...

un sueño compartido para el futuro de chile

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

un sueño compartido para el futuro de chile
UN SUEÑO
COMPARTIDO PARA EL
FUTURO DE CHILE
Informe a la Presidenta de la República,
Michelle Bachelet
Comisión Presidencial Ciencia para el
Desarrollo de Chile
Julio, 2015
Comisión Presidencial
Ciencia Para el Desarrollo de Chile
UN SUEÑO
COMPARTIDO
PARA EL FUTURO DE
CHILE
Informe Final
Julio, 2015
-I-
AGRADECIMIENTOS
El documento que presentamos a continuación ha sido fruto de muchas horas de trabajo,
discusión y reflexión de hombres y mujeres que compartimos un sueño de futuro para
nuestro país. Durante más de cuatro meses, cerca de 300 personas aportaron desde diversos
lugares y miradas a esta propuesta que esperamos marque el inicio de un camino donde la
ciencia, la tecnología y la innovación nos permitan avanzar hacia el desarrollo que queremos.
A quienes participaron en la Comisión Ciencia para el Desarrollo.
Miembros de la Comisión:
Gonzalo Rivas (Presidente de la Comisión),
Gonzalo Herrera, Cecilia Hidalgo, Leopoldo
Carolina Muñoz (secretaria ejecutiva), Dora
Infante, Alexis Kalergis, Mary Kalin, Mariane
Altbir, Carlos Álvarez, Marcela Angulo, Juan
Krause, Servet Martínez, Francisco Martínez,
Asenjo, Jorge Babul, Alex Berg, Andrés
Pedro Milos, Víctor Pérez, Claudio Pérez, M.
Bernasconi, Eduardo Bitrán, Jenny Blamey,
Olivia Recart, José Rodríguez, Pedro Rosso,
Francisco Brieva, Rafael Correa, Andrés
Bernabé Santelices, Cristóbal Undurraga,
Couve, Juan Carlos de la Llera, Vicente
Gonzalo Vargas, Iván Vera, José Weinstein,
Espinoza, Virginia Garretón, Pedro Hepp,
Andrés Zahler.
Personas que realizaron aportes específicos, se sumaron a algunas sesiones o fueron
entrevistados para compartir sus experiencias y visiones:
Francisco Chahuán, Senador miembro de la Comisión Desafíos de Futuro. Hernán Cheyre,
miembro de la Comisión Asesora Presidencial Institucionalidad de Ciencia Tecnología e
Innovación (2013).
Apoyo Secretaría Ejecutiva CNID:
Juan Pablo Contreras, Álvaro Díaz, Alexander Hazbún, Aldo Medina, María José Menéndez,
Soledad Ugarte y Katherine Villarroel.
A QUIENES PARTICIPARON EN LA SUBCOMISIÓN
A QUIENES PARTICIPARON EN LA SUBCOMISIÓN
FORTALECIMIENTO DE LA CIENCIA Y LA
CULTURA DE LA INNOVACIÓN
TECNOLOGÍA
Miembros de la Subcomisión:
Miembros de la Subcomisión:
Cristóbal Undurraga (Presidente), Katherine Villarroel
Servet Martínez (Presidente), M. José Menéndez
(secretaria ejecutiva), Juan Asenjo, Arturo Arriagada,
(secretaria ejecutiva), Dora Altbir, Marcela Angulo,
Paula Arismendi, Andrés Couve, Vicente Espinoza,
Juan Asenjo, Jorge Babul, Alex Berg, M. Elena Boisier,
Alfonso Gómez, Pedro Hepp, Vivian Heyl, Sebastián
Francisco Brieva, Rafael Correa, Andrés Couve,
Infante, Sebastián Izquierdo, Natalia Mackenzie,
Vicente Espinoza, Virginia Garretón, Paula González,
Francisco Martínez, Carolina Muñoz, Carlos Palma,
Cecilia Hidalgo, Leopoldo Infante, Mary Kalin, Alexis
Simón Pérez, Consuelo Valdés, Gonzalo Vargas,
Kalergis, Mariane Krause, Servet Martínez, Pedro
Verónica Vergara, Conrad Von Igel.
Milos, Carolina Muñoz, Christian Nicolai, Claudio
Pérez, Víctor Pérez, Jose Rodríguez, Pedro Pablo
Personas que realizaron aportes específicos,
Rosso, Maximiliano Santa Cruz, Bernabé Santelices,
se sumaron a algunas sesiones o fueron
Iván Vera, Juan Walker y Andrés Zahler.
entrevistados para compartir sus experiencias y
visiones:
Personas que realizaron aportes específicos,
se sumaron a algunas sesiones o fueron
Marcela Arellano, Jorge Allende, Alejandra Arratia,
entrevistados para compartir sus experiencias y
Elías Barticevic, Sebastián Bernales, Jorge Besa,
visiones:
Rodolfo
Bonifaz,
Daniela
Campos,
Francisco
Chahuán, Juan Jaime Díaz, Paz Egaña, Kenneth
Felipe Campusano, Nicolás Uauy y Álvaro Rojas
Gent, Andrés Gomberoff, Claudio Gómez, Cristián
Hernández-Cuevas, Marigen Hornkohl, Bernardita
Apoyo Secretaría Ejecutiva CNID:
Dan Poniachik.
Méndez, Denis Moraga, Enrique Mujica, Gonzalo
Muñoz, Andrea Obaid, Sergio Parra, Mariano Riveros,
Pablo Rojas, Mario Rosemblatt, Pablo Rosenblatt,
Carolina Torrealba, Pablo Valenzuela y Alejandra
Villarzú.
Apoyo Secretaría Ejecutiva CNID:
Aldo Medina y Soledad Ugarte.
A QUIENES PARTICIPARON EN LA SUBCOMISIÓN
A QUIENES PARTICIPARON EN LA SUBCOMISIÓN
NORMATIVA UNIVERSITARIA PARA LA
INSTITUCIONALIDAD
INNOVACIÓN Y TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA
Miembros de la Subcomisión:
Miembros de la Subcomisión:
Gonzalo
Rivas
(Presidente),
Carolina
Muñoz
Gonzalo Herrera (Presidente), Katherine Villarroel
(secretaria ejecutiva), Juan Asenjo, Carlos Álvarez,
(secretaria ejecutiva), Carlos Álvarez, Juan Asenjo,
Jorge Babul, Alex Berg, Eduardo Bitrán, Jenny
Jorge Babul, Jenny Blamey, Felipe Burgos, Etienne
Blamey, Francisco Brieva, Raúl Ciudad, Andrés
Choupay, Juan Carlos de la Llera, Soledad Frindt,
Couve, Rocío Duque, María José García, Paula
María José García, Paula González, Graciela Lepe,
González, Vicente Espinoza, Alexis Kalergis, Mary
Claudio Pérez, Víctor Pérez, Pedro Milos, Carolina
Kalin, Mariane Krause, Francisco Martínez, Christian
Muñoz, Maximiliano Santa Cruz, Fernando Venegas.
Nicolai, Víctor Pérez, Claudio Pérez, Maximiliano
Santa Cruz, Bernabé Santelices, Pedro Sierra, Jaime
Personas que realizaron aportes específicos,
Soto y Andrés Zahler.
se sumaron a algunas sesiones o fueron
entrevistados para compartir sus experiencias y
Apoyo Secretaría Ejecutiva CNID:
visiones:
Álvaro Díaz, Alexander Hazbún, Soledad Ugarte y
Andrés Bernasconi, Carlos Cáceres, Luis Magné y
Claudina Uribe.
Apoyo Secretaría Ejecutiva CNID:
M. José Menéndez y Soledad Ugarte.
Katherine Villarroel.
A QUIENES PARTICIPARON EN LOS DIVERSOS ENCUENTROS Y DIÁLOGOS QUE FUE POSIBLE DURANTE EL
PERÍODO DE TRABAJO DE ESTA COMISIÓN
Equipos de Investigación en Innovación de las
Participantes en el diálogo ciudadano organizado
Universidades Acreditadas en Investigación (Video
por la Comisión de Futuro del Senado (Santiago, 10
conferencia con regiones el 7 de mayo y a Santigo
de junio).
el 15 de junio).
Empresas participantes en CEO Meeting del Club de
Universidades (rectores y representantes) de la
la Innovación (Santiago, 1 de julio).
Asociación de Universidades Regionales (Santiago,
26 de mayo y Antofagasta, 24 de junio).
Equipo del Centro de Regulación del Genoma
(Santiago, 12 de junio).
Miembros de la comunidad de la ciencia, tecnología
e innovación (públicos y privados) de la región del
Encuentro con Comisión Legislativa de Desafíos de
Maule (Talca, 20 de mayo).
Futuro del Senado (Santiago, 13 de julio).
Miembros de la comunidad de la ciencia, tecnología
e innovación (públicos y privados) de la región del
Biobío (Concepción, 27 de mayo).
“Las ciencias tienen un rol insustituible en la reflexión sobre nuestros proyectos y posibilidades de futuro. Son
ellas las que nos muestran el Universo del que somos parte y las oportunidades que se nos presentan. Son
ellas las que nos ayudan a anticipar nuevos desafíos y a innovar en la forma en que los enfrentamos. Son ellas,
finalmente, las que nos recuerdan, con el desinterés y la pasión con que buscan la verdad, lo que somos y el
sentido humano de todo lo que hacemos.”
Presidenta de la República, Michelle Bachelet Jeria, enero 2015
- II -
PRESENTACIÓN
¿De qué vamos a vivir las chilenas y chilenos? ¿Cómo queremos convivir? ¿Cuáles son las cuestiones
fundamentales que le dan sentido a nuestra convivencia? ¿Cuáles son los escenarios naturales y sociales
donde construir nuestros sueños de sociedad? ¿Cuáles pueden ser las fuentes de recursos en que ellos se
apoyen? Estas son algunas de las grandes preguntas que emergen al reflexionar sobre el desarrollo futuro
de nuestro país. Discutir estas preguntas, formular buenas respuestas, y buscar hacerlas realidad, requiere
1
del aporte del conocimiento y su aplicación, y de manera particular del que puedan brindar la ciencia y la
tecnología en todos los ámbitos del quehacer nacional. Para ampliar el horizonte de posibilidades necesitamos
incrementar sustantivamente nuestro esfuerzo en la generación de conocimientos que buscan comprender
y transformar nuestra realidad para el bien de todos. Sin estas capacidades críticas y sin una visión más
integradora y socialmente relevante de la ciencia, no hay desarrollo posible: la ciencia y la tecnología no son
un lujo de país desarrollado, son condiciones esenciales para lograr serlo.
Dar el salto de ser un país en “vías de desarrollo” a ser uno “desarrollado”, es un anhelo que nos ha acompañado
por varias generaciones. Sin embargo, lo que entendemos por desarrollo ha ido variando y complejizándose
en el tiempo. Hoy ya no es posible asimilarlo -como antes pudo ser- a un cierto nivel de ingreso per cápita.
Los retos que nos plantean el cuidado del medio ambiente, la convivencia social, la equidad, y la misma
incorporación de tecnologías de manera acelerada en nuestras vidas cotidianas, hacen del desarrollo
un propósito más complejo de abordar, con requerimientos nuevos y diversos para las capacidades que
necesitamos desarrollar individual y colectivamente.
1
Este documento se refiere a ciencia de una forma amplia, incorporando todas las áreas que define el Manual de Frascati: ciencias sociales,
humanidades (incluye artes), ciencias naturales, ciencias agrícolas, ciencias médicas e ingeniería y tecnología. Disponible en: http://www.oecd.
org/science/inno/38235147.pdf
El crecimiento económico de Chile se ha basado en un uso extensivo de los recursos naturales, que hoy se
ve amagado por su sobreexplotación así como por la influencia del cambio climático global. Día a día, se
suceden demandas por mayores niveles de inclusión y de participación de la ciudadanía, hoy más informada
y reflexiva de sus derechos. Sus aspiraciones crecientes se combinan con fenómenos como el envejecimiento
de la población, el sedentarismo, la penetración de las tecnologías en todos los ámbitos, el debilitamiento
de los lazos sociales, la expansión de las grandes ciudades. Así, en nuestra convivencia, incrementando las
tensiones y desafíos se han ido incrementando.
En este escenario de mayor complejidad que compartimos con el resto del mundo, las ciencias y las
tecnologías pueden ser rutas que nos ayuden a ser capaces como sociedad de mejorar la calidad de nuestra
deliberación sobre el futuro que queremos construir juntos. Profundizar y fortalecer nuestra convivencia
democrática requiere de un diálogo donde las ciencias sociales y naturales, las humanidades, las artes,
la ingeniería y la tecnología, en forma multidisciplinaria y colaborativa aporten en la identificación de las
interrogantes y en la iluminación de los caminos disponibles. Ampliar nuestra capacidad de reflexión crítica,
abrir y explorar nuevos espacios para la innovación en todos los ámbitos de nuestra sociedad, es el aporte
que esperamos de un mayor desarrollo de nuestras capacidades científicas y tecnológicas.
Lo anterior se hace más evidente porque hoy estamos conscientes de que los antiguos medios disponibles
no son suficientes para enfrentar las trabas que dificultan nuestro avance como sociedad y menos lo son para
abordar los retos de nuestro desarrollo futuro. Además, como chilenos, tenemos cada vez mayor claridad de
estar desaprovechando las enormes riquezas y oportunidades que el país nos brinda para construirnos un
futuro en el que convivamos mejor con nuestra historia, nuestras comunidades y nuestro entorno.
Por décadas se ha dicho que el cobre es “la viga maestra de la economía” y “el sueldo de Chile”, como en su
momento lo fue el salitre. La historia y desenlace de nuestro antiguo “oro blanco” es por todos conocida y no
quisiéramos repetirla. ¿Cómo aprovechamos mejor las riquezas aportadas por el cobre? ¿Seremos capaces
de hacer de nuestra minería una plataforma para desarrollar tecnologías que podamos exportar al resto del
mundo? ¿Seremos capaces de gestionar una minería en armonía con las comunidades y la sustentabilidad?
Chile no sólo ha cimentado su crecimiento en la minería. También lo ha hecho en la afortunada combinación
de clima, geografía y disponibilidad de agua que favorecen su agricultura, como también en sus enormes
extensiones marinas. Sin embargo, el cambio climático y nuestra propia forma de explotación de los recursos
han puesto en cuestión no sólo la expansión de la fruticultura de exportación sino también la de la silvicultura,
acuicultura y pesca. Más aún, en algunos casos comenzamos a percibir su retroceso.
Hoy se hace patente que no disponemos ni de la información, ni del conocimiento, ni de instituciones robustas
para abordar creativamente los retos que nos presentan fenómenos como la cada vez mayor escasez de
recursos hídricos, los crecientes requerimientos energéticos, el agotamiento de los recursos marinos o los
efectos directos e indirectos del cambio climático en nuestros ecosistemas y su biodiversidad.
No hemos desarrollado debidamente las capacidades para gestionar los recursos de los que estamos
viviendo, y de los cuales, mal o bien, viviremos en el futuro próximo. Pero, tampoco estamos invirtiendo
adecuadamente en generar el conocimiento científico y tecnológico para abrir oportunidades como la
promesa de abundancia energética y tecnológica que nos brinda nuestro enorme potencial de energía solar,
por nombrar sólo un ejemplo ya recurrente en nuestras conversaciones.
El desarrollo no consiste sólo en disponer de mayor riqueza material. Consiste también, y sobre todo, en
gestar una forma de convivir, en generar las condiciones que provean de creciente seguridad y bienestar a
la población. El cómo se vive en sociedad es a la vez causa y efecto del desarrollo. Así, por ejemplo, los bajos
niveles de confianza que caracterizan nuestras interacciones son una severa limitante para tratar asuntos
públicos, innovar o desarrollar negocios y constituyen una enorme barrera para la articulación de esfuerzos
requerida para abordar los problemas complejos de los que necesitamos hacernos cargo. Ellos son, a la vez,
expresión de debilidades más profundas que están a la base de nuestro tejido social.
Las respuestas creativas e innovadoras a los retos y oportunidades surgen de la interacción de múltiples
actores, en un proceso que no tiene una dirección ni una causalidad única. En esta dinámica, las
universidades, tienen un rol fundamental. Ellas son los principales centros generadores de conocimiento
y de formación de recursos humanos avanzados. Sin universidades fuertes no es posible el avance de la
ciencia y de la tecnología. De igual forma, para que el conocimiento se aplique en soluciones innovadoras, y
las personas tengan espacios atractivos donde desplegar sus capacidades, las empresas y el propio sector
público deben asumir el desafío de la innovación y del desarrollo tecnológico. Fortalecer las capacidades
de centros técnicos y profesionales, universidades, empresas y de las instituciones públicas para generar y
absorber conocimiento, generar mecanismos que promuevan una fluida interacción entre ellas y promover
una verdadera cultura innovadora y emprendedora en toda la población, son las tareas fundamentales que
debemos acometer para avanzar en una verdadera senda de desarrollo nacional.
Es a partir de esta comprensión amplia de los retos de nuestro desarrollo que se estructura la visión que esta
Comisión propone para guiar los renovados esfuerzos que Chile debe desplegar para dotarse de mayores
capacidades científicas, tecnológicas y de innovación.
CONTENIDOS
AGRADECIMIENTOS
I
PRESENTACIÓN
II
1.- VISIÓN
17
2.- FOCOS Y METAS PARA TRES QUINQUENIOS DE DESARROLLO
21
3.- AGENDA ESTRATÉGICA
29
Fortalecimiento de capacidades científicas, tecnológicas y de innovación
30
Concentración de esfuerzos en áreas prioritarias
34
Excelencia científico-tecnológica como base de exportaciones de alto valor agregado
37
Generación de condiciones para la valoración y aprovechamiento de la ciencia, la tecnología
y la innovación
39.
.
Fortalecimiento de la institucionalidad de fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación
41
4.- PROPUESTAS ESPECÍFICAS
45
Fortalecer el desarrollo de la ciencia , la tecnología y la innovación
47
Impulsar la Innovación basada en ciencia y tecnología
50
Fomentar el rol del estado como usuario y promotor de la CTI
54
Potenciar el desarollo de regiones y territorios a partir de la CTI
55
Instalar la ciencia, tecnología e innovación en la cultura nacional.
57
Perfeccionar normativas que afectan la actividad de la CTI
61
Propuestas de ordenamiento institucional
64
5.- INFORMES SUBCOMISIONES
89
Fortalecimiento de la Ciencia y la Tecnología
91
Cultura de Ciencia, Tecnología e Innovación
119
Aspectos normativos de la transferencia tecnológica en universidades
135
1
VISIÓN
- 18 -
Visión de la Comisión
Presidencial Ciencia para el
Desarrollo de Chile
Al llegar al año 2030 la ciencia, la tecnología y la innovación se han convertido en pilares fundamentales
de nuestro desarrollo en todas sus dimensiones. Las capacidades de generar, transferir y aplicar
sistemáticamente conocimiento se han expandido fuertemente, y son la base de una economía
competitiva, diversificada, ambientalmente sustentable e inclusiva, así como de una sociedad que
es ejemplo de convivencia cívica y de ejercicio democrático, con crecientes niveles de bienestar
bio-sico-social.
La ciencia de nuestro país es disruptiva, creativa, atractiva, valorada, descentralizada, inclusiva en
género y etnia, fuertemente conectada con la sociedad, con recursos económicos y desarrollos
tecnológicos que le permiten reflejarse como un real aporte al desarrollo global del país.
De igual forma, la ciencia chilena es reconocida y demandada internacionalmente por su excelencia,
colaboración, multidisciplinariedad y sustentabilidad, lo que da paso permanente al desarrollo de
nuevas tecnologías e innovaciones que han trascendido las fronteras nacionales, sobre la base de un
capital humano innovador.
Nuestra sociedad además, comprende, valora, reconoce y aprovecha la ciencia, la tecnología y la
innovación como fundamentales para comprender y desenvolverse en el mundo, y vela porque sean
apropiadas como un componente esencial de nuestro sistema educacional, permitiendo que en cada
rincón de Chile se desarrolle el potencial y el talento de cada uno de nuestros niños, niñas y jóvenes.
- 19 -
En 2030 las capacidades científico-tecnológicas se despliegan en los distintos ámbitos del
quehacer nacional, agregando valor a la actividad pública y privada. Los roles y vínculos entre los
distintos actores que generan y aplican conocimiento y tecnología y que desarrollan y expanden
innovaciones son cotidianos, comprensibles y difundidos, lo que permite que la calidad de nuestras
políticas públicas sea ampliamente reconocida; y que dispongamos de un significativo número de
emprendedores y empresas de base tecnológica, líderes en transferencia a nivel regional y mundial.
Tanto las empresas como el sector público demandan y valoran a investigadores e innovadores,
creando así un círculo virtuoso entre los distintos ámbitos del saber y quehacer innovador.
Todo lo anterior es posible gracias a que el país ha dotado a la ciencia, tecnología e innovación
de una institucionalidad fuerte, tanto organizativa como normativa, que fomenta y guía su accionar
desde una visión y apuestas comprometidas con el futuro, que se traduce en una política de Estado
ordenada, estable y clara, ampliamente respaldada, y en diálogo permanente con los distintos
servicios públicos y privados del país y la ciudadanía, permitiendo la articulación de esfuerzos, la
mirada sistémica y la gestión de la complejidad que los desafíos de hoy, reclaman.
Esta visión de largo plazo es respaldada con un incremento sostenido de los recursos públicos
destinados al desarrollo del sector, y por un progresivo aumento del gasto y compromiso privado en
investigación, desarrollo y actividades de innovación. Todo ello permite que la ciencia, la tecnología
y la innovación estén al servicio del desarrollo de Chile.
2
FOCOS Y METAS
PARA TRES
QUINQUENIOS DE
DESARROLLO
- 22 -
Nuestra visión se plasma en cinco focos estratégicos,
de un 18,8 por ciento en 2012 a un 30 por ciento en
que a su vez dan origen a metas transformacionales
20304.
que generan las condiciones básicas para avanzar
2. CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN
en este camino.
ORIENTADAS A PRIORIDADES NACIONALES
1. CAPACIDADES CIENTÍFICAS, TECNOLÓGICAS Y
La Comisión tiene la convicción de que el aumento
DE INNOVACIÓN
de estas capacidades es crucial para aprovechar las
Si pensamos en el desarrollo integral del país,
oportunidades y enfrentar los retos que definirán
no podemos perder de vista que, en la base de
nuestro desarrollo futuro. Ello plantea la necesidad
todo logro, están las personas. Es por ello que una
de que parte del incremento de los recursos
piedra angular de esta propuesta es el desarrollo
destinados a promover la actividad científica,
y fortalecimiento permanente de capacidades y
tecnológica y de innovación se oriente en función
equipos multidisciplinarios en ciencia, tecnología e
de desafíos prioritarios para el desarrollo integral
innovación que nos permitan gestionar los desafíos
del país, los cuales necesariamente requieren ser
del siglo 21. Esto debe traducirse en una creciente
abordados desde una perspectiva multidisciplinar.
cantidad de investigadores de alto desempeño,
De ahí entonces, que proponemos que a 2030
con los medios proporcionales a la magnitud de los
el 30 por ciento del financiamiento total que el
desafíos y distribuidos a lo largo de nuestro territorio.
sector público destina al fomento de la ciencia,
En la actualidad Chile dispone de un investigador
la tecnología y la innovación se oriente a un
de jornada completa
equivalente2
por cada mil
número acotado de prioridades nacionales en el
empleados, mientras que el promedio de la OCDE
ámbito social, ambiental y económico productivo.
por mil ocupados3.
Ello significa que durante los años venideros el
Chile debe proponerse, al menos, triplicar la actual
incremento de recursos hacia el sector debe ser
tasa de investigadores por cada mil ocupados a
proporcionalmente mayor para iniciativas en dichas
2030, para así acercarse al nivel que actualmente
áreas.
alcanza a los siete investigadores
ostentan países como Estonia o Polonia. La reciente
experiencia de la misma Estonia, o de Turquía,
3. DESARROLLO TECNOLÓGICO EN LA BASE
muestran que avances de esta magnitud pueden
PRODUCTIVA
lograrse en un lapso relativamente corto de tiempo.
En el mismo período, debiera incrementarse
sustancialmente la proporción de empresas que
realizan innovación tecnológica en Chile, pasando
Los caminos a través de los cuales la ciencia, la
tecnología y la innovación (CTI) pueden y deben
aportar al desarrollo son múltiples. Como se ha
2
La unidad de medida utilizada es la de Jornadas Completas Equivalentes (JCE), la que asume que normalmente los investigadores no dedican
el cien por ciento de su tiempo a investigación, sino que ocupan parte de su jornada en otras actividades, particularmente, cuando se trata de
académicos que realizan clases o ejercen cargos administrativos. En el caso de Chile, se estima que la dedicación efectiva a tareas de investigación
es, en promedio (considerando todos los sectores), de un 70 por ciento. En la medida que ellos se insertan en espacios fuera de la academia -como
empresas, institutos tecnológicos o centros especializados-, aumenta el porcentaje de dedicación efectiva a investigar.
3
OECD: Main Science and Technology Indicators, 2014, vol 2
4
Ministerio de Economía: 8ª Encuesta de Innovación (2011-2012). No incluye microempresas. No incluye innovación no tecnológica.
- 23 -
indicado, la concepción de desarrollo que esta
4. ENTORNOS QUE FAVOREZCAN UNA CULTURA
Comisión hace suya es la de un proceso que
QUE INCORPORE Y VALORE LA CIENCIA,
combine la competitividad, la inclusión, el bienestar
TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN
y la sustentabilidad. Alcanzar estos objetivos
supone la modificación de nuestra actual estructura
Todo lo anterior requiere de un ecosistema que
productiva, de modo que nuestra competitividad no
favorezca una cultura que valore y aproveche
se sostenga en un uso extensivo y no sostenible de
la ciencia, la tecnología y la innovación como
nuestros recursos naturales o sobre la base de bajos
componentes
salarios. Debemos aprovechar las oportunidades
desenvolverse en el mundo.
que nuestras riquezas naturales nos brindan para
construir desde ellas bienes y servicios intensivos
en conocimiento. Ello debe reflejarse en que para
2030 Chile multiplique por cinco sus exportaciones
de mediana y alta intensidad tecnológica, pasando
5
desde los actuales casi US$ 6.000 millones a US$
30.000 millones y logrando que al menos un 10 por
ciento de ellas sean de alta intensidad tecnológica.
5
Datos tomados de OECD Stats. Stan Bilateral Trade Database
clave
para
comprender
y
Los datos de PISA en ciencias para 2012 nos
muestran que el 34 por ciento de los jóvenes de 15
años de nuestro país está en la categoría definida
como en riesgo, esto es, bajo el nivel en el cual los
estudiantes comienzan a demostrar conocimiento
científico y habilidades que les posibilitan participar
en situaciones de la vida relacionadas con ciencia y
tecnología. Sólo el 1 por ciento está en el nivel de
- 24 -
6
mayor desempeño. Y en un estudio internacional
5. UNA INSTITUCIONALIDAD FORTALECIDA PARA
realizado entre 2005 y 2009, el 0 por ciento de los
PODER AVANZAR
santiaguinos declara que la ciencia y la tecnología
es una prioridad y solamente el 10 por ciento se
Lograr los objetivos propuestos requiere mejorar
interesa en estos contenidos.
el marco institucional y regulatorio en que se
desenvuelve la actividad científico tecnológica y de
Esta situación debe revertirse radicalmente, por
innovación en el país. La Comisión considera que es
ello proponemos que en 2030, nuestro desempeño
imperativo crear un Ministerio de Ciencia, Tecnología
en PISA llegue a los niveles que España tiene hoy,
e Innovación de modo de elevar el posicionamiento
aumentando a un 7 por ciento los niños en nivel 6
político de este ámbito, pero sobre todo para
y reduciendo a dieciseis porciento los niños con
lograr una adecuada articulación y coordinación
nivel bajo 2, y que el 40 por ciento de la población
de los esfuerzos que se requieren desplegar en
considere como prioridad nacional la inversión en
este campo. La creación del Ministerio debe ir
ciencia, tecnología e innovación, al tiempo que
acompañada por el establecimiento por Ley de un
cinco de cada diez chilenos declare su interés en
Consejo que tenga como función proveer al país de
los contenidos científicos y tecnológicos.
análisis sistemáticos sobre los retos y oportunidades
que enfrentamos en el futuro mediato. Asimismo,
este Consejo debe tener como facultad el sancionar
las áreas prioritarias que guiarán los esfuerzos en
materia de CTI.
6
Cultura científica en Iberoamérica. Encuesta en grandes núcleos urbanos. Proyecto Estándar Iberoamericano de Indicadores de Percepción
Pública, Cultura Científica y Participación Ciudadana (2005-2009). Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. http://www.oei.es/
divulgacioncientifica/noticias_184.htm
- 25 -
Igualmente, la Comisión estima imprescindible
fortalecer
las
capacidades
y
flexibilizar
las
condiciones de operación de las dos principales
agencias de fomento de la CTI en Chile: CORFO y
CONICYT.
Además, considera que es necesario crear, al interior
del nuevo ministerio, una instancia que oriente,
articule y fomente el desarrollo de una cultura CTI,
sentando las bases de una nueva relación con la
sociedad. Adicionalmente, es preciso dotar a las
Universidades, particularmente las públicas, de un
marco legal de funcionamiento que, preservando
condiciones de transparencia y rendición de
cuentas, les permita desarrollar sus actividades de
investigación y de transferencia de manera más
expedita.
Finalmente,
se
considera
necesario
formular
y promulgar una Ley de Fomento a la Ciencia,
Tecnología e Innovación en Chile, que impulse
decididamente la investigación científica en todas
sus formas, así como las acciones de transferencia
de tecnologías y la innovación basada en los
resultados de la investigación.
- 26 -
Ciencia, tecnología e
innovación con las regiones
Una propuesta de fortalecimiento e impulso de la
Hay áreas específicas de interés territorial, que
ciencia para el desarrollo del país, no sólo requiere de
deben abordarse con la mirada de orientación por
mayores recursos humanos, físicos, administrativos
misión, incluyendo ciencia básica, ciencia aplicada,
y financieros. También,
debe
desarrollo tecnológico e innovación. Estas áreas
considerar que estas actividades se desarrollen
incluso pueden trascender los límites administrativos
en toda la extensión del territorio nacional, tomar
de las regiones y abarcar macrozonas geográficas.
necesariamente,
en cuenta las asimetrías y particularidades de las
regiones, así como de un modelo de gobernanza
Asimismo, para el desarrollo efectivo de la ciencia,
descentralizado que acelere con sostenibilidad
tecnología e innovación a lo largo de todo el territorio,
las dinámicas locales de ciencia, tecnología e
los criterios de acreditación de universidades así
innovación.
como de evaluación de las instituciones que realizan
investigación, deben ser pertinentes a las realidades
Las asimetrías se dan tanto entre las regiones y
locales.
Santiago, como entre ellas mismas, de tal forma que
se hace necesario revisar el diseño de instrumentos
El diseño de la institucionalidad regional de la
–existentes y nuevos- que contribuyan a avanzar
ciencia, tecnología e innovación, debe estar en
hacia equilibrios sostenibles. En esta línea, la
sintonía con los requerimientos generales de
Comisión también considera pertinente destinar
descentralización. En este sentido, más allá de
fondos especiales para atraer investigadores de
diseño administrativo específico, se requiere de
excelencia a las regiones, complementados por la
espacios permanentes de atracción y articulación
generación de condiciones adecuadas para que
de los diferentes actores, de forma que puedan
estos puedan desarrollar una actividad de excelencia
generar,
e ir generando masas críticas de investigadores
excelencia y pertinencia. Esta dinámica requiere
y profesionales dedicados a CTI. Asimismo, los
del fortalecimiento de capacidades locales en
fondos concursables para investigación, desarrollo
la materia, tanto en el sector público, privado y
e innovación deben considerar costos diferenciados
académico, así como de un modelo de gobernanza
por zona geográfica, ya que estos aumentan
innovador que considere una dinámica participativa
significativamente, en especial, en las extremas.
y colaborativa con el nivel central. Esto último debe
Incluso algunos concursos de carácter nacional
generar espacios e incentivos para el desarrollo de
deberían tener expresiones regionales para poder
estrategias regionales autónomas, pero en diálogo
nivelar asimetrías específicas, por ejemplo, en
con la política nacional de ciencia, tecnología e
materia de equipamiento mayor e infraestructura.
innovación.
Para
las
Una estrategia de desarrollo integral, sustentable
particularidades regionales y avanzar con una visión
e inclusiva, debe estar fuertemente enraizada en el
de país, es necesario que los esfuerzos hacia una
territorio donde se hace vida, con una mirada amplia
ciencia de clase mundial para el país, consideren
que le permita crecer en armonía con sus entornos.
que las vocaciones territoriales de nuestras regiones
Por lo mismo, las regiones tienen mucho que aportar
son de igual relevancia para el desarrollo.
a los grandes temas propios de la complejidad de
hacernos
cargo
como
nación
de
con
autonomía,
conocimiento
de
los desafíos actuales, como es el caso del cambio
climático, nuevas fuentes de energía o gestión de
desastres naturales.
- 27 -
- 28 -
- 29 -
3
AGENDA
ESTRATÉGICA
- 30 -
Fundamentos y lineamientos
estratégicos
tecnológica e innovación. Por lo tanto, no es
1. FORTALECIMIENTO DE CAPACIDADES
para disponer de profesionales con capacidad
CIENTÍFICAS, TECNOLÓGICAS Y DE INNOVACIÓN
para realizar su labor, asegurando su inserción en
equivalente a la formación de investigadores, sino
que supone implementar un conjunto de medidas
espacios donde puedan desarrollarla provocando
El recurso humano altamente calificado es la base
impacto, es decir, dotándolos de las condiciones
sobre la que se sustenta toda la actividad científica,
necesarias para que puedan desplegar su talento.
de desarrollo tecnológico e innovación. No hay
progreso si no se cuenta con personas que tengan
Hacer del número de investigadores activos el
la capacidad de crear y adaptar conocimiento y que
objetivo de una política, no equivale a plantear que
se dediquen sistemáticamente a dicha labor. Sin
los instrumentos de esa política vayan a apuntar
ellas, poco se puede obtener incrementando los
directa y exclusivamente a ese propósito. La forma
recursos dirigidos a financiar mayor investigación
de asegurar un número creciente de investigadores
o a fomentar la innovación empresarial. Sólo con
activos no necesariamente involucra que los
investigadores especialmente calificados, actuando
programas y herramientas de operación de las
en las distintas esferas de la sociedad donde se
agencias de apoyo a la CTI deban modelarse como
puede crear y aplicar el conocimiento (empresas,
apoyos directos a los investigadores. Se trata más
sector público, centros de investigación, academia,
bien, de que el diseño global de la política y los
etc.), es posible abordar los problemas y aprovechar
distintos instrumentos incorpore esta dimensión de
las oportunidades que demanda la construcción de
manera eminente como medida de su avance. De
un país verdaderamente desarrollado.
esta forma, y sólo como ejemplo, el incremento de
investigadores es clave para expandir y fortalecer
Establecer el aumento del número de investigadores
7
centros de excelencia, elevar la calidad de las
activos como objetivo de una política tiene, al
universidades,
menos, tres virtudes. En primer lugar, pone el foco
así como aumentar la capacidad de absorción
de atención en los actores que crean, trasmiten y
tecnológica y de innovación de las empresas.
modernizar
el aparato
público,
aplican el conocimiento. Segundo, asegura que los
recursos se destinen a la realización de actividades
Lo anterior implica que el perfil de los investigadores
y no se diluyan en una inflación de costos. Tercero,
no está definido por sus credenciales académicas,
y más importante, permite dotar al país de una
sino por la función desempeñada. Ciertamente,
capacidad que puede ser usada flexiblemente en
las exigencias en esta materia varían de acuerdo
función de los desafíos que van emergiendo.
al lugar y tipo de investigación que se desarrolle.
