...

13,14.19 SUPLEMENTO ¿POR QUÉ MIRAR A LOS ANIMALES?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

13,14.19 SUPLEMENTO ¿POR QUÉ MIRAR A LOS ANIMALES?
¿Por qué mirar a los animales?
JhonBerger
Jhon Berger es uno de los grandes escritores de nuestro tiempo. Autor de Puerca
Tierra (Alfaguara), libro en el cual dibuja los rasgos de un mundo campesino en
vías de destrucción por la llamada prosperidad europea, es también el creador de
El sentido de la vista (Alianza Editorial), obra en la que se aprecian sus virtudes
como crítico de arte y narrador. El texto que aquí presentamos forma parte del
libro Mirada sobre la mirada La traducci6n es obra de Hip6lito Rodríguez y las ·
ilustraciones del famoso grabador francés Grandville.
El Jaroc~ erd e - - -- - - - - --
1
E1
siglo XIX, en Europa y en Estados Unidos, vio comenzar un proceso que alcanzó su apogeo en ese siglo XX
regido fundamentalm ente por la economía de mercado,
gracias al cual toda la tradición que había servido de mediación entre el hombre y la naturaleza fue rota. Antes de
esta ruptura, los animales formaban parte del primer círculo del entorno humano. ¡Y quiza todavía más que eso!
Pues esa frase sugiere, todavía, una distancia. En realidad, los animales ocupaban con el hombre el centro de
su universo. Esta centralidad era por supuesto de orden
económico y productivo. A pesar de la evolución de los
medios de producción y de la organización social, los
hombres continuaban dependiendo de los animales para
nutrirse, desplazarse, trabajar, y vestirse.
De ahí a suponer que los animales penetraron ante todo
la imaginación humana bajo la forma de carne, cuero o
cornamenta, sería proyectar sobre los milenios precedentes una actitud típica del siglo XIX. Los animales han
primerament e penetrado la imaginación humana en tanto que mensajeros portadores de promesas. La domesticación del ganado, por ejemplo, no estuvo motivada por
la simple necesidad de leche o de carne. El ganado poseía funciones mágicas, adivinatorias y sacrificiales. En
el origen, se decidía que una especie dada fuera a la vez
mágica, domesticable y alimentaria, en función de sus
hábitos, de su proximidad y de la intensidad con la cual
ella lo "propiciaba".
Vaca blanca, buena es mi madre
Y nosotros, pueblo de mi hermana,
Pueblo de Nyariau Bull ...
Amigo, gran toro de cuernos abiertos
Que muge, muge en el rebaño,
Vaca de los hijos de Bull Maloa
(Los Nuer; una descripción de los modos de sobrevivencia y las instituciones polfticas de un pueblo del Nilo,
Evans Pritchard, Oxford, 1940)
Los animales están situados en el mundo; están dotados
de sensaciones; son mortales. En esto, se parecen al
hombre. En su anatomía externa -pero no en su
anatomía profunda- , en sus hábitos, en su percepción
-~ez.se·m~}~n-t~s-;· dir~~~-;;;~~~--·-
·----·-- ....~------ ·---·· -- --·
"~abemos lo que los animales hacen, cuáles son las neceSidades del castor, del oso, del salmón y de otras criaturas, porque, antaño, los hombres se casaban con ellos y
han adquirido ese saber de sus esposas ... , (Indios hawaianos, citados por Levi-Strauss en El pensamiento
salvaje).
II
Los ojos de un animal en proceso de observar a un hombre son atentos y recelosos. Podemos imaginar que el animal mira a las otras especies del mismo modo. No reserva
al hombre una mirada especiaL Pero ninguna otra especie
más que el hombre reconoce como familiar la mirada del
animal. Los otros animales serán solamente vistos con
respeto, mientras que el hombre será consciente de devol-
verle exactamente la misma mirada.
El animal le escruta a través de un precipicio de estrecha
incomprensió n. Es por esto que el hombre alcanza a sorprender al animal. Pero el animal -aún el domésticopuede igualmente sorprender al hombre. Pues el hombre
también le escruta a través de un precipicio de incomprensión, el cual es similar pero no idéntico, y esto, cuando le mira. Siempre, mira a través de su ignorancia, y
algunas veces de su temor. De golpe, cuando el hombre es
mirado por el animal, es visto como su propio entorno es
visto por él mismo. El hecho de que el hombre admita esto
hace familiar la mirada del animal. Sin embargo, el anima! permanece distinto, y no se deja jamas confundir con
el hombre. De ahí la atribución de un poder al animal; un
poder comparable al poder humano pero que no coincide
jamás con él. El animal posee secretos que, contrariamente a los secretos de las grutas, las montañas y los mares, se dirigen específicamente al hombre.
La relación entre ellos se ve con mayor claridad si se
compara la mirada de un animal con la de otro hombre.
Entre dos individuos, el puente del lenguaje franquea en
principio el abismo. Aun en una confrontación hostil,
incluso cuando ni una sola palabra ha sido pronunciada,
aun si cada uno habla una lengua diferente, la existencia
del lenguaje permite a uno de ellos al menos, si no a los
dos, ser "confirmado " por el otro. El lenguaje permite a
los hombres contar con los otros como con ellos mismos.
(La "conftrmació n" hecha posible por el lenguaje contiene también al miedo y a la ignorancia humana. Pues mientras q ue en el animal el miedo responde a un signo, en
el hombre el miedo es endémico.)
Ningún animal "confirma" el hombre. sea positiva o
negativament e. El animal puede hacerse matar y luego
comer, de tal manera que su energía se asimila a la que el
cazador ya posee; el animal puede hacerse domesticar, de
tal manera que proporciona al campesino alimento y
ayuda en el trab~jo. Pero siempre, en ausencia de un leng_uaje co_mún, el silencio del animal garantiza su distanCia, su diferencia, y su exclusjón por el hombre.
