...

joaquín berges vive como puedas

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

joaquín berges vive como puedas
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 5
JOAQUÍN BERGES
VIVE COMO PUEDAS
VIVE COMO PUEDAS.qxp
13/4/11
16:06
Página 7
Índice
Primera parte: Antes de Equilicuá
1.
2.
3.
4.
5.
Principio activo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Posología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Composición cualitativa . . . . . . . . . . . . . . . . .
Interacción con otros medicamentos. . . . . . . .
Precauciones de uso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
15
39
64
92
120
Segunda parte: Después de Equilicuá
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
Indicaciones terapéuticas . . . . . . . . . . . . . . . . .
Contraindicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Posibles reacciones adversas . . . . . . . . . . . . . . .
Medidas en caso de sobredosis . . . . . . . . . . . .
Riesgos del síndrome de abstinencia . . . . . . . .
Recomendaciones de conservación . . . . . . . . .
Caducidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
159
175
209
242
267
282
291
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 11
Yo siento con frecuencia la nostalgia
del futuro, quiero decir, nostalgia de
aquellos días de fiesta, cuando todo
merodeaba por delante y el futuro aún
estaba en su sitio.
Luis García Montero, Luna en el Sur
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 15
1
Principio activo
Una vez leí que el cerebro humano sólo es capaz de
memorizar el diez por ciento de lo que lee, aunque no estoy muy seguro de lo que digo porque sólo recuerdo el diez
por ciento de esa lectura. Tal vez por eso necesito escribir
un diario. Porque si el cerebro humano sólo recuerda el diez
por ciento de lo que lee, no quiero pensar cuál es el porcentaje que recuerda de lo que vive.
Hace años escribí un diario como éste. En realidad
era un semanario porque sólo escribía los domingos. Lo
hacía por la noche, refugiado en el silencio de mi habitación, ante un cuaderno abierto en el que anotaba las vivencias más significativas de la semana para no olvidarlas
en el futuro. Era una intención coherente, tras la que se escondía el propósito de no tropezar dos veces con la misma piedra, pero no tardé en perder el cuaderno y olvidar las vivencias, aunque no sé si fue exactamente en ese
orden.
Valle dice que el futuro de ayer es el pasado de hoy,
una esperanza condenada a convertirse en nostalgia. Y es
posible que tenga razón, pero yo prefiero pensar que la
verdadera nostalgia, como dijo el poeta, es la que proporcionan los años que aún no se han vivido, los que se conjugan en futuro. Así que, aunque pueda resultar paradójico, cada día que pasa me siento menos nostálgico, porque
15
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 16
cada día acumulo más pasado que futuro, menos tiempo
por vivir que ya vivido.
Escribo sobre la mesa que hay en mi dormitorio. Sandra está dormida. Los niños casi. Acabo de escuchar el lamento de Everest pidiendo agua o pis. No he llegado a entender lo que ha dicho, ni falta que hace. El ciclo de los
fluidos orgánicos es reversible: si le doy agua no tardará
en tener ganas de hacer pis y, si hace pis, dentro de un rato
pedirá agua. Los mayores están en la buhardilla chateando
por internet con sus amigos virtuales, que básicamente
son sus amigos reales sólo que enmascarados mediante un
nick y un avatar. Su comportamiento también es cíclico
aunque no reversible. Más bien incomprensible, inadmisible y otros adjetivos terminados en –sible. Sin embargo
me gusta que pasen los fines de semana en casa, entre otras
razones porque me recuerdan a su madre, a quien cada vez
tengo menos oportunidades de ver.
Siento la obligatoria y tal vez ridícula tentación de
comenzar este diario anotando mi nombre y algunos datos personales a modo de presentación. Quizá pretendo
coger carrerilla para lanzarme a averiguar quién demonios soy, como un avión cargado de queroseno ante una
pista de despegue en perspectiva. O un bonzo igualmente cargado de queroseno con una cerilla encendida en la
mano. Me llamo Luis, tengo cuarenta y tres años, odio los
espejos y trabajo en una fundación dedicada al desarrollo de las energías alternativas. Tengo cuatro hijos. Dos
de mi primera mujer, uno de mi segunda y una hijastra
que venía con ella (¿como en un pack de oferta del supermercado?). Estudié ingeniería industrial aunque desarrollo
mi labor profesional en el departamento financiero de la
fundación (la formación imprescindible para escribir co16
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 17
medias). Lo hago con responsabilidad y dedicación, pero
habría preferido formar parte de la junta rectora que se
encarga de gestionar los proyectos de investigación.
Hace tiempo estuve a punto de lograrlo. Los miembros de la junta se habían citado para aprobar mi nombramiento. Era una reunión con el orden del día cerrado
y no se esperaba ningún contratiempo, pero justo entonces apareció mi primo Óscar con su currículum de ciencia ficción, su impecable bronceado, su nariz respingona
y su cabello cortado a capas y me quitó el puesto. Por extraño que parezca no me sorprendí. Mi primo siempre ha
codiciado lo que yo tengo y ha hecho lo imposible por
arrebatármelo, sirva como ejemplo que hacía tan sólo unos
días lo había pillado en la cama con mi primera mujer.
Y supongo que entra dentro de lo posible que un sujeto que
persigue a tu esposa esté igualmente interesado en tu puesto de trabajo. Y quizá también en tu casa, tu coche, tu segunda residencia y quién sabe si en tus cuentas bancarias,
hipotecas y deudas excluidas.
Aquel día de la reunión fue el propio Óscar el encargado de hacerme saber que me había quitado el puesto.
Lo hizo en presencia de los demás miembros de la junta
rectora, levantándose de la silla y caminando alrededor
de la larga mesa para pavonearse delante de mí. Era la primera vez que nos veíamos después de haberlo pillado en
la cama con Carmen y, francamente, no sabía de lo que
me estaba hablando.
17
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 18
—Todos los miembros de la junta lo saben ya —dice
Óscar dirigiéndose a su primo, que acaba de entrar en la
sala de reuniones.
—¿Cómo es posible que lo sepan? —replica Luis con el
rostro congestionado mirando a su alrededor.
—Se lo he contado yo —insiste el primero.
Luis estampa su puño derecho sobre la palma de su
mano izquierda, aunque donde le gustaría estamparlo es
en la nariz respingona de su primo.
—No me jodas, Óscar —le dice entre dientes cuando
está lo suficientemente cerca para que nadie más los escuche—. No puedo creer lo que has hecho.
Óscar lo mira con ojos de pretendida sinceridad, dejando claro que tiene dotes naturales para la interpretación.
—¿Por qué no? Si no hay nada de que avergonzarse.
Luis no comprende lo que le sucede a su primo. Siempre ha sido un aprovechado y un caradura, pero ahora se
está comportando como un auténtico canalla.
—¿Cómo que no hay nada de que avergonzarse? —dice
alzando la voz—. Yo creo que hay mucho de lo que avergonzarse.
—No exageres —replica Óscar.
—¿Crees que exagero?
—Por supuesto que sí.
—¿Y ustedes también lo creen? —Luis se dirige a los
miembros de la junta, que escuchan a ambos primos con
creciente asombro—. ¿Pueden imaginarse cómo me sentí
cuando llegué a casa y encontré a mi mujer retozando en
la cama con este gilipollas?
Se produce un murmullo de reprobación, tal vez
mezclado con una buena dosis de estupefacción. Óscar
18
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 19
abre la boca pero es incapaz de decir nada. Luis se lo impide.
—Pónganse en mi lugar y díganme. ¿Seguirían creyendo que exagero si hubieran visto a su esposa con las piernas abiertas bajo un bronceado culo masculino, recibiendo enérgicas embestidas que la obligaban a sujetarse al
cabecero de la cama para no caerse al suelo, todo ello
acompañado de gemidos y gruñidos más propios de cerdos que de humanos? ¿Eh?
Los miembros del consejo no pueden permanecer impasibles por más tiempo. Algunos se han puesto de pie. Los
demás cuchichean entre sí. Luis se da cuenta de que algo
va mal.
—Esto, Luis —le dice Óscar, con la mirada tan oscura
como su culo—, lo que yo les he contado a estos señores,
y quería contarte a ti también, es que he sido nombrado
miembro de la junta rectora. Y que sintiéndolo mucho tú
vas a tener que seguir en el departamento financiero.
Como dijo Valle en cierta ocasión: lo que en unos es
carácter en otros es idiotez. Óscar pertenece a la clase de
idiota que pasa por tener carácter, mientras que yo, que
tengo carácter, parezco un idiota integral. Mi nombre
completo es Luis Ruiz Puy, tres palabras que pronunciadas juntas suenan con un exótico acento oriental, como
por ejemplo Ho Chi Minh o Liu Shao Shi. Aprovechando este cacofónico y repetido diptongo, mis compañeros de
colegio solían llamarme «el triple huy», entre otros motivos porque siempre he sido muy quejica y protestón. No
19
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 20
puedo evitarlo. Me viene de familia, concretamente por
parte de madre, a quien por cierto el mote le habría quedado mucho mejor que a mí.
No conozco a nadie con un historial cardiovascular tan
abultado e irrelevante como el suyo, si tal paradoja es posible. Según ella presenta un complicado cuadro clínico
susceptible de calificarse con diversos adjetivos terminados en -sible. En cambio sus médicos opinan que no tiene
más que una hipertensión normal para su edad y una ligera taquicardia ocasional, pero a ella le gusta quejarse y protestar, especialmente desde que mi padre nos dejó.
No. No es que se marchara de casa, ni que se fugara
con otra mujer: es que se murió. Fue de repente, como
suele morirse la gente joven. Estaba comiendo en un restaurante y se levantó para ir al lavabo. Al cabo de un rato,
como no volvía, sus acompañantes fueron a buscarlo. Lo
encontraron sentado en el inodoro, fulminado por una
trombosis cerebral bajo un grafiti escrito en la pared que
decía «estás muerto». De lo más expresivo, casi prosaico.
