...

Evolución escrita en piel

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Evolución escrita en piel
Evolución escrita en piel
Luci Cruz Wilson
La piel es un órgano que posibilita demostrar de manera fehaciente la
evolución biológica, parafraseando a Nina Jablonski, antropóloga de
Pennsylvania State University. La evolución de los seres humanos está
escrita en la piel, tu piel, la piel de cada persona. Aún más, empezó a
escribirse desde los primeros organismos pluricelulares, aunque la piel
formada por las dos capas que cubre a los vertebrados surgió hace
alrededor de 500 millones de años con la aparición de los primero peces.
Bicapa multifunciones
Este órgano, que en los seres humanos es el receptor de estímulos
físicos, químicos y emocionales, está estructurado por una doble capa,
una interna y una externa. La piel es una cubierta versátil y
continuamente restituida, una gran sábana protectora del medio
ambiente que empieza su formación desde el primer mes del desarrollo
embrionario a partir de células ectodérmicas y mesodérmicas. La capa
interna o dermis está formada por tejido conjuntivo (con mucha materia
extracelular) muy vascularizado y repleto de glándulas productoras de
grasa, cera, sudor, olor y leche, así como de folículos que forman pelo.
En la dermis afloran millones de terminaciones nerviosas que perciben
situaciones ambientales tangibles. La capa externa o epidermis está
formada por cuatro tipos de células: unas son productoras de queratina,
proteína que da rigidez a la piel y la protege del roce continuo; otras
células son los melanocitos, los cuales producen el pigmento melanina
que le da color a la piel; otras más son las células de Merkel, asociadas
con sensaciones de presión y tacto; por último, las células de
Langerhans tienen funciones de respuesta inmune. De esta capa de la
piel se desprenden constantemente millones de células muertas.
Varias presentaciones de un mismo tegumento
Pero la piel no siempre fue así. Pasó, de ser una sola capa homogénea
de células que separa dos medios, como en las medusas, a constituir
una asombrosa epidermis blanda con muchas glándulas mucosas y
células que cambian sus colores según la situación en la que se
encuentre el animal, como sucede con los pulpos y sepias, y después
se transformó en la cutícula que sirve a la vez de estructura, como el
caso de los artrópodos. La piel ha pasado por múltiples metamorfosis
hasta ser el órgano especializado descrito al principio. En los peces este
tegumento, ya compuesto por la bicapa, posee
escamas y pequeñas placas y produce una mucosa protectora. Las
escamas tienen un origen parecido al de losdientes, se forman a partir de la
dermis y presentan formas y tamaños
muy variados según el ambiente en el que se desarrolla cada especie.
Con la invasión del medio terrestre, la piel de aquellos pioneros, todavía
ligados a los cuerpos de agua, hubo de evolucionar para evitar la
desecación. Uno de los factores que les permitió independizarse del todo
del medio acuático, fue la aparición de la queratina: una barrera
protectora y resistente en forma de escamas, uñas, placas, cuernos y
corazas que armó a los reptiles para dominar los paisajes terrestres por
más de 160 millones de años. Con la aparición de las plumas en las
aves, la queratina dio paso a una estructura única por su colorido y
variedad de funciones. El vuelo, el camuflaje y el cortejo se deben a esta
conspicua presentación de la queratina. Con los mamíferos la evolución
de la piel llegó a ser sublime, pues además de una nueva versión de la
queratina: el pelo (aislante y protector de las variaciones térmicas y los
rayos del sol), evolucionaron las glándulas mamarias, probablemente a
partir de alguna mutación de las sudoríparas. En los humanos el pelo
desapareció casi por completo de la piel y en su lugar aparecieron las
millones de glándulas sudoríparas que mantienen estable la temperatura
del cuerpo. Se piensa que este factor fue definitivo para el éxito del ser
humano como cazador; le posibilitó mantenerse fresco durante las largas
persecuciones de una presa bajo el sol. Además, la piel del “mono
desnudo”, que al principio debió ser muy parecida a la piel rosada de los
chimpancés, se pigmentó. La melanina cubrió por completo el cuerpo de
los hombres y mujeres que recorrían las llanuras del trópico africano
protegiéndolos de los dañinos rayos ultravioleta (UV) que causan el
cáncer de piel, pero ¿la melanina tiene sólo esa función? Eso se pensaba
hasta hace algunos años.
