...

Hermano mío, a tí te hablo, a tí que estás enfermo, a tí que sufres y

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Hermano mío, a tí te hablo, a tí que estás enfermo, a tí que sufres y
VENID
A
MÍ
TODOS LOS QUE
ESTÁIS FATIGADOS Y CARGADOS, QUE
YO OS ALIVIARÉ.
TOMAD SOBRE
VO-
SOTROS MI YUGO Y, APRENDED DE
MÍ
QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORA-
VENID
A
MÍ
TODOS LOS QUE
ESTÁIS FATIGADOS Y CARGADOS, QUE
YO OS ALIVIARÉ.
TOMAD
SOBRE VO-
SOTROS MI YUGO Y, APRENDED DE
MÍ
QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORA-
ZÓN Y HALLARÉIS DESCANSO PARA
ZÓN Y HALLARÉIS DESCANSO PARA
VUESTRAS ALMAS. (Mt. 11,28)
VUESTRAS ALMAS. (Mt. 11,28)
Hermano mío, a tí te hablo, a tí que estás enfermo, a tí que
sufres y no sabes que hacer con tanto dolor...
Nada hay más grande en el universo que Jesucristo, y
nada hay más grande en Jesucristo que su sacrificio y dolor.
Jesús quiso libremente, por amor, ser crucificado y experimentar el dolor para que nosotros los hombres caídos por
el pecado, recibiéramos la salvación eterna.
Hermano mío, Dios te ama, y te ama con todo corazón;
El vive dentro de tí y comparte tu enfermedad.
Tú ahora que experimentas a Jesús crucificado, a Jesús
desnudo con el peso de todo dolor, ofrece tu enfermedad a
nuestro Padre del cielo, con paciencia y con alegría, pensando en las penas de Cristo Bendito, las cuales tuvo que pasar
por nuestro amor.
Ofrece todos tus dolores por aquellos a quienes amas,
por tus padres, por tu esposa, por tus hijos y por tus
hermanos.
Hermano, Dios necesita de tí y de tus sufrimientos,
ofrécelos también por tus compañeros enfermos, por todos
VENID
A
MÍ
TODOS LOS QUE
Hermano mío, a tí te hablo, a tí que estás enfermo, a tí que
sufres y no sabes que hacer con tanto dolor...
Nada hay más grande en el universo que Jesucristo, y
nada hay más grande en Jesucristo que su sacrificio y dolor.
Jesús quiso libremente, por amor, ser crucificado y experimentar el dolor para que nosotros los hombres caídos por
el pecado, recibiéramos la salvación eterna.
Hermano mío, Dios te ama, y te ama con todo corazón;
El vive dentro de tí y comparte tu enfermedad.
Tú ahora que experimentas a Jesús crucificado, a Jesús
desnudo con el peso de todo dolor, ofrece tu enfermedad a
nuestro Padre del cielo, con paciencia y con alegría, pensando en las penas de Cristo Bendito, las cuales tuvo que pasar
por nuestro amor.
Ofrece todos tus dolores por aquellos a quienes amas,
por tus padres, por tu esposa, por tus hijos y por tus
hermanos.
Hermano, Dios necesita de tí y de tus sufrimientos,
ofrécelos también por tus compañeros enfermos, por todos
VENID
A
MÍ
TODOS LOS QUE
ESTÁIS FATIGADOS Y CARGADOS, QUE
ESTÁIS FATIGADOS Y CARGADOS, QUE
YO OS ALIVIARÉ.
YO OS ALIVIARÉ.
TOMAD SOBRE VOSOTROS MI YUGO Y, APRENDED DE MÍ
QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORA-
TOMAD SOBRE VOSOTROS MI YUGO Y, APRENDED DE MÍ
QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORA-
ZÓN Y HALLARÉIS DESCANSO PARA
ZÓN Y HALLARÉIS DESCANSO PARA
VUESTRAS ALMAS. (Mt. 11,28)
VUESTRAS ALMAS. (Mt. 11,28)
Hermano mío, a tí te hablo, a tí que estás enfermo, a tí que
sufres y no sabes que hacer con tanto dolor...
