...

Me duele la rodilla… ¡Va a llover!

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Me duele la rodilla… ¡Va a llover!
Me duele la rodilla… ¡Va
a llover!
Un acercamiento a la
Biometeorología
IX JORNADAS DE CIENCIA EN LA
CALLE.DIVERCIENCIA
Patrocinan:
AMPA
Colaboran:
Autores:
Manuel Jiménez González
Aurelio Sánchez Alfonso
Alejandro Pérez Romero
Cristina Martínez Pérez
Coordina: Ana Villaescusa. Profesora de Biologia.Colegio María Auxiliadora de Algeciras
1
Índice
Objetivos y resumen del trabajo
Capítulo I: Introducción
Capítulo II El viento y el carácter humano…………….
Capítulo III: El asma y el mal tiempo………………………
Capítulo IV: El trastorno afectivo estacional………….
Capítulo
V:
Las
personas
sensibles
a
los
aire……………………………………………………………
Capítulo VI: Los procesos gripales en invierno
temperatura……………………………………………….
y
Capítulo
VII:
Las
migrañas
y
los
cambios
tiempo…………………………………………………………….
iones
en
cambios
bruscos
el
de
de
Capítulo VIII: Fabricación de modelos…………………………………………………..
Capítulo IX: Conclusiones…………………………………………………………….......
Bibliografía……………………………………………………. .
2
Objetivos:
Investigar si la influencia del viento, tiene incidencia sobre el carácter de las personas.
Conocer la relación entre las personas con problemas asmáticos y el mal tiempo (se
construirá un modelo de las modificaciones en las vías respiratorio durante los procesos
asmáticos)
Conocer si existe relación entre estados depresivos y los cambios estacionales (otoñoprimavera).
Estudiar la posibilidad de que haya personas sensibles a los cambios de tiempo y el
papel que juega en esto los iones presentes en el aire.
Investigar la relación entre la incidencia que tienen los procesos gripales (se fabricará
un modelo del virus de la gripe para poder explicar las transformaciones de su envoltura
ante los cambios de temperatura) en invierno con otras enfermedades como
cardiopatías, diabetes o hipertensión.
Investigar la relación entre las migrañas y los cambios bruscos de tiempo.
Resumen
Nuestra profe de Biología nos recomendó que viéramos el vídeo de un reportaje, que
realizaron en las noticias del Canal 1 de TVE. Este reportaje despertó nuestro interés!
En él se planteaban distintos aspectos de la llamada Biometerologia, una disciplina que
trata de estudiar la influencia que las variables estacionales tienen sobre la salud de las
personas. Las frases como la que aparece en nuestro título “Me duele la rodilla, va a
llover” que escuchamos muchas veces en las personas mayores que nos rodean,
aumentó nuestra curiosidad. Es por ello que nos hemos propuesto indagar sobre el
fundamento científico de algunas de estas afirmaciones. ¿Estamos más tristes en otoño?,
¿duelen las articulaciones cuando va a cambiar el tiempo? ¿Qué influencia tienen los
iones del aire en nuestro humor? ¿Nos duele más la cabeza si el tiempo es
ventoso?...Estas y otras preguntas son las que queremos resolver en nuestro proyecto de
investigación.
Palabras clave: Biometeorologia, salud, variable estacional, fundamento científico.
3
Capítulo I
Introducción
“La influencia de las condiciones meteorológicas y de los cambios de tiempo bruscos en
la salud es una evidencia, tal como comprobamos cada vez que se acerca un frente
nuboso o una alteración de la presión atmosférica y a más de uno le empiezan a doler
las articulaciones, le da la lata una antigua lesión muscular o le fustigan las migrañas.
Descubrir las variables del clima que más nos afectan y sus síntomas ha sido un objetivo
primordial de la medicina desde sus orígenes. En el siglo V a. C., Hipócrates afirmaba
en su obra Aires, aguas y lugares que los futuros galenos deberán "considerar los efectos
de cada estación del año, así como los vientos cálidos y fríos, y especialmente los
peculiares de cada región". Esta disciplina se llama hoy biometeorología médica y
centra sus objetivos en investigar la influencia de las variables estacionales en la salud,
no solo física, sino también psíquica. Un estudio reciente del Hospital Psiquiátrico
Universitario Instituto Pere Mata de Tarragona ha establecido una relación directa entre
la temperatura ambiental y el número de ingresos hospitalarios, que aumenta
notablemente a partir de los 26 ºC. También se ha detectado una tendencia a los
episodios maníacos en verano y a los cuadros depresivos en invierno.”
Del mismo modo que existe el confort ambiental en el hogar (y cuando lo perdemos
procuramos reestablecerlo con la calefacción o el aire acondicionado), en el exterior
también se pueden dar las condiciones climáticas perfectas: si la temperatura se
encuentra entre 20º y 25º; la humedad relativa del ambiente entre un 40% y un 70%; la
velocidad del aire no es inferior a 0,15 m/s ni superior a 0,25 m/s; y la presión
atmosférica está en torno a 1013,2 milibares y con ionización negativa… nos sentimos
“en la gloria”.
Pero eso ocurre cada vez con menos frecuencia y nuestra vulnerabilidad va en aumento.
Creemos que controlamos el entorno, pero lo cierto es que es él quien siempre lleva las
riendas y nos hace “pagar” cada una de las licencias que nos tomamos con la Madre
Naturaleza:
4
Con bajas presiones (suele ocurrir cuando sopla un aire es cálido) los huesos duelen
más y los trastornos digestivos están a la orden del día, así como los respiratorios y
los circulatorios. Además se ha comprobado que cuando se producen variaciones
bruscas de presión atmosférica (que viene a ser lo que pesa el aire), se producen
más ictus o accidentes cerebrovasculares.
Cuando hay olas de frío es normal que aumenten las bronquitis, las úlceras, los
dolores poliartríticos, la ciática o el lumbago… Pero si el frío se acompaña de una
humedad alta (el aire contiene más vapor de agua) y de baja presión atmosférica
hay que tener cuidado con el corazón porque se producen más infartos.
El frío no causa enfermedades reumáticas, pero es un factor que incide en el
agravamiento de los síntomas de muchas de ellas; principalmente, lupus, artritis y
artrosis, aseguró el doctor Luis Durante Monteverde, director general del hospital
Cayetano Heredia (HNCH) de Perú.
