...

#40089 Vive orando - Praying Life Foundation

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

#40089 Vive orando - Praying Life Foundation
●
●
●
●
●
●
Transforma tu vida de oración en una vida en oración.
Encuentra cómo mantener una conexión con Dios constante y
poderosa.
Descubre cómo la oración puede permear cada aspecto de tu vida.
Aprende a vivir una vida de interacción continua y permanente con
el reino espiritual.
Este libro te ayudará a pasar de decir oraciones a vivir oraciones.
Partiendo de una actitud abierta a ser “enseñados por el SEÑOR”
(Isaías 54:13), te llevará a tomarte de la mano del Maestro de la
oración para comenzar una travesía apasionada hacia una vida
armoniosa de conversación entre el Padre y tú.
Este libro te ayudará a pasar de decir oraciones a vivir oraciones.
Jennifer Kennedy Dean es una autora y conferencista reconocida. Ha escrito varios libros,
estudios y artículos sobre el tema de la oración y la formación espiritual.
Este libro, ¡Vive una vida de oración!, es considerado fundamental por mostrar claramente
la pasión de la autora por llamar al pueblo de Dios a descubrir la diferencia entre “Una vida
de oración” y “una vida en oración”.
Jennifer perdió a su esposo, Wayne, en 2005 después de 26 años de matrimonio. Tiene tres
hijos adultos.
Vida cristiana/Crecimiento espiritual/Oración
ISBN-0-311-40089-2
ISBN 978-0-311-40089-8
www.editorialmundohispano.org
40089
9
780311 400898
¡VIVE UNA VIDA DE ORACIÓN!
¡VIVE UNA
VIDA DE
ORACIÓN!
DEAN
40095 [C] ¡Vive una vida de oración_40095 ¡VIVE UNA VIDA DE ORACI ON 8/8/14 9:14 AM Page 1
¡VIVE UNA
VIDA DE
ORACIÓN!
PERMITE QUE
EL PODER Y
LA PROVISIÓN DE
DIOS SEAN REALES
EN TU VIDA
JENNIFER KENNEDY DEAN
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 1
¡VIVE
UNA VIDA
DE ORACIÓN!
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 3
¡VIVE
UNA VIDA
DE ORACIÓN!
Permite que el poder y la provision de Dios
sean reales en tu vida
Jennifer Kennedy Dean
EDITORIAL MUNDO HISPANO
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 4
Editorial Mundo Hispano
7000 Alabama Street, El Paso, Texas 79904, EE. UU. de A.
www.editorialmundohispano.org
Nuestra pasión: Comunicar el mensaje de Jesucristo y
facilitar la formación de discípulos por medios impresos y
electrónicos.
¡Vive una vida de oración! © Copyright 2014, Editorial Mundo
Hispano, 7000 Alabama Street, El Paso, Texas 79904, Estados
Unidos de América. Traducido y publicado con permiso. Todos los
derechos reservados. Prohibida su reproducción o transmisión
total o parcial, por cualquier medio, sin el permiso escrito de los
publicadores.
Pubicado originalmente en inglés por New Hope Publishers bajo el
título Live a Praying Life! © Copyright 2011 por Jennifer Kennedy
Dean. Todos los derechos reservados.
Originally published in English as Live a Praying Life! by Jennifer
Kennedy Dean. Published by New Hope Publishers, Birmingham,
AL 35242 U.S.A. © Copyright 2011 by Jennifer Kennedy Dean. All
rights reserved.
Las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Mundo Hispano.
© Copyright 2011, Editorial Mundo Hispano. Usada con permiso.
Traductora: Mirtha Lockward de Columna
Primera edición: 2014
Clasificación Decimal Dewey: 248.32
Tema: Vida cristiana
ISBN: 978-0-311-40089-8
EMH Núm. 40089
3 M 9 14
Impreso en Colombia
Printed in Colombia
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 5
Dedicatoria
A mis hijos y sus esposas,
que como nueras han llegado a formar parte de mi vida:
Brantley y Caroline
Kennedy y Sara
Stinson and Stephanie
Ustedes son los beneficiarios de muchas generaciones
que con fidelidad oraron. Las oraciones contestadas de sus
antecesores abrieron el camino por el que ahora transitan.
Cuentan con una rica herencia. Los amo.
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 7
CONTENIDO
Introducción
9
SECCIÓN 1: El propósito de la oración
Capítulo 1: El propósito de la oración
Si Dios es soberano, ¿por qué oramos?
15
Capítulo 2: La definición de oración
29
Si la oración no llama la atención de Dios
ni le da buenas ideas ni le despierta amor
o misericordia que no haya sentido ya,
entonces ¿cuál es la definición de oración?
Capítulo 3: La necesidad de la oración
45
¿Por qué Dios puso la oración dentro de la
ecuación? ¿Qué es lo que logra la oración?
Capítulo 4: El autor de la oración
61
¿Por qué el contenido de toda oración es
decisión de Dios? ¿Cómo crea él la oración
en su pueblo?
SECCIÓN 2: El proceso de la oración
Capítulo 5: El proceso de la oración
73
¿Cuál es el propósito de Dios durante el
período de tiempo comprendido entre mi
petición y su respuesta?