Así, en el caso de las universidades se debe aspirar
Es
importante
tratarse
a que las actividades relacionadas con las CTI la
de investigadores activos, es decir que estén
realicen doctores. Sin embargo, en la industria estas
desarrollando actividades en el campo de la
labores pueden desempeñarse por profesionales
investigación
con magister o incluso sin estudios de post-grado.
o
considerar
el
que
desarrollo
debe
y
transferencia
7
Asumimos la definición de la OCDE para investigador, esto es: los profesionales involucrados en la concepción o creación de nuevo conocimiento,
productos, procesos, métodos y sistemas, y en la gestión de los respectivos proyectos.” (OCDE, Glossary of statistical terms.) www.oecd.org/
innovation/inno/frascatimanualproposedstandardpracticeforsurveysonresearchandexperimentaldevelopment6thedition.htm
- 31 -
El cuadro siguiente propone un escenario de
superan los cuatro investigadores por cada mil
evolución de investigadores activos que cumple con
empleados, siendo el promedio 7,89. El otro país
la meta de llegar a disponer de 2,7 investigadores
que se encuentra en la parte más baja de la tabla es
por cada mil ocupados, lo que equivale a triplicar el
Turquía, pero con un progreso notable en los últimos
valor actual.
diez años, pues ha pasado desde un investigador por
mil ocupados en 1998 a 2,9 en 2010. La experiencia
Este escenario proyecta un aumento lineal en la
de Turquía muestra que un avance como el que se
cantidad de investigadores activos en Chile, que
propone más arriba para Chile, es posible de lograr.
parte en 10.292 y llega a 36.645 en 2030, considerando
tanto doctores como otros profesionales dedicados a
En términos de recursos financieros, la propuesta
la investigación. Ello supone comenzar incorporando
supone incrementar el presupuesto anual destinado
902 investigadores en 2016 y agregar 1.064, en
a financiar actividades de I+D+i a una tasa anual
2018, al fin del actual gobierno. Las proyecciones se
cercana al 9 por ciento10.
muestran en el cuadro No. 1.
Cabe notar que el costo involucrado en el crecimiento
¿Es demasiado ambiciosa esta propuesta?
del número de investigadores no debiera ser
cubierto exclusivamente con recursos fiscales.
Chile actualmente es el país de la OCDE con la
Dependiendo de la naturaleza de las actividades en
menor proporción de investigadores en la población
términos de su carácter de bien público, distintos
ocupada. Salvo México, que ostenta una proporción
niveles de cofinanciamiento deben ser exigidos. En
similar a la nuestra, prácticamente todos los países
la proyección realizada se estima que el aumento
Cuadro 1 - Proyección de aumento de investigadores 8
años
Base
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
Total Investigadores
(número)
9.802
10.292
11.194
12.165
13.229
14.445
15.788
17.323
18.953
20.733
22.583
24.553
26.815
29.112
31.512
34.020
36.645
Total PhD Investigando
(número)
4.943
5.190
5.961
6.791
7.700
8.741
9.889
11.202
12.597
14.121
15.705
17.394
19.333
21.305
23.366
25.522
27.782
5.944
6.241
6.802
7.406
8.063
8.828
9.676
10.670
11.717
12.870
14.044
15.288
16.778
18.267
19.820
21.441
23.136
Total PhD Investigando
2.686
2.820
3.302
3.820
4.384
5.040
5.768
6.621
7.520
8.511
9.522
10.593
11.876
13.161
14.502
15.905
17.374
Empleados Chile (miles)
7.668
7.827
7.897
7.962
8.019
8.070
8.116
8.130
8.144
8.158
8.172
8.186
8.249
8.313
8.378
8.443
8.508
Total Investigadores (JCE)
Nota: Año Base corresponde a datos disponibles del año 2013, para la
estimación del año 1 se usó como supuesto un aumento de un 5% en la
cantidad de investigadores desde la línea base del año 2013 al Año 1.
8
Precisiones metodológicas: Se usó como supuesto un aumento de un 5 por ciento en la cantidad de investigadores desde la línea base del año
2013 al 2015. La estimación del costo asociado a cumplir con la meta propuesta considera no sólo el financiamiento de los ingresos de cada
profesional. Incorpora asimismo costos asociados a equipamiento menor, asistentes y funcionamiento básico de instalaciones. La cifra con que se
trabaja es de 70 millones de pesos anuales por investigador y es consistente con cálculos efectuados para los casos de Brasil y Estados Unidos.
Lo que no se considera es la inversión en equipamiento mayor e infraestructura, ámbito en el cual el país tiene serias deficiencias. Más adelante se
hace una propuesta específica respecto de esta área.
9
Computado el año 2008, último dato disponible.
10
Se excluyen del cálculo los recursos destinados a financiar formación, como Becas Chile y la inversión que se requiere en infraestructura y
equipamiento mayor.
- 32 -
Cuadro 2 - Proyección de empresas y gasto privado en I+D
años
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
Nº empresas que
hacen I+D
600
660
726
799
878
966
1063
1169
1286
1415
1556
1712
1883
2071
2278
2506
Gasto I+D privado/
Gasto I+D Total (en %)
35%
36%
37%
38%
39%
40%
41%
42%
43%
44%
45%
46%
47%
48%
49%
50%
Gasto privado promedio en
I+D por empresa (millones
uso)
0,66
0,68
0,72
0,75
0,78
0,82
0,86
0,89
0,93
0,98
1,02
1,07
1,12
1,17
1,22
1,28
Promedio de Investigados
JCE por empresas que
hace I+D
0,30
0,31
0,33
0,34
0,36
0,37
0,39
0,41
0,43
0,45
0,47
0,49
0,51
0,53
0,56
0,58
del financiamiento público va acompañado de un
En primer lugar, especial consideración merecen
importante aumento del gasto privado, aumentando
las empresas como espacio para el desarrollo de
su partición proporcional en el total del gasto en I+D
actividades de I+D+i. Disponer de personal con
realizado en el país (ver Cuadro No 2).
capacidad para realizar estas labores es clave
para que estas aumenten su nivel de innovación.
El cumplimiento de la meta propuesta plantea
Pero junto con favorecer el desarrollo de estas
retos tanto desde el punto de vista de la demanda
capacidades, se requieren acciones para estimular
(inserción de investigadores), como de la oferta
su interés por innovar. El aumento de la innovación
(disponibilidad de investigadores).
empresarial, particularmente de la innovación
En relación al tema de la inserción, se requiere
diseñar programas con características específicas
de acuerdo al espacio que se busque para que estos
profesionales se desempeñen. Sin perjuicio de lo
anterior, hay ciertos criterios adicionales que deben
ser tomados en cuenta.
tecnológica, es crucial para que el país se desarrolle
y es un objetivo de política que demanda un mayor
nivel de atención y de esfuerzos. Más adelante se
presenta un conjunto de medidas para estos efectos.
En segundo lugar, es preciso considerar las
particularidades regionales.
Deben
existir
especiales
programas
destinados
a
fortalecer las actividades de
CTI en regiones, los cuales,
en su diseño, tienen que
tomar en cuenta aspectos
tales como las capacidades
previamente
los
costos
existentes,
diferenciales
para realizar investigación,
la necesidad de proyectos
de largo plazo que sean
atractivos
atraer
para
capital
lograr
humano,
etc. (ver recuadro). Operar
exclusivamente con líneas
- 33 -
Cuadro 3 - Proyección de número de investigadores que se incorporan a actividades CTI según formación
años
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
Nuevos investigadores
(PhD graduados)
700
700
717
723
740
740
765
765
765
765
850
850
850
850
850
850
Nuevos investigadores
(Magister graduados y otros
profesionales)
134
134
144
157
180
198
227
240
261
270
287
329
332
345
358
372
Nuevos investigadores
(postdoctorados y
profesionales especializados)
91
91
125
182
269
291
285
369
403
467
441
598
635
679
781
791
Nuevos investigadores
atraídos (PhD)
0
0
10
30
60
150
300
300
400
400
450
550
550
600
600
700
925
925
996
1092
1248
1378
1576
1674
1829
1902
2028
2328
2367
2474
2590
2713
TOTAL
Inversión Pública en CTi
Para el año 2015 la inversión pública destinada a CTI, de acuerdo a la ley de presupuesto,
fue de 753 millones de dólares. Este monto corresponde al presupuesto dirigido a
actividades de ciencia, tecnología e innovación, y no incluye el presupuesto contemplado
para formación de capital humano, emprendimiento y aquel dirigido a programas de
selectividad. Con relación a la inversión actual y a la cantidad de investigadores activos
(jornada completa equivalente, JEC) que se estimó, se tiene una base para proyectar cuál
es la inversión pública que se requiere para ir aumentado la cantidad de investigadores
activos progresivamente para llegar a triplicar este valor en un plazo de 15 años (proyección
expuesta en cuadro 1).
El aumento en la inversión pública se calcula en base a la proyección de investigadores
activos JCE por año (en empresas, universidades, centros I+D, sector estatal, etc.) y
considera el presupuesto que se requiere para las actividades CTI, sin embargo, no incluye
el costo de infraestructura y equipamiento mayor. El aumento en la inversión pública en CTI
se muestra en la siguiente tabla.
Cuadro 4 - Proyección de inversión pública en CTI años
años
1
Total Inversión
CTi pública 753
(millones USD)
Crecimiento
absoluto (millones
de USD)
Crecimiento
porcentual
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
845
920
92
75
82
95
105
123
130
143
146
154
185
185
193
201
211
12%
9%
9%
9%
10%
10%
10%
10%
9%
9%
10%
9%
8%
8%
8%
1.002 1.097 1.202 1.326 1.456 1.599 1.745 1.899 2.084 2.269 2.462 2.664 2.874
- 34 -
de apoyo comunes a nivel nacional y con criterios
avance científico y tecnológico. Las actividades de
parejos de financiamiento de proyectos discrimina
investigación, desarrollo y transferencia, deben ser
en contra de las zonas que se encuentran más
vistas como parte de un mismo proceso, en el que la
rezagadas y que enfrentan mayores costos para
interacción entre los distintos actores que participan
realizar su labor.
del mismo es clave para la generación de resultados
relevantes para el desarrollo nacional.
Desde el punto de vista de la disponibilidad de
investigadores, cabe señalar que en la actualidad
Por otra parte, la definición de áreas prioritarias de
el Programa de Formación de Capital Humano
investigación no supone privilegiar unas disciplinas
Avanzado de CONICYT (que incluye a Becas Chile)
por sobre otras: las de generación por sobre las
apoya la formación de capital humano avanzado
de aplicación de conocimiento. En la actualidad la
tanto en el país como en el extranjero. Sin embargo,
complejidad está dada por la norma en cualquier
el flujo de personal formado no es, ni será en el
ámbito en que nos propongamos actuar. Las
futuro cercano, suficiente para alcanzar la meta
consideraciones
propuesta. En consecuencia es importante no sólo
salud así como las relacionadas con los modos
incrementar el esfuerzo asociado a la formación
de convivencia y el bienestar social son, en mayor
de profesionales nacionales, sino también atraer
o menor medida, parte integral de los retos que
investigadores extranjeros (ver cuadro Nº 3).
enfrentamos en las distintas áreas del desarrollo
ambientales,
económicas,
de
nacional. De ahí, entonces, la importancia de crear
2. CONCENTRACIÓN DE ESFUERZOS EN ÁREAS
una cultura y de abrir espacios en los cuales sea
PRIORITARIAS
habitual la comunicación y la articulación entre
Los avances de la ciencia y la tecnología, así como
su aporte al desarrollo, no son predecibles. Esta
condición se encuentra a la base de la necesidad
de generar un espacio de indagación libre a quienes
dedican sus esfuerzos a generar y aprovechar el
conocimiento en la sociedad. Al mismo tiempo, es
distintas áreas del conocimiento, donde las ciencias
sociales, humanidades, artes, ciencias naturales,
ciencias agrícolas, ciencias médicas y la ingeniería
y la tecnología, puedan abordar problemas y temas
complejos que el país enfrenta para su desarrollo,
en forma multidisciplinaria y colaborativa.
claro que los países enfrentan retos y oportunidades
Actualmente, en Chile no existen definiciones
de desarrollo que requieren concentrar capacidades
sobre ámbitos en los cuales concentrar esfuerzos
para producir resultados significativos. Ambas
científico-tecnológicos y de innovación que apunten
aproximaciones son necesarias y compatibles.
a poner a Chile en una posición de liderazgo en
La distinción entre los esfuerzos orientados por la
libre curiosidad y aquellos orientados por misión
no debe confundirse con una oposición entre
investigación básica y aplicada. En cualquier agenda
de I+D ambos tipos de investigación coexisten y se
refuerzan. Anteponerlas como opciones excluyentes
no sólo es un falso dilema, sino que perjudica el
áreas determinadas, ya sea porque somos capaces
de aprovechar oportunidades únicas, o porque
desarrollamos capacidades distintivas para resolver
problemas que nos aquejan (ver recuadros sobre
energía solar y sobre recursos hídricos). Es cierto que
la generación de centros de excelencia promovidos
por programas como FONDAP, Programa de
Investigación
Asociativa
(financiamiento
Basal),
- 35 -
la Iniciativa Científica Milenio,
así como los llamados centros
Escasez de agua y disputa por
el recurso en Chile
regionales,
establecer
El agua está en el centro del desarrollo sostenible y resulta
fundamental
para
el
desarrollo
socio-económico,
los
ecosistemas saludables y la supervivencia humana. En Chile,
durante los últimos años, 13 de las 15 regiones han enfrentado
una severa escasez hídrica, provocando un déficit pluviométrico
de hasta 100 por ciento en algunas ciudades (La Serena, Ovalle,
San Felipe), declarándose, a la fecha, 41 comunas bajo escasez
hídrica (DGA, 2014) y 70 bajo emergencia agrícola (Minagri,
2015). Por otro lado, 110 cuencas del país se encuentran con
una demanda superior a su recarga natural debido al sobre
otorgamiento de derechos de aprovechamiento de Agua
(Política Nacional para los Recursos Hídricos, 2015).
han
permitido
capacidades
en
algunas áreas. Sin embargo, por
una parte, se trata de esfuerzos
de una magnitud absolutamente
insuficiente si se los considera en
una escala internacional y, por
otra, sólo asumen una parte –la de
investigación y en alguna medida
la de formación- del conjunto
de actividades requeridas para
generar avances efectivos en los
desafíos y oportunidades más
relevantes para el país. Lo mismo
puede decirse de los programas
Este escenario ha desencadenado disputas entre diferentes
tecnológico-sectoriales
sectores por este recurso: sanitarias, minería, agricultura,
recientemente
industria, generación de energía, medio ambiente, turismo
impulsados por CORFO.
y comunidades rurales compiten por el recurso. Además,
la presencia de nuevos proyectos de inversión y el cambio
climático han agravado, aún más, la tensión en las cuencas.
Para garantizar el suministro para el consumo humano, que es
un derecho humano proclamado por Naciones Unidas el año
2010, se ha organizado un sistema basado en camiones aljibe,
solución de alto costo: alrededor de 4,5 millones de dólares por
mes, para más de 400.000 personas.
El desafío que enfrenta Chile, y la mayor parte del mundo, es
la generación de conocimiento y capacidades para garantizar a
las generaciones actuales y futuras, la disponibilidad y acceso al
agua en estándares de calidad y cantidad adecuados mediante
el uso racional y sustentable de los recursos hídricos, y mediante
la aplicación de tecnologías que permitan incrementar la
disponibilidad de agua.
iniciados
e
No existe un criterio objetivo para
definir la proporción del esfuerzo
que
debiera
orientarse
de
acuerdo a prioridades. Siguiendo
la experiencia de algunos países
de la OCDE, la Comisión propone
que a 2030 un 30 por ciento de
los recursos totales de CTI se
destine a seis áreas prioritarias.
Dos
prevenciones
son
importantes de considerar. En
primer lugar, la aprobación de
recursos a una iniciativa no
debe estar garantizada por el
sólo hecho de provenir de un
área priorizada. Todo proyecto
debe cumplir con estándares
de calidad. En consecuencia, el
- 36 -
Energía Solar en Chile
Chile tiene en su zona norte una radiación solar superior al resto del mundo. Esto se debe no sólo a la
latitud, sino también a la transparencia de la atmósfera, la que ha llevado a que tendremos a 2020 el
70 por ciento de la capacidad óptica e infrarroja de observación astronómica del mundo.
No obstante este potencial, el desarrollo de este sector ha sido muy inferior a otros países que
cuentan con condiciones naturales muy desfavorables en relación a nuestro país. A modo de ejemplo,
durante 2014, la generación total de electricidad en el SIC-SING a partir de energía solar en Chile fue
de 462 GWh, un 0,66 por ciento del total generado. La electricidad generada a partir de energía solar
en Alemania durante el mismo año fue de cerca de 34.930 GWh, un 6 por ciento del total generado.
La brecha es abismante. Con un potencial muy inferior, Alemania genera 75 veces más de electricidad
a partir del Sol que Chile.
Tenemos un recurso renovable en cantidad y calidad únicas en el mundo y hasta ahora no hemos
sabido aprovecharlo en su enorme potencial. Adquirir tecnología desarrollada por otros no es
suficiente. Necesitamos conocimiento y aplicaciones propias para abordar los desafíos particulares
en cuanto a espectro de la radiación, característica del polvo, humedad, precipitaciones, entre otros
factores que son cruciales para poder aprovechar al máximo el potencial de nuestro Sol.
El desafío que enfrenta Chile, y la mayor parte del mundo, es la generación de conocimiento y
capacidades para garantizar a las generaciones actuales y futuras, la disponibilidad y acceso al agua
en estándares de calidad y cantidad adecuados mediante el uso racional y sustentable de los recursos
hídricos, y mediante la aplicación de tecnologías que permitan incrementar la disponibilidad de agua.
cumplimiento del objetivo de llegar a un 30 por ciento
el primer gran desafío es disponer de una masa
de canalización de recursos a áreas priorizadas
crítica de investigadores de excelencia en ámbitos
no debe ser asumido como un criterio que puede
relevantes para las áreas priorizadas. Esta sí es una
cumplirse con la mera definición de instrucciones
medida que puede estar sujeta a un sesgo inicial,
administrativas. En segundo lugar, se considera que
pues apunta al desarrollo de capacidades que
la posibilidad de presentar propuestas a fondos
pueden ser usadas de manera flexible en caso de no
públicos que logren cumplir con razonables criterios
prosperar una ruta de I+D o de inclusión de nuevas
de excelencia depende, críticamente, del nivel de
prioridades.
los investigadores que las formulan. De ahí, que
- 37 -
Establecer áreas de focalización es una tarea fácil
3. EXCELENCIA CIENTÍFICO-TECNOLÓGICA COMO
y difícil a la vez. Todos tenemos una noción de
BASE DE EXPORTACIONES DE ALTO VALOR
ámbitos de problemas o zonas de oportunidades
AGREGADO
que podrían calificar como opciones interesantes.
Sin embargo, no tenemos claridad sobre cuáles son
El
desarrollo
de
actividades
que
basan
su
nuestras reales posibilidades de ocupar posiciones
competitividad en la generación y aplicación
de liderazgo mundial en algunas de ellas. No
sistemática de nuevo conocimiento tiene un
existe una respuesta evidente para este dilema.
conjunto de ventajas para el bienestar de un país:
No obstante, una manera de abordarlo es apuntar
permite generar puestos de trabajo más productivos
a identificar ámbitos en los cuales el país requiere
y mejor remunerados; produce menor presión
dotarse de capacidades para desenvolverse con
negativa sobre el medio ambiente; diversifica la
excelencia.
canasta exportadora; y posibilita el tránsito hacia
otras actividades de mayor sofisticación.
Estas áreas deben ser definidas en base a distintos
criterios: productivos (minería, alimentos, energía,
Hace al menos tres décadas que se ha venido
etc.), de bienestar (convivencia social, salud,
manifestando
educación, etc.), de sustentabilidad (preservación y
diversifique su matriz productiva y exportadora
uso sustentable de la biodiversidad, disponibilidad
hacia bienes y servicios de mayor valor agregado.
de recursos hídricos, etc.). En todo caso, cualquiera
Este anhelo sigue pendiente. No fue objetivo de esta
sea la aproximación debe preservarse la mirada
Comisión llevar adelante un diagnóstico acabado de
integral del área y la participación de todos los
las razones que explican el escaso avance logrado.
actores.
Es claro que el éxito en esta materia depende de un
la
importancia
de
que
Chile
conjunto amplio de variables que van más allá del
La Comisión considera que no es parte de su
ámbito de este trabajo. Sin perjuicio de lo anterior,
mandato pronunciarse sobre opciones específicas
es imposible no advertir que el escaso desarrollo
de priorización. Sin embargo, sí estima adecuado
de capacidades científico-tecnológicas pertinentes
sugerir que al menos tres de estas áreas prioritarias
en todos los niveles es, necesariamente, parte de la
sean definidas durante el actual gobierno.
explicación.
Las áreas definidas debieran proyectarse con
No puede ser mera casualidad que aquellos
horizontes temporales de, al menos, diez años, no
países que han logrado convertirse en exitosos
obstante puedan ser revisadas a los cinco años. Para
exportadores
evitar la discontinuidad de los esfuerzos se propone
sofisticados para la minería del cobre tengan 10
que exista un Consejo que sancione la remoción o
veces o más investigadores en el área que Chile, a
la inclusión de áreas prioritarias, las cuales serían
pesar de que somos el principal exportador mundial
puestas a su consideración por el Ministerio de
de dicho mineral. No parece tampoco razonable que,
Ciencia, Tecnología e Innovación. Este Consejo
disponiendo de las zonas de más alta luminosidad
debiera tener esta facultad sancionada por Ley,
solar, nuestro país no haya aprovechado ni aproveche
con un criterio de operación similar al del Consejo
esa condición para participar activamente en la
Nacional de Educación.
investigación y el desarrollo de tecnologías que
de
servicios
y
equipamiento
- 38 -
están dando respuesta a uno de los más importantes
de capital de riesgo para apoyar los esfuerzos de
retos globales de la actualidad.
empresas. Y a la vez, es necesario complementar
este esfuerzo mediante un sistema de incubación
Concentrar
capacidades
científico-tecnológicas
de nuevos programas.
de modo de establecer una masa crítica de
investigación y desarrollo en áreas de alto potencial
Para el apoyo a la generación de nuevos sectores
económico para el país, no significa seguir una
exportadores de base tecnológica, esta Comisión
ruta de elección de ganadores. El surgimiento o el
considera necesario establecer –de acuerdo a
crecimiento de empresas de base tecnológica no es
las necesidades que se definan- instituciones de
posible si no hay suficientes talentos formados a los
desarrollo y transferencia tecnológica. Esto se
cuales recurrir, y fuentes de nueva inspiración que
debe complementar con líneas de financiamiento
estén continuamente renovándose.
crediticio de largo plazo y con el fortalecimiento de
la industria de capital de riesgo para que apoyen los
No se trata de elegir ganadores sino de crear
esfuerzos de empresas que desarrollen iniciativas
condiciones para que estos puedan surgir.
de innovación en estos ámbitos, así como con
Para lo anterior es necesario definir programas
con un horizonte de diez años prorrogables, pero
con revisiones quinquenales, con objetivos bien
definidos y diseñados en acuerdo con los ministerios
sectoriales relacionados. Estos programas, además,
deben contar con el fortalecimiento de la industria
programas de atracción de inversión extranjera
alineados
con
promoviendo
las
prioridades
activamente
el
establecidas,
desarrollo
de
capacidades y eslabonamientos locales. Asimismo,
deben incorporarse explícitamente acciones de
fortalecimiento de capacidades básicas, incluyendo
- 39 -
incentivos para la orientación de tesis doctorales, así
produce concretamente el aporte de este quehacer
como financiamiento de programas de equipamiento
en nuestras vidas, por lo que incentivar una actitud
mayor para generar condiciones atractivas para
emprendedora y una positiva valoración por el
investigadores de excelencia.
emprendimiento es también clave en esta materia.
4. GENERACIÓN DE CONDICIONES PARA LA
Por ello, esta Comisión ha optado por abrazar los
VALORACIÓN Y APROVECHAMIENTO DE LA
enfoques de cultura CTI que van más allá de los
CIENCIA, LA TECNOLOGÍA Y LA INNOVACIÓN
modelos lineales (que explican esta indiferencia
exclusivamente por el déficit cognitivo) y avanzar
Creemos que uno de los principales retos de Chile es
en
de orden cultural, porque más allá de los esfuerzos
participación, valoración y apropiación de la ciencia
desplegados en ciencia, tecnología e innovación
y la tecnología tanto por la sociedad en cuanto
en todos estos años, no hemos logrado hacer que
personas organizadas, como por las personas en
nuestra ciudadanía comprenda y valore el aporte de
su vida cotidiana. Esto no significa desconocer que
la CTI a la sociedad, ni que los niños y niñas de Chile
tenemos una gran brecha en términos cognitivos
sueñen con ser parte de esta comunidad.
y que es necesario que nos pongamos metas
Como
comunidad
responsabilidad
establecer
en
puentes
requerimos
esta
más
asumir
materia,
directos
nuestra
procurando
entre
el
propuestas
que
permitan
desarrollar
la
ambiciosas al respecto, sino apostar por iniciativas
que reconozcan la integralidad del ser humano .
Una nueva relación con la ciudadanía supone
quehacer científico, tecnológico y de innovación
preguntarnos con sinceridad cómo sumamos
y la sociedad. Reconocemos que es a través del
la sociedad -si es que lo estamos haciendo- a la
emprendimiento, en sus diversas formas, que se
a
- 40 -
necesidad de hacerse preguntas y buscar respuestas,
desarticulados de los espacios educativos. En todas
o cómo hacemos palpable para los distintos actores
las regiones de Chile, existen espacios naturales,
de nuestra sociedad el que nuestras posibilidades
museos, teatros, ferias, y también programas, grupos
de
nuestra
científicos, empresas, fundaciones que han buscado
capacidad de innovar. Implica también identificar los
de diversas maneras generar apreciación por la
rasgos, historia y características de nuestra forma de
ciencia, la tecnología y la innovación. Creemos que
ser y de hacer que nos frenan o nos ayudan a aspirar
el encantamiento de los jóvenes se logrará desde
ser un país innovador. Por ello, proponemos sumar
su contacto directo con personas que han dedicado
a diversos actores, que nos faciliten comprender y
su vida a la CTI y que han logrado aportes locales
aunar esfuerzos, como los comunicadores y la gente
y nacionales o globales en ella. Articular esfuerzos
de los medios, los artistas con su capacidad de
y hacerlos disponibles, al tiempo que vinculamos
percibir y sensibilizar, los líderes sociales y políticos,
instrumentos de política y agencias públicas, podría
y por supuesto los hombres y mujeres de las ciencias
permitirnos otra escala en el fomento de una cultura
naturales, sociales y las humanidades.
más proclive a la innovación y al quehacer científico.
Creemos que cada una de las medidas propuestas
Creemos que sólo así podremos generar una
por esta comisión contribuye al cambio cultural
participación ciudadana real en la construcción y
que necesitamos como país. La misma creación
distribución del saber y el conocimiento.
desarrollo
están
conectadas
con
de un ministerio hace aparecer un actor político
responsable con el cual se puede dialogar,
5. FORTALECIMIENTO DE LA INSTITUCIONALIDAD
interpelar, y hacer alianza. Cada propuesta enfocada
DE FOMENTO DE LA CIENCIA, LA TECNOLOGÍA Y LA
a fortalecer una ciencia, tecnología e innovación para
INNOVACIÓN
el desarrollo, contribuye a enfrentar los desafíos que
nos preocupan y a generar nuevas posibilidades de
futuro que nos puedan acercar a la ciudadanía.
Para lograr llevar adelante los propósitos que
esta Comisión plantea, es preciso contar con
una institucionalidad adecuada a esos fines. La
No obstante, hemos puesto un especial énfasis
estructura institucional que se propone, considera la
en nuestros niños y jóvenes, en el corazón de la
necesidad de distinguir tres niveles funcionales. Un
formación escolar, técnica y superior, como espacios
nivel estratégico, en el que se sitúa un Consejo que
privilegiados para generar cultura.
provea una mirada de largo plazo sobre los retos y
oportunidades que tenemos como sociedad y que
Buscamos que el sistema educacional nos permita
permita traer los intereses de las generaciones
descubrir y multiplicar nuevos talentos creativos y
futuras a la conversación actual. Un nivel político,
de inventores en niños y jóvenes, pero sobre todo
con un Ministerio que define las prioridades y
que genere las bases para despertar la curiosidad,
organiza y dirige la acción gubernamental. Y un
los sentidos de la indagación y del cuestionamiento
nivel de implementación, expresado en agencias
en la práctica cotidiana de todos los niños y jóvenes
especializadas con altas competencias técnicas que
que heredarán la posta del desarrollo.
tienen la responsabilidad de ejecutar las acciones
definidas.
Contamos con una gran riqueza de recursos en
nuestro largo territorio que pueden ayudarnos
Actualmente Chile dispone de una estructura
en esta tarea, pero, en general, están dispersos y
de
esta
naturaleza,
pero
con
importantes
- 41 -
debilidades.
La
materialización
de
un
apoyo
se propone que las labores de intermediación
público significativamente mayor a la generación
financiera se mantengan bajo la dirección del
de capacidades científico, tecnológicas y de
Ministerio de Economía, bajo la figura de un Comité
innovación, y la voluntad de incrementar su aporte al
CORFO. Asimismo, tanto SERCOTEC como el Sistema
desarrollo nacional, requieren de entidades públicas
de Empresas Públicas se mantendrían al alero del
que cuenten con las capacidades para gestionar, en
Ministerio de Economía.
sus distintos niveles, los recursos que se canalicen
al sector con eficiencia, transparencia, agilidad y
Mientras esta propuesta privilegia la articulación
flexibilidad.
de los esfuerzos que despliega el sector público
en este campo, otro grupo de integrantes de
Particularmente importante, en el espíritu de
la Comisión apoyó un modelo que favorezca la
esta propuesta, es contar con una estructura y
especialización de las capacidades de conducción
con mecanismos institucionales que posibiliten
de la política pública. Para estos efectos, planteó un
una efectiva coordinación de la actividad de las
ordenamiento basado en un Ministerio de Ciencia y
agencias ejecutoras en la implementación de
Tecnología que promueva la innovación tecnológica
programas que aborden los retos y oportunidades
basada en el empuje de la ciencia y en un Ministerio
que se presentan en las áreas que se establezcan
(de Economía) que promueva la innovación desde
como prioritarias, así como en el cumplimiento de
la demanda empresarial. En dicho esquema, el
los objetivos transversales planteados. Pues, a pesar
Ministerio de Ciencia y Tecnología tendría a su
de los avances que se han producido, sigue siendo
cargo CONICYT, y se le traspasaría la conducción
nuestra principal debilidad a nivel institucional, la
de los programas MECESUP de innovación desde
capacidad de gestionar y articular esfuerzos en
el Ministerio de Educación, así como aquellas
torno a proyectos multidisciplinarios o complejos de
iniciativas de trabajo con las universidades que tiene
largo plazo.
CORFO actualmente en marcha11. Esta propuesta
contempla también la creación de una Subsecretaria
La Comisión no llegó a un consenso sobre cuál es el
de Innovación en el Ministerio de Economía.
esquema institucional que debe adoptar Chile para
emprender las tareas que proponemos se aborden
Cabe mencionar, que algunos miembros de la
en esta nueva fase.
Comisión no se inclinaron por ninguna de las
opciones.
La mayoría de los integrantes manifestó su
preferencia por un ordenamiento que permita
Ambos esquemas ciertamente tienen fortalezas, y
la integración de las capacidades de promoción
también debilidades. Los fundamentos y el detalle
pública de la CTI bajo un Ministerio de Ciencia,
de cada una de ellas se presentan en extenso más
Tecnología e Innovación. Dicho ministerio tendría
adelante. Al margen de las diferencias que puedan
a su cargo la conducción política de la acción de
expresar las dos propuestas institucionales, existe
CONICYT y de CORFO, aunque en este último caso
consenso en la Comisión sobre la necesidad de
11
Se trata del programa Ingeniería 2030 y de la iniciativa de apoyo al desarrollo de “hubs”tecnológicos para fortalecer el trabajo de las Oficinas
de transferencias de las universidades.
- 42 -
fortalecer la conducción de la acción de fomento
público de la CTI, siendo indispensable contar con
una política que ordene y articule las intervenciones
en este campo y que sume al conjunto de las
instituciones públicas al esfuerzo de promover
la
generación
y
aplicación
sistemática
del
conocimiento.
Existe asimismo acuerdo en que la Iniciativa
Científico Milenio (ICM) y el Instituto Nacional de la
Antártica Chilena (INACH) deben quedar bajo el alero
del nuevo ministerio, cualquiera que sea el esquema
institucional finalmente adoptado12. Por último, es
también de consenso que la conducción de los
actuales institutos tecnológicos debe mantenerse
en los ministerios sectoriales, pero que el ministerio
a crear tenga la responsabilidad de establecer
orientaciones respecto del funcionamiento de
dichos institutos.
12
La Subsecretaría de Telecomunicaciones hizo llegar a la Comisión el oficio 8517 NG 284 del 24 de junio de 2015, planteando que la Agencia
Chilena del Espacio sea también integrada al futuro ministerio, pero la Comisión no alcanzó a discutir en detalle esta propuesta.
- 43 -
- 44 -
- 45 -
4
PROPUESTAS
ESPECÍFICAS
- 46 -
A continuación presentamos un conjunto de medidas que se consideramos estratégicas para
cumplir los objetivos planteados por esta Comisión. Ellas emanan de las recomendaciones
que surgieron de los grupos de trabajo en que se organizó nuestra labor.
En los informes de cada uno de dichos grupos (ver anexos) se entrega una justificación
más detallada de cada una de ellas, incluyendo propuestas adicionales. A continuación
presentamos aquellas que consideramos clave de implementar.
Las propuestas se agrupan en seis ámbitos:
1.
Fortalecer el desarrollo de CTI
2.
Impulsar la innovación basada en Ciencia y Tecnología
3.
Fomentar el rol del Estado como usuario y promotor de CTI
4.
Potenciar el desarrollo de regiones y territorios a partir de la CTI
5.
Instalar la CTI en la cultura nacional
6.
Perfeccionar normativas que afectan la actividad de CTI
7.
Ordenamiento institucional
- 47 -
1. FORTALECER EL DESARROLLO DE LA
CIENCIA, LA TECNOLOGÍA Y LA INNOVACIÓN
1.1 AUMENTAR LA CANTIDAD DE INVESTIGADORES EN EL PAÍS EN LOS DISTINTOS
SECTORES (UNIVERSIDADES, CENTROS DE I+D, EMPRESAS Y GOBIERNO) PROPICIANDO
EL TRABAJO ASOCIATIVO Y MULTIDISCIPLINARIO.
Acciones propuestas:
•
Aumentar significativamente el número de investigadores nacionales
y extranjeros, a través de becas de postgrado y de postdoctorado, y de
mecanismos de atracción que faciliten su inserción, reduzcan las trabas
para su instalación y que se incorporen al sistema en condiciones laborales
justas y acordes a la legislación vigente.
•
Focalizar parte importante de este aumento en iniciativas vinculadas a
áreas de interés para el desarrollo nacional, de modo de llegar a la meta de
concentrar al menos un 30 por ciento del gasto público total en CTI en seis
áreas prioritarias a 2030.
•
Promover la creación en universidades de programas de doctorado con
orientación profesional13 que generen un perfil de investigador apropiado
para la empresa o el servicio público.
•
Aumentar el financiamiento de fondos concursables para investigación
y desarrollo, ajustando el volumen de recursos disponibles al creciente
número de investigadores y profesionales en CTI en el país.
1.2 FORTALECER LAS CAPACIDADES DE LAS UNIVERSIDADES EN LA GENERACIÓN Y
VALORACIÓN DE LA CTI QUE APORTA A LOS DESAFÍOS ACTUALES Y FUTUROS DEL PAÍS.
Acciones propuestas:
•
Establecer fondos de financiamiento basal, a través del Ministerio de
Educación, y una política de overhead14, para fomentar la competitividad en
CTI de las universidades que considere tanto a los investigadores como los
costos asociados a la actividad científica.
13
Se entiende por doctorado profesional aquel cuyo objetivo de formación es producir un grado que es más apropiado para
quienes persiguen una carrera profesional en lugar de la carrera académica. Este modelo está presente en casi todos los
países de Europa Occidental (especialmente Reino Unido, Francia España), EE.UU, Canadá, Australia, Nueva Zelanda. En
América del Sur, sólo se encuentra en un par de universidades brasileñas.
14
Corresponden a los gastos ordinarios y necesarios para un proyecto, tales como arriendo y mantención de espacio físico,
calefacción, electricidad, teléfono, internet, entre otros.
- 48 -
•
Aumentar el número de académicos con doctorado a través de incentivos
y criterios de acreditación y fomentar la renovación de plantas académicas,
especialmente en universidades estatales.