Yo tenía quince años, los mismos que tiene ahora mi hijo
Álex, el segundo de mi primer matrimonio.
Durante todos estos años mi madre ha conocido a
otros hombres, bastantes, algunos incluso más jóvenes
que ella, pero ninguno ha llenado el vacío que dejó mi
padre. Supongo que ese vacío sólo puedo llenarlo yo, que
soy sangre de su sangre sin cardiopatías conocidas por el
momento. Todos los días me llama por teléfono varias veces. Suele hacerlo después de usar el tensiómetro que tiene en casa para comunicarme los valores de su presión
diastólica y sistólica. Y sus pulsaciones. Catorce con nueve, ocho con cuatro, ochenta y dos. Quince con tres, nueve,
setenta y siete. Quince, diez, setenta y nueve. Es incapaz
20
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 21
de anotar los resultados en una libreta. Prefiere llamarme
para que sea yo quien los registre en una hoja de cálculo
que mantengo desde hace ya unos años. Así puedo obtener la media aritmética semanal, mensual o anual, hacer
comparativas entre periodos o incluso mostrar los datos
en forma de gráfico usando las sofisticadas herramientas
informáticas que utilizo en mi trabajo. Alguna vez he
pensado en la posibilidad de elaborar un completo y vistoso informe para proyectarlo ante toda la familia el día
de Nochebuena después de la cena. Resultaría mucho más
instructivo que jugar a las cartas, que es lo que solemos
hacer.
Espero que no se moleste si, cuando muera, decidimos donar su corazón a la ciencia. Así podrán cortarlo a
filetes muy finos en un laboratorio y estudiarlo al microscopio, algo que a mi madre, estoy seguro, le complacería si pudiera verlo desde el más allá (¿ver su corazón
convertido en un carpaccio?). No obstante, para que eso
sea posible ella tendría que morirse antes que nosotros,
sus descendientes, cumpliendo así la legalidad genealógica de la vida, un precepto justo pero al mismo tiempo
complicado que nos obliga a superar una tenebrosa franja de edad, comprendida entre los cuarenta y los sesenta
años, en la que hay serias expectativas de palmarla.
Cánceres, tumores y ataques al corazón rondan la mitad de la vida como las aves de carroña. «Y hay que defenderse.» Son palabras de Sandra, mi esposa, mi segunda
esposa, la esposa alternativa. Todo para ella es alternativo:
la medicina, la alimentación, la educación, la música y
hasta las energías. De manera que si llego a seguir trabajando en la central nuclear donde empecé mi carrera profesional nunca se habría enamorado de mí.
21
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 22
Siguiendo su prescripción, ingiero diariamente doscientos miligramos de magnesio para fortalecer mi corazón, un vaso de leche de soja para equilibrar mis hormonas, una infusión de hojas de olivo para la tensión arterial,
tintura de gingko, vitamina E, cardo mariano, salvado de
trigo y una o dos píldoras de kava kava para mitigar el estrés que me produce tener que acordarme de tomar todo
lo anterior.
En casa no probamos los dulces porque, según dice
Sandra, están confeccionados con harinas refinadas y grasas hidrogenadas que provocan radicales libres en el organismo. Y todo el mundo sabe que los radicales son muy
peligrosos si están en libertad. No consumimos azúcar
blanco ni sacarina. No comemos carnes rojas ni embutidos, sino pescado azul, frutos secos y legumbres. Tomamos leche kefirada, refrescos sin gas, café sin cafeína y té
verde, blanco, rojo o de otros colores. Además, hacemos
ejercicio aeróbico sostenido durante más de media hora
tres veces por semana, tenemos uno o varios hobbies para
evadir el fantasma del estrés y procuramos follar regularmente, al menos una vez por semana (qué romántico).
A cualquier queja sobre lo antedicho le corresponde una
arenga contra la implacabilidad del sistema, la alienación
del individuo, la desaparición de las ballenas y la cosmología aplicada que deja al descubierto el pasado de Sandra
y del difunto padre de su hija, un sujeto difícil de calificar (¿ni siquiera con adjetivos terminados en -sible?) al
que no tuve el gusto de conocer.
Así pues, cada semana me impongo la obligación de
correr por los alrededores del barrio donde vivo, aunque
a veces creo que no lo hago para hacer deporte sino para
salir huyendo de allí. También me gusta dar paseos en bi22
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 23
cicleta o jugar a tenis con Carles, que es mi vecino de al
lado, pero con frecuencia estos bienintencionados propósitos no pueden llevarse a cabo. Unas veces porque llueve
o hace viento, otras porque la bicicleta no está a punto, a
Carles le duele su hombro malo o, simplemente, no me
apetece. Con tanto bioflavonoide y betacaroteno, tanta
vitamina y tanto oligoelemento como ingiero, dudo que
vaya a darme un patatús y, en todo caso si me da, me libraré al menos de la esclavitud que implica llevar una vida
sana.
Sandra tiene treinta y ocho años. Es una mujer esbelta
pero no elegante. Todo en ella es tan natural que no deja
espacio para la elegancia. No se maquilla, tampoco se peina, usa ropa holgada que no corresponde a su talla, bragas de algodón que le cubren la barriga y zapatos planos.
Es patosa y torpe, tiene el cabello lacio, la sonrisa triste y
el mirar acechante de quien se siente acorralado por mil
peligros. Su rostro es sin embargo hermoso, los ojos claros,
los pómulos sonrosados y los dientes blancos de quien
toma abundantes dosis de calcio y magnesio. Habla en
susurros, se mueve con cierta ingravidez y sabe dar unos
indescriptibles masajes en los pies, eso sí, con fines exclusivamente terapéuticos basados en los más ancestrales principios de la reflexología podal.
Carmen, mi primera esposa, es a su lado un torbellino
de cabellos negros, dientes manchados de nicotina y ojos
pardos, un cúmulo de energía difusa que se maquilla y
viste con la explícita pretensión de gustar y el inequívoco
deseo de provocar. No puedo negar que continúo sintiendo por ella una irrefrenable querencia natural, una atracción tan poco sensata como real. Y eso que grita y rezonga todo el tiempo, es egoísta, desconsiderada y hasta casi
23
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 24
maleducada, pero sabe administrar con eficacia su potente campo magnético. Tiene la energía del viento, los megavatios de un salto de agua o el poder calorífico de un
rayo de sol. Por eso Óscar la pretendió desde el mismo día
en que los presenté, cuando ella y yo éramos novios, y no
cejó en su empeño hasta que logró arrebatármela.
En realidad, buena parte de la culpa fue mía. El estrés
de mi vida laboral y doméstica desembocó en un incipiente estado depresivo al que no concedí la debida importancia. Era una especie de debilidad anímica que me
impedía levantarme por las mañanas, como si me hubieran cosido a la cama por el estómago aprovechando uno de
los botones del pijama. Creí que no se trataba más que
de un trastorno pasajero propio de la edad y, en vez de ir
al psiquiatra, acudí a Carles en busca de remedio. Carles
es médico pero no está especializado en los desequilibrios
del alma. Todo lo que pudo hacer por mí fue recetarme
una suave mezcla de ansiolíticos y antidepresivos para
calmar mi desazón, lo suficientemente efectiva para, de
paso y como inevitable efecto colateral, apagar mi libido
y sublimar la expresión de las pasiones hasta convertirlas
en pasatiempos sin importancia.
Quizá nunca fui un amante de primera, lo reconozco,
pero desde que comencé a tomar psicotrópicos descendí de división y me convertí en un fornicador distraído,
flácido y precoz. Carmen me provocaba con sugerentes
conjuntos de ropa interior pero cada vez me resultaba
más difícil darle la respuesta adecuada. Me sentía incapaz
de controlar mi propio organismo.
No sé cuál es el tiempo mínimo a partir del que un
amante puede ser considerado un eyaculador precoz (una
pena, porque podrías elaborar unas gráficas para proyec24
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 25
tarlas en Nochebuena junto con las de la tensión de tu
madre). Una vez oí decir a Valle que la precocidad es el reverso de la voluntad, porque no es precoz quien quiere
sino quien no puede evitarlo. No sé de dónde saca este
personaje tanta idea y tanto aforismo, pero tiene razón.
Y yo, mal que me pese reconocerlo, rara vez eyaculaba
bajo mi voluntad, ni siquiera cuando aguantaba un rato
en acción, pues todo se debía a un ímprobo esfuerzo por
evadirme de la realidad para contrarrestar la excitación
que siempre me ha causado el cuerpo nervudo y compacto de Carmen.
La situación mejoró con el tiempo gracias a las escapadas que hacíamos juntos a nuestro balneario preferido,
un lugar de ensueño que habíamos descubierto y frecuentado poco después de casarnos. Allí recuperé parcialmente
mi control orgánico, pero nunca duré lo mismo que antes. Nunca fui el que había sido ni pude evitar que Carmen perdiera interés por nuestra relación y se acostara con
el primero que pudo, mi primito Óscar, el hijo de su puta
madre, mi señora tía. Una de las personas más descerebradas que conozco. Mi primo, digo. Y no me refiero a un
loco divertido o un temerario audaz, sino literalmente a
un trozo de carne magra susceptible de venderse por filetes en una charcutería o envasados al vacío en un supermercado, un cenutrio que sacó su carrera a base de agotar
convocatorias y que, sin embargo, ocupa el puesto que legítimamente me correspondía en la junta rectora de la fundación. Dudo que alguna vez haya sufrido algún trauma
o disfunción vital, como supongo que sucede entre el ganado caballar, vacuno y de cerda. Y, como los mardanos
y los sementales, supongo que debe de ser un avezado y
complaciente fornicador.
