...

De la Locura de doble forma a la Psicosis maníaco

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

De la Locura de doble forma a la Psicosis maníaco
De la Locura de doble forma a la
Psicosis maníaco-depresiva
Sin entrar en polémicas sobre a quién atribuir la primera descripción de lo
que actualmente llamamos Psicosis maníaco-depresiva, es decir, sin tomar partido
por Baillarger o J.-P. Falret, lo cierto es que a mediados del pasado siglo los alie­
nistas franceses orquestaron un saber nosológico en el que se reunían en una única
categoría dos manifestaciones extremas del humor: la manía y la melancolía. Tras
las descripciones fundacionales de Baillarger y de Falret, fechadas ambas en el
mismo año, 1854, se abrió un espacio nosológico opuesto al terreno de los delirios
crónicos: las psicosis del humor frente a las psicosis de la razón, o bien psicosis
maníaco-depresiva frente a esquizofrenia-paranoia. De la última cosecha del nosó­
grafo por excelencia, Emil Kraepelin, proviene la descripción clínica más com­
pleta y matizada de la locura maníaco-depresiva (das manisch-depressive
Irresein). Dos años después, en 1915, S. Freud mostró en Duelo y Melancolía la
infraestructura metapsicológica de la manía y de la melancolía.
Estas contadas referencias nos permiten demarcar un espacio de investiga­
ción que conserva en la actualidad su enigma y su atractivo.
En las páginas siguientes presentamos el texto completo de Baillarger sobre
esta parcela clínica de los trastornos mayores del humor. Bajo el título La folie a
double forme nuestro autor publicó años después la memoria presentada el 31 de
enero de 1854 a la Academia de Medicina l • En dicho texto se plantea la unidad
nosológica de la excitación y la depresión, de la manía y la melancolía, que cons­
tituyen dos estados extremos de una misma locura. Ambos estados eran suficien­
temente conocidos por médicos y filósofos desde la antigüedad, y a juzgar por los
textos de Areteo de Capadocia y por los de los médicos ingleses Willis y
Sydenham, también se conocía la combinación y sucesión temporal de la manía
(movimientos múltiples, furor, agitación y vociferación) y la melancolía (langui­
dez e inmovilidad). Entonces, ¿cuál es el progreso de esta supuesta conquista de
la medicina mental? Quizás, tan solo, haber desprendido dichas alteraciones del
ánimo de la rancia teoría de los humores, además de un retomo a la tradición más
antigua en la que ni Pinel ni Esquirol habían deparado, ya que describieron estos
estados extremos de manera independiente.
Jules-Gabriel-Fan<;ois Baillarger (1809-1890), alumno de Esquirol, se fami­
liarizó muy pronto con los alienados en el manicomio de Charenton. En 1840, tras
haber sido nombrado alienista, dirigió uno de los servicios de la Salpetriere. En
este gran hospital se encontró con quien habría de ser en lo sucesivo su gran rival,
Jean-Pierre Falret, también alumno de Esquirol. Ambos, cómo no, reclamaron la
paternidad de nuestra P. M-D.
J.
BAILLARGER,
Recherches sur les maladies mentales, París, Masson, 1890, pp. 143-157.
(82) 668
La locura de doble forma
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
Sabemos por Morel que la enseñanza de Baillager se caracterizó por su cla­
ridad, por hacer accesible a todo el mundo las cuestiones aparentemente más espi­
nosas 2 • Junto con Cesire y Longet creó en 1843 los Annales médico-psychologi­
queso
Aunque su obra es muy amplia y explora prácticamente todos los dominios
de la alienación mental, sus aportaciones más sobresalientes son las que dedicó a
las alucinaciones, la melancolía con estupor, la teoría del automatismo, la paráli­
sis general y la locura de doble forma. Además del objeto por el que trazamos hoy
esta breve semblanza de Baillarger, conviene recordarlo por: la atribución de las
alucinaciones al ejercicio involuntario de la memoria y de la imaginación; su dife­
renciación entre las alucinaciones psíquicas y sensoriales que revisada por Séglas
rematará en el Automatismo Mental de Clérambault; su teoría del automatismo
como un intento de despejar el foco inicial de todos los delirios en el ejercicio
involuntario de las facultades.
Su visión de la locura de doble forma se concentró especialmente en el pro­
ceso de articulación de los accesos de excitación y de depresión, así como en su
duración: cuando son breves la transición es brusca y se produce generalmente
durante el sueño; cuando se trata de accesos prolongados la transición es lenta y
gradual. Insistió además en los numerosos errores en los que se incurre por des­
conocimiento de la unidad excitación-depresión, pues en aquellos días eran fre­
cuentes las altas cuando un deprimido se animaba, y al cabo de unos días reinte­
grado a su lugar de procedencia estallaba el acceso de manía; lo mismo ocurría en
el caso contrario, cuando un maníaco se suavizaba y seguidamente se sumía en la
melancolía.
¿A qué obedece esta sucesión de estados extremos? Baillarger no aportó res­
puesta. Tampoco Falret, que sí mostró una visión sutilmente diferente al enfatizar
los intervalos lúcidos entre los accesos o fases, hasta el punto de considerarlos
definitorios 3 •
Pues bien, una vez situada la articulación de la secuencia manía-melancolía
en la que se interpolan períodos de lucidez, una vez que se han retratado con tin­
tes expresionistas los síntomas más conspícuos de ambas polaridades, quedan tan
solo ocultos a la mirada del fenomenólogo las distintas formas clínicas posibles
2
Este y otros detalles sobre la vida y las aportaciones de Baillarger pueden leerse en el encomiable tra­