Uno puede sin embargo considerar, precisamente en virtud de _esta diferencia, que la vida de un animal, que no
puede Jamás confundirse con la de un hombre, se desarrolla paralela a la de este último. Es al momento de la
muerte solamente que las dos lineas convergen, para
cruzarse, tal vez, y redevenir en seguida paralelas; de ahí
1 J aroc~o..
V erde
la extendida creencia en Ja transmigración de las almas.
Con su vida paralela, los animales ofrecen al hombre una
compañía que no tiene nada que ver con aquella que
puede ofrecer otro hombre. Nada que ver, puesto que esta
compañía responde a la soledad del hombre en tanto que
especie.
Esta forma de compañía muda daba antaño la impresión de
una presencia hasta tal punto igual que se tenía a menudo
la convicción que le faltaba al hombre la capacidad de
hablar a los animales -de ahi las historias y las leyendas
de seres excepcionales, como Orfeo, que sabía hablar a las bestias- .
¿Cuáles eran los secretos de esta semejanza y de esta diferencia entre el
animal y el hombre? Esos secretos de
los cuales el hombre reconocía su
existencia desde que cruzaba su mirada
con la del animal.
En un cierto sentido, toda la antropología, preocupada como está por
el paso de la naturaleza a la cultura,
intenta responder a esta pregunta.
Pero existe también una respuesta
que desborda este marco. Todos sus
secretos planteaban a los animales
como mediadores entre el hombre
y sus orígenes. La teoría de Darwin, aunque porta la huella indeleble del siglo XlX europeo, se inscribe en una
tradición casi tan vieja como la misma humanidad. Los
animales servían de mediadores ente el hombre y sus
orígenes porque son a la vez semejantes a él y diferentes.
Ellos proceden del otro lado del horizonte. Se encuentran como en casa tanto allá como aquí. Al mismo tiempo, son a la vez mortales e inmortales. La sangre de un
animal podía fluir como la sangre humana, pero su especie no moría jamás y cada león era el León, cada vaca la
Vaca. Esto -tal vez el primer dualismo existencial- se
refleja en la actitud humana con respecto a los animales.
Estos eran a la vez sometidos y venerados, se los hacía
ganado y se los sacrificaba.
Vestigios de este dualismo subsisten hoy entre aquellos
que viven en intimidad con los animales y en su dependencia. El can1pesino se liga a su cerdo y experimenta la
alegría de salar a su puerco. Lo que es significativo y difícil de captar para el citadino extranjero, es que las dos
proposiciones de esta frase estén coordinadas por un "y",
y no por un "pero".
Con el desarrollo paralelo de su vida semejante/diferente, los animales suscitaron algunas de las primeras
preguntas, y aportaron respuestas. El primer tema de
pintura fue animal. Es probable que el primer material de
pintura haya sido de sangre animal. Antes de esto no es
El
insensato pensar que la primera metáfora fuera de orden
animal. En su ensayo sobre el origen de las lenguas, Rousseau sostiene que la metáfora se encuentra en el origen
mismo del lenguaje: "como los primeros motivos que
hicieron hablar al hombre fueron las pasiones, sus primeras expresiones fueron los tropos (metáforas). El lenguaje figurado fue el primero en nacer, el sentido preciso
fue encontrado después."
Si la primera metáfora fue animal, es porque la relación
esencial entre el hombre y el animal dependía ella misma
de la metáfora. En el seno de esta relación, lo que los dos
términos -hombre y animal- tenían en común revelaba
también lo que les diferenciaba. Y
viceversa.
En su libro sobre el totemismo,
Levi-Strauss comenta el razonamiento de Rousseau: "es porque el
hombre se experimenta primitival mente idéntico a todos sus seme~. jantes (entre los cuales es preciso
colocar a los animales, Rousseau lo
afirma expresamente), que adquirirá,
en seguida, la capacidad de distinguirse como él los distingue, es
decir, de tomar la diversidad de las
especies como soporte conceptual
de la diferenciación social."
Aceptar la explicación de Rousseau sobre los orígenes
del lenguaje implica por supuesto que uno eluda ciertas
preguntas - por ejemplo, ¿cuál era la organización social
mínima necesaria para la emergencia del lenguaje?De todas maneras, una indagación de los orígenes permanece por su propia índole insatisfecha. La respuesta
ambigua de los animales es precisamente aquello de lo
que se tiene necesidad en esta indagación.
Toda teoria de los orígenes primeros no es más que una
manera de definir mejor su continuación. Aquellos que
no comparten el punto de vista de Rousseau, refutan el
punto de vista de un hombre, no un hecho histórico. Lo
que intentamos definir, por nuestra parte, es una práctica
casi perdida: el uso antaño universal de signos animales
para traducir la experiencia del mundo.
Los antiguos veían animales en ocho de los doce signos
zodiacales. Entre los Griegos, se representaba cada una de
las doce horas de la jornada por un animal. (La primera
por un gato, la última por un cocodrilo.) Los Hindúes
pensaban que un elefante llevaba la tierra sobre su espalda, y que una tortuga llevaba, sobre ella, al elefante.
Para los Nuer del Sur de Sudan (Cf. Roy Willis, Man and
beast, 1974), "todas las criaturas, incluido el hombre,
vivían en el origen juntos en camaradería en un solo y
mismo campo. La discordia nació del hecho de que el
Jarocty¡ e r d e - - - - -- - - - - 111
Zorro persuadió a la Mangosta de lanzar un palo a la
cara del Elefante. Una disputa resultó de esto y los animales se separaron. Cada uno tomó su camino, comenzaron
a vivir como viven hoy, y a matarse. Vientre, que había
al principio tenido una vida autónoma en la selva, entró
en el hombre, e incitó desde entonces a éste a tener hambre de modo permanente. Los órganos sexuales, que
anteriormente habían tenido, también ellos, una vida
independiente, se vincularon a los hombres y a las mujeres, y los incitaron a desearse, unos a otros, de modo
incesante. El Ratón enseñó al hombre a engendrar y a
las mujeres a criar. Y Perro aportó al hombre el fuego."
