...

Locura: Reflejo de nuestros temores

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Locura: Reflejo de nuestros temores
Ensayo
Locura: Reflejo de nuestros
temores
Wendy Alpízar-Díaz'
Durante la niñez, es común que se inste a las y los
niños a creer que las personas con trastornos
psiquiátricos son peligrosas; como en el caso de
José, quien sufría de esquizofrenia y había sido
internado en el Hospital Nacional Psiquiátrico, en
repetidas ocasiones.
No era extraño darse cuenta de constantes
recaídas y nuevos internamientos. José no era
violento (aunque muchos señalaban que podría
llegar a serio, aún cuando nunca había agredido a
alguien), al contrario, era una persona tranquila y
sociable; sin embargo, esto no evitó que fuese
discriminado por la comunidad, al punto de que a
los niños y niñas les advertían: "no se acerquen al
loco porque los asusta, no se acerquen al loco
porque les pega".
Ahora, bajo un pensamiento critico, es necesario
reflexionar sobre estas actitudes y comentarios, lo
cual contribuye responder a dos interrogantes:
¿Qué hizo José para merecer el desprecio de los y
las habitantes del barrio?, ¿Será que el miedo a la
locura ajena, no será más que una manifestación
de nuestros temores más oscuros?
Guinsberg (1985)1 explica que el concepto de
locura se relaciona proporcionalmente con la
sociedad en que se vive; en otras palabras, el
concepto de normalidad se basa en aquellas
actitudes y acciones que se consideren correctas
por la mayor cantidad de personas de un grupo.
Sin embargo, esto no va necesariamente de
acuerdo con la necesidad del conjunto; es decir,
que en una sociedad en donde exista una clase
social dominante, probablemente se dictamine
como normal aquellas acciones que favorezcan a
dichas personas, y no a todos los grupos sociales.
Así mismo, las personas atribuyen a las
enfermedades mentales un origen principalmente
fisiológico o patológico, omitiendo los efectos que el
medio sociocultural tenga en el individuo y las
influencias en la aparición de dichos trastornos; lo
mismo sucede con los factores psicológicos, o sea,
la historia de vida de la persona.
1 Estudiante de Cuarto Año. Licenciatura en Enfermería, Universidad de
Costa Rica.
Dirección electrónica: [email protected]
Esta segmentación del origen de las enfermedades
mentales ha sido compartida y defendida por
diversos autores, lo cual ha contribuido a la
prevalencia de tal pensamiento. La realidad es que:
"la relación que se establece entre factores
psíquicos y somáticos es tan grande, que la sola
presencia de alteraciones orgánicas no es índice
seguro de que ésta sea la causa del mal"
(Guinsberg, 1985)2, por lo cual no es correcto
hablar de unilateralidad de causa en cuanto a la
aparición de estos padecimientos.
Cabe mencionar que desde épocas pasadas, la
locura era considerada como un castigo de Dios
para las personas, o como espíritus malignos que
poseían el cuerpo del inicuo. Por eso era aceptado
que las personas que sufrían de alguna clase de
trastorno
mental
fueran
exorcizadas,
descomulgadas o apartadas completamente de la
sociedad.
Actualmente, aunque no se realicen los actos que
se acostumbraban practicar en siglos pasados; no
obstante, la burbuja de discriminación en que se
envuelve a la persona enferma mental puede ser
tan injusta e inhumana como los castigos físicos
ancestrales, ya que cualquiera de los dos
constituyen una violación clara a sus Derechos
Humanos.
Un ejemplo de dicha realidad es la situación de
muchas personas enfermas del Hospital Nacional
Psiquiátrico, quienes son abandonadas por sus
familiares tras el internamiento; por lo cual éstas
permanecen de por vida institucionalizadas, al no
tener un hogar donde regresar.
De tal forma, sus compañeros y compañeras de
casa o de pabellón, axial como el personal de
Enfermería y Terapia Ocupacional terminan
convirtiéndose en sus familias adoptivas. Esta
actitud, por parte de los familiares priva a la
persona enferma mental de su derecho a tener una
familia y de recibir y dar afecto, en forma similar
que las personas que apartaban a José en la
actualidad se discrimina y mitifica los trastornos
mentales.
Guinsberg3 opina que la locura ha sido siempre
estigmatizada por la sociedad, y "el "loco" aparece
ante sus semejantes -presuntos "sanos"- como la
expresión concreta de sus culpas y ansiedades. En
casi su propia realidad enferma, un modelo de lo
que se puede llegar a ser o en parte se es".
31
ENFERMERÍA EN COSTA RICA, Junio 2006, vol.27(1)
De aquí radica el hecho de que la mayoría de las
personas se asusten o incluso se ofendan cuando
alguien les compara con una persona loca, ya que
en su interior temen que ese comentario inocente o
malintencionado se realice en el futuro,
especialmente si se retoma la creencia popular de
la locura como un castigo a malas conductas o
producto de experiencias sobrenaturales.
Además, es importante mencionar los mitos que
giran alrededor de las enfermedades mentales, las
cuales según la Organización Panamericana de la
Salud (OPS)4, son atribuidas comúnmente a
personas con debilidad de carácter, cuando en
realidad estas son causadas por factores
biológicos, sociales y sicológicos propios del
individuo y del medio en que se vive. En este
sentido, la debilidad de carácter es interpretada
como un incumplimiento del rol sexual masculino,
caracterizado por la rudeza y autocontrol, puede
generar estrés para cualquier miembro de este
género citado.
