...

La Nave de Los Necios Sebastian Brant

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La Nave de Los Necios Sebastian Brant
«Aquí están los que descienden el mar en las naves para hacer su
negocio en la inmensidad de las aguas. Ascienden hasta los cielos
y descienden hasta los abismos: el alma de ellos se derretía por los
males. Rodaban y vacilaban como ebrios: y toda su sabiduría ha
sido devorada.»
Salmo 106
Sebastián Brant
La nave de los necios
1
La nave de los necios
SEBASTIÁN BRANT
Edición de
ANTONIO REGALES SERNA
Con 115 grabados atribuidos a Alberto Durero,
el maestro de Haintz-Nar, el maestro de Gnad-Her
y otros maestros del Renacimiento
Título original: Das Narrenschiff
Diseño de la cubierta: Sergio Ramírez
Reservados todos los derechos.
De acuerdo a lo dispuesto en el art. 270
del Código Penal, podrán ser castigados con penas
de multa y privación de libertad quienes
reproduzcan o plagien, en todo o en parte, una obra
literaria, artística o científica fijada en cualquier
tipo de soporte sin la preceptiva autorización.
© Ediciones Akal, S. A., 1998
Sector Foresta, 1
28760 Tres Cantos
Madrid - España
Tel.: 91 806 19 96
Fax: 91 804 40 28
ISBN: 84-460-1001-1
Depósito legal: M-42.026-1998
Impreso en Grefol, S. A.
Móstoles (Madrid)
Sebastián Brant
La nave de los necios
Algunos enlaces interés:
—Texto original alemán y grabados (utilizados en esta edición digital):
http://www.fh-augsburg.de/~harsch/germanica/Chronologie/15Jh/Brant/bra_n000.html
—Grabados de la University of Houston Libraries (The Stultifera Navis web)
http://info.lib.uh.edu/sca/digital/ship/
—Enlace a Stultifera navis en otras ediciones facsímiles
http://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=12246
—Un estudio más:
http://ar.geocities.com/stultifera/stultiferanavis.html
2
Sebastián Brant
La nave de los necios
3
INTRODUCCIÓN
LA ÉPOCA DE SEBASTIÁN BRANT
Sebastián Brant (1457-1521) pertenece, en general, a la época de transición entre el final de la
Edad Media y los inicios de la Edad Moderna y, más en particular, a la primera hornada de
humanistas de Alemania (alto Rin). Falta aún la gran obra histórica que explique este período.
Como en La nave de los necios, quedan aún muchas cosas por explicar en esa zona en penumbra
que va del gótico tardío a Durero.
Si tuviésemos que elegir sólo tres factores de los numerosos que caracterizan el paso de la
Edad Media a la Edad Moderna, elegiríamos quizá los siguientes:
a) El desarrollo de las ciencias y de las técnicas.
b) Los descubrimientos geográficos.
c) La consciencia del yo.
Estos tres factores no hay que entenderlos separadamente, sino en sus ricas y múltiples
interrelaciones. Sin el avance de la óptica (telescopio de Galileo) no se habría planteado tan
crudamente la cuestión teológica de la existencia de las sustancias metafísicas en el mundo
supralunar, con el consiguiente replanteamiento del papel del yo en el universo. Sin el desarrollo
del teodolito, de la cartografía, etc., no se habría descubierto América y, con ella, la existencia de
unos seres que ponían en cuestión, entre otras cosas, la transmisión universal del pecado de Adán
(si eran hombres, ¿cómo habían podido llegar hasta allí?; si no lo eran, podrían legítimamente
trabajar como las bestias; en todo caso, complicaban la idea ingenua del yo medieval). La
consciencia del yo ha de entenderse no sólo como mayor consciencia del componente espiritual
del yo, sino del componente corporal.
Los tres factores citados ponen en cuestión, por tanto, la armonía medieval de los distintos
saberes particulares entre sí, tomados aisladamente o en conjunto, y la Teología. La Edad Media
vive básicamente dentro del edificio escolástico. La Teología y la Filosofía forman una unidad.
Las ciencias y las técnicas se subordinan al saber divino. En el Physiologus, un tratado de
veterinaria, el asno es visto primariamente a la luz de la entrada de Cristo en Jerusalén el domingo
de ramos. Profundizando en las verdades particulares se llegaría a agotar el campo, a la Verdad
con mayúsculas. El saber es como una meta en una historia entendida como unidireccional,
dominada por Dios, que es la Sabiduría. En el fondo, no hay progreso, sino que éste consiste, más
bien, en un regreso a la fase de Adán y del árbol de la ciencia (o a la Biblia, los padres de la
Iglesia, Aristóteles, etc.). En el Renacimiento, sin embargo, las ciencias y las técnicas, en su
desarrollo, se intersectan y pueden llegar a cuestionarse y, en el extremo, a cuestionar la propia
Teología. Un paradigma de ello es Leonardo da Vinci. Muchos contenidos espirituales se
objetivan, se convierten en objetos, para la imprenta, el comercio o el experimento. Como se ve
en El príncipe, de Maquiavelo, la política cobra también sustantividad y se convierte en el fin
lícito.
Entre los inventos (o la popularización de otros de importancia marginal en épocas anteriores)
destacaría el reloj y la imprenta. Baste pensar qué sería nuestra sociedad actual si, por arte de
magia, desaparecieran los relojes y las imprentas y volviésemos a depender del canto del gallo, de
los toques a maitines y de los copistas medievales. Si el reloj va regulando cada vez más la
actividad productiva y el tiempo libre, la imprenta va cambiando de manos paulatinamente el
dominio sobre la cultura (las ediciones no se repiten por la bondad de unos amanuenses, sino por
las leyes del mercado y por el interés de poderosos grupos sociales). Pero basta mirar las ciudades
renacentistas, con sus palacios, ayuntamientos, mansiones y jardines, para ver la creciente
distancia entre este mundo y el medieval.
El respeto creciente al yo corpóreo, por su parte, tiene implicaciones de muy distinto signo,
Sebastián Brant
La nave de los necios
4
entre ellas jurídicas (habeas corpus, capacidad de testar, a menudo no reconocida, v. gr., a
esclavos y siervos, etc.). Cuando Jacobo Burckhardt consideraba el desarrollo de la personalidad
como la característica central del Renacimiento, estaba poniendo el acento en el yo, aunque de un
modo bastante unilateral, pues, por un lado, restaba importancia a otros factores (entre ellos, el
peso de una tradición medieval que, como vemos en Brant, podía estar aún muy presente), y, por
otro lado, era un yo más espiritual que corpóreo. En cualquier caso, se trataba de un yo que ya no
era el medieval, cuando el cosmos se reflejaba en el hombre y, a la inversa, la superestructura
religiosa era a veces un reflejo del mundo cotidiano (aunque, desde luego, no se agotaba en ser
mero reflejo). El hombre ya no es el centro del universo, como no lo es la tierra. La revolución
copernicana pone en cuestión no sólo el geocentrismo de Ptolomeo, sino las ingenuas
adherencias mitológicas del Génesis. Pero, por otro lado, el nuevo hombre se va convirtiendo, a
su vez, en medida de todas las cosas. El descubrimiento (en parte redescubrimiento) de la
perspectiva humana es característico del Renacimiento, como lo es la aparición de la escritura
manuscrita propia del yo o el género literario, aún rudimentario, de la autobiografía, que tiene su
origen en algunas obras clásicas y en las vidas y leyendas de santos. La propia
Historia del doctor Juan Fausto, aparecida en 1587 y germen del gran mito goethiano y
alemán, tiene su base en una biografía real, de un Fausto que había muerto unos cincuenta años
antes. En realidad, la obra medieval suele ser anónima o, de algún modo, colectiva; es en el
Humanismo cuando la biografía específica del autor se plasma de un modo u otro en su obra, y,
por tanto, es más necesario conocerla para hacer la interpretación de esa obra.
Nicolás de Cusa (1401-1464) es quizá la figura en que mejor se ve la transición de la Edad
Media a la Edad Moderna, en sus virtualidades y también en sus contradicciones. El Cusano,
además, influyó directamente en Brant, pues fue una de las figuras centrales, si no la central, del
concilio de Basilea (1431-1449), cuyos decretos publicó en 1499 el autor de La nave de los
necios.
Con Nicolás de Cusa la Teología se hace notablemente racional. Nacido en Cusa, junto al
Mosela, Nicolás estudió Derecho en Heidelberg y Padua. Trabó amistad con Toscanelli y otros
sabios de su tiempo. En Colonia estudió Teología y leyó a pensadores como Raimundo Lulio.
Tras muchos avatares llegó a cardenal (1448) y, llamado por el papa Pío II a Roma (1458), a
legado de la ciudad. Hizo importantes reformas en la Iglesia de Roma, aunque a la postre
resultarían insuficientes para evitar la división de la cristiandad. Tenía Nicolás de Cusa una
excelente formación matemática, geométrica, física, etc., aunque estaba también muy influido por
la mística, la Escolástica, el Neoplatonismo y el Humanismo. La docta ignorancia pretende ir
más allá de la razón habitual. Dios se entiende como una «coincidencia de opuestos». El mundo
se comporta respecto a Dios como la serie de los números naturales derivables de 1 respecto a
este 1. El 1 es la coincidencia de los números finitos e infinitos. Leyendo desde hoy De la docta
ignorancia vemos no sólo anticipos de Leibniz, sino de la ciencia actual (por ejemplo, cuando nos
hace ver que, al igual que en la Santísima Trinidad, la recta es recta, y curva, y circunferencia, y
punto). En la misma línea van sus intentos de resolver la cuadratura del círculo. También en el
asunto del microcosmos es un eslabón que merece recordarse: el hombre es un microcosmos,
reflejo de Dios y del mundo. Con ello ayuda a romper la barrera entre el Dios ilimitado y el
hombre que no era casi nada. Dios se hace de algún modo racional, y el hombre de alguna forma
divino. El punto medio, dialéctico, sería Cristo.
Pero Nicolás de Cusa es también la vía de transmisión de la devoción moderna, que pretendía
seguir el camino sencillo que lleva a Dios, lejos de las polémicas y sutilezas estériles que
agotaban las fuerzas también de los círculos en que se movía Brant. Es, diríamos, el lado más
místico del Cusano, en el que la Fe y la Gracia son casi todo, y la razón casi nada (al menos para
el común de los mortales). Ésta es la actitud que tomaba Brant, con no pocos de los primeros
humanistas del área del alto Rin: evadirse en lo posible de las grandes polémicas (entre
nominalistas y realistas), y no dejar de cultivar la amistad entre los partidarios del bando
contrario. Juan Heynlin de Stein hizo aquí, indudablemente, de introductor del Cusano. Sirvan
Sebastián Brant
La nave de los necios
5
estas palabras de Brant, en su primer epigrama (Zarncke 1854, pp. 154 y ss.), como resumen de
su inclinación a la docta ignorancia en el sentido de la devoción moderna:
No te dejes apartar de la fe si se quiere disputar sobre ella, sino cree sencilla y simplemente,
como la Santa Iglesia te enseña. No aceptes la doctrina sutil que tu entendimiento no puede
comprender. La ovejilla nada a menudo junto a la orilla, donde el elefante se ahoga y sufre daño.
Nadie debe preguntar para saber sobre su fe o su esposa, para que no se arrepienta al final.
La ortodoxia de Brant resplandece siempre, frente a la actitud mucho más compleja de la
mayoría de las grandes figuras de su tiempo (y, en particular, de la de Nicolás de Cusa). Dos otros
eslabones merecen especial mención en el desarrollo de la idea del «macrocosmos»: Marsilio
Ficino y Pico della Mirandola.
Marsilio Ficino (1433-1499) fue médico, humanista, filósofo e historiador (Vida de Platón),
además de sacerdote (De la religión cristiana) y teólogo (Teología platónica). Para él, el
cristianismo era la forma de tomar conciencia de la Revelación divina. También defendía que el
alma procede de Dios y tiende a retornar a él. Una idea central suya es que el alma refleja el
macrocosmos, pero como un microcosmos activo. El querer y el obrar son decisivos, con lo que
se entra en conflicto con la doctrina de la Gracia (San Pablo, San Agustín). Acusado de herejía,
fue absuelto.
Pico della Mirandola (1463-1494) da un paso más en la dirección de Nicolás de Cusa y de
Marsilio Ficino. De origen noble, fue filósofo y un gran humanista (conocía el latín, griego,
hebreo y árabe). Quería elevar el cristianismo tradicional a las alturas de la cultura humanista, y
para ello hace una síntesis de Platón, Aristóteles, la Cábala y otros saberes. Según él (De la
dignidad del hombre), el ser humano es un microcosmos, y su propio forjador y superador; tiene
ante sí todas las posibilidades, pero puede dirigirse a los distintos niveles del ser: a lo elemental, a
lo animal o a lo divino. También lleva a una unidad superior los conceptos conjugados de
«cuerpo» y «alma», «espíritu» y «naturaleza», «naturaleza divina» y «naturaleza humana», frente
al modo analítico de entenderlos, habitual en la Edad Media.
En el Renacimiento se trata de buscar a Dios no fuera del mundo, sino dentro de éste, e incluso
en el hombre. Dios no ha querido hacerlo todo: ha querido que el hombre comparta esta
capacidad. Estamos a un paso del hombre como genio creador, algo casi blasfemo para el artista
medieval, quien, a lo sumo, se ve como un buen artesano, diestro en conformar la materia, pero
no como creador, atributo sólo de Dios.
Todo esto, y tantas otras cosas que podríamos decir de la cultura y el pensamiento en los
albores del Renacimiento y del Humanismo, parece, ciertamente, revolucionario, y en buena
medida lo es. La cuestión se plantea cuando pasamos de ese plano al de la historia
socioeconómica y política. ¿Hay aquí un cambio revolucionario? Parece evidente que, más bien,
hay una continuación con lo que conocemos de la Edad Media. Es bien sabido que algunas
escuelas de historiadores prolongan la Edad Media (en particular, la alemana) varios siglos más
allá del XIII o el XIV. Lo que algunos pensaban en teoría tardaría muchos años en llevarse a la
práctica. El Renacimiento y el Humanismo son movimientos esencialmente estéticos, no
políticos. Hasta los artistas aparentemente más liberales tienen una actitud que podríamos
denominar retórica, se mueven en un marco conservador y contribuyen a afianzarlo. Como tantas
veces en la historia, desde los tiempos antiguos hasta el presente, muchos confían demasiado en el
poder de la cultura para mejorar el rumbo de las sociedades y de los individuos. Cultura, pompa,
intelecto no se convirtieron en armas contra el poder, sino a favor del poder. Renacimiento
significa vuelta a los patrones antiguos y regeneración del individuo, pero también
mantenimiento, por esos medios, del statu quo. El poeta que se deja coronar y proteger por un
mecenas se integra de alguna manera en el mundo de éste, en vez de oponerse a él. Petrarca y los
demás humanistas glorificaban a los señores antiguos para glorificar aún más a los señores de su
tiempo. El arte es una eficaz vía para granjearse los favores de las clases dominantes. El
desarrollo de las ciencias y de las técnicas, y el florecimiento del comercio, permiten a los nobles
Sebastián Brant
La nave de los necios
6
tener buenos ejércitos; pero el pensamiento y el arte son armas no menos eficaces para legitimar
el poder y el ejercicio del poder. Con Petrarca empezó la Retórica como instrumento de poder, y
no como simple adorno inocente, y la literatura dominada por la Retórica dura en Alemania, por
citar una obra clave, hasta el Laocoonte (1766) de Lessing. Es notable que, a la hora de buscar
revolucionarios políticos en la época, haya que acudir a actitudes teatrales como la de Cola di
Rienzi (1312-1354), el tribuno romano que se puso al frente de una modesta insurrección del
pueblo y que fue asesinado por el propio pueblo en el Capitolio. No, para hablar en Europa de
revolución hay que esperar a la Revolución francesa (por no decir a la de 1848). No deberíamos
olvidar este marco general cuando, con doble razón, se habla del conservadurismo de Sebastián
Brant.
El yo humanista crea según normas (dependientes de la Retórica) supranacionales. Ya hemos
dicho que en Alemania estas normas duran hasta bien entrado el siglo XVIII (con corrientes
secundarias que llegan, desde luego, hasta nuestros días), por lo menos hasta Gottsched (17001766) y, en parte, Lessing (1729-1781).
En Alemania, el espíritu italiano se refleja en algunas pocas cortes y ciudades libres.
Para recibir las nuevas ideas —aunque muchos buenos propósitos a menudo se frustraron por
el peso de la tradición, del profesorado de viejo cuño o del ambiente circundante—, se crearon
universidades como la de Friburgo de Brisgovia (1457), Basilea (1459), Ingolstadt (1472),
Tréveris (1473), Maguncia (1476) y Tubinga (1477). Salta a la vista, y tendremos ocasión de
volver repetidamente sobre ello, que el área de lo que en la época se llamaba Alsacia (que incluía
a Basilea) y otras zonas adyacentes del valle del Rin constituían el principal bastión del
Humanismo alemán, hasta que a partir de Lutero (1483-1546) regiones más norteñas (Sajonia, la
franja central de Alemania) fueron tomando paulatinamente el relevo. En el siglo XV se
distinguen los siguientes focos principales del Humanismo: el alto Rin (con Suiza), el bajo Rin
(con el principal centro en Colonia) y Suabia. El alto Rin y Suabia tenían relaciones bastante
estrechas. El norte de Alemania, Franconia, Sajonia o la propia Baviera quedaban muy a la zaga.
En 1497, Jacobo Locher llamaba a Leipzig «tierra bárbara» (Zarncke, 1854, p. XII).
En vez del interés por la tradición clásica tal como lo vemos en Italia, en Alemania reinaba la
intranquilidad religiosa. Los humanistas son en un principio un islote entre los escolásticos, y los
renacentistas más todavía. Habrá que esperar a Jacobo Locher (1471-1528), el traductor de La
nave de los necios al latín y el editor de Horacio, para encontrar a humanistas alemanes que sepan
apreciar a los clásicos por sí mismos y no por otras razones (como la similitud de sus virtudes con
las cristianas o la calidad de sus escritos para el aprendizaje de las lenguas clásicas).
La corte de Carlos IV, quien reinó en Praga desde 1346 a 1378, había recibido también a
algunos de los primeros humanistas, aunque en la universidad de Praga, fundada por él en 1348,
dominaba la cuestión religiosa (devoción moderna, mística, escolástica). Carlos se hizo coronar
emperador en Roma, aunque renunció a restablecer el dominio alemán en Italia, cedió a Francia el
reino de Borgoña y consiguió Silesia, Lusacia y Brandeburgo. Mediante la Bula de Oro (1356)
fijó la primacía de los príncipes electores. Su laborioso reinado trajo consigo una beneficiosa
calma, que se refleja sobre todo en la actividad cultural en Bohemia y en su capital Praga, ciudad
que adornó no sólo con su universidad, sino con monumentos como la catedral y el puente de
Carlos. La cabeza principal de este humanismo primerizo fue Juan de Neumarkt (1310-1380),
quien llegó a ser canciller de Carlos IV y después obispo.
Maximiliano 1(1459-1519) es aquí de mayor interés, pues su reinado (1486-1519) coincide en
buena medida con el centro de la actividad literaria de Brant y de otros miembros del primer
humanismo de Alsacia. Hijo de Federico III, fue elegido «rey de Roma» en 1486 y emperador
(sin consentimiento del Papa) en 1508. Empezó a reinar en 1493. A pesar de las alabanzas que le
dedicó Brant, Maximiliano no tuvo muchos éxitos políticos ni militares. Mediante su matrimonio
con María, hija heredera de Borgoña, tuvo pretensiones sobre todos los dominios de este reino, de
los que, tras varias guerras y la muerte de María, le quedaron los Países Bajos, Artois y el ducado
libre de Borgoña. Después de la muerte de Segismundo de Tirol y de su propio padre, reinó en
Sebastián Brant
La nave de los necios
7
todos los dominios de la casa de Austria. En 1490 expulsó a los húngaros de la Baja Austria, y en
1493 se casó con Blanca María de Milán. No tuvo éxito en las guerras europeas por hacerse con
el poder en Italia, ni en la que llevó a cabo en contra de la Confederación suiza (guerra de
Suabia), que acabó por hacerse definitivamente independiente. Por su política matrimonial, sin
embargo, ganó la corona de España (1506) y aspiraciones a Bohemia y Hungría (1515). Tuvo que
ceder varias veces a las pretensiones de los nobles. Nunca se atrevió tampoco, en contra de lo que
le pedía Brant, a detener definitivamente el impetuoso avance de los turcos o a promover una
cruzada para liberar los Santos Lugares. Sus principales éxitos militares fueron la expulsión de
los turcos de Austria (1490), la victoria sobre los turcos en la batalla de Villac (1492) y sobre los
franceses en Salins (1493). Su sucesor fue su nieto, Carlos I de España y V de Alemania.
Maximiliano no proporcionó a su imperio la consistencia que le había proporcionado Carlos
IV, aunque, ciertamente, lo amplió. Se interesaba más por los aspectos visibles que por los
profundos, más por la gloria y por la fama que por la obra política bien acabada. Él mismo era
humanista, y se rodeó de hombres de letras y de ciencias. Conocía seis idiomas y se interesaba
por la literatura, la historia, la pintura, la arquitectura, la música o las matemáticas. Como en el
caso de Brant, Durero colaboró con sus xilografías. Se consideraba también el último gran
caballero medieval e intentó recuperar un mundo de torneos y aventuras que ya estaba
definitivamente agotado. Escribió tres obras (Freydal —de la que sólo quedó el boceto—,
Theuerdank y Weisskunig), en las que pretendía conseguir novelas de caballería, al modo
medieval pero con la temática y los recursos del presente (en especial la alegoría). Era de suyo un
camino esencialmente cerrado ya antes de andarlo. También era propio de su carácter el hecho de
que él realizase el esbozo y otras dos (o más) personas lo convirtieran en obra literaria acabada.
Al margen de que la consecución de la gloria fuese para él casi un fin en sí mismo, hay que
reconocerle su papel en la introducción del Renacimiento y el Humanismo en Alemania (y, por
otro lado, su interés por la recuperación de algunos textos de la literatura medieval alemana). De
especial significación fue el Colegio de matemáticos y poetas que fundó en 1501, con humanistas,
en una universidad como la de Viena, que se oponía al Humanismo.
La obsesión de Brant por el peligro turco no carecía de fundamento. Desde que en el siglo XI
dominaron el Próximo Oriente, los turcos siempre tuvieron la tentación de ampliar su zona de
influencia. Osmán I, muerto en 1326, puso con su conquista de Bizancio la primera piedra de un
gran imperio. A mediados del siglo XIV ya se introdujeron algunos turcos en Europa. Mehmed II
conquistó Constantinopla (1453), acabando con el Imperio bizantino. Ello supuso un choque
importante en la cristiandad. En manos turcas fueron cayendo, como provincias, Serbia (1459),
Grecia (1461) —de extraordinaria importancia, entre otras cosas por el éxodo de intelectuales,
artistas, filólogos, etc., hacia Italia y otros países—, Bosnia (1463) y Albania (1479). Otras zonas,
como la Valaquia o Moldavia, fueron sometidas a vasallaje. Por otro lado, Selim I, muerto en
1520, venció al sha de Persia y conquistó Siria, Palestina, Egipto y diversas zonas del norte de
África. Con Suleimán II se ampliaron incluso los dominios, con la conquista de Bagdad, Rodas y
Mesopotamia. Por último, muerto ya Brant, Barbarrosa creó la mayor potencia naval de Turquía y
puso bajo su mando los estados berberiscos de Trípoli, Túnez y Argelia. Desde entonces empezó
el declive, por causas internas y externas, que se hizo visible en la batalla de Lepanto (1571).
Un paradigma del cambio y la contradicción, en el paso de la Edad Media a la Edad Moderna,
es Juan de Tepl (1350-1414). Su obra El labrador de Bohemia (1401) trata de la disputa entre el
viudo que da nombre a la obra, por un lado, y la muerte, por el otro. Es una obra a medio camino
entre lo medieval y lo humanista. Dios resuelve conciliadoramente la disputa, y esto (como el
estilo retórico de la polémica, aunque sea en un marco y sobre un motivo medievales) ya tiene
mucho de novedoso: «Vosotros dos habéis luchado bien; [...] por ello, acusador, ten el honor;
muerte, ten la victoria.» El honor es aquí ya esencialmente renacentista. La unión de honor y
victoria, sin embargo, es más propia del Renacimiento italiano que del alemán, donde ambos
conceptos resultarán a menudo contradictorios.
Las Translatzen (Traducciones) de Nicolás von Wyle (hacia 14101478) pretendían no sólo dar
Sebastián Brant
La nave de los necios
8
a conocer en Alemania las obras de los humanistas, sino elevar el alemán a la altura del latín.
Según nos dice, deseaba conseguir un alemán, a imitación del latín, que no pudiera ser mejorado.
Esto ha de ponerse en conexión con el multilingüismo propiodel Humanismo. Los humanistas
tratan no sólo de prestigiar las lenguas vernáculas, sino de purificar y revitalizar el latín, tan
deteriorado en la Edad Media, y de cultivar el griego, cuyo conocimiento se había ido reduciendo
drásticamente por el predominio del latín.
Rodolfo Agrícola (1443-1485) fue el primer alemán que intentó introducir las formas
renacentistas italianas en Alemania, que había aprendido directamente en Italia. Su obra De la
invención dialéctica es la primera obra alemana de topoi, de temas literarios y de la forma de
tratarlos. Los alemanes intentaron desde entonces conseguir el ideal de la elocuencia y las metas
de la Retórica.
Conrado Celtis (1459-1508), que siguió por este camino, llegó a escribir en su lección
inaugural en la universidad de Ingolstadt (1492):
¿De qué sirve, por los dioses inmortales, el mucho saber y la penetración en lo hermoso y
elevado si no se sabe hablar de ello con dignidad, elegancia y solemnidad, y si no podemos
transmitir a la posteridad nuestros pensamientos, lo cual es un adorno único de la felicidad
humana? Así es, a fe mía: nada distingue tanto al hombre culto e ilustrado como la pluma y la
lengua, que son dirigidas ambas por la elocuencia.
Para muchos humanistas europeos, como para los rétores clásicos, la elocuencia es una
condición de la moralidad, de la adquisición y de la transmisión del conocimiento, de la eficacia,
de la perfección, de la felicidad. Algo, pues, semejante, en cierto sentido, a la religión. Sin embargo, en Alemania la elocuencia se subordinará casi siempre a la religión. Falta aún mucho para
llegar a Goethe, en el que la religión se torna, en buena parte, estética, y el estilo tiene mucho de
religión. No obstante, se ha exagerado en la investigación el predominio del factor religioso sobre
el retórico en el Humanismo alemán: como se ve en Brant y en tantos otros, la devoción moderna
y la vía antigua se dan a menudo juntas, aunque no se advierta a primera vista.
Aparte de Celtis, el gran vagante, incitador y educador, conviene recordar aquí a Ulrico de
Hutten, pues Erasmo, el más grande de los humanistas, no era alemán y es de sobra conocido, y
Lutero, también bien conocido, pertenece a una etapa histórica posterior a la de Brant. Ulrico de
Hutten (1488-1523) es el gran inquieto y el gran luchador. Pasa por las ideas de algunos de los
mejores humanistas alemanes, pero se acaba enfadando con casi todos. Para él la vacilación era
pecado. Su programa se condensa en su célebre lema «Me he atrevido a ello». En el fondo, trataba de aunar las ideas religiosas progresistas (luteranas) con la política conservadora de
restauración imperial, y, con ello, realizar de un modo práctico el ideal del yo humanista. Otros
humanistas, como Conrado Peutinger (1465-1547), no afectan de modo sensible la vida y obra de
Sebastión Brant.
Sociológicamente, el Humanismo, como se ve con especial claridad en la región de
Estrasburgo y Basilea, es un movimiento predominantemente mente burgués y ligado a metas
educativas. Los grandes descubrimientos geográficos, los cambios en las ciencias y en las
técnicas, las nuevas ideas de todo tipo y las nuevas aspiraciones de las capas más emprendedoras
de la sociedad obligaban a una portentosa actividad educativa. No sólo hacían falta escuelas,
universidades, libros y maestros, sino modelos que pudieran ser imitados. Y esa labor no la
asume, como en la Edad Media, la Iglesia, sino la burguesía y, en concreto, los humanistas y su
literatura, que es esencialmente didáctica. También en esto Alemania tiene el ceño más adusto,
menos sonriente, que la bulliciosa Italia, pero es algo que sucede no sólo en la literatura, sino en
todas las artes.
Para acabar este apartado, creo necesario tratar un asunto que, aunque pudiera parecer abstruso
o poco relevante, tiene gran importancia para situar a Brant en las líneas de pensamiento de su
entorno: me refiero principalmente a los nuevos planteamientos de la vieja cuestión de los universales o, dicho de otro modo, a la reanudada polémica entre realistas y nominalistas.
Sebastián Brant
La nave de los necios
9
La polémica es un residuo de la que en la Edad Media sostuvieron los dominicos y los
franciscanos. Los primeros eran realistas y los segundos nominalistas. Los realistas sostenían que
los universales tienen una realidad propia, anterior a los individuos particulares («universales
antes que la cosa»); los nominalistas, lo contrario, que los universales son sólo palabras, más o
menos vacías, para poder pensar o expresarnos («universales después de la cosa»). Los realistas
se basaban en Platón; los nominalistas, en Aristóteles. A mediados del siglo XV los nominalistas
se inclinaban, más bien, por la vieja educación escolástica, mientras que los realistas se alineaban
con la Iglesia y propugnaban una educación más liberal y más acorde con la línea humanista.
En Basilea, la ciudad adoptiva de Brant, el nominalismo dominaba de forma absoluta en la
enseñanza impartida en la Facultad de Humanidades. Pero en 1464 llegó allí Heynlin, realista que
había llegado a ser rector de la Sorbona y que la abandonó precisamente para poder discutir con
nominalistas, y las cosas llegaron hasta tal punto, que entre el período de hacia 1470 y 1492 la
Facultad se dividió en dos, con sus respectivos decanos, profesores y alumnos. Los nominalistas
eran, con todo, el partido más fuerte. Entre ellos estaban Reuchlin, Lauber y Hugonis. Brant
aprendió de ellos y cultivó su amistad, aunque personalmente era realista y tenía en este bando
sus mejores amigos (entre otros, el futuro impresor Amerbach).
Basilea, así pues, había cobrado fama de progresista, debido principalmente al concilio allí
celebrado. Allí se había esbozado un programa para acabar con todos los males de la Iglesia,
llegar a una unidad con los disidentes y extenderse por todo el mundo. Por desgracia, tanto el
Papa como el emperador hicieron lo posible para que ese programa no se llevara a cabo, por lo
que el concilio era en tiempo de Brant poco más que un buen propósito que se recordaba con
melancolía. Su universidad había adquirido una importancia igual o superior a la de Heidelberg,
su hermana mayor, y estaba muy por encima de la de Friburgo, que era como una pequeña
sucursal de la de Viena. No es tan extraño, pues, como parece a primera vista que Heynlin
eligiera Basilea para imponer el realismo. Lo interesante no es la cuestión de los universales en sí
misma, sino en lo que tiene de hilo conductor para entender el agrupamiento de las cuestiones
culturales y éticas en la época, pues los dos bandos ya no eran sólo, evidentemente, el de los
dominicos y los franciscanos. Hay que tener también en cuenta que el Papa había condenado las
ideas de Ockam, el gran reformista franciscano (nominalista), cuyas ideas se habían extendido
mucho en Europa y eran menospreciadas por los realistas, que los llamaban sofistas, y
consideradas demasiado revolucionarias por la autoridad imperial, que confiaba más en el
realismo tradicional.
Las cosas empezaron a cambiar en Inglaterra, donde algunos realistas llegaron hasta Platón y,
por ende, a proponer un modelo de iglesia primitiva que chocaba contra las ideas e intereses del
Papa. De Oxford pasaron esas ideas a Praga a principios del siglo XV, y ello ocasionó la expulsión de los profesores alemanes de la universidad. En el concilio de Constanza (1414-1418)
alcanzaron los nominalistas la cumbre de su poder. Juan Gerson destacó en él y, después de
muerto, también en el concilio de Basilea. Se evidenció que los nominalistas no querían atacar a
la Iglesia, sino las disensiones y los excesos (entre éstos, el absolutismo de los papas). Federico
III acabó por plegarse a los intereses del Papa, con lo que se fue echando tierra a las resoluciones
de Basilea. El nominalismo empezó a ser perseguido, sin prisas, pero sin pausas.
En Alemania los nominalistas se habían puesto, en los inicios, de parte del emperador y en
contra del Papa. La fundación de las universidades de Heidelberg y de Viena se había hecho, en
buena medida, con nominalistas expulsados de París, donde las discusiones habían llegado a ser
tan violentas, que se tenía que separar con enrejados a los contendientes para que no llegaran a las
manos. Por fin, en 1473, los realistas consiguieron que el rey Luis de Francia prohibiera
prácticamente el nominalismo. Ese mismo año, Heynlin y otros realistas, descontentos con el
decreto real, se dirigen a Basilea para continuar las discusiones en el campo adversario. Este
sector realista se había distanciado de las agudezas estériles escolásticas. Los claros deseos de
simplificación propios de finales del siglo XV eran un elemento favorable al realismo, pues es
más sencillo de entender que con la palabra se comprende la cosa. Heynlin llegó a retirarse a un
Sebastián Brant
La nave de los necios
10
convento, dimitiendo del planteamiento racional de la polémica, y Brant deseó hacer lo mismo,
aparte de que ya hemos dicho que tenía amigos en ambos bandos. Con todo, la lucha duró en
Basilea más de veinte años. En el bando de Heynlin estaban, entre otros, Juan Geiler de
Kaisersberg, Agrícola y el propio Brant; en el contrario, Jacobo Wimpfeling, Juan Tritheim y
Juan Reuchlin. El realismo de estos humanistas se había mitigado mucho y había incorporado
elementos del nominalismo de la época del concilio de Basilea. Era un realismo más abierto, pero
temeroso de molestar al poder político o religioso. Se buscaba más el perfeccionamiento del
individuo que el de la sociedad. A menudo, como en el caso de Brant, la perspectiva moral lo
absorbe todo. Es por todo ello harto discutible considerarlos prerreformistas, pues su actitud
respecto a la Iglesia y al Papa es, más bien, contraria a la de Lutero. El nivel del catolicismo es,
en cualquier caso, muy bajo a finales del siglo XV. Apenas se puede encontrar algún gran
maestro; todos se remiten a los maestros anteriores. La nave de los necios es la mejor obra de
aquel círculo. Gracias a ella se convierte en universal lo que tenía mucho de limitado. Por otro
lado, hay que tener presente otra aparente contradicción. Son los realistas, los llamados
conservadores, los que introducen los nuevos ideales educativos, el Humanismo y, en particular,
la nueva Retórica y el estudio de las lenguas clásicas. Heynlin ya había fomentado estos estudios
en París, y lo mismo intentó en Basilea. En ambos lugares tenía presente tanto la universidad
como la imprenta. Locher, aunque muy unido al principio al grupo, como discípulo predilecto de
Brant y traductor de La nave de los necios al latín, pertenece ya a otra generación. El famoso
panfleto de Wimpfeling contra él pone de manifiesto la ruptura con esta joven generación, que
deseaba cultivar los estudios clásicos por ellos mismos y romper amarras con el lastre, cada vez
sentido como más anticuado, de sus maestros. Aquí, en el tema de los clásicos, el Lutero del
nordeste de Alemania se encontraba realmente en las antípodas de lo que se pensaba en los últimos años de la vida de Brant en el alto Rin.
LA VIDA Y LA OBRA DE SEBASTIÁN BRANT (1457-1521)
La nave de los necios se explica, desde luego, por sus características internas, por su recepción
o por el carácter burgués y moralizante de su entorno, pero también por la personalidad del autor,
por su biografía y por el resto de su producción literaria y no literaria, que ha permanecido mucho
tiempo injustamente olvidado para la crítica por el deslumbrante éxito de aquella obra (cf. Zeydel,
1967, en especial capítulos 1 y 2).
Sebastián Brant nació en Estrasburgo. Hay discusión sobre la fecha de su nacimiento (1457 o
1458). En la tardía fecha de 1590, Reussner, en sus Iconos, donde figura un retrato de Brant,
realizado por Tobias Stimmer, dice que nació en 1458. Pero en la losa de la tumba se halla escrito
que murió el 10 de mayo de 1521, a la edad de sesenta y cuatro años. 1457 es el año de una
famosa carta de Martin Mair a su amigo Eneas Silvio, futuro papa Pío II, en la que le felicita por
haber sido nombrado cardenal, critica el absolutismo del papado y la escasa atención a Alemania,
y prevé que, de seguir así las cosas, Alemania se liberará del yugo de Roma y se hará
independiente. En 1521 las doctrinas de Lutero fueron declaradas heréticas. Brant vivió con
pasión algunos de los principales acontecimientos entre esas fechas, como el desarrollo de la
imprenta, el descubrimiento de América, la amenaza de los turcos, el auge del latín y el griego, la
cuestión de los universales o el porvenir del Imperio y de la Iglesia en los albores de la polémica
reformista.
El padre de Brant, Diebold, era propietario del mesón «León de Oro» en Estrasburgo. Su
abuelo paterno era comerciante de vinos en la misma ciudad y fue elegido ocho veces miembro
de la corporación municipal. Su madre se llamaba Bárbara Picker, y, sin mayor fundamento, se
suele decir que Brant tenía unos ciertos rasgos de carácter femenino (dulzura, timidez, sentido del
pudor, tendencia a la moralización) que debía a su madre. El padre de Brant murió en 1468, y la
Sebastián Brant
La nave de los necios
11
madre tuvo que educar a sus tres hijos (además de Sebastián, Matías, futuro impresor, y Juan,
futuro regidor del negocio de su padre). La situación económica de Brant fue estrecha hasta que
consiguió dar clases de modo estable en la universidad de Basilea.
En Estrasburgo, con unos 20.000 habitantes, no había una buena escuela pública, por lo que
Brant asistió probablemente a una escuela parroquial y a otra en Baden, pero, sobre todo, recibió
clases particulares, entre otros, quizá de Juan Müller, que vivía en la ciudad. La educación que
recibió fue indudablemente buena, aunque no del nivel de la de Wimpfeling o Erasmo, que
visitaron la Escuela Latina Humanista de Luis Dringenberg, en Schlettstadt (Baja Alsacia). En la
suave respuesta de Brant a una dura carta anónima que recibió en 1480, parece conceder sus
insuficientes conocimientos de latín y, sobre todo, de griego, pero esto es una forma retórica de
hablar. Su carácter era serio, tímido, constante, a menudo crítico, irritable, moralizante y un tanto
vanidoso. Pero así eran muchos humanistas entonces, en particular en la zona del alto Rin. Por
otro lado, siempre fue muy sincero, noble, laborioso y fiel a sus ideales políticos y religiosos, así
como a sus amigos. Uno de los primeros amigos fue el joven humanista Pedro Schott, que había
estudiado en la escuela citada de Dringenberg y pasó luego a las universidades de París y Bolonia.
En 1475 su madre lo envió a la universidad de Basilea, con el deseo probablemente de que
estudiase lenguas clásicas, pues tenía una buena base en latín. Se matriculó en la Facultad de
Humanidades, propedeutica de las otras. Allí estudió Filosofía, Lógica, Retórica y Física, entre
otras materias. Los autores clásicos no tenían una disciplina propia, sino que se estudiaban en
Filosofía, Retórica o junto a los escritores religiosos. Brant estudió griego en clases particulares
impartidas por Andrónico Kontoblakas, que había fijado su residencia en Basilea; latín y griego,
con el afamado Juan Reuchlin. No es que aprendiera mucho griego, pero sí el suficiente para leer
a los autores clásicos.
Brant sirvió como criado al profesor Jacobo Hugonis, maestro también de Reuchlin. Se
evidencia por éste y por otros medios que sus recursos económicos eran muy escasos. Visitaba
mucho la rica biblioteca del monasterio cartujo, y escribía versos en latín, lo que le proporcionó
cierta fama en Basilea. Su primera compilación, en honor a la virgen, apareció en Basilea en
1494. Basilea era a la sazón un lugar emprendedor y agradable, muy enriquecido por la actividad
del concilio. De éste había salido incluso el intento de crear una universidad, que duró de 1440 a
1449. Con los donativos de los participantes, visitantes, autores e impresores se enriquecieron
mucho las bibliotecas, en especial la de los cartujos y, secundariamente, la de los dominicos. La
universidad, por su parte, fue creada de nuevo en 1460. El modelo fue la universidad de Erfurt, de
la que vinieron algunos profesores. Lo más novedoso fue la introducción del Derecho civil, por
primera vez en Alemania. Ya hemos hablado sobre la cuestión de los universales, que llegó a
dividir en dos la Facultad de Humanidades. Los alumnos no eran muchos, pero venían de todas
partes de Alemania y de Suiza, Francia y Bohemia. El Humanismo ocupaba un lugar más
destacado que en las restantes universidades alemanas, el peso de la Iglesia no era tan grande y
las relaciones con la ciudad eran excelentes. La ciudad era, como Estrasburgo, especialmente burguesa, sin dejar de ser sede episcopal y ciudad libre del Imperio.
La imprenta, introducida ya hacia 1470, tenía una especial relevancia en la ciudad. Los
impresores tenían privilegios especiales y eran considerados artistas, no artesanos (en realidad lo
eran). Entre los más conocidos figuran Wenssler, Amerbach, Wolff, Petri, Froben, Furter, Kesler
y Bergmann von Olpe. Brant trabajó con varios de ellos. Bergmann, el editor de La nave de los
necios, era rico de familia y compañero de clase y amigo íntimo de Brant: interesado en la
Teología, llegó a archidiácono. Amerbach había estudiado con Heynlin en la universidad de Paris.
Otros habían estudiado en Italia. La gran mayoría de los autores clásicos, sin embargo, eran
publicados en Italia. Basilea tampoco podía competir con Italia o con París en la publicación de
obras humanistas. Las que publicaba tenían su lugar, principalmente, en las necesidades de la
enseñanza. Aparte de los libros de texto, destacan los escritos teológicos, filosóficos, jurídicos y
morales. Muchas obras incluían grabados. La calidad de las ediciones era muy alta. Entre los
compradores figuraban las iglesias, los monasterios, las parroquias, los profesores, los alumnos y
Sebastián Brant
La nave de los necios
12
el público cultivado en general. El contacto con el pueblo iletrado era más frecuente en las
parroquias (lengua alemana, grabados). El uso de la letra romana por parte de Amerbach y
Bergmann pone de relieve su interés por llegar a compradores de fuera de Alemania. También
residieron en Basilea artistas como Durero y Holbein el Joven. Brant se encontraba, pues, en una
ciudad que era un centro humanístico de primer orden. Allí vivió unos 25 años, hasta que Basilea,
en 1501, se desligó del Imperio y se unió a la Confederación Suiza.
Quizá por razones económicas, Brant estudió Derecho. Su madre prefería la Teología.
Curiosamente, Brant nunca confió demasiado en el Derecho: lo veía demasiado ligado con el
engaño y con el capricho. Pero ante la Teología se veía como un constante pecador. Con todo, el
Derecho canónico estaba bastante próximo de la Teología. Su principal profesor en Derecho fue
Pedro de Andlau. En 1484 obtuvo la licencia para enseñar ambos Derechos (canónico y civil).
Durante varios años siguió, no obstante, enseñando Poética en la Facultad de Humanidades. En
1485 se casó con Isabel Burg, con la que tuvo siete hijos. En 1489 alcanzó el grado académico
más alto, el de «doctor en los dos Derechos», y ya disfrutó de una vida económicamente
desahogada. En 1492 fue decano de la Facultad de Derecho.
En sus clases citaba a menudo a los clásicos. La persona que más le influyó fue Heynlin, el
gran maestro del realismo y primer decano del sector realista. Heynlin era un humanista de la
primera generación, tan lejos de los rizos escolásticos como de los clásicos por los clásicos. Tuvo
un gran éxito como profesor y como predicador. Brant aprendió eso de él y mucho más: el amor a
la Virgen María, el interés por Virgilio, la subordinación del Humanismo a la moral cristiana, la
enemiga a la especulación filosófica, el sentimiento de vivir en un mundo en progresiva
corrupción o el interés por la imprenta. Todo esto se refleja en La nave de los necios. La
limitación principal de Heynlin —y de los primeros humanistas alemanes, incluido Brant, y con
la excepción de Reuchlin— es que no contemplaban a los clásicos en sí mismos, en la belleza,
ideas y sentimientos propios de las obras, sino desde el prisma concreto del moralizador
cristiano. Frente a Locher, representante de la siguiente generación, se alzaron Geiler,
Wimpfeling y el propio Brant. Al grupo de Heynlin, en Basilea, pertenecían Geiler, Schott y
Brant, siendo este último el discípulo preferido y más consecuente. Fuera de Basilea estaban,
sobre todo, Wimpfeling y Tritheim. Dado el absolutismo de la política de la Iglesia, los realistas,
que eran sostenes de ésta, trataban de evitar la discusión sobre esos asuntos y se centraban en la
moral del individuo. Brant mismo se convirtió en severo juez de todo tipo de pecados, locuras y
necedades de la sociedad de su tiempo, y algo parecido hicieron los demás realistas, según el
interés personal de cada cual. Frente a las tendencias reformistas, siempre se sintieron
subordinados a la autoridad de la Iglesia. La actitud didáctica se advierte en todo el grupo, y en
ella destacan Wimpfeling, con su tratado educativo titulado Adolescencia, y Brant, con su Nave
de los necios, sus clases en la universidad y su labor en las imprentas. El propio Wimpfeling
recomendaba esta última obra para su uso en las escuelas, y Geiler la tomó como base de sus
sermones. Brant enseñaba en la Facultad Humanística y en la de Derecho. Era un excelente
profesor, que animaba y sugería muchas cosas a sus alumnos y estaba en el trato muy próximo a
ellos. Lo sabemos, sobre todo, por su discípulo Locher, quien habla de ello en la carta que publicó
como prólogo a su Stultifera navis (traducción al latín de La nave de los necios). En la polémica
educativa entre los escolásticos y los humanistas se puso sin reservas del lado de estos últimos.
Brant transmitía su entusiasmo por el Humanismo y por los clásicos. Su influjo debió de ser,
además, mayor por el hecho de haber pocos profesores numerarios, y ser la mayoría clérigos que
trabajaban voluntariamente o jóvenes que, como probablemente el propio Brant en un principio,
daban clase como tutores en las corporaciones de estudiantes.
Pero Brant no enseñaba sólo Poética y los clásicos, sino que dedicaba también gran esfuerzo a
la enseñanza del Derecho. Tanto en Basilea como después en Estrasburgo sintió una especial
inclinación por las fuentes del Derecho, quizá porque encontraba ahí un entronque con esa atención a los textos antiguos propia del Humanismo. El libro más conocido de Brant durante ese
período es el manual de Derecho romano, en latín, titulado Exposiciones o explicaciones de todas
Sebastián Brant
La nave de los necios
13
las partes del Derecho, tanto civil como canónico (Basilea, Furter, 1490). Con sucesivas adaptaciones, fue publicado durante muchos años. En España también he encontrado bastantes
ejemplares, empezando por la Biblioteca Nacional y siguiendo por otras bibliotecas civiles y
eclesiásticas. Varios de los que he visto llevan anotaciones marginales que avalan la idea de la
amplia difusión del libro, también en el tiempo. La fuente próxima es la obra titulada Aparato de
las Instituciones (Basilea, 1478), que Brant enmendó, completó y comentó de su propia mano. En
1493 editó una obra sobre Derecho canónico: el Decreto de Graciano, trabajado con suma
dedicación v concordado cuidadosamente con los libros de la Biblia. Asimismo editó una tercera
obra, también en latín, de carácter más práctico: Del modo de estudiar en los dos Derechos, de
Juan Bautista de Gasalupis.
Entre los asuntos que atraían a Brant destacaba también, como sabemos, la imprenta. Desde
finales de la década de 1470 hasta su partida de Basilea (y aun después) estuvo estrechamente
ligado al mundo de la imprenta. Actuaba principalmente como consejero para varios impresores.
El saber de la época había alcanzado tal volumen, que ni los impresores más cultivados eran
capaces de elegir por sí mismos las obras, fijar los textos definitivos, editarlos y acompañarlos de
prólogos, dedicatorias y exhortaciones para su compra. Brant debió de empezar a hacer este tipo
de trabajos hacia 1477, al terminar su bachillerato. En esta actividad influyó, sin duda, su amistad
con Heynlin, con Bergmann y con Amerbach. El volumen de las obras que ayudó a editar no se
puede determinar con precisión, entre otras cosas porque gran parte de ese trabajo se hacía de
forma anónima, sobre todo cuando quien lo realizaba no tenía un gran nombre, como sucedía al
principio a Brant. Pero se calcula que trabajó en más de un tercio de las obras publicadas en
Basilea durante el tiempo en que residió allí. Su primera edición (La ciudad de Dios, en latín) se
remonta a 1489. Trabajó, sobre todo, para Bergmann, pero también para Amerbach, Furter, Petri,
Froben y otros. Relativamente pronto dejó aquí o allá su firma cuando el asunto del libro le
interesaba y su contribución era relevante. Es importante destacar el hecho de que Brant trabajaba
básicamente sólo en obras de su interés, razón por la cual este aspecto de su actividad nos ayuda a
entender mejor a Brant y su obra. En 1494 apareció la obra (en latín) de Tritheim De los
escritores eclesiásticos, una especie de enciclopedia que incluye al propio Brant y en la que éste
inserta una nota sobre Reuchlin y un dístico de 18 líneas. Como curiosidad, indiquemos que entre
las muchas obras en que colaboró por aquellos años encontramos, en el mismo 1494, la edición
de una Historia Baetica, de Veradus, en la imprenta de Bergmann.
Desde mediados de 1480, Brant se va interesando cada vez más por el alemán, como único
vehículo para llegar al pueblo, desconocedor del latín. Las dificultades eran muy grandes, no sólo
porque el pueblo era en gran medida iletrado y tenía escaso acceso al libro, sino porque el alemán
estaba aún lejos de ser uniforme y porque faltaban gramáticas y modelos de obras en la lengua
vernácula en la línea requerida. Ya era una gran dificultad el propio hecho de que Brant tuviera
que adiestrarse en escribir alemán (en concreto, el del dialecto de Alsacia), pues lo común era escribir en latín. Una forma de edición que cultivó Brant en su primera época fue la de las hojas
sueltas, primero en latín y después en alemán. Solían incluir ilustraciones y trataban de sucesos
extraordinarios. Constituyen un antecedente del periodismo moderno y, por otro lado, de La nave
de los necios. Dos ejemplos son Del meteoro caído [...] junto a Ensisheim, publicado en alemán
en 1492, y De la honorable batalla de los alemanes en Salins, también en alemán (1493). Estas
obras, y otras más extensas, sobre todo las traducciones, permiten ver los progresos de Brant en el
dominio del alemán. Entre las obras relativamente extensas destacan: Ave praeclara (Yo te
saludo, preclara), himno dedicado a la Virgen, y cuya traducción brantiana no se conserva; un
Catón, un Faceto (de Poggio), un Moreto y la Tesmofagia (recogidos en Zarncke, 1854, pp. 131 y
ss.). Los cuatro último tienen una intención moralizante. La traducción, al principio pedestre, se
va liberando del original y haciéndose más creativa. El uso del latín y del alemán supone en
Brant, a fin de cuentas, dos finalidades distintas: llegar a un tipo de personas muy cultivadas o al
pueblo en general (y a los párrocos y sus feligreses, en particular). El estilo literario y lingüístico
cambian también en consecuencia. Los escritos en alemán, incluidas las hojas volanderas, son
Sebastián Brant
La nave de los necios
14
como peldaños que de algún modo nos llevan a La nave de los necios (aunque el Faceto y el
Moreto se publicaron en 1496, fueron escritos años antes). La lengua y el estilo son cada vez más
maleables, la métrica y la rima son similares, como lo es la conjunción de texto y grabado, la
intención es moralizante, el destinatario es, más bien, el gran público.
Brant y su literatura se hallan muy ligados a Maximiliano I. El escritor encontraba en él al
héroe que necesitaba su tiempo, agotados ya los modelos literarios de la épica cortesana.
Maximiliano, esperaba Brant, traería la paz al Imperio y el fortalecimiento frente a sus vecinos y
contra los turcos. Con motivo de su coronación como rey de Roma (1486) le dedica dos poesías.
Incansable, trata de moverle a la acción, como cuando publica En honor (...) del rey de los
españoles Fernando, de Verardi (1494), con la carta de Colón en latín De las islas descubiertas
hace poco en el mar Indico, o El celo y fervor de los príncipes antiguos de los germanos, de
Bebenburg (1497); pero Maximiliano carecía del ímpetu necesario para resolver los problemas
que tanto preocupaban a Brant. Éste, aunque quizá defraudado en su interior, nunca perdió la
esperanza en el Imperio y en el emperador. Su nacionalismo parece tener bastante que ver con su
formación. De hecho, tuvo profesores y amigos de similares ideas y nunca vivió fuera de
Alemania. Maximiliano también parece que conoció bien a Brant y sintió una notable admiración
por él.
En otro sentido, por aquellos años publica hojas sueltas sobre acontecimientos extraordinarios,
entre las que destacan las siguientes: Del maravilloso nacimiento del niño en Worms (1495), La
extraordinaria cerda de Landser, en el Sundgau (1496) y Del ganso doble y la cerda de
Guggenheim, en Alsacia (1496), las tres en alemán; y en latín, De la inundación del Tíber (1495),
Del insigne ciervo donado a su Regia Majestad (1495) y la Explicación del auspicio de los
halcones (1495). También edita el Cuadragesimal (1495) y un comentario de Petrarca (1496).
Aparte del lejano modelo del emperador, Brant tuvo otros más inmediatos. Ya los hemos
citado, pero es preciso añadir aquí algunas cosas más por su extraordinaria influencia sobre
nuestro autor.
Pedro de Andlau era una persona de gran influencia en Basilea, cuya universidad había
ayudado a fundar y de la cual había sido rector. En Brant influyó mucho su idea del Sacro
Imperio Romano: habría sido querido por Dios que el poder espiritual del Papa estuviera por
encima del temporal del emperador.
Jacobo Hugonis había desarrollado similares ideas, además de la de la superioridad del pueblo
alemán sobre el de las otras naciones, lo que llevaba consigo responsabilidades morales y
políticas especiales.
Juan Heynlin de Stein, del que hemos hablado bastante, ponía el énfasis en los múltiples
pecados y vicios en una sociedad en descomposición, y en la necesidad de restablecer la virtud (y
el Imperio) por medio de reformas espirituales y temporales. Heynlin, como Brant, buscaba restablecer un orden que aparecía perturbado. La nave de los necios o el poema en latín De los que
perecen por el orden corrupto de vivir (1498) parecen las ideas de Heynlin o de Andlau en
ejercicio.
Juan Geiler de Kaisersberg es, a diferencia de los anteriores, a la vez maestro y discípulo
(quizá más esto último) de Brant. Los sermones publicados antes de La nave de los necios
influyen en ella. Tiene ideas similares a las de Heynlin sobre la Iglesia, el Imperio o el pecado.
Pero pone más énfasis en el uso de la lengua vernácula, frente a muchos humanistas; usa
proverbios; juega con las palabras, y, en general, se sirve de la Retórica como sólo lo
encontramos en La nave de los necios.
En suma, esta gran sátira que es La nave de los necios debe mucho a estos cuatro maestros de
la sátira en unos tiempos, por lo demás, en que la sátira era el género literario más frecuente y en
el que la Retórica (y, en particular, la alegoría y la aliteratio, la repetición), jugaba el papel más
importante, sin que, por otro lado, menospreciemos el factor individual, biográfico del autor, que
se nos apunta aquí y allí inclinado a una censura moralizante que muchos críticos estiman que cae
en la pedantería o roza con ella.
Sebastián Brant
La nave de los necios
15
En los últimos años en Basilea, después de conseguir su doctorado (1489), Brant se dedicaba a
las clases, a su cargo en la universidad, al ejercicio activo del Derecho, a la imprenta, al cuidado
de su familia (asunto sobre el que no sabemos casi nada) y al estudio, en especial en la biblioteca
de los cartujos. Realizó también algunas tareas para el obispo de Basilea y en 1494, fecha de la
editio princeps de La nave de los necios era ya tan conocido que recibía a personajes famosos que
se dirigían a Basilea sólo para conocerlo o intercambiar opiniones con él.
En 1493 publicó una de sus obras más ambiciosas (en latín), comparable artísticamente a La
nave de los necios, pero dirigida a un público humanista más culto y más amante de los
refinamientos en el fondo y en la forma. Su título es Del origen y conversión de los buenos reyes
y en alabanza de la ciudad de Jerusalén: con una exhortación a recuperarla. El capítulo 99 de La
nave de los necios («Del ocaso de la fe»), el más sentido del libro, es considerado como una
suerte de resumen de esa obra, pero en el plano que le es propio: el del gran público. En 1494,
como es sabido, publicó en la imprenta de Bergmann La nave de los necios.
En 1498, Brant publicó Varia Carmina (Poemas varios), una ampliación del libro que había
dedicado a la Virgen. La obra contiene también poesías profanas. Asimismo editó en aquellos
años finales del siglo XV obras importantes. Entre ellas, las Revelaciones de San Metodio (1498),
la Panormia de Ivo de Chartres (1499) y Del modo de estudiar de Gasalupis (1500). También
hizo una aportación a la edición en latín de Petrarca (1496).
En 1499, tras su derrota en Dorneck, Maximiliano tuvo que firmar en Basilea la paz con la
Confederación Suiza. A poco de ello, Basilea y varias pequeñas ciudades se pasan a ésta. La
desilusión de Brant fue muy grande. La nueva situación influyó probablemente en él para
trasladarse a Estrasburgo, aparte del recuerdo melancólico de esta ciudad, el puesto que se le
ofreció en ella y el cansancio de sus agotadoras actividades en Basilea.
En Estrasburgo había quedado vacante en 1500 el puesto de asesor jurídico municipal, un
puesto de alto rango. Geiler, que residía en la ciudad, ejerce sus buenos oficios en favor de Brant,
quien presenta su candidatura y es admitido. Se produce entonces el traslado de Brant, quien
presta juramento el 13 de enero de 1501. Unos tres años después, al quedar vacante el cargo de
cronista municipal (en realidad, una especie de secretario y asesor municipal, de muy alto rango),
se le nombra a él para ocuparlo. Terminan así sus relaciones con la universidad y con Basilea,
pero no con la investigación, la creación artística o la imprenta. Entre sus funciones figuraban
redactar los anales de la ciudad, asesorar a la Magistratura de ésta, editar los documentos
municipales, supervisar la correspondencia municipal y actuar como censor. Tenía que mantener
actualizados los decretos y ordenanzas judiciales, y, por ello, aprovecha para saciar su gran
curiosidad por la historia del Derecho, investigando incansable en los copiosos archivos de la
ciudad. En otro sentido, hizo una gran labor para atender las casas de beneficencia, hospitales y
hospicios.
Brant recibió muchas felicitaciones y alguna recompensa por su excelente labor. Su fama se
acrecentó, también por la importancia de Estrasburgo, una floreciente ciudad libre imperial,
burguesa, muy bien situada estratégicamente, entre Francia y Alemania.
Entre sus escritos de los primeros años destacan los informes (por ejemplo, uno al emperador
sobre cómo actuar en casos de suicidios, otro sobre las prebendas de la Iglesia y otro sobre la fuga
de los siervos). También destaca una carta con un poema en contra de los que niegan la inmaculada concepción de la Virgen.
Maximiliano le colmó de honores y le llamó a su lado, a Innsbruck, en 1502, como consejero.
Lo mismo hizo en 1508 y en 1513. También fue otorgando importantes privilegios a la ciudad.
Brant, por su parte, recibió asimismo atenciones de los grandes humanistas, como de Conrado
Peutinger, que en una carta le contó su viaje a la India, o de Willibald Pirckheimer, que en otra
carta le alabó sus obras. Aunque no se suele decir, Brant no sólo no dejó de publicar al abandonar
Basilea, sino que contribuyó de un modo u otro a la publicación de más de treinta obras. Entre
ellas destacan ediciones de Boecio (1501) y Rábano Mauro (1503), la Elección del obispo von
Hoenstein (1506-1507), la Discreción, de Freidank (1508); la Tabla de libertad (s.a.), el Espejo
Sebastián Brant
La nave de los necios
16
de los legos, de Ulrico Tengler (1509), y el Espejo caballeresco de los pleitos (1516), así como
un elogio a Maximiliano y más de setenta epigramas. Los impresores son ahora básicamente de
Estrasburgo, destacando entre ellos Wehinger y Grüninger. Muy importante es consignar que en
Estrasburgo Brant sigue interesándose por los clásicos, como se demuestra con su edición latina
de Esopo (1501) y de Virgilio (1502).
Sus relaciones con su antiguo discípulo Locher eran bastante frías, a pesar de que las ediciones
de Esopo y de Virgilio pueden entenderse como un tímido paso en la línea de los humanistas de la
nueva generación. Locher pertenecía a ella, y de un modo distinguido. Su edición de Horacio
(1498) había acrecentado la fama que ya tenía por su Stultifera navis. Locher sintió también
inclinación por la lírica e inició en Alemania el drama humanista, con su Historia del rey de
Francia (en latín, 1495). (Brant también escribió en latín una obra de teatro sobre Hércules, por
desgracia perdida.) La ciudad tuvo que presenciar varias disputas entre humanistas, en parte
debidas a las ideas y, en parte, a razones más personales. La labor censora de Brant —agudizada
por un decreto instado por Maximiliano, en el que se prohibían las publicaciones en contra del
Papa, el emperador, la ciudad, otras ciudades o las personas, sin la autorización del alcalde y de la
corporación municipal— le llevó necesariamente a situaciones complicadas (en particular con
Murner y, en los últimos años de su vida, con los seguidores de Lutero), pero supo casi siempre
evadirse de ellas, pues ya sabemos que no era amigo de las disputas.
Siguiendo el modelo de Viena y otras ciudades, Wimpfeling, hacia el cambio de siglo, había
fundado en Estrasburgo, con Brant y otros, una sociedad literaria. Su finalidad era buscar la
colaboración y la discusión entre los escritores, asentados en la ciudad o no. La sociedad recibía
también a los viajeros ilustres que pasaban por ella. Éste fue el caso de Erasmo, quien fue
recibido con grandes honores en 1514. Al partir escribió una carta a Wimpfeling en la que se
refería muy elogiosamente a Brant. Éste, por su parte, había escrito un epigrama con motivo de la
aparición del Elogio de la locura (1509).
Maximiliano murió en enero de 1519, y su muerte fue muy sentida por Brant y por la ciudad
de Estrasburgo. Brant confiaba en que su sucesor, Carlos I de España y V de Alemania, realizaría
la obra política que no había podido realizar su abuelo Maximiliano. En 1520 formó parte de una
delegación de la ciudad que pretendía visitar al emperador Carlos en Gante para informarle de los
privilegios de la ciudad y conseguir que se los garantizase y añadiese alguno más. En Gante,
Brant felicitó al emperador en latín. Éste se mostró muy abierto a la delegación. Durante este
viaje es probable que Brant visitara a Erasmo. Fue ahí también cuando Durero hizo el conocido
retrato de Brant.
Un año antes del viaje el escritor ya se había sentido enfermo, pero había mejorado. En los
últimos meses de su vida le vemos cada vez más pesimista y crítico, dos rasgos que habían sido
habituales en su carácter, y sin dejar de trabajar. En particular, le preocupaba la situación del Imperio y de la Iglesia, divididos en el interior y amenazados en el exterior. Teme que se llegue a la
destrucción del mundo entero. La última nota suya que se conserva se refiere a la publicación de
una obra en contra de Lutero, que Brant había prohibido y que ahora dice que hay que revisar. Su
muerte se produjo el 10 de mayo de 1521.
LA NAVE DE LOS NECIOS
Antecedentes
Klaus Manger (1983, p. 19), al tratar de los antecedentes de La nave de los necios, cita una
xilografía de 1493. Se trata de un grabado de la nave de Ulises en Circe, procedente de la Crónica
universal de Hartmann Schedel, publicada en latín y en alemán un año antes que la obra de Brant.
