...

APUNTES SOBRE FRANK EMILIO FLYNT

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

APUNTES SOBRE FRANK EMILIO FLYNT
APUNTES SOBRE FRANK EMILIO FLYNT
(Por José Miguel Ramos Puerto)
Si nos atenemos al concepto martiano de que «la música es el
hombre escapado de si mismo ", si sabemos del músico que vivió
desde los tres hasta los 80 años teniendo como complemento
indispensable al piano, es válido afirmar que Fránk Emilio Flynt desaparecido físicamente el 23 de agosto último -no se ha ido del
todo.
Quienes tuvieron la oportunidad de escuchar alguna de sus
interpretaciones al piano, y por suerte fuimos muchos los que
gozamos de ese privilegio, quienes contamos con su amistad o
simplemente dialogaron con él en cualquier ocasión, le
contemplaremos cada vez que a nuestros oídos llegue la inefable
melodía de un piano.
Cierto es que ya no escucharemos sus palabras en explicaciones que
hacían fácil lo difícil. No menos cierto resulta que ya sus ágiles manos
no se deslizarán por el blanquinegro teclado de su piano -ahora como
de luto- para arrancarle el imán de una inconfundible melodía. Pero
nos bastará el murmullo de una brisa acariciadora para saber que
Frank no nos abandona del todo, porque la muerte es menos cierta
cuando germinan los robustos frutos del ejemplo.
De Frank Emilio puede decirse que vivió la primera mitad de su
existencia en la etapa capitalista de la seudo república, en la que ser
pobre, y ciego por afíadidura, era poco menos que un delito. Yen esa
dura prueba - de marginación social, supo crecerse, formarse en
sólidos principios y hacerse de un admirable tesoro cultural. Bastaría
simplemente con eso para medir su talla y su firmeza.
La segunda mitad de su valioso de cursar por la vida, sin andar por
caminos fáciles -que no están hechos para el hombre creador-,
transcurrió después del triunfo revolucionario de 1959. Y en ese
escenario donde la realidad se iba transformando en los avatares de
una nueva lucha, no exenta de sacrificios pero de cara a un futuro
más humano, y por ende más justo, Frank desempeñó el papel que
demandaba su tiempo y se graduó de creador. Pero no le veamos
sólo en su dimensión de creador cultural, la que bastaría para
inscribirlo entre las figuras que le han dado gloria a la Patria;
veámoslo también en su proyección de creador humano. Quien como
él ha sido ejemplo de sencillez, de desprendimiento y de solidaridad,
es también creador en otra dimensión, la del amor.
Cabría en esta ocasión profundizar en la obra de Frank desarrollada
en los terrenos señalados; pero sabemos que, afortunadamente, otros
lo harán por nosotros, y quizás con más elementos de los que ahora
pudiéramos aportar. Optamos, pues, por referirnos a otros aspectos
menos conocidos de este amigo a quien rendimos un sencillo
homenaje de recordación.
Frank, asociado a las causas nobles, fue fundador de la ANCl formó
parte de su primer equipo de Dirección en el nivel nacional. Cuando la
Asociación se oficializó como entidad no gubernamental, aunque sin
carecer de apoyo estatal, cuando se daban los primeros pasos
organizativos y prácticamente se carecía de recursos, aquel primer
núcleo de dirección recibió una inyección de aliento y de alegría. Se
recibía la primera donación en metálico, una modesta suma que en
aquellos momentos parecía toda una fortuna. Era el primer aporte
hecho por Frank Emilio.
Amén de sus virtudes excepcionales como músico, poseía una
memoria envidiable. Su condición de ciego le impedía leer la partitura
al mismo tiempo que la ejecutaba en el piano. Tenía que memorizar lo
que correspondía a cada mano por separado y después acoplarlas de
memoria en los ensayos prácticos. A pesar de ello, contaba con un
repertorio activo de más de mil composiciones, y nunca dejaba de
aprender nuevas piezas.
En cierta ocasión que buscaba a la persona indicada para prologar un
trabajo que hice en defensa del sistema Braille, vino a mi mente el
nombre de Frank Me habían hablado de su devoción por ese método
de puntos en relieve. Alguien me contó que él solía hacerle una breve
marca con el punzón y la regleta al dinero en papel para diferenciar la
denominación de cada billete. Le hablé de mi deseo en cuanto a que
prologara el referido trabajo. Aunque me insistió mucho argumentando
con increíble modestia que no era acreedor de tal honor, al fin accedió
a mi solicitud. En una parte de su breve prólogo escribió: : “Soy ciego;
pero, como músico tengo la posibilidad de estudiar, con el máximo
rigor de lectura músico tengo la posibilidad de estudiar, con el máximo
rigor de lectura complejas obras musicales y acceder a la cultura en
sus más diversos aspectos.“ Y más adelante agrega: "Agradezco la
oportunidad de expresar estos comentarios, a guisa de un breve
prólogo que recoge mi defensa de los seis dotados puntos, que
siempre he amado y cultivado".
