...

"Seamos realistas: pidamos lo imposible".

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

"Seamos realistas: pidamos lo imposible".
Sociológica, año 13, número 38.
1968. Significados y efectos
sociales Septiembre-diciembre de
1998
"Seamos realistas: pidamos lo
imposible". Notas sobre el
movimiento de Mayo 68 en Francia
Francis Mestries Benquef*
reflexionar 30 años después sobre el movimiento estudiantil de
AlMayo,
de 1968 uno lo atesora en su memoria como un torrente
primaveral que arrasa candados mentales y tabúes, esquemas de
autoridad y obediencia, miedos y sendas trazadas, abriendo así las
compuertas de la imaginación y de la esperanza, derribando los
muros vetustos de la universidad y de la suficiencia "mandarinal",
desplomando a las estatuas de bronce que señalaban el rumbo de la
nación, de la empresa, del "templo del saber", del "sagrado hogar",
acarreando también lo mejor y lo peor en su cauce: la libertad y la
intolerancia, la lluvia de ideas y de reformas de la escuela y la sociedad
y la logorrea, la fraternidad, y la violencia contra los representantes
del "viejo mundo" y sus secuaces.
No cabe duda que estos dos meses de mayo-junio politizaron
aceleradamente a la juventud francesa dándole conciencia de su fuerza
para romper amarras familiares, sociales y universitarias, y para
cuestionar el poder personal de un De Gaulle que tendía a identificar
al Estado con su persona, por más heroica que haya sido su misión
histórica en la liberación de Francia y en la construcción de una V
República descargada del fardo colonial.
Y por un momento el movimiento sintió que el patriarca vacilaba
'Profesor-investigador del Departamento de Sociología, UAM-Azcapotzalco.
154
Notas
de su pedestal. Pero el movimiento no supo o no quiso entrar en la
arena de la realpolitik de las alianzas y compromisos, de los programas
comunes, porque en el fondo no quería llenar el efímero vacío de poder
y sustituir un poder por un otro, sino desterrar todos los poderes,
instaurar la autogestión generalizada, cambiar la vida.
1) Factores estructurales
Como lo comprueba el problema de origen que precipitó el movimiento, de carácter estrictamente universitario (demandas de mixtura en
residencias universitarias y de espacios para la expresión política en
los recintos), el movimiento del 22 de marzo que inició la revuelta es
resultado de la frustración de una serie de reclamos planteados años
atrás en torno del funcionamiento de la universidad francesa. En los
sesentas se dio un proceso de masificación de la educación superior,
que resultó en una sobrepoblación estudiantil, a la que la expansión
espectacular de las universidades, para responder a las necesidades de
transformación y crecimiento del capitalismo francés bajo el
gaulismo, no alcanzó a responder cuantitativamente y sobre todo
cualitativamente. La mala calidad de vida de los estudiantes se unió
a sistema de enseñanza y de selección arcaico, "mandarinal", elitista
burocrático y paternalista, lastrado por la falta de comunicación entre
maestros y alumnos, y por un aprendizaje exclusivamente
mnemotécnico, lo que propiciaba altos porcentajes de deserción
escolar. La vieja universidad elitista de corte feudal se resistía a un
aggiornamento exigido por el ingreso masivo de las capas medias. A
esto se añadían los primeros síntomas de saturación del mercado de
trabajo y de desempleo, sobre todo para los egresados de ciencias
sociales, apertura de nuevas vías de promoción social no cumplía las
expectativas que había generado. Se puede hablar en términos de
Alai Tourine, de crisis organizacional (1993:416-417), que provocó
una reacción antiautoritaria, primero limitada a la universidad, y
luego, a raíz del conocido ciclo protesta-represión-movilización,
dirigida contra el Estado, que ostentaba en toda la sociedad los
mismos mecanismos autoritarios que la estructura universitaria.
