...

La Agenda de la eficacia tras el IV Foro de Alto Nivel de Busan

by user

on
Category: Documents
19

views

Report

Comments

Transcript

La Agenda de la eficacia tras el IV Foro de Alto Nivel de Busan
La Agenda de la eficacia tras el IV Foro de Alto Nivel
de Busan: Líneas abiertas y círculo cerrado1.
La agenda de eficacia de la ayuda ha tenido una cita relevante en el IV Foro de Alto Nivel (IVFAN) celebrado en Busan,
Corea del Sur, a finales de noviembre de 2011. Busan cierra
un círculo iniciado en los Foros de Eficacia anteriores y, al
mismo tiempo, abre importantes líneas que pueden determinar el concepto de desarrollo, su arquitectura y la forma en
la que se lleve a cabo la cooperación.
El IV foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda había quedado establecido tras el III FAN en Accra como el
momento de revisión del grado de alcance de la Declaración
de París (II FAN 2005). Sin embargo, el resultado final va
más allá, a riesgo de casi olvidar los compromisos de apropiación, armonización y alineamiento más gestión basada en
resultados y mutua rendición de cuentas, luego completados
y profundizados en el Plan de Acción de Accra, a los que los
países socios se comprometieron.
En efecto, Busan cierra algunos aspectos que venían siendo
parte de la agenda y, al poner énfasis en otros e incluir nuevos
elementos, abre nuevas líneas; todos ellos son buena muestra
de un orden internacional en cambio, de la manifestación de la
irrupción de nuevos polos de poder y de la aparición de nuevos
actores de desarrollo cuya presencia y actuación era ya cada vez
más patente en las relaciones internacionales y económicas.
La consideración de Busan como una manifestación de estos
cambios en la agenda del desarrollo –no todos hacia adelante,
no todos progresivos– convierte al Foro, y a la propia agenda
de eficacia resultante, en un paso más, si bien cercano, a los
debates que contribuyen a arrojar luz sobre la forma que haya
de tomar la nueva arquitectura del desarrollo, por una parte y,
por otra, tal vez pueda considerarse como una pieza más en la
reflexión ya en marcha, en torno a la fecha clave de 2015, con la
consiguiente revisión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio
(ODM) y la gestación del acuerdo que habría de sustituirlos.1
1
E ste artículo cuenta con múltiples voces a las que se ha venido
escuchando e intercambiando opiniones. Y en especial con la
opinión y trabajo de Cristina Linaje de la Coordinadora de ONGD
de España que ha venido siguiendo la agenda de eficacia desde
la Presidencia Española del Consejo de la UE en 2010 y quien ha
preparado la delegación de las OSC al FAN IV en Busan.
1. Busan en el contexto internacional
y los nuevos-viejos paradigmas de
desarrollo
El IV FAN de Busan se produce en el marco de unas relaciones internacionales de cuyos cambios es reflejo y que
condicionan tanto los resultados del Foro y contenido de la
declaración final como el propio proceso negociador del documento. Dos elementos de Busan lo ponen de manifiesto:
1. La creciente importancia de los países emergentes
(BRICs): Así como Roma (FAN I) trataba de la armonización entre donantes, París (FAN II) convierte la relación entre donantes y receptores en socios, el FAN
IV de Busan fija la atención sobre los países emergentes. Su inclusión va a hacer necesarias concesiones
y la aparición de la idea principios comunes y compromisos diferenciados para poder sumar a países
como China más claramente pero también otros como
Brasil. Detrás de ello está la pérdida de poder de los
países OCDE y de su capacidad para sentar la agenda y definir las reglas del juego y refleja una tensión
entre la necesidad de incluir otras perspectivas sobre
la cooperación y el desarrollo, flujos, modos e instrumentos, y el mantenimiento de unos criterios y modos
de actuación y prácticas sobre los que se asienta la
cooperación al desarrollo en los que, en muchas ocasiones, no se ven reflejados los BRICs.
El creciente protagonismo de los países emergentes
se muestra también en las referencias a la cooperación
sur-sur y triangular; pero también en el aumento de
los canales de interlocución y esferas de colaboración
disponibles para los países socios, y se diría también
para las redes y plataformas de organizaciones de la
sociedad civil entre los países socios.