bajo de René SEMELAIGNE, Les pionniers de la psychiatrie franr;aise avant el apres Pinel, París, J.-B. Bailliere et
Fils, 1930, pp. 332-342.
3
«La locura circular se caracteriza pues por la evolución sucesiva y regular del estado maníaco, del esta­
do melancólico y de un intervalo lúcido más o menos prolongado~~, (... ) «... llamaremos acceso de locura circu­
lar a la reunión de los tres períodos en los que la sucesión forma un círculo completo». Cfr. J.-P. FALRET, «De la
folie circulaire», Des maladies mentales et des asiles d'aliénés, París, J. B. Bailliere et Fils, 1864, pp. 461-462 Y
463.
La locura de doble forma
669 (83)
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
que se pueden captar en esta locura autónoma. Este fue precisamente el trabajo lle­
vado a cabo hasta la filigrana por Kraepelin desde 1095 Yculminado en la octava
edición de Psychiatrie (1913).
Dicha descripción de las formas clínicas contribuyó a una extensión mayor
de la psicosis maníaco-depresiva4 • «La locura maníaco-depresiva, (... ), compren­
de por una parte toda la locura periódica y la locura circular; por otra parte, la
manía simple, la gran mayoría de los estados patológicos que se describen bajo la
rúbrica de melancolía y también un número considerable de casos de amentia.
Finalmente, también incluimos ciertas disposiciones del humor más o menos
acentuadas, ya sean pasajeras o duraderas, que se pueden considerar como el pri­
mer grado de trastornos más graves y que, por otra parte, se funden sin límites
estrictos con el conjunto de las disposiciones naturales del individuo. Con el paso
de los años he adquirido la convicción, más férrea cada vez, según la cual todos
los tipos clínicos enumerados arriba no son otra cosa que manifestaciones de un
único proceso patológico»5.
Toda la descripción kraepeliniana de la P. M-D se despliega siguiendo una
perspectiva extremadamente semiológica, haciéndonos pensar por momentos que
estamos leyendo un Tratado de patología médica. Fruto de tal mirada clínica es la
ubicación de la P. M-D entre las locuras endógenas: sin causa desencadenante apa­
rente, no reactivas a situaciones vitales, con marcados antecedentes familiares.
Pero nada ha de extrañarnos dicha perspectiva endógena en alguien que como
Kraepelin basaba el fundamento de su nosología en los estados terminales del cua­
dro clínico, es decir: la enfermedad evoluciona más allá del enfermo.
¿Y qué dice el enfermo? Sabemos que a Kraepelin no le importaba demasia­
do, pues solía repetir con altanería: «La ignorancia de la lengua del enfermo es en
medicina mental una excelente condición de observación».
El melancólico habla y repite hasta el aburrimiento la culpa que lo invade, el
ignominioso autorreproche está siempre en sus labios. A partir de esta perspecti­
va, evidentemente menos semiológica y nosotáxica, Freud mostró con audacia y
originalidad el trasfondo metapsicológico de la melancolía en oposición al duelo:
el estatismo y la desvitalización del melancólico está en función de la imposibili­
dad de la pérdida, supone la muerte del deseo; el duelo, proceso neurótico, supo­
ne la elaboración de la pérdida. «La melancolía se caracteriza psíquicamente por
un estado de ánimo profundamente doloroso, una cesación del interés por el
mundo exterior, la pérdida de la capacidad de amar, la inhibición de todas las fun­
4
KRAEPELIN distinguió en 1913 cuatro grandes fonnas: estados maníacos, estados depresivos, estados
fundamentales y estados mixtos. Lo esencial de estas sub-categorías continúa manteniéndose, grosso modo, en
las clasificaciones actuales. Cfr. D.S.M.-IV y C.I.E.-IO.
5
E. KRAEPELIN, Psychiatrie, I1I, Leipzig, J. A. Barth, 1913, p. 1.183.
(84) 670
La locura de doble forma
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
ciones y la disminución del amor propio»6. Mediante la culpa omnipresente y el
feroz autorreproche, el melancólico expresa su «desertización». Pero la culpa del
melancólico está absolutizada, se manifiesta sin el más mínimo pudor, sin ver­
güenza, incluso con cierta infatuación; es un postulado delirante 7 • Dicha culpa
oculta la desresponsabilización del sujeto en lo que dice y en lo que hace. Por su
parte, en el autorreproche Freud desenmascara la direccionalidad de tan escanda­
losas infamias: «Si oímos pacientemente las múltiples autoacusaciones del melan­
cólico, acabamos por experimentar la impresión de que las más violentas resultan
con frecuencia muy poco adecuadas a la personalidad del sujeto y, en cambio, pue­
den adaptarse, con pequeñas modificaciones, a otra persona, a la que el enfermo
ama, ha amado o debía amar. Siempre que investigamos estos casos queda confir­
mada tal hipótesis, que nos da la clave del cuadro patológico, haciéndonos reco­
nocer que los reproches con los que el enfermo se abruma corresponden en reali­
dad a otra persona, a un objeto erótico, y han sido vueltos contra el propio YO»8.
En estos días que corren en los que se puede actuar con litio, antidepresivos
y neurolépticos, eso sí inespecíficamente, en las grandes alteraciones del humor y
del afecto no está de más recordar que tanto uno como otro no son más que efec­
tos segundos de los que el sujeto sigue siendo responsable y agente.
Consejo de Redacción (J. M. a A.)
6
s.
FREUD,
«Duelo y melancolía», Obras completas, VI, Madrid, Biblioteca Nueva, 1972 (1915),
p.2.091.
7
Les remito en este punto a un excelente trabajo, recientemente publicado en esta Revista: F.
«¿Depresión o melancolía?», Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., XV, n.o 52, 1995, pp. 73-77.
8
S. FREUD, Ibidem, p. 2.093.
PEREÑA,
Fly UP