25
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 26
Los sorprendí una tarde de invierno. Me sentí indispuesto en el trabajo y decidí volver a casa para tomarme
un par de paracetamoles y meterme en la cama, pero la
encontré ocupada. Allí estaban Carmen y Óscar, gozando, gruñendo, hocicándose el cuerpo como animales de
granja. Ella debajo, él encima, mostrándome el culo más
bronceado que he visto en toda mi vida, como corresponde
a alguien que frecuenta las playas nudistas. No pude dar
crédito a mis ojos, pero sí a mis oídos. Resultaba muy doloroso escuchar los gemidos de Carmen, sin duda porque
eran de una frecuencia e intensidad totalmente desconocidas para mí, lo que significaba que o bien estaba fingiendo entonces (no te autoengañes) o nunca había llegado a semejante grado de éxtasis conmigo.
La situación fue muy decepcionante. No por haberlos
pillado in fraganti, que también, sino por la fría asunción
de que si uno no es capaz de satisfacer a su propia esposa debe concederle la libertad. Así de decepcionante. Carmen no dijo nada. Se levantó de la cama, se metió en el
baño y se dio una ducha. Óscar me miró con las cejas
muy elevadas y los labios apretados, como si él también
se sorprendiera de lo que acababa de suceder, y comenzó
a mover la cabeza afirmativamente quién sabe si con la
audaz intención de hacerme partícipe de sus impresiones.
Este sujeto es capaz de cualquier cosa pero no le di tiempo a nada. Pronuncié un rotundo improperio a modo de
exorcismo y me marché de allí a toda prisa. A los pocos
días hablé con mis hijos, Cris y Álex, y me mudé a un piso
alquilado, una vez liberado del acecho de mi madre, que vio
en aquel suceso la recuperación del hijo pródigo en lugar
de la pérdida de la hija política.
Al cabo de un tiempo conocí a Sandra y no tardé en
26
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 27
acostarme con ella (¿no sería al revés?). Era la primera vez
que hacía el amor con una mujer después de mi divorcio
y tuve suerte, mucha suerte. Ignoro qué mecanismo logró
activar en su cuerpo pero he aprendido dónde está su punto flaco, su punto ge. No voy a entrar en detalles. Sólo
diré que fue un alivio encontrar a una mujer capaz de experimentar orgasmos tan fáciles y continuados. Por primera vez en mi vida logré eyacular después de escuchar
los gemidos femeninos, lo cual se convirtió en una potente e instantánea inyección de moral para mi maltrecha
autoestima, hasta el punto de que no tardé en dejar de tomar los antidepresivos que me recetaba Carles.
Es posible que no me enamorase de Sandra como antes lo había hecho de Carmen, pero el efecto que provocaron ambas en mi organismo fue parecido. Si la una me
enamoró, la otra me devolvió la autoestima y me permitió follar como nunca lo había hecho (sí, más o menos es
lo mismo), controlando los dos polos del coito, sabiendo
en qué fase de la actividad me encontraba, cuánto faltaba
para un orgasmo, para el otro o para los dos a la vez. Esta
facultad aún vigente contribuye en buena medida al sostenimiento de nuestro matrimonio y es una constante
fuente de placer, pero debo confesar que no cambiaría
mis coitos con Carmen por nada del mundo. No cambiaría la verdadera excitación por el control orgánico, la
satisfacción ajena por la propia, por la mutua, el placer de
sentir el cuerpo temblando de otra persona, la libido en éxtasis, el orgasmo acompañado de besos, el aroma del amor
inundando el sexo.
Espero que Sandra no lea nunca estas crueles palabras. No las merece. Por mucho magnesio, hierro o feldespato que me haga tomar, no merece el castigo del re27
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 28
chazo. Lo sé por experiencia. Debo encontrar un escondite seguro para mi diario, un lugar al que ella no tenga
acceso jamás. Como dice Valle, el mejor escondite es el
que está a la vista de todos porque lo evidente nunca reclama la atención de los curiosos.
Mientras releo cuanto he escrito tengo la sensación de
que Valle sea el mismísimo Valle-Inclán, tan dado como
era a los aforismos y las sentencias. Suerte que nadie va a
leer este diario, porque nadie creería jamás que Valle es en
realidad la hija de Sandra (¡qué chollo! Una mujer de orgasmo fácil y obsesión naturista y, de regalo, una criaturita de diez años con la sabiduría de un anciano).
Luis está sentado en su escritorio mientras Sandra
duerme. Suena el despertador. Él se da un buen susto, mucho mayor que si hubiera estado durmiendo. Sandra saca
un brazo ciego por entre las sábanas y lo apaga.
—¿Ya estás despierto? —le pregunta a su marido.
Luis se pone en pie de un brinco, toma el cuaderno
que hay sobre el escritorio y trata de esconderlo en el bolsillo de la bata que lleva puesta. Como no lo consigue,
intenta abrir uno de los cajones de la mesa pero está
cerrado con llave.
—¿Qué haces?
—Nada —responde ocultándolo bajo unos papeles.
Sandra se levanta de la cama sin apartar la mirada de
su marido.
—¿Cuánto tiempo llevas levantado?
—En realidad no me he acostado.
28
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 29
—¿Te has tomado la infusión de passiflora?
Luis no tiene más remedio que confesar. Se encoge de
hombros, enarca las cejas e hincha los mofletes del rostro
como si quisiera convertirse en un globo y salir volando
de allí.
—He estado escribiendo.
Sandra se pellizca el entrecejo con dos dedos de su
mano izquierda, mientras suspira muy hondo, como siempre que se enfada.
—¿Otra vez? —dice en un susurro de impaciencia—. Luis,
por favor. La última vez que te devolvieron un guión me
prometiste que no volverías a escribir.
Por suerte para él, Sandra ha conjeturado que se trata
de uno de sus guiones para la televisión.
—Ya sé que no lo apruebas... —comienza a decir Luis,
previendo que va a ser interrumpido por su esposa.
—Si no lo apruebo es únicamente porque te deprimes
cuando te los devuelven. Nada más —Sandra hace un esfuerzo por sonreír—. Me encanta que escribas comedias,
pero no me gusta verte sufrir.
Se acerca a él y le da un beso. En ese momento Everest aparece en el dormitorio con los ojos desorbitados
que suceden al sueño.
—La unidad terminator tiene hambre —dice muy serio
señalando a su lado.
Luis mira con curiosidad el vacío que hay junto a su
hijo.
—Sandra, este niño no es normal, dice que...
—Lo he oído. Tiene una unidad terminator que le
acompaña a todas partes. No hay nada de malo en ello.
Sandra se acerca al niño. Le ofrece uno de sus besos y
lo abraza, aprovechando además para masajearle la cara
29
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 30
interna de los brazos y provocarle un pequeño drenaje en
los linfonodos axilares.
—Ve a tu cuarto y comienza a vestirte —le ordena—.
Mientras tanto, conecta la unidad terminator al enchufe
de la lámpara para que vaya abriendo boca.
Everest se va, probablemente acompañado por su engendro eléctrico. Luis persigue a su esposa hasta el cuarto
de baño.
—No estoy dispuesto a consentir otra de sus invenciones —dice gesticulando con las manos, como si tratara de
dar forma a la unidad terminator—. Recuerda lo que dijo
Carles sobre el poder de autoconvicción de un niño. Es
un arma de doble filo que desarrolla su creatividad a costa de hacerle confundir la realidad con la ficción.
—No exageres, Luis —contesta ella—. Carles sabe mucho de neurología, pero no de imaginación infantil. Everest tiene cinco años y a esa edad es normal fantasear con
seres invisibles. Anda, ve con él y ayúdale a vestirse.
Sandra abandona el cuarto de baño, se asoma al umbral de la puerta del cuarto de los niños y proclama el
nombre de su hija Valle.
—Son las siete y media.
Parece un carillón parlante.
—Son las ocho —dice Luis media hora después—. Daos
prisa. No conviene llegar tarde al colegio.
Everest y Valle están desayunando en la mesa de la
cocina, entre una selva de envases de leche, zumo, galletas, cereales y yogures. Luis apura su café de un trago y se
30
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 31
limpia con la servilleta que se ha colgado del cuello para
no mancharse la corbata.
—No quiero la leche —responde Everest—. Sabe a calcio, vitaminas 3 y 6 y ácidos grasientos omega A y D.
Su padre coge el tetrabrik de leche y lo mira por todas
sus caras.
—Eso lo dices porque lo estás leyendo en alguna parte del envase.
—Luis —le corrige Valle—, te recuerdo que Everest todavía no sabe leer.
Luis mira a Valle, luego a Everest, nuevamente al tetrabrik de leche y, por último, busca con la mirada la ubicación de las cámaras ocultas. Se siente el protagonista de
una broma para la televisión.
—Termina, que llegamos tarde —dice señalando su reloj de pulsera.
—No.
El niño deja el vaso de leche en la mesa y se cruza de
brazos con el ceño tan fruncido que parece una caricatura de sí mismo.
—Cuento hasta tres —amenaza Luis acercándose a él—.
Y si no te has terminado la leche vas a tener un problema.
—El que va a tener un problema eres tú —replica el
niño—. La unidad terminator te está apuntando directamente a los huevos con sus misiles de corto alcance.
—Esto es el colmo.
Luis se desembaraza de la servilleta y sale de la cocina
por la puerta que da al salón. Va en busca de su esposa.
—Sandra —la llama—, ¿dónde estás?
El salón se halla en una relajante penumbra. Sandra
está sentada en el suelo, frente a la ventana, ejecutando
uno de sus ejercicios de yoga.
31
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 32
—¿Qué haces?
—¿No lo ves? —responde ella con una entonación neutra para no desconcentrarse—: el saludo al sol.
