...

“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino
en serie puertorriqueño
1
Idalia Massa González
Programa McNair Universidad de Puerto Rico, Río Piedras
En Puerto Rico los casos de asesinatos múl-
tiples no son comunes, excepto aquellos cometidos por asesinos
a sueldo conocidos como “gatilleros”, usualmente relacionados
con el narcotráfico. No obstante, existen otros tipos de asesinos
múltiples: los asesinos en masa; los asesinos en secuencia e impulsivos (spree); y los asesinos en serie. Los asesinos en masa son
aquellos que matan a tres o más víctimas como parte de un mismo
evento. Los asesinos en secuencia matan a tres o más personas en
diferentes lugares, pero como parte del mismo evento. Finalmente,
los asesinos en serie matan a múltiples personas a través de un
período de días, semanas o años, y son motivados por razones
psicopatológicas. Los asesinos en serie seguirán cometiendo sus
actos, de los cuales derivan placer y sentimiento de poder hasta
ser detenidos (Keeney y Heide 1995).
La psicología forense estudia las psicopatologías asociadas
con la conducta criminal. Es un marco interdisciplinario que
fusiona las ramas de la psicología y el derecho, donde se estudia
al individuo y su condición. En Puerto Rico, este campo no ha
sido muy estudiado, aunque en la década de los noventa se creó
una certificación forense en el programa doctoral de la Universidad Carlos Albizu en San Juan. Considerando la alta tasa de
criminalidad del país, resulta preocupante que en Puerto Rico
los estudios de este tema sean escasos. Este trabajo demuestra
que Puerto Rico no está exento del problema de los asesinos en
85
Idalia Massa González
serie, a través del análisis del caso de un joven puertorriqueño
que asesinó a varios homosexuales, siguiendo el modus operandi
de un asesino en serie.
Este joven, conocido como “El Ángel de los Solteros”, a
quien llamaré Juan, actuó según el patrón de un asesino en serie
descrito por la literatura especializada en el tema. En un período
de tres meses, Juan asesinó a tres hombres homosexuales que
contrataban sus servicios sexuales; una de sus víctimas fue una
figura pública, lo que causó que los medios de comunicación se
interesaran por el caso. Aunque este joven puertorriqueño presentó
síntomas de enfermedad mental, no se le prestó atención adecuada
a su salud mental. Juan terminó sentenciado como un criminal
más. Hoy día, se encuentra en un estado psicótico y recluido en
una institución carcelaria de máxima seguridad, sin la debida
atención psiquiátrica.
La incidencia de los asesinatos en serie ha incrementado en
los últimos años en los Estados Unidos, según han informado los
medios de comunicación, pero en Puerto Rico no se han ventilado públicamente casos de esta naturaleza. ¿Será que no se han
registrado más casos de asesinatos en serie o que las autoridades
evitan relacionarse con este tipo de criminalidad, dejando así
muchos asesinatos sin esclarecer? Más adelante, postularé una
posición referente a esta posibilidad en el análisis del manejo
legal del caso.
La falta de una coordinación adecuada entre las agencias
pertinentes, así como de un buen trabajo en equipo, limita el
acceso a la información y el estudio de esta condición. El crimen
violento no es ajeno al diario vivir en la Isla y más aún cuando
recientemente se han informado casos de asesinatos de mujeres
prostitutas del área de Arecibo. Los periodistas locales han especulado acerca de la posibilidad de que el culpable sea un asesino
en serie (F. Rodríguez 2000).
A continuación, definiré más detalladamente el término de
asesino en serie, así como otros conceptos relacionados con el
caso de Juan, que es necesario precisar para entrar de lleno al
tema. Entre estos conceptos está la orientación homosexual y
bisexual, así como la prostitución masculina, conductas en las
que incurrió Juan. Estas definiciones se estudiarán a la luz de la
información conocida para el tiempo en que se ventiló el caso
del “Angel de los Solteros” (1986-1987). De esta manera, se
86
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
podrá tener un marco de referencia social e histórico, así como
examinar el enfoque con que se discutían estos asuntos sociales
para la década de los ochenta. Posteriormente, se ampliaron los
estudios sobre el género y la sexualidad en Puerto Rico (véase
Ramírez 1999). Sin embargo, este trabajo va dirigido a presentar
lo que se conocía para la época del caso sobre estos temas, ya
que precisamente fue esta información la que sirvió de marco de
referencia a los peritos para explicar la conducta de Juan.
Revisión de la literatura
Los asesinos múltiples Históricamente, los asesinos múltiples se han dividido en tres
tipos. En primer lugar, están los asesinos en masa. Ejemplo de
este tipo de asesino es el caso de Denver, Colorado (1999), donde jóvenes armados entraron y masacraron a sus compañeros de
escuela y un maestro. Este tipo de asesino en masa es catalogado
como pseudocomando, constituido en su mayoría por jóvenes
obsesionados con armas de fuego. A su vez, los asesinos en masa
se subdividen en dos categorías. Por un lado, están los que llevan
a cabo las matanzas y logran huir, ya que lo han planeado lo suficientemente como para organizar la huida (premeditación); por
otro lado, están los asesinos con condiciones psicóticas severas
que actúan de maneras más impulsivas, quienes por su condición
mental pueden llegar a ser asesinos en serie.
El segundo tipo de asesinos múltiples son los asesinos en
secuencia que matan a un grupo de personas en un lugar y en
el mismo día se mueven y masacran a otro grupo más adelante.
Así continúan hasta que son detenidos, ya que actúan bajo un
estado de frenesí (Gresswell y Hollin 1994).
