...

Objetos Sembrados, Recuerdos Desvanecidos

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Objetos Sembrados, Recuerdos Desvanecidos
 Objetos Sembrados,
Recuerdos Desvanecidos
Relaciones entre la memoria, los objetos y las
imágenes fantasmas.
Director del Proyecto Final de Máster:
José Miralles Crisóstomo
Karen Macher Nesta
Diciembre de 2008
ÍNDICE
INTRODUCCION …………………………………………………………............. p.4
1.
LA PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD Y LAS IMÁGENES “FANTASMAS”
….………………………………………………………………………………… p.6
1.1.
Las imágenes mentales y el proceso de interiorización de lo
externo ………………………………………………………………. p.8
1.2.
El recuerdo y el olvido …………………….................................. p.18
1.3.
El rol de la imaginación en el proceso de reconstrucción de la
imagen ………………………………………………………….… ..p.30
1.4.
De imágenes mentales a recuerdos: los rostros …………........ p.34
1.5.
Cómo los recuerdos devienen en fantasmas ………………..… p.40
1.6.
Artistas que trabajan con objetos e imágenes que remiten a la
memoria de algo desaparecido o fantasma ………………….... p.44
1.6.1. Christian Boltanski ……………………………………….. p.44
1.6.2. Sophie Calle ……………………………………………… p.48
1.6.3. Carmen Calvo ………………………………………….… p.52
1.6.4. Gerhard Richter ………………………………………….. p.57
2. SOBRE LAS IMÁGENES FANTASMAS Y SU RELACIÓN CON LOS
OBJETOS SEMBRADOS EN MI PROPUESTA ARTÍSTICA .…………… p.62
2.1.
Mi obra plástica y los objetos cotidianos como evocadores de
recuerdos y memorias de personas cercanas ……………….... p.64
2.2.
Los objetos sembrados: cómo el crecimiento vegetal desdibuja
los límites del objeto físico y su relación con los procesos de la
memoria …………………………………………………….…….. .p.70
2.3.
Procesos técnicos de la obra plástica ………………………….. p.79
3. Conclusiones …………………………………………………………….….… p.84
4. Bibliografía ……………………………………………………………….….… p.87
2 Todo fluye, dijo Heráclito, por eso no podemos descender dos
veces por el mismo río, porque ni yo ni el río somos los mismos
3 INTRODUCCIÓN
En este Proyecto Final de Máster la obra plástica es la consecuencia de
una investigación personal sobre los procesos del desdibujamiento de las
imágenes del recuerdo en la memoria. Para tener mayor conocimiento de
este proceso fue necesario comenzar estudiando cómo nos apropiamos
de las imágenes de nuestro entorno para conformar nuestros recuerdos, e
ir analizando como se suceden ciertos acontecimientos en nuestra vida
cotidiana que nos permiten registrarlos como recuerdos.
Para que el proyecto plástico pudiera reflejar el camino que siguen estas
imágenes en nuestra memoria, se utilizaron objetos cotidianos como
evocadores de recuerdos de personas cercanas, y se experimentó sobre
ellos con procesos naturales que siguieran su curso cubriendo el objeto
de manera espontánea, sin necesidad de que el artista ejecutor
interviniera en el desarrollo de las piezas.
Así, el trabajo de investigación consta de dos capítulos. El primero teórico,
donde se explican los procesos de las imágenes en la memoria en el cual
se basará la obra plástica; y el segundo práctico, que refleja el resultado
de la experimentación de la obra en relación con el primero.
En el primer capítulo veremos cómo las imágenes en la memoria
atraviesan distintas etapas desde que nos apropiamos de ellas en nuestro
entorno y la manera en que se transforman en recuerdos, hasta el
proceso de desvanecimiento de la imagen por el efecto del tiempo y de la
falta de contacto del estímulo externo -en este caso la ausencia por un
período prolongado de tiempo de las personas que conforman la familiaperíodo en el que estas imágenes se convierten en imágenes fantasmas.
Además de investigar sobre todo este proceso, veremos también el
trabajo de cuatro artistas que han reflexionado sobre el tema de la
memoria, mostrando diversas posibilidades de expresarlo en su obra
artística. Las obras de estos artistas han sido tomadas como referentes
4 para la ejecución del Proyecto Final de Máster, ya que podremos
encontrar ciertas coincidencias entre sus trabajos y el proyecto personal
presentado en esta memoria.
El segundo capítulo está dedicado totalmente a la elaboración y procesos
del proyecto plástico personal, que abarca el motivo por el cual han sido
escogidos los objetos para representar a las personas ausentes, el
sembrado de la obra, el significado del proceso de crecimiento de las
semillas sobre estos objetos y la intervención de fotografías de familia
cuyo proceso de desaparición de la imagen será captado en vídeo para
luego acompañar la transformación del objeto.
Finalmente, será presentado un apartado técnico en el cual se indica toda
la experimentación desarrollada durante el tiempo de realización de esta
memoria, siendo importantes no sólo el proceso de recubrimiento de los
objetos por las plantas, sino también el registro efectuado, tanto en vídeo
como en fotografía, a lo largo del crecimiento vegetal y en las imágenes
afectadas.
De esta manera todo este segundo capítulo establece un paralelismo
entre el proceso de la obra artística y su relación con todo lo investigado
en el primer capítulo sobre la memoria y el desvanecimiento de los
recuerdos, mostrando el nexo que existe entre la parte teórica y la parte
práctica.
Para finalizar, el trabajo presenta en el último capítulo las conclusiones
que se han obtenido de todo este proceso de experimentación,
dedicándose más al resultado de la obra plástica como representación de
las imágenes desvanecidas y relacionándose a lo largo del proceso de
elaboración de la misma al primer capítulo de esta memoria.
5 1. LA PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD Y LAS IMÁGENES
“FANTASMAS”
“El presente -escribe Alma Leguis- para poderlo ser le sigue las huellas al
pasado. Y por eso, sólo por eso: en primer lugar, la meta es el origen”.
Ana Lucas.
El proceso que atraviesan las imágenes en la memoria en el momento de
ser interiorizadas resulta tan misterioso que se ha especulado mucho
sobre la ruta que siguen las imágenes que capturamos de nuestro
entorno. De igual forma ha sido tema de interés la manera en que nos
afecta este proceso y cómo es que somos capaces de hacer propio algo
externo, a tal punto que nos es posible volver a traer al presente un
recuerdo desde un archivo de la memoria. Todo este capítulo gira en
torno a la memoria antes mencionada y los procesos de retención de
imágenes,
ya
que
es
importante
conocer
ciertos
aspectos
del
funcionamiento de las facultades retentivas en los seres humanos para,
así, poder ser conscientes de cómo los detalles de estas imágenes van
cambiando con el tiempo y de qué modo los vamos reconstruyendo. En el
transcurso de la investigación realizada para el desarrollo de este trabajo
fueron de utilidad diversos escritos sobre la memoria y el proceso de
ordenamiento los recuerdos para poder encontrarlos en nuestro sistema
con mayor facilidad (lo que se denomina “mnemotecnia”) 1 .
De esta forma, lo escrito por otros autores sobre este proceso ha
fortalecido los conceptos que teníamos previamente sobre el tema,
apoyándonos solamente en lo necesario e importante de los textos de los
mismos para la exposición de la teoría principal de este Proyecto Final de
Máster.
1
Este proceso lo explicaremos más adelante en el Capítulo 1.2. 6 En los capítulos siguientes plasmaremos los procesos en el orden en el
cual es considerado que se llevan a cabo en el espacio-tiempo de nuestra
vida cotidiana, con los cuales hemos podido esclarecer ciertas dudas que
se tuvieran sobre lo antes descrito: un orden que es necesario entenderlo,
paso a paso, para tener un panorama más completo sobre el
funcionamiento
y
facultades
de
la
memoria
y
la
imaginación.
Comenzaremos, entonces, por la manera en la que absorbemos y nos
apropiamos de nuestro entorno para poder generar imágenes mentales.
7 1.1.
Las imágenes mentales y el proceso de interiorización de lo
externo
Cada día de nuestras vidas, mientras realizamos nuestros quehaceres
cotidianos tales como tomar el autobús, ir al trabajo, ir de compras,
caminar, etc., nuestra mente va recogiendo y registrando todo el tiempo
cosas de nuestro entorno. Un sonido, una canción, una voz, un olor, entre
otras cosas, son capaces de actuar en la memoria con tanta intensidad
que traen del pasado, por unos instantes, un evento o una persona en
particular. Nuestra memoria va recogiendo apuntes de cada lugar en el
que estamos o pasamos a manera de conocimiento 2 , para poder
ubicarnos y relacionarnos como individuos dentro de un espacio, una
época y una sociedad 3 .
El proceso de interiorización de nuestro entorno implica estar atentos a lo
que sucede a nuestro alrededor. Es un acto de recoger imágenes que
podemos captar de todo lo que vemos, así como de todo lo que sentimos
en el momento de interiorizar. Todos los hechos que conforman nuestra
vida, lo que hemos aprendido y aprehendido a lo largo de la misma, las
cosas que nos han hecho preguntarnos quiénes somos y lo que hacemos,
el sentirse que uno “pertenece” a cierto lugar, el encontrarse más cómodo
con ciertas cosas o con otras, influye en todo lo que nuestra memoria está
dispuesta a querer conservar de nuestro entorno.
La percepción es un factor importante en el acto de recoger imágenes de
nuestro alrededor. Percibir es coger información y darle sentido. Vivimos
entre los significados que damos a la realidad. Lo que recibimos como
estímulo es, a continuación, transformado por nosotros.
Con respecto a esto dice José Antonio Marina:
2
Cada vez que interiorizamos algo visualmente de nuestro entorno, este proceso implica que aprendemos de lo que vemos, por lo tanto, que lo conocemos. El recuerdo, entonces, se presenta como nuestro conocimiento de las cosas. De esta manera es posible que podamos evocarlo nuevamente y transformarlo en el presente. 3
Ferraris, Mauricio. La Imaginación. Madrid, Rógar, 1999. p. 26. 8 “Percibir es dar significado a un estímulo. En efecto, con la
percepción ingresamos en el mundo del significado, del que no va a
salir nunca nuestra vida mental. Toda información que se hace
consciente tiene un contenido, unas señas de identidad. Da igual que
sean vagas o precisas” 4 .
Para Marina la percepción es un arte de corte y confección: recortar
siluetas e hilvanar la información del presente con el pasado; es lo que
llama síntesis perceptiva 5 . Este acto de seleccionar, unificar e identificar
es para él el origen de los significados 6 .
La noción de percepción es también importante en la medida que al estar
presenciando algo, este acto crea de un solo golpe el significado que
vincula los hechos; y no sólo interpreta el instante presente, sino que
incluso hace que este instante tenga sentido 7 . Esto se presenta a modo
de comprensión de lo externo, conectándose con nuestra realidad interna
y transformando el instante que presenciamos:
“La consciencia humana recibe una forma o imagen de algo que
previamente se encuentra establecido plena cabalmente. La realidad
del conocimiento queda subordinada a la realidad ontológica, de tal
modo que lo que se capta es una reproducción que, procedente de la
realidad exterior, ha llegado a inmanentizarse en la estructura
subjetual. De esta forma, la única posibilidad para hablar de
objetividad y de verdad se da cuando entre lo “mío” y lo “otro” existe
una armonía y correspondencia, sea formal o no. Con todo, esta
caracterización, tal como la hemos presentado, únicamente es válida
a un nivel simplemente formal y metodológico, debiéndosela
considerar como un esquema difícil de verificar, que más que un
retrato exacto y fiel es una caricatura que acentúa ciertos rasgos
para hacerlos resaltar más” 8 .
Merleau Ponty resalta la diferencia que existe entre “percibir” y “recordar”.
Explica que percibir implica ver cómo surge un sentido de los datos que
captamos, sin el cual sería imposible evocar recuerdos pasados, mientras
4
Marina, José Antonio. Teoría de la Inteligencia Creadora. Barcelona, Anagrama, 1993. p. 43. Con la síntesis perceptiva se refiere Marina a la acción de retomar fragmentos de nuestra experiencia pasada y unificarlos con nuestro ahora. De esta manera se constituye un momento presente dotado de sentido. 6
Marina, José Antonio. Ibíd. p. 45. 7
Arce Carrascoso, José Luis. Teoría del Conocimiento. Madrid, Síntesis, 1999. p. 161. 8
Arce Carrascoso, José Luis. Ibíd. p. 115. 5
9 que recordar es penetrar en el horizonte del pasado, y vivir nuevamente la
experiencia anterior en una situación temporal. Como conclusión, percibir
no es recordar, pero van estrechamente ligados y se complementan 9 .
Cuando vemos algo con lo que, de cierta manera, nos sentimos
identificados, algo que nos trae al presente alguna persona o algún
hecho, tomamos una especie de fotografía mental -una secuencia de
fotografías mentales, para ser más exactos- para conservar ese recuerdo.
Esta imagen que guardamos es más que una imagen: se mezcla con
sensaciones, percepciones, olores, luz, sonidos, etc. Todo esto conforma
un recuerdo que termina siendo mucho más complejo que simplemente
una imagen. Al guardarla estamos incluyendo todo lo que la conforma.
Sobre este concepto, la toma de una especie de fotografía mental para
capturar el instante, desarrolla Walter Benjamin su teoría sobre el
Jetztzeit, que significa en alemán “tiempo-ahora”. Con el Jetztzeit
Benjamin pretende reivindicar el pasado procurando que su restauración
pueda ser posible en el ahora. El “tiempo-ahora” se redime en el presente
mediante la experiencia nueva 10 . La existencia fugaz del instante del
presente es detenido en una imagen mental como un “paisaje petrificado”,
sobre el cual iremos construyendo una edificación nueva sobre una ruina.
Con esta idea se pone de manifiesto la capacidad de las imágenes para
eternizar la realidad y, así, poder construir una nueva historia. Su idea de
ruina como huella del origen de nuestras vidas se ve ineludible en el
presente, es decir, nuestros orígenes se ven inevitablemente evocados en
nuestra construcción del presente. Al traer el recuerdo a la experiencia del
ahora construimos una nueva experiencia del pasado fosilizado:
“El presente abre, a través del recuerdo, al pasado en un retorno
hacia el origen esencial en el que dicho presente encuentra su propio
sentido al actualizar las virtualidades pasadas” 11 .
9
Merleau Ponty, Maurice. Fenomenología de la Percepción. Barcelona, Península, 1975. p. 44. Lucas, Ana. Tiempo y Memoria. Madrid, Fundación de Investigaciones Marxistas, 1994. pp. 33‐
34. 11
Lucas, Ana. Ibíd. p. 57. 10
10 La noción de presente de Benjamin está cargada de pasado, como un
instante eterno, como Jetztzeit.
Estas fotografías mentales, estos “instantes”, son el punto en el que se
tocan el tiempo y la eternidad; es como una mirada rápida que conserva el
contenido de lo eterno. “El momento no es un átomo de tiempo sino más
bien un átomo de eternidad: el primer intento de la eternidad por detener
el tiempo”
12
. La eternidad del momento se encuentra en su devenir
transitorio y fugaz. He ahí la importancia del momento en el ahora. El
hombre, dice Ana Lucas, posee un presente que es el punto donde el
devenir se transforma incesantemente en pasado.La conservación del
pasado sólo es posible a manera de imagen -imagen instantánea,
además- y la conservamos gracias a nuestra relación cognoscitiva con
dicho pasado. De esta manera es posible que “vibre” en el presente. El
presente cita las vivencias pasadas, no las revive 13 .
El citar el pasado en un instante presente no implica una simple repetición
de lo ya acontecido, sino una transformación interna de la materia que el
mundo exterior nos ofrece. Esta transformación implica un conocimiento
de las cosas que interiorizamos: las manipulamos y transformamos de tal
manera que lleguen a poseer un significado conceptual y racional 14 .
Cuando traemos al presente un recuerdo, cuando recordamos -ya sea
voluntariamente o no- puede que los detalles de esta imagen se hayan
desdibujado, que sus contornos se hayan hecho tan borrosos que no
podamos rememorarla con la nitidez y la claridad que quisiéramos.
Aparecen como siluetas teñidas por el efecto de una sombra de sueño.
Pero eso no implica que no nos haga sentir. Las sensaciones se quedan y
las conservamos casi intactas, como si lo estuviésemos viviendo por
primera vez 15 . El hecho de rememorar se convierte en una condición
12
Lucas, Ana. Ibíd. p. 88. Lucas, Ana. Ibíd. pp. 76‐93. 14
Arce Carrascoso, José Luis. Op. Cit. p. 116. 15
Para Gastón Bachelard las imágenes nos habitan de la misma manera que un ser vivo podría habitar un refugio vacío. Véase Bachelard, Gastón. La Poética del Espacio. México, Fondo de Cultura Económica, 1986. p. 175. 13
11 abstracta. El recuerdo conserva una totalidad desdibujada que conlleva
una fuerte carga sentimental. La imagen en nuestra memoria se convierte,
más que una imagen configurada, en una especie de huella que nos
permite cambiarla cada vez para adaptarse a nuestro presente.
