...

investigación sueños

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

investigación sueños
Hypnos, dios griego del sueño, bronce del S. IV antes de nuestra era
INVESTIGACIÓN SUEÑOS
2007/2008
Versión ampliada con Epílogo y Anexos febrero 2015
1
2
EXPERIMENTACIÓN CON EL NIVEL DE SUEÑO
Este trabajo no arranca de ninguna tesis sino de la necesidad de sintetizar y
ordenar la experiencia de tratar de incursionar en el nivel de sueño, para
aprender a soñar con lo que se quiere soñar.
Recoge la propuesta de dirigir los sueños planteada en los materiales de
Escuela, que encuadran la investigación práctica. En dichos apuntes se
mencionan también casos que constituyen antecedentes históricos de
incursiones en el nivel de sueño.
Acá se aportan antecedentes históricos adicionales basados en distintos
autores, fundamentalmente, en la recopilación realizada en el Siglo II por
Artemidoro de Efeso.
Luego se describen las circunstancias en que surge el interés por el mundo
onírico, los procedimientos utilizados para incursionar intencionalmente en él
sorteando las dificultades que presenta, sobretodo los rebotes posteriores de
sueño en vigilia. Se explica la manera utilizada para fijar la intención con la que
se va a entrar al nivel de sueño, trabajando en base a copresencias que se fijan
en el campo de presencia y que tienen fuerte carga afectiva; cómo este interés
fijado se puede recordar durante el transcurso de la noche y la forma de anotar
los sueños sin llegar a despertar.
La experimentación ha permitido detectar a una “mirada” que observa las
secuencias oníricas y que aporta una calidad distinta a los sueños, con
respecto al sueño habitual más pesado y vegetativo. Esa mirada es la que va
buscando las imágenes coincidentes con el interés fijado, mientras que la carga
afectiva es la que dispone a la conciencia a soñar en la dirección formulada.
Así se van observando las secuencias oníricas que hacen pie en las
traducciones de distintos impulsos, en las sensaciones y los recuerdos,
sirviendo al propósito determinado.
El tratar de manejar los sueños ha resultado un trabajo que no es compositivo,
sino de orientación, de dirección mental, de apuntar con fuerza hacia lo que se
quiere, lo que se necesita, soñando con los contenidos que la conciencia vaya
encontrando entre lo que tiene a disposición.
También se rescatan observaciones adicionales, que aunque no constituyen el
foco central de la experimentación, resultaron en comprensiones de interés.
Por ejemplo que todos los datos de memoria están presentes en todos los
niveles de conciencia; que se puede acceder desde el sueño a los registros
grabados desde otros niveles; que es posible establecer nuevas relaciones
entre los datos ya guardados en memoria, aprender en los sueños, integrar,
resolver; que la construcción interna va tomando forma en todos los niveles de
conciencia; que por las características del nivel de sueño, se puede apreciar
con facilidad la ubicación de las imágenes en las coordenadas del espacio de
3
representación. Se ha constatado que la carga afectiva da dirección a los
procesos mentales independientemente del nivel de conciencia; que las
copresencias tienen poderosas cargas afectivas y orientan a la conciencia en
esa dirección; que un propósito requiere de esa carga afectiva para poder
operar.
Se anotan consideraciones referidas a la interpretación de los sueños y se
concluye enunciando posibles líneas de trabajo a futuro. Estas podrían dar
continuidad a lo que se hizo antiguamente con los sueños (sanación,
adivinación, incubación, interpretación) o bien orientarse en direcciones nuevas
susceptibles de llevarse adelante incluso en equipo.
En el Anexo 1 está la materia prima de la investigación de 15 meses, con los
sueños anotados y clasificados. El Anexo 2 da cuenta de sueños en los que
dejan sus trazas cada uno de los Pasos disciplinarios.
En resumen, este trabajo – encuadrado en los materiales de Escuela y
apoyado en algunos antecedentes históricos – toma la experiencia de
incursionar en el nivel de sueño para aprender a dirigirlos, describiendo los
procedimientos que lo hacen posible y anotando algunas de las comprensiones
que fueron apareciendo.
Es una experimentación que corresponde a un momento de proceso (Tercera
Cuaterna y primeros meses de Ascesis) en el que se aprovecha de crear un
nuevo hábito al dormir: el de dirigir los sueños hacia un interés fijado.
Octubre 2008
4
1.- ENCUADRE
De los materiales de Escuela, las siguientes notas sobre el Sueño encuadran la
investigación:
“Hay varias formas de dirigir los sueños. Para manejar el sueño y soñar lo que
uno quiere, hay que hacer un trabajo sistemático. El tema es empezar. Este
trabajo no se recomienda por los líos compensatorios.
Meterse en el sueño es una anormalidad, es lo mismo que meter sueño en
vigilia. El precio que se paga es que hay rebotes del sueño en vigilia, se meten
contenidos oníricos en la vigilia, aparecen imágenes, alucinaciones.
Con la plasticidad que tiene el sueño se puede llegar a lugares lejanos, volar,
es un poco mágico. Este es el entrenamiento clásico.
Conviene empezar por los modos sencillos para aprender y vamos tomando la
mano hasta que uno pueda manejarlo solo. Una cosa es rescatar sueños y
anotarlos y otra cosa es inducirlos (producirlos). Te puedes encontrar con
“respuestas” de otro lado.
Meterse en el sueño lleva a aprender sobre uno mismo.
Lo más interesante son : los “sueños producidos”, manejar los sueños.
Uno se debe meter en el sueño y producir las imágenes que uno desea.
Procedimientos
No conviene despertarse muchas veces, 2 o 3 veces es suficiente para una
sesión. No debe hacerse más porque altera mucho. Luego se debe descansar
suficientemente.
Para favorecer el rescate de los sueños, debe ser incómodo, para llevar hacia
“arriba” los “pescados “del sueño.
Esas incomodidades (poca ropa, sin almohada, etc) hacen que sueñes liviano,
te duermes y te despiertas y ahí vas, en el “duerme vela”.
El sueño vegetativo, es muy profundo y no te acuerdas.
El sueño no tiene manejo vigílico, sino que te lleva, por ello tienes que tener la
imagen cargada, el propósito, la dirección que quieres dar al sueño. Es el
mecanismo de los “aforismos”, es el mecanismo del “pedido”, es una fuerza
extraordinaria. Ese esfuerzo de ir hacia arriba, pero inverso, es lo onírico, lo
alucinatorio. Irse al sueño con una pregunta, con un problema a resolver. Hay
que cargarlo antes o pedirle al Guía inspiración para una situación. En el sueño
dirigido hay una dirección o sea de alguna manera se están metiendo
mecanismos de reversibilidad que no tiene el sueño normalmente.
Son esos niveles los sugestivos, los que tienen otros significados. Se puede
contactar con otro nivel más allá de la vigilia, también puedes tener aptitud para
manejar los bajos niveles, ya que en la Ascesis vas hacia arriba y en ella se
están haciendo esfuerzos por conectar con otro plano, sin producir imágenes
porque se jode todo, sino más allá de las imágenes y la representación,
entonces también en el plano bajo se puede conectar y dirigir.
5
El “sueño dirigido”, es sueño en el que operan imágenes proyecto elaboradas
en vigilia y que son introducidas en el sueño mediante práctica.
Como hipótesis, vamos a trabajar en la clarificación de imágenes en vigilia,
respecto del “propósito”, tratando de llevarlo al sueño y al levantarnos retomarlo
incluso en el estado intermedio del “duermevela”.
Por ejemplo:
Entrada en el Paraíso, como jardines, con seres alados y luminosos, volando
más allá hasta las fuentes luminosas en las que la luz transforma en “bondad”
(paz, fuerza, alegría) siendo insuflado por inspiración que te acompaña en la
vida cotidiana (“mundo material”).
Nos interesa la dinámica, la potencia del sueño.
Contextos históricos
Los antiguos decían que en el sueño puedes ver cosas que no se pueden ver
en la vigilia.
Sabían que el sueño común deforma y decían que ese sueño salía del “cuerno
de nácar” y no había que seguirlo. Hay otros sueños que salen del “cuerno de
Tor” el “sueño premonitorio” que revela cosas, o donde se comprende algo
interesante, o se logra conocimientos etc. Estos eran los “sueños verdaderos”.
Los adivinos, tenían sueños verdaderos, los oráculos, las pitonisas, tenían unos
sueños inspirados, inducidos artificialmente, muchas veces con gases o
bebidas tóxicas. Pero eso no interesa, es mejor manejarlo con la cabeza y que
te entregue información interesante.
Históricamente se conoció la inducción hipnótica.
Está llegó a ser una técnica de inspiración para entrar en trance. Una persona
se ponía a dormir y el otro le apretaba el pecho suavemente – inhalar y exhalar
– se trabaja guiando al sujeto, contactando táctilmente entre maestro y
discípulo, pero el sujeto no dirigía el sueño, sino que era inducido por el guía.
Por ejemplo:
Ahora está viendo un dragón, etc.,....era una inducción hipnótica y se le iban
induciendo imágenes desde afuera. Eso es posible. Allí se metían los olores, se
le sugería que iba caminando por un jardín, y se olía fragancia de rosas etc.
Incluso en el sueño profundo podían infiltrarse esas imágenes.
Es la misma época de Mary Shelley y Lord Byron (en donde aparece el mismo
argumento: Frankenstein cobra vida, echa a andar por si solo) y los
experimentos con la electricidad, de Volta. Es la época del inconsciente, del
“Ello” y los instintos, antes de la aparición del psicoanálisis . Es la época del
Neo-romanticismo.
Cagliostro, utilizaba un fuentón y una vela.
Cuando lograba meter a alguien en el sueño artificial (época de Mesmer), le
indicaba al otro que fuera a Palermo y fuera a ver a su novia y le diera
información. Esos experimentos hacía con sus colaboradores.
6
Los sueños juegan un papel muy importante en la aparición de estos
fenómenos y han tenido mucho que decir en la historia.
La interpretación de los sueños ha sido un tema en la historia, ya que “revela”
significados profundos, que le dan conocimiento del alma humana.
Los sueños han sido estudiados y utilizados porque tienen que decir algo sobre
la materia humana.
Traducción de impulsos
“El lenguaje de los pájaros”, es un pre-lenguaje como los gestos, los mudras,
las danzas. Hay ciertas verbalizaciones, actitudes corporales. Hay una
parentela de cosas con los automatismos de los médium, con esas palabras de
las pitonisas, de los oráculos, de los magos. Cuando trates de inducir los
sueños acuérdate que están enganchados con muchas otras cosas. Los
automatismos están por todos lados, el torrente sanguíneo entre otros (es una
maquinaria muy compleja). Hay que aprender a descubrirlos (medio de reojo) y
a respetarlos.
Es muy importante lo que uno puede ver de uno mismo, posturas, las cosas
que te brotan como si fueran de otro, que no sabes de donde salen.
¿Cómo es que se expresa eso?
Verbalizaciones, mudras, todo eso es lo que se denomina “lenguaje de los
pájaros”.
El duermevela
El “duermevela”, es un estado intermedio entre la vigilia y el sueño, en el que
uno va dando más o menos dirección a las imágenes y en las que el potente
poder de las imágenes produce efectos físicos (dolores, irritaciones, placer).
Por ejemplo:
Al tocar unas brasas en el sueño, aparto la mano porque me quemo y ese
movimiento brusco hace que incluso se mueva el brazo despertándome.
La potencia de las imágenes en el sueño y la traducción de impulsos de los
lugares de los que proceden, puede producir modificaciones físicas, ya que
estamos trabajando desde un nivel vegetativo, propio del trabajo del
automatismo y de la máquina.”
7
2. ANTECEDENTES HISTÓRICOS ADICIONALES1
La práctica que consiste en retirarse a un lugar sagrado, primero una gruta, una
montaña, un desierto o un bosque, luego un templo, para que se produzcan ahí
sueños inspirados o una visión, parece ser una práctica universal.
Para los griegos, los sueños provenían de los dioses. Homero nos dice que los
sueños son personajes alados y divinos, enviados por el propio Zeus. Como los
dioses están muy presentes en sus vidas, también el manejo de los sueños
opera por intermedio de la acción divina. Pero algo que motiva
extraordinariamente a los griegos y luego también a los romanos, es la
posibilidad de sanar a través de una visión obtenida en el sueño. Así es como
se difunde ampliamente la práctica que procura tener el sueño que uno desea.
Desde la antigüedad se asegura que en ciertas grutas se pueden incubar
sueños de este tipo. Según Pausanias había que sacrificar un carnero y dormir
envuelto en su pellejo para que el dios se presentara en sueños.
Más tarde vienen los templos de Asclepio y de Serapis. Virgilio nos describe
esta práctica en el templo de Fauno (Eneida, VII).
Durante la época helenística existieron 420 templos de Asclepio que
funcionaron hasta el siglo quinto. Entre los más antiguos está el de Epidauro;
otro muy conocido fue el de Pérgamo.
A ellos se llegaba luego de una verdadera peregrinación realizada a lo largo de
caminos polvorientos e inseguros. Pero sólo podía acudir un consultante al
templo de Asclepio si su enfermedad había sido declarada incurable por un
médico.
Cuando se deseaba obtener una visión, era importante conservar la pureza;
para ello era necesario que durante el camino la persona se abstuviera de
ingerir alimentos que pudieran interferir con los sueños: el vino y todo tipo de
alcohol, la carne, ciertos pescados, las habichuelas, etc.. Al llegar al templo
debía practicarse el ayuno y la persona se sumergía en un baño ritual. La
castidad debía ser total, tanto durante el trayecto como durante la estadía en el
lugar sagrado.
1
Bibliografía
Artemidoro, “La interpretación de los sueños”, Editorial Gredos
Marc-Alain Descamps, “Sueños Lucidos”, Dolmen Ediciones, 1999.
David Coxhead and Susa Hiller, “Dreams”, Avon Publishers, October 1975
Virgilio, “La Eneida”, Editorial Iberia, 1968
Platón, “La República”, Ediciones Ercilla, Santiago de Chile, 1941
8
Luego de la entrada al recinto, una vía sacra conducía a una fuente donde los
enfermos depositaban los exvotos que dan fe de las numerosas curaciones. El
emplazamiento comprendía todo un conjunto de monumentos admirables: la
Tholos de Epidauro o la rotonda de Pausanias, el teatro de 14.000 plazas en
Epidauro, de 20.000 en Pérgamo, donde se celebraban las ceremonias, los
cantos y las danzas. Además había bibliotecas, pórticos, etc.., y todo este
conjunto estaba situado entre frondosos árboles y en ubicaciones de gran
belleza natural. Las serpientes de Asclepio reptaban libremente por todo el
lugar.
Sólo los agonizantes y las mujeres próximas a dar a luz no podían entrar.
Para poder penetrar en el templo de Asclepio, el peregrino debía haber recibido
una invitación del propio dios, ya sea por medio de una aparición en estado de
vigilia o a través de un sueño nocturno.
Se efectuaban diferentes ceremonias de preparación: procesiones, oraciones,
cantos, danzas, baños aromáticos, incienso, la ingestión de una bebida
alucinógena llamada el Kykleón.
Algunas de las ceremonias se llevaban a cabo en subterráneos iluminados por
antorchas. En Pérgamo se encontró un túnel de 80 metros que conducía a un
templo subterráneo de 60 metros de diámetro llamado el Telésforo. Una fuente
vertía sus aguas en un cuenco, al igual que en el sótano de la Tholos de
Epidauro.
Una vez concluidos los sacrificios preliminares, las purificaciones y las
abluciones, el peticionante debía dormir a la espera del sueño de invitación.
Obtenido éste, a la noche siguiente se le permitía entrar al santuario de
Asclepio a pernoctar. Habitualmente el sueño salvador del dios sólo podía
darse dentro del templo; de ahí el término griego enkoimesis, que se traduce
por incubación, de incubare, que significa “dormir en un santuario”.
El peregrino no podía penetrar en el templo sino llegada “la hora de la lámpara
sagrada”, es decir a la caída de la noche. Permanecía primero asombrado
frente a la estatua de Asclepio con su bastón alrededor del cual se enrollaba
una serpiente. A sus pies yacían un gallo y un perro, y en ocasiones llevaba en
la cabeza una corona de laurel y en la mano sostenía una piña de pino.
