...

El golpe de Estado del 28 de Junio de 2009, el

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El golpe de Estado del 28 de Junio de 2009, el
Esta = p. 3 sin folio
El golpe de Estado del 28 de Junio de 2009,
el Patrimonio Cultural y
la Identidad Nacional de Honduras
3
DARÍO A. EURAQUE
El golpe de Estado del 28 de Junio de 2009,
el Patrimonio Cultural y
la Identidad Nacional de Honduras
Esta = p. 5 sin folio
5
Esta = p. 6 y 7 sin folio
ISBN-978-99926-769-7-4
© Darío A. Euraque, 2010
El Capítulo 3 fue escrito en
colaboración con Yesenia Martínez
Prohibida la reproducción parcial o total
de esta obra,
excepto para propósitos de reseña y crítica,
sin autorización del autor.
Cuidado gráfico de Julio Escoto
Director de CENTRO EDITORIAL srl
San Pedro Sula, Honduras, C. A.
Arte de portada: Javier Eliú
Producción de documental fílmico y Guión adaptado: Manuel Farías
Guión y Coordinación: Darío A. Euraque y Yesenia Martínez.
Impreso por
CENTRAL IMPRESORA, S.A. Tel. (504) 2553-4506, www.centralimpresorahn.com
IMPRESO EN HONDURAS
PRINTED IN HONDURAS
10 9 8 7 6 5 4 3 2 1
6
La ciencia del raciocinio y la de la memoria, la lógica y el
arte mnemónica son las bases del saber humano, las que
tienen influencia más decidida en sus progresos, las que
no pueden estar atrasadas sin que su atraso lo cause en
las demás ciencias.1
José Cecilio del Valle (1777-1834). Abogado y Sabio de
la Ilustración, redactor de la Declaración de Independencia
de Centroamérica en 1821.
Que ninguna corporación, autoridad o persona particular
por sí, o unida con otras ni con todo el pueblo donde
resida, tome la voz de la nación, ni del pueblo para
obligar a las legitimas autoridades a hacer lo que
soliciten de deponer empleados, prender, y deportar
individuos por graves delitos que se les supongan […]2
General Francisco Morazán (1792-1842).
Prócer, Estadista y Paladín
de la Unión de los Pueblos de Centroamérica
1
Escritos Inéditos de José Cecilio del Valle, Seleccionados por Ramón Oquelí
(Tegucigalpa: SCAD, 1996), p. 36.
2
Morazán, Francisco. “Decreto Sobre Tumultos y Asonadas”, 1 de Junio de 1825, en
Francisco Morazán: Obras, Vol. 1, La Organización del Estado de Honduras,
Editor, Víctor Cáceres Lara et al. (Tegucigalpa: Litografía López, 1992), p. 113.
7
p. 8 = blanca sin folio
8
El porqué y el cómo
de este Testimonio
E
n 1940 Froylán Turcios, gran intelectual hondureño y de las
Américas, otrora abanderado del General Augusto Sandino en
Nicaragua, ya en el ocaso de su vida y residiendo exiliado y
enfermo en San José, Costa Rica, redactó un texto con el título “La Vida
del Pasado”. Entre otras cosas decía entonces Turcios: “El que vive en
una vieja ciudad ––respetada por la civilización–– y cultiva las rosas del
sueño, siente con mayor amargura el paso de los años. Cada sutil
recuerdo, cada ladrillo milenario, cada gárgola pétrea, cada objeto
secular, pesan sobre él con la aniquiladora fuerza del Tiempo implacable.
El pensamiento y el espíritu sufren este amargo mal del pasado, y, en la
obra de arte, se tornan herméticos y taciturnos”3. Turcios murió tres años
más tarde. A partir de ese momento Turcios desapareció de la memoria
histórica de Honduras, ello a pesar de los esfuerzos de Clementina
Suarez y don Medardo Mejía y la Revista Ariel. No fue sino hasta la
década de 1980 que Honduras conoció de nuevo al otro Froylán Turcios.
En esa década el frágil sistema político hondureño fue abatido una vez
más por políticos y militares desnacionalizados que casi destruyen la
incipiente democracia, incluso con un intento de golpe de Estado en
1985. Fue en esa coyuntura que el otro Turcios comenzó a rescatarse,
comenzando, como quizás lo caracterizaría Julio Escoto, otro gran
escritor hondureño, una “marcha a batallar desde la muerte”.
Sí, existió un Turcios rebelde, futurista, nacionalista y simultáneamente
cosmopolita, desafiante de la rutina provinciana, que luchó contra la
amargura del pasado hondureño. El Dr. José Antonio Funes hace años
retrató este Turcios mejor que nadie. La búsqueda en Honduras por la
Identidad Nacional desde la década de 1980 se nutrió de este otro
Turcios, sobre todo por medio de libros por don Medardo Mejía, ya en la
antesala de su muerte, y por Ramón Oquelí (1934-2004), quien no sufrió
3
Turcios, Froylán, “La Vida del Pasado”, Revista Ariel, Nº. 77 (1 de Noviembre,
1940), p. 1922.
9
la desdicha de presenciar el golpe de Estado del 2009. Este Turcios yace
hoy olvidado en el Cementerio General de Tegucigalpa, pero sin duda
denunciaría el último golpe de Estado en Honduras. Este Turcios fue el
que conocí primero, gracias al hecho de que un tío materno, Armando
Méndez Fuentes (1925-2003), heredó fotografías, correspondencia y
libros de Turcios por medio de la amistad con su hermana menor,
Mercedes, a la vez amiga de mi abuela materna, María del Pilar Osorio
Fuentes. Sospecho que los hondureños y hondureñas hoy nos debatimos
entre las encarnaciones de los dos Turcios. Me apego al segundo
Turcios, al que no lo destruye el pasado, aun cuando, como dijo Rafael
Heliodoro Valle, la “historia de Honduras se puede escribir en una
lagrima”.
Entonces, en primera instancia, me comprometí con este testimonio
para contribuir al rescate de un enorme esfuerzo institucional, oficial, de
Estado, por fortalecer la Identidad Nacional de mi país, mismo que fue
violentado por un cruento golpe de Estado contra un Presidente electo
democráticamente, Manuel Zelaya Rosales. En ese afán nos
fundamentamos no sólo en Turcios sino también en Walter Benjamín,
cuyo compromiso ético y metodológico permea todo este libro: “articular
históricamente lo pasado no significa conocerlo como verdaderamente ha
sido. Consiste, más bien, en adueñarse de un recuerdo tal y como brilla
en el instante de un peligro”. El documental que acompaña el libro
igualmente supone esta visión. Le corresponde al documental ilustrar,
con voz, imagen y canto, lo que buscábamos en el Instituto Hondureño
de Antropología e Historia entre el 2006 y el 2009, articulación con la
política cultural de la Secretaria de Cultura, Artes y Deportes y los
espacios democráticos promovidos por el Presidente Zelaya. Así como el
testimonio, el documental ilustra cómo se destruyeron (¿retrasaron?)
nuestros sueños, y con qué consecuencias.
En este contexto comienzo con los indicados agradecimientos más
inmediatos: Trinity College y colegas y amigos de Hartford, Connecticut
en los EUA, especialmente a Pablo Delano, quienes aportaron fondos y
solidaridad humana en los momentos más difíciles del trauma del postGolpe; a mi familia, que vivió y sigue viviendo el impacto del golpe de
Estado, como miles y miles en Honduras; al Dr. Rodolfo Pastor
Fasquelle, Secretario de Cultura, Artes y Deportes durante la Presidencia
de Manuel Zelaya Rosales, quien me confió el cargo como Gerente del
Instituto Hondureño de Antropología e Historia en un “instante de un
peligro”; a Javier Eliú, quien diseñó la portada de este libro en continuo
diálogo con el autor y otros y otras que en seguida se reconocen: Manuel
10
Farias, desterrado hace años de Chile a Honduras, quien se encargó de
convertir los guiones que generamos junto con Yesenia Martínez en un
doloroso documental. También agradezco a los siguientes colegas y
amigos que leyeron todo o partes del manuscrito en sus diferentes fases
entre Diciembre del 2009 y Octubre del 2010. Todos ellos lo
enriquecieron con observaciones, sugerencias y críticas: Rodolfo Pastor
Fasquelle, Helen Umaña, Julio Escoto, José Antonio Funes, Geraldina
Tercero, Rebeca Becerra, Patricia Cardona, Víctor Ramos Rivera,
Salvador Suazo, Isadora Paz, Cordelia Frewen, Natalie Roque, Karla
Moncada, Lidisis Figueroa, Rolando Canizales, Rosemary Joyce, Ignacio
Ruperez, y Yesenia Martínez.
Este libro se concibió y se escribió en Tegucigalpa, Hartford, San
Pedro Sula, Santa Barbara, Comayagua, Tela, La Ceiba, Olancho, y aun
en otros países: Costa Rica, Nicaragua, Ecuador, España, y hasta en
Cambodia. También se escribió en numerosas ciudades donde viajé entre
fines del 2009 y recientemente denunciando el impacto del Golpe de
Estado sobre la política cultural de Honduras. Agradezco a todos
aquellos y aquellas que de diferentes maneras acuerparon este proyecto.
Son tantos, que el espacio no me permite regístralos todos aquí.
Este libro, y el documental que lo acompaña, se produjeron bajo la
sombra de un terrible golpe de Estado. Mis colaboradores más cercanos
en el proyecto, Manuel Farias y Yesenia Martinez, generaron el banco de
datos fílmicos para el documental bajo condiciones adversas, por decir
poco. Entre Enero y Junio de este año nos trasladamos a todas las
ciudades, regiones, aldeas y otros espacios registrados en este libro
entrevistando, filmando, conversando y reflexionando sobre nuestro
cometido. Las extensas notas en cada página de este libro no sólo
fundamentan nuestros argumentos, igualmente registran los detalles de
esas andanzas. Los nombres de muchos hondureños y hondureñas que
colaboraron con coordinación y entrevistas también se reconocen en las
notas, incluso muchos empleados del Instituto Hondureño de
Antropología e Historia que siguieron y siguen leales a la política
cultural que implementábamos hasta Junio del 2009.
Simultáneamente a la generación del banco de datos fílmicos, yo
escribía el libro en varios países y ciudades, puesto que desde Enero de
este año no solo me re-integré a la universidad en Estados Unidos donde
he sido catedrático desde 1990, también me dedique a denunciar el golpe
de Estado en numerosas universidades e instituciones de las Américas
donde se me invitó con ese fin. El financiamiento de este librodocumental se originó fundamentalmente con los honorarios otorgados
11
por todas las universidades donde dicté conferencias en los Estados
Unidos. Si bien es cierto que el financiamiento del proyecto se origina
allá, su razón de ser es mi amor por Honduras, a cuya historia le he
dedicado mi pasión por la vida intelectual. Cerremos este apartado pero
abramos este testimonio con palabras de Froylán Turcios. En 1924, ante
la presencia de marines norteamericanos en Tegucigalpa, Turcios
declaró: “Este es el momento en que el silencio constituye un crimen”.4
4
Turcios, Froylán. “Intervención Extranjera y Defensa de la Soberanía”, en
Olancho, La Cuarta Pregunta, Selección, Introducción, Notas, Roberto Sosa
(Tegucigalpa: Impresos Cerrato, 2009), p. 454.
12
Prólogo
“Antiprólogo Oportuno e Impertinente”
I
ncluso antes de conocerle personalmente estudié todos los libros
que encontré del Dr. Darío Euraque sobre las etnias en Honduras, el
caudillismo, la identidad nacional y otros temas. Agradecí que
desde que pusiera el pie en Tegucigalpa, Julio de 2008, me fuera tan bien
recomendado por José Dallo, entonces Coordinador de la Oficina
Técnica de Cooperación de la Agencia Española de Cooperación
Internacional para el Desarrollo (AECID) y por Álvaro Ortega, Director
del Centro Cultural de España en Tegucigalpa (CCET). Buenos libros y
un buen amigo, no se podría decir más del Dr. Darío Euraque, pero
quiero decirlo; una persona con impecables credenciales académicas
pero que además, y no es fácil encontrar tal mezcla, fue un magnífico
gestor cultural, un militante y un activista de la cultura, cuando estuvo
situado al frente del Instituto Hondureño de Antropología e Historia
(IHAH). Gracias a su expulsión ignominiosa de la gerencia del IHAH
por parte de la Ministra de Cultura del gobierno Micheletti, no hay mal
que por bien no venga, tenemos un libro de enorme valor que nos relata
lo sucedido, por supuesto, pero más cosas de aquellos meses
desgraciados de 2009, de los que precedieron y de los que se imaginan,
no muy prometedores para la cultura en Honduras.
Con toda franqueza me permito afirmar que finalmente le hicieron un
gran favor al Dr. Darío Euraque al ponerle de patitas en la calle, acusado
además de subversión cultural en beneficio de comunistas y chavistas.
Pero nadie de buena fe podrá objetar el valor y la eficacia del trabajo
realizado por el Dr. Darío Euraque y sus colaboradores en la gerencia del
IHAH ––imposible olvidarme de Yesenia Martínez––, o la elevadísima
categoría del libro con que nos obsequia; tampoco podrá pasar por alto
su despido tan improcedente y cainita, como para evidenciar que la
Ministra de Cultura y el gobierno Micheletti quisieron dejar bien claro
que iban a ajustarle las cuentas a la cultura y sus leales servidores. Su
expulsión del IHAH nos ha servido, por si fuera poco, para conocer una
I
13
denuncia tan sonora como justificada ante esa combinación de
arrogancia e ignorancia, esa soberbia del poder, tan bien implantadas
desde el 28 de Junio de 2009 en Honduras, respuesta muy meditada a la
brutalidad notoria que exhibieron los sicarios movilizados contra la
libertad, la vida, la cultura y la democracia. Tenemos pues un libro
excelente, una denuncia esclarecedora y al Dr. Darío Euraque con más
tiempo y más ganas para dedicarse a su labor académica. ¡Enhorabuena,
Doctor!
Pero si el Dr. Darío Euraque habría salido ganando, aunque le cueste
reconocerlo, la que ha perdido es Honduras. No sobran personas en el
país con la sabiduría, la buena voluntad, el patriotismo y la ilusión del
Dr. Darío Euraque. En absoluto tales atributos son dignos de mejor
causa, la causa hondureña necesita personas con atributos como los que
acompañan al Dr. Darío Euraque y a otras personas silenciadas o
ausentes también, Honduras no puede permitirse el lujo de prescindir de
ellas, mucho menos de reemplazarlas por horteras e incapaces. Un país
pequeño y empobrecido necesita para recuperarse y figurar en el mundo
una sólida cultura y una política exterior enérgica, agentes culturales y
diplomáticos de primerísima categoría, que trabajen con entusiasmo en
reforzar la identidad nacional y para defender los intereses del país. He
leído varias veces el texto del Dr. Darío Euraque, cosa obvia en principio
pero que debo admitir no hice con ocasión de otros dos prólogos que
encabezaron sendos libros de María de los Ángeles Espinosa y de Adrián
Mc Liman sobre cuestiones de Oriente Medio. Ruego disculpen mi
desvergüenza.
II
La verdad es que no me hacía falta leerlos para escribir mis prólogos
respectivos, éramos amigos y habíamos compartido la vida y los
milagros en Irak y Tierra Santa, sabía de qué iban a escribir y que estaría
por completo de acuerdo al respecto. En fin, que prólogos y textos
encajaron a la perfección y que los prologados se quedaron la mar de
contentos y reconocidos. También es verdad que no me he detenido a
pensar si el Dr. Darío Euraque quedará igualmente contento y
reconocido, lo que me encantaría, de la misma manera que uno compra
un objeto para regalar porque le gusta, sin pensar en el gusto del
destinatario pero que es feliz al recibirlo. Desearía acertar. Este prólogo
lo escribo en parte como pretexto, sobre el Dr. Darío Euraque y su libro,
pero a pesar y por encima de ellos también. Tuve la tentación insólita de
cometer la boutade de aprovechar el prólogo para arremeter con el
14
prologado, pero aseguro que no encontré motivo alguno para hacerlo,
más bien lo contrario. O de hacer como Jorge Semprún en ese prólogo
que nunca he olvidado para las cartas que Malcom Lowry escribió desde
su prisión mexicana, en que con inquina y mucha gracia la emprende a
golpes con el prólogo que al libro de cacerías del Conde de Yebes dedicó
don José Ortega y Gasset, no en su mejor día precisamente.
Por mucho que lo hubiera intentado, en consecuencia, no me habría
sido posible cargar contra el prologado, tampoco mofarme de otros
prólogos; con tanta humildad como con tanto interés y con tanto egoísmo
aseguro en cambio que me he dedicado a escribir el prólogo que mas
pudiera satisfacerme, algo así como la madre de todos los prólogos, el
que merecieran asimismo el Dr. Darío Euraque y su libro. Al menos lo
he intentado. Imposible, pues, para esta vez, tender de nuevo la trampa
de prologar sin haber leído lo que se prologa. Me ayudó en el trabajo el
hecho de que a medias aún de la lectura del minucioso libro del Dr.
Darío Euraque tuviera que interrumpirla para escribir otro prólogo
gozoso destinado al catálogo de una maravillosa exposición de
fotografías sobre Tegucigalpa presentada en el CCET. Gozoso porque se
refería la exposición precisamente a esa Tegucigalpa que amo, la misma
que ama el Dr. Darío Euraque, infinitamente más profunda y evocadora
que esos espacios cursis y horteras que tanto han proliferado en la otra
Tegucigalpa donde es verdad que nada se nos ha perdido, ni nadie
conseguirá encontrarnos.
Dediqué el otro prologo a esa Tegucigalpa tan deteriorada pero tan viva
que se encuentra como en búsqueda de autor, a la espera de la
resurrección urbanística, humana, patrimonial y ambiental, lo que sería
motivo de orgullo y bienestar para todos, recuperación de la memoria
histórica, éxito contra el embrutecimiento que en otros parajes de
Tegucigalpa se incita. De manera muy especial pensaba en la antigua
Casa Presidencial y en la Galería Nacional de Arte. En ambos lugares el
Dr. Darío Euraque presidió sesiones memorables, alguna de ellas un
tanto polémica, dedicadas a los árabes en Honduras, tema que domina.
Por tanto este libro que prologo también con gozo me ha llevado otra
vez a esa Tegucigalpa que ya he confesado amar y tanto frecuento, a la
práctica en lugares tan bellos, como cutres y encanallados, de esa higiene
cultural que tan necesaria es como la higiene del cuerpo, para regresar a
casa con las manos llenas y el corazón sosegado, rezando en las iglesias
y recalando en los billares, los cafetines y los tugurios de los alrededores
de la Catedral, donde he degustado el mejor guaro nunca probado en
Tegucigalpa.
15
III
En Honduras se critica a alguien por tener mal guaro, en España por
tener mal vino. Me gusta el guaro y los vinos de Rioja y Rueda
compartidos con el Dr. Darío Euraque, me han servido para soportar
otros vinos y otros guaros que en Tegucigalpa también he debido tomar,
peleones y picados, sin compañía agradable además. Abordé la lectura de
su libro con cierta pereza, muchas páginas, narración exhaustiva,
precisión en los detalles, citas bibliográficas y documentales de una
extremada exactitud, etc. Lo leí finalmente para asegurarme de que en
esta ocasión sí era obligatoria la lectura del libro a prologar. Además, tal
pereza desapareció a medida que avanzaba en la lectura y disfrutaba de
ella, porque el libro en modo alguno se centraba en incidentes y malos
recuerdos ––el Dr. Darío Euraque se podrá permitir otros lujos pero no el
del resentimiento–– sino que pasaba por, reproducía, recreaba y
enriquecía aquellos temas a los que ha dedicado tanto trabajo y libros tan
meritorios que ya había tenido oportunidad de estudiar; la identidad
nacional (la excluyente y la inclusiva), la mayanización de la cultura
hondureña, la cultura para uso turístico y el folklorismo cultural cursi y
ramplón, la comprensión abarcadora de las minorías y las etnias, y un
largo etcétera.
Que no quepa la menor duda de que se trata, y de que así debe ser, de
un largo y constante etcétera para proseguir en la respuesta nunca
satisfactoria del todo o nunca satisfecha de forma que valga por mucho
tiempo, de ¿Qué es Honduras? ¿Qué son los hondureños?, pregunta a la
que se ven sometidos todos los países de una u otra manera, incluso los
que se consideran viejos y con una nacionalidad y una cultura
consolidadas, en realidad sólo en apariencia, no siempre respondida con
la valentía y la honestidad necesarias para revisar mitos, leyendas y
herencias, para analizar la invención de la tradición en suma. ¡Trevor
Roper nos valga! El Dr. Darío Euraque tiene con creces esa valentía y
esa honestidad, lo que he podido comprobar en sus diversas lecturas así
como en la de este libro y que fácilmente podrá corroborar cualquier
lector. Insisto en mi idea de que al Dr. Darío Euraque le hicieron un gran
favor muy grande pero muy amargo al desplazarle del IHAH, y en que
con ello Honduras sí ha resultado seriamente perjudicada. Honduras
merece gente como ésta pero esta gente no merece ser maltratada.
Entre otras cosas me ha entretenido sobremanera su relato sobre la
presencia y los trabajos en Honduras de los arqueólogos
estadounidenses, casi al mismo tiempo que me espantaba la última
frivolidad, mejor dicho la penúltima, que se repite esta vez por una
16
Ministra pavoneándose en las venerables ruinas de Copán, como antes se
pavoneó junto a otras presuntas bellezas también en la venerable Casa
Presidencial, con sesiones de modelaje o de pasarela que en mi opinión
suponen experiencias deleznables y de mal gusto, desprecio cultural,
insultos a la inteligencia y al decoro, que por desgracia no escasean en
Honduras, como tampoco en España y no digamos en los Estados
Unidos. Y es que a menudo la cultura cae en las manos de sus peores
enemigos. No lo son los libros del Dr. Euraque, ni sus trabajos, no
pueden guarecerse entre personas y libros de su calidad. Les esperamos
con la certeza de que, como este libro, contribuirán a que Honduras
arrincone sus fantasmas y los inventos que no funcionan, junto con los
sicarios y los comisarios que les acompañan.
Ignacio Ruperez
Embajador de España en Honduras
Tegucigalpa, a 5 de Octubre de 2010
17
Esta 18 = en blanco y sin folio
18
Presentación
Ominoso golpe a la cultura hondureña
Q
uizá por ignorar o minusvalorar su vital función de gestor,
impulsor o canalizador de contenidos simbólicos que
contribuyen a formar y consolidar aspectos esenciales de la
identidad nacional, en Honduras la Secretaría de Cultura, Artes y
Deportes –SCAD–, el tradicional Ministerio de Cultura como también
suele llamársele casi desde su fundación, sólo ha servido de comodín
para los gobiernos de turno: recurso ad hoc para saldar todo tipo de
deudas con políticos inubicables en las «verdaderas» esferas de poder.
Salida viable para colocar a correligionarios, parientes y amigos cuyos
saberes les vedan el acceso a organismos más «delicados» y que exigen
sólidos conocimientos en los campos de las finanzas, la ciencia o la
técnica. Con honrosas excepciones, un albergue burocrático de personas
ajenas a la producción y, o, administración cultural.
De ahí que, en términos generales, los funcionarios de la SCAD
redujesen su papel a acciones de oropel: patrocinio de eventos que
habían sido organizados por otros (vr. gr., presentaciones de libros);
inauguración de ferias de pueblo; apoyo a desfiles de modas y reinados
de belleza; banalización de la cultura en un trasnochado folklorismo;
elaboración de folletitos turísticos o de promoción de alguna exposición
pictórica y, de vez en cuando, la importación de algún grupo o artista
internacional aplaudido por espectadores de las capas medias hacia
arriba... Por ningún lado la concreción del trabajo con una visión integral
de la cultura que priorizase, sobre todo, a la base popular multiétnica
para propiciar que esta se convirtiese en agente (emisor-receptor, en
constante intercambio de roles) de su propia producción espiritual.
Con la llegada del Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle, en sus dos
administraciones al frente de la SCAD (1994-1998; 2006-2010), la
situación descripta, poco a poco, empezó a dar un giro significativo:
descentralización de las oficinas regionales; creación de los consejos
regionales de cultura (con atención especial a los Objetivos del Milenio);
impulso y fortalecimiento a las Casas de la Cultura; selección rigurosa
19
del material bibliográfico destinado a la publicación y establecimiento de
firmes lazos de apoyo con instituciones internacionales dedicadas al
campo de la cultura.
En el caso del Instituto de Hondureño de Antropología e Historia
(IHAH) la selección, como gerente, del Dr. Darío Euraque fue
unánimemente celebrada. Con anterioridad, por su amplia y fecunda
trayectoria de trabajo, se le conocía como un científico al margen de la
política partidista, un académico solvente preocupado por desempeñar,
con seriedad profesional, cualquier trabajo que él mismo o las
circunstancias le impusieran. Pronto, su accionar satisfizo todas las
expectativas.
Este libro da cuenta de cómo fue la andadura del Dr. Darío Euraque por
los laberintos de la azarosa y turbulenta burocracia hondureña. Una
valiosa vitrina para conocer las interioridades del proceso de reingeniería
que implementó y que hizo del IHAH un ente visible en el panorama
cultural del país. Especialmente revitalizó el trabajo al involucrar, en
diversos proyectos, a todas las comunidades étnicas y a diversas
localidades de la provincia hondureña, las cuales se sintieron
copartícipes de acciones concretas que los dignificaban como pueblo o
sector.
Revitalizó el viejo y casi muerto Archivo Nacional. Con el apoyo
entusiasta de un grupo de jóvenes historiadores subrayó el papel de la
historia como eje vertebrador de cualquier trabajo cultural. Sin negar el
papel fundamental del legado maya, permitió comprender la importancia
de otras culturas y otros pueblos igualmente valiosos —sobre todo
porque son presencia viva en la Honduras de hoy— postergados o
ignorados por anteriores administraciones o por enfoques
intencionalmente distorsionados respecto de la historia y de la realidad
actual del país.
En otras palabras, al no perder de vista los objetivos con los cuales fue
creado el IHAH hizo efectiva su independencia respecto a enfoques o
manejos extra institucionales de interés meramente turístico y evidente
trasfondo económico. Lo reiteramos: de las entretelas de ese arduo
batallar nos informa este libro.
En eso el Dr. Euraque es riguroso. Bitácoras personales, cartas, citas,
referencias comprobables. No se le escapa ni olvida nada. Esa férrea
disciplina de historiador-investigador, acostumbrado al dato preciso con
el cual comprueba lo afirmado, se enriquece porque el Dr. Euraque, sin
perder objetividad, matizó la información con el aditamento de la
perspectiva personal desde la cual aborda su exposición. En esa forma, a
20
la vez testigo y víctima, expone, juzga y valora el accionar del estamento
oficial que, a partir del golpe de Estado del 28 de Junio de 2009, provocó
su ilegal salida del IHAH. Destacando, por supuesto, la descripción de
los hilos humanos —una especie de viaje a la sentina— que se
entretejieron para darle un golpe, no a Darío Euraque sino a toda la
arquitectura que él había diseñado para hacer del IHAH un ente efectivo
en la salvaguarda y promoción del rico patrimonio cultural del país.
Un libro necesario para comprender que el malhadado golpe de Estado,
además de la estela de sangre que todavía arrastra consigo ––las
violaciones a los derechos humanos no han cesado ni un solo día––
representó un retroceso de dimensiones incalculables en el ámbito
cultural: proyectos editoriales abortados; sitios arqueológicos sobre los
cuales crece la hierba porque el financiamiento externo venía
condicionado por el respaldo que le daba la credibilidad del Dr. Euraque;
interrupción de labores de restauración de objetos del patrimonio cultural
de varias comunidades; talleres de formación cortados abruptamente;
despido arbitrario de solventes y dinámicos profesionales a la cabeza de
oficinas y dependencias; desvíos y despilfarro de los recursos
económicos en insólitas actividades supuestamente culturales como un
desfile de modas, etc.
Pero el golpe de Estado, como ocurre siempre en los momentos de
crisis profunda, representó una toma de consciencia que nadie esperaba.
Sabemos que la tarea iniciada por los doctores Rodolfo Pastor Fasquelle
y Darío Euraque dejó semillas en tierra fecunda. Y, en alguna de esas
vueltas que da la historia, el pueblo reencontrará la ruta de un trabajo no
impuesto desde arriba (la pretendida elite «culta» en su papel de
factótum indispensable) sino brotado desde la profunda necesidad
espiritual de las inmensas capas poblacionales marginadas y preteridas
por siglos.
Helen Umaña
San Pedro Sula, 6 de Octubre 2010
21
Esta pág 22. = blanca
22
De esta pág. 23 = quitar folio
Introducción
23
“Honduras ha contado con una política cultural, pero
carente de un ordenamiento que la presente como un
conjunto coherente y armónico, ya que está dispersa en
varios instrumentos jurídicos, fruto de múltiples
decisiones tomadas a diferente niveles, en diferentes
épocas y con diferentes objetivos”.5
Alba Alonso de Quesada, 1977.
Ministra, Secretaría de Cultura, Turismo e Información.
Secretaria de la Comisión Nacional de UNESCO
(1978-1981)
E
l 28 de Junio de 2009 las Fuerzas Armadas de Honduras
violentamente apresaron y exiliaron al Presidente José Manuel
Zelaya Rosales, electo democráticamente a fines del 2005. Ese y
otros sucesos posteriores provocaron una de las mayores crisis sociales y
políticas en Honduras en los últimos 50 años, crisis que se vislumbraba
desde el 20056. Con el golpe de Estado del 2009 se destruyeron casi 30
años de gobernabilidad democrática establecida desde la Asamblea
Nacional Constituyente que generó la última Constitución del país, la de
1982. La comunidad internacional denunció la acción como un golpe de
Estado. El régimen instalado posteriormente gobernó hasta el 27 de
Enero del 2010, sin nunca haber sido reconocido oficialmente por la
inmensa mayoría de Estados miembros de Naciones Unidas, incluyendo
Estados Unidos de América (EUA) y todos los países de América Latina.
El régimen de facto despidió a casi todos los ministros del gabinete del
Presidente Zelaya y a casi todos los altos funcionarios que dirigían
instituciones autónomas del Estado hondureño.
5
Quesada, Alba Alonso. Hacia una política cultural de Honduras (París:
UNESCO, 1976), p. 66.
6
Euraque, Darío A. “Estructura Social, Historia Política y la Nueva Democracia en
Honduras”, en Política y Desarrollo en Honduras, 2006-2009: Los Escenarios
Posibles, Diego Achard y Luís E. González, editores (Tegucigalpa: PNUD, 2006), pp.
259-285.
24
Hasta el momento se han publicado diversos ensayos sobre los orígenes
de golpe, la terrible violación de los derechos humanos, el despilfarro de
recursos financieros y los esfuerzos diplomáticos de la Organización de
Estados Americanos por restituir al Presidente Zelaya, luego que
Honduras fuese expulsada de esa entidad en Julio de 2009. Diversos
libros se han publicado sobre el conjunto de estos temas. Estas memorias
se suman a la reflexión necesaria sobre el golpe de Estado del 2009.
Sin embargo, esta monografía aborda una temática un tanto descuidada
en las publicaciones existentes sobre los sucesos del 2009: el impacto del
golpe de Estado sobre el Patrimonio Cultural y la Identidad Nacional de
Honduras.
Para los propósitos nuestros, es de mérito destacar la siguiente
definición de Identidad Nacional en el contexto hondureño que
someramente resumió el colega Ramón Romero: “Entendemos la
identidad nacional como un estado de la conciencia colectiva de una
comunidad nacional, por la cual sus miembros se sienten formando parte
de un proyecto que corresponde a los intereses y aspiraciones
fundamentales de los distintos grupos, comunidades, clases, etnias y
culturas que integran la nación, y que lleva los ciudadanos a
comprometerse con lealtad, para realizar dicho proyecto”.7
Este testimonio, muy personal, relata el esfuerzo institucional de una
política cultural vinculada con un proyecto de fortalecer la Identidad
Nacional de Honduras por medio de su Patrimonio Cultural. En
particular, en Tegucigalpa, este testimonio comienza con la salida del
país del titular de la Secretaría de Cultura, Artes y Deportes (SCAD), el
Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle; luego pasa por la destitución de
importantes figuras dentro de la SCAD: Lic. Isadora Paz, Directora de la
Unidad de Gestión; Lic. Rebeca Becerra, encargada de la Dirección del
Libro y el Documento; y la Lic. Natalie Roque, encargada de la
Hemeroteca Nacional de Honduras.
Esa decapitación de funcionarias de la SCAD, completada ya para el 22
de Julio del 2009, se sumó a la salida del Lic. Salvador Suazo como
Viceministro de Cultura, el primer garífuna que ocupara ese cargo en la
historia de Honduras. El proceso culmínó el 1 de Septiembre del 2009
7
Romero, Ramón. “Reflexiones sobre la identidad nacional en Honduras”, Coloquio,
Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía, Compilador (Tegucigalpa:
Museo de Identidad Nacional, 2007), pp. 16-21. La obra clásica en Honduras sobre el
tema sigue siendo, Marvin Barahona, Evolución histórica de la Identidad Nacional
(Tegucigalpa: Editorial Guaymuras, 1991).
25
con mi destitución como Gerente del Instituto Hondureño de
Antropología e Historia (IHAH) y la destitución de la Lic. Yesenia
Martínez como Jefe de la Unidad de Historia de esa misma institución a
mediados de Noviembre. Ella también fungía como Coordinadora del
Centro Documental de Investigaciones Históricas de Honduras
(CDIHH), nombramiento hecho por el Dr. Pastor Fasquelle desde
Septiembre del 2008.
A mediano y largo plazo, a escala de la institucionalidad regional de la
cultura, el golpe de Estado trastornó relaciones íntimas entre la SCAD, el
IHAH y las Casas de Cultura y la Red de Bibliotecas de la SCAD,
Consejos Regionales de Cultura, con ciudadanos comunes, con
fundaciones privadas, con guardarecursos culturales locales, con
alcaldías y sus oficinas de turismo, con maestros promotores del
patrimonio cultural, desde los Valles de Sula y Comayagua, el Valle de
Jesús de Otoro, y municipios de importantes departamentos del país,
incluyendo Copán, Santa Bárbara, Olancho, Colón y Gracias a Dios en
La Mosquitia; simultáneamente, a partir del 28 de Junio se destruyeron
intensos años de minucioso trabajo con grupos étnicos organizados, en
particular en Copán con los maya chortí, en Olancho, en Colón y La
Mosquitia con los pech, los tawahka y los misquitos; igualmente, se
interrumpió el trabajo creativo y comprometido promovido por la SCAD
y el IHAH con comunidades lencas en Intibucá y Lempira, y con
garífunas en las zonas de Trujillo, La Ceiba y Tela en los Departamentos
de Colón y Atlántida y en los alrededores de Omoa, en el Departamento
de Cortés. Por último, se trastornó la relación que se consolidaba entre la
Estrategia para la Reducción de la Pobreza (ERP) y la cultura como eje
de desarrollo y fundamento de la Identidad Nacional.
En este testimonio registro esos y otros atropellos y asaltos contra el
patrimonio cultural y su institucionalidad en Tegucigalpa y muchas
regiones de Honduras. Sin embargo, estas memorias se concentran en
una exposición sistemática de la visión y las políticas, iniciativas y
gestiones promovidas por el IHAH, en coordinación con la SCAD, entre
mediados del 2006 y mediados del 2009, siempre en el interés de
promover una política cultural que contribuyera al fortalecimiento de la
Identidad Nacional de Honduras.
Los capítulos uno al cinco ofrecen una presentación general de esta
problemática mediante los siguientes temas: el establecimiento y ocaso
del Estado y la institucionalidad cultural en Honduras; reformas técnicas
y administrativas en el IHAH que introduje a partir del 2006; la creación
del CDIHH en la Antigua Casa Presidencial en Tegucigalpa; las
26
relaciones entre los Centros Históricos, la valorización de restos
arqueológicos y la participación ciudadana en los alrededores para
complementar el gran valor del parque arqueológico maya en Copán
Ruinas; y el Patrimonio Cultural de las Etnias en Honduras en un intento
por superar el folklorismo costumbrista y turístico. El último capítulo, el
seis, narra y reflexiona sobre la manera en que fui destituido, ubicando
esa coyuntura en la historia del IHAH desde su fundación en 1952 hasta
el golpe de Estado.
Resumo ese contexto histórico a manera de introducción. La
institucionalidad oficial de la cultura general y patrimonial en el Estado
de Honduras descansa en la SCAD y en el IHAH. El IHAH es un ente
autónomo del Estado, presidido en Consejo Directivo, por ley, por el
Secretario de Cultura en calidad de Presidente del mismo; el IHAH es
administrado por un Gerente nombrado por el Consejo Directivo,
compuesto de representaciones de cinco ministerios y tres instituciones
sociales. La SCAD fue fundada en 1975 e incluía también las carteras de
“Turismo” e “Información”8. En 1993 se estableció la Secretaría de
Turismo (SECTUR) per se, aunque desde 1971 existía el Instituto
Hondureño de Turismo (IHT).
Esto es importante cuando se toma en cuenta que el IHAH fue creado
en 1952, encargado de velar por el patrimonio cultural de la nación.
Formalmente el IHAH tenía una amplia misión, pero en realidad entre
1952 y fines de la década de 1980 el primordial interés de sus gerentes
fueron los famosos restos arqueológicos maya en Copán Ruinas9. Allí se
estableció un Parque Arqueológico de Copán (PAC) que también se
convirtió en el objetivo fundamental del IHT, es decir, promover el
turismo nacional e internacional a ese parque arqueológico. Esto se dio
en menoscabo de las necesidades de investigar, restaurar, conservar y
difundir el patrimonio cultural de la inmensa mayoría del territorio del
país, casi siempre supeditado a las estrategias más poderosas del IHT y
su valorización como generador de divisas en dólares, especialmente a
partir de la década de 1980.
A fines del siglo XX, como consecuencia de gestiones agresivas por
parte de los titulares en el IHT, el IHAH, SCAD y SECTUR, Copán
8
En Agosto de 1976 se contrató un consultor de UNESCO para realizar un
diagnóstico y recomendaciones para el futuro accionar de esta nueva secretaría. Ver
Darío Moreira. Honduras, Desarrollo Cultural, Informe Técnico RP/1975-76/3.321.7,
París, 1977.
9
Dixon, Boyd. “Copán Ruinas: La estructura económica de un pequeño poblado en
1980”, Yaxkin, Vol. XX1, Nº. 1 (2004), pp. 5-13.
27
Ruinas y su parque se convirtieron en eje de la nacionalidad cultural
oficial, a tal grado que desde fines de la década de 1970 se gestionó
convertir, ante la UNESCO, a la antigua ciudad Maya en Copán Ruinas
en “Patrimonio Cultural de la Humanidad”. Entre 1975 y el 2008 el
complejo arqueológico en Copán Ruinas se benefició de una inversión de
casi 70 millones de Lempiras en donaciones y préstamos provenientes
del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Banco
Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial, UNESCO y la
Cooperación Japonesa. Esa inversión no incluye la efectuada en recursos
técnicos, financieros y académicos aportados por importantes
universidades de EUA, incluyendo Harvard, Pennsylvania y Tulane, pero
que también participaron en los trabajos de investigación ejecutados en
Copán.
En su conjunto caracterizamos este proceso como la profundización de
la “mayanización” de Honduras, proceso que comenzó desde la década
de 1930 bajo la dictadura del General Tiburcio Carías Andino (19331949); a nivel ideológico superar la mayanización de Honduras se
convirtió en uno de los retos más importantes que enfrentaría el IHAH
entre el 2006 y el 2009. En ciertos círculos e instancias del Estado
cuestionar la prioridad institucional del PAC casi significaba desafiar la
nacionalidad oficial y popular, y hasta al “subconsciente colectivo”
afianzado en la interpretación banal de los antiguos Mayas.
Durante las décadas de 1980 y 1990 las campañas de mercadeo,
publicidad privada y programas curriculares de la Secretaría de
Educación se mancomunaron en promover lo antiguo maya como el
ancestro indígena más importante del país, a tal grado que incluso
Lempira fue perdiendo categoría ante la valorización de K'inich Yax
K'uk' Mo y 18 Conejo. El Altar Q y el Popul Nah supeditaron al peñón
donde murió Lempira en el imaginario oficial y popular. A partir del
2002, inauguraciones presidenciales comenzaron a celebrarse en el PAC,
siendo el Presidente Ricardo Maduro el primero en asociar su ascenso al
poder con un festejo en el PAC, y culmínando con el Presidente Manuel
Zelaya Rosales. Como veremos al final de estas memorias, Roberto
Michelleti Baín, quien asumió la presidencia luego de derrocar al
Presidente Zelaya, visitó el PAC, ya al final de su gobierno de facto, por
invitación del arqueólogo Ricardo Agurcia Fasquelle y la Asociación
Copán.
En una manera más concreta, la mayanización del Estado de Honduras
generó la siguiente situación estructural de las finanzas del IHAH, otro
formidable reto para la frágil institución: en el 2006 el IHAH generaba el
28
75% de sus propios ingresos mediante visitas a sus parques y museos,
pero el 90% de esta cifra tenía su origen en el PAC. Esta dependencia
profunda del PAC se convirtió en uno de los principales retos y desafíos
económicos que enfrentaría cualquier esfuerzo de política cultural que
valorara la totalidad del patrimonio del país y su relación con la
Identidad Nacional. Antes de la década de 1990 la política cultural del
IHAH menospreció la oportunidad de vincular la misión particular que
se le atribuye por ley, especialmente a partir de la Ley de Patrimonio
Cultural de 1984, de alentar la Identidad Nacional y sus nexos con la
historia como disciplina, como memoria colectiva y con las costumbres,
las tradiciones, y con la vida artesanal de las etnias de manera seria, sea
en Copán, y no digamos más allá, especialmente con los garífunas y los
misquitos.
Es más, ni la historia ni el legado cultural de Lempira como indígena
lenca fue objeto de prioridad de políticas patrimoniales en el IHAH, a
pesar de que la Secretaría de Educación lo vanagloriaba oficialmente
desde la década de 1920 por su resistencia y muerte al defender su
pueblo contra los conquistadores españoles durante el siglo XVI. En el
IHAH incluso la arqueología histórica de los lencas en el Occidente
territorial hondureño fue menospreciada entre la década de 1950 y el
2006; excepciones a la norma fueron autorizaciones a extranjeros para
investigar restos humanos ancestrales en esas zonas, complementadas
con una que otra reflexión folklórica sobre los guancascos y tradiciones
religiosas de los indígenas, y un proyecto de salvamento arqueológico
previo a la construcción de la represa de El Cajón en los primeros años
de la década de 1980. La arqueología histórica de los negros e indígenas
que construyeron la Fortaleza de San Fernando de Omoa tampoco se
escudriñó de manera sistemática. Igualmente, la arqueología histórica de
los garífunas similar se menospreció, gozando de muy pocas
investigaciones, y casi siempre realizadas por extranjeros. En fin, el
primer capítulo de este testimonio ubica las políticas culturales de la
SCAD y el IHAH con respecto al patrimonio cultural en el marco de la
mayanización y su institucionalidad dentro y fuera de Honduras y sus
vínculos con la Identidad Nacional.
A partir del 2006 el IHAH buscó transformar esta situación, contando
con el apoyo de la SCAD y del Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle, aunque
sufriendo cierto recelo por parte del personal de SECTUR y el IHT, pero
siempre coordinando con ellos, en el marco de las diferentes misiones de
esas instituciones del Estado. Tal colaboración acabó con el golpe de
Estado. Las instituciones de turismo, públicas y privadas, aprovecharon
29
la crisis provocada por el golpe para destituirme como legítimo Gerente
del IHAH nombrado en el gobierno del Presidente Constitucional de
José Manuel Zelaya. Esto se hizo para volcar la política del IHAH a los
intereses del turismo-mayanizado contra el del Patrimonio Cultural como
eje de la Identidad Nacional, por lo menos más allá de gestos retóricos y
documentales superficiales mostrados incesantemente en el canal de
televisión oficial del régimen impuesto a partir del 28 de Junio. Esa
situación continuaba aún en el 2010, incluso hoy en día.
Por último, es importante destacar que en el Consejo Directivo del
IHAH existen representaciones, por ley, de la Cámara Nacional de
Turismo de Honduras (CANATURH), del Instituto Hondureño de
Turismo (IHT) y la Secretaría de Turismo (SECTUR). Desafiar el apego
de estas instituciones a la mayanización y sus implicaciones a corto
plazo se hizo más complicado con otro reto estructural que se enfrentó a
partir del 2006: la valorización que hace la cooperación internacional, y
los organismos financieros multilaterales y bilaterales, el Banco
Mundial, el Banco Interamericano (BID) y el Banco Centroamericano de
Integración Económica (BCIE) de la mayanización y su papel en la
industria del turismo y sus complicados nexos con el patrimonio cultural
de Honduras. Este problema transversal de la institucionalidad oficial
cultural en Honduras se abordara en casi todos los capítulos de este
testimonio con fundamento en mis experiencias, con base en una amplia
documentación generada en el IHAH y, también, sustentada en la
extensa documentación pública existente en internet con origen en el
Banco Mundial, el BID y el BCIE.
Más allá de abordar y desafiar el peso de la mayanización de una forma
coherente con el fin de aglutinar las metas de trabajo en una política
cultural general coordinada con la SCAD y con el IHT-SECTUR, el
esfuerzo por cambiar el IHAH se particularizó también atendiendo la
primera meta de trabajo que se le asignó en el 2006: “completar la
reestructuración institucional del IHAH en sus aspectos administrativos,
técnicos y legales”.
Como se analiza en el capítulo uno, esa meta era una de las 10
asignadas a la Gerencia a partir del 2006. Este capítulo primero registra
las maneras especificas de cómo se enfrentó tal meta de trabajo que era
irónicamente un objetivo del legado del último momento gerencial del
Lic. Ricardo Agurcia Fasquelle en el IHAH (Junio 2005-Abril 2006).
Cabe recordar que el arqueólogo Agurcia Fasquelle fungió como Gerente
del IHAH por primera vez entre 1982 y 1986, siendo su padre
Embajador de Honduras ante el gobierno de Estados Unidos.
30
El capítulo dos de mis memorias se concentra en innovaciones
introducidas en atención a la meta uno, la creación de tres nuevas
“unidades” administrativas: Informática, Publicaciones y Relaciones
Públicas. No fue tarea fácil puesto que no existían fondos para articular
nuevas plazas con ese fin. Se procedió a redefinir plazas obsoletas, y, o,
cancelar subgerencias inefectivas. Para el 2007, por primera vez en la
historia del IHAH, la institución contaba con una Unidad de Informática,
con su jefe y asistente, que apoyaría inversiones en equipo y también
diseñaría una política de Informática en consonancia con la política
cultural coordinada con la SCAD.
Una de las primeras tareas fue crear una moderna página de web para el
IHAH. Esta a su vez serviría para difundir publicaciones que se
diversificaron y aumentaron como nunca en su historia del IHAH, en
gran parte porque la nueva Unidad de Publicaciones disponía, por
primera vez, con personal propio, jefe y asistente, ambos reclutados en
función de sus capacidades profesionales y literarias. Por último, la
Unidad de Relaciones Públicas llegó a contar con su propia oficina y
equipo, supeditada a la nueva Subgerencia de Promoción y Relaciones
Regionales, a cargo de la Lic. Patricia Cardona, con amplia experiencia
en el ramo. Así, las políticas culturales del IHAH comenzaban a contar
con una infraestructura de informática, publicaciones y difusión que
nunca jamás había tenido.
El capítulo tres relaciona esta visión reformista con el cometido por
reestructurar la Unidad de Historia y la coordinación del CDIHH en un
intento por convertir a la epistemología histórica en uno de los ejes de
esas reformas administrativas y técnicas en Tegucigalpa y con nexos
eventualmente con las regionales. Cuando asumí la Gerencia, la Unidad
de Historia recibía menos del 1% del presupuesto del IHAH, hecho que
se registró durante toda la década entre 1996 y el 2006. Eso cambió
profundamente a partir del 2007, todo con la intención de llevar a cabo
una de las reformas administrativas más profundas concebidas e
implementadas por el IHAH en coordinación con la SCAD, mediante
convenios inter-institucionales. Por primera vez en su más de 50 años de
vida institucional la venerable disciplina de la historia recibía no sólo el
respeto que se merece, sino recursos económicos, y nexos con la
institucionalidad de la disciplina en Honduras, especialmente con los
jóvenes egresados de la Carrera de Historia de la Universidad Nacional
Autónoma de Honduras (UNAH). También se tejieron relaciones
académicas más estrechas con la Academia Hondureña de Geografía e
Historia, institución a la cual se pretendía extenderle los beneficios de la
31
modernización administrativa y técnica que se profundizaba en la SCAD
y el IHAH. Lamentablemente, en el marco del golpe de Estado esta
institución mostró indiferencia ante los asaltos que sufrían la disciplina y
su servidor.
Por último, al final del capítulo tres se registra el proceso de creación
del CDIHH como eje fundamental del esfuerzo general por darle
prioridad a la “Historia” en el Instituto Hondureño de Antropología e
Historia (IHAH). Esa idea primero se planteó en un diagnóstico que
elaboré en 1995, solicitado por Olga Joya, entonces Gerente del IHAH
cuando también fungía como Secretario de la SCAD el Dr. Rodolfo
Pastor Fasquelle, ambos historiadores. La idea no se consideró hasta
fines del 2006, cuando se intentó cumplir con un compromiso de Estado
con el proyecto del Museo en la Casa de Morazán, y con el
cumplimiento de metas de trabajo relacionadas con la investigación
histórica, entre otras. El CDIHH se estableció en la Antigua Casa
Presidencial, a donde se trasladó el Archivo Nacional de Honduras a
comienzos del 2007, el archivo, otrora “muerto” del IHAH y también su
biblioteca especializada en temas de antropología y arqueología, única en
Honduras (esta había sido trasladada a la antigua Casa Presidencial a
comienzos del 2006, previo a mi llegada al IHAH.) En el inmueble
liberado por el Archivo Nacional de Honduras se decidió por fin
establecer un museo dedicado a la vida y obra del General Francisco
Morazán (1792-1842), prócer hondureño. La inauguración de este museo
se programó para Octubre del 2009; las autoridades impuestas por el
Golpe usurparon el proyecto y lo inauguraron en Enero de 2010.
A comienzos del 2007, ya liberado el antiguo espacio donde
permanecía decadente el Archivo Nacional de Honduras10, el CDIHH se
consolidó como una visión de la SCAD y del IHAH, en particular del Dr.
Pastor Fasquelle y yo. La iniciativa fue formalizada mediante convenios
oficiales de cooperación entre el IHAH, la SCAD, en general, y, en
particular, con la Dirección General del Libro y el Documento de la
SCAD, entonces a cargo de la Lic. Rebeca Becerra, tras la renuncia del
Dr. José Antonio Funes. Una vez formalizadas las relaciones
institucionales para el fortalecimiento del CDIHH, se proyectó una
agenda de trabajo que tenía que ver con el acondicionamiento de
10
En la década de 1980 el entonces Director del Archivo Nacional de Honduras, don
Julio Ponce, me permitió realizar tomas de video de las condiciones del archivo. Más o
menos en las mismas condiciones transitó en la década de 1990 y así lo encontré en el
2006 ––en total olvido.
32
espacios, proyectos de conservación, prevención y protección del
patrimonio documental en diferentes soportes técnicos; al igual, se
buscaba provocar una dinámica entre lo histórico y lo cultural mediante
una campaña de difusión y diálogo entre los que se dedican a la
investigación y los que se dedican a la gestión del patrimonio cultural y
su relación con la memoria histórica y la Identidad Nacional en
diferentes regiones del país.
Luego de una mirada a los resultados en dos años de funcionamiento
del CDIHH, entre Abril del 2007 y Junio del 2009, y la posible agenda a
seguir entre el II semestre del 2009 y el 2010, el capítulo tres aborda
como, desde el CDIHH y con todo el apoyo de convenios entre el IHAH
y la SCAD, se intentaba integrar y apoyar otros fondos documentales que
se encuentran en archivos municipales y en las Casas de la Cultura y la
Red de Bibliotecas a nivel nacional, especialmente aquellos donde el
IHAH realizaba trabajos de restauración en Centros Históricos
declarados monumentos nacionales. También se buscaba la reorientación
de la investigación histórica–cultural en Honduras mediante un programa
que incluía a historiadores locales y regionales y los historiadores
urbanos; este proceso se canalizaría mediante el Programa Conjunto
“Creatividad Cultural e Identidad para el Desarrollo Local” que
coordinan las Naciones Unidas y, antes del golpe de Estado, la SCAD y
el IHAH.
Además de la SCAD y el IHAH, la agenda del CDIHH estaba
acompañada y avalada por universidades e instituciones académicas
extranjeras como Harvard, la Universidad Centroamericana-IHNCA, la
Cooperación Alemana, el Gobierno de España, la UNESCO, la Oficina
Mundial de Turismo, entre otras. Todas estas relaciones se vieron afectas
negativamente luego del golpe de Estado del 28 de Junio. En el caso del
Programa Conjunto se congeló el comienzo de desembolsos de 6
millones de dólares destinados a programas, iniciativas y proyectos de la
SCAD, el IHAH y sectores privados trabajando el nexo cultura y
desarrollo. En cierta manera lo que hacíamos era retomar y profundizar
ideas plasmadas en el Primer Dialogo Nacional por la Cultura convocado
por la SCAD en 1999 en el gobierno del Presidente Carlos Flores
Facussé11. También merece señalarse la problemática destacada en el
11
Mejía, Mario. “Las políticas culturales: análisis y perspectiva para su desarrollo en
Honduras”. Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía,
Compilador, (Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), p. 74.
33
Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas en los primeros años de
la década pasada12.
En Julio del 2009 la visión de las nuevas autoridades y la ausencia en
otras en la SCAD, el IHAH y la Dirección del Libro y el Documento,
luego de ser destituidas por las autoridades del gobierno de facto, la
instalación de una oficina para reservistas militares provocó la
desestabilización de la Gerencia del IHAH y minó la misma
institucionalidad del CDIHH, siendo destituida su coordinadora, Lic.
Yesenia Martínez, el 16 de Noviembre de 2009. Fue tanto así que los
programas de prevención y protección del patrimonio documental, de
investigación y difusión histórica-cultural, así como la estabilidad del
personal técnico, se tambalearon entre lo que en un momento fue un
proyecto de participación ciudadana contrapuesta con las ideas banales
que ofrecieron las autoridades encargadas del Patrimonio Cultural del
régimen de facto, entre el 28 de Junio y Enero del 2010.
Durante la década de 1990 el IHAH revaloró el hecho de que la
arquitectura colonial de Comayagua había sido declarada “Monumento
Nacional” desde 1972. El capítulo cuatro de este testimonio aborda esa
problemática y nuestra postura al respecto. En ese marco comenzó una
estrecha coordinación de inversión, asesoría técnica y apoyo político
entre la Alcaldía Municipal de Comayagua, IHAH, SCAD y la Agencia
Española de Cooperación Internacional (AECI). Esto se daba en función
de convertir al conjunto de inmuebles restaurados, o por restaurarse, en
un Centro Histórico como atractivo turístico-cultural y sitio emblemático
de identidad regional y fundamento de la nacional. Igual proceso sucedió
con el Centro Histórico de Santa Rosa de Copán, y se profundizaba ese
proceso en Gracias, Lempira. En el 2006 la Subgerencia de
Conservación del IHAH gozaba de amplia experiencia en estos espacios,
especialmente en sus aspectos técnicos arquitectónicos y de ingeniería.
El éxito en este sentido comenzó con el primer período ministerial en la
SCAD del Dr. Pastor Fasquelle, entre 1994 y 1998, y durante la
administración gerencial en el IHAH de Olga Joya, de 1994 a 2002.
Sin embargo, desde el 2006 introdujimos importantes reformas a este
legado innovador, especialmente para abordar una serie de problemáticas
que impedían una integración más orgánica con otras líneas de trabajo,
iniciativas y proyectos que se llevaban a cabo en otras unidades y
subgerencias del IHAH. Un problema fundamental que debía superarse
12
PNUD. Informe Sobre Desarrollo Humano, La Cultura: medio y fin
(Tegucigalpa, PNUD, 2003).
34
es que se gestionaban, delimitaban, y restauraban los “centros
históricos”, por medio de las Oficinas de Centros Históricos (OCH), sin
insumos científicos por una Unidad de Historia verdaderamente equipada
y capacitada dentro del IHAH. Por otra parte, los ciudadanospropietarios de los inmuebles coloniales y decimonónicos, dentro de los
Centros Históricos y las OCH, habían gozado de escasa participación en
la delimitación y socialización de los proyectos técnicos asociados con
los programas coordinados entre el IHAH, las alcaldías y la AECI.
Por eso a comienzos del 2007 se creó una Unidad de Centros
Históricos dentro de la Subgerencia de Conservación. Además de atender
la falta de “historia” y de historiadores profesionales en los programas
asociados con los Centros Históricos supervisados por el IHAH por
medio de las OCH, y también abordar la escasa participación ciudadana
en los mismos, a partir del 2006 la Gerencia se esforzó por valorar los
restos arqueológicos en las zonas donde existían o podían crearse
Centros Históricos, desde Yarumela y Miravalle en el Valle de
Comayagua, pasando por vincular al Parque Eco-Arqueológico en las
Cuevas de Talgua con el Centro Histórico de Catacamas, y también el
muy novedoso esfuerzo de trabajar conjuntamente con la Alcaldía de La
Ceiba en su esfuerzo por delimitar su Centro Histórico caribeño con la
riqueza arqueológica en la Cuenca del Río Cangrejal. Igual se trabajó
muy de cerca con la Cámara de Turismo de La Ceiba.
Mediante esta política se buscaba “valorizar” los restos arqueológicos
en varios sentidos, para complementar el reconocido papel del PAC y su
mercadeo. En el caso de Yarumela y Miravalle se buscaba comenzar a
comprar tierras, promover investigación académica, todo con el fin de
establecer un Parque Arqueológico en el pleno centro de Honduras. Este
es un sitio espectacular para el cual desde 1950 se contaba con una tesis
doctoral de la Universidad de Harvard en EUA; es más, durante la
década de 1980 el Dr. Leroy Joesink–Mandeville, muy recordado aún
entre los pobladores del Valle de Comayagua, especialmente en
Miravalle, se apasionó con el sitio; generó todo un programa que se
pudiera haber aprovechado para fortalecer la relación entre la Identidad
Nacional y esa zona arqueológica tan importante para nuestro país e
imaginario cultural, sede de la capital colonial13. Más allá de las tesis
doctorales subsiguientes de parte del Dr. Boyd Dixon, y más
13
Joesink–Mandeville, Leroy. “Proyecto Arqueológico Valle de Comayagua:
investigaciones en Yarumela-Chilcal”, Yaxkin, Vol. IX, Nº. 2 (1986), pp. 17-41.
35
recientemente del Dr. Craig Goralski, el IHAH desaprovechó los aportes
académicos de Joesink-Mandeville en Yarumela, Valle de Comayagua.
En el caso de la Cuenca del Río Cangrejal, en el Caribe hondureño, se
buscaba lo mismo, con el reto de que en La Ceiba no se gozaba de un
Centro Histórico ya reglamentado ni de una OCH. En Olancho se
buscaban dos propósitos: establecer un Centro Histórico como
Monumento Nacional en Catacamas y una nueva OCH, y así integrar sus
beneficios con las ya conocidas Cuevas de Talgua, todo mediante un
Convenio firmado con la alcaldía de ese municipio en Octubre del 2006;
segundo se buscaba comprar tierras en la zona arqueológica de Dos
Quebradas en el Municipio de San Francisco de la Paz, apoyar la
investigación arqueológica en la región con académicos y diseñar un
Centro de Visitantes previo a promover un sencillo Parque Arqueológico
que contribuyera no sólo al conocimiento científico sino también a la
identidad regional y nacional y al empoderamiento de los ciudadanos
olanchanos en relación con su patrimonio cultural. Como en el caso de
Comayagua, Copán y el Valle de Sula, este proceso se presentaría en un
nuevo museo en Olancho, todo fundamentado en un convenio con la
fundación privada que administra la Casa de la Cultura en Juticalpa,
firmado en Octubre del 2006. Como en otras regiones, a estos proyectos
se integraron grupos étnicos. En el caso de Olancho se trabajó muy de
cerca con los pech en Dulce Nombre de Culmí y sus nexos con las
comunidades pech en las cercanías de Trujillo.
El capitulo cinco se concentra en la relación entre el IHAH y las etnias
en Honduras. El 20 de Julio del 2009, paradójicamente el Día de
Lempira, la Abogada Myrna Castro, encargada de la SCAD luego del
golpe de Estado, denunció a las autoridades que sustituyó en esa
Secretaría de “adoctrinar” a las etnias. De esta manera se menospreciaba
y denunciaba un conjunto de políticas destinadas a trascender un
folklorismo cursi promovido por la SCAD desde mediados de la década
de 1970 y combatido por la primera administración del Dr. Pastor
Fasquelle en esa Secretaría, entre 1994 y 1998. Durante ese período la
Ley de Patrimonio Cultural de 1984, primera normativa sobre ese tema
en la historia de Honduras, fue reformada, de tal manera que poco a poco
las etnias comenzaran a gozar de subjetividad en la Identidad Nacional
oficial. La Ley de Patrimonio Cultural de 1997, aún vigente, le añadió
los siguientes dos numerales al artículo de la ley que definía el
Patrimonio Cultural:
36
9. Las Manifestaciones Culturales de los pueblos indígenas vivos, sus
lenguas, sus tradiciones históricas, sus conocimientos y técnicas, sus
formas de organización, sus sistemas de valores, sus prácticas
religiosas y los lugares asociados a ellas; y,
10. Las Manifestaciones Culturales de origen vernáculo vivas que
sean de interés antropológico e histórico, organizaciones y
celebraciones religiosas, música y danza, los prototipos de la
producción artesanal y del arte culinario, la tradición oral.
Desde el 2006 la Gerencia del IHAH coordinó varios proyectos con la
SCAD dirigidos a la mayoría de los nueve grupos étnicos reconocidos
por el Estado de Honduras. El capítulo cinco de este testimonio detalla
importantes iniciativas y proyectos promovidos por el IHAH, en
coordinación con la SCAD, ante los grupos étnicos de Honduras. Se
destacaran convenios y proyectos con los maya chortí y su Consejo
Nacional Indígena Maya Chortí (CONIMCHH), y con la Organización
de Desarrollo Etno Comunitario (ODECO) de los garífunas en la región
de La Ceiba. Por otra parte se perfilaron diversas modalidades y
mecanismos que buscaban una integración de las etnias en iniciativas del
IHAH y de la SCAD. Varios proyectos financiados e implementados
entre sectores de los pech, tawahka y misquitos en Olancho, Colón, y
Gracias a Dios evidenciaron este compromiso. Entre otros, en este
capítulo se destacan los Talleres denominados “Del Olvido a la
Memoria”, con nexos con los esfuerzos de la Dra. Rina Cáceres, de la
Universidad de Costa Rica, por visibilizar la historia de la Diáspora
Africana en Centroamérica.
Estos talleres fueron actividades programadas por el IHAH en el
cumplimiento de varias Metas de Trabajo para el período 2006-2010: la
Meta Nº. 6, “a través del Programa Nacional de Turismo Sostenible,
[para] realizar la investigación, consolidación y puesta en valor de la
Fortaleza de San Fernando de Omoa y el Sitio Arqueológico de Río
Amarillo”; la Meta Nº. 7, [para] “fomentar, a través de los centros
nacionales e internacionales de educación superior, la formación de
profesionales hondureños en las áreas de Antropología, Historia y
ciencias afines tales como la Museografía y la Conservación”, y la Meta
Nº. 10, [para] “Planificar el desarrollo de nuevos parques arqueológicos
en el país (ejemplo: Yarumela y Tenampúa en el Valle de Comayagua) y
museos (ejemplo: Nacional de Arqueología en Tegucigalpa e Historia
Colonial en Comayagua). En este contexto se presentó una propuesta con
37
ese fin ante UNESCO, en Agosto de 2008, la cual fue aprobada por esa
importante institución.
Los talleres citados fueron organizados y se desarrollaron en los meses
de Noviembre y Diciembre del 2008. Esta actividad fue la primera en
Centroamérica como parte del Proyecto “La Ruta del Esclavo” que
patrocina la UNESCO, iniciativa que surgió en el Taller subregional
“Sociedades multiculturales: fortalecimiento de una gestión cultural
proactiva de los afro descendientes en Centroamérica”, celebrada en
Costa Rica en el 2005. Además, estos proyectos incluyeron desde
documentales hasta libros y un nuevo énfasis en publicaciones sobre las
etnias en la revista especializada del IHAH, Yaxkin. Esta a su vez
cambió radicalmente, desde su presentación externa hasta la
interdisciplinaridad, cuando amplió la valorización de la arqueología más
allá del mundo maya o del Valle de Sula y cuando también se amplió la
presentación de la historia de Honduras en esa revista.
Por otra parte, la Yaxkin y otras publicaciones se distribuían en las
regiones de habitación de las etnias mismas: con los tolupanes en la
Montaña de la Flor; los pech en Dulce Nombre de Culmí y en SilínMoradel, Trujillo; los tawahka y los misquitos en las riberas del Río
Patuca. Es más, se financiaron visitas de guardarecursos culturales de las
etnias a otras regiones patrimoniales del país para contrarrestar el
aislamiento y poco a poco promover una visión nacional del patrimonio
étnico. Igualmente, los museos del IHAH se rediseñaban bajo esta
política cultural de incluir las más avanzadas investigaciones
etnográficas e históricas sobre las etnias en Honduras, pero similarmente
con la presencia de las etnias mismas. Fue también con ese sentido que
se estableció el Archivo Etnohistórico del IHAH, antes conocido como el
“archivo muerto”.
El último capítulo de este testimonio, el seis, aborda mi destitución,
especialmente en relación al nombramiento de la Abogada Castro como
Ministra de Cultura. La Abogada Castro fue instalada en el cargo del Dr.
Pastor Fasquelle el uno de Julio del 2009. Dos días después me convocó,
junto con los Subgerentes del IHAH y su Secretario General, a las
instalaciones de la SCAD, a la antigua oficina en que tantas veces me
reuní con el Dr. Pastor Fasquelle para abordar temas de coordinación de
la política cultural. Una de las Subgerentes, la Lic. Eva Martínez, quien
terminaría como “Coordinadora” de un “Comité Técnico” organizado
para administrar el IHAH cuando nadie aceptó la Gerencia luego del uno
de Septiembre, fecha de mi destitución, no estuvo presente porque se
encontraba en Chile. En esa reunión la Abogada Castro me habló de su
38
conocimiento de la cultura y su legislación, así como de su compromiso
con la democracia. Una semana después despedía a Isadora Paz y Rebeca
Becerra, y días después a Natalie Roque por cuestionar el golpe y
defender la política cultural de la SCAD y el IHAH tal como la
formulamos conjuntamente con el Dr. Pastor Fasquelle.
El 14 de Julio, cuando se cumplían 40 años de la invasión a Honduras
por las fuerzas armadas de El Salvador, la Abogada Castro autorizó la
apertura de una “oficina” para reservistas militares en la antigua Casa
Presidencial, en el propio Centro Histórico de Tegucigalpa, calle de por
medio con la Hemeroteca Nacional y el Banco Central de Honduras. Con
el visto bueno de la Abogada Castro, según las propias autoridades de la
Asociación de Reservistas de las Fuerzas Armadas que visitaron la
oficina de la Gerencia del IHAH el 13 de Julio, se buscaba establecer esa
oficina para allí registrar reservistas como parte de una estrategia de
defensa ante la “eminente” invasión de Honduras por Hugo Chávez,
Presidente de Venezuela. En conversaciones que sostuve con el Sr. Hugo
Llorens, Embajador de EUA en Honduras, hablamos sobre la histeria
promovida por el gobierno de facto, mecanismo desplegado por ese
gobierno para afianzarse en el poder, en este caso con consecuencias
nefastas para el IHAH. Coincidimos que la histeria se promovió a
propósito.
En esos momentos las amenazas del Presidente Chávez por derrocar al
régimen impuesto por las armas el 28 de Junio en Honduras sirvieron
para promover una histeria de inseguridad nacional que entonces llegaba
a amenazar el patrimonio arquitectónico y documental en uno de los
inmuebles más emblemáticos en el imaginario nacional, a escasos pasos
del Congreso Nacional y de la Galería Nacional de Honduras. Ante esta
situación, el 18 de Julio mis abogados y yo formulamos una denuncia
legal de las decisiones tomadas por la Abogada Castro, misma que se
distribuyó a nivel nacional y mundial por internet. Dos días más tarde la
Abogada Castro denunciaba a las autoridades legítimas de la SCAD de
haber querido “adoctrinar” las etnias y usar sus Casas de la Cultura y la
Red de Bibliotecas para distribuir literatura “progresista” y
“revolucionaria”. Estas absurdas declaraciones, más el apoyo a los
reservistas, fueron rechazados y denunciados por múltiples
personalidades e instituciones a nivel nacional e internacional. Ya para
fines de Julio la Abogada Castro negaba la autorización plasmada
mediante un “visto bueno” en la solicitud oficial hecha por los
reservistas el 13 de Julio en papel con membrete de esa organización.
39
Las confrontaciones entre el IHAH y las fuerzas del golpe de Estado en
la SCAD se agudizaron a fines de Julio y hasta bien entrado el mes de
Agosto del 2009. El capítulo seis detallará algunas de las características
de ese proceso, especialmente en relación con la defensa del CDIHH,
puesto que además de estar ubicado en la antigua Casa Presidencial se
organizaba como eje de una nueva visión para valorar la historia en
Honduras. El hecho es que para fines de Agosto los desaciertos y
transgresiones de la Abogada Castro fueron objeto de críticas públicas a
nivel nacional e internacional. Es más, durante la última semana de
Agosto se dieron varios esfuerzos por parte de algunos de estos
interlocutores por contravenir la decisión que tomara la Abogada Castro
de destituirme de un sólo plumazo mediante un infame oficio fechado 20
de Agosto. De esa manera la Abogada Castro pretendía terminar con
años de trabajo, haciendo referencia a un Decreto Ejecutivo
presuntamente firmado por Roberto Michelleti Baín que nunca apareció.
Sospecho que lo inventaron, seguros quizás de que su proceder
amedrentaría a su servidor y sus más leales colaboradores y
colaboradoras.
Luego que yo rechazara el oficio de despido con mi propio documento
legal, los varios esfuerzos de reconciliación fracasaron. Para el uno de
Septiembre la Abogada Castro, con la colaboración de varios personajes
e instituciones vinculadas a la industria del turismo, organizó mi
destitución de la Gerencia del IHAH. Al final llegaron a mi oficina en
Tegucigalpa apoderados de la Abogada Castro con su administrador, el
Ing. Virgilio Paredes, a forzarme a leer mi propia cancelación, so pena
de procesarme en los tribunales controlados o amenazados por las
autoridades de facto. Conservamos fotografías tomadas por la Lic.
Yesenia Martínez en los mismos tristes momentos en que se me obligó a
leer este documento, ello con la presencia de Fiscales de Delito Común
del Ministerio Público. Ya para Diciembre del 2009 la Abogada Castro
impuso al Ing. Paredes en la Gerencia del IHAH14. Hoy en día continúa
en ese puesto. Más pormenores asociados con la conspiración en mi
contra los registramos en el capítulo seis de estas memorias.
En fin, el golpe de Estado perpetrado en Honduras el 28 de Junio del
2009 violentó la vida democrática del país y la frágil institucionalidad
del Estado después de casi tres décadas de dejar atrás gobiernos
militares. En los sietes meses que duró el gobierno de facto generó terror
14
Acta Número 444, Actas de Sesiones del Consejo Directivo del IHAH, 14 de
Diciembre, 2009.
40
e intimidación contra sus opositores y desembocó en una amplia
violación de los derechos humanos a miles y miles de hondureños.
Ningún gobierno del mundo reconoció al régimen impuesto. Se
congelaron millonarios recursos con origen en la cooperación
internacional y aportes académicos, especialmente estadounidenses.
Según nuestros estimados desglosados al final de estas memorias, fueron
afectados aproximadamente 39 millones de Lempiras en proyectos de
patrimonio. Varios libros han abordado los problemas y dramas
asociados con el golpe de Estado del 2009. Sin embargo, la violencia
contra la institucionalidad cultural oficial, producto del golpe, no se ha
relatado en detalle. Este testimonio histórico es un primer aporte para
contrarrestar ese vacío, rescatando la historia de nuestras experiencias
del olvido a la memoria, y contribuir con la justicia general en nuestro
país15.
15
Barahona, Marvin. “Memoria, verdad y justicia: hacia un nuevo paradigma”,
Actualidad (Abril 2010), pp. 11-20.
41
Esta pág.42 = blanca
42
Capítulo 1.
El Estado y la Institucionalidad Cultural
en Honduras, 1952-2006
Esta pág. 43 = quitar folio
43
“En este caso [en 1975] el futuro es el turismo que trae
trabajo para muchos y bienestar a este país, porque con
las ruinas restauradas y exploradas vendrían muchos
visitantes de todas partes del mundo y Copán se
convertiría en la meca del turismo americano… Seguí
hablando de Copán. Que Copán aquí, allá, etc., hay que
hacer conciencia de lo que representa para la patria, yo
quisiera que hasta el último hondureño conociera del
significado y del valor de Copán” 16.
Dr. José Adán Cueva Villamil (1914-2003).
Gerente, Instituto Hondureño de Antropología e Historia
(1974-1980)
I. Introducción
C
uando asumí la Gerencia del Instituto Hondureño de Antropología
e Historia (IHAH) en Junio del 2006 su institucionalidad había
sucumbido radicalmente. La situación contrastaba profundamente con su
dinámico reflorecer durante muchos años de estabilidad gerencial bajo la
tutela de Olga Joya desde 1994 hasta comienzos del 2002.
Entre la salida de Joya y mi llegada al IHAH la institución sufrió
caóticos cambios gerenciales como nunca en su historia. Ello tuvo
implicaciones nefastas para la institución en sí, y para su relación con
otras instituciones del Estado hondureño y la cooperación internacional
que tanto necesitaba la institución. Entre 2002 y comienzos del 2006
ocuparon la Gerencia del IHAH cuatro funcionarios; peor, hubo dos
importantes períodos sin gerente (Cuadro Nº. 1.1).
16
Cueva, José Adán, entrevistado por William Fash, Junio 1993, “PrefacioEntrevista”, en Visión del Pasado Maya: Proyecto Arqueológico Acrópolis de Copán,
Ricardo Agurcia Fasquelle y William Fash, eds. (San Pedro Sula: Asociación Copán,
1996), pp. 18 y 22.
44
Cuadro Nº. 1.1
Gerentes del IHAH (1994-2010)
Período
1994-2002
5/2/02-3/4/04
4/4/02-23/8/02
24/8/02-28/2/03
1/3/03-23/6/05
23/6/05-19/4/06
20/4/06-18/6/06
19/6/06-1/9/09
7/9/09-14/12/09
15/12/09-
Nombre
Dra. Olga Marina Joya
Sin Nombramiento
Arq. Gilberto Lagos
Sin Nombramiento
Lic. Margarita Durón Gálvez
Arq. Ricardo Agurcia Fasquelle
Arq. Santos Vito Véliz
Dr. Darío A. Euraque
Comité Técnico
Ing. Virgilio Paredes
Tiempo de
gestión
8 años
2 meses
5 meses
6 meses
2.5 años
9 meses
1.5 meses
3 años, 3 meses
3.5 meses
Simultáneamente, la Secretaría de Cultura, Artes y Deportes (SCAD)
sufrió la presencia de cuatro diferentes Secretarios: Mireya Batres hasta
Enero de 2004; Arnoldo Avilés hasta Mayo de 2005; el Dr. José Antonio
Funes, del uno de Junio de 2005 hasta Agosto del mismo año; y el
Abogado Octavio Sánchez Barrientos, hasta Marzo de 200617. Durante
esos años se especuló que el Presidente Ricardo Maduro consideró, por
presiones o insinuaciones del Banco Mundial, cerrar la SCAD y trasladar
sus funciones a la Secretaría de Educación. Simultáneamente, las
autoridades del Instituto Hondureño de Turismo (IHT) y la Secretaría de
Turismo (SECTUR), encabezados por Thierry de Pierrefeu Midence,
aprovecharon la coyuntura y fragilidad y casi descalabro de la SCAD y
el IHAH para re-institucionalizar la “mayanización” de Honduras
cuestionada en la década de 1990 y así re-convertir al IHT y la SECTUR
en las instituciones protagónicas de la Identidad Nacional; como
veremos en seguida, de esta manera se menospreciaban y marginaban
importantes avances de la década de 1990 por diversificar la oferta
cultural más allá de las Ruinas Mayas de Copán . Simultáneamente, a
comienzos del 2005 el Presidente Maduro, su Secretario de Finanzas,
Camilo Atala, Pierrefeu Midence, la historiadora Leticia Oyuela, el
arqueólogo Ricardo Agurcia Fasquelle y otros establecieron la
17
En su juventud el Abogado Sánchez publicó un llamativo ensayo donde, según
Segisfredo Infante, el autor exploraba sus “proyecciones futurológicas”. Ver Octavio
Sánchez Barrientos, Estirpe Maya: El Renacer de una Civilización (Tegucigalpa:
UNAH, 1993).
45
Fundación Hondureña para la Identidad Nacional18. Desde entonces, y
para los próximos 99 años, la fundación se convirtió en propietaria y
administradora del Museo de Identidad Nacional (MIN), así evidenciado
las prioridades de esa administración19.
El MIN se estableció en un precioso inmueble del Centro Histórico de
Tegucigalpa, a seis o siete cuadras de las oficinas centrales del IHAH y
dirigido muy diestramente por el Lic. Mario Mejía. El inmueble se llamó
por décadas “los Ministerios”, puesto que allí funcionaron diferentes
Secretarías de Estado, especialmente desde la dictadura del General
Tiburcio Carías Andino (1933-1949). El edificio se restauró con fondos
del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización de
Estados Iberoamericanos (OEI) y millonarias donaciones de la
cooperación internacional, especialmente del gobierno de Japón, Según
Pierrefeu Midence, el gobierno de Japón donó 43 millones de Lempiras y
Taiwán otros 17 millones de Lempiras. En ese proceso, el IHAH
simplemente supervisó lo técnico, y prestó piezas, habiéndose
prácticamente convertido la institución, para ese entonces, casi en un
edecán de SECTUR20. Para Junio del 2005 el Lic. Agurcia Fasquelle,
siendo Director Ejecutivo de la Asociación Copán, en alianza con
Pierrefeu Midence, despidieron a doña Margarita Durón de Gálvez de la
Gerencia del IHAH. Luego el Lic. Agurcia Fasquelle se convirtió en
Gerente del IHAH una vez más y desde allí apoyó al MIN21. A mí me
tocó firmar el nuevo Convenio de Asistencia recíproca entre el IHAH y
el MIN con el Presidente de la Fundación en Noviembre del 2006, don
Camilo Atala.
Como veremos más adelante, en Agosto del 2009, y quizás antes, el
Lic. Agurcia Fasquelle se convirtió en asesor de Myrna Castro como
Ministra de la SCAD. Yo fui destituido el uno de Septiembre, acusado
de, entre otras cosas, descuidar la administración del Parque
Arqueológico de Copán (PAC). Ya para fines de Diciembre del 2009 el
Lic. Agurcia Fasquelle fue condecorado con la Hoja Laurel de Oro,
máximo galardón otorgado por la SCAD, por sus servicios a la
arqueología en Honduras (el Dr. Pastor Fasquelle había decidido
18
“Acta Constitutiva, Fundación Hondureña para la Identidad Nacional”, 21 de
Abril, 2005. Archivo, Gerencia, IHAH.
19
Ibíd.
20
Acta Número 395, Actas de Sesiones del Consejo Directivo del IHAH, 23 de
Junio, 2005.
21
“Convenio de Apoyo Recíproco entre el Instituto Hondureño de Antropología y la
Fundación para la Identidad Nacional”, 9 de Enero, 2005. Archivo, Gerencia, IHAH.
46
otorgarle el galardón a la Dr. Rosemary Joyce). Agurcia Fasquelle
recibió el pergamino de manos de Castro y de Roberto Michelleti Baín
en una suntuosa ceremonia en el Salón Morazán de la Casa Presidencial.
En esos mismos días, el 14 de Diciembre, Castro y su Consejo Directivo
del IHAH nombraban al Administrador de la SCAD, Ing. Virgilio
Paredes, como nuevo Gerente del IHAH, violando la ley orgánica del
IHAH una vez más22. Asumió el cargo el cuatro de Enero del 2010.
Estos acontecimientos, las personalidades involucradas y el impacto
del golpe de Estado de 2009 sobre el patrimonio cultural, su
institucionalidad y el fortalecimiento de la Identidad Nacional deben
ubicarse, primero, en nuestro esfuerzo por resolver no sólo los problemas
acumulados en el IHAH del período 2002-2006 sino también en un
esfuerzo más profundo por revertir la mayanización en general y cómo
ha incidido históricamente en las políticas de cultura patrimonial del país
y desde el Estado. Este no era un proyecto específico del “Capítulo de
Cultura” en el Programa de Gobierno del Presidente Manuel Zelaya
Rosales, según memoria de quien redactó el programa general y el
capítulo de cultura, el Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle23. Sin embargo, entre
el Dr. Pastor Fasquelle y yo coincidíamos, a partir del 2006, que
debíamos retomar la “descopanización” de la gestión del patrimonio
cultural, tal como lo comenzaron en la administración del Presidente
Carlos Roberto Reina, entre 1994 y 1998.
Por mi parte, yo había expuesto sobre la problemática desde Julio de
1998 en una ponencia ante el IV Congreso Centroamericano de Historia
celebrado en Managua, Nicaragua24. Es más, ya para ese entonces
realizaba una extensa investigación sobre la historia etnoracial de
Honduras y su Identidad Nacional, en la cual el tema del imaginario
maya en Honduras se contrastaba con otras problemáticas relacionadas,
desde la historia del cacique Lempira, la xenofobia anti-árabe y antijudía, la presencia garífuna en la Diáspora Africana en Hondura,
incluyendo la negación, por parte de muchos hondureños de su herencia
negra en el marco del mestizaje en el país.
22
Acta de Sesión Nº. 444, Actas de Sesiones del de Consejo Directivo del IHAH,
15 de Diciembre del 2009.
23
Pastor Fasquelle, Rodolfo. “Los Planes de Mel en Cultura: un Compromiso de la
Inteligencia”, manuscrito, Octubre 2005, y comunicación electrónica, Pastor Fasquelle a
Euraque, 16 de Marzo, 2010.
24
Euraque, Darío A. Conversaciones Históricas con el Mestizaje en Honduras y
su Identidad Nacional (San Pedro Sula: Centro Editorial, 2004), capítulo 2.
47
Por lo tanto, merece primero en este capítulo historiarse un tanto la
evolución de la institucionalidad cultural del Estado de Honduras y su
relación con la “mayanización” de Honduras en el siglo XX, tal como se
despliega hoy en día en el famoso Auditorio Copán Virtual del MIN, e
incluso en el Museo de la Niñez “Chiminike en Tegucigalpa. Este fue
fundado en el 2003 bajo administración de la Fundación Profuturo
liderada por el hermano de don Jorge Bueso Arias, Guillermo Bueso,
como Presidente, y doña Mary Flake de Flores Facussé como VicePresidenta. Don Guillermo Bueso murió en Diciembre del 2009, siendo
Presidente del Banco Atlántida25.
Según el “Guión Museográfico de la Sala de Honduras y su Gente” de
Chiminike, esta se acondicionaría “de tal manera que la población meta
tenga la oportunidad de sentirse en un ambiente real, por ejemplo al de
una cueva, que experimente esa sensación que viven los arqueólogos al
momento de descubrir una osamenta de los antepasados y enriquecer el
conocimiento de los Mayas a través de la reproducción del Arco Falso, el
templo Rosalila, el Altar Q y la Choza Maya”26. La mayoría del
financiamiento para Chimike lo brindó el Banco Mundial y luego
aportaron numerosas empresas importantes del país. Documentos
propios del estudio de factibilidad del Banco Mundial, desde 1998 hasta
el 2006, enfatizaban, que “maestros, padres de familia y niños y niñas
serán entrevistados y consultados y se realizaron investigaciones sobre
qué deben aprender los niños y niñas sobre los Mayas y otros grupos
étnicos”. El MIN complementaba a Chiminike en ese sentido. Según el
material de promoción pública en su página de web en el internet, “si no
ha tenido la oportunidad de visitar el Parque Arqueológico de Copán, en
el MIN encontrará un auditorio que muestra, en una versión tecnológica
de avanzada, la ciudad de nuestros ancestros mayas: Copán”27.
25
Páginas web del MIN y Chiminike, 2009; “Credit Nº. 3250-1-Ho, Amendment,
Development Credit Agreement, Interactive Environment Learning and Science
Promotion Project PROFUTURO, between Republic of Honduras and International
Development Association, 17, Octubre 2001, pagina web, Banco Mundial.
26
Guión Museográfico Chiminike, Sala “Honduras y su Gente”. Agradezco la
gentileza de Alanyda Melara de Stol el haberme enviado este Guión. En esos días me
contactaron para evaluar el Guión. Correspondencia electrónica, 19 de Mayo del 2008;
ver también Analyda Melara de Stol, “El legado de don Guillermo Bueso en Chiminike”,
La Tribuna, 23 de Diciembre, 2009. Ver igual, World Bank Report Nº. PID6982,
“Honduras- Interactive Environmental Learning and Science Promotion Project
PROFUTURO”, Mayo 1999.
27
Ibíd.
48
II. La Institucionalidad oficial
de la Cultura hasta la década de 1970
La institucionalidad oficial de la cultura general y patrimonial en el
Estado de Honduras descansa en la SCAD y en el IHAH. En el 2006 la
SCAD contaba con 380 empleados y el IHAH con 140. Como ya se
anticipó, el IHAH es un ente autónomo del Estado, presidido en Consejo
Directivo por ley por el Secretario de Cultura en calidad de Presidente
del mismo; el IHAH es dirigido por ley por un Gerente nombrado por el
Consejo Directivo. La SCAD fue fundada en 1975, cuando también
llevaba las carteras de “Turismo” e “Información”. En 1993 se estableció
la Secretaría de Turismo (SECTUR) en sí, aunque el Instituto Hondureño
de Turismo (IHT) existía desde una década antes28. A fines de la década
de 1990 la SCAD buscó implementar algunos de los compromisos
adquiridos desde las décadas de 1960 y 1970, cuando el Estado de
Honduras se había adherido a convenios con el Consejo Internacional de
Monumentos y Sitios (ICOMOS, 1966), con la UNESCO (1963-1972) y
con la Organización de Estados Americanos (OEA, 1976). En 1979
Honduras ratificó la Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO.
Como veremos adelante, en las dos décadas posteriores el Estado ratificó
más y más convenios que vincularon lo local con la globalización
imperante.
Es importante que se tome en cuenta que el IHAH fue creado en 1952,
encargado de velar por el patrimonio cultural de la nación, incluyendo
sus nexos con el turismo29. Así lo afirma su decreto de creación.
Formalmente el IHAH tenía una amplia misión, pero en realidad entre
1952 y fines de la década de 1980 el primordial interés de sus gerentes
fueron los famosos restos arqueológicos maya en Copán Ruinas y sus
nexos con el turismo. Allí se estableció el Parque Arqueológico de
Copán (PAC) que también se convirtió en el objetivo fundamental del
IHT, es decir, promover el turismo nacional e internacional a ese parque
arqueológico. Esto se dio en menoscabo de las necesidades de investigar,
restaurar, conservar y difundir el patrimonio cultural de la inmensa
mayoría del territorio del país, casi siempre supeditado a las estrategias
28
En general la secuencia de la creación de las instituciones de cultura, turismo y
patrimonio se encuentra en Euraque. Conversaciones (2004), especialmente, pp. 226241 y 249-264.
29
Acuerdo Nº. 215, 22 de Julio, La Gaceta, 1952.
49
más poderosas del IHT y su valorización como generador de divisas en
dólares, especialmente a partir de la década de 1980. Este es un
importante aspecto de lo que ya introdujimos como la mayanización de
Honduras.
A fines del siglo XX, como consecuencia de gestiones por parte de los
titulares en el IHT, el IHAH, la SCAD y SECTUR, Copán Ruinas y su
parque se convirtió en el eje de la nacionalidad cultural oficial, a tal
grado que desde fines de la década de 1970 se gestionó convertir a la
antigua ciudad Maya en Copán Ruinas, ante la UNESCO, en
“Patrimonio Cultural de la Humanidad”. Entre 1975 y el 2008 el
complejo arqueológico en Copán Ruinas se benefició de una inversión de
casi 70 millones de Lempiras en donaciones y préstamos provenientes
del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Banco
Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial, UNESCO y la
Cooperación Japonesa (Cuadro Nº. 1.2). Esta inversión no incluye lo
concerniente a recursos técnicos, financieros, y académicos aportados
por importantes universidades de EUA, incluyendo Harvard,
Pennsylvania y Tulane, pero que también formaron parte de los trabajos
allí. Sin embargo, es importantísimo destacar que la mayanización
durante las décadas de 1970 y 1980 tenía raíces profundas en corrientes
intelectuales en Honduras desde el siglo XIX y especialmente a partir de
la dictadura del General Tiburcio Carías Andino.
Ubiquémonos primero en una noción más general, con base al
reconocimiento que hace la historiografía hondureña en la segunda mitad
del siglo XIX: durante aquellas décadas el Estado hondureño comenzó a
fomentar la creación de una Identidad Nacional oficial. Esta tenía como
fin, entre otras cosas, educar a los ciudadanos mediante discursos
oficiales sobre el pasado indígena y su papel en la evolución histórica del
país. Este discurso presumió el inevitable derrumbe de los “restos” de las
civilizaciones indígenas, pero también el rescate de las “ruinas”
monumentales que permanecían inertes sobre el territorio del país,
especialmente los vestigios Mayas.
Por lo tanto, una primera aproximación a la noción de “la
mayanización” reconoce este proceso simplemente con un énfasis oficial
50
por rescatar ruinas como legado ancestral de una “nacionalidad” por
construirse.30
Cuadro Nº. 1.2
Inversiones gestionadas por el Estado nacional de Honduras para el
Parque Arqueológico de Copán Ruinas, 1975-2008
Año
1975
19821985
19881997
1998
19992001
2003
2004
2005
2006
20072008
Ente Financiero Internacional
Monto en L.
Banco Centroamericano
de Integración. Económica
Banco Mundial
8 000 000.oo
Agencia Internacional de Desarrollo
8 000 000.oo
Organización de Naciones Unidas
para la Ciencia y la Cultura
Banco Mundial
2535.45
6 877 080.oo
Instituto de Conservación Getty
Organización de Naciones Unidas
para la Ciencia y la Cultura
Organización de Naciones Unidas
para la Ciencia y la Cultura
Banco Mundial (PDVRC)*
Gobierno de Japón
Gobierno de Japón
Gobierno de Japón
Gobierno de Japón
3 000 000.oo
750 000.oo
554 805.15
253 856.oo
8 800 000.oo
4 920 456.oo
1 526 287.oo
9 430 069.oo
15 569 931.oo
67 885 020.oo
TOTAL
*Debe leerse ocho millones ochocientos mil en
derechos de giros
Fuente: Subgerencia de Administración, IHAH, 2006.
En 1845 el gobierno hondureño decretó a las Ruinas de Copán como
propiedad estatal, contrarrestando la venta que de ellas había hecho un
30
Ávalos, Kevin. “Hacia la definición de una política estatal de protección del
patrimonio cultural en Honduras: El caso de la Arqueología (1845 – 1948)”, Yaxkin,
Vol. XXV, Nº. 2, versión electrónica (2009), pp. 53-85.
51
hondureño de la región a una oferta por US$. 50.oo dólares hecha por
John L. Stephens, diplomático norteamericano y antropólogo amateur.
Similares esfuerzos continuaron en los años de 1850 y en 1863 se
buscaba trasladar ciertos objetos a la capital del país. Ese esfuerzo
fracasó, como otros similares de la década de 1870 y aún en la de 1920.
Ahora bien, la mayanización comprende igualmente esfuerzos oficiales
por buscar la cooperación internacional en el escudriñamiento de ruinas
que se comprendió como “ancestrales”. Así se marginó casi por
completo una consideración oficial, por el Estado, de los alcances de los
indígenas vivos: lencas, pech, tolupanes, misquitos, tawahkas y otros31.
En 1948 el Nuncio Apostólico en Honduras, Federico Lunardi, un
italiano aficionado a la arqueología, redactó el prólogo a un libro de Jean
Vellard, prominente antropólogo de la época, titulado Instrucciones
Elementales de Antropología. En este libro, publicado en Honduras
para promover el estudio de la Antropometría y la Antropología Física,
Lunardi declaraba la necesidad de que los etnólogos físicos se empeñen
por examinar a los descendientes Mayas en Honduras, pues si no “[...] se
perderán estos especímenes y dentro de poco será imposible
reconocerlos”. Para ese entonces Lunardi llevaba casi siete años de
promover la idea de que la población indígena hondureña sobreviviente
(durante y después de la Colonia) era descendiente de los Mayas.
Desde sus primeros años en Honduras, a donde llegara a comienzos de
1939, Lunardi planteó sus convicciones. En 1941, en una carta a José
Imbelloni, Director del Museo Argentino de Ciencias Naturales, Lunardi
reconocía no sólo el envío de huesos y cráneos hasta Buenos Aires para
que aquel los midiera con los instrumentos necesarios; también afirmaba
su interés primordial: documentar mediante sus investigaciones los
restos fuera de la región de Copán y que los mismos fueron
representantes directos [...] de los mayas que quedaron en todo el Valle”
de Comayagua. Para 1945, en carta a J. Martínez Castells, Director de la
Sociedad Colombista Panamericana en La Habana, Cuba, Lunardi
declaraba tener “[…] siete años de ‘lucha’ y que [hasta] ahora solamente
se comienza a comprender que Honduras era toda Maya”.
Aún no esclarecemos por completo los motivos particulares de Lunardi
por mayanizar a la mayoría de indígenas hondureños, por lo menos a
aquellos radicados en el occidente del país. Su sobrino, el Profesor
Ernesto Lunardi, a quien entrevisté en Junio de 1998 en Génova, Italia,
postuló que ello era un esfuerzo por promover esa idea a nivel oficial
31
Euraque. Conversaciones, pp. 45-47 y 57-64.
52
ante el General Carías y así convencer a las autoridades a que le
prestaran más atención a los pueblos indígenas del occidente. La
correspondencia de Lunardi, disponible en Génova y otras fuentes,
muestran que el enorme esfuerzo por organizar una conferencia de
arqueólogos en 1946, en Tegucigalpa y Copán, tenía como propósito
promover la tesis de la mayanización de Honduras ante los máximos
estudiosos de Arqueología y Antropología de la época.
Al mismo tiempo Doris Stone y otros arqueólogos, incluyendo al gran
mayanista Sylvanus G. Morley, no sólo descartaban la tesis de Lunardi
sino que marginaban por completo sus publicaciones y escritos. En
Agosto de 1947 Lunardi le escribía a John M. Longyear III, encargado
del famoso Museo Peabody en Cambridge, Massachusetts, declarándole,
entre otros, que Honduras en términos arqueológicos se desconocía,
incluso en los trabajos de Morley; y que muchas cosas seguían “muy mal
interpretadas”. Hoy en día el valor de las investigaciones y esfuerzos de
Lunardi permanecen inadvertidos en Honduras, donde más se le recuerda
por la cerámica que depositó primero en El Vaticano y que sus parientes
luego recogieran en un museo en Génova, donde existe otra visión. Entre
2007 y 2008 gestionamos esfuerzos oficiales con autoridades
municipales en Génova, y con los museos correspondientes en esa
ciudad, para comenzar un proceso de repatriación digital de documentos
y fotografías generados por Lunardi. El golpe de Estado interrumpió esa
labor.
Sea como sea, el esfuerzo mayanizador de Lunardi por medio de una
arqueología y antropología improvisadas, reapareció pronto como
subdiscurso del Estado. ¿Cómo? La pobreza hondureña de la época y los
impulsos imperialistas y “civilizadores” de la arqueología
norteamericana de fines del siglo XIX se convirtieron en ejes
fundamentales para convertir a lo maya (mediante las ruinas de Copán)
en la herencia indígena oficial, y por lo tanto en un imán de escasos
recursos culturales. Si bien es cierto que Lempira, el indígena lenca a
quien Lunardi desconociera como tal, que se vanagloria en la moneda
nacional desde 1926 y también en el Himno Nacional desde 1914, se
perfiló como otra fuente del legado indígena oficial, el Estado le dedicará
efímeros recursos a él y a sus ancestros vivos, especialmente en las
décadas de 1980 y 199032.
Según la Dra. Gloria Lara Pinto, antropóloga hondureña, “este
sistemático desconocimiento de la existencia de otras culturas en
32
Sobre Lempira, Euraque: Conversaciones, pp. 69-87.
53
Honduras tanto o más antiguas que la maya, ha conducido a una
exaltación de las raíces mayas en detrimento de los otros pueblos
originarios en la propuesta de nación, y sólo recientemente se ha abierto
brechas para enmendar el sesgo en los libros de texto y en los contenidos
programáticos de la educación nacional. Así las cosas, el pueblo indígena
lenca, que se perfila como mayoritario y con la más extensa cobertura
geográfica en la época de la conquista española a principios del siglo
XVI, ha permanecido ausente del proyecto de identidad nacional, a pesar
de ser precisamente dicho pueblo el que aportó la masa crítica para el
posterior mestizaje en todas sus formas”33.
Es más, durante las décadas entre 1920 y 1930 el Estado nacional
buscó medios para reprimir quizás el último levantamiento con matices
de rebelión indígena que todavía se desatara en el país precisamente en el
mundo Lenca. Esta sangrienta rebelión tuvo lugar en la región Lenca, en
el occidente del país, durante la segunda década del siglo XX. Nosotros
ubicamos esa represión de los lenca en el contexto de una apreciación
particular sobre el papel del Estado en valorar cierto mestizaje postcolonial que aún carece de investigaciones sistemáticas, pero que
suponía la mayanización. Es por eso que el General Carías, a comienzos
de la década de 1930, comisionó al arquitecto paisajista mexicano
Augusto Morales y Sánchez para diseñar el Parque La Concordia, el
primer parque Maya con reproducciones de Honduras, a escasas cuadras
de donde se estableció el MIN, 85 años más tarde. El Parque La
Concordia, hoy abandonado por el realismo virtual del PAC en el MIN y
por el Chiminike, se construía en Tegucigalpa casi en los mismos días
que se construía el primer museo Maya en el pueblo de Copán Ruinas.
En ese entonces la Constitución del país no empleaba el concepto de
“patrimonio cultural”, sino el de “tesoro nacional.”
Por otra parte, debemos comprender la mayanización en su complicada
relación con el mestizaje en Honduras. Hemos explorado el mestizaje
como discurso oficial fundamental para cierta construcción de una
Identidad Nacional, porque surge de un historial particular y que, de
hecho, así como “la mayanización”, merece una investigación crítica34.
En segundo lugar deseamos explorar la relación entre el discurso del
33
Lara Pinto, Gloria. “La Investigación arqueológica en Honduras: Lecciones
aprendidas para una Futura Proyección”, Revista Pueblos y Fronteras digital Año 2006,
número 2, Historia y Antropología del deporte http://www.pueblosyfronteras.unam.mx.,
p. 2.
34
Euraque, Darío. “Apuntes para una Historiografía del Mestizaje en Honduras,”
Revista Iberoamericana, 2005 (Madrid, España), Nº. 19, pp. 105-125.
54
mestizaje hondureño y la mayanización como subdiscurso del mismo,
pero considerando a ambos como conjunto de una visión más global,
promovida por el Estado liberal en su afán por enfrentar el vacío cultural
que produjo la ruptura en la época de la Independencia, tal como lo
perfiló, hace años, Leticia Oyuela en su clásico libro Un Siglo en la
Hacienda (1994).
En nuestro afán por escudriñar el factor racial dentro de Honduras en la
época post-independentista, hemos argumentado, entre otros elementos,
que los análisis de la construcción de la Identidad Nacional que ofrecen
casi todos los comentaristas hondureños, en particular aquellos que
ofrecen apuntes históricos, sufren un problema clave: menosprecian el
nivel y significado de la heterogeneidad racial de la hondureñidad
existente entre comienzos del siglo XIX y las primeras tres o cuatro
décadas del siglo XX. Casi todos los analistas sí reconocen la
heterogeneidad étnico-racial de la época colonial, pero ese
reconocimiento con frecuencia se limita a identificar “las tres razas” que
“sirvieron” como fundamento de la hondureñidad actual.
El problema, según nuestro punto de vista, no reside allí. El hecho es
que esta conceptualización del papel de las razas en la evolución
histórica de Honduras desconoce o neutraliza la heterogeneidad racial
posterior a la época colonial. Es en este contexto que merece
comprenderse la siguiente declaración de uno de los poetas más
importantes de la década de 1950: “Honduras es la cintura firme de
Centro América. Bañada por dos mares y limitada por tres repúblicas.
Sus habitantes vienen de la antigua raza maya con el ligero pigmento
negro de las costas…” Para la época de la segunda guerra mundial este
tipo de planteamiento era un supuesto cultural. Por ejemplo, Julián
López Pineda, importante ideólogo de la dictadura del General Carías y
anfitrión oficial de una Conferencia Internacional de Arqueólogos en
1946, escribía al entonces Secretario Privado del dictador, Marcos Carías
Reyes, que “a pesar del mestizaje, los hondureños conservan la esencial
virtud de la sangre española, que ha sido y es la determinante de nuestros
sueños, de nuestras pasiones y de nuestras luchas estériles”35.
Fueron pocos los observadores de la época que dudaban de la
veracidad de esta visión. Según el Arquitecto Morales y Sánchez, Carlos
Izaguirre, con tendencias fascistas, el más importante ideólogo de la
dictadura del General Carías, era “uno de los más decididos admiradores
de la arqueología maya de Copán”. En fin, sólo en este contexto
35
Euraque. Conversaciones, pp. 69-87.
55
podemos comprender el siguiente planteamiento, hecho a fines de la
década de 1960 por don Medardo Mejía, el más destacado historiador de
la época y declarado marxista: “debemos quedar claros que la sangre de
los hondureños es primariamente maya; secundariamente tolteca, y por
esta mezcla de los siglos precolombinos, maya-tolteca, viniendo hasta
después las importaciones sanguíneas de África, Europa y del Asia
histórica”.
Por lo tanto, aquí queremos por último afirmar que, aunque imposible
documentar plenamente, dadas las limitaciones de estas memorias, la
mayanización oficial impulsada por el Estado se fundamentó no
solamente en sus vínculos con los discursos civilizadores de la
arqueología norteamericana, sino también en el discurso del mestizaje
que adoptó plenamente el Estado a partir de la década de 1920 y que se
consolida en la década de 1930. Es en este contexto que se debe explorar
la siguiente afirmación, hecha en 1950 como parte de una geografía
oficial hondureña: “Además que en la parte física, los negros también
tuvieron influencia en la parte moral y la corrupción de la lengua
maya...”36.
Esto y más se comprende, por un lado, en el esfuerzo por restaurar las
“ruinas” en Copán y promover su instalación imaginaria en Tegucigalpa,
desde el Parque La Concordia hasta Chiminike y hoy en día el MIN. Por
otro lado, ello también implica sancionar a un Lempira heroico pero
muerto y sin vínculos con los lencas vivos que aún representaban hasta
quizás el diez por ciento de la población durante la década de 1920.
Debemos recordar que fue en 1935 que se proclamó oficialmente el Día
de Lempira, y que fue en 1943 que el Departamento de Gracias a Dios
fue transformado oficialmente en el Departamento de Lempira. Esto
merece recordarse como un particular nacionalismo del Partido
Nacional. Ambos procesos fueron decretados durante la dictadura del
General Carías. Es más, de esa misma década datan las primeras estatuas
erigidas en representación de un Lempira cuya fisionomía también
requería imaginarse, tal como el Parque La Concordia.
En Noviembre de 1947 Doris Stone, importante arqueóloga egresada
de Harvard University y muy amiga del futuro Presidente Juan Manuel
Gálvez, le dio respuesta a una carta destinada a Jesús Núñez Chinchilla,
quien se convirtió, en 1952, en el primer Gerente del IHAH, importante
36
Rubio Melhado, Adolfo y Mariano Castro Morán. Geografía General de la
República de Honduras (Tegucigalpa: Imprenta Calderón, 1953), p. 88.
56
puesto que surgió de otras experiencias claves. Núñez Chinchilla fue el
primer hondureño encargado del Museo Arqueológico Regional de las
Ruinas en la década de 1940. Años más tarde también redactó la primera
guía sobre las Ruinas de Copán escrita por un hondureño. Según la carta
de Stone de Noviembre de 1947, Núñez Chinchilla había buscado ayuda
con Walter Turnbull, ejecutivo de United Fruit Co., en Honduras, para
poder trabajar con Gustavo Stromsvik. Turnbull buscó primero la
opinión de Stone sobre el asunto. Stone, a su vez, ya en la carta de
Noviembre de 1947 le comunicaba a Núñez Chinchilla que le había
manifestado a Turnbull “[...] que siguiera con la ayuda, si a él le
parece”37.
En el contexto de este testimonio, esta carta se presta para numerosas
reflexiones. Queremos simplemente declarar aquí que la carta de Doris
Stone merece analizarse dentro del contexto de una complicada red tejida
entre la arqueología norteamericana de antaño, el imperialismo bananero,
la mayanización y el mestizaje oficial. De hecho, el proyecto de la
creación del IHAH en 1952 surgió de una de las resoluciones tomadas en
1946 en un congreso internacional de arqueología auspiciado por el
Estado de Honduras en Tegucigalpa y en Copán. En ese año se dio lugar
un famoso festejo intelectual en El Picacho, el imponente cerro que
vigila Tegucigalpa y hasta entonces conocido por las matanzas entre los
caudillos de los partidos políticos hondureños. El festejo celebraba dos
magnos eventos, según la publicidad de la época: la Primera Conferencia
Internacional de Arqueólogos del Caribe, y la inauguración de un
“Parque Nacional” cuyo esplendor arquitectónico se fundamentaba en la
reproducción de motivos mayas diseñados por el arquitecto mexicano
Augusto Morales y Sánchez. Los motivos mayas en las escalinatas y
templos en El Picacho solían ser representaciones tomadas de Chichén
Itzá, Palenque, Copán y de otros motivos “imaginados” por el arquitecto
Morales y Sánchez.
El anfitrión oficial de la conferencia era el entonces dictador de
Honduras, el General Tiburcio Carías Andino (1933-1949), fiel defensor
de los intereses de la United Fruit Co., desde la década de 1920. La
conferencia atrajo eminentes antropólogos y arqueólogos de la región,
entre ellos el cubano Fernando Ortiz. La representación oficial
hondureña incluía al Secretario de Educación, Profesor Ángel
Hernández, al Profesor Pedro Rivas, autor de un opúsculo sobre los
mayas, y Monseñor Federico Lunardi, representante de El Vaticano ante
37
Euraque. Conversaciones, p. 69-87.
57
el General Carías, y encaminado en aquel entonces a convertirse en un
arqueólogo y antropólogo ampliamente conocido en la región y en
Europa. Participó también Rafael Heliodoro Valle, prominente
intelectual (1891-1959), cuyo fallecimiento conmemoraríamos en Julio
del 2009, programa violentado por el golpe de Estado.
El esfuerzo por reunir a los arqueólogos en este sitio fue realizado por
la recién creada Sociedad de Antropología y Arqueología en Honduras,
cuyo liderazgo lo llevaban (entre otros de menor importancia) Monseñor
Lunardi y el Prof. Rivas. Es importante destacar que la sociedad antes
mencionada gozaba de un Consejo Asesor compuesto de personalidades
extranjeras claves en la mayanización de Honduras: Gustavo Stromsvik
y Doris Stone. El primero era un noruego cuyos vínculos con el eminente
mayanista estadounidense Sylvanus G. Morley (1883-1948) lo
convirtieron en el restaurador técnico de los monumentos mayas en
Copán entre 1935-1942, en un proyecto financiado por la Carnegie
Institución de Washington en cooperación con el General Carías.
Este es un segmento de la historia cultural hondureña que no debe
desestimarse cuando se escudriñan las luchas sobre la historia de la
Identidad Nacional vista desde el Estado, que en realidad desde antaño
está vinculada con contextos internacionales, incluyendo el marco del
golpe de Estado del 2009. Al respecto, por ejemplo, sabemos que en la
década de 1940 Edward L. Bernays, el padre de las relaciones públicas
en Estados Unidos y entonces con sueldo de la United Fruit Co.,
afirmaba que una forma de mejorar las relaciones de la empresa con las
sociedades locales era por medio de un apoyo financiero a la
valorización de sus tesoros culturales, incluso las antigüedades Mayas.
Por otro lado, no se debe sobreestimar el papel de los intelectuales
locales en estos procesos en aquella época, sino más bien debemos
escudriñar los nexos entre las relaciones locales e internacionales.
Tomemos de nuevo como ejemplo la vida y obra de Federico Lunardi.
Desde la década de 1940 hasta por lo menos la década de 1980, los
intelectuales hondureños siguieron repitiendo la teoría mayanista de
Lunardi, a pesar de que la restauración de Copán desde 1935 y
subsiguientes excavaciones claramente delimitaban el asentamiento
Maya al extremo occidente del país.
Por ejemplo, en 1959 Oscar Castañeda Batres, a pesar de haber leído a
Morley y Stone, declaraba poder “afirmar, sin temor a equivocación, no
sólo que la totalidad de la actual República de Honduras estuvo poblada
por mayas antes de la conquista, sino que esa población maya primitiva
tuvo una gran influencia en el desarrollo posterior de la cultura
58
mesoamericana”. Intelectuales tan dispares como Claudio Barrera y
Medardo Mejía en la década de 1960 continuaron la tradición. Aun en la
década de 1990 un escrito desde San Pedro Sula caracterizaba a la
montaña de El Merendón como la “Sierra de los Mayas”, tal como lo
hiciera Lunardi en un escrito de 1941.
¿Por qué persistió la teoría mayanista de Lunardi hasta la década de
1960 entre intelectuales en Honduras? Existen y persisten varias razones.
Es importante el hecho de que la producción de conocimiento
arqueológico sobre Honduras de Stone y otros circulaba poco en
Honduras, máxime en artículos traducidos y publicados en la Revista del
Archivo y Biblioteca Nacional. También la problemática se explica en
parte por el hecho de que los diferentes proyectos de excavación en
Copán que ahora sirven para fundamentar aún más los pormenores de la
civilización Maya en Honduras no existían, y se dieron sino hasta las
décadas de 1970 y 1980. Aún a mediados de la década de 1960 Ernesto
Alvarado García, uno de los más prominentes historiadores hondureños
de la época, se fundamentaba en las obras de Morley de 1920 para
historiar la cultura Maya en Honduras. Las guías turísticas para Copán
seguían fundamentadas en la obra de Morley y la restauración impulsada
durante la dictadura del General Carías que fue financiada por la
Fundación Carnegie. El nexo entre los antiguos mayas, el turismo y su
incipiente institucionalización en el Estado moderno en las décadas de
1940 y 1950 se profundizó con la creación del IHT luego del golpe de
Estado de 1963, perpetrado por el Partido Nacional en contra del Partido
Liberal, pero con la colaboración de sectores de este partido.
III. El Instituto Hondureño de Turismo y la Nueva
Institucionalidad de la Cultura, 1970-2002
El IHT había sido previsto por la Ley de Fomento del Turismo de 1962
durante el gobierno del Presidente Ramón Villeda Morales, 10 años
después que se estableciera el IHAH. Sin embargo, en los años
posteriores y comenzando con el gobierno militar del General Oswaldo
López Arellano, luego del violento golpe de Estado de Octubre de 1963,
la dirección y presupuesto del IHT estuvieron en manos del Secretario de
la Presidencia del gobierno militar, Ricardo Zúñiga Augustinus,
arquitecto intelectual de ese golpe, por lo menos por parte del Partido
Nacional. Después, durante el corto gobierno de Ramón Ernesto Cruz
(1971-1972), también viejo abogado del Partido Nacional, el IHT siguió
59
en dominio del Secretario de la Presidencia. Pero, en 1971 el Ministerio
de la Presidencia cayó en poder de un hombre con parentescos cultos,
Guillermo López Rodezno (1903-¿?), hermano gemelo de Arturo López
Rodezno, director de la a Escuela de Bellas Artes de Honduras desde
1940 a 195338. Arturo López Rodezno fue el primer hondureño que
durante las décadas de 1950 y 1960 creará óleos representando la
iconografía Maya de Copán, y por lo tanto uno de los precursores
intelectuales de la mayanización en Honduras después de la Segunda
Guerra Mundial39.
Desde 1950 Guillermo López Rodezno representó el ala desarrollista
del Partido Nacional, tal como el Presidente Juan Manuel Gálvez. López
Rodezno fue Presidente del Banco Nacional de Fomento (BANAFOM)
desde su fundación hasta 1958. En aquellos años el BANAFOM fue la
instancia más importante con la dura tarea de conceptualizar
“planificación económica” para políticos cuyos intereses primordiales se
fundamentaban en el nepotismo caudillesco. Durante la administración
de Guillermo López Rodezno se estableció el Consejo Nacional de
Economía (CNE), precursor de Consejo Superior de Planificación
Económica (CONSUPLANE), y encargado de coordinar las acciones
inter-ministeriales sobre el desarrollo nacional. Durante varios años en la
década de 1970 Guillermo Lopez Rodezno participó en importantes
sesiones del Consejo Directivo en representación de la empresa privada.
El primer Director del CNE entre 1955 y 1958 fue el Lic. Jorge Bueso
Arias, quien, treinta años después se convertiría en el Presidente de la
Asociación Copán, fundación privada establecida en Copán Ruinas “sin
fines de lucro... dedicada a la investigación y a la conservación del
patrimonio nacional” y con fuertes nexos con el capital del Banco de
Occidente, cuyo principal accionista era y sigue siendo el Lic. Bueso
Arias. El Director Ejecutivo de la Asociación, desde 1990, fue el
arqueólogo Ricardo Agurcia Fasquelle40. Hasta mediados de la década de
1960 CONSUPLANE permaneció más o menos sin impacto efectivo,
pero sí produjo las herramientas conceptuales y vínculos institucionales
que en la década de 1970 generarían primero el IHT, luego la SCAD y
también una nueva “política cultural”. En 1955 el CNE produjo un Plan
38
Los detalles de esta sección se encuentran en Euraque. El Capitalismo de San
Pedro Sula y la Historia Política Hondureña, 1870-1972 (Tegucigalpa: Editorial
Guaymuras, 1997), pp. 139-300, y Euraque. Conversaciones, pp. 163-264.
39
Larach, Gustavo. “Three Case Studies of National Narratives in Central Américan
Art,” Tesis de Maestría, Universidad de Nuevo México, Agosto 2010, pp. 43-65.
40
www.asociacioncopán.org.