El contacto con imágenes que nos invitan a rememorar hace que las
vivencias cotidianas del ahora salten a otro tiempo y a otro espacio,
“permite que se rompa el hilo continuo de la existencia y se ponga en
contacto el presente con el pasado”
16
.
Al final la imagen que no podemos recordar claramente se ve reconstruida
sobre la preexistente, cada vez que la rememoramos para conformar el
momento actual pasará a continuación a transformarse nuevamente en
recuerdo. Esta imagen, al ser transformada continuamente, deviene
entonces en una forma maleable, la cual podemos rehacer una y otra vez
cuando la evoquemos. Se mezcla nuevamente con las sensaciones y
percepciones de un momento diferente y conforma una imagen distinta,
sin perder su relación con lo que guardamos la primera vez.
A partir de este momento en el que el sentido ha aprehendido las formas
de las cosas, las reelabora mediante la imaginación y las establece en la
facultad retentiva 17 .
Así, el aprendizaje de cada persona a lo largo de su vida resulta
fundamental en el momento de retener una imagen. Está claro que cada
uno tiene una manera distinta de mirar, ver y sentir, aún cuando estemos
ante una misma situación. Una imagen que aparentemente es superficial
para unos puede resultar profunda para otros, incluso despertar en cada
uno cosas muy diferentes. Tal es el caso, por ejemplo, cuando algunas
personas lloran conmovidas ante una imagen muy hermosa, lo cual para
otros resulta casi ridículo. Reconocemos como “bella” una imagen no por
lo que es como pura forma externa, sino por su capacidad de expresar
nuestra vida interior. Estas personas que se ven conmovidas por ciertas
16
17
Lucas, Ana. Op. Cit. p. 100. Gómez de Liaño, Ignacio. El idioma de la Imaginación. Madrid, Tecnos, 1999. p. 281. 12 situaciones o ante ciertos objetos, los relacionan directamente con alguna
experiencia vivida. La memoria se desplaza directamente hasta aquel
recuerdo con el cual lo relacionamos y lo trae hasta nuestra cotidianeidad,
haciendo que veamos las cosas más insignificantes como algo grandioso.
Los objetos son considerados los más grandes evocadores de
emociones. Cualquiera podría pensar que no tiene sentido encontrar en
un objeto el alma de una persona. Pero los objetos remiten directamente
a las mismas y suelen generar una cantidad de sensaciones
inimaginables 18 .
Reiner María Rilke escribe en su Poema de junio de 1924:
“El espacio fuera de nosotros gana y traduce las cosas:/Si quieres
lograr la existencia de un árbol/ Invístelo de espacio interno, ese
espacio/ Que tiene su ser en ti. Cíñelo de restricciones/ Es sin
límites, y sólo es realmente un árbol/ Cuando se ordena en el seno
de tu renunciamiento” 19 .
Con esto se refiere a que nos apropiamos de las cosas externas, simples,
para adjudicarles un valor interno de nuestra propia vivencia para hacerlo
complejo, rico, lleno de significado. El objeto observado puede ser algo
cotidiano, que se nos presenta todos los días sin que llame nuestra
atención. Sólo basta que relacionemos este objeto con alguna experiencia
del pasado, o con el recuerdo de alguien, para que le demos un
significado especial que nos permita mirarlo de otra manera, generando
infinidad de sensaciones diversas. De esta forma el recuerdo se hace
latente en el instante presente y se encuentra estrechamente ligado a la
experiencia de la persona que rememora.
Es lógico que las personas perciban las cosas de manera distinta. Si no,
seríamos todos iguales. Es interesante también saber, al estar frente a
una imagen, qué es lo que están viendo los otros. De esta manera se
puede conocer mucho de su pasado, su forma de vida, su proceso de
aprendizaje, su sensibilidad. No se trata aquí de analizar a cada individuo
18
Sobre los objetos y su facultad rememorativa trataremos, más detenidamente, en el siguiente capítulo. 19
Bachelard, Gastón. Op. Cit. p. 238. 13 de manera psicológica. Se trata de conocer la diversidad que existe de
percibir las cosas, una diversidad que resulta infinita.
En lo que podemos basarnos, entonces, es en ciertos parámetros para
poder definir una imagen visual, parámetros que aparecen en las teorías
del psicólogo suizo Jean Piaget. Él decía que las imágenes visuales
corresponden, en términos generales, a lo que se podría dibujar del objeto
o del suceso cuando ya no se percibe 20 . Podemos intuir entonces que
inevitablemente las imágenes a las que me estoy refiriendo en este
proyecto, además de todo lo referido a los canales sensoriales de los que
hemos hablado anteriormente, van cargadas con un aire de nostalgia y
cierta melancolía.
La melancolía es un sentimiento de una pérdida inconsciente, es decir, el
que sobrevendrá mientras algo de pasado se encuentre parcialmente aún
en el presente, pero que sabemos que a la larga desaparecerá 21 .
La melancolía está ligada a la rememoración: el sujeto busca revestir los
objetos que se le presentan en forma de ruinas, de fragmentos, de
huellas. Mediante la expresión de la melancolía se cuestiona el pasado,
se expresa una relación inconsolable con lo desaparecido y lo ausente.
Como hemos visto, las imágenes se encuentran ligadas a cada momento
que vivimos, resultan siendo imágenes cambiantes, móviles, imposibles
de asir como algo preestablecido y concreto 22 . Cada vez que las
saquemos de los cajones de la memoria y las traigamos al presente serán
algo distinto, y se transformarán nuevamente en el proceso antes de
volver al cajón 23 .
20
Battro, A. M. Diccionario de epistemología genética. Buenos Aires, Proteo, 1971. Como definición de desaparecer se explica en el texto el hecho de ya no ser más visible, de partir de un lugar, de no poder seguirse manifestando y, por eufemismo, dejar de existir. Véase Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Le Corps Évanoui. Les Images Subites. París, Hazan, 1999. p. 19. 22
Manguel, Alberto. Leer Imágenes. Madrid, Alianza Editorial, 2002, p. 95. 23
Los cajones para Gastón Bachelard, así como los armarios y los cofres, se convierten en objetos solidarios donde encerramos o disimulamos nuestros secretos. Véase Bachelard, Gastón. Op. Cit. p. 107. 21
14 Nuestros ojos son como ventanas que miran a través de lo interno lo
externo. Nos permiten fijar un momento pasajero y volverlo eterno. La
materia de la que estamos hechos está conformada por imágenes, no
podríamos vivir sin ellas. Sin relacionar el presente con el pasado no
podríamos generar un futuro, seríamos entes vacíos.
Según los escritos de Merleau Ponty, para poder aprehender una imagen
externa a nosotros hay que utilizar la percepción. Mediante la misma nos
será posible completar los datos de la imagen que vemos mediante una
proyección de los recuerdos. El autor escribe, también, acerca del color
de los recuerdos (Gedächtnisfarbe), que vendría a ser el color que
aplicamos a los objetos basándonos en nuestra experiencia anterior, de
modo que vemos las cosas a través de una especie de “lentes de la
memoria”. Este color de la mirada se aplica cada vez que vemos algo que
nos parece que ya hemos visto antes, de tal manera que presente y
pasado se entremezclan hasta el punto de ya no poder distinguirse entre
ellos mismos 24 .
De esta manera nos apropiamos de historias ajenas a través de la mirada.
Al convertirlas en propias les añadimos toda nuestra historia, aprendizaje,
el entorno que nos rodea. Notamos que existen en un tiempo y espacio
personal, las volvemos autobiográficas 25 .
Para que una imagen mental se haga imborrable en el recuerdo es
necesario empaparla con afectos intensos, como pueden ser amor, ira,
violencia, odio, deseo, tristeza, admiración, alegría, asombro, etc. 26 .
Aparte de las sensaciones que podamos captar con las percepciones
propias de cada individuo, muchas veces nos gustaría poder conservar
las imágenes mentales como una fotografía, inmutable, sobre todo las
imágenes de las cosas que sentimos que son importantes para nuestra
vida, que aportan a nuestro día a día una razón de ser y que nos
24
Merleau Ponty, Maurice. Op. Cit. p. 42. Bachelard, Gastón. Op. Cit. p. 31. 26
José Antonio Marina escribe respecto a esto que son los organismos sensitivos los que son capaces de introducir valores en la realidad. Véase Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 101. 25
15 conforman como las personas que somos. En muchos de los casos estas
imágenes están conformadas por lo general por retratos de familia
cercana. Los retratos de familia, en general, conforman una parte
importante de la vida de las personas. Se hacen tan importantes que es
extraño conocer alguna persona que no conserve uno y que recurra a
ellos cada cierto tiempo, sobre todo en los momentos más duros y cuando
se está lejos.
La familia suele ser la que aporta afecto y seguridad. Queremos sentirla
cerca reteniendo su imagen en la memoria para que acompañe nuestra
cotidianidad, en cierta manera para tener un rostro reconocible y familiar a
mano cuando nos toca vivir cosas que quisiéramos compartir con ellos. Al
rememorar sus retratos, éstos nos transmiten tranquilidad, fuerza y
aliento 27 . Rememoramos no sólo la apariencia física de esta persona sino
también lo que nos transmite o lo que nos pueda haber enseñado. La
mayoría de las veces, cuando vivimos cerca de la familia, no nos
tomamos el tiempo necesario para observarlos y guardar un retrato fiel en
nuestra memoria. Tenemos la sensación de que siempre van a estar allí, y
que podremos verlos cuando queramos. Somos conscientes que existen,
y que podemos recurrir a ellos cuando sea necesario, pero no somos
conscientes que no son eternos ni de las circunstancias de la vida que
puedan alejarnos de ellos más adelante. Nos vemos tan envueltos en la
vorágine de nuestro día a día que cuando queremos rememorarlos y
estamos lejos, notamos interferencia en la imagen de nuestro recuerdo. Al
no haberlos mirado con atención cuando estaban presentes, nos es muy
difícil poder recordar su imagen con claridad, se deforman, se convierten
en una mancha borrosa que luego tendremos que reconstruir como
podamos, para no olvidarlos del todo.
Es por esto que es importante entender cómo funciona internamente
nuestra capacidad para recordar, para poder saber si existe alguna
27
Ferraris, Mauricio. Op. Cit. p. 26. 16 manera de conservar aquellas imágenes que consideramos importantes, y
poder saber cómo se guardan los recuerdos en la memoria.
17 1.2.
El recuerdo y el olvido
“El pasado sólo es el material con el que se podrá hacer el
futuro a través de los instantes presentes”.
Walter Benjamin.
El interés presentado en este trabajo por investigar el funcionamiento de
la memoria se remonta a la necesidad de poder retener las imágenes de
los rostros de familia, y la angustia que puede generar el hecho de no
recordarlos
con
claridad,
notando
que
estas
imágenes
se
van
desdibujando con el tiempo. Este hecho se ve acentuado en el momento
que nos encontramos lejos de nuestro lugar de origen, sin opción a ver los
rostros que conforman nuestro archivo de familia directamente todos los
días como antes.
Es entonces cuando se vuelve necesario para el desarrollo de este
proyecto conocer el significado de ciertas palabras y ciertos conceptos
que nos ayuden a entender mejor el porqué de ciertos fallos en la
memoria.
Descubriremos que cuando evocamos el recuerdo de alguien o de algo,
rememoramos. El rememorar es un acto que se hace voluntariamente y
se refiere a la búsqueda de ciertos “archivos” del pasado que se traen
hacia el presente en un impulso dirigido por la necesidad de reproducirlo,
en un momento determinado, por cada uno de nosotros.
Se suele decir que el recuerdo de algo, o de alguien, gana con respecto al
original una serie de emociones y significaciones cuando se reproduce o
se rememora en un momento actual. Toda rememoración de algún hecho
del pasado adquiere un tanto de extraño y otro tanto de maravilloso
atribuido por la propia persona que rememora. Muchas veces sucede que
18 lo que creemos haber olvidado hace mucho tiempo, vuelve de repente a
surgir en la consciencia 28 .
Con respecto a la rememoración Ana Lucas hace referencia a las ideas
de Proust en las cuales se afirma que los objetos no aparecen al
recordarlos tal y como existen en la vida real, sino que son la imagen del
objeto transformada, creada por la memoria, la cual se encuentra
indisolublemente ligada al olvido. Para él, olvido y recuerdo se
entrecruzan formando una criba que nos relaciona con el pasado. Entre
las ideas referenciadas se diferencia también la oposición entre recordar y
vivir, entre la experiencia recordada y la vivencia 29 .
Hemos mencionado ya que en la vida cotidiana se hace referencia
constantemente a los hechos del pasado y se les reestructura en el
presente, otorgándoles un nuevo significado. Los fragmentos del recuerdo
que evocamos, deteriorados por el olvido, son fundamentales para la
actualización de las imágenes que retenemos en la memoria.
Para describir el trabajo de la memoria ligada al olvido se podría utilizar la
metáfora de Penélope:
“Cada mañana, al despertar, por lo general débiles y confusos, sólo
encontramos entre nuestros dedos unas hebras del tapiz de la
experiencia vivida, tal como el olvido lo ha entretejido con nosotros.
Cada día pone en libertad, con la acción ligada a objetivos, y más
aún, con el recuerdo prisionero de ciertos fines, el enrejado y la
ornamentación del olvido” 30 .
Mientras tiene lugar la experiencia real actual o inmediata, solemos estar
tan preocupados por el quehacer de cada instante que no podemos ver
las cosas en toda su dimensión. Es cuando paramos un momento y
recordamos, cuando rememoramos, que estos instantes adquieren una
significación ligada a nuestra experiencia y teñida con un toque de
nostalgia. Solemos olvidar que el tiempo transcurre de manera irrepetible,
28
Freud, Sigmund. Psicopatología de la vida cotidiana. Madrid, Alianza Editorial, 1982. p. 148. Lucas, Ana. Op. Cit. p. 106. 30
En su libro, Ana Lucas nos presenta este fragmento como parte del desarrollo de los conceptos e ideas de Walter Benjamin. Véase Lucas, Ana. Ibíd. 29
19 como dice Eugenio Trías, “Cada cosa es una vez, sólo una vez, una vez y
nada más. Y nosotros también una vez…”
31
Con respecto a esta idea menciona también el autor:
“De las ruinas de la memoria del corazón sólo subsisten escombros,
oscuros mensajes siempre fugitivos, algún recuerdo involuntario,
sombras a punto de perderse en el inmenso río del olvido de la
muerte, voces intemporales acalladas por el rumor nunca apagado
del tiempo irrevocable” 32 .
La experiencia primaria que tenemos del tiempo puede apoyarse
solamente en la experiencia de la ausencia de la experiencia, en la huella
o rastro dejados como vacío en nuestra memoria por las cosas huídas o
desaparecidas. Hay que saber que es necesario distanciarse del mundo
real para poder tener una comprensión lúcida del mismo:
“Sólo desprendiéndose de un mundo que se origina del
derrumbamiento del mundo mismo en el que habitan cosas y
abriéndose a la revelación del vacío y a la consciencia de la ausencia
que sustenta este mundo en el cual vivimos” 33 .
La falta de los detalles del recuerdo en el momento de rememorar nos
genera imágenes como ausencias. Es en ese instante, cuando sentimos
la ausencia de algo, el momento en el cual nos apoyamos en la estructura
mundana y en el contexto cotidiano, para poder llenar los vacíos de
aquella falta, la cual se ve alimentada de nuestras propias memorias,
pasiones y tristezas. Nuestro hoy se distorsiona para inclinarse un tanto al
ayer y otro tanto al mañana. Lo único que podemos percibir son huellas
como estelas de cometa, nada certero, que se revela a manera de la luz
de un rayo, como un calambre.
La memoria se construye sobre una pérdida. Cada día, a cada instante, a
cada minuto, todos perdemos alguna cosa: una imagen, un objeto, una
31
Trías, Eugenio. La memoria perdida de las cosas. Madrid: Mondadori. 1988. p. 19. Trías, Eugenio. Ibíd. 33
Trías, Eugenio. Ibíd. pág. 81. 32
20 ilusión, un deseo, un trabajo, una sonrisa, etc. Las personas no sólo
olvidan, sino que se distancian, se dejan caer y se abandonan 34 .
Cuando los recuerdos se olvidan se convierten en núcleos de nuestros
hábitos y sentimientos, en miradas y gestos. El creador, o en este caso el
artista, está sometido más que al azar a su inconsciencia, donde se
construye su yo poético 35 .