Habiendo concluido sus oraciones y su adoración, la persona se recostaba en
el adyton o “lugar reservado a los invitados”. Se tendía sobre el suelo, en medio
de la penumbra y del espeso humo de los inciensos y perfumes de oriente.
En el templo de Asclepio grandes serpientes verdes y amarillas de dos metros
de largo se deslizaban lentamente sobre las gradas de mármol entre los
pétalos de flores y los cuerpos de los durmientes.
Además, durante el día, un sacrificio ritual había precedido a lo anterior. Por
intermedio de los sacerdotes el peregrino ofrecía una cabra o un cordero a los
dioses. Se retiraba el pellejo del animal y la persona debía pasar la noche
envuelta en este despojo sangriento.
El dios aparecía en el sueño, o durante el estado de vigilia por medio de una
visión. Tocaba entonces el órgano enfermo del soñador y éste sanaba durante
la noche.
Una vez obtenida la sanación, el sobreviviente se consagraba a los dioses por
9
el resto de su vida. Después de haber sanado, el peregrino ofrecía un sacrificio
de acción de gracias al dios, reembolsaba los gastos ocasionados y ayudaba a
los más necesitados. Se convertía en un ser cuya vida era obra del milagro, y
debía dar testimonio del poder del dios por el resto de sus días, única forma de
asegurar una curación permanente. Volvía periódicamente al lugar, a efectuar
retiros y dedicarse al servicio del templo.
Si el enfermo no sanaba en el curso de la primera noche se le consideraba
como incurable, o como alguien que no había cumplido con todos los requisitos
o que se había equivocado y no había sido realmente invitado por el dios.
Sabemos por Platón, que Asclepio y sus hijos sólo sanaban a aquellas
personas que estando en buen estado de salud experimentaban una dificultad
pasajera, pero que se negaban a prolongar en forma indefinida la vida a
aquellos moribundos que le temían a la muerte (La República, 1. III, 404-408).
Se han encontrado setenta estelas conmemorativas que relatan casos de
sanación con la respectiva descripción de la enfermedad y del sueño
terapéutico. Las más antiguas son testimonios de curaciones de parálisis,
ceguera, mutismo, etc.. y de las visiones correspondientes; por ejemplo, un
enfermo cubierto de parásitos sueña por la noche que el dios lo desviste y
limpia su cuerpo, y se levanta al día siguiente sin parásitos. La inscripción de
una estela votiva nos relata cómo Alcetas de Malieis recuperó la vista: “Tuvo
una visión en sueños; sintió que el dios se aproximaba y le abría los ojos con
sus dedos y en ese momento pudo ver los árboles del santuario. Al día
siguiente, había recuperado la vista”.
Más tarde esto llegó a ser cada vez más raro y los sueños no hacían sino
indicar el tratamiento que se debía seguir para aliviar los males del enfermo;
pero si se los ponía en práctica, la sanación era inmediata. Por ejemplo, un
enfermo que sufre de pleuresía recibe en sueños la orden de mezclar con el
vino las cenizas calientes del altar y de aplicar este cataplasma sobre el
costado enfermo, lo que produce su sanación.
Aelius Aristide de Esmirna (129 – 190 de nuestra era), nos cuenta que en su
época los peregrinos debían registrar todos sus sueños. En su libro “Discursos
Sagrados”, relata en detalle sus frecuentes visitas al templo, los remedios y los
consejos que recibió, sus visiones y su curación tras una larga enfermedad.
“Hasta uno llegaban las revelaciones y uno podía escucharlas, ya sea en
sueño, ya sea estando despierto. Los cabellos se erizaban sobre la nuca;
sentía uno correr las lágrimas sobre el rostro y experimentaba felicidad al
mismo tiempo; el corazón se henchía. ¿Qué hombre habrá de encontrar
palabras para describir tal experiencia? Aquel que ha conocido lo que digo
podrá compartir el estado en que se encontraba mi espíritu”.
Pero el dominio de los sueños fue una práctica utilizada por los griegos no sólo
para obtener sanaciones, sino también para la videncia, las premoniciones y
los oráculos.
10
Aristóteles expone sus teorías sobre el mundo onírico en un par de opúsculos
particularmente, titulados “Acerca de los ensueños” y “Acerca de la adivinación
por el sueño”. En el primero analiza la naturaleza de este fenómeno. A su
juicio, “el hecho de soñar es propio de la facultad sensitiva del alma en la
medida en que ésta es imaginativa”. Las causas que motivan estas vivencias
son “los movimientos producidos por las sensaciones, tanto por las del exterior
como por las procedentes del propio cuerpo”. Durante el estado de vigilia la
multiplicidad de los estímulos y la actividad del pensamiento nos impiden
prestar atención a estas manifestaciones. “De noche, en cambio, por la
inactividad de cada uno de los sentidos en particular, y por su incapacidad para
actuar – a causa de que se produce el reflujo de calor desde el exterior hacia
adentro -, estos movimientos vuelven al origen de la sensación y se ponen de
manifiesto al apaciguarse la confusión”. Quiere decirse, pues, que emergen en
el período de reposo fisiológico, cuando el alma se repliega sobre sí misma.
Estas exposiciones teóricas presuponen un origen exclusivamente físico de los
sueños. Por consiguiente, cabría esperar que quedase descartada la
posibilidad de que algunos de ellos en determinadas circunstancias pudiesen
revelar el futuro. Sin embargo, Aristóteles no afirmará esta posición. Su postura
será extremadamente cautelosa: “En cuanto a la adivinación que tiene lugar en
el sueño no es fácil ni despreciarla ni darle crédito. Pues el hecho de que todos
o muchos supongan que los ensueños tienen algún significado, en tanto que se
dice como consecuencia de una experiencia, ofrece credibilidad”.
En la Ilíada (I 62 y sigs.) Aquiles propone consultar a un adivino, a un sacerdote
o bien a un intérprete de sueños (oneiropólos) para averiguar la causa de la
actitud del dios Apolo. En la misma obra (V 148 y sigs.) se menciona al viejo
Eurídamante, el cual también practicaba este arte y, sin embargo, no averiguó
la suerte que le aguardaba a sus hijos en el transcurso de la guerra. En estos
ejemplos ya aparecen configurados los rasgos esenciales que caracterizarán la
oniromancia en los siglos venideros, esto es, la creencia de que algunos
sueños pueden predecir el futuro, la convicción de que el lenguaje empleado no
es directo, sino alegórico, y la existencia de unos profesionales avezados en
las técnicas interpretativas.
Artemidoro de Efeso que vivió en el segundo siglo de nuestra era, presenta en
su libro “La interpretación de los sueños” una tarea de recopilación respecto de
la producción anterior consagrada a esta materia. El autor sostiene que ha
consultado la totalidad de la bibliografía existente, incluida la más antigua, y al
mismo tiempo reivindica su originalidad de pensamiento. Define al sueño como
“un movimiento o una invención multiforme del alma que señala los bienes y los
males venideros”. Indica que la visión onírica está compuesta por elementos,
es decir, por una serie de imágenes apropiadas y naturales. El aspecto que
más le preocupa es la clasificación de estas experiencias. Establece una neta
separación entre los sueños de valor profético (óneroi) y aquellos privados de
un mensaje premonitorio (enýpnia). Los primeros nos comunican lo que
acontecerá, los segundos levantan acta de los apetitos que dominan al sujeto
11
momentáneamente; por tanto, no son significativos.
Los óneroi a su vez se dividen en dos grupos. Los que nos anuncian sucesos
de cumplimiento inmediato y cuya representación se corresponde con los
hechos son llamados sueños directos. En cambio, cuando media un espacio de
tiempo suficiente entre el presagio y el evento, de forma que aquel puede ser
dilucidado por medio del razonamiento, entonces nos encontramos ante un
sueño simbólico. Esta modalidad es la única que le interesa a Artemidoro y, por
consiguiente, todo el tratado estará dedicado a su estudio.
También subdivide a los sueños en provocados – o de estado ansioso – y en
divinos. El significado de este último adjetivo le obliga a determinar su punto de
vista: “yo no me encuentro en la misma postura de incertidumbre de Aristóteles
sobre si la razón del soñar es exterior a nosotros y depende de la divinidad o si,
por el contrario, existe en nuestro fuero interno alguna causa que predispone a
nuestra alma hacia un cierto estado y origina de forma natural lo que acontece.
Simplemente llamo a dichos fenómenos “divinos” al igual que calificamos así en
el lenguaje corriente a todos los hechos que se escapan a nuestras
previsiones”. Y más adelante dice: “pues la divinidad suscita visiones en
consonancia con lo que sucederá en el futuro al alma del sujeto, debido a que
ésta posee facultades mánticas por naturaleza o bien porque exista alguna otra
razón que induce a las representaciones oníricas”.
El significado del mensaje anunciador de un hecho futuro es averiguado
mediante la aplicación de criterios tales como la continuidad, la inversión, la
antítesis, la contigüidad, la semejanza, etc... Aparte de estos recursos existen
otros basados en operaciones lingüísticas y gráfico-numéricas entre otras
variantes posibles. Resultan particularmente interesantes aquellos mecanismos
que son de naturaleza verbal.
Por ejemplo, una persona enferma del estómago vio durante la noche a
Asclepio ofrecerle los dedos de su mano derecha instándole a comerlos.
Comiendo cinco dátiles logró sanarse (en griego, los dátiles tienen el mismo
nombre que los dedos). Asimismo, Frontón, que sufría de gota, soñó en el
templo que se paseaba por los suburbios (propolis), nombre que recibe
también la cera de abeja obtenida a la entrada del panal, sustancia que lo curó
de sus males.
Artemidoro presenta la interpretación de 3.000 sueños y explicita que es
necesario considerar la condición sexual del destinatario, la condición social, el
estado de salud, el grado de parentesco, la edad, la profesión, las
circunstancias personales, las disposiciones psíquicas, etc.. En consecuencia,
interpretar un sueño equivalía a resolver una ecuación con tres incógnitas,
representadas por el asunto de la visión onírica, la persona a quien va
destinado el mensaje y el desenlace auspiciado. Dado el número de variables,
las combinaciones posibles eran infinitas, por tal razón resultaba indispensable
consultar a un especialista, capaz de desentrañar en esta complicada trama la
12
clave del enigma. Sus libros apuntan a satisfacer esa necesidad, constituyendo
suertes de manuales en los que también se ilustra el camino que debe seguir el
aprendiz hasta llegar a maestro.
Artemidoro también expone sobre cómo lograr el dominio de los propios
sueños: “Recuerda que quienes llevan una vida honesta y encaminada hacia
el bien no tienen ensueños ni ningún otro tipo de representación irracional, sino
exclusivamente visiones oníricas y, en su mayoría, de las llamadas directas. De
hecho, sus mentes no están enturbiadas por miedos o esperanzas y, sin duda,
dominan los placeres corporales”. (IV, prefacio, 363). No habrá paralelo alguno
entre los sueños de personas virtuosas y los sueños del común de la gente.
Los sueños de estos últimos estarán llenos de representaciones irracionales,
de las ocupaciones cotidianas de la víspera, de sus temores y esperanzas. Es
en vano pues que habrá que intentar interpretarlos. En sus últimos libros, que
dedica a su hijo, Artemidoro lo disuade de emprender tan inútil tarea.
Muchos errores de interpretación según él, provienen del hecho de confundir
una visión enviada por los dioses con una visión solicitada a éstos.
Concretamente, algunas personas utilizan procedimientos mágicos para
interpretar a los dioses y buscan apremiarlos mediante el incienso o
pronunciando sus nombres secretos; otros incluso formulan sus preguntas en
forma demasiado precisa y conminatoria. En estos casos, no habrán de
obtener más que simples sueños y serán tan insignificantes como aquellos que
son producto de las preocupaciones cotidianas. Asimismo, habrá que evitar
comer en exceso “ya que los alimentos tomados sin moderación no permiten
vislumbrar la verdad, ni siquiera mediante aquellas visiones que se producen al
alba”. Habrá que dirigirse a los dioses con respeto y discreción.
Sin embargo, Artemidoro precisa que al utilizar la expresión “visión enviada por
los dioses” hace alusión a una visión inesperada y da la siguiente indicación
para obtener esas visiones: “Habrá pues que rogar a la divinidad por todas
aquellas cosas que nos preocupan, pero en cuanto a la forma de formular por
anticipado la respuesta, habrá que dejar, al propio dios, o a la propia alma,
entera libertad” (IV.3).
Platón trata acerca de las condiciones necesarias para lograr el dominio y el
control de los propios sueños. Divide al alma humana en tres categorías: el
nous, la razón o vida intelectual cuyo asiento se encuentra en el cerebro y que
corresponde a la sabiduría de los intelectuales y de los pensadores, el thumos,
la voluntad o vida activa que mora en el corazón y corresponde al valor de los
guerreros defensores de la ciudad, los epitumia, deseos o vida afectiva cuyo
asiento está en el vientre y que corresponde a las pasiones de los
comerciantes y de los productores.
Dice que se habrá primero de encaminar todos los esfuerzos para apaciguar a
la segunda parte del alma, la irritación de la voluntad y la violencia, librándose
de la cólera. En lo que a la tercera parte se refiere, la avidez del deseo de
comer, de matar y del sexo, será necesario adormecerla con prudencia,
escogiendo la vía intermedia; así no se la excitará ni por los excesos ni
13
mediante las privaciones. Por último, la tercera parte, la sabiduría, habrá de
desarrollarse mediante el dominio de los propios pensamientos que no deberán
ser sino bellos y puros, y por la práctica de la meditación.
Es durante el sueño que para Platón el alma alcanza mejor la verdad. Los
deseos “despiertan durante el sueño nocturno, cuando aquella parte del alma
que es dulce y razonable y que ha sido hecha para dirigir a la otra se duerme, y
que la parte bestial y salvaje, colmada de alimento y de bebida se agita, y
rechazando el sueño, busca satisfacer sus apetitos. Bien sabes que en este
estado nada habrá de detenerla, ya que ha dejado de lado toda vergüenza y
razón: no dudará en violar a su propia madre en el pensamiento, o a cualquier
otro ser que se le ponga por delante, trátese de un hombre, dios o animal; no
habrá sangre con la que no se ensucie las manos, ni alimento del que se
abstenga; en breve, no habrá locura ni impudor que se prohíba cometer...”.
“Pero, según mi opinión, cuando un hombre posee la salud y la temperancia y
no se entrega al sueño sino después de haber despertado a su razón y de
haberla alimentado con bellos pensamientos y hermosas reflexiones,
concentrándose en sí mismo en una meditación interior; cuando ha calmado el
deseo sin someterlo al ayuno y sin hartarlo, de modo que logre dormirse sin
agitar ni con sus alegrías ni con sus penas al principio mejor, sino que éste
pueda buscar descubrir solo, libre de la tiranía de los sentidos aquello que no
conoce, ya sea en el pasado, el presente o el futuro; cuando este hombre ha
logrado así mismo suavizar su ardor (thumos) y que sin haber experimentado
irritación logra dormir con el corazón en paz; cuando ha logrado apaciguar a
estas dos partes de su alma y ha estimulado a la tercera, ahí donde reside la
sabiduría, y se entrega finalmente al descanso, es en estas condiciones, bien lo
sabes, que el alma alcanza mejor la verdad y es cuando aparecen con menos
frecuencia las visiones monstruosas de nuestros sueños” (República, 1. IX,
571c-572b).
En cuanto a que el ser humano puede aproximarse mejor a la verdad a través
de las visiones, encontramos que lo sostiene el pensamiento de Jenofonte,
también discípulo de Sócrates. El alma alcanza el plano más elevado de
conocimiento, la scientia intuitiva, que permite trascender el tiempo para
obtener una visión del futuro. “Ciertamente, es durante el sueño que se revela
mejor el carácter divino del alma; es entonces cuando puede prever el futuro,
sin duda porque en ese momento se encuentra libre de las ataduras del
cuerpo” (Cicropedia, VIII, 7). Glaucón no era el único conocedor de estos temas
fuera de Platón, ya que los demás discípulos de Sócrates también los
conocían, al igual que los Pitagóricos. De hecho Pólibo nos relata que, durante
su viaje a Oriente, Pitágoras había aprendido de los Caldeos el arte de las
visiones.