Capítulo 6: Esperando en Dios
83
¿Se demora Dios? ¿O solo aparenta demorarse
desde una perspectiva terrenal?
Capítulo 7: Escuchando a Dios
101
¿Cómo le habla Dios a su pueblo confiable
y auténticamente en tiempo presente? ¿Por
qué le habla a su pueblo en tiempo presente?
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 8
Capítulo 8: Buscando a Dios
121
¿Qué rol juegan las disciplinas espirituales
en la oración?
SECCIÓN 3: La promesa de la oración
Capítulo 9: La promesa de la oración
135
¿Cómo podemos ver constantemente que las
promesas de Dios se convierten en realidad
en nuestra experiencia personal?
Capítulo 10: Se requiere fe
147
¿Por qué la fe es un requisito para la oración
de poder?
Capítulo 11: Obedecer y perdonar
¿Por qué la obediencia y el perdón son
requisitos para la oración de poder?
167
Capítulo 12: La autoridad en la oración
179
¿Qué significa orar con autoridad? ¿Cómo
funciona la autoridad de un creyente?
SECCIÓN 4: La práctica de la oración
Capítulo 13: La práctica de la oración
197
¿Cuáles son algunas disciplinas prácticas que
le ayudarán a la persona que ora a desarrollar
una vida rica en oración? ¿Cómo puede
alguien organizar un tiempo definido para
enfocarse en la oración? ¿Cuál es el mejor
momento del día para tener un tiempo de
oración planificado como disciplina? ¿Qué
formas toma la oración?
Pensamientos finales
215
Índice de preguntas básicas
217
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 9
Introducción
C
recí en una familia que oraba. Desde pequeña me enseñaron
a llevar todo a Dios en oración. Nada era demasiado importante ni demasiado insignificante como para no ponerlo en
las manos de Dios. Mis padres no me enseñaron acerca de la
oración con palabras, sino con su vida. Ellos solían tener más
que “un tiempo de oración”; más que apartar unos minutos del
día para orar. En lugar de esto, la oración permeaba y controlaba
cada aspecto de su vida.
La oración, como descubriría más tarde, puede ser una
actividad o puede ser una vida. Puedes pensar en ella en términos
de “mi vida de oración” del mismo modo que puedes hablar
de “mi vida de hogar” o “mi vida laboral”, como si la oración fuese
uno entre varios compartimientos. Pero sabía que la oración
como una tarea o una actividad no iba a satisfacer mi profundo
anhelo de conocer a Dios. No era una vida de oración lo que
quería, sino una vida en oración; una vida de interacción
continua y permanente con el reino espiritual. Andrew Murray
dijo: “La oración contestada es el intercambio de amor entre
el Padre y su Hijo”. Yo quiero un flujo ininterrumpido de amor
entre el Padre y yo. ¿No es esto lo que tú quieres? ¿No es esto
lo que tu corazón está pidiendo a gritos?
Mira, existe un estado subyacente de oración siempre activo en un creyente. La vida de Cristo, el Espíritu del Hijo, está
dentro ti clamando: “Abba, Padre” (ver Gálatas 4:6). Poniéndolo
en el lenguaje de hoy en día, él está clamando “¡Papá, papá!”. El
Espíritu está siempre clamando conforme a la voluntad del
Padre, y el Espíritu vive en ti (ver Romanos 8:9, 11, 15, 26, 27
y 1 Corintios 6:19). En cierta medida, en cada creyente la
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 10
10
¡Vive una vida de oración!
oración siempre está ocurriendo. El Espíritu es una vida en
oración. Es la vida de Jesucristo operando en ti. La clave para
aprender a vivir una vida en oración es la siguiente: comprender cómo entrar más y más en un estado continuo de
oración, y experimentar lo que significa la presencia activa
de Jesús en ti. Une tu voz a la de Jesucristo en armoniosa oración.
En mi travesía en la oración, cuando llegué a ser adulta
me di cuenta de que no podía construirse una vida en oración
sobre la base de información comunicada entre una persona
y otra, sino en una relación con Dios que absorbiera la vida
completa. Comprendí la diferencia entre una vida de oración y
una vida en oración, y supe cuál era la que realmente ansiaba.
Supe que había solo UNA persona que podía enseñarme a orar,
que podía ser mi maestro de oración. Le traje a él mi inepto pero
hambriento corazón. “Señor”, clamé, “sé cómo decir oraciones,
pero no sé cómo orar. ¡Enséñame a orar!”.
En respuesta al clamor de mi corazón de que me enseñara
las profundas verdades acerca de la oración, Dios empezó a
mostrarme su Palabra de nuevas maneras. Los pasajes bíblicos
que me eran familiares tuvieron un nuevo significado para mí.
Versículos que me parecían sosos y secos parecían tener nueva
vida. Sentí que estaba siendo “enseñada por el Señor” (ver Isaías
54:13). Hasta este día, unos treinta años después de haberme
embarcado en esta búsqueda, todavía sigue siendo algo nuevo
para mí. Cada vez que descubro un concepto, el Señor me
brinda oportunidades para ponerlo a prueba. Las palabras de
las Escrituras dan forma a mi vida y definen mis experiencias.