Otro elemento que explica el génesis del movimiento y la
constitución de su identidad, y que es común a todos los
movimientos estudiantiles de la época, es la ruptura generacional y
la conformación en una "clase de edad" de la juventud
adolescente, debido velocidad de los cambios económicos y
sociales de la época, que provocaron el paso de una sociedad de
escasez a una de abundancia de consumo. Esta ruptura entre las
generaciones propició la aparición
Notas
155
de rasgos de segregación, defensa o autoexclusión, y agresión de la
juventud ante el mundo de los adultos, en palabras de Edgar Morin
(1994:418-419), tales como la reivindicación de derechos reservados
a los adultos y, más allá, el rechazo de su mundo expresado en formas
simbólicas en el ámbito de la contracultura (música, moda, costumbres, etcétera), y en una fobia hacia la autoridad, la jerarquía ("la
jerarquía es como los estantes, mientras más altos menos sirven",
rezaba un lema en los muros de París), la organización institucionalizada y el trabajo enajenante.
El último factor de radicalización política de los estudiantes fue el
vacío de alternativas políticas antisistémicas y de proyectos societales
radicalmente distintos en la sociedad francesa, pues el PCF se había
convertido en un partido institucional que no conservaba de sus
orígenes revolucionarios más que el discurso y la declaración de
principios, se había integrado a la sociedad capitalista y se había
esclerosado por sus prácticas centralistas autoritarias y por su
"segui-dismo" incondicional de las políticas y directrices de la Unión
Soviética, país que ya no constituía un modelo sino un ejemplo
negativo de burocratismo, totalitarismo e imperialismo. Esto explica
la multiplicación de grupúsculos trotsquistas, maoístas, comunistas
libertarios y anarquistas en el estudiantado, la influencia ideológica de
las revoluciones socialistas heterodoxas del Tercer Mundo como las
de Cuba, Vietnam y la Revolución Cultural China, la búsqueda de
profetas de tipo mesiánico como el Che Guevara, la lucha contra la
invasión norteamericana en Vietnam, inmediato antecedente y campo
de entrenamiento de ios movimientos estudiantiles en todo el mundo
occidental, y la lucha más añeja, en Francia, contra la guerra colonial
en Argelia, prueba en la que se forjaron algunos de los más
destacados dirigentes del movimiento estudiantil y donde tuvieron
sus primera, fricciones con los partidos de la izquierda parlamentaria,
quienes votaron en su mayoría por la guerra.
2) Orientaciones
Aunque el movimiento empezó y se focalizó en el asunto de las
libertades y de la participación estudiantiles en la vida universitaria,
sus objetivos no se limitaban a eso: más fundamentalmente se cuestionaba la orientación de la universidad como formadora y proveedora
de cuadros para la empresa y el Estado capitalistas, su tendencia
tecnoburocrática, y un futuro para los recién egresados como engranes
subordinadores de la maquinaria burguesa para disciplinar a los tra-
156
Notas
bajadores, o en el peor de los casos como desempleados o
subempleados en puestos precarios.
Es el medio estudiantil el primer afectado por la crisis de la ideología burguesa
a la que está llamado a glorificar y a perpetuar(...) Cuando los valores predicados
por la escuela, las academias, las autoridades, son cotidianamente desmentidos por
los crímenes del imperialismo en sus convulsiones. Privada de moral e ideal, la
burguesía les da como sustituto el marco publicitario. No se trata ya de defender
los ideales de la burguesía triunfante (libertad, igualdad), sino de conformarse
con la imagen robot del consumidor medio, del burgués mediocre de la decadencia. Ninguna juventud puede reconocerse en esa ideología, y el estudiante menos
que ningún otro (D. Bensaid y Scalabrino, citados por S. Zermeño, 1985:252-253).
Esta sociedad productivista orientada al consumo como fin supremo, desacraliza las instituciones de reproducción del orden social
como la familia, la religión, la escuela, etcétera, generando contradicciones en el corazón del sistema y tendencias a la desintegración
social, que se reflejan en la ruptura generacional (1985:254).
