...

las habilidades sociales nuestros hijos

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

las habilidades sociales nuestros hijos
Escuela de Padres
LAS HABILIDADES SOCIALES NUESTROS HIJOS
Hay algunas acciones, además de las más habituales, que los niños aprenden
durante los primeros años de vida. Estas habilidades que no se enseñan a los
niños, en la mayoría de los casos porque suponemos que se aprenden de
manera inconsciente, son las habilidades sociales.
Las habilidades sociales son las conductas que manifiestas cuando te
relacionas con los amigos, los compañeros, la familia, los conocidos, y expresas
tus sentimientos, tus deseos, tus opiniones, tus derechos de un modo adecuado
y respetando a los demás. Nos estamos refiriendo a cómo entablar amistades,
ofrecer ayuda, hacerse respetar, saber interpretar la conducta de los demás y
ponerse en su lugar.
TUS HABILIDADES SOCIALES SON…
Tu mirada.
La expresión de tu cara.
Las sonrisas.
Las posturas de tu cuerpo.
Los gestos.
La distancia a los demás cuando hablas.
Los movimientos de tus piernas y brazos al hablar.
La apariencia personal.
El volumen de tu voz.
Cómo hablas: la claridad, el tono como lo dices.
Cómo conversas con los demás: turno de palabra, respeto.
Cómo expresas lo que sientes.
Cómo sabes cómo se encuentra el/la otro/a.
Cómo solucionas los problemas con los demás.
1
Departamento de Orientación Psicopedagógica
Escuela de Padres
¿PARA QUÉ LAS HABILIDADES SOCIALES?
Las conductas socialmente habilidosas producen importantes beneficios
personales: contribuyen a prever conflictos, a evitarlos y a solucionarlos
cuando se presentan. Con ellas consigues aumentar tu competencia en la
manera de desenvolverte en las situaciones interpersonales. Esa competencia
social se concreta en saber iniciar y mantener eficazmente conversaciones y
expresar todos tus sentimientos, opiniones o derechos de una manera asertiva,
directa, afrontar los conflictos con la seguridad de que puedes resolverlos sin
ansiedad, sin temor a ninguna situación y sin coste emocional para ti.
Siendo competente socialmente se puede conseguir éxitos personales en las
relaciones con los demás, se puede aprender a evitar aquellas consecuencias
indeseables sin lesionar los derechos de los demás.
Es evidente que si los padres pretendemos que nuestros hijos aprendan a
relacionarse, a tener amigos e integrarse en sociedad, hemos de darles la
oportunidad de lograrlo, ya desde los primeros años de la infancia. Cualquier
niño aprende de manera natural a relacionarse con los demás pero, los padres
debemos facilitar estos contactos.
PAUTAS A SEGUIR PARA ENSEÑAR A NUESTROS HIJOS HABILIDADES SOCIALES
1. Hemos de enseñar a nuestros hijos a saber hacerse una idea de las
personas para interpretar su conducta. Por ejemplo, si el niño está en el
parque y hay niños que juegan a darse empujones, hemos de hacerle ver a
nuestro hijo que esos chicos se lo pasan bien jugando de esa forma, pero
que si él es más tranquilo puede jugar a otras, acercándose a otros niños
con sus mismos gustos.
2. Lo importante es que respete a los niños que se divierten con juegos que a
él no le gustan, pero que tampoco les tema o les huya. Ese ir aprendiendo
a ponerse en el lugar del otro y respetar su modo de proceder, aunque no
sea el nuestro y no nos agrade, es la primera habilidad social que se
2
Departamento de Orientación Psicopedagógica
Escuela de Padres
enseña con el ejemplo y debe expresarse y aclarar constantemente al niño
con ejemplos vivos.
3. Debemos enseñarles a hacer amigos y conservarlos, pero para ello lo
primero que hemos de lograr es que nuestro hijo " sea amigo de sí mismo",
que se acepte, quiera y valore tal como es. Es misión de los padres
proporcionarle una buena imagen de sí mismo. Debemos estar atentos a
valorar todas las actitudes y conductas positivas, reforzando con palabras
de aliento, seguridad y confianza que eleven su autoestima. Si no nos
encontramos a gusto con nosotros mismos no será fácil relacionarnos con
los que nos rodean.
4. Hay que inculcarles el saber compartir, haciéndoles ver que los que siempre
quieren ser los primeros y no saben esperar su turno, no hacen amigos con
