...

3 1 caidas y golpes - Urgencias de Pediatría

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

3 1 caidas y golpes - Urgencias de Pediatría
3.1.- CAIDAS Y GOLPES
Vamos a hablar aquí de todos aquellos accidentes que supongan una caída o un golpeo
de diversas partes del cuerpo del niño. Las zonas que se pueden lesionar son: el cráneo y el
cerebro; la cara y los órganos allí contenidos (ojos, nariz, boca, huesos faciales); las
extremidades; el tórax y el abdomen. Dependiendo del tipo de mecanismo que lo producen y de
su violencia se originarán mayores o menores daños corporales.
¿COMO SE PUEDEN PRODUCIR?
Los mecanismos son diversos, y la importancia de las lesiones puede depender de la
violencia del impacto. Pueden deberse a accidentes de coche, caídas de bicicleta, caídas desde
diversas alturas, contusiones directas (bola, palo, puño...), accidentes deportivos...
¿CUANDO CONSULTAR? ¿QUE VIGILAR?
1.- Tras un golpe en la cabeza poco importante (“traumatismo craneal de carácter leve”) se debe
realizar una vigilancia domiciliaria estrecha (incluso despertándole a la noche) durante las
siguientes 24 horas. Es normal que continúe un poco asustado, que no recuerde el momento del
golpe, que tenga algún vómito esporádico o que se queje de dolor de cabeza ligero no localizado
en ninguna parte en particular o en la zona del golpe en las siguientes horas. Pero si se detecta
alguno de los signos que se enumeran a continuación se debe llevar al niño a un centro sanitario
•
dolor de cabeza, nerviosismo o llanto intensos y persistentes.
•
vómitos continuos varias horas después del golpe.
•
salida de sangre o de un líquido claro por los orificios nasales o por los oídos.
•
si está desorientado, confuso, no conoce a los familiares próximos, no sabe dónde está...
•
alteración del equilibrio, de la forma de andar, de la visión o de la forma de hablar...
•
movimientos extraños, incapacidad para moverse o pérdida de fuerza de manos o
piernas.
2.- Tras un golpe en el pecho o en el abdomen se debe acudir a un centro sanitario si:
•
existe dificultad para respirar, o tiene tos.
•
aparece cianosis (coloración amoratada en piel o labios) o, inversamente, palidez
creciente.
•
tiene vómitos repetidos, especialmente si son oscuros o de color verdoso.
•
tiene el abdomen tenso o hinchado, con un dolor generalizado por todo él.
•
tiene molestias al orinar, o expulsa orina de color rojizo o de color coñac.
3.- Cuando ha existido un golpe en las extremidades se debe consultar sí:
•
hinchazón o aparición de moratones en partes óseas o articulares, que dificulten el movimiento
de la extremidad lesionada, y que no mejora pasados unos minutos.
•
imposibilidad para movilizar la parte afectada.
•
pérdida o disminución de la sensibilidad en la extremidad lesionada.
•
cambio de color de la extremidad: se queda pálida o amoratada.
4.- En los traumatismos en cara hay que apreciar el correcto funcionamiento de todos los
órganos allí contenidos:
•
a nivel de los ojos hay que consultar si aparecen alteraciones de la visión (borrosa,
manchas, luces...), dolor en el interior del globo ocular, si existen derrames sanguíneos
apreciables (“golpe de sangre en el ojo”) o una hinchazón importante de todos los tejidos
que recubren el ojo o imposibildad para mover el ojo.
•
será motivo de consulta urgente los golpes o accidentes que originen pérdida de audición,
así como la expulsión de sangre o de un líquido claro por los oídos.
•
los traumatismos nasales que provocan hemorragias importantes o que no ceden con
compresión local, los que dificultan la respiración por la nariz o en los que se aprecia una
diferencia de tamaño de los orificios nasales, requieren consulta para descartar fracturas de
los huesos de la nariz.
•
el hundimiento del pómulo o la dificultad para masticar o abrir y cerrar la boca, pueden
significar lesiones a nivel de los huesos faciales, por lo que se debe consultar a un médico.
•
los traumatismos faciales pueden originar pérdidas de piezas dentales, o cambios en su
posición habitual, debiendo consultar a su dentista en estos casos. Si se ha desprendido unos
de los dientes definitivos (a partir de los 6 años) introdúzcalo en leche o en agua
(cogiéndolo por la parte externa- la corona-, pero no de la raiz) o manténgalo en la boca con
mucha saliva (no en la mano, en un pañuelo, papel de plata...) y acuda a un dentista para su
rápida reinserción.
¿COMO CONFIRMAR EL DIAGNOSTICO?