Nuestra memoria funciona entonces no como una línea recta de tiempo,
sino más bien como un ir y venir, con lo cual es necesario volver siempre
al pasado para poder construir nuestro presente. Nada puede entrar en la
memoria si no pasa por las puertas de la imaginación. En este proceso de
tránsito, ésta -la imaginación- transforma en imagen lo capturado del
entorno modificando un recuerdo, imagen que a su vez es contemplada
con afectividad y emotividad en el momento de ser interiorizada 36 .
La memoria pertenece entonces tanto al mundo de los hechos reales, de
los que recoge sus referentes originales, como al de las invenciones, con
lo cual rodea el ambiente del recuerdo con este aire de maravilla. De igual
manera que nos identificamos con la historia para pertenecer a un pasado
colectivo, conquistamos nuestra identidad mediante nuestros recuerdos
pasados.
Ana Lucas, en su análisis del pensamiento de Walter Benjamin, nos dice
que “el presente, a través del recuerdo, se abre hacia el pasado como un
34
Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Op. Cit. p. 18. Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 193. 36
Giordano Bruno, humanista nacido en 1549, explicaba en una de sus teorías sobre la memoria cómo retenemos información a través de las imágenes. Según los análisis realizados a sus escritos, él consideraba que lo que guardamos como recuerdos están transformados por nuestra imaginación e intelecto, adquiriendo así una dimensión distinta a la de solo aprehender la realidad tal cual. Aunque no ha dejado en sus obras ningún estudio explícito sobre la memoria, algunos de sus escritos demuestran que tenía gran interés por lo que sucedía dentro de la misma, expresándola como una gran caverna con anchos espacios donde se atesoran innumerables imágenes, en los cuales no hay lugares ni espacio, sino que podemos acercarnos y alejarnos a nuestro libre albedrío. Véase Trías, Eugenio. Op. Cit. p. 254. 35
21 retorno hacia el origen, el cual encuentra sentido al actualizar las
virtualidades pasadas”
37
.
Como ya hemos dicho en el capítulo anterior, cuando rememoramos
podemos notar que las señales que nos llegan para poder reconstruir
fielmente una imagen son muy escasas o han desaparecido casi
completamente. De esta forma la imagen que obtenemos de nuestro
archivo resulta una imagen con muchos vacíos que tenemos que rellenar
para poder tener un concepto total de la misma.
Con respecto a este tema Sigmund Freud desarrolla la teoría que dice
que si se someten a un examen analítico los recuerdos que conserva una
persona, puede sacarse fácilmente la conclusión de que no existe
ninguna garantía de la exactitud de los mismos. Dice sobre esta idea que
“algunas imágenes del recuerdo aparecerán seguramente falseadas,
incompletas o desplazadas temporal y espacialmente” 38 .
Si por nosotros fuera guardaríamos en nuestra memoria cada momento
vivido, cada persona e instante. Pero nuestro cerebro, por defecto, olvida.
Como dice Marina, “nadie conoce todo lo que su memoria sabe, y sería
una tarea imposible pretender recordar todos nuestros recuerdos. No
conocemos el límite de nuestro poder de conservar información”
39
.
No basta con tener recuerdos, sino que también hay que saber olvidarlos
cuando son muchos y hay que tener la paciencia de esperar a que
vuelvan. Pues los recuerdos como tal no sirven, sino que tienen que
convertirse en mirada, en sangre, en gesto: es entonces cuando pasa a
conformar parte de nosotros que brota de ellos la poesía 40 .
Los lugares de nuestra memoria son como tablillas de cera sobre las
cuales se inscriben códigos que sirven como soporte a las imágenes y
37
Lucas, Ana. Op. Cit. p. 57. Freud, Sigmund. Op. Cit. p. 59. 39
Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 119. 40
Esta apreciación aparece en el texto de Marina haciendo referencia a un escrito de Reiner María Rilke. Véase Marina, José Antonio. Ibíd. p. 193. 38
22 definen el orden en el que están dispuestos los elementos que se quiere
recordar.
La memoria humana es considerada la función cerebral que vendría a ser
el resultado de conexiones sinápticas entre neuronas mediante la que el
ser humano puede retener experiencias pasadas. Los recuerdos se crean
cuando las neuronas integradas en un circuito refuerzan la intensidad de
las sinapsis. Por sinapsis se entiende la descarga químico-eléctrica entre
las neuronas que permiten el flujo de información y la retención del
recuerdo. Para la reproducción de un recuerdo en un momento presente
es de gran importancia el hipocampo, una estructura cerebral que se creía
solamente vinculada al control de la percepción espacial y con el simple
registro de algunos recuerdos. El hipocampo permite que este recuerdo
se reproduzca como ha sido registrado en la memoria 41 .
Para ampliar nuestro conocimiento general del tema, mencionaremos de
manera muy resumida los tres tipos de memoria que poseemos.
Básicamente nuestro cerebro está conformado por tres tipos de memoria:
la memoria a largo plazo, la memoria a medio plazo y la memoria a corto
plazo.
La memoria a largo plazo es aquella que nos permite guardar, como en
un gran depósito, todas las cosas que vamos recogiendo y que son
indispensables para nuestro aprendizaje. No utilizamos estas cosas a
cada momento, pero se encuentran suficientemente a mano para poder
recuperar partes del pasado y utilizar la información que requerimos para
lidiar con el presente. La información que guardamos en esta memoria
puede mantenerse desde unos cuantos minutos hasta varios años,
pudiendo abarcar, inclusive, toda nuestra vida de manera visual, acústica
y semántica.
De igual modo podemos retener información por repetición, es decir, si
existe un hecho que se repite una y otra vez lo recordaremos
41
Disponible en www.saludyciencias.com.ar (09/10/2008). 23 indefectiblemente, ya que al grabarse una y otra vez en la memoria se
inscribe cada vez en capas más profundas, haciendo que, aunque no sea
un hecho relevante, se inscriba dentro de la memoria a largo plazo.
Es imposible adquirir un conocimiento, incluso en los niveles más básicos
de percepción, sin que se tome nota o se registre algo la memoria.
Considerando los factores que pueden llevar a la memoria a recordar
hechos de una vida entera, es comprensible que el cerebro olvide. Si
recordáramos cada detalle de cada cosa de cada instante de nuestra vida
nos volveríamos locos. Creer que deberíamos poder retener todo lo que
entra por nuestros sentidos a lo largo de la vida es una idea descabellada.
Marina expone que tenemos una especie de “filtros” mentales por los
cuales pasan todos los acontecimientos cotidianos, y que sólo
conservamos aquellos a los que dedicamos más atención. Para Marina, la
atención se identifica con la voluntad, con el hecho de “querer” fijarnos en
alguna cosa y retenerla. Cuando fijamos la atención en algo, este algo
aparece dotado de un valor, pues despierta nuestro interés 42 .
Pero, ¿qué pasa con las imágenes que uno es consciente que quiere
retener? La verdad de las cosas es que no depende de nosotros, en gran
parte, lo que guardamos en nuestra memoria. Esa es la diferencia con los
cajones de un armario, en los que uno decide el orden donde despliega
las cosas y qué cosas quiere guardar o tirar. La memoria, en este sentido,
toma lo que considera relevante, no importa si nosotros creemos que
deberíamos guardar otras cosas que a nuestro parecer consciente son
más importantes. Algunas veces algo que parece vital en un momento
determinado desaparece sin dejar rastro en nuestro registro. La memoria
decide, casi independientemente, que no es un hecho relevante, y lo
borra haciendo que sea posible recordarlo solamente por un lapso corto
de tiempo después de haberlo visto. Otras veces solemos recordar cosas
que somos conscientes de que hemos visto pero no le hemos dado
42
Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 97. 24 importancia, como ciertos comerciales de televisión o ciertas canciones de
publicidad.
La memoria a medio plazo suele ser un tanto más fiel que la de largo
plazo, en el sentido que en la medida que los datos se van transformando
en conceptos nos es posible rememorarlos con más nitidez.
Existen varios medios para recuperar los datos de la memoria a medio
plazo cuando se quiere recordar. Este tipo de memoria, a diferencia de la
de corto plazo, puede utilizar no sólo directamente cómo se ha captado
del entorno, sino, también, haciendo uso de su relación con otra
información que se encuentra grabada en la memoria. Éste es el punto
donde lo que recogemos visualmente del entorno se transforma en
concepto para ser almacenado, y lo que finalmente nos permite recrear
sensaciones, olores y sonidos una vez que se registre en la memoria a
largo plazo 43 .
Este tipo de memoria permite recuperar recuerdos en el transcurso de
algunos meses y da la posibilidad de retenerlos, como ya hemos
explicado anteriormente, en la memoria a largo plazo. Si estos recuerdos
son utilizados frecuentemente y son reforzados en la memoria antes de
que sean olvidados se quedarán y, si no, los perderemos.
La memoria a corto plazo es el sistema donde el individuo maneja la
información que va recogiendo al interactuar con su entorno y nos permite
solamente retener ciertos datos o apreciaciones visuales por un lapso
muy corto de tiempo. Es como cuando debemos recordar una dirección o
un número de teléfono solamente para una ocasión específica, y que
luego de hacer uso de la información se borra completamente de nuestro
archivo.
En la memoria a corto plazo se almacenan los recuerdos de manera
sensorial. Se conserva una “copia literal” del estímulo externo que percibe
43
Molina T., Ma. José. Disponible en http://www.molwick.com/es/memoria/133‐memoria‐corto‐
plazo.html#texto (09/07/08). 25 por un lapso muy corto de tiempo. En este tipo de memoria encontramos
recuerdos e imágenes mentales percibidas de manera breve, que si no
son reforzados posteriormente serán olvidados con facilidad. La duración
de la memoria a corto plazo es de escasos treinta segundos, que se
pueden ampliar si se repite la información de manera continua. Puede
almacenar entre cinco y siete elementos, como por ejemplo números o
palabras.
El registro y este tipo de memoria están estrechamente relacionados.
Podría ser más útil considerarla dentro del proceso de percepción y como
un requisito necesario para el almacenamiento en sí. Esta memoria es la
que registra de manera fugaz los estímulos sensoriales y auditivos, entre
otros. La información que capta no es necesariamente consciente 44 .
La experiencia descrita en este proyecto se relaciona más aparentemente
con la memoria a largo plazo, ya en este tipo de memoria se encuentran
los recuerdos ligados a las emociones y afectos registrados por un
período largo de tiempo antes de percibir la falta del estímulo. Lo que se
pretende traer al presente es un recuerdo que está como sensación, pero
que su imagen se desvanece lentamente. Al buscarlo en los archivos de
la memoria aparece como fotografías desdibujadas e incompletas. El
recuerdo no se borra del todo, pero visualmente se vuelve cada vez
menos reconocible.
El proceso de desvanecimiento de las imágenes en los recuerdos es un
tema que ha permitido crear diferentes teorías y métodos para que estas
imágenes no lleguen a desvanecerse completamente en la memoria, o
por lo menos no tan rápido.
La teoría de Simónides 45 sobre la mnemotecnia, por ejemplo, exponía la
idea de que se puede conservar un recuerdo si lo guardamos
ordenadamente en la memoria. Decía que los recuerdos se deben
44
Prieto Aiskel, José. La Memoria.Disponible en http://www.uclm.es/profesorado/jtorre/DOCUMENTOS/PSAPLICA/varios/tema6/MEMORIA%20
HUMANA.doc (14/10/2008). 45
Poeta lírico griego del 486 A.C. 26 transformar primero en imágenes, y que luego debían ser relacionados
con alguna frase fácil de recordar que nos permitiera obtenerlos cuando
los necesitáramos sin buscarlos demasiado 46 .
Además de todas estas investigaciones del comportamiento de la
memoria, cabría también contemplar la teoría de que el cerebro ha sido
diseñado para administrar los conocimientos y pensamientos sin que
puedan ser manipulados en gran parte por nosotros, diferenciando lo que
es importante de lo que no. Está claro que aprendemos voluntariamente
ciertas cosas, pero también procesamos mucha información involuntaria
que es considerada dentro de nuestro desarrollo tanto físico como mental
para conformar nuestro conocimiento de vida.
En la obra plástica presentada para este proyecto, el objeto sembrado es
una manera de realizar un paralelismo con el proceso que atraviesa la
memoria cuando empiezan a desdibujarse las imágenes. El objeto
representa al recuerdo, a la imagen; la semilla, que crece a su libre
albedrío, representa el proceso del tiempo en el cual la planta irá
creciendo hasta cubrir la forma del objeto inicial, desdibujándolo, casi
haciendo que desaparezca, como ocurre con el proceso del olvido en la
memoria.
Nuestra memoria funciona casi, salvando las distancias, como la de un
ordenador. Los recuerdos se ven dañados por distintos factores, ya sea la
falta de uso de los mismos, por un fracaso desde la transmisión desde la
memoria de corto plazo a la de largo plazo o la pérdida de información al
intentar traer al presente un recuerdo desde la memoria a largo plazo.
Según la opinión de estudios científicos, el deterioro de la memoria no
tendría en principio nada que ver con el paso del tiempo, sino más bien
con un fallo que ocurre entre el aprendizaje del presente y la
46
Esta teoría fue desarrollada también por Santo Tomás de Aquino, nacido en Nápoles en 1225, con la cual expresaba que el orden es un requisito fundamental para la memorización. San Alberto, filósofo, teólogo y hombre de ciencia nacido en Baviera en 1206, había hecho anterior a él su interpretación de la misma idea dejando por escrito que uno debía encontrar un momento de soledad para poder empapar las imágenes del recuerdo con afecto. Véase en Trías, Eugenio. Op. Cit. p. 254. 27 rememoración del recuerdo adquirido. A esta fase de error de transmisión
se le ha denominado Teoría de la Interferencia 47 . Esta teoría explica el
error que se produce al desplazarse los recuerdos del presente al pasado
y viceversa, impidiendo que los recuerdos aparezcan de manera clara.
La amnesia retrógrada, por ejemplo, se conoce dentro de la Teoría de la
Interferencia como una patología de la memoria que nos vuelve
parcialmente
incapaces
de
evocar
recuerdos
almacenados.
Digo
parcialmente porque existe una dificultad para recordar, pero no una
imposibilidad de hacerlo. Este tipo de amnesia se ve afectado por nuestra
vida diaria: el estrés y las preocupaciones son los principales
contribuyentes a que nuestra memoria se vea afectada, y bajo sus efectos
tendemos a recordar peor.
Cuando esto sucede intentamos completar los vacíos con recuerdos
ficticios o inexactos, reinterpretando los recuerdos y haciendo uso de la
imaginación.
En el caso de los retratos de familia, este problema de evocar recuerdos
parece acentuarse. La importancia de la familia está ligada al sentimiento
de pérdida y de deuda: es un punto de referencia certero para poder
reconocer nuestro norte. Tanto es así que siempre tenemos a mano una
fotografía de alguien que nos resulte familiar, y al que le tenemos mucho
afecto, que cada cierto tiempo miramos para poder reconstruir en nuestra
memoria más fielmente su retrato.
Marina resalta la percepción de la falta: cuando esperamos ver algo, lo
buscamos, y al ver que no está lo que esperábamos, se produce una
disonancia con las expectativas de cada individuo de lo que se esperaba
de antemano que se iba a encontrar. Esto se interpreta como una
“experiencia de falta”. Con esta experiencia de falta se puede relacionar el
47
La Teoría de la Interferencia es aquella que estudia el momento entre proceso cognitivo y el olvido. Esta teoría afirma que a medida que se va adquiriendo conocimientos, la fuerza y la calidad de los anteriores va disminuyendo. 28 hecho de buscar imágenes en la memoria y no encontrarlas, o de
encontrarlas deterioradas y no como se espera 48 .
Las fotografías de familia nos transmiten, además de la imagen de la
persona, una apariencia, un espectro: el sentido de un cuerpo
inconsistente e intangible. El rostro de la persona fotografiada,
“fantasmagórica”, habrá ocupado el lugar de la ausencia 49 .
En nuestro cajón de los recuerdos encontramos sólo partes de la imagen,
y lo que hacemos a continuación es intentar reconstruirla como podamos.
Es aquí donde entra en juego la imaginación. Al hacer uso de ella
estamos reinventando la imagen con los pedazos, rellenando los espacios
en blanco con lo que consideremos necesario para poder tener una
imagen completa. La fidelidad de estas imágenes se ve transgredida,
hacemos lo que podemos para armarla como era pero la imagen obtenida
finalmente termina siendo otra persona que la que queremos recordar. Y
así iremos cambiando la imagen cada vez que la recordemos, creyendo
que hemos hecho un buen trabajo sin poder saber si realmente lo hemos
reconstruido fielmente.
La imaginación, entonces, juega un papel indispensable en el proceso de
reconstrucción de las imágenes mentales. Si bien es cierto que las
imágenes mentales vienen cargadas con otro tipo de representaciones
sensoriales y emotivas, es necesario que las reinventemos con la
imaginación para poder adaptarlas a nuestro presente y que se
mantengan vivas en nuestra memoria. Así, la imaginación es fundamental
para poder reestructurar el presente.