2. L a inclusión del sector privado como actor de cooperación: Accra (FAN III) supuso la ampliación de actores en la agenda de eficacia, y en especial la inclusión
de la sociedad civil y su papel múltiple en los procesos
de desarrollo y en la apropiación democrática de las
políticas de desarrollo. Busan supone la inclusión del
2015 y más
83
sector privado en la agenda de la eficacia, abriendo
toda una agenda de trabajo, pero no pocas incógnitas,
como se vio en varios paneles sobre sector privado
durante el FAN IV. En concreto, algunas cuestiones
quedan abiertas, como si su inclusión se debe a un
proceso proactivo del sector privado, similar al realizado por las organizaciones de la sociedad civil (OSC)
desde Accra o inducido, en coherencia con la emergencia de paradigmas de desarrollo que identifican
a éste con crecimiento económico e inversiones; o
si el sector privado aplicará los principios de eficacia
y seguirá criterios de transparencia y, en fin, de qué
modo contribuirá al logro de resultados de desarrollo
humano.
Por otra parte, el FAN IV tiene lugar en un contexto de
crisis varias y encadenadas que, en lo que se refiere a
la financiación pública para el desarrollo, se contempla con enorme preocupación por las OSC a nivel global y especialmente en España. Este marco, sin duda
impulsado por la crisis económica y la consiguiente
constatación de incumplimiento de los compromisos
cuantitativos de AOD, venía contribuyendo al afianzamiento en relevantes actores de una idea de desarrollo
que lo identifica, en gran medida, con crecimiento y
que realiza una interpretación limitada de una agenda de eficacia de la ayuda en la que la ayuda oficial al
desarrollo (AOD), al menos tal y como viene descrita
y clasificada por el CAD, pierde claramente su centralidad en los procesos de desarrollo.
Así, se observan en torno a Busan algunas tendencias de fondo entre los miembros del CAD que van
a contribuir a la forma que toma la Declaración Final
y su puesta en marcha y operacionalización prevista
a lo largo del primer semestre de 2012. Algunas de
estas tendencias están relacionadas directamente con
un actor influyente, de hecho primer donante mundial, como la Unión Europea, considerando Estados
Miembro y Comisión:
1. E l concepto de Crecimiento Inclusivo: La Comisión
Europea acude a Busan con una posición común alineada con la denominada Agenda para el Cambio2
2
84
E n realidad se asiste a todo un arco de planificación a nivel europeo desde la Agenda para el Cambio como documento más
político —cuyo precedente fue el Green Paper sobre crecimiento
inclusivo— que se articula además en: a) las nuevas perspectivas financieras de la Unión 2014-2020, es decir el presupuesto
de la Unión Europea y cuánto y cómo se va a repartir la financiación europea para el desarrollo, b) la prevista Comunicación
sobre el papel de las OSC en el desarrollo y c) la reforma de los
instrumentos de financiación para las OSC. Estos dos últimos
elementos, papel de las OSC y reforma de los instrumentos, vie-
que presentó en el otoño de 2011 y que agrupa los
procesos de consulta sobre apoyo presupuestario y
crecimiento inclusivo. Bajo el concepto de crecimiento
inclusivo se considera a la Ayuda Oficial al Desarrollo
como parte de la solución a la cuestión del desarrollo,
que está dirigido por un crecimiento económico fuerte
e inclusivo otorgándole a la AOD un papel catalizador
para generar empleo y crecimiento económico en conjunto con otras políticas públicas, coherentes entre sí,
y donde se incluyen nuevas modalidades en las que la
ayuda puede tener un papel acompañando y compartiendo los riesgos de las inversiones y las iniciativas
privadas.
