...

Higiene de manos - International Federation of Infection Control

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Higiene de manos - International Federation of Infection Control
Higiene de manos
Capítulo 10
Higiene de manos
Benedetta Allegranzi, Claire Kilpatrick
y Didier Pittet
Puntos clave
• La higiene de manos es la medida más efectiva para prevenir la
transmisión de patógenos asociados a la atención en salud.
• El cumplimiento de las recomendaciones acerca de higiene
de manos suele ser menos que óptimo, situación que se ve
influenciada por múltiples factores. Entre ellos, la falta de
equipos y suministros, restricciones de tiempo y factores
conductuales.
• La higiene de manos puede realizarse ya sea con un lavado con
agua y jabón, o un limpiador en base a alcohol. La Organización
Mundial de la Salud recomienda, de ser posible, el uso
preferencial de gel en base a alcohol para la higiene de manos
rutinaria en centros de atención de salud.
• El fomento de la higiene de manos y la implementación de
estrategias multimodales de mejoramiento tienen un gran
impacto en las prácticas de trabajadores de la salud, y pueden
reducir las tasas de infecciones asociadas a la atención en salud
y reducir la diseminación de microorganismos resistentes.
• Algunas estrategias efectivas son: suministro de alcohol-gel de
manos y agua limpia, jabón y toallas desechables; capacitación
al personal; monitoreo de prácticas de higiene de manos y
entrega de feedback de desempeño; recordatorios visuales en
el lugar de trabajo y fomento de un ambiente de seguridad para
el paciente.
151
Conceptos básicos de control de infecciones
Antecedentes
Por siglos, el lavado de manos con agua y jabón ha sido considerado
una medida de higiene personal. A mediados del siglo XIX, los estudios
encabezados por Ignaz P. Semmelweis en Viena, Austria y Oliver Wendell
Holmes en Boston, Estados Unidos, establecieron que las infecciones
adquiridas en hospitales eran transmitidas a través de las manos de los
trabajadores de dichos centros1. Tras la observación de las altas tasas de
mortalidad materna debidas a fiebre puerperal, Semmelweis dispuso que
los médicos se lavaran las manos en una solución de cal clorada antes de
entrar en contacto con cada paciente. Hoy en día, nuestro conocimiento
acerca de la transmisión de patógenos a través de las manos, así como
de la prevención de infecciones, ha evolucionado enormemente; las
primeras normas internacionales de lavado de manos, publicadas en 2009,
recomiendan un rango de soluciones basadas en la evidencia1.
En condiciones normales, la piel humana presenta flora microbiana
residente o transitoria. La flora residente es protectora y es menos probable
que desencadene una infección asociada a la atención en salud (IAAS), pero
sí puede contaminar cavidades corporales estériles, ojos o piel no intacta. La
flora transitoria coloniza las capas superficiales de la piel y es una causante
frecuente de IAAS, en la medida que es adquirida y transmitida por los
trabajadores de la salud en su contacto directo con pacientes o superficies
ambientales contaminadas. Las manos contaminadas de trabajadores de
la salud son la ruta de transmisión de IAAS más habitual. Por lo tanto, la
higiene de manos es la medida más eficaz para prevenir IAAS1.
Contaminación de manos
Los trabajadores de la salud pueden contaminar sus manos o guantes
quirúrgicos con patógenos como Staphylococcus aureus, Enterococci,
Clostridium difficile y bacilos Gram-negativos, así como con algunos virus
(por ejemplo, virus sincicial respiratorio y rinovirus), mediante el contacto
con sitios infectados, heridas supurantes, piel de los pacientes o superficies
contaminadas dentro del centro de atención en salud, especialmente las
que rodean al paciente1. Algunas actividades (como el contacto directo
con pacientes, contacto con fluidos o desechos corporales, cambio de
pañales y cuidado respiratorio) conducen a una mayor contaminación
de las manos. Además, los trabajadores de la salud con dermatitis o
152
Higiene de manos
lesiones cutáneas en sus manos pueden permanecer colonizados con
microorganismos adquiridos por un período largo de tiempo1. Las áreas
subungueales (bajo las uñas) de las manos portan grandes concentraciones
de bacterias y levaduras. Las uñas artificiales también pueden contribuir
a la transmisión de patógenos, debido a que es más probable que quienes
las usan presenten patógenos Gram-negativos en las yemas de los dedos,
en relación con las manos con uñas naturales; esto aún tras el lavado de
manos o utilización de un producto en base a alcohol. Las uñas enfermas o
con lesiones reducen la eficacia de la higiene de manos1. La piel que queda
cubierta por anillos (lo que incluye la argolla matrimonial) se encuentra
más colonizada que otras áreas de los dedos. Los anillos con superficies
cortantes o voluminosas, así como las uñas largas y cortantes, ya sean
naturales o artificiales, pueden perforar guantes y limitar el desempeño de
higiene de manos de los trabajadores de la salud1.