48
49
Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 53. Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Op. Cit. p. 46. 29 1.3.
El rol de la imaginación en el proceso de reconstrucción de la
imagen.
“¿Extraemos información o la construimos?”
José Antonio Marina.
Al seleccionar momentos de nuestra vida nos vamos dando cuenta cómo
nuestra historia no se configura por una continuidad de hechos, sino como
retención de una serie de imágenes representativas que acumulamos en
nuestra memoria.
La función de la imaginación, cuando intentamos rememorar algo o a
alguien, es la de reinterpretar la realidad. Justo en el proceso en el cual
intentamos traer al presente una imagen del pasado -ya sea cercano o
lejano- se produce el error de transmisión de imagen del que hablábamos
anteriormente. Ya que esta imagen aparece inconclusa, la imaginación
llena los vacíos del recuerdo para completar la imagen que se quiere
recordar. Vendría a ser entonces la retención de lo ausente y su
reelaboración
a
partir
de
cierta
fantasía.
Tiene
una
parte
de
representación verídica y otra de apariencia ilusoria.
Cuando la inteligencia es capaz de dirigir y controlar de tal manera la
formación de conceptos y generar nuevas construcciones, cuando la
información perceptiva se maneja conscientemente en ausencia del
estímulo externo, se alcanza un nuevo estatuto de reconstrucción de
imagen 50 .
Al hablar de la reconstrucción de una imagen mental tomaremos como
ejemplo una acción concreta con la que podamos generar un paralelo
para entender mejor este proceso: el relato oral. El mismo relato contado
varias veces varía inevitablemente, guardando una cierta fidelidad al
relato original. La memoria lo rehace, retiene ciertos factores y elimina
otros. Los relatos se modifican de una recitación a otra. No se puede
50
Marina, José Antonio. Ibíd. p. 59. 30 repetir el contenido inicial porque ya se ha perdido; como no se puede
encontrar el archivo original en la memoria, se reinventa, se construye
alguna cosa que se sobreponga a la ausencia 51 .
El hecho de tener la capacidad de poder reconstruir una imagen del
pasado en un momento presente mediante la imaginación es también una
manera de proyectarlo hacia el futuro. El pasado es el material con el que
se podrá hacer futuro con los instantes presentes. “Nunca seremos
capaces de rescatar del todo lo que olvidamos, lo cual nos pesa por toda
la vida vivida que nos promete”
52
. Pero al tener la capacidad de
reconstruirlo de cierta manera, de reinventarlo para poder recordarlo,
estamos recreándolo en el futuro.
Por lo tanto, afirma que todos los acontecimientos, ya sean grandes o
pequeños, deben tenerse en cuenta: “Nada de lo que una vez haya
acontecido ha de darse por perdido para la historia”
53
.
Imaginación se refiere entonces a la creatividad que nos permite
reconstruir una imagen incompleta, componiendo el cuerpo invisible de lo
que en algún momento fue una imagen concreta. La labor de
reconstrucción de la imagen sobre la cual trabaja la imaginación está
conectada directamente con una verdad, como contraposición a la ficción:
vamos recogiendo y acumulando los fragmentos que nos quedan de las
imágenes mentales para restaurarlas. La acción se hace aún más difícil
cuando nos damos cuenta de que en nuestra memoria hay muchos
fragmentos de muchas imágenes, como si nos hubiéramos dedicado toda
la vida a coleccionar fragmentos sin ningún objetivo aparente, esperando
que milagrosamente se reconstituyan en el momento de evocarlas 54 .
La presencia de la imaginación es activa y pasiva a la vez, y se vuelve
más activa mientras menos se ciña a las huellas de lo vivido. Es ante todo
51
Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Op. Cit. p. 39. Lucas, Ana. Op. Cit. p. 91. 53
Lucas, Ana. Ibíd. p. 93. 54
Lucas, Ana. Ibíd. P. 41. 52
31 visual: es pasiva cuando recibe las imágenes de algún estímulo externo y
activa cuando idealiza lo interiorizado. Las imágenes no son objetos del
intelecto, sino que están catalogadas como los vehículos de los
conceptos.
Las
imágenes,
una
vez
interiorizadas,
se
vuelven
prácticamente etéreas, pierden su corporeidad. Lo que conservamos de
ellas son las sensaciones que nos traen, carentes de materia. Allí donde
les falta la materia es donde interviene la imaginación.
Dice con respecto a esto Merleau Ponty:
“Si una cosa percibida estuviera compuesta de sensaciones y
recuerdos, únicamente vendría determinada por el concurso de los
recuerdos, no habría nada en ella que pudiese limitar la invasión de
éstos, no solamente tendría ese halo de “movido” que siempre la
acompaña, sino que sería incaptable, siempre huidiza y al borde de
la ilusión” 55 .
En el momento de reconstruir e intentar completar una imagen que recoge
de la memoria, la imaginación intentará tomar como verdad el recuerdo
inicial y transformarlo a partir de allí de una forma creíble. Esta
idealización de la realidad, a pesar de tomar como base una imagen ya
impresa, no se encuentra obstruida como superficie receptiva, es decir, es
dócil a nuevas impresiones y sensaciones que podrían plasmarse sobre la
imagen rememorada, y que luego será tomada como verdad.
Hay que tener en cuenta que tanto lo verdadero como lo imaginado son
imágenes. La imitación de la imagen inicial que se ve sometida a la
imaginación está elaborada con tanta perfección que puede convertirse
en identificación de aquello que queramos recordar. Así, cada vez que
traemos al presente una imagen guardada en nuestra memoria, ésta será
transformada por la imaginación y siempre guardaremos un recuerdo
modificado, creyendo que es el verdadero. Es como hacer una copia de
una copia de una copia, que al final tendrá un leve referente al original
pero habrá adquirido un carácter propio.
55
Merleau Ponty, Maurice. Op. Cit. p. 43. 32 En este sentido podríamos relacionar este proceso directamente con la
concepción de las obras de arte por algunos artistas. La labor de estos
artistas se basa en transformar las huellas de imágenes o vivencias que
perciben y traducirlas en el medio que mejor puedan desenvolverse.
Primero viene la imprimación de la imagen en la memoria, luego la
transformación mediante la imaginación y finalmente el traspaso a un
material físico que le permita imprimir sus sensaciones de manera
adecuada para mostrar hacia afuera cómo es que este artista percibe el
mundo. De esta manera el artista saca provecho de las imágenes que
retiene a diario. El ser es definido por la presencia.
Cuando se trata de rostros, podemos hacer uso de nuestro conocimiento
general del mismo para poder reestructurarlo mejor. Es decir, sabemos
cómo se estructura externamente y tenemos un conocimiento de aquello
que se encuentra bajo la piel, pero muchas veces no podemos recordar
qué color de ojos tenía la persona, la forma de la nariz, etc. Cabe resaltar
que los rostros son nuestra manera tanto de identificar a una persona que
nos resulta familiar como de identificarnos nosotros mismos en los demás.
Para poder rememorar y reinventar con la imaginación a una persona, es
importante saber reconocer ciertos signos de lo que nos transmite el
rostro de la misma, como veremos a continuación.
33 1.4.
De imágenes mentales a recuerdos: los rostros
Los rostros, en nuestro día a día, son esenciales. Son lo que la mirada
busca ante todo. Es lo primero que es privilegiado por el fotógrafo en el
momento de la toma. Son tan importantes que se convierte en el depósito
de nuestra identidad individual 56 .
Un ejemplo que podemos tomar de nuestro devenir cotidiano es el de
poder recordar los rostros de las personas cercanas a nosotros, rostros
que nos resultan familiares. Para poder recordar un rostro con precisión,
es necesario observarlo con atención, ya que no basta la simple
exposición de la imagen en la retina.
Cuando no se puede recordar un rostro con claridad se debe, entre otras
cosas, a la falta de atención que nos afecta cuando estamos pensando en
otras actividades mientras vemos. Otro de los factores posibles es que en
el momento y en el lugar cuando captamos un rostro haya diversas
distracciones visuales que no nos permiten reconocer totalmente una cara
y grabarla en nuestra mente con todos los detalles que la caracterizan.
Nuestro sistema visual está dotado de una memoria interna al ojo que
lleva el nombre de “memoria icónica”. En ésta la exposición del estímulo
externo desaparecido, en este caso el rostro, perdura en la retina por un
lapso corto de tiempo. Así, la imagen del rostro vista fugazmente en un
segundo –que puede ser una eternidad para el sistema nervioso– nos
permite capturar la información que nos ofrece el mismo en el presente
para poder recordarlo más adelante 57 .
Los rostros deben su fisionomía y su poder mágico de transmisión de
sensaciones a la proyección de nuestros recuerdos sobre los mismos. El
56
Berthier, Nancy. “El discreto encanto de la Fotografía”. Carmen Calvo. Valencia, IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno, Generalitat Valenciana, 2007. p. 66. 57
Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 119. 34 hecho de que el rostro sea tan significativo no adquiere su sentido por un
mero accidente 58 .
Curiosamente, cuando miramos el rostro de alguien es como si
mirásemos a través de él. De algún modo sus características físicas se
desvanecen, y lo que logramos ver vendría a ser más el alma que la
superficie.
De todos modos, aunque no recordemos al detalle el rostro de alguien,
somos capaces de reconocerlo visualmente, lo cual indica que el
reconocimiento de los rostros es una función más visual que de otra
índole.
Parece ser que los seres humanos somos eficaces para reconocer
parecidos lejanos, completar información y asimilar de un dato a otro.
Solemos ser capaces de reconocer si un rostro está de frente, sonriente y
algunas otras de sus características. Estabilizamos la información y la
comparamos inmediatamente con un patrón preestablecido y aprendido.
En el momento de divisar un patrón que podemos reconocer nos damos
cuenta que el mundo que percibimos nos revela un sistema de patrones
que llevamos guardado en nuestra memoria.
“Me resultaría muy difícil explicar los rasgos que me permiten
reconocer un rostro familiar. Debo de poseer un esquema flexible y
certero, cuyo contenido ignoro” 59 .
A menudo nos sucede que al intentar recordar a alguien que ya no está
somos incapaces de rememorarlo con todos sus detalles. Pero si se
presentara alguien pretendiendo hacerse pasar por la persona que
nosotros conocemos, no nos cabría la menor duda, aunque no tuviéramos
el rostro grabado con detalle en la memoria, de que esta persona no es la
que nosotros recordamos.
Volviendo a la existencia de patrones para poder reconocer ciertos
rostros, Marina presenta la hipótesis del “concepto perceptivo individual”,
58
59
Merleau Ponty, Maurice. Op .Cit. p. 45. Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 47. 35 que significa un conjunto de rasgos que nos permite reconocer lo idéntico
en lo múltiple, es decir, un rostro particular entre una multitud. Sin poder
almacenar este tipo de datos organizados en la memoria podríamos sufrir,
por ejemplo, “prospagnosia”, una enfermedad que impide reconocer los
rostros familiares 60 .
En nuestra memoria visual a corto plazo, somos capaces de almacenar
más rostros que objetos. Esto ocurre porque los rostros tienen una forma
especial de codificarse en nuestra memoria 61 . El cerebro posee unas
áreas especiales que reconocen los rostros. Ya que su funcionamiento se
inclina al reconocimiento de las estructuras, el cerebro suele leerlas y
reconocerlas con tanta rapidez que no nos deja rastro de la lectura que ha
seguido al mirarlo. Por otro lado la actividad cerebral identifica no sólo al
rostro de manera física, sino que evoca un nombre como una etiqueta, un
expediente y una respuesta emocional. Así, por más que olvidemos el
nombre de una persona somos capaces de reconocer todo lo demás
respecto a ella. A través del rostro podemos acceder a la fuente de
información de la persona.
El hecho de que recordemos un rostro sobre otras cosas es porque el
rostro representa todas las características de cada individuo, así como
sus actividades, pasiones y costumbres. Por consiguiente, es posible
juzgarlo en todo momento. Es la parte más expuesta y más expresiva de
nuestro cuerpo, que filtra gran parte de las sensaciones 62 . Al estar frente
a un rostro podemos reconocer características de la persona inclusive sin
que ésta haya pronunciado palabra. Es por eso que se considera que los
rostros rebasan a la imagen en cuanto tal, ya que no sólo deben ser
considerados como la identidad del individuo, sino que también pasan a
60
Con respecto a esta enfermedad cita Marina el libro de un escritor llamado Sacks, el cual lleva el título de El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Esta cita me pareció que tenía cierta coincidencia con mi obra, ya que para rememorar a uno de mis familiares utilizo también un sombrero y lo siembro. No sólo está aquí presente la relación entre personas, sino también la relación recuerdo‐objeto, el cual vengo tratando a lo largo de todo este proyecto. Véase Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 48. 61
Disponible en http://www.solociencia.com/medicina/05032005.htm (12/07/2008) 62
Manguel, Alberto. Op. Cit. p. 125. 36 representar, a manera de símbolo, lo que dicha persona significa para
nosotros: amor, protección, seguridad, autoridad, etc. De esta manera,
idealizamos a una persona y la asociamos con diferentes situaciones, no
siendo nuestro recuerdo de la misma necesariamente correspondiente
con la imagen que visualmente podemos obtener de ella. La huella
externa física -visible y sensible- de la imagen de un rostro es cambiada
en pos del reconocimiento de una marca interna e ininteligible 63 .
No es casualidad que muchos artistas plásticos hayan dedicado toda una
vida a representar el rostro humano de muchas maneras distintas,
rehaciéndolo una y otra vez, intentando transmitir y captar por medio de la
obra el poder de una mirada, una actitud, una sensibilidad con respecto a
todo lo que el rostro comunica.
Lograr en las artes plásticas -refiriéndome aquí a la pintura, escultura,
dibujo o grabado- la expresividad que condensa el rostro humano es una
labor que implica dedicación y constancia, ya que podríamos necesitar
mucho tiempo para ser capaces de plasmar de forma fiel un rostro que
parezca real y transmita sensaciones.
De alguna manera, la búsqueda de esta esencia hace que en el proceso
el carácter del artista se mezcle con el del modelo. La búsqueda del otro
se convierte en la búsqueda de uno mismo. El artista pasa tantas horas
frente a un modelo humano para poder captar su esencia, que al cabo de
un tiempo termina por confundir sus propias características con las de la
otra persona.
El rostro es la superficie más importante con la que nos enfrentamos
todos los días. Es el centro de nuestro cuerpo en el cual se hallan las
funciones más reconocibles por el otro: mirar, comer, oír, pensar, etc. Una
cara es capaz de revelar, en la mayoría de los casos, nuestro estado de
ánimo, nuestra edad, nuestra salud, sexo, raza, etc. Nos marca como
63
Ferraris, Mauricio. Op. Cit. p. 43. 37 individuos 64 . Es cierto que existen excepciones en las cuales se nos
dificulta el reconocimiento de la persona por medio del rostro, por lo tanto,
no se podría generalizar incluyendo todos los rostros en una misma
teoría. La teoría de la que hablamos aquí es, como he destacado antes,
en la mayoría de los casos.
Cuando se trata de familiares o personas cercanas a las que les tenemos
mucho afecto, anhelamos retener sus características tanto físicas como
metafísicas. Colocamos fotografías en portarretratos, en la nevera, sobre
mesas o paredes para poder absorber el espíritu del “yo” que hay en su
interior. Muchas veces el misterio que rodea los rostros y no nos permite
recordarlos con claridad reside en nuestra mente, ya que al recibir la
descarga expresiva de datos que emanan de una cara y las múltiples
maneras como respondemos a sus estímulos, no permite que nos
concentremos en los detalles, sino que retenemos el conjunto.
La ausencia física del estímulo externo, en este caso el rostro de una
persona cercana, influye en el desvanecimiento de los detalles de la
imagen que retenemos en la memoria. La fidelidad de la imagen depende
no del tipo de señal externa que capta nuestro cerebro o del deseo con
que observemos alguna cosa, sino por la frecuencia con la que se
presenta este estímulo externo. Con esto podemos deducir que cuando
nos encontramos lejos de alguien, o de algún lugar por mucho tiempo, el
cerebro deja de recibir estímulos externos, por lo cual la sensación se
debilita y la imagen se desdibuja 65 .