Lentamente, pero a paso firme, él está construyendo en mí
una vida en oración.
A medida que me sometía a Dios para que me instruyera
en la oración, parecía que él me preguntaba: “Jennifer, ¿por qué
quieres aprender a orar?”. Yo tenía las respuestas correctas;
sin embargo, las mismas sonaban huecas y falsas. Mi experiencia
40089 !Vivie orando, ora viviendo! 1-12_#40089 Vive orando 8/10/14 5:59 PM Page 11
Introducción
11
debió de haber sido parecida a la de Pedro. A él le sorprendió
mucho que Jesús no aceptara su respuesta superficial y fácil a la
pregunta: “Pedro, ¿me amas?”. Cada vez que Jesús le preguntaba,
Pedro tenía que esforzarse para buscar más profundamente
dentro de su corazón la verdadera respuesta.
Ese es siempre el punto de partida del Señor: tu verdad. No
importa cuán fea sea tu verdad, él puede trabajar a partir de ella.
Lo que el Señor no puede utilizar como punto de partida es la
pretensión. Como lo hizo con Pedro, Dios fue quitando las capas
y capas de mis respuestas ensayadas, memorizadas y copiadas
de otros, hasta que aflorara mi verdad. “Padre, quiero aprender
a orar de manera que pueda saber cómo hacer que tú hagas lo
que yo quiero que hagas cuando quiero que lo hagas. Espero
poder dar el mejor uso posible a la oración para mi beneficio”.
Una vez que logré llegar a ese nivel de honestidad, supe
que mi curso de acción ya estaba listo. Dios ya podía trabajar
conmigo porque podía empezar con mi debilidad. Mi debilidad
sería el punto para que su fortaleza se manifestara. Mi Maestro
de oración podía empezar enseñándome un nuevo propósito
para la oración.
Este propósito es la obra de mi vida. Es la culminación de
mi búsqueda más apasionada en la vida. Está en mi naturaleza
hacer preguntas, cuestionar cada afirmación y seguir cada hilo
hasta llegar al final. Durante décadas he luchado con estas
verdades, las he probado en el camino, las he absorbido, las he
cuestionado y las he afirmado.
Este libro es un registro de mi travesía hasta ahora. Pero
la travesía nunca termina. Cada día aprendo algo nuevo acerca
de la oración o aprendo más profundamente algo familiar. Es
mi esperanza que al registrar todo lo que he aprendido y
los cambios internos que he experimentado, otros se sientan
nspirados a sentarse a los pies del Maestro.
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 13
EL
PROPÓSITO
DE LA ORACIÓN
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 15
Capítulo
1
El propósito
de la oración
M
e entregué por completo a las enseñanzas del Maestro.
Estaba comprometida con esta travesía, sin importar hacia
dónde me iba a llevar. Estaba segura de que había respuestas a
las preguntas que me desconcertaban. La primera pregunta que
necesitaba entender era: ¿Puedo cambiar a Dios a través de la
oración? Esto presentaba un dilema para mi mente analítica
dado que parecía ser un arma de doble filo. Si yo puedo cambiar
a Dios, entonces él no es soberano. Si no puedo cambiar a Dios,
entonces ¿de qué sirve la oración?
Me di cuenta de que, en la práctica, había estado orando
como si pudiera cambiar a Dios. Oraba como si yo pudiera abrir
sus ojos a nuevas posibilidades, hacer surgir amor o misericordia
en él o influenciarlo hacia mi punto de vista. Si tan solo pudiera
decir las palabras correctas, pensaba yo, o decirlas en el orden
correcto, o repetirlas lo suficiente, o decirlas con suficiente
fervor, de alguna manera podría hacer que Dios hiciera lo que
yo pensaba que él debía hacer. Sentía que debía convencer a
Dios. Sentía que tenía que demostrarle mi necesidad o, al
menos, darle una razón para que él me contestara. Tomaba la
oración como si Dios estuviese reservándose bendiciones y
mi papel fuera hacer que él las liberara. Era una responsabilidad
15
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 16
16
¡Vive una vida de oración!
agotadora. Yo tenía que ser lo suficientemente ingeniosa como
para convencer a Dios. Esto causó que mi vida de oración
estuviera dirigida por la ansiedad, siempre preguntándome
si había sido lo suficientemente efectiva para ganarme a Dios.
En retrospectiva, ¡me río de cómo me acercaba a Dios
en oración! Como si Dios esperara que yo le hiciera sugerencias
para su consideración. Como si, cuando yo oraba, Dios dijera:
“¿Por qué no pensé en eso antes? Me pregunto cuáles otras
buenas ideas pudiera tener Jennifer para mí”. Yo no podía
ver para qué otra cosa podía servir la oración. Si Dios ya sabe lo
que desea hacer, ¿entonces para qué necesita mis oraciones?
Piensa en tu vida de oración. ¿Qué piensas que pasa en el cielo
cuando oras?
a) Dios dice: “¡Qué buena idea! Tomaré eso en cuenta.