El grabado se halla incluido en El jinete azul, de Kandinsky y Marc, el programa del arte
Sebastián Brant
La nave de los necios
17
moderno de los años veinte. Los compañeros de Ulises, convertidos en animales, forman la
tripulación. La diferencia es que Brant, que también trata el tema de Ulises en el capítulo 108,
incluye entre los necios al propio Ulises, a sí mismo y prácticamente a todos los humanos. En
última instancia, se puede decir que la intención didáctica, la figura del necio y la del barco
cargado de necios parecen ser tan antiguos como la literatura misma, por lo que aquí sólo
subrayaremos algunos de los antecedentes más directos.
Tomando como referencia la literatura didáctica y la poesía gnómica de la edad media tardía,
es válida, en general, la tesis de Kunze (1975, p. 383) de que ninguno de los elementos
fundamentales de La nave de los necios es nuevo: ni la figura del necio, ni el carro o la nave
cargados de ellos, ni la sátira social, ni el verso dividido en cuatro partes. Esto no quiere decir, sin
embargo, en modo alguno que el conjunto de la obra no sea esencialmente distinta de sus
antecedentes.
Entre las obras de esa literatura didáctica y poesía gnómica medievales destacan,
respectivamente el Huésped románico, de Thomasin de Zirclaria, y Discreción, de Freidank. Ahí
se ve el sistema de virtudes y vicios que estaba en vigor desde San Gregorio Magno, papa del 590
al 604.
Es un sistema que mira al más allá, pero que pone a la literatura como intermediaria, al igual
que sucede en los Proverbios de Salomón: «El temor de Dios es el principio de la sabiduría»
(1,7). Pero este tipo de literatura didáctica no carece de historia, sino que ha seguido una
evolución, tal como se evidencia en las obras concretas, aunque esté aún en buena medida por
sistematizar e investigar en todos sus detalles. El propio género de literatura didáctica es
sumamente impreciso, pues no sólo falta hacer las necesarias diferenciaciones, sino buscar un
criterio definitorio y clasificatorio de base, que no puede radicar sólo en la mera intención del
autor (habrá obras que resulten didácticas aunque no lo pretenda el autor, y viceversa). Las
intenciones concretas de un autor medieval —del que a veces no conocemos ni el nombre— son,
además, muy difíciles de precisar, y lo mismo sucede, aunque en menor medida, en el caso de
Brant y otros humanistas. Aristóteles excluía la poesía didáctica de la literatura, pero en Horacio
las clasificaciones de la literatura no afectan a ésta. Para San Agustín, como para Cicerón, la
literatura tiene que educar, divertir y conmover. Se trata de conseguir el hombre bueno experto en
decir (Quintiliano), de la Retórica antigua y de la renacentista. Este hombre bueno es el mismo
del seudo-Virgilio que sirve de modelo directo al último capítulo de La nave de los necios. En
cualquier caso, la Poética no nos resuelve el problema de precisar el género de la literatura
didáctica. Manger (1983, pp. 26 y ss.) acude, con Curtius, a otra distinción: a la clasificación
clásica y medieval según el hablante. Se obtienen así tres géneros fundamentales: activo, común y
explicativo. Este último sería el género que aquí nos interesa, y se divide en literatura sentenciosa
y didáctica. Se caracteriza porque el hablante (a diferencia de la lírica o el drama) actúa sin
interrupción (y no mediante otros personajes). Homero o el Lucrecio de La naturaleza de las
cosas estarían así cerca de Salomón o el salterio. También se recomienda en esta poética
combinar los pensamientos propios con las autoridades, algo que es común a obras tan diversas,
todas bien conocidas de Brant, como Discreción, de Freidank (poesía gnómica); Anillo, de
Wittenwiler (estilo chistoso, narrativo); el Huésped románico, de Thomasin, o el Corredor, de
Hugo de Trimberg (las dos últimas, de estilo enciclopédico). Manger se inclina a pensar que el
género de la sátira, por su parte, tal como lo cultivan los primeros humanistas del alto Rin, no
entronca con la Edad Media, sino con la sátira de los escritores romanos. La sátira es literatura
didáctica desde un punto de vista negativo. Pero aquí vuelve a caber una amplísima gama de
obras, desde el Schildbürgerbuch (Libro de los papanatas) medieval al Simplicio Simplicísimo
(1669), de Grimmelshausen. Algunas denominaciones, como épica en verso didáctico-satírica
(Rupprich, 1970), aplicada a Brant y a Murner, no añaden mucha luz al problema del género
literario de La nave de los necios y sus antecedentes. En la Filología Románica se habla, según
criterios de contenido, dentro de las tradiciones de la literatura didáctica, de literatura religiosa,
didáctica, interpretación alegórica y sátira. Y todo ello se da inextricablemente unido en La nave
Sebastián Brant
La nave de los necios
18
de los necios. Ya Tritheim, en el Libro de los escritores eclesiásticos, considera esa obra una
divina sátira. También Locher, en el prólogo a su versión de La nave de los necios, considera esta
obra una sátira y pone a su autor entre los seguidores de Dante y Petrarca. No la pone en
conexión, pues, con la literatura satírica medieval, quizá porque no se interesaba por estas
cuestiones de los géneros y subgéneros y porque no conocía bien o no estimaba especialmente esa
literatura medieval. Brant tiende algún puente con esta tradición, como lo evidencia su edición de
Discreción, de Freidank. No obstante, los contemporáneos, con Locher, le asocian con Homero,
Sócrates, Platón, Lucilio, Horacio, Persio, Juvenal o Dante, todos ellos considerados escritores
satíricos. Habría hecho lo que este último: seguir la línea de los otros citados, pero en la lengua
vernácula. No le asocian con la tradición medieval alemana. Esto es muy importante, pues
Locher, Wimpfeling, Vadian, Hutten y otros contemporáneos son los únicos ecos que nos quedan
de la recepción de la obra de Brant en su tiempo, algo de suma importancia para la interpretación.
Sin embargo, La nave de los necios está directamente ligada también con esta última tradición
medieval. Es indudable que supone como una especie de culminación y de superación de esa
literatura. Con ella tiene en común la tendencia a la concreción de los vicios, la crítica de costumbres, el lamento ante la vaciedad del mundo o el componente didáctico y satírico. Pero la
época es distinta -el Renacimiento, el Humanismo, la imprenta y todo lo que sabemos- y ello
explica las diferencias esenciales: La nave de los necios es ya enteramente una obra para ser leída,
realizada sobre la base de la Retórica renacentista, etc.
Pasemos ahora a concretar un poco más los antecedentes más significativos de La nave de los
necios.
La figura del necio aparece en el Antiguo Testamento, en la literatura grecolatina y en la
literatura alemana medieval. En esta última, aparte de obras de los siglos XII y XIII en que
aparecen como necios muchos personajes que se oponen a la visión bíblica del sabio, cabe
destacar obras como El huésped románico, de Thomasin de Zirclaria; el Corredor, de Hugo de
Trimberg; el Libro de las reprensiones (ejemplo eminente de la crítica de estamentos);
Discreción, de Freidank, y la literatura referida al diablo. Más cerca tenemos Flores de la virtud,
de Juan Vintler, escrita en 1411 y publicada en Basilea en 1486, adaptación de la obra del italiano
Tomás Leoni. La obra contiene ilustraciones de necios. Entre los antecedentes no hay que
olvidar los cuentos, en particular el del País de Jauja, que aparece expresamente en La nave de
los necios.
También tiene antecedentes la idea de recoger en un barco o en una carreta a los necios (o a los
pecadores, a los locos o a los personajes del carnaval). Uno de los antecedentes más inmediatos es
un discurso burlesco pronunciado por Jodoco Gallo, en Heidelberg, a finales de la década de
1480, sobre un escenario que representaba una nave. Wimpfeling, que presidía la reunión, publicó
el discurso en 1489, en Estrasburgo, con el título de Monopolio y compañía de la nave de la luz.
El discurso apareció acompañado de xilografías con un barco lleno de pasajeros. Brant, amigo de
Wimpfeling, seguramente lo conoció. También se dice que es un antecedente un sermón sobre un
barco espiritual de locos, en el que se describen veintiún necios, en una nave de los necios,
mientras que Cristo, andando sobre las aguas, les dice que se pasen a la nave de Santa Úrsula, una
nave de penitencia que sigue al Señor. Existe especial similitud con el capítulo 103 de la obra de
Brant, en el que la nave de los necios se contrapone a la de San Pedro (cf. Zeydel, 1967, pp. 76 y
ss.).
La idea de las danzas de los necios, expresamente citadas en los capítulos 1, 61, 62 y 85, así
como las que aparecen en los grabados, tienen probablemente mucho que ver con las danzas de la
muerte y sus ilustraciones, que Brant bien pudo conocer, pues aparecieron publicadas en varios
lugares de Alemania y de otros países.
La lengua
La lengua proporciona una unidad a La nave de los necios. Se trata de una lengua muy
Sebastián Brant
La nave de los necios
19
adecuada para la sentencia y el proverbio y para las ideas que el autor quiere transmitir. También
se acomoda muy bien a las necesidades de la rima y el metro. Es también la lengua auténtica de
Brant, no una lengua maltratada por los compositores de la imprenta, cosa que era muy frecuente.
La mejor prueba de ello es la protesta de la edición de 1499, en contra de la falsificación de su
texto y en contra de ediciones piratas.
La lengua es la del alto Rin, ciertamente muy difícil para el lector moderno. Zarncke (1854,
pp. 267-286) la explica, acertadamente, sobre la base del alto alemán medio, al que se parece
mucho. Quizá sea, no obstante, excesiva su tesis de que se trata de una degradación del alemán
medio. Las vocales son a menudo distintas de las del alemán medieval, cosa que ocurre menos
con las consonantes. Con frecuencia no sabemos si Brant habla literalmente o mediante dichos o
proverbios, cuyo sentido a veces es desconocido. Se trata, en suma, de una lengua conservadora,
frente a las tendencias innovadoras del Este y del centro de Alemania, quizá por ser una región
relativamente cerrada en sí misma y con importante tradición cultural propia. Por otro lado, aún
no se habían producido las tendencias unificadoras de Lutero, que darían lugar al alemán
moderno. Aunque visto desde hoy parezca un sarcasmo, Brant buscaba una lengua sencilla, para
llegar al pequeño gran público de su tiempo. Zarncke (pp. 276-279) considera impuras un tercio
de las rimas, pero su concepción de la pureza no tiene por qué coincidir con la de Brant. Como en
la Edad Media, la lengua de Brant tiene aún algo de oral, como se advierte en la confusión
ortográfica. Hay que imaginarse el texto leído en voz alta, con lo que pierde importancia esa
confusión y la gana el uso de la vírgula (/). En efecto, Brant no usa signos de puntuación, sino
sólo la vírgula y, muy raramente, paréntesis. La vírgula está pensada como ayuda para la lectura
en voz alta.
Estructura, producción y estilo de la obra
La cuestión de si La nave de los necios es una serie de cuadros aislados o, por el contrario,
tiene una unidad de fondo, ha ocupado intensamente a la crítica desde que la obra fue reeditada.
Un resumen de la cuestión puede verse en Mischler (1981, pp. 1-36).
Las tesis que cuentan con más partidarios son la de Gaier (1966) y la de Mischler (1981),
ambas enfrentadas entre sí por el planteamiento y la metodología, pero similares en los resultados
(presunto descubrimiento de una estructura de la obra). Las dos monografías pecan también de
excesiva elaboración: las consecuencias derivan demasiado de los presupuestos de partida (y, a
veces, de los prejuicios).
Mischler (1981, pp. 33 y ss.) parte de los siguientes pasos hipotéticos:
1.° (Wieland): la investigación confirma indirectamente la sospecha de que a La nave de los
necios le falta una concepción globalizadora (si existiera, ya se habría encontrado);
2.° (Gervinus): no es improbable que la sucesión de los capítulos siga, a grandes rasgos, la
cronología de la producción;
3.° (Zarncke): la obra parece tener dos partes bien distintas;
4.° (Steinmeyer): la obra parece haberse completado;
5.° si la obra se ha completado, las dos partes a que se refería Wieland afectan sólo a la versión
original.
El fin de su investigación es verificar «si la sucesión de capítulos de La nave de los necios
debe su nacimiento al azar o si hay detrás un plan» (Mischler, 1981, p. 37). Tras un complejo
estudio formal, apoyado en el análisis electrónico de datos, llega a la conclusión de que ese plan
existe. Sin entrar aquí en detalles, digamos que Mischler considera que la redacción final de la
obra de Brant es la cuarta concepción de la obra. Tres veces antes el autor había querido
terminarla, pero se decidió a continuarla.
Ulrich Gaier, por su parte, cree ver en La nave de los necios una planificación consciente y una
Sebastián Brant
La nave de los necios
20
ejecución puntillosa desde la Retórica. Sobre ello volveremos más adelante.
Frente a la postura de Friedrich Zarncke, que veía la obra de Brant como una mera
compilación, producto de la aplicación del autor, sin que existiera un cierre orgánico, Gaede
(1971), por ejemplo, estima que la forma de la secuencia aditiva se corresponde con el contenido
de la obra: «El hecho de que el mundo sea dominado por intereses particulares y se haya perdido
el sentido del todo, justifica el principio de la adición de necios» (p. 91). La tesis brantiana de que
todos somos necios fundamenta su pretensión de pintar todo el mundo, de ser realista. Brant
transmite el mundo como mundo de vicios, como catálogo de ejemplos negativos. Sólo el mundo
del revés puede ser espejo del mundo, y en esto Brant es un gran realista, comparable a Homero o
a Dante, como decían sus contemporáneos.
Hay varios elementos, como la lengua, que, desde otro punto de vista, proporcionan a La nave
de los necios una determinada unidad. Veamos alguno de ellos.
El verso de Brant ha de considerarse muy cuidado, debido a la protesta de la edición de 1499 a
la que hemos hecho referencia a propósito de la lengua. El autor se queja contra el interpolador de
Estrasburgo. Para aceptar la tesis de Zarncke de que un tercio de las rimas son impuras, habría
que saber cómo se leían los versos. Probablemente predominaba la acentuación natural. Tampoco
sabemos muy bien cómo se medían, aunque es claro que la base son los versos alternantes
octosílabos de cuatro sílabas tónicas, tal como se entienden estos conceptos en la métrica
alemana, que tienen difícil equiparación en la española. Brant usa normalmente pareados, aunque
a veces aparecen también conjuntos de tres versos. Entre los pareados hay asimismo algunas
excepciones (casos en que falta un miembro del par). Zarncke pasa revista a todos los casos
particulares (enclíticos, acentuaciones anormales de nombres propios, etc.), pero, dado que los
contemporáneos consideran a Brant muy cuidadoso con los versos, habría que relativizar esas
inconsecuencias.
Otro elemento formal que contribuye a la unidad es el de la estructura de los capítulos. Visto
desde la Emblemática, cada capítulo constituye un emblema, que, como cualquier otro, consta de
una inscriptio (título), una pictura (dibujo) y una subscriptio (texto). En la edición original, dos
tercios del libro tienen capítulos que ocupan cada uno dos páginas dobles. Los capítulos más
largos que éstos ocupan una página doble adicional. Zarncke creía ver una cesura entre los
capítulos 61 y 62, que dividiría a la obra en dos partes. Pero hay capítulos antes del 61 que tienen
más extensión que el mínimo. Frente a Tiemann, que sugiere un ritmo entre los capítulos cortos y
los largos, y frente al modelo de los cinco pasos de Mischler, Manger (1983, p. 46) se pregunta si
la longitud de los capítulos no estará determinada cada vez más por el tema. Dado que los últimos
capítulos son los más extensos, no se sostiene la idea de que Brant trabajó condicionado por el
tiempo. Es posible que Brant se fuera yendo de su idea original hacia otras que le interesaban
profundamente (como la defensa del Imperio y de la Fe). Incluso elementos, en apariencia
inesenciales, como la fórmula -tantas veces repetida- un necio es quien..., contribuyen a dar
trabazón a la obra. Se consigue así ver el mundo como una totalidad, de la que se van extrayendo
y alineando las necedades particulares, que van formando como una especie de procesión.
La figura del necio es otro elemento fundamental de cohesión de la obra. Gaier (1967, p. 226)
lo considera el único elemento verdaderamente creador de unidad. El motivo no se pierde cuando
en los capítulos 22 y 112 Brant habla de sabios. Eso sí, la tipología de necios es inagotable, como
se demuestra con los añadidos del propio autor. Por otro lado, el necio brantiano está en la
tradición de los libros de la sabiduría. Con la palabra narr no quiere designar Brant al bufón, al
payaso o al débil mental, sino al necio y, por extensión, al pecador (cf. el prólogo de la obra) y,
mucho más raramente, al que comete locuras. Es cierto que también cuentan entre los
antecedentes los necios del carnaval y los locos, pero no han dejado huellas de tanta importancia
en La nave de los necios. Para hacer el catálogo de los necios que aparecen en la obra, no basta
con ver los títulos de los capítulos, pues en un solo capítulo suelen aparecer varios tipos de
necios, algunos de los cuales se repiten en otros capítulos. El número de los necios es infinito,
dice Brant como lema, siguiendo el Eclesiastés (1,15) (cf. prólogo y capítulo 108). Lo mismo
Sebastián Brant
La nave de los necios
21
asevera Geiler, quien, como es natural en quien predica, subraya la idea brantiana del necio como
pecador.
Zeydel (1967, p. 83), clasifica las necedades que aparecen en la obra de Brant en seis grupos:
1) ofensas viciosas o criminales; 2) insolencia; 3) desenfreno; 4) pereza; 5) presuntuosidad, y 6)
locuras y pecadillos menores. Bajo 1) caen, v. gr., el adulterio (capítulo 33) o la blasfemia (capítulos 86 y 87); bajo 2), la insolencia respecto a Dios (capítulo 14); bajo 3), la glotonería (capítulo
16); a la pereza se le dedica un capítulo entero, el 97; entre los presuntuosos figura el crítico que
no se critica a sí mismo (capítulo 21); y entre las necedades menores entra, v. gr., la de coleccionar libros, como mero exponente del status social (capítulo 1), aunque quizá Brant veía este
pecado como mucho más grave que Zeydel, dada su intención didáctica (quien tiene muchos
libros debería enseñar mucho). Manger (1983, p. 50) destaca los siguientes necios: avariciosos,
necios de la moda, maleducados, imprudentes, esclavos de la gula, juerguistas, necios en el
matrimonio, caprichosos, soberbios, abogados sofisticadores, y blasfemos. El necio, según
Manger (p. IX), es el verdadero inmortal. Su travesía en la nave sería el camino hacia sí mismo.
Pero esto, me parece, tiene demasiado de metafísico. Visto históricamente, es, más bien, la
travesía del mundo seguro, bien conocido, que se pierde (el mundo medieval) al mundo inseguro,
entre nieblas, que se apunta en el horizonte (el mundo moderno). En Brant, como en la literatura
medieval y en la humanista, se dan fundidos en un todo, y sin deseos de diferenciación, lo que en
la antigüedad se distinguía bajo las denominaciones de stultus, fatuus, insipiens y demens. Otro
asunto que ha estado sujeto a discusión es si Brant se considera a sí mismo verdaderamente
incluido entre los necios o si sólo se incluye retóricamente. A mi entender, Brant se incluye,
ciertamente, entre los necios, pero entre los necios que tienen salvación. El yo del capítulo 1 es el
yo del autor, de Sebastián Brant. No es un yo cualquiera, sino que, para bien o para mal, va
delante en la nave, es el capitán y timonel del barco, que busca hallar un puerto seguro y un buen
rumbo hacia él. Si hace penitencia, el necio de los libros se convierte en el buen profesor que
enseña a sus contemporáneos y a cualquier lector venidero. Desde la nave nos dice que no
subamos a ella.
Aunque menos que el necio, también es un elemento de cohesión la nave de los necios, que da
título a la obra y fama a su autor. Desde Zarncke se discute si la imagen del barco es algo añadido
a la obra, como el propio Zarncke creía, o algo más esencial a ella. En las ilustraciones sólo
aparece en el título y en los capítulos 48, 103, 108 (repetición del reverso de la portada) y 109.
Tampoco se habla mucho en el libro de la nave de los necios, aparte de que esta imagen, en
principio, parece intercambiable con la de la carreta de los necios, tal como se ve en la portada
doble de la primera edición. La importancia de la nave, sin embargo, se desprende ya del hecho
de que el reverso de la portada es ocupado enteramente por una xilografía de la nave de los
necios, además con una importantísima inscripción del salmo 106, que sirve de pórtico a toda la
obra y le da un sentido preciso (en última instancia, la división entre sabios y necios, y la posible
salvación de estos últimos). El viaje de la nave de los necios, aunque no aparezca mucho, está ahí
como una referencia que nunca se olvida del todo, y que, como hemos dicho, reaparece en los
capítulos 108 y 109, con lo que se nos refuerza al final del libro la imagen del principio.
También se ha considerado que el baile contribuye a estructurar La nave de los necios.
Aparece principalmente en los capítulos 61 y 62. Pero también figura en el lugar de mayor
preeminencia: en las primeras palabras del libro (el autor como primer necio del baile). Zarncke,
sin duda, exagera al interpretar unas frases referidas al baile como criterio para distinguir dos
partes en la concepción original de la obra, con frontera entre esos dos capítulos (la primera parte
sería como un baile, que se habría completado con la segunda), aunque no por ello esas
referencias carecen de interés. Es probable que Brant tuviera presentes los bailes del carnaval y
las danzas de la muerte. Un argumento en favor de lo primero es la fecha de la obra que aparece
en el final («en carnaval»), así como una referencia en el prólogo, y el capítulo 110 b, dedicado a
los necios del carnaval. En cuanto a las danzas de la muerte, hay una referencia en el capítulo 85
Sebastián Brant
La nave de los necios
22
y, sobre todo, muchos elementos comunes, aunque también diferencias notables, como la de que
Brant no sigue el orden estamental.
Menos importancia tiene la imagen del espejo, que aparece sólo en el prólogo y en alguna
ilustración, a diferencia de otras obras del mismo género, como el Espejo de los necios, de
Nigello Wikerer, una obra, en latín, del siglo XII, o la propia obra de Geiler, Navecilla o espejo
de los necios.
Hemos dicho que el emblema (título, dibujo, texto) es un elemento estructurante de primer
orden. La crítica discute, sin embargo, en qué medida pertenece la obra a la era de la
emblemática, en la medida que el Libro de los emblemas, de Andrés Alciato, que se considera
como el fundador de la Emblemática, fue publicado en 1531, diez años después de la muerte de
Brant. Éste, en cualquier caso, está en la línea de la literatura pintura-poesía del Arte poética de
Horacio. Cada capítulo de La nave de los necios constituye una suerte de literatura ilustrada o
pictórica, tal como se entendía en el siglo XV o en el XVI. Se plantea la cuestión de si la obra de
Brant es una traducción de una obra pictórica a palabras (tesis de H. Rosenfeld), o viceversa. La
segunda parte de la alternativa es la más aceptada, entre otras cosas porque no hay ningún apoyo
para sostener que existieran los grabados antes de la redacción del texto, y bastantes indicios en
contra (grabados repetidos o que faltan, etc.). Una hoja suelta con un grabado de necio (cf.
Zarncke, 1868, pp. 49-54) parece el eslabón perdido que nos permite concluir que el libro se
realizó con la idea de reunir hojas similares formando un conjunto. La unidad estructural se logra
en la obra también tipográficamente, visualmente. Abriendo el libro, podemos ver en cada
capítulo el título de la necedad, la ilustración y la explicación y comentarios. En el verdadero
emblema, no obstante, la cosa (pintura) significa, y no sólo es significada, y, en este sentido, los
«emblemas» de Brant son, más bien, un paso previo a los de Locher o a los de la edición, de París
(tras 1498), de Jodoco Badio Ascensio.
Uno de los méritos principales de Gaier (1966), con independencia de que su tesis resulte
debilitada por querer demostrarla hasta en los más nimios e inescrutables detalles, es el de haber
propuesto una perspectiva nueva -la de la Retórica- para encontrar la estructura de la obra.
Mischler (1981, p. 31) considera, no obstante, que «las tesis de Gaier son falsas» y se niega a
refutarlas, pensando que las suyas propias las llevarán a «desaparecer rápidamente». Tomando
como criterio la Retórica, con Gaier, nos podemos replantear esa valoración, habitualmente más
bien negativa, que ha tenido La nave de los necios, al menos desde que Zarncke (1854) la
considerase como una mera suma de necedades y pecados, de discreta calidad literaria (como la
literatura de la época en su conjunto) y de interés, sobre todo, por sus citas, su sentenciosidad, su
moralismo, su métrica, sus grabados y su condición de documento histórico de su tiempo. Desde
Gaier se puede comprender, sin embargo, el entusiasmo de los contemporáneos de Brant, que
habrían comprendido el quid de la obra, a saber: el estar escrita como un todo articulado, en
función de la Retórica, lo cual seria una novedad en la literatura alemana. La consecuencia sería
una armonía de los contenidos y de las formas expresivas. Brant, como el rétor, busca y consigue
la persuasión. Brant trata de convencernos de que, como microcosmos activo, somos libres de
reflejar el macrocosmos de la sabiduría o de perdernos en la travesía de la necedad, y que esta
subversión del mundo es la predominante en su época.
Brant conocía bien la Retórica clásica, como es esperable en un profesor humanista de Poética
y como se evidencia en cada capítulo de La nave de los necios. En concreto, se ha demostrado
que utiliza los procedimientos descritos en la Rhetorica ad Herennium (hacia el 85 a. de C.).
Entre éstos destaca la expolitio (amplificación) y la ratiocinatio (razonamiento). Menos
importancia se ha concedido a una figura retórica que me parece esencial, la alegoría. La alegoría
es una especie de concreción, perceptible por los sentidos, de lo abstracto o lo muy complejo. Representamos, v. gr., a la Justicia en forma de mujer con los ojos vendados y una balanza. La
alegoría es, en este sentido, la contrapartida del emblema, que parte de lo concreto y nos lleva
hacia lo abstracto. Incontables personajes de la obra de Brant son alegóricos (empezando por la
muerte o la virtud) y lo es la propia nave de los necios y su travesía, y todo ello tanto en los textos
Sebastián Brant
La nave de los necios
23
como en los grabados. La expolitio o amplificación consiste en que una idea determinada se trata
desde diferentes puntos de vista, mediante demostración e ilustración. La ratiocinatio o el
razonamiento suele producirse más con ejemplos y autoridades que con pruebas o silogismos.
Cada capítulo suele iniciarse con una especie de lema, que suele expresar un pensamiento
sentencioso y que liga el grabado con el texto que le sigue. Este pensamiento suele repetirse en el
título de este texto o en algunas de sus primeras líneas (o de las restantes).
Evidentemente, esas repeticiones lo son en sentido amplio (con variaciones y comentarios), y
así va sucediendo a lo largo del capítulo. A esta figura retórica le corresponde también el ver la
idea desde la idea contraria (el pecado desde la virtud, por ejemplo), a fin de persuadir mejor al
destinatario. Asimismo suele emplear Brant metáforas, alegorías, ejem plos, repeticiones y otras
figuras retóricas con el mismo fin. Gaier considera que casi el cuarenta por ciento de los capítulos
de la obra se sirven básicamente de la expolitio. En la obra, no obstante, expolitio y ratiocinatio se
dan frecuentemente unidas. Otra forma que utiliza Brant en la obra es la que en Retórica se llama
narratio (descripción). También aparece en ocasiones de forma aislada, pero normalmente está
ligada con esas otras dos figuras. Se describe un hecho (por ejemplo, una determinada afición), y
de la pura descripción el lector saca una consecuencia, moralmente negativa o positiva. Pasando
de los capítulos tomados aisladamente a unidades mayores, se puede ver otra articulación retórica
de la obra, basada en la comparación y en el contraste. Suponiendo la unidad última de la obra,
los capítulos están interrelacionados, en función de intereses teológicos, filosóficos y educativos.
Así, v. gr., en el capítulo 5 aparece un viejo necio que enseña a su hijo las travesuras que él ya no
puede hacer, y esto puede compararse con lo que sucede en el capítulo 6, en el que el padre deja
hacer a sus hijos lo que quieren. El capítulo 14 contrasta con el 18, en el sentido de la insolencia
contra la divinidad y el deseo de servir a la vez a Dios y el mundo. Por los temas se pueden hacer
agrupaciones de capítulos. Así, pongamos por caso, los capítulos 17-30 tratan, en el fondo, de la
promoción del individuo en detrimento de los demás. Con el capítulo 67 empezaría un nuevo
procedimiento retórico. Frente a los anteriores, eminentemente descriptivos, empezarían otros,
más bien, argumentativos y demostrativos (67-98). El capítulo 99, sobre el declinar de la Fe y la
débil situación del Imperio, tiene la forma retórica de la refutación. Los capítulos 100-102, acerca
de la adulación, la credulidad y la falsedad, pertenecen a la peroración. Los capítulos 100112
están íntimamente unidos mediante las ideas de la falsedad, la verdad y la sabiduría. Constituyen
el clímax de la obra y pertenecen al género retórico de la suasoria (discurso para persuadir). El
Anticristo quiere llevar la perdición al hombre, pero éste puede salvarse mediante la verdadera
sabiduría.
En otro sentido, hay que recordar que los géneros literarios también pertenecen a la Retórica,
y que, por tanto, hay que ver también a esta luz lo que hemos dicho de La nave de los necios
como sátira, y sobre sus antecedentes.
Para terminar este apartado, desearía insistir algo más en la producción de la obra, pues es
natural esperar que determinados fenómenos textuales reflejen fenómenos de la propia vía en que
se ha gestado la obra. (Aquí la principal referencia, aunque discutible, es Mischler, 1981.)
Sabemos muy poco de cómo Brant escribió su obra. Sólo hay dos breves alusiones en el prólogo.
Según ellas, la obra nació, en principio, trabajando por la noche, es decir, después de haber
cumplido con las obligaciones, como algo secundario. Nos podemos imaginar, por tanto, que no
se trataba de un trabajo regular, de igual extensión e intensidad todos los días. A veces, Brant
dejaría el libro durante días o semanas. También la rima le plantearía dificultades en una u otra
ocasión, sobre todo cuando hubiera dejado su trabajo durante más tiempo. El problema es ver
cómo se reflejan estas irregularidades en la obra acabada. Mischler trata de descubrirlo en su
libro. Supone, con razón, que Brant iría aprendiendo de dos maneras: de modo endógeno (el
propio trabajo en la obra le enseña) y de forma exógena (incitaciones de la propia vida laboral y
privada del autor). Según Mischler, es válida la siguiente regla (tomada como tendencia):
«Cuanto más larga es la interrupción del trabajo, tanto mayor es el cambio de estructura textual
que cabe esperar» (pp. 60 y ss.). En su análisis formal utiliza cuatro parámetros, dos suyos y dos
Sebastián Brant
La nave de los necios
24
de Gaier, en los que aquí no podemos entrar. Dicho muy en general, Brant partió de una idea
unitaria de la obra, como lo evidencia el título (La nave de los necios, y no, simplemente, Nave de
los necios). Si al escribir veía posibles mejoras, podía utilizarlas o reprimirlas, si la pérdida, al
reducirse la homogeneidad del conjunto, se consideraba mayor que el beneficio mediante las
mejoras. Esto se refleja en el ámbito estructural. Mischler amplía el modelo teniendo en cuenta
que Brant ha actuado, con toda probabilidad, en su obra no sólo como actor, sino como redactor
de la imprenta. Las modificaciones, en consecuencia, las habría realizado en dos fases. La primera fase de la producción llevaría a la redacción originaria, y la segunda a la redacción final.
Mischler (p. 356) nos proporciona, tras su detallado análisis formal, incluso una explicación del
invierno al que se alude en el prólogo. Se trataría del invierno de 1492-1493 cuando, quizá a la
vista de los preparativos del carnaval, tuvo la idea de la colección de necios. Hacia ese cambio de
año habría empezado a escribir. Hacia la primavera de 1493 habría concluido la redacción
originaria. En el tránsito de 1493 a 1494 se habría terminado la redacción definitiva. Hacia
principios de febrero de 1494 comenzaría la distribución de la obra.
LA RECEPCIÓN DE LA NAVE DE LOS NECIOS
La nave de los necios gozó de numerosas ediciones. Se editó en una veintena de ciudad, más o
menos reelaborada. Entre las ciudades con más ediciones destacan París (15) y Basilea y
Estrasburgo (14 en cada una). Este gran éxito dura hasta el siglo XVII. En España sólo tenemos
noticia de una edición, en latín, en Burgos, sin año (después de 1502), realizada por el impresor
Federico Biel, de Basilea, la cual sigue la versión latina de Badio (París, después de 1498). Las
ediciones originales de la obra fueron seis. Tres veces fue editada por Juan Bergmann von Olpe,
las dos últimas con los correspondientes añadidos (1494, 1495 y 1499). Después apareció en
Basilea (Lamparter, 1505 y 1509) y en Estrasburgo (Hupfuff, 1512). En la Protesta de la edición
de 1499 se declara en contra de las ediciones piratas, de las que habían aparecido ya nueve
alemanas. La más importante de éstas, con muchas interpolaciones, es La nueva nave del país de
los necios (Estrasburgo, anónima, imprenta de Grüninger, 1495), que se editó pronto cinco veces
y sirvió de modelo a muchas otras reelaboraciones.
La base de las traducciones a otras lenguas fueron, primero, la versión latina de Jacobo Locher,
Nave necia (Bergmann, Basilea, 1497), y, segundo, la de Jodoco Badio, Naves necias (París, de
Marnef, tras 1498). (Para una relación más completa de las traducciones, cf. nuestra bibliografía.)
Entre los sermones basados en La nave de los necios destacan, sin duda, los de la Navecilla o
espejo de los necios, versión latina póstuma a partir de los 142 sermones de Geiler. Éstos están
construidos según las normas de la Retórica y siguen no sólo la obra original de Brant, sino la
traducción de Locher y la versión interpolada de Estrasburgo. Otras colecciones de sermones en
la misma línea son la Nave de la penitencia y del efecto de la penitencia (anónimo, 1514) o el
Espejo del mundo o nave de los necios, mezcla de sermón y literatura de creación (Basilea, 1574).
Como literatura edificante habían tratado la obra los cartujos, ya en 1497 (La navecilla de Santa
Úrsula, Estrasburgo).
En las famosas Epístolas de los varones oscuros se hace referencia a la obra de Brant (parte
2.8, epístola 9). Uno de los influjos más importantes y más conocidos es el que ejerció la obra
sobre Tomás Murner. Murner era franciscano, discípulo de Locher y amigo de Brant en su etapa
de Estrasburgo. En su obra Conjura de necios (1512) tomó numerosos pasajes e ideas —y hasta
xilografías— de La nave de los necios. También, por ejemplo, su Gremio de pícaros (1512)
evidencia un claro influjo, aunque menor, de la obra de Brant. Murner, sin embargo, es más
polemista y más extremoso. Esto se advierte, sobre todo, en sus obras tardías, que siguen teniendo
influjos de Brant, pero que ya están plenamente dentro de la polémica contra Lutero, como, v. gr.,
Gaüchmatt, prohibido en Estrasburgo, y Del gran necio luterano (1522). También Panfilio
Sebastián Brant
La nave de los necios
25
Gengenbach (primera mitad del siglo XVI), muy conocido en su tiempo, se inspiró repetidamente
en Brant. Escribió, v. gr., un Libro de los vagabundos, que es una ampliación del capítulo 63 de
La nave de los necios. Erasmo de Rotterdam, por su parte, conocía a Brant, a través de Badio,
antes de 1509, en que apareció su famoso Elogio de la locura. Gruenter (1959) ha estudiado las
relaciones entre ambas obras, que son muy diferentes en sus planteamientos (Erasmo está en una
fase más avanzada del Humanismo), pero que tienen elementos comunes (Retórica, figuras como
la del viejo necio o el país de Jauja, etc.).
En el siglo XVI las ediciones de Francfort, por la feria de muestras, significan un
planteamiento nuevo. Quizá por razones mercantiles, se trata ahora de fomentar el género de la
literatura de los necios. Por caminos aún bastante desconocidos, la obra influye en Hans Sachs, en
el Gargantúa de Rabelais, en Fischart o en Gryphius. También se advierten ecos en Abraham a
Santa Clara, en Moscherosch, en Gottsched, en Jean-Paul, en R. Kassner o, para no seguir, en el
título de la famosa novela de Katherine Anne Porter (La nave de los necios, 1962). En general, se
puede decir que, con ciertos paréntesis, como a principios del siglo XIX, la obra parece haber sido
muy bien conocida en Alemania y bastante conocida en otros países de Europa occidental. En
España el desconocimiento ha sido mayor, principalmente, creo, por no haber existido
traducciones al castellano y por el relativo alejamiento de ambas culturas. Faltan, en todo caso,
investigaciones de detalle, que podrían proporcionarnos alguna sorpresa, tanto en España como
en otros países.
Sebastián Brant
La nave de los necios
26
LAS XILOGRAFÍAS DE LA NAVE DE LOS NECIOS
La nave de los necios apareció por primera vez, en la imprenta de Juan Bergmann von Olpe
(1494), con 112 xilografías, cada una de las cuales ocupaba aproximadamente tres cuarto de
página (115 x 85 mm). Desde el punto de vista pictórico es también una obra importante en la
cultura alemana.
Estas xilografías constituyen un factor esencial para considerar la edición como una de las
principales del siglo XV en Alemania. Se une así la obra a otras dos cumbres del arte de la
xilografía: la Biblia de Lübeck (1494) y el Apocalipsis (1498).
A la calidad visual de la obra contribuía también la profusa decoración de los márgenes con
arabescos.
La intención de Brant es clara. Pretende influir en todo tipo de lectores, desde los más cultos y
sensibles a los analfabetos. Por ejemplo, en su edición de Virgilio dice. «Hic legere historias /
commentaque plurima doctus: nec minus indoctus perlegere ilIa potest» (folio A, IV) («Aquí
puede el docto leer historias y ficciones, y no menos puede leerlas hasta el fin el indocto»). Lo
que le interesa es la función didáctica de los grabados, no su carácter artístico. La calidad de las
ilustraciones se debe más a una conjunción de factores, que llevan a elevadas cumbres estos grabados en las imprentas de Basilea a fines del siglo XV, que a la mera intención plástica de
Sebastián Brant.
Esta práctica de combinar la letra con la pintura se había extendido mucho con la imprenta,
pero ya se empleaba desde hacía siglos en las iglesias, y en muchos códices y manuscritos. San
Gregorio I (590-604), en una conocida carta a Serenio de Marsella, ya aconseja que se pinte en las
iglesias para que los iletrados vean en las paredes lo que no pueden leer en los códices. Esta
práctica también se había extendido en la Edad Media a la literatura profana.
El éxito de los grabados de La nave de los necios se demuestra ya por el hecho de que fueron
repetidos en obras tan importantes como los sermones de Johann Geiler von Kaisersberg o la
Conjura de los necios, de Thomas Murner (68 grabados), y de que influyeron en varios artistas
del área de Basilea.
Desde luego, esto no quiere decir que los grabados de la obra de Brant fuesen creados ex
nihilo. En las hojas volanderas, en las obras relacionadas con el carnaval y en otras publicaciones
satíricas había precedentes de las figuras de los necios. Pero ahora se lleva el arte de la xilografía
a cimas no alcanzadas con anterioridad.
¿Cómo surgieron las xilografías de La nave de los necios? Se trata de un proceso de creación
artística en el que no faltan sombras y penumbras.
Parece seguro que Brant, el autor y editor de la obra, seguía de cerca el proceso de creación de
los grabados. Con toda probabilidad daría consejos a los artistas y artesanos que trabajaban en
ellos. Es muy probable también que les aconsejase que no siguieran al pie de la letra el texto de
cada capítulo, sino que actuasen con libertad a partir de la idea esencial. De hecho, los artistas
obran muy libremente. Es también muy probable que Brant, al que le gustaba dibujar, les
ofreciera esbozos con la distribución de los grupos de personajes y otras líneas generales de los
grabados. Lo que es prácticamente seguro es que no realizaba xilografías. Como la distancia entre
el lema y el grabado es sensiblemente menor a la que existe entre el grabado y el texto del
capítulo, se ha supuesto que Brant añadió los lemas a posteriori o de forma simultánea a la
ejecución de los grabados. La afición de Brant a los grabados era muy grande, como se evidencia
en que los usó en sus hojas volanderas y en ediciones tan importantes como la de Petrarca. Estaba
convencido, como sus contemporáneos, de que la visión de los dibujos era de especial
importancia para la retención en la memoria.
La cuestión más debatida es, sin embargo, la de la autoría de los distintos grabados de La nave
de los necios. Las claras diferencias de estilo y de calidad artística llevan a pensar en varios
Sebastián Brant
La nave de los necios
27
diseñadores y grabadores. La gran mayoría de los grabados pertenecen a un gran artista; los
restantes, a tres o cuatro de calidad bastante inferior. A su vez, cada artista diseñador lleva
aparejado el trabajo de dos artesanos: el que pasa el dibujo del papel a la madera y el que talla la
madera. No se sabe con precisión por qué el maestro principal no realizó todos los grabados.
Probablemente se debió a la premura de tiempo para llevar a cabo una tarea de tanto alcance, y a
circunstancias personales del artista (suponemos que envió tres grabados desde fuera de Basilea
para la segunda edición). ¿Quién era este artista principal? Descartado el propio Brant, al que no
se le conoce ninguna xilografía a pesar de su intensísima participación en el arte de la imprenta,
las opiniones se dividieron desde un principio, desde que Carl Friedrich von Rumohr, en 1837,
citó por primera vez las xilografías de la obra de Brant y sugirió la autoría del gran maestro
alemán Alberto Durero (1471-1528). Friedrich Winkler (1951) lo confirmó de modo convincente.
Al menos desde la primavera de 1492 al otoño de 1493 vivió Durero en Basilea. A pesar de su
juventud, ya se había formado en el arte de la xilografía, había realizado algunas y había sido
contratado en Basilea para ilustrar dos libros. Frente a los detallados estudios de estilo con que
argumentan otros estudiosos, Winkler utiliza criterios artísticos y una clave o firma ocultas de
cada maestro para distinguir los grabados de los distintos artistas (cierta línea de cascabeles en la
cabeza, a modo de raya del peinado, en el caso de los 73 grabados de Durero; una cresta de gallo
en el maestro secundario -excepto en los cap. 1 y 5-, falta de ciertos signos en los restantes
maestros). En la edición de 1494 aparecieron varios grabados repetidos, seguramente por no estar
disponibles todos, y alguno fuera de su sitio. En la 2.a edición (1495) se introducen seis cambios
principales, entre los que cuentan tres grabados nuevos de Durero.
Los grabados de Durero superan con creces a todos los aparecidos hasta entonces en Alemania.
Son de una enorme precisión en el dibujo y creatividad en los motivos. Con parcos medios se
consigue un gran efecto plástico. Se cuida el detalle como el conjunto, los exteriores como los
interiores, las personas como los animales y las cosas. Algunos excesos, principalmente en la
delineación de brazos y piernas, como en el grabado 34, se atribuyen a una euforia creativa propia
de su juventud. Pero esto apenas es perceptible al lado de las grandes virtudes del pintor, que sabe
plasmar como nadie la atmósfera interior y exterior, los estados de ánimo, y hasta los gestos y las
muecas de los personajes más secundarios. Según se ha dicho, hasta las orejas de asno, según su
forma y posición, nos dan alguna pista sobre el estado de ánimo de quien las lleva. La genialidad
del maestro principal resulta más llamativa cuando la comparamos, v. gr., con las premuras y
escasa vitalidad del llamado cuarto grabador, al que se atribuyen las ilustraciones de los capítulos
97, 98 y 99.
GRABADOS QUE SE ATRIBUYEN A LOS DISTINTOS MAESTROS
Maestro principal (Durero): portada, cap. 6, 7, 8, 10, 13, 14, 15, 16, 20, 22, 27, 29, 31, 31,
34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 50, 52, 53, 54, 55, 57, 58, 59, 61, 62, 63,
65, 68, 69, 70, 71, 72, 78, 79, 81, 82, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 94, 95, 96, 100, 101, 102,
103, 104, 106, 107, 109, 110, 111.
Maestro secundario («Haintz-Nar-Meister», llamado así por el cap. 5): reverso de la
portada, cap. 1, 2, 4 (?), 5, 12, 17, 18, 19, 21, 23, 24, 26, 30, 33, 51, 60 (?), 75 (?), 76 (?), 77.
Tercer maestro («gnad-her-Meister», llamado así por el cap. 3): 3, 11, 25, 28, 49, 66.
Cuarto maestro: 97, 98, 99.
Especialmente dudosos: 9, 80.
Sebastián Brant
La nave de los necios
28
Las repeticiones de grabados (10 en la 1.a edición) se indican en la descripción de éstos. En la
2.' edición aparecen seis nuevos grabados, los tres de Durero (cap. 73, 83 y 95) y otros que
sustituyen a los anteriores, considerados deficientes (cap. 9, 67 y 69).
DESCRIPCIÓN SUCINTA DE LAS ILUSTRACIONES
En la descripción de las ilustraciones sigo las consideraciones de Winkler (1951), de Simrock
(ed.) (1872), de Schultz (ed.) (1913), de Lemmer (ed.) (1986) y de Junghans (ed.) (1988) (epílogo
de H.-J. Mähl).
Portadilla. Está dividida en dos mitades. En la parte superior figura un carro cargado de
necios sonrientes y guiado por otro necio con alabarda. Este y otro necio apuntan hacia el destino:
Ad Narragoniam, al País de los Necios. En la parte inferior los necios van en un barco con el
mismo destino. Lleva la bandera el doctor Griff, el doctor Mañas (cf. cap. 76), y en ella se lee
Gaudeamus omnes («Estemos todos contentos»), con notas musicales de la canción. Otros necios
se acercan en dos barcas (har noch «hacia aquí»). Si el título de la obra figura arriba en la portada
(Das Narrenschyff), el subtítulo aparece abajo (Zuo schyff Zuo schyf bruoder. Eß gat / eß gat «Al
barco, al barco, hermano. Se va, se va»).
Reverso de la portadilla (y detalle en nuestra portada). Es el grabado más conocido del libro,
y el que suele aparecer como portada en las ediciones modernas. Se repite en el cap. 108 (vid. allí
la descripción). Se reproducen en latín los versos 23 y 26-27 del salmo 106, según la Vulgata:
«Aquí están los que descienden el mar en las naves para hacer su negocio en la inmensidad de las
aguas. Ascienden hasta los cielos y descienden hasta los abismos: el alma de ellos se derretía por
los males. Rodaban y vacilaban como ebrios: y toda su sabiduría ha sido devorada.»
1. Un profesor, con capucha y gorro de necio, está sentado en su cátedra, rodeado de libros, y
espanta con un plumero las moscas de un libro abierto.
2. Dos necios tratan de meter un cerdo en un caldero. Ambos necios llevan palos. Al que está
agachado se le hace la boca agua.
3. Dos necios humildes, con garrotas de caminantes, saludan («perdón, señor») a un rico noble
y necio, con blasones en la puerta, quien está contando dinero.
4. Un necio (Uly von Stauffen) muestra un espejo a otro necio más joven, ataviado a la última
moda, quien se mira en él complacido. Abajo aparece 1494 (año de la 1.8 edición). Arriba se lee
en una cinta: «Uly von Stouffen» («fresco y contrahecho»).
5. Un viejo necio tiene un pie en la tumba y un cuchillo clavado en el trasero. Arriba se lee
«Haintz» («necio»), y debajo del nombre hay un blasón vacío, en el que cada cual puede poner su
propio nombre.
6. Un padre ciego, con los ojos vendados, está presente sin actuar ante la disputa de sus hijos,
armado uno con puñal y otro con espada. Sobre la mesa, en que uno está sentado, hay cartas y
dados.
7. Un necio aparece aplastado entre dos piedras de molino; otro, que mira hacia él al tratar de
salir, se pilla los dedos en la puerta; un tercero asoma su capucha y su clava en una esquina.
8. Un necio que tira de un arado, mira hacia atrás y ve a otro necio sonriente que lleva un cuco
en una mano y la mancera del arado en la otra.
9. En una habitación de decoración riquísima y con toda la apariencia de gran lujo y dispendio,
un hombre, también ricamente ataviado, arrastra con una cuerda una capucha de necio.
10. Un hombre tiene a otro en el suelo y lo golpea. Un grupo de hombres y mujeres se agolpan
en la calle con caras de desaprobación, pero sin intervenir. Sólo uno, arriba a la derecha, parece
mirar complacido por encima del hombre del que tiene delante.
Sebastián Brant
La nave de los necios
29
11. Sobre el trasfondo de una ciudad, vemos a dos personajes. Uno está amortajado y sentado
sobre la tapa de un féretro abierto; el otro pisa sobre dos libros, probablemente el Antiguo y el
Nuevo Testamento, y señala con el dedo hacia el anterior, en actitud de preguntarle.
12. Un necio se tumba sobre un asno y se agarra a su crin, porque la silla ha quedado suelta.
13. Venus, adornada con plumas y acompañada de un asno, un mono y un cuco, lleva atados a
tres necios a sendas cuerdas. Uno de éstos es monje, como se ve por la tonsura. Delante de Venus
está Cupido, con los ojos vendados y con el arco y las flechas; detrás de ella, la muerte, con
expresión de sonrisa macabra.
14. En un establo, comen gansos y cerdas. Un necio, medio desnudo y con una gran cuchara en
la mano y una lata en torno al cuello, los mira.
15. Sobre el trasfondo de una obra en construcción, en la que una grúa sostiene aún una piedra,
aparece sentado delante de la mesa en que se efectúan los pagos, un patrón necio desesperado,
que se tira de los pelos, y tres albañiles con sus útiles de trabajo, abandonándolo.
16. Se representa un festín desaforado y sin urbanidad. Un necio bebe directamente de la jarra,
otro hinca el diente directamente a un jamón, otros levantan los vasos en señal de brindis.
17. Mientras un necio rico se regodea en su oro, un pobre peregrino, con cruz, escudilla y
concha de Santiago, y dos perros lamiéndolo, yace en la calle.
18. Un necio cazador toca el cuerno sin prestar atención a dos liebres que pasan por allí en
sentidos contrarios. El perro sigue a una, pero vuelve la cabeza a la otra.
19. Un necio parlanchín, con la lengua fuera y una clava que se le parece, llega a un árbol, en
el que un pájaro carpintero desvela con su ruido el nido.
20. Un demonio, de apariencia horrible, toca la gaita por la espalda a un necio que está a punto
de lanzarse a unas cazuelas llenas de oro.
21. Un necio que ha caído en una charca y lleva una clava que se le parece, señala con el dedo
a un crucero, que indica con su brazo el verdadero camino.
22. La sabiduría, con alas de ángel, corona y un cetro en el que se ha posado una paloma (el
Espíritu Santo) predica a una reunión de ancianos, mujeres, niños y necios. Arriba aparece la
mano de Dios, que sale de una nube y señala hacia la sabiduría.
23. Mientras los bajos de una casa están ya en llamas, un necio mira tranquilo por la ventana
del primer piso. Una mano con un martillo (¿la de Dios?) golpea el tejado, como expresión del
aviso del trueno.
24. Un necio carga sobre sus espaldas la bola del mundo, con sus montañas, bosques, ríos,
castillos y ciudades, y se agacha ante el peso.
25. En el centro aparece un asno. Un necio lo sujeta por el rabo y recibe una coz. Otro, sentado
en el suelo, lo sujeta por delante. Un tercero está en actitud de golpear y un cuarto parece
burlarse. Al fondo un lobo está junto a la cruz de una tumba, indicando el final de la vida.
26. El rey Midas, que quería convertir en oro todo lo que tocase, aparece arrodillado rezando,
con orejas de burro.
27. En la calle se encuentra un profesor necio con dos alumnos necios.
28. Un necio enciende un fuego en una colina con la leña que ha partido, y trata de mirar al sol,
que le devuelve sonriente la mirada.
29. Un necio, que se agarra a una débil rama y está a punto de ser devorado por un monstruo,
saca la lengua a un moribundo, a cuyo lado se encuentra una monja.
30. Un necio, cargado con un saco, quiere echárselo encima a un burro, que ya ha doblado las
patas por el peso de su propios sacos.
31. Un necio lleva sobre la cabeza y las manos sendos cuervos, que cantan cras, cras.
32. Una mujer mira burlona desde la ventana (debajo figura protege firme) a tres necios: uno
echa agua a un pozo, otro lava ladrillos y el tercero trata de espantar las langostas con un gran
garrote.
33. Un necio, sentado a la mesa, mira complacido entre los dedos, mientras que una mujer
(probablemente la suya), con expresión alegre, le mete una paja en la boca (es decir, le adula).
Sebastián Brant
La nave de los necios
30
Mientras tanto, un gato lleva en la boca un ratón y persigue a otros tres.
34. A un necio se le escapa un ganso, y otros dos gansos están a punto de hacer lo mismo.
35. A pesar de que una mujer trata de detener un asno, el necio, con el látigo en la mano, y
mirando para otro lado, cabalga tan deprisa que tiene los pies sobre la cabeza de ese asno. Debajo
se ve un caracol y un perro que ladra.
36. Un necio que ha cogido un nido cae del árbol con el nido y los polluelos.
37. De una rueda de la fortuna, que mueve la mano de Dios, cuelgan tres asnos necios con
elementos humanos. En el suelo hay una tumba abierta. Uno se esfuerza en subir, otro se alegra
de estar arriba y el tercero trata de no caer.
38. Un enfermo necio da con el pie a una mesa, de la que caen vasijas medicinales. Un médico
le toma el pulso y una mujer observa seria la escena.
39. Un necio agachado, con cara de astucia, mira la red que ha tendido, de la que huyen
algunos pájaros y ante la que otros parecen impasibles.
40. Un sabio pasa indiferente ante un necio que ha caído sobre otro necio.
41. Un necio coge un puñado de harina de un saco. A su lado hay una campana invertida, que
tiene como badajo la cola de un zorro (ésta, símbolo de la difamación y garrulería).
42. Tres necios tratan de apedrear a un hombre, quien intenta protegerse junto a dos sabios,
que observan la escena quizá con disgusto, pero sin perder la calma.
43. Un necio sostiene una balanza, con las estrellas en un platillo y un castillo en el otro. El fiel
se inclina hacia el castillo. En el trasfondo se ve un castillo similar.
44. Una mujer hace una seña a un joven noble, que parece responder complacido. El joven
necio lleva espada, halcón, zapatos de punta y largas suelas de madera, y va acompañado de dos
perros, uno que ladra a la mujer y otro que devora algún animal.
45. Un necio trata de pasar sin zapatos por un fuego (probablemente el Etna, del que se habla
en el capítulo); otro pide ayuda desde dentro de un pozo, y tres personas lo observan, dos de ellas
sonriendo. Arriba figura la inscripción Les está bien empleado.
46. La diosa Necedad está sentada en una rica tienda de campaña, decorada con capuchas de
necios. Con una cadena tiene sujetos a distintos personajes, también ricamente vestidos.
47. Un necio arrastra monte arriba un carro de dos ruedas, unido a otro de cuatro, que está en
llamas.
48. Esta xilografía ocupa la página entera. En ella aparecen cuatro barcos bien cargados de
necios de todos los oficios, pues se aprecian una sierra, unas tijeras y otros utensilios. Cada cara
tiene una expresión peculiar. El barco más lejano lleva el escudo de Basilea (báculo de obispo).
Aún se aprecian otras naves casi en el horizonte.
49. Padre, madre e hijo tienen en la mano sendos jarrones, en parte ya rotos en el caso de los
padres, y con la intención también de romperlo en el caso del hijo. El padre parece enfadado por
haber perdido en el juego que lleva en la mano; la madre sonríe desafiante; el hijo señala hacia el
padre y mira a su madre, aprendiendo de ambos.
50. La Vida placentera, con capucha de necia, sujeta con sendas cuerdas un pájaro, una oveja y
un buey.
51. En un jardín, Dalila, con cara decidida, corta los cabellos al necio Sansón, que duerme, con
gesto adusto, en su regazo.
52. Un joven necio, vestido a la moda (medio desvestido), levanta con una mano el rabo de un
burro y recibe con la otra, de una vieja muy fea, un saco de monedas.
53. Tres necios luchan con una espada y dos alabardas contra un enjambre de avispas, que está
en un tonel sobre un pequeño carro. Por el canillero sale burlona la cabeza de Neidhart (referencia
al libro popular Neithart el zorro). El monte en llamas es seguramente el Etna (aquí, envidia que
consume).
54. Un necio pobremente vestido y sin zapatos toca la gaita pensativo ante una puerta. En el
suelo yacen un laúd y un harpa; entre ellos, dos cascabeles.
55. Un moribundo yace casi esquelético en el lecho con una vela en la mano. Junto a él están
Sebastián Brant
La nave de los necios
31
tres personajes que le miran llenos de preocupación. En primer plano, un médico necio se dirige
al enfermo, observando un recipiente para la orina que tiene levantado en su mano.
56. Grabado repetido (cf. cap. 37).
57. Un necio cabalga sobre un gran cangrejo y abre la boca para que le entre en ella una
paloma. La caña que le servía de bastón se ha quebrado y le ha atravesado la mano.
58. Un necio intenta apagar una casa ajena con un cubo de madera. Otro necio le tira de la ropa
para llamarle la atención de que su propia casa está en llamas.
59. Un necio está detrás de un sabio para pedirle algo, y un hombre está a punto de darle un
palmetazo.
60. Un viejo necio de mal aspecto se mira complacido al espejo mientras mueve la comida de
una olla. Junto al fogón y los utensilios de cocina aparece una pequeña oveja.
61. Gran caterva de necios y necias rodean el becerro de oro, situado encima de una columna.
A la izquierda, un necio levanta a una necia, con lo que se descubren las piernas de ella.
62. Tres músicos y dos cantantes ofrecen una serenata nocturna a una joven, que se asoma
desnuda por la ventana y les tira el contenido del orinal. El cantante más bajo, en primera fila,
tiene la boca abierta.
63. Un mendigo, con una pierna entablillada y la capucha de necio bien calada, camina con un
bastón al lado de un asno, que en sus albardas lleva a niños pequeños. Una mujer bien vestida se
ha quedado atrás para echar un trago de vino. En el horizonte se advierte una ciudad al pie de un
lago.
64. Grabado repetido (cf. cap. 35).
65. Un necio, que lleva colgada de la cintura una cola de zorro, enseña, con expresión ladina y
gesticulando con el brazo, a un alumno, que le escucha atento. La lección es sobre astrología y el
vuelo de los pájaros, pues se observan tres de éstos, junto con el sol, la luna y las estrellas.
66. Mientras que un necio trata de medir con un compás la tierra, que está pintada en el suelo y
está rodeada del mar y de dos círculos, otro necio se asoma por una tapia y le hace burla.
67. Sobre una mesa dos verdugos están abriendo a un necio. Personajes de ambos sexos miran
complacidos la escena. Debajo de la mesa yace una gaita. Detrás del grupo una pareja se acaricia.
En el ángulo superior derecho dos necios miran asustados y están a punto de huir.
68. Un niño, montado en un caballito de madera, roza a un necio con una pequeña rama. El
necio se enfada de la broma, al igual que otro necio, que está sacando ya la espada de la vaina.
69. En el detallado marco de una ciudad, un necio trata de golpear a un hombre, quien trata de
apaciguarle, pero echa también la mano a la espada. Un joven observa la escena.
70. Un necio andrajoso, sin zapatos y con una cuerda en el brazo, apunta gritando hacia un
montón de heno. Un oso, medio escondido, se chupa las garras. Hormigas y abejas completan el
conjunto.
71. Un necio, con un rastrillo clavado en el trasero y expresión siniestra, venda los ojos a la
Justicia, que tiene el semblante tranquilo. Dos rastrillos más en el suelo amenazan al necio.
72. Un necio tira de la oreja a una cerda, con corona y cencerro, para que éste suene. El rabo
de la cerda está atado a la nave de los necios, que se encuentra en un lago, junto a unos
acantilados y a cierta distancia de otra nave.
73. Grabado repetido (cf. cap. 27). Aquí el sentido es un tanto distinto. Los estudiantes tratan
de aparentar aplicación para obtener prebendas eclesiásticas. En la 2ª edición y las siguientes se
sustituyó este grabado por otro que representa a un necio con una almohaza, sosteniendo a dos
mulos por las bridas.
74. Grabado repetido (cf. cap. 18).
75. Tres necios realizan los pasos del tiro con la ballesta: uno tensa la cuerda, otro coloca la
flecha, el tercero apunta y está a punto de disparar. La nave de los necios, que se encuentra cerca
de la playa en la que se ha delimitado el campo de tiro, tiene en sus velas tres flechas que han
errado el blanco.
76. En una espaciosa y noble sala aparecen, identificados en sendas cartelas, el doctor Maña y
Sebastián Brant
La nave de los necios
32
el caballero Pedro. El primero, que está sentado detrás de una rica mesa, lleva la capucha de necio
y agarra por la oreja al segundo, viejo, necio y desgreñado, que tiene la expresión muy triste y
lleva colgado del cuello su escudo de armas.
77. En torno a una mesa están sentados dos necios y dos necias, con cartas, dados y lo
necesario para beber vino. Un necio mira con desagrado la capucha de los necios, que está en el
aire, sobre la mesa. El otro agarra a una necia y toca con el pie a la otra.
78. Un asno pone sus patas delanteras sobre un necio, haciéndolo caer.
79. Un escribano necio está sentado en su pupitre y mira a un campesino, también necio (por
exceso de confianza), que le muestra un salvoconducto. Un soldado bien armado, con una
antorcha encendida, lo lleva atado por el cuello.
80. Un mensajero, con lanza, orejas de burro y escudos de armas de Basilea está bebiendo en
la playa, sin poder entregar al barco de los necios, que ya ha partido, el mensaje que lleva en la
otra mano.
81. La escena representa una cocina al aire libre junto a una playa. Un necio sujeta desde una
barca a cinco personajes relacionados con la cocina: una mujer, en primer plano, cuida el fuego y
asa un pollo; un hombre lleva mandil y llaves, por lo que parece el encargado de la bodega; otro
parece cocinero, pues está removiendo en una sartén; otro bebe de un cántaro; el quinto ha cogido
pícaramente carne con una larga vara.
82. Sobre un trasfondo ciudadano, con casas de entramado de madera, aparece una necia
campesina ataviada del modo más insólito, con plumas de pavo en la cabeza, gruesa cadena al
cuello, zapatos de punta, etc., que trata de meter un cepo de tres puntas en un saco. En una cartela
se lee «Tiene que entrar».
83. Grabado repetido (cf. cap. 3). En la 2.a edición y las siguientes se sustituyó este grabado
por otro que representa a dos necios con un saco abierto, en el que meten de cabeza a una mujer,
alegoría de la pobreza.
84. Grabado repetido (cf. cap. 8).
85. Bajo la inscripción «Tú quedas» figura un viejo lleno de cascabeles (en las orejas de necio,
en los zapatos, en la mano) que mira con expresión aterrorizada (visible también en las orejas) a
la muerte, representada casi como un esqueleto, que sujeta al necio por la túnica y lleva al hombro
un ataúd.
86. Cristo, con corona en forma de rayos y el globo imperial en una mano, camina descalzo
por el campo. Un necio le tira de la barba. El cielo se abre y caen sobre el necio truenos y granizo
(cuñas y piedras).
87. Un necio pretende pinchar a Cristo en la cruz con una lanza de tres puntas. Al pie de la
cruz, una calavera y huesos.
88. En el cielo están representados Moisés y Samuel en actitud oratoria. Bajo ellos cae sobre
un necio suplicante una lluvia de ranas y langostas.
89. Un necio lleva por la brida un mulo ricamente ataviado, y se lo cambia a un joven por una
gaita.
90. Un necio viejo, de larga barba y porte aún distinguido, va a entregar una bolsa con su
dinero a su hijo y a su hija, que parecen a punto de darle con sendos garrotes.
91. Cinco clérigos están junto a una carreta y en las proximidades del barco de los necios,
presto para partir.
92. Una mujer, sentada en una vara que sujeta el diablo (escondido en la maleza) se mira al
espejo. Ambos tienen semblantes satisfechos (mucho más el diablo), aunque por razones distintas.