Ahora bien, cabe resaltar en este escrito por qué escojo los rostros como
imagen visual evocadora de recuerdos de personas familiares. Al tratar
este trabajo sobre los objetos sembrados -los cuales son utilizados dentro
del proyecto como evocadores de recuerdos- cuyo contorno va
desapareciendo gradual y parcialmente cuando la planta empieza a
crecer sobre ellos, estamos haciendo paralelismo con el desvanecimiento
64
65
Mc. Neill, Daniel. El Rostro. Barcelona, Tusquets, 1999. p. 16. Disponible en http://www.eduardpunset.es/blog/?p=98#more‐98 (09/10/2008) 38 de las imágenes en la memoria de las personas que conforman la familia
cercana. Al rememorar a estas personas, lo primero que suele venir a la
cabeza son las imágenes de sus rostros. Es en ese momento, en el
proceso en el cual traemos el recuerdo al presente, cuando notamos que
no podemos recordar sus detalles con claridad. Como conclusión,
entonces, el rostro -que representa a la persona- es lo primero que se
desvanece de nuestra memoria, lo que nos impide reconocerlo
visualmente. Es también lo primero que es retratado y a lo primero que
acudimos para no olvidar. Una vez olvidado el rostro, el recuerdo de esa
persona comienza a desdibujarse como imagen en la memoria. El objeto
utilizado en la obra plástica vendría a remitir a la imagen del rostro de
alguien que tenemos en la memoria, y la planta sobre el objeto se
relaciona con el proceso de desvanecimiento de dicha imagen en la
memoria.
Aún así, está comprobado que somos capaces de retener un rostro por un
lapso de tiempo antes de que la información comience a desvanecerse:
“Las investigaciones de laboratorio demuestran que podemos
reconocer con un 96% de precisión el rostro de una persona que
vimos por primera vez hace dos días, y en algunos estudios se ha
comprobado que este porcentaje disminuye muy poco después de
una semana o incluso meses. En un experimento, la exactitud en la
identificación de los rostros disminuyó de manera muy lenta hasta los
cuatro meses, pero a partir de aquí lo hizo con rapidez” 66 .
De esta manera, al transcurrir un período de tiempo regular sin tener
frente a nosotros el rostro de las personas que queremos, sus detalles
físicos se van desvaneciendo, quedando en nuestra memoria una especie
de imagen “fantasma”. Para poder entender mejor esta definición, es
necesario explicar el concepto de fantasma que utilizamos para este
trabajo, lo cual veremos a continuación en el siguiente punto.
66
Mc. Neill, Daniel. Op. Cit. p. 86. 39 1.5.
Cómo los recuerdos devienen en “fantasmas”
¿Qué es un “fantasma”? Remontándonos al significado que se le atribuía
en sus orígenes griegos, los fantasmas son las almas de los vivos que,
incorpóreas, aparecen como réplicas de una persona que ha vuelto desde
otra dimensión. Los Psuchai, que eran como los denominaban en aquella
época, tenían la apariencia exacta de una persona real, pero estaban
privadas de su existencia física; era el doble fantasmagórico del cuerpo.
Bajo este concepto, se le puede considerar al fantasma como una
imagen. El fantasma nace de la imagen, su cuerpo es una imagen. Se
ofrece como una figura, como un cuerpo. Para que pueda devenir en
fantasma tiene que haber existido alguna vez. Como sombra no aparece
de la nada, se ha engendrado previamente. El fantasma se define como
un reflejo de una vida y de una persona.
Los fantasmas no nos dejan indiferentes ante su presencia, generan
angustia y temor. La presencia fantasma implica el despliegue de una
energía, genera tensión y dinamismo. La presencia en la imagen
fantasma, es una presencia construida sobre la ausencia, la pérdida y la
desaparición 67 .
El fantasma es una figura de repetición que viene y va, que aparece y
desaparece. Es así como el fantasma, a pesar de presentarse ante
nosotros, ha estado ya presente anteriormente y preexiste a su aparición.
La persona desaparecida podría definirse como una cosa que puede
reaparecer por la esquina de la calle, no importa dónde ni cuándo. El
fantasma es determinado como un cuerpo desaparecido que reaparece;
el “estar-allí” de un ausente, que, como en una imagen, está aquí pero no
está 68 .
67
68
Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Ibíd. pp. 55‐56. Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Ibíd. p. 45 40 Según la definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua
Española, significado de fantasma que más se ajusta al concepto que
quiero desarrollar para este proyecto es la de “imagen de un objeto que
queda impreso en la fantasía”. Otra definición que podría adaptarse
bastante bien es la de “una visión que se da en sueños o en las
figuraciones de la imaginación”
69
.
Los fantasmas nos hacen penetrar en el mundo de las sombras. Las
sombras, inmateriales, no nos permiten establecer con ellas un contacto
táctil, aparecen como un efecto óptico que nos engaña, llevan a la
decepción a los que, engañados, ven aparecer al ser querido 70 .
La imagen del pasado vuelve al presente como lo que fue, por lo tanto
como un resto, como un espíritu o un fantasma. El fantasma es la puerta
abierta al pasado instantáneo 71 .
La reinterpretación de un hecho vivido transforma una visión efímera real
en una imagen fantasma. Cuando miramos una fotografía de un álbum
familiar de alguien cercano que se encuentra lejos, lo traemos a nuestro
presente a manera de imagen fantasma. La persona querida cobra vida
pero no de manera física, sino que se hace presente en otro tiempo y en
otro espacio: el espacio que nosotros recordamos. La imagen fantasma se
presenta entonces como la reencarnación de un deseo, el cual se
reconstruye para enviarnos una imagen reconocible desde la memoria,
imagen que llega con interferencia, reflejando contornos inciertos:
“El fantasma es una ausencia, un vacío, un humo, una sombra: no se
le puede abrazar, ni encerrar, ni contener. Volátil, inconstante, infiel,
el fantasma va y viene, desaparece, se aleja, se borra, para después,
de repente y de un porrazo, regresar” 72 .
69
Diccionario en línea de la Real Academia de la Lengua Española. Disponible en http://buscon.rae.es/draeI/ (25/07/2008) 70
Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Op. Cit. p. 43. 71
Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Ibíd. pp. 47‐48. 72
Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Ibíd. p. 12. 41 Me refiero entonces con esta definición a una especie de “huella” que
queda grabada en la memoria como una apropiación y reinterpretación de
lo ocurrido, algo así como experimentar la pérdida de la experiencia. Lo
que queda inscrito en la memoria como huella es entonces el signo de
una ausencia.
Los recuerdos fantasmas interfieren en nuestra realidad más de lo que
pensamos. Cuando consideramos que están en lo más profundo de
nuestro ser, se vuelven más esquivos cuanto más intentemos evocarlos.
La experiencia presente que tenemos del pasado no es de éste tal como
fue, sino de un pasado recordado, reinventado, construido, virtual. Un
pasado que nunca ha sido presente como tal, ya que ha sido deformado,
reducido por el olvido y ampliado por nuestros fantasmas. En ese sentido
es el producto de una construcción 73 .
En el texto de Ana Lucas, la construcción de la realidad a partir de un
recuerdo se ve amenazada por la visión fantasmagórica. Parece ser que
según sus escritos “el nostálgico hombre moderno contempla su devenir
con un filtro de fantasmagoría, ruinas nebulosas en las que encuentra
atrapada su realidad y su historia”
74
.
Bajo estos conceptos de imagen fantasma como evocación del recuerdo
de alguien, nos permitiremos utilizar el término para desarrollar la idea en
este proyecto sobre las imágenes que se desvanecen en la memoria.
Imágenes que, como hemos visto anteriormente, van y vienen,
desdibujadas, borrosas, transformadas y reconstruidas.
Si bien casi siempre se relaciona los fantasmas con los muertos, en este
caso le daremos más importancia a su relación con lo que se desvanece,
lo desaparecido, lo que va y viene. En el caso de la obra plástica
presentada en este trabajo, dejaremos a la muerte al margen del tema, ya
que hablamos de personas vivas que se encuentran ausentes por un
73
74
Lucas, Ana. Op. Cit. p. 172. Lucas, Ana. Ibíd. p. 39. 42 período largo de tiempo, en el que no existe un contacto directo con la
exposición de las imágenes de sus rostros. Esto produce, como
consecuencia, incertidumbre, y se refleja en el desdibujamiento de las
facciones de sus rostros en la memoria.
En los trabajos de algunos artistas que han utilizado el tema de la
memoria, podremos constatar que en su obra ha sido importante
relacionar las imágenes de las personas ausentes con objetos que les
pertenecieron o que se relacionaron con ellos en algunos momentos de
sus vidas. Presentaré en el siguiente capítulo algunos de los artistas que
han servido de apoyo para el desarrollo de la obra plástica de este
proyecto.
43 1.6.
Artistas que trabajan con objetos e imágenes que remiten a la
memoria de algo desaparecido o “fantasma”
En este capítulo veremos la obra de algunos artistas que han trabajado
con el concepto de memoria y olvido y lo han representado mediante
objetos de uso cotidiano, que relacionan directamente con los sujetos a
los que han pertenecido.
En las diferentes obras las personas ausentes se ven representadas de
distintas maneras en diversas manifestaciones artísticas, haciendo uso de
la fotografía borrosa o de imágenes desdibujadas para acotar el paso del
tiempo sobre el recuerdo de las mismas.
Los objetos son presentados sobre todo como la presencia de la
ausencia, algunas veces estando la ausencia relacionada con la muerte o
simplemente con la falta momentánea de alguien.
Es preciso definir la obra de los artistas con los cuales se relaciona la
investigación personal de este proyecto para poder rescatar la manera en
cómo es representada la memoria en la obra de cada uno de ellos. Nos
basaremos
principalmente
en
la
obra
de
cuatro
artistas,
que
describiremos a continuación.
1.6.1. Christian Boltanski
La obra de Boltanski se concentra en diversos aspectos particulares de la
memoria. El artista no pretende reinterpretar un evento ya acontecido,
sino más bien representar la memoria como un factor existencial y
antropológico. Su investigación consiste en explorar cómo se constituye la
memoria.
En su trabajo inicial, Boltanski presentaba objetos de la vida cotidiana
como fósiles en urnas de museo, con lo que pretendía guiar al espectador
44 a través de una nueva percepción de objetos y acciones que le resultaran
familiares. Su trabajo en esta época consistía en recopilar objetos como
eventos de su vida ya acontecida. La recolección que realizaba de objetos
cotidianos demostraba su inquietud por detener el tiempo, un tiempo
irremediablemente pasado. A partir de la elaboración de vitrinas con
objetos cotidianos, su trabajo empezó a basarse en la acumulación y el
reciclaje, reconstruyendo memorias que son difíciles de identificar como
memorias del propio artista o ajenas.
Un tiempo después, la fotografía cobraría una gran importancia en la obra
de Boltanski. El tema de su trabajo se centró en el holocausto, o mejor
dicho, en las huellas que las personas judías habían dejado después del
holocausto. Con los objetos que habían quedado de estas personas
después de este terrible suceso, Boltanski reconstruye los pedazos de
una vida que se ha esfumado 75 . (fig. 1)
(fig. 1) Reserves: The Purim Holiday (1989). Fotografías en blanco y negro, lámparas de metal,
alambre, ropa de segunda mano, cajas de metal. Dimensiones variables.
75
Semin, D., Garb, T. y Kuspit, D. Christian Boltanski. Londres, Phaidon, 1997. p. 85. 45 A través de la iluminación particular con las que apuntaba a las fotografías
en blanco y negro y la peculiar instalación de los objetos, sus
instalaciones remitían a altares religiosos tanto como a interiores de
iglesia. Las fotografías representaban rostros de personas ausentes,
siluetas absorbidas por el tiempo, las cuales generaban una melancolía
de lo que podemos identificar como una pérdida personal, dolorosa e
irreversible.
Las imágenes que presenta en sus exhibiciones, desdibujadas,
iluminadas indirectamente por las luces colocadas contra la pared, hacen
referencia a las imágenes de personas que ya no están, a personas
fantasmas 76 . (fig. 2)
(fig. 2) Jewish School of Grosse Hamburgerstrasse in Berlin in 1938 (1994). Fotografías movidas,
flourescentes, clavos, ventilador. Dimensiones variables.
76
Semin, D., Garb, T. y Kuspit, D. Ibíd. p. 80. 46 Hay una definición importante que hace Boltanski sobre las fotografías.
Para él es en la fotografía cuando el sujeto deviene en objeto, lo cual es lo
único que se conserva a través del tiempo. Su idea es presentar la
memoria como una constante existencial, como un archivo que
conservamos. En la obra de Boltanski el archivo es la exposición
constante de un proceso continuo de sedimentación: referencias
individuales se depositan y se convierten en rastros que pierden su
singularidad para funcionar masivamente como archivos de la memoria 77 .
Con referencia al proyecto artístico personal presentado para esta
memoria, la relación entre objeto y ausencia realizada por Boltanski
aporta posibilidades, tanto técnicas como conceptuales, a la manera de
representar una imagen fantasma. En sus fotografías las personas
aparecen borrosas, desdibujadas, que es justamente lo que este trabajo
refiere en la investigación del desvanecimiento de las imágenes en la
memoria. Curiosamente, en la descripción que hacen varios autores sobre
su obra, se refieren más de una vez a fantasmas que aparecen reflejados
en su trabajo.
En su manera de representar la memoria y el olvido hace uso, no
solamente de la fotografía, sino también complementa el trabajo con
objetos de uso cotidiano, los cuales relaciona directamente con las
personas a las que han pertenecido.
El uso de la fotografía en su trabajo es más bien un medio de expresión.
El propio Boltanski afirma que no se considera fotógrafo, sino que lo que
le interesa es utilizar la fotografía como registro. En esto coincide con el
proyecto presentado para este trabajo, ya que a pesar de hacer uso la
fotografía se utiliza igualmente como registro y como medio.
De esta manera, con respecto a mi trabajo, rescato tanto el uso de los
objetos para definir a los sujetos dentro de su obra, que, a pesar de no
tener Boltanski ninguna relación directa con ellos, en cierta manera los
77
Schaffner, Ingrid y Winzen, Matthias. Deep Storage. Nueva York, Prestel‐Verlag, 1999. p. 78. 47 encuentra familiares por sus tradiciones, como también su manera de
representar estos sujetos en sus fotografías e instalaciones y cómo los
relaciona con los conceptos asociados a la memoria. (fig. 3)
(fig. 3) Reserve: Canada (1988). Ropa de segunda mano, luces, fotografías en blanco y negro.
Dimensiones variables.
1.6.2. Sophie Calle
En el trabajo de Sophie Calle es evidente una preocupación por la
representación de la ausencia. Desde el año 1970 utiliza en su obra
objetos encontrados, además de fotografías, películas y textos, para
conservar en el tiempo lo que está desapareciendo o lo que ha
desaparecido ya. Muchos de los objetos que recolecta le pertenecen y
nos cuentan historias sobre su propia vida. Además de la suya propia,
Calle también nos narra historias sobre seres anónimos, especulando
sobre su intimidad, descifrando las huellas de sus vidas por los objetos
que van dejando a su paso. Los documentos que registra nos llevan por
un corredor de la memoria donde intervienen objetividad y subjetividad,
realidad y ficción. Sus textos originales y las descripciones de los lugares
que registra, así como los objetos que capta bajo la lente de su cámara,
nos presentan la fragilidad de lo real. Esta vuelta al pasado no nos
conduce de manera lineal en el tiempo. Nos lleva tras las huellas de lo
48 que parece haber quedado en el olvido. El hecho de recolectar
información, incluidos los objetos, nos lleva hacia los confines de la
memoria, realizando saltos en el tiempo y cortes de camino inesperados.
Su trabajo nos invita a ir reconstruyendo una historia con los fragmentos
de vida que nos presenta, como un rompecabezas del cual se han
extraviado piezas 78 . (fig. 1)
(fig. 1) The Birthday Ceremony (1991). Objetos diversos.
De las varias libretas con notas que realizó sobre sus diversas
intervenciones cabría resaltar, sobre todo, el proyecto de 1981 titulado
L´Hôtel. En este proyecto, haciéndose pasar por una camarera de un
hotel en Venecia, realizó fotografías de los objetos personales de los
huéspedes que se alojaban en dicho establecimiento. Estos objetos
incluían maletas abiertas, armarios, ropa, papeleras, camas deshechas,
etc., lo que le permitió escribir suposiciones sobre las historias de las
personas que se encontraban momentáneamente ausentes.
78
Schaffner, Ingrid y Winzen, Matthias. Ibíd. pp. 96‐97. 49 Podemos considerar, entonces, que Calle entendía los objetos como
transmisores de información sobre el sujeto, lo cual me interesa para
complementar la investigación que se lleva a cabo sobre los objetos en
este proyecto. (fig. 2)
(fig. 2) Hotel Room 30/March 5 (1991). Fotografías blanco y negro, texto.
Otro factor importante es saber que Calle empezó a realizar todos estos
seguimientos a diferentes personas, infiltrándose en sus vidas y
reconstituyendo sus ausencias, por una vivencia personal que la llevó a
encontrarse sin un entorno social por un período de ausencia de su
ciudad natal, por lo que tuvo que reinventarse relaciones interpersonales
para que la ayudaran a sobrellevar la soledad 79 .
