...

enfermedades alérgicas de la piel

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

enfermedades alérgicas de la piel
El ABC de
la alergia
Una de cada
cinco personas de nuestro
país padece o
padecerá en el
curso de su vida, algún trastorno de tipo alérgico. Esta
cifra, ya de por sí importante, se verá incrementada en
un futuro, pues es una realidad comprobada que la frecuencia de la alergia está aumentando.
La investigación científica en
el área de la inmunoalergia
ha progresado enormemente en el curso de los últimos
años y en la actualidad ya es
posible contestar a preguntas
tales como:
¿Por qué soy alérgico?.
¿De qué manera puedo evitar los trastornos producidos por la alergia?.
¿Cómo prevenir las crisis
alérgicas?.
¿Corren mis hijos riesgo de
contraer o padecer una enfermedad alérgica?.
¿Cómo se diagnostica la
alergia?.
¿Cómo se tratan las enfermedades alérgicas?.
El presente librito trata de
dar respuesta
a estas preguntas y familiarizarle con algunas nociones y palabras relacionadas
con Alergología. Dedicado a
las enfermedades alérgicas
de la piel, este librito forma
parte de una serie de pequeñas obras editadas por el Instituto UCB de Alergia, con el
objetivo de proporcionarle
una visión sobre una enfermedad que, posiblemente, muchos de los lectores están
padeciendo desde hace
tiempo.
Es nuestro deseo que un
mejor conocimiento de las
causas de la Alergia le ayuden a superar sus problemas
y a mejorar, día a día, su calidad de vida.
Dr. Antonio Basomba
Jefe del Servicio de Alergia
Hospital Universitario La Fe,
Valencia.
Asesor Científico del
Instituto UCB de Alergia
España.
Colaborador: Dr. Miguel Díaz
Servicio de Alergia
Hospital Universitario la Fe,
Valencia
1
SUMARIO
• Las enfermedades alérgicas de la piel ...........
pág. 3
• La dermatitis atópica ........................................
pág. 4
• Urticaria y angioedema .....................................
pág. 7
• Eccema por hipersensibilidad de contacto .... pág. 10
2
Las enfermedades
alérgicas de la piel
Aunque la alergia puede manifestarse en, prácticamente,
cualquier órgano o lugar del
cuerpo, en muchas ocasiones la piel es su asiento preferente.
la enfermedad alérgica se la
denomina alergeno.
Cuando hablamos de enfermedades alérgicas de la piel
nos referimos principalmente a tres clases de trastornos
o enfermedades: la dermatitis atópica, el eccema de contacto y la urticaria/angioedema.
Los alergenos pueden contarse por centenares; muchos de ellos son sustancias
que nos rodean en nuestra
vida cotidiana. En ocasiones,
el alergeno responsable de
la enfermedad es evidente;
en otras, se requiere un estudio pormenorizado para
detectarlo, mediante la realización de pruebas específicas.
Estos procesos, al igual que
sucede en todas las enfermedades alérgicas, se originan
por causas muy diversas. A
la sustancia responsable de
En las enfermedades alérgicas de la piel, tan importante como tratar la propia
enfermedad, es averiguar
su origen.
3
Síntomas
de la
dermatitis
atópica
La dermatitis
atópica, llamada también eccema atópico, es una enfermedad muy frecuente. Aparece precozmente, ya durante la lactancia, y suele mantenerse durante la adolescencia y la edad adulta. En
más del 80% de los pacientes, la dermatitis atópica empieza antes de los 5 años de
edad.
El síntoma cardinal de la dermatitis atópica es el picor intenso y persistente;
como consecuencia de
ello, el paciente tiende a
rascarse compulsivamente provocándose
excoriaciones. El niño
con dermatitis atópica
suele ser un niño inquieto y excitable.
La manifestación clínica
principal es el eccema
recurrente en el tiempo,
con períodos sucesivos
de mejoría y empeoramiento. El eccema aparece como zonas de la
piel enrojecidas, más o
menos extensas, so-
4
bre las que
aparecen pequeñas ampollitas, que
al romperse
liberan un líquido (exudación), que favorece la formación de costras,
En muchas ocasiones, la piel
afectada se desprende en
forma de una fina descamación.