60
de Desarrollo, al cual le sucedió otro en 1964 que proyectaba un Plan
Nacional de Desarrollo para 1964-1969, este último producido por
CONSUPLANE y cuyos esfuerzos fueron víctimas de las intrigas
políticas que precedieron la guerra entre Honduras y El Salvador de
1969.
No obstante, CONSUPLANE profundizó los avances del CNE. A pesar
de su más bien inactiva existencia institucional en materia de planificación
entre 1955 y 1961, la creación del CNE representó una importante
innovación a nivel de la evaluación macroeconómica y la formulación de
políticas en Honduras, especialmente durante la administración del
Presidente Villeda Morales. El CNE primero, y CONSUPLANE después,
profesionalizaron la evaluación económica, y llegó a legitimar la influencia
tecnócrata dentro del Estado, un proceso destinado a confrontar a los
políticos acostumbrados a gobernar basados en la manipulación de botines
de corta duración y en la simple intuición. El CNE y CONSUPLANE
agruparon a los directores de las principales dependencias e instituciones
que después de 1950 formularon y supervisaron políticas macroeconómicas
estatales: los presidentes del Banco Central de Honduras y del Banco
Nacional de Fomento, los Secretarios de Hacienda, Fomento y Recursos
Naturales, y representantes del capital y obreros.
En el contexto de la postguerra de 1969, personajes como Guillermo
López Rodezno, en el poder en 1971, seguían fieles a una visión
desarrollista del Estado, y fue así que durante su gestión como Secretario
de la Presidencia se consolidó por fin el nexo entre turismo y desarrollo
que en realidad se proyectaba desde la Presidencia Juan Manuel Gálvez
(1949-1954), especialmente a Copán Ruinas. El Presidente Gálvez visitó
las Ruinas en numerosas ocasiones, según su biografía mas reciente41.
Por otra parte, según Gustavo Stromsvik en carta a Jesús Núñez
Chinchilla, Copán Ruinas fue “el primer lugar que [Gálvez] visitó en la
Republica como Presidente, él tiene mucho interés por las ruinas y desde
aquí por delante depende, en gran parte de Ud., de mantener esta [sic]
vivo”42. De nuevo, sospecho que la fundación del IHAH en 1952 por
decreto ejecutivo del Presidente Gálvez se originó en estas relaciones
con Doris Stone, y quizás hasta por su relación con Núñez Chinchilla, y
en el más amplio contexto de la mayanizacion promovida desde la
Escuela de Bellas Artes.
41
Acosta, Óscar. Juan Manuel Gálvez: Biografías Ilustradas (Tegucigalpa:
Editorial Iberoamericana, 2009), p. 383.
42
Stromsvik, Gustav. Carta a Jesús Núñez Chinchilla, 18 de Enero, 1949.
61
Sea como sea, hacia mediados de 1971 el IHT tenía su primer Director
en Jacobo Goldstein, graduado de la Universidad de Virginia, EUA, en
finanzas a mediados de la década de 1960 y quien permanecería a cargo
de esa institución hasta 1974. Goldstein, nacido en San Pedro Sula e hijo
de emigrantes judíos, era miembro de una prominente familia capitalista
sampedrana que gozaba de estrechos vínculos con el Banco Atlántida
(BANCATLAN), con quien Guillermo López Rodezno también tenía
vínculos importantes. Además fue Paul Vinelli, importante coleccionista
de restos arqueólogos de Honduras y alto ejecutivo de BANCATLAN,
quien le dio su primer empleo a Goldstein. Goldstein consideraba a
Vinelli como “su segundo padre”. Los biógrafos de Vinelli reconocen su
papel en ese sentido, y las relaciones entre Vinelli, el arqueólogo Ricardo
Agurcia Fasquelle y el Dr. William Fash más tarde43.
Ya para 1970 BANCATLAN estaba en manos de Citicorp de Nueva
York, pero hasta mediados de 1960 sus dueños eran la Standard Fruit
Co., y otros accionistas norteamericanos y hondureños en menor escala.
En esa transición BANCATLAN también se convirtió en quizás el
principal coleccionista privado de cerámica antigua hondureña, incluso
algunas piezas Mayas que yacen aún en sus oficinas principales en
Tegucigalpa y que se registraron en el IHAH hace unos años.
Simultáneamente BANCATLAN comisionó a Arturo López Rodezno
para producir arte en función de sus colecciones y la visión mayanista
del pintor. Ejemplo clásico es el mural en las oficinas del Banco
Atlántida en Tegucigalpa, el cual debe compararse con el “Corredor
Maya” en la Escuela Nacional de Bellas Artes también en Comayaguela,
ciudad gemela de Tegucigalpa.
Diciembre de 1972 trajo otro golpe de Estado, ya con una visión
nacionalista con orígenes en el capitalismo caribeño de Honduras, pero que
a la vez consolidó la mayanización que se originó, en su versión moderna,
con la dictadura del General Carías.
Esa visión, hecha gobierno entre fines de 1972 y 1975, y aún
posteriormente, condujo, en el caso de la política cultural, a la integración
del IHT al Ministerio de Cultura cuando este fue creado en Junio de 1975.
Esta Secretaría se venía planificando desde el primer gobierno de facto del
General López Arellano a partir de 1963 y sería la institución que llevaría a
cabo una “política cultural” con fines de desarrollo económico y en
43
Acosta, Óscar y Vicente Machado Valle, h. Doctor Paul Vinelli: Biografía
Ilustrada (Tegucigalpa: EVENSA, 1997), pp. 74 y 189-190.
62
cumplimiento de las metas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo
para 1974-1978, generado por CONSUPLANE44.
El Plan buscaba menguar, mediante nuevas políticas de reforma agraria,
desarrollo forestal y apoyo estatal a la industrialización, la dependencia
económica. Es más, el plan también buscaba menguar la “dependencia
cultural” por medio de una nueva política cultural, especialmente a través
de reformas a la educación y apoyo al desarrollo de la cultura popular
nacional. Se procuraba impulsar estas actividades conjuntamente con un
nuevo Plan Nacional de Desarrollo Turístico. Siendo así, el IHT, una
dependencia del Ministerio de Cultura, a partir de 1975, complementaría y
beneficiaría los esfuerzos de la Dirección General de Cultura y sus subdirecciones, especialmente la Oficina de Folklore Nacional, también
dependencias de la nueva Secretaría de Cultura. Sin embargo, como lo
relata Fernando Cruz Sandoval, antropólogo que laboró en el IHAH entre
1976 y 1992, a partir de la segunda mitad de la década de 1970 los
proyectos e inversiones en Copán Ruinas supeditaron la atención a la otra
rama de la antropología: la arqueología. La disciplina de la historia ni se
menciona.
El elemento clave en esta nueva política cultural, enunciada por
SECTUR, residía en “el apoyo a la cultura popular” y su valor para el
“desarrollo nacional”, al cual se integró el antiguo discurso de la
mayanización, que en verdad tenía una génesis entre la elite intelectual de
Tegucigalpa y ciertos personajes de Copán Ruinas. Según publicaciones de
la SCAD de 1976, “el Gobierno de las Fuerzas Armadas se ha propuesto
como objetivo la integración de los sectores marginados al desarrollo. Esta
política tiende a valorar en su justa medida los aportes culturales que
conforman la nacionalidad”. Es más, “las minorías culturales actualmente
son pocas y el alto grado del mestizaje ha configurado una nación en donde
la síntesis racial no es una aspiración gubernamental sino un hecho social”.
Por último, “esto excluye, sin duda, la existencia de políticas opresivas o
exclusivistas, no habiendo preferencia socio-cultural hacia una raza en
especial”. Sin embargo, “la necesidad del desarrollo socioeconómico ha
planteado al gobierno la obligación de definir la actitud hacia esos sectores
de población”45.
Este último planteamiento es importantísimo puesto que “definir la
actitud” hacia sectores marginados por razones etno-culturales y no sólo
por pobreza socioeconómica implicaba también una mirada crítica hacia el
44
45
Euraque. El Capitalismo de San Pedro Sula, pp. 105-137.
Euraque. Conversaciones, pp. 239-240.
63
“yo colectivo” mestizo, cuya hegemonía discursiva por supuesto se daba
como originaria en la colonia y de forma homogenizante, aunque siempre
apelando a los antiguos mayas como los “ancestros” privilegiados. A fines
de Agosto de 1976, en pleno apogeo de gobiernos militares, aparecían
publicados los primeros esfuerzos de dichas investigaciones en la revista
oficial del Ministerio de Cultura, SECTANTE. Entonces el discurso oficial
poco a poco comenzó la transición del viejo vocablo “raza” hacia el de
“etnia”. De ese momento en delante se registraba oficialmente el
vocabulario de “minorías étnicas” a las culturas indígenas vivas. Sin
embargo, el pasado antiguo que se continuaría valorando sería siempre el
antiguo Maya en Copán Ruinas. Pero el IHAH permaneció al margen.
Según Cruz Sandoval, haciendo memoria en el 2002, “el Instituto, por ese
entonces no estaba interesado en financiar estudios etnográficos para
documentar la cultura material de los pueblos de Honduras”. Como
veremos más a fondo en el capítulo cinco, esta situación sólo cambio por
primera vez durante el gobierno del Presidente Carlos Roberto Reina, desde
la SCAD regentada por el Dr. Pastor Fasquelle para el período 1994-1998,
siendo Gerente del IHAH la historiadora Olga Joya.
Desde el punto de vista de la historia global de Honduras, los años de la
administración del Presidente Reina representaron una importante ruptura
en cuanto a materia de políticas etno-raciales y la institucionalidad cultural.
Según Pastor Fasquelle, en un escrito elaborado en la antesala del golpe de
Estado del 2009, “cuando el Presidente Carlos R. Reina me pidió, en 1993,
que presidiera esa cartera para ‘rescatar la identidad nacional’, accedí
advirtiendo que ese propósito tendría que ser una meta fundamental del
sistema educativo”46. Es más, recordaba Pastor Fasquelle, “la cosa ‘se
movió,’ como decía Galileo, gracias a la confianza que nos tuvo el
Presidente Reina a un grupo de intelectuales y artistas que asumió la
responsabilidad e inspiró la visión intelectual y la determinación de
desarrollar la institución, contra el burocratismo y el clientelismo partidista.
Después de vencer la propuesta del Banco Mundial de desaparecer el
Ministerio, obtuvimos ayuda de la comunidad internacional. Y
comenzamos la profesionalización y la articulación de líneas de política:
descentralización, democratización, rescate étnico y apoyo a los creadores,
para exigir servicios culturales de calidad”.
El Dr. Pastor Fasquelle ha resumido los logros de esa época en la SCAD.
Según Pastor Fasquelle, el “Dr. Carlos R. Reina llevó, al sector cultural, a
46
Pastor Fasquelle, Rodolfo. “La Huella de Reina en la Cultura: 1994-1998, Una
Crónica Breve”, inédito, 2009.
64
un equipo de profesionales que tenía convenido, desde el primer día, una
reorganización funcional de la institución. En Cultura, bajo un director
general operaban entonces 93 unidades administrativas; se eliminó un
tercio de ellas y se conformó con las restantes una organización funcional
de cuatro direcciones, cada una especializada en una actividad: educar (a
cargo de Saúl Toro, ex director de la Escuela de Teatro y recién laureado),
preservar y difundir el libro y el documento (en manos del Profesor y poeta
Rodolfo Sorto, hoy dedicado a la protesta popular), producir artes y
fomentarlas (con el extinto Samy Kafati, quien primero propuso la película
de Morazán) y rescatar y divulgar los valores de la cultura del pueblo, bajo
la conducción inicial del Antropólogo Jorge Federico Travieso. Nombró
asimismo el Dr. Reina, como Vice Ministro a Rigoberto Paredes, hermano
renegado, poeta e historiador de la literatura, que dirigió la editorial y fue
condecorado con el Premio Nacional de Literatura Ramón Rosa. En la
Gerencia del Instituto de Antropología e Historia, por instrucción del Dr.
Reina, se nombró a la Dra. Olga Joya. Decidimos descentralizar y defender
los criterios profesionales”47.
Si bien “Samy [Kafati] se nos enfermó y retiró antes de sucumbir y el
artista Dino Fanconi (hoy Director de La Escuela de Bellas Artes) se hizo
cargo de la Dirección de las Artes, Jorge Federico perdió la cabeza de su
Dirección y fue sustituido por el activista de la cultura nacional José
González, que ha conseguido pervivir. Los demás nos quedamos hasta el
final y, con alguna recomendación, González y la Dra. Joya sobrevivieron
al cataclismo del cambio de gobierno. ¿Qué logramos en cuatro años con
magros presupuestos que sin embargo eran superiores, en términos reales, a
los actuales? No, por supuesto, todo lo que hubiéramos querido, ni lo que
nos propusimos. Sacamos a varios ladrones. Modernizamos un poco la
administración, adquirimos las primeras computadoras y hasta ensayamos
con la novel Internet”. También “terminamos e inauguramos el Parque
Arqueológico El Puente. Con el aporte de la Asociación Copán terminamos
el Museo de las Esculturas, que no sabíamos que tenía defectos de diseño y
construcción. En Santa Rosa la Lic. Patricia Bueso echó a andar una Casa
de Cultura modélica a la que dotó, con la ayuda de la sociedad local, de un
esplendido auditorio. Además, se convocó por primera vez a la
preservación del casco histórico”.
Continúa la memoria del Dr. Pastor Fasquelle: “El Instituto de
Antropología empezó a ver el panorama más amplio y planificamos la
47
Ibíd.
65
recuperación de sitios arqueológicos importantes: compramos las tierras de
Cerro Palenque, que aún no se abre, pero también Las Cuevas de Talgua en
Olancho, en donde el Presidente Reina acudió a poner la primera piedra y
con ayuda del FHIS desarrollamos un parque arqueológico, igual que en
Los Naranjos, con recursos propios. Pero además advertimos las
obsolescencias de la ley y llevamos al Congreso Nacional una nueva Ley
de Patrimonio que se promulgó, gracias a dios y a don Carlos Flores F, que
presidía. El Instituto también dirigió los trabajos de restauración de templos
y edificios históricos, para los que el entonces Secretario del FHIS había
conseguido un fondo especial del Banco Mundial. ¿Qué habríamos hecho
sin él? Y el IHAH lideró los esfuerzos de empezar la formación para la
educación bilingüe en colaboración con la UNAH y lanzó el programa de
artesanías de PROPAITH para vigorizar ese rubro”48.
“La Dirección de Las Artes” recordaba Pastor Fasquelle también
“consiguió producir una serie de documentales en video, entonces se usaba
el casete y ahora hay que trasladarlos a disco, sobre figuras cimeras del arte
y la cultura: poetas y pintores de reconocimiento universal. Se estableció la
modalidad de las Compañías Nacionales de danza y teatro, por comisión de
proyectos que dictaminaba un consejo técnico serio. Fundamos, con
Banegas, una Orquesta de Cámara y establecimos una Orquesta con la
Escuela Victoriano López en San Pedro. Pero sin duda la obra cumbre de
Las Artes, ya bajo dirección de Fanconi, y con detallada ayuda de Yvona
Saint Siegens, fue la colaboración en el establecimiento de la Galería
Nacional de Arte, en el antiguo Convento de La Merced, primer museo de
historia del arte hondureño que ha resultado sostenible. Es más, en la
Dirección del Libro y el Documento, Rigoberto manejó la Editorial Cultura
y produjo una veintena de libros, dieciseis de La Biblioteca Básica de los
Clásicos Hondureños, los libros más importantes de la tradición literaria
nacional que estaban fuera de imprenta y eran peldaños de la tradición (ahí,
en el Consejo Editorial, ayudaban Óscar Acosta y Roberto Sosa) y otros
cuatro de la colección “Por Cuentas” de la tradición literaria popular. Sorto
se encargó de establecer convenios con las alcaldías para establecer
conjuntamente con ellas las bibliotecas municipales. Cuando alcanzamos a
firmar cien convenios municipales, el Doctor Reina inauguró el programa
simbólicamente, en Talanga”49.
Por último, afirma Pastor Fasquelle, “la Dirección de Cultura Popular
tuvo al final varios logros. Primero fortalecimos las Casas de La Cultura en
48
49
Ibíd.
Ibíd.
66
el interior del país. Callejas había construido la de Nacaome. Habían cuatro
operando a medias cuando llegamos (en Yuscarán, Juticalpa, Santa Rosa y
Danlí); la de Choluteca estaba cerrada. Se nombró a directores regionales
para establecer nuevas casas. Inauguramos la de La Paz y ampliamos otra
en Olanchito. Al final habíamos conseguido construir la Casa de El
Progreso y establecer una en Tela, pusimos casas de la cultura en
municipios aislados, tratamos de ayudarle a San Pedro. Y al regresar hemos
encontrado una veintena. Además Cultura Popular organizó la recopilación
de literatura oral campesina, riquísima tradición cuyos materiales se
publicaron; y se organizaron ferias de cultura popular...”50.
Recordaba Pastor Fasquelle: “no hicimos mucho con las escuelas [de
arte], desgraciadamente. Se les procuró ayudas de la cooperación
internacional, pero no conseguimos aumentar los sueldos de los profesores,
y, para colmo, después vino el Mitch y se llevó las instalaciones que
también con ayuda del FHIS habíamos logrado modernizar en la antigua
sede de La Isla para El Conservatorio. Aunque intentamos conformar un
centro de educación artística, los maestros del Ministerio de Educación se
rehusaron a acuerparnos y movilizaron manifestaciones contra el proyecto.
Las escuelas de artes siguen siendo aisladas, desconectadas entre ellas y del
sistema educativo en general, todavía hoy un talón de Aquiles”. Al cabo,
señala Pastor Fasquelle, “teníamos grandes satisfacciones; habíamos
avanzado lo que no se había logrado en décadas e impulsado al movimiento
independiente, que era lo más importante y alrededor del país, no sólo en
grandes ciudades. Muchas cosas se continuaron y se inauguraron después,
obras importantes en el gobierno del Dr. Flores, a las que amablemente a
veces nos invitaban”51.
Ahora bien, a nuestro juicio en el período de 1994 a 1998 el más
importante avance a nivel conceptual y en el marco de una revalorización
del imaginario etnoracial oficial que repercutiría en el IHAH propiamente,
se dio en 1994, con la creación del Instituto Hondureño de las Culturas
Autóctonas y Populares (IHCAP) como una Dirección de la SCAD. Así se
cumplió, aunque en una coyuntura radicalmente diferente, y con alcances
políticos entonces no previstos, con el compromiso asumido por el Estado
hondureño desde 1941 para verdaderamente fundar un Instituto Indigenista.
Posteriormente existió una institución de esta índole, creada con personería
jurídica en 1983 como dependencia del Ministerio de Educación, pero
nunca funcionó. Enfatizo el avance “conceptual” que representó el
50
51
Ibíd.
Ibíd.
67
IHCAP puesto que la documentación interna del IHCAP reconoció que
carecía de personal, fondos y otros recursos. Lo clave aquí fue su
importancia en torno al hecho de que potencialmente pudiera
institucionalizarse la moderna noción del “desarrollo étnico” y no
simplemente la vieja noción de salvaguardar lo ancestral, lo “típico” y lo
folclórico. Igual, como veremos en más detalle en el capítulo cinco, el
IHAH, tal como lo registra su Memoria para el período 1998 a 2001,
comenzó y consolidó importantes proyectos nunca vistos antes, como el
memorable “Programa de Promoción y Rescate de la Artesanía Indígena
y Tradicional de Honduras (PROPAITH)52.
Así se institucionalizaría aún más el nexo con la legislación indígena
internacional que se venía elaborando desde la década de 1970. Como
veremos también en el capítulo cinco, los debates fuera y dentro del
Estado, su adhesión al Convenio 169 entre 1989 y 1995, representaron
instancias de este importante nexo entre lo indígena local, lo global y el
derecho étnico local. En la siguiente década a nivel del Estado se había
superado el antiguo discurso etnoracial, muchas veces racista. Es por
ello, creo yo, que en Marzo del 2007, cuando el Dr. Pastor Fasquelle y
yo teníamos menos de un año en nuestros respectivos cargos, se adhirió
formalmente el Estado de Honduras a la Convención Internacional sobre
la Diversidad Cultural de UNESCO (2001). Así lo recalcó la Dr. Isabel
Pérez Chiriboga en un artículo en la nueva Yaxkin, cuando declaró que
antes de los años 90 “era común escuchar que en Honduras no había
grupos indígenas como en Guatemala, o que los hondureños no teníamos
acento”. PROPAITH contribuyó enormemente a cambiar esa situación.
Aun en el penúltimo año de la segunda Gerencia de Olga Joya,
PROPAITH se aseguro de una inversión de 180 000 dólares para la
“investigación, revalorización y promoción del patrimonio artesanal
indígena y tradicional a través de la capacitación”.
Por eso y por los movimientos indígenas y afro-descendientes de esa
época es que cobró vigencia discursiva la Convención a la que se refería
la Dra. Pérez Chiriboga. “Esto ha cambiado” aseguró Pérez Chiriboga,
autora de un excelente libro sobre la etnografía de los misquitos
hondureños en la década de 1980. Según ella, en el 2007 “reconocemos
que existieron sociedades prehispánicas y que muchas de estas todavía
son parte integral de nuestra identidad. Reconocemos que nuestro
52
“Instituto Hondureño de Antropología e Historia” en Memoria de Actividades,
SCAD, 1998-2001 (Tegucigalpa: SCAD, 2002), pp. 48-76.
68
territorio ha sido destino de grupos sociales que por razones económicas
o políticas salieron de sus pueblos como asiáticos, mediterráneos,
africanos, anglosajones y que ahora son todos hondureños. La
Convención de la Diversidad Cultural nos motiva a que demos todavía
un paso más. El reconocimiento de la diversidad no es suficiente, además
hay que entenderla, respetarla, promoverla e innovarla”. Proyectos como
PROPAITH, que se inició en 1995, contribuyeron a estos cambios;
lamentablemente nunca se institucionalizó con financiamiento del IHAH
en sí.
La debacle gerencial que comenzó luego de la salida de Olga Joya, a
comienzos del 2002, sin duda contribuyó a la situación. Olga Joya evacuó
la Gerencia del IHAH a comienzos de Febrero del 2002; el Presidente
Maduro no nombró gerente nuevo hasta Abril de ese año; recayó el cargo
en el Arq. Gilberto Lagos, quien renunció cinco meses después. Luego
pasaron seis largos meses sin un nombramiento nuevo, dejándose al IHAH
a la deriva, sin vínculos orgánicos con una política cultural de Estado que
debió implementarse resultado de los planteamientos en materia de cultura
registrados en el Plan de Gobierno del Presidente Maduro para el 20022006. Según ese Plan el nuevo gobierno buscaba “promover la cultura
nacional como valor estratégico y factor fundamental para el desarrollo del
país, de modo que contribuya a fortalecer los valores cívicos, éticos,
morales y democráticos en la población para crear nuevas oportunidades de
empleo e ingresos”53. Específicamente se pretendía “rescatar los valores
culturales de los hondureños como forma de propiciar el encuentro de la
identidad nacional. Democratizar la acción cultural del Estado
estableciendo mecanismos con las comunidades, el sector privado y otras
instituciones de gobierno, consolidar redes, convenios y circuitos de
participación colectiva”54.
Lograr esos objetivos presumía “promover la cultura como eje transversal
del desarrollo y factor clave de la política social del país. Reconocer y
valorar el patrimonio cultural tangible e intangible como un factor de
riqueza y desarrollo humano. Dotar a las comunidades de infraestructura
básica para promover la cultura y el deporte. Apoyar y difundir el
desarrollo de actividades y festividades artístico-culturales de las diversas
comunidades a nivel nacional. Estimular la participación de la empresa
privada en el financiamiento de la cultura en sus diversas manifestaciones.
Instituir mecanismos de coordinación con la Secretaría de Educación para
53
54
Plan de Gobierno del Presidente Maduro para el 2002-2006.
Ibíd.
69
el desarrollo de programas educativos y culturales”. Sin embargo, el IHAH
no formaba parte de la implementación de esta política cultural. A partir del
2002 uno y otro de los programas más innovadores de la década de 1990
sucumbieron y los fondos carecieron del impacto esperado. Por ejemplo,
cuando yo llegué al IHAH en Junio del 2006, PROPAITH estaba ya
agónico, carente de los recursos externos que principalmente lo
sostuvieron.
Esta situación se abordó en el marco de la visión que el Dr. Pastor
Fasquelle le impuso a la Estrategia para la Reducción de la Pobreza
(ERP) ya adoptada en Consejo de Ministros en Agosto del 2001. Fue
primero adoptada durante el último lustro de la Presidencia de Carlos
Flores Facussé y profundizada durante el periodo del Presidente Ricardo
Maduro. La ERP es “un compromiso y un esfuerzo compartido entre el
gobierno y la sociedad hondureña. Es el resultado de un proceso
participativo que inició en Enero del 2000 y finalizó en Mayo de 2001,
con participación directa de muchos representantes de organizaciones de
la sociedad civil, con el objeto de identificar y consensuar las
necesidades e intereses prioritarios de la nación para reducir la pobreza,
así como definir la estrategia para su combate. El objetivo fundamental
es reducir la pobreza de manera significativa y sostenible para el año
2015, con base en un crecimiento económico acelerado y sostenido, y
procurando la equidad en la distribución de sus resultados, a través de un
mayor acceso de los pobres a los factores de producción, incluyendo el
desarrollo del capital humano y la provisión de redes de seguridad social
a favor de los sectores de la población en condiciones de extrema
pobreza”55.
Entre el 2001 y el 2005 la documentación de la ERP hizo referencia al
concepto de “cultura” sólo en tanto a la “cultura organizativa” de las
instancias del Estado, o excepcionalmente en referencias a “valores” o
cultura y educación formal. A partir del 2006 el Dr. Pastor Fasquelle y
yo impulsamos otra visión sobre la cultura para el IHAH en su relación
con el desarrollo y la ERP. Para nosotros lograr las metas globales de la
ERP requería impulsar proyectos en por lo menos dos de las seis áreas
programáticas donde se invertirían fondos: inversión en capital humano
y fortalecimiento de la protección social para grupos específicos.
55
http://www.cedoh.org/proyectos/ERP/erp.html, Junio, 2010.
70
En la primera área se registró como prioridad “promover la riqueza
cultural y la identidad nacional”; en la segunda se registró como
prioridad “impulsar el desarrollo de los pueblos étnicos”56. Durante el
periodo del Presidente Maduro no se incluyó a la cultura como sector de
la ERP. Más allá de la nueva visión promovida al más alto nivel por el
Dr. Pastor Fasquelle, también gocé de la enorme ventaja de que él fuera
el Coordinador del Gabinete Social entre 2006 y Enero del 2009. Esta
instancia por ley es la responsable de preparar la ERP para una discusión
más amplia entre todo el gabinete y lo que se presenta ante la
cooperación internacional, desde países donantes hasta las Naciones
Unidas57.
En el marco de las prioridades de la ERP, las oportunidades que
presentaba el Programa Conjunto de Creatividad Cultural e Identidad
para el Desarrollo Local después del 2007 fueron importantísimas y por
ello triste su congelamiento a raíz del golpe de Estado. Si bien este
millonario programa enlazaba al IHAH de nuevo al financiamiento
externo de corto o mediano plazo, ahora se conseguía bajo una política
de reingeniería de la institución como nunca se había hecho. Ese proceso
lo detallamos en el próximo capítulo.
En el 2009 la Dra. Pérez Chiriboga laboraba con la Organización
Mundial del Turismo (OMT) en Tegucigalpa, formando parte
conjuntamente con siete organizaciones más del Sistema de Naciones
Unidas (SNU), del Programa Conjunto de Creatividad e Identidad
Cultural para el Desarrollo Local, uno de los más importantes logros de
la gestión del Dr. Pastor Fasquelle en la SCAD, con importante apoyo de
Gabriela Carías cuando fungió como Directora de Planificación en la
SCAD, previo a asumir el cargo Isadora Paz. El Programa Conjunto,
como lo llamábamos en ese entonces, declaró la Lic. Rebeca Arias,
Coordinadora Residente en Honduras del SNU en la fecha de
lanzamiento del mismo, el seis de Mayo de 2008, “fue formulado de
manera conjunta a través de un proceso participativo con la SCAD y
otras instituciones gubernamentales, la Agencia Española de
Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y agencias del
SNU”58. El enlace especial entre la AECID y nosotros fue José María
56
Ibíd.
Comunicación electrónica, Rodolfo Pastor Fasquelle a Darío A. Euraque, 26 de
Septiembre, 2010.
58
Arias, Rebeca. Discurso, Conferencia de Prensa, lanzamiento del Programa
57
71
Dallo, el Coordinador de la Oficina Técnica de Cooperación de la
AECID. El Sr. Dallo siempre mostro gran visión y respeto por la SCAD
y el IHAH y sus propias políticas culturales.
Igualmente, afirmaba la Lic. Arias ese Mayo del 2008, “la
implementación del programa será también de manera conjunta y
participarán los socios nacionales: Secretaría de Cultura Artes y
Deportes, Instituto Hondureño de Antropología e Historia, gobiernos
municipales, organizaciones locales de promoción de la cultura,
organizaciones del sector independiente de la cultura, bibliotecas
públicas, casas de la cultura, cámaras de turismo, cámaras de comercio,
organizaciones sociales, patronales y civiles y universidades entre otras.
Por parte del SNU: FAO, OIT, OMT, UNESCO, UNICEF y PNUDUNV, buscando aprovechar la experiencia, expertise y sinergias entre
estas agencias. El Programa tiene un presupuesto de US$. 8 millones
financiados con recursos provenientes del Fondo España-NU para el
logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio ODMs”59. De esta
manera la SCAD y el IHAH enlazaban sus propias políticas culturales
con macro-objetivos mundiales a los cuales el Estado de Honduras se
adhirió mediante la Declaración del Milenio desde el 2000, durante el
gobierno del Presidente Carlos Flores Facussé.
El Programa Conjunto se desprendía su vez de un Fondo, resultado de
un acuerdo suscrito en Diciembre del 2006 entre el gobierno de España y
Naciones Unidas, representada por el Programa de Naciones Unidas para
el Desarrollo (PNUD), que ejercería las funciones de Administrador. El
Fondo tiene como fin contribuir al logro de los Objetivos del Milenio en
general, aunque el Programa Conjunto en Honduras versaría sobre el
nexo cultura y desarrollo. En el 2007, ya contando con los términos de
referencia, la SCAD y el IHAH junto con técnicos del SNU elaboramos
una propuesta sometida al Fondo que contaba con 95 millones de
dólares.
Según uno de los expertos de la ONU involucrado directamente en el
proceso de selección en Nueva York, se recibieron “50 propuestas. Se
aprobaron 18 Programas Conjuntos con una asignación por programa de
entre 3 y 9 millones de dólares para tres años”60. La propuesta de
Conjunto de Creatividad e Identidad Cultural para el Desarrollo Local, 6 de Mayo, 2008.
59
Ibíd.
60
González Mancebo, José Antonio. “Desarrollo, cultura y el Fondo para el logro de
los Objetivos del Milenio” en, Un informe encargado por la Comisión de cultura de
72
Honduras la sometió a concurso en Junio de 2007 Karla Posas, siendo
ella el enlace designado por la Lic. Rebeca Arias en su calidad de
Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Honduras. La
propuesta fue una de las galardonadas, junto con las propuestas de
Uruguay, Nicaragua, Costa Rica, y Ecuador, desde América Latina. Por
lo tanto, a fines del 2007, en la SCAD y el IHAH comenzaríamos a
integrar nuestras propias Metas de Trabajo con la agenda de los ODMs y
su Fondo internacional.
Según uno de los más recientes Informes del Secretario General de las
Naciones Unidas sobre el Seguimiento de los resultados de la primera
Cumbre del Milenio, “los Objetivos de Desarrollo del Milenio son la
expresión más visible de las metas de desarrollo convenidas e
internacionalmente vinculadas con el programa de desarrollo de las
Naciones Unidas y representan la culmínación de muchas importantes
reuniones en la cumbre organizadas por las Naciones Unidas durante la
década anterior, entre ellas las dedicadas al desarrollo sostenible, la
educación, la infancia, la alimentación, la mujer, la población y el
desarrollo social. Son las metas cuantitativas y con plazos definidos que
el mundo se ha fijado para eliminar la pobreza extrema, el hambre y las
enfermedades, y para promover la igualdad entre los géneros, la
educación y la sostenibilidad ambiental. Son también una expresión de
los derechos humanos básicos, como los derechos a la salud, la
educación y la vivienda. El octavo Objetivo, que contempla el
establecimiento de una alianza mundial para el desarrollo, incluye
compromisos en materia de asistencia para el desarrollo, alivio de la
deuda, comercio y acceso a tecnologías”61.
Como lo señalamos, en el 2000 el Presidente Carlos Flores adhirió a
Honduras a la Declaración del Milenio, situación que heredó la
administración del Presidente Ricardo Maduro. Como ya se destacó, a
partir del 2002 la institucionalidad de la cultura, en la SCAD y
Ciudades y Gobiernos Locales Unidos –CGLU, con el apoyo de la Agencia Española
de Cooperación Internacional para el Desarrollo–AECID, 15 de Junio de 2009, pp. 3340.
61
“Informe del Secretario General para cumplir la promesa: un examen orientado al
futuro para promover un programa de acción convenido a fin de alcanzar los Objetivos
de Desarrollo del Milenio para 2015”, p. 3. Sexagésimo cuarto período de sesiones,
Temas 48 y 114 del programa Aplicación y seguimiento integrados y coordinados de los
resultados de las grandes conferencias y cumbres de las Naciones Unidas en las esferas
económica y social y esferas conexas. Seguimiento de los resultados de la Cumbre del
Milenio”, Naciones Unidas, Asamblea General, A/64/665, 12 de Febrero, 2010.
73
especialmente en el IHAH, perdieron la brújula, convirtiéndose la
SECTUR y el IHT en las instancias de Estado que marcaban la pauta del
binomio cultura-desarrollo.
En las oficinas de Naciones Unidas en Tegucigalpa la Lic. Rebeca
Arias apreció bien el nuevo tono que registraban la participación de la
SCAD y el IHAH en los antecedentes del papel de la cultura en el
desarrollo. Así lo plasmó la Lic. Arias en Mayo del 2008: “el Programa
Conjunto que se presenta este día responde a esa visión común, alineada
con las prioridades de Honduras en materia de Cultura y Desarrollo. Para
que los países alcancen los ODM y reduzcan la pobreza, deben primero
confrontar exitosamente el desafío de cómo lograr construir sociedades
inclusivas y culturalmente diversas. Haciendo esto es no solamente una
precondición para que los países se enfoquen adecuadamente en otras
prioridades de desarrollo económico, de salud y educación para todos sus
ciudadanos sino porque potenciando la expresión cultural de los pueblos
es una importante meta de desarrollo en sí misma”62.
Continuaba la Lic. Arias: “El Informe Nacional de Desarrollo Humano
de Honduras, INDH 2003 ‘La cultura medio y fin del desarrollo’ y el
Informe Mundial de Desarrollo Humano 2004 y INDH de Honduras
2006 ‘Hacia la expansión de ciudadanía’,” historiaba la Lic. Arias en
Mayo del 2008, “enfatizan la cultura como motor de desarrollo tanto por
su contribución a la construcción de ciudadanía a través del diálogo,
convivencia, cohesión e integración; y como factor de desarrollo
económico mediante industrias creativas, culturales y de turismo rural
vinculado a mercados. El INDH Honduras 2003 evidenció la escasez de
recursos (institucionales, instrumentales y financieros) existentes para la
participación de la ciudadanía en la vida cultural y puso de manifiesto la
necesidad de Mayor reconocimiento de la diversidad cultural, la
debilidad de la industria cultural, el potencial de vincular a la producción
artesanal y creativa con la actividad turística y la conveniencia de una
mayor reflexión sobre la centralidad de los aspectos culturales en el
conjunto del desarrollo del país. Este Programa Conjunto (2008-2011)
busca cumplir los siguientes propósitos:
Establecido y aplicado estrategias y programas inclusivos de
cultura para el desarrollo en ámbitos locales, que sienten las
62
Arias, Rebeca, Discurso, Conferencia de Prensa, 6 de Mayo, 2008.
74
bases para una política nacional de cultura y desarrollo
sustentada en la diversidad cultural y el fortalecimiento de la
identidad en 8 regiones y, o, localidades del país
(gobernabilidad);
Formadas industrias creativas y culturales que fomentan el
desarrollo económico y social y que posibilitan la expansión
de oportunidades para la población en 8 regiones (combate a la
pobreza y desarrollo rural);
Generado, recopilado, analizado y difundido información del
impacto de la cultura en el desarrollo para construir y orientar
las políticas públicas y la inversión privada (gobernabilidad)”.
Continuaba la Lic. Arias, en Mayo del 2008, “en cuanto a los impactos,
el programa contribuirá a reducir los niveles de pobreza a través de la
promoción de la creatividad para que esta, las identidades y las
tradiciones del país transiten de bienes a recursos culturales y, segundo,
la formación de redes de acceso a mercados para estos recursos. Así
mismo contribuirá a la convivencia y a la disminución de factores de
inseguridad a través del apoyo a la oferta de espacios y actividades
culturales focalizadas. Por último, tiene el propósito de contribuir a la
gestión de recursos para la cultura, mediante la construcción y
divulgación de información que muestre a los diferentes actores ––
gobierno central, municipalidades, sector empresarial y cooperación
internacional–– los beneficios tangibles de la actividad cultural para el
desarrollo social y económico y, en consecuencia, genere inversiones en
el sector. Si bien es cierto el país ha avanzado en materia de educación,
son menos sustanciales los avances obtenidos en cuanto al fomento al
arte y la cultura y la protección de grupos vulnerables, en particular
frente a la orientación estratégica de proteger y promover el respeto de
los derechos de las poblaciones indígenas y negras, así como su
patrimonio cultural en el marco de las normativas nacionales e
internacionales”63.
Señaló por ultimo la Lic. Arias, un año antes del golpe de Estado,
captando de esta manera claramente los postulados de la SCAD y el
IHAH en esos precisos momentos, “si bien es cierto hay una explotación
de recursos culturales y patrimoniales, como son los casos de los parques
arqueológicos, en particular Copán Ruinas; la artesanía y los productos
63
Ibíd.
75
asociados al turismo, estas y otras expresiones tienen aún mayor
potencial para los mercados internos y externos. Este Programa le
apuesta a la descentralización como un propósito nacional, por su
capacidad de contribuir a la superación de la pobreza al involucrar a los
ciudadanos, especialmente a los más pobres, en la toma de decisiones y
propiciar alianzas entre el gobierno, la ciudadanía y el sector privado
alrededor de problemas y soluciones factibles y deseables. Para tal efecto
se acompañará la creación y fortalecimiento de los Consejos Regionales
o locales de Cultura y Desarrollo, mediante los cuales se canalizará la
intervención de este programa conjunto”64.
Este proyecto complementaría una visión propia del IHAH: el motivar
a las Representaciones Regionales del IHAH fuera de Copán Ruinas para
que se integraran más y más en las estrategias de descentralización y
gestión local en sus respectivos recintos, sea en la Fortaleza de San
Fernando de Omoa, en el Museo de Comayagua, en la oficina de La
Lima en el Valle de Sula y también, por supuesto, en las Cuevas de
Talgua en Catacamas, Departamento de Olancho. Cuando llegué al
Instituto los representantes del IHAH en estas zonas permanecían
supeditados a las oficinas centrales en Tegucigalpa no sólo en su sentido
jerárquico-administrativo sino también culturalmente, casi siempre
esperando ordenes gerenciales y careciendo ellos de iniciativa propia y
creativa. Por otra parte, más allá de problemas gremiales comunes en
general se desconocían entre sí, en el sentido de realización de una
política cultural que vinculara el patrimonio cultural con la promoción de
una Identidad Nacional coherente.
En Enero del 2009 el Programa Conjunto Creatividad Cultural e
Identidad para el Desarrollo Local comenzaba a difundirse y convocar a
la ciudadanía a sus proyectos e iniciativas, en los cuales la SCAD, el
IHAH y el SNU estaban mancomunados. Un llamativo titular del Diario
El Heraldo del 27 de Enero de ese año captó las esperanzas del
momento: “El Arte de Honduras Estrenó Agenda”. El patio de la
Biblioteca Nacional Juan Ramón Molina se convirtió en un inmenso café
al aire libre para la presentación de la “Agenda de la cultura para el
desarrollo 2009”. Según el reportaje, “en el evento se presentó el
Programa Conjunto del Sistema de Naciones Unidas denominado
‘Creatividad e identidad cultural para el desarrollo local’ que se ejecuta
64
Ibíd.
76
con fondos del gobierno de España, teniendo como principal contraparte
nacional al Ministerio de Cultura, Artes y Deportes (SCAD). El proyecto
es parte de los objetivos de Desarrollo del Milenio, teniendo a la cultura
como motor para impulsar el desarrollo’, aseguró Karla Posas”65.
Citando al mismo reportaje de El Heraldo: “con este nuevo programa
se apoyará a la cultura con un fondo de ocho millones de dólares que
deben ser destinados a proyectos artísticos y culturales que no cuenten
con recursos para sus trabajos creativos. Se ejecutará con diferentes
actores (artistas, artesanos, obreros de patrimonio, etc.) de los ámbitos
rural y urbano marginal, en ocho regiones del país que cubren casi todo
el territorio nacional, incluyendo La Mosquitia. La agenda cultural
recopila varias expresiones culturales de todo el territorio nacional, así
como fotografías y poemas que dejan ver en parte algunos rasgos de la
identidad nacional hondureña. Como parte de la presentación, la agenda
se entregó a los asistentes y se reparte a varios artistas a través de los
Consejos Regionales de la Cultura y las diferentes Casas de la Cultura.
Durante la velada se realizó una condecoración a José Dallo, coordinador
de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), quien
culmína su labor en el país. También se disfrutó de la presentación
musical del cantautor Mario de Mezapa y de la poesía de Rebeca Becerra
y Armando José Ramos”66. Recuerdo bien aquella noche. Como yo había
participado directamente en los insumos conceptuales del Programa
Conjunto, sabía que importantes proyectos del IHAH se beneficiarían del
mismo, en particular la transversalidad de la historia y el patrimonio
mediante el CDIHH, y también la valorización del futuro Parque
Arqueológico de Yarumela, en el Valle de Comayagua. Estos temas los
abordamos en los capítulos tres y cuatro.
65
66
Diario El Heraldo, Tegucigalpa, 27 de Enero, 2009.
Ibíd.
77
IV. Las Finanzas de la SCAD, el IHAH
y sus Metas de Trabajo para el 2006-2010
Como lo hablamos con su Coordinador en varias ocasiones, el Lic.
Rigoberto Ochoa, el Programa Conjunto solamente se comenzaba a
aprovechar en el 2009 cuando se impuso el golpe de Estado. El régimen
de facto, aislado por las Naciones Unidas y todos los gobiernos del
mundo, no pudo beneficiar a los miles y miles de hondureños que
esperaban los proyectos del Programa Conjunto, los llamados ODMs, y a
la extrema pobreza que sufrían por todo el país. Los beneficios del
Programa Conjunto, sin el golpe de Estado, darían fruto máximo en el
segundo semestre del 2009, y especialmente en el 2010. Por lo tanto, el
hecho es que el Dr. Pastor Fasquelle asumió la SCAD de nuevo en Enero
del 2006, dispuesto a trabajar con escasos recursos, habiendo sufrido la
experiencia acumulada en ese cargo durante el período 1994-1998. Es
más, fue el Dr. Pastor Fasquelle, ya en Junio del 2005, quien redactó el
Capítulo sobre “Cultura” en el Programa de Gobierno del Presidente José
Manuel Zelaya Rosales. Ya en el poder el Dr. Pastor Fasquelle
enfrentaría retos enormes. Primero estaba el problema político, tema que
yo desconocía en sus pormenores. Comenzó con su esfuerzo por
conseguir que el Congreso Nacional presidido por Roberto Micheletti
Baín apoyara una Ley de Fomento a la Cultura, que en parte heredó del
buen trabajo en los últimos meses de la administración de dos
Secretarios de Cultura, Dr. José Antonio Funes y el Abogado Octavio
Sánchez. Desafortunadamente, entre comienzos de 2006 y similar del
2008, el esfuerzo sucumbió ante varias presiones: desacuerdos entre
sectores de los artistas organizados y el Dr. Pastor Fasquelle, y en parte
por el manipuleo de esos vaivenes y de quienes recibieron el proyecto en
la Comisión de Cultura del Congreso, Myrna Castro, su Presidenta, y su
Vicepresidente Arnoldo Avilés.
Desde el IHAH otros retos eran más inmediatamente importantes,
especialmente el eterno problema del presupuesto, sobre todo cuando
aún no se visualizaba un Programa Conjunto de Creatividad e Identidad
Cultural para el Desarrollo Local en el 2006.
En la primera época cuando el Dr. Pastor Fasquelle fungió como
Secretario de la SCAD para el período 1994-1998, a pesar de numerosas
gestiones ante la Secretaría de Finanzas nunca consiguió que se le
asignara más que el 0.1% del presupuesto general, aunque la norma
internacional dictaba que se le debía otorgar del 1 al 2 por ciento. El Dr.
Pastor Fasquelle fue muy público en la Memoria de la SCAD de 1995 en
78
su apreciación del problema. Según propias palabras, “para financiar los
servicios del Ministerio he tenido que recorrer las oficinas ajenas
suplicando fondos extraordinarios como los que nos dieron el Banco
Central, la Presidencia de la República, Hondutel y un par de embajadas.
Eso es desgastante y agotador”67. En 1995, según Pastor Fasquelle, “el
90% del presupuesto se dirigía al pago de alquileres, salarios, y servicios
públicos”. Años más tarde, en el 2000, señalaba Mario Mejía, entonces
Director de Planificación y Evaluación de Gestión de la SCAD, los
alquileres, salarios y servicios públicos seguían consumiendo el 90% del
presupuesto de ese Ministerio68. Así continuaba la situación a fines del
2005, según me lo informó el Dr. Funes en comunicación personal desde
Francia, donde ahora reside. Continuaba el patrón como cuando se fundó
la SCAD en 197569. La situación no había cambiado en 30 años.
Lamentablemente esa condición no se superó durante el segundo
período en que se encargó el Dr. Pastor Fasquelle de la SCAD, por ello
la importancia que representaba el Programa Conjunto de Creatividad e
Identidad Cultural para el Desarrollo Local desde mediados del 2008 y
en particular en la antesala del golpe de Estado. A fines del 2008,
preparado el presupuesto para el 2009, el Dr. Pastor Fasquelle nos
señalaba que “el presupuesto que se asigna a la SCAD para invertir en
proyectos y programas culturales es el más bajo de Centroamérica (con
la única excepción de Nicaragua) y frustra el trabajo de un equipo
profesional que pudo haber hecho mucho ––además–– por la imagen del
gobierno. Para nada se han tomado en cuenta las necesidades financieras
para cubrir nuestras metas, ni menos los requerimientos de nuestros
POAS”70. Por otra parte, la vicesecretaría de “Deportes” consumía
mucho del incremento otorgado a favor de la SCAD en esos años por la
Secretaría de Finanzas. El Dr. Pastor Fasquelle y su equipo sometieron
una Ley de Fomento de la Cultura al Congreso que abordaría estos
problemas; sin embargo murió allí, sin ni siquiera debatirse.
67
Pastor Fasquelle, Rodolfo. “Presentación”, e “Instituto Hondureño de Antropología
e Historia”, en Memoria 1995, Secretaría de Cultura, Artes, y Deportes de Honduras,
Tegucigalpa, (1995), pp. 9-15, y 23-42.
68
Mejía, Mario. Las Políticas Culturales en Centroamérica: Honduras, Análisis y
Perspectivas para su Desarrollo, (UNESCO, 2004), Anexo 2.
69
Quesada, Alba Alonso. Hacia una política cultural de Honduras (París:
UNESCO, 1976), p. 70.
70
Pastor Fasquelle, Rodolfo, “Escuetas observaciones sobre el Presupuesto para
Cultura”, inédito, Agosto, 2008.
79
Según la ya citada comunicación de fines del 2008 generada por el Dr.
Pastor Fasquelle, “del presupuesto SCAD las transferencias que
inconsultamente nos obligan a hacer a la Condepah y a las federaciones
deportivas, al Comité Olímpico que nunca ha ganado una medalla, a la
Fenafuth, para ‘proyectos de arrastre’, a CONAPID y otras organizaciones,
incluyendo un par de las culturales como OFNH, lo que queda como
presupuesto para que la Secretaría cumpla con su misión ha evolucionado
de 57.9 millones de Lempiras en 2006, a 68.8 millones el 2007, 79.6
millones en el 2008 y 90.5 millones el 2009. Es decir que la cifra ha
evolucionado de más o menos 3 a 4.5 millones de dólares anuales en cuatro
años. Supuestamente esas cifras también muestran “incrementos anuales”
que oscilan alrededor de L. 11 millones anuales aunque decreciendo. Pero
de esos “incrementos”, de L. 5 a 7.2 millones anuales han sido para los
aumentos salariales generales, mecánicos e indiscriminados”71.
La situación financiera del IHAH era en 2006 la siguiente. En Julio de
ese año, luego de un mes en la Gerencia, en una exposición en el MIN
presenté los problemas graves a los cuales hice referencia ya. Primero,
en el 2007 el IHAH, como durante la década anterior, dependería para su
presupuesto en un 73% de sus ingresos propios, a diferencia de la
SCAD, que depende directamente del presupuesto general aprobado por
el Congreso Nacional (Cuadro Nº. 1.3).
Según datos generados para el período de 1996 al 2007, las
transferencias del Ejecutivo hacia el IHAH, aprobadas por el Congreso
Nacional, habían contribuido solamente el 25%, más o menos, de los
presupuestos del IHAH.
Por otra parte, prácticamente nadie entre los diputados de los diferentes
congresos se interesó en acreditarle recursos a la institucionalidad
cultural responsable del patrimonio.
Es más, la inmensa mayoría de ese 73% de ingresos propios siempre
fue producto de los ingresos que generaba el Parque Arqueológico Maya
de Copán y sus museos, ubicados administrativamente en la Regional de
Occidente del IHAH.
71
Ibíd.
80
Cuadro Nº. 1.3
Proyección del Presupuesto del IHAH (2007)
CONCEPTO
INGRESOS PROPIOS
TRANSFERENCIA GOBIERNO
Disponible
TOTALES (L. )
28 000 000.oo
10 194 300.oo
38 194 300.oo
GASTOS ESTIMADOS 2007
PLANILLA
21 870 660.oo
Administración
3 060 700.oo
Parque Arqueológico Copán Ruinas
2 860 285.oo
Parque Arqueológico El Puente
611 932.oo
Regional del Norte La Lima
674 100.oo
Fortaleza San Fernando de Omoa
999 254.oo
Fortaleza Santa Bárbara Trujillo
394 131.oo
Museo Arqueológico
de Comayagua
406 440.oo
Parque Arqueológico Los Naranjos
948 586.oo
Parque Arqueológico Cuevas de
Talgua
476 058.oo
TOTAL
32 302 146.oo
Saldo a distribuir a subgerencias
y Gerencia
5 892 154.oo
%
73.31
26.69
57.26
8.01
7.49
1.60
1.76
2.62
1.03
1.06
2.48
1.25
15.43
Fuente: Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía,
Compilador, (Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), págs.
34-37.
Según el Cuadro Nº. 1.4, en el 2006 esta regional generaba más del
90% de los ingresos propios del presupuesto del IHAH. (Por ello se le
llamaba a esa regional la “gallinita de huevos de oro”).
81
Cuadro Nº. 1.4
Gastos anuales del PAC financiados
con Ingresos Propios, 2008
Erogación en Lempiras
Gasto de mantenimiento
2 609 180.oo
Planilla del Personal
3 793 157.oo
Contraparte de PROARCO
100 000.oo
Gastos indirectos (supervisores, auditorias,
Montajes museográficos etc.)
50 000.oo
6 552 337.oo
TOTAL
Fuente: Subgerencia de Administración, IHAH, 2008.
Por otra parte, cabe destacar que según los datos generados por la
Subgerencia de Administración del IHAH en el 2006, y registrados en el
Cuadro Nº. 1.3, la transferencia del Ejecutivo para el IHAH, incluyendo
un 10% con origen el presupuesto asignado a la SCAD, se dedicaba a
cubrir, aunque parcialmente, la planilla del IHAH. Esta consumía más
del 55% del presupuesto del IHAH. Por lo tanto, como lo arroja el
Cuadro Nº. 1.3, el saldo a distribuirse entre las Subgerencias y Gerencia
para el 2007, según la proyección en el 2006, era sólo de 15.43% de los
38 194 300 Lempiras disponibles según la proyección destacada.
Ello quiere decir que sólo eran 5.8 millones de Lempiras la suma del
fondo con que contarían las subgerencias para atender las obligaciones
creativas que le imponen las leyes de patrimonio nacional, su propia ley
orgánica y las metas específicas atribuidas al IHAH en el marco de
fortalecer la Identidad Nacional. Paradójicamente, en Noviembre del
2006 se precisaban 6.5 millones de Lempiras sólo para administrar y
mantener el PAC, cifra que representaba el 40% de los ingresos del
mismo (Cuadro Nº. 1.4). Ahora bien, ubiquemos también estas cifras en
su contexto histórico, tomando como punto de partida los Cuadros Nº.
1.5 y 1.6, los cuales desglosan los presupuestos asignados a las diferente
subgerencias del IHAH entre 1996 y el 2006.
82
Cuadro Nº. 1.5
Ingresos Generados por Oficinas Regionales del IHAH (1996-2000)
Descripción
Regional
Occidente
Subregional La
Entrada
Subregional Omoa
P. Los
Naranjos
Regional
Centro
Regional
Centro
Subregional
Trujillo
Tegucigalpa
Total
Año
1996
%
Año
1997
Año
1998
%
4 574 361.oo
90
8 915 860.34
91
6 294 962.49
27 009.oo
1
40 803.oo
0
135 435.10
3
298 140.55
3
0
12 859.70
0
Año
1999
%
Año
2000
8 920 986.32
94
64 780.oo
1
53 116.20
1
71 085.oo
1
279 684.35
4
342 886.oo
4
399 075-50
3
0
0
1322.oo
0
11 804 089.95
%%
84
0
10 182.00
%
95
0
46 394.80
0
0
0
11 269.90
0
26 239.00
0
21 508.oo
0
14 164.80
0
23 540.oo
0
331 063.60
0
640 444.60
6
801 199.oo
11
78 620.oo
0
75 963.oo
0
5 091 997.30
9 931 669.49
7 463 455.84
9 409 773.32
12 420 148.25
Fuente: Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía,
Compilador. (Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), págs. 34-37.
Ambos cuadros nos muestran que el saldo disponible para el 2007 sólo
era mayor al saldo disponible para el año de 1997. Es decir que para el
2007, casi diez largos años después de las secuelas del huracán Mitch de
1998, y cuando existían mayores urgencias y necesidades para la
protección y conservación del Patrimonio Cultural que en 1997, el IHAH
contaba con menos recursos para las subgerencias que con los
disponibles para 1997.
83
Cuadro Nº. 1.6
Ingresos Generados por Oficinas Regionales
Del IHAH (2001-2005)
Descripció
n
Regional de
Occidente
Subregional
la Entrada
Subregional
de Omoa
Parque Los
Naranjos
Regional
del Centro
Regional
del Centro
Subregional
de Trujillo
Tegucigalpa
Total
Año
2001
%
94
14 022 378.84
87 875.oo
1
Año
2002
84
15 263 735.29
99 483.oo
3
498 100.oo
17 217.oo
510 767.96
159 023.oo
14 889 448.85
3
0
1
112 642.00
348 847.53
17 326.oo
168 233.76
16 940 465.09
1
2
0
1
Año
2005
93
74 707.oo
91
0
105 833.oo
3
325 835.oo
2
3
241 228.oo
44 560.oo
280 470.91
19 071 635.90
0
1
1
246 034.41
84 935.00
261 410.05
19 599 550.70
1
0
1
234 087.55
189 832.84
112 450.99
18 894 319.08
Fuente: Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía,
Compilador, (Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), págs. 34-37.
Estos cuadros nos muestran que el saldo disponible para el 2007 sólo
era mayor al saldo disponible para el año de 1997. Es decir que para el
2007, casi diez largos años después de las secuelas del huracán Mitch de
1998, y cuando existían mayores urgencias y necesidades para la
protección y conservación del Patrimonio Cultural que en 1997, el IHAH
contaba con menos recursos para las subgerencias que con los
disponibles para 1997. Se había retrocedido, especialmente a partir del
2002, a pesar de que en esos mismos años se abasteció al IHT con
importantes fondos que involucraban al IHAH como edecán
administrativo, no lo que se fijó en el Decreto de creación de 195272.
72
Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en Coloquio,
Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía, Compilador, (Tegucigalpa:
Museo de Identidad Nacional, 2007), pp. 34-37.
84
1
107 644.oo
96 853.33
2
1
636 392.oo
0
309 035.oo
%
17 266 850.70
505 943.oo
82 595.oo
2
%
18 003 832.91
2
1
264 046.oo
Año
2004
92
440 911.30
94 970.oo
0
%
17 452 574.16
3
1
81 186.50
23 668.oo
1
520 903.08
0
Año
2003
%
1
1
1
Es importante enfatizar que el IHAH también debía atender el
patrimonio documental del país, por lo menos según la Ley de
Patrimonio de 1984, Capítulo II, Artículo 2, donde se lee que el
patrimonio documental lo constituyen: “Documentos manuscritos,
impresos, sellos, diplomas, mapas, planos, expedientes judiciales y
administrativos, registros civiles y eclesiásticos, estampas, cintas
magnetofónicas y grabaciones, microfilmes, fotografías negativas y
positivas o cualquier otra clase de fondos judiciales, eclesiásticos o
administrativos, sujetos de archivo; y “Fondos Bibliográficos:
bibliotecas especializadas, libros nacionales, hemerotecas e incunables y
todos aquellos de interés histórico”. Esto era responsabilidad de la
Unidad de Historia, abandonada y marginada en el IHAH desde 1952.
Como se expone en el capítulo tres, los presupuestos asignados a la
Unidad de Historia del IHAH entre 1996 y 2006 tuvieron como
promedio siempre menos del 1% del presupuesto de las asignaciones
presupuestarias dedicadas a las Subgerencias del IHAH. Por lo tanto el
personal del IHAH no podía llevar a cabo la investigación y el rescate y
conservación del patrimonio documental del país con tales recursos.
Como se plantea adelante, las frustraciones del Lic. Kevin Ávalos, Jefe
de la Unidad de Historia entre 1995 y 2004, no sólo fueron producto de
personalidades, sino también que tendría que llevar a cabo una misión
sin los fondos necesarios.
Por otra parte, los exiguos recursos para la investigación histórica se
supeditaban a promover el turismo a los sitios patrimoniales. En 1995
realicé un diagnóstico del Departamento de Investigaciones Históricas
del IHAH, tema que abordaremos en el capítulo tres de este testimonio.
Cuando asumí la Gerencia del IHAH en el 2006 seguía vigente una
conclusión que hicimos llegar al IHAH desde fines de 1995 y que
conocieron la Gerencia del IHAH y el Jefe del Departamento de
Investigaciones Históricas, Kevin Ávalos: el esfuerzo por rescatar
archivos fuera de Tegucigalpa por parte del Departamento de
Investigaciones Históricas tampoco estuvo vinculado a una política de
investigación con una trayectoria historiográfica. El Departamento de
Investigaciones Históricas estuvo entre 1987 y 1994 a cargo de la Dra.
Gloria Lara Pinto.
En general los rescates de archivos se efectuaron como respuesta a las
necesidades fuera del departamento, en particular para fundamentar
Guías Histórico-Turísticas. Estas publicaciones a su vez respondían no
85
a un diálogo profundo con la historiografía hondureña y de
Centroamérica, no digamos internacional, sino que a las exigencias de la
cultura de turismo promovida por los intereses de SECTUR desde la
década de 1970, y en particular desde 1984, dadas también las exigencias
de la “Ley Para La Protección del Patrimonio Cultural”.
Cuadro Nº. 1.7
Financiamiento Internacional al IHAH (1996-2001)
DESCRIPCIÓN
Comayagua
Colonial
Investigación Arq.
Los Naranjos
PROPAITH
Ente
Financiador
1996
1997
1998
1999
AECI
4 615 129.oo
1 489 364.oo
3 167 758.oo
1 401 275.oo
AECI
881 348.oo
902 877.oo
1 402 160.oo
432 365.oo
Gob. Francia,
Suecia y AECI
921 097.oo
2 487 569.oo
Inventario de
Bienes Culturales
Taller de
Capacitación
Museos
Biblioteca
Nacional
UNESCO
Museo de Palacios
GTZ de
Alemania
Las Sepulturas,
Copán
UNESCO
SENPAC
PROARCO
Arte Rupestre
Proyecto Rescate
Arq. en Trujillo
TOTALES EN
LEMPIRAS
TOTALES EN
DOLARES
PORCENTAJE
RESPECTO AL
PRESUPUESTO
AÑOS
AECI
2000
664 398.oo
2001
664 398.oo
677 306.oo
2 336 391.oo
259 352.oo
AECI
116 289.oo
441 009.oo
241 060.oo
50 000.oo
554 805.oo
241 060.oo
UNESCO
Gob., de Japón
donación total
para 3 años
Lempiras
25 000 000.oo
Embajada de
EUA
Sr. Sted Scott
6 417 574.oo
7 475 553.oo
3 278 150.oo
4 204 928.oo
1 401 275.oo
1 582 764.oo
498 669.25
66 100.23
237 416.35
289 917.06
100 050.19
100 050.19
40.oo%
43.oo%
15.oo%
18.oo%
5.60%
Fuente: Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía,
Compilador, (Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), págs. 34-37.
86
5.70%
Por último, continuando con el tema de las finanzas del IHAH, es
importante destacar que durante los diez años entre 1996 y el 2006 las
otras obligaciones del IHAH, desde la creación y conservación de
centros históricos hasta la conservación, restauración y protección del
patrimonio eclesiástico, incluso atendiendo los saqueos que se
denunciaban en los medios de comunicación, se realizaba un tanto por
las donaciones extranjeras recibidas por el IHAH de parte de la
cooperación española, la cooperación sueca y francesa y la japonesa, tal
como lo desglosan los Cuadros Nº. 1.7 y 1.8.
A partir del 2000, nos ha recordado el Lic. Mario Mejía, empezó “la
preparación de la Estrategia de Reducción de la Pobreza, definiendo seis
áreas estratégicas, entre ellas Desarrollo de Capital Humano, en la que se
incluye el subcomponente Riqueza Cultural e Identidad Nacional. La
instancia superior de decisión en la ejecución de la ERP es el Poder
Ejecutivo por medio del Gabinete Social. El Gabinete es coordinado por
el Presidente de la República, quien en su defecto designa al Secretario
de Estado del Despacho Presidencial. El Secretario de Estado en el
Despacho de Cultura, Artes y Deportes forma parte del mismo y entre
los objetivos de Desarrollo del Capital Humano, la Educación y la
Cultura aparecen integrando un mismo componente con el objetivo de
“mejorar el nivel de escolaridad de la población hondureña a través de
una mayor calidad, eficiencia y equidad de la educación en los distintos
niveles; y promover los valores morales y culturales”. A partir del
desastre del huracán Mitch a fines del 1998, la cooperación internacional
más y más vinculó los proyectos de la SCAD y el IHAH con la estrategia
de reducción de la pobreza en Honduras.
87
Cuadro Nº. 1.8
Financiamiento Internacional al IHAH (2001-2006)
DESCRIPCIÓN
Comayagua
Colonial
Investigación Arq.
Los Naranjos
PROPAITH
Inventario de
Bienes Culturales
Taller de
Capacitación
Museos
AECI
2002
2003
6 254 544.oo
1 349 199.oo
217 780.oo
162 500.oo
2004
2005
2006
1 526 287.oo
9 430 069.oo
283 200.oo
283 875.oo
AECI
Gob. Francia,
Suecia y AECI
AECI
UNESCO
Biblioteca Nacional
AECI
Museo de Palacios
GTZ Alemania
Las Sepulturas,
Copán
UNESCO
SENPAC
UNESCO
PROARCO
Gob., Japón
donación total
para 3 años.
25 000 000.oo
Arte Rupestre
Embajada USA
Proyecto Rescate
Arq. en Trujillo
TOTALES EN
LEMPIRAS
TOTAL
DOLARES
PORCENTAJE
RESPECTO
PRESUPUESTO
ANOS y Lempiras
Ente
Financiador
474 063.oo
253 856.oo
4 920 457.oo
Sr. Sted Scott
61 409.oo
6 472 324.oo
1 765 555.oo
5 394 520.oo
1 809 487.oo
9 775 353.oo
382 450.47
99 477.98
289 517.41
95 763.87
517 345.83
26.oo%
5.40%
17.00%
5.20%
30.oo%
Fuente: Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía,
Compilador, (Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), págs. 34-37.
88
Cuadro Nº. 1.9
Cartera de Programas y Proyectos en Ejecución, Estrategia de
Reducción de la Pobreza, 1998-2003
UNIDAD
EJECUTORA
UBICACIÓN
DEPTO/
MUNICIPIO
IHAH
Copán,
Ruinas de
Copán
FUENTE
NOMBRE DE
PROYECTO
DESCRIPCION
JAPÓN
Restauración
Turística Parques
Arqueológicos
Occidente, II
etapa
Restauración
Parques
Arqueológicos
Suministro
Equipo
Iluminación/
Sonido del
Teatro Nac.
Manuel Bonilla
Dotación Sistema
Sonido, Sistema
luces monitoreo
video y generador
energía para
emergencias.
Proyecto
Regional
Bibliotecas de
América Central
Modernización /
fortalecimiento
Biblioteca Nacional,
bibliotecas públicas,
municipales, por
adquisición
bibliografía, equipo,
mobiliario y
publicación
bibliografía nacional;
Capacitación,
reforzamiento
personal, por talleres
/ cursos municipales,
nacionales e
internacionales;
mantenimiento
preventivo del nodo
de internet.
SCAD
Programa
Comayagua
Colonial, Plan
Maestro Centro
Histórico
Comayagua,
2003.
Rehabilitación /
preservación
integral sitios de
relevancia
histórica
arquitectónica;
elaboración
corredor turístico
centro histórico.
Remodelación la
Plaza La Caridad
y rehabilitación
predio antigua
casa real.
IHAH
JAPÓN
SUECIA
ESPAÑA
SCAD
89
Francisco
Morazán,
Distrito
Central
Nivel
Nacional
Comayagua,
Comayagua
I/T
12/06/
2003
31/12/
2005
27/11/
2002
31/03/
2003
11/12/
2002
31/12/
2006
1992
AREA
MONTO
EXT.
US$
Invirtiendo en
capital
humano
432 815.oo
Invirtiendo en
capital
humano
415 833.oo
Invirtiendo en
capital
humano
375 525.oo
Cultura
302 812.oo
ESPAÑA
ESPAÑA
Programa
Rescate / Promo.
Producción
Artesanal
Indígena
Tradicional
Honduras
(PROPAITH)
Investigación
revaloración /
Promoción
Patrimonio
artesanal indígena
/ tradicional través
Capacitación.
IHAH
Programa
Comayagua
Colonial, Escuela
Taller 2003
Formación 50
alumnos oficios
tradicionales
realización
trabajos
rehabilitación
edificio interés
histórico artístico
IHAH
A nivel
nacional
Comayagua,
Comayagua
01/12/
2001
Cultura
180 000.oo
Cultura
129 218.oo
01/12/
2003
1992
1 836 203.oo
Fuente: Mejía, Mario. Las Políticas Culturales en Centroamérica:
Honduras, Análisis y Perspectivas para su Desarrollo, (UNESCO, 2004),
Anexo 2.
El papel del financiamiento externo de la institucionalidad cultural en
Honduras en la SCAD-IHAH, también se muestra desglosado en el
Cuadro Nº. 1.9, y merece destacarse.
Sea como sea, y como lo demuestra el Cuadro Nº. 1.9, el caos
ministerial y Gerencial del período 2002 al 2006 condujo a un
decaimiento en el apoyo internacional financiero al IHAH, y no sólo en
ese período sino en el presupuesto elaborado en el 2005 para su
implementación en el 2006. Estos recursos a su vez habían sido
complementados por recursos disponibles producto de convenios con
otras instituciones de Estado, tales como el IHT. A partir del 2005 esta
institución comenzó a gozar de préstamos millonarios provenientes de
organismos internacionales para invertir en el PAC y rutas turísticas
diseñadas por el IHT pero sin la incidencia estratégica del IHAH y su
misión orgánica. Se firmaron convenios interinstitucionales IHT-IHAH,
pero más por el hecho jurídico que el IHAH debía consultarse pero sin
interés verdadero ni compromiso con la institucionalidad y futuro poder
de gestión del IHAH en sí.
90
En el 2003 el Gobierno de Honduras aceptó un préstamo del Banco
Mundial que estableció el Proyecto de Desarrollo Regional en el Valle
de Copán (PDRVC) con un monto de 8.8 millones de Lempiras73. Al
PDRVC lo administraría el IHT, con el IHAH prácticamente como
edecán jurídico y técnico del IHT solamente, y con el Secretario de la
SCAD más como supervisor. Como veremos en el capítulo cuatro, lo
mismo sucedió con un préstamo del BID por 35 millones de dólares y el
Plan Nacional de Turismo Sostenible (PNTS) firmado en Julio del 2005,
siendo el Lic. Ricardo Agurcia Gerente del IHAH. Cuando yo llegue a la
Gerencia, la Meta 5 de trabajo, de diez, nos obligaba a “Concluir el
Proyecto de Desarrollo Regional en el Valle de Copán y sus obras de
infraestructura, tales como el Museo de Escultura, el Museo Escolar
Casa K’inich, el Centro Regional de Investigaciones Arqueológicas y el
Centro de Visitantes, todos en Copán; la Aldea Maya y el Centro de
Visitantes en el Parque Arqueológico El Puente (La Entrada); y Planes
de Manejo y Desarrollo para los Parques Arqueológicos de Los Naranjos
(Lago de Yojoa), Cerro Palenque (Valle de Sula) y Plan Grande
(Guanaja) (2006-2008)”.
El PDRVC fue un magnífico ejemplo de la problemática que hemos
planteado. Ya para Noviembre del 2006, con el beneplácito del Dr.
Pastor Fasquelle le hicimos llegar un extenso memorándum al Presidente
Zelaya al respecto, del cual nunca recibimos respuesta. El oficio también
fue enviado al Lic. Ricardo Martínez, como Secretario de SECTUR, a la
Lic. Rebeca Santos, Ministra de Finanzas y al Abogado Yani Rosenthal,
entonces Secretario de la Presidencia. La ejecución de los diferentes
proyectos del PDRVC estaba a cargo de unidades de SECTUR y de
consultores particulares contratados por esa instancia; sin embargo, la
evaluación de la viabilidad y necesidad de los proyectos requería del
visto bueno del IHAH por su jurisdicción y supuesta capacidad técnica.
Desde mi llegada estudiamos de cerca no sólo los proyectos detallados
en la Meta 5 sino su relación con los fondos invertidos en las
consultorías y planificación de estudios, especialmente en sitios y
parques arqueológicos, y su relevancia para su ejecución a mediano y
largo plazo.
73
Inicialmente se hablaba de 12 millones de dólares. “Honduras: El Banco Mundial
aprueba Crédito por US$12 Millones para el Desarrollo Regional en el Valle de Copán”,
Comunicado de Prensa No. 2003/363/LAC. Ver <web.worldbank.org/>.
91
En ese marco nuestras conclusiones fueron las siguientes. Primero,
coincidimos con el Dr. Pastor Fasquelle en que ciertas inversiones en
diferentes proyectos no eran necesarias dadas las prioridades y otras
Metas de Trabajo que teníamos que atender, especialmente en muchas
regiones del país fuera de Copán. Por lo tanto, concluimos que el Museo
de Esculturas no requería de una nueva iluminación eléctrica programada
por el PDRVC que “no tendría utilidad pública y seria en todo caso
carísima de mantener; la que tiene cumple”. También planteamos en ese
largo memorándum: “creemos que la Aldea Maya debe construirse en
otro sitio y no en el Parque El Puente, puesto que el sitio designado por
el Proyecto está expuesto a inundaciones y remediarlo mediante obras
hidráulicas supone un gasto extravagante sin garantías a futuro. Con
respecto al Centro de Investigaciones (CRIA) en Copán, ya se ordenó su
ampliación; sin embargo el Dr. Pastor Fasquelle y yo creemos que no
debe construirse un nuevo Centro de Visitantes y un nuevo
estacionamiento en el Parque Arqueológico de Copán. Primero porque el
centro actual aún tiene las condiciones necesarias, aunque se requiere un
nuevo techo y ciertos procesos nuevos para la boletería y su distribución.
Segundo, creemos que un nuevo estacionamiento traerá aún más autos,
vibraciones y contaminación demasiado cerca de restos arqueológicos en
sí, y en menoscabo de los mismos. Buscamos lo contrario”.
Nunca recibimos respuestas escritas a estas preocupaciones. Sospecho,
sin embargo, que el oficio llegó a manos no sólo del Sr. Presidente
Zelaya y los Secretarios Martínez, Santos y Rosenthal, sino que también
a manos de las personalidades más estrechamente vinculadas con la
mayanización. El hecho es que la política cultural que promovíamos,
especialmente yo en el IHAH, en torno a cuestionar la mayanización, o
promover la “descopanización”, como lo llamaba el Dr. Pastor Fasquelle
en la década de 1990, nunca fue socializada ampliamente más allá de la
SCAD o el IHAH de manera formal dentro del Estado. De mi parte yo sí
fui bastante amplio en comunicar esa visión en público. En numerosas
veces lo reiteré en entrevistas por radio y televisión, quizás
ingenuamente visto ya desde del golpe de Estado y la conspiración que
se tramó en mi contra a fines de Agosto del 2009.
Unos días antes del memorándum enviado al Presidente Zelaya, a fines
del 2006, Anette Emanuelsson, quien me entrevistó para el semanario
Honduras This Week, de amplia distribución en los círculos de la
industria turística en Honduras y más allá, informaba que en el IHAH
92
desarrollábamos una nueva política cultural. Esta buscaba valorar la
historia, las culturas vivas y la arqueología en regiones olvidadas
anteriormente, especialmente como atractivos turístico-culturales en
función de fortalecer la Identidad Nacional y la participación ciudadana.
Es más, Emanuelsson informaba el hecho que yo reiteraba de que “sólo
una mínima parte de Honduras era maya”74.
En Enero del 2007 y en larga entrevista publicada en El Heraldo de
Tegucigalpa, se me hizo la siguiente pregunta: “¿Cuál cree que es el
principal hueco que tienen los hondureños en cuanto a la historia?”… Mi
respuesta fue clara: “Para mí el gran hueco es creer que la identidad
nacional es maya. La mayoría de hondureños cuando hablan de sus
antepasados reducen esa historia a los mayas porque identificarse con su
cultura da una especie de estatus; en cambio, hablar de los tolupanes, con
todo lo que sale en los medios, más bien te trae pena ser descendiente de
tolupán. Pero el hecho histórico, real, verídico y documentado es que
99% de los hondureños no tiene que ver con los mayas. La gran
descendencia nuestra es una serie de cruces de ciertos pueblos indígenas,
principalmente los lencas, los tolupanes, los pech, los misquitos y, por
otro lado, los afrodescendientes y otras presencias negras que vinieron
aquí, previo a la llegada de los garífunas. Aunque hay quienes niegan esa
descendencia negra”75.
Otra interrogante formulada en esa entrevista fue “¿Y quién o quiénes
son los responsables de eso?” Mi respuesta era: “En parte el Estado,
porque ha promovido esto y no ha dado una amplitud a la diversidad
arqueológica de nuestro país. Copán es grandioso e importante, todos los
arqueólogos a nivel internacional lo reconocen y los mayas fueron y son
una de las grandes culturas del mundo, entonces hay que valorarlos, pero
reducir nuestra diversidad histórica, incluso arqueológica, es negar
nuestra historia. El otro culpable, otra razón, es el ambiente
internacional, es cosmopolita hablar de los mayas. Si usted está en un
café de Manhattan y dice ‘acabo de regresar de las Ruinas de Copán’, los
demás se interesan y es un tema que genera conversación; pero si llega a
una cafetería, pide una copa de vino y cuenta que acaba de ver los restos
de la cultura Lenca, quizás no le inviten a otro vino [...]”. Es en este
74
Euraque, Darío A. “Only a Minimal Part of Honduras is Maya”, Honduras This
Week, 4 de Noviembre, 2006.
75
Euraque, Darío. “Quiero Escribir Sobre la Sexualidad”, Diario El Heraldo,
Tegucigalpa, 13 de Enero, 2007.
93
sentido que la Dra. Lara Pinto coincidiera conmigo, por lo menos según
publicación suya del 2006.
En el memorándum enviado al Presidente Zelaya y los Secretarios
Martínez, Santos y Rosenthal en el 2006 registramos una crítica bastante
severa de lo que el Dr. Pastor Fasquelle y yo considerábamos un mal uso
de los fondos del Banco Mundial. Me explicaba así ante el Presidente
Zelaya en Noviembre del 2006: “El otro conjunto de proyectos dentro de
la Meta 5 que merece mis observaciones tiene que ver con los Planes de
Manejo y Desarrollo para los Parques Arqueológicos de Los Naranjos
(Lago de Yojoa), El Puente (La Entrada), Cerro Palenque (Valle de Sula)
y Plan Grande (Guanaja) (2006-2008). Mi punto de vista, compartido
con el Sr. Secretario de Cultura, es que lo invertido en generar los planes
de manejo para Los Naranjos, El Puente y Cerro Palenque es
contraproducente dados los recursos limitados con que cuenta el IHAH y
todas las otras prioridades por todo el país”76.
Continuaban mis observaciones, “el Estado de Honduras pagó,
mediante endeudamiento con el Banco Mundial, según cifras
proporcionadas por la Coordinación General del PDRVC, por los Planes
de Manejo de Los Naranjos, El Puente, Cerro Palenque y un estudio de
Senderos y Rótulos para el Parque en Copán, un total de $. 602 207.oo
dólares, o al cambio de hoy, L. 11 458 493.oo Lempiras. Ahora bien, al
examinar detenidamente los Planes de Manejo diseñados, estos nos
declaran que para crear, en el caso de Cerro Palenque, y para desarrollar
y consolidar los actuales parques en Los Naranjos y El Puente,
tendremos que invertir, en un proyectado período de 10 años, un total de
$. 9 896 000.34 dólares, o al cambio de hoy en día L. 188 000 303.56
Lempiras. Nosotros sabemos que esos recursos no estarán disponibles y
en caso que se invirtiesen no se podrían recuperar en décadas. Juzgamos
que muchas de esas inversiones son innecesarias y podrían ser
improductivas”77.
De todo esto, la conclusión que vertimos fue la siguiente: “aún cuando
ciertas categorías de planes de manejo son requisitos para solicitar
financiamiento externo para desarrollar parques arqueológicos, según
funcionarios de SECTUR, nos parece que se ha derrochado ya
76
Memorándum, Oficio 283-G, Dr. Darío A. Euraque al Sr. Presidente Manuel
Zelaya Rosales, 8 de Noviembre, 2006.
77
Ibíd.
94
demasiado dinero en ese proceso y que es mejor diseñar nuestra propia
estrategia para desarrollar y mantener nuestros parques, atendiendo a las
limitaciones de recursos para esos fines. De hecho, consideramos con el
Secretario de Cultura que debemos de ser mucho más selectivos en
cuanto a la contratación de consultorías extranjeras para hacer estudios
que son perfectamente inútiles o casi. Es más, en nuestro esfuerzo por
comenzar a desarrollar el sitio arqueológico en Currusté, cerca de San
Pedro Sula, estamos trabajando con fondos muy humildes, propios, y con
una donación de la Embajada de EUA Y nos estamos proyectando en
zonas del país que requieren de nuestra atención aún más que la región
de Copán. Tenemos que defender y conservar el patrimonio desde esa
región hasta los llanos de Olancho”78.
Esta visión no surgió al azar. Surgió en función de las Metas de Trabajo
del IHAH para el período 2006- 2010 que elaboró el Dr. Pastor Fasquelle
durante la transición entre el gobierno del Presidente Maduro y la toma de
posesión del Presidente Zelaya. En cierta manera, las metas tenían como
mística restaurarle a la SCAD y al IHAH lo que creíamos era lo equívoco
de que un museo privado, el MIN, fuese la máxima expresión de nuestra
Identidad Nacional en relación a su patrimonio. De la siguiente manera se
resumió la política de la SCAD a partir del 2006: “La afirmación de
Honduras en el contexto de un mundo globalizado pone de relieve, hoy más
que nunca, la necesidad de promover políticas públicas destinadas a
proteger y difundir el patrimonio cultural, pilar de nuestra identidad e
instrumento de integración. Frente a la lógica de la cultura mundializada y
homogeneizante, es necesario reivindicar otra lógica, la de nuestra
identidad cultural local, dinámica y variable”79.
Declaraba un documento de la SCAD a fines del 2008, “esta lógica nos
remite a la cultura como un conocimiento cuyo sentido se encuentra en
nuestro patrimonio tangible e intangible como portador de memoria y
valores, en la historia de los pueblos, en las expresiones de su religiosidad,
de su arquitectura, de su música y danzas, de sus letras, y que en definitiva
manifiestan un estilo de vida, un particular modo de ser que nos es propio y
que debe ser resguardado, preservado, revitalizado. Es así que hemos
concentrado esfuerzos en dar valor y reconstruir esa relación directa entre
78
79
Ibíd.
Plan 2009, manuscrito, Secretaría de Cultura, Artes y Deportes, p. 2.
95
la actividad cultural y el sentimiento de pertenencia y cohesión de los
ciudadanos al territorio.
La consolidación de una política congruente de descentralización y
democratización para la puesta en valor de la cultura como eje del
desarrollo es uno de los avances más importantes de esta gestión. Visionar
la cultura como dinamizadora de la economía local y dignificadora de lo
humano, en la generación de ingresos y empleo además de un esquema de
valores cercano, promotor de la co-responsabilidad y de la autonomía en la
administración del destino individual, familiar y comunitario”80.
“De manera comparativa,” continuaba el documento ya citado, “a las
gestiones anteriores cabe destacar las acciones descentralizadoras que
desde el 2006 se vienen implementando: la creación de los Consejos
Regionales de Cultura que incorpora las visiones y propuestas de los
actores locales en el ámbito de la cultura desde los intereses y la realidad de
las localidades mismas. Esto ha significado no sólo la transferencia de
recursos y funciones del centro a las regiones (definidas en función de los
circuitos de Casas de la Cultura y sus dinámicas de intercambio) sino que
también de un proceso político inherente a la democratización del país
promoviendo la participación a nivel regional y local en la conformación de
políticas culturales que les afectan y conciernen”81.
Según Isadora Paz, despedida por la Abogada Castro en Julio de 2009, los
Consejos Regionales comenzaron en el 2008 “a iniciativa de la SCAD,
partiendo de una subdivisión territorial en 7 regiones del país, con base en
criterios de territorialidad y cercanía geográfica. Para tal efecto la SCAD, a
través de las casas de la cultura sedes, ha apoyado la conformación de igual
número de Consejos Regionales de Cultura, a quienes el Ministerio ha
transferido recursos de su presupuesto regular, con el propósito de
financiar, desde en el ámbito regional, los proyectos e iniciativas artísticas
prevenientes de los actores culturales de cada localidad”82.
Continuó Paz, a comienzos del 2010, “esto implicó la creación inicial de
las regiones siguientes: 1) la región Norte A que incluye los Departamentos
de Cortés y Santa Bárbara; 2) la región Norte B en los Departamentos de
Atlántida, Yoro y Colón; 3) la región de Occidente A que reúne a los
80
Ibíd.
Ibíd.
82
Paz, Isadora. “Esbozo del Impacto de golpe de Estado en la Institucionalidad de la
Cultura”, Conferencia de Prensa, Antigua Casa Presidencial, 10 de Julio, 2009;
Entrevista, Yesenia Martínez a Isadora Paz, Mayo 2010.
81
96
Departamentos Copán, Ocotepeque y Lempira; 4) la región Occidente B en
el Departamento de Intibucá; 5) la región Sur que incluye los
Departamentos de Choluteca y Valle; 6) la región Centro A en los
Departamentos de Comayagua, La Paz y Francisco Morazán; y 7) la región
Oriental en los Departamentos de Olancho y El Paraíso”83.
Por último, según otro documento de la SCAD en relación a los Consejos
Regionales “esta descentralización representa[ba] en el fondo la
reivindicación de nuestra diversidad cultural, que nos obliga a apoyar la
consolidación y la ampliación de la Red de Casas de la Cultura como
catalizadores de nuestras acciones en la promoción cultural, la formación
artística y el fomento de la industria creativa y cultural. Actualmente se ha
logrado incorporar a la red 50 Casas de la Cultura que esperamos a futuro
puedan generar importantes dinámicas alrededor de la construcción de
ciudades patrimoniales incorporando de manera equilibrada el turismo, el
desarrollo humano, el crecimiento económico y la protección ambiental”84.
Como veremos en el capítulo seis, la Abogada Castro arremetió en contra
de las Casas de Cultura semanas después del golpe, acusando a la SCAD
del Presidente Zelaya, como si fuera delito, de gozar de un fondo con
recursos venezolanos para las mismas y de distribuir en las Casas de
Cultura “literatura progresista, y revolucionaria”.
Como lo demuestra el Cuadro Nº. 1.10, el avance en el establecimiento de
más y más Casas de Cultura, incorporadas a la Red, fue un logro
importantísimo, y no sólo comparativamente con la administración del
Presidente Maduro, sino también desde que establecieron las primeras a
fines de la década de 1980:
83
Paz, Isadora. “Propuesta para el avance del proceso para la descentralización de la
cultura en Honduras”, inédito, Programa Conjunto “Creatividad Cultural e Identidad para
el Desarrollo Local”, 2009.
84
“Avances y retos en la construcción de ciudadanía”, manuscrito, Secretaría de
Cultura, Artes y Deportes, 2006-2008 (Diciembre 2008), p. 3.
97
Fig. 1. Casas de la Cultura Inaugguradas por
P
Período
Presideencial a nivel Nacional
N
Fuente: “Avancees y retos en la construcción dee ciudadanía”, manuscrito,
m
Secretaría
S
de Cultuura, Artes y Depoortes, 2006-2008 (Diciembre 2008
8), pp. 1617.
Inaugurar y establecer “Casas dde Cultura” en sí,
s por supuesto, fue sólo
un
u primer pasoo, puesto que su operación y consolidación futura
dependería
d
del éxxito de los Conssejos Regionaless y el éxito de laa política
cultural general. Sin embargo, ddesde el punto dee vista a largo plazo,
p
los
avances
a
registrados merecen ddestacarse. Decrretos y reglameentos de
“casas
“
de culturaa” en Honduras datan de comieenzos de las déécadas de
1950 y 1960, pero
p
nunca se comenzaron a convertir en reealidades
operativas
o
hasta 30
3 años despuéss85.
El IHAH, a su vez, se vinculabba con la Red de
d Casas de Culltura y la
visión
v
más amplia en que se suustentaba mediannte sus propias Metas
M
de
Trabajo,
T
tal comoo se registran en sseguida, puesto que
q en su conjun
nto fueron
el
e fundamento coon el cual se tejióó la política culttural particular del
d IHAH
que
q se coordinabaa sistemáticamennte con la SCAD
D hasta que lo viiolentó el
golpe
g
de Estado, tal
t como lo relattaré próximamennte en este testimonio. Las
diez
d Metas de Traabajo que yo hereedé en Julio de 2006 son las siguiientes:
85
Sobre la situacción en la década dee 1970, ver Darío Moreria.
M
Honduras, Desarrollo
D
Cultural,
C
Informe Técnico RP/1975-76//3.321.7, París (19777), p. 25.
98
Metas de Trabajo del IHAH, 2006 a 2010
1) Completar la reestructuración institucional del IHAH en sus
aspectos administrativos, técnicos y legales (2006-2007).
2) Impulsar la investigación arqueológica, etnológica e histórica en
el país, con un énfasis particular en la Historia Patria (2006-2010).
3) Para menguar la destrucción de nuestros bienes patrimoniales
religiosos, históricos y arqueológicos (incluyendo los de la
plataforma submarina), promover una política agresiva para la
protección del Patrimonio Cultural de la Nación con énfasis en la
participación ciudadana (2006-2010).
4) Impulsar la divulgación, acrecentamiento y transmisión a las
generaciones futuras del Patrimonio Cultural de la Nación a través
del sistema de educación nacional, la prensa escrita y hablada, y
los museos y casas de cultura del país (2006-2010).
5) Concluir el Proyecto de Desarrollo Regional en el Valle de
Copán y sus obras de infraestructura, tales como el Museo de
Escultura, el Museo Escolar Casa K’inich, el Centro Regional de
Investigaciones Arqueológicas y el Centro de Visitantes, todos en
Copán; la Aldea Maya y el Centro de Visitantes en el Parque
Arqueológico El Puente (La Entrada); y Planes de Manejo y
Desarrollo para los Parques Arqueológicos de Los Naranjos (Lago
de Yojoa), Cerro Palenque (Valle de Sula) y Plan Grande
(Guanaja) (2006-2008).
6) A través del Programa Nacional de Turismo Sostenible [del
IHT], realizar la investigación, consolidación y puesta en valor de
la Fortaleza de San Fernando de Omoa y el Sitio Arqueológico de
Río Amarillo (2006-2010).
7) Fomentar a través de los centros nacionales e internacionales de
educación superior la formación de profesionales hondureños en
las áreas de Antropología, Historia y ciencias afines tales como la
Museografía, y la Conservación (2006-2010).
8) Promover y apoyar el establecimiento y participación de
fundaciones culturales nacionales en la investigación,
conservación, administración y divulgación del Patrimonio
Cultural de la Nación (2006-2008).
9) Promover la educación bilingüe e intercultural de las culturas
indígenas del país (2006-2010).
10) Planificar el desarrollo de nuevos parques arqueológicos
(ejemplo Yarumela y Tenampúa en el Valle de Comayagua) y
museos (ejemplo Nacional de Arqueología en Tegucigalpa e
Historia Colonial en Comayagua) en el país (2006-2007).
99
Ya elaboradas estas metas en Febrero del 2006, siendo catedrático de
Historia de América Latina en Trinity College, en Hartford, Connecticut,
Estados Unidos, recibí un correo electrónico del Dr. Pastor Fasquelle
solicitándome hacerme cargo de la Gerencia del IHAH. Inicialmente me
llené de satisfacción y júbilo. Conocía la institución un tanto. Sabía que con
apoyo del Dr. Pastor Fasquelle y otros recién nombrados ministros,
especialmente mi colega y amigo en la Secretaría de Finanzas, el Dr. Hugo
Noé Pino, quizás podría implementar proyectos que se fundamentarían en
décadas de reflexión sobre la historia de Honduras en general y sobre la
etnohistoria y el papel de la mayanización en relación a la Identidad
Nacional de nuestro país. Mi interés en la etnohistoria era como historiador
y, ya para el periodo postcolonial, en particular los siglos XIX y XX y su
relación con la etnohistoria colonial, sin ser especialista en este último
periodo86.
Sea como sea, en el 2006 cierta ansiedad también colmaba mi reflexión
ante la oportunidad tan grande que me ofrecía el Dr. Pastor Fasquelle.
Estaba muy al tanto del descalabro en que había caído el IHAH desde el
2002. Igualmente, me preocupaban las posibles implicaciones del evidente
conflicto intelectual e institucional, y quizás de otra índole, que había
surgido entre los dos primos que lideraban la SCAD y el IHAH a
comienzos del 2006, el Dr. Pastor Fasquelle y el Lic. Agurcia Fasquelle.
Desde los primeros días que el arqueólogo Agurcia Fasquelle asumió la
Gerencia del IHAH, por segunda vez el 23 de Junio del 2005, el Dr. Pastor
Fasquelle públicamente, en Diario Tiempo, registró sus apreciaciones
sobre su pariente, ya famoso por su descubrimiento, en 1989, del Templo
Rosalila en el PAC.
El primero de Julio de 2005 el Dr. Pastor Fasquelle publicó lo que desde
el contexto del golpe del 2009 y sus secuelas es un tanto irónico. Veamos.
“Estimo a mi primo don Ricardo Agurcia” declaraba Pastor Fasquelle. “No
sólo es un arqueólogo profesional, ha tenido la virtud de inspirar a varios
grupos de empresarios y amigos (particularmente a don Jorge Bueso y
Banco de Occidente) para patrocinar importantes empresas culturales y
para financiarle la Asociación Copán, institución en la que me parecía bien
concentrado Ricardo, antes de que, al parecer, lo llamasen la semana
86
Según la Dra. Lara Pinto, “los archivos relevantes para la etnohistoria de Honduras
son el Archivo de Indias en Sevilla y el Archivo General de Centroamérica en ciudad de
Guatemala”. Ello es así cuando reducís la “entohistoria” a la época colonial. Ver Gloria
Lara Pinto. “Apuntes Sobre la Afiliación Cultural de los Pobladores Indígenas de los
Valles de Comayagua y Sulaco”, manuscrito inédito (1982), p. 14, nota 10.
100
pasada a hacerse cargo del Instituto de Antropología, el cual pasa por una
profunda crisis de burocratización deshabilitante”87.
Por otra parte, continuaba Pastor Fasquelle, “hay pocas personas más
calificadas que Agurcia para este puesto y tarea. Y no se puede hacer una
omelet sin quebrar algunos huevos. Así que no recriminaré despidos que de
repente se justifican de empleados prepotentes. Ignoro el origen y trasfondo
del ‘golpe de Estado’ y no me parece interesante la formalidad del tema. El
Presidente tiene los votos para elegir Gerente Director del IHAH; así que
no hay tal ‘asalto’ a la institución. Simpatizo incluso con la tesis de que hay
que fomentar la capacitación de nuestros estudiantes para ‘nacionalizar’ la
arqueología hondureña”. Antes de continuar, la referencia al “golpe de
Estado” merece aclararse, especialmente para un público que vivía al
margen de los conflictos internos del IHAH y su relación con proyectos
turísticos.
El 23 de Junio del 2005 el Presidente Maduro intempestivamente
destituyó a doña Margarita Durón de Gálvez de su cargo de Gerente del
IHAH; en su lugar nombró al Lic. Agurcia Fasquelle; cinco de los seis
miembros del Consejo Directivo presentes en sesión extraordinaria
ratificaron esa decisión. Los que votaron a favor incluyeron a Pierrefeu
Midence, en representación de SECTUR, y al Lic. Ricardo Martínez, en
representación de la empresa privada del COHEP. Martínez a su vez había
sido nombrado en esa representación por el Presidente del COHEP, José
María Agurcia Fasquelle, hermano del arqueólogo. Martínez fue nombrado
como propietario y el Ing. Benjamín Bográn como suplente. Ironía de
ironías... Martínez fue nombrado Secretario de SECTUR por el Presidente
Zelaya a comienzos del 2006 pero fue expulsado del cargo por el golpe de
Estado tres años más tarde. Por su parte, Bográn apoyó el golpe de Estado
del 2009 y fue nombrado Secretario de Comercio por Roberto Michelleti
Baín.
Con el beneplácito del Presidente Maduro, en Junio de 2005 todos se
pusieron de acuerdo no sólo en remover a doña Margarita y nombrar al Lic.
Agurcia Fasquelle, sino que también acordaron remover de su cargo a la
Jefe del Departamento de Investigaciones Antropológicas del IHAH, la
arqueóloga Carmen Julia Fajardo. Se despidió a Fajardo en gran parte por
su férrea oposición a un multimillonario proyecto para construir un
aeródromo turístico en las cercanías del sitio arqueológico llamado Río
Amarillo, a 18 kilómetros del PAC. El controversial proyecto era uno de
los más anhelados de la Presidencia de Maduro y la empresa privada
87
Ibíd.
101
vinculada a Copán Ruinas y el PAC, además de los aledaños en la Aldea de
Río Amarillo. Simultáneamente se aprovechó la coyuntura para ordenar
una “consultoría de reingeniería administrativa del IHAH” al compás de
otra orden para realizar una “auditoria de inventarios” y gestión en el IHAH
por parte del Tribunal Superior de Cuentas de Honduras. Esa reingeniería a
la vez se desprendía del Plan de Gobierno de Maduro para el 2002-200688.
Lamentablemente, como lo advertimos ya, entre el 2002 y comienzos del
2003 el IHAH fue prácticamente olvidado como instancia de Estado,
contrario a la década de 1990. Doña Margarita Durón de Gálvez llegó a la
Gerencia del IHAH a comienzos de Marzo del 2003, después de cuatro
años como Embajadora de Honduras ante el Gobierno de Taiwán. Nueve
meses más tarde Mireya Batres abandonaba la SCAD y la reemplazaba un
diputado carente de experiencia o vocación seria en cultura, Arnoldo
Avilés. A este, a su vez, lo sustituyó el Dr. José Antonio Funes, un
verdadero académico y hombre de cultura. En el período del Presidente
Maduro Funes fungió como Secretario de Estado por tres meses y por sus
meritos; también fue integrado como Secretario de la SCAD a comienzos
del período, cuando el Lic. Ricardo Agurcia Fasquelle se apoderó del
IHAH por segunda vez.
Luego de la salida de la Lic. Fajardo, ya con apoyo en los más altos
niveles y con el visto bueno del Consejo Directivo del IHAH, el Lic.
Agurcia Fasquelle contrató a Salvador Delgado Garza, mexicano, quien
presentó su informe y recomendaciones para una nueva estructura
administrativa para el IHAH a mediados de Enero del 2006, meses en que
comenzaba su administración en la SCAD el Dr. Pastor Fasquelle. En
Marzo y Abril de 2006 el Consejo Directivo del IHAH aprobó su nueva
estructura administrativa, cuyos nombramientos en las nuevas
Subgerencias quedarían expuestos a mi evaluación cuando asumiera yo la
Gerencia del IHAH. Eran Subgerentes interinos: Lic. Saúl Bueso,
Administración; Lic. Vito Véliz, Patrimonio; Ing. Rolando Soto,
Conservación; Lic. Patricia Cardona, Coordinación Regional y Arq. Gloria
Grimaldi, Promoción.
Simultáneamente el Lic. Agurcia Fasquelle tomó la decisión de renunciar
a la Gerencia, incluso cuando, según el Dr. Pastor Fasquelle, gozaba del
beneplácito del Presidente Zelaya. El Presidente Zelaya, me confió el Dr.
Pastor Fasquelle, se rehusaba a creer que el Lic. Agurcia Fasquelle deseaba
renunciar y regresar a la Asociación Copán y su trabajo en el PAC. En un
88
Delgado Garza, Salvador. “Análisis Situacional y Visión Estratégica del Instituto
Hondureño de Antropología e Historia”, Agosto 2005.
102
momento el Presidente Zelaya lo escuchó directamente del Lic. Agurcia
Fasquelle mediante una llamada telefónica que facilitó el Dr. Pastor
Fasquelle. Así se dio paso a la búsqueda de un nuevo Gerente, y por ende la
comunicación que recibiera yo en Febrero del 2006.
Estos pormenores los conocí mucho después. En Febrero del 2006 lo que
sabía es que la relación entre el Dr. Pastor Fasquelle y el Lic. Agurcia
Fasquelle seguían un tanto tensas y frágiles, quizás desde las declaraciones
vertidas por el Dr. Pastor Fasquelle a Diario Tiempo en Julio del 200589.
Merecen retomarse. Después de reconocer sus méritos como arqueólogo en
Copán y sus logros en establecer la Asociación Copán, el Dr. Pastor
Fasquelle declaró: “en primer lugar no tenemos esos arqueólogos
hondureños, sólo se puede formar arqueólogos nativos, con la colaboración
de los científicos extranjeros honestos que trabajan con nosotros; y no se
está haciendo nada para formarlos, a pesar de que varios arqueólogos
foráneos se han ofrecido para colaborar. Ni se puede detener la labor de
investigación. En segundo lugar el patrimonio arqueológico es universal y,
si cumple con las reglas, a nadie le debemos obstaculizar el estudio o
atropellar sus labores. No sé con qué justificación, al parecer, el Lic.
Agurcia Fasquelle ha suspendido los trabajos de investigación del
arqueólogo Dr. Alan Maca, de la Universidad de Colgate con fondos
complementarios de la Revista National Geographic, quien acaba de
descubrir la tumba que se presume es del importantísimo undécimo
gobernante de Copán, Butz Chan. Pero no hay muchas explicaciones
satisfactorias posibles”90.
El Dr. Pastor Fasquelle continuó: “luego hay un conflicto de interés entre
la posición de un investigador que labora como tal y el ejercicio de la
autoridad pública en el control de las investigaciones de sus colegas
nacionales y extranjeros. Muchos investigadores que han hecho grandes
contribuciones científicas y han llegado a enamorarse de nuestro país y
quisieran ayudar y establecerse aquí para ese fin, pero tienen relaciones
recelosas de rivalidad con Ricardo Agurcia y algunos se han sentido
acosados, al grado de retirarse. Otros están inquietos y molestos con
cambios poco transparentes. Y pueden quejarse ante embajadas que han
sido grandes colaboradoras del Instituto y el país. Ricardo puede y aún debe
reformar al IHAH, pero no debe cambiar, a mitad del camino, las reglas del
juego que rigen los trabajos de los investigadores extranjeros, que trajeron
89
Pastor Fasquelle, Rodolfo. “La intervención del Instituto de Antropología”, Diario
Tiempo, 1 de Julio, 2005.
90
Ibíd.
103
aquí esos proyectos, con la aprobación del Instituto y que, durante más de
un siglo, han traído al país cuantiosísimos recursos, que son los que
pusieron en escena el valor de nuestro patrimonio arqueológico. (Antes de
que vinieran los exploradores extranjeros sus propietarios vendían las
ruinas de Copán por $50). El Instituto puede exigirles nuevos requisitos de
seguridad y de cooperación, que incluyan en alguna proporción
investigadores nacionales en proceso de entrenamiento. Pero no puede
suspender labores; los estudiosos tienen derecho a su ejercicio
profesional”91.
En otros comentarios, el Dr. Pastor Fasquelle perfilaba inquietudes que se
plasmarían en las Metas de Trabajo que me entregó cuando asumí la
Gerencia meses después. “Pero recientemente” enfáticamente declaró
Pastor Fasquelle en el 2005 “además de esas fallas que venía arrastrando, el
Instituto no ha avanzado con los parques pendientes en Yarumela y El
Palenque, no ha podido desarrollar proyectos valiosos, lo que produce
pérdidas al país de los fondos para esos proyectos y, en vez de eso, ha sido
marginado, el IHAH, de los proyectos importantes de patrimonio que le
atañen directamente, como es el caso del Museo Nacional, que se puso
indebidamente en manos de una ‘fundación’ privada y de asesores
extranjeros. Hay que darle la vuelta a esta página si vamos a avanzar. Aquí
hubo errores de todo el mundo, no creo que haya fraude de nadie, sino en
todo caso, alternativamente negligencia y exceso de celo”.
Los últimos párrafos de este importante documento fueron: “voy a
finalizar con algo que quizás no pase de buen deseo. ¿Qué tal si Agurcia
explica por qué aceptó la Gerencia ––a sabiendas de que tenía algún
impedimento y las resistencias que uno se gana por ser quien es y actuar
con señorío noble orgullo exponiéndose? ¿Qué tal si llama a toda la
comunidad y a los interesados para que participemos todos en un proceso
de consulta y acompañemos la promulgación de un nuevo reglamento del
Instituto, que lo reforme, que lo vuelva más ágil, más creativo y seguro?
¿Qué tal si aprovechamos el fin de este período gubernamental caótico,
durísimo para la institución, acéfala dos veces y por períodos largos de
tiempo, con un acuerdo plural para reformar lo malo, preservar la misión
y el compromiso institucional y empujar una nueva visión más
ambiciosa y dinámica, en aras del desarrollo del patrimonio? El IHAH
necesita de una sacudida y una nueva concepción. El país necesita de esa
institución y de un espíritu de trabajo renovado. Sería maravilloso
aprovechar la oportunidad y Ricardo podría convertirse en el héroe de la
91
Ibíd.
104
película si muestra al final una nueva sabiduría y capacidad política y
respeto por los demás”92. A fines del 2009 al Lic. Agurcia Fasquelle se le
presentaron otras oportunidades para incidir de nuevo directamente en el
IHAH.
V. Conclusión
Vi por primera vez al Lic. Agurcia Fasquelle en Tegucigalpa el 31 de
Julio del 2002. Esa noche, ambos, junto con el ahora fallecido amigo y
colega Lic. Ramón Oquelí, recibimos de parte de la Fundación para el
Museo del Hombre Hondureño, el Premio “Corona de Oro, José Miguel
Gómez”. Para mí era un enorme honor comparecer con el Lic. Oquelí, no
sólo por ser él un gran conocedor de la historia de Honduras sino un
verdadero caballero, integro, honesto. A los tres se nos reconocía una
“distinguida labor en el campo de la investigación histórica” y un
“valioso aporte a la cultura de Honduras”. Según el reportaje periodístico
en El Heraldo: “del antropólogo y arqueólogo Ricardo Agurcia cuyas
investigaciones y descubrimientos en Copán han recorrido el mundo,
también se destacan sus publicaciones sobre los Mayas y sus legados”93.
Hubo vinos, elogios, abrazos, todo en la antigua y entonces restaurada
casona del gran intelectual decimonónico Ramón Rosa. Recuerdo bien la
noche. Estaba Leticia Oyuela, gran amiga, historiadora, matrona de la
cultura de Honduras, autora de un esbozo biográfico sobre Rosa, sobre el
cual Oquelí, íntimo amigo de Oyuela, también hizo publicar un precioso
ensayo en Paraninfo. Presenciaron los actos también la entonces
Secretaria de Cultura, Mireya Batres, Octavio Sánchez, Juan Manuel
Posse, y Mario Ardón. Las palabras de bienvenida las ofreció el Dr.
Enrique Aguilar Paz.
Conversé esa noche con el Lic. Jorge Bueso Arias, Presidente del
Banco de Occidente, Presidente de la Asociación Copán desde 1990,
protagonista en el golpe de Estado de 1956 en contra de don Julio
Lozano Díaz, pero más tarde víctima del golpe de Estado de 196394. El
tres de Octubre de 1963 Bueso Arias se encontraba en Washington
negociando con el Fondo Monetario Internacional en su calidad de
92
Ibíd.
“Entregan los premios ‘Corona de Oro José Miguel Gómez’”, El Heraldo, 2 de
Agosto, 2002.
94
Bueso Arias, Jorge. “El golpe de Estado de 1956,” Revista Política de Honduras,
Tegucigalpa, Nº. 1 (Enero 1999), pp. 59-73.
93
105
Ministro de Hacienda del Presidente que derrocaban los militares y el
Partido Nacional, Dr. Ramón Villeda Morales. Más tarde, en 1971,
Bueso Arias fue el candidato presidencial del Partido Liberal, quien
llevaba como candidato a la vice-presidencia al Dr. Rodolfo Pastor
Zelaya, padre del Dr. Pastor Fasquelle95. Perdieron los liberales, en gran
parte porque el gran caudillo del Partido Liberal de esa época, Modesto
Rodas Alvarado, padre de Patricia Rodas Baca, última canciller del
Presidente Zelaya, se abstuvo de apoyar al Lic. Bueso Arias. Recordando
esa noche de Julio del 2002, hoy me es más memorable que nunca.
No volví a ver al Lic. Agurcia Fasquelle hasta que visité Honduras en
Marzo del 2006, ya habiendo aceptado la Gerencia del IHAH. Nos
reunimos en su oficina en el IHAH, que luego fue la mía hasta el tres de
Septiembre del 2009. Estaba presente momentáneamente el colega y
Secretario de Cultura saliente, Abogado Octavio Sánchez Barrientos, a
quien conocí años antes cuando le ayudé con su tesis de Maestría de la
Universidad de Harvard sobre la historia económica de Honduras en la
época colonial. Nos saludamos brevemente; con el Lic. Agurcia
Fasquelle nos dirigimos al Salón de Usos Múltiples de Villa Roy, en
realidad un anexo a esa mansión que perteneció a don Julio Lozano Díaz,
desde fines de la década de 1970 sirviendo como sede las nuevas oficinas
del IHAH. Doña Laura Vijíl de Lozano Díaz, esposa de don Julio, la
donó al IHAH con el compromiso de convertirla en Museo de Historia
Nacional. En la misma mansión quizás habrá reposado don Julio luego
del golpe de Estado de 1956. Moriría un año más tarde, aturdido por una
enfermedad y por tanta traición política. Hoy Villa Roy está a punto de
derrumbarse por falta de atención al impacto de la falla geológica que la
destruye. El Museo de Historia que albergaba Villa Roy ya se cerró.
A partir del 2006, siempre que caminé en los alrededores de la mansión
Villa Roy pensaba sobre los Lozano Díaz, pues mi abuelita vivía en las
cercanías de la mansión, en el Barrio Buenos Aires, a escasas cuadras del
Barrio Abajo, en las cercanías del Parque La Concordia. Siempre me
habló mi abuelita materna de la mansión Villa Roy, incluso de Roy
Gordon, el visionario que la diseñó y también su primer propietario.
Cuando caminaba por allí con el Lic. Agurcia Fasquelle, en Marzo del
2006, hice memoria no sólo de mi abuela materna sino también de mis
recorridas en las afueras de ese palacete estilo italiano romanesco cuando
la visitaba a comienzos de la década de 1970. De niño pensé que Villa
Roy era una casona colmada de misterios, quizás embrujada. Veinte y
95
Euraque. El Capitalismo de San Pedro Sula, pp., 293-298.
106
seis años después no seguí memorizando. Ya en Marzo del 2006 tenía
obligaciones concretas de administrar la política patrimonial de
Honduras, incluso la restauración de Villa Roy.
Luego de nuestra caminata el reconocido arqueólogo y descubridor de
Rosalila fue gentil, aunque más bien profesional. Me presentó a los
Subgerentes y al Secretario General, la Abogada Nilda Torres, quien
había llegado al IHAH con doña Margarita Durón desde la Secretaría de
Relaciones Exteriores, convirtiéndola el Lic. Agurcia Fasquelle en el
primer Secretario General en la historia del IHAH: una excelente
decisión. También se me presentó el equipo que yo tendría que evaluar
en sus cargos interinos mientras me dedicaba a convertir las Metas de
Trabajo en su conjunto en una política cultural que le restaurara
protagonismo al IHAH, aún a sabiendas del peso de la mayanización y
sus enlaces contradictorios con la casi siempre trágica historia de
Honduras, la cual pretendía conocer a profundidad. Con el golpe de
Estado del 2009 me di cuenta que no la conocía tan a fondo como
pretendía. Ese día de Marzo del 2006 el Lic. Agurcia Fasquelle y yo nos
despedimos sin mayores intimidades. Nos deparaban diferentes destinos
en cuanto a nuestra futura relación con el IHAH.
107
++++ De págs.108 (blanca) y 109 = taptar folio al pie
108
Capítulo 2. Modernización Técnica
y Administrativa ante la Globalización
109
“Lo esencial no está en ser poeta ni artista ni filosofo. Lo
esencial es que cada uno tenga la dignidad de su trabajo, la
alegría de su trabajo, la conciencia de su trabajo. El
orgullo de hacer las cosas bien, el entusiasmo de sentirse
transitoriamente satisfecho de su obra, de quererla y
admirarla, es la sana recompensa de los fuertes, de los que
tienen el corazón robusto y el espíritu limpio”96.
Alfonso Guillén Zelaya (1888-1947), escritor hondureño
I. Introducción
M
ás allá de abordar y desafiar el peso de la mayanización de una
forma coherente y en el ámbito de coordinar las metas de trabajo
en una política cultural general con la Secretaría de Cultura, Artes y
Deportes SCAD y, en menor grado, con la Secretaría de Turismo
(SECTUR), el esfuerzo por cambiar al Instituto Hondureño de
Antropología e Historia (IHAH) se particularizó también atendiendo la
primera meta de trabajo que se me asignó en el 2006: “completar la
reestructuración institucional del IHAH en sus aspectos administrativos,
técnicos y legales”.
Como se vio en el capítulo anterior, esa meta era una de 10 asignadas a
la Gerencia del IHAH a partir del 2006. Este capítulo registra las
maneras específicas de cómo se enfrentó esa meta de trabajo, cuando el
Consejo Directivo refrendó un proceso de reingeniería administrativa
promovido oficialmente desde mediados del 2005.
Sin embargo, ese proyecto se remontaba por lo menos a mediados del
2004. En Julio de ese año el Lic. Agurcia Fasquelle convocó, por medio
de correo electrónico desde Copán Ruinas, a un Foro sobre Arqueología
Hondureña, el cual se llevó a cabo el 31 de Julio97. Se reunieron el Lic.
Agurcia Fasquelle, el Lic. Vito Véliz, Lic. Eliseo Fajardo y el ahora Dr.
96
Guillen Zelaya, Alfonso. “Lo esencial”, en Olancho, La Cuarta Pregunta,
Selección, Introducción; Notas, Roberto Sosa (Tegucigalpa: Impresos Cerrato, 2009), p.
509.
97
Agradezco al Lic. Alejandro Figueroa compartir el correo electrónico que él
recibió a fines de Julio del 2004.
110
Jorge Ramos. El objetivo era comunicarle un documento del pequeño
gremio nacional al entonces Secretario de Cultura, Arnoldo Avilés; se le
solicitaría, en su calidad de Presidente del Consejo Directivo del IHAH,
una intervención, puesto que según el Lic. Agurcia Fasquelle la
arqueología en Honduras vivía “una de sus peores crisis de su historia”98.
De acuerdo al Lic. Agurcia Fasquelle, el IHAH “había dejado de cumplir
muchas de sus obligaciones”. Convertido en Gerente en Septiembre del
2005, el Lic. Agurcia Fasquelle convocó a un “Taller para la Elaboración
del Reglamento de Investigación Arqueológica en Honduras”99. El
enlace operativo entre los arqueólogos y el IHAH fue el joven Alejandro
Figueroa. Presuntamente, este taller era el seguimiento a las
preocupaciones del Lic. Agurcia Fasquelle desde el 2004.
Entonces ya era tarde durante la Presidencia de Ricardo Maduro para
comenzar con la reingeniería de una institución como el IHAH. Sin
embargo había urgencia y nexos claves con estrategias y financiamiento
internacional, incluso millonario, aunque administrado desde SECTUR y
el Instituto Hondureño de Turismo (IHT). Según la Convocatoria para el
Taller que se llevó a cabo en Septiembre del 2005, “a solicitud del IHT y
a propuesta del IHAH, el PDRVC prevé investigaciones arqueológicas
en los distintos Parques Arqueológicos del circuito contemplado en este
Proyecto”. Así se procedió. No sólo se lanzaba la reingeniería en el
marco de elecciones presidenciales, por lo tanto con un país con miras a
cambios políticos, sino que la reingeniería se revestía de los problemas
vinculados con el “Proyecto del Aeródromo de Río Amarillo”.