"El frío representa un estímulo para el organismo que reacciona contrayendo los
músculos, lo que provoca que aparezca el dolor en aquellos pacientes con enfermedades
reumáticas", explicó el galeno.
El doctor Armando Calvo Quiróz, médico reumatólogo del HNCH, expresó que las
personas que tienen algún reumatismo como artrosis y artritis, presentan dolores más
intensos, debido a que el frío hace que los tejidos blandos se contraigan más y así
aumente el dolor.
"Lo más recomendable además de abrigarse bien, es ejercitar las articulaciones, caminar
durante 30 minutos y tener una alimentación equilibrada", refirió.
Calvo Quiróz también señaló que el frío no afecta la osteoporosis, al menos que la
persona que padezca de este mal, tenga una fractura y por consecuencia, presente dolor
ante las bajas temperaturas.
"Cabe mencionar, que las enfermedades reumáticas afecta más a mujeres que a
hombres. En esta época de invierno aumenta el número de consultas y las personas que
más se atienden son las mujeres", puntualizó.
5
La percepción térmica, es decir lo que cada individuo percibe con la temperatura
desempeña un papel muy importante, por ejemplo a 5ºC bajo cero (-5ºC) en invierno se
percibe como mucho más frío con viento fuerte que con viento en calma, en ciertas
Regiones y en marzo a sotavento algunos esquiadores toman el Sol desnudos de cintura
para arriba sin pasar frio, aunque la temperatura marque una helada.
En ciertos países funciona dentro del Servicio Meteorológico, el Departamento de
Meteorología Médica. Tanto el estrés por calor como el estrés por frio interfieren en el
Organismo
Humano
de
la
siguiente
manera:
Estrés por calor: El corazón tiene que aportar mayor rendimiento. La sangre enfriada
sobre la piel mediante evaporación por transpiración (sudor) tiene que ser bombeada
para poder conservar la temperatura de aproximadamente 37ºC que precisan todas las
funciones corporales. En invierno, aparecen además situaciones de inversión que
agravan la contaminación atmosférica. Resulta crítico el momento preciso del tiempo pos
frontal del frente cálido y frío. Esto repercute sobre todo en personas enfermas. Ejemplos: las
personas que padecen migrañas. Quienes tienen reuma en sus articulaciones inflamadas, los
cólicos (biliar y renal) son más frecuentes. Las personas con hipertensión sufren más
desvanecimientos.
Cuanto más bruscamente cambia el tiempo, más posibilidad hay de que se altere el
sistema nervioso y vascular”, muy especialmente, precisa López del Val, en personas
mayores “cuyas arterias han perdido –apunta– la elasticidad juvenil, lo que provoca que
los vasos se cierren”, en niños de corta edad o en individuos que sufren ansiedad o
patologías relacionadas con la actividad vascular, como por ejemplo, diabetes,
hipertensión, hipercolesterolemia o insuficiencia renal
6
A modo de curiosidad, un estudio publicado en la revista Nature asegura que el clima
provoca conflictos. En concreto, el 21% de las guerras civiles acaecidas desde 1950,
dice este estudio, podrían ser consecuencia de el Niño, un fenómeno climático que
provoca calor y sequía en los trópicos. Los investigadores sostienen que los conflictos
de El Salvador, Filipinas o Congo, se pueden relacionar directamente con una mayor
agresividad de las personas a consecuencia de temperaturas más altas de lo normal. De
hecho, el propio Bulbena estudió en su día qué impacto tuvo la ola de calor que azotó a
España y Francia en el 2003 en la actividad de dos servicios de urgencias psiquiátricas.
“Lo que se observó es que un aumento brusco de las temperaturas, con valores más
elevados de lo habitual, causa un mayor número de muertes y enfermedades, aunque no
más urgencias psiquiátricas. Eso sí, las que hubieron fueron muy especiales, con un
incremento significativo de la violencia y de abuso de alcohol y drogas”, recuerda.
“Por lo que se conoce –prosigue Bulbena–, los cambios extremos de temperatura
producen trastornos cardiovasculares y respiratorios. Por su parte, los cambios de
presión atmosférica y de humedad parecen afectar más al dolor”. Sobre este particular,
una revisión de estudios publicada en The Journal of Rheumatology parece refrendar la
conocida creencia popular de que la humedad perjudica a las personas con artritis.
Una conclusión, por cierto, a la que también ha llegado un estudio elaborado por el
Instituto Poal de Reumatología de Barcelona y la Unidad de Salud Articular de
Bioibérica Firma: el frío intenso y la baja presión atmosférica aumentan el dolor en las
articulaciones de los enfermos reumáticos. Eso sí, “por suerte, el cambio de tiempo sólo
influye en la percepción del dolor y no agrava la enfermedad”, precisó en la
presentación del estudio la doctora Ingrid Möller, reumatóloga y directora del Instituto
Poal.
Artículo de prensa relacionado: Los efectos del cambio climático en la salud.
Atlas del Clima y la Salud. OMS 2012
La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos advierte también de la influencia que
el Cambio climático tiene en la salud de las personas, es otro aspecto a considerar de la
influencia de la meteorología en la salud humana. Los 10 datos sobre Cambio Climático
y salud podemos leerlos en.
http://www.who.int/features/factfiles/climate_change/facts/es/index2html
7
Capítulo II
¿Cómo afecta el viento al humor de las personas?
El viento ejerce una acción mecánica sobre todo el organismo.
‐Activa la circulación y la evaporación cutánea
‐Excita las terminaciones nerviosas periféricas
‐Aumenta la amplitud respiratoria así como la actividad nerviosa
‐Produce una mejora de tipo general.
En las regiones habitadas del planeta donde más sopla el viento es en las que se
desarrolla la mayor actividad humana. Son regiones que convienen particularmente a
personas deprimidas, deficientes, estresadas, convalecientes, anémicas y linfáticas, es
decir, a todas las que, poseyendo un sistema nervioso y un aparato cardiovascular o
respiratorio en buen estado, necesitan sin embargo ser estimuladas.