3.- EXPERIMENTACIÓN
Desde comienzos del 2004, cuando comencé como Aprendiz, fui anotando los
sueños que recordaba, transcribiéndolos mes a mes en el computador y
clasificándolos según indicaran traducciones de impulsos, integración de
14
contenidos, comprensiones, contextos disciplinarios o después la traducción de
los registros del Paso en que me encontraba. Esta sistematización mensual
retro-alimentó el interés por el mundo onírico y me fue dejando frente a la
evidencia del modo de trabajo de este nivel de conciencia.
A fines de Junio del 2007, se me recomendó comenzar a experimentar
introduciendo Vigilia en Sueño en base a un interés fijado previamente. He
continuado con esta práctica hasta ahora, sostenida salvo breves
interrupciones, acumulando la experiencia y el material que da origen al
presente trabajo (Anexo 1).
a) Procedimientos:
Antes de acostarme, unos 15 minutos antes, mientras me lavo los dientes por
ejemplo, pongo atención a los contenidos que están copresentes en mi
conciencia y que, sea que me lo proponga o no, de todas maneras me voy a
llevar al sueño.
Advierto que antes de ir a dormir puedo detectar una tendencia que tenderá a
aparecer en el mundo onírico. Se trate de registros experimentados ese día, de
comprensiones que quiero profundizar, de situaciones vividas que me quedan
sin integrar completamente, de preguntas, necesidades, inquietudes,
curiosidades o sentimientos que están actuando de modo sutil y copresente y
que van a ser inercialmente arrastrados al nivel de sueño.
Antes de definir el interés con el que entrar al sueño, hago todo un rastreo para
traer a presencia contenidos que están actuando copresentemente y que
tenderán a explicitarse en las secuencias oníricas, tratando de detectar cuáles
de ellos tienen mayor potencia, más carga emotiva o están asociados a una
mayor necesidad.
De todos esos temas que están dando vueltas, selecciono lo que tiene mayor
carga afectiva, aquello con lo que más me interesa soñar.
Pongo a foco ese interés y lo formulo por escrito, anotándolo junto con la fecha
en mi cuaderno.
En ese acto de anotar, refuerzo el interés fijado, concentrándome en el tema,
pero sobretodo queriendo hacerlo, disponiéndome con muchas ganas a irme a
soñar con eso.
Por algunos períodos he trabajado con “menús” de 3 o 4 temas previamente
definidos y fijos entre los cuales elegir, o he probado a dar continuidad a un
mismo tema siguiéndolo durante varias noches, también he experimentado con
temas libres, pero en definitiva he podido detectar que en el momento de la
definición de la intención con la que entrar al sueño, se traen a presencia
contenidos que están copresentes y que tenderán a evidenciarse en el mundo
onírico. Ese trasfondo temático está presente en realidad en los distintos
niveles de conciencia, está actuando en vigilia y si voy a dormir, me lo llevo al
sueño. Al filiar estas copresencias y anotarlas como la intención con la que
quiero soñar, el trabajo está ya a mitad hecho y resulta fácil soñar con ello. Es
como montarse en la tendencia y aprovecharla.
15
En esa intención, en esa dirección que está copresente antes de ir a dormir,
puedo advertir una necesidad operando, un sentimiento. Hay algo que quiero
que aporten las estructuraciones oníricas, algo que estoy buscando, que
necesito clarificar, algo que me inquieta y estoy necesitando resolver o
transformar, que siento que me está empujando, algo que me importa mucho.
En ese sentido, se parece al Pedido y también al Propósito y requiere de una
carga afectiva especial. Llevo esa intención querida, esa necesidad muy
sentida al nivel de sueño.
Para hacerlo, tomo una postura corporal de perfecto relax (con la que nunca
antes me quedaba dormida y que he ido grabando en este período) y asocio
esa postura con la intención formulada. Sigo “cargando” la intención mientras
voy cayendo al sueño y comienzan a presentarse las secuencias oníricas.
Durante la noche muchas veces cambio de posición corporal, pero al detectar
algún sueño saco el brazo de la cama para anotarlo en el cuaderno dejado
sobre el velador y lo hago casi sin despertarme, desde el “techo” del nivel de
sueño. Es como si la mano escribiera casi por sí sola, en forma semi-autómata,
sin abandonar del todo el nivel de conciencia en el que estoy. Pero
inmediatamente después de anotar, vuelvo a tomar la posición corporal de
perfecto relax. Eso “refresca” la intención fijada previamente sin que tenga que
volvérmela a formular, sin racionalidad, como si hubiese quedado “grabada” en
la posición del cuerpo, “activando” el tema que he fijado desde Vigilia.
Vuelvo al sueño profundo nuevamente, hasta dar con otra secuencia de
imágenes coincidente con la intención, la anoto, retomando luego la postura
corporal para caer al sueño llevando el interés. Así sucesivamente hasta la
mañana.
Anotado el último sueño, abandono, suelto la intención fijada y ya no retomo la
posición corporal de relax. Entonces me doy una “largona” de sueño profundo,
despertando con tranquilidad y sin apremios.
Este último período de sueño reparador y profundo, compensa los posibles
rebotes de nivel y me descansa bien. No he tenido, a excepción de los
primeros meses cuando no podía manejarlos, rebotes de sueño en el nivel
vigílico. Salgo de esta “largona” bien repuesta y habitualmente logro rescatar
también de ella algún sueño más.
b) Observaciones:
Trabajando así, he ido observando que en el momento de dejarme caer al
sueño mantengo muy levemente una suerte de “atención” que permite seguir
las secuencias oníricas que se van presentando, un seguimiento suave que va
“buscando” entre las imágenes aquellas que dicen relación con el tema fijado
previamente y “descartando” lo que no corresponde, exigiendo de algún modo
a la conciencia a soñar con lo que me he propuesto.
No se trata de sueños pesados, vegetativos, en los que caigo desplomada, sino
de sueños algo más altos, sueños paradojales, con sus trenes de imágenes
16
que se suceden y una leve noción de estarlos observando, dejándolos correr
para “atrapar” a las secuencias de interés, sueños en los que experimento que
además de dormir estoy haciendo un trabajo en la dirección fijada.
Pero es sobretodo la carga afectiva la que dispone a la conciencia a soñar en
la dirección formulada, y eso opera creando una suerte de “continente”, de
“forma”, de “campo” que incluye en él a las traducciones de impulsos
cenestésicos e incluso se sirve de esas traducciones porque le resultan
funcionales al enmarque establecido. Lo mismo ocurre con los contenidos de
memoria, que para aparecer quedan determinados por el tema que he fijado.
Ese campo de copresencias con su carga afectiva, va definiendo las
secuencias oníricas haciendo pie en las traducciones de distintos impulsos,
sensaciones y recuerdos, de modo que le sirvan a su propósito.
Ejemplo:
14 de Agosto 2007
Me propongo soñar con Punta de Vacas.
Sueño 1: Estoy en la Plaza de las Estelas y escucho “El Camino” siendo
recitado en los distintos idiomas.
Sueño 2: Estoy en la Multiuso y veo llover afuera. Si salgo, me mojaré. ¿Cómo
será la mansarda para colgar y secar la ropa? Estamos varios amigos,
comiendo unas verduras como pimentones rellenos, sentados en torno a las
mesitas que hay en la Multiuso.
Sueño 3: Estoy dentro de la Ermita y el techo suena mucho con la lluvia que
cae; no se pasan las paredes, pero hace frío. Tengo una clara sensación de
todo el espacio interno de la Ermita. Veo en un rincón la hélice de cerámica
que hizo Bruno para reconstruir la termocupla.
Los tres sueños de esta noche se dan en Punta de Vacas, tal como me lo había
propuesto antes de ir a dormir, incorporando la traducción de un impulso
auditivo que es suave en el primer sueño y va tomando mayor definición con el
transcurso de la noche. Sin duda llovía afuera y seguramente cada vez más
fuerte, siendo ese estímulo incorporado al sueño y resultando una materia
prima útil para la configuración buscada. El impulso cenestésico del hambre es
traducido e incorporado en el segundo sueño anotado y el del frío en el tercero.
La memoria aporta datos útiles para que todo siga siempre enmarcado por el
interés fijado, como es en este caso la forma cerámica para reconstruir la
termocupla que efectivamente había hecho Bruno en nuestro Taller un tiempo
antes.
Al tratar de manejar los sueños he intentado entonces no tratar de manejar los
contenidos, sino la dirección general del sueño. No es un trabajo compositivo,
sino de orientación, de dirección mental, de apuntar con fuerza a lo que quiero,
a lo que necesito, soñándolo con los contenidos que la conciencia vaya
encontrando entre lo que tiene a disposición. No importa en qué se vaya
17
apoyando, todo le irá sirviendo a su propósito: los impulsos cenestésicos del
intracuerpo, las señales que recibe de memoria, los estímulos externos que
alcanza a percibir, lo que aparezca irá siendo traducido de manera de resultar
funcional a esa dirección general a la que apunto. Y al tratar de aprender a
soñar con lo que quiero soñar, he ido descubriendo lateralmente,
adicionalmente, algunos mecanismos interesantes, como es por ejemplo
justamente éste determinismo que la carga afectiva tiene sobre los contenidos,
organizándolos y estructurándolos según la orientación de esa dirección
emotiva.
Ejemplo:
23 de Septiembre 2008
Soñar con Rosario
Estamos dando un Centro de Trabajo en un gran barracón en la selva. Está
Andrés K. de partícipe y define las funciones. A mí no me importa qué hacer,
siempre y cuando se haya definido una función de enfermería y haya también
un lugar apropiado para que Rosario pueda estar sin dolor. Todo lo demás me
parece secundario. Dario está descifrando un viejo libro de procedimientos
alquímicos y me voy a ayudarlo, es fascinante, llega también Tomy.
c) Consecuencias adicionales:
Algo que puede parecer obvio, pero que recién descubrí al trabajar con los
sueños, es que todos los datos de memoria están presentes en todos los
niveles de conciencia. Sólo que en el nivel de sueño no cuento con la
reversibilidad que me permite evocarlos y rescatarlos a voluntad, mientras sí
dispongo de ello en vigilia. Pero en el sueño de todas maneras cuento con todo
lo que tengo almacenado en memoria: datos, información, registros, tonos,
tensiones, etc... por eso es que puedo acceder también desde el sueño a los
registros de los mejores estados de lucidez, a los registros de mayor plenitud, a
los estados internos inspirados. No es solamente desde los niveles altos de
conciencia, sino que también desde los sueños puedo tener registros de
estados muy especiales.
Ejemplo:
7 de Febrero 2008
Me propongo soñar con la transformación interna.
Sueño 1: Sueño que toda mi cabeza es una flor de pétalos de luz que se están
abriendo.
Sueño 2: Está el bustito de Silo, caigo en cuenta que sus ojos están mirando
hacia la coordenada Z, hacia lo Profundo.
Sueño 3: Voy con Jorge y Santiago caminando por Roma por las calles
angostas y antiguas, todo es bello, es estético, mágico y sorprendente.
Estamos buscando una plaza y pasamos cerca de una casa antigua en la que
ha quedado abierta una llave o cañería de agua y se ha formado una fuente
nueva, cayendo esa agua desde arriba como una llovizna o cascada suave
18
hacia la calle. Es maravillosa. Se forma un arco iris, siento su humedad
multicolor.
De hecho, cuando estaba trabajando en el proceso de la Disciplina, cada uno
de los Pasos dejó sus trazas en el nivel de sueño y aparecieron secuencias
oníricas que muchas veces me facilitaron el avance tanto en procedimientos
como en registros y comprensiones del Paso en el que estaba (Anexo 2).
Puedo también desde el sueño, establecer nuevas relaciones entre los mismos
datos que ya tengo guardados en memoria y comprender de otro modo
situaciones que en vigilia me resultan incomprensibles. Aprendo en los sueños,
comprendo, integro, resuelvo y, como en ese nivel las estructuraciones difieren
mucho de las de vigilia, aportan nuevas claves que pueden ser “reinyectadas”
posteriormente en el nivel de conciencia vigilico a fin de clarificar aquello que
estoy tratando de comprender mejor, como si se trataran de “ocurrencias” que
surgen desde lo onírico, sin que hubiera podido formularlas desde otros niveles
de conciencia.
Ejemplo
5 de julio 2008
V. en S.: mi Guía.
Siempre me representé a mi Guía como registro de presencia ubicado detrás
de mí, como presencia alta ubicada en la profundidad de la dimensión Z. Es
muy curioso, pero la ubicación de esa presencia en el Espacio de
Representación es la de la entrada a lo Profundo.
Incluso puedo dar desde el sueño con soluciones prácticas a asuntos que
intento implementar y que requieren de un enfoque diferente para poder sortear
en la vida cotidiana las resistencias que he venido encontrado.
Ejemplo:
24 de Septiembre 2008
Soñar con la difusión de nuestras producciones audiovisuales.
En el sueño recuerdo el buen trato que nos han dado siempre en el canal de
los Mosciatti en Concepción, donde podríamos probar a transmitir lo nuestro.
También en TVN señal internacional.
Lateralmente he ido comprendiendo que la construcción interna se va
plasmando y va tomando cuerpo en todos los niveles de conciencia, como si
los fuera tiñendo con sus nuevos tonos, expresándose en cada uno de ellos,
abarcando y organizando estructuras de conciencia en base a conjuntos de
experiencias. No es solamente un proceso que se verifica en los niveles altos y
de gran reversibilidad, sino que los registros que van tomando forma aparecen
también con claridad en los otros niveles. Como es explicado en Psicología IV y
en el Comentario audiovisual de Silo sobre “La Experiencia”, en el nivel de
sueño paradojal también aparecen indicadores de la conciencia inspirada 2.
2
“...uno sueña cosas extraordinarias, cosas que uno no ve en la vida diaria, a veces cuando se
despierta, todavía siguen las influencias del sueño en uno y a uno le resulta muy atractivo y
19
Ejemplo:
30 diciembre 2007
V en S.: integrar lo ocurrido en Manantiales
El cielo estrellado y las antorchas. Hablo muy consciente de lo que estoy
generando al hablar y a distancia de mí; como si las palabras pasaran por mí.
Toda la gente está conectada con todo durante la cena, yo misma soy parte de
ese tejido de existencia que nos interconecta.
29 de enero 2008
V. en S.: la dirección autónoma de la conciencia en P12.
Alguien – no sé quien es - me hace un regalo y lo deja atrás mío, en la
perspectiva detrás de la cabeza, es algo muy antiguo, muy preciado, envuelto
en un viejo papel metálico, hermoso. Sé lo que es, no necesito abrirlo...
Otra de las consecuencias adicionales que han ido apareciendo al hacer este
trabajo dice relación con el hecho de que como en el nivel de sueño el mundo
externo queda reducido al mínimo y todo, o casi todo, se da en el espacio
interno, me ha resultado a veces más fácil poder determinar el “donde” se
ubican las representaciones, cuál es su ubicación en lo ancho, en lo alto y en lo
profundo del Espacio de Representación. Esto me ha resultado especialmente
interesante cuando, por ejemplo, durante el sueño se precisa la localización del
punto de entrada a los espacios profundos.
Ejemplo
5 de octubre 2008
Soñar con el tema de la muerte
Sueño que me voy a morir y me doy cuenta. Entonces busco el punto de
entrada a Lo Profundo, yéndome hacia atrás, más atrás, alto, más alto, atrás,
más atrás y soltándome ahí, dejándome ir ahí. No hay temor, hay entrega.
Así como han ido apareciendo estas observaciones adicionales en el proceso
de trabajo con los sueños, seguramente hay varias otras consecuencias que
podrían extraerse atendiendo a este nivel de conciencia. Desde ya, muchas de
las comprensiones laterales me han resultado incluso más interesantes que la
experimentación misma con el nivel de sueño.
El constatar que la carga afectiva da dirección a los procesos mentales
independientemente del nivel de conciencia; que las copresencias tienen
poderosas cargas afectivas y orientan a la conciencia en esa dirección y en
todos sus niveles de trabajo; que un propósito requiere de esa carga afectiva
para poder operar; la relación entre memoria y niveles de conciencia; la
acumulación en memoria de los registros con su ubicación precisa en el
muy profundo lo que ha sucedido adentro de los sueños.