Cumplimiento entre trabajadores de la salud
Sin una higiene de manos adecuada, la contaminación de las manos
aumenta; las manos contaminadas de trabajadores de la salud han
sido asociadas con IAAS endémicas1. Por lo tanto, la higiene de manos
es la medida primaria para prevenir IAAS y ayudará a disminuir la
diseminación de resistencia antimicrobiana. Sin embargo, muchas veces
los trabajadores de la salud son descuidados en su higiene de manos
debido a una serie de factores determinantes como falta de tiempo, falta de
equipos y/o suministros y otros factores ambientales. Aún cuando muchos
trabajadores de la salud perciben su desempeño como muy bueno2-4, en
ausencia de intervenciones1-5 su cumplimiento de las pautas de higiene de
manos es habitualmente menor al 40%.
En el ámbito de la higiene de manos, el desempeño varía según la
intensidad del trabajo, tipo de sala, categoría profesional y momento del
día y de la semana. El cumplimiento suele ser menor en instalaciones de
alta intensidad de atención (por ejemplo, unidades de cuidados intensivos),
entre los médicos y antes, más bien que después de tocar a un paciente1-5.
De hecho, los trabajadores de la salud tienden a ser más escrupulosos en
el cumplimiento de indicaciones que los protegen a ellos mismos (por
ejemplo, tras exponerse a fluidos corporales, después del uso de guantes,
después del contacto con el paciente o su ambiente)1,6.
153
Conceptos básicos de control de infecciones
Productos y técnicas
La higiene de manos puede realizarse ya sea mediante una fricción con un
limpiador en base a alcohol o con un lavado con agua y jabón. Los jabones
se encuentran disponibles en formatos barra, láminas, polvo y líquido,
pero, para dar cumplimiento a las pautas, deben colocarse junto a fuentes
de agua potable y ser reabastecidos según sea necesario. El jabón corriente
presenta una mínima actividad antimicrobiana, sin embargo puede usarse
para lavado de manos debido a que la fricción mecánica elimina muchos
de los microorganismos transitorios (ver Tabla 10.1)1,7.
Los antimicrobianos más comunes en productos para higiene de manos
son: alcoholes, clorhexidina, cloroxilenol, hexaclorofeno, yodo y yodóforos,
compuestos cuaternarios de amonio y triclosán. Todos son efectivos contra
bacterias Gram-positivas y Gram-negativas; los alcoholes y yodóforos
han demostrado la máxima eficacia1. Las microbacterias y hongos son
eliminados más eficientemente con alcoholes, y en grado menor con
clorhexidina, cloroxilenol y hexaclorofeno.
Los virus envueltos (como el virus del herpes simplex, virus de
inmunodeficiencia humana, virus de la influenza, virus respiratorio
sincicial) son altamente susceptibles al alcohol1,8; los virus de la hepatitis B
y C requieren altas concentraciones, (70 a 80% [volumen/volumen (v/v)])1.
Los alcoholes también han demostrado actividad in vivo contra algunos
virus no envueltos (rotavirus, adenovirus, rinovirus, virus de la hepatitis
A y enterovirus)1. La actividad virucida in vitro de formulaciones en
base a alcohol contra cepas alternativas de norovirus fue de 70%. Varios
brotes de norovirus han sido controlados con medidas preventivas, lo que incluye limpiadores para manos en base a alcohol1, 9-10. En general, el etanol
muestra una mayor actividad contra los virus que el isopropanol.
Los yodóforos y clorexidina muestran algo de actividad contra virus
envueltos y algunos no envueltos1. Ninguno de estos antisépticos muestra
actividad contra esporas bacterianas u oocitos protozoarios, pese a que
el efecto mecánico del lavado con agua y jabón permite su eliminación
parcial1, 7, 11.