Río Amarillo es una aldea a 18 kilómetros al noreste de Copán Ruinas,
en plena carretera desde San Pedro Sula. Cerca de la aldea existe un
monumental sitio arqueológico cuyas tierras le pertenecieron a Rodolfo
Bueso Arias, hermano del Lic. Jorge Bueso Arias. En 1984 el primer
Bueso Arias le donó las tierras al IHAH100. El Lic. Agurcia Fasquelle,
siendo Gerente del IHAH por primera vez, recibió esa donación. Desde
mucho antes, quizás con la nostalgia de que hasta fines de la década de
1970 existió una pista de aterrizaje contiguo al PAC, donde se aterrizaba
cuando se volaba desde Tegucigalpa y San Pedro Sula, muchos soñaron
98
Borrador, Oficio a someterse al Ing. Arnoldo Avilés, en su calidad de Presidente
del CD del IHAH, x de Septiembre, 2004. Documento que circuló entre arqueólogos
hondureños por correo electrónico.
99
“Taller para la Elaboración del Reglamento de Investigación Arqueológica en
Honduras, 9-11 de Septiembre de 2005, Hotel Brisas del Lago, Lago de Yojoa, Cortés”.
100
Acta Número 158, Actas de Sesiones de Consejo Directivo, IHAH (17 de Julio
1984).
111
con gozar de ese privilegio. Desde 1982, cuando se declaró “Monumento
Nacional” al PAC y 280 manzanas de tierras privadas en sus alrededores,
se soñó con más determinación con gozar de una pequeña pista de
aterrizaje y sus correspondientes edificios de administración y servicio
turístico. Desde esa década el sueño se convirtió en iniciativa y proyecto
viable, en particular desde la administración del Presidente Carlos Flores
Facussé.
Un historial del Proyecto Río Amarillo lo presentó el propio Secretario
de SECTUR del Presidente Maduro, Thierry de Pierrefeu Midence. El
esbozo histórico se expuso al Consejo Directivo del IHAH en Enero del
2005. Según Pierrefeu, “en la administración del gobierno anterior surgió
el tema de la construcción de un aeródromo en la zona occidental del
país, idea proveniente de la Organización Mundo Maya (OMM) que
comprende a cinco Estados del sudeste mexicano, así como a Belice,
Guatemala, Honduras y El Salvador. El propósito de esta Organización
ha sido financiado desde 1983 por el Banco Interamericano de
Desarrollo (BID), identificando aquellos proyectos o intervenciones que
permitan efectivamente crear un real Mundo Maya, refiriéndose al uso
racional y sostenible del recurso natural, arqueológico, mediante un
turismo de alto valor agregado y de muy bajo impacto”101.
Efectivamente, al Mundo Maya al que se refería Pierrefeu también se le
conocía en su sentido turístico como “la Ruta Maya”. Así lo destacó la
National Geographic Magazine en su edición especial, Vol. 176, Nº. 4
(Octubre 1989). Esa edición publicó un artículo del Lic. Agurcia
Fasquelle, y del Dr. William Fash de Harvard University sobre el
descubrimiento de Rosalila en Junio de 1989.
A quince años después se retomaba el nexo de Honduras con la
añorada Ruta Maya. Continuó Pierrefeu Midence en el 2005, “el
concepto del Mundo Maya es crear una interconexión basada en un
Patrimonio Natural y Arqueológico que comparten las zonas de los
países antes mencionados. De esto resultó una reunión entre los países y
estados mexicanos hace aproximadamente cinco años, priorizando una
serie de proyectos que debían realizarse, a efecto de lograr esa
integración y protección patrimonial, reflejado en la construcción de un
aeródromo en el Occidente de Honduras, que lograra conectar el Valle de
Copán y la riqueza de culturas vivas de la zona, así como el patrimonio
101
Acta Número 390, Actas de Sesiones de Consejo Directivo, IHAH (19 de Enero
2005).
112
colonial edificado en Santa Rosa de Copán, La Campa y demás sitios,
integrándolo al circuito del Mundo Maya”102.
“Al final de la administración pasada” continuó Pierrefeu Midence “el
Banco Interamericano de Desarrollo (BID) congruente con esa
priorización, le ofreció al Gobierno de Honduras, financiarle la
construcción de un aeródromo en la zona occidental, tratándose de una
pequeña pista de aproximadamente 1200 a 1500 m, acorde a ese mismo
concepto, en la que logren aterrizar aviones pequeños que permitan una
interconexión entre los sitios, manejando lo que se conoce en términos
de capacidad de carga (límite máximo sostenible)”. Desde los primeros
meses de la administración del Presidente Maduro, en el 2002, el BID
ofreció de nuevo el financiamiento y así se comenzó todo un complicado
proceso de informes técnicos, de estudios de factibilidad, de
intervenciones políticas, y más, alrededor de que sitio en el occidente del
país, en la relativa cercanía del PAC, era viable para el aeródromo
soñado. Había posiciones encontradas de muchos sectores, pero
Pierrefeu favorecía la recomendación de una pista en Río Amarillo. A
fines del 2004 y comienzos del 2005, con el tiempo en su contra,
Pierrefeu y aliados dentro y fuera del IHAH, especialmente en su
Consejo Directivo, buscaban constatar una opinión favorable del IHAH
ante las inquietudes e interrogantes de la UNESCO sobre el peligro que
quizás se avecinaba para el patrimonio arqueológico, no sólo en Río
Amarillo sino hasta sobre el propio PAC con la construcción y uso del
aeródromo. Como lo vimos en el capítulo anterior, a mediados del 2005
la problemática generó la coyuntura en que salieron del IHAH doña
Margarita Durón de Gálvez y Carmen Julia Fajardo.
El Dr. Pastor Fasquelle y yo heredamos el Proyecto Río Amarillo y sus
secuelas, aunque a mí me interesaba más el futuro institucional del
IHAH en sí y su relación con las regiones marginadas del país. La
controversia sobre Río Amarillo se acaloró mucho a fines del 2006, a tal
grado que se nos acusó, especialmente al Dr. Pastor Fasquelle, que
nuestro compromiso con el Proyecto de Río Amarillo era tal que
estábamos dispuestos a “retirar a las Ruinas de Copán del inventario
mundial de sitios calificados de Patrimonio Común de la Humanidad que
lleva la UNESCO”, palabras del reconocido historiador y colega Mario
R. Argueta. En los mismo días el Dr. Noé Pineda Portillo, Presidente de
la Academia Hondureña de Geografía e Historia, hizo “un llamado a
todas las organizaciones gremiales, políticas, sociales, científicas y
102
Ibíd.
113
culturales y ciudadanos conscientes, para que se solidaricen en la defensa
de nuestro patrimonio cultural, declarado mundial, sea vulnerado por
aquellos que pretendiendo hacer negocio a costillas de los favores del
Estado, quieran ultrajar al país. Es tiempo ya que los hondureños seamos
fieles a la herencia de nuestros mayores”103.
Acompañó a los colegas Argueta y Pineda Portillo el Lic. Juan Ramón
Martínez, reconocido editorialista de Diario La Tribuna, cuando se
pronunció de la siguiente manera: “igual que muchos otros compatriotas,
nos llenó de esperanzas, las terminantes declaraciones del Presidente
Zelaya, en el sentido que atendería las recomendaciones de UNESCO, en
lo relacionado a la construcción de un aeropuerto para servicio de los
turistas interesados en visitar las Ruinas de Copán. Sin embargo, cuando
escuchamos al secretario de Cultura, interrogarse sobre la posibilidad ––
eso queremos imaginarnos que sea–– de cambiar el carácter de
Patrimonio Mundial que la UNESCO le atribuye a las Ruinas de Copán,
para por este medio, darle gusto a Ricardo Martínez y a los dueños de las
tierras en el sector de Río Amarillo, el desencanto pareciera imponerse
entre nosotros. Por supuesto, también la duda, especialmente sobre a
quién creerle: al Presidente de la República o a uno de sus secretarios de
Estado que, aparentemente, no está contento con sus visiones y su forma
de gobernar. Ni quiere aceptar la misma línea de acción que el
gobernante estableció”104.
Como con otros problemas asociados con el IHAH en aquella época,
estas y otras apreciaciones estaban parcializadas sin necesidad; ninguno
de estos colegas me consultó sobre la problemática de Río Amarillo, aún
cuando todos éramos miembros de la misma Academia Hondureña de
Geografía e Historia. Casi lo mismo sucedió durante el golpe de Estado,
en el 2009, como lo relatamos en el último capítulo de este testimonio.
Por el momento, lo importante es que la gran controversia nacional se
neutralizo a comienzos del 2007, cuando el Presidente Zelaya decidió,
como se comunicó por medio de un cable de ACAN-EFE del siete de
Enero, “que la obra se construirá en el municipio de Concepción, y
tendrá una pista de 1.5 a 1.8 kilómetros de longitud e incluirá una
carretera de 29.5 kilómetros hacia Copán Ruinas y otra de 8.5 kilómetros
hacia Santa Rosa de Copán, cabecera del departamento de Copán,
103
Pineda Portillo, Noé. “Seguiremos con patrimonio Mundial”, Diario La Tribuna,
16 de Diciembre, 2006.
104
Martínez, Juan Ramón. “A destruir las Ruinas de Copán”, Diario La Tribuna, 15
de Diciembre, 2006.
114
fronterizo con Guatemala”. La decisión fue sabia y, más importante, me
permitió concentrarme en la reingeniería del IHAH y su relación con una
nueva política cultural, mi más inmediato menester en esos primeros
meses de mi Gerencia.
En ese sentido quiero destacar dos innovaciones introducidas en
atención a la Meta de Trabajo uno: la reingeniería, la creación de tres
nuevas “Unidades” administrativas: Informática, Publicaciones y
Relaciones Públicas. Señalo estas reformas siempre en el marco de
registrar dificultades burocráticas y de otra índole que surgieron en el
camino, hasta acusaciones de que yo mismo violaba la normativa del
patrimonio cultural. Es más, también inmisericordemente se me acusó de
esconder documentos vinculados al nuevo proyecto del Museo de
Morazán, proyecto olvidado desde 1954 y que retomamos como nunca
se había hecho. Logros importantes en la meta uno no fue tarea fácil
puesto que no existían fondos para crear nuevas plazas con presupuestos
para este fin. No me crucé de brazos. Se procedió a redefinir plazas
obsoletas y cancelar subgerencias inefectivas y hasta corruptas. Así, a
mediados del 2007, un año después de haber asumido la Gerencia, por
primera vez en su historia el IHAH contaba con una Unidad de
Informática, con su jefe y asistente, que apoyaría inversiones en equipo y
también diseñaría una política de informática en son con la política
cultural coordinada con la SCAD. Una de las primeras tareas fue crear
una moderna página de web para el IHAH. Esta a su vez serviría para
difundir las publicaciones del IHAH, que se diversificaron y aumentaron
como nunca en la historia de la institución, en gran parte porque la nueva
Unidad de Publicaciones también ahora contaba con personal propio,
jefe y asistente, ambos reclutados en función de sus capacidades
profesionales y literarias.
La Unidad de Relaciones Públicas llegó a contar con su propia oficina
y equipo, supeditada a la nueva Subgerencia de Promoción y Relaciones
Regionales a cargo de la Lic. Patricia Cardona, con amplia experiencia
en el ramo, quien se mantuvo en su puesto por responder creativa y
eficientemente a las nuevas exigencias de trabajo. Así, las políticas
culturales del IHAH comenzaban a contar con una infraestructura de
informática, publicaciones y difusión que nunca jamás había tenido. Si
bien en el pasado existieron iniciativas esporádicas de relaciones
públicas y esfuerzos editoriales importantes, especialmente durante la
Gerencia de Olga Joya, nunca se establecieron las correspondientes
unidades administrativas con personal y presupuesto propio sostenible.
115
El IHAH por fin se integraba a la globalización de manera sistemática
y con una política diseñada en la Gerencia. En todo este proceso recibí el
apoyo eficiente y tenaz de la Abogada Nilda Torres, primer Secretario
General en la historia del IHAH, nombramiento interino que heredé y
que ratifiqué casi de inmediato. Sentí mucho su decisión de abandonar el
IHAH a fines del 2008, aunque fue sustituida por otra excelente
profesional, la Abogada Karla Moncada. Por último la Lic. Ela
González, Jefe de Recursos Humanos, previamente supeditada a la
Subgerencia de Administración, recibió mi apoyo directo y apoyó la
reingeniería de manera casi siempre creativa y tenaz, beneficiándose del
hecho de que se reportaría directamente a la Gerencia, importante
ventaja en la jerarquía del organigrama del IHAH y la cultura burocrática
de la institución.
II. Primeros Logros en Cambios de Personal
y su Relación con la Reingeniería del IHAH
Ciertos logros de la tan necesitada reingeniería no fueron fáciles de
generar o consolidar. En el 2006 el IHAH contaba con cerca de 140
empleados en plazas permanentes con nombramiento: de ello, 64%
masculino y 36% femenino. El 80% del personal trabajaba en el PAC en
Copán Ruinas y en las Oficinas Centrales en Tegucigalpa. Por otra parte,
casi el 80% de los empleados sólo ostentaba estudios primarios, en su
mayoría involucrados en tareas de mantenimiento, vigilancia, o
administración básica105. Cierto número, especialmente en Copán
Ruinas, había acumulado algunos conocimientos en técnicas básicas
como asistentes de los arqueólogos extranjeros, especialmente
norteamericanos, que investigaban en el PAC y sus alrededores. Esta
situación se remontaba a las décadas de 1960 y 1970 cuando el IHAH
contaba con muy pocos empleados. En 1955 el IHAH contaba con sólo
21 empleados, en 1969 con 29 y en 1973 tenía solamente 33 empleados,
en su mayor parte en Copán Ruinas106. En el 2006 la inmensa mayoría de
los 140 empleados del IHAH gozaba de un promedio de 11 años de
laborar en la institución, un impresionante grado de estabilidad, con sus
105
Unidad de Recursos Humanos. “Cuadro, información del personal con sueldos,
sueldos, nivel educativo, sexo, fecha de nacimiento, fecha de ingreso al IHAH”, Mayo
2006.
106
Ávalos, Kevin. “El Instituto Hondureño de Antropología e Historia, 1952-1972:
Un balance sobre sus inicios,” Yaxkin, Vol. XX, Nº. 1, (2001), pp. 111-123.
116
ventajas y desventajas. En el 2006 la planilla laboral absorbía casi 55%
del presupuesto global del IHAH, grave realidad, pero mejor que a
comienzos de la década de 1970. En 1973 la planilla laboral consumía el
75% del exiguo presupuesto de L 71.210 Lempiras107.
En el 2006 alto porcentaje de empleados formaba parte del Sindicato
establecido por primera vez en el IHAH en 1985, el que está adscrito a la
Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH). Lamentablemente,
en el 2006 el “Reglamento Interno de Trabajo” elaborado en 1984 seguía
legalmente vigente, aunque desactualizado totalmente ante las exigencias
de la globalización y sus nexos locales. Por otra parte, seguía también
vigente, con complicada contraposición con el mencionado Reglamento
Interno de Trabajo, un Manual de Administración de Recursos Humanos
de 1996. Con toda la carga de obligaciones legales y administrativas
pendientes, más muchos otros Reglamentos, se pospuso una reforma más
amplia de estos reglamentos hasta Septiembre del 2008, cuando se
contrató a la empresa Diseño y Evaluación de Sistemas S. de R. L. –
DES–, para elaborar, conjuntamente con una sistemática socialización
con los empleados y el sindicato, los siguientes insumos para la
reingeniería: Manual de Organización del IHAH, Manual de
Administración de Recursos Humanos, Manual de Clasificación de
Puestos y Salarios, y un manual de Actualización del Manual de
Funciones y Requerimientos del Cargo. Se invirtió 430.000 Lempiras de
los ingresos propios del IHAH. El producto fue aprobado por el Consejo
Directivo del golpe de Estado el 14 de Diciembre del 2009, el mismo día
en que se nombró el gerente de facto, Ing. Virgilio Paredes.
El hecho es que en el 2006 urgían acciones más inmediatas. Había
premuras que atender de urgencia, comenzando con los cuadros técnicos,
el foco de mi atención en el 2006 y el 2007 especialmente. Ese sería el
enfoque en el esfuerzo por abordar la Meta uno ––la reingeniería. Los
cuadros técnicos especializados del IHAH eran casi inexistentes y una
verdadera tragedia dadas las responsabilidades que la Ley de Patrimonio
le atribuye a la institución y dado el papel beligerante que asumió la
Fiscalía del Patrimonio y las Etnias ante los atentados contra el
patrimonio en todas sus dimensiones, incluyendo el patrimonio religioso
que se debía restaurar, cuidar y hasta rescatar aunque no le pertenecía al
IHAH en sí, sino a la Iglesia Católica.
En el 2006 había dos arqueólogos, un antropólogo físico, un historiador
en la Unidad de Historia. En el 2006 Honduras carecía y aún carece de
107
Ibíd.
117
una Escuela de Antropología y Arqueología o Museología. No había un
tan sólo museógrafo con título del exterior acreditado académicamente
en esa disciplina. Los más actualizados técnicamente eran los arquitectos
de la Subgerencia de Conservación, aunque no necesariamente en
“arquitectura de restauración” en sí. Los que contaban con estos
conocimientos también los habían adquirido en el exterior o mediante
seminarios o talleres puntuales108.
El escasísimo personal en restauración de pintura, cerámica, papel,
madera, cinco personas, en su mayoría contaba con títulos en educación
media o semejante y manejaba conocimientos acumulados por
experiencia o por medio de talleres o diplomados puntuales adquiridos
fuera del país, especialmente en México y otros países de América
Latina. Estas capacitaciones sin embargo no se actualizaban
sistemáticamente. Algunos gozaban de bachilleratos o licenciaturas
extendidas por la Escuela de Bellas Artes. Este efímero y técnicamente
frágil personal estaba obligado no sólo a atender deberes dentro del
IHAH, según ley y exigencias del público, sino que también colaboraba
con la Fiscalía de Patrimonio, que carecía y carece de personal técnico
para su misión. Por último, con frecuencia el poco personal técnico del
IHAH asumía tareas en proyectos del IHT u otras instancias de Estado
con menoscabo a las metas del IHAH en sí, o a los proyectos
específicos109. Por ejemplo, para la restauración del inmueble que ocupa
el MIN, el Ing. Rolando Soto, Subgerente de Conservación, supervisó la
obra in situ por medio de un convenio interinstitucional al mismo tiempo
que se descuidaba la restauración de la antigua Casa Presidencial,
perteneciente al IHAH.
Al tanto de estos y muchísimos otros problemas de personal que yo
sabía que no resolvería en cuatro años, poco a poco me comprometí con
varias estrategias para dejar bases de una reingeniería que diera fruto a
mediano y largo plazo, quizás cuando estuviera ya fuera del IHAH. En
este esfuerzo conté con el apoyo de la Lic. Ela González, encargada de lo
que entonces se llamaba la “Sección de Personal”, supeditada a la
Subgerencia de Administración, bastión del tradicionalismo burocrático
108
López Nol, José. “Los museos en Honduras”, 50 años con el Patrimonio
Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 71-77; Salvador Ichigoyen. “Una
experiencia laboral,” Ibíd., pp. 78-80.
109
Herrera, Rossibel. Restauración de Bienes Culturales Muebles”, 50 años con el
Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 52-56; y Ana María
Carías, “El Taller de Cerámicas de la conservación del Patrimonio Cultural,” 50 años
con el Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 57-61.
118
del IHAH, a cargo del Lic. Saúl Bueso, oriundo del Departamento de
Copán, y en el 2006 con 27 años de permanencia en la institución. Desde
mi llegada considere importante promover la independencia del puesto
de la Lic. González y convertirlo en un agente de apoyo directo a la
Gerencia en el marco de la reingeniería del IHAH en sí y en el marco de
consolidar cambios a mediano y largo plazo. Por ello desde comienzos
del 2007 la Unidad de Recursos Humanos pasó a depender
jerárquicamente de la gerencia. Además, fui claro en comunicarle al
personal que la Unidad de Recursos Humanos pasaba a conceptualizarse
con otra visión y en función de apoyar la política cultural que se
encaminaba. No todo fue éxito ni fácil, pero estoy convencido de que la
Lic. González comprendió lo que queríamos, aunque no todo el tiempo
se manejaron todos los asuntos a la perfección.
Según González, “desde su creación la actual Unidad de Recursos
Humanos estuvo adscrita a la Administración del IHAH bajo el nombre
de Sección de Personal, tiempo en el cual las principales funciones se
enmarcaban en elaboración de contratos, acuerdos de nombramiento y
cancelación, autorización de vacaciones, aplicación de procesos
disciplinarios, elaboración de planillas, en fin establecimientos de
controles y procesos administrativos del personal del IHAH. De igual
manera la posibilidad de generar ideas o políticas para mejorar el
aprovechamiento del recurso humano del IHAH se vió limitada por
considerar a esta área con facultades mayoritarias de administración o
gestor de pagos y procesos disciplinarios, y no como precursor de
políticas encaminadas a lograr al máximo el aprovechamiento del
Recurso Humano en todas los aspectos del desarrollo organizacional. De
igual forma, esta área durante un tiempo estuvo en el total abandono,
recibiendo equipo reciclado de otras oficinas del IHAH, sin el menor
interés o asomo de conocer las mínimas necesidades de la misma, y era
manejada por una sola persona que tenía serias dificultades para ejecutar
todas las funciones encomendadas. Fue en el año 2008 cuando la
Gerencia aprobó, en el Plan Operativo de Acciones de esta Unidad, la
creación de una plaza de Asistente para desligar a la Jefatura de la
realización de trabajos de archivo, secretariales y administrativos que
absorbían gran parte del tiempo y esfuerzo de la Jefe de la misma. Esta
iniciativa se cristalizó en Mayo de 2009, lo que propició aún más el
mayor desarrollo de los fines de la Unidad”110.
110
González, Ela. “Principales alcances obtenidos por la Unidad de RRHH durante el
período del 2006 al 2009,” ayuda memoria, Abril 2009.
119
Una de las razones por las que a mi juicio cultivé éxitos en la
reingeniería, a pesar de enormes obstáculos, fue porque me compenetré
de todos los reglamentos y normativas del IHAH y decretos afines a su
misión. Nunca dependí totalmente ni de la Subgerencia de
Administración ni totalmente de mis abogados. Quizás cometí errores en
ciertos momentos, pero en general cursé en buen camino. “Desde el
principio” recuerda la Lic. González, “el Gerente se preocupó por
conocer las herramientas y procedimientos que la unidad manejaba, leyó
todas las leyes, manuales, reglamentos, contratos y demás documentos
inherentes al manejo del personal del IHAH; por primera vez escucharon
y tomaron en cuenta las ideas, orientaciones o indicaciones que se
brindaban, mismas que en la mayoría de casos fueron aprobadas por la
Gerencia. La Gerencia visualizó la necesidad de modernizar y tecnificar
la Institución, brindando a todos los empleados la posibilidad de optar al
uso de herramientas ofimáticas que hasta el año 2006 eran exclusivas
para un reducido grupo de empleados; de igual forma favoreció la
capacitación del personal, la cual también era de difícil acceso y
aprobación”111.
Por último, ha señalado la Lic. González, “en casi la totalidad de las
decisiones de competencia de la Unidad de Recursos Humanos la
Gerencia solicitó la opinión de la misma, a través de informes, análisis
de situaciones, ejecución de acciones y en algunas ocasiones a través de
pláticas o charlas objetivas tendientes a mejorar o resolver las mismas…
se preocupó por valorar al personal… capacitarlo, darle acceso a cursos,
terminación o continuación de estudios, etc. Un ejemplo de esto se dio al
llevar a los empleados a conocer los diferentes sitios patrimoniales que el
IHAH administra; he escuchado por ejemplo a la señora Juana de Jesús
Garay y Berta Lidia Navas, Secretarias del IHAH con más de 20 años de
laborar dentro de la Institución, expresar su gratificación por la
oportunidad de aprender el trabajo que en esos momentos se estaba
realizando en Yarumela y Currusté, preocupándose no sólo porque
conocieran el sitio sino por brindarles una charla que relacionaba la
historia de estos sitios y su influencia en la actual sociedad hondureña, es
decir con nuestra propia identidad”112.
Una estrategia en la cual me ayudó la Lic. González, comenzó casi de
inmediato y fue sencilla: ampliar y profundizar el grado de
capacitaciones del personal técnico y administrativo, especialmente los
111
112
Ibíd.
Ibíd.
120
jóvenes, los recién contratados y aquellos veteranos y veteranas que
decidieran incorporarse a la nueva política cultural que comenzamos a
implementar. Desde Agosto del 2006 hasta Diciembre del 2007 más de
20 empleados de las oficinas en Tegucigalpa gozaron de capacitaciones
en Guatemala, El Salvador, España, Nicaragua, Panamá, Colombia,
México, Canadá, Uruguay, EUA, Bolivia, Brasil, Francia, Venezuela y
Costa Rica. Jóvenes y veteranos asistieron a congresos, seminarios y
talleres de Antropología, Etnología, Historia Oral, Historia de la
Esclavitud, Tráfico Ilícito de Bienes Culturales, Conservaduría de
Escultura en Madera, Mercadeo de Artesanías, Exposiciones Temporales
en Museología, Conservación de Patrimonio Bibliográfico y
Documental, Planificación de Proyectos para Bibliotecas, Conservación
de Centros Históricos y Gestión de Proyectos en Centros Urbanos. En
total, en año y medio se invirtieron L. 873.152 Lempiras en
capacitaciones, de los cuales el IHAH aportó el 34%; el personal
beneficiado contribuyó con L. 48.360 Lempiras, el 6%, y la cooperación
internacional canceló el 60%, L. 523.880 Lempiras. En el 2008 se
continuó con la misma estrategia. (Cuadro Nº. 2.1)113.
Simultáneamente se implementó otra estrategia más contundente y
delicada, cambios en personal, también con asesoría de la Lic. González.
Importantes cambios de personal técnico y estratégico se hicieron desde
comienzos del 2007, también en el 2008, y se comenzaban a consolidar
en el 2009 cuando impactó el golpe de Estado.
El hecho es que cuando asumí la Gerencia del IHAH, el 19 de Junio del
2006, tenía que trabajar con un presupuesto diseñado por mi antecesor,
tal como todo Gerente anterior. Además de ser un presupuesto exiguo, el
mismo no contemplaba fondos para prestaciones.
Simultáneamente se implementó otra estrategia más contundente y
delicada, cambios en personal, también con asesoría de la Lic. González.
Importantes cambios de personal técnico y estratégico se hicieron desde
comienzos del 2007, también en el 2008, y se comenzaban a consolidar
en el 2009 cuando impactó el golpe de Estado.
113
“Lista de empleados del IHAH que han participado en capacitaciones, seminarios,
cursos y reuniones de trabajo fuera del país, Junio 2006-Diciembre 2007”, Unidad de
Relaciones Publicas, Dic. 2007, IHAH.
121
Cuadro Nº. 2.1
Actividades Selectas de Unidad de Relaciones Públicas, IHAH
Marzo-Abril 2007
D
í
a
1
2
1
6
1
7
Objetivo
Descripción
Actividades
70 años
Masacre
San Juan
12 de Marzo 2007
cumplieron 70 años
de masacre San Juan.
Aclaración
Pública
Nº. 1
En consideración
declaraciones Director
de Centro Patrimonio
Mundial UNESCO,
Sr. Francesco
Bandarin en rueda
prensa en Santiago,
Chile, en torno su
preocupación por
construcción
aeropuerto Río
Amarillo. Se procedió
a aclaración pública.
1. Se elaboró resumen sobre
masacre San Juan, tomando
referencia al libro: Conversaciones
Históricas
Mestizaje
y
su
Identidad Nacional en Honduras,
por Dr. D. Euraque.
2. Se redactó artículo publicado
en diario La Tribuna, con objetivo
de recordar a pueblo hondureño 70
años la masacre.
1.Se redactó aclaración pública
donde IHAH aclara a pueblo
hondureño que como entidad
responsable
envió a UNESCO 2 Marzo 2007
informe sobre Estado
Conservación sitio Maya Copán,
informando en apartado 5 (factores
que afectan propiedad)
inciso 5.4.3 (Infraestructura–
Aeropuerto) decisión de cancelar
definitivamente proyecto
construcción por órdenes Sr.
Presidente República Manuel
Zelaya Rosales, siendo trasferido
a localidad Concepción, cerca
Santa Rosa Copán a 41 kilómetros
noroeste sitio de patrimonio
mundial, área en donde no existen
restos arqueológicos visibles.
2. La aclaración fue publicada en
cuatro diarios principales del país.
1. Conscientes de importancia
de promover patrimonio
cultural que posee la nación
al pueblo hondureño, en este
caso a estudiantes escuelas
áreas de desarrollo, se llevó a
cabo circuito cultural que
comprende
asistencia
a
Museo Historia Republicana
Mesa
Cultural
A iniciativa de Foro
Nacional
Convergencia
FONAC se
organizó mesa
cultural
integrada por Instituto
Hondureño
Antropología e
122
Responsable
Unidad
Relaciones
Públicas
Gerencia
IHAH
Unidad
Relaciones
Públicas
Gerencia
IHAH
Museo
“Villa
Roy “
Historia
IHAH, Alcaldía
Municipal
Tegucigalpa y
Secretaría Defensa
Nacional.
2
6
Conferencia
Un
Noruego
en
Mundo
Maya
Profesor
Olaf
Husby
2
1
2
3
3
Aclaración:
Imagen
Antigua
Casa
Presidencial
Conversatorio
Vida
Obra Dr.
Reina
Valenzue
la
Inauguración
Profesor Olaf Husby
de Universidad
Tecnología y Ciencia,
Noruega, visitó el país
con objetivo llevar a
cabo conferencia de
historiadores,
estudiantes y personas
interesadas sobre
avances su
investigación en
relación vida de
Stromsvik
Villa Roy, Museo Identidad
Nacional MIN, asimismo
recorridos
a
parques
Concordia y Leona.
2. Objetivos de esta mesa cultural
fueron difundidos a sociedad través
los medios de comunicación.
1. Unidad Historia atendió
Profesor en estadía por país.
2. Se enviaron invitaciones
maestros
y
estudiantes
de
universidades la capital.
3. Gerencia IHAH, a través
Unidad Historia colaboró con Sr.
Olaf
Husby
para
facilitar
documentos
de
Archivo
Etnohistórico,
3. Lic. Roberto Budde de
noticiero Abriendo Brecha realizó
entrevista
Queja de ciudadano,
en torno a fachada en
que se encontraba
antigua casa
presidencial, antes ser
inaugurada como
Centro Documental
Investigaciones
Históricas Honduras
CDIHH.
La cual fue expuesta
en segmento de
periódico
CONEXIÓN, diario
El Heraldo.
Colaborar con Unidad
Historia en
reconocimiento a
precursor
de historia como fue
Dr. Reina Valenzuela,
conmemorando
primer centenario
nacimiento ese ilustre.
1 La Unidad de Historia IHAH
organizó conversatorio Vida y Obra
de Dr. Reina Valenzuela.
2. Conversatorio tuvo lugar en
Tegucigalpa y Comayagua. 3.
Organización
Conversatorio
(arreglos florales, alimentación,
bebidas, envío invitaciones). 4.
Concertación de medios.
Proyecto surge a
mediados
1.
Inauguración
Centro
Documental
Investigaciones
Por el mismo medio dio a conocer
malestar ciudadano,
se envió aclaración a él como a
resto de población explicando
proceso de cambios ocurridos
en edificio antigua Casa
Presidencial, ya que se estaba
trabajando para inauguración
Centro Documental
Investigaciones Históricas.
Se anunció que lunes 30 de Abril
a 3:00 p. m., sería inauguración
CDIHH.
123
Unidad
Relaciones
Públicas
Unidad
Historia
Gerencia
IHAH
Unidad
Relaciones
Públicas
Unidad
Relaciones
Públicas
Unidad
Historia
Unidad
Relaciones
Públicas
Unidad
Historia
0
Centro
Documental
Investigaciones
Históricas
Honduras
2006 a iniciativa
Secretario Cultura,
Artes Deportes
(SCAD), Dr. R.
Pastor Fasquelle y
Gerente Instituto
Hondureño
Antropología Historia
IHAH, Dr. Euraque,
ambos historiadores
comprometidos
conservar
memoria histórica la
nación, dentro marco
fortalecimiento de
políticas culturales
Honduras.
Históricas Honduras, 30 Abril,
Salón
Azul
antigua
casa
presidencial.
2. Concertación de medios.
Unidad
Relaciones
Públicas
Fuente: Unidad de Relaciones Publicas, Informe Anual, IHAH, Diciembre,
2007.
Por lo tanto la reingeniería administrativa, que se acordó a fines del
2005, enfrentaba obstáculos de orden superior, financieros. Días después
de mí llegada al IHAH me reuní con mi viejo colega, el Dr. Hugo Noé
Pino, entonces Secretario de Finanzas del Presidente Zelaya. Con el Dr.
Pino nos conocíamos desde años, desde que él estudiaba en la
Universidad de Texas, en Austin y yo estudiaba mi Doctorado en la
Universidad de Wisconsin, en Madison, en la década de 1980.
Durante su paso por el Postgrado de Economía de la UNAH y por la
Presidencia del Banco Central de Honduras, el Dr. Pino y yo
mantuvimos conversaciones sobre la historia económica de nuestro país
y sobre cómo superar sus problemas profundos. Durante nuestras
conversaciones a fines de Junio del 2006 solicité al Dr. Pino que me
autorizara el establecimiento de un Fondo de Prestaciones que me
permitiera la flexibilidad necesaria para realizar las evaluaciones y
cambios de personal necesarios en el IHAH, especialmente en los
mandos superiores, en las subgerencias, las cuales por mandato del
Consejo Directivo eran interinas. A partir de cálculos solicité un Fondo
por L. 1 016 656.oo Lempiras. Le enfaticé al colega Pino que mi
propósito no era responder a recomendaciones partidarias, las cuales tuve
suficientes de parte del Partido Liberal, sino a una meta de trabajo
necesaria en el marco de promover una nueva política cultural en el
124
IHAH, siempre en coordinación con la SCAD. El Dr. Pino comprendió a
ciencia cierta lo que le decía.
Lamentablemente y por razones que desconozco, el Dr. Pino abandonó
la Secretaría de Finanzas pocos días luego de nuestra reunión. Me enteré
después que se pronunció contra el golpe de Estado114. Lo sustituyó la
Lic. Patricia Rebeca Santos, con quien yo no gozaba de antecedentes.
Por lo tanto, con la salida del Dr. Pino perdí un aliado importantísimo en
el afán por establecer el Fondo de Prestaciones durante el segundo
semestre del 2006. Tuve entonces que esperar hasta el 2007 para
profundizar los cambios necesarios a nivel de personal y su relación con
la reingeniería. En el 2006 enfrentaba suficientes problemas,
especialmente en la Costa Norte y en Copán. En Octubre, temprano un
sábado por la mañana, recibí una llamada triste de parte del Subgerente
de Administración, el Lic. Saúl Bueso. Me informó que el Representante
de la Regional del Norte del IHAH, el Lic. Alberto Durón Hernández,
había sido asesinado cerca de La Lima, Departamento de Cortés; me
aseguraba el Lic. Bueso que la versión que se manejaba era que a Durón
se le había forzado a lanzarse con todo y su vehículo a un río tarde una
noche; murió con la nuca quebrada; nunca se esclareció a fondo su
muerte, como tantas otras en Honduras; traté poco a “Beto” Durón, como
le llamaban en el IHAH, y quien fue ampliamente conocido por muchos
arqueólogos que laboraron en el Valle de Sula.
Desde fines del 2006 el Dr. Pastor Fasquelle y yo, más la Fiscalía del
Patrimonio, investigábamos a Beto Durón por varios posibles actos de
corrupción acumulados durante su larga trayectoria como la principal
autoridad del IHAH en la Costa Caribeña de Honduras. Cuando por fin
pude integrarme al IHAH en Junio del 2006 fue Beto quien me recogió
en el aeropuerto de La Lima. Beto quería ser Subgerente de
Administración del IHAH, tal como me lo confió en documentos que me
entregó en ese entonces. Su muerte trágica dio paso al nombramiento en
su puesto del Lic. Aldo Zelaya, como Representante de esa región.
Zelaya comprendió bien su misión, habiendo leído mis Conversaciones
Históricas con el Mestizaje y su Identidad Nacional en Honduras
(San Pedro Sula, 2004), obsequio que yo solía hacer en esos meses al
personal del IHAH con el fin de que comprendieran que mi paso por la
institución no era casual, por lo menos esa era mi ingenuidad.
114
Pino, Hugo Noé. “Lo que pesa un muerto”, Diario Tiempo, 26 de Agosto del
2009.
125
En la tarea de diseñar la llamada reingeniería, unos meses previos a la
muerte de Beto Durón, enfrenté en Copán Ruinas serios desafíos,
incluyendo tempranas amenazas de parte de su Alcalde para promover
tomas del PAC si no respondía positivamente a ciertos de sus reclamos y
sus seguidores. Se me agudizaban rápido los dramas, o por lo menos así
los consideraba yo, sin saber que el 2009 me traería verdaderas tragedias.
En Agosto del 2006 el Alcalde de Copán Ruinas, Lisandro Mauricio
Arias Aquino, en una pretensión que continúo durante casi toda mi
gestión en el IHAH, exigió que la institución le transfiriera al tesoro de la
Alcaldía de Copán Ruinas el 30% de los ingresos del Parque
Arqueológico de Copán (PAC).
En complicadas y tensas reuniones, el Dr. Pastor Fasquelle y yo le
explicamos al Alcalde Arias Aquino, y también a sus seguidores dentro y
fuera de la Alcaldía, que esa transacción, además de ilegal e improvisada
y contra las disposiciones de la Comisión Nacional de Servicios
Públicos, representaría una merma profunda en los pocos recursos con
que contaba el IHAH para atender numerosas responsabilidades fuera de
Copán, y no sólo en arqueología. El patrimonio cultural de Honduras era
más amplio que el PAC. Por otra parte, insistíamos en enfatizar que el
IHAH, además de los empleos que ofrecía el PAC, también contribuía a
la comunidad con 90 000 Lempiras al año en impuestos. El Alcalde, por
su parte, señalaba la extrema pobreza de la región, incluso la extrema
pobreza de los descendientes de los mayas vivos, los Maya- Chortí.
Sectores organizados de esta etnia se tomaron el PAC en otras ocasiones,
la última en Junio del 2008, a diez años de la primera toma en 1998.
En el 2006 el Dr. Pastor Fasquelle y yo decidimos atender el problema
de recursos y las exigencias del Alcalde de Copán Ruinas con un
aumento general a las tarifas del PAC, posibilidad que se había abordado
brevemente en la administración del Presidente Maduro. Habían pasado
11 años desde su última revisión en 1995. Esta falta de aprovechar los
ingresos del PAC se remontaba a la época de las primeras décadas del
IHAH, aun cuando se incrementaban las visitas al parque. En 1953, por
ejemplo, el PAC recibió 1325 visitantes; 2502 en 1961, 7210 en 1967,
7576 en 1969. En 1972, ya pavimentada la carretera entre Copán Ruinas
y San Pedro Sula, el PAC recibió 31830 visitantes115. Ese flujo
incrementó el arraigo de la población hondureña en lo Maya y su
esplendor como eje antiguo de la nacionalidad; pero ese flujo también
115
Ávalos, Kevin. “El Instituto Hondureño de Antropología e Historia, 1952-1972:
Un balance sobre sus inicios”.
126
impactó sobre el mantenimiento del parque y se carecía de los recursos
para abordarlo. Irónicamente, el IHAH no se benefició con recursos de
ese nuevo flujo de visitas, puesto que hasta 1972 la visita al PAC era
gratuita; sólo fue a partir de la llegada del Dr. Adán Cueva a la Gerencia
y en el marco del reformismo militar que por fin se comenzó a cobrar por
las visitas al PAC, y de ello a los atractivos turístico-patrimoniales del
país, como la Fortaleza de Omoa. En fin, desde mediados de la década de
1970 los ingresos al PAC y otros sitios de patrimonio administrados por
el IHAH se convirtieron en atractivos de alcaldes, tour-operadores y más.
En Octubre del 2006, después de una gran oposición de la industria
turística a la nueva tarifa, aunque eventualmente con el apoyo del titular
de SECTUR, Ricardo Martínez, el Dr. Pastor Fasquelle y yo logramos
nuestro objetivo. Así lo reportamos a la prensa nacional e internacional:
“después de casi once años de mantenerlas y siguiendo los requisitos de
Ley y un largo procedimiento de concertación, según se venía
discutiendo en el Consejo Directivo del IHAH desde el año antepasado,
la principal tarifa por extranjero se incrementó de $.10 a $.15 dólares. A
los hondureños y centroamericanos se les cobrará 80 Lempiras. Algunas
personas han cuestionado los aumentos señalando la menor tarifa que
pagan los extranjeros en parques vecinos, aunque las mismas están en
revisión. Pero comparar la tarifa de Copán con tarifas en otros parques
arqueológicos sin tomar en cuenta el contexto local y nacional particular
es un equívoco. Hay pocos parques comparables a Copán y la mayoría
de ellos cobra tarifas aún más elevadas. Por ejemplo en Machu Picchu de
Perú, que desempeña un papel único comparable en el contexto del
patrimonio nacional-cultural, cada extranjero debe pagar $.38”116.
Continuaba el comunicado de prensa: “La reciente actualización de
tarifas en Copán tiene varios objetivos: (1) recaudar más fondos para el
manteamiento y conservación de ese parque, para invertir en él y para
proveerle al Instituto fondos con que atender otras enormes obligaciones
que le atribuye la Ley, desde la protección del patrimonio en general
hasta la valorización de nuevos sitios arqueológicos en otras regiones del
país, desde Comayagua hasta Olancho; (2) simplificar una gama
complicada de tarifas anteriores y así promover un mayor acceso de los
turistas a distintos museos, centros de visita y sitios vecinos. Desde Junio
hasta Agosto de este año (2006) el nuevo régimen de tarifas fue
considerado y debatido con diferentes entes del Estado y con distintos
116
Pastor Fasquelle y Euraque. “Las Nuevas Tarifas del Parque de Copán y el
Patrimonio Cultural de Honduras, Octubre 2006.
127
segmentos de la sociedad civil, desde la Comisión Nacional de Servicios
Públicos y sus economistas técnicos, pasando por las autoridades de la
Secretaría de Turismo, y también con diferentes representantes y líderes
del comercio de turismo nacional. Después de amplias discusiones se
concertó el aumento mencionado y simultáneamente se estableció un
régimen de precios que promueve las visitas al parque para los
hondureños en general, los centroamericanos y en particular para los
estudiantes de toda categoría, a los que se exime del pago por primera
vez. Así protegeremos el patrimonio, fortaleceremos este sitio de nuestra
Identidad Nacional y emprenderemos nuevos parques”117.
Es más, señalamos, “hoy en día los insumos para el mantenimiento del
Parque (químicos, instrumental) llevan precios al cambio del dólar,
mucho más elevados que en 1996, cuando se establecieron las tarifas
anteriores. Por otra parte, actualmente el Parque sufre un deterioro más
amplio y profundo. (Según un estudio reciente realizado por el
arqueólogo Ricardo Agurcia, los túneles han sufrido un deterioro
particularmente grave). Por lo tanto, el aumento de los costos de
mantenimiento del parque, debido al amplio incremento de la visita
turística, resulta oneroso para los pocos recursos con que cuenta el
IHAH. En fin, las influencias devaluatorias e inflacionarias de ingresos y
costos en el Parque Arqueológico de Copán hoy en día inciden de
manera preponderante, tal como lo registran estudios de la Comisión
Nacional de Servicios Públicos. El nuevo régimen de tarifas va
encaminado a generar recursos para abordar este problema hoy y para
cumplir compromisos ineludibles mañana”.
Por último, en ese mismo comunicado de Octubre del 2006 apelamos al
pueblo de Honduras: “las nuevas tarifas son perfectamente competitivas
con las que los turistas internacionales pagan por servicios culturales
menos valiosos en sus propios países. Los $.15 que el turista de larga
distancia paga para entrar al Parque es una parte infinitesimal (alrededor
de 1%) de lo que gasta para llegar allí, ya no digamos lo que gasta en
hoteles y restaurantes. De modo que la tarifa del Parque no afecta su
decisión de visitarnos, atraída por la fama particular que no tiene ningún
otro parque vecino. Sería un grave error rebajar la tarifa porque el IHAH
se quedaría sin los recursos para cumplir su misión, o tendría para ese fin
que recurrir, sin necesidad, al fisco que ya tiene sus propios problemas y
presiones. Pedimos que los hondureños ilustrados y conscientes de la
misión que debemos cumplir nos acompañen en la defensa de la
117
Ibíd.
128
institución para que no prevalezca el interés mezquino y la demagogia
ignorante sobre el criterio profesional fundamentado”118.
Las presiones desde la Alcaldía de Copán Ruinas continuaron, incluso
con cabildeos directos con el Presidente Zelaya, a tal grado que el
mandatario inicialmente cedió, a comienzos del 2007, y ordenó que se
suspendiera el incremento a las tarifas, a pesar de que en un Convenio
acordado en Diciembre del 2006 el IHAH le cedería a la Alcaldía de
Copán el 20% de ingresos de un futuro Museo de Arqueología que se
construiría en un inmueble que la Alcaldía nos prestaría a cambio del
compromiso nuestro de cederle también en calidad de préstamo el
inmueble donde había estado, y sigue, el antiguo Museo de Copán, desde
fines de la década de 1930119. El Alcalde sin duda sabía que esos
ingresos se proyectaban para un futuro un tanto lejano, mientras que los
ingresos del PAC eran seguros, casi inmediatos. Es por eso que los
Maya-Chortí también reclamaban derechos económicos sobre el PAC,
por declararse descendientes de los antiguos mayas de Copán Ruinas120.
Para el IHAH la decisión del Presidente Zelaya de revertir la nueva tarifa
representaría un grave problema, puesto que yo ya había elaborado el
Presupuesto para el 2007 y el mismo se fundamentaba en una proyección
de ingresos propios del PAC.
Hicimos un análisis y se los sometí al Dr. Pastor Fasquelle sobre el
impacto que tendría sobre el presupuesto proyectado para el 2007 la
decisión del Presidente. El déficit que se abriría en el presupuesto del
IHAH sería de aproximadamente L. 5 166 920.oo, lo cual equivalía a un
15% del presupuesto de ingresos propios proyectados y un 11% del
presupuesto total. Es más, le especifique al Dr. Pastor Fasquelle, “este
impacto negativo en nuestro presupuesto nos va a afectar en la Gestión
Operativa de la institución. Especialmente se pone en riesgo el
cumplimiento de dos metas la Nº. 5 y Nº. 10 estrechamente vinculadas al
patrimonio arqueológico del país”.
Aunque era innecesario, puesto que él mismo las había elaborado, le
señalé cuáles serían las metas más afectadas: primero la Meta 5, concluir
el Proyecto de Desarrollo Regional en el Valle de Copán y sus obras de
infraestructura, tales como el Museo de Escultura, el Museo Escolar
118
Ibíd.
“Convenio de Asistencia Recíproca entre el Instituto Hondureño de Antropología
e Historia y la Alcaldía de la Municipalidad de Copán Ruinas”, 14 de Enero 2007.
120
Este complicado tema se aborda en Brent Mertz et al. The Chortí Maya Area:
Past and Present (Gainsville: University of Florida Press, 2009).
119
129
Casa K’inich, el Centro Regional de Investigaciones Arqueológicas y el
Centro de Visitantes, todos en Copán; la Aldea Maya y el Centro de
Visitantes en el Parque Arqueológico El Puente (La Entrada); y Planes
de Manejo y Desarrollo para los Parques Arqueológicos de Los Naranjos
(Lago de Yojoa), Cerro Palenque (Valle de Sula) y Plan Grande
(Guanaja) (2006-2008). Segundo, se vería afectada la Meta 10, la
planificación y “desarrollo de nuevos parques arqueológicos (ejemplo
Yarumela y Tenampúa en el Valle de Comayagua) y museos (ejemplo
Nacional de Arqueología en Tegucigalpa e Historia Colonial en
Comayagua) en el país (2006-2007)”. “Por lo tanto” terminé “le solicito
se hagan las gestiones necesarias para el establecimiento de un Fondo
Presidencial de Inversión para la Valorización de Nuestro Patrimonio
Arqueológico, tema que hemos conversado en diferentes oportunidades”.
Solicitaba 25 millones de Lempiras. Nunca se estableció el mencionado
Fondo Presidencial pero tampoco se revirtieron las nuevas tarifas.
Superamos estas agudas presiones gracias al cabildeo del Dr. Pastor
Fasquelle con el Presidente Zelaya.
Para fines del 2007 y comienzos del 2008 los nuevos recursos nos
ofrecieron importantes aportes; sin embargo en el 2006 en sí ese logro no
me solventó la urgencia inmediata de la reingeniería necesaria para
montar la nuevas Unidades de Informática, Publicaciones y Relaciones
Públicas, no digamos la carencia de un tan sólo etnólogo profesional en
el IHAH, y con la presencia de solamente un historiador que en ese
momento no sólo desconocía la historiografía sino incluso el internet. El
primer problema lo atendí sustituyendo una plaza en arqueología
destinada para el arqueólogo Jorge Ramos en el PAC, elaborado por el
Lic. Agurcia Fasquelle previo a su salida del IHAH, con una plaza en
etnología. Con ese fin contraté a Danira Miralda en Octubre del 2006,
egresada de la Escuela Nacional de Antropología de México.
Lamentablemente ese experimento fracasó. A fines del 2007 se
cancelaba el nombramiento de Miralda y redefiní la plaza de etnología
en “Auxiliar en etnohistoria” con el fin de apoyar a la Unidad de
Historia. Para ese entonces la Unidad de Historia se convertía en el eje
del Centro Documental de Investigaciones Históricas de Honduras
(CDIHH), con sede en la Antigua Casa Presidencial.
Tuve mejor suerte en el 2006 con otra contratación, puesto que seguía
vacante la plaza de Jefe de la Unidad de Historia que ocuparía Kevin
Ávalos. Persuadí a la Lic. Yesenia Martínez que suspendiera sus estudios
de Maestría en la Universidad de Costa Rica y que se hiciera cargo de
esa Unidad, la cual estaría adscrita a la Gerencia y no a la Subgerencia
130
de Patrimonio, entonces a cargo del Lic. Vito Véliz. Yesenia conocía al
IHAH desde mediados de la década de 1990, cuando estuvo encargada
del “archivo inactivo” de la institución121. El Lic. Véliz había sido
llevado por el Lic. Agurcia Fasquelle a ese cargo para sustituir a la Lic.
Carmen Julia Fajardo desde mediados del 2005, semejante a la manera
que el Lic. Véliz sustituyera al Dr. Adán Cueva a fines de 1980 cuando
los militares lo defenestraron injustamente122. Fue el Lic. Véliz quien,
por instrucciones del Secretario de Cultura militar en 1980, firmó “el
documento de destitución” del Prof. Óscar Cruz luego que defenestraran
al Dr. Cueva123.
Durante los últimos seis meses del 2006 percibí que el Lic. Véliz vivía
otro ritmo profesional y que no respondía eficientemente al que
estábamos emprendiendo. Él mismo lo comprendió y a finales de Enero
del 2007 sometió su renuncia124. Así quedó vacante uno de los puestos
más importantes en el IHAH, dada la importancia de la arqueología en la
institucionalidad oficial de la cultura en Honduras. Para ese cargo
persuadí a Lic. Eva Martínez, joven arqueóloga hondureña, para que
suspendiera sus estudios de Doctorado en la Universidad de Pittsburgh y
acompañara mi gestión y sus compromisos. Asumió la Sugerencia de
Patrimonio en Marzo del 2007. La Lic. Yesenia Martínez asumió la
jefatura de la Unidad de Historia en Diciembre del 2006. Dos años más
tarde, ya con la crisis del golpe de Estado, a la Lic. Eva Martínez las
fuerzas del golpe de Estado la presionaron para que aceptara la Gerencia.
La rechazó; sin embargo simultáneamente no me comunicó las ofertas y
las maniobras hasta cuando yo la interrogué directamente al respecto en
mi oficina. Fueron momentos tristes.
Pero eso fue en Septiembre del 2009. En el 2006 y el 2007 estos
nuevos nombramientos llegaron a complementar otras importantes
designaciones hechas en el IHAH en esos mismos meses de cambio
frenético pero coherente y de esperanza. Como en el caso del Lic. Véliz,
121
Martínez, Yesenia. “El Archivo Central del IHAH”, El Escribano, Boletín,
IHAH, Vol. 4, Nº. 1 (1996), p. 3.
122
Comunicación telefónica, Prof. Óscar Cruz, 23 de Mayo 23, 2010. El Prof. Cruz
fue el Representante Regional del IHAH en Copán Ruinas entre 1975 y 2008, con una
ausencia de meses en 1980. Su visión del PAC y el patrimonio se encuentra en Oscar
Cruz, “Copán en la Historia”, 50 años con el Patrimonio Cultural de la Nación
(Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 81-85.
123
Oficio, Lic. Vito Véliz al Lic. Virgilio Zelaya Rubí, 12 de Noviembre, 1981,
Archivo Etnohistórico, IHAH.
124
La visión intelectual del Sr. Véliz se encuentra en Vito Véliz, Rudimentos de
Antropología (Tegucigalpa: Litografía López, 1988).
131
que había pasado casi toda su vida profesional en el IHAH, determiné
que la Arquitecta Gloria Grimaldi, interina en su nombramiento desde
Enero del 2006, no continuaría en su cargo como Subgerente de
Promoción. Es más, tomé la decisión, con el visto bueno del Consejo
Directivo del IHAH presidido por el Dr. Pastor Fasquelle, de disolver
esta Subgerencia y trasladar sus funciones de promoción a la
Subgerencia de Relaciones Regionales, a cargo de la Lic. Patricia
Cardona. Así, y con otras redefiniciones de puestos y aprovechando
jubilaciones, sin violentar reglamentos burocráticos de la Secretaría de
Finanzas, que no permitían plazas nuevas que aumentaran el presupuesto
general del IHAH, establecí varias plazas que responderían a las
necesidades de reingeniería y me permitían contratar profesionales
comprometidos con nuestra nueva política cultural, todo sin
consideraciones de recomendaciones de los partidos tradicionales de
Honduras.
A comienzos del 2007 los más importantes nombramientos fueron: la
Lic. Daniela Navarrete, historiadora profesional, como Jefe de la nueva
Unidad de Centros Históricos, adscrita a la Subgerencia de
Conservación; la Lic. Francesca Randazzo, poeta, con maestría en
ciencias sociales, encargada de una nueva Unidad de Publicaciones; el
Lic. Jesús Ricardo Rodríguez, con maestría en computación, como el
encargado de una nueva Unidad de Informática. La Lic. Randazzo se
encargaría de, entre otros asuntos, la nueva edición de Yaxkin, otras
publicaciones y una nueva política editorial. El Lic. Rodríguez generaría
una política de informática a partir de un diagnóstico de nuestro sistema
de computadoras, en Tegucigalpa y en todo el país, hasta culmínar en
una nueva versión de nuestra página web. Como en el caso de la Unidad
de Historia, las Unidades de Informática y Publicaciones estarían
adscritas directamente a la Gerencia, dotándolas de acceso vertical a la
máxima autoridad de la institución.
Por último, en Marzo del 2007 se nombró a una joven profesional
encargada de nuestras Relaciones Públicas, Yeymy Ávila Berríos,
adscrita a la ya reorganizada Subgerencia de Promoción. En Junio del
2007 también dispuse, con el visto bueno del Consejo Directivo, la salida
del IHAH del Ing. Rolando Soto como Subgerente de Conservación. En
su cargo nombré a una joven arquitecta, Marisol Perdomo, a quien
desafortunadamente para el IHAH un año más tarde se le presentaron
mejores ofertas. Los salarios del IHAH, a pesar de que consumían, junto
con los beneficios, casi 55% del presupuesto de la institución, dejaban
mucho que desear, especialmente para personal técnico con estudios
132
académicos superiores, como el caso de la Arquitecta Perdomo,
precisamente, que necesitaba con urgencia en el 2006 y el 2007.
Mientras se laboraba en la reingeniería simultáneamente se trabajaba
en varias iniciativas y proyectos nuevos y heredados, que aún merecían
articularse en una política cultural coherente. La siguiente lista registra
algunos de las más importantes.
Lista de iniciativas y proyectos del IHAH, Julio 2007
1) Asociación Jóvenes del Futuro. Garífunas del Barrio Cristales en
Trujillo, Colón. Apoyo para su personería jurídica, capacitación en
artesanía, incluidos como beneficiarios en la contraparte del Proyecto
galardonado por el BID titulado, “Revalorizando el Patrimonio
Cultural de Trujillo, Colón”. Este a su vez busca “involucrar
directamente a las etnias garífuna y pech en acciones para promoción y
protección del patrimonio cultural de la zona” y “dinamizar y fortalecer
el Museo Fortaleza de Santa Bárbara mediante la adecuación y
modernización de la oferta, integrando activamente a los actores
locales” bajo asesoría histórica académica. Desde Noviembre 2006
también se contrato a la Dr. Elizet Payne, máxima historiadora de
Trujillo, con el fin de someter una nueva visión de la museografía en la
Fortaleza de Santa Bárbara.
2) Sociedad Cultural de Juticalpa, Olancho. Apoyo a iniciativas de
protección y Promoción del Patrimonio Cultural. Firmado Convenio.
Se incluye en capacitaciones, proyectos, montaje de exposiciones
temporales, etc., y se colabora con la restauración de piezas
arqueológicas. Se programa la donación de una colección digital de
fotografías inéditas de Froylán Turcios y familiares, todos como
insumos a un futuro Museo de Olancho que diseñaría el IHAH.
3) En Copán se le daba seguimiento al PDRVC y otras iniciativas.
Igual de importante, el 14 Enero se firmó un Convenio de Asistencia
Recíproca con la Alcaldía de Copán, aún cuando el Alcalde insistía en
cabildear con el Presidente Zelaya los recursos del PAC.
Simultáneamente, en Diciembre del 2006 se estableció un Protocolo de
Entendimiento entre el IHAH, la SCAD y los propietarios de 280
manzanas de tierras adyacentes al PAC, cuyo máximo propietario es el
Alcalde Arias; así por fin se delimitaría claramente el área arqueológica
en el marco de la urbanización de Copán Ruinas ––una enorme y
delicada tarea nunca antes asumida.
4) Se trabaja de cerca con la Comisión Ciudadana para la Protección
del Casco Histórico de Santa Rosa de Copán. Apoyo técnico a
iniciativas de protección y Promoción del Patrimonio Cultural,
especialmente relacionado con la protección del Centro Histórico.
Firmado Convenio. Se incluyen en capacitaciones, proyectos, montaje
133
de exposiciones temporales, etc., en la Casa de Cultura fundada en la
década de 1990.
5) Comité Municipal de Cultura y Turismo de Santa Elena, La Paz.
Esta es una región lenca. Se trabaja para poner en valor un recorrido
turístico para presenciar el arte rupestre de esa región. Iniciativa
vinculada con el Proyecto de Arte Rupestre galardonado con fondos de
la Embajada de EUA en la administración anterior.
6) Se promueve participación Ciudad de la Organización Defensora
de los Derechos Ciudadanos y Promotora del Desarrollo Social
ODECS, Las Mercedes, Villa de San Antonio, Comayagua. Se trabaja
para la protección de los petroglifos del famoso y antiguo asentamiento
antiguo llamado Tenampúa.
7) Se profundiza acercamiento con el Patronato de Yarumela, La Paz,
y ciudadanos de Miravalle. El Patronato de pobladores está
comprometido con colaborar con el IHAH en la puesta en valor y
protección de un nuevo Parque Arqueológico en Yarumela,
abandonado desde hace décadas y sin vínculos con el Museo de
Antropología en Comayagua o con el pasado del Centro Histórico
declarado Monumento Nacional y disfrutando de inversiones de la
AECI.
8) Auxiliaría de la Vara Alta de San Francisco de Opalaca, Intibucá.
Coordinación para trabajar en Proyecto para el Rescate y Protección
del Patrimonio Intangible. Recientemente se sometió proyecto para
financiamiento por parte del BID, titulado “Proyecto de Rescate y
Puesta en Valor del Patrimonio Cultural Intangible lenca de San
Francisco de Opalaca, Intibucá”. Tambien se atendió una solicitud del
Alcalde para asesoría en la delimitación del Centro Histórico.
9) El 30 de Abril se inauguró la primera etapa de establecimiento del
Centro Documental de Investigaciones Históricas de Honduras
(CDIHH) con sede en la antigua Casa Presidencial, donde también se
trasladó y se organiza el otrora conocido como “archivo muerto” del
IHAH y convertirlo en Archivo Etnohistórico. Complementa el
traslado del Archivo Nacional de Honduras de la Casa de Morazán,
donde por establecerá el Museo de Morazán, a la antigua Casa
Presidencial. El IHAH es la institución encargada del Proyecto Museo
Morazán en el marco de un Directorio Interinstitucional que presiden el
Secretario de Cultura y en el cual lo acompañan diferentes Secretarías
de Estado.
10) Coordinación con Cámara de Turismo de La Ceiba, la Alcaldía y
la Fundación Madreado de La Ceiba. Iniciativas para declaratoria de
Centro Histórico, Museo, Desarrollo de Sitio Arqueológico en Casa
Blanca en la Cuenca del Río Cangrejal que goza de fondos por medio
del Programa de Desarrollo Sostenible en el IHT. La Fundación es del
canta-autor Guillermo Ánderson.
134
11) Convenio con Universidad Privada de San Pedro Sula para
Promoción del Patrimonio Cultural, especialmente en el Valle de Sula,
en particular lo que será el quinto Parque Arqueológico de Honduras,
llamado Currusté. Desde Agosto 2006 se estableció Comité
Interinstitucional con participación ciudadana, enlace con la Alcaldía
de San Pedro Sula. En Mayo comienza la primera temporada de
excavaciones con equipo de arqueólogas de la Universidad CaliforniaBerkeley, EUA.
12) Coordinación con la Municipalidad de Amapala y la Comisión de
Parques para Protección del Patrimonio Cultural. El 14 del próximo
mes se firmará un Convenio para facilitar asistencia técnica en la
restauración de inmuebles del centro histórico de Amapala.
13) La revitalizada Unidad de Publicaciones tiene ya diseñados y
próxima a editar tres libros: uno por la Dra. Anne Chapman sobre los
mitos e historia de los tolupanes; una biografía del General Tiburcio
Carías por el historiador norteamericano Thomas Dodd; un resumen
narrativo de la historia y situación actual de la etnia pech. Carecemos
de libros iguales para las etnias chortí, tawahka y misquito. Sobre la
etnia garífuna el IHAH publicó un testimonio histórico de la masacre
de garífunas en 1937 por el escritor garífuna, Virgilio López.
14) Inspirados y fundamentados en un proyecto piloto patrocinado
por UNESCO a comienzos del 2007, para el 2008 personal técnico del
IHAH programa varios eventos alrededor de conmemorar la memoria
histórica sobre el impacto del huracán Mitch sobre el Patrimonio
Cultural del país diez años después. Buscamos fondos para organizar
seminarios, un documental y exhibiciones en nuestros museos.
15) Se restauran varias preciosas iglesias coloniales y decimonónicas
en diferentes regiones del país de la Mancomunidad de Colosuca: San
Manuel de Colohete en Lempira, San Antonio de Oriente en Francisco
Morazán. Hay muchísimas otras que requieren evaluaciones y
proyectos. Una importante es la Iglesia de Manto, Olancho, donde
arquitectos nuestros comienzan a generar planos y un presupuesto para
la restauración. En esa región se nombró desde fines del 2006 a la
Arquitecta Mariusa Henriques Sánchez como Directora de la Oficina
del Centro Histórico de Catacamas, ya firmado Convenio con su
Alcaldía.
16) Se trabaja en la restauración de importantes casonas coloniales y
decimonónicas declaradas monumentos nacionales. Ejemplo de esta
última línea de trabajo es la Casa Cabañas en Comayagua. De orgullo
es el proyecto ya comenzado en la casa colonial que le perteneció al
laureado pinto nacional Pablo Zelaya Sierra, cuyos dibujos también se
restauran por técnicos del IHAH. Hay otras casonas coloniales
importantes que requieren de inmediata atención. Muy especial es la
135
Casa Guell-Vilardebó en Manto, Olancho, cuyos origines se remontan
a la segunda mitad del siglo XVIII.
17) Se planifican nuevos diseños museográficos para las Fortalezas
de Omoa y Trujillo, proyectos que involucren la historia social y
cultural de esas regiones, en particular aquellas comunidades de
ascendencia africana. En Septiembre de 2007 se contrata, por primera
vez en la historia del IHAH en Tegucigalpa, una garífuna. Al comienzo
enfrenta racismo, intervengo y se comienza a neutralizar el
problema125.
Entonces, a mediados del 2007 en el IHAH, coordinando con la SCAD,
avanzábamos. Simultáneamente visité tres países importantes para al
IHAH por diferentes razones. En Octubre y Noviembre, por invitación
del gobierno de Japón, viajé dos semanas en ese gran país. Conocí de
cerca casi todos sus sitios de patrimonio mundial, que conservan con
esmero. La arqueología de Honduras, en particular en el PAC, se ha
beneficiado por décadas, desde 1983, de la cooperación financiera y
técnica del gobierno y la academia de Japón126. El arqueólogo Seiichi
Nakamura fue el enlace académico en este viaje, por medio del cual se
consolidó una estrecha colaboración con el Proyecto Arqueológico de
Copán (PROARCO). Para ese entonces se coordinaba la participación de
Japón en el diseño, financiamiento y funcionamiento del nuevo Museo
de Arqueología Maya en Copán. Por ello y por un historial de entrega a
la arqueología del país, la SCAD a fines del 2007 le otorgó al Dr.
Nakamura la Hoja Laurel de Oro, máximo galardón dado por la SCAD
en cultura, por sus servicios a la arqueología en nuestro país.
A mi regreso de Japón dicté conferencias en Tegucigalpa, San Pedro
Sula, Santa Rosa de Copán, Jesús de Otoro y Comayagua sobre mi
estadía en Japón y sus implicaciones para el patrimonio cultural de
Honduras. Durante los próximos dos años el Dr. Nakamura y su equipo
colaboraron estrechamente con el IHAH, no sólo en Copán Ruinas sino
en otros proyectos del IHAH en arqueología, especialmente en Currusté
en el Valle de Sula, una prioridad importantísima para la nueva política
cultural que se generaba en función de nuestras metas de trabajo. Previo
125
Unidad de Relaciones Públicas. Informe Anual, Diciembre 2007. Este informe
no registró toda una campaña de difusión de investigación histórica ya entonces
encaminada desde el CDIHH.
126
Nakamura, Seiichi y Daniel Cruz Torres. “23 Años de Cooperación Técnica y
Financiera del Gobierno de Japón para la Conservación y Protección del Patrimonio
Cultural del Occidente de Honduras, Mayo 2006.
136
a mi llegada al IHAH, la Embajada de EUA había premiado un proyecto
del Dr. Pastor Fasquelle para establecer un parque arqueológico en
Currusté. Desde Agosto de 2006 se comenzó a trabajar con los L. 567
000 que depositó el gobierno de EUA en cuentas del IHAH en el Banco
Central de Honduras.
Por otra parte aproveché el regreso del viaje a Japón y, con mucha
preparación anterior, estuve en la Ciudad de México a fines de
Noviembre del 2007. En carta a la Embajadora de Honduras en México
detallamos nuestros objetivos: “quiero darle seguimiento a su envió del
27 de Agosto con respecto a la Licenciada Liliana Giorguli Chávez,
Directora de la Escuela de Conservación, Restauración y Museografía
‘Manuel del Castillo Negrete’. El propósito fundamental de una reunión
con ella es con la idea de conversar sobre las posibilidades de firmar un
convenio interinstitucional de asistencia y cooperación en las áreas
afines entre ambas instituciones”127. Como veremos en el capítulo tres,
esta iniciativa daría frutos con la asistencia de museología para la Casa
Morazán, pero que las autoridades del golpe de Estado marginaron por
completo. Así se despreciaron gestiones ya encaminadas y los fondos
invertidos en los viajes se desaprovecharon.
“Segundo” expliqué en mi carta a la Embajadora Rosalinda Bueso
Asfura “me gustaría que haga lo posible por procurarme una audiencia
con el Dr. Alfonso María y Campos, actual Director del Instituto
Nacional de Antropología e Historia de México. El Secretario de Cultura
de Honduras, Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle, inició esta gestión en su
último viaje a México, cuando se entrevistó con el Dr. María y Campos.
La reunión conmigo tendrá varios propósitos. Primero, retomar el
Convenio (adjunto) firmado entre el INAH y el IHAH en Junio del 2005
y evaluar qué proyectos pueden derivarse del mismo”. Esta reunión sería
muy fructífera puesto que aprovecharíamos el hecho de que la hermana
del Dr. María y Campos es la Antropóloga Teresa Campos de Pastor,
esposa del Dr. Pastor Fasquelle. Aunque se tuvieron que superar
obstáculos de toda índole en el 2008, para Febrero del 2009 la Unidad de
Historia del IHAH organizó, con apoyo de antropólogos mexicanos, un
“Taller de Técnicas Etnográficas Aplicadas a la Investigación Social” en
Tegucigalpa y en Trujillo. Se beneficiaron de ese Taller 15 hondureños
seleccionados cuidadosamente para ese fin.
127
Oficio No. 248-G, Euraque a Sra. Rosalinda Bueso Asfura, Excelentísima Señora
Embajadora de Honduras en los Estados Unidos Mexicanos, 8 de Octubre de 2007.
137
En el 2007, “más específicamente” le comunicaba a la Embajadora
“quiero que abordemos el tema de la propuesta adjunta para un ‘Curso de
Capacitación sobre Etnografía’ entre Honduras y México elaborado por
el Dr. José Andrés García Méndez del INAH y la Escuela Nacional de
Antropología e Historia. Esta iniciativa responde a su vez al hecho de
que Camila Pastor Campos, antropóloga e hija del Sr. Secretario, fue
comisionada por el INAH para que identificara etnólogos mexicanos que
estuviesen dispuestos a colaborar en este proyecto. Las hojas de vida de
los identificados se le hacen llegar por este medio. Sería importante
comunicarse con ellos en el contexto de mi visita a México. Es
importante también comunicarse con el Dr. José Andrés García Méndez
del INAH y procurar una reunión con él”128.
Nuestra planificación también comprendía el hecho de que en Julio del
2009 se conmemorarían 50 años del fallecimiento de, nada menos que,
Rafael Heliodoro Valle, quizás el intelectual más importante de
Honduras en el siglo XX. Por ello le comuniqué a la Embajadora: “me
urge una cita con el Sr. Liborio Villagómez, Jefe del Departamento de
Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional de México, donde se
encuentra la Colección Rafael Heliodoro Valle, el gran polígrafo
hondureño que murió en México en 1959. Es más, sería de mucho
provecho obtener una cita con la máxima autoridad de la Biblioteca
Nacional de México y con el Sr. Villagómez al mismo tiempo”129.
El propósito fundamental de estas reuniones seguía el siguiente
objetivo: “abordar una forma de cómo el IHAH y la Biblioteca Nacional
de México, y quizás su homóloga en Honduras, pudiéramos colaborar en
un proyecto para que una copia de la Colección Rafael Heliodoro Valle
descanse en Honduras. El Dr. Rafael Heliodoro Valle sigue siendo un eje
importante de la historia intelectual de nuestro país y el IHAH reconoce
la producción intelectual del Dr. Heliodoro Valle como parte de su
patrimonio documental que merece estar más accesible a los y las
investigadores hondureños. Adjunto copia de la portada de la publicación
del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Guía Bibliográfica
Centroamericana del Fondo Rafael Heliodoro Valle de la Biblioteca
Nacional (México, 2005). Al respecto, igualmente le solicitamos nos
haga llegar tres ejemplares de esta valiosa obra: una para la biblioteca del
IHAH, otra para la Biblioteca Nacional y otra para donársela a la
128
129
Ibíd.
Ibíd.
138
Biblioteca “Colección Hondureña” de la Universidad Nacional
Autónoma de Honduras en Tegucigalpa”130.
Terminé mi pedido así: “solicito a usted, Señora Embajadora, con
mucho respeto, nos gestione un acercamiento con las personas e
instituciones antes mencionadas, y así contribuir con las metas de trabajo
del IHAH para el período de 2006 al 2010”. Esta ultima oración era
clave porque siempre insistimos en vincular nuestras iniciativas y
proyectos en función de las Metas de Trabajo, lo cual nos permitía
enlazar con otras instancias en el IHAH. Un mes previo los viajes a
Japón y México emprendí un viaje a Italia, específicamente a Génova,
donde a título personal había viajado en 1998 en busca de la vida y obra
de Federico Lunardi (1880-1954), amigo de Rafael Helidoro Valle, y
sumamente importante para nuestro patrimonio cultural y la
mayanización de Honduras. Así lo registramos en el capítulo anterior.
En Agosto del 2007 me reuní con el nuevo Embajador de Italia en
Honduras, Sr. Giuseppe Magno, quien sustituyó al Embajador Mario
Fugazzola para el 2007. Con el Sr. Fugazzola tuvimos acercamientos
sobre el asunto desde Agosto del 2006, y también porque su hermana, la
Dra. María Antonieta Fugazzola, Arqueóloga, era Directora del Museo
Luigi Pigorini de Roma, el principal museo de etnografía y arqueología
de Italia. En Roma estuve en el 2008, en el Museo Pigorini y con la Dra.
Fugazzola, en un segundo viaje oficial tras Lunardi, personaje que casi
nadie en Honduras conoce. ¿Quién era?
Monseñor Federico Lunardi nació en Livorno, Italia, en 1880, siendo
hijo de César Lunardi e Iginia Montauti. Tuvo dos hermanos y tres
hermanas. Su hermano Astolfo fue fusilado por los nazis y le
sobrevivieron sus hermanas, Geussepina, Rafaela y Heroina, y su
hermano Ferrante, quien muriera en Génova. En 1899 el joven Lunardi
se matriculó en el Pontífico Seminario Romano fundado por Carlos
Barromeo en Roma, donde permanecerá once años, hasta 1910. Estando
en este seminario vinculado a la Universidad de San Apollinare obtuvo
doctorados en filosofía, teología, derecho canónigo y derecho civil.
Luego regresó a su diócesis, siendo ya un cura académico. Parece ser que
cuando realizaba sus estudios para los doctorados se interesó por la
historia, la literatura, la paleografía, y que también estudió arqueología
cristiana y romana.
Estos conocimientos, profundizados con mucho estudio en la
arqueología e etnografía a su alcance en las décadas de 1930 y 1940,
130
Ibíd.
139
sirvieron para ofrecer sus teorías sobre los descendientes de los Maya en
Honduras, a donde llegó en Enero de 1939 y donde permaneció hasta su
partida en 1948. Cuando llegó a Honduras gozaba ya de una vasta
experiencia en proyectos misioneros y la etnografía de varios países
latinoamericanos. En 1916 fue seleccionado como Secretario de la
Delegación Apostólica de Cuba y Puerto Rico y comenzó así una carrera
diplomática al servicio del Vaticano en América Latina que duró hasta su
muerte en 1954.
Entre 1920 y 1927 Monseñor Lunardi se desempeñó como Secretario
de la Nunciatura Apostólica en Chile; entre 1927 y 1930, Lunardi estuvo
vinculado a la Nunciatura Apostólica en Bogotá, Colombia, como
secretario y Encargado de Negocios; entre 1930 y Noviembre 1936
aparece relacionado a la Nunciatura Apostólica en Río de Janeiro, Brasil,
siendo Consejero y Encargado de Negocios de la Nunciatura; a fines de
Noviembre fue elevado a Arzobispo titular de sede y nombrado Nuncio
Apostólico en Bolivia. Desde Bolivia se trasladó a Honduras en Febrero
de 1939, habiendo sido nombrado Nuncio en Octubre de 1938.
En 1948 regresó a Italia, ya con 68 años de edad. Entre fines de 1948 y
comienzos de 1949 permaneció vinculado a la Secretaría de Estado en el
Vaticano. Desde allí viajó a Asunción, Paraguay, al servicio de nuevo al
Vaticano. En Asunción Lunardi falleció víctima de cáncer de la próstata.
En 1954 sus restos fueron retornados a Livorno. Durante sus varias
décadas oficiales en América Latina, Monseñor Lunardi coleccionó
muchísimos artefactos arqueológicos y etnológicos, y también redacto y
publicó importantes informes y ensayos de investigación, incluso libretas
de campo etnográficas sumamente importantes. El producto de tantas
décadas de investigaciones etnográficas y arqueológicas en las Américas,
que en Honduras solemos llamar la Colección Lunardi, yace hoy en día
en Génova, Italia. Entre fines de 1950 los diferentes segmentos de la
Colección Lunardi permanecieron en domicilios privados de sus
herederos en Génova, donde residía su sobrino, el Prof. Ernesto Lunardi.
Entre la década de 1960 y los primeros años del siglo actual la Colección
Lunardi estuvo albergada en el Museo Américanístico “Federico
Lunardi” en la Villa Gruber en Génova, bajo la custodia del Prof.
Ernesto Lunardi.
Al morir el Prof. Lunardi en 1999, y especialmente desde Diciembre
del 2006, la Colección Lunardi pasó a la custodia de la Alcaldía de
Génova, con sus diferentes segmentos distribuidos de la siguiente
manera: los restos arqueológicos en su mayoría, incluso los provenientes
de Honduras, fueron depositados en el Museo Castello d’Albertis,
140
también bajo la autoridad y jurisdicción de la Alcaldía de Génova; los
manuscritos y libretas de campo y viaje de Monseñor Lunardi fueron
trasladados al Archivo Histórico de la Alcaldía de Génova bajo la
autoridad de su Municipalidad, al Palazzo Ducale; los materiales
fotográficos y negativos fueron trasladados al Centro di Documetaziones
por la Storia, l’Arte e l’Immagine di Génova, en otro edificio en Génova;
y los libros de la Biblioteca de Lunardi, escritos por él o por otros
autores, se trasladaron a la “Biblioteca Cívica Berio” de Génova, bajo la
autoridad de la Alcaldía de Génova y su Administración de Archivos
Históricos”131. Conocer a fondo estos tesoros es lo que buscábamos en
nuestro viaje a Génova previo al traslado a Japón y México.
En nuestro acercamiento con la Embajada de Italia a fines del 2006 y el
2007 hicimos equipo con la Lic. Francesca Randazzo, hondureña de
ascendencia italiana a quien conocía por su tesis sobre Poesía, Ciencias
Sociales e Identidad Nacional de Honduras, acreditada con la Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales. Ante el Embajador Magno,
Francesca y yo reiteramos la prioridad de la SCAD y el IHAH por
gestionar la recuperación de la información histórica, fotográfica y
etnográfica sobre Honduras, y no tanto los restos arqueológicos, gestión
mucho más delicada y complicada en sus aspectos diplomáticos y legales
y porque también sabíamos que la cerámica hondureña en Génova
carecía del significado científico actual ––así me lo comunicó el Dr.
William Fash de la Universidad de Harvard, quien con su esposa
Bárbara, también de Harvard, conocieron la Colección Lunardi en la
década de 1990. Además, la colega Randazzo y yo le insistimos al
Embajador Magno que yo sería el segundo gerente del IHAH que
visitaba Génova para conocer la famosa Colección en Italia132. El Dr.
Adán Cueva estuvo en Génova con ese fin meses antes que los militares
lo expulsaran de la Gerencia a fines de 1980.
Randazzo, con base en los documentos que yo obtuve en 1998, generó
la primera propuesta para el Embajador Magno. En Septiembre del 2007
Francesca y yo viajamos a Génova desde Paris, donde ella participaba en
un seminario en el Museo del Louvre; ya para ese entonces la había
contratado como primera Jefe de la Unidad de Publicaciones.
131
Oficio 145-G, Euraque a Rodolfo Pastor Fasquelle, “Memorando sobre la
Colección Lunardi y el Patrimonio Cultural de Honduras” 19 de Mayo, 2008.
132
Randazzo, Francesca. “Ante-Proyecto para Rescatar un Tesoro Fotográfico sobre
la Etnología de Honduras: El Caso del Archivo de Monseñor Federico Lunardi (18801954),” Agosto 2007.
141
Yo me encontraba en Paris por invitación del Museo Quai Branly
mediante Convenio oficial para prestarle a este famoso centro mundial
un vaso maya, solicitud hecha por el Quai Branly años atrás y acuerpada
por el Dr. Pastor Fasquelle en un viaje a Francia ya como Secretario de
Cultura con el Presidente Zelaya. Luego del golpe de Estado una de las
acusaciones en mi contra por el Consejo Directivo de facto fue que
descuidé los trámites de retorno del vaso que personalmente llevé a Paris
en el 2007. En esas condiciones anormales todo se valía. Eventualmente,
la Lic. Eva Martínez fue la encargada de trasladar el vaso de nuevo a
Honduras.
Durante ese primer viaje a Italia hicimos los primeros contactos
oficiales con Gabriela D’ Palma, Directora del Castello D’Albertis en
Génova, donde se encontraban las piezas arqueológicas que se llevó de
Honduras Lunardi en 1948. Posteriormente, en Mayo del 2008, yo
realicé otro viaje de seguimiento más fructífero y fundamentado en una
sistemática coordinación con nuestra Embajada en Roma, a cargo de un
ejemplar diplomático, el Lic. Rigoberto Ochoa Madrid, su hábil asistente
Gieselle Canahuati y el apoyo también de nuestra Cónsul Honorario en
Génova, la Dra. Marcella Zera133. Así se gestionaron y firmaron los
convenios y acuerdos correspondientes para comenzar la repatriación
digital de documentos y miles de fotografías; sin embargo, para
mediados del 2009 esta magna gestión, ya a punto de generar resultados
concretos, fue violentada por el golpe de Estado.
III. Nuevas Unidades en el IHAH:
Desafíos y Logros en Relaciones Públicas
No todo era color de rosa en mi gestión en el IHAH en el 2007,
especialmente con ciertos casos en Relaciones Públicas. En Mayo de ese
año me vi citado por la Fiscalía Especial para el Patrimonio y las Etnias
para “rendir declaración voluntaria en las investigaciones que esta
Unidad Especial realiza para investigar la comisión del Delito de
Violación de Sellos custodiados por el IHAH”, presuntamente habiendo
violado el Artículo Nº. 358, Capítulo 4 del Código Penal, “Violación de
Sellos y Documentos” del Código Penal de Honduras.
133
Convenio de Asistencia Recíproca entre el Instituto Hondureño de Antropología e
Historia, MuMa, Castello D’Albertis, Museo della Culture del Mondo, Municipio de
Génova, Museos Cívicos, 16 de Mayo 2008.
142
¿Por qué se me acusaba?... A comienzos del 2007 decidí, con el visto
bueno del Dr. Pastor Fasquelle, hacer público en conferencia de prensa,
el 28 de Mayo en el despacho de la SCAD, un proceso judicial contra
Douglas Hall, traficante de arqueología hondureña en EUA con nexos en
Honduras, y que fue sentenciado por el crimen en Ohio, EUA, en Mayo
del 2003. El valioso tesoro recuperado fue repatriado a Honduras en
cinco cajas, por medio de la Embajada nuestra en Washington. Llegaron
a Tegucigalpa con sellos oficiales del IHAH en Marzo del 2004.
Así las encontré yo y tomé la decisión, con asesoría legal pues tenían
sellos del IHAH, abrir las cajas ante la prensa nacional en función de las
Metas 3 y 4 del Plan de Trabajo del IHAH para el período 2006-2010:
“menguar la destrucción de nuestros bienes patrimoniales religiosos,
históricos y arqueológicos (incluyendo los de la plataforma submarina),
promover una política agresiva para la protección del Patrimonio
Cultural de la Nación con énfasis en la participación ciudadana; e
impulsar la divulgación, acrecentamiento y transmisión a las
generaciones futuras del Patrimonio Cultural de la Nación a través del
sistema de educación nacional, la prensa escrita y hablada, y los museos
y casas de cultura del país”. Las cajas habían permanecido en el IHAH
tres años, sin conocimiento del público en general y sin investigación
que yo conociera. Posteriormente la Fiscal encargada, la Abogada Jany
del Cid, me informó que estaba abierta una investigación en Honduras
sobre las transacciones locales y los posibles responsables, y que el haber
abierto las cajas significaba un crimen según el Código Penal. Mi
defensa fue que nunca se me informó de la investigación existente y más
bien se me comunicó que la Fiscalía no estaba obligada a informarme de
sus investigaciones, aún cuando fuera yo la máxima autoridad en
Honduras en materia de patrimonio cultural y cuando las cajas gozaban
de sellos del IHAH y se custodiaban en nuestras bodegas.
Así que mientras trabajaba a favor del patrimonio cultural se me
acusaba de violentarlo, por lo menos de contribuir a su violación. El
irónico caso continuó hasta mediados del 2008, cuando mis abogados y
la Fiscalía encontraron una salida administrativa a las acusaciones en mi
contra recurriendo al “criterio de oportunidad”, según el Artículo 29 del
Código Procesal Penal de Honduras, Capítulo 2, “Del Criterio de
Oportunidad”, Artículo 28, “Casos en que Procede”, y el Artículo 29,
“Aplicación del Criterio”. Durante casi un año viví defendiendo el
patrimonio cultural de Honduras supeditado a que tuviera que enfrentar
un juicio en los tribunales por mi supuesto delito en su contra. Este
143
problema enfrió un tanto las relaciones entre el IHAH y la Fiscalía de
Patrimonio a fines del 2007 y durante los primeros meses del 2008.
Sin embargo, con todo y todo continuamos colaborando; para la
segunda mitad del 2008 la Fiscal Del Cid y las autoridades del IHAH
superamos este problema e hicimos, creo, todo a nuestro alcance a favor
del patrimonio dados los miles de problemas que enfrentábamos. Con
respecto a la investigación local, a fines del 2008 la Fiscalía nos solicito
cubrir los costos de traducción de todos los documentos generados en
ingles en los EUA para así darle seguimiento al caso en Honduras,
habiendo recibido los documentos la Fiscalía en el 2005. Eran miles de
documentos y la traducción consumiría buen porcentaje de fondos de
cualquier proyecto ya encaminado y presupuestado en el IHAH. De mi
parte, en el 2009 me quebraba la cabeza tratando de ver de dónde se
podría obtener los fondos. Luego se vino el golpe de Estado.
Al mismo tiempo que comenzaba a solventarse el asunto con la
Fiscalía surgieron otras acusaciones y un hostigamiento sistemático que
duró el resto del período de mi Gerencia en el IHAH. La comenzó el Lic.
Miguel Cálix, quien siendo miembro del Consejo Directivo del IHAH
cuando asumí el cargo, en el 2006, me donó sus libros de historia y de
viaje con dedicatoria de buen amigo y respeto por mi trayectoria
académica. Aún conservo los libros con las dedicatorias. Esa “amistad”
desapareció a mediados del 2007, especialmente en el 2008. Desde esa
época fui objeto de todo tipo de acusaciones por internet, por radio,
televisión y periódicos, especialmente por medio de un espacio en
Diario El Heraldo que aprovechó el Lic. Cálix. Todo sucedió ante el
silencio de la Academia Hondureña de Geografía e Historia, institución a
la cual fuimos integrados en conjunto a fines del 2006. El Dr. Pastor
Fasquelle también fue objeto de esta campaña. Con desafortunada
frecuencia me encontraba con el Lic. Cálix en Tegucigalpa: de cara a
cara me trató con supuesto y caluroso aprecio; todo lo contrario por los
medios de comunicación.
Las acusaciones de parte del Lic. Cálix en mi contra tuvieron como
trasfondo diferencias profundas sobre nuestros conocimientos de la
historiografía en general y, por otra parte, su incidencia en el proyecto
del Museo Casa Morazán, tema que se abordará con más detalle en el
próximo capítulo. Mi desacuerdo con el Lic. Cálix también tenía que ver
con su apreciación de los antiguos Mayas en la Identidad Nacional. En
Marzo del 2008, por ejemplo, el Lic. Cálix afirmó, por internet, que “el
ocho de Marzo debiéramos perpetuarlo en nuestra legislación como un
hecho memorable de nuestra identidad, pues en tal fecha en 1576 ––
144
¡hace 432 años!–– el español Diego García de Palacio descubrió las
ahora famosas Ruinas Mayas de Copán, declaradas en 1980 por la
UNESCO Patrimonio Mundial; y atónitamente escribía al Rey Felipe II
de España en estos términos:
“Cerca del dicho lugar como van á la ciudad de San Pedro, en
el primer lugar de la Provincia de Honduras, que se llama
Copán, están unas ruinas i vestigios de gran poblacion y de
sobervios edificios, i tales que parece que en ningún tiempo
pudo haber, en tan barbaro injenio como tienen los naturales de
aquella provincia, edificios de tanta arte i suntuosidad; es
ribera de un hermoso río, i en unos campos bien situados i
estendidos, tierra de mediano temple, harta de fertilidad, e de
mucha caza é pesca. En las ruinas dichas, hai montes que
parecen haver sido fechos á mano, i en ellos, muchas cosas que
notar. Antes de llegar á ellos, está señal de paredes gruesas i
una piedra grandísima en figura de aguila, i fecho en su pecho
un quadro de largo de una vara, i en el ciertas letras que no se
sabe que sea”[..].
Palacios obtuvo de los indígenas la relación de
“que en tiempos antiguos vino desde Yucatán un gran señor
quien construyó estos edificios, pero que al terminar algunos
años él volvió a su tierra nativa, dejándolos completamente
abandonados”134.
“Como parte de su historia, en este breve trabajo debo hacer mención
que” siguió el Lic. Cálix “fue un Coronel de Francisco Morazán, el señor
Juan Galindo ––irlandés nacionalizado centroamericano–– en Abril de
1834, el primero en hacer las primeras excavaciones en el patio Oriental
de la Acrópolis, y descubrió una tumba ––que hoy podemos ver en los
túneles Los Jaguares–– que muestra dos nichos en cada lado y con
bóveda falsa, en los cuales y en el piso se encontraron ofrendas pintadas
de color rojo, algunas de ellas contenían huesos, cuchillos de obsidiana,
cuentas de piedra verde, conchas, caracoles de mar y estalactitas,
procedentes de alguna cueva. También debo decir que, basado en el
informe de Galindo, otro personaje relacionado con Morazán, el
134
Cálix, Miguel. “Conmemoremos el descubrimiento de las Ruinas de Copán”,
correo electrónico, 13 de Marzo, 2008, y correspondencia electrónica, Cálix a Arnulfo
Ramirez, 24 de Marzo, 2008.
145
Arqueólogo John Lloyd Stephens, cónsul estadounidense en
Centroamérica ––el mismo que cuando Morazán marchó al exilio nos
describió su rostro con lujo de detalles, lo que prueba que no le faltaba
ninguna oreja–– fue quien en 1839, con la ayuda del gran dibujante
Frederick Catherwood, hizo exploraciones de cinco de las estelas de la
Gran Plaza Central; y anticipó de que la escritura y el arte maya trataban
asuntos históricos y asimismo, que algunos de los altares frente a las
estelas habían sido utilizados para sacrificios. Y debo decir también que,
según lo atestigua el mismo Stephens en su libro Incidentes de Viaje en
Centro América, él compró las Ruinas Mayas –– ‘más o menos de seis
mil acres’ –– al señor don Bernardo de Águila, que se las alquilaba por
ochenta dólares al año a un señor de nombre José María Acebedo”135.
El hecho es que casi en los mismos días que el Lic. Cálix abogaba por
otro insumo a la mayanización de Honduras y la confusión identitaria, la
Unidad de Relaciones Públicas del IHAH, a cargo de Yeymy Avila,
recibió una solicitud de parte del Lic. Cálix de documentos relacionados
con el proyecto del Museo Morazán que manejaba la Gerencia del IHAH
por autorización del Directorio encargado del proyecto, presidido por el
Dr. Pastor Fasquelle en calidad de Secretario de Cultura. El Lic. Cálix
sometió la solicitud bajo el amparo legal de la Ley de Transparencia y
Acceso a la Información Publica decretada a fines del 2006, reformada
en Julio del 2007, y cuyo Reglamento se publicó en La Gaceta tarde en
Marzo del 2008. De nuestra parte, desde el comienzo apoyamos la Ley
de Transparencia como funcionario y como historiador136. Conocía en
carne propia el significado de los documentos de Estado y su
importancia para un país, de hecho un país, como veremos en el próximo
capítulo, que carecía de una Ley de Archivo y un Sistema de Archivos.
Desde Enero del 2008 se distribuyó la siguiente circular entre los
empleados del IHAH: “La Gerencia del IHAH se identifica plenamente
con la aplicación requerida por la Ley de Transparencia, así como los
delegados de velar por el cumplimiento de la misma a través del Instituto
de Acceso a la Información Pública (IAIP). Este Instituto fue creado para
promover y facilitar el acceso de los ciudadanos a la información,
regulando y supervisando los procedimientos de las instituciones
obligadas en cuanto a la protección, clasificación y custodia de la
135
Ibíd.
La problemática la resumimos en Oficio Nª. 343-G, Euraque a la Abogada
Elizabeth Chiuz Sierra Presidenta Comisionada Instituto de Acceso a la Información
Pública, 23 de Octubre de 2008.
136
146
información de conformidad con la Ley de Transparencia y Acceso a la
Información Pública. Esta Ley es de orden público e interés social. Tiene
por finalidad el desarrollo y ejecución de la política nacional de
transparencia. Asimismo, tiene como el ejercicio del derecho de toda
persona al acceso a la información pública para el fortalecimiento del
Estado de Derecho y consolidación de la democracia mediante la
participación ciudadana. En tal sentido, con el propósito de garantizar el
ejercicio de ese derecho y de acuerdo con el Artículo 39 de la Ley de
Transparencia, el IHAH debe cumplir con esta misión de presentar con
transparencia las funciones públicas que realiza nuestra Institución. Por
lo tanto, se solicita a los Subgerentes y Jefes de Unidades que a partir del
19 de Enero del presente año tengan disponibles la información de oficio
que establece el Artículo 13 de la Ley de Transparencia, siempre y
cuando no esté declarada como reservada de conformidad con el Artículo
17 de dicha Ley. Según lo anterior, y amparados en la Ley de
Transparencia y Acceso a la Información Pública, se adjunta una
trascripción de la normativa mencionada con las disposiciones generales
de dicha Ley”.
Desafortunadamente Yeymy Ávila, por falta de experiencia profesional
y desconocimiento de los procedimientos de la nueva Ley de
Transparencia, bajo la casi constante presión del Sr. Cálix en las oficinas
del IHAH en Tegucigalpa, incumplió con la entrega a tiempo de los
documentos solicitados. Se dió la información a tiempo pero no bajo la
temporalidad perentoria estipulada por la nueva ley que Honduras nunca
había tenido. A raíz de ese hecho y otras manipulaciones el IAIP requirió
al Dr. Pastor Fasquelle para que se me sancionara por escrito por errores
de la Unidad de Relaciones Públicas del IHAH. (¡Al Dr. Pastor Fasquelle
luego se le sancionó por no sancionarme a tiempo!). Ese afán del Lic.
Cálix en contra de la Gerencia del IHAH y la SCAD continuó todo el
2008 y todo el 2009, aún después del golpe de Estado, a tal grado que
tuve que defenderme legalmente. Quedaron en el olvido las dedicatorias
en los libros obsequiados en el 2006.
Desde fines del 2008 interpuse un recurso de amparo ante la Corte
Suprema Justicia de Honduras a raíz de una tercera sanción del IAIP en
mi contra con fecha 30 de Septiembre del 2008. No le bastó al Lic. Cálix
que siempre estuvimos a disposición de entregarle toda la
documentación solicitada, que actuábamos de buena fé siendo ambos
miembros de la Academia Hondureña de Geografía e Historia. Cualquier
error fue utilizado a favor de una campaña que más bien se relacionaba
con diferencias historiográficas en el proyecto del museo en la Casa de
147
Morazán que decidió personalizar y quizás en contubernio con allegados
en el IAIP. La Corte Suprema de Justicia aceptó el amparo interpuesto
por mis abogados y continuaban así las cosas cuando intervino el golpe
de Estado.
Yeymy Ávila, vale destacarlo, fue puesta en una situación difícil y no
sólo por el Lic. Calix sino por la misma Gerencia del IHAH. Se le había
impuesto un perfil de trabajo para instituciones con mucho más recursos,
con más experiencia y muchos mejores sueldos. El perfil de la plaza que
ocupaba Ávila Berríos era el siguiente, y al comienzo por sólo medio
tiempo:
1) Crear, diseñar, ejecutar programas tendientes a la creación,
establecimiento y fortalecimiento de la identidad institucional.
2) Definición de medios y mensajes que más se adapten a la
consecución de las metas estratégicas del IHAH.
3) Seleccionar y analizar la información que produce el Instituto,
elaborando un órgano de divulgación interno para darlo a conocer al
interior y fuera de la Institución (estudiantes universitarios, escolares,
museos regionales etc.).
4) Elaborar conjuntamente con un equipo interdisciplinario del
IHAH, una campaña educativa de divulgación, acrecentamiento y
transmisión a las generaciones futuras del Patrimonio Cultural de la
Nación a través de los diferentes medios de comunicación hablada y
escrita del país.
5) Definición y puesta en marcha de un plan de comunicación que
transmita la imagen ideal del IHAH a las diferentes Instituciones,
organismos y mercados.
6) Rediseñar la página Web del Instituto haciéndola más atractiva,
veraz, científica enlazada a las metas estratégicas del IHAH y a su
finalidad.
7) Promover una campaña de comunicación dirigida a los empleados
del Instituto tendiente a mejorar la imagen y creando la imagen ideal.
8) Crear una biblioteca de multimedia de los diferentes videos y
demás producidos por el IHAH, a fin de mejorarlos y darlos a conocer
a los investigadores, estudiantes, etc.
9) Preparar y supervisar las acciones de promoción y marketing de
los productos culturales y/o servicios que el IHAH presta.
10) Dar a conocer a través de los diferentes medios el quehacer
institucional, sugiriendo los canales por los cuales transmitirlos.
11) Organizar eventos internos y externos que el Instituto realice, así
como actos de protocolo cuando la situación lo amerite.
148
12) Colaborar con la encargada de publicaciones en aspectos
relacionados a la promoción difusión y publicación de los productos
editoriales elaborados por el Instituto.
13) Ser un enlace de comunicación, difusión y transmisión de
actividades y eventos entre la Gerencia, Subgerencias y empleados137.
Con todo y todo, a pesar de su timidez y la frágil experiencia que
forjaba en el camino mismo, Yeymy contribuyó a establecer la primera
Unidad de Relaciones Públicas en la historia del IHAH. En el Informe
Anual de Actividades de Diciembre 2007 plasmó mucho de su quehacer.
Del mismo se registran sólo algunas de las iniciativas que se comenzaron
en los primeros meses de ese año y que se ampliaron especialmente en el
2008; esos Informes están en depósito en los archivos de la Subgerencia
de Relaciones Regionales y Promoción del IHAH, cuyo peso decayó en
lo extremo a partir del golpe de Estado porque la institución se
paralizó138.
IV. Desafíos y Logros en las
Unidades de Informática y Publicaciones del IHAH
Hoy en día cualquier institución comercial o de Estado se conoce y
promociona mediante su propia página de web (en el IHAH desde Julio
del 2008), en colaboración con otras unidades administrativas y creativas
de la misma institución. En Junio del 2006 yo llevé una computadora
portátil propia que fue la computadora de la Gerencia por más de un año.
Durante los primeros meses de esa época indagué sobre este asunto y el
estado de los recursos de informática del IHAH y me percaté de una
situación dramática: no existía un conocimiento del tema, de parte de
nadie; casi nadie tenía computadoras en el IHAH y las que había en
general estaban obsoletas. Se carecía de una red de internet entre las
oficinas regionales, se carecía de una red de datos básicos, hasta de los
ingresos del PAC y no digamos un sistema de boletería electrónico. El
“mantenimiento” de las computadoras la realizaba un joven perito
mercantil que por amor a la tecnología contemporánea y astucia
emprendedora había asumido tan importante tarea. Eso tenía que cambiar
y no sólo por mandato de la reingeniería de la meta uno sino por las
exigencias mismas de la globalización.
137
138
“Perfil de Relacionador Publico del IHAH, 2007”.
Unidad de Relaciones Públicas, Informe Anual, IHAH Diciembre 2007.
149
Hacia Febrero del 2007 seleccioné a la persona que llevaría la enorme
tarea de trabajar conmigo en cambiar esta situación: Jesús Ricardo
Rodríguez Rivera, Licenciado en Informática Administrativa. Al Lic.
Rodríguez se le impusieron cinco tareas de corto, mediano y largo plazo.
Primero, llevar a cabo un diagnóstico del inventario de informática que
el IHAH había acumulado en los últimos años, sea por compras en
unidades específicas, sea en Tegucigalpa o en las regionales, o que
habían sido donadas a la institución por proyectos de investigación
extranjeros, casi siempre vinculados con arqueólogos norteamericanos o
japoneses, especialmente en Copán.
Segundo, el Lic. Rodríguez debía elaborar una política de informática
para el IHAH en función de las metas de trabajo para el período 2006 al
2010. Tercero, se debía diseñar una página de web para el IHAH acorde
a su nueva política cultural y sus metas de trabajo. Cuarto, se debía
elaborar un programa de inversión en equipo para mediano y largo plazo,
con opciones de poder comprar insumos incluso en el 2007, sin haber
sido presupuestado en el 2006. Quinto, el Lic. Rodríguez debía diseñar
un programa para socializar estos procesos en Tegucigalpa y las
regionales del IHAH, tarea difícil entre empleados que desconocían la
informática en sus aspectos más elementales.
A nivel conceptual el Lic. Rodríguez entendió a cabalidad el papel de
la tecnología informática en lo que emprendíamos. Merece citar la
“justificación” que elaboró el Lic. Rodríguez cuando realizó su
“Evaluación y Propuesta para la Red de Datos, Interconectividad y
Manejo de Aplicaciones para el Centro Regional de Investigaciones
Arqueológicas” (CRIA) en Copán Ruinas en Agosto del 2008:
El mundo participa de una nueva herramienta denominada
“Globalización”, enfocando diversos esfuerzos en diferentes
aspectos, entre ellos: las tecnologías de la información que
dan como resultado el manejo de gran cantidad de
documentos, bases de datos, registros, etc., conllevando a la
correcta administración de recursos como también coadyuvar
a la toma de decisiones. Ahora nuestras instituciones y en
especial el IHAH se ven fuertemente afectadas por diversos
factores tecnológicos, obligándonos a efectuar cambios en
muchos aspectos: tecnológicos, gerenciales, económicos,
manejo de recurso humano, manejo de información, etc.
La actual administración tiene 10 metas estratégicas, siendo
la primera la Reestructuración Tecnológica, proceso que inició
150
en Febrero de 2007, creando la Unidad de Informática e
iniciando una serie compleja de cambios a lo interno del
IHAH como también hacia el mundo que nos rodea. Como
consecuencia de estos cambios en los que el IHAH labora, se
plantean alternativas de solución para varios temas
importantes: comunicaciones, interconectividad, sistemas de
información, manejo de bases de datos, estadísticas,
proyección, mitigación, prevención, protección, conservación,
etc. La Unidad de Informática es un eje transversal dentro de
esta y cualquier institución, la cual conjuntamente con el resto
de oficinas del IHAH trabaja en la implementación de los
mecanismos que darán como resultado el cumplimiento de la
anhelada Reestructuración Tecnológica”139.
Hacia fines del 2007, pero especialmente en el 2008, se realizaba la
evaluación en el CRIA. Entonces se registraron logros importantísimos
en esta área, especialmente si tomamos en cuenta ciertas realidades. Por
ejemplo, cuando diseñé él presupuesto del 2007, sin contar con el
diagnóstico de informática, se me hizo imposible prever las necesidades
en ese campo. Por lo tanto el Lic. Rodríguez comenzó en el IHAH, como
lo señaló el mismo, con cierto estoicismo que le caracterizó y que
aprecié, “sin contar con presupuesto, herramientas, computadoras,
espacio físico donde laborar, escritorio, silla; en general las labores
inician a desarrollarse con herramientas personales de tal manera que se
efectúan las gestiones necesarias para empezar la adquisición de
instrumentos necesarios y así cumplir con tareas asignadas por la
Gerencia del IHAH”. Aún así, a fines de Marzo del 2007 el Lic.
Rodríguez le presentó al IHAH una visión de nuestro retraso en materia
informática.
Comenzó de esta manera el Lic. Rodríguez en Marzo del 2007: “En la
actualidad el IHAH cuenta con un enlace dedicado de Internet a través de
un cable/modem, teniendo como proveedor a la empresa Cable Color, y
se tienen conectados los diferentes computadores a través de varios
switches asignados en diferentes oficinas, permitiendo con esto tener
conectividad a la mayor parte de empleados del IHAH. En vista de no
contar con equipos servidores (conexión directa) con los cuales se pueda
139
Unidad de Informática, IHAH. “Evaluación y Propuesta para la Red de Datos,
Interconectividad y Manejo de Aplicaciones para el Centro Regional de Investigaciones
Arqueológicas” (CRIA), 10 de Agosto, 2008.
151
efectuar una administración de red (usuarios, equipos, datos,
comunicación, controles, políticas, etc.) permite que cualquier usuario
pueda perfectamente conectarse a la ‘red’, asimismo los diferentes
usuarios hacen una administración sin contemplar ninguna tipo de reglas
o políticas adecuadas, teniendo como resultado un uso inadecuado del
equipo asignado a ellos”. Por otra parte, “no se han utilizado gabinetes
de seguridad y ordenación de equipos de comunicación por lo que todos
los equipos sufren de una capa de polvo perjudicial, como también libre
acceso para que cualquier persona pudiese desconectar voluntariamente
o involuntariamente interrumpiendo las actividades de los empelados en
cuanto a conectividad se refiere o inclusive dañar estos equipos”140.
“Se cuenta” nos informaba el Lic. Rodríguez “con una diversidad de
impresoras (la mayoría de inyección) asignadas sin ningún control ni
administración de recursos adecuado, teniendo como consecuencia una
inequidad de recursos, ya que algunos usuarios se podría decir que tienen
muchos recursos y otros muy pocos. El equipo revisado hasta el
momento en las diferentes oficinas carece de un mantenimiento
preventivo, antivirus, administración adecuada (que la hace el usuario
por sí mismo) poniendo en riesgo el equipo, que si bien es cierto mucho
de este no está en garantía pero da lugar a que comentan errores que
dañen el equipo. En general hasta la fecha cada custodio de equipo ha
efectuado las tareas relacionadas al mantenimiento de equipo y
programas, conectividad de la manera que mejor cree conveniente, sin
respetar ciertos parámetros éticos profesionales de estructuración de una
red, equipo, herramientas, etc., impidiendo en ciertos momentos
eficientar el desarrollo de sus actividades pues instalan y desinstalan
programas a conveniencia sin criterio técnico, formatean (preparación de
disco), etc.”141.
En fin, muchísimos problemas y sólo de diagnóstico, sin las
recomendaciones y propuestas. Yo me comprometí con obtener recursos
aún en el 2007, de varias maneras, sin esperar diseñar el presupuesto del
2008 en función del diagnóstico y la política de informática.
Apliqué con esmero otra innovación que introduje desde fines del
2006, un nuevo “Reglamento de Transferencias de Grupos
Presupuestarios”. Cuando llegué al IHAH me di cuenta que ciertos
rubros de recursos presupuestados en una Unidad Administrativa, que
140
Unidad de Informática. “Situación Actual, Evaluación y Propuesta de
Fortalecimiento Institucional”, IHAH, 31 de Marzo, 2007.
141
Ibíd.
152
por diferentes motivos no se invertían, se trasladaban al próximo período
presupuestario, aún cuando otras unidades precisaran esos valiosos
recursos, incluso para iniciativas prioritarias y estratégicas del momento,
como en el caso de la recién creada Unidad de Informática o incluso la
Unidad de Publicaciones.
Habiendo estudiado a fondo la Ley de Presupuesto y muchos
reglamentos relacionados con la materia, conseguí que el Consejo
Directivo aprobara el mencionado Reglamento y otras reformas. De esta
manera comencé a apoyar a las Unidades de Informática y Publicaciones
incluso en el 2007, cuando las plazas apenas se crearon en ese mismo
año. Fueron pasos pequeños pero importantes. Daban esperanza interna y
externamente nos posicionaba como comprometidos y profesionales con
nuestro propio fortalecimiento y hasta con nuestra dignidad institucional.
De esa forma y otras maneras creativas reubiqué L. 343 300.oo a favor
de la Unidad de Informática tan importante para la reingeniería del
IHAH. Es más, ya en Diciembre del 2007 el Lic. Rodríguez contaba con
un asistente, Gustavo Euceda, un “técnico en Computación”, plaza
permanente que yo había creado de la misma manera que establecí otras
plazas sin violentar las restricciones burocráticas de la Secretaría de
Finanzas.
Sin embargo, fue en el 2008 y en los primeros meses del 2009 cuando
la Unidad de Informática se comenzaba verdaderamente a consolidar,
por lo menos en sus primeras fases. Veamos. Aún cuando ni se acercaba
a lo solicitado en el Plan Operativo de Actividades para el 2008 diseñado
por el Lic. Rodríguez desde mediados del 2007 (L. 2 390 800.oo), en el
2008 se invirtió casi L. 600 000.oo Lempiras en licenciamientos y
equipo. Así se abastecía la Unidad de Informática de sillas, escritorios,
computadoras de escritorio y portátiles y ciertos accesorios
correspondientes.
Simultáneamente el IHT se interesó más y más en nuestros avances en
función, como casi siempre, con los intereses en el PAC y el Museo
Regional de Arqueología en Copán Ruinas. En el 2008, mediante
acuerdos con el IHAH, el IHT invirtió L. 528 005.23 Lempiras en un
sistema de Boletería Electrónica para el PAC y el antiguo Museo de
Copán Ruinas, y una aplicación piloto en el Museo de Historia
Republicana del IHAH en Tegucigalpa142. Por lo tanto, para el
142
Unidad de Informática. “Avances e Implementación: Sistema de Boletería”,
IHAH, 9 de Agosto, 2008, e “Informe de Gira, Implementación de Sistema de Boletería,
1-7 de Diciembre, 2008.
153
fortalecimiento del IHAH y la infraestructura de la Identidad Nacional
fueron más importantes las decisiones que se tomaron en función de
prioridades del IHAH en sí.
De esta manera, y con otros recursos gestionados ante la Agencia
Española de Cooperación Internacional (AECI) que veremos en el
capítulo cuatro, hacia fines de 2008 el IHAH se fortaleció un tanto con
los siguientes avances en su muy incipiente y frágil infraestructura de
informática: (1) acceso a internet por enlaces satelitales o mediante
enlaces por medio de fibra óptica; una página de web moderna y su
manual de uso; un sistema de correo inter-institucional; un programa de
prevención y mantenimiento del sistema y computadoras individuales,
con jiras de implementación del Lic. Rodríguez y Gustavo Euceda a las
regionales en Comayagua, Omoa, El Puente, Copán, La Lima, Trujillo y
Talgua. Por otra parte, dados estos logros y la capacidad del Lic.
Rodríguez, la Gerencia del IHAH gestionó alianzas y enlaces interinstitucionales para retroalimentar nuestra capacidad institucional,
prioridad siempre para profundizar la reingeniería técnica. Al respecto
merece destacar las relaciones de apoyo con el Programa de
Administración de Tierras de Honduras (PATH) y con la SCAD misma,
que carecía de una política de informática propia. El Lic. Rodríguez
registró algunos de sus quehaceres en el IHAH para el público en
general143.
Se hace referencia en el párrafo anterior a una versión electrónica de la
Yaxkin para transitar a considerar la Unidad de Publicaciones y su
relación con la reingeniería y la nueva política cultural del IHAH entre el
2006 y Junio de 2009. El golpe de Estado interrumpió la coordinación y
presupuesto de todos los proyectos de la Unidad de Publicaciones. De
inmediato afectó los números quinto y sexto de la nueva era de la
Yaxkin anunciada a comienzos del 2007 por la Lic. Francesca
Randazzo. Ella estuvo a cargo de la Unidad desde Febrero del 2007 hasta
fines de Octubre del 2008; para ese entonces la Lic. Randazzo salió a
España a realizar estudios para un Doctorado en ciencias políticas y
sociología. Desde fines del 2008 asumió la Jefatura de la Unidad de
Publicaciones el Dr. Víctor Manuel Ramos, quien como la Lic.
143
Rodríguez, Jesús R. “Nuevo desafío para el IHAH: Implementación de nuevas
tecnologías para la administración del patrimonio,” Yaxkin, Vol. 23, Nº. 2 (2007), y
Rodríguez. “Los sistemas de información como herramienta para la administración del
patrimonio (sitios de interés arqueológico)”, Ibíd., Vol. 25, Nº. 1 (2009), versión
electrónica.
154
Randazzo, aunque esta última mucho más joven, gozaba de méritos
como reconocido escritor y editor. Ambos, sin gozar de los sueldos que
merecían, asumieron una importantísima tarea como los primeros
encargados de la Unidad de Publicaciones del IHAH.
Como lo anticipamos ya, conocí a Randazzo primero electrónicamente
cuando a fines del 2005 me envió su tesis de Maestría de la FLACSO
titulada “Honduras, la patria de la espera: Nación y poesía”. Consideré
que era un excelente aporte. Al llegar a la Gerencia del IHAH en el 2006
nos reunimos alrededor de la Colección Lunardi en Italia, en parte por la
temática de la tesis y en parte por el hecho de que Randazzo es italohondureña y maneja a la perfección el italiano, además del francés y el
inglés. También gozaba ya de unas publicaciones en el género de poesía.
Cuando establecí la Unidad de Publicaciones pude persuadirla a que me
acompañara en la aventura, a la cual trajo experiencia profesional,
sensibilidad literaria, amplios conocimientos en las ciencias sociales y
una enorme versatilidad lingüística. Por su parte, a Ramos lo conocí por
medio del Dr. José Antonio Funes, antiguo amigo común, brevemente
Secretario de Cultura en el gobierno del Presidente Maduro y Director de
la Dirección del Documento y el Libro en la SCAD en los primeros dos
años de la época del Dr. Pastor Fasquelle como Secretario. Víctor
Manuel Ramos, Doctor en anestesiología, es de esos preclaros
intelectuales latinoamericanos que son versátiles en muchos campos.
Además de poeta, articulista en periódicos y de incursionar en varios
géneros literarios e incluso en historia, con libros publicados, el Dr.
Ramos asumió la Jefatura de la Unidad de Publicaciones del IHAH en
Noviembre de 2008 con siete años de experiencia luego de desempeñarse
como encargado del Fondo Editorial de la Universidad Pedagógica
Nacional Francisco Morazán (UPNFM) entre Agosto del 2000 y
Diciembre de 2007.
Con todas sus experiencias y talentos, Randazzo y Ramos superaron
enormes obstáculos. La historia institucional del IHAH registraba muy
esporádicos esfuerzos por establecer y consolidar una efectiva Unidad de
Publicaciones que promocionara su misión, especialmente a partir de la
segunda parte de la década de 1970. Desde su fundación en 1952, el
primer Gerente del IHAH, Jesús Núñez Chinchilla realizó esfuerzos por
difundir los quehaceres de la institución que administró hasta 1973. Sin
embargo nunca se estableció una Unidad de Publicaciones. Existió una
Sección de “Divulgaciones de IHAH” en la Revista de la Academia
Hondureña de Geografía e Historia, la cual se publicaba
esporádicamente también en Tegucigalpa.