Los ejemplos abundan. En todas partes los animales han proporcionado
explicaciones, o, más exactamente,
han prestado su nombre o su carácter
una cualidad que, como todas las
cualidades, era en esencia misteriosa.
Lo que distinguía al hombre del
animal, era la aptitud humana para el
pensamiento simbólico, aptitud ella
misma inseparable del desenvolvimiento de un lenguaje donde las
palabras, en lugar de simples signos,
eran significantes de algo distinto de
ellas mismas. Los primeros símbolos fueron los animales. Lo que distinguía a los hombres de los animales
nació entonces de la relación misma que ellos susten
taban.
La !liada es uno de los más antiguos textos a los que
pueda accederse, y el empleo que ahí se hace de la metáfora da testimonio otra vez de la proximidad entre el
hombre y el animal: proximidad de donde la núsma metáfora ha arrancado. Homero describe en primer término la
muerte de un soldado sobre el campo de batalla; después, un poco más lejos, la de un caballo. Las dos muertes son igualmente transparentes a los ojos de Homero,
sin que haya más refracción en un caso que en otro.
El libro XVII de la Jliada se inicia con Menelao tratando
de proteger el cadáver de Patroclo contra los troyanos que
buscan destruirlo. Aquí, Homero utiliza los animales como
referencias metafóricas para acentuar, un poco con ironía,
un poco con admiración, el carácter excesivo o superlativo, de diferentes momentos de la acción. Sin el ejemplo de los animales esos momentos habrían permanecido
indescriptibles. "Menelao rodea el cuerpo como, en torno
al becerro recién nacido, la madre quejumbrosa, que no
conoce todavía el alumbramiento."
Un Troyano lo amenaza, y Menelao grita irónicamente
dirigiéndose a Zeus : "Padre Zeus,
no es bueno jactarse en exceso. La
pantera no tiene tanto ardor -ni
el león, ni el feroz jabalí cuyo
corazón, en el pecho, estallacomo los hijos de Panthos, cuyas
lanzas de fresno lo muestran por
todos lados".
Menelao mata entonces al troyano
que lo amenaza, y nadie más osa
acercarse a él. "Como un león
alimentado en las montañas, confiando en su fuerza, a un rebaño
que pasa arrebata una vaca, la mejor; le mmpe el cuello, atrapado
entre sus fuertes dientes; después, sangre y entrañas, lo
devora todo, desgarrándolo; alrededor de él, los perros, los
pastores, gritan, desde lejos, sin querer a venir a enfrentarlo, pues un gran núedo los atenaza: así ninguno de los
troyanos tuvo el corazón en su pecho, para venir a enfrentar al glorioso Menelao".
Hasta el siglo XTX, el antropomorfismo formaba parte
integrante de la relación entre el hombre y el animal; constituía una expresión de su proximidad; era la huella de un
uso ininterrumpido de la metáfora animal. Pero en estos dos
últimos siglos, los animales progresivamente ban desaparecido. Hoy, vivimos sin ellos, y en esta nueva soledad, el antropomorfismo nos coloca, por partida doble, en
'"Idomeneo horada, con el implacable bronce, a Eriman-
una situación incomoda.
to en la boca. De parte a parte, la lanza de bronce lo
atraviesa, bajo la cabeza, y rompe sus blancos huesos.
Los dientes fueron arrancados, los dos ojos cubiertos de
sangre; esa sangre, ascendiendo por la boca, satura las
narices, es arrojada por la respiración, la nube negra de
la muerte la envuelve". Esto es para el hombre.
Tres páginas más lejos, es el caballo el que se desploma.
"Sarpedón falla al tirar a Patroclo su lanza brillante, que
ha lanzado hacia él; pero ésta choca con el caballo Pegaso, justo en la espalda. Pegaso grita exhalando la
vida, cae en el polvo mugiendo, y la vida le deja". Y esto
es para el animal.
La ruptura teórica se produjo con Descartes. Descartes
integró en el seno del hombre el dualismo inherente a la
relación hombre-animales. Al trazar un corte neto entre el
cuerpo y el alma, abandonó el cuerpo a las leyes de la
física y de la mecánica, reduciendo a los animales, dado
que no poseen alma, al estricto modelo de una máquina.
Las consecuencias de esta ruptura operada por Descartes
no se han sentido sino de modo paulatino. Un siglo más
tarde, el gran zoologísta Buffon, aunque aceptando y utilizando el modelo cartesiano de la máquina para clasificar
a los animales y sus facultades, muestra sin embargo una
ternura hacia las bestias que las rehabilita temporalmente
IV ---------------L-.. 1 Jaro e~ e r de
'
l
como compañeros. Esta ternura denota un poco de envidia.
Esforzándose por trascender al animal, por trascender lo
mecánico que hay en él, y provisto por otro lado de una
espiritualidad única, el hombre se encuentra a menudo
sujeto de la angustia. De golpe, a pesar del modelo de la
máquina, cuando el hombre establece una comparación
entre él y el animal, este último le parece que disfruta de
una suerte de envidiable inocencia. El animal se encuentra desprovisto de su experiencia y de sus secretos, y ésta
nueva "inocencia" --construida en todos sus detallesdespierta en el hombre una especie de nostalgia. Por
primera vez, se coloca a los animales en un pasado irrevocable. Al hablar del castor, Buffon
escribe esto:
'
/_
"En tanto el hombre se
ha al.~;ado por encima del
estado de naturaleza, en tanto los animales se han rebajado: sometidos y reducidos
a la servidumbre, o tratados
como rebeldes y dispersados
por la fuerza, sus sociedades
se han desvanecido, sus industrias han devenido estériles, sus escasas artes han
desaparecido; cada especie ha perOIOO sus cualidades generales, y todas no han conservado más
que sus propiedades individuales, perfeccionadas
en algunas por el ejemplo, la imitación, la educación; y en otras por el temor y por la necesidad
que padecen de velar continuamente por su seguridad.
