...

Política de drogas en Suecia: Una respuesta represiva que aumenta

by user

on
Category: Documents
4

views

Report

Comments

Transcript

Política de drogas en Suecia: Una respuesta represiva que aumenta
Getting drugs under control
Política de drogas
en Suecia:
Una respuesta represiva
que aumenta el daño
El objetivo central de la política de drogas sueca es crear una sociedad libre de drogas.
Para lograr este objetivo, el país ha adoptado un enfoque punitivo y de aplicación de la ley.
Algunos expertos han argumentado que es este enfoque el que ha logrado que Suecia haya
mantenido niveles históricamente bajos de consumo de drogas ilegales. Este aparente
éxito del modelo sueco es, por lo tanto, a menudo presentado como un argumento en contra
de la descriminalización y la regulación legal de las drogas.
Sin embargo, la baja de prevalencia del consumo de drogas en Suecia no es, necesariamente,
atribuible al enfoque represivo. Diversas investigaciones muestran, consistentemente, que
los factores sociales, económicos y culturales son en realidad los principales causantes de
la baja prevalencia – no la dureza de las leyes.
Es importante también resaltar que aunque los niveles de consumo de drogas en Suecia
siguen siendo bajos en términos relativos, observan una tendencia a la alza. Aún más,
la antipatía del modelo a medidas probadas de reducción de daños ha tenido como
consecuencia altos índices de hepatitis C entre quienes se inyectan drogas, y un aumento
del 600% en las muertes provocadas por drogas en los últimos 20 años.
Contexto
En su intento por lograr una sociedad libre de
drogas, Suecia ha instrumentado un enfoque
de ‘tolerancia cero’ para el consumo de drogas,
enfocándose en la aplicación de la ley, la prevención
y el tratamiento basado en la abstinencia. Este
modelo de política surgió en la década de 1960
como consecuencia del aumento en el consumo
de drogas que se observó en gran parte del mundo
desarrollado en ese momento. Desde entonces,
las penas máximas por delitos de drogas han
aumentado gradualmente. En 1988, Sueca tomó la
inusual decisión de criminalizar no sólo la posesión
de drogas, pero el consumo de drogas también.
Inicialmente, el uso de drogas era únicamente
castigado con una multa, pero esto cambió en
1993 cuando se incluyó la privación de la libertad
como una sanción potencial. La introducción de
la severidad de la pena fue un pre-requisito para
que la policía pudiese llevar a cabo pruebas de
sangre u orina sin consentimiento.1 Anualmente,
se llevan a cabo 30,000 pruebas de este tipo el día
de hoy, además de las 10,000 pruebas que se hacen
arbitrariamente a conductores de vehículos.2
El número de personas condenadas por delitos de
drogas se ha duplicado durante los últimos 10 años.
Mientras que las multas son el tipo de pena más
común en el país, la gran mayoría de las condenas
(83%) son por posesión simple de drogas o por uso
personal.3 Por lo tanto, se observa una abrumadora
criminalización dirigida a las personas más jóvenes
y a los delitos menos violentos.
Prevalencia del uso
En el año 2007, la Oficina de la ONU en contra de
las droga y el delito (UNODC) elaboró un informe
1
titulado “La exitosa política de drogas de Suecia:
una revisión de la evidencia”.4 5 En la introducción
del documento, Antonio María Costa audazmente
declaró: “las distintas sociedades tienen el
problema de drogas que se merecen”, señalando
específicamente que “en el caso de Suecia, llama la
atención la clara asociación entre una política de
drogas restrictiva y los bajos niveles de consumo de
drogas.”6 Esta narrativa de Suecia como un ejemplo
eficaz de políticas de drogas prohibicionistas ha sido
repetida por los opositores de la despenalización y
la regulación legal.
Sin embargo, estudios realizados no han podido
establecer la existencia de un vínculo entre la
dureza de las leyes de drogas de un país y sus