La dermatitis
atópica
La localización del eccema
varía según edad; así en los
lactantes, afecta fundamentalmente a la cara y a la superficie extensora de brazos
y piernas. En los adultos, sin
embargo, las placas de ec-
cema tienden a localizarse
en la cara de flexión de los
miembros y se denomina
Neurodermitis o Eccema de
las Flexuras.
Origen de la
dermatitis atópica
El origen de la dermatitis
atópica no se conoce perfectamente. El factor hereditario
es muy importante: tres de
cada cuatro pacientes, tienen
antecedentes familiares de
enfermedad alérgica, rinitis,
asma bronquial o eccema.
Este factor genético predispone al desarrollo de alteraciones en la piel, favoreciendo, por ejemplo, el aumento
de las pérdidas de agua y de
alteraciones en el sistema inmune, con mayor susceptibilidad a las infecciones.
Casi el 80% de pacientes con
dermatitis atópica presentan
resultados positivos cuando
se les practican pruebas
alérgicas, aunque la importancia de estos resultados
sobre el desarrollo de la dermatitis atópica varía en cada
paciente. La interpretación
de las pruebas alérgicas
debe ser, por tanto, individual.
En algunos casos, las pruebas alérgicas positivas son
solamente un hallazgo casual y no tienen gran importancia en el origen y la evolución de la propia enfermedad. En muchos casos, sin
embargo, el tratamiento del
factor alérgico, preventivo y
sintomático produce el alivio
o la curación de la dermatitis
atópica.
Complicaciones de
la dermatitis atópica
Las principales complicaciones de la dermatitis atópica
son:
Rinitis y/o Asma Bronquial
Alérgico. Más de la mitad de
los niños con dermatitis
atópica presentarán con el
tiempo, rinitis y asma. Cuanto peor es el curso de la dermatitis atópica, mayor es el
riesgo de que aparezcan estas enfermedades. De hecho,
tanto la dermatitis atópica
como la rinitis y el asma son
manifestaciones de una predisposición alérgica.
Alergia a los alimentos. Los
pacientes con dermatitis
atópica suelen presentar
alergia a algunos alimentos.
5
En ocasiones, simplemente
evitando la ingestión de estos alimentos, la dermatitis
atópica evoluciona de forma
más benigna.
infecciones de la piel.
Infecciones. Los pacientes
con dermatitis atópica tienen
una especial susceptibilidad
a las infecciones, particularmente de la piel. El tratamiento de esta complicación debe
ser inmediato, con el fin de
evitar una difícil curación.
En general, los baños de mar
y el sol son beneficiosos para
el tratamiento de la dermatitis atópica.
Tratamiento de la
Dermatitis Atópica
El tratamiento de la dermatitis atópica puede
estructurarse en tres
puntos:
Medidas generales o
preventivas. Su objetivo es evitar aquellos factores que puedan desencadenar o agravar un
brote de dermatitis.
La ropa de vestir debe
ser preferiblemente de
algodón o hilo. Los niños deben llevar las
uñas bien cortas y limpias para evitar en lo
posible las lesiones del
rascado y las sobre-
6
Debe evitarse la exposición
a temperaturas extremas,
tanto calor como frío.
Medidas durante las fases
de remisión: El tratamiento
del picor debe ser enérgico
y mantenido en el tiempo,
puesto que la persistencia del
rascado favorece el desarrollo del eccema y éste a su vez
incrementa el picor cutáneo.
Los antihistamínicos son los
medicamentos de elección.
La hidratación adecuada de
la piel constituye un aspecto
esencial del tratamiento,
puesto que la sequedad cutánea está siempre presente
en la dermatitis atópica.
Son muy aconsejables los
baños con jabones neutros,
baños coloidales de Avena y
aceites dermatológicos.
En muchas ocasiones debe-
¿Qué es
la urticaria
y el angioedema?
rán establecerse medidas
antialérgicas precisas como
el control o desalergenización ambiental y tratamiento
sintomático.