Luis observa la escena y se rasca la cabeza.
—¿No deberías abrir la ventana primero? —sugiere—.
Parece que estés haciendo el saludo a la persiana.
—¿Qué quieres? —pregunta ella impacientándose.
—¿Por qué dejas que el niño fantasee con armas de fuego? Precisamente tú, que siempre andas predicando la no
violencia.
—Luis —Sandra abandona su postura y lo mira con un
atisbo de indulgencia—. Everest se ha inventado una unidad terminator por ti, porque eres ingeniero y cree que
cuando se estropee podrás arreglársela. ¿Vale?
—¿De verdad elegiste una unidad terminator para que
yo pudiera arreglártela?
Luis se dirige a su hijo mirándolo a través del espejo
retrovisor del coche. El niño va sentado en su silla de seguridad, junto a su hermana, y asiente con una gran sonrisa entre las orejas.
—¡Qué buena idea! —exclama su padre devolviéndole
la sonrisa—. ¿Y dónde se encuentra ahora mismo?
—En el motor del coche. Le encanta la gasolina sin
plomo.
—No me extraña —replica Luis—, al precio que va puede considerarse una auténtica delicatessen.
—Luis —el pequeño cambia bruscamente de conversación—. ¿Ahora es antes o después?
32
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 33
—¿Cómo? —a Luis le da un acceso de tos nerviosa.
—Que si ahora es antes o después.
—¿Pero antes o después de qué?
—De ahora.
Everest se caracteriza por formular preguntas difíciles
de responder. Luis suspira muy despacio, casi en silencio,
en busca de inspiración y paciencia. Y de oxígeno.
—Pues, verás —dice—. Ahora no es ni antes ni después: ahora es ahora, antes es antes de ahora y después
es después de ahora y mucho después de antes. ¿Comprendes?
—No.
El tráfico está imposible. Es hora punta. La avenida
por donde circulan se halla colapsada por un largo convoy de vehículos. Un taxista trata de cruzarse inesperadamente delante de ellos.
—Tenga cuidado —grita Luis mientras baja la ventanilla del coche.
—No lo entiendo —dice Everest.
El taxista se coloca a su lado y les planta cara.
—¿Qué mira usted? —replica Luis asomando la cabeza
por la ventanilla—. No ha usado los intermitentes. Son
esas lucecitas que se encienden y se apagan a intervalos
regulares. Su función no es decorativa, ¿sabe? No están en
la carrocería para que el coche parezca un árbol de Navidad o una casa de putas. Sirven para señalizar los cambios
de dirección. Pruebe a usarlos alguna vez.
—No lo entiendo y no lo entiendo —añade Everest.
Siempre reclama las cosas varias veces.
—Perdona, hijo —se excusa Luis—, pero ahora no puedo explicártelo.
—¿Ahora? ¿Y eso cuándo es?
33
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 34
—Everest, por dios —Luis ha alcanzado el límite de su
incompetencia—. Déjame en paz, que me vuelves loco.
—Quiero saberlo, quiero saberlo, quiero saberlo.
—Everest —Valle tercia providencialmente con su acostumbrada facilidad para las explicaciones y los ejemplos—,
ahora es justo lo que está entre antes y después. ¿Te acuerdas de lo que te explicó mamá sobre ayer, hoy y mañana? Pues lo mismo. Ayer es antes, hoy es ahora y mañana
es después.
Luis acciona los intermitentes y el coche abandona la
avenida para acceder a la calle donde está el colegio de los
pequeños. Se detiene en una zona de carga y descarga, no
lejos de un guardia urbano que se aproxima a ellos con parsimonia, como quien se recrea en lo que hace. O en lo que
está a punto de hacer.
—¿No sabe que está prohibido estacionar aquí? —pregunta el guardia.
—Estaciono aquí para descargar a mis hijos —responde
Luis con forzada amabilidad—. No es ninguna infracción.
—Yo soy quien determina lo que es o no una infracción.
—Lo pone bien claro en la señal —responde Luis apuntándola con la cabeza—: es una zona de carga y descarga.
—Ya, y sus hijos son la mercancía, ¿no?
La insinuación del guardia merecía una buena respuesta. Y un buen corte de mangas. Iba a retarle a que me pusiera una multa por mal padre, si se atrevía y sus atribuciones municipales se lo permitían, cuando me he topado
34
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 35
con la mirada de contención de Valle y he desistido a tiempo. No merecía la pena. Y además es evidente que los niños no son mercancías, entre otras razones porque las
mercancías se dejan transportar en silencio, sin hacer preguntas imposibles. Everest lleva formulando preguntas de
orden filosófico durante más de un año, demasiado tiempo
para poder incluir su comportamiento en algún capítulo
de su desarrollo infantil. Quizá sean dudas de su unidad
terminator. No recuerdo que Cris y Álex hicieran tantas
preguntas a los cinco años y, por lo que respecta a Valle,
llegó a casa sabiendo todas las respuestas.
Sandra quiso tener un hijo en cuanto nos casamos.
Tenía prisa, aunque ignoro por qué. No era una cuestión
de edad ni de circunstancia laboral. Tal vez se había producido una insólita conjunción de astros en alguna remota aunque propicia constelación estelar. Es igual. La
cuestión es que en aquel momento creí rejuvenecer. Fui lo
suficientemente incauto para considerarme más joven de
lo que era sólo por haber sido capaz de concebir otra vida
humana, sin detenerme a pensar que, salvo por enfermedad o accidente (o castración), los machos no perdemos
nunca nuestra capacidad reproductora.
Enseguida comprobé que me había equivocado. Tan
pronto como nació el bebé sentí la pesadumbre de la paternidad en la espalda, a la altura de la zona lumbar,
como si estuviera embarazado. Nada era como había sido
antes, cuando Cris y Álex eran pequeños y me levantaba
a medianoche porque uno tenía fiebre o el otro miedo.
Entonces aún no había cumplido los treinta años y estaba
en la plenitud de la vida. Everest, en cambio, ha puesto en
evidencia mi deterioro físico. Y mi falta de paciencia.
Y eso me ha hecho envejecer. Por fortuna ya está superando
35
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 36
la edad preescolar y empieza a valerse por sí mismo. No
podría continuar viviendo pendiente del número, color y
textura de sus deposiciones diarias, ni soportaría seguir
conviviendo con hordas de virus capaces de colapsar tanto mis vías respiratorias como mis intestinos. Y quién sabe
si también mis neuronas.
Pese a lo que digan algunos optimistas, los niños no rejuvenecen a sus padres, fundamentalmente porque, como
dijo el poeta, ser joven es tener futuro por delante. Y el futuro de mis hijos no me pertenece, ni influye de ninguna
manera en el mucho o poco tiempo que me quede de vida.
Es la cruda realidad de los números. Y la vida es una sucesión de números que llamamos años.
Además, mal pueden rejuvenecerme unos niños que,
en lugar de papá, me llaman por mi nombre de pila, una
anecdótica circunstancia que proviene de que no soy el
verdadero padre de Valle. Su padre fue un ex hippy trasnochado que engatusó a Sandra con sus rollos naturistas
y su particular cosmogonía de la vida. Sandra le prometió
que tendrían dos hijos a los que pondrían el nombre del
valle y la montaña más hermosos del planeta. Por eso la
niña se llama Valle del Indo. Ignoro la clase de soborno
que recibió el funcionario del registro civil para admitir
un topónimo asiático como nombre propio, pero no debió de ser nada comparado con el del chalado que le permitió a Sandra registrar a nuestro hijo como Everest del
Himalaya.
Aún no me explico cómo llegó a convencerme. Hacen falta dosis de persuasión extraordinarias que ella no
posee, así que supongo que me dejé llevar por el misticismo con que siempre habla de su primer y difunto esposo, con el que por cierto nunca estuvo casada. Tuve la sen36
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 37
sación de que no podía negarme (qué sensación más cobarde). Me los imaginé a los dos en el lecho de muerte,
ella tomándole la mano o el pie para buscar sus terminaciones nerviosas y darle un último masaje, mientras le hacía la promesa de que un día alumbraría otro accidente topográfico que formara pareja con Valle. Esa promesa es la
culpable de que mi libro de familia, en vez de un documento oficial, parezca un atlas de geografía física.
—Llegas tarde —dice Óscar asomándose a la puerta.
Luis cuelga la chaqueta en el perchero que hay junto a la ventana de su despacho y deja el maletín sobre su
mesa.
—Lo sé —contesta—. He discutido con un taxista, con
un policía y con Everest.
Óscar compone un gesto divertido, como si estuviera
riéndose por dentro. Luis se encara con él.
—¿Qué quieres? —da por hecho que quiere algo.
—Tienes que ir al parque eólico.
—No puedo, tengo mucho trabajo.
—Hay que acompañar a unos representantes de la Diputación. No podemos hacerles el feo.
Luis saca unos documentos del maletín, lo cierra y lo
deja en el suelo.
—¿Por qué no vas tú? —dice.
—Tengo otras obligaciones.
En ese instante comienza a sonar un trino melodioso
que se repite cadenciosamente, como el canto de un pájaro silvestre.
37
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 38
—¿Y quién acabará los presupuestos? —pregunta Luis
señalando los documentos que ha sacado del maletín.
El trino del pájaro sube de volumen.
—Acábalos por la tarde —Óscar da por zanjada la conversación—. Venga, no me discutas, primito. Y contesta,
que te suena el móvil.
Óscar desaparece. Luis suspira tan fuerte que provoca
una pedorreta entre sus labios. Saca el teléfono del bolsillo y contesta. Es su madre. Se oye mal. Luis le pide que
repita lo que ha dicho. Es algo relacionado con el azúcar.
—¿Azúcar en la sangre? —se aventura a decir—. Ah, no
te había entendido, que te has quedado sin azúcar en casa.