Es en este punto donde encuentro cierta afinidad con mi obra, ya que al
notar la ausencia de ciertas personas que le eran familiares o cercanas
tuvo que reinventárselas a su modo, tomando el objeto personal como un
anexo de la persona que lo ha utilizado o con la cual ella lo relaciona. Lo
79
Grosenick, Uta (Ed.). Mujeres Artistas de los Siglos XX y XXI. Colonia, Taschen, 2002. p. 72. 50 único que queda del trabajo de Calle son finalmente las fotografías de
objetos que representan a la persona ausente, y los diarios que ella
escribe contándonos historias que finalmente no sabemos si pertenecen a
la realidad o a la ficción.(fig. 3)
(fig. 3) Sleepers (1993).
De esta manera, lo que resaltaremos de su obra con respecto a la
investigación personal de este proyecto es la relación que existe entre
sujeto-objeto y memoria, relación que se visualiza claramente en la obra
de Calle.
En la propuesta plástica presentada en esta memoria, el objeto
representa al sujeto. El recuerdo está relacionado con el objeto físico, al
cual se le otorga una energía especial que remita a la persona que
queremos recordar. Así, los conceptos con respecto a la memoria, y la
relación entre objeto como evocador del recuerdo del sujeto nos permiten
encontrar similitudes, aunque los trabajos sean muy distintos, entre el
trabajo de Sophie Calle y la propuesta personal presentada.
51 1.6.3. Carmen Calvo
Desde los años 60, esta artista viene investigando las diferentes maneras
de recrear la memoria y sus diversas ramificaciones en sus esculturas,
pinturas, fotografías e instalaciones. Cuando utilizó objetos de uso
cotidiano en su obra se produjo la primera manifestación de interés
personal en los procesos de la memoria. Los objetos que provenían de los
rastrillos o de segunda mano tomaban la presencia del pasado mismo:
venían cargados de la energía de sus existencias anteriores y una
densidad temporal que permitían profundizar en la problemática de los
recuerdos 80 .El paso del tiempo había dejado sus huellas en ellos. (fig.1)
(fig.1) Les Chercheuses de Poux (2006).Técnica mixta, montaje, pelo artificial.
En su trayectoria artística la incorporación de objetos cotidianos usados
lleva implícita la recuperación de la memoria olvidada a la cual hace tanta
80
Berthier, Nancy. “El discreto encanto de la fotografía”. Carmen Calvo. Valencia, IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno, Generalitat Valenciana, 2007. p. 53. 52 referencia Marcel Proust 81 . Sus objetos, que acumulan en sí mismos el
paso del tiempo, nos invitan a escabullirnos por sus recuerdos personales,
e interrogarnos sobre el sentido de nuestros recuerdos y la imposible
duración de los mismos.
Tras su descubrimiento del Louvre en 1971, despierta una primera
fascinación por ciertos objetos (arqueológicos) que actuaban como
representantes de seres queridos o como objetos-fetiche 82 , densamente
cargados de historias emocionales. En sus trabajos posteriores, agudiza
su búsqueda del significado sobre objetos que se relacionen con lo
personal, con sus fantasmas y recuerdos, creando así sus composiciones.
(fig. 2)
(fig. 2) Te Quiero Sólo para un Sueño (1998).Técnica mixta, diferentes materiales.
81
Pérez, David. “El Haiku del Espacio (El Objeto como Medio Poético)”. Carmen Calvo. Valencia, Sala Parpalló, Diputación General de Valencia, 1992. p. 13. 82
La definición que se hace de objeto‐fetiche según Robert Stoller es que un fetiche es “una historia enmascarada como un objeto”, y que estos suelen estar relacionados a lo cotidiano y lo doméstico. Véase Combalía, Victoria. “Carmen Calvo: Objetos y Fantasmas”. Carmen Calvo. Valencia, Museo De Bellas Artes De Valencia. Generalitat Valenciana, Arpe, 1997. p. 36. 53 Los objetos de Carmen Calvo comparten la cualidad de ser siempre
antiguos, incluso a veces deteriorados, cubiertos por una capa de polvo
del paso del tiempo sobre ellos, caducos en su uso cotidiano. Liberados
de este uso cotidiano y utilitario cada objeto tiene la posibilidad de
cambiar de sentido y de utilización: es capaz de convertirse en poesía, de
concentrar en sí la esencia del ser 83 .
Estos objetos están relacionados en su obra con la interpretación de sus
hechos internos, sus sensaciones asociadas a la familia, la infancia o el
sexo 84 . La misma artista indicaba que para que un objeto sea elegido por
ella, fuera el que fuera, tenía que seducirla 85 .
Mediante los objetos mundanos, los que en algún momento tuvieron una
utilidad y luego fueron olvidados, Carmen Calvo reconstruye un presente
apelando a una memoria histórica, utilizando diversos materiales en su
obra plástica para llegar a tales fines. No se resiste a que el tiempo pase
por las cosas: apropiándose de elementos nos transmite una visión
nostálgica de añoranza. Los fragmentos que conforman su obra
exteriorizan sus angustias y miedos, pero también sus alegrías y
esperanzas. Es como si fuera un diario personal construido con objetos
que tuvieron sus vidas en otro tiempo. Estos recuerdos dispersos de
objetos, estas imágenes desvanecidas, vendrían a cumplir la función casi
de un fragmento de un pasado muy lejano, modificado por el olvido y la
consciencia. El hecho de recolectar, archivar y clasificar objetos en
desuso remite también al deseo de poder llenar un vacío, de detener el
tiempo 86 .
83
Guigon, Emmanuel. “Nuestra Vida era Toda la Vida. Muestrario”. En Carmen Calvo. IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno. Op. Cit. p. 23. 84
Combalía, Victoria. Op. Cit. p. 39. 85
Berthier, Nancy. Op. Cit. p. 57. 86
Guigon, Emmanuel. Op. Cit. p. 25. 54 Una imagen que representa tanto en sus objetos como en sus cuadros es
la de los seres-fantasma, los cuales llevan los ojos cubiertos o los
párpados cerrados 87 . (fig. 3)
(fig. 3) La Vierge Folle (2001).Técnica mixta, montaje.
Otra rama característica de la obra de Carmen Calvo son las fotografías
intervenidas, fotografías encontradas de seres desconocidos que nos
permiten aprehender sus historias mediante el ensamblaje de falsos
restos que podemos especular cuando vemos su desdibujada imagen 88 .
Estas fotografías están catalogadas también como imágenes fantasmas,
como presencias de personas que nadie sabe quien son, pero lo más
probable es que ya no se encuentren entre nosotros.
Lo que me interesa resaltar sobre toda la obra de Carmen Calvo son sus
objetos intervenidos, dentro de los cuales se encuentran también las
87
88
Guigon, Emmanuel. Ibíd. p. 19. Guigon, Emmanuel. Ibíd. p. 27. 55 fotografías (fig. 4). Su manera de reconstruir la memoria mediante los
objetos como recuerdo de una ausencia, se relaciona directamente con el
trabajo personal de la propuesta que presento como parte del proyecto en
esta memoria, en el cual el objeto se vuelve fundamental para representar
la memoria de alguien que ya no está presente en determinado momento
pero que su presencia sigue allí, con los contornos desdibujados por el
paso del tiempo.
(fig. 4) De la Prisión Terrestre a lo Bello del Día (2005).Técnica mixta, collage, fotografía.
La relación que existe entre la obra de Carmen Calvo y la propuesta
artística que presento en el siguiente capítulo es otra vez la relación entre
memoria desvanecida y objeto ligado al sujeto. Es importante resaltar
también la asociación del recuerdo con la melancolía que el objeto usado
acarrea. Los objetos en mi trabajo remiten, con una mirada nostálgica, a
la persona que se rememora, como también se puede percibir en la obra
de Carmen Calvo.
56 1.6.4. Gerhard Richter
La obra de Gerhard Richter se puede definir como una obra multifacética
que abarca gran cantidad de procesos que incluyen dibujos, collages y
bocetos para el desarrollo de su pintura. Lo que se podría hallar como
punto común en su trabajo artístico es el hecho de que se basa en
fotografías para pintar. Su interés por la fotografía lo llevó a coleccionar
imágenes de todo tipo sin un tema aparente: coleccionaba las que le
gustaban, para luego traspasarlas a la pintura con una técnica
perfeccionista que invitaba a la confusión de saber si se trataba de una
fotografía o de una pintura.
Sobre su forma de coleccionar de manera aleatoria, declara el artista que
dicho proceso hace referencia a la manera en cómo se nos presentan las
imágenes del mundo -que es el que nos proporciona la imagen originalpara posteriormente ser fotografiadas, igualmente de manera aleatoria,
combinadas sin un tema establecido y con muchas facetas. Una de las
cosas que afirma el propio autor sobre lo que le interesa de las fotos que
colecciona es que, al pintarlas, deja de lado todo lo que normalmente se
conoce de la pintura tradicional, como es el color, la composición, etc 89 . El
artista recoge la fotografía tal cual como referente pictórico, no le importa
que esté mal tomada. Su colección de fotografías abarca desde fotos de
periódicos, de fotógrafos amateur, fotos de objetos y de retratos de
familia.
De la enorme cantidad de fotografías recolectadas y luego pintadas me
interesa resaltar una forma de trabajar en particular: las pinturas
desdibujadas, tomadas de fotografías reales para luego ser desvanecidas.
Con esta técnica borrosa (Verwischteknik) Richter disuelve los límites de
89
Friedel, Helmut. Gerhard Richter. Atlas der Fotos, Collagen und Skizzen. Colonia, Oktogon, 1997. p. 3. 57 los objetos y las personas que pinta, y maneja la técnica de tal manera
que la obra nos presenta otra posibilidad de ver 90 . (fig. 1)
(fig. 1) Roses (1994). Óleo sobre tela.
De esta forma, las imágenes borrosas que aparecen en su obra se nos
presentan a manera de fantasmas, de una especie de recuerdo lejano de
algo o de alguien que no podemos rememorar con claridad. Es aquí
donde haremos el paralelo con la investigación realizada en este
proyecto, ya que a partir de las fotos trabaja el tema de la memoria, el
desvanecimiento, el hecho de que toda la imagen esté cubierta por una
especie de velo gris que desdibuja los detalles y hace que todos los tonos
que recordamos tengan el mismo valor, restando importancia a los
detalles.
Sobre la técnica del desdibujamento explica el artista:
“Ich verwische, um alles gleich zu machen, alles gleich wichtig und
gleich unwichtig. Ich verwische, damit es nicht künstlerich-hand 90
Hentschel, Martin. “Gerhard Richter”. En: AA.VV. In the Power of Painting. Zürich, Alesco AG, 2000. p. 84. 58 werklich aussieht, sondern technisch, glatt und perfekt. Ich verwische,
damit alle Teile etwas ineinanderrücken. Ich wische vielleicht auch
das Zuviel an unwichtiger information aus” 91 .
En su obra como aporte al concepto personal de mi obra rescato no
solamente la técnica con la que transforma la fotografía, finalmente, en
una imagen fantasma (fig. 2), sino también el enfoque que tiene sobre los
retratos de familia y de algunos objetos que él considera que están llenos
de memoria por pertenecer a una determinada persona o a una época.
(fig. 2) Matrosen (1966). Óleo sobre tela.
Así, de todos los procesos de Richter, nos centraremos en el de las
pinturas borrosas y sobre todo en las de objetos y personas, para
complementar el desarrollo de este proyecto.
En el trabajo personal presentado en esta memoria, las imágenes
desdibujadas son transmisoras de sensaciones de angustia por el hecho
de no poder distinguir en la imagen las características de las personas
que aparecen en ellas. Esta sensación de estar pisando sobre terreno
91
“Desdibujo para hacer todo igualmente importante o igualmente sin importancia. Desdibujo para que no se vea la mano del artista en el trabajo sino técnico, suave, plano y perfecto. Desdibujo para que todas las partes se unifiquen. Quizás también desdibujo el exceso de información no importante.” (Traducción de Karen Macher Nesta). Véase Hentschel, Martin. Op.Cit. p. 86. 59 fangoso y no saber bien por qué se desvanecen estas imágenes nos lleva
a sentirnos vulnerables ante un proceso que no podemos remediar (fig. 3).
Las imágenes desdibujadas aparecen en el proyecto como un concepto a
partir del cual comienza la búsqueda de diversos medios expresivos que
permitan reflejar este desvanecimiento.
(fig. 3) Mädchen Baker (1965). Óleo sobre tela.
El proceso de trabajo de Richter funciona, en cierto modo, como el
proceso que ejecuta la memoria al desdibujar las imágenes. En este caso
es el artista quien decide desdibujar la imagen y hacerla borrosa, como si
él mismo fuera el tiempo personificado. La obra de Richter guarda relación
con este proyecto tanto por las ideas que expresa sobre la memoria y el
recuerdo -cuando utiliza fotografías cotidianas- como también la
importancia que cobra el espectador, que, al presenciar su obra y ver la
imagen desdibujada, percibe este paso del tiempo, esta la incertidumbre
del recuerdo y su permanencia en la memoria.
Los objetos o las personas que este artista desdibuja están vistos bajo la
misma perspectiva que es presentada en este trabajo personal. Están
vistos bajo una mirada de recuerdos, de historias pasadas que aparecen
60 levemente en el recuerdo pero sin definición, borrosas, desvanecidas. (fig.
4)
(fig. 4) Familie Liechti (1966). Óleo sobre tela.
61 2. SOBRE LAS “IMÁGENES FANTASMAS” Y SU RELACIÓN CON
LOS OBJETOS SEMBRADOS EN MI PROPUESTA ARTÍSTICA
En la primera parte de este trabajo hemos tratado lo que tiene que ver con
los procesos de la memoria y del desvanecimiento de las imágenes que
recordamos, procesos que conducen al desarrollo de esta segunda parte,
que se centra en la elaboración de la propuesta artística que he realizado
para este Proyecto Final de Máster.
La investigación sobre la memoria y las imágenes fantasmas acarreó
experimentar con materiales que permitieran canalizar percepciones
personales, de tal manera que la obra plástica pudiera estar relacionada
con estos procesos de pérdida y de ausencia.
Al considerar la gradual desaparición de estas imágenes en la memoria
como un proceso natural que, inevitablemente, ocurre, decidí trabajar con
el crecimiento de la naturaleza sobre ciertos objetos que se relacionan
con experiencias personales sin que el crecimiento de ésta naturaleza
fuera manipulada para que, justamente, siguiera su curso cubriendo las
superficies de los objetos
Teniendo en cuenta que los objetos llevan consigo una fuerte carga
emocional, utilizaremos los que se relacionan con la vida cotidiana en su
tamaño real, intentando no variar demasiado su forma al cubrirlo con las
semillas.
Investigando escritos sobre éstos objetos y su relación con la memoria,
pude hallar certezas y teorías sobre lo que desde un principio había
guiado el trabajo puramente como instinto: lo que iba relacionado con la
memoria y los recuerdos, a la familia y a los fantasmas de los seres
queridos, se resumía todo en los objetos que se relacionan con ellos,
aquellos que pudieran contener una carga sentimental tan intensa como
para invitarnos a evocar experiencias y vivencias pasadas relacionadas
62 con estas personas que son consideradas importantes y que ahora mismo
por ciertas circunstancias se encuentran ausentes.
Los objetos sembrados se ubican en paralelo con las imágenes
fantasmas, los utilizo para expresar lo que se desvanece bajo el manto
verde de una naturaleza viva. Mientras la imagen mental se va volviendo
cada vez más difusa y se van desdibujando sus contornos, la naturaleza
sigue su curso cubriendo por completo el objeto, desdibujando igualmente
la forma original del objeto.
Así, este capítulo desarrolla tanto la importancia del objeto para la
propuesta plástica presentada para esta memoria, como también del
proceso natural sobre el mismo y la relación establecida con todo lo
investigado anteriormente en el capítulo primero.
63 2.1.
Los objetos cotidianos como evocadores de recuerdos y
memorias de personas cercanas en mi obra plástica.
“Sólo recuerdo la emoción de las cosas”.
Antonio Machado.
Baudrillard, en su libro El sistema de los Objetos 92 , escribe que nuestros
objetos cotidianos son los objetos de una pasión, de la propiedad privada,
una pasión cotidiana que a menudo se impone a todas las demás. Es
abstraído de su función y vuelto relativo al sujeto. Al recoger objetos de la
vida cotidiana y despojarlos de su función utilitaria, los objetos se vuelven
poesía, cobran el sentido del ser amado.
Las
personas
cercanas
a
nosotros
cuando
están
ausentes,
“desaparecidas”, dejan tras de sí un legado de rastros diversos
conformados mayormente por objetos a los cuales solemos asirnos para
mantenerlos vivos en nuestra memoria 93 .
Los objetos relacionados al sujeto aplacan nuestra angustia de la
fugacidad del paso del tiempo, nos permiten conservar algo de un tiempo
pasado.