El viento sanea la atmósfera por aireación, renueva el aire y dispersa humos y polvos,
pero cuando es violento puede actuar desfavorablemente, tanto sobre personas normales
como sobre las hipersensibles, ya que actúa sobre el soma y sobre la psique, ambos
estrechamente relacionados.
Por otra parte, el viento reduce el poder calorífico de los rayos térmicos rojos e
infrarrojos del sol. Es por esto que, para ser verdaderamente eficaz, la cura solar (baños
de sol) debe efectuarse al abrigo del viento, en un repliegue del terreno o en otro lugar
resguardado.
Aparte de estas consideraciones, conviene saber que los efectos del viento son
diferentes según de donde sople:
‐Los vientos del norte
Cuando no soplan con violencia, se les considera en general como saludables, porque
contienen iones de carga negativa, que tienen acción revitalizante y vuelven vivarachas
y alertas a las personas.
Cuando son violentos y duraderos, resecan la piel y los pulmones, dificultan la
respiración, irritan el sistema nervioso y acentúan los dolores reumáticos.
Las regiones donde sufren tales vientos son desaconsejables a las personas
hiperexcitables, espasmódicas, tuberculosos pulmonares, insomníacos, jaquecosos,
asmáticos, bronquíticos, reumáticos y cardiacos.
‐ Los vientos del Sur
Son vientos calientes, desagradables e insidiosos, que en verano hacen irrespirable el
ambiente y llevan consigo un cortejo de desazones, por lo menos para ciertas
Personas: irritabilidad, humor desairado, jaquecas, angustia, nerviosismo, malestar
general y sentimientos depresivos.
El carácter devastador de estos vientos del sur se explica, por lo menos en parte, por sus
partículas electrizadas: los iones positivos que, al contrario de los negativos, tienen
globalmente efectos nocivos.
8
-El efecto Foehn
Es un hecho comprobado por los meteorólogos que cuando el viento asciende por la
ladera de una montaña pierde calor, alcanzando cada vez temperaturas más bajas debido
a su expansión y al tender a ponerse en equilibrio con las capas que le rodean, más frías
al estar más altas. Este enfriamiento provoca la condensación del aire, apareciendo
nubes y, finalmente, la eventual precipitación. La cima de la montaña se llena de nubes
llamadas de estancamiento y permanecen allí mientras el viento no cambia.
Al descender el viento por la ladera opuesta, el aire se comprime, se calienta y
disminuye su humedad, convirtiéndose en aire seco y cálido, fenómeno conocido como
«foehn».
El resultado es un tiempo absolutamente diferente en las dos laderas de la montaña,
tanto en la nubosidad y la temperatura como en la visibilidad. Si el viento realiza estos
ascensos y descensos repetidamente al atravesar varias cadenas montañosas, pueden
tener lugar diferencias de temperatura de hasta 16 o 18 grados.
Este fenómeno hace que, con viento de componente sur, la costa cantábrica goce de
temperaturas muy superiores a las que se registran en Andalucía. Análogamente ocurre
con el viento del Este, en Galicia, y con el Levante, en Cádiz, después de haber
atravesado la cordillera del Atlas en el norte de África y al haber remontado las
serranías de Ronda, Ubrique, Ojén, etc. Este viento seco y cálido trae consigo aire muy
puro, con extraordinaria visibilidad, pero también trastorna, a menudo con
consecuencias muy desagradables, a las personas sensibles.
En Suiza, con las montañas más elevadas de Europa, este fenómeno se intensifica,
perturbando tanto la conducta de algunas personas sensibles que el código penal de ese
país lo considera como un atenuante en ciertos delitos.
9
En Israel, el paso del Sharav, viento del desierto, entraña los mismos daños que la
mayor parte de los vientos cálidos y secos. En ciertos casos, los jueces locales, antes de
dictar sentencia, inquieren las condiciones meteorológicas prevalecientes en el momento
del delito, pudiendo constituir el Sharav una circunstancia atenuante.
Los médicos del clima.
La disciplina que estudia cómo influyen los factores meteorológicos en determinadas
enfermedades psíquicas y orgánicas es la biometeorología médica. En el caso del viento,
los biometeorólogos dividen a los pacientes en tres grupos en función de cómo les
afecte la masa de aire y teniendo en cuenta su predisposición.
“Un primer grupo vería empeorar un estado depresivo latente, con dificultades en la
atención y un estado más ansioso”, señala Martínez-Carpio. Un segundo grupo
experimentaría respuestas de irritabilidad, agresión o conductas violentas. A los
pacientes de un tercer grupo se les desencadenarían episodios de cefalea o crisis de
migraña ante la llegada del frente, “con evidente relación causa-efecto”, añade el
investigador.
Se desconocen los cambios neuroquímicos asociados con esta situación. Desde el punto
de vista de Martínez-Carpio, la ciencia médica ha dado poca importancia a las
meteoropatías –las enfermedades que se desencadenan o agravan a consecuencia de los
factores meteorológicos–, una opinión compartida por la mayoría de los expertos
consultados. “Existe un buen consenso basado en el empirismo, pero hacen falta más y
mejores demostraciones que aporten contundencia y relevancia estadística”, reclama.
10
Capítulo III:
El asma y el mal tiempo
El asma es un trastorno que provoca que las vías respiratorias se hinchen y se estrechen,
lo cual hace que se presenten sibilancias, es decir, dificultad para respirar, opresión en el
pecho y tos.
Los estudios científicos muestran que las condiciones meteorológicas pueden afectar a
los síntomas asmáticos. Algunas personas comprueban que sus síntomas asmáticos
empeoran en determinadas épocas del año, a otras personas, una fuerte tormenta o un
cambio de tiempo repentino les puede desencadenar un ataque etc.
El aire frío y seco es un desencadenante habitual del asma, y puede provocar síntomas
graves, especialmente en la gente que practica deportes de invierno y que tiene síntomas
asmáticos cuando hace ejercicio. El aire cálido y húmedo también puede desencadenar
síntomas asmáticos en algunas personas, ya que la humedad favorece la presencia de
ácaros y mohos en sitios mal ventilados, y la variación brusca y excesiva de la
temperatura puede facilitar infecciones respiratorias altas, que sin duda afectan al
paciente que padece asma. En ciertas áreas, la luz solar se combina con el calor y con
los contaminantes, creando ozono a nivel del suelo, que puede ser un potente
desencadenante del asma en algunas personas. El clima húmedo; que favorece la
proliferación del moho, y el clima ventoso; que levanta y remueve el polen y las
esporas; todo ello también pueden ocasionar problemas en las personas que padecen
asma.