El símbolo del fuego del infierno se aprecia ya bajo la parrilla a los pies de la mujer.
93. En una ciudad bien perfilada aparecen toneles, sacos y un recipiente de medida. Tras los
sacos, un usurero necio y gordo que está a punto de desplumar a un comprador con el rostro
demacrado. El usurero jura con la mano derecha y el comprador mete la mano en el bolso.
94. Un clérigo necio está herrando sobre el yunque a un asno, mientras la muerte, representada
como un esqueleto y sentada sobre el burro en sentido contrario al de la marcha, trata de golpear
Sebastián Brant
La nave de los necios
33
con una tibia un nogal.
95. Un necio, con una clava cuyo extremo se le parece, intenta convencer a un bien vestido
ciudadano, que va de paseo, de que le siga en sus barrabasadas. En la 2.a edición y las siguientes
se sustituyó este grabado por otro que representa el carro al que se alude al principio del capítulo.
96. Un necio regala a un anciano una bolsa, al tiempo que se rasca la cabeza como dudando si
hace bien.
97. Una joven necia ha quedado dormida mientras hilaba junto al fuego, con la astilla aún en la
mano que pensaba echar a éste. Indiferente a ella, un siervo mira al cielo mientras siembra el
grano.
98. Sobre una gran capa de necio se hallan seis hombres y mujeres, vestidos con atuendos
extranjeros y moviéndose muy expresivamente. En el ángulo superior derecho un judío se cuelga,
vestido como tal.
99. El Papa y el emperador aparecen con sus atributos. Tras ellos, su séquito. Delante se
arrodilla un necio, con expresión trágico-cómica, quien con una mano ofrece una capucha de
necio, a la que aquéllos tienden la mano, y con la otra mano se rasca la calva. Otros dos necios
observan la escena tras una valla, uno divertido y otro compungido.
100. Un caballo golpea con las patas delanteras a un necio, que está en el suelo y lleva en una
mano unas plumas de pavo (símbolo de los Austrias), y cocea con las patas traseras a otro necio,
que está lamiendo un plato.
101. Un necio escucha atentamente, en campo abierto y con la capucha de necio bajada, lo que
le sopla al oído otro necio.
102. En un laboratorio alquimista, con sus adminículos y un horno, aparecen dos sabios, de los
que uno lleva orejas de necio, que se ocupan de las tareas propias de su oficio. También hay un
necio en primer plano, que ha introducido un hueso por la piquera de un tonel.
103. La xilografía ocupa la página entera. Sobre el barco de la fe, que ha volcado, está sentado
el Anticristo (lo evidencia la inscripción «el Anticristo»), con ladina sonrisa. En una mano lleva
una bolsa de dinero, en la otra un látigo; junto a sí tiene la capucha de necio. Un demonio, con
expresión más ladina aún y con forma de dragón, vuela junto a él y le sopla al oído. Libros y
necios flotan alrededor, y alguno de estos últimos trata de asirse a los restos del naufragio, en
particular unos que van en una pequeña barca. Al fondo, otros se dirigen a Narragonia. Abajo, en
primer plano, aparece San Pedro, arrastrando con la llave hacia la orilla la «barquilla de San
Pedro», cargada de sabios.
104. Un clérigo necio, en el púlpito, indica a los feligreses que guarden silencio haciendo el
gesto con el dedo en la boca. Mientras algunos de éstos están muy excitados y blanden palos,
duermen algunas mujeres y un necio (éste en la escalera del púlpito).
105. Grabado repetido (cf. cap. 42).
106. Las cinco vírgenes necias, que han agotado su aceite, como se ve al llevar las lámparas
invertidas, llaman a la puerta del cielo, que no parece mucho más distinguida que la de algún otro
grabado. Detrás de ellas grita un hombre que es devorado por un monstruo del infierno.
107. Sobre dos palos, uno vertical y otro inclinado, reposan, respectivamente, una corona y una
capucha de necio. Debajo, un sabio, vestido con sencillez, tiene un libro abierto en la mano y
explica algo a un joven, enfundado en un ostentoso atuendo.
108. Misma xilografía que en el reverso de la portada (vid. allí texto de la Vulgata). La nave de
los necios va completamente cargada de necios, algunos de los cuales cantan y lloran. Destaca en
el centro uno que mira hacia arriba y sostiene una bandera en la que se ve a un necio y se lee
«doctor Maña». En la parte inferior, otro necio es echado al agua. Sobre el barco aparecen, como
en la portada, notas musicales de la canción «Estemos todos contentos» y una cartela con la
inscripción «Hacia Narragonia».
109. Un necio está sentado en una barca que hace agua, está casi partida por la mitad y apenas
tiene la vela sujeta. Aunque con angustia, sigue, sin embargo, testarudo su camino, sin dirigirse a
la ciudad que se ve al fondo.
Sebastián Brant
La nave de los necios
34
110. Un necio ata un cascabel a un gato. Otro necio ha tirado un hueso a unos perros y ha
alcanzado a uno, que ladra; no obstante, se tapa los ojos con la capucha y trata de pasar entre
ellos.
110a. Grabado repetido (cf. cap. 16). (Obsérvese que el capítulo 110b, de la 2.a ed., no lleva
grabado).
111. El poeta (representando a Sebastián Brant) aparece arrodillado, con rostro sereno, delante
de un altar. Tiene en la mano un gorro, pero ha dejado tras sí los atributos del necio (clava y
capucha). Un grupo de necios ha entrado en la iglesia siguiéndolo: están sumamente excitados por
las palabras del poeta.
112. Grabado repetido (cf. cap. 22).
Sebastián Brant
La nave de los necios
35
BIBLIOGRAFÍA
VIDA, OBRA Y TIEMPO DE SEBASTIÁN BRANT
ARNTZEN, H., Satire in der deutschen Literatur Geschichte and Theorie. Bd. 1: Vom 12. bis
zum 17. Jahrhundert, Darmstadt, 1989.
BESSON, P., De Sebastiani Brant sermone, Strassburg, 1890.
DELGADO JIMÉNEZ, J., «Sebastián Brant y el `Liber Faceti' », Revista de Archivos, Museos
y Bibliotecas, 72, 1964-1965, pp. 301-353.
DENTINGER, J., Dichter and Denker des Elsasses, Strassburg, 1971.
DOLLINGER, PH, «Sébastian Brant, le Strasbourgeois, l'Humaniste», en Société Académique
du Bas-Rhin, 81-83, 1959-1961, pp. 8-22.
FRANGER, W., Altdeutsche Bilderbuch. Hans Weiditz and Sebastian Brant, Leipzig, 1930.
FUCHS, J., «Sebastian Brant», Almanach, 1970, Köln, etc., pp. 82-90.
GAIER, U., «Sebastian Brant's `Narrenschiff'and the humanists», Publications of the Modern
Language Association of America, 83, 1968, pp. 266-270.
GILBERT, W., The Culture of Basel in the Fifteenth Century. A Study in Christian Humanism,
Cornell University, 1941. (Tesis doctoral, mecanogr.).
- «Sebastian Brant: Conservative Humanist», Archiv für Reformationsgeschichte, 46, 1955, pp.
145-167.
GOEDECKE, K., Grundriss zur Geschichte der deutschen Dichtung, vol. I, pp. 381-392, 2.a
ed., 1884.
HUMBERT, A. M., Brant and Marian Poetry, Washington, 1944.
KNAPE, J., y WUTFKE, D., Sebastian-Brant-Bibliographie. Forschungsliteratur von 1800
bis 1985, Tübingen, 1990.
KOSCH, W. (ed.), «Brant», en Deutsches Literatur-Lexikon, 3.a ed., Bern/München, 1968, col.
887-892.
LEMMER, M., «Brant», en Die deutsche Literatur des Mittelalters. Verfasserlexikon, 2.a ed.,
Berlin/New York, 1978, vol. I., col. 992-1005.
MAHL, H.-J., ed. de H. A. Junghans, Das Narrenschiff, pp. 461-521
MüLLER, J.-D., «Poet, Prophet, Politiker: Sebastian Brant als Publizist and die Rolle der
laikalen Intelligenz um 1500>>, Zeitschrift für Literaturwissenschaft and Linguistik, 37, 1980,
pp. 102-127.
NEWALD, R., «Sebastian Brant», en Elsässische Charakterköpfe aus dem Zeitalter des
Humanismus, Colmar, 1944, pp. 85-110. (Reimpr. en R. Newald, Probleme and Gestalten des
deutschen Humanismus, ed. por H.-G. Roloff, Berlin, 1963, pp. 368-387.)
RAJEWSKI, M. A., Sebastian Brant. Studies in religious aspects of his life and works with
special reference to the «Varia Carmina», Washington, 1944.
ROLLED, H.-G. (ed.), Sebastian Brant, Tugent Spyl, Berlin, 1968.
ROSENFELD, H., «Sebastian Brant», en Neue Deutsche Biographie, vol. 2, Berlin, 1955, pp.
534 y ss.
SCHMIDT, CH., Histoire littéraire de l'Alsace á la fin du 15e et au commencement du 16'
siècle, Paris, 1879, vol 1, pp. 189-333. (Reimpr., Hildesheim, 1966.)
SPITZ, L.W, The Religious Renaissance of the German Humanists, Cambridge (Mass.), 1963,
pp. 43 y ss.
STROBEL, A. W., « Einige Nachrichten liber Sebastian Brandt's Lebensumstünde and
Schriften», en A. W. Strobel, Beiträge zur deutsch Literatur and Literärgeschichte, Paris, 1827,
pp. 1-35.
Sebastián Brant
La nave de los necios
36
WESTERMANN, R., «Sebastian Brant», en Verfasserlexikon des deutschen Mittelalters,
Berlin/Leipzig, 1933, vol. I, col. 276 ss. (Supl., H. Rosenfeld, vol. 5, Berlin 1955, col. 107 ss.)
WILHELM!, TH., Sebastian Brant, Bibliographie, Bern, etc., 1990.
WORSTBROCK, F. J., «Sebastian Brant», en Deutsche Dichter. Bd. 2: Reformation,
Renaissance and Barock, Stuttgart, 1988.
WUTTKE, D., «Sebastian Brants Verhältnis zu Wunderdeutung and Astrologie», en W. Besch
et al. (eds.), Studien zur deutschen Literatur and Sprache des Mittelalters - Festschrift für Hugo
Moser zum 65. Geburtstag, Berlin, 1974, pp. 272-286.
«Sebastian Brant and Maximilian 1. Eine Studie zu Donnerstein-Flugblatt des Jahres 1492», en
O. Herding/R. Stupperich (eds.), Die Humanisten in ihrer politischen and sozialen Umwelt,
Boppard, 1976, pp. 141-176.
- «Wunderdeutung and Politik. Zu den Auslegungen der sogenannten Wormser Zwillige des
Jahres 1495», en Elm, K./E. Gönner/E. Hillebrand (eds.), Langesgeschichte and
Geistesgeschichte - Festschrift für Otto Herdig zum 65. Geburtstag, Stuttgart, 1977, pp. 217-244.
- «Brant», en Lexikon des Mittelalters, vol. 2, München/Zürich, 1982, col. 574-576.
ZARNCKE, F., ed. de Narrenschiff, pp. IX-XXV.
ZEYDEL, E. H., «Johannes a Lapide and Sebastian Brant)», Modern Language Quarterly, 4,
1943, pp. 209-212.
- Sebastian Brant, New York, 1967.
- «Sebastian Brant and his public», Germanic Studies in honour of Edward Henry Sehrt, Univ.
of Miami Press, 1968, pp. 251-264.
- «Johannes Reuchlin and Sebastian Brant: A Study in Early German Humanism», Studies in
Philology, 67, 1970, pp. 117-138.
Sebastián Brant
La nave de los necios
37
EDICIONES
Ediciones críticas y facsímiles (incluidas bajoalemanas y apócrifas)
BOBERTAG, F. (ed.), Das Narrenschiff, Stuttgart, s.a. [1889] (Con las xilografías y
explicaciones lingüísticas).
BRANDES, H. (ed.), Hans van Ghetelen, Dat Narrenschypp, Halle, 1914. (Versión de Lübeck
de 1497).
GEERAEDTS, L. (ed.), Sebastian Brant, Das Neue Narrenschiff Dortmund, s.a. [1981].
(Edición apócrifa, editada en Estrasburgo con interpolaciones por Grüninger, en 1494, no
autorizada por Brant. De notable importancia histórica).
GOEDEKE, K. (ed.), Das Narrenschiff; Leipzig, 1872. (Texto normalizado, explicaciones de
palabras).
HEITZ, P., Flugbläter des Sebastian Brant, Strassburg, 1915. (Epílogo de Franz Schultz).
KÖGLER, H. (ed.), Das Narrenschyff Faksimiledruck für die Gesellschaft der Bibliophilen,
Basel, 1913.
SCHRODER, K. (ed.), Dat nye schip van Narragonien (Rostock 1519), Schwerin, 1892.
(Facsímil, grabados según la ed. de Nuremberg de 1494).
SCHULTZ, F. (ed.), Das Narrenschiff Faksimile der Erstausgabe von 1494, mit einem
Nachwort von E Schultz, Strassburg, 1913.
SODMANN, T. (ed.), Dat narren shyp (Lübeck 1497), Bremen 1980. (Repr. fotomecánica de
la versión bajoalemana, con un epílogo de T. Sodmann).
STROBEL, A. W. (ed.), Das Narrenschiff"(...], Quedlinburg/Leipzig, 1839. (Con
explicaciones lingüísticas).
ZARNCKE, F. (ed.), Narrenschiff Leipzig, 1854. (Reimpr., Hildesheim, 1961; Darmstadt,
1964, 1973). (Con extensas y minuciosas explicaciones; obra fundamental).
Ediciones en alemán moderno
HIRTLER, F. (ed.), Sebastian Brant, Das Narrenschiff. Die erbauliche satirische Weltbibel,
München, 1944. (Selección, 68 cap., con las correspondientes xilografías).
JUNGHANS, H. A. (ed.), Sebastian Brant, Das Narrenschiff Stuttgart, 3.a ed., 1964, (reimpr.,
1988).
LEMMER, M. (ed.), Sebastian Brant, Das Narrenschiff, 3.a ed., Tübingen, 1986.
PRADEL, E.; TRADER, CL., y STUHR, M. (ed.), Sebastian Brant, Das Narrenschiff, 2.a ed.,
Leipzig, 1980. (Con las xilografías de la ed. original).
RICHTER, M. (ed.), Sebastian Brant, Das Narrenschiff Berlin, 1958. (Selección, 89 cap. no
completos, con las correspondientes xilografías).
SIMROCK, K. (ed.), Sebastians Brands Narrenschiff ein Hausschatz zur Ergetzung and
Erbauung, erneuert von Karl Simrock, Berlin, 1872. (Con las xilografías de la ed. original).
Ediciones en otras lenguas
ANÓNIMO (ed.), The shyp of folys, London, 1509. (Repr., Amsterdam/New York, 1970).
BARCLAY, A. (ed.), The ship of Fools, Edinburgh, 1874.
HORST, M. (ed.), Sébastian Brant, La Nef des Fous. Adaptation francaise de l'oeuvre
originale par Madeleine Horst, Strasbourg, 1977. (Prefacio de Ph. Dollinger. Versión muy libre,
en verso, con las xilografías del original). LOCHER, J., Stultifera Navis, imprenta de Bergmann
von Olpe, Basel, 1497. MERTLÍK, R. (ed.), Sebastian Brant, Lod blaznu, Praha, 1973. [Nave de
los necios] (Selección, 50 cap., con las correspondientes xilografías; epílogo de K. Krolop).
OZAKI, M. (ed.), Sebastian Brant, Ahobune, 2 vols., Tokyo, 1968. [La nave de los necios].
Sebastián Brant
La nave de los necios
38
(Con las xilografías del original).
PENKOVSKI, L. (ed.), Sebastian Brant, Korabl'durakov. Isbrannye satiry; Moskva, 1965. [La
nave de los necios. Sátiras seleccionadas]. (Selección, 52 cap., con las correspondientes
xilografías).
RIVIÉRE, P. (ed.), La nef des folz du monde, imprenta de Jean Lamben, Paris, 1497. SABA
SARDI, F. (ed.), La Nave dei folli, Milano, 1984.
ZEYDEL, E. H. (ed.), The Ship of Fools by Sebastian Brant. Translated into Rhyming
Couplets with Introduction and Commentaru by E.H. Zeydel, with reproductions of the original
woodcuts, New York, 1944 (Reimpr., 1962, 1966). (Interesantes comentarios, pp. 367-391).
ESTUDIOS SOBRE LA NAVE DE LOS NECIOS
BENEDEK, TH. G., «The image of medicine in 1500: theological reactions to the ship of
fools», Bulletin of the history of medicine, 38, 1964, pp. 329-342.
BENKARTEK, D., Ein interpretierendes Wórterbuch der Nominalabstrakta im
«Narrenschiff» Sebastian Brants von Abenteuer vis Zwietracht, Frankfurt, etc., 1996.
BOCKMANN, P., «Die Narrensatire als Weg der menschlichen Selbsterkenntnis bei Sebastian
Brant», en P. Bóckmann, Formgeschichte der deutschen Dichtung, vol. I, pp. 227-239, Hamburg,
1949.
BOND, R. W., «Brants 'Das Narrenschiff'», en R.W. Bond, Studia otiosa. Some Attempts in
Literary Criticism, London, 1938, pp. 18-42.
CLAUS, P., Rhythmik and Metrik in Brants «Narrenschiff», Strassburg, 1911.
DUNNHAUPT, G., «Sebastian Brant: `The Ship of Fools'», en G. Hoffmeister (ed.), The
Renaissance and Reformation in Germany, New York, 1977, pp. 69-81.
DURRUCK, E., «Der Todesgedanke bei Riviére and Brant», Zeitschrift für franzosische
Sprache and Literatur 73, 1963, pp. 151-163.
EBERTH, H. H., Die Sprichworter in Brants `Narrenschiff', Greifswald, 1933.
ECKHARDT, H., Totentanz im Narrenschiff, Frankfurt, etc., 1995.
FISHER, C. B., «Several Allusions in Brant's Narrenschiff», Modern Languages Notes, 68,
1953, pp. 395 y ss. 56
GAIER, U., Studien zu Sebastian Brants «Narrenschiff», Tübingen, 1966.
- Satire. Studien zu Neidhart, Wittenweiler, Brant and zur satirischen Schreibart, Tübingen,
1967.
- «Zur Pragmatik der Zeichen in Sebastian Brants 'Narrenschiff' >>, en L'Humanisme allemand
1480-1540, Paris/München, 1979, pp. 231-259.
GENDRE, A., Humanisme et folie chez Sébastien Brant, Erasme et Rabelais, Basel/Stuttgart,
1978.
GENSCHMER, E, The Treatment of the Social Classes in the Satires of Brant, Murner and
Fischart, Univ. of Illinois, Urbana, 1934.
GRUENTER, R., «Die Narrheit in Sebastian Brants `Narrenschiff', Neophilologus, 43, 1959,
pp. 207-221.
- «Das Schiff. Ein Beitrag zur historischen Metaphorik», Tradition and Ursprünglichkeit.
Akten des III Internationalen Germanistenkongresses 1965 in Amsterdam, München, 1966, pp.
86-101.
GUMBEL, H., «Brants `Narrenschiff' and Freidanks Bescheidenheit' - Gestaltwandel der
Zeitklage and die Wirklichkeit», Beitrage zur Geistes- and Kulturgeschichte der Oberrheinlande,
Frankfurt, 1938, pp. 24-39.
HARTWEG, F., «Literarische Schriftsprache and Lexikographie des Frühneuhochdeutschen:
S. Brant - P. Dasypodius» , en Akten des VI. Internationalen Germanistenkongresses, vol. 2,
Sebastián Brant
La nave de los necios
39
Basel, 1980, pp. 424-430.
HEBERER, W. G., Sebastian Brants `Narrenschiff 'in seinem Verhältnis zur
spätmittelhochdeutschen Didaktik, Gottingen, 1968. (Tesis doctoral, mecanogr.) HESS, G.,
Deutsch-lateinische Narrenzunft. Studien zum Verhdltnis von Volkssprache and Latinität in der
satirischen Literatur des 16. Jahrhunderts, München, 1971.
HEUSLER, A., Deutsche Versgeschichte, vol. III, Berlin/Leipzig, 1929, § 911 s.
KEMPER, R., «dan numan ist dem nütz gebrist. Zur Weisheitslehre im 'Narrenschiff'», en
Fifteenth century studies, VII, Detroit, 1983, pp. 203-220.
KIESEL, H., « Bei Hof bei Holl». Untersuchungen zur literarischen Hojkritik von Sebastian
Brant bis Friedrich Schiller Tübingen, 1979.
KONNEKER, B., Sebastian Brant, Das Narrenschiff, München, 1966.
- Wesen and Wandlung der Narrenidee im Zeitalter des Humanismus. Brant - Murner Erasmus, Wiesbaden, 1966.
- Satire im 16. Jahrhundert. Epoche - Werke - Wirkung, München, 1991. (Sobre Brant, en
especial, pp. 54-75.)
LEARNED, H. D., The Syntx of Brant's Narrenschiff, Philadelphia, 1917.
LEFEBVRE, J., Les Fols et la Folie. Etude sur les genres du comique et la création littéraire
en Allemagne pendant la Renaissance, Paris, 1968, pp. 77-169.
LEMON, E. W. Y., A Phonology and Morphology of the Dialect of Sebastian Brant's «Das
Narrenschiff», Univ. of Massachusetts, 1975.
MANGER, K., Das «Narrenschiff». Entstehung, Wirkung and Deutung, Darmstadt, 1983.
MERKL, E., Sebastian Brants «Narrenschiff» auf dem Hintergrund der religios
eschatologischen Vorstellungen des Mittelalters, München, 1973. (Mecanogr.)
MISCHLER, B., Gliederung and Produktion des «Narrenschiffes» (1494) von Sebastian
Brant, Bonn, 1981.
MOLLER, D., Untersuchungen zur Symbolik der Musikinstrumente im «Narrenschiff» des
Sebastian Brant, Regensburg, 1982.
MÜLLER, E. E., Die Basler Mundart im ausgehenden Mittelalter Bern, 1953.
OHSE, B., «Das `Narrenschiff' and seine Theologie», en B. Ohse, Die Teufelliteratur zwischen
Brant and Luther Berlin, 1961.
ROSENFELD, H., «Die Entwicklung der Ständesatire im Mittelalter», Zeitschrift für Deutsche
Philologie, 71, 1951-1952, pp. 196 y ss.
SCHÖNFELD, H., «Die kirchliche Satire and religiöse Weltanschauung in Brants Narrenschiff
and Erasmus' Narrenlob» , Modern Languages Notes, 7, 1892, col. 78-92, 137-149, 345-348.
SINGER, K., Vanitas and memento mori im 'Narrenschiff 'des Sebastian Brant, Würzburg,
1968.
SKRINE, P. «The Destination of the Ship of Fools: Religious Alegory in Brants's
`Narrenschiff'», Modern Languge Review, 64, 1969, pp. 576-596.
SOBEL, E., «Sebastian Brant, Ovid and Classical Allusions in the `Narrenschiff '», University
of California Publications in Modern Philology, 36, 1952, pp. 429-440.
TIEMANN, B, « Typographie and Zahlenkomposition im 'Narrenschiff' von 1494»,
Philobiblon, 12, 1978, pp. 95-133.
TRAGER, C., «Über das soziale Wesen der Narrenbeschwörung bei Sebastian Brant and
Erasmus von Rotterdam», en C. Träger, Studien zur Literaturtheorie and vergleichenden
Literaturgeschichte, Leipzig, 1970, pp. 157-181.
ZARNCKE, F., edición de Narrenschiff, pp. XL-CXLII. - «Zur Vorgeschichte des
Narrenschiffes» ,la contribución en Serapium, 29, 1868, pp. 49-54, y 2.a contribución, Leipzig,
1871.
ZEYDEL, E. H., «Notes on Sebastian Brant's `Narrenschiff'», en Modern Languages Notes,
58, 1943, pp. 340-346. - «Some Literary Aspects of Sebastian Brant's `Narrenschiff', Studies in
Philology, 42, 1945, pp. 21-30.
Sebastián Brant
La nave de los necios
40
XILOGRAFÍAS
DENTINGER, J., Bilder zu Geschichten. Die grosse Zeit der Illustration in Strassburg,
Basel..., Mundolsheim/Basel, 1989.
HOMANN, H., Studien zur Emblematik des 16. Jahrhunderts, Utrecht, 1971, pp. 13-23.
KUNZE, H., Geschichte der Buchillustration in Deutschland. Das 15. Jahrhundert, Leipzig,
1975, pp. 382-401.
LEMMER, M. (ed.), Die Holzschnitte zu Sebastian Grants Narrenschiff Leipzig, 2.a ed., 1979.
- Wolgeschliffener Narren-Spiegel. 115 Meriansche Kupfer herausgegeben durch Wahrmund
Jocoserius, reed., Leipzig, 1986, pp. 128 y ss.
MARXER, E.-M., Text and Illustration bei Sebastian Brant and Konrad Celtis, Wien, 1960.
(Tesis doctoral, mecanogr.).
ROSENFELD, H., «Sebastian Brants Narrenschiff and die Tradition der Ständesatire,
Narrenbilderbogen and Flugblätter des 15. Jahrhunderts» , GutenbergJahrbuch, 1965, pp. 242248.
- «Die Narrenbilderbogen and Sebastian Brant», Gutenberg-Jahrbuch, 1970, pp. 298-307.
- «Sebastian Brant and Albrecht Dürer. Zum Verhältnis von Bild and Text im `Narrenschiff',
Gutenberg-Jahrbuch, 1972, pp. 328-336.
SCHULTZ, F., epílogo a la ed. facsímil, p. XVI s.
WINKLER, FR., Dürer and die Illustrationen zum Narrenschiff Berlin, 1951.
WOLTERS, M., Beziehungen zwischen Holzschnitt and Text bei Sebastian Brant and Thomas
Murner, Baden-Baden, 1917.
RECEPCIÓN DE LA NAVE DE LOS NECIOS
BADIUS, J., La Nef des Folles. Stultiferae naves de Josse Bade. Reproduction de
l'édition princeps d'Angelbert de Marne (Paris, 1500), Grenoble, 1979.
BASCHNAGEL, G., «Narrenschiff» und «Lob der Torheit». Zusammenhdnge und
Beziehungen, Frankfurt/Bern/Las Vegas, 1979.
BAUCKE, L., «Das mittelniederdeutsche Narrenschiff und seine hochdeutsche Vorlage»,
Niederdeutsches Jahrbuch, 58, 1932-1933, pp. 115-164.
BEBERMEYER, G., «Narrenliteratur», en Reallexikon der deutschen Literaturgeschichte, vol.
II, 2.a ed., Berlin, 1965, pp. 592-598.
BERGER, K. H. (ed.), Die Affenschande. Deutsche Satiren von Sebastian Brant bis Bertolt
Brecht, Berlin/Düsseldorf, 1988.
BJORKMANN, E., Bemerkungen zu der niederdeutschen Bearbeitung des Narrenschiffes,
Uppsala, 1902.
BURGER, H. O., Renaissance, Humanismus, Reformation. Deutsche Literatur im
europäischen Kontext, Bad HomburgBerlin/Zürich, 1969.
CORSTEN, S., «Kölner Kaufleute lesen Brants Narrenschiff. Humanistisch gesinnte
Grossbürger zu Beginn des 16. Jahrhunderts», en De captu lectoris, Berlin/New York, 1988, pp.
67-80.
DEUFERT, W., Narr, Moral und Gesellschaft - Grundtendenzen im Prosaschwank des 16.
Jahrhunderts, Bern/Frankfurt, 1975.
DURRUCK, E., «Sebastian Brant in France: A «Ship of Fools» by Pierre Rivière (1497)»,
Revue de Littérature Comparée, 48, 1974, pp. 248-256.
FRAUSTADT, F., Ober das VerhäItnis von Barclays «Ship of Fools» zur lateinischen,
französischen und deutschen Quelle, Breslau, 1894.
GAEDE, F., Realismus von Brant bis Brecht, München, 1972.
Sebastián Brant
La nave de los necios
41
GAEDICK, W., Der weise Narr in der englischen Literatur von Erasmus bis Shakespeare,
Weimar/Leipzig, 1928.
GEERAEDTS, L. (ed.), Sebastian Brant, Der Sotten Schip (Antwerpen 1548). Verzorgd en van
een nawoord voorzien door L. Geeraedts, Merlijn, 1981. [Edición al cuidado de L. Geeraedts y
provista de un epilogo de éste].
GRUENTER, R., «Thomas Murners satirischer Wortschatz», Euphorion, 53, 1959, pp. 24 y ss.
HELD, M., Das Narrenthema in der Satire am Vorabend und in der Frühzeit der Reformation,
Marburg, 1945. (Mecanogr.)
KÄRTNER, J., Des Jakob Locher Philomosus «Stultifera Navis» und ihr Verhältnis zum
«Narrenschiff» des Sebastian Brant, Frankfurt, 1924. (Tesis doctoral, mecanogr.).
KLEIN, R., «Le theme du fou et l'ironie humaniste» , en R. Klein, La forme et l'intelligible,
Paris, 1979, pp. 433-450.
KÖNNEKER, B, Wesen and Wandlung der Narrenidee im Zeitalter des Humanismus. Brant Murner - Erasmus, Wiesbaden, 1966.
LEMMER, M., Studien zur Wirkung von Sebastian Brants «Narrenschiff», Halle, 1981.
(Multicopiado).
MAUS, TH., Brant, Geiler and Murner Studien zum Narrenschiff, zur Navicula and zur
Narrenbeschwörung, Marburg, 1914.
O'CONNOR, D., «Notes on the Influence of Brants's Narrenschiff outside Germany», Modern
Language Review, 20, 1925, pp. 64-70.
- «Sebastian Brant en France au XVI` siècle», Revue de Littérature Comparée, 8, 1928, pp.
309-317.
POMPEN, F. A., The English Versions of the «Ship of Fools». A Contribution to
the History of the Early French Renaissance in England, London, 1925.
QUILLIET, B., «Le Narrenschiff de Sebastian Brant, ses traducteurs et ses traductions aux
XVe et XVIP siècle», en J. L. A. Hernández et al., Culture et marginalités au XVI` siècle, Paris,
1973, pp. 111-124.
REY, A., Skelton's Satirical Poems in their Relation to Lydgate's «Order of Fools», «Cock
Loreel's Bote» and Barclay's «Ship of Fools», Bern, 1899.
SCHUNK, H., Alexander Barclay's Fassung von Brant's «Narrenschiff», Würzburg, 1967.
SINNEA, J. R., A Critical Study of the Dutch Translation of Sebastian Brant's «Narrenschiff»,
Univ. de Cincinnati, 1949. (Tesis doctoral, no publ.)
WYSS, H., Der Narr im schweizerischen Drama des 16. Jahrhunderts, Bern, 1959, pp. 33 y
ss.
OTROS ESTUDIOS
COx, H., The Feast of Fools. Essay on Festivity and Fantasy, Cambridge (Mass.), 1969. (Tr.
española, Madrid, 1972).
ELIAS, N., Uber den Prozess der Zivilisation. Soziogenetische and psychogenetische
Untersuchungen, 2.a ed., Bern/München, 1969
GAEDE, F., Humanismus - Barock - Aufklärung. Geschichte der deutschen Literatur vom 16.
bis zum 18. Jahrhundert, Bern/München, 1971.
GERTEIS, K., Die deutschen Städte in der frühen Neuzeit. Zur Vorgeschichte der
«bürgerlichen Welt», Darmstadt, 1986.
GROSS, A., Wahnsinn and Narrheit im Spättnittelalterlichen Text and Bild, Heidelberg, 1990.
GURJEWITSCH, A. J., Das Weltbild des mittelalterlichen Menschen, Dresden, 1978. Mittelalterliche Volkskultur Probleme zur Forschung, Dresden, 1986. GURST, G. et al. (eds),
Lexikon der Renaissance, Leipzig, 1989.
Sebastián Brant
La nave de los necios
42
Gysi, K. et al. (eds.), Geschichte der deutschen Literatur von den Anfängen bis zur Gegenwart.
Bd. 4: von 1480 bis 1600, Berlin, 1961.
HEERS, J., Fetes des foul et Carna vals, Paris, 1983. (Tr. española, Barcelona, 1988).
HOFFMEISTER, G., Spanien and Deutschland. Geschichte and Dokumentation der
literarischen Beziehungen, Berlin, 1976.
HUIZINGA, J., Herbst des Mittelalters, München, 1924.
KEHRER, H., Deutschland in Spanien. Beziehung, Einfluss and Abhängigkeit, München,
1953. (Tr. española, Madrid, 1966.)
KLEINSCHMIDT, E., Stadt and Literatur in der frühen Neuzeit. Voraussetzungen and
Entfaltung im südwestdeutschen, elsässischen and schweizerischen Städteraum, Kbin/Wien,
1982.
LEBEAU, J., Y VALENTIN, J. M., L'Alsace au siècle de la Reforme 1482-1621. Textes et
Documents, Nancy, 1985.
MCGRATH, A., The intellectual origins of the European Reformation, Oxford
(UK)/Cambridge (Mass.), 1987.
RUPPRICH, H., Humanismus and Renaissance in den deutschen Städten and anden
Universitäten, Leipzig, 1935.
- Die deutsche Literatur vom späten Mittelalter bis zum Barock, Bd. 1: 1370-1520, München,
1970.
SMIRIN, M. M., Deutschland vor der Reformation, Berlin, 1955.
STAMMLER, W., Von der Mystik zum Barock. 1400-1600, Stuttgart, 1950.
SUUTALA, M., Tier and Mensch im Denken der Deutschen Renaissance, Helsinki, 1990.
SWAIN, B., Fools and Folly during the Middle Ages and the Renaissance, New York, 1932.
VISCHER, W. ,Geschichte der Universität Basel von der Gründung bis zur Reformation 1529,
Basel, 1860.
WACKERNAGEL, R., Geschichte der Stadt Basel, Basel ,1907-1916. (Register,
1954.)
NOTA SOBRE LA TRADUCCIÓN
Para la traducción se ha utilizado, fundamentalmente, la edición crítica de Friedrich Zarncke
(1854), complementada con otras ediciones antiguas y modernas. La traducción pretende, sobre
todo, ser fiel al original. Las dificultades para ello han sido notables, en particular porque la
lengua del original es muy difícil y porque hay bastantes pasajes oscuros que la Filología no ha
sabido esclarecer. Es probablemente la dificultad de la obra una de las razones por la que ésta ha
quedado sin traducir al castellano durante más de cinco siglos. El autor de esta primera edición en
esta lengua agradece cualquier tipo de sugerencias para mejorarla.
Sebastián Brant
La nave de los necios
43
Sebastián Brant
La nave de los necios
44
PRÓLOGO A LA NAVE DE LOS NECIOS
Para provechosa y salutífera enseñanza, exhortación y logro de la sabiduría, razón y buenas
costumbres; también para condena y enmienda de la necedad, ceguera, desvarío e ignorancia de
los humanos de todo género y condición. Recopilado1 en Basilea, con especial diligencia,
seriedad y esfuerzo, por Sebastián Brant, doctor en ambos Derechos2.
1
En realidad, Brant había recopilado una serie de pasajes de la Biblia, de autores clásicos, etc., a los que dio forma
literaria.
2
En Derecho civil y canónico.
Sebastián Brant
La nave de los necios
45
Todos los países están ahora llenos de Sagradas Escrituras y cuanto a la santidad del alma afecta:
Biblia, doctrina de los Santos Padres y muchos otros libros semejantes; en tal abundancia, que
mucho me asombro de que nadie mejore con ello. Sí, se desprecia todo escrito y doctrina, el
mundo entero vive en noche oscura y persiste ciego en sus pecados. Todas las calles y callejas
están llenas de necios que sólo de la necedad se ocupan, pero que no quieren aplicarse el nombre.
Por ello, pensé cómo pertrechar la nave de los necios: galeras, fusta, carguero, barcaza, batel,
buque, barca de pesca, dragador, poderoso velero de regatas, trineos, carro, carretilla, carruaje. Un
barco no podría llevar a todos los que ahora están en el número de los necios. Una parte no
encuentra por sitio alguno una oportunidad para emprender la travesía. Acuden en desbandada
como las abejas e intentan nadar hasta la nave. Todos quieren ser los primeros; muchos necios y
mentecatos llegan dentro: aquí he hecho su retrato. Si hubiera alguien que despreciase la escritura
o alguien que no la supiera leer, verá bien en el dibujo su propia esencia y encontrará en él quién
es, a quién se asemeja y qué le falta. El espejo de los necios llamo yo a esto, en que cada necio se
conoce; se le dice quién es a quien mira bien en este espejo de los necios. Quien se mira bien en
el espejo, aprende convenientemente que no ha de tomarse por sabio ni tenerse por lo que no es,
pues nadie hay a quien nada falte o que pueda decir con verdad que es sabio, y no un necio. Quien
se tiene por necio, pronto se convierte en sabio; pero quien quiere ser siempre docto, es fatuo, mi
compadre3, que me hace injusticia si no conserva este librillo. Aquí no hay mengua de necios,
cada cual encuentra lo que le place y también para qué ha nacido y por qué abundan tanto los
mentecatos; qué honra y alegría tiene la sabiduría, qué peligro el estamento de los necios. Aquí se
encuentra todo el devenir del mundo.
Este librillo es bueno para comprar; para broma y seriedad, y para todo lo posible, se
encuentran aquí necios a gusto de cada cual. Un sabio encuentra lo que le agrada, un necio habla
gustoso de sus hermanos. Aquí se encuentran tontos pobres y ricos, lo semejante busca a lo
semejante, cada cual encuentra a su par. Yo les hago aquí una capa4 a muchos que no se preocupan de ello. Si los hubiera llamado por su nombre, dirían que no los he comprendido; pero
confío en que todos los sabios encuentren aquí contento y digan por experiencia que yo he dado
justa y verdadera noticia. Y, puesto que estoy seguro de su testimonio, un bledo me importan los
necios; todos han de oír verdad, aunque no les complazca. Si bien Terencio enseña que quien dice
verdad cosecha odio5, también quien se aprieta mucho tiempo la nariz expulsa de sí la sangre6 y,
cuando se excita la cólera, se mueve a menudo también la bilis. Por ello, no presto atención a si se
me ataca con palabras a mis espaldas o a si se echa pestes contra mi provechosa doctrina; tengo
más de esos necios a los que no les gusta la sabiduría; este librillo está lleno de ellos. Pero ruego a
todos que miren más a la razón y a la honra que a mí o a mi humilde obra. Ciertamente no he
reunido sin fatigas tal abundancia de necios: a menudo he pasado la noche en vela, mientras
dormían aquellos en que pensaba o que quizá estaban sentados jugando y bebiendo, y poco
pensaban en mí. Una parte se paseaban en trineos por la nieve, hasta quedar medio congelados;
otra parte jugueteaban como niños; los otros calculaban las pérdidas que les había traído el día y
cómo podían trocarse en ganancias, o cómo mentirían mañana, venderían con charlatanería y
engañarían a muchos. Para meditar sobre todos ellos, de modo que me agradasen su música, letra
y obra, no es de extrañar que, también para que mi obra no fuese criticada, pasara muchas noches
en vela, cuando nadie lo esperaba. En este espejo debe mirarse todo género de humanos, hombres
3
Juego de palabras en el original: fatuus y gfatter «compadre».
La capa es uno de los principales atributos del necio. A menudo es una simple caperuza, que cubre también los
hombros y parte de la espalda.
5
Andria I, 1, 41: veritas odium parit.
6
Proverbios de Salomón 30,33.
4
Sebastián Brant
La nave de los necios
46
y mujeres. Siempre entiendo lo uno con lo otro: los hombres no son los únicos necios, sino que se
encuentran también muchas necias, a las que cubro aquí con la caperuza de necio la toca, el velo
y el cendal. También las chicas llevan vestidos de necio; quieren llevar ahora, además, lo que para
los hombres siempre fue motivo de escándalo: zapatos de punta7 y vestidos escotados, para que
no se cubra el mercado de leche; se enrollan muchas cintas en las trenzas y se ponen grandes
cuernos sobre la cabeza, como si saliera de ahí un gran toro; andan dando vueltas como animales
salvajes. Pero perdónenme las mujeres honradas, pues en absoluto quiero recordarlas para nada
malo; para las malas, sin embargo, nunca es demasiado. De ellas se encuentra aquí una parte, que
también están en la nave de los necios. Por tanto, búsquese cada cual con diligencia: si no se
encuentra en este libro, puede decir que está libre de la capa y de la clava8. Si alguien piensa que
no lo toco con mis críticas, váyase fuera, a los sabios, tenga paciencia, y esté de buen humor hasta
que le traiga una capa de Francfort9.
7
Muy criticados en la época, e incluso prohibidos en algunos lugares. Aparecen representados en varias xilografías.
La clava, el palo tosco que va engrosando hasta la punta, es, como la capa, un atributo esencial del necio.
9
De la feria de Francfort.
8
Sebastián Brant
La nave de los necios
47
[1]
El primer danzante soy en el
baile de los necios, pues sin
provecho muchos libros tengo,
que ni leo ni entiendo
DE LOS LIBROS
INÚTILES
El que yo esté sentado delante en el barco, tiene en verdad una especial intención10; no se ha
hecho sin motivo. Confío en mi biblioteca. De libros tengo gran tesoro, aunque en ellos entiendo
muy pocas palabras, y los tengo en tal veneración, que hasta los defiendo de las moscas. Donde
se habla de ciencias, digo yo: en casa las tengo yo muy bien. Me contento con ver muchos libros ante
mí. El rey Ptolomeo11 se procuró todos los libros del mundo y consideró esto un gran tesoro; mas no
encontró la doctrina verdadera ni pudo instruirse con ella. Yo tengo asimismo muchos libros,
pero leo poquísimo en ellos. ¿A qué iba a querer romperme la cabeza y agobiarme completamente bajo
el peso del saber? Quien mucho estudia se vuelve fantasioso. Yo me tengo, no obstante, por un señor
y pago a uno que aprende para mí. Cierto que poseo una mente tosca, pero cuando estoy con
sabios puedo decir ita «sí». Contento estoy de pertenecer a la orden del alemán12, pues sé muy poco
latín; sé que vinum significa «vino», gucklus13 «cuco», stultus «necio», y que yo me llamo
domine doctor. Tengo las orejas ocultas, pues, de otro modo, se vería pronto la acémila del
molinero.
10
Probablemente la intención de burlarse de la necedad asociada con la extensión de la imprenta (interés excesivo por el
acopio de los libros salidos de ésta).
11
Quizá Ptolomeo I de Egipto (siglos IV-III a. de C.), que pasa por fundador de la biblioteca de Alejandría, o Ptolomeo
II Filadelfo, en cuyo reinado (285-247 a. de C.) se potenciaron las letras y las artes (v. gr., se realizó la traducción,
llamada de los setenta, de la Biblia).
12
Aunque se han propuesto otras hipótesis, la más fiable es, a mi juicio, que se refiere a los hablantes de alemán
(como contrapuesto a los del latín).
13
Latín cuculus «cuco», «necio».
Sebastián Brant
La nave de los necios
48
[2]
Quien se abandona a
violencia en el consejo y
cuelga hacia donde sopla
viento, empuja la cerda
caldero.14
la
se
el
al
DE LOS BUENOS
CONSEJEROS
Muchos son los que ponen todo su empeño en cómo llegar al consejo, pero que nada entienden de
Derecho y andan a ciegas por las paredes. El buen Cusaí 15 está malhadadamente muerto;
Ajitofel16 se sienta en el consejo. Quien ha de juzgar y aconsejar rectamente, piense y actúe
sólo conforme al Derecho; que no resulte un tarugo con el que se empuje la cerda al caldero.
En verdad, digo yo, no es adecuado: con pensar no es bastante, con ello se reduce el Derecho;
es necesario que se reflexione mejor y se pregunte a otros lo que uno no sepa, pues, si no, el
Derecho se acorta y no tienes excusa ante Dios. Créeme, a fe que no es una broma. Si todos
supieran lo que sigue después, no tendrían tanta prisa en emitir la sentencia. Cada cual es
medido con la vara que ha utilizado: como tú me juzgas y yo te juzgo, así nos juzgará Él a ti
y a mí17. Espere cada uno tras su muerte la sentencia que él ha dado. Quien con su veredicto
causa gran tormento, tiene . también fijada su hora, en la que encontrará una muy rigurosa
sentencia; la piedra le caerá sobre la cabeza. Quien aquí no actúe con justicia, la encontrará allí
con severidad: contra sí no soporta Dios sabiduría, poder, prudencia o consejo18.
14
El significado de esta frase proverbial no es claro: merecerse un buen asado por su mala fe o, lo más probable, ser mero
instrumento de otro. Según Geiler, despellejar a los pobres.
15
2 Samuel 15-17. Fiel espía de David contra Absalón.
16
Ibid. Mal consejero que encontró una muerte deshonrosa.
17
Mateo 7,2.
18
Proverbios 21,30.
Sebastián Brant
La nave de los necios
49
[3]
Quien pone su dicha en el
bien temporal y busca en éste
su alegría y ánimo, un necio es
en carne y hueso. 19
DE LA CODICIA
Un necio es quien acopia bienes y no tiene paz ni contento, ni sabe para quién los ahorra
cuando descienda a su lúgubre bodega. Más necio aún es quien malgasta con exuberancia y
ligereza lo que Dios ha dado a su casa, de lo que es único administrador y sobre lo que tiene que
rendir cuentas que valen más que una mano y un pie20. El necio deja mucha herencia a los
amigos; no quiere cuidar de su alma y teme que le falte aquí el bien temporal, sin preocuparse de
lo que ello le ocasionará en la eternidad. ¡Oh, pobre necio! ¿Cómo eres tan ciego? Temes la sarna
y encuentras la tiña. Más de uno consigue bienes con pecados; por eso arde en el infierno. Sus
herederos hacen muy poco caso de ello; no le ayudarían ni con un guijarro; apenas darían un
penique21 por salvarle, por profundo que yaciera en el fondo del infierno. Da, puesto que vives,
para gloria de Dios; después de tu muerte, otro será señor de tus bienes. Ningún sabio ha ansiado
nunca ser rico. aquí en la tierra, sino aprender a conocerse. Quien sabio es, es más que rico.
Craso22 acabó bebiendo el oro por el que tanto tiempo había estado sediento. Crates23 arrojó al
mar su dinero para que no le estorbara en su aprendizaje. Quien atesora lo que es perecedero,
sepulta su alma en excrementos y estiércol.
19
En el original, inn lib und bluot, «en cuerpo y sangre».
Alusión a la pena consistente en cortar una mano y un pie.
21
Las monedas, acuñadas toscamente, también se pesaban. No pondrían, pues, en la balanza, para salvarle, ni un
guijarro ni la más pequeña moneda.
22
Triunviro con César y Pompeyo. Vencido por los partos en el 53, se le habría hecho beber oro líquido.
23
Floreció a finales del siglo iv a. de C. Era filósofo cínico y vivía como un mendigo.
20
Sebastián Brant
La nave de los necios
50
[4]
Quien muchas nuevas modas
lleva, causa gran indignación y
escándalo y toma al necio de la
mano.
DE LAS NUEVAS MODAS
Lo que antaño era cosa escandalosa, se tiene hogaño por pequeño y fútil. Un honor era antes
llevar barba; ahora han aprendido los hombres el modo propio de las mujeres, y se maquillan con
grasa de mono y desnudan su cuello, rodeándolo de muchos collares y de grandes cadenas, como
si estuvieran ante San Leonardo24. Con azufre y resina se rizan el cabello, dentro se bate después
clara de huevo, de suerte que quede ondulado en la cestilla25. Éste cuelga la cabeza fuera de la
ventana, ése se pone rubio el pelo al sol y al fuego: debajo los piojos no son caros26. Se podrían
encontrar ahora bien en el mundo, pues todas las ropas están llenas de arrugas: vestidos, abrigos,
camisas y pecheras; zapatillas27, botas, pantalones, zapatos, capas de piel, abrigos, orlas; la
costumbre judía se quiere cultivar28. Una moda deja paso rápidamente a la otra: eso muestra que
nuestro ánimo es liviano y mudadizo a toda clase de escándalos. Muchas modas nuevas hay en el
país. Vestidos escandalosamente cortos y escotados, que apenas cubren el ombligo. ¡Ay, deshonra
de la nación alemana! Lo que la naturaleza quiere ocultar, se desnuda y se deja ver. Por ello,
lamentablemente, las cosas van mal y pasarán pronto a peor. ¡Ay de aquel que dé motivo de
escándalo! ¡Ay de aquel también que no castigue ese escándalo!29 Recibirá en recompensa lo que
no espera.
24
Ante el patrón de los reclusos se dejaban las cadenas de las condenas cumplidas.
La cestilla se ponía para dar forma, por su entretejido, al pelo engrasado, que se metía dentro.
26
Por su abundancia.
27
Formaban parte, como el resto de las prendas citadas, del modo elegante de vestir.
28
La de llevar vestidos largos y con pliegues, como el caftán de los judíos.
29
Crítica apenas velada a las autoridades, que eran aquí muy benévolas en la práctica, a pesar de las numerosas
ordenanzas sobre la vestimenta.
25
Sebastián Brant
La nave de los necios
51
[5]
Por más que tengo un pie en
la tumba y llevo el cuchillo de
desollar en el culo30, mi
necedad no puedo abandonar.
DE LOS NECIOS VIEJOS
Mi necedad no me deja ser anciano. Soy muy viejo, pero también muy ignorante; un niño malo
de cien años31. Delante de los jóvenes llevo los cascabeles32 y a los niños imparto enseñanza, y
me hago a mí mismo un testamento que me pesará tras la muerte. Doy ejemplo y mal consejo, y
practico lo que en mi juventud aprendí. Quiero que se me honre por mi maldad y me atrevo a
vanagloriarme de mi ignominia, de que he engañado a muchos países y he enturbiado mucha
agua. En el mal me ejercito de continuo y lamento no poderlo ya realizar como en mis viejos
tiempos; pero lo que ahora ya no puedo hacer, se lo encomendaré a Enrique, mi hijo, quien hará
lo que yo he dejado. Éste ya se asemeja ahora mucho a mí en su mala calaña; le va
magníficamente y, si vive, saldrá de él un hombre. Hay que decir que es mi hijo, entonces hará
justicia a su condición de canalla, no se detendrá ante nada y viajará también en la nave de los
necios. Me deleitará después de mi muerte que me sustituya tan perfectamente. De tales cosas se
ocupa ahora la vejez. La senectud ya no quiere tener sabiduría. Los jueces de Susana33 mostraron
bien qué confianza se debe conceder a un viejo. Un necio viejo no cuida su alma; difícil es obrar
bien si no se está acostumbrado a ello.
30
Proverbialmente, tener un pie en la tumba.
Isaías 65,20.
32
Atributo del necio.
33
Daniel 13. La virtuosa Susana fue condenada a muerte por dos viejos jueces que la pretendían. El pretexto fueron
unas falsas acusaciones.
31
Sebastián Brant
La nave de los necios
52
[6]
Quien a los
hijos pasa por
alto
sus
travesuras y no
los
reprende,
mucho sufrirá el
mismo al final.
DE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
De necedad está completamente ciego quien no cuida de que sus hijos se eduquen como es
debido y se esfuerza, en particular, en dejarlos andar descarriados sin amonestación, al igual que
las ovejas van sin pastor, y les pasa por alto todas sus travesuras y piensa que no precisan castigo,
que aún no están en la edad de retener en los oídos lo que se les dice, sea castigo o enseñanza.
¡Oh, gran necio, presta atención y escucha! La juventud aprende con presteza, toma buena nota
de todo. Lo que se vierte en pucheros de barro nuevos no pierde el sabor. La rama verde se puede
doblar; cuando se osa doblar una vieja, en seguida se parte en dos.
El castigo justo no produce ningún preocupante griterío; la vara de la disciplina expulsa sin
dolor la estulticia del corazón del niño34. Sin castigo nadie ha sido educado. Crece el mal que no
34
Proverbios 22,15.
Sebastián Brant
La nave de los necios
53
se evita. Helí35 era justo y vivía sin pecado; mas, por no castigar a sus hijos, lo castigó Dios y
murió un día lamentándose, con sus hijos. Por no querer educar a los hijos, se encuentra uno a
muchos Catilinas36. Iría ahora mucho mejor la educación de los niños si se les pusiesen maestros
como Fénix37, al que Peleo buscó para su hijo Aquiles; Filipo indagó por toda Grecia hasta encontrar a su hijo un preceptor: al rey más grande del mundo38 se le unió Aristóteles, quien oyó a
Platón muchos años, y éste antes a Sócrates. Pero los padres de nuestro tiempo, cegados por la
codicia, toman para sus hijos maestros tales, que los convierten en necios y los devuelven a casa
aún más necios de lo que eran al salir de ella. Nada tiene de extraño que los necios tengan hijos
necios. El viejo Crates39 dijo que, si le incumbiese, gritaría con voz clara: ¡Vosotros, necios
insensatos! Vosotros ponéis buen cuidado en acopiar bienes y no cuidáis de vuestros hijos, para
quienes amasáis esa riqueza. Al final recibiréis como recompensa, si vuestros hijos han de ir al
consejo y lograr educación y honores, que sentirán inclinación sólo por aquello que han aprendido
desde la niñez. Entonces se acrecienta el pesar del padre y le consumen los remordimientos por
haber educado inútilmente a un espantajo. Los unos andan en pandas de bribones, blasfeman y
ofenden a Dios; los otros andan con rameras. Éstos pierden en el juego caballo y camisa; los
cuartos llevan una vida licenciosa de noche y de día. En esto se convierten aquellos niños a los
que no se educa en la juventud ni se les dota de un buen maestro. Pues principio, medio y fin del
honor brotan sólo de una buena educación. Loable cosa es ser noble, pero propio de otros es, y no
tuyo: de tus padres procede. Cosa muy preciada es la riqueza, pero es un caso de azar, que sube y
baja bailando como una pelota. Cosa hermosa es la gloria del mundo, pero más inconstante, como
sabéis. La belleza del cuerpo en alta estima se tiene, pero apenas dura una noche. Asimismo, muy
querida nos es la salud, aunque se esfuma como un ladrón. La gran fortaleza se tiene por un
preciado don, pero mengua con la enfermedad y los años. Por ello, ya no queda entre nosotros
nada más inmortal y duradero que la enseñanza. Gorgias40 pregunta si sería feliz el poderoso
señor de Persia. Dijo Sócrates: No sé aún si posee educación y virtud. Como si quisiera decir que
el poder y el oro nada valdrían sin la enseñanza de la virtud.
35
1 Samuel 2,12 y 4,18.
Catilina, el promotor de la conjura en Roma (63 a. de C.), es presentado aquí y en el cap. 49 como prototipo de la
oposición a la ley y el orden.
37
Según Plutarco, De educatione, 7,3. Brant sigue en buena medida este tratado desde aquí hasta el final de este
capítulo.
38
Alejandro Magno.
39
Según Plutarco, De educatione, 7,13. En buena parte de este capítulo se sigue a Plutarco.
40
Brant no lo toma del diálogo de Platón, sino de Plutarco, De educatione, cap. 8.
36
Sebastián Brant
La nave de los necios
54
[7]
A quien se pone entre piedra
y piedra41 y lleva a mucha gente
en la lengua, le sobrevienen
pronto daño y pesar.
DEL SEMBRAR CIZAÑA
Muchos sienten gran contento en dividir a todo el mundo y en poder sembrar la discordia, de la
que brotan la enemistad y el odio. Con calumnias y grandes mentiras golpean a muchos, que sólo
tiempo después lo sienten, y hacen de un amigo un enemigo; y, queriendo dejarlo bien sellado42,
ven cuánto pueden aumentar y pretenden haberlo hecho cual secreto de confesión, para que no
salga de ello ninguna reprimenda. Dicen que lo tenían bajo la rosa43 y lo habían hablado a tu
propio corazón. Piensan gustar mucho con esto. El mundo está lleno de tal cizaña, de modo que
más lejos se puede llevar algo en la lengua que en carruaje de ballestas; como hicieron Coré 44 y
Absalón45, que deseaban secuaces y cosecharon desgracias. En todo país está Alcimo46, que
enemista y calumnia a los amigos, y pone los dedos en los quicios de las puertas, por lo que a
menudo resultan pillados. Como a uno que esperaba recibir recompensa por haber asesinado
supuestamente a Saúl47, y a los que mataron a Isbaal48; como sucede al que está entre ruedas de
molino, que siempre sembraba mucha discordia. Al punto se ve en sus gestos lo que dice y qué
clase de hombre es. Aunque se esconda a un necio detrás de la puerta, sacará las orejas.
41
Del molino, como en el grabado.
Bajo el sello del silencio.
43
En la antigüedad se ponía una rosa sobre los comensales invitados, como símbolo del silencio sobre lo tratado (en
latín, sub rosa).
44
4 Moisés 16.
46
1 Macabeos 7,5 ss.
47
2 Samuel 1,1 ss.
48
2 Samuel 4.
42
Sebastián Brant
La nave de los necios
55
[8]
Quien no sabe decir sí y no, ni
tomar consejo en lo grande y lo
pequeño, él mismo recibe el daño.
NO
SEGUIR
CONSEJO
EL
BUEN
Un necio es quien quiere ser sabio y no muestra ni buen comportamiento ni medida, y, cuando
quiere cultivar la sabiduría, un cuco es su halcón49. Muchos son en sus palabras sabios y
discretos, pero tiran del arado de los necios. Esto hace que se fíen de su sabiduría e inteligencia y
no atiendan al consejo de los demás, hasta que les sobreviene la desgracia. Tobías50 enseñó
siempre a su hijo que hiciera caso al sabio consejo; por no seguir el buen consejo y despreciarlo,
la mujer de Lot51 fue castigada por Dios y tuvo que quedar allí como un símbolo. Como
Roboam52 no quiso seguir a los sabios ancianos, como debía, y siguió a los necios, perdió diez
tribus y continuó siendo un necio. Si Nabucodonosor53 hubiera escuchado a Daniel, no se habría
convertido en una bestia. Macabeo54, el hombre más fuerte, que había realizado grandísimas hazañas, no habría sido muerto si hubiera seguido el consejo de Joram. Quien de continuo sigue a su
propia cabeza, y no sigue ni cree el buen consejo, no atiende en absoluto a la felicidad y a la
salvación y las echará a perder antes de tiempo. Donde hay muchos consejos, hay dicha y poder55.
Ajitofel56 se dio muerte porque Saúl no siguió su consejo.
49
Cuco es muy utilizado por Brant en el sentido de «necio». Aquí se toma, sin embargo, en sentido literal: es un
necio el que adiestra para la caza un cuco en vez de un halcón.
50
Tobías 4,19.
51
1 Moisés 10,26.
52
1 Reyes 12,8 ss.
53
Daniel 4, 24-30.
54
Macabeos 9,1-18. Aquí no se cita, sin embargo, a Joram como el que da el consejo.
55
Proverbios 11,14.
56
Samuel 17,1-23. Brant se equivoca, pues no fue Saúl, sino Absalón, el que no siguió el consejo de Ajitofel, como
consecuencia de lo cual éste se ahorcó.
Sebastián Brant
La nave de los necios
56
[9]
Quien tiene malas costumbres
y maneras, y mira hacia donde
se convertirá en necio, arrastra la
capa por el suelo57.
DE LAS MALAS
COSTUMBRES
Muchos andan en túnicas58 ufanos y lanzan la cabeza hacia aquí y hacia allá, después hacia
abajo y hacia arriba, más tarde hacia atrás y seguidamente de lado, ora andan presurosos, ora muy
cadenciosos. Esto muestra como indicio y causa que tienen un carácter ligero, del que es muy
oportuno precaverse. A quien es sabio y tiene buenos modales, se le adecua bien su esencia59, y lo
que empieza y realiza le parece bien a todo sabio. La verdadera sabiduría empieza con pudor, es
recatada, tranquila y pacífica, y, si se acomoda con el bien, Dios la llena de Gracia 60 Mejor es
tener buenas maneras que toda la riqueza de la tierra. De los modales se colige muy pronto lo que
uno tiene en su corazón. Más de uno cuida poco las maneras: no se ha acostumbrado a ellas ni
está educado para ellas; por eso tiene los mismos modales que una vaca. El mejor ornato y el más
alto nombre son las buenas costumbres, la modestia y el pudor. En las buenas costumbres se
educó Noé, pero no se le pareció mucho Cam, su hijo61. Quien engendra un hijo sabio, que
aprende modales, juicio y sabiduría, dé gracias a Dios por haberle otorgado la Gracia. Albino62 se
comió la nariz de su padre porque éste no le había educado mejor.
57
Es decir, es completamente necio. La capa, el atributo del necio, es tan larga que la arrastra por el suelo.
En schuben, túnicas para hombres y mujeres, abiertas por delante, como se ve en el grabado.
59
Brant, siguiendo una larga tradición, piensa que en los buenos modales se refleja la virtud interior
60
Jacob 3,17.
61
1 Moisés 9,22.
62
Procede, en última instancia, de una fábula de Esopo. Un hijo, antes de ser ajusticiado, corta la nariz de su padre,
pensando que la mala educación que le ha dado es la causa de su desgracia.
58
Sebastián Brant
La nave de los necios
57
[10]
Quien comete injusticia y
violencia con otro hombre, que
no le ha hecho nunca daño,
sirve de escándalo para otros
diez.
DE LA VERDADERA
AMISTAD
Un necio es, y muy estulto, quien con otro humano comete injusticia, pues con ello amenaza a
muchos, que después se alegrarán de su desgracia. El que hace algo malo a su amigo, que ha
depositado en él toda su esperanza, fidelidad y confianza, es un necio y carece por completo de
juicio. Ya no se encuentran en absoluto amigos como lo era David con Jonatán63, como Patroclo y
Aquiles, como Orestes y Pílades, como Démades y Pitias o como lo era el escudero de Saúl,
como Escipión y Lelio. Donde falta el dinero, termina la amistad. Nadie ama tanto a su prójimo
como está escrito en la Ley: el egoísmo suprime todo derecho, amistad, amor, estirpe, familia. A
nadie se encuentra ahora igual que Moisés, quien amaba a los otros como a sí mismo; o como
Nehemías64 y Tobías65, el temeroso de Dios.
A quien el provecho común no es tan preciado como el provecho propio que ansía, le tengo
por un necio cuco; lo que es común, es también propio. Pero Caín está en todo estamento que
lamenta la felicidad que tiene Abel. Amistad: cuando se necesita, entran veinticuatro en media
onza, y los que quieren ser lo mejores, entran siete en cuatro adarmes66.
63
64
1 Samuel 18 y 20.
Citado aquí, quizá, porque reconstruyó Jerusalén y la vida comunitaria. Cf. Esdras II, 1 ss.
65
Tobías 1,3; 15,19 ss.
66
El sentido es que, en la dificultad, no aparece ningún amigo, y, en la bonanza, aparecen por todas partes.
Sebastián Brant
La nave de los necios
58
[11]
Quien quiere creer a
cualquier necio, cuando tanto
se oye de la Escritura, se
acomoda bien al juego de
los necios.
DESPRECIO
ESCRITURA
DE
LA
Un necio es quien no quiere creer la Escritura, que afecta a la salvación, y piensa que debería
vivir como si no existiera Dios ni infierno, despreciando toda prédica y doctrina, como si no viera
ni oyese. Si viniera uno de los muertos, correría cien millas hacia allí, para oír de él nuevas
noticias: qué seres hay en el infierno y si mucha gente entra allí; si también se escancia vino
nuevo y si se ofrecen asimismo otros juegos simiescos. Tanto tenemos de la Escritura, de la
antigua y la nueva alianza, que no es necesario aducir aquí ningún testimonio más ni buscar la
capilla y la celda del gaitero de Niklashausen67. Dios dice desde su verdad: quien aquí peca, sufre
allí la pena; quien aquí consagra sus días a la sabiduría, es honrado en la eternidad. Dios ha
hecho, en verdad, que el ojo vea y el oído oiga. Por ello, ciego es y sordo quien no oye la
sabiduría y no la cree, pero gusta de oír novedades y leyendas. Temo que vendrán pronto los días
en que llegaremos a saber más novedades de lo que nos guste y sea de razón. Jeremías gritó y
enseñó, y no fue oído por nadie; lo mismo otros sabios más; por ello vinieron después muchas
calamidades y desgracias68.
