...

Memorias del asesino

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Memorias del asesino
Memorias del asesino
Monster
Con banda sonora de Ismael Berdei
www.facebook.com/tombooktu
www.tombooktu.blogspot.com
www.twitter.com/tombooktu
#legendarium
Untitled-1 5
9/20/2012 2:06:38 PM
Colección: Tombooktu Thriller
www.thriller.tombooktu.com
www.tombooktu.com
Tombooktu es una marca de Ediciones Nowtilus:
www.nowtilus.com
Si eres escritor contacta con Tombooktu:
www.facebook.com/editortombooktu
Titulo: Memorias del asesino
Autores: ©2012 Monster ©2012 Ismael Berdei
Responsable editorial: Isabel López Ayllón Martínez
Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley, que
establece pena de prisión y/o multas, además de las correspondientes indemnizaciones por
daños y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren o comunicaren
públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada
a través de cualquier medio, sin la preceptiva autorización.
ISBN Papel: 978-84-15747-10-9
ISBN Impresión bajo demanda: 978-84-9967-427-8
ISBN Digital: 978-84-9967-408-7
Fecha de publicación: Octubre 2012
Impreso en España
Imprime: Ulzama Digital
Maquetación: produccioneditorial.com
Depósito legal: M-29091-2012
Untitled-1 6
9/20/2012 2:06:38 PM
Para Ismael Berdei, Rosa S. y Enrique Consuegra
A mis padres por apoyarme siempre.
A mis amiguitos (ellos saben quienés son) y en especial a
Eddie allá donde esté.
A Monster por dejarme ser su partenaire literario.
Y a Mochi por su paciencia (especialmente por las noches).
Untitled-1 7
9/20/2012 2:06:38 PM
Manual de instrucciones
Esto no es un libro, es una caja de sensaciones que te da la
posibilidad de visualizar una historia completa en tu cabeza.
Comienza a leer y atrévete a escuchar simultáneamente su
banda sonora. Se multiplicarán las sensaciones, tu mente te llevará por caminos desconocidos que creías olvidados. Serás el protagonista. El asesino se apoderará de tu mente…
Una obra escrita a cuatro manos: las de una perversa mente,
la de Monster, que ideó estas memorias y a un temible asesino, Adam Fox; y las de Ismael Berdei, quien ha compuesto el
escalofriante leitmotiv que acompaña a la lectura haciéndonos
estremecer.
Una auténtica experiencia sensorial en la que música y texto
se han servido mutuamente, como un perfecto guión para recrear el interior de la mente del asesino en serie más perspicaz y
terrorífico de los últimos tiempos.
No basta con ser, hay que trascender. Y eso es lo que este libro
pretende.
Accede a nuestra web y descárgate la banda sonora de Memorias
del asesino en: www.tombooktu.com/memorias
Untitled-1 9
9/20/2012 2:06:38 PM
Índice
I. El tren..........................................................................17
II. Espectador.................................................................. 19
III. Flota delante de mí...................................................23
IV. Justicia........................................................................ 27
V. ¿Quién soy?.................................................................29
VI. La pipa..................................................................... 33
VII. Sin tocarte................................................................ 35
VIII. La melodía del lago.................................................41
IX. La bicicleta................................................................. 45
X. Hormigas.................................................................... 51
XI. El latido del camaleón................................................ 55
XII. Garabatos.................................................................. 61
XIII. Edward Banks, abogado.......................................... 63
XIV. El azar......................................................................65
XV. Un átomo de hombría..............................................69
XVI. Envejecer.................................................................73
XVII. Gusanos................................................................. 77
XVIII. La metamorfosis del gusano................................. 81
11
Untitled-1 11
9/20/2012 2:06:38 PM
XIX. En el agujero del miedo.......................................... 83
XX. Una tupida cortina de sangre................................... 87
XXI. Sueño con ello......................................................... 93
XXII. Cuentos de hadas...................................................97
XXIII. La caricia de seda..................................................105
XXIV. El diablo en persona.............................................. 107
XXV. Viaje a la oscuridad.................................................113
XXVI. Rompecabezas...................................................... 117
EPÍLOGO.......................................................................... 119
12
Untitled-1 12
9/20/2012 2:06:38 PM
Prólogo
N
o tengo muchos recuerdos de mi infancia, solo sé que somos más vulnerables durante nuestra niñez y adolescencia,
pero ¡demonios!, no me acuerdo de nada hasta los nueve años...