Finalmente, los asesinos en serie se caracterizan por un
período de enfriamiento de días, semanas o hasta años entre el
asesinato de sus víctimas. Generalmente, el método del asesino
es el mismo, ya que está repitiendo el mismo acto una y otra
vez (Keeney y Heide 1995). Lo que motiva a un asesino en serie varía, pero todos buscan poder y control sobre sus víctimas
(Pollock 1995). El asesino en serie no obtiene la satisfacción
que lo sacie, lo cual incrementa la frustración, que lo lleva a
repetir el crimen una y otra vez (McKenzie 1995).
87
Idalia Massa González
Los asesinos en serie
Egger (1984a) ofrece seis características en su perfil de un
asesino en serie. Tiene que haber por lo menos dos víctimas y
no debe haber una relación entre el asesino y sus víctimas. Los
asesinatos deben ocurrir en tiempos y lugares diferentes. La principal motivación del asesino en serie no es el interés económico,
sino más bien su necesidad de grandeza generada por fantasías.
Comúnmente, sus víctimas comparten algunas características.
Los criterios que propone Egger parecen ser acertados, excepto el
segundo, ya que en muchos casos el agresor conoce a sus víctimas
(Keeney y Heide 1995).
Generalmente, las víctimas se encuentran en una posición
desventajosa como prostitutas, desamparados, niños, ancianos,
homosexuales y personas que viven solas, entre otras. Mientras
algunas son seleccionadas al azar, otras son estudiadas y seleccionadas cuidadosamente por el agresor para satisfacer fantasías,
producto de su psicopatología (Egger 1984a).
Indicadores de un asesino en serie
McKenzie (1995) estudió el perfil de un grupo de asesinos en
serie e identificó algunos factores comunes que propuso utilizar
como indicadores. Entre éstos está criarse en un medio ambiente
“incubador”, como familias donde existe el alcoholismo; haber
sido sujeto de una disciplina inapropiada, como sufrir períodos
exagerados de aislamiento, abandono, golpes, quemaduras y laceraciones; haber tenido una niñez disfuncional, caracterizada por
el abandono; padecer de enuresis (orinarse en la cama después de
los cinco años de edad); haber sido arrestado antes de los 16 años
y presentar conducta desviada como abuso de drogas y alcohol,
especialmente antes de cometer sus crímenes. McKenzie (1995)
encontró que muchos de los asesinos en serie son adictos a la
pornografía, especialmente aquella donde aparece el sadomasoquismo (desviación sexual en que el individuo deriva placer de
dar y recibir golpes) y el maltrato físico.
Finalmente, se destaca el indicador de una adultez disfuncional, donde el individuo se aísla, ya que tiene dificultad en la relación con sus pares. El asesino en serie padece de un sentimiento de
impotencia que se expresa en la incapacidad para hacerse cargo
de su vida cotidiana. Como consecuencia, termina fracasando
académicamente y más tarde en su vida ocupacional. Estos indi88
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
viduos usualmente tienen la creencia de que el mundo entero los
ve como fracasados. Suelen tener un temperamento impulsivo que
los lleva a responder violentamente ante situaciones sencillas.
Estas son posibles causas para el desarrollo de un asesino en
serie; ahora, es necesario añadir los contextos sociales, que hacen
que personas en situaciones similares se desarrollen de manera
normal y exitosa. En general, los asesinos en serie cumplen con
algunas de estas características. A la vez, se encuentran perfiles
que no responden a la descripción de McKenzie, ya que se han
registrado casos donde el asesino tiene un alto nivel académico,
así como una posición profesional ventajosa.
La conducta bisexual
Así como los asesinos en serie, las orientaciones sexuales
como la homosexualidad y la heterosexualidad han sido estudiadas
y aceptadas por algunos peritos de la conducta. Sin embargo, la
bisexualidad (atracción por ambos sexos) no ha sido discutida
ampliamente debido a tabúes sociales. Tanto en la comunidad
homosexual como en la heterosexual, algunas personas se sienten
incómodas con la orientación bisexual. A su juicio, el individuo
bisexual es inseguro e indeciso. Algunos heterosexuales, así
como su contraparte, los homosexuales, aducen que una gota de
homoerotismo, o sea atracción por una persona de su propio sexo,
es indicadora de un homosexual (Blumstein y Schwartz 1976).
Finalmente, se considera la conducta bisexual como producto del
miedo a “salir del clóset”.
Cuando un homosexual claramente definido comienza a sentirse atraído por una persona del sexo opuesto, se suele justificar
diciendo que está atravesando por un período difícil debido a
la gran tensión que produce el ser un homosexual declarado en
la sociedad. La bisexualidad también se ha explicado entre los
homosexuales como una manera de conseguir mayor popularidad en la comunidad, ya que un hombre heterosexual es foco de
atracción (Blumstein y Schwartz 1976). De esta manera, se cuestiona el bisexualismo como orientación sexual. Estudios hechos
por Blumstein y Schwartz (1976) con personas de orientación
bisexual establecieron que este patrón es más común de lo que se
piensa. Al igual que la bisexualidad, otros patrones de conducta
sexual, como la prostitución masculina, son difíciles de estudiar
por los tabúes sociales.
89
Idalia Massa González
La prostitución masculina
La prostitución masculina consiste en jóvenes varones que
venden su cuerpo a cambio de regalías o dinero. Aunque las
personas que contratan a estos jóvenes pueden ser mujeres, la
mayoría son hombres (Robinson 1990). Los clientes suelen ser
personas con una vida social estable y conocidas en su comunidad; no son homosexuales declarados, aunque su práctica se
considere una conducta homosexual. Es importante notar que los
jóvenes que se prostituyen no se visualizan como homosexuales.