2. El concepto del Value for Money y el Principio de
Diferenciación: Estrechamente vinculado a la Agenda
para el Cambio, el concepto de Value for Money se refiere al logro de resultados tangibles y a corto plazo de los
recursos invertidos y a su uso más eficiente para el logro
de dichos resultados. Desde este punto, el Principio de
Diferenciación se orienta hacia la definición de partenariados diferenciados acordes con el nivel de desarrollo
del país socio y las posibilidades de logro de impactos,
lo que define los niveles de ayuda e instrumentos a utilizar. Si en un principio puede tener lógica, la combinación
de los distintos conceptos parece olvidar algunas cuestiones, como que un porcentaje superior al 70% de los
pobres se encuentran en países de renta media, no pareciendo que el problema sea realmente el crecimiento y
la mejor definición de los instrumentos y modalidades la
cuestión, sino la equidad y la definición de políticas públicas inclusivas así como la capacidad de que los más
vulnerables vean recogida su propia voz y capacidad de
control de esas políticas; o cómo los partenariados organizados bajo la idea de crecimiento inclusivo fomentan el
desarrollo humano y abordan la cuestión de la equidad
y la redistribución.
nen determinados por los resultados del Diálogo Estructurado,
concebido como un proceso de consultas global entre Comisión
y actores de la sociedad civil agrupados en organizaciones paraguas regionales y completados con consultas a nivel país.
2015 y más
2. La Asociación Global para una
Cooperación al Desarrollo Eficaz
Mediante una asociación global para el desarrollo Eficaz, la
declaración final de Busan se propone un objetivo común
para los firmantes centrado en lograr resultados de desarrollo que sean sostenibles, plantea unos principios, que son
más o menos compartidos, pero alcanza unos compromisos diferenciados. Esta fórmula denota los esfuerzos para
llegar a un único documento aceptado por una diversidad de
participantes: CAD/OCDE, países socios, países emergentes
y también sociedad civil. Esta fórmula que busca una máxima inclusión y el encaje de intereses diversos – si bien no
evitó las tensiones para el cierre de los últimos borradores
de Declaración Final -se estructura, además, en el acuerdo
en torno a un documento de principios aceptado por todos
los participantes y el lanzamiento de lo que se ha venido
llamando building blocks, que podríamos describir como
acuerdos voluntarios para desarrollar aspectos concretos
de la agenda.
Una característica importante a reseñar de la Declaración
Final es que es una declaración política y no técnica, que tras
poner el acento en la implementación de los compromisos
de eficacia, a la que deja de referirse como eficacia de la ayuda para hablar abiertamente de eficacia del desarrollo, como
se venía sugiriendo desde la propia sociedad civil a partir de
Accra, pasa a ocuparse de otros temas no menos relevantes.
No obstante, esta cuestión refleja, junto con la integración de
nuevos actores y modalidades, el papel crecientemente secundario otorgado a la AOD en los procesos de desarrollo y
ayuda internacional. Lo mencionaba Ángel Gurría, Secretario
General de la OCDE en su discurso inaugural, “this is not
about Aid. It’s about Development”. Esta constatación al inicio de la cumbre se ve claramente reflejada en el párrafo 28
donde se reconoce a la ayuda como únicamente parte de la
solución y se menciona la necesidad de ampliar el foco y la
atención de la eficacia de la ayuda a los retos que plantea
el desarrollo eficaz, mientras se hacen no pocas menciones
(párrafo 5) a nuevas modalidades como las asociaciones
público-privadas y otros medios para fomentar el desarrollo,
cuya importancia venía creciendo en los últimos años y que
complementan a las formas de cooperación Norte Sur. Y ello
en clara referencia a la Cooperación Sur-Sur y Triangular y
en reconocimiento de nuevas realidades como las actividades en el plano de la cooperación internacional de los países
emergentes.
Respecto a los principios, la Declaración enfatiza (párrafo 11) que los resultados de desarrollo reflejen los compromisos internacionales de derechos humanos, trabajo
decente, equidad de género, sostenibilidad medioambiental
y discapacidad. Unos principios que toman forma, en clara
formulación en términos de declaración de París, bajo: la
apropiación de las prioridades de desarrollo por los países
en desarrollo, el enfoque de resultados, alineados con las
prioridades del país, partenariados inclusivos basados en la
mutua confianza y reconociendo la variedad y complementariedad de actores y la transparencia y la mutua rendición
de cuentas.