Los seres humanos tendemos a buscar sustitutos para aquellos recuerdos
que sentimos que se nos escapan, que se desvanecen. Estos sustitutos
suelen verse reflejados en objetos personales que pertenecen a los
ausentes, que nos ayudan a que la memoria de las personas que
queremos perduren en el tiempo: coleccionamos fotografías de un álbum
familiar, ropa, cualquier cosa a manera de reliquia o suvenir que nos
permita construir en el hoy el recuerdo del ayer de esas personas, para
paliar la falta, para colmar la ausencia. Gracias a los objetos, las personas
ausentes vuelven a estar presentes, son remplazadas por los objetos que
92
93
Baudrillard, Jean. El sistema de los objetos. México, Andrómeda, 1990. pp. 97‐99. Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Op. Cit. p. 17. 64 elegimos como sustitutos y son transformados en una presencia
fantasmagórica 94 .
El hecho de reunir objetos que nos recuerden a ciertas personas es una
manera de juntar restos, rastros que estas personas han dejado entre
nosotros para poder reconstruir su memoria en la nuestra. En los objetos
reencontramos la esencia del recuerdo de las personas que queremos. A
pesar de estar lo suficientemente cerca para poder tocarlos, estos objetos
encierran dentro de sí algo de la persona que permanece al mismo tiempo
fuera de nuestro alcance, inaccesible.
En los objetos pareciera sobrevivir alguna cosa que se opone a la
desaparición total de la imagen de un ser querido: de alguna manera se
mantiene inalterable e indestructible, y permanece a pesar de toda
separación. Los objetos calman la angustia del olvido, permiten, en cierta
manera, ver lo ausente, adjudicarles un cuerpo y un rostro.
Para que un objeto pueda cumplir su cometido para el cual lo hemos
rescatado del olvido, hace falta que la persona que rememora ejerza
sobre él una actividad imaginativa 95 . Es necesario que la persona que
elige el objeto reconozca en éste alguna historia personal, lo que lo
convierte en portador de significado.
Para Gastón Bachelard, los objetos son evocadores de recuerdos por
excelencia. Un objeto utilizado, viejo, olvidado en un rincón suele ser tanto
más evocador que uno completamente nuevo. Los objetos usados niegan
el esplendor y el lujo, se relacionan con las historias de otras personas 96 .
Los soñadores encontramos en el fondo de nuestro rincón objetos que
nos invitan a rememorar, objetos de la soledad, que son traicionados y
abandonados por el olvido. Los objetos-recuerdos ponen el pasado en
orden. Se asocian a la inmovilidad condensada de los viajes a un mundo
94
Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Op.Cit. p. 8. Mauron, Véronique y Ribaupierre, Claire. Ibíd. pp. 25‐36. 96
Bachelard, Gastón. Op. Cit. pp. 177‐178. 95
65 desaparecido. Más que un velo que se tiende sobre las cosas, son las
cosas mismas que se cristalizan en sentimientos, tristezas, pesares y
nostalgias. El mismo Bachelard decía que el “espíritu ve y revé objetos. El
alma encuentra en un objeto el nido de su inmensidad”
97
.
En su texto, Ana Lucas nos invita a reflexionar sobre las ideas de Walter
Benjamin sobre los objetos. Nos dice que para Benjamin los objetos son
la autoafirmación de nosotros mismos, de nuestra identidad. Nos otorga el
reconocimiento del otro al mirarnos. Las propias cosas, cuando nos miran,
son las que nos constituyen en sujetos.
Los objetos cobran tal importancia que nos dice de ellos: “Los objetos
muertos y presentes pueden despertar una añoranza que no se conoce
más que al mirar a una persona que se ama”
98
.
Mediante la obra de arte, los artistas nos permitimos redimir los recuerdos
del paso del tiempo y detener por un momento el instante en la obra,
“Como artistas creamos el tiempo que como personas no podemos
recuperar: el tiempo de las esencias, liberado de las apariencias,
intemporal y eterno; el tiempo del arte, en suma, la única puerta
abierta hacia la felicidad, se destaca como otra de las figuras de la
historia” 99 .
Marina nos describe en un fragmento de su libro lo que Heidegger
percibió en las botas viejas pintadas en un cuadro de Van Gogh, un objeto
ordinario y cotidiano en el que muchos no dejaban de ver un simple par
de botas viejas:
“En la oscura oquedad del gastado interior de la bota queda
plasmada la fatiga de los pasos laboriosos. En la ruda pesadez de la
bota queda retenida la tenacidad de la lenta marcha por los
monótonos y dilatados surcos del campo por el que corre un viento
97
Bachelard, Gastón. Ibíd. p. 228. Lucas, Ana. Ibíd. p. 45. 99
Lucas, Ana. Ibíd. pp. 107‐119. 98
66 áspero. En el cuero está depositada la humedad y la saturación del
suelo. Bajo las suelas se desliza la soledad del sendero al caer la
tarde. En la bota vibra la llamada silenciosa de la tierra, su callado
ofrendar el grano que madura y su misteriosa inactividad en el árido
yermo del campo invernal” 100 .
Lo que Heidegger describe aquí es todo un escenario que nos transmite
olores, colores y texturas: nos habla de la personalidad del dueño de
aquellas botas, solitario, cansado, errante… Los objetos, evocadores de
recuerdos, nos hacen percibir la ausencia de una presencia, como ya
hemos descrito anteriormente.
Son estos tipos de transmisión de sensaciones los que rescataremos de
los objetos en esta memoria personal, los que comunican, recuerdan y
ayudan en parte a completar los vacíos de la memoria. Los objetos
elegidos permiten tener cerca a las personas de la familia que se
encuentran distantes, es una manera de detener el tiempo y de retrasar el
desvanecimiento de las imágenes de su recuerdo en la memoria.
A estos objetos, al extraerlos de su significación cotidiana, se les otorga
un recuerdo personal relacionado con la familia, en los cuales existe una
relación sujeto-objeto. A pesar de no haberles pertenecido nunca ni haber
estado en contacto directo con ellos, estos objetos tienen la capacidad de
remitir a un recuerdo que se asocia con sus costumbres, sus acciones y
su forma de ser.
Cabe resaltar que la relación que pueda existir entre el recuerdo de
alguien y de un objeto es totalmente personal, y que no se pretende que
tengan las mismas connotaciones para todos. Puede que haya
coincidencias, eso sí.
100
Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 130. 67 Al parecer los objetos han sido motivo de investigación en varias
ocasiones por la capacidad que tienen para despertar hechos vividos o la
relación con personas cercanas. Al rescatarlos del olvido es como si le
diéramos nueva vida. El objeto se vuelve valioso no por su estética, sino
porque cuenta una parte de nuestra historia, contiene nuestras
experiencias pasadas y nos trae del recuerdo ciertos hechos o
situaciones.
En la propuesta plástica presentada en este proyecto el objeto conserva
su tamaño original. Al hacerlo, la escala permite establecer una relación
más directa con él, ya que se relaciona con las cosas que utilizamos o
que hemos utilizado. Al no haber cambiado sus características formales,
conservan su esencia como objeto y están dotados de una energía
particular.
El hecho de que estos objetos hayan sido cubiertos con una capa de tela
y semillas remite también a la acción de revestirlo con una parte de
nuestra historia, la cual se suma a la historia que contiene el objeto
original.
En relación con toda la teoría desarrollada en el primer capítulo, el objeto
vendría a cumplir la función de la imagen mental como portadora de
significados y evocadora de recuerdos. En el caso de la imagen mental,
ésta se desvanece por el efecto del olvido que se presenta como
transformación de la imagen original (por la ausencia del estímulo
externo); en el caso del objeto sus contornos son desdibujados por el
efecto de la naturaleza que crece sin manipulación alguna hasta cubrirlo
casi por completo, mutando igualmente el objeto original. En el vídeo que
complementa este proceso de recubrimiento de estos objetos por el efecto
del crecimiento de la planta sobre ellos, se hace un paralelo entre éstos y
las imágenes de los rostros de familia que van desapareciendo,
relacionándose aún más con todo el proceso descrito en el primer
capítulo.
68 Con los textos leídos como respaldo de este trabajo podremos constatar
que la idea que se tenía sobre los objetos en el momento de comenzar
este proyecto no resultó ser tan fuera de lugar ni tan inacertada. Por
supuesto la idea de estar exponiendo este tema por primera vez al
realizar esta investigación nunca fue considerada. Al contrario, fue grato
poder tener tantas coincidencias de ideas con tantos escritores, artistas y
pensadores, los cuales permitieron seguir adelante con este proyecto
tomando los textos encontrados como apoyo y referentes que tanto han
colaborado con el desarrollo de este trabajo.
En en el siguiente capítulo desarrollaremos todo lo relacionado
directamente a la propuesta plástica personal: se explicarán tanto el
desarrollo que condujo a elegir los materiales como también el proceso de
trabajo que ha atravesado, para finalmente sacar las conclusiones
necesarias como trabajo final.
69 2.2.
Los objetos sembrados: cómo el crecimiento vegetal desdibuja
los límites del objeto físico y su relación con los procesos de la
memoria.
Antes que nada, me gustaría tratar algunas definiciones sobre la
naturaleza en general, considerada propiamente como madre del reino de
lo efímero y lo contingente. Hasta los fenómenos que parecen más sólidos
por pertenecer al reino natural son efímeros y pasajeros.
La experiencia creadora, a pesar de pertenecer a un proceso natural, es
capaz de eternizar la naturaleza por unos instantes, olvidando que forma
parte de ésta. La supervivencia de las obras de arte está más garantizada
que la supervivencia en la vida orgánica. La naturaleza es transitoria: por
lo tanto contiene en sí misma el momento de la historia. La naturaleza
está ligada, por lo tanto, a la transitoriedad de los acontecimientos
históricos.
“Lo que atrae no es sólo contemplar la vida fosilizada -y despertarla
como en la alegoría, sino también considerar la cosa viva haciéndola
presentarse como pasada, “prehistórica”, para que entregue
prontamente su significación. No sólo hace hablar a lo muerto, sino
que petrifica con su “mirada de medusa” lo vivo, para que al
presentarse como muerto, como pasado y prehistórico, sea posible
captarlo” 101 .
Con esto se afirma la idea de la fugacidad de los fenómenos pasados y la
permanencia de lo vivido, del origen. Al reflejar en lo vivo las huellas del
pasado, estamos dotando de nueva significación a un momento actual. El
tema de traer del recuerdo un hecho o una imagen para construir nuestra
experiencia presente lo hemos desarrollado ya en el primer capítulo. Aún
así es necesario recapitular algunas ideas para contextualizar mejor el
proceso natural en la propuesta plástica.
El interés en utilizar naturaleza viva para este proyecto parte de la
necesidad de que el objeto fuera transformado por algo ajeno a él, algo
101
Lucas, Ana. Op.Cit. p. 71. 70 vivo que se desarrollara de manera independiente y que tuviera la
posibilidad de crecer sin ser manipulado.
Cuando hablamos de la relación que se establece entre la imagen
presente y un hecho del pasado, la cosa viva cobra importancia por
contener en sí misma una historia propia y que nos permite traer al
presente un recuerdo personal por el hecho de asociarse con dichos
recuerdos. Cuando en la cita textual anterior ésta es considerada como
prehistórica, se refiere a que al ser cambiante nos da la posibilidad de
considerarla tanto en el presente como en el pasado, como portadora de
una historia que ya estaba ahí antes de que nosotros le adjudicáramos
una historia personal distinta. Son como dos vivencias paralelas en las
cuales
nosotros
nos
apropiamos
de
su
significado
para
poder
relacionarlas directamente con nuestros recuerdos. La naturaleza, si bien
puede considerarse efímera, necesita un tiempo determinado para
desarrollarse. A lo largo de su crecimiento es testigo de todo lo que ocurre
a su alrededor. Es capaz de alterar sus necesidades para adaptarse a un
entorno cambiante que la obliga a modificarse para no morir, contiene en
sí un período de tiempo, un pedazo de historia. Todas estas
transformaciones quedan reflejadas en su forma externa, en la posición
que adopta, etc. Nos da información sobre cuál fue su origen aproximado
y nos da un indicio de las vicisitudes a las que se vio sometida. En cierto
modo funciona como el proceso de remembranza, en el que los recuerdos
se van modificando cada vez que los traemos al presente haciendo
posible que podamos adaptarlos a un momento actual. Bajo este
concepto, el crecer de la planta en el proyecto presentado en esta
memoria se convierte en el acto a través del cual se modifican los objetos
como recuerdos, por un lado desdibujándolos, y por otro lado
permitiéndoles sobrevivir como un pasado modificado en nuestra
cotidianeidad.
En la obra plástica presentada para este proyecto, el crecimiento de la
naturaleza sobre los objetos asemeja al proceso del tiempo al que son
sometidas
las
imágenes
mentales
71 que
conservamos
y
que,
posteriormente, notamos que se desdibujan. Este tiempo refiere un tiempo
de muchos cambios, en el que se han generado tantos recuerdos nuevos
que las imágenes de recuerdos antiguos han sufrido deterioro. Este
crecimiento vegetal transforma al objeto como recuerdo del sujeto,
volviéndolo otro, pero conservando su esencia. La naturaleza, en
complicidad con el tiempo, transforma el objeto, lo desdibuja, lo vuelve
poesía.
Marina describe en uno de sus textos:
“Cuando admiramos la inagotable belleza de las formas vegetales,
las brillantes soluciones con las que la Vida resuelve sus problemas,
la inacabable y minuciosa belleza de las flores (…), sentimos con tal
fuerza su aparente creatividad, que estamos dispuestos a buscar un
poder creador para no disolver tanta grandeza en mera combinación
de fuerzas ciegas. Tendemos a atribuir a las figuraciones de la
Naturaleza las mismas características que reconocemos en nuestras
figuraciones” 102 .
Así, la función de la naturaleza en este proyecto es la de cubrir y
transformar el objeto original, haciendo referencia con su crecimiento no
sólo al paso del tiempo como principal factor del desdibujamiento de las
imágenes, sino también como representante de todas las vivencias
acontecidas durante ese lapso de tiempo en el cual la planta crece y se
desarrolla. Se podría decir que la planta ha sido testigo de todo este
tiempo en el cual se ha acentuado el desvanecimiento de las imágenes de
los recuerdos.
Las semillas cumplieron la función del proceso de olvido que, al tratarse
del crecimiento de una cosa viva activa, interactuó con los objetos
sembrados de una manera natural a su libre albedrío. Dichos objetos
sembrados, sin que fueran manipulados después de haber sido
sembrados más que para regarlos a diario, procedían a crecer en todas
direcciones, empezando así el recubrimiento de los objetos originales
hasta que estuvieran cubiertos casi por completo. En algunos lugares
prendían las semillas mejor que en otros. Varios tipos de semillas fueron
102
Marina, José Antonio. Op. Cit. p. 151. 72 utilizados sobre diferentes superficies. El proyecto requería que fueran
semillas que crecieran rápida y fácilmente para que el proceso del objeto
fuera notorio en el registro fotográfico que efectuaba inter diario de cada
pieza. Los objetos sembrados tardaban entre cuatro a seis meses para
llegar al estado en el que se quería que estuvieran.
Recurro a una cita de Marina, la cual encaja bastante bien con este
proceso de sembrar objetos:
“La memoria no es tanto almacén del pasado como entrada al
porvenir. No se ocupa de restos, sino de semillas. Como tendremos
ocasión de ver, creamos grandes novedades con materiales viejos”
103
.
De esta manera el autor habla de los recuerdos no como un fragmento de
algo envejecido y olvidado sino como semillas, que permitirán el
crecimiento y desarrollo de recuerdos que construirán el futuro. Con estas
semillas nos será posible hacer uso de la memoria para construir un
presente, considerándola como algo “vivo-activo” en nuestra vida
cotidiana más que como algo pasado y caduco.
Los objetos, como hemos visto en el capítulo anterior, llevan una fuerte
carga sentimental cuando los relacionamos con personas cercanas, en el
caso de este trabajo con la familia. Los objetos elegidos para este trabajo
son objetos que se han presentado espontáneamente, sin necesidad de
buscarlos mucho. Mejor dicho, son ellos los que me han encontrado a mí.
Intentando estar siempre con la mirada atenta hacia todas direcciones
para poder encontrar aquellos que mejor se relacionaran con familiares,
aparecían a manera de revelación en el momento indicado, con una
especie de brillo especial que invitaba a sacarlos del lugar en el que se
encontraban para utilizarlos como parte del proyecto.
Así que toda esta investigación partió de la memoria y los recuerdos
desdibujados, andando por caminos sinuosos para poder hallar un medio
de expresión que fuese el más adecuado para traducir las sensaciones y
103
Marina, José Antonio. Ibíd. p. 125. 73 percepciones de las que hemos hablado anteriormente, haciendo uso
para ello de medios no tradicionales y más bien experimentales para el
desarrollo del trabajo. Aparecieron algunas decepciones al principio al
notar que las plantas no crecían como se esperaba, ni lograban cubrir
algunas por completo los objetos deseados. Pero al final, era evidente
que en el proceso de desarrollo de la planta la mano del sembrador
estaba al margen. Fue entonces cuando emergió la relación con el
funcionamiento de la memoria: el sujeto ejecutor de la obra permanecía a
un lado, observando pasivamente como sus objetos del recuerdo son
transformados día a día, desdibujándose, y ella -la planta- creciendo de
una manera inesperada, cubriendo los objetos no como se esperaba, sino
como “ella” quería -como el proceso de desvanecimiento.