Pero uno comprende que esos sueños -que no es lo que sucede en la vida cotidianatrabajan en otro espacio mental, en otro lugar de la mente. Lo mismo que dijimos del
enamoramiento, trabajan en otro lugar de la mente, no en el lugar de la mente en que trabaja la
representación diaria. Pero existe entonces en cada uno de nosotros, la capacidad de
ubicarnos en otros lugares, de tomar otras profundidades. Nuestras experiencias se transmiten,
para producir esos cambios en la profundidad de la mente humana.” Comentario audiovisual
de Silo sobre “La Experiencia”.
20
Espacio de Representación; su manifestación en los distintos niveles de
conciencia y el acceso a ciertos estados internos interesantes también desde el
sueño; el re-ordenamiento singular de la memoria en este nivel, son algunos
de los mecanismos que se me han hecho evidentes aún cuando no he estado
buscando observarlos.
d) Interpretación de sueños:
Durante todo este período no me he detenido nunca a realizar una
interpretación completa en base a las reglas de interpretación alegórica. El
material anotado lo he ido clasificando en forma veloz, en base a algunas
pocas categorías que he establecido para determinar el primario con que dice
relación lo soñado (traducciones de impulsos, integración de contenidos,
comprensiones, sueños inspiradores, etc..) ya que he ido buscando
fundamentalmente aprender a dirigir los sueños, a soñar con lo que quiero
soñar y a que el interés fijado opere copresentemente dirigiendo las
operaciones oníricas. En ese sentido, lo que me ha interesado confirmar es si
la intención establecida en vigilia se corresponde o no con los sueños
anotados.
De todas maneras, también como una suerte de comprensión adicional que va
apareciendo sin que le preste mucha atención, ha sido la detección de las
imágenes con las que se van traduciendo una y otra vez ciertas sensaciones
cenestésicas repetitivas, ciertos dolores o incomodidades fácilmente
interpretables; cuáles son los climas y tonos afectivos que se repiten, los
temores y especialmente cuales son los temas en que ando y que presionan de
nivel en nivel constituyendo los intereses de este momento de proceso. No ha
sido necesario hacer mayores interpretaciones para tener señal de lo que me
ocurre.
Otra constatación que he ido teniendo a medida que han ido pasando los
meses y la práctica se ha ido haciendo habitual, es que no solamente he ido
verificando la correspondencia entre el interés fijado en vigilia y las imágenes
oníricas rescatadas, sino que además las secuencias oníricas mismas se han
ido depurando de la alegorización excesiva, convirtiéndose en sueños más
sintéticos, más livianos, más altos. Una suerte de calidad onírica nueva para un
hábito mental que no tenía y que se ha ido consolidando.
e) Líneas de trabajo a futuro:
La experimentación con los sueños podría abrir diversas líneas de trabajo a
futuro, tal como lo ha sido históricamente. Se podría, por ejemplo, ir en
dirección a la sanación como se hacía antiguamente en los templos de
Asclepio, o de la adivinación como fue en el caso de las Sibilas, o descifrando
señales de lo sagrado en la interpretación de sueños que se puedan tener en
lugares fuertemente inspiradores lo como ha sido con la práctica de la
“incubación”.
Se podría dar comienzo a una etapa de experimentos a llevarse a cabo entre
21
varios partícipes, pruebas de tipo paranormal, anticiparse a hechos que luego
suceden, traducciones que se hagan de un mismo estado interno, etc... etc...
Sin embargo, en este momento de proceso y más bien por descarte, siento que
ninguna de esas direcciones encuentran en mí suficiente carga afectiva como
para ser encaradas a modo de lineas de trabajo.
No sé bien cómo quiero seguir avanzando. Tengo claro que quiero continuar
experimentando y usando el tiempo nocturno para profundizar en
comprensiones. Sé que puedo llevar el interés más allá, que todavía hay
mucho para explorar, que podría ir acercándome cada vez más al Propósito e
incursionando fuertemente en los sueños. Pero no alcanzo todavía a definirlo
con precisión.
22
EPÍLOGO
Han transcurrido siete años desde que esta investigación fuera presentada
ante la Escuela. Desde entonces, la experiencia de trabajo en el nivel de sueño
se ha ido acumulando y la pericia, así como el intercambio con muchos otros,
ha ido permitiendo depurar los procedimientos y simplificarlos.
Siempre manteniendo el interés de dirigir los sueños, ahora puedo afirmar que
existe un modo muy simple de hacerlo, que todos conocemos como la práctica
de el Pedido.
Efectivamente, cuando por necesidad existe suficiente carga afectiva como
para realizar un sentido Pedido antes de dormir, y repetirlo más de una vez al
caer al nivel de sueño, ese propósito es el que va dando dirección a las
secuencias de imágenes que se van sucediendo durante la noche, posibilitando
el encuentro de las respuestas que muchas veces en vigilia no parecían
posibles y que en cambio desde el nivel de sueño sugieren formas nuevas de
comprender o resolver las dificultades que se experimentan.
En el Pedido están todos los elementos que en esta investigación fueran
detectados hace años como indispensables para poder dirigir los sueños: la
formulación de un propósito claro, la carga afectiva que lo acompañe, la mirada
que llevada al nivel de sueño va distinguiendo entre una y otra secuencia para
poder orientarse hacia aquellas que dicen relación con lo buscado. Pero
además, el acto de “pedir” tiene otras connotaciones y significados para uno
que el acto de “experimentar”. El acto de Pedir compromete a la conciencia y
surge genuinamente de una necesidad muy sentida, mientras la
experimentación exige de una suerte de neutralidad, de un desapego mayor.
Así, hoy puedo afirmar que para avanzar dando dirección a los propios sueños,
basta con llevarse el Pedido a la almohada y repetirlo con fuerza, dejándose
caer en él al sueño. Una y otra noche, reiteradas veces, hasta que su acción
desde la copresencia oriente hacia las secuencias de imágenes que se
corresponden con la respuesta buscada.
En esto del trabajo con el nivel de sueño parece que todo depende - como por
lo demás sucede con cada cosa que hacemos desde cualquier nivel - del
Propósito que tenemos en la vida y también específicamente en este caso, de
las intenciones que tenemos al irnos a dormir.
La ventaja del sueño es que no tiene auto-censura, juicio ni mentira y nos
permitimos todo con libertad. En ese nivel estamos simplemente confrontados
a nuestras imágenes de memoria, a las traducciones de impulsos del
intracuerpo y a los pocos provenientes de los sentidos externos, a las
comprensiones que realmente tenemos, a los registros que nos resultan más
significativos y a la experiencia interna acumulada... y toda esa realidad interior
va desplegándose en las secuencias oníricas con las que vamos soñando y
23
sus climas correspondientes. Por lo general, la materia prima con la que
elaboramos los sueños responde a esas fuentes, a esos estímulos que reelaboramos. Muchas veces no se trata de impulsos que tengamos presentes,
sino que están por ahí, más bien co-presentes y a los que les prestamos poca
atención.
Entonces una manera sencilla de ver a las imágenes oníricas, es como
indicadores de la propia dirección mental y del mundo interno: dime con qué
sueñas y te diré en qué andas.... Y si realmente andas en temas interesantes,
eso se traduce con claridad en los sueños. Como también se traduce en todos
los demás niveles de conciencia.
Un trabajo sostenido con el Propósito, dejándose caer en él antes de cruzar el
umbral de los sueños, me ha parecido igualmente de sumo interés. Pero se
trata de un procedimiento mucho más complejo que el del Pedido, porque por
cierto requiere como condición previa haberlo configurado con bastante
precisión y carga afectiva a fin de poder evocarlo bien y refrescarlo para que
opere con toda su potencia, llevando como si fuera un hilo de Ariadna, a la
conciencia en sus actos lanzados en búsqueda de aquello que la completa y
haciéndola experimentar la tensión de búsqueda que, a la vez, le permite ir
descartando todo lo que no tiene pleno acuerdo con ese fuerte Propósito.
Son formas más especializadas pero posibles y muy interesantes de explorar,
suertes de sondas a lanzar hacia los niveles de conciencia menos racionales,
en los que encontramos la presión de los mismos actos pero con sus muy
particulares traducciones plásticas.
Respecto del intercambio con otros, durante estos siete años no solamente se
ha dado una copiosa correspondencia con amigos de todas las latitudes, sino
que además hemos sostenido encuentros sobre sueños en varios de nuestros
Parques de Estudio y Reflexión. Hemos ido allí a soñar, a profundizar,
experimentar e intercambiar con otros Maestros, tomando un renovado impulso
que ha contribuido a la permanencia en este trabajo. Adjuntamos acá como
anexos las notas que resumen el trabajo de uno de los encuentros realizados
en el Parque Punta de Vacas y de otro en Parque La Reja.
Por otra parte, hemos salido también al medio con el tema de los Sueños,
realizando talleres de corta duración o sostenidos semana a semana durante
más de un año. Los hemos ofrecido a personas que nada sabían de lo nuestro,
adaptando nuestro lenguaje y simplificando todas las explicaciones para
hacernos comprensibles. Este ejercicio nos llevó, por ejemplo, a explicar
aquello que llamamos “copresencias” como “lo que adviertes con el rabillo del
ojo” sin darte mucho cuenta o a incentivar a la interpretación alegórica
preguntando “¿por qué sueñas lo que sueñas?”. Fue justamente en ese
esfuerzo por hacernos simples y comprensibles, que se comenzó a aclarar el
mecanismo del Pedido como aquel que favorece el soñar con lo que quiero
soñar y que termina por orientar los sueños.
24
Adjuntamos también como anexos, por si fueran de utilidad, los materiales que
sirvieron para convocar, los programas de trabajo, encuadres que dimos y
carpetas para los partícipes de estos Talleres de Sueños que desarrollamos de
cara al medio durante este tiempo.
Con ello nos parece que estamos dejando este ciclo más completo y disponible
para cualquiera que pueda tener interés por adentrarse en el mundo onírico.
Parque Punta de Vacas, Febrero 2015
25
Bibliografía
Artemidoro, “La interpretación de los sueños”, Editorial Gredos.
Marc-Alain Descamps, “Sueños Lucidos”, Dolmen Ediciones, 1999.
David Coxhead and Susa Hiller, “Dreams”, Avon Publishers, October 1975.
Virgilio, “La Eneida”, Editorial Iberia, 1968.
Platón, “La República”, Ediciones Ercilla, Santiago de Chile, 1941.
Silo, Comentario audiovisual sobre “La Experiencia”, 2008.
Silo, “Apuntes de psicología”, Virtual Ediciones, Santiago de Chile, 2010.
Luis Ammann, “Autoliberación”, Editorial Moebius, Buenos Aires, 2003.
Enai Ra, “Sueños que cambian la vida”, edición artesanal, París, 2007.
Lisandro Gracia, “Observaciones sobre el nivel de sueño”, producción de
Escuela de Parques de Estudio y Reflexion Tortuguitas, 2011.
26
EXTRACTO DE ANEXO 1 - ALGUNOS DE LOS SUEÑOS 2007-2008
15 de julio 2007
Vigilia en el sueño: me propongo soñar con la difusión televisiva.
Un nuevo spot genera nuevos bríos en quienes están intentando transmisiones.
Acá podría la Laura ver los canales regionales y yo ver la agencia y los mangos con la
Julia (pasando en CHV en las mañanas y no en las noches) y también en programas.
Julián podría averiguar con la Alicia del spot de Gerardo y si no lo hace, armar él uno en
base al material que ya hay.
Detecto más sueños que en otras noches y los escribo. Algunos están en el “techo” del
sueño, en el “piso” del semi-sueño, como post-sueños, pero luego de escribirlos vuelvo a
caer al nivel de sueño profundo. Tengo la impresión de que opera durante toda la noche la
intención de soñar con un tema específico, formulado desde vigilia. Registro la actividad
de “observar” el sueño. Además todos los sueños anotados dicen relación con el propósito
formulado.
Es muy impresionante el trabajo de meter la vigilia en el sueño. No sólo registro una
suerte de “mirada” que está atenta al soñar, sino que efectivamente algunos de los
sueños anotados dicen exacta relación con mi propósito formulado por escrito. Además
hago muchos más sueños que lo habitual, o los puedo rescatar mucho más que lo normal.
¿Será que en todas las noches hay tanta actividad onírica, sólo que no la observo y la
dejo pasar?
Notable es también la actividad del post-sueño, referida siempre al interés fijado, así como
las “ocurrencias” que no surgen desde el nivel vigílico y aparecen aquí.
16 de julio 2007
Vigilia en sueño: quiero soñar con Punta de Vacas.
Sueño con la explanada entre las estelas, que se va ampliando hasta convertirse en un
piso blanco desde donde se puede comenzar a focalizar el límite y poner la cabeza de
otro modo.
Hay olor a chocolate y a torta por todo el cordón montañoso.
Sueño con Roberto Kohanoff, no recuerdo qué.
Subo a la montaña con Loredana, llegamos a Punta de Vacas. Hay un retiro de Escuela,
soy una de las nuevas postulantes.
El introducir vigilia en los sueños me hace atender mucho más a ellos. Nuevamente anoto
cuatro sueños y todos referidos al tema fijado. Es como si hubiera dejado un “hilo de
Ariadna” dentro del laberinto onírico y pudiese rescatar los temas que me interesan.
30 de Julio 2007
Vigilia en sueño: quiero buscar a Silo
Sueño que voy en auto a Mendoza y viajo, y viajo... estoy ya por la zona de los campos
con viñas previos a la llegada a Chacras. Me llaman por teléfono al celular en el auto, es
la Eliana, quiere saber cómo va el viaje. Pero en el mismo sueño caigo en cuenta que
estoy haciendo una traducción de impulsos del sonido del teléfono, que me despierta.
27
13 de Agosto 2007
Quiero soñar con Silo
Estoy practicando el Paso 10 y explicándolo mientras lo hago, a distancia de la situación.
Estamos pagando la cuenta en el counter de un hotel en el que hemos estado y
aprovecho de practicar el Paso 10. Entonces registro que tengo a alguien parado por
detrás. Me doy vuelta y es Silo, que espera también su cuenta.
Hacemos un libro recogiendo testimonios de la relación de algunos con Silo. Yo entrevisto
y grabo el testimonio de Liza Goldshmidt, la mamá de Tomy, y luego el de los demás
Hirsch. Voy a recoger también el mío, sea que se publique o no.
Silo en el Mirador de Punta de Vacas; todo el cielo se hace blanco; estoy dentro de la
Sala y me pregunta porqué quiero entrar a Escuela. Le digo que solamente puedo
registrar mi disponibilidad a lo que él proponga.
Silo me pasa un plato hondo de sopa - ¿o es una escudilla? – Somos monjes.
15 de Agosto 2007
Quiero soñar con los demás Parques del Mensaje de Silo
Las ceremonias de entronación de los tres lugares en Punta de Vacas tuvieron un
significado y una enseñanza muy profunda, que quiero volver a estudiar y comprender
mejor. ¿Se realizarán ceremonias similares al inaugurar otros lugares?
El Camino resuena en todos los idiomas, como anticipando los Parques que van a surgir
en todas las regiones de la Tierra.
Vamos con alguna autoridad peruana en un bus muy chiquito, a ver unos terrenos fiscales
que se ha comprometido a traspasar si queremos hacer allí el Parque en el Perú.
20 de Agosto 2007
Quiero soñar con aquello que da inspiración; tomar la cola del sueño de la noche
anterior y entrar al sueño buscando el impulso inspirador.
Vamos hacia Delfos, está la fuente de la purificación y nos mojamos en ella, hay luego un
altar de las ofrendas. Alguien muestra una niñita chica, como si la pudiéramos sacrificar,
pero conversamos que nunca se sacrificaban seres humanos sino animales. Pasamos.
Pero salimos como a un gran campo, una explanada abierta, al fondo puede estar el
Templo.
Alguien se me acerca y me ofrece regalarme las obras completas de Platón.
Siento que está ahí Apolo, sólo que no se quiere mostrar. Lo Profundo tiene esa paradoja,
no se lo puede atrapar.
21 de Agosto 2007
Seguir con el tema de la inspiración.