Ahora bien, estos principios, aún considerados en la
Declaración como compartidos, a efectos prácticos sólo resultan parcialmente compartidos. China, que desarrolló una
posición extremadamente dura en todo el proceso negociador, más por la cuestión de transparencia que por algunos
elementos relacionados con los compromisos internacionales de derechos humanos referidos en el mismo párrafo 11
y otros y cuya inclusión la sociedad civil venía demandando,
introduce el párrafo 2 al inicio de la declaración. Este párrafo, que supone la aceptación por parte de China del documento, especifica que las modalidades y responsabilidades
de la cooperación Sur-Sur difieren de las que aplican para
la cooperación Norte-Sur, (…) si bien los principios, compromisos y acciones acordados en la Declaración Final de
Busan constituyen la referencia para los socios de la cooperación Sur-Sur bajo la premisa de la voluntariedad. Por ello
no puede hablarse de principios plenamente compartidos, al
introducir esta excepción para la cooperación Sur-Sur, bajo
la cual pueden identificarse los países emergentes. No obstante, habida cuenta de la estructura de la declaración, por lo
demás de carácter político, que deja su operacionalización al
marco de los building blocks3 , un riesgo importante radica
en el carácter voluntario a efectos prácticos para todos los
gobiernos.
Esto último denota la diferenciación de los compromisos, haciéndolos en gran medida “a la carta”. Los donantes
tradicionales, que habían realizado importantes esfuerzos
de negociación y adaptación encuentran en la declaración
final de Busan una reafirmación de los principios de París y
Accra pero una ausencia de compromisos tangibles, fechas
3
E n la estructura de Busan, los principios llevan a acciones y desde ese punto se desarrollan los building blocks, como bloques de
avance cuya adscripción es voluntaria. Del numeroso listado de
building blocks finalmente se determinaron ocho: Cooperación
Sur Sur y Triangular; Resultados y Rendición de Cuentas; Sector
Privado; Situaciones de Conflicto y Fragilidad; Cambio Climático;
Transparencia; Políticas e Instituciones Eficaces; Gestión de la
Diversidad y la Fragmentación. Cabe mencionar que el Gobierno
de España se suma a los building block de Cooperación Sur Sur
y Triangular y Resultados y Rendición de Cuentas. Además realiza una declaración sobre el interés en el Building Block sobre
Sector Privado, si bien no se suma al mismo, y suscribe el Plan
de Acción de Género.
2015 y más
85
o indicadores, quedando a la primera parte del año 2012 la
definición del sistema de monitoreo de los principios, junto
con los compromisos.
19 que menciona que se respetarán ambos sistemas de
gobierno, los de los países socios y los del proveedor
de cooperación para el uso de los sistemas país, lo que
equilibra el peso en los argumentos para no inclinarse
hacia el uso de sistema país (Ellmers, 2011)
Apropiación democrática: La declaración de Busan
describe la apropiación como apropiación democrática, en el marco de los principios comunes. Además
expresa la necesidad de profundizar, extender y operacionalizar la apropiación democrática de las políticas y
procesos de desarrollo (p12.a.). Con ello se materializa
una demanda que se viene haciendo desde París en
el sentido de que hasta Busan la apropiación tenía un
contenido demasiado centrado en los países. No obstante, será necesario prestar atención a su desarrollo,
puesto que puede suponer tensiones importantes para
su despliegue efectivo en el momento de potenciar el
enfoque país, o en combinación con la necesidad de
un entorno facilitador necesario para las OSC de cara
a poder hacer efectiva la apropiación democrática, la
necesidad de garantizar la voz y representación de los
más vulnerables o en el momento de desplegar el partenariado global previsto en la declaración de Busan
y la implicación en el mismo por parte de la sociedad
civil, entre otros actores.
Equidad de género y derechos de la mujer:
La Declaración de Busan menciona en el párrafo 20 la
importancia de la equidad de género y el empoderamiento de la mujer para alcanzar resultados de desarrollo.
