...

está simplemente complicado…

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

está simplemente complicado…
…está simplemente
complicado…
Reflexiones en torno a la obra teatral
de Thomas Bernhard
Christine Hüttinger
Tema central en toda la obra de Bernhard es lo absurdo
de la existencia humana. En un discurso manifestó: “Todo
es ridículo si uno piensa en la muerte”. Bernhard realmente
llega a la perfección artística en sus obras, perfección que incluso destruye al artista: enfermedad, aislamiento, muerte,
la decadencia del Yo y del mundo. Bernhard, amante de la
filosofía del lenguaje de Ludwig Wittgenstein, afirma que
el teatro es teatro del lenguaje, y no de la acción. Bernhard
dice que todo en sus libros es artificial, pero sus textos se
interpretaron como realistas.
Thomas Bernhard nació en 1932 en Herleen, Países
Bajos, donde su madre, oriunda de un pueblo austríaco,
tuvo que refugiarse por no estar casada. Bernhard pasó su
infancia y adolescencia en Salzburgo, donde su abuelo,
filósofo y escritor, ejerció una gran influencia sobre él. Al
trabajar de aprendiz en una tienda de víveres, enfermó gravemente de los pulmones, por lo que pasó varios años entre
doctores y sanatorios. Aliviado de su enfermedad, decidió
estudiar actuación y canto en el Mozarteum de Salzburgo.
A partir de 1965, radicó en su granja en Ohlsdorf, Alta
Austria. Murió en 1989. Bernhard era un autor prodigio
con una vasta producción novelística y teatral. Casi toda
su obra está traducida al español, de la cual destacan los
escritos autobiográficos El aliento, El sótano y El origen. Sus
obras teatrales casi siempre motivaron una fuerte polémica
en Austria. En México se han presentado de sus obras teatrales, El hombre que quiere mejorar el mundo, El hacedor
de teatro, Ante el retiro y Simplemente complicado.
tiempo
27
archipiélago
En apariencia, Simplemente Complicado es una obra
con una estructura muy sencilla: un viejo actor trata de
arreglar una silla y recapitula su vida, recuerda a su familia
y continúa el pleito con su esposa, fallecida años atrás. Este
hombre era un artista, pero todo parece indicar que no muy
exitoso. Aproveché la desesperación/ la desesperación hizo de
mí un genio/ donde la mentira reina /el genio se desarrolla
sin llamar la atención. Entonces, ¿el texto se puede clasificar como el drama de un artista? Las referencias al arte
son muchas: se mencionan Shakespeare, Schiller, Mozart,
Schubert, se habla de las definiciones de arte, de sus dificultades. ¿Significa eso que se trata de una obra para gente
especializada? Cada frase, cada escena contiene diferentes
niveles de profundidad, de interpretación, de perspectivas.
Un golpe más puede significar el golpe físico sobre la silla,
pero también puede referirse a los golpes que el ser humano
soporta a lo largo de su vida.
Otro golpe, un golpe más. El viejo actor ha llegado a su
final. Está en decadencia, igual que el departamento abandonado que es su morada. Todo se está resquebrajando,
todo está en ruinas. Los ratones asoman sus narices por
las rendijas de las puertas y de las duelas. Hace frío. Un
frío que el hombre viejo ya no puede ahuyentar ni con sus
pantuflas de fieltro, ni con su cobija. No nos movemos/ por
eso tenemos frío ... al final comemos sémola/ y nos helamos/
aunque llevemos pantuflas de fieltro/ y una gruesa manta de
invierno, el hombre siente el frío de la rigidez e inmovilidad
de las cosas muertas.
Simplemente Complicado se divide en tres escenas: la
primera se desarrolla en la mañana y presenta, grosso modo,
la biografía del actor y la historia de su familia. En el ocaso
de su vida, hurga en los albores de su ascendencia. Frases
cortas beckettianas dibujan la vida de un ser marginado que
se hizo a pesar de todos y de todo. Él aborrece a la gente
común, al denominador común. Esta fórmula de Thomas
Bernhard, de pintar todo de negro, le creó, durante su vida,
muchos enemigos en su natal Austria, y la presentación
teatral de sus obras provocó muchos escándalos públicos.