La impersonalidad de los encuentros sexuales, así como el motivo de su comportamiento, que según ellos no es el placer sexual
sino la necesidad económica, les permite desentenderse de esta
atracción y comportamiento homosexual. Ellos son los primeros
en reprochar la orientación bisexual (Reiss 1979).
En Puerto Rico, los que practican la prostitución masculina
son conocidos popularmente como “bugarrones”. En su mayoría,
son jóvenes apuestos, atléticos y con facciones suaves. Estos
jóvenes reaccionan indignados ante una insinuación de duda en
cuanto a su virilidad y heterosexualidad (Browne y Minichiello
1995, 1996; Miller et al. 1998). Tal indignación puede generar
violencia cuando el joven se siente ofendido de que interpreten
que él practica el sexo con otros hombres por placer en vez de
por negocio. Actualmente, la definición social del bugarrón se
mantiene vigente en Puerto Rico (Ramírez 1999).
¿Qué lleva a un joven “heterosexual” a vender su cuerpo? Entre las posibles razones están el provenir de un hogar disfuncional
y el haber sido seducido por un homosexual en su niñez. También se atribuye a una pobre educación académica y vocacional.
Finalmente, se argumenta que los practicantes de la prostitución
masculina son jóvenes de escasos recursos económicos que necesitan obtener dinero (Luckenbill 1985).
Después de la primera experiencia homosexual, muchos jóvenes continúan su conducta, mientras otros esperan años para
reincidir (Luckenbill 1985). La primera experiencia generalmente
ocurre debido a una seria dificultad económica. El joven a temprana edad ha abandonado su casa, lugar donde no encontró el apoyo
económico ni emocional que necesita todo ser humano para su
desarrollo biopsicosocial. Muchos de los hogares de donde provienen estos niños son de padres divorciados; otros viven con sus
padres, pero éstos han estado ausentes de sus vidas. En su mayoría,
90
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
han recibido maltrato y hasta han sido utilizados para satisfacer
las necesidades sexuales de sus mayores. El joven termina solo,
sin hogar, escuela ni amigos, o sea, sin fuentes de apoyo social.
Después de incurrir en el negocio del sexo, estos jóvenes mantienen un concepto de sí mismos como heterosexuales y perciben a
sus clientes como homosexuales (Reiss 1979).
La prostitución masculina se divide en tres tipos (Ross, según
citado por Reiss 1979). Están los “bugarrones de barra” que frecuentan dichos establecimientos comerciales en busca de clientes.
Los “bugarrones de calle” son los que pernoctan en las avenidas
en espera de clientes. Finalmente, están los call-boys (que en
Puerto Rico se conocen como “sobrinos”), quienes no se ventilan
públicamente como bugarrones, pero ceden ante una oferta de
trabajo. Como en todo trabajo, están los puestos desaventajados;
aquí los bugarrones de calle llevan la peor parte, ya que por su
corta edad no pueden entrar a barras y tienen que empezar desde
abajo. Estos a su vez están más expuestos al peligro.
La manera en que los bugarrones se inician en esta práctica
varía. Unos son iniciados por bugarrones más experimentados que
les enseñan las técnicas y códigos para defenderse y llevar a cabo
transacciones seguras. Otros son iniciados por un adulto y es éste
quien los guía. En este encuentro, es importante mantener claro
que el bugarrón, según ellos afirman, no deriva placer, ya que es
sólo cuestión de negocios. El adulto debe tratarlo como un hombre
y no poner en duda su hombría, ya que esto último violentaría las
reglas de juego. Si en algún momento el cliente quiere invertir los
papeles o tratar al bugarrón con delicadeza (como a una chica), se
puede activar en el bugarrón una furia para demostrar al cliente
que él es heterosexual y que su orientación no es la misma del
cliente, a quien el bugarrón considera homosexual (Reiss 1979).
Esta respuesta violenta al querer desentenderse de la conducta
homosexual responde a los prejuicios y marginación abierta a los
que se someten los homosexuales. Más adelante se discutirán en
detalle estas posturas sociales ante la homosexualidad, así como
las de los peritos de la conducta.
La homosexualidad en las décadas de los setenta
y los ochenta
Los estudios reseñados representan la literatura vigente para
los años setenta y ochenta, la cual se utilizó como guía para
91
Idalia Massa González
discutir, evaluar y clasificar la conducta desviada de Juan. Para
esta época, se explicaba la conducta homosexual desde tres teorías
principales: la biológica, la psiquiátrica y la sociológica (Thio
1983). La explicación biológica se descartó por falta de evidencia
científica. Ésta alude a dos razones principales, las anormalidades
genéticas y el desbalance hormonal.
La explicación psiquiátrica, según reseñada por Thio (1983),
parte de dos premisas: que se debe a una enfermedad mental y a
una mala relación con sus padres. El argumento de la enfermedad
mental, que proviene de la concepción freudiana, sugiere que la
homosexualidad es causada por un temor injustificado hacia el
órgano genital femenino. Dicho temor se conoce como ansiedad
de castración. Para los años ochenta, se argumentaba que el hombre homosexual tenía miedo de perder su pene, al hacer contacto
con la vagina, pero no sentía ese temor frente a otro hombre. Esta
postura fue criticada severamente por la comunidad gay, logrando
eliminar para 1974 la homosexualidad de la lista de desórdenes
mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, por
sus siglas en inglés). Aun así, permanece el argumento patológico,
ya que la homosexualidad distónica (la cual se refiere a aquellos
homosexuales cuya sexualidad les produce problemas mentales)
se reclasifica en la lista de disturbios en la orientación sexual del
Manual Diagnóstico y Estadístico de la APA (Rivera 1990, según
citado por Ramírez 1999).