En los diálogos sostenidos durante aquellos días, me confesó su
decisión algo así como una última voluntad -de que, al morir,
colocaran sobre su tumba el busto de Luis Braille que conservaba con
gran amor.
Una lamentable ineptitud musical impide a este cronista pensar
siquiera en la posibilidad de componer una sinfonía que tal vez
pudiera ser uno de los regalos más acordes con la talla de este
hombre músico, o este músico escapado del hombre. Le ofrecemos
en cambio, como homenaje póstumo, estas breves notas que con una
desacostumbrada arritmia han brotado a golpes de recuerdos y
latidos.
Mi nombre es Mario Ernesto Romero Saldaña.
Soy bibliotecario. Mi relación con Frank fue más bien de... digamos de
trabajo.
Realmente Frank Emilio es una persona admirable. Son de esos
seres humanos que te impresionan desde el principio por la humildad,
la dulzura, por la sencillez, por la inteligencia. Y esas impresiones
primeras, primarias o primigenias fueron las que yo recibí al conocer a
Frank Emilio. Me sorprendió tremendamente que una personalidad de
la cultura como él que vivía en un apartamento bastante humilde... Su
relación con su esposa era muy dulce. Otro elemento que me llamó
poderosamente la atención su dulzura. Era un caballero con su
esposa. Yo en ese momento me encontraba trabajando en la
Biblioteca de 10 de Octubre atendiendo el área especial de esa
biblioteca y Frank fue un colaborador. El más importante colaborador
que tuvimos allí en ese período o que tuve yo como técnico de esa
sala. Recibí publicaciones de todo tipo, fundamentalmente de las que
provienen de España y él realmente con un espíritu todo el tiempo
solidario y de ayuda. Muy amable, muy amable siempre cuando fui a
su casa fui excelentemente tratado por él. Y esos son... ya digo son
de esas personas que quedan para siempre, muy difícil de olvidar,
ese recuerdo tan noble, tan suave, tan tierno, yo diría incluso. Yo no
puedo decir que soy amigo de Frank Emilio, ni alumno de Frank
Emilio. O sea más o menos serían las relaciones que él... Pero bueno
realmente me cuesta trabajo definirme, pero si pudiera decir algo me
hubiese gustado realmente ser su amigo. Lamentablemente no lo fui.
No sé por qué no. Tal vez yo no hice mucho esfuerzo, en fin las
razones ahora, pero desde el punto de vista humano, la huella que
dejó Frank Emilio a mi entender es indeleble e imperecedera. Me
parece imposible poder olvidar a una personalidad tan deslumbrante
como la de Frank Elnilio y creo que su recuerdo me va a acompañar
toda la vida.
UN RECUERDO INOLVIDABLE
Por Martha Les Hernández
Pocas veces tuve la suerte de compartir con el Gran Maestro, con
Frank Emilio Flynn, excelente pianista cubano de todos los tiempos.
Desde jovencita lo veía en sus actuaciones por la televisión, o lo
escuchaba por la radio, siempre me maravilló su interpretación al
piano, parecía el ángel de las teclas. Pero fue a partir de mi entrada a
la ANCI en 1996 cuando tuve la oportunidad de conocerlo
personalmente, recuerdo que fue en una actividad por el Día de la
Cultura en el Centro Cultural Recreativo de la Asociación. Llegó, como
siempre, acompañado por su inseparable esposa, quien le dedicaba
todo tipo de atenciones y cuidados. Su trato era dulce, respetuoso,
amable, cariñoso, muy afable y atento con sus compañeros de la
ANCI con aquellos que lo rodeábamos. Por su lado desfilaron todos
los presentes en el amplio salón, estrechaban su mano, lo besaban.
Se observaba el gran cariño y afecto existentes entre él y sus
compañeros de tantos años.
Para mí resultó una experiencia inolvidable, en todos estos años de
trabajo y desvelo al frente de la redacción de la revista FARO, he
tenido la suerte de hablar con él por teléfono, o en su casa, a donde
tuvimos que acudir en ocasiones por problemas de trabajo. Allí
tuvimos la suerte estupenda de ser agasajados por él con un mini
recital en su piano de cola. Siempre me expresó su admiración y
aceptación por el trabajo que durante más de seis años llevo
realizando como Jefa de Redacción, siempre recibí su apoyo y sus
palabras de elogio, lo que ha significado un gran soporte para mí.