155
El propio Núñez Chinchilla redactó y publicó la mayoría de los
artículos en esta revista, casi siempre sobre arqueología maya; en 1972
Núñez Chinchilla había publicado 27 artículos y otros folletos en
publicaciones esporádicas patrocinadas por otras instituciones de Estado
o en el extranjero144. La mayoría de esas publicaciones abordaban el
mundo Maya y con frecuencia el de Copán, a donde se trasladó Núñez
Chinchilla desde su tierra natal, Ocotepeque.
El problema fundamental, aún desde mediados de la década de 1970,
cuando se comenzó a publicar la Yaxkin, siempre fue que hasta la
reingeniería impulsada desde fines del 2006 nunca se había establecido
plazas y presupuestos fijos para una Unidad de Publicaciones. En la
década de 1990 existió una Unidad de Publicaciones a cargo del Lic.
Kevin Ávalos, quien a la vez se desempeñaba como Jefe del
Departamento de Investigaciones Históricas y que recibía cierta
asistencia de otros dos empleados más con otras responsabilidades. La
Yaxkin fue publicada consistentemente entre 1994 y el 2001, en efecto
producto de los esfuerzos del Lic. Ávalos y el apoyo de la Gerente en ese
entonces, Olga Joya. Igualmente, durante ese período se diversificó un
tanto la Yaxkin, cuando las investigaciones históricas gozaron de un
poco de más presencia en ese órgano de divulgación. Esto fue así cuando
se compara con el período 1975 a 1994, no digamos si comparamos el
período de 1952 a comienzos de la década de 1970, cuando la presencia
de la “historia” en las siglas del IHAH fue inexistente en la práctica.
Dentro de la debacle gerencial y administrativo en el IHAH durante el
período del Presidente Maduro se descuidó por completo la promoción
de la institución por medio de sus publicaciones. Los números
correspondientes al 2002 y al 2005 nunca fueron publicados; el número
correspondiente al 2003 se editó a fines del 2006, habiendo sido
diagramado desde fines del 2005 durante la última Gerencia del Lic.
Agurcia Fasquelle. En 2007 y 2008 la nueva Unidad de Publicaciones
del IHAH publicó seis números de la Yaxkin, dos semestrales en cada
año, y números especiales en cada año. Los números especiales
presentaron innovaciones nunca hechas por la Yaxkin desde su
fundación en 1975: esos números publicaron fotografías generadas
mediante convocatorias ante la población hondureña en el marco de
concursos que promovían la participación ciudadana en la difusión y
resguardo del patrimonio cultural de nuestro país. Esa Yaxkin gozaba de
144
Ávalos, Kevin. “El Instituto Hondureño de Antropología e Historia, 1952-1972:
Un balance sobre sus inicios,” Yaxkin, Vol. XX, Nº. 1, (2001), pp. 111-123.
156
nueva portada, con dibujos y grabados de uno de los museógrafos del
IHAH en Tegucigalpa, Alcides Moncada. Sus talentos fueron
incorporados para reemplazar la tradicional portada que casi siempre
registraba glifos Mayas y, por qué no, puesto que se supone, según
Bárbara Fash de Harvard University, que “Yaxkin” es Maya para “nuevo
amanecer”. Cuando se impuso el golpe se habían seleccionado, corregido
y diagramado los números correspondientes al 2009.
Igual que el caso de la Unidad de Informática, Randazzo asumió una
enorme tarea en la Unidad de Publicaciones en el 2007. No sólo no había
presupuesto fijo en el 2006, tampoco existía “ningún protocolo de
trabajo” para publicaciones. Como en el caso de Informática,
creativamente busqué y trasladé presupuesto para que la Lic. Randazzo
comenzara a trabajar sin desanimarse por completo. En el 2008 contaba
con su propio presupuesto y una asistente. Ya para el 2009 el Dr. Ramos,
además de su propia experiencia y capacidad, contaba con cierta
acumulada experiencia institucional, con un presupuesto de L 727
050.oo Lempiras.
Al comienzo se trabajó, según Randazzo, de la siguiente manera:
“básicamente, y bajo una cercana supervisión y revisión se
subcontrataron los diversos procesos: edición, diagramación, elaboración
de portadas, ilustraciones e índices analíticos, planchas, negativado,
impresión145.
Posteriormente fue necesario trabajar en esclarecer un camino de
distribución, del cual no había ningún rastro en la memoria ––humana o
escrita–– de la institución, por lo que no debe sorprender que la mayor
parte de libros publicados en los más de 50 años del IHAH se
encontrasen en la bodega de la institución, muchos en estado de
descomposición por la humedad del lugar. Así se establecieron
lineamientos para entregar cantidades determinadas por ley a ciertas
instituciones, se volvió a abrir el canal del Ministerio de Cultura para
hacerlas llegar a instituciones de segunda enseñanza, se llevó a
bibliotecas, librerías, aulas de clase, sin descuidar el envío de ejemplares
al autor y a los dueños de los derechos. Para acompañar esos esfuerzos se
trabajó también en la visibilización de los resultados a través de
presentaciones en distintas partes del país y con participantes claves en
los conversatorios. La experiencia en lo personal me ha resultado muy
interesante, en especial para entender el alcance de una plataforma
145
Randazzo, Francesca. “Acciones, Proyectos e Iniciativas, IHAH, 2008, Unidad de
Publicaciones,” 24 de Febrero, 2010.
157
institucional y también sus límites. Creo que la mayor fortaleza radicaba
en su presencia e incidencia a lo largo del país”146.
De esta experiencia surgió un perfil profesional, con responsabilidades
y capacidades, para la plaza de la Jefatura de la Unidad de Publicaciones,
preparado por Randazzo y avalado por la Lic. González: (1) Coordinar la
publicación de la Revista Yaxkin, órgano de divulgación de la
institución y establecer relación con posibles colaboradores; (2) Difundir
y publicitar las publicaciones del IHAH; (3) Supervisar personal técnico
a su cargo; (4) Preparar el Plan Operativo Anual y Presupuesto de la
Dirección. (5) Elaborar informes periódicos de las labores realizadas por
la Dirección a su cargo.
Para realizar estas obligaciones se precisaría las siguientes capacidades:
(1) Experiencia comprobada en la edición de textos (levantamiento,
corrección morfosintáctica y ortográfica); (2) Experiencia comprobada
en el área de redacción mediante publicaciones: libros, artículos, otros.
(3) Capacidad de evaluar textos del área de la antropología, historia,
arqueología y otros temas relacionados con el Patrimonio Cultural; (4)
Conocimiento de empresas que brindan servicio de impresión en
Honduras; (5) Conocer procesos de elaboración de cotizaciones y de
contratos para impresión; y (6) Conocer procesos básicos de impresión:
corrección, diseño y diagramación, revisión de artes finales y
elaboración de especificaciones técnicas para las publicaciones: tipo de
papel para interior y cubierta, colores, etc. El encargado de esta unidad
debía ser diestro en uso de computador personal y equipo digital, manejo
de los paquetes básicos Office Word, Excel y Power Point, empleo de
Internet y buscadores en línea, y gozar de conocimiento de programas de
diseño gráfico digital (PageMaker, Adobe Ilustrador, PhotoShop o
afines). También, como en el caso del asistente de la Unidad de
Informática, se generó un Perfil de Plaza para el/la asistente en la Unidad
de Publicaciones147.
En este marco y a partir del 2007 Randazzo y Ramos no sólo renovaron
y diversificaron la Yaxkin, también se resucitó la venerable “Colección
Estudios Históricos y Antropológicos” del IHAH. Esta colección
editorial había acumulado cierto éxito entre su comienzo en 1978 y el
2000, cuando se publicaron 12 números, en su mayoría en antropología,
arqueología y lingüística indígena. Sin embargo, en los siguientes siete
años dejó de editarse; había en efecto muerto esta emblemática colección
146
147
Ibíd.
“Perfil, Jefe Unidad de Publicaciones.” IHAH, 2007.
158
del IHAH. Randazzo y Ramos revirtieron esta situación con esmero
reconocido dentro y fuera de Honduras.
Entre el 2008 y el golpe de Estado la nueva Unidad de Publicaciones
divulgó seis números en esa Colección, cada cual con 1000 ejemplares,
cinco eran monografías en historia. Simultáneamente se comenzó una
nueva serie de publicaciones titulada “Cuadernos de Antropología e
Historia”. A diferencia de los volúmenes monográficos en la Colección
de Estudios Históricos y Antropológicos, estos cuadernos contaban casi
siempre con menos de 100 páginas pero relacionadas en temática con las
iniciativas y proyectos de la política cultural de la nueva época del
IHAH. En un año y medio, hasta mediados del 2009, se publicaron ocho
cuadernos en esa serie. Con el golpe de Estado todo ello se violentó;
quedaron seleccionados y diagramados casi 15 manuscritos, entre
monografías y cuadernos. El Dr. Ramos se convirtió en acérrimo crítico
del golpe de Estado.
V. Conclusión
Bajo la pasión de acusaciones en mi contra, luego del golpe de Estado,
se dijo lo siguiente por internet:
“Un grupo de gente del IHAH, encabezados por el tristemente célebre
Darío Euraque viajó hacia la Mosquitia hace algún tiempo con fines por
supuesto [...] antropológicos, humanistas, investigativos [...] etc. […]
resulta que en esta gran cruzada, casi de reconquista sólo les faltó decir
‘ignorantes atrasados desde hoy quedáis todos conquistados’ ya que se
les ocurrió la grandiosa idea ––entre entre otras me imagino–– de regalar
a la revista Yaxkin en un gesto de salvación y redención, haciéndoles
sentir que les estaban llevando la ilustración. IGNORANTES, el nivel de
analfabetismo en la mosquitia [sic] es altísimo y los pocos que saben leer
tienen muchos problemas de comprensión. El contenido de la revista es
más de carácter científico, no está diseñada para personas con un nivel ni
de lecturabilidad ni comprensibilidad bajo. Con esto no quiero decir que
a las personas se les deba negar el acceso a la información, pero hay que
saber PROCESAR la información que se les da para lograr un objetivo
REAL. Supongo que Factor Pastel, se enteró de esto” 148.
La referencia fue a un acercamiento con pueblos de esas regiones en
una extraordinaria jira que realizó el IHAH entre el cuatro y 15 de Abril
148
Martínez Ponce, Alfredo. “Una que otra bobería,” correo electrónico, 29 de Enero
del 2010.
159
del 2009. Se visitaron varias comunidades tawahkas, misquitas,
garífunas y pech, todas ubicadas en los Departamentos de Olancho,
Gracias a Diós, Colón y Atlántida. Las actividades programadas
formaron parte de un compromiso institucional en el marco de la Ley de
Patrimonio Cultural de la Nación, y varias metas de trabajo para el
período 2006-2010, particularmente las siguientes: Nº. 2: “Impulsar la
investigación arqueológica, etnológica e histórica en el país, con un
énfasis particular en la Historia Patria”; Nº. 3: “Para menguar la
destrucción de nuestros bienes patrimoniales religiosos, históricos y
arqueológicos (incluyendo los de la plataforma submarina) promover una
política agresiva para la protección del Patrimonio Cultural de la Nación
con énfasis en la participación ciudadana”; Nº. 4: “Impulsar la
divulgación, acrecentamiento y transmisión a las generaciones futuras
del Patrimonio Cultural de la Nación a través del sistema de educación
nacional, la prensa escrita y hablada, y los museos y casas de cultura del
país”; y la Nº. 9: “Promover la educación bilingüe e intercultural de las
culturas indígenas del país”.
Participaron en la jira antropólogas, historiadores, fotógrafos,
compositores-literatos y médicos, representados por el Dr. Víctor
Manuel Ramos, a la vez Jefe de la Unidad de Publicaciones del IHAH.
Al igual que guías misquitos y tawahkas, participó Pablo Delano,
fotógrafo, Profesor del Trinity College, Hartford CT, EUA; Guillermo
Ánderson, cantautor hondureño, todos responsables y autores del
proyecto “Retratos de un pueblo”; Manuel Farías, camarógrafo del
proyecto; todos ellos activaron continuamente en esta gira desde el
cuatro al 15 de Abril. Por otro lado, participó Yesenia Martínez, Jefe de
la Unidad de Historia; Jorge Yanes, Representante Regional de la Zona
Nororiente, con sede en Catacamas; Cordelia Frewen, Antropóloga e
Investigadora Asociada del IHAH; la Dra. Águeda Gómez, Antropóloga
española y autora de varios estudios sobre los tawahkas; Dorila
Martínez, representante de las mujeres artesanas de los municipios de
Wampusirpe, comunidades de Krausirpe, Krautara, y Panzana, entre
otras; Inés Ordoñez, Maestro tawahka de la comunidad de Krautara y a
quien posteriormente apoyamos en su colaboración en la Secretaria de
Educación y su proyecto de un diccionario tawahka-español. Inés y
Dorila se desempeñaron como guías en toda la gira por las comunidades
misquitas y tawahkas. Guillermo Ánderson, por su parte, registró para la
posteridad sus reflexiones sobre este su primer viaje río abajo sobre el
160
Patuca149. Coincidimos una noche conversando que no es lo mismo el
gran Río Patuca cuando se navegan sus aguas turbulentas en pipante que
cuando se observan desde una avioneta.
La jira del 2009 era en realidad el seguimiento a dos anteriores: el Dr.
Pastor Fasquelle y yo estuvimos en esa región brevemente en el 2007, y
la Lic. Yesenia Martínez, la Lic. Randazzo, Jorge Yanez, el Viceministro
de Cultura Salvador Suazo y Adalid Martínez, maestro santabarbarense,
historiador local y guardarecursos cultural, realizaron otra jira en Agosto
del 2008. La Lic. Martínez relató los objetivos de la del 2008: “hacer
entrega de bibliografía sobre las comunidades tawahkas y bibliografía
sobre la historia nacional, publicadas por el IHAH y el Ministerio de
Cultura Artes y Deportes (SCAD); registrar sitios arqueológicos en el
curso del Rió Patuca y en la Biosfera del Río Plátano; inaugurar la Casa
de la Cultura en la comunidad de Krausirpe; conocer la situación actual
de las comunidades tawahkas, para dar seguimiento al Plan Operativo de
la Unidad de Etnología para el año 2008, elemento que aportará los
insumos para elaborar un diagnostico preliminar para escribir una
etnohistoria tawahka-miskita”150. Para mí la participación del Prof.
Martínez Perdomo en esa jira también era importante porque cumplía
con otros objetivos de nuestra política cultural: apoyar a historiadores
locales y guardarrecursos culturales en conocer regiones de Honduras
que no eran de su especialidad. El caso del maestro Martínez Perdomo
en ese sentido era ejemplar. Cuando viajó al Río Patuca con el IHAH ya
por cuenta propia había publicado llamativos ensayos sobre los mayachortí y un pueblo lenca en Santa Barbara: Atima151. Habíamos
comenzado una relación intelectual epistolar desde el 2005.
Rescatamos esos detalles sobre la jira de Agosto de 2008 no sólo para
vincularlos con la del 2009 en La Mosquitia sino para plasmar que la
difusión de nuestras publicaciones era planificada en función de una
política cultural integral. Cuando se visitó las comunidades de nuevo en
149
http://guillermo-anderson.blogspot.com/2009/04/rio-abajo-por-el-patucanavegando-por.html
150
Martínez, Yesenia. Unidad de Historia, IHAH. “Informe de viaje realizado del 4
al 10 de Abril, a las comunidades tawahkas, misquitas, y garífunas en los departamentos
de Olancho, Gracias a Dios, y Colón, como parte de los proyectos: Retratos del Pueblo y
Estudios Históricos e Etnohistóricos”, 4 de Agosto, 2009.
151
Martínez Perdomo, Adalid. La fuerza de la sangre chortí (vigencia de la norma
jurídica tradicional) (San Pedro Sula: Centro Editorial, 1997), y Martínez Perdomo:
Atima: crónicas y sueños desde los lencas antiguos hasta la cultura actual (San Pedro
Sula: Central Impresora, 2007).
161
el 2009 por 10 días, se fundamentaba en una planificación sistemática;
no se distribuían libros a “ignorantes”, como el autor del correo afirmó,
sino a maestros de las etnias seleccionados y comprometidos con el
patrimonio cultural de la nación e integrados al Programa de
Guardarrecursos Culturales. Si se duda de ello, urge que quienes duden
visiten esas regiones ahora olvidadas de nuevo por la enorme
condescendencia de la posteridad, en este caso luego de un golpe de
Estado, para citar al gran historiador inglés Edward P. Thompson.
Según el Informe de Viaje de la Lic. Martínez, el siete de Abril “se
atendieron problemas de salud en Krausirpe; se visitó sitios
arqueológicos con voluntarios o guardarrecursos culturales; se
entregaron además libros, tanto en las comunidades tawahkas como en
las vecinas comunidades misquitas (Panzana, Raya y Wampusirpe). El
Dr. Víctor Manuel Ramos, además de hacer entrega de las publicaciones
en las comunidades visitadas, también atendió varias consultas de
pacientes en la comunidad de Krausirpe. Las enfermedades más comunes
y que afectan a gran cantidad a estos vecinos son diarrea, desnutrición y
alta temperatura (fiebres)”152.
Luego el ocho de Abril, sigue Martínez, “se salió de la comunidad de
Wampusirpe a Brus Laguna, pasando por diferentes caseríos, todos de
las comunidades misquitas. Se hizo donaciones de libros en las comunas
de Wampusirpe, Wuawina (al profesor Alipio Hernández, director del
Instituto José Trinidad Reyes); en la comunidad de Awás se hizo entrega
de publicaciones a Rómulo Wood, del Instituto Dr. Samuel Benno Marx
y en Brus Laguna”153. Esa fue nuestra política no sólo en estos casos sino
también en toda la gira de 10 días, igual entre los garífunas y los pech.
Los archivos del IHAH están repletos de Informes de Viaje de jiras
similares durante casi todos los meses de esos años frenéticos,
especialmente a partir de la segunda mitad del 2007. Cruzamos
montañas, ríos y quebradas; caminamos senderos rurales que nos
llevaron a la Montaña de la Flor, a Gualcinse, cerca con la frontera con
El Salvador; a Jesús de Otoro en Intibucá, a Subirana, en Colón, a
Tornabé, en Cortés; a Miravalle y Yarumela en La Paz; en Currusté y
Cerro Palenque en Cortés y tantos otros sitios. Hablamos con alcaldes,
152
Martínez, Yesenia. Unidad de Historia, IHAH, “Informe de viaje realizado del 4
al 10 de Abril, a las comunidades tawahkas, misquitas, y garífunas en los departamentos
de Olancho, Gracias a Dios, y Colón, como parte de los proyectos: Retratos del Pueblo y
Estudios Históricos e Etnohistóricos,” 4 de Agosto, 2009.
153
Ibíd.
162
con ciudadanos comunes, ancianos, jóvenes, mujeres, hombres, niños,
con todo y toda aquella persona abierta a convertirse en aliados de
nuestra visión en pro del patrimonio cultural para fortalecer nuestra
Identidad Nacional. No fueron andanzas sin coherencia ni fragmentadas.
En este capítulo relaté la manera en que impulsamos la reingeniería
técnica, administrativa y legal que era tan necesaria en el IHAH en el
2006 y el 2007 para simultáneamente montar una infraestructura en que
se sustentara una nueva política cultural, incluyendo el cuidadoso
acercamiento a La Mosquitia en Abril de 2009. Un eje fundamental de
esa política fue la valorización sistemática de la historia en nuestras
publicaciones, tal como lo hemos visto. Esa visión a la vez respondía a
un proyecto más amplio institucional: la creación del Centro Documental
de Investigaciones Históricas de Honduras (CDIHH), inaugurado en
Abril de 2007 y asaltado por el gobierno de facto y sus simpatizantes
desde fines de Junio del 2009. Abordo este tema a profundidad en las
próximas páginas, conjuntamente con la Lic. Yesenia Martínez.
163
Esta, pág. 164= blanca sin folio
164
Capítulo 3. El Centro Documental de Investigaciones
Históricas de Honduras
Darío A. Euraque y Yesenia Martínez
165
“Es grave que no se guarden los periódicos y las
publicaciones que han registrado los hechos […] Hay
lagunas tremendas que lo llenan todo de confusión. Hay
un deliberado olvido de la historia”154.
Ramón Oquelí (1934-2004), Abogado e historiador
I. Introducción
“La historia de Honduras puede escribirse en una lágrima”… declaró
Rafael Heliodoro Valle (1891-1959) al considerar los matices más tristes
de nuestro pasado.
En la antesala del golpe estatal el Instituto Hondureño de Antropología
e Historia (IHAH) hacía los arreglos finales para conmemorar 50 años de
la muerte de este insigne intelectual de Honduras que tanto hizo por
reivindicar el nombre de nuestro país desde su traslado a México, al
comienzo del siglo XX.
Pero en Honduras poco se aprecia a los intelectuales, especialmente los
honestos y coherentes. Valle murió enfermo y frustrado en México en
Julio de 1959, auto desterrado de Honduras, aunque sí vanagloriado por
los más importantes escritores de las Américas. Gozaba ya de una fama
continental por el volumen y calidad de sus publicaciones155. En 1955
Valle había sido defenestrado de su posición como Embajador ante el
gobierno de EUA en Washington por medio de una maniobra política
típica de la época, hoy consolidada cultura cívica después de la violencia
implantada a partir del 28 de Junio del 2009.
La iniciativa más violentada por el golpe de Estado en relación al
patrimonio cultural de Honduras fue irónicamente la más creativa y la
que más potencial guardaba para el futuro del IHAH y su cometido con
el patrimonio intelectual de nuestro país: el Centro Documental de
Investigaciones Históricas en Honduras (CDIHH). En los primeros
154
“Conversación con Ramón Oquelí”. Galatea, Nº. 3 (Noviembre 1999), p. 12.
Sobre Valle en la historiografía en Honduras, ver Euraque, Darío. Historiografía
de Honduras (Tegucigalpa: IHAH, 2009).
155
166
meses del 2007, mientras impulsábamos profundas reformas
administrativas y técnicas en las nuevas Unidades de Publicaciones,
Informática y Relaciones Públicas, proceso acelerado con el apoyo de
una Unidad de Recursos Humanos liderada por la Lic. Ela González, se
comenzaba a crear el CDIHH en la Antigua Casa Presidencial. Este era
un inmueble profundamente histórico. Fue residencia de presidentes y
dictadores de Honduras desde la década de 1920 y también sufrió golpes
de Estado y otras tragedias políticas que enlutaron nuestro país.
Froylán Turcios, otro intelectual hondureño auto-exiliado por su
cultura e inteligencia honesta, nos relató en sus memorias que la idea de
crear ese precioso inmueble surgió de otro presidente olanchano
desterrado, Francisco Bertrand, oriundo de Juticalpa. Cabe mencionar
que este olanchano fue exiliado en 1919, luego de otro golpe de Estado,
cuando en el marco de una crisis política quiso imponer a su cuñado en
la presidencia que había heredado cuando murió el Presidente Manuel
Bonilla, en 1913. Este último, mediante alianzas con las empresas
bananeras norteamericanas, había impuesto las primeras dictaduras que
formaron escuela en ese sentido para ambos partidos en Honduras.
Bonilla había regresado al poder en 1911 luego de una guerra civil
financiada por la exportadora bananera Cuyamel Fruit Co., y luego
aceptada por el gobierno norteamericano de ese entonces. Los archivos
que yacen en el CDIHH, con documentos nacionales y otros generados
por la embajada de los EUA de entonces, ahora microfilmados,
contienen los pormenores de esa tragedia de 1919 que abatió al último
presidente olanchano hasta la elección del Presidente Zelaya en el
2005156.
Cuando Francisco Bertrand aún animaba la imposición de su cuñado
Nazario Soriano en las elecciones presidenciales de Octubre de 1919, sin
duda desde los espacios que en el 2007 ya albergaba al CIDHH, Edward
W. Ames, un agente confidencial del Departamento de Estado de los
EUA, resumió la situación política que no hay duda se palpaba en la
antigua mansión presidencial: “existe, en mi opinión, una y sólo una
manera lógica de prevenir una muy grave insurrección en Honduras entre
este momento y el final de Octubre: que el gobierno de los Estados
Unidos diga cortés pero firmemente al presidente Bertrand que nosotros
lo pusimos donde está, que esperamos ciertas cosas de él, que él no está
156
“Presidentes Olanchanos”, en Olancho, La Cuarta Pregunta, Selección,
Introducción; Notas, Roberto Sosa (Tegucigalpa: Impresos Cerrato, 2009), pp. 207-208.
167
cumpliendo con estas expectativas y que nosotros, por tanto, deseamos
que renuncie para el bien obvio de su país".
Más patética, pero instructiva para comprender el bipartidismo
hondureño, fue la siguiente declaración del informe de Ames: “[...] el
presidente Bertrand me contó toda la historia de la conferencia en el
`Tacoma' [cuando se transfirió el poder a los insurgentes en 1911] y con
sinceridad reconoció su participación diciendo, muy ingenuamente, que
él no era ninguna entidad política en ese tiempo y que nunca pudo
comprender por qué Mr. [Thomas C.] Dawson, el funcionario del
gobierno estadounidense que mediaba la conferencia, lo había elegido a
él"157. Luego de su salida de Honduras, Bertrand permaneció en el exilio
en Costa Rica y murió olvidado en La Ceiba en 1926.
Esto y más se puede investigar en los archivos que se agruparon en la
antigua Casa Presidencial en el 2007: el Archivo Nacional de Honduras,
el archivo otrora “muerto” del IHAH y también su Biblioteca
especializada en temas de historia, antropología y arqueología, única en
Honduras. La iniciativa de establecer el CDIHH fue formalizada
mediante convenios oficiales de cooperación entre la Secretaría de
Cultura, Artes y Deportes (SCAD) y el IHAH y en particular entre la
Dirección General del Libro y el Documento de la SCAD, entonces a
cargo de la Licda. Rebeca Becerra y la Unidad de Historia del IHAH,
bajo la jefatura de la Lic. Yesenia Martínez158. Cabe también reconocer
la ardua labor en esta iniciativa de la Lic. Mélida Velásquez, Directora
del Archivo Nacional de Honduras (2006-2009). A la Lic. Velásquez la
conocíamos desde antaño, cuando acababa de regresar de Barcelona
donde culminaba una tesis de posgrado sobre la historia de la esclavitud
colonial en Honduras, especialmente en Tegucigalpa. En el 2001 un
número especial de la Revista académica Mesoamérica publicó un
excelente trabajo sobre la esclavitud en Honduras en el siglo XVIII,
encomendado a la Lic. Velásquez. Creímos importante su nombramiento
como directora del Archivo Nacional de Honduras en el 2006.
Con la colaboración de la Lic. Velásquez y el liderazgo de la Lic.
Martínez y su equipo, la inauguración del CDIHH se llevó a cabo el 30
de Abril del 2007. Luego de su apertura a todo el público e
investigadores el 15 de Mayo, se proyectó una agenda de trabajo que
157
Euraque, Darío A. “Los políticos hondureños y la Costa Norte (1876-1950):
narrativa e interpretación,” Revista Política, Vol. 2, Nº. 24 (2000), pp. 113-117.
158
Martínez, Yesenia. “El Centro Documental de Investigaciones Históricas de
Honduras,” Yaxkin, Vol. XXIII, Nº. 1 (2007), pp. 179-183.
168
tenía que ver con el acondicionamiento de espacios, proyectos de
conservación, prevención y protección del patrimonio documental en
diferentes soportes técnicos; al igual, se buscaba provocar una dinámica
entre lo histórico y lo cultural mediante una campaña de difusión y
diálogo entre los que se dedican a la investigación y los que se dedican a
la gestión del patrimonio cultural y su relación con la memoria histórica
y la Identidad Nacional en diferentes regiones del país. Los resultados de
ese proyecto se presentaron a dos años de su funcionamiento, el 18 de
Junio, a menos de dos semanas del golpe de Estado del 28 de Junio del
2009. En un evento solemne y con una visión a futuro, fueron expuestos
los proyectos y actividades que habían sido desarrollados entre Abril
2007 a Junio 2009, y la posible agenda a seguir para el segundo semestre
del 2009 y todo el 2010.
Esta agenda era parte de compromisos entre las instituciones
responsables de la cultura, donde se intentaba integrar y apoyar otros
fondos documentales que se encuentran en archivos municipales, Casas
de la Cultura y la Red de Bibliotecas a nivel nacional, especialmente
aquellos donde el IHAH realizaba trabajos de restauración en Centros
Históricos declarados monumentos nacionales. También se buscaba la
reorientación de la investigación histórico-cultural en Honduras
mediante un programa que incluía a historiadores locales y regionales y
los historiadores urbanos; ese proceso se canalizaría mediante el
Programa Conjunto “Creatividad Cultural e Identidad Local para el
Desarrollo Local” que coordina Naciones Unidas y, antes del golpe de
Estado, la SCAD y el IHAH.
El CDIHH tuvo varios orígenes. Relatamos una versión. A comienzos
de 1995 el Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle, Secretario de la SCAD, y la
colega Olga Joya, entonces Gerente del IHAH, solicitaron una propuesta
para reorientar el quehacer del Departamento de Investigación Histórica
del IHAH. El documento se elaboró y se presentó el mismo año, pero no
se consideró hasta fines del 2006 bajo una nueva Gerencia en el IHAH y
cuando fungía de nuevo como Secretario de Cultura el Dr. Pastor
Fasquelle. En esta nueva gestión la agenda contemplaba, entre varios
puntos importantes, el rescate de la historia y el fortalecimiento de la
Identidad Nacional. Paralelo a esta iniciativa también se intentó cumplir
con un compromiso de Estado al proyectar, por fin, la creación del
museo en honor al General Francisco Morazán, todo en el marco del
cumplimiento de metas de trabajo relacionadas con la investigación
histórica, el rescate de la memoria y el fortalecimiento de la Identidad
Nacional. Como lo vimos ya, estos esfuerzos le provocaron sendos
169
problemas a la Gerencia, en gran parte promovidos por el Lic. Miguel
Cálix Suazo. Al final el museo fue usurpado por las autoridades
impuestas por el golpe de Estado a fines del 2009. Se inauguró sin tomar
en cuenta los planes formulados por nosotros.
A partir de Abril de 2007 el Plan de Trabajo del CDIHH estuvo
acompañado y avalado por universidades e instituciones académicas
extranjeras como la Universidad de Harvard, la Universidad
Centroamericana-IHNCA, la Cooperación Alemana, el gobierno de
España, UNESCO y el Programa Conjunto “Creatividad e Identidad
Cultural para el Desarrollo Local”, entre otras. Todas estas relaciones se
vieron afectadas negativamente luego del golpe de Estado.
Fondos provenientes de Cooperación Española y sendos desembolsos
de millones de dólares destinados a la investigación histórica y cultural
se congelaron; así la formación de la plataforma de un sistema de
información histórica y cultural vinculada a los Consejos Regionales de
Cultura a nivel nacional también se violentó desde el 28 de Junio del
2009. A partir del siguiente mes la visión de las nuevas autoridades y la
ausencia de otras en la SCAD, en el IHAH y en la Dirección del Libro y
el Documento, en particular, provocaron la inestabilidad de la Gerencia
del IHAH y minó la institucionalidad del CDIHH. Fue tanto así que los
programas de prevención y protección del patrimonio documental, de
investigación y difusión histórica cultural, así como la estabilidad del
personal técnico, se tambalearon entre lo que en un momento fue un
proyecto de participación ciudadana contrapuesto luego con las ideas
banales que ofrecieron las autoridades encargadas del Patrimonio
Cultural del régimen de facto entre el 28 de Junio y Enero del 2010.
Como lo detallaremos en el capítulo seis, el 13 de Julio, días después
de que el Dr. Pastor Fasquelle salió de Honduras bajo la protección de la
diplomacia mexicana, se hicieron presentes en las oficinas de la Gerencia
y en el CDIHH representantes de la Asociación de Reservistas de las
Fuerzas Armadas, habiendo sido autorizados para ello por la Ministra de
Cultura Myrna Castro del gobierno de facto, y también supuestamente
con instrucciones de Roberto Michelleti Baín. En anticipación a una
supuesta invasión de fuerzas militares venezolanas, las autoridades del
gobierno de Facto estaban comprometidas con abrir oficinas para los
reservistas en la antigua Casa Presidencial, idea absurda e ilegal.
Como lo dijimos ya, en ese momento la antigua Casa Presidencial era
sede del Archivo Nacional de Honduras, de la Biblioteca del IHAH y del
Archivo-Etnohistórico de la institución. Nadie dudó que esa
determinación representaba una militarización de un sitio patrimonial y
170
una violación no sólo de nuestra Ley de Patrimonio sino también de la
Convención de la Haya de 1954. Denunciamos la decisión a nivel
nacional e internacional. Sin embargo, así surgió la primera gran
controversia entre el IHAH y las autoridades del golpe de Estado,
convirtiéndose el CDIHH en escenario de esa confrontación. En fin, en
este capítulo presentamos el proceso de la creación y los atentados contra
la inteligencia en el CDIHH, centro que venía no sólo a resguardar el
patrimonio documental en el sentido tradicional sino a proyectar una
plataforma institucional para la investigación histórica y cultural en todo
Honduras, ello en aras de fortalecer las identidades locales con un
vínculo nacional emanado del propio Centro Histórico de Tegucigalpa.
II. De la producción de Guías Histórico-Turísticas a la
propuesta y creación del CDIHH
En esta sección trataremos de exponer un breve historial del interés por
la historia en el IHAH, desde la creación de diferentes departamentos
(1975) hasta la fundación del CDIHH el 30 de Abril del 2007. Aunque el
IHAH se creó en 1952, la historia pasó allí relegada por décadas. Entre
ese año y 1980 el interés por los estudios históricos apenas se visualizan
en la agenda macro del Departamento Técnico de Investigaciones
Antropológicas e Históricas (DIAH), creado en 1975 y a cargo del
arqueólogo Vito Véliz; tenía una reducida función dentro del
Departamento de Historia y Biblioteca, en 1976, siendo su principal
historiador él Prof. Francisco Flores Andino.
Un interés por los archivos se palpó en 1978 cuando se incorpora al
IHAH el Lic. Eric Jorge Martínez, graduado en México como
etnohistoriador. La labor principal del Lic. Martínez era organizar un
archivo fotostático después de revisar archivos eclesiásticos. El interés
por organizar y conservar los archivos era prioridad del Estado en lo que
corresponde a la historia; en 1979 la SECTUR y la Universidad de
Arlington, Texas, iniciaron un proceso de micro-filmados de la Sección
Colonial del Archivo Nacional de Honduras, que concluyó en Junio de
1983.
Según el Manual General del IHAH de 1987, se estableció el
Departamento de Investigación Científica (DIC) en 1980, al cual se
integra el Departamento de Historia y Biblioteca. Funcionó dentro del
DIC la Sección de Etno-Historia159. El Jefe de esta sección era Eric Jorge
159
” Manual General del IHAH”, 21 de Marzo, 1987.
171
Martínez Girón. Desde 1975 sólo había nombramientos y creación de lo
que se proyectaba como una primera fase de la infraestructura
institucional de la historia en el IHAH; en toda esta década el DIH
producía como investigación histórica Guías Histórico-Turísticas, y
como resultado, entre 1984 y 1995, el personal del departamento
investigó, redactó, y editó 13 Guías Histórico-Turísticas160.
Para tal fecha ya se publicaban en la Revista Yaxkin artículos que
merecían considerarse de carácter propiamente histórico, o aquellos
elaborados por profesionales del quehacer histórico, fuesen hondureños o
extranjeros. En cierta forma esto era lo que se intentaba hacer en el
IHAH como aporte a los estudios históricos. También debe considerarse
que en Honduras la profesionalización de la historia era reciente; apenas
funcionaba la Carrera de Historia en la UNAH desde 1977. Tanto en el
IHAH como en la UNAH la agenda principal de la historia consistió en
el rescate de los archivos. Para la Carrera de Historia esta iniciativa era
actividad previa a la elaboración de monografías históricas y tesis de
grado. En el IHAH aún no se arrancaba con una verdadera política de
investigación histórica, mucho menos se visualizaba una conexión con la
historia local-regional, o más allá un diálogo con la historia nacional.
Ahora bien, debe quedar constancia de que los antecedentes de las
Guías Histórico-Turísticas se remontan a por lo menos la década de
1970 cuando el IHAH, bajo la dirección de la SECTUR, desarrolló dos
tendencias ejecutivas: (1) rescatar monumentos históricos como las
Fortaleza de San Fernando de Omoa y Santa Bárbara en Trujillo, el
Castillo de San Cristóbal en Gracias, las catedrales de Tegucigalpa y
Comayagua; y (2) organizar museos en torno a centros urbanos
susceptibles de ser declarados "monumentos nacionales", en particular
en Comayagua, en Choluteca alrededor de la casa donde vivió José
Cecilio del Valle, y también en Yuscarán. En pocas palabras, el empeño
del personal por producir las Guías Histórico-Turísticas ha sido
producto del historial institucional del IHAH sin vínculos creativos con
las tendencias historiográficas nacionales, centroamericanas e
internacionales.
Fue hasta 1987 que se creó el Departamento de Investigaciones
Históricas, siendo su primer jefe la profesional Gloria Lara Pinto,
Doctora en Antropología Cultural de la Universidad de Hamburgo,
160
Euraque, Darío A. “Informe de actividades y sugerencias: Hacia una Política de
Investigación en el Departamento de Investigaciones Históricas del IHAH”, Septiembre
1995.
172
Alemania; Lara fungió como jefe del DIH hasta Julio de 1994. La
función principal de su Departamento seguía siendo parte de las ya
planteadas en un documento de 1981, que incluía “Rescatar y velar por
la conservación de los Archivos Municipales, Parroquiales y otros de la
República; clasificar su contenido y elaborar los índices
correspondientes”. Esto se llevó a cabo sin ningún monitoreo y
continuidad. Aún cuando el DIH funcionaba con dos secciones (a)
Etnohistoria e Historia Colonial y, (b) Historia Post-Colonial, hasta 1994
no se consideraba ningún presupuesto para proyectar la investigación
histórica. De esos años, luego del rescate y organización de archivos, lo
que pudo hacer el DIH fue dedicarse a la producción de Guías
Histórico-Turísticas. En cierta forma por años fue el edecán de todas las
consultas de los diferentes departamentos del IHAH.
Intenciones las hubo. Cuando la colega Olga Joya asumió la Gerencia
del IHAH (1994-2002), a fines de 1995 nombró como Jefe del DIH al
Lic. Kevin Ávalos, egresado de la Carrera de Historia de la UNAH, y
quien regresaba a Tegucigalpa con estudios de Maestría en historia de la
Universidad de Costa Rica; sus meritos fueron avalados por sus asesores
académicos desde allá. Esto favoreció los vientos de cambio para
reorientar el trabajo del Departamento de Investigaciones Históricas
hacia una política de investigación más seria, con el apoyo directo del
entonces Secretario de Cultura, Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle, también
historiador. El Dr. Pastor Fasquelle ostentaba un Doctorado en la materia
del prestigioso Colegio de México. Entre 1994-2002 los esfuerzos de
Joya por abordar la problemática de la historia, y de esta manera
provocar una apertura por la investigación histórica, fue evidente en
varios esfuerzos. Sólo el hecho de nombrar a Ávalos en el cargo fue
importante, aunque al final de casi 10 años en el cargo, tal como lo relató
el mismo Ávalos, la historia en el IHAH sucumbió antes las prioridades
que la supeditaban desde la Gerencia misma.
Como lo anticipamos, la idea de establecer un tipo de CDIHH goza de
diferentes trayectorias que se remontan a la época en que el Lic. Ávalos
asumió la Jefatura de la actual Unidad de Historia. Relatamos una de
ellas. A mediados de 1995 el Dr. Pastor Fasquelle, fungiendo como
Secretario de la SCAD en el gobierno del Presidente Carlos Roberto
Reina, y Olga Joya como Gerente del IHAH, buscaron para que se
realizara un diagnostico del Departamento de Investigaciones Históricas
(DIH) del IHAH con el objetivo de generar recomendaciones para
"desarrollar una política de investigación histórica". Se contrató, en
forma ad honorem, al Dr. Darío A. Euraque como consultor para ese fin.
173
El documento se envió al IHAH desde EUA en Septiembre de 1995. El
mismo se sustentó, en parte, con entrevistas con los dos historiadores del
IHAH en ese entonces: Sergio Palacios y Juan Manuel Aguilar, quienes
laboraban en la institución desde los primeros años de la década de 1980.
Otra tarea que se asumió para fundamentar esa consultoría en 1995
comprendió enfatizar el quehacer básico del historiador profesional: la
visita a los archivos en el marco de la historiografía nacional e
internacional. Con apoyo y autorización de la Gerencia del IHAH a
cargo de Joya, se realizaron visitas a varios archivos en Tegucigalpa con
la idea de percatarse de los fondos documentales disponibles en la capital
del país. Durante las primeras reuniones con los señores Palacios y
Aguilar, al mismo tiempo que revisábamos la documentación, nos dimos
cuenta de que los archivos de la capital, con la excepción del Archivo
Nacional de Honduras, habían permanecido al margen de las tareas del
Departamento de Investigaciones Históricas del IHAH, que se carecía de
una política de investigación más allá de Guías Histórico-Turísticas
dedicadas a los sitios de patrimonio, aunque la historia del pueblo de
Copán Ruinas no se abordaba, sólo el parque arqueológico.
En Tegucigalpa fueron escudriñados los siguientes fondos
documentales, revisados con los señores Palacios y Aguilar a fines de
Junio de 1995: (1) Dirección de Historia Militar, Departamento de
Archivo; (2) Archivo de la Alcaldía de Tegucigalpa; (3) Archivo de la
Comisión de Soberanía y Fronteras; (4) Archivo del Ministerio de
Relaciones Exteriores; (5) Archivo del Poder Judicial, y (6) Archivo y
Biblioteca del Banco Central de Honduras. Individualmente conocimos
la Biblioteca de la Dirección General de Estadísticas y Censos. En la
última sección del Informe que se entregó al Lic. Ávalos se detallaron las
formas concretas de como vincular algunos de estos archivos a una
nueva política de investigación.
Además de visitar esos archivos también fueron realizadas dos giras
para examinar archivos municipales en los Departamentos de Olancho,
Cortés, Yoro, Atlántida, y Colón. En Olancho visitamos los archivos de
los siguientes municipios: Salamá, Silca, El Rosario, Yocón, La Unión,
Mangulile, Jano, Guata, Manto, Juticalpa, Catacamas y Campamento.
Luego visitamos archivos en los siguientes municipios: San Pedro Sula y
La Lima en Cortés; Olanchito y El Progreso en Yoro; Tela y La Ceiba en
el Departamento de Atlántida; y Sonaguera en el Departamento de
Colón. De esa manera pudimos observar de cerca el tipo de experiencia
resumida en los 23 Informes de Viaje generados por el personal del
174
Departamento de Investigaciones Históricas, especialmente por los
señores Palacios y Aguilar durante esa época.
Por último se complementaron estas jiras con otras a título personal de
Euraque, pero siempre en representación del IHAH. Por ejemplo, se
conocieron los archivos del Municipio de Gracias en el Departamento de
Lempira y los municipios de Intibucá, La Esperanza y Yamaranguila,
estos en el Departamento de Intibucá. Por otra parte, también tuvimos
ocasión de conocer los archivos de los municipios de Ilamatepeque y
Trinidad en el Departamento de Santa Bárbara. Vimos estos fondos
documentales con la asistencia del Lic. Eliseo Fajardo Madrid, actual
encargado del Archivo Municipal de San Pedro Sula y conocedor de los
archivos municipales y parroquiales de Santa Bárbara. Por interés
profesional propio, se realizaron estas giras para experimentar de cerca,
por si solos, la experiencia del rescate de archivos en regiones de tan
difícil acceso como Intibucá. De todo esto quedaron numerosos informes
en el IHAH en 1995.
El documento macro que se sometió en Septiembre de 1995 a Olga
Joya con el título de “Informe de actividades y sugerencias” fue además
producto de constantes reuniones con los investigadores del DIH y una
lectura, minuciosamente extensa, de la documentación administrativa
que proporcionaron los historiadores del DIH como: informes de viajes,
Planes Operativos y de Actividades, y el Boletín Informativo que publicó
el IHAH entre 1974 y 1980. Aunque la documentación que se
proporcionó en 1995 era bastante variada, en cierta manera constituyó
una especie de historial institucional de los proyectos, realizaciones y
problemas del Departamento de Investigaciones Históricas durante casi
veinte años si añadimos los que cubren los Boletines Informativos. De
cualquier manera, varios documentos fueron de amplia importancia para
los propósitos planteados. Entre ellos fueron claves los informes de viaje
elaborados por los historiadores sobre las labores de rescate en archivos
municipales, parroquiales y otros en diferentes municipios del país para
objetivos administrativos y de auditoría para justificar el pago de
viáticos.
A raíz de esas experiencias la propuesta de 1995 planteó una serie de
recomendaciones necesarias previo a ofrecer una política de
investigación histórica para fines de la década de 1990. Resumimos las
recomendaciones citadas en el documento de entonces:
• Publicar una serie de volúmenes de documentos de Historia de
Honduras para la época colonial, Morazán, movimiento obrero;
175
un tomo para los documentos del siglo XIX y otro para el siglo
XX.
• Publicar un Boletín Informativo mensual o trimestral, etc.
relatando pormenores de investigacion de documentos, reseñas
de nuevos libros, adquisiciones de la biblioteca, entrevistas con
historiadores hondureños y extranjeros. Así se vinculara el
IHAH con la historiografía nacional.
• El Departamento de Investigaciones Históricas puede
convertirse en un Centro de Investigación de la Historia de
Honduras con base en la colección de microfilmes disponibles
en el IHAH y estableciendo allí también un espacio para una
futura colección de historia oral.
• Auspiciar foros, charlas, y conferencias sobre la trayectoria de
la historiografía nacional e internacional. Patrocinar
presentaciones de libros históricos o nuevos aportes de artículos
por historiadores hondureños, incluyendo aquellos publicados
por la Yaxkin.
• Establecer un Comité de Asesoramiento compuesto por los
más importantes historiadores del país. También podrían
integrarse a los mismos historiadores extranjeros.
• Capacitar sistemáticamente el actual personal del DIH en
torno a la historiografía nacional, regional e internacional. Sólo
así se actualizará la investigación histórica del IHAH.
• Abandonar la producción de Guías Histórico-Turísticas. El
personal con que cuenta el DIH no goza del suficiente tiempo
para realizar este tipo de labor y al mismo tiempo dedicarle el
tiempo necesario para llevar a cabo trabajos serios de
investigación. El tiempo necesario para producir las Guías sin
duda ha contribuido a que el personal carezca de conocimientos
actualizados en torno a la historiografía y sus nuevas
metodologías.
• Abandonar las tareas de rescate de archivos municipales y
parroquiales. En primer lugar, no existen ni los recursos ni el
tiempo para que el actual personal del IHAH intente “rescatar”
archivos. En segundo lugar, hasta ahora el “rescate” ha
consistido en ordenar, limpiar y en menor grado registrar de
manera pormenorizada la documentación disponible en dichos
“archivos”. Como primera instancia ello es favorable, pero sin el
seguimiento de las autoridades municipales, los “rescates”
originales se deterioran y vuelven a las condiciones originales.
• Reorganizar la política editorial de Yaxkin. Esta revista fue
fundada a mediados de la década de 1970 y desde ese entonces
ha servido de órgano para artículos antropológicos o
176
arqueológicos. Con raras excepciones la producción histórica se
encuentra plasmada allí. En cierta manera ello responde a la
marcada influencia de la antropología y, más, la arqueología,
sobre la administración del IHAH. Yaxkin se fundó como
“revista contentiva de trabajos relacionados con la antropología
de nuestro país [...]”.
Después de presentadas estas sugerencias, asumimos que se inició un
programa con actividades que de alguna manera motivaron la
investigación histórica y generaron un diálogo entre académicos
nacionales y centroamericanos, que fue un gran aporte a la historiografía
nacional, pero que no encarrilaron una política de investigación histórica
sostenible.
Entre las acciones y actividades encaminadas entre 1995 y el 2002
merecen destacarse las siguientes: el Seminario “Significado de los
movimientos populares en la Gestación del Estado y la Identidad
Nacional en Honduras” en Septiembre de 1996, realizado en la antigua
Casa Presidencial, hoy CDIHH; su memoria fue publicada en la
colección Estudios Antropológicos e Históricos, Nº. 12, en el 2000.
Otro logro fue el Seminario sobre “Los últimos avances de la
investigación histórica”, desarrollado por IHAH-UNAH en las
instalaciones de la UNAH en Septiembre de 1997. También se organizó
un “Primer Taller Encuentros por la Historia” en coordinación con la
UNAH, en Tegucigalpa en Septiembre del 2002, ya con la colega Joya
fuera del IHAH. Por último, en esa misma orientación de generar
espacios de diálogo por la historia se divulgaron varios estudios
históricos que vinieron a cambiar muy levemente la visión de lo maya en
el quehacer del IHAH. El Departamento de Investigaciones Históricas
publicó pequeños trabajos en Cuadernos de Estudios Históricos y
Antropológicos, además provocó ciertos proyectos de historia colonial y
del siglo XIX.
Si bien es cierto que estos esfuerzos merecen aplausos para ese período
y en el marco de la evolución del IHAH desde 1952, lo cierto es que la
investigación histórica en el IHAH en esos años no logró un enfoque
nacional ni menos vincular las historias locales con la historia regional.
Con amplia honestidad, el mismo Lic. Ávalos ha hecho memoria de sus
años en su cargo. “Mi ingreso al IHAH” relató el Lic. Ávalos “fue en
Septiembre de 1995, inicialmente como investigador en el Departamento
de Historia, y un mes después como jefe del mismo, a iniciativa de la
Dra. Olga Joya, gerente de la institución en aquel entonces. Cuando la
177
Dra. Joya me ofreció la jefatura del DIH en Septiembre de 1995, hasta
entonces se encontraba como jefe interino el Lic. Sergio Palacios, dado
que Joya previamente había separado a la Dra. Gloria Lara Pinto como
jefe del DIH (entiendo que por diferencias en cuanto a políticas de
conducción del DIH y el IHAH). Así, asumí inicialmente en Octubre de
1995 como jefe interino del DIH, y ya a inicios de 1996 como jefe en
definitiva. Con respecto a su Informe de Actividades y Sugerencias, en
efecto recuerdo que la Dra. Joya me dio copia del mismo (si bien no lo
recuerdo tan voluminoso como el que usted me remite). Asimismo, sobre
todo a fines de 1995 recuerdo sólo haber tenido conversaciones con la
Dra. Joya respecto a tal documento, en las que ella planteaba sus
indicaciones para que, al asumir la jefatura del DIH (Departamento de
Investigaciones Históricas), las llevase a cabo”161.
“Siento que ‘el sombrero me quedó grande’ ”, recalcó el Lic. Ávalos
“pues fallé en mi idea de integrar al personal del Departamento de
Historia (DIH) como un equipo de trabajo por indisciplina y falta de
comunicación (con secretaria, historiadores y responsable del Archivo
Central), se me incrementó la carga laboral tras tener que prescindir de la
secretaria (2000) y de la responsable del Archivo Central (2002), a la vez
que tenía que atender a la Unidad de Publicaciones, y preparar y elaborar
anualmente el informe general de la institución (tarea que no competía al
DIH, así como tampoco la comercialización de las publicaciones).
Estando así las cosas, en Octubre del 2004 renuncié ante una
oportunidad laboral en la Universidad Pedagógica. Con todo, siento
haber defraudado las expectativas que tanto usted como la Dra. Joya
tenían sobre mí para tal cargo. Lastimosamente, en la práctica no hubo
las condiciones para llevarlas a cabo (financiamiento insuficiente,
sobrecarga de tareas administrativas para un Departamento de
investigación, escaso personal, mismo que ––en en el caso de los
historiadores Juan Manuel Aguilar y Joaquín Pagán (QEPD) –– urgían
renovación teórica y metodológica, si bien hice algunos esfuerzos
iniciales en lograrlo, de forma que no tardé en plegarme a meramente
administrar al DIH y sus dependencias (Biblioteca, Archivo Central) así
como a ejecutar las tareas a mí encomendadas por el Comité Editorial
(Dra. Joya, Carmen Julia Fajardo) para las publicaciones”162.
Después de la salida de Joya de la Gerencia, a comienzos de 2002, y de
Ávalos de la jefatura de la Unidad de Historia, en Octubre de 2004, ni las
161
162
Comunicación electrónica de Ávalos a Euraque, 13 de Marzo, 25 de Abril, 2010.
Ibíd.
178
mínimas prioridades de la Unidad de Historia formaron parte de la
agenda de los Gerentes que le sucedieron a Joya entre Abril de 2002 y
Abril de 2006: Gilberto Lagos, Margarita Durón de Gálvez, Ricardo
Agurcia Fasquelle y Vito Véliz. En Junio de 2006 aún se encontraba
vacante la Jefatura de la Unidad de Historia desde la salida de Ávalos en
el 2004; en la Unidad sólo existía un Asistente de Investigaciones
Históricas, Juan Manuel Aguilar, y los bibliotecarios Arles Ponce y
Guadalupe Armijo. Estos colegas carecían de preparación académica en
esos campos pero aun así velaron cuidadosamente el patrimonio
bibliográfico del IHAH en Tegucigalpa.
En fin, en el 2006, en el IHAH la historia se encontraba más
abandonada de lo que estaba en 1995, aún cuando se había establecido
un Museo de Historia Republicana y cuando a fines del 2005 se inauguró
un Museo de la Identidad Nacional. Si bien es cierto que la creación del
Departamento de Investigaciones Históricas tuvo un largo proceso de
formación entre 1975 y mediados de la década de 1980, el personal no
pasaba de un técnico etnohistoriador o un asistente para rescatar
archivos, para el Departamento Técnico de Investigaciones
Antropológicas e Históricas (DIAH) y el Departamento de
Investigaciones Científicas.
Allí la historia apenas se colocaba como una sección o en un individuo,
sin ninguna política de investigación seria, sin capacitación, más que el
rescate de archivos.
Cualesquiera que hayan sido los logros en el ramo de historia en el
IHAH en la década anterior estos desaparecieron a partir de 2002. Como
lo anticipamos en el primer capítulo, el presupuesto asignado a la Unidad
de Historia del IHAH entre 1996 y el 2006 fue casi siempre menos del
1% del presupuesto de las asignaciones presupuestarias dedicadas a las
Subgerencias del IHAH (ver cuadros Nº. 3.1 y 3.2) y sin duda era aun
menos durante el período en que se encargó del DIH a la Dra. Lara Pinto,
entre 1987 y 1994, aunque carezco de cifras oficiales y exactas para
sustentarlo.
179
Cuadro Nº. 3.1
Presupuesto Asignado a Unidad de Historia (1997-2001)
AÑOS
DESCRIPCION
1997
Departamento de
Historia
TOTALES EN
LEMPIRAS
TOTALES EN
DOLARES
PORCENTAJE
RESPECTO AL
PRESUPUESTO
1998
1999
2000
2001
80 722.oo
718 638.oo
143 371.oo
583 218.oo
523 530.oo
80 722.oo
718 638.oo
143 371.oo
583 218.oo
523 530.oo
6164.70
52.046.55
9885.oo
38 093.55
33 093.55
0.90%
5.00%
1.00%
3.00%
4.00%
Fuente: Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía, Comp.,
(Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), págs. 34-37.
Cuadro Nº. 3.2
Presupuesto Asignado a la Unidad de Historia, IHAH (2002-2006)
AÑOS
DESCRIPCION
2002
Departamento de
Historia
TOTALES EN
LEMPIRAS
TOTALES EN
DOLARES
PORCENTAJE
RESPECTO AL
PRESUPUESTO
2003
2004
2005
2006
327 359.oo
159 890.oo
358 218.oo
103 866.oo
178 590.oo
327 359.oo
159 890.oo
358 218.oo
103 866.oo
178 590.oo
19 343.69
9008.80
19 226.13
5496.95
9451.60
2.00%
0.70%
2.00%
0.40%
0.80%
Fuente: Euraque, Darío. “La Gestión Pública del Patrimonio Cultural”, en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía, Comp.,
(Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), págs. 34-37.
Era problema serio que el personal del IHAH desarrollara proyectos de
investigación y rescate y conservación del Patrimonio Documental del
país con tales recursos. Las frustraciones del Lic. Kevin Ávalos, Jefe de
la Unidad de Historia entre 1995 y 2004 no sólo fueron producto de
180
personalidades sino también llevar a cabo una misión sin los fondos
necesarios. Por otra parte, los exiguos recursos para la investigación
histórica se supeditaban a promover el turismo a los sitios patrimoniales.
Para el 2006 seguía vigente una conclusión que se le hizo al IHAH a
fines de 1995: el esfuerzo por rescatar archivos fuera de Tegucigalpa por
parte del Departamento de Investigaciones Históricas tampoco estuvo
vinculado a una política de investigación con una trayectoria
historiográfica.
Aún conservo en mis archivos un oficio de parte del Lic. Ávalos de
1995 relatándome lo siguiente en relación hacia el informe de
Septiembre de ese año: “tras estudiarlo detenidamente, tal documento
resulta ser una pertinente y muy sugerente propuesta para reorganizar el
trabajo investigativo en el DIH. Así, al presente estoy trabajando en la
elaboración de un documento borrador relativo a su implementación”163.
Varias son las preguntas que surgen ante esta trágica situación en el
IHAH en el 2006: ¿fue falta de una visión académica y compromiso de
los que asumieron la Gerencia o la responsabilidad de la historia en el
IHAH? ¿Fue el precario presupuesto asignado a la Historia el factor que
más ha afectado la crisis de la historia en el IHAH, o a nivel de Estado?
¿Por qué no hubo un interés constante por la historia de parte de los
Gerentes de turno del IHAH? En varios capítulos de este libro
encontrarán las respuestas a estas preguntas. Aquí sigo con lo que se
pudo hacer entre el 2006 y el 2009 para superar esta triste situación por
medio de la creación del CDIHH.
III. Una Plataforma Institucional para la Investigación
Histórica y Cultural en Honduras
El documento de propuesta sobre la reorientación del entonces
Departamento de Investigaciones presentado por Euraque a la Gerencia
del IHAH, en Septiembre de 1995, fue el instrumento base para
reorientar la política de trabajo de la Unidad de Historia en la agenda
programada, según las Metas de Trabajo 2006-2010, que la Gerencia se
proponía desarrollar. Simultáneamente, trabajamos bajo la mística que
sostenía el Dr. Pastor Fasquelle del CDIHH: “Debería ser evidente que la
historia y la investigación de la cultura son componentes sine qua non,
cimientos en esa construcción colectiva de identidad. Para la cultura de
este país, la inauguración de este Centro de Investigación Histórica… es
163
Oficio Nº. 126-DIH, Ávalos a Euraque, 18 de Octubre, 1995.
181
un paso trascendental en el camino a la preservación de nuestro
patrimonio documental y conservación de uno de los edificios más
importantes del patrimonio monumental y es un paso también importante
en el desarrollo de facilidades para la investigación que podría ––a
mediano plazo–– proveernos de una mejor, más profesional y profunda
comprensión de nuestra cultura y nuestra historia”164.
Con este marco se asentaron las bases para proyectar una verdadera
política de la investigación histórica desde el IHAH, mientras que
también se promovía el establecimiento del Museo Morazán en el
espacio que ocupaba el Archivo Nacional, previamente frente al Teatro
Variedades, a escasos metros de Plaza Morazán, en el Centro Histórico
de Tegucigalpa y donde había sido trasladado en 1963. La ejecución del
montaje del CDIHH estuvo coordinado por la Unidad de Historia del
IHAH, la Dirección General del Libro y el Documento y la Dirección del
Archivo Nacional de Honduras por parte de la SCAD, entre Diciembre
del 2006 y el 30 de Abril del 2007. El proceso de su funcionamiento en
los años siguientes fue responsabilidad de la Unidad de Historia del
IHAH. Este proyecto no hubiese sido posible sin el trabajo de todos los
empleados del IHAH en la zona Centro, y sobre todo del personal de la
Biblioteca y su Jefe, Guadalupe Armijo, y el personal del Archivo
Nacional de Honduras, especialmente de la Lic. Mélida Velásquez.
Todas estas instituciones eran fundamentales para que la historia
contribuyera a una ciudadanía comprometida con su Identidad
Nacional165.
Debe destacarse el papel de la Biblioteca puesto que desde el comienzo
de la Gerencia en el 2006 se buscó integrarla a todas las iniciativas
creativas que promovíamos, así como para que superara su papel
tradicional, más que importante. Según Armijo, el contexto histórico era
el siguiente en el 2006: “durante los años 1975 a 1979 la Biblioteca
estuvo a cargo de la Profesora Milagro Martínez, para entonces
solamente se contaba con una plaza de Encargada de Biblioteca; el señor
Arles Ponce fungía como Conserje y cuando terminaba de entregar la
correspondencia del día se apersonaba a la Biblioteca para leer y hacer
actividades de asistencia. Con la partida voluntaria de la Profesora
164
Pastor Fasquelle, Rodolfo. “Discurso inaugural del Centro de Investigaciones
Históricas”, (30 de Abril, 2007), Yaxkin, Vol. XXIII, Nº. 1 (2007), pp. 172-195.
165
Euraque, Darío. “Rescate de la Historia y la Identidad Nacional para la
Construcción de la Ciudadanía en Honduras”, Conferencia impartida en la UNAH, 18
Mayo del 2009.
182
Martínez en 1980 queda vacante la plaza, por lo que el Dr. José Adán
Cueva, Gerente del IHAH, nombra como Jefe al Bibliotecario Arles
Ponce Vásquez, quien dirige la Biblioteca durante los años 1980 a 2006.
En Enero de 1996 y durante la Gestión de la Dra. Olga Marina Joya, se
crea la Plaza de Secretaría de Biblioteca y es nombrada en el cargo
Guadalupe Armijo Moncada. En Octubre de 2006 se retira por jubilación
el señor Ponce y siendo Gerente el Dr. Darío Euraque nombra a la
Bibliotecaria Guadalupe Armijo como Jefe de la Unidad a partir de
Enero 2007; en la actualidad la Unidad de Biblioteca cuenta con la Plaza
de Jefe de Unidad de Biblioteca y otra de Auxiliar” 166.
Como en tantas otras unidades, la Biblioteca sufrió las implicaciones
del golpe de Estado, y por lo tanto impactó en el CDIHH. Según Armijo,
“una de las actividades primordiales de la Biblioteca es el Desarrollo de
Colecciones, que consiste en las adquisiciones que se realizan mediante
compra, canje y donación. Los años 2007 y 2008 fueron muy positivos
en cuanto a las adquisiciones por compra, no así el año 2009 pues debido
a la crisis ocasionada por el ‘golpe de Estado’ no se pudo ejecutar el
presupuesto establecido para esta actividad. En cuanto a los convenios de
Intercambio tuvimos avances de crecimiento, pero se debe dejar
establecido que en el año 2009 la Biblioteca no cumplió con las
condiciones de los convenios, pues la Revista Yaxkin, Vol. 25, Nº. 1 y
Nº. 2 no se publicó en formato impreso, lo que seguramente afectará las
adquisiciones por canje para el año 2010; inclusive esta es una
condicionante que nos puede llevar a la cancelación de algunos
convenios”167.
Estos y otros problemas los tuvo que enfrentar la Lic. Yesenia Martínez
y su equipo en la Unidad de Historia y el CDIHH. El 25 de Septiembre
del 2008, por primera vez, tras acuerdo entre la Gerencia del IHAH y la
SCAD se le nombró Coordinadora ad honorem del CDIHH, mediante
Acuerdo Nº. 207-2008 firmado por el Dr. Pastor Fasquelle. La Lic.
Martínez también fue responsable de colaborar con el segundo proyecto,
el Museo Casa Morazán, en los mismos años, laborando en el montaje de
la plataforma institucional para la investigación histórica de ese museo.
Por otro lado, en la Casa Museo Morazán se proyectaba la creación de
166
Armijo, Guadalupe. “La Biblioteca del IHAH: Fortaleciendo la Investigación
Histórica del País,” inédito, 24 de Mayo, 2010. Versión más amplia de Armijo es: “La
Biblioteca del IHAH: Fortaleciendo la Investigación Histórica del País”, Yaxkin, Vol.
XXIII, Nº. 1 (2007), pp. 184-187.
167
Ibíd.
183
espacios para exhibir la memoria histórica del héroe y el fortalecimiento
del legado del personaje histórico de la vida centroamericana.
La Unidad de Historia del IHAH, con un equipo conformado por
Yesenia Martínez, Rolando Canizales y Dennis Portillo, bajo la
coordinación y supervisión de la Gerencia, fueron los responsables de la
elaboración de un Plan Interpretativo, propuesta museográfica y
colaboración en el montaje del Museo, entre Octubre 2007 y Octubre
2008. Esos documentos fueron socializados y aprobados por el Comité
Permanente del Museo Casa Morazán, académicos centroamericanos y
morazanistas de la región. La iniciativa, abandonada por más de medio
siglo desde 1954, la retomó el Licenciado e historiador Rafael Leiva
Vivas en Enero 2006 ante el entonces Secretario de Educación, Profesor
Rafael Pineda Ponce. El Lic. Leiva Vivas retomó un decreto del
Congreso Nacional de 1954 que requería el establecimiento del Museo y
su replanteamiento en 1992, cuando comités establecidos para el
bicentenario del nacimiento consideraron por fin cumplir con ese decreto
de 1954. Leiva Vivas, en sus escritos sobre la historia política de
Honduras, había dedicado un apartado a Francisco Morazán Quesada,
tanto en varios artículos como en dos obras: La Estatua de Morazán
(1991) y Francisco Morazán y sus relaciones con Francia, ambas
editadas por Editorial Universitaria en 1992.
En Marzo del 2006 el Lic. Leiva Vivas envió una carta al Dr. Rodolfo
Pastor Fasquelle para retomar el proyecto de 1954 y la iniciativa de
1992. De inmediato se procedió a programar una primera reunión
convocada por la SCAD para el 30 del mismo Marzo de 2006. Los
convocados fueron representantes de las siguientes instituciones:
Academia Hondureña de Geografía e Historia, Fuerzas Armadas de
Honduras, Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán,
Secretaría de Relaciones Exteriores, Instituto Morazanico, Banco Central
de Honduras, Secretaría de Educación, Universidad Nacional Autónoma
de Honduras, entre otras. Los resultados de esa primera sesión fueron la
constitución del Directorio Provisional del Comité Pro Establecimiento
del Museo Morazanico (CPEMM), al que se integraron cinco comisiones
de trabajo, cada cual con funciones y representantes: Comisión de
Restauración y Rehabilitación; de Historia y Museografía; de Gestión
Política y Financiamiento; de Publicidad y Propaganda; de Control y
Seguimiento.
Para Mayo del 2007 la SCAD designó el inmueble que ocupaba el
Archivo Nacional de Honduras, frente a Cine Variedades, a escasos
pasos de la plaza Morazán, para el establecimiento del Museo Casa de
184
Morazán. Parte de las responsabilidades de la SCAD fue, además, dirigir
la Presidencia del Directorio Permanente y coordinar la gestión de cada
una de las comisiones, así como la de restaurar las instalaciones del
edificio donde funcionaría el Museo Casa de Morazán.
Comisión no más importante que las demás, pero que jugó un papel
determinante en seguimiento de la propuesta retomada por el Lic. Leiva
Vivas fue la Comisión de Historia y Museografía, representada hasta
Julio del 2007 por el Señor Miguel Calix Suazo, quien ostentaba en ese
época la presidencia del Instituto Morazanico.
Una responsabilidad pendiente de esa comisión era la elaboración de
un Plan Interpretativo y una propuesta Museográfica sobre la vida, obra
y legado del General Francisco Morazán. En tal sentido, esta Comisión
presentó una primera propuesta el 25 de Mayo del 2007, sometida en
representación del Instituto Morazanico por el Sr. Cálix Suazo; la
Gerencia del IHAH, representada por el Dr. Darío Euraque, también
formó parte de esa comisión. Por ello el Dr. Euraque presentó otra
propuesta interpretativa con el título “Museo, Casa de Morazán: Hacia
un Plan Interpretativo para un Guión Histórico”, misma, como dijimos,
que se llevó a discusión ante autoridades de la Carrera de Historia de la
UNAH y que se distribuyó entre los miembros del Directorio Provisional
de la Comisión del Museo Morazanico, tal como la propuesta del
Instituto Morazanico.
Entre Junio y Julio de 2007 la SCAD anunció, mediante conferencia de
prensa en Tegucigalpa, su compromiso de fundar un Museo en la Casa
de Morazán. Ante esa obligación se buscó apertura para recoger ideas y
propuestas de parte de historiadores y morazanistas conocedores de la
vida, obra y legado del General Morazán. Esta preocupación llevó a que
el CPEMM autorizara, el 11 de Julio de 2007, que el IHAH se
responsabilizara como unidad operativa para diseñar y montar el Museo
decretado desde 1954. Se autorizó igual la contratación de un
diagnóstico arquitectónico del inmueble y convocar a morazanistas para
colaborar en el Plan Interpretativo del Museo en la Casa de Morazán y su
guión museográfico.
Desde ese momento, personal de la Unidad de Historia y la
Subgerencia de Conservación (arquitectos) del IHAH se comprometieron
a elaborar los planos de restauración; el plan interpretativo; una
propuesta museográfica y un presupuesto para montar el Museo Casa de
Morazán a fines del 2009. El 21 de Abril de 2008 se distribuyo entre los
miembros del Directorio Provisional, morazanistas e historiadores
conocedores de la vida y obra de Francisco Morazán, académicos
185
nacionales e internacionales, conocedores de la obra y del legado patrio,
así como público interesado en el documento para conocimiento y
sugerencias que pudieran ser integradas en una versión final. La
propuesta generada por el IHAH fue discutida ante la Comisión del
Directivo Provisional el 16 de Mayo del 2008 en las instalaciones que
ocuparía el Museo frente al Cine Variedades.
El 10 de Julio de 2008 la SCAD y Gerencia del IHAH convocaron a
conferencia de prensa en el inmueble donde se montaría el Museo Casa
Morazán. El propósito de esa convocatoria fue, además de presentar los
últimos avances del proyecto Museo Casa de Morazán, anunciar ante la
sociedad hondureña un proyecto que es de todos y del cual los
hondureños y hondureñas, especialistas o no, pudieran conocer mediante
los medios de comunicación la versión preliminar del proyecto. Desde
ese instante se difundió la apertura a la adquisición, en versión
electrónica o impresa, a quienes estaban interesados en conseguir copia
de los documentos generados por el IHAH. Otros objetivos expuestos en
tal conferencia fueron las acciones y el presupuesto ejecutados hasta
entonces tanto por la SCAD como el IHAH. La suma se desgloso
entonces así: 1 400 000.oo Lempiras por parte de SCAD en cuanto a
restauración del inmueble, supervisado por la Subgerencia de
Conservación del IHAH; y 1 129 000.oo Lempiras por parte del IHAH,
correspondiente a trabajos de diseño y remodelaciones del inmueble,
elaboración del plan interpretativo y maqueta, más un presupuesto
asignado para el 2009, año en que se montaría por fin el proyecto
abandonado desde 1954. El porcentaje que faltaba para la restauración
del inmueble era menor, y aunque la señora Castro firmó en 2009 un
desembolso para finalizar esa restauración fue más el costo en trámites
de protocolo y prensa para difundir un proyecto que le pertenecía a la
administración Zelaya, y en particular al Secretario Pastor Fasquelle, y el
Gerente del IHAH, Dr. Darío Euraque.
Además de lo expuesto, en 2008 las acciones más importantes de la
SCAD y el IHAH en cuanto al proyecto fueron las siguientes: la
presentación del Plan Interpretativo en el IX Congreso Centroamericano
de Historia, celebrado en San José de Costa Rica en Julio 2008, con el
objetivo de que historiadores centroamericanistas pudieran enriquecer la
propuesta; de igual forma, estos académicos obtuvieron copia de la
propuesta para integrar sus sugerencias y volver un proyecto nacional en
centroamericano, como lo fue y es el legado del General Francisco
Morazán. También, a raíz de la coordinación impulsada por la SCAD y
el IHAH, se dio la presentación y discusión del costo del montaje del
186
Museo Casa Morazán y su funcionamiento por un año; este presupuesto,
disponible al público, fue expuesto por la Gerencia del IHAH ante los
representantes de las once instituciones que entonces constituían el
CPEMM.
Cabe destacar que la visión que se manejaba de la historia del General
Morazán y su vigencia en este proyecto era muy amplia, ilustrada
igualmente con el apoyo que comenzaba a brindársele a proyectos
innovadores como la puesta en escena de la Opera de Rock (Historia y
Leyenda de un Héroe) Morazán. Colaboramos con su compositor, Alex
Palencia, desde comienzos del 2007. Para Junio de 2008, presentado el
proyecto también ante el Dr. Pastor Fasquelle, se llegó a los siguientes
acuerdos:
• La ópera debe estrenarse el próximo año.
• Que es propicia para el proyecto compartido Iberoamericano
“Las rutas de la libertad”.
• Es oportuna para la inauguración del Museo Casa Morazán.
• La ópera llena las expectativas para atraer a la juventud y a la
ciudadanía en general.
• Debe montarse al menos en tres ciudades de Honduras.
• Podría exportarse a otros países o presentarla al menos en El
Salvador y Guatemala.
• Para el montaje la ópera necesita de un mínimo de cinco
meses168.
Un año más tarde Palencia avanzaba en el proyecto con financiamiento
de la SCAD administrado por el IHAH, especialmente en las siguientes
iniciativas: “el montaje de una conferencia de prensa (lanzamiento de la
obra); grabación de un demo profesional de audio para hacer
presentación multimedia a la empresa privada; e impresión de material
gráfico para ilustrar a las empresas patrocinadoras”. La SCAD y el
IHAH aportábamos debido apoyo a un esfuerzo que Alex realizaba a
cuenta propia y durante años de trabajo en esta magna tarea. El golpe de
Estado acabo con ese esfuerzo.
Sea como sea, con estos variados logros del 2008 se cerraba un
capítulo inicial, o una primera etapa del proyecto abandonado desde
1954 y retomado en el 2006169. La misión de la SCAD y IHAH desde
168
Palencia, Alex a Darío A. Euraque, Gerente, IHAH, 15 de Junio, 2008.
Publicaciones del Instituto Morazánico, período ejecutivo 1953-1955, Decreto Nº.
69. Tipografía Nacional, Febrero de 1954, p.6.
169
187
Julio del 2007 fue generar una propuesta de Plan Interpretativo y las
ideas de su museografía, mismas que se acompañaron con un
presupuesto que ascendía a los 4 170 000.oo Lempiras. En este caso,
tanto SCAD e IHAH declarararon su aporte al proyecto. Lo que quedaba
en 2009 era aún esfuerzos, tanto en gestiones como en aportaciones, de
las otras instituciones que forman el Directorio Provisional del Museo
Casa de Morazán. Ya generado y autorizado el Plan Interpretativo, el
proyecto de museografía y montaje pasó más directamente a manos de
Patricia Cardona en su calidad de Subgerente de Promoción y
Relaciones, que a la vez estaba a cargo de los museos y su gestión. La
Unidad de Historia, adscrita a la Subgerencia de Patrimonio, permaneció
como enlace con la Lic. Cardona, todo bajo la supervisión directa de la
Gerencia.
Para comienzos del 2009, como lo anticipamos ya, algunas de las
aportaciones de las instituciones del Directorio Permanente se habían
identificado, ahora en el marco de un convenio entre el IHAH y el
Instituto Nacional de Antropología de México (INAH) gestionado por el
Dr. Euraque en México desde Noviembre 2007. En Junio 2009 el
proyecto se encontraba en el proceso de la museografía para ser
inaugurado el tres de Octubre del 2009, fecha de natalicio del General
Morazán; por su ubicación en la antigua sede del Archivo Nacional,
frente al Cine Variedades, se integraba como parte de la oferta cultural
del Centro Histórico de Tegucigalpa. Para Junio 2009 se gozaba de una
donación externa, desembolsada por el BCH y la Gran Logia, de 228
382.26 Lempiras, así como fondos nacionales, en cuentas del IHAH, de
782 448.16 Lempiras. En total se disponía de 1 010 830.42 más el aporte
de varios millones de la SCAD para la restauración del edificio170.
También se había programado el montaje con expertos y académicos
en México, en particular la Dra. María Elisa Velázquez del Instituto
Nacional de Antropología e Historia de México, y Gabriela Gil
Verenzuela, Jefa Académica del Posgrado en Museología en la Escuela
Nacional de Conservación, Restauración y Museografía del Instituto
Nacional de Antropología e Historia de México. Estos serian apoyados
por nuestros conocedores del tema, en particular la Lic. Miriam Zapata,
Directora del Museo de Comayagua, y la Lic. Patricia Cardona. Por
170
Martínez García, Yesenia. “Una aproximación al impacto del golpe de Estado a
las instituciones culturales”, en El golpe de Estado en Honduras desde una
perspectiva de los Derechos Humanos, Joaquín A. Mejía y Víctor Fernandez
(Coordinadores), (Tegucigalpa: Casa Editorial San Ignacio, 2010), pp. 136-159.
188
convenios de asistencia recíproca colaboraría con el montaje la Lic.
Teresa Campos de Pastor, Directora del Museo de Antropología e
Historia de San Pedro Sula. El golpe del 28 de Junio interrumpió este
gran esfuerzo. La última reunión a la que asistió el Dr. Euraque con el
Directorio Permanente del proyecto de este museo fue el 19 de Agosto,
ya presidido por la abogada Myrna Castro, impuesta como Ministra de
Cultura a raíz del golpe. Ese 19 de Agosto el Dr. Euraque ofreció su
último aporte al Directorio, puesto que la Abogada Castro ya se
confabulaba para destituirlo.
Siguiendo con la operatividad del CDIHH y su funcionamiento después
de Mayo 2007, podemos decir que sus espacios se convirtieron en un
complejo institucional donde además de custodiar el patrimonio
documental de Honduras se desarrollaron varias acciones y programas
orientados a la capacitación e integración de profesionales de la historia,
actividades de prevención de los documentos históricos, de apoyo a la
investigación y divulgación de la histórica local, regional y nacional por
investigadores nacionales y extranjeros.
Entre 2008 y 2009 el CDIHH fue propuesto por la SCAD y el IHAH
para que el Programa Conjunto “Creatividad e Identidad Cultural para el
Desarrollo Local” lo considerara en la agenda 2008-2011, y por qué no a
futuro, como el nodo central de un Sistema de Información Cultural
donde se trabajaría de la mano entre el Estado, y los Consejos
Regionales y Locales de la Cultura. La agenda del CDIHH era prioridad
en el Plan Operativo Anual para el año 2007 y los siguientes, de la
Unidad de Historia del IHAH (Cuadro Nº. 3.3). Por ello, no era ajeno al
desarrollo de varias actividades que buscaban reorientar una verdadera
política de investigación histórica, dejando, por fin, de ser prioridad las
tradicionales Guías Histórico-Turísticas.
La fundación del CDIHH fue un proceso justificado mediante varios
convenios firmados entre la SCAD, el IHAH y la Dirección General del
Libro y el Documento (DGLD), como son: Convenio de Cooperación
entre SCAD e IHAH referente al préstamo de las instalaciones del
edificio de la antigua Casa Presidencial y su mantenimiento para que ahí
funcione el Archivo Nacional de Honduras, firmado el dos de
Noviembre de 2006; un segundo convenio de Cooperación y Asistencia
Recíproca Interinstitucional entre IHAH y SCAD referente a
implementar programas de rescate y salvaguarda de los archivos
municipales y estatales, firmado el 10 de Febrero del 2007; y el
Convenio de Cooperación entre IHAH y DGLD para conservación
189
protección, difusión del patrimonio documental y bibliográfico firmado
el 15 de Enero de 2008.
Cuadro Nº. 3.3
Presupuesto asignado a la Unidad de Historia y CDIHH 2007-2010
Año
Monto aprobado
a la UH en L.
Fondos asignados
al CDIHH en L.
Tipo de Fondos
2007
1 235 159.oo
400 000.oo
Fondos nacionales
2008
1 716 473.90
343 000.oo
Fondos nacionales y donaciones
de UNESCO, Cooperación
Alemana y Harriet Tubman
2009
2 298 993.64
1 477 500.oo
Fondos nacionales, Cooperación
Alemana y Programa Conjunto
2 192 182.oo
(negados por el
Gob. de Michelleti)
La Gerencia y Administración del
IHAH aprobó un 90% de lo
solicitado. Al final la Secretaría
de Finanzas del gobierno de facto
sólo aprobó 25% del presupuesto
solicitado.
2010
5 017 000.oo
Fuente: Elaboración de Yesenia Martínez. Durante el período de 2007 al 2009
también se trabajó con el presupuesto de la Gerencia del IHAH.
Otros procedimientos cumplidos fueron los dictámenes legales y
técnicos, a saber: aprobación de la creación del CDIHH y traslado del
Archivo Nacional de Honduras por el Consejo Directivo del IHAH,
según consta en Acta de Consejo Directivo Nº. 416 del 20 de Marzo de
2007, punto Nº. 7; Acuerdo Ejecutivo Nº. 218-2007 que establece
creación del CDIHH, firmado el 15 de Mayo de 2007. Por último, el
CDIHH también se fundó en el marco de las Metas de Trabajo del IHAH
para el período 2006-2010 en relación a la Ley para la Protección del
Patrimonio Cultural de la Nación, Capítulo III, Artículo 2, incisos 7 y 8.
190
Previo a trasladar el Archivo Nacional para que formara parte del
CDIHH se llevaron a cabo estudios técnico-estructurales de los espacios
que se habilitarían en la antigua Casa Presidencial. De esa manera nos
aseguramos de que desde ese punto de vista se tomaban las decisiones de
manera fundamentada171.
Con la venia del Dr. Pastor Fasquelle se integraron a este equipo
jóvenes recién egresados, o por egresar, de la Carrera de Historia, entre
ellos: Natalie Roque, Rolando Canizales, Jefe del Archivo Etnohistórico
del CDIHH, a quien también el IHAH apoyó para sus estudios de
Maestría en la Universidad de Murcia, España. Durante el período 2007
a 2009 se integró una redada de jóvenes que en el camino egresaron de la
Carrera de Historia de la UNAH. Recordamos ahora a Nohelia Zepeda,
Róger Martínez, Nora Benítez, Dennis Ramírez, Patricia Castillo, Omar
Aquiles, Edgar Soriano, Dennis Portillo, Lidisis Figueroa, Marta Alicia
Pineda, Tania Najera, Montgomery Mejía, Jaime Rivera, Erika Canales,
Marilyn Castro, Mercedes Gómez, Ricardo Valeriano, Douglas Vargas,
Karen Medrano, Joel Barahona, otros y otras más. Las tareas y funciones
de esos jóvenes historiadores e historiadoras iban desde el registro de
colecciones especiales; gestión y organización de seminarios, foros y
conferencias; gestión y ejecución de proyectos sobre prevención y
valorización del patrimonio documental y de la historia nacional; y un
pequeño equipo operó en la propuesta que se llevó al Congreso Nacional
del documento de Ley de Archivos. Ese fue un intento fallido a pesar de
las insistencias del Secretario Pastor Fasquelle ante la Comisión de
Cultura del Congreso Nacional liderado por la Sra. Myrna Castro, luego
Ministra de Cultura en el gobierno de Roberto Micheletti Baín.
La experiencia de trabajar con jóvenes recién egresados de la Carrera
de Historia fue un elemento muy positivo y de resultados para todo el
proceso del funcionamiento del CDIHH, entre Abril 2007 y Junio 2009.
Ese reclutamiento de personal se hizo en el marco de ciertos Convenios,
siendo quizás el más importante uno de “Cooperación y asistencia
recíproca Interinstitucional” que se firmó, en Julio 2006, entre SCAD,
IHAH y la Carrera de Historia para reconocer la importancia y
conveniencia de coordinar y realizar conjuntamente un “Programa de
171
“Convenio de Cooperación y asistencia recíproca Interinstitucional”, IHAHSCAD-Carrera de Historia, 6 de Julio, 2006”; “Convenio de cooperación entre Secretaría
de Cultura Artes y Deportes y el Instituto de Antropología e Historia, (l2 de Noviembre,
2006); y Convenio de cooperación y asistencia recíproca interinstitucional entre el
Instituto Hondureño de Antropología e Historia y la Secretaría de Cultura, Artes y
Deportes, (10 de Febrero, 2007), Archivos del IHAH, Tegucigalpa.
191
Rescate y Salvaguarda de Archivos Municipales y Estatales”. En ese
segundo convenio y de particularidad para el apoyo al patrimonio
documental, se tenía como objetivos:
• Organizar y clasificar los fondos documentales que están
contemplados dentro del Patrimonio Cultural de la Nación.
• Brindar las condiciones básicas para el almacenamiento de los
fondos documentales en sus respectivas comunidades.
• Reproducir por medios digitales el patrimonio histórico
documental, preservando de esta manera el contenido de la
documentación y facilitando su acceso y manejo.
• Desarrollar a partir del proceso de digitalización de
documentos, una base de datos en la que estos sean organizados
y que pueda convertirse posteriormente en un Sistema
Informático Hondureño de Archivos Históricos.
• Capacitar al personal local en el manejo y preservación de
fondos documentales, para una vez organizados estos, procedan
las autoridades locales a su correcto manejo.
• Socializar los lineamientos básicos para la preservación del
patrimonio cultural dentro de las comunidades beneficiarias del
Programa.
Desafortunadamente, con excepciones, los docentes de la Carrera de
Historia de la UNAH no colaboraron con el compromiso firmado, a
pesar de varios intentos de integrar a sus coordinadoras no sólo en los
proyectos del patrimonio documental sino del rescate de la Historia y la
memoria en general mediante el CDIHH. Ejemplo de ello fue la consulta
de la primera propuesta del Plan Interpretativo del “Museo, Casa
Morazán” el 23 de Mayo del 2007 en una reunión con Anarella Vélez y
Olga Joya para discutir un documento que Euraque elaboró titulado “La
Casa del Museo Morazánico: Hacia un Plan Interpretativo para un guión
Histórico”.
Esta fue una versión muy preliminar de un documento redactado por
instrucciones del Secretario Pastor Fasquelle, enviado al Secretario y al
Lic. Miguel Cálix por Internet, siendo en ese entonces Cálix miembro
del Directorio, encargado desde el 2006 para hacer realidad un Museo en
honor a Morazán. Esa reunión fue la única que se sostuvo al respecto con
docentes de la UNAH. Otra intención fallida fue el interés de la
Asociación de Estudiantes de la Carrera de Historia para conversar y ser
integrados en la agenda de la Unidad de Historia del CDIHH y que se
planificaba para el 2006-2010. La solicitud fue atendida pero al
192
momento de reunirse la Lic. Martínez, en las instalaciones de la Carrera
de Historia de la UNAH, no fue aprobada por la Coordinación de la
Carrera. A pesar de ello, los estudiantes y recién egresados de la Carrera
sí pudieron integrarse a un proyecto más amplio como es el CDIHH.
A pesar de estos distanciamientos, quizá mínimos ante toda la voluntad
y compromiso de otras instituciones académicas y culturales de
Honduras y de toda América en nuestra iniciativa, cabe mencionar el
vínculo con las Casas de Cultura. En particular merece citarse el apoyo y
compromiso de las Casas de Cultura de Juticalpa y La Paz; museos
públicos y privados, en particular el compromiso y voluntad del Museo
de Comayagua y su responsable, la Licda. Miriam Zapata: el Museo de
Antropología e Historia de San Pedro Sula y su Directora, Teresa
Campos y su equipo de trabajo; todas las Regionales del IHAH a nivel
nacional y sus representantes colaboraron: Jorge Yanes, Miriam Zapata,
Aldo Zelaya, Armando Ortiz, Salvador Varela, Gerardo Johnson, Tania
Martínez; Asimismo universidades públicas y privadas, instituciones y
académicos nacionales e internacionales. Todos y todas fueron un
bastión importante en la gestión y ejecución de las diferentes actividades
que se desarrollaron desde el CDIHH para la conservación y protección
del patrimonio documental, el rescate de la historia y la memoria y la
difusión e incentivo para la investigación histórica y cultural de
Honduras y Centroamérica.
Ejemplo de ello fueron los múltiples foros, seminarios, encuentros y
presentaciones de estudios históricos, antropológicos y de otras
disciplinas. Estos no sólo se desarrollaron en las propias instalaciones
físicas del Centro, sino que se buscó conectar e integrar las actividades a
nivel nacional, tanto en zonas rurales como en las ciudades importantes
de Honduras. Cómplices, en el buen sentido de esta campaña por el
rescate de la historia y de la memoria durante tres años, fueron, además
de la SCAD, el IHAH y la DGLD, la Hemeroteca Nacional, la
Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, la Asociación de
Estudiantes de Filosofía y la Carrera de Historia de la UNAH, la
Universidad de Costa Rica, entidades de Cooperación Internacional
como AECI, UNESCO, la Cooperación Alemana; universidades e
instituciones como el Instituto de Investigaciones Bibliográficas,
Biblioteca Nacional, CIALC e INAH de México; el IHNCA-UCA de
Nicaragua; el Harriet Tubman Centre de la Universidad de York,
Canadá, el Trinity College y Harvard de EUA, el Programa Conjunto
Creatividad e Identidad Cultural para el Desarrollo Local, entre otras.
193
Todo ese esfuerzo se hizo ante la carencia de una Ley de Archivos, lo
que no fue obstáculo práctico ya que trabajamos amparados en todos los
documentos legales y técnicos antes citados y en el cumplimiento de las
Metas de Trabajo del IHAH para el período 2006-2010. Al respecto
merecen considerarse las siguientes metas: la Meta 2: “Impulsar la
investigación arqueológica, etnológica e histórica en el país, con un
énfasis particular en la Historia Patria”; la Meta 3: “Para menguar la
destrucción de nuestros bienes patrimoniales religiosos, históricos y
arqueológicos (incluyendo los de la plataforma submarina), promover
una política agresiva para la protección del Patrimonio Cultural de la
Nación con énfasis en la participación ciudadana”; la Meta 8: “Promover
y apoyar el establecimiento y participación de fundaciones culturales
nacionales en la investigación, conservación, administración y
divulgación del Patrimonio Cultural de la Nación.”
Desde el 30 de Abril de 2007 el CDIHH inició la ejecución y
seguimiento de una agenda que iba más allá de concentrar y conservar
los fondos documentales históricos, de integrar una biblioteca
especializada en las Ciencias Sociales y el patrimonio cultural y de
organizar capacitaciones sobre organización y prevención de
documentos históricos. La visión era más amplia, creativa y de alguna
manera más enriquecedora en cuanto a la accesibilidad de las fuentes
para escribir la historia y del incentivo e integración de investigadores
locales, nacionales y extranjeros en un proyecto común. Se proyectaba
entre 2006-2010 ejecutar actividades, proyectos y programas que, de
alguna manera, venian a favorecer la historiografía nacional y por ende
la proyección de escribir una historia nacional, que tanta falta hace en
Honduras. En ese sentido el programa del CDIHH, entre Abril 2007 y
Junio 2009, fue muy amplio. En seguida destacamos actividades,
iniciativas y proyectos emblemáticos en cuanto a custodia y valorización
del patrimonio documental, así como a la investigación histórica en
general172.
A comienzos de Marzo 2008 se hicieron gestiones desde la Gerencia
del IHAH para obtener copia de la información en formato de
microfilme custodiado en la Universidad de Arlington, Texas, en torno a
documentación colonial. Esas gestiones fueron emprendidas por
172
Martínez, Yesenia. “Iniciativas para la conservación y protección de los Fondos
Documentales: experiencias en Honduras”, Boletín del Archivo General de la Nación,
año LXXII, Volumen XXXV, Número 126, Enero-Abril 2010, Santo Domingo, D. N,
República Dominicana.
194
SECTUR a comienzos de la década de 1980. El éxito de nuestras
iniciativas en el 2008 lo debemos a la colega Maritza Arrigunaga de la
Universidad en Arlington, quien apoyó la solicitud oficial hecha en
Arlington mismo. (Euraque había establecido relación epistolar con
Arrigunaga sobre los archivos en Arlington desde 1992)173.
Las nuevas búsquedas tuvieron como resultado la donación de 150
rollos de microfilme con contenidos de varios archivos municipales y
coloniales de Honduras, información que en algunos archivos ya no
existe por descuido de las autoridades o por poco conocimiento que el
pueblo tiene de su valor. Una vez donado ese fondo, en Abril 2008 se
integró al ya existente en el Archivo Nacional de Honduras, formando
parte de la Colección de Fondos Especiales del CDIHH. En el primer
semestre de 2009 se acondicionó el espacio y se elaboró el Índice de tal
fondo, con el objetivo de publicarlo como instrumento de consulta para
investigadores de la historia nacional. Arrigunaga, hondureña de corazón
con residencia entre Yucatán y Arlington, hoy más que nunca merece
enorme gratitud de parte del pueblo hondureño por su empeño en
microfilmar los documentos en Comayagua y otras regiones de nuestro
país en la década de 1980174.
Paralelo a esa solicitud y como complemento de toda una propuesta
que se pudiese ofrecer en cuanto a consulta y servicio de información
histórica en formato de microfilme, la Gerencia del IHAH gestionó la
donación de una lectora de microfilme ante la Universidad de Harvard,
con valioso apoyo de gestiones por el Dr. William Fash. Con
presupuesto del CDIHH se dio inicio a la compra de equipo y mobiliario
para acondicionar los espacios del Fondo Especial, en esto colaboró la
Unidad de Informática del IHAH. A la solicitud de necesidad de una o
varios lectoras de microfilme respondió la Universidad de Harvard y en
particular al arqueólogo William Fash, quien no tardó en conceder su
anuencia a la petición y, de esa manera, se obtuvo la donación de una
lectora valorada en más de 13 mil dólares, con capacidad no solo para
consulta sino igual conectada en línea para facilitar respaldo o envío a
investigadores nacionales y extranjeros. En Octubre 2009 quedó un
Índice listo para publicar y facilitar el acceso a todo usuario, con la
pretensión de situarlo en la página web del IHAH o en formato digital
173
Arrigunaga, Maritza. Carta a Darío A. Euraque, 1 de Septiembre, 1992.
Arrigunaga, Maritza. "Honduran Archives on Microfilm at the University of
Texas at Arlington, Library”, The Compass Rose, the University of Texas at Arlington
Libraries, Vol. VI, Nº. 1 (Spring 1992): 5.
174
195
para consultas desde fuera de las instalaciones físicas del CDIHH, o por
investigadores extranjeros.
Con apoyo de la Oficina de Asuntos Culturales de la Embajada de
Alemania, el CDIHH ejecutó dos proyectos que beneficiaron los fondos
que custodia el Archivo Etnohistórico, que alberga documentos sobre
Patrimonio Cultural y la gestión del IHAH desde 1952. El primero fue
una propuesta sobre “Reorganización del Archivo Etnohistórico”,
presentada en Diciembre 2006, para el cual se aprobó un monto de 162
253.80 Lempiras. Se ejecutó entre Mayo 2007 y el siete de Febrero 2008.
Jóvenes estudiantes de la Carrera de Historia de la UNAH laboraron en
las actividades de organización y clasificación del 95% de la
documentación de carácter científico generado por las diferentes
dependencias y proyectos que ha coordinado el IHAH, desde 1952 al
2000, y un 30% de la documentación que custodia el Archivo
Etnohistórico en la actualidad175.
De ese mismo proyecto se desprendió una segunda propuesta
presentada a la Oficina de Asuntos Culturales de la Embajada de
Alemania el 18 de Diciembre de 2007 para la “Restauración de
documentos manuscritos de José Cecilio del Valle (1777-1834)” entre
los años 1828-1832.
Esos documentos son parte de la correspondencia de uno de los, o
quizá el más grande intelectual de Centroamérica en las primeras tres
décadas del siglo XIX176. El proyecto fue aprobado el 30 de Abril de
2008 y el CDIHH fue galardonado con una donación de 5000.oo Euros
(L. 136 810.oo); el resultado se presento el 18 de Junio para celebrar el
segundo aniversario del CDIHH, con la restauración de 76 documentos
manuscritos e inéditos177. Lamentablemente, por la situación del golpe de
Estado no se pudo liquidar el proyecto hasta fin de año.
La problemática de los archivos públicos y privados, municipales y de
otra índole fue siempre de interés y preocupación de la SCAD y el
IHAH. Aunque no fue fácil dedicarse por completo a trabajar a escala
nacional, se hicieron intentos. Es más, fue el Secretario Pastor Fasquelle
quien contrató directamente, desde el primer semestre del 2007, a la
175
Canizales Vijíl, Rolando. “Archivo Etnohistórico: La Construcción de una Fuente
para la Historia de Honduras,” Yaxkin, Vol. XXIII, Nº. 1 (2007), pp. 188-192.
176
“Restauración de documentos manuscritos de José Cecilio del Valle”, proyecto
presentado por CDIHH- IHAH a Cooperación Alemana, 19 de Diciembre, 2007.
177
Canizales Vijíl, Rolando. “Proyecto Reorganización Archivo Etnohistórico, Mayo
2007-Febrero 2008”, IHAH- Embajada de República Federal de Alemania, Tegucigalpa,
Marzo, 2008.
196
joven historiadora Natalie Roque para elaborar un Diagnóstico de
Archivos en zonas de incidencia de la política cultural en el momento.
Luego a Roque se designó para trabajar en la Unidad de Historia del
IHAH para vigilar el cumplimiento de estas y otras actividades. Su
primer resultado fue: 33 archivos diagnosticados; 17 (51%) presentaron
niveles de deterioro iguales o superiores a tres. El tipo de archivo que
presentó mayor daño fue el de municipales (80%), seguido de judiciales
(60%). Los archivos mejor conservados y organizados son los del
Registro Nacional de las Personas y los eclesiásticos; el mayor daño que
presenta la documentación es su rompimiento, seguido por la humedad y
hongos, luego polilla; la documentación de esos archivos pertenece a
fines del siglo XIX y de siglo XX. La documentación anterior fue
destruida o sustraída178.
En el segundo semestre de 2006 y primero de 2007 se trabajó en otras
actividades; entre ellas la valorización del “Fondo Fajardo”, ubicado en
ciudad de Santa Rosa de Copán, Occidente de Honduras. Entre fines de
2006 e inicios de 2007 los propietarios y principales custodios, así como
la Presidente del Banco Central en ese entonces, Gabriela Núñez,
solicitaron a las autoridades de SCAD e IHAH valorar los acervos
documentales y hemerográficos que custodia la familia Fajardo en esa
urbe. El objetivo era estudiar una posible compra por parte del Estado,
con la visión de proyectar un futuro Centro de Investigaciones Histórico
Regionales, unido a archivos religiosos de esta zona nacional. La SCAD
y el IHAH delegaron a cuatro conocedores de temática de bibliotecas y
archivos: el Dr. José Antonio Funes, para entonces Director de la
Biblioteca Nacional; el Ing. José Gonzales, poeta y Director de Casas de
Cultura; y las historiadoras Natalie Roque y Yesenia Martínez de la
Unidad de Historia del IHAH. En los primeros meses de 2007
presentaron un documento de valorización del Fondo Fajardo, pero la
idea de compra fue abandonada por la inconformidad de los propietarios
con el avalúo dado al fondo179.
En esa misma línea, además de valorar y preservar fondos
documentales, se visitó o se elaboró diagnósticos de archivos históricos,
municipales, religiosos y de Secretarías de Estado. Como veremos en los
178
Roque, Natalie. “Diagnóstico de Archivos comprendidos dentro del Programa
Piloto Rescate y Salvaguarda de Archivos,” IHAH, Julio 2006.
179
Funes, José Antonio, José González, Yesenia Martínez y Natalie Roque.
“Informe: Avaluó del Fondo Manuel Fajardo, Santa Rosa de Copán, 13-16 de Febrero del
2007”, SCAD, Unidad de Historia, IHAH, 13 de Marzo, 2007.
197
capítulos cuatro y cinco, en particular esta labor se desarrollaba en zonas
donde el IHAH ejecutaba proyectos de Revitalización de Centros
Históricos y valoración de Sitios Arqueológicos, Reestructuración de
Museos, Restauración de Patrimonio Mueble e Inmueble, o donde se
encontraban historiadores locales integrados a diversos programas. En
ese sentido se logró trabajar con varias iniciativas.
Por emprendimiento propio el antropólogo Germán Reyes, Profesor del
Centro Universitario del Centro (UNAH), ubicado en Comayagua, se
acercó a las oficinas de la Regional del IHAH para apoyar actividades
relacionadas con el patrimonio cultural; desde la coordinación del
CDIHH y la Gerencia del IHAH se sugirió inventariar la documentación
de fines del siglo XIX y de XX del archivo municipal, de importancia
histórica. El centro histórico de la ciudad de Comayagua fue un proyecto
modelo de rescate y valorización de Centros Históricos, Sitios
Arqueológicos y Museos. La Representante Regional de la Zona Centro
del IHAH, Licda. Miriam Zapata, fue el enlace principal de esta y otras
acciones con el Profesor Reyes. En ese caso los cinco estudiantes
asignados a inventariar el archivo municipal de Comayagua fueron
orientados por personal del CDIHH sobre normas de clasificación. El
resultado fue la organización, clasificación y elaboración de un Índice de
documentos de la alcaldía municipal de Comayagua entre los siglos XIX
y XX; igual se trasladó a los estudiantes y al Profesor Reyes a
Tegucigalpa para presentar el resultado de su trabajo de fines del 2007
180
. Se pretendía intergrar a este y otros Índices en la página web del
IHAH.
Otro ejemplo que merece citarse como obra del CDIHH es la
restauración de documentos del municipio de Catacamas, Departamento
de Olancho. En Octubre 2006 la SCAD, IHAH y Alcaldía Municipal de
Catacamas firmaron un “Convenio de Cooperación Interinstitucional
para la Protección y Promoción del Patrimonio Cultural de la
Jurisdicción Municipal de Catacamas”181. Bajo ese marco, además de
180
“Actas Municipales, Alcaldía de Comayagua, 1926-2000”. Centro Universitario
Regional de Comayagua, Presentación, “Seminario de Historia de Honduras, Medardo
Mejía”, Octubre, 2007. Ver también, “Índice Temático, Actas Municipales, Ciudad de
Comayagua, 1926-2000”. El proyecto se presentó igual el cinco de Junio de 2008 en el
Museo de Comayagua.
181
SCAD, IHAH y la Alcaldía Municipal de Catacamas. “Convenio de Cooperación
Interinstitucional para la Protección y Promoción del Patrimonio Cultural de la
Jurisdicción Municipal de Catacamas, Departamento de Olancho”, 07 de Octubre del
2006.
198
proyectos como la revitalización del Centro Histórico en Catacamas, en
el primer trimestre de 2008 el señor Alcalde y vecinos de la
Municipalidad de Catacamas solicitaron al IHAH la restauración de “15
documentos de ejidos de tierras de esa Corporación Municipal que lo
conforman 266 folios manuscritos siendo 99 de estos folios más
seriamente deteriorados, que incluyen varios mapas y el resto en regular
estado”, de los años de 1784-1962. Entre Abril-Julio del mismo año,
además de un diagnóstico sobre el estado de conservación de los
documentos, el restaurador técnico del IHAH, Cesar Romero, elaboró un
presupuesto para la restauración de los documentos, en ese momento por
un monto de L. 419 160.oo; el IHAH asumió dicha solicitud y se
responsabilizo de entregar los documentos restaurados182. Ahora no
sabemos cómo está el proceso.
Todo ese trabajo y proyección del CDIHH provocó credibilidad,
confianza y acercamiento para personas e instituciones que guardaban
colecciones o pequeños fondos documentales. En Mayo 2007 la Sra.
Isolina Guilbert, vecina de Tegucigalpa, en representación del Sr. Hank
Ebert, nieto del Dr. Henry Guilbert (1906-2004) donó al IHAH una
colección de material visual y fotográfico del Dentista y fotógrafo del
gobierno del dictador Tiburcio Carías Andino (1933-1948), y del
gobierno de Juan Manuel Gálvez (1949-1954). La Colección Guilbert
registra la obra social y de relaciones políticas y académicas del perído
Gálvez; por su importancia se trasladó al CDIHH para iniciar el proceso
de catalogación y custodia183. En Junio 2009 se tenía un inventario
general, integrado al fondo especial del CDIHH; de Agosto a Noviembre
se quiso publicar el Índice, pero ya destituido el Gerente el uno de
Septiembre del 2009 fue imposible. Otra donación importantísima al
CDIHH fue de parte del historiador Evelio Inestroza. El 20 de Marzo
2009 el colega Inestroza donó los originales de los “Documentos
clasificados de la policía secreta de Carías (1937-1944)”, también
publicado como libro en la Colección Cuadernos de Antropología e
Historia en la misma fecha.
Entre 2007 y 2008, en el marco del “Programa de Rescate y
Salvaguarda de Archivos Municipales y Estatales”, la DGLD gestionó la
182
Romero, César. “Informe del diagnostico sobre el estado de conservación de los
documentos de ejidos de tierras de esa Municipalidad”, IHAH, Tegucigalpa, 16 de Julio
del 2008.
183
“Acta de Recibo” firman, Isolina Guilbert y Darío A. Euraque, Fondo Guilbert, 28
de Agosto, 2008.
199
compra de un escáner, valorado en 275 000.oo Lempiras, para continuar
el proceso de digitalización de archivos municipales que habían iniciado
IHAH y SCAD en el 2006. En Junio del 2009 se coordinaba una
propuesta para digitalizar los archivos municipales donde existían
programas de conservación, protección y valorización del patrimonio
cultural bajo la responsabilidad del IHAH. El CDIHH se comprometió,
en ese momento, a contratar personal de apoyo y a facilitar el transporte
y viáticos para los traslados y estadías del equipo de trabajo en los
municipios identificados184. La idea quedó totalmente abandonada por
las autoridades del gobierno de facto luego del despido de la Directora
del DGLD, Rebeca Becerra, el 15 de Julio de 2009.
La preocupación del CDIHH iba más allá de digitalizar los fondos de
aquellos archivos como parte del conjunto de proyectos relacionados con
la valoración del patrimonio cultural a escala nacional. Para Diciembre
del 2008, ya consolidadas las relaciones de la SCAD, DGLD y el IHAH
para fortalecer la institucionalidad de la historia y del patrimonio
documental, el CDIHH fue presentado al Programa Fondo de los
Embajadores para la Preservación Cultural, que coordina la Embajada de
Estados Unidos, una propuesta de financiamiento para el CDIHH185. El
objetivo fundamental de esa propuesta era conservar, preservar,
administrar y difundir el patrimonio documental de la nación mediante la
implementación de herramientas tecnológicas que permitan la
integración de las diferentes instituciones que resguardan dicho
patrimonio a través de un Sistema de Información Documental. Esto se
hizo en el marco de las sugerencias de UNESCO sobre la importancia de
preservar el patrimonio en formato digital, mediante la Carta para la
Preservación del Patrimonio Digital, que define que “los objetos
digitales pueden ser textos, bases de datos, imágenes fijas (documentos
digitalizados) o en movimiento, grabaciones sonoras, material gráfico,
programas informáticos o páginas web, entre otros muchos formatos
posibles dentro de un vasto repertorio de diversidad creciente186.
Desafortunadamente esta solicitud de la SCAD y el IHAH no fue
favorecida en el 2008, pero la someteríamos de nuevo en el 2009. El
golpe de Estado le puso fin a esa gestión.
184
Entrevista, Yesenia Martínez a Rebeca Becerra, Tegucigalpa, 19 de Junio, 2010.
Euraque, Darío, Oficio Nº. 399-G, “Estrategia para la Preservación,
Administración y Difusión del Patrimonio Documental de la Nación”, 12 de Diciembre,
2008.
186
Entrevista, Yesenia Martínez a Rebeca Becerra, Tegucigalpa, 19 de Junio, 2010.
185
200
Según Rebeca Becerra, encargada de la DGLD entre el 2007 y el 2009,
como no se pudo conseguir financiamiento para la propuesta presentada
al Programa de los Embajadores, su Dirección solicitó transferencias
internas en la SCAD de presupuestos que otras Direcciones no utilizaban
y, conjuntamente con el presupuesto de la DGLD se compró 36
computadoras, tres servidores para almacenar datos con todos los
implementos, un escáner para la Hemeroteca, licencias de programas de
digitalización; después se solicitó dos computadoras más para la
Hemeroteca Nacional; se contrató un ingeniero en sistemas para que
configurara los servidores y elaborara un formato para las páginas web
de todas las dependencias, incluyendo la naciente Cinemateca; y se
solicitó la ampliación de la banda para la Biblioteca. Con ello se
pretendía que el CDIHH fuera el nodo central de todo el Sistema de
Información conectado a la Red de Bibliotecas Públicas de la SCAD.
Fondos y personal del CDIHH estaban integrándose a esta propuesta,
igual la Unidad de Informática del IHAH. Como dijimos, con esta misma
intención se obtuvo un escáner valorado en 275 000 Lempiras, con
fondos de la DGLD para continuar el proceso de digitalización de
Archivos Municipales que habían iniciado el IHAH y la SCAD en el año
2006187.
Otra de las intenciones de la Gerencia del IHAH y la SCAD, al
considerar como plataforma institucional del patrimonio documental al
CDIHH en la gestión 2006-2009, fue tratar de repatriar copias de
documentos sobre la historia de Honduras que se encuentran en archivos,
museos y bibliotecas de México y Europa. Se buscaba la repatriación
digital del archivo de Monseñor Federico Lunardi ubicado en Génova,
Italia. Como lo señalamos en el capítulo uno, en Génova hay fotografías,
negativos y libretas de campo de la etnohistoria de las comunidades
lencas, tolupanes y de la región central de Honduras. Lunardi
permaneció en Honduras entre mediados de la década de 1930 y la
década de 1940.
A partir del 2006 la Gerencia del IHAH se entrego de lleno, ya
oficialmente, a ese proyecto de rescate. Se realizaron dos viajes a
Génova, uno en Septiembre del 2007, aprovechando un viaje a Francia
financiado por el Museo Quai Branly cuando se entregó un vaso de
mármol en calidad de préstamo autorizado por el Consejo Directivo del
IHAH y el Presidente Zelaya. En Paris me encontré con Francesca
Randazzo, quien, como ya lo destaqué, se hallaba en Paris; así se
187
Ibíd.
201
desempeñó como mi traductora en las conversaciones con las
autoridades del Quai Branly y otras gestiones culturales en esa ciudad.
Posteriormente se traslado conmigo a Génova.
Con base en esa visita de acercamiento con varias instituciones en
Génova la Gerencia planificó otra a esa hermosa ciudad en Mayo del
2008. Esta fue financiada por Trinity College, puesto que se presentaría
una conferencia académica sobre Lunardi en Perugia, Italia, en el marco
del XXX Congreso Internacional Americanistico. A raíz de sendas
reuniones con las autoridades municipales de Génova y los museos y
archivos donde se encontraban los materiales de Lunardi, firmé acuerdos
importantísimos para comenzar todo un proceso para que en Honduras,
por fin, se conocieran los materiales que en 84 baúles se fueron de
Honduras como parte del equipaje de Lunardi en 1948. Se incorporaron a
la iniciativa familiares de Lunardi, quienes se fascinaron con el
acercamiento que por fin hacían las autoridades del IHAH con ellos.
Hacia mediados del 2009 estábamos ya a punto de finiquitar todos los
acuerdos impulsados, desde Mayo del 2008, conjuntamente con nuestro
Embajador en Roma, el Lic. Roberto Ochoa Martínez. El Lic. Ochoa fue
quizás el mejor embajador en el tema cultural con que se trató en esos
años y fue constante en ese enorme esfuerzo hasta que el golpe de Estado
lo entorpeció. Los documentos pertinentes quedaron en nuestra
Cancillería.
En el último año antes del golpe de Estado, especialmente en el
segundo semestre del 2008 y primero del 2009, se gestionó la
repatriación digital del Fondo Rafael Heliodoro Valle ubicado en la
Biblioteca Nacional de la Universidad Nacional de México (UNAM).
Valle es considerado un hondureño con pensamiento de dimensión
latinoamericana que se destacó en el área de la historia, el periodismo y
la literatura; también fue considerado como uno de los más importantes
bibliógrafos latinoamericanos.
A esta iniciativa de la SCAD y el IHAH se invitaron e integraron como
parte de un comité para dicha acción la Embajada de México en
Honduras, con su Embajador Tarsicio Navarrete Montes de Oca y dos
académicas y principales estudiosas de la vida y obra de Valle, quienes
laboran en la Dirección de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM.
Nos referimos primero a la Dra. María de los Ángeles Chapa Bezanilla, a
quien también en este mismo contexto el IHAH reeditaba su obra Valle,
humanista de América, la cual quedó en imprenta; se invitó asimismo a
la Lic. Ludmilla Valadez por su compromiso y conocimiento de la
correspondencia de Valle y se le publicó en los días antes del golpe su
202
Guía del Archivo de la Correspondencia de Rafael Heliodoro Valle.
Por último, una persona clave en todo este esfuerzo fue el Poeta Óscar
Acosta, primer biógrafo de Valle, con quien nos trasladamos a la UNAM
en México en Septiembre de 2008 para visitar y consultar parte del fondo
que se iba digitalizar y repatriar, así como las gestiones para el costo del
mismo por 11 500.00 dólares. El proyecto era parte de la
conmemoración del 50 aniversario de muerte de Rafael Heliodoro Valle;
para Julio 2009 se tenía programado la organización de un seminario, la
presentación del avance de la repatriación de los fondos en la Biblioteca
Nacional de la UNAM, la reedición de los libros de Chapa Bezanilla y
Ludmilla Valadez, y la publicación por parte de la DGLD de Rosa
Intemporal de Heliodoro Valle, el cual se editó ya bajo el golpe de
Estado188. Coordinamos esas actividades con la DGLD, la SCAD y la
Universidad Pedagógica Nacional “Francisco Morazán” (UNPFM),
especialmente por medio del Lic. Ramón Salgado. El Lic. Salgado
supervisaba la publicación de las obras clásicas de Heliodoro Valle en la
UNPFM.
Varias fueron las acciones planificadas para el 2009. Otro de ellos fue
el “Proyecto de realización del Censo Guía del Archivo Nacional de
Honduras”. Con ello se buscaba censar los fondos documentales
procedentes de las distintas entidades del Estado correspondientes al
siglo XIX y XX que están bajo la custodia del Archivo Nacional de
Honduras. Este proyecto fue presentado y aprobado en el primer
semestre del 2009 por un monto de 6000 euros por parte de la
Cooperación Científica entre el Ministerio de Cultura de España y el
Ministerio de Cultura, Artes y Deportes de Honduras189. Después del 28
de Junio el proyecto fue congelado por más de tres meses.