¿Qué percepción, qué propósito, qué proyectos pueden tener los esclavos sin alma, o los prisioneros sin poder? Arrastrarse o huir, y siempre
sobrevivir de una manera solitaria, sin nada que
producir o trasmitir, y siempre languideciendo en
la calamidad, decayendo, perpetuándose sin multiplicarse, perdiéndose en una palabra para la duración, para la cual no han tenido tiempo de ascender.
Así, no quedan más que algunos vestigios de
su maravillosa industria en algunas comarcas
alejadas y desiertas, ignomdas por el hombre durante un largo periodo de siglos, donde cada especie
podía manifestar en libertad sus talentos naturales
y perfeccionarlos en la tranquilidad, reuniéndose
en una sociedad permanente. Los castores son tal
vez el único ejemplo que subsiste como un antiguo monumento de esta especie de inteligencia de
bestias que, aunque infinitamente inferior por su
naturaleza a la del hombre, supone no obstante
proyectos comunes y percepciones semejantes;
proyectos que, teniendo por base la sociedad y
por objeto un dique a construir, una aldea a edificar, una especie de república a fundar, suponen
también una manera de entenderse y de actuar en
concierto".
Aunque esta nostalgia fue una invención del siglo XVIII,
muchas invenciones tecnológicas han sido necesarias
-ferrocarril, electricidad, industria de las conservas,
automóvil, abonos químicos- antes de que los animales
terminen por estar definitivamente marginados.
Durante el siglo XX, el motor de com' bustión interna ha reemplazado a las
bestias de carga en las calles y en las
fábricas. Las ciudades, en creciente y
perpetua expansión, han transformado el
entorno rural en una periferia urbana en
la cual los animales, salvajes o domésticos, se han vuelto raros. La explotación
comercial de ciertas especies (bisonte,
tigre, renos) les ha valido estar en vías
de extinción. El poco de vida salvaje
que subsiste, es necesario ir a las reservas y los parques naturales para encontrarlos.
Finalmente, el modelo de Descartes ha sido superado. En
las primeras etapas de la revolución industrial, se ha utilizado a los animales cómo máquinas. Otro tanto se ha
hecho con los niños. Después, en las sociedades llamadas
post-industriales, ha comenzado a aplicárseles el tratamiento habitualmente reservado a las materias primas: se
trata a los animales destinados a nuestra alimentación
exactamente de la mjsma manera que a cualquier otro producto manufacturado.
"Una nueva explotación agrícola, actualmente en desarrollo en Carolina del Norte, cubrirá una superficie total de
15,000 ha. Pero no ocupará más que a mil personas, o sea
una por cada 15 ha. Se sembrarán, cultivarán y cosecharán cereales por máquinas, entre las que figuran aviones.
Los productos recogidos alimentarán a 50 mil puercos y
otras bestias. ( ...)Estos animales no estarán jamás en contacto con el suelo. Se reproducirán, criarán y alimentarán
hasta su maduración en un recinto especialmente concebido para ello". (How the other half dies, S usan George).
Esta reducción del animal, cuya historia es tanto teórica
como económica. participa del proceso por el cual se ha
reducido del mismo modo a los hombres a devenir unidades aisladas de producción y consumo. La actitud frente a
los animales, durante este periodo, ha prefigurado una actitud equivalente con respecto a los hombres. La concepción
E 1 Jaro ctyr e rd e ' - - - - - - - - - - V
mecánica de las capacidades de trabajo animales ha sido
rápidamente referida a las capacidades humanas.
F. W. Taylor. que desarrolló el "taylorismo" a partir del
estudio de los rinnos y la organización del trabajo industrial, emendía que el trabajo era "hasta tal punto
estúpido" y repelente que el obrero llega a "parecerse en su
constitución mental, más al buey que a ninguna otra
especie." Casi todas las técnicas de condicionamiento
social, así como los test de aptitud intelectual, han sido
elaborados sobre la base de experimentos con animales.
Hoy, los conductistas que siguen la lfnea de Skinner, limitan el concepto mismo de hombre a
las conclusiones que desprenden de
experiencias artificiales efectuadas
sobre animales.
Sin embargo, ¿no existe algún dominio
en el cual los animales en vez de desaparecer continúen multiplicándose?
Nunca se ha contado a tantos anjmales domésticos por hogar como hoy,
en las ciudades de los países ricos. En
Estados Unidos, se estima en 40 millones al menos, el número de perros,
en la misma cifra el número de gatos,
en 15 millones el de pájaros en jaulas, y en lU m11l0nes el
de otros animales de acompañamiento.
Antaño, las familias de todas las clases sociales poseían
animales domésticos, pero para las tareas útiles que estos
desempeñaban -perros de guardia, de caza, gatos atrapa
ratones y así por el estilo.- El hecho de poseer en el
hogar un animal sin tomar en cuenta su utilidad --el hecho de poseer precisamente un animal de acompañamiento (pet en inglés)- es una innovación moderna y,
por la escala en que hoy está extendida, este hecho es
único. Posee esa característica tan distintiva de las sociedades de consumo: el repliegue a la vez universal y
personal en el seno de la pequeña célula familiar privada, decorada o amueblada por recuerdos del mundo
exterior.
La pequeña célula familiar carece de espacio, tierra,
otros animales, estaciones, temperaturas naturales y de
muchas otras cosas. El animal de acompañamiento es
esterilizado o sexualmente aislado, extremadamente
limitado en sus ejercicios físicos, privado casi por completo de contacto con otros animales y alimentado de
alimentos artificiales. Tal es la realidad concreta que
sirve de base al dicho según el cual los animales llegan a
asemejarse a su dueña o amo. Son las criaturas nacidas
del modo de vida de su propietario.