La segunda explicación propuesta por la teoría psiquiátrica
responsabilizaba a los padres, alegando que los homosexuales
provienen de padres dominantes y sobreprotectores. El padre supuestamente asume una postura rígida y la madre pasa a reemplazar
ambas figuras; el niño se identifica con la madre, se convierte en un
amamantado (mama’s boy) y termina siendo homosexual.
La postura sociológica, según Thio (1983), explica la homosexualidad con base en la teoría causal y la no causal. La teoría
causal, en resumen, argumenta que la sexualidad humana (tanto
la homosexual como la heterosexual) es producto de la interacción con su medio ambiente, o sea, que la orientación sexual es
producto de la socialización. La teoría no causal critica severamente las posturas biológica y psiquiátrica, las cuales presentan
a la homosexualidad como una enfermedad que debe ser curada.
Esta postura establece tres principios importantes. Primero, la
homosexualidad no es una patología sino una variante más de la
92
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
Es necesario conocer
las psicopatologías de los
asesinos en serie para poder
lidiar con ellos y, cuando se ventile
otro caso, la reacción será
más comprensiva e informada.
sexualidad humana. Segundo, esta orientación no está ligada a
un desorden mental. Tercero, dando por entendido que la homosexualidad no es una enfermedad, no hay necesidad de estudiar
o enfocarse en una cura para dicha orientación.
Estas tres teorías intentan explicar el origen de la orientación
homosexual desde diferentes perspectivas. Su pertinencia para
este estudio es que representan el pensamiento científico vigente
para la época en que se ventiló el caso de Juan. Es necesario
conocer las psicopatologías de los asesinos en serie para poder
lidiar con ellos y, cuando se ventile otro caso, la reacción será más
comprensiva e informada. El sistema de justicia criminal no debe
desentenderse de estas personas ni aislarlas como monstruos, ya
que son producto de la sociedad.
Método
A continuación presentaré el caso de Juan, un joven que actuó
según el patrón típico de un asesino en serie, pero que no se procesó como tal. Este trabajo responde a un estilo de investigación
cualitativa. El análisis cualitativo procura explicar el porqué de los
fenómenos a través de un análisis complejo, completo e integrado.
El estudio de caso evita segmentar el fenómeno y situarlo en su
contexto natural, centrándose en una situación particular que se
ha registrado para estudiar determinada conducta.
Este artículo intenta entender los motivos psicológicos de
Juan a través del estudio de su modus operandi, así como de su
historia de vida. Se examinó el proceso jurídico que llevó a Juan
a una condena consecutiva de 234 años de cárcel, con el propó93
Idalia Massa González
sito de comparar los hechos del caso y la imagen publicada en la
prensa. Finalmente, se analizó cómo los factores socioculturales
han influido en el proceso judicial de este caso.
Para lograr estas metas investigativas, realicé una revisión
de la literatura disponible para la década de los ochenta y los
documentos legales del caso. Además recopilé los artículos de
periódico que lo divulgaron. Entrevisté a uno de los abogados
de la defensa con la finalidad de obtener información básica del
caso. Debido a la fragilidad de la condición mental actual de Juan
(estado psicótico y depresivo con ideación suicida) y su incapacidad para ofrecer consentimiento cabal para la investigación,
no se incorporaron en el diseño del estudio entrevistas con él, su
familia o los peritos que laboraron en su caso. Además, por orden
del juez, los peritos del caso (psicólogo/psiquiatra) no pueden
comentarlo. Debido a estas limitaciones éticas y legales, la investigación se enfocará en datos oficiales como los expedientes de
la corte, artículos de periódico y literatura profesional disponible
para la época.
Estos documentos ofrecen la información histórica y social
necesaria para presentar el caso según se ventiló. Mi intención
es exponer los datos y puntos de vista disponibles para explicar
el cuadro de Juan: la bisexualidad, la prostitución masculina y
los asesinatos en serie. Es necesario conocer a cabalidad estas
posturas para entender la reacción de los peritos y del público
general de la época. Además, analizaré brevemente cómo se le
presentó el caso al jurado, a diferencia de su historia completa.
Finalmente, discutiré los factores socioculturales que influyeron
en su resolución.
Análisis del caso de Juan
La realidad toma forma desde el cristal con que se mira. En
las cortes, los acusados se presentan desde tres puntos de vista: la
defensa, la fiscalía y la prensa. Al primer exponente le corresponde
argüir a un cliente inocente o no culpable. Su contraparte, el fiscal,
busca condenarlo por considerarlo responsable o culpable. Por su
parte, la prensa, al buscar noticias de primera plana, frecuentemente
termina contribuyendo significativamente al juicio, ya que tiene un
poder persuasivo indiscutible en la opinión pública. Como consecuencia, al trabajar los casos, el jurado se enfrenta precisamente a
94
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
estas tres posturas; a pesar de los esfuerzos realizados por la corte
para impedir que el jurado conozca la versión de la prensa, tarde o
temprano esta versión llega a sus oídos.
Por ende, el jurado escogido para juzgar el caso de Juan en
el Tribunal de Carolina tuvo una imagen de él influenciada por
la fiscalía, el abogado de defensa y la prensa. Los testigos de la
fiscalía describieron a Juan como un joven violento y agresivo.