La crítica al funcionamiento interno y al rol de reproducción del
orden social burgués que el Estado asignaba a la universidad llevaron
a los estudiantes y a muchos maestros a plantearse una reforma
académica profunda, diseñada en talleres y foros permanentes que
brotaron espontáneamente en cada escuela y departamento: ésta abarcó una transformación de los planes de estudio para incluir enfoques
críticos y pluridisciplinarios, temáticas más abiertas a los problemas
de la sociedad, supresión de las cátedras magistrales y de los exámenes, y su sustitución por formas de evaluación continua, trabajo en
equipos, apertura de las universidades a los trabajadores sin bachillerato, participación de delegados estudiantiles en los Consejos Universitarios (cogestión), mayores espacios para los sindicatos estudiantiles
y la información política, entre otros; algunas de estas propuestas
fueron introducidas posteriormente al sistema universitario o en algunas universidades, como la de París VIH- Vincennes.
De la crítica al arcaísmo del sistema universitario se pasó a la crítica
a la cerrazón del Estado gaulista, un Estado que alió en su seno los
métodos autoritarios del viejo capitalismo francés con la soberbia de
los nuevos tecnócratas y (Touraine, 1993:417). Si bien la democracia
francesa se caracteriza por un sistema político abierto, con libre juego
de los partidos y la presencia de sindicatos fuertes, el peso de un Estado
centralista y paternalista agobiaba la sociedad francesa: control de los
medios de comunicación electrónicos; fuerte injerencia del gobierno
en los órganos superiores de la justicia; falta de pluralismo en los
aparatos administrativos de gobierno (reparto de los puestos de poder
entre un pequeño grupo de "compañeros de la resistencia"); débil de
Notas
157
poder de decisión de las regiones, y exacerbado presidencialismo
reflejado en el abuso de la figura carismática de De Gaulle; uso
frecuente de la represión policiaca para resolver conflictos sociales, y
tendencia a la gerontocracia en las cúpulas del gobierno. El Estado
francés, núcleo generador y difusor de una "ideología dominante
cargada de remanentes de la sociedad aristocrática y de un capitalismo
arcaico que ejerce su dominación social mediante mecanismos atrasados, y autoritarios," (I993'.4l8} se convirtió a. consecuencia de la
represión de las primeras manifestaciones callejeras, en el blanco
principal de la lucha estudiantil, y al poco tiempo al mismo De Gaulle
se pidió la renuncia. También afloró una reivindicación regionalista
en contra del centralismo jacobino del Estado en las manifestaciones
campesinas del oeste de Francia. Asimismo, el poder patronal en las
empresas fue cuestionado por los jóvenes obreros, dado que aún
imperaba el despotismo "de derecho divino" de los patrones, manifestado en el rechazo patronal a la negociación y el debilitamiento
sindical. Si bien es cierto que la clase obrera mejoró significativamente
sus ingresos y condiciones de vida los años sesentas, fue a costa de
una intensificación de su explotación en las líneas de producción y de
una mayor enajenación en su trabajo, producto de las transformaciones fordistas del capitalismo francés de la época.
En suma, se llegó a "cuestionar el sistema de decisiones en todas
las instituciones, mediante la violencia antiinsitucional y la creación
de nuevas relaciones de trabajo y de estudio": no fue una "crisis social
revolucionaria sino una crisis política, que rompe con las normas
institucionales y desborda las acciones reformistas para propiciar una
crisis política salvaje" (1993:418).
La respuesta estudiantil a la crisis de autoridad apuntaba a una
profunda democratización de las instituciones y de las empresas, por
medio de la cogestión primero, y luego de la autogestión. Esta última
fue practicada en las universidades por los estudiantes y en su organización interna, basada en la democracia directa, en la ausencia de jefes
que concentraran las decisiones estratégicas y tácticas: los dirigentes
eran más bien coordinadores encargados de la vinculación entre
universidades, sometidos a la decisión de las asambleas generales, o
líderes de organizaciones plurales, como la UNEF (Union Nationale
des Etudiants Erabais) que actuó como frente amplio más que como
partido, y por ello pudo mantenerse a la cabeza del movimiento. Los
centros de estudio y de trabajo, organizados en Comités de Acción,
mantenían altos grados de autonomía, y en las Asambleas o Convenciones permanentes como las de la Sorbona o del Odeón, todas las
opiniones se expresaban y los representantes eran sometidos a la
crítica constante.