•
Fomentar la carrera de investigador dentro de las universidades, para lo
cual es necesario definir adecuadamente esta categoría, así como las
condiciones, funciones, institucionalidad, beneficios y obligaciones que
permitan dar valor y reconocimiento a esta labor, en concordancia con
estándares internacionales.
•
Promover y reconocer en las universidades el liderazgo académico en
general, y en particular en algunas áreas CTI donde tengan ventajas
competitivas vinculadas a masas críticas de excelencia y/o a desafíos
regionales que sean parte de su identidad.
•
Fortalecer la internacionalización de las universidades chilenas, tanto desde
la perspectiva de la investigación como respecto de la formación de pre y
post grado, incluyendo bajo este concepto la formación de extranjeros en
chile.
1.3 FORTALECER Y DAR CONTINUIDAD A CENTROS DE I+D+I, FOMENTADO LAS TEMÁTICAS
ORIENTADAS A ÁREAS DE IMPORTANCIA PARA EL DESARROLLO DEL PAÍS
Acciones propuestas:
•
Establecer un sistema de financiamiento sostenido en el largo plazo para
centros de I+D+i consolidados que terminen los 10 años de financiamiento
público (concursable), sujeto a un sistema de evaluación de resultados e
impacto.
•
Aumentar las capacidades de los centros, financiando la incorporación
de jóvenes investigadores, profesionalizando sus equipos académicos,
administrativos y financieros, y proveyéndoles de equipamiento e
infraestructura compartida, aumentando sus capacidades de transferencia
y vinculación (nacional e internacional) y potenciando su visibilidad y
posicionamiento internacional.
•
Promover la asociación de centros de I+D que reúnan masas críticas
multidisciplinarias de investigadores con fuertes componentes regionales
y de innovación, articulando las capacidades de universidades y múltiples
instituciones de I+D.
- 49 -
1.4 PROVEER INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO QUE PERMITA EL DESARROLLO DE
ACTIVIDADES CTI EN ENTORNOS COLABORATIVOS
Acciones propuestas:
•
Crear un plan de financiamiento de infraestructura y equipamiento científico
de carácter nacional y/o de colaboración internacional, donde, por una parte,
se diseñe un modelo que considere: laboratorios nacionales, equipamiento
mayor nacional, equipamiento mediano institucional y planes permanentes
de financiamiento para la operación y el mantenimiento, y, por otra, se
analice la posibilidad de generar acuerdos con otros países de Sudamérica
para articular y potenciar el acceso a infraestructura científico-tecnológica a
nivel de la región.
- 50 -
2. IMPULSAR LA INNOVACIÓN
BASADA EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA
2.1 DESARROLLAR E IMPLEMENTAR UNA ESTRATEGIA NACIONAL QUE VINCULE LAS
UNIVERSIDADES Y CENTROS DE I+D CON EL SECTOR PRIVADO PARA APROVECHAR
EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO, A TRAVÉS DE MECANISMOS DE
TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA Y DE MOVILIDAD DE LOS TALENTOS.
Acciones propuestas:
•
Desarrollar un plan nacional para transferencia de conocimiento y tecnología
en conjunto con las oficinas de transferencia y licenciamiento (OTL) de las
universidades, que articule los esfuerzos en esta materia desde el Estado.
•
Fortalecer los programas destinados a la inversión privada de las empresas
chilenas en el desarrollo de prototipos y licenciamiento de las tecnologías
generadas en las universidades.
•
Impulsar la movilidad de profesionales entre las universidades, centros de
I+D y empresas, a través de la ejecución de tesis, de pasantías en empresas
para investigadores y de emprendedores en centros de I+D (tanto nacionales
como internacionales) y de diagnósticos conjuntos de necesidades de I+D.
•
Expandir la inserción, contratación y atracción de doctores e ingenieros en
empresas, así como de innovadores, emprendedores y profesionales con
experiencia productiva en la academia, reconociendo adecuadamente su
trayectoria y conocimiento.
2.2 MAXIMIZAR EL ACCESO Y EL USO DE LA INFORMACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA
DISPONIBLE (GENERADA EN EL PAÍS Y EN EL MUNDO) POR PARTE DE EMPRESAS, SECTOR
PÚBLICO Y SOCIEDAD EN GENERAL.
Acciones propuestas:
•
Crear y fortalecer repositorios nacionales de información científica y
tecnológica, a través de incentivos y normas que así lo establezcan en el
financiamiento público de la I+D.
•
Hacer disponible desde el Estado, bases de datos mundiales relacionadas
con CTI (publicaciones, patentes, tendencias tecnológicas) de manera
pública y gratuita, y permitir acceso pagado a búsquedas más específicas.
- 51 -
•
Establecer una política nacional para mejorar el uso de la propiedad
intelectual y fomentar la transferencia, homologando los criterios y
exigencias en los proyectos de CTI que tienen financiamiento público15.
•
Desarrollar la capacidad de prestación de servicios de vigilancia tecnológica
para el sector público y privado, que permita tomar decisiones más
informadas en materia de inversión en CTI y en la formulación de políticas
públicas, programas y fondos asociados a estos ámbitos.
2.3 GENERAR INCENTIVOS Y POTENCIAR LAS CAPACIDADES EN TEMAS DE PROPIEDAD
INTELECTUAL Y TRANSFERENCIA EN LOS DISTINTOS ACTORES DEL SISTEMA NACIONAL
DE INNOVACIÓN (UNIVERSIDADES, CENTROS DE I+D, SECTOR PÚBLICO, AGENCIAS COMO
CONICYT Y CORFO, ESTUDIOS DE ABOGADOS, EMPRESA PRIVADA E INSTITUCIONES
FINANCIERAS).
Acciones propuestas:
•
Establecer programas de capacitación permanentes a interesados en la
materia desde distintos sectores, mediante pasantías y mecanismos de
atracción de capital humano especializado (por ejemplo, de profesionales
con capacidades de valoración de intangibles en el sector financiero).
•
Formar profesionales que se especialicen y adquieran experiencia práctica en
instituciones extranjeras en propiedad intelectual, transferencia tecnológica
y divulgación científica, a través de becas de magister, profesionales, u otras
enfocadas a estos temas.
•
Fortalecer las oficinas de transferencia y licenciamiento (OTL) de
universidades y fomentar la especialización en ciertas áreas (por ejemplo,
modelo de hubs especializados en áreas con mayor densidad de I+D
aplicada: salud, agricultura, acuicultura, energía, etc.).
•
Incorporar indicadores de transferencia y vinculación (por ejemplo, asesorías
científicas al Estado y a empresas, patentes, recursos apalancados, tesis en
empresas, spin-off y spin-in de base científico-tecnológica) en los criterios
para asignar el financiamiento institucional entregado por parte del Ministerio
de Educación y en los criterios de la acreditación de universidades en
investigación establecidos por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA).
15
Para ello, se debe considerar: (i) contar con políticas que tengan claridad sobre titularidad, reparto de beneficios,
divulgación y contratos, (ii) resguardar los intereses del Estado y (iii) capacidad del Estado para negociar licencias no
exclusivas y resguardo adecuado de la información.
- 52 -
2.4 FORTALECER EL DESARROLLO DE CAPACIDADES TECNOLÓGICAS Y DE
COMERCIALIZACIÓN DE RESULTADOS DE INVESTIGACIÓN
Acciones propuestas:
•
Implementar la creación de centros (o unidades) tecnológicos para la
innovación, con capacidades de prototipaje, pilotaje y desarrollo de
productos de alta tecnología, en áreas estratégicas para el desarrollo del
país, que articulen universidades, centros de investigación y desarrollo y
empresas o grupos de empresas.
•
Promover el fortalecimiento de capacidades de desarrollo tecnológico de
excelencia y capacidades de valorización de resultados de investigación y
gestión comercial en profesionales chilenos.
•
Consolidar una red de centros tecnológicos nacionales que aporte al
desarrollo de las actividades productivas relevantes del país que requieran
de una alta capacidad tecnológica local y que reúna una gran gama de
investigadores con innovadores y emprendedores, de manera que la
interacción potencie a cada uno de ellos.
•
Fortalecer mecanismos para fomentar la inversión extranjera en materias
de CTI en el país y promover el apalancamiento de fondos internacionales
para investigación y desarrollo, a través de “matching funds” para recursos
obtenidos internacionalmente.
2.5 AUMENTAR EN FORMA SIGNIFICATIVA LAS ACTIVIDADES DE CTI EN LAS EMPRESAS,
DE MANERA QUE TENGA IMPACTO EN LA COMPETITIVIDAD Y SUSTENTABILIDAD DE SUS
ACTIVIDADES Y DE LA ECONOMÍA DEL PAÍS EN GENERAL.
Acciones propuestas:
•
Desarrollar y poner en marcha programas con orientación estratégica
de largo plazo, que generen capacidades de investigación y desarrollo
tecnológico, respondiendo a demandas tecnológicas de la industria o del
Estado.
- 53 -
•
Aumentar los recursos públicos dedicados a apoyar directamente la I+D
privada, al menos duplicando dicho apoyo en 5 años.
•
Aumentar los recursos para: proyectos de investigación aplicada e
investigación tecnológica disponibles para universidades y centros de I+D
en asociación con empresas; proyectos que la empresa pueda financiar
y contratar servicios en CTI; y proyectos que financien validación y
empaquetamiento de CTI empresarial.
•
Promover más activamente el uso de la Ley 20.241 de incentivo tributario a
la inversión privada en I+D, y en el mediano plazo revisar esta Ley, buscando
ampliar su apoyo a la I+D asociativa y evaluar incentivos en torno a áreas
clave de desarrollo del país.
2.6 PROMOVER LA GENERACIÓN DE NUEVAS EMPRESAS BASADAS EN CIENCIA Y
TECNOLOGÍA QUE TENGAN POTENCIAL COMERCIAL O IMPACTO SOCIAL.
Acciones propuestas:
•
Aumentar el financiamiento disponible para emprendimientos de base
científico-tecnológica con alto potencial comercial o impacto social y
los instrumentos que apoyen fases de consolidación de las empresas
emergentes. •
Implementar modelos que se inspiren en experiencias como las de los
Catapult Centers16
y los Centros de Innovación17 para nuevos centros
tecnológicos y de innovación, que permitan atraer empresas y talentos de
clase mundial.
16
Modelo que financia la instalación de un centro en que participan empresas, científicos e ingenieros con el fin de realizar
en conjunto actividades de investigación y desarrollo aplicado, que permite la transformación del conocimiento y prototipos
en nuevos productos y servicios para generar crecimiento económico a través de su comercialización en áreas identificadas.
17
Centros de empresas que entregan recursos y apoyo a estudiantes, emprendedores e investigadores con el fin de generar
nuevos productos y empresas en una temática particular.
- 54 -
3. FOMENTAR EL ROL DEL ESTADO
COMO USUARIO Y PROMOTOR DE LA CTI
3.1 INSTALAR CAPACIDADES PERMANENTES EN EL SECTOR GUBERNAMENTAL PARA
QUE PUEDA APROVECHAR LAS CAPACIDADES CIENTÍFICO-TECNOLÓGICAS Y PROYECTAR
NECESIDADES FUTURAS (AGENDAS EN CTI), CON FOCO EN TEMAS CLAVES PARA EL
DESARROLLO.
Acciones propuestas:
•
Generar en las instituciones públicas, así como los ministerios, capacidades
en CTI, para identificar, en conjunto con otros actores, desafíos estratégicos
que puedan ser abordados a través de proyectos CTI.
•
Generar programas de articulación y desarrollo de capacidades nacionales
de CTI en torno a estos desafíos. Estas unidades se encargarían de coordinar
las políticas sectoriales con los programas de fomento de CTI que serán
diseñados y ejecutados por el nuevo Ministerio.
•
Asegurar que existan las capacidades instaladas en el Estado para que el
conocimiento científico y tecnológico sea un aporte en la modernización
del Estado y en la definición de normas, reglamentos, leyes, modelos de
intervención social y definición de políticas públicas en general.
•
Instalar capacidades de certificación, medición o normalización en el Estado
que garanticen el cumplimiento de normas y estándares, particularmente en
sectores claves de la actividad económica, social y ambiental.
3.2 INSTALAR CAPACIDADES EN EL SECTOR PÚBLICO PARA CONSOLIDAR EL MONITOREO
PERMANENTE DE PROBLEMAS SOCIALES DE RELEVANCIA Y DEL BIENESTAR DE LA
POBLACIÓN, UTILIZANDO CTI DE EXCELENCIA.
Acciones propuestas:
•
Establecer metodologías que permitan monitorear el bienestar de la
ciudadanía, con especial consideración de su diversidad social, cultural
y geográfica y mantener una encuesta social chilena periódica, que
proporcione información de alta calidad para abordar los problemas de
desarrollo en el país.
•
Impulsar el desarrollo de metodologías de investigación social innovadoras y
diversas, adecuadas a las distintas realidades socio-culturales del país, que
permitan monitorear y evaluar el impacto de políticas implementadas en la
población y estudiar fenómenos sociales de importancia para el desarrollo.
- 55 -
4. POTENCIAR EL DESARROLLO DE REGIONES
Y TERRITORIOS A PARTIR DE LA CTI
4.1 FORTALECER LAS CAPACIDADES DEL APARATO PÚBLICO REGIONAL Y SUS
ESTRATEGIAS DE DESARROLLO EN CTI, APROVECHANDO EL PROCESO DE
DESCENTRALIZACIÓN EN CURSO.
Acciones propuestas:
•
Generar un programa que incentive la incorporación de capital humano
avanzado en el aparato público regional.
•
Utilizar el FIC de asignación regional con perspectiva estratégica,
vinculándolo a las respectivas estrategias regionales de CTI (programas de
5 años) y con apoyo de comités científico-tecnológicos de alto nivel.
4.2 FORTALECER LAS CAPACIDADES DE CTI EN UNIVERSIDADES Y CENTROS REGIONALES
DE INVESTIGACIÓN Y EMPRESAS, CONSIDERANDO LAS CONDICIONES Y NECESIDADES
DE CADA REGIÓN O TERRITORIO (MULTIRREGIONAL), APROVECHANDO, ARTICULANDO Y
POTENCIANDO LAS CAPACIDADES INSTALADAS.
Acciones propuestas:
•
Fortalecer el desarrollo de ecosistemas regionales de innovación y
emprendimiento, conectados con redes nacionales e internacionales, en
particular a través de la I+D que realizan universidades, centros regionales
y empresas, alineados a las estrategias regionales de innovación definidas
por los Gobiernos Regionales (GORE) y con los programas estratégicos de
desarrollo regional y multirregional.
•
Generar un programa de atracción de investigadores nacionales y extranjeros
a regiones, generando facilidades para su inserción e instalación donde
hayan programas de interés para el desarrollo de sus potencialidades
(formando grupos de CTI con ambiente colaborativo y objetivos claros).
•
Establecer concursos especiales para el desarrollo y fortalecimiento de
capacidades de investigación en regiones. Considerar asimismo los costos y
dificultades particulares del desarrollo de la actividad científico-tecnológica
en regiones en la operación de las líneas de apoyo público.
•
Potenciar centros regionales multidisciplinarios que realicen I+D en torno a
problemas estratégicos para la región, creando masas críticas de científicos
en dichos territorios con condiciones adecuadas para atraer nuevos talentos.
- 56 -
4.3 FOMENTAR LA INSTALACIÓN DE EMPRESAS DE BASE TECNOLÓGICA A LO LARGO DEL
TERRITORIO NACIONAL.
Acciones propuestas:
•
Fomentar y apoyar la creación y el desarrollo de parques tecnológicos en
regiones.
•
Crear un programa específico de apoyo para la creación de empresas spinoff y start-up de base tecnológica en regiones.
•
Involucrar a las empresas líderes de los sectores productivos más
importantes del país (industrias minera, forestal, agrícola y de salmones)
en el desarrollo de clústers territoriales de empresas de alta tecnología,
relacionados con su actividad productiva.
4.4 CREAR PLANES Y FONDOS PARA LA EXPLORACIÓN Y EXPLOTACIÓN DEL POTENCIAL
CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO DE CONDICIONES Y RIQUEZAS ÚNICAS DEL TERRITORIO
NACIONAL (LABORATORIOS NATURALES POR EJEMPLO) CON UNA MIRADA
MULTIDISCIPLINARIA.
Acciones propuestas:
•
Generar orientaciones estratégicas en este ámbito a partir de la definición
de laboratorios naturales, que aprovechen no sólo el potencial científico
tecnológico y de innovación, sino también la generación de identidad
nacional y posicionamiento internacional del territorio.
•
Crear un fondo nacional acorde a dichas orientaciones.
•
Generar indicadores que permitan dar cuenta del impacto científico y
tecnológico, de identidad nacional y de posicionamiento internacional
asociado a estos territorios.
•
Crear un grupo de expertos compuesto por científicos, gestores de política
pública, gestores culturales, y agentes de inversión, destinado a dar
seguimiento e ir evaluando el impacto y las nuevas medidas que puedan
ser necesarias, así también como estudios que sean pertinentes de realizar.
- 57 -
5. INSTALAR LA CIENCIA, TECNOLOGÍA E
INNOVACIÓN EN LA CULTURA NACIONAL
5.1 INCORPORAR COMO OBJETIVO DEL SISTEMA EDUCACIONAL ESCOLAR EL
DESARROLLO DE UNA CULTURA DONDE LA CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN, SEAN
ESENCIALES PARA COMPRENDER Y DESENVOLVERSE EN EL MUNDO.
Acciones propuestas:
•
Incorporar en la formación y perfeccionamiento de los profesores,
capacidades para desarrollar habilidades que permitan construir una cultura
CTI y una actitud emprendedora en los estudiantes, a través de los criterios
de acreditación y de financiamiento a las facultades de educación y de los
instrumentos de perfeccionamiento docente.
•
Enriquecer y hacer disponible para las escuelas y la comunidad en general
la oferta de programas educativos y de difusión en CTI a nivel territorial, que
provienen de los museos, parques nacionales, zoológicos, jardines botánicos,
sitios arqueológicos e históricos, centros científicos y tecnológicos, centros
de formación técnica, institutos profesionales, universidades, centros de
innovación, centro de emprendimiento y creatividad, makers spaces18 , y
otras.
•
Incentivar y reconocer los establecimientos educacionales que incorporen
el desarrollo de habilidades en CTI en sus proyectos educativos, tanto de
manera transversal, como detectando y promoviendo talento científico.
•
Revisar y adecuar bases curriculares y programas de estudio actualizados y
que permitan fortalecer el desarrollo de habilidades en CTI, incorporando en
esta tarea a distintos actores de la sociedad y del mundo CTI.
5.2 INCORPORAR COMO OBJETIVO DEL SISTEMA DE EDUCACIÓN SUPERIOR Y DE
CAPACITACIÓN EL DESARROLLO DE UNA CULTURA EN QUE LA CIENCIA, TECNOLOGÍA E
INNOVACIÓN, SEAN ESENCIALES PARA COMPRENDER Y DESENVOLVERSE EN EL MUNDO.
Acciones propuestas:
•
Incentivar que la planificación y gestión de las Instituciones de Educación
Superior IES (universidades, institutos profesionales y centros de formación
18
Talleres comunitarios de apropiación de tecnologías.
- 58 -
técnica) incorporen el desarrollo de habilidades en CTI y el fomento de una
actitud emprendedora en sus perfiles de egreso y programas, a través de los
criterios de asignación del financiamiento institucional de IES del Ministerio
de Educación y de los criterios de acreditación del Sistema Nacional de
Acreditación.
•
Proponer que los Marcos de Cualificaciones para la formación superior y para
la formación técnico profesional incorporen el desarrollo de habilidades en
CTI y de una actitud emprendedora, con el apoyo de una comisión experta
que colabore con el Ministerio de Educación.
•
Promover la creación de una oferta certificada de capacitación para
trabajadores de empresas y organizaciones, que incorpore el desarrollo de
habilidades en CTI y de una actitud emprendedora.
5.3 FOMENTAR QUE LA SOCIEDAD COMPRENDA, VALORE Y PARTICIPE DE LA CIENCIA,
TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN.
Acciones propuestas:
•
Generar un relato que muestre el rol de la CTI en los distintos espacios de la
vida, relacionándolo con nuestra identidad nacional, diversa y multicultural y
relevando su aporte al país, que oriente las instituciones públicas y privadas
y las agencias relacionadas con el desarrollo de una cultura CTI y se nutra
de la investigación y evaluación de la relación ciencia y sociedad en Chile y
el mundo.
•
Propiciar que la ciudadanía tenga una exposición cotidiana y valiosa a
la CTI a través de los medios de comunicación (nuevos y tradicionales),
incrementando los fondos de creación y difusión de contenido CTI,
fomentando la diversificación de formatos y plataformas e incentivando la
participación de un amplio conjunto de creadores.
•
Fortalecer e incentivar la articulación y las capacidades comunicacionales,
tanto de investigadores como profesionales de difusión, y aumentar el
número y la diversidad de vocerías para la CTI.
•
Promover el aprovechamiento y la creación de espacios abiertos de
encuentro y la generación de experiencias significativas que desarrollen
cultura CTI a lo largo del país, aprovechando tanto la riqueza natural como
los museos, centros científicos tecnológicos y plataformas digitales.
- 59 -
•
Fortalecer la conexión y el sentido de pertenencia global, promoviendo
iniciativas que permitan enriquecer y expandir las relaciones de cada
ciudadano con el mundo, tanto de manera presencial como virtual y
fomentando el
intercambio cultural entre países a nivel
internacional
escolar, universitario, profesional, académico y empresarial.
5.4 CREAR UNA INSTANCIA QUE ORIENTE, ARTICULE Y FOMENTE EL DESARROLLO DE
UNA CULTURA CTI
Acciones propuestas
•
Instalar en el nuevo ministerio una instancia que oriente, articule y fomente
el desarrollo de una cultura CTI.
•
En el corto plazo, constituir un espacio de articulación interinstitucional para
el conjunto de medidas de fomento a una cultura CTI al alero del CNID.
•
Generar una política nacional que fomente que la sociedad comprenda,
valore y participe de la CTI que articule los esfuerzos de diversos ministerios
y agencias relacionadas.
•
Fortalecer las capacidades ejecutivas de CONICYT como articulador de la
relación Ciencia, Tecnología y Sociedad a nivel nacional y regional.
5.5 IMPLEMENTAR UNA EXPERIENCIA PILOTO EN UN TERRITORIO QUE INTEGRE
LA CTI A LA CULTURA NACIONAL, ARTICULANDO EL MUNDO CTI, LAS ESCUELAS Y
LA COMUNIDAD, EN TORNO A LAS RIQUEZAS DEL TERRITORIO Y LAS OFERTAS DE
PROGRAMAS DE DIFUSIÓN Y EDUCACIÓN CTI DISPONIBLES
Articular agencias y esfuerzos del sector público de los Ministerios de Cultura, Educación
y Economía para construir colaborativamente una cultura CTI, que se despliegue en una
primera fase en tres comunas de una misma región.
El nodo central del modelo se sitúa a nivel de la escuela. En torno a ella, se propone articular
la oferta de recursos CTI que resulten significativos para los proyectos de cada comunidad
educativa en distintas áreas de su acción. Para facilitar este encuentro se considera un
equipo de articuladores que apoyen la definición de proyectos a implementarse durante
2016.
Durante el segundo semestre de 2015, se propone implementar todas las acciones de
promoción, validación y articulación de los participantes y entidades socias a nivel local,
regional y nacional. Esto incluye el trabajo con los establecimientos educacionales, sus
- 60 -
directivos y profesores, y la generación de una plataforma que haga visible la oferta CTI para
el territorio.
El proyecto considera además, diseñar y testear en el piloto, instrumentos de medición que
alimenten tanto el diseño de un reconocimiento a nivel escolar, como el diseño de políticas y
programas para el desarrollo de una cultura CTI tanto a nivel escolar como de la ciudadanía
en general.
Para sensibilizar y relacionarse con la comunidad, se considera una campaña comunicacional,
que haga especial uso de los medios locales, actividades presenciales (algunas informativas
y otras participativas) y recursos de vía pública. Sobre la base de esta acción, se trabajará
en el diseño colaborativo de un proyecto de ciencia ciudadana que permita abordar un
problema sentido por la comunidad, mediante conocimiento generado por las personas.
En base a todo lo anterior, se considera que a fines de 2016 se realicen las actividades de
evaluación y cierre, considerando el modelo de escalamiento para la etapa siguiente.
- 61 -
6. PERFECCIONAR NORMATIVAS QUE AFECTAN LA
ACTIVIDAD DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN
6.1 CREAR NUEVAS NORMAS LEGALES Y MODIFICAR ALGUNAS DE LAS EXISTENTES, CON
EL FIN DE DAR UN IMPULSO DECIDIDO A LA INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN EN EL PAÍS Y
GENERAR CONDICIONES QUE LAS FAVOREZCAN.
Acciones propuestas
•
Promulgar una ley de Fomento a la Ciencia, Tecnología e Innovación en Chile,
que impulse decididamente la actividad científica en todas sus formas, así
como las acciones de transferencia de tecnologías y la innovación basada
en los resultados de la investigación.
•
Incorporar en el proyecto de ley sobre Educación Superior, aquellos
aspectos que permitan mejorar las condiciones de eficacia y eficiencia de las
universidades estatales, así como aquellos que aseguren la compatibilización
entre la función pública y la misión propia de las universidades del Estado.
•
Proponer una ley corta de participación de académicos en spin-offs con
miras a consagrar las actividades de transferencia de tecnologías como una
función propiamente universitaria19. En particular, considerar la liberación
de los académicos y profesionales de las universidades del Estado de
las normas relativas a su participación en empresas creadas a partir de
resultados de investigación de esas universidades, exceptuándolos de
las normas relativas al horario de trabajo en que el docente ejerce sus
funciones académicas cuando se trate de realizar actividades temporales
de creación y puesta en marcha de empresas basadas en resultados de
sus investigaciones. En cualquier caso, estas actividades deberán ser
autorizadas por la misma universidad para la cual trabaja el académico o
profesional en cuestión.
•
Revisar normas relativas a aspectos que condicionan y/o limitan ciertas
acciones universitarias en el ámbito de la CTI, tales como: importación de
equipamiento científico; contratación de académicos extranjeros en las
universidades del Estado; validación de títulos obtenido en el extranjero por
investigadores; normas que afectan la internación de material biológico con
19
Las normas propuestas para esta “ley corta” deberán ser incluidas en la ley de mayor alcance planteada como primera
“acción propuesta” de esta medida. Sin embargo, dados los previsiblemente extensos tiempos que tomaría la tramitación de
una iniciativa como esta, se propone legislar acerca de algunos aspectos específicos que podrían ser tramitados en tiempos
considerablemente más breves.
- 62 -
fines de investigación; regulación de las consultorías de académicos como
forma de transferencia tecnológica; revisión de la normativa legal que rige
los observatorios astronómicos.
•
Introducir una modificación a la “Ley de compras públicas” (No. 19.886)
que establezca que toda adquisición de bienes −incluido el equipamiento
científico y los activos fijos relacionados− y todo servicio personal que deban
contratar las universidades del Estado para la realización, protección o
explotación de actividades de investigación básica, investigación aplicada
y desarrollo experimental, podrán realizarse bajo la modalidad de trato
directo establecida en esa misma ley.
•
Modificar contratos de investigación entre el Estado y las universidades
o centros de investigación, consagrando el principio de continuidad en el
desarrollo de conocimientos, evitando que resultados potencialmente
valiosos queden sin ser utilizados. Con ello se busca establecer un
mecanismo de licenciamiento sin costo para que dicha universidad o centro
pueda utilizar los resultados en sus actividades de investigación posteriores,
manteniéndose la propiedad en manos del servicio público contratante.
6.2 REVISAR E INTERPRETAR LA NORMATIVA ACTUAL DE ENTIDADES PÚBLICAS Y
DE LAS MISMAS UNIVERSIDADES, CON EL FIN DE FAVORECER LAS ACTIVIDADES DE
TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA E INNOVACIÓN EN ESTAS ÚLTIMAS20.
Acciones propuestas
•
Generar y dar amplia difusión a un documento orientador que sistematice
las limitaciones y trabas normativas existentes para universidades estatales,
proponiendo su interpretación de acuerdo a la jurisprudencia administrativa
que la Contraloría General de la República ha dispuesto con anterioridad,
para casos que -por analogía- pueden ser aplicables a la creación y
mantención de spin-offs universitarios en ellas.
•
Proponer la revisión de los reglamentos y prácticas de evaluación y
jerarquización académica de las universidades, agregando diversas
modalidades de transferencia de tecnología. Ello significa elaborar
orientaciones para revisar los criterios y procedimientos de evaluación y de
jerarquización académica, incorporando en ellos la valoración de acciones
académicas en los ámbitos de la investigación aplicada, la transferencia de
tecnologías y la innovación basada en ciencia.
20
Esta propuesta se complementa con la 2.3.
- 63 -
•
Proponer al Ministerio de Educación incorporar en sus instrumentos de
financiamiento a Universidades, las actividades de investigación aplicada y
de desarrollo experimental, el registro de derechos de propiedad intelectual
e industrial y las actividades de transferencia de tecnología entre los
aspectos a ser evaluados al momento de ser asignados.
•
Elaborar y/o revisar políticas, reglamentos y prácticas universitarias que
normen la transferencia de tecnologías y la creación de empresas de
base tecnológica. Para ello se propone a las universidades con actividad
de investigación, la generación de políticas y reglamentos para promover y
regular las actividades de transferencia de conocimientos y de tecnología,
incluyendo la creación y desarrollo de empresas de base tecnológica.
Además, se proponer definir orientaciones para elaborar o modificar las
políticas o reglamentos universitarios en estas temáticas (incorporando
los criterios de interpretación de los dictámenes de la Contraloría General
de la República), así como establecer y/o profundizar vínculos estables
con los sectores productivo, social y gubernamental del entorno de las
universidades, para favorecer las posibilidades de transferencia de sus
resultados de investigación.
6.3 UNIFICAR BAJO UNA SOLA AGENCIA EL MANEJO DE TODOS LOS ÁMBITOS DE LA
PROPIEDAD INTELECTUAL.
Acciones propuestas
•
Terminar con la fragmentación del sistema institucional y avanzar hacia la
creación de un responsable único de las políticas de propiedad intelectual
(derecho de autor, propiedad industrial y variedades vegetales), evitando la
multiplicidad de instituciones, funciones y visiones sobre un tema que en
otros países y organismos ha sido puesto en marcha de manera unificada.
El registro, la gestión y la promoción de la propiedad intelectual deben
ser vistos de manera integral por una sola agencia que tenga una mirada
holística del tema. La atomización del sistema solo quita fuerza a un área
que debemos reforzar en este camino hacia una economía del conocimiento
a la que nos buscamos mover. El Instituto Nacional de Propiedad Industrial
es naturalmente el ente llamado a ejercer estas labores.
- 64 -
7. PROPUESTAS DE ORDENAMIENTO INSTITUCIONAL
Tal como se indicó anteriormente, la Comisión no llegó a un acuerdo sobre el modelo
institucional más apropiado para impulsar el avance de la CTI y de su contribución al
desarrollo nacional en este momento.
A continuación se presentan sucesivamente los dos esquemas propuestos, indicando los
miembros de la comisión que estuvieron a favor de cada uno de ellos.
7.1 PROPUESTA DE INSTITUCIONALIDAD PARA FORTALECER LA CIENCIA, LA TECNOLOGÍA
Y LA INNOVACIÓN Y SU APORTE AL DESARROLLO: MODELO INTEGRADO
Los miembros de la Comisión que manifestaron su preferencia por este modelo fueron:
Alex Berg, Andrés Bernasconi, Jenny Blamey, Francisco Brieva, Rafael Correa, Andrés Couve,
Juan Carlos De La Llera, Gonzalo Herrera, Cecilia Hidalgo, Leopoldo Infante, Alexis Kalergis,
Mary Kalin, Mariane Krause, Servet Martínez, Carolina Muñoz, Pedro Milos, Claudio Pérez,
Pedro Rosso, Cristóbal Undurraga, M. Olivia Recart, Gonzalo Rivas, Bernabé Santelices, Iván
Vera y José Weinstein21.
7.1.1 PROBLEMAS DE LA ACTUAL ESTRUCTURA INSTITUCIONAL
Organización actual
El actual sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación se organiza en tres niveles: formulación
de estrategia, diseño de políticas y ejecución de las mismas. Una versión sintética del mismo
se presenta en la figura siguiente.
Como se aprecia, se trata en lo fundamental de un modelo basado en dos pilares en los que
el Ministerio de Economía y el de Educación se dividen las tareas de conducción política del
sistema. El primero con una mirada desde los retos del desarrollo productivo y el mundo
empresarial, y el segundo promoviendo el avance de la ciencia y de la formación de capital
humano avanzado. Cada uno de estos ministerios tiene a su cargo una agencia especializada
(CORFO y CONICYT) y la responsabilidad por la coordinación de la acción pública se sitúa al
nivel de un Comité interministerial.
Si bien se trata de un diseño institucional claro, que distingue y separa roles funcionales y que
se organiza en torno a dos pilares diferenciados a cargo de dos ministerios especializados,
en la práctica ha enfrentado una serie de limitaciones.
- 65 -
Sistema de Ciencia Tecnología e Innovación (Chile – 2015)
En el nivel de la formulación estratégica, la mayor falencia es la precaria situación del
Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID). Este no funciona al amparo de una
ley, sino que opera por virtud de un decreto presidencial, lo que atenta contra la continuidad
de sus objetivos y atribuciones, y lo hace dependiente de la buena voluntad presidencial.
Esto le ha restado continuidad en su rol (el cual ha variado en tiempo) y ha disminuido su
capacidad de influencia.
En el nivel político, el desarrollo de la CTI es -en lo fundamental- una responsabilidad
compartida entre los Ministerios de Educación y Economía. Sin embargo, el fomento de
estas actividades no ha sido asumida por estos como prioridad consistente en el tiempo. Por
otra parte, la coordinación entre ambos ministerios para el desarrollo de acciones comunes
ha sido escasa. De hecho, el Comité Interministerial para la Innovación, órgano que debiera
asegurar la articulación de los esfuerzos gubernamentales en la materia, ha funcionado
escasamente y tampoco cuenta con un marco legal que lo ampare.
Sin duda, es en el nivel de las agencias especializadas (CORFO y CONICYT como las de
mayor influencia) donde se sitúan las mayores fortalezas del sistema. Ambas entidades
poseen una larga trayectoria y han acumulado importantes aprendizajes sobre la forma
de gestionar diversos instrumentos de apoyo público. Sin embargo, en ausencia de una
21
Algunos miembros no se inclinaron por modelo alguno (Virginia Garretón, Pedro Hepp y Gonzalo Vargas), mientras otros no
se pronunciaron sobre modelos (Vicente Espinoza, Francisco Martínez y Víctor Pérez)
- 66 -
conducción política coordinada, no han desarrollado una práctica de trabajo conjunto. Los
acuerdos entre las entidades han apuntado fundamentalmente a delimitar adecuadamente
sus respectivos campos de intervención, y a asegurar el intercambio de información sobre
la asignación de recursos a proyectos.
Una situación que llama particularmente la atención en el actual ordenamiento institucional,
es la dependencia directa del Ministerio de Economía de la Iniciativa Científica Milenio (ICM).
Dado el carácter de las iniciativas que el ICM financia, lo lógico es que estuviera en CONICYT.
Principales Debilidades
a) Dispersión de esfuerzos
•
Diversos organismos nacionales e internacionales han realizado diagnósticos
y evaluaciones del actual sistema CTi del país. Ya en el año 2000 la comunidad
científica levantaba las voces de alerta diciendo que “se considera necesario
revisar la institucionalidad con que cuenta el país para guiar y estimular el
desarrollo científico y tecnológico”. Asimismo, afirmaba que “hay una notoria
descoordinación entre los diversos mecanismos que el Estado tiene para
impulsar el desarrollo científico y tecnológico. Esos mecanismos, en muchos
casos, se han generado para resolver problemas puntuales sin una mirada
general sobre las necesidades de un sistema científico-tecnológico que
debiera crecer con organicidad y con un pensamiento de fondo”22 .
•
El panorama actual no es muy distinto a lo diagnosticado hace ya 15 años,
lo que fue corroborado en el informe “Institucionalidad Ciencia Tecnología e
Innovación” elaborado por la Comisión Asesora Presidencial (conocida como
Comisión Philippi) en 201323.