Hablando de la relación de Juan con su novia, un testigo dijo:
“Una vez le rompió la nariz. Le mató la perra, le daba golpes y le
partía palos encima” (Estados Unidos de América, El Presidente
de los Estados Unidos, El Pueblo de Puerto Rico vs. AMCM,
1986/1987). Durante el juicio, se presentó a Juan como un criminal más: “él se creía el machote, el matón del barrio. Se hacía el
guapo”, dijo otro testigo. Estos mismos testigos contaron cómo
Juan les confesó sus asesinatos sin el menor remordimiento. Otro
testigo dijo que Juan le confesó que su motivo era robar. Varias
personas describieron a Juan como un perverso. Sin embargo, en
este juicio no se presentó evidencia de evaluación psicológica. Lo
único que se dijo de su adolescencia fue que se escapó de su casa,
pero no se discutieron sus motivos. La prensa, por su parte, también lo presentó como un ser sanguinario. Tal fue la magnitud de
la publicidad del caso que el juicio fue pospuesto para “enfriarlo”
y de esta manera asegurar un juicio más imparcial. Finalmente,
la imagen que el jurado tuvo de Juan fue que estaba juzgando a
un asesino y ladrón sanguinario.
Juan nació para 1968 en San Juan, Puerto Rico.2 Era el menor
de seis hermanos criados por su madre. Desde temprana edad, fue
víctima de maltratos físicos y sexuales de parte de unos hombres
en la comunidad. Juan provenía de una clase social baja; como
consecuencia empezó a trabajar desde temprana edad. Salía a
la calle sin supervisión y sus salidas lo llevaron a frecuentar el
área turística del Condado. Se reunía con jóvenes que, al igual
que él, acostumbraban bailar y reunirse detrás de los hoteles del
área. Estos jóvenes se destacaban por sus cualidades físicas. La
gente que lo conocía describía a Juan como un joven físicamente
atractivo y simpático. Fácilmente adquirió aceptación en este
grupo de amistades.
El área hotelera que frecuentaba Juan era famosa entre personas adultas que contratan a jóvenes para favores sexuales. Poco
a poco, Juan se relacionó con la prostitución masculina. Mas, a
95
Idalia Massa González
diferencia de otros bugarrones, Juan establecía una relación más
empática y duradera con sus clientes. Esta manera de relacionarse lo llevó a convivir con algunos de ellos. A la edad de 16
años, Juan llevaba una vida totalmente separada de la casa de su
madre. Al empeorar su condición económica, entró de lleno al
trabajo de la prostitución. Aunque tenía relaciones homosexuales,
Juan se consideraba heterosexual en su orientación y mantenía
relaciones íntimas con unas jóvenes de su edad. Juan era una
persona ambiciosa a quien le gustaban los lujos y la “fama” entre
sus iguales. Usaba su atractivo y simpatía para conseguir clientes
adinerados.
Finalmente, la juventud y el carisma de Juan atrajeron a un
médico. A cambio de favores sexuales, éste lo recompensaba con
ropa, dinero y salidas al cine. Poco a poco, la relación se desarrolló hasta que Juan se mudó al penthouse del doctor. Todo parecía
marchar bien. Aparentemente, el doctor estaba muy complacido
con Juan y lo paseaba por su condominio. Por su parte, Juan era
discreto en cuanto a su relación homosexual y mantenía ante sus
amistades una imagen de heterosexual, al tener varias novias.
Para 1985, Juan pasó de ser una persona simpática y divertida
a un temido asesino. El 21 de abril de 1985, Juan asesinó, en el
penthouse, a su primera víctima, el médico. El informe policiaco
informó que el motivo del asesinato fue el robo. Pero el análisis
de la escena no concuerda con esta conclusión. La víctima fue
maniatada y tirada en la tina de su baño, llena de agua con sal y
con fotografías pornográficas de jóvenes bugarrones. Las heridas
fueron pocas pero profundas. Juan huyó en el carro de la víctima y con algunas de sus prendas. Mientras el caso se ventilaba
en la prensa, Juan continuaba usando el carro de la víctima sin
preocupación aparente. Al huir de la escena, Juan fue con sus
amistades y les contó lo que había hecho con mucha facilidad.
Algunos de ellos más adelante atestiguaron sentirse incrédulos y
otros temerosos de lo que él les relató.
Juan siguió con su vida y trabajo, pero algo había cambiado en
él. Once días más tarde, el 2 de mayo de 1985, mató a su segunda
víctima, un cliente del Viejo San Juan. Como en el caso del doctor,
le volvió a contar lo que hizo a sus amistades. La policía relacionó
a Juan con la primera muerte, ya que los vecinos del condominio
lo vincularon con la víctima, pero la evidencia era circunstancial,
según la declaración en corte de los agentes de la policía.
96
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
Por su parte, Juan continuaba con su vida de prostitución. El
29 de mayo de 1985, mató a su tercera víctima, una figura pública
(De Jesús 1986a). Los tres asesinatos se cometieron de manera
similar. En la tercera ocasión, un testigo, amigo de la víctima,
aseguró que al momento de morir, éste estaba con Juan.
El país se conmocionó y la prensa escrita, televisada y radial
comentó las muertes de los homosexuales. La muerte de la figura
pública creó preocupación y tensión en la comunidad. La policía
cayó bajo la lupa de la opinión pública y se vio presionada a la
pronta captura del asesino. El que las víctimas fueran no sólo
asesinadas sino torturadas creó pánico entre la comunidad gay.
Cada vez aparecían más víctimas y todas fueron atribuidas al
asesino que la prensa llamó “El Angel de los Solteros” y “El terror
de los homosexuales” (De Jesús 1986a, 1986b, 1986c, 1986d; A.
Rodríguez 1986). Ante esta publicidad, Juan decidió huir a los
Estados Unidos y terminó en California, donde trabajó de nuevo
como bugarrón. Uno de sus clientes, un director de cine, terminó
asesinado brutalmente. Desde su residencia en California, se
registraron llamadas a la casa de la madre de Juan. Una vez más,
Juan fue asediado por la policía y huyó a Nueva York.