Nada hay más grande en el universo que Jesucristo, y
nada hay más grande en Jesucristo que su sacrificio y dolor.
Jesús quiso libremente, por amor, ser crucificado y experimentar el dolor para que nosotros los hombres caídos por
el pecado, recibiéramos la salvación eterna.
Hermano mío, Dios te ama, y te ama con todo corazón;
El vive dentro de tí y comparte tu enfermedad.
Tú ahora que experimentas a Jesús crucificado, a Jesús
desnudo con el peso de todo dolor, ofrece tu enfermedad a
nuestro Padre del cielo, con paciencia y con alegría, pensando en las penas de Cristo Bendito, las cuales tuvo que pasar
por nuestro amor.
Ofrece todos tus dolores por aquellos a quienes amas,
por tus padres, por tu esposa, por tus hijos y por tus
hermanos.
Hermano, Dios necesita de tí y de tus sufrimientos,
ofrécelos también por tus compañeros enfermos, por todos
Hermano mío, a tí te hablo, a tí que estás enfermo, a tí que
sufres y no sabes que hacer con tanto dolor...
Nada hay más grande en el universo que Jesucristo, y
nada hay más grande en Jesucristo que su sacrificio y dolor.
Jesús quiso libremente, por amor, ser crucificado y experimentar el dolor para que nosotros los hombres caídos por
el pecado, recibiéramos la salvación eterna.
Hermano mío, Dios te ama, y te ama con todo corazón;
El vive dentro de tí y comparte tu enfermedad.
Tú ahora que experimentas a Jesús crucificado, a Jesús
desnudo con el peso de todo dolor, ofrece tu enfermedad a
nuestro Padre del cielo, con paciencia y con alegría, pensando en las penas de Cristo Bendito, las cuales tuvo que pasar
por nuestro amor.
Ofrece todos tus dolores por aquellos a quienes amas,
por tus padres, por tu esposa, por tus hijos y por tus
hermanos.
Hermano, Dios necesita de tí y de tus sufrimientos,
ofrécelos también por tus compañeros enfermos, por todos
los hombres que no conocen a Dios, por los que obran
injustamente y hacen daño a nuestros hermanos.
los hombres que no conocen a Dios, por los que obran
injustamente y hacen daño a nuestros hermanos.
¡EL TE PROMETE EN CAMBIO, EL CONSUELO DE SU
PAZ EN MEDIO DE TU ENFERMEDAD!
PADRE NUESTRO, que estás en el cielo, santificado sea
tu nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras
ofensas, como también nosotros perdonamos a los que
nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos
del mal. Amén.
¡EL TE PROMETE EN CAMBIO, EL CONSUELO DE SU
PAZ EN MEDIO DE TU ENFERMEDAD!
PADRE NUESTRO, que estás en el cielo, santificado sea
tu nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras
ofensas, como también nosotros perdonamos a los que
nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos
del mal. Amén.
SEÑOR JESUS, TE OFREZCO MI ENFERMEDAD
Señor mío Jesucristo, acepto en su totalidad los dolores,
las impotencias, las humillaciones de mi enfermedad. Quiero unir mi cruz a la tuya y ofrecerla así a tú Divino Padre, que
también es el mío; porque todos mis familiares, mis compañeros enfermos y todos los hombres se santifiquen y
cooperen en tu obra de salvación.
Dame la paciencia que me hará sostener esta aceptación
y este ofrecimiento; regálame tu gracia y consuélame con
tu paz, conforme a tu promesa. AMEN.
SEÑOR JESUS, TE OFREZCO MI ENFERMEDAD
Señor mío Jesucristo, acepto en su totalidad los dolores,
las impotencias, las humillaciones de mi enfermedad. Quiero unir mi cruz a la tuya y ofrecerla así a tú Divino Padre, que
también es el mío; porque todos mis familiares, mis compañeros enfermos y todos los hombres se santifiquen y
cooperen en tu obra de salvación.