67
Se trata de Hans Böheim, predicador de Niklashausen an der Tauber. Aseguraba que se le había aparecido la
Virgen María. Se oponía de forma muy revolucionaria a la autoridad civil y eclesiástica. Fue detenido en 1476 y
quemado en la hoguera en Würzburgo, a instancias del obispo.
68
Se piensa, principalmente, en la destrucción de Jerusalén y en la prisión en Babilonia.
Sebastián Brant
La nave de los necios
59
[12]
Quien no cincha antes
de cabalgar y no toma
precauciones a tiempo,
recibe burlas si cae por un
lado.
DEL NECIO
IMPRUDENTE
A la necedad bien unido está quien dice: «No lo había pensado.» Pues quien medita todas las
cosas a tiempo, cincha bien antes de cabalgar. Quien se acuerda después de la acción, su plan
llega generalmente demasiado tarde. Quien sabe planificar bien en la acción, ha de ser un hombre
experimentado o lo ha oído de las mujeres, que son tenidas en alta estima por ese consejo. Si
Adán hubiera sido más precavido antes de comer la manzana, no habría sido expulsado del
paraíso por un pequeño mordisco. Si Jonatán hubiera meditado bien, habría despreciado los dones
que pérfidamente le ofreciera Trifón, quien después lo mató69. Buenos planes sabía en todo
tiempo Julio, el Emperador70, en el combate, pero cuando tenía paz y felicidad se descuidó en una
cosa: no leyó al instante las cartas que le habían enviado para ponerle sobre aviso. Nicanor71
calculó muy poco, vendió la piel del oso antes de cazarlo: su plan falló tan claramente, que le
cortaron lengua, mano y cabeza. Los buenos planes son siempre buenos. ¡Dichoso aquel que los
hace a tiempo! Muchos corren y llegan demasiado tarde. Pronto se golpea quien tiene excesiva
prisa. Si Asael72 no hubiera sido tan rápido, Abner no lo habría atravesado con la lanza.
69
1 Macabeos 12,43 ss.
Julio César.
71
2 Macabeos 8, 10-14; 15, 30 ss. Nicanor pretendía vender como esclavos a judíos que no había capturado, y por los
que después fue vencido.
72
2 Samuel 2,17-23. Asael había perseguido a Abner, hasta que éste lo mató.
70
Sebastián Brant
La nave de los necios
60
[13]
A mi cuerda atados
llevo, de acá para allá,
muchos necios, simios,
burros,
cucos,
que
seduzco,
engaño
y
embauco.
DE LOS AMORÍOS
Yo, doña Venus, la del culo de paja73, no soy la menor en el puré de los necios. Atraigo hacia
mí a muchos necios y hago un cuco de quien quiero. Nadie puede nombrar a todos mis clientes.
Quien ha oído del establo de Circe, de Calipso, del yugo de las sirenas74, piense qué fuerza tengo
aún. Quien piense que es sabio, lo mojo bien dentro en el puré de los necios. A quien hiero una
vez, no le sana poder de hierbas alguno. Por ello tengo un hijo ciego: ningún amante ve lo que va
a hacer. Mi hijo es un niño, no un hombre: los amantes andan por ahí son juicio no experiencia.
De ellos raramente se oyen palabras serias, igual que de un niño. Mi hijo está desnudo y descalzo
todo el día, pues nadie puede ocultar los amoríos. El mal amor sale volando, no queda en pie
mucho tiempo; por eso mi hijo tiene dos alas. Los amoríos son volubles en todo momento, nada
hay más inconstante sobre la tierra. Cupido lleva su arco descubierto, en cada costado un gran
carcaj. En uno lleva muchas flechas de arponcillo, con ellas acierta a muchos necios; son afiladas,
de oro, ganchudas, puntiagudas; quien es alcanzado, pierde el sentido y baila después junto a la
madera de los necios. En el otro carcaj las flechas son de ave, romas, lastradas con plomo,
73
74
Por lo fácilmente inflamable.
Referencia a la Odisea, como en el cap. 108.
Sebastián Brant
La nave de los necios
61
pesadas. La primera hiere, la segunda ahuyenta75. A quien alcanza Cupido, enciende Amor, su
hermano, para que arda, y nadie puede apagar la llama, que quitó la vida a Dido e hozo que
Medea quemara con su propia mano a su hijo y a su hermano. Tereo no sería una abubilla; Pasifae
habría evitado el toro; Fedra no habría seguido a Teseo no buscado la deshonra junto a su hijastro;
Neso no habría recibido un toro mortal; Troya no habría llegado a tales penalidades; Escola
habría dejado el pelo a su padre; Jacinto no sería una flor; Leandro no habría nadado; Mesalina
sería constante en la castidad; Marte tampoco se hallaría entre cadenas; Procris habría evitado el
seto; Safo no habría caído del monte; las sirenas no habrían hecho naufragar las naves; Circe
habría dejado a los barcos seguir su camino; el Cíclope y Pan no silbarían lastimosamente;
Leucotea no habría parido un árbol de incienso; Morra no estaría encinta de Adonis; Byblis no
habría sentido amorosa pasión por su hermano; Danae no habría concebido mediante el oro;
Nictimena no habría salido volando en la noche; Eco no se habría convertido en voz; Tisbe no
habría teñido las blancas bayas; Atalanta no sería una leona la mujer del levita no estaría
deshonrada y, con ello, ani quilada una tribu76; David77 habría dejado bañarse a Betsabé; Sansón78
no se habría fiado de Dalila; Salomón79 no habría adorado al ídolo; Amón80 habría sido virtuoso
con su hermana; José81 no habría sido acusado sin motivo, como Belerofonte e Hipólito; el
Sabio82 no iría como un caballo; de la torre no estaría colgado Virgilio 83; Ovidio tendría el favor
del emperador si no hubiese enseñado el arte amatoria.
Muchos más llegarían a la sabiduría si no sintieran tan fuerte impulso hacia los amoríos. A
quien tiene mucho trato con mujeres, se le quema la conciencia, y no puede servir enteramente a
Dios quien tiene mucho que hacer con ellas. Los amoríos son para todo estamento motivo de
burla, necedad y escándalo; pero más escandaloso es cuando lo ejercen la vieja y el viejo. Un
necio es quien quiere galantear y piensa mantener medida y comedimiento, pues cultivar la
sabiduría y amar torpemente no pueden estar en absoluto en la misma silla. El amante está tan
completamente ciego, que piensa que nadie le va a ver. Ésta es la más vigorosa hierba de los
necios, la capa queda pegada mucho tiempo a la piel.
75
Tomado de Ovidio, como la mayoría de los ejemplos que siguen (principalmente de Metamorfosis,
secundariamente de Remedia Amoris, Heroides y Tristia).
76
Jueces 19-20.
77
2 Samuel 11.
78
Jueces 16.
79
1 Reyes 11.
80
2 Samuel 13.
81
1 Moisés 39.
82
Aristóteles, que según cierta tradición, se habría dejado cabalgar, como un caballo, por su amante.
83
Según una leyenda, una mujer, que se había puesto en una cesta para ser izada hasta la ventana de Virgilio, metió a
éste en ella y estuvo así colgado toda la noche.
Sebastián Brant
La nave de los necios
62
[14]
Quien dice sólo que Dios
es misericordioso, y no justo
al mismo tiempo, tiene un
juicio como los gansos y las
cerdas.
DE LA INSOLENCIA
FRENTE A DIOS
Bien se unta con grasa de burro y tiene la caja colgada del cuello quien osa decir que Dios nuestro
Señor es misericordioso y no se encoleriza mucho cuando se comete un pecado, y
considera los pecados tan poca cosa, que los tiene por absolutamente humanos. Dios no habría
creado el reino de los cielos precisamente para los gansos; siempre se han cometido pecados y no se
empieza hoy a pecar. Puede contar la Biblia y otras muchas historias, pero no quiere entender que
está descrito después por doquier el castigo con calamidades y con venganza, y que Dios, a la larga,
nunca soportó que se le golpeara en una mejilla. Dios no es bohemio o tártaro, pero entiende bien sus
lenguas. Si bien su misericordia carece de medida, de número y de peso, y es infinitamente grande, así
también permanece, no obstante, su justicia, y castiga los pecados por los siglos de los siglos a
todos los que no obran bien, muy a menudo hasta la novena generación. La misericordia, a la
larga, no permanece si Dios abandona la justicia. Cierto es que el cielo no pertenece a los
gansos; pero tampoco una vaca, un necio, mono, burro o cerdo entrarán en él en toda la eternidad. Y lo
que pertenece a la parte del demonio, nadie en absoluto se lo quitará.
Sebastián Brant
La nave de los necios
63
[15]
Quien
quiera
edificar,
calcule antes qué fortuna
necesitará,
pues
de
lo
contrario, esperará en vano el
final.
DEL NECIO CÁLCULO
Un necio es quien quiere edificar y no calcula antes cuánto va a costar y si puede llevarlo a
efecto conforme a su plan. Muchos planearon grandes edificios y no pudieron salir airosos de su
empeño. El rey Nabucodonosor84 se encumbró arrogante por haber edificado con su poder
Babilonia, la gran ciudad, pero le aconteció muy pronto que quedó en el campo como una vaca.
Nemrod85 quiso edificar muy alto en el aire una gran torre frente a las tempestades de agua, y no
calculó que su edificio era demasiado pesado, e imposible. Cualquiera no construye tanto como
en tiempos hizo Lúculo86. Quien quiera construir sin arrepentirse, piénseselo bien antes de
edificar, pues a muchos les viene el arrepentimiento demasiado tarde, de modo que el daño le
entra en el bolsillo. Quien quiera emprender algo grande, debe asegurarse de si puede llegar a
donde se ha propuesto, para que no le sobrevenga un inesperado azar y todos se mofen de él.
Mucho mejor es no emprender nada, que abandonarlo con daño, escándalo y burla. Las pirámides
cuestan mucho y también el laberinto junto al Nilo87; pero todo eso ya se ha perdido hace tiempo:
ninguna construcción puede durar mucho aquí en la tierra.
84
Daniel 4,26-30.
85 Pasaba por ser el constructor de la torre de Babel.
86
Este rico romano (siglo II-I a. de C.) había protegido las letras y las artes, y, en particular, la arquitectura.
87
Esta localización del laberinto tiene un origen antiguo. Cf. Plinio, Historia naturalis, XXXVI, 84 ss.
85
Sebastián Brant
La nave de los necios
64
[16]
Con justicia caerá en futura
pobreza
quien
persigue
siempre la golosina y la gula y
se une a los juerguistas 88.
DE LA
JUERGA
GULA
Y
LA
Calza a un necio los zapatos quien ni de día ni de noche tiene reposo pensando cómo llenar la
panza y el estómago y convertirse en un pellejo de vino, como si hubiera nacido para que por él
se echara a perder mucho vino y él mismo fuese una helada diaria. Éste cabe bien en la nave de
los necios, pues destroza el juicio y los sentidos; con la edad se dará cuenta de que le tiemblan la
cabeza y las manos, abrevia su vida y acerca su fin. Cosa dañina es el vino, junto al que nadie que
busque en él alegría y placer puede ser sabio. Un hombre borracho nunca descansa ni conoce
medida ni distingo. Mucha lujuria viene de la embriaguez; muchos males surgen también de ella;
sabio es quien bebe moderadamente.
Noé89 no podía soportar el vino, pero lo encontró y lo plantó. Lot90 pecó por el vino en dos
ocasiones. Por el vino fue decapitado el Bautista91. El vino hace que el sabio se ponga la capa de
necio. Cuando Israel se daba un buen hartazgo y tenía la tripa más que llena, empezaron a jugar y
también tuvieron que baila?92. Por ello mandó Dios a los hijos de Arón93 que se abstuvieran del
88
El exceso en la comida y en la bebida era considerado como el peor vicio nacional de los alemanes.
1 Moisés 9,20 ss.
90
1 Moisés 9,20 ss.
91
Marcos 6,17 ss.
92
En torno al becerro de oro. Cf. 2 Moisés 32,6 ss.
93
3 Moisés, 10,9.
89
Sebastián Brant
La nave de los necios
65
vino y de todo aquello que embriaga; pero los sacerdotes poco caso hicieron. Cuando
Holofernes94 estaba ebrio, perdió la cabeza con la barba. Támiris95 dispuso comida y bebida
cuando forzó al rey Ciro. Por el vino cayó Ben Adad96, cuando perdió todos sus bienes; toda
honra y virtud olvidaba Alejandro97 cuando estaba bebido, y hacía a menudo en su embriaguez lo
que a él mismo le dolía después. El rico bebía como un buen compañero de copeo y comió por la
mañana en el infierno98. El hombre sería libre, no sería un siervo, si no existiera la embriaguez y
el vino. Quien ama el vino y el buen bocado no será rico ni feliz99. ¡Ay de él! ¡Y de su padre!
Sufrirá guerras y muchas desgracias quien siempre se llena como una vaca y quiere beber a la
salud de todos y responder a los brindis que se le hacen100. Pues quien sin necesidad bebe mucho
vino se asemeja al que se duerme en el mar y yace sin sentido ni defensa: así hacen los que sólo
piensan en la vida alegre y comen, beben y andan de juerga noche y día101. Les trae el posadero,
como clientes, una pierna y un cuarto de vaca y les añade almendras, higos y arroz: le pagarán el
día de San Ciruelo102 Muchos serían pronto muy sabios si la sabiduría estuviera dentro del vino
que se echan al coleto por la mañana y por la tarde. Cada uno bebe a la salud del otro: «¡Va por ti!
¡Te toca!» El otro dice: «Espera, me defiendo, hasta que estemos los dos llenos.» Con eso se
sienten los necios ahora muy bien: uno a la copa, dos para la boca. Una soga en tomo al cuello
sería más sano y provechoso que cultivar semejante gula. Es una gran necedad, que Séneca ya
previó oportunamente y sobre la que habló en sus libros, el que algún día se concederá más honra
a un ebrio que a un sobrio y se querrá ser enaltecido por estar embriagado de vino. También me
refiero aquí a los bebedores de cerveza, cuando uno solo bebe un barril y se queda tan lleno, que
se podría abrir bien la puerta con él. Un necio tiene que haber bebido mucho; un sabio puede
beber moderadamente y está con ello mucho más sano que el que se llena de jarras. El vino es
muy suave al entrar, pero muerde al final como una serpiente y derrama su veneno por toda la
sangre103, como lo hace el basilisco.
94
Judit 12,21 ss.
Probablemente tomado de Herodoto.
96
1 Reyes 20,16 ss.
97
La referencia a Alejandro Magno puede haberla tomado Brant de Plutarco.
98
Lucas 16,19 ss.
99
Proverbios 21,17.
100
Proverbios 23,29 s.
101
Proverbios 23,34.
102
Es decir, probablemente nunca.
103
Proverbios 23,31 s.
95
Sebastián Brant
La nave de los necios
66
[17]
Quien tiene bienes, se deleita
con ellos y no los comparte con los
pobres, recibirá una negativa
cuando él mismo pida.
DE LA INÚTIL RIQUEZA
La mayor necedad de todo el mundo es que se honre el dinero por delante de la sabiduría y que
se prefiera al hombre rico. Quien tiene orejas y cascabeles encima, ha de ser consejero sólo
porque tiene mucho que perder. A cada cual cree el mundo tanto como dinero tiene en su bolsillo:
el señor Penique ha de estar siempre delante. Si viviera Salomón, no se le dejaría entrar en el
consejo si fuera un pobre tejedor o tuviera el bolsillo vacío. A los ricos se les invita a la mesa y se
les traen venados, aves y pescado, y se les hace la corte interminablemente, mientras que el pobre
está ante las puertas y suda, queriendo congelarse. Al rico se le dice: «¡Comed, señor!» ¡Oh
Penique, a ti se te concede el honor! Tú consigues que muchos te sean propicios. Quien tiene
peniques, encuentra amigos. Todos le saludan y le tratan con familiaridad. Si alguien quiere tener
esposa, la primera pregunta es: «¿Pero qué tiene éste?» No se pregunta por la honradez o por la
sabiduría, la educación, la inteligencia; se busca a uno del gremio de los necios, que tenga para
echar pan a la leche, aunque sea un rufián. Toda ciencia, honra y sabiduría son ociosas donde
falta el penique. Quien su oído cierre ante el pobre, no será escuchado por Dios cuando él también
clame104.
104
Proverbios 21,13.
Sebastián Brant
La nave de los necios
67
[18]
Dos liebres pretende cazar a la
vez quien piensa servir bien a dos
señores y se carga sobre los hombros
más de lo que debe.
DEL SERVICIO A DOS SEÑORES
Un necio es quien pretende servir al mundo y también a Dios, pues, cuando un siervo tiene dos
señores, nunca los puede servir bien105 Muy a menudo se arruina el artesano que conoce muchas
artes y muchos oficios. El que quiere cazar y coger al mismo tiempo dos liebres con un perro, al
final apenas conseguirá una y, a menudo, no conseguirá ninguna en absoluto. Quien quiere tirar
desde muchas ballestas, difícilmente alcanzará alguna vez el blanco. Quien asume muchos cargos,
no puede hacer lo que a cada uno de ellos conviene. Quien tiene que estar aquí y también en otra
parte, no estará en su sitio ni aquí ni allí. El que quiere hacer lo que a todos agrada, tiene que
tener el aliento caliente y frío106, y tragar muchas cosas que no le gustan, y ajustarse mucho a los
medios disponibles, y poder poner a cada uno almohadones debajo de los codos, y untar a todos
bien la frente, y mirar de no encolerizar a nadie. Mas muchos cargos saben bien, se calienta uno
pronto ante un gran fuego de carbón; pero quien prueba muchos vinos no piensa que cada uno sea
bueno. Un aderezo sencillo está pronto listo. El sabio ama la sencillez. A quien a uno sirve y
cumple con él su deber, se le considera un fiel servidor. Murió el burro y nunca estuvo harto de
tener cada día nuevos amos107.
105
Mateo 6,24.
Agradar a todo el mundo. Según se decía, se expulsa el aliento frío para enfriar la sopa, y el caliente para calentar
las manos (cf. Bonerio, XCI).
107
Alusión a la fábula del asno que nunca estaba contento (Bonerio, LXXXIX).
106
Sebastián Brant
La nave de los necios
68
[19]
Quien custodia su
lengua y su boca, protege
de miedo su alma y su
voluntad108; un pájaro
carpintero desveló a sus
crías por el griterío.
DEL MUCHO
COTORREAR
Un necio es quien quiere censurar lo que todos guardan en silencio y quiere ganarse odio sin
necesidad, mientras que podría mejor callarse con honor. Quien desea hablar donde no debe, vale
bien para la orden de los necios. Quien responde antes de que se le pregunte, muestra por sí
mismo el sentido de un necio109. Muchos se complacen en hablar, aunque de ello resulten daños y
pesares. Más de uno se abandona tanto a la charlatanería, que podría quitar a la cotorra una nuez;
sus palabras son tan fuertes y profundas, que hace un agujero en un documento y dispone un
parloteo con total facilidad; pero, cuando llega a la confesión, donde se trata del premio eterno, la
lengua no quiere moverse del sitio. Hay muchos Nabal110 aún en la tierra, que cotorrean más de lo
que les aprovecha. Muchos serian tenidos por sabios si no se hubieran ido ellos mismos de la
lengua. Un pájaro carpintero desvela con su lengua dónde se encuentran su nido y sus crías. Con
silencio se responde mucho; daños recibe quien mucho cotorrea. La lengua111 es un pequeño
miembro, pero trae mucho desasosiego y discordia, mancilla muy a menudo a toda la persona y
ocasiona muchas riñas, pugnas y disputas; y tengo por gran maravilla que se puedan domar todas
108
Proverbios 13,3.
Proverbios 18,13.
110
1 Samuel 25.
111
En estas consideraciones sigue Brant Jacob 3,5 ss.
109
Sebastián Brant
La nave de los necios
69
las fieras, siendo tan rudas, tan salvajes, tan feroces, y que nadie sea señor de su propia lengua. La
lengua es un bien inquieto, gran mal causa al ser humano: con ella injuriamos a Dios, denostamos
con burlas, con blasfemias, calumnias y desprecios al prójimo, a quien Dios ha hecho a su
imagen; por ella descubrimos a mucha gente, por ella nada queda en secreto. Muchos se dan
buena vida con la garrulería: no necesitan comprar vino ni pan112. La lengua se necesita para el
Derecho, con ella se tuerce lo que era recto. Por ella pierde sus cosas más de un pobre hombre y
tiene que ir a mendigar. Al charlatán no le cuesta mucho hablar: se hace cosquillas y ríe cuando
quiere, y nada bueno dice de nadie, sea baja o alta su posición. A quienes arman gran griterío y
zarabanda se les alaba ahora y se les presta atención, sobre todo a los que andan con elegancia y
llevan grandes vestidos y anillos; éstos valen hoy para la gente, no se paran mientes en los
vestidos finos. Si estuvieran aún en el mundo Demóstenes, Tulio113 o Esquines114, nada se les
daría por su sabiduría, si no supieran engañar a la gente y pronunciar muy floreados discursos y lo
que todo necio gusta de oír. Quien mucho habla, habla a menudo demasiado y tiene también que
disparar a la diana, lanzar el mazo lejos y distante115, y maquinar intrigar por causa de la disputa.
El mucho charlatanear, raramente está libre de pecado; quien mucho miente no es amigo de nadie.
Quien difama al señor, no queda callado mucho tiempo; aunque suceda lejos de él, los pájaros
llevan allí la voz, y la cosa, a la larga, no tendrá un buen final, pues los señores tienen manos muy
largas. A quien quiere serrar mucho por encima de sí, le caerán muchas virutas en los ojos; y
quien pone su boca en el cielo, a menudo es recompensado con daños. El necio muestra su
espíritu de una vez; el sabio calla y espera su momento 116. Del discurso inútil no nace provecho.
La garrulería trae más perjuicios que beneficios. Por ello es mejor guardar silencio que cotorrear,
charlar o gritar. Sótades117 fue encarcelado por sus pocas palabras como por un crimen. Teócrito
sólo dijo que Antígono era tuerto, y murió por ello en su propia casa, como Demóstenes y
Tulio118. Callar es loable, justo y bueno; pero mejor es hablar, si se hace sabiamente.
112
Es decir, lo más cotidiano e indispensable en la época.
Marco Tulio Cicerón. En la Edad Media se le llamaba casi siempre Tulio.
114
Famoso orador opuesto a Demóstenes (siglo IV a. de C.).
115
Estos juegos se toman aquí figuradamente: «decir lo que le viene a uno a la punta de la lengua».
116
Proverbios 29,11.
117
El mordaz poeta y crítico griego (siglo III a. de C.) fue arrojado al mar por Ptolomeo Filadelfo en un cofre de
plomo (280 a. de C.).
118
Todos ellos murieron por sus dotes oratorias. Estos ejemplos y el de Sótades fueron tomados de Plutarco, De
educatione, cap. 14, 26, 29, 30.
113
Sebastián Brant
La nave de los necios
70
[20]
Quien algo encuentra y lo lleva a
casa y piensa que Dios quiere que
sea suyo, ha sido engañado por el
diablo119.
DEL ENCONTRAR UN TESORO
Un necio es quien algo encuentra y, está tan ciego en su juicio, que dice: «esto me lo ha
regalado Dios, no reparo en a quién pertenece». Lo que uno no ha sembrado, vedado le está
segarlo. Cualquiera sabría por su honor que pertenecía a otro. Lo que sabe que no es suyo, de
nada sirve que carezca de ello y lo encuentre sin engaño: mire que vuelva a aquél de quien ha
sido, si lo conoce, o entréguelo a sus herederos; si no se pueden saber todos ellos, désele a un
pobre o destínese a otro fin que sea grato a Dios. No debe quedar en tu casa, pues es un bien
separado de su legítimo dueño. Y por ello, muchos se hallan condenados por tales pecados en el
fuego del infierno, a quienes se frota a menudo, cuando no sudan. Acor120 retuvo lo que no era
suyo y trajo con ello penalidades a su pueblo; a la postre le sucedió lo que no pensaba, pues se le
lapidó sin compasión. Quien carga un pequeño fardo sobre sus espaldas, tomaría uno mayor, si se
le ofreciera la oportunidad. Encontrar y robar juzga Dios igual, pues mira a ti y a tu corazón.
Mucho mejor es no encontrar nada, que encontrarlo y no devolverlo. Lo que se encuentra y se
lleva a casa, de muy mal grado vuelve a salir de ella.
119
120
'Tomado de un comentario de San Jerónimo al Levítico.
Josué 7.
Sebastián Brant
La nave de los necios
71
[21]
Quien indica un buen camino,
pero queda él mismo en el charco y
el cieno, carece de sentido y de
sabiduría.
DEL CRITICAR Y HACER UNO
LO MISMO
Un necio es quien quiere criticar lo que para él mismo no es demasiado hacer; un necio es, y
deshonrado, quien toma todas las cosas por su lado peor y a todo cuelga un sambenito, pero no
piensa en sus propias faltas. La mano que está en el crucero muestra un camino que ella no sigue;
quien en el ojo lleve una viga121, échela fuera antes de decir: «hermano, ten cuidado, veo en ti una
paja que me disgusta». Impropio es del maestro criticar a cada cual cuando él mismo tiene dentro
de sí el vicio que censura en los demás y cuando tiene que sufrir el proverbio: «señor doctor,
cuídate tu primero»122. Muchos aconsejan a los demás y no saben aconsejarse a sí mismos. Como
Gentile y Mesué123: cada uno de ellos murió del mismo mal que padecían todos aquellos a
quienes querían ayudar y sobre el que habían escrito más que nadie.
Cualquier vicio que aparece, tanto más claro se ve cuanto más estimado es aquel que lo
tiene124. Obra primero y enseña después, si quieres merecer alabanza y honor. El pueblo de Israel
tenía deseos de castigar a los hijos de Benjamín125 y, sin embargo, sufrió una derrota, pues él
mismo estaba en pecado.
121
Mateo, 7,4-5. En el original trotboum, la viga para apretar la prensa en el lagar.
Lucas 4,23.
123
Gentile Gentili da Foligno (siglo XIV), italiano, y Juan Mesué, sirio (siglo IX), fueron dos famosos médicos,
estudiosos de las fiebres.
124
Juvenal VIII, 140.
125
Jueces 20.
122
Sebastián Brant
La nave de los necios
72
[22]
Quien gusta de oír y
enseñar la sabiduría y siempre
hacia ella se vuelve, es
honrado eternamente.
LA ENSEÑANZA DE LA
SABIDURÍA
La sabiduría clama con voz diáfana126: «¡género humano, oye mi voz! ¡Vosotros, hijos, atended
a la experiencia! ¡Tenedlo en cuenta todos los que estáis en la estulticia! ¡Buscad la enseñanza, y
no el dinero! ¡La sabiduría es mejor que todo el mundo y que todo lo que se pueda desear!
¡Buscadla noche y día! Nada hay que se le iguale sobre la tierra». «La sabiduría es muy valiosa en
los consejos, toda la fuerza y la prudencia me pertenecen a mí sola», dice la sabiduría. «Por mí
tienen los reyes su corona, por mí nacen todas las leyes con justicia, por mí tienen los príncipes su
país, por mí tiene todo el poder su sentencia jurídica. A quien me ama, también amo; quien
temprano me busca, me hallará. Conmigo hay riquezas, bienes y honra. Dios nuestro Señor me
poseyó desde el principio de la eternidad. Por mí dispuso Dios todas las cosas, y sin mí nada se ha
hecho. ¡Bienaventurado aquel que siempre me sigue! Por ello, hijos míos, no seáis tan perezosos;
bienaventurado es el que va por mi camino. Quien me encuentra, halla la salvación y la felicidad;
quien me odia, muy a menudo sucumbe.» El castigo caerá sobre los necios, contemplarán la
sabiduría y el premio que para ella está dispuesto y perdurará toda la eternidad, mientras ellos
mismos se desangran en su interior y se corroen eternamente en su desesperación.
126
Este capítulo, con excepción de unas pocas líneas al final, sigue Proverbios 8.
Sebastián Brant
La nave de los necios
73
[23]
Quien piensa que nada le falta
y tiene la mejor felicidad del
mundo, acaba recibiendo el mazo
del cielo127.
DEL JACTARSE
FELICIDAD
DE
LA
Un necio es quien osa jactarse de que le sonríe mucho la fortuna y tiene suerte en todas las
cosas: éste espera el rayo sobre el tejado. Pues la fortuna es un signo de la fugacidad de las cosas
y una señal de que Dios se despreocupa del hombre, a quien no visita en todo momento. En el
proverbio se dice comúnmente: «el amigo visita a menudo al otro». El padre reprende con
frecuencia a su hijo, para que tenga temor y aprenda a obrar rectamente; el médico proporciona
bebedizos ácidos y amargos, para que el enfermo cure tanto más pronto; el cirujano sonda y saja
la herida, para que el enfermo sane en seguida, y pobre del enfermo si el médico pierde el valor y
no amonesta ni dice: «esto no debería haberlo hecho el enfermo, y eso y aquello debería haberlo
dejado»; sino que dice: «dadle en buena hora todo lo que quiera y le guste». A quien el diablo
quiere engañar, le da felicidad y mucha riqueza. La paciencia es mejor en la pobreza que toda la
felicidad, la riqueza y los bienes del mundo. De su felicidad nadie se jacte, pues, si Dios lo desea,
se la arrebatará. Un necio es quien a menudo se lamenta: «¡Oh felicidad! ¿Por qué me abandonas?
¡Oh felicidad! ¿Qué me reprochas? ¡Dame lo suficiente para seguir siendo un necio más tiempo!»
Por ello, nunca han existido necios más grandes que los que aquí siempre tuvieron felicidad.
127
Klüpfel «mazo», como se muestra en el grabado, se usaba para los golpes del destino.
Sebastián Brant
La nave de los necios
74
[24]
Quien la tribulación de todo
el mundo carga sobre sí y no
piensa en su propio perjuicio y
beneficio, tenga paciencia si al
final se baña128.
DE LA EXCESIVA
PREOCUPACIÓN
Un necio es quien quiere llevar lo que para él es ya demasiado levantar y quien quiere
conseguir él solo lo que no podría hacer aun siendo tres. Quien toma el mundo entero sobre sus
espaldas, cae en un momento.
Se lee de Alejandro que el mundo entero le era demasiado estrecho y sudaba en él como si no
tuviera bastante espacio para su cuerpo; pero se contentó al final con siete pies de terreno 129. Sólo
la muerte puede mostrar con qué nos hemos de contentar. Diógenes era más poderoso, aunque su
vivienda era un tonel; y no tenía nada en toda la tierra, pero nada había que deseara, excepto que
Alejandro siguiera su camino y no se le pusiera delante del sol130.
Quien altas cosas persigue, altamente ha de arriesgar también su suerte. ¿Qué ayuda al hombre
el ganar el mundo si él mismo se pierde en él? 131 ¿Qué te ayuda a ti que tu cuerpo llegue alto y tu
alma baje al agujero del infierno? Quien se preocupa porque los gansos van descalzos y quiere
barrer todas las callejas y calles, y allanar montes y valles, no tiene en absoluto paz ni descanso.
La excesiva preocupación, para nada es buena. A muchos pone pálidos y enjutos. Un necio es
quien se atribula cada día por lo que no puede cambiar.
128
Si se le trata como a un necio.
Con una tumba de siete pies de hondo. '3o
130
Brant sigue aquí a Plutarco.
131
Mateo 16,26.
129
Sebastián Brant
La nave de los necios
75
[25]
A quien mucho quiere tomar
prestado, los lobos no le devoran el
final del plazo132, y el burro le cocea
cuando desea.
DEL TOMAR PRESTADO
Más necio que otros necios es quien toma fiado y simplemente espera, sin querer reparar en
que se dice: «los lobos no devoran el plazo». Así obran también aquellos cuya maldad pasa Dios
por alto mucho tiempo, esperando su enmienda, y que, sin embargo, cargan cada día más maldad
sobre sus espaldas, por lo que Dios nuestro Señor los espera hasta que llega la hora en que pagan
hasta el último céntimo. Mujeres, animales y niños murieron cuando les llegó el plazo del pecado
de los amorreos133 y de los sodomitas. Jerusalén se derrumbó cuando Dios había esperado muchos
años. Los ninivitas134 pagaron la primera vez muy pronto sus deudas y quedaron en paz; pero a la
larga no se mantuvieron firmes: tomaron fiados males aún mayores, por lo que Dios ya no les
envió a otro Jonás.
Todas las cosas tienen su tiempo y su final, y siguen su camino como Dios desea. Quien se
siente bien tomando fiado, no tiene preocupación alguna para pagar. No seas de aquellos que
rápidamente dan la mano y quieren ser fiadores de tus deudas, pues, si no tuvieras nada para
pagar, te tomarían la colcha de la cama135. Cuando en Egipto había hambre, cogieron tanto grano,
que después se convirtieron en siervos y tuvieron que pagarlo con creces136 Cuando el burro
empieza a bailar, por el rabo no es fácil de sujetar137.
132
En que tiene que devolver el préstamo.
Brant se confunde con los habitantes de Gomorra. Cf. 1 Moisés 18,20 ss.
134
Jonás 3.
135
Proverbios 22,26 s. La cama no se podía dar en prenda.
136
1 Moisés 47,13 ss.
137
Variante del proverbio wenn dem esel zu wol ist, so geht er aufs eis gumpen «cuando al burro le va demasiado
bien, va al hielo a bailar».
133
Sebastián Brant
La nave de los necios
76
[26]
Quien desea lo que no
necesita y no confía a
Dios sus cosas, recibe a
menudo daños y burlas.
DEL INÚTIL DESEAR
Un necio es quien desea lo que tan pronto le daña como le aprovecha, pues, si lo tuviera y se
cumpliera, seguiría siendo tan necio como antes. El rey Midas138 quería y deseaba que todo lo que
tocara se convirtiera en oro; cuando esto se hizo realidad, sufrió dificultades, pues en oro se le
trocaron el vino y el pan; razón tuvo al cubrir su cabello para que no se le viesen sus orejas de
burro, que después le crecieron en el cañizal.
¡Ay de aquel a quien se le cumplen todos sus deseos! Muchos desean tener una larga vida 139,
pero ponen el alma en tanta tribulación al comer, beber y darse la gran vida en la taberna, que
tienen que partir antes de tiempo. Además, si llegan a viejos, están macilentos, enfermos,
deformes; sus mejillas y su piel están tan vacíos como si una mona fuera su madre. Muy
placentera es la juventud; la vejez está siempre en la misma situación: le tiemblan los miembros,
la voz y el cerebro; una nariz moqueante y una frente pelona; a su mujer resulta el viejo casi
odioso, a él mismo y a sus hijos una carga pesada; no le gusta ni agrada nada de lo que se hace, y
ve mucho que no le parece bien.
Quienes tienen larga vida, tienen también gran pesar de estar siempre en una nueva desgracia;
en duelos y en constante sufrimiento acaban sus días en un traje negro. Néstor, Peleo y Laertes se
138
139
Ovidio, Metamorfosis, XI, 102 ss.
Brant sigue hasta el final la sátira X (v. 188 ss.) de Juvenal.
Sebastián Brant
La nave de los necios
77
quejaban en la vejez de que Dios les hubiese permitido vivir tanto tiempo, pues habían visto
muertos a sus hijos140. Si Príamo141 hubiera fallecido antes y no hubiese vivido tantos años, no
habría visto una desgracia tan desgarradora sobre sus hijos, esposa, hijas, estado e imperio. Si
Mitrídates y Mario, Creso y el gran Pompeyo no hubieran llegado a ser tan viejos, habrían muerto
teniendo gran poder142.
Quien desea belleza para sí y para sus hijos, busca una causa para el pecado. Si Helena no
hubiera sido hermosa, la habría dejado Paris en Grecia143. Si hubiera sido fea Lucrecia144, no
habría padecido tanta ignominia. Si Dina145 hubiera tenido bocio y joroba, Siquem la habría
dejado marchar. Muy raro es que se lleven unidas la belleza y la castidad. En particular, los lindos
petimetres quieren hacer ahora toda suerte de granujadas y muy a menudo se les hace caer, para
que se les vea en la cuerda de los necios.
Más de uno desea casa, mujer e hijo, o encontrar muchos florines, o tonterías por el estilo, de
modo que Dios entiende bien cómo debe resultar todo ello. Por eso, a menudo no nos da nada, y
lo que nos da nos lo quita al momento.
Algunos desean el poder y subir muy alto, y no se dan cuenta de que cuanto más alto es el
poder tanto más profunda será la caída, y de que quien está tumbado en el suelo no necesita tener
miedo de caer.
Dios nos concede todo lo que quiere; sabe lo que es adecuado, lo que es excesivo; también lo
que nos es de provecho y nos conviene, y aquello de lo que nos ha de venir daño; y, si no nos
amara más que nosotros a nosotros mismos, y si hiciera y nos cumpliera lo que nosotros
deseásemos, nos arrepentiríamos antes de que pasara un año, pues nuestra codicia nos ciega y
deseamos cosas que van en contra de nosotros mismos. Quien quiera vivir como es debido, desee
que Dios le conceda un sentido, un cuerpo y un ánimo sanos y que le proteja del miedo a la
muerte, de la ira, de la concupiscencia y de la artera avaricia. Quien lo consigue en esta vida,
mejor ha orientado sus días de lo que hizo nunca Hércules o Sardanápalo145 en sus placeres,
francachelas y camas de plumas. Y si tiene todo lo que le es necesario, no precisa invocar a la
felicidad en vez de a Dios. El necio desea a menudo su propio perjuicio: su deseo se convierte a
menudo en su desgracia.
140
Relacionado con la guerra de Troya. Los hijos eran, respectivamente, Antíloco, Aquiles y Ulises.
Rey de Troya en la Ilíada.
142
Mitrídates, rey del Ponto, instó a un esclavo galo a que lo matara (63 a. de C.); Cayo Mario, el famoso general
romano, murió repentinamente (86 a. de C.), después de vencer a los seguidores de Sila; Pompeyo, no menos famoso
general romano, fue asesinado en Egipto (48 a. de C.), adonde había huido de César; Creso, el último rey de Lidia,
famoso por su poder y riquezas, fue condenado a morir en la hoguera, pero Ciro lo perdonó y lo retuvo a su lado
(siglo VI a. de C.).
143
Recuérdese la guerra de Troya.
144
Según la leyenda, la virtuosa Lucrecia fue deshonrada por el hijo del rey, tras lo cual se suicidó con un puñal.
145
1 Moisés 34.
145
Último rey de Siria (siglo vii a. de C.). Según la tradición, que recoge Juvenal, habría llevado una vida disoluta y
habría muerto quemado, con sus mujeres y riquezas, tras la conquista de Nínive.
141
Sebastián Brant
La nave de los necios
78
[27]
Quien no estudia la verdadera
ciencia, él mismo se toca los
cascabeles y es conducido en la
cuerda de los necios147.
DEL INÚTIL ESTUDIAR
A los estudiantes tampoco los paso por alto. Tienen de antemano la capa como premio, y, a
poco que toquen ésta, la capucha sigue detrás; pues, cuando deberían estudiar de firme, prefieren
ir a golfear. La juventud tiene en muy poca estima toda la ciencia; ahora prefieren aprender sólo
lo que es inútil e infecundo. Lo mismo se echa en falta también en los profesores, pues no
respetan la verdadera ciencia y sólo prestan atención a una inútil charlatanería; si era de día o de
noche, si un hombre ha fabricado un burro, si corre Sortes148 o Platón. Tal enseñanza es lo que
hoy ofrecen las escuelas. ¿No son necios y tontos de capirote los que noche y día andan por ahí
con esas cosas y se atormentan ellos mismos y atormentan a los demás? No respetan ninguna
ciencia mejor. Por eso Orígenes149 dice de ellos que son las ranas y las langostas que devastaron
Egipto150.
Así se nos va la juventud. Hemos permanecido en Leipzig, Erfurt, Viena, en Heidelberg,
Maguncia, Basilea, pero al final volvemos a casa con deshonra. El dinero se ha agotado, entonces
estamos contentos de la imprenta151 y de aprender a servir el vino: de un Juan sale un Juanillo.
Así el dinero está bien invertido: la capa de los estudiantes quiere tener cascabeles.
147
En este capítulo Brant ataca sobre todo los métodos filosóficos y gramaticales al uso en la época, que son en
buena medida los manuales de la Edad Media.
148
Abreviatura escolástica de Sócrates, usada aquí con intención crítica e irónica contra los manuales escolásticos.
149
Este doctor de la Iglesia (siglos II-III d. de C.) comparó las langostas y las ranas con la palabrería sofística de
algunos pensadores.
150
Moisés 8,1 ss.
151
Los malos estudiantes pasaban a menudo a las imprentas.
Sebastián Brant
La nave de los necios
79
[28]
Si Dios tuviera que obrar según
nuestra voluntad, mal iría en todas
las cosas. Lloraríamos más que
reiríamos.
DEL HABLAR CONTRA DIOS
Un necio es quien hace un fuego para ayudar a la luz del sol o quien enciende antorchas y
quiere apoyar así el resplandor solar; mucho más el que critica a Dios y a su obra: éste se llama
Enrique de Montenecios, ya que a todos los necios supera y su necedad confirma por escrito. Pues
la Gracia y la Providencia de Dios están tan llenas de sabiduría, que no precisan de la enseñanza
de los hombres o que se las acreciente con alabanzas. Por tanto, necio, ¿por qué criticas a Dios?
Tu sabiduría es una broma al lado de la suya. Deja a Dios obrar según su Voluntad, sea buena
acción, castigo o venganza; déjale que desate tormentas, déjale que traiga buen tiempo; pues, por
muy enojado que estés, no sucederán las cosas más pronto; tu deseo te causa sólo dolor. En eso
pecas muy gravemente; mejor te sería guardar silencio.
Rezamos que se haga su voluntad así en el cielo como en la tierra, y tú, necio, le quieres
enseñar a castigar, como si tuviera que hacerte caso. Dios sabe regir todas las cosas mejor que con
tu necio desvarío. El pueblo judío nos enseña bien si Dios quiere que se murmure152. ¿Quién era
su consejero cuando hizo todas las cosas y las creó de la nada? 153 Quien le haya dado algo antes,
jáctese de ello y critíquelo más.
152
153
4 Moisés 14.
Epístola a los Romanos 11,34 s.
Sebastián Brant
La nave de los necios
80
[29]
Quien se tiene por único íntegro y a
los otros juzga malvados y poca cosa,
choca a menudo con una dura piedra.
QUIEN JUZGA A LOS OTROS
Un necio es quien se consuela en su desvarío y piensa que es el más grande, sin saber que en
una hora su alma se hundirá en el fondo del infierno. Pero todo necio tiene su consuelo. Piensa
que no será el siguiente que haga el viaje. Si a otros ve morir, pronto se ha pensado un motivo y
puede decir: «Éste obró así, ése era demasiado salvaje, aquél casi nunca estaba contento, éste
había hecho eso y aquél lo otro; por eso los ha dejado Dios morir.» Juzga a uno que, tras su
muerte, quizá ha conseguido la Gracia de Dios, mientras que él mismo vive en los más grandes
pecados, se enfrenta contra Dios y el prójimo, y no teme por ello castigo ni penitencia, aunque
sabe que tiene que morir. ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? Eso lo ignora hasta que el alma le sale de
la boca; mas no piensa que es el infierno hasta que entra en él a través del umbral. Entonces
comprenderán, cuando estén en medio de las llamas. Cada cual cree buena su vida, pero sólo Dios
conoce el corazón. Por malos se tiene con frecuencia a muchos que, sin embargo, Dios conoce y
ama. Muchos otros son venerados en la tierra, pero van al infierno tras la muerte. Un necio es
quien osa decir que está completamente limpio de pecado. Pero todo necio tiene este defecto: que
no quiere ser lo que es.
Sebastián Brant
La nave de los necios
81
[30]
A quien ambiciona aquí muchas
prebendas, se le cae el burro más que
anda: muchos sacos son la muerte del
asno154.
DE LA ABUNDANCIA DE
PREBENDAS
Un necio es quien tiene una prebenda que él solo apenas puede atender, y sigue cargando
muchos sacos, hasta que asfixia al burro. Una prebenda adecuada alimenta bien a uno; quien toma
otra más, debe tener cuidado de conservar un ojo, para que no se le vaya también; si añade aún
otra, quedará ciego de los dos ojos; después no tendrá descanso ni de noche ni de día mirando
cómo añadir innumerables más. Así, al saco se le rompe el fondo, hasta que va al osario del
cementerio. Pero ahora se dispensa155; por ello, muchos se dejan seducir, pensando que están totalmente seguros, hasta que les caen en suerte el once156 y la desgracia. Más de uno posee muchas
prebendas, aunque él no valdría ni para una pequeña que pudiera atender bien él solo. Entonces se
asegura previamente, cambia, compra tantas prebendas, que a menudo se equivoca en el número,
y le es, por tanto, doloroso elegir en cuál querría quedarse, dónde malgastar placenteramente su
vida. Ésta es una colecta muy peligrosa. En verdad, la muerte está en la olla157. Pocas veces se
reparten hoy prebendas; Simón y Guejazi158 corren también. Advierte: quien quisiera tener
muchas prebendas, esperará la última en el infierno; allí encontrará una prebenda que produce ás
que aquí seis ausencias159 .
154
Las prebendas, los cargos religiosos, tenían una gran trascendencia política.
De la ordenanza que prescribe tener como máximo una prebenda.
156
Número de mal agüero en los dados.
157
El origen de esta expresión se encuentra en 2 Reyes 4,40.
158
Historia de los Apóstoles 8,18 ss. y 2 Reyes 5,21 ss. Simón quiso comprar con dinero a los apóstoles la Gracia del
Espíritu Santo. El siervo Guehazi enfermó de peste por solicitar un gran regalo por el milagro hecho por su señor.
159
Los ingresos de una prebenda pueden ser de praesentia (el propietario tiene que estar presente en la prebenda) o
de absentia (el propietario puede estar ausente, los costos son superiores). En el infierno, por el contrario, la
presencia es peor que la ausencia.
155
Sebastián Brant
La nave de los necios
82
[31]
Quien canta «cras, cras»160 igual
que un cuervo, sigue siendo un necio
hasta la sepultura. Mañana tendrá
una capa aún mayor
DEL BUSCAR DILACIÓN
Un necio es aquel a quien Dios dice que hoy debe enmendarse y debe desistir de su pecados,
empezar una vida mejor, y él mismo se busca una dilación y se pone como plazo otro día, y canta
«cras, cras», el canto del cuervo, y no sabe si vivirá tanto tiempo. Por eso se han perdido muchos
necios, que siempre cantaban «mañana, mañana, mañana». En lo que toca al pecado y a la
necedad, se acude presuroso y con gran placer; en lo que se refiere a Dios y a las buenas obras, se
avanza muy a duras penas y se busca siempre aplazamiento: «confesarse es mejor mañana que
hoy; a partir de mañana aprenderemos a obrar bien». Así hablan muchos hijos pródigos. Ese
mañana no llega nunca más, huye y se derrite igual que la nieve, hasta que el alma no puede ya
permanecer: sólo entonces llega el día de mañana. En ese momento el cuerpo está tan debilitado
por el dolor, que no piensa en el alma. Así también perecieron en el desierto muchos de los
judíos; ninguno de ellos había de llegar al país que Dios les había prometido con su mano
misericordiosa 161
Quien hoy no está dispuesto a arrepentirse, encuentra mañana aún más cosas que le
oprimen162. A quien hoy llama la voz de Dios, no sabe si mañana lo llamará. Muchos miles están
ahora perdidos, que pensaban enmendarse mañana.
160
Latín cras, «mañana».
Moisés 14,22 s.
162
Ovidio, Remedia amoris, v. 94.
161
Sebastián Brant
La nave de los necios
83
[32]
Cuida langostas al sol y
echa agua al pozo quien
vela por que su mujer siga
siendo honrada163.
DEL CUIDAR A LAS
MUJERES
Muchos días necios y pocas veces buenos tiene quien cuida a su mujer; pues la que quiere el
bien, obra ella misma rectamente, y la que quiere el mal, se las arregla pronto para llevar a cabo
todos los días sus malos propósitos y planes. Aunque se ponga un candado con tal fin, y se cierren
todos los pasadores, portones y puertas, y se metan en la casa muchos vigilantes, todo resulta
como ella quiere. Penélope164 estaba libre, y no sujeta, y tenía alrededor muchos grandes
pretendientes, y su esposo estuvo veinte años fuera, pero ella permaneció honrada en casa.
Sólo diga que está aún libre del engaño de su mujer y tiene a ésta también cariño y afecto aquel
a quien su mujer nunca quiso engañar. Una mujer hermosa, pero necia, se asemeja a un caballo al
que le faltan las orejas. Quien quiere arar con ella, hace muchos surcos torcidos. Una mujer buena
ha de saber comportarse: bajar los ojos al suelo y no intercambiar gentilezas cortesanas con
cualquiera, ni mirar a todos con ojos sonrientes, ni oír todo lo que se le dice. Muchos rufianes van
vestidos de corderos. Si Helena no hubiera respondido por escrito al regalo de Paris, y Dido 165
mediante su hermana, ambas estarían sin marido ajeno.
163
La visión negativa de la mujer y los malos tratos eran muy comunes en la época.
La esposa de Ulises.
165
Cartas imaginarias. Heroidas, VII, XVI, XVII.
164
Sebastián Brant
La nave de los necios
84
[33]
Quien puede ver a través
de los dedos y deja su mujer
a otro hombre… entonces
mira la gata dulce y sonriente
a los ratones166.
DEL ADULTERIO
El adulterio se considera cosa nimia, como lanzar una piedrecilla. El adulterio menosprecia ahora
totalmente la ley que hiciera el emperador Julio 167 . No se teme hoy ni pena ni castigo; esto
se debe a que los que están en el matrimonio rompen igual cántaros y ollas168, y «si tú me arañas,
yo te araño», y «si tú me callas, yo te callo». Se puede poner los dedos delante de los ojos para
ver a través de ellos, y estar vigilante aparentando roncar. Se puede sufrir ahora la deshonra de la mujer
y no sigue castigo ni venganza. Los hombres tienen un estómago fuerte en el país, pueden digerir
muchísimo escarnio y hacer como una vez hizo Catón, que prestó su mujer a Hortensio.
Pocos son aquellos a quienes ahora por el adulterio llegan al alma tal pena, tribulación y dolor
como a los Atridas, que dieron su merecido castigo cuando se deshonró a sus mujeres 169, o
como hizo Colatino170 cuando se enfrentó a Lucrecia. Por ello el adulterio es ahora moneda tan
común; Clodio171 deja sus excrementos en todos los caminos y calles. Quien ahora diera buenos
latigazos a los que se jactan de su adulterio, como se dio a Salustio de estipendio... muchos es166
El anacoluto es muy frecuente en esta obra.
Brant piensa en la Lex Julia de adulterio, promulgada por Augusto.
168
Se comportan igual, con la misma imprudencia.
169
Si Menelao se vengó en los troyanos, Agamenón, sin embargo, fue asesinado por su esposa y el amante de ésta.
170
Esposo de Lucrecia, la mujer virtuosa que se clavó el puñal al ser deshonrada por el hijo del rey.
171
Del famoso adúltero de Roma trata Juvenal, VI, 345.
167
Sebastián Brant
La nave de los necios
85
tarían llenos de cardenales. Si siguiera a cada adulterio un castigo como el que sucedió a Abimelec172
y a los hijos de Benjamín 173, o resultara un beneficio como el que acaeció a David con Betsabé174,
muchos no tendrían ganas de romper el matrimonio.
Quien puede soportar que su mujer esté cometiendo adulterio y vive con ella, sabiéndolo
con certeza y viéndolo, no es ningún sabio, según mi criterio. Él le da más motivo para caer en la
deshonra. Además todos los vecinos murmuran que tiene en ella parte propia y compartida, que le trae
también a casa el botín y le dice: «Juan, querido esposo mío, a nadie puedo querer más que a ti.» La gata
persigue con gusto a los ratones cuando ya los ha mordido antes. La que ha probado a otros muchos
hombres se torna tan infame y desenfrenada, que no atiende ya al pudor ni a la honra. Sólo
busca su placer. Procure cada cual vivir sin dar a su mujer motivo para ello; manténgala
amiga, enamorada y hermosa, y no tema cualquier sonido de campanas, ni regañe con ella noche
y día, pero mire lo que toca la campana175. Después, de buena fe, no aconsejo a nadie que lleve
muchos huéspedes a casa. Ante todo, mire con especial cuidado aquel que tenga una mujer
hermosa, bella y distinguida, pues no es bueno fiarse de nadie: el mundo entero está lleno de
falsedad y de infidelidad. Menelao habría conservado a su mujer si hubiera dejado a Paris fuera
de su casa. Si Agamenón no hubiera dejado en su casa a Egisto ni le hubiera confiado la corte, los
bienes y la esposa, no habría perdido su vida, como Candaules176, el gran necio, que mostró su
mujer desnuda a otro. Quien no quiere tener él solo su placer, recibe su merecido cuando ese
placer se vuelve compartido. Por ello, debe considerarse lo mejor que los esposos no gusten de
tener huéspedes, sobre todo los que no son de fiar. El mundo está lleno de engaño y perfidia.
Quien tiene sospechas, cree al momento que se le hace lo que no le gusta, como sucedió a
Jacob177 con la túnica, que vio empapada de sangre; Asuero178 creyó que Amán pensaba
deshonrar a Ester, pero en realidad Amán estaba llorando; Abraham temió una vez por su mujer,
antes de llegar a Guerar179. Mejor cicatero en casa que incubar huevos ajenos. Quien quiere volar
mucho al bosque, se convierte pronto en una curruca. Quien se pone carbón ardiendo en el regazo
y lleva culebras en su pecho, y en el bolsillo guarda un ratón... tales huéspedes poco beneficio
producen en casa.
172
1 Moisés 20,18.
Reyes 20.
174
2 Samuel 11-12.
175
Lo que se dice, para saber a qué atenerse.
176
Herodoto, I, 8-13.
177
Moisés 37,31 ss.
178
Ester 7,7 y 8.
179
1 Moisés 20,2.
173
Sebastián Brant
La nave de los necios
86
[34]
Muchos gustan de pensar
que son sabio, más son unos
gansos hogaño y antaño, pues
no quieren aprender buena
educación ni buen criterio.
NECIO HOGAÑO
ANTAÑO
COMO
Un necio es quien oye muchas cosas buenas y no se le acrecienta su sabiduría; el que siempre
ansía saber mucho, y no quiere perfeccionarse con ello, y lo que ve, lo quiere también tener, para
que se note que es un cuco. Pues es un defecto de todos los necios el que, lo que es nuevo, siempre les place; mas pronto han satisfecho su curiosidad y quieren tener algo diferente. Un necio es
quien viaja por muchos países, y no aprende ni ciencia ni virtud; el que ha salido volando como
un ganso y vuelve a casa como un cuco. No basta con que uno haya estado en Roma, en Jerusalén, en Pavía, sino que allí haya aprendido algo, que se posea juicio, conocimientos,
sabiduría: esto es lo que considero bueno para un viaje. Pues, aunque tu gorro de peregrino
estuviera lleno de cruces y tú pudieras cagar primorosas perlas, no valoraría sólo el que hubieras
escudriñado muchas tierras... y anduvieras sin sabiduría como una vaca. Viajar no es ningún
honor especial, a no ser que se aprenda especialmente. Si Moisés180 no hubiera aprendido en
Egipto, y Daniel181 cuando estaba en el país de los caldeos, no habrían tenido tanta fama. Muchos
llegan cubiertos de polvo a la confesión, pensando que quedarán completamente blancos y
ligeros182, y vuelven a casa aún más sucios, llevando al cuello una rueda de molino183.
180
Historia de los apóstoles 7,22.
Daniel 1,17 ss.
182
Puros y sin el peso del pecado.
183
Alusión a Mateo 18,6.
181
Sebastián Brant
La nave de los necios
87
[35]
Quien siempre en el burro
pica espuelas, se resbala a
menudo hasta las orejas:
encolerizarse en seguida es
muy propio del inepto.
DEL ENCOLERIZARSE
FÁCILMENTE
El necio cabalga en el asno todo el año. Quien se enfurece mucho por nada y gruñe alrededor
como un perro, no deja salir palabra amable de su boca, no conoce otra letra que la r y piensa que
se le debe temer mucho porque puede encolerizarse cuando quiere. Así dice toda la buena gente:
«¡Cómo se pone así de furioso el necio! ¡Nos quiere hacer confundir la desgracia con la necedad!
¡Piensa que no se ha visto antes a otro que a Juan Orejas de Burro!» La ira impide el espíritu del
sabio. El airado no sabe lo que hace. Arquitas184, cuando le ocurrió una injusticia por su siervo, le
dijo: «no debería regalarte ahora esto, si no notara ira en mi interior». Lo mismo sucedió a Platón;
nunca se vio cólera en Sócrates. Aquel a quien su ira lleva fácilmente a la impaciencia, cae pronto
en el pecado y la culpa. La paciencia amansa la contrariedad, las palabras suaves quiebran la
dureza; la impaciencia entierra toda virtud; quien está encolerizado, no reza. Cuídate siempre de
la cólera presurosa, pues la cólera habita en el espíritu del necio. Mucho menor sería la cólera de
un oso que hubiera perdido sus crías, que soportar lo que te hace un necio que pone su ánimo en
la necedad185. El sabio es siempre mesurado; el impulsivo, con justicia cabalga en el asno.
184
185
Arquitas de Tarento (siglo IV). Pitagórico muy polifacético y erudito. Cf. Valerio Máximo, IV, 1.
Proverbios 17,12.
Sebastián Brant
La nave de los necios
88
[36]
Quien sale volando a su
capricho y sube a los nidos
de los pájaros, se encuentra a
menudo en el suelo.
DEL QUERER TENER
SIEMPRE RAZÓN
Con afiladas espinas se pincha quien piensa que no precisa de nadie, y cree que sólo él es muy
listo, en todas las cosas lo bastante sabio. Éste se extravía muy a menudo en un camino llano, y, si
se mete en una zona muy agreste, es fácil que no vuelva a casa. ¡Ay de aquel que cae y está solo!
En herejes se han convertido con frecuencia muchos que no querían que se les enseñara,
confiando en su propia ciencia para alcanzar fama y favor. De lo alto cayeron a veces muchos que
habían subido por nidos y buscaron un camino donde no había ninguno. Sin escalera, muchos
terminaron sentados en el suelo. El menosprecio mueve a menudo el suelo. La temeridad extravía
muchos barcos. Nunca consigue provecho ni honra quien no quiere que se le enseñe. El mundo
nunca quiso oír a Noé, hasta que perecieron las gentes y el ganado186; Coré187 deseaba hacer lo
que no era de razón, por eso murió con su pueblo. El animal solitario devora muchísimo188. Quien
quiere servirse de su propia cabeza, tiene a menudo la osadía de desgarrar la túnica que ahí está
aún sin costura189. Quien confía en huir de la nave de los necios, ha de tener cera en los oídos. La
usó Ulises en el mar cuando vio el ejército de las sirenas, y escapó de ellas por su sabiduría, con
lo que el orgullo de éstas llegó a su fin190.
186
2 Pedro 2,5.
4 Moisés 16.
188
Se refiere a la obstinación. Cf. Salmos 80,14.
189
La túnica de Cristo sin coser representa la unidad de la Iglesia.
190
Probablemente tomado de Juvenal, 9.
187
Sebastián Brant
La nave de los necios
89
[37]
Quien se sienta en la
rueda de la fortuna, tiene
que esperar también caer
con daño y que alguna vez
tomará un baño.
EL AZAR
Un necio es quien sube alto, para que se vea su oprobio y deshonra, y busca siempre un
peldaño más arriba, sin pensar en la rueda de la fortuna.
Todo lo que llega a lo más alto, cae por sí mismo al suelo. Nadie puede llegar aquí tan alto que
se asegure el día siguiente o que mañana tenga suerte, pues Cloto191 no deja parar la rueda, o cuya
riqueza y poder le salven un solo instante de la muerte.
Quien tiene poder, tiene miedo y dificultades; muchos han sido asesinados por causa de su
poder. El poder no se conserva mucho tiempo, hay que protegerlo con la violencia. Donde no hay
amor, favor a la comunidad, muchas son las cuitas y pequeña la dicha. Mucho ha de temer quien
quiera ser muy temido. El miedo es un muy mal siervo; a la larga no puede proteger bien. Quien
tiene poder, aprenda a amar a Dios y busque su honra. Quien tiene justicia en la mano, puede
tener buen acervo de poder. Su poder ha utilizado bien aquel por cuya muerte se lleva luto. ¡Ay
del gobernante cuando tras su muerte hay que decir: «alabado sea Dios»! Al que hace rodar una
piedra hasta lo alto, le cae encima y le causa dolor192 Y quien confía en su suerte, cae a menudo
en un instante.
191
La más joven de las tres Parcas. Según la mitología griega, presidía el nacimiento e hilaba el destino de los
hombres.
192
Eclesiástico 27,28.
Sebastián Brant
La nave de los necios
90
[38]
Quien está enfermo y se
halla en peligro, y no sigue
el consejo del médico,
tenga el daño merecido 193.
DE LOS ENFERMOS
QUE NO OBEDECEN
Un necio es quien no entiende lo que el médico le aconseja en casos de gravedad y cómo debe
llevar correctamente la dieta que le ha puesto, y toma por vino el agua, u otra cosa que no le
conviene, y procura disfrutar su placer, hasta que le lleva a la tumba. Quien quiera librarse pronto
de la enfermedad, debe resistir al principio194, pues la medicina tiene que actuar mucho tiempo
cuando la enfermedad llega a prevalecer en exceso. Quien quiera sanar pronto, muestre al médico
bien la herida y soporte que se le abra o que se le punce con una sonda, o se le suture, lave y
vende (aunque se le desolle la piel), para que sólo quede la vida y no se expulse de él el alma. Por
ello, un buen médico no huye aunque el enfermo esté con un pie en la sepultura. El enfermo debe
sufrir lo que sea de razón, en la esperanza de que sanará pronto. Quien al médico miente en la
enfermedad, al cura engaña en la confesión y a su abogado dice mentira cuando quiere que le
asesore, sólo se engaña a sí mismo.
Un necio es quien busca un médico, sus palabras y enseñanzas no le gustan, y sigue el consejo
de las viejas y se deja bendecir para la muerte con signos mágicos y con raíces de necios; por ello
se precipita al infierno. Hay ahora mucha superstición, con la que se quiere buscar la salud. Si
recopilara yo todo esto, sacaría, sin duda, un grueso libro de herejes. Quien está enfermo, desearía
193
194
En la edición original se cambió el grabado, por error, por el del capítulo 55.
Ovidio, Remedia Amoris, v. 91 s y 115 s.
Sebastián Brant
La nave de los necios
91
estar sano, y no mira de dónde le viene la ayuda: al demonio implorarían muchos para librarse de
la enfermedad, si esperaran de él ayuda y no tuvieran que temer más graves consecuencias. En su
necedad, totalmente impío es aquel que busca la salud contra Dios y, sin verdadera sabiduría,
ansía ser inteligente e ilustrado: no está sano, sino completamente enfermo; no es inteligente, sino
despreciable en su necedad; persevera en su constante enfermedad, enloquecido totalmente .en su
desatino y su ceguera.
La enfermedad surge a menudo de los pecados; el pecado trae muchas graves dolencias. Por
ello, quien quiera salvarse de la enfermedad, debe tener a Dios delante de los ojos, tratar de
acercarse a la confesión antes de recibir la medicina, y de que sane el alma antes de que llegue el
médico del cuerpo. Pero ahora dicen muchos cucos: «¡lo que mantiene el cuerpo, mantendrá
también el alma!». Al final, sin embargo, se mantendrá de tal forma, que no quedarán ni cuerpo ni
alma, y tendremos enfermedad eterna si queremos evitar aquí la temporal. Muchos están ahora
putrefactos y muertos desde hace tiempo. Si hubieran buscado a Dios, alcanzado su Gracia, ayuda
y favor, antes de buscar la ciencia de los médicos y querer vivir sin su Gracia... pero murieron con
perjuicio del alma. Si el Macabeo195 hubiera confiado sólo en Dios, y no en Roma, como había
hecho en un principio, habría vivido aún muchos años. Ezequías196 habría fallecido, estaría
muerto, si no se hubiera tornado a Dios y conseguido así lo que Dios quería: que viviera más
tiempo. Si Manasés197 no se hubiera convertido, Dios nunca más le habría oído. El Señor dijo al
paralítico que había estado enfermo muchos años: «¡vete, no peques más, no seas un necio, no
vaya a ser que te ocurra algo peor!» 198 Algunos, en su enfermedad, prometieron mucho cómo
iban a enmendar sus vidas. De ellos se dice: «cuando el enfermo sanó, se hizo peor de lo que
era». Y creen que con esto pueden engañar a Dios: ¡pronto les sobrevendrán mayores desgracias!
