...

Qué dicen los estudios sobre el Aprendizaje Basado en Proyectos

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Qué dicen los estudios sobre el Aprendizaje Basado en Proyectos
actualidadpedagogica.com
Qué dicen los estudios sobre el
Aprendizaje Basado en Proyectos
Jose Sánchez - Los últimos años el Aprendizaje
Basado en Proyectos (a partir de ahora ABP) ha ido
ganando popularidad en nuestro país por su gran
impacto sobre el aprendizaje de los alumnos. Parece
que existe un amplio consenso sobre la utilidad de esta
metodología, pero al mismo tiempo aún es un tema que
carece de madurez científica existiendo aún numerosas
definiciones del método.
El presente artículo tiene como intención examinar las
evidencias científicas que han ido apareciendo durante
los últimos años acerca del ABP, para ver en qué
consiste, cuáles son los roles del profesor y del alumno,
qué beneficios tiene su aplicación y qué dificultades
nos podemos encontrar.
¿Qué es el ABP?
Tal y como se decía en la introducción, la falta de
literatura científica respecto al ABP, hace que los que
nos iniciamos en ello, tengamos muchas dudas sobre
qué es exactamente y en qué se diferencia de otras
metodologías activas u otros términos como "aprender
haciendo", "aprendizaje basado en problemas",
"aprendizaje basado en retos", etc.
El ABP es un conjunto de tareas basadas
en
la
resolución
de
preguntas
o
problemas a través de la implicación del
alumno en procesos de investigación de
manera
relativamente
autónoma
que
culmina con un producto final presentado
ante los demás.
De acuerdo con la definición que proponen los
manuales de ABP para profesores, el aprendizaje
basado en proyectos es un conjunto de tareas de
aprendizaje basada en la resolución de preguntas y/o
problemas, que implica al alumno en el diseño y
planificación del aprendizaje, en la toma de decisiones
y en procesos de investigación, dándoles la
oportunidad para trabajar de manera relativamente
autónoma durante la mayor parte del tiempo, que
culmina en la realización de un producto final
presentado ante los demás (Jones, Rasmussen, &
Moffitt, 1997).
El proyecto de aula busca aplicar los conocimientos
adquiridos sobre un producto o proceso específico,
donde el alumno tendrá que poner en práctica
conceptos teóricos para resolver problemas reales
(Rodríguez-Sandoval, Vargas-Solano, & Luna-Cortés,
2010).
Teniendo en cuenta lo expuesto en las definiciones
anteriores, podemos entender fácilmente que el rol del
profesor y el alumno son muy diferentes que en los
métodos de enseñanza tradicional. En el ABP los
alumnos persiguen soluciones a problemas, generan
preguntas, debaten ideas, diseñan planes, investigan
para recolectar datos, establecen conclusiones,
exponen sus resultados a otros, redefinen sus
preguntas y crean o mejoran un producto final
(Blumenfeld, Soloway, Marx, Krajcik, Guzdial, &
Palincsar, 1991).
Teniendo en cuenta que en el ABP el alumnado toma
las riendas de su aprendizaje, el profesor debe
garantizar que los proyectos encuentren el equilibrio
entre la habilidad y el desafío, desencadenando una
experiencia agradable en el aprendizaje (Johari &
Bradshaw, 2008).
¿Qué no es el ABP?
Cuando un docente se inicia en el ABP, puede ocurrir
que adopte el uso de metodologías activas como si del
aprendizaje por proyectos se tratara. Aclarar las
diferencias entre qué es y qué no es el ABP, nos puede
ayudar a mejorar la eficacia de un método que debe ser
programado y sistematizado y no aplicado al libre
albedrío.
El ABP no son aquellos proyectos en los que los
estudiantes aprenden cosas que no están en el
currículo
(proyectos
de
enriquecimiento),
independientemente de lo atractivos o motivadores que
resulten para los alumnos. Según Thomas (2000), los
proyectos deben ser el centro del currículo, no algo
periférico. Según este autor, el ABP es el método a
través del cual los alumnos pueden aprender los
contenidos de una manera diferente a la instrucción
tradicional. En relación a esto, Larmer y Ross (2009)
aclaran que un proyecto no es el "postre" sino "el plato
principal". No se trata de aquellas tareas que se hacen
al final de la unidad para permitir a los alumnos pasar
un buen rato.
Un proyecto no es el "postre", es el plato
principal.