•
El sistema actual presenta un alto grado de dispersión de iniciativas,
programas y -en definitiva- esfuerzos, dependiendo de diversos ministerios,
en ausencia de un marco común de políticas rectoras.
•
De igual manera, se aprecia que dicha dispersión genera “bolsones de
ineficiencia”, así como falta de alineamiento con una mirada estratégica
común y de largo plazo, y carencia de foco estratégico tanto a nivel de
desafíos productivos como del desarrollo en general (definición de áreas
22
CHILE-CIENCIA 2000 Ciencia, Tecnología y Sociedad Un Encuentro Necesario. Resúmenes, conclusiones y recomendaciones
finales. Año 2000. Academia Chilena de Ciencias; Comité Nacional ICSU; Consejo Nacional de Sociedades Científicas;
CORFO.
23
Documento completo en www.cnid.cl/documentos (revisado en julio de 2015) y en http://www.corfo.cl/sala-de-prensa/
noticias/2013/mayo-2013/comision-asesora-en-ciencia-tecnologia-e-innovacion-entrega-informe-al-presidente (revisado
en julio de 2015)
- 67 -
prioritarias). Cabe señalar que esta dispersión se comprueba tanto a nivel de
desarrolladores como de agencias de implementación de políticas de I+D.
•
Por último, aunque no menos importante, el sistema actual enfatiza una
organización institucional definida por actores: por un lado, la ciencia y los
científicos y por otro, las empresas y empresarios. Ello también conspira contra
la confluencia de esfuerzos en favor de impacto y objetivos. Ciertamente las
agencias deben tener operaciones especializadas en función de los actores
con que trabajan, pero debe existir una autoridad política que articule su
trabajo para servir los intereses del país.
•
Estas situaciones son una traba para la exitosa implementación de iniciativas
de CTI integradas y de alto impacto como las que demanda el país para
hacer frente a los retos de su desarrollo.
b) Falta de relevancia política del sector
•
Independientemente de la positiva evaluación respecto del funcionamiento
de las agencias, existe cierto acuerdo respecto a la histórica debilidad de
los Ministerios de Educación y Economía para llevar a cabo sus respectivas
funciones en lo relativo al fomento de la CTI.
•
Es a nivel ministerial donde se reconoce la falta de adhesión a una visión
integrada en esta materia. Más aún, no se cuenta con una instancia
ministerial efectiva y exclusivamente dedicada a estas áreas, reconocidas
como fundamentales para el desarrollo del país.
•
Como se mencionó, existen críticas a la labor del Comité Interministerial,
especialmente en términos de frecuencia de sus reuniones, asignación de
importancia dentro de las labores ministeriales, y de consistencia en su labor
entre distintos gobiernos.
•
La falta de una autoridad que se haga políticamente responsable por el
avance de la CTI y por su aporte al desarrollo nacional, parece ser una de
las más grandes falencias. Ella es vista como una de las principales razones
que explicarían el bajo presupuesto destinado a estas actividades en Chile,
a pesar de las persistentes declaraciones sobre su importancia estratégica
y explicaría también la falta de relevancia que se le da a la CTI en el país.
- 68 -
•
La fragilidad en la que se encuentra actualmente el sistema se ve
perfectamente ejemplificada en CONICYT, corazón de las ciencias en Chile.
Desde 1973, el Consejo que le daba el carácter de Asesor de la Presidencia y
guiaba a este organismo, fue puesto en receso, quedando sólo un presidente
nombrado directamente por el Ejecutivo. Dicho receso fue levantado recién
este año 2015. Por otro lado, existen claras dudas sobre la composición de
dicho Consejo y sus diferencias con el actual CNID, ambos órganos “asesores
presidenciales”, de acuerdo a los textos que fundamentan su creación.
c) Discontinuidad de esfuerzos en torno a grandes objetivos estratégicos
•
Más allá de las naturales preferencias y énfasis de política pública que
pueden ocurrir de gobierno a gobierno, es necesario consensuar en forma
transversal los grandes lineamientos estratégicos de largo plazo en materia
de CTI en torno a los cuales ordenar los diferentes esfuerzos.
•
En materia de innovación se evidencia con especial fuerza la dificultad
que enfrenta una autoridad para optar por una acción cuyos beneficios
se expresarán fuera de su mandato pero que tiene costos inmediatos
(inconsistencia dinámica).
d) Problemas de coordinación para asumir objetivos de desarrollo
•
Debido a la amplitud de áreas que ven las carteras relacionadas con
CTI, estas no logran diseñar y asegurar la implementación de acciones
integrales de política que permitan fortalecer y movilizar capacidades
científico tecnológicas y de innovación en ámbitos o temas relevantes para
el desarrollo nacional. Cada Ministerio y sus agencias relacionadas avanzan
en función de sus propios objetivos, siendo la cooperación en torno a
problemas nacionales la excepción y no la regla24.
•
Más que organizarse en torno a grandes objetivos o propósitos, la actividad
de apoyo a la CTI se estructura en base a instrumentos. Ante cada nuevo
problema o inquietud que surge en el sistema, la respuesta parece ser un
nuevo instrumento de apoyo, con sus bases de postulación y fechas de
concursos.
•
De esta forma, hoy existen más de 160 herramientas de apoyo a actividades
de CTI, lo cual genera no sólo atomización de los esfuerzos, sino también
una enorme presión sobre los usuarios, quienes deben devenir en expertos
en formular proyectos al gusto de las distintas ventanillas de operación.
24
“Las organizaciones Gubernamentales de Fomento a la Ciencia en los países líderes en Vinculación Academia-Empresa.
Lecciones para Chile”. Fundación Más Ciencia y Movimiento Ciudadano “Más Ciencia para Chile”. Octubre 2012.
- 69 -
Desde el lado de las agencias, esta situación se traduce en que el personal
de las instituciones se haya transformado progresivamente en evaluador
de proyectos y revisor de informes. Así, las entidades públicas han ido
perdiendo inteligencia y conocimiento sectorial actualizado, lo que limita
sus capacidades de liderar y orientar la actividad de CTI hacia objetivos de
relevancia.
e) Problemas de desarrollo regional
•
El esfuerzo por desarrollar un sistema de CTI articulado con las políticas
sectoriales en desarrollo, bienestar social, medio ambiente y vinculado al
territorio, se concreta a nivel de regiones. Es en ellas donde se encuentran
innumerables experiencias que muestran una integración entre esfuerzos
científicos y esfuerzos en innovación.
•
Sin embargo, carecen de proyección estratégica y muchos proyectos
quedan a medio camino. Esto dificulta un despegue regional en este campo.
Estos importantes déficits requieren un enfoque integral de política, mejor
coordinación y más integración a las prioridades del gobierno regional.
7.1.2 PROPUESTA DE ESTRUCTURA DE INSTITUCIONALIDAD
Para lograr llevar adelante los propósitos que esta Comisión Presidencial plantea, es preciso
contar con una institucionalidad adecuada a esos fines.
La estructura institucional que se propone, considera la necesidad de hacer ajustes en los
tres niveles funcionales.
1.
A nivel estratégico, hay un Consejo que provee una mirada de largo plazo
sobre los retos y oportunidades que tenemos como sociedad y que permita
traer los intereses de las generaciones futuras a la conversación actual.
2.
A nivel político, existiría un Ministerio que define las prioridades y organiza y
dirige la acción gubernamental en materia de CTI.
3.
A nivel de la implementación, se ordenan agencias especializadas con
altas competencias técnicas que tienen la responsabilidad de ejecutar las
acciones definidas.
- 70 -
La estructura actual es de similar naturaleza, pero con debilidades como las indicadas en
la sección previa. Esta propuesta se basa en que la materialización de un apoyo público
significativamente mayor a la generación de capacidades CTI, y la voluntad de incrementar
su aporte al desarrollo nacional, requieren de entidades públicas que cuenten con sólidas
capacidades para gestionar, en sus distintos niveles, los recursos que se canalicen al sector.
Propuesta de nuevo Sistema de Ciencia Tecnología e Innovación
* La actividad de intermediación financiera de CORFO pasa a ser un Comité CORFO bajo conducción del Ministerio de
Economía. SERCOTEC y el Sistema de Empresas Públicas también quedan bajo la conducción de dicho ministerio.
Los niveles del nuevo sistema
NIVEL DE LA ESTRATEGIA
El propósito del Consejo Asesor Presidencial para el Desarrollo, sería analizar tendencias
globales y locales que representen retos y/o oportunidades para el desarrollo nacional. En
la actualidad, el país no dispone de una entidad que le permita -de manera sistemáticaanticipar escenarios emergentes y ofrecer lineamientos para poder actuar con anticipación
- 71 -
frente a ellos. La velocidad de los cambios que ocurren tanto a nivel mundial como a nivel
nacional, hacen cada vez más relevante y urgente traer el futuro a las conversaciones
del presente y de esa manera ayudar a prevenir problemas o aprovechar espacios de
oportunidad. La mirada que guíe estos ejercicios debe ser más amplia que la que se refiere
a la innovación, pues la naturaleza de los fenómenos emergentes puede ser de muy distinto
origen e implicancias.
Esta instancia se propone como un reemplazo al actual Consejo Nacional de Innovación
para el Desarrollo (CNID), en el entendido que las funciones vinculadas a la elaboración de
lineamientos estratégicos para la actividad de CTI, así como el apoyo que el CNID brinda en
materia de articulación y coordinación de esfuerzos a favor de la innovación, serán asumidas
por el nuevo Ministerio que se propone crear, el cual podría además dotarse de un consejo
asesor. Por lo demás, esta nueva secretaría de Estado será sin duda uno de los principales
receptores de las recomendaciones que emanen del Consejo de mirada futura que se
sugiere formar.
NIVEL DE LA POLÍTICA
Sin duda, es a nivel ministerial donde se postula el cambio de mayor significación, con la
creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. El establecimiento de una
autoridad ministerial en este campo responde a la necesidad, por un lado, de relevar al
más alto nivel político el impulso a la actividad CTI y, por otro, de fortalecer su impacto en el
desarrollo nacional, a través de una mayor articulación y coordinación de los esfuerzos que
se despliegan en esta materia.
Siguiendo esa visión, se propone que este Ministerio asuma el conjunto de las tareas
que involucra la promoción de la ciencia, la generación y transferencia tecnológica y el
fomento de la innovación. Para ello, debe tener autoridad sobre los principales programas e
instrumentos que el Estado actualmente dispone para estos efectos, así como respecto de
las entidades que los diseñan y ejecutan.
La Comisión desestimó la idea de incorporar en este nuevo ministerio las tareas relacionadas
con la conducción y financiamiento regular de la Educación Superior. Dado su carácter
fundamentalmente docente, se considera que ella debe permanecer bajo el alero del
Ministerio de Educación. Sin perjuicio de lo anterior, las Universidades serán un interlocutor
privilegiado del Ministerio en todas aquellas materias referentes a desarrollo de Ciencia,
Tecnología e Innovación. Más aún, se estima imprescindible que el nuevo Ministerio incorpore
en su ámbito de acción los aspectos relacionados con el financiamiento y la regulación de
la formación avanzada de recursos humanos a nivel de doctorados y postdoctorados. Ello,
por cuanto la formación doctoral se basa eminentemente en labores de investigación y es
- 72 -
una importante fuente de generación y aplicación de conocimiento. En consecuencia, el
nuevo ministerio debe constituirse en un interlocutor privilegiado de las universidades y
participar activamente en la definición e implementación de aquellos aspectos del proceso
de reforma de la educación superior que atañen al desarrollo de la función de CTI de dichas
casas de estudio.
Es importante precisar que, si bien el Ministerio propuesto tendrá la responsabilidad de
elaborar las políticas de fomento de la CTI, así como de guiar su implementación con
autoridad directa sobre las dos agencias especializadas en la materia (CORFO y CONICYT),
ello no quiere decir que todos los programas e instituciones públicas que se desempeñan
en este ámbito deban pasar a ser parte del mismo. En particular, se considera que los
Institutos Tecnológicos y de Investigación Públicos de carácter sectorial, así como los fondos
especializados, debieran mantenerse bajo la conducción de las respectivas autoridades
ministeriales, sin perjuicio de que el Ministerio de CTI pueda participar en la definición de
sus orientaciones estratégicas e influir en la definición de los criterios con que se evalúa
su desempeño. En todo caso no se descarta que desde el Ministerio de CTI se impulse la
creación de nuevos institutos o centros especializados, pero su dirección no debiera estar
necesariamente ejercida en forma directa por esta autoridad ministerial25.
Por otra parte, en un escenario de creación de un ministerio como el descrito, no es claro que
siga siendo relevante mantener un Comité Interministerial de Innovación. Ello, por cuanto
el nuevo ministerio deberá establecer relaciones de cooperación con todos los restantes
ministerios. Adicionalmente, la experiencia ha mostrado que dicho Comité Interministerial,
no ha sido una herramienta eficaz.
Finalmente, un desafío fundamental para las autoridades de este nuevo Ministerio será
asegurar un adecuado balance en el fomento de las ciencias y de la innovación, evitando su
captura por cualquier grupo de interés.
NIVEL DE LA EJECUCIÓN
A nivel de ejecución de programas e instrumentos de apoyo a la CTI, el Estado cuenta
principalmente con dos grandes agencias especializadas: CONICYT y CORFO.
La primera de ellas ha tenido como foco principal el fomento de la actividad científica y la
formación de capital humano avanzado. En este marco incorpora, a través de algunas lineas
complementarias, el fomento de la curiosidad científica, a través del programa Explora, o del
estímulo a proyectos de I+D asociados a retos empresariales o de política pública, a través
de FONDEF.
25
La figura de comités CORFO, con participación de representantes de ministerios sectoriales, el sector privado y otros
ámbitos de la sociedad civil, es una fórmula institucional que puede ser adecuada para estos casos.
- 73 -
CORFO, por su parte, en los últimos años ha concentrado su accionar en distintas áreas
relacionadas con el fomento de la competitividad empresarial y el desarrollo de nuevos
sectores de actividad económica, incluyendo el fomento de la innovación, de los
emprendimientos dinámicos y de la transferencia y difusión tecnológica, entre otros.
Cabe notar, que en el marco de la decisión gubernamental de avanzar en el proceso de
descentralización, las actividades de fomento de las pequeñas y medianas empresas
pasarán a ser responsabilidad de entidades administradas regionalmente, con lo que CORFO
privilegiará las acciones de promoción de la innovación y de desarrollo y transferencia
tecnológica. Una excepción en el caso de CORFO es la actividad de intermediación financiera,
la cual, bajo la modalidad de un Comité CORFO, debiera pasar a depender del Ministerio de
Economía.
Actualmente, CONICYT se encuentra bajo la dependencia del Ministerio de Educación,
mientras CORFO depende del Ministerio de Economía.
La propuesta es que ambas entidades pasen a depender del nuevo Ministerio, de forma tal
que puedan actuar articulada y coordinadamente en función de los objetivos de desarrollo
nacional que se han planteado. Si una de estas agencias no se encuentra bajo la nueva
autoridad ministerial, sólo se contribuye a incrementar la entropía del sistema y no se
superan las dificultades que hasta ahora han impedido la acción en torno a metas comunes
de las agencias.
El fomento de la CTI y su puesta al servicio del desarrollo nacional, corresponden a objetivos
transversales de la acción gubernamental. En consecuencia, tanto las orientaciones de
política, como el quehacer de las agencias especializadas, deben estar al servicio de todos
los sectores y deben implementarse en cooperación con ellos. Esta lógica de acción ha sido
parte del sello de CORFO a lo largo de su historia, y en alguna medida también de CONICYT,
y es una característica que debe mantenerse en el contexto del ordenamiento propuesto.
Para cumplir su labor las agencias deben operar con transparencia, eficiencia, agilidad y
flexibilidad. Estas dos últimas condiciones, en buena medida por situaciones ajenas a las
instituciones, distan hoy del óptimo. Es preciso desarrollar esfuerzos por lograr marcos de
operación que permitan a las agencias reaccionar con mayor rápidez y moverse en función
de objetivos en vez de por lógicas instrumentales.
En el caso particular de CONICYT es preciso disponer de mayores capacidades para el
manejo de los programas de capital humano avanzado, estableciendo este tema como
una responsabilidad claramente diferenciada al interior de la institución, y considerando
eventualmente la creación de una entidad especializada para estos efectos, como ocurre
en otras partes del mundo. Esta debería no sólo ocuparse de la formación de investigadores
- 74 -
que se desempeñen en labores científicas, sino además de quienes se aboquen a otras
actividades CTI, tales como desarrollo de tecnologías, transferencia tecnológica e innovación.
Especial mención debe hacerse de los Institutos Públicos del Estado. La Comisión considera
que deben seguir bajo el alero de los respectivos ministerios sectoriales. Sin embargo, se
sugiere, para que exista coherencia entre la planificación estratégica y ejecución de las
políticas públicas de CTI, la participación de representantes del nuevo Ministerio en la mesa
directiva de los respectivos Institutos.
Se exceptúa de lo anterior, el caso del Instituto Antártico Chileno, INACH, órgano técnico del
Ministerio de Relaciones Exteriores responsable de las actividades científico tecnológicas
en la zona antártica, y que además se encarga de planificar, coordinar, orientar y controlar las
actividades científicas y tecnológicas que otros organismos realizan en el Territorio Antártico.
Por los objetivos que persigue este instituto, es que se plantea que debiera quedar bajo el
organigrama del Ministerio de CTI, potenciándolo para que se constituya en una agencia
especializada en proveer apoyo y logística para el desarrollo de la investigación antártica y
manteniendo su residencia en Punta Arenas.
Existe también consenso respecto a que la Iniciativa Científica Milenio (ICM) debe pasar a
depender de este nuevo ministerio y ser manejada por CONICYT. Dado su objetivo26, no tiene
sentido que ICM dependa del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, como ocurre en
la actualidad.
7.1.3 OBJETIVOS Y FUNCIONES DEL MINISTERIO
Las preguntas que están a la base de esta propuesta son para qué se quiere un Ministerio de
Ciencia, Tecnología e Innovación y qué se quiere que este resuelva.
Las respuestas a estas preguntas apuntan a los siguientes fundamentos:
a) Asegurar que el Estado juegue un rol más activo y eficaz en expandir las
capacidades nacionales de CTI.
b) Promover que las capacidades de CTI se pongan efectivamente al servicio de
la formulación e implementación de mejores políticas públicas.
c) Lograr que la CTI se transforme en una palanca para impulsar un desarrollo
más inclusivo y sustentable, a través de la articulación de esfuerzos en áreas de
oportunidad o de desafíos nacionales.
d) Fomentar la valoración por la ciencia y la cultura de la innovación en la
población en general, y en los estudiantes en particular.
26
El objetivo principal del programa ICM es “contribuir al aumento de la competitividad científica y tecnológica de Chile,
entendida como la capacidad de generar, adaptar, contextualizar y aplicar nuevos conocimientos científicos y tecnológicos
en favor del desarrollo social y económico del país”.
- 75 -
Además de lo anterior, este ministerio debe tener un mandato claro y un área de pertinencia
definida, donde queden claramente estipulados los ámbitos de responsabilidades exclusivas
(como principal mandato) y las responsabilidades compartidas (como mandato secundario),
expresadas en una misión clara y atribuciones precisas.
Este ministerio no puede responder a las necesidades de un sector de actividad o de un
grupo de población determinado, sino ser una cartera que pone a la Ciencia, la Tecnología y
la Innovación al servicio de todos los chilenos, potenciándolas al máximo para ayudar a Chile
a alcanzar un desarrollo integral y a diversificar su matriz productiva.
Entre las responsabilidades que el Ministerio debe asumir se contemplan al menos las
siguientes:
i) Liderar o participar, cuando corresponden, la elaboración y tramitación de
leyes y reglamentos en las áreas de su incumbencia.
ii) Elaborar la visión, planificación estratégica y las políticas públicas de CTI en el
país, y velar por su adecuada implementación.
iii) Llevar adelante la representación internacional del país en las materias de su
competencia.
iv) Definir los principios, criterios de acción, instrumentos y estrategias de desarrollo
científico, tecnológico y de innovación. Será su responsabilidad elaborar y poner
en práctica un Proyecto Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico para los
próximos años, y hacer el seguimiento y evaluación correspondiente.
v) Hacer el seguimiento, monitoreo y evaluación de las políticas e instrumentos
de apoyo a la CTI. Establecer mecanismos para evaluación periódica de impacto
(en amplio sentido) del quehacer del ministerio, asegurando el cumplimiento de
los objetivos establecidos en la estrategia nacional de CTI.
vi) Representar en el Gabinete y en los lugares donde se discute las prioridades
políticas y el presupuesto nacional, los intereses del país que tengan relación
con la comunidad científica, tecnólogos e innovadores.
vii) Coordinar y articular bajo una visión común los programas relacionados con
el fomento de la CTI, definiendo los ámbitos de acción de cada uno. Por ejemplo:
un programa integral de formacion de capital humano para la CTI, un programa
de centros que articule y potencie los centros existentes y los nuevos (de CORFO
y CONICYT).
- 76 -
viii) Fomentar el diálogo con todos los sectores de la sociedad para vencer las
barreras que han dejado aislado por décadas al mundo de la investigación con
los otros actores de la sociedad, desarrollando una cultura CTI cercana a la
ciudadanía y a los poderes del Estado.
ix) Definir las políticas generales de financiamiento de la ciencia, tecnología e
innovación.
x) Velar por que los fondos de apoyo a la CTI sean asignados de manera eficiente
y transparente.
xi) Diseñar políticas integrales para canalizar el aporte de la CTI a las áreas
prioritarias, incluyendo todos los aspectos involucrados en la dinámica de la
puesta en valor del conocimiento, tales como: el apoyo a las ciencias básicas, a la
investigación aplicada, al desarrollo y transferencia tecnológica, al financiamiento
de las actividades innovadoras y de emprendimientos disruptivos.
xii) Desarrollar capacidades para fomentar la transferencia tecnológica.
xiii) Mantener una coordinación con los ministerios sectoriales para apoyar
la tarea de dar base científica a la formulación, implementación y evaluación
(seguimiento) de las políticas públicas, así como articular las preocupaciones
sectoriales de dichos Ministerios, que requieren desarrollo en CTI (en materias
como energía, salud, educación, etc.), con la estrategia nacional de CTI.
7.1.4 SENDERO PARA LA CREACIÓN DEL MINISTERIO
A fin de concretar la creación del Ministerio, la Comisión recomienda que S.E. la Presidenta
de la República designe al más breve plazo un delegado presidencial que al alero del
Ministerio Secretaría General de la Presidencia tenga la misión de preparar el proyecto de
Ley a presentar al Honorable Congreso.
La persona nombrada debiera contar con el apoyo de un pequeño equipo con experiencia
en materias legales y financieras para desarrollar su labor. Se estima que este trabajo no
debiera durar más de cuatro meses, de modo que el proyecto de creación del Ministerio
pueda ser presentando al Congreso a fines del presente año 2015.
7.2 PROPUESTA DE INSTITUCIONALIDAD PARA FORTALECER LA CIENCIA, LA TECNOLOGÍA
Y LA INNOVACIÓN Y SU APORTE AL DESARROLLO: MODELO DE DOS PILARES
Los miembros de la Comisión que manifestaron su preferencia por este modelo fueron:
Dora Altbir, Juan Asenjo, Carlos Álvarez, Marcela Angulo, Jorge Babul, Eduardo Bitrán, José
Rodríguez y Andrés Zahler.
- 77 -
7.2.1 ANTECEDENTES
El crecimiento potencial de Chile ha caído como producto del agotamiento de la capacidad
de los sectores tradicionales para seguir creciendo a las tasas registradas en los noventa.
Junto con un deterioro en el desempeño de la productividad agregada de la economía,
con particular énfasis en los sectores de recursos naturales, una limitada diversificación
productiva que se combina con un bajo nivel de sofisticación de las exportaciones y una
caída en la tasa de innovación de las empresas a partir de principios de la década pasada, la
economía chilena muestra, a nivel agregado, un pobre desempeño en cuanto a la eficacia y
creatividad con que se usan los factores productivos disponibles.
Este contexto releva el imperativo de impulsar con urgencia una agenda de productividad,
innovación y crecimiento orientada a diversificar nuestra economía e incrementar la
innovación de las empresas nacionales. La experiencia de las economías más desarrolladas
da cuenta de una relación virtuosa entre el crecimiento de su productividad general y la
inversión que realizan en investigación, desarrollo e innovación. El valor que genera la
innovación para las sociedades modernas se materializa a través de la labor que realizan
las empresas al desarrollar e introducir en los mercados nuevos productos y servicios,
que satisfacen de mejor manera necesidades sociales, y que asimismo colaboran con los
incrementos de la productividad.
Aun cuando la motivación y desafíos de la innovación tienen su origen en la mayoría de los
casos en el ámbito de la actividad empresarial, este proceso requiere además de políticas
públicas avanzadas para lograr un desarrollo integral de los sectores productivos requiere
de programas especializados para la generación de infraestructura y capacidades científico
tecnológicas que posibiliten la generación continua de nuevos conocimientos y la provisión
de capital humano calificado.
7.2.2 LOS DESAFÍOS INSTITUCIONALES PARA CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN
Los sistemas públicos de apoyo a la ciencia, tecnología e innovación enfrentan problemas
comunes al resto de la institucionalidad del sector público.
Hay un conjunto de problemas conocidos como fallas de Estado que relevan los riesgos
de inconsistencia a nivel de políticas y de divergencias entre los mandatos institucionales y
su ejecución. Estos problemas se producen frecuentemente y afectan la capacidad de los
gobiernos de asegurar niveles de desempeño adecuados27.
- 78 -
Este tipo de fenómenos ayuda a entender en buena parte los obstáculos que enfrenta
el proceso de la coordinación pública. Cuando hay problemas de coordinación se elevan
los costos de relacionarse e interactuar para los agentes involucrados en los procesos de
diseño y ejecución de las políticas. Por ello, la adecuada coordinación y la especialización de
funciones públicas han venido captando progresivamente mayor atención por parte de los
gobiernos en todo el mundo.
La consistencia entre las políticas es compleja porque debe involucrar a muchos actores
en varias dimensiones. Las políticas de CTI deben coordinar entidades de distintos ámbitos
(horizontal) y de un mismo ámbito (vertical) y además garantizar su consistencia en el tiempo
(inter temporal o dinámica).
Existen diversos mecanismos para mejorar la coherencia de las políticas de innovación. Los
consejos de asesoría estratégica de innovación, por ejemplo, facilitan la coherencia inter
temporal y horizontal. Los contratos de desempeño facilitan la coherencia en todas sus
dimensiones. Los programas conjuntos entre agencias facilitan la coordinación horizontal,
así como los comités interministeriales facilitan la coordinación horizontal de políticas (OCDE
2005).
La coordinación entre agencias es un problema que concita una particular atención. Los
mecanismos de solución no son fáciles. La literatura internacional reconoce que estos
no pueden ser reducidos exclusivamente a cambios en los marcos legales. En efecto,
los obstáculos a la coordinación entre agencias se asocian a un conjunto de múltiples
factores que hacen que estas soluciones no sean simples. Entre los factores relevantes se
consideran las diferencias en sus mandatos y metas, la dificultad de sincronizar rutinas y
procedimientos organizacionales, la incertidumbre en el financiamiento y las expectativas y
presiones ejercidas por los beneficiarios de las agencias (BID 2003).
La experiencia de CORFO y CONICYT da cuenta de una trayectoria de trabajo con distintos
niveles de desempeño en cuanto a su coordinación. Es posible identificar períodos de
mayor coordinación entre las agencias particularmente asociados al funcionamiento de
instancias superiores, como comités interministeriales y la propia constitución del CNID,
cuando incorporaron esta preocupación en sus agendas de trabajo.
27
La teoría económica da cuenta de 3 tipos de fallas principales: i) la inconsistencia de las políticas públicas que ocurre por
la ausencia de un marco general orientador para el diseño e implementación de las políticas (de corto plazo o estática)
o cuando en el tiempo se alteran las orientaciones y prioridades produciendo interrupciones y discontinuidades en las
políticas (dinámica); ii) los problemas de agencia expresan divergencias entre los mandatos institucionales y la ejecución por
parte de las organizaciones encargadas y; iii) los problemas de captura institucional o de independencia de las instituciones
responsables que se asocia a situaciones de baja transparencia y escasos sistemas de control que facilitan la influencia de
entidades que se benefician con las actuaciones del sistema público.
- 79 -
7.2.3 DIAGNÓSTICO EN EL CAMPO INSTITUCIONAL
La trayectoria de las últimas dos décadas del sistema de ciencia, tecnología e innovación
del país da cuenta de un proceso de construcción de capital social en el cual un conjunto
de instituciones públicas ha desarrollado un aprendizaje institucional muy relevante,
mientras un grupo creciente de actores académicos, empresas privadas, emprendedores
y recientemente organizaciones sociales han participado en el desarrollo de propuestas
que buscan generar valor para Chile. Por otra parte, se ha realizado un esfuerzo importante
para aumentar la inversión pública en I+D y en el apoyo a la actividades de innovación y
emprendimiento. Lamentablemente, esta inversión es aún insuficiente si se considera la
magnitud de los desafíos del desarrollo nacional, particularmente aquella realizada por el
sector privado.
A nivel institucional es importante destacar un conjunto de aspectos que dan cuenta de
debilidades y espacios de mejora en este campo.
i) Falta de prioridad política
La importancia de fortalecer decididamente al Sistema Nacional de Innovación como
pilar esencial para cerrar las brechas que separan a los chilenos de los niveles de vida
de los habitantes de países desarrollados, no ha sido hasta ahora reconocida como una
las prioridades centrales del país, ni por los líderes políticos ni empresariales. Ello se ha
traducido en un frágil asentamiento institucional del tema y bajas e inestables asignaciones
presupuestarias.
ii) Débil posicionamiento a nivel ministerial
El modelo institucional chileno corresponde a un modelo de dos pilares, en el que ambos
tienen baja conducción a nivel de las políticas de CTI. Se estima que la carencia es mayor
en el caso del pilar de Ciencia, Tecnología y Capital Humano Avanzado dependiente
en la actualidad del Ministerio de Educación28. Las políticas de investigación científica
se han mantenido en una posición subordinada frente a las prioridades del ministerio,
permanentemente concentrado en las relevantes demandas del mundo de la Educación.
Por otra parte, si bien el Ministerio de Economía viene dedicando esfuerzos al tema de la
innovación hace más de dos décadas, ello aún no es reconocido en su mandato legal, ni en
su estructura. Esto se ve reflejado en que el ministerio no dispone de todas herramientas
28
A nivel internacional se distinguen modelos alternativos. El modelo división del trabajo es utilizado por países como
Alemania, Noruega, Finlandia y los Países Bajos, donde la división de funciones es usualmente entre un pilar a cargo de
ciencia, tecnología y capital humano y otro encargado de la innovación tecnológica y el desarrollo de empresas y sectores
productivos. El modelo jugador dominante se caracteriza por una organización o ministerio que es en gran parte responsable
de toda la cadena de políticas innovadoras, ciencia, tecnología y capital humano. A nivel de políticas, este modelo puede ser
eficaz en la promoción de la integración de las políticas de ciencia y tecnología con las políticas de desarrollo y económicas
pero exige una gran capacidad de conducción de múltiples organismos y agencias. Este modelo es utilizado por Irlanda,
Suecia y el Reino Unido.
- 80 -
de política para la promoción de condiciones que faciliten aumentos sostenidos de la
productividad de la economía y para sentar las bases de un proceso de transformación
productiva en Chile.
La baja de prioridad también se ha manifestado en la incapacidad de otorgarle un estatus
legal al Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo y en el congelamiento del
crecimiento del Fondo de Innovación para la Competitividad, el que debió haber crecido a la
par con los importantes ingresos generados por el royalty minero.
iii) Inconsistencia temporal en materias estratégicas
Si bien el trabajo del Consejo Nacional de Innovación buscó formular orientaciones
estratégicas de mediano plazo, ellas no lograron sobrevivir cambios de administración, lo
cual frustró la continuidad de esfuerzos en campos en los que la continuidad es esencial
para el éxito. En la práctica la Estrategia Nacional de Innovación, publicada el 2008 y la
Agenda de Innovación y Competitividad 2010–2020 no se ha logrado constituir en las cartas
de navegación que le diera consistencia y proyección a los esfuerzos en este campo.
iv) Focalización excesiva en la utilización de programas tirados por la demanda y ausencia
de programas orientados por prioridades estratégicas
El modelo de política de CTI chileno ha adolecido de un excesivo énfasis en el uso de
instrumentos horizontales, tanto en el ámbito de la investigación básica y aplicada como en
el campo de la innovación empresarial. Ello ha redundado en una gran cantidad de proyectos
no articulados y de relativa baja escala, y la existencia de vacíos significativos en campos
de alta relevancia para el país, en casos en que no existían capacidades suficientemente
desarrolladas para constituirse en demandantes. Ello ha tenido como correlato institucional,
agencias con capacidades para evaluar y hacer seguimiento de proyectos, pero escasas
capacidades para prospectar oportunidades y liderar la articulación de proyectos integrados.
No es extraño, asimismo, la falta de articulación entre distintos eslabones del Sistema
Nacional de Innovación.
La contrapartida de la práctica recién descrita es la incapacidad del país para asumir
iniciativas ambiciosas en base a opciones estratégicas, ya sea en el campo de formación de
capacidades en disciplinas de alto potencial de aplicación como en iniciativas de desarrollo
productivo.
v) Ámbitos de política clave inadecuadamente articulados
La falta de estabilidad y claridad en relación a las prioridades estratégicas nacionales y la
natural tendencia de las instituciones a operar como compartimientos estanco, ha impedido
- 81 -
la constitución de prioridades compartidas entre algunas áreas clave de la política e ciencia,
tecnología e innovación. Ello es particularmente claro en el campo de la formación de
Capital Humano Avanzado, en donde tanto desde el mundo de la producción como desde
el mundo de la investigación ha emergido información de necesidades de personal clave,
que no ha tenido correlato en la focalización de esfuerzos de las entidades responsables.
Las instancias de coordinación de política han tenido escasa relevancia e injerencia en la
definición de prioridades y la coordinación de las políticas por su falta de continuidad en el
tiempo, aunque han sido exitosas en generar procesos de coordinación institucional cuando
han operado. Sin perjuicio que la coordinación de las agencias chilenas pueden presentar
fragmentación y algunas áreas de traslapo en sus instrumentos, en el tiempo CORFO y
CONICYT han desarrollo ámbitos de especialización nítidos y claros para sus grupos de
beneficiarios.
7.2.4 PROPUESTA DE INSTITUCIONALIDAD
De acuerdo a los antecedentes del SNI, la creación del ministerio abre un espacio de
oportunidad para mejorar el actual diseño institucional para la CTI en el país. Se propone
considerar los siguientes objetivos:
i) Instalar como objetivo central el apoyo al desarrollo nacional y el crecimiento
de largo plazo a través de la innovación y la creación de capacidades en ciencia
tecnología y capital humano para lograr una inflexión hacia una economía basada
en el conocimiento.
ii) Promover una agenda estratégica de innovación para el crecimiento y el
desarrollo que facilite un aumento significativo de los recursos del sistema de
ciencia, tecnología e innovación.
iii) Desarrollar las instancias necesarias para disponer de mecanismos formales
que mejoren la coordinación de los actores institucionales.
iv) Perfeccionar el modelo de dos pilares manteniendo un balance adecuado
entre las necesidades de especialización sectorial de cada ministerio con las de
coordinación horizontal entre ministerios.
v) Fortalecer y completar las políticas y programas necesarios en ambos pilares
para mejorar sus posibilidades de generar resultados e impactos relevantes para
Chile.
- 82 -
Orientaciones para el diseño institucional
Para alcanzar los objetivos propuestos el diseño institucional debe considerar algunos
criterios principales.
El primero es mantener un adecuado balance entre las necesidades de especialización
sectorial de cada ministerio y los requerimientos de coordinación horizontal entre ministerios.
Esto significa que mientras el Ministerio de Economía debe profundizar su rol en la promoción
del desarrollo económico y productivo, el nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología debe
apoyar el crecimiento de largo plazo a través de la innovación y la creación de capacidades
en ciencia, tecnología y capital humano, como requisito fundamental para hacer una inflexión
a una economía más basado en el conocimiento.