195
I Macabeos 8,9. Aquí, sin embargo, no se asocia con los romanos la muerte de Judas Macabeo.
2 Reyes 20, 1 ss.
197
2 Crónicas 33, 12 s.
198
Alusión a Mateo 9,2.
196
Sebastián Brant
La nave de los necios
92
[39]
Fácilmente se puede uno
proteger de quien declara
públicamente su intención y
tiende su red delante de tofo el
mundo.
DE LA INTENCIÓN
DECLARADA
Un necio es quien quiere cazar gorriones199 y tiende la red ante sus ojos; con toda facilidad
puede huir el pájaro de la red que ve colocada delante de sí. Si uno no hace más que amenazar
todo el día, no hay miedo de que golpee duro; de quien declara públicamente sus planes,
cualquiera puede protegerse bien. Si Nicanor200 no hubiera cambiado y no hubiese adoptado una
actitud diferente de la que tenía antes, Judas no habría notado su intención ni se habría protegido
tan pronto de él.
Me parece ser un señor sabio el que sabe su asunto y, fuera de él, nadie más, sobre todo
cuando de ello depende su fortuna. Quiere ahora todo el mundo charlatanear y andar con esos
negocios que lamen delante y arañan detrás. No tengo por hombre sabio a quien no puede ocultar
su intención. Pues el consejo de los necios y el amor camal, una ciudad construida sobre un
monte, y paja dentro de los zapatos son cuatro cosas que no se pueden ocultar ni un momento 201.
El pobre guarda bien el secreto; el asunto del rico se divulga mucho y, por la infiel servidumbre
de la casa, se destapa y se hace rápidamente público. Cualquier asunto sale con facilidad a la luz,
por aquellos que están en nuestra casa. Para perjudicarnos no hay peor enemigo que los que están
viviendo siempre con nosotros; aquellos de los que uno no se protege, quitan a muchos la vida y
los bienes.
199
Proverbios 1,17.
2 Macabeos 14,30 ss.
201
Proverbio latino. Cf. también Mateo 5,14.
200
Sebastián Brant
La nave de los necios
93
[40]
Quien ve caer a un necio
violentamente y no se guarda de ello
después, agarra aun necio por la
barba202.
ESCANDALIZARSE
NECIOS
DE
LOS
Cada día se ven caídas de necios y la mofa sobre ellos es general, y son despreciados por los
sabios, que, sin embargo, se engalanan con la capa de los necios. Y reprende un necio a otro
necio, pero lleva el carro por su camino y se golpea a cada instante donde el necio ha caído antes.
Hipomenes203 vio decapitar a muchos necios delante de sí, pero quiso arriesgarse también y
arriesgar completamente su vida: por ello, su juego casi termina en desgracia. Un ciego regaña al
otro ciego, aunque los dos han caído204. Un cangrejo criticaba al otro porque había ido detrás de
él, pero ninguno de ellos andaba hacia delante, y uno seguía al otro205 Quien no quiere obedecer
al padre, obedece a menudo al padrastro. Si Faetón206 hubiese dejado su viaje, Ícaro207 hubiera
obrado con más sosiego, y ambos hubiesen seguido el consejo de sus padres, no habrían muerto
en su juventud. Quien siguió el camino de Jeroboam208, nunca llegó a alcanzar la Gracia, pero
vieron que siempre seguían sin cesar calamidades y venganzas.
Quien ve a un necio caer violentamente, trate de tener cuidado de sí mismo, pues no es un
hombre necio el que puede escandalizarse de los necios. El zorro no quiso entrar en el monte
porque nunca había vuelto a salir nadie de él209.
202
A sí mismo.
Ovidio, Metamorfosis, X, 560 ss. Se arriesgó a competir con Atalanta, que siempre había matado a sus
pretendientes.
204
Mateo 15,14; Lucas 6,39.
205
La fuente es una fábula de Esopo.
206
Hijo del dios Helios, cayó del carro que había suplicado.
207
Hijo de Dédalo, cayó al mar porque, al acercarse demasiado al sol, se le derritió la cera de las alas.
208
1 Reyes 13,33 y 14,10 s.
209
Según una fábula de Esopo.
203
Sebastián Brant
La nave de los necios
94
[41]
Campana sin badajo no
da sonido, aunque se le
cuelgue una cola de zorro;
por ello, deja que las
habladurías te pasen por
delante de las orejas.
NO PRESTAR
ATENCIÓN A TODO LO
QUE SE HABLA
Quien quiere estar a buenas con el mundo, tiene que soportar ahora muchas penalidades y oír
muchas cosas delante de la puerta, y ver lo que no desearía. Por eso reciben grandes alabanzas los
que se han apartado del mundo y han recorrido montes y valles para que el mundo no los hiciera
caer, y quizá pecaron. Pero el mundo no los deja sin lanzada, aunque no puede merecer tener a
estas gentes junto a sí.
Quien tenga voluntad de obrar rectamente, no atienda a lo que hable cada cual, sino
permanezca firme en sus principios, no haga caso alguno a la flauta de los necios. Si los profetas
y los sabios hubieran hecho caso en sus días a la difamación y no hubieran dicho la verdad, hace
tiempo que se habrían arrepentido de ello. No vive absolutamente ningún hombre sobre la tierra
que pueda contentar a todos los necios. Quien pudiera servir bien a cualquiera, tendría que ser un
buen siervo y levantarse temprano antes de amanecer y pocas veces volverse a ir a dormir. Harina
ha de tener, más que mucha, quien quiera atascar la boca de todos, pues no está en nuestras manos
lo que cada necio hable, difame o vocifere. El mundo tiene que hacer lo que puede, lo ha hecho
antes ante muchos otros más. Un cuco canta «cucú» a menudo y prolongadamente, como cada
pájaro su propio canto.
Sebastián Brant
La nave de los necios
95
[42]
Se puede prescindir bien de
los necios que gustan de tirar
siempre piedras210 y no quieren
aprender de la amonestación y
la sabiduría.
DE LOS PÁJAROS
BURLONES
¡Vosotros, necios, quered aprender de mí el principio de la sabiduría, el temor del Señor!211
Todo el saber de los santos está esparcido en el camino de la prudencia. Por la sabiduría se honra
al hombre, por ella se aumentan los días y años. El sabio es provechoso para la comunidad. El
necio sólo lleva su clava y no quiere oír de la sabiduría; se burla del sabio a cada instante. Quien
quiere enseñar a un pájaro burlón, se pone él mismo en gran peligro. Quien reprende al malvado,
se cuelga un sambenito. Amonesta al sabio: te oye gustoso y se apresura a aprender de ti más
sabiduría. Quien reprende al justo... éste considera buena su reprensión. El injusto insulta mucho,
pero a veces es insultado él también. El arrendajo es un pájaro burlón, y tiene muchos defectos. Si
al burlón se le echa a la calle, se va con él toda la burla, y las disputas e injurias a que se dedica
quedan entonces delante de la puerta212. Si David no hubiera cuidado de sí mismo, Nabal213
habría sido premiado por su burla. Sambalat214 se arrepintió de su burla cuando se construyó la
muralla de Jerusalén. A manos de los osos murieron los niños que habían motejado de calvo al
profeta215. Semeí216 tiene aún muchísimos hijos que gustan de tirar piedras.
210
2 Reyes 16,5 ss.
Cf. Proverbios 9,10 ss., también para lo que sigue.
212
Proverbios 22,10.
213
1 Samuel 25.
214
Nehemías 4,1 ss.
215
Elías. Cf. 2 Reyes 2,23 s.
216
2 Samuel 16,5 ss.
211
Sebastián Brant
La nave de los necios
96
[43]
El que yo mire sólo lo
temporal y no preste atención
alguna a lo eterno, se debe a
que un mono me ha
engendrado.
DESPRECIO
DE
ALEGRÍA ETERNA
LA
Un necio es quien se vanagloria de haber dejado a Dios su reino de los cielos, ansiando poder
vivir en la necedad hasta su último día y seguir siendo un buen bribón, aunque vaya después
donde Dios quiera. ¡Ay, necio! Aunque hubiera sobre la tierra una alegría que durara sin pena una
noche y un día, sin que se trocara en amargura, pensaría, sin embargo, para mis adentros que
desearías tener algún motivo, aunque fuera necio, pequeño y débil. Pues, en verdad, tiene un
necio deseo quien ansía vivir aquí mucho tiempo, donde nada hay más que el valle de lágrimas:
breve alegría y pena por doquier. Debe recordarse bien que aquí no existe ningún ser
imperecedero, mientras vamos todos juntos de este mundo a otro desconocido. Muchos han
pasado; nosotros seguimos, tenemos que contemplar a Dios, sea para alegría o castigo. Por ello, di
tú, necio borrego, si alguna vez vino a la tierra mayor necio que el que ansiaba contigo eso.
Deseas apartarte de Dios y te apartarás eternamente. Una gotilla de miel te gusta, y allí tendrás
mil veces hiel; un instante duran aquí todas las alegrías, allí se encuentran alegrías y penas
eternas. A quienes impíamente usan esta palabra, se les malogra su propósito aquí y allí.
Sebastián Brant
La nave de los necios
97
[44]
Quien lleva a la iglesia
pájaro y perro, e impide a otra
gente rezar, acaricio y unta de
grasa al cuco.
RUIDO EN LA IGLESIA
No es necesario preguntar quiénes son aquellos junto a los que los perros ladran cuando se dice
misa, se predica y se canta, o junto a quienes aletea el halcón y hace sonar tan fuerte sus
cascabeles, que no se puede ni rezar ni cantar. Así pues, hay que cubrir los arrendajos con el
capirote: ¡es un matraqueo y un parloteo! ¡Se tiene que criticar todo y hacer clic clac con los
zapatos de madera217, y cualquier otro tipo de desafuero! Después se mira dónde está la señora
Crimilda, por si quisiera mirar boquiabierta a su alrededor y hacer del cuco un mono. Si cada cual
dejara su perro en casa, para que algún ladrón no le robara nada de ella mientras él ha ido a la
iglesia; si dejara el cuco en la percha y llevase los zapatos de madera en la calle, donde podría
coger un penique de mierda218 y no aturdiría a todo el mundo los oídos, entonces no se conocería
nunca a un necio. Pero la naturaleza se muestra a cualquiera: la necedad no quiere ocultarse.
Cristo nos dio el ejemplo: expulsó del templo a los cambistas y a los que vendían palomas, los
expulsó, encolerizado, a latigazos219. Si expulsara ahora a los pecadores, pocos quedarían en la
iglesia. Empezaría muy a menudo por el párroco y llegaría hasta el sacristán. Propia de la casa de
Dios es la santidad, pues en ella tiene Dios nuestro Señor su morada.
217
En realidad eran unas gruesas suelas de madera, que se ataban a los zapatos.
Algo insignificante, nada.
219
Mateo 21,12 s.
218
Sebastián Brant
La nave de los necios
98
[45]
Quien su libre decisión lleva al
fuego o salta al pozo por propia
iniciativa, recibe su merecido si
se ahoga.
DE
LA
DESGRACIA
VOLUNTARIA
Hay muchos necios que rezan continuamente y, según creen, oran con devoción dando muy
grandes gritos a Dios, para salir de su piel de necios, pero no quieren abandonar el capirote. Ellos
mismos se lo ponen cada día y piensan que Dios no los quiere oír: no saben ni lo que piden.
Quien salta al pozo con petulancia y, temiendo ahogarse dentro, grita muy fuerte que se le traiga
una cuerda... dice su vecino: «¡le está muy bien! ¡Ha caído dentro por su propia voluntad! ¡Podría
haberse quedado fuera! Empédocles220 llegó a tal necedad, que saltó en el Etna a las llamas.
Quien lo hubiera sacado de allí, habría cometido violencia e injusticia, pues estaba tan poseído
por la necedad, que lo hubiera vuelto a intentar. Así hace quien piensa que la voz de Dios le debe
arrastrar con fuerza hacia El, concederle la Gracia y muchos dones, pero, sin embargo, no quiere
conformarse con ello. Muchos se acortan sus días porque Dios ya no los quiere oír, pues ya no les
concede la Gracia porque nada de provecho le piden. Quien reza y no sabe lo que reza, sopla al
viento y golpea a la sombra. Lo que muchos ansían de Dios, lo lamentarían si se lo concediera.
Quien vive lleno de preocupaciones, tenga el daño merecido.
220
Filósofo griego (siglo IV a. de C.). Su muerte en el Etna pertenece a la leyenda. Cf. Horacio, Ars poetica, v. 45 8469.
Sebastián Brant
La nave de los necios
99
[46]
La necedad tiene una gran
tienda; en ella acampa el mundo
entero, delante quien tiene el
poder y mucho dinero.
DEL PODER
NECIOS
DE
LOS
Necesario es que haya muchos necios, pues muchos se han vuelto ciegos queriendo ser sabios
por la fuerza, ya que cualquiera ve su necedad y le resulta patente. Pero nadie se atreve a decirles:
«¿Qué haces, necio?» Y si se consagran a la gran sabiduría, es enteramente por causa de los
cucos. Y si nadie los quiere alabar, se alaban a sí mismos a menudo y con largueza, aunque el
sabio da testimonio de que apesta la alabanza que sale de la boca propia.
Quien pone en sí mismo su confianza, es un necio y un gran majadero; mas quien anda de la
mano de la sabiduría, es alabado en todo instante221. Feliz es el país que tiene un señor que se
halla en la sabiduría y cuyos consejeros comen también a su debido tiempo y no buscan lujuria ni
codicia222. ¡Ay de aquel país que tiene un señor que está en la niñez y cuyos príncipes comen ya
por la mañana temprano y no atienden a lo que la sabiduría demanda!223 Un niño pobre, pero que
posee sabiduría, es mucho mejor en su nación que un rey, viejo y mentecato, que no prevé los
años venideros224. ¡Ay de los justos, y otra vez ay, si los necios llegan a lo alto! Pero si los necios
caen, entonces los justos permanecen muy bien225. Para todo el país es un honor cuando el justo
221
Proverbios 28,26.
Eclesiastés 10,17.
223
Eclesiastés 10,16.
224
Proverbios 4,13.
225
Proverbios 28,28.
222
Sebastián Brant
La nave de los necios
100
se convierte en el señor. Pero cuando reina un necio, muchos son llevados con él a la ruina226
No obra rectamente quien en el juicio, por amistad, mira a uno a la cara, y él mismo también,
por un bocado de pan, abandona la verdad y la justicia227. Juzgar rectamente es propio del sabio;
un juez no debe conocer a nadie228. El consejo y el tribunal de justicia no tienen amigos; aún hay
muchos jueces de Susana229, que actúan con veleidad y violencia. La justicia es muy fría. Las dos
espadas230 están herrumbrosas y no quieren salir nunca de la vaina, ni cortan donde es preciso: ¡la
justicia está ciega y muerta! Todo está sometido al dinero. Jugurta231, cuando salió de Roma, dijo:
«¡Oh tú, ciudad venal, cuán pronto estarías jaque mate si tuvieras simplemente un comprador!»
Se encuentra aún más de una ciudad donde se acepta de buen grado untar la mano y, con ello, se
hacen muchas cosas que no son de recibo. Dádivas y amistad invierten toda verdad, como enseñó
a Moisés su suegro232. Dinero, envidia, amistad, poder y favor quebrantan ahora el Derecho, los
documentos y el conocimiento.
Los príncipes eran antaño sabios, tenían viejos consejeros, doctos y ancianos, las cosas iban
bien en todos los países, el pecado y el escándalo eran castigados y reinaba la paz en el mundo
entero. Hoy la necedad ha armado toda su tienda de campaña y está presta para el combate; obliga
a los príncipes y sus ejércitos a abandonar la sabiduría y la ciencia, a mirar sólo por su propio
beneficio y a elegirse un consejo infantil. Por ello, desgraciadamente, las cosas van mal e irán
peor en el futuro: gran necedad hay cuando grande es el poder. Dios hubiera permitido que
muchos príncipes gobernaran largo tiempo si no se hubiesen corrompido y se hubieran vuelto
inmisericordes e injustos por instigación de pérfidos consejeros y siervos. Éstos toman dádivas,
regalos y pagos: ¡protéjase de ellos el príncipe adecuadamente! Quien acepta dádivas no es libre,
aceptar regalos produce traición, como sucedió a Eglón233 por Aod, y cuando Dalila234 traicionó a
Sansón. Andrónico235 tomó algunas vasijas de oro, por lo que fue asesinado Onías; por Ben
Adad236 rompió el rey su alianza, al ver los regalos; Trifón237, queriendo conseguir con engaño
que Jonatán le creyera, le hizo previamente regalos, para poderlo traicionar.
226
Proverbios 18,12.
Proverbios 28,21.
228
Proverbios 24,23.
229
Daniel 13. La virtuosa Susana fue condenada a muerte por dos viejos jueces que la pretendían.
230
Símbolos del poder del emperador y del Papa.
231
Salustio, Bellum Jugurthimun, cap. 35.
232
2 Moisés 18,21.
233
Jueces 3,15 ss.
234
Jueces 16,4 ss.
235
2 Macabeos 4,32 ss.
236
1 Reyes 15,18 ss.
237
1 Macabeos 12,42 ss.
227
Sebastián Brant
La nave de los necios
101
[47]
Muchos persisten aquí en
la necedad y arrastran con
fuerza un pesado carretón;
allí irá después la verdadera
carreta.
DEL CAMINO DE LA
SALVACIÓN
Dios no hace entender al necio los milagros que ha hecho y que diariamente hace; por ello se
pierden muchísimos necios, que mueren aquí temporalmente y allí están eternamente muertos,
porque no aprendieron a conocer a Dios y a vivir según su voluntad. Aquí tienen calamidades, allí
sufrirán tormentos; aquí tienen que llevar el peso del carretón, allí tendrán que tirar ya dentro de
la carreta. Por tanto, necio, no preguntes por el sendero que lleva al camino del infierno. Con
suma facilidad puede llegarse allí: el camino está abierto noche y día, y es ancho, liso, bien
desbrozado, pues muchos son los necios que lo andan. Pero el camino de la salvación, que está
dispuesto sólo para la sabiduría, es muy angosto, estrecho, difícil y escarpado, y poca gente se
atreve a dirigirse a él o tiene el valor de andarlo238.
Con esto quiero dar por contestada la pregunta de los necios, que a menudo se plantea, de por
qué se ven más necios, o van más al infierno, que gente que sigue en pos de la sabiduría. El
mundo está ciego en su arrogancia. Hay muchos necios, pocos sabios. Muchos son llamados a la
cena, pocos elegidos239. ¡Anda con cuidado! Seiscientos mil hombres, sin contar las mujeres y los
niños pequeños, sacó Dios a través de la arena del mar: dos llegaron a la tierra prometida240.
238
Mateo 7,13-14.
Mateo 20,16.
240
2 Moisés 12,37; 4 Moisés 14,30 ss.
239
Sebastián Brant
La nave de los necios
102
[48]
UN
BARCO
PASAJEROS241
DE
Un barco de pasajeros navega ahora hacia aquí, está cargado de artesanos de todos los oficios y
negocios, y cada cual lleva consigo su utillaje.
Ningún trabajo artesanal tiene ya su valor, todo está desbordado, sobrecargado; cada aprendiz
quiere ser maestro, por eso hay hoy tantas artesanías. Muchos se las dan de maestros sin haber
aprendido nunca el oficio. El uno trabaja en perjuicio del otro, y a menudo se pone a sí mismo
más allá de la frontera; por poder producir a módico precio, con frecuencia tiene que salir por la
puerta de la ciudad. Lo que éste no quiere dar barato... se encuentran otros dos o tres que piensan
producirlo bien, pero no realizan el trabajo como se debe, pues ahora todas las cosas se hacen mal
y pronto, para que puedan darse a bajo precio. En esta situación no se puede permanecer mucho
tiempo: comprar caro, vender barato. Alguno hace a otro una compra: éste queda, mientras que
aquél tiene que salir por la puerta. Todos van a ofrecer barato, pero no hay absolutamente ninguna
garantía en el producto, pues se invierte poco en los costos y se hace todo deprisa y corriendo,
para que ese producto tenga sólo una determinada forma externa; con esto, los artesanos van
241
Este capítulo carece no sólo de lema, sino de título. Se recoge aquí el del índice temático.
Sebastián Brant
La nave de los necios
103
completamente cuesta abajo, no pueden alimentarse bien. Lo que tú haces, lo hago yo, y no
empleo en ello ni costos ni tiempo, con tal de poder hacerlo sólo en gran cantidad.
Yo mismo, a decir verdad, he pasado muchos días con esos necios antes de componer estas
líneas. Todavía no están bien aderezadas, hubiera necesitado aún muchos días. Ninguna buena
obra puede soportar las prisas.
El pintor que trajo a Apeles242 su cuadro, que había hecho rápidamente, y le dijo que se había
dado mucha prisa con él, no dejó de recibir su respuesta. Le dijo Apeles: «El trabajo muestra a las
claras que has empleado poco esfuerzo, y un milagro es que no hayas hecho muchos de ese
género en ese breve tiempo». Las prisas nunca fueron buenas para ningún trabajo. No pueden
superar bien la prueba: ¿terminar veinte pares de zapatos en un día, una docena de espadas? El
trabajar mucho y el esperar después a que se pague quita a muchos a menudo la risa. Mal
carpintero, buen virutero. Los albañiles gustan de hacer grandes hendiduras. Los sastres dan
puntadas muy separadas, con lo que la costura resulta muy débil. Los impresores andan de
jolgorio, en un día se comen el salario de una semana, éste es su modo de vida; sin embargo, su
trabajo es difícil y duro, con el imprimir y el ajustar, con el componer, igualar, corregir, entintar,
con el arte de imprimir, quemar los colores a la llama del fuego y después frotarlos y afilar las
varillas de los espacios.
Muchos son los que están sentados largo tiempo trabajando, pero no por ello hacen un trabajo
mejor; es decir: son de Montelosmonos y no han aprendido mejor el saber. Bastantes navegan
gustosos en esta nave, pues hay muchos buenos aprendices dentro, que tienen mucho trabajo y
pocas ganancias, y se las liquidan fácilmente, pues se encuentran bien con la humedad del vino.
Tienen pocas preocupaciones por el futuro, si se les da fiado. Bastantes pueden hacer una venta
de saldos, en la que no ganan mucho. Hoy ya no se puede vender nada antes de jurar por Dios; y,
si se jura mucho tiempo sin saber qué hacer, lo que sale de ahí es una adjudicación de pescador243.
Se nota en eso que todo este mundo se adhiere a las pequeñas ofertas de Colonia: «la mitad
menos» es ahora a menudo la fórmula para el apretón de manos; «Dios te aconseje» no rompe a
nadie la bolsa del dinero.
Todos los gremios vienen navegando y aún están muchas navecillas vacías.
242
243
Plutarco, De educationes, IX, 20.
Los pescadores tenían fama de pedir precios muy altos y hacer después grandes rebajas en el regateo.
Sebastián Brant
La nave de los necios
104
[49]
Los niños se vuelven iguales a
los padres cuando no se
avergüenzan éstos de romper los
cántaros y las ollas delante de
aquellos244.
MAL EJEMPLO
PADRES
DE
LOS
Quien ante mujeres y niños quiere hablar mucho del amor carnal o del libertinaje, espere que
les suceda lo mismo que él ha osado hacer delante de ellos.
Ya no hay educación ni honra sobre la tierra. Niños y mujeres aprenden las palabras y los
modales: las mujeres, de la mano del marido; los hijos toman la deshonra de los padres; y, si el
abad pone los dados, los monjes están preparados para jugar.
El mundo está ahora lleno de malas enseñanzas, no se encuentran, por desgracia, educación ni
honra algunas: los padres tienen la culpa, la mujer aprende de su marido, el hijo sigue a su padre y
la hija es igual que su madre. Por tanto, no se apresure nadie a maravillarse de que sean tantos los
necios que hay en el mundo. El cangrejo anda igual que su padre; ningún lobo hace un corderillo;
Bruto y Catón están los dos muertos, por eso se multiplica la banda de Catilina 245. Los padres
sabios, honrados y virtuosos engendran hijos iguales a ellos. Diógenes246 vio a un joven que
estaba ebrio, y le dijo: «¡Hijo mio, éste es el modo de vida de tu padre! ¡Un borracho te ha
engendrado!» Es necesario que se mire con la mayor precisión lo que se habla y se hace delante
de los hijos, pues la costumbre es otra naturaleza247, y hace que los niños adquieran muchos
defectos. Viva cada cual debidamente en su casa, para que no se produzca ningún escándalo.
244
No significa aquí «pelearse», «discutir», sino «poner poco cuidado», «pecar de negligencia».
Como en el cap. 6, Brant se pone del lado del orden y en contra de la revuelta de Catilina (63 a. de C.), a la que se
había opuesto Cicerón.
246
Plutarco, De educatione, III, 3.
247
Consuetudo altera natura (proverbio latino).
245
Sebastián Brant
La nave de los necios
105
[50]
La vida placentera ha hecho
caer a bastantes por ser simples, a
otros los tiene sujetos por el ala,
muchos son los que en ella han
elegido su final.
DE LA VIDA PLACENTERA
El placer terrenal se asemeja a una mujer ligera248, que está sentada a la vista de todos en la
calle y se desgañita para que alguien entre en su casa y le haga compañía, pues por poco dinero
está en venta, pidiendo que se ejercite con ella en la vida placentera y en el falso amor: así van los
necios a su regazo como el buey va al desollador, o un inocente y retozón corderillo, que no
comprende que ha caído en la cuerda y en la soga hasta que la flecha le atraviesa el corazón249.
Piensa, necio, que está en juego tu alma y que caerás al fondo del infierno si intimas con ella.
Quien huye de la vida placentera, allí se hace rico. No busques placer y dicha terrenales como
Sardanápalo250, el pagano, quien pensaba que se debe vivir bien aquí, con vida regalada, alegría y
francachela, que no hay vida placentera tras la muerte. Era el consejo de un verdadero necio
buscar una dicha tan perecedera, pero acertó el vaticinio sobre sí mismo. Quien persigue en
demasía la vida placentera, compra una pequeña alegría con dolor y daño. Ningún placer
temporal se vuelve tan dulce, que al final no destile hiel. Todo el placer terrenal termina a la
postre con amargura, aunque el maestro Epicuro251 coloca el bien más alto en la vida regalada.
248
Proverbios 7,10 ss.
Proverbios 7,22-23.
250
Sardanápalo IV, rey de Asiria. Ocupó el trono del 836 al 817 a. de C. Rodeado en Nínive por sus enemigos, se tiró
a la hoguera con todos sus tesoros, mujeres y eunucos.
251
A1 filósofo griego (siglo III a. de C.) se le ve, conforme a una cierta tradición cristiana, no sólo como materialista,
sino como defensor de la sensualidad.
249
Sebastián Brant
La nave de los necios
106
[51]
A quien no puede guardar el
secreto, y a otro dice su plan, le
vienen arrepentimiento, daño y
pesar.
GUARDAR EL SECRETO
Un necio es quien dice a su mujer o a otros un secreto. Por ello perdió el hombre más
fuerte, Sansón 252 , los ojos y el cabello. Traicionado fue así también el adivino Anfiarao 253,
pues las mujeres son, como dice la Escritura, malas custodias de secretos. De quien no puede
guardar los secretos, de quien anda con engaños y abre sus labios como un zote, cuídese todo sabio.
Muchos se jactan de grandes cosas, de dónde velan el amor por la noche; si se llegara
bien al fundamento de sus palabras, se les encontraría a menudo en un montón de estiércol.
De ello resulta también muchas veces que se nota que es un necio. Pues lo que quieres que yo
no diga, si lo callas, también tengo que callarlo yo. Si no puedes mantener el secreto que
secretamente me has confiado, ¿qué secreto exiges de mí que no puedes mantener en ti? Si
Acab254 no hubiera dicho su secreto a su mujer Jezabel y hubiese callado esas palabras, no se
hubiera producido un crimen.
Quien lleve algo secreto en el corazón, cuídese de no decírselo a nadie: así estará seguro de que
nadie se enterará de ello y lo propalará. Dijo el Profeta: quiero tener yo solo mi secreto, no
compartido con todos 255.
252
Reyes 16,4 ss.
Fue traicionado por su esposa, que le delató cuando se había escondido para no participar en la campaña de Tebas.
Murió en esta campaña, cuyo mal final había previsto.
254
1 Reyes 21.
255
Isaías 24,16.
253
Sebastián Brant
La nave de los necios
107
[52]
Quien por ninguna otra causa
que el dinero echa mano del
matrimonio,
obtiene
mucha
disputa, desgracia, riña y aflicción.
CASARSE POR DINERO
Quien se mete en el burro por la manteca, vacío está de juicio y sabiduría. Si toma en
matrimonio a una mujer vieja, un buen día y ninguno más. Poca alegría obtendrá de ello, ningún
fruto puede salirle de ahí y tampoco tendrá nunca un buen día, menos cuando ve el saco de los
peniques, que a menudo le pasa también por los oídos; por él se ha convertido en un necio. De
ello resulta asimismo con gran frecuencia muy poca felicidad, cuando sólo se mira el dinero y no
se presta atención a la honra y a la rectitud. Cuando uno se ha casado mal, no queda alegría ni
amistad. Más fácil sería estar en el desierto que tener que vivir mucho tiempo con una mujer
iracunda y mala256; pues pronto dejará enjuto el cuerpo del marido. En verdad no hay que confiar
en el que da su juventud por dinero. Como le huele bien el aroma de la manteca, se atrevería
también a desollar el burro; y, cuando ha pasado mucho tiempo, no encuentra más que estiércol y
excremento. Muchos persiguen a la hija de Acab 257 y caen en su pecado y venganza. El diablo
Asmodeo258 tiene hoy mucho poder en el estamento matrimonial. Ya se encuentran a muy pocos
Boz259 que deseen a Rut para el matrimonio; por ello no se oyen más que gritos y lamentos, y
criminor te, arañor a te260
256
Proverbios 21,19.
2 Reyes 8,18. Probablemente no se refiere Brant a la hija, sino a la esposa (Jezabel).
258
Tobías 3,8. En la época de Brant es el diablo por excelencia del matrimonio.
259
Rut 2 ss.
260
Te acuso (de adulterio), dice la mujer; soy arañado por ti, responde el marido. El original alemán está revestido de
algunos elementos gramaticales del latín.
257
Sebastián Brant
La nave de los necios
108
[53]
Envidia y odio andan por
doquier, se encuentra gran
envidia en todo estamento,
Neidhart261 aún no está muerto.
DE LA ENVIDIA Y EL
ODIO
Enemistad y envidia producen muchos necios, de los que quiero hablar aquí. Mas la envidia
nace sólo de que tú codicias lo que yo tengo y tendrías gustoso lo mío, o, si no, no puedes tenerme
afecto. La envidia es una herida mortal que nunca realmente vuelve a sanar, y tiene en sí la
propiedad de que, cuando se propone algo, no descansa noche y día hasta que ha ejecutado su plan.
Ningún sueño ni alegría le son tan caros como para hacerle olvidar el sufrimiento de su corazón. Por
ello tiene una boca pálida; es seca, enjuta como un perro; sus ojos son rojos y no mira a nadie con los
ojos enteros 262. Esto era claro en Saúl con David y en José con sus hermanos. La envidia no
ríe sino cuando se hunde el barco que ella misma ha hecho naufragar; y, cuando la envidia muerde
y roe mucho tiempo, se devora a sí misma, no de otro modo a como se degulle el Etna. Por ello se
convirtió Aglauro263 en una piedra. El veneno que tienen en sí la envidia y el odio se aprecia mejor
entre los hermanos: Caín, Esaú, Tieste264, los hijos de Jacob, y Etéocles265 llevaban gran envidia en
su interior, como si no hubieran sido hermanos, pues la sangre emparentada se incendia de tal forma,
que arde mucho más que la de fuera.
261
Personificación del envidioso a partir de los Neid «envidia» y hart «fuerte, mucho». Alusión también a Neithart
Fuchs, que compuso una colección de narraciones populares.
262
Ovidio, Metamorfosis, II, 775 ss.
263
Metamorfosis, II, 730 ss.
264
Hermano de Atreo, que le habría puesto como alimento de sus propios hijos.
265
Hermano de Polinice. Estaban enfrentados por el dominio de Tebas.
Sebastián Brant
La nave de los necios
109
[54]
Al que la gaita266 da alegría y
solaz y no presta ninguna
atención al harpa y al laúd, tiene
su sitio ciertamente en el trineo
de los necios.
DEL NO SOPORTAR LA
REPRENSIÓN
Un signo cierto de la necedad es que el necio nunca soporta ni puede aguantar con paciencia
que se hable de cosas sabias. El sabio oye con gusto de la sabiduría; con ello se aumenta su propia
sabiduría. La gaita es el juguete del necio, al harpa no le presta mucha atención. Ningún bien en el
mundo place más al necio que la clava y la gaita; difícilmente se deja reprender el loco. El
número de los necios ha aumentado sin fin.
¡Oh necio! ¡Recuerda en todo momento que eres un ser humano y mortal, y nada más que
barro, ceniza, tierra y estiércol! ¡Y, entre todas las criaturas que tienen juicio en la naturaleza, la
más insignificante eres tú, y un desecho, una hez, un saco de gusanos! ¿A qué te enorgulleces de
tu poder, de tu nobleza, riqueza, juventud, donosura, si todo lo que está bajo el sol es vano cuando
le falta la sabiduría? Mejor que te reprenda un sabio a que te sonría una oveja necia, pues, como
cruje un cardo al caer, así es también el necio cuando ríe267.
Feliz el hombre que siempre tiene en sí un temor268 dondequiera que va. El corazón del sabio
tiene en cuenta la tristeza; el necio sólo piensa en la gaita269. Cántese y háblese, suplíquese y
ruéguese: de sus once ojos no se apartará270. Nada dará por ninguna reprensión y enseñanza.
266
La gaita, atributo del necio, era usada sólo por las capas más bajas de la sociedad.
Eclesiastés 7,6-7.
268
En particular, el temor de Dios.
269
Eclesiastés 7,5.
270
Proverbial. Once ojos indica infortunio.
267
Sebastián Brant
La nave de los necios
110
[55]
Quien ejerce la medicina y no
sabe curar ningún mal, es un buen
mentecato271.
DE LA NECIA MEDICINA
A casa va con otros necios el que a un moribundo mira la orina y dice: «espera hasta que te
haga saber lo que encuentro en mis libros». Mientras va a casa por los libros, el enfermo viaja a
la morada de los muertos.
Muchos se arrogan el arte de la medicina, y ninguno sabe de ella nada más que lo que enseña
el librillo de plantas o lo que oye de las viejas. Tienen una ciencia que es tan buena, que cura
todos los males y no necesita ya hacer distingos entre joven, viejo, niño, mujer u hombre, o
húmedo, seco, caliente y frío. Una hierba tiene tal fuerza y poder, igual que el ungüento en el
alabastro; de ella hacen los barberos todos sus emplastos, con ella curan todas las heridas, ya
sean úlceras, picaduras, fracturas o cortaduras: dómine Cuculus 272 no los abandona. Quien
quiera curar con un ungüento todos los ojos lagrimosos, rojos ciegos, y purgar sin orinal, es un
médico como lo fue Zuohsta273. A él se asemeja mucho el abogado que no sabe dar consejo en
asunto ninguno. Un confesor se parece mucho también a aquel que no se sabe informar de cuál
es el remedio para cada enfermedad y clase de pecado 274; sí, sin juicio ronda la olla.
Por los necios es corrompido más de uno, que se echa a perder antes de notarlo.
271
En la primera edición de la obra se cambió, por error, este grabado por el del capítulo 38.
Cuco, necio.
273
Probablemente un médico o alquimista del tiempo de Brant.
274
Crítica a la casuística de los libros para poner la penitencia.
272
Sebastián Brant
La nave de los necios
111
[56]
Nunca tan gran poder llegó a la
tierra que no encontrara a tiempo
su final, cuando le llegó su plazo
y su hora.
DEL FINAL DE PODER
Aún se encuentran innumerables necios que confían en su poder, como si fuera a mantenerse
eternamente en pie, cuando lo que hace es derretirse como la nieve. Julio, el Emperador275, era
suficientemente rico, poderoso y avisado en sus sentidos antes de que tomara por la fuerza y
gobernara el Imperio Romano. Cuando tomó el cetro, se le acumularon la preocupación y el
miedo, y ya no era tan juicioso en el consejo: por ello murió apuñalado. Darío 276 tenía un país
grande y poderoso, y habría permanecido allí sin escarnio y conservado bienes y honra, pero, al
querer buscar más y tener lo que no era suyo, perdió, con lo ajeno, también lo propio. Jerjes 277
llevó a Grecia tanta gente de su pueblo como la arena del mar, el mar la cubrió de barcos, quería
tener atemorizado al mundo entero. Pero ¿qué beneficio sacó de ello? Atacó a Atenas cruelmente,
como el león ataca al pollo, y, sin embargo, huyó como las liebres. El rey Nabucodonosor 278, al
sonreírle la fortuna más que antes y vencer a Arfaxad, quiso poseer todos los países y se propuso
conseguir un poder divino; pero fue convertido en un animal. De más podría contaros fácilmente,
en el Antiguo y Nuevo Testamento, pero me parece que no es necesario. Muy pocos murieron en
paz279 o perecieron en su cama, sin que se les asesinara. Por ello, tenedlo presente todos vosotros,
poderosos: estáis sentados, en verdad, en la rueda de la fortuna. Sed sabios y pensad en el final,
que Dios no os dé vuelta a la rueda. Temed al Señor y servidle. Si cae sobre vosotros su cólera y
275
Julio César. Con él se solía empezar a contar los emperadores romanos.
Darío I, rey de Persia. Reino del 521 al 485 a. de C. Fue vencido por los griegos en Maratón.
277
Rey de Persia, hijo de Darío I. Reinó desde el 485 al 465 a. de C. Vencido en Salamina, tuvo que huir a Asia.
278
Judit 1 y 2.
279
jn ruowen es dudoso: «en paz» o errata por ruewen «arrepentimiento».
276
Sebastián Brant
La nave de los necios
112
su ira, que pronto se encenderán sobremanera, no permanecerá ya vuestro poder y os
desvaneceréis con él. La rueda de Ixión280 nunca se para, pues gira por pequeños vientos. ¡Feliz el
que sólo en Dios confía! Cae y no queda a lo alto la piedra que, con tribulación y tormento, hace
rodar Sísifo281, el necio, hacia la cima del monte. La dicha y el poder no duran muchos años,
pues, según el proverbio y el dicho de los antiguos, la desgracia y el cabello crecen todos los días.
El poder injusto declina completamente, como muestran Jezabel y Acab282. Aunque un señor no
tenga ningún enemigo, debe cuidarse de su servidumbre y, a veces, de sus amigos más íntimos: lo
matarán por su poder. Zimri283 persiguió el reino de su señor y cometió con éste un crimen, y fue
señor por siete días. Alejandro sojuzgó el mundo entero: un sirviente lo mató con un bebedizo.
Darío huyó y estaba libre de peligro: Besso, su siervo, lo asesinó. Así se acaba el poder: Ciro
bebió su propia sangre. Ningún poder sobre la tierra llegó nunca tan alto que no encontrara con
aflicciones su final. Nunca nadie tuvo tan poderosos amigos que le pudieran prometer un día y
que estaría seguro un instante de que tendría poder y fortuna. Lo que el mundo tiene en más alto
aprecio, a la postre se acibara. El que se vanagloria de mantenerse arriba, mire que no caiga en la
arena, que no reciba daño, escarnio y deshonra.
Gran necedad hay cuando grande es el poder, pues raramente se le mantiene mucho tiempo. Y,
si examino todos los imperios hasta hoy, Asiria, medos, persas, Macedonia y Grecia; Cartago y el
Estado de los romanos, todo ello ha tenido su final: el Imperio Romano284 permanecerá mientras
Dios quiera; Dios le ha fijado su tiempo y medida; que Él nos conceda que se engrandezca aún
tanto, que toda la tierra le esté sometida, como es de justicia y de ley.
280
Virgilio, Geórgica, IV, 484. Ixión era rey de los lapitas y abuelo de los centauros. Por faltar el respeto a Juno, fue
arrojado desde el Olimpo al Tártaro y atado a una rueda ardiendo.
281
Según la leyenda, rey de Corinto. Como condena por sus robos, Teseo lo mató y envió a los inflemos, donde tenía
que subir una gran piedra, que después volvía a caer.
282
Reyes 21 s.
283
1 Reyes 16,9 ss.
284
El Imperio Romano de la Nación Alemana, de la época de Brant.
Sebastián Brant
La nave de los necios
113
[57]
Sobre un cangrejo285 irá el plan
del que quiere tener el salario sin
trabajar y desea sostenerse sobre
una débil caña.
PROVIDENCIA DE DIOS
Se encuentra más de un necio también que trata de embellecer su necedad con las Escrituras y
que se cree distinguido286 e ilustrado, cuando ha puesto los libros al revés y ha engullido el
Salterio justamente hasta el verso «Beatus vir»287, pensando que, si Dios le ha deparado algún
bien, nunca le será retirada. Si ha de ir al infierno, quiere ser un buen compañero de capea y vivir
bien con las demás; mas le pasa lo que le tiene que pasar.
Necio, déjate de ese desvaría (pues de lo contrario pronto estarás metido en el puré de los
necios), de que Dios dé salario sin trabajo. Fíate de ella y no ases, y espera a que te caiga del cielo
un pichón asado. Pues, si sucediera tan sencillamente, cada siervo recibiría su salario, trabajase a
no, la cual, sin embargo, no es costumbre sobre la tierra. ¿Por qué, pues, había de conceder Dios
un premio eterno a uno que quería haraganear, otorgar su Reino y tan gran soldada a un siervo
que sólo quería dormir? Ya diga que nadie vive en la tierra a quien Dios dé algo sin piedad a a
quien esté obligado a servir, pues Él nada nos adeuda. El señor libre regala a quien le place, y da
poco a mucha según le venga en gana; ¿a quién le importa? Él sabe por qué lo ha hecho. El
alfarero hace de la masa de barra una vasija noble y otras muy despreciadas288, como potes,
escudillas, cántaros, para que se meta en ellas la mala y la buena. El pote no le dice: «debería ser
un cántara, una escudilla». Dios sabe, sólo a Él compete, por qué ha ordenado todas las cosas, por
qué prefirió a Jacob y no valoró a Esaú tanto como a él; por qué castigó a Nabucodonosor, que
285
2 Epístola a Timoteo 2,17.
El original dice stryffecht, es decir, con vestidos a rayas. Los clérigos y los profesores no los podían llevar.
287
Así comienza el Salterio: «Bienaventurado el varón...».
288
Epístola a los Romanos 9,20 ss.
286
Sebastián Brant
La nave de los necios
114
había pecado muchos años, y, sin embargo, le permitió llegar al arrepentimiento y lo aceptó en su
Reino, después de expiar sus culpas; y castigó con severas plagas al Faraón, que con ella se hizo
todavía peor. Una medicina cura a una y pone a otro aún más enferma. Pues el uno, después de
sentir el castigo de Dios y su poderosa mano, pensó en sus pecados con muchas gemidos; el otro
siguió su libre albedrío y, advirtiendo la Justicia de Dios, abusó de su Misericordia. Dios no ha
abandonado a nadie, Él sabe par qué la ha hecha. Si hubiera querida considerar todo igual, no
habría creada más que rasas; pero quería tener también cardos, para que se viese su Justicia.
Había un criado envidioso y alegre del mal ajeno, que pensaba que su señor cometía con él
injusticia, al darle el salario convenido y conceder a otro lo que quería: al que había trabajada
poco, le dio, no obstante, un salario igual289. Se encuentran muchísimos hombres justos que
sufren aquí en la tierra malos tiempos, y Dios les deja sufrir el destino, como si hubieran
cometido muchos pecados. Por el contrario, se encuentran muchos necios que para todo tienen
mucha fortuna y son tan libres en sus pecados como si su obra fuera sacrosanta.
Secretas son los veredictos de Dios, sus causas nadie las sabe por completo; cuanta más se
tratan de indagar, menos se sabe de ellas. Si alguien cree que ya las conoce, sigue ignorándolas.
Pues todas las cosas se nos reservan hasta el futuro, incierto viaje al más allá. Por eso, deja estar
cama están la Providencia de Dios y el arden de la Previsión. ¡Obra rectamente y con bondad!
¡Dios es misericordioso y está llena de Gracia! Hazle saber todo lo que Él ya sabe. ¡Obra
rectamente! Te prometo la recompensa. ¡Persevera! Te doy mi alma en prenda: no irás al infierno.
289
Alusión a la parábola de Mateo 20,1-16.
Sebastián Brant
La nave de los necios
115
[58]
Quien quiere apagar el fuego de
otro y deja arder el granero propio,
maestro es en la lira de los necios
OLVIDARSE
MISMO
DE
SÍ
Quien tiene gran fatiga y desazón viendo cómo fomentar cosas ajenas y causar el beneficio de otro,
es más mono que ese otro, si no mira de ser aplicado y despierto en las cosas propias. El librillo de los
necios lee merecidamente el que es sabio y se olvida de sí mismo. Pues, el que quiere tener amor
verdadero, debe empezar por sí mismo. Como también advierte Terencio: «Yo soy el pariente
más próximo de mí»290. Cada cual mire por su suerte antes de preocuparse por cómo baila el otro. Se
echará a perder antes de tiempo el que siembre para sí y coseche para otro; y quien limpie
con diligencia el vestido de otro y ensucie el suyo propio. Quien quiere apagar la casa de otro
cuando las llamas salen por arriba, y arde con toda su fuerza la suya, poco atiende a su provecho. El
que quiera empujar la carreta de otro y ponerse a sí mismo obstáculos, es ciertamente un necio.
Quien se cargue con cosas ajenas y no se atienda a sí mismo, reciba su daño. El que se deja
convencer por aquello de lo que le vendrá escarnio y daño, a la larga no se puede defender: el necio le
atrapará por los faldones; que la sabiduría le haga aprender con el perjuicio. A quien con mayor
crueldad oprime su muerte es a aquel a quien todos conocen, y muere y acaba su vida sin
haberse conocido él mismo.
290
Andria, IV, 1, 12.
Sebastián Brant
La nave de los necios
116
[59]
Quien anhela que se le sirva
todos los días, pero niega el
agradecimiento y la gratitud,
merece recibir un palmetazo.
DE LA INGRATITUD
Un necio es quien mucho anhela y no se comporta honorablemente, y causa muchas
preocupaciones y fatigas a aquel al que poco quiere agradecer. Quien quiera obtener beneficio de
una cosa, piense convenientemente en su espíritu que ha de contar con los costos, si es que desea
vencer con honor. Muy raramente queda en su estado un caballo cansado al que se le sigue
montando; un caballo dócil se torna testarudo cuando se le retiene la comida. Quien osa exigir
muchas cosas a otro, sin recompensarlo, es, ciertamente, un necio. Quien no puede dar por bueno
lo que se le hace por una recompensa adecuada, no debe quejarse cuando se le rechace el trabajo:
hay que darle un palmetazo. Todo el que quiera disfrutar de algo, mire también de recompensarlo.
La ingratitud recibe mal premio, deja la fuente sin agua. La cisterna vieja no da agua si no se
vierte agua en ella. El quicio de la puerta muy pronto chirría, si no se le unta de aceite. No es
digno de grandes obsequios quien no se acuerda de los pequeños; con justicia le son negadas
todas las dádivas a quien no da las gracias por las pequeñas; se llama, en verdad, Sinrazón y
Grosería. Todos los sabios han odiado siempre al que han conocido como ingrato.
Sebastián Brant
La nave de los necios
117
[60]
El puré de los necios nunca
olvidé, pues me gustaba el
espejo. Juan Orejas de Burro es
mi hermano.
DEL GUSTARSE
MISMO
A
SÍ
Remueve bien el puré de los necios el que piensa que es sabio y sólo se gusta mucho a sí
mismo. Mira siempre como loco en el espejo y no puede apreciar que ve a un necio en el cristal.
Pero, aunque tuviera que hacer un juramento, y lo dijeran sabios y cortesanos, pensaría que estaba
solo, que no se encuentra en la tierra a nadie como él, y juraría también que no tiene
absolutamente ningún defecto; su hacer y dejar de hacer le gusta en todo momento. No aparta de
sí el espejo, esté sentado o tumbado, cabalgue o ande a pie, dondequiera que esté. Igual que hacía
el emperador Otón291, que tenía un espejo en el combate y se afeitaba todos los días dos veces las
mejillas y las lavaba después con leche de burra. Ésta es una ocupación muy del gusto de las
mujeres; sin espejo nada hace ninguna; antes de que se coloquen bien el pañuelo y se acicalen,
pasa bien un año. Aquel al que tanto le gustan el modo de obrar, la apariencia y la actuación, es el
mono de Heidelberg292. A Pigmalión293 le gustaba su propia imagen; por ello era completamente
salvaje en su locura. Si Narciso294 no se hubiera reflejado en el agua, habría vivido aún mucho
tiempo. Muchos miran siempre al espejo, pero no ven en él nada hermoso. Quien es tan necia
oveja que tampoco soporta que se le reconvenga, permanece en su propia esencia y no quiere ser
sabio a la fuerza.
291
Se refiere al emperador romano. Cf. Juvenal, II, 99 ss. y Suetonio, Otho, XII.
En Heidelberg había, como emblema de la ciudad, un mono, que atraía la atención de la gente con versos jocosos.
293
Ovidio, Metamorfosis, X, 243 ss.
294
Metamorfosis, III, 407 ss.
292
Sebastián Brant
La nave de los necios
118
[61]
Lo mejor del baile es que
no siempre se va hacia
delante, sino que se puede dar
la vuelta a tiempo.
DEL BAILE
Casi tomaría por enteramente necios a aquellos que en el baile tienen alegría y contento y
corren alrededor, como si estuvieran chiflados, para cansarse los pies en el polvo. Pero, cuando
pienso cómo el baile nació con el pecado, puedo notar y observo que el demonio lo creó cuando
ideó el becerro de oro e hizo que Dios fuese totalmente despreciado295; aún consigue así mucho.
Del baile nace mucha desgracia: hay en él ostentación y voluptuosidad, y preludio de la impureza;
se toma a Venus de la mano, toda honestidad encuentra su final. Por ello, no conozco en todo el
reino terrenal broma alguna que se asemeje tanto a lo serio como que el baile fue ideado en la
consagración de una iglesia, y llevado también al cantar misa: ahí bailan clérigos, monjes y legos,
el hábito tiene que hincharse por detrás; ahí se corre, se le da la vuelta a una para que se le vean
arriba las piernas desnudas; y quiero callar otras vergüenzas. El baile sabe mejor que comer higos.
Si Kunz puede bailar con Metzen296, no pasa hambre un día entero; se ponen de acuerdo en el
precio, en cómo poder malcambiar un cabrón por una cabra297. Si eso ha de llamarse diversión,
abundante necedad he conocido. Muchos esperan largo tiempo por el baile, aunque el baile no los
llena por completo.
295
2 Moisés 32.
Hipocorístico de Mechthilde. Nombre genérico para las chicas.
297
El macho era más caro que la hembra.
296
Sebastián Brant
La nave de los necios
119
[62]
Quien tiene muchas ganas
de dar serenatas por la noche
delante de la puerta, gusta
también
de
congelarse
pasando la noche en vela.
DE LAS SERENATAS
NOCTURNAS
Ahora el baile de los necios estaría casi concluido, pero la representación no sería completa si
no figuraran aquí también los lechuguinos, los pisacalles y los bragueteros que por la noche no
pueden tener reposo si no andan por la calle y tocan el laúd delante de la puerta, a ver si quiere
mirar la rapazuela. Y no se van de la calle hasta que se les echa encima lo de un orinal o se les
lanza una pedrada. Es pequeña, en verdad, la alegría: congelarse así en las noches de invierno,
cuando cortejan a la necia con música de cuerda, pífanos, cánticos, y en el mercado de madera
saltan sobre los troncos. Hacen esto estudiantes, clérigos y legos, que tocan para la fila de necios;
cada cual chilla, grita de alegría, ruge, bala, como si fuera asesinado justamente en ese momento.
Cada necio dice al otro dónde tiene que esperar la llamada, allí hay que organizarle la serenata.
Tan en secreto lleva sus cosas, que todos tienen que hablar de ello; los pescadores tienen que
propalarlo a los cuatro vientos. Más de uno deja en la cama a su mujer, que preferiría tener
diversión con él, y baila a cambio en la cuerda de los necios. Si eso ha de acabar bien, se precisa
una buena estrella. Callo sobre aquellos a quienes divierte andar por ahí en vestido de necio; si se
les llamase mentecatos, muchos se sorprenderían de la denominación.
Sebastián Brant
La nave de los necios
120
[63]
Temeroso de que me faltaran
necios, escudriñé a los que
llevan el bastón de mendigo;
poca sabiduría allí encontré.
DE LOS MENDIGOS
La mendicidad tiene también muchos necios. Todo el mundo se enriquece ahora con la
pordiosería y quiere alimentarse mendigando. Clérigos y órdenes monásticas son muy ricos y se
quejan como si fueran pobres. ¡Ay mendigo! ¡Que Dios se apiade de ti! Has sido pensado para la
indigencia y has acumulado grandes montones de dinero. Y aún grita el prior: « ¡trae aquí más!».
El saco ha perdido el fondo. Lo mismo hacen los vendedores ambulantes de reliquias, los
peregrinos que se golpean la frente, los que trafican con cosas sagradas, que no se pierden nunca
romería alguna en la que no se desgañiten proclamando que lo que llevan en el saco es la paja que
estaba enterrada muy profunda bajo el pesebre de Belén; o una pata del burro de Balaam, una
pluma del ala de San Miguel, también una brida del caballo de San Jorge o los zapatos de colores
de' Santa Clara.
Muchos ejercen la mendicidad en los años en que bien podrían trabajar y son jóvenes, fuertes y
sanos; sólo que no gustan de doblar bien el espinazo, tienen clavado un hueso de bribón en la
espalda. Sus hijos permanentemente tienen que ir a mendigar y aprender bien el vocerío del
mendigo; si no, antes les partirían un brazo en dos o les producirían heridas e hinchazones para
que pudieran gritar y aullar. Veinticuatro de ellos tienen aún su asiento en Estrasburgo, en el
Dummenloch298, sin contar a los que se mete en la inclusa. Pero los mendigos raramente ayunan.
298
Calle en la que estaban los enfermos de viruela.
Sebastián Brant
La nave de los necios
121
En Basilea, en el Kohlenberg299, hacen muchas granujadas. Su jerga hampesca tienen en el país, y
abundante comida por esos lugares. Cada mendigo tiene una chula, que va mintiendo,
embaucando, haciéndose la enferma para conseguir dinero al pordiosero, que mira dónde es
potable el morapio y corre por todos los bochinches; dónde jugar a los dados es su oficio, hasta
que trampea aquí y allí, y pone pies en polvorosa hacia otro lugar; largándose por los campos,
afana todo pato y gallina, les da garrote y les corta el gañote; les acompañan falsos tullidos y
vagabundos de romerías.
Una insólita propiedad del mundo es con qué codicia se busca hoy el dinero. Heraldos,
trovadores y farautes sin blasón censuraban en otros tiempos el escándalo público y conseguían
así mucha honra; ahora cualquier necio quiere hablar y llevar bastoncillo decorado y liso, para
quedar saciado con la mendicidad. A uno le molestaría que estuvieran enteros sus vestidos. Los
mendigos timan a todos los países. Pero tienen que tener un cáliz de plata, pues todos los días
entran en él siete jarras. Éste anda con muletas cuando se le ve, y, cuando está solo, no las
necesita. Ese puede caer como un epiléptico ante la gente, para que todos puedan prestarle
atención. Aquél toma prestados a otros sus hijos, para tener un buen montón de dinero; carga un
burro con alforjas como si quisiera ir a Santiago. Uno anda cojeando, otro cual jorobado, un
tercero ata una pierna a una muleta o un hueso de muerto en los pliegues del faldón; si se le
mirara bien la herida, se vería cómo estaba atado. Sobre la mendicidad voy a permitirme
detenerme aún algún tiempo, pues, por desgracia, los mendigos son legión y siguen aumentando
cada vez más, pues el mendigar a nadie hace sufrir, sólo al que por necesidad tiene que hacerlo.
Fuera de esto, excelente cosa es seguir siendo mendigo, pues del mendigar nadie se convierte en
polvo: muchos se consiguen así pan blanco; no beben el vino corriente, ha de ser de Rivoglio o de
Alsacia. En el mendigar confían muchos que juegan, fornican y se comportan lujuriosamente;
pues, aunque hayan derrochado sus bienes, no se les niega el mendigar: les está permitido el
bastón de mendigo300. Muchos que tienen más dinero que tú y yo se alimentan de la mendicidad.
299
Lugar próximo a Basilea (introducido en la muralla después) donde vivían muchos mendigos. Con ello se trataba
de mitigar este gran problema social. Los mendigos disponían de normas propias y de unas notables libertades.
300
Era de color blanco para todos los mendigos.
Sebastián Brant
La nave de los necios
122
[64]
Muchos cabalgarían con gusto tarde
y temprano si pudieran llegar ante las
mujeres, pero éstas pocas veces dejan
en paz al borrico.
DE LAS MALAS MUJERES
En el prefacio he dado testimonio y hecho protesta de que en mi obra no deseaba acordarme
con malicia de las buenas mujeres; pero se me reprocharía pronto si no dijese nada de las malas.
La mujer que oye con placer de la sabiduría, no se convierte fácilmente en ignominia. La buena
mujer amansa la cólera del hombre. Asuero301 había realizado un juramento, pero Ester lo
ablandó y suavizó. Abigaíl302 apaciguó prontamente a David. Pero las malas mujeres dan malos
consejos, como hizo la madre de Ococías303; Herodías304 mandó a su hija que hiciera decapitar al
Bautista; por el consejo de las mujeres se trastornó tanto Salomón305, que adoró a los dioses
ajenos. La mujer se convierte pronto en una urraca si se siente bien con la garrulería y cotorrea
lip-lep por la noche y por el día. Piero306 engendró muchas jóvenes, cuya lengua estaba tan
emponzoñada, que ardía tanto como el carbón. Ésta se queja, ésa chismorrea, aquélla miente, la
de más allá carda la lana a todo lo que se dispersa y vuela; la otra arma gresca en la cama, su
marido pocas veces tiene paz: muy a menudo tiene que oír el sermón cuando muchos monjes
descalzos reposan y duermen en sus lechos. Más de uno tira de la soga307 y sólo puede llevarse la
peor parte. Muchas mujeres son bastante honradas e inteligentes, y sólo son para el marido
demasiado listas porque no pueden soportar de él que las enseñe y diga algo. Muchísimas veces
301
Ester 8,3 ss.
1 Reyes 25,14 ss.
303
2 Reyes 11,1 ss.
304
Mateo 14,6 ss.
302
305
306
1 Reyes 11,1 ss.
Ovidio, Metamorfosis, V, 295 ss.
307
Juego, tal como se practica en la actualidad (el que está asido a un extremo de la soga trata de arrastrar al del otro
extremo).
Sebastián Brant
La nave de los necios
123
cae un hombre en la desgracia sólo por la boca de su mujer, como sucedió a Anfión de Tebas 308
cuando vio morir a todos sus hijos. Si las mujeres debieran hablar mucho, Calpurnia 309 entraría
pronto en juego. La mala mujer siempre tiende a la maldad: la mujer que servía a José310 lo
evidencia. Nunca se siente mayor cólera que cuando una mujerzuela se enfurece; se pone rabiosa
como una leona a la que se quitan los cachorros, o como una osa que amamanta: Medea lo pone
de manifiesto, y Procne311. Cuando se llega hasta el fondo de la sabiduría, no se encuentra hierba
más amarga sobre la tierra que la mujer, cuyo corazón es una red y un lazo, en los que caen
muchos necios312.
Por tres cosas tiembla la tierra, la cuarta no la puede resistir: un esclavo que se ha convertido
en señor, un necio que se ha hartado de comida, quien se casa con una mujer envidiosa, mala y
venenosa; la cuarta cosa echa a perder por completo cualquier amistad: la esclava que es heredera
de su señora313.
Tres cosas no se pueden saciar, la cuarta grita siempre «¡trae aquí más!»: una mujer, el infierno
y la tierra, que absorbe todos los aguaceros; el fuego nunca dice «¡basta ya! ¡Tengo bastante, no
traigas más! »314
Tres cosas no comprendo, de la cuarta nada sé en absoluto: cómo vuela un águila en el aire;
una culebra que se desliza sobre la roca; la nave que surca el mar; un hombre que tiene aún un
saber infantil. Igual es el camino de una mujer que se ha preparado para el adulterio: se chupa y
limpia la boca muy lindamente, y dice: «¡nada malo he hecho!»315
Un tejado con goteras en invierno se parece a una mujer que es rencillosa316; el que con una así
tira del arado, tiene bastante infierno y demonio del purgatorio. Vasti317 ha dejado muchas
sucesoras, que poco respetan a sus maridos. Voy a callar por completo sobre la mujer que osa
preparar una sopita, como Poncia y Agripina318, las Danaides319 y Clitemnestra, que apuñalaron a
su marido en el lecho, como a Fereo320 le hizo su mujer. Muy rara es una Lucrecia o Porcia de
Catón. Mujeres casquivanas se encuentran muchas, pues Tais321 anda en todos los juegos.
308
Metamorfosis, VI, 146 ss.
Mujer de mala fama en el Derecho alemán. Su mal comportamiento habría ocasionado que ninguna mujer pudiera
aparecer sola en los juicios.
310
1 Moisés 39,7 ss.
311
Esposa de Tereo, que vengó a su hermana (violada) presentando su propio hijo a Tereo para que lo comiera. Cf.
Metamorfosis, VI, 587 ss.
312
Eclesiastés 7,26-27.
313
Proverbios 30,21-23.
314
Proverbios 30,15-16.
315
Proverbios 30,18-20.
316
Proverbios 19,13.
317
Ester 1,12 ss.
318
Juvenal VI, 620 y 638.
319
Las cincuenta hijas de Danao, por matar a sus pretendientes, fueron condenadas en los infiernos a llenar de agua
barriles agujereados. Cf. Juvenal, VI, 655 ss.
320
Ovidio, Ibis, v. 321 s.
321
Ovidio, Remedia amoris, v. 383 ss.
309
Sebastián Brant
La nave de los necios
124
[65]
Mucha superstición hoy se
inventa; el porvenir se ve en las
estrellas; todos los necios por
ellas se guían.
DE LA INTERPRETACIÓN
DE LAS ESTRELLAS
Un necio es quien promete más de lo que se sabe capaz de dar o tiene el valor de hacer.
Prometer sienta bien a los médicos; pero el necio promete en un día más de lo que todo el mundo
puede realizar.
Por lo venidero todos se orientan, por lo que nos dicen las estrellas y el firmamento y el curso
de los planetas o por lo que Dios pretende en su Voluntad, y creen que se debe saber todo lo que
Dios quiere hacer con nosotros, como si las estrellas impusieran una ley por la que hubieran de
regirse todas las cosas, y Dios no fuese Maestro y Señor, que unas cosas alivia y otras agrava, y
hace que muchos hijos de Saturno322 sean, sin embargo, justos, píos y santos, y, por el contrario,
el Sol y Júpiter tengan hijos que no estén libres de maldad.