11
La explicación sobre por qué el frío afecta especialmente a las personas que padecen
asma, es porque este paraliza la acción de limpieza de los cilios de la mucosa
respiratoria. Estos cilios actúan como un cepillo que tapizan los bronquios y van
arrastrando hacia el exterior todos los cuerpos extraños (entre los que se incluyen
gérmenes patógenos; llamados así los muchos microorganismos que, por la abundancia
de residuos orgánicos, prosperan en aguas residuales no sometidas a depuración) que
penetran en el árbol respiratorio. Otros factores que paralizan estos cilios son el tabaco,
el alcohol y las propias infecciones respiratorias de tipo vírico como la gripe.
Sin embargo, cuando hace humedad y aire frío, estos irritan los bronquios, provocando
que se estrechen, dificultando así el paso del aire a los pulmones. El frío y la humedad
favorecen que el moco de las vías respiratorias se haga más espeso. Por todo ello, el
asma bronquial empeora los días de niebla, de humedad y de falta de viento.
Aunque si se junta la lluvia, el frío, y la humedad, estos provocan el descenso de la tasa
de polen, pero favorece la emisión de esporas de hongos a la atmósfera, todo ello
conlleva a que mejoren los alérgicos al polen y empeoren los alérgicos a los hongos.
12
Si hay buen tiempo (aumento de la presión atmosférica), el Sol y el calor favorecen la
emisión de los granos de polen por parte de las plantas. Además, al comprimirse las
capas de aire que están en contacto con el suelo, la concentración de polen a nivel del
suelo es mayor, por lo que aumentan los ataques de alergia en personas alérgicas al
polen.
Además, en las noches de primavera, tras la puesta de sol, la atmósfera se enfría y el
polen tiende a descender hacia las capas de aire cercanas al suelo, por lo que son
frecuentes los ataques nocturnos de alergia.
En algunos lugares, el calor y la luz solar se combinan con los contaminantes, creando
ozono a nivel del suelo, y este provoca el empeoramiento del asma. Cuando los niveles
de ozono son altos, más personas con asma tienen ataques que requieren atención
médica o el uso adicional de medicamentos. Una razón por la cual esto sucede es que el
ozono hace que las personas sean más susceptibles a los alérgenos, los agentes que
provocan los ataques de asma de carácter exógeno (asma bronquial alérgico).
Además la contaminación del aire de las ciudades interactúa con otros factores
climáticos que también influyen en el la salud respiratoria, como la presencia de viento
o la falta de él, la presión atmosférica y la humedad que también influye en la polución
ambiental, las características geográficas locales y la presencia de frío o calores
extremos que aumenta los niveles de ozono en presencia de otros contaminantes como
el óxido nitroso de los automóviles.
13
14
Capítulo IV:
El trastorno afectivo estacional
¿Qué es el trastorno afectivo estacional?
Algunas personas experimentan cambios de humor graves durante el invierno, cuando
hay menos luz solar. Esta condición se llama trastorno afectivo estacional o TAE. TAE
es un tipo de depresión. Suele mejorar en primavera y verano.
El trastorno afectivo estacional puede comenzar durante los años de la adolescencia o en
la adultez, como otras formas de depresión, esta ocurre con más frecuencia en las
mujeres que en los hombres.
Las personas que viven en lugares con largas noches de invierno están en mayor riesgo
de sufrir el trastorno afectivo estacional (TAE). Una forma menos común del trastorno
implica depresión durante los meses de verano.
Los síntomas generalmente se intensifican de manera lenta a finales del otoño y en los
meses de invierno. Generalmente son los mismos que se presentan con otras formas de
depresión:
‐Desesperanza
‐Aumento del apetito con aumento de peso (la pérdida de peso es más común con otras
Formas de depresión).
‐Aumento del sueño (el poco sueño es más común con otras formas de depresión).
‐Menos energía y capacidad para concentrarse.
‐Pérdida de interés en el trabajo y otras actividades.
‐Movimientos lentos.
‐Aislamiento social.
‐Tristeza e irritabilidad.
El trastorno afectivo estacional algunas veces se puede convertir en una depresión
prolongada.
También son posibles el trastorno bipolar o los pensamientos de suicidio.
15
Como sucede con otros tipos de depresión, los antidepresivos y la psicoterapia pueden
ser efectivos.
Tiene otros nombres como:
Depresión estacional; depresión de invierno; tristeza en tiempo de invierno.
Para aclarar lo comentado anteriormente podemos referenciarnos al estudio realizado
en el hospital psiquiátrico universitario Institución Pere Mata de Tarragona. Este estudio
tuvo una duración de 3 años (desde el 1 de enero de 2003 hasta el 31 de diciembre de
2005) y en él se analiza estadísticamente la posible relación entre el número de visitas
diarias y las distintas variables meteorológicas (dirección y velocidad del viento,
temperatura, humedad, presión atmosférica y radiación solar).
Los resultados fueron estadísticamente significativos para las variables de temperatura
media (TMED), temperatura máxima (TMAX) y temperatura mínima (TMIN). La
relación entre la humedad y el número de visitas diarias también fue estadísticamente
significativa (distribución no lineal). El resto de comparaciones no alcanzaron
significación estadística.
Estos son los resultados:
Sexo: En las 3.048 visitas efectuadas hay prácticamente paridad entre sexos: el 50,7%
corresponde a mujeres y el 49,3% a hombres. Sin embargo, ingresan más hombres
(56,4%) que mujeres (43,6%).
Edad: El grupo de edad predominante (cerca del 33% del total) fue el comprendido
entre los 26 y los 35 años; la franja de edad entre los 25 y los 55 años correspondería
aproximadamente al 80% de los visitados. La media de edad de los pacientes atendidos
correspondió a 39,37 años, con una desviación típica de 16,14 años, estando el rango de
población estudiada entre los 7 y los 96 años.