Él supo darle el justo valor, la importancia vital que tienen las
publicaciones que realizamos para la ANCI y me estimuló en todo
momento. Su felicitación sincera llegó como un premio a mis oídos.
Por su cultura, por el nivel alcanzado a través de la vida, sabía como
nadie la envergadura de este trabajo.
Fue un gran admirador de la revista FARO. Había algo que me
enorgullecía, y es que la sección Al leer aprendemos o recordamos
que..., la cual está a mi cargo, era una de sus preferidas.
Durante tantos años de labor en la ANCI han llegado hasta mí
numerosos y buenos comentarios sobre esta personalidad de la
cultura. A través del trabajo del periodista Félix Milián, La solidaridad
no es sólo para recibirla conocí detalles totalmente desconocidos por
mí sobre Frank Emilio, también a través de Ernesto Macías, uno de
sus mejores discípulos, supe cómo el maestro impartía clases de
forma gratuita a sus compañeros de la Asociación, a pesar de sus
múltiples actuaciones dentro o fuera del país, y de lo trabajoso que
resultaba para él, ya que tenía que llevar al Braille todas las partituras.
Omara Portuondo también nos habló muy bien del Maestro, de su
exquisito trabajo, de su empeño y dedicación. Tales comentarios y
juicios de compañeros que han compartido con él durante años,
confirman de su entrega total a las causas más justas y nobles a favor
de sus compañeros ancistas y a la cultura cubana. Todo esto ha
permitido que guarde de él un recuerdo inolvidable.
Mi nombre es Agustín Fernández Amer.
Soy profesor universitario desde hace treinta y cinco años
Compartí con Frank Emilio Flinnt las labores del Comité Gestor de la
ANCI
o sea, cuando se trató de organizar o crear una organización de
ciegos fue que Carlos Olivares empezó a hablar con toda una serie de
ciegos. Se le ocurrió por la información que tenían, podrían cooperar y
participar, se empezó a formar un grupo gestor. Allí había mucha
gente como Chiqui, allí estaba Ramos, allí estaba... bueno que sé yo,
estaba un montón de gentes que no puedo enumerarlos todos.
Allí tuvimos las reuniones y después de creada la organización Frank
fue miembro del Buró de Dirección que era como se llamaba el
órgano, dirigente junto conmigo. Ahí compartimos bastante tiempo
hasta que en definitiva surgieron algunas diferencias, no recuerdo las
razones, lo cierto es que él se retiró y siguió en su música, pero
siempre hay que decir que por sus características personales él era
una persona muy sencilla, muy modesta, afable, muy dispuesta a
colaborar con todo el mundo.
Por ejemplo: aquellos tiempos iniciales cada vez que había una
actividad, él tocaba el piano. Como él era miembro de la Dirección y
estaba, siempre se le pedía que tocara, y tocaba mucho. La gente le
pedía que tocara tres lindas cubanas de Romeu que él la tocaba muy
bien. Y bueno mientras que permaneció en la dirección de la ANCI
eso fue un lugar común, siempre tocaba el piano en las diversas
actividades.
Durante ese tiempo yo tuve ocasión de intercambiar con él, y conocer
algunas cosas de él. Una de las cosas que más me llamó la atención
fue su dedicación, su sistematicidad. Él, a diferencia de muchos de
nosotros que usamos el sistema Braille, pero no todo lo que podemos
usarlo porque realmente sí es trabajoso, poco pesado de escribir, a no
ser que se cuente con medios muy modernos, ahora hay máquinas
eléctricas y muchas cosas, bueno, cuando se trata de la máquina
Braille que es pesada, ruidosa, si es escribir en regleta o punzón,
siempre la mayoría de los ciegos tendemos a usarla cuando leemos
libros o revistas, pero en nuestra actividad directa la usamos para
tomar notas y lo menos posible y si podemos evadirlo un poco, lo
evadimos, eso digamos que es la regla. Lo de él era la excepción. Él
escribía sistemáticamente en Braille todo, toda su música. Él no
tocaba nada de oído. Él tenía un extraordinario oído y podía hacerlo.
A él le gustaba dejar constancia de todo.