158
Not
as
El referente histórico de organización política retomado por el
movimiento e impulsado por sus cabecillas más representativas, como
Cohn-Bendit, era el modelo consejista, el de los soviets y de la
Comuna, el de Rosa Luxemburgo más que el de Lenin, aunque muchos
grupúsculos marxistas-leninistas trataran de hacer prevalecer su modelo bolchevique y su dirección sobre el movimiento, pero sin éxito.
3) De la revuelta estudiantil a la lucha política salvaje
La gran manifestación y la huelga general contra la represión del 13
de mayo (fecha simbólica pues ese mismo día de 1958 De Gaulle dio
el golpe de Argel que lo llevaría al poder) marca el clímax del
movimiento. Los sindicatos y los partidos de oposición, después de
su renuencia a apoyar a los estudiantes al principio del movimiento,
se solidarizan con él, lo que le permite "liberar" la Sorbona de la
ocupación policiaca y a los estudiantes presos. El entusiasmo febril
de esta jornada hizo vislumbrar la convergencia de obreros y estudiantes. Sin embargo, los sindicatos y partidos de izquierda daban por
terminado el movimiento y su papel en esta crisis. A pesar de ello, la
juventud obrera respondió al llamado estudiantil a ocupar las fábricas y
a continuar la huelga general, organizándose en comités de acción y
comités de taller y de fábrica, que para el 25 de mayo ya eran 400,
tomando las instalaciones de industrias clave, como la automotriz
Renault, la aeronáutica (Aeroespacial de Toulouse), la naval (astilleros de St. Nazaire), etcétera, y los profesionales de la información
tomaban la sede del monopolio estatal de la televisión francesa.
Parecía que una revuelta "marginal" había prendido la mecha del
conflicto social central y echado a andar el movimiento social: seis
millones de obreros estaban en huelga nuevamente el 20 de mayo en
torno a demandas más cualitativas que cuantitativas: reducción de la
jornada laboral a 40 horas, ampliación de las libertades sindicales y
políticas en las fábricas, y salario piso de 1 000 francos mensuales.
Afloraba el hartazgo en contra del trabajo repetitivo y embrutecedor
en las líneas de producción, de la vigilancia constante de los supervisores y sus cronómetros, de los ritmos y la división taylorista del
trabajo.
A su vez, sindicatos de campesinos del oeste de Francia se movilizaron también en contra del abandono de estas regiones al
subdesa-rrollo y al desempleo, y por un aumento a los precios
agrícolas. El presidente, ausente del país en esos momentos clave, creó
un peligroso vacío de poder. Se empezaba a plantear la cuestión de
la toma del poder. Los grande sindicatos obreros, después de
haber intentado
Notas
159
frenar el movimiento, se sintieron desbordados por sus bases y en
riesgo de fracturarse, por lo que decidieron llamar a la huelga general,
que puso a nueve millones de asalariados en paro el 23 de mayo. El
objetivo era doble: para los sindicatos, lograr importantes demandas
laborales y reformas sociales, y para el PCF, exigir la renuncia de De
Gaulle, aunque de ninguna manera se planteaba organizar o encabezar
una insurrección: nunca perdió de vista el estado objetivo de la
correlación de fuerzas.