La manera en la cual el propietario medio concibe a su
animal es igualmente reveladora. (Los niños, durante un
breve lapso, actúan de modo diferente) El animal le com-
VI _ _ _ _ __ __ _ __._, l
p/eta, respondiendo a ciertos aspectos de su carácter que
permanecerían de otra manera no conftrmados. El amo
puede mostrarse a su animal de un modo que no emplea
con nadie más. Además el animal puede ser adiestrado para
actuar como si estuviera consciente de ello. El animal ofrece a su amo un espejo que refleja una parte de él que no
estaría, de otro modo, reflejada. Pero la autonomía de cada
uno, al estar fuenemente sacrificada en el seno de esta
relación (deviniendo el amo e l-ser-especial-que-es-parasu-animal-solamente, y el animal deviniendo dependiente
de su propietario para cada una de sus necesidades), hace
que el paralelismo de sus dos vidas
desaparezca igualmente.
El proceso de marginalización cultural
de Jos animales supera por supuesto en
complejidad al de su marginalización
física. Los animales del espíritu no se
dejan dispersar tan fácilmente. Dichos,
sueños, juegos, relatos, supersticiones,
asf como la misma lengua, están ahí para
recordárnoslo constanteme-nte. Los animales del espíritu. más que dispersados,
han sido absorbidos por otras categorías, de suerte que la categoría "animal"
ha perd1do su tmportancia central. Han sido reclasificados
en las categorías "familia" y "espectáculo".
Los que han pasado a la categoría "familia" se parecen un
poco a los animales de acompañamiento. Pero, al no tener
ni las necesidades ni las limitaciones físicas de estos, se
convierten más fácilmente en marionetas humanas. Los
libros y dibujos de Beatriz Potter dan un ejemplo de ello;
todas las producciones animales de Disney ofrecen otro, a la
vez más reciente y más extremo. En los trabajos de esta
clase, la pequeñez de las prácticas sociales corrientes se ve
universalizada por su proyección en el reino animal. El
diálogo siguiente entre Donald y su sobrino habla por sí
mismo:
Jaro e
Donald: ¡Qué bello dfa! ¡Qué excelente día para ir a
pescar, navegar, hacer un almuerzo en el campo! ¡Desgraciadamente no puedo hacer ninguna de esas cosas!
Sobrino: ¿Pero por qué no tío Donald? ¿qué te lo
impide?
Donald: ¡El dinero, niños! Para variar, estoy sin un
clavo, y falta mucho para que me paguen.
Sobrino: ¡Pero tú puedes ir cuando quieras a pasear o
a contemplar a las aves!
Donald: (refunfuñando) ¡No me queda otra cosa qué
hacer! Pero hay que esperar al cartero. Puede que me
traiga buenas noticias...
Sobrino: ¿Cómo un cheque de un pariente lejano de
Villa Rica?
ry¡ e r de
..
..
Dejando a un lado sus rasgos fisicos, estos animales han
sido asimilados a lo que suele llamarse mayoría silenciosa.
Los animales incorpora dos en la categoría "espectác ulo"
han desaparec ido de una manera diferente. En las vitrinas
de las librerías, en Navidad, un tercio de los volúme nes
expuestos, son libros ilustrados de animales. Bebés búhos o jirafas, la cámara los fija en sitios que, pese a ser
enteramente accesibles a la cámara, no lo son para el
espectador. Todos los animales ahf aparecen como peces
detrás del vidrio espeso del acuario. Esto por razones a la
vez técnicas e ideológicas. Técnicam ente los procedimientos utilizados para obtener imágenes siempre sorpre ndentes (aparatos camuflad os, teleobjelivos, flashes, tetecomandos, etc.) concurren a produc ir resultado s que traicionan. por diversas razones, su normal invisibilidad. Estas
imág~nes no existen más que por la mediación de una
clarividencia técnica. Un libro reciente de fotografías animales muy bien hecho (La fiesta salvaje, Fréderic Rossif),
anuncia en su prefacio que cada imagen dura en tiempo
real menos de tres centésima s de segundo, lo que rebasa
con mucho las capacidad es del ojo humano. Todo Jo que
vemos en el libro no ha sido por tanto jamás observad o,
por la simple razón de que es totalment e invisible.
En la ideología que de esto se desprende , los animales
son siempre los "observad os". El hecho de que ellos pudiesen observamos ha perdido importanc ia. Son objeto de
nuestro saber en constante progreso. Cada elemento que
añadimos a nuestro conocimi ento de los animales es un
indicador de nuestro poder sobre ellos y, por ende, un
indicador de lo que nos separa de e llos. Más sabemos de
ellos, más ellos se alejan.
Sin embargo, la misma ideología, como lo hace observar
Lukács, eleva la naturaleza a la categoría de valor. Un valor
que se opone a las institucio nes sociales que despojan al
hombre de su esencia natural y Jo hacen prisionero...
"(La naturaleza) puede así tomar la significac ión de lo
que, por oposición a las formacion es artificiales de la
civilización humana, ha te nido un crecimien to orgánico
y no ha sido creado por el hombre.
Pero también puede ser captada como ese aspecto de la
interioridad humana que sigue siendo natural o, al menos, tiene la tendencia , la nostalgia de redevenir naturaleza". Según esta visión de la naturalez a, la vida del
animal salvaje adquiere un estatuto de ideal -un ideal
interiorizado en tanto que sentimiento resultante de un
deseo reprimido- . La imagen del animal salvaje deviene
entonces el punto de partida de una ensoñación: un punto a partir del cual el sueño arranca, volviéndo le la espalda.
El extraño hecho siguiente ilustra el grado de confusión al
cual hemos llegado. "La madre de familia londinens e,
Barbara Carter, habiendo ganado el concurso "Reali:la tu
deseo", declaró que deseaba mimar y abrazar a un león.