Complementariedad en el modelo de 2 pilares*
En este contexto es fundamental que la nueva institucionalidad sea la base para promover
una agenda estratégica de innovación para el crecimiento y desarrollo del país en la que los
dos ministerios desarrollen esfuerzos complementarios.
El pilar de ciencia, tecnología y capital humano avanzado debe constituirse en un verdadero
science push con capacidades para orientar la formación y creación de capacidades
de acuerdo a las necesidades del país. Esto implica que bajo el Ministerio de Ciencia y
Tecnología se deben agrupar todos los programas de promoción y apoyo de las actividades
de formación de capital humano avanzado y las de investigación hasta la transferencia
tecnológica. Para ello es fundamental que el Ministerio desarrolle políticas de promoción
de la protección y comercialización de la propiedad intelectual que se deriva del esfuerzo
*Un modelo de dos pilares con ministerios especializados y responsabilidades claramente diferenciadas implica disponer
mecanismos de coordinación formales.
- 83 -
de investigación. También debe permitir el desarrollo de carreras académicas diferenciadas,
estableciendo estímulos y promoción tanto a aquellos que tienen logros en publicaciones
indexadas como quienes tienen éxitos en desarrollo y aplicación de tecnologías.
De
particular importancia es la promoción del desarrollo de programas de post grado de
carácter tecnológico con orientación profesional.
Por su parte, el pilar de desarrollo productivo e innovación debe generar un enfoque tipo
demand pull hacia la ciencia. El quehacer del Ministerio de Economía, a través de CORFO
principalmente, debe apoyar la creación de demanda a través de esquemas tales como
los consorcios tecnológicos empresariales, la investigación por contrato y los programas
tecnológicos, por una parte, y a la creación y crecimiento de start up tecnológicos, por otra.
La especialización de ambos ministerios debe confluir en la creación de interfaces que
vinculen la investigación y el capital humano avanzado con las estrategias de innovación y
competitividad de empresas y sectores productivos.
Nuestro país dispone de ministerios y agencias públicas que gozan de credibilidad y
experiencia. Sin perjuicio de ello, la institucionalidad en esta área debe abordar problemas
de coordinación en sus distintos niveles de actuación.
En este contexto, el diseño institucional debe establecer de manera formal nuevas instancias
de coordinación tanto a nivel ministerial como en el trabajo de las agencias. Estas últimas
deben disponer de mecanismos de participación cruzada entre ambos ministerios a nivel
de los consejos directivos, de los comités de asignación y de los programas e iniciativas
estratégicas que desarrollen.
DISEÑO INSTITUCIONAL
La propuesta de diseño institucional se presenta de manera esquemática en la figura
siguiente.
Esta considera las siguientes iniciativas complementarias.
Reforzamiento del Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo
Creación del CNID por ley.
Con la responsabilidad de actualizar cada cuatro años la
propuesta de Estrategia Nacional de Innovación para el Desarrollo. El Consejo abordaría
el estudio de tendencias globales y de la economía chilena para identificar oportunidades
de focalización de esfuerzos de I+D y de creación estratégica de capacidades científica,
tecnológicas y de capital humano. También estudiaría el aporte que la Ciencia, Tecnología
e Innovación pueden hacer para abordar desde una perspectiva de largo plazo los desafíos
del desarrollo de Chile.
- 84 -
Creación del comité interministerial
Creación por ley de un Comité Interministerial de coordinación de políticas de desarrollo
productivo, científico, tecnológica y de capital humano presidido por el Ministro de Economía
e Innovación. Participarían los Ministros de Ciencia y Tecnología, Educación y Ministerios
sectoriales.
Diseño institucional del modelo de Dos Pilares
Creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología
La creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología debe, junto con dar continuidad a los
diversos programas de financiamiento de la investigación actualmente gestionados
por CONICYT, fortalecer la promoción de la investigación de base de excelencia y
multidisciplinaria que aborde los grandes desafíos del desarrollo del país, que promueva la
formación de capital humano avanzado de acuerdo a las necesidades del país y que genere
capacidades de colaboración con el sector productivo en programas de I+D.
- 85 -
Para este efecto, el Ministerio contará en su núcleo central con equipos dedicados a (i) la
formulación, seguimiento y evaluación de políticas científicas y tecnológicas, incluyendo
iniciativas legislativas que estimulen la aplicación del conocimiento generado a partir de
la investigación científica y tecnológica; (ii) la prospectiva tecnológica y el monitoreo de
tendencias científicas globales de alto impacto nacional; (iii) la coordinación con otros
ministerios y agencias, de iniciativas de desarrollo y utilización de conocimiento científico y
tecnológico en áreas de prioridad para ellos.
Del mismo modo, dependerán del Ministerio dos agencias centrales: CONICYT y una nueva
Agencia para la Formación de Capital Humano Avanzado, que consolide y expanda los
esfuerzos realizados hasta la fecha por CONICYT y Becas Chile, procurando alinear sus
prioridades con las orientaciones de la Estrategia Nacional de Innovación para el Desarrollo.
Adicionalmente, se deben transferir a esta nueva Agencia los programas MECESUP de
contratos de Desempeño para fortalecer la formación de postgrado e investigación en
Universidades. Adicionalmente el MECESUP de Innovación con las Universidades debería
ser transferido a CONICYT. El Ministerio de Educación sólo mantendría los programas de
MECESUP para fortalecimiento de la educación terciaria.
Se debe transferir de CORFO a CONICYT
los programas de apoyo a las Oficinas de
Transferencia Tecnológicas, los programas de apoyo a las escuelas ingeniería nacionales
(Ingeniería 2030) y los programas de STEM que realiza la corporación. Del mismo modo se
debe incorporar a CONICYT el Programa Científico Milenio.
El Ministerio de CyT debe incorporar el Instituto Antártico Chileno, entidad que financia
la investigación en temas antárticos y la Agencia Chilena del Espacio. Se debe evaluar la
transferencia del Fondo de Investigación y Desarrollo de Salud, manteniendo la dirección
de un cuerpo colegiado con participación de representantes del MINSAL y del MCYT.
Los Comités de CORFO y de CONICYT y la nueva agencia de capital humano avanzado
deben tener directorios donde participen en forma cruzada ejecutivos de las tres agencias.
La operación del nuevo Ministerio debe constituirse con una base presupuestaria significativa,
superior a la suma de los recursos disponibles en las agencias que lo integrarán. Esto debe
lograrse a través de la agregación de distintas fuentes tales como una parte del FIC del
Ministerio de Economía, el Ministerio de Educación y los Gobiernos Regionales.
- 86 -
Los objetivos del Ministerio de Ciencia y Tecnología serían:
•
Garantizar la constitución y continuo desarrollo de las capacidades
científicas y tecnológicas que sustenten un Sistema Nacional de Innovación
fértil y dinámico, con especial énfasis en la formación de recursos humanos
e infraestructura para la investigación.
•
Establecer las condiciones legales y regulatorias que permitan transformar
el conocimiento generado por los científicos e investigadores del país en
bienes y servicios de alto valor.
•
Estimular la realización de investigación que conjugue excelencia científica
con alineamiento con las prioridades estratégicas nacionales, a través de la
provisión de recursos financieros en las escalas y oportunidades necesarias.
•
Promover la transferencia efectiva de los resultados y productos de la
investigación y desarrollo para sus distintos usos y aplicaciones, apoyando
el desarrollo de canales y mecanismos especializados.
•
Promover la internacionalización del esfuerzo de investigación científica y
tecnológica facilitando una rápida absorción de conocimiento disponible en
el mundo y la integración de las comunidades de investigadores nacionales
en redes de alto desempeño.
•
Contribuir al diseño de políticas públicas adecuadamente informadas con
conocimiento científico actualizado disponible en el mundo.
•
Dotar al país de una capacidad de prospectiva científica y tecnológica que
guíe las decisiones estratégicas de formación de capacidades, desarrollo
productivo y agendas de investigación.
•
Promover el aprecio a la ciencia y la cultura de la innovación en los diversos
estamentos de la sociedad.
Fortalecimiento del Ministerio de Economía e Innovación
La modificación de la denominación y el mandato del Ministerio de Economía otorgarán
la debida visibilidad al rol de la innovación en la política de desarrollo económico del país,
además de sincerar la importancia de la Innovación en su quehacer. Se propone cambiar la
- 87 -
denominación a Ministerio de Economía e Innovación e incorporar como núcleo central de su
mandato el “impulsar el crecimiento del país, mediante una política de desarrollo productivo
y tecnológico, innovación empresarial y emprendimiento que promueva la diversificación y
sofisticación de la economía del país y un desarrollo sustentable de los territorios”.
Ello se debe traducir en el establecimiento de mix de políticas para impulsar múltiples
iniciativas en diversos campos tales como el perfeccionamiento de los mecanismos de
acceso a crédito y capital, la difusión tecnológica y la formación de personal profesional y
técnico, para facilitar la constitución de una masa crítica de empresas innovadoras insertas
en sectores de alto dinamismo global. Se sugiere explorar asimismo la constitución de una
Subsecretaría de Innovación y Emprendimiento que agrupe las funciones hoy desempeñadas
en el Ministerio en este campo.
Diseño e implementación de mecanismos de coordinación
La coordinación entre agencias se realizará a través de 3 mecanismos principales:
i) La constitución de directorios cruzados bajo la presidencia de los ministros titulares.
El Ministro de Economía presidiría CORFO y el de Ciencia y Tecnología presidiría CONICYT.
Los Ministros participarían en los consejos de las agencias que no están en el ámbito del
Ministerio. Igualmente los subsecretarios respectivos. Los Consejos de las agencias tendrían
también participantes del sector académico y privado.
ii) La creación de comités de asignación en los ámbitos relevantes de cada agencia. Los
directorios de los comités incluyen representantes de los ministerios y agencias públicas
además de miembros del sector privado. Este es un espacio de coordinación fundamental
de los instrumentos entre las agencias ejecutoras.
iii) Las agencias desarrollarán programas estratégicos equivalentes, con un enfoque de
desarrollo productivo dirigidos por CORFO y programas orientados a grandes desafíos
nacionales dirigidos por CONICYT. Estos programas tienen mecanismos de gobernanza
con participación de la academia, estado, empresas, sociedad civil y trabajadores. Estos
programas son el ámbito más adecuado para coordinar la agenda específica de las agencias
CORFO y CONICYT.
- 88 -
- 89 -
5
INFORMES
DE LAS
SUBCOMISIONES
- 91 -
INFORME SUBCOMISIÓN
FORTALECIMIENTO
DE LA CIENCIA Y
TECNOLOGÍA
1. INTRODUCCIÓN
El desarrollo al que aspira el Chile de hoy es integral, conjugando el crecimiento económico
con la sustentabilidad, la inclusión y la equidad, considerando no sólo los indicadores
económicos sino también aquellos que den cuenta del nivel de bienestar de la población.
Es en este contexto global, precisamente, donde la ciencia29, la tecnología y la innovación30
(CTI) pueden y deben jugar un rol clave para enfrentar exitosamente los retos que Chile tiene
por delante.
Para lograrlo, la CTI debe estar vinculada al desarrollo del país, ser sustentable y aportar
a la equidad. Se debe incentivar un desarrollo científico-tecnológico que aporte a la
diversificación y sofisticación de la matriz productiva, a las políticas públicas en distintas
materias y a las necesidades de la ciudadanía para mejorar su calidad de vida. Multiplicando,
además, el valor de las condiciones únicas de nuestro territorio de manera provechosa para
el país, siendo una palanca de integración del conjunto de sus ciudadanos, evitando toda
discriminación y en donde sus regiones participan de manera equitativa.
Además, la CTI debe ser de excelencia, colaborativa, innovadora y disruptiva: aprovechando
el talento del país, fomentando el desarrollo de mayores capacidades en CTI que nos
permitan tener liderazgo a nivel internacional en ciertas áreas a través de aportes sustanciales
(medibles con estándares establecidos). Promoviendo una ciencia multidisciplinaria y
colaborativa que permita crear conocimiento y capacidades para enfrentar desafíos de
mayor complejidad y que contribuya a la innovación en las agencias públicas, universidades
y empresas, incluyendo la creación de empresas de base tecnológica que sean el motor del
desarrollo nacional.
29
Este documento se refiere a ciencia de una forma amplia, incorporando todas las áreas que define el Manual de Frascati:
ciencias sociales, humanidades (incluye artes), ciencias naturales, ciencias agrícolas, ciencias médicas e ingeniería y
tecnología. Disponible en: http://www.oecd.org/science/inno/38235147.pdf
30
En este documento cuando se habla de innovación se refiere sólo a la innovación basada en ciencia y tecnología.
- 92 -
Para que la CTI pueda jugar un rol importante en los retos que afronta el país para su desarrollo,
se requiere un compromiso decidido por fortalecer la base científico-tecnológica. Este
documento identifica algunos de los grandes desafíos que enfrenta el país para incorporar
la CTI al desarrollo del país, promoviendo que esta se integre al conjunto de su vida cultural,
social y económica. También identifica las principales bases que permiten abordar estos
grandes desafíos, las que han sido construidas principalmente en los últimos 25 años, bases
que aún son débiles y no están bien integradas entre sí, y que, por lo mismo, este documento
propone diversas medidas para su fortalecimiento, orientación y mejor articulación.
En efecto, si bien muchos de los elementos necesarios para enfrentar exitosamente estos
desafíos ya están disponibles, es necesario multiplicarlos, articularlos e insertarlos en el
quehacer nacional de manera permanente y con la relevancia necesaria, para lo cual el
documento presupone que el país va a plantearse el problema del desarrollo de manera
ambiciosa y decidida, que los diversos actores en CTI van a aportar a crear los espacios
de confianza, creación y transferencia de manera colaborativa, y que el reforzamiento de
la línea de base de las instituciones gatillará fuertemente aventuras disruptivas de mayor
riesgo.
En síntesis, pensamos que el país está maduro para incentivar investigación científica con
orientación estratégica e investigación aplicada y desarrollo tecnológico con capital humano
altamente calificado en áreas de prioridad para el país. Esto a través de la generación de
programas de focalización, respondiendo a una selectividad estratégica en áreas donde
Chile tiene ventajas comparativas o competitivas (por ejemplo: capacidades en investigación,
industrias innovadoras y laboratorios naturales).
2. DESAFÍOS
Los grandes desafíos que enfrenta el país para impulsar su desarrollo a través de la CTI:
Contar con instituciones que realicen investigación y desarrollo con niveles
de excelencia internacional, de forma asociativa y conectada con el mundo y
con visiones de largo plazo, generando capacidades integradas de creación
sistemática de conocimiento, de tecnología y de innovación.
Aprovechar los talentos, existentes y en formación, que tengan capacidades y
vocación en CTI, dando los espacios y condiciones para que se incorporen en
- 93 -
un ecosistema colaborativo (universidades, centros de I+D, empresas, sector
gubernamental, etc.), y fortaleciendo las instituciones de educación nacional
para aumentar sus capacidades de formar nuevos talentos.
Generar una cultura en la cual sea habitual la comunicación y la articulación entre
distintas áreas del conocimiento, donde las ciencias sociales, humanidades,
artes, ciencias naturales, ciencias agrícolas, ciencias médicas y la ingeniería y
tecnología puedan abordar problemas y temas complejos que el país enfrenta
para su desarrollo, de forma multidisciplinaria y colaborativa.
Utilizar y aprovechar como país la CTI para enfrentar diversos problemas
estratégicos, mediante la incorporación de la ciencia y la tecnología de manera
masiva e interdisciplinaria, haciendo que la CTI pase a ser un actor clave, por
ejemplo, en estrategias para la diversificación productiva y en el abordaje de
problemáticas sociales.
Hacer de la ciencia, la tecnología, la propiedad intelectual y la transferencia
tecnológica, parte de la cultura de la empresa, del Estado y de las instituciones
académicas; así como de las relaciones entre estas, y que su entramado forme
un ecosistema de innovación basado en ciencia y tecnología.
Incorporar la CTI al sistema público de forma que este sea capaz de abordar
sus desafíos (actuales y futuros) con las herramientas que la CTI ofrece, en
asociación con universidades, centros de I+D y empresas.
Aprovechar las condiciones y riquezas únicas de los territorios del país, haciendo
que la CTI contribuya a explorar, y explotar cuando así se decida, su potencial
científico único, de manera sustentable y en beneficio del desarrollo nacional.
Hacer que la CTI sea un motor para el desarrollo de capacidades propias de cada
región, de forma articulada y sustentable (a nivel intra e interregional), logrando
que, junto con dar valor y explotar las ventajas comparativas tradicionales y más
evidentes de las regiones, se forme y se atraiga capital humano avanzado y se
conformen amplias redes científicas y de colaboración entre distintos actores
del sistema que aseguren su permanencia.
Fomentar que el país posicione su CTI, en algunas áreas, a nivel mundial y
aproveche, potencie y amplíe, en los más diversos ámbitos (económicos, sociales,
diplomáticos) las redes internacionales que los científicos ya han construido.
- 94 -
3. ELEMENTOS DE DIAGNÓSTICO, CUELLOS DE BOTELLA Y
BASES PARA ENFRENTAR LOS DESAFÍOS
POLÍTICA E INSTITUCIONALIDAD
En esta materia, creemos fundamental contar con una señal política clara que indique
que el país va a incorporar la CTI de manera masiva, estable y continuada para enfrentar
sus problemas y las oportunidades para el desarrollo, y que se realizarán las inversiones
respectivas considerando los distintos actores y sus necesarias interacciones en el tiempo
y el territorio. En los diversos gobiernos ha faltado dicha voluntad política para incentivar de
manera decidida el apoyo a la CTI orientada a la diversificación y sofisticación de la matriz
productiva del país, agregando valor a sus recursos naturales o creando nuevas industrias.
Una de las limitantes ha sido la ausencia de mecanismos que permitan identificar problemas
u oportunidades estratégicas que el país requiera resolver con la participación conjunta y
colaborativa de las universidades, centros de I+D, el sector público, el sector privado y la
comunidad. Chile ha carecido de una visión global y consensuada sobre objetivos prioritarios
para el país que se asocien con un desarrollo significativo de la CTI y que despierten y
atraigan el talento nacional e internacional.
Y también ha carecido de una política clara en CTI y de una institucionalidad potente, lo
que ha dificultado la coordinación de los programas e instrumentos públicos que financian
actividades de CTI en las distintas agencias y ministerios en torno a una estrategia nacional.
Se requiere fortalecer la articulación y relación entre agencias, pero también entre agencias
y universidades, entre universidades y gobierno, entre universidades y empresas.
Como país somos reconocidos por la coherencia de nuestras instituciones y por contar con
políticas de desarrollo estables. En ciencia y tecnología, las iniciativas de los últimos 25 a
30 años han sido en general positivas, permitiéndonos crecer en capacidades científicas,
abordando desafíos específicos, y recibiendo, en general, una respuesta activa de los
científicos y las instituciones: universidades, centros de I+D y agencias. Sin embargo, las
iniciativas llevadas a cabo por el sector público, en ese mismo lapso de tiempo, se han
basado preponderantemente en un modelo de subsidio a la demanda, más que de apuestas
por temas estratégicos. Recién en los últimos años, hemos avanzado hacia la generación
de programas que fomentan la investigación por propósito o la investigación colaborativa/
multidisciplinaria, pero sigue siendo nuestra principal debilidad, a nivel institucional, la
capacidad de gestionar y articular los esfuerzos en torno a proyectos complejos de largo
plazo.
- 95 -
Las agencias gubernamentales, por su parte, son reconocidas por la transparencia con
que han implementado políticas de alto consenso (sobre todo en ciencia) que han creado
y mantenido en el tiempo programas de apoyo a la CTI. Se cuenta, además, con una
institucionalidad en temas de propiedad industrial con funciones normativas, internacionales,
de política pública y transferencia tecnológica. Existe, además, progresivamente una mayor
integración entre responsables políticos, empresas, universidades y comunidad científica a
través del Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID), la Comisión Futuro del
Senado, y la reciente creación de comisiones público-privadas donde se reflexiona sobre
problemas de manera integral, como lo fue la Comisión de Minería, una Plataforma de Futuro.
Una de las iniciativas ejemplares a destacar, que refleja la real escala que requiere el
desarrollo de la CTI en el país, ocurre el año 2008, cuando se inicia un apoyo decidido a la
formación de capital humano avanzado. Esto se tradujo, por una parte, en el ordenamiento del
sistema de apoyo mediante la concentración de las becas en una sola agencia -CONCIYT-,
aunando criterios y beneficios homogéneos; y por otra, en la creación de Becas Chile, con el
consecuente incremento del presupuesto de CONICYT en un 40 a 50% (año 2009 y 2010)31,
permitiendo la inyección de nuevos recursos para financiar becas de postgrado en una
amplia gama de áreas del conocimiento.
Esta política de formación de capital humano avanzado se ha mantenido y ya está teniendo
importantes frutos. Entre los años 2011 y 2014 se han graduado alrededor de 2.200 nuevos
doctores que tuvieron beca CONICYT (en Chile y el extranjero). Se estima que en los próximos
4 años (2015-2018) se graduarían en total alrededor de 2.600 becarios de doctorado más32.
Estamos ante una oportunidad histórica de contar con capital humano avanzado que se
incorpore al país y contribuya a que la CTI esté integrada a un conjunto mayor de actividades
y que se formen masas criticas en áreas significativas, pero para ello se requiere de un
compromiso gubernamental importante en lo que se refiere a recursos y a coordinación.
ROL DEL SECTOR PÚBLICO
El sector gubernamental, en general, cuenta con una baja cantidad de investigadores y de
capital humano avanzado, y los pocos que existen se concentran fuertemente en la Región
Metropolitana. No existen dentro del aparato público, en los ministerios y agencias públicas,
capacidades instaladas (humanas y financieras) ni tampoco orientaciones para utilizar la CTI
como herramienta para enfrentar los desafíos que se deben abordar para el desarrollo del
país. Esto ha limitado el rol del sector público a un ente que financia e impulsa políticas, pero
que no estimula el uso de la CTI desde sus propias agencias, ministerios e instituciones.
31
Basado en información de la Ley de Presupuesto de CONICYT, disponible en: http://www.dipres.gob.cl/594/w3-channel.
html
32
Fuente: Proyecciones entregadas por CONICYT, Abril 2015.
- 96 -
El sector público carece, por ejemplo, de una entidad que tenga por función promover el
acceso al conocimiento que se genera en los proyectos financiados por el Estado (para
que este pueda ser aprovechado) y que coordine en general las diversas funciones que se
requieren para desarrollar un ecosistema en CTI que contribuya al desarrollo.
CAPACIDADES CIENTÍFICAS Y TECNOLÓGICAS
El nivel de gasto en I+D y la baja cantidad de científicos y profesionales dedicados a la CTI
en el país son rasgos evidentes de nuestra debilidad en la materia. Nuestro gasto en I+D se
ha mantenido relativamente estable en los últimos años, en alrededor de un 0,39% del PIB
(año 2013)33, siendo el promedio OCDE de este gasto de 2,4% del PIB34. A esto se suma que en
Chile sólo un tercio del gasto en I+D proviene del sector privado mientras que la tendencia
en países desarrollados es que al menos la mitad de este provenga de este sector. A nivel de
investigadores35, el número de jornadas completas equivalentes (JCE) se estima cercano a
6.000, siendo menos de la mitad de estas realizadas por doctores. A nivel de investigadores
por cada mil ocupados, existen actualmente menos de 0,9, siendo el promedio OCDE de
7,636.
En términos de distribución, los investigadores con doctorado (JCE) se encuentran
concentrados en instituciones de educación superior (80%), lo que incluye a centros de
I+D alojados en las universidades que no poseen personalidad jurídica propia. El resto se
encuentra distribuido en instituciones privadas sin fines de lucro (IPSFDL) (10%), empresas
(6%), gobierno (2%) y observatorios (2%)37.
Sin embargo, en el país contamos con grupos de científicos y tecnólogos reconocidos
nacional e internacionalmente, con capacidad de liderar y participar de proyectos y en tareas
de investigación y transferencia. De hecho, incluso en términos de inversión, si se analiza el
gasto por investigador al año en Chile (alrededor de $150.000 USD)38, se observa que este
valor es cercano al de otros países que tienen un sistema de ciencia, tecnología e innovación
robusto como Canadá, Francia, Reino Unido, Japón y Corea. Estas cifras, sin embargo, deben
ser analizadas bajo las condiciones propias de nuestro país, incluyendo la baja densidad de
investigadores y el alto costo de transporte para importación de equipamiento e insumos.
33
Fuente: Cuarta Encuesta Nacional sobre Gasto y Personal en I+D (2013). División de Innovación, Ministerio de Economía,
publicado el 2015.
34
Fuente: OCDE (2013) Main Science and Indicators Database.
35
Se utiliza la definición de investigador publicada en el Manual de Frascati 2007, y que aplica la OCDE para las encuestas
de gasto y personal I+D, esta define investigador como: profesional involucrado en la concepción o creación de nuevos
conocimientos, productos, procesos, métodos, y sistemas, y/o encargado de la gestión de los proyectos en cuestión.
36
Fuente: OCDE (2013) Main Science and Indicators Database.
37
Fuente: Cuarta Encuesta Nacional sobre Gasto y Personal en I+D (2013). División de Innovación, Ministerio de Economía,
publicado el 2015.
38
Datos entregados por CONICYT, Abril 2015.
- 97 -
Dada la formación de una masa importante de capital humano avanzado y la incorporación
de nuevos doctores al sistema, para mantener la inversión media en CTI por investigador,
se requiere de nuevas políticas y programas que inyecten recursos frescos que permitan
incrementar el bajo gasto en I+D del país. Esto permitirá formar un sistema de CTI robusto,
ajustando los volúmenes de recursos invertidos en CTI a la nueva realidad, permitiendo un
crecimiento de la comunidad dedicada a la CTI de manera sustentable y permanente en el
tiempo. También permitirá apoyar y participar en la formación, a nivel de Educación Superior,
de nuevas generaciones de científicos y tecnólogos de calidad, con una visión más amplia y
moderna de dichas competencias y habilidades.
Por otra parte, la comunidad de investigadores en Chile tiene una producción científica que
es competitiva a nivel de América Latina (normalizada por millón de habitantes) pero no a
nivel mundial. En efecto, los índices de productividad son de 1.097 artículos por millón de
habitantes, superior a Brasil (558) y Argentina (683)39. La productividad por investigador es
alta, sin embargo, la baja cantidad de investigadores hace que el volumen de producción
sea muy bajo comparado con otros países. El reducido tamaño de la comunidad científica
chilena dificulta la generación de nuevo conocimiento consistente a nivel mundial y, el
estudio de las excepciones, más bien confirma esto.
A nivel de ingenieros, Chile dentro de América Latina40 posee un bajo número de graduados
en relación al PIB per Cápita, a lo que se suma que sólo un 10% de los doctorados de
Becas Chile optaron por Ingeniería41 . La importancia de este dato no es menor, ya que
existe evidencia que expresa que la densidad de ingenieros calificados es un determinante
fundamental de la capacidad de innovar.
Esta escasez de capital humano avanzado con formación en ciencias de la ingeniería y de
otras profesiones con capacidad para desarrollar nuevos productos, bienes o servicios de
base tecnológica, capaz de trasladar la I+D al mercado, se expresa de manera particular en la
falta de profesionales con capacidades y conocimientos en temas de propiedad intelectual y
transferencia, en la escasa formación y experiencia de profesionales en la gestión comercial
de tecnologías, productos, procesos, servicios y prototipos basados en I+D.
Otra importante debilidad es que existen insuficiencias en infraestructura y equipamiento en
CTI (salvo a nivel de los observatorios astronómicos internacionales) y una baja capacidad
de manejo de equipamiento sofisticado. Todo lo anterior, limita tanto el desarrollo de ciencia
competitiva a nivel internacional, como una relación de mayor eficacia con la empresa y el
sector público.
39
Fuente: CONICYT, basado en SCImago Institutions Ranking. “Data source, 2014: Scopus y Ricyt. Datos de producción del
año 2012”.
40
Datos entregados por CORFO, en base a datos de “Multi-dimensional Review of Uruguay - © OECD 2014” y http://datos.
bancomundial.org/.
41
Fuente: CONICYT, 2014, “25 años Becas de Doctorado CONICYT”.
- 98 -
UNIVERSIDADES
Cuando hablamos en términos institucionales, tenemos que referirnos a las universidades
que concentran la gran mayoría de las capacidades científicas de nuestro país. Sin embargo,
en pocas de ellas las actividades CTI son sistemáticas y de alta calidad.
Si bien el porcentaje de académicos con grado de doctor el año 2014, jornada completa
equivalente (JCE), en las universidades chilenas era en promedio un 24%42 , porcentaje que se
ha mantenido estable en los últimos 5 años, existe una gran variabilidad entre instituciones.
De hecho, este porcentaje puede variar entre un 14% y un 50% en las universidades que
participan del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH)43, lo que se
observa también al revisar el foco de las instituciones, ya que sólo algunas pocas realizan
actividades de investigación y desarrollo. Esto no sólo es relevante para aumentar las
capacidades en CTI, sino que también afecta directamente la calidad de las instituciones.
Los datos de producción científica nacional en el periodo 2000-2008, muestran que dos
universidades son responsables del 50% de las publicaciones nacionales en Web of Science44,
valor que en el periodo 2000-2013, alcanzaría el 70%. Actualmente sólo 17 universidades
están acreditadas en investigación, esto es, menos de un tercio de las universidades del
país45.
En promedio, en las universidades estatales (16 instituciones), el 37% de las jornadas
completas equivalentes (JCE) son realizadas por personal académico mayor de 55 años,
de los cuales un 13% son mayores de 65 años. En el caso de universidades particulares
con aporte (9 instituciones) el porcentaje de JCE realizadas por académicos mayores de 55
años es de 27% y en universidades privadas es de un 17%46. Todo lo anterior, hace imperiosa
la renovación y el robustecimiento de las plantas académicas en las universidades, tanto
estatales como privadas.
Si hablamos ahora de las capacidades e incentivos para la transferencia de conocimiento y
de desarrollos desde las universidades y centros de I+D hacia las empresas, el sector público
(uso en políticas públicas, normativas, programas) y la sociedad en general, podemos
reconocer importantes debilidades. En efecto, si bien el promedio de patentes solicitadas
por universidades ha aumentado considerablemente en los últimos años, especialmente
en aquellas que cuentan con oficinas de transferencia tecnológica47, la comercialización de
42
Fuente: CONICYT a partir de informes de personal académico 2008, 2009 y 2014 del Sistema de Información de Educación
Superior (SIES), Ministerio de Educación.
43
Fuente: datos basados en reporte del Sistema de Información de Educación Superior (SIES) año 2013.
44
Fuente: Bernasconi A., 2014. “La Educación Superior de Chile: Transformación, Desarrollo y Crisis”.
45
Fuente: Comisión Nacional de Acreditación, Mayo 2014. https://www.cnachile.cl/Paginas/Acreditacion-institucional.aspx
46
Fuente: A partir de datos del Sistema de Información de Educación Superior (SIES), Ministerio de Educación.
47
De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI), el total de patentes de invención solicitadas por
universidades ha aumentado de 44 el año 2004 a 115 el años 2014.
- 99 -
las patentes otorgadas en el país es aún escasa, y todavía no se llega al nivel de madurez
que presentan los sistemas en otros países. De hecho, existe un bajo nivel de competencias
en transferencia tecnológica tanto a nivel de quienes participan en la generación de CTI
como en el destino donde estos resultados pueden transferirse. Además, faltan políticas
de apropiación, cultura acerca de este tema, incentivos y responsabilidades frente a los
resultados de investigación y desarrollo.
EMPRESAS
A nivel de empresas, contamos con un escaso número de ellas con actividades de
investigación sistemática, o donde ella se incentive o valore internamente o donde la carrera
técnica en la empresa sea reconocida debidamente, y se establezca una comunicación
fluida entre los técnicos responsables y los altos niveles de decisión. A esto se suma la falta
de profesionales en las empresas con capacidades y conocimientos para el desarrollo de
prototipos basados en resultados de actividades de investigación y desarrollo (I+D).
En general, en nuestro país, las actividades de investigación están ausentes de las funciones
productivas, a diferencia de lo que ocurre en países desarrollados. Una evidencia de esto es
que se contabiliza menos de un investigador cada 1.000 empleos, siendo el promedio OCDE
de 7,648, lo que refleja la poca presencia de la carrera de investigación en la fuerza laboral
nacional. Sólo el 4% del financiamiento del gasto en I+D que realizan las universidades
proviene de las empresas, lo que hace necesario un acercamiento mutuo entre universidades
y el sector empresarial49.
Visto este ámbito desde otra perspectiva, podemos decir que a pesar de que Chile ha
mantenido una posición de liderazgo en América Latina en cuanto al desempeño de su
economía y al emprendimiento, la Productividad Total de Factores ha experimentado una
ralentización en los últimos años, especialmente en minería. Chile posee una economía de
limitada diversificación y sofisticación exportadora. La estructura exportadora chilena se ha
mantenido prácticamente igual desde 1970 a la fecha, en que la minería representa el 60%
de las exportaciones50.
Ahora bien, el ser un país rico en recursos naturales no impide producir y exportar otros
productos y servicios relacionados, como se evidencia con los casos de Australia, Canadá,
Noruega y Nueva Zelanda. A diferencia de lo que ocurre en Chile, estos países presentan
niveles de exportación de bienes no primarios el año 2010, entre 4 y 14 veces los que
presentamos en el país51.
48
Fuente: OCDE (2013) Main Science and Indicators Database.
49
Fuente: Cuarta Encuesta Nacional sobre Gasto y Personal en I+D (2013). División de Innovación, Ministerio de Economía,
publicado el 2015.
50
Fuente: World Integrated Trade Solution database.
51
Datos entregados por el Ministerio de Economía en base indicadores de desarrollo mundial 2012.
- 100 -
RELACIÓN ENTRE ACTORES DEL SISTEMA Y DE ESTE CON EL MUNDO
Podemos reconocer como problemas transversales la falta de incentivos para asumir riesgos
y el bajo interés por moverse de su nicho de especialización en unidades, grupos e individuos,
tanto de universidades como empresas. Tales problemas se asocian en gran medida con la
falta de incentivos y de instancias de generación de confianzas en y entre universidades y
empresas para generar una mayor movilidad para que sus investigadores y profesionales
participen en proyectos colaborativos o de interés social, educativo o económico.
No obstante lo anterior, la ciencia nacional está fuertemente internacionalizada, tanto
en su formación como producción. El 50% de los artículos publicados en revistas de
circulación internacional incluyen co-autores que trabajan en otros países: Estados Unidos
el 12%, España el 7%, Alemania el 6%, Francia el 5%, Gran Bretaña el 5% y Brasil el 3,5%. Las
conexiones internacionales también se visualizan en la creciente participación de extranjeros
en proyectos de investigación y en el financiamiento de becas de doctorado para que
extranjeros estudien en Chile y para que chilenos estudien en el extranjero.
En los últimos 20 años, la ciencia en Chile ha mostrado avances en cuanto a internacionalización,
tanto por el liderazgo y excelencia de grupos de investigadores nacionales, como por
las condiciones propias de nuestro territorio, a través de colaboraciones establecidas
con grandes centros de investigación extranjeros y con los observatorios astronómicos
instalados en el norte del país. El desarrollo de proyectos internacionales de investigación
colaborativa con financiamiento de CONICYT o los Centros de Excelencia Internacional
apoyados por CORFO, son ejemplos de internacionalización de la I+D de frontera que realizan
investigadores nacionales.
Los programas de Becas para estudios en el extranjero (CONICYT-Internacional y Becas
Chile) han financiado desde 2001, 3.137 becarios para estudios Doctorales (756 en Estados
Unidos, 578 en España, 554 en Reino Unido, 415 en Francia y 201 en Alemania). Además,
en los últimos tres años, CONICYT ha otorgado 356 becas a extranjeros para realizar su
doctorado en Chile, el 85% de éstos vienen de países latinoamericanos (Colombia y Cuba
representan el 50%)52.
Por otra parte, el trabajo colaborativo ha aumentado durante los últimos diez años, siendo
clave el rol que los centros de I+D de excelencia y los centros de investigación regionales
han jugado en este sentido, dando luces para superar nuestra baja capacidad de trabajar
en equipo o a nivel asociativo, tanto a nivel interdisciplinar como intersectorial/intergrupos.
A pesar de que seguimos en deuda, sabemos que hemos ido incrementando el trabajo con
las empresas, la difusión científica y que el patentamiento se ha multiplicado.