Otro esfuerzo por conservar e integrar archivos y fondos documentales
municipales o de otra índole al CDIHH fue con el que se encontraba en
el Obispado de Comayagua, donde se custodiaba los acervos
documentales más importantes de Honduras (siglo XVI hasta mediados
del siglo XIX) dada su riqueza colonial y eclesiástica para la historia de
Honduras. El 15 de Abril del 2009 un incendio consumió el antiguo
edificio del Obispado de Comayagua, destruyéndolo por completo. Este
viejo inmueble albergaba un Museo Eclesiástico, único en el país, base
188
Oficio Nº. 212, Darío A. Euraque al Embajador Tarcisio Navarrete Montes de
Oca, Embajada de México en Honduras, 10 de Julio, 2008.
189
Documento “Proyecto de realización del Censo Guía del Archivo Nacional de
Honduras”, 2009, Archivo Nacional de Honduras.
203
de un segmento de nuestro Patrimonio Cultural Religioso, lo que Leticia
Oyuela llamara hace años “raíz” de nuestra Identidad Nacional190.
Felizmente,
arriesgando
su
vida,
personal
del
IHAH,
mancomunadamente con ciudadanos conscientes de su patrimonio,
rescataron el 95% de las piezas del museo; nos enorgullece ese triunfo.
Sin embargo, nos entristece profundamente que el 95% de la
documentación albergada en un salón del Palacio, documentación
colonial y post-colonial, se incinerara191. Una parte de esa
documentación había sido microfilmada por SECTUR y Maritza
Arrigunaga en 1983, no sabemos cuánta y cuál se quemó. Las
autoridades eclesiásticas nunca hicieron un inventario ni cedieron ante
esfuerzos de la Gerencia de Olga Joya y la nuestra.
El riesgo de perder el patrimonio documental y la memoria histórica en
Honduras es un problema constante. Igual pasó con todas las bibliotecas,
archivos y otros fondos del arte que desaparecieron con el huracán
Mitch, en 1998. En Noviembre de 2008, para el decimo aniversario del
desastre, el IHAH, CDIHH y la UNESCO, en Noviembre de 2008,
organizaron varias actividades para completar una evaluación de cuánto
fue el desastre y cómo se había avanzado en la recuperación de los
proyectos culturales; hubo publicaciones y conferencias sobre el tema,
como El Huracán Mitch y el patrimonio cultural. 10 años después,
publicado bajo el sello del IHAH. El trabajo de Oyuela resume los daños
al Patrimonio Documental en particular en la ciudad de Tegucigalpa,
aunque creemos que muchísimos otras bibliotecas y archivos sufrieron
terriblemente en ese año de destrucción.
Entre otras actividades que se desarrollaron en o desde el CDIHH
estuvo la divulgación de los resultados de los programas y proyectos que
ahí se desarrollaban, también se dio toda una apertura al diálogo nacional
sobre la historia, mediante la organización de Seminarios de Historia de
Honduras, conferencias y presentación de estudios históricos y
culturales. En ellas se enfatizó el proceso y la metodología de la
investigación y la difusión de los estudios históricos; se hacía ver que la
historia se encuentra en diferentes fuentes y formatos. Por ello se intentó
capacitarlos sobre el valor de los documentos, testimonios, fotografías,
190
Este aspecto lo resalta Paul Martínez. “Comayagua: Fotografía y Memoria”,
Ponencia, II Congreso Centroamericano de Estudios Culturales, Universidad de Costa
Rica, 20-23 de Julio, 2009.
191
Zapata, Miriam. “Informe Preliminar del Incendio al Edificio del Obispado de
Comayagua”, 17 de Abril, 2009.
204
videos, entre otras fuentes. Se buscaba la conexión de la valoración del
patrimonio cultural en su conjunto.
En la formación archivística y en la protección de documentos nos
apoyaron la Abogada Dilcia Valle, Coordinadora Nacional de Archivos
Judiciales de la Corte Suprema de Justicia, con un taller sobre
Archivística en general, y la restauradora Patricia Real del Instituto
Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, de
España, quien impartió un taller sobre “Introducción a la Conservación y
Restauración de Obra Gráfica y Material de Archivo”. En ello se
agradece las gestiones del Instituto de Historia de Nicaragua y
Centroamérica de la Universidad Centroamericana de Nicaragua
(IHNCA), con quienes se firmó un Convenio de Cooperación y
Asistencia Recíproca para establecer las bases para que las partes en
forma conjunta y armoniosa realizaran la proyección y difusión del
patrimonio cultural de ambas naciones, especialmente en proyectos
relacionados con el rescate del patrimonio documental. Este convenio
fue firmado el 18 de Julio del 2008 en el marco del IX Congreso
Centroamericano de Historia celebrado en la Universidad de Costa Rica.
Todas las actividades en relación al diálogo y divulgación de la historia
fueron apoyadas y acompañadas por la Subgerencia de Promoción y
Regional, en particular de la Lic. Patricia Cardona y su equipo de
trabajo; el compromiso fue mayor. También merece reconocimiento el
trabajo de la Unidad de Publicaciones del IHAH, primero a cargo de la
Msc. Francesca Randazzo y después del Dr. Víctor Manuel Ramos,
quienes trabajaron arduamente en darle una visión multidisciplinaria a la
Colección Estudios Antropológicos e Históricos, la Revista Yaxkin y la
recién creada Colección Cuadernos de Antropología e Historia. En esta
se logró publicar los primeros ocho números. En el área del patrimonio
documental fueron impresos: Documentos del Archivo Histórico
Municipal de San Pedro Sula, por Eliseo Fajardo, y Guía del Archivo
de la Correspondencia de Rafael Heliodoro Valle.
Quedaron propuestas para publicación el “Índice del Fondo de
Microfilm del CDIHH”, el “Fondo de Fotografías del IHAH” y otras
iniciativas de la coordinación del CDIHH.
Con el trabajo anterior sobre la importancia de la prevención,
valoración, repatriación y digitalización de fondos documentales, igual
en la formación y rescate de fondos especiales en formatos digitales,
microfilme, fotografías, otras iniciativas fueron de suma importancia y
que tenían que ver con “el rescate de la historia y el fortalecimiento de la
identidad nacional”. Esto nos llevó a trabajar fuera de los centros
205
urbanos, unificando una agenda entre el Plan Operativo de Acción de la
Unidad de Historia del IHAH y el CDIHH con el objetivo de identificar
estudiosos de la historia y la cultura, y de elaborar una propuesta más
amplia para la investigación histórica desde lo local a lo nacional.
Así fue como se inició un proceso de identificación de historiadores o
“aficionados” de la historia (término que no compartimos) en los
diferentes municipios de Honduras. Esta acción generó un acercamiento
entre el Estado, representado en el IHAH-CDIHH, y las comunidades,
con un particular interés en vincular la historia local y nacional y la
importancia de conservar las fuentes para registrar o reconstruir la
historia. Este proceso apoyaba o justificaba las propuestas de proyectos
sobre la conservación y valoración del patrimonio cultural. En ese
sentido se integró a historiadores/ras en procesos de capacitación y
concientización para escribir la historia local y regional, así como
integrarlos en los proyectos culturales con el objetivo de
responsabilizarlos y empoderarlos de su historia y patrimonio local. La
iniciativa se hizo paralela a varias solicitudes de acercamiento entre
comunidades y el IHAH, enfatizando la importancia de los archivos
locales y el Archivo Nacional de Honduras, y más que eso, como parte
de una red más amplia integrada por diversos actores a quienes
deseábamos conectar al Centro Documental de Investigaciones
Históricas de Honduras192.
Para dar sostenibilidad a este proceso de concientización y valoración
de la cultura, y luego de más de una década de visitas a los archivos de
Honduras y del acercamiento con historiadores locales y voluntarios que
custodian o se interesan por el patrimonio cultural, decidimos crear los
Programas de Historiadores Locales y Regionales de Honduras y el de
Guardarrecursos Culturales a inicios del 2008, ello como parte del
Proyecto de Estudios Históricos y Etnohistóricos que coordinaba la
Unidad de Historia del IHAH, luego integrado en la agenda del CDIHH.
Esto era parte de la línea operativa que se encaminó al rescate de la
historia y al fortalecimiento de la Identidad Nacional como parte del plan
de trabajo por la historia, según las metas de trabajo del IHAH para el
período 2006-2010:
• Meta 2: “Impulsar la investigación arqueológica, etnológica e
histórica en el país, con énfasis particular en la Historia Patria”.
192
Martínez, Yesenia. “Iniciativas para la conservación y protección de los Fondos
Documentales: experiencias en Honduras”.
206
• Meta 3: “Para menguar la destrucción de nuestros bienes
patrimoniales religiosos, históricos y arqueológicos (incluyendo
los de la plataforma submarina), promover una política agresiva
para la protección del Patrimonio Cultural de la Nación con
énfasis en la participación ciudadana”.
• Meta 4: “Impulsar la divulgación, acrecentamiento y
transmisión a las generaciones futuras del Patrimonio Cultural
de la Nación a través del sistema de educación nacional, la
prensa escrita y hablada, y los museos y casas de cultura del
país”.
• Meta 7: “Fomentar, a través de los centros nacionales e
internacionales de educación superior, la formación de
profesionales hondureños en las áreas de Antropología, Historia
y ciencias afines, tales como la Museografía, y la
Conservación”.
• Meta 8: “Promover y apoyar el establecimiento y
participación de fundaciones culturales nacionales en la
investigación, conservación, administración y divulgación del
Patrimonio Cultural de la Nación”.
No se buscaba que fuesen historiadores del IHAH quienes hicieran los
estudios. Nuestro trabajo consistió en la gestión de actividades que
provocaran el acercamiento e incentivaran a los historiadores e
historiadoras o académicos interesados en escribir la historia u otros
estudios relacionados con la investigación cultural. De esta manera
conectamos a colegas con larga experiencia y trayectoria en el área, tanto
de Honduras como de Centroamérica, para que nos apoyaran y formaran
parte de un equipo multidisciplinario para dialogar, formar, investigar y
difundir la investigación histórica con énfasis en lo local y regional.
Dos actividades por mes, entre ellas Seminarios de Historia de
Honduras, conferencias, talleres entre otros, fueron los espacios de
diálogo que organizamos. Merece importancia destacar en estas
actividades el “Primer Encuentro de Historiadores Locales y Regionales
de Honduras”, en Mayo del 2008. En Julio del mismo año se gestó un
segundo programa, el de “Guardarrecursos Culturales” o Guardianes del
Patrimonio Cultural. En este participaron individuos comprometidos con
la vigilancia, resguardo, protección y enseñanza del patrimonio cultural
de su comunidad, zona o región. Más que un vigilante, guarda parque o
guía, el Guardarrecursos cultural debía ser una persona que lograra
entender el delicado equilibrio entre la necesidad de conservar y proteger
207
el patrimonio cultural y la importancia de darlo a conocer a la comunidad
local, regional, nacional y mundial193.
En ambos programas se impulsaban actividades de capacitación y
concienciación sobre la historia local y regional, sobre el patrimonio
cultural y las identidades locales. Los objetivos eran formar una red de
historiadores/as que escribieran historias locales vinculadas a la historia
nacional, según las metodologías de la investigación histórica; y formar
y concienciar voluntarios que se convirtieran en guardianes del
patrimonio cultural y enlaces entre el Estado, representado por la SCAD
y el IHAH, y las comunidades. Estos programas estaban vinculados a las
Casas de la Cultura y, más recientemente, a los Consejos Regionales de
Cultura. El Plan de gobierno de la Nueva Agenda, 1998-2002, del
presidente Carlos Roberto Flores contemplaba, como actividad de la
cultura, la elaboración de “historias regionales”, quizá retomando la
propuesta de 1995, pero nunca ejecutada en el IHAH194.
Tanto el programa de historiadores locales y regionales, como el de
Guardarrecursos Culturales, entre 2008 y Junio 2009 beneficiaron
directamente a 176 investigadores de 14 de los 18 departamentos del
país. Todos han desarrollado metodologías y organizado actividades para
difundir sus experiencias, lo que ha provocado un efecto multiplicador
en sus comunidades. Después del golpe de Estado una serie de
actividades de ambos programas fue cancelada, a saber: el II Taller sobre
Guardarrecursos Culturales para el sitio arqueológico de Yarumela,
donde participarían 35 guías que habían iniciado la formación en el
primer trimestre de 2009, y un taller dirigido a 25 niños y niñas de edad
escolar en las comunidades cercanas al sitio arqueológico de Yarumela,
en los departamentos de La Paz y Comayagua. Tampoco se realizó el II
Encuentro de Historiadores Locales y Regionales programado del cinco
al siete de Octubre en Catacamas, Olancho, donde participarían unos 40
historiadores e investigadores de la historia local y nacional; quedó
pendiente un taller a 50 vecinos del municipio de Juticalpa sobre
“Patrimonio Cultural e Identidad Nacional”, así como la organización de
dos talleres en Santa Bárbara y La Ceiba.
En Junio de 2009 el CDIHH tenía la infraestructura base para ofrecer a
la comunidad académica una nueva propuesta para el quehacer de la
historia en Honduras, integrada ya en la agenda del Programa conjunto
193
Manual Básico de Guardarrecursos Cultural, colección: cuadernos de
antropología e historia (Tegucigalpa, IHAH, 2008).
194
Plan de gobierno de la Nueva Agenda de Honduras, 1998-2002, pp. 37-39.
208
“Creatividad e Identidad Cultural para el Desarrollo Local”, a fin de
convertirlo en Sistema de Información Cultural. Estábamos trabajando
en el borrador de las líneas de investigación y publicación de estudios
históricos y culturales que se lanzarían en el mes de Agosto con fondos
del Programa Conjunto a ejecutar por UNESCO y OMT. También se
estaba diseñando los términos de referencia y primera evaluación para
convertir al CDIHH en el eje de un Sistema de Información Cultural
conectado a los Consejos Regionales de Cultura de la SCAD. A pesar de
todos los logros anteriores, queremos manifestar una preocupación que
en cierta manera afectó el proceso de consolidación del CDIHH en la
antigua Casa Presidencial. Nos referimos a los problemas de la
restauración del inmueble en sí195.
A seis meses de la nueva administración gerencial en el IHAH surgió la
evidencia de que la Subgerencia de Conservación, a cargo del Ing.
Rolando Soto, había sido negligente en su responsabilidad de darle
debida atención y ejecución a importantísimos proyectos de restauración
en Tegucigalpa, Comayagua, y en los Departamentos de Lempira y
Ocotepeque. Estos gozaban de fondos nacionales. En Abril del 2007,
luego de una investigación de licitaciones y cotizaciones relacionadas
con esos proyectos a partir del 2002, el Dr. Pastor Fasquelle y la
Gerencia del IHAH tenían informes detallando del meollo de los
problemas, incluyendo los siguientes puntos: “invitaciones a presentar
ofertas y cotizaciones a las mismas personas pero con diferentes nombres
para todo tipo de proyectos; la presentación de fianzas no corresponde al
tiempo de ejecución de proyectos, dejando al Instituto sin ningún
respaldo; se realizan cotizaciones y se le adjudican contratos a maestros
de obras, incluso cuando la oferta adjudicada es la más alta; se
contrataron y pagaron obras que no fueron ejecutadas (Restauración
Antigua Casa Presidencial); las cantidades de obra para realizar las
cotizaciones y, o, licitaciones no las brinda el IHAH, el mismo ejecutor
las ejecuta sin que exista una verificación de las mismas por parte del
Instituto; no existe un registro sobre la calidad de los materiales y mano
de obra empleados en los proyectos; en la mayoría de proyectos no se
lleva un registro en bitácora, y en los que tienen bitácora, en ella no se
registran los cambios de obra; las cotizaciones no responden a un
195
Mendoza, César. “Restauración y rehabilitación de la Antigua Casa Presidencial”,
en 50 años con el Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp.
28-31.
209
formato específico, especialmente cuando son presentadas por maestros
de obra”196.
Es más, “se registran cotizaciones donde el nombre de los ofertantes es
totalmente ilegible debido a la pésima calidad de letra; los recibos de
pago se obtienen en forma anticipada, entregándose con la solicitud de
pago; incumplimiento de las disposiciones contractuales sobre pagos;
existen contratos donde el monto del contrato es demasiado alto en
relación a la obra a ser ejecutada, no se respeta la Ley de Contratación
del Estado: Art. 76. La Administración analizará y aprobará fórmulas…
con base a los índices oficiales de precios y costos elaborados por el
Banco Central de Honduras, la Cámara Hondureña de la Industria y la
Construcción y u otros Organismos; en la mayoría de los contratos
siempre se realizan modificaciones o ampliaciones de contrato, sin que
exista una justificación registrada; se invita a cotizar y se le adjudican
proyectos a contratistas que no están registrados en la Oficina Normativa
como Proveedores del Estado, contrario a lo que especifica la Ley de
Contratación del Estado, asimismo dicha ley establece en el Art. 36:
“Falta de inscripción no será obstáculo para presentar ofertas, pero
deberá presentar con su propuesta los documentos que acrediten su
personalidad, representación y su solvencia e idoneidad para contratar
con la Administración y previamente solicitará su inscripción a la
Oficina Normativa”. A pesar de varias estrategias y varios cambios de
personal entre mediados del 2007 y fines del 2008, y más allá de los
logros registrados en la política cultural en general del IHAH, sólo a
mediados de ese último año fue que por fin teníamos un cronograma de
ejecución en todos los proyectos de la Subgerencia mencionada,
incluyendo la restauración de la antigua Casa Presidencial. Para Marzo
del 2009 se programaba una ejecución para el segundo semestre del 2009
y su continuación en el 2010. Nos urgía en particular la V Fase de la
restauración de la antigua Casa Presidencial, puesto que ese inmueble
albergaba el CDIHH. Luego se impuso el golpe de Estado.
196
Memorándum Nº. 011-Subgerencia de Conservación, IHAH, 16 de Abril, 2007.
210
IV. El CDIHH después
del 28 de Junio de 2009
Como lo anticipamos, en la antesala del golpe de Estado se presentaron
los resultados de dos años de funcionamiento del CDIHH y la posible
agenda a seguir entre el II semestre de 2009 y 2010. Se intentaba integrar
y apoyar otros fondos documentales que se encuentran en archivos
municipales y en las Casas de la Cultura y la Red de Bibliotecas a nivel
nacional, especialmente aquellos donde el IHAH realizaba trabajos de
restauración en centros históricos declarados monumentos nacionales. A
mediados de 2009 se buscaba reorientar la investigación históricocultural, mediante un programa que incluía a historiadores locales y
regionales y a los historiadores urbanos; esta iniciativa ya era parte de la
agenda del Programa Conjunto Creatividad Cultural e Identidad Local
para el Desarrollo Local. Pero este proyecto congeló y violentó la
intención de convertir el CDIHH en la plataforma del Sistema de
Información Histórica y Cultural, también virtual, vinculada a los
Consejos Regionales de Cultura de la SCAD.
Todo esto ocurrió desde el mismo momento en que se desarticuló el
equipo de trabajo de la SCAD y el IHAH. Con la salida del Dr. Pastor
Fasquelle, el siete de Julio del 2007, luego la destitución de Rebeca
Becerra, encargada de la DGLD, el CDIHH se quedaba sin uno de sus
socios principales. Ante la salida de los colegas, e instaladas nuevas
autoridades en la SCAD, el CDIHH se quedó sólo con el apoyo de la
Gerencia del IHAH. En las primeras semanas post golpe decidimos
reorientar nuestro Plan de Trabajo, tanto en la Unidad de Historia como
el CDIHH, por diferentes razones: el congelamiento de los fondos de la
cooperación internacional se dio de inmediato, aunque sus representantes
tenían voluntad de trabajar con la Gerencia del IHAH; no se contaba con
un presupuesto de Estado y al equipo de trabajo lo estaban
desarticulando. Esto infundía temor en el personal que quedaba en el
CDIHH.
En la misma semana del golpe, y ya nombrada Myrna Castro como
titular de la SCAD por el régimen impuesto, se canceló la agenda del
CDIHH que programaba una jornada dedicada al 40 aniversario de la
guerra entre Honduras y El Salvador; también se canceló el Seminario
“50 aniversario del fallecimiento de Rafael Heliodoro Valle” que se
realizaría en coordinación con la Dirección del Instituto de
Investigaciones Bibliográficas de la Universidad Nacional Autónoma de
211
México (UNAM) y la Embajada de México en Honduras; exposiciones,
programas de televisión, presentación de libros, y la elaboración del Plan
Interpretativo y Propuesta Museográfica para un nuevo Museo de Omoa,
con especialistas de México, Estados Unidos y Costa Rica. También se
canceló en Tegucigalpa el II Congreso Centroamericano de Estudios
Culturales, organizado por la UNAH y previsto para fines de Julio,
aunque posteriormente se trasladó a la Universidad de Costa Rica. Esta
actividad era apoyada por la OEI, la SCAD y el IHAH.
Las arbitrariedades del gobierno de facto en contra de nuestra política
cultural se dieron desde el mismo momento en que se nombró
autoridades sin conocimiento alguno sobre la cultura197. El CDIHH fue
uno de los tantos proyectos más afectados por las acciones y poco
conocimiento de la Sra. Myrna Castro, Ministra de facto en la Secretaría
de Cultura, y su equipo de trabajo. El 13 de Julio, apenas a 12 días de ser
nombrada en el cargo, le dio el Visto Bueno a una solicitud presentada
por la Asociación de Reservistas de Honduras para que instalaran una
oficina en los espacios del edificio de la antigua Casa Presidencial,
donde funciona el CDIHH. Según carta de los Reservistas, ese edificio
era un punto estratégico para defenderse de una supuesta y fantasiosa
invasión del gobierno venezolano presidido por Hugo Chávez. Ya con su
aprobación, los representantes de dicha Asociación visitaron las oficinas
de Museos de la Zona Centro y la Gerencia del IHAH para informar de
la solicitud y autorización, esta sin ser comunicada al IHAH, la
institución rectora del Patrimonio Cultural, y más cuando el edificio es
parte del inventario del Centro Histórico de Tegucigalpa. Es importante
también destacar que el Centro Histórico se protegió bajo un convenio
firmado entre el Alcalde de Tegucigalpa, Ricardo Álvarez, el Dr. Pastor
Faquelle y la Gerencia del IHAH en el 2007.
Bajo la supervisión de la Gerencia, como veremos en el capítulo seis,
un equipo de profesionales, entre abogados, historiadores y
administradores del CDIHH, elaboró una defensa en contra de esta
amenaza al patrimonio cultural y, en este caso, del documental. La
Abogada Castro no tuvo la delicadeza de consultar sobre el
funcionamiento del antiguo Edificio de la Casa Presidencial, a pesar de
que su oficina como Diputada en el Congreso Nacional estaba apenas a
100 metros de distancia del CDIHH; quizá su conocimiento del CDIHH
sólo lo relacionaba con un centro de modelaje, según consta en la
Revista Cromos del 2006, al posar con otras colegas diputadas en los
197
La secuencia de estos sucesos se pormenoriza en el capítulo seis.
212
espacios donde hora se encuentra el CDIHH. Entre estas damas del
modelaje sorpresivamente se encontraba la Sra. Lizzy Flores, en ese
entonces Vicepresidenta del Congreso y quien se negó a la gestión de
aprobación de la Ley de Archivos.
Recordemos que la Abogada Castro en su estadía en el Poder
Legislativo fue designada Vicepresidenta y luego Presidenta de la
Comisión de Cultura del Congreso, quizá su único crédito cultural pero
fulminante para el patrimonio cultural en Honduras. En Octubre del
2009, bajo convenios formales firmados en el Museo de Historia
Nacional en Villa Roy, la Abogada Castro forzó al IHAH y la SCAD a
co-patrocinar el “Fashion Week” y su Pasarela en un hotel de
Tegucigalpa. Al inaugurar la pasarela, la Abogada Castro afirmó que
mediante el evento “los diseñadores hondureños están poniendo su mejor
esfuerzo y creatividad artística, Fashion Week es un escenario y ventana
que nos permite ver y conocer lo nuestro, obteniendo con ello la
proyección de Honduras”198.
Ante la autorización absurda de Castro a los reservistas, todo un equipo
del IHAH nos dedicamos, por largas horas, noches y un fin de semana, a
revisar la documentación necesaria y legal que justificaba la creación del
CDIHH. La amenaza que su decisión representaba a la violación de la
Ley de Patrimonio Cultural de la Nación y los convenios internacionales
en defensa del Patrimonio Cultural preocupó profundamente. Luego de
la difusión de esa aclaratoria, llegaron decenas de misivas de
académicos, instituciones culturales, autoridades, estudiantes y
académicos de aniversidades nacionales y extranjeras, manifestándose
por la amenaza a la ocupación de los espacios donde se encuentra el
Patrimonio Documental de la Nación, y más aún a un edificio declarado
patrimonio cultural. Ante la lluvia de manifiestos y ciertas declaraciones
de periodistas que avalaban al gobierno de facto, la Sra. Castro
recomendó a la oficina de Relaciones Públicas de la SCAD difundir un
comunicado de prensa sin fecha e informal donde se retractaba del
vistobueno autorizado a la Asociación de Reservistas y expresaba su
respeto a la Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación.
Un mes después de la situación de los reservistas, la Secretaría de
Finanzas, a cargo de Gabriela Núñez, negó el presupuesto de L. 2 192
182.oo Lempiras para continuar en 2010 los trabajos de modernización
de contraparte para la investigación histórica y la mejora de las
198
www.hondudiario.com/l/content/glamuroso-fashion-week-2009.
213
condiciones físicas y de servicio a los investigadores del CDIHH199. Si
bien es cierto que este era un presupuesto para el año siguiente, de
antemano congeló la ejecución de varios programas comprometidos para
la investigación y publicación de estudios históricos y culturales por un
monto aproximado de 170 000.oo dólares que ejecutarían la OMT y
UNESCO; también se perdieron 107 822 dólares para un sistema de
información histórica y cultural, mediante una plataforma virtual
integrada a los Consejos Regionales de Cultura a nivel Nacional de parte
de PNUD-UNESCO para los años 2009-2010, iniciadas entre Mayo y
Junio del 2009200.
La propuesta de las de líneas de acción para la investigación y
desarrollo estaban diseñadas de la siguiente manera: Línea 1: Historia
local y regional de Honduras; Línea 2: Traducción, publicación y
difusión de estudios culturales de Honduras; Línea 3: Investigaciónacción de procesos culturales valorados por una comunidad; Línea 4:
Investigación-acción de productos que valoran el patrimonio intangible y
que generan productos específicos; Línea 5: Investigación y valoración
de expresiones artísticas contemporáneas. La participación era abierta a
todo aquel o aquella que se sintiera identificado con una de estas líneas
antes citadas201. Ese programa lo diseñamos nosotros conjuntamente con
Divina Alvarenga de UNESCO, Isabel Pérez Chiriboga de OMT y el
Lic. Rigoberto Ochoa, Director del Programa Conjunto. Por último,
además del fondo del Programa Conjunto fueron congelados los
proyectos financiados por la Cooperación Española y se retrasó la
liquidación de los proyectos y donaciones de la Cooperación Alemana,
de la Universidad Nacional Autónoma de México y de la Universidad de
Harvard, en EUA.
Todo esto, y otras acciones de represión y destitución del personal
técnico de la SCAD, hicieron a académicos y artistas manifestarse con
indignación y rechazo contra el golpe y contra la administración de la
Sra. Castro. Esta situación llegó a su límite el 27 de Agosto, justo el día
que se cumplía el 129 aniversario de fundación del Archivo Nacional y
Bibliotecas. Empleados del IHAH y su sindicato, con el apoyo de los
199
Oficio Nº. 044-DGP-ID, Myrna Castro, Ministra de la SCAD a Gabriela Núñez,
Ministra de Finanzas, 23 de Julio del 2009, y Oficio Nº. 015-Unidad de Finanzas, IHAH,
Tegucigalpa, 13 de Agosto de 2009.
200
Ver Martínez, Yesenia. “Iniciativas para la conservación y protección de los
Fondos Documentales: experiencias en Honduras”.
201
Programa Creatividad e Identidad Cultural para el Desarrollo Local, “Propuesta de
Líneas de Investigación para abordar el efecto 3 del Programa”, inédito, Julio del 2009.
214
Artistas contra el golpe de Estado, estudiantes e intelectuales realizamos
varias actividades culturales en el CDIHH, con el objetivo de denunciar
las acciones negativas y de amenaza de parte de las autoridades de facto,
la institución que resguarda el patrimonio documental y parte de la
memoria histórica de Honduras. Durante todo el día y parte de la noche
se hicieron presente músicos, poetas, cantautores, actores e intelectuales
para sumar su voz y repudio a la ignorancia de Castro. Fue memorable la
presencia y la poesía de la amiga Juana Pavón. Una de las buenas
acciones que se hizo ese día fue donar un libro publicado por el IHAH a
cada hondureño u hondureña que se acercaba para solidarizarse con
nosotros.
Tanto fue el repudio que ese mismo día pasaron por el frente del
edificio de la antigua Casa Presidencial los miles de hondureños y
hondureñas que participaban a diario en las marchas de la resistencia en
contra del golpe de Estado, desde el 28 de Junio. Las consignas de
solidaridad y el rechazo a las autoridades de facto se manifestaron
durante el día y parte de la noche, cuando las mismas autoridades de la
SCAD trasladaban el acto “oficial” programado en el CDIHH para
conmemorar el aniversario del Archivo Nacional de Honduras a las
instalaciones de la Biblioteca Nacional. Parte de los presentes en la
campaña de solidaridad del CDIHH se trasladaron hasta la Biblioteca
Nacional para impedir que se desarrollara ese evento. Este no terminó en
nada positivo ya que militarizaron la biblioteca, policías y militares
reprimieron a los estudiantes, artistas, historiadores y escritores que se
hicieron presentes. Como se detalla más adelante, ese acto y otros
infortunios del golpe de Estado y de la Abogada Castro ante las
respuestas del IHAH contra su gestión aceleraron la conspiración para
hacer efectiva la desarticulación de la Gerencia del IHAH.
Con el golpe de Estado del 28 de Junio y sus secuelas, la historia como
prioridad en la agenda del IHAH quedó igual o más vulnerable que antes
del 2006. Ante la ausencia de la Gerencia las autoridades de facto, con la
venia del Consejo Directivo y sus asesores, organizaron un Comité
Técnico para coordinar la gestión del IHAH, esto después del 4 de
Septiembre del 2009. Las amenazas y represión a jóvenes historiadores
eran evidentes en las instalaciones del CDIHH, desde la misma Ministra
Castro, su administrador Virgilio Paredes, nombrado Gerente del IHAH,
así como de parte del Director del Archivo Nacional de Honduras luego
que renunciara la Lic. Mélida Velazquez: el historiador Mario R.
Argueta. Ante la Coordinadora del IHAH el colega Argueta declaró que
215
sólo atendía sugerencias del Sindicato de la SCAD y según sus palabras
él solamente respondía a su “Jefe la Ministra Myrna Castro”202.
Conocer esas declaraciones fue para nosotros profundamente
desgarrador, puesto que con el colega Argueta conservábamos años de
amistad y admiración profesional. Es más, el colega Argueta participó en
varias de las iniciativas patrocinadas por el IHAH y el CDIHH en Copán
Ruinas, Tegucigalpa, San Pedro Sula y Omoa.
Simultáneo al debacle administrativo estuvo el rechazo, burla y
amenaza de colegas historiadores que respaldaban lo ocurrido el 28 de
Junio, como que si no hubiesen leído la historia triste de nuestro país.
Ante ese clima, en varias ocasiones las mismas autoridades de facto
militarizaron el CDIHH para poder organizar sus eventos ante el temor
de nuestras participaciones o la de los empleados destituidos,
identificados como parta de “La Resistencia” que esos días se articulaba.
La colega Natalie Roque, Directora de la Hemeroteca Nacional, y la
escritora Rebeca Becerra, Directora del Libro y el Documento, fueron
quizás las más perseguidas por las autoridades de facto. Se les negaba
ingresar a las instalaciones de la SCAD y el CDIHH. En Diciembre de
2009 Becerra fue detenida arbitrariamente. Este caso fue registrado por
el Comité de Familiares de Detenidos y Desaparecidos en Honduras
(COFADEH) y presentado ante la comunidad internacional203.
Cuatro meses después del golpe y luego de la desarticulación de su
equipo de trabajo, el CDIHH y la Unidad de Historia del IHAH apenas
sobrevivían. Las amenazas a la historia se hicieron sentir de inmediato.
Una vez instalado el mal llamado Comité Técnico, el proyecto “Estudios
Históricos y Etnohistóricos” fue congelado y en particular lo relacionado
con el Sitio Arqueológico de Yarumela. La Coordinadora de Centros
Históricos del IHAH, la historiadora Daniela Navarrete, de inmediato se
acercó al Comité Técnico que respondía al gobierno de facto para que los
historiadores de la Unidad de Historia y CDIHH pasaran a integrarse al
Proyecto de Inventarios de Bienes Culturales Inmuebles de Honduras
(PIBICH), violentando así la coordinación existente de toda una política
cultural, tal como se desglosará en los siguientes capítulos de este
testimonio. Esa solicitud fue denegada por la Jefatura de la Unidad de
202
Martínez, Yesenia. Oficio Nº. 191- Unidad de Historia, IHAH, 7 de Octubre,
2009.
203
Becerra, Rebeca. “Testimonio”, COFADEH, 9 de Diciembre, 2009; ABIMershed, Elizabeth, MC-196-09, “Solicitud de Información respecto de Carla Gabriela
Rivera, Francisco Castillo y Rebeca Ethel Becerra Lanza”, Honduras-OEA, 15 de Enero
de 2010.
216
Historia ejercida por la Lic. Martínez bajo los argumentos del
cumplimiento de un Plan de Trabajo y la responsabilidad de ejecución
que se podía encaminar con el CDIHH y los proyectos a nivel nacional.
Aún en estas circunstancias, la coordinación del CDIHH buscó
articular su misión con las exigencias del momento histórico que
vivíamos. Así se evidenció en la siguiente convocatoria que se hizo
circular por internet en esos días difíciles.
INVITACION A REGISTRAR EL GOLPE DE ESTADO
DEL 28 DE JUNIO DEL 2009
Colegas y amigos-as:
La Coordinación del Centro Documental de Investigaciones
Históricas de Honduras (CDIHH), ubicado en el edificio de la
Antigua Casa Presidencial, les informa que a pesar de la
situación que estamos viviendo, y pensando en la voluntad que
se tenga en este momento, hemos decidido junto al equipo de
trabajo del CDIHH y la Unidad de Historia del IHAH, iniciar un
proceso de registro de información para formar un fondo
especial sobre “El Golpe de Estado del 28 de Junio del 2009”,
justo hoy, al cumplirse los tres meses del golpe. Este vendrá a
formar parte del conjunto de colecciones documentales y
fotográficas que se iniciaron el año 2007.
Para ello, les solicitamos su cooperación de forma voluntaria,
participar en la donación de información registrada en diferentes
formatos: documentales, videos, revistas, periódicos, póster,
entrevistas, entre otros. Esta información puede ser facilitada en
CD, DVD, documentos, u otro formato. Todo donante debe
registrar sus donaciones mediante una carta dirigida a la
coordinación. Con esta acción, podemos registrar la historia del
golpe, para que posteriormente los investigadores nacionales o
extranjeros, interesados en escribir la historia de Honduras y
particularmente de este acontecimiento histórico que estamos
viviendo, puedan encontrar en el CDIHH las fuentes necesarias
para sus investigaciones; y por otro, para que la sociedad
hondureña pueda consultar su propia historia. Los-as donantes
pueden avocarse a las oficinas de la Coordinación del CDIHH,
ubicada en el II piso del edificio de la Antigua Casa
Presidencial, o en las oficinas de la Unidad de Historia del
Instituto Hondureño de Antropología e Historia.
28 de Septiembre del 2009. Atentamente,
Yesenia Martínez
Jefe Unidad de Historia-IHAH
Coordinadora CDIHH
217
Durante esos lamentables días vinieron otras acciones en contra del
CDIHH. Por ejemplo, se registró una denuncia verbal de parte de la Dra.
Gloria Lara, ante la Fiscalía de las Etnias y el Patrimonio Cultural,
sugiriendo la ilegalidad del traslado del Archivo Nacional de Honduras
al antiguo Edificio de Casa Presidencial, donde funciona el CDIHH. Para
contrarrestar ese esfuerzo la Secretaría Legal del IHAH solicitó todos los
documentos que hacían referencia a la decisión que se tomo desde la
Gerencia del IHAH y por el Dr. Pastor Fasquelle en el 2006. Ante el
cuestionamiento de la Dra. Lara se presentó un oficio donde se citó una
decena de documentos que fundamentaba dicha iniciativa204. Quien se
iba a imaginar que la misma Jefe del Departamento de Investigaciones
Históricas en los años ochenta e inicios de los noventa estuviera en
contra de las buenas acciones que a favor de la historia hacíamos
profesionales que le dedicamos décadas de nuestra vida a ese quehacer.
La decisión autoritaria en contra de la Lic. Martínez no tardo, de parte
de la Sra. Castro y su Administrador, Lic. Virgilio Paredes. Castro fue
acompañada por los buenos deseos de “colegas” dentro del IHAH que
solapadamente gestionaban la destitución de la Jefe de la Unidad de
Historia y Coordinadora del CDIHH. Esta acción se dio el 16 de
Noviembre del 2009, ya consumada la desarticulación de la oficina de la
Gerencia. Con la salida del CIDHH de la Lic. Martínez otras sinergias de
coordinación sufrieron. Simultáneamente fueron cancelados contratos
temporales con historiadores jóvenes que colaboraron como equipo en el
CDIHH. Por ejemplo, la reedición y reactivación de la Revista Anales
del Archivo Nacional de Honduras se frustró en esa dependencia. Esta
revista se dejó de publicar entre los años 2002 y el 2008 y quedó
diagramada en la DGLD con más de seis artículos sobre los avances de
organización del ANH, eventos conmemorativos acerca de la guerra
Honduras-El Salvador y el cincuentenario de fallecimiento de Rafael
Heliodoro Valle, programada para publicarse entre Julio y Agosto del
2009.
Igual se tenía programada la publicación de la Guía de Fondos
Especiales del CDIHH, que contemplaba la Colección Henry Douglas
Guilbert y el Fondo de Documentos Microfilmados; estas se retomaron
hasta en Junio del 2010, luego de nueva coordinación del CDIHH205.
Desde Septiembre del 2008 se había iniciado la digitalización del Índice
204
Martínez, Yesenia. Oficio Nº. 190-Unidad de Historia, IHAH, 5 de Octubre, 2009.
Entrevista, Yesenia Martínez a Montgomery Mejía, historiador encargado del
proyecto, 24 de Junio, 2009.
205
218
de Títulos de Tierra de 1580 a 1960, el que estaba programado para
imprimirse en Diciembre de 2010. En Junio de 2009 se había procesado
un total de 2876 imágenes, de 42 424 imágenes escaneadas. Esto
representaba un 20% del total del fondo de Títulos de Tierra y
correspondía a 1108 expedientes ingresados a la base de datos, de un
31% del total de los expedientes del fondo. Según Rebeca Becerra, este
se publicó antes de su destitución porque corría peligro.
De esa manera la historia en el IHAH quedaba relegada, en su peor
momento, a lo banal y cursi, y más rutinariamente como edecán de otras
instancias y prioridades de una institución a la deriva. Tras la ausencia de
una coordinación y sin entendimiento y compromiso de quienes se
encargaron durante los últimos meses del 2009 y casi el primer semestre
del 2010, el CIDIHH no pudo recuperarse. Hasta Mayo de 2010 fue el
Proyecto de Inventarios de Bienes Culturales Inmuebles de Honduras
(PIBICH), que ha coordinado desde años atrás la Subgerencia de
Conservación del IHAH junto a la Unidad de Centros Históricos, que se
benefició casi siempre sin vínculos a la historiografía nacional y una
política cultural general de investigación. Con las nuevas prioridades las
actividades de clasificación y organización del Archivo Etnohistórico se
paralizaron por largos meses. Después de mantener entre cuatro a cinco
jóvenes historiadores en labores de clasificación y catalogación, atención
y mantenimiento del Fondo Especial, el equipo humano se redujo a una
persona.
Fueron canceladas todas las actividades y proyectos de la Unidad de
Historia y el CDIHH según el Plan de Trabajo para 2006-2010. En los
cinco primeros meses de 2010 la coordinación de ambas dependencias a
cargo de la ex compañera Daniela Navarrete y principal opositora a
nuestra agenda por la historia en toda la administración, se concentró en
la elaboración de ensayos históricos-antropológicos de los centros
históricos priorizados en el PIBICH. El objetivo de esta actividad era
proponer la delimitación de estos Centros y convertir esas
investigaciones en Guías Histórico-Arquitectónicas. Ahora los
espacios de interés no era lo previsto entre el 2006-2010 sino lo que
interesaba para la ejecución de PIBICH, los municipios donde se
inventariaba el patrimonio inmueble: Trujillo, Pespire, Copán, La
Esperanza, Intibucá, Danlí, Yuscarán, San Antonio de Oriente y
Sabanagrande, La Ceiba, El Corpus, Gracias, entre otros. Eran los únicos
ejes del interés para la investigación histórica. Entre la década de 1980 a
1995 el Departamento de Investigación Históricas se dedicaba a las
labores del rescate de archivos y a la publicación de Guías Históricas219
Turísticas. Los espacios eran diferentes a los proyectados entre el 20062009. Durante los largos meses del golpe o post golpe ni la Unidad de
Historia ni el CDIHH pudieron lanzar las líneas de investigación
histórica cultural, iniciativa que estaba acompañada por el Programa
Conjunto con ricos recursos. Ahora la cuenta era regresiva, sustituyendo
lo histórico por lo turístico y arquitectónico.
V. Conclusión
Con la creación del CDIHH, el IHAH sentó las bases de una política
para la investigación histórica desde el Estado de Honduras. En Junio de
2009, ya a dos años de funcionamiento, se había integrado el
componente de cultura y junto a la política editorial una campaña más
amplia de difusión de la producción histórica a escala nacional. Se dejó
de pensar como prioridad en la custodia de la información que se
encuentra en los fondos del Archivo Nacional, del Archivo Etnohistórico
y la Biblioteca especializada, y se proyectó la creación de un Fondo
Especial que registrara y custodiara la colección de microfilmes del
ANH y el IHAH conjuntamente, una colección de fotografías y los
instrumentos de consultas, además de un servicio de consulta en línea.
Al generar un espacio de dialogo mediante foros, charlas y
conferencias se incentivó y divulgó los estudios históricos fuera de
Tegucigalpa. A veces estas actividades fueron fuertemente criticadas por
colegas dentro y fuera del IHAH como “eventos festivos” sin ninguna
coherencia con un Plan de Trabajo. Se equivocaron; la historia nos
reivindicará. Este testimonio es un esfuerzo por registrar la evidencia.
Consideramos que nuestros colegas nunca consultaron la propuesta de
cómo reorientar la investigación histórica de 1995, solicitada por la
colega Joya y el Secretario Pastor Fasquelle; mucho menos pudieron
entender algunas de las Metas de Trabajo 2006-2010 y el papel
transversal que desempeñaba el CDIHH en ese sentido en el marco de
fortalecer la Identidad Nacional.
Desde el mismo momento en que se autorizó una oficina para que se
instalen las Fuerzas Militares Reservistas el 13 de Julio, el impacto del
golpe de Estado del 28 de Junio a la institucionalidad de la historia fue
inmediato y fulminante. Dos años de creativa y delicada coordinación
con autoridades en Génova, Italia, alrededor del legado patrimonial
hondureño en las colecciones “Federico Lunardi” sucumbió también.
Un año se tardó en intentar recuperar la agenda de la historia
programada desde el 2006 y medio restablecer las relaciones con el
220
Programa Conjunto, cuando se nombró al colega Lic. Rolando Canizales
Vijíl como Jefe de la Unidad de Historia. A pesar de ello les será difícil
encarrilar la política de investigación histórica y sobre todo lo
relacionado con el patrimonio documental, al permanecer personal
incompetente y poco formado en el área en las Direcciones de la DGLD
y el Archivo Nacional de Honduras, y mucho menos con un Gerente en
el IHAH que conoce absolutamente nada del tema y que se niega a
consultar un libro porque no es parte de sus intereses. Por ello el IHAH y
el CDIHH aún no gozan de credibilidad para la ejecución y desembolso
de fondos por parte de la cooperación internacional, con quienes
trabajábamos de la mano.
Desde el 28 de Junio de 2009 el funcionamiento y futuro del CDIHH
fue incierto; la actividad cultural ha desaparecido, la coordinación
histórica con los historiadores locales, nacionales y otros investigadores
de la cultura no se reactiva. Parece que el golpe al CDIHH es de “larga
duración”. Los planes de la SCAD y el IHAH, de alguna manera
iniciados desde 1995, han quedado olvidados. El esfuerzo de varios años
logró establecer relaciones, apoyo y el reconocimiento a nuestra labor
por parte de los más importantes historiadores del país, de académicos e
instituciones de universidades centroamericanas, de América y Europa.
Igualmente, se crearon incentivos para promover la investigación del
pasado en el marco de la historiografía actual, nacional e internacional.
Se logró eliminar de la agenda de investigación la producción de Guías
Histórico-Turísticas; no se abandonó por completo las tareas de rescate
de archivos municipales y parroquiales sino que se operó en
comunidades donde el IHAH tenía propuestas o proyectos de
revitalización de centros históricos, de restauración de bienes muebles e
inmuebles, programas de historiadores locales u otras actividades
vinculadas con la valoración del patrimonio cultural, como la
arqueología.
Denunciando la destitución del gerente del IHAH, el Dr. Víctor Hugo
Acuña captó con rigor y cariño lo que le hacíamos en el CDIHH: “el
despido de Darío Euraque por parte de las autoridades del gobierno de
facto de Honduras, representa no sólo una decisión arbitraria e ilegal,
sino, además, un hecho con nefastas consecuencias para la cultura, el
patrimonio histórico y la investigación científica en Honduras. Es
posible que este despido, desde el punto de vista de quienes hoy
controlan en forma ilegal el gobierno de Honduras, pueda ser
considerado como un asunto menor, ya que para esta clase de gente todo
lo que se refiere a la cultura tiene un valor secundario, por no decir
221
devaluado. No obstante, esta acción es muy, pero muy, sintomática de la
naturaleza verdadera de este régimen cuyo lema, en los hechos y en lo
que respecta al despido de Darío Euraque, puede decirse es la frase
tristemente famosa que un general fascista pronunciara en la Universidad
de Salamanca, en 1936, delante de su rector Miguel de Unamuno:
‘muera la inteligencia’. En el despido de Darío Euraque se resume lo que
realmente representa para el pueblo hondureño, para su democracia y
para su cultura el actual gobierno de facto”206.
Por último, señaló el Dr. Acuña “he palpado que uno de los ejes
básicos de su trabajo consiste en poner a dialogar a la población en
general y a quienes en forma apasionada, sin ser profesionales, se
dedican al estudio de la historia de su país, con quienes se dedican a la
práctica profesional de esa disciplina. También he visto cómo ha
fomentado el contacto de la comunidad de historiadores hondureños con
sus pares centroamericanos y extranjeros… hay una clara voluntad de
hacer un trabajo desde distintos frentes: la protección y gestión del
patrimonio, la proyección crítica de la memoria nacional, la promoción
de las memorias étnicas, regionales, locales, obreras y campesinas; la
capacitación y actualización de quienes practican la historia, tanto en
forma profesional como en forma aficionada; la circulación del
conocimiento histórico mediante una política coherente de publicaciones
y la promoción de la investigación del más alto nivel”207.
Esta fue la visión con que se fundó el CDIHH en Abril de 2007, época
de esperanza y futuro para el IHAH. Hoy en día, con el gobierno de facto
nacional fuera pero con la Gerencia impuesta aun en el poder en el
IHAH, ciertos proyectos que diseñamos desde el CDIHH para el
Programa Conjunto “Creatividad e Identidad Cultural para el Desarrollo
Local” se han retomado por iniciativa de las Naciones Unidas208.
Ejemplo de ello es el “Concurso Nacional de Investigaciones Históricas,
Culturales y Creativas” lanzado el cinco de Octubre de este año en las
instalaciones del CDIHH, patrocinado con recursos del Programa
Conjunto gestionados por nosotros desde fines de 2007. El lanzamiento
oficial del susodicho concurso, ahora en marcha, ni siquiera mencionó a
206
Acuña, Víctor Hugo. “¡Muera la inteligencia!”, Carta Pública, San José, Costa
Rica, 2 de Septiembre, 2009.
207
Ibíd.
208
Conferencia de Prensa, SCAD, IHAH, y Programa Conjunto “Creatividad e
Identidad Cultural para el Desarrollo Local”, Concurso Nacional de Investigaciones
Históricas, Culturales y Creativas, 5 de Octubre, 2010, CDIHH, Antigua Casa
Presidencial, Tegucigalpa.
222
sus principales gestores históricos en el IHAH y la SCAD, a pesar de un
compromiso con fortalecer la memoria histórica y vigorizar una
institución que establecimos con ese fin –el CDIHH. Sabíamos, como
nos lo enfatizó el filósofo de la historia Walter Benjamín, que “articular
históricamente lo pasado no significa conocerlo como verdaderamente ha
sido. Consiste, más bien, en adueñarse de un recuerdo tal y como brilla
en el instante de un peligro.”
223
Capítulo 4. Arqueología, Centros Históricos
y Participación Ciudadana
224
“[…] Para la Alcaldía Municipal de Comayagua, 10 años del
Programa Comayagua Colonial han significado un claro aprendizaje en
la gestión de la ciudad. Para ello, la Alcaldía Municipal ha decidido
liderar un proceso de desarrollo económico local, generando la
complicidad e involucramiento de manera activa del conjunto de actores
locales-municipalidad, sector empresarial, sector académico y sociedad
civil. Es evidente que uno de los principales recursos estratégicos de
este proceso de desarrollo económico local debe ser el rico patrimonio
cultural que posee Comayagua”209.
Carlos Miranda, Alcalde Municipal de Comayagua.
I. Introducción
El 24 Abril del 2007, días antes de la inauguración del Centro
Documental de Investigaciones Históricas de Honduras (CDIHH), viajé
a Austin, Texas, en EUA, sede de la reunión anual de la Society for
Américan Archaeology (SAA) (Sociedad Américana de Arqueología).
Vivía días de optimismo. La conferencia de la SAA registraba una mesa
sobre “Iniciativas y Propuestas Actuales sobre Arqueología Pública en
Honduras”. La idea para la mesa se originó con la arqueóloga Geraldina
Tercero, sampedrana que diseñaría el Plan Interpretativo para el Museo
en el Parque Arqueológico de Currusté en el Valle de Sula. El enlace
operativo entre el IHAH y la organización de la mesa en la SAA era el
Lic. Alejandro Figueroa, joven antropólogo hondureño cuya salida
voluntaria de la institución para realizar estudios de postgrado en EUA
fue una importante pérdida para el IHAH, en Mayo del 2008. En la
209
Miranda, Carlos. “Prólogo”, en Programa Comayagua Colonial: Un enfoque
metodológico para la medición de su impacto, Jorge Aguila Menoni et al.,
(Tegucigalpa: Oficina del Centro Histórico, Programa Comayagua Colonial, 2007), p. 11.
225
conferencia de la SAA, Figueroa presentó un trabajo sobre el arte
rupestre como arqueología publica, producto de un proyecto galardonado
por sus meritos por el Fondo de los Embajadores, de la Embajada de
EUA y valorado en casi 550 000 Lempiras210.
A partir del 2006 sometimos, en coordinación con la SCAD, varios
proyectos arqueológicos al Fondo de los Embajadores. Dos fueron
premiados: Currusté, en el 2006, con L. 567 000.oo, y uno para Cerro
Palenque, en el 2007, con L. 570 000.oo. Esta colaboración con la
Embajada de EUA fue estrecha y efectiva, tal como me lo puntualizó en
el Embajador Hugo Llorens en una entrevista meses después del golpe
de Estado211. Como veremos, los sitios, en el Valle de Sula, con otros en
el centro de Honduras en los Valles de Comayagua y Jesús de Otoro,
eran claves para hacer viable un corredor de turismo cultural
arqueológico que celebraría la variedad de nuestros pueblos antiguos
mas allá de Copán Ruinas, en el contexto de fortalecer la historia en la
Identidad Nacional.
En la SAA, en Abril del 2007, también presentaron ponencias los Drs.
Boyd Dixon (Yarumela y Miravalle, La Paz, Valle de Comayagua),
Ellen Bell y Marcello Canuto (Copán Ruinas, El Paraíso, Copán),
Miranda Stockett y William McFarlane (Jesús de Otoro), Cameron
McNeill (Copán Ruinas) Christian Wells, Karla Salazar y José Moreno
Cortés (Palmarejo, Santa Bárbara), y la Lic. Geraldina Tercero sobre el
“Conocimiento Arqueológico y Conservación Patrimonial en Honduras”.
Conocía a la Lic. Tercero desde el 2004, en una presentación en San
Pedro Sula de mí libro sobre la historia del mestizaje en Honduras.
Comentó los trabajos en la SAA la Dra. Lena Mortensen, especialista en
antropología del Parque Arqueológico de Copán y a quien conocía
personalmente desde el 2001, cuando le facilité documentos de Gustav
Stromsvik obtenidos de la Carnegie Foundation, dentro de mi afán por
investigar la mayanización.
Nuestro contacto académico, sin embargo databa desde 1998, cuando
la hoy Dra. Mortensen comenzaba su proyecto de investigación sobre
Copán. A fines de ese año yo había regresado de mi primer esfuerzo por
investigar los archivos de Federico Lunardi en Génova, Italia, y había
expuesto en Managua, Nicaragua, mi primera ponencia sobre la
mayanización. Irónicamente, en Julio del 2010, presentaba una ponencia
210
Figueroa, Alejandro. “Proyecto de Arte Rupestre (PARUP), Temporada 20052006: Informe Final”, 2007.
211
Entrevista, Darío A. Euraque al Embajador Hugo Llorens, 26 de Marzo, 2010.
226
en esa misma ciudad sobre el impacto de golpe de Estado y el patrimonio
cultural, también bajo la sombra de la mayanización. Para 2009 la Dra.
Mortensen había trasladado sus intereses académicos a Currusté, puesto
que le había sugerido la importancia de vincularlos con los proyectos que
el IHAH promovía allí desde fines del 2006; Currusté había sido
olvidado por el IHAH desde las pioneras investigaciones del Dr. George
Hasemann en 1978, apoyado por ciudadanos sampedranos que si bien
buscaban allí un mundo Maya estaban convencidos, desde la década de
1960, que merecían tener su propio parque arqueológico en el Valle de
Sula y no sólo en Copán Ruinas.
Por otra parte, las humildes familias en los alrededores y propietarias
de las tierras en Currusté conservaban memoria de las mismas. Según
Doña Marta Guifarro, “estas propiedades anteriormente fueron de mi
abuelo Macario Guifarro, se posesionó de aquí, estas tierras desde 1904,
creció mi padre y fue cuando murió mi abuelo las heredó, mi papá murió
de 82 años, luego pasó a ser de nosotros los hijos del señor Roberto
Guifarro, pero antes él hace 22 años le cedió al Instituto de Antropología
este predio que son de cinco manzanas aproximadamente, las cuales el
gobierno que estuvo en esto 18 años, de 96 para atrás, estuvo un poco
flojo, poco visitado, poco interés, poco interés se le vio, no hacían
mucho… la familia Guifarro… ha sido la del terreno, que siempre hemos
esperado tener algo bueno en la comunidad y qué mejor que tener aquí
un parque arqueológico para que nos visiten, pues, el mundo entero si
quiere venir”212. A casi un año del golpe de Estado se escenificó un triste
remedo de evento cultural en el sitio arqueológico Currusté, cuando ya
todo nuestro esfuerzo de casi tres años se anuló. Presenciaron el acto las
autoridades impuestas en la Gerencia del IHAH y el Secretario de
Cultura actual, don Bernard Martínez213.
Con una coordinación previa de semanas habían sido programadas,
para el conclave de la SAA, reuniones con casi todos los arqueólogos
que laboraban en Honduras bajo la autorización del IHAH, más allá de
que participaran en la mesa organizada. En esa memorable reunión
aproveché conversar con los doctores en arqueología, conocedores de
zonas arqueológicas particulares de nuestro país: Terry Winemiller y
Virginia Ochoa-Winemiller (Olancho), Patricia y Edward Schortman
212
Entrevista, Darío A. Euraque a Doña Marta Guifarro, Currusté, 19 de Marzo,
2010.
213
“Homenaje a la Cultura”, Diario Tiempo, 5 de Mayo, 2010 y “Realizan esfuerzo
conjunto para promover el turismo”, Diario La Prensa, 23 de Mayo, 2010.
227
(Santa Bárbara), Jeanne Lopiparo (Valle de Sula-Currusté), Rosemary
Joyce, (Cerro Palenque, Omoa, y Yarumela), Craig Goralski (Yarumela),
Allan Maca (Copán Ruinas), Tiffany F. Tchakirides (Los Naranjos) y
William Fash (Copán). Durante esos días en Abril del 2007, con estos y
otros arqueólogos, dejé entrever mi optimismo para el futuro del IHAH;
se comenzaba a superar la profunda crisis generada en el Instituto a raíz
de la controversial salida de la Lic. Carmen Julia Fajardo como Jefe del
Departamento de Investigaciones Antropológicas (DIA), cargo que ella
había asumido formalmente en 1992. La Lic. Fajardo había ingresado al
IHAH en 1986, previo a que se le acreditara su título de Licenciada en
Arqueóloga de la Escuela Nacional de Antropología e Historia de
México, en 1988.
Después de la salida del IHAH de la Lic. Fajardo, en Junio del 2005, el
Tribunal Superior de Cuentas realizó, respondiendo a una solicitud del
Consejo Directivo del IHAH, una “Auditoría de Gestión” que resumió
una larga lista de problemas administrativos relacionada con el DIA.
Conociendo un tanto el historial del IHAH no creo que todo lo reportado
por el Tribunal Superior de Cuentas era producto de la supuesta mala
administración de sólo la Lic. Fajardo en sí, especialmente cuando se
toma en cuenta la entrada y salida de Gerentes a partir del 2002, así
como el ir y venir de Secretarios de Cultura durante la Presidencia de
Ricardo Maduro214. Sea como sea, a mí se me entregó la siguiente lista
oficial de graves problemas registrados en la referida Auditoria de
Gestión del Tribunal Superior de Cuentas con fecha de Diciembre del
2005:
• No existe una constante supervisión en los proyectos
realizados por el Departamento de Investigaciones
Antropológicas.
• No existen actas de entrega del material arqueológico
recuperado en las Investigaciones realizadas y del equipo
prestado en los diferentes proyectos.
• No existe un correcto sistema de archivo de los documentos
de respaldo de la institución.
• No existen Reglamentos, Manuales de Procedimientos y
Políticas para efectuar las diferentes Investigaciones,
Liberaciones de terrenos, Registro, Custodia, Protección de las
Piezas Arqueológicas.
214
“Informe Nº 16/05-DASS, Auditoría de Gestión Practicada al IHAH, Tribunal
Superior de Cuentas de la Republica de Honduras, 1 al 23 de Junio, 2005”.
228
• Los responsables de la bodega del Instituto, Museo de Villa
Roy y la bodega del CRIA de Copán Ruinas no han presentado
fianza.
• El administrador la presento pero no es calculada de acuerdo
al Monto de Ingresos y Gastos Presupuestarios.
• No existe segregación de funciones en el Departamento de
Protección y en el Departamento de Investigaciones
Antropológicas.
• Para los inventarios del Instituto, Iglesias, Coleccionistas
Privados no existe un responsable, no están actualizados los
inventarios de las iglesias, el inventario de la bodega del CRIA e
inventarios de los Coleccionistas Privados no tienen fotografía y
no presentan las características necesarias para poder
identificarlos.
• Los inventarios del Instituto no están valorizados y los de los
coleccionistas privados no tienen un seguro para poder
identificar y protegerlos215.
Como mencioné, para Abril del 2007, tras casi dos años del Informe
del Tribunal Superior de Cuentas, y a casi nueve meses de mi llegada a
la Gerencia en el IHAH, nos encaminábamos a abordar estos problemas
en el marco de una más amplia reingeniería, a la vez superando
numerosos obstáculos ya destacados en el capítulo uno. En Abril de
2007 existía optimismo.
Desde Enero del 2007 yo había enviado correos a todos los
arqueólogos vinculados con el IHAH en esos momentos, y a muchos que
lo habían estado en el recién pasado, informándoles que ya el IHAH
contaba con nuevo Reglamento de Arqueología. De esta manera, tal
como lo obligaba la reingeniería impulsada desde Junio 2005, las futuras
relaciones legales con el IHAH en el campo de arqueología se
fundamentarían en un documento en cuya elaboración participaron casi
todos los arqueólogos cuando a fines de Julio del 2006 convoqué a un
Foro en Tegucigalpa con ese fin. De nuevo, eran días de esperanza. Con
el Dr. Christian Wells de la Universidad de South Florida en EUA., a
raíz de gestiones desde inicios del 2007, ya para comienzos del 2008
habíamos logrado la repatriación de 157 artefactos de cerámica con
origen en la Isla de Roatán216.
215
216
Ibid.
Carta Dr. Christian Wells a Darío A. Euraque, 13 de Marzo del 2008.
229
Unos arqueólogos participaron directamente en Tegucigalpa,
aprovechando estadías en Honduras en la época de verano de EUA; otros
y otras sometieron observaciones por correo electrónico. También
contribuyeron especialistas hondureños, incluyendo la Dra. Gloria Lara
Pinto, Carmen Julia Fajardo y la más joven Eva Martínez. En ese
momento la Lic. Martínez estaba realizando una supervisión ad honoren
en un “Proyecto de Investigación arqueológica, conservación, mapeo y
análisis de datos y material en las Ruinas de Copán” que yo había
firmado en Julio del 2006.
Fueron claves en el Foro también los tres arqueólogos de la Unidad de
Arqueología del IHAH, Oscar Neill, Ranferi Juárez, y Francisco Mota,
todos mexicanos. Esta presencia preponderante de los mexicanos se
debió a que Honduras carecía, trágicamente, y aún carece, de una Carrera
de Antropología. Cabe quizás destacar que esa fue una Meta de Trabajo
cuyos obstáculos fuimos incapaces de solventar, ello por diferentes
motivos que me desviaría de mi cometido abordar ahora. Cuando me
depusieron de la Gerencia del IHAH la UNAH había avanzado bastante
en ese proceso y la Vicerectora de la UNAH, Dr. Rutilia Calderon, ya en
el marco del golpe de Estado, solicitó mi punto de vista sobre el
documento de trabajo que habían elaborado en la institución para esos
momentos. Ya para esos días mis prioridades inmediatas eran otras,
incluido redactar este testimonio.
En el 2007 y el 2008 se respiraban aires de esperanza para la
arqueología hondureña. En el Parque Arqueológico de Copán (PAC) los
visitantes se incrementaban como nunca; con el apoyo del Dr. Rodolfo
Pastor Fasquelle yo coordinaba negociaciones con los principales
terratenientes del Valle de Copán donde yacen restos arqueológicos para
que por fin se diseñara un marco legal para trasladar las tierras a nombre
del Estado de Honduras; en Marzo del 2009 estaba listo el proceso217. En
el 2007 también se avanzaba en un nuevo Centro de Investigaciones
Arqueológicos (CRIA) en Copán Ruinas. Por otra parte, con la
participación de casi todos los arqueólogos extranjeros, y nacionales y el
pueblo de Copán Ruinas, se avanzaba en el diseño del nuevo Museo de
Arqueología Maya en Copán Ruinas; para la fecha del golpe de Estado
217
Tarea complicadísima dada la historia de la tenencia de tierras desde la época
colonial. Ver Gloria Lara Pinto, “Las Tierras de los Indios del Pueblo de Copán:
Conflicto Agrario y Otorgamiento de Justicia en el Siglo XVII”, Congreso Internacional
de Copán, Copán Ruinas, 11-14, Julio 2001; y Eric Jorge Martínez, “El Valle de Copán
en la época colonial”, Yaxkin, Vol. III, Nº. 4 (Dic. 1980), pp. 215-236.
230
estaba encaminado el proceso de financiamiento por parte de la
cooperación japonesa; este proyecto lo coordinaba la Lic. Eva Martínez,
muy considerada por los mayanistas de las universidades
norteamericanas, como el Dr. William Fash, el Dr. Robert Sharer y
también por el Lic. Ricardo Agurcia Fasquelle.
Como en otras ocasiones desde la década de 1980, en el 2007 también
salió al público otro número especial de la National Geographic
Magazine dedicado al Mundo Maya, con Copán gozando de amplia
consideración en el Vol. 212, Nº. 2 de Agosto de ese año. En Junio de
2007 la Asociación Copán, la Organización Mundo Maya, la Revista
Archaeology y el IHT organizaron el III Congreso Internacional de
Copán”. (Al IHAH no se le invitó a participar en la organización del
mismo pero como Gerente fui invitado a participar en los eventos ya
montados.) Este se llevó a cabo en Copán Ruinas bajo el lema, “El Arte
del Poder en el Mundo Maya.” Asistieron casi todos los grandes
mayanistas del mundo. En Junio y mediado de Julio de 2007 el IHAH y
la Universidad de Harvard colaboraron en un proyecto mediante el cual
estudiantes de Harvard, con lecturas que yo seleccioné, luego visitarían
diversos sitios patrimoniales de Honduras bajo custodia del IHAH,
complementando la Escuela de Campo autorizada en el PAC. El fin de
esta colaboración era que los estudiantes de Harvard, además de conocer
el PAC, supieran más de Honduras y su diversidad arqueológica,
histórica y geográfica. Fue una interesante iniciativa que dudo se retome.
Por último, en cuatro ocasiones fui invitado a conocer de cerca las
instalaciones de ese extraordinario Museo en Harvard que alberga mucho
de nuestro patrimonio arqueológico desde la década de 1890. También
dicté varias conferencias sobre la mayanización en Honduras. Durante
toda mi gestión en el IHAH mantuvimos excelentes relaciones con el
Director del Museo Peabody en Harvard, el Dr. William Fash, por lo
menos hasta la coyuntura del golpe de Estado.
Igualmente, entre el 29 de Febrero y el 2 de Marzo del 2008, en la
Universidad de Texas-Austin, bajo el patrocinio de las importantes
“Reuniones Mayas” que fundó la Dra. Linda Schele en esa universidad,
se dedicaron todos los días a “La Historia y Arqueología de Copán:
Nuevos Hallazgos y Nuevas Investigaciones”. Con el Lic. Agurcia
Fasquelle presentamos ponencias una misma mañana, él sobre el Templo
Oropendola y yo sobre “El Antiguo Mundo Maya de Copán en la
Honduras Moderna: Un Inventario Histórico y Contemporáneo.”
Era un orbe privilegiado donde casi todos se conocían y que reproducía
generaciones de conocimiento y afectividad con implicaciones sobre el
231
patrimonio de nuestro país, sin que la mayoría de los hondureños lo
conozcan. Una vez hablé con el arqueólogo francés René Viel, que ha
hecho de Copán Ruinas su patrimonio local, sobre una posible novela
que tratará las pasiones y conflictos personales y académicos que se han
vivido en ese pequeño terruño de nuestra Honduras. No recuerdo si la
conversación fue en Copán Ruinas o el Hotel Honduras Maya en
Tegucigalpa. En fin, el PAC y Copán Ruinas vivían en su propio mundo
académico, patrimonial y turístico, siempre aventurado por la
grandiosidad Maya restaurada, gozando del apoyo internacional
financiero y del apoyo de las más importantes instituciones académicas a
nivel mundial, incluyendo EUA, Japón, e Italia.
En Abril de 2007 también me sentía optimista en Austin porque ya
estaba nombrada la nueva persona encargada de la Subgerencia de
Patrimonio en sustitución del Lic. Vito Véliz, quien había sido nombrado
interinamente por el Lic. Agurcia Fasquelle, luego que lo contratara en la
Asociación Copán. El Lic. Véliz gozaba de vasta experiencia en la
burocracia del IHAH, habiendo trabajado en la institución entre 1975 y
1991, incluso de gerente por un período breve en 1981218. Empero, como
señalamos en el capítulo uno, en el 2006 el Lic. Véliz admitió que era
tiempo de hacerse a un lado para nuevas generaciones; renunció a
comienzos del 2007. No fue fácil. El Lic. Véliz era íntimo de la
valoración del mundo maya que arrancó en una nueva etapa en la década
de 1970. Pero ya eran otros tiempos. En esa transición yo ya había
persuadido a la Lic. Eva Martínez para que suspendiera
momentáneamente sus estudios de Doctorado en la Universidad de
Pittsburgh para unirse a mi equipo de trabajo. Fue una decisión con
implicaciones trascendentales.
La joven arqueóloga, a quien conocí brevemente en 1995 en el IHAH,
era muy querida por los arqueólogos norteamericanos; había logrado una
Maestría en estudios latinoamericanos en la Universidad de Northern
Illinois con apoyo del Dr. William Fash y otros académicos de esa
institución. La Lic. Martínez presentó una interesante tesina sobre la
cerámica procedente de la restauración de la Catedral de Comayagua que
lastimosamente no se conoce aún en español. Luego llegó a Pittsburgh
mediante programas especiales de becas, según conversaciones que
218
Véliz, Vito. “M.A. Santos Vito Véliz Ramirez, Gerente, IHAH, 1981”, y Santos
Vito Véliz. “Actividades del Departamento de Investigaciones Antropológicas e
Históricas entre 1975 y 1991”, en 50 años con el Patrimonio Cultural de la Nación
(Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 12-13 y 28-31.
232
sostuve con el Dr. Jeremy A. Sabloff, prominente arqueólogo
norteamericano que conoció de cerca el proceso en la Universidad de
Pittsburgh, siendo él catedrático en la misma institución previo a su
actual cargo en Universidad de Pennsylvania. Fue en esta universidad
donde conversé con el Dr. Sabloff sobre este y otros temas relacionados
con la profesionalización del IHAH durante una visita oficial en Abril de
2008. Como el Dr. William Fash, Sabloff fue estudiante del Dr. Gordon
Willey, catedrático en la Universidad de Harvard hasta la década de
1980, asesor de la tesis del Lic. Véliz y uno de los principales
intelectuales tras los proyectos en Copán Ruinas desde 1975. Sabloff me
obsequió uno de sus libros, Archaeology Matters: action archaeology
in the modern world, (La Importancia de la Arqueología: Arqueología
propositiva en el mundo moderno) y me lo me dedicó el 16 de Abril
deseándome “best wishes”, “los mejores deseos”.
Mis sentimientos de esperanza en el futuro del IHAH durante esos
primeros meses de 2007 también se vinculaban con otra nueva
contratación, la de la Lic. Daniela Navarrete, en Febrero de ese año. La
conocí en el año 2000, cuando ella cursaba la Carrera de Historia en la
UNAH. Me la presentó Danira Miralda, en ese entonces otra colega a
quien yo asesoraba una tesis de Licenciatura sobre La Mosquitia, que
precisaba terminar para recibir su título de la Escuela Nacional de
Antropología e Historia en México. Luego de graduarse en el 2001, la
Lic. Navarrete se trasladó a Francia para realizar estudios de Maestría.
Estos culmínaron en el 2005 y el 2006 con especialidades en Ciencias
Sociales (formación: territorios, espacios y sociedades) y Estudios de
Sociedades Latinoamericanas (mención geografía, ordenamiento y
urbanismo).
Aún creo conservar en mis archivos la esporádica comunicación
electrónica intercambiada con la Lic. Navarrete mientras ella estudiaba
en Francia. Me solicitaba asesoría sobre su eventual tesis titulada en su
versión final como “Tegucigalpa espejismo de la modernidad: impacto
de los discursos liberales del siglo XIX y neoliberales del siglo XX en la
capital de Honduras”. Fragmentos de la tesis fueron publicados en
Yaxkin219. Dadas estas credenciales académicas, sin conocer a fondo
otros factores de personalidad, la Lic. Navarrete era, en ese momento, la
candidata idónea para encargarse de otra importante innovación en la
reingeniería ya encaminada: la creación de la Unidad de Centros
Históricos, adscrita a la Subgerencia de Conservación del IHAH.
219
Vol. XXIII, Nº. 1 (2007), pp. 117-133.
233
Como lo destaqué en el capítulo uno, durante la década de 1990 el
IHAH revaloró el hecho de que la arquitectura colonial de Comayagua
había sido declarada “Monumento Nacional” desde 1972220. En ese
marco comenzó una estrecha coordinación de inversión, asesoría técnica
y apoyo político entre la Alcaldía Municipal de Comayagua, el IHAH, la
SCAD y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI).
Esto se daba en función de convertir al conjunto de inmuebles
restaurados, o por restaurarse, en un Centro Histórico como atractivo
turístico-cultural y sitio emblemático de identidad regional y fundamento
de la nacional.
Igual proceso sucedió con el Centro Histórico de Santa Rosa de Copán
a partir de 1999 y se profundizaba ese proceso en Gracias, Lempira,
mediante el proyecto COLOSUCA221. Recuerdo con nostalgia la
excelente relación que desarrollamos con el Alcalde “Melo” Bueso de
Santa Rosa de Copán, igual que la colaboración profundizada en ese
entonces con la Comisión Ciudadana del Casco Histórico de esa ciudad.
A fines del 2006 participé en el Jurado organizado por la Embajada de
España que le otorgó ese año el Premio Nacional “Estudios Históricos
Rey Juan Carlos I”. A partir de allí canalicé muchas de mis energías de
gestión y recursos en este campo en apoyo de esas instituciones locales.
En el 2009 le asigné un arquitecto regional a Santa Rosa de Copán.
En el 2006 la Subgerencia de Conservación del IHAH gozaba de
amplia experiencia en estos espacios, especialmente en sus aspectos
técnicos arquitectónicos y de ingeniería222. Además, se contaba con
millonarios presupuestos en proyectos por ejecutar. El éxito acumulado
en este sentido comenzó con el primer período ministerial en la
Secretaría de Cultura del Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle, entre 1994 y
1998, y durante la administración gerencial en el IHAH de Olga Joya,
entre 1994 y 2002. Según la Secretaría Técnica de Cooperación
220
Zapata, Miriam. “Promoviendo el reencuentro con la identidad comayagüense”,
50 años con el Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 1213.
221
Hernández, Iris. “Santa Rosa de Copán: Una Experiencia del rescate de su Centro
Histórico”, 50 años con el Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH,
2002), pp. 109-115, y Patricia Bueso. “La gestión y acción cultural en Santa Rosa de
Copán,” en Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía, Comp.,
(Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), pp. 48-50.
222
Soto, Rolando. “Datos Históricos del IHAH a partir del año 1975”, 50 años con el
Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 35-38, y Ana María
Escher. “La dinámica de trabajo del Departamento de Restauración”, 50 años con el
Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 48-51.
234
Internacional de Honduras, durante esa época España canalizó fondos
por medio de la AECI e invirtió más de 20 millones de Lempiras.
El Proyecto Comayagua Colonial inicio formalmente en Marzo de
1996 y comenzó con la restauración del edificio del Museo de
Arqueología, reinaugurado en Diciembre de 1999. Luego de fuertes
inversiones por parte de la Alcaldía de Comayagua, fueron restauradas la
Plaza de La Merced, la Plaza León Alvarado y la Catedral Inmaculada
Concepción, donde la Lic. Martínez realizó sus investigaciones
primarias. Cuando llegué a la Gerencia del IHAH gozaba ya el Centro
Histórico de Comayagua de merecidos honores y estaba a la cabeza de la
Alcaldía el Lic. Carlos Miranda, quizás el alcalde que mejor comprendía
la valoración del patrimonio y el papel del IHAH en su región.
Según el Arquitecto Edler Castellanos, quien seguía a cargo del
Proyecto Comayagua Colonial cuando llegué a la Gerencia del IHAH en
el 2006, los logros más representativos, además de las restauraciones
físicas, fueron los siguientes: “implantación del Reglamento para la
Instalación de Rótulos Publicitarios en el Centro Histórico (Mayo 1997),
concertado con la Cámara de Turismo de Comayagua; Implantación de
Normas constructivas en el Centro Histórico; creación de la Oficina del
Centro Histórico (OCH) de Comayagua mediante Convenio con la
Alcaldía de la ciudad. Esta a su vez, en colaboración con los ingenieros
de la misma, y con apoyo político del dinámico Alcalde don Carlos
Miranda, aprobaron las siguiente “Ordenanzas Municipales”: (1)
Definición de usos apropiados y no apropiados de establecimientos
comerciales en los alrededores de la Plaza Central de Comayagua; (2)
Ordenamiento del Sistema Vial; (3) Instrumentos que facilitaron la
gestión y operación de la OCH, como inventarios de casas y la
arquitectura monumental; levantamiento de los alzados de todos los
bloques y aceras del Centro Histórico y elaboración de ‘normas
constructivas’ dentro del Centro Histórico”223.
Desde el 2006 nos dedicamos a introducir importantes reformas en este
legado innovador, especialmente para abordar una serie de situaciones
que impedían una integración más orgánica con otras líneas y Metas de
Trabajo del IHAH, iniciativas y proyectos que se llevaban a cabo en
otras unidades y subgerencias de la institución. Un problema
fundamental que debía superarse era que se gestionaban, delimitaban y
restauraban los “centros históricos” por medio de las OCHs sin insumos
223
Castellanos, Edler. “El Proyecto Comayagua Colonial,” 50 años con el
Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 102-108.
235
científicos ofrecidos por una Unidad de Historia verdaderamente
equipada y capacitada dentro del IHAH, tal como la que se organizaba
en el CDIHH. A mediados de 2006 el Coordinador para Honduras en ese
entonces del Programa de Patrimonio para el Desarrollo de la AECI, el
Arquitecto José Luis Cabezas, argumentaba que mediante los procesos
de “recuperación y rehabilitación de los Centros Históricos, los
habitantes descubren su propia historia. Restauran su propia
memoria”224. Sin embargo, en el IHAH y en Comayagua en ese entonces
tales “descubrimiento” y “restauración” de la memoria se hacían sin
historiadores y con arqueólogos, arquitectos o ingenieros con escasísimo
conocimiento de la historiografía de Honduras, no digamos de la
historiografía latinoamericana e internacional.
Por otra parte, la participación de los ciudadanos-propietarios de los
inmuebles coloniales y decimonónicos dentro de los Centros Históricos y
las OCH había gozado de escasa intervención en la delimitación y
socialización de los proyectos técnicos asociados en los programas
coordinados entre el IHAH, las alcaldías, y la AECI. Por último, la
valoración del patrimonio arqueológico, sea en parques o en museos,
carecía de relaciones estrechas con los Centros Históricos declarados y
sus OCHs. No me refiero a la arqueología realizada con propósitos de
restauración de inmuebles del Centro Histórico, como aquella ejecutada
en la catedral por Óscar Neill y Eva Martínez, sino a los sitios
arqueológicos más allá de los centros urbanos. En el 2006, a diez años de
esfuerzos en el Centro Histórico de Comayagua, AECI, la Alcaldía de
Comayagua y el IHAH habían invertido, en representación del Estado
nacional de Honduras, 98 474 766.oo millones de Lempiras en el
“Programa Comayagua Colonial”225. De nuevo, obtusamente, la
valoración de la rica arqueología del Valle de Comayagua se marginó
casi por completo.
Es lamentable porque ya desde 1980, sino desde antes, el Lic. Ricardo
Agurcia Fasquelle comprendía la gran importancia de Yarumela en el
mundo antiguo hondureño, como quedó registrado en un artículo que le
publicó Yaxkin ese año. Desde 1983, como lo registra una carta que
redactó para el Presidente Roberto Suazo Córdova, fechada el 27 de
224
Cabezas, José Luis. “El Patrimonio Cultural: Un Recurso para el Desarrollo Local
y la Lucha contra la Pobreza”, en Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional,
Mario Mejía, Compilador, (Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), pp. 48-50.
225
Aguila Menoni, Jorge et al. Programa Comayagua Colonial: Un enfoque
metodológico para la medición de su impacto (Tegucigalpa: Oficina del Centro
Histórico, Programa Comayagua Colonial, 2007), p. 144.
236
Abril de ese año, el Lic. Agurcia Fasquelle consideraba la posibilidad de
una valoración de Yarumela para el público en general.
La carta de 1983 saludaba al Presidente Suazo por haber recibido
reporteros de la Revista National Geographic, habiendo quedado ellos
“admirados de su persona y gran visión política, así como su noble
preocupación por las zonas rurales de nuestro país, como fue puesto en
manifestación en la gira que hizo a Yarumela y que nos permitió
acompañáramos”. En esa misma carta el Lic. Agurcia Fasquelle le
solicitaba al Presidente Suazo Córdova una audiencia para tratar varios
asuntos, incluyendo el tema de la “creación de un Parque Arqueológico
en la Zona Arqueológica Monumental de Yarumela (este sitio, localizado
rio abajo del pueblo del mismo nombre, es la Zona Arqueológica más
importante en nuestro país después de Copán, destacándose
particularmente por ser más antiguo que la Gran Metrópoli Maya); y la
creación de un Museo Arqueológico en La Paz, el cual sería
complemento perfecto para el Parque Arqueológico”226. No sabemos qué
respuesta tuvo el Lic. Agurcia Fasquelle, pero el hecho es que a
mediados y fines de la década de 1980 Yarumela fue abandonada. Eran
los tiempos de mayores inversiones en proyectos en el PAC: en 19821985, L. 3 000 000.oo del Banco Mundial, y en 1988-1997, L. 8 000
000.oo millones de la Agencia Internacional de Desarrollo, de EUA.
Esa situación continuó en las siguientes décadas. Más allá de marginar
la arqueología y la historia postcolonial de Comayagua, entre 1996 y
2006 la capacidad técnica del IHAH se fortaleció más a título individual,
cuando sus arquitectos e ingenieros recibieron capacitaciones y
acreditaciones académicas en España misma. Sin embargo, tal como lo
destacó la evaluación propia de la AECI sobre el impacto del Programa
Comayagua Colonial, publicado en el 2007, el “Programa Comayagua
Colonial no ha revertido suficientemente en el fortalecimiento del IHAH,
tanto a nivel nacional como a nivel local. Si bien el Programa
Comayagua Colonial se originó a iniciativa de esta institución, a medida
que se reforzaba el Programa especialmente con la consolidación de la
alianza con la Municipalidad, progresivamente el IHAH reorientó en
gran medida su presencia y limitados recursos hacia otras zonas y
municipios del país que no contaban con estas capacidades para la
conservación y gestión de su patrimonio, perdiendo con ello, este activo
potencial de fortalecimiento de sus propias capacidades técnicas e
226
Oficio 109-G, Ricardo Agurcia Fasquelle al Presidente Roberto Suazo Córdova,
27 de Abril, 1983, Correspondencia, Gerencia, Archivo Etnohistórico, IHAH.
237
instituciones para la promoción y el rescate del Patrimonio Cultural del
país y no únicamente de vigilancia del cumplimiento de la Ley de
Protección”227.
Esta situación la percibí desde mi llegada a la Gerencia del IHAH, aún
sin contar con el estudio que se realizó para ello. Tampoco merecía
atribuirle “la culpa” de la situación a la AECI en sí. El hecho es que el
IHAH mismo, especialmente a partir de fines del 2001 y su debacle
gerencial posterior, careció de una visión propia y un compromiso con su
institucionalidad. Por eso fue que decidí crear la Unidad de Centros
Históricos dentro de la Subgerencia de Conservación del IHAH. Con ese
fin se definió un perfil de una plaza que se encargaría de la Unidad de
Centros Históricos y que coordinaría no sólo con la subgerencia a la cual
estaba adscrita sino que también colaboraría con unidades en otras
subgerencias, especialmente con la Subgerencia de Patrimonio y la
Unidad de Historia y el CDIHH.
Este capítulo narra en parte los importantes logros de esos esfuerzos, en
mucha medida bajo la creatividad técnica de la Lic. Navarrete, su pasión
por el tema y el fuerte apoyo financiero de la AECI a la nueva visión que
promovíamos. Comenzando en el 2007, la Unidad de Centros Históricos
contó con más de dos millones de Lempiras para el proyecto
“Fortalecimiento Institucional para la gestión del Patrimonio Cultural en
los Centros Históricos de Honduras”. Este proponía establecer una
estrategia técnica y participativa de gestión de los centros históricos de
Honduras, empezando con importantes seminario-talleres administrados
por la Unidad de Centros Históricos durante los meses de Junio, Julio y
Agosto del 2007.
A comienzos del 2008 se registraron muy importantes logros. En
Febrero del 2008 contaba el IHAH con la reestructuración completa de
las viejas OCHs. El Consejo Directivo del IHAH aprobó un documento
titulado “La Creación de Comités Técnicos de los Centros Históricos
(CTCHs): Hacia una descentralización e integración del Instituto
Hondureño de Antropología e Historia en las Gestiones Locales”. Según
ese documento, “esta propuesta tiene como objetivo crear los Comités
Técnicos de los Centros Históricos (CTCH) del Instituto Hondureño de
Antropología e Historia (IHAH). En su mínima expresión estos estarán
integrados por delegados de la municipalidad y del IHAH. Esta decisión
corresponde a la implementación de una visión y compromiso para
reorganizar la administración regional del IHAH. Se toma esta decisión
227
Aguila Menoni, Jorge et al. idem, p. 75.
238
en el marco de una nueva política sobre los centros históricos y
monumentos nacionales como elementos claves del patrimonio cultural y
su relación con el desarrollo sostenible. Se fundamenta esta decisión en
el hecho de que es responsabilidad de las alcaldías y del IHAH, según las
leyes, velar por el interés social del patrimonio local, y el manejo de cada
centro histórico”228.
Continuaba el documento: “los CTCHs serán las plataformas donde se
canalizaran todas las iniciativas y acciones que se desarrollen en
territorios delimitados como centro histórico, sean públicas, privadas u
otras, y que conciernan al uso, manejo y explotación de los recursos
patrimoniales tangibles e intangibles de una región administrativa del
IHAH. Dado que los CTCHs reflejarán la voluntad de los gobiernos
locales, sumado con las asesorías especializadas del IHAH, estos nuevos
entes serían obligatoriamente coordinadores y planificadores de los
proyectos de revitalización y gestión en centros históricos dados, estando
facultados a ser ejecutores cuando sus capacidades financieras y técnicas
lo permitan. Para ello se seguirá el modelo establecido de Unidad
Técnica o su afín. Las Alcaldías y el IHAH aportarán a los dichos
Comités sus capacidades técnicas en los ramos de la investigación
histórica y antropológica, y en la restauración, y la planificación y
administración”.
Por último se reconocía que la propuesta correspondía a varias Metas
de Trabajo del IHAH para el período 2006-2010, en particular las
siguientes: “Nº. 1. Completar la reestructuración institucional del IHAH
en sus aspectos administrativos, técnicos y legales; Nº. 3. Menguar la
destrucción de nuestros bienes patrimoniales, promover una política
agresiva para la protección del Patrimonio Cultural de la Nación con
énfasis en la participación ciudadana; y Nº. 8. Promover y apoyar el
establecimiento y participación de fundaciones culturales nacionales en
la investigación, conservación, administración y divulgación del
Patrimonio Cultural de la Nación”.
A mediados del 2008, beneficiada con el primer proyecto financiado
por la AECI y con contrapartes de la profunda reingeniería que se
ampliaba en todo el IHAH, la Unidad de Centros Históricos asumió la
responsabilidad por una segunda fase del proyecto de fortalecimiento
institucional para los centros históricos, ahora con un proyecto conocido
228
Unidad de Centros Históricos, IHAH. “La Creación de Comités Técnicos de los
Centros Históricos (CTCH): Hacia una descentralización e integración del IHAH en las
gestiones locales”, 17 de Enero, 2008.
239
como “Proyecto Nacional de Fortalecimiento de la Gestión del
Patrimonio Cultural”229.
Este inició en Septiembre del 2008 y culmínaría en Diciembre 2010;
contaba con fuertes recursos de la AECI. Se programaban 6.3 millones
de Lempiras para el objetivo general de “mejorar la conservación,
gestión y el aprovechamiento del Patrimonio Cultural de Honduras como
recurso para el desarrollo y lucha contra la pobreza”. Los objetivos
específicos eran: “1. Fortalecer los instrumentos de gestión del
patrimonio cultural, en especial de los centros/conjuntos históricos. 2.
Fortalecer la estructura técnica del IHAH para la gestión del patrimonio
cultural, en especial de los centros/conjuntos históricos. 3. Fortalecer el
marco jurídico para la protección del patrimonio cultural. 4. Fortalecer
los instrumentos de planificación y gestión urbanística de los
centros/conjuntos históricos. 5. Mejoradas las capacidades técnicas del
recurso humano nacional en gestión del patrimonio cultural, en especial
de centros/conjuntos históricos, fortalecer los recursos de promoción y
difusión del patrimonio cultural”230.
El golpe de Estado le puso fin a este proyecto puesto que el gobierno
de España suspendió los desembolsos de esta y otra cooperación
financiera a partir del 28 de Junio del 2009. Lamentablemente, tras el
golpe de Estado se rumoraba que la Lic. Navarrete se había involucrado
en apoyar la destitución del Gerente que la había reclutado, contratado y
que le había dado entera confianza para liderar uno de los pilares de la
nueva política cultural del IHAH.
En los meses posteriores al golpe de Estado, previo a mi destitución en
Septiembre del 2009, la Lic. Navarrete se distanció de la Gerencia y
demás colegas que aún sobrevivían en un Ministerio de Cultura que
carecía de las credenciales académicas y de intelecto que sin duda la Lic.
Navarrete conoció en Francia. Se rumoraba en el IHAH en esos días que
la Lic. Navarrete probablemente les comunicó a las autoridades del golpe
que la Gerencia del IHAH se politizaba en favor de la Resistencia que en
esos momentos surgía. Esto y otros temas relacionados se abordan en el
último capítulo de este testimonio, incluso el hecho de que la Lic. Eva
Martínez me admitió que ya para mediados de Agosto sabía de la
conspiración para destituirme, y que calló al respecto hasta que yo la
229
Unidad de Centros Históricos, IHAH, Ficha de Evaluación y Seguimiento de
Proyecto Nacional de Fortalecimiento para la Gestión del Patrimonio Cultural,
(PROFOAC), Fecha de elaboración de la ficha: 2009/Octubre/06.
230
Ibíd.
240
encaré sobre el hecho en mi oficina, el 24 de Agosto del 2009. El 20 de
Agosto la Abogada Castro me hizo llegar un oficio ilegal intentando
destituirme, fundamentándose en un iregular Decreto Ejecutivo
presidencial que nunca apareció.
Pero esos tristes sucesos se conjugaban con las conspiraciones por
destituirme y con la más amplia y brutal represión en las calles de
Tegucigalpa y otras regiones del país. Fui testigo de ello en varias
ocasiones en las calles de la capital. El 2007 y el 2008 eran otros tiempos
que generaban esperanza en el IHAH.
A comienzos del 2008 la Lic. Navarrete, con el patrocinio y apoyo de
la Gerencia del IHAH, publicó dos cortas monografías de su autoría bajo
una nueva Colección en el IHAH: Diversidad Patrimonial en las
Ciudades de Honduras, y Evolución Urbana de Comayagua, 1537 a
1975. Son valiosos aportes a la historiografía; ambos textos se editaron
con cortas “presentaciones” redactadas por su servidor en función de otro
ensayo que publiqué en el 2006, titulado “La historiografía sobre
ciudades, regiones y urbanización en Honduras: apuntes y bibliografía
mínima”231. Este capítulo relata el hecho de que a partir del 2006,
además de atender la falta de “historia” e historiadores profesionales en
los programas asociados con los Centros Históricos supervisados por el
IHAH por medio de las OCH, más allá de también abordar la escasa
participación ciudadana en los mismos, la Gerencia se esforzó por
valorar los restos arqueológicos en las zonas donde existían o podían
crearse Centros Históricos. En esos mismos meses la nueva Yaxkin
publicaba importantes artículos sobre Yarumela redactados por
profesionales en el IHAH como Omar Aquiles Valladares, o por
extranjeros en la materia como el Dr. Boyd Dixon. No se divulgaba
artículos sobre Yarumela en Yaxkin desde el año 2001.
Nos esmeramos en enfocar diferentes regiones, desde Yarumela y
Miravalle en Comayagua, pasando por vincular al Parque EcoArqueológico en las Cuevas de Talgua con el Centro Histórico de
Catacamas, y también el muy novedoso esfuerzo de trabajar
conjuntamente con la Alcaldía de La Ceiba en su esfuerzo por delimitar
su Centro Histórico caribeño y vincularlo con la riqueza arqueológica de
la Cuenca del Río Cangrejal. En ese empeño también se laboró muy de
231
Euraque, Darío. “La historiografía sobre ciudades, regiones y urbanización en
Honduras: apuntes y bibliográfica mínima,” Población y Desarrollo, Tegucigalpa, Nº. 3
(2006): 25-27. El IHAH también le patrocinó a Daniela Navarrete su Tegucigalpa a pie:
Guía Histórica (Tegucigalpa: IHAH, 2008).
241
cerca con la Cámara de Turismo de La Ceiba, a cargo de Anaité Seibt.
Con Seibt colaboraban el cantautor Guillermo Ánderson, Bernard
Martínez, actual Secretario de Cultura, Gustavo García, asesor de
Martínez, y otros ciudadanos que integraban el grupo llamado “Voces
Ceibeñas”232.
Simultáneamente hacíamos esfuerzos por registrar restos arqueológicos
pech de esa zona conjuntamente con ciudadanos de La Ceiba como la
Lic. Lurbin Crespo, y en Yaxkin se publicaba ensayos académicos sobre
la región para así diseminar información actualizada de apoyo a nuestras
gestiones. Cuando me reuní con los arqueólogos en Austin, en Abril del
2007, no sólo estaban encaminadas gestiones con el Alcalde Milton
Simón González de La Ceiba, y también con las autoridades municipales
de San Pedro Sula, en relación a Currusté, sino que estaban ya
formalizadas las relaciones con el Alcalde de Catacamas, Gustavo Rosa
para una nueva valoración de las Cuevas de Talgua en ese mismo
municipio y su valioso Centro Histórico.
Mediante esta política cultural se aspiraba a “valorizar” los restos
arqueológicos en varios sentidos integrales. En el caso de Yarumela y
Miravalle se buscaba comenzar a comprar tierras y promover nueva
investigación académica, todo con la intención de establecer por fin un
Parque Arqueológico en el pleno centro de Honduras. En el contexto de
Olancho se procuraba dos propósitos: establecer un Centro Histórico
como Monumento Nacional en Catacamas y una nueva OCH, y así
integrar sus beneficios con las ya conocidas Cuevas de Talgua, todo
mediante un Convenio firmado con la alcaldía de ese municipio en
Octubre del 2006; segundo, se quería comprar tierras en la zona
arqueológica de Dos Quebradas, Municipio de San Francisco de la Paz, y
así apoyar la investigación arqueológica en la región por académicos
(con los Drs. Winemiller y Ochoa), y diseñar un Centro de Visitantes
previo a promover un sencillo Parque Arqueológico que contribuyera no
sólo al conocimiento científico sino también a la identidad regional y
nacional y al empoderamiento de los ciudadanos olanchanos en relación
con su patrimonio cultural.
Como en los casos mencionados, en Comayagua (con los Drs. Dixon y
Joyce) y en Copán (con muchísimos apoyando) y en Currusté (con la
Dra. Lopiparo y Geraldina Tercero) el proceso se presentaría en nuevos
museos y museos rediseñados, por lo menos en su museografía. En el
232
Cardona, Patricia. “Informe de Reunión de Comisión de La Ceiba, Declaratoria de
Municipio Turístico y Arqueológico, IHAH, Tegucigalpa, 29 de Mayo, 2009.
242
caso de Olancho, todo fundamentado en un convenio con la fundación
privada que administra la Casa de la Cultura en Juticalpa, firmado en
Octubre de 2006, se utilizaría ese fabuloso espacio para establecer un
Museo de Olancho, semejante al de Comayagua, presentando aspectos
de su riqueza arqueológica pero en el marco de la complicada historia
colonial y postcolonial del Departamento y sus relaciones con La
Mosquitia, Trujillo y La Ceiba.
¿Por qué? Como lo expuse en Conversaciones Históricas con el
Mestizaje en el 2004, no se puede entender la historia moderna de la
costa caribeña de Honduras y su relación con la Identidad Nacional, sin
comprender a profundidad la historia del Departamento de Olancho.
Como en otras regiones donde trabajamos, a estos proyectos se
integraron grupos étnicos.
En el caso de Olancho se laboró muy de cerca con los pech de Dulce
Nombre de Culmí, contiguo a la Biosfera del Río Plátano, y se forjaron
nexos con las comunidades pech en las cercanías de Trujillo, en Silín y
Moradel. En particular operamos de cerca con don Adrián Fiallos,
Presidente de la Federación de Tribus Pech de Honduras –FETRIPH.
Además de colaborar con el IHAH en Olancho para socializar el libro,
Los pech de Honduras: una etnia que vive, de Wendy Griffin, con la
coautoría de dos informantes pech, don Hernán Martínez Escobar y
Doña Juana Hernández Torres, don Adrián aprovechó nuestra política de
promover el conocimiento de parte de las etnias en regiones diferentes a
las suyas. Así, por ejemplo, el IHAH financió visitas de don Adrián y
Selvin Castillo, guardarecursos cultural misquito, al mundo maya del
Parque Arqueológico de Copán Ruinas, por primera vez según ellos.
Dado su disponibilidad, Selvin Castillo no sólo visitó el PAC sino que
igual la Fortaleza de San Fernando de Omoa y también participó en un
Taller de Concienciación alrededor de la valoración de Cerro Palenque.
De esa manera el trabajo con estos líderes de las etnias representaba una
integración orgánica y transversal de participación ciudadana, y no sólo
“acercamientos” superficiales o investigaciones fragmentadas233.
En el caso de la Cuenca del río Cangrejal, próxima a La Ceiba, se
aspiraba a lo mismo, vincular sitios arqueológicos en el contexto de una
valorización de Centros Históricos importantes. Pero en La Ceiba
enfrentamos retos enormes: el IHAH no poseía las tierras donde se
233
González, Silvia, Clare Mumford, Eva Martínez y Alfredo Corrales. “La cultura
pech, un acercamiento a su estado actual”, Yaxkin, Vol. XIII, Nos. 1 y 2 (1995), pp. 3756.
243
hallaban los importantes sitios, ni en Casa Blanca, para el cual se gozaba
de recursos del Banco Interamericano de Desarrollo. Segundo, La Ceiba
carecía de un Centro Histórico ya establecido o de una OCH; tercero,
faltaba investigación arqueológica académica en la Cuenca del río
Cangrejal, a pesar de que desde 1986 el IHAH tenía registros de
importantes depósitos arqueológicos en la costa caribeña. Esos registros
se hicieron en un proyecto con ese fin aprobado en el 1985 siendo
Gerente el Lic. Ricardo Agurcia Fasquelle. Lo llevaron a cabo el Dr.
Robert Sharer, David Sedat y Alessandro Pezzati de la Universidad de
Pennsylvania. Desafortunadamente, a fines de la década de 1980, en
plena profundización de la mayanización en el IHAH, nunca se le dio
seguimiento a los novedosos esfuerzos en la costa caribeña hechos en el
1986. Por gestiones mías los resultados del Dr. Sharer se publicaron en
Yaxkin, pero en versión electrónica lo fueron sólo hasta fines del 2009,
bajo la oscura sombra del golpe de Estado.
Sin embargo, en el 2006 y el 2007 eran otros tiempos. Desde fines del
2006, previo a las reuniones de Abril del 2007, yo tenía bien clara la
manera de integrar las metas relacionadas con la valoración de la
arqueología con una política cultural patrimonial más amplia. El seis de
Noviembre del 2006 envié un oficio al Ing. Carlos Mondragón, en ese
momento Coordinador General de la Unidad Coordinadora de Proyectos
BID-IHT en relación a Casa Blanca, la Cuenca del Río Cangrejal y sus
nexos con la historia de La Ceiba (había estudiado a fondo los libros del
amigo historiador ceibeño Antonio Canelas). Merece citarse: “Estimado
Sr. Mondragón: Gracias por su carta fechada el 27 de Octubre referente a
una posible colaboración sobre su interés en el sitio Casa Blanca en la
cuenca del Río Cangrejal cerca de La Ceiba y la autoridad sobre ese sitio
que tiene el IHAH. Visitamos el sitio el 28 de Octubre en compañía de
una amplia comitiva nuestra y de actores sociales, políticos, culturales y
económicos de La Ceiba, entre ellos el cantautor Guillermo Ánderson, la
Directora de Cultura de la SCAD, la Lic. Mara Arriaga, también de la
Asociación Cultural Madreado”.
Continuó el oficio: “También nos acompañó la Arq. Nelly de Ochoa,
de la Secretaría de Turismo [entonces representante de SECTUR en el
Consejo Directivo del IHAH]. La tarde del 27 nos reunimos algunas de
estas y otras personas con el Sr. Milton Simón González, Alcalde de La
Ceiba, y con la Regidora Nora de Dip, encargada de la Comisión de
Turismo de esa municipalidad de La Ceiba. La visita y sus detalles la
organizó la actual Presidenta de la Cámara de Turismo de La Ceiba,
Anaité Seibt. Usted en su carta del 27 de Octubre nos solicita
244
‘autorización para iniciar los estudios de Pre-factibilidad, Factibilidad,
Técnica y Económica’ en Casa Blanca para luego ‘solicitar al Banco
(BID) el financiamiento’. Eso lo planteé en las reuniones en La Ceiba.
En la reunión con el Sr. Alcalde y todos los presentes el 27 y 28
acordamos, a sugerencia mía y como política cultural del IHAH, que
cualquier inversión que apoye el IHAH en Casa Blanca debe
conceptualizarse en el marco de un amplio convenio entre el IHAH, la
Alcaldía de La Ceiba y los actores sociales y culturales presentes,
teniendo como punto de enfoque la conservación del casco histórico de
La Ceiba y el aporte al mismo de Casa Blanca”234.
“Es decir,” afirmaba yo en ese oficio, “la valoración del sitio
arqueológico hacia un parque de visita turística debe enmarcarse en una
relación concreta con proyectos de museos, casas culturales y espacios
semejantes en un casco histórico en La Ceiba. Es más, estas ideas ya
forman parte de la Cartera de Proyectos del Municipio de La Ceiba. Por
lo tanto, propongo que nos reunamos cuanto antes para que pactemos
cómo proceder a realizar una acción mancomunada y así comenzar a
estrechar esfuerzos entre el IHAH, los actores sociales, culturales,
políticos y económicos de La Ceiba, y el proyecto que usted coordina.
Esa fue la promesa hecha de mi parte en La Ceiba el 27 y 28 del mes
pasado. Quedo a la espera de su comunicación”235. Cuando llegué a
Austin en Abril del 2007 para reunirme con los arqueólogos en la SAA
esta era la visión que yo promovería desde la Gerencia del IHAH. A
pesar de numerosos obstáculos, algunos ya abordados en capítulos
anteriores, en el 2008 y comienzos del 2009 se hacía realidad esta
política cultural en relación a la arqueología, los centros históricos y la
participación ciudadana. Todo esto lo violentó el golpe de Estado
perpetrado el 28 de Junio del 2009.
234
Oficio Nº. 279-G, Euraque a Carlos Humberto Mondragón, 3 de Noviembre,
2006.
235
Ibíd.
245
II. Iniciativas en el Valle de Sula
y sus Nexos con la Costa Norte
El 22 de Febrero del 2007, ya con miras a la reunión anual de la SAA
mencionada, sostuve una importante reunión en San Pedro Sula con el
Alcalde Rodolfo Padilla Sunceri, con quien buscaba reunirme desde por
lo menos fines de Agosto del 2006. En esa fecha había conformado un
Comité Coordinador Interinstitucional para el Proyecto de Currusté
integrado de la siguiente manera: 1) Darío Euraque, Gerente del IHAH;
2) Ingeniero Marcio Valenzuela del Centro de Estudios Precolombinos e
Históricos de Honduras (CEPREHON); 3) Licenciado Carlos Augusto
Coello, Presidente de la Sociedad Hondureña de Investigaciones de San
Pedro Sula; 4) Licenciado Mario Gallardo, Director de la Regional de la
Secretaría de Cultura, Arte y Deportes en San Pedro Sula; y 5) la
Arquitecta Luna Assaf, del Departamento de Infraestructura Municipal
de la Municipalidad de San Pedro Sula. En la reunión de Febrero del
2007 el Alcalde Sunceri confirmó un acuerdo con el Dr. Rodolfo Pastor
Fasquelle, mediante el cual la Alcaldía de San Pedro Sula se
comprometía con financiar el cerco del sitio Currusté, la pavimentación
de los 189 metros de carretera y la infraestructura para un Centro de
Visitantes del Parque con diseños de los arquitectos de la alcaldía,
consultando siempre las especificaciones del IHAH. Por lo tanto, cuando
me presenté en Austin, esta era otra razón para cultivar esperanzas.
A un año de esas reuniones en Austin había logrado grandes avances en
valorar el sitio arqueológico Currusté, siempre con la idea de que el
Centro Histórico de San Pedro Sula, con su Museo de Antropología e
Historia, se enriqueciera con un Parque Arqueológico visitado por
hondureños y extranjeros236. Según Geraldina Tercero, encargada de
generar el Plan Interpretativo y la Museografía para el parque, de hecho
236
El interés por el Valle de Sula por parte del IHAH se profundizó a fines de la
década de 1970 cuando los restos arqueológicos sufrían una destrucción no solo por los
saqueos sino también por la agro-industrialización de la azúcar en particular. Además, la
urbanización en el Valle de Sula en ese entonces era más amplia que la que acompañó a
la agro-industrialización de la época bananera, que también generó saqueos locales y por
coleccionistas. John S. Henderson, Ricardo Agurcia Fasquelle et al. “El Proyecto
Arqueológico Sula: Metas Estrategias y Resultados”, Yaxkin, Vol. 5. Nº. 2 (1982), p. 8288, y Christine Luke, “Diplomáticos, vaqueros bananeros y arqueólogos en el occidente
de Honduras: Historia del comercio de materiales precolombinos”, Yaxkin, Vol. 23, Nº.
2 (2007), pp. 31-69.
246
con recursos del Fondo de los Embajadores de EUA otorgados en
Septiembre del 2006, Currusté “es uno de los pocos sitios monumentales
que sobrevive dentro del Municipio de San Pedro Sula y que está bajo la
protección del IHAH desde fines de la década de 1970. Posee alrededor
de un centenar de estructuras. El complejo principal consiste de dos
amplias plazas rodeadas de montículos que alcanzan cinco metros de
altura. En las plazas se encuentran estelas planas y lisas, y excavaciones
realizadas en Julio y Agosto de 2007 por la Dra. Jeanne Lopiparo de la
Universidad de California-Berkeley, se encontraron restos
importantísimos, incluyendo el logo del futuro Parque y un bello torso
femenino que el Secretario Rodolfo Pastor Fasquelle llama la ‘Venus de
Currusté’ ”237.
“El fértil valle formado por los ríos Chamelecón y Ulúa” destacó la
arqueóloga Tercero “ha sido desde tiempos remotos un lugar propicio
para los asentamientos humanos. Las pequeñas aldeas que comenzaron a
establecerse en 1600 a. C., en terrenos aluviales fueron con el tiempo
integrándose a centros regionales de población que se constituyeron
como tales en distintos puntos geográficos del valle alrededor de 550 d.
C. Una de estas comunidades era Currusté, de la que dependían 18
pequeños asentamientos localizados en su vecindad, a una distancia de
200 metros. La ubicación de Currusté es estratégica por la riqueza de
recursos a explotar. El sitio se encuentra en un estrecho llano circundado
por cerros, de donde los antiguos pobladores podían extraer piedras para
la construcción de obras y la fabricación de instrumentos y cazar
animales. A corta distancia dos fuentes de agua, el Río Blanco y el Río
Chotepe, posibilitaban la fertilidad de los suelos para la siembra, además
de proveer, junto a la cercana laguna de Jucutuma, animales para la
pesca”238.
Novedosas para los sampedranos acostumbrados al monumentalismo
de Copán Ruinas serían las otras características de Currusté, puesto que
según la Lic. Tercero el sitio “era un centro con áreas públicas y
residenciales. Sus pobladores construyeron plataformas de tierra y cantos
rodados y revestidas con piedra tallada y sobre estas levantaron los
templos y edificios cívicos, a los cuales se accedía a través de
escalinatas. Sobre las plazas se colocaron estelas de piedra; no hay
237
238
Tercero, Geraldina. “Currusté”, 30 de Octubre, 2006.
Ibíd.
247
grabados en ellas, pero es muy probable que las piedras hayan estado
cubiertas de estuco, mezcla de cal molida, con el que se modelaron
figuras, pero la intemperie las erosionó. En otros sitios del valle, como
en Calabazas, Cerro Palenque y Travesía se conservan, hoy en museos,
ejemplos de escultura en piedra. A diferencia de las estelas mayas que
tenían esculpidos textos jeroglíficos y representaciones de gobernantes,
las estelas del valle del Ulúa, al igual que otras del centro y nororiente de
Honduras, representan posiblemente seres sobrenaturales. Currusté, al
igual que otros asentamientos del valle, no estaba aislado. Así como los
más remotos habitantes que se asentaron en Puerto Escondido, tenían
intensos vínculos con las sociedades distantes que ocuparon la Costa del
Pacífico en Guatemala y también compartieron el simbolismo ligado a
los olmecas de la Costa del Golfo de México, los pobladores de Currusté
mantenían relaciones con los pueblos mayas localizados en Belice.
Ambas regiones comparten estilos cerámicos”239.
Por último, resumió Tercero, “la evidencia histórica y arqueológica
señala que el valle del Ulúa fue un importante productor de cacao, quizás
desde los inicios de la vida sedentaria. La pulpa del cacao se fermentaba
para preparar bebidas embriagantes de gran estima en los rituales y
banquetes colectivos. Residuos químicos de cacao se han encontrado en
vasijas que se fechan en 1100 a. C. El árbol de cacao crece favorecido
por las sombra de árboles de copa ancha del bosque húmedo tropical; su
fruto fue un producto de comercio, al igual que las plumas de quetzal.
Otra de las mercancías que muestran una extensiva distribución son las
vasijas de mármol, que se han encontrado en Costa Rica, Belice y
Guatemala. Los contextos donde se han hallado son selectivos,
posiblemente eran para uso exclusivo de las élites, obtenidas a través de
intercambios comerciales, o como presentes entregados por las élites del
Ulúa a sus socios de otras regiones”240.
Estos textos generados por la Arqueóloga Tercero no sólo resumen, de
manera sucinta y sencilla, la importancia de Currusté, sino que registran
otros aspectos de esta iniciativa, como la incorporé a la nueva política
cultural y a nuestras Metas de Trabajo y en el contexto heredado del
2005. En Julio del 2007 y también en el 2008, existía una nueva época de
investigación arqueológica en Currusté, ahora de parte de la Dra. Jeanne
239
240
Ibíd.
Ibíd.
248
Lopiparo, gestionada desde fines del 2006. No se realizaban
investigaciones en el sitio desde las pioneras del Dr. George Hasemann y
del Lic. Vito Véliz en 1978. A raíz del golpe de Estado el programa de
excavaciones se paralizó y las arqueólogas de la Universidad de
California-Berkeley se negaron a colaborar con las autoridades
impuestas en la Gerencia del IHAH.
Las investigaciones de la Dra. Lopiparo aún estaban en curso cuando se
impuso el golpe de Estado, aunque ya se había descubierto la famosa
“Venus de Currusté”. Según la Dra. Lopiparo, esta figura es “uno de los
cuerpos de un incensario figural en el campo porque recobramos
fragmentos grandes concentrados en la misma área del depósito. Esta
figura representa el torso desnudo de una mujer, mostrando el pecho y el
estómago (con ombligo) en detalle y parte de una falda (o otra ropa) en
la cintura”241.
La magnífica pieza se venía restaurando en el Museo de Antropología e
Historia de San Pedro Sula bajo el cuidadoso trabajo técnico de Doris
Sandoval y David Banegas mediante convenio con el IHAH. Los
recursos invertidos por la Universidad de California en Berkeley en las
investigaciones de la Dra. Lopiparo, igual que sus propios recursos,
sumando unos 850 000.oo Lempiras, llegaron a complementar el
presupuesto del Fondo de los Embajadores, sin el cual no hubiese sido
posible lanzar e inaugurar la primera fase del parque en Diciembre de
2008. Ese mes, superando muchos obstáculos, con la asistencia de
numeroso público nacional e internacional, fueron inaugurados los
senderos señalados y paneles explicativos de Currusté elaborados por la
arqueóloga Geraldina Tercero y su equipo, especialmente Benjamín
Meléndez e Indira Flamenco, que trabajaron arduamente para cumplir su
misión. Así lo reportó Armando García en Diario La Prensa en esos
días:
“Se inauguró la primera etapa del Parque Arqueológico de
Currusté, ubicado en la ruta a Ticamaya, a cinco kilómetros de
San Pedro Sula. A los actos de inauguración asistieron
historiadores, antropólogos, investigadores, autoridades del
Ministerio de Cultura, de la Embajada de Estados Unidos y de la
Municipalidad de San Pedro Sula, el vicealcalde Eduardo
Bueso, quien recordó a ‘Antonio Bográn, que, desde 1970,
241
Lopiparo, Jeanne. “Proyecto Arqueológico Currusté 2007, Informe Sobre la
Primera Temporada, Mayo- Agosto, 2007”, Presentado al IHAH, Febrero 2008, p. 46.
249
comenzó a hacer excavaciones en el sitio. Él cuidó, investigó y
logró el apoyo de algunos empresarios para descubrir la historia
de nuestros antepasados’. Agregó que, con dineros adjudicados
por la Municipalidad, se construirá la Casa del Museo del
Visitante, la calle de acceso y el muro que protegerá el parque.
Darío Euraque, director ejecutivo del Instituto Hondureño de
Antropología e Historia, resaltó la importancia histórica de
Currusté, de sus más de cien estructuras en un área de siete
manzanas, el más importante de los más de 800 que tiene el
Valle de Sula. Euraque, además, encabezó un recorrido
explicativo por los senderos que colindan con los montículos.
Rodolfo Pastor Fasquelle se refirió a la figura femenina de barro
más emblemática, de entre otras piezas de enorme valor,
llamada por él ‘Venus de Currusté’, nombre que alude a la
marcada profusión de sus formas”242.
Por último, resaltó García, “hacemos notar la excelente labor de
restauración de esa joya patrimonial de Honduras por parte de los
talentosos Doris Sandoval y del ceramista David Banegas. Una obra
maravillosa, digna de los mejores museos del mundo y la cual dice del
grado de desarrollo de los antiguos habitantes del Valle de Sula. A juicio
de Pastor Fasquelle, una ‘figura hecha de barro, con dos bellísimos
pechos henchidos y desnudos, acariciados por un objeto colgante que
podría ser la piel de algún animal, acaso un ofidio. Vestida con una falda
larga, sobre la que cuelgan dos bolsas, a cada lado de la cintura, que
supongo llenas de sustancias valiosas y en su espalda un pequeño bulto
amarrado con mecates’. Un tesoro arqueológico. A sólo cinco kilómetros
de San Pedro Sula. Ya quisieran otros países tener, a tiro de piedra, tan
magnífico tesoro para restaurarlo y dejar que el esplendor del pasado se
convierta, no sólo en una fuente de divisas, sino en un acicate de la
cultura, una fuente de identidad”243.
