...

SEÑOR, ¿QUÉ QUIERES QUE HAGA?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

SEÑOR, ¿QUÉ QUIERES QUE HAGA?
SEÑOR, ¿QUÉ QUIERES QUE
HAGA?
SERIE: DESTINO DE GLORIA
Heidinger Zeballos, Edward
División Sudamericana de la
Iglesia Adventista del Séptimo Día
[email protected]
Fecha de recepción: Agosto 2012
Fecha de aceptación y versión final: Septiembre 2012
Texto base: Hechos 22:1-10
Propósito General: Motivación
Palabra clave: Preguntas
Introducción
x Saludo: Buenos días, ¡feliz sábado!
x Frase alusiva: En esta serie de sermones “Destino
de gloria” vamos a estudiar algunos episodios en
la vida del apóstol Pablo y algunas de sus enseñanzas registradas en sus cartas.
x Disparador: Existen preguntas superficiales que
las planteamos para buscar información básica o
para generar un diálogo.
x Texto: El texto en el que se basa el sermón en esta
oportunidad es Hechos 22:1-10
x Proposición: Tú tienes un destino de gloria porque Dios tiene un plan para tu vida, pero para
Estrategias para el cumplimiento de la misión Volumen 09 - Número 02 - Julio - Diciembre 2012 :185- 190
185
Heidinger Zeballos, Edward
que su plan se haga realidad en ti, debes dejar tu
camino para seguir el Camino.
x Pregunta de transición: ¿Por qué afirmamos que
tienes un destino de gloria?
x Frase de transición: Porque todo hijo de Dios
pasa por tres etapas en su caminar en este mundo, ellas son las siguientes:
I. Primera etapa: el camino y el Camino
Lección: Existe total diferencia entre estar en el
Camino y estar en el camino. El camino con minúscula es la simple ruta que decidí andar por mi
cuenta, pero el Camino con mayúscula es el que
Dios tiene preparado para mí, es la ruta de aspiraciones, desafíos y victorias mayores que Dios
planificó para mi vida.
186
Texto prueba: Hechos 22:1-2. Pablo siendo ya de
edad avanzada narra en este pasaje un episodio
trascendental que le aconteció mientras era joven, y de este pasaje de su vida se puede aprender
lo siguiente:
a) ¿Quién era Pablo? Leer Hechos 22:3: Él era un
judío, celoso guardador de la ley.
b) Leer Hechos 22:4-5
c) ¿La letra inicial de la palabra camino está en
minúscula o en mayúscula?
d) En aquel tiempo a los primeros cristianos antes que se llamen cristianos se les llamaba los
del Camino, por eso en la Biblia aparece con
C mayúscula.
e) Se puede resumir esta primera parte del pasaje
bíblico así: Pablo andando en su camino (con
minúscula) perseguía a los que estaban en el
Camino (con mayúscula).
Estrategias para el cumplimiento de la misión Volumen 09 - Número 02 - Julio - Diciembre 2012
Señor, ¿qué quieres que haga?
f) Pablo creía que estaba en el camino correcto y
que los otros estaban totalmente equivocados.
g) En esta vida todos elegimos un camino (minúscula) pero no todos estamos en el Camino
(mayúscula).
Ilustración: Cada camino tiene un destino, y alguna vez es probable que nos hayamos encontrado perdidos frente a dos caminos. Al comienzo es
poca la diferencia entre un camino y otro, pero
con el transcurrir del mismo, la separación se
hace más notoria. No hay cosa más frustrante que
descubrir que estaba en el camino errado, pero
es peor mantenerse toda una vida en ese mismo
camino.
Aplicación: El camino tiene que ver no solo con
tu carrera o tu religión, tiene que ver con tu vida,
con tus decisiones, tus prioridades, tiene que ver
con el destino a dónde pretendes llegar:
a) ¿En qué camino estás tú? Algunos van por el
camino de la fama, otros del dinero, otros por
el camino del placer, y otros por el camino de
la mediocridad y del fracaso.
b) La primera etapa en el caminar de la vida, todos la transitamos; sin importar el camino en
el que hoy te encuentres, lo que hoy puedo
afirmar frente a ti, es que tú estás caminando,
y mi deseo es que pases a una segunda etapa en
este caminar de la vida.
II. Segunda etapa: “Señor, ¿qué quieres
que haga?”
Lección: Solo cuando planteas la pregunta correcta al Ser correcto, le concedes a Él la oportuni-
Estrategias para el cumplimiento de la misión Volumen 09 - Número 02 - Julio - Diciembre 2012
187
Heidinger Zeballos, Edward
dad de que te muestre el destino de gloria que te
ha preparado.
Texto prueba: Hechos 22:6-10ª, meditemos primero en los versos 6-9 (leer nuevamente). Este pasaje
nos muestra, que de repente una luz del cielo hizo
caer al suelo a Saulo.