Él mismo explicaba ese procedimiento literario, teñido de
pesimismo y destacando los rasgos negativos de la siguiente
forma:
tiempo
En mis libros, todo es artificial, quiero decir, todas las figuras,
eventos y acontecimientos se desarrollan sobre un escenario, y
el espacio del escenario está completamente oscuro. Las figuras
que salen a la escena en un espacio del escenario, en un cuadrado
del escenario, se identifican más fácil por sus contornos, como
cuando aparecieran bajo la iluminación natural, como sucede
en la prosa común, conocida por nosotros. En la oscuridad todo
se vuelve nítido. Así acontece nó sólo con las apariciones, con
las imágenes – también con el lenguaje sucede así. Se deben
imaginar las páginas en los libros completamente oscura. La
palabra centellea, por ello adquiere su nitidez o hipernitidez. Es
un recurso artístico que he ido utilizando desde el principio. Si
uno abre mis trabajos, sucede lo siguiente: Uno debe imaginarse,
que se está en el teatro, con la primera página se abre un telón,
aparece el título, oscuridad total – lentamente salen del trasfondo,
de la oscuridad, las palabras, que se convierten lentamente en
acontecimientos de la naturaleza interna y externa, y justamente
por su caracter artificial, se convierten, con una evidencia particular, en naturaleza.
La siguiente escena se desarrolla al mediodía, y el contenido predominante es el drama del artista, pero también
las reflexiones en torno a la infancia. Es la escena en que
aparece Katharina, una muchacha de nueve años, único ser
humano que tiene acceso al viejo actor. Le trae leche. La
leche, alimento blanco de los inocentes, alimento exclusivo
del hombre viejo. La trae una muchacha inocente, símbolo
de la vida, de la promesa y de la esperanza de la vida. Ella,
quizá, es el último anhelo del viejo en un sentido platoniano
que interpreta la belleza como única virtud y como don,
otorgado por los dioses, sensualmente tangible y que permite
la experiencia sensorial y directa. El atisbo de lo divino se
encarna en la muchachita. Quizá significa la última chispa de
alegría que el viejo vislumbra en el horizonte del crepúsculo
de su vida. Esta interpretación de la infancia es una. Pero el
texto, explícitamente, se refiere a la infancia en otro tono: la
infancia es una pesadilla, es el reino de todas las vejaciones
posibles. La pureza insinuada por la presencia de la muchacha
se neutraliza por los horrores reales.
Como antinomia de la infancia aparece el arte y la
existencia del artista. Una y otra vez, el viejo actor evoca
escenas de su vida profesional. He aprendido a toser/ durante
semanas/ como tose un rey/ durante ocho semanas aprendido
28
archipiélago
a toser/ durante ocho semanas aprendido/ como tose un rey
... una sola escena me enfermó/ guardé cama durante años/
sólo por esa escena ... ... La obra clave de su vida artística es
Ricardo III de Shakespeare, el villano más despreciable a
quien dedicó su obra maestra de la historia de la literatura.
¿Se identifica el viejo actor con el personaje? ¿Es él Ricardo
III? Lo que le queda de la interpretación de este papel, es
una corona desvencijada que se pone sobre la cabeza una
vez al mes, cada segundo martes del mes. El actor tiene
una corona en la cabeza/ pero no es un rey/ el actor lleva un
manto de rey/ pero no es un rey/ el actor habla un lenguaje
real/ pero no es un rey/ el actor sube al trono/ pero no es un
rey/ el actor/ que tiene una corona en la cabeza/ es un pobre
viejo ... El símbolo de la corona evoca el poder, pero, realmente, no lo significa. ¿Qué es lo que vemos? ¿El rey, un
rey en el teatro, en un intento desesperado de parecerse a
alguien quien pudiera trascender su realidad miserable? ...