niveles de consumo de drogas. Por ejemplo, un
estudio realizado en 2008 usando datos de la
Organización Mundial de la Salud en 17 países (sin
incluir a Suecia) encontró que “a nivel mundial,
el consumo de drogas no se distribuye de manera
uniforme y no se relacionada simplemente con la
política de drogas, ya que en países con leyes más
punitivas no reflejan niveles más bajos de uso que
países más liberales.”7 Muchos otros estudios a gran
escala, incluyendo uno recientemente publicado
por el Ministerio del Interior del Reino unido, han
llegado a la misma conclusión.8
Algunos otros datos socavan la noción de una
relación de causalidad entre la dureza de las leyes
de drogas de Suecia y los bajos niveles de consumo
de drogas:
• A pesar de que una de las principales
intenciones detrás de la penalización del
consumo de drogas en el año 1993 fue disuadir
a las personas jóvenes de consumir drogas,9 la
prevalencia de uso ‘una vez en la vida’ entre la
población de 15 y 16 años de edad aumentó de
6% a 9% entre 1995 y 2011.10
• Si bien el consumo de alcohol y tabaco entre las
generaciones más jóvenes está disminuyendo,
el consumo de drogas ilícitas observa una
tendencia a la alza. Entre 1995 y 2011, el
consumo de cannabis durante el último mes
entre la población de 15 y 16 años aumentó
del 1 al 3%.11 La prevalencia del uso de drogas
ilícitas ‘una vez en la vida’ que no sean cannabis
aumentó del 2 a 4%.12
• Entre la población general de 15 a 64 años de
edad, el consumo de drogas también va en
aumento. Por dos de tres medidas (prevalencia
2
anual y una vez en la vida), el consumo de
cannabis es ahora mayor en Suecia que en
Portugal, país que descriminalizó la posesión
personal de todas las drogas en el 2001.13
• La proporción de la población adulta que ha
consumido anfetaminas en su vida ha pasado
de 1.4% en 1994 a 5% en 2008, el último año del
que hay datos disponibles.14
• El uso de inhalables una vez en la vida y el uso
de tranquilizantes y sedantes de prescripción
entre las personas jóvenes ha pasado de estar
por debajo de la media europea a estar por
encima de ella.15
• Países que siguen un enfoque punitivo como
el de Suecia, tal como Inglaterra y Francia,
observan niveles más altos de uso de drogas.
Diversas investigaciones sugieren que la
prevalencia del consumo de drogas es impulsado
principalmente por unas compleja interacción
de factores sociales, económicos y culturales.
La política de drogas, y específicamente la lucha
antidrogas tiene, como mucho, un impacto
marginal. Por otra parte, la prevalencia del
consumo problemático de drogas se correlaciona
estrechamente con altos niveles de marginación
social y desigualdad social, dos medidas a las que
Suecia ha históricamente respondido muy bien
ya que es un país rico con un estado de bienestar
muy desarrollado y generoso (aunque en los
últimos años, la riqueza y la igualdad del ingreso
ha empeorado en el país). Suecia también tiene una
cultura socialmente conservadora y abstemia, con
niveles relativamente bajos de consumo de alcohol
y tabaco, y bajos niveles de consumo de drogas de
prescripción también.
Pero es importante reconocer que la eficacia de
la política de drogas no debe ser juzgada por la
prevalencia del consumo por si misma, sino que
existen un número de indicadores de éxito y en
estas medidas, Suecia califica mal.
Insuficientes servicios de reducción de daños
El enfoque de Suecia en lograr una sociedad libre
de drogas ha creado un ambiente hostil para las
intervenciones que buscan reducir los daños
potenciales del consumo de drogas en lugar de
prevenir o eliminar el consumo mismo.16 Una
importante revisión de literatura publicada
en 2011 reconoció la necesidad de escalar los
servicios de reducción de daños.17 Sin embargo,
el último gobierno no actuó ante esta necesidad
debido a su compromiso con un enfoque basado
en la abstinencia. Activistas del país esperan que