Este triunfo de Diciembre del 2008 se originó con el presupuesto de
567 000.oo Lempiras con que se contaba a fines del 2006 y que se
destinaría a las siguientes actividades que simultáneamente se llevaban a
cabo con las investigaciones arqueológicas desde mediados del 2007:
diseño y estudio de guión museográfico y elaborado por arqueólogo;
242
García, Armando. “La Venus de Currusté,” La Prensa.hn, 20 de Diciembre,
2008.
243
Ibíd.
250
adaptación de guión museográfico para la instalación del museo;
construcción de 800 metros lineales de senderos; elaboración de bancas
en áreas de descanso a instalarse junto a los senderos; basureros acorde
con el paisaje y elaborados con madera curada; muebles, materiales para
montaje museográfico; elaboración de rótulos para la valla de la calle de
acceso y señalización interna con letras bajo relieve más resistentes a la
intemperie, material de bases de madera y platina de acero galvanizado.
Por otra parte, como ya lo señalamos, el Dr. Pastor Fasquelle y el
Alcalde Padilla Sunceri habían acordado financiar la construcción de un
Centro de Visitantes en Currusté, la pavimentación de la ruta de acceso
al parque y su cerco perimetral. Los diseños y presupuestos del Centro
de Visitantes, elaborados por arquitectos e ingenieros de la Alcaldía de
San Pedro Sula, estaban listos desde Octubre y Noviembre de 2007. En
Enero 2008 la municipalidad de San Pedro Sula, en el punto de Acta que
trató el tema el 29 de ese mes, aprobó L. 4 895 143.72 para Currusté a
ser distribuidos de la siguiente manera: L. 2 235 848.72 para el edificio
del Centro de Visitantes; L. 2 000 000.00 para la pavimentación de la
ruta de acceso al parque; y L. 659 295.00 para el cerco.
Mientras tanto, a sabiendas de que la situación financiera y política de
la Alcaldía de San Pedro Sula era frágil y volátil aún antes del golpe de
Estado, y que Currusté carecía de importancia en el imaginario de
valorización de los financiamientos internacionales disponibles,
simultáneamente gestionaba otros recursos con que financiar a Currusté,
en particular fondos disponibles del Banco Interamericano de Desarrollo
(BID) ya equivocadamente destinados al sitio arqueológico Casa Blanca
en la boca de la Cuenca del Río Cangrejal. Como otros sitios en la costa
caribeña de Honduras, el sitio de Casa Blanca era conocido por personal
del IHAH desde la década de 1980. Según Informe Técnico elaborado
por el Antropólogo Físico Francisco Rodríguez Mota a mediados de
2007, los principales antecedentes de la relación IHAH-Casa Blanca eran
los siguientes: “el sitio se encuentra registrado desde el 21 de Agosto de
1989 a nombre de Vicente de Agurcia y José Menjivar. Desde entonces
ha sido objeto de inspección y vigilancia por el IHAH. Para el año 1994
se registra de nueva cuenta el sitio con el mismo número de inventario
por parte de Geraldina Tercero, Juan Durón y Carlos Acosta. Para esa
fecha el sitio se encontraba en buen estado de conservación”244.
244
“Proyecto de Potencializacion del Parque Arqueológico de Casa Blanca,
251
Durante la Gerencia de Olga Joya, relata Rodríguez Mota “en 1996 el
sitio fue objeto de destrucción en el grupo principal (montículos más
altos y grandes) por parte de la Compañía Kimberly (empresa cuyo giro
es materiales de construcción). Meses después comienzan los trabajos de
mitigación y rescate en el sitio para hacer una evaluación de los daños
ocasionados al mismo, a la par de la recolección de materiales en
superficie. El resultado de estos trabajos fue parcial por problemas que se
presentaron por parte de los dueños del terreno, obstaculizando la labor
arqueológica, sin embargo, se obtuvo la Poligonal del sitio y el mapeo de
48 montículos de varias formas, tamaños y tipos. En este año Juan
Alberto Durón, representante de la Regional Norte del IHAH, emite un
Informe Técnico del Sitio Arqueológico Casa Blanca AT-014, La Ceiba,
Departamento de Atlántida. En 1997 se emite un Oficio (Nº. OS-474)
por parte del Secretario de la Secretaría de Cultura, Artes y Deportes,
Rodolfo Pastor Fasquelle, a la Gerente del IHAH, Dra. Olga Joya, sobre
el estudio del caso para desarrollar ahí un Parque Arqueológico y remitir
un dictamen completo. Ese mismo año Juan Durón remite informe
técnico a la Gerente del IHAH, Dra. Olga Joya, sobre la situación actual
en el sitio arqueológico AT-14 Casa Blanca, La Ceiba, Atlántida sobre
trabajos de mitigación y rescate”245.
Por último, narra Rodríguez Mota, “en 1999 Alberto Durón presenta
informe sobre la inspección llevada a cabo días atrás en el sitio de Casa
Blanca, observando serios daños a estructuras por la utilización de
maquinaria pesada para la construcción de un tramo carretero para
acceso a las comunidades de la cuenca del Río Cangrejal. En el informe
se especifica la urgencia de realizar labores de rescate y mitigación. En
2005, luego de una serie de oficios y notas enviadas entre el IHAH y los
dueños del terreno en donde se encuentra el sitio, a comienzo del año
2005 se hace una presentación del Informe sobre denuncia de daños y
modificación en el entorno al sitio. El documento fue presentado por la
Fiscalía de Etnias y Patrimonio Cultural. En Abril de 2005 se presenta un
Anteproyecto de costos por programa de rescate y de mitigación
arqueológica al sitio y estructuras que en 1996 y 2004 sufrieron daños y
no se han programado rescates. En Noviembre de ese mismo año Juárez
y Durón hacen una inspección al sitio y en la misma se detectaron
Municipio de La Ceiba, Departamento de Atlántida,” IHAH, p. 4.
245
Ibíd.
252
destrucciones a montículos”246. Esto cambió en el 2005, cuando el
financiamiento internacional turístico incidió de nuevo en la
institucionalidad nacional y local.
En Mayo de 2005, como parte del debacle institucional de la SCAD y
el IHAH en esos momentos, los técnicos del IHT ubicaron a Casa Blanca
en el Programa Nacional de Turismo Sostenible (PNTS) bajo el rubro de
“Proyecto Recuperación Sitio Arqueológico Casa Blanca, La Ceiba,
Atlántida”. Para el 2007 a este proyecto se le adjudicaron 6.4 millones de
Lempiras ($350 000.oo) aún cuando las tierras eran privadas y a pesar de
que el Estado de Honduras no podía invertir en el sitio247. Los recursos
adjudicados a Casa Blanca eran una enorme cantidad vista desde el
IHAH y su miserable presupuesto.
Recordemos lo siguiente ya expuesto en el capítulo uno: el saldo
presupuestal a distribuirse entre las Subgerencias y Gerencia del IHAH
para el 2007, según la proyección en el 2006, era de sólo el 15.43% de
los 38 194 300.oo Lempiras presupuestados y disponibles según la
proyección destacada.
Ello quiere decir que los 5.8 millones de Lempiras era la suma del
fondo con que contarían las subgerencias en el 2007 para atender todas
las obligaciones creativas que le imponen las leyes de patrimonio
nacional, su propia ley orgánica y las metas específicas atribuidas al
IHAH en el marco de fortalecer la Identidad Nacional. Paradójicamente,
en Noviembre del 2006, se precisaban 6.5 millones de Lempiras sólo
para administrar y mantener el PAC, cifra que representaba el 40% de
los ingresos del mismo. Este es el contexto coyuntural en el cual a fines
del 2005 se buscaba incorporar a Casa Blanca en el PNTS sin formar
parte de una estrategia integral con origen en el IHAH en sí. De mi parte,
me comprometí con gestionar dichos fondos para el Valle de Sula, a
sabiendas de que Yarumela, Jesús de Otoro u Olancho, lejos de la costa
caribeña y sus playas, por lo menos en el imaginario del IHT y el BID,
carecían de prioridad en las agendas financieras prioritarias del BID y
SECTUR, por lo menos con inversiones millonarias en dólares.
El cuatro de Mayo de 2005, durante la Presidencia de Ricardo Maduro,
a mes y medio de la salida de la Gerencia del IHAH de Doña Margarita
246
Ibíd.
PNTS, “Readecuación de Fondos, Programa PNTS, Marzo, 2007”, Instituto
Hondureño de Turismo.
247
253
Durón, el BID aprobó un préstamo por 35 millones de dólares para el
PNTS en Honduras. El préstamo se canalizaría por medio del IHT y
SECTUR, en representación del gobierno y Pueblo de Honduras. Según
documentación promocional del BID en internet, el contrato de préstamo
tiene fecha ocho de Julio de 2005, cuando ya el Lic. Ricardo Agurcia
Fasquelle había asumido la Gerencia del IHAH y cuando aún continuaba
Thierry de Pierrefeu Midence como Secretario de SECTUR.
Según el BID, “el Programa contempla dos componentes: Inversiones
Públicas de Apoyo al Desarrollo del Turismo Sostenible y Fomento de la
Inversión Privada en el sector. Cada componente contempla dos
subcomponentes o proyectos con los objetivos específicos que se
describen a continuación. (1) Proyecto de Turismo Sostenible Mundo
Maya: Incrementar el turismo sostenible en las zonas de Copán y Omoa,
que son los dos principales polos de turismo cultural/histórico en el país,
mediante el mejoramiento de la infraestructura de acceso y de servicios
básicos, y la protección y desarrollo de sus atractivos históricos, [e] 2)
Inversiones prioritarias identificadas en la Estrategia Nacional de
Turismo Sostenible: Impulsar nuevos conceptos de turismo con base en
el uso sostenible de recursos naturales, los cuales han sido identificados
como de alta prioridad en la ENTS. Los programas prioritarios incluyen
la puesta en valor de las áreas protegidas en la Bahía de Tela, la
construcción de un centro para el turismo SAVE y la protección de las
áreas públicas de playas en la costa norte. Infraestructura de servicios
públicos para el proyecto Los Micos: Catalizar la inversión privada en el
proyecto hotelero Los Micos, el cual tiene el potencial de convertirse en
un núcleo de atracción internacional para el turismo de sol y playa del
país, potenciando simultáneamente otros circuitos turísticos. Fondo de
Fomento al Turismo (FFT): Fomento de la inversión privada en micro,
pequeñas y medianas empresas, necesaria para asegurar mejoras en la
calidad de la oferta de productos y servicios turísticos en el país”248.
Al respecto, el comunicado de Prensa del BID, con fecha cuatro de
Mayo 2005, merece citarse in extenso: “BID aprueba préstamo de US$
35 millones a Honduras para programa de turismo sostenible, Recursos
para infraestructura pública, preservación de patrimonio cultural y medio
ambiente y promoción de inversiones privadas. El BID anunció hoy la
248
Comunicado de Prensa, 4 de Mayo, 2005,”BID aprueba préstamo de US$ 35
millones a Honduras para programa de turismo sostenible. www.iad.org/NEWS/
254
aprobación de un préstamo blando de 35 millones de dólares a Honduras
para apoyar el Programa Nacional de Turismo Sostenible, una iniciativa
para promover un sector capaz de aumentar los ingresos de divisas para
el país y generar crecimiento y empleo en las economías locales. El
programa, que será ejecutado por el Instituto Hondureño de Turismo,
financiará inversiones públicas para apoyar el desarrollo de un modelo
turístico social y ambientalmente responsable que mejore la calidad de
vida de las poblaciones locales. Asimismo fomentará la inversión
privada, tanto en grandes emprendimientos como en micro, pequeñas y
medianas empresas relacionadas con el turismo”249.
También, declaraba el comunicado del BID, “bajo la iniciativa se
consolidará y diversificará la oferta de productos y servicios turísticos
para mejorar el posicionamiento de Honduras como destino tanto para el
mercado regional como para el internacional. Las actividades se
concentrarán en las zonas con mayor potencial turístico con el fin de
lograr un efecto de derrame en otros lugares del país. En la región de
Copán [Ruinas], Honduras tiene un patrimonio arqueológico maya
comparable con Tikal en Guatemala o Palenque en Chiapas o Chichén
Itzá en Yucatán. Sin embargo, debido a limitaciones en sus vías de
comunicación y oferta hotelera, Copán atrae a menos visitantes que esos
otros destinos mesoamericanos. El programa financiará la construcción
de un aeródromo en Río Amarillo, a 17 kilómetros de Copán, para
facilitar el acceso de turistas que en la actualidad deben hacer largos
viajes por carretera desde San Pedro Sula o desde Guatemala para ver
sus templos y pirámides. Asimismo se restaurará el sitio arqueológico de
Río Amarillo, donde se construirá infraestructura de administración y
para visitantes, así como un cerco perimetral y una torre de vigilancia
contra incendios. En la comunidad aledaña de La Castellona se
construirá una vía de acceso al sitio de Río Amarillo y se canalizará un
tramo de las riberas de una quebrada para frenar la erosión de las
estructuras mayas. Además se instalará una red eléctrica y se ampliará y
mejorará el suministro de agua potable para las familias de la localidad y
de agua cruda para el lavado de granos en un centro comunitario de
beneficio de café”250.
249
250
Ibíd.
Ibíd.
255
“En la Zona Costera, un destino de sol y playa que atrae mayormente a
turistas hondureños y de otros países centroamericanos” continuaba el
comunicado del BID en 2005 “el programa financiará la formulación de
un plan regional de uso público y mejora ambiental para unos 100
kilómetros del litoral caribeño, entre la ciudad de Trujillo y la localidad
de Omoa, donde se restaurará un sitio histórico, la Fortaleza de San
Fernando. Bajo este plan se zonificará la costa para designar las áreas de
uso público o acceso restringido. Asimismo se financiarán obras para
mejorar el acceso y la calidad ambiental de 13 kilómetros de playas en la
ciudad de Tela y las localidades garífunas de Tornabé y San Juan. En la
vecindad del Parque Nacional Pico Bonito se construirá un centro de
promoción del turismo científico, académico, de voluntariado y
educacional (conocido por la sigla inglesa SAVE). El centro, que será
administrado por una fundación especializada, tendrá habitaciones para
alojar a investigadores, estudiantes y voluntarios que van a Honduras
para colaborar con diversas obras de beneficencia. El programa también
hará inversiones en infraestructura para visitantes en tres áreas
protegidas de la Bahía de Tela: los parques nacionales Jeannette Kawas y
Punta Izopo y el jardín botánico Lancetilla”251.
Por último, concluía el Comunicado del BID, “para estimular la
inversión privada en el sector turismo, el programa financiará la
infraestructura básica para el proyecto ‘Los Micos’, una iniciativa para
construir dos hoteles con un total de 400 habitaciones, 130 villas y una
cancha de golf de 18 hoyos en la zona de la Bahía de Tela. El Estado
hondureño participará en este desarrollo turístico aportando como capital
la construcción de caminos, el abastecimiento de agua potable, una red
de suministro eléctrico y sistemas de disposición de aguas servidas,
drenaje pluvial y disposición de basuras. Las obras beneficiarán también
a las poblaciones cercanas de Tornabé y Miami”. Ya con este anuncio,
muchas comunidades y personajes en la costa caribeña captaron los
posibles beneficios privados y de auténtico interés cultural y patrimonial
local que proyectaba este préstamo millonario. Durante Julio, Agosto y
Septiembre del 2005, bajo el liderazgo de la Lic. Mara Arriaga, Directora
Regional de la SCAD en La Ceiba, se socializó un ‘Proyecto de
Fortalecimiento de la Identidad Cultural Local’ que tenía como propósito
“rescatar preservar y resaltar iconos que formen parte del Patrimonio de
251
Ibíd.
256
la Ciudad de La Ceiba, mismos que serán el soporte del Desarrollo Geo
Turismo Cultural’ ”252.
Mientras tanto otros actores e instituciones también surgieron
interesados en el nexo cultura y turismo local financiado con recursos
internacionales. A escasos días de salir de la Gerencia del IHAH, a
mediados de Abril del 2006, el Lic. Ricardo Agurcia Fasquelle, entonces
como Director Ejecutivo de la Asociación Copán, y Vito Véliz, entonces
nombrado por Agurcia Fasquelle como Gerente Interino del IHAH, a
quien sustituyera yo unos meses después, encabezaron una delegación
del IHAH a La Ceiba para abordar una “propuesta formulada por la
Cámara de Turismo de La Ceiba y la Unidad de Turismo Municipal” de
esa ciudad. Además de estas personas asistieron los siguientes
personajes: por el IHAH, el Subgerente de Coordinación Regional y
Municipal, Lic. Patricia Cardona, Subgerente de Administración,
Licenciado Saúl Bueso, el Subgerente de Conservación Ingeniero
Rolando Soto, la Subgerente de Promoción del Patrimonio Arquitecta
Gloria Grimaldi, y John Dupuis y Anaité Seibt por la Cámara de
Turismo; Maynor Soto y José Hernández por la Unidad de Turismo
Municipal, Sergio Midence por la Red Ecologista Hondureña para el
Desarrollo Sostenible (REHDES), Guillermo Ánderson por la Fundación
Pico Bonito, Walter Hernández y Reinel Rivera por SOCODEMA, y
Rodolfo Martínez por el Proyecto Manejo Integrado de Recursos
Ambientales (MIRA)253.
En esa reunión, relató Patricia Cardona en su Informe de Viaje oficial
para el IHAH, “se trató el borrador de propuesta enviado para declarar el
Río Cangrejal como Monumento Arqueológico Municipal y Zona
Prioritaria de Desarrollo Turístico; se hicieron las observaciones al
mismo y se confirmó la necesidad de firmar un Convenio Marco en el
que las partes asuman responsabilidades de actuación para plantearse
como objetivo inmediato la consecución de esta declaratoria. Se acordó
que la Cámara de Turismo de La Ceiba haría llegar al IHAH los nombres
de las demás instituciones de la sociedad civil, empresa privada, etc.,
interesadas en formar parte de esta iniciativa y el IHAH elaborará un
252
Acta Número 52, 13 de Octubre, 2005, Actas de Sesiones de la Alcaldía de La
Ceiba, Atlántida.
253
Cardona, Patricia. “Informe de Viaje, Declaratoria del Río Cangrejal como
Monumento Municipal Arqueológico y Zona de Desarrollo Turístico”, La Ceiba, 18-20
de Abril, 2006.
257
borrador de Convenio Marco Interinstitucional que será enviado a todas
las personas participantes para obtener observaciones y comentarios”254.
A mediados de Junio del 2006, cuando llegué al IHAH, se había
recibido en nuestras oficinas un borrador de una “Declaratoria del Río
Cangrejal Monumento Municipal Arqueológico y Zona Prioritaria de
Desarrollo Turístico” propuesto por la Cámara de Turismo de La Ceiba.
Por otra parte, también existía ya otro documento generado por
técnicos de la Asociación Copán, este para Currusté, fechado Abril del
2006 y redactado por Juan Carlos Pérez Calderón. Este proponía un
“Plan de Investigación Arqueológica” para Currusté. Pérez Calderón, a
la vez, representaba a Desarrollo Integrado de Parques Arqueológicos
(DIPA)255. Según la página web de la Asociación Copán, “DIPA es un
equipo técnico que se formó en Mayo del 2004, con sede en la
Asociación Copán y dirigido por el arqueólogo hondureño Ricardo
Agurcia F. DIPA ofrece consultoría al Instituto Hondureño de Turismo
(IHT) con relación a ciertos aspectos del Proyecto de Desarrollo
Regional del Valle de Copán (PDRVC), financiado por el Banco
Mundial. El PDRVC utiliza el turismo arqueológico como una estrategia
de reducción de la pobreza en beneficio de comunidades rurales
hondureñas. Valiéndose de Copán como un marco de referencia exitoso,
DIPA ofrecerá consejería al gobierno acerca del desarrollo de
infraestructura turística esencial como también acerca de cómo implantar
experiencias informativas y agradables en varios sitios arqueológicos
hondureños, poco desarrollados.”
Como en el caso del PDRVC que analizamos en el capítulo uno,
propulsor de la mayanización, también en el caso del PNTS a la SCAD y
al IHAH se les identificó más como edecanes burocráticos y técnicos,
supervisores de las obras derivadas de las estrategias tejidas en SECTUR
y sus consultores, especialmente los arqueólogos, y toda una gama de
profesionales en mercadeo, turismo y vocaciones afines. El Dr. Pastor
Fasquelle y yo heredamos esa situación que se consolidó entre el 2002 y
254
Ibíd.
Pérez Calderon, Juan C. “Sitio Arqueológico Currusté, Plan de Investigación
Arqueológica”, Abril, 2006. El Lic. Agurcia Fasquelle se había interesado en Currusté
desde fines de la década de 1970. Ya en 1979 promovía un Centro de Investigaciones
Arqueológicas en la Universidad de San Pedro Sula, cuyo objetivo principal seria el
Valle de Sula, y comenzando con Currusté. Acta Número 96, Actas de Sesiones del
Consejo Directivo del IHAH, 22 de Agosto, 1979.
255
258
el 2005. En el caso del IHAH, fue la Lic. Eva Martínez a quien designé
como el enlace operativo ante el PNTS, puesto que en su cartera de
proyectos existían dos que según la visión de SECTUR y el BID le
concernía directamente al IHAH: el Sitio Arqueológico Río Amarillo,
donado al IHAH por la familia Bueso Arias en 1984, y la Fortaleza San
Fernando de Omoa, Monumento Nacional también bajo la autoridad del
IHAH.
Es por ello que la Meta de Trabajo 6 que se me entregó a comienzos
del 2006 rezaba así: “A través del PNTS, realizar la investigación,
consolidación y puesta en valor de la Fortaleza de San Fernando de
Omoa y el Sitio Arqueológico de Río Amarillo (2006-2010)”. Entre
Mayo y Agosto del 2005 la Lic. Eva Martínez gozaba de un contrato ad
honorem con el IHAH para supervisar las primeras incursiones de
nuestra institución en el sitio arqueológico Río Amarillo en relación a su
puesta en valor como atractivo turístico, bajo el PNTS. Por lo tanto,
cuando la Lic. Martínez se integró al IHAH, a comienzos de 2007, en su
sentido estrechamente técnico era la persona idónea para la tarea. Sin
embargo, sospecho que a la larga nunca entendió a profundidad la
política cultural que desarrollábamos, o por lo menos no la aceptó. Las
ideas originales en Casa Blanca nunca prosperaron. Las tierras no eran
del IHAH; su principal propietario, don Ángel Ortega, se negó a
negociar un justiprecio y las autoridades en la Alcaldía en La Ceiba
nunca acordaron negociar un posible intercambio de terrenos. Si bien
seguimos insistiendo en la protección de Casa Blanca, especialmente por
medio de la entrega de Aldo Zelaya, Representante del IHAH en esa
región, trasladamos energías y recursos humanos al Sitio Arqueológico
La Colorada, también en el municipio de La Ceiba. En Mayo del 2009
habíamos logrado que su propietario, don Marco Antonio Pineda, se
comprometiera con donarle las 12 manzanas del sitio al IHAH256.
Simultáneamente procedí a intentar persuadir al IHT que los fondos
asignados a Casa Blanca fueran trasladados al Sitio Arqueológico de
Cerro Palenque, en el Valle de Sula, el cual estaba referenciado en la
Meta de Trabajo 5 del IHAH así: “Concluir el PDRVC y sus obras de
infraestructura, tales como el Museo de Escultura, el Museo Escolar
Casa K’inich, el Centro Regional de Investigaciones Arqueológicas y el
256
Martínez, Yesenia. “Informe de Viaje a La Ceiba, 11-12 de Junio, 2009”, 15 de
Junio, 2009.
259
Centro de Visitantes, todos en Copán; la Aldea Maya y el Centro de
Visitantes en el Parque Arqueológico El Puente (La Entrada); y Planes
de Manejo y Desarrollo para los Parques Arqueológicos de Los Naranjos
(Lago de Yojoa), Cerro Palenque (Valle de Sula) y Plan Grande
(Guanaja) (2006-2008)”. Cerro Palenque está ubicado en las
proximidades de la cabecera municipal de Pimienta y en las cercanías del
pueblo de Santiago, que fue zona de un fascinante pasado en la historia
del cultivo bananero en el siglo XX, incluyendo relaciones con Omoa
donde, por supuesto, el IHAH también llevaba a cabo importantes
proyectos financiados por medio del PNTS.
Un fin de semana en Abril del 2007, conseguimos incluso que el Lic.
Ricardo Martínez, Secretario de SECTUR, montado en esplendida mula,
escalara hasta la cima de Cerro Palenque para que desde allí apreciara no
sólo el sitio sino su contexto geográfico en el Valle de Sula y sus nexos
con Omoa. Sin embargo no pudimos persuadir al Secretario Martínez
que este magnífico sitio arqueológico merecía ubicarse dentro de las
prioridades del PNTS. Las comunidades en sus alrededores lo
lamentaron igual que nosotros. Trabajábamos bajo la mística de que “el
estimulo para la conservación no debería ser el beneficio comercial que
brindara el bien cultural a través del turismo, ni tampoco la búsqueda de
la afirmación de la importancia de un bien a través de la admiración que
despierta en los extraños. El beneficio económico no es desdeñable y
debe ser considerado, pero no puede constituirse en la razón primordial
de la puesta en valor de un monumento”257.
El vigilante y representante del IHAH en Cerro Palenque desde 1998,
Juan Barahona, oriundo de Santiago, estuviera de acuerdo. Así lo relató
luego del golpe de Estado: “la mayoría de personas [en Santiago] saben
por ese problema que hubo y todas las instituciones, verdad, le han
quitado las ayudas especialmente, entonces la gente de Santiago está
muy, he, digamos así, verdad, no está he con buenas armonía, verdad,
porque en los proyectos beneficiaba a Santiago, a la gente de Santiago y
nosotros, yo especialmente había dicho que iba haber trabajo cuando
abriéramos el parque Palenque pero con estos problemas la gente ya sabe
verdad, ya la gente está bien disgustada por eso pero la fe de nosotros es
que esto va a seguir adelante, ya hicimos los primeros talleres, ya en
257
Lara Pinto, Gloria y George Hasemann. “Turismo Cultural, Propuesta para un
Marco Conceptual”, documento sometido al IHT, 6 de Abril, 1998, p. 12.
260
Santiago por la gente que hemos, que hicimos los cursitos allí los talleres
ya lo hicimos ya, entonces vamos a seguir adelante no nos vamos a
quedar así no más”258.
Cerrro Palenque es un sitio sumamente importante. Reúne un conjunto
de por lo menos cuatro grandes sitios arqueológicos. Las 156 manzanas
donde se encuentra, en su mayoría propiedades del IHAH, contienen
restos arqueológicos donde más de 26 hectáreas documentan más de 600
estructuras y otros restos arqueológicos inmuebles.
“Las investigaciones y excavaciones regionales, permitieron establecer
una correlación de Cerro Palenque con la cronología y con la secuencia
de la cultura regional. El sitio se consideró, a la luz de las
investigaciones, como un centro de intercambio político, económico y
cultural. El contexto local como el regional dan la información básica
para interpretar el sitio en términos de los requerimientos del uso
público. Las investigaciones dejan en claro el papel destacado que tuvo
el lugar para todo el Valle durante el Clásico Tardío y el Clásico
Terminal. Las fuentes históricas dan cuenta de las redes de intercambio
comercial entre el Valle, Yucatán y Xicalanco. El señor Cicumba tenía
su asiento en Ticamaya y durante diez años opuso resistencia al dominio
español. Al ser pacificada la región, alrededor de siglo XVI, Cicuma
[sic] (Cicumba) estableció su residencia en Tehuma”259.
Ahora bien, tal como se detalló en el capítulo uno, el Dr. Pastor
Fasquelle y yo desde fines del 2006 registramos nuestros desacuerdos
con aspectos de estos planes, y se lo hicimos saber al Lic. Ricardo
Martínez, y al Presidente Zelaya. Merece retomar nuestras apreciaciones.
“Lo invertido en generar los planes de manejo para Los Naranjos, El
Puente y Cerro Palenque” escribí al mandatario a fines de 2006 “es
contraproducente dados los recursos limitados con que cuenta el IHAH y
todas las otras prioridades por todo el país. Permítame explicarle. El
Estado de Honduras pagó, mediante endeudamiento con el Banco
Mundial, según cifras proporcionadas por la Coordinación General del
PDRVC, por los Planes de Manejo de Los Naranjos, El Puente, Cerro
Palenque y un estudio de Senderos y Rótulos para el Parque en Copán,
un total de $. 602 207.oo dólares, al cambio de hoy L. 11 458 493.oo
258
Entrevista Darío A. Euraque a Juan Barahona, Currusté, 22 de Enero, 2010.
Ver Joyce, Rosemary. Cerro Palenque, Power and Identity on the Maya periphery
(Austin, University of Texas, 1991).
259
261
Lempiras. Ahora bien, al examinar detenidamente los Planes de Manejo
diseñados, estos nos declaran que para crear, en el caso de Cerro
Palenque, y para desarrollar y consolidar los actuales parques en Los
Naranjos y El Puente, tendremos que invertir, en un proyectado período
de 10 años, un total de $. 9 896 000.34 dólares o al cambio de hoy en
día, L. 188 000 303.56 Lempiras”260. Este total se descifra en la Fig. 2:
Fig. 2. INVERSIONES PROYECTADAS EN LOS PARQUES
ARQUEOLÓGICOS LOS NARANJOS, EL PUENTE
Y CERRO PALENQUE 2006-2016
(EN DÓLARES)
14000000
12000000
10000000
8000000
6000000
4000000
2000000
0
-2000000
2006
+1 año
+10 años
Cerro Palenque
El Puente
Los Naranjos
+ 1 año
Los Naranjos
El Puente
Cerro Palenque
290 000.oo
452 000.oo
940 000.oo
260
+ 10 años
3 390 000.oo
3 565 000.oo
6 328 000.oo
Memorándum, Oficio 283-G, Dr. Darío A. Euraque al Sr. Presidente Manuel
Zelaya Rosales, 8 de Noviembre, 2006.
262
En fin, declaré en Noviembre de 2006 “nosotros sabemos que esos
recursos no estarán disponibles y en caso de que se invirtiesen no se
podrían recuperar en décadas. Y juzgamos que muchas de esas
inversiones son innecesarias y podrían ser improductivas. De todo esto,
nuestra conclusión es que, aún cuando ciertas categorías de planes de
manejo son requisitos para solicitar financiamiento externo para
desarrollar parques arqueológicos, según funcionarios de la Secretaría de
Turismo, nos parece que se ha derrochado ya demasiado dinero en ese
proceso y que es mejor diseñar nuestra propia estrategia para desarrollar
y mantener nuestros parques, atendiendo a las limitaciones de recursos
para esos fines. De hecho, consideramos con el Secretario de Cultura que
debemos ser mucho más selectivos en cuanto a la contratación de
consultorías extranjeras para hacer estudios que son perfectamente
inútiles, o casi. Es más, en nuestro esfuerzo por comenzar a desarrollar el
sitio arqueológico en Currusté, cerca de San Pedro Sula, estamos
trabajando con fondos muy humildes, propios, y con una donación de la
Embajada de EUA Y nos estamos proyectando en zonas del país que
requieren de nuestra atención aún más que la región de Copán. Tenemos
que defender y conservar el patrimonio desde esa región hasta los llanos
de Olancho”261.
La Coordinación del PNTS por fin sometió la solicitud formal, en
representación nuestra, al BID en Noviembre de 2007. El BID la denegó
argumentando que Cerro Palenque no formaba parte de la estrategia
nacional turística. Mi respuesta fue continuar mi lucha por el Valle de
Sula con varias estrategias. Primero, gestioné el traslado de los fondos
del PNTS para Currusté, para complementar los recursos del Fondo de
los Embajadores y los de las arqueólogas norteamericanas. Ello, como
veremos, lo logramos hasta fines del 2008; así proyectábamos inaugurar
el Centro de Visitantes y su Museo en Currusté hacia fines del 2009. El
golpe interrumpió ese proyecto. Segundo, a sabiendas de que poder
conseguir los fondos del BID para Cerro Palenque sería casi imposible,
desde comienzos del 2007 desarrollé otra estrategia: recurrí de nuevo a
someter una propuesta para Cerro Palenque al Fondo de los
Embajadores. Titulamos la propuesta “Cerro Palenque: El Corredor
Cultural Costa Norte-Santa Bárbara, Honduras.”
La propuesta fue exitosa en un concurso mundial; así a fines del 2007
contábamos con L. 570 000.oo Lempiras para Cerro Palenque. Sabía
perfectamente bien que este proyecto no representaba la inversión
261
Ibíd.
263
necesaria según los Planes de Manejo millonarios hechos por los
consultores contratados por el PDRVC. Sin embargo, insistí en esta
propuesta porque para mí Cerro Palenque y su riqueza arqueológica se
valoraría en el marco de una política cultural más amplia. Igualmente,
designé a la Lic. Eva Martínez como coordinadora del proyecto aún a
sabiendas de que quizás su corazón y pasión no se enriquecían con estas
iniciativas.
Según la propuesta misma, “el objetivo central del proyecto era crear
un ‘Circuito Cultural’ que incluyera la Fortaleza de San Fernando de
Omoa, Fortaleza de Santa Bárbara y sitios arqueológicos de Currusté,
Casa Blanca, La Guacamaya, Puerto Escondido, Travesía, Cerro
Palenque, Naco, La Sierra, El Coyote, Las Canoas Palmarejo. Esto en los
departamentos de Atlántida, Cortés, Colón, Yoro y Santa Bárbara.
[Buscamos] llevar a cabo la investigación, protección, estabilización y
puesta en valor iniciales del Corredor Cultural Costa Norte-Santa
Bárbara, tomando el sitio de Cerro Palenque como punto de arranque
para este programa a largo plazo del IHAH. Dada la cantidad de sitios
que se están proponiendo para el circuito cultural turístico, en la mayoría
de éstos se cuenta con datos arqueológicos obtenidos por casi 20 años de
investigación científica y resultan propicios para el mejor entendimiento
de la arqueología de la zona en aspectos de interés educativo a todos los
niveles”262.
“El sitio Cerro Palenque tuvo un papel destacado en el Valle de Sula
como centro cívico-ceremonial-administrativo durante los períodos
Clásico Tardío y Clásico Terminal (500-1050 d. C.), visible en la
cantidad (más de 600) y tamaño de sus estructuras, calidad artesanal,
especialmente la producción de cerámica. Todos los sitios propuestos en
el Circuito Cultural Costa Norte-Santa Bárbara se encuentran bajo altos
riesgos humanos y químico-biológicos, los más graves de los saqueos y
la destrucción intencional. Asimismo, todos los sitios y fortalezas del
circuito están siendo intervenidos por el IHAH a través de proyectos con
recursos propios, con fondos de cooperación internacional y con la
asistencia de investigadores asociados”. Es más, destacaba el documento,
el Fondo de los Embajadores se utilizaría para también “realizar
excavaciones preliminares en algunos de los sitios, elaborar planes de
conservación iniciales para cada sitio del Circuito, realizar un registro
262
“Cerro Palenque: El Corredor Cultural Costa Norte-Santa Bárbara, Honduras”,
Proyecto, Fondo de los Embajadores, Embajada de EUA en Honduras, 20 de Marzo,
2007, pp. 4-12.
264
fotográfico digital y topográfico de cada espacio del Circuito, llevar a
cabo una serie de talleres de concientización y capacitación de
guardarecursos culturales en cada comunidad vecina a cada sitio,
elaboración de rótulos a nivel de circuito, creación de una serie de
trípticos, dos video documentales y una exposición temporal sobre el
Circuito y para la contratación de un arqueólogo que funja como director
de campo del proyecto”263.
Según la propuesta ganadora, los siguientes eran los aspectos
específicos del proyecto:
“A. Protección física y legal
Desgraciadamente, varios de los sitios históricos arqueológicos
dentro del proyecto no cuentan con la protección o resguardo
apropiados para dicho patrimonio cultural. Si bien es cierto que
dichos sitios están amparados bajo la protección del Decreto 22097, Ley de Protección del Patrimonio Cultural de la Nación, hace
falta crear una conciencia en la población para el conocimiento y
protección del patrimonio cultural con que cuenta.
B. Concienciación
Dentro de las ideas de este proyecto se encuentra la capacitación
de las poblaciones aledañas a los sitios de este circuito, con la
finalidad de concienciar el valor histórico y cultural de los mismos,
para lograr su involucramiento en la custodia y resguardo de este
patrimonio cultural.
C. Capacitación
Dentro de la estrategia de capacitación permanente del Instituto
Hondureño de Antropología e Historia, se pretende realizar la
identificación y capacitación de personas para el manejo, cuido,
promoción y divulgación del patrimonio cultural. Lo que se
diseñará es un pequeño programa de capacitación.
D. Difusión
Para lograr una protección permanente y un desarrollo sostenible
de los sitios, todo ello sin poner en riesgo su conservación, se
diseñará un plan de difusión que implique en sí información
específica de cada sitio, así como la importancia de estos como
parte del desarrollo cultural de la región centroamericana,
específicamente de la zona norte de Honduras.
E. Investigación
Parte esencial de cualquier plan de protección y desarrollo de
sitios de patrimonio cultural es mantener actualizado un registro de
sitios y su estado de condición. Asimismo, es importante realizar
263
Ibíd.
265
investigaciones arqueológicas para poder llegar a interpretaciones
que lleven a un mejor entendimiento del contexto cultural de cada
sitio, así como los niveles de interacción entre estos.
F. Estabilización y conservación
Se elaborará un plan de estabilización y conservación de cada
sitio. En este sentido se aplicarán las normas internacionales de
estabilización y conservación, siguiendo los parámetros indicados
por los diversos organismos encargados de velar, proteger y
conservar el patrimonio cultural, tales como UNESCO, Consejo
Internacional de Museos y Sitios (ICOMOS), etc.
F. Cooperación
En vista de que las actividades mencionadas anteriormente
requieren de un gran esfuerzo multidisciplinario y en conjunto, se
buscará la cooperación, asesoramiento y apoyo en términos de
personal técnico y, o, recursos materiales de instituciones y
organizaciones nacionales e internacionales que se beneficien de
este proyecto, como son el Instituto Hondureño de Turismo (IHT),
el Ministerio de Educación, universidades públicas y privadas,
ONGs, UNESCO, el International Center for the Study and
Preservation of Cultural Property (ICCROM), ICOMOS y otras
instituciones nacionales e internacionales interesadas”264.
Al respecto merece citarse a Adela Méndez, oriunda de Santiago y una
de las participantes en los Talleres de capacitación y concienciación que
se organizaron en Pimienta, Santiago, San Pedro Sula y Omoa. Según un
relato que Adela me envió luego del golpe de Estado, “a menudo
converso con el señor Juan Barahona [del IHAH en Cerro Palenque]
acerca de la situación del parque arqueológico y, un día me comento que
el IHAH, brindaría una capacitación acerca de ese tema tan interesante
para mí. Pues el día llegado acudí puntual al lugar. Siempre me interesó
conocer acerca de la población del pueblo de Santiago y hasta les
preguntaba a mis padres, lo que sabían del cerro, me encantaba escuchar
esas historias y mi padre, tal vez para saciar mi curiosidad, me
obsequiaba pedazos de tiestos o trozos de figurillas, que encontraba en la
vega del Río Ulua. Una vez en las capacitaciones y escuchando las
exposiciones del Dr. Darío Euraque, pues me impresione aún más, y me
propuse seguir descubriendo la historia de mi pueblo, no sólo para mí,
sino que también fuese apreciada por toda la comunidad”265.
264
265
Ibíd.
Comunicación electrónica, Adela Méndez a Darío A. Euraque, 6 de Abril, 2010.
266
“A medida que se desarrollaban los talleres,” continúa Adela,
“comenzamos a intercambiar ideas con el resto de los participantes,
específicamente con los de Santiago, acerca de la promoción del parque
arqueológico, y así, al finalizar todos los talleres ya teníamos organizado
un grupo de trabajo, estábamos en la mayor disposición de trabajar por la
Comunidad, teníamos elaborado un pequeño plan de trabajo, que
comenzaría con una actividad para la feria patronal, el 25 de Julio. Hasta
ese momento sentíamos, de alguna manera, el apoyo del IHAH, recuerdo
que un domingo, ocho días antes del golpe de Estado, estuvo en el
parque el Dr. Fasquelle, Secretario de Cultura, junto al Dr. Euraque, en
la elaboración de un documental. El sábado 27 tuvimos una reunión, para
ultimar detalles acerca de las actividades que teníamos planificadas y
aprovechamos para informar de la visita. Ya se sentía cierta tensión en el
ambiente, como preludio del nefasto domingo que nos esperaba. Después
de ese día, preferimos dejar de reunirnos por algún tiempo, aunque el
deseo de continuar con los planes, seguía en nosotros. Así en Agosto,
nos reunimos de nuevo y aunque nos estaban vigilando, personas de la
misma comunidad, tratamos de desarrollar la reunión con la mayor
normalidad posible y pudimos comprobar con cierta tristeza, que todos
los planes se nos habían derrumbado, gracias al golpe de Estado”266.
Colaboraron con los talleres importantes arqueólogos e historiadores,
tales como la Dra. Rosemary Joyce, la Dra. Julian Hendon y Russel
Sheptak, cuyas investigaciones en los archivos de Sevilla han provocado
toda una nueva interpretación de la historia colonial de la costa norte de
Honduras.
El golpe de Estado también trastornó el nexo en el Circuito Cultural y
nuestros esfuerzos en la Fortaleza de Omoa y su historia regional. Como
lo indicamos ya, según la Meta 6 de Trabajo, el PNTS precisaba de
nuestra supervisión en la restauración de la Fortaleza en sí, en el diseño
de un nuevo edificio para el museo y en la elaboración de una nueva
museografía. Como en la mayoría de proyectos financiados por el
PDRVC y el PNTS, para mí era prioridad que el IHAH asumiera un
papel protagónico y, al mismo tiempo, de fortalecimiento institucional.
Se planteó como prioridad de Estado en una exposición en Septiembre
del 2008 ante el “IV Coloquio de Africanías” organizado por el Instituto
266
Ibíd.
267
Nacional de Antropología e Historia en México267. Ya para ese entonces
procedíamos a organizar las bases académicas de la museografía, tal
como lo hacíamos en el Museo de Comayagua y el Museo para la Casa
de Morazán en Tegucigalpa.
En el 2008, con el pleno apoyo de la SCAD y su oficina regional en
San Pedro Sula a cargo del escritor Mario Gallardo, montamos un
extraordinario Simposio Internacional titulado “Esclavitud, ciudadanía y
memoria: Puertos Menores en el Caribe y el Atlántico.” Para el IHAH,
fue una actividad que formó parte del cumplimiento de las Metas de
Trabajo Nº. 2 y 6 programadas para el período 2006-2010 y que
consistían en impulsar la investigación arqueológica, etnológica e
histórica en el país, así como realizar investigación, consolidación y
puesta en valor de la Fortaleza San Fernando de Omoa268.
El simposio se desarrolló entre el 13 y el 16 de Noviembre del 2008, en
el Museo de Antropología e Historia de San Pedro Sula y en la Fortaleza
San Fernando de Omoa. Participó un total de 168 personas de diversos
países de América (Honduras, Estados Unidos, Canadá, México, Costa
Rica, Nicaragua, Venezuela, Colombia, entre otros), todo con apoyo
internacional de la UNESCO de San José, Costa Rica, y también del
Harriet Tubman Centre de la York University en Canadá, a cargo del Dr.
Paul Lovejoy. En fin, se presentó un total de 38 ponencias de
investigadores con atención a objetivos enmarcados dentro de la cercanía
de un aniversario de la abolición de la esclavitud (1812-2012), y en el
concierto preparorio de las actividades de reflexión que tendrían lugar en
nuestra zona. El segundo objetivo era que el Simposio enriquecería la
museografía futura no sólo de Omoa sino también otros espacios en la
Costa Caribeña de Honduras, como La Ceiba.
El golpe de Estado por supuesto entorpeció la ejecución final de todo
ello, puesto que el BID congeló los desembolsos en el PNTS. Sin
embargo, yo elaboré las bases de un guión museográfico para el nuevo
museo en la Fortaleza, el cual recogía los avances en investigaciones
arqueológicas e históricas realizadas en sus alrededores por el equipo de
la Dra. Rosemary Joyce y Oscar Neill del IHAH, adicional a la
historiografía sobre Omoa por la Dra. Rina Cáceres, de la Universidad de
267
Euraque, Darío A. “Historiografía de la Negritud en Honduras en el Marco de
Esclavitud Africana en la Fortaleza de San Fernando de Omoa”, Coloquio de Africanías,
Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México, 19 de Septiembre, 2008.
268
Euraque, Darío A. “Palabras de Inauguración”, Simposio Internacional sobre la
“Esclavitud, ciudadanía y memoria: Puertos Menores en el Caribe y el Atlántico”, Museo
de Antropología e Historia, San Pedro Sula, 13 de Noviembre del 2008.
268
Costa Rica. El golpe de Estado desarticuló la coordinación del proyecto,
sus emergentes nexos con los talleres en las comunidades de Cerro
Palenque y la publicación de la memoria de ese importante simposio.
Además de reconocer el carácter arquitectónico, el documento sobre el
guión buscaba enfatizar dimensiones sociales y culturales de las
poblaciones importantes en el pasado y presente de Omoa y no sólo la
Fortaleza en sí. Lo expuse con detalle en un documento que generé al
respecto cuando el PNTS nos hizo llegar un avance redactado por un
consultor sin conocimiento serio de la arqueología e historia de la región,
no digamos sus vínculos con la historia nacional. Cito mis apreciaciones
en extenso: “superar el diseño actual del inmueble del museo en la
Fortaleza de Omoa comienza por tomar conciencia del hecho de que la
Fortaleza en sí ha sido concebida de manera muy estrecha en lo histórico
y patrimonial. Veamos el aspecto propiamente patrimonial. En este
marco el énfasis ha sido la Fortaleza como bien cultural por su
arquitectura o ingeniería. Por lo tanto, desde la década de 1970 hasta a la
actualidad las inversiones en la Fortaleza y su entorno inmediato han
privilegiado la “defensa, conservación, reivindicación, rescate,
restauración, protección, investigación, divulgación, acrecentamiento y
transmisión a las generaciones futuras de los bienes” de la Fortaleza en
su sentido arquitectónico o de ingeniería (Artículo 1, Decreto 22097)”269.
Mi apreciación crítica continuó de la siguiente manera: “la museografía
actual del inmueble, cuyo pasado en sí merece historiarse, igualmente
refleja el pasado arquitectónico y de ingeniería militar de la Fortaleza y
su historia colonial y decimonónica. Sin embargo, la rica arqueología,
antigua e histórica, colonial y postcolonial de la Fortaleza y su entorno
caribeño, en particular sus asentamientos humanos indígenas y africanos,
no ha sido valorizada, ni en las exhibiciones, ni en los espacios ni en las
dimensiones del inmueble actual, el cual es producto de varias
restauraciones, desde 1920 hasta la década de 1990. En ese sentido, el
documento que fundamenta la consultoría del diseño de un nuevo museo
representa un gran avance en generar” una nueva distribución preliminar
del espacio de un futuro inmueble270.
269
Euraque, Darío A. “Hacia un Diseño de un Nuevo Museo en Omoa y la Fortaleza
de San Fernando: Su Arqueología, su Arquitectura y su Historia”, IHAH, 1 de Octubre,
2008.
270
Ibíd.
269
Me preocupaba, sin embargo, la distribución dimensional propuesta de
los espacios del diseño elaborado por el consultor. Así lo plasme en mi
documento: “[el mismo] peca profundamente en otro sentido. Si bien es
cierto que la Fortaleza de Omoa y su región cultural han sido marginadas
en su sentido como ‘sitio arqueológico’, ‘zona arqueológica’ y
consecuentes ¿colecciones arqueológicas’, el pasado documental de la
Fortaleza y su relación con la historia de Omoa, como espacio colonial,
republicano y en el siglo XX, ha sufrido aún más descuido. Merece
enfatizar los detalles del numeral 7, Artículo 2 del Decreto 220-97: ‘Los
Fondos Documentales [como bienes culturales] son: documentos
manuscritos, impresos, sellos, diplomas, mapas, planos, expedientes
judiciales y administrativos, registros civiles y eclesiásticos, estampas,
cintas magnetofónicas y grabaciones, microfilmes, fotografías negativas
y positivas o cualquier otra clase de fondos judiciales, eclesiásticos o
administrativos, sujetos de archivo”271.
En efecto, lo referenciado en el numeral siete del Artículo 2, del
Decreto 220-97 (Ley de Patrimonio), con relación a la Fortaleza de San
Fernando de Omoa, es prácticamente anulado en la distribución de los
espacios y dimensiones a diseñar en el Cuadro Nº. 4.1” que registra la
distribución espacial.
Cuadro Nº. 4.1
Espacios Dimensiones a Diseñar, Museo de Omoa
Nº.
Área
Dimensión
271
1.
Boletería
2.
Oficina de Información Turística
10 m2
10 m2
3.
Salas de Exposición Permanente
340 m2
4.
Bodega de Mantenimiento
30 m2
5.
Taller de Restauración de Metales
30 m2
6.
Taller de Arqueología Subacuática
30 m2
7.
Taller de Arqueología
30 m2
8.
Pilas de Agua para Arqueología Subacuática
18 m2
9.
Baños
40 m2
10.
Cerco Perimetral
600 m2
11.
Estacionamiento
1100 m2
Ibíd.
270
“Por ejemplo” argumenté en ese momento “este cuadro no contempla
un archivo histórico, salas de lectura de documentos, laboratorio para
restaurar documentos, espacio para ubicar lectoras de documentos
microfilmados y, o, digitalizados”.
“Es más,” continuó mi crítica, “carecer de este espacio en un nuevo
museo en Omoa no sólo viola el numeral 7, Artículo 2 del Decreto 22097; ese vacío descuida un acervo documental con que cuenta el IHAH
sobre la Fortaleza y su historia decimonónica del siglo XX. Para el siglo
XIX y la transición a la centuria siguiente contamos con Informes de
Embajadores y cónsules de EUA en Honduras, microfilmados para:
Omoa (1906), Trujillo, Roatán (1818-1893) y La Ceiba (1902-1906).
Para las décadas de la historia de Omoa y su Fortaleza entre 1920 y 1955
contamos con una rica colección de documentos rescatados por el IHAH
en la década de 1970 y que fueron microfilmados en seis rollos por la
Universidad de Arlington-Texas en la década de 1980. Por último, el
Archivo General de Centroamérica en Guatemala, el Archivo Nacional
de Honduras en Tegucigalpa, igual que el Archivo Histórico-Municipal
de San Pedro Sula, conservan importante información sobre la historia
de Omoa y la región caribeña que forma parte de su patrimonial
cultural”272. Esos documentos están depositados en el Archivo
Etnohistórico del IHAH en el CDIHH.
En fin, continuaba mi documento “de todo esto se desprende que el
IHAH quiere contar con nuevo inmueble que albergue espacios y
dimensiones que registren el pasado y actualidad de la Fortaleza de
Omoa como sitio turístico, pero que registre no sólo la arquitectura e
ingeniería militar del monumento sino también su historia social y
cultural. El nuevo inmueble debe contar con talleres arqueológicos y con
espacios para archivos documentales y su lectura y restauración. Siendo
así, el mismo fundamentará otro compromiso del IHAH: un Plan
Interpretativo y guión museográfico que atienda el numeral 10 del
Artículo 2 del Decreto 220-97. Nos referimos a las manifestaciones
culturales vivas de origen vernáculo [en Omoa y su entorno regional]
que sean de interés antropológico e histórico, sus organizaciones y
celebraciones religiosas, música y danza, sus prototipos, producción
artesanal, arte culinario y tradiciones orales. La zona es rica en
272
Ibíd.
271
elementos culturales que hoy en día son cúmulo del pasado indígena y
los esclavos africanos del rey que construyeron la Fortaleza (los
garífunas provenientes de Trujillo, en Masca, los jamaiquinos y otros
que laboraron en las plantaciones de la Cuyamel Fruit Co.”.
En Agosto de 2009 el IHAH tenía que entregar un Plan Interpretativo
al PNTS, el que contrataría consultores en museografía para generar el
guión museográfico en sí. Para cumplir con nuestra responsabilidad se
había programado un taller con la participación de la Dra. Rina Cáceres
(Costa Rica), la Dra. Rosemary Joyce (EUA) y la Dra. María Elisa
Velásquez (México), quienes colaborarían con personal del IHAH y con
la Directora del Museo de Antropología e Historia de San Pedro Sula, la
antropóloga Teresa Campos. Bajo mi coordinación se generaría un Plan
Interpretativo, tal como lo hicimos para el Museo de Comayagua y como
se hacía con el Museo de la Casa de Morazán. Ese taller se había
programado para el 10 al 19 de Julio en Omoa. El golpe de Estado
violentó este proceso; nunca se recuperó.
III. Iniciativas en el Centro de Honduras:
Yarumela, Miravalle y Jesús de Otoro
A mediados de 2007 organizamos el Primer Simposio sobre
Arqueología y Participación Comunitaria en el Museo de Comayagua273.
Este simposio tenía varios propósitos bien definidos. Primero, era un
esfuerzo por reproducir, ya para un público hondureño, las exposiciones
de la SAA de Abril de ese mismo año, ahora en español. Segundo, se
buscaba perfilar a Yarumela como un sitio marginado pero donde
buscábamos diseñar un Parque Arqueológico en el mero corazón de
Honduras, en la antigua capital colonial de país. Tercero, buscábamos,
como en el caso de Currusté y Cerro Palenque, promover la participación
ciudadana en todo el proceso, desde su origen. Por último, el IHAH
publicaría un libro producto de este simposio, proyecto eventualmente
encargado a la Lic. Eva Martínez.
Para mí, el libro se convertiría en un texto para que los hondureños y
hondureñas gozaran de una monografía sencilla sobre la problemática de
la valorización arqueológica y la participación de la ciudadanía
273
Programa, Simposio sobre Arqueología y Participación Comunitaria, 9-10 de
Junio 2007, Museo de Comayagua, Instituto Hondureño de Antropología e Historia.
272
encaminada a colaborar con el IHAH y la SCAD en conservar, proteger
y difundir el patrimonio cultural en el marco de fortalecer la Identidad
Nacional de nuestro país. Se editaría esa monografía en la Colección de
Estudios de Antropología e Historia del IHAH, o quizás como en la
Colección Cuadernos, tal vez en el formato de los Cuadernos de
antropología e historia. En fin, el libro fue unos de los que quedaron ya
para publicar cuando se impuso el golpe de Estado.
La concentración de arqueólogos, ciudadanía comayagüense, igual que
prensa y autoridades municipales en el Primer Simposio sobre
Arqueología y Participación Comunitaria en el Museo de Comayagua, ya
registraba los avances de gestiones sobre Yarumela que comencé desde
Noviembre y Diciembre del 2006. En esos meses tomé contacto con los
Drs. Rosemary Joyce y Boyd Dixon. Volqué al IHAH en esa tarea
siempre en el marco de las Metas de Trabajo. En este caso me refiero a la
Meta 10: “Planificar el desarrollo de nuevos parques arqueológicos (ej.
Yarumela y Tenampúa en el Valle de Comayagua) y museos (ej.
Nacional de Arqueología en Tegucigalpa e Historia Colonial en
Comayagua) en el país (2006-2007)”. A la Dra. Joyce la conocí en Julio
del 2006 cuando asistió al Foro sobre el Reglamento de Arqueología en
Tegucigalpa; al Dr. Boyd lo conocí en Abril del 2007 en Austin,
habiéndose establecido contactos por correo electrónico desde fines del
2006.
Con el Dr. Dixon sentí de inmediato una afinidad y aprecio, puesto que
más allá de haber escrito su tesis doctoral sobre Yarumela conocía y
valoraba las comunidades en sus alrededores, hasta La Paz y
especialmente Miravalle, donde aún hoy en día se le recuerda. Es más, el
Dr. Dixon también había realizado diversas excavaciones en Honduras,
en Copán Ruinas (1978-80), en El Cajón (1981-1982), en Talgua (1995)
y en el Lago de Yojoa (1996). Por lo tanto era una gran fuente de
información y consejos con respecto al mundo de la arqueología en
Honduras. Me informó, por ejemplo, que él decidió sus estudios en
Yarumela en 1988-1990 por sugerencia del Lic. Agurcia Fasquelle,
quien según Dixon, compartió una propuesta que había preparado sobre
Yarumela para una tesis doctoral en la Universidad de Tulane. Según
Dixon, “la familia de Agurcia es propietaria de tierras en el sector sur del
Valle de Comayagua y Yarumela, por lo tanto debía representar un sitio
273
especial en su corazón.” Ya en 1979 el Lic. Agurcia Fasquelle preparaba
investigaciones en ese extraordinario sitio.274
Para mí, como el caso de Currusté, retomar Yarumela era importante
no sólo por su riqueza arqueológica sino por que formaría parte de un
proyecto más amplio por promover un corredor de patrimonio identitario
en el centro del país y que permitiría vincular dos grandes valles con
historia colonial y postcolonial en Honduras: el Valle de Sula y el Valle
de Comayagua. Por ello mi interés en Currusté, Cerro Palenque y
Yarumela era integral. Igualmente, como veremos en seguida, ese era
también mi interés en el sitio arqueológico Dos Quebradas, en Olancho,
aunque no estuviese ubicado en el gran Valle de Olancho. Igualmente, en
ese marco debe ubicarse el apoyo que le brindamos a las excavaciones en
el Valle de Jesús de Otoro, en el Departamento de Intibucá, por los Drs.
Miranda Stockett y William McFarlane.
Los Drs. Stockett y McFarlane comenzaron labores allí en el 2004 y
gozaban de contacto con personalidades locales estrechamente
vinculadas con los Programas de Historiadores Locales y Guardarecursos
Culturales del IHAH: el Lic. Evelio Inestroza, historiador, y don Nery
Fiallos. Ambos eran miembros del Comité Cultural de Jesús de Otoro y
servían de enlaces entre el IHAH y el Alcalde de Otoro, el Dr. Oscar
Antonio Arellano Medina. A partir de Mayo del 2008 ambos estaban
integrados al Programa de Historiadores Locales y Guardarrecusrsos
Culturales del IHAH. A comienzos del 2009 el IHAH le publicó un
importantísimo libro al Lic. Inestroza titulado, Documentos clasificados
de la policía secreta de Carías (1937-1944); el golpe de Estado violentó
la publicación programada para el precioso libro del Lic. Fiallos titulado
Leyendas y relatos de Jesús de Otoro, trabajado con cariño por años y
suspendido abruptamente. El Sr. Fiallos visito el PAC por primera vez
conjuntamente con don Adrián Fiallos y Selvin Castillo.
274
Comunicación electrónica, Boyd Dixon a Darío A. Euraque, 9 de Marzo y 24 de
Abril, 2010. A comienzos de 1979, el Lic. Agurcia Fasquelle buscaba investigar en el
Valle de Comayagua, y se comunicó con el Lic. Vito Véliz al respecto. El Lic. Véliz era
entonces el Jefe del Departamento de Antropología e Historia del IHAH. Ante el Consejo
Directivo del IHAH “se leyó la opinión del Jefe del Departamento de Antropología e
Historia sobre la solicitud presentada por el Lic. Ricardo Agurcia para investigaciones
arqueológicas y levantamiento del Mapa en el Valle de Comayagua, la cual en principio
se considera aceptable con algunas aclaraciones más sobre el mecanismo general de tales
investigaciones, autorizándose a la Gerencia para cooperar en lo que sea factible”. Acta
Número 88, Actas de Sesiones del Consejo Directivo del IHAH, 7 de Marzo, 1979.
274
Complementando las sinergias ya mencionadas, la ubicación territorial
del Valle de Otoro también se prestaba para hacer viable la visión más
amplia promovida desde el 2006 en relación a la valoración
arqueológica, centros históricos y participación ciudadana. Veamos.
Según Stockett y McFarlane “el Valle de Jesús de Otoro, ubicado al
oeste de la región central de Honduras, aproximadamente a 30 km al sur
del Lago Yojoa, está definido topográficamente como una cuenca aluvial
ubicada centralmente, rodeada por montañas al este, sur y oeste. La
planicie de 72 km2 de la cuenca es usada para el cultivo de arroz, maíz,
frijoles, chiles y café, así como para la cría de ganado. Como resultado
de la agro-economía moderna, la mayor parte del valle está deforestada y
desprovista de vegetación significativa. Los recursos arqueológicos del
valle incluyen sitios precolombinos, de arte rupestre y ruinas del período
colonial – y se conocen por los relatos de viajeros antiguos (Lundardi,
1943) reconocimientos de superficie llevadas a cabo por el Instituto
Hondureño de Antropología e Historia (Neill 2004), informantes locales
y dos visitas preliminares realizadas por los codirectores del proyecto
(2004 y 2006). Todas estas fuentes sugieren que la ocupación fue
continua inclusive desde el período preclásico”275.
Por otra parte, prosigue el documento citado, “los sitios precolombinos
del valle están dominados por varios centros monumentales, agrupados
en mayoría a lo largo del Río Otoro. Los sitios más pequeños pueden
haber sido dañados severamente por la agro-economía moderna o
todavía no han sido reportados. La contemporaneidad de los centros
monumentales identificados es también ignorada, ya que las cronologías,
distribuciones y jerarquías de los sitios dentro del valle permanecen
desconocidas. Sin embargo, la cercanía de los grandes sitios entre sí
señala las relaciones socio-políticas, étnicas y cronológicas
potencialmente complicadas entre estos. Los montículos visibles en la
superficie de los centros más grandes también comparten principios de
planificación de sitio y formas estructurales: plazas grandes y abiertas
delimitadas al este por estructuras piramidales de dos o tres capas, un
modelo evocativo de Yarumela en el contiguo Valle de Comayagua”276.
275
Stockett, Miranda K. y William McFarlane. “Arqueología y Desarrollo
Comunitario en el Valle de Jesús de Otoro”, Presentada al Simposio Arqueológica
Comunitaria de IHAH en Comayagua, 9 y 10 de Junio, 2007.
276
Ibíd.
275
En Agosto del 2007 recibí una carta de parte del Alcalde Orellana en
Otoro para gestionar colaboración del IHAH sobre varios proyectos,
incluyendo supervisión de la restauración del inmueble decimonónico
donde se albergaría una Casa de la Cultura. La Alcaldía de Otoro
financiaba este proyecto junto con recursos de la SCAD, y pasaría a
formar parte de la Red de Casas de la Cultura. Desde el IHAH
aprovechamos esa relación para integrar a Jesús de Otoro en nuestra
propia política cultural de promover no sólo la restauración de este u otro
inmueble sino también que el IHAH, la Alcaldía y ciudadanía organizada
trabajáramos en conjunto para delimitar el Centro Histórico. Simultáneo
a este proceso se coordinaría con la valoración ya encaminada de los
restos arqueológicos por los académicos extranjeros.
Estos por supuesto se identificaron con una visión integral del
patrimonio, puesto que yo consistentemente les comunicaba mis ideas al
respecto. Es más, la iniciativa de la Casa de la Cultura de Otoro incluía
diseñar una sala para exhibir, bajo la supervisión del IHAH, restos de las
excavaciones realizadas por Stockett y McFarlane. Pero no se haría
simplemente de manera tradicional, estilo bodega. Se ubicarían las
muestras museográficamente y en el marco del papel privilegiado que
también ocupó Otoro en la historia colonial y postcolonial del centro de
Honduras. El golpe fracturó todo esto y también se interrumpió el
cúmulo de los aportes económicos de los arqueólogos norteamericanos
en Otoro, que sumaba a L. 900 000.oo277.
Yo estaba bien claro de nuestra visión porque, entre otras razones, en
esos mismos meses, bajo mi coordinación, un equipo interdisciplinario
del IHAH terminó de redactar el guión para una nueva museografía del
antiguo museo arqueológico de Comayagua, inaugurado en 1999. Este
proyecto lo financiaba UNESCO pero las renovadas unidades técnicas
del IHAH generaron la propuesta, fortaleciéndonos institucionalmente.
La introducción que redacté para ese guión del nuevo Museo de
Comayagua, en Julio del 2007, serviría de base para la conceptualización
en Otoro, y más allá. Es más, darle prioridad al Museo de Comayagua se
fundamentaba en la fortaleza de las estadísticas de visita al mismo: en
1997, previo a su primera reinauguración, se registraron sólo 590 visitas;
10 años más tarde el Museo gozó de 19 294 visitantes; previo al año del
277
Comunicación electrónica, William MacFarlane a Darío A. Euraque, 12 de Abril,
2010.
276
golpe de Estado se mantuvo ese grado de visitas, cuando se
contabilizaron 19 358 visitantes278.
El Plan Interpretativo del 2007 que sometimos a la UNESCO en el
marco del Proyecto “Alianzas Estratégicas de los Museos Regionales de
Comayagua y San Pedro Sula con sus comunidades, para convertir el
patrimonio de Honduras en factor de desarrollo” recogía “cuatro textos
que ofrecen datos y temáticas que en su conjunto intentan fundamentar
un plan interpretativo del pasado y presente del Valle de Comayagua en
Honduras. El hilo conductor de esos textos se teje alrededor de la
complicada trayectoria y relación entre el medio ambiente del Valle de
Comayagua, sus patrones de asentamiento desde la antigüedad hasta la
actualidad, y las configuraciones sociopolíticas de la región. Este
particular énfasis en las implicaciones sociopolíticas comienza con los
diferentes procesos de centralización y regionalización alrededor de
Yarumela en la época pre-hispánica, pasa por la fundación de
Comayagua como urbe colonial española, y se enmarca dentro de una
narrativa de la historia de Comayagua como capital colonial y
republicana, de hecho venida a menos durante el largo siglo XX279.
El primer texto, titulado “Los Asentamientos Humanos en el Valle de
Comayagua, Entre el Origen de la Vida y el Período Posclásico–1500”
recoge la brecha histórica más larga del texto. Comienza con datos que
arroja la paleontología pero se enmarca más profundamente en el
conocimiento que ofrece la arqueología. Termina con un nuevo ciclo de
regionalización política en que se encontraban los pueblos que hoy
llamamos indígenas lencas, de hecho cuando los conquistadores llegaron
al Valle de Comayagua cuatro décadas después que Cristóbal Colón
pasase por la costa caribeña de Honduras. Si bien es cierto que el texto
citado ofrece una cronología política de la región del Valle de
Comayagua, merece destacarse que es en el sitio de Yarumela y sus
diferentes fases que debe enfatizarse en este plan interpretativo. Al
respecto la Dra. Gloria Lara ofrece un resumen ilustrativo (Cuadro Nº.
4.2)
278
Zapata, Miriam. “En el Museo Vive Comayagua”, 8 de Mayo, 2010.
Euraque, Darío. “Introducción”, Plan Interpretativo Museo de Comayagua,
UNESCO, 28 de Julio, 2007.
279
277
Cuadro Nº. 4.2
Cronología para el Valle de Comayagua (Yarumela)
Período
Fase
Secuencia
Componente Las Vegas
Posclásico
Yarumela IV
Componente Tenampúa
Clásico
Yarumela IV
Comayagua
Maradiaga?
Arcaico
Yarumela III
Miravalle
Rinconada?
Proto-Arcaico
Yarumela II
Chilcal
Eo-Arcaico
Yarumela I
Yarumela
Lara Pinto, Gloria. “La Investigación Arqueológica en Honduras: Lecciones
Aprendidas Para una Futura Proyección”, Revista Pueblos y Fronteras digital,
2006, Nº. 2, Historia y Antropología del Deporte.
http://www.pueblosyfronteras.unam.mx., pág. 9.
“El período posclásico es el punto de partida para el segundo texto,
titulado ‘Importancia Política de Comayagua: Gobernación, Intendencia
y Capital (1536-1880).’ El hilo conductor del plan interpretativo se
registra en el título mismo del texto II. Si bien conocemos la historia
colonial en general, buscamos enfatizar el hecho del poder político en el
Valle de Comayagua, y su ‘capital colonial’ primero, y luego la capital
de Honduras como Estado-nación. El texto, sin embargo, registra la
desigual trayectoria de ambas instancias de poder político. La capital
colonial duró casi trescientos años, una eternidad comparado a los 50
años que funcionó como capital de la nueva nacionalidad hondureña”280.
Por otra parte, tal como lo registraba la historiografía, apuntaba en la
Introducción del Plan Interpretativo, en Julio 2007, “como el texto II lo
registra, durante esos 50 años Comayagua fue marginada de los más
amplios beneficios de la globalización económica decimonónica que
primero se estableció en el Pacífico, y luego, especialmente en el siglo
XX, se trasladó al ensanchamiento de la exportación bananera en la
Costa Norte. Para entonces, hasta el valor de la minería alrededor de la
nueva capital, Tegucigalpa, sucumbió ante el nuevo nexo con la
economía mundial, el banano, el llamado oro verde. En las postrimerías
de la colonia, ya el mundo indígena pre-hispánico se convirtió, por lo
280
Ibíd.
278
menos en el imaginario de las elites de las ciudades, especialmente en
Comayagua, en una fuente de identidad que enfatizaba un pasado ya sin
vida y sin futuro.
De hecho, el tercer texto, titulado Evolución Urbana de Comayagua
(1536-1975) “enfatiza la ciudad hispánica como el eje de la vida
civilizada en el Valle de Comayagua, especialmente en la propia Santa
María de Comayagua. Si bien es cierto que el texto registra elementos
habitacionales y arquitectónicos del mundo rural en el Valle de
Comayagua, el mismo hace énfasis en que Santa María de Comayagua se
funda como una instancia administrativa y religiosa del poder político de
los conquistadores sobre los conquistados, de hecho tal como se hacía en
toda América durante la colonia. En este contexto los antiguos ciclos de
centralización y regionalización alrededor de las diferentes Yarumelas,
importante proceso que realza el Dr. Boyd Dixon y otros, desaparecen.
Sin embargo, igual e irónicamente quizás a Yarumela, Comayagua y su
urbanidad sufrirán un decaimiento decimonónico y posterior, a tal grado
que ya para mediados del siglo XX la antigua Comayagua poco a poco
se convirtió en un ‘monumento nacional’ un tanto empobrecido,
superado económicamente por muchas otras ciudades hondureñas, desde
San Pedro Sula hasta La Ceiba”281.
Por último, continuaba la Introducción al Plan Interpretativo del
2007, “como lo registra el cuarto texto, titulado ‘Recorrido de los
Pueblos que Forjaron la Región Central de Honduras: Origen y
Actualidad’, el decaimiento urbano poscolonial de Comayagua, visto
desde lo que el gran historiador francés Fernand Braudel llamaría la
“longue duré”, no debe cegarnos ante la vitalidad, creatividad y
vivencias, políticas y de otra índole, de los pueblos en el Valle de
Comayagua durante todo su pasado y su presente. En este sentido, los
datos y temas que recoge el texto cuatro sirven para que los visitantes al
futuro Museo de Comayagua consideren no sólo a Yarumela y
Comayagua en, como diría la Dra. Rosemary Joyce, su monumentalidad,
sino más bien consideren las huellas de la vida cotidiana de los pueblos
de la región, aún cuando esa cotidianidad esté vinculada a
regionalizaciones y globalizaciones antiguas o actuales, y
constantemente politizada”282.
En el 2007 solo le pude dedicar 100 000 Lempiras al trabajo de los
arqueólogos del IHAH en Yarumela. Pero, simultáneamente y con
281
282
Ibíd.
Ibíd.
279
apremio, gestionaba fondos por medio de la Dra. Rosemary Joyce en
EUA, en la Universidad de California y otras instituciones de
investigación. En el 2008 se le adjudicó L. 630 000.oo a Yarumela: 300
000.oo para compra de tierras donde construir un Centro de Visitantes;
230 000.oo para una nueva bodega de almacenamiento de restos
arqueológicos; y 100 000.oo para los trabajos de los arqueólogos del
IHAH. Mientras tanto la Dra. Joyce y la Dra. Laura O’Rourke aportaron
aproximadamente 682 000 Lempiras para financiar temporadas de
investigaciones arqueológicas por O’Rourke en Yarumela en Agosto de
2007 y entre Mayo y Agosto del 2008283. De esa manera se comenzaba a
revertir el abandono que sufría el sitio puesto que no se realizaban
investigaciones bajo una estrategia del IHAH desde la década de 1980.
Lo planteamos así porque si bien el Dr. Craig Goralski ejecutó obras en
el sitio, se hizo sin ser considerada su investigación como aporte
destinado a convertir al sitio en parque arqueológico. La estrategia
nuestra era otra. Ya en el 2009, mediante el Programa Conjunto de
Creatividad Cultural y Desarrollo Local financiando por la Cooperación
Española mediante UNESCO y otras instancias de Naciones Unidas,
obtuvimos 718 000 Lempiras para Yarumela, siendo la contraparte del
IHAH, L. 775 000.oo.
Con esos fondos se financió varias iniciativas integrales a nuestra
política cultural. Así lo relató la Lic. Yesenia Martínez: “la Unidad de
Historia planificó varias actividades encaminadas a fortalecer el proyecto
de creación del parque y Centro de Visitantes en Yarumela. En este
marco se desarrolló el primer Taller de Guías Culturales para el Sitio
Arqueológico Yarumela los días 21, 22, 28 y 29 de Marzo, y 18 y 19 de
Abril del 2009. El Taller estuvo dirigido a 48 vecinos de las
comunidades cercanas al sitio arqueológico, todos oriundos de
Yarumela, Miravalle, Ajuterique, Las Flores, y Villa de San Antonio,
entre otras. El objetivo global fue proporcionar conocimientos generales
sobre la conservación y protección del patrimonio cultural,
particularmente sobre el sitio arqueológico Yarumela y su entorno, como
espacio para ilustrar la relación entre la antigüedad y la identidad
postcolonial y la Identidad Nacional. La modalidad del taller consistió en
impartir charlas tanto teóricas como prácticas a los participantes los días
sábados y domingos. Todas estas charlas fueron proporcionadas por el
283
Comunicación electrónica Euraque, Joyce y O’Rourke, 28-29 de Mayo, 2010.
280
personal del IHAH y una persona de la sección de turismo del Instituto
Nacional de Profesionalización (INFOP)”284.
En fin, el golpe de Estado trastornó y paralizó toda una agenda de
trabajo con las comunidades cercanas al sitio arqueológico de Yarumela,
el cual sería modelo para otras regiones del país. Para Junio del 2009 se
estaba armonizando un Plan de Trabajo con las agencias de Naciones
Unidas (UNESCO, FAO y UNICEF) en el marco del Programa
Conjunto. Este vendría a fortalecer el trabajo ya iniciado por el IHAH
desde comienzos del año 2008. Las actividades programadas eran las
siguientes: Con UNESCO, además de todo el apoyo financiero para la
construcción del Centro de Visitantes, quedó programado el II Taller de
Guardarrecursos Culturales del Sitio Arqueológico Yarumela; este fue
suspendido en dos ocasiones, Julio y Agosto, al final con la destitución
de la Jefe de la Unidad de Historia, en las primeras semanas de
Noviembre y quien era el enlace IHAH-Programa Conjunto, la actividad
no se desarrollo.
Con UNICEF, mediante el Programa CEDAP (Centros de Desarrollo
Artístico Popular) y la SCAD, se trabajaría en la organización de varios
talleres de instructores para jóvenes entre 15 a 20 años, quienes serían
capacitados por especialistas en siete áreas (teatro, danza, música,
literatura, animación sociocultural, circo social y plástica); un taller para
jóvenes facilitadores, jóvenes entre 8 y 20 años con el objetivo de
convertirlos en pequeños investigadores de sus tradiciones y su cultura
popular y esto poderlo multiplicar con otros grupos semejantes de las
mismas comunidades cercanas al sitio y toda la Regional Centro del
IHAH con sede en Comayagua. Con la FAO las actividades se
orientaban en el Programa de Emprendimientos Turísticos Rural, y para
ello se planificaban talleres de elaboración de alimentos, servicio al
cliente y en el ámbito administrativo financiero; acondicionamiento de
espacios en las comunidades para albergar turistas que visiten el Sitio
Arqueológico. Por último, quedaron programados talleres sobre el
entorno ambiental: flora y fauna del área geográfica que comprende el
Sitio Arqueológico Yarumela285.
Desde el IHAH se estaban formalizando los grupos de trabajo
representados en las fuerzas vivas de las comunidades. Las gestiones de
284
Unidad de Historia. Talleres organizados por la Unidad de Historia Febrero-Mayo
de 2009. IHAH, 14 de Febrero, 2010.
285
Martínez, Yesenia. “Esbozo Impacto del golpe de Estado sobre el Proyecto
Yarumela”, Coordinación- enlace UNESCO-IHAH, Mayo, 2010.
281
personería jurídica para el Patronato de Miravalle quedaron paralizadas;
se iniciaban gestiones luego de un largo proceso de concienciación con
el Patronato de Yarumela para el trámite de esa personería; el grupo de
mujeres de Miravalle (12 en totalidad) ya se había organizado y estaba
en proceso de legalizarse, habíendo participado en diversas actividades
del IHAH en la Zona Centro; se proyectaba lanzar la obra de teatro “Se
llamaba Malaire¨ (40 actores entre mujeres, jóvenes y niños), que relata
la migración de la población de Miravalle al sitio arqueológico de
Yarumela en la década de 1970, su cercanía y protección con el sitio, un
pre-estreno se realizó en Diciembre de 2008 en la Casa de la Cultura de
la Paz, bajo la coordinación de la joven artista Susan Arteaga. Estaba por
lanzarse para la inauguración de la primera etapa del Centro de visitantes
programada para las primeras semanas de Diciembre del 2009.
Y lo que creemos que dejó más nostalgia fueron las actividades
programadas para los niños y niñas de educación primaria de las
comunidades de Yarumela y Miravalle, para las que se había
seleccionado 25 para participar en un taller sobre “Patrimonio Cultural,
el Museo de Comayagua y el Sitio Arqueológico de Yarumela”, este con
el objetivo de generar conocimientos para entender y valorar cómo se
custodia un sitio arqueológico y su entorno. Se buscaba que los niños
pudieran dibujar y escribir frases alusivas a la problemática; luego estas
se publicarían en trifolios informativos en la región.
Unos meses después del taller ya se había diseñado el Centro de
Visitantes de Yarumela y se terminaba de construir un pequeño
laboratorio arqueológico en el nuevo Museo de Comayagua, inaugurado
en Agosto de 2008. Tras el golpe de Estado la Directora del Museo
resumió bien el papel de este museo en el marco de la nueva política
cultural, cuya experiencia servía como guía no sólo para Otoro sino para
Currusté, La Ceiba y eventualmente Olancho.
Según Miriam Zapata, “cuando se inició este proyecto el museo
solamente disponía de la mitad del edificio por la permanencia de la
Escuela Taller y del Proyecto Comayagua Colonial; al trasladarse a sus
propios espacios coincidió con la puesta en marcha de este proyecto,
permitiendo que para Agosto de 2008 se inauguraran tres nuevas salas,
un auditorio con total independencia del área de exposición permanente
y dotado de l mobiliario y equipo profesional necesario para procesos de
formación, los que están generando frescos ingresos, y un rincón del
cuento totalmente renovado. Después de disponer de una sola sala en la
que funcionaba la Dirección, biblioteca, archivo y bodega, ahora se
dispone de una área administrativa, la cual consta de oficina de
282
Dirección, oficina de la Arquitecta Regional, sala de lectura de la
biblioteca ‘José Reina Valenzuela’, un espacio adecuado para la
biblioteca, área de archivo, tres nuevas bodegas, y espacio de
esparcimiento ubicado en el patio frente a la nueva área administrativa;
para el año 2009 se le incorporó en el Museo un taller de restauración y
su laboratorio, estando pendiente su implementación por el
requerimiento de contratación de personal; disponer de estos espacios
más que trasmitir una imagen profesional ha permitido una organización
adecuada, oportuna y eficaz”286. Su diseño se inspiró en el sencillo pero
importante laboratorio del Museo de Antropología e Historia de San
Pedro Sula.
Enfatizaba la Lic. Zapata: “este proyecto fue tan completo que generó
una imagen corporativa al implementar un logo que hoy nos identifica
individualmente, pero sin dejar de formar parte de la familia del IHAH.
El Museo también cambió de nombre; dejó de llamarse Museo
Arqueológico de Comayagua y asumió el nombre de ‘Museo de
Comayagua’ para contener las épocas prehispánicas, Colonial,
Republicana y el patrimonio inmaterial que hoy presenta. Otro de los
grandes logros promovidos durante la Gerencia del Dr. Euraque fue la de
incorporar dentro de las metas institucionales a dos sitios arqueológicos
emblemáticos de la Regional Centro, como son Yarumela y Tenampúa,
por primera vez se consideró la incorporación dentro de los planes de
trabajo institucionales a zonas que no fueran mayas. En el mes de Enero
del 2009, se adquirió una pequeña franja de terreno en el sitio
Arqueológico de Yarumela con el que se daba inicio tangible a este tan
anhelado proyecto, que sin lugar a dudas el día que se desarrolle se
constituirá en una de las principales fuentes promotoras de la identidad
nacional; lastimosamente uno de los proyectos más afectados por el
conflicto político que vivió el país el año pasado fue precisamente este,
al impedir la construcción de lo que será el Centro de Visitantes y darle
[quitarle] continuidad a los esfuerzos de socialización iniciados con las
comunidades vecinas”287.
En fin, “los cambios implementados en el Museo y la constante
actividad cultural que genera le ha permitido consolidarse en su papel
como protector del patrimonio, a tal grado que comunidades vecinas han
cedido la custodia de su patrimonio como es el caso de la Parroquia de la
Villa de San Antonio, quien para proteger su patrimonio del saqueo, del
286
287
Zapata, Miriam. “En el Museo Vive Comayagua”, 8 de Mayo, 2010.
Ibíd.
283
que ya fueron víctimas en una ocasión, decidieron ceder la custodia al
Museo de dos pinturas y tres esculturas, todas coloniales, mediante un
convenio también suscrito entre la Gerencia del Instituto y la Parroquia
San Antonio; esta acción es indicadora de la credibilidad que la
Institución ha despertado como producto de este proceso de cambios en
el Museo de Comayagua”288.
Para Jesús de Otoro, como también para Currusté, el nuevo IHAH
buscaba lo mismo, aunque obviamente en menor escala, pero con la
misma conceptualización y pasión en tanto una relación estrecha con la
comunidad y un protagonismo creativo de parte de todas las unidades
técnicas del IHAH, ensanchando así el fortalecimiento institucional.
Como veremos en el capítulo seis, el golpe de Estado llegó a interrumpir
todas las iniciativas desglosadas. Ya para Agosto del 2009 todos los
proyectos en Yarumela y Miravalle se suspendieron. ¿Qué hubiera dicho
el Dr. Leroy Joesink-Mandeville? Don Servando Sánchez, Presidente del
Patronato de Miravalle y quien trabajó con el Dr. Joesink-Mandeville en
el Programa de Arqueología del IHAH en esa zona en la década de 1980,
lamentó la tragedia del golpe para su comunidad: “El Patronato de la
Comunidad de Miravalle y las organizaciones integrantes de la misma
nos pronunciamos en los términos siguientes: 1) en vista del despido de
que ha sido objeto el Gerente del IHAH, Dr. Darío Euraque,
manifestamos nuestro descontento y repudio a esta acción que pone en
precario las actividades y proyectos que en beneficio de nuestras
comunidades se han venido realizando, contando con tan eminente
funcionario; 2) la destitución del Dr. Euraque como Gerente del IHAH
constituye una amenaza para la continuidad del proyecto del sitio
arqueológico Yarumela, en vista de que con ello se paraliza la
cooperación de los organismos internacionales, por lo cual dicha
destitución viene a afectar negativamente el desarrollo de un proyecto
relevante para nuestro país como lo es la construcción de lo que será el
Centro de Visitantes del Parque Arqueológico del Sitio Arqueológico
Yarumela”289.
288
Ibíd.
Sánchez, Servando. Presidente, Patronato, Miravalle, “Pronunciamiento”, 25 de
Agosto, 2009.
289
284
IV. Iniciativas en el Nororiente, Cerrando el Círculo:
La Ceiba, Trujillo y Olancho
A tres semanas del golpe de Estado recibí una ayuda memoria sobre
nuestros compromisos en Juticalpa, Olancho, de parte de doña María
Elena Sánchez, Presidenta de la Fundación de la Casa de la Cultura de
esa ciudad. Merece citarse en extenso.
“El día lunes 11 de Mayo, 2009, a las 4:30 p.m., me reuní en la Casa de
la Cultura de Juticalpa con el Dr. Darío Euraque, Gerente Instituto
Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), y la Lic. Yesenia
Martínez, Encargada Unidad de Historia IHAH. Dicha reunión se realizo
con la finalidad de establecer las fechas tentativas para elaboración del
Plan Interpretativo del Museo Histórico de Olancho, el cual funcionará
en la Casa de la Cultura de Juticalpa. Durante la reunión el Dr. Darío
Euraque se comprometió a elaborar el Plan Interpretativo para el museo
y entregarlo para el 30 de Junio, 2009. Posteriormente se iniciarán las
labores de clasificación de objetos para ser expuestos. Asimismo, se
discutió sobre la disponibilidad de los espacios que serán utilizados y
con los que actualmente dispone la Casa de la Cultura (sala de
conferencias primer nivel y segundo nivel)”290.
“Entretanto” relataba doña María Elena “el Dr. Euraque manifestó que
la muestra de piezas arqueológicas se expondrá en el primer nivel (sala
de conferencias). La Sociedad Cultural y por recomendaciones anteriores
ha ido acondicionando la segunda planta para el montaje de dicha
exposición, invirtiendo la cantidad de L. 95 289.60 del Proyecto Cultural
patrocinado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde se
realizó la instalación de cámaras de seguridad, aires acondicionados y
una puerta de aluminio y vidrio. Anteriormente se habían instalado
balcones y portón metálico para garantizar la seguridad de las piezas en
el segundo nivel. La Lic. Martínez manifestó que con el Lic. Denis
Portillo, Historiador IHAH, se trabajó en la propuesta del museo para
que dichas salas se instalaran en el segundo nivel. El Dr. Euraque
manifestó que así no se establecería un orden cronológico, argumentos
290
Sánchez, María Elena, “Informe de Reunión Casa de la Cultura Juticalpa, 11 de
Mayo, 2009” sometido a la Gerencia del IHAH, 5 de Junio, 2009.
285
con el que acordamos todos, pero se debe considerar la protección de las
piezas arqueológicas, y la sala de conferencias en el primer nivel no
dispone de las medidas de seguridad que las piezas ameritan”291.
Continuó, “en dicho contexto se acordó que el día 15 de Diciembre,
2009 se inaugurará la I Etapa del Museo de Olancho con el Salón del
Mundo Antiguo, Exposición de Fotografías de Froylán Turcios y objetos
personales de Clementina Suárez (escritorio y objetos que actualmente se
encuentran en el Museo Villa Roy en Tegucigalpa). Durante la reunión
se le solicitó al Dr. Euraque el traslado de otras piezas arqueológicas del
Sitio Arqueológico Chichicaste, las cuales se encuentran en poder de la
Unidad de Registro y Control IHAH. A nuestra solicitud el Dr. Euraque
manifestó su aprobación e incentivo de la colaboración del Dr. Terry
Winemiller, para que el cómo experto colabore con el montaje e
interpretación de la cerámica. Igualmente se propuso realizar por parte
del IHAH algunos talleres para concienciar a la población sobre el tema
de Patrimonio Cultural durante los meses de Octubre y Noviembre, 2009
y así poder identificar posibles guías para el museo”292.
Por último, concluyó doña María Elena “durante el encuentro se
mostró al Dr. Euraque las dos espadas y un sable que fueron utilizados
en las Vueltas del Ocote, San Francisco de la Paz, en el encuentro de
Francisco Morazán con la rebelión olanchana. Se manifestó verbalmente
de cómo la Sociedad Cultural Juticalpa obtuvo dichas piezas y el Dr.
Euraque se comprometió en que el Departamento de Asesoría Legal del
IHAH elaborará el documento legal (acta de donación), formalizando así
dicha donación. [También] en relación a la reciente publicación por parte
del IHAH del libro titulado Los Pech, una Etnia que Vive, ‘el evento se
realizó ese mismo día en la Casa de la Cultura de Juticalpa y la
presentación estuvo a cargo del Dr. Darío Euraque y don Adrián Fiallos,
Presidente de la Federación Pech de Honduras, contando con la
presencia de los miembros de la Sociedad Cultural Juticalpa, Dr. José
Roberto Baca, Rector Centro Universitario Regional Nororiente O,
estudiantes y público en general”293.
Mi compromiso con Olancho gozaba, como diría el filósofo Michel
Foucault, de diversas genealogías. Una primera vertiente era familiar. Mi
padre nació en Manto, Olancho, y mi abuelo allí fue cruelmente
asesinado en Diciembre de 1961. Vivía entonces mi abuelo Manuel
291
Ibíd.
Ibíd.
293
Ibíd.
292
286
Joaquín Rodríguez en la Casa Güell, antañón inmueble colonial
construido en Manto desde fines del siglo XVIII por inmigrantes
catalanes. Mi abuela paterna, Teresa del Pilar Euraque, emigró de Manto
a La Ceiba en la década de 1950, convirtiéndose en una más de miles y
miles de olanchanos que migraron a la costa caribeña de Honduras
durante los anteriores 130 años. Mi vocación por el pasado de nuestro
país en parte se nutrió por las historias que me relataba desde la niñez mi
abuela Teresa Euraque, cuando primero me desplacé de Tegucigalpa a
La Ceiba a mediados de la década de 1960. Cuando ya comencé con mis
estudios académicos, esas experiencias se convirtieron en punto de
reflexión historiográfica, a tal grado que en Conversaciones Históricas
se perfila toda una serie de hipótesis sobre la relación en la historia de
Olancho y la vida económica, social, política y cultural de La Ceiba y
Trujillo. En particular, aún previo a mi llegada a la Gerencia del IHAH,
estaba convencido de que no se podía entender la etnohistoria de La
Ceiba y Trujillo sin nexos con la larga historia de Olancho. Si bien ya
había leído la Introducción a la Arqueología de Honduras, del colega
olanchano Roberto Reyes Mazzoni, lo nuevo para mí ya estando en el
IHAH era reflexionar sobre la historia antigua, pre-colombina de
Olancho, y su arqueología histórica en el marco de la mayanización, pero
ahora vinculado con la jurisprudencia del patrimonio y las Metas de
Trabajo que estaba obligado a atender294.
Así comencé mi relación con la Casa de la Cultura de Juticalpa. En
Octubre del 2006, en el marco de la Ley del Patrimonio Cultural de la
Nación, Decreto Legislativo 220-97 y con base en las Metas de Trabajo
2006-2010, que se refieren a “promover y apoyar el establecimiento y
participación de fundaciones culturales nacionales en la investigación,
conservación, administración y divulgación del Patrimonio Cultural, el
Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH) se firmó un
convenio de cooperación entre la Sociedad Cultural Juticalpa y el IHAH.
Dicho convenio tenía que ver con apoyar todo proyecto e iniciativa que
tenga que ver con la investigación, rescate, protección y promoción del
patrimonio cultural de la nación”295.
Desde esa fecha la Sociedad Cultural de Juticalpa, en conjunto con el
IHAH, trabajaron con intensidad y compromiso en varias iniciativas
relacionadas con el proyecto del Museo de Olancho. Se trabajó en
294
Euraque, Darío A. “Iniciativas y Proyectos en Olancho por parte del IHAH y
SCAD, 2006 al 2008”, Gerencia, 6 de Octubre, 2008.
295
Ibíd.
287
seminarios y conferencias sobre la historia regional y de Honduras; en la
recuperación y restauración del Patrimonio Cultural regional; en la
Concienciación a la ciudadanía sobre la valoración del Patrimonio
Cultural, en el fortalecimiento de la Identidad Nacional; y en la
conservación del patrimonio bibliográfico y documental.
Citamos algunas actividades relevantes entre ambas instituciones:
• En 2007, el IHAH colaboró en la restauración de varias piezas
de cerámica (11 piezas entre ollas, vasos y cajetes) procedentes
del sitio arqueológico El Chichicaste (Olancho). Estas están
custodiadas por la Casa de la Cultura mediante convenio
particular. Siempre se planificó que serían expuestas en el
Museo de Olancho.
• En 2007 y 2008 la Casa de la Cultura fue el enlace local con
los arqueólogos norteamericanos autorizados por el IHAH para
realizar excavaciones en los sitios arqueológicos Chichicaste y
Dos Quebradas. Entre 2005 y 2008 los Drs. Virginia OchoaWinemiller y Terry Winemiller invirtieron casi L. 950 000.oo en
esas investigaciones296.
• A comienzos de 2008, en Olancho y desde la Casa de la
Cultura se coordinó y apoyó la organización del I Encuentro de
Historiadores Locales, y Regionales de Honduras, desarrollado
en Mayo 2008, y donde colaboró con la identificación,
convocatoria y reuniones de trabajo con los historiadores del
Departamento.
• En el 2008 el IHAH donó a la Casa de la Cultura una
colección de fotografías del intelectual Froylán Turcios, la que
ha sido mostrada en exposiciones temporales durante varios
eventos coordinados con el IHAH en el Departamento de
Olancho.
• En Enero 2009 la Casa de la Cultura colaboró en la
organización y préstamo de objetos para exposiciones
temporales en el marco del taller para “La Valoración del Centro
Histórico de la Comunidad de Manto”, desarrollado en esa
comunidad, antigua capital colonial de la región. Se restauró el
valioso oleo colonial “Las Animas en la Iglesia de Manto”297.
296
Comunicación electrónica Virginia Ochoa-Winemiller a Darío A. Euraque.
Marzo, 2010 y Unidad de Arqueología, IHAH, “Proyecto de Potencializacion del Parque
Arqueológico Dos Quebradas”, 19 de Enero, 2008.
297
Caballero C., José Rolando. Restaurador, Informe al IHAH, “Procesos Realizados
en la Conservación y Restauración de la Pintura: “Cristo de las Animas”, 16 de Febrero,
2009.
288
• En Enero 2009 Gelin Mendoza Sauceda, joven estudiante
oriunda de la comunidad Dos Quebradas, motivada por nuestro
acercamiento preparó un proyecto sencillo para identificar y
capacitar guardarrecursos culturales locales y apoyar al IHAH
en su afán por diseñar un pequeño parque arqueológico en la
zona298.
• En Abril 2009 también apoyó en la organización del Taller
“Patrimonio Cultural e Identidad Nacional” desarrollado en la
comunidad de Dulce Nombre de Culmí. Fue dirigido a 35
vecinos de la comunidad pech y mestiza de la zona,
promoviendo así la diversidad étnica de la región en el marco de
la nacionalidad hondureña.
• El IHAH, con la colaboración del Centro Documental e
Investigaciones Históricas de Honduras (CDIHH), estaba
gestionando la donación de una colección bibliográfica y
hemerografica de la escritora Elvia Castañeda de Machado a la
Casa de la Cultura de Olancho, y así enriquecer la Biblioteca
“Clementina Suárez” en su sede.
• En varias ocasiones la Gerencia del IHAH, en coordinación
con su Unidad de Historia, organizaron conferencias,
presentaciones de libros y de proyectos sobre etnohistoria de
Olancho. Presentación del libro Los Pech de Honduras: una
etnia que vive de Wendy Griffin, Hernán Martínez y Juana
Hernández (los dos últimos de origen pech) en la Casa de la
Cultura de Juticalpa y durante el taller sobre “Patrimonio
Cultural e Identidad Nacional” en Dulce Nombre de Culmí299.
Simultáneamente, en Catacamas, Olancho, desde Octubre del 2006 se
firmó un Convenio con el Alcalde Gustavo Rosa para vincular la
existente valoración del Parque Eco-arqueológico Cuevas de Talgua con
gestiones para declarar Monumento Nacional al Centro Historico de
Catacamas. Realizamos grandes logros. Primero, ya para Marzo del 2008
se estableció en Catacamas una Oficina del Centro Histórico a cargo de
su propia arquitecta, Mariusa Henríques. La Arq. Henríques recibió
instrucciones específicas para atender además el patrimonio
arquitectónico de La Ceiba y Trujillo, así como apoyar a Jorge Yanes,
previo administrador del Parque en las Cuevas de Talgua. Segundo, la
298
Mendoza Sauceda, Gelin Consuelo. “Plan de Desarrollo para Dos Quebradas”,
sometido a Jorge Yanes, Representante Regional del IHAH, Olancho, 20 de Enero, 2009.
299
Euraque, Darío A. “Referencias sobre la Sociedad Cultural de Juticalpa” sometido
al Programa Conjunto de Creatividad Cultural y Desarrollo Local, Naciones Unidas,
Tegucigalpa, 11 de Noviembre, 2009.
289
Alcaldía cedió un inmueble en el pleno Centro Histórico de la ciudad con
estos fines. El golpe de Estado vino a interrumpir los siguientes frutos:
• Declaratoria del Centro Histórico de Catacamas y Área de
Amortiguamiento (Ordenanza Municipal Nº. S.E.003-09, Libro
de Acta Nº. 4 de Sesión Ordinaria celebrada el miércoles 4 de
Febrero, 2009).
• Reglamento de Rotulación para el Centro Histórico
(Ordenanza Municipal Nº. S.E.166-09, Libro de Acta Nº. 15 de
Sesión Extraordinaria celebrada el martes 26 de Mayo, 2009).
• Proyecto de Bienes Inmuebles Culturales realizado por el
Instituto Hondureño de Antropología e Historia (Julio, 2009).
A mediados del 2009 la Arquitecta Henríques también había
aprovechado el Convenio firmado con la Alcaldía de La Ceiba para
delimitar el Centro Histórico de esa ciudad y así proceder a declararlo
Monumento Nacional. De esa manera se hacía realidad la estrategia de
vincular la valoración de la riqueza arqueológica de la Cuenca del Río
Cangrejal con el rescate del Centro Histórico de La Ceiba, pero
socializando el proceso con la ciudadanía ceibeña desde el comienzo.
Para entonces, ante el primer esfuerzo por despedirme, personalidades
asociadas con la Cámara de Turismo se comunicaron con la Abogada
Castro lamentando tal decisión300. Los sueños que llevé a la reunión de la
SAA en Abril del 2007 también se convertían en realidades. Luego se
impuso la pesadilla del golpe de Estado y se nos margino del proceso.
V. Conclusiones
En Enero de 2006, previo a que se comunicara conmigo el Dr. Pastor
Fasquelle para invitarme a hacerme cargo del IHAH, el Presidente
Zelaya había conseguido que el entonces Presidente del Congreso
Nacional, Roberto Michelleti Baín, apoyara un proyecto de ley titulado
“Ley de Participación Ciudadana”. Esa Ley fue el fundamento para
varias iniciativas del Presidente Zelaya, desde la Ley de Transparencia y
Acceso a la Información Pública (Diciembre 2006) hasta la convocatoria
a la “Cuarta Urna”, que sembró las bases del golpe de Estado. Con o sin
esta Ley yo tenía un compromiso con una más profunda participación
300
Carta, Anaité Seibt, Carolina Benett, Guillermo Ánderson, Rómulo Pinel, Gustavo
García, Cámara de Turismo de La Ceiba a Myrna Castro. SCAD, 26 de Agosto, 2009.
290
ciudadana desde el IHAH para cumplir con su misión en torno al
Patrimonio Cultural y la Identidad Nacional.
Bajo esa mística es que intentaba valorar nuestra riqueza arqueológica
en relación a los Centros Históricos reconocidos como Monumentos
Nacionales. En esa política el rescate de la historia en el IHAH, por
medio del CDIHH, era un proyecto transversal a toda la institución.
Promover la historia era más que reconocer que el pasado era importante,
o que los bienes inmuebles debían registrarse, o que un proyecto tenía
“antecedentes”. Era integrar las teorías de la historia, sus métodos y su
forma de ver el mundo en todo lo que se hacía en el IHAH. Luego del
golpe de Estado la Unidad de Historia, con la Lic. Yesenia Martínez a la
cabeza, previo a su expulsión del IHAH el 16 de Noviembre, elaboraba
una Guía metodológica de participación ciudadana y la conservación
de los sitios arqueológicos, el caso de Yarumela. Esta se editaría
eventualmente en la Colección “Cuadernos de Antropología e Historia”
con apoyo de la UNESCO y el Programa Conjunto “Creatividad Cultural
e Identidad para el Desarrollo Local”.
Según Martínez, “este documento se dejó de trabajar en Septiembre.
Las responsables estamos inscritas en el documento inédito. Cada una
estaba sistematizando su labor. Susan Arteaga lo del trabajo de campo;
Lidisis Figueroa los resultados del taller y el enlace comunidad-IHAH;
yo trabajaba la metodología de participación ciudadana y la integración
multidisciplinaria del IHAH y los resultados de cada proceso y Lavinia
Dubón, como enlace entre la UNESCO y el IHAH, se dedicó a validar el
trabajo. Se hicieron encuestas de validación.
Entre Septiembre y Octubre teníamos que redactar el documento,
revisarlo y editarlo en Noviembre y presentarlo y difundirlo en
Diciembre. Esta idea surgió en Abril del 2009, luego de las jiras a La
Mosquitia, del resultado del primer taller y en el marco de la agenda con
el Programa Conjunto. La tomamos más en serio cuando reorientamos el
trabajo de la Unidad luego del golpe del 28 de Junio; ante las dificultades
presupuestarias decidimos sistematizar nuestro esfuerzo y enfocarlo en
publicaciones metodológicas o instrumentos para orientar a la ciudadanía
en el rescate de la historia y la valoración del patrimonio cultural. En ese
sentido se dejó en camino un cuaderno sobre la historia regional, escrito
por Elizet Payne, y quedaron las guías de los fondos especiales del
CDIHH y también la Guía metodológica de Participación
291
Ciudadana”301. Esa cartilla serviría como modelo para una versión
nacional.
Simultáneamente a esos trastornos, con el golpe de Estado también se
vino abajo uno de los pilares de la nueva política cultural relacionada con
los Centros Históricos a cargo de la Lic. Daniela Navarrete: el “Proyecto
Nacional de Fortalecimiento para la Gestión del Patrimonio Cultural”.
Este contaba con un presupuesto total de 6.3 millones de Lempiras. En
su fase última, para fines del 2010, tendría los siguientes resultados,
entre otros:
* Catalogados los bienes culturales del país;
* Sistematizado el inventario nacional de sitios arqueológicos e
históricos;
* Implementados instrumentos de gestión del patrimonio
cultural;
* Aprobada la estrategia nacional de Gestión del Patrimonio
cultural;
* Fortalecidos los procesos de participación ciudadana para la
conservación/gestión del patrimonio cultural;
* Mejoradas las capacidades técnicas de formulación de
proyectos de conservación y/o restauración del patrimonio
cultural inmueble;
* Apoyada la Implementación de la estrategia de
desconcentración y fortalecimiento de las regionales del IHAH;
* Fortalecida la Unidad de Registro y Control de Bienes
Culturales;
* Reglamentada la Ley para la Protección del Patrimonio
Cultural de la Nación;
* Delimitadas las competencias institucionales para la gestión de
los centros/conjuntos históricos;
* Mejoradas las capacidades técnicas en intervención del
patrimonio cultural;
* Sensibilizado el aparato jurídico hondureño en temas
vinculados con la protección del patrimonio cultural302.
Después del golpe, en Septiembre del 2009, solo se había ejecutado
apenas L. 310.000.oo, un 5% del presupuesto. Fueron detenidos los
desembolsos y la Unidad de Centros Históricos, establecida con tanta
301
Comunicación electrónica. Yesenia Martínez a Darío A. Euraque, Mayo, 2010.
Unidad de Centros Históricos, IHAH. “Ficha de Evaluación y Seguimiento de
Proyecto Nacional”.
302
292
esperanza a comienzos de 2007, sufrió un terrible descalabro. Ya en
Abril de 2010, como consecuencia de la baja ejecución en este Proyecto
y por querer la AECI retomar la iniciativa en el mismo, su ejecución fue
trasladada a la Secretaría General del IHAH y las Subgerencias del
IHAH ––decisión adoptada por el Gerente nombrado por Myrna Castro
en Diciembre del 2009. De esa manera la Lic. Daniela Navarrete perdió
la coordinación directa del proyecto más importante de la Unidad de
Centros Históricos desde el 2007303.
Por último, el 15 de Abril del 2010, así como en Abril del 2007, asistí
a la reunión anual de la Society for Américan Archaeology (SAA), ahora
reunida en San Luis, Estado de Missouri, EUA. En esa ocasión, el
optimismo y visión con que me reuní con muchos de los mismos
arqueólogos en el 2007 se había destruido por las secuelas del golpe de
Estado. El ambiente para la arqueología hondureña fuera de Copán
Ruinas era sombrío. Ya desde Agosto de 2009 la Dra. Janet Levy,
Presidenta de la División de Arqueología de la Asociación Américana de
Antropología, denunciaba ante Thomas Shannon, Secretario de Estado
Adjunto de EUA para América Latina, el primer esfuerzo de la Ministra
Myrna Castro para destituirme de la Gerencia del IHAH (20 de Agosto);
en los mismos días la Presidenta de la SAA, Dra. Margaret W. Conkey,
denunciaba también ante Shannon el mismo abuso304. Entre otros temas,
las autoridades de esas asociaciones temían que la crisis en el IHAH
significara no solo peligros para los proyectos encaminados y
programados sino que también enjuiciaba la capacidad del IHAH para
cumplir los compromisos adquiridos en acuerdos diplomáticos firmados
con el gobierno de EUA a fin de controlar el tráfico ilícito del patrimonio
hondureño hacia ese país.
El primer Memorándum de Entendimiento (MOU) correspondiente se
había firmado en 2004 para un periodo de cinco años. Negociaciones
para su reanudación comenzaron desde fines del 2007; entre ese año y
Marzo del 2009 trabajamos arduamente para lograr ese fin. No solo
logramos la reanudación del MOU sino que fuimos seleccionados por la
Oficina de Patrimonio Cultural, dentro de la Oficina de Asuntos
Educativos y Culturales del Departamento de Estado, para ser sede de
303
Oficio Número 070-G-2010, IHAH, 7 de Abril, 2010.
Carta, Janet Levy. Presidenta Archaeology Division, Américan Anthropological
Association, a Thomas Shannon, Secretario Adjunto, Departamento de Estado, EUA, 25
de Agosto, 2009, y Carta, Margaret Conkey. Presidenta Society for Américan
Archaeology a Thomas Shannon, Secretario Adjunto, Departamento de Estado, EUA, 26
de Agosto, 2009.
304
293
una conferencia a nivel regional (con invitados de toda Centroamérica,
México y la Republica Dominicana) sobre tráfico ilícito de patrimonio
cultural. El “Taller Regional para la Prevención del Tráfico Ilícito de
Patrimonio Cultural” se realizó los días 3 y 4 de Junio de 2009 en
Tegucigalpa. La agenda fue doble: 1) las presentaciones nacionales se
dirigieron a los temas de la comunicación entre agencias gubernativas,
coordinación regional y extra-regional, y la identificación e investigación
de casos de tráfico ilícito de patrimonio cultural; 2) las presentaciones de
agencias se dirigieron a la comunicación internacional, técnicas de
investigación, control aduanero de importación y exportación de
patrimonio.
Los objetivos de este taller eran apoyar los esfuerzos de los gobiernos
de México y Centroamérica para la protección de su patrimonio cultural,
prevenir las exportaciones no autorizadas, registrar pérdidas, recuperar y
repatriar los objetos de tráfico ilícito, facilitar la comunicación y la
cooperación regional entre las autoridades públicas y del patrimonio
cultural y sus contrapartes de los Estados Unidos, así como
organizaciones internacionales”305. Participaron agentes de Interpol, FBI
y la Agencia de Inmigración y Aduanas de EUA, igual que
correspondientes funcionarios de México y los países de Centroamérica,
además de personal del IHAH, Ministerio Público, Iglesia Católica y
Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI). En total participaron 26
funcionarios y el Departamento de Estado invirtió casi L. 650 000.oo en
el taller, fondo complementado por recurso humano y logística del
IHAH.
Con varias de las instituciones en Honduras habíamos firmado un
Convenio para la coordinación en el esfuerzo por contrarrestar el saqueo
de nuestro Patrimonio Cultural. Catorce meses después de la reunión de
la SAA en San Luis, en Abril de 2009, esos logros estaban en manos de
autoridades en el IHAH que carecen de conocimiento alguno en este
campo, además de haber sido impuestos por un golpe de Estado.
La conducta en el IHAH llevaba el sello de la ignorancia desde la
máxima autoridad de la SCAD. Quizás el mejor ejemplo de esto se
escenificó el 20 de Julio, Día de Lempira y fecha fundamental en el
imaginario de la Identidad Nacional en Honduras, ante cámaras de
televisión nacionales e internacionales, frente a un público convocado a
Casa Presidencial. Delante de Roberto Michelleti Baín, Castro, la
305
Programa. Taller Regional para la Prevención del Tráfico Ilícito de Patrimonio
Cultural”, IHAH, 2 de Junio, 2009.
294
Secretaria de Cultura de facto, públicamente denunció a la SCAD con
querer “adoctrinar” a las etnias de Honduras, y en particular a los
Garífunas. Afirmó Castro que esto se llevaría a cabo mediante la
distribución de “literatura progresista y revolucionaria”. Por último, ella
suponía que esto se haría por medio de la Red de las Casas de la Cultura
de la SCAD y con un fondo de la Alianza Bolivariana para las Américas
(ALBA).
La SCAD y el IHAH coordinaron muchos proyectos con las etnias,
financiados con una multiciplicidad de recursos, si bien exiguos. En el
caso del IHAH, como veremos en el próximo capítulo, los proyectos e
iniciativas casi siempre estuvieron encaminados a complementar los
esfuerzos en las Metas de Trabajo, base de la política cultural global que
implementábamos desde el 2006, las cuales a su vez gozaban de diversos
orígenes históricos en la década de 1990. Cuando se vino el golpe de
Estado había preparado, a petición de la Fundación Ford, una propuesta
para financiar la capacitación universitaria de las etnias en Honduras
como otro pilar de nuestra política cultural ante las etnias del país306.
306
Euraque, Darío A. “Multietnicidad y su Representatividad en las Ciencias
Sociales en Honduras: Una Propuesta de Investigación y Capacitación”, preparada para
la Fundación Ford, 3 de Marzo, 2008.
295
Esta p. 296 = blanca y sin folio
Quitar folio a siguiente = 297
296
Capítulo 5. Patrimonio Cultural, el IHAH
y las Etnias: más allá del Folklorismo
297
“[…] el intelectual siempre ha sido considerado en
nuestros países como un ave ‘raris’, siempre negado e
inconsultado, y sobre todo rechazado por las élites del
poder, que han visto constantemente en él a un ciudadano
de segunda a su servicio, de donde han salido los célebres
‘intelectuales áulicos’, que abundan en los sectores
nacionales”307.
Leticia Oyuela (1935-2008), escritora e historiadora.
I. Introducción
E
l 23 de Junio de 1989 y en el Parque Arqueológico de Copán
(PAC), el Lic. Ricardo Agurcia, con apoyo del Dr. William Fash,
descubrió un extraordinario monumento que pronto fue bautizado con el
nombre de “Rosalila”. En 1990 el Lic. Agurcia, con soporte del banquero
y político Jorge Bueso Arias, estableció la Asociación Copán. Bueso
Arias, a manera de presentación en un libro de Fash y Agurcia titulado
Visión del Pasado Maya (1996), además de considerar a ambos como
los “más brillantes arqueólogos que han trabajado en Copán,” dedujo
interesantes conclusiones universales de las investigaciones en ese sitio.
Según Bueso Arias, a raíz de las investigaciones de Agurcia y Fash,
“comprendemos ahora mejor una lección inevitable de la historia: la
necesidad de los dirigentes para fortalecer a través de alianzas el poder,
recurriendo a los hombres de pro de su época, a los comerciantes y
poderosos para lograr alguna forma de armonía social. Esto, como nos
revela Visión del Pasado, también ocurrió en Copán”308. Así, en el PAC
también podíamos encontrar un modelo de un sistema político para
Honduras.
307
Oyuela, Leticia. Carta a Darío A. Euraque, 16 Septiembre, 2004.
Agurcia Fasquelle, Ricardo y William Fash. Visión del Pasado Maya: Proyecto
Arqueológico Acrópolis de Copán (San Pedro Sula, Asociación Copán, 1996), pp. 8-9.
308
298
Según la actual página web de la Asociación Copán, esta es “una
organización sin fines de lucro, fundada en 1990 y dedicada a la
investigación y a la conservación del patrimonio nacional”. Dice,
además, que la Asociación Copán promueve y apoya “Investigación,
educación y conservación del patrimonio cultural y natural de Honduras.
Formación de hondureños en Antropología y campos afines. Proyectos
de desarrollo sostenible que promueven la integración ponderada del
paisaje cultural y natural. Fundada y guiada por líderes en la
investigación mesoamericana, desde su creación la Asociación Copán ha
sido dirigida por Ricardo Agurcia Fasquelle, arqueólogo hondureño y
líder comunitario. Empresarios hondureños y filántropos trabajan con
científicos nacionales e internacionales en nuestra junta directiva para
guiar esta institución. Por lo general, trabajamos dentro de Honduras
como consultores y, o, enlace para fondos nacionales o internacionales.
Desarrollamos proyectos diseñados para educar, mejorar la experiencia
del visitante en cuanto a historia cultural y preservar el patrimonio
hondureño para generaciones futuras”309. En 1999 se estableció en
California, EUA la contraparte norteamericana de la Asociación Copán,
la Copán Maya Foundation.
Hacia el año del descubrimiento de Rosalila la valoración del PAC
había provocado importantes cambios en la jurisprudencia del
patrimonio cultural del país, en parte por gestiones del Lic. Agurcia
Fasquelle. Ejemplo de ello fue la muy valiosa Ley para la Protección del
Patrimonio Cultural de la Nación (1984), luego de que en 1980
UNESCO declarara a Copán Ruinas “Patrimonio Mundial de la
Humanidad”.
Ya durante la primera Gerencia del Lic. Agurcia Fasquelle, a partir de
1982, el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH)
ampliaba el viejo concepto de “Tesoro Nacional” que el decreto de
creación del IHAH en 1952 arrastraba desde la Constitución de 1936, en
tiempos del General Tiburcio Carías Andino. Como veremos en seguida,
sin embargo, los cambios fueron lentos. La Constitución de 1957 aún
hablaba de “Tesoros Nacionales”, pero la de 1965, emanada del golpe de
Estado de 1963, no menciona tesoros nacionales ni culturales. Desde
mediados de la década de 1950 el IHAH perdió su independencia, fue
subordinado a la Dirección General de Servicios Culturales y Educación
Artística en la Secretaría de Educación. Si bien es cierto que a partir de
1968 el IHAH gozaba de autonomía formal con una nueva Ley Orgánica,
309
www.asociacioncopán.org
299
en la práctica siguió subordinado a las directrices de la Secretaría de
Educación, esto según Miguel Antonio Rodríguez, Director Interino de
la institución luego de la muerte de Jesús Núñez Chinchilla en Marzo de
1973. En ese año el IHAH contaba con 33 empleados. Ninguno
ostentaba títulos en historia, etnología o arqueología310.