Aquel chico me empujó sin motivo de la base de hormigón de
una torreta de alta tensión, mi cara quedó como un sello de caucho al besar la tierra y sólo sentí mi amor propio herido porque
aterricé frente a la chica que me gustaba. Fue mi primer trauma
infantil, violencia y amor unidos de la mano. Sin embargo, no
podía permitirme preocuparme del dolor físico, la presión en el
pecho era producto de la emotividad que me causaba la posibilidad de hacer el ridículo al pie de aquella muchacha que a mis
ojos debía de ser una faraona de nombre Rosa, creo acordarme.
Esta ingenua anécdota viene a colación porque existe una preferencia pesimista de la memoria. La emoción causada por los
malos ratos y situaciones tensas tienen más peso específico que
los momentos agradables y aunque la lectura siempre debe ser
un motivo de satisfacción, estoy seguro de que el lector de Memorias del asesino disfrutará, a pesar del continuo desasosiego, de
es­ta controvertida obra y no tardará en aborrecer a Adam Fox, el
criminal más retorcido que jamás ha existido, hasta el momento
en que lo que sintáis en realidad sea el horror de contemplar tan
de cerca el lado más oscuro de un ser humano, aunque puede que
tengáis suerte, una ligera brisa en su nuca puede desviarle de su
atención, y es que nuestro asesino es así de imprevisible, una sola
percepción reflexiva puede plantearle un pensamiento existencial
y aniquilar su intención más cruel en ese instante.
13
Untitled-1 13
9/20/2012 2:06:38 PM
Prólogo
Los prólogos lo suelen escribir personas con cierto bagaje literario. Pero estos autores noveles, el escritor al que llamamos
Monster y el músico Ismael Berdei, pensaron que, ya que esta obra
surgió de manera espontánea desde un foro de internet, concretamente en Hispasonic, un portal sobre sonido, música y tecnología, al igual que ellos, era razonable que otra persona anónima
de la red, fuera quien escribiera unas líneas. Alguien por supuesto que conozca la trama, sin más condición que la de invitar a
la lectura desde las emociones, y ese es mi honroso propósito,
no sin antes poner de relieve que estos dos creadores han gestado una excepcional obra sin conocerse previamente y aunando
esfuerzos desde la distancia, para concebir que la literatura y la
música adquieran una dimensión diferente en un solo producto.
Mientras Monster se dedicaba a idear la personalidad y visión
del mundo de nuestro protagonista, Ismael Berdei creaba, con
una sincronía excepcional, el ambiente que reforzaba nuestra
percepción, de tal manera que ambos talentos se retroalimentaban, configurando un universo en la imaginación del lectoroyente absolutamente descriptivo en el que en determinados
instantes puedes tocar el horror con las yemas de los dedos, sensación que nunca se había contemplado de manera tan cercana
con la lectura de un libro. La experiencia de leer con música sincronizada se la recomiendo a todo el mundo y es una posibilidad
que puede tener el lector si así lo desea.
El relato nos muestra un personaje cuyos crímenes no se llevan a cabo de forma similar ni comparten ninguna característica,
por lo tanto no nos encontramos ante un asesino en serie al uso.
Estamos ante un engendro de la naturaleza, sin un mecanismo
psíquico que le conduzca a transformarse en un homicida, simplemente, es un ser para quien la contemplación de la agonía es
parte de la razón de nuestra existencia.
Y pensaba yo que no sé si sería más conveniente que escribiera el prólogo alguien con un menor grado de sensibilidad,
alguien que no hubiera padecido de insomnio ante la turbación
que le causaba la lectura de algunos capítulos de Memorias del asesino reforzada por la prodigiosa música ambiental. Francamente,
esta obra no es para todos los públicos. Si a usted le afectan las
14
Untitled-1 14
9/20/2012 2:06:38 PM
Prólogo
emociones fuertes producto de la ficción, absténgase de iniciarse
en este camino sobrecogedor, pero si usted es un lector con una
implicación equilibrada y con ganas de sentir cosas, no se arrepentirá de conocer, desde la distancia, a Adam Fox.