el nuevo gobierno revisará las recomendaciones
pues los servicios de reducción de daños siguen
hoy estando por debajo de los estándares europeos
y de las recomendaciones de la UNODC y la
Organización Mundial de la Salud:
• Sólo hay cinco puntos de intercambio de
jeringas en todo el país. No hay ninguno en
Gotemburgo, la segunda ciudad más grande en
Suecia.
• Si bien el tratamiento de sustitución de opiáceos
(OST por sus siglas en inglés) está disponible,
está sujeto a fuertes restricciones en particular
para la metadona.
• Algunos centros ofrecen OST tienen una
postura de tolerancia cero para el consumo
de otras drogas, lo que reduce el número de
personas que se mantienen en tratamiento.
• En el 2007 se inició un proyecto piloto de OST
en prisiones y se continuó como un programa
nacional a partir de 2010, pero la cobertura
sigue siendo pobre.18
• Suecia no tiene provisión de kits de inyección
segura, no existe un programa universal de
inmunización contra la hepatitis B, tiene una
limitada disponibilidad de información y
formación de respuesta a la sobredosis, y la
Naloxona (un revertidor de la sobredosis por
opiáceos) sólo es de acceso a médicos y no se
puede llevar a casa.19
• Suecia no tiene espacios de inyección
supervisada como los que se observan en
Dinamarca, Alemania, Países Bajos, España y
Noruega, y no recupera información sobre el
uso de drogas en entornos recreativos como
clubes nocturnos y festivales.
Hepatitis C
Esta falta de servicios de reducción de daños ha
dado lugar a resultados muy negativos. Las tasas
de hepatitis C entre las personas que se inyectan
drogas en Suecia son de las más altas de Europa. La
hepatitis C es un virus de transmisión sanguínea
que si no se trata puede conducir cirrosis hepática
y muerte. El centro de intercambio de jeringas
en Estocolmo reportó una prevalencia del virus
de 74% en el 2013.20 Sin embargo, no existe una
estimación nacional de la prevalencia de la hepatitis
C, lo cual significa que no existe claridad sobre el
número de personas que necesitan tratamiento o
cuántas personas necesian acceso a servicios de
intercambio de jeringas.
Muertes por uso de drogas
La tasa de mortalidad inducida por drogas en
Suecia fue de 62.6 muertes por millón en el año
2012, mas de tres veces la media europea.21 Esto
demuestra que los bajos niveles de consumo de
drogas no necesariamente significan bajos niveles
de daños relacionados al consumo de drogas.
Para comparación, en el mismo año Portugal
reportó una mortalidad inducida por drogas de 2.3
muertes por cada millón, en un marco de política
de despenalización.22 La mortalidad inducida en
Suecia es 30 veces mayor que la de Portugal.
Tasa de moralidad inducida por drogas, 2012
Media de Europa
Portugal
Suecia
0
10
20
30
40
50
60
70
Numero de muertes por millones de pax.
3
Sin embargo, se han hecho algunos avances a partir
del reconocimiento de la tasa de sobredosis. La
provisión de servicios de intercambio de jeringas
y de sustitución de opiáceos es sin duda mejor que
la de hace diez años – aún si ello no es suficiente.
La burocracia política y el uso continuado de la
retórica sobre una sociedad libre de drogas siguen
siendo una barrera para la instrumentación de
programas integrales de salud y han significado
que Suecia no apoye este tipo de programas en la
discusión internacional.
El enfoque punitivo de Suecia, basado en la
abstinencia, viene a expensas de servicios
científicamente probados de reducción de daños,
y tiene consecuencias negativas para la salud y el
bienestar de las personas que consumen drogas.
Estas consecuencias serían probablemente aún
peores si no fuera por el sistema de salud integral
y bienestar social del país, así como su cultura de
templanza. En última instancia, el caso de Suecia
destaca que la prevalencia del uso de drogas es sólo
una medida de evaluación de la política de drogas,
pero es excluyente de otros riesgos potenciales a la
