...

MIGUEL N. LIRA, Linda. Suceso en 3 actos. El segundo, dividido en

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

MIGUEL N. LIRA, Linda. Suceso en 3 actos. El segundo, dividido en
414
REVISTA
IBEROAMERICANA
MIGUEL N. LIRA, Linda. Suceso en 3 actos. El segundo, dividido en dos
cuadros.-M6xico, Editorial Fibula, 1942. 148 pp. mis cuatro "motivos musicales".
Miguel N. Lira, como dramaturgo y como poeta, permanece fiel
a dos veneraciones: la del terruio y la de Garcia Lorca. Una y otra
explican, respectivamente, su preferencia por la escenificaci6n de asuntos desprendidos del ambiente tlaxcalteca, en cuyo desarrollo pasa del
verso a la prosa, y la conjunci6n -- tan bien lograda en Vuelta a la tierra- de palabra y misica; esta ltima, empleada para acentuar el lirismo,
dentro de lo dramitico.
Por el romance lorquiano, subjetivo, Lira llega al corrido mexicano, casi siempre objetivo, que, como los romances de ciego, con frecuencia idealiza a un bandolero hasta convertirlo en heroe local. Asi
acontece en este "suceso dramitico", que fu6 estrenado en el teatro
Fibregas por la Compafiia Maria Teresa Montoya, en funci6n que patrocin6 el Gobierno del Estado de Tlaxcala, merecedor de elogios por
esa actitud estimulante.
S61o quien haya vivido las angustias de una guerra civil comprenderi el vigoroso optimismo que requiere la estilizaci6n poetica de la
figura de un forajido de perfil medieval que actia en pleno siglo XX.
Lira va hacia aqul por la ruta del romanticismo.
Romintica es la protagonista: Linda -- diminutivo adjetivado?-,
la muchacha provinciana sofiadora que ve la realidad a travis de lecturas que la ennoblecen, y quiere transformar al cabecilla cruel en un
"bandido generoso". El romanticismo que de Linda emana va a aureolar
no s61o a ese hombre: contagiara a la amiga y llegari aun a la propia
madre, que, despues de amonestarla por sus novelerias, salta inconscientemente de la prosa al verso en su soliloquio.
Por ello, el ispero Miximo Tepal se suaviza cuando esti bajo el
halo de luz hogarefia: no es el mismo en la casa de Linda y en el campamento; su lenguaje lo revela, al cambiar de tono en el segundo acto,
algin tiempo despues de consumar el rapto de la muchacha. Entonces
es otro hombre. O mis bien -ella lo dice-, se convierte en la sombra
del que era en los suefios de Linda.
A ese cambib se debe la fuga de
-que va a ser madre-, con
la ayuda de las demis mujeres; aun de aquella que la aborrecia y acaba
por apoyarla, ganada por un repenting sentimiento de solidaridad femenina. Desengafiada ante la realidad, Linda vuelve al hogar para que en
e1 viva el que es hijo suyo y de una sombra. Alli ira a buscarla, perseguido, Maximo, y -menos afortunado que el amante de Sakuntalamoriri sin conocer a su propio hijo.
Cada cuadro de los cinco que forman este "suceso" de Lira es un
peldafio bien dispuesto para conducir al espectador, del primero, cosesta
RESEN
415
AS
tumbrista, al 61timo, el del corrido. Un tanto inseguro al principiar -recuerdese la titubeante conversaci6n entre las dos madres-, mejora a medida que la acci 6 n se desenvuelve. Ya el acto segundo, con un afortunado
acoplamiento de recursos de comedia y de revista, marca un progreso
sobre las anteriores alternativas de lirismo y llaneza, en un mismo diilogo. El segundo cuadro de este acto ofrece otro acierto: la escena de
los girasoles. El 1ltimo acto, tras el par6ntesis c6mico -que el piblico
sabe agradecer, como una pausa necesaria--, culmina con el dialogo
que sostienen sin verse, aislados por el muro, Miximo y Linda; y el
epilogo refuerza el efecto, con la versi6n fiel -el corrido-- despus
de las maledicencias del vecindario: es la apoteosis popular del bandolero
elevado a la categoria de heroe.
FRANCISCO MONTERDE
CONCHA MEL1NDEZ, Entrada en el
Perl.-Habana, La Ver6nica, 1941.
179 pp.
Despues de Signos de Iberoamdnrica -ensayos
criticos-, Entrada
en el Perl fija nuevos rumbos a la obra de esta buena escritora. Si en
Signos de Iberoamdricadescubre Concha su espiritu de analisis, en Entrada
en el Peri muestra su pupila de viajera. Dificil es la critica; dificil es
el viaje.
Entrada en el Peri es logro eminente de esta escritora que, ademis
de poseer tacto para pintar con colores de exactitud, sabe apresar las mis
ocultas esencias.
Captar los valores contenidos en la obra de arte es labor tan ardua
como recoger las lineas de un paisaje o el caracter de una ciudad.
En 179 piginas, divididas en capitulos cortos, nos da Concha MelCndez, que se ha apoderado de un estilo de simples y lustrosas facetas,
un Peri Ileno de grandeza, de originalidad, de vigor; un Peru en el
cual el esplendor hist6rico se une a la maciza majestad de la naturaleza.
Concha niega la habitual laxitud de nuestro temperamento tropical y burla nuestra tradicional "indiferencia por lo internacional. Sin
temor a las distancias ni a las dificultades que ofrece el viaje a esa America nuestra, abrupta y casi desconocida, se coloca en la entrafia de
nuestro continente, explorndolo con un sentido noblemente po6tico y
avalorndolo en sus miltiples expresiones.
Complace lo acabado, lo flexible, lo armonioso de la lengua empleada
en este libro. Es no s61o el producto de una sensibilidad agudizada, sino
la flor de un aprendizaje que alcanza niveles insospechados, por virtud
del peregrino fen6meno de la madurez intelectual.
Fly UP