Él hacía su preparación, sus partituras y tenía cientos, cientos de
partituras algunas escritas por él que se las dictaban, que tenia quien
se las dictaba, otras, un gran amigo de él, Armando Romeu, que
precisamente falleció recientemente, aprendió el Braille para poder
copiarle música a él. Tenía la máquina y Armando le copió muchas,
muchas partituras, todas las danzas de Cervantes, las contradanzas
de Saumel. Todo eso él lo tenía en Braille. No sólo eso, sino que sus
gustos por la literatura, por el estudio, él por ejemplo leía tanto en
español como en inglés. Realmente nunca lo oí hablar en inglés, no
sé si lo pronunciaba bien o mal, pero sí sé que lo leía. Conocía la
estenografía inglesa, conseguía a veces música procedente de los
Estados Unidos, venían los textos, las indicaciones en inglés, él
manejaba todo eso muy bien. Las cosas que él escuchaba por la
radio, él siempre escuchó mucho radio, oía muchos programas que
daban novelas incluso clásicas de la literatura, grandes obras
literarias. Y él como no podía leerlas en tinta, no las tenía en Braille,
pues él, según iba escuchando los capítulos, iba resumiendo la trama
de la novela y él me lo enseñó un día, tenía un librero que tenía toda
una serie de carpetas en las que él tenía guardadas por ejemplo,
novelas de Balzac, de Tolstoi, de Dostoievki, todas esas novelas
cuando las dieron por radio, las cosas de la Comedia Humana, la
Guerra y la Paz de Tolstoi, es decir toda una gran cantidad de
novelas, él podía fácilmente hablar de cualquiera de ellas porque él
buscaba los resúmenes que había hecho y podía ponerse al día
rápidamente, ya que sustituía la ausencia de una obra, un ejemplar en
Braille o la posibilidad de leerlo en tinta con esos resúmenes hechos
por él.
Yo decía que a él le gustaba mucho colaborar con la gente.
Una vez mi hijastro músico, pero un poco de oído, no ha cursado
estudios, tocaba piano bien pero de oído con las limitaciones y las
deficiencias que eso implica y yo se lo llevé un día. Llamé a Frank
primero, le dije que se lo quería llevar, que lo oyera y me dijera lo que
le parecía y le diera algunas orientaciones para tocar música salsa
que es lo que él toca y estuvo como dos horas con Frank. Frank le
enseñó algunas cosas, le dijo que le parecía bien, le aconsejó mucho
que estudiara. Incluso en varias ocasiones me pidió que le arreglara
otra entrevista con Frank, pero Frank estaba de viaje por el extranjero.
Después por diferentes circunstancias se fue posponiendo y no pudo
ser. No fue por Frank sino entre el propio trabajo de él como músico y
las propias complicaciones mías, no pude coordinar esta segunda
entrevista.
Estas son las principales cosas que yo recuerdo.
Bueno en cuanto tú me preguntabas sobre Frank Emilio, su figura,
todo es conocido ya, hace un año de fallecido. Bueno, hay dos cosas
de él importantes: una es como persona y otra como músico. En
primer orden su figura como músico, como persona. Creo que hay
muchas personas que coincidimos en esto, creo que todo el mundo
que hable de Frank Emilio tiene que hacer alusión a su elevado
espíritu. Esto por supuesto significa que esta persona tenga una
sensibilidad muy acorde a ese espíritu como artista que era. Y otra
cosa importante de su persona es su sencillez. O sea una cosa que
todo el mundo no deja de hablar de él sino que apunta este rasgo
distintivo en él. Gente muy sencilla, muy humilde, siempre para su
música y para sus estudios porque fue siempre un infatigable,
estudioso de cualquier materia que pudiera él tener en sus manos. De
ahí que deviniera en un músico de una basta cultura. Que bueno, que
eso por supuesto enriqueció su carrera artística.
Nosotros...yo tuve la oportunidad de conocerlo primero como maestro.
Fue maestro mío. Él me impartió notación musical Braille. Me enseñó
a leer música, cosa que me fue muy útil y pude cursar estudios en un
Conservatorio.
Aquello fue una estimable utilidad para mis conocimientos y aparte de
eso me ha servido también para proseguir esta... esto que él inició, la
enseñanza de la apreciación musical. Yo seguí haciendo este trabajo
y gracias a él hoy en día tenemos compañeros que están
incorporados a las escuelas de arte, que están incorporados... yo no
sé por qué este vehiculo es importante, que todo ciego que pretenda
hacer una carrera musical seria la pueda dominar con la notación
musical Braille.
En cuanto a esas cosas generalmente sí era una persona sencilla,
desprendida. Él realmente nunca tuvo... repito, como todas las
personas que tienen un sentido de las cosas espirituales, de
sensibilidad Él en cambio si en las cosas materiales precisamente era
muy modesto en eso. Él no necesitó nunca estar colmado de...
rodeado de satisfacciones materiales porque él, repito, con su música
y con sus libros, ya tenia su vida plena. Y esa fue su conducta de toda
la vida. Aún ya en los últimos años de su vida que tuvo más auge en
cuanto a su proyección internacional, bueno paradójicamente después
que vino la vejez fue que le vinieron los contratos al extranjero y tuvo
oportunidad de realizar estos viajes y estas promociones en Estados
Unidos, Alemania, Japón... y más países.