Según la OMS, los productos para manos en base a alcohol debieran ser el
método preferente para higiene de manos (ver Tabla 10.1)1, 7, ya que poseen
154
Contaminación bacteriana (reducción logarítmica media de 10)
Higiene de manos
Higiene de manos con:
Agua y jabón común
L impiador de manos
en base a alcohol
15seg 30seg
Tiempo (seg, min)
Ilustración 10.1. Desarrollo temporal de la eficacia del lavado con agua y jabón, y
con limpiadores de manos en base a alcohol, para reducir la emanación de bacterias
de prueba de manos contaminadas artificialmente.
(Reimpreso de The Lancet Infectious Diseases, vol 1, Pittet D, Boyce J, Hand
hygiene and patient care: pursuing the Semmelweis legacy, page 14, 2001, con
autorización de Elsevier)
el espectro antimicrobiano más amplio, requieren de un tiempo breve (20
– 30 segundos) para una descontaminación antimicrobiana efectiva (ver
Ilustración 10.1), la piel los tolera mejor y están ampliamente disponibles
en el lugar de entrega de atención en salud1, 12.
La eficacia de los limpiadores de manos en base a alcohol depende de su
calidad, cantidad usada, duración de la fricción y cobertura completa de la
superficie de las manos (ver Ilustración 10.2). Estos parámetros también se
aplican al lavado con agua y jabón (ver Ilustración 10.3). Los limpiadores
de manos con 60 a 80% de alcohol son satisfactorios, siempre y cuando
cumplan con los estándares recomendados (Norma Europea o de la
American Society for Testing and Materials [Sociedad norteamericana de
testeo y materiales, ASTM]1, 13). Los productos en base a etanol, isopropanol
o n-propanol, o una combinación de estos productos al 75-87%, garantiza
una óptima eficacia antimicrobiana. La OMS recomienda formulaciones
que contengan un 75% v/v de isopropanol o un 80% v/v de etanol1, 14.
155
Conceptos básicos de control de infecciones

Ilustración 10.2. Técnica de higiene de manos con una formulación en base a
alcohol (basado en Hand hygiene technique with an alcohol-based formulation, URL:
http://www.who.int/gpsc/5may/tools/system_change/en/index.html © World
Health Organization 2009. Todos los derechos reservados.)
156
Higiene de manos



 
 


 

­

€
‚
Ilustración 10.3. Técnica de lavado de manos con agua y jabón (basado en Hand
washing technique with soap and water, URL: http://www.who.int/gpsc/5may/tools/
system_change/en/index.html © World Health Organization 2009. Todos los
derechos reservados.)
157
Conceptos básicos de control de infecciones
Los limpiadores de manos en base a alcohol están disponibles en formato
enjuague (con baja viscosidad), gel, espuma y toallitas impregnadas. Sin
embargo, las toallitas y espumas cuentan con poca evidencia de eficacia15.
Hasta hace un tiempo se consideraba que las formulaciones en gel tenían
una baja eficacia microbicida; sin embargo, las nuevas formulaciones son
más bactericidas.
Algunos de los puntos a considerar al momento de elegir un producto1, 14:
1. Eficacia antimicrobiana demostrable, de acuerdo con los estándares
de la norma europea o ASTM para antisepsia higiénica de manos y/o
preparación quirúrgica de manos;
2. Buena tolerancia dermatológica probada y mínimas reacciones
cutáneas;
3. Mínimo tiempo de secado (los productos que requieren mayores
tiempos de secado pueden afectar las mejores prácticas de higiene de
manos);
4. Costo;
5. Preferencias estéticas de los trabajadores de atención en salud y
pacientes, como aroma, color, textura, “pegajosidad” y facilidad de
uso; y
6. Disponibilidad, conveniencia y funcionamiento de los dispensadores;
y capacidad de prevenir su contaminación12.
Una ubicación racional de los utensilios (lavamanos, jabón y dispensadores
de limpiadores en base a alcohol), así como un buen mantenimiento y
facilidad de uso, son elementos esenciales. Idealmente, debe utilizarse una
combinación de diferentes dispensadores; por ejemplo, envases de bolsillo,
dispensadores de pared o adheridos a carritos, veladores o barandas de las
camas.
