...

DISCURSO DE LA PROFESORA LINDA DARLING

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

DISCURSO DE LA PROFESORA LINDA DARLING
DISCURSO DE LA PROFESORA LINDA DARLING-HAMMOND
EN SU INVESTIDURA COMO DOCTORA HONORIS CAUSA POR LA
UNIVERSIDAD DE ALICANTE
Quisiera agradecer al Sr. Rector, al Consejo Social y al claustro de la universidad por este
reconocimiento. La Universidad de Alicante es una de las universidades más nuevas y
modernas de España. Fue fundada hace tan solo 33 años para responder a las
aspiraciones y al fuerte deseo de la sociedad por aprender y lograr un alto nivel de
formación académica.
Hoy en día, el éxito individual y de la sociedad en general depende de nuestra capacidad
para aprender, ampliar los conocimientos, resolver problemas, y enfrentar los retos de
una economía tecnológica que está en constante evolución y un mundo que es cada vez
más complejo. Más que nunca, la docencia juega un papel fundamental en la sociedad.
Por eso, quiero reconocer muy especialmente hoy a todos los profesores y maestros,
tanto los de la Universidad de Alicante que os han ayudado a llegar a este momento
culminante de vuestros estudios, como a los de la educación primaria y secundaria que
os prepararon para la etapa universitaria al enseñaros a pensar, inventar y crear.
La docencia es la piedra angular de todas las otras profesiones. Cualquiera que haya
llegado a ser alguien en la vida, ha sido gracias a la presencia en su vida de algún
profesor o maestro especial. Es esencial que la sociedad en general respete y apoye a
los docentes, que les honre por sus esfuerzos y que les proporcione los conocimientos y
las destrezas necesarias en su profesión.
Con los cambios en el cometido del sistema educativo que vemos hoy en día, la labor de
los docentes es cada vez más difícil. Antes, los profesores sólo tenían que “completar el
programa” pero ahora tienen que idear maneras para ayudar a un alumnado cada vez
más diverso y lograr niveles cada vez más altos, lo que hace que su tarea sea cada vez
más compleja.
Asimismo, los diferentes saberes están multiplicándose a ritmos nunca vistos
anteriormente. Según dos estudiosos de la Universidad de California en Berkeley, el
volumen de los nuevos conocimientos que se crearon en los 4 años entre 1999 y 2003,
superó el de todos los que se habían producido anteriormente. El saber tecnológico se
está duplicando cada año. Los diez empleos más demandados en 2010 ni siquiera
existían en 2004. Así que el nuevo cometido de nuestras escuelas es preparar a los
1
jóvenes para trabajos que todavía no existen, ayudarles a buscar soluciones a problemas
que todavía no han sido identificados, y darles las habilidades que necesitarán para
utilizar tecnologías que todavía no han sido inventadas.
Con las nuevas expectativas que tenemos para nuestras escuelas, y con la creciente
complejidad del papel del docente, la formación de profesores y maestros es cada vez
más importante. Formar adecuadamente a los docentes es un deber sagrado para
asegurar que tengan los conocimientos y las habilidades que necesitan para ser eficaces
desde el primer día que entran en un aula. Y esto se lo debemos proporcionar a todos
los que deciden dedicarse a esta importantísima labor.
Una buena formación y unos profesionales exigentes son imprescindibles porque si no,
no podemos garantizar un alto nivel de excelencia. La docencia no es abrir los cerebros
de los niños para atiborrarlos con datos sueltos para que después los puedan
desembuchar en un examen. Es ayudar a los niños a conseguir un entendimiento
profundo del mundo en que viven, a poder utilizar los conocimientos que adquieren
para realizar sus propios sueños y a desarrollar un sentido de compromiso social. Es
darles las herramientas cognitivas que necesitan para resolver problemas como la
contaminación y el efecto invernadero, los conflictos bélicos, la pestilencia y la
hambruna para que puedan vivir en un mundo limpio y pacífico en que todos viven en
harmonía, prosperidad y justicia.
Los docentes deben tener un entendimiento amplio del saber en general. Deben
entender los procesos cognitivos de los jóvenes y los conocimientos que tienen para
poder adaptar su docencia a sus necesidades. Deben establecer sus pautas educativas
partiendo del qué y del cómo aprenden sus estudiantes.
Hoy en día sabemos cómo ayudar a los docentes a adquirir estas capacidades. Sabemos
diseñar buenos cursos de aptitud pedagógica. La investigación que se ha llevado a cabo
en este sentido nos dice que es imprescindible enlazar la teoría con la práctica y crear
cursos sobre estilos de aprendizaje, el desarrollo infantil, la programación y métodos de
evaluación de las prácticas en las aulas. Los mejores programas exigen que los
profesores o maestros en formación pasen mucho tiempo con profesores o maestros
experimentados que sirvan de mentores y ejemplos de buena práctica. Crean escuelas
modelo o de desarrollo profesional que funcionan de la misma manera que un hospital
universitario en las que los formadores pueden testar las buenas prácticas a través de
una práctica real. Crean buenas relaciones y un corpus de conocimientos compartido
2
entre el profesorado universitario y los maestros para que juntos puedan transformar la
enseñanza y la profesión en general. Los mejores programas de formación de docentes
utilizan la casuística práctica para examinar situaciones específicas. Preparan a los
docentes a investigar de forma activa y de utilizar sus resultados para mejorar sus
prácticas en el aula. Animan a los docentes en formación a analizar no solo sus propios
métodos y los de otros profesores, sino también las muchas maneras en que sus
estudiantes aprenden.
También preparan a los docentes en formación a trabajar con alumnos de diversas culturas
e idiomas y crean lo que podríamos denominar una docencia de doble dirección, en que
los profesores escuchan y observan a sus estudiantes para conocerlos y aprender de ellos
con el propósito de crear una docencia que parta de la realidad y del bagaje cultural de sus
alumnos. Paolo Freire, en su teoría de la Educación del Apoderamiento, habla de la
importancia de enseñar a los profesores a saber “leer” un grupo de estudiantes, “como si
fuera éste un texto que tiene que ser decodificado y comprendido,” especialmente cuando
los profesores proceden de un trasfondo cultural y económico diferente al de sus
estudiantes. “Es necesario,” dice, “saber observar, comparar, inferir, imaginar, y liberar
las sensibilidades, y también creer en los demás sin analizarlo demasiado.” Para realmente
“ver” a sus estudiantes, los profesores tienen que aprender a mirar y escuchar
detenidamente y sin prejuicios para poder averiguar quiénes son en realidad, qué
opiniones y perspectivas tienen, y cómo aprenden. Los mejores programas de formación
de docentes son los que propician una pedagogía de apoderamiento y esperanza para
todos los jóvenes. Los programas que logran este objetivo servirán de fundamento para
una sociedad democrática y dinámica que ofrezca amplias oportunidades y garantice la
justicia para todos.
Pablo Casals fue capaz de captar la esencia de este concepto cuando dijo “Debemos decir a
cada niño: ¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. En todo el mundo, no hay
otro niño que sea exactamente como tú. Desde que el mundo es mundo, nunca ha habido
otro niño como tú … y cuando te hagas mayor, ¿podrás hacer daño a alguien que, como tú,
sea maravilloso? No. Debes respetar a los demás. Debes esforzarte … como tenemos que
esforzarnos todos… a crear un mundo merecedor de los niños que viven en él.”
Me honra sobremanera aceptar este galardón de la Universidad de Alicante en
representación de todos los docentes y formadores de docentes que a través de su
labor, infunden en nosotros un sentido de justicia y esperanza para crear el mundo que
merecen nuestros hijos.
3
Fly UP