_E 1 J aro e
El miércoles en la tarde
tuvo que ser conducid a al
hospital en estado de choc,
víctima de heridas en el
cuello. La señora Caner, de
46 años, había sido introducida en el área de leones
del parque Safarí Bewd1ey el
mismo día. Mientras se
inclinaba a acariciar a la leo_
na Suki, ésta saltó y la derribó. Los guardias admitieron después: "Cometimos un grave error. Siempre creímos
que la leona era inofensiv a".
El lugar de los animales en la pintura romántica del Siglo
XIX apuntaba ya su desaparic ión inminente . Las imágenes muestran animales volviendo a una vida salvaje
superada, que no existía más que en la imaginación. Un
anista de ese siglo, Grandvill e, estaba obsesiona do por la
transformación en proces<>; su obra lo esclarece de manera
perturbad ora. Publica sus Escenas de la vida privada y
pública de los animnles en varios libros de 1840 a 1842.
A primera vista, los animales de Grandvill e, con sus costumbres y poses de hombres y mujeres, parecen prolongar esa tradición que atribuye a una persona los rasgos de
un animal a fin de destacar algún aspecto de su carácter.
El procedim iento consiste en hacerle llevar una máscara
cuya función es desenmas carar. El animal así represent a
el colmo del rasgo de carácter en cuestión: para el león,
el coraje absoluto; para la liebre, la lujuria; para el zorro,
la astucia. El animal viv(a antaño en la fue nte misma de
los atributos. Es por el animal que el atributo ha sido reconocido por vez primera, y el animal le ha prestado así su
nombre.
Pero si se mira más atentame nte los grabados de Grandville, resulta que el choc que producen deriva de una concepción opuesta. Esos animales no se han "prestado " al
propósito de explicar a las personas; no desenmas caran
nada; al contrario. Esos animales son prisioneros de una
situación humana y social, en la cual están atrapados . EL
buitre nos parece más horrible como terratenie nte que
como ave de rapiña. Los cocodrilo s sentados con toda
propiedad a la mesa parecen más voraces así que en el
río.
Los animales no son empleados aquí como recuerdos de
nuestros orígenes o como metáforas morales; son utilizados masivamente para "poblar" las situacion es. La corriente que desemboc a en la trivialidad de Disney comenzó bajo la forma de un sueño desquicia nte y profético de Grandvill e.
Los perros en su grabado de una perrera no tienen nada
de canino; tienen por cierto hocico de perros, pero lo qu.e
sufren es sin duda un encarcela miento humano.
ty;T e rd e~-----------VII
El nso buen padre_exhibe a un oso empujando una carreola, con el aire abatido, como cualquier jefe de familia
humana. El primer volumen de Grandville concluye con
algunas palabras del autor en las que desea buenas noches al lector, recomendándole permanecer en casa, cerrar
bien su jaula con llave, y tener buenos sueños... Animales
y pueblo humilde devienen sinónimos; los animales,
dicho de otro modo, se desvanecen poco a poco.
Un dibujo posterior de Grandville, que lleva por título
La conservación de las razas, presenta animales en linea
en un anden, dispuestos a embarcar, como emigrantes
sobre un buque que es el Arca de Noé. En la tradición
judeo-cristiana, el arca de Noe constituye la primera reunión organizada de animales y hombres. La reunión
ahora ha terminado. Grandville nos muestra Ja gran partida. Una larga cola de diferentes especies desfila lentamente a lo
largo del embarcadero, volviéndonos
la espalda. Cada postura evoca todas
las dudas de último momento que
roen a los emigrantes. A lo lejos, se
percibe una pasarela que los pr.meros
pasajeros ya han franqueado para sumirse en eJ arca del siglo XIX, semejante a un steamer americano. El oso.
El león. El asno. El camello. El gallo.
El zorro. Exeunt.
Hacia 1867, según una guía del zoológico de Londres, un
artista de music-hallllamado el Grand Vanee interpretó
una canción cuyo titulo era más o menos: Qué bonito es
pasearse por el zoo (zoológico), y es así que la palabra
"zoo" ingresó al lenguaje común. El zoo de Londres
habría también legado la palabra "jumbo" a la lengua
inglesa. "Jumbo" era el nombre de un elefante africano del
tamaño de un mamut que vivió en el zoológico entre
.1865 y 1882 y con el cual la reina Victoría se encariñó.
Terminó sus días como célebre vedette del circo Baruum
cuando hacia una jira por América. Su nombre ha sobrevivído para designar los objetos de proporciones gigan-
Los zoos públicos han hecho su aparición al comienzo
de la época que iba a ver desaparecer los animales de la
vida cotidiana. El zoo donde las gentes acuden
a fin de encontrar, observar, ver animales, materializa de
hecho la imposibilidad de tales encuentros. Los zoológicos modernos son el epitafio de una relación tan
vieja como el mismo hombre. Si no se les ve así, es porque no se han planteado las preguntas correctas.
En el momento en que fueron edificados -el Jardín Botánico en 1793, el Zoo de Londres en 1828, el Zoo de
que no deja de evocar el aura de las casas de fieras privadas
de la realeza. Esas casas de fieras que, con sus platos dorados, la arquitectura, las orquestas, los actores, el mobiliario, los enanos, los acróbatas, :los uniformes, los caballos, el arte y la gastronomía, fueron el sello del poderío
y La prosperidad de un rey o de un emperador. Del mismo
modo, en el Siglo XIX, los zoos públicos sancionan e l
poder colonial contemporáneo. La captura de animales
figuraba simbólicamente la conquista de tierras lejanas y
exóticas. Los "exploradores" demuestran su compromiso
patriótico enviando a su país un tigre o un elefante. La
donación de un animal exótico al zoo de la metrópoli
devino un modo de pago en e l seno de las relaciones
diplomáticas con Jos Estados "sujetos".