Medidas durante la fase aguda. El tratamiento de los brotes requiere en muchas ocasiones corticoides, tópicos u
orales. Estos medicamentos
deben utilizarse siempre bajo
supervisión médica.
Cuando hay signos de sobreinfección, debe indicarse además antibiótico adecuado.
Urticaria y
angioedema
La urticaria es una enfermedad caracterizada por la presencia de lesiones con aspecto de habones o ronchas,
que recuerdan a las picaduras de mosquito, generalmente de aparición súbita, de tamaño variable y relativamente bien delimitadas, que pueden afectar a cualquier punto de la superficie del cuerpo. Los distintos focos pueden persistir desde algunos
minutos, hasta 24 a 48 horas.
Todo el cuadro
suele acompañarse de un picor intenso.
Etimológicamente, urticaria
procede de urtica, ortiga,
puesto que todo el proceso
recuerda a las lesiones que
provoca el contacto con esta
planta.
La urticaria puede presentarse como un brote autolimitado en el tiempo, de unos días
de duración, urticaria aguda,
o adoptar un curso recurrente. En este último caso hablamos de urticaria crónica.
7
Cuando la inflamación que
conlleva la urticaria, afecta a
las capas más profundas de
la piel, aparecen lesiones de
aspecto más blanquecino,
más hinchadas y menos delimitadas. A estas lesiones,
que suelen acompañar o alternarse con la urticaria, se
las denomina Angioedema o
Edema Angioneurótico. El
angioedema requiere un tratamiento urgente cuando
afecta a los tejidos de la glotis (garganta) porque puede
provocar una asfixia en el
paciente.
La urticaria es una enfermedad muy común; se estima
que una de cada cinco personas sufre, a lo largo de su
vida, algún brote de urticaria.
A pesar de ser un trastorno
benigno, suele provocar gran
desazón a quien la padece,
especialmente, cuando se
presenta de forma recurrente o crónica.
¿Cuál es la causa de
la urticaria?
La urticaria, al igual que sucede con otras enfermedades alérgicas, es la manifestación común de un trastorno originado por causas di-
8
versas: alimentos, medicamentos, infecciones, principalmente parásitos intestinales, alteraciones hormonales,
enfermedades del sistema
inmunológico, agentes físicos, el frío, el calor, la luz del
sol, la presión, la sudoración,
etc., picaduras de insectos,
contacto con algunas plantas
o con objetos que contienen
látex, etc.
En ocasiones el diagnóstico
de la urticaria y el angioedema requiere un estudio
muy pormenorizado por parte del especialista. Es muy
importante la información
aportada por el paciente respecto a las circunstancias
que rodearon el inicio de la
urticaria. Por eso, si se sospecha de algún medicamento debe guardarse el prospecto o anotar su nombre.
Del mismo modo debe procederse si la aparición de la
urticaria coincidió con una
comida determinada.
Cuando se ha elaborado la
historia clínica del paciente
se practican pruebas alérgicas, u otras, con el fin de
identificar el responsable de
la reacción. Por desgracia,
en ocasiones éste permanece oculto, incluso después de
ser practicadas todas las exploraciones pertinentes. A la
urticaria de origen desconocido se le denomina Urticaria Idiopática.
¿Cómo se trata la
urticaria?
Los pacientes con urticaria y
angioedema deben recibir,
además de un tratamiento
sintomático (farmacológico),
un tratamiento etiológico o
causal, siempre que ello sea
posible.
El tratamiento sintomático tiene el objeto
de controlar los síntomas de la urticaria,
mediante los medicamentos adecuados.
Los más utilizados son
los antihistamínicos
como tratamiento de
fondo y los corticoides
en comprimidos, en
las agudizaciones.
Cuando la urticaria es
resistente a estos medicamentos, de forma
que se precisen
corticoides orales con
excesiva frecuencia ,
deberán administrarse
otros fármacos alternativos.
A menudo, el tratamiento sintomático mantiene al paciente sin brotes de urticaria; sin
embargo, es probable que el
proceso reaparezca mientras
persista la causa desencadenante.
El tratamiento etiológico o
causal de la urticaria engloba
las medidas encaminadas a
combatir la causa subyacente de la urticaria, con el fin de
conseguir la curación definitiva del proceso.