52
Fuente: CONICYT, Disponible en: http://www.conicyt.cl/becas-conicyt/impacto/graduados
- 101 -
En términos de soporte a la actividad científica, existen acuerdos entre universidades e
instituciones de investigación con agencias públicas para financiar plataformas de acceso
masivo que apoyan la CTI. Por ejemplo: la Biblioteca Electrónica de Acceso a Información
Científica (BEIC), que permite a los investigadores y estudiantes acceder a una gran cantidad
de revistas científicas de corriente principal.
Finalmente, también constituye una fortaleza el aumento decidido, a partir del año 2008, de
la formación de capital humano avanzado (en Chile y en el extranjero), en un amplio espectro
de disciplinas, lo que posibilita el contar hoy con capital humano que pueda abordar
problemas complejos en equipos multidisciplinarios y desde distintos actores (universidad,
empresa, gobierno).
DESARROLLO TERRITORIAL
Debemos reconocer importantes deficiencias de capital humano avanzado en regiones,
situación que es muy dramática en el aparato público, servicios y agencias regionales. Las
capacidades de CTI están fuertemente concentradas en las regiones de Valparaíso, Biobío
y Metropolitana. Se observa muy baja movilidad del capital humano especializado a otras
regiones, situación que no se resuelve exclusivamente con un aumento salarial, ya que hay
un entorno que debe motivar la movilidad.
Al mirar la productividad científica nacional en el periodo 2008-2014, vemos que esta se
distribuye en un 50% en la Región Metropolitana (RM) y un 50% en otras regiones53. Así mismo,
un alto porcentaje de investigadores del sector de educación superior se encuentra en
regiones distintas a la Metropolitana. Los resultados del incentivo tributario a la I+D muestran
resultados similares, el 50% de la inversión se realiza en la RM54.
De acuerdo al informe de la Asociación de Universidades Regionales (AUR)55, durante el año
2012, del total de fondos disponibles para investigación y desarrollo se asignó un 65% a la
Región Metropolitana (RM) y un 35% al resto de las regiones. Así mismo, el porcentaje de
proyectos adjudicados fue de un 62% a la RM y un 38% al resto de las regiones. En este
mismo informe se analizan los recursos según número de habitantes (utilizando datos
preliminares del Censo 2012, INE), observándose que la RM recibe en promedio $24.000 por
habitante, como recurso asignado para la investigación, mientras que las demás regiones
reciben $9.500 promedio por habitante. La tasa de adjudicación de proyectos entre RM y
otras regiones es de 2,2 y 0,9 por cada 10.000 habitantes respectivamente.
53
Fuente: Datos entregados por CONICYT, presentación realizada por Francisco Brieva, “Producción y Citas Chile por región
2008- 2014”.
54
Fuente: Economía y Negocios de El Mercurio, 24 de Marzo de 2015 “Inversión en I+D en empresas sube 450% en los últimos
3 años”, página 8.
55
Fuente: Agrupación de Universidades Regionales de Chile, 2014. “Reflexiones y Propuestas Agrupación de Universidades
Regionales de Chile, Periodo 2014-2018” sección VII: Desarrollo Científico en Chile: el Peso del Centralismo.
- 102 -
La ausencia de estrategia y de medios para explorar y explotar científicamente y de manera
sustentable los grandes laboratorios naturales y las condiciones únicas que poseen los
territorios, así como también acontecimientos y situaciones sociales y culturales particulares,
presentes a lo largo de nuestro país, es una de las grandes y caras consecuencias del costo
de la debilidad de las capacidades en CTI de las regiones.
De hecho, una de las particularidades de Chile es su territorio diverso (climático, geográfico,
biológico, social y cultural) con laboratorios naturales de gran valor científico para la
investigación y el desarrollo sustentable. Por ejemplo: ventajas científicas y económicas
únicas como es el caso de la astronomía, la gran minería, las actividades marinas, la
agricultura, climas y ecosistemas únicos tanto desérticos como de la región subantártica,
situaciones de integración y de conflicto social y cultural. En algunos de ellos, de hecho,
existen comunidades científicas establecidas (en universidades y centros de I+D). Sin
embargo, a pesar de las capacidades de CTI que se pueden encontrar en algunas regiones,
aún los ecosistemas regionales de innovación, emprendimiento, y transferencia tecnológica
son débiles y heterogéneos.
4. MEDIDAS Y ACCIONES
Hemos dividido las medidas en cuatro grandes ámbitos:
I. Fortalecer el desarrollo de la CTI
II. Impulsar la innovación basada en ciencia y tecnología
III. Fomentar el rol del Estado como usuario y promotor de la CTI
IV. Potenciar el desarrollo de regiones y territorios a partir de la CTI
Esta no refleja proporcionalidad, ni pesos a priori diferentes, ni distinciones de presupuestos.
Ellos más bien reflejan lo que hemos aprendido a hacer como país y las debilidades más
importantes.
El punto I se refiere al conjunto de acciones y actividades de CTI en el que el país ha ido
adquiriendo un saber-hacer en las ultimas décadas, con iniciativas que se han revelado
eficaces, que han tenido una respuesta positiva de los actores a quienes iban dirigidas y
que se han mantenido en el tiempo, mostrando resultados importantes. Todas ellas han
permitido configurar un ecosistema, al cual aún le falta multiplicar significativamente su
volumen y adquirir mayor robustez.
- 103 -
La incorporación de la CTI al desarrollo de Chile de manera definitiva requiere potenciar,
aumentar y focalizar recursos, articular a distintos componentes del sistema, específicamente
vincular eficientemente la CTI que se desarrolla en universidades y centros de I+D con la
sociedad, la empresa, y el Estado, y darles presencia significativa en el conjunto del país.
Son las medidas que se proponen en los ámbitos II a IV, las que se enfocan en donde el país
aún no ha identificado las iniciativas que permitan abordar este desafío con sistematicidad y
donde debe haber una mayor reflexión y articulación entre agencias e instituciones.
Así pues, tomando en cuenta los desafíos, elementos de diagnóstico, cuellos de botella y
bases para enfrentar los desafíos descritos en las secciones anteriores, en esta sección se
describe un número acotado de medidas y acciones, que conjugan continuidad e innovación.
Estas medidas pueden ser implementadas en el corto y mediano plazo, y evaluadas a través
de hitos que permitan monitorear y ajustarlas dinámicamente. El conjunto de medidas
propuestas permitirá entre otros, dar respuesta a lo que marcará el devenir mediato del
país: la formación de capital humano avanzado y su acogida, una vez ya formado, de la
manera más eficaz para el desarrollo del país.
Cabe destacar que son transversales a todas las medidas que se proponen, los principios
que definen la CTI que requerimos y deseamos para el desarrollo, entre ellos la excelencia,
la internacionalización, la equidad (como la eliminación de sesgos de género y el acceso
equitativo a la formación científica), las condiciones laborales justas (acordes a las leyes
laborales) y el reconocimiento del valor de las condiciones particulares y diversas de
nuestras regiones y territorios.
I. FORTALECER EL DESARROLLO DE LA CTI
MEDIDAS:
1. Aumentar la cantidad de investigadores en el país, en los distintos sectores
(universidades, centros de I+D, empresas y gobierno), valorando y fomentando la cultura
de trabajo asociativo y multidisciplinario.
Incrementar la cantidad de investigadores en el país de forma significativa, abordando la
formación y atracción de nuevos investigadores que cumplan con distintos perfiles para
las actividades CTI y su inserción en el ecosistema. Facilitar y entregar el financiamiento
necesario para la incorporación de investigadores en la academia y en ámbitos nuevos
como la empresa, el servicio público y en nuevos emprendimientos.
- 104 -
Acciones propuestas:
•
Aumentar significativamente el número de becas de postgrado y de
postdoctorado, destinando un porcentaje importante de este aumento
a programas específicos que formen capital humano avanzado en áreas
donde el país requiera de capacidades particulares.
•
Potenciar programas para la ejecución de tesis de postgrado en empresas
e incorporar las tesis en el sector público, que conecten a los distintos
sectores, fomentando la aplicación creativa del conocimiento en situaciones
reales, incentivando la asociatividad y la transferencia.
•
Promover la creación en universidades de programas de doctorado con
orientación profesional que generen un perfil de investigador que pueda
incorporarse a actividades CTI en la empresa o en el servicio público.
•
Aumentar el financiamiento, la duración y flexibilidad de fondos concursables
para la entrada de investigadores jóvenes al sector privado y público; y de
innovadores y emprendedores a la academia.
•
Entregar financiamiento para proyectos en áreas de interés para el desarrollo
nacional, que convoquen a nuevos investigadores, asociados a grupos de
investigación consagrados, a trabajar en equipos multidisciplinarios y de
forma colaborativa en pro de desafíos país.
•
Generar un programa de atracción de investigadores desde el extranjero,
generando facilidades para su llegada e inserción en Chile y reduciendo
en general la burocracia de los trámites necesarios para su instalación
(convalidación de títulos, beneficios tributarios especiales, acceso a
visas especiales y agilización de trámites en general). Focalizar una parte
importante de este esfuerzo en regiones, donde exista un marco de objetivos
y una inversión en CTI clara.
•
Aumentar el financiamiento de fondos concursables para investigación
y desarrollo, ajustando el volumen de recursos disponibles al creciente
número de investigadores y profesionales en CTI en el país.
•
Definir adecuadamente la categoría de investigador, estableciendo las
condiciones, funciones, beneficios y obligaciones de este oficio (por ejemplo
en postgrado), esto con el propósito de dar valor y reconocimiento a la labor
- 105 -
de investigación. Se debe buscar homologar esta categoría a estándares
internacionales que mejoren la inserción y condiciones laborales de
investigadores en los distintos sectores (por ejemplo al Centro Nacional para
la Investigación Científica de Francia, donde existe la carrera de investigador).
2. FORTALECER LAS CAPACIDADES DE LAS UNIVERSIDADES PARA LA GENERACIÓN Y
VALORACIÓN DE LA CTI
Potenciar el rol de las universidades como creadoras de conocimiento que aportan a los
desafíos actuales y futuros del país, elevando la calidad de las instituciones y de la formación
de un capital humano con capacidades y de una cultura pro CTI, incluyendo: el desarrollo
de la curiosidad e indagación, habilidades para el trabajo en equipos multidisciplinarios,
capacidad de aplicación creativa del conocimiento en situaciones reales, y competencias
en temas de propiedad intelectual, industrial, transferencia de conocimiento y tecnología,
innovación y emprendimiento.
Acciones propuestas:
•
Establecer fondos de financiamiento basal, a través del Ministerio de
Educación, y una política de overhead56, para fomentar la competitividad
en CTI de las universidades. Estos aportes deben permitir aumentar la
cantidad de investigadores y generar las condiciones para la realización
de actividades transversales de CTI (proveer infraestructura, equipamiento,
gastos de operación, etc.).
•
Aumentar la contratación de académicos con doctorado a través de
incentivos (por ejemplo: exigir un porcentaje mínimo de JCE de académicos
con grado de doctor en la acreditación de universidades y programas) y
condiciones (por ejemplo: incentivos al retiro para fomentar renovación de
plantas académicas, especialmente en universidades estatales).
•
Promover que las universidades logren liderazgo académico y en CTI en
algunas áreas significativas y sean reconocidas por ello, en particular donde
tengan ventajas competitivas medibles, sea en áreas donde posean masas
críticas de excelencia, y/o en desafíos regionales donde tengan ventajas o
necesidades propias, o que sean parte de su identidad.
•
Proponer al Ministerio de Educación que en los criterios de acreditación
de educación superior de carreras de pregrado y en los programas de
postgrado se evalúe la presencia de cursos, talleres y prácticas orientadas a
56
Corresponden a los gastos ordinarios y necesarios para un proyecto, tales como arriendo y mantención de espacio físico,
calefacción, electricidad, teléfono, internet, entre otros.
- 106 -
desarrollar capacidades en CTI, acordes a cada disciplina. Proponer además,
que en el diseño de instrumentos de financiamiento institucional dirigidos
a universidades (como fondos basales, convenios de desempeño, aportes
fiscales, convenios marco, etc.) se tomen en consideración estos mismos
elementos.
3. FORTALECER Y DAR CONTINUIDAD A CENTROS DE I+D, FOMENTADO LAS TEMÁTICAS
ORIENTADAS A ÁREAS DE IMPORTANCIA PARA EL DESARROLLO DEL PAÍS
Entregar condiciones de financiamiento sostenido para que los centros de I+D con
financiamiento público, que han generado capacidades de investigación de excelencia
científica, tecnológica o de innovación, se mantengan y sean sostenibles a través de
la generación de planes de desarrollo de largo plazo. Potenciar áreas con énfasis en
desafíos para el desarrollo del país, y escalar aquellos centros de I+D que tengan mayor
nivel de madurez y que se hayan hecho cargo de desafíos mayores, incorporando en ellos
investigadores jóvenes.
Acciones propuestas:
•
Establecer un sistema de financiamiento sostenido en el largo plazo para
centros de I+D consolidados que terminen los 10 años de financiamiento
público (concursable), con un sistema de evaluación único periódico de
resultados e impacto. Entregar recursos adicionales para la incorporación
de jóvenes investigadores, para profesionalizar equipos a cargo de su
gestión académica, administrativa y financiera, financiar equipamiento e
infraestructura compartida (por ejemplo en edificios del Ministerio de Bienes
Nacionales), aumentar sus capacidades de transferencia y vinculación
(nacional e internacional) y potenciar su visibilidad y posicionamiento
internacional. Apoyar con recursos adicionales la creación o el fortalecimiento
de líneas de investigación con foco en temas clave para el desarrollo que
realicen I+D de forma multidisciplinaria.
•
Promover la asociación de centros de I+D que reúnan masas críticas
multidisciplinarias de investigadores con fuertes componentes regionales
y de innovación, articulando las capacidades de universidades y múltiples
instituciones que realizan investigación y desarrollo. Ello permitirá,
adicionalmente, la colaboración y la instalación de infraestructura y
equipamiento mayor compartido.
- 107 -
4. Proveer infraestructura y equipamiento que permita el desarrollo de actividades CTI en
entornos colaborativos
Avanzar de manera decidida en establecer y mantener una infraestructura moderna que
permita el crecimiento de la ciencia y la tecnología y su puesta al día en áreas significativas.
Acciones propuestas:
•
Crear un plan de financiamiento de infraestructura y equipamiento científico
de carácter nacional y/o de colaboración internacional, donde, por una parte,
se diseñe un modelo que considere: laboratorios nacionales, equipamiento
mayor nacional, equipamiento mediano institucional y planes permanentes
de financiamiento para la operación y el mantenimiento, y, por otra, analizar
la posibilidad de generar acuerdos con otros países de Sudamérica para
articular y potenciar el acceso a infraestructura científico-tecnológica a nivel
de región.
II. IMPULSAR LA INNOVACIÓN BASADA EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA
MEDIDAS:
1. Desarrollar un Plan Nacional para Transferencia de Conocimiento y de Tecnología, que
articule un trabajo conjunto de las agencias gubernamentales en el diseño y mejoramiento
de los actuales programas que promueven tales transferencias.
Acciones propuestas:
•
Desarrollar un trabajo mancomunado con las universidades, en particular
con las oficinas de transferencia y licenciamiento (OTL), focalizándose en
el fortalecimiento de capacidades de gestión para la comercialización de
tecnologías y el desarrollo de negocios tecnológicos.
2. Desarrollar e implementar una estrategia nacional que vincule el sector académico
con el sector privado, poniendo al conocimiento científico y a las tecnologías generadas
en las universidades como conectores de ambos sectores, fomentando la movilidad de
los talentos relacionados a CTI entre las universidades, centros de I+D y las empresas
y, potenciando mecanismos de transferencia tecnológica que se relacionen en alta
proporción con los sectores productivos del país.
- 108 -
Acciones propuestas:
•
Fortalecer los programas destinados a la inversión privada de las empresas
chilenas en el desarrollo de prototipos y licenciamiento de las tecnologías
generadas en las universidades.
•
Impulsar la movilidad de profesionales entre las universidades y empresas,
en particular estudiantes de postgrado, con el objetivo de generar resultados
asociativos tales como publicaciones, solicitudes de patente, tesis de
postgrado en empresas y proyectos de investigación aplicada e innovación,
entre otros.
•
Expandir la inserción, contratación y atracción de doctores e ingenieros en
empresas.
•
Generar pasantías en empresas para investigadores de Centros de I+D
(Entrepreneur in residence) que puede ser complementado con pasantías de
emprendedores en centros de I+D (nacionales e internacionales).
•
Apoyar la realización de diagnósticos de I+D para empresas por parte
de centros de I+D, que permitan la realización de servicios científicos y
tecnológicos posteriores.
3. Maximizar el acceso y el uso de la información científica y tecnológica disponible (tanto
generada en el país como en el mundo)
Generar las condiciones y las capacidades para que el conocimiento científico (de todas las
disciplinas) y las tecnologías desarrolladas en el país y en el mundo puedan ser accesibles,
valorados y aprovechados por las empresas, por el sector público y por la sociedad en
general.
Acciones propuestas:
•
Creación y fortalecimiento de repositorios nacionales de información
científica y tecnológica generada con fondos públicos de acceso abierto y
normativas/incentivos para que investigadores publiquen la información,
y colocar a disposición del público bases de datos mundiales públicas y
gratuitas.
•
Dar acceso a búsquedas más específicas mediante bases de datos pagadas,
y capacitar sobre estrategias de búsqueda en dichas fuentes.
•
Creación de una estrategia nacional en materia de propiedad intelectual
que mejore su uso y fomente su transferencia, homologando los criterios
- 109 -
y exigencias en los proyectos de CTI que tienen financiamiento público,
considerando: (i) contar con políticas que tengan claridad sobre titularidad,
reparto de beneficios, divulgación y contratos, (ii) resguardar los intereses
del Estado y (iii) capacidad del Estado para negociar licencias no exclusivas
y resguardo adecuado de la información.
•
Crear una prestación de servicio de vigilancia tecnológica al sector público
y privado, que permita tomar decisiones más informadas en materia de
inversión en CTI y en la formulación de políticas públicas, programas y
fondos asociadas a estos ámbitos.
4. Fomentar una cultura que potencie capacidades en temas de propiedad intelectual y
transferencia, que considere a los distintos actores del sistema nacional de innovación
Generar capital humano que sea capaz de entender los aspectos técnicos y jurídicos
relacionados con la propiedad intelectual y la transferencia tecnológica con estándar
de excelencia y experiencia internacional, que abarque a todos los actores relacionados
(universidades, Centros de I+D, sector público, agencias como CONICYT y CORFO, estudios
de abogados, empresa privada e instituciones financieras).
Acciones propuestas:
•
Establecer programas de capacitación permanentes para los interesados en
la materia provenientes desde distintos sectores, mediante pasantías y con
atracción de capital humano especializado (por ejemplo de profesionales
con capacidades de valoración de intangibles en el sector financiero).
•
Implementar líneas específicas de financiamiento para contratar asesorías
en estrategias de protección de propiedad intelectual y de tramitación de
derechos, tanto en Chile como en el extranjero.
•
Promover la incorporación de indicadores de transferencia y de vinculación
en los procesos de promoción y de evaluación de desempeño, tanto de
académicos en las universidades como de profesionales en las empresas y
los programas públicos de financiamiento de CTI.
•
Formar profesionales que se especialicen y adquieran experiencia práctica en
instituciones extranjeras en propiedad intelectual, transferencia tecnológica
y divulgación científica, a través de becas de magister, profesionales, u otras
enfocadas a estos temas.
- 110 -
•
Fortalecer las oficinas de transferencia y licenciamiento (OTL) de
universidades y fomentar la especialización en ciertas áreas (por ejemplo:
modelo de hubs especializados en áreas con mayor densidad de I+D
aplicada, tales como salud, agricultura, acuicultura, energía, etc.).
5. Generar incentivos y normativas que favorezcan la transferencia en universidades y
centros de I+D
Acciones propuestas:
•
Incorporar indicadores de transferencia y de vinculación (por ejemplo.:
asesorías científicas al Estado y a empresas, patentes, recursos apalancados,
tesis en empresas, spin off y spin in de base científico-tecnológica) en
el cálculo de aportes de financiamiento institucional (aportes basales,
convenios de desempeño) y en los criterios de acreditación de universidades
en investigación.
•
Modificar en el largo plazo normativas que afectan a la universidades
públicas para permitirles participar en mayor grado en sus spin off y potenciar
la generación de spin off y spin in de base científica originados en ellas y en
centros de I+D.
6. Fortalecer el desarrollo de capacidades tecnológicas y de comercialización de
resultados de investigación
Acciones propuestas:
•
Promover en profesionales chilenos el fortalecimiento de capacidades de
desarrollo tecnológico y capacidades de valorización de resultados de
investigación y gestión comercial.
•
Impulsar el desarrollo de capacidades de realizar prototipos, pilotos y diseño
de nuevos servicios y productos con base en I+D tanto en universidades
como en empresas.
•
Implementar la creación de centros (o unidades) tecnológicos para la
innovación enfocados en áreas estratégicas para el desarrollo del país, que
cuenten con la infraestructura y el equipamiento necesario para la ejecución
de prototipos, pilotos y el desarrollo de productos de alta tecnología, y en los
que puedan participar universidades, centros de investigación y desarrollo
existentes y grupos de empresas.
- 111 -
•
Crear una unidad de apoyo y seguimiento de los centros tecnológicos
nacionales que les entregue un sustento económico de base, vele por su
buen funcionamiento, potencie sus redes nacionales e internacionales,
controle el logro de los objetivos nacionales planteados y homologue
buenas prácticas, entre otros.
7. Aumentar en forma significativa la cantidad de actividades de CTI desarrolladas y
contratadas por empresas.
Promover actividades de CTI que sean desarrolladas por empresas, o bien contratada
por estas a instituciones que realizan I+D, que tengan impacto en la competitividad y
sustentabilidad de sus actividades y de la economía del país en general.
Acciones propuestas:
•
Desarrollar y poner en marcha programas con orientación estratégica
de largo plazo, que generen capacidades de investigación y desarrollo
tecnológico, respondiendo a demandas tecnológicas de la industria o del
Estado.
•
Aumentar los recursos públicos dedicados a apoyar directamente la I+D
privada, al menos duplicando dicho apoyo en 5 años.
•
Aumentar los recursos: para proyectos de investigación aplicada e
investigación tecnológica disponibles para universidades y centros de I+D
en asociación con empresas; para proyectos que la empresa pueda financiar
y contratar vinculados a servicios en CTI, y para proyectos que financien
validación y empaquetamiento de CTI empresarial.
•
Fomentar el uso de la Ley 20.241 de incentivo tributario a la inversión privada
en I+D.
•
Evaluar y revisar, en el mediano plazo, esta Ley, buscando ampliar su apoyo
a la I+D asociativa y evaluando incentivos en torno a áreas clave para el
desarrollo del país.
- 112 -
8. Promover la generación de nuevas empresas basadas en ciencia y tecnología
Apoyar la creación y la consolidación de empresas de base científico-tecnológica que
tengan potencial comercial o de impacto social.
Acciones propuestas:
•
Aumentar el financiamiento disponible para emprendimientos de base
científico-tecnológica con alto potencial comercial o de impacto social
y los instrumentos que apoyen fases de consolidación de las empresas
emergentes.
•
Implementar modelo de Catapult Centers57 y Centros de Innovación58 para
nuevos centros que permitan atraer empresas y talentos de clase mundial.
•
Avanzar, en el largo plazo, en el fomento de una industria de capital de
riesgo corporativo.
III. FOMENTAR EL ROL DEL ESTADO COMO USUARIO Y PROMOTOR DE LA CTI
MEDIDAS:
1. Generar capacidades permanentes en el sector gubernamental para que pueda
aprovechar las capacidades científico-tecnológicas y proyectar necesidades futuras
(agendas en CTI), con foco en temas claves para el desarrollo.
Generar capacidades en el sector gubernamental que puedan utilizar la CTI como vía de
respuesta a los desafíos que el país enfrenta para su desarrollo, fortaleciendo aquellas
vinculadas a la elaboración de políticas, de decisión, de gestión normativa y legislativa y
supervisión de proyectos, coordinándose y articulándose con las de las universidades y
centros de I+D.
Acciones propuestas:
•
Modernizar, fortalecer y profesionalizar la gestión, en sus diferentes niveles,
de instituciones y agencias de gobierno, respecto del diseño, ejecución y
evaluación de políticas y programas de CTI. Se debe asegurar contar con
sistemas encargados de monitorear y evaluar el impacto de las políticas y
estrategias implementadas.
57
Modelo que financia la instalación de un centro en que participan empresas, científicos e ingenieros con el fin de realizar
en conjunto actividades de investigación y desarrollo aplicada, que permite la transformación del conocimiento y prototipos
en nuevos productos y servicios para generar crecimiento económico a través de su comercialización en áreas identificadas.
58
Centros de empresas que entregan recursos y apoyo a estudiantes, emprendedores e investigadores con el fin de generar
nuevos productos y empresas en una temática particular.
- 113 -
•
Consolidar una red de centros de I+D, centros tecnológicos y centros de
innovación nacionales que aporten al desarrollo de todas las actividades
relevantes del país que requieran de una alta capacidad científica y
tecnológica local y que apoyen la estrategia nacional de CTI. Posicionar dicha
red de centros a nivel nacional e internacional articulando sus capacidades
con una visión estratégica de largo plazo, que se consolide en una política
nacional de centros.
•
Generar en las instituciones públicas, como los ministerios, capacidades
en CTI (por ejemplo en departamentos de estudios que incorporen capital
humano avanzado), para participar en mesas de trabajo donde se identifiquen
desafíos estratégicos que puedan ser abordados a través de proyectos
CTI. Promoviendo así agendas y planes de inversión para la creación de
capacidades y articulación de capacidades nacionales existentes en CTI.
Estas unidades se encargarían de coordinar las políticas sectoriales con
los programas de fomento de CTI que serán diseñados y ejecutados por el
nuevo Ministerio.
•
Incorporar avances de desarrollo de conocimiento en CTI en la modernización
del Estado en general y en los procesos y procedimientos asociados a
políticas públicas, en particular. Asegurar que existan las capacidades
instaladas en el Estado para que el conocimiento científico y tecnológico
sea un aporte en la definición de normas, reglamentos, leyes, modelos de
intervención social y definición de políticas públicas en general.
•
Crear una modalidad de contratación específica para los doctores,
facilitando su incorporación al Estado, por cuanto ellos, por ejemplo, no
cuentan necesariamente con los años de experiencia que el sector público
exige, por haber invertido tiempo en su doctorado.
2. Instalar capacidades en el sector público para consolidar el monitoreo permanente de
problemas sociales de relevancia y vinculados al bienestar de la población, utilizando CTI
de excelencia.
Acciones propuestas:
•
Establecer metodologías que permitan monitorear el bienestar de la
ciudadanía, con especial consideración de su diversidad social, cultural
y geográfica y mantener una encuesta social chilena periódica, que
proporcione información de alta calidad para abordar los problemas de
desarrollo en el país.
- 114 -
•
Impulsar el desarrollo de metodologías de investigación social innovadoras y
diversas, adecuadas a las distintas realidades socio-culturales del país, que
permitan monitorear y evaluar el impacto de políticas implementadas en la
población y estudiar fenómenos sociales de importancia para el desarrollo.
3. Generar capacidades en el sector público para el posicionamiento internacional del
país en materia de ciencia y tecnología
Acciones propuestas:
•
Modernizar el Ministerio de Relaciones Exteriores en ámbitos de CTI,
asegurando la presencia de profesionales que cumplan un rol en el
posicionamiento internacional de la CTI, y que posean un alto nivel de
conocimiento del sistema nacional de desarrollo científico, de las prioridades
nacionales, de las universidades y de las redes científico-tecnológicas del
país.
•
Fortalecer mecanismos para fomentar la inversión extranjera en materias
de CTI en el país y promover el apalancamiento de fondos internacionales
para investigación y desarrollo, a través de “matching funds” para recursos
obtenidos internacionalmente.
4. Generar cambios normativos que faciliten y promuevan la CTI desde el Estado
Facilitar las actividades de CTI con normativas que no traben su desarrollo y además apunten
a fomentar la CTI desde el Estado.
Acciones propuestas:
•
Establecer normas especiales y más flexibles en la Ley de Compras Públicas
(Chilecompra), que brinden facilidades para la importación de equipamiento
científico-tecnológico.
•
Flexibilizar criterios de financiamiento, seguimiento y control, de fondos
públicos para CTI.
•
En el largo plazo, implementar políticas coherentes y estratégicas de
incentivo a la demanda de I+D desde el Estado a través de compras
públicas (“innovation procurement strategy”59), una regulación que fomente
la innovación y el establecimiento de estándares y normas.
59
Las compras públicas son consideradas en la literatura como una herramienta importante dentro del set de herramientas
que promueven la innovación, en las políticas nacionales de innovación. Las compras del Estado pueden llegar a representar
un 20% del PIB. Para mayor información vease “Public Procurement as a Driver of Innovation in SMEs and Public Services” en
http://ec.europa.eu/enterprise/policies/innovation/policy/public-procurement/index_en.htm.
- 115 -
5. Instalar capacidades de medición, certificación o normalización en el Estado en áreas
productivas o de interés público, que tengan estándares internacionales y den fe pública.
Acciones propuestas:
•
Instalar capacidades en el sector publico para mejorar normas y estándares.
Esto incluye la revisión de normas y estándares en sectores claves de la
actividad económica y territorial, llevarlos de manera progresiva a niveles
similares a los de los países de la OECD. Entregar apoyo a las empresas y
a las políticas del sector publico, cuando corresponda, en la introducción
de los cambios requeridos para adoptar nuevos niveles de exigencia o
estándares.
V. POTENCIAR EL DESARROLLO DE REGIONES Y TERRITORIOS A PARTIR DE LA CTI
MEDIDAS:
1. Fortalecer las capacidades del aparato público regional y sus estrategias de desarrollo
en CTI
Generar capacidades permanentes en el aparato público de regiones para desarrollar,
apoyar y coordinar estrategias de CTI concordadas a nivel regional y nacional considerando
las condiciones, desafíos y capacidades específicas de la región y aprovechando el proceso
de descentralización en curso.
Acciones propuestas:
•
Generar un programa que incentive la incorporación de capital humano
avanzado en el aparato público regional.
•
Utilización del FIC de asignación regional con perspectiva estratégica,
vinculada a las respectivas estrategias regionales de CTI (programas de 5
años) y con comités científico-tecnológicos de alto nivel.
2. Fortalecer las capacidades de CTI en universidades y centros regionales de investigación
Generar un plan de fortalecimiento de las capacidades de CTI en regiones que considere
las condiciones y necesidades de cada región o territorio (multiregional), aprovechando,
articulando y potenciando las capacidades instaladas.
- 116 -
Acciones propuestas:
•
Fortalecer el desarrollo de ecosistemas regionales de innovación y
emprendimiento, en particular, a través de la I+D que realizan universidades
y centros regionales, alineados a las estrategias regionales de innovación
definidas por los Gobiernos Regionales (GORE) y con los programas
estratégicos de desarrollo regional y multirregional.
•
Generar un programa de atracción de investigadores nacionales y extranjeros
a regiones, generando facilidades para su inserción e instalación donde haya
programas de interés para el desarrollo de sus potencialidades (formando
grupos de CTI con ambiente colaborativo y objetivos claros).
•
Fortalecer las redes nacionales e internacionales de las instituciones
regionales.
3. Fomentar la instalación de empresas de base tecnológica en regiones
Crear condiciones propicias para que empresas de base tecnológica se instalen y desarrollen
a lo largo de todo el territorio nacional. Ello requiere establecer una cultura de la innovación
tecnológica en regiones, en la que participen universidades, empresas, los gobiernos
regionales y la ciudadanía, en general.
Acciones propuestas:
•
Fomentar y apoyar la creación y el desarrollo de parques tecnológicos en
regiones.
•
Crear un programa específico de ayuda, para la creación de empresas spinoff y start-up de base tecnológica en regiones.
•
Involucrar a las empresas líderes de los sectores productivos más
importantes del país (industrias minera, forestal, agrícola y salmonicultura)
en el desarrollo de clústers de empresas de alta tecnología, relacionados
con su actividad productiva.
60
Específicamente revisar la experiencia de la Astronomía y tener en cuenta los resultados del estudio “Estimación del
Impacto Potencial de la Región Sub-Antártica como Impulsora de Desarrollo e Innovación”, encargado por el CNID que será
finalizado en Agosto de 2015.
- 117 -
4. Crear planes y fondos para la exploración y explotación del potencial científico y
tecnológico brindado por las condiciones y riquezas únicas del territorio nacional
(laboratorios naturales60, por ejemplo)
Diseñar una estrategia que oriente los lineamientos en este ámbito, aprovechando el
conocimiento que se haya adquirido a partir de las evaluaciones realizadas respecto de
algunos de nuestros laboratorios naturales. Para la realización de esta estrategia se debe
contar con un grupo multidisciplinario de expertos de diversos ámbitos socio-culturales,
con sensibilidad y competencia en el tema y que ya estén explorando esta posibilidad para
el país.
Acciones propuestas:
•
Generar orientaciones estratégicas en este ámbito a partir de la definición
de dos o tres laboratorios naturales, considerando los lineamientos
especificados más arriba.
•
Crear un fondo nacional acorde a dichas orientaciones.
•
Diseñar nuevos indicadores que puedan dar cuenta de este ámbito de
exploración y explotación que es muy distinto del productivo.
•
Crear un grupo de expertos compuesto por científicos, gestores de política
pública, gestores culturales, y agentes de inversión, destinado a dar
seguimiento e ir evaluando el impacto y las nuevas medidas que puedan
ser necesarias, así también como estudios que sean pertinentes de realizar.
•
Generar un plan, que incluya una hoja de ruta, a partir de las recomendaciones
estratégicas que arroje el estudio “Estimación del Impacto Potencial de
la Región Sub-Antártica como Impulsora de Desarrollo e Innovación” en
conjunto con el Gobierno Regional de Magallanes, esto es, realizando las
debidas sinergias con el Plan de Estrategia Regional en Innovación y con el
Plan Especial de Zonas Extremas.
- 119 -
INFORME SUBCOMISIÓN
CULTURA DE CIENCIA,
TECNOLOGÍA E
INNOVACIÓN
“Las ciencias tienen un rol insustituible en la reflexión sobre nuestros proyectos y posibilidades
de futuro. Son ellas las que nos muestran el Universo del que somos parte y las oportunidades
que se nos presentan. Son ellas las que nos ayudan a anticipar nuevos desafíos y a innovar en la
forma en que los enfrentamos. Son ellas, finalmente, las que nos recuerdan, con el desinterés y
la pasión con que buscan la verdad, lo que somos y el sentido humano de todo lo que hacemos.
…Por eso que las ciencias deben estar en el corazón de la formación de nuestros ciudadanos y
de nuestros debates sobre el desarrollo que queremos… Un desarrollo que debe ser entendido
en un sentido amplio y desplegarse en todos los ámbitos de vida de los chilenos y chilenas: en
los nuevos hallazgos para tratamientos en salud; en los aportes a la inocuidad alimentaria;
en los materiales que usamos en lo cotidiano; en el conocimiento y la preservación del medio
ambiente; en nuevas aplicaciones para generar energía más limpia y usarla más eficientemente;
en la calidad y efectividad de las políticas públicas; en el conocimiento sobre nuestra historia
y nuestra cultura.
Y, por cierto, en la educación, lo que está estrechamente vinculado con nuestro segundo gran
objetivo de esta Comisión, que es ofrecer propuestas para que se desarrolle una verdadera
cultura científica, de curiosidad y pasión por el conocimiento, la creación y la innovación. Es
fundamental prestar atención a la forma en que incentivamos el interés científico y la capacidad
para imaginar nuevos desafíos y soluciones entre nuestros compatriotas. Y aquí, es evidente
que el sistema escolar va a cumplir un rol esencial”.
Extracto del discurso de la Presidenta Michelle Bachelet, en
la inauguración de la Comisión Presidencial Ciencia para el
Desarrollo. Enero, 2015
- 120 -
El propósito de este grupo
Esta subcomisión acoge este llamado y define hacer suyo los propósitos de:
•
“Que los chilenos y chilenas compartan el valor de las ciencias, la tecnología y
la innovación en nuestra capacidad de estar en el mundo y de construirnos un
futuro promisorio en él” y;
•
“Que los niños, niñas y jóvenes de Chile participen activa y creativamente,
a lo largo y ancho de todo el territorio, de la generación y apropiación del
conocimiento científico, tecnológico y de la innovación como herramientas
fundamentales para comprender, desenvolverse y transformar el mundo en
el que viven”.