Quizás —sólo quizás— si tú pudieras documentar esto
mejor o pudieras presentar un mejor caso, consideraré
tu idea”.
b) Dios dice: “La mayoría de las peticiones sobre este
asunto se inclinan hacia la dirección contraria. Tendré
que negar tu petición. Debo complacer a la mayoría”.
c) Dios dice: “Otra persona llegó primero”.
d) Dios dice: “Me has decepcionado tantas veces. ¿Qué
te hace pensar que te concederé cualquier cosa que
me pidas? No te mereces que tus oraciones sean
contestadas”.
¿Cuál es tu respuesta a este dilema? ¿La oración cambia a
Dios? Si es así, ¿puede él entonces ser soberano? Si no es así,
¿para qué entonces debo orar?
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 17
El propósito de la oración
17
¿Soberano o no soberano?
Al pensar en este dilema, mi punto de partida tenía que ser
la soberanía de Dios. La Biblia es clara en que Dios fue, es y
siempre será soberano. Soberano es soberano. Cualquier limitación a su soberanía significaría que no es soberano.
Decir que Dios es soberano es decir que no está bajo ninguna regla ni autoridad fuera de sí mismo. Su soberanía está
combinada con el hecho de que es todopoderoso. Él no solo
tiene toda la autoridad, sino que también tiene todo el poder.
Considera los textos de la Biblia que hablan de la soberanía
de Dios. Estos son solo una muestra de las proclamaciones
de la Biblia acerca de la soberanía completa y absoluta de Dios.
Tuyos son, oh SEÑOR, la grandeza, el poder, la gloria, el
esplendor y la majestad; porque tuyas son todas las cosas
que están en los cielos y en la tierra. Tuyo es el reino, oh
SEÑOR, y tú te enalteces como cabeza sobre todo… En tu
mano están la fuerza y el poder, y en tu mano está la facultad
de engrandecer y de fortalecer a todos.
—1 Crónicas 29:11, 12
Él hace según su voluntad con el ejército del cielo y con los
habitantes de la tierra. No hay quien detenga su mano ni
quien le diga: ¿Qué haces?
Daniel 4:35
No tendrías ninguna autoridad contra mí si no te fuera dada
de arriba. Por esto, el que me entregó a ti tiene mayor pecado.
–Juan 19:11
Reconozco que tú todo lo puedes y que no hay plan que te sea
irrealizable.
–Job 42:2
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 18
18
¡Vive una vida de oración!
¿Es Dios indeciso?
Dios es soberano. Eso ya está establecido. Sin embargo, mucha
gente se pregunta: ¿Puede Dios cambiar de opinión? ¿Alguna
vez él cambia su posición o cuestiona su decreto? Veamos las
claras palabras de las Escrituras:
Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que
se arrepienta. Él dijo, ¿y no lo hará? Habló, ¿y no lo cumplirá?
–Números 23:19
Además, la Gloria de Israel no mentirá ni se arrepentirá,
porque él no es hombre para que se arrepienta.
–1 Samuel 15:29
El consejo del SEÑOR permanecerá para siempre, y los
pensamientos de su corazón por todas las generaciones.
–Salmo 33:11
Sé que todo lo que Dios hace permanecerá para siempre. Sobre
ello no hay que añadir ni de ello hay que disminuir. Así lo
ha hecho Dios para que los hombres teman delante de él.
–Eclesiastés 3:14
No retirará sus palabras.
–Isaías 31:2
De principio a fin la Palabra de Dios nos dice que Dios
está obrando conforme a un plan que puso en acción mucho
antes de que la Tierra fuera creada. Nada lo toma por sorpresa.
Él no está improvisando. Él nunca confronta una situación
que no haya anticipado, planificado y entrelazado en su plan
soberano y redentor.
Aun así, las Escrituras presentan ocasiones en las que parece
ser que Dios cambió de parecer en respuesta a la intercesión.
Por ejemplo, en la historia que se registra en Éxodo 32:9-14,
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 19
El propósito de la oración
19
los israelitas enfurecieron a Dios al fabricar un becerro de
oro para adorar. Dios declaró que, como resultado de su idolatría,
él los destruiría y haría de Moisés una gran nación. Pero Moisés
empezó a orar: “Desiste del ardor de tu ira y cambia de parecer
en cuanto a hacer mal a tu pueblo” (v. 12). ¿Qué dice la Biblia
acerca de cómo Dios respondió a la oración de Moisés? “Entonces
el SEÑOR cambió de parecer en cuanto al mal que dijo que
haría a su pueblo” (v. 14).
¿Cómo podemos conciliar la soberanía y los inmutables
propósitos de Dios con la intercesión de su pueblo? ¿No acabamos de leer que Dios cambió de parecer? Veamos este pasaje
en su contexto. La historia está contada desde un punto de
vista terrenal. Pero tú y yo no estamos limitados al punto
de vista terrenal. Podemos verlo desde el punto de vista celestial.
Podemos dar un paso atrás y ver la imagen completa. Desde
el punto de vista terrenal, Moisés oró y Dios cambió de parecer.
Pero ¿qué pasó realmente?
Si Dios cambió de parecer en respuesta a la oración de
Moisés, ¿entonces quiere decir esto que Moisés era más misericordioso que Dios? ¿Era Moisés más sabio que Dios? ¿Logró
acaso Moisés que Dios aplacara su ira de manera que no hiciera
algo que luego podría lamentar? ¿Debemos agradecerle a
Moisés por haber frenado a Dios?