El reconocimiento, siendo un paso desde la Declaración
de París y una consolidación respecto al Plan de Acción
de Accra, no deja de ser percibido con importantes carencias por parte de las organizaciones de mujeres. Así
pues, las organizaciones de mujeres van a considerar
la Declaración de Busan insuficiente5, arguyendo que el
desarrollo y la cooperación al desarrollo eficaz debe ser
definida como el alcance sostenible de resultados de desarrollo humano en un nuevo marco que transforme las
relaciones sociales y económicas y vaya acorde con los
estándares de derechos humanos y los derechos de las
mujeres.
3. Principales compromisos
Con todo, merece reseñarse la forma en que quedan reflejados en la Declaración de Busan algunas de las cuestiones
que venían siendo claves desde los foros de alto nivel anteriores, como la apropiación democrática, la ayuda ligada,
la equidad de género y los derechos de la mujer, el uso de
sistemas país, nuevos actores (sector privado) y, en especial, sociedad civil.
Ayuda Ligada: A pesar de ser una cuestión que largamente se viene tratando y pidiendo calendarios concretos, no se logra un compromiso claro, más allá de una
mención en el párrafo 18.b. sobre el incremento de los
esfuerzos para desligar la ayuda y revisar en 2012 los
planes para lograrlo. Contrasta este vago compromiso con las peticiones de varios países africanos para
desligar la ayuda en 2013 y la falta de respuesta de los
principales donantes a esta cuestión. Se menciona además el beneficio del uso de proveedores locales para la
generación de ingreso, capacidades y desarrollo de los
negocios locales, lo que, de algún modo, hace explícita
la problemática inherente a la utilización de proveedores
externos a los países socios.
Uso de sistemas país: Se incluye una novedad tras algunos tiras y afloja a lo largo de los sucesivos borradores,
al mencionarse en el párrafo 19.a. el uso de los sistemas
país como default approach para la cooperación al desarrollo. Se trata de un matiz que puede significar un cambio en la práctica consolidada de creación de sistemas
paralelos en tanto que lleva a la necesidad de tener que
justificar la imposibilidad de utilizar los sistemas del país.
Además se incluye una especificación sobre la necesidad
de asistir a los países en caso de que no sea posible su
utilización. La cuestión del uso de sistemas país se había
convertido en una línea roja para los negociadores4 africanos. No obstante cabe decir que los países desarrollados consiguen incluir una cláusula en el mismo párrafo
4
86
onocidos como “serpas”, el Working Party encomendó a un
C
grupo de 18 negociadores representativo de los distintos grupos
implicados el avance en el borrador de declaración hasta la definición del borrador final. La sociedad civil contó con un serpa en
todo el proceso representado por Better Aid, lo que fue relevante
para la negociación del documento final y también durante el periodo interino hasta junio de 2012, en tanto que la estructura de
Serpas también avanza la propuesta de estructura a desplegarse
post Busan.
5
er Declaración Política del Foro Global de Mujeres, reunido en
V
el marco del foro global de sociedad civil que se celebró el 26-28
diciembre 2011 en Busan en preparación del IV Foro de Alto
Nivel. Y a otro nivel, el documento Key Demands from Women’s
Rights Organization and Gender Equality Advocates, que contiene una interesante visión global de las peticiones cara al FAN IV,
quizá incluso más comprehensivas que la propia declaración de
la sociedad civil elaborada en el propio Foro Global de Sociedad
Civil del 26-28 de diciembre de 2011.
2015 y más
L a inexistencia de un building block de género facilitó la intención de presentar por parte de la Secretaria
de Estado de EEUU, Hilary Clinton, en el transcurso
del FAN IV un llamado Plan Conjunto de Busan sobre
Igualdad de Género y Desarrollo que suscitó un importante rechazo por parte de la sociedad civil y las
organizaciones de mujeres al centrarse casi únicamente en los aspectos de la mujer como canal para el crecimiento económico y en las mujeres en los países en
desarrollo, en lugar de enfatizar el disfrute de derechos
por las mujeres. De nuevo el papel activo de las organizaciones de mujeres consiguió que no fuera presentado como plan sino como una iniciativa en el marco de
uno de los eventos del FAN IV.