Esa situación cambió sustancialmente con el arribo a la Gerencia del
IHAH, en 1974, del Dr. José Adán Cueva, oriundo de Copán Ruinas,
especialmente en cuanto a convertir al PAC en una atracción turística
internacional, pues la llegada de Cueva sirvió para atraer fuertes
inversiones en la investigación, conservación y restauración de las
estructuras más importantes del sitio, especialmente la Acrópolis. En
1975 el Estado de Honduras había suscrito un contrato de préstamo con
el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por ocho
millones de Lempiras, fondos que se destinaron no sólo para el parque
sino también para nuevas instalaciones del IHAH en Tegucigalpa, en
Villa Roy. En ese mismo año comenzó una nueva era de relaciones
institucionales entre el IHAH y universidades extranjeras, especialmente
Harvard, la Universidad de Pennsylvania y Tulane, todas interesadas en
la arqueología del Valle de Copán. Con la creación de la Secretaría de
Cultura y Turismo (SECTUR) en 1975, el IHAH superó su
subordinación burocrática a la Secretaría de Educación. Poco a poco, sin
embargo, comenzaba una subordinación diferente, ahora en relación al
Instituto Hondureño de Turismo (IHT) y al creciente papel de este sector
en la economía nacional. Fue durante la Dirección de Jacobo Goldstein
en el IHT que por primera vez y más sistemáticamente se promovió el
mercadeo de “la cultura” de Honduras como una atracción turística. Así
la vieja mayanización en ese sentido asumió un papel clave.
Simultáneamente, el IHAH comenzó a contratar personal
especializado, aunque muy lentamente, sobre todo en museografía y
talleres de restauración de bienes muebles. La mayoría ostentaba títulos
de maestros o eran egresados de la Escuela de Bellas Artes. A partir de
1974 algunos de ellos incluso recibieron capacitaciones en México. En
Febrero de 1975, como consecuencia de gestiones del Dr. Cueva en la
UNAH, el Lic. Vito Véliz pasó prestado al IHAH como su primer Jefe
del Departamento de Investigaciones Antropológicas e Históricas. Véliz
había obtenido una Maestría en antropología en la Universidad de
Kansas en 1972, con especialidad en arqueología. Fungió como Jefe de
310
Ávalos, Kevin. “El Instituto Hondureño de Antropología e Historia, 1952-1972:
Un balance sobre sus inicios,” Yaxkin, Vol. XX, Nº. 1, (2001), pp. 111-123.
300
esta unidad hasta 1991, habiéndose separado de la UNAH. Fue el Lic.
Véliz el enlace entre el IHAH, los académicos de Harvard, la
Universidad de Pennsylvania y las gestiones con el BCIE.
En esos años llegó el Dr. William Fash a Copán Ruinas como un joven
mochilero. En 1977, como estudiante de Doctorado en antropología se
incorporó a uno de los primeros proyectos de Harvard en esta época en
Copán Ruinas, aquel diseñado por el Dr. Gordon R. Willey, eminente
arqueólogo que se destacó en esa universidad entre 1950 y 1986. Según
el Dr. Cueva, Willey llegó a Copán Ruinas en Enero de 1974, luego de
una primera visita del director de la revista National Geographic; quien
lo llevó a su oficina fue “una persona amiga e interesada en la
Antropología, la señora María Agurcia”311.
Esta dama era tía política del Lic. Agurcia Fasquelle, pues estaba
casada con don Ignacio Agurcia, hermano de don Juan Agurcia Ewing,
el papá del descubridor de Rosalila. Harvard se encargó del primer
proyecto de mapeo en el Valle de Copán entre Julio de 1975 y fines de
1977. En esos años la Sra. Agurcia con frecuencia representó a la
empresa privada en las sesiones del Consejo Directivo del IHAH312.
Mientras tanto, fue en esos años que el Lic. Véliz, en cuya tesis de
Maestría el Dr. Willey participó como asesor, trajo al Lic. Fernando Cruz
Sandoval al IHAH como su auxiliar, unos años después que este
obtuviera una Maestría en antropología en la Universidad de Nuevo
México (1969). De origen guatemalteco, Cruz Sandoval se naturalizó
hondureño. De esa manera por primera vez el IHAH contaba con un
antropólogo con especialidad en etnología. Sin embargo, como veremos
en este capítulo, la investigación y las relaciones con las etnias en el
IHAH permanecieron subordinadas a las prioridades de la arqueología en
general y lo maya en particular. En Septiembre de 1980 el IHAH fue
sede del “Primer Seminario Nacional Indigenista”, en el que participaron
SECTUR, CONSUPLANE, INA, AID y varios personajes interesados en
esos temas. El objetivo de la meta del seminario fue “unificar los
esfuerzos de las distintas instituciones interesadas en el indigenismo,
concertando una política común para medidas de acción social”. Eso
quedó en papel. Según Cruz Sandoval, quien eventualmente se convirtió
311
Fash, William. “Prefacio”, en Agurcia Fasquelle y Fash, Visión del Pasado
Maya, pp. 11-28.
312
Los Libros de Actas de las Sesiones de las reuniones del Consejo Directivo del
IHAH de esos años registran amplia evidencia de este hecho. Esos libros documentan
importantes datos y decisiones de las diferentes gerencias del IHAH desde 1969.
301
en Jefe de la Sección de Etnología del IHAH hasta 1992, “el Instituto,
por ese entonces, no estaba interesado en financiar estudios etnográficos
para documentar la cultura material de los pueblos de Honduras”313.
Fueron las presiones de las organizaciones étnicas en sí que a mediados
de la próxima década cambiaron la situación.
Lo poco alcanzado en etnografía en Honduras en la década de 1980 lo
hicieron pioneros extranjeros como Ruy Galvâo de Coelho, Anne
Chapman, Nancie González y William V. Davidson, con aportes
excepcionales de hondureños como Mario Ardon y Lázaro Flores. Por
unos años se incorporó a la Sección de Etnología Eric Jorge Martínez,
entre 1976 y 1983; para entonces se unió también al IHAH Gloria Lara
Pinto, tras obtenener un Doctorado en Antropología Cultural en
Alemania. La Dra. Lara Pinto laboró en el IHAH entre 1980 y 1994 y
generó un record amplio de importantes publicaciones. Conjuntamente
con su esposo, el Dr. George Hasemann, norteamericano, fueron gestores
de uno de los proyectos arqueológicos más importantes jamás
coordinados por el IHAH, el Proyecto de Investigación y Salvamento
Arqueológico de El Cajón (PISAC). En su apogeo el PISAC tuvo casi 30
antropólogos y arqueólogos trabajando al mismo tiempo.
En 1978 Hasemann y Véliz realizaron una prospección preliminar en
un territorio de segmentos de los ríos Sulaco y Humuya, destinados a
inundar 94 km2 de territorio para la edificación de la Represa
Hidroeléctrica “El Cajón”, que sería financiada primordialmente por
Banco Mundial314. Los encargados del proyecto fueron: Dr. Kenneth
Hirth, de la Universidad de Kentucky, Dra. Gloria Lara Pinto y Dr.
George Hasemann315. La prospección, respondiendo a informantes
locales, según la Dra. Lara Pinto, “puso de manifiesto el inesperado y
gran potencial de la zona para la investigación arqueológica”. Es más,
destacó ella hace 20 años, “este descubrimiento sería el primer eslabón
313
Cruz, Fernando. “La Sección de Etnología en el IHAH, 1976-1992”, en 50 años
con el Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 63-70.
314
Sobre el proyecto macro, su financiamiento externo y el modelo de desarrollo de
Honduras, ver Jeffrey Jackson. The Globalizers: Development Workers in Action
(Baltimore: The Johns Hopkins University, 2005), pp. 149-204.
315
Todo señala que el Dr. Hasemann fue un extraordinario arqueólogo que luchó
hasta sus últimos días en pro del patrimonio cultural de nuestro país. Además, fue
pionero en promover la valoración de la riqueza arqueológica de Honduras más allá de
Copán. Ver “In Memoriam George E. Hasemann (1944-1998). 50 años con el
Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 119-124; y Boyd
Dixon. “George Ernest Hasemann, 1944-1998”, Ancient Mesoamerica, 10 (1999), pp.
1-2.
302
de una cadena de acontecimientos que despertarían un interés a nivel
gubernamental por la arqueología de una región ajena a Copán, sin
precedentes en Honduras…”
Con asesoría y financiamiento del BM, el IHAH y la Empresa Nacional
de Energía Eléctrica (ENEE), se fijó un presupuesto de L. 1 304 510.oo
para 1980-1984; eventualmente el PISAC se benefició, por la tenacidad
de sus principales directores, con recursos del Congreso Nacional (L.
200 000.oo), el IHAH (L. 100 000.oo) y L. 652 255.oo aportados por
ENEE. Carecemos de la contabilidad, pero también contribuyeron con
fuertes insumos las siguientes instituciones norteamericanas: U.S.
Information Agency; United Fruit Co., National Science Foundation y
Américan Philosophical Society de EUA Fueron naprovechados recursos
académicos de las siguientes universidades norteamericanas:
Universidad de Colorado, Universidad de Alabama, Universidad de
Minnesota, Universidad Estatal de Nueva York, Albany, y Universidad
de Kentucky. Según Lara Pinto, “en su conjunto, la aportación de estas
instituciones sobrepasó los L. 400 000.oo”316. Por último, la Dra. Lara
Pinto aportó con la traducción del primer tomo de las memorias del
proyecto.
Algunos de los resultados del PISAC fueron divulgados en varios
números de Yaxkin durante la década de 1980. En 1989 muchos de los
ensayos publicados en Yaxkin entre 1985 y 1987 fueron incluidos en el
primer tomo bilingüe de dos proyectados sobre las Investigaciones
Arqueológicas en La Región de El Cajón. Tal volumen fue editado por
el Dr. Kenneth Hirth, la Dra. Lara Pinto y el Dr. Hasemann; se publicó
conjuntamente entre la Universidad de Pittsburgh y el IHAH.
Lamentablemente, el segundo tomo nunca salió a luz pública. Es más,
este extraordinario modelo de gestión y colaboración académica nacional
e internacional a favor de la arqueología de Honduras fuera de Copán
Ruinas, coordinado por el IHAH, nunca más se reprodujo317.
Según los principales coordinadores, “en ningún punto de la
investigación arqueológica en Honduras hemos avanzado tanto, en tan
316
Lara Pinto, Gloria. “Presentación”, en Kenneth Hirth, Gloria Lara Pinto y George
Hasemann, Archaeological research in the El Cajón región (Pittsburgh: University of
Pittsburgh; Tegucigalpa: IHAH 1989), pp. xiv-xx.
317
Ibíd. Aunque las familias humildes en la zona sufrieron las consecuencias.
William M. Loker, “Sembrando Desacuerdos: Estrategias Estatales de manejo de
recursos naturales en la Zona del embalse El Cajón”, en Memoria, VII Seminario de
Antropología de Honduras, “Dr. George Hasemann” (Tegucigalpa: IHAH, 2004), pp.
373-389.
303
poco tiempo, en el conocimiento de nuestros antepasados no mayas ––no
por ello menos enigmáticos–– como por medio de la sistemática labor de
cinco años consecutivos de trabajo de campo en la región de El
Cajón”318. Mediante las investigaciones del proyecto se constató que no
había “tumbas mayas” en la zona; por razón extraña que aun no he
podido explicar, los informes oficiales del Banco Mundial en 1980,
incluso un último informe fechado 30 de Junio de 1989, hablan de
tesoros mayas a los que afectaría el proyecto de El Cajón319.
En la misma década de 1980 la arqueología del Valle de Sula gozó de
cierto apogeo. Sin embargo, también se la despreció a partir de la década
entrante. Igual trato sufrieron los valles de Comayagua y Olancho, no
digamos otros de quizás menor peso en el imaginario turístico. La puesta
en valor de las Cuevas de Talgua, cerca de Catacamas, Olancho, fue una
excepción; más importante fue el establecimiento del Parque
Arqueológico “Los Naranjos”, ubicado en el sector noroeste del Lago de
Yojoa320. En fin y en general, durante la década de 1990 se experimentó
una entrega casi total del IHAH a la valoración del PAC, siempre
coordinando con la Asociación Copán y con amplio apoyo del IHT y
SECTUR.
El Dr. Fash hace años registró aspectos un tanto íntimos del comienzo
de este apogeo del PAC321. Fash recordó la visita del Presidente Rafael
Leonardo Callejas a Copán Ruinas en Enero de 1990, cuando hablaron
personalmente sobre cómo conservar las ruinas. Según Fash, de esas
conversaciones surgieron varias iniciativas que culmínaron en proyectos
importantes para el PAC. Era el comienzo del apogeo de Rosalila y su
318
Hirth, Kenneth, Gloria Lara Pinto y George Hasemann. Ventanas al Pasado:
Proyecto de Investigación y Salvamento Arqueológico El Cajón, 3ª., ed.
(Tegucigalpa: IHAH, 1990), p. 34.
319
Comunicaciones electrónicas. Dr. Jeffrey Jackson a Darío A. Euraque, 7 de Mayo,
13 de Mayo y 20 de Mayo, 2010. Jackson conserva los Informes del Banco Mundial
relacionados con el proyecto El Cajón. Es autor de The Globalizers: Development
Workers in Action, que versa sobre el financiamiento de proyectos e iniciativas de
desarrollo en Honduras por entes internacionales como el Banco Mundial y otros.
320
Hasemann fue pionero en este proyecto también. George Hasemann,
“Archaeological Parks in Honduras: Realities of Research and Responsibility”, en
Comité international de gestion du patrimonio archeologique de L’licomos, Vestiges
archeologiques, La conservatio in situ, Actes du deuxviene Colloque international
de I’ICAHM (Montreal: I’ICAHM, 1994), pp. 331-337.
321
Fash, William y Barbara Fash. “Investing in the Past to Build a Better Future: The
Copán Sculpture Museum in Honduras, Central América”, Cultural Survival
Quarterly, Vol. 21, Nº. 1. (Spring 1997), pp. 46-51.
304
mercadeo, el magnífico proyecto del Museo de las Esculturas (19931996) e incluso la transformación de la vieja plaza del pueblo de San
José de Copán en una apreciación de las generaciones de arqueólogos,
casi todos extranjeros, cuyas labores habían contribuido a generar
conocimiento sobre Copán Ruinas y así fundamentar el turismo que se
incrementaba en el pueblo y en el Valle de Copán322.
Mientras tanto, la gran experiencia de gestión y resultados del proyecto
en El Cajón terminó sin institucionalización perdurable en el IHAH. Yo
sólo encontré la memoria fragmentada y desvanecente de sus logros y
posibilidades323. En aquellos años el Dr. Fash pensaba que la “Mayamanía” que surgía contribuiría a fortalecer al IHAH324. Sucedió lo
contrario. En conversaciones en Copán Ruinas y en la Universidad de
Harvard en varias ocasiones abordamos el tema. El golpe de Estado
interrumpió esa conversación.
Simultáneamente, a nivel de la relación entre el IHAH y las etnias
vivas, la década de 1990 registró años de transformación. A partir de
1994 el IHAH cambió un tanto en sus relaciones con las etnias en sí, de
hecho en gran parte provocado por sucesos fuera de Honduras
vinculados con la globalización de la época.
Irónicamente, una fecha de partida fue 1989, precisamente cuando el
Lic. Agurcia Fasquelle descubría Rosalila. En la misma coyuntura en que
se consolidaban varias trayectorias de importantes inversiones en el
PAC, en Ginebra, Suiza la Organización Internacional del Trabajo
adoptaba la ahora famosa “Convención sobre pueblos indígenas y
tribales”, ratificada por el Estado de Honduras en el gobierno del
Presidente Carlos Roberto Reina unos pocos años después. En gran
medida y en respuesta a las movilizaciones de los pueblos indígenas y
negros de esa época, en ese entonces el Fondo Hondureño de Inversión
Social (FHIS) estableció el Programa “Nuestras Raíces”.
El FHIS, adscrito a la presidencia, fue creado en 1990 en el ámbito del
neoliberalismo económico que el entonces Presidente Rafael Leonardo
Callejas implantaba. Se suponía que el FHIS duraría tres años y funcionaría
como "fondo de emergencia social" temporal, que distribuiría recursos para
contrarrestar los costos sociales de los programas de ajuste estructural que
322
Ibíd.
Ver el muy interesante artículo de Gloria Lara Pinto. “La Región del Cajón en la
Etnohistoria de Honduras,” Yaxkin, Vol. V, Nº. 1, (1982), pp. 37-50.
324
Fash, William y Barbara Fash. “Investing in the Past to Build a Better Future: The
Copán Sculpture Museum in Honduras, Central América”.
323
305
se implantaron luego que Callejas llegara a la Presidencia (1990). En 1994,
ya con el Presidente Reina en el poder, el FHIS y sus programas de
compensación social no reducían el impacto del neoliberalismo y por lo
tanto los programas se prolongaron, precisamente cuando comenzaban las
peregrinaciones de miles de indígenas desde Intibucá y otras regiones del
país.
Como lo advertimos en el capítulo uno, en 1995, ante un segundo año de
presiones de los grupos étnicos y con el beneplácito de un "nuevo mestizaje
oficial" que se gestaba en esa coyuntura, el Presidente Reina acudió al
FHIS para intentar solventar algunos de los problemas con las etnias. El
Secretario del FHIS era Manuel Zelaya Rosales. Hacia Febrero de 1996,
mediante la llamada “Declaración de Catacamas”, se oficializaba de nuevo
la noción del étno-desarrollo mediante el Programa "Nuestras Raíces",
creado por el Presidente mediante el FHIS II para impulsar “el desarrollo
integral de las etnias autóctonas”. Esta particularidad surgió de las entrañas
mimas de la etnohistoria de Olancho, en particular la relación entre el
Municipio de Catacamas y las etnias pech y tawhaka. Fue un olanchano de
Catacamas quien generó el lema de “Nuestras Raíces” como iniciativa
dentro del FHIS325.
Así se adjudicaban 13 millones de Lempiras para 32 500 familias de las
ocho etnias. De esta manera los fondos del FHIS se vinculaban a proyectos
no previstos en la visión original del mismo. En el IHAH el antiguo énfasis
en los restos materiales de los pueblos antiguos, primordialmente los
Mayas, llamaba más la atención. En el caso mío, esa cruda yuxtaposición
en parte inspiró mi libro sobre el mestizaje, publicado en 2004 con el título
Conversaciones Históricas con el Mestizaje y su Identidad Nacional en
Honduras, editado en San Pedro Sula por Julio Escoto. Por invitación del
Dr. Pastor Fasquelle el libro fue lanzado editorialmente en el Museo de
Antropología e Historia, en Julio del mismo año. La presentación estuvo a
cargo de la historiadora Olga Joya.
Por lo tanto, cuando asumí el cargo en el IHAH en el 2006 llegué con 15
años de reflexión sobre el tema de la relación entre la historia etnoracial de
Honduras y la problemática de la Identidad Nacional.
Es más, desde comienzos de la década de 1990 había introducido en los
debates el tema de la etnicidad en las inmigraciones de los árabespalestinos y judíos en Honduras, problema que salió a relucir en el marco
de la tragedia del golpe de Estado, cuando las paredes de Tegucigalpa y
325
Irías Cálix, Winston. Catacamas del ayer al año 2000 (Tegucigalpa: s.n., 2000),
pp. 52-53.
306
San Pedro Sula se vieron pintadas con grafitis racistas en contra de estos
grupos. Para la historia cito algunos de ellos: “Haga Patria, mate un turcoFRU”; “Fuera de Honduras Judíos-Palestinos y Árabes”; “Árabes Hijos de
Puta-FRU”; y “Noo a la Turcocracia”.
Cuando comencé estas investigaciones sobre la historia de Honduras hace
ya dos décadas no había un tan sólo trabajo académico sobre los árabes en
Honduras. Tampoco existían estudios sobre los judíos en Honduras a pesar
de su importancia económica y social. En 1997 y el 2000 el colega Jorge
Amaya Banegas publicó: Los Árabes y palestinos en Honduras (19001950) y Los Judíos en Honduras. No obstante, en 1999 el Dr. Pastor
Fasquelle tenía toda la razón cuando, después de reseñar la historiografía
sobre los árabes en Honduras, a fines de los 1990 destacaba que “queda aún
mucho que averiguar”326.
Le dediqué una primera ponencia académica en 1991 y, según ese ensayo,
hasta entonces no existía ningún estudio sistemático sobre el tema de los
árabe-palestinos. ¿Por qué? ¿Con qué implicaciones para la transición a la
democracia en Honduras en la década de 1980?... En primer lugar, pesaba
sobre el asunto el mito oficial, solamente cuestionado hasta la década
pasada, acerca de que el origen racial de todos (o la mayoría) de
hondureños era “el mestizaje” en el sentido reducido del término “hijos de
españoles e indios”, con quizás un “poquito” de negro. Por lo tanto, el
análisis de la Identidad Nacional, en su aspecto racial debía comentarse en
torno a las dos, o a veces tres, razas de la nacionalidad, en particular en su
origen colonial. Habiendo sido ese el paradigma étnico-racial hasta la
década de 1990, el análisis de la presencia árabe-palestina dentro de la
nacionalidad hondureña se marginó casi por completo327.
Existían indicios para suponer que los defensores de los árabe-palestinos,
ante el ataque étnico-racial, asumían los propios mitos del mestizaje oficial;
es decir que la nacionalidad debe definirse reducidamente en relación a una
ascendencia hispano-indígena, excluyendo la negritud. Al respecto cito un
editorial del Diario La Tribuna, publicado el 9 de Febrero de 1983, en los
326
Con excepciones citadas en las notas subsiguientes, la mayoría del texto siguiente
se encuentra en Euraque, Darío A. Conversaciones Históricas con el Mestizaje y su
Identidad Nacional en Honduras (San Pedro Sula: Centro Editorial 2004).
327
Recientemente publiqué un extenso resumen de mis investigaciones sobre los
árabe-palestinos en Honduras. Ver, Darío A. Euraque. “Los árabes de Honduras: entre la
inmigración, la acumulación y la política”, en Contribuciones árabes a las identidades
iberoamericanas, Karim Hauser y Daniel Gil, editores (Madrid: Casa Árabe-IEAM,
2009), pp. 233-284.
307
albores de la transición a la democracia, bajo el gobierno de Roberto Suazo
Córdova (1982-1986), viejo caudillo del Partido Liberal.
En aquella ocasión los editorialistas de La Tribuna, cuyos propietarios
principales eran árabe-hondureños, los Facussé, comentaban el hecho de
que un diputado del Partido Nacional condenara al gobierno de Suazo
Córdova diciendo que “en este gobierno las cosas no se hacían en misas
negras sino en misas turcas”. Los editorialistas de La Tribuna sostenían
que “esta expresión deja entrever claramente un profundo sentimiento
racista, un ferviente deseo de inducir en la conciencia social el elemento
disociador del racismo…”. Más aún, los editorialistas decidieron ahondar
sobre el tema mediante observaciones de suma importancia que seguían
vigentes en la antesala del golpe de Estado del 2009. Por ejemplo,
señalaban: “los turcos… no vinieron a Honduras como trashumantes, como
gitanos… Muestra de ello es que se han nacionalizado e incluso algunos
han olvidado el lenguaje y las costumbres maternas para fusionarse con los
hondureños autóctonos en una sola e indivisible estirpe mestiza”328.
Además, señalaba el mismo editorial: “las nuevas generaciones de padre
o madre de origen árabe nacieron aquí y son tan indios como cualquier hijo
de vecino”. Argumentaban los editorialistas que “hondureños de la pura
sangre de Lempira se han casado con turcas o ´turcos´, según el caso”. Así,
se apelaba a construcciones étnico-raciales, profundamente arraigadas tanto
en el ámbito popular como oficial, para luchar contra el racismo entre las
elites hondureñas.
Desafortunadamente la historiografía de la segunda mitad del siglo XX
descuidó casi por completo esta dimensión de la cultura política del país, la
cual merece rescatarse, especialmente en el contexto de la transición a la
democracia. Este fue otro tema que comenzábamos a abordar durante mi
administración en el IHAH. Como veremos más adelante, invitado por el
muy afable Embajador de España, don Ignacio Rupérez, el 19 de Mayo del
2009, a las instalaciones de la antigua Casa Presidencial, coordinado con la
SCAD y el Centro Cultural de España, impartí una conferencia titulada
“Los Árabes en Honduras”. Entre otros temas, en esa conferencia aborde la
problemática demográfica para visibilizar la presencia étnica de los árabehondureños, la cual seguía subordinada al viejo discurso del mestizaje indohispano. Con el amigo Rupérez tratamos esta problemática en varias
ocasiones incluso después del golpe de Estado. Agradecemos su
solidaridad.
328
Ibíd.
308
Aún en 1988, el Dr. Noé Pineda Portillo, uno de los geógrafos más
importantes de Honduras, expuso la siguiente caracterización de la nación:
“Honduras es un país donde predomina claramente el mestizaje”. Parece
que para Pineda Portillo el mestizaje se entendía primordialmente desde la
mezcla racial y antigua entre indígenas y españoles. Como ya señale, de esa
manera Pineda Portillo repetía una visión muy aceptada entre la
intelectualidad hondureña hasta 1980, visión que a nuestra manera de ver
surgió solamente a partir de la década de 1930. Pineda Portillo sí reconoció
que "algunas minorías étnicas mantienen sus peculiaridades culturales y
antropológicas [...]”, como los tolupanes, los pech, los sumos, los misquitos
y los garífunas. No obstante, y de manera usual, la narrativa que ofrecía
Pineda Portillo no incluía en su análisis a los miembros de las poderosas
comunidades de árabe-palestinos y judíos. En 1991 Manuel Chávez Borjas,
importante antropólogo hondureño de esa época, señalaba que las etnias ya
mencionadas representaban en el Censo de 1988 cerca de 10% de la
población del país, que era de 4.2 millones de habitantes. Según esas cifras,
la población no-mestiza de Honduras sumaba cerca de 450 000 personas.
No obstante, igual que Pineda Portillo, Chávez Borjas tampoco incluyó a la
comunidad palestina y sus antepasados radicados en Honduras como parte
del historial étnico del país.
Múltiples razones explican la ya esbozada indiferencia entre los
intelectuales hondureños ante la presencia palestina en el país y la
necesidad de investigar su historia. Algunos quizás señalen la falta de
importancia numérica de los árabe-palestinos como elemento que sirva para
que los intelectuales hondureños recurran a su investigación… No creemos
que ello explique la problemática. Según Chávez Borjas, cuando se
desagrega la cifra porcentual ya citada, es decir que el 10% de la población
del país representa las minorías étnicas no-mestizas, nos damos cuenta de
que como 320 000 del total de 450 000 minorías étnicas (70%) eran de
“negros”, y que cerca de 131 680 habitantes (30%) pertenecían a las etnias
indígenas. Nuestros cálculos acerca de la población palestina hondureña
indican que quizás 175 000 de los 4 289 800 habitantes censados en 1989
eran de descendencia palestina. Esa cifra se traduce en el 4% del total de
los hondureños censados en 1989, igual y quizás hasta mayor que la
“población indígena”. Quizás estos cálculos son equivocados pero la
problemática merecía investigarse.
En la conferencia de Mayo de 2009 abordé otros temas para ampliar el
alcance del patrimonio cultural de Honduras e incluir los aportes de
hondureños de ascendencia árabe-palestina, ello sin menoscabo de abordar
el tema del desigual control de segmentos de estos grupos en las más altas
309
esferas de la economía nacional. Desde fines de 2005 había reflexionado
seriamente sobre el tema, en el ámbito de la transición a la democracia en
Honduras a partir de 1982. A comienzos del 2006 publiqué un ensayo al
respecto. Bien sabía que a partir de la segunda guerra mundial los mal
llamados “turcos” comenzaron en segundas generaciones un proceso de
naturalizaciones que los convirtieron en ciudadanos hondureños, por lo
menos en su sentido legal si no en el sentido identitario.
Por ejemplo, fue en la coyuntura de la creación del IHAH, en 1952, que
los árabe-palestinos registraron el mayor número de naturalizaciones ante el
Estado de Honduras. Entre Julio de 1946 y Junio de 1956 se naturalizaron
825 inmigrantes ante la Secretaría de Relaciones Exteriores. De estos, 294
se identificaron como palestinos, 36%; en segundo lugar se matricularon
salvadoreños, con 117 naturalizaciones, y nicaragüenses con 66
naturalizaciones, seguidas por españoles, con 52. Esto es sumamente
importante. Se abordará, sin embargo, dentro del marco conceptual de
“coyunturas etnoraciales” que elaboré en Conversaciones, alrededor de la
historia de los garífunas en el siglo XX.
Fue esta la visión con que asumí la Gerencia del IHAH en el 2006 y
comencé a atender las Metas de Trabajo de la institución. A partir del 2006
estas a la vez se enlazaban con prioridades establecidas por la Estrategia
para la Reducción de la Pobreza (ERP), tal como se advirtió en el capitulo
uno. Merece reiterarse que en el contexto de la ERP se requería impulsar
proyectos en por lo menos dos de las seis áreas programáticas donde se
invertirían fondos: “Inversión en capital humano y el fortalecimiento de
la protección social para grupos específicos”.
En la primera área se registró como prioridad “promover la riqueza
cultural y la identidad nacional”; en la segunda, se registró como
prioridad “impulsar el desarrollo de los pueblos étnicos”329. Por lo tanto,
mi pasión por la etnohistoria y las Metas de Trabajo del IHAH se
enlazaban con los planteamientos renovadores impulsados por el Dr.
Pastor Fasquelle cuando fungió como Coordinador del Gabinete Social,
es decir hasta fines de Enero del 2009. Todo eso lo ignoró la Abogada
Castro y más tarde el Ing. Virgilio Paredes. Así también el golpe de
Estado minó la poca institucionalidad que se generó en la relación entre
el IHAH y las etnias organizadas.
329
Ibíd.
310
II. Condiciones generales de la
negritud garífuna hondureña, 1940s-1970s
La historiografía de las comunidades garífunas de Honduras en el siglo
XX es escasa, carente de investigaciones en archivos hondureños y
extranjeros y sin presencia alguna en la institucionalidad del IHAH. La
historiografía de la presencia africana y sus descendientes es, en general
en Honduras, más pobre aún330. Cómo no, si aun en la década de 1940,
cuando comenzaban las primeras fases de la mayanización bajo el
régimen del General Carías, la Ley de Inmigración vigente en 1934
prohibía a los negros su migración permanente o por razones de trabajo a
Honduras. Esa ley no se derogó sino hasta 1949, ya con Juan Manuel
Gálvez en el poder. En 1941 Hugh Smythe, un joven afroamericano
estudiante del mundialmente famoso antropólogo Melville Herkovitz, de
la Northwestern University, sufrió el racismo directo al negársele el
permiso para entrar a Honduras cuando buscaba realizar una etnografía
de los Garífunas331. Le negó el permiso el Cónsul de Honduras en Nueva
York, Gonzalo Carías, hijo del General Tiburcio Carías Andino332.
A los garífunas tampoco los estudiaban los mestizos en Honduras, al
margen de observaciones folkloristas cargadas de paternalismo o
racismo. El primer estudio académico lo realizó un brasileño blanco, Ruy
Galvâo de Coelho, estudiante también del Dr. Herkovitz. La tradición de
ignorancia local sobre los garífunas tuvo implicaciones profundas para la
Identidad Nacional de nuestro país. Como en el caso de los árabehondureños, una deficiencia importante siempre fue la historia
demográfica de los garífunas (garinagu es el plural en su lengua) y la
negritud hondureña previa al Siglo XIX. Aquí sólo resumimos algunas
de ellas para los propósitos de contextualizar la ceguera del IHAH en
relación a esta importante etnia del país.
Comencemos por declarar que se deben tomar muy en serio las
afirmaciones hechas, en el siglo XVI, de que para esa época la
330
Euraque, Darío. “La Diáspora Africana en Honduras: Entre la Esclavitud Colonial
y la Modernidad del Protagonismo Garífuna”, en Del Olvido a la Memoria, Vol. 1,
Africanos y Afromestizos en la Historia Colonial de Centroamérica, Rina Cáceres
Gomez, Editor (San José, CR: Oficina Regional de la UNESCO, 2008), pp. 37-56.
331
Ánderson, Mark. “The Complicated Career of Hugh Smythe… Anthropologist
and Ambassador: The Early Years, 1940-1950”, Transforming Anthropology, Vol. 16,
Nº. 2 (2008), pp. 131-132.
332
Casi toda esta sección se deriva del capítulo cinco de Euraque. Conversaciones
Históricas.
311
proporción entre negros y españoles, a quienes se presume “blancos”, era
de 10 a uno a favor de los negros y mulatos, tal como se evidencia en
diferentes microrregiones de Honduras, como Olanchito, Yoro.
Segundo, que aún previo a la llegada de los garífunas y antillanos y
quizás hasta mediados del siglo XIX, la presencia de gentes de
ascendencia africana en Honduras, negra, más numérica aún que la
mulata y la parda, era mucho mayor que lo que se piensa hoy en día y
que la clásica yuxtaposición que se suele hacer entre “indígenas” y
“ladinos”, a partir de la finalización de la colonia, merece descartarse.
Esa era la yuxtaposición que más o menos se manejó en el IHAH hasta
la década de 1990. Mis investigaciones, al contrario, señalaban que hacia
comienzos del siglo XIX quizás el 30% de la población hondureña
merece caracterizarse como mulata y, o, negra. Tercero, el descenso de
la negritud colonial pre-garífuna que se registraba a mediados y fines del
siglo XIX y comienzos del siglo XX (Cuadro Nº. 5.1) se fue
sustituyendo con la negritud garífuna durante las postrimerías de ese
siglo y especialmente durante el siglo XX (Cuadro Nº. 5.2).
Cuadro Nº. 5.1
Estimados, Población Negra y Mulata de Honduras, 1800-1945
Año
Población Negra o
Mulata
Población Total
Porcentaje del
Total
1800
40 000
128 353
31.0 %
1910
37 450
558 857
6.7 %
1930
21 092
334 742
2.5 %
1935
25 635
962 000
2.7 %
1940
24 200
1 107 859
2.2 %
1945
13 299
1 200 542
2.2 %
Fuente: Euraque, Darío A. Conversaciones Históricas con el Mestizaje
y su Identidad Nacional en Honduras (San Pedro Sula: Centro Editorial
2004), pág. 174.
312
Cuadro Nº. 5.2
Estimados de la Población garífuna de Honduras, 1790-1990
Año
Estimado
1797
1801
1816
1910
1930
1935
1945
1974
1976
1986
1993
2000
4000
8000
14 466
18 092
22 979
23 280
48 000
61 000
90 000
98 000
Porcentaje de Honduras
1.0 %
3.0 %
5.0 %
3.0 %
2.0 %
2.0 %
2.0 %
1.8 %
1.0 %
1.0 %
2.3 %
Fuente: Euraque, Darío A. Conversaciones Históricas con el
Mestizaje y su Identidad Nacional en Honduras (San Pedro Sula:
Centro Editorial 2004), pág. 175.
La presencia negra y mulata hondureña que subsistía bien entrado el
siglo XIX y hasta comienzos del siglo XX, tiene además su regionalismo
particular. Es decir, la densidad poblacional negra y mulata no sólo debe
relacionarse, en el sentido numérico, a la conocida distribución garífuna
y antillana en la costa caribeña y sus pueblos y ciudades portuarias, tales
como Puerto Cortés, Tela, La Ceiba y Trujillo. Existen más que
suficientes indicios de que las autoridades españolas consideraban
regiones enteras de Honduras como mulatas y de otros cruces entre
indígenas y negros africanos, pardos, zambos, etc. Ejemplos de ello son,
hoy en día, el actual Departamento de Olancho, fundado en 1825; el
Departamento de Yoro, fundado en 1825; el Departamento de Colón,
fundado en 1881, y Atlántida, fundado en 1902 y cuyo territorio
perteneció al antiguo Departamento de Yoro. Fue de estos departamentos
de donde migraron poblaciones que se asentaron en ciudades como La
Ceiba, Tela, Puerto Cortés y Trujillo y por lo tanto eran poblaciones con
un fuerte arraigo negroide, si no africano, y fueron estas las que primero
se enfrentaron con las elites garífunas en La Ceiba y Tela a mediados del
313
siglo XIX. El hecho es que para mediados de la década de 1970 la
distribución global de la población garífuna repetía patrones generales
registrados entre las décadas de 1930 y 1940 (Cuadro Nº. 5.3)
Cuadro Nº. 5.3
Población Negra en Honduras por Departamento,
1930, 1935 y 1945
Depto.
1930
Tegucigalpa
Choluteca
Cortés
Copán
Gracias
Sta.
Bárbara
El Paraíso
Olancho
Yoro
Comayagua
Intibucá
La Paz
Valle
Ocotepeque
Atlántida
Colón
I. de la
Bahía
Total
43
%
0.2
1935
%
1945
%
29
0.1
113
0.0
6
0.0
5
0.0
8
0.0
2619
12.0
3801
15.0
2386
10.0
4
0.0
0
0.0
0
0.0
0
0.0
0
0.0
0
0.0
11
0.0
30
0.1
38
0.0
572
2.7
2
0.0
187
0.2
0
0.0
50
0.1
25
0.0
416
1.9
456
1.7
589
0.7
12
0.0
1
0.0
24
0.0
0
0.0
0
0.0
0
0.0
0
0.0
1
0.0
0
0.0
10
0.0
4
0.0
6
0.0
0
0.0
0
0.0
0
0.0
5042
24.0
6444
25.0
7702
21.0
8733
41.0
11 572
45.0
10 184
46.0
3631
17.0
3237
13.0
4116
18.0
21 092
99.0
25 635
99.0
25 373
99.0
Fuente: Euraque, Darío A. Conversaciones, pág. 177.
314
Como sabemos, fue en la década de 1970 cuando se estableció la
SECTUR, y cuando el IHAH cambiaba sustancialmente, que el contexto
nacional creó una nueva coyuntura etnoracial que incidió lentamente en
ambas instituciones. Me refiero a la guerra desatada entre Honduras y El
Salvador, en Julio de 1969. El drama y la movilización nacional contra la
invasión salvadoreña provocó una reflexión conjunta en torno al “yo
colectivo”, el cual por supuesto se revistió de matices etnoraciales. El
recurso oficial para movilizar ánimos fue extenso y profundo, durante y
después de la guerra, y se promovieron ampliamente las imágenes de los
héroes “patrios”, desde el “aguerrido Lempira” hasta Morazán. El
reformismo militar introducido luego del golpe de Estado de 1972
condujo a un nacionalismo que de alguna manera incidió en el IHAH,
aunque lentamente.
Como lo señaló Fernando Cruz hace años, “una de las consecuencias
de la guerra con El Salvador de 1969, fue precisamente que el Gobierno
adoptara una política nacionalista y desarrollista…”333. Por último,
recientemente el Dr. Héctor M. Leyva afirmó: “los medios de
comunicación que para esa década estrenaban el haberse convertido en
un poder fáctico, acompañaron los distintos momentos del proceso con
extremo sensacionalismo. Era una situación inédita generada
especialmente por la radio, pero también por la prensa escrita y la
televisión, la de alcanzar a la mayoría de la población creando vivencias
inmediatas de los acontecimientos de interés nacional”334. Veamos qué
consecuencias tuvo este proceso y otros posteriores para el IHAH previo
a mí llegada a la Gerencia en el 2006.
III. Etnicidad en Honduras y el IHAH: 1994-2006
En el 2004 el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó un
estudio titulado “Honduras, Compilación de Legislación sobre Asuntos
Indígenas”, el cual registraba 87 páginas de referencias al tema, casi
todas datadas desde mediados de la década de 1990335. Como veremos
más adelante, en el 2006 el Presidente Zelaya apoyaba una Ley Especial
para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas y Negros de
333
Cruz, Fernando. “La Sección de Etnología en el IHAH, 1976-1992”.
Leyva, Héctor. “Nacionalismo y Guerra del 69”, en Leyva, Imaginarios
(Sub)Terráneos. Estudios literarios y culturales de Honduras (Tegucigalpa, Plural,
2009), p. 158.
335
(Banco Interamericano de Desarrollo, 2004).
334
315
Honduras. Desde fines del 2006, por delegación del Dr. Pastor Fasquelle,
representé a la SCAD y al IHAH en las deliberaciones de la ley y su
relación con el patrimonio cultural de Honduras.
Para mí no era nuevo el tema. Desde el comienzo de este libro hicimos
hincapié en que nuestro interés en el IHAH surgió de una preocupación
más profunda con la historiografía etnoracial de Honduras. Tal como lo
dije al comienzo de Conversaciones, “investigamos la problemática del
mestizaje en la historia de Honduras desde el inicio de la década de 1990
y comenzamos publicando sobre el tema en 1996. Inicialmente nos
motivó el racismo mestizo contra los árabe-hondureños, pero luego
devino en una preocupación más amplia sobre la historia etnoracial de
Honduras. Esas obras fueron examinadas por intelectuales hondureños.
En general, mientras varios críticos aplaudieron el hecho de abordar la
historia etnoracial de Honduras, con frecuencia se nos criticó por la
perspectiva asumida, especialmente por argumentar que el mestizaje en
Honduras no fue ni tan profundo ni tan armónico como se había venido
creyendo. Entre otras críticas, se planteó que traíamos a la historiografía
hondureña esquemas y conceptos foráneos a la realidad del país”. Así lo
afirmó el Dr. Pastor Fasquelle en una crítica a una colección de ensayos
mía titulada Estado, Poder, Nacionalidad y Raza en Honduras,
publicado en Tegucigalpa en 1996336.
Yo afirmaba entonces: “sabemos que el discurso de un cierto mestizaje
sigue vigente en Honduras, y que al margen de nuestras pesquisas de
fines de los 1990 se reproducían argumentos con una historiografía sin
méritos y con una visión teórica sobre la noción de ‘razas’ que ya en
otros lares se ha descartado”. Merece retomarse este argumento aquí,
puesto que parte de los problemas del IHAH y las etnias que yo heredé
podían vincularse a varias problemáticas planteadas en Conversaciones.
También, dos de las 10 Metas de Trabajo que se me entregaron en el
2006 explícitamente hacían referencia a esa materia: “impulsar la
investigación arqueológica, etnológica e histórica en el país, con un
énfasis particular en la Historia Patria”, y “promover la educación
bilingüe e intercultural de las culturas indígenas del país”.
Como se planteó en la introducción a este capítulo, entre 1952 y los
primeros años de la década de 1990 casi nada se hizo en la investigación
336
Pastor Fasquelle, Rodolfo. “La raza y la política en Honduras,” El Heraldo, 19 de
Diciembre, 1996.
316
seria sobre lo que ahora se conoce como las etnias. Eso cambió
radicalmente a partir de 1994. En el 2006, yo heredé los desafíos,
contradicciones y logros de esos años. Con esos antecedentes,
generamos, conjuntamente con la SCAD una serie de iniciativas y
proyectos con las etnias en el marco de la política general ya esbozada en
los capítulos anteriores. Sin embargo, sin historiar aspectos de los
sucesos desde 1994 no se comprenderá a fondo lo que hacíamos, a partir
del 2006.
En Julio de 1994 los líderes indígenas lencas del Occidente del país
organizaron sendas peregrinaciones que llevaron a miles de personas
desde sus comunidades hasta Tegucigalpa para demandar, ante el nuevo
mandatario de la República, Carlos Roberto Reina, el cumplimiento de
sus derechos sociales, políticos, económicos y culturales. Reina asumió
el poder en Enero de ese mismo año, fecha que coincidió con el inicio de
la rebelión Zapatista en Chiapas, México. En Guatemala, también se
generaba un fuerte movimiento pan-maya que de alguna manera incidía
en el occidente de Honduras. A partir de ese momento organizaciones
indígenas de otras regiones emprendieron sus propias movilizaciones, las
cuales a su vez, fueron acuerpadas por entidades afro-hondureñas,
especialmente la Organización Fraternal Negra de Honduras
(OFRANEH) y la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario
(ODECO), fundadas en 1977 y 1992, respectivamente. La profunda
apertura del gobierno del Presidente Reina ante las reivindicaciones
desató toda una reflexión general, no sólo de las políticas
gubernamentales sino también del mestizaje hondureño y las minorías
étnicas. Ya en 1995 y 1996 se reunieron en Tegucigalpa importantes
foros académicos sobre el tema, algunos auspiciados por el IHAH bajo la
Gerencia de Olga Joya.
Igualmente, la coyuntura de 1994 a 1998 generó estudios académicos y
amplios comentarios en la prensa del país. Como señalé en el primer
capítulo, no puedo abordar esa producción periodística aquí. Quiero
solamente resumir una serie de características que casi toda esa
producción compartía, desde editoriales hasta reseñas históricas del
mestizaje. En primer lugar, cuando empleaban la palabra “raza”, casi
todos los observadores asumían una visión biológica del concepto,
perspectiva teórica ya descartada no sólo por la antropología moderna
sino también por las ciencias biológicas y la genética. Segundo, casi
todos los escritos empleaban la noción biológica de raza sin diferenciarla
317
del concepto de “etnia.” Cabe enfatizar que el Estado hondureño desde
mediados de la década de 1970 asumió el vocabulario de etnia como
concepto oficial, aún cuando presumía cierta versión del mestizaje
histórico particular a Honduras. Este discurso se reproducía en el IHAH
mismo, puesto que aún en los 1980 Fernando Cruz caracterizaba los
segmentos no-indígenas de Honduras como la “sociedad
criolla/ladina”337. La Dra. Gloria Lara Pinto sí desplegó una reflexión
mucho más sofisticada y compleja de la etnohistoria de Honduras,
especialmente la del siglo XVI, pero en 1986, en la Yaxkin, hablaba del
“proceso de ladinización” en Honduras338.
Tercero, el pasado “etnoracial” de Honduras en esos escritos carecía de
periodizaciones complicadas y se enfatizaba el período colonial como el
más importante para comprender el mestizaje actual. Los cruzamientos
biológicos y genéticos de las poblaciones durante los siglos XIX y XX se
presumen sin historias particulares, ello a pesar de que fue especialmente
en el siglo XX cuando más y más hondureños migraron de diferentes
regiones y así se dio un mayor y más intenso intercambio genético en
Honduras. Cuarto, esos escritos carecían de distinciones regionales en el
pasado etnoracial de Honduras, al margen, cabe destacar, de la presencia
de la negritud garífuna en la Costa Norte desde fines del siglo XVIII, o
zonas lingüísticas, sin etnohistoria. Al respecto, en 1986 la Dra. Lara
Pinto dividía a Honduras en “dos aéreas lingüísticas”: “Área Mayanse” y
“Área Centroamericana”.
Por último, no se diferenciaban mucho de la historiografía moderna.
Los editorialistas y periodistas presumían un mestizaje indo-hispano
como el común denominador de la historia etnoracial del país. Se admitía
a veces la presencia negra, como mínimo, en la colonia, pero se presumía
que ésta desapareció sin mayores complicaciones culturales hacia
comienzos del siglo XIX. En este sentido los periodistas y editorialistas
no se diferenciaban de la mayoría de antropólogos hondureños, cuyos
comentarios sobre la negritud local tendían a desconocer nexos entre el
mestizaje colonial y su legado afro-hondureño y la historia de la negritud
garífuna.
337
Cruz, Fernando. “La Política Indigenista de Honduras, 1821-1984”, Yaxkin, Vol.
VI, Nº. 1 y 2, (1983), pp. 48-55.
338
Lara Pinto, Gloria. “El respeto a las lenguas nativas como un derecho natural de
las comunidades indígenas”, Yaxkin, Vol. IX, Nº. 2, (1986), pp. 3-15.
318
Previo a nuestro análisis historiográfico abordemos primero algunas
palabras que son en realidad sumamente complejas y cuya explicación
teórica requeriría todo un libro. No obstante, no puedo continuar en estos
complicados temas empleando usos antojadizos de ciertas palabras y
conceptos. Así se comprenderá mejor cuál era la dimensión
epistemológica que sustentaba nuestra política cultural étnica en el
IHAH, a partir del 2006.
Las diferenciaciones entre ciertas palabras y conceptos no son
solamente sencillos problemas semánticos. Como nos recuerda el
historiador alemán Lucian Holscher “la relación semántica entre las
palabras y cosas queda fijada en cualquier acta de habla, pero cambia en
el tiempo. Descubrir cuál es la relación específica entre lenguaje y
realidad histórica es algo abierto a la investigación histórica”. Llevo
varios años estudiando estos problemas y por lo tanto no es sencillo
simplemente reseñarlos aquí.
Comencemos con la palabra raza: etimológicamente se vincula con el
italiano antiguo razza, que comprendía a comienzos del siglo XVI un
“pedigrí” o “tipo” de animal seleccionado para su reproducción por su
supuesta calidad. En las lenguas europeas con origen en el latín y
especialmente en el castellano o español, la palabra razza del antiguo
italiano comenzó desde el siglo XVI a existir paralelamente, pero con
menor grado de importancia social y clasificatoria, con las palabras casta
y castas en su sentido plural. “Casta” a su vez merece comentarse
también puesto que los historiadores hondureños de fines del siglo XIX,
ya distanciados un tanto de la colonia, empleaban más el concepto de
“clase” para conceptualizar la estratificación social colonial.
La palabra “casta” entra al español del francés castus, o “puro”,
especialmente en el sentido del producto de una reproducción orgánica,
pero obviamente previo a las ciencias zoológicas, biológicas y no
digamos la genética. Algo casto, entonces, especialmente previo a la
colonia, hacía referencia a su supuesta pureza reproductiva y por ello,
entonces, los vínculos entre casta, castizo y linaje. Igualmente, en ese
contexto cabe enfatizar los vínculos entre la reproducción de pueblos ––a
las que sociedades llamaba el padre de la historiografía hondureña,
Antonio R. Vallejo. Otro concepto fundamental para la historiografía
postcolonial: etnicidad. Como es bien sabido la palabra deriva de etnia,
que a su vez llega al español por medio del latín aethnicus y, previo, del
griego antiguo para referirse a “gente” o “pueblo”, es decir “etno.”
319
Inicialmente etno o etnia carecía de las inflexiones de reproducción de
calidad orgánica explícita en las palabras razza o casta. En el griego la
connotación de “calidad” hacía referencia más a la distinción entre
“civicus”, ciudadano, y “bárbaro” o extranjero sin cultura griega, pero no
obstante siempre “etnos”, es decir gente.
Estas últimas apreciaciones introdujeron otra palabra que merece
consideración: “cultura”. En sus más remotos usos ––nos recordó hace
muchos años Raymond Williams–– cultura se deriva del verbo “cultivar”
pero en el sentido del proceso de cuidar la organicidad de hortalizas y
después fincas. De allí el ser culto implica a persona versada en la
siembra de hortalizas. En cierta forma entonces, y aquí se simplifica
enormemente, es fácil ver la transición entre aldeas cultas, pueblos
cultos, etc. También es fácil ver lo inverso, aquellos carentes de
“conocimientos” eran “incultos”. Por supuesto que en ese contexto deben
también ubicarse las asociaciones entre civilización, cultura y
asentamientos de ciudadanos, especialmente en “ciudades”.
Ahora bien, retomemos de nuevo las palabras de Lucian Holscher: “la
relación semántica entre las palabras y cosas queda fijada en cualquier
acto de habla, pero cambia en el tiempo. Descubrir cuál es la relación
específica entre lenguaje y realidad histórica es algo abierto a la
investigación histórica”. ¿Qué implicaciones tienen estos planteamientos
para nuestros propósitos aquí? Muchos, pero deseamos especificar
algunos.
Primero, lo que nosotros entendemos en este libro por “raza”
“etnicidad” y “cultura” se deriva de una visión teórica particular,
especialmente vinculada con la semiótica y ciertas tendencias actuales de
la Antropología Social, que a su vez las empleamos para intentar
comprender cómo estas palabras y conceptos se utilizaban en el pasado
hondureño y cómo también las han empleado aquellos que han abordado
estos temas y que merecen estudiarse en su sentido historiográfico.
En pocas palabras, las razas son “construcciones culturales y sociales”
y no esencia biológica o genética. Ello no quiere decir que los periodistas
y nuestra historiografía en general lo entiendan o lo hayan entendido así,
pero nuestras apreciaciones teóricas se fundamentan en las
investigaciones más actualizadas a nivel internacional. Es a partir del
siglo XVIII, con el ascenso de la antropología europea, que se intenta
ofrecer teorías generales entre el antiguo uso de razas y designadas
historias culturales. Es decir, la diferenciación somática y fenotípica ya
para el siglo XVIII se presume como expresión orgánica de cuyos
320
cuerpos emanan “culturas”, más los significados que sistemas culturales
le dan a la vida cotidiana. Obviamente, esto es previo a la biología
orgánica y a la genética desarrollada a fines del siglo XIX. Con la
globalización de la colonización en África, Asia y Medio Oriente la
supuesta relación orgánica entre fenotipo, ya por supuesto entendido
como razas, y cultura, se universalizó más allá de las Américas. A partir
de Carlos Darwin la antigua noción orgánica se supone que se hace
verdaderamente científica y, con la genética, aún más. Se llega a creer,
entonces, no solo en la existencia de razas en el sentido cultural sino
como unidades biológicas o genéticas. En ese contexto la cultura no
explica la “calidad” de las razas, sino que la biología o genética explica
las culturas.
La antropología europea, mientras tanto, se volcó a investigar no tanto
la relación raza-cultura, sino la cultura de ciertos pueblos, es decir ciertos
etnos. No obstante, y por muchas razones, desde el racismo hasta la
ambigüedad de todos estos problemas, muchos antropólogos al abordar
la problemática etnocultura presumían la más antigua noción de raza, o
incluso la más moderna noción de raza, como una unidad biológica o
genética. Hoy en día ni la moderna ciencia de la biología ni la más
actualizada genética reconocen razas como unidades científicas.
Reconocen solamente diferenciaciones fenotípicas o somáticas que son
expresiones exteriores de configuraciones de genes. El significado social
de la somática se deriva de culturas particulares, que también son
históricas.
Siendo así las cosas, ¿qué implicaciones tiene esta situación para
nuestros propósitos sobre el mestizaje hondureño y la Identidad Nacional
y mi gestión en el IHAH? Sencillamente que al abordar este tema merece
investigarse con suma atención los conceptos y palabras que
caracterizaban los pueblos que estudiamos, pero también se requiere
tener bastante claro que el uso de conceptos para el estudio de la
diferenciación humana, sea en su sentido social y cultural como en su
sentido fenotípico, debe enmarcarse dentro de la distribución del poder
en cada situación particular que se estudia, incluso en el Estado de
Honduras. La hegemonía del mestizaje como discurso en las Américas, y
en Honduras, merece explicarse en gran parte, aunque no del todo, como
una forma de abordar las relaciones entre fenotipo, cultura y los
privilegios que supuestamente se vinculaban a una u otra supuesta
“raza”. En Honduras la historiografía que de alguna manera ha abordado
estos temas goza y sufre de los cambiantes discursos sobre las supuestas
relaciones entre fenotipo, etnicidad, cultura y el poder. Lamentablemente
321
el IHAH siempre estuvo al margen de estas consideraciones y
desconocía, casi por completo, la historiografía del mestizaje.
El hecho es que en la década de 1990 la historiografía del mestizaje
hondureño permanecía en la infancia y sus vacíos contribuían a fomentar
el tipo de escritos periodísticos que reunían las características resumidas.
Marvin Barahona, uno de los más importantes historiadores hondureños,
ha ofrecido la más influyente contribución al respecto, especialmente su
obra, Evolución Histórica de la Identidad Nacional. En primer lugar,
en dicha obra encontramos una interesante periodización del proceso del
mestizaje, es decir de la historia de la mezcla racial en Honduras.
Barahona distingue dos etapas de ese proceso, una entre la década de
1520 y las primeras décadas del siglo XVIII; y otra entre mediados del
siglo XVIII y las primeras décadas del siglo pasado.
Según Barahona, la mezcla racial durante la primera etapa fue exigua,
primordialmente por el decaimiento trágico de la población indígena, por
la exigua inmigración española que llegó a Honduras y por la escasa
presencia de pueblos de ascendencia africana.
Ahora bien, señala Barahona, dentro del contexto de las reformas
borbónicas en el siglo XVIII, la recuperación de las economías de la
plata y el añil, la prohibición a los grupos no indígenas de residir en
pueblos de indios, y el incremento poblacional registrado durante ese
mismo siglo, el mestizaje, primordialmente entre indios y españoles, no
sólo aumentó considerablemente en esa época sino que se concentró en
ciertas regiones: especialmente en el ahora llamado Departamento de
Francisco Morazán y en los Departamentos de Choluteca y Comayagua.
Indica Barahona: las concentraciones poblacionales dentro de esos
departamentos atrajeron todo tipo de mezclas raciales, incluyendo
mestizos, ladinos, mulatos, pardos y otros distintos a la concentración
indígena de los departamentos del occidente del país y la ya despoblada
Costa Norte. En fin, según este autor, para fines del siglo XVIII las
familias criollas y españolas solían ser una minoría comparada con la
población de la mezcla racial considerada “ladina”, tal como la llamaba
Fernando Cruz en la década de 1980 en el IHAH.
Analicemos esta palabra, puesto que se ha prestado para mucha
confusión, especialmente cuando en la historiografía hondureña se
identifica el término ladino con el término mestizo. Según un estudio
especializado sobre el tema, la Corona, incluso en España, clasificaba
como “ladinos” a todos aquellos súbditos del reino que, careciendo de la
pureza racial española aprendían las lenguas oficiales o el llamado latín
vulgar. Es decir, en su uso original, la clasificación de ladino no
322
especificaba factores raciales, religiosos, nacionales, otros. No obstante,
en las Américas y durante la conquista y el advenimiento de la
esclavitud, ladinos solían ser identificados como aquellos grupos no
blancos y no indios pero hispanos parlantes, incluyendo las siguientes
posibilidades: negros ladinos, mulatos ladinos y más.
Sigamos con el análisis de Barahona, particularmente con la afirmación
de que en 1800 los ladinos representaban la mayoría de población
hondureña de la época. Barahona se fundamenta en un informe
demográfico español de 1804 que clasificó la población en tres
categorías: españoles, indios y ladinos. Según ese documento, la
clasificación ladina incluía a mestizos, pardos y otras mezclas raciales,
sin duda mulatos también. Basándose en tal informe y los importantes
trabajos de la demógrafa inglesa Linda A. Newson, Barahona afirma que
para la primera década del siglo XIX la población ladina de Honduras
representaba 60% de la demografía total de 128 000 habitantes. Por ende
la población indígena no sumaría más que un 35%, puesto que los
blancos españoles agrupaban a una exigua minoría.
¿Es ésta una fiel representación de la heterogeneidad racial de
Honduras a partir del siglo XIX? Veamos. En varios escritos Newson
nosinforma que a fines del siglo XVIII la población indígena de
Honduras oscilaba entre 28% y 30% de la población total. Si
presumimos que en 1804 la población indígena representaba 30% de la
población, ello quiere decir que aproximadamente 35 000 indígenas
habitaban el territorio en 1804. Por otro lado, Newson también nos ha
ofrecido el siguiente análisis: “si utilizamos datos del censo de 1804 y
otros estimados, la población total de indígenas era entonces cerca de 62
692 [...]”, por lo que la población indígena hondureña de 1804 se
aproximaba más al 50% del total de habitantes; similar, vale decir, al
estimado que ofreció Ephraim E. Squier para 1855. Ello significa que la
población ladina de cerca del año de 1800 se aproximaba a: entre 40% y
45% de la población.
No obstante, estos porcentajes representan menos que el 60%
proyectado por Barahona, el único historiador hondureño, merece
señalarse, que se ha interesado en serio sobre este asunto. Pero, cabe
destacar que toda esta tediosa discusión igualmente enjuicia el estimado
de que la población ladina de 1804, aún oscilando entre el 40% y 45% de
los hondureños (entre 51 000 y 57 000 individuos), no el 60%,
representaba un mestizaje entre indios y españoles blancos.
¿A qué conclusiones nos lleva el análisis? En primer lugar debemos
escudriñar la homogeneidad y progresivo mestizaje que muchos autores
323
reducen solamente a la mezcla entre indígenas y españoles, con una
porción muy minoritaria de lo negro. En segundo lugar, todo lo anterior
nos dice que debemos de tomar más en serio la evidencia que ofrece la
propia Linda A. Newson sobre las clasificaciones raciales disponibles en
la documentación colonial. Por ejemplo, según Newson, durante el siglo
XVII los informes españoles distinguían entre españoles, mestizos,
mulatos y negros. Empero, ya para el siglo XVIII los últimos tres grupos
solían ser clasificados como ladinos, restándole, por ende, gran
heterogeneidad a las castas raciales del país.
En este contexto merece destacarse otro planteamiento hecho por
Newson, sin duda la más importante demógrafa que haya estudiado el
período colonial hondureño, y quien afirma que la mayoría de ladinos
durante el siglo XVIII era, por un lado, de mestizos, mezcla de indios y
españoles blancos y, por otro, de mulatos, producto de españoles blancos
y negros, divididos en relación proporcional de uno a tres. Es decir que
por cada mestizo había tres mulatos. Si ello es válido, los hondureños
ladinos de principios del siglo XIX, entre 51 000 y 57 000 habitantes,
incluían a un 66% de mulatos y un 34% de mestizos. Las cifras
contradicen las afirmaciones de los colegas Barahona, Argueta y la
presunción general compartida por muchos intelectuales hondureños. Es
más, estos datos nos ofrecen una Honduras, a inicios del siglo XIX,
compuesta aproximadamente con la siguiente estructura racial:
¿indígenas? 50%; ¿mulatos? 25%; ¿mestizos? 15%; y, por último, quizás
el restante 10% dividido entre blancos, negros, pardos, otros.
Desafortunadamente, durante el siglo XIX esta variedad racial
oficialmente se siguió encubriendo mediante el uso del término “ladino”.
Ello lo hemos podido constatar gracias a, entre otros testimonios, un
documento que ha compartido con nosotros nuestro colega Marvin
Barahona, titulado “Instrucciones a los Empadronadores” capacitados
para realizar el censo más importante del siglo pasado, el emprendido en
1887. Esas mismas instrucciones harían que las confusiones en torno a
las clasificaciones raciales desaparecieran por la obligación de incluir a
todas las otras mezclas raciales dentro de una categoría titulada “ladino”.
De esta manera los mulatos, negros, blancos y todo tipo de otra mezcla
racial se contrapuso a los indios, y así se ha distorsionado la
historiografía de la negritud en Honduras. A la vez, uno de los problemas
más graves de esta historiografía es la pobre historia demográfica de los
indígenas que subsistió hasta fines del siglo XIX y primeras cinco
décadas del siglo XX.
324
La historiografía que surgió en Honduras a fines del siglo XIX, y
aquella que la sucedió en este otro siglo, poco se preocupó por investigar
la historia demográfica en general y menos la indígena. Las
publicaciones de Murdo C. MacLeod, y en particular las de Newson, en
la década de 1980, registraron estimados serios sobre la población
indígena desde la colonia hasta las postremías de la Independencia.
Como hemos visto, según esos estimados la población indígena para
1800 era de aproximadamente 63 000 habitantes, casi 50% de la
población del país. Es más, Newson estima que la población indígena a
inicios del siglo XVI era de aproximadamente 800 000 pobladores.
Previo a los estimados de Newson, las apreciaciones sobre la
sobrevivencia y reproducción indígena hondureña durante la colonia
merecen caracterizarse por su completa ignorancia o por su aceptación
de lo misterioso del tema.
Por ejemplo, en 1899 el chileno Robustiano Vera, en una obra muy
reconocida durante su época, decía que en los momentos de la conquista
la población indígena de Honduras “no excedía de nueve mil indios”.
Historiadores hondureños que formaron amplia opinión sobre estos
temas mediante la docencia durante los primeros cincuenta años del siglo
XX, especialmente Félix Salgado (1872-1945) y Perfecto H. Bobadilla
(1889-1954) fueron más humildes demógrafos que el extranjero Vera. En
1928 Salgado reconocía que la presencia indígena permanecía
“incógnita”; el Profesor Bobadilla, en su Cartilla Histórica de
Honduras, impresa por vez prima en 1933 y que gozó de seis ediciones
hasta 1948, señaló que el número de habitantes indígenas durante la
colonia era “desconocido” pero que casi fueron “extinguidos”.
Opiniones sobre la historia demográfica indígena durante el siglo XIX
y las primeras décadas del siglo XX han sido casi inexistentes, al
margen, cabe enfatizar, de aquellas vertidas por Efrain G. Squier durante
la centuria pasada. Contamos por lo menos con datos aproximados.
Aunque resumimos estos datos en el Cuadro Nº. 5.4 es necesario señalar
que los mismos no son definitivos puesto que coincidimos con el colega
Lowell Gudmundson, cuando nos advierte que la “clasificación étnica en
la Centroamérica decimonónica, previo y después de ese período,
representaba más categorías fiscales y caracterizaciones políticas que
aproximaciones biológicas”.
Hacia el siglo XX la demografía indígena también siguió sufriendo de
problemas fundamentales. En primer lugar, el censo de 1945 fue el
último que utilizó la categoría de “indio”, no obstante el interés que
incluso en esa década se manifestaba a nivel oficial sobre esos temas.
325
Según un informe del Banco Central de Honduras, publicado primero en
1952, “la información disponible sobre los grupos raciales del país es
demasiado enérgica y está basada en criterios de ‘color’ de dudosa
aplicación objetiva y por lo tanto no tiene clara significación genética y
biológica”. Recordemos que fue ese preciso año que se funcó el IHAH.
Para aquel entonces la antropología hondureña, tal como existía, aún no
había intervenido en esfuerzos por estimar la población indígena y
fueron los estudios del norteamericano Richard N. Adams, publicados en
1957, que hasta la década de 1980 servirían para reflexionar sobre tan
importante problema. A fines de la década de 1950 Adams estimaba que
la población indígena de Honduras era de 125 500 habitantes, o sea 9.3%
de la población total. No cabe duda de que esa era la cifra manejada por
intelectuales hondureños a principios de la década de 1970, incluso en el
IHAH, cuando en un “Resumen de la Población Indígena Existente en
Honduras” “ofrecía una “modesta tabulación” de 125 100 indígenas, o
sea 9.2% de la población total.
Cuadro Nº. 5.4
La Población Indígena de Honduras, 1800-1950
Año
1800
1855
1887
1910
1930
1935
1940
1945
1950
Población
indígena
62 692
151 000
68 872
90 469
85 769
89 665
105 572
80 660
82 116
Población
Total
128 353
302 000
334 742
558 857
334 742
962 000
1 107 859
1 200 542
1 368 605
Porcentaje
Indígena
49%
50%
21%
16%
10%
9%
10%
7%
6%
Fuente: Euraque, Darío A. Conversaciones Históricas con el Mestizaje
y su Identidad Nacional en Honduras (San Pedro Sula: Centro Editorial
2004), pág. 25.
En 1977 una publicación oficial del IHAH a cargo de Francisco Flores
Andino declaraba que “indudablemente en Honduras no existe la
discriminación racial [y] el país avanza en su progreso material y
espiritual y esperamos que en un ‘futuro no muy lejano’ las condiciones
326
de nuestra diezmada población indígena tengan un futuro más
promisorio y con mejores ventajas materiales y espirituales”. En el 2002,
el Lic. Véliz caracterizó al Sr. Flores Andino, quien acompañó a
Federico Lunardi en algunos viajes por el interior de Honduras en la
década de 1940, como “hombre de muy buena formación intelectual y de
mucho conocimiento y experiencia, tanto en el campo de la historia
como en la etnología y aún en el de la arqueología”339.
Hacia las décadas de 1980 y 1990, y al margen del IHAH, en el 2006
fue retomado en serio el esfuerzo por contar la población étnica de
Honduras, la histórica y la actual. Fueron pioneros los estudios del
geógrafo norteamericano William V. Davidson y de Fernando Cruz
Sandoval, así como posteriormente Gloria Lara Pinto340. Unos pocos
antropólogos hondureños con estudios en el exterior, especialmente
Manuel Chávez Borjas y Ramón Rivas, salvadoreño, igual ofrecieron
nuevas aproximaciones. Según diferentes ensayos de estos escritores, la
población étnica indígena de Honduras en la década de 1980 oscilaba
entre 120 000 y 140 000 habitantes, aproximadamente de 4 a 5 por ciento
de una población total de poco más de cuatro millones de hondureños en
ese entonces.
Fue en esa coyuntura que comencé a problematizar los discursos del
mestizaje que también agobiaban al IHAH y a la más amplia
problemática de la Identidad Nacional. A mi llegada al IHAH ciertos
escritos argumentaban, entre otros aspectos, que los análisis de la
construcción de la Identidad Nacional que ofrecían casi todos los
analistas en Honduras, en particular aquellos con apuntes históricos,
sufrían un problema clave: menospreciaban el nivel y significado de la
heterogeneidad etnoracial de la hondureñidad existente entre comienzos
del siglo XIX y las primeras tres o cuatro décadas del XX. Casi todos los
analistas reconocían la heterogeneidad étnico-racial de la época colonial,
pero ese reconocimiento con frecuencia se resumía en identificar “las
tres razas” que “sirvieron” como fundamento de la hondureñidad actual.
La sustancia del problema, según nuestra óptica, no residía allí.
El hecho es que esta conceptualización del papel de las “razas” en la
evolución histórica de Honduras desconocía o neutralizaba la
339
Flores Andino, Francisco A. Realidad indígena hondureña (Tegucigalpa:
Instituto Hondureño de Antropología e Historia, 1977), p. 25.
340
Lara Pinto, Gloria. “Las Poblaciones Indígenas de Honduras: Panorama Histórico
y Tendencias Modernas”, Paradigma, Revista de Investigación Educativa, Año 8, Nº. 9
(2001), pp. 11-42.
327
heterogeneidad racial posterior a la época colonial. Existe una visión
sobre el asunto que creo debe cuestionarse. Esa visión se fundamentaba
en varias suposiciones. Primero, que Honduras, según el juicio del
importante historiador Mario R. Argueta, se había beneficiado de una
integración racial armónica. Segundo, que en comparación con otros
países de América Latina los conflictos raciales habían sido mínimos aún
desde la época colonial. Tercero, que esa situación histórica se debió al
avanzado mestizaje entre indígenas y españoles registrado en Honduras
durante la época colonial y posteriores, tal como lo presumían Jesús
Núñez Chinchilla y el Dr. José Adán Cueva en el IHAH. Cuarto, tal
aproximación también supone, aunque no en todos los casos, que en
Honduras la discriminación racial se terminó con el avanzado mestizaje.
Por último, esa perspectiva, compartida todavía por muchos
historiadores que reconocían la presencia africana en el país desde la
colonia, presumía que el mestizaje debe reducirse a la mezcla racial entre
“indios” cobrizos y “españoles” blancos y, mínimamente, los negros.
Zambos, mulatos, pardos y otras variables raciales ampliamente
reconocidas en la documentación colonial, en casi toda la documentación
del siglo XIX y aún en el censo poblacional de 1910, eran marginadas
cuando se reconstruía la historia del mestizaje y su relación con la
historia de la identidad nacional y los movimientos populares después de
la colonia. En fin, se desconocía que no fue sino hasta el censo de 1930
que la población hondureña se oficializó como predominantemente
“mestiza” en su sentido indo-hispano y que su significado merece
tomarse en cuenta cuando se analiza la “identidad nacional”,
especialmente en el ámbito de la mayanización promovida desde la
dictadura del General Carías.
Eso cambió sobre todo a partir de 1994. Desde el punto de vista de la
historia global de Honduras los años de la administración del Presidente
Carlos Roberto Reina (1994-1998) representan una importante ruptura en
cuanto a materia de políticas etno-raciales, incluso cuando la intervención
del Estado por cifrar la población en términos etno-raciales permaneció
fuera de los discursos y debates. Los portavoces y líderes de las
organizaciones étnicas argumentan que aún no se ha hecho suficiente y que
pasarían muchos años para que la deuda histórica del Estado para con los
pueblos indígenas fuese cancelada, especialmente en el contexto de los
asesinatos de varios de sus líderes, más entre tolupanes y chortís.
Como advertí en el capítulo uno, a mi juicio el más importante avance de
nivel gubernamental local se dio en 1994 con la creación del Instituto
Hondureño de las Culturas Autóctonas y Populares (IHCAP) como
328
Dirección dentro de la SCAD. De esa manera se cumplió, aunque en una
coyuntura radicalmente diferente y con alcances políticos aún no previstos,
el compromiso asumido por el Estado hondureño en 1941 para
verdaderamente fundar un Instituto Indigenista. Existió una sociedad de
esta índole, creada con personería jurídica en 1983 como dependencia del
Ministerio de Educación, pero nunca fue operativa.
Aunque la documentación interna del IHCAP reconocía su carencia de
personal, fondos y otros recursos, su importancia radicaba en el hecho de
que potencialmente podía institucionalizar la moderna noción del
“desarrollo étnico” y no simplemente el viejo concepto de salvaguarda
de lo ancestral, lo “típico” y folklórico. Es más, así se institucionalizaba
con mayor énfasis el nexo con la legislación indígena internacional que
se viene elaborando desde la década de 1970. Los debates fuera y dentro
del Estado sobre la adhesión del gobierno de Honduras al “Convenio
Sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes” (Convenio
169 de la Organización Internacional del Trabajo) entre 1989 y 1995,
representaron instancias de este importante nexo entre lo indígena local,
el global y el derecho étnico en Honduras.
En el IHACP se reconoció que las relaciones entre Estado y
organizaciones indígenas entre 1994 y 1997 estuvieron marcadas por la
improvisación y la carencia de una visión global y práctica que enlazara
e hiciera efectivas las diversas instancias del Estado en torno a esos
problemas, desde las más “tradicionales”, como el Instituto Nacional
Agrario (INA) y los Ministerios de Cultura, Recursos Naturales y
Educación, hasta aquellos de más reciente factura, como el Ministerio
Público (establecido en 1994) y su Fiscalía de las Etnias y el Patrimonio
Cultural. Como ya recalcamos, importante en todo esto también fue el
FHIS, especialmente mediante su Programa “Nuestras Raíces”,
establecido en 1996, siendo su Secretario Manuel Zelaya Rosales.
Durante la administración del Presidente Reina varias instituciones, o
asumieron tareas como remedios coyunturales ante las presiones de las
peregrinaciones indígenas y afro-descendientes, o hicieron efectivas
políticas que gozaban de un origen más antiguo. El papel de la Secretaría
de Educación fue un ejemplo de este segundo proceso. Según el Dr.
Atanasio Herranz, eso se ilustra en la trayectoria del Programa Nacional de
Educación para las Etnias Autóctonas de Honduras (PRONEEAH), creado
en Agosto de 1994 bajo el gobierno del Presidente Carlos R. Reina con
fondos del Banco Mundial y con amplio apoyo de consultores
internacionales. Este quizás se agilizó dentro del contexto de la primera
329
peregrinación de Julio de ese año, pero se planteaba ya la idea desde la
década de 1980 de un plan para estudiar la potencialidad de la educación
bilingüe e intercultural; el mismo no fue financiado sino hasta Enero de
1993, casi al final de la gestión pública del Presidente Rafael Leonardo
Callejas.
Por su parte, el Instituto Nacional Agrario (INA) y su relación con las
organizaciones étnicas sufrió una variación más coyuntural, especialmente
cuando sus funcionarios ahora tenían que actuar dentro de un ambiente
menos favorable a una visión más popular y agrarista de sus funciones que
aquella que existía en los años de 1970. Tres esfuerzos legislativos
complicaron el devenir del comportamiento del INA en la década de 1990.
En primer lugar, desde 1980 y con el establecimiento de la Biosfera del Río
Plátano en la región de La Mosquitia, el discurso ecológico-ambientalista
internacional sobre la adjudicación y protección del recurso tierra-bosque
sirvió para también valorar los esfuerzos indigenistas en las luchas aún
fuera de La Mosquitia, es decir en las zonas lencas y garífunas en
particular. De hecho, la decisión del INA de adjudicarle “derechos
ancestrales” a los pech (1991) respondía a esta situación y al Convenio 169.
La indecisión del INA y otras instancias ante la situación de los tolupanes
en Yoro se explica en parte por la ausencia, por lo menos inmediata, de un
vínculo directo entre el discurso ambientalista-ecológico internacional y los
esfuerzos de esas etnias por recuperar o proteger tierras tituladas desde el
siglo XIX.
Igual peso tuvo en este caso otro esfuerzo legislativo que ocurrió previo al
ascenso al poder del Presidente Reina, el Decreto en 1992 de una Ley para
la Modernización y el Desarrollo del Sector Agrícola (LMDSA) durante el
gobierno del Presidente Callejas. Esa ley buscaba, entre otros factores,
transformar el sector reformado mediante una mayor titulación de tierras
privadas y destruir así formas comunales y cooperativas de procesar la
tierra.
Desde 1992, el nuevo papel del INA buscaba hacer efectiva esta
transformación, proceso más factible en unas regiones que en otras. Con
respecto a la situación de los tolupanes en Yoro e igual de los garífunas,
esta función del INA para con la LMDSA en 1989 sí chocó con el espíritu
y probablemente también la ley internacional que registra el Convenio 169.
Como anticipamos, este convenio se convirtió en ley fundamental
internacional sobre la cual se apoyó el movimiento indígena para luchar
contra las consecuencias de la LMDSA y también con el legado del
derecho étnico vinculado con la sociedad de castas durante la colonia, tema
que abordaremos adelante.
330
Es ese contexto en que merecen ubicarse también a las relaciones del
FHIS y las etnias organizadas en la década de 1990, de los nuevos procesos
que nunca revirtieron el peso de la mayanización en la SCAD, el IHT y
especialmente en el IHAH. De nuevo, el FHIS, adscrito a la presidencia fue
creado en 1990 dentro del marco del neoliberalismo económico que el
entonces Presidente Rafael Leonardo Callejas implantaba. El organismo
duraría entonces tres años y operaría como un “fondo de emergencia
social” y temporal, que distribuiría recursos para contrarrestar los costos
sociales de los programas de ajuste estructural que se imponían. En 1994,
ya con el Presidente Reina en el poder, el FHIS y sus programas de
compensación social no reducían el impacto del neoliberalismo, y por lo
tanto los programas se prolongaron, es decir precisamente cuando
comenzaban las peregrinaciones desde Intibucá y otras regiones del país
hacia Tegucigalpa. Fue por eso que el Presidente Reina acudió al FHIS, tal
como lo planteamos en la introducción a este capítulo.
Hacia fines de 1996 esos esfuerzos puntuales y coyunturales buscaban
encauzarse en una visión más global y estratégica, así como lo pautaba, a
grandes rasgos, el IHCAP desde su fundación en 1994. En Noviembre de
1996 se conoció la creación de una instancia que por lo menos formalmente
se encargaría de emprender la estrategia más global que se desconoce hasta
ahora. Se anunció la apertura de un Comisionado Nacional de las Etnias
como “órgano de formular, dirigir, orientar y coordinar las normas y
políticas de las diferentes entidades del Estado, Organizaciones NoGubernamentales y entes privados en materia relativa al desarrollo
económico, social y cultural de los pueblos indígenas y tribales”. También
se comprometió el gobierno a establecer un Consejo Nacional de las Etnias
que estaría integrado por los ocho grupos indígenas organizados y los
Secretarios del FHIS, Educación, Salud, Recursos, Cultura y el INA.
Por otra parte, la visión del IHCAP tenía semejanza con los esfuerzos del
IHAH por secundar la innovadora noción del étno-desarrollo en sus
vínculos locales e internacionales, en este caso especialmente por el apoyo
al eco-turismo. También se articulaban estos procesos mediante la nueva
legislación sobre el Patrimonio Cultural decretada a inicios de la década de
1980, bajo el Lic. Agurcia Fasquelle y con vínculos a los esfuerzos de
UNESCO para salvaguardar el patrimonio cultural global.
Desde fines del 2006 el Presidente Zelaya cumplía con apoyar una Ley
Especial para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas y
Afrodescendientes de Honduras. Delegado para ello por el Dr. Pastor
Fasquelle, entre fines del 2006 y Abril del 2009, cuando en el Congreso se
comenzaba a considerar la versión final del Proyecto de Ley promovida por
331
la Abogada Carolina Echeverría Haylock, diputada por el Departamento de
Gracias a Dios, representé a la SCAD y al IHAH en las reuniones en que se
redactó el proyecto de ley, conjuntamente con amplia representación de las
organizaciones étnicas. Como veremos pronto, en el proyecto de la ley se
atribuía un importante protagonismo de las etnias en la valoración oficial
del Patrimonio Cultural.
Ese logro violentado por el golpe de Estado también tuvo sus orígenes en
otros contextos de la década de 1990. El ámbito en esa década, tanto a nivel
local como internacional, era muy diferente al mundo en que se desempeñó
por mucho tiempo el IHAH y luego IHT, SECTUR y la SCAD. Como ya
se sabe, desde su fundación en 1952 hasta los primeros años de la década
de 1970 el IHAH fue dirigido por Jesús Núñez Chinchilla (1915-1973),
antropólogo hondureño graduado en México. Aunque aún carecemos de su
biografía intelectual, Núñez Chinchilla permaneció atado a las antiguas
corrientes de la disciplina. En 1959, por ejemplo, declaró de manera oficial:
“debemos reconocer que Honduras en verdad no afronta un problema
propiamente de tipo indigenista”341. Ya después de su muerte en 1973, los
llamados “seminarios indigenistas” siguieron atados a esa perspectiva, tal
como lo registró Flores Andino en 1977. Quizás es por ello que el famoso
cura jesuita Guadalupe Carney caracterizó aquellos “seminarios
indigenistas” como “farsa”.
Ahora bien, comparados los períodos de entre 1950 y la década de 1960,
a partir de media década de 1970 y bajo la Gerencia del Dr. José Adán
Cueva, el IHAH gozó de una cierta renovación intelectual que en diferentes
momentos se apoyó en discursos proveniente de un Estado cuyas políticas
culturales y ambientalistas se globalizaban más y más. El papel de Cueva
fue clave, no sólo por su gestión ante organismos financieros
internacionales e instituciones académicas de EUA y Francia, sino porque
Cueva era miembro de importantes familias copánecas con vínculos con la
mayanización desde fines del siglo XIX. Cuando Lunardi visitó por
primera vez Copán Ruinas, en 1939, se hospedó en casa de Ramón Cueva,
padre del Dr. Cueva. Don Ramón era amigo de Sylvanus Morley, quien a
su vez se había alojado con don Ramón en la década de 1910.
En diferentes maneras y con diferente intensidad, después de los años de
1970 esta globalización de las políticas culturales y hasta ambientalistas del
IHAH también sirvieron para crear algunos de los espacios dentro de los
341
Núñez Chinchilla, Jesús. El panorama indigenista de la República de
Honduras, Centro América (Tegucigalpa, Honduras, Secretaría de Educación Pública,
1960), p. 5.
332
cuales, desde la década de 1980, se fueron transformando los antiguos
discursos sobre lo que hasta entonces se solía llamar “el problema
indígena” o “el indigenismo” de Honduras, tal como lo formulaba
Fernando Cruz, desde el IHAH, entre 1970 y 1980. De esa manera, “el
problema indígena de Honduras” se institucionalizo como instancia del
debate global sobre los pueblos indígenas, debate que se desarrolló en
organizaciones como UNESCO, Naciones Unidas, la Organización
Internacional del Trabajo (OIT) e incluso dentro de ONG internacionales.
Como lo señalamos, ese proceso se fortaleció en la misma coyuntura en
que se descubría Rosalila, en Copán Ruinas.
En fin, desde la década de 1980 el IHAH poco a poco se transformó en
instancia local con nexos a esa globalización que vinculó a los pueblos
indígenas como sujetos del etno-desarrollo y el rescate cultural y hasta
ecológico donde residían las etnias, especialmente misquitos, garífunas,
pech y tawahkas. Además de la valoración del PAC y las nuevas
inversiones en Copán Ruinas, este otro proceso explica la nueva Ley Para
La Protección del Patrimonio Cultural de La Nación, en 1984. Esa ley
convirtió al IHAH en una autoridad que poco a poco ampliaba el discurso
sobre el mestizaje oficial y el desarrollo humano. Fue también este contexto
en el que se fortaleció el poder local del IHAH cuando UNESCO, en 1980,
declarará al PAC de Copán Ruinas como “monumento” dentro del
patrimonio cultural global, uno de los últimos logros del Dr. Adán Cueva.
Lamentablemente el Dr. Cueva fue destituido intempestivamente, en
Noviembre de 1980, por políticos y militares de la época cuando se negó a
renunciar como Gerente del IHAH por defender al Prof. Oscar Cruz en su
puesto como Administrador del PAC. Fue así que el Lic. Véliz fue
designado gerente del IHAH para el periodo 1980-1981. Al Lic. Véliz lo
sucedió el Lic. Agurcia Fasquelle en 1982. La transición a la democracia
después de décadas de gobiernos militares fue el contexto de esta
lamentable forma de destituir gerentes en el IHAH. Hoy en día, en una
vieja hacienda del Dr. Cueva, la Hacienda San Lucas, su hija ha
desarrollado un lindo “Hotel y Cocina Maya” que gozan de una vista
espectacular al Valle de Copán. Departimos en ese privilegiado espacio con
frecuencia durante mis años como gerente342.
También cabe reconocer que la Constitución de 1982, violada con el
golpe de Estado del 2009 y que reemplazó a la de 1965, recogía los
principios locales en que se fundamentaba la Ley de Patrimonio Cultural de
1984. Según el Art. 173 de la Constitución de 1982, “El Estado preservará
342
www.haciendasanlucas.com.
333
y estimulará las culturas nativas, así como las genuinas expresiones del
folklore nacional, el arte popular y las artesanías […]”. Es por ello que
según Armando Crisanto Meléndez, reconocido líder cultural garífuna, en
1983, después de esfuerzos propios y de otros garífunas, el ballet de su
etnia ya se proyectaba como “nacional” y era auspiciado por SECTUR.
Hasta 2002, el vínculo entre “cultura” étnica y turismo se institucionalizó
como nunca, desde el vínculo entre Copán y la Ruta Maya hasta varios
proyectos en La Mosquitia, y también dentro y en los alrededores de
comunidades garífunas cerca de Tela. En parte estos procesos
desembocaron, durante la apertura de la Presidencia de Ricardo Maduro, en
acuerpar la idea de decretar al mes de Abril como “Mes de la Herencia
Africana en Honduras”. Yo heredé ese logro pero también las debacles del
IHAH entre el 2002 y el 2006.
Lo importante aquí reside en destacar la manera en que el nuevo
mestizaje oficial y su contradictoria relación con el desarrollo étnico en
particular, y el desarrollo humano en general, merece también ubicarse
dentro del nuevo nexo que el IHAH institucionalizó con los discursos
ecológicos y ambientalistas internacionales y el progreso nacional durante
la década de 1990, es decir durante el período de la administración de Olga
Joya en el IHAH. Así, ya para los primeros años de la década de 1990,
previo a las peregrinaciones de 1994, los líderes de las etnias se vincularon
a los esfuerzos de “rescate” cultural que se vislumbraban en el Decreto-Ley
de 1984 sobre el Patrimonio Cultural. Entre Septiembre 1993 y Diciembre
1996, entre las administraciones presidenciales de Callejas y Reina, con
fuerte apoyo de PNUD y otras instancias de ONU, el IHAH impulsó un
enorme “Proyecto de Rescate Cultural Ecológico de la Costa Atlántica”.
Este a la vez incluyó a líderes garífunas, pech y tawahka en un esfuerzo,
según Atanasio Herranz, de “conservación, autovaloración y desarrollo
de la cultura y el medio […]”. Así, ya para fines de 1993, el IHAH,
PNUD y la Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras
publicaban un cuaderno titulado, “Apuntes sobre los Pueblos Autóctonos
de Honduras” que registraba el cambio discursivo, aún previo a las
peregrinaciones de 1994.
Importante también fue la creación por Decreto Ejecutivo, en 1994, del
Programa Nacional de Educación para las Etnias Autóctonas de
Honduras (PRONEAH), el cual sin embargo solo entró en vigencia en
1997 y con presupuesto propio en 1998. De 1999 en delante recibió
fondos del Banco Mundial y contrapartes de la Secretaría de Educación.
Simultáneamente se estableció el Proyecto de Educación Bilingüe
Intercultural Tawahka (PEBIT) entre 1995 y 2001. Según Marcela
334
Carías, Directora del PEBIT “en consonancia con el Convenio 169… el
Estado de Honduras aprobó en 1998 la Ley de Educación Bilingüe
Intercultural, que creó la base jurídica e institucional en que se sustentó
el PEBIT. Con esta ley los pueblos indígenas y afrocaribes, y el Estado
de Honduras en su conjunto, han dado un paso adelante en el
reconocimiento de los consejos tradicionales, y han impulsado de forma
decisiva la dinámica y de su desarrollo integral”.
El PEBIT, mediante Convenio Interinstitucional, fue “refrendado en
2001 “por la Secretaría de Educación Pública, la UNAH, el IHAH, la
SCAD, el FHIS y la Federación Indígena Tawahka de Honduras”. En La
Mosquitia simultáneamente se comenzó otro proyecto bajo el Comité de
Educación Bilingüe Intercultural para La Mosquitia Hondureña
(CEBMIMH)343. Lamentablemente, documentación acumulada entre
1996 y 1998 albergada en la Secretaría de Educación se perdió por las
inundaciones provocadas por el huracán Mitch a fines de 1998344.
Ahora bien, lo llamativo aquí es que estos y otros proyectos destacados
en el comienzo del siglo actual tuvieron su origen en la Agenda 21
declarada por una instancia de la ONU, en Junio de 1992, en el marco de
la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo.
A esos procesos los apoyó el gobierno del Presidente Callejas. Este
proyecto debe ubicarse en el contexto del Decreto de Junio 1993 también
bajo Callejas que le agregaba la instancia del “Ambiente” a la Secretaría
de Recursos Naturales (SERNA) y toda una reglamentación al respecto.
En 1996 la SERNA se vinculaba a programas de “eco-turismo”, otro
discurso que se articulaba simultáneamente con el de “etno-desarrollo” y
que de alguna manera se registró en una de las Metas de Trabajo que se
me entregaron a comienzos del 2006, la número 9: “promover la
educación bilingüe e intercultural de las culturas indígenas del país
(2006-2010)”. Sin embargo, no existía coordinación alguna entre
PRONEAH y la misión del IHAH, en gran parte porque el IHAH mismo
343
Carías, Claudia Marcela. “Proyecto de Educación Bilingüe Intercultural
Tawahka”, en 50 años con el Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH,
2002), pp. 95-99, y Comunicación electrónica, Héctor Leyva a Euraque. 24 y 26 de
Mayo, 2010. Importante también es, Héctor M. Leyva. “Proyecto Educativo Tawahka”,
en Memoria, VII Seminario de Antropología de Honduras, “Dr. George Hasemann”
(Tegucigalpa: IHAH, 2004), pp. 393-404.
344
Lara Pinto, Gloria. “Diversidad Cultural e interculturalidad en Honduras,” en
Coloquio, Políticas Culturales e Identidad Nacional, Mario Mejía, Comp.
(Tegucigalpa: Museo de Identidad Nacional, 2007), p. 58.
335
cultivaba una auto visión institucional sobre la arqueología, las etnias
muertas.
Simultáneo a esas iniciativas, como anticipamos ya en el capítulo uno,
desde 1995, bajo la primera administración del Dr. Pastor Fasquelle en la
SCAD y la Gerencia de Olga Joya, se estableció el Programa de Rescate
y Promoción de la Producción Artesanal, Indígena y Tradicional de
Honduras (PROPAITH), el cual, en efecto, generaría lo que el colega
Mario Ardón ha llamado la “neo-artesanía” en Honduras, hoy en día
comercializada en importantes centros turísticos, hoteles y principales
aeropuertos del país345. El programa PROPAITH tuvo como objetivo
principal rescatar, promover, y valorar el patrimonio artesanal de las
etnias y grupos mestizos de Honduras. La coordinación de PROPAITH
la llevó el IHAH, y trabajó con miembros de siete grupos étnicos y
mestizos en diferentes regiones del país. El PROPAITH fue uno de los
más extraordinarios proyectos ejecutados por el IHAH entre 1995 y su
cierre por decisión del Lic. Agurcia Fasquelle en los primeros meses del
2006, previo a mí llegada al IHAH346, comparable con el proyecto de
salvamiento arqueológico El Cajón.
Según la Secretaría Técnica de Cooperación Internacional de
Honduras, entre 1995 y 2006 importantes agencias internacionales y los
gobiernos de Suiza, Francia y España invirtieron más de 7.3 millones de
Lempiras vía PROPAITH, ello sin sumarle las contrapartes del IHT y del
IHAH y sus recursos económicos, de personal y de viáticos. Además de
capacitaciones nacionales, internacionales, exhibiciones temporales,
diseños neo-étnicos artesanales y establecimientos de cooperativas
artesanales, PROPAITH generó importantes libros y monografías que
ilustraban el mundo artesanal étnico de Honduras, tales como Tesoros
de la Honduras Prehispánica (2001) y Catálogo de artesanía
Hondureña (2003), ambos producto de varios insumos fotográficos y
técnicos.
El primero fue diseñado y diagramado por la Lic. Patricia Cardona; al
segundo lo diseñó y diagramó la española Pilar Leicena Monguilod, con
textos de la Lic. Iris Pineda Van Dyke y Alessandra Castengaro de
345
Ardón, Mario. “Las Manifestaciones Artísticas Populares Tradicionales en
Honduras”, en Jesús Oyamburu. Visiones del sector cultural en Centroamérica (San
José, C.R.: Ministerio de Asuntos Exteriores, Agencia Española de Cooperación
Internacional, 2000), pp. 305-319.
346
Cardona, Patricia. “Ideas Acerca de PROPAITH en la Reestructuración del
IHAH”, memorándum para el Lic. Ricardo Agurcia Fasquelle, Gerente IHAH, Agosto,
2005.
336
Foletti, compiladora de Viaje por el Universo Artesanal de Honduras
(Tegucigalpa, 2004). Importante en todos estos procesos fue la Lic.
Pineda Van Dyke, quien dirigió PROPAITH entre 1999 y el 2004,
cuando asumió la dirección la Lic. Cardona por razones de salud de la
Lic. Pineda347.
En fin, quince años previo a mi llegada a la Gerencia del IHAH, en el
2006, se establecieron las bases para una redefinición de la relación entre
el patrimonio cultural y las etnias. Fue importante especialmente la
nueva Ley de Patrimonio Cultural de Diciembre de 1997, preparada al
final de la primera administración en la SCAD del Dr. Pastor Fasquelle.
Esta enmendó su antecedente de 1984, diseñada previo a los
movimientos étnicos de fines de la década de 1980 y que culmínaron con
las peregrinaciones de 1994. La actual Ley estrechó los nexos
identitarios entre etnicidad histórica y ciudadanía en forma definitiva
cuando le añadió los siguientes dos numerales al articulado de la ley que
definía el Patrimonio Cultural:
9. Las Manifestaciones Culturales de los pueblos indígenas
vivos, sus lenguas, sus tradiciones históricas, sus conocimientos
y técnicas, sus formas de organización, sus sistemas de valores,
sus prácticas religiosas y los lugares asociados a ellas; y,
10. Las manifestaciones Culturales de origen vernáculo vivas
que sean de interés antropológico e histórico, organizaciones y
celebraciones religiosas, música y danza, los prototipos de la
producción artesanal y del arte culinario, la tradición oral.
En el IHAH, el proyecto de PROPAITH, como señalamos, fue quizás
la más representativa encarnación institucional de la nueva visión del
patrimonio cultural étnico, y su relación con el turismo, especialmente a
partir de 2002. Hoy en día el vínculo entre “cultura” étnica y turismo está
prácticamente institucionalizado y circula en el imaginario nacional,
desde el nexo entre Copán y la Ruta Maya hasta varios proyectos en La
Mosquitia, la llamada Ruta Lenca, e igual dentro y en rededores de
comunidades garífunas próximas a Tela. Muchas zonas del país también
se definen hoy en día étnicamente. Así, PROPAITH incidió en generar
una nueva etnicidad territorial. Esta está quizás mejor ilustrada en el
347
Pineda Van Dyke, Iris. “PROPAITH y el Patrimonio Olvidado” 50 años con el
Patrimonio Cultural de la Nación (Tegucigalpa: IHAH, 2002), pp. 100-101,
“PROPAITH,” en Memoria de Actividades, IHAH, 2004 (Tegucigalpa, 2005), pp. 913.
337
siguiente mapa auspiciado por la SCAD y la colaboración financiera de
España, Suecia, Francia y PROPAITH. Lo diseñó un consultor en
artesanías y mercadeo.
Fig. 3. “Mapa Artesanal de Honduras”, 1998-1999
El conjunto de todos estos procesos y experiencias aparecieron
conceptualmente en el Plan de Gobierno “Nueva Agenda” del Presidente
Carlos Flores Facussé en 1998, el cual incluso desplegó una sección
titulada “Las Etnias Nacionales”. Según ese documento “el respeto a
todas y cada una de las etnias es el propósito fundamental de las políticas
contempladas en este Plan de Gobierno, por ello estas políticas estarán
encaminadas a su conservación y desarrollo integral, lo que se logrará
con la ejecución de programas gubernamentales especiales”. Cabe quizás
especular hasta qué punto el racismo anti-árabe contra Flores Facussé
desde que lanzó sus primeras iniciativas presidenciales incidió en una
apertura en relación al lenguaje étnico en su Plan de Gobierno, ello al
margen del papel de Olga Joya como Gerente del IHAH. Estas
acusaciones se registraron desde 1986, cuando Carlos Olvín Montoya,
contendor a la candidatura presidencial por el Partido Liberal,
descalificaba a Flores Facussé por “circular en sus venas un 50% de
sangre árabe”. Así lo comentó Miguel Pineda en Diario Tiempo. Aún en
1997 sindicalistas hondureños hicieron circular cartulinas en
338
Tegucigalpa excitando al trabajador de esta manera: “cíñete al onceavo
mandamiento patriótico: nunca votarás por un turco para presidente”.
Sobre la herencia árabe de Flores Facussé , en el Plan de Gobierno
“Nueva Agenda” se decía que “para el cumplimiento de los
compromisos anteriores se dotará, entre otras, las siguientes medidas: se
promoverá la mayor participación de todas las etnias en la vida
económica, política y social del país; se fomentará el desarrollo
empresarial, especialmente la artesanía con fines de exportación, para lo
cual se fomentará la creación de cooperativas, bancos comunales,
empresas asociativas y otras formas de organización…”.
En el marco de este testimonio lo importante es que esos impulsos
contribuirían a superar el folklorismo tradicional promovido por la
SCAD y el IHT, incluso el IHAH, y así contribuir al fortalecimiento de
la Identidad Nacional y el etnodesarrollo de estos pueblos. Irónicamente,
esto se vio frustrado durante la Presidencia de Ricardo Maduro, por lo
menos en su sentido institucional en el IHAH, aún cuando al final de ese
gobierno se fundó el bienvenido Museo de la Identidad Nacional.
Por otra parte, esta territorialidad étnica se vinculó a todo un nuevo
movimiento de reclamos de tierras que contradictoriamente se
relacionaba con más antiguos procesos de las reformas agrarias de las
décadas de 1960 y 1970, ante los cuales el IHAH estuvo siempre al
margen. Este fenómeno se puede ilustrar mediante el ensanchamiento de
reclamos de tierras ancestrales de parte de las etnias reconocidas por el
Estado, especialmente por los chortís, garífunas, misquitos, pech,
tawahkas y tolupanes. Según un estudio de fines de 2007 “desde 1993 al
2007 el Instituto Nacional Agrario reportaba haber emitido un total de
448 títulos de propiedad a favor de [estos] seis Pueblos Autóctonos, que
cubren 278 655.33 hectáreas (Cuadros Nº. 5.5 y 5.6).
339
Cuadro Nº. 5.5
Reclamos de Tierras por pueblos indígenas y afrodescendientes
Pueblo
Procedimientos
Chortís
Entre 1994-1997 fueron reclamadas 14 700 hectáreas para dotar de tierras a
65 comunidades maya-chortí en siete municipios de los Departamentos de
Ocotepeque y Copán. También reclaman un porcentaje de los ingresos del
Parque Arqueológico de Copán y participar en las actividades que allí se
realizan.
Garífunas
Un resumen basado en la identificación de reclamos en 19 comunidades
garífunas da como resultado una extensión del reclamo en 65 940 hectáreas.
No se logró acceder a una fuente que diera información sobre la superficie
total reclamada (en mapas o documentos).
Misquito
s
El pueblo Misquito tiene un reclamo global sobre el territorio
aproximadamente 20 000 kilómetros de extensión que incluye
Departamento de Gracias a Dios y porciones de los Departamentos
Olancho y Colón. En un estudio sobre 15 comunidades, el total de
reclamos asciende a 1 735 000 hectáreas.
Tolupanes
No ha sido posible cuantificar los reclamos territoriales de este pueblo, que
lo que solicita es la “remedida” de sus títulos ancestrales, que abarcan 27
comunidades en cuatro municipios del departamento de Yoro y cinco en
Francisco Morazán. No existe un mapa o documento donde se incluya los
reclamos territoriales de las 31 tribus que pertenecen a esta etnia.
Tawahkas
Reclaman toda el área que corresponde a la Reserva de Biosfera Tawahka
Asangni, que tiene una extensión superficial de 233 142 hectáreas
delimitadas según Decreto 157-99.
de
el
de
los
Fuente: Vallejo Larios, Mario, Consultor. Componente Tierra para
la Estrategia Desarrollo de los Pueblos Autóctonos de Honduras,
Financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través
del Programa de Desarrollo de los Pueblos Autóctonos (DIPA), 1689SF-HO, (Agosto, 2007), pp. 3-4.
340
Cuadro Nº. 5.6
Respuestas del Estado ante los reclamos
de los pueblos autóctonos, 2007
Pueblo
Tierras tituladas
Chortís
Han recibido 3933.78 hectáreas de tierra en 73 títulos de propiedad (cinco
en el 2007). Casi toda fue comprada por el Estado a particulares que la
poseían, utilizando un fideicomiso ad hoc para la compra de tierras para
este pueblo.
Garífunas
Han recibido 53 títulos de propiedad sobre un total de 30 645.68 hectáreas
de tierra. El título más reciente es de 2002.
Misquitos
A este pueblo no se le ha extendido títulos. Desde 1996 tienen Contrato de
Usufructo (por 40 años) suscrito entre COHDEFOR, FINZMOS y
MOPAWI, con la responsabilidad de realizar actividades de manejo
forestal en un área de 18 000 mil hectáreas y un área adicional de
protección de 50 mil hectáreas. También en la Biosfera del Río Plátano
hay algunos contratos de usufructo.
Tolupanes
Han recibido 83 559.83 hectáreas de tierras en 29 títulos emitidos por el
INA. El más reciente es de 2007.
Tawahkas
En 1995 se les entregó los únicos cuatro títulos, estos cubren 5137.61
hectáreas a favor de las comunidades de Krausirpi, Parawas, Yapuwas y
Krautara.
Fuente: Vallejo Larios, Mario, Consultor. Componente Tierra para la
Estrategia Desarrollo de los Pueblos Autóctonos de Honduras,
Financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), través del
Programa de Desarrollo de los Pueblos Autóctonos (DIPA), 1689-SF-HO,
(Agosto, 2007), pp. 3-4.
En el período de 2006 a 2009 el Estado de Honduras siguió comprando
tierras a favor de comunidades indígenas, especialmente en Copán, entre
los chortí, aunque no sabemos qué calidad de tierras se compraban y a
qué uso se destinarían (Cuadros Nº. 5.7 y 5.8). De hecho, para los
primeros meses de 2009 ya el Instituto Nacional Agrario había generado
planes importantes para más titulación de tierras bajo el Programa de
Administración de Tierras de Honduras (PATH).
341
Cuadro Nº. 5.7
Resumen de compras de tierras realizadas para beneficiar a
comunidades lencas, tolupanes y garífunas 2006-2009.
Lencas
Tolupanes
Total
Lempiras
Garífunas
Año
Ha
Monto
Ha
Monto
Ha
Monto
Ha
Monto
2006
2007
2008
11 294 956.92
2008
11 294 956.92
2008
120.6
1 700 760.75
120,6
1 700 760.75
2009
389.8
6 679 146.99
389,8
6 679 146.99
Total
3650
25 823 052.49
4267.76
42 307 715.50
608.2
12 846 553.47
9.06
1 898 201.oo
Fuente: Instituto Nacional Agrario. “Resumen de Compras realizadas para
beneficiar a Comunidades indígenas, Período, 1997-2009”, manuscrito,
INA, 15 de Abril, 2009.
Cuadro Nº. 5.8
Resumen de compras de tierras realizadas para beneficiar a
Comunidades chortí 2006-2009.
Chortí
Total en Lempiras
Ocotepeque
Copán
Año
2006
2007
2008
2009
Total
Ha
Monto
27.8
680 405.00
751.82
17 842 596.98
Ha
Monto
552.79
21 875 662.00
552.79
21 875 662.00
225.5
6 579 197.90
253.3
7 259 602.90
339.89
9 731 667.40
339.89
9 731 667.40
24.98
824 179.00
24.98
3502.7
89 861.8
Ha
4254.52
Monto
824 179.00
1 077 044.79
Fuente: Instituto Nacional Agrario. “Resumen de Compras realizadas para
beneficiar a Comunidades Indígenas, Período, 1997-2009”, manuscrito, INA, 15
de Abril, 2009.
342
IV. Más Allá del Adoctrinamiento:
el IHAH y las Etnias, 2006-2009
El 20 de Julio 2009, tres semanas después del golpe de Estado, la
Abogada Myrna Castro denunció a la SCAD con la siguiente acusación:
“hay un programa cultural, donde nuestras Casas de la Cultura iban a
convertirse en Casas del ALBA; donde las bibliotecas iban a difundir lo
que es una literatura que es revolucionaria, progresista, y ese era un, un
acuerdo que también tiene un fondo común donde la parte doctrinaria la
iban a trabajar en los diferentes sectores. Por eso quiero preguntarles
aquí, ustedes como los diferentes sectores, si quieren que por medio del
Congreso Nacional se derogue precisamente esa parte que viene en
detrimento a nuestra cultura nacional. Porque lo único que viene hacer es
un lavado de doctrinas que se iba a llevar a cabo a nivel nacional para ir
trabajando en los sectores más pobres, con las etnias, con los garífunas,
con los diferentes sectores que realmente son más vulnerables”.
Las organizaciones indígenas y afrodescendientes se pronunciaron
contra el golpe de Estado dos días luego que asumiera el cargo Castro348.
Como en tantas cosas en esos días la Abogada se equivocaba. Veamos
brevemente, ya que existieron iniciativas y políticas nacionales mucho
más importantes ya encaminadas.
Las equivocaciones de Castro deben ubicarse en el marco del
“Proyecto Grannacional ALBA Cultural” del Gobierno de Venezuela.
Según su página oficial “es la herramienta de la Alternativa Bolivariana
para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) encaminada a contribuir a
la transformación y la unidad de Nuestra América mediante la cultura,
vinculado no sólo a los Estados miembros sino también a otros países de
la región, gobiernos locales y movimientos sociales, y a aquellas
instituciones y organizaciones que compartan nuestros fines y
estrategias. Desarrolla y promueve proyectos culturales conjuntos entre
los países de la región. Impulsa planes de producción editorial,
audiovisual y discográfica. Proyecta la creación de la Distribuidora
Latinoamericana y Caribeña de Bienes Culturales y de la Red de
Distribución y Exhibición Audiovisual. Planea la creación del Programa
de Desarrollo de Sistemas Nacionales de Enseñanza para las Artes.
348
“Posición política de los pueblos indígenas de Honduras, FCIC, OFRANEH,
CPINH y otras - www.aporrea.org, 3 de Julio, 2009. ODECO se pronunció en contra
desde el 29 de Junio. Ver <www.odecohn.blogspot.com/2009/06/condenamos-el-golpede-estado-en.html>.
343
Otorga premios a figuras cimeras de las letras y las artes
latinoamericanas y caribeñas por la obra de toda la vida y otros que
incentivan la creación y reconocen resultados relevantes. Participa en
festivales culturales”. Por último, aquí “se destaca además la creación de
la red de Casas del ALBA Cultural, encaminadas a enriquecer la vida
social y cultural y favorecer la expresión y desarrollo de las ideas y de la
creación artística y literaria más representativa de nuestros pueblos”349.
“Castro confundió” nos comunicó el Dr. Pastor Fasquelle “una Casa
de Cultura del Alba en Honduras con el Programa de Casas de la Cultura
de la SCAD”350. Ya para el 20 de Julio Castro había despedido a dos
personas que llevaban las gestiones de la SCAD ante Venezuela y su
Proyecto Grannacional ALBA Cultural ya mencionado. Me refiero a las
Licenciadas Isadora Paz y Rebeca Becerra; la primera en su función
como Directora de la Unidad de Gestión de la SCAD y la segunda
Directora del Libro y el Documento, siempre en la SCAD. Fue Becerra
la que le dio continuidad a una reunión en que participó el Dr. Pastor
Fasquelle en Mayo del 2009 con otros Secretarios de Cultura de los
países entonces adheridos a la ALBA.
La ALBA la fundaron los gobiernos de Cuba y Venezuela a fines del
2004 y luego se adherirían Bolivia, Ecuador y otros, con Honduras en
Agosto de 2008. Como se ha visto a lo largo de este testimonio, en ese
entonces en la SCAD y el IHAH habían diseñado toda una política
cultural muy hondureña y con sustento económico de cooperantes de los
gobiernos de España, EUA, Alemania, y Japón. En Junio 2009 la Lic.
Becerra inició la ejecución de la primera y única visita del Dr. Pastor
Fasquelle a Venezuela como Secretario de uno de los países Alba. La
visita fue con el propósito de escudriñar hasta qué punto el Fondo de
Alba Cultural ofrecería oportunidades para la política cultural nuestra en
Honduras351. No debemos olvidar que la mayoría de diputados del
Congreso Nacional que defenestraron al Presidente Zelaya ilegalmente,
votaron a favor del ALBA, incluso la Abogada Castro.
La mini polémica relacionada con el Programa de las Casas de Cultura,
que databa desde la administración del Presidente Callejas, se podría
349
Comunicado de Prensa electrónico, SCAD, “Proyecto Alba Cultural”, 3 de Junio,
2009.
350
Comunicación electrónica Rodolfo Pastor Fasquelle a Darío A. Euraque, 17 de
Marzo, 2010.
351
Comunicación electrónica Rebeca Becerra a Darío A. Euraque, 16 y 17 de Marzo,
2010, y Comunicación electrónica de Isadora Paz a Darío A. Euraque, 16 y 17 de Marzo,
2010.
344
comentar desde diferentes puntos de vista. Uno de ellos es la separación
que hizo la Abogada Castro entre las “etnias” y los sectores presentes en
esa reunión en que se pronunció la Abogada Castro. Sugiere un
paternalismo racializado del mestizaje tradicional hondureño.
Irónicamente en esos mismos días la revista Yaxkin diagramaba
artículos sobre el mestizaje en Honduras que complicaban el tema, uno
por Leticia Oyuela y otro por Rafael Murillo Selva. El golpe de Estado
impidió su edición impresa; ahora sólo están disponibles esos
importantes ensayos sobre el mestizaje en versiones electrónicas en la
página web del IHAH, misma que se inauguró en Julio de 2008. Previo
al golpe una de las preocupaciones de la Gerencia fue reactivar el aporte
del IHAH a publicaciones relacionadas con la historia y etnografía de las
etnias en el marco de una preocupación más profunda sobre el mestizaje
en sí. Estas obras, como las obras publicadas por la SCAD, se distribuían
por varias rutas, incluso la Red Casas de la Cultura.
El primer libro que publicamos en nueva edición fue el del Prof. Víctor
Virgilio López sobre la masacre de garífunas en San Juan, Tela en 1937,
para coincidir con la conmemoración de 70 años de ese acto nefasto. En
el 2007 le siguió el clásico de la Dra. Ann Chapman Los Hijos de la
Muerte sobre los tolupanes, editado en Francia desde fines de la década
de 1970, luego en México pero sin haber sido publicado en Honduras.
Como lo registramos ya, en el 2009 lanzamos Los pech de Honduras:
una etnia que vive, de Wendy Griffin, en coautoría con dos informantes
pech, don Hernán Martínez Escobar y doña Juana Hernández Torres.
En el 2009 se divulgó una importantísima colección de la obra
académica de décadas de investigación del Dr. William V. Davidson
titulada Etnología y etnohistoria de Honduras: Ensayos. Ese volumen
fue impreso, como los otros citados, con tirajes de mil ejemplares, y
ofrece ensayos sobre todas las etnias de Honduras, los que sirven para
contextualizar la producción y mercadeo de la neo-artesanía promovida
por PROPAITH. Quedaron diagramadas monografías sobre la
etnohistoria misquita y tawahka, escritas por las Dras. Eugenia Ibarra y
Águeda Gómez, costarricense y española respectivamente. También
apoyábamos con recursos la validación final de un diccionario tawahkaespañol por Inés Ordoñez y sus colegas, proyecto ejecutado por la
Secretaria de Educación con fondos del Banco Mundial y asesorado por
técnicos de la Secretaría mencionada. Esas iniciativas tenían como fin
ubicar académicamente el imaginario artesanal promovido por
PROPAITH desde sus comienzos en 1995. Por esta razón y una política
345
general más amplia también publicábamos estudios serios sobre las
etnias en Yaxkin, hoy a la vista de quien se interese por constatarlo.
Si bien mi preocupación por el mestizaje surgió inicialmente con
meditaciones acerca de la presencia árabe-palestina en la economía
nacional, para comienzos de la década de 1990 me motivaron las
movilizaciones indígenas y de afrodescendientes. Estas a su vez tenían
sus orígenes más inmediatos, en la mayoría de casos, en la década de
1980. Para fines de tal período existía una gran variedad de instancias
organizativas y liderazgos en las zonas étnicas de Honduras. Entre las
peregrinaciones de 1994 y el 2006 su relación con el IHAH fue un tanto
errática, aunque con los logros ya registrados. Como se destaco a inicios
de este capítulo, yo tenía que fijar mis preocupaciones académicas dentro
las Metas de Trabajo 2 y 10 respectivamente: “impulsar la investigación
arqueológica, etnológica e histórica en el país, con un énfasis particular
en la Historia Patria” y “promover la educación bilingüe e intercultural
de las culturas indígenas del país”352.
Sin embargo, ¿cómo atender esas metas sin historiadores, sin
etnólogos, sin lingüistas y dada la situación que encontré en el IHAH en
el 2006?... Tampoco contaba con la posibilidad de solicitar nuevas plazas
y simultáneamente tenía que reestructurar el IHAH. Para empezar a
abordar las metas 2 y 10, como señalé en el capítulo dos, primero sustituí
una plaza en arqueología destinada para el PAC por el Lic. Agurcia
Fasquelle, previo a su salida del IHAH, con una plaza en etnología que
tanto se necesitaba. Para mí lo importante era fortalecer la
institucionalidad del IHAH y sus nexos académicos y profesionales
sostenibles, sin descuidar oportunidades de financiamiento que de alguna
manera contribuyeran a nuestras metas, pero siempre celosos de la
institucionalidad.