Desesperado, Juan empezó a trabajar en una discoteca nudista
para homosexuales en Manhattan. El 23 de junio de 1986, fue
arrestado y el 7 de julio de 1986 extraditado a Puerto Rico (Estados Unidos de América, El Presidente de los Estados Unidos,
El Pueblo de Puerto Rico vs. AMCM, 1986/1987). Al llegar a la
Isla, se encontró solo y bajo la presión de la policía para que confesara. Juan admitió sus crímenes sin la presencia de un abogado.
Tarde en la noche, consiguió representación legal y no firmó la
declaración. En octubre de 1986, fue citado a corte por los dos
asesinatos en el área de San Juan, mientras que en Carolina se
ventilaba el caso por el asesinato del doctor. Los dos juicios se
ventilaron simultáneamente.
Juan pasaba unos días en el tribunal de Carolina y otros en
San Juan y se mostraba agobiado por el doble proceso judicial.
Durante el proceso, seguido de cerca por la prensa y el público,
Juan se refugió en la religión y se aferró a la Biblia como su única
salvación. Se veía a sí mismo como un instrumento de Dios y le
envió cartas a la juez del caso de Carolina, advirtiéndole que,
como el diablo estaba al acecho, no pudo decir la verdad y que
sus abogados eran un estorbo para su salvación. A la juez, le
97
Idalia Massa González
confesó la muerte de 7 personas y un intento de asesinato. Le pidió
condena consecutiva y que se arrepintiera de sus pecados. De tal
modo, Juan se convirtió en el mayor obstáculo del caso, al impedir
que sus abogados plantearan una defensa de incapacidad mental. Al
mismo tiempo, se mantuvo aferrado a sus creencias religiosas.
Finalmente, el 17 de enero de 1987, Juan fue hallado culpable
del asesinato en Carolina. El 19 de febrero de 1987, el Tribunal
Superior de Carolina lo condenó a 99 años de cárcel por el delito
de asesinato en primer grado, 20 años por la infracción al Artículo
173 del Código Penal (robo), 12 años por la infracción al artículo
166 del Código Penal (apropiación ilegal con agravantes) y 2 años
por la infracción al Artículo 4 de la Ley de Armas. Los 133 años
de condena por la muerte del doctor en Carolina debían cumplirse
de manera consecutiva.
Después de la sentencia en el Tribunal de Carolina, el caso
continuó en el Tribunal de San Juan. Aquí los abogados sometieron
a Juan a una evaluación psiquiátrica y psicológica, con la que Juan
no colaboró mucho. En su afán de limpiar su alma de los pecados,
arremetió contra su defensa. Su falta de colaboración lo llevó al
grado de pararse en la sala y gritar que él era culpable y que los
abogados no se lo dejaban decir. Los hallazgos de la evaluación
fueron recibidos por el juez y sellados en bóveda. En San Juan, el
juicio no se llevó a cabo dado que el acusado se declaró culpable
de los cargos. Juan se veía contento de su decisión y seguro de
que iba a salvar su alma.
El 8 de octubre de 1987, Juan recibió las sentencias de 99
años por el delito de asesinato en primer grado y 6 meses por la
infracción al Artículo 7 de la Ley de Armas, así como 99 años
más por asesinato en primer grado y dos años por el Artículo 4
de la Ley de Armas. Estas últimas dos sentencias de San Juan
fueron concurrentes entre sí y consecutivas con las otorgadas en
Carolina. Para las Navidades de 1987, Juan, de 19 años de edad,
entró a la cárcel para cumplir un total de 234 años de prisión, pero
se mostraba feliz junto con su Biblia.
Discusión
A continuación discutiré varios aspectos problemáticos del
caso de Juan. Primero, el cuadro que tuvo el jurado en Carolina fue
incompleto. En este juicio, no se presentó evidencia psicológica,
98
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
aunque todo indicaba que este joven tenía problemas mentales.
Comúnmente, cuando alguien comete un crimen, se esconde. Juan,
por el contrario, siguió usando el carro del doctor sin importar que
se incriminara; hasta llegó a contárselo a sus amistades. Su patrón
de conducta lleva a pensar que no tenía preocupación alguna por
las consecuencias ni la gravedad de lo que hizo. Tal incapacidad
de evaluar de manera concienzuda sus propios actos demuestra
una condición mental inestable.
La policía procesó el caso por motivo de robo. Sin embargo,
no tenía sentido que Juan matara por fines económicos, cuando
precisamente sus víctimas le suplían su único ingreso. Al discutir
las características de un asesino en serie, Egger (1984a) argumentó que el interés económico no es la principal motivación
del asesino en serie, sino su necesidad de grandeza generada por
fantasías. Según algunos de los peritos, Juan estaba obsesionado
con las películas de Rambo y Rocky, personajes que obtienen el
poder, la gloria y la fama a través de la violencia. Varios testigos
describieron a Juan como un joven ambicioso que gustaba de la
fama; sus medios para obtenerla fueron similares a los que usan
estos personajes de ficción.
El arresto de Juan implicó un alivio para la comunidad y las
autoridades. Una vez detenido, era necesario terminar pronto con
el juicio para complacer a la opinión pública. Estudios realizados
por Herkov y Biernat (1997) han encontrado que la reacción de
la comunidad ante crímenes en serie tiende a crear una imperante necesidad de capturar y procesar al responsable de manera
inmediata, expresada en la presión ejercida al sistema de justicia
criminal para que demuestre su efectividad ante estos casos.
Al momento de su arresto, Juan, de sólo 18 años, fue juzgado
simultáneamente en dos tribunales con abogados diferentes en
cada Tribunal. Los abogados de San Juan querían someter una
defensa por incapacidad mental; en el Tribunal de Carolina no
se contempló tal defensa. Todo esto creó un ambiente de tensión
que Juan, a su corta edad, tuvo que enfrentar como adulto. Ante
esta situación, él optó por refugiarse en la religión.