No obstante, como toda institución pública del Siglo XIX, e l zoo, aunque garantizaba implícitamente la ideología
imperialista, debía adjudicarse una función cívica independiente. En consecuencia, se definió como una nueva suerte de museo, cuyo objetivo era la instrucción y edificación públicas. Así, las
primeras cuestiones planteadas en relación al zoológico se remiten a la historia
natural; se creyó entonces posible estudiar la vida natural de los animales en
condiciones incluso anti-naturales. Un siglo más tarde,
zoólogos más sofisticados, como Konrad Lorenz, han
fomlUiado cuestiones de orden etológico y conductista,
con la intención explícita de saber más sobre las motivaciones del comportamiento humano a través del estudio de los animales en condiciones experimentales.
Mientras tanto, millones de personas visitan cada año los
zoológicos, movidos por una curiosidad a la vez tan
vasta, tan vaga y tan personal, que es difícil de definir.
En Francia, hoy se cuentan 22 millones de visitantes al
año ajardines zoológicos. Una gran parte de ellos han
sido y siguen siendo niños.
Los niños, en el mundo moderno, están rodeados de imágenes animales: juguetes, caricaturas, dibujos animados,
decoraciones de todas clases. Ningún otro imaginario
puede competir con el animal. E] interés aparentemente
espontáneo que muestran los niños por los animales podría hacer creer que siempre ha existido; se encuentran
animales entre los primeros juguetes (cuando estos estaban todavía reservados a una minoría). Asimismo, en
todo el mundo, los juegos infantiles incluyen a Jos animales, sean verdaderos o simulados. Pero es en el siglo
XIX solamente que las reproducciones animales han
penetrado el decorado habitual de los niños de la clase
Bertfn en 1844- , los zoos aportaron un prestigio con-
media -antes de invadir, en el siglo XX, con grandes
siderable a las capitales que los a.lbergaban. Un prestigio
sistemas de ventas y de comunicación dotados de una
tescas.
VJIHJ- - -- - - - - - -- E
..... l
Jaro e~ e r de
..
..
eficacia irritante, como los de Disney, todas las instancias, sin distinción de clase-.
Antaño, la parle de los juguetes que reproducían animales era mínima. Y estos, lejos de pretender el realismo,
permanecían deliberadamente simbólicos. La diferencia
es la misma que entre un caballo de madera tradicional y
un caballo subibaja moderno: el primero está hecho de
un simple palo al cual se le montaba una cabeza rudimentaria que los niños cabalgaban como un palo de escoba; el segundo se pretende "la reproducción" detallada
de un caballo, pintado de manera realista, provisto de riendas de cuero, con crines y concebido para moverse como
un verdadero caballo al galope. Este caballo es una invención del siglo XIX.
Esta nueva exigencia de realismo en relación a los juguetes de forma animal ha implicado cambios en su fabricación. Los primeros juguetes rellenos
han hecho su aparición, y los má~ caros
entre ellos fueron recubiertos de auténtica piel de bestia -a menudo de beceITOS no natos-. En la misma época
fueron introducidos al mercado los
animales de peluche -ositos, tigres,
conejos- que los niños llevan a dormir
consigo.
Así, la producción de juguetes que imitaban con realismo el mundo animal coincide
casi con el establecimiento de zoológicos públicos.
Las visitas familiares al zoológico suelen ser un acontecimiento más sentimental que el pasear por las tiendas
o el acudir a un partido de fútbol. Los adultos llevan a
los infantes al zoo para hacerles ver el original de las
"reproducciones" que hay en casa, y quizá con la esperanza de reencontrar un poco de la inocencia asociada al
universo animal de las reproducciones de su propia infancia.
Los animales se revelan rara vez a la altura de las reminiscencias adultas, mientras que a los niños Jes parecen
sorprendentemente mudos y aburridos (mezclados a los
gritos de las bestias, en el wo, uno escucha sin falta los de
los niños que preguntan: "¿dónde esta?, ¿por qué no se
mueve?, ¿está muerto?"). De tal modo que la cuestión
sentida, aunque no siempre expresada, por la mayoría de
los visitantes podría formularse así: ¿por qué esos animales no responden a mis expectativas?
Y a esta pregunta, simple y reprimida, vale la pena buscarle una respuesta.
El zoológico es un lugar donde se reúnen tantas razas y
variedades animales como es posible, a fin de que ellas
puedan ser vistas, observadas, examinadas. Fundamentalmente, cada jaula funciona como un cuadro en torno al
animal que encierra. Los visitantes recorren el zoológico
mirando los animales. Van de jaula en jaula, y su desplazamiento recuerda a los visitantes de una galería de arte,
deteniéndose ante cada cuadro antes de pasar al siguiente, y al siguiente, y así sucesivamente. Salvo que en el
zoológico la visión está siempre falseada. Como una
mala foto retocada. Uno se ha acostumbrado tanto que no
se da cuenta; o más bien, para ser más precisos, uno se
inventa una justificación que se sobrepone a la decepción, hasta borrarla completamente. Esta justificación
anticipada tiene, poco más o menos, este tono: "¿Pero
qué te crees? ¡No es una cosa lo que has venido a ver, es
un ser vivo! ¡Tiene su propia vida! ¡No tiene por qué
hacerse visible a tus ojos!" Pero el razonamiento que
subyace a esta justificación es erróneo. La verdad es más
terrible.
Cualquiera que sea la manera en que se mire a estos animales, aun si estuvieran pegados a las
rejas a menos de un metro de uno, los ojos
fijos en el exterior, hacia el público, nos
hallamos ante criaturas radicalmente
marginalizadas, y toda la concentración
que se pueda tener no bastará para volverlos a poner en su centro. ¿Por qué?
En el interior de límites bien precisos, los
animales gozan de una cierta libertad, seguros sin embargo, como los espectadores,
de su estrecha reclusión. La transparencia
de Jos vidrios, el espacio entre las rejas o el aire encima
de las fosas, no son lo que parecen -si lo fueran, todo
sería diferente-. Transparencia, espacio, aire libre, se
encuentran reducidos a puros simulacros.