Diagnóstico: Respecto a la distribución por grupos diagnósticos, de los 3.046 casos
examinados (en 2 casos no constaba diagnóstico), un 25,7% correspondió al grupo de
trastornos neuróticos y un 20,7% a reacciones agudas a estrés o de adaptación.
Representando la suma de ambos prácticamente la mitad de las visitas (46,4%) de las
que se derivó, sin embargo, un bajo porcentaje de ingresos (6,8 y 8,2%: 15% del total).
Los trastornos esquizofrénicos (15% de las visitas) y las psicosis afectivas (9,15% de las
visitas) supusieron cerca de la mitad de los ingresos (31,3 y 17,9%: 49,2% del total).
Estacionalidad y diagnóstico: Con referencia a la estacionalidad de las patologías
atendidas, dos grandes grupos diagnósticos presentan diferencias estadísticamente
significativas en relación con el número de visitas según la estación del año. Los
cuadros psicóticos de tipo esquizofrénico fueron atendidos con mayor frecuencia en
invierno, mientras que los cuadros de tipo neurótico lo fueron en primavera/verano.
16
Procedencia: En relación con las poblaciones de origen, los porcentajes de pacientes
visitados por número de habitantes de cada población se situaron entre el 0,4 y el 3,1%,
no visitándose a ningún paciente en cinco poblaciones (todas ellas de menos de 700
habitantes) de las 27 estudiadas
Estas son las conclusiones del estudio citado anteriormente:
a) Se constata la existencia de una relación directa entre el incremento de la temperatura
ambiental y el aumento en el número de pacientes atendidos de urgencia.
b) Respecto a la humedad también se pudo evidenciar una relación. Este hecho puede
sugerir la necesidad de una adecuada planificación asistencial durante los períodos más
cálidos y húmedos.
Número de visitas de urgencia (barras grises) e internamientos (barras negras) en relación con el
diagnóstico psiquiátrico.
1) Psicosis orgánicas (290 al 294).
2) Trastornos esquizofrénicos, estados paranoides y otras patologías no orgánicas (295, 297 y 298).
3) Psicosis afectivas (296).
4) Trastornos neuróticos (300).
5) Trastornos de personalidad (301).
17
6) Dependencia y abuso de tóxicos (303 al 305).
7) Trastornos de la conducta alimentaria (307.1 y 307.5).
8) Alteraciones del sueño (307.4).
9) Reacciones agudas al estrés y de adaptación (308 y 309).
10) Otras patologías.
Porcentaje de visitas generado por las poblaciones de la zona estudiada. Se aprecia que la zona
central de la comarca genera un mayor número relativo de visitas.
18
Capítulo V:
Las personas sensibles a los iones en el aire
En física se sabe que la ionización positiva del aire es perjudicial para el ser humano,
los animales y las plantas. A todas las personas, en mayor o menor grado, nos afecta
este desequilibrio. Cuando la atmósfera está cargada de iones positivos sentimos que
tenemos mayor cansancio, tendencia a la depresión, irritabilidad, insomnio…. Basta con
recordar cuando el cielo se ennegrece y barruntan las nueves de tormenta… ¿A quién no
le duele la cabeza, se siente pesado, sin ganas de moverse y, lo peor, normalmente
irritado sin saber muy bien porqué….? El exceso de iones positivos se da normalmente
en las ciudades debido a que la contaminación atmosférica destruye los iones negativos.
Pero además los iones de origen artificial que son provocados por el aire acondicionado,
las pantallas de televisión y los ordenadores, las fibras sintéticas y todo tipo de aparatos
eléctricos, pueden llegar a provocar, a mediano y largo plazos, alteraciones del
equilibrio natural del cuerpo humano.
El aire contiene moléculas de nitrógeno, oxígeno, vapor de agua, dióxido de carbono,
etc. Estas moléculas pueden dar lugar a diferentes iones. Los iones positivos y negativos
existen normalmente en el aire que respiramos. Y en una atmósfera equilibrada, se
encuentran en una proporción de uno a cuatro respectivamente. Los iones se producen
de forma espontánea en la naturaleza por diferentes razones: radiaciones cósmicas, por
saltos de agua, por fenómenos meteorológicos (tormentas, rayos, vientos, etc.), por
radiaciones de la tierra y por otras muchas causas. Es una electricidad presente en la
atmósfera de la Tierra y necesaria para la vida ya que, según numerosos experimentos
hechos con animales y plantas han demostrado que, en una atmósfera sin electricidad
estática, los animales mueren al poco tiempo y las plantas no crecen.
Los iones positivos se forman por la acción de los rayos ultravioleta del sol, y por los
rayos cósmicos. También se suelen producir por fricción de masas de aire entre sí,
siendo el fenómeno especialmente notable en las horas anteriores a una tormenta. Los
días húmedos o polvorientos hay exceso de iones positivos porque los iones negativos
desaparecen al adherirse al polvo y al agua. Algunos vientos, que proceden
normalmente de zonas cálidas y secas, transportan gran cantidad de iones positivos y
originan desarreglos en la composición iónica de la atmósfera de las zonas por donde
soplan.
Un viento muy positivo es el Foehn, viento seco del sur de Suiza que sopla en los Alpes
al comienzo de la primavera y del otoño. Según las estadísticas de la policía cuando
sopla el Foehn, aumentan los casos de suicidios, asesinatos y accidentes de tráfico en
más del 50%. Otros vientos cálidos son: el Siroco de Italia, el Mistral al sur de Francia,
el Santa Ana en California, el Chinook al oeste de EEUU y Canadá, el Zonda en
Argentina, el Sharav en Israel y Medio Oriente….
19
Afortunadamente, en el campo y en las montañas abundan los iones negativos. La
ionización negativa del aire, produce relajación y aumenta el rendimiento corporal y
psíquico. Pero el efecto más importante es la reducción del estrés debido a que los iones
negativos reducen una hormona, la serotonina, llamada por los médicos “la hormona del
estrés”. Los iones negativos se forman por las descargas eléctricas de los rayos (de ahí
que nos sintamos siempre mejor y aliviados cuando decimos que una “tormenta
ha descargado¨), por la función clorofílica de las plantas (que se aconsejan tener en
oficinas con muchos ordenadores, sobre todo las de tipo “cactus”…) y por la emisión de
la radiactividad natural de la tierra. Por eso las zonas montañosas son lugares de
especial ionización negativa, porque los estratos rocosos son más radiactivos que la
corteza común.