El diagnóstico de una posible lesión y su gravedad, lo realizará el médico tras
valoración de las circunstancias que rodearon al traumatismo (puede ser importante antes de
acudir a un médico tratar de recoger detalles del mecanismo del accidente: altura de la caída;
tipo de suelo: madera, tierra, cemento; tiempo transcurrido desde el golpe; respuesta inicial al
golpe; síntomas y su evolución), síntomas y exploración que el niño presente en el momento de
la consulta, y en algunas ocasiones, las pruebas radiológicas (radiografía, ecografía, escaner).
¿ QUÉ HACER?
En el caso de que se produzcan heridas abiertas, que sangren, lo primero que se debe
hacer es limpiar bien la herida con agua o suero fisiológico estéril “a chorro”, para eliminar
pequeñas partículas que hayan podido introducirse en el interior. Posteriormente, si la herida
sigue sangrando, se puede presionar la zona con unas gasas estériles hasta cortar la hemorragia.
Si los rasguños son solo superficiales y no vamos a solicitar asistencia médica, se aplicará en la
zona cualquier antiséptico local (soluciones iodadas, mercromina, clorhexidina...).
Si se ha producido una tumefacción sobre un hueso o una articulación (“se hincha”) se
puede aplicar hielo localmente (no directamente sino introducido en una bolsa de plástico o
toalla) para disminuir la hinchazón, además de tratar de mantener en alto dicha zona. Si además
se aprecia una deformidad de la zona, con dolor importante a la mínima movilización, se debe
sospechar la existencia de una fractura, por lo que se tratará de mover lo menos posible la zona
lesionada. Si la sospecha es de haber recibido un impacto en el cuello se procurará movilizar al
accidentado lo indispensable para garantizar su seguridad hasta la llegada de la asistencia
sanitaria. En los casos en que sea preciso hacerlo (peligro de explosión, incendio,
desprendimiento...) se movilizará al niño entre varias personas “en bloque”, es decir,
movilizando la cabeza, el cuello y los hombros como si fuera una pieza rígida
Muchos de las caídas y accidentes que ocurren en la infancia no van a precisar más que
curas locales con antisépticos, tomar algún analgésicos (es importante utilizarlos si existe dolor,
haya o no lesiones importantes) y observación según las indicaciones mencionadas en las
primeras 24 horas. En otros casos se requerirán diferentes tratamientos médicos o quirúrgicos,
según el alcance de las lesiones.
¿COMO PREVENIR?
• Medidas de seguridad en el coche. Utilizar siempre que un niño viaje en coche los
dispositivos de seguridad apropiados a cada edad (consultar capítulo “Prevención de accidentes
de tráfico”). Respetar las normas de tráfico y enseñar al niño educación vial.
•
Insistir en la utilización de casco siempre que se utilice la bicicleta y las motos.
• Evitar los andadores (“taca-taca”), que con frecuencia originan accidentes domésticos por
caídas.
• No dejar a los niños solos en el cambiador, cama o sofá, sobre todo a partir del 4º mes.
Preparar antes de utilizarlo todas las cosas necesarias para cambiarles.
• Utilizar medidas protectoras a la hora de realizar algunos deportes (bicicleta, patín,
fútbol...): casco, rodilleras, muñequeras, tobilleras....Inculcar a los niños la importancia de los
ejercicios de calentamiento previos a la realización de cualquier actividad física.
• Utilización de medidas de seguridad en ventanas, balcones y escaleras, tales como cierres de
seguridad, barandillas, puertas...
• Insistir en la necesidad de recubrir los suelos de los parques infantiles con materiales que
amortigüen el impacto en caso de caídas.
RECUERDE QUE…
•
Después de un golpe es normal que: durante unos instantes esté un poco aturdido o
asustado; tenga un dolor moderado en la zona del golpe (incluso en la cabeza); vomite en
alguna ocasión; o que en esa zona haya un hematoma o esté algo hinchada.
•
Debe consultar con un pediatra si su nivel de conciencia o su comportamiento no es
normal; si sangra o sale un líquido claro por nariz u oidos; si continua con vómitos o
cefalea intensa después de 4 horas de producido el golpe; si tiene problemas para respirar;
si la tripa está dura o hinchada, o tiene vómitos oscuros o verdosos, o si orina de color rojo
u oscuro tras un golpe en el abdomen; si tiene problemas para movilizar una extremidad
lesionada.
Si el niño ha perdido un diente definitivo cójalo con un pañuelo por la corona, sin tocar la
raiz, lávelo y métalo en agua o leche, y acuda con prontitud a un dentista para su
reinserción.
Fly UP