Los mismos autores aclaran que el ABP no es un
conjunto de actividades atadas todas juntas bajo un
tema o concepto sino un conjunto de experiencias y
tareas de aprendizaje, en torno a la resolución de una
pregunta conducta, un problema o un reto (Larmer &
Ross, 2009). Del mismo modo aclaran que el ABP no
es sinónimo de aprender haciendo, o trabajar con las
manos, ya que aunque con frecuencia se utiliza la
creación de productos, su principal característica
implica tareas que sean un reto intelectual, basados en
la investigación, la lectura, la escritura, el debate y las
presentaciones orales.
¿Cuál es el rol del docente?
Para conseguir sacar el máximo partido al ABP, los
docentes necesitan crear un ambiente de aprendizaje
modificando los espacios, dando acceso a la
información, modelando y guiando el proceso. Además
entre las acciones que deben realizar los profesores se
encuentran: animar a utilizar procesos metacognitivos,
reforzar los esfuerzos grupales e individuales,
diagnosticar problemas, ofrecer soluciones, dar
retroalimentación y evaluar los resultados (RodríguezSandoval, Vargas-Solano, & Luna-Cortés, 2010).
El ABP no es una metodología para aquellos
profesores a los que les gusta ser siempre el centro de
atención. Los docentes deben actuar como
orientadores del aprendizaje y dejar que los estudiantes
adquieran autonomía y responsabilidad en su
aprendizaje (Johari & Bradshaw, 2008). El rol del
profesor es más mediador o guía, y su labor se centra
en encaminar al estudiante para que encuentre la mejor
solución al problema (Reverte, Gallego, Molina, &
Satorre, 2006).
El
ABP
no es
una
En el ABP, los alumnos deben involucrarse en un
proceso sistemático de investigación, que implica toma
de decisiones en cuanto a las metas de aprendizaje,
indagación en el tema y construcción de conocimiento
(Thomas, 2000).
El rol del alumno en el ABP es central. Cuando los
alumnos están haciendo una tarea de laboratorio
dirigida por el profesor, no estamos hablando de ABP.
Un proyecto debe incorporar el componente de
autonomía del alumnado en las elecciones, y debe
contar con tiempos de trabajo sin supervisión. Según
los expertos, los estudiantes que perciben una mayor
autonomía, tienden a tener experiencias más positivas
y a percibir mejor este tipo de estrategias. metodológica
(Liu, Wang, Koh, & Ee, 2008). Además, este tipo de
trabajo autónomo, fomenta más la responsabilidad que
los métodos de instrucción tradicionales (Thomas,
2000).
Los estudiantes que perciben una mayor
autonomía tienden a tener experiencias
más positivas en el ABP.
¿Cuáles son los resultados de aprendizaje?
Que el ABP tiene efectos positivos sobre el aprendizaje
está popularmente aceptado. Los estudios científicos
realizados apoyan esta hipótesis.
-
metodología para
aquellos profesores a los que les gusta
-
ser siempre el centro de atención. El
profesor actúa como mediador o guía.
Entre los atributos que Restrepo (2005) establece para
un docente que dirige ABP encontramos que debe ser
especialista en el método, manejar bien el grupo,
coordinar la autoevaluación y otros métodos de
evaluación significativos. Además debe motivar,
reforzar, facilitar pistas, ser flexible ante el pensamiento
crítico de los alumnos, conocer y manejar el método
científico y disponer de tiempo para atender
inquietudes y necesidades de los alumnos.
¿Cuál es el rol del alumno?
Si el rol del profesor es importante en algún aspecto,
este debe ser garantizar que el alumno asuma el suyo
y adquiera las responsabilidades que se le demandan.
-
Según Willard y Duffrin (2003), el ABP mejora
la satisfacción con el aprendizaje y prepara
mejor a los estudiantes para afrontar
situaciones reales que se encontrarán en su
futuro laboral.
En el estudio realizado por RodríguezSandoval et al (2010) hallaron que respecto al
proceso de investigación que habían realizado
los alumnos, el 30% de los estudiantes
reportaban que habían aprendido bien y el 60%
muy bien.
Según Martínez, Herrero, González y
Domínguez (2007), los alumnos que trabajan
por proyectos mejoran su capacidad para
trabajar en equipo, ponen un mayor esfuerzo,
motivación e interés, aprenden a hacer
exposiciones y presentaciones, mejoran la
profundización de los conceptos, tienen menor
estrés en época de exámenes, la asignatura
les resulta más fácil, amena e interesante,
detectan los errores antes, tienen una mejor
relación con el profesor, abordan temas
transversales a otras asignaturas, y mejoran la
relación con los compañeros.