¿Quién era Orfeo? ¿Cómo eran sus Misterios? ¿Cómo hacían los órficos para tener
certeza de la trascendencia?
26 de agosto 2007
Vigilia en sueño: la Belleza
Siempre la pienso visual o de espacios, mientras que el sonido – la música – la asocio a
28
armonía, pero no necesariamente a Belleza. También me resulta Belleza lo escénico,
teatral.
De pié, estoy ante el piso infinito, blanco, liso, perfecto.
Está el Negro dando una conferencia en la Sala de La Reja, llena de gente y Dany Z. lo
filma. Risas, conmociones, alegría. Es una situación muy bella.
27 de agosto 2007
Seguir con la Belleza
La noche, la luna, su luminosidad clara y fría, la inmensidad de los cielos. La Belleza está
en la luminosidad, es luz.
Cada pueblo hace su proceso en la búsqueda de sus valores y la estética refleja sus
concepciones. En nuestra cultura siloísta todavía está en pañales el desarrollo de una
estética, que se corresponda y traduzca nuestra Doctrina y nuestra ética.
Un lago enorme, extendido, amplio. El agua refleja al cielo, como espejo. A lo lejos una
nube esponjosa, voy volando hacia ella.
24 de septiembre 2007
Quiero llevar a Jayesh a mis sueños.
Estoy trabajando en la ONU en un documento sobre lineamientos mínimos para Latino
América, discutimos y cambiamos frases entre quienes están haciendo la parte
estadística. Sé que en la cafetería toda vidriada me está esperando Jayesh, vestido
completamente de blanco.
Estamos en el Taller de Pirque con Jayesh, que está dichoso como un niño amasando la
arcilla.
Una luminosidad intensa anima todo lo viviente. En Jayesh aparece como una especie de
aureola en torno a su cabeza.
Jayesh duerme, todo vestido de blanco, muy calmo. Me acerco y no quiero despertarlo.
Le pongo entre sus manos una flor roja muy linda, para que sepa que lo queremos tanto.
12 de Octubre 2007:
Vigilia en Sueño: quiero volver a soñar con Jayesh.
Una clínica, médicos y enfermeros, muchos nuestros en espera que han venido desde
tantos países diferentes.
14 de Octubre 2007:
Vigilia en Sueño: Jayesh.
Hay viento y mucha gente. Es como si fuera una playa, veo al viento llevarse unas telas.
Es Chapaty Beach y Jayesh está también ahí.
Hay una reunión con mucha gente, hemos puesto las sillas en círculo, pero Jayesh coloca
la suya más atrás, en el rincón. Está contento. Charlamos. La reunión se va
desarrollando. De repente me doy vuelta para decirle algo a Jayesh y su silla está vacía.
22 de Octubre 2007:
Vigilia en Sueño: Silo.
29
Silo nos explica que Jayesh, a diferencia de Salvatore, sabía que iba a morir y preparó
sus actos mentales en dirección trascendente. Esa forma de morir es sumamente
interesante, y esa forma de disponer la conciencia en vida también.
25 de Octubre 2007:
Vigilia en Sueño: aclararme qué testimonio dar en la película de Jorge H. mañana.
Me paro frente a la cámara, Jorge está detrás de ella, y dejo que todo lo que tengo que
decir salga y salga, como si abriera una ventana y el aire pasara por ella.
22 de noviembre 2007
Vigilia en Sueño: la mística
Tenemos, entre varios, que cuidar un fuego sagrado que traemos desde lejos,
transportándolo en una vasija de barro. Pasamos por terrenos pantanosos y lo
defendemos de agresores. A la otra orilla de un río está ya a salvo y crece desde sus
llamas una flor maravillosa, ígnea, resplandeciente, como llama de eternidad.
25 de noviembre 2007
Vigilia en Sueño: lo Sagrado
El Negro, de una gentileza y discreción impresionante, con el trato más extraordinario a
los demás que alguien pueda dar, pasa raudo por mis sueños como lo más coherente que
conozco.
13 de abril 2008
Vigilia en Sueño: ceremonia protección
Es lo Sagrado aquello que protege, ampara, vela por nuestro destino.
17 de Agosto 2008
Vigilia en Sueño: investigación sueños
La autenticidad, las traducciones de impulsos y la situación vital de quien sueña, son
claves para interpretar. No se puede hacer un estudio sobre sueños desde afuera del
soñante.
22 de Agosto 2008
Vigilia en Sueño: el espacio inspirador
El espacio quieto, detenido, del pasto enorme de la elipse del Hipódromo, con la
luminosidad bañándolo. ¿Qué lo sostiene, lo suspende? ¿Qué es lo que se “muestra” en
esa suspensión?
6 de Septiembre 2008
Soñar con Caucaia
La caverna de naturaleza con la fuente apareciendo en la noche, entre la neblina.
5 de octubre 2008
Soñar con el tema de la muerte
Luis Felipe y yo encontramos “señales” de calaveras por todos lados. Estamos en un
jardín y los frutos de los árboles forman los “rasgos” que leemos como de calaveras.
Estamos jugando y todo es muy lúdico. ¿Morirá él o moriré yo? Reímos, en realidad nos
moriremos los dos!
Rosario, sus metástasis y su dolor. Escucho su risa en el sueño.
Sueño que me voy a morir y me doy cuenta. Entonces busco el punto de entrada a Lo
30
Profundo, yéndome hacia atrás, más atrás, alto, más alto, atrás, más atrás y soltándome
ahí, dejándome ir ahí. No hay temor, hay entrega.
15 de octubre 2008
La inspiración
Una música extraordinaria suena majestuosamente en los sueños.
17 de octubre 2008
El jardín sagrado
Ese maravilloso olor que despide todo el jardín ¿de dónde viene? ¿porqué envuelve e
incluye todo? Es como la mirada incluyente. Es ambrosía, elixir sagrado.
31
ANEXO 2
ALGUNOS SUEÑOS QUE FUERON DANDO CUENTA DEL PROCESO EN
CADA UNO DE LOS PASOS DISCIPLINARIOS
Paso 1
“Veo aparecer la pared y mi Umbral en el sueño. Estoy soñando que trabajo en
mi Rutina.”
“Estoy en una cena en la que me regalan una flor, es la flor del Paso 1, huele a
mezcla de azufre y mercurio, del mismo paso en la Alquimia.”
Paso 2
“Amanezco con el registro del paso 2 - de ese ser diminuto que es un poco
como morir; el mundo desaparece y todo se esfuma.”
“Soy una imagen microscópica”
Paso 3
“Sueño que soy una neblina dorada y luminosa que se expande y rueda.”
Paso 4
“Sueño que estoy en un espacio, como un escenario, pero apoyo la mano en la
pared del fondo y se transforma en otro espacio.”
“Un espacio de toldos y quitasoles se abre y cierra con un sistema mecánico
para modificar los espacios.”
“Tengo las llaves de algo en la mano, y el llavero se puede comprimir para ir
formando uno a uno los 5 cuerpos geométricos: cilindro, cono, pirámide, cubo y
esfera.”
Segunda Cuaterna
“Sueño con el casquete de atrás y estoy en el vacío.”
“He perdido mi yo y no sé cómo encontrarlo. Estoy rodeada de paredes de
espejos que se reflejan unas en otras, pero no hay nada al centro salvo el
reflejo.”
“Sueño que todo pasa en los bordes, nada al centro. Todo se refuerza hacia
fuera, centrípetamente.”
Paso 9
“Tengo una cerámica azul muy especial, chiquita y planita, con la que puedo
abrir la cúpula en la que estoy, como si esa cerámica fuera un control remoto.
Así puedo salir afuera.”
32
“Estoy saltando en una cama elástica, que se hunde a mi peso y se levanta
formando una convexidad enorme – lo cóncavo y lo convexo – como en el
Paso. Soy liviana, casi como en el Paso, y es un gusto saltar en ella.”
Paso 10
“Pongo la cabeza de otro modo y la realidad cambia. Comprendo que todo lo
que llamamos realidad es la naturaleza modificada por tantas, tantas
intenciones humanas. La realidad externa son las intenciones humanas
externalizadas. La realidad es mental. Todo, o casi todo, son cosas de la
cabeza. Me despierto sintiendo que he practicado el Paso 10 en el sueño.”
“Sueño con la explanada entre las estelas, que se va ampliando hasta
convertirse en un piso blanco desde donde se puede comenzar a focalizar el
límite y poner la cabeza de otro modo.”
“Veo un partido de tennis; los jugadores se lanzan la pelota. Pero no los veo
desde donde estoy sentada entre la gente, sino desde una mirada envolvente
que los incluye.”
Paso 11
““Il Tuffatore” del Museo de Paestum – es un acto mental similar al del Paso 11
– lanzándose y dejándose ir sin yo.”
“Un cancerbero protege la entrada a lo Profundo. Sus tres cabezas son la
imaginación, la memoria y la sensación.”
“Sueño con el Parque de La Reja. Estoy en el pasto y me acerco a la Sala. Los
muros son como el “yo”, hay que escamotearlos para poder entrar.”
“Dejo el yo ubicado al medio y paso por detrás sin que se de cuenta.”
“Siento dos manos que se posan en mi cabeza, es mi Guía. Poco a poco las va
extendiendo hacia atrás de mi cabeza, abriéndolas diagonalmente, como la
perspectiva del Paso 11.”
“Registro la caída en lo profundo y estoy durmiendo.”
Paso 12
“El despertar interno y el completamiento de la Disciplina.”
“Todo amanece, yo también, es una aurora muy anhelada”.
33
ANEXO 3
Encuentro sobre los Sueños - Parque de Estudio y Reflexión Punta de Vacas
1, 2 , 3 y 4 de julio 2011
Participación : 20 Maestros de los Parques Punta de Vacas, La Reja, Manantiales,
Caucaia y El Remanso.
Materiales:
Recopilación de los sueños personales
“Experimentación con el nivel de sueño” de Pía Figueroa
“Sueños que cambian la vida” de Enai Ra (Ariane Weinberger)
“Observaciones sobre el nivel de sueño” de Lisandro Gracia
“Apuntes de Psicología” de Silo
“Autoliberación” de Luis Amman
PLAN:
Dia 1: Llegada al Parque e instalación.
Cena, armado conjunto del plan de trabajo
Taller: cera y moldes para fundición de bronce
Anotación de sueños
Dia 2: Oficio
Intercambios (sala 1: sueños trascendentales y sobre las Disciplinas) (sala2:
resolución de conflictos cotidianos a través de los sueños).
Almuerzo
Siesta con anotación de sueños.
Intercambios (sala1: sobre la clasificación de los distintos tipos de sueños)
(sala 2: métodos de rescate de los sueños, trucos para recordarlos)
Conjunto: aprender a dirigir los sueños, acción de la co-presencia en los
sueños, fortalecer el Propósito desde el nivel de sueño.
Cena.
Taller: terminar moldes para fundición de bronce
Anotación de sueños
Día 3: Oficio
Intercambios. (sala 1: anotaciones de los sueños, trucos para ir mejorando)
(sala 2: cómo soñar más)
Almuerzo.
Siesta con anotación de sueños
Intercambios: (sala 1: la interpretación alegórica de los sueños.) (sala 2:
aprender a soñar con otros)
Conjunto: rescatar señales de lo profundo en los sueños.
Cena
Taller: fundición de bronce
Anotación de sueños
Día 4: limpieza y ordenar el ámbito.
Oficio.
Partida.
El plan de los 3 días se armó entre todos, en base a los intereses conjuntos.
34
1er tema: Intercambio sobre sueños relacionados con temas trascendentales y las
Disciplinas:
Notamos que en los sueños relacionados con los pasos de las Disciplinas, surgían pautas
para avanzar en el trabajo de la rutina, y también los indicadores del paso que se estaba
trabajando. Esto nos hizo ver que la acción de la Disciplina seguía actuando en los
distintos niveles de conciencia.
¿Cómo distinguir un sueño relacionado con temas trascendentales de uno cotidiano? Por
las cargas de las copresencias y los contenidos de las copresencias. Los sueños
cotidianos tienen que ver con el yo, con el paisaje de formación, con la conducta, los
climas y las tensiones cotidianas. Los sueños ligados a temas trascendentales no tienen
ese sabor al “yo”, están relacionados al Propósito y su tono afectivo, tienen una
cenestesia más liviana, suave, sutil.
2º tema: Resolución de conflictos cotidianos a través de los sueños.
Igual que el Pedido, ante los conflictos que experimentamos en la vida cotidiana, en los
sueños podemos encontrar su solución, transformación, apertura de futuro y posibilidades
no previstas por la razón. Muchas cosas se aclaran en los sueños, especialmente las
referidas a conflictos cotidianos. De hecho, existe el dicho popular de “voy a consultarlo
con la almohada”, que alude a esas nuevas posibilidades que se advierten al ir a dormir
para solucionar alguna dificultad y que no se las consideraba en el nivel de vigilia.
3° tema: Clasificación de sueños
Revisamos lo dicho en las investigaciones de Pía y de Lisandro respecto a la clasificación
en distintas categorías para poder ordenar el material anotado y quedarse con una rápida
impresión de por qué uno sueña con lo que sueña.
Vimos que cada cual puede organizar su propia forma de clasificación y también sus
categorías, pero que resulta interesante ver al menos cuáles son los sueños que aportan
inspiración, comprensiones, cuáles los sueños catárticos, los transferenciales, los que
traducen impulsos cenestésicos evidentes, los que traducen impulsos desde otros
sentidos, etc... y que puede también darse un sueño en el que aparezca más de una sola
categoría (por ejemplo, un sueño catártico que también traduce tensiones musculares).
4° tema: Métodos de rescate de sueños, trucos para recordarlos
Existen distintas formas de rescatar los fragmentos de imágenes oníricas, y esto depende
del interés del soñante. Lo importante es irse a dormir con la intención de rescatar el
sueño y de anotarlo. Se sugiere dormir un poco incómodo en las 2 o 3 primeras horas,
para facilitar el rastreo, y luego dormir tranquilo para no tener rebotes en vigilia. La
copresencia del propósito con el que nos vamos a acostar nos dará la pauta de lo que
vamos a rescatar.
5° tema: Aprender a dirigir los sueños, acción de la co-presencia en los sueños,
fortalecer el Propósito desde el nivel de sueño.
Dirigir los sueños es soñar con lo que quiero soñar. Meter vigilia al sueño, fijar un
propósito y soñar con eso. Hay que tomar en vigilia las imágenes que tienen carga
afectiva, lo que de todas maneras nos llevaremos al sueño. Siempre hay contenidos que
presionan, temas en los que uno está y que actúan, si uno se monta en eso, si lo detecta,
porque uno se va ir al sueño con eso, entonces resulta mucho más fácil. Dirigir los sueños
es a lo grueso, es soñar con el interés fijado, no se trata de una cosa de detalle ni de los
contenidos específicos sino de la dirección general del sueño. Con más pericia, uno va
descartando las secuencias dentro del sueño, que no tienen que ver con el interés fijado.
Si el interés es fortalecer el propio Propósito, uno puede retomarlo antes de ir a dormir y
dejarse caer al sueño entregándose a él, sintiendo toda su carga afectiva. Durante el
35
sueño uno lo busca, lo siente y luego anota las secuencias oníricas que se desarrollaron.
6° tema: Anotaciones de los sueños, trucos para ir mejorando
Vimos que lo fundamental es proponerse anotar los sueños, incluso si no se recuerda
nada, anotar que no se los recordó. Siempre anotar, hasta que vayan apareciendo
imágenes que consignar. Anotar también los climas. Todo lo que se rescate.
Cuando se mueve el cuerpo, las secuencias se van. Mientras menos nos movamos al
anotar, mejor se retienen las imágenes. Por ello conviene siempre instalar el cuaderno
abierto y el lápiz de modo accesible. Hay quienes necesitan encender la luz y otros
pueden escribir a oscuras. El ideal es llegar a un cierto automatismo en el que no sea
necesario despertar para anotar, sino hacerlo desde un semi-sueño profundo. Hay
quienes prefieren usar una grabadora y relatar.
