http://www.itu.int/en/ITUD/Statistics/Documents/facts/ICTFactsFigures2013.pdf
ITL Research. (2011). Innovative Teaching and Learning Research: 2011 Findings and Implications.
Tomado de: http://www.itlresearch.com/research-a-reports/2011-itl-research-findings
Jenkins, L. (2013). Permission to Forget. 10a edición. Milwaukee: WI: American Society for Quality
Press.
Jensen, J., Taylor, N., Fisher, S. (2011). Decisions and Directions: Review and Report of Educational
Technology Implementation and Use in the Peel District School Board. Ontario, Canada.
Compartido con la autorización del Peel School Board.
Kay, K., Greenhill, V. (2013). The Leaders’ Guide to 21st Century Education: 7 Steps for Schools
and Districts. Boston: Pearson.
Kirschner, P. and van Merrienboer, J. (2013). Do learners really know best? Urban legends in
education. Education Psychologist. Vol. 83, No. 3, pp. 169-183.
Laurillard, D. (2012). Teaching as Design Science. London: Routledge.
Levin, H. (2011). “The Utility and Need for Incorporating Non-Cognitive Skills into Large Scale
Educational Assessments.” Presentado en la ETS Invitational Conference on International LargeScale Assessment para ser publicado por Educational Testing Service. Revisado Mayo 2011.
Logez, K. (2013). “What Makes a NEET?” OECD’s Education Today. Tomado de:
http://oecdeducationtoday.blogspot.fr/2013/05/what-makes-neet.html
Lonka, K. & Ketonen, E. (2012). How to make a lecture course an engaging learning experience?
Studies for the Learning Society, 2, 63-74.
http://versita.metapress.com/content/6604263706320662/fulltext.pdf
Lorenz, E. (1972). “Predictability: Does the Flap of a Butterfly’s Wings in Brazil Set Off a Tornado
in Texas?” Presentado ante la American Association for the Advancement of Science, 29 de
diciembre de 1972. Tomado de: http://www.scribd.com/doc/130949814/Predictability-Does-theFlap-of-a-Butterfly%E2%80%99s-Wings-in-Brazil-Set-Off-a-Tornado-in-Texas
Lovat, T., Dally, K., Clement, N., Toomey, R. (2011). Values Pedagogy and Teacher Education: Reconceiving the Foundations. Australian Journal of Teacher Education. Vol 36, 7. Tomado de:
http://www.eric.ed.gov/PDFS/EJ936996.pdf
Luckin, R., Bligh, B., Munches, A., Ainsworth, S., Crook, C., & Noss, R. (2012). Decoding Learning:
The Proof, Promise and Potential of Digital Education. London: Nesta. Tomado de:
http://www.nesta.org.uk/library/documents/DecodingLearningReport_v12.pdf
Mehta, J., Schwartz, R. B., & Hess, F. M. (2012). The Futures of School Reform. Cambridge:
Harvard Education Press.
Mehta, J. (2013a). The Allure of Order: High Hopes, Dashed Expectations, and the Troubled Quest to
Remake Schooling. Troubled Quest to Remake American Schooling. New York: Oxford
University Press.
Mehta, J. (2013b). “From Bureaucracy to Profession: Remaking the Educational Sector for the
Twenty-First Century.” Harvard Educational Review. Vol. 83 No. 3 Otoño 2013.
Milanovic, B. (2011). Worlds Apart: Measuring International and Global Inequality. New York:
Princeton University Press.
Mourshed, M., Chinezi,C., and Barber, M. (2010). How the world’s most improved schools systems
keep getting better. London: McKinsey and Company.
Mourshed, M., Farrell, D., Barton, D. (2012). Education to Employment: Designing a System that
Works. McKinsey. Tomado de: http://mckinseyonsociety.com/topics/education/
Mulgan, G., Puttick, R. and Breakspear, S. (2013). “From Good Intentions to Real Impact:
Rethinking the role of evidence in education businesses” London: Pearson.
Murphy, J., Hallenger, P., Heck, R. (2013). “Leading via Teacher Evaluation: The Case of the
Missing Clothes?” Educational Researcher. Tomado de: http://edr.sagepub.com/content/42/6/349
Murray, O., Olcese, N. (2011). “Teaching and Learning with Ipads, Ready or Not?” TechTrends.
Noviembre/Diciembre 2011.
NCES. (2013). The Condition of Education 2013. US Department of Education. National Center for
Education Statistics.
National Research Council. (2012). Education for life and work: Developing transferable knowledge
and skills in the 21st century. National Academies Press.