Cuándo realizar higiene de manos
El enfoque “Mis cinco momentos para la higiene de manos”1, 16-17
(ver Ilustración 10.4) resume las indicaciones para higiene de manos
recomendadas por la OMS1 en cinco momentos específicos para los que
se requiere lavado de manos. Estos son: 1) antes de tocar a un paciente,
2) antes de realizar procedimientos limpios o asépticos, 3) después de
exposición o riesgo de exposición a fluidos corporales, 4) después de tocar
a un paciente y 5) después de tocar el entorno de un paciente. Este enfoque
158
Higiene de manos
Sus 5 momentos para la higiene de las manos
Ilustración 10.4. “Mis cinco momentos para realizar higiene de manos” (reproducido con autorización de la referencia 12)
propone una visión unificada para trabajadores de la salud, capacitadores
y observadores, a fin de minimizar la variación de una aproximación a otra.
Uso de guantes
El uso de guantes impide la contaminación de las manos de los
trabajadores de la salud, reduce la transmisión de patógenos y contribuye
al control de brotes. Sin embargo, los guantes no previenen la transmisión
de microorganismos e IAAS a menos que su uso se complemente con la
observación rigurosa de otras medidas, incluida la higiene de manos1.
El uso de guantes debe hacerse en cumplimiento de las indicaciones
establecidas para postura y retiro.
El uso del mismo par de guantes por varias horas, mientras se provee
atención a diferentes pacientes y se entra en contacto con múltiples
superficies, es una mala práctica muy frecuente. Varios estudios han
establecido una asociación entre uso inadecuado de guantes y bajo
cumplimiento de las pautas de higiene de manos. Otros han concluido que
159
Conceptos básicos de control de infecciones
los trabajadores de la salud que usan guantes muestran una probabilidad
significativamente mayor de lavar sus manos después de la atención al
paciente1.
Resulta de primera importancia comprender que el uso de guantes no
reemplaza la higiene de manos. Cuando se presenta la oportunidad de
realizar lavado de manos antes de una acción que además requiere del
uso de guantes, la higienización de manos mediante lavado o limpiador
en base a alcohol debe realizarse antes de la postura de guantes, así como
inmediatamente después de su retiro. Además, puede ser necesario retirar
los guantes y hacer un lavado o limpieza de manos en medio de la atención
a un mismo paciente, a fin de proteger un sitio del cuerpo de la flora de
otro sitio del cuerpo o área de piel con la que se haya entrado en contacto
previamente1.
Estrategias de mejoramiento
Algunos componentes de estrategias exitosas son1:
1. Cambio de sistema
Asegurarse de contar con la infraestructura necesaria para que todos los
trabajadores de la salud puedan practicar higiene de manos en el lugar de
entrega de atención. Esto incluye dos elementos esenciales:
• Acceso seguro y permanente a agua, jabón y toallas
desechables;
• Suministro de limpiadores de manos en base a alcohol, en el
lugar de entrega de la atención en salud. 2. Capacitación / educación
ntregar capacitaciones periódicas acerca de la transmisión microbiana a
través de las manos de los trabajadores de la salud y de la importancia
de la higiene de manos, basada en el enfoque “Mis cinco momentos para
realizar higiene de manos”. Además, incorporar los procedimientos
correctos para refregar y lavar las manos, a través de presentaciones,
módulos de capacitación virtual, afiches, focus groups, discusión
reflexiva, videos, módulos de auto-capacitación, demostraciones prácticas,
retroalimentación luego de una evaluación, sistema de capacitación entre
pares, o una combinación de los puntos anteriores. Evalúe el impacto que
la capacitación tiene sobre el acopio de conocimiento de los trabajadores
160
Higiene de manos
de la salud, para así identificar otras áreas que podrían beneficiarse de una
intervención educativa.
3. Evaluación y retroalimentación
Monitoree las prácticas de higiene de manos y los conocimientos específicos
entre trabajadores de la salud y provea feedback de los resultados al
personal. La regla de oro para medir el cumplimiento de las normas
de lavado de manos es la observación directa. También puede usarse el
monitoreo electrónico de las acciones de higiene de manos y la evaluación
del consumo de limpiadores en base a alcohol, como métodos indirectos y
marcadores secundarios de evaluación.
4. Recordatorios en el lugar de trabajo
Recuerde a los trabajadores de la salud la importancia de la higiene de
manos y los indicadores y procedimientos para cumplir con las pautas
asociadas.