7° tema: Cómo soñar más
A veces la siesta permite recordar mejor los sueños; también el dormir en lugares no
habituales o en forma diferente, con más calor o más frío, con una luz encendida o sin
almohada, etc... Cambiar las condiciones y horarios habituales facilita en general el
rescate de las secuencias de imágenes.
8° tema: Interpretación alegórica de los sueños
Hay diferentes grados de interpretación. El grado lo establece el interesado, no hay un
grado mejor que otro. Por ejemplo, categorizar los sueños, por climas y temas, nos
permite darnos cuenta en qué estamos sin entrar en mayores detalles. Esto requiere tener
varios sueños en un periodo dado. Un segundo paso es el del análisis alegórico, que
permite entender lo que se está integrando más en detalle. Requiere de un sueño
completo (inicio, nudo y desenlace) o de un proceso de varios sueños. Una tercera forma
es notar que toda imagen o clima es un impulso al cual la conciencia le da un significado.
Para esto hay que descubrir cual es el significado que uno le da a las cosas. El soñante
es el que tiene la última palabra respecto al significado de su sueño.
Para una interpretación rigurosa, tomamos las Reglas de Interpretación Alegórica del libro
“Autoliberación” de Luis Ammann y vamos aplicándolas del mismo modo que hacemos
con los trabajos de Operativa.
9° tema: Aprender a soñar con otros
Muchas veces los demás tienen momentos difíciles y podemos Pedir por ellos o por un
conjunto de personas cercanas, y luego en el sueño pueden aparecer formas de ayuda
concretas. La conexión con los seres queridos que ya han muerto y el vínculo de amor
que tenemos con ellos, se expresa sin ningún tipo de auto-censura en el nivel de sueño.
Las reconciliaciones que se pueden dar en los sueños, a veces son más fáciles de
realizar que en vigilia.
10° tema: aprender a rescatar señales de lo profundo en los sueños.
Uno puede rescatar reminiscencias que vienen de otro lado. Hay sueños significativos,
sueños en que uno percibe que hay “algo más”. Uno trata de completar ese sueño,
buscando ese significado especial que tiene. El acto de completar, debe ser hecho con
verdad. Hay situaciones en que con un Pedido, el sueño dice exactamente lo que hay que
hacer.
36
ANEXO 4
Parque de Estudio y Reflexión La Reja
29, 30 de abril y 1° de Mayo 2011
Síntesis del Encuentro sobre los sueños
En este encuentro participaron 28 Maestros.
El interés general surgió a partir del estudio de la investigación de Pía Figueroa
relacionada con los sueños.
Materiales
Recopilación de sueños personales.
“Experimentación con el nivel de sueño” de Pía Figueroa
“Sueños que cambian la vida” de Enai Ra (Ariane Winberger)
Obras Completas de Silo
Día 1
Intercambio
- Interés del encuentro y armado del temario en conjunto
Se expresaron diferentes intereses que van desde los procedimientos para dirigir los
sueños a la clasificación de los que se recuerdan y anotan, la experimentación con este
nivel de conciencia y la interpretación de los argumentos oníricos, los sueños
relacionados con los pasos disciplinarios y con la ascesis.
- Procedimientos: Se intercambió sobre cómo entrar en el sueño, cómo dirigirlo, cómo fijar
previamente un interés y cómo volver a las mismas secuencias de imágenes que se
presentaron la noche anterior, etc.
- Clasificación de sueños: Cada uno armó sus propias categorías tratando de entender
porqué sueña con lo que sueña y en qué está.
- Interpretación: entre todos realizamos el ejercicio de aplicar las reglas de interpretación
alegórica al relato completo de un sueño, tal como si se tratara de una transferencia, con
su reducción simbólica e interpretación alegórica, hasta llegar a la síntesis final.
Oficio
- Organización de la noche y del día siguiente.
Experimento en el nivel de sueño con olores, sonidos y despertadas reiteradas:
constatamos la inercia del nivel que tiende a defenderse, los arrastres, los rebotes, los
ruidos posteriores. No lo recomendamos en absoluto.
37
Acordamos que era conveniente dormir “cuando tengo sueño” sin ser interrumpido.
Día 2
Clasificación de sueños
- Ejercicio de clasificación: Trabajamos individualmente durante tres horas en la
clasificación de los sueños recopilados por cada participante.
- Intercambiamos sobre el modo que hemos clasificado e interpretado los sueños.
- Intercambio sobre determinados sueños: Los sueños en que detectamos indicadores
precisos de cada paso de la disciplina; rescate de sueños que contribuyeron en la
comprensión de los pasos; los sueños significativos que generaron comprensiones;
sueños inspiradores.
- Lectura de testimonios inspiradores, reflexiones sobre la muerte, sueños sobre el
proyecto vital y sobre la proyección hacia el mundo.
Taller
- Fundición de bronce.
Día 3
- Lectura de sueños referidos a Silo, buscando aportar material para el libro de Enai Ra.
- Intercambio de las comprensiones surgidas este fin de semana y la continuación del
trabajo emprendido aquí.
Comprensiones y descubrimientos.
- Tomar el sueño como algo tan verdadero que no lo eludo ni lo degrado, sino que le
presto atención.
- Poder llevar la ausencia de autocensura que tiene el nivel de sueño al nivel de vigilia y
trabajar con ese emplazamiento en los intercambios sobre sueños.
- Estar atentos a las señales que se traducen en los sueños.
Oficio de cierre.
38
ANEXO 5
TALLER DE SUEÑOS
CONVOCATORIA
INTRODUCCIÓN
En nuestra civilización, en este momento histórico, todo lo que no tenga una fundamentación
científica y racional es generalmente rechazado y degradado. Así, también sucede con los
sueños, a los que no damos importancia y consideramos como algo irrelevante, casi como si
no tuvieran nada que ver con nosotros mismos.
Los pueblos antiguos en cambio, decían que en el sueño puedes ver cosas que no se
pueden ver despierto.
Sabían que en los sueños surgen premoniciones, comprensiones interesantes, verdades a
veces muy profundas a los que no se llega con el control racional, que por el contrario
necesitan justamente que no exista ningún tipo de auto-censura para poder manifestarse y
por ello irrumpen en el nivel de sueño en el que nos encontramos privados de los
mecanismos de reversibilidad.
Los adivinos, los oráculos, las pitonisas tenían sueños inspirados, inducidos artificialmente,
muchas veces mediante gases inhalados o bebidas tóxicas.
La interpretación de los sueños ha sido un tema importante en la historia, ya que “revela”
significados profundos que aportan conocimiento del alma humana.
Los sueños han sido estudiados y utilizados porque tienen algo que decir sobre lo humano.
La práctica que consiste en retirarse a un lugar sagrado, primero una gruta, una montaña, un
desierto o un bosque, luego un templo, para que se produzcan ahí sueños inspirados o una
visión, parece haber sido una práctica universal en la antigüedad.
TALLER DE SUEÑOS
En cada sesión desarrollaremos un taller referido al mundo de los sueños, tomando parte del
tiempo para ir pasando revista a los antecedentes históricos de los que disponemos
información (cómo era la comprensión del mundo onírico para los antiguos griegos, durante
la época del helenismo clásico, en tiempos de los romanos, en otras civilizaciones diferentes
de la Occidental, para visionarios como Mahoma y los antiguos profetas, para las sibilas,
para quienes buscaban sanación a sus dolencias y enfermedades, etc.. etc... cómo fue luego
tomada esa información por Cagliostro y Mesmer para sus experimentaciones, por Freud y
Jung para incorporarla a la psicología moderna y qué se sabe actualmente del nivel de
sueño. Concluiremos viendo cuál ha sido el aporte de Silo al respecto).
Pero no solamente iremos acercándonos a los antecedentes históricos referidos a los
sueños, sino que buscaremos incorporar a nuestras propias vidas la práctica de anotar los
sueños, clasificarlos, interpretarlos y tratar de comprenderlos, intercambiando con otras
personas y dejando que su verdad nos sorprenda y su plástica nos inspire.
Semana a semana buscaremos avanzar en ese espacio de la mente que no es racional, pero
que sin embargo nos acerca a verdades profundas, a seres extraordinarios, a realidades
formidables a las que todos tenemos acceso cotidianamente.
39
Completaremos este ciclo de un semestre, esperando haber incursionado en mundos
maravillosos que están en nuestro interior y que se presentan, noche a noche,
contribuyendo al ordenamiento de la memoria, la integración de los hechos que nos
ocurren durante el día, la expresión de emociones muy profundas y de afectos muy
verdaderos, así como de formas nuevas de comprensión de la realidad en la que nos
encontramos habitualmente.
40
ANEXO 6
TALLER DE SUEÑOS
APROXIMACIÓN AL MUNDO ONÍRICO
En nuestra civilización, en este momento histórico, todo lo que no tenga una
fundamentación científica y racional es generalmente degradado. Así, también sucede con
los sueños, a los que no damos importancia y consideramos como algo irrelevante, casi
como si no tuvieran nada que ver con nosotros mismos.
Los pueblos antiguos en cambio, decían que en el sueño puedes ver cosas que no se
advierten en vigilia.
Sabían que el sueño común deforma la realidad y decían que ese sueño salía del “cuerno
de nácar” y no había que seguirlo. Los distinguían de otros sueños que salen del “cuerno
de Tor”, el “sueño premonitorio” que revela cosas o donde se comprende algo interesante,
se logran conocimientos etc... Estos eran los “sueños verdaderos”.
Los adivinos tenían este último tipo de sueños, los oráculos, las pitonisas, tenían unos
sueños inspirados, inducidos artificialmente, muchas veces mediante gases o bebidas
tóxicas.
La interpretación de los sueños ha sido un tema importante en la historia, ya que “revela”
significados profundos que aportan conocimiento del alma humana.
Los sueños han sido estudiados y utilizados porque tienen algo que decir sobre la materia
humana.
La práctica que consiste en retirarse a un lugar sagrado, primero una gruta, una montaña,
un desierto o un bosque, luego un templo, para que se produzcan ahí sueños inspirados o
una visión, parece haber sido una práctica universal.
ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Para los griegos, los sueños provenían de los dioses. Homero nos dice que los sueños
son personajes alados y divinos, enviados por el propio Zeus. Como los dioses están muy
presentes en sus vidas, también el manejo de los sueños opera por intermedio de la
acción divina. Pero algo que motiva extraordinariamente a los griegos y luego también a
los romanos, es la posibilidad de sanar a través de una visión obtenida en el sueño.
Veamos en detalle cómo se producían estos sueños que mejoraban la salud, curando las
enfermedades.
Desde la antigüedad se asegura que en ciertas grutas se pueden incubar sueños de este
tipo. Según Pausanias había que sacrificar un carnero y dormir envuelto en su pellejo
para que el dios se presentara en sueños.
Más tarde vienen los templos de Asclepio y de Serapis. Virgilio nos describe esta práctica
en el templo de Fauno (Eneida, VII).
Durante la época del Helenismo existieron 420 templos de Asclepio que funcionaron hasta
41
el siglo V de nuestra era. Entre los más antiguos está el de Epidauro; otro muy conocido
fue el de Pérgamo.
A ellos se llegaba luego de una verdadera peregrinación realizada a lo largo de caminos
polvorientos e inseguros. Pero sólo podía acudir un consultante al templo de Asclepio si
su enfermedad había sido declarada incurable por un médico.
Cuando se deseaba obtener una visión, era importante conservar la pureza; para ello era
necesario que durante el camino la persona se abstuviera de ingerir alimentos que
pudieran interferir con los sueños: el vino y todo tipo de alcohol, la carne, ciertos
pescados, las habichuelas, etc.. Al llegar al templo debía practicarse el ayuno y la persona
se sumergía en un baño ritual. La castidad debía ser total, tanto durante el trayecto como
en la estadía en el lugar sagrado.
Luego de la entrada al recinto, una vía sacra conducía a una fuente donde los enfermos
depositaban sus votos que dan fe de las numerosas curaciones logradas. El
emplazamiento comprendía todo un conjunto de monumentos admirables: la Tholos de
Epidauro o la rotonda de Pausanias, el teatro de 14.000 plazas en Epidauro, para 20.000
personas en Pérgamo, donde se celebraban las ceremonias, los cantos y las danzas.
Además había bibliotecas, pórticos, etc.., y todo este conjunto estaba situado entre
frondosos árboles y en ubicaciones de gran belleza natural. Las serpientes de Asclepio
reptaban libremente por todo el lugar. Sólo los agonizantes y las mujeres próximas a dar a
luz no podían entrar.
Para poder penetrar en el templo de Asclepio, el peregrino debía haber recibido una
invitación del propio dios, ya sea por medio de una aparición en estado de vigilia o a
través de un sueño nocturno.
Se efectuaban diferentes ceremonias de preparación: procesiones, oraciones, cantos,
danzas, baños aromáticos, incienso, la ingestión de alguna bebida alucinógena.
Algunas de las ceremonias se llevaban a cabo en subterráneos iluminados por antorchas.
En Pérgamo se encontró un túnel de 80 metros que conducía a un templo subterráneo de
60 metros de diámetro. Una fuente vertía sus aguas en un cuenco, al igual que en el
sótano de la Tholos de Epidauro.
Una vez concluidos los sacrificios preliminares, las purificaciones y las abluciones, el
peticionante debía dormir a la espera del sueño de invitación.
Obtenido éste, a la noche siguiente se le permitía entrar al santuario de Asclepio a
pernoctar. Habitualmente el sueño salvador del dios sólo podía darse dentro del templo;
de ahí el término griego enkoimesis, que se traduce por incubación, de incubare, que
significa “dormir en un santuario”.
El peregrino no podía penetrar en el templo sino llegada “la hora de la lámpara sagrada”,
es decir a la caída de la noche. Permanecía primero asombrado frente a la estatua de
Asclepio con su bastón alrededor del cual se enrollaba una serpiente. A sus pies yacían
un gallo y un perro, y en ocasiones llevaba en la cabeza una corona de laurel y en la
mano sostenía una piña de pino.
Habiendo concluido sus oraciones y su adoración, la persona se recostaba en el lugar
reservado a los invitados. Se tendía sobre el suelo, en medio de la penumbra y del
espeso humo de los inciensos y perfumes de oriente.
En el templo de Asclepio grandes serpientes verdes y amarillas de dos metros de largo se
deslizaban lentamente sobre las gradas de mármol entre los pétalos de flores y los
cuerpos de los durmientes.
42
Además, durante el día, un sacrificio ritual había precedido a lo anterior. Por intermedio de
los sacerdotes el peregrino ofrecía una cabra o un cordero a los dioses. Se retiraba el
pellejo del animal y la persona debía pasar la noche envuelta en este despojo sangriento.
El dios aparecía en el sueño, o durante el estado de vigilia por medio de una visión.
Tocaba entonces el órgano enfermo del soñador y éste sanaba durante la noche.
Una vez obtenida la sanación, el sobreviviente se consagraba a los dioses por el resto de
su vida. Después de haber sanado, el peregrino ofrecía un sacrificio de acción de gracias
al dios, reembolsaba los gastos ocasionados y ayudaba a los más necesitados. Se
convertía en un ser cuya vida era obra del milagro, y debía dar testimonio del poder del
dios por el resto de sus días, única forma de asegurar una curación permanente. Volvía
periódicamente al lugar, a efectuar retiros y dedicarse al servicio del templo.
Si el enfermo no sanaba en el curso de la primera noche se le consideraba incurable, o
como alguien que no había cumplido con todos los requisitos o que se había equivocado y
no había sido realmente invitado por el dios.
Sabemos por Platón, que Asclepio y sus hijos sólo sanaban a aquellas personas que
estando en buen estado de salud experimentaban una dificultad pasajera, pero que se
negaban a prolongar en forma indefinida la vida a aquellos moribundos que le temían a la
muerte (La República, 1. III, 404-408).
Se han encontrado setenta estelas conmemorativas que relatan casos de sanación con la
respectiva descripción de la enfermedad y del sueño terapéutico. Las más antiguas son
testimonios de curaciones de parálisis, ceguera, mutismo, etc.. y de las visiones
correspondientes; por ejemplo, un enfermo cubierto de parásitos sueña por la noche que
el dios lo desviste y limpia su cuerpo, y se levanta al día siguiente sin parásitos. La
inscripción de una estela votiva nos relata cómo Alcetas recuperó la vista: “Tuvo una
visión en sueños; sintió que el dios se aproximaba y le abría los ojos con sus dedos y en
ese momento pudo ver los árboles del santuario. Al día siguiente, había recuperado la
vista”.