Bueno ya realmente me contaba que ya él no necesitaba de eso que
él no... se agobiaba con eso incluso el último viaje que dio fue a
Estados Unidos, ya él me dijo que no iba a salir más afuera porque él
quería estar tranquilo que ya no le interesaba eso, que en el momento
en que podía haberle interesado eso no fue así, que bueno él no le
reprochaba a nadie eso, pero que ya en estos momentos no estaba
en disposición de abordar ese tren de actividades en el extranjero,
que eso lo cansaba mucho, lo agobiaba. Me lo manifestó a mí ya
mucha gente, qué él cuando venia de un viaje de esos venia cansado,
agobiado. A pesar de esto le proporcionaba recursos económicos
bastante buenos. De ahí que siempre en todo el círculo de amistades
de él, le tengamos tanto cariño por estas cosas tan importantes del
ser humano que agradan tanto decir, de
su personalidad y
desprendimiento.
Entonces, en cuanto a su labor ya como maestro, su sueño siempre
fue eso, que todo ciego que estudiara música siempre oyera la
música. Me decía que esa forma de aprender la música era muy
empírica, que no culminaba esto, o no propiciaba que el ciego tuviera
una formación realmente decorosa en esa situación. Y cuando yo
hacia los seminarios de musicógrafia, lo invitaba, pues estos
seminarios de musicógrafia los hacia con un material de él, que él
hizo con este fin. Inicialmente se pensó que él pudiera dar estos
seminarios, pero bueno ya él no podía seguir este tipo de trabajo, una
por sus ocupaciones y otra porque ya él no estaba en condiciones de
estar unas semanas en otras provincias. No obstante a eso cuando él
podía asistía uno o dos días a estos seminarios y ahí se veía el
embullo que tenía y la satisfacción que le ocasionaba esto. Incluso en
el último que él fue, en la clausura él dijo tener uno de los regalos de
su vida era ver como esta enseñanza está llegando a los ciegos y que
la estaban practicando, que hablan resultados exitosos en este tipo de
actividad. Bueno nosotros hemos querido seguir la asociación y
además esta línea de él, pienso seguir haciendo estos seminarios con
esa finalidad Bueno en cuanto a su condición de músico está
considerado una gloria de Cuba, incluso aparece en el diccionario de
Argeliers León creo, no sé si es ese u otro el autor, aparece él en ese
diccionario como una de las glorias de la música cubana porque
marcó un inicio de lo que se llama el jazz latino ,siendo el precursor o
sino el primero no se decir exactamente fue el primero pero si sé que
fue entre los precursores de este tipo de género digamos del jazz
latino y también formó parte del grupo este del fteling , hay cuatro o
cinco que son iniciadores de este movimiento y entre esos está él. El
fue un músico muy versátil porque además de cultivar la música
popular se adentró en la música de concierto y sobre todo que logró lo
que no todos los ciegos pueden lograr que es tocar con una orquesta
sinfónica, llegó a hacer tres conciertos con la Orquesta Sinfónica y
eso es una -------esa es una tarea nada fácil de hacer y él logró eso ,y además siendo
un músico popular porque ---- ---- popular ,y bueno hacia estas cosas
porque, repito su versatilidad le permitió abordar varios géneros de la
música y también pienso y creo que fue uno de los músicos ,de los
pianistas precisamente que tuvo una buena cantidad de grabaciones
en disco, a pesar de que él en sus inicios no viajó al extranjero si tuvo
la oportunidad de grabar muchos discos de todo tipo popular de
acompañamiento a cantantes y en la música de concierto hay un
disco de Samuel, Cervantes y de Lecuona , lo último que grabó con
estas características fue el de Lecuona y el de los músicos
profesionales reconocidos en este país y aun en el mundo el ocupa un
lugar muy respetado, cuando las personas hablan de Frank Emilio, las
personas que conozcan, que lo conocen como músico es decir que
trabajaron con él que son conocedores de ese arte hablan de él con
gran respeto porque fue un gran artista de la música, quizás esto....