Dame la paciencia que me hará sostener esta aceptación
y este ofrecimiento; regálame tu gracia y consuélame con
tu paz, conforme a tu promesa. AMEN.
VIRGEN DE LOS DOLORES: Por las penas que sufriste,
sobre todo en la Calle de la Amargura, en el Calvario y en
el Sepulcro, alcánzame de Dios grandeza de alma y valor
para sufrir con Cristo, por la salvación del mundo. Amén.
DIOS TE SALVE, MARIA.
el que busca
OR-001
encuentra.com
VIRGEN DE LOS DOLORES: Por las penas que sufriste,
sobre todo en la Calle de la Amargura, en el Calvario y en
el Sepulcro, alcánzame de Dios grandeza de alma y valor
para sufrir con Cristo, por la salvación del mundo. Amén.
DIOS TE SALVE, MARIA.
el que busca
OR-001
encuentra.com
los hombres que no conocen a Dios, por los que obran
injustamente y hacen daño a nuestros hermanos.
los hombres que no conocen a Dios, por los que obran
injustamente y hacen daño a nuestros hermanos.
¡EL TE PROMETE EN CAMBIO, EL CONSUELO DE SU
PAZ EN MEDIO DE TU ENFERMEDAD!
PADRE NUESTRO, que estás en el cielo, santificado sea
tu nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras
ofensas, como también nosotros perdonamos a los que
nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos
del mal. Amén.
¡EL TE PROMETE EN CAMBIO, EL CONSUELO DE SU
PAZ EN MEDIO DE TU ENFERMEDAD!
PADRE NUESTRO, que estás en el cielo, santificado sea
tu nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras
ofensas, como también nosotros perdonamos a los que
nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos
del mal. Amén.
SEÑOR JESUS, TE OFREZCO MI ENFERMEDAD
Señor mío Jesucristo, acepto en su totalidad los dolores,
las impotencias, las humillaciones de mi enfermedad. Quiero unir mi cruz a la tuya y ofrecerla así a tú Divino Padre, que
también es el mío; porque todos mis familiares, mis compañeros enfermos y todos los hombres se santifiquen y
cooperen en tu obra de salvación.
Dame la paciencia que me hará sostener esta aceptación
y este ofrecimiento; regálame tu gracia y consuélame con
tu paz, conforme a tu promesa. AMEN.
SEÑOR JESUS, TE OFREZCO MI ENFERMEDAD
Señor mío Jesucristo, acepto en su totalidad los dolores,
las impotencias, las humillaciones de mi enfermedad. Quiero unir mi cruz a la tuya y ofrecerla así a tú Divino Padre, que
también es el mío; porque todos mis familiares, mis compañeros enfermos y todos los hombres se santifiquen y
cooperen en tu obra de salvación.
Dame la paciencia que me hará sostener esta aceptación
y este ofrecimiento; regálame tu gracia y consuélame con
tu paz, conforme a tu promesa. AMEN.
VIRGEN DE LOS DOLORES: Por las penas que sufriste,
sobre todo en la Calle de la Amargura, en el Calvario y en
el Sepulcro, alcánzame de Dios grandeza de alma y valor
para sufrir con Cristo, por la salvación del mundo. Amén.
DIOS TE SALVE, MARIA.
el que busca
OR-001
encuentra.com
VIRGEN DE LOS DOLORES: Por las penas que sufriste,
sobre todo en la Calle de la Amargura, en el Calvario y en
el Sepulcro, alcánzame de Dios grandeza de alma y valor
para sufrir con Cristo, por la salvación del mundo. Amén.
DIOS TE SALVE, MARIA.
el que busca
OR-001
encuentra.com
Portal católico
Portal católico
Portal católico
Portal católico
Fly UP