No, verás, no voy a poder ir a comer contigo. Ya sé que te lo
prometí pero ha surgido un imprevisto. Sí, lo siento. A ver,
dime, quince con siete, nueve y medio. ¿Y pulsaciones?
Ochenta y una. Bien, anotado. Vale, se lo digo. Tengo que
colgar —lo hace y, visiblemente molesto, pulsa una tecla
del teléfono de su mesa—. Óscar, mi madre te manda saludos. Ella sabrá por qué.
38
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 39
2
Posología
Mientras conducía hacia el parque eólico no he podido
evitar que mis manos estrangulasen el volante y mi boca
mascullara unos cuantos insultos en voz baja, alguno de
los cuales tenía que ver con la hermana de mi madre. Óscar
se niega a enseñar las instalaciones de la fundación por la
sencilla razón de que no sabe nada de energía eólica, de
generadores eléctricos ni de inyecciones a la red. No sabe
nada de nada. Oculta su incompetencia detrás del poder
que le confiere su cargo en la junta y me usa de comodín
para que lo sustituya en las ocasiones delicadas. Y además
duerme cada día con Carmen y puede que hasta se considere el padre de mis hijos. Maldita sea mi suerte.
Los aerogeneradores me han recibido con su acostumbrada efusividad, sin dejar de girar sus esbeltas aspas,
dos saetas y un segundero encarados al viento del oeste,
señalando la hora de poniente. El día era claro y ventoso como acostumbra en el lugar. He detenido el coche en
una curva de la carretera, apenas un par de kilómetros antes de llegar, y los he contemplado. Es lo que hago siempre que voy por allí. Me gusta imaginar el movimiento de
los rotores en el interior de sus carcasas. Me siento poderoso, invencible, como un superhéroe, un dios o un chamán capaz de convertir el viento en luz y calor. Son cuarenta y cinco torres de dos megavatios girando al compás
39
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 40
de cada soplo, una gigantesca orquesta de cámara interpretando una partitura para instrumentos de viento. Supongo que desde la distancia yo mismo debía de parecer
el director de la orquesta, un quijote frente a sus molinos
manchegos, un patán de tres al cuarto contra unos gigantes acechantes de fieras miradas y largos brazos.
He abierto la guantera del coche y me he tomado dos
comprimidos de paracetamol. Hacía ya un rato que me
dolía la cabeza. Era un dolor tan persistente que por la tarde he tenido que tomar otro más. Si se entera Carles me
ganaré una buena (y merecida) reprimenda. Llevo años enganchado a este popular analgésico. No recuerdo haber
pasado un solo día de mi vida adulta sin tomar uno, por
eso tanto en los bolsillos de mis americanas y mis pantalones, como en los cajones de mi mesa de trabajo o en mi
mesilla de noche es fácil encontrar pastillitas blancas, moradas o bicolores de paracetamol solo o potenciado con
codeína. Es el único remedio que conozco para cuando se
me tuerce el día, lo que ocurre casi diariamente, y un dolor punzante me taladra el cráneo, arriba, un poco a la izquierda, más o menos a la altura de la raya del pelo. Allí
percibo el latido cardiaco con una intensidad que crece hasta hacerse insoportable. Es tan fuerte que cualquiera que
estuviera a mi lado podría contar las pulsaciones de mi corazón sin necesidad de tocarme una vena. Ochenta, noventa en estado de reposo. Más que la media ponderada de mi
madre en el último trimestre del año.
Carles me acusa de ser un drogodependiente. Y Sandra me aconseja relajarme y tomarme las cosas con calma
pero no puedo hacerlo, seguramente porque, como diría
Valle, la relajación también depende del reverso de la voluntad. Es más fácil relajarse impartiendo los cursos de
40
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 41
dietética de Sandra que soportando el peso financiero de
una fundación energética. Es mucho más fácil juzgar las
acciones ajenas desde un cómodo puesto de médico en la
Seguridad Social que desengancharse del paracetamol cuando cuatro bocas juveniles y dos adultas dependen de tu
nómina, cuando un primo tuyo, campeón del mundo de
idiocia, te roba el trabajo y la esposa y es encima el ejemplo de hijo que siempre tiene en la boca tu señora madre.
Es muchísimo más fácil relajarse poniendo multas que tratando de que no te las pongan, más fácil hacerlo cuando
se puede que cuando se quiere.
—¿Qué ha pasado? —pregunta Sandra.
Luis entra en casa con el rostro tenso, el cuerpo encorvado y la corbata desanudada. Parece un jugador de rugby
después de haber disputado un partido en ropa de calle.
—¿Por qué llegas tan tarde? —continúa preguntando ella.
Luis emite un hondo suspiro antes de contestar.
—He ido al parque eólico, he comido con unos políticos, he vuelto a la oficina, he acabado unos presupuestos,
se ha caído la red informática, los he perdido y he tenido
que repetirlos a mano. Después de cenar los pasaré a limpio en el ordenador de la buhardilla y me los enviaré a la
oficina por correo electrónico.
Sandra aprieta los labios y afirma una sola vez con la
cabeza, señal de que ha entendido la complejidad de la situación.
—Están tus hijos —le anuncia señalando con su mirada
hacia las escaleras—, precisamente usando tu ordenador.
41
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 42
Luis deja el maletín en el suelo, se quita la americana
y sube a la buhardilla. Cris y Álex están sentados frente a
la pantalla del ordenador.
—Hola, papá.
Cris le besa, Álex levanta una mano a modo de saludo.
Ninguno de los dos aparta la mirada de la pantalla.
—¿Qué hacéis aquí? —se extraña Luis—. No es sábado.
—La wifi de mamá está rota y tenemos trabajo.
—¿Seguro? ¿No habréis venido a chatear con vuestros
amigos virtuales?
—Eso también, pero después de consultar un par de
cosas en la Wikipedia y otros sitios.
—Espero que no sea para mucho rato —dice Luis mirando su reloj—. Tengo que pasar a limpio una hoja de cálculo.
—Sí, no hay problema —contesta Álex invitándolo a
marcharse—. Te esperas una media hora y te dejamos, ¿vale?
Luis inspira el aire de la estancia y baja las escaleras
soltándolo poco a poco, como un globo en plena maniobra de descenso, quién sabe si poniendo en práctica uno
de los remedios que Sandra le ha enseñado para calmarse.
Sale al porche con intención de descansar un rato, pero
una voz lo reclama desde el jardín vecino.
—¿Qué tal el día?
Al otro lado del seto Carles yace tumbado en su mecedora, dejándose acunar sobre dos ejes, como un barco
amarrado por dos anclas, mientras lee un libro a la luz de
una lámpara de pie.
—Horrible —contesta Luis asomándose—. ¿Y tú?
—Exactamente a las quince horas treinta y cinco minutos estaba leyendo en el jardín.
Luis mira hacia el cielo en busca de comprensión. Tenía que haber supuesto que iba a recibir esa respuesta.
42
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 43
—No me toques los cojones, Carles —replica—. Tú te
puedes permitir ese lujo porque vives solo, sin familia. Yo
en tu lugar también trabajaría menos y leería más, pero
no te puedes imaginar la cantidad de facturas y cargos bancarios que llegan a esta casa —se detiene viendo que Carles no le hace ningún caso—. En fin, para qué seguir. Ojalá
algún día pueda ganarme la vida con mis guiones. Así trabajaría al menos en algo que me gusta.
—Te deseo mucha suerte.
—No te burles.
—No me burlo pero deberías abandonar esa trinchera,
Luis —Carles se levanta y se acerca a él—. Sólo se vive una
vez, dos si eres James Bond. La gente normal suele combatir en dos o tres frentes de batalla, como el trabajo, la
pareja y los hijos, pero tú libras tantos combates que parece que estás en guerra con todo el mundo. Trabajas mucho, tienes dos esposas, cuatro hijos, una vida social llena
de compromisos y, encima, te empeñas en escribir, ¿cómo
lo llamas?, comedias de situación. Sería demasiado incluso para James Bond.
—Ya lo sé. Y además he empezado a escribir un diario.
—¿Un diario? ¿Y por qué no los Episodios Nacionales
desde donde los dejó Benito Pérez Galdós?
—Baja la voz —le pide Luis con un dedo en los labios—.
Sandra no sabe nada. Empecé ayer y la pobre no ha salido
muy bien parada.
Carles frunce el ceño, eleva los pómulos y arruga la
boca. Parece estar a punto de echarse a llorar.
—Hazme caso y abandona alguna de tus ocupaciones
—dice—. Te lo digo por tu bien. No puedes eliminar a tus
hijos o tus mujeres de tu vida, no sé si puedes trabajar
menos porque necesitas un buen sueldo para mantener43
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 44
los, pero sí puedes olvidarte de ese sueño inalcanzable de
escritor frustrado.
—Gracias por los ánimos.
—Soy neurólogo, ¿recuerdas? —se toca la cabeza con
los nudillos—. Deberías ver en qué estado queda la gente después de vivir experiencias traumáticas. Parecen vegetales.
—¿Tienes algo en contra de los vegetales?
—Sí, si además de hacer la fotosíntesis, se dedican a
venir a mi consulta.
—Eres un exagerado.
—¿Lo soy? —repite Carles cruzándose de brazos—. Veamos, ¿cuántos paracetamoles te has tomado hoy?
Luis compone el gesto de quien se sabe descubierto,
el de los mofletes hinchados.
—Tres.
—Un gramo y medio, más o menos una sexta parte de
la dosis que clínicamente se considera mortal.
—Calla, que como se entere Sandra necesitaré tomar
otros tres más.
Carles niega con la cabeza y con la mano que no sostiene el libro.
—No puedes funcionar a base de paracetamoles —insiste—, especialmente si los tomas mezclados con psicotrópicos.