salud.
Referencias
1 Tham, H. (2009) ‘The issue of criminalization of drug use in Sweden’,
Nordic Studies on Alcohol and Drugs, vol. 26, pp. 432-435. http://www.
nordicwelfare.org/PageFiles/4758/HenrikTham.pdf
2 Johansson, P. y DuPont, R. L. (2009) ‘Drug policy choices – the Swedish way’.
http://www.ibhinc.org/pdfs/DrugPolicyChoicesTheSwedishWayClean.pdf
3 Swedish National Institute of Public Health (2013) ‘2013 National Report
(2012 data) to the EMCDDA by the Reitox National Focal Point’., p. 83
http://www.folkhalsomyndigheten.se/pagefiles/12993/A2013-02-NationalReport-2013-to-the-EMCDDA.pdf
4 Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (2007) ‘Sweden’s
successful drug policy: a review of the evidence’. https://www.unodc.org/pdf/
research/Swedish_drug_control.pdf
5 Suecia es el segundo financiador de UNODC de manera conjunta con
Alemania (proveen el 13,5%), después de Japón quien provee el 19% y antes
de Estados Unidos quien provee el 13%.
6 Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (2006) ‘UN
drugs chief praises Swedish drug control model’. http://www.unodc.org/
unodc/en/press/releases/press_release_2006-09-06.html
7 Degenhardt L. et al. (2008) ‘Toward a Global View of Alcohol,
Tobacco, Cannabis, and Cocaine Use: Findings from the WHO World
Mental Health Surveys’, PLoS Medicine. www.plosmedicine.org/article/
info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pmed.0050141
8 Ministerio del Interior del Reno Unido (2014) ‘Drugs: International
Comparators’.
https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/
attachment_data/file/368489/DrugsInternationalComparators.pdf
9 Tham, H. (2009) op. cit.
10 European School Survey Project on Alcohol and Other
Drugs (2011) ‘The 2011 ESPAD Report Substance Use Among
Students in 36 European Countries’, p. 357. http://www.can.se/
contentassets/8d8cb78bbd28493b9030c65c598e3301/the_2011_espad_
report_full.pdf
11 Ibid., p. 360.
12 Ibid., p. 362.
13 Balsa, C., et al. (2013) op. cit., p. 52.
14 European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (2014) ‘Data
and statistics’. http://www.emcdda.europa.eu/data/2014
15 European School Survey Project on Alcohol and Other Drugs (2011) op.
cit., p. 119.
16 Skretting, A. y Rosenqvist, S. (2010) ‘Shifting focus in substitution
treatment in the Nordic countries’, Nordic Studies on Alcohol and Drugs, vol.
4
27, pp. 581-598.
17 Statens Offentliga Utredningar (2011) ‘Bättre insatser vid missbruk och
beroende: Individen, kunskapen och ansvaret’. http://www.regeringen.se/
content/1/c6/16/71/05/4a710efb.pdf
18 Harm Reduction International (2012) ‘The Global State of Harm
Reduction: Towards an Integrated Response’. http://www.ihra.net/
files/2012/07/24/GlobalState2012_Web.pdf
19 European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (2012)
‘Harm reduction overview for Sweden’. http://www.emcdda.europa.eu/
country-data/harm-reduction/Sweden
20 Karolinska Institutet (2013) ‘HIV/HCV Co-infection in Sweden
– Epidemiology, HCV Treatment and the Importance of il28b
Gene
Polymorphism’.
https://publications.ki.se/xmlui/bitstream/
handle/10616/41788/Thesis_Jenny_Stenkvist.pdf?sequence=1
21 European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (2014)
‘Country overview: Sweden – Drug-induced deaths and mortality among
drug users’. http://www.emcdda.europa.eu/publications/country-overviews/
se#drd
22 Calculado sobre el número de muertes inducidas por drogas en Portugal
en la población entre 15 y 64 años. Fuente:: European Monitoring Centre for
Drugs and Drug Addiction (2014) ‘Data and statistics’. http://www.emcdda.
europa.eu/data/2014
Getting drugs under control
www.mucd.org.mx
www.tdpf.org.uk
Publicado en diciembre de 2014
Autor: Steve Rolles y George Murkin
Contribuyeron al texto: Danny Kushlick, Martin Powell y Damon Barrett
Diseño y formación: George Murkin
Traducción al español: Aram Barra
Fly UP