¿O será que sucedió de la manera siguiente? Dios ve el pecado
del pueblo de Israel y determina un juicio sobre ellos: dice
que serán destruidos. Pero Moisés suplica tan apasionadamente
en favor de ellos que Dios reevalúa la situación. “Moisés tiene
algo de razón”, piensa Dios. “No lo había visto de esa manera.
Cambiaré de parecer y haré como Moisés me ha sugerido”.
¿No sería la siguiente una afirmación verdadera? Si Dios
puede ser influenciado para cambiar de parecer, entonces
no se puede confiar en su palabra. Piénsalo. Si el argumento
correcto puede hacer que Dios cambie de parecer, ¿cómo puede
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 20
20
¡Vive una vida de oración!
entonces su palabra estar firme en los cielos (ver Salmo 119:89)?
¿Cómo puede su palabra permanecer para siempre cuando
todo lo demás se desvanece como la hierba del campo (ver
Isaías 40:8)?
¿Qué es, entonces, lo que sucedió verdaderamente en Éxodo
32? Solo podemos ver la verdad comparando este evento con
otro similar pero que tuvo un resultado diferente. Ese evento
se describe en el libro de Ezequiel.
Diferentes respuestas, diferentes resultados
Veamos Ezequiel 22:23-31. La nación de Judá estaba en peligro
de recibir el juicio de Dios. ¿Por qué? Los versículos 23-29
exponen todas las formas en las que el pueblo de Judá estaba
rompiendo el pacto. Estaban viviendo deliberadamente en
pecado. ¿Entonces qué hizo Dios para no destruir a su pueblo?
De acuerdo al versículo 30 él buscó un intercesor.
Examina Éxodo 32 y Ezequiel 22 y podrás ver una verdad
espiritual paralela en esos pasajes. Fíjate en las similitudes:
en ambos casos, el pueblo había roto el pacto con Dios. En
Éxodo 32:1-6, todo Israel rompió el pacto con Dios. En Ezequiel
22:23-29, Judá rompió el pacto con Dios. En ambos casos,
el pueblo se había ganado el juicio de Dios.
¿Qué es el juicio de Dios? Es cuando Dios permite que
las consecuencias del pecado caigan sobre el pecador. Dios
no impone un nuevo castigo para cada ofensa. No estoy diciendo
que Dios no castiga. Estoy diciendo que el pecado tiene un
castigo intrínseco. Cuando Dios definió el juicio o castigo
para Adán y Eva, no dijo: “Si comes del árbol del conocimiento
del bien y del mal, te mataré”. Él dijo: “Morirás”. La paga del
pecado es muerte. El pecado trae consigo muerte y castigo.
El juicio de Dios ocurre cuando Dios permite que el pecado
tenga su efecto total y él no interviene para evitar las consecuencias. Fíjate cómo se describen las acciones de Dios hacia el pueblo
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 21
El propósito de la oración
21
de Israel en Ezequiel 22:31: “Haré recaer su conducta sobre
sus propias cabezas”.
Tanto en Éxodo como en Ezequiel, Dios deseaba intervenir
en el curso natural de los eventos y mostrar misericordia en
lugar de juicio. Para el pueblo de Israel en Éxodo 32, sabemos
que el deseo que tenía Dios en su corazón no era destruir a
su pueblo sino salvarlo. ¿Cómo sabemos esto? Mira el juicio
que el pueblo se había ganado. Dios le dijo a Moisés: “Deja
que se encienda mi furor sobre ellos y los consuma, pero yo
haré de ti una gran nación”. Piénsalo. ¿Qué hubiera pasado
si Dios hubiese llevado a cabo el juicio? ¡Hubiese destruido
la tribu de la cual saldría el Mesías! El Mesías debía venir de
la tribu de Judá, pero Moisés era de la tribu de Leví. Dios no
quería juicio; él quería mostrar misericordia.
Para la nación de Judá en Ezequiel 22, sabemos que Dios
quería mostrar misericordia porque dijo: “Busqué entre ellos
un hombre que levantara el muro y que se pusiera en la brecha
delante de mí, intercediendo por la tierra para que yo no la
destruya”.
En ambos casos, a pesar de que el pueblo se había ganado
el juicio, Dios deseaba misericordia. Cuando Dios quiso intervenir y cambiar el curso natural de los eventos, ¿qué hizo él?
En ambos casos, buscó un intercesor.
Fíjate en los elementos del llamado de Dios a Moisés en
Éxodo 32:7-10:
1. Versículo 7: Dios le recuerda a Moisés que ha puesto
al pueblo bajo su cuidado. Cuando Dios llamó a la
nación de Israel “tu pueblo que sacaste de la tierra
de Egipto” en lugar de “mi pueblo que saqué de la tierra
de Egipto”, ¿qué quería el Señor comunicar? Él le
estaba diciendo a Moisés: “Moisés, mi pueblo, al cual
te he encomendado para que lo cuides…”.
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 22
22
¡Vive una vida de oración!