—Otra vez exageras —repone Luis—. El paracetamol se
vende en la farmacia sin receta médica.
—Pero los ansiolíticos que yo te receto, no. De modo
que tú decides: o cambias de actitud o pronto tendrás que
pasar por mi consulta.
—Al menos aprenderé a hacer la fotosíntesis.
—Puedes tomártelo a broma si quieres.
44
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 45
—No me agobies, que bastante me agobia Sandra con
el rollo de las embolias, los infartos y las anginas de pecho.
—Te agobia, pero tiene razón. Y yo también.
Luis lo mira fijamente y sonríe.
—Te equivocas cuando dices que tengo dos esposas
—dice—. Tengo tres: Carmen, Sandra y tú.
En ese momento Cris y Álex salen apresuradamente
al porche, atraviesan el jardín y se marchan por la puerta
que da a la calle.
—Nos vamos, papá —dicen sin detenerse siquiera a darle un beso de despedida—. Hasta el sábado.
El ordenador de la buhardilla seguía encendido. Antes de ponerme a trabajar me he tomado la licencia de seguir el dictado de mi instinto, una compulsiva y desconfiada actitud que solemos desarrollar los padres de hijos
adolescentes. Me he conectado a internet y he consultado
el historial del navegador. Mis hijos no han tenido la precaución de borrar el rastro de las páginas que han visitado, un total de seis, ninguna de contenido pornográfico.
Las he examinado una a una cambiando gradualmente el
gesto de la intriga por el de la seria preocupación, pasando por la decepción y el desconcierto. Eran páginas secretas, clandestinas, sitios prohibidos donde se enumeraban los ingredientes de una receta macabra y perversa, un
alimento del espíritu que el cuerpo no puede soportar.
Éxtasis, la anfetamina de la felicidad, una droga que puede sintetizarse con cierta facilidad si se dispone de los ingredientes necesarios.
45
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 46
Al principio no he podido ni querido creerlo. Cris y
Álex no responden al perfil de jóvenes drogadictos enganchados a las pastillas. No frecuentan macrodiscotecas ni
rutas del bacalao, no pasan noches sin dormir ni días sin
aparecer por casa. No presentan desórdenes alimentarios
ni de conducta. No sé. Supongo que nadie espera que sus
hijos se conviertan en unos drogadictos ni en unos pervertidos. Los hijos nunca dejan de ser niños que formulan
preguntas sin respuesta, voces implorantes en el silencio de
la noche, pompis cagados y narices mocosas que hay que
limpiar y sonar respectivamente. Y es difícil creer que unos
seres así puedan acabar convertidos en monstruos.
He estado un rato documentándome sobre el MDMA
o éxtasis, leyendo sobre sus riesgos y sus múltiples efectos
secundarios, pero he tenido que dejarlo. Me estaba poniendo enfermo. Y además debía acabar los malditos presupuestos. Ahora siento la urgente necesidad de hablar con
Sandra para contarle lo que he descubierto, aunque debo
admitir que ni ellos son sus hijos ni éste su problema. Y ni
siquiera está despierta.
Además de la esperanza de que responda a un malentendido, lo único que me reconforta de esta siniestra sospecha es que voy a tener la oportunidad de hablar con
Carmen sin la siempre molesta presencia de su actual marido, mi execrable primo. Es probable que ésta sea una
confesión egoísta (sí), además de cobarde (mucho) y tal vez
miserable (también), pero supongo que tengo derecho a
plasmarla en este diario en el que transcribo lo que no
puedo contarle a nadie.
Antes de acostarme voy a acercarme al cuarto de Everest. Me gustaría abrazarlo aunque se haya dormido, sobre
todo si ya se ha dormido, así hay menos posibilidades de
46
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 47
que abra la boca. Puede ser que Valle esté con él. Duerme
en el cuarto de al lado y es quien acude a su lado cuando
el niño necesita algo. Juntos forman una pareja perfecta,
un yin-yang en plena armonía, como diría su madre. Las
palabras de Valle me conmueven, quizá porque a menudo
expresan la nostalgia de su verdadero padre. No puedo
evitarlo. El recuerdo de ese fantasma del pasado con el cabello largo, las uñas negras y el canuto entre los dedos me
hace desear que algún día ella deje de llamarme Luis.
—¿Y un lagarto? —pregunta Everest.
—Un dinosaurio pequeño que no se ha extinguido
—contesta Valle.
—¿Y una tortuga?
—Un lagarto con caparazón.
—¿Y un saltamontes?
—Un insecto olímpico.
—¿Y una maricona?
—Querrás decir una mariquita.
—Sí, eso.
—Un escarabajo vestido de payaso.
—¿Y una mariposa?
—Una flor que vuela.
—¿Y una flor?
—Una mariposa que huele bien.
—¿Y la luna?
—Un espejo que refleja la luz del sol.
—¿Y el sol?
—Una estrella que está demasiado cerca.
47
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 48
—¿Y las demás estrellas?
—Los soles de otros niños como tú.
El pequeño se relaja y se deja arropar. Su curiosidad
ha sido satisfecha, al menos de momento, aunque no es recomendable confiarse en exceso.
—Gracias, Valle —dice muy serio—. Tú eres la única persona que sabe explicarme lo que no entiendo.
—No es cierto —replica ella negando con un dedo—.
Luis sabe mucho más que yo. Lo que pasa es que se pone
nervioso y no encuentra las palabras adecuadas para explicarse, pero es tu papá y debes quererlo más que a nadie.
—¿Más que a la unidad terminator?
—Everest, las unidades terminator no tienen sentimientos. Sólo sirven para vigilar los cuartos de los niños por las
noches. Así que cierra los ojitos y duerme sin temor.
—Buenas noches.
—Buenos días.
Carmen aparece en la cafetería envuelta en un halo de
prisa. Se acerca a la mesa que ocupa Luis y pide al camarero
un café con leche. Luis se levanta y la besa en las mejillas.
—¿Cómo estás? —le dice.
—Ya lo ves —responde ella alzando los hombros—. Algún día van a ponerme una multa por caminar demasiado
deprisa. ¿Y tú?
—A mí es probable que me la pongan por estar mal
estacionado —Luis esboza una sonrisa de resignación—.
¿Qué tal por la facultad?
Carmen es catedrática de literatura inglesa en la uni48
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 49
versidad. Su despacho está dos plantas por encima del local en el que se encuentran.
—Bien —se quita la chaqueta y la deja junto a sus libros
sobre una silla vacía—, hay gente nueva.
—Qué suerte. ¿Y tus proyectos?
Carmen se sienta y manifiesta su impaciencia.
—¿Pretendes hacerme una entrevista para algún medio
de comunicación en concreto?
Luis le enseña las palmas de las manos en señal de concordia.
—Sólo estaba tratando de ser cordial.
Carmen parece rendirse. Mira al suelo durante unos
segundos, luego a la mesa y por fin a Luis.
—Perdona —dice carraspeando—, tienes razón. Me paso
el día yendo de aquí para allá y a veces olvido relajarme
delante de una taza de café.
—No te preocupes.
Suspira y se apoya en el respaldo de la silla.
—Estamos preparando un seminario sobre mi querido
amigo Lodge.
Carmen se enorgullece de mantener una amistad personal con David Lodge, a quien conoció en un simposio
de literatura en Rummidge y por quien siente una especial admiración.
—Estoy releyendo una de sus últimas novelas —añade
como si Luis estuviera al tanto de la literatura inglesa contemporánea—. No sé si la conoces, se titula Thinks...
—Muy evocador.
—Y ahora, dime —concluye ella calculando que ya ha
compensado la descortesía de su comportamiento inicial—.
¿De qué querías hablarme?
Luis adopta un tono de voz distinto, en cierto modo
49
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 50
ajeno y algo impostado, posiblemente para disimular la
ansiedad que le provoca hablar de lo que va a hablar.
—¿Has notado algo raro en los niños durante estos últimos días?
—¿A qué te refieres exactamente: a que fuman a escondidas, a que Cris no es virgen o a que Álex lee revistas pornográficas?
Luis recupera su tono de voz habitual.
—No, Carmen, estoy hablando en serio —dice—. Ayer
vinieron a casa y se conectaron a internet.
—Lo sé, los mandé yo. En casa tenemos problemas de
conexión.
—Ya. Pues has de saber que estuvieron consultando sitios de la red que enseñan a fabricar pastillas.
—¿Y dónde es eso? ¿En bayer punto com?
—Éxtasis, Carmen. Los chicos están aprendiendo a fabricar éxtasis.
El rostro de la aludida se tensa y sus ojos negros se
achinan como si trataran de ver entre una espesa niebla. No
esperaba escuchar una palabra tan rotunda fonética y semánticamente hablando. Apoya la barbilla en las dos manos y parece meditar unos segundos con los ojos cerrados.
—Debe de ser cosa de Cris —dice abriéndolos—. Álex
es demasiado inmaduro, aunque también podría ser...
Se queda nuevamente pensativa, guardando un incómodo silencio.
—¿Qué? —a Luis le cuesta mantener la calma.
—... podría ser ese chico con el que sale desde hace unos
días.
—¿Un chico?, ¿qué chico? A mí no me ha dicho nada.
—A ti nunca te dice nada, Luis. Es un chico simpático
pero un poco extraño.
50
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 51
—¿Cómo de extraño?
—Pues no sabría decirte —Carmen se pasa la mano por
el cabello, como si buscara entre sus mechones las palabras precisas—. Es una de esas personas que no parecen lo
que son, ¿me sigues?
—No.
—Está haciendo la residencia de pediatría pero no tiene aspecto de médico.
—¿Un médico residente? —Luis hace un rápido e inevitable cálculo mental—. Tendrá por lo menos veinticinco o veintiséis años. Es mucho mayor que Cris.