..... .... no, porque claro fue un músico popular pero no fue un músico
que tuviera ese auge o que lo conociera todo el pueblo porque todo el
pueblo no lo conoce pero si todo el pueblo lo ha oído de eso si estoy
convencido, pero no saben que es él ,pero todo el mundo lo ha oído
,entonces repito que por eso todo el mundo que sabe que conoce ,
que sabe música, que está en este campo de la música pues valora
su calidad su --------- aparte de eso como fue una persona tan
estudiosa yo pienso que fue genial ,fue una de estas gentes muy
inteligentes, muy capaz, incluso él ,me acuerdo, una de las cosas que
ya hace cuestión de unos cinco o seis años me llamó un día a la casa
porque estaba de lo más contento porque había recibido unos cursos
de Latín y Griego y yo le dije : ¿Tú te vas a poner a estudiar esas
lenguas muertas a estas alturas ¿ pero él estaba de lo más contento
porque iba a refrescar los conocimientos que tenia de esto y él aparte
de esto conocía varios idiomas Inglés ,Francés, Ruso y el Esperanto,
era una gente muy culta y el tenia libros y los leía en todos esos
idiomas ,recibía revistas en Braille en estos idiomas en Inglés y
Francés y siempre fue hasta su muerte un incansable estudiante,
siempre estaba buscando algo que aprender incluso me estaba
proponiendo ,diciendo dos o tres meses antes de su muerte que en
septiembre iba a empezar en la Biblioteca Nacional a hacer un curso
de computación, un hombre con ochenta años y no dudo que lo
hubiera logrado hacer por esa voluntad que tenia para el estudio,
bueno no sé que otra cosa pudiera resaltar de él esas son las cosas
que yo pudo decir de Frank.
Carlos Abel Ramirez Vega. Director del Centro Cultural
Recreativo de la ANCI y Secretario de Cultura de Ciudad de La
Habana.
Me llamo Raúl Martínez Correa. Trabajo en el Centro Cultural
Recreativo de la ANCI. Alli ocupo el cargo de responsable del área de
imprenta. Soy impresor tipográfico HA". Mi relación con Frank
comenzó en la década del 70 cuando a través de la alumna Idalmis
Fernández que era su... Fue su primera alumna y por demás alumna
predilecta como nosotros le decimos. Le habló de mí y de mi hermana
y fuimos a su casa y comenzamos a dar clases de musicografía y
piano.
Las relaciones de amistad con nosotros fueron magnificas. Era muy
buen profesor y le gustaba mucho que sus clases fueran bien
comprendidas, que atendieran bien, sobre todo las tareas. Era muy
riguroso cuando ponía una tarea que se la hiciera y de lo contrario la
duplicaba o se lo señalaba. Sus relaciones con nosotros eran muy
amistosas. Una de las cosas que más me llamó la atención fue que
nosotros quisimos comprar un piano y necesitábamos una carta para
llevarla a un lugar que nos pedía el Estado que le lleváramos una
carta para demostrar que estábamos estudiando piano y él no tenla ni
quien se la hiciera ni quien se la dictara y cogió la máquina de escribir
y se puso encima de la cama y ahí mismo redactó la carta él mismo
con la máquina de escribir en tinta.
En la imprenta donde yo trabajo se publicó un libro de musicografía
escrito por él y qué alegría para mi cuando pasaba las manos por
encima de los textos y los ejemplos de música que se ponían en él
recordando que Frank fue quien lo habla redactado, quien había
trazado ese libro el cual va a servir de ayuda para todos los que
sabemos música o estudian música en estos momentos.
Sus relaciones con el Centro Cultural fueron magníficas. Era una
gente que venía aquí cuando se le llamaba, tocaba el piano. Incluso
un premio que él obtuvo en metálico, esa cantidad de dinero que
fueron cien dólares, los donó al Centro para lo que hiciera falta.
Joaquín Borges Triana. Periodista.
Bueno, yo conocí a Frank Emilio cuando apenas yo era un muchacho,
un niño. El solía participar en conciertos en la escuela donde yo
estudiaba, en Abel Santamaría, y por esa época yo me iniciaba en los
estudios de música en una asignatura que se llamaba en la escuela
terapia musical. Por mi actitud, por mi interés él comenzó adarme
clases y estudié justamente desde que era un muchacho lo que
vendría a ser hoy piano complementario porque bueno yo
básicamente lo que estudiaba era guitarra y estudié con él piano
complementario, teoría solfeo y cuestiones generales de armonía.
Diría esto como una cosa resumida porque además yo creo que en
las clases de Frank de música eran muy variadas. Él incluso nos
llegaba a dar en dependencia del interés de cada cual lo que uno
deseara y por ejemplo a mí me llamaba mucho la atención elementos
de la acústica y estudié algo de acústica con él, además de elementos
de orquestación y bueno... reitero era un programa muy aleatorio, era
en dependencia de los intereses de cada quien.