En el caso de las mujeres, Sayavedra5 explica
que, dado el rol de opresión genérica atribuido por
la cultura patriarcal, esta debilidad de carácter es
interpretada como un rasgo de personalidad, al
considerarse a las mujeres inferiores a los
hombres en todas sus áreas.
Igualmente, Burin6 señala que desde la
perspectiva masculina, la salud mental de las
mujeres se define sobre la base de "alguien muy
adaptado a su rol sexual, aceptando las
expectativas inherentes a su rol y ofreciendo un
desempeño del rol sexual apropiado."
De esta forma, Lagarde7 interpreta la locura como
una válvula de escape para las mujeres en una
sociedad de represión sexual, por medio de la cual
logran oponerse al patriarcado y ganar la atención
que les ha sido negada toda una vida.
Por otra parte, es común que las personas crean
que es imposible ayudar a los hombres y las
mujeres con trastornos mentales, cuando en
realidad existe una amplia gama de tratamientos,
tanto farmacológicos como psicoterapéuticos, los
cuales permiten la recuperación total de la persona
en muchos casos, o al menos un mejoramiento
significativo del padecimiento. Claro está, la
recuperación de la persona es proporcional a la
prontitud con que se le brinden los cuidados y
tratamientos
necesarios
para
superar
su
enfermedad.
Pero, ¿por qué los y las costarricenses asocian
que las personas con trastornos mentales son
peligrosas,
desadaptadas,
y
físicamente
enfermas? En este sentido, los medios de
comunicación tienen una buena parte de
responsabilidad en la perpetuación de dicho pensamiento. Con solo ver televisión es suficiente para
percatarse de que en la mayoría de las ocasiones
estos estereotipos son sustentados
por
el
desconocimiento y accionar de los medios de
32
comunicación masiva sobre los trastornos
mentales.
Esta actitud, aunada a las creencias populares y
mitos
(igualmente,
fundamentados
en
la
ignorancia) contribuyen a que se estigmaticen los
problemas de salud mental, creándose a su
alrededor un aura de negativismo y rechazo,
cargado de miedos y falsas ideologías, como en el
caso de José.
Esa misma actitud confirma lo mencionado
anteriormente: En efecto, Guinsberg8 tenía razón
cuando explicó que las personas "anormales" son
aquellas que se salen de la norma, es decir, son
quienes no encajan en el esquema de normalidad
que ha sido creado por la sociedad en que ellos y
ellas viven. Bajo este pensamiento y siguiendo la
ideología humana de temer a lo desconocido,
culturalmente ha resultado mucho más fácil
inventar falsas creencias sobre la enfermedad
mental en lugar de comprenderla, ha sido más fácil
para muchas familias abandonar a los y las
enfermas mentales a su propia y triste suerte, en
lugar de brindarles el cariño y la atención que
merecen, bajo un margen de respeto a sus derechos individuales.
Lo anterior conlleva a la siguiente pregunta: ¿Las
personas no se informan sobre este tema por
desinterés, por estigma, o porque creen que
terminarán locos o locas al hacerlo? Sea cual fuere
la respuesta a esta última incógnita (cuya solución
se encuentra escondida en el pensamiento
individual), lo importante es reconocer lo que se
esconde detrás de ella: el peor miedo de todos y
todas no es el miedo a la persona enferma mental,
es el temor a llegar a convertirse en uno o una de
ellas.
De lo expuesto se concluye que: primero, culturalmente es loca o loco todo aquel que se opone a las
ideologías y prácticas de la mayor parte de los
miembros de una sociedad.
Segundo, la segmentación de la causalidad de la
enfermedad mental ha favorecido a que se
seccione la atención a estas personas, en lugar de
brindárseles atención integral; por lo tanto, es
necesario cambiar de pensamiento en donde el
estudio de la enfermedad mental se realice desde
la integralidad de la realidad del individuo y no sólo
de una de sus partes. Tercero, los mitos y
creencias populares han contribuido a que se
estigmatice la enfermedad mental, lo cual conlleva
al irrespeto de los derechos humanos e
individuales de las personas quienes la padecen.
Cuarto, las falsas ideologías expuestas muchas
veces por los medios de comunicación masiva
sobre las personas quienes sufren trastornos
mentales han contribuido a la perpetuación de la
discriminación y de los mitos sobre este tema.
Finalmente, el miedo a lo desconocido y a
convertirse en una persona con una enfermedad
mental ha sido una de las principales razones
por las cuales estas personas son discriminadas,
por ser más fácil burlarse o abandonar a quienes
actúan de forma diferente, en lugar de atenderlas
como lo merecen.
Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco: México. Pág. 19 3.
Guinsberg, Enrique (1985). Sociedad, Salud y Enfermedad Mental.
Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco: México. Pág. 27
4. OPS (2001 l. Día Mundial de la Salud: Si a la Atención, no a la
Exclusión. Resumido por Meza B, Mary.
5. Sayavedra, Gloria (1997). Ser Mujer: ¿Un Riesgo para la Salud? Red
de Mujeres: México.
6. Burín, Mabel (1990). "El Malestar de las Mujeres: La tranquilidad
recetada. Editorial Paidós: Buenos Aires.
7. Lagarde, Marcela (1990). Cautiverios de las Mujeres: Madres,
Esposas, Monjas, Putas, Presas y locas. UNAM. México.
1. Guinsberg, Enrique (1985). Sociedad, Salud y Enfermedad Mental.
Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco: México
8- Guinsberg, Enrique (1985). Sociedad, Salud y Enfermedad Mental.
Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco: México. Pág. 27.
2. Guinsberg, Enrique (1985). Sociedad, Salud y Enfermedad Mental.
33
Fly UP