No corresponde a un cristiano andar con ciencia pagana y observar en el curso de las estrellas
si este día es bueno para comprar, para construir, para la guerra, para casarse, para la amistad, y
muchas cosas semejantes más. Toda palabra nuestra, obra, acción y omisión ha de venir de Dios y
a Él sólo ha de ir. Por ello, no cree rectamente en Dios el que tiene tal fe
en las estrellas, que piensa que una hora, mes, día y año son tan propicios, que ni antes ni
después se debe comenzar nada grande, sino sólo en ese momento, y que no se puede hacer en día
distinto, nefasto. Y quien nada nuevo se ha ingeniado, ni por el año nuevo va a cantar, ni pone en
322
La constelación de Saturno se consideraba perniciosa, a diferencia de Júpiter y el Sol.
Sebastián Brant
La nave de los necios
125
su casa verdes ramas de abeto, piensa que no sobrevivirá al año: ¡ya lo creían así los egipcios!323
Lo mismo en el año nuevo: quien no recibe algún regalo, piensa que todo el año no será bueno. E
igual con la superstición de toda especie, con la bienaventuranza y los gritos de los pájaros, con
letras mágicas, bendiciones, libro de sueños y buscando a la luz de la luna o persiguiendo la
magia negra324; nada hay que no se quiera saber. Cada cual jura que nada le falta, y le faltan siete
leguas.
No es que interpreten sólo el curso de las estrellas; cualquier cosa, por pequeña que sea, hasta
lo más mínimo en el cerebro de una mosca, se quiere ahora leer de las estrellas, y lo que se
hablará y aconsejará, cómo ése tendrá suerte, el comportamiento y la intención, la voluntad, el
azar de la enfermedad se profetizan hoy impíamente desde las estrellas. Todo el mundo ha caído
en la locura, hoy se cree a cualquier necio. Mucho calendario de augurios y mucha ciencia
adivinatoria sale ahora de la gracia de los impresores; imprimen todo lo que se les trae; lo que
escandalosamente se dice y se canta, no recibe castigo alguno. El mundo quiere ser engañado.
Si se cultivara y enseñara ahora la ciencia, y no se la torciera tanto hacia el mal o hacia
cualquier otra cosa que dañase al alma, como Moisés sabía, y Daniel, no sería una mala ciencia;
sería, sí, digna de alabanza y protección. Pero se me predice que el ganado morirá, o cómo se
echarán a perder el grano y el vino, o si nevará o lloverá, cuándo hará buen tiempo o soplará el
viento. Los campesinos preguntan por ese escrito porque afecta a su ganancia el tener grano tras
sí, y vino, hasta que sean más caros.
Cuando Abraham325 leyó tal libro y buscó en las estrellas de Caldea, se quedó sin la luz y la
esperanza que Dios le había enviado en Canán. Pues es una ligereza hablar de tales cosas como si
con ellas se quisiera obligar a Dios a que tengan que ser así, y no de otro modo. Apagado está el
amor de Dios y su favor, por eso se busca ahora la ciencia del demonio. Cuando el rey Saúl326 fue
abandonado por Dios, llamó al diablo.
323
Brant ve en Egipto el origen de toda la superstición.
Con la expresión ciencia negra alude el autor probablemente también a la imprenta.
325
1 Moisés 15.
326
1 Samuel 28,5 ss.
324
Sebastián Brant
La nave de los necios
126
[66]
Quien mide cielo, tierra y mar,
y en ello busca placer, contento y
sabiduría, mire de precaverse de la
necedad.
DEL ESTUDIO DE TODOS
LOS PAÍSES
No tengo tampoco por muy sabio al que dirige todos sus sentidos y su aplicación a explorar
todos los países y ciudades, y toma en la mano el compás para informarse de cuán ancha, larga y
grande es la tierra y a cuánta profundidad y distancia se extiende el mar, y qué es lo que sustenta
la última esfera; cómo se sostiene el mar en el extremo del mundo, para no desplomarse; si se
puede dar la vuelta a todo el mundo; qué pueblos viven en cada grado; si bajo nuestros pies hay
también gente o allí nada existe, y cómo se sostienen para no caer en el aire; cómo se calcula con
una varilla que el mundo entero se puede medir de punta a punta.
Arquímedes sabía mucho de eso: hacía en la arena círculos y puntos, con lo que era capaz de
calcular muchas cosas, y no quería abrir la boca por temor a que se le escapara un soplo de aire
que le borrara esos círculos; y antes que decir una palabra, prefirió dejarse asesinar. En geometría
era muy diestro, mas no supo calcular su propio final327.
Dicearco328 se afanaba por medir la altura de los montes, y encontró el Pelión más alto que
todos los montes que había medido; pero no midió la altura de los Alpes en Suiza con sus propias
manos, ni midió tampoco la profundidad del infernal agujero en que cayó y aun se halla.
Tolomeo329 calcula hasta con grados la longitud y latitud que posee la tierra; traza la longitud
desde oriente y la acaba en occidente, y la toma como de ciento ochenta grados: sesenta y tres
327
Fue asesinado por soldados romanos en Siracusa (212 a. de C.), mientras resolvía cuestiones matemáticas.
Filósofo y geógrafo griego. Floreció hacia el 320 a. de C.
329
Uno de los principales astrónomos y geógrafos de la antigüedad (hacia 85-160 d. de C.).
328
Sebastián Brant
La nave de los necios
127
hacia el septentrión la latitud de la línea equinoccial; hacia el mediodía es más estrecha: encuentra
veinticinco grados de tierra que ha sido descubierta. Plinio lo calcula con pasos, y Estrabón
obtiene de ello millas. Desde entonces se han encontrado muchas tierras detrás de Noruega y
Tule: como Islandia y Laponia, que antes no eran conocidas. También con posterioridad se han
encontrado en Portugal y en España, por todas partes, islas de oro y gentes desnudas, de las que
antes nada se sabía decir.
Marino330 según el mar calculó el mundo, y erró muy horriblemente; Plinio331, el gran maestro,
dice que es un sinsentido querer entender las dimensiones del mundo y, además, abandonar éste
antes de tiempo y medir hasta detrás del mar. En eso la razón humana se equivoca mucho: mide
todo el tiempo tales cosas y no puede medirse a sí misma, y cree que entiende las cosas que el
propio mundo en sí no tiene.
Hércules puso en el mar, según se dice, dos columnas de bronce: una termina África, otra
empieza Europa. Gran atención prestaba al de la tierra, y no sabía qué fin a él mismo se le
deparaba, pues quien despreciaba todos los portentos fue asesinado con la artimaña de una
mujer332.
Baco desfiló con gran ejército por todos los países del mundo y por el mar, y era su único
designio que cada cual aprendiera a beber vino; y, donde no había vino ni vid, enseñaba a hacer
cerveza e hidromiel. Sileno333 no se pasó la vida tumbado en casa, sino que navegó también en la
nave de los necios, acompañado de muchos otros randas y rapazas con gran jolgorio y música de
cuerda. Era un bribón bebedor, que se sentía de maravilla con el vino. No hubiera necesitado
entregarse tanto al trabajo, pues también sin él habría aprendido bien a beber. Con la francachela
se causa aún gran deshonra; ahora es cuando anda él verdaderamente dando vueltas por el país y
pone en descrédito de glotón bebedor a más de uno, cuyo padre jamás cató un vaso de vino. Pero
¿qué consiguió Baco con ello? A la postre tuvo que irse de sus gentes y marcharse allí donde
ahora bebe, lo que le da más sed que placer; como quiera que los paganos le adoraron, no
obstante, como un dios y le tuvieron en gran estima, de ellos ha venido después en el país la
costumbre de andar pidiendo el día de San Bertaco 334, y, después de su muerte, se honra aún a
aquel que tanto mal nos ha traído. Las malas costumbres perviven mucho tiempo, la injusticia
prevalece; pues el diablo trata siempre de que no nos liberemos de su yugo.
Con esto quiero volver a mi asunto e intención. ¿Qué necesidad tiene el hombre de buscar
cosas más grandes de lo que él es? No sabe qué beneficio le causa aprender cosas tan altas, y no
conocer el momento que cual sombra huye de aquí- de su muerte335.
Aunque esta ciencia336 es cierta y verdadera, es, sin embargo, un gran necio quien tiene tan
poco sentido, que quiere saber cosas lejanas y conocerlas con pelos y señales, pero no sabe
conocerse a sí mismo ni piensa cómo aprenderlo. Busca sólo gloria y fama terrenal, y no piensa
en el Reino eterno, en su blancura, belleza y excelsitud, y en sus muchas moradas. Por lo terreno
se ciega todo necio y busca su placer y contento en tener más perjuicio que provecho. Muchos
han descubierto países lejanos y extraños, pero en ellos nadie se conoció jamás a sí mismo. Quien
sabio es337, como lo fue Ulises, que anduvo mucho tiempo en su viaje y vio numerosos países,
gentes, ciudades y mares, y acrecentó en sí el buen saber; o como hizo Pitágoras, que nació en
330
Geógrafo griego. Floreció hacia el 100 a. de C.
Plinio el viejo, Historia naturalis, II, 1. Plinio vivió del 23 al 79 d. de C.
332
Ovidio, Metamorfosis, IX, 152 ss.
333
Sátiro, maestro de Baco.
334
La expresión inventada por Brant -um bachten- parece querer imitar festivamente una etimología popular de Baco.
Como la costumbre de ir pidiendo los jóvenes una especie de aguinaldo se asoció con el día de Berchta (Berta), Brant
derivó también aquella expresión del nombre de esta figura popular del sur de Alemania, que, durante doce noches
iba volando y trayendo bienes o desgracias.
335
Salmo 144,4.
336
El saber sobre el que versa este capítulo.
337
Brant no termina su frase. El anacoluto se da con frecuencia en la obra.
331
Sebastián Brant
La nave de los necios
128
Menfis338; también Platón viajó por Egipto y llegó después a Italia, con lo que aprendió cada día
algo más y aumentó su ciencia y sabiduría; Apolonio339 recorrió todos los lugares donde había
oído hablar de sabios, buscó y siguió diariamente a éstos para aumentar sus conocimientos y
encontró por doquier lo que más le instruía y antes nunca había oído... A quien hiciera ahora tales
marchas y viajes para aumentar de continuo su sabiduría, se le podría pasar mejor por alto,
aunque no sería suficiente, pues no puede servir cumplidamente a Dios quien es dado a viajar.
338
La confusión de Samos, patria chica de Pitágoras, con Menfis se debe quizá a que probablemente pasó aquí
algunos años, tal como se deduce de Porfirio y Jámblico (De Vita Pythagorae, 7).
339
Filósofo y predicador pitagórico del siglo I, famoso por sus profecías y milagros, que los cristianos compararon
con los de Jesucristo.
Sebastián Brant
La nave de los necios
129
[67]
El necio Marsias perdió y
se le quitó piel y cabello,
mas la gaita todavía tocó
como hiciera antes de
aquello.
NO QUERER SER UN
NECIO
Propio es de todo necio no querer observar que es objeto de burla; por ello perdió el necio
Marsias340 piel y cabello. Pero la estulticia es tan ciega, que el necio piensa siempre que es sabio
cuando se burlan de él y le gastan bromas pesadas; si se pone serio sobre el asunto, se le tiene
también por sabio... hasta que se le cae la gaita de la manga341.
Quien tiene muchos bienes, tiene muchos amigos; se le ayuda convenientemente también a
pecar y cada cual mira cómo lo puede desollar; esto dura hasta que se empobrece; entonces dice:
«¡ ay! ¡Que Dios tenga piedad! ¡Cuántos seguidores tenía antes, y ahora no hay amigo que me
quiera consolar! ¡Si lo hubiera observado a tiempo, aún sería rico y no despreciado!» Gran
necedad es, ciertamente, disipar en un año aquello con lo que se ha de vivir el resto de los días;
derrocharlo alegremente y creer antes de tiempo que ya ha acabado el trabajo de la jornada, para
después... seguir al mendigo. Cuando entonces en sus manos le golpean la pobreza, el desprecio,
la burla, la miseria, y corre deshecho y desnudo, le llega el golpe del arrepentimiento. ¡Dichoso
aquel que, mediante bienes que, sin embargo, ha de dejar aquí, sabe hacerse amigos, que le
consuelan y asisten, cuando todos lo han abandonado!
En cambio, hay mucho necio sobre la tierra que adopta necios modales les y que, aunque se le
desollara y cociese, nada en absoluto entendería, a no ser que mueve las orejas; quiere ser necio
340
341
Ovidio, Metamorfosis, VI, 382 ss.
En la manga se solían llevar muchas cosas.
Sebastián Brant
La nave de los necios
130
con toda aplicación, mas a nadie placen sus necias maneras; aunque actúa como un bufón, nadie
cree buenas sus bufonadas. También dicen de él algunos compañeros: «¡El necio querría actuar
como necio, y no sabe ni los modos ni los modales! ¡Es un necio y no vale nada!»
Y sucede una cosa singular en la tierra: más de uno quiere ser un sabio, pero se acomoda a la
estulticia, y cree que se le debe alabar cuando se dice: «¡Ése conoce bien la necedad!» Por el
contrario, hay también muchos necios que han incubado un cuco; pretenden hablar de la verdad,
sea a palos o a puñaladas; piensan que son contados entre los sabios, cuando se les tiene por
necios. Si se machaca bien a un necio, como se hace a la pimienta en el mortero, y se le echa
dentro muchos años, tan necio seguirá como antes. Pues a todo necio se le olvida que don
Locuelo es hermano de don Señuelo342.
Alguno se dejaría medio desollar y atar con cuerdas las cuatro patas si de ello sacara dinero y
tuviese mucho oro en casa; también soportaría estar en cama, si tuviera la enfermedad de los
ricos343; y que se le tachase de granuja, si obtuviera de ello pago e interés; nadie se conforma con
poco: quien tiene mucho, quiere tener mucho más. De la riqueza nace la soberbia; muy raramente
trae la riqueza humildad. ¿Qué es la mierda si no huele?
Muchos están solos, no tienen hijos, hermanos ni amigos próximos, y no dejan de trabajar; sus
ojos no llena tampoco riqueza alguna, y no piensan: «¿Para quién trabajo y ahorro yo? Necio e
imbécil de mí, ¿es que paso malos tiempos?» Dios da a alguno fama y riqueza, y a su alma sólo le
falta que Dios no le concede que las necesite en el momento oportuno y también que se atreva a
disfrutar con medida lo que está ahorrando para un crápula de fuera. Tántalo344 está en
placenteras aguas, mas no puede calmar su sed; aunque mira las manzanas, poco se alegra con
ello. Porque él mismo de todo se abstiene.
342
wonolff / btriegolfs bruoder ist. Antiguo dicho, con dos nombres propios, de creación festiva, derivados de
«desvarío» y «engaño». El significado es que la locura y la necedad van acompañadas siempre del engaño.
343
Es decir, la podagra, aunque esto no elimina la referencia literal a los ricos.
344
Tántalo está condenado a vivir sediento en el agua, que, al igual que la fruta, no puede alcanzar.
Sebastián Brant
La nave de los necios
131
[68]
Quien anda con niños y necios,
ha de tomarse a bien sus bromas,
porque si no, tiene que irse con
los necios.
NO ENTENDER LAS
BROMAS
Un necio es el que no entiende cuándo habla con un necio; un necio es el que ladra siempre en
contra y se pelea con un borracho, y quiere bromear con niños y necios, sin aceptar el juego de la
necedad. Quien quiera ir con cazadores, acose; quien quiera jugar a los bolos, ponga345; aúlle el
que esté entre los lobos; miente, digo yo, aquel al que nada le falta. Dar palabra por palabra es
necedad; dar bueno por malo tiene alto precio. A quien da lo malo por bueno, lo malo no se le
sale nunca de casa; al que se ríe porque otro llora, le ocurrirá lo mismo antes de que lo piense. El
sabio gusta de estar entre sabios. El necio gusta de andar entre necios. El que nadie pueda
soportar a un necio, se debe a su soberbia. Más apesadumbra a un necio ver a algunos ir delante
de él que le alegra el que todos le sigan y caigan a sus pies. Y para que veas cómo lo entiendo: el
orgulloso gustaría ser único señor. Amán346 no sentía tan gran placer porque le adorara todo el
mundo, como aflicción porque no le adorara un solo hombre, Mardoqueo. No es menester fijarse
en los necios, pues se les conoce por sus obras. Quien quiera ser sabio (como debe quienquiera),
manténgase de los necios bien apartado.
345
Probablemente se trata de poner peniques, aunque Geiler, Locher y otros contemporáneos entendieron también
poner de pie los bolos caídos.
346
Ester 3,2 ss.
Sebastián Brant
La nave de los necios
132
[69]
Lanza hacia arriba la pelota y no
espera que caiga, el que quiere
enfurecer a toda la gente.
HACER
EL
347
ESPERAR
MAL
Y
NO
Un necio es el que a los otros hace lo que él mismo de nadie puede tomar por bueno. Mire cada
cual lo que hace a los demás, para que se le contente también con ello. Como uno grita ante el
bosque, así recibe siempre su eco; quien quiere meter a otros en el saco, espere también sufrir la
bofetada. El que a muchos dice lo que a cada cual le falta, oye muy a menudo quién es él mismo.
Como Adonisedec348 hizo a muchos otros, así recibió en recompensa; el propio Perilo349
cantaba en la vaca que había preparado para otros; lo mismo sucedió a Busiris350, Diómedes351 y
Falaris352; alguno cava a otro una fosa, pero cae él mismo en ella. Una horca para otro dispuso
Amán353, pero en ella fue colgado él mismo. Confía mucho en todos, pero sé precavido, pues en
verdad se echa ahora de menos la confianza. Prevé lo que se esconde detrás de cada cual:
Confíamucho se fue cabalgando muchos caballos354 No comas con un envidioso ni quieras ir con
él a la mesa, pues él calcula desde ese instante lo que nunca has pensado en tu interior. Él te dice:
« ¡amigo, come y bebe!»; pero su corazón está muy alejado de ti, como si dijese: «¡te lo concedo
de tan buen grado como si un ladrón me lo hubiera robado! » Alguno que en broma te mira
risueño, te comería el corazón en secreto.
347
Es decir: Hacer el mal y no esperar que el castigo recaiga sobre el culpable.
Jueces 1,6-7.
349
Ovidio, Tristia, III, 11, 29 ss. En realidad, construyó un toro de metal para los condenados a muerte, y él mismo
fue metido el primero.
350
Rey egipcio que sacrificaba a los que llegaban al país. Cf. Ovidio, Ars amatoria, I, 645 ss.
351
Rey tracio que alimentaba sus caballos con humanos. Cf. Ovidio, Metamorfosis, IX, 194 ss.
352
Murió también en el toro de metal que había mandado fabricar.
353
Ester 7,10.
354
El sentido de esta expresión proverbial es que la excesiva confianza acarrea perjuicios.
348
Sebastián Brant
La nave de los necios
133
[70]
Quien no sabe mover la
horca de heno en verano, ha
de sufrir penurias en
invierno y contemplar a
menudo el baile del oso355.
NO
PROVEERSE
TIEMPO
A
Se encuentra mucho hombre despreciado, que es tan haragán, que nunca se apresta a realizar lo
que ha empezado. Nada dispone a tiempo, nada guarda durante la noche, pues es tan indolente,
que no piensa en lo que le falta y en lo que ha de tener en caso de necesidad. Cuando ésta le
sobreviene, no piensa más lejos, a todas horas, que desde la nariz a la boca. A quien sabe
recolectar en verano para poder pasar el invierno, le llamo yo un hombre sabio; mas el que en
verano no quiere hacer otra cosa que dormir todo el tiempo al sol, ha de tener provisiones
previamente acopiadas, o mal se las arreglará en el invierno, y tendrá que chupar mucho de las
garras hasta vencer el hambre. Quien no hace heno en verano, anda a voces en invierno; tiene sólo
una cuerda liada356 y grita que se le venda heno. El perezoso ara de mal grado en invierno, y en el
verano se alimenta mendigando357, y tiene que soportar tiempos difíciles: pide mucho y recibe
poco.
¡Aprende, necio, y hazte como la hormiga! Abastécete en el buen tiempo, para que no tengas
que sufrir penurias cuando otras gentes van en pos de su alegría358.
355
Se creía que en invierno los osos se sacaban de las garras algo de grasa para alimentarse. Para enseñarles a bailar,
se les hacía pasar hambre.
356
Para atar la gavilla o la paca.
357
Al seguir aquí Proverbios 20,4, Brant se contradice, por la natural diferencia climática entre Palestina y Alemania,
con lo antes expuesto.
358
Proverbios 6,6-8.
Sebastián Brant
La nave de los necios
134
[71]
Muy a menudo siente el
rastrillo359 quien siempre anda en
disputas como un niño y quiere
deja ciega a la Verdad.
DISPUTAR E
TRIBUNALES
IR A LOS
De los necios quiero también contar que en cualquier asunto quieren pleitear y no llegan a
avenencia alguna sin haber tenido antes disputas; para que el proceso se alargue y para huir de la
justicia, se hacen citar, rogar, exhortar, proscribir, dictar públicamente la sentencia y desterrar360,
confiando en curvar bien el Derecho, para que no siga recto, como si fuera una nariz de cera. No
piensan que son la liebre que viene a la sopa de los escribanos. El magistrado, apoderado,
defensor y abogado361 tienen que llevarse también a la mesa su buena porción de pescado. Éstos
pueden entonces dilatar bien el proceso y tender sus redes a la presa, de suerte que de un asuntillo
salga un asunto y de un reguero un arroyo. Hay que contratar ahora costosos oradores y traerlos
de lejanas tierras, para que con sus sutilezas encubran y den la vuelta a las cosas y con su
garrulería embauquen al juez. Después hay que diferir mucho los plazos, para que los honorarios
puedan engordarse y se derroche en viajes y banquetes más de lo que vale el asunto principal.
Muchos gastan en perejil362 más de lo que ganan en su jornada, pero piensan tapar los ojos a la
Verdad no dejando que el juicio termine pronto.
Desearía a quien guste disputar que llevara clavados en el culo pesados rastrillos.
359
Para cardar y limpiar el lino. Véase el grabado.
Es probable que los oscuros términos traducidos aquí como «citar», «rogar» y «exhortar» fueran propios de la
jerga jurídica de Basilea y constituyesen una primera, segunda y tercera citación. Se diferencian en el original dos
tipos de extrañamiento: uno civil y otro eclesiástico.
361
Brant alude al juez y a tres tipos de abogados que se diferenciaban poco entre sí.
362
Se juega aquí con petterle «perejil» e in petitorio «en el proceso del demandante».
360
Sebastián Brant
La nave de los necios
135
[72]
Las palabras groseras y
obscenas producen excitación, y
se perturban muy a menudo las
buenas costumbres cuando se
sacude con excesiva fuerza el
cencerro de la cerda363.
DEL NECIO GROSERO
Hay un nuevo santo, que se llama San Grobiano364, al que ahora todos quieren festejar y rendir
culto por doquier con obscenas y groseras obras, maneras y palabras, y quieren bromear con él,
aunque su propio cíngulo tiene poco decoro365. Don Decente366, por desgracia, ha muerto: el necio
tiene a la puerca por la oreja y la sacude para que suene el cencerro de la cerda y le cante la
marranada367. La cerda dirige ahora sola el baile, sostiene con el rabo la nave de los necios, para
que no naufrague por su peso, lo que sería gran pena sobre la tierra; pues donde los necios no
beben vino, apenas costaría una perra chica. Pero la cerda tiene ahora muchos hijos; la chusma
grosera ha arrinconado la sabiduría, y a nadie deja acercarse al tablero de las damas 368, sólo la
cerda lleva puesta la corona; quien sabe tocar bien el cencerro de la cerda, tiene que ir ahora
delante. Quien ahora sabe realizar tal menester, como lo hizo el cura de Kalenberg369 o el monje
363
Sacudir el cencerro de la cerda significa «decir groserías, obscenidades, cosas indecorosas».
Grobian fue ingeniado por Brant a partir de grob «grosero» y Johann «Juan». La creación dio lugar en el siglo
XVI a todo un subgénero literario, el grobianismus.
365
glympf significa, a la vez que «decencia» o «decoro», una bolsa que algunos varones se colgaban del cinto. Se
quiere decir que la grosería es incompatible con la broma.
366
Creación de Brant, como, más abajo, don Tarugo, don Grosero y don Tragón.
367
Juego de palabras entre la canción del noble Moringer y el alto alemán medio more «cerda negra». El sentido es el
de «canción puerca, procaz».
368
Quizá «conseguir lo que se pretende».
369
El cura de Kalenberg, lugar próximo a Viena, se hizo famoso por sus travesuras, que se compilaron en forma de
farsas, juguetes cómicos, etc.
364
Sebastián Brant
La nave de los necios
136
Eilsam370 con su barba, quien creía que hacía un buen viaje de armas. Algunos obran y hablan de
tal guisa, que, si los viera y oyera Orestes, aunque tenía perturbados todos los sentidos, diría que
no podía haberlo hecho ningún cuerdo. Limpioalpueblo se ha quedado ciego porque los
campesinos están ahora borrachos371. Don Tarugo es el primero en el baile, con don Grosero y
don Tragón. Todo necio quiere hacer cerdadas, que se le deje la caja que se lleva por ahí con la
grasa de burro. La caja de asno nunca se vacía, por mucho que cada cual quiera meter en ella la
mano y engrasar así sus gaitas. La grosería se extiende en nuestros días y vive casi en cada casa;
poco se ejercita ya el buen juicio. Lo que ahora se habla o escribe, de la caja se ha tomado. Sobre
todo, cuando se reúnen los calaveras, la cerda eleva sus maitines: la prima es en tono de asno, la
tercia es de San Grobiano; aprendices de sombrereros cantan la sexta, de grosero fieltro es el
texto372; la chusma grosera está sentada en la nona, glotones y crápulas vienen aquí; toca después
la cerda a vísperas; don Sucio y don Inmundo cantan a continuación, pues se celebrarán las
completas cuando se haya entonado el «Todos están llenos»373. El sebo de asno no descansa,
mezclado está con grasa de cerdo; el uno se lo frota al otro, al que desea tener por compañero y
quien quiere ser grosero, pero no puede. No se respeta a Dios ni a la honradez, de toda cosa
grosera se habla; a quien sabe ser el summum de la grosería, se le ofrece un vaso de vino. Y se
ríen de él hasta hacer temblar la casa, y se le pide que cuente otra gracia. Se dice: «¡éste es un
buen chiste, con él no se nos hace largo el rato!» Un necio grita al otro: «¡sé buen compañero y
alegre! ¡Fetti gran schyer e belli schyer!374 ¿Qué otra alegría tenemos en la tierra, a no ser esta
buena compañía? ¡Seamos felices, llenemos la panza, gritemos! Poco tiempo nos queda en este
mundo: ¡que nos traiga algún contento!; pues quien de muerte fallece, así yace, y no disfruta
después de ningún tiempo gozoso. ¡Nunca hemos sabido de nadie que haya vuelto del infierno y
que nos diga cómo van las cosas por allí! ¡Cultivar la buena compañía no es pecado! Los curas
dicen lo que quieren, y que esto y aquello está prohibido; si el pecado fuera como nos lo pintan,
ellos mismos no pecarían. Si el cura no hablara del demonio, y el pastor no se quejara de los
lobos, nada sacarían los dos». Con tal discurso andan los necios y con su grosera chusma
escarnecen al mundo entero y también a Dios, mas a la postre sirven de mofa a la gente.
370
Personaje de la epopeya alemana medieval Rosengarten. La contradicción entre la condición religiosa de Eilsam y
su carácter belicoso propiciaba situaciones grotescas.
371
Sufer jns dorff, «Limpioalpueblo», procede de un refrán y es un nombre festivo para el probo campesino que se
atildaba cuando iba a la villa.
372
Filtz «fieltro» significaba también «hombre grosero».
373
Canción muy popular en la época.
374
En desfigurado francés en el original, en vez de Faites grand chère et belle chère: «daos un grande y lindo
banquetazo», aquí «no os lo toméis a pecho, sed divertidos».
Sebastián Brant
La nave de los necios
137
[73]
Algunos aspiran a la clerecía, a
vestir sotana de cura y hábito de
convento, y después se arrepienten
y lo lamentan.
DEL HACERSE CLÉRIGO
Otra cosa más se enseña ahora, que tiene también su sitio en la nave de los necios y de la que
todos se sirven: cada campesino quiere tener en la familia un cura, que se alimente de la
ociosidad, viva sin trabajar y sea un señor375. No es que lo haga por devoción o porque cuide de
salvar el alma, sino que desearía tener un señor que pudiera alimentar a sus hermanos. Y poco le
deja aprender. Se dice: «¡puede entenderlo con facilidad! ¡No necesita pensar en grandes saberes
para conseguir una prebenda!». Y tiene el sacerdocio en tan poco aprecio como si fuera cosa
liviana. Por ello encontramos ahora muchos curas jóvenes que saben tanto como los monos, pero
toman sobre sus espaldas el cuidado de las almas, cuando apenas se les confiaría una res; tanto
saben de dirigir una iglesia como el burro del molinero tocar la lira 376. Los obispos son los
culpables: no deberían permitir recibir las sagradas órdenes, ni, sobre todo, cuidar de las almas, a
quienes no sean completamente dignos; y así cada uno sería un sabio pastor que no descarría a sus
ovejas. Mas ahora piensan los jóvenes lechuguinos que, si fueran curas, cada uno tendría lo que
quisiera. En verdad no es todo oro lo que en la silla de montar reluce. Algunos ensucian sus
manos haciéndose ordenar sacerdotes siendo jóvenes y se maldicen después por no haber
esperado más; hay de ellos incluso quienes acabaron mendigando. Si hubieran tenido una
adecuada renta antes de abrazar el sacerdocio, no hubieran llegado a tal extremo. A muchos se
375
Esta crítica no es tan rotunda como hoy pudiera parecer. En el siglo XV aún se identifican ampliamente el estudiar
y el estudiar para clérigo, y «trabajo» tiene un sentido mucho más restringido y menos elevado que hoy. Lutero y la
revolución francesa dignificarán mucho el concepto de trabajo.
376
gwintyeren tiene que ver con tocar un instrumento de cinco cuerdas. No se sabe cuál en concreto.
Sebastián Brant
La nave de los necios
138
ordena por protección de los señores o por la mesa de éste o aquél377, aunque de ella como poco
pescado. Se prestan nombramientos378 unos a otros para tener un título, y creen engañar al obispo,
cuando se engañan a sí mismos con su propia corrupción. No hay ganado más pobre sobre la
tierra que el clero que carece de sustento. Tiene gastos por doquier: obispo, vicario y fiscal, el
señor de la renta, sus propios amigos, la sirvienta y los niños pequeños le dan un buen empujón
para que entre en la nave de los necios y se olvide así de todo contento.
¡Ay Dios! A algunos de los que dicen misa, mejor les fuera abstenerse de ello y no tocar nunca
el altar, pues Dios no se acuerda de nuestra ofrenda cuando se realiza en pecado y con pecado. A
Moisés379 habló Dios nuestro Señor: «¡Que todo animal se aleje y no toque el monte sagrado, para
que no sucedan grandes calamidades!» Por haber tocado el Arca, murió Oza380 al instante; Coré381
tocó el incensario y murió, con Datán y Abirón.
La carne consagrada382 sabe bien a muchos; quien gusta de calentarse con el carbón del
convento, tórnasele a la postre fuego y rescoldo383. ¡Fácil es predicar a gente inteligente!
Encontramos ahora a muchos niños en las órdenes, antes de hacerse hombres; antes de entender si
esto les aprovecha o perjudica, están metidos en el embrollo. Aunque la buena costumbre trae
buen beneficio, en ocasiones se arrepienten algunos, que maldicen a todos los amigos que son
causa de tal ordenación. Muy pocos entran hoy en el convento en una edad en que lo entienden; o
van allí por mor de Dios, y no de su propio sustento. No respetan la clerecía y hacen todo sin
devoción, especialmente en todas las órdenes en que no se mantiene la observancia384. Tales gatos
monacales son muy vivaces: no hay cordel que los ate. Pero mejor sería al fraile no pertenecer a
orden ninguna que no obrar con justicia.
377
Por «mesa» entiende Brant la «renta o prebenda de mesa». Probablemente, alguien tenía que hacerse fiador de los
gastos de manutención del joven destinado al sacerdocio.
378
Credenciales para ocupar puestos o desempeñar cargos.
379
2 Moisés 19,12-13.
380
2 Samuel 6,7.
381
4 Moisés 16.
382
En tono festivo, para la comida de la comunidad de religiosos.
383
El «fuego y rescoldo» se refiere al fuego del infierno.
384
El estado o régimen antiguos de las órdenes religiosas renovadas.
Sebastián Brant
La nave de los necios
139
[74]
Gran dispendio hacen muchos en la
caza, que poco provecho les reporta,
aunque usen muchos dichos de cazador.
DEL OCIOSO CAZAR
Cazar no está falto tampoco de necedad, pues se pasa así mucho tiempo sin provecho. Aunque
debe ser una diversión, exige grandes dispendios; pues el sabueso, galgo, mastín y perro braco no
llenan gratis sus carrillos. Como el perro, el ave de cetrería y el halcón no traen ningún provecho
y ocasionan muchos gastos. Aunque no se cace ni una liebre ni una perdiz, le cuesta al cazador
una libra385. Además, se necesita mucho tiempo y pasar penalidades para correr tras la presa, para
seguirla a pie y a caballo, y para rastrear montes y valles, bosques y setos, donde el cazador pueda
apostarse, esperar y ocultarse. Los unos espantan más que cazan: no han hecho bien el cerco; el
otro, caza a menudo una liebre que ha comprado en el mercado. Algunos que quieren dárselas de
muy valientes, osan ir en pos de leones, osos y jabalíes, y hasta escalar tras las gamuzas, mas
reciben su último trofeo386.
Los campesinos cazan en la nieve, la nobleza no tiene ya su privilegio: si persigue largas horas
al venado, el aldeano ya lo ha vendido en secreto. Nemrod387 fue el primer cazador, al ser
completamente abandonado por Dios. Esaú388 cazaba porque era un pecador y se había olvidado
de Dios. Pocos cazadores se encuentran ahora como Huberto y Eustaquio389 que dejaron de cazar,
pensando que, de no hacerlo, no servían a Dios.
385
Es decir, la respetable cantidad de 240 peniques o 1/4 de florín de la zona y de la época.
Estos tipos de caza, en particular el último, producían muchos accidentes, a menudo mortales.
387
El hijo de Cus y nieto de Cam ha pasado a la tradición como fundador de Babilonia, como primer rey y como
primer y más esforzado cazador. Cf. 1 Moisés 10,9.
388
1 Moisés 25,27.
389
San Huberto, muerto en 797, se habría convertido en una cacería de ciervos, por lo que es el patrón de los
cazadores. De San Eustaquio (siglos I-II d. de C.) se dice que era un soldado romano. Es también patrón de los
cazadores, al haberse convertido de forma similar a San Huberto.
386
Sebastián Brant
La nave de los necios
140
[75]
Quien quiera disparar, dispare y
acierte, pues a la nave de los necios tira el
que no atina.
DE LOS MALOS TIRADORES
Si no molestara a los tiradores,
organizaría también un concurso para
necios y haría un campo de tiro en la
orilla del mar; más de uno fallaría, no sin
su perjuicio. Además, están previstos
también premios: el que más se acerca a
la diana, gana, o, al menos, desempata.
Pero apunte y no dispare al suelo ni a las
alturas, sino a la diana. Si quiere tocar el
clavo, no se prepare con prisas. Muchos
son los que tiran por encima; a uno se le
rompe el arco, cuerda y gatillo; a ése, al
tensar, se le resbala varias veces la
cuerda; a aquél se le pone loco el
armazón o el sostén; la ballesta de aquel
otro se suelta con sólo tocarla: la cuerda
está engrasada; a éste no le está la diana
como antes, y ya no puede orientarse; ése
ha hecho muchos disparos, que le son de
bien poco provecho: si acaso, gana la
cerda, cuando los otros al final deben tirar para desempatar.
No hay tirador en el mundo que no encuentre siempre lo que precisa -primero esto, luego
aquello- para tener una disculpa que salve su honra; si no hubiera fallado en aquello, en verdad
habría ganado el premio.
En particular, conozco aún más tiradores que oyen que se celebra lejos una competición y
acuden allí en el momento oportuno gentes de todas las regiones, los mejores que encontrar se
puede, de los que ninguno ganaría el premio a no ser que pusiera todos los tiros en el blanco...
Pues bien, un fatuo es el que sabe que nada ganará y, sin embargo, osa acudir allí y tentar también
su suerte. Me quedo antes con los gastos de su viaje que con su parte del premio390 De lo puesto
por participar, voy a guardar silencio: ¡la cerda le chillará en la manga!391
Muchos quieren disparar hacia la sabiduría, pero pocos dan en el blanco. No se apunta bien a
ella: éste pone la mira demasiado baja, ése demasiado alta; aquél se aparta del punto de mira, a
aquel otro se le parte el tope; uno hace un disparo como Jonatán392, a otro se le sale el tope por
atrás393. Quien desee acertar bien a la sabiduría, necesita tener muchas flechas como aquellas que
Hércules tenía en demasía, con las que acertaba cuanto deseaba, y lo que acertaba caía muerto a la
tierra. Quien desee disparar bien a la sabiduría, mire de apuntar al blanco y guardar la medida,
pues, si falla o yerra en el tiro, tendrá que ir con los necios. Quien desea disparar y falla el tiro, a
casa se lleva la cerda en la manga.
Quien quiera cazar, tornear o disparar, tendrá pequeño beneficio y grandes perjuicios.
390
El sentido es que cualquiera cambiaría lo mucho gastado por lo poco conseguido.
La cerda, cuyo valor era muy inferior al precio de la inscripción en el concurso, constituía el premio de
consolación para el peor tirador.
392
Es decir, por encima del blanco, como Jonatán disparó más allá del mozo. Cf. 1 Samuel 20, 36.
393
El tope es el dispositivo que permite fijar la cuerda de la ballesta, una vez tensada.
391
Sebastián Brant
La nave de los necios
141
[76]
Caballero Pedro de viejos tiempos,
debo cogeros por las orejas. Me
parece que ambos éramos necios, por
más que vos llevéis espuelas de noble.
DEL MUCHO VANAGLORIARSE
Traigo también aquí a los mentecatos y necios que se jactan de grandes cosas y quieren ser lo
que no son, pensando que el mundo entero está ciego, que no se les conoce ni se pregunta por
ellos.
Alguno quiere pasar por noble y de alta cuna, aunque su padre hacía ¡pum! ¡pum! ¡pum! y
trabajaba de tonelero394, o se ganaba su sustento luchando con una vara de hierro395 o corriendo
con una lanza de judío y haciendo caer a muchos al suelo396. Y quiere que se le llame doncel,
como si no se conociera a su padre; que se le diga maestre Juan de Maguncia, y también a su hijo
doncel Vicente397.
Muchos se jactan de grandes cosas y a cual más fanfarronean, aunque son tan necios en su
pellejo como el caballero Pedro de Porrentruy398, que quiere que se le diga caballero, pues habría
estado en la batalla de Murten399, donde tenía tales ansias de huir, que la mierda le había llenado
el pantalón tan hasta arriba, que hubo de lavársele hasta la camisa. Mas sacó de allí escudo y
394
bumble bum del original pretende imitar el sonido del martillo al golpear sobre el tonel.
Muy probablemente vara de hierro se refiere a los que se ganaban la vida comprando en las subastas de bienes
embargados. Están bien documentados términos como stangen recht «derecho de vara» o stangen urtail «sentencia
de vara». En este pasaje se supone también una alusión irónica a la embestida con la lanza en los torneos.
396
Ir con una lanza de judío significaba, además del sentido literal, dedicarse a la usura.
397
El realce de la necedad es mayor si se piensa que Juan y Vicente eran nombres muy populares y que los
maguntinos tenían fama de fanfarrones y embusteros.
398
No se ha podido identificar a ese personaje, que podría ser creación de Brant. Los habitantes de Porrentruy no
gozaban de simpatías en Basilea, por haber luchado al lado de Carlos el Temerario en las guerras de Borgoña (14761477).
399
En esa batalla (1476) los confederados suizos vencieron a Carlos el Temerario de Borgoña.
395
Sebastián Brant
La nave de los necios
142
yelmo, para demostrar que era noble: un azor con color como de garza, y sobre el yelmo un nido
con huevos, en el que está posado un gallo en muda, que quiere incubar los huevos. De esos
necios se encuentran más: quieren tener muy gran honor por haber estado delante; al querer huir,
miraban mucho a sus espaldas, por si les seguían otros.
Algunos se hacen grandes lenguas de sus combates, de cómo atravesaron con la espada a éste y
abatieron de un disparo a aquél, aunque estaban tan lejos de ellos, que con ningún arcabuz les
harían algún daño.
Muchos se esfuerzan hoy por conseguir nobiliarios escudos de armas, por poder llevar muchas
pezuñas y garras de león, un yelmo coronado y un campo gualdo: son del noble linaje de
Bennefeld400.
Una buena parte son nobles por sus mujeres, cuyos padres moraban en Ruprechtssau401;
bastantes llevan el escudo de armas de su madre, porque quizá se equivocan en su padre.
Muchos tienen buenos títulos y sellos, como si fueran de sangre noble; quieren ser, de
Derecho, los primeros en ser nobles en su linaje. Aunque yo no lo repruebo ni lo encomio: de
virtud y perfección está hecha toda nobleza. Por noble tengo a quien conserva aún las buenas
costumbres, la honra, la virtud y perfección. Pero, a quien no tuviera virtud, educación, pudor,
honra y buenas costumbres, lo consideraría vacío de toda nobleza, aunque su padre fuera príncipe.
La nobleza sólo en la virtud se mantiene; de la virtud sale toda nobleza.
De igual modo quiere ser alguno doctor, que nunca vio el Sexto, la Clementina, el Decreto, el
Digesto o las Instituciones402, sólo para tener una piel de pergamino403, en el que está escrito su
derecho: el propio título indica todo lo que él sabe y que es muy bueno tocando la gaita de los
necios.
Por ello está aquí el doctor Mañas404, que es un hombre erudito e inteligente: coge a todos por
las orejas y sabe más que lo que saben muchos doctores. Ha estado en muchas universidades en
países próximos y lejanos, adonde nunca han ido los necios que por la fuerza405 quieren ser
doctores; hay que decirles «señor doctor» porque llevan togas rojas y porque su madre es un
mono.
Conozco todavía a otro, que se llama Juan Boñiga406 y quiere convencer a todo el mundo de
que ha estado en Noruega y en Suecia, en Argel y en Granada, y donde la pimienta crece y
florece407, aunque nunca fue tan lejos: si su madre hubiera hecho allá en su casa una tortilla o una
salchicha, él las habría olido y oído crepitar.
Tanta jactancia hay en la tierra, que llevaría mucho tiempo enumerarla; pues lo que a todo
necio le ocurre es que quiere ser lo que no es.
400
Bennefeld, pequeño lugar no muy lejano de Estrasburgo, figura aquí de modo burlesco como prototipo de lo
aldeano.
401
Este pueblo, cercano a Estrasburgo, era conocido como lugar de diversión: según la Conjura de los Necios, de
Murner, las mujeres perdían allí su honra.
402
Las fuentes básicas del Derecho romano —y, en parte, canónico— en la época, máxime si Brant, al citar el
Decreto, pensaba también en los Decretales.
403
Un título de doctor, en pergamino de piel de asno.
404
El doctor Gryff, que coge por las orejas y sabe probablemente otras mañas, no parece ser invención de Brant,
aunque fue éste quien lo introdujo en la literatura.
405
Por la fuerza significa aquí, traducido más libremente, forzando la justicia, injustamente.
406
Personaje popular en el carnaval, junto con otros relacionados con los excrementos.
407
Expresión proverbial, como a cien leguas.
Sebastián Brant
La nave de los necios
143
[77]
Muchos tienen tantas ansias de
jugar, que olvidan cualquier otra
diversión y no piensan en la futura
pérdida.
DE LOS JUGADORES
Aun encuentro yo muchos necios de toda necedad, que sólo en el juego tienen todo su
contento. Piensan que no podrían vivir si no pudieran andar con él, y noche y día se pasan
jugando a las cartas, echando a los dados y empinando el codo. Estarían sentados toda la noche,
sin dormir ni comer, pero tienen que beber, que el juego inflama el hígado y se quedan secos y
sedientos. Por la mañana bien se nota: uno tiene la pinta de las buenas peras 408, el otro vomita tras
las puertas, un tercero ha tomado un color como si acabara de llegar de la tumba o le reluce la
cara como a un aprendiz de herrero antes de comenzar el día409. La cabeza tiene tan saturada, que
bosteza todo el día como si quisiera cazar moscas; nadie podría ganar mucho oro si tuviera que
estar sentado una hora en un sermón y olvidarse del sueño: ocultaría la cabeza en los faldones
como si el predicador debiera acabar. Pero en el juego, aunque se esté sentado mucho tiempo, no
se presta atención al sueño. Muchas mujeres están también tan ciegas, que olvidan quiénes son y
que todos los usos prohíben tal mezcla de los dos sexos; se sientan junto con los hombres y no
sienten el pudor de su debida educación y de su condición femenina, y juegan y tiran a los dados
tarde y temprano, lo que no es propio de las mujeres. Deberían lamer en la rueca410 y no estar
metidas en el juego con los hombres. Si cada cual jugase con su igual, tanto menos tendría que
avergonzarse de ello. Cuando el padre de Alejandro quería que corriera para conseguir premios,
pues era muy rápido corriendo, le dijo esto a su padre: «Justo sería que hiciera todo lo que mi
408
Está amarillo, pálido.
Según algunos, antes de lavarse; según otros, antes de empezar a trabajar. En cualquier caso, creemos, mientras
está limpio.
410
Probablemente, el hilo de la rueca, como al enhebrar una aguja. De todas formas, quedarse en casa haciendo sus
labores.
409
Sebastián Brant
La nave de los necios
144
padre ordenara y pidiera; sin duda, me gustaría correr si hubiera de hacerlo con reyes; no se
necesitaría pedírmelo si tuviera a alguien igual a mí»411. Pero se ha llegado hoy al punto de que
los buenos clérigos, nobles y burgueses se sientan con los proxenetas, 412 que no les son iguales en
la buena fama. Sobre todo los clérigos deberían dejar su juego con los legos, si tuvieran bien en
cuenta su enemistad y el viejo odio. Neidhart413 está también entre ellos, se excita al ganar y al
perder, máxime estándoles prohibido jugar un juego a cada instante. A quien consigo mismo
puede jugar, nunca nadie le puede ganar, y libre está de preocupaciones por perder o por que se le
echen malos juramentos.
Mas si tengo que decir lo que conviene a un buen jugador, traeré aquí a colación a Virgilio414,
quien habla así de estos mismos asuntos: «Desprecia el juego en todo momento y no te turbe la
ignominiosa codicia, que el juego es loca ansia que toda razón en ti destruye. ¡Vosotros, valientes,
proteged vuestra honra, que el juego no os la dañe! El jugador ha de tener dinero y valor; si
pierde, darlo por bueno; nunca debe lanzar coléricos insultos, maldiciones y juramentos. Quien
trae dinero, mire bien a su suerte, pues muchos vienen al juego con buen peso y salen por la
puerta vacíos. Al que sólo juega por la gran ganancia, raramente le sale conforme a su idea. De
buena paz disfruta quien no juega; el que juega, tiene que seguir poniendo. Quien quiere sentarse
en toda cantina415 y buscar la suerte en todo juego, ha de tener mucho que poner o volver muy a
menudo sin blanca a casa. ¡Si alguien tres enfermedades tiene y me sigue, cuatro serán nuestras
hermanas!» El juego sólo muy raramente puede estar libre de pecado. Un jugador no es amigo de
Dios: ¡los jugadores son hijos del diablo!
411
Según la Vida de Alejandro (cap. 4), de Plutarco.
El original habla de criados de bañistas, es decir, de unos individuos que merodeaban por los baños públicos y
ejercían de proxenetas.
413
Apelativo del envidioso (Neid «envidia», hart «fuerte»).
414
Se trata de la obra De ludo, falsamente atribuida a Virgilio.
415
Se supone que el raro ürte significaba la solicitud al cliente del pago de lo consumido, de donde pasaría a designar
al grupo de consumidores y la taberna. Otros entiende aquí «en todos los lugares».
412
Sebastián Brant
La nave de los necios
145
[78]
Muchos
necios,
que
estultos son en múltiples
sentidos, están en este
aprieto: sentado les está el
asno en las espaldas.
DE LOS NECIOS
ABRUMADOS
Tantos son en la orden de los necios, que yo, por estar sentado, casi habría pasado inadvertido
y habría perdido el barco, de no haberme susurrado al oído el asno su aviso.
Yo soy aquel al que todas las cosas abruman, me quiero agachar bien en un rincón por si el
burro me quisiera abandonar y no estar siempre en mis espaldas; y, si tengo la suficiente
paciencia, espero escapar del asno. Pero tengo muchos compañeros a los que abruma todo lo que
a mí me abruma: Como quien no sigue el buen consejo; quien sin necesidad se encoleriza; quien
compra desdicha, quien sin razón se aflige; quien prefiere tener disputas que sosiego; quien ve de
buen grado las diabluras de sus hijos; quien a su vecino no tiene como amigo; quien sufre que le
apriete el zapato416 y hace que su mujer tenga que ir a buscarle a la taberna, en el libro de los
necios su lugar debe ocupar. Quien come más de lo que gana, y toma prestado mucho, que entre
los dedos se le escapa; quien a su mujer exhibe a los otros, un necio es, cernícalo, borrico y
sandio; quien piensa en sus muchos pecados y el tormento que ha de sufrir por ellos, y puede, no
obstante, estar contento, no debe andar sobre el asno, sino llevarlo en las espaldas, para que le
aplaste por el suelo. Un necio es quien ve el bien y sigue el mal.
Atañe esto a muchos necios que este asno lleva consigo.
416
Al decir de Geiler, era moda llevar cierto calzado de reducidas dimensiones, que retorcía los dedos de los pies.
Sebastián Brant
La nave de los necios
146
[79]
Cuando salteadores de caminos y
escribanos417 atacan a un sencillo y
honrado
campesino
bien
418
acomodado , éste tiene que tener la
culpa419.
SALTEADORES Y ESCRIBANOS
Escribanos y salteadores son también motivo de mofa por estar en la banda de los necios; se
alimentan casi con el mismo sustento: éste despelleja en secreto, aquél a las claras. Éste arriesga
su vida en seco y en mojado, aquél mete su alma en el tintero. El salteador pega fuego a muchos
graneros, el escribano tiene que tener a un campesino que esté rollizo y pueda gotear bien para
que haga oler su col420. Si cada uno hiciera como debe, serían los dos merecedores del dinero:
éste con la pluma, aquél con la espada. No se desearía prescindir de ambos si su cosecha no fuera
más alta que donde alcanza la mano421 y si por ellos no sufriese menoscabo el derecho: se
alimentan desde el estribo422. Mas, dado que cada uno tiene puesto su ánimo y sentido en su
propio beneficio, tengan a bien perdonarme que también los lleve en la nave de los necios. No los
he invitado, cada uno se paga su pasaje y se quiere seguir comprometiendo a traer al barco
muchos conocidos. Hay aún muchos escribanos y farsantes que cometen hoy feroz bandidaje y se
alimentan con lo que les viene a la mano, como la soldadesca por los campos. Es, en verdad, un
gran escándalo que no se quiera proteger los caminos, para que los peregrinos y comerciantes
estén seguros, pero sé bien la razón: se dice que el dinero del salvoconducto sienta muy bien423.
417
Se incluyen en los escribanos también a los notarios y abogados.
Textualmente, gordo, rollizo, pero con el sentido básico de «adinerado».
419
Tiene que haber comido el hígado, dice Brant, con un giro proverbial difícil, si no imposible, de documentar en
otros textos alemanes.
420
Es decir, un campesino adinerado, al que se pueda exprimir bien para aderezar la col, la comida.
421
Ganancia abusiva. El leñador corta hasta donde alcanza la mano.
422
De lo primero que roban, como los que van de pillaje sin bajar del caballo.
423
Las autoridades, según Brant, estarían interesadas en mantener los ingresos por las tasas de protección de los
caminantes, las cuales no existirían si los caminos quedaran expeditos de salteadores.
418
Sebastián Brant
La nave de los necios
147
[80]
He corrido allí y allá, la
botellita nunca estuvo todo el
tiempo vacía, hasta que esta
carta entrego al necio.
NECIO MENSAJE
Si me olvidara ahora de los mensajeros y no les concediera también su necedad, me advertirían
ellos mismos. Los necios tienen que tener un mensajero, que lleve en la boca424, y que no sea
descuidado, una cartita que no se moje, que vaya limpiamente por el tejado, para que las tejas no
crujan, y que mire también que no se le confía hacer más de lo que se le encomienda; y ante el
vino no sabe lo que debe hacer y se le ha ordenado, y se retrasa mucho tiempo en el camino para
cruzarse con mucha gente; procura comer cerca y mirar tres horas las cartas, por si pudiera saber
lo que lleva, y lo que sabe, pronto lo cuenta, y por la noche deja su bolsa en un banco; si por el
vino coge una mona y vuelve a casa sin respuesta... esos son los necios a los que me refiero.
Corren tras la nave de los necios, sin encontrarla entre aquí y Aquisgrán 425; pero deben tener la
osadía de no olvidar la botellita, pues del correr y el mentir se les seca el hígado y los genitales.
Al igual que la nieve nos da refrigerio cuando la encontramos en el estío, el fiel mensajero
reconforta al que lo ha enviado. Digno es de alabanza y honra el mensajero que presto puede
cumplir lo que se le encarga.
424
425
Los mensajeros transmitían no sólo mensajes escritos, sino también orales; de ahí la chanza de la carta en la boca.
En ningún sitio.
Sebastián Brant
La nave de los necios
148
[81]
Aquí
vienen
bodegueros,
cocineros, sirvientes, todos los que
reinan en las labores de la casa y a su
antojo disponen en el barco.
DE LOS COCINEROS Y LOS
BODEGUEROS
Un mensajerillo acaba de pasar ante nosotros corriendo y nos pregunta por la nave de los
necios: le damos sopa salada, para que pueda empinar bien la botellita; tanta prisa se daba en
correr como en sacar sin descanso la botella; queríamos darle una carta, pero no quiso detenerse
tanto. Por ello llegamos aquí de forma sencilla, sin habernos anunciado, los bodegueros y
cocineros, mozas, sirvientes y criados, que de la cocina nos cuidamos. Servimos a gusto del
cliente, y no nos causa dolor alguno, pues de nuestra bolsa no sale. Sobre todo, cuando nuestro
amo no está en la mansión, y nadie lo ve, comemos opíparamente y bebemos como en la taberna,
también nos llevamos a casa a juerguistas de fuera y empinamos bien las cántaras, jarras y
botellas. Cuando por la noche el amo se va a dormir y ha echado el cerrojo y candado la puerta,
entonces bebemos, y no del peor vino, y lo sacamos del barril más grande: así no es tan fácil de
descubrir. A la cama nos llevamos después unos a otros, pero poniéndonos doble par de
calcetines, para que el amo no nos oiga andar y, si se oye crujir algo, se piense que son los gatos
los que lo hacen. Y, cuando pasa un poco de tiempo, piensa el señor que aún tiene unos buenos
tragos en su barrilito, pero entonces hace la espita glu, glu, glu... Esto es señal de que ya queda
muy poco en el barril.
Después nos cuidamos con gran diligencia de cómo preparar muchos platos, y para ello
despertamos el apetito y el estómago cociendo, hirviendo, friendo, haciendo en su salsa 426,
asando, amasando427, con salsa bien aliñada428; lleno de azúcar, condimentos y especias damos un
426
Según Zarncke, schweitzen «hacer sudar», significaría en el lenguaje culinario añadir a la carne una salsa hecha
con sangre, casi siempre obtenida de esa misma carne.
427
bachen significa también «cocinar», «cocer», «freír», «asar», «hacer», etc.
Sebastián Brant
La nave de los necios
149
ojimiel429 a uno que sufre vómitos en la escalera, o tiene que purgárselos con siropes y con
lavativas. A ello no prestamos especial atención, pues de ahí también salimos bien llenos, que de
nosotros no nos olvidamos: comemos lo mejor del puchero; pues si muriéramos de hambre, se
diría que se había debido al hartazgo. El bodeguero dice: «¡Fríeme una salchicha, cocinero, y te
calmo la sed!» El bodeguero es el traidor del vino, el cocinero es el asador del diablo; aquí está
acostumbrado al fuego, lo que allí430 le servirá de ayuda. Bodegueros y cocineros nunca andan de
manos vacías, sirven la mesa a sus anchas: en la nave de los necios tienen puestas todas sus
ansias. Cuando José llegó a Egipto, el príncipe de los cocineros lo llamó a su lado, y Jerusalén
consiguió a Nebuzardán431
428
pfeffer bry es una salsa o un puré con especias, no específicamente con pimienta, pues pfeffer «pimienta» se usaba
también para «especias».
429
Vinagre con miel.
430
En el infierno.
431
La imprecisión de Brant es aquí patente. El que hizo mayordomo a José fue Putifar (Génesis 39), no el «príncipe
de los cocineros» (el jefe de los reposteros), quien, conforme al sueño de José, fue colgado de un árbol (Génesis 40).
Nebuzardán (2 Reyes 25) tampoco viene aquí muy a cuento, pues en la destrucción de Jerusalén no se cita para nada
a los cocineros y demás figuras de este cap. 81.
Sebastián Brant
La nave de los necios
150
[82]
Habría olvidado casi incluir
otro barco, donde tratar la necedad
de los campesinos.
DEL DERROCHE
CAMPESINO
Los campesinos eran aún bastante sencillos en tiempos recientes, hace pocos años; reinaba la
justicia entre los moradores del campo; cuando ella huyó de las ciudades y murallas, quiso
albergarse en chocillas de paja, antes de que los campesinos bebieran vino, que también ahora
pueden soportar de buen grado. Se meten en grandes deudas; aunque el grano y el vino les reporta
gran beneficio, los toman a fiado y a plazo, y piensan no pagar a tiempo: hay que desterrarlos y
dar a conocer con las campanas la sentencia432. El cotí doble no les gusta como antaño, los
campesinos no quieren ya zamarras433; tienen que ser trajes de Leiden y Malinas434 y llenos de
aberturas y guarnecidos de todo tipo de colores, piel salvaje sobre piel salvaje, y sobre la manga
la figura de un cuco435 La gente de la ciudad aprende ahora de los campesinos cómo incrementar
su maldad; todo engaño viene hoy de los campesinos, cada día tienen una nueva moda, ya no hay
llaneza en el mundo; los campesinos están rebosantes de dinero, grano y vino guardan tras de sí,
amén de otras cosas, para hacerse ricos, y cuidan de que se encarezca, hasta que el trueno viene
con fuego y arden grano y granero.
432
El destierro era, efectivamente, una de las posibles penas por impago. Recuérdese también el cap. 71.
Las sencillas zamarras usadas en el campo eran con frecuencia de tosco cotí doble, es decir, de una tela similar a
la de los sacos, cosida sobre otra para darle mayor consistencia.
434
En lündsch entienden bastantes «londinense»; más acertado parece, no obstante, «de Leyden», ciudad con gran
fama a este respecto, que no por azar se asocia aquí con la próxima y no menos prestigiosa Malinas.
435
Por los cortes o aberturas salían las telas, de otro color, del forro. wild über wild «salvaje sobre salvaje» encierra
un juego de palabras: piel de animal salvaje sobre piel de animal salvaje y vestido de modo extraño y ridículo. Existía
la costumbre de llevar en la manga esas imágenes de cucos y otras representaciones del necio.
433
Sebastián Brant
La nave de los necios
151
De igual modo, en nuestros tiempos ha surgido más de un necio que antes era burgués y
comerciante, y ahora quiere ser noble y de la misma alcurnia que el caballero. El noble anhela ser
barón, el conde devenir príncipe, el príncipe la corona de rey ansía; muchos llegan a caballeros,
sin haber blandido una espada en pro de la justicia; los campesinos llevan vestidos de seda y
cadenas de oro; la mujer de un burgués se pavonea más que una condesa. Donde ahora hay
dinero, hay soberbia. En lo que un ganso del otro ve, piensa sin descanso: hay que tenerlo; si no,
duele. La nobleza ya no tiene ningún privilegio. Se encuentra a una mujer de artesano que lleva
en su cuerpo vestidos, anillos, abrigos y finos pasamanos de más precio que todo lo que tiene en
casa. Por ello se pierde más de un hombre honrado, que tiene que ir con su mujer a mendigar, y
en invierno beber en un jarro436 para poder darle contento a su mujer; si tiene ella hoy todo lo que
apetece, muy pronto cuelga todo ello ante el prendero. Quien cede a los caprichos de la mujer,
muy a menudo pasa frío, aunque diga «¡uf, qué calor!». En todos los países reina gran escándalo,
nadie se conforma ya con su condición, nadie piensa quiénes eran sus antepasados, por ello está
ahora el mundo colmado de necios. Esto es lo que en verdad puedo deciros: el trípode tiene que
entrar en el saco437.
436
En vez de en un vaso.
dry spitz, literalmente «tres puntas», es controvertido. Pudiera referirse a un cepo, a un yunque o, menos
probablemente, a un sombrero de tres picos. El objeto en forma de estrella de cuatro puntas que la campesina del
grabado intenta meter en el saco, resulta igual de enigmático. El sentido, sin embargo, es claro: el mundo está lleno
de locos porque se quiere meter en un saco algo que no cabe en él.
437
Sebastián Brant
La nave de los necios
152
[83]
A estos necios nada contenta en el
mundo, a no ser que huela a dinero. Su
sitio está también en el campo de los
necios.
DEL DESPRECIO
POBREZA
DE
LA
Los necios del dinero son también tantos por doquier, que no se conoce el número de quienes
prefieren tener dinero que honra. De la pobreza hoy ya nadie quiere saber; muy raramente pueden
hoy subsistir los que en la casa tienen virtud, pero nada más. Ya no se rinde homenaje a la
sabiduría, la honradez tiene que estar muy atrás; y muy difícilmente llega ésta a hacer carrera, se
quiere ahora que de ella se calle; y quien a la riqueza se aplica, mira también de hacerse pronto
rico y no retrocede ante el pecado, el crimen, la usura, la infamia y también la traición a su país;
esto es hoy común en el mundo. Toda maldad se encuentra hoy por dinero: la justicia por dinero
se vende, y por el dinero llegaría más de uno a una soga, si con dinero no se rescatara; por dinero
queda mucho pecado impune. Y te digo en cristiano cómo lo entiendo: sólo a los pequeños
ladrones se cuelga; un tábano no queda prendido en la tela de araña, ésta sólo a los pequeños
mosquitillos envuelve en su red. Acab438 no se contentó con todo su reino y quiso tener también
el huerto de Nabot: por ello murió injustamente el pobre honrado.
Sólo el pobre tiene que entrar en el saco; lo que dinero trae, bien sabe. La pobreza, que ahora
en nada se tiene, era antaño querida y muy respetada, y cara a la época áurea439 Allí nadie había
que estimara el dinero o que poseyese algo en exclusiva: todas las cosas eran allí comunes y se
daban por contentos con lo que la tierra sin fatigas y la naturaleza sin preocupaciones regalaba.
Mas cuando se usó el arado, se empezó también a ser codicioso y surgió el «¡si fuera mío lo
tuyo!» Todas las virtudes seguirían en la tierra si sólo se anhelase lo provechoso. La pobreza es
un don de Dios, por mucho que hoy sea la mofa del mundo; esto viene sólo de que no hay nadie
que recuerde que la pobreza no echa nada en falta y que nada puede perder quien antes nada tiene
438
1 Reyes 21,1-16.
Textualmente, aceptable para el mundo de oro, es decir: para la «edad de oro» o el «paraíso» del pasado. Cf.
Ovidio, Metamorfosis, I, 89 ss.; Virgilio, Geórgica, I, 125 ss.