Aspiramos a que todos ellos, desde cada rincón del país, contribuyan al sueño de un Chile
desarrollado, moderno, inclusivo y amable con el medio ambiente.
Hoy acudimos a este mandato con la convicción de un país que ha madurado en su capacidad
de construcción conjunta, donde un mismo sueño puede ser pensado en sintonía y en la
misma mesa con diversos actores de la sociedad civil organizada, la ciudadanía y el Estado.
Y a ese conjunto queremos manifestarles que la comunidad de ciencia, tecnología e
innovación (CTI) de Chile adquiere un compromiso trascendente de trabajar juntos por este
sueño, haciendo de Chile su mejor y más potente laboratorio .
LA CTI COMO PARTE DE LA CULTURA NACIONAL
La comprensión de la cultura CTI, entendida como sus prácticas, saberes recurrentes e
internalizados, disposiciones y rutinas asociadas, ha ido evolucionando en el mundo desde
un modelo que se sustentaba en una relación dual y asimétrica de experto a lego, hacia
escuelas que propician un acuerdo entre la ciencia y la sociedad.
Nuestra comprensión se identifica con la segunda aproximación, apostando a una nueva
relación entre las ciencias –en su sentido más amplio -, y la tecnología con la sociedad, más
que a un enfoque de alfabetización entre los que saben y los que no. Estamos conscientes
que requerimos como país, aumentar nuestras competencias en ciencias, aprovechar
el talento científico y tecnológico, e incrementar las vocaciones científicas y el número
de innovadores en nuestro país. Pero queremos más. Necesitamos un país alfabetizado
en ciencia y tecnología, pero sobre todo, queremos que la CTI sea una conversación en
nuestra sociedad, que sea parte del imaginario colectivo, que esté vinculada a los sueños
y preocupaciones que compartimos y que inspire una actitud emprendedora en la
construcción del futuro que anhelamos como chilenos. Es en esa ambición que fundamos
nuestras propuestas.
61
Entendemos laboratorio como un espacio para descubrir, experimentar, crear y contribuir a una mejor calidad de vida.
- 121 -
“Las escuelas que han abordado la cultura científica y tecnológica surgen como una necesidad política
de justificar el financiamiento de la ciencia y la tecnología mostrando su rol y utilidad social. Estas se
pueden agrupar en dos grandes aproximaciones sucesivas.
En la primera se encuentran las escuelas de alfabetización científica y tecnológica, las actitudes hacia
la ciencia y la tecnología y la percepción social de la ciencia y la tecnología. Estas escuelas se anclan
en el supuesto del déficit cognitivo como la principal brecha, asumen un modelo lineal en el que más
información supondrá más valoración, y avanzan desde la consideración del sujeto (ciudadano) de
manera individual, hacia incorporar el contexto y la complejidad social en la percepción de los individuos.
En la segunda aproximación, se reconocen las escuelas de la valoración ciudadana, la apropiación
social y la participación social, de o en la ciencia y la tecnología. Estas escuelas apuestan a la necesidad
de involucramiento y experimentación, y avanzan progresivamente hacia un modelo democrático en que
exista un contrato social con la ciencia y la tecnología. Parten desde la consideración del contexto social
y avanzan hacia la interacción y los espacios de encuentro de la ciencia y la ciudadanía como base de
la confianza y la apropiación de la ciencia y la tecnología.“
Tomado del Informe: “Consideraciones para la definición y medición de la Cultura Científica en
Chile. Propuestas para la Primera Encuesta Nacional de Cultura Científica y Tecnológica en Chile”.
Explora, CONICYT.
Los pilares de nuestras propuestas
En el trabajo de nuestra subcomisión, llegamos a convencernos de que hay pilares que son
determinantes para cultivar la cultura CTI como la estamos planteando aquí. Ellas permiten
comprender los énfasis e intenciones que están detrás de las propuestas que presentaremos
a continuación.
APROVECHAR LA RIQUEZA DE LA DIVERSIDAD DE CHILE DESDE LA CTI
En este recorrido, una de las primeras constataciones que surgieron y nos regalaron
entusiasmo, fue darnos cuenta que si bien tenemos muchas carencias, en Chile existe un
conjunto de riquezas en nuestra diversidad territorial, cultural y de saberes. Allí reconocemos
los museos, parques nacionales, zoológicos, jardines botánicos, sitios arqueológicos e
históricos, centros de investigación y desarrollo, múltiples plataformas de divulgación
y formación, empresas tecnológicas o innovadoras, universidades, centros e institutos
técnicos, distribuidos providencialmente en cada rincón de Chile.
62
Renunciamos a diferenciarlas entre ciencias sociales, naturales, exactas, humanidades, básicas o aplicadas, o cualquier
otra clasificación que las limite.
- 122 -
En muchos de estos lugares, se han desarrollado programas educativos y de difusión
cultural que nos vinculan con el desarrollo de la ciencia y la tecnología a nivel local, regional
y nacional. Ellos nos acercan a las fronteras del conocimiento en permanente cambio,
constituyen valiosas oportunidades de creatividad, exploración, motivación y práctica del
método científico y probablemente son de los pocos lugares en que se produce una suerte
de “redistribución equitativa” del conocimiento. Estos programas y aquellos que podrían
desarrollarse a partir de nuestros recursos, pueden ser fuente de identidad y orgullo para
Chile si el relato de las ciencias nos permite apreciar el significado más profundo de nuestra
diversidad.
Articular este potencial para enriquecer nuestra relación con la ciencia, la tecnología y la
innovación y fomentar una actitud emprendedora, a una escala que ningún esfuerzo por sí
sólo va a poder alcanzar, apareció como una de nuestras primeras grandes apuestas.
INSTALAR LA CULTURA CTI EN EL CORAZÓN DE LA EDUCACIÓN ESCOLAR
La convicción de que la educación es transformadora de cultura apareció también
tempranamente, como pilar en nuestra reflexión.
Aspiramos a que todos los niños cultiven las habilidades de preguntar, indagar y experimentar
que les pueden regalar las ciencias, la tecnología y la innovación, multiplicando las
experiencias significativas de aprendizaje, aliándonos con la reforma educacional en este
sentido.
Por ello, creemos que además de aprovechar estos espacios que se caracterizan por ser
de asistencia voluntaria, lúdicos, “sin pruebas”, es fundamental que ellos se conviertan en
socios del sistema educativo. Nuestro diagnóstico es que la dispersión de estas ofertas
educativas que vienen desde fuera de las escuelas hace imposible aprovecharlas, en un
contexto que además ya está estresado.
La capacidad de diversificar y facilitar los procesos educativos, pasa porque estas ofertas
entren en el corazón de los establecimientos educacionales, siendo parte de sus proyectos
institucionales. Pueden ser usadas en las horas de libre disposición, en los electivos, en los
programas de mejoramiento escolar, en las actividades de perfeccionamiento docente, en
las actividades de relación con la comunidad y el entorno, o en cualquier espacio que surja
desde las propias comunidades educativas en su particular contexto.
Mantener esto en el tiempo, exige que el sistema educacional incorpore el fomento de una
cultura CTI como eje transversal, alineando el marco normativo y las condiciones de entorno
de las escuelas.
63
Tales como, laboratorios científico tecnológicos, senderismo científico, talleres de creatividad, módulos de tecnología,
laboratorios de innovación,…
- 123 -
PERMEAR CON INNOVACIÓN LA CULTURA DE NUESTRAS INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN
SUPERIOR, ORGANIZACIONES Y EMPRESAS
En las instituciones de educación superior (universidades, institutos profesionales y centros
de formación tecnica) y en las entidades de capacitación, esta desconexión entre la CTI y el
mundo laboral se mantiene y se profundiza en muchos casos.
A este nivel, la estructuración en compartimentos de las asignaturas y de la propia
academia, la visión lineal sobre el conocimiento y su uso, el escaso trabajo interdisciplinario y
colaborativo, la falta de vínculo profundo entre el mundo de la formación y el mundo laboral,
han generado una enorme distancia entre la forma en que se enseña y la forma en que se
utiliza el conocimiento en nuestras organizaciones y empresas.
Esa distancia también se evidencia en los trabajadores activos, lo que afecta la productividad
laboral, el sentido de realización de las personas en sus trabajos, y particularmente se
constituye en una dificultad más, para que nuestras empresas y organizaciones desarrollen
culturas internas que promuevan la innovación y el emprendimiento.
Por ello, aspiramos a que los centros de formación técnica, los institutos profesionales,
las universidades, las organizaciones y las empresas, de todos los tamaños, acepten esta
invitación y se entusiasmen en un proyecto de largo plazo para que la CTI sea parte de la
forma de abordar sus desafíos de competitividad y sustentabilidad.
DE LA ALFABETIZACIÓN A LOS RELATOS QUE NOS REÚNEN E INSTAN A SOÑAR
En Chile hay esfuerzos notables que muestran la ciencia y la tecnología en los distintos
espacios de la vida: la poesía ha vuelto su cara a las matemáticas; inventores populares y
maestros aplican principios de indagación y resolución en sus inventos y arreglos; principios
de la física se develan en los mitos de nuestros pueblos originarios, entre muchos otros. Sin
embargo, no podemos desconocer que domina la conversación “sobre” ciencia y tecnología
o incluso innovación, tratándolas como si fuesen un apartado de nuestra cultura, a cuyo
cargo la hacen vivir un grupo de expertos con ayuda del Estado.
En los medios de comunicación, por ejemplo, en que las prioridades de exhibición se fijan
en función de las ventas publicitarias o de la facilidad para acceder al contenido, el mundo
de la ciencia y la tecnología ocupa un lugar subordinado respecto de otros discursos con
que compite.
Los esfuerzos de difusión han tendido a concentrarse tanto en los medios tradicionales
-descuidando otros soportes que cada vez ganan más espacio sobre todo en los niños y
- 124 -
jóvenes- como en contenidos técnicos que no logran ser atractivos para personas en las que
además, no se ha desarrollado el “gusto” por la CTI.
Necesitamos con urgencia alejarnos de los enfoques en que las ciencias y la tecnología se
representan como un saber distante, frío y experto, y avanzar hacia relatos más amplios y
relacionados con nuestra identidad nacional, diversa y multicultural.
LA CLAVE ESTÁ EN ARTICULAR
Finalmente, y como un elemento clave, reconocimos la dispersión del esfuerzo desde
el sector público. No sólo es evidente que distintas agencias y ministerios –tales como
educación, cultura, bienes nacionales, economía- hacen esfuerzos en esta materia sin un
“algo” que los articule, sino también dentro de estas instituciones los esfuerzos se dispersan
y disgregan en iniciativas que pierden significancia por su limitado tamaño y alcance. El
propio financiamiento de la CTI que exige actividades de difusión en cada proyecto incita a
esfuerzos individuales, desconectados y de poca relevancia. La necesidad de instancias que
orienten, articulen y permitan escalar los esfuerzos en torno a una política de desarrollo de
una cultura CTI, es a nuestro juicio, absolutamente necesaria.
Materializamos estos pilares en cuatro grandes áreas de propuestas: educación escolar,
educación superior y capacitación laboral, valoración social e institucionalidad. Ellas, en
conjunto con aquellas planteadas por las demás subcomisiones de trabajo, generan las
bases de otra relación entre las ciencias, la tecnología y la innovación y la sociedad.
En este documento nos hacemos cargo de las tres primeras, en cuanto las de institucionalidad
han sido entregadas a la subcomisión a cargo y apelan a la creación de una instancia que
oriente, articule y fomente el desarrollo de una cultura CTI al interior del nuevo ministerio
en el mediano plazo. En el corto plazo, proponemos constituir un espacio de articulación
interinstitucional para el conjunto de medidas de fomento a una cultura CTI, y fortalecer las
capacidades ejecutivas de CONICYT como articulador de la relación Ciencia, Tecnología y
Sociedad a nivel nacional y regional.
Cuando lo logremos, esta puede ser una noticia proveniente desde uno de los rincones de
Chile:
- 125 -
Villa Alegre, 30 de junio de 2030
Cómo la ciencia ha transformado a Villa (más) Alegre
En menos de dos décadas, Villa Alegre se convirtió en capital mundial de investigación
en naranjas, sede de un museo educativo reconocido en el mundo, lugar de encuentro
de astronautas de la Nasa con estudiantes de escuelas (que tienen, cada año, mejores
resultados académicos). Hasta el Abate Molina se ha reconvertido a los ojos de la
comunidad científica mundial.
Hace 20 años, las naranjas de Villa Alegre sólo tenían un Festival de la Canción. Hoy,
estos cítricos no sólo atraen músicos, sino también a los mejores científicos nacionales
y extranjeros, empresarios y productores, estudiantes y técnicos, en torno al Centro
Internacional de Estudios de la Naranja, consorcio formado por siete universidades chilenas
y cinco norteamericanas.
“Siempre hemos conocido los beneficios de las naranjas, pero ahora tenemos conocimiento
y tecnología de punta para desarrollar nuevos productos (por ejemplo, biomasa derivada
de residuos) y tecnologías productivas de huella hídrica mínima en suelos degradados”.
La nueva capital mundial de la naranja también ha recuperado el espacio del Abate
Molina. Un programa de investigación colaborativa de cinco universidades nacionales,
dos europeas y el Museo Nacional de Historia Natural, permitió acumular evidencia para
consolidar a Molina como uno de los principales precursores de la teoría de la evolución. Y
hace un mes, este oriundo de Villa Alegre fue reconocido en forma póstuma con la Medalla
Darwin de la Real Sociedad de Londres.
No es el único. El Premio 2030 Traveller’s Choice -concedido por viajeros de todo el
mundo- recayó en el Museo Histórico de la localidad como el mejor panorama cultural del
continente. En 2015, científicos chilenos descubrieron restos de mastodontes en la zona,
lo que condujo a un convenio con el Palais de la Découverte francés, para desarrollar en
conjunto con talleres de jóvenes de la zona una oferta museográfica única que –a partir de
la biogeografía de la zona- permite comprender mejor la historia y la cultura local.
Katherine Medina, coordinadora de la Mesa Regional de Ciencia Tecnología e Innovación
del Maule, es enfática al señalar que se ha logrado “aceptar con entusiasmo el regalo que
nos ofrece el conocimiento, para poder soñar con una mejor vida para todos y todas”.
- 126 -
“La delegación de la Nasa no busca reclutar astronautas sino que niños y niñas de todos los
niveles socioeconómicos, etnias y lugares, compartan una experiencia que les demuestre
que es posible soñar con un futuro mejor, y darles herramientas para hacerlo posible. Otras
regiones quieren replicar los talleres Soñemos una vida en otro planeta para desarrollar
habilidades de innovación. Y si tenemos astronautas chilenos, mejor aún”.
Otro motivo de orgullo es que sus escolares tienen los mayores avances en pruebas
nacionales e internacionales y que todos los colegios cuenten con el sello CTI Escolar
en su nivel máximo. Más aún, de no tener puntajes nacionales en pruebas de admisión
a la educación superior, el promedio de los últimos cinco años, es de diez en diferentes
especialidades.
“Estamos muy satisfechos. Hemos tenido beneficios en lo económico, lo tecnológico,
y también en lo social, en nuestras escuelas, en nuestros productores, de tal forma que
disfrutamos un ambiente mucho más armonioso que hace veinte años. Tanto así que
queremos postularnos a una de las mejores localidades para vivir en América Latina”,
comenta el alcalde, Cristóbal Ugarte. “Con el esfuerzo de una comunidad que se coordina
por un objetivo común, un sueño colectivo, hoy somos conocidos por mucho más que la
chicha.”
Hasta este licor tradicional ha desarrollado una industria de derivados que tiene a los
pequeños productores en el centro de la industria agroalimentaria latinoamericana. ¡Qué
mejor que celebrar esta Villa (más) Alegre con un buen vaso de chicha!
Las Propuestas
ACTUAR EN EL CORTO PLAZO, GENERAR ACCIONES PARA SUSTENTAR EL LARGO PLAZO
Y GUIARNOS POR CIERTOS PRINCIPIOS
El desafío es urgente y la oportunidad es única, por ello proponemos partir por un piloto que
integrando los cuatro ejes propuestos en un territorio, nos permita escalar, sobre la base del
aprendizaje, la generación de confianzas y el compromiso de los distintos actores.
64
Esta oferta se entiende en un sentido amplio: museos, programas educativos, material didáctico, bienes patrimoniales,
espacios públicos, centros de investigación, universidades, empresas de todos los tamaños, tradiciones locales, etc., tanto
con ofertas disponibles o posibles de desarrollar.
- 127 -
EL PILOTO “MOTOR”
El piloto implementa un modelo para integrar las ciencias, la tecnología y la innovación a la
cultura nacional, articulano el mundo CTI, las escuelas o liceos y la comunidad, en torno a las
riquezas del territorio y las ofertas de programas de difusión y educación CTI disponibles61.
Se propone que la escala sean tres comunas de una misma región.
El nodo central del modelo se sitúa a nivel de la escuela. En torno a ella, se articula la oferta
de recursos CTI que resulten significativos para los proyectos de cada comunidad educativa
en distintas áreas de su acción. Para facilitar este encuentro se considera un equipo de
articuladores que apoyen la definición de proyectos a implementarse durante 2016.
Durante el segundo semestre de 2015, se propone implementar todas las acciones de
promoción, validación y articulación de los participantes y entidades socias a nivel local,
regional y nacional. Esto incluye el trabajo con las escuelas y profesores, y la generación de
una plataforma que haga visible la oferta CTI para el territorio.
El proyecto considera además, diseñar y testear en el piloto, instrumentos de medición
que alimenten tanto el diseño de una acreditación en CTI a nivel escolar y de la oferta de
programas, como el diseño de políticas y programas para el desarrollo de una cultura CTI
tanto a nivel escolar como de la ciudadanía en general.
Para sensibilizar y relacionarse con la comunidad, se considera una campaña comunicacional,
que haga especial uso de los medios locales, actividades presenciales (algunas informativas
y otras participativas) y recursos de vía pública. Sobre la base de esta acción, se trabajará
en el diseño colaborativo de un proyecto de ciencia ciudadana que permita abordar un
problema sentido por la comunidad, mediante conocimiento generado por las personas.
En base a todo lo anterior, se considera que a fines de 2016 se realicen las actividades de
evaluación y cierre, considerando el modelo de escalamiento para la etapa siguiente.
PROPUESTAS DE MEDIANO Y LARGO PLAZO EN EDUCACIÓN Y CAPACITACIÓN
Instalar la cultura CTI en el corazón del sistema educacional requiere que los instrumentos
que sustentan y dan marco al sistema estén alineados con este objetivo.
Por ello, proponemos que los criterios tanto de financiamiento y acreditación en los
distintos niveles de formación en Chile consideren el desarrollo de una cultura CTI como
un objetivo transversal. Esto busca alinear los estándares e incentivos en la formación y
capacitación de profesores en el sistema escolar, los criterios de financiamiento institucional
y de acreditación en todas las instituciones de educación superior, los mecanismos de
- 128 -
financiamiento y certificación de la oferta de capacitación y los marcos normativos de la
educación escolar, técnico profesional y universitaria (bases curriculares y marcos de
cualificaciones, respectivamente).
PROPUESTAS DE MEDIANO Y LARGO PLAZO EN VALORACIÓN SOCIAL
Apuntar a una nueva relación y valoración de los ciudadanos por la CTI supone una sintonía
con los intereses que compartimos como sociedad.
Por ello, proponemos avanzar a un relato construido en conjunto, que nos represente como
chilenos –con la diversidad que nos identifica-, insertos en un mundo de posibilidades
(locales y globales) que se abren a través de la generación y exploración del conocimiento.
Y que este relato se conecte con cada persona, a través de distintos medios y plataformas,
y en conexión con diversas expresiones culturales y espacios de encuentro, como, el teatro,
el arte, los museos, las calles y los espacios masivos.
Fomentar esta relación ciencia sociedad en nuestro país, nos exige un esfuerzo permanente,
por eso proponemos invertir en comprender mejor las formas en que las personas
interactuamos con la ciencia, la tecnología y la innovación, desarrollar mejores capacidades
en los científicos y comunicadores, pero también diversificar las voces y los talentos para
contribuir a fortalecer este vínculo.
Detalle de propuestas
A. PILOTO
Implementar una experiencia que permita integrar propuestas en los ejes de educación,
valoración social e institucionalidad en un territorio, que nos permita aprender, probar y
escalar rápidamente.
1. Generar las bases y aprender de la experiencia en:
•
Articulación y acreditación de la oferta de programas educativos y de
difusión
•
Construcción de una ruta de certificación escolar para la innovación
•
Generación de una métrica vinculada a cultura CTI
•
Instalación de nuevas capacidades de CTI en las escuelas y liceos científicos
humanistas (CH) y técnico profesionales (TP)
- 129 -
•
Incorporación de metodologías innovadoras para formar en innovación y
emprendimiento
•
Formación de redes locales para desarrollo de la cultura de la CTI
•
Vinculación de las aspiraciones locales con los aportes de la CTI
•
Articulación de agencias y esfuerzos del sector público en torno al desarrollo
de cultura CTI
B. EDUCACIÓN ESCOLAR.
Incorporar como objetivo del Sistema Educacional Escolar65 el desarrollo de una cultura en
que la ciencia, tecnología e innovación, sean esenciales para comprender y desenvolverse
en el mundo.
1. Incorporar en la formación y perfeccionamiento de los profesores capacidades para
desarrollar habilidades que permitan construir una cultura CTI y una actitud emprededora
en los estudiantes:
•
Incorporar estas metodologías en los programas de perfeccionamiento
docente en alianza con el CPEIP (Centro de Perfeccionamiento,
Experimentación e Investigación Pedagógicas).
•
Por ejemplo: Generar un programa nacional ambicioso de formación en
ciencias de profesores de educación básica y media en ejercicio, que
permita que a 2020 en todas las escuelas de Chile haya al menos un profesor
formado.
•
Incorporar estas metodologías en los programas de formación inicial de
profesores en alianza con la División de Educación Superior y la Comisión
Nacional de Acreditación.
2. Articular, enriquecer y vincular con las escuelas y la comunidad la oferta de programas
educativos y de difusión en CTI que provienen de los museos, parques nacionales, zoológicos,
jardines botánicos, sitios arqueológicos e históricos, centros científicos y tecnológicos,
universidades, centros de formación técnica, institutos profesionales, centros de innovación,
centro de emprendimiento y creatividad, makers spaces66, y otras.
•
Constituir una red colaborativa, con expresión territorial, que articule,
caracterice y vincule con las escuelas y liceos, su comunidad educativa y la
comunidad en general esta oferta de programas educativos y de difusión.
65
Considera tanto las escuelas como los liceos científico humanistas y técnico profesionales
66
Talleres comunitarios de apropiación de tecnologías.
- 130 -
•
Generar incentivos para que las instituciones que generan los programas
educativos y de difusión, las escuelas y la comunidad participen de esta red.
•
Asignar fondos públicos para crear, mejorar y visibilizar la vinculación
entre esta oferta de programas educativos y de difusión y las escuelas y
comunidad. Por ejemplo: Establecer un evento anual que dure un mes en
que en todo Chile en que den a conocer los trabajos conjuntos y se invite a
participar de esta red, a través de actividades abiertas y coordinadas, abran
sus puertas a la comunidad.
•
Asignar recursos para el registro y difusión de las experiencias de las
escuelas y la comunidad en general que hagan uso de estos programas
educativos y de difusión para ayudar a identificar y dar a conocer las mejores
prácticas en la red, y avanzar hacia mecanismos de acreditación.
3. Incentivar y reconocer los establecimientos educacionales (EE) que incorporen el
desarrollo de habilidades en CTI en sus proyectos educativos.
•
Reconocer y premiar a los EE que implementen efectivamente estrategias
y metodologías adecuadas para una Cultura CTI. Se considera desarrollar
programa
similar
al
Sistema
Nacional
de
Certificación Ambiental
de Establecimientos Educacionales (SNCAE), con aliados locales e
internacionales.
•
Generar sistemas de medición que permitan hacer un seguimiento y evaluar
el desarrollo de habilidades en CTI e incorporarlos en los sistemas de
aseguramiento de calidad de la educación.
•
Detectar, promover y cultivar el talento científico en nuestros niños y niñas.
4. Contar con bases curriculares y programas de estudio actualizados y que permitan
fortalecer el desarrollo de habilidades en CTI
•
Revisar y adecuar las bases curriculares y programas de estudio, buscando
incorporar a distintos actores de la sociedad y del mundo CTI
•
Establecer une metodología de actualización permanente y que incorpore
de manera activa a distintos actores de la sociedad y del mundo CTI
- 131 -
C. EDUCACIÓN SUPERIOR Y CAPACITACIÓN LABORAL
Incorporar como objetivo del Sistema de Educación Superior y de Capacitación el desarrollo
de una cultura en que la ciencia, tecnología e innovación, sean esenciales para comprender
y desenvolverse en el mundo.
1. Fomentar que la planificación y gestión de las Instituciones de Educación Superior, IES
(universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica) incorporen el
desarrollo de habilidades en CTI y el fomento de una actitud emprendedora.
•
Incorporar como criterio de asignación del financiamiento institucional del
Ministerio de Educación la incorporación del desarrollo de una cultura CTI
en los perfiles de egreso y programas de las IES.
•
Desarrollar y proponer criterios de acreditación de calidad para las IES que
hayan incorporado como objetivo institucional y/o de sus programas el
desarrollo de una Cultura CTI.
2. Proponer que los Marcos de Cualificaciones para la formación superior y para la formación
técnico profesional incorporen el desarrollo de habilidades en CTI y de una actitud
emprendedora.
•
Crear una comisión experta que colabore con el Ministerio de Educación en
la construcción de estos Marcos de Cualificaciones.
3. Promover la creación de una oferta certificada de capacitación para trabajadores de
empresas y organizaciones, que incorpore el desarrollo de habilidades en CTI y de una
actitud emprendedora.
•
Indagar sobre las principales deficiencias en cultura CTI en el mundo
laboral y desarrollar junto a las industrias interesadas, programas, cursos y
mecanismos de acreditación de esta oferta.
D. VALORACIÓN Y COMPRENSIÓN DE LA CTI POR PARTE DE LA SOCIEDAD
Fomentar que la sociedad comprenda, valore y participe de la ciencia, la tecnología e
innovación.
1. Generar un relato que muestre el rol de la ciencia, la tecnología y la innovación en los
distintos espacios de la vida, relacionándolas con nuestra identidad nacional, diversa y
multicultural y releve su aporte a los desafíos y oportunidades que tenemos como país.
- 132 -
•
Generar un conjunto de orientaciones conectadas con este relato que se
incorporen a las estrategias de comunicación de las instituciones y agencias
relacionadas con el desarrollo de una cultura CTI y a las iniciativas de difusión
que ellas promueven.
•
Fomentar la investigación sobre la relación ciencia y sociedad en Chile y el
mundo, junto a nuevos instrumentos de medición que permitan dar cuenta
del rol de la CTI en la sociedad.
2. Propiciar que la ciudadanía tenga una exposición cotidiana y valiosa a la CTI a través de los
medios de comunicación (nuevos y tradicionales).
•
Incrementar los fondos de creación y difusión de contenido CTI, fomentando
la diversificación de formatos y plataformas e incentivando la participación
de un amplio conjunto de creadores.
•
Generar una oferta de contenido que permita acercar la comunidad CTI a la
sociedad de manera creíble, cercana y masiva.
Fortalecer las habilidades y competencias comunicacionales de los
investigadores y de quienes participan del mundo CTI a través del
desarrollo de programas (talleres, grados y especializaciones).
•
Fomentar y fortalecer las redes profesionales de difusión y divulgación CTI
a nivel regional, nacional e internacional.
•
Fomentar la creación de equipos expertos en difusión y divulgación al
interior de las instituciones con mayor impacto en CTI.
•
Incorporar criterios de excelencia a los planes de difusión y divulgación a
los proyectos que se adjudiquen fondos públicos de CTI.
•
Aumentar el número y la diversidad de vocerías para la CTI.
•
Reforzar los conocimientos científicos de los comunicadores y de quienes
participan del mundo de la cultura y de las comunicaciones través del
desarrollo de programas (talleres, grados y especializaciones) y de la
incorporación de cursos de periodismo científico en mallas de escuelas de
comunicación
•
Establecer un premio a la comunicación científica
- 133 -
3. Promover el aprovechamiento y creación de espacios de encuentro y la generación de
experiencias significativas que desarrollen cultura CTI a lo largo del país.
•
Promover los parques nacionales, zoológicos, jardines botánicos como
espacios de creatividad, exploración y motivación y también, para practicar
el método científico.
•
Crear una red de espacios abiertos a la comunidad en que los niños puedan
descubrir, experimentar y aprender sobre el mundo que los rodea a través
de la ciencia, la tecnología y la innovación. Potenciar el trabajo en conjunto
con espacios de especialización y desarrollo tecnológico como los espacios
Makers o Fablab que ya surgen como centros de desarrollo de ciencia y
tecnología.
•
Generar repositorios abiertos de información CTI: proyectos de investigación
y sus resultados, publicaciones científicas, fotografías, gráficos, didáctica,
modelos, etc.
4. Fortalecer el sentido de conexión y pertenencia global
•
Promover iniciativas que permitan enriquecer y expandir las relaciones de
cada ciudadano con el mundo, tanto de manera presencial como virtual.
•
Por ejemplo: Fomentar políticas de intercambio internacional escolar,
universitario, profesional, académico y empresarial, junto a iniciativas que
den acceso al aprendizaje de otros idiomas.
•
Por ejemplo: Flexibilizar las reglas de fondos públicos para la CTi y en general
las regulaciones migratorias, para atraer talento de excelencia al país.
- 135 -
INFORME SUBCOMISIÓN
ASPECTOS
NORMATIVOS DE LA
TRANSFERENCIA
TECNOLÓGICA EN
UNIVERSIDADES
1.Antecedentes
En la reflexión que se ha dado en las últimas décadas sobre la misión de las universidades
en el mundo moderno ha ido cobrando fuerza la noción de “tercera misión”, aludiendo a la
función de vinculación y compromiso de estas instituciones con su entorno, añadiéndose a
las funciones clásicas de docencia e investigación, ampliando —incluyéndola— la antigua
noción de “extensión universitaria”. Dentro de esta tercera misión ha ido adquiriendo
progresiva importancia la vinculación entre la investigación aplicada que se realiza en
las instituciones universitarias y los sectores productivo y social, potenciales receptores y
usuarios de los resultados de dicha investigación. Es lo que se conoce como el proceso
de transferencia de resultados de la investigación realizada en las universidades, los que,
bajo la forma de nuevas tecnologías, están llamados a generar positivos impactos en el
mundo empresarial y social. La transferencia desde las universidades de sus resultados de
investigación puede tomar variadas formas, pero casi todas ellas implican alguna forma de
licenciamiento a terceros de dichos resultados, normalmente protegidos por alguna norma
de derechos de propiedad intelectual67.
Una de las formas características que adoptan estos procesos de transferencia es la
creación de nuevas empresas de base tecnológica, o spin-offs universitarios, desde los
cuales se generan nuevos productos y/o servicios basados en las tecnologías creadas en
las universidades. En la generación y puesta en marcha de estos spin-offs suelen participar
67
En este documento, cuando se usa el término “transferencia” se refiere a la transferencia de resultados de investigación
y de tecnologías. Por cierto, hay transferencias de diferentes tipos, pero aquí solo se hace referencia a las mencionadas.
- 136 -
los investigadores que han realizado la investigación sobre la que se basan las nuevas
tecnologías, y también puede haber una participación de la universidad de origen en la
propiedad de estas nuevas empresas.
Los procesos de transferencia anteriormente esbozados están, naturalmente, regulados por
las normas legales y reglamentarias propias del sistema universitario. En el caso chileno,
cuando se trata de universidades del Estado, estos procesos además deben someterse a
las normas administrativas que regulan al conjunto del sector público, rigiendo para este el
principio de legalidad, según el cual la autoridad pública solo puede realizar aquello que le
es permitido o encomendado por la ley. El cumplimiento de ambos cuerpos normativos es
supervisado por la Contraloría General de la República.
La aplicación de estas normas a las universidades del Estado puede resultar en la imposición
de limitaciones a la posibilidad de transferir eficazmente sus resultados de investigación, en
especial en lo que se refiere a la alternativa de crear spin-offs por parte de este segmento
de universidades. Con ello se establece una asimetría con sus pares privadas, a las que,
para estos efectos, sólo se les aplican las normas correspondientes al sistema universitario
nacional.
2. El Mandato de la Subcomisión
El propósito de esta Subcomisión se origina en una preocupación expresada recurrentemente
por investigadores de universidades chilenas, especialmente del Estado, relativa a las
limitaciones y obstáculos que la normativa vigente en nuestro país impondría a la creación de
empresas de base tecnológica por parte de esas entidades y a la participación de académicos
en ellas. Esto restringiría severamente las posibilidades de concretar la transferencia de
resultados de investigación generados en investigaciones universitarias, inhibiendo así sus
potenciales impactos económicos y/o sociales. Así, el mandato de esta Subcomisión fue
proponer modificaciones legales, estatutarias y operativas que permitan a las universidades,
en general, y del Estado, en particular, incrementar su actividad de transferencia tecnológica,
poniendo especial énfasis en la creación de spin-offs universitarios.
Pese a que el mandato inicial era bastante restringido, como puede apreciarse en el párrafo
anterior, durante el transcurso de su trabajo este fue ampliándose en algunos sentidos, como
consecuencia de los requerimientos surgidos de la labor de las otras subcomisiones. Es así
como fue ampliada la visión original, incorporándose a la reflexión aspectos vinculados a
las limitaciones y trabas que pudieran encontrarse en las normas legales y en las prácticas
universitarias que afectaran a la investigación, la transferencia de tecnologías y la innovación
basada en ciencia, tanto en universidades y centros de investigación del Estado como
privados.
- 137 -
3. Forma de trabajo
La Subcomisión de “Aspectos normativos de la transferencia tecnológica en universidades”
adoptó una modalidad de trabajo que difiere en alguna medida de la forma de operar de
las otras subcomisiones, dada la especificidad del tema encomendado a esta. En efecto,
el marcado componente jurídico del tema tratado por esta Subcomisión obligó a recurrir a
especialistas externos a la Comisión, principalmente juristas y especialistas en universidades
públicas y en procesos de transferencia tecnológica, varios de los cuales acompañaron el
trabajo de la Subcomisión durante todo su período de funcionamiento.
Adicionalmente, un análisis jurídico pormenorizado de la normativa que rige los procesos
de transferencia de tecnologías y la creación de spin-offs universitarios en nuestro país
hizo necesario recurrir a un consultor experto, quien desarrolló un estudio68 referido a tres
grandes aspectos:
a) Revisión crítica de la normativa que rige la transferencia tecnológica en las
universidades chilenas, particularmente la creación y participación en spin-offs.
b) Revisión de la experiencia jurídica internacional comparada, tomando países
pertinentes: se analizó especialmente las experiencias de España y Francia, por
tener legislaciones similares a la chilena en esta temática.
c) Formulación de propuestas:
•Corto plazo: Interpretación de la actual normativa, favoreciendo la
transferencia tecnológica
•Largo plazo: Modificaciones legales, reglamentarias y estatutarias
Complementariamente a este trabajo, la Subcomisión invitó a exponer a dos académicos
que habían realizado estudios recientes en materias relacionadas con la temática central
de aquella y a dos directivos de universidades públicas a cargo de sus respectivas áreas de
transferencia tecnológica69.
La Subcomisión se reunió en nueve oportunidades, incluyendo una sesión de la Comisión en
la que se presentó un estado de avance del trabajo de la Subcomisión.
68
Burgos, F. 2015. “Informe sobre spin offs universitarios”, desarrollado por encargo del Consejo Nacional de Innovación para
el Desarrollo, Chile. Se puede descargar de www.cnid.cl.
69
Los académicos fueron Carlos Cáceres y Andrés Bernasconi. Los directivos de universidades públicas fueron Claudina
Uribe, Directora de Innovación y Transferencia Tecnológica de la Universidad de La Frontera y Luis Magne, Director de
Gestión Tecnológica de la Universidad de Santiago.