5. Clima de seguridad institucional
Cree un ambiente y actitudes que eleven la conciencia acerca de la
seguridad del paciente, a la vez que da prioridad a la higiene de manos en
todos los niveles. Entre ellos:
• Participación activa a niveles institucional y personal;
• Conciencia acerca de la capacidad individual e institucional
para cambiar y mejorar (autoeficacia); y
• Establezca alianzas con los pacientes y organizaciones de
pacientes (según factores culturales y recursos disponibles).
Estos elementos pueden incluirse ya sea como una intervención única
(principalmente a través de la capacitación al personal e introducción de los
limpiadores en base a alcohol), o un sistema integrado basado en estudios
que demuestran que una mejor higiene de manos reduce sustancialmente
las tasas de IAAS y de transmisión cruzada de potenciales patógenos1, 18.
Se considera que las intervenciones multimodales son las más efectivas.
Pautas aplicables
La estrategia multimodal de promoción de higiene de manos, así como el
conjunto de herramientas para su implementación19, ambos de la OMS,
fueron desarrollados para ayudar a los centros de atención en salud a
161
Conceptos básicos de control de infecciones
Tabla 10.1 Recomendaciones de consenso de la Organización Mundial de la Salud
acerca de la higiene de manos en centros de atención en salud, 20091
Recomendación por tema y grado, según el sistema de ranking de
HICPAC*
1.
Indicaciones para higiene de manos
A.
Lavarse las manos con agua y jabón cuando estén visiblemente sucias o
contaminadas, o manchadas con sangre u otros fluidos corporales (IB), así
como después de ir al baño (II).
B.
Si se sospecha o prueba la exposición a patógenos que potencialmente
pueden formar esporas, incluidos brotes de C. difficile, el método de limpieza
preferente debe ser el lavado con agua y jabón.
C.
En todas las demás situaciones clínicas descritas en los apartados D(a) a D(f)
a continuación, use preferentemente la fricción con un limpiador en base a
alcohol si las manos no se encuentran visiblemente manchadas (IA). Si no
hay disponibilidad de limpiadores en base a alcohol, lave sus manos con
agua y jabón (IB).
D.
Realice higiene de las manos:
a.
Antes y después del contacto directo con pacientes (IB);
b.
Antes de manipular un dispositivo invasivo, ya sea que use guantes o no
(IB);
c.
Después de entrar en contacto con fluidos o excreciones corporales,
membranas mucosas, piel no intacta o vendajes de heridas (IA);
d. Al atender a un mismo paciente, cuando se pase de un área del cuerpo
contaminada a cualquier otra área del cuerpo (IB);
e.
Después de entrar en contacto con superficies y objetos inanimados (lo
que incluye equipamientos médicos) que se encontraban en el entorno
inmediato del paciente (IB);
f.
Después de quitarse los guantes, sean estos estériles (II) o no estériles
(IB);
E.
Lavarse las manos con agua y un jabón simple o antimicrobiano, o frotárselas
con un limpiador en base a alcohol antes de manipular medicamentos o
preparar alimentos (IB).
F.
No utilizar jabones antimicrobianos cuando ya se haya utilizado una
preparación alcohólica para la fricción de las manos (II).
162
Higiene de manos
2.
Técnica de higiene de manos
A.
Cubrir la palma con limpiador de manos en base a gel, extenderlo por toda la
superficie de las manos y refregarlas hasta que queden secas (IB).
B.
Cuando lave sus manos con agua y jabón, mojarlas con agua y aplicar la
cantidad de producto necesaria para extenderlo por toda la superficie de las
mismas. Enjuagar las manos con agua y secarlas completamente con una
toalla desechable. De ser posible, use agua potable limpia. Evite el uso de
agua caliente, ya que el uso repetido de agua caliente aumenta el riesgo de
dermatitis (IB). Utilice una toalla para cerrar el grifo (IB). Seque las manos
completamente con un método que no las recontamine. Asegúrese de que las
toallas no sean usadas en múltiples ocasiones o por varias personas (IB).
C.
Los formatos aceptables para el jabón son líquido, en barra, lámina o polvo.
De usarse, las barras de jabón deben ser pequeñas y colocarse sobre rejillas
que faciliten el drenaje y permitan que el jabón se seque (II).
3.
Recomendaciones para la preparación pre-quirúrgica de las manos
A.
Antes de comenzar la preparación pre-quirúrgica de las manos, retire anillos,
relojes y pulseras (II). Se prohíbe el uso de uñas artificiales (IB).
B.
Los lavabos deben estar diseñados de manera de reducir el riesgo de
salpicaduras (II).