2. Versículos 8-10: Dios le dice a Moisés lo que el pueblo
había acarreado sobre sí. Le da a Moisés un vistazo
de hacia dónde se dirige la situación a menos que
Dios intervenga. ¿No es esto lo que nos motiva a interceder? ¿No necesitamos ver primeramente la urgencia?
Dios evocó en Moisés ese inmenso amor por el pueblo
que el mismo Dios había puesto en su corazón.
3. Versículo 10b: Dios le dijo a Moisés: “Deja que se encienda mi furor contra ellos y los consuma, pero yo haré
de ti una gran nación”. Debemos ver esta declaración
en el contexto de la relación entre Dios y Moisés. Dios
y Moisés habían vivido en una intimidad por tanto
tiempo que el corazón de Dios había llegado a ser
el corazón de Moisés. Los deseos de Dios se habían
convertido en los deseos de Moisés. Moisés no vio esta
situación como una oportunidad para exaltarse a sí
mismo sino que, por el contrario, vio la destrucción
del plan de Dios. Dios evocó el amor desinteresado
de Moisés por el pueblo y su lealtad a los propósitos
eternos de Dios. Con esas palabras, Dios causó la intercesión de Moisés.
Ahora veamos cómo esto se manifiesta en Ezequiel 22.
En el versículo 30, Dios claramente dice: “Busqué entre ellos
un hombre”. Dios buscó a alguien que intercediera por Judá.
Es en este momento que las dos situaciones toman un curso
diferente. Cuando Dios buscó un intercesor por Israel, encontró
a Moisés. Cuando Dios buscó un intercesor por Judá, no
encontró a ninguno. Israel recibió misericordia. Judá recibió
juicio.
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 23
El propósito de la oración
Israel: Éxodo 32
Judá: Ezequiel 22
Israel rompe el pacto
con Dios.
(Éxodo 32:1-4)
Judá rompe el pacto
con Dios.
(Ezequiel 22:23-29)
Israel merece juicio.
(Éxodo 32:8)
Judá merece juicio.
(Ezequiel 22:30)
23
Dios desea tener misericordia. Dios desea tener
(Génesis 49:10; Dios desea
misericordia.
preservar la tribu de donde
(Ezequiel 22:30)
saldría el Mesías)
Dios busca un intercesor.
(Éxodo 32:7-10)
Dios busca un intercesor.
(Ezequiel 22:30)
Dios encuentra a Moisés.
(Éxodo 32:11)
Dios no encuentra a nadie.
(Ezequiel 22:30)
Israel recibe misericordia.
(Éxodo 32:14)
Judá recibe juicio.
(Ezequiel 22:31)
Moisés no cambió el parecer de Dios; él
compartía el parecer de Dios. Moisés no
Lo que Dios
alteró el plan de Dios; él implementó el plan
quiere hacer en
de Dios. Los propósitos de Dios estaban
la tierra, lo hará
firmemente sembrados en el corazón de
a través de
Moisés y formaban la base de los deseos
intercesores.
de Moisés. Cuando Moisés espontáneamente
abrió su corazón a Dios, los deseos de Dios
estaban siendo expresados a través de los labios de Moisés. Desde
el punto de vista de la dimensión terrenal, pareciera que Moisés
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 24
24
¡Vive una vida de oración!
logró que Dios cambiara de parecer. Sin embargo, a través de su
intercesión, Moisés reflejó el amor y los propósitos redentores
de Dios.
Lo que Dios quiere hacer en la tierra, lo hará a través de
intercesores. La oración libera la voluntad de Dios, trayendo
su voluntad desde el reino espiritual y causando que se manifieste en el reino material. La oración abre la vía para que
Dios haga lo que ha sido siempre su intención hacer. Cuando
Dios quiere cambiar el curso de los eventos, él procura un
intercesor.
Cuando Dios no encontró un intercesor para Judá, el pueblo
sufrió las consecuencias de sus acciones. Los resultados diferentes —como la misericordia en vez del juicio—, dependen de la
disponibilidad de un intercesor.
Si vemos la oración como un medio para cambiar el parecer
de Dios, ¿no estamos entonces partiendo de la suposición de
que Dios está a punto de cometer un error? Pero si entendemos
que cada pensamiento e intención en la mente de Dios es bueno
y justo, entonces cooperaremos con él con entusiasmo, orando
para que su poder y su provisión se manifiesten en la tierra.
La oración no cambia a Dios, pero la oración sí cambia las
circunstancias en la tierra.
Existen varias ocasiones en las Escrituras en las que pareciera que Dios cambió de parecer. Puedes revisar cada una de
ellas desde el punto de vista celestial y ver el resto de la historia.
(Si quieres explorar esto más profundamente, puedes encontrar información adicional, en inglés, en mi sitio web: www.
prayinglife.org).
La vida en oración de Moisés
Cuando Moisés abrió su corazón y manifestó sus profundos
deseos estaba expresando el corazón y el parecer de Dios. Lo
que Dios quiere hacer en la tierra, lo hará a través de intercesores.
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 25
El propósito de la oración
25
Cuando Dios quiere intervenir y cambiar el curso que los eventos
tomarán por sí mismos, busca a un intercesor en cuyo corazón
pueda colocar sus propios deseos.