—Eso no importa. La cuestión es que parece un tipo
diferente, alguien con ideas propias, muy original... No sé
cómo explicarte.
Luis deja durante unos segundos que sus manos aleteen delante de su rostro para poder mostrar su confusión.
Parece un sordomudo expresándose en su lengua de señas.
—Lo mejor será conocerlo en persona —dice al fin.
—¿Qué pretendes?
—Si ese chico ha influido en nuestra hija para que tome
drogas de síntesis lo va a pagar muy caro.
—Será mejor que no juzguemos a nadie antes de hora.
—Tienes razón —acepta él—, pero quiero conocerlo.
Carmen lo observa fijamente tratando de averiguar si
su preocupación es real o parte de una estrategia al servicio de otros fines.
—De acuerdo —acepta ella también—. No sé decirte cómo pero me las ingeniaré para que coincidáis algún día.
—Gracias.
51
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 52
Mis sentimientos se parecían a esos batidos de frutas
que prepara Sandra, una mezcla de acidez y dulzura difícil
de distinguir porque a veces tienen el color de la zanahoria pero saben a plátano y otras son del color del plátano
y saben a sandía de origen ecológico. La preocupación de
que mis hijos se hubieran dejado seducir por la química
del placer instantáneo se mezclaba en mi cabeza con el deseo de acariciar la redondez de las nalgas que Carmen me
ha mostrado con incauta generosidad cuando ha dejado
la chaqueta sobre la silla y con la curiosidad de conocer al
licenciado en medicina que corteja a mi hija mayor. Todo
junto tenía la consistencia de un batido de frutas pero sabía agrio (y probablemente olía muy mal).
No puedo estar cerca de Carmen sin desear acostarme
con ella, lo que no sé si me convierte en un rendido admirador de sus encantos o en alguna clase de cuadrúpedo semental con los testículos como sandías de origen ecológico. A veces he pensado que no es ella quien me atrae
sino la idea de vengarme cruelmente de Óscar. Puede que
Carmen no sea una mujer tan sexy como creo. Quizá incremento su atractivo sin darme cuenta para convertirla
en el objeto de mi venganza. No sé. Es difícil diseccionar
los sentimientos con tanta precisión, pero pocas mujeres
me producen unas erecciones tan completas y duraderas.
Y por eso mismo tan incómodas. En un momento determinado de nuestra charla he tenido que disculparme para
ir al baño y tratar de colocar cada cosa en su sitio, labor
que ha resultado más complicada de lo esperado porque
mientras manipulaba los ingredientes seguía estimulándolos. Un consistente batido compuesto por un plátano y dos
sandías maduras (un pimiento y dos cerezas).
52
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 53
—¿Qué ha pasado?
Luis entra en el cuarto de Everest con la respiración
agitada. Todavía lleva su maletín del trabajo en la mano.
El pequeño está sentado en la cama vestido de arlequín
con un enorme moratón en el pómulo derecho y el labio
superior partido. Valle está junto a él.
—¿De qué vas vestido? —se sorprende Luis.
—No lo sé.
El pobre articula con dificultad. Su voz suena gangosa y trémula. Valle comprende que la falta de información está desorientando a su padrastro.
—Hoy ha habido una fiesta de disfraces en el colegio
—le explica—. Everest se ha disfrazado de arlequín y los
niños de su clase se han reído de él.
Everest solloza. Luis se sienta a su lado y lo abraza con
cuidado para no hacerle daño en la mejilla. La herida parece causada por los dientes de un congénere sin escrúpulos.
—¡Qué salvajes, dios, qué manada de salvajes! —Luis
deja abiertos los micrófonos de su mente—. Cómo no va
a haber criminales y asesinos en este mundo si hay niños
capaces de hacer esto...
—Luis —le interrumpe Valle—, la edad infantil se caracteriza por su infinita crueldad.
—No, señorita —replica él airadamente levantándose de
la cama—. Tú no eres así, Everest no es así y yo tampoco
fui así cuando era niño. Ése es el argumento que esgrimen
los que son así, los crueles, los padres de los niños crueles.
Tratan de hacernos a todos iguales cuando les conviene,
pero la realidad es que los niños son como son: unos de53
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 54
licados y sensibles, otros algo más brutos y algunos unos
salvajes y unos indeseables.
Valle y Everest lo miran sin decir nada. Luis se agacha
frente a su hijo y le pone las manos sobre los hombros.
—¿Te duele?
—Un poco.
—¿Quieres contarme lo que ha sucedido?
—No me acuerdo.
Valle vuelve a tomar la palabra.
—En cuanto ha salido al patio disfrazado de arlequín
sus compañeros lo han rodeado y han comenzado a reírse
de él.
—¿Por qué?
—Han dicho que parecía un payaso.
—Pues claro —asiente Luis—, un arlequín es un payaso.
No entiendo nada.
—No hay nada que entender —prosigue Valle—. Simplemente se han unido contra él y lo han empujado varias
veces hasta que ha caído al suelo. Uno de ellos le ha mordido la mejilla y otro le ha dado un puñetazo en el labio.
Luis arruga la frente y cierra los ojos. Y aprieta los puños. Y los dientes.
—¿Y tú cómo sabes todo eso? —le pregunta a Valle después de unos segundos de furiosa respiración.
—Porque lo estaba viendo desde la ventana de mi clase.
—¿Lo estabas viendo y no has acudido en su auxilio?
—pregunta o quizá exclama—. Valle, no puedo creerlo. Es
tu hermano, un niño de cinco años.
—No he podido bajar.
Luis la mira con violenta suspicacia.
—¿No has podido o no has querido?
—¿Por qué no iba a querer?
54
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 55
—No lo sé, dímelo tú. Tal vez porque no lo consideras un verdadero hermano.
En ese momento la puerta del dormitorio se abre y Sandra hace acto de presencia con un botiquín en la mano.
—Luis —dice con la voz severa y la mirada fría—. No
tienes ningún derecho para hablarle así a mi hija.
Sus mandíbulas están contraídas y sus pómulos emergen de sus facciones como dos peligrosas armas de fuego
listas para disparar.
—Valle —añade dirigiéndose a ella—, ven conmigo.
Y abandona la habitación acompañada de su hija, no
sin antes dejar el botiquín en manos de Luis con el ademán de un desplante. Éste maldice en voz baja, pronunciando un joder o un mierda para expresar su disgusto por
el oportunismo de Sandra. Siempre llega a tiempo para
pillarlo in fraganti. Suspira derrotado y mira al techo en
busca de consuelo, pero todo lo que consigue es darse
cuenta de que a la lámpara le falta una bombilla.
—¿Y la unidad terminator? —se agacha nuevamente frente a Everest—. ¿Por qué no te ha ayudado?
—Sí lo ha hecho, pero no funciona bien. Y además
eran muchos.
Luis se tapa la boca con las manos, como si quisiera
callar lo que está a punto de decir. Sabe que luego se arrepentirá de haberlo hecho pero no puede contenerse. La
acritud y la rabia han cebado sus entrañas y ya no hay
quien detenga el vómito lingüístico. Antes de nada se levanta y se dirige hacia la puerta, la abre y comprueba que
nadie está escuchando al otro lado. Luego la cierra y vuelve junto a su hijo.
—Escúchame —le dice en voz baja—, voy a contarte un
secreto. No debes decírselo a nadie, ni siquiera a mamá.
55
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 56
—Vale.
—Verás, cuando vuelvas a encontrarte con el desgraciado que te ha hecho esto, le das una bofetada en toda
la cara, una patada en la espinilla, un tirón de pelos o le
lanzas un escupitajo.
El niño abre los ojos y la boca al unísono. Parece haber visto un soberbio arco iris, un volcán en erupción o
algún otro apabullante fenómeno de la naturaleza.
—Ya sé que siempre te hemos dicho que no debes pegar
a los demás niños, pero todo tiene un límite, Everest. No
estoy dispuesto a consentir que te conviertas en el pelele de
tu clase. Tienes que dejar las cosas claras desde el principio.
Si contraatacas a tiempo serás una persona respetada entre
tus compañeros, pero si te acobardas puedes llegar a ser el
hazmerreír de todos. Y eso no va a suceder, ¿de acuerdo?
El niño se encoge de hombros confundido, como si
creyera que su padre le está tendiendo una trampa.
—Y otra cosa —continúa Luis—. ¿Tú sabes decir palabrotas?
Everest asiente con la cabeza varias veces.
Nada más salir de la habitación de mi hijo he sabido
que me había equivocado (¿tan pronto?). He sido un imprudente y un temerario. La violencia es uno de esos parámetros de orden exponencial difíciles de controlar porque se retroalimenta a sí misma (como la idiotez). Tal vez
habría sido mejor aconsejarle que ofreciera la otra mejilla
a sus violentos semejantes, como sugieren las enseñanzas
evangélicas. Quizá volviera a casa con nuevos moratones
56
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 57
y contusiones, pero es probable que se convirtiera en el
líder espiritual de su pequeña comunidad escolar.
A mi memoria han acudido varias escenas de las películas de Harold Lloyd. Tengo unas cuantas en mi videoteca en un formato que lamentablemente ya no es visible.
En todas ellas se interpreta a sí mismo, un enclenque, cuatro ojos, torpe y tímido, asediado por guaperas, trepas y
triunfadores. El argumento se repite. Harold pretende a una
chica pero ella no le hace caso. No es de extrañar. Harold
no es un tipo popular, ni guapo, ni tiene habilidades atléticas, pero un buen día sucede algo extraordinario y él tiene
la oportunidad de demostrar su valor. Una persecución por
calles plagadas de tranvías urbanos y polis haciendo sonar
sus silbatos, una acrobática pelea, un acontecimiento deportivo, cualquier escenario sirve para que el pusilánime se
convierta en héroe y se vengue de quienes antes le han menospreciado.