Cuando se producen descargas eléctricas durante una tormenta o lluvia, la atmósfera se
limpia al tiempo que el aire se “carga” de iones negativos, lo cual, en realidad, es
“positivo” para la salud, ya que adquiere importantes propiedades terapéuticas. Una
importantísima fuente de ionización negativa es el agua en movimiento: duchas,
fuentes, saltos, cascadas, la orilla del mar…porque cuando el agua choca y la gota se
divide, la parte más volátil del agua, que es la que se respira, queda cargada
negativamente (Efecto Lenard). Además, la creación de clorofila por las plantas, hace
que el ser humano obtenga entre otros beneficios, la mejora de enfermedades
respiratorias; una mente despejada, que aumente la capacidad de reacción visual; baja
los niveles de lípidos y colesterol; regula la presión arterial; reduce las alergias en
incluso optimiza el funcionamiento del aparato digestivo.
Dr. Félix Gad Sulman, jefe del Departamento de Farmacología Aplicada de la
Universidad Hebrea de Jerusalén explic a: "Aunque el exceso de "iones positivos"
en el aire afecta a todas las personas hay una cuarta parte de la humanidad que
20
es extraordinariamente sensible a su influencia; afectando sobre todo a los
sistemas respiratorio, nervioso y hormonal".
Según Javier López del Val:
¿Cuál es la explicación? ¿Por qué hay personas que tienen estas reacciones en su
cuerpo previamente a los cambios climáticos?
El barrunto atmosférico tiene una explicación científica: En el aire, en la atmósfera, hay
una serie de iones positivos y negativos que se llaman “Sferic”. A los que tienen carga
negativa se les atribuye un efecto protector y a los de positiva, un efecto negativo.
Estos iones van a la velocidad de la luz, y preceden en 24 o hasta 72 horas a la llegada
de un nuevo frente atmosférico. Cuando nosotros vemos en el mapa de España, que
``por aquí´´ viene un frente, los “Sferic” llegan con 24 horas de antelación. Por eso
cuando va a llegar un frente a Galicia, muchos gallegos notarán el barrunto un día o
dos antes de su venida.
21
Capítulo VI:
Los procesos gripales en invierno y los cambios de temperatura
Cuando estamos en invierno y es época de frío y cambios bruscos de temperatura, se dan las
condiciones que propician un entorno adecuado para la propagación del virus de la gripe y
otros virus responsables de catarros y resfriados.
Pero ¿sabemos diferenciar un resfriado común de la gripe? El Dr. Ismael Said Criado,
especialista en Medicina Interna y coordinador de Urgencias y Medicina Interna en el Hospital
La Milagrosa ofrece una serie de criterios para poder distinguirlos.
En primero lugar, comenta el Dr. Said, el resfriado común o catarro de vías respiratorias altas
puede darse varias veces a lo largo de un año mientras que una misma persona puede padecer
la gripe una sola vez al año y no todos los años. Para conocer mejor las diferencias entre gripe
y resfriado común, se presenta un cuadro con los síntomas de cada uno:
SINTOMAS DE LA GRIPE
SINTOMAS DE UN RESFRIADO
Puede durar hasta 7-10 días
Dura entre 3 y 5 días
Fiebre muy alta durante los primeros días
Febrícula
Dolor muscular y abatimiento
Dolor de cabeza
Picor de garganta
Congestión nasal
Molestias respiratorias
Estornudos
Mareo y náuseas
Falta de apetito
Tos seca
Rinitis y estornudos
Todos los años sufrimos las consecuencias de alguna epidemia de gripe de mayor o
menor intensidad. Generalmente, estas epidemias coinciden con la etapa invernal, más o
menos en los mismos meses, pero las causas de esto no están claras. Un trabajo
publicado en Nature Chemical Biology sugiere una explicación científica para este
fenómeno.
El virus de la gripe (o influenza) pertenece a la familia de los Orthomixovirus, posee
una cápside de proteínas que rodea a su genoma y todo ello, a su vez, está recubierto por
una membrana de lípidos y glicoproteínas. Esta cubierta membranosa o envoltura es la
22
responsable de que el virus se una a las células y las infecte, entrando en ellas para
poder multiplicarse.
Determinadas propiedades físicas de esta envoltura son esenciales para que se lleve a
cabo dicha infección.
Los autores del artículo han estudiado las propiedades físico-químicas de la envoltura
del virus de la gripe a distintas temperaturas. Sus resultados demuestran que los lípidos
de la envoltura se ordenan de distinta forma según la temperatura, y esto afecta a la
estabilidad del virus. Por ejemplo, a temperaturas bajas la envoltura adquiere una
estructura más rígida y robusta, más gelatinosa, que protege al virus del frío, lo hace
más estable y posibilita la transmisión de persona a persona a través del aire.
Una vez ya en el interior del huésped, la temperatura es más alta y esto debilita la
envoltura, que pasa a un estado más fluído y permite la infección de las células. Esto
explicaría, además, que en las temperaturas típicas del verano la envoltura no sea lo
suficientemente rígida para proteger al virus fuera del huésped, y la transmisión de la
enfermedad es más difícil
.
Por tanto, estos datos ayudan a comprender mejor los mecanismos que facilitan la
transmisión de este virus, y podrían traducirse en estrategias para combatir la
propagación de la gripe.
Hay tres tipos de gripe estacional: A, B y C. Los virus gripales de tipo A se
clasifican en subtipos en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de
la superficie del virus (H y N). Los virus de la gripe circulan por todo el mundo. Los
casos de gripe C son mucho menos frecuentes que los de gripe A o B, y es por ello
que en las vacunas contra la gripe estacional sólo se incluyen virus de los tipos A y
B.
23
En personas con alto riesgo la gripe puede causar enfermedad grave, e incluso la
muerte. El tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad (el
llamado periodo de incubación) es de aproximadamente 2 días. Las personas que
corren mayor riesgo de sufrir complicaciones son los menores de 2 años, los mayores
de 65 y las personas de todas las edades con determinadas afecciones, tales como
inmunodepresión o enfermedades crónicas cardiacas, pulmonares, renales, hepáticas,
sanguíneas o metabólicas (por ejemplo, la diabetes).