Algunos alimentos, como las
conservas, embutidos, picantes, chocolate, aditivos
9
alimentarios, etc., o medicamentos como la Aspirina y
sus derivados, pueden desencadenar o empeorar la urticaria; su evitación contribuye a la curación en muchas
ocasiones.
Cada tipo de urticaria requiere la aplicación de medidas
específicas. El tratamiento
¿Qué es el
eccema de
contacto?
Eccema por
hipersensibilidad de
contacto
El eccema de
contacto constituye otro complejo capítulo
de las enfermedades alérgicas.
El paciente que presenta un
eccema de contacto tiene zonas de la piel enrojecidas, sobre las que aparecen ampollitas que se rompen liberando un líquido (exudación).
Posteriormente se forman
costras y la piel se despren-
10
causal será un antibiótico
adecuado cuando la causa
de la urticaria sea una infección; la eliminación de un alimento o un medicamento
cuando éstos sean los responsables; la evitación de
agentes como el frío o la exposición al sol, en las denominadas Urticarias Físicas,
etc.
de en forma de
escamas. Con
frecuencia, el
eccema de contacto se sobreinfecta empeorando aún más
el problema.
Cuando el eccema es persistente en el tiempo, se forman
pequeñas fisuras y la piel
afectada se engruesa. Todo
el proceso se acompaña de
picor.
El eccema de contacto afecta principalmente a las manos, aunque otras localizaciones son también frecuentes.
¿Qué produce el
eccema de
contacto?
El eccema de contacto se
origina por el contacto directo del alergeno, sustancia
responsable de la reacción
alérgica, con la piel del paciente que, previamente, se
ha sensibilizado a dicha sustancia.
El número de sustancias capaces de producir eccema de
contacto es enorme.
Muchas son sustancias presentes en objetos cotidianos,
por ejemplo, los metales
como el níquel, los perfumes,
los medicamentos o los materiales de goma. Otras, son
más propias de determinadas actividades laborales,
como el cromo del cemento
en la construcción, los plásticos en muchas industrias, o
los tintes de peluquería.
Por tanto, para establecer el
causante del eccema, es necesario conocer las actividades, presentes y pasadas,
que el paciente desarrolla en
su vida cotidiana.
La localización del eccema
aporta también datos relevantes; si aparece, por
ejemplo, en pies, debe
pensarse en algún
componente del calzado. La afectación en la
zona de contacto con
la hebilla del reloj orienta hacia un metal como
causante del eccema.
Si éste aparece después del uso de guantes, es probable que
su causa sea un componente de la goma, y
si aparece, por ejemplo
en la cara, podría deberse a algún perfume.
Estos datos, que son
orientativos, deben
11
confirmarse mediante la realización de pruebas específicas. La exploración básica
para el diagnóstico del eccema de contacto es la prueba
epicutánea, que consiste en
la aplicación de parches, habitualmente en la espalda del
paciente, que contienen las
sustancias sospechosas de
ser la causa, convenientemente preparadas.
La lectura de los resultados
de estas pruebas se realiza
generalmente, a las 48 y 96
horas desde el momento de
su aplicación.
¿Cómo se trata
el eccema
de contacto?
El tratamiento del eccema de
contacto, cuando está muy
extendido, se hace, principalmente, con corticoides tópicos (crema o pomada) u orales. Esta medicación puede
12
producir, a la larga, problemas de atrofia en la piel.
Par la curación definitiva es
necesario conocer cuál es el
alergeno responsable y dónde se encuentra. Una vez se
han practicado las pruebas
necesarias, el especialista
indicará al paciente unas normas específicas sobre la
manera de evitar la sustancia a la cual tiene alergia.
El paciente que sufre eccema de contacto debe extremar el cuidado general de la
piel. Debe evitar el contacto
con sustancias irritantes del
trabajo, tales como productos
químicos y sustancias corrosivas o del hogar, como detergentes y lejías. Para el lavado de las manos y del cuerpo, no debe emplear serrín,
arenillas ni otras sustancias
que produzcan excoriaciones. Estas normas contribuyen, de manera importante, a la curación del proceso.
Fly UP