Adoro ver a Harold venciendo a sus enemigos. Es una
sensación pletórica. Me entran ganas de levantarme del
sofá, aplaudirle y vitorearle, lo cual he llegado a hacer en
alguna ocasión ante el desconcierto de quienes me acompañaban. Mis aplausos y vítores no son sólo para Harold
Lloyd sino para todos los enclenques y antihéroes del mundo, para que se levanten en armas contra sus opresores y
acaben con ellos.
Nunca le he dado a Óscar las dos hostias que se merece por haberse aprovechado de mí desde que la memoria me alcanza. Jamás he protagonizado una pelea. Ni con
él ni con nadie. No sé si soy el ser más pacífico de este
mundo, un buen diplomático o sencillamente un cobarde (¿puedo pedir el comodín del público?). Sólo espero
que algún día llegue el glorioso momento de la venganza.
57
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 58
El día en que, como Harold, tenga la oportunidad de vencer a Óscar, recuperar a mi chica, ascender en mi trabajo
y conseguir que mi madre deje de ponerlo como ejemplo
de hijo, marido y sobrino ejemplar.
—¿Duermes?
Luis entra en el dormitorio. Sandra está acostada y aparentemente dormida.
—Sí —responde ella.
—Ya me he disculpado ante Valle. Te pido disculpas a
ti también. No he debido decir lo que le he dicho.
Sandra se incorpora en la cama para replicarle.
—Ése es el razonamiento que debes hacer antes de abrir
la boca, no después.
Y vuelve a tumbarse de espaldas a Luis.
—Me conoces de sobra, Sandra. Sabes que cuando me
caliento me subo como la espuma, pero todo dura un segundo y al momento vuelvo a ser yo.
—¿Y si esa forma de ser tan espumosa hiere los sentimientos de una niña de diez años?
Luis resopla como un cuadrúpedo impaciente.
—Sandra, estoy nervioso, histérico. No me gusta ver a
mi hijo pequeño con la cara hecha un cromo.
—Son cosas de niños, Luis. No tiene tanta importancia.
—¿Que no? ¿Tú sabes por qué se han reído de él?
—¿Qué más da?
—Por su disfraz, ¿de dónde lo has sacado?
Ella vuelve a incorporarse, esta vez con la firme intención de permanecer incorporada.
58
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 59
—¿De dónde lo he sacado? —replica airadamente—.
¿Acaso se lo has buscado tú? ¿Has hecho algo por él? ¿Cómo te atreves a preguntarme de dónde lo he sacado si tú
ni siquiera sabías que había una fiesta de disfraces en el
colegio? —hace una breve pausa, posiblemente para respirar—. Lo he alquilado.
—¿Y no podías haber alquilado un disfraz de mosquetero o del séptimo de caballería en vez de esa payasada de
arlequín? ¿No sabes que la edad infantil se caracteriza por
su infinita crueldad? Llevar a un niño a una fiesta disfrazado de arlequín es como meterlo en una jaula de fieras
hambrientas, como si no tuviera bastante el pobre con
llamarse como se llama.
Sandra lo mira con ojos entornados y una mano alrededor de una oreja sin poder dar crédito a lo que oye.
—Ya es suficiente —dice—. Te ruego que abandones esta
habitación.
Luis suspira y trata de mirarse las cejas en busca de
ayuda.
—Perdona, Sandra —se disculpa—. Es lo que acabo de
contarte sobre la espuma, que me subo, me subo y se me
calienta la boca, pero enseguida se me pasa, de verdad. No
he querido decir eso. Es cierto que su nombre no me hace
mucha gracia, para qué vamos a engañarnos, pero di mi
consentimiento y no puedo quejarme ahora, olvídalo. Sigamos hablando.
—Te ruego por segunda vez que abandones esta habitación.
59
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 60
Durante los próximos días Sandra no me dirigirá la
palabra salvo para darme los buenos días o despedirme
cuando me vaya al trabajo. Nada caracteriza más propiamente nuestras broncas maritales que este estricto pero
educado silencio. La casa se convierte en un recipiente de
sonidos entre los que no se escucha la voz de una conversación, porque incluso los niños se contagian del espíritu de la discordia y sólo hablan entre ellos en la intimidad de sus habitaciones. En el resto de la casa no se oye
más que el tintineo de los cubiertos a la hora de cenar, el
zumbido de los electrodomésticos, el rumor del agua en
las cañerías, el chirrido de las sillas al moverse o el crepitante vocerío de la televisión, sonidos cotidianos que suelen pasar desapercibidos, ocultos tras la viveza de la voz
humana, pero que reivindican su presencia cuando esa
voz se calla.
Curiosa y contrariamente las broncas que tenía con
Carmen eran un estrépito de palabras y palabrotas digno
incluso de transcribirse por escrito y leerse luego con calma y espíritu analítico. Obras maestras del género. Pero
Sandra aprendió a lidiar las disputas domésticas cuando
vivía con el padre de Valle (¿el fantasma de los canutos?)
y en lugar de berrear enérgicamente prefiere callar, lo cual
es mucho más intimidatorio. Nada hay más inquietante
para un cónyuge que tratar de imaginar lo que se esconde tras el silencio de su pareja.
Calculo que esta situación se prolongará por espacio
de tres o cuatro días. Es más o menos el tiempo que Sandra necesita para recuperar el don de la palabra y olvidar
lo sucedido. Lo malo es que esta forma de actuar no favorece la reconciliación y sí el recuerdo, de manera que
nuestros trapos sucios se van depositando en la cesta de
60
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 61
la memoria en lugar de ser convenientemente lavados y
centrifugados en la lavadora de la convivencia. Con esta
electrodoméstica metáfora en la cabeza he salido al porche del jardín y me he postrado de rodillas ante un macetero lleno de geranios.
—¿Qué demonios estás haciendo?
Carles se asoma a través del seto.
—No te lo vas a creer —responde Luis—. Estoy intentando rezar.
—No me lo creo.
—¿Lo ves? Yo tampoco pude creerlo la primera vez
que lo hice.
—¿Pero tú no eras agnóstico?
—Y lo sigo siendo.
—Entonces, ¿qué ha pasado? ¿Se te ha aparecido la Virgen de los Geranios?
—Me relaja rezar —explica Luis incorporándose—. Eso
es todo. No pongas esa cara. Tú deberías entenderlo, eres
casi un psiquiatra.
—No lo soy.
—Neurólogo o psiquiatra, ¿cuál es la diferencia? Eres
un médico del coco y deberías comprenderlo.
Carles agita su cabeza a un lado y a otro haciendo el
esfuerzo que se le pide. No quiere defraudar a su amigo.
—¿Hablas en serio? —pregunta con ojos inquietos, quizá debido a la inercia de los movimientos de la cabeza.
—Completamente. Lo descubrí por casualidad un día
que me sentía angustiado. Pasé por delante de una iglesia
y decidí entrar. Hacía años que no pisaba un lugar de cul61
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 62
to religioso. Mientras paseaba por una de las naves laterales vi un confesonario libre y, sin pensarlo dos veces, me
arrodillé y me confesé.
—Y el cura, ¿qué te dijo?
—Que rezara dos padrenuestros y tres avemarías.
Carles empieza a comprender.
—Y claro —dice—, tú los rezaste...
—Uno detrás de otro.
—... y entonces sentiste una maravillosa sensación de
bienestar.
—Exacto.
—Hasta casi dirías que te entró un poco de sueño.
Luis arruga el entrecejo mientras repasa sus recuerdos.
—Pues ahora que lo dices, sí..., ¿cómo lo sabes?
—Endorfinas —exclama Carles—. Tus glándulas liberaron una buena dosis de endorfinas. Por eso te sentiste tan
bien.
—¿Y qué cojones son las endorfinas?
—Drogas naturales del cuerpo.
—No me hables de drogas —dice Luis tapándose los
oídos—, te lo ruego.
—Son inofensivas —matiza su vecino—, más aún, son necesarias. El organismo las produce cuando reímos, amamos, hacemos ejercicio o, como en tu caso, cuando recuperamos un recuerdo de la infancia, una sensación de lo
que está bien hecho, de lo que te enseñaron que estaba
bien. ¿Me explico?
Luis se destapa los oídos y asiente.
—Supongo que sí —admite—. Durante mis años escolares me confesaba todas las semanas. Era obligatorio. A casi
todos mis compañeros les fastidiaba arrodillarse en el confesonario y contarle a un cura sus pajas mentales...
62
VIVE COMO PUEDAS.qxp
11/4/11
11:43
Página 63
—Mentales y corporales, diría yo.
—... pero a mí me gustaba.
—¿Las mentales o las corporales?
—Me gustaba confesarme, Carles, puedes creerme. Me
sentía limpio, puro, como quien hace lo que está escrito
que debe hacer.
Carles comienza a reírse.
—No te descojones —protesta Luis—, que va en serio.
—Eran las endorfinas.
Luis acompaña las carcajadas de su amigo con una
sonrisa de circunstancias.
—Entonces —pregunta con un atisbo de desilusión en
la voz—, ¿todos nuestros sentimientos acaban siendo química?
—Así es —afirma Carles con académica rotundidad—,
aunque para ser exactos yo lo llamaría más bien bioquímica con una pizca de electricidad.
—En ese caso seguiré rezando —decide Luis resignado—. Es el único medio que conozco de segregar endorfinas.
—También puedes darte un masaje, escuchar música,
comer chocolate... o puedes llorar.
—¿Llorar?
—Llorar es un ejercicio cojonudo para liberar el cerebro
—explica Carles—. ¿Cuánto hace que no lloras?
—Pues no sabría decirte —Luis se encoge de hombros—,
años. ¿Es que tú lloras a menudo?
—Naturalmente.
63
Fly UP