En la iglesia consiguió, según él, el perdón de Dios. La religión
funcionó como una válvula de escape para el sentido de culpa
que lo agobiaba. Juan expresó literalmente en la carta a la juez
que si se declaraba inocente, atentaba contra su salvación, ya que
era mentira. Lo que no pudo ver fue que declararse incompetente
99
Idalia Massa González
no era lo mismo que declararse inocente. A Juan no parecían
importarle las consecuencias, ya que, como expresó, él ya estaba
justificado en el cielo. El pasar el resto de su vida en la cárcel era
su manera de expiar sus pecados.
Considerando que el joven evidentemente tenía problemas
mentales, ¿por qué no se le hizo una evaluación psicológica en el
Tribunal de Carolina? ¿Por qué la que se hizo en San Juan no se
tomó en cuenta ni se permitió acceso a ella, sino que se selló en
bóveda? Recluido en una cárcel de máxima seguridad de Puerto
Rico, Juan se encuentra actualmente en un estado psicótico y hasta
ha intentado suicidarse. Esta es la evidencia más concreta para
reconocer la falla del sistema judicial en este caso.
Juan cumplía con las definiciones de un asesino en serie, vigentes para aquella época. Ahora, ¿por qué no se le procesó como
tal? Para la opinión pública, es más cómodo procesar a un joven
como delincuente en vez de enfermo mental. Como delincuente,
se responsabiliza principalmente al individuo; como enfermo
mental, es necesario cuestionar la estructura social de la cual es
producto dicho individuo (véase Szasz 1970).
Juan era producto de un hogar disfuncional. Desde pequeño,
fue objeto de abusos físicos, psicológicos y sexuales. Aunque
su trasfondo familiar no justifica su conducta, puede ayudar a
explicarla. A través de su conducta como bugarrón, Juan buscaba
procesar su trauma. Al no encontrar amor filial y al sentirse usado,
desencadenaba una furia y frustración que lo llevaron a matar.
Los estudios de Browne y Minichiello (1995) han encontrado este
patrón de asesinatos, motivado por circunstancias similares.
El modus operandi de Juan era el de un típico asesino en serie,
según descrito por la literatura especializada (Egger 1984b; Keeney y Heide 1995; McKenzie 1995; Pollock 1995). A ninguno de
estos indicadores se le prestó atención. El público debe aceptar
que se han dado y se siguen dando situaciones criminales de esta
naturaleza en la Isla. Tal psicopatología no es exclusiva de los
Estados Unidos, ni de un grupo étnico en particular.
El que Juan mantuviera relaciones homosexuales y también
se prostituyera se convirtió en la combinación perfecta para la
sociedad desentenderse del caso. La sociedad puertorriqueña
proyecta una falsa moralidad donde, por un lado, resulta plausible mercadear y explotar la figura femenina, y recientemente
la masculina, en los medios de comunicación. Por otro lado, se
100
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
penaliza la expresión sexual del individuo cuando ésta se desvía
de la expectativa tradicional, entiéndase la relación hombre-mujer.
Tomando esto en cuenta, la naturaleza conflictiva de las relaciones
homosexuales de Juan se convirtió en un factor perjudicial para
él. La postura homofóbica que dominaba el ambiente social hace
15 años en el juicio de Juan no ha cambiado mucho.
Un trabajo reciente de Ramírez (1999) exploró la construcción
de la masculinidad en Puerto Rico. Al referirse a la homosexualidad,
el autor concluyó: “vivir con una orientación sexual devaluada,
condenada, estigmatizada... tiene consecuencias funestas para el
sujeto” (Ramírez 1999:107). Este libro confirma la escasez de trabajos investigativos sobre la homosexualidad en Puerto Rico. Sin
embargo, Ramírez (1999:123-124) asegura “que en la sociedad
puertorriqueña el sexismo y la homofobia se reproducen cotidianamente y que colectivamente la homosexualidad no es aceptada
como una orientación o preferencia sexual legítima”.
Conclusión
Se recomienda que estudios futuros establezcan un trabajo
en equipo entre las agencias gubernamentales que investigan los
asesinatos en serie y los peritos en psicología forense del país.
Además, sería recomendable establecer un perfil de la prostitución
masculina puertorriqueña, que parece crecer descontroladamente,
hasta el punto de llegar a las aulas y baños de las instituciones más
prestigiosas de la nación. De esta manera, se combatirá la imagen
estereotipada de las personas que incurren en esta conducta y la
comunidad se concienciará de que la prostitución incluye a todas
las denominaciones y estratos sociales. En cuanto a Juan, sería
recomendable un examen psicológico/psiquiátrico para evaluar
su estado mental actual, de manera que se le pueda ofrecer el
tratamiento necesario que amerite su condición.
101
Idalia Massa González
NOTAS
1. Quisiera agradecer a la Dra. Carol M. Romey, psicóloga forense, por
concederme la oportunidad de realizar este proyecto bajo su dirección.
También quisiera reconocer su guía académica y personal, la cual me ha
servido de motivación para aspirar a un título doctoral.
2. Como señalé anteriormente, la reconstrucción de la historia de Juan se
basa en los expedientes legales y reportajes periodísticos. Para una revisión
de los datos más importantes del caso, véase De Jesús (1986a, 1986b,
1986c, 1986d), Ponti (1986) y A. Rodríguez (1986).
REFERENCIAS
Blumstein, P. W. y Schwartz (1976). Bisexuality in Men. Urban Life: A Quarterly Journal of Ethnographic Research 5 (3):339-358.