¿Cuál es tu reacción a esto que acabamos de decir? Quizás
estés pensando: Eso limita la soberanía de Dios. O quizás estés
pensando: Eso nos hace demasiado importantes. Si continúas
esta exploración conmigo, pienso que encontrarás estas dos
objeciones consideradas con mucho cuidado.
Continúa viendo la vida en oración de Moisés. ¿Cómo
operaba esta vida? ¿Qué lograron sus oraciones?
La oración es mucho más que las palabras entre “Amado
Dios” y “Amén”. La oración es una interacción continua entre
el mundo material y el mundo espiritual. Toma muchas formas.
Una de estas formas es la obediencia activa y enérgica a la voluntad
revelada de Dios. Considera la vida en oración de Moisés cuando
estaba guiando a los israelitas fuera de Egipto y se encontró atrapado entre el ejército egipcio y el mar Rojo (ver Éxodo 14:10-18).
Cuando Moisés se encontró con esta dificultad, ¿fue esto
una sorpresa para Dios? Obviamente, Dios ya sabía dónde culminaría el camino por el cual los guió. ¿Permitió Dios pasivamente
que ocurriera esto o diseñó la situación activamente? (Ver Éxodo
14:1-4). ¿Cuál era su propósito? Dios creó la circunstancia que
serviría de escenario para la demostración de su poder y su amor.
Él “coreografió” la situación perfecta a través de la cual establecería para siempre su poder sobre el enemigo de su pueblo.
¿Sabía ya Dios lo que iba a hacer para salvarlos antes de
que Moisés y los israelitas llegaran al mar Rojo? Sí. Él le describió
a Moisés lo que debía hacer y por qué. Él ya tenía un plan en
acción y no se desvió de ese plan.
¿Hizo Dios lo que había planeado hacer y quería hacerlo
sin la participación activa de Moisés? No. Éxodo 14:16, 21 y 22
señalan que, si Moisés mantenía en alto su vara, entonces Dios
liberaría su plan sobre las circunstancias de su pueblo.
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 26
26
¡Vive una vida de oración!
Cuando Moisés se encontró con esta situación difícil, ¿cuál
fue su papel? ¿Descubrir cómo Dios podía rescatarlos y luego
hacerle una sugerencia a Dios? ¿Buscar una manera de lograr
que el pueblo cruzara al otro lado del mar para estar donde
Dios los quería? ¿O responder en obediencia a la voz de Dios y
dejar que su vida en oración fuera el conductor a través del
cual Dios hiciera lo que siempre había planeado hacer?
El diseño de la oración
¿Cuál es la intención de Dios con la oración? El propósito de la
oración es liberar el poder de Dios para alcanzar los propósitos de
Dios. El propósito de la oración es descubrir la voluntad de Dios,
no obligarlo a que haga la mía; es reflejar el pensamiento de Dios,
no cambiarlo. Yo puedo, a través de la oración, liberar el poder de
Dios para obtener la mejor solución posible para cada situación,
porque ese es siempre el deseo de Dios. “Porque yo sé los planes
que tengo acerca de ustedes, dice el SEÑOR, planes de bienestar
y no de mal, para darles porvenir y esperanza” (Jeremías 29:11).
¿Puedo yo aprender, como Moisés, a lograr que mi corazón esté
disponible para los propósitos de Dios? ¿Puedo aprender a confiar
en sus propósitos más que en mis propias percepciones?
Hace varios años, en la medida en que fui aprendiendo
el verdadero propósito de la oración, me di cuenta de algo: este
nuevo propósito requería una transformación interna. Cambiar
el foco de mi oración centrado en mi propia satisfacción y
felicidad para dirigirlo a la gloria y los eternos propósitos de
Dios conllevaría tener todo un nuevo corazón. La buena noticia
es que Dios nos ha prometido precisamente esa drástica transformación: “Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu
nuevo dentro de ustedes. Quitaré de su carne el corazón de
piedra y les daré un corazón de carne. Pondré mi Espíritu dentro
de ustedes y haré que anden según mis leyes, que guarden
mis decretos y que los pongan por obra” (Ezequiel 36:26, 27).
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 27
El propósito de la oración
27
Antes de que tuviera ese deseo, Dios ya lo había puesto a
disposición. Él ya había prometido reproducir su corazón en
mí, dándole forma a mis deseos para que se alinearan con los
de él. Él prometió tomar mi corazón egoísta y atarlo a él. Y trabajó
en mí hasta que yo deseara recibir lo que él deseaba dar. “Dios
es el que produce en ustedes tanto el querer como el hacer
para cumplir su buena voluntad” (Filipenses 2:13).
Tú estás siendo cambiado para que tu corazón sea un reflejo
del corazón de Dios. Sus preocupaciones son tus preocupaciones. Sus deseos son tus deseos. Su voluntad es reflejada
en tus oraciones. Tus oraciones se tornarán consistentemente
poderosas y efectivas. Esto no es porque ahora tienes más influencia sobre él, sino porque él ahora tiene más influencia
sobre ti. El secreto de la oración no es cómo cambiar a Dios,
sino cómo ser cambiados por él.