Transmisión del virus:
Mediante el aire, al toser y estornudar las partículas del virus pueden ser
inspiradas por otras personas.
A través de las manos infectadas, para ello debemos evitarlo lavándonos las
manos regularmente.
(Los lugares públicos como escuelas, residencias, lugares de trabajo o ciudades
suelen ser los lugares donde más se transmite la gripe, gracias a la facilidad de
contacto con enfermos)
Prevención:
La forma más eficaz de prevenir la enfermedad y sus consecuencias graves es la
vacunación. Hace más de 60 años que se vienen utilizando vacunas seguras y
eficaces. En los adultos sanos la vacunación antigripal puede proporcionar una
protección razonable. En los ancianos puede ser menos efectiva para prevenir la
enfermedad, pero aun así reduce su gravedad y la incidencia de complicaciones y
muertes.
La vacunación antigripal es más eficaz cuando hay una buena concordancia entre los
virus vacunales y los virus circulantes. Los virus de la gripe sufren cambios
constantes, por ello es importante vigilar los virus gripales circulantes en el ser
humano. La OMS recomienda cada año una vacuna cuya composición va dirigida
hacia las tres cepas más representativas que estén circulando entonces.
Algunos países disponen de antivíricos para la gripe, que pueden reducir las
complicaciones graves y las muertes. Lo ideal es que se administren en las fases
iniciales de la enfermedad (en las 48 horas siguientes a la aparición de los síntomas,
aunque algunos virus de la gripe se vuelven resistentes a estos antivíricos, con la
consiguiente reducción de la efectividad del tratamiento.
24
Capítulo VII:
Las migrañas y los cambios bruscos de tiempo
Dice un conocido refrán que “la primavera, la sangre altera”. Un reciente estudio
realizado por el Centro Médico Decana Beth Isabel de Boston (Estados Unidos) afirma
que, en efecto, el entorno ambiental afecta la salud y que los cambios en la presión
barométrica pueden precipitar la migraña.
Otros efectos atmosféricos, sin embargo, como la humedad y la contaminación del aire,
no tienen el mismo impacto. Al respecto, el doctor Kenneth Mukamal, director del
estudio publicado en la revista Neurology, ha señalado: “Nuestros resultados son
consistentes con la idea de que los dolores intensos de cabeza pueden ser causados por
factores externos. Estos hallazgos nos dicen que el entorno sí afecta nuestra salud y, en
términos de dolores de cabeza, puede que impacte a muchas personas”.
Tan sólo en México, alrededor de 18% de mujeres y 6% de hombres sufren de
migrañas, que son más comunes entre las personas jóvenes que entre las de edad y
afectan fuertemente a la economía por ausencias laborales. Aunque se conocen algunos
factores que disparan los intensos dolores de cabeza, como ciertos alimentos, el alcohol,
25
el estrés y las hormonas, la presunta relación con la temperatura ha sido siempre
controvertida.
El doctor Mukamal agregó que los pacientes deben tratar de identificar los factores que
preceden a su dolor de cabeza. Si bien los relacionados con la temperatura no se pueden
evitar, los médicos podrían prescribir medicamentos para prevenir los efectos.
Está comprobado que la meteorología influye en la aparición o en el recrudecimiento de
algunas enfermedades”, indica el neurólogo Javier López del Val justo antes de pasar
consulta. Visto así, la pregunta podría ser: después de que el trimestre diciembre 2011febrero 2012 fuera el más seco de los últimos 70 años, ¿qué repercusiones sobre
la salud podría tener una primavera seca y calurosa y un verano con temperaturas
todavía más altas de lo normal? El encargado de responderla es Tomàs Molina, el
carismático hombre del tiempo de TV3 y el autor del libro El año que mi abuelo vio
llover (Planeta). Según explica Molina en la facultad de Física de Barcelona, de la que
es profesor, los anticiclones largos y prolongados favorecen la aparición de cefaleas, del
mismo modo que es posible que aumenten esas sorprendentes descargas de electricidad
estática que se producen al tocar a una persona o a un objeto cuando el aire es muy seco
(cuando más húmedo es el aire, más capacidad tiene de transmitir la corriente eléctrica),
así como los típicos calambres por deshidratación. A modo de curiosidad, el 19 de
febrero del 2012, el diario Sur de Málaga publicó un artículo titulado “Un invierno de
chispazos”, en el que informó que muchos malacitanos experimentaban en su trato con
los demás pequeños latigazos eléctricos en pleno invierno a causa de una climatología
atípica, con una humedad relativa por debajo del 25%.
26
En una entrevista con el doctor Valentín Mateos, nos hace unas aclaraciones respecto al
tema:
Dr. Mateos, ¿puede afectar el tiempo atmosférico en los dolores de cabeza? “No sé si
es solamente en mi caso, pero, cuando hay un día de fuerte viento o un cambio rápido
de temperaturas o cambios bruscos de tiempo, noto que me duele más la cabeza”.
Efectivamente, hay personas que sufren sus crisis cuando se producen cambios
atmosféricos, fundamentalmente en las presiones atmosféricas hasta el punto de que
algunos de ellos pueden presumir de "adivinar" el cambio de tiempo antes de que se
produzca por la aparición de dolor de cabeza. En algunas regiones en las que hay
vientos específicos se ha constatado que esos días son más las personas que sufren
cefaleas.
27
Capítulo VIII: Fabricación de modelos
28
29
Capítulo IX: Conclusiones:
Una vez consultada la correspondiente bibliografía, y tras entrevistar y tomar contacto
con diversos expertos podemos concluir lo siguiente:
1) Que existen dos tipos de asma según los factores que la desencadenan, si
estos factores son externos hablamos de asma exógena y si son internos,
endógenas.
2) El asma de tipo alérgico se ve favorecido por el viento ya que este
arrastra el polen y por tanto, se carga con él.
3) El asma de carácter endógeno se ve más afectada por el tiempo
desapacible (frío, humedad, lluvia, etc.) dichos factores paralizan los
cilios de los bronquios y espesan el moco de las vías respiratorias.