El decorado, una vez admitido que esos elementos son
simulacros, llega a veces a reproducir su entorno. creando
así ilusiones totales -en el caso, por ejemplo, de praderas
o de rocas pintadas al fondo de un vivero que alberga a
pequeños animales-. Otras veces, reúne solamente algunos elementos falsos a fin de sugerir el ambiente natural del
animal - ramas muertas para los monos, rocas artificiales
para los osos, piedras y agua poco profunda para los cocodrilos-. Estos elementos cumplen dos funciones distintas: para el espectador, la de los accesorios del teatro;
para el animal, forman el mínimo estrictamente biológico
que les permite existir físicamente.
Aislados los unos de los otros, privados de toda interacción entre especies, Jos animales son sometidos a una dependencia absoluta respecto de sus guardianes. En consecuencia, la mayor parte de sus reflejos han cambiado.
Lo que anteriormente era el centro de su instinto de sobrevivencia, ha sido reemplazado por la espera pasiva de
una serie de intervenciones arbitrarias dictadas por el
exterior. Los acontecimientos que perciben alrededor de
ellos se han convertido así tan ilusorios (en lo que con-
El Jaroc~ erde·- - - - - - - - - - IX
1
cierne a las reacciones naturales normalmente suscitadas) como las praderas pintadas. Paralelamente, es ese
ntismo aislamiento el que garantiza (a menudo) su longevidad, en tanto que especímenes, a la vez que facilita
su clasificación.
Todo eslo contribuye a su marginalización . El espacio
que habitan es artificial. De ahí su tendencia a acurrucarse en una esquina (más allá de ella, quién sabe, se
extiende una espacio tal vez de verdad). En algunas
jaulas, incluso la luz es artificial. En todos los casos, el
ambiente es ilusorio. Nada les rodea verdaderamente,
fuera de su propio letargo o
biperactividad. No tienen nada
sobre lo cual actuar -salvo, por
un breve instante, el alimento
que se les sirve ya listo y, muy
ocasionalmente, un compañero
también listo para su uso. (Y sus
prácticas instintivas tenninan
por ceder su sitio a prácticas
marg ina lizadas, sin objeto).
Finalmente, su dependencia y
aislamiento han condicionado
hasta tal punto sus reacciones
que consideran todo acontecimiento que ocurre alrededor de
ellos -o en general delante de
ellos, ahí donde está el público- como marginal. (Y los
animales acaban por adoptar esa actitud exclusivamente
humana que es la indiferencia).
Zoológ icos, juguetes realistas, difusión comercial masiva de imágenes animales, todo comen.:ó al mismo tiempo que los animales sufrían esta progresiva separación
de su vida cotidiana. Podría creerse que estas innovaciones tenían un objetivo compensatorio. Pero pertenecen en realidad al mismo proceso implacable de dispersión de los animales. Los LOOS y su decorado eran en
suma la demostración de la radical marginalización de
la cual los animales ya eran objeto. Los juguetes realistas no hacían sino redoblar la demanda de esta nueva
marioneta animal que era ya el animal de acompañamjento urbano. La reproducción de animales en imágenes -cuando el espectáculo de su reproducción biológica se hacía cada vez más rara- ha forzado por razones
meramente comercialc~, a colocarlos en lugares cada
vez más lejanos. en sitios crecientemente exóticas.
En todos lados, los animales están en vfas de desaparecer. En los zoológicos, representan un monumento viviente conmemorativo de su extinción. Y, simultáneamente ,
suscitan una última metáfora. El mono desnudo, El zoo
humano son títulos de best-sellers mundiales. En ellos,
el zoólogo Desmond Morris pretende que el comporta-
X _ __ __ __ _ _ __L..Jl
miento algo desordenado de los animales en cautiverio
puede ayudamos a comprender, a aceptar y a vencer e l
estrés humano, indisociable de la vida en las sociedades
de consumo. Todos los sitios de marginalización forzada
-ghettos, cinturones de miseria, prisiones, asilos, campos
de concentración- tienen algo en común con los zoológicos. Pero es a la vez demasiado fácil y demasiado evasivo utilizar el zoo como símbo lo.
El zoológico es un revelador de la relación entre el hombre y los animales, nada más. A la marginalización de los
animales sigue hoy en día la marginaliLación y eliminación de la sola clase que, a lo
largo de la historia, ha sostenido
un lazo de familiaridad con los
animales, y ha conservado la sabiduría que de ahí se deriva: el campesinado, pequeño y mediano. El
fundamento de esa sabiduría resi-
de en la aceptación del dualismo
que está en el origen mismo de la
relación entre el hombre y el animal. El rechazo de este dualismo
ha contribuido sin duda en gran
medida a abrir el camino al totalitarismo moderno, pero mi propósito no es reba~ar los límites de la
pregunta simplista y ahogada,
pero fundamental , planteada por la existencia del wológico.
El zoo no puede más que decepcionar. El reto público del
zoo es ofrecer a los visitantes la oportunidad de mirar a los
animales. En ninguna parte, en un .:oo, un paseante puede
encontrar la mirada de un animal. Cuando mucho, el ojo
del animal parpadea y después voltea. Mira oblicuamente.
Mira ciegamente a lo lejos. Peina mecánicamente el horizonte de la mirada. Ha sido inmunizado contra todo encuentro. Pues nada puede ocupar un lugar central en su
atención.
Es ahí que se sitúa la última consecuencia de su marginalización. Esa mirada intercambiada entre el hombre y el
animal, que podrfa haber jugado un papel crucial en el
desarrollo de la sociedad humana, y en el campo en el
que, en todo caso, los hombres habrían vivido siempre
hasta al menos un siglo, ha sido anulada. De cara a cada
animal, en cada paseo, el visitante del zoológico se encuentra solo. En cuanto a las muchedumbres, pertenecen
ahora a una especie aislada de todas las demás.
La pérdida histórica de la cual dan testimonio los .:oológicos es hoy irreparable, en un mundo regido solamente
por la econonúa de mercado. ( 1977)
Jarocty} erde
Fly UP