- 138 -
4. Diagnóstico y principales hallazgos
70
4.1 QUÉ ENTENDEMOS POR UN SPIN-OFF
En este documento entendemos como spin-off a la nueva empresa que deriva de una
empresa u organización mayor. Cuando esta última es una empresa privada, hablaremos de
spin-off empresarial, para diferenciarla del spin-off académico o universitario. En particular,
nos referiremos a los spin-off de base tecnológica71.
Una característica constitutiva de un spin-off es la salida efectiva de uno o más individuos de
la organización que les emplea para crear una nueva, aspecto que es más propio de las de
tipo empresarial. Por su parte, las de tipo académico presentan mayor énfasis en otro de los
atributos distintivos de estas empresas, la cual es la transferencia de conocimiento.
En 1999, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señaló que
el término spin-off universitario o académico se refiere a nuevas y pequeñas empresas de
alta tecnología o intensivas en conocimiento cuyo capital intelectual tenía su origen en una
universidad o centro de investigación público.
Considerando lo anterior, en este documento entendemos como spin-off universitario a las
empresas que cumplan las siguientes características:
•
➢Ser constituida por un investigador o académico o dependiente de una
universidad o de un centro de investigación, quien tendrá propiedad o
participación en la misma.
•
Tener como objeto explotar comercialmente los resultados de actividades
de investigación y desarrollo, estén estos protegidos por alguna forma de
propiedad intelectual o no.
•
Tener apoyo efectivo de la universidad.
De esta forma, en este documento no se incluye bajo este concepto a los consorcios
tecnológicos ni a las nuevas sociedades, corporaciones o fundaciones formadas por y
pertenecientes en propiedad a una universidad o centro de investigación, ya que en ninguno
de estos casos los investigadores o académicos participan de la propiedad.
70
La versión completa y detallada de este diagnóstico se encuentra en el “Informe sobre Spin-Offs Universitarias” (en www.
cnid.cl)
71
Normalmente las universidades y centros de investigación solo crean spin-offs de este tipo, destinados a la comercialización
de tecnologías derivadas de resultados de investigación generados en aquellos.
- 139 -
4.2 EL FOMENTO A LOS SPIN-OFFS UNIVERSITARIOS MEDIANTE POLÍTICAS PÚBLICAS
ESTATALES
Los spin-offs universitarios son una forma efectiva de transferir tecnología desde la
universidad al sector productivo, fomentando y permitiendo la denominada tercera misión.
Si bien en las universidades chilenas cada año se realiza más investigación −lo que se
traduce en un aumento de patentes−, sus casi nulos efectos en materia de transferencia
hacen que el fomento de spin-offs universitarios sea primordial para las políticas públicas
de innovación.
Este tipo de entidades presentan ventajas para la comercialización de resultados, relaciones
con otras empresas y para incentivar a los investigadores universitarios, ya que les permite,
eventualmente, generar utilidades reales derivadas de la transferencia de resultados de la
investigación. Asimismo, son emprendimientos o creación de nuevas empresas privadas,
independientes de la universidad de la cual emanan.
No obstante, el fomento estatal de los spin-offs universitarios tiene costos sociales, en
tanto investigadores académicos dejen de realizar investigación básica por dedicarse a
emprendimientos privados. Esta denominada “fuga de cerebros” es una merma en el acervo
de investigación de la sociedad.
Para ser socialmente eficaces, los spin-offs universitarios deben alcanzar el “rendimiento
superior” o “rendimiento premium” en relación a los empresariales. Esto sucede cuando los
costos sociales de la acumulación de conocimiento perdido, o el costo alternativo de no
dedicarse netamente a la investigación básica, son compensados por los beneficios sociales
creados a través de un desempeño exitoso en el sector privado. Esto es, cuando producen
una ganancia neta en el bienestar social.
Si bien no hay normas legales particulares que prohíban la creación de spin-offs universitarios
o académicos, estas no son una forma de transferencia tecnológica arraigada en Chile.
Las dificultades para crearlas –en especial para las universidades estatales- provienen del
hecho que los dependientes de esas universidades (investigadores y docentes asalariados)
tienen el carácter de funcionarios públicos y, por tanto, están sujetos a las inhabilidades
generales existentes para ellos.
En la práctica, esta situación se ha presentado como un desincentivo lo que no se condice
con las diversas medidas de fomento a la innovación y emprendimiento existentes en
nuestro país.
- 140 -
4.3 LA TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA EN LAS UNIVERSIDADES
A continuación, se presenta una síntesis de factores que facilitan y otros que dificultan la
transferencia de tecnología desde las universidades, haciendo las distinciones que puedan
corresponder en el caso de que se trate de universidades privadas o estatales72.
4.3.1 FACTORES QUE FACILITAN LA TRANSFERENCIA
a) La titularidad de la propiedad intelectual derivada de las actividades de investigación
llevadas a cabo en las universidades es de ellas mismas o de quienes estas determinen, con
independencia de la fuente de financiamiento para llevar a cabo dichas investigaciones73.
•
Son las políticas y los reglamentos de cada universidad los que otorgan a
sus investigadores (inventores) beneficios particulares en patentes, lo que
habitualmente no se traduce en participaciones en la propiedad de estos
derechos de propiedad industrial, sino en beneficios económicos derivados
de la transferencia de tecnología.
•
No obstante lo anterior, en la práctica, los investigadores rara vez obtienen
beneficios económicos derivados de su actividad inventiva.
b) Las universidades pueden ser accionistas o socias de nuevas sociedades que se crean.
•
En el caso de las privadas, la única precaución que estas deben tomar es
no lucrar o repartir utilidades con estas actividades, dado su carácter de
personas jurídicas de derecho privado sin fines de lucro.
•
En el caso de las estatales, la autorización para crear otras empresas o
sociedades está dada por ley en los estatutos propios que crean a cada una
de ellas. La Contraloría General de la República no ha señalado criterios
generales en cuanto a qué sociedades, fundaciones o corporaciones
eventualmente tienen objetivos diversos de las de las universidades
respectivas, debiendo, por tanto, analizarse caso a caso74.
c) Las universidades pueden prestar servicios remunerados en materias de asistencia
técnica e investigación.
72
La principal clasificación de las universidades en Chile, desde el punto de vista jurídico, es entre universidades privadas y
universidades estatales, independiente de su tradición o de su finalidad pública.
73
En algunos países, como es el caso en los EE.UU., el Estado deja en manos de los beneficiarios los desarrollos que deriven
de la investigación que financió. Pero se establece en el contrato que si el Estado considera que ese desarrollo es de
importancia estratégica, la prioridad para su uso (no necesariamente la exclusividad) la tiene el Estado.
74
Algunos ejemplos pueden verse en “Informe sobre Spin-Offs Universitarias” (en www.cnid.cl)
- 141 -
d) Para las universidades privadas no hay problema en prestar servicios remunerados,
siempre y cuando no lucren o repartan utilidades a sus socios.
•
El artículo 99 de la Ley 18.681 permite a las universidades estatales e
institutos profesionales que la misma norma singulariza, prestar servicios
remunerados relativos a asistencia técnica, investigación y de otra clase
en las áreas de competencia o de conocimientos de cada una de las
instituciones así como a celebrar actos y contratos en el mismo sentido.
e) La vinculación con el medio es uno de los criterios considerados por la Comisión Nacional
de Acreditación para acreditar a las universidades (artículo 18 número 3 inciso segundo de
la Ley 20.129).
f) Existen variados instrumentos de fomento a la innovación y al emprendimiento, tanto
directos como indirectos, que, eventualmente, pueden utilizar los spin-offs universitarios.
4.3.2 FACTORES QUE DIFICULTAN LA TRANSFERENCIA:
Estos se pueden diferenciar en institucionales y legales, siendo los primeros comunes
a entidades privadas y públicas, mientras los segundos afectan, principalmente a las
universidades del Estado. Esto último se debe al carácter de funcionario público de los
investigadores.
FACTORES INSTITUCIONALES
Reglamentos de evaluación o carrera académica
•
Dentro de los criterios para evaluar a los académicos, establecidos en
la mayoría de los reglamentos de evaluación académica, se incluye la
capacidad de difundir conocimiento por medio de publicaciones y artículos
en revistas científicas indexadas, dando mucho menor importancia a la
generación de patentes, desarrollos prácticos o ciencia aplicada, la creación
de spin-off y otras modalidades de transferencia de tecnología.
•
Esta situación tiene su explicación lógica en el ítem presupuestario y dice
relación con los criterios que considera el Ministerio de Educación para
evaluar la entrega del 5% del Aporte Fiscal Directo.
- 142 -
Asignación de recursos basales a las universidades
•
El Aporte Fiscal Directo (AFD) ha sido en las últimas décadas el instrumento
más importante de financiamiento basal que el Estado ha destinado a las
universidades del Consejo de Rectores de Universidades Chilenas. El 95%
de este ADF se distribuye en un año determinado de acuerdo a la proporción
en que el AFD se asignó el año anterior a las universidades del CRUCH. El
5% restante, en cambio, se distribuye entre estas mismas universidades de
acuerdo al grado de cumplimiento de una serie de variables establecidas en
la norma que lo rige (D.S. N° 128/1991 del MINEDUC).
•
El coeficiente para asignar el 5% conforme a indicadores anuales de
desempeño, no contiene dentro de sus variables las actividades de
investigación aplicada llevada a la práctica, ni el registro de patentes de
invención o alguna actividad de transferencia de tecnología.
FACTORES LEGALES
Inhabilidades y limitaciones derivadas del carácter de funcionario público de los
investigadores asalariados en universidades del Estado
Al ser funcionarios públicos, los académicos de universidades estatales deben de cumplir con
exigencias propias de todo funcionario público. En general, las limitaciones e inhabilidades
para participar en el sector privado se refieren a situaciones en las que sus intereses se
puedan enfrentar a los del órgano público donde trabajan.
Sin embargo, la Contraloría General de la República no ha tenido la opción de pronunciarse
acerca del caso particular de un investigador o académico de una universidad estatal que
pretenda formar una nueva empresa y relacionarse con esa universidad.
Esta situación se puede deber tanto a que los spin-offs académicos existentes respetan las
normas legales para funcionarios públicos, como a que como son pocas, la Contraloría no ha
tenido la oportunidad de revisar su legalidad.
4.4 PRINCIPALES NORMAS QUE AFECTARÍAN LA CREACIÓN DE SPIN-OFFS
UNIVERSITARIOS
•
Constitución Política de la República. En su artículo 8, inciso primero
establece el Principio de Probidad a nivel constitucional que se desarrolla,
principalmente, en la Ley 18.575 Orgánica Constitucional de Bases Generales
de la Administración del Estado.
•
Ley 18.575 Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración
del Estado. Establece una serie de mandatos, limitaciones e inhabilidades
- 143 -
para los funcionarios públicos que quieran realizar actividades privadas en
paralelo a su actividad pública.
•
En su artículo 52, establece el estricto cumplimiento al principio de la
probidad administrativa. Pero es el artículo 54, el que más problemas
produce respecto a los investigadores o académicos que quieren formar
parte de un spin-off, pues los limita a no tener más del 10% la participación
en cualquier clase de sociedad cuando esta tenga contratos vigentes por
montos iguales o superiores a 200 unidades tributarias mensuales con la
universidad del Estado a la que pertenezca.
•
Este monto es muy bajo para la cantidad que regularmente se paga por
regalías o por licencias o por servicios de tecnología entre dos entidades,
ahora independientes entre sí.
•
Para sortear esta limitación, se puede establecer que el investigador tenga
una participación igual o menor al 10% y que, en base a cláusulas propias
del derecho corporativo, ese investigador mantenga el control de la nueva
sociedad creada75.
•
En su artículo 56, se establece el derecho a ejercer libremente cualquier
actividad que no afecte el cumplimiento de sus deberes funcionarios76.
•
En su artículo 62, se establece que contravienen el principio de probidad
administrativa el uso de tiempo de la jornada de trabajo o la utilización de
personal y recursos en beneficio propio o ajenos a la institución (artículo 4),
así como intervenir en asuntos de interés personal77.
•
Ley 19.880 (2003) que establece las Bases de los Procedimientos
Administrativos que rigen los Actos de los Órganos de la Administración
del Estado. En su artículo 12, plantea el principio de abstención.
•
Ley 19.886 de Bases sobre Contratos Administrativos de Suministro y
Prestación de Servicios. Establece limitaciones para que funcionarios
directivos de los órganos del Estado, directa o indirectamente, contraten
con ese mismo órgano estatal.
75
Hay al menos dos dictámenes en que la Contraloría así lo ha interpretado, detallados en “Informe sobre
Spin-Offs Universitarias” (en www.cnid.cl)
76
Dictámenes relacionados también se indican en “Informe sobre Spin-Offs Universitarias” (en www.cnid.cl)
77
Dictámenes relativos a que lo buscado es prevenir conflictos de interés se consignan en “Informe sobre
Spin-Offs Universitarias” (en www.cnid.cl)
- 144 -
•
Esta situación sería plenamente aplicable a un académico o docente que
tenga un cargo directivo en una universidad estatal que desee formar un
spin-off y tener relaciones contractuales con esa misma universidad. Sin
embargo, la rigidez de la norma es más aparente que real por dos motivos.
•
En primer lugar, Contraloría General de la República ha interpretado esta
norma de manera restrictiva señalando que no puede coartar la garantía
constitucional de libertad de empresa de los funcionarios públicos y que la
misma se debe hacer extensiva exclusivamente a los tipos de sociedad que
se señalan expresamente, sin hacerlo extensivo a otros78.
•
En segundo lugar, la norma permite una excepción a la misma. Es decir, que
no obstante un funcionario directivo del órgano estatal contrate, directa o
indirectamente, con esa misma universidad, no habrá incompatibilidad79.
4.5 EXPERIENCIAS INTERNACIONALES
Finalmente, cabe señalar que España y Francia son países que, teniendo trabas similares
a las chilenas en materia de creación de spin-offs universitarios, dada la condición de
funcionarios públicos de los investigadores, han enfrentado el problema mediante políticas
públicas80.
5. Propuestas
Debido a la relevancia económica y social para el país de fomentar las actividades de
innovación, de cooperación público-privada y de transferencia de tecnología, es necesario
considerar políticas públicas que fomenten estas actividades. En particular, la generación
de spin-offs universitarios genera externalidades dignas de ser fomentadas.
Para ello es menester diseñar políticas públicas que remedien las dificultades legales
que implica el aplicar a investigadores y académicos universitarios normas pensadas para
funcionarios públicos que se desempeñan en la administración central del Estado.
La Subcomisión ha ordenado las propuestas y medidas concretas en cinco categorías:
1. Interpretación de la normativa legal actual y difusión de la misma
2. Revisión y modificación de normas internas a las universidades chilenas
3. Normas legales de corto plazo
4. Normas legales de mayor envergadura, en dos sentidos
78
Ver dictámenes 74.914 de 2012 y 94.218 de 2014, ambos referidos en “Informe sobre Spin-Offs Universitarias” (en www.cnid.cl)
79
Ver inciso octavo del art. 4 de la ley 19.886, también referido en “Informe sobre Spin-Offs Universitarias” (en www.cnid.cl)
80
Ver Anexo N°1
- 145 -
•
Una ley de fomento a la investigación y la innovación
•
Una ley que asuma las particularidades de las universidades del Estado y
les otorgue un estatuto común.
5. Revisión normativa de diversos aspectos que
condicionan y/o limitan ciertas acciones universitarias en
el ámbito de la CTI
5.1. INTERPRETACIÓN DE LA NORMATIVA ACTUAL Y DIFUSIÓN DE LA MISMA
Propuestas
1. Interpretación de la normativa actual a la luz de los dictámenes de la Contraloría.
Se ha visto que, para casos similares a los referidos a la creación de empresas de base
tecnológica desde las universidades, la Contraloría General de la República (CGR) se ha
pronunciado a través de dictámenes que precisan el sentido y el alcance de las normas que
limitarían estas acciones de transferencia desde las universidades y la creación de spin-offs
universitarios. Se trata de interpretar las normas legales que pudieran presentar algún tipo
de limitación en este sentido, de acuerdo a la jurisprudencia administrativa que la Contraloría
General de la República ha dispuesto para casos análogos.
Acciones
•
Generar, desde el CNID y/o desde el CRUCH, un documento orientador que
recoja y sistematice estas limitaciones y trabas normativas y les aplique,
por la vía de la analogía, las interpretaciones que la CGR ha emitido en
dictámenes referidos a similares situaciones en otros ámbitos.
•
Difundir ampliamente este documento entre las universidades.
Disposiciones legales y dictámenes de la CGR aplicables,
por analogía, a la creación de spin-offs universitarios
Acerca de la facultad de las universidades del Estado para crear o ser accionista de sociedades,
con o sin fines de lucro: Dictamen N° 71.688/2014; Dictamen N° 13.575/2010
Acerca de la facultad de las universidades de prestar servicios remunerados en materias de
asistencia técnica e investigación: Art. 99 de la Ley 18.681.
Acerca de la necesidad de preservar el Principio de Probidad en la función pública: Dictamen N°
23.608/2015; Dictámenes N° 71.688 y 58.660/2014; Dictámenes N° 14.165 y 25.336/2012.
- 146 -
Acerca de la limitación para ingresar a cargos en la Administración del Estado a: i) las personas
que tengan vigente o suscriban, por sí o por terceros, contratos o cauciones iguales o superiores
a 200 UTM, con el respectivo organismo de la Administración Pública; y ii) a los directores,
administradores, representantes y socios titulares del 10% o más de los derechos de cualquier
clase de sociedad, cuando ésta tenga contratos o cauciones vigentes iguales o superiores a
200 UTM con este organismo: Dictamen N° 140/2004; Dictamen N° 61.467/2012
Acerca de la aplicación de la norma que impide que las actividades privadas puedan ser
ejercidas dentro de la jornada de trabajo y la situación de los contratados a honorarios:
Dictámenes N° 24.423 y 50.083/2011.
Acerca de la posibilidad de que los funcionarios de la Administración del Estado puedan
participar en sociedades no mencionadas en las limitaciones legales, tales como las
Sociedades por Acciones: Dictámenes N° 74.914 y 94.218/2014.
Acerca de circunstancias excepcionales que permiten a los órganos y empresas del Estado
suscribir contratos con sus funcionarios: Dictamen 94.218/2014.
5.2.REVISIÓN Y MODIFICACIÓN DE NORMAS INTERNAS A LAS UNIVERSIDADES CHILENAS
Propuestas
1. Revisión de los reglamentos y prácticas de evaluación y jerarquización académica.
La mayoría de los reglamentos de evaluación y jerarquización académica de las universidades
chilenas incluye las acciones de difusión del conocimiento por medio de publicaciones en
artículos de revistas científicas internacionales, la participación en congresos científicos
y otras similares, sin incluir como relevantes la generación de patentes, los desarrollos
prácticos, la creación de spin-off y otras modalidades de transferencia de tecnología. Es
necesario avanzar hacia la incorporación en esos reglamentos de las funciones asociadas a
la tercera misión, reconociéndolas como auténticamente universitarias.
Acciones
•
Proponer a las diferentes entidades que agrupan a las universidades
en el país (CRUCH, CUECH, G9, AUR, etc.) la elaboración de lineamientos
orientadores dirigidos a sus asociadas en los que se destaque la necesidad
de revisar los criterios y procedimientos de evaluación y de jerarquización
- 147 -
académica, incorporando en ellos la valoración de acciones académicas
en los ámbitos de la investigación aplicada, la transferencia de tecnologías
y la innovación basada en ciencia. Estos criterios deberán contemplar
debidamente las diferencias existentes entre facultades y escuelas más o
menos cercanas a estos temas.
•
Incorporar en los instrumentos de financiamiento institucional desde el
MINEDUC a las universidades estatales y públicas (AFD, Convenios Marco,
etc.), las actividades de investigación aplicada y de desarrollo experimental,
el registro de derechos de propiedad intelectual e industrial y las actividades
de transferencia de tecnología entre los aspectos a ser evaluados al
momento de asignarlos. En el corto plazo, modificar el Decreto Supremo
número 128 de 1991 del Ministerio de Educación, que establece la forma y
los criterios de asignación del Aporte Fiscal Directo a las universidades del
CRUCH, incorporando los aspectos anteriores.
2. Elaboración y/o revisión de políticas, reglamentos y prácticas universitarios que normen
la transferencia de tecnologías y la creación de empresas de base tecnológica.
En muchas universidades solo muy recientemente la transferencia de tecnología ha
comenzado a considerarse como parte de las actividades propias de la vida universitaria.
Algunas universidades chilenas han ido progresivamente elaborando políticas y reglamentos
que norman las acciones de transferencia de conocimientos y de tecnologías basadas
en los resultados de su investigación aplicada, así como la creación de y participación en
empresas de base tecnológica que se creen a partir de dichos resultados. Sin embargo, aún
no hay muchas entidades de educación superior que hayan establecidos normas internas
que regulen estas materias.
Acciones
•
Generar políticas y reglamentos en las universidades con actividad
de investigación, orientadas a promover y regular las actividades de
transferencia de conocimientos y de tecnología, incluyendo la creación y
desarrollo de empresas de base tecnológica, así como la regulación de
los eventuales conflictos de interés que pueden generarse a raíz de la
participación de las universidades y de sus académicos en la propiedad de
empresas spin-offs.
•
Proponer, desde el CNID y/o desde el CRUCH, orientaciones para la
elaboración o la modificación de las políticas o reglamentos universitarios
en estas temáticas, que incorporen los criterios de interpretación de los
- 148 -
dictámenes de la CGR acerca de las normas legales que rigen la transferencia
y licenciamiento de tecnologías, así como la creación de empresas de base
tecnológica y la participación de académicos y funcionarios universitarios
en ellas.
•
Establecer y/o profundizar vínculos estables con los sectores productivo,
social y gubernamental del entorno de las universidades, de modo
de favorecer las posibilidades de transferencia de sus resultados de
investigación, posibilitando así los impactos buscados con la investigación
aplicada.
81
5.3. NORMAS LEGALES DE CORTO PLAZO
Propuestas
1. Ley corta: participación de académicos en spin-offs
Dictar un proyecto de ley (“Ley corta”), que consista en exceptuar a las universidades
estatales en su conjunto y a los académicos y funcionarios que trabajen en ellas, de ciertas
obligaciones legales propias de la administración central del Estado que impidan o restrinjan
las acciones de transferencia de resultados de investigación desde estas instituciones, en
particular la generación de spin-offs. La idea fundamental tras esta iniciativa es que se
consagre legalmente las actividades de transferencia de tecnologías como una función
propiamente universitaria, transfiriendo a las propias universidades y sus cuerpos normativos
internos la responsabilidad por regular dichas actividades.
Acciones
•
Exceptuar a los académicos y profesionales que se desempeñan en
las universidades del Estado acreditadas de las normas relativas a su
participación en empresas creadas a partir de resultados de investigación de
esas universidades. En particular, excluir a los académicos y profesionales
de las universidades de la aplicación de la norma que establece como
inhabilidad para ingresar a la Administración del Estado a quienes tengan
vigente “por sí o por terceros” contratos ascendentes a 200 UTM con el
respectivo organismo de la Administración y a los socios titulares del 10%
o más de los derechos de cualquier clase de sociedad, cuando ésta tenga
contratos superiores a 200 UTM con el órgano de la administración. La
81
Las normas propuestas para esta “Ley corta” deberán ser incluidas en una Ley de mayor alcance que regule la investigación,
la transferencia de tecnologías y la innovación, tal como se detalla en el punto siguiente de este documento. Sin embargo,
dados los previsiblemente extensos tiempos que tomaría la tramitación de una iniciativa como esta, en este punto
proponemos legislar acerca de algunos aspectos específicos que podrían ser tramitados en tiempos considerablemente
más breves.
- 149 -
participación de los académicos en empresas de base tecnológica creadas
a partir de resultados de investigación deberá ser explícitamente autorizada
por los órganos pertinentes de la respectiva universidad.
•
Exceptuar a los académicos y profesionales que se desempeñan en las
universidades del Estado de las normas relativas al horario de trabajo
en que el académico ejerce sus funciones académicas cuando se trate
de realizar actividades temporales de creación y puesta en marcha de
empresas basadas en resultados de sus investigaciones, siempre y cuando
el desarrollo de esas actividades que realice el académico sea autorizado
por la misma universidad para la cual ejerce sus funciones académicas.
2. Trato directo para contrataciones y adquisiciones en el marco de proyectos de
investigación
Permitir, como regla general y por la vía de un proyecto de ley, la utilización del mecanismo
de “trato directo” cuando se trate de la adquisición de equipamiento e insumos y de la
contratación de servicios destinados a la investigación científica y al desarrollo de tecnologías
en las universidades del Estado.
Acciones
•
Introducir una modificación a la “Ley de compras públicas” (N°19.886) que
establezca que toda adquisición de bienes −incluido el equipamiento
científico y los activos fijos relacionados− y todo servicio personal que deban
contratar las universidades del Estado para la realización, para la protección
o para la explotación de actividades de investigación básica, investigación
aplicada y desarrollo experimental, podrán realizarse bajo la modalidad de
trato directo establecida en esa misma ley.
3. Contratos de investigación entre el Estado y universidades o centros de investigación
Cuando el Estado actúe como contratante de servicios de investigación, consagrar el
principio de continuidad en el desarrollo de conocimientos, evitando que resultados
potencialmente valiosos tanto para investigaciones ulteriores como para transferencias de
tecnología queden sin ser utilizados
Acciones
•
En los casos en que un servicio del Estado contrate servicios de investigación
con una universidad o un centro de investigación, establecer un mecanismo
- 150 -
de licenciamiento sin costo para que dicha universidad o centro pueda
utilizar los resultados en sus actividades de investigación posteriores,
manteniéndose la propiedad en manos del servicio público contratante.
5.4. NORMAS LEGALES DE MAYOR ENVERGADURA (“LEYES LARGAS”)
Propuestas
1. Ley de fomento a la investigación y a la innovación en Chile
A semejanza de las legislaciones existentes en otros países, como son los casos mencionados
de España y de Francia, se requiere en Chile un cuerpo legal que impulse decididamente
la investigación científica en todas sus formas, así como las acciones de transferencia de
tecnologías y la innovación basada en los resultados de la investigación. Esta pudiera ser una
de las primeras tareas a las que se aboque el propuesto Ministerio de Ciencia, Tecnología
e Innovación, con la estrecha colaboración del CNID. Aunque los contenidos de dicha Ley
exceden las posibilidades del presente documento, algunos de los contenidos que no
debieran estar ausentes son los que a continuación se mencionan.
•
Organización del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación en
Chile.
•
Recursos humanos dedicados a la investigación: estatuto de los
investigadores, carrera del investigador en entidades del Estado, personal
técnico de apoyo a la investigación.
•
Fomento a la investigación científica y tecnológica, a la transferencia de
tecnología y a la innovación basada en ciencia.
•
Transferencia del conocimiento, difusión y cultura científica, tecnológica e
innovadora.
•
Coordinación de la investigación científica y el desarrollo tecnológico y la
transferencia: Estrategias nacionales de CTI.
•
Establecimiento en la ley de la tercera misión y la transferencia de tecnología
como una función propia de las universidades.
- 151 -
2. Ley sobre universidades del Estado
Según Bernasconi y Bocksang (2014), algunas de las reglas de funcionamiento que les son
aplicables a las universidades del Estado en cuanto servicios públicos limitan más allá de
lo necesario la capacidad de estas universidades para desplegar su acción con eficiencia
y eficacia. Se propone, en consecuencia, incorporar en el proyecto de ley sobre Educación
Superior, que está siendo formulado por el MINEDUC en el marco de la Reforma Educacional,
todos aquellos aspectos que permitan mejorar las condiciones de eficacia y eficiencia de
las universidades estatales, así como aquellos que aseguren la compatibilización entre la
función pública y la misión propia de las universidades del Estado .
5.5. REVISIÓN NORMATIVA DE DIVERSOS ASPECTOS QUE CONDICIONAN Y/O LIMITAN
CIERTAS ACCIONES UNIVERSITARIAS EN EL ÁMBITO DE LA CTI
La Subcomisión estimó necesario proponer la revisión a futuro de las normas que regulan
un conjunto de materias propias de las actividades de investigación y de transferencia
tecnológica en las universidades chilenas, las que en oportunidades se erigen en
considerables obstáculos para la realización de dichas actividades. Entre estas, se
identificaron las siguientes:
1.
Importación de equipamiento científico.
2.
Contratación de académicos extranjeros en las universidades del Estado.
3.
Validación de títulos obtenido en el extranjero por investigadores.
4.
Normas legales y reglamentarias (autorizaciones sanitarias, ambientales y
otras) que afectan la internación de material biológico al país cuando este
está destinado a investigación.
5.
Regulación de las consultorías técnicas que realizan los académicos a título
personal, como forma de transferencia tecnológica.
6. Revisión de la ley No 17.318 que, a través de la Universidad de Chile, otorga
privilegios e inmunidades a observatorios internacionales que operan en
territorio nacional.
82
Bernasconi y Bocksang, 2014, “Estructura jurídica y gobierno de las universidades del Estado: bases para una reforma”
en Concurso de Políticas Públicas PUC 2014, CUECH, pp 21 a 54.
En http://politicaspublicas.uc.cl/wp-content/
uploads/2015/02/Estructura-jur%C3%ADdica-y-gobierno-de-las-universidades-del-Estado.pdf (consultado en julio de
2015)
- 152 -
Anexo
DOS EXPERIENCIAS
EXTRANJERAS
RELEVANTES PARA
CHILE
- 153 -
Caso de España
A partir de 2001, España ha generado una serie de medidas legislativas para fomentar la
transferencia de tecnología de los resultados de investigaciones universitarias, con el
objeto de promover el rol económico-social de las universidades en el sistema nacional de
innovación, más allá de la docencia e investigación básica.
Tras el “Informe Bricall” (2000), encargado por la Confederación de Rectores de Universidades
Españolas (CRUE), se desarrolló una serie de cuerpos legales para fomentar la innovación
y la transferencia de tecnología, en general, y los spin-offs universitarios, en particular, con
énfasis en la promoción de mayor flexibilidad para incorporar a profesores e investigadores
universitarios en estas estructuras, asemejándose al modelo norteamericano.
La Ley Orgánica de Universidades (LOU) 6/2001, acoge como objetivo estratégico el
potenciar la transferencia al sector productivo privado de los resultados de la investigación
generados en las universidades y sienta las bases para la creación de Empresas de Base
Tecnológicas (EBT) con la participación de personal docente e investigador. En 2007, la
LOU se modifica regulando la colaboración del personal docente e investigador con otras
entidades o personas físicas y, en esta área, se determina su capacidad para participar en
las EBT universitarias.
En su artículo 83.3, contempla la posibilidad de solicitar una excedencia temporal especial
por parte del profesorado para incorporarse a una EBT, siempre que la actividad de esta
última surja de una patente o de los resultados de investigación de un proyecto financiado
total o parcialmente con fondos públicos, y que el proyecto se realice en la universidad.
Durante ese período, el académico tendrá derecho a la reserva del puesto de trabajo y a su
cómputo a efectos de antigüedad.
En su disposición adicional 24ª, se modifica la ley de incompatibilidades de funcionarios
públicos, eximiendo parcialmente a profesores y funcionarios que participen en EBTs. Para
ello los profesores universitarios deben participar como socios o accionistas en la EBT, esta
debe ser promovida por su universidad, la que debe debe ser socia o accionista de la EBT,
entre otros requerimientos. Asimismo, en el artículo 41, se aborda la evaluación de méritos del
personal en términos de transferencia de conocimiento, incorporándose expresamente que
el ejercicio de la actividad de transferencia de conocimiento dará derecho a la evaluación
de resultados y al reconocimiento de méritos.
La Ley 14/2011 de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación establece que personal universitario,
para poder ser declarado en situación de excedencia temporal para incorporarse a un spin-
- 154 -
off universitario, debe cumplir varios requisitos: que la EBT sea creada a partir de resultados
de investigación universitaria financiados con fondos públicos, que la EBT sea promovida
por la universidad, que el investigador sea profesor de carrera o tener contrato fijo por más
de 5 años, que la excedencia queda subordinada a las necesidades del servicio y al interés
que la universidad tenga en ello, que la excedencia se conceda en régimen de contratación
laboral manteniendo la vinculación jurídica de la universidad con el docente.
La Ley 2/2011, de Economía Sostenible hace mención a las EBTs, disponiendo en su artículo
56 que los Organismos Públicos de Investigación (OPIs), incluidas las universidades, pueden
participar en el capital de sociedades mercantiles. La colaboración entre universidades y el
sector productivo puede ser mediante cualquier instrumento admitido por el ordenamiento
jurídico y, en particular, mediante EBTs, abiertas a la participación en su capital societario de
uno o varios de sus investigadores.
Si bien, el crecimiento de spin-offs académicos es menor a lo esperado, entre 2006 y 2011 se
crearon del orden de 100 anuales.
- 155 -
Caso de Francia
El Informe de Henri Guillaume sobre Tecnología e Innovación (1997) desencadenó una serie
de medidas específicas de apoyo a la innovación y al fomento de la creación de EBT.
La Ley 99-587 de 1999, incluye materias relativas a la titularidad de la propiedad intelectual,
promoción de la innovación y transferencia al sector privado de los resultados de la
investigación generados en universidades y centros de investigación del Estado.
Se busca crear un marco legal para promover la movilidad de los investigadores de centros
de investigación estatales y la cooperación entre estos centros y la empresa privada, relación
anteriormente muy limitada.
Las posibilidades de interacción con la industria son de cuatro maneras diversas, siendo
condición el establecer condiciones contractuales entre el centro y la empresa. Estas formas
son:
(i) creación de una empresa (spin-off): investigadores, ingenieros, doctores o docentes,
personal administrativo o técnico de universidades y centros pueden formar su propia
empresa o ser gerentes de esta para explotar los resultados de su propia investigación. Para
ello deben pedir autorización por dos años, prorrogables dos veces, período en el que sigue
percibiendo su remuneración de funcionario, pero tras el cual debe decidir si se dedica por
completo a la actividad empresarial o se reincorpora al servicio público.
(ii) actividades consultivas o de consultor: los investigadores de un centro de investigación
pueden prestar servicios de consultorías o apoyo científico –no gerenciales- a una empresa
que desee desarrollar el trabajo científico de esos mismos investigadores, pudiendo
mantener su puesto en el centro de investigación, pero con autorización de ocupar hasta un
20% de su tiempo en ello. Lo anterior por cinco años renovables.
(iii) participación en el directorio de una empresa: previa autorización, los investigadores
pueden pertenecer al cuerpo directivo de una empresa, con la sola remuneración de
honorarios por la calidad de director. La participación en el capital y derechos de voto no
pueden exceder el 20%.
(iv) participación en el capital: cualquier investigador puede contribuir al capital de la
empresa que desarrolle su trabajo de investigación, hasta en un 15%, previa autorización del
centro en el que trabaja, renovable cada 5 años, y restándose de participar en negociaciones
entre la empresa y el centro. Para ello, no debe haber tenido una posición de control sobre
- 156 -
la empresa o haber estado involucrado con los contratos entre la empresa y el centro en los
últimos 5 años. Esta modalidad es compatible con la actividad de consultoría.
De este modo, en el sistema francés se posibilita la preservación de la condición de
funcionarios en un plazo flexible, haciendo posible la evaluación de los resultados derivados
de la actividad del spin-off, reduciendo los riesgos de fracaso.
La última evaluación del Ministerio de Investigación del impacto de esta ley (2009), mostró
que entre 2000 y 2009 casi tres cuartas partes de los casos presentados apuntan a actividades
de consultoría y/o participación en el capital, un cuarto se referían a la creación de nuevas
empresas o spin-offs, mientras que la participación en la gestión de las empresas fue menos
frecuente. Entre 1999 y 2008 se crean en promedio menos de 100 spin-offs académicos
(fundadas por investigadores) por año, inferior a los que se esperaba con la dictación de la
ley. Frente a esto, el gobierno francés ha adoptado medidas adicionales como incentivos
tributarios y ayudas gubernamentales directas.
- 157 -
- 158 -
Este documento fue editado, diseñado y corregido por el equipo de la Secretaría
Ejecutiva del Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo y la Secretaria Ejecutiva
de la Comisión Ciencia para el Desarrollo.
Santiago de Chile, julio de 2015
cnid
Consejo Nacional
de Innovación
para el Desarrollo
Fly UP