C.
Si las manos están visiblemente sucias, lávelas con un jabón común antes de
proceder a la preparación pre-quirúrgica (II). Con un limpiaúñas, de
preferencia bajo el grifo abierto, elimine la suciedad bajo de las uñas (II).
D.
No se recomienda el uso de cepillos para la preparación pre-quirúrgica de las
manos (IB).
E.
La antisepsia pre-quirúrgica de manos debe realizarse antes de la postura de
guantes estériles, ya sea con un jabón antimicrobiano o un limpiador de
manos en base a alcohol adecuado, preferentemente con un producto que
garantice la acción continua (IB).
F.
Si la calidad del agua del quirófano no está garantizada (como se describe en
la Tabla 11.3), se recomienda utilizar un limpiador de manos en base a
alcohol para la antisepsia pre-quirúrgica de manos, siempre antes de la
postura de guantes estériles (II).
G.
Al proceder a la antisepsia pre-quirúrgica de manos con un jabón
antimicrobiano, lave sus manos y antebrazos durante el tiempo
recomendado por el fabricante (en general, 2 a 5 minutos). No es necesario
prolongar más el lavado (por ejemplo, durante 10 minutos) (IB).
H.
Cuando se utilice un limpiador quirúrgico de manos de acción prolongada y
en base a alcohol, siga las instrucciones del fabricante en lo atingente a los
tiempos de aplicación. Aplique el producto únicamente sobre manos secas
(IB). No combinar sucesivamente la antisepsia por lavado y por fricción con
limpiador en base a alcohol (II).
163
Conceptos básicos de control de infecciones
I.
Cuando use un limpiador de manos en base a alcohol, aplique una cantidad
suficiente de producto para mantener las manos y antebrazos húmedos
durante todo el proceso de preparación de las manos (IB).
J.
Tras aplicar el limpiador en base a alcohol según las recomendaciones, deje
que las manos y antebrazos se sequen por completo antes de la postura de
guantes estériles (IB).
4.
Selección y manipulación de productos para la higiene de manos
A.
Proveer a los trabajadores de la salud de productos para la higiene de manos
que sean eficaces y con un bajo potencial de causar irritación (IB).
B.
Para lograr la máxima aceptación de los productos para la higiene de manos
de parte de los trabajadores de la salud, solicite su opinión respecto a la
tolerancia cutánea, sensación y aroma de cualquier producto bajo
consideración (IB). Una evaluación comparativa puede ser de gran ayuda en
este proceso.
C.
Al seleccionar productos para la higiene de manos:
a. identifique las interacciones conocidas entre productos utilizados para la
limpieza de las manos, aquellos formulados para el cuidado de la piel y
los tipos de guantes en uso en la institución (II);
b. solicite a los fabricantes información acerca del riesgo de contaminación
del producto (IB);
c. asegúrese de que haya dispensadores accesibles en el lugar de atención al
paciente (en la Parte l.1 de las Pautas encontrará la definición precisa) (IB);
d. asegúrese de que los dispensadores funcionen de manera satisfactoria y
fiable, y de que proporcionen un volumen adecuado de producto (II);
e. asegúrese de que el sistema de dispensado de los limpiadores de manos
en base a alcohol esté aprobado para su uso con materiales inflamables
(IC);
f. solicite a los fabricantes información sobre los efectos que las lociones,
cremas o limpiadores de manos en base a alcohol puedan tener sobre la
eficacia de los jabones antimicrobianos utilizados en el centro; evalúe esta
información (IB);
g. las comparaciones de costos solo se deben realizar respecto de los
productos que cumplan con los requisitos de eficacia, tolerancia cutánea y
aceptabilidad (II).
D.
No añada jabón (IA) o fórmulas en base a alcohol a dispensadores a medio
llenar. Si éstos se reutilizan, siga las recomendaciones para su limpieza.
164
Higiene de manos
5.
Cuidado de la piel
A.
En los programas de capacitación para trabajadores de la salud, incluya
información acerca de las prácticas de cuidado de manos que reducen el
riesgo de dermatitis por contacto con irritantes y otras lesiones cutáneas (IB).
B.
Provea productos de higiene de manos alternativos a los trabajadores que
presenten alergias o reacciones adversas a los productos estándar utilizados
en el centro de atención en salud (II).
C.