Así, en algunos casos las semillas llegaron a crecer tanto como para
cubrir el objeto por completo; en otros casos también hubo encuentros
fallidos e incompatibles, donde la planta por más de intentar comenzar a
crecer se marchitaba poco tiempo después sin lograr su fin. Con esto,
consumaba su rol de naturaleza como algo efímero y pasajero.
El experimento cumplió, en algunos casos, satisfactoriamente su
cometido. Se consideró que los objetos, al no estar sembrados en una
cantidad suficiente de tierra, no sobrevivirían por mucho tiempo. Fue grata
la sorpresa que, así como algunas de las cosas no llegaron a crecer, otras
crecieron incluso más de lo esperado, permaneciendo vivas por más
tiempo del que se podría imaginar. El objeto original ya casi ni se
asomaba por debajo de la planta, ésta lo había engullido para convertirlo
en parte de sí. Quedó claro que la naturaleza viva es una luchadora, que
es capaz de sobreponerse a cualquier cosa para sobrevivir.
Por último y para finalizar con toda esta maraña de relaciones entre la
memoria los recuerdos, las imágenes, los fantasmas, los rostros, los
objetos y las plantas, veremos a continuación la secuencia de fotografías
del crecimiento de los objetos con los cuales se han venido desarrollando
este proyecto, así como también los vídeos donde se hace la relación
74 entre las imágenes fantasmas de los rostros de familia y los objetos antes
mencionados.
75 76 77 78 2.3.
Procesos técnicos de la obra plástica
Para elaborar la obra plástica realicé, antes de empezar a cubrir los
objetos, un estudio de las semillas a utilizar. Necesitaba que fueran
semillas que brotaran rápidamente para que el proceso de encubrimiento
fuese más evidente en el menor tiempo posible. Pude constatar el
siguiente tiempo de brote en las siguientes semillas:
Tipo de Semilla
Tiempo de brote
Alpiste
7 días
Flores para jardín japonés
5 días
Flores altas
5 días
Dichondra
9 días
Gras grama gruesa
10 días
Gras grama fina
7 días
Berro de jardín
4 días
Todas estos tipos de semilla fueron sembradas cada una en un recipiente
independiente de tierra de jardín para verificar su crecimiento y la forma y
dimensión de la hoja para constatar que servían para el proyecto.
Por más que se hayan realizado este tipo de pruebas bajo observación
durante un mes, nada me garantizaba que las plantas fueran a reaccionar
igual que como lo habían hecho en la tierra cuando fueran sembradas
sobre los objetos.
Las semillas que dieron un mejor resultado a largo plazo, con respecto a
la rapidez de crecimiento, fueron las de alpiste, dichondra, gras grama
gruesa, gras grama fina y berro de jardín. Las flores para jardín japonés y
79 las flores altas empezaban a crecer bien pero se marchitaban
rápidamente. Las que surtieron mejor efecto para el encubrimiento de los
objetos sembrados fueron las semillas de dichondra, de gras grama
gruesa y de alpiste.
El siguiente paso después de haber hecho las pruebas con las semillas
era sembrar los objetos. Considerando que los objetos incluyen materiales
tan diversos como plástico, papel, textil y fibra natural, había que hallar
una manera de lograr que la semilla no muriera en el intento de brotar.
Lo primero era encontrar qué objetos quería sembrar y cuál era la técnica
a utilizar sobre el objeto. Para este proyecto hice uso de objetos reales en
su dimensión original, es decir, no eran objetos elaborados por mí sino
solamente sembrados y regados.
Al principio forré el objeto con medias panties de mujer, cortando y
cosiendo pedazos para que se adaptaran mejor al objeto. Al ser las
medias elásticas y de fácil rasgamiento, habría mayor posibilidad que los
brotes emergentes las atravesaran sin dificultad.
80 Entre la media y el objeto era colocada una mezcla entre semillas y tierra
de jardín, procurando que no alterara demasiado la forma inicial del
objeto. Los objetos estaban apoyados sobre tablas cada uno de manera
individual.
Probé esta técnica sobre objetos de diferente dimensión y material.
Ninguno funcionó. Logré que brotaran las semillas y que crecieran un
poco sobre el objeto, pero al no tener más tierra donde asirse que la que
81 había entre la media y el objeto, morían rápidamente. La media, contraria
a mi suposición, no permitió que pasaran los brotes, por lo cual la planta
quedaba atrapada y se marchitaba. Intenté hacerle pequeños agujeros
para ayudarla a atravesar pero la solución visualmente no me satisfizo.
Tuve que idear entonces otra manera de proceder, procurando tener más
en cuenta, esta vez, no sólo la necesidad de tierra que la planta necesita
para crecer sino también la manera en que se presente plásticamente
más atractiva.
No tuve más remedio, si quería que el proyecto funcionara, que colocar el
objeto sobre una bandeja con tierra de jardín a manera de maceta para
que la planta pudiera sobrevivir y crecer hasta el punto de cubrir el objeto
y buscar otra manera de colocar las semillas sobre los mismos.
Para esto sustituí la tierra de jardín por arcilla y la media por una tela de
trama gruesa. En lugar de poner la tierra entre el objeto y la tela, lo que
hice fue mezclar la arcilla con las semillas y remojar la tela con la mezcla,
para luego colocarlas sobre el objeto. Haciendo varias pruebas,
finalmente el experimento funcionó, pero no en todos los casos por igual.
En la mayoría de los casos pude constatar que la semilla crecía siempre
en los lugares donde había sido colocada en horizontal. Cuando era
colocada en partes verticales del objeto, por lo general las laterales, no
llegaban a brotar o, si lo hacían, no duraban mucho tiempo. La solución
de sembrarlas en una especie de maceta funcionó bastante bien y
permitió que la planta se desarrollara en gran parte como me lo había
figurado en un principio.
Así, el siguiente paso era única y exclusivamente dedicado a la
observación y registro de la transformación del objeto por la planta. El
registro fue realizado en un principio cada dos días para captar todo el
crecimiento de la semilla. Este paso duró alrededor de un mes. Luego, al
hacerse más lenta la transformación y no registrarse tanto cambio en tan
pocos días, el registro se iba realizando dos veces por semana e inclusive
82 hasta una vez por semana. Todo el proceso que se ha realizado en un
tiempo aproximado de cuatro meses de registro fotográfico, que era
cuando la planta llegaba a cubrir por completo el objeto. Después de los
cuatro meses se detenía el fotografiado de la obra no porque la planta
muriera, sino porque no se registraba ya mayor cambio sobre el objeto
original.
El proceso de intervención y transformación del objeto concluye aquí.
Entre los intentos fallidos y los exitosos sembré alrededor de catorce
objetos de tamaño pequeño, registrando y observando todos los
procesos, de los cuales me quedé sólo con algunos porque eran los que
mejor mostraban la idea que desarrollo en este escrito.
Para el registro del desvanecimiento de las imágenes del vídeo que
acompañará este proceso de crecimiento de la planta se utilizaron
fotografías impresas en papel fotográfico común, las cuales eran
colocadas en un recipiente donde se vertía un disolvente que afectaba la
tinta de las fotografías más no el papel. Este proceso de disolución de la
imagen de los rostros de familia se captaba en cinta mini DV y duraba
alrededor de 10 minutos. En el vídeo final he acortado el tiempo de
desvanecimiento de la imagen para que pueda coincidir con el de
crecimiento de los objetos.
83 3. CONCLUSIONES
Con toda la investigación realizada para esta tesis he podido ampliar mis
conocimientos sobre el funcionamiento de la memoria. He podido
constatar que aprehendemos imágenes constantemente de nuestro
entorno, y que las cosas que retenemos en la memoria dependen tanto de
nuestra experiencia anterior como de la atención que prestemos a los
eventos presentes.
La memoria va del presente al pasado tomando éste último como
referencia para la vida cotidiana, enriqueciendo nuestro día a día con las
experiencias vividas anteriormente.
Aunque muchas veces quisiéramos mantener las imágenes de los
recuerdos con todos sus detalles, hemos de ser conscientes que el
cerebro por defecto olvida, dejando huellas de sensaciones pero no
imágenes definidas como fotografías.
Las imágenes en nuestra memoria se desdibujan, se vuelven borrosas.
Para poder reconstruirlas es necesario que hagamos uso de la
imaginación para no olvidarlas totalmente. La imaginación reinventa la
imagen de lo que no podemos recordar, armando una imagen nueva a
partir de una anterior.
He
denominado
estas
imágenes
desdibujadas
como
“imágenes
fantasmas”, definiendo fantasmas como una aparición, una cosa que va y
viene y que representa la presencia de la ausencia de alguna persona
que estimamos.
Estas imágenes fantasmas refieren en este escrito particularmente a los
rostros de las personas que queremos pero por algún motivo se
encuentran ausentes. He trabajado sobre los rostros ya que son lo
primero que nos gustaría recordar de una persona cercana, y lo último
que queremos olvidar. Lo que me interesa resaltar sobre los rostros es
justamente su desdibujamiento en nuestro recuerdo y el proceso de olvido
de los mismos.
84 También he hecho referencia en este escrito a la obra de algunos artistas
que trabajan con el concepto de la memoria y el olvido, ligando ciertos
aspectos de su obra con mi trabajo personal. Lo que me interesaba es
encontrar coincidencias en la manera de representar el recuerdo y el
olvido en la obra de estos artistas y hacer un paralelismo con el enfoque
que realizo sobre el mismo tema.
En el segundo capítulo desarrollo lo que es mi obra plástica y su relación
con toda la investigación realizada en el primer capítulo sobre la
aprehensión de las imágenes de nuestro entorno, el proceso de olvido y
las imágenes fantasmas.
De esta manera explico la importancia de los objetos como evocadores de
memoria en mi obra y también sobre la decisión de haber trabajado con
semillas y plantas para la ejecución de la misma, además de un apartado
técnico donde explico los procedimientos y los materiales utilizados.
A través de toda la investigación he podido certificar que la memoria y los
procesos de olvido son temas sobre los que se han realizado diversos
escritos, pasando desde científicos, filósofos, poetas y artistas entre otros.
También he podido verificar que ciertos aspectos que conocemos
mayormente por intuición pueden tener una explicación científica, lo cual
nos permite saber un poco más acerca de nuestros procesos internos, lo
que no significa que al conocerlos tengamos la posibilidad de
manipularlos.
Si bien es cierto que hay ciertas cosas que uno puede ejercitar para que
no se desdibujen las imágenes en la memoria, al menos no tan rápido
como aparentemente ocurre, es necesario comprender que es un proceso
por el cual tenemos que pasar para que el cuerpo y la memoria no
colapsen. Lo interesante es conocer cómo la imaginación reconstruye
nuestros recuerdos, haciendo que no los olvidemos del todo.
Al comenzar esta investigación no sabía si encontraría la definición que
planteo de las imágenes fantasmas como tal. Fue grato encontrar que el
85 término existe, y que ha sido utilizado de la manera en la cual la planteo
en este escrito.
El proceso de ejecución de la obra plástica no fue fácil de desarrollar, ya
que no había trabajado antes con elementos naturales vivos y no sabía
cómo iban a reaccionar al sembrarlos sobre los objetos. Lo considero
como un trabajo experimental, que implica el riesgo de que la obra
funcione o no como se espera. Finalmente creo haber logrado que la obra
se relacionara con la investigación teórica como hubiese querido al
principio, por supuesto con modificaciones sobre la marcha porque hay
que tener en cuenta que, al ser un material vivo, crecía haciendo uso de
sus propias necesidades para poder desarrollarse.
La elaboración de los vídeos fue necesaria para establecer una relación
más directa entre las imágenes desdibujadas de los rostros y el proceso
de crecimiento de los objetos.
Con esto fue interesante y enriquecedor para mi obra plástica poder ver
que entre el desvanecimiento de las imágenes en la memoria y el proceso
de encubrimiento de los objetos por medio de las plantas existen más
coincidencias de las que esperaba al principio.
86 4. BIBLIOGRAFÍA
• AA.VV. Carmen Calvo. Valencia, IVAM Instituto Valenciano de Arte
Moderno, Generalitat Valenciana, 2007.
• AA.VV. Carmen Calvo. Valencia, Museo De Bellas Artes De Valencia,
Generalitat Valenciana, 1997.
• AA.VV. Carmen Calvo. Valencia, Sala Parpalló. Diputación General de
Valencia, 1992.
• AA.VV. In the Power of Painting. Zürich, Alesco AG, 2000.
• ARCE CARRASCOSO, José Luis. Teoría del Conocimiento. Madrid,
Síntesis,1999.
• BACHELARD, Gastón. La Poética del Espacio. México, Fondo de
Cultura Económica, 1986.
• BATTRO, A.M. Diccionario de epistemología genética. Buenos Aires,
Proteo, 1971.
• BATTRO M., Antonio y J. ELLIS, Eduardo. La Imagen de la Ciudad en
los Niños. Buenos Aires, Proteo,1999.
• BAUDRILLARD, Jean. El Sistema de los Objetos. México, Siglo XXI,
1990.
• BRIDGEMAN, Bruce. Biología del Comportamiento y de la Mente.
Madrid, Alianza Editorial, 1991.
• CALLE, Sophie. L´hôtel (Livre V). Arles, Actes Sud, 1998.
• FERRARIS, Mauricio. La Imaginación. Madrid, Rógar, 1999.
• FREUD, Sigmund. Psicopatología de la Vida Cotidiana. Madrid, Alianza
Editorial, 1982.
• FRIEDEL, Helmut. Gerhard Richter. Atlas der Fotos, Collagen und
Skizzen. Colonia, Oktogon, 1997.
• CORTÉS, José Miguel. Ciudades Negadas. Lleida, Centro de Arte La
Panera, 2003.
• GÓMEZ DE LIAÑO, Ignacio. El idioma de la Imaginación. Madrid,
Tecnos, 1999.
87 • GROSENICK, UTA (Ed.). Mujeres Artistas de los Siglos XX y XXI.
Colonia, Taschen, 2002.
• LUCAS,
Ana.
Tiempo
y
Memoria.
Madrid,
Fundación
de
Investigaciones Marxistas, 1994.
• MANGUEL, Alberto. Leer Imágenes. Madrid, Alianza Editorial, 2002.
• MARINA, José Antonio. Teoría de la Inteligencia Creadora. Barcelona,
Anagrama, 1993.
• MAURON, Véronique y RIBAUPIERRE, Claire. Le Corps Évanoui. Les
Images Subites. Paris, Hazan,1999.
• MC. NEILL, Daniel. El Rostro. Barcelona, Tusquets, 1999.
• MERLEAU PONTY, Maurice. Fenomenología de la Percepción.
Barcelona, Península, 1975.
• SALDARRIAGA ROA, Alberto. La Arquitectura como Experiencia.
Espacio, Cuerpo y Sensibilidad. Colombia, Villegas Editores, 2002.
• SCHACHTEL G., Ernest. Metamorfosis. Sobre el desarrollo del afecto,
la percepción, la atención y la memoria. México, Fondo de Cultura
Económica, 1962.
• SCHAFFNER, Ingrid y WINZEN, Matthias. Deep Storage. Nueva York,
Prestel-Verlag, 1999.
• SEMIN, Didier, GARB, Tamar y KUSPIT, Donald. Christian Boltanski.
Londres, Phaidon, 1997.
• TRÍAS, Eugenio. La memoria perdida de las cosas. Madrid, Mondadori,
1988.
REFERENCIAS ON LINE
• http://www.eduardpunset.es/blog/?p=98#more-98 (09/10/2008)
• http://www.saludyciencias.com.ar (09/10/2008)
• http://www.solociencia.com/medicina/05032005.htm. (20/07/2008)
• BUEN ABAD DOMÍNGUEZ, Fernando. Manifiesto de la Imagen.
http://www.henciclopedia.org.uy/autores/Abad/Im%E1genesimaginarios
1.htm (20/08/2008)
88 • Diccionario en línea de la Real Academia de la Lengua Española.
http://buscon.rae.es/draeI/
• MOLINA T., María José. Globalización Científica. 1992-2007.
http://www.molwick.com/es/memoria/133_memoria_corto_plazo.html#te
xto (9/07/2008)
• Prieto Aiskel, José. La Memoria.
http://www.uclm.es/profesorado/jtorre/DOCUMENTOS/PSAPLICA/vario
s/tema6/MEMORIA%20HUMANA.doc. (14/10/2008)
89 
Fly UP