Sincronizando nuestro corazón con el de Dios
No hay “diez pasos fáciles” para alcanzar el poder en la oración.
Dios trabaja en cada uno de nosotros de una manera diferente.
La oración de poder no requiere que tengas la maestría en determinada competencia, sino que busques una relación en tiempo
presente con el Cristo viviente que habita en ti de manera que
tu corazón sea moldeado conforme al corazón de él.
La oración marcó la vida de Jesús. Momentos prolongados
y extendidos de oración. Estallidos espontáneos de oración.
Oración en público y con sus discípulos. Ciertamente Jesús,
quien solo hacía y hablaba lo que el Padre le mostraba, no utilizó
la oración para discutir, rogar o tratar de cambiar el parecer de
Dios. Entonces, ¿para qué oraba Jesús? ¿Por qué la oración fue
un sello distintivo de su vida hasta el punto que sus discípulos le
pidieron que les enseñara a orar como él oraba? Si él no estaba
dándole instrucciones a Dios, ¿qué hacía cuando se levantaba
temprano para orar o cuando pasaba toda la noche en oración?
40089 !Vivie orando, ora viviendo! C1 13-28_#40089 Vive orando 8/3/14 10:16 PM Page 28
28
¡Vive una vida de oración!
Creo que podemos obtener una pista de esto al analizar su
tiempo en Getsemaní, en donde se registran algunas de sus
palabras. Allí tenemos un vistazo del tono de su intercambio
con el Padre. “No se haga mi voluntad, sino la tuya”. Vemos cómo
sincroniza su corazón con el corazón del Padre.
Creo que funciona de la siguiente manera.
Tengo varios dispositivos móviles electrónicos
El secreto
de la oración no que utilizo para mis tareas diarias para entrees cómo cambiar tenerme o para mantenerme en contacto con
a Dios, sino cómo otros. Realizo la mayoría de mi trabajo en mi
ser cambiados computadora de escritorio, pero entonces
tengo que transferir de mi computadora a mis
por él.
dispositivos móviles el trabajo que he realizado,
la información que he agregado o los archivos que he editado.
¿Cómo logro hacer esto? ¿Cómo logro que lo que está en el disco
duro de mi computadora se transfiera a mis dispositivos móviles?
Conecto el dispositivo móvil a la computadora y un programa
sincroniza automáticamente mi dispositivo móvil con mi computadora. Lo que está en mi computadora es reproducido en
mi dispositivo móvil.
En su oración de toda la noche en Getsemaní, vemos a Jesús
conectando su corazón con el del Padre. Permíteme resumir
el contenido de su oración registrada en nuevas palabras: “Padre,
descarga tu voluntad en mi corazón para que sobrescriba cualquier otro deseo. Descarga una fe valiente que elimine el temor.
Sincroniza los deseos de mi corazón con los tuyos”.
¿Cuál fue el resultado de la transacción corazón a corazón?
Observa el Jesús que emergió de sus horas de agonía. Valiente,
fortalecido, marchando hacia el encuentro con su enemigo
en lugar de esperar a ser tomado. Entregándose a sí mismo a
los propósitos del Padre sin ninguna reserva.
“La hora ha venido. He aquí, el Hijo del Hombre es entregado
en manos de los pecadores. ¡Levántense, vamos! He aquí, está
cerca el que me entrega” (Marcos 14:41, 42)
●
●
●
●
●
●
Transforma tu vida de oración en una vida en oración.
Encuentra cómo mantener una conexión con Dios constante y
poderosa.
Descubre cómo la oración puede permear cada aspecto de tu vida.
Aprende a vivir una vida de interacción continua y permanente con
el reino espiritual.
Este libro te ayudará a pasar de decir oraciones a vivir oraciones.
Partiendo de una actitud abierta a ser “enseñados por el SEÑOR”
(Isaías 54:13), te llevará a tomarte de la mano del Maestro de la
oración para comenzar una travesía apasionada hacia una vida
armoniosa de conversación entre el Padre y tú.
Jennifer Kennedy Dean es una autora y conferencista reconocida. Ha escrito varios libros,
estudios y artículos sobre el tema de la oración y la formación espiritual.
Este libro, ¡Vive una vida de oración!, es considerado fundamental por
mostrar claramente la pasión de la autora por llamar al pueblo de Dios a
descubrir la diferencia entre “Una vida de oración” y “una vida en oración”.
Jennifer perdió a su esposo, Wayne, en 2005 después de 26 años de
matrimonio. Tiene tres hijos adultos.
Vida cristiana/Crecimiento espiritual/Oración
ISBN-0-311-40089-2
ISBN 978-0-311-40089-8
www.editorialmundohispano.org
40089
9
780311 400898
¡VIVE UNA VIDA DE ORACIÓN!
¡VIVE UNA
VIDA DE
ORACIÓN!
DEAN
40095 [C] ¡Vive una vida de oración_40095 ¡VIVE UNA VIDA DE ORACI ON 8/11/14 3:34 PM Page 1
¡VIVE UNA
VIDA DE
ORACIÓN!
PERMITE QUE
EL PODER Y
LA PROVISIÓN DE
DIOS SEAN REALES
EN TU VIDA
JENNIFER KENNEDY DEAN
Fly UP