439
Sebastián Brant
La nave de los necios
153
en el saco y que fácilmente puede nadar lejos quien está desnudo y sin nada encima. El pobre
canta libre por el bosque440; al pobre raramente se le pierde algo. El pobre tiene la libertad de
poder ir a mendigar, aunque se le mire mal; y, aunque nada se le dé, no por ello tiene menos. En
la pobreza se encontraba mejor consejo que el que diera nunca la riqueza: Quinto Curio lo
evidencia, y el famoso Fabricio, que no quiso tener bienes y dinero, sino que eligió el honor y la
virtud441. La pobreza ha dado fundamento y principio a todo gobierno; la pobreza ha erigido todas
las ciudades; la pobreza ha descubierto todo saber; de toda maldad está libre la pobreza; de la
pobreza todo honor puede florecer; en todos los pueblos de la tierra ha sido largo tiempo
apreciada la pobreza; sobre todo los griegos sojuzgaron con ella muchas ciudades, gentes y
naciones. Arístides442 fue pobre y justo; Epaminondas443, severo y recto; Homero fue pobre e
ilustrado; por su sabiduría fue respetado Sócrates, y en generosidad nadie supera a Foción 444. Este
encomio recibe la pobreza en la Escritura: nada tan grande existió nunca en la tierra, que no
fluyera en un principio de la pobreza. El Imperio romano y su gran fama proceden primeramente
de la pobreza. Quien observe y advierta que Roma fue fundada por pastores, gobernada mucho
tiempo por campesinos pobres y conducida después al desastre por la riqueza, puede apreciar bien
que más aprovechó a Roma la pobreza que la gran riqueza. Si Creso445 hubiera sido pobre y sabio,
habría conservado lo suyo. Cuando se preguntó a Solón446 si había alcanzado la verdadera
felicidad, pues era poderoso, rico y respetado, contestó: «No se debe aquí en la tierra llamar a
nadie dichoso antes de morir, pues no se sabe lo que después le acontece.» Quien cree que está
hoy todavía seguro, no conoce, sin embargo, el futuro. Dijo el Señor: «A vosotros, dolor y
aflicción; vosotros los ricos tenéis aquí vuestra dicha y disfrutáis de vuestros bienes;
¡bienaventurado el pobre de libre espíritu!»447. Quien acopia bienes gracias a mentiras,
despreciable es y muy cobarde, y alimenta su propia desdicha de quedar colgado en la soga de la
muerte448. Quien comete injusticia contra un pobre, queriendo con ello multiplicar sus bienes,
encontrará a otro más rico al que se los entregará, quedando él en la pobreza449. No pongas tus
ojos en los bienes que huyen continuamente de ti, pues al punto consiguen plumas, como el
águila, y vuelan en el viento450 Si fuese bueno ser rico aquí en la tierra, no habría sido Cristo un
dechado de pobreza. Quien dice que nada le falta, a no ser que su bolsa no tiene un penique,
desnudo está de toda sabiduría. Le falta más de lo que puede decir: sobre todo, que no ve que es
más pobre aún de lo que se imagina.
440
Sin miedo a atraer a los ladrones, que tanto frecuentaban los caminos.
El dux romano M. Curius Dentatus se hizo célebre por vencer a los samnitas y a los ausonios y por abrazar la
pobreza. C. Fabricius Luscinus, también general romano y vencedor de los samnitas, rechazó los regalos que le hizo
Pirro para granjearse su amistad y vivió con proverbial honradez y austeridad hasta su muerte, a finales del siglo III a.
de C.
442
General y político de Atenas. Vencedor en Maratón. Murió en la pobreza (hacia 469 a. de C.).
443
Otra de las figuras principales de su tiempo (411-362 a. de C.). General, político y orador. Proverbiales se hicieron
sus últimas palabras: «He vivido bastante, pues dejo a mi patria victoriosa.»
444
Foción (400-317 a. de C.), general y orador ateniense, a quien llamaba Demóstenes «el hacha de sus discursos»,
pasó a la leyenda como ejemplo de altruista.
445
Último rey de Lidia, famoso por sus riquezas. Vencido por Ciro (546 a. de C.), quien, tras condenarle a muerte e
indultarle, le distinguió con su amistad, en atención a sus muchas y buenas cualidades.
446
Solón (hacia 640-tras 561 a. de C.), fue uno de los siete sabios de Grecia, y legislador, poeta, filósofo y político.
447
Marcos 10,23-26; Mateo 5,3.
448
Proverbios 21,6.
449
Proverbios 22,16.
450
Proverbios 23,5.
441
Sebastián Brant
La nave de los necios
154
[84]
Muchos pusieron muy presto la
mano sobre el arado451, mas a la
postre mal terminaron, porque el
cuco sigue en el nido452.
DEL PERSEVERAR
BIEN
EN
EL
Muchos ponen su mano sobre el arado y están en un principio harto sedientos de sabiduría y de
buenas obras, mas no suben a la cima del monte que les conduce al reino de los cielos, sino que
miran tras de sí y les place Egipto, donde dejaran sus ollas de carne 453 y corren tanto en pos de los
pecados como el perro de su vómito, que ya ha comido muchas veces454 ¡En verdad, tienen muy
mal remedio! Muy raramente vuelve a cerrarse la herida que se abrió más de una vez. Si el
enfermo no se comporta bien y recae en su enfermedad, es de temer que no curará en mucho
tiempo. Mejor sería no empezar que tras el comienzo abandonar. Dice Dios: «Deseaba que
tuvieras forma, que fueras caliente o muy frío; mas porque quieres ser tibio, haces vomitar a mi
alma»455. Aunque uno haya hecho muchas buenas obras, no recibirá su justa recompensa si no
persevera hasta el final. De grandes males salió apresuradamente y fue liberada la mujer de
Lot456, pero, al no cumplir lo ordenado y volver a mirar tras de sí, quedó allí petrificada de la
forma más insólita. El necio vuelve a su cascabel como el perro a su vómito.
451
Basado, como el principio de este capítulo, en Lucas 9,62.
Ningún necio se ha liberado de la necedad.
453
Éxodo 16,3; Números 14,2 ss.
454
Proverbios 26,11; 2 Pedro 2,22.
455
Apocalipsis 3,15-16.
456
Génesis 19,15-26.
452
Sebastián Brant
La nave de los necios
155
[85]
¿Pueden la nobleza, la riqueza, la
fortaleza y la flor de la juventud vivir en paz,
oh muerte, ante ti? Todo lo que un día
consiguió la vida y es perecedero, ha de
perecer.
NO PREVER LA MUERTE
Estamos engañados, queridos amigos,
todos los que vivimos aquí en la tierra, al no
prever a tiempo la muerte, que no nos
perdona. Sabemos y conocemos bien que se
nos ha fijado la hora, y no sabemos dónde,
cuándo y cómo. La muerte nunca dejó a
nadie aquí. Todos morimos y pasamos como
el agua en la arena. Grandes necios
insensatos somos, al no pensar en los muchos
años que Dios nos deja vivir para que nos
preparemos para la muerte y aprendamos que
tenemos que irnos de este mundo y no
podemos escapar por otro camino. El vino
que sella la compra ha sido bebido, no
457
podemos desistir de ella . La primera hora trajo consigo también la última, y el que creó al
primer hombre sabía asimismo cómo moriría el último. Mas la necedad nos engaña,
impidiéndonos recordar que la muerte no nos va a dejar aquí y que no va a perdonar nuestro
hermoso cabello, ni nuestros verdes laureles y coronas458. Se llama con justicia Juan sin Miedo,
pues al que coge y arrastra hacia sí, por fuerte, hermoso o joven que sea, le enseña un salto muy
singular, que con justicia llamo el salto de la muerte, y se apoderan de él el frío, la angustia y el
sudor, y se estira y retuerce como un gusano, pues allí se celebra el verdadero combate459.
¡Oh muerte, cuán grande es tu poder, que de todos te apoderas, jóvenes y viejos! ¡Oh muerte,
que cruel es tu nombre para la nobleza, el poder y el alto linaje; ante todo, para quien pone su
alegría y su ánimo sólo en los bienes temporales! La muerte con el mismo pie aplasta la sala del
rey y la choza del pastor460: no respeta la pompa, el poder ni la riqueza; al Papa trata como al
campesino. Un necio, por tanto, es quien huye constantemente de quien no se puede librar, y
piensa que si sacude sus cascabeles, la muerte no le verá. Cada cual viene a este mundo con la
condición de que también se irá de él y que es propiedad de la muerte cuando el alma se separa
del cuerpo. Con la misma justicia se lleva la muerte todo cuanto la vida ha tocado: tú mueres,
aquel queda aún mucho tiempo en el mundo, mas nunca nadie permaneció aquí eternamente.
Incluso quienes vivieron mil años, también tuvieron a la postre que partir. Apenas el hijo
sobrevive al padre lo que dura su vestido; muere a veces otro antes que el padre, pues se
encuentra también mucha piel de ternero461. Cada uno se va detrás del otro; quien no muere como
debe, encuentra su merecido.
Igualmente ponen su necedad de manifiesto los que se afligen y lloran por un muerto y les
457
Era costumbre, aún no del todo perdida, «certificar» públicamente ciertas transacciones con un apretón de manos
y unas jarras de vino.
458
Las coronas solían llevarlas las jóvenes solteras, a modo de guirnaldas o diademas.
459
El trasfondo son las danzas de la muerte.
460
Horacio, Odas I, 4, 13.
461
Expresión proverbial referida a los jóvenes, como la piel de vaca hace referencia a los mayores. Ambas se ofrecían
en los mercados.
Sebastián Brant
La nave de los necios
156
espanta su reposo, al que, sin embargo, todos nosotros aspiramos. Pues nadie partirá demasiado
pronto hacia donde vivirá eternamente; sí, les aprovecha a muchos que Dios les llame pronto de
aquí. La muerte ha sido para muchos ventajosa, pues se libraron de tribulaciones y sufrimientos.
Muchos ansiaron también ellos mismos la muerte, y muy de agradecer les pareció a otros, a los
que llegó antes de ser llamada: a muchos presos procuró la libertad; a muchos otros sacó de la
prisión, que para toda la vida se les había previsto. La fortuna reparte desigual bienes y riquezas,
mas la muerte todo lo iguala; es un juez que nada perdona, le implore quien le implore. Es el
único que todo lo recompensa, que nunca protegió a nadie, que nunca a nadie prestó obediencia.
Todos tuvieron que seguir sus pasos y danzar para ella tras sus filas: papas, emperadores, reyes,
obispos y gentes de a pie; y muchos de ellos nunca habían pensado que encabezarían la danza y
tendrían que bailar en la ronda el westerwülder y el trotter462; Si se hubieran preparado antes, no
habrían sido cogidos tan de improviso.
Más de un gran necio hay ahora en el otro mundo, que estaba preocupado por su tumba y
empleó en ella tan gran riqueza, que aún maravilla a muchos. Como el Mausoleo, que Artemisa
hizo construir para su esposo, y tanto dinero invirtió en él, con tanto lujo y largueza, que es una
de las siete maravillas que se encuentran en el mundo463. También las tumbas de Egipto que se
han llamado pirámides. Principalmente Cepos se construyó allí una tumba, en la que puso sus
bienes y fortuna, pues trescientos sesenta mil hombres trabajaron en ella, a quienes entregó tanto
dinero para coles (y en otros gastos no quiero entrar), que no tengo hoy a nadie por tan rico que
hubiera podido pagar solo todo aquello464. Amasis se construyó otra igual, como se la había
construido también Rodopis465. ¡Qué gran necedad del mundo gastar tanto dinero en tumbas, para
arrojar en ellas el saco de cenizas y la osamenta, y hacer tanto dispendio para construir una casa a
los gusanos, y no dar nada al alma, aunque tiene que vivir eternamente!
En nada ayuda al alma una tumba suntuosa o tener una gran losa de mármol y colgados
escudo, yelmo y pendón; «Aquí yace un gran señor y un noble de blasón», se le graba después en
una piedra. El escudo idóneo es una calavera, que corroen gusanos, culebras y sapos466; tal escudo
portan emperadores y labradores, y quien en este mundo tiene una buena barriga, es también el
que más tiempo alimentará a sus fieles acompañantes. Ahí se lucha, se golpea, se aniquila; los
amigos se matan a puñaladas, pues cada cual querría quedárselo todo; los demonios se apoderan
del alma y triunfan alborozados sobre ella, de un baño al otro la llevan, del helado como el hielo
al caliente como el fuego467. Sin juicio alguno vivimos los humanos, pues al alma no atendemos y
del cuerpo sin cesar nos preocupamos.
La tierra entera está consagrada a Dios; en paz descansa el que en paz perece. El cielo cubre a
muchos muertos que no yacen bajo una losa. ¿Cómo podrían tener más bella tumba que el
firmamento sobre ellos, allí arriba, refulgente? Dios encontrará los huesos a su tiempo 468. Quien
bien muere, la mejor tumba tiene; quien muere pecador, tiene la peor.
462
En la ronda: en la fila o hilera del baile. Westerwälder y trotter son dos de los bailes más populares de la época. El
primero hace referencia a la región del Rin entre Lahn y Sieg. El segundo guarda relación con trotten, «pisar».
463
Mausolo, que reinó en Caria desde 377 a 355 a. de C., se casó con Artemisa II, quien mandó erigirle en
Halicarnaso el suntuoso sepulcro que se conoce como Mausoleo.
464
Cheops es el rey egipcio de la 4ª dinastía (hacia 2500 a. de C.) que levantó la pirámide que lleva su nombre. Según
Herodoto (II, 124), sólo en ajos y cebollas Cheops habría gastado 160 talentos de plata. Brant concuerda con la
Biblioteca histórica, de Diodoro (libro I).
465
Amasis, faraón de la 26.a dinastía (570-526 a. de C.), contribuyó al florecimiento de Egipto. Rodopis, famosa
cortesana del siglo VI a. de C., fue obligada por su amo Janto a ejercer la prostitución. Se decía que se hizo tan rica,
que construyó la tercera pirámide. Brant toma de Herodoto (III, 10; cf. también II, 134) lo referido a Amasis, pero
sigue la tradición de Diodoro, Plinio y Estrabón (frente a Herodoto II) en lo tocante a Rodopis.
466
Proverbiales herederos de los ricos.
467
La idea de que el infierno es muy frío y muy caliente no es novedosa en la época.
468
En el juicio final. Hasta la edición de Estrasburgo de 1512 no se añade un verso para completar el pareado
iniciado con Dios encontrará los huesos a su tiempo. Dice así: La tumba no procura al alma ningún contento.
Sebastián Brant
La nave de los necios
157
[86]
A quien cree que Dios no le va a
castigar porque Él acostumbra
esperar, le fulmina a menudo el rayo
antes de declinar el día469.
DEL DESPRECIO DE DIOS
Un necio es quien desprecia a Dios y noche y día le contradice, pensando que El es como los
hombres, que calla y deja que de Él se burlen. Pues muchos tienen por seguro que, si el rayo no
les incendia al punto la casa y los fulmina cuando cometen su fechoría, o no mueren pronto, no
tienen por qué seguir temiendo, pues Dios se ha olvidado de ellos y esperará aún muchos años y
hasta puede que les recompense por su acción. Así ofende a Dios más de un necio que persevera
en su pecado; dado que Dios a veces no se ocupa de ellos, dan en la idea de tirarle de la barba,
como si quisieran bromear con El y Dios hubiera de soportarlo.
¡Escucha, insensato! ¡Sé sabio, necio! ¡No confíes en tales aplazamientos de tu deuda! Gran
suplicio, en verdad, padece el que cae en manos de Dios; pues, aunque tenga contigo indulgencia
mucho tiempo, se te pasarán cumplidamente las cuentas de la espera. A muchos permite pecar
Dios nuestro Señor para castigarlos después con mayor severidad y para que le paguen todo de un
golpe: se dice que eso deja limpia la bolsa470. A algunos que mueren en pecado venial, Dios les
concede la gracia de llevárselos a tiempo de este mundo, para que no se echen muchos pecados a
sus espaldas y ello redunde en mayor perjuicio para la salvación de su alma. Dios ha prometido a
todos los arrepentidos su perdón y misericordia. Mas nunca prometió a ninguno que le dejaría
vivir hasta que se arrepintiera y corrigiera o asumiera el propósito de la enmienda. A menudo
concede Dios su gracia hoy a algunos, pero mañana ya no quiere otorgársela. Ezequías471
consiguió de Dios no morir al llegar su día, y vivió aún quince años; por el contrario, a Baltasar472
469
Este capítulo enlaza con el 23, incluso en el grabado.
Que así se hace tabla rasa con las cuentas.
471
2 Reyes 20,1-6.
472
Daniel 5.
470
Sebastián Brant
La nave de los necios
158
le llegó su final antes de tiempo a causa de sus pecados. La mano que le apartó de todos los
placeres fue la que escribió mené, teqel, ufarsin 473; era demasiado ligero para el buen peso, por lo
que se le privó de su luz; y no reparó en que su padre474 había sido castigado por Dios muchos
años antes y se había corregido y había hecho penitencia, por lo que el Señor lo escuchó, y no
murió en forma de bestia, sino que por su arrepentimiento consiguió la Gracia y el tiempo para la
expiación.
A cada mortal se le ha fijado su tiempo de vida y el número de sus pecados, nada más; por
ello, nadie se apresure a pecar, que quien mucho peca, pronto llega a la meta. Muchos han muerto
ahora en este año: si se hubieran enmendado antes y hubieran girado a tiempo su reloj de arena,
ésta no se habría consumido, y, sin duda, seguirían viviendo aún en este día.
473
La interpretación que hace Daniel 5,28 es: «mené, ha contado Dios tu reino y le ha puesto fin; teqel, has sido
pesado en la balanza y hallado falto de peso; ufarsin, ha sido roto tu reino y dado a los medos y persas.»
474
Nabucodonosor.
Sebastián Brant
La nave de los necios
159
[87]
Quien blasfema contra Dios con
maldiciones y juramentos, con
oprobio vive y sin honra muere. ¡Ay
de aquel también que no lo impide!
DEL BLASFEMAR
Los más grandes necios también conozco, y no sé cómo se les podría llamar, que no se
contentan con todos los pecados y con ser hijos del demonio; tienen que mostrar públicamente
que están llenos de odio contra Dios y le han declarado la guerra a muerte. El uno echa en cara a
Dios su impotencia, el otro su martirio, su bazo, su cerebro, su asadura y el riñón 475. A quien
ahora sabe juramentos inauditos, que van en contra de todo lo que es honesto y de ley, se le tiene
por un tipo valiente. Ha de llevar una lanza y una ballesta, atreverse él solo contra cuatro y ser
intrépido con la botella. Horribles juramentos se lanzan bebiendo vino o aunque esté en juego
poco dinero; no sería extraño que Dios, ante tales injurias, hiciera hundirse el mundo o que el
cielo se desplomara en mil pedazos, tan graves son las blasfemias y los denuestos contra el Señor.
Toda honradez, por desdicha, ha muerto, y con la ley no se persiguen esos desmanes; así
padecemos tantas calamidades y castigos, pues se ultraja ahora tan públicamente, que todo el
mundo lo advierte, oye y ve; no hay por qué admirarse de que Dios imparta la justicia por sí
mismo, pues no puede soportarlo mucho más tiempo. El ordenó lapidar a los hijos de los
israelitas476. Senaquerib477 insultó a Dios y fue castigado con oprobio y vergüenza. Licaón478 y
Mecencio479 sufrieron lo mismo, al igual que Antíoco480.
475
Era frecuente, como lo atestiguan las amonestaciones de Geiler y otros moralistas o los propios edictos
municipales, hacer referencias de ese tipo en las blasfemias.
476
Si maldecían a Dios, como lo acababa de hacer el hijo de Salumit. Cf. Levítico 24,10-16
477
2 Reyes 19.
478
Ovidio, Metamorfosis, I, 198 ss.
479
Eneida, VII, 648, entre otros lugares.
480
2 Macabeos 9.
Sebastián Brant
La nave de los necios
160
[88]
Quien piensa que Dios nos
castiga en demasía, al enviarnos
en ocasiones sus plagas, le espera
la próxima a menos de un cuarto
de milla.
DE
LAS
PLAGAS
CASTIGOS DE DIOS
Y
Un necio es quien tiene por gran maravilla que Dios nuestro Señor castigue ahora al mundo y
le envíe plaga tras plaga, aunque sean muchos los cristianos, y entre éstos haya muchos clérigos
que en todo tiempo, y sin cesar, están en ayuno y en oración. Pero oye: no es gran maravilla, pues
no encontrarás estamento alguno en el que no haya entrado hoy la ponzoña, en el que no reine la
degradación y la degeneración. Sobre esto dijo el sabio: «Si tú destruyes lo que yo edifico, no nos
quedará a ambos más que la aflicción y que nuestra fatiga ha sido ociosa»481. Así habla además el
Señor, con ira: «Si no guardáis mis mandamientos, os enviaré plagas y muerte, guerra, hambre,
peste, carestía de la vida, calor, heladas, frío, granizo y rayos, y los multiplicaré de día en día y no
escucharé plegarias ni lamentos; así me lo pidieran Moisés y Samuel, tan enemigo soy del alma
que no desiste del pecado, que ha de recibir su castigo, pues ¡Dios soy yo!»482.
Se veía ya en el reino judío que lo perdieron por su pecado; que muy a menudo los expulsó
Dios de la Ciudad Santa por sus faltas. Los cristianos también lo perdieron, al hacerse
merecedores de la cólera de Dios. Mi miedo es que nuestra pérdida sea aún mayor y que nos vaya
todavía peor.
481
482
Eclesiástico 34,28.
Probablemente se siguen Jeremías 14 y 15, y Ezequiel 14,12.
Sebastián Brant
La nave de los necios
161
[89]
Quien su mula da por una
gaita, no disfruta de su
trueque, y a menudo tiene que
caminar cuando desearía
cabalgar.
DEL NECIO TRUEQUE
Más gran fatiga tiene el necio para que su alma vaya al infierno, que la que nunca tuvo
ermitaño alguno, en pleno desierto y lugar solitario, para servir a Dios con ayunos y oraciones. Se
ve qué trabajos trae consigo el orgullo, cómo la gente se acicala, se maquilla, se ata y anuda,
sufriendo grandes angosturas de variadas formas. La codicia lleva a muchos a ir allende los
mares, entre tempestades, lluvia, nieve, a Noruega y a Laponia483. Ni calma ni reposo tienen los
galanes; los jugadores sufren infortunios, y mucho más el salteador de caminos, que osa cabalgar
a donde se juega el cuello484. Del juerguista prefiero callar, que está todo el tiempo ahíto hasta el
corazón, aunque el sufrimiento le abruma y el dolor secreto; los tiempos de los celosos no son los
mejores: temen encontrar a otro pardillo en su nido; la envidia les roe sus propios miembros 485.
Nadie quiere sufrir penalidades por la gloria de Dios, ni contempla con paciencia su alma, como
Noé, Job y Daniel. Muchos son aquellos a los que place el mal, y muy pocos los que eligen el
bien. El bien ha de elegir el sabio, que el mal ya viene cada día por sí mismo. Quien el reino de
los cielos cambia por unas boñigas, un necio es y lo sigue siendo; no obtendrá provecho del
trueque quien dé lo eterno por lo perecedero. Para decirlo en una palabra: da un asno por una
gaita.
483
En el cap. 66 se había referido Brant a los viajes y, en concreto, a descubrimientos como el de Laponia.
A halßacker «campo de cuello», el lugar en que al bandolero le amenaza la pena capital, la horca.
485
Brant usa kochen «cocer», «guisar».
484
Sebastián Brant
La nave de los necios
162
[90]
Honra siempre a tu padre y a tu madre,
para que Dios te conceda larga vida y no
sufras tú mismo la deshonra.
HONRA A TU PADRE Y A TU
MADRE
Un necio es quien da a sus hijos
aquello con lo que ha de vivir sus días,
confiando en su ilusión de que no lo
abandonarán, sino que lo ayudarán
también cuando lo necesite. A éste se le
desea todos los días la muerte y se
convierte muy pronto en una carga para
sus hijos, en un huésped indeseable. Pero
le sucede casi lo merecido, pues, en
verdad, ha razonado muy mal al dejarse
adular con palabras: ¡hay que molerlo a
palos!486
Pero no vive mucho tiempo en la tierra quien a su padre y a su madre no tiene en la debida
estima; en medio de las tinieblas se extingue la luz de quien no honra a su padre y a su madre487.
Por su padre sufrió infortunios Absalón488 siendo aún joven. Del mismo modo fue maldecido
Cám489, por haber desnudado las vergüenzas de su padre; Baltasar490 no tuvo mucha dicha por
hacer a su padre pedazos. También Senaquerib491 murió a manos de sus hijos, aunque ninguno de
estos heredó el reino; Tobías492 enseñó a su hijo que honrara a su madre; y por ello el rey
Salomón493 se levantó del trono ante su madre; como hizo Coriolano494, el buen hijo; a los hijos
de Recab495 los alabó el propio Dios por cumplir el mandato de su padre. «Quien quiera vivir»,
dice Dios nuestro Señor, «honre a su padre y a su madre, y así vivirá muchos años y conseguirá
grandes riquezas».
486
Muy frecuente era el refrán «quien da pan a sus hijos y pasa necesidad, a palos debe terminar» (con variantes). El
texto dice mit kolben lusen «despiojar con mazas o clavas», expresión festiva procedente del carnaval.
487
Proverbios 20,20.
488
2 Samuel 15-18.
489
Génesis 9,20 ss.
490
Probablemente esta imputación a Baltasar es fruto de una confusión, pues no figura en la Biblia (cf. Daniel 5,1823).
491
2 Paralipómenos 32,21; el reino es, probablemente, sólo Israel.
492
Tobías 4,3.
493
En 1 Reyes 2,19 se nana cómo Salomón se levantó del trono para salir al encuentro de Betsabé, se arrodilló ante
ella, se volvió a sentar en su trono y puso otro para su madre, que se sentó a su derecha.
494
Según Plutarco, este general romano (siglo V a. de C.) sólo atendió a las lágrimas de su madre y de su mujer, y no
a los ruegos de los representantes de Roma, cuando, desde el destierro, llevó a los volscos hasta las puertas de la
Ciudad Eterna.
495
Jeremías 35,2 ss. y 38,18-20. De hecho, no fueron los hijos de Recab, sino sus nietos, los hijos de Jonadab, los que
cumplieron el mandato de no beber vino.
Sebastián Brant
La nave de los necios
163
[91]
En el coro se encuentran también
muchos necios que charlan, ayudan y
aconsejan sin tino ni sentido: su barco y
barquilla pronto de tierra firme se
alejan496.
DEL CHARLAR EN EL CORO
Se encuentran muchos en la iglesia y en el coro que charlan y debaten todo el año sobre cómo
aprestar la nave y la barquilla para navegar hacia Narragonia. Allí se habla de la guerra
francesa497, allá se mira de mentir con diligencia y de poner algo nuevo en circulación. Así se
empiezan los maitines y la cosa se prolonga muchas veces hasta las vísperas498. Muchos no
vendrían si no les empujara la codicia y no se diera dinero en el coro499; si no fuera así, pasarían
muchos años sin pisar la iglesia. Para alguno sería mejor, ciertamente, y más provechoso,
quedarse todo el año en casa e instalar en otro sitio su banquito de chismorreo y su mercado de
gansos500, que querer aburrirse en la iglesia y molestar a otros muchos más. Lo que alguno no
sabe realizar, en la iglesia lo pregona con jactancia: cómo equipa la nave y la barca y trae muchas
novedades, y pone gran esfuerzo y serios ademanes, para que el barco no se detenga; gustaría de
ir a pasear, para poder engrasar bien el carro. Pero no me atrevo a hablar aquí en letra impresa de
aquellos que sólo echan una mirada al coro, para hacer acto de presencia, y vuelven a encontrar
rápidamente la puerta501 Devota y excelente oración es hacer semejantes cosas, y bien se merecen
prebendas cuando al Roraffe se bosteza502.
496
En el coro están los clérigos y en la iglesia los seglares.
welsch era para un alsaciano como Brant lo que estaba «más allá de los Vosgos»: primariamente Francia, pero
también la Suiza románica, Italia y, en general, la Romania.
498
Desde el primer servicio religioso, hacia medianoche, hasta el último, al atardecer.
499
Probablemente se pagaban allí las prebendas, sinecuras y demás gajes de los clérigos.
500
klapper benckly y genßmerckt son expresiones populares con el significado translaticio de «chismorrear»,
«cotorrear».
501
Locher cita expresamente al dormentarius, cuya función era despertar a los durmientes y pasar lista de los
presentes y ausentes. «Mirar fuera y dentro», era, según Geiler, la chanza popular para ese fugaz acto de presencia.
502
El Roraffe, de affe «mono», «necio», y el bajo alemán rôren «chillar», era una figura cómica, en forma de
marioneta, que representaba, al parecer, a un campesino con barbas y estaba instalada, junto a otras, en el órgano de
la catedral de Estrasburgo. En ocasiones señaladas se le hacía «actuar», es decir, moverse con el aire del órgano.
497
Sebastián Brant
La nave de los necios
164
[92]
A quien es orgulloso y se alaba a
sí mismo y quiere estar sentado él
solo en lo más alto, el diablo lo pone
de señuelo sobre su trampa.
LA FATUIDAD DEL ORGULLO
Fuego enciende sobre tejado de
paja el que consagra su vida a la
gloria en este mundo y todo lo hace
por honores pasajeros; a la postre
sólo le queda que su desvarío le ha
mentido como a quien construye
sobre el arco iris. A quien levante una
bóveda sobre una columna de abeto,
se le arruinará su plan antes de
tiempo; el que ansía aquí la gloria y
la honra mundanal, no espere que se
le aumenten en el más allá.
Más de un necio mucho se pavonea de venir de países latinos 503 y de haberse hecho sabio en
escuelas504 lejanas, en Bolonia, en Pavía y Paris, y de haber adquirido la sapiencia en la alta
Siena505 y también en la escuela de Orleans, y de haber visto al Roraffe y al maestro Pedro de
Conniget506 Como si en la nación alemana no hubiera también juicio, sentido y excelentes
cabezas para poder aprender la ciencia y la sabiduría, sin necesidad de ir tan lejos a las escuelas.
Quien desea estudiar en su país, encuentra ahora libros de todo género, de modo que nadie puede
poner disculpas, a no ser que quiera mentir como un bellaco. Se pensaba antaño que no existía
buena formación más que en Atenas, allende el mar; después se encontró entre los italianos 507;
ahora se la ve también en Alemania, y nada nos faltaría, a no ser el vino y que nosotros alemanes
queremos estar como cubas y ganar sin trabajar. ¡Feliz quien tiene un hijo sabio!
No tengo en mucho el que se posea gran saber buscando con ello la vanidad y el lucro y que se
piense llegar así a estar orgulloso y a ser inteligente: quien es sabio, suficiente saber posee. Quien
estudia por vanidad y por dinero, se mira al espejo sólo para el mundo, igual que la necia que se
503
welsch: francés, de la Suiza románica, italiano, etc.
Escuelas superiores, universidades.
505
Este apelativo acompaña a menudo a la ciudad toscana, no sólo por su situación sobre las tres colinas, sino
también por sus admirables torres o su prestigio económico, político y cultural, que declinó al ser vencida por
Florencia, su rival, en 1559.
506
Sobre el Roraffe de Estrasburgo, vid. el cap. 91. En cuanto a Meter pyrr de Conniget, no hay pistas sobre su
posible identidad. Podría ser la traducción de Peter von Brunndrut (Pedro de Porrentruy) del cap. 76.
507
byn walhen se refiere genéricamente a los nacionales de los pueblos románicos, aquí específicamente a los
italianos.
504
Sebastián Brant
La nave de los necios
165
maquilla y se mira al espejo para deslumbrar al mundo, abriendo la red del diablo haciendo que
vayan al infierno muchas almas. Ella es el mochuelillo de reclamo y la vara de la trampa, con los
que el demonio busca gran encomio y se ha llevado a muchos que antes creían ser inteligentes.
Balam508 dio a Balac un consejo, de suerte que Israel encolerizó a Dios y no pudo vencer en el
combate, sino que por causa de las mujeres tuvo que huir. Si Judit 509 no se hubiera ataviado con
tantas galas, no habría seducido a Holofernes. Jezabel510 se pintó sobremanera cuando quiso
gustar mucho a Jehú. El sabio dice: «¡Vuelve presto la espalda a las mujeres! ¡Ellas te incitan a
pecar!»511. Pues muchas necias son tan alocadas, que pronto ofrecen al primero que pasa su
mirada, pensando que no les va a traer ningún mal el mirar sin recato al necio. En verdad, la
mirada trae consigo malos pensamientos y pone a algunos en el banco de los necios, sin que
pueda escapar de él fácilmente hasta haber capturado el arrendajo. Si Betsabé 512 hubiera cubierto
su cuerpo, no habría resultado mancillada por el adulterio. Dina513 quería mirar a unos hombres
extranjeros, hasta que perdió su virginidad. La mujer modesta digna es de honra y merecedora de
ser respetada; mas aquella que abraza el orgullo, que es también completamente ilimitado, quiere
estar asimismo siempre en primera fila, de modo que nadie puede vivir en su compañía. La mayor
sabiduría que hay en el mundo es saber hacer lo que a cada cual le place; y si esto no se tiene por
bueno, al menos saber hacer lo que a cada uno le conviene. Pero quien quiera contentar a las
mujeres, tendrá que ser a la postre más fuerte que un guerrero, pues muy a menudo consiguen
ellas más con su fragilidad que con su astucia.
El orgullo de aquellos que Dios tanto odia, sube incesantemente, cada vez más y más, pero al
final cae al suelo, a los dominios de Lucifer, en la sima del infierno. Escucha, orgullo; te llega la
hora en que estas palabras saldrán de tu propia boca514: «¿Qué alegría me trae mi altivez, cuando
estoy aquí inmerso en tribulaciones y sufrimientos? ¿De qué me sirven dinero, bienes y riquezas?
¿Para qué la honra, la fama y la gloria de este mundo? ¡No ha sido más que una sombra, que se
desvanece en un instante!» ¡Dichoso aquél que todo eso ha despreciado y sólo a la Eternidad ha
dirigido su mirada! Nada cree demasiado alto el necio en este mundo, pero todo acaba por caer
con él, y, en especial, el ignominioso orgullo, que tiene en sí la condición y el poder de expulsar
del cielo al ángel de más alto rango y de no dejar tampoco en el paraíso al primer hombre. El
orgullo no puede sobrevivir en la tierra, tiene que buscar siempre su asiento; junto a Lucifer, en el
lodazal del infierno, busca el que se ha ideado: el orgullo lleva pronto al fuego eterno. Agar515 fue
expulsada de casa, con su hijo, por su orgullo; y por orgullo encontró su perdición el faraón516, y
murió Coré517 con sus secuaces. El Señor montó en cólera cuando con vano orgullo se construyó
la torre518; cuando David519, por orgullo, hizo contar a su pueblo, tuvo que elegir una plaga;
Herodes520 se vestía con tanto orgullo como si su naturaleza fuese divina, y quería también recibir
honores propios de Dios, por lo que fue duramente golpeado por el ángel.
A quien practica el orgullo, Dios le humilla; mas al humilde, siempre lo ensalza521.
508
Números 31,16.
Judit 10 ss. Judit se sacrifica para salvar a su pueblo, por lo que no encaja con la mujer culpable, casquivana y loca
y necia.
510
2 Reyes 9,30-37.
511
Eclesiástico, 9,8.
512
2 Samuel 11.
513
Génesis 34,1-2. En realidad, según el texto bíblico, Dina salió «para ver a las hijas de aquella tierra; y viéndola
Siquem, [...] la arrebató, se acostó con ella y la violó».
514
Sabiduría 5,8-9.
515
Génesis 16,4-6.
516
Éxodo 5,2 ss.
517
Números 15.
518
De Babel. Génesis 11,1-9.
519
2 Samuel 24,1 ss (y, en particular, 24,12).
520
Hechos de los Apóstoles 12,21-23.
521
Posiblemente Epístola de Santiago 4,6 («Dios resiste a los soberbios, pero a los humildes da la Gracia»), igual que
1 Epístola de San Pedro 5,5.
509
Sebastián Brant
La nave de los necios
166
[93]
Los usureros practican un oficio
ilegítimo522, rudos y duros son para los
pobres y no les importa que el mundo
entero perezca.
USURA Y ACAPARAMIENTO
A la caperuza523 hay que echarle mano
y sacudirle bien las pulgas524 y arrancarle
las plumas de las alas a quien acapara y
oculta en casa más de lo que necesita, a
quien arrambla con todo el vino y el grano
por el país entero, sin temer ni pecado ni
deshonra, para que el pobre no encuentre
nada y muera de hambre con su mujer y
sus hijos. Por ello es hoy la vida tan cara, y estamos hogaño peor que antaño. Últimamente el vino
valía apenas diez libras, y en un mes ha subido tanto, que ahora cuesta bien a gusto treinta; lo
mismo sucede con el trigo, el centeno y la espelta. Y no quiero hablar de los réditos de la usura,
que se practican con intereses y pagos en especie, con préstamos, compras a bajo precio 525 y con
créditos. Muchos ganan una libra por la mañana, más de lo que se debe ganar en todo el año.
Calderilla le prestan hoy a uno a cambio de oro. En lugar de diez, se escriben once en el libro. Los
intereses de los judíos eran bastante soportables, pero no pueden seguir así: los cristianos judíos
ahora los expulsan, y ellos mismos corren con la lanza del judío 526. Conozco a muchos, que no
quiero citar, que practican un comercio ilícito, y sobre ello calla toda la ley y el derecho. Muchos
de ellos se inclinan agradecidos ante el granizo, apuntan riendo hacia las heladas527.
Mas sucede también muy a menudo que alguno se cuelga en la soga. Quien quiere ser rico a
costa de la comunidad, un necio es... pero no sólo un necio528.
522
wild no significa aquí «salvaje», sino «ilegítimo». El acaparamiento era muy frecuente, aunque distintas
disposiciones y costumbres trataban de prohibirlo.
523
hube «cofia», «gorro».
524
im die zaecken wol ab kluben significa «arrancarle bien y reunir las garrapatas»; es casi seguro que se esté jugando
también con zaecke «garrapata» y zechine, «cequí», moneda de oro acuñada en Venecia y otras naciones.
525
blätskouff, muy raro, se suele interpretar como «compra de cosas usadas de poco valor»; en realidad, se refiere a
una variada gama de abusos en la compraventa.
526
Con los cristianos judíos se refiere Brant a esos cristianos que se empezaban a comportar como judíos. Correr con
la lanza del judío significa significa «practicar la usura». El origen concreto de la imagen es desconocido. Pudiera
tener algo que ver con la propia herida que produce el préstamo.
527
Porque se perderá el grano y la uva, con lo que subirán los precios y, consiguientemente, los beneficios de
usureros y acaparadores.
528
El original es muy elíptico. El sentido más probable es que es un necio y más que un necio.
Sebastián Brant
La nave de los necios
167
[94]
Algunos se alegran de los bienes de
los demás, de cómo recibirán de ellos
una buena herencia y los llevarán a la
tumba, pero éstos varean las nueces con
los huesos de aquellos529.
DE LA ESPERANZA DE HEREDAR
Un necio es quien con desmedida ansia espera heredar a otro o piensa sucederle, tras su
muerte, en sus bienes, prebendas y cargos. Algunos se alegran con la muerte de otro, cuyo fin
nunca llegarán a ver; piensan llevar a la tumba a uno, que con los huesos de ellos vareará las
peras. Quien confía en la muerte de otro, sin saber cuándo le abandonará su propia alma, hierra al
asno que le llevará a Montenecios. Muere gente joven, fuerte, alegre; así, se encuentran también
muchas pieles de ternero: no sólo se necesitan vacas530. ¡Conténtese cada cual con su pobreza y
no suspire por acrecentarla! En el mundo anda todo completamente del revés: Bulgaro 531 heredó
también de su hijo, sin haber esperado nunca tener que hacerlo. Príamo532 vio morir a todos sus
hijos, que deseaba que fueran sus herederos; Absalón533 buscó la muerte de su padre y obtuvo su
herencia en una encina.
A algunos les viene por la noche una herencia en la que nunca habían pensado; otros reciben
una herencia que mejor sería que la recibiera un perro. No a todos se le cumplen sus deseos como
a Abraham y a Simeón534 ¡Preocupaos tan poco como los pájaros!535 Cuando Dios quiere llega la
felicidad, el tiempo, el fin y la meta. La mejor herencia se halla en aquella patria a la que todos
esperamos arribar, pero que muy pocos llegan a alcanzar.
529
Es decir, el necio que pretende heredar a alguien, muere antes que él, y es éste quien, por el contrario, le varea sus
nueces, obtiene de su muerte los beneficios, le hereda.
530
Ternero y vaca aluden a los jóvenes y a los mayores, pero sin perderse el sentido literal y la realidad de la
compraventa de pieles y cueros en el mercado.
531
Prestigioso jurista italiano del siglo XII, que, ciertamente, sobrevivió a su hijo.
532
Cf. cap. 26.
533
2 Samuel 18,9.
534
Entre los deseos cumplidos de Abraham destaca el de tener un hijo (Génesis 17). A Simeón se le concedió el
deseo de no morir sin ver a Cristo (Lucas 2,25 ss.).
535
Mateo 6,26.
Sebastián Brant
La nave de los necios
168
[95]
A la iglesia deberían ir y las
fiestas deberían guardar algunos
que a muchos trabajos se
dedican.
DEL DESCARRÍO
LOS DÍAS FESTIVOS
EN
Habitantes de Montenecios son quienes dejan todos sus asuntos y trabajos sólo para las fiestas
de guardar: ¡Al carro de los necios deben ir!536 A uno hay que herrarle los caballos, al otro coserle
los botones; lo cual se debería haber hecho antes, cuando estaban jugando y dándole al vino en la
cantina. A ése se le rellenan las puntas de los zapatos, y muchos trapos hay que meter en ellas537;
a aquél hay que probarle levitas y pantalones, que, si no se hiciera en día de fiesta 538, no se podría
poner. Los cocineros preparan el fuego y las brasas antes de que la iglesia abra por la mañana; así
se puede llenar allí muy bien la panza y darse el gran festín. Antes de que alguien salga a la calle,
las tabernas están ya casi a tope.
Hoy en día se hace continuamente el loco; sobre todo en las fiestas de guardar, cuando no hay
que resolver otros asuntos, se anda con los carros539 El día festivo convierte a muchos en necios,
pues creen que ese día ha sido pensado para que Dios pase por alto los pequeños trabajos, para
que se tale la madera en el tablero540 y se pase todo el día jugando a las cartas. Muchos hacen
trabajar a la servidumbre, sin preocuparse de que siervos e hijos vayan a la iglesia, a la homilía y
a los oficios divinos o de que se levanten temprano para la misa. Primero quieren terminar de
536
Es el carromato que figura en el grabado de la segunda edición y siguientes. El carro aparece bien engalanado y
cargado de monos, que miran cómo un necio trata de colocar una rueda que se ha salido al pasar el carruaje por
delante de una iglesia.
537
Para que esas largas puntas de los zapatos de pico se mantengan erguidas.
538
En viernes dice erróneamente el original, por confusión de frytag «viernes» y fyrtag «día festivo».
539
Probablemente hay que sobreentender aquí «a demasiada velocidad», «alocadamente».
540
Y no en el bosque.
Sebastián Brant
La nave de los necios
169
hervir bien el hidromel que han macerado en la semana.
No hay oficio del que no pueda decirse que nada hace en los días festivos; tan obsesionados
están por el penique como si ya no hubiera más días en la tierra. Parte anda de cháchara en la
calle; los otros están sentados jugando y comiendo y bebiendo, y a alguno se le va ahí en el vino
más de lo que gana con el trabajo de una semana. Un tacaño y chapucero tiene que ser quien no
quiera sentarse a beber por el día y por la moche, hasta que cante el gato541 o sople el viento de la
mañana.
Los judíos se mofan mucho de nosotros, de cuán gran honra rendimos a los días de fiesta —
que ellos tienen en tan alta y sagrada estima—, y no quisiera meterlos en la nave de los necios, si
no anduviesen todo el tiempo errando por ahí como un perro rabioso. Un pobre recogió leña en
día festivo542, y sólo por ello fue lapidado. Los macabeos no quisieron aprestarse para la lucha en
el día sagrado, y muchos de ellos fueron asesinados543 No se recoge en día festivo el maná, como
Dios ordenó544. Mas nosotros trabajamos sin necesidad y reservamos para el día de fiesta muchas
cosas que no queremos hacer otros días.
¡Oh necio, guarda y honra el día del Señor! Hay aún muchos días más de la semana, cuando tú
te pudres en la tierra. De la avaricia proceden todos los vicios.
541
Se nos escapa el trasfondo de por qué Brant aplica este verbo al gato. Quizá hay que entender que el gato no
cantará nunca.
542
En sábado: cf. Números 15,32 ss.
543
1 Macabeos 2,32 ss.
544
Éxodo 16,23 ss.
Sebastián Brant
La nave de los necios
170
[96]
Un necio es quien de continuo se
lamenta de lo que no puede cambiar; o
se arrepiente de haber hecho el bien a
aquel que no lo sabe comprender.
REGALAR Y ARREPENTIRSE
Un necio es quien regala y no lo hace de buen grado, y aun mira irritado y con odio que nadie
obtenga a cambio ningún contento. Pierde así obsequio y recompensa el que tanto se arrepiente de
su regalo. Sucede así también a quien hace alguna buena obra por honrar a Dios y cumplir su
voluntad, mas se arrepiente y apena si Dios no le concede al punto su recompensa.
Quien quiera, pues, regalar dignamente, hágalo sonriendo y con la alegría del buen compañero,
y no diga «¡en verdad, a disgusto lo hago», si no desea quedarse sin reconocimiento y
recompensa. Tampoco Dios muestra aprecio por el don de quien no sabe regalar con alegría 545.
Que cada cual conserve lo suyo, a regalar no ha de obligarse a nadie. Sólo del corazón libre
procede el regalo que a cada cual bien conviene. El agradecimiento raramente se pierde: aunque a
veces tarda en llegar, de costumbre acaba por hacerse justicia, pues lo uno por lo otro se acomoda
al orden debido. Aunque alguien sea ingrato, se encuentra, no obstante, frente a tal deshonor, a
algún sabio agradecido que todo lo puede recompensar. Mas quien siempre está recordando y
echando en cara los regalos que ha ofrecido, no quiere darse por contento con el apretón de
manos546 y no quiere esperar a su recompensa. Refregar a uno por las narices los regalos, es de
todo punto grosero. Por encima del hombro se mira a quien sólo sabe echar en cara sus buenas
obras. Y, además, ningún beneficio obtiene con ello.
545
546
2 Corintios 9,7.
Con el agradecimiento de quienes recibieron los regalos.
Sebastián Brant
La nave de los necios
171
[97]
La pereza se encuentra por
doquier, ante todo en sirvientas y
criados: nunca se les puede
retribuir lo bastante, aunque ellos
se saben cuidar con creces.
DE LA PEREZA
HOLGAZANERÍA
Y
LA
No hay mayor necio en ningún caso que quien reposa de continuo y es tan vago, que le arde la
tibia antes de darse la vuelta547. Así como el humo no es bueno para los ojos, o el vinagre no lo es
para los dientes, así resulta el perezoso y holgazán para aquellos que lo han mandado 548. El
perezoso no es para nadie útil, a no ser como espantajo de invierno y que se le deje dormir a
voluntad: sentarse a la estufa es su derecho. ¡Feliz el que trabaja con su azada! Quien anda ocioso,
es el más necio. A los haraganes los castiga el Señor; al trabajo, le da premio y enaltece. El
maligno Enemigo se aprovecha de la pereza y en ella siembra al instante su semilla. La pereza,
causa de todo pecado, hizo murmurar a los hijos de Israel549; David cometió adulterio y asesinato
por yacer holgazán y ocioso; por ser Cartago completamente devastada, fue Roma también
enteramente destruida: mayor daño sufrió Roma al caer Cartago que el que había sufrido
luchando contra ella ciento dieciséis años. El perezoso no gusta de aparecer en público, y dice:
«¡El león está en la puerta !»550. El perro rabioso le retiene en casa. La holgazanería inventa pronto
una disculpa. Se da la vuelta una y otra vez, como el quicio de la puerta551.
547
Ante el fuego del hogar.
Proverbios 10,26.
549
Israhel die kind «Israel los hijos» es un hipérbaton muy infeliz, que pone en evidencia las limitaciones poéticas
del autor.
550
Proverbios 26,13.
551
Proverbios 26,14.
548
Sebastián Brant
La nave de los necios
172
[98]
Aquí he reunido a muchos que
son necios y así se les llama, pero
de los que otros necios se
avergüenzan552.
DE LOS NECIOS
EXTRANJEROS
Existen además muchos individuos inútiles, que están embutidos en pieles de necio muy
espantosas y que se aferran a ellas, atados al rabo del demonio, sin que se les pueda separar. Voy
a pasar de largo ante ellos, y en silencio, y a dejarlos que sigan en su necedad, y a escribir poco
sobre su locura: los sarracenos, turcos, paganos, todos los que están separados de la fe; y en pie de
igualdad con ellos también sitúo a la escuela de herejes553 que mantiene en Praga su cátedra de
necios y que ha extendido su orden hasta llegar a tener ahora también a Moravia. Muy mal entran
en su capucha de necios, como todos aquellos que rezan a alguien distinto del Dios uno y trino, y
para quienes nuestra Fe es como un motivo de mofa. No tengo a éstos por simples necios: tienen
que permanecer encima de la capucha, pues su necedad es tan grande y manifiesta, que no hay
paño suficiente para hacerles una a cada uno.
Lo mismo se aplica a todos los que se han separado de la Fe y se han enredado en las mallas
del diablo: como las mujeres necias y las hembras pérfidas, todas las alcahuetas y proxenetas 554 y
otras que viven en el pecado y a las que su necedad ciega por completo. Con ello quiero traer
asimismo a la memoria a aquellos que se dan muerte o se ahorcan, y a quienes matan o ahogan el
fruto de su vientre. No merecen tener leyes, ni que se les eduque con seriedad o con chanzas:
forman parte de la masa de los necios, su necedad les proporcionará a todos su caperuza.
552
El sentido más probable es: los necios que viene presentando se avergüenzan de los necios extranjeros. Algunos
entienden lo contrario: son los extranjeros los que se avergüenzan.
553
Los husitas. Juan Hus (1373-1415) había criticado la corrupción del clero, la confesión y la idolatría a las
imágenes. Su muerte en la hoguera desató la sublevación en Bohemia y la guerra.
554
Junto a las alcahuetas figura pfowentriber «cuidador, batidor u ojeador de pavos reales», pero aquí, casi con
seguridad, «proxeneta».
Sebastián Brant
La nave de los necios
173
[99]
Yo os suplico, Señores,
grandes y pequeños, que
penséis en el bien de la
comunidad. ¡Dejadme a mí
solo mi propia caperuza de
necio!
DEL OCASO DE LA FE 555
Cuando pienso en la dejación y el escándalo que se sienten en todo el país, por causa de los
príncipes, señores, regiones y ciudades, nada extraño sería que tuviera ya mis ojos bañados en
lágrimas, al tener que presenciar con tal ignominia el declinar de la Fe cristiana. ¡Perdóneseme
por haber añadido aquí también a los príncipes! Sentimos (por desventura) con claridad las
penalidades y los angustiosos lamentos de la Fe cristiana, que de día en día se empequeñece.
Primero, los paganos la han medio desgarrado y destruido sin piedad; después, el abominable
Mahoma la ha devastado más y más; con su falsa doctrina ha mancillado una Fe que antes era
grande y poderosa en Oriente, cuando toda Asia era creyente, y el país de los moros y África.
Ahora no tenemos allí ya absolutamente nada; tendría que doler hasta a una dura piedra lo que
nosotros solos hemos perdido en Asia Menor y Grecia, que hoy se llama la Gran Turquía, y está
separada de la Fe; allí estuvieron las siete iglesias, a donde escribiera Juan 556, allí se perdió un
país tan excelente, que todo el mundo debería haber jurado que no se perdería. Y eso sin contar lo
que en tan breve tiempo se ha perdido en Europa desde entonces: dos imperios557, muchos reinos,
555
Este capítulo pasa por ser, con justicia, uno de los principales, sino la propia cumbre, de la obra. Brant se lamenta
del declive de la fe y del Imperio, causa y consecuencia a la vez de la degradación de las ideas y de las costumbres.
Las herejías, el avance de los turcos, las críticas a los dos pilares que eran para él la última esperanza para tratar de
salvar el mundo, le llevan a hacer esta patética llamada, que hay que poner en conexión con otros escritos brantianos.
556
Apocalipsis, 1,1.
557
Constantinopla (conquistada por los turcos en 1453) y Trebisonda (en 1461), que se citan en seguida.
Sebastián Brant
La nave de los necios
174
muchos países poderosos y ciudades, como Constantinopla y Trebisonda; estos países son bien
conocidos de todo el mundo: Acaya, Etolia, Beocia, Tesalia, Tracia, Macedonia, Ática, las dos
Misias, también tribulos y escordiscos, bastarnos y también táuricos, Eubea —llamada
Negroponto—, asimismo Pera, Cafa e Idront, sin contar otros daños y pérdidas que también
sufrimos en Morea, Dalmacia, Estiria, Carintia y Croacia, en Hungría y en la Marca venda. Ahora
son los turcos tan fuertes, que no sólo son dueños del mar, sino que también el Danubio les
pertenece. Irrumpen por doquier cuando quieren. Muchos obispados e iglesias son profanados:
ahora ataca el turco la Apulia; después, muy pronto, será Sicilia, e Italia, que linda con ella; más
tarde llegará también a Roma, a la Lombardía y hasta Francia558. El enemigo lo tenemos a las
puertas: ¡Pero todos quieren morir durmiendo! El lobo está en el redil y roba las ovejas de la
Santa Iglesia, mientras el pastor sigue durmiendo.
La Iglesia de Roma tenía cuatro hermanas, en las que se habían puesto patriarcas como
gobernantes: Constantinopla, Alejandría, Jerusalén y Antioquía559; mas ahora se han separado
completamente de ella, y muy pronto se llegará también a la cabeza. Todo esto es culpa de
nuestros pecados, nadie tiene paciencia con el otro ni compasión por su desgracia, todos querrían
que ésta fuera mayor. Nos sucede como sucedió a los bueyes, que el uno contemplaba al otro,
hasta que el lobo los destrozó a todos: sólo entonces el último se puso a sudar. Cada uno toca
ahora con la mano para ver si aún están fríos su muro y su pared, sin pensar en apagar el fuego
antes de que llegue a su casa560; después se arrepiente demasiado tarde y sufre los daños. Las
discordias y la desobediencia destruyen la Fe de los cristianos; inútilmente se vierte su sangre.
Nadie piensa cuán cerca está de él la desgracia, y se cree que se librará siempre de ella, hasta que
se le presenta delante de la puerta: entonces levantará la cabeza561. Las puertas de Europa están
abiertas, por todas partes viene el enemigo, que no duerme ni descansa: sólo está sediento de
sangre cristiana.
¡Oh Roma! Cuando tú en un tiempo tuviste reyes, fuiste largos años esclava; después te
condujeron a la libertad cuando te gobernó un Consejo Común562. Mas cuando caíste en la
soberbia, te orientaste a la riqueza y al gran poderío, y luchaba ciudadano contra ciudadano, nadie
se preocupaba del bien común; entonces el poder se perdió en buena medida, al final fuiste
súbdita de un Emperador, y bajo ese poder y apariencia hasta quince siglos has permanecido 563, y
siempre te has enflaquecido, al igual que se empequeñece la luna cuando desaparece y le falta el
resplandor, que ahora subsiste muy poco en ti. ¡Ojalá quisiera Dios que tú también te agrandaras,
para que te igualases por completo a la luna! No piensa que tiene algo quien no se lo arrebata al
Imperio Romano. Primero la mano de los sarracenos se apoderó del santo y ensalzado país;
después los turcos poseen tanto, que contarlo llevaría demasiado tiempo. Muchas ciudades
echaron mano a las armas564, y no prestan ahora ya atención a ningún Emperador; cada príncipe
despluma por entero todo aquello de lo que pueda obtener una pluma; por ello no produce gran
sorpresa que también el Reino se haya quedado pelado y sin plumas.
Se ata a cada uno565 de manera que no pueda exigir lo suyo y que tenga que dejar a cada cual
en su estado, tal como lo había disfrutado hasta entonces. ¡Por Dios, príncipes, mirad qué daños
vendrán a la postre si el Reino llega a desplomarse! ¡Vosotros tampoco perduraréis eternamente!
558
welsche landt «país de habla románica». Aquí, sobre todo, Francia.
Las sedes de los patriarcas de la Iglesia ortodoxa griega.
560
Horacio, Epístolas 1 18,84; Freidank, Bescheidenheit 122,5. El sentido se entiende mejor cuando se hace
referencia expresa a la pared de la casa del vecino, donde el fuego ha prendido antes que en la propia.
561
Neciamente sorprendido.
562
El Senado.
563
En el siglo XVI se contaban los emperadores romanos desde Julio César hasta la actualidad, precisando la marcha
de los emperadores a Constantinopla, en el siglo V, y el regreso a Occidente con Carlomagno.
564
El pasaje es muy oscuro: Vil stett sich brocht kant jnn gewer puede significar que se pusieron en seguridad,
haciéndose independientes, o bien que echaron manos de las armas para desobedecer las órdenes del emperador.
565
De los emperadores, por parte de la nobleza. En cada elección de emperador no sólo los nobles electores trataban
de afianzar sus derechos, sino de conseguir otros nuevos.
559
Sebastián Brant
La nave de los necios
175
Toda cosa gana más en fortaleza cuando está unida en sus partes que cuando está dividida. La
unanimidad en la comunidad hace florecer pronto todas las cosas, pero por la desunión y la
disputa también grandes cosas se destruyen. El nombre de los alemanes fue muy ensalzado, y lo
habían conseguido con tanta fama, que se les otorgó el Imperio. Pero también los alemanes se
aplicaron a buscar el modo de aniquilar ellos mismos su propio Imperio. Para que la yeguada se
aniquile, se muerden los propios caballos sus colas566. En verdad está ahora en pie la Cerastes y el
Basilisco567. Muchos se envenenarán al entregar zalameramente el veneno al Imperio Romano.
¡Pero vos, Señores, Reyes, naciones, no queráis permitir tal escarnio! ¡Si queréis ayudar al
Imperio Romano, la nave puede aún seguir erguida!
Tenéis de hecho un Rey generoso, que os conduce con escudo de caballero, que puede
doblegar a todos los países a la vez, sólo con que le queráis ayudar: el noble príncipe
Maximiliano568 muy digno es de la corona romana; sobre su mano recae, sin duda, la santa
herencia y la tierra prometida; y empezará a hacerlo todo el día en que pueda confiar en vosotros.
Alejad de vosotros semejante escarnio y burla: que sobre el pequeño ejército gobierna Dios.
Aunque muchos se han apartado, son aún tantos las naciones cristianas, piadosos reyes, príncipes,
nobles y gentes comunes, que ellos solos pueden conquistar y dar la vuelta a todo el mundo, con
sólo mantenerse firmes y unidos, con sólo poner en evidencia fidelidad, paz y amor. Confío en
Dios: ¡todo saldrá bien! Mas vosotros sois gobernantes de los países: despertad y arrojad de
vosotros todo escarnio, que no os equipare con el gobernante de la nave de quien el sueño en el
mar se apodera sigilosamente cuando ve una tormenta; o con el perro que sólo llora, o con el
guardián que no guarda y a lo que ha de guardar no presta en absoluto atención. ¡Levantaos,
despertad de vuestro sueño! En verdad el hacha está en el árbol569.
¡Ay Dios! Concede a nuestros gobernantes que busquen tu honra, y no cada cual sólo su
propio beneficio. Así podré estar sin cuitas, tú nos darás la victoria en breves días, y nosotros a
cambio te alabaremos eternamente. Apelo a la conciencia de todos los estamentos del mundo
entero, sea cual fuere el rango en que se cuentan, a que no hagan como los marineros que están
desunidos y tienen disputas cuando están en el medio del mar, entre grandes vientos y tormentas,
y, antes de que se pongan de acuerdo sobre el rumbo, la galera ya se ha ido al fondo. ¡Quien tenga
oídos para oír, que oiga! La navecilla se tambalea en el mar570. Si el propio Cristo ahora no vigila,
pronto se hará noche a nuestro alrededor. Por ello, vosotros, que siguiendo su consejo habéis
elegido a Dios para poder estar delante en la proa, no os dejéis quitar esa posición. ¡Tened
cuidado de que el escarnio no se asiente sobre vosotros! Haced lo que os conviene conforme a
vuestra condición para que no se agrande el daño, y el sol y la luna mengüen por completo 571, de
forma que la cabeza y los miembros perezcan: ¡sólo con profunda preocupación se puede
contemplar!
Si vivo, apelaré a la conciencia de otros muchos, y, a quien no quiera pensar en mis palabras,
la capa de los necios le regalo.
566
Si los caballos —como los alemanes— no hubieran entrado en mordiscos y rencillas, las yeguas no se hubieran
espantado ni hubieran huido.
567
La Cerastes, víbora con cuernos encima de los ojos, y el Basilisco, animal fabuloso que podía matar con la vista,
tenían mucha importancia en una época en que se creía aún mucho en las profecías.
568
Maximiliano I, llamado el último caballero, fue elegido Emperador alemán en 1486 y coronado por el Papa en
1493; gozó de gran fama, también copio cultivador y promotor de las artes.
569
Mateo 3,10.
570
Alusión a la cristiandad, pero también, más en concreto, a la Iglesia y a la doctrina cristiana.
571
Alusión al Papa y al emperador.
Sebastián Brant
La nave de los necios
176
[100]
Quien ahora sabe acariciar bien el
caballo, muy inteligente se revela: piensa
que será quien más dure en la corte.
ACARICIAR
EL
AMARILLENTO 572
CABALLO
Me vendría ahora muy bien un barco
cubierto573, para meter en él a los
siervos de los nobles y a otros que van a
la corte a lamer y haraganear y se meten
con confianza en casa de sus señores,
para sentarse completamente solos y sin
las apreturas de las gentes de a pie, que
no quieren soportar. El uno espurga plumas 574, el otro frota tiza575; éste acaricia, aquél murmura
al oído, para ascender tan pronto que pueda alimentarse de lameplatos. Más de uno con
mentiras llega a ser señor, porque sabe acariciar la lechuza 576 y sabe tratar con el caballo
amarillo; para soplar harina es rápido 577, con gusto cuelga el abrigo a favor del viento 578; traer y
llevar ayuda ahora a muchos a subir, que, de otro modo, estarían ante la puerta de la calle.
Quien sabe mezclar pelos y lana 579, debe permanecer gustoso en la corte: allí es él ciertamente
querido y valioso, no se ansía la honradez. De la necedad todos se ocupan, no me quieren dejar
la capa de los necios. Pero cepillan algunos también demasiado fuerte, de modo que el caballo
les golpea en la barriga o les da una patada en las costillas, y el plato se les cae en los pesebres.
Sería bueno pasar ocioso de todos éstos 580, si se quisiera entender la verdad. Si todo aquel al
que se tiene por valioso y de ley fuera como se presenta, o se presentara como fuera, estarían
vacías muchas capas de necio.
572
Algunos aduladores pasaban la mano hasta por los caballos peores de los nobles.
Para que cupieran más necios, por debajo y por encima de la cubierta; pero también pudiera ser la nave tipo
góndola, de larga proa, muy apreciada por cierta nobleza.
574
Quita plumas de los vestidos del señor, como signo de adulación.
575
Quizá debido a que se frotaban con productos calizos objetos de metal, como armas y adornos.
576
Aquí sentido similar al del acariciar el caballo amarillo: la lechuza tiene induda blemente menos prestigio que el
halcón.
577
Si se tiene la boca llena de harina es difícil soplar, al menos de una forma clara, honesta y conforme a la
verdad.
578
Se amolda muy bien a las circunstancias.
579
Mezclar lo falso y lo verdadero.
580
Prescindir de ellos, no tratarlos en el libro.
573
Sebastián Brant
La nave de los necios
177
[101]
Un signo de ligereza es creer todo lo
que cada cual dice: el murmurador pronto
a mucha gente divide581.