Como persona diría que es ese tipo de gente que uno no porque esté
muerta sino... se suele decir que la gente son buenas personas
después que se mueren y bueno en el caso de Frank no, no,... yo
creo que eso no cabe. Habría que decir que era un hombre
sencillamente excepcional. Tal vez yo creo que su defecto si se le
podría decir errar a eso, su excesiva bondad, lo demasiado bueno que
era si uno puede llegar a considerar eso como un defecto que en
algunos momentos lo puede ser. Yo creo que en el caso de él, en
algunos instantes lo fue, en algunos instantes de su vida. Como ya
posteriormente después que yo terminé los estudios con él,
mantuvimos una estrecha amistad porque... por mí interés creo que
fui uno de los dos alumnos que él como que privilegió desde una
atención estelar. El otro fue el compañero Carlos Ramírez que fue mi
maestro inicial y bueno porque nosotros dos, Carlos y yo iniciamos los
cursos de musicografía que se han impartido en el país, un trabajo
que él siempre quiso hacer pero que ya por los años, pues, múltiples
ocupaciones no pudo acometer y nos encargamos de eso Carlos
Ramírez y yo. Seminarios de musicografia para preparar a profesores
videntes, a estudiantes ciegos, pero sobre todo a personas que van a
impartirles instrucción a estudiantes ciegos o débiles visuales en
conservatorios, escuelas de instructores de arte. Eso nos mantuvo
muy en contacto además de la estrecha amistad porque
prácticamente todas las semanas intercambiábamos. Tuve también el
privilegio después de ya en mis funciones como periodista trabajar en
algunos casos de algunos eventos culturales con Frank. Por poner un
caso el primer joyacs del cual él fue Presidente del jurado y yo
componía el jurado y tuve la suerte, el honor de compartir con él ese
Tribunal, ese jurado. Creo que fui de las últimas personas que
conversó con Frank porque el día que murió habíamos estado
dialogando por la tarde un poco antes de morir. Alrededor de las seis
de la tarde le dio la crisis y ese día alrededor de las dos o tres,
habíamos estado hablando de los planes, de las ideas que teníamos
para el próximo seminario y acerca de algunas de las tantísimas
consultas que yo solía hacerle constantemente por teléfono. Creo que
como músico decir que es un ejemplo, sobre todo por el concepto de
integralidad, trabajó no sólo la música popular sino también la música
de concierto, jazz, es ese tipo de músico que no se suele dar con
deiada frecuencia, que uno lo cataloga como un "Todoterreno 11
porque se desempeñaba en distintas maneras. Su influencia ha
quedado para muchos músicos: los pianistas más importantes de
Cuba como Chucho Valdés, Gonzalo Rubalcaba, Hernán López
Nussa, reconocen que Frank fue como un maestro, un pionero dentro
del jazz, y sobre todo dentro de la descarga cubana. Hay un tema de
él que es clásico dentro de ese estilo que es "Gandinga, mondongo,
sandunga que ha tenido varias "revivificaciones" por parte de
diferentes compositores por ejemplo Gonzalo Rubalcaba tiene un
tema compuesto a partir de esa pieza, Hernán López Nussa también
tiene uno que se llama Dinga, dongo, dunga ", que también es una
suerte de tributo y de homenaje intertextual a esa pieza de Frank, y es
una obra que casi todos los jazzistas cubanos la tocan en las
descargas. Por lo demás decir que Frank es ese tipo de persona que
uno siempre va a recordar y yo cada vez que leo un material de
musicografia estoy como dialogando con él. Cuando tengo alguna
duda es como si estuviera consultándolo. En fin, les habló Joaquín
Borges Triana.
Me llamo Emilio Bouza Fernández. Soy músico
Fui alumno de Frank durante algunos anos y tuve la oportunidad de
conocer su grandeza como ser humano y como músico. Fue un
músico extraordinario y un ser humano extraordinario, las dos cosas.
Se me ocurre hacer una anécdota de Frank que tiene que ver con
estas dos facetas de su personalidad, su sensibilidad y sus grandes
dones musicales.
Resulta que en los años ochenta, no recuerdo el año especifico en
este momento, se produjo la erupción del volcán Nevado del Risco en
Colombia, que sepultó a miles de personas. Entonces Frank días
después del hecho estuvo oyendo las narraciones de cómo fueron los
acontecimientos pero de frase internacional ya medida que aquello
iba avanzando fue imaginándose el dolor, la agonía de aquella pobre
gente que estaba sumergida en aquella montaña de lava enorme y
se sintió extraordinariamente mal, le subió la presión, se sintió muy
mal en resumen y tuvo que dejar de oír aquello y durante unos
cuántos días estuvo impresionado por aquello de forma tal que a los
muchísimos días de haber oído aquella cosa nos narró a nosotros
todavía francamente impresionado 10 que escuchó yeso evidencia que
es una persona con una sensibilidad tremenda porque generalmente
los seres humanos nos acostumbramos a sensibilizamos con las
cosas que le ocurren a los seres queridos con los seres cercanos
tanto afectivos como físicamente y a veces hasta eso es necesario
para comprender lo que sufre la gente en el mundo aunque estén a
miles de kilómetros de distancia. Era bastante complicado, para eso
hay que tener una sensibilidad enorme y él la tenia, no cabe la menor
duda de que él la tenía y así se volcaba en su música, tanto en la
música que componía como en la que interpretaba. Era una persona
que volcaba tantas emociones en la música que realmente hacia
hablar a esas teclas que no eran simples teclas cuando las apretaba,
francamente se vela que habla un alma detrás de esas
interpretaciones y... bueno esa es la consagración, un individuo
extraordinariamente, extraordinariamente sensible, tan es así que
podía abordar con la misma sensibilidad la música cubana, el jazz, e
incluso la música de concierto, tocaba a Debussy como nadie. Incluso
me recuerdos músicos románticos del siglo XIX como Chopín
fundamentalmente que junto a Strioli, eran sus músicos preferidos y
eso es lo que se me ocurre hablar del maestro.