Browne, J., y V. Minichiello. (1995). The Social Meaning Behind Male Sex
Work: Implications for Sexual Interactions. The British Journal of
Sociology 46:598-622.
__________. (1996). Research Directions in Men’s Sex Work. Journal of
Homosexuality 31 (4):29-56.
De Jesús, T. (1986a). Asesinan a publicista. El Vocero, 25 de junio, p. 3.
__________. (1986b). Cae sospechoso matar dentista. El Vocero, 24 de
junio, pp. 3-41.
__________. (1986c). Hallan auto publicista asesinado. El Vocero, 27 de
junio, pp. 6, 57.
__________. (1986d). Logran huellas en escena crimen. El Vocero, 26 de
junio, pp. 3, 95.
Egger, S. A. (1984a). A Working Definition of Serial Murder and the Reduction
of Linkage Blindness. Journal of Police Science and Administration
12:348-570.
__________. (1984b). Serial Murder (Reseña). The Journal of Criminal Law
and Criminology 381:1102-1105.
Estados Unidos de América, El Presidente de los Estados Unidos, El Pueblo de Puerto Rico vs. AMCM. (1986/1987a). G86-1702, G86-1703,
G86-1706, M86-681. Tribunal Superior de Puerto Rico, Sala de
Carolina.
__________. (1986/1987b). G87-468, G87-469, G87-470, G87-1720, M86938. Tribunal Superior de Puerto Rico, Sala de San Juan.
Gresswell, D. M., y C. R. Hollin. (1994). Multiple Murder: A Review. The
British Journal of Criminology 34:1-14.
102
“El Ángel de los Solteros”: estudio de caso de un asesino en serie puertorriqueño
Herkov, M. J., y M. Biernat. (1997). Perceptions of the Media in a Community Exposed to Serial Murder. Journal of Clinical Psychology 53
(8):909-915.
Keeney, B. T., y K. M. Heide. (1995). Serial Murder: A More Accurate and
Inclusive Definition. International Journal of Offender Therapy and
Comparative Criminology 39:298-306.
Luckenbill, D. F. (1985). Entering Male Prostitution. Urban Life: A Quarterly
Journal of Ethnographic Research 14 (2):131-153.
McKenzie, C. (1995). A Study of Serial Murder. International Journal of
Offender Therapy and Comparative Criminology 39:3-10.
Miller, R., Klotz, D., y H. M. Eckholdt. (1998). HIV Prevention with Male
Prostitutes and Patrons of Hustler Bars: Replication of an HIV Preventive Intervention. American Journal of Community Psychology 26
(1):97-131.
Pollock, P. H. (1995). A Case of Spree Serial Murder with Suggested
Diagnostic Opinions. International Journal of Offender Therapy and
Comparative Criminology 39:258-268.
Ponti, G. (1986). Suspect in Two Local Killings Sought in Producer’s Death.
San Juan Star, 27 de junio, p. 20.
Ramírez, R. L. (1999). La cuestión homosexual. En Dime capitán: reflexiones
sobre la masculinidad. Pp. 95-125. Río Piedras: Huracán.
Reiss, A. J. (1979). The Social Integration of Queers and Peers. En D. H.
Kelly (ed.), Deviant Behavior: Readings in the Sociology of Deviance.
Pp. 604-28. Nueva York: St. Martin’s Press.
Robinson, T. (1990). Boy’s Own Stories: Many Men Choose Male Prostitution and Enjoy a Comfortable Career. New Statesman and Society
3:10-12.
Rodríguez, A. (1986). Hallan desmantelado auto publicista asesinado. El
Mundo, 27 de junio, p. 9.
Rodríguez, F. (2000). Asesino serial: tienen su perfíl. Primera Hora, 1 de
agosto, p. 2A.
Szasz, T. (1970). Ideología y enfermedad mental. Buenos Aires: Amorrortu.
103
Idalia Massa González
RESUMEN
Este artículo es un estudio de caso del único asesino en serie puertorriqueño convicto, conocido como “El Angel de los Solteros”. Este joven
actuó según el típico patrón de un asesino en serie, pero no se procesó
como tal. El estudio demuestra que Puerto Rico no está exento de este
tipo de psicopatología. La investigación se llevó a cabo a través de una
revisión de la literatura disponible para la época del caso (la década de los
ochenta), así como los expedientes legales y artículos de periódico, para
conocer y hacer constar la postura de los peritos y la respuesta de la comunidad. La autora también examinó el proceso jurídico que llevó al acusado
a una condena de 234 años, con el propósito de comparar los hechos del
caso y la imagen publicada en la prensa. Finalmente, la autora analiza los
factores socioculturales que influyeron a la hora de sentenciar al acusado
como delincuente, en vez de enfrentar la realidad de tener asesinos en
serie en la comunidad. [Palabras clave: asesinos en serie, psicopatología,
psicología forense, homosexualidad, bisexualidad, prostitución masculina,
crimen, Puerto Rico.]
ABSTRACT
This article is a case study of the only convicted Puerto Rican serial
murderer, known as “The Bachelors’ Angel”. This young man followed the
typical profile of a serial killer but wasn’t prosecuted as one. The study demonstrates that Puerto Rico is not exempt from this type of psychopathology.
In order to understand the experts’ advice on this case and the community’s
response, the author conducted a review of the literature available upon that
time (the 1980s). Legal files and press articles were also used to study a legal
process that culminated in 234 years of imprisonment; and to compare the
image created by the media against the facts. Finally, the author analyzed the
sociocultural factors that influenced in the decision to prosecute the accused
as a delinquent, instead of confronting the situation of serial killers in the
community. [Keywords: serial killers, psychopathology, forensic psychology,
homosexuality, bisexuality, male prostitution, crime, Puerto Rico.]
104
Fly UP