Sector privado: El párrafo 32 de la Declaración de
Busan desarrolla los compromisos en torno al sector
privado y el desarrollo en concreto, a) animando a sindicatos, asociaciones de empresarios y demás actores
a desarrollar una legislación que facilite las inversiones
privadas domésticas y extranjeras así como las alianzas público privadas, b) facilitando un ambiente para su
participación en el diseño de políticas y estrategias de
desarrollo que promuevan el crecimiento inclusivo y la
reducción de la pobreza, c) desarrollando mecanismos
innovadores de financiación para metas de desarrollo
compartidas, d) potenciando “ayuda para el comercio”
de forma que solvente los fallos del mercado, desarrolle capacidades, favorezca el acceso a los mercados
de capital y pueda mitigar los riesgos que afrontan los
actores privados.
Más allá de las dudas acerca de la inclusión del sector
privado en la Declaración de Busan expresadas al inicio del artículo, lo cierto es que una mirada atenta a los
compromisos asumidos en la declaración no aclara de
qué sector privado se habla, pudiéndose entender multinacionales, empresas locales pequeñas y medianas,
cooperativas. Resulta especialmente llamativa la referencia a la generación de un marco regulador, un entorno facilitante para el desarrollo de la inversión privada.
En efecto, y según se van produciendo las primeras reuniones del building block sobre sector privado se aprecian en estos dos elementos las principales incógnitas
que van a marcar el nivel de definición y relevancia del
building block, a saber: si sus miembros activos van a
ser multinacionales o una representación mayor y más
plural del sector privado y si lo que finalmente se entenderá por entorno facilitador se relaciona con desarrollo
o con la actividad del sector privado.
Sociedad Civil: Sin lugar a dudas, puede decirse que el
párrafo 22 es el párrafo específico para la sociedad civil
y en el que se encuentra fuertemente la influencia de los
procesos llevados a cabo por las OSC desde Accra en el
marco de Better Aid y el Open Forum.
En primer lugar se reconocen los roles de las OSC como
prestadoras de servicios allí donde el Estado no los cubre, pero específicamente su papel para facilitar que las
personas puedan reclamar sus derechos y en la aplicación de los enfoques de derechos en el desarrollo así
como se reconoce su capacidad para ahormar las políticas de desarrollo.
Tras ello se elabora un compromiso doble: De los
Gobiernos para crear un entorno favorecedor que optimice el trabajo de las OSC en el desarrollo de acuerdo
con los derechos internacionales; de las propias OSC,
aplicando los Principios de Estambul para el desarrollo
eficaz y el Marco Internacional para la Eficacia de las OSC
. Se tratan estos dos últimos documentos del resultado
del programa del Open Forum y constituye un verdadero
ejemplo de proceso de abajo a arriba mediante el cual
las OSC6 han definido sus propios principios de trabajo
en un proceso que ha traído como elementos adicionales el empoderamiento de muchas de las organizaciones
participantes y en ocasiones, planteado otras formas de
relación y partenariados.
Respecto al compromiso de los gobiernos para la creación de un entrono favorecedor para el trabajo de las
OSC, éstos se ponen en relación en la Declaración con
los acuerdos internacionales, fallando en el momento de
concretar medidas legales o prácticas acordes con estándares de DDHH y principios fundamentales. De algún
modo ello implica una visión prioritariamente de las OSC
como actores sociales, no tanto como actores políticos.
Por último, se reconoce el papel de las OSC para aplicar
enfoques de derechos humanos, pero sin embargo, la
referencia al desarrollo como enfoque de derechos queda demasiado limitada al párrafo 22 – a pesar de los
intentos en sucesivos borradores por parte de las OSC
para incluir una redacción más clara en relación al enfoque de derechos en varios párrafos de la declaración-.
La otra mención a los derechos humanos se realiza en
el párrafo 3 y 11.
6
L os Principios de Estambul se aprobaron en la I Asamblea General del Open Forum for CSO Effectiveness en septiembre de
2010 y el Marco Internacional para la Eficacia de las OSC en la
II asamblea General en Siem Reap, Camboya, en junio de 2011.