facilidad porque nadie quiere someterse siempre a la voluntad, deseos y
caprichos de los otros. Es un mal amigo quien lo quiere todo para sí y no
sabe compartir. Lo más práctico para el aprendizaje de esta habilidad
social es ofrecer frecuentemente modelos de otros niños que se divierten
compartiendo sus cosas.
5. Fomentar la importancia de prestar ayuda o pedirla. Tenemos que enseñar
en la práctica cómo ayudar a un amigo de manera desinteresada, sacarle
de un apuro, prestarle algo, es una buena manera de obtener su aprecio.
Pero también pedir ayuda es una buena manera de hacer amigos porque
al indicarle al otro algo que no podemos lograr sin su colaboración, le
estamos demostrando que es una persona valiosa.
6. Nuestros hijos deben aprender a ponerse en el lugar de los demás. Tratar
de comprender por qué sus amigos se comportan de esta o aquella
manera, aunque su forma de proceder no sea la más adecuada.
7. Aprender a conocer el estado de ánimo de cada uno en cada momento
nos ayudará a comprender a los otros.
3
Departamento de Orientación Psicopedagógica
Escuela de Padres
8. Enseñarles a saber decir "no" de una manera educada, cuando lo que le
piden puede perjudicarle: hay personas que no se atreven a contradecir lo
que otros proponen porque temen incomodarlos o quedarse aisladas; esto
lleva a no ser uno mismo y quedar expuestos a lo que otros nos pidan.
9. Deben atreverse a expresar sus verdaderos sentimientos u opiniones sin
temor a quedar mal o por cualquier otro motivo: no hacerlo impide
establecer confianza, a la vez que reafirmar lo que pensamos.
10. Fomentarles la capacidad de iniciativa: hacer una invitación, iniciar una
conversación, querer conocer a muchas personas, proponer planes y
participar en las reuniones.
11. Enseñarles a comportarse de un modo espontáneo y natural: lo ficticio, las
"poses", aparentar lo que no se es, propician que los demás nos rechacen.
12. Hacerles ver la importancia de ser agradecidos, de saber pedir disculpas, y
de todo aquello que haga agradable la convivencia a los demás. En las
conversaciones con los demás utilizar adecuadamente las palabras de
cortesía: gracias, por favor, lo siento, perdóname,...
13. A todos nos gusta que nos digan cosas bonitas Es importante que sepan
elogiar las cosas positivas de los demás. Hacer elogios sinceros ayuda a
aumentar la propia popularidad.
La convivencia exige un aprendizaje continuo y es conviviendo como se
aprende a convivir.
4
Departamento de Orientación Psicopedagógica
Escuela de Padres
ORIENTACIONES PARA MEJORAR LAS DIFICULTADES DE RELACIÓN
Evitar etiquetas, por ejemplo: “no sabe hacer amigos”, “nunca juega con
los niños “. Esto sólo consigue afianzar en el niño/a una sensación de
incapacidad para relacionarse con sus iguales y una pérdida de confianza
en sí misma.
Conviene conversar con el niño/a y hablar sobre las cualidades que posee
y que debe utilizar. Este tipo de conversaciones de debe llevar a cabo
cuando el niño/a ha mantenido una relación positiva con otros niños.
Se deben favorecer las situaciones en que el niño/a se encuentre con otros
niños en un ambiente libre y atractivo como pueden ser los parques
infantiles, los patios de juegos, la realización de trabajos manuales en
equipo.
No presionar al niño/a para que establezca cualquier tipo de relación ni
obligarla a acudir a determinados lugares comunes de los niños.
Deberíamos favorecer el que se den situaciones en que son posibles estos
contactos y el niño/a decide con quien.
Reforzar cualquier conducta de acercamiento o contacto hacia los
demás.
Planificación y realización de actividades de relación, apoyándose para
ellas en los niños a los que el niño/a muestra cierta simpatía o aquellos otros
que suelen ser los animadores del grupo. A nivel familiar esto puede
plantearse con vecinos o familiares hacia los que el niño/a presenta cierta
atracción.
Conversar con el niño/a sobre cuáles son sus gustos preferidos,
preguntándole por sus amigos y las cosas que hacen sus amigos del
colegio.
Atraer a algún vecino que sea extrovertido, para que acuda a la casa del
niño/a y cuando hayan jugado en la casa, invitarlos a salir al patio o al
parque.
5
Departamento de Orientación Psicopedagógica
Fly UP