La piel bajo presión, una dualidad
Las poblaciones humanas dejaron África, y al emigrar llevaron consigo
una piel pigmentada muy bien adaptada a las altas dosis de radiación
ultravioleta del sol tropical. Pero ¿cómo enfrentó este magnífico órgano
las nuevas condiciones ambientales en otras latitudes? Esta pregunta se
suele responder simplemente señalando que la selección natural actuó
sobre las poblaciones humanas variando la cantidad de melanina
contenida de acuerdo a los distintos ambientes y a la exposición a los
rayos UV, de allí la gran gama de colores de la piel humana. Sin
embargo, Nina Jablonski introduce una paradoja que hace mucho más
compleja la evolución de estos colores: por una parte, con una piel
oscura, la melanina protege una sustancia indispensable para la
fecundidad y el desarrollo exitoso del sistema nervioso durante el
crecimiento del embrión: el folato. Pero una piel demasiado oscura impide la
penetración de los rayos UV necesarios para el
desdoblamiento fotoquímico del 7-dehidrocolesterol y que se forme la
vitamina D, básica en la formación de los huesos del feto durante la
gestación y la protección de los de la madre, entre otras funciones (si
no se encuentra en una latitud cercana al ecuador).
Distribución de la radiación UV
Se requiere una piel lo suficientemente pigmentada que impida que los
rayos UV destruyan el folato (y que además puedan causar cáncer, que
por cierto, suele aparecer después de la edad reproductiva), y lo
suficientemente clara para que éstos promuevan la producción de
vitamina D.
Distribución de colores: otro factor a considerar
Como Nina Jablonski lo expone en su magnífica conferencia TED
(Breakstheillusion of skin), los patrones de color predominantes en las
pieles de las poblaciones humanas no están distribuidos al azar. La
tonalidad del color de la piel se va degradando del ecuador hacia los
polos de acuerdo con la disminución de la incidencia de radiación UV
(debido al grosor de la atmósfera que ésta atraviesa). A mayor
incidencia de UV, la selección natural actúa privilegiando los tonos
oscuros. Con ello, se asegura que penetren lo suficiente para
desencadenar la formación de la vitamina D, pero se impida la
destrucción del folato. Y, he
aquí otro factor a considerar: aunque en los patrones de distribución de
la coloración de la piel en el planeta aún prevalecen los más oscuros
yendo hacia el ecuador y los más claros yendo hacia los polos, los
constantes movimientos de los grupos humanos por motivos bélicos,
políticos, sociales, religiosos y hasta de placer plantean graves
problemas de salud debidos al color de la piel. No sólo la incidencia de
cáncer de piel va en aumento (según un estudio publicado en Archives of
Thermatology, sólo en los Estados Unidos el cáncer de piel ha
aumentado en un 300% en los últimos 18 años) sino las consecuencias
de la desaparición del folato o la falta de vitamina D. La investigación en
nutrición y la industria de los alimentos han respondido a este problema
agregando ácido fólico a gran cantidad de productos alimenticios.
Asimismo, el consumo de vitamina D ya forma parte de la cotidianeidad
de mucha gente. Con esto se intenta sortear el dilema entre la evolución
orgánica y la evolución cultural.
La pigmentocracia
El color de la piel no sólo ha sido objeto de estudio desde el punto de
vista biológico o médico, este tema también ha sido y es motivo de
estudio entre antropólogos, sociólogos e historiadores. Por inverosímil
que resulte, existe una palabra que define la estratificación social
basada en la discriminación por el color de la piel: la pigmentocracia.
Desde el siglo XVII en Occidente se intentó justificar el racismo con
bases “científicas”. El avance del conocimiento científico se ha
encargado de confirmar que el 99.9% del ADN es el mismo en todos los
seres humanos y que el 0.01% restante corresponde a los polimorfismos
en una sola base o SNIP que dan origen a su diversidad, y que además
está relacionada con la factibilidad de desarrollo de ciertas
enfermedades o respuesta a fármacos. La ciencia ha contribuido a que
los prejuicios raciales dejen de ser parte de los criterios sociales o
políticos en las sociedades.
Distribución de los colores de la piel entre las poblaciones humanas
http://the-scientist.com/2012/10/01/true-colors/
http://www2.uah.es/evo_humana_paramayores/pdf/evolucion%20del%
20color%20de%20la%20p iel.pdf
http://www.bgsu.edu/departments/chem/faculty/leontis/chem447/PDF_f
iles/Jablonski_skin_colo r_2000.pdf
http://www.ted.com/talks/nina_jablonski_breaks_the_illusion_of_skin_color.
html
http://es.wikipedia.org/wiki/Pigmentocracia#Racismo_y_discriminaci.C3
.B3n:_materias_primas_d e_la_Pigmentocracia
http://www.bbc.co.uk/portuguese/reporterbbc/story/2007/05/070507_
dna_freidavid_cg.shtml http://es.wikipedia.org/wiki/Pigmentocracia
Fly UP