Más tarde esto llegó a ser cada vez más raro y los sueños simplemente indicaban el
tratamiento que se debía seguir para aliviar los males del enfermo; pero si se los ponía en
práctica, la sanación era inmediata. Por ejemplo, un enfermo que sufre de pleuresía
recibe en sueños la orden de mezclar con el vino las cenizas calientes del altar y de
aplicar este cataplasma sobre el costado enfermo, lo que produce su sanación.
Aelius Aristide de Esmirna (129 – 190 de nuestra era), nos cuenta que en su época los
peregrinos debían registrar todos sus sueños. En su libro “Discursos Sagrados”, relata en
detalle sus frecuentes visitas al templo, los remedios y los consejos que recibió, sus
visiones y su curación tras una larga enfermedad. “Hasta uno llegaban las revelaciones y
uno podía escucharlas, ya sea en sueño, ya sea estando despierto. Los cabellos se
erizaban sobre la nuca; sentía uno correr las lágrimas sobre el rostro y experimentaba
felicidad al mismo tiempo; el corazón se henchía. ¿Qué hombre habrá de encontrar
palabras para describir tal experiencia? Aquel que ha conocido lo que digo podrá
compartir el estado en que se encontraba mi espíritu”. Pero el conocimiento de los sueños
fue una práctica utilizada por los griegos no sólo para obtener sanaciones, sino también
para la videncia, las premoniciones y los oráculos.
Aristóteles expone sus teorías sobre el mundo onírico particularmente en un par de
opúsculos, titulados “Acerca de los ensueños” y “Acerca de la adivinación por el sueño”.
43
En la Ilíada Aquiles propone consultar a un adivino, a un sacerdote o bien a un intérprete
de sueños para averiguar la causa de la actitud del dios Apolo. En esa época existía la
creencia de que algunos sueños pueden predecir el futuro, de que el lenguaje para
hacerlo no es directo, sino alegórico y existían profesionales avezados en las técnicas
interpretativas.
Artemidoro de Efeso que vivió en el segundo siglo de nuestra era, presenta en su libro “La
interpretación de los sueños” una tarea de recopilación respecto de la producción anterior
consagrada a esta materia. El autor sostiene que ha consultado la totalidad de la
bibliografía existente, incluida la más antigua, y al mismo tiempo reivindica su originalidad
de pensamiento. Define al sueño como “un movimiento o una invención multiforme del
alma que señala los bienes y los males venideros”. Indica que la visión onírica está
compuesta por elementos, es decir, por una serie de imágenes apropiadas y naturales. El
aspecto que más le preocupa es la clasificación de estas experiencias. Establece una
neta separación entre los sueños de valor profético y aquellos privados de un mensaje
premonitorio. Los primeros nos comunican lo que acontecerá, los segundos levantan acta
de los apetitos que dominan al sujeto momentáneamente; por tanto, no son significativos.
Los premonitorios a su vez se dividen en dos grupos. Los que nos anuncian sucesos de
cumplimiento inmediato y cuya representación se corresponde con los hechos, son
llamados sueños directos. En cambio, cuando media un espacio de tiempo suficiente
entre el presagio y el evento, de forma que aquel puede ser dilucidado por medio del
razonamiento, entonces nos encontramos ante un sueño simbólico. Esta modalidad es la
única que le interesa a Artemidoro y, por consiguiente, todo el tratado estará dedicado a
su estudio.
También subdivide a los sueños en provocados – o de estado ansioso – y en divinos,
porque “escapan a nuestras previsiones”. Y dice: “la divinidad suscita visiones en
consonancia con lo que sucederá en el futuro al alma del sujeto”.
El significado del mensaje anunciador de un hecho futuro es averiguado mediante la
aplicación de criterios tales como la continuidad, la inversión, la antítesis, la contigüidad,
la semejanza, etc... Aparte de estos recursos existen otros basados en operaciones
lingüísticas y gráfico-numéricas entre otras variantes posibles. Resultan particularmente
interesantes aquellos mecanismos que son de naturaleza verbal.
Por ejemplo, una persona enferma del estómago vio durante la noche a Asclepio ofrecerle
los dedos de su mano derecha instándole a comerlos. Comiendo cinco dátiles logró
sanarse (en griego, los dátiles tienen el mismo nombre que los dedos). Asimismo,
Frontón, que sufría de gota, soñó en el templo que se paseaba por los suburbios
(propolis), nombre que recibe también la cera de abeja obtenida a la entrada del panal,
sustancia que lo curó de sus males.
Artemidoro presenta la interpretación de 3.000 sueños y explicita que es necesario
considerar la condición sexual del destinatario, la condición social, el estado de salud, el
grado de parentesco, la edad, la profesión, las circunstancias personales, las
disposiciones psíquicas, etc.. En consecuencia, interpretar un sueño equivalía a resolver
una ecuación con tres incógnitas, representadas por el asunto de la visión onírica, la
persona a quien va destinado el mensaje y el desenlace auspiciado. Dado el número de
variables, las combinaciones posibles eran infinitas, por tal razón resultaba indispensable
consultar a un especialista, capaz de desentrañar en esta complicada trama la clave del
enigma. Sus libros apuntan a satisfacer esa necesidad, constituyendo suertes de
44
manuales en los que también se ilustra el camino que debe seguir el aprendiz hasta llegar
a maestro.
Artemidoro también expone sobre cómo lograr el dominio de los propios sueños:
“Recuerda que quienes llevan una vida honesta y encaminada hacia el bien, no tienen
ensueños ni ningún otro tipo de representación irracional, sino exclusivamente visiones
oníricas y, en su mayoría, de las llamadas directas. De hecho, sus mentes no están
enturbiadas por miedos o esperanzas y, sin duda, dominan los placeres corporales”. (IV,
prefacio, 363). No habrá paralelo alguno entre los sueños de personas virtuosas y los
sueños del común de la gente. Los sueños de estos últimos estarán llenos de
representaciones irracionales, de las ocupaciones cotidianas de la víspera, de sus
temores y esperanzas. Es en vano pues que habrá que intentar interpretarlos. En sus
últimos libros, que dedica a su hijo, Artemidoro lo disuade de emprender tan inútil tarea.
Muchos errores de interpretación según él, provienen del hecho de confundir una visión
enviada por los dioses con una visión solicitada a éstos. Concretamente, algunas
personas utilizan procedimientos mágicos para interpretar a los dioses y buscan
apremiarlos mediante el incienso o pronunciando sus nombres secretos; otros incluso
formulan sus preguntas en forma demasiado precisa y conminatoria. En estos casos, no
habrán de obtener más que simples sueños y serán tan insignificantes como aquellos que
son producto de las preocupaciones cotidianas. Asimismo, habrá que evitar comer en
exceso “ya que los alimentos tomados sin moderación no permiten vislumbrar la verdad,
ni siquiera mediante aquellas visiones que se producen al alba”. Habrá que dirigirse a los
dioses con respeto y discreción.
Sin embargo, Artemidoro precisa que al utilizar la expresión “visión enviada por los dioses”
hace alusión a una visión inesperada y da la siguiente indicación para obtener esas
visiones: “Habrá pues que rogar a la divinidad por todas aquellas cosas que nos
preocupan, pero en cuanto a la forma de formular por anticipado la respuesta, habrá que
dejar, al propio dios, o a la propia alma, entera libertad” (IV.3).
OTROS ANTECEDENTES MÁS RECIENTES
Cagliostro, utilizaba un fuentón y una vela.
Cuando lograba meter a alguien en el sueño artificial (época de Mesmer), le indicaba al
otro que fuera a Palermo y fuera a ver a su novia y le diera información. Esos
experimentos hacía con sus colaboradores.
Los sueños juegan un papel muy importante en la aparición de estos fenómenos y han
tenido mucho que decir en la historia.
Históricamente se conoció la inducción hipnótica. Está llegó a ser una técnica de
inspiración para entrar en trance. Una persona se ponía a dormir y el otro le apretaba el
pecho suavemente – inhalar y exhalar – se trabaja guiando al sujeto, contactando
táctilmente entre maestro y discípulo, pero el sujeto no dirigía el sueño, sino que era
inducido por el guía.
Por ejemplo: Ahora está viendo un dragón, etc.... era una inducción hipnótica y se le iban
induciendo imágenes desde afuera. Eso es posible. Allí se metían los olores, se le sugería
que iba caminando por un jardín, y se olía fragancia de rosas, etc... Incluso en el sueño
profundo podían infiltrarse esas imágenes.
SIGLO XIX Y XX
45
Freud y Jung se basan en los escritos de Artemidoro de Efeso y en su clasificación de
3.000 sueños, modificando según su comprensión del psiquismo humano las
interpretaciones.
Para Freud, es fundamentalmente la Líbido. Para Jung, operan los arquetipos y el
inconsciente colectivo. Ambos cambian radicalmente el modo de aproximación a los
sueños que se venía dando hasta entonces en Occidente y los convierten en material
indispensable de sus terapias, sentando las bases de una concepción del psiquismo
humano en la que lo onírico volverá a ser valorado.
SIGLO XX Y XXI
Si bien la psicología oficial ha incorporado plenamente en su concepción actual del ser
humano el nivel de sueño, todavía no se hace cargo de las definiciones aportadas por Silo
respecto de las traducciones de impulsos, la función de la imagen y el espacio de
representación, que resultan revolucionarias para la comprensión del psiquismo. Para
quienes deseen profundizar en sus planteos, recomendamos la lectura de su libro
“Apuntes de psicología”, así como del resto de sus obras disponibles en www.silo.net
En este siglo XXI se encuentra en pleno desarrollo una corriente de psicología humanista
inspirada en los aportes de Silo y son varios los autores que ya comienzan a asumir una
nueva concepción psicológica que pone a foco, entre sus diversos intereses, también el
nivel de sueño.
46
ANEXO 7
TALLER DEL SUEÑO EN DOS SESIONES
Se trata de un Taller que devela la importancia de explorar lo que soñamos cuando
dormimos, ya que nos encontramos en situación de relajación y sin la autocensura con la
que habitualmente nos relacionamos con nosotros mismos.
Durante el sueño realizamos un sin número de operaciones, ordenamos datos,
reconciliamos situaciones, encontramos solución a los problemas que enfrentamos en la
vida cotidiana, reorganizamos nuestros recuerdos, detectamos dolencias y enfermedades,
exploramos nuevos horizontes, pero fundamentalmente en los sueños tomamos contacto
con nuestras verdades más profundas.
El Taller nos enseña a recordar lo que soñamos, clasificar esa información, seleccionar la
más relevante e interpretarla de acuerdo a leyes de interpretación alegórica.
Se realiza en dos sesiones de dos horas de duración cada una, con una semana de
intervalo entre una y otra.
Partícipes: 10 mínimo – 30 máximo
Requerimientos: sala de uso exclusivo con una silla para cada partícipe; equipo de audio
con micrófono; una carpeta impresa para cada partícipe y hojas para anotar.
Para la primera sesión: Data show para la proyección de un Power Point sobre imágenes
oníricas y equipo de audio para acompañamiento musical; pizarra blanca con plumones
de 3 colores diferentes.
Para la segunda sesión: pizarra blanca con plumones.
DESARROLLO DE LA PRIMERA SESIÓN
Presentación breve y explicación del objetivo y el plan de trabajo del taller – 10 minutos
Porqué soñamos y cuál es la función de las imágenes oníricas – 10 minutos
Power point con imágenes oníricas y música – 10 minutos
Cada partícipe anota en su carpeta los sueños más importantes que recuerda haber
tenido en su vida – 15 minutos
Intercambio sobre el mundo de los sueños en pequeños grupos – 15 minutos
Tipos de sueños y de qué forma los podemos clasificar – 30 minutos
Explicación del manual de interpretación de sueños que va anexo en la carpeta de los
partícipes – 10 minutos
Cómo podemos recordar nuestros sueños – 10 minutos
Recomendaciones para la semana – 5 minutos
Cierre de la primera sesión – 5 minutos
DESARROLLO DE LA SEGUNDA SESIÓN
Comentarios de los partícipes acerca de la experiencia de anotación de los sueños
durante la semana – 15 minutos
47
Clasificación individual de los propios sueños e interpretación siguiendo las pautas anexas
en la carpeta de los partícipes – 20 minutos
Síntesis individual respondiendo a la pregunta porqué soñé con lo que soñé – 5 minutos
Intercambio en pequeños grupos – 20 minutos
Preguntas y respuestas – 20 minutos
Cómo dar continuidad al descubrimiento del mundo de los sueños – 10 minutos
Cierre del taller – 10 minutos
48
ANEXO 8
TALLER DEL SUEÑO EN TRES O MÁS SESIONES
Se trata de un Taller que devela la importancia de explorar lo que soñamos cuando
dormimos, ya que nos encontramos en situación de relajación y sin la autocensura con la
que habitualmente nos relacionamos con nosotros mismos.
Durante el sueño realizamos un sin número de operaciones, ordenamos datos,
reconciliamos situaciones, encontramos solución a los problemas que enfrentamos en la
vida cotidiana, reorganizamos nuestros recuerdos, detectamos dolencias y enfermedades,
exploramos nuevos horizontes, pero fundamentalmente en los sueños tomamos contacto
con nuestras verdades más profundas.
El Taller nos enseña recordar lo que soñamos, clasificar esa información, seleccionar la
más relevante e interpretarla de acuerdo a leyes de interpretación alegórica.
Se realiza en tres sesiones de dos horas y media de duración cada una, con una semana
de intervalo entre una y otra.
Partícipes: 5 mínimo – 30 máximo
Requerimientos: una sala donde todos los partícipes estén cómodos; una carpeta impresa
para cada partícipe; una pizarra blanca con plumones de colores; cada partícipe
necesitará su propio cuaderno para la anotación de sueños entre una semana y otra; café
y galletas.
DESARROLLO DE LA PRIMERA SESIÓN
- Presentación breve, explicación del objetivo y el plan de trabajo del taller.
- Porqué soñamos y cuál es la función de las imágenes oníricas.
- Cada partícipe anota en su carpeta los sueños más importantes que recuerda haber
tenido en su vida
- Intercambio sobre el mundo de los sueños en pequeños grupos
- Tipos de sueños y cómo los podemos clasificar
- Explicación del manual de interpretación de sueños que va anexo en la carpeta de los
partícipes, con preguntas y respuestas
- Cómo podemos recordar mejor nuestros sueños
- Recomendaciones para la semana
DESARROLLO DE LA SEGUNDA SESIÓN
- Comentarios de los partícipes acerca de la experiencia de anotación de los sueños
durante la semana
- Clasificación individual de los propios sueños e interpretación
- Síntesis individual respondiendo a la pregunta porqué soñé lo que soñé
- Intercambio en pequeños grupos
- Preguntas y respuestas
- Cómo dar continuidad al descubrimiento del mundo de los sueños
49
DESARROLLO DE LA TERCERA SESIÓN
- Comentarios de los partícipes acerca de la experiencia de anotación de los sueños
durante la semana
- Cada partícipe elige un solo sueño, que le resulte significativo.
- Interpretación en profundidad del sueño elegido, siguiendo las reglas de interpretación
alegórica
- Si fuera necesario, ampliaciones de las explicaciones dadas para poder entender los
sueños (función de la memoria, función de los sentidos internos, traducciones de impulsos
a imágenes oníricas, función de las imágenes para la descarga de tensiones, los sueños
transferenciales, los sueños inspiradores, etc..)
- Intercambio entre los partícipes de la interpretación en profundidad que se ha realizado.
- Recomendaciones para que cada uno pueda seguir interpretando sus sueños por su
propia cuenta.
Si hubiera interés, se puede hacer una cuarta sesión sobre la historia humana en relación
a la interpretación de sueños: Artemidoro de Efeso en el mundo antiguo, su importancia
en la Psicología tradicional, Freud, Jung, psicólogos posteriores, el sueño lúcido, “Apuntes
de Psicología” de Silo y “Autoliberación” de Luis Ammann, etc..