Estos y otros documentos pueden consultarse en http://www.
cso-effectiveness.org
2015 y más
87
4. Y después de Busan, ¿qué?
En correlación con el énfasis en la implementación a nivel
país, Busan deja en manos de los países socios el desarrollo de matrices de seguimiento de los acuerdos, basándose en su propia definición de necesidades. Por otra parte,
y en relación a los criterios de París y Accra, menciona la
necesidad de definir un grupo de indicadores relevantes y
simplificados.
Pero es en la estructura de gobernanza donde se aprecian novedades importantes. Así, el Working Party acaba
su mandato y entre enero y junio de 2012 entra en vigor el
llamado Grupo Interino Post Busan, montado sobre la estructura de serpas que desarrollaron los primeros borradores de Declaración. El objetivo es preparar una propuesta de
estructura y contenidos para el Partenariado Global para la
Cooperación al Desarrollo Eficaz, instancia que será encargada del monitoreo de la agenda de eficacia con horizonte
de 2015. Merece destacarse que el partenariado global habrá
de dar encaje a los building blocks, que a su vez han de ir
definiendo su contenido y operacionalización en el primer
semestre del año. Además en la nueva estructura, y en su
propia definición durante el periodo interino, se ha invitado
al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y
al Foro de Naciones Unidas para el Desarrollo.
Las OSC, que habían venido trabajando a través de los dos
procesos complementarios antes mencionados, Better Aid como
plataforma de incidencia y monitoreo de la agenda de eficacia
frente a los gobiernos y Open Forum desarrollando su propuesta
de principios y prácticas para la eficacia de las OSC, siguen manteniendo sus 4 demandas clave que realizaron en Busan, debido
a su relevancia también post Busan y el periodo interino:
Cumplimiento de los compromisos de París, Accra y
Busan
Reforzamiento de la eficacia del desarrollo mediante prácticas de desarrollo basadas en el enfoque de
derechos
Apoyo a las OSC como actores independientes y por
derecho propio así como compromiso de procurar un
entorno favorable en todos los países
Promoción de una arquitectura del desarrollo justa y
equitativa
Estas demandas y desarrollo pueden servir posiblemente como mejor base para la organización de la participación
de las OSC en la agenda de eficacia post Busan que la propia declaración de la sociedad civil realizada previa al FAN
IV como conclusión del Foro Civil Global (26-28 noviembre
2011), probablemente porque la principal aportación de sociedad civil en este caso se estuvo realizando en el proceso
negociador vía el representante de Sociedad civil en el grupo
88
de Serpas y porque se contaba con procesos preparatorios
de largo alcance antes del foro.
En cualquier caso, las OSC han empezado a explorar la
necesidad de organizar la participación de la sociedad civil
en la Asociación Global para una Cooperación al Desarrollo
Eficaz más allá del monitoreo y participación en el periodo
interino. A través de un profundo, aunque aún incipiente
proceso de reflexión se tiende hacia la definición de un único
proceso, abierto y basado centrado en el nivel país más que
en el nivel global, que contenga los ejes clave de la agenda
de la sociedad civil en la agenda post Busan: el monitoreo
de la agenda de eficacia, la aplicación y promoción de los
enfoques de derechos y la aplicación de los principios de eficacia de las OSC a lo que se añade el trabajo para un entorno
facilitador como línea transversal.
5. Conclusión
Sólo el transcurrir del año 2012 dirá si Busan significa un
avance en los compromisos sobre la eficacia del desarrollo
en un camino iniciado con la Declaración de París o cierto salto al vacío en el que los compromisos asumidos por
los Gobiernos socios quedan relegados al último orden de
prioridades, habida cuenta además de su muy escaso nivel
de cumplimiento, como pone de manifiesto la evaluación del
grado de alcance de los resultados de París y Accra.
Si se atiende al contenido político de la Declaración de
Busan, ésta acierta al reflejar las profundas dinámicas de
cambio que se están produciendo en el marco del desarrollo y de su arquitectura, y contiene algunos avances como
lo relativo a apropiación democrática, uso de sistemas país,
la inclusión de países emergentes, los enfoques sobre cada
país y la consideración de la Sociedad Civil en todo su papel, si bien existen claras carencias, como el concepto de
desarrollo que emana de su texto, la ambigüedad acerca del
papel del sector privado y la voluntariedad de gran parte de
lo acordado. Esto último pone el énfasis en la importancia de
definir en el periodo interino que va hasta junio de 2012 un
sistema de monitoreo y unos calendarios vinculantes.