Mientras existimos/ fingimos algo/ hacemos teatro ... Con esa
frase se convierte el drama del artista, que podría ser algo
demasiado epecífico, que puede o no concernirnos, en un
drama de mayor generalidad.
Todos actuamos, todos portamos máscaras, todos
adoptamos un rol dependiendo de las situaciones diferentes en que nos desenvolvemos. Entonces, ¿Cuál es nuestro
núcleo? ¿Cuál es nuestra autenticidad? Nos ponemos una
corona, para quitarla, acto seguido. Las alusiones a Ricardo
III son múltiples: el actor padece calambres, sus padres
dicen de él que es un tullido, un inútil, un contrahecho,
todas características que se aplican también al personaje
shakespeariano. El desprecio a los demás y su arrogancia
son atributos centrales en el protagonista de la obra de
Bernhard y en el drama de Shakespeare. Lo mismo vale
para la cronología mortuaria, los dos reyes son los únicos
sobrevivientes. ¿El viejo actor y Ricardo III son personajes
similares? El actor trató de triunfar en el papel, y nunca
lo logró. Actuaba en teatros de segunda, y fracasó. Nunca
pudo realizar la máxima pretensión de su vida. Entonces,
¿Ricardo III sirve de modelo para el viejo actor? No hay
respuesta inequívoca en base al texto; el texto introduce
un tema, pero en su manejo oscila entre el sí y el no. Una
obra buena nunca es explícita, logra sembrar la duda. Lo
tiempo
explícito pertenece al reino de las imágenes superficiales
que se borran con rapidez.
La tercera escena se desarrolla en la tarde y es una
recapitulación de la situación real del viejo actor, llena
de reflexiones relacionadas con la muerte, con formas de
morir y de recuerdos de las muertes de los seres allegados.
La obra termina con una grabación de las palabras iniciales
del monólogo. Quedamos perplejos. ¿Qué hemos visto?
¿Un ensayo teatral? ¿Una obra muchas veces reproducida?
¿Sentencias acertadas sobre la vida? ¿Quién es el actor? ¿Él
mismo? ¿Un papel? ¿Actuando? ¿Un sabio? No lo sabemos.
... ya verás/ en el mundo/ todo es muy complicado/ todo parece
simple/ pero es muy complicado/ todo es complicado .... Simplemente complicado es un drama de artista cuyo
personaje central es un viejo actor monologizando acerca
de su vida. Este actor anónimo es un ejemplo para los
numerosos hombres de espíritu (Geistesmenschen) de Thomas Bernhard. Como apunta el crítico Joachim Hoell, el
hombre de espíritu observa, analiza y defragmenta la vida.
Al atacar todo, agrede también a si mismo. Debido a su
actitud contemplativa y analítica, el hombre de espíritu no
se integra ni se pierde en el ajetreo de la cotidianeidad criticando, simultáneamente, la cotidianeidad del ajetreo. Con
ello, él logra ocupar una posición central desde la cual es
capaz de pasar revista al mundo y a sus acomtecimientos.
Tanto la mirada irónica de Thomas Bernhard como
la composición de la pieza anulan, por su perspectiva, las
condiciones previas: el viejo actor – tiene 82 años – ya no
tendrá muchas oportunidades de participar activamente en
el ajetreo de la vida. La obra presenta un microcosmos condensado que se ilumina estridentemente por la concentración en los temas planteados. Todos los temas importantes
del escritor Thomas Bernhard se presentan en la obra: desde
la sordidez y la decadencia del ambiente cotidiano hasta el
análisis del arte y de sus representantes hasta el tedio de la
vida y las relaciones humanas disfuncionales.•
Christine Hüttinger estudió letras alemanas e historia en la
Universidad de Salzburgo. Ha publicado traducciones de literatura
austriaca y artículos especializados en diversas revistas. Es miembro
del Departamento de Humanidades en UAM-Azcapotzalco. Correo
electrónico: [email protected]
29
archipiélago
Fly UP