A fin de aprovechar oportunidades, una surgió a escasos meses de mi
llegada a la Gerencia. Recibí comunicación de la OEA con propuestas
para montar en Honduras un “Taller de Rescate y Promoción de la
Producción Artesanal” coordinado por el IHAH para becados de
América Latina. El fin sería de “dar a conocer el Programa Nacional para
Desarrollo de las Artesanías de Honduras, incluyendo las experiencias
del Programa de Rescate y Promoción de la Producción Artesanal,
Indígena y Tradicional de Honduras (PROPAITH) en la valoración y
difusión del patrimonio artesanal y los mecanismos desarrollados para
352
Cardona, Patricia, “Memoria/Taller para Rescate y Promoción de la Producción
Artesanal en Honduras”, IHAH, 4 al 8 de Diciembre de 2006, pp. 18-19.
346
apoyar a los artesanos en la producción y comercialización de sus
productos, a la vez que reafirman su identidad y tradiciones”. Se había
avanzado mucho en la producción y comercialización, pero a la
infraestructura del IHAH no se le dotó con los recursos humanos y
financieros internos propios para su sostenibilidad, especialmente a partir
del 2002353.
En fin, en Diciembre de 2006 y durante cuatro días participaron en este
taller 13 artesanos latinoamericanos para conocer una experiencia que
había sido cancelada y que carecía de sostenibilidad interna. La OEA
erogó más de 425 000 Lempiras en pasajes aéreos y viáticos diarios de
180 dólares por individuo, además de una contraparte de
aproximadamente L. 61 000.oo del IHAH. Todo interesante pero sin casi
ningún impacto en la institucionalidad. Maravillados con el cúmulo de
10 años de PROPAITH, los becados suscribieron una solicitud que me
hicieron llegar para que hiciera “las gestiones necesarias para que
[PROPAITH] pueda funcionar nuevamente y asignar el presupuesto
necesario para su nuevo funcionamiento…”354. Era una quimera pensar
en eso para el presupuesto del 2007 dadas las Metas de Trabajo que yo
tenía por delante, especialmente en el marco de la debacle institucional
que debía reparar en apenas tres años, y dado que también PROPAITH
dependió casi totalmente de fondos externos.
No podíamos continuar así. Por lo tanto decidí concentrarme en lo
posible en la coyuntura que vivía. Sabía que “los hombres hacen su
propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias
elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se
encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el
pasado”355.
En ese contexto decidí apoyar una multiplicidad de ideas, iniciativas y
proyectos que buscaban, en su conjunto, por lo menos cuestionar, sino
superar, la folklorización de las “etnias” desde el Estado, por neofolkloristas, por las etnias mismas y por la industria del turismo. Como
se destacó ya, es por ello que establecimos el Archivo-Etnohistórico en
el CDIHH. Ahora veamos ejemplos de la variedad de nuestras iniciativas
que, más allá del compromiso editorial con las etnias, de alguna manera
no tenía nada que ver con lo que Castro llamó “adoctrinamiento”.
353
Cardona, Patricia. “Programa de Rescate y Promoción de la Producción Artesanal
Indígena y Tradicional de Honduras”, IHAH, Julio, 2005.
354
Ibíd.
355
Marx, Carlos. El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte (New York, 1852).
347
Desde el punto de vista global, legal y de larga duración, lo más
importante que hacíamos tuvo que ver con el ante-proyecto de una “Ley
Especial para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas y Negros
de Honduras”356, el cual la diputada Echeverría-Haylock ya había
presentado ante el Congreso en Abril del 2009357. La misma llevaba los
siguientes siete artículos bajo su Capítulo VI:
Artículo 71. El Estado de Honduras reconoce y protege los
derechos de los pueblos Indígenas y afrohondureños sobre el
patrimonio cultural antropológico, arqueológico, lingüístico,
histórico y artístico. Este reconocimiento garantiza, entre otros,
el derecho de acceder a los sitios de especial interés para su
cultura y cosmovisión.
Artículo 72.
La Secretaría de Estado en los Despachos de Cultura Artes y
Deportes, a través del Instituto Hondureño de Antropología e
Historia, promoverá el fortalecimiento de las manifestaciones y
expresiones culturales, y estimulará la gestión y generación de
recursos que deben ser invertidos en proyectos que beneficien a
los Pueblos indígenas y afrohondureños con la participación de
sus Federaciones y las organizaciones representativas de los
afrohondureños. Los programas orientados al cumplimiento del
inciso anterior deben se consultados previamente con los
Pueblos Indígenas y afrohondureños, y deben contemplar
especialmente la participación de sus ancianos, como
depositarios de los valores culturales, cosmovisiones y
conocimientos ancestrales de sus pueblos.
Artículo 73.
La Secretaría de Estado en los Despachos de Cultura, Artes y
Deportes, en coordinación con los pueblos Indígenas y
afrohondureños, debe en el término de un (1) año crear la Casa
de las Culturas Indígenas y afrohondureñas en la ciudad de
Tegucigalpa y progresivamente en los departamentos donde
existe población indígena y afrohondureña, como un espacio de
divulgación y aprendizaje de las culturas de estos pueblos y
356
Programa de Apoyo a las Poblaciones Indígenas y Negras de Honduras (PAPIN),
Secretaría de Gobernación de Honduras. “Anteproyecto, Ley Especial para el Desarrollo
Integral de los Pueblos Indígenas y Negros de Honduras,” Tegucigalpa, 17 de Abril de
2007.
357
Oficio Número 159-2009/CN. Alfredo Saavedra Paz, Primer Secretario del
Congreso Nacional al Dr. Darío A. Euraque, 14 de Abril, 2009, y Oficio Número 088-G.
Euraque a Saavedra Paz, 22 de Abril, 2009.
348
exhibición de sus expresiones artísticas, artesanales, religiosas y
otros legados. Se propone la creación de las etnobibliotecas
como espacios y/o canales de recuperación y suministros de
conocimiento; así como espacios de apoyo a la educación
intercultural bilingüe y al fortalecimiento de la cultura e
identidades.
Artículo 74.
El Instituto Hondureño de Antropología e Historia brindará
asesoría legal a los pueblos indígenas y afrohondureños en las
demandas contra la comercialización ilegal de patrimonio
cultural.
Artículo 75.
En las regiones donde predominen las lenguas o idiomas de los
Pueblos Indígenas y afrohondureños, serán protegidas,
conservadas por programas, proyectos diseñados y gestionados
conjuntamente por el Instituto Hondureño de Antropología e
Historia, la Secretaría de Estado en el Despacho de Educación,
con la participación de las Federaciones indígenas y las
organizaciones representativas de los afrohondureños.
Artículo 76.
El Estado de Honduras reconoce las fechas festivas de los
Pueblos Indígenas y afrohondureños y elaborará a través del
Instituto Hondureño de Antropología e Historia, la Secretaría de
Estado en los Despachos de Cultura, Artes y Deportes, en
coordinación con las federaciones indígenas y las
organizaciones representativas de los afrohondureños, un
calendario nacional donde se registren esas fechas.
Artículo 77.
El Estado de Honduras, a través del Instituto Hondureño de
Antropología e Historia y la Secretaría de Estado en los
Despachos de Industria y Comercio, otorgará el derecho de
propiedad intelectual sobre los conocimientos y prácticas
culturales de los pueblos Indígenas y afrohondureños.
Mientras representaba a la SCAD y el IHAH en la formulación de este
capítulo del ante-proyecto de ley, promoví convenios de asistencia
recíproca con organizaciones étnicas y mestizas que de diversa manera
valoraban a las etnias en el marco de nuestra política cultural general y
nuestra implementación de las Metas de Trabajo.
Un logro importante con comunidades garífunas fue que contraté la
primera mujer garífuna en una plaza permanente en la historia del IHAH,
la P. M. Ruth Mejía Ruiz, hoy en día encargada de la Unidad de
Proveeduría en Tegucigalpa. A nivel de instancias organizadas, cuando
349
asumí la Gerencia hice esfuerzos de acercamiento con OFRANEH, pero
sin logros. Decidimos entonces trabajar de cerca con ODECO. Las
relaciones se consolidaron por medio de un convenio firmado en Febrero
de 2009. El Golpe violentó varias iniciativas con ODECO.
Según Celeo Alvarez Casildo “en el caso particular de nuestra relación
con el Dr. Darío Euraque, representaba o representó poner un fin, segar
los esfuerzos que se encaminaban muy seriamente hacia las personas en
este caso, convertir en sujetos a hombres y mujeres y comunidades con
todo su patrimonio afro-hondureño, garífunas, dentro de las prioridades
dentro del Instituto de Antropología e Historia. Eso implicaba varias
cosas, para nosotros el poder fortalecer la escuela de formación de
líderes, hacer un recuento de todos los diferentes aportes en arte,
artesanías de nuestra comunidad, desarrollar centros de formación y de
fomento de la cultura y las artes dentro de la comunidad, significaba
tener un conocimiento más aproximado del marco histórico, las
contribuciones al desarrollo del país, en síntesis esto representaba
efectivamente visibilizar a las comunidades nuestras en todo el proceso,
un empoderamiento de la comunidad en el quehacer nacional, y esto se
ha paralizado a partir del 28 de Junio”358.
Igual lamento registraron ciudadanos garífunas con quienes
colaborábamos oficialmente desde el 2006, como el Prof. Virgilio López,
de Tornabé, Atlántida, pero a quien yo conocía desde comienzos de la
década de 1990. Luego del golpe de Estado el Prof. López nos ofreció el
siguiente relato: “Cuando llega aquel tiempo aquí a mi casa por la
investigación de la cultura garífuna, yo me sentí bastante orgulloso que
otra persona se interesara en la cultura garífuna, aunque si ya me decía
que ya tenía relación con otros garífunas pero que encontró más apoyo y
apertura de lo que estaba persiguiendo, porque como maestro yo tenía
que estudiar bastante de la cultura y también para pasar mi programa en
la radio, así nos fuimos conociéndonos y también escribiendo yo aquel
tiempo. Yo espero doctor que retomemos el proyecto que se había
iniciado, porque necesitamos la historia de los pueblos, sino un pueblo
sin historia es como no existiera, entonces nosotros queremos que se
vuelva a retomar esa situación sea los que van a estar ahí, o sea que se
consiguiera financiamiento del exterior para que siguiéramos nosotros
los escritores ese proyecto, creo que sería lo mejor, porque ese día
terminado eso y que no se pudo llevar a cabo el proyecto a Olancho con
el segundo encuentro de escritores, creo que todos nosotros quedamos un
358
Entrevista, Euraque a Celeo Alvarez Casildo. La Ceiba, 21 de Enero de 2010.
350
poquito desanimados porque era algo que estaba animándonos a
investigar la historia de Honduras y seguir adelante escribiendo”359.
Con comunidades pech tuvimos amplios acercamientos, pero sin
aislarlos del contexto etnohistórico regional donde el IHAH gozaba de
sitios patrimoniales, en particular Trujillo, en Colón, y el Departamento
de Olancho, donde hoy subsisten las poblaciones pech más
significativas. En ese sentido los siguientes logros merecen citarse:
primero, rediseño de la museografía del museo en Trujillo asesorada con
insumos de la Dra. Elizet Payne, la principal experta de la historia de
Trujillo360. Segundo, se estableció una pequeña tienda de artesanías
garífuna y pech, administrada por ellos, en la Fortaleza de Santa Bárbara
en Trujillo, para complementar la nueva oferta museográfica; esta tienda
fue producto de acercamientos sistemáticos con garífunas miembros de
la organización “Jóvenes el Futuro” del Barrio Cristales, liderado por
Kike Gutierrez, y con la comunidad pech en Silín-Moradel, en las
cercanías de Trujillo, en particular con Doña Juana Hernández, quien
había participado con PROPAITH y era coautora de Los pech de
Honduras: una etnia que vive. Todo esto comenzó en 2007 con un
fondo de L. 180 000.oo del BID y L. 250 000.oo de contraparte del
IHAH en recurso humano y financiero.
Este proyecto se tituló “Revalorizando el Patrimonio Cultural de
Trujillo”. Tenía una “visión integral, enmarcada en la política del IHAH,
y partiendo del Museo Fortaleza de Santa Bárbara que administra el
IHAH; se pretende realizar un programa para la valoración, protección y
promoción del patrimonio cultural existente en Trujillo, coordinando tal
programa con las etnias y estudiantes del lugar. Interesa igualmente
realizar alianzas estratégicas con organizaciones de la comunidad:
centros educativos, empresa privada, municipalidad, organizaciones no
gubernamentales y gubernamentales interesadas en la temática del
patrimonio cultural y su relación con el desarrollo económico local y
regional. Las actividades implementadas fueron: investigación histórica
y etnológica para la elaboración de un nuevo guión museológico;
montaje museográfico con la participación de las etnias de la región;
talleres de capacitación en desarrollo e innovación artesanal; talleres
359
Entrevista Euraque a Virgilio López García. Tornabé, Tela 22 de Enero del 2010.
Payne, Elizet. “Informe y Propuesta de Trabajo, Trujillo, Honduras, 28 y 29 de
Octubre, 2006”, sometido a la Gerencia del IHAH, 26 de Noviembre, 2006.
360
351
formativos para Guías Culturales; y elaboración de material
promocional”361.
Simultáneamente promovimos la educación integral etnográfica de
mestizos, garífunas, pech y otros a nivel teórico y práctico en
Tegucigalpa y Trujillo. Al respecto citamos los informes de la Unidad de
Historia del IHAH, que coordinó estos y otros esfuerzos. Según esos
documentos el Taller de Técnicas Etnográficas Aplicadas a la
Investigación Social se realizó “del 2 al 20 de Febrero en las ciudades de
Tegucigalpa y Trujillo [y] estuvo dirigido a 15 profesionales del área de
las Ciencias Sociales (Sociología, Periodismo, Psicología, Historia,
Pedagogía, Teatro y Desarrollo Municipal), quienes fueron capacitados
por instructores extranjeros; Doctor Ronny Velásquez, de la Universidad
Central de Venezuela; Doctora Olivia Domínguez y Antropólogo Gen
Ota Otani, de la Universidad de Antropología e Historia de México. El
objetivo general del taller fue capacitar a los estudiantes en el uso de
técnicas y métodos etnográficos que les permitan conocer, valorar y
respetar las culturas de la otredad con el fin de establecer un diálogo para
el fortalecimiento de la dignidad y representatividad de culturas
milenarias, como las que conforman la vida de los pueblos hondureños
actuales, desde las étnicas hasta las culturas populares, auténticos valores
de la hondureñidad”362.
Continúa el documento citado: “el trabajo de campo fue dirigido en su
primera parte (11-14 Febrero) por la Doctora Olivia Domínguez, y de
15-20 Febrero por el Antropólogo Gen Ota Otani. Durante la etapa de
trabajo de campo los participantes fueron divididos en cuatro grupos de
trabajo, cada cual escogió un tema de investigación de su preferencia,
siempre bajo asesoría de los instructores, quienes se encargaban de
asegurar al alumno que su tema de investigación fuese viable en la zona
que pretendía trabajar. La población objetivo fue la garífuna y pech de
las comunidades aledañas a la ciudad de Trujillo; Comunidad de
Cristales, Santa Fe, Guadalupe, San Antonio, Limón y Cusuna, todas
ellas garífunas; Silín y Moradel, comunidades pech.
Durante el avance de cada investigación los participantes del taller
pudieron hacer uso de las diversas técnicas etnográficas de investigación
361
“Propuesta: Revalorizando el Patrimonio Cultural de Trujillo”, IHAH, Presentada
ante el Programa de Estímulo y Promoción Cultural en América Latina y El Caribe del
Banco Interamericano de Desarrollo, Febrero 2007.
362
Unidad de Historia. “Talleres organizados por la Unidad de Historia FebreroMayo de 2009”, IHAH, 14 de Febrero, 2010.
352
y de acercamiento a las comunidades vistas en clase; entrevistas
individuales y colectivas, observación participante, análisis situacional,
grupo focal e historia de vida. El trabajar con las comunidades garífunas
y pech de Trujillo fue ––tanto para los participantes del taller como para
los pobladores de las comunidades que colaboraron en la investigación
misma–– una experiencia muy enriquecedora puesto que poco se ha
valorado en nuestro país el importante papel que asumen los diferentes
grupos étnicos de Honduras en la conformación de nuestra Identidad
Nacional. A la vez ha permitido identificar las problemáticas que
enfrentan esos grupos en la pervivencia de sus culturas, específicamente
en lo concerniente a los garífunas”363.
En la antesala de golpe de Estado la Unidad de Historia del IHAH, en
plena coordinación con Jorge Yanes, Representante de la Regional del
Nororiente y la Subgerencia de Patrimonio, coordinó igual un Taller de
Patrimonio Cultural e Identidad Nacional en la comunidad de
Marañones, Dulce Nombre de Culmí, Olancho, los días 13 y 14 de Abril.
Desde Julio 2008 este se enmarcó en el proyecto “Retratos del Pueblo”.
Sus objetivos eran generar una base de datos suficientemente amplia para
que sus autores, Darío A. Euraque (historiador), Pablo Delano
(fotógrafo) y Guillermo Ánderson (cantautor), conjunto con la Unidad de
Publicaciones del IHAH, editaran un libro de mil ejemplares con
fotografías y descripciones etnohistóricas acompañadas con un disco dvd
con música y sonidos tomados y grabados en las zonas mismas donde
viven las etnias. Otro de sus objetivos específicos era simultáneamente
identificar medios y sitios de distribución del libro dentro y fuera de las
regiones étnicas, pero en coordinación con las Casas de Cultura de la
SCAD, su Red de Bibliotecas y también en sitios patrimoniales del
IHAH364.
Más allá de la edición de mil ejemplares del libro producto del
proyecto, “Retratos del Pueblo de Honduras”, la meta principal era la
distribución del mismo, primero entre las etnias y en sus regiones.
Segundo, distribuir el libro no solo en coordinación con la SCAD sino
también mediante bibliotecas en centros educativos oficiales y privados,
los cuales se identificarían en el proceso mismo de la ejecución creativa
363
Ibíd.
Oficio Número 201-G, Euraque a Salvador Suazo, Vice-Ministro de Cultura,
Artes y Deportes. 7 de Julio de 2008, y Perfil de Proyecto, “Retratos del Pueblo” a
Programa Conjunto, Creatividad Cultural y Desarrollo Local, Naciones Unidas, 3 de
Junio, 2009.
364
353
del proyecto. Así el IHAH cumpliría con “impulsar la divulgación,
acrecentamiento y transmisión a las generaciones futuras del Patrimonio
Cultural de la Nación a través del sistema de educación nacional, la
prensa escrita y hablada, y los museos y casas de cultura del país”, Meta
Cuatro. El citado taller de Dulce Nombre de Culmí estaba vinculado a
este otro proyecto con Pablo Delano y Guillermo Ánderson. Además de
ser el etnohistoriador del grupo, yo coordinaba todo el proyecto. Cuando
se me despidió también se vino abajo el sueño “Retratos del Pueblo”. Un
colega periodista del fotógrafo Pablo Delano, del New York Times,
David González, registró para el mundo entero esa violencia cultural365.
Es importante destacar que los objetivos del taller en Dulce Nombre de
Culmí fueron más allá de retroalimentar el proyecto Retratos del Pueblo.
Por un lado consistía en difundir la labor del IHAH en la zona
Nororiente, enfatizando la conservación y protección del patrimonio
cultural; segundo, se buscaba informar, educar y concienciar a la
población de las comunidades pech ubicadas en los municipios de Dulce
Nombre de Culmí y Catacamas acerca de conservación y protección del
patrimonio cultural, local y nacional, tangible e intangible, tal como se
hacía en Trujillo, vinculando esos esfuerzos con el Parque EcoArqueológico Cuevas de Talgua, zona donde los pech sobrevivieron la
conquista española y la mestiza aún entrado el siglo XX.
De esa manera, a los 60 años, ya como autora también, doña Juana
Carolina Hernández se convertía en guardarecursos cultural y no
solamente como promotora de su artesanía, o como objeto de estudio
según se registro en otros acercamientos del IHAH con los pech.
Involucrar a personas como doña Juana era precisamente lo que
buscábamos a nivel nacional queriéndola dejar como modelo para el
futuro del IHAH institucionalizado, así como realizado con fondos y
creatividad de sus profesionales. Sin embargo, si OEA u otra
cooperación nos apoyaba, bienvenida. Buscábamos superar
“acercamientos” con las etnias366 y más bien su capacitación para que
ellos y ellas fueran sujetos y colaboradores con el IHAH.
Parte del financiamiento del abortado Proyecto Retratos del Pueblo se
obtuvo con recursos del Fondo de Diversidad de la SCAD, para
365
González, David. “Showcase: Cultural Tapestry, Under Wraps”,
http://lens.blogs.nytimes.com/tag/pablo-delano/ (10 de Enero, 2010).
366
González, Silvia, Clare Mumford, Eva Martínez y Alfredo Corrales. “La cultura
pech, un acercamiento a su estado actual”, Yaxkin, Vol. XIII, Nº. 1 y 2 (1995), pp. 3756.
354
conseguir las metas del IHAH con otros proyectos importantes. Entre
mediados de 2008 y 2009, mientras se trabajaba en Colón y Olancho,
igual operábamos dentro de los mundos chortí y lenca. Por iniciativa del
Dr. Pastor Fasquelle y con autorización de la Secretaría de Finanzas, el
IHAH gozó de acceso a estos fondos y promovimos la oportunidad con
dos organizaciones muy diferentes.
La primera iniciativa fue con el Consejo Nacional maya-chortí de
Honduras (CONIMMCH), que surgió en la década de 1990 para
reivindicar derechos étnicos367. En 1998 ellos se tomaron el PAC por
primera vez y lo hicieron de nuevo en Abril 2008 para exigir
cumplimiento de promesas hechas sobre adjudicación de tierras,
educación, salud y un porcentaje de los ingresos del PAC. Luego de
negociaciones, en Octubre del 2008 CONIMMCH aceptó firmar un
convenio con la SCAD y el IHAH sobre temas de colaboración en
relación a la misión del IHAH en sí, el patrimonio cultural y su
valorización. Era la primera vez que se suscribía este tipo de convenio
entre IHAH e indígenas en los alrededores del PAC. El acuerdo
fundamentó un Proyecto de Fortalecimiento de la Diversidad Cultural
del Pueblo maya-chortí en los Municipios de Copán Ruinas, Santa Rita y
Cabañas368. Para mediados del 2009, CONIMMCH mismo ejecutaba ese
proyecto con un presupuesto de L. 400 000.oo bajo supervisión de
nuestras Subgerencias de Administración, Promoción y Relaciones
Regionales, así como la Oficina del IHAH en el PAC. El 13 de
Septiembre la comunidad chortí se pronuncio contra el golpe de Estado
con una manifestación de calle en el pueblo de Copán Ruinas.
En el mundo lenca operábamos con la Fundación Intibucana de
Desarrollo (FUNIDE) en el Proyecto “Centro de Interpretación de la
Cultura Lenca de Intibucá, Revalorizando nuestra Cultura”, orientado al
montaje de una nueva oferta interpretativa para el visitante de esas
comunidades en la Casa de Cultura que formaba parte de la Red de la
SCAD, en La Esperanza. Se le autorizó un presupuesto de L. 412 000.oo
para una propuesta que incluía un “nuevo guión interpretativo; nueva
propuesta de montaje museográfico. Museografía: cedulación moderna y
con materiales adecuados al ambiente de la zona, mobiliario; nueva y
367
Mena Cabezas, Ignacio R. “Los Chortís de Honduras en la encrucijada. Tradición,
identidad y globalización”, Yaxkin, Vol. XXV, Nº. 1, versión electrónica (2009), 211235.
368
“Convenio de Asistencia Recíproca entre SCAD, IHAH y el Consejo Nacional
Indígena Maya Chortí”, 11 de Octubre, 2008.
355
adecuada iluminación; capacitación y sensibilización en protección y
promoción del patrimonio cultural”369.
Lo importante en esta cita no eran los segmentos en sí, sino que el
proyecto seria supervisado por las ahora fortalecidas unidades técnicas
del IHAH, especialmente la Unidad de Historia, y el hecho de que su
servidor conocía de cerca la historia regional del occidente, con énfasis
en la etnohistoria de la misma. Me fundamentaba en dos experiencias de
investigación. Primero, desde 1995 había estudiado archivos municipales
y parroquiales de Intibucá, La Esperanza y Yamaranguila, y había
copilado historia oral incluso en San Francisco de Opalaca. Segundo,
desde 1998 había analizado la vida y obra de Federico Lunardi en
Génova, Italia, y sabía de sus investigaciones etnográficas en zonas
lencas; también era conocedor de las obras de Ann Chapman, Nancy
Black, Alessandra Foletti y Mario Ardón (la reciente monografía de
Evelio Inestroza sobre Intibucá supera a todas, por lo menos en detalle
histórico y fundamento en archivos).
Según la Lic. Cardona, en Diciembre 2009 “se había finalizado ya el
guión museográfico y el Manual de Imagen del Centro de Interpretación
de la Cultura Lenca de Intibucá, el logotipo seleccionado representa una
estilización de dos elementos fundamentales de una tradición cultural
arraigada: la máscara de baile del guancasco y una vara alta con las
cintas de colores característicos de la vestimenta y tejidos lencas de la
zona. Se ha pintado el espacio donde se ubicará la exposición, tomado
medidas para cédulas y mobiliario. Se trabaja actualmente en el diseño
del mobiliario adecuado. Se encargaron en Diciembre y ya están listas
las piezas de alfarería tradicional de la zona de Cofradía en
Yamaranguila, que servirán en la exhibición. Asimismo han sido
contactadas ya a las personas que facilitarán un telar para mostrar en el
centro. Está programado un viaje para visitar personas con objetos con
posibilidades de ser expuestos en el centro, la selección de tejidos y
vestimenta tradicional”370.
Algunos criticarían el hecho de que trabajamos con FUNIDE, puesto
que sus directores no eran lencas y más bien representaban intereses de
la élite mestiza local de La Esperanza. Todo lo contrario. Los líderes de
369
“Convenio de Asistencia Recíproca entre SCAD, IHAH y Fundación Intibucána
de Desarrollo,” 13 de Octubre, 2008.
370
Cardona, Patricia. “Lo realizado a la fecha para el Proyecto Centro de
Interpretación de la Cultura lenca de Intibucá en apoyo a FUNIDE”, sometido a la
Subgerencia de Promoción y Relaciones Regionales del IHAH, 23 de Mayo, 2010.
356
FUNIDE estaban comprometidos no sólo con el Centro de Interpretación
de la cultura Lenca de Intibucá sino que igual con la conservación del
antiguo centro histórico de La Esperanza-Intibucá. El Banco de
Occidente quería demoler una antigua casona en ese centro histórico para
una nueva sede regional de su banco y edificar allí con diseño de
pirámide maya, tal como lo hicieron en la avenida de circunvalación en
San Pedro Sula y como repetirían en El Progreso. El Dr. Pastor Fasquelle
y yo desautorizamos tal proyecto irregularmente aprobado por el Alcalde
de La Esperanza. Seguíamos en el conflicto legal, además de
denunciados por segmentos organizados a favor del Banco de Occidente,
cuando se impuso el golpe de Estado. Suponemos que ya la antañona
casona, que debía haberse conservado como otras del Centro Histórico
de Santa Rosa de Copán, protegidas con el apoyo de Banco de
Occidente, tal vez ya sucumbió ante dos años de invierno. Quizás por
ello merece ser ponderada la “Elegía al Volver a la Casona Antigua”, de
don Justiniano Vásquez, oriundo de una aldea de Lempira371:
Esta casona antigua, de salones callados,
como en espera de que alguien comience a decir algo.
Los balcones abiertos por donde entra la luz,
con leve carga de aromas
y pequeños arrullos de palomas.
El empedrado patio,
donde un naranjo mueve sus hojas
como verdes orejas
tocadas por los dedos del viento.
El portón que no cede a los ojos curiosos;
la hamaca donde duermen lejanas inquietudes,
un par de espuelas mudo,
colgado en su alcayata
y los humildes ojos de los perros
húmedos de cariño.
Afuera, está la plaza soñolienta.
La iglesia blanca, como un cisne echado
sobre la amplia esmeralda de la grama.
El Señor Cura, afanoso y delicado,
recreándose en su obra,
y un viento juguetón
de párvulas andanzas,
371
Vásquez, Justiano. “Elegía al Volver a la Casona Antigua”, Yaxkin, Vol. XXV,
Nº. 1, versión electrónica (2009), p. 120.
357
que pliega su sotana,
como un niño agitando pedazos de la noche.
Un gavilán pirata, acelera el motor de su codicia,
en el cielo pacífico del valle.
Un desolado potro,
hiende la soledad con sus relinchos…
Todo está como entonces,
es el paisaje de antes,
pero ya no es lo mismo:
No lo miran los ojos de mi padre;
la muerte entró una tarde hasta su cama
y puso un grave punto final a sus afanes.
Desde entonces entiendo claramente,
la diferencia enorme que perdura,
entre el amor presente
-nadie lo cuida ni alimenta a vecesy el amor que se ha ido:
inunda hasta los últimos rincones
y pesa más que el mundo en nuestras almas.
¡Esta casona, amigos,
naufraga en una lágrima!
V. Conclusión
En la década de 1950, cuando se estableció el IHAH, a la famosa
arqueóloga norteamericana Doris Stone se le reconocían no sólo sus
logros en escudriñar los restos materiales de los indígenas muertos sino
su amor por los indios vivos, a muchos de los cuales vio en las
plantaciones bananeras de la United Fruit Co.
Stone nació en Nueva Orleans en 1909, siendo hija de Samuel (“Sam”)
Zemurray, quien le compró la Cuyamel Fruit Co., en Honduras a otro
norteamericano, una de las importantes empresas bananeras en la época
cuando el país se convirtió en la principal exportadora de esa fruta en las
Américas. La compañía tenía su sede inicial en el occidente de la
Fortaleza de Omoa. Durante su niñez Stone fue testigo del
ensanchamiento del poderío económico de las empresas bananeras de su
padre, a tal grado que para comienzos de 1930 Zemurray vendió la suya
a su antigua rival, la United Fruit Co., a cambio de acciones de esta
última, entidad con la cual, en la década de 1920, se disputó el acceso al
poder político que le permitían ejercer los dos partidos tradicionales de
Honduras, el Liberal y el Nacional. Nos señala un relato biográfico que
358
Stone “llegó a conocer los grupos indígenas a través de los indios que
laboraban con la compañía [bananera] pero que aún mantenían contacto
con sus pueblos en las montañas [...]”372.
En 1930 Stone se graduó en Radcliffe College, recintos de la
Universidad de Harvard, donde las asignaturas en arqueología
complementaron su licenciatura en antropología. En Harvard estudió con
los más famosos catedráticos arqueólogos de esa alma máter, en
particular Sylvanus Morley y Alfred Tozzer. Morley pregonaba,
merecidamente, de significativas investigaciones copanecas y fue
declarado ciudadano de Copán Ruinas en 1919 por el padre del Dr. Adán
Cueva, así como promovió la restauración de Copán dirigida por la
Institución Carnegie en la década de 1930. En esa coyuntura Cueva
conoció a Gustavo Stromsvik, gran restaurador noruego que tanto bien
hizo a Copán. En la década de 1920 también cultivó amistad con
Dorothy Popenoe, la intrépida arqueóloga norteamericana que investigó
en la Costa Norte y que muriera trágicamente en Lancetilla, Tela, en
Diciembre 1932. Según Stone, Horace Prowse, “de la compañía
frutera… me acompañó en cada una de mis expediciones al interior de
la República”…373.
A Stone por veces la escoltaba en sus excursiones de campo el futuro
presidente Juan Manuel Gálvez, viejo abogado de Cuyamel Fruit Co., y
Secretario de Guerra del General Carías. Según La Época, diario del
régimen de Carías, el 10 de Febrero de 1947 “ingresaron a… [La Paz] el
señor Secretario de Guerra doctor Juan Manuel Gálvez y la doctora
Doris Stone, quienes continuarán su ruta hacia Guajiquiro, donde van a
explorar unos montículos y cuevas de los mayas”. Sospechamos, como
mera hipótesis, que la intima amistad entre la Dra. Stone y Gálvez sirvió
de mucho peso en el establecimiento del IHAH en 1952. Como lo
evidenciamos en el capítulo uno de este testimonio, el proyecto de
creación del IHAH, en 1952, surgió de una de las resoluciones tomadas
en 1946 en un congreso internacional de arqueología auspiciado por el
Estado de Honduras en Tegucigalpa y Copán, en el cual desempeñó un
papel clave la Dra. Stone y al cual asistió su viejo amigo374. La Dra.
Stone y la United Fruit Co., apoyaron con becas los estudios académicos
372
Euraque, Darío. “Un Documental sobre la Historia y Cultura de Honduras por
Doris Stone”, Yaxkin, versión electrónica, Vol. XXV, Nº. 1 (2009), pp. 9-12.
373
Ibíd.
374
Ibíd.
359
de Jesús Núñez Chinchilla, quien a su regreso de México asumió la
Gerencia del IHAH desde 1952 a 1973.
Como lo expuse en este capítulo, es lamentable que el amor de Stone
por la etnología y la etnografía de los pueblos autóctonos de Honduras
no se tradujera en políticas culturales de ese sentido en el IHAH. Stone
murió el 21 de Octubre de 1994, irónicamente en los propios meses de
comienzo de las más importantes peregrinaciones de los indígenas vivos
y afrodescendientes en la historia de Honduras. Cuando asumí la
Gerencia del IHAH en 2006 heredé casi 15 años de ciclos de coyunturas
de un movimiento étnico hondureño vinculado a una globalización que
también promovía un multiculturalismo mundial que sólo a partir de
1994 incidió seriamente en el IHAH. Ya vimos que en 1977 una
publicación oficial de la institución a cargo de Francisco Flores Andino
declaraba que “indudablemente en Honduras no existe la discriminación
racial [y] el país avanza en su progreso material y espiritual… esperamos
que en un ‘futuro no muy lejano’ las condiciones de nuestra diezmada
población indígena tengan un futuro más promisorio y con mejores
ventajas materiales y espirituales”375.
Esa visión tenía raíces profundas en el IHAH. En 1960 el propio Núñez
Chinchilla, también en una publicación oficial del IHAH, afirmaba que
“debemos reconocer que Honduras en verdad no afronta un problema
propiamente de tipo indigenista. Prácticamente, la definición de indio en
cualquiera de las interpretaciones, que el Antropólogo o el sociólogo
querían adoptar, no encaja dentro del panorama general de la población
hondureña. Dejamos constancia, que esta apreciación no está basada en
estudio alguno de tipo etnográfico, por lo que bien podía aseverarse que
nuestro juicio es apriorístico”.
Los afrodescendientes no formaron parte del imaginario cultural del
IHAH sino más allá en el Estado de Honduras hasta bien entrada la
década de 1970, cuando el Presidente del BCIE era el Dr. Enrique Ortez
Colindres y cuando este autorizó el préstamo millonario que permitía una
nueva era de excavaciones en el PAC. Recodemos que el Dr. Colindres,
estudiado en Francia, en la antesala de convertirse en el primer
Secretario de Relaciones Exteriores en el gobierno de facto de Roberto
Michelleti Baín declaró, el propio Día de la Independencia de EUA, 4 de
Julio, que el Presidente Obama, graduado también en Harvard, era “un
negrito que no conocía donde quedaba Tegucigalpa”.
375
Flores Andino, Francisco A. Realidad indígena hondureña (Tegucigalpa:
Instituto Hondureño de Antropología e Historia, 1977), p. 25.
360
Sin duda que el Dr. Colindres se equivocó, error garrafal que provocó
hartos debates sobre el racismo en Honduras en muchísimos blogs de
internet; el hecho de haber estudiado en Francia no se tradujo en un
compromiso por sanearse actitudes racistas en sí, u otras ignorancias.
Colindres es originario de Olancho, origen de negros y mulatos, contexto
racial que el mismo reconoció y que mis estudios demuestran fueron
mayoritarios en ciertos municipios de ese departamento; sin embargo,
Colindres invoca otra estirpe racial para sus ancestros; ha afirmado que
“un día en Paris, me puse a reflexionar sobre mis orígenes; fueron mis
antepasados la familia Garay o Garayycoa, oriundos de la Villa de
Velorado de Burgo, España, quienes en el siglo XVII, unidos a la familia
Zelaya, constituyeron el grupo familiar fundador del Departamento de
Olancho”376. Muy común en esa zona el separarse de cualquier
antecedente afrodescendiente. Los mulatos olanchanos fundadores de
Olanchito históricamente han negado su negritud y el hecho de que
fueron a su vez conquistadores de los tolupanes en el siglo XVIII, como
lo desglosamos en el capítulo cinco de Conversaciones Históricas. Esta
particularidad se le había escapado a la Dra. Chapman, oscura
problemática que conversamos por unas horas en mi oficina de
Tegucigalpa en el 2007.
En fin, la historia etnoracial de Honduras es compleja, no digamos la
de EUA y máxime ahora que su Presidente es negro. Colindres se
equivocó a tal grado que ofreció disculpas al gobierno de EUA ante lo
que el Embajador Hugo Llorens consideró declaraciones “racialmente
insensibles” y ofensivas al pueblo norteamericano y al Sr. Llorens
personalmente. Eso fue en Julio de 2009. En tanto que en 1960 el juicio
del Lic. Núñez Chinchilla fue apriorístico; estaba equivocado sobre la
presencia indígena en Honduras, a pesar de siglos de aculturación; en
1977 también se equivocó Francisco Flores Andino, con otros etnólogos
y etnólogas del IHAH. Menos mal que la Constitución de Honduras de
1982 “rectificó el entuerto,” declaró el Dr. Pastor Fasquelle en 2007 al
entregar los premios de la Herencia Africana en Honduras. Continuó
Pastor Fasquelle que la carta magna de 1982 prohibió “toda
discriminación por motivo de ‘raza’ como ‘lesiva a la dignidad humana,
estableciendo sanciones’ ”377.
376
Ortez Colindres, Enrique. “El Olanchano”, en Olancho, La Cuarta Pregunta,
Selección, Introducción; Notas, Roberto Sosa (Tegucigalpa: Impresos Cerrato, 2009), pp.
581-586.
377
Pastor Fasquelle, Rodolfo. “La raíz del racismo de ayer y hoy”, Yaxkin, Vol.
361
Con mucho menos elementos de juicio y preparación para el cargo y
estos temas, la Abogada Castro se equivocó hondadamente el 20 de Julio
de 2009, Día de Lempira, cuando caracterizó el trabajo de la SCAD y el
IHAH como “adoctrinamiento” de etnias. Un mes después, el 20 de
Agosto, se equivoco de nuevo cuando firmó un oficio en su primer
intento por destituirme de la Gerencia del IHAH, precisamente cuando
generaba una nueva relación con las etnias de Honduras. A ese error le
precedió otro más serio. El 13 de Julio la Abogada Castro autorizó, casi
en la misma fecha que despidió a Isadora Paz y Rebeca Becerra de la
SCAD, la apertura de una oficina de reservistas militares en la antigua
Casa Presidencial, sede del Archivo Nacional de Honduras y la
Biblioteca y el Archivo Etnohistórico del IHAH, en su conjunto,
instancias de memoria histórica de Honduras, todas estructuradas en el
Centro Documental de Investigación Histórica de Honduras.
De esa manera la Abogada Castro atentaba contra la Ley de Patrimonio
Cultural de Honduras emitida en 1997, legislación que en nuestra
primera cita, luego del golpe de Estado, me enfatizó conocer bien,
declaración vertida ante varios subgerentes del IHAH en las oficinas de
la SCAD que antes ocupaba el Dr. Pastor Fasquelle. Como lo destaqué
ya, eran “momentos oscuros”, tal como aseguró el historiador
costarricense Víctor Hugo Acuña al enterarse de mi destitución. El Dr.
Acuña también estudió en Francia pero pudo señalar que en Honduras se
vivía momentos que le recordaban la “frase tristemente famosa que un
general fascista pronunciara en la Universidad de Salamanca en 1936,
delante de su rector Miguel de Unamuno: ‘muera la inteligencia’.” Otros
hondureños y otras hondureñas que estudiaron en Francia aprendieron
distintas lecciones.
Con razón y tristeza se lamentaba doña Juana Carolina Hernández,
luego del golpe de Estado, que “nosotros pech ya estamos olvidados,
como decir una cultura olvidada. Entonces ya nosotros ya empezamos a
pensar de que esa cultura se iba a perder, se iba perdiendo lo principal la
lengua pech la cultura, la comida, el costumbre, la artesanía todo eso
porque ya se iba perdiendo… En las comunidades, en los pueblos
también ya no hablan pech, ya no, ya no llevan la cultura, el costumbre,
todos se va perdiendo, pero ya en nosotros pues ya lo teníamos
reservado, mi persona, Juana y mi esposo, entonces lo hemos rescatado
pensamos rescatar entonces ya íbamos bien, ya el empiezo ya estaba
bien, ya pues habíamos rescatado un poquito entonces ya venía, venía,
XXIV, Nº. 1 (2008), pp. 145-47.
362
venia entonces ya vino ese golpe de Estado, ahí fue que ya parece se
aplasto, se eliminó, entonces ya después ya no habido nada [...]”378.
378
Entrevista, Yesenia Martínez a Juana Hernández, Silin-Moradel. Trujillo, 6 de
Marzo, 2010.
363
Esta 364 = blanca, quitar folio
Mismo la siguiente = 365
364
Capítulo 6. Golpe dentro del Golpe:
Crisis Política, Turismo y Mayanización
365
“En Honduras se exhibe la misma ingenuidad al exaltar
que al destruir [….] Si una sociedad se permite como cosa
normal el hacer concesiones a la ignorancia, todo
caminará en sentido contrario. Armados con los
dispositivos de más reciente lanzamiento al mercado, los
hechiceros recuperaran el espacio perdido y propagarán
las bondades de su seudosaber”379.
Roberto Castillo (1950-2008)
Filósofo y escritor.
I. Introducción
En los meses de la antesala del golpe de Estado, la Unidad de
Publicación del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH)
le ponía fin a los últimos trámites para sacar a la luz pública un nuevo
libro titulado Surcando los cielos tras la democracia en Honduras,
escrito por el General Retirado Walter López Reyes. Se presentaría para
conmemorar los 40 años de la guerra entre El Salvador y Honduras,
evento para el cual el IHAH había programado varios actos culturales.
Redacté un largo ensayo de introducción a estas memorias del General,
producto de investigaciones antiguas sobre la historia de Honduras y
también de varias entrevistas realizadas con el General López Reyes
entre Agosto y Octubre del 2008.
En la página 146 de ese texto el General López Reyes hace recuento de
los esfuerzos de diputados del Partido Liberal en el Congreso Nacional
por convertir ese poder del Estado en una Asamblea Constituyente,
enmendar la Constitución de 1982 y así prolongar en la Presidencia al
mandatario Roberto Suazo Córdova. Esos intentos se anidaban en una
“Moción de Orden” que el diputado Roberto Carlos Echenique leería la
tarde del 24 de Octubre de 1985 ante sus colegas de la Cámara. La
moción fue permitida por el Presidente del Congreso Nacional en ese
379
Castillo, Roberto, “Imaginación, pensamiento y memoria”, en Honduras. Sucesos
del Siglo XX, Tomo 2, Julio Escoto, editor (San Pedro Sula: Centro Editorial, 2006), pp.
114, y 120.
366
entonces, Abogado Efraín Bu Girón. Obliga conocer que la “Moción de
Orden” llevaba la firma de Roberto Michelleti Baín y once diputados
más.
Ante el golpe de Estado técnico que Michelleti Baín y otros fraguaban
en ese 1985, el General López Reyes, entonces Jefe de las Fuerzas
Armadas, reconoció que la mayoría de diputados “no apoyaba la
iniciativa presentada con ese objetivo” y se pudo así abortar el intento de
golpe.
“La noche en que se suscitaron los hechos aludidos ––recuerda el Gral.
López–– seguí de cerca lo que se transmitía por radio y las llamadas que
me formularon personas que estaban al tanto de los hechos. Y para que la
situación no tomara matices más graves y se fuera de las manos del
Presidente del Congreso Nacional, Abogado Efraín Bu Girón (QDDG),
lo llamé por la línea oficial de gobierno (193) y le dije lo siguiente:
‘Señor Presidente del Congreso, dígale a los señores diputados que
aprendan a vivir en democracia y que las Fuerzas Armadas están a favor
de mantener el orden constitucional hasta el final’ ”. Algunos de los
firmantes de la moción se retractaron; sin embargo, como lo informó La
Tribuna el 25 de Octubre de 1985, Roberto Michelleti Baín fue uno de
los mocionantes que se mantuvo fiel al esfuerzo por violentar la
Constitución de 1982.
Casi quince años después, en Surcando los cielos tras la democracia
en Honduras, el General López Reyes concluía este apartado de la
siguiente manera: “creo que todos los actores de estos acontecimientos,
lograron comprender que la democracia no permite que se abuse del
poder por intereses mezquinos personales o de grupo; que el sistema no
debe de considerarse un campo que le pertenece a alguien en particular,
esos espacios son públicos y son de una colectividad. Es así cómo los
partidos políticos no pueden ni deben de estar al servicio privado de
quienes los dirigen, de tal manera que los beneficios que produce el
sistema democrático son para una sociedad entera; es la alternativa del
pueblo para superarse, para gozar de libertad y de aprovechar todo
aquello que la Carta Magna recoge como derechos y obligaciones. ¡Para
qué violarla! ¡Lo que procede es cumplirle al pueblo con lo que en ella se
ha plasmado!”
No todos los actores lograron comprender. En el 2009 Roberto
Micheletti Baín determinó otro sendero y se confabuló con
personalidades de las Fuerzas Armadas, la Policía y segmentos de “otros
organismos del Estado para tomar una decisión, o era eso o nos
367
volvíamos un país comunista”. Así se lo relató el Sr. Michelleti Baín a la
Revista Cromos en Diciembre del 2009380.
Cualquiera que fuese su percepción de los sucesos relacionados con la
famosa “cuarta urna”, ningún gobierno en el mundo respaldó la posición
de Michelleti. Un día le pregunté al Embajador de EUA, Hugo Llorens,
sobre el tema; me respondió que él tampoco se creyó la visión de
Michelleti Baín (el papel todo de la política exterior de los EUA, y no
sólo de su Embajada en Tegucigalpa, merece un escrutinio sistemático
en el marco de la historia de intervenciones en nuestro país, tema que yo
he abordado en diversos libros y ensayos).
Unos días luego del 28 de Junio me visitó en la Gerencia del IHAH el
General López Reyes para ver cómo estaba. Conversamos brevemente,
de hecho sobre los nombres que se barajaban como posible nuevo
Secretario de Cultura. Le declaré que consideraba el derrocamiento del
Presidente Zelaya un golpe de Estado y que permanecería en mi cargo
por el hecho de que fui nombrado en un gobierno democrático electo por
el pueblo. Igualmente le declaré que desde esa posición defendería la
institucionalidad del IHAH y la política cultural y proyectos que con
tanta dificultad habíamos implementado. Mi permanencia en el cargo no
dependería del régimen de facto sino de la legitimidad institucional
violentada. Así se lo hice saber a mis empleados y a nuestros
colaboradores a nivel nacional e internacional, fuese que estuvieran de
acuerdo conmigo o no. Luego del 28 de Junio luché hasta donde pude,
sin contar ya con el apoyo personal del Dr. Pastor Fasquelle, e inmerso
en una polarización profunda de la sociedad hondureña. Al final, la
institucionalidad del IHAH y su papel en el fortalecimiento de la
Identidad Nacional fue y sigue siendo la máxima víctima del golpe de
Estado perpetrado el 28 de Junio del 2009, en el campo de la cultura
oficial. Ello sucedió no sólo por haberme destituido, sino por las
decisiones tomadas por las autoridades impuestas por el golpe de Estado
y por la resistencia nacional e internacional que defendió la democracia.
“La galopante incultura del gobierno de facto”, como lo llamó Helen
Umaña a fines de Agosto de 2009, para el IHAH se originó con el
nombramiento de Myrna Castro como Ministra de Cultura381. La
Abogada Castro fue enviada a sustituir al Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle
380
“Confesiones de un Presidente”. Revista Cromos, Tegucigalpa, (Diciembre,
2009), pp. 31-32.
381
Umaña, Helen. “La galopante incultura del gobierno de facto”, Diario Tiempo,
26 de Agosto, 2010.
368
el primero de Julio de 2009. Dos días después fui convocado, junto con
los Subgerentes del IHAH y su Secretario General, a las instalaciones de
la Secretaría de Cultura, Artes y Deportes (SCAD), en la oficina en que
tantas veces me reuní con el Dr. Pastor Fasquelle para abordar temas de
coordinación de la política cultural de la SCAD y el IHAH.
Convocó la Abogada Castro. Una de las Subgerentes ausentes, la Lic.
Eva Martínez, quien terminaría como “Coordinadora” de un “Comité
Técnico” para coordinar el IHAH cuando ni ella ni nadie aceptara la
Gerencia luego que fui destituido, se encontraba en Chile, el tres de
Julio; yo le había autorizado viajar a ese país luego de asistir a un
seminario en el Perú sobre patrimonio cultural. En esta reunión la
Abogada Castro nos habló de su conocimiento de la legislación de la
cultura en Honduras y su compromiso democrático. A mis espaldas la
Abogada Castro eventualmente le ofreció la Gerencia del IHAH a por lo
menos dos personas asociadas con el IHAH: la Lic. Martínez y al Lic.
Ricardo Agurcia Fasquelle. La Lic. Martínez mantuvo en secreto la
conspiración en mi contra hasta que me lo confesó entre lágrimas en mi
oficina el 24 de Agosto; eso sucedió tres días luego de que la Abogada
Castro intentara despedirme mediante un sencillo oficio bajo su firma,
haciendo referencia a un Decreto Ejecutivo de Michelleti Baín que nunca
se me presentó382. Castro y sus asesores, incluso su Administrador en la
SCAD, el Ing. Virgilio Paredes, procedieron como si ni existiera el
Consejo Directivo del IHAH, la instancia administrativa que por ley
nombra a los gerentes en el IHAH de una lista de candidatos sometidos
por el Secretario de Cultura, siempre con el beneplácito del Presidente de
la República.
Si bien estas ilegalidades y otras irregularidades se abordarán en este
capítulo, el mismo se concentrará en varios sucesos que se encadenaron
para generar mi destitución a comienzos de Septiembre del 2009. Una
semana después de la reunión del tres de Julio la Abogada Castro
destituyó a tres de las más importantes funcionarias de la SCAD: Isadora
Paz, Directora de la Unidad de Gestión; Rebeca Becerra, encargada de la
Dirección del Libro y el Documento; y a la Lic. Natalie Roque,
encargada de la Hemeroteca Nacional. Entonces la Lic. Roque llegó a
formar parte de Artistas contra el golpe de Estado, igual que la Lic.
Becerra. Fue la Lic. Roque quien divulgó por internet el reportaje de La
Tribuna de 1985 sobre la participación del Sr. Michelleti Baín, y que el
382
Oficio 425-2009, Myrna Castro a Darío A. Euraque, Gerente, IHAH, 20 de
Agosto, 2009.
369
General López Reyes señala en sus memorias383. Por esta y otras
denuncias la egresada de la Carrera de Historia de la UNAH fue objeto
de persecuciones y destitución. En fin, a esa decapitación de funcionarias
de la SCAD, completada ya para el 22 de Julio, se sumó la salida del Lic.
Salvador Suazo como Vice-Ministro de Cultura, el primer garífuna que
ocupara ese cargo en la historia de Honduras. En esos días el Lic. Suazo
estaba a punto de publicar un enorme diccionario de su lengua declarada
“patrimonio mundial” hace ya varios años. Un año después me relató que
fue el Lic. Juan Ramón Martínez quien después del golpe le presentó al
Sub-Secretario de Cultura impuesto, el Dr. Fernando Ávila, originario de
Olanchito384. Como vimos ya, con esos despidos se quebrantaba la
coordinación entre la SCAD y el IHAH en relación a importantes
iniciativas y proyectos de una política cultural conjunta que se promovió
desde el 2006 y que ha sido el objeto fundamental de este testimonio.
Como relaté ya en el capítulo tres, el 14 de Julio, cuando se cumplían
40 años de la invasión a Honduras por las Fuerzas Armadas de El
Salvador, la Abogada Castro autorizó la apertura de una “oficina” para
reservistas militares en la antigua Casa Presidencial, en el propio Centro
Histórico de Tegucigalpa, calle de por medio con la Hemeroteca
Nacional y el Banco Central de Honduras385. Fue una decisión sui
generis. Previo a mi llegada a la Gerencia del IHAH en Junio de 2006, la
Abogada Castro y otras diputadas que apoyaron el golpe de Estado se
tomaron fotos en los patios y salones de la Antigua Casa Presidencial
para la revista Cromos de Tegucigalpa. Modelando peinados, joyas,
vestimentas y tacones, Castro, Lizzy Flores, Marcia Villeda Facussé,
Argentina Valle, Carolina Echeverría-Haylock, Nelly Jerez y otras se
exhibieron en la portada de Cromos bajo un titular ahora llamativo: “En
Política: cuando las damas toman la delantera.” Según Cromos, en el
383
Sobre el trabajo de Roque en la institución que dirigió antes de ser despedida, ver
Natalie Roque. “Informe Diagnóstico Institucional, Hemeroteca Nacional de Honduras”,
SCAD Enero, 2009.
384
Entrevista, Darío A. Euraque a Salvador Suazo, 4 de Agosto, 2010. El Dr. Avila
recientemente publicó algunos relatos literarios sobre su pueblo. Le dedica su libro a don
Roberto Micheletti Baín, “en testimonio de gratitud por haberme distinguido en la
conformación de su Gabinete de Gobierno, y hace posible la consolidación del sistema
democrático en el país, mediante su dirección como Estadista, y guía de libertades
soberanas en el desempeño de sus altas funciones públicas”. Juan Fernando Avila P.
Tierra Natal: Folclor de Olanchito (Tegucigalpa, Multigráficos Flores, 2010).
385
Carta, José A. Sorto a Mario R. Argueta. Archivo Nacional de Honduras, 13 de
Julio, 2009. El documento lleva “Visto Bueno” de la Abogada Castro con fecha 14 de
Julio, 2009.
370
2006 estas diputadas ya empezaban “a asomar el colmillo que les hace
ganarse el respeto de sus colegas varones”386. Tres años más tarde ese
grupo de damas se dividió ante el golpe, unas involucradas directamente
a favor, otras en contra, otras sin tomar posiciones abiertas. La Abogada
Castro no sólo apoyó el golpe de Estado sino que formó parte de los
diputados que acuerparon el juramento de Michelleti Baín la tarde del 28
de Junio.
Con el visto bueno de la Abogada Castro, según me lo relataron los
dirigentes de la Asociación de Reservistas de las Fuerzas Armadas que
me visitaron en mi oficina de la Gerencia del IHAH la mañana del 13 de
Julio, con la anuencia de Roberto Michelleti Baín se buscaba establecer
esa oficina en la “zona de modelaje” para, allí mismo, registrar
reservistas como parte de una estrategia de defensa ante la inminente
invasión a Honduras por parte de Hugo Chávez, presidente de
Venezuela; tal posibilidad no se la creyó el Embajador Llorens, tal como
me lo relató en su oficina meses después.
Según Llorens, la inteligencia norteamericana descartaba esa
posibilidad. Una nota dirigida por los jefes de la Asociación de
Reservistas de las Fuerzas Armadas el 13 de Julio 2009 al entonces
Director del Archivo Nacional de Honduras (ARFFAA), Lic. Mario R.
Argueta, solicitaba las oficinas para hacerle frente a “una posible
invasión a territorio nacional por parte de Hugo Chávez…”. Con esa
misma fecha las autoridades de la ARFAA suscribieron igual nota
dirigida a la Lic. Tania Ramirez, encargada de la administración de la
Antigua Casa Presidencial “en el sentido de brindarnos un local en casa
de Gobierno, frente al Banco Central”.
En esos momentos las amenazas del Presidente Chávez de derrocar al
régimen impuesto por las armas el 28 de Junio sirvieron para promover
una histeria de inseguridad nacional que ahora llegaba a amenazar el
patrimonio arquitectónico y documental de uno de los inmuebles más
emblemáticos en el imaginario nacional, a escasos pasos del Congreso
Nacional, de la Galería Nacional de Honduras y la Hemeroteca Nacional.
Para mí todo esto era trágico. En esos mismos meses yo había
gestionado una consultoría ad honorem con la Dra. Jennifer von
Schwerin, especialista en la historia del arte maya en Copán, para qué
rediseñara la sala de arqueología en la Galería Nacional, sala que aún
conserva un tradicionalismo museográfico que confunde la relación entre
386
“En Política cuando las Damas toman la delantera”, Revista Cromos,
Tegucigalpa, (Septiembre, 2006), p. 69.
371
la heterogeneidad del pasado arqueológico y el modernismo nacional de
nuestro país387. Colaborábamos con el Arquitecto Mario Martín, Rector
del Centro De Diseño, Arquitectura y Construcción (CEDAC). Como en
tantas otras iniciativas creativas de esos días, a esta colaboración también
se la llevó el viento del golpe de Estado.
Como detallaremos en este capítulo, ante esa situación el 18 de Julio
formulamos con mis abogados una denuncia legal de las decisiones
tomadas por la Abogada Castro, misma que se distribuyó a nivel
nacional e internacional por internet. Dos días más tarde, el Día de
Lempira, la Abogada Castro denunciaba a las autoridades legítimas de la
SCAD de haber querido “adoctrinar” las etnias y usar sus Casas de la
Cultura y sus Bibliotecas para distribuir literatura “progresista” “y
“revolucionaria”. Esas declaraciones, más el apoyo a los reservistas,
fueron rechazadas y denunciadas por múltiples personalidades e
instituciones a nivel nacional e internacional. A fines de Julio la
Abogada Castro negaba la autorización plasmada mediante un “visto
bueno” en la solicitud oficial hecha por los reservistas, el 13 de Julio,
otorgada en papel con membrete de esa organización.
Las confrontaciones entre el IHAH y las fuerzas del golpe de Estado en
la SCAD se agudizaron a fines de Julio y hasta bien entrado el mes de
Agosto. Este capítulo detalla algunas de las características de ese
proceso, tomando como contexto la defensa del Centro Documental de
Investigaciones Históricas de Honduras (CDIHH), tal como se destacó
ya en el capítulo tres. Además de estar ubicado en la antigua Casa
Presidencial, el CDIHH se organizó como eje de una nueva visión para
valorar la historia en Honduras. El hecho es que a fines de Agosto los
desaciertos y transgresiones de la Abogada Castro fueron objeto de
críticas públicas de parte de personajes, que por diferentes motivos y con
diversos grados de participación, apoyaron el golpe de Estado contra el
Presidente Zelaya: los Licenciados Juan Ramón Martínez, Rodrigo
Wong Arevalo y el Dr. Ramón Villeda Bermúdez, conocidas
personalidades con quienes el IHAH había gozado de excelentes
relaciones. Durante la última semana de Agosto se dieron varios
esfuerzos por parte de algunos de estos interlocutores por contravenir la
decisión que tomara la Abogada Castro por destituirme mediante el
387
Von Schwerin, Jennifer. “Proposal for a Revision of the Pre-Columbian
Exhibition, National Gallery of Art, Tegucigalpa”, borrador 10 de Junio, 2010, y Jennifer
Von Schwerin, Proposal for Exhibition of the History of Ancient Honduran Art in the
National Gallery, Tegucigalpa, 3 de Marzo, 2009.
372
oficio del 20 de Agosto, el que entregó en mi oficina una conserje
nerviosa de la SCAD el 21 de ese mismo mes, un viernes, casi a las 4 p.
m. Estos y otros esfuerzos de reconciliación fracasaron y a fines de
Agosto se organizó otro esfuerzo para destituirme.
Para el uno de Septiembre del 2009 la Abogada Castro convocó a una
reunión extraordinaria del Consejo Directivo del IHAH. Aquella reunión
fue extraordinaria por varias razones, más allá del formalismo
burocrático común, puesto que la “ley” violada desde el golpe de Estado
la autorizaba a convocar dicho Consejo. ¿Por qué era una reunión
extraordinaria aún en el marco del golpe de Estado? Para comenzar, por
primera vez durante mi administración se convocaba a una reunión del
Consejo Directivo a espaldas de su Secretario por ley, en secreto,
precisamente para excluirlo del tema a discutir ese día: su destitución de
la Gerencia. Entre Julio del 2006 y Julio del 2009, en mi calidad de
Secretario del Consejo Directivo del IHAH, por ley convoqué a todas las
reuniones de esta instancia administrativa de la institución. Por otra
parte, aquella reunión del uno de Septiembre también fue extraordinaria
porque se formalizaba la confabulación, o por lo menos la coincidencia
de intereses, de diferentes instituciones y personalidades que se
aprovechaban de la tragedia nacional provocada por los sucesos del 28
de Junio para generar un golpe institucional dentro del golpe de Estado.
La reunión de ese día desembocó en algo más extraordinario aún: fui
forzado a leer un oficio registrando mi propia destitución en mi oficina
gerencial. Nunca en la historia del IHAH había sucedido igual situación.
Este capítulo contextualiza y narra aquellos extraordinarios eventos, al
final vinculando mi destitución con la promoción del turismo en Copán
Ruinas, con acusaciones en mi contra de que no me interesaba el tema,
todo ello sin darme oportunidad de defenderme de las mismas.
El hecho es que a mediados de Agosto se rumoraba en las oficinas de la
SCAD y en el IHAH mismo que la Abogada Castro se había
comprometido para imponer en la Gerencia del IHAH al Lic. Ricardo
Agurcia Fasquelle. El tres de Septiembre segmentos de la Resistencia en
San Pedro Sula comprometidos con el tema del patrimonio cultural se
manifestaron en contra de una conferencia organizada por CritiArte en el
Centro Cultural Sampedrano, donde el expositor especial esa noche era
el Lic. Agurcia Fasquelle. Los manifestantes lo identificaban como
próximo Gerente del IHAH388. El 14 de Septiembre, por primera vez en
388
“Repudio a Ricardo Agurcia en SPS, quien se menciona como substituto de Facto
del Dr. Euraque en IHAH,” 4 de Septiembre, 2009, <www.voselsoberano.com>.
373
la historia de la antropología de Honduras y por primera vez en la
historia del IHAH, como parte del golpe de Estado se sindicaba
públicamente a historiadores y arqueólogos como supuestos “golpistas”.
Ese día apareció grafiti en los muros externos a las instalaciones de la
institución, en Villa Roy, denunciando empleados e investigadores
asociados con el IHAH como supuestos “golpistas”.
El grafiti registró los nombres de Ricardo Agurcia, Eva Martínez,
Daniela Navarrete y hasta los apellidos “Fash” y “Sharer”389,
refiriéndose al Dr. William Fash y al Dr. Robert Sharer, eminentes
mayanistas y catedráticos norteamericanos, el primero de la Universidad
de Harvard y el segundo de la Universidad de Pennsylvania. Un día más
tarde, el 15 de Septiembre, Día de la Independencia, y dos semanas
después de mi destitución, en el propio Parque Arqueológico de Copán
la Abogada Castro declaraba, en el programa de televisión “Frente a
Frente” del periodista Renato Álvarez, que el arqueólogo Agurcia
Fasquelle estaba “al frente del IHAH”. Dos semanas después, el 30 de
Septiembre, la Abogada se contradijo, ahora oficialmente en una sesión
de su Consejo Directivo y que está consignada en Actas del Consejo en
el IHAH. Según esa Acta Castro “inicialmente había sugerido como
candidato para optar al cargo de Gerente del IHAH al Arqueólogo
Ricardo Agurcia, pero que este por sus investigaciones arqueológicas en
el Parque Arqueológico de Copán no podrá asumir el cargo en estos
momentos”. Como veremos, el Lic. Agurcia Fasquelle nunca asumió la
Gerencia directamente; más bien, el siete de Septiembre se estableció un
llamado Comité Técnico coordinado por la Lic. Eva Martínez para regir
los destinos del IHAH390. ¿Quién se inventó el Comité Técnico? ¿Qué
pasó en realidad con la supuesta tercera Gerencia en el IHAH del Lic.
Agurcia Fasquelle?
Este capítulo aborda esas y otras interrogantes más importantes de
manera preliminar. Se sugiere que la decisión por destituirme
probablemente involucró al final a las autoridades de la Secretaría de
Turismo (SECTUR) impuestas por el golpe de Estado, y también a las
autoridades de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras
(CANATURH), quizás por sugerencia del Lic. Agurcia Fasquelle, ya
desempeñándose como asesor de la Abogada Castro a partir del siete de
389
“Repudio a los Golpistas de Antropología e Historia”, 14 de Septiembre, 2009,
<www.voselsoberano.com>.
390
“Comunicado”. Karla Moncada, Secretario General, IHAH, 8 de Septiembre,
2009.
374
Septiembre. ¿Quien más para asesorar estos procesos? Como ya se relató
en el capítulo uno de este libro, en Junio de 2005 el Lic. Agurcia
Fasquelle había llegado a la Gerencia del IHAH por segunda vez luego
que se defenestrara del mismo cargo a la Lic. Margarita Durón de
Gálvez. A veces me he preguntado, ¿Qué habría dicho el Presidente Juan
Manuel Gálvez, creador del IHAH, de la manera en que su nuera fue
sacada de la Gerencia de esta venerable institución? A la larga sólo estos
personajes sabrán a ciencia cierta la secuencia exacta de los sucesos del
“Golpe dentro del Golpe”, puesto que la historia de estos hechos tomará
tiempo para documentarse.
II. Entre la Cuarta Urna, el 28 de Junio
y el Primer Esfuerzo por Destituirme
El 24 Marzo de 2009 el Presidente Zelaya convocó formalmente a una
consulta pública sobre la posibilidad de ubicar una “cuarta urna” en las
elecciones generales y presidenciales programadas para Noviembre de
ese año. El Presidente Zelaya y sus más cercanos colaboradores
formularon la idea desde fines del 2008. En Marzo, la fecha de la
consulta o encuesta se fijó para el domingo 28 de Junio.
El 27 de Junio, sábado por la mañana, comencé a extraer documentos
privados de mi oficina, a sabiendas de que se fraguaba un golpe de
Estado. Desconocía los detalles, como la inmensa mayoría de
hondureños, pero conocía a profundidad la historia de Honduras en el
siglo XX y algunos de mis escritos publicados detallaban mis
perspectivas documentadas sobre todo tipo de maniobras en que el
Partido Liberal y el Partido Nacional habían participado desde fines del
siglo XIX hasta fines del siglo XX. Esas maniobras incluían desde
enmiendas constitucionales sin participación popular hasta guerras
civiles que ensangrentaron al país y que dejaron herencias de conflictos
que generaron una cultura política en Honduras poco participativa,
corrupta, autoritaria, excluyente, machista y homofóbica. También
conocía a fondo la trayectoria política de casi todos los personajes
involucrados en todos los golpes de Estado previos al 28 de Junio. Igual,
como historiador conocía la trayectoria política de muchos de los
descendientes de todos esos políticos, hijos, hijas, nietos y nietas, incluso
la del Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle.
Mis conocimientos históricos se fundamentaban en décadas de rastreos
en archivos en Honduras y documentos secretos con origen en la
375
embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa y otros generados por el
Departamento de Estado y el Departamento de Defensa de esa nación.
Mis libros y los de otros colegas registraban el autogolpe del Presidente
Juan Manuel Gálvez entre Noviembre-Diciembre de 1954; el intento de
Julio Lozano Díaz por continuar en el poder mediante maniobras
políticas y una Asamblea Nacional Constituyente, entre mediados de
1955 y comienzos de 1956; el golpe civil-militar contra Lozano Díaz el
21 Octubre de 1956 que desembocó en otra Asamblea Nacional
Constituyente que eligió Presidente al Dr. Ramón Villeda Morales a
fines de 1957; el feroz golpe militar que derrocó al Dr. Villeda Morales
el tres de Octubre de 1963, liderado por el General Oswaldo López
Arellano, también involucrado en el golpe de 1956, entonces como
Coronel; la Asamblea Nacional Constituyente de 1965 en que
participaron personalidades del bipartidismo caudillesco para convertir al
General Oswaldo López Arellano en Presidente Constitucional; el golpe
de Estado de Diciembre de 1972 liderado por López Arellano contra el
bipartidismo liberal-nacionalista; el golpe de Estado en contra del López
Arellano en 1975.
En fin, cuando salí de mi oficina sentía una enorme pesadumbre por las
posibles implicaciones de un golpe de Estado en una Honduras muy
diferente y en un mundo ya globalizado.
Sin embargo, cuando se convocó a la cuarta urna en Marzo del 2009 mi
preocupación fundamental seguía siendo, y siguió siendo hasta mediados
de Agosto, la implementación de la política cultural desglosada en todo
este libro. Pero reinaban en esos meses la banalidad y el desprecio por la
historia en una institución que llevaba ese nombre. Durante una
intervención ante el Consejo Directivo del IHAH la Abogada Castro
consideraba “importante que el Instituto obtenga a largo plazo mejores
resultados, que sea funcional, además, manifiesta que si no logra los
objetivos para lo que fue creado se corre la amenaza a largo plazo, que
hasta lo pueden privatizar. La anterior amenaza, la menciona porque ella
sabe que varias fundaciones están solicitando el manejo del Patrimonio
Cultural, por la falta de capacidad del Instituto”. Ante la inquietud de que
se violaba la Ley Orgánica del IHAH que exigía que la Gerencia debía
ser regentada por un “antropólogo o experto en una de las ramas de la
antropología”, la Abogada Castro argumentó de la siguiente manera: “ya
existe un precedente, ya que en ocasiones anteriores se ha nombrado
como Gerentes del IHAH a periodistas y arquitectos”391. Es más,
391
Acta Número 442. Actas de Sesiones de Consejo Directivo del IHAH, 29 de
376
consideraba “que el puesto de Gerente General es más administrativo
que realmente el de un historiador…”. Así estaban las cosas en el IHAH
a mediados de Diciembre del 2009. ¿Cómo se llegó a esa situación?
Como ya anticipamos, la confrontación inicial con la Abogada Castro
se originó al haber autorizado a la ARFAA el uso de la antigua Casa
Presidencial, sede del CIDHH, como centro de reclutamiento militar. Eso
fue entre el 13 y 14 de Julio. Ante acusaciones de querer “militarizar” un
sitio de patrimonio cultural, en vez de comunicarse conmigo al respecto,
el 17 de Julio la Abogada Castro decidió inspeccionar las oficinas y
archivos en la Antigua Casa Presidencial personalmente. Ese mismo día
mis empleados ubicados en el sitio me sometieron un informe detallado
de la visita. Cito el Informe de manera extensa. Según el mismo, “luego
de concluida la jornada de trabajo, los empleados del CDIHH hicieron
una reunión para despedir a la joven Noelia Zepeda Recinos quien
concluyó su contrato de trabajo con el IHAH. A las 6:00 p.m., se dio por
concluido el evento, habiéndose retirado de manera anticipada casi todos
los empleados, a excepción de Noelia Zepeda y el Lic. Rolando
Canizales, quienes verificaron las cerraduras del Archivo Etnohistórico y
que el equipo de cómputo estuviera apagado y desconectado; el resto del
grupo, conformado por el Lic. Dennis Ramírez, la Lic. Karen Medrano y
la Lic. Lidisis Figueroa, bajó a la rotonda de la primera planta del
edificio”392.
“En ese instante se hizo presente subiendo por las gradas del parqueo
la señora Myrna Castro acompañada por dos individuos aparentemente
de su seguridad personal. Uno de ellos vestido de traje, de baja estatura y
tez trigueña. El otro, de alta estatura, tez trigueña, complexión robusta y
con vestimenta casual. La señora Castro y sus acompañantes abordaron
al grupo que se encontraba en la entrada principal. Su primera pregunta
fue: ‘¿Quiénes trabajan aquí?’. El grupo se identificó como empleados
del CDIHH. Enseguida la señora Castro preguntó por el horario de salida
del CDIHH a lo que se le contestó que era a las 4:00 p. m. Interrogó
nuevamente para conocer las razones por las cuales todavía permanecían
en el edificio. Al explicársele que se debía a la despedida de una
compañera de trabajo se interesó en saber las causas por las que concluía
su relación laboral. La señora Castro increpó a una de las empleadas
preguntándole ‘¿por qué entran personas después del horario de salida?
Septiembre, 2009.
392
Canizales Vijíl, Rolando, y Lidisis Figueroa. “Informe, Relación de hechos sobre
la visita de la Señora Myrna Castro al CDIHH”, 17 de Julio, 2009.
377
Porqué yo sé que entra gente después de las 4:00 p. m., y no debe ser
así”. El grupo le contestó que ‘¿A qué tipo de “gente” se refería?”. Ella
no respondió y se dirigió al guardia de seguridad formulándole una
pregunta con matices de aseveración en los siguientes términos: ‘¿No es
verdad que aquí ha entrado gente entre el martes y viernes de esta
semana después de las cinco de la tarde?’ El guardia negó tal hecho”.
Según el mismo informe “la señora Castro continuó con su
interrogatorio pidiendo información de espacios disponibles en el
CDIHH. Ella solicitó ver dichos espacios, pidiendo llaves y la apertura
de los mismos. El grupo de profesionales en Historia le aclaró que nadie
tenía llaves. La inesperada comitiva subió a la segunda planta donde se
encuentra el Archivo Etnohistórico. Allí se encontró con el Lic. Rolando
Canizales y la joven Noelia Zepeda, quienes en ese momento se dirigían
a las escaleras de salida. Los visitantes se dirigieron, sin saludar, al
pasillo de las salas del Archivo Etnohistórico. El Lic. Canizales volvió
sus pasos para preguntar a los visitantes el motivo de su presencia.
Directamente preguntaron quién tenía las llaves de las salas del Archivo
y la oficina de la jefatura. El Lic. Canizales afirmó que no podía abrir las
puertas porque ‘ya no eran horas laborables’. Uno de los acompañantes,
el vestido con traje y de baja estatura, con tono amenazante expresó:
‘Ella es la Ministra de Cultura’. El Lic. Canizales contestó: “No la
conocía”. La señora Castro se presentó formalmente y al mismo tiempo
el acompañante referido se encaminó a las puertas de las salas del
Archivo Etnohistórico, empujándolas con alguna violencia, incluida la de
la oficina del Encargado”393.
“La señora Castro quiso saber dónde trabajaba la joven Zepeda. Ella le
afirmó que en el Archivo Etnohistórico, precisamente hasta el 17 de
Julio. La visitante le preguntó si estaba bajo la dirección del Lic.
Argueta, contestando, obviamente, la joven Zepeda que ella dependía del
Archivo Etnohistórico, fondo administrativamente adscrito al IHAH y
que el Archivo Nacional funcionaba en la planta baja. Seguidamente el
Lic. Canizales se identificó como el Encargado del Archivo
Etnohistórico. La señora Castro dijo que ‘le urgía’ habilitar una oficina
‘para el día de hoy’ en las salas donde se encuentra la documentación del
Archivo Etnohistórico. El Encargado de este fondo le reafirmó que él no
podía facilitar el acceso. La funcionaria del gobierno de facto afirmó que
ella conocía muy bien esa segunda planta y que recordaba haber visto
ventanas desde las que se podía ver el Congreso Nacional. La señora
393
Ibíd.
378
Castro pidió información sobre los procesos de restauración y exigió el
ingreso a las salas de la segunda planta que están siendo restauradas. El
Encargado del Archivo Etnohistórico explicó que no se podía acceder a
estas y que los procesos de restauración habían comenzado en el 2006
habiéndose restaurado la mayor parte del edificio, faltando únicamente
dichos espacios. Además le hizo énfasis en la peligrosidad que
significaba ocuparlos tanto para la vida como para la conservación del
inmueble”.
“El Lic. Canizales comenzó a explicar la distribución de los fondos
documentales en el edificio: Archivo Nacional de Honduras, Biblioteca
‘Jesús Núñez Chinchilla’, Archivo Etnohistórico y Fondos Especiales,
dando un recorrido por las instalaciones del CDIHH. Le llamó
particularmente la atención la sala de digitalización del Archivo
Nacional de Honduras y pidió entrar. El Lic. Canizales le reiteró que no
tenía llaves de estas instalaciones. La señora Castro insistió preguntando
quién tenía las llaves. Nuevamente, se le explicó que por ser horas no
laborables y por no haber recibido aviso de su visita, no podía ingresarse
pues los empleados encargados ya habían salido. El interrogatorio
continuó solicitando le confirmara si en el Archivo Nacional de
Honduras tenían escáner y si digitalizaban. El Lic. Canizales le informó
que el Archivo contaba con un escáner especial para la digitalización de
documentación histórica, hecho necesario en las tareas de conservación.
Luego preguntó si en la Hemeroteca Nacional digitalizaban. El Lic.
Canizales le detalló que sí se llevaba a cabo procesos de digitalización
como parte de la labor de rescate de la documentación histórica”394.
Por último, señaló el citado Informe, “la diputada exigió que le
abrieran los espacios de la Hemeroteca ‘Ramón Rosa’. El citado
profesional de la Historia le aclaró que las llaves las tenía la Lic. Natalie
Roque. El rostro de la funcionaria dibujó una expresión entre asombro y
enojo exclamando: ‘¿Y es que Natalie sigue viniendo a la dirección?
¿Usted la ha visto en esta semana?’. El Lic. Canizales le aseguró que
sólo la había visto en el mismo día pues la Hemeroteca funciona en un
local distinto a su centro de labores. La señora Castro pidió el nombre de
la persona encargada del ‘Museo de la República’. El Encargado del
Archivo Etnohistórico le enfatizó que el edificio no era un Museo sino
un Centro de Investigación Histórica con fondos que forman parte del
Patrimonio Documental de la Nación. Le afirmó que sólo desde el punto
de vista de la conservación física del inmueble y por ser este también un
394
Ibíd.
379
monumento considerado Patrimonio Cultural se daba una supervisión
por parte de técnicos museográficos y que la encargada de los Museos
era la Lic. Tannia Ramírez. Ninguno de los presentes accedió a
proporcionar el número del teléfono móvil de la Lic. Ramírez. El Lic.
Canizales se despidió de ella y su comitiva a las 6:30 p. m., de igual
forma que el resto del grupo que se encontraba en la entrada del CDIHH.
La señora Castro permaneció en el interior del edificio”395.
Ante esta situación, la noche del 17 de Julio decidí que estaba ante una
Ministra de Cultura que no sólo carecía de conocimientos sobre cultura,
patrimonio y archivos sino que tampoco le importaba la comunicación
honesta con la principal autoridad del Estado encargada del patrimonio
cultural y responsable de velar por el mismo. Al siguiente día me reuní
con mis abogados y formulamos una “Aclaración Pública” que hicimos
circular a nivel nacional e internacional; también le hice llegar la
aclaración al correo electrónico de la Abogada Castro. Esa Aclaración
merece ser conocerse conocida aquí verbatim:
“En la Ciudad de Tegucigalpa, Capital de Honduras, a los
dieciocho días del mes de Julio del año dos mil nueve, la Gerencia
del Instituto Hondureño de Antropología e Historia, (www.ihah.hn)
al Público en General ACLARA:
Ante la información que circula en el internet sobre la posible
presencia de reservistas militares que ocuparán el edificio de
Antigua Casa Presidencial, ubicado en el Centro Histórico de
Tegucigalpa, se informa lo siguiente:
PRIMERO: El Edificio de la antigua Casa Presidencial, en donde
se encuentra ubicado el Centro Documental de Investigaciones
Históricas de Honduras (CDIHH) (que alberga el Archivo Nacional
de Honduras, el Archivo Etnohistórico de Honduras y la Biblioteca
del Instituto Hondureño de Antropología e Historia), es Patrimonio
Cultural de Honduras y se rige por la Ley para la Protección del
Patrimonio Cultural de la Nación. (Decreto 220-97).
SEGUNDO: Según la enunciada Ley, la autoridad que
oficialmente es la encargada de custodiar y administrar el edificio
de la antigua Casa Presidencial, como todo Monumento Nacional,
es el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH) a
través de su Gerente y representante legal.
TERCERO: La Gerencia del IHAH no ha recibido comunicación
oficial (por escrito) de parte de ninguna autoridad del Estado con
395
Ibíd.
380
respecto al papel de este Monumento Nacional, u otro, en algún
caso de emergencia o en estado de normalidad de la nación.
CUARTO: Aún en el caso de una situación de emergencia
nacional o Estado de Guerra decretado legalmente, este Monumento
Nacional o cualquier otro Monumento Nacional inventariado como
Patrimonio Cultural de Honduras, está bajo la protección de la
Convención de la Haya de 1954, “Convención para la Protección
de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado”. Honduras
forma parte de esta Convención.
Merece, en este marco, destacar 3 Artículos de dicha Convención:
Artículo 1) En el que se establece la definición de Patrimonio
Cultural y Bienes de Patrimonio Cultural que son protegidos por
esta Convención.
Artículo 4) Que trata del respeto que se debe tener a los bienes
culturales en caso de conflicto armado y que literalmente
expresa:
“Las altas partes Contratantes se comprometen a respetar los
bienes culturales situados tanto en su propio territorio como
el de las otras altas partes Contratantes, absteniéndose de
utilizar esos bienes, sus sistemas de protección y sus
proximidades inmediatas para fines que pudieran exponer
dichos bienes a destrucción, o deterioro en caso de conflicto
armado, y absteniéndose de todo acto de hostilidad en caso de
conflicto armado. Artículo 8) inciso b, entre otros”.
Nunca recibí respuesta por escrito de parte de la Abogada Castro.
Tampoco me llamó. Más bien, como ya destacamos en este testimonio,
dos días después de distribuida la “Aclaración Pública”, el Día de
Lempira, la Abogada Castro denunciaba a la SCAD del Dr. Pastor
Fasquelle, e implícitamente al IHAH, de querer adoctrinar las etnias. Dos
días más tarde Castro despedía a Natalie Roque. Ese día me encontraba
en San José, Costa Rica, para inaugurar el II Congreso Centroamericano
de Estudios Culturales en la Universidad de Costa Rica. Este importante
conclave intelectual, coordinado por el Dr. Hector Leyva de la Carrera
de Letras de la UNAH, estaba programado para llevarse a cabo en
Tegucigalpa y el IHAH era copatrocinador del evento. Se trasladó a San
José por la situación social y política del país, combinado con los
peligros percibidos por los cientos de asistentes de universidades de
EUA, Europa y países latinoamericanos. En la inauguración de ese
congreso pronuncié un discurso a sabiendas de que la confrontación con
la Abogada Castro quizás se profundizaría a mi regreso. Temía que se
aprovechara de mi ausencia para hacerme una maniobra burocrática y
381
expulsarme de mi cargo en mi ausencia. La polarización en Honduras se
profundizaba, igual que la violación de los derechos humanos y la
militarización de la sociedad en general. Mientras estaba yo en Costa
Rica, para el 23 de Julio el sindicato del IHAH se había tomado las
instalaciones y pronunciado en contra del golpe de Estado, con apoyo a
mi Gerencia. También se le impidió a la Abogada Castro ingresar al
IHAH. Fotos y denuncias escritas luego circularon por el mundo entero
mediante internet.
Mientras tanto, la noche del 22 y ante un amplio público asistente del II
Congreso Centroamericano de Estudios Culturales en la Universidad de
Costa Rica, me pronuncié de la siguiente manera: “Hace menos de dos
años, para ser más preciso en Octubre del 2007, se inauguró el I
Congreso Centroamericano de Estudios Culturales y Literarios en la
Universidad Centroamericana ‘José Simeón Cañas’, en la ciudad de San
Salvador, evento reciente para los estudios culturales centroamericanos,
ya que en América Latina se había registrado un interés desde ya casi
dos décadas. La iniciativa fue el esfuerzo de varios académicos
interesados en temáticas relacionados con la cultura y la literatura
centroamericana, reunidos y con un trabajo de muchísimos años atrás,
que hoy se encuentran aquí, y que no han vacilado en reunirnos a otros y
otras que con proyectos individuales, colectivos e institucionales, hemos
venimos indagando, interpretando y difundiendo temáticas que para
muchos son postmodernas, o sinónimos”396.
“Este II Congreso Centroamericano de Estudios Culturales, al igual
que los congresos centroamericanos, como los de Historia, de Ciencias
Políticas, de Sociología, de Antropología y otros en la región, viene a
generar un espacio de discusiones e interpretaciones sobre la
Centroamérica híbrida histórica y culturalmente. A pesar de las
diferentes problemáticas, enfoques y metodologías que conllevan estas
discusiones académicas, los investigadores e instituciones somos de las
mismas redes. Por ello estamos aquí presentes académicos e instituciones
de la historia, de la literatura, de la cultura, de la gestión, de la
comunicación, de la industria cultural de Centroamérica y de fuera de las
fronteras, sean de la Latinoamérica, América y del viejo continente”.
“Este Congreso anticipadamente se había planificado para celebrarse
en Honduras, en la Universidad Nacional Autónoma, y para el cual nos
habíamos apuntado para trabajar conjuntamente con la Organización de
396
Euraque, Darío. “Inaugurando un II Congreso Centroamericano de Estudios
Culturales”, Universidad de Costa Rica, 22 de Julio del 2009.
382
Estados Iberoamericanos, la Secretaría de Cultura Artes y Deportes y, en
particular su Secretario, colega y amigo Dr. Rodolfo Pastor Fasquelle,
hoy en el exilio en México, y el Instituto Hondureño de Antropología e
Historia, al cual represento y que está en pie. Aún por razones que todos
conocemos, por la historia que hoy nos embate, estamos bajo techo y
espacios de un país centroamericano, donde murió el General Francisco
Morazán en 1842, donde no sólo se discute la conciliación y el destino
de la democracia hondureña sino también que hoy gracias a la
solidaridad de los y las colegas de la Universidad de Costa Rica también
estamos inaugurando el inicio de la presentación y discusión de los
últimos estudios interdisciplinarios y culturales. Nada distante de la
Política. Y más que apropiado en estos días tan complicados para la
historia de Honduras, la centroamericana y por qué no decirlo, para la
Latinoamericana”.
Declaré en Costa Rica que “desde el primer momento que se nos
acercó el colega Héctor Leyva no dudé en respaldar su propuesta. El
Instituto Hondureño de Antropología e Historia, institución cultural de
Estado de la cual aún soy el Gerente, a pesar de los cambios políticos
acaecidos en Honduras, tiene en su plan de trabajo ‘impulsar la
investigación arqueológica, etnológica e histórica en el país, con un
énfasis particular en la Historia Patria’. Consideramos que en el marco
de esta meta de trabajo las discusiones que aquí se presenten, sea de
Honduras, sobre Honduras y Centroamérica, son parte de un mismo
interés y por ello nuestra responsabilidad de hacernos presentes. No nos
queda más que impulsar y difundir estas iniciativas, tal como lo hemos
venido haciendo desde que asumiera mi cargo en Junio del 2006”.
“Por ello,” continué, “aplaudimos la obra reciente del colega Leyva,
Imaginarios (Sub)Terráneos. Estudios literarios y culturales de
Honduras (2009), y en el caso del IHAH, contribuyendo a la memoria
histórica, presentaremos en este Congreso la obra Surcando los cielos
tras la democracia en Honduras, del General Walter López Reyes,
quien además de luchar en la guerra con El Salvador en 1969 también
contribuyó a contrarrestar, en 1985 siendo Jefe de las Fuerzas Armadas,
una violación de la Constitución hoy tan ultrajada. Así tratamos de traer
la historia del olvido a la memoria, siguiendo la máxima de Walter
Benjamín que ‘articular el pasado históricamente no significa descubrir
‘el modo en que fue’ […] sino apropiarse de la memoria cuando esta
destella en un momento de peligro’”.
“En este Congreso hay muchos estudios, sea a nivel de propuestas,
avances o ya publicados, que en estos tres días se presentarán; de
383
diferentes países centroamericanos, de diferentes problemáticas. Por ello
no me queda más que decirles muchas gracias por acompañarnos y
acompañar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, en
especial al colega Héctor Leyva, quien así como a los capítulos de su
último libro los presentó en diferentes congresos y espacios, este II
Congreso de Estudios Culturales ha tenido el lujo de organizarse desde
diferentes espacios y solidaridades. Veremos cuántos días u horas podre
compartir con ustedes. Hoy más nunca recordemos lo que dijo un viejo
filosofo de la historia: ‘Los hombres hacen su propia historia, pero no la
hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos,
sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente,
que existen y les han sido legadas por el pasado’ ”397.
De Costa Rica regresé a Tegucigalpa con la pesadumbre de que sin
duda continuaría la confrontación con la Abogada Castro y sus aliados
en el IHAH. Así sucedió. La misma fue frontal, esta vez en una reunión
convocada por Castro en el salón de sesiones de la SCAD, donde me
reuní numerosas veces con personal antes leal a la democracia e incluso
leal al Dr. Pastor Fasquelle. En la reunión del 27 de Julio participaron
como veinte funcionarios de diverso rango, unos llevados por Castro y
otros aún sin renunciar o sin ser despedidos de la SCAD, incluyendo al
Abogado Carlos Turcios, Secretario General de la SCAD bajo el
Ministerio del Dr. Pastor Fasquelle; participaron varios encargados de
Direcciones de la SCAD, incluyendo al poeta e Ing. José González, Jefe
de la Dirección de Cultura Popular. En el caso del Lic. González, me
llamó la atención su silencio y falta de solidaridad en aquellos momentos
tan difíciles. Me lo había presentado el poeta y ex Secretario de Cultura
José Antonio Funes; con González habíamos colaborado en varios
proyectos y el IHAH le publicó un importante libro titulado Cronología
de la Literatura Hondureña del Siglo XX.
Ellos y otros presenciaron mi segunda reunión con la Abogada Castro,
sobre la que mi Secretario General, la Abogada Karla Moncada, generó
una detallada Ayuda Memoria que ahora compartimos. Según ese
documento “la reunión dio inicio a las 11:45 a. m. Fue presidida por la
Licenciada Myrna Castro, en calidad de Secretaría de Estado en los
Despachos de Cultura, Artes y Deportes. Al inaugurar la sesión la
Licenciada Castro indicó que el objetivo de la misma era hablar con
todos los Directores y dependencias de la SCAD para aclarar las
situaciones en las que todos se han involucrado después de los problemas
397
Ibíd.
384
políticos conocidos por todos. También aclaró que necesitaba que todos
los Directores fueran honestos, muy sinceros para hablar de las
situaciones reales que existen en cada una de las dependencias
representadas. La Licenciada Castro enfatizó que ella era una mujer a
quien le gustaba hablar con sinceridad y que era una persona que siempre
actuaba en el marco de la Ley”398.
También de la ayuda memoria en mi poder: “la Abogada Castro hizo
referencia a los ataques que ella ha sufrido por personas que trabajan o
trabajaban en la SCAD, en donde también la han difamado. Argumentó
que ella no estaba desempeñando la función de Secretario de Estado para
utilizar ese escenario como una ‘súper ministra’, pues ella no necesitaba
figurar de esa manera. Además, informó que algunas personas se han
referido a ella como una diputada que nunca dinamizó ni impulsó las
leyes en pro de la cultura nacional, a lo que enfatizó que lo que sucedía
era que había mucha desinformación pues en efecto ella había gestionado
la aprobación de la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio
Material y Cultural de las Etnias y Garífunas. Continuó manifestando la
Licenciada Castro que ella toma en cuenta el respeto a las demás
personas y que tiene como principios básicos la armonía y la paz”.
Luego que expuso el nuevo encargado de la Radio Nacional impuesto
por el golpe, “Castro solicitó que se abordara el caso del Instituto
Hondureño de Antropología e Historia. Cedió la palabra al Doctor Darío
Euraque, a quien primero llamó como Daniel. El Doctor Euraque le
solicitó que le indicará la Ministra qué tipo de informe requería de él, es
decir, si ella necesitaba un informe sobre los trabajos del IHAH y sus
gestiones o sobre los últimos acontecimientos suscitados a causa de los
paros nacionales, etc. La Licenciada Castro le indicó que necesitaba que
le explicara por qué él había enviado una Aclaración Pública relacionada
con la Antigua Casa Presidencial como Sede de la Asociación de
Reservistas de las Fuerzas Armadas, sin que ella hubiese enviado
ninguna autorización oficial. A esta consulta el Doctor Euraque
respondió que en efecto la Aclaración se debió a varias informaciones
que se recibieron a través del internet. La Licenciada Castro interrumpió
para preguntarle que por qué el respondía informaciones electrónicas y
que además le informara quién le había enviado dicha información. El
Doctor Euraque le contestó que son cientos de correos electrónicos que
él había recibido de varios destinatarios en donde acusaban a la
398
Moncada, Karla, Secretario General, IHAH. “Ayuda Memoria”, Reunión
convocada por Myrna Castro, SCAD, 27 de Julio, 2009.
385
Licenciada Castro de querer militarizar el edificio en cuestión. También
le indicó que si ella desconocía dichas informaciones electrónicas, él se
las podía enviar ya que incluso había recibido algunos correos
relacionados a este tema desde Francia”399.
“Es más” registró la Ayuda Memoria “continuó manifestando el
Doctor Euraque que en la Aclaración Pública que él hizo no la acusaba a
ella de absolutamente nada. Por el contrario, él plasmaba que hasta la
fecha de esa Aclaración Pública él, como Gerente y representante legal
del IHAH, no había recibido ninguna documentación oficial de parte de
ninguna autoridad competente. En este momento la Licenciada Castro
interrumpió para registrar que en efecto ella no había tomado ninguna
decisión al respecto, por lo que el daño al haber enviado la Aclaración
Pública ya estaba hecho. La Licenciada Castro manifestó que el efecto
era como el de plumas de almohadas que se expanden, ya que el internet
era un instrumento que hacía que la información se propagara a gran
velocidad. Además, le pidió al Doctor Euraque que fuese más
profesional y cuidadoso al enviar este tipo de información por vía
electrónica. El Doctor Euraque interrumpió a la Licenciada Castro y le
pidió que le dejara expresarse ya que él sabía que debía ser profesional y
que siempre lo había sido, que de hecho el era reconocido por ser un
académico, catedrático de una universidad en Estados Unidos de
América. Continuó manifestando el Doctor Euraque que en efecto, en la
Aclaración Pública en mención él había mencionado no tener
correspondencia oficial, pero que él tenía en su poder una nota, la cual
mostró, en donde la Licenciada Castro había puesto su visto bueno a la
solicitud hecha por los militares reservistas. Inmediatamente, la
Licenciada Castro le interrogó sobre quién le había hecho llegar a él la
copia del documento en mención”.
“Es más, el Doctor Euraque le manifestó que esa copia había llegado
al IHAH por medio del telefax de la SCAD y que su Secretaría se lo
había entregado a él en su escritorio. La Licenciada Castro manifestó que
eso precisamente era lo que más le molestaba a ella, ya que la
información de adentro de la SCAD se estaba filtrando a otros lados,
como en este caso al IHAH. La Licenciada Castro insistió preguntándole
nuevamente al Doctor Euraque sobre quién era la persona que había
enviado ese fax, a lo que el Doctor Euraque le contestó nuevamente que
desconocía por completo quien lo había enviado, pero que el punto de
discusión no era ese sino el hecho del visto bueno de la Licenciada
399
Ibíd.
386
Castro en ese documento. La Licenciada Castro recalcó que el visto
bueno en ese documento sólo significaba que había recibido la solicitud
por parte de los militares reservistas pero que no había sido contestada
favorablemente todavía”.
“El Doctor Euraque continuo manifestando que aunque no fuese el
caso de la Licenciada Castro, mucha gente creía conocer al IHAH pero
que en realidad desconocían todo el marco jurídico que lo regulaba. La
Licenciada Castro interrumpió diciendo que ella ya conocía el
Reglamento Interno del IHAH. El Doctor Euraque continuó
manifestando que tal y como lo establece la Ley, el IHAH, era un ente
autónomo y que no estaba adscrito a ninguna Secretaría de Estado,
incluyendo la SCAD. Por lo que al margen de la situación política que
afrontaba el país la solicitud de los militares reservistas era improcedente
conforme a Ley. Continuó manifestando el Doctor Euraque que no se
trataba de quién hacia la petición en este momento pues él ponía como
ejemplo una solicitud hecha por el Presidente Manuel Zelaya en meses
anteriores, en donde solicitaban poder realizar una cena en el Museo de
las Esculturas de Copán Ruinas, a lo que se le contestó con base en
dictámenes técnicos de los expertos del IHAH, en base a Convenciones
Internacionales suscritas por el Estado hondureño, que la solicitud era
improcedente”400.
“La Licenciada Castro interrumpió de nuevo al Doctor Euraque
manifestando que no entendía por qué al gobierno del Partido Liberal se
le ponían trabas en cuanto a esto y se olvidaban de aplicar las
Convenciones Internacionales si, por ejemplo, cuando se hizo la toma
presidencial del exPresidente Ricardo Maduro se le había prestado las
instalaciones del Parque Arqueológico de Copán. Le consultó al Doctor
Euraque si entonces había más flexibilidad de préstamos de este tipo a
los nacionalistas y no a los liberales, ya que en este momento las
personas que estaban más a favor del préstamo a la reserva militar del
edificio de Antigua Casa Presidencial eran los nacionalistas. El Doctor
Euraque manifestó que él no hacia gestión de este tipo ni a nacionalistas
ni a liberales, y que para la época que ella mencionaba él no se
encontraba en la Gerencia del IHAH”.
“La Licenciada Castro solicitó al Doctor Euraque que le explicara qué
se había suscitado el pasado jueves en las instalaciones del IHAH ya que
ella había asistido personalmente a dichas instalaciones y había
fotografiado a las personas que estaban ahí tomándose las instalaciones y
400
Ibíd.
387
que con asombro había verificado que la Licenciada Natalie Roque se
encontraba apoyando dicha toma. El asombro de verla ahí fue porque
dicha persona ya no trabaja más con la SCAD, ya que ella fue la
Directora de la Hemeroteca Nacional, pero que debido a su rebeldía y a
que había iniciado actos de difamación en contra de ella se le había
despedido pagándole todas sus prestaciones laborales. El Doctor Euraque
contestó que él se encontraba en Costa Rica inaugurando el II Congreso
Centroamericano de Estudios Culturales y que precisamente ese
Congreso se debió haber impartido en Tegucigalpa, pero que por los
problemas políticos actuales se había transferido a Costa Rica. Continuó
manifestando el Doctor Euraque que para esa fecha había delegado la
Gerencia del IHAH en la Abogada Karla Moncada, quien se desempeña
como Secretaría General del IHAH y cedió la palabra a la Abogada
Moncada”.
“La abogada Moncada manifestó que en efecto ella había asistido a las
instalaciones del IHAH desde las 6:45 a. m., y que a esa hora las
instalaciones ya habían sido tomadas por dirigentes sindicales del IHAH.
Continuó manifestando la Abogada Moncada que ella había estado en
esas instalaciones hasta las 10:30 a. m., y que personalmente había
hablado con la Presidenta del Sindicato para advertirle de la
responsabilidad que tenían de proteger las instalaciones y los objetos que
están dentro y que constituyen patrimonio cultural de la nación. Además,
se recalcó que edificios como museos y parques no podían ser tomados
en virtud de que no se podía negar el acceso al patrimonio cultural de la
nación a ningún ciudadano. La Abogada Moncada continuo
manifestando que en efecto había visto la presencia de la Licenciada
Natalie Roque y de sindicalistas de la ENEE, pero que la manifestación
era pacífica y que era una práctica muy repetida en las tomas sindicales
de que entre todos los sindicatos se apoyaran. También mencionó que la
Licenciada Natalie Roque no laboraba para el IHAH y que nunca lo
había hecho, a lo que la Licenciada Castro interrumpió diciéndole que le
explicara esa situación porqué ella había pagado las prestaciones
laborales a la Licenciada Natalie Roque contando la antigüedad, desde
que según ella había laborado en el IHAH”401.
Por último, registró la Ayuda Memoria, “el Doctor Euraque contestó
que en efecto en el año 2006 la Licenciada Natalie Roque había laborado
en un proyecto para el IHAH, pero que a la fecha ella ya no laboraba más
con la institución y que no tenía ningún vínculo laboral con la misma.
401
Ibíd.
388
Además informó que la Abogada Moncada apenas tenía siete meses de
trabajar en el IHAH y que por esa razón ella desconocía esa situación. El
Doctor Euraque informó que tenía que retirarse de la reunión ya que
tenía otra reunión programada para esa hora. En ese momento salió del
salón en compañía de la Abogada Moncada”. Desde esa confrontación
sobre los reservistas en Antigua Casa Presidencial y los otros temas
expuestos en la memoria citada, estaba convencido de que mis días en la
Gerencia del IHAH estaban contados, ello a pesar de que la gestión de la
Abogada Castro era foco de severas críticas de intelectuales a favor y en
contra del golpe de Estado, pero mucho más por aquellos que nos
oponíamos al Golpe.
El 31 de Julio del 2009 el Lic. Juan Ramón Martínez caracterizaba en
La Tribuna el manejo de la SCAD en esos momentos como una
estrategia equivocada “con el grupo cuestionador más inteligente, hábil y
capaz que tiene al frente el gobierno. Al fin y al cabo, gobernar no es
dominar sino convencer. No perder aliados, sino que ganar adherentes
para modificar las correlaciones de fuerzas. Y estas cosas, por razones de
cultura no entienden ni las quiere entender Myrna Castro. Un cambio
suyo podía ser muy útil para una estrategia de gobierno más coherente en
un campo en donde actualmente se está perdiendo la batalla”. Sucedió lo
contrario.
El 29 de Julio sostuve la tercera y penúltima reunión con la Abogada
Castro. Se dio lugar en el salón de reuniones de la Antigua Casa
Presidencial, sede del CDIHH, otrora recinto de modelaje por Castro y
otras diputadas y ahora escenario de la confrontación alrededor de la
autorizada oficina de reservistas. Esa reunión fue mi última como
Secretario por ley del Consejo Directivo del IHAH. La agenda la había
preparado yo y expuse sobre una serie de problemas que se tenía que
atender, incluso el decaimiento de los ingresos en el PAC a raíz del golpe
pero que databa del impacto de la recesión económica mundial desde
fines del 2008.
Fue la primera reunión en que participó el Ing. Virgilio Paredes como
Administrador de la SCAD impuesto por el golpe y quien se encargaría
de mi destitución final en Septiembre. En esa reunión fue presentado
como interesado en la promoción del turismo. Fui enfático en señalar que
el IHAH tenía una misión diferente, que tenía que ver con relacionar el
cuidado del patrimonio cultural con la Identidad Nacional. Siempre
apoyábamos al Instituto Hondureño de Turismo (IHT) o la Secretaría de
Turismo (SECTUR) pero nuestra misión fundamental era otra. Se respiró
la tensión.
389
La Abogada Castro aprovechó el momento para entregarme un sobre
que otros creían encerraba mi despido allí mismo. El sobre traía un
Comunicado de Prensa elaborado el día anterior sobre el terma de los
reservistas. Decía: “Esta Secretaría de Estado comunica que de acuerdo a
la solicitud girada por la Asociación de Reservistas de las Fuerzas
Armadas para ocupar las instalaciones del Centro Documental de
Investigaciones Históricas de Honduras, CDIHH, no ha sido autorizada
dicha petición, ni tampoco se ha girado instrucciones al Instituto
Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), institución encargada de
velar, proteger y administrar los bienes patrimoniales de la Nación. La
Secretaría de Cultura, Artes y Deportes SCAD, a través de su titular,
Abogada Myrna Castro, reitera el conocimiento y fiel cumplimiento de
la Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación con base
al Decreto 220-97 y demás convenios internacionales, como lo declaró el
Gerente del IHAH, Doctor Darío Euraque (Monumento Nacional
inventariado como Patrimonio Cultural de Honduras, está bajo la
protección de la Convención de La Haya de 1954, Honduras forma parte
de esta Convención)”402.
Ese documento mentía abiertamente, tal como lo demostré en la
reunión del 27 de Julio en la SCAD ante todas las personas presentes,
puesto que mostré la solicitud de los reservistas con el visto bueno de la
Abogada Castro, con su propia firma, fechada el 14 de Julio. También
tengo mis notas de la visita de las autoridades de los reservistas a mis
propias oficinas la mañana del 13 de Julio, según ellos autorizados por
Castro y Michelleti Baín. Pero la mentira ya se había vuelto norma en la
SCAD, vinculada con un golpe de Estado también fundado en la mentira
violenta.
Por último, conservo en mis archivos la Ayuda Memoria redactada por
la Lic. Tannia Ramirez, administradora de la antigua Casa Presidencial,
sobre la visita que hicieron los reservistas al CDIHH el 13 de Julio.
Merece citarse ese importante documento. Según el mismo “el día
martes 14 de Julio, a las 2 p. m., se presentó en mi oficina ubicada en el
Museo Villa Roy el Sr. Rainiero Antonio Barahona, Vocal II de la
Asociación de Reservistas de las Fuerzas Armadas de Honduras, con el
propósito de entregarme una nota firmada por el Sr. José A. Sorto,
Presidente de dicha Asociación (esta fue entregada a Gerencia ese mismo
402
Ramirez, Tannia. Jefe Unidad de Museos Zona Centro, “Información Visita
Representante Asociación de Reservistas de las Fuerzas Armadas de Honduras a la
Unidad de Museos Zona Centro”, 20 de Julio, 2009.
390
día); mediante la que solicitan un espacio dentro de las instalaciones de
los reservistas de Honduras, motivados por una posible invasión al país
de tropas enviadas por el Presidente Chávez en Venezuela”403.
Continúa el documento. “En ese sentido y luego de hablar
telefónicamente con Usted al informarle de la visita, conversé con el Sr.
Barahona y le explique que yo no era la persona que podía autorizar tal
solicitud y que mi autoridad en la casa se limita a prestar el Salón Azul y
de los Espejos para actividades culturales que conlleven exposiciones,
conferencias, talleres, entre otras actividades de corta duración; velar por
que se brinde una guía adecuada sobre la historia de la casa y sus
actuales oficinas y velar por el mantenimiento del edificio y logística de
los eventos. Al respecto me comento ya autoridades superiores habían
visitado la oficina de Gerencia y que quisieron hacerlo a nivel intermedio
también. Le informe sobre las oficinas que actualmente se encuentran en
el inmueble y que este es ahora el Centro Documental de Investigaciones
Históricas de Honduras conformado por el Archivo Nacional de
Honduras, la Biblioteca y el Archivo Etnohistórico del Instituto
Hondureño de Antropología e Historia”404.
Por último, declaraba la Lic. Ramirez, “como usted me instruyó, le
hable sobre los alcances de la Ley para la Protección del Patrimonio
Cultural de la Nación, la cual faculta al IHAH custodiar este inmueble ya
que forma parte de los monumentos culturales del país. Según indicación
telefónica de la Abogada Karla Moncada en ese momento, le di a
conocer que en el documento sobre la Convención de la Haya de 1954,
del cual Honduras forma parte, se establece que estos bienes no pueden
ser usados para tales fines y más bien es deber de las Fuerzas Armadas
su protección. Durante la conversación también me expresó su interés
para que en el Salón Azul pueda realizarse un evento conmemorativo o
similar para sus agremiados, el cual lo hará saber en el futuro. Por lo
tanto, cuando la Abogada Castro me presento el ‘Comunicado de Prensa’
el 29 de Julio y lo avalaba, mentía. Ello me confirmo una vez que las
nuevas autoridades impuestas por el golpe de Estado no sólo carecían de
experiencia y conocimiento sobre la cultura y el patrimonio sino que su
ansia por el poder los cegaba ante la racionalidad. Igual, me di cuenta de
que ante la crisis social y política, personajes dentro de la SCAD, con
aliados en el IHAH, retaban y quebrantaban lealtades, amistades y
403
404
Ibíd.
Ibíd.
391
compromisos profesionales y la ética académica. Esta situación se
multiplicaba a diario en todas las instituciones del Estado.
A fines de Agosto, ante el primer esfuerzo por destituirme con un
oficio fechado el 20 de ese mes, la academia nacional e internacional se
interesó en la situación del IHAH, a tal grado que generó una campaña
de solidaridad que registraba que no estábamos solos, ni en Villa Roy ni
en el CDIHH, y que la institución no debía convertirse en un trampolín
político y militar de personajes asociados con el golpe de Estado. Ya
para fines de Agosto numerosas organizaciones de intelectuales,
profesionales, culturales y políticas de todo el mundo se pronunciaron a
favor de nuestra rectitud y en contra de lo que ya se convertía
prácticamente en lo que yo a mediados de Septiembre llamaría un asalto
al patrimonio cultural de Honduras. A mi correo electrónico y al de las
autoridades impuestas llegaban sendos pronunciamientos con diferentes
argumentos sobre los peligros a la arqueología de Honduras, a sus
archivos, a la política cultural que cuidadosamente diseñamos e
implementamos a partir del 2006. Conservo un enorme archivo impreso
y electrónico que da fe de toda esa solidaridad que no le importó a la
Abogada Castro, ni incluso a colegas e intelectuales hondureños otrora
respetuosos de nuestra trayectoria académica y nuestra gestión en el
IHAH.
Emanaba desde la SCAD la anti-cultura en su nexo con la Identidad
Nacional y el patrimonio. Un mes previo Tito Estrada, el teatrista
nacional y colega, hizo circular una “Carta Abierta a la Diputada Castro”
que pudiese haber sido cátedra. Según Estrada “la Cultura de un pueblo
es, en términos generales, la forma particular de percibir, interpretar y
expresar su vida pasada, presente y futura. Es un crisol donde confluyen
su historia y tradición, la paradoja existencial de su presente y la
creación permanente de su futuro. La Cultura es entonces esa dinámica
social que permite la conservación e innovación de ideas, costumbres y
valores, dando sentido e instrumentalizando el trabajo para la
preservación y la transformación del medio natural y social en que se
desarrolla el ser humano, como protagonista forjador de su propio
destino. La cultura es a la vez motor e indicador del desarrollo espiritual
y material de los pueblos. Es en el ámbito de la cultura que se desarrolla
el conocimiento, se construye el legado patrimonial, se establecen las
instituciones y adquieren forma los elementos identitarios del individuo
en sociedad”405, Eso no lo entendían Castro y su equipo.
405
http://hondurasenlucha.blogspot.com/2009/07/carta-abierta-la-diputada-mirna-
392
En cierta manera, las ansiedades y contradicciones del momento se
encarnaron la noche del 20 de Agosto, cuando ya la Abogada Castro
había tomado la decisión por destituirme, a sabiendas de que se me
entregaría el oficio de mi despido el siguiente día. La noche del 20 de
Agosto yo estaba programado en el Museo de Hombre Hondureño, por
invitación del Abogado Félix Oyuela, una de sus principales autoridades,
para ofrecer unas palabras en el XX Aniversario de la Fundación del
Museo del Hombre Hondureño y ante el aniversario de natalicio de la
amiga y colega historiadora ya entonces fallecida, Leticia Oyuela. Me
preparé para el evento sabiendo que la propia Leti no hubiese
menospreciado la ocasión, en la propia casona antigua de Ramón Rosa,
para reflexionar sobre el momento preñado de historia que vivíamos. He
aquí el discurso que leí en el Museo del Hombre en la noche de antesala
de la conspiración que ya estaba montada en mi contra406.
“Cenando hace unas semanas Félix Oyuela en mi casa, Félix me invitó
a participar en este evento, ello en función de una larga amistad
intelectual que Leticia Oyuela y yo sostuvimos hasta el día de su muerte.
Nunca se me olvidará el momento en que supe de su inesperado
fallecimiento. Me encontraba en un cine de esta ciudad deleitándome con
la versión cinematográfica de la gran novela de Gabriel García Márquez
El Amor en los Tiempos del Cólera. La nefasta noticia me la comunicó
por teléfono la poeta Rebeca Becerra. En esos mismos instantes creí
irónico estar presenciando esa película en el momento preciso de tan
infausta noticia dado el hecho de que uno de mis libros favoritos escrito
por Leti lleva el título de Historias de Amor. Yo amé a Leti, y ella creo
que me amo a mí”.
“Bajo esos sentimientos creí oportuno comunicarles algo de la amistad
humana e intelectual que nos unió, y que se plasmó en muchas cartas que
conservo como tesoros en mis archivos privados. Por lo tanto, les leeré
segmentos de una carta que me escribió Leti el 16 de Septiembre del
2004, dirigida al Departamento de Historia de Trinity College, Hartford.
Fue hasta mi cátedra en historia de América Latina en Trinity que se me
invitó, en el 2006, a hacerme cargo de la Gerencia del Instituto
Hondureño de Antropología e Historia. Recuerdo que feliz se sintió Leti
cuando acepte dicho cargo, puesto que ella entendía bien que el
Patrimonio Cultural de la Nación era fundamental para afianzar la
castro.html
406
Euraque, Darío. “El Humanismo de Leticia Oyuela: Reflexiones y Fragmentos de
una Carta”, Museo del Hombre Hondureño, 20 de Agosto, 2009.
393
Identidad Nacional, problemática sobre la cual ambos habíamos escrito
libros. Leti hubiera sido una excelente Gerente del Instituto.
“Ahora a la carta, la cual expresa la relación de amistad académica y
sobre todo de compromiso por la historia y por Honduras que unió el
humanismo de Leti con su colega un tanto más joven, aunque solía
llamarme “viejo”. Así me trataba Leti, como que si fuéramos viejos
amigos de la infancia. Es más, también se resentía cuando me le
ausentaba. Lo ilustra cuando me decía en la carta del 2004:
‘Me quede muy impresionada, con el hecho de que no hayas
estado conmigo el día de mi presentación de la ponencia en el
Congreso de Historiadores centroamericanos, aunque tuve el
gusto de saludar a Héctor Pérez Brignoli y a Yolanda, así como
otros personajes centroamericanos, que han significado mucho
para mí’”.
“En otro apartado de esa misma carta” continué en mi discurso
“comentaba sobre uno de mis escritos sobre Rafael Heliodoro Valle y
también sobre el papel del intelectual y las élites de poder, otro tema que
ella escudriñó a profundidad, especialmente en su clásico libro Un Siglo
en la Hacienda, con cuya presentación me honró Leti en 1995, dándose
ese magno evento en el salón principal de conferencias del Banco
Central de Honduras en el albor de nuestra amistad.
“Me decía Leti en el 2004:
‘Lógicamente leí con mucho detenimiento tu trabajo sobre la
masculinidad [de Rafael Heliodoro Valle]. Me parece un
excelente borrador, viniendo de ti, es sin duda un ‘aproch’ que
va de la micro historia hacia algo más concreto y definitivo
como es la psico-historia, que definitivamente va a marcar el
camino de la historia a partir del siglo XXI.
Me parece mucho más digno de valorar el hecho de que el
intelectual, siempre ha sido considerado en nuestros países
como un ave ‘raris’, siempre negado e inconsultado, y sobre
todo rechazado por las elites del poder, que han visto
constantemente en él, a un ciudadano de segunda a su servicio,
de donde han salido los celebres ‘intelectuales áulicos’, que
abundan en los sectores nacionales…’”.
“Así era nuestra amistad. Por un lado me ofrecía una crítica intelectual
perspicaz y por otro lado no perdía de vista el hecho de que la vida
394
intelectual en Honduras era una vivencia sufrida, en muchos casos
agobiada por autoritarismos políticos de diversa í