Los alumnos que trabajan por proyectos
presentan mayor motivación, tienen una
mejor relación con el profesor y abordan
temas transversales a otras asignaturas.
-
-
-
-
Los alumnos que aprenden a través de ABP
presentan
mejores calificaciones en las
pruebas que los alumnos en un grupo normal,
desarrollan
habilidades
de
aprendizaje
autónomo, aprenden a tener una mente abierta
y recuerdan lo aprendido durante un periodo de
tiempo más largo que con un método
tradicional (Mioduser & Betzer, 2007).
Resultados parecidos encontró Restrepo (2005)
que expone que el ABP activa conocimientos
previos, aumenta el interés por el área
específica, se mejoran las destrezas de estudio
autónomo, se mejora la habilidad para
solucionar problemas y se desarrollan
habilidades
como
razonamiento
crítico,
interacción social y metacognición.
En un estudio realizado con alumnos de la
Faculty of the Illinoir Mathematics and Science
Academy y la Chigado Academy of Science, se
encontró que los estudios del grupo que
realizaba ABP obtuvieron mejores resultados
que el grupo control en resolución de
problemas, identificar la información necesaria
para el problema, generar posibles soluciones,
identificar recursos fiables de información, o
escribir justificaciones sobre la solución elegida
(Gallagher, Stepien, & Roshenthal, 1992)
Una de las dudas que suele generar el ABP es
el resultado que los alumnos pueden obtener
en pruebas externas estandarizadas como la
prueba que da acceso a la universidad. En
Iowa, las tres escuelas que han implementado
el ABP, han mejorado sus resultados en una
prueba estandarizada del lectura del 15% al
90% en sólo dos años, mientras que el resto de
escuelas que realizan esa prueba han
mantenido la misma media en los resultados.
¿Qué dificultades podemos encontrar?
Respecto al primer grupo, resultados de un estudio
realizado por Krajcik, Blumenfeld, Marz, Bass,
Fredericks y Soloway (1998) describieron que los
alumnos que se enfrentaban a un ABP tenían
dificultades a la hora de llevar a cabo las tareas
relacionadas con generar preguntas científicas
significativas,
manejar
el
tiempo,
transformar
información en conocimiento y desarrollar argumentos
lógicos para apoyar sus tesis.
Por otro lado, en cuanto a las dificultades expresadas
por los profesores algunos de los principales
obstáculos encontrados en el ABP son la elevada carga
de trabajo y la dificultad para evaluar y organizar la
diversidad de proyectos (Van den Berg, Mortemans,
Spooren, Van Petegem, Gijbels, & Vanthournout, 2006).
El estudio realizado por Marx, Blumenfeld, Krajcik y
Soloway (1997) mostraban que los profesores que
aplican ABP encuentran dificultades en los siguientes
aspectos: tiempo, manejo de la clase, control, apoyo al
aprendizaje de los alumnos, uso de la tecnología y
evaluación. En cuanto al tiempo, se exponía que los
proyectos suelen tomar más tiempo de lo que
habitualmente se programa. El manejo de la clase es
uno de los problemas más comunes en el ABP, ya que
los profesores tienen que encontrar el equilibrio entre
permitir a los alumnos trabajar por su cuenta y
mantener cierto orden. Algo parecido ocurre con el
apoyo al aprendizaje, ya que los profesores
frecuentemente tienen dudas sobre si les dan
demasiada o muy poca libertad. El uso de las TIC
supone una dificultad para la mayoría de los profesores,
especialmente para hacer un uso de ellas como
herramienta que fomente el desarrollo de competencias
en el alumnado y no sólo como herramienta de apoyo a
la instrucción del profesor. Por último, la evaluación de
los proyectos es uno de sus aspectos más complejos
puesto que debe demostrar la adquisición de
habilidades y destrezas y no sólo la memorización de
contenidos.
Las
principales
Se han encontrado dos tipos de dificultades, las que se
refieren a los alumnos y las que se refieren a los
profesores.
que
encuentran los profesores al aplicar ABP
son el manejo de la clase, el apoyo a los
alumnos,
Pero, si los resultados de aprendizaje son tan positivos,
¿por qué el ABP no es una práctica universalmente
extendida? La respuesta es simple, el aprendizaje por
proyectos supone un proceso relativamente complejo
que como todas las metodologías tiene sus dificultades,
especialmente al iniciarse en su aplicación.
dificultades
el
uso
de
las
TIC
y
la
evaluación.