Provea lociones o cremas de manos a los trabajadores de la salud, a fin de
reducir en lo posible las dermatitis por contacto con irritantes asociadas a la
antisepsia o al lavado de manos (IA).
D.
Si el centro de atención en salud dispone de limpiadores de manos en base a
alcohol para fines de antisepsia de manos, no se recomienda el uso de jabón
antimicrobiano (II).
E.
El jabón y un limpiador de manos en base a alcohol no deben usarse de
manera secuencial (II).
6.
Uso de guantes
A.
El uso de guantes no sustituye la limpieza de manos, ya sea por fricción o
lavado (IB).
B.
Use guantes cuando sea razonable anticipar contacto con sangre u otras
materias potencialmente infecciosas, como membranas mucosas o piel no
intacta (IC).
C.
Retire los guantes después de dar atención al paciente. No use el mismo par
de guantes para atender a más de un paciente (IB).
D.
Dentro del proceso de atención a un mismo paciente, cambie o retire los
guantes al pasar de una zona del cuerpo contaminada a otro sitio corporal
(incluidos piel no intacta, membrana mucosa o un dispositivo médico) del
mismo paciente o del medioambiente (II).
E.
No se recomienda la reutilización de guantes (IB). De ser necesario,
implemente el método de reprocesamiento más seguro (II).
7.
Otros aspectos de higiene de manos
A.
Si tiene contacto directo con pacientes, no use uñas artificiales o extensiones
de uñas (IA).
B.
Mantenga sus uñas naturales cortas (menos de 0,5 cm. o ¼ de pulgada de
largo) (II).
165
Conceptos básicos de control de infecciones
8.
Programas de capacitación y motivacionales para trabajadores de la salud
A.
En los programas de fomento de higiene de manos dirigidos a trabajadores
de la salud,
céntrese particularmente en los factores que influyen
fuertemente en el comportamiento, y no solo en el tipo de producto de
limpieza de manos. La estrategia debe ser multifacética y multimodal, e
incluir capacitación y apoyo de los estamentos directivos para su aplicación
(IA).
B.
Capacite a los trabajadores de la salud acerca del tipo de actividades de
atención al paciente que pueden contaminar las manos, y sobre las ventajas y
desventajas de los diversos métodos de limpieza de las manos (II).
C.
Capacite a los trabajadores de la salud acerca del tipo de actividades de
atención al paciente que pueden contaminar las manos, y sobre las ventajas y
desventajas de los diversos métodos de limpieza de las manos (II).
D.
Fomente las alianzas entre pacientes, sus familias y los trabajadores de la
salud para fomentar la higiene de manos en los centros de atención en salud
(II).
9.
Responsabilidades gubernamentales e institucionales
9.1
Para administradores de centros de atención en salud
A.
Es esencial que los administradores de un centro de atención en salud
garanticen que las condiciones en dicho centro son conducentes a la
implementación de una estrategia de higiene de manos multifacética y
multimodal, así como de un enfoque que promueva una cultura de
seguridad del paciente, mediante la implementación de los puntos B a I,
señalados a continuación.
B.
Proporcionar a los trabajadores de la salud un abastecimiento continuo y
seguro de agua en todos sus puntos de salida, así como acceso a la
infraestructura necesaria para lavarse las manos (IB).
C.
Proporcionar a los trabajadores de la salud acceso fácil a limpiadores de
manos en base a alcohol, en los lugares de atención a pacientes (IA).
D.
Hacer que la observancia de una mejor higiene de manos sea una prioridad
del centro, y proporcionar liderazgo adecuado, apoyo administrativo y
recursos y apoyo financiero a las actividades relacionadas con la higiene de
manos, y con la prevención y control de infecciones (IB).
E.
Asegurarse de que los trabajadores de la salud cuenten con tiempo reservado
para la capacitación en control de infecciones, lo que incluye sesiones
dedicadas a la higiene de manos (II).
F.
Implementar un programa multidisciplinario, multifacético y multimodal,
diseñado para mejorar el cumplimiento que los trabajadores de la salud
hacen de las prácticas de higiene de manos recomendadas (IB).
G.
Con respecto a la higiene de manos, asegurar que la fuente de suministro de
agua del centro se encuentra físicamente separada de las redes de desagüe y
alcantarillado, y establecer un sistema regular de vigilancia y gestión (IB).
166
Higiene de manos
H.
Proveer un liderazgo fuerte y apoyo a actividades orientadas a promover la
higiene de manos y aquellas relacionadas con la prevención y control de
infecciones (II).