Sin embargo, el régimen recuperó pronto la iniciativa: decidió
ceder en todas las reformas "aceptables", con tal de no perder lo más
importante, el poder. El primer ministro llamó a los sindicatos a la
negociación, y ofreció reformas universitarias a los estudiantes. El
patronato se vio obligado a otorgar importantes aumentos salariales y
nuevas prestaciones sociales en los Acuerdos de Grenelle, que fueron
avalados por las cúpulas sindicales. Contra toda expectativa, las bases
obreras rechazaron los acuerdos, las manifestaciones callejeras siguieron y Cohn Bendit, expulsado previamente, regresó a Francia en las
barbas de la policía. De Gaulle salió nuevamente de París, dejando su
"testamento político" en el Elíseo. Parecía que el poder estaba a punto
de caer, y que sólo bastaba darle la puntilla para recogerlo. Es lo que
creyeron lo viejos dirigentes de la izquierda socialista, F. Mitterand y
P. Mendés France, por lo que empezaron los preparativos para presentarse como alternativa política, mezclándose con los estudiantes
en un mitin masivo, pero fueron repudiados. La CGT por su lado dio
marcha atrás en su aceptación de los Acuerdos de Grenelle.
Pero De Gaulle no se había dado por vencido, sino que fue a
asegurarse del apoyo del Ejército, que empezó a movilizarse hacia la
capital, y auspició la creación de los Comités de Defensa de la
República, grupos de militantes gaulistas de choque que organizaron
una manifestación de 300 000 personas en defensa de la legalidad
republicana para demostrar que el presidente disponía aún de una
amplia base social en particular en la pequeña burguesía. Ante la
amenaza militar, las fuerzas sociales y políticas de izquierda llamaron
a la disciplina y a la paz social; el PCF proclamó su fe en las elecciones,
y los sindicatos, en negociaciones separadas por rama industrial,
firmaron acuerdos ventajosos, que fueron debilitando progresivamente
el movimiento. La CGT (Confederation Genérale du Travail), el
sindicato más poderoso cercano al PCF, llamó a regresar al trabajo,
mientras la CFDT (Confederation Democratique du Travail) rechazó
el chantaje oficial a la sumisión o la guerra civil, y quiso mantener la
presión huelguística. Pero la contraofensiva del gobierno logró poco
a poco desalojar en junio las fábricas y estaciones de ferrocarril, luego
de violentos enfrentamientos. El movimiento estudiantil se encentra-
160
Notas
ba nuevamente aislado y fue perdiendo terreno, dividiéndose entre un
ala mayoritaria que prefirió abandonar la acción directa para consolidar la reforma universitaria, y otra cada vez más tentada por la
violencia ofensiva. La represión también se fue endureciendo, logrando desalojar la Sorbona después de un día de sitio, sin embargo el
saldo final de víctimas no rebasó la media decena de muertos, a
diferencia de la represión militar que ahogó en sangre el movimiento
estudiantil mexicano, y esto queda en el haber honroso del gobierno
de De Gaulle.
Finalmente, en un clima de linchamiento moral contra estudiante y
partidos de oposición fue disuelta la Asamblea Nacional y se
organizaron elecciones que dieron por resultado un triunfo rotundo de
la alianza gaulista y una derrota histórica de los partidos de izquierda,
que habían venido mejorando sus resultados electorales en las elecciones anteriores: ¡ironía de la historia!
Pero un año después esta diosa ciega se volvió a burlar de sus
protagonistas: en un referéndum sobre Regionalización del Estado y
Participación (apertura del capital de las empresas a los asalariados t
De Gaulle será a su vez derrotado, aunque por poco, abandonado val
por la derecha tradicional y por la burguesía. Ofendido, abandonó di
poder dignamente para morir unos años después. La soberbia y la
propensión a creerse salvadores de la patria hundió finalmente a unos
y a otros. El movimiento estudiantil se enfrascó en luchas de retaguardia, desangrándose y convirtiéndose en sectas radicales o en
comunidades anarquistas, precursoras del ecologismo.