Además se puede hacer otra sesión dibujando o trabajando con la técnica de collage para
ilustrar algunas de las imágenes aparecidas en sueños, intercambiando sobre lo onírico
en la pintura, en la literatura, en las artes, incluso como soluciones que han emergido
desde el nivel de sueño resolviendo problemas en las ciencias.
50
ANEXO 9
TALLER DEL SUEÑO
CARPETA DE ANOTACIONES PERSONALES DE CADA
PARTÍCIPE
51
PRIMERA SESIÓN
ANOTACIÓN DE LOS SUEÑOS QUE RECUERDO HABER TENIDO EN DISTINTOS
MOMENTOS DE MI VIDA
¿Recuerdo algunos sueños que tuve en mi infancia? Los anoto tal como los recuerdo
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------¿Cuáles son los sueños de juventud que recuerdo mejor?
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Anoto los sueños más significativos, tal como los recuerdo, que he tenido en los últimos
años
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
52
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Anoto cualquier sueño que recuerde haber soñado últimamente
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
53
MANUAL DE INTERPRETACIÓN DE SUEÑOS
Al interpretar los sueños, resulta más fácil tomar un conjunto de ellos y tratar de entender
qué señal nos están dando globalmente. También podremos interpretar uno a uno los
diferentes sueños que tenemos, pero esto requerirá de una pericia interpretativa que
necesita de mayor aprendizaje.
A fin de comenzar a descifrar lo que soñamos, empezaremos por separar el clima de
las imágenes oníricas.
Sea que interpretemos un conjunto de sueños que hemos tenido o uno solo de ellos, lo
primero a hacer será determinar el clima emotivo de trasfondo que experimentamos. Este
tono emotivo será nuestro hilo conductor.
Me pregunto: ¿cómo experimenté lo que soñaba? ¿cuál o cuáles eran las emociones
preponderantes? Defino el clima emotivo y le pongo un nombre a ese estado de ánimo.
Ese clima será la clave interpretativa: ¿por qué siento esos sentimientos? ¿qué estoy
compensando, buscando lograr, intentando conseguir? ¿a qué le temo, qué dificultades
me está señalando el clima? ¿qué aspiro conseguir, a qué me estoy dedicando de cuerpo
y alma? ¿porqué esta confusión, este deseo, esta traición, esta tristeza? Etc... etc... y
trato de interpretar el motivo por el cual aparece ese clima emotivo en mis sueños.
Al hacerlo, habré avanzado un buen trecho. Ya sé reconocer el trasfondo climático que
opera en mí y, además, he tratado de comprenderlo. He interpretado aquello que me
“dice” el clima emotivo que opera como trasfondo del sueño.
Luego observo si este clima se repite, si aparece habitualmente en mis sueños, si también
se filtra en la vida cotidiana. Intento comprender el por qué de ese estado de ánimo.
Una vez definido el clima, revisamos si tiene o no correspondencia con los argumentos y
los temas soñados. En caso de que no se correspondan, seguiremos al clima.
En toda escena configurada, distinguimos entre temas (imágenes) y argumentos. Los
temas señalan el juego de las tensiones y de las relajaciones al abrirse paso entre
dificultades.
Los argumentos en cambio, muestran el clima en que se desarrolla la escena.
Temas y argumentos suelen coincidir. En tales casos, bastará comprender qué función
cumplen los temas en una escena dada, para entender qué solución está proponiendo el
argumento.
Sin embargo, las imágenes pueden no coincidir con el clima; por ejemplo, un sujeto sueña
que avanza hacia él un tren en loca carrera. El sujeto no experimenta angustia, sino
alegría festiva.
Existen otros casos en los que el clima permanece inamovible aunque varíen las
representaciones, sin que el sujeto pueda comprender los motivos de tal clima. Es como
54
si el clima en cuestión no estuviese ligado a imágenes.
Una vez definido el clima y comprendido ese trasfondo, puedo pasar a interpretar los
argumentos y temas que se me presentan en las imágenes oníricas.
Veamos los principales tipos de argumentos:
Argumentos Catárticos: son aquellos en que el sujeto experimenta alivio de tensiones.
Casi siempre están relacionados con la risa, el llanto, la confrontación agresiva y el
acto amoroso. Si en el desarrollo de un argumento catártico no se cumple con la
descarga de tensiones, la frustración emergente delata una tensión que permanece
sin resolverse y que está asociada con algunos temas del argumento. Si los temas se
repiten en otros argumentos (por ejemplo la misma casa o la misma persona, pero en
otros argumentos), la tensión permanente está claramente asociada.
Argumentos Transferenciales: son aquellos en los que el sujeto experimenta una
transformación, un cambio de enfoque, de sentido o de clima. Si el mismo argumento
(por ejemplo el buscar algo o el huir de algo) se repite siempre sin cumplirse, está
claro que el clima de fondo no se ha transformado. Sin embargo en muchas
secuencias oníricas logramos modificar la dificultad que experimentamos,
concluyendo con un alivio significativo, con una transferencia de cargas.
Argumentos Ocasionales: son aquellos que delatan tensiones o climas de situación. Su
materia prima es variable o reciente. Estos argumentos sirven al ordenamiento de los
datos de memoria.
Argumentos Inspiradores: son aquellos que nos aportan soluciones nuevas para aquello
que buscamos, que nos inducen a resoluciones que no habíamos pensado, que
aportan imágenes inspiradoras para nuestra vida.
Si, habiendo ya definido el clima, puedo determinar qué resuelve (y qué no resuelve) el
sueño – o los sueños – que tuve, comprenderé si se trata de un ordenamiento situacional
o si lo que he soñado responde a la descarga de tensiones acumuladas, a la transferencia
de estas cargas hacia otras imágenes más posibilitarias o a una fuente de inspiración
para el futuro.
Finalmente, luego de haber comprendido porqué o para qué tuve el sueño que soñé,
puedo pasar a interpretar las imágenes mismas, detectando en ellas las funciones con
que cumplen esas imágenes:
1. Defensores: cuidan o defienden algo, de manera que impiden el acceso o libre paso a
través de ellos. Entre los defensores aparecen aquellos con función definida y otros
más encubiertos como son los lazos, los engaños y las seducciones, que desvían de
los objetivos propuestos.
2. Protectores: ayudan a acceder o transitar hacia determinados objetivos, tal es el caso
de los guías o de ciertos objetos mágicos y técnicos.
3. Intermediarios: suelen estar representados por seres a los que es necesario acudir
para obtener beneficios (por ejemplo personajes a los que se debe pagar o convencer
para lograr ser transportados a un lugar, o para que otorguen algún atributo). También
hay situaciones intermediarias por las que es necesario pasar para lograr un beneficio
(por ejemplo estados de sufrimiento o de “prueba”).
4. Centro de poder: objetos o lugares que poseen una virtud transformadora (por
55
5.
6.
7.
8.
ejemplo el agua o el fuego de la inmortalidad; la isla de la felicidad; etc...). Al final de
toda búsqueda está el centro de poder, una imagen que representa idealmente el
deseo de relajación plena y duradera. A veces se conoce el centro de poder aunque
no pueda darse con él (rodeado de laberintos o con defensores que impiden el
acceso). También sucede en ocasiones que el sujeto se ve en continua búsqueda
hacia un centro de poder desconocido. En este caso hay un clima muy difuso, que no
logra concentrarse para lograr su transferencia. También las imágenes idealizadas del
compañero o compañera sexual cumplen con la función transformadora del centro de
poder.
Conectivas: son elementos que unen o conectan facilitando (como por ejemplo
puentes, vehículos, caminos, escaleras, comunicaciones sígnicas como el gesto, el
lenguaje, etc..) o impidiendo (los puentes rotos, los vehículos atascados o fuera de
control, caminos anegados, escaleras peligrosas, lenguajes extraños que crean
confusión, etc..).
Atributos: son elementos que tienen valor transferido de otros, por ejemplo, un objeto
cobra importancia por ser el regalo de un amigo; un ropaje por pertenecer a una
determinada persona, etc..
Momentos de proceso: tales como los casos de las edades (anciano, adolescente,
niño); transformismos (una persona se transforma en otra o en un objeto); inversiones
(por ejemplo, una calabaza se transforma en un carruaje).
Texturas, olores, sonidos, colores: siempre nos indican el sentido que ha producido la
señal que en el sueño ha sido traducida o deformada. Son importantes porque
continuamente en el sueño se están reorganizando impulsos del intracuerpo que
producen distintas sensaciones sirviendo de base o de materia prima para la
elaboración de las imágenes oníricas.
En resumen:
-
Comienzo por definir el clima emotivo.
Trato de comprender porqué aparece ese clima en mis sueños.
Sigo analizando los argumentos y comprendiendo si soñé algo situacional, algo
que me permitió descargar y aliviar tensiones, si se trató de un argumento
transformador o de un sueño inspirador.
Finalmente interpreto la función de las imágenes oníricas que se me
presentaron.
56
CÓMO PODEMOS RECORDAR NUESTROS SUEÑOS
A fin de rescatar nuestros sueños, dejaremos en la mesa de velador un cuaderno abierto y
un lápiz con el que anotaremos cualquier imagen onírica que recordemos.
La escritura de los sueños será hecha desde la cama, ojalá manteniendo casi las mismas
posiciones corporales, a fin de no perder el frágil recuerdo de las imágenes y los climas.
No importa si al correr de la mano las mismas letras resultan algo indescifrables;
podremos una vez que estemos bien despiertos, transcribir nuestras anotaciones de
mejor modo. Lo importante es que esas líneas nos permitan más tarde rescatar lo soñado.
Es interesante considerar que cualquier cambio de hábitos al dormir, ayuda
considerablemente a recordar mejor los sueños: dormir en una cama diferente de la
propia, con temperaturas ambiente poco habituales, dormir siesta, dormir sin almohada o
con más de una, dejar abierta la ventana, etc.. etc... Al introducir estos pequeños cambios,
resulta más fácil recordar lo soñado.
57
SEGUNDA SESIÓN
CLASIFICACIÓN DE LOS SUEÑOS ANOTADOS DURANTE LA SEMANA
Definir los climas emotivos básicos de los distintos sueños:
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------¿Con qué tipo de sueños están relacionados esos climas, o estados de ánimo?
A sueños con un argumento ocasional: --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------A sueños con un argumento catártico, o que sirve a la descarga de las tensiones que
experimento: -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------A sueños con un argumento transferencial, que modifican o resuelven el clima
inicial:-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
58
---------------------------------------------------------------------------A sueños con un argumento inspirador:-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------c) Interpretar porqué soñé esta semana con lo que soñé: ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
59
PAUTA PARA LA INTERPRETACIÓN COMPLETA DE UN SOLO SUEÑO
a) Transcribir el sueño completo
b) Definir por escrito cuál es su clima fundamental
c) Determinar los argumentos y comprender de qué tipo son (ocasionales, catárticos,
transferenciales, inspiradores).
d) Realizar una primera interpretación respondiendo a la pregunta ¿por qué soñé lo
que soñé?
e) Luego avanzar tratando de comprender cada uno de los temas, analizando por
escrito las imágenes mismas que aparecieron: defensores, protectores,
intermediarios, centro de poder, conectivas, atributos, momentos de proceso,
texturas, colores, sonidos, olores.
f) Con todos estos elementos a la vista, realizar una interpretación más profunda,
dando significado a lo soñado e intentando develar lo que el sueño me está
indicando.
g) Finalmente, elaborar una síntesis de comprensiones que dé respuesta a la
pregunta ¿qué significa para mí este sueño?
60
RESUMEN
En octubre del 2008 este trabajo fue presentado ante la Escuela, siendo revisado y
completado en febrero del 2015.
Surge de la necesidad de ordenar la experiencia de incursionar en el nivel de sueño, para
aprender a soñar con lo que se quiere soñar.
Recoge la propuesta de dirigir los sueños planteada en los materiales de Escuela, que
encuadran la investigación práctica. En dichos apuntes se mencionan también casos que
constituyen antecedentes históricos de incursiones en el nivel de sueño, que se amplían
acá con otros autores y fundamentalmente gracias a la recopilación realizada en el Siglo II
por Artemidoro de Efeso.
Se describen las circunstancias en que surge el interés por el mundo onírico, los
procedimientos para introducirse intencionalmente en él sorteando los rebotes posteriores
de sueño en vigilia. Se explica cómo definir la intención con la que se va al sueño,
rescatando copresencias que se fijan en el campo de presencia y que tienen fuerte carga
afectiva; cómo este propósito se puede recordar durante el transcurso de la noche y la
forma de anotar los sueños sin llegar a despertar.
La experimentación ha permitido detectar a una “mirada” que observa las secuencias
oníricas y aporta una calidad distinta a los sueños, con respecto a los habituales que son
más pesados y vegetativos. Esa mirada es la que va buscando las imágenes coincidentes
con el interés fijado, mientras que la carga afectiva es la que dispone a la conciencia a
soñar en la dirección formulada. Así se van observando las secuencias oníricas que
hacen pie en las traducciones de distintos impulsos, en las sensaciones y los recuerdos,
sirviendo al propósito determinado.
El tratar de manejar los sueños ha resultado un trabajo que no es compositivo, sino de
orientación, de dirección mental, de apuntar con fuerza hacia lo que se quiere, lo que se
necesita, soñando con los contenidos que la conciencia vaya encontrando entre lo que
tiene a disposición.
También se rescatan observaciones adicionales, que aunque no constituyen el foco
central de la experimentación, resultaron de interés. Por ejemplo, que todos los datos de
memoria están presentes en todos los niveles de conciencia; que se puede acceder
desde el sueño a los registros grabados desde otros niveles; que es posible establecer
nuevas relaciones entre los datos ya guardados en memoria, aprender en los sueños,
integrar, resolver; que la construcción interna va tomando forma en todos los niveles de
conciencia; que por las características del nivel de sueño, se puede apreciar con facilidad
la ubicación de las imágenes en las coordenadas del espacio de representación. Se ha
constatado que la carga afectiva da dirección a los procesos mentales
independientemente del nivel de conciencia; que las copresencias tienen poderosas
cargas afectivas y orientan a la conciencia en esa dirección; que un propósito requiere de
esa carga afectiva para poder operar.
Luego de siete años, con mayor pericia y gracias a un copioso intercambio con muchos
otros, se agrega un Epílogo que describe procedimientos depurados y simplificados,
61
basados en lo que conocemos como la práctica de el Pedido.
Allí están todos los elementos indispensables que fueran detectados en esta investigación
para poder dirigir los sueños pero además, el acto de Pedir compromete a la conciencia y
surge genuinamente de una necesidad muy sentida, mientras que la experimentación
exige de una suerte de neutralidad, de un desapego mayor.
Los Anexos ahora son nueve. Recogen en el primero la materia prima de la investigación
inicial. El Anexo 2 da cuenta de sueños en los que dejan sus trazas cada uno de los
Pasos disciplinarios. Los Anexos 3 y 4 resumen el trabajo de encuentros realizados en el
Parque Punta de Vacas y Parque La Reja respectivamente. Los últimos cinco anexos
contienen, por si fueran de utilidad, materiales que sirvieron para realizar los Talleres de
Sueños como convocatorias, programas de trabajo, encuadres y carpetas para los
partícipes que llegaron desde el medio durante estos años, encontrando en la
investigación de lo onírico también una puerta hacia el Siloísmo.
Con ello nos parece que estamos dejando este ciclo más completo y disponible para
cualquiera que pueda tener interés por adentrarse en este mundo.
SÍNTESIS
Este trabajo – encuadrado en los materiales de Escuela y apoyado en algunos
antecedentes históricos – toma la experiencia de incursionar en el nivel de sueño para
aprender a dirigirlos, describiendo y simplificando procedimientos que lo hacen posible y
anotando algunas de las comprensiones que fueron apareciendo.
Es una experimentación que corresponde a dos momentos de proceso diferentes: el de la
Tercera Cuaterna y primeros meses de Ascesis, en que se aprovecha de crear un nuevo
hábito al dormir dirigiendo los sueños hacia un interés fijado, y luego de siete años en que
se depura el modo de proceder gracias al intercambio con otros y a tener que simplificar
las cosas en los Talleres de Sueños ofrecidos a gente nueva, recurriendo a la práctica del
Pedido que es capaz de dar orientación a las secuencias oníricas.
62
Fly UP