Esto no es un galeato, ni intento utilizar técnicas desfasadas de
marketing basadas en el morbo que le pueda causar con mis palabras. Memorias del asesino, no les voy a engañar, es un relato crudo,
un viaje al horror con banda sonora incorporada en el que usted
debe decidir en qué parada se apea. El tren inicia su marcha en el
capítulo uno y yo decidí recorrer las veintiséis estaciones porque
la historia me resultaba enormemente atractiva, me fascinaba la
descripción de la maldad, incluso me sentía afortunado de estar
vivo tan cerca como llegué a estar del monstruoso señor Fox.
No sé, yo voy a levantar la barrera, ya escucho cómo se aproxima la máquina infernal por las vías, allá ustedes…
Enrique Díaz
15
Untitled-1 15
9/20/2012 2:06:38 PM
I
El tren
T
enía una hermana, Lidia, tres años menor que yo, a la que no
le gustaba estar sola, y cada vez que me iba al campo a jugar
solía venir conmigo. Yo me alejaba más y más, siempre un poco
más lejos. Me fastidiaba su presencia y disfrutaba al verla asustada. Además, sentía una curiosa sensación en el estómago cuando
la veía debatirse entre seguirme y volver sola a casa.
Recuerdo muy bien su carita miedosa, mirando adelante y
atrás, imaginando cuál de las dos opciones sería la peor. Yo no le
contestaba casi nunca, hasta que consideraba que ya habíamos
andado lo suficiente. Entonces, cuando me volvía a preguntar
hasta dónde pensaba alejarme, le decía que hasta el fin del mundo. Eso la asustaba. Era fácil hacerla llorar y verla me divertía.
Un día nos alejamos tanto que llegamos hasta la vía del
tren. El cielo estaba nublado y la pequeña me miraba recelosa,
pero con mi rostro, al que ya había enseñado con tanta destreza a simular falsedades, la tranquilicé haciéndole gestos de
confianza. Ese día la llevé con engaños, le decía una y otra vez
que sólo quería ir un poco más lejos, pero sin advertirla de la
verdad.
Me gustaba buscar bichos y hacer agujeros y solía llevar una
caja de cerillas y una botella de plástico vacía de algún detergente. Uno de mis pasatiempos favoritos era prenderle fuego y dejar
caer ese fuego pegajoso sobre los matorrales y hormigueros del
suelo en un bombardeo plástico que tardaba en apagarse.
17
Untitled-1 17
9/20/2012 2:06:39 PM
Memorias del asesino
Mientras yo encendía la botella, mi hermana solía alejarse. Le daba miedo que le cayeran gotas de plástico ardiendo,
como ya había ocurrido alguna vez. Pero ese día no esperaba
aburrida. Estaba curioseando, entusiasmada, entre los gruesos
tornillos de los raíles. Le dije que esas vías las recorrían vagabundos que se habían hecho ricos encontrando bellos diamantes escondidos durante la guerra. Lidia rebuscaba, de espaldas a
la dirección en que venían los trenes, que pasaban por allí muy
de cuando en cuando.
Yo me encontraba a unos quince o veinte metros cuando escuché el ruido apagado y profundo del tren que se aproximaba.
La miré, pero mi hermana seguía absorta entre los raíles sin que
pareciese haberse dado cuenta del peligro que estaba corriendo.
Me quedé parado, completamente inmóvil. El ruido se hacía
más estridente y las gotas de plástico encendidas seguían cayendo de la botella formando un pequeño montículo de fuego sobre
el suelo que yo no veía.
Entonces apareció el tren de entre los árboles frondosos que
crecían junto a la curva que había a su espalda. No dije nada,
y el tren se seguía aproximando. Una extraña sensación en el
estómago me impedía moverme y no podía apartar la vista de
las enormes ruedas que giraban. Me parecieron tremendamente
poderosas.
Cuando pasaron por encima de mi hermana no hicieron casi
ningún ruido, apagado por el sonido atronador del tren que parecía ocupar un plano más elevado de la consciencia. Me aproximé y me puse en cuclillas sobre el suelo a observar en lo que se
había convertido.
Así pasé mucho rato.
18
Untitled-1 18
9/20/2012 2:06:39 PM
Fly UP