188
a) Era la luz de aquel que se interponía en su camino para mostrarle el Camino verdadero. Era
Jesús que había venido al encuentro del perseguidor.
b) Las caídas duelen pero dejan lecciones. Son
momentos propicios para descubrir que existe
otro camino mejor. Muchas veces es en el dolor
cuando nos volvemos más sensibles a la voz de
Dios. Es cuando mordemos el polvo de la desesperación que descubrimos que Dios está cerca y
que tiene un mejor camino para mí.
c) Postrado en tierra Pablo escucha la voz del Señor Jesús: Soy Jesús a quien tú persigues. Tú tienes tu propio camino pero Yo soy el Camino.
d) Entonces postrado en el suelo, Paulo hace la
pregunta que cambiaría el rumbo de su vida.
Leer Hechos 22:10
a. ¿Qué haré Señor?
Aplicación:
a) ¿Señor, qué haré? o ¿Señor, qué quieres que
haga? Cuando le planteas esa pregunta a Dios
le concedes la oportunidad de que te muestre el
destino de gloria que Él te ha preparado. A veces preguntamos: ¿Cuánto voy a ganar? ¿Cuáles
son mis derechos? ¿Con quién me casaré? Pero
la pregunta más importante que hoy debemos
hacernos es: ¿Señor, qué quieres que haga?
b) Pablo estaba diciendo, Señor, hasta aquí he se-
Estrategias para el cumplimiento de la misión Volumen 09 - Número 02 - Julio - Diciembre 2012
Señor, ¿qué quieres que haga?
guido mi propio camino ahora quiero seguir el
Camino que tú me has preparado. ¡Muéstrame
el Camino!
c) Sin embargo, quedarse con la pregunta y no escuchar la respuesta no es lo ideal, muchos son
los que hacen esta pregunta. Muchos llegan a
esta segunda etapa en el caminar de la vida,
pero hoy quiero que pases a la tercera etapa.
III. Tercera etapa: “Se te dirá lo que está
ordenado que hagas”
Lección: Tú tienes un destino de gloria porque
Dios tiene un plan para tu vida, pero debes recordar que el éxito no consiste en acumular riquezas o
fama, el éxito consiste en descubrir y desarrollar el
plan que Dios tiene para ti.
Texto prueba: Hechos 22:10b. Es interesante
notar que Jesús no le dijo a Pablo: ve a Damasco
entretanto voy pensando qué voy a hacer contigo.
Dame un tiempo. Déjame aclarar mis ideas. O vamos a hacer una comisión para ver tu caso:
a) El verbo traducido como “lo que está ordenado” es el verbo tassǀ y significa “ubicar en un
cierto orden, organizar, asignar un lugar”.
La frase “se te dirá lo que está ordenado que hagas”
revela que Dios ya tenía algo especial establecido para Pablo, Dios tenía un plan para su vida.
Ilustración: Dios ha planificado tu vida, no vives a
la deriva, no siempre cumplimos ese plan y vivimos
a la deriva. Pero hoy quiero demostrarte que Dios
tiene un plan para tu vida, yo voy comprobando
esta afirmación cada día, y tú también puedes hacerlo.
Estrategias para el cumplimiento de la misión Volumen 09 - Número 02 - Julio - Diciembre 2012
189
Heidinger Zeballos, Edward
Aplicación:
a) Tú tienes un destino de gloria porque Dios tiene
un plan para tu vida. Repita conmigo: Tengo un
destino de gloria, porque Dios tiene un plan para
mi vida.
b) Él planificó algo para ti, aun antes que nacieras.
c) El éxito no consiste en acumular riquezas o fama,
el éxito consiste en descubrir y desarrollar el plan
que Dios tiene para ti.
d) Te desafío a descubrir en esta serie de sermones los
aspectos más resaltantes del plan que Dios tiene
para tu vida. Y si ya lo has descubierto, te desafío a
renovar tu compromiso de mantenerte en ese Camino, rumbo al destino de gloria que Dios te ha
preparado.
Conclusión
190
x Recapitulación: La gran pregunta que Pablo le
planteó a Dios es: ¿Señor, qué quieres que haga?
Entonces descubrió que Dios tenía un plan para
su vida, entendió que era mejor dejar su camino
para seguir el Camino.
x Aplicación: Tú tienes un destino de gloria porque
Dios tiene un plan para tu vida. El éxito consiste
en descubrir y desarrollar el plan que Dios tiene
para ti.
x Llamado: El llamado que Dios tiene para ti hoy
es para plantearle la misma pregunta de Pablo:
¿Señor, qué quieres que haga? ¿Podemos repetirlo?
¿Señor, qué quieres que haga?
x En el próximo sermón analizaremos la respuesta
de Dios a esta pregunta. AMÉN.
Estrategias para el cumplimiento de la misión Volumen 09 - Número 02 - Julio - Diciembre 2012
Fly UP