Conclusiones
De entre las estrategias metodológicas emergentes, el
Aprendizaje Basado en Proyectos es una de las
estrategias que mayor crecimiento está teniendo en las
últimas décadas. A pesar de que todavía existe un
aglomerado de términos o acciones docentes que
pueden confundirse con el ABP, éste se refiere a un
método concreto que consiste en la generación de
preguntas, búsqueda de las respuestas a través de
procesos de investigación, trabajo en equipo,
autonomía y responsabilidad de los alumnos y
elaboración de un producto o proceso final expuesto
ante una audiencia.
understanding students' motivations in proyect work.
Learning and Individual Differences, 19, 1, 139-145.
No hay duda de que muchas otras metodologías
activas tienen resultados positivos en el aprendizaje,
pero el hecho de seguir un método sistemático como el
ABP nos "garantiza" la adquisición de ciertos
aprendizajes y destrezas como el estudio autónomo, la
búsqueda de información, la elaboración de
presentaciones, el trabajo en equipo, la planificación
del tiempo, la capacidad de expresarse de forma
adecuada, en definitiva, lo que se ha venido llamando
habilidades del Siglo XXI.
Mioduser, D. & Betzer, N. (2007). The contribution of
project-based learning to high achievers' acquisition of
technological knowledge. International Journal of
Techonology and Design Education, 18, 59-77.
A pesar de todas las dificultades encontradas en su
aplicación, lo que no lleva lugar a debate es que el ABP
es un método que engancha a los alumnos, y una vez
conseguido esto, podremos llegar casi hasta donde
queramos con ellos.
Referencias bibliográficas
Blumenfeld, P.C., Soloway, E., Marx, R. W., Krajcik, J.
S., Guzdial, M., & Palincsar, A. (1991). Motivating
project-based learning: Sustaining the doing supporting
the learning. Educational Psychologist, 26, 3, 369-398.
Gallagher, S. A., Stepien, W. J., & Roshenthal, H.
(1992). The effects of problem-based learning on
problem solving. Gifted Child Quarterly, 36, 195-200.
Johari, A. & Bradshaw, A. C. (2008). Project-based
learning in an intership program: A qualitative study of
related roles and their motivational attributes.
Educational Technology Research and Development.
56, 329-359.
Marx, R. W., Blumenfeld, P.C., Krajcik, J. S., & Soloway,
E. (1997). Enacting project-based sciences: Challenges
for practices and policy. Elementary School Journal, 94,
517-538.
Restrego, B. (2005). Aprendizaje basado en problemas:
una innovación didáctica para la enseñanza
universitaria. Educación y Educadores, 8, 9-19.
Reverte, J. R., Gallego, A. J., Molina, R., & Satorre, R.
(2006). El aprendizaje basado en proyectos como
modelo docente: experiencia interdisciplinar y
herramientas groupware. Proyecto de innovación
tecnológico-educativo e innovación educativa de la
Universidad de Alicante.
Rodríguez-Sandoval, E., Vargas-Solano, E.M., & LunaCortés, J. (2010). Evaluación de la estrategia
"aprendizaje basado en proyectos". Educación y
educadores, 13(1), 13-25.
Thomas, J. W. (2000). A review of research on projectbased learning. California: Autodesk Foundation.
Van den Berg,V., Mortermans, D., Spooren, P., Van
Petegem, P, Gijbels, D., & Vanthournout, G. (2006).
New assesment modes within project-based education
the stakeholders. Studies in Educational Evaluation, 32,
345-368.
Willard, K., & Duffrin, M.W. (2003). Utilizing projectbased learning and competition to develop student skills
and interest in producing quality food items. Journal of
Food Science Education, 2, 69-73.
Jones, N. F., Rassmussen, C. M. & Moffitt, M. C. (1997)
Real-life problem solving: A collaborative approach to
interdisciplinary learning. Washington: American
Psychological Association.
Krajcik, J. S., Blumendfeld, P. C., Marx, R. W., Bass, K.
M., Fredericks, J., & Soloway, E. (1998). Inquiry in
project-based science classrooms: Initial attempts by
middle school students. The Journal of the Learning
Sciences, 7, 313-350.
Larmer, J., Ross, D, & Mergendoller, J. R. (2009) PBL
Starter Kit. California: Buck Institute for Education.
Liu, W. C., Wang, C. K. J., Tan, O. S., Koh, C., & Ee, J.
A. (2008) A self-determination approach to
Qué dicen los estudios sobre el aprendizaje
basado en proyectos por Jose M. Sánchez se
encuentra bajo unaLicencia Creative Commons
Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0
Unported.
Fly UP