DEL SOPLAR AL OÍDO
Un necio es el que mete en su cabeza y cree con ligereza cualquier cotorroteo; éste es el signo
de un necio: tiene orejas finas y amplias. No se tiene por un hombre honrado a quien quiere irle a
uno por atrás y golpearle antes de decírselo, de suerte que no pueda defenderse. Pero calumniar a
las espaldas debe ser ahora una obra maestra, que no se puede parar fácilmente582. Esto hace ahora
andar a cada cual con maledicencia, alejamiento del honor, traición y muchas otras cosas
semejantes; se sabe afeitar y embellecer, para poder mentir tanto mejor y hacer que se crea tanto
más pronto; a la otra parte ya no se la escucha583. Una sentencia lleva más de uno sobre sí, que
nunca ha respondido584 y que ha desvelado su inocencia; es decir, se le ha metido en el saco,
como Aman585 hizo a Mardoqueo, y Siba586 el siervo a Mefiboset. Gran alabanza se otorgó a
Alejandro587 porque no quiso creer con ligereza a los que acusaban a Jonatán. Creer demasiado
rápido nunca trajo buen final: Adán no habría sido privado de la Gracia si no hubiera creído
enseguida a la mujer, y ésta las palabras de la serpiente. Quien cree con excesiva prisa, provoca a
menudo un crimen. No hay que creer a todo espíritu, el mundo es falso y está lleno de mentira:
por ello el cuervo sigue siendo negro588.
581
Según otra interpretación, vertreit podría significar aquí «calumnia», en vez de «divide», «enreda en disputas».
versetzen «parar» es un término técnico que toma Brant del arte de la esgrima.
583
A la parte calumniada.
584
Ante un juez.
585
Ester 3,1 ss.
586
2 Samuel, 1-4; 19, 24 ss., etc.
587
Aunque no es enteramente descartable que Brant se equivocara aquí con Alejandro Magno, todo indica que no se
trata de este Alejandro, sino del Alejandro de 1 Macabeos, 10,15 ss.
588
Una interpretación de este final seria que, por mucho que queramos embellecer el mundo, sigue siendo como es, al
igual que le sucedería al cuervo si lo quisiéramos pintar de blanco. Otra interpretación sería: hay tantos de esos
hombres honrados como cuervos blancos.
582
Sebastián Brant
La nave de los necios
178
[102]
Se aprecia bien en la alquimia y
en la medicina del vino589 cuánto
engaño hay sobre la tierra.
DE LA FALSIFICACIÓN Y EL
ENGAÑO 590
Embusteros y falsificadores hay muchos, que bien se acomodan al espectáctulo de los necios;
falso amor, falso consejo, falso amigo, falso dinero: ¡completamente lleno de infidelidad está
ahora el mundo! El amor fraterno está ciego y muerto; cada cual piensa en el embuste, para poder
tener provecho sin pérdidas, aunque cien se arruinen. Ya no se ve ninguna honradez; el alma
puede así echarse a perder; un buen negocio es para todos más querido. ¡Dios les tenga en su
gracia, aunque mueran miles de ello!
Ante todo, no puede quedar el vino. Gran embuste se hace con él: salitre, azufre, huesos de
muerto, potasa, mostaza, leche, hierbas impuras se echan por la piquera en el tonel. Las mujeres
encinta se alegran de beber eso, pensando que darán a luz antes de tiempo, y nos ofrecen un
lamentable aspecto. Mucha enfermedad nace también de ahí, y más de una se va a la casa
mortuoria.
Se hace herrar ahora a un jamelgo cojo, que propiamente tiene su sitio en el carro del
desollador; tiene que aprender a sostenerse sobre fieltros591, como si tuviera que ir por la noche a
maitines; aunque es quebradizo y cae, tiene que traer ahora su dinero, para que el mundo sea
engañado.
En estos tiempos se tienen reducidos pesos y medidas: las varas se hacen cortas; la tienda tiene
que estar oscura, para que no se aprecie el aspecto del paño; mientras que uno mira a ver que
589
Término técnico entonces para los aditamentos en la falsificación del vino.
Ambos conceptos iban con frecuencia juntos, formando una unidad, aunque no son exactamente sinónimos.
591
A los caballos nobles se le enrollaban las pezuñas con fieltro, lo que en este ejemplo no debería de ser el caso.
590
Sebastián Brant
La nave de los necios
179
juguete pueda haber sobre el mostrador592, la balanza recibe un empujón, para que se mueva hacia
abajo; se nos pregunta ¿cuánto desea?, y el pulgar se pesa con la carne. El camino ahora se ara
convirtiéndolo en surcos. La moneda vieja está completamente desgastada, y no podría durar
mucho tiempo si no se le hubiera hecho un añadido593 No sólo la moneda se debilita: el dinero
falso se ha hecho general, y el falso consejo; la falsa clerecía se amplía con monjes, curas,
beguinas594 legos595: muchos lobos andan ahora en ropas de cordero.
Para que no olvide yo aquí el mayor engaño de la alquimia, ésta hace aparecer la plata y el oro
que previamente se habían puesto en la varilla. Embaucan y engañan burdamente; dejan ver
primero una prueba, y pronto sale de ahí un sapo596 El mirar en las redomas saca a muchos de sus
casas; quien antes estaba sentado mullido y seco, arroja ahora sus bienes a las retortas de los
necios, hasta que se quema y reduce a polvo, de suerte que ni él mismo ya se reconoce. Muchos
se arruinaron así, muy pocos pudieron conseguir algo, pues, como dice Aristóteles: «La forma de
las cosas no se transforma»597. Muchos caen gravemente en esta adicción, aunque de ella poco
fruto les viene. Cobre ahora se pule para el oro; mierda de ratón se mezcla bajo la pimienta; la
piel se tiñe a voluntad, y tan débilmente se curte en nuestros días, que sólo conserva muy pocos
pelos cuando se la lleva puesta un cuarto de año; Los ratones de campo producen mucho almizcle,
cuyo mal olor apesta a media milla; los arenques podridos se mezclan con los buenos, para poder
vender todos como frescos. Todas las calles están llenas de vendedores; cultivar el pequeño
comercio gusta muchísimo, pues se puede juntar lo viejo y lo nuevo. Con engaño anda todo el
mundo: ninguna mercancía de comerciante tiene su valor, con falsificación es como mejor se
anda, cada cual mira cómo librarse de su mercancía, aunque tenga tumores del caballo o
enfermedad de la pata de éste598.
Feliz, sin duda, es el hombre que puede protegerse ante la falsificación. Los padres son
engañados por su hijo, el padre no le pregunta. El posadero engaña al cliente, el cliente al
posadero. Se siente por completo la falsedad, la infidelidad, el engaño. Esto es abrir el camino al
Anticristo; éste falsea con engaño toda su compra, pues lo que él piensa, incita, hace y enseña, no
se toma en otra cosa que en mal, en infidelidad, en el mundo al revés.
592
Se solían poner figuras burlescas, que distraían la atención del comprador.
Si no se le hubiera añadido mucho cobre a la poca plata.
594
Comunidad religiosa fundada en el siglo XIII por Lambert le Begue, extendidas por zonas de Bélgica y los Países
Bajos; cuidaban de los enfermos, no residían todo el tiempo en el convento y a veces se las tachaba de intrigantes y
hasta de alcahuetas.
595
Aquí entendidos como el grado inferior del convento.
596
Los alquimistas pasaban por trabajar con las cenizas de los sapos y de ciertas culebras, y aun del propio Basilisco.
Su prestigio no era en la época tan grande como a menudo se dice.
597
Más que de una cita concreta, se trata de una sentencia, por lo demás harto imprecisa desde el punto de vista
filosófico: Brant habla de gstalt «forma», y no de sustancia, esencia, etc.
598
Aquí figuradamente: aunque la mercancía sea mala de solemnidad.
593
Sebastián Brant
La nave de los necios
180
[103]
DEL ANTICRISTO 599
Después de haber hecho este preludio sobre los que andan con la falsedad 600, encuentro otros
muchachos más que andan trotando en torno a la nave de los necios, que se mienten mucho a sí
mismos y a los demás, y deforman y doblan las Sagradas Escrituras; dan golpes a la Fe y mojan el
barco de papel601; cada cual arranca algo, para que tenga menos altura sobre el agua, coge timón y
remos, para que pueda hundirse antes. Muchos son tan listos en su mente, y se creen tan
inteligentes, que con las ocurrencias de su propio entendimiento quieren interpretar las Sagradas
Escrituras; y cometen ahí muchas faltas, y es castigada su falsa doctrina. Pues podrían informarse
por otros escritos (el mundo está lleno de ellos), si no quisieran ser vistos de modo especial por la
otra gente. Ahí va la nave a la deriva en nuestros tiempos.
599
En este capítulo el grabado ocupa toda la página, por lo que falta el lema y el título, reconstruido éste aquí por el
índice. En el original figura la palabra endkrist, que se refiere al Anticristo, pero que, por etimología popular, se
asocia también con end, con el fin (del mundo).
600
Quiere decir que sólo ha tratado a falseadores de segunda fila y que en este capítulo se ocupará de los de primer
rango.
601
El barco de la Fe, el de los libros sagrados.
Sebastián Brant
La nave de los necios
181
A esos mismos se les puede llamar borrachos, pues conocen la verdad, pero le quieren dar la
vuelta por completo, para que se vea su propio brillo y esplendor. Es ésta la enseñanza de los
falsos profetas, de los que el Señor nos manda precavernos; que quieren enseñar la Escritura de
modo distinto a como la enseña el Espíritu Santo; éstos tienen una balanza falsa en la mano y
ponen encima lo que ellos elucubran, hacen una cosa fácil y otra difícil, para que la Fe ahora
perezca. Estamos ya en medio de los que están descarriados; ya se mueve con firmeza el
escorpión602, por esos incitadores de los que había hablado Ezequiel, el Profeta603.
Los pisoteadores de la ley procuran al Anticristo su tesoro, de modo que tenga mucho de
antemano; cuando sus años han pasado, entonces tiene a muchos que están a su lado y que van
con él a su falsedad. ¡De ellos tendrá muchos en el mundo! Cuando él reparta su dinero y saque a
la luz todos sus tesoros, no necesitará forzar mucho con palos: la mayoría correrá hacia él, con
dinero se comprará a muchos, que le ayudarán para que él pueda después hacer caer a los buenos
todos los días. Pero no irán mucho tiempo con él, pronto se les romperá la nave y la barquilla,
aunque vayan de un sitio para otro. Torcerá la verdad, pero a la postre ésta seguirá siendo verdad
y expulsará por completo a la falsedad, que ahora anda por todos los estamentos. Temo que el
barco no llegue nunca a tierra.
La navecilla de San Pedro604 se tambalea, temo mucho que se hunda; las olas golpean por
todas partes, tendrá muchas tormentas y calamidades. Muy poca verdad se oye hoy, la Sagrada
Escritura se vuelve completamente del revés y hoy se interpreta de forma muy distinta a como
dice la boca de la verdad. ¡Perdóneme aquel a quien esto afecte! El Anticristo está sentado en la
gran nave605 y ha difundido su mensaje, falsedad anuncia por todo el país, falsa Fe y muchas
falsas enseñanzas crecen de día en día más y más, para lo cual los impresores ahora bien se
aplican al timón. Si se arrojaran muchos libros al fuego, se quemaría en él mucha injusticia y
falsedad. Muchos piensan sólo en el beneficio, buscan libros por toda la tierra, y muy poco se
preocupan de las correcciones; muchos estudian ahora gran engaño: mucho imprimir, poco
corregir; poco miran por sus cosas cuando están haciendo reimpresión tras reimpresión 606. Se
causan ellos mismos perjuicio y escándalo, incluso más de uno se tiene que ir fuera del país, y
entonces la nave ya no lo puede llevar, tiene que ir en la barquilla, donde el uno puede cazar al
otro.
¡El tiempo viene! ¡Viene el tiempo! ¡Temo que el Anticristo no esté lejos! Repárese en esto y
téngase presente: sobre tres cosas reposa nuestra Fe: sobre la indulgencia607, los libros608 y la
enseñanza, a las cuales ahora ya no se presta ninguna atención. Se ve la multitud de libros: ¡quién
ve la multitud de imprentas! Ahora se editan todos los libros que escribieron alguna vez nuestros
padres; su número es tan grande, que nada valen en ningún sitio, pronto no se les presta atención.
Lo mismo sucede con la enseñanza. Nunca se encontraron tantas escuelas609 como ahora se tienen
en todos los países; pronto no habrá ciudad en la tierra donde no exista también una escuela
superior, ahí hay también muchos sabios que ahora no se aprecian en absoluto. Todo el mundo
desprecia la ciencia y se encoge de hombros ante ella; los sabios se tienen casi que avergonzar de
su enseñanza y vestimenta610 y de su propio nombre; ahora se prefiere a los necios611: los sabios
tienen que ponerse detrás de la puerta. Se dice: «¡Mira a los vagos! ¡El demonio nos engaña bien
602
Ezequiel 2,6, junto con un sentido astrológico que le añade Brant.
Ezequiel 13 y 14.
604
Símbolo de la Iglesia de Roma.
605
Se ha apoderado de la gran nave de la fe, en la que iban todos los fieles; por tanto, se hundirá como todas las otras
naves más pequeñas, a excepción de la de San Pedro.
606
Reimpresiones del original, página a página, sin preocuparse por corregir las faltas y erratas.
607
Absolución de los pecados e indulgencias, tan criticadas por Lutero.
608
Las Sagradas Escrituras, los escritos de los padres de la Iglesia, etc., en contraposición con los escritos reformistas
que se han insinuado anteriormente.
609
Superiores, es decir universidades.
610
Los profesores llevaban trajes especiales.
611
No hay que entender el buren del texto en sentido literal, «campesinos», sino figurado.
603
Sebastián Brant
La nave de los necios
182
con los curas!» Esto es un signo de que la ciencia no tiene ya ningún honor, ningún aprecio ni
favor. Por ello desaparecerá también pronto la enseñanza, pues el arte es alimentado por el
honor612 y, si no se la tiene en alza estima, pocos se esforzarán por conseguirla.
La indulgencia tiene tan poco valor, que nadie pregunta por ella ni la ansía; nadie quiere ya
buscar la indulgencia, más de uno querría no renegar de ella, y más de uno no daría un penique
aunque la indulgencia le llegara a casa, y, si se pusiera a correr detrás de ella, la alcanzaría más
lejos de Aquisgrán613 Por ello nos amenaza lo mismo que a aquellos con el maná; era para ellos
un hastío, decían que no era de provecho, que el alma sentía repugnancia, y hacían burla de él 614.
Así se hace también con la indulgencia: es despreciada por muchos necios. De ahí saco yo estas
consecuencias: ahora está la Fe como una luz; antes de que se apague por completo, hay aún
esplendor y brillo. Por ello puedo decir con libertad: ¡se acerca muy terriblemente el Juicio Final!
Puesto que se desprecia la luz de la Gracia, pronto se hará totalmente la noche; y lo que nunca
antes se había oído: la nave ya da la vuelta hacia arriba a la quilla615.
612
Cicerón, Tusculanae Disputationes, I, 2.
Aquisgrán era un centro de peregrinación, que, para la época se consideraba lejísimos de Basilea.
614
4 Moisés 11,4 ss.
613
615
Sebastián Brant
La nave de los necios
183
[104]
Quien, por causa de adulación o de
amenaza, pone la verdad en un rincón,
está llamando a la puerta del Anticristo.
CALLAR LA VERDAD
Un necio es quien se siente turbado en
su ánimo cuando se le habla con aspereza
y se le quiere forzar con violencia a que
calle la verdad y a que oculte su verdad, y
se vaya al camino de la necedad, por el
cual, sin duda, anda el que se doblega ante
esa amenaza. Pues Dios está, no obstante,
de su lado y protege siempre al que no se
separa de la verdad, de suerte que nunca
saca de ella su pie. Quien permanece en la
verdad, pronto aleja de sí a todos los
enemigos. El sabio se esfuerza por
alcanzar la verdad aunque vea la vaca de
Falaris616. Quien no puede permanecer en
la verdad, tiene que andar el camino de la
necedad. Si Jonás617 hubiera hecho a
tiempo pública la verdad, la ballena no lo
habría devorado; Elías618 ensalzó la verdad y por eso fue al Paraíso; Juan huyó del camino de los
necios, y por ello vino Cristo a él para que lo bautizara. Quien censura a uno con amistoso talante,
y éste no lo toma bien enseguida, llegará la hora en que tendrá que agradecerlo y dará más las
gracias por las palabras de censura que por la palabrería que le agrada. Daniel 619 no quiso aceptar
ningún regalo cuando tenía que decir y explicar la verdad a Baltasar: «tu dinero», dijo, «quédese
en tu casa». El ángel620 castigó a Balam porque aceptó los regalos, y lo quiso hacer en contra de la
verdad; por ello, estaba del revés todo lo que decía, y el asno castigó al que lo cabalgaba.
Dos cosas no se pueden ocultar, y por toda la eternidad se puede buscar una tercera: una
ciudad construida en lo alto; a un necio, esté de pie, sentado o andando, se le ve pronto su esencia
y condición; a la verdad se la ve eternamente y nunca perderá su valor621, por mucho que los
necios se desgasten el cuello de gritar. A la verdad se la honra por todos los países; la alegría de
los necios es objeto de burla y escarnio.
He sido atacado muy a menudo mientras construía esta nave, reprochándoseme que la debía
pintar un poco622 y no curtirla con corteza de roble, sino lubricarla con savia de tilo, y suavizar un
poco algunas cosas; pero los dejé congelarse, antes que decir otra cosa que la verdad. La verdad
permanece eternamente, y permanecería siempre visible para todos aunque no hubiera escrito este
librillo. La verdad es más fuerte que todos los que me difaman a mí o la difaman a ella. Si no
hubiera hecho caso de ella, estaría yo entre los más grandes necios que tengo en todas las naves.
616
Murió en el toro de metal que había ordenado fabricar.
Jonás 1,3 ss.
618
2 Reyes 2.
619
Daniel 5,17.
620
4 Moisés 22,7 y 21 ss.
621
Brant usa el expresivo término verligen, bien conocido de la épica cortesana: «perderse por estar tumbado,
ocioso».
622
Embellecer para ocultar la verdad demasiado desnuda.
617
Sebastián Brant
La nave de los necios
184
[105]
Quien quiere ayudar a la verdad,
tiene que tener muchos enemigos, que
tratan de impedírselo.
IMPEDIMENTO DEL BIEN
Un necio es por toda su sangre el
que quiere impedir el bien del otro y
tiene el atrevimiento de oponerse a
aquello de lo que no recibe ningún
perjuicio, y ve con gusto que otro sea
igual que él y que esté metido en el
puré de los necios. Pues los necios
tienen siempre que odiar a los que se
ocupan de cosas buenas. Un necio no
ve con agrado al otro; pero al
verdadero necio le ocurre que no se
ahorra alegría por no ser el único
necio; por ello, siempre se esfuerza en
que todos se le asemejen y trata de no
ser él solo el necio que lleva la
clava623 a casa.
Cuando se ve a uno que quiere obrar bien y estar tranquilo en la sabiduría, se dice: «¡Mira el
hipócrita! Él quiere sólo ser un cartujo, y tiene esa hipócrita condición porque ha dudado
completamente de Dios. Nosotros queremos también conseguir que Dios nos permita morir en
Gracia como él, aunque día y noche está de rodillas, rezando y haciendo vigilia; quiere ayunar y
construir celdas, y no se atreve a confiar en Dios ni en el mundo. Dios no nos ha creado para que
seamos monjes o curas ni, sobre todo, para que nos separemos del mundo. No queremos llevar
hábito ni capucha. Ésta tiene también cascabeles. ¡Mira el necio y el pardillo! Habría hecho aún
en el mundo mucho bien y habría recibido mayor recompensa que ahora si se hubiera instruido y
se hubiese orientado al camino de la bienaventuranza, y no yaciendo ahí como un cerdo,
cebándose en su celda o privándose de tantas cosas, que no encuentra alegría ni contento. Si
hicieran todos como él hace, llevar el hábito en la cartuja, ¿quién seguiría aumentando el mundo?
¿quién instruiría y educaría a la gente? ¡No es voluntad ni pensamiento de Dios que nos
apartemos del mundo y nos ocupemos sólo de nosotros mismos!» Tales discursos hacen noche y
día los necios que en el mundo tienen puesto todo su ser, por lo que no buscan la salvación del
alma.
¡Escucha! Aunque tú fueras sabio e inteligente, habría, no obstante, suficientes necios; aunque
tú llevases hábito de monje, habría más necios en la tierra. Mas si todos fueran iguales a ti, no
habría ser humano alguno en el reino de los cielos; aunque tú fueses un tipo inteligente, irían, sin
embargo, muchos al infierno. Si tuviera en mí dos almas, daría una al necio; pero como sólo
tengo una, tengo que preocuparme por ella: ¡Dios no tiene nada en común con Belial!624
623
624
Palo tosco, más grueso por abajo, atributo del necio.
2 Corintios 6,15.
Sebastián Brant
La nave de los necios
185
[106]
Quien aquí enciende bien su
lámpara y deja encender su luz y su
aceite, se alegrará eternamente625.
OLVIDO
OBRAS
DE
LAS
BUENAS
Un necio es quien, en el momento en que Dios le dicta su última sentencia, tiene que
sentenciar por su propia boca que ha perdido el talento que le había confiado el Señor para que
multiplicara las ganancias. A él se le quitará ese talento y él mismo será arrojado al infierno 626.
Del mismo modo, también los que han vaciado su lámpara y no han, quemado el aceite, y
quieren buscar otro aceite, ahora que se les está yendo su alma.
Cuatro cosas pequeñas hay en la tierra que son, sin embargo, más sabias que el ser humano 627:
la hormiga, que no se preserva de ningún trabajo; una liebrecilla, que vive en la roca; las
langostas, que no tienen un rey y van, no obstante, todas juntas al combate; el lagarto se agarra
con las manos y vive, sin embargo, en la casa del rey.
Quien encuentra miel y panales llenos, no coma nunca más de lo que necesite, y cuídese de
llenarse de dulzor, no sea que tenga que vomitarlo628.
Aunque un sabio muera repentinamente, su alma nunca se le condena629, pero el hombre necio
e ignorante se condena y tiene que tener su morada en su tumba por toda la eternidad. A otro deja
él su alma y sus bienes630. Nunca fue creado necio más grande que el que no presta atención al
futuro y toma lo temporal por eterno.
Arden muchos árboles en el fuego del infierno que no quisieron dar buenos frutos.
625
Parábola de las vírgenes prudentes y necias, en Mateo 25, 1-13.
Mateo 25,14-30.
627
Proverbios 30,24-28.
628
Proverbios 25,16.
629
Sabiduría 4,7.
630
Salmos 49, 11-12.
626
Sebastián Brant
La nave de los necios
186
[107]
A mano derecha se encuentran
la corona631, a mano izquierda está
la capucha; el mismo camino
andan todos los necios y
encuentran al final una mala
recompensa.
DE LA RECOMPENSA DE LA
SABIDURÍA
A la ciencia aspira más de un necio, a cómo se hace pronto maestro632 o doctor, a que se le
tenga por una luz del mundo, y, sin embargo, no puede considerar cómo aprender la verdadera
ciencia, con la que él se dirige al cielo, ni que toda la sabiduría de este mundo es, comparada con
Dios, una necedad633. Muchos se creen en el camino verdadero, pero se pierden en el sendero que
lleva a la verdadera vida. Dichoso aquel que no se pierde en el camino cuando lo ha encontrado,
pues a menudo sale un sendero secundario, de modo que uno pronto se sale del camino, a no ser
que Dios no le deje.
Hércules, en su juventud, pensó qué camino quería tener en cuenta, si quería ir en pos del
placer o permanecer sólo en la virtud. En esta meditación, llegaron hasta él dos mujeres, que,
aunque no dijeron palabra, pronto reconoció bien por su forma de ser: una estaba llena de dicha y
hermosamente adornada; con dulces palabras, le prometió placer y alegría, el final sería, sin
embargo, la muerte con dolor, y después ninguna alegría ya ni placer. La otra parecía pálida, triste
y severa y tenía un aspecto serio, sin alegría; dijo: «No prometo ningún placer, ningún descanso,
sólo trabajo en tu sudor; ve de virtud en virtud, hijo; a cambio de ello recibirás una recompensa
631
Proverbios 14,24; Eclesiastés 10,2.
Magister de las siete artes liberales.
633
1 Corintios 3,19.
632
Sebastián Brant
La nave de los necios
187
eterna.» A esta última siguió Hércules; rehuyó siempre el placer, el descanso y la alegría634 ¡Si
quisiera Dios que todos ansiásemos vivir conforme a nuestra complacencia y que ansiásemos
también al mismo tiempo tener una vida virtuosa! ¡En verdad rehuiríamos más de un sendero que
nos lleva al camino de los necios! Pero, dado que todos nosotros no queremos pensar dónde
vamos a terminar, y vivimos parpadeando en la noche, no prestamos atención al buen camino, de
manera que muy a menudo no sabemos siquiera a dónde nos conducen nuestros pasos. De ello
resulta que todos los días nos produce remordimientos nuestro plan; cuando lo conseguimos, no
sin dolor, tanto más lo ansiamos. Esto se debe sólo a que todos nosotros tenemos un ansia innata
por que se nos conceda a fin de cuentas en la tierra el bien más alto. Pero como esto no puede ser
y andamos errantes en las tinieblas, Dios ha dado la luz de la sabiduría, para iluminar nuestro
semblante y terminar la oscuridad cuando nos volvemos a ella; nos muestra pronto la diferencia
entre el camino de los necios y el de la sabiduría. Esta sabiduría persiguieron Pitágoras, el gran
Platón, Sócrates y todos los que por su enseñanza han conseguido gloria y honra eternas, aunque
nunca pudieron demostrar que aquí encontraron la verdadera sabiduría. Por eso de ellos dice Dios
nuestro Señor: «Quiero desechar la ciencia y la enseñanza y la sabiduría de aquellos que son
sabios aquí y enseñan esto a los niños pequeños»635. Son todos aquellos cuya sabiduría ha
adquirido allí en la patria de arriba; quienes han aprendido esta sabiduría, serán honrados por toda
la eternidad y brillarán como el firmamento; a los que han reconocido siempre lo justo y se han
instruido en ello, y a otros muchos, los comparo yo al lucero del alba, de oriente, y a la estrella
vespertina, hacia el occidente. Bion el maestro636 nos dice cómo los pretendientes de Penélope
nunca alcanzaron su meta y, por ello, andaban con las doncellas de ésta; así hacen los que aquí no
pueden comprender por completo el esplendor de la verdadera sabiduría, pero que se acercan a
ella mediante el adorno de la virtud (que son sus doncellas).
Toda la alegría del mundo tiene un triste final. Que cada cual mire a dónde se dirige.
634
Este tema procede de Jenofonte, Apomnemoneumata, II, 1, 21 ss., pero Brant lo tomó de De legendis libris
gentilium, cap. 4, una reelaboración en griego del padre de la iglesia Basilio, traducida al latín por L. Aretino en el
siglo XV.
635
Este pasaje es oscuro, tanto sintácticamente como por el sentido, pues no concuerda con los niños que siguen, en
los que está la verdadera sabiduría: Mateo 18,3 y 19,14; y Lucas 18,15.
636
636 Plutarco, De educatione, 10,3; Bion es uno de los llamados «siete sabios de Grecia».
Sebastián Brant
La nave de los necios
188
[108]
¡Vosotros, compañeros, venid
aquí en seguida! Vamos al País de
las Maravillas637, pero estamos
metidos en el fango y en la arena.
LA NAVE DEL PAÍS DE LAS
MARAVILLAS
No pienses que los necios
estamos solos: tenemos también
hermanos mayores y pequeños; en
todos los países, por doquier, sin
fin es nuestro número de necios.
Andamos dando vueltas por todos
los países, desde Narbona638 al
País de las Maravillas; después
queremos
ir
hacia
639
Montefiascone
y al país de
Narragonia640. Visitamos todos los
puertos y orillas, andamos dando
vueltas con gran daño, pero no
podemos encontrar la orilla a que
se debe arribar. Nuestro viaje no
tiene final, pues nadie sabe dónde
debemos llegar; y no tenemos
descanso ni de día ni de noche, nadie de nosotros presta atención a la sabiduría. Además tenemos
muchos compañeros, muchos satélites y cortesanos641 que van siempre detrás de nuestra corte,
pero que al final entran en la nave y viajan con nosotros buscando beneficio. Sin preocupaciones,
razón, sabiduría y sentido, hacemos ciertamente un preocupante viaje, pues nadie cuida, mira,
observa y atiende a las cartas y al compás marinos o al curso del reloj de arena. Aún menos a las
estrellas, a dónde van Boyero, Osa, Arturo o Hiades642. Por ello encontramos las Simplégades643
de modo que las rocas nos dan un golpe al barco por ambos lados y lo aplastan hasta convertirlo
en pedazos, y poco del naufragio flota. Nos atrevemos a pasar por Malafortuna 644, por ello apenas
podemos llegar a tierra, por Escila, Sirte y Caribdis645, y estamos fuera del buen camino. No es
ningún milagro, por tanto, que veamos en el mar muchos animales maravillosos, como delfines y
637
Schluraffen landt del original procede del alto alemán medio slûraffe «vago», «ocioso», y aparece con frecuencia
en las farsas del carnaval del siglo XV. Equivale a País de Jauja.
638
Elegido por Brant porque suena a narr «necio».
639
Ciudad italiana recogida aquí, más que por su fama de buenos vinos, porque Montflascun, que así figura en el
original, suena a flasche «botella».
640
De narr «necio»: «País de los Necios».
641
Entre los cortesanos se incluyen también, y de modo especial, los alto clérigos que rodean al Papa.
642
Nombres de constelaciones.
643
Son dos islas situadas cerca del Bósforo. Según la leyenda, se juntaban para aprisionar y destruir los barcos, hasta
que los dioses las fijaron cuando pasó la nave Argos: cf. Odisea, XII, 61 ss., u Ovidio, Metamorfosis, XV, 337 s.
644
Malfortun en el original, como resumen en latín de toda suerte de desgracias.
645
Odisea, XII, 201 ss., y Eneida, IV, 41.
Sebastián Brant
La nave de los necios
189
sirenas, que nos cantan dulces cantinelas y nos hacen dormir tan profundamente, que para nuestra
arribada no hay puerto646. Y tenemos que ver por fuerza al Cíclope con el ojo redondo, que le
sacó Ulises647 sin que por su astucia le viera, y no pudiera infligirle más daño que rugir y mirar
como un buey al que se le da un palo. El astuto se apartó de él y lo dejó gritar, lloriquear y llorar,
pero le lanzó aún grandes piedras. Ese mismo ojo le vuelve a crecer mucho cuando ve al ejército
de necios: lo abre tanto hacia ellos, que no se le ve la cara; su boca pasea hacia las dos orejas para
tragar a muchos necios. Los otros que se le escapan los alcanzará Antífates con su pueblo de los
lestrigones648 que se dedican a los necios, pues no comen otra cosa que carne de necio todo el
tiempo y beben sangre en lugar de vino. ¡Ahí estará el albergue de los necios!
Homero ingenió todo esto para que se prestara atención a la sabiduría y no se osara irse al mar
con ligereza. Con esto alabó mucho a Ulises, que dio sabios consejos y planes mientras estaba en
la guerra de Troya y cuando, diez años después, anduvo con gran suerte por todos los mares.
Cuando Circe, con el poder de su bebedizo, convirtió a sus compañeros en figura de animal,
Ulises fue tan sabio que no tomó bebida ni comida hasta que superó en su engaño a la pérfida
mujer y liberó a todos sus compañeros con una hierba que se llama moly649. Así le ayudó al astuto
su sabiduría y prudente consejo para librarse de muchas penalidades, pero, como quería siempre
viajar, a la larga no se pudo librar: al final le llegó u viento contrario que rápidamente destrozó su
nave, de modo que se ahogaron todos sus compañeros y se hundieron todos los remos, la nave y s
velas. No obstante, su sabiduría vino en su ayuda, de manera que nadó él solo, desnudo, a la orilla
y pudo contar muchas desgracias pero fue asesinado por su hijo, cuando llamó a su propia puerta;
aquí no le pudo ayudar la sabiduría650. No le reconoció nadie como su señor en toda la corte, sólo
los perros, y murió porque no se le quiso conocer como se debía en justicia.
Con esto vuelvo a nuestro viaje: nosotros buscamos beneficio en este barro, por ello tendremos
pronto un mal final, pues se nos rompen el mástil, las velas y las cuerdas y no podemos navegar
en el mar; las olas son difíciles de remontar: cuando uno piensa que está arriba, lo empujan abajo.
El viento los lleva arriba y abajo: la nave de los necios no volverá nunca, cuando se haya hundido
por completo. No tenemos ni sentido ni astucia para nadar a la orilla, como hizo Ulises después
de su desgracia, quien sacó más nadando desnudo de lo que perdió y encontró en casa.
Navegamos sobre el resbaladizo borde de la desgracia, las olas golpean por encima de la nave
y nos cogen muchas barcas de salvamento, también se apoderan de los marineros y, al final, lo
mismo le ocurre a los capitanes. La nave se queda desierta en las oscilaciones, y puede encontrar
muy fácilmente un torbellino que engulla al navío y a los navegantes. Toda ayuda y consejo nos
han abandonado, nos iremos a pique, el viento nos lleva con violencia. Un hombre sabio se queda
en casa y obtiene de nosotros una buena enseñanza, no osa echarse al mar con ligereza, a no ser
que pueda luchar con los vientos, como hizo Ulises en su día, y, si el barco se hunde, que sepa
nadar a tierra firme.
Dado que muchos necios se ahogan, acuda presto cada uno a la orilla de la sabiduría y coja el
remo en la mano, para que sepa dónde desembarca; el que es sabio, llega a tierra como se debe:
¡pero hay necios bastantes! El más inteligente es el que él mismo sabe bien lo que se debe hacer y
dejar de hacer, y al que no hay que enseñar, sino que él mismo ensalza la sabiduría; es también
inteligente el que oye a otros y aprende de ellos educación y sabiduría; pero quien no sabe nada
en absoluto, cuenta entre los necios. Si éste ha perdido esta nave, espera hasta que llegue otra;
encontrará bastante compañía para cantar el Gaudeamus651 o la Canción en tono de necios.
Hemos dejado a muchos hermanos fuera, también así la nave se irá a pique.
646
Los delfines parecen ser un añadido de Brant, las sirenas se encuentran en toda la tradición de Ulises, que sigue
aquí el autor, en parte, probablemente de segunda mano.
647
Odisea, IX, 193 ss.
648
Los lestrigones parecían más gigantes que humanos y practicaban el canibalismo; cf. Odisea, X, 80 ss.
649
Odisea, X, 305.
650
Brant mezcla aquí el relato de Homero con una tradición posterior, según la cual Ulises habría sido asesinado por
el hijo que tuvo con Circe.
651
Canción estudiantil.
Sebastián Brant
La nave de los necios
190
[109]
Un necio es quien no entiende
cuando le sucede una desgracia que
se tiene que preparar sabiamente: la
desgracia no quiere ser despreciada.
EL
DESPRECIO
DESGRACIA
DE
LA
A más de uno no le va bien con la desgracia, pero lucha tras ella siempre como un loco; por
ello no le debe maravillar si se le va el barco a pique: aunque la desgracia sea aún pequeña,
raramente viene sola, pues, según dice el viejo proverbio: «la desgracia y el cabello crecen todos
los días». Por eso, cámbiese el principio, que no se sabe a dónde tiende el final. Quien se arriesga
a ir al mar, necesita suerte y buen tiempo, pues tras sí navega rápidamente el que quiere navegar
con viento contrario. El sabio aprende a navegar con viento de popa; el necio, pronto ha hecho
zozobrar la nave. El sabio sujeta en su mano el timón y anda con facilidad hacia tierra; el necio no
se maneja al timón, por ello a menudo naufraga. El sabio guía a otros y a sí mismo; el necio se
echa a perder antes de darse cuenta.
Si no se hubiera conducido sabiamente Alejando en alta mar, que le lanzó su nave a un
costado, y no se hubiese guiado por el tiempo, se habría ahogado en el mar y no habría muerto del
vino envenenado.
Pompeyo tenía gran fama y honra por haber limpiado los mares y haber expulsado a todos los
piratas, pero cayó en Egipto.
Los que tienen sabiduría y virtud nadan desnudos bien a tierra: así dice Sebastián Brant 652.
652
El hecho de que se cite aquí el autor por su nombre, indica que la edición original (1494) finalizaba aquí la
descripción de los necios, siendo los capítulos siguientes una especie de epilogo sobre los literatos y los sabios.
Sebastián Brant
La nave de los necios
191
[110]
Muchos necios calumnian a
todos y ponen al gato el
cascabel653, pero no quieren
mantener su palabra.
DIFAMACIÓN DEL BIEN
Muchos estaban contentos por haber yo reunido a muchos necios, y sacan una provechosa
enseñanza de cómo se pueden apartar de la necedad. Por el contrario, esto les parece mal a
muchos otros, que piensan que les he dicho la verdad, pero que no me he atrevido a hablar
públicamente, de modo que censuran la obra y ponen al gato el cascabel que está bien en sus
propias orejas. El caballo sarnoso no aguanta tranquilo mucho tiempo cuando se le quiere
almohazar; si se arroja un hueso entre muchos perros, sólo grita el afectado. Paso prudentemente
por alto que los necios me van a criticar pensando que no tengo derecho a censurarlos y a mostrar
a cada uno lo que le molesta. Cada uno habla lo que le place, y se queja donde le aprieta el
zapato. Al que no le guste este libro de necios, que lo deje correr. Yo no pido a nadie que lo
compre, a no ser que quiera hacerse sabio con él y quitarse él mismo la capa, de la que he tirado
mucho tiempo, pero que no se la he quitado por completo. Quien censura lo que no entiende, que
compre este libro, que lo necesita, pues, en lo que entendió en él, cada cual encontró amor y
afecto. Quien se atreve a contradecir la verdad y quiere ser sabio, es un necio.
653
Aquí «difamar», «buscar un culpable».
Sebastián Brant
La nave de los necios
192
[110a]
En la mesa se cometen
muchas groserías, que con
razón se llaman necedades:
de ellas quiero hablar para
concluir654.
DE
LAS
MALAS
COSTUMBRES EN LA
MESA
Si trato de escudriñar hasta el final todas las necedades, debo colocar con justicia al final del
libro a algunos que se tiene por necios, en los que no había pensado antes; pues, aunque cometen
muchos abusos con los que la buena educación resulta escarnecida, y son groseros y
maleducados, sin embargo no están tan completamente ciegos como para vulnerar la honradez,
como los que coloqué delante, o como para olvidar a Dios; sólo que en el beber y en el comer son
muy groseros y poco experimentados, de manera que se les llama necios descorteses. No se lavan
las manos cuando se quieren sentar a la mesa, o, cuando se sientan a la mesa, quitan el sitio a
otros que deberían sentarse antes que ellos; olvidan tanto la razón y la cortesía, que se les tiene
que decir: «¡Eh! ¡Levántate, amigo, y deja sitio! ¡Deja sentarse a éste en tu lugar!»655 O el que no
ha rezado la bendición del vino y del pan antes de ir a la mesa; o el que echa mano el primero a la
fuente y se lleva la comida al hocico, delante de respetables gentes, señoras y señores, que él
debería honrar con sensatez, para que cogieran primero y él no lo hiciera delante de ellos. Él tiene
también tantas ansias de comer, que sopla en la sopa y en el puré, e hincha los carrillos como si
fuera a pegar fuego a un granero. Muchos salpican el mantel y la ropa, y vuelven a poner en la
fuente lo que tan groseramente se les ha caído, lo cual produce desagrado en todos los
comensales. También algunos son tan vagos, cuando llevan la cuchara a la boca, que dejan
654
655
Los capítulos 110a y 110b se añadieron en la edición de 1495 y se repitieron en la de 1499.
Lucas 14,8 ss.
Sebastián Brant
La nave de los necios
193
abierto el hocico sobre la fuente plana u honda y sobre el puré, de manera que todo lo que se les
cae vuelve a la fuente. Algunos son tan sabios de nariz, que huelen primero la comida, y causan
desagrado y escándalo a la otra gente. Otros mastican en la boca y lo arrojan en seguida sobre el
mantel, la fuente o el suelo, de modo que a algunos le entran náuseas. Al que ha comido un
bocado y lo pone después sobre la fuente o al que se inclina sobre la mesa y mira dónde está la
buena carne y el buen pescado, aunque esté delante de otro, echa mano y lo trae hacia sí deprisa,
y deja un plato delante de él, sin pasárselo a nadie más... a ése se le llama cuervo zampón: en la
mesa sólo se conoce a sí mismo, y además se esfuerza y aplica por comer él solo toda la comida y
por llenarse él solo y no conceder lo mismo a los demás. A este mismo le llamo yo limpiacamino,
engrasapanza, llenabarriga. Un mal compañero de mesa es éste y se le llama tragón, que no deja
esa mala costumbre de que, cuando la bienaventuranza le concede buena comida, no la reparte
con los otros. También el que se llena los carrillos como si los tuviera llenos de paja; y el que, al
comer, mira en torno a sí a todas las esquinas, como un mono, y observa a cada uno con ansia, no
vaya a ser que coma más que él, y, antes de que se meta un bocado, él mismo ya ha tragado
cuatro o cinco; y, para que no le sobre nada, todavía se lleva platos a casa; y, para que no olvide
nada, mira cómo puede limpiar las fuentes. Antes de tragar la comida, tiene que echar un trago de
la copa, y se hace una sopa con el vino656 y mueve los carrillos, y se siente tan acuciado, que una
parte le sale por la nariz o riega por completo a su vecino el vaso o la cara.
Nueve tragos de paloma y un poquito de papilla657, éste es ahora el modo de beber. La boca
sucia no se la limpia nadie: en la copa nada la grasa. No alabo el chasquear con la lengua al beber,
que con ello se molesta a la otra gente. Si se sorbe entre los dientes, esta manera de beber no es de
buen tono. Más de uno bebe con tal griterío como si viniera una vaca del heno. Beber después era
en un tiempo signo de distinción, pero ahora sólo se necesita el pellejo de vino, para poder beber
rápidamente delante: levanta la copa y dice a uno «a tu salud», para que esa copa haga gluglu;
piensa así que honra a los otros dando la vuelta a la copa658. No necesito esa cortesía, que se me
llene el vaso delante o que se me ofrezca de beber; yo bebo para mí, y para nadie más: quien le
gusta llenarse, es una vaca.
También es un necio el que parlotea solo a la mesa, y no deja a nadie meter baza, sino que
todos tienen que oírle a él lo bien que sabe parlotear. A ningún otro le concede la palabra, pero su
propia palabra va contra todos y calumnia constantemente a muchos que no están presentes.
También el que se rasca en la tiña y mira a ver si no encuentra un venado, de seis patas659, con un
escudo de Ulm660 que después destripa en el plato, y pasa los dedos por la fuente para hacer una
sopa de uñas661. También cuando se limpia la nariz y se frota los dedos en la mesa. Otros están
tan bien educados, que se apoyan en los brazos y en los codos y mueven la mesa, se ponen
encima a cuatro patas, como hizo la novia de Geispitzhain662, que junto al plato puso su pierna, y,
cuando se inclinó a coger el velo, se le escapó un pedo encima de la mesa; y dejó salir un
regüeldo, que si no se hubiera ido con cubos y no hubiera abierto la boca, no le quedaría un
diente. Algunos muestran tan finas maneras, que untan muy aplicadamente el pan con las manos
sucias en la salsa de pimienta, para que esté verdaderamente bien untado.
Es una ventaja servir: el mejor trozo se mueve y lo que no me gustase lo paso gustoso a otro,
así se abre un camino para que yo pueda tratar de conseguir lo mejor, mientras que el otro recibe
lo que yo no quiero; lo mejor para mí, y yo me callo. Muchos me han servido, y hubiera deseado
que no hubiesen tocado nada, para que me hubiera quedado lo que estaba delante de mí y me
656
Al beber sin haber tragado lo que tiene en la boca.
Expresión procedente del modo de comer los niños la papilla, en pequeñas porciones.
658
Apurándola hasta vaciarla.
659
Un piojo.
660
Este escudo tenía una cruz, como los piojos.
661
En el original naegliß brueg, juego de palabras entre un tipo de sopa y las uñas con las que se han aplastado los
piojos.
662
De este pueblo, próximo a Estrasburgo, procede esta anécdota: una madre había enseñado a su hija que los huesos
se ponen al lado del plato, pero, como bein significa a la vez «hueso» y «pierna», fue la pierna lo que puso.
657
Sebastián Brant
La nave de los necios
194
gustaba más. Más de uno anda maquinando y gira la fuente sobre la mesa para que lo mejor quede
delante de él. He observado a menudo que muchos practican esas aventuras y ofrecen ayuda a sus
intenciones para que su panza quede bien llena.
Así que en la mesa hay muchas costumbres extrañas; si las contara todas, escribiría una
leyenda completa663: cómo muchos silban en la copa, o meten los dedos en el recipiente de la sal,
lo cual muchos consideran muy grosero; en verdad, alabo esto mucho más que el que se coja la
sal con el cuchillo: una mano limpia es mucho mejor y más limpio que la hoja de un cuchillo que
se saca de la vaina y que muchas veces no se sabe si se ha despellejado con él un gato. Como
desatino se puede también considerar golpear y partir en dos los huevos, y otras bufonadas por el
estilo, de las que ahora no quiero hablar, pues eso son costumbres finas, y yo escribo aquí sólo de
groserías, no de cosas sutiles y finas; si no, podría escribir una biblia, si tuviera que describir
todos los desatinos que se realizan al comer. Asimismo, no presto atención a, cuando hay algo en
el vaso, si se sopla con la boca o se coge con el cuchillo o con una rebanada de pan; aunque esto
último es la costumbre más fina, considero que se puede hacer todo. Pero donde se considera
bueno que se haga todo con la copa y se cambie ésta por otra limpia, como es norma entre los
ricos, no se tiene derecho a criticar; para pobres no es esta inofensiva costumbre: el pobre se
contenta con lo que Dios le da y aconseja, no necesita cultivar costumbres refinadas.
Por último, dígase la bendición; y, cuando se ha saciado uno de beber y comer, se dice «Deo
gratias». Y a quien no cumple esta obligación, no le tengo yo por sabio, sino que con razón puedo
decir que lleva puesta la capa de los necios.
663
Un libro, como más abajo una biblia.
Sebastián Brant
La nave de los necios
195
[110b]
DE LOS NECIOS DEL CARNAVAL 664
Conozco aún a algunos necios del carnaval665 que persisten en la capa de los necios. Cuando
comienza el tiempo sagrado666, molestan a todo el mundo: una parte se tizna completamente la
cara y disfraza por entero su cuerpo, y corre por ahí a modo de fantasma. Su plan está sobre una
fina capa de hielo. Muchos no quieren que se les reconozca, pero a la postre ellos mismos se
llaman por su nombre; aunque sus cabezas están tapadas, quieren que se les preste atención, que
se diga: «Mira, el señor de Runkel. Viene y lleva del brazo a una moza; tiene que significar algo
importante el que venga aquí a la gente pobre, tan misericordioso, para visitamos.» Pero sólo
quiere tratar de menospreciarnos, ponemos un huevo en carnaval, que cante «cucú» en mayo.
Buñuelos se ofrecen en muchas casas, aunque mejor sería quedarse fuera; contar las causas es tan
largo, que prefiero callarme. Pero la necedad ha ingeniado que se busque alegría en carnaval;
cuando se debería cuidar de la salvación del alma, los necios dan la bendición y buscan su fiesta
cuando es casi noche delante de la puerta667. Es bien conocida la consagración de la iglesia que
hacen los necios, con razón se le llama «muy de noche»668. Se corre con bullicio por las calles
entre la suciedad, como si hubiera que coger abejas; y el que se comporta con mayor locura,
piensa que se merece la corona. Corren de casa en casa y se llenan bien sin comprarlo con dinero;
esto dura a menudo hasta medianoche: ¡el demonio ha inventado este juego! Cuando se debería
buscar la salvación del alma, se danza en la cuerda de los necios. Muchos se olvidan cuando están
llenándose, como si no fueran a comer en todo un año, y no se contentan con llenarse hasta
maitines. La comida prohibida669 no causa preocupación: se come hasta que se hace de día.
En verdad, hablo, asevero y digo que ni los judíos, los paganos y los gitanos tratan con tanto
escarnio su Fe como nosotros, que queremos ser cristianos y lo demostramos muy poco con
nuestras obras, pues, antes de que empiece la devoción, nos pasamos primero tres o cuatro noches
de carnaval, faltándonos todo sentido, y esto dura todo el año. Cortamos la cabeza de la
cuaresma670 para que tenga menos fuerzas.
Pocos se acercan a la ceniza, para recibirla con devoción; temen que la ceniza vaya a
morderlos; prefieren embadurnarse la cara y ponérsela negra como el carbón; la señal del
demonio les gusta mucho, no quieren tener la señal de Dios671, no quieren resucitar con Cristo.
Las mujeres gustan de ir a las calles, tanto más ser ensuciadas; algunos no respetan las iglesias, se
corre en ellas de un lado para otro y se embadurna allí a las mujeres: esto se tiene por una
costumbre fina. Bandas zafias traen al borrico672, con él recorren toda la ciudad. Después se invita
al baile y al torneo, ahí hay que romper las lanzas y reunir a muchos necios. Campesinos y
artesanos no se avergüenzan y participan también en el torneo, aunque muchos no saben cabalgar;
y así recibe más de uno una lanzada, que le parte el cuello o la espalda: ¡esto se tiene por una
broma cortés! Después se llenan de vino; de ayunar nadie puede hablar. Esto sigue durante
catorce días, algunos ayunan completamente al final, la Semana Santa apenas lo puede cambiar.
664
Este capítulo carece de grabado y de lema.
Faßnacht o, fastnacht «carnaval» se aplicaba al día anterior al principio de la cuaresma; es decir, al martes
anterior al miércoles de ceniza.
666
La cuaresma.
667
Brant juega en estos pasajes con la palabra fastnacht «carnaval»: fast significaba «casi» o «muy», nacht «noche».
Estos juegos de palabras son también intraducibles al alemán moderno.
668
Juego de palabras con el doble sentido de fastnacht «carnaval».
669
La carne.
670
El miércoles de ceniza se denominaba también caput quinquagesimae.
671
La cruz con la ceniza en la frente.
672
El asno del domingo de ramos, que era llevado también a la iglesia.
665
Sebastián Brant
La nave de los necios
196
Se van a confesar cuando tocan las tablas de madera673, y así empieza su arrepentimiento. Por la
mañana ya se quiere seguir, colgar más a la cuerda de los necios; todos tenemos prisa por ir a
Emaús674. Los bollos consagrados675 no nos saben bien, no se quiere cubrir más la cabeza, pues
fácilmente podría levantarse un viento que podría quitar el velo a las mujeres y dejárselo colgado
en el siguiente seto. A las mujeres no les gusta cubrirse, así excitan a los hombres y a los
muchachos; prefieren llevar la caperuza de los necios para poder estirar las orejas a cubrirse con
los velos.
De ello puedo concluir, aunque a algunos les moleste, que, donde se busca sólo carnaval,
nunca puede salir devoción. Pero, según nos comportamos con Dios, así nos deja Él a menudo
hasta la muerte. La capa de los necios trae miedo y penalidades, y no puede estar quieta: ahora se
pone incluso en la abstinencia y en la Semana Santa.
673
Las campanas se tapaban desde el Jueves Santo al Domingo de Resurrección, como si estuvieran «muertas» los
tres días, y se sustituían por instrumentos de madera.
674
Alusión a los excesos del lunes de Pascua, día en que el Evangelio trata de cuando los discípulos de Cristo van a
Emaús.
675
Era costumbre hacer unos bollos sin levadura, que eran bendecidos.
Sebastián Brant
La nave de los necios
197
[111]
Fácil sería ocuparse
la necedad, si también
pudiera apartarse de
necedad; a quien
quisiera
empezar,
menudo se le impide.
de
se
la
ya
a
DISCULPA DEL
POETA
Es un gran necio y un gran ignorante quien paga a los trabajadores antes de acabar; no puede
triunfar honradamente en el mercado el que no trabaja para un pago futuro. Muy raramente se
merece el salario que previamente ya se ha comido y gastado; muy lentamente avanza la obra que
se levanta por el pan ya comido. Por ello, se me habría pagado de antemano para que hubiera
tratado bien a los necios: habría hecho poco caso a ello; además ahora ya estaría consumido el
dinero, si no me hubiera proporcionado más seguridad676, porque todo lo que existe sobre la
tierra, es considerado como inútil necedad. Si hubiera hecho este libro por dinero, me temo que
no habría recibido gran recompensa; hace tiempo que lo habría dejado ya; pero no lo dejé: por la
honra de Dios y el provecho del mundo lo hice, no he visto ni favor ni dinero ni ningún otro bien
temporal, lo cual Dios bien me puede atestiguar, pero sé que no puedo quedar totalmente sin
castigo por mi libro. De los buenos quiero aceptar su crítica y objeciones, aprender; ante Dios
puedo atestiguar: si hay algo aquí en lo que miento, o que sea en contra de la doctrina de Dios, de
la salvación del alma, de la razón y la honra, soportaré con paciencia el reproche; no quiero tener
culpa en la Fe, y pido a todos que se tome por bueno y no se interprete como malo, ni se saque de
ello enfado o escándalo, pues ¡para eso no lo escribí! Pero sé que me sucede igual que a la flor
que hermosamente florece; de ella la abejilla saca miel, pero, cuando sobre ella viene una araña,
676
Más seguridad que tratar bien a los necios.
Sebastián Brant
La nave de los necios
198
busca ésta el veneno para su provecho. Esto tampoco se deja de hacer aquí; cada cual obra según
su forma de ser. Donde no hay nada de bueno en una casa, no se puede sacar algo bueno fuera.
Quien no guste de oír la verdad, se quejará de mí con tanta mayor frecuencia, y en sus palabras se
oirá qué clase de bufón es.
He visto a más de un necio que se levantaba derecho y erguido de orgullo como el cedro del
Líbano, que se creía libre de necedad, pero, cuando esperé un poco, se le había ido la jactancia,
tampoco se podía encontrar el lugar donde este necio había vivido677. ¡Quien tenga oídos, que se
fije y oiga! Yo callo: el lobo no está lejos de mí678. Un necio critica a muchos antes de tiempo, no
sabiendo lo que a éstos les hace daño. Si cada uno tuviera que ser la espalda del otro, se daría
cuenta pronto de lo que le aprieta. Quien quiera, que lea este libro de los necios, yo sé bien dónde
me aprieta el zapato; por ello, cuando me quieren criticar y dicen «médico, cúrate a ti mismo,
pues tú eres también de nuestra banda», yo sé y confieso a Dios que he cometido muchas
necedades y tengo que ir en la orden de los necios; por fuerte que tire de la caperuza, nunca me
abandonará. Pero he empleado mucha aplicación y seriedad, de manera que, como ves, han
aprendido que yo ahora conozco a muchos necios y tengo deseo, si Dios quiere, de mejorarme
con el tiempo, mientras Dios me conceda su Gracia. Cada cual mire de no equivocarse, de que no
se le quede el rastrillo679; la clava se hace vieja en su mano; adviértase esto a todos los necios.
Así concluye Sebastián Brant, que la sabiduría a todos aconseja, sea quien sea y esté donde
esté: ¡Ningún buen trabajador llega demasiado tarde!
677
Salmos 37,35-36.
Se trata del refrán «cuando se habla del lobo, no está lejos», aplicado aquí a los necios.
679
Símbolo del necio, como la clava.
678
Sebastián Brant
La nave de los necios
199
[112]
De necios os he hablado
para que tuvieseis buena
noticia de ellos. Quien quiera
ser sabio, que lea a mi amigo
Virgilio680.
EL HOMBRE SABIO
Un hombre bueno, razonable e inteligente es difícil de encontrar en todo el mundo, como
Sócrates (Apolo681 le dio el conocimiento). Él mismo es juez de sí mismo; donde le falta
sabiduría, se examina hasta una uña; no tiene en cuenta lo que dice la nobleza o el grito del
pueblo llano; es redondo como un huevo, para que no le quede ninguna mácula extraña que no se
pueda quitar por un fácil camino; mientras el día se extiende en cáncer682, mientras la noche cubre
a capricornio683 medita y sopesa, para que no le perturbe ningún ángulo en su casa, o diga una
palabra que no pese lo mismo por todas las partes 684, para que no falte la escuadra y sea firme lo
que ha medido; para que pare con la mano todo ataque y pronto lo haya desviado. Por ello, no le
agrada mucho el sueño como para que no medite y se critique lo que ha hecho a lo largo del día,
lo que haya podido omitir, lo que debía haber considerado a tiempo, lo que ha realizado a
destiempo; por qué había terminado este asunto sin razón y sin causa, y había pasado mucho
tiempo ocioso; por qué había permanecido en ese plan, que podía aún ser mejorado; por qué había
pasado por alto a los pobres, por qué había sentido en su ánimo mucho dolor y aversión; por qué
680
Este capítulo es una versión libre del poema «Vir bonus», que en tiempos de Brant se atribuía falsamente a
Virgilio, y que el propio Brant editó en latín en Estrasburgo, en 1502.
681
Se suponía que la sabiduría de Sócrates procedía del oráculo de Apolo, en Delfos.
682
Junio y julio.
683
Diciembre y enero.
684
Que no sea justa.
Sebastián Brant
La nave de los necios
200
había hecho esto y había dejado sin hacer aquello; por qué se había zaherido tantas veces y había
puesto el provecho delante del honor y había ado mal de palabra o con el rostro, y no había
atendido a la honradez; por qué siguió la inclinación de la naturaleza y no orientó ni obligó a su
corazón hacia la buena educación.
Así examina las obras y las palabras desde la mañana a la noche, pensando todas las cosas que
hace: rechaza lo malo y alaba lo bueno. Este es el natural de un verdadero sabio, que en su poema
nos muestra Virgilio, el muy loado. Quien, por tanto, vive aquí en la tierra, sería sin duda grato a
Dios, porque habría conocido la verdadera sabiduría, que un día le ha de conducir a la patria
celestial. Que Dios nos lo quiera conceder pronto, os lo deseo yo, Sebastián Brant.
Deo gratias 685
PROTESTA 686
Hace un tiempo escribí La nave de los necios, con gran trabajo la compuse, y tan cargada de
necios, que no se necesita bañarlos687 de otra manera: cada uno se ha frotado a sí mismo. Pero lo
cosa no ha quedado ahí: muchos (quizá después de haber bebido) han colgado a su arbitrio
nuevos versos. Deberían pensar que ellos ya estaban sentados en la nave cuando les golpeé a ellos
y a otros; se podían haber ahorrado su esfuerzo.
Este barco navega con la antigua vela, vuela como el primero y se contenta con un viento
suave. Es verdad que lo habría aumentado gustoso, pero se ha dado la vuelta a mi trabajo y se han
mezclado otros versos que carecen de arte, clase y medida. Muchos versos míos se me han
cortado, el sentido se pierde a la mitad; cada verso se ha tenido que plegar a la forma en que se
quería imprimir y a lo que exigía el formato688; por ello, están tan mal muchos versos, lo cual me
ha dolido en mi corazón mil veces y más que todo mi grande y penoso trabajo que empleé sin
culpa y con candor; y tengo que ver públicamente lo que nunca permití salir, lo que nunca me
vino a la boca y a la garganta. Pero yo se la encomiendo a Dios, pues esta nave navega en su
nombre, no necesita avergonzarse de su escritor, igual que la antigua en todas las cosas. No la
sabe hacer cualquier necio, a no ser que se llame como yo me llamo: el necio Sebastián Brant.
685
Aquí terminaba el último capítulo de la edición de 1494.
Esta protesta contra los añadidos y cortes de las ediciones piratas de La nave de los necios (en particular la de
Estrasburgo, 1494) la puso Brant al principio de su tercera edición (Basilea, 1499).
687
Bañar, frotar, cepillar, etc., se usaban en el sentido de «burlarse».
688
Se cortaban, suprimían o añadían versos, v. gr., para que cupiera un grabado o para rellenar un hueco en blanco.
686
Sebastián Brant
La nave de los necios
201
FINAL DE LA NAVE DE LOS NECIOS
Aquí termina La nave de los necios, que, para provecho, salutífera enseñanza, amonestación y
seguimiento de la sabiduría, razón y buenas costumbres, y también para desprecio y crítica de la
necedad, ceguera, error e ignorancia de todas las ciudades y generaciones de los hombres, con
especial aplicación, esfuerzo y trabajo, ha sido compuesta por Sebastián Brant, doctor en los dos
Derechos. Impreso en Basilea, en carnaval, que se llama la consagración de la iglesia de los
necios, en el año mil cuatrocientos noventa y cuatro del nacimiento de Cristo.
Sebastián Brant
La nave de los necios
ÍNDICE
Introducción
Las xilografías de La nave de los necios
Bibliografía
Prólogo a La nave de los necios
1. De los libros inútiles
2. De los buenos consejeros
3. De la codicia
4. De las nuevas modas
5. De los necios viejos
6. De la educación de los hijos
7. Del sembrar cizaña
8. No seguir el buen consejo
9. De las malas costumbres
10. De la verdadera amistad
11. Desprecio de la Escritura
12. Del necio imprudente
13. De los amoríos
14. De la insolencia frente a Dios
15. Del necio cálculo
16. De la gula y la juerga
17. De la inútil riqueza
18. Del servicio a dos señores
19. Del mucho cotorrear
20. Del encontrar un tesoro
21. Del criticar y hacer uno lo mismo
22. La enseñanza de la sabiduría
23. Del jactarse de la felicidad
24. De la excesiva preocupación
25. Del tomar prestado
26. Del inútil desear
27. Del inútil estudiar
28. Del hablar contra Dios
29. Quien juzga a los otros
30. De la abundancia de prebendas
31. Del buscar dilación
32. Del cuidar a las mujeres
33. Del adulterio
34. Necio hogaño como antaño
35. Del encolerizarse fácilmente
36. Del querer tener siempre razón
37. Del azar
38. De los enfermos que no obedecen
39. De la intención declarada
40. Escandalizarse de los necios
41. No prestar atención a todo lo que se habla
42. De los pájaros burlones
43. Desprecio de la alegría eterna
45. De la desgracia voluntaria
202
Sebastián Brant
La nave de los necios
46. Del poder de los necios
47. Del camino de la salvación
48. Un barco de pasajeros
49. Mal ejemplo de los padres
50. De la vida placentera
51. Guardar el secreto
52. Casarse por dinero
53. De la envidia y el odio
54. Del no soportar la reprensión
55. De la necia medicina
56. Del final del poder
57. Providencia de Dios
58. Olvidarse de sí mismo
59. De la ingratitud
60. Del gustarse a sí mismo
61. Del baile
62. De las serenatas nocturnas
63. De los mendigos
64. De las malas mujeres
65. De la interpretación de las estrellas
66. Del estudio de todos los países
67. No querer ser un necio
68. No entender las bromas
69. Hacer el mal y no esperar
70. No proveerse a tiempo
71. Disputar e ir a los tribunales
72. Del necio grosero
73. Del hacerse clérigo
74. Del ocioso cazar
75. De los malos tiradores
76. Del mucho vanagloriarse
77. De los jugadores
78. De los necios abrumados
79. Salteadores y escribanos
80. Necio mensaje
81. De los cocineros y los bodegueros
82. Del derroche campesino
83. Del desprecio de la pobreza
84. Del perseverar en el bien
85. No prever la muerte
86. Del desprecio de Dios
87. Del blasfemar
88. De las plagas y castigos de Dios
89. Del necio trueque
90. Honra a tu padre y a tu madre
91. Del charlar en el coro
92. La fatuidad del orgullo
93. Usura y acaparamiento
94. De la esperanza de heredar
95. Del descarrío en los días festivos
96. Regalar y arrepentirse
203
Sebastián Brant
La nave de los necios
97. De la pereza y la holgazanería
98. De los necios extranjeros
99. Del ocaso de la Fe
100. Acariciar el caballo amarillento
101. Del soplar al oído
102. De la falsificación y el engaño
103. Del Anticristo
104. Callar la verdad
105. Impedimento del bien
106. Olvido de las buenas obras
107. De la recompensa de la sabiduría
108. La nave del País de las Maravillas
109. El desprecio de la desgracia
110. Difamación del bien
110a. De las malas costumbres en la mesa
110b. De los necios del carnaval
111. Disculpa del poeta
112. El hombre sabio
Protesta
Final de La nave de los necios
204
Fly UP