Irma Maso Monduy
Fui bibliotecaria y responsable del taller de copistas de la ANCI.
Actualmente estoy jubilada hace varios años.
Con respecto a Frank Emilio F1innt diré que fue un amigo
excepcional, desinteresado, solidario, gran intérprete al piano tanto de
la música popular como de la música clásica. Como pianista ciego
obtuvo grandes lauros tanto nacional como internacionalmente.
Una anécdota quisiera decir: por ejemplo que en los Estados Unidos
las ganancias que obtuvo de una actuación las donó para que fueran
comprados o reparados instrumentos a los ciegos cubanos.
Era un amante fervoroso del sistema Braille, un lector infatigable.
Seleccionaba artículos y los transcribía para confeccionar libros y
releerlos nuevamente. Diseño ó musicografía a ciegos y el piano
también de lo cual tenemos grandes artistas actualmente.
Yo pienso que él ha desaparecido pero ha dejado una estela entre los
ciegos y su ejemplo, su dedicación al estudio y al trabajo, será un
ejemplo y un estimulo notable para las generaciones actuales y las
generaciones futuras.
Muchas gracias
Habana, 1/julio/2002.
“Año de los Héroes Prisioneros del Imperio ".
Es como parte de las acciones comunitarias que realiza la biblioteca
pública René Orestes Reiné en la barriada, se destaca el homenaje
realizado en la semana de la Cultura Municipal (3 al 9 de noviembre)
del año 1998 al valioso compañero y valioso músico, maestro Frank
Emilio Flynnt, en su casa, en la calle Luis Estévez #210, Santos
Suárez.
Actividad modesta, llena de emoción y de amor a la cultura, por las
palabras que se pronunciaron y por la calidad de la música que
brindaron los distintos valiosos artistas que participaron en ella.
Asistieron como artistas, los maestros: Rosario Franco (pianista),
Richard Egiles (flautista), Augusto Lozano (pianista), Helder Rojas
(pianista), Patricia Rojas (violinista), Ñico Rojas (guitarrista), Bernardo
Rosas (tenor), Carlos Sócrates (tenor), todos valiosos concertistas.
También asistieron los valiosos compañeros: Licenciada Argelia Lago,
delegada de la circunscripción del Poder Popular y Vicepresidenta del
Consejo Popular Santos Suárez, el técnico Mario Ernesto Romero,
Técnico de la biblioteca que atendía el área de ciegos y débiles
visuales en el sistema Braille, técnica Norma Gonzálbo, técnica de
extensión de la biblioteca, técnica Cristina Águila, presidenta
municipal de la ANCI, varios vecinos del maestro Frank Emilio,
quienes lo admiraban, querían y respetaban por: su bondad,
sabiduría, modestia, trato social y grandeza musical. Varios
trabajadores de la biblioteca. La licenciada Rosalba Sarracent,
directora de la biblioteca, pronunció sentidas palabras de
reconocimiento, admiración y cariño y expresó que Frank Emilio era
siempre un colaborador espontáneo y permanente de la biblioteca,
cooperando con su ayuda cada vez que se le solicitaba. También
varias veces obsequió libros y revistas en el sistema Braille para los
usuarios ciegos y débiles visuales.
Se ofreció un brindis, se tomaron fotos, se le obsequió un ramo de
flores a él y otro a su esposa Martha Montes. Frank cerró el acto
interpretando varias piezas inolvidables según opinión de todos los
presentes. Pronunció sentidas palabras de agradecimiento. Un año
después, enero de 1999 tocó dos conciertos con música cubana y
arreglos hechos por él en el Lincoln Center de Nueva York y una vez
más puso en alto el prestigio de la cultura cubana.
Hombre con una cultura extraordinaria y queriendo aprender y
enseñar siempre, con una modestia y eficiencia sin límites.
Tenía como hobit el estudio de la geometría y admiraba mucho la
música de Federico Chopín, Ernesto Lecuona y George Gershwin.
Atentamente, Ing. José A. Rojas (Nico)
Fly UP