New York Times, Editorial Board. (2013). “The Trouble with Testing Mania.” The New York Times,
July 13, 2013. http://www.nytimes.com/2013/07/14/opinion/sunday/the-trouble-with-testingmania.html?src=recg
Newport, C. (2012). So good they can’t ignore you. New York: Business Plus.
OECD. (2012). Education at a Glance 2012: OECD Indicators. OECD Publishing.
http://dx.doi.org/10.1787/eag-2012-en
Pedró, F. (2009). The new millennium learners: Challenging our views on ict and learning. Tomado
de: http://www.oecd.org/edu/ceri/38358359.pdf
Picket, K., and Wilkinson, R. (2011). The Spirit Level: Why Greater Equality Makes Societies
Stronger. Bloomsbury Press, 2a Edición.
Pink, D. (2009). Drive: the surprising truth about what motivates us. New York: Penguin Books.
Pinker, S. (2011). The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined. New York:
Penguin Books.
Project Red. (2013). Project RED: The Research. http://projectred.org/about/researchoverview/findings.html#two
Quaglia Institute for Student Aspirations. (2013). “Youngstown City School District Impact Report
Year One 2012-2013.” Compartido con autorización.
Redecker, C., Johannessen, O. (2013). “Changing Assessment – Towards a New Assessment
Paradigm Using ICT.” European Journal of Education, Vol. 48, No.1, 2013.
Richardson, W. (2012). Why School: How Education Must Change when Learning and Information
are Everywhere. Ted Conferences.
Richardson, W. (2013). “Students first, not stuff.” Educational Leadership. V.70, No. 6, pp.10-14
Rincon-Gallardo, S., Elmore, R. (2012). “Transforming Teaching and Learning Through Social
Movement in Mexican Public Middle Schools.” Harvard Educational Review, Vol. 82, No. 4.
Invierno 2012.
Ripley, M. (2009) Transformational computer-based testing, en: F. Scheuermann & J. Bjornsson
(Eds) The Transition to Computer-Based Assessment (Luxembourg: Office for Official
Publications of the European Communities).
Robinson, K. (2009). The Element: How Finding Your Passion Changes Everything. New York:
Penguin.
Robinson, K. (2013). Finding Your Element: How to Discover Your Talents and Passions and
Transform Your Life. New York: Penguin.
Rogers, E. (1962). Diffusion of Innovations. New York: Free Press.
Shechtman, N., DeBarger, A., Dornsife, C., Rosier, S., and Yarnall, L. (2013). Promoting Grit,
Tenacity, and Perseverance: Critical Factors for Success in the 21st Century. US Department of
Education, Office of Educational Technology. Tomado de:
http://www.ed.gov/edblogs/technology/files/2013/02/OET-Draft-Grit-Report-2-17-13.pdf
Shear, L. (2013). “Innovative Teaching and Learning (ITL) research: A global look at pedagogies for
21st century skills” ICTin Education. UNESCO Bankok. Tomado de:
http://www.unescobkk.org/education/ict/online-resources/databases/ict-in-educationdatabase/item/article/innovative-teaching-and-learning-itl-research-a-global-look-at-pedagogiesfor-21st-century-skills/
Stephen, D., Goldberg, E. (2013). Profile: High Tech High Network: Student-Centered Learning in
Action. Nellie Mae Education Foundation.
Stiglitz, J. (2012). The Price of Inequality: How Today’s Divided Society Endangers Our Future.
New York: WW Norton and Company.
Tough, P. (2012). How children succeed: Grit, curiosity, and the hidden power of character. New
York: Houghton Mifflin Harcourt.
Wiliam, D., Black, P. (2005). Inside the Black Box: v. 1: Raising Standards Through Classroom
Assessment. London: NFER Nelson.
Wiliam, D. (2010). “The role of formative assessment in effective learning environments.” Capítulo 6
en The Nature of Learning: Using Research to Inspire Practice. Paris: OECD Publishing.
Wallace, T.L., Bundick, M., Quaglia, R. (2013). “Applying a Mechanism-Based Framework to the
Role of Student Voice in Student Development and School Improvement: A Theoretical
Review.”
Willms, D., Friesen, S., and Milton, P. (2009). What did you do in School Today? Transforming
classrooms through social, academic and intellectual engagement. Toronto: Canadian Education
Association.
YADC Year One Impact Report (2013). Quaglia Institute for Student Aspirations. Compartido por
los autores.
Tres nuevas fuerzas – las nuevas pedagogías, el nuevo liderazgo para el cambio y la nueva economía
del sistema – están convergiendo con contextos sociales, económicos, tecnológicos y organizativos
más amplios de manera que presenta las condiciones más favorables para la transformación desde
hace más de un siglo.
Fly UP