Junto con el despliegue de los building blocks y la definición de la arquitectura para el monitoreo y la participación
de los distintos actores en la Asociación Global para una
Cooperación al Desarrollo Eficaz (y a poder ser, simplemente una Asociación Global para la Eficacia del Desarrollo), las
OSC tienen una importante tarea que realizar:
En primer lugar, seguir demandando el establecimiento
de un sistema de monitoreo de los compromisos adquiridos
y la plena aplicación de los principios de París y Accra. En
segundo lugar, aplicar los principios de eficacia de las OSC,
generar aprendizajes y desarrollar la plena aplicación de los
2015 y más
enfoques de derechos y la apropiación democrática. Y en tercer lugar, reclamar un entorno facilitador en todos los países
para el trabajo en desarrollo de las OSC.
A estos tres elementos cabe añadir un cuarto elemento no de menor importancia. La sociedad civil tiene en
este periodo de 2012, en paralelo con la definición de la
arquitectura post Busan, que definir sus modos de organización de la participación, en tanto que actor reconocido en sí mismo en el párrafo 1 de la Declaración de
Busan. Será necesario definir un sistema preferentemente unificado para la sociedad civil desde el trabajo y la
complementariedad de los dos movimientos de las OSC
que han articulado la participación y compromiso de las
OSC en la agenda de eficacia. Pero será necesario también que dicho sistema de participación sea, acorde con
sus propios principios de eficacia de las OSC, inclusivo
y abierto a la participación y representación de las múltiples voces de la sociedad civil, centrado sobre lo local y
el nivel país, puesto que es en ese nivel donde existen las
experiencias, la capacidad para la definición concreta de
las necesidades pero también donde residen en primera
instancia los retos de facilitar la participación de la voz de
las personas más vulnerables y su eco en la definición de
la nueva arquitectura del desarrollo.
Referencias
wid (2011) Key Demands from Women’s Rights Organizations and Gender Equality Advocates To the Fourth High
A
Level Forum on Aid Effectiveness (Busan 2011) and the Development Cooperation Forum (2012)”. http://www.awid.
org/Library
IV High Level Forum on Aid Effectiveness, (2011) Busan Partnership for Effective Development Cooperation.
República de Corea. Busan. 29. November-1December 2011. http://www.oecd.org/document/12/0,3746,
en_2649_37413_46057868_1_1_1_37413,00.html
etter Aid. (2011) Position On The Proposed Busan Joint Action Plan On Gender Equality And Development. Busan,
B
http://www.betteraid.org/es/politica-de-betteraid/politica-de-betteraid/declaraciones
etter Aid y Open Forum (2011) CSOs on the road to Busan: Key messages and proposals http://www.cso-effectiveB
ness.org/IMG/pdf/cso_asks_final_.pdf
etter Aid (2011) Better Aid and Development Effectiveness for the World We Want. Declaración de la Sociedad
B
Civil en el IV Foro de Alto Nivel sobre Eficacia de la Ayuda. Busan, República de Corea. http://betteraid.org/en/news/
high-level-forum-on-aid-effectiveness-/524
omisión Europea (2011) Increasing the Impact of EU Development Policy: an Agenda for Change. COM637 Bruselas.
C
http://eurlex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=COM:2011:0637:FIN:EN:PDF
E llmers, BODO (2011): Busan Partnership for Effective Development Cooperation: some progress, no clear commitments, no thanks to EU. Eurodad. http://eurodad.org/?p=4737
Consilium Europa (2011) Posición Común Europea en el IV Foro de Alto Nivel sobre Eficacia de la Ayuda. Conclusiones
del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores. Bruselas 14 de noviembre 2011onsilium.europa.eu/uedocs/cms_data/
docs/pressdata/EN/foraff/126060.pdf.
2015 y más
89
Fly UP