Cualquier balance frío del movimiento tiene que reconocer que no
fue la represión la que liquidó el movimiento del 68, sino la habilidad
política del gobierno, que dividió a las fuerzas opositoras, concediendo
do mejoras económicas y reformas en la empresa a los obreros,
elecciones a los partidos de oposición, que cayeron en la trampa
mientras los estudiantes rechazaron las urnas desde el principio; en
fondo, sin embargo, la convergencia obrero-estudiantil en una
insurrección común era cosa menos que imposible, pues la gran
obrera había sido integrada al sistema hace tiempo y peleaba
reivindicaciones económicas, mientras los estudiantes luchaban
exigencias morales, por la dignidad humana (libertad, igualdad,
fraternidad en las relaciones humanas y entre los pueblos), y por
demandas políticas (fin del Estado policiaco, democratización del
Estado, autogestión en las instituciones y las empresas, etcétera). El
estudiantado, consciente de su carácter periférico, se dirigió a la clase
obrera en busca de un movimiento social ausente. Pero en su
desesperación por movilizarla, terminó enajenándosela, debido a sus
ataques constantes contra los sindicatos y sus dirigencias, acusadas de
reformistas.
Notas
161
Acabó ahuyentando también a las clases medias, debido a su excesivo
recurso a la violencia callejera. Por ende, el movimiento estudiantil
nunca pudo salir de la contradicción inherente a sí mismo, de querer
la caída del gobierno e incluso la revolución, y de carecer por completo
de un programa, de un proyecto de nación, y de una estrategia
insurreccional, debido a sus divisiones internas y a su inmadurez
utópica, consecuencia de su aislamiento de las relaciones sociales
centrales de la sociedad.
4) Conclusiones
El movimiento de Mayo 68 resulta difícil de caracterizar: no se puede
definir como movimiento social en términos de Touraine, pues no se
trató de un conflicto entre las principales fuerzas sociales por el control
de la historicidad (Galván, 1986:110). Pero no se trató tampoco de un
mero movimiento cultural, pues se lanzó directamente contra el Estado, por lo que se puede considerar como una lucha, según la tipología
de Touraine (1993:106-108), que rebasó las reglas del juego institucional. Sin embargo, su otra dimensión es eminentemente cultural, de
crítica a los valores y a las normas establecidas. En este sentido, en
tanto que expresión de la juventud intelectual, la lucha actuó como
revelador. Según E. Morin, ésta revela el malestar y los bloqueos de
la sociedad, y, más profundamente, de una civilización, la civilización
industrial tecnicista, y echa luz sobre necesidades ya atrofiadas o aún
no explicitadas del mundo adulto, porque constituye el eslabón más
débil de la cadena sociológica, del encadenamiento temporal-generacional, y por su distanciamiento mismo de la sociedad global (Morin,
1994:425). En este tenor, su influencia en la transformación en profundidad y a largo plazo de la vida cotidiana, de las relaciones en la
familia y la pareja, de las relaciones entre Estado y sociedad civil, y
entre humanismo occidental francés y otras culturas, otras civilizaciones, en particular las de sus excolonias, fue fundamental. El reconocimiento de la igualdad entre sexos, entre generaciones, entre pueblos,
la revalorización del tiempo libre y la erosión de la mística del trabajo
utilitario, el reconocimiento a la iniciativa y creatividad individual y
colectiva en los talleres y aulas, la apertura a las minorías y a los
marginados, y la organización de la sociedad civil frente al Estado se
abrieron paso en los años setentas y arraigaron durablemente en el
tejido social francés, a pesar de la crisis y del liberalismo triunfante
de las dos últimas décadas.
162
Notas
Bibliografía
Galván, Francisco, Comp. (1986). Touraine y Habermas: ensayos de
teoría
social,
Universidad
Autónoma
Metropolitana-Azcapotzal-co/ Universidad Autónoma de
Puebla, México, D.F.
Morin, Edgar (1994). Sociologie, Ed. Fayard-Points, Paris, Francia.
Touraine, Alain (1993). Production De La Societe, Seuil-Le Livre de
Poche, Paris.
Zermeño, Sergio (1985). México, una democracia utópica: el movimiento estudiantil del 68, Siglo XXI, México, D.F.
Fly UP