I.
La producción y almacenamiento de limpiadores de manos en base a alcohol
deben ajustarse a las pautas de seguridad nacionales y a los requerimientos
legales locales (II).
9.2
Para gobiernos nacionales
A.
Transformar en prioridad nacional la observancia de una mejor higiene de
manos, considerar la entrega de un programa de implementación financiado
y coordinado, y asegurar la fiscalización y sustentabilidad a largo plazo (II).
B.
Respaldar el fortalecimiento de la capacidad de control de infecciones en los
centros de atención en salud (II).
C.
Promover la higiene de manos a nivel comunitario, a fin de fortalecer tanto la
la autoprotección como el cuidado de terceros (II).
D.
Fomentar que los centros de atención en salud usen la higiene de manos
como un indicador de calidad (II).
*Sistema de ranking usado para jerarquizar las recomendaciones
(Comité Consultor en Prácticas de Control de Infecciones Asociadas a la
Atención en Salud [HICPAC, por su sigla en inglés] de los Centros para el
Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos [CDC, por su sigla
en inglés]):
IA= Su implementación se recomienda fuertemente y cuenta con el sólido
respaldo de estudios experimentales, clínicos o epidemiológicos bien
diseñados.
IB= Su implementación se recomienda fuertemente y cuenta con el respaldo de
algunos estudios experimentales, clínicos o epidemiológicos, y una sólida base
teórica.
IC= Su implementación es obligatoria, en línea con estándares o regulaciones
federales y/o estatales.
II= Se sugiere su implementación, la que cuenta con el apoyo de estudios
clínicos o epidemiológicos que sugieren su eficacia, el respaldo de una base
teórica o el consenso de un panel de expertos.
167
Conceptos básicos de control de infecciones
implementar mejoras en la higiene de manos, en línea con las pautas de la
OMS para higiene de manos en la atención en salud. La OMS ya ha realizado
pruebas piloto en centros con diferentes niveles de ingresos, y también
en ambientes multiculturales, y se han producido mejoras considerables
en las prácticas, al igual que en la percepción que los trabajadores de
la salud tienen de las IAAS y su prevención, y sus conocimientos sobre
transmisión manual e higiene de manos. Más aún, se logró una notable
mejoría en los centros y equipamientos disponibles para higiene de manos,
incluido el suministro a bajo costo de limpiadores de manos en base a
alcohol, a través de la producción local de las fórmulas recomendadas por
la OMS14, en aquellos lugares en que éstas no se encontraban disponibles
comercialmente.
Resumen
Las manos de los trabajadores de la salud juegan un papel fundamental
en la transmisión de microorganismos, durante la secuencia de provisión
de atención y contacto con las superficies ambientales y piel de los
pacientes. La higiene de manos es la medida más efectiva en la prevención
de infecciones asociadas a la atención en salud. Sin embargo, la práctica
de higiene de manos en el momento adecuado y con la técnica correcta
habitualmente es menos que óptima entre los trabajadores de la salud,
debido a una serie de restricciones y factores conductuales. Mediante
la aplicación de estrategias multimodales diseñadas para fortalecer la
infraestructura, conocimiento y cultura institucional de seguridad del
paciente, se puede lograr una mejoría en las prácticas que redunde en una
reducción sustancial de la transmisión. Dos elementos esenciales para el
éxito de esta política son el uso preferente de limpiadores de manos en
base a alcohol -la regla de oro para higiene de manos-, y la identificación
de aquellos momentos durante el proceso de cuidado de un paciente,
que requieren higiene de manos. La Organización Mundial de la Salud
está fomentando conceptos y estrategias innovadores para lograr una
mejoría global en higiene de manos, en estrecha colaboración con otros
actores clave y partes interesadas en el campo de la prevención y control
de infecciones, como es el caso de la International Federation of Infection
Control (Federación internacional de control de infecciones, IFIC). 168
Higiene de manos
Agrdecimientos
Este capítulo es la actualización de una versión anterior escrita por Gertie
van Knippenberg-Gordebeke, Pola Brenner y Dr. Peter Heeg. Referencias
1. World Health Organization. WHO Guidelines on Hand Hygiene in
Health Care. Geneva: World Health Organization; 2009. Available
from:
http://whqlibdoc.who.int/publications/2009/9789241597906_
eng.pdf [Accessed July 20, 