4) Los factores ambientales como la contaminación o el consumo de tabaco
recrudecen los síntomas asmáticos.
5) El viento ejerce una acción mecánica sobre el organismo. En las zonas
del planeta donde hay viento es favorable el desarrollo de la vida.El
viento reduce la acción de los rayos infrarrojos y del poder calorífico del
Sol.
6) El trastorno afectivo estacional suele darse en lugares donde la mayor
parte del año se está en oscuridad.
7) Se dan síntomas de depresión, aumento de apetito, aislamiento social,
pérdida de energía, tristeza prolongada…
8) El conjunto de iones positivos y negativos se llama Sferic.Los iones
negativos afectan al cuerpo humano de forma positiva, en cambio, los
iones positivos afectan de forma negativa al cuerpo humano.Esto aunque
es objeto de discusión está relacionado con la propia bioquímica del
organismo a la cual afectan de forma positiva los iones negativos..
9) Las migrañas empeoran con los cambios bruscos de tiempo.
10) Es un hecho que la luz y los cambio en la presión atmosférica aumente la
probabilidad de la aparición de migrañas.
11) El momento idóneo para la transmisión del virus de la gripe es en
invierno, en épocas de frío y cambios bruscos de temperatura.
12) La transmisión de la gripe se da en bajas temperaturas debido a que
adquiere una estructura más rígida y robusta que lo protege del frío y
permite su desarrollo y transmisión hasta llegar al individuo. Por tanto
son los cambios en la envoltura por efecto del frio lo que influye en su
capacidad infecciosa.
13) El virus de la gripe se transmite mediante el aire al toser y estornudar y a
través de las manos infectadas.
30
Webgrafía
http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1381
http://www.airesaludable.com.mx/?page_id=492
http://www.noamagnetic.com/blog/iones-negativos-ion-ionizados-terapia/
http://www.esmas.com/salud/home/noticiashoy/584600.html
http://bienestar.salud180.com/salud-dia-dia/cambio-de-temperatura-provoca-migrana
http://kidshealth.org/teen/en_espanol/cuerpo/weather_asthma_esp.html
http://www.naaf.no/es/astma/Informacion-util-sobre-el-asma-y-el-frio-astma-og-kulde/
http://www.radiosalut.com/neumonia-y-bronquitis/#4neu
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000141.htmn
http://www.especialistasya.com/medio-cabecera/62-alergia-respiratoria.html
http://www.rpp.com.pe/2013-07-10-bajas-temperaturas-agravan-sintomas-deenfermedades-reumaticas-noticia_611916.html
http://salud.doctissimo.es/mente-sana/salud-mental/influencia-clima-salud.html
http://meteorologíamarcueloster.blogspot.com.es/2013/02/clima-y-confortbiometeorologia.html
http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20120427/54285747599/cuando-elcuerpo-pronostica-el-tiempo.html
http://www.archbronconeumol.org/es/guia-del-asma-condicionesambientales/articulo/13132353/
http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2009/518/1251311715.html
http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20131129/54394958738/los-mitos-degripes-y-resfriados.html
http://blog.ciencias-medicas.com/archives/1644
http://flu.ca/can-rapid-temperature-changes-make-sick/
http://www.portalfarma.com/Profesionales/comunicacionesprofesionales/informestecnic
os/Paginas/lagripeinformacionepi.aspx
31
http://www.bvs.hn/RMH/pdf/1936/pdf/A6-1-1936-9.pdf
http://www.agenciasinc.es/Reportajes/Vientos-que-azotan-los-animos
saludbio.com/articulo/los-efectos-del-viento-en-la-salud
http://www.muyinteresante.es/revista-muy/noticias-muy/articulo/ique-es-labiometeorologia-medica
https://www.lamilagrosa.com/news/index.php/gripe-o-catarro-conoce-sus-principalesdiferencias/
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs211/es/
http://www.unav.es/acienciacierta/salud/flucold.html
http://www.nature.com/nchembio/journal/v4/n4/abs/nchembio.77.html
Audio sobre el virus de la gripe: Universidad de Navarra. Facultad de Ciencias.
http://www.unav.es/98.3/doc/08/05/080520acienciacierta.mp3
http://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/cefaleas
http://ojaizmet.blogspot.com.es/2012/01/meteorologia-y-salud.html (imagen página 4)
http://hydra.felgueroso.com/cgi-vel/homero/_visd_0001JPG00QEE.jpg (imagen página
6)
http://www.elmundo.es/elmundosalud/2006/03/03/medicina/1141401389.html (imagen
página 7)
http://3.bp.blogspot.com/_tSAEZUVPMBg/TQZiwc7ZpzI/AAAAAAAAANs/eYuyoJo
kR5Q/s1600/efecto%2BFoehn%2B%25282%2529.jpg (imagen página 10)
https://farm8.staticflickr.com/7009/6418827543_434c5047b4.jpg (imagen página 11)
http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2005/05/1540/
http://www.respirar.org/medioambiente-y-asma/informacion-medio-ambiente-yasma/medio-ambiente-y-asma
http://www.saludediciones.com/wp-content/uploads/2014/02/asma-alergia1024x643.jpg (imagen página 14)
http://elhorizonte.mx/foto/540000/541513_trastorno_afectivo_estacional.jpg (imagen
página 16)
http://www.medciencia.com/wp-content/uploads/2013/04/goodbad.jpg (imagen página
15)
32
http://i.hoy.ec/wp-content/uploads/2010/05/revise.jpg (imagen página 13)
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/magazine/issues/winter12/images/Asthma
Diagram_large.jpg (imagen página 12)
https://nutri10testintoleraciasalimentarias.files.wordpress.com/2013/07/beneficios-iones.jpg
(imagen página 20)
Asesoramiento:
-Dra. Concepción Villaescusa Lamet. Pediatra.
-Dr. José Miguel Hernández Rey. Internista
-Elisabet Vilella. Directora de investigación de la institución Pere Mata de Tarragona
Agradecimientos:
-Doña Eva Díaz Salsench. Psicóloga clínica.
-A nuestra compañera Leire Blázquez Gallego que nos ayudó en la fabricación de los
modelos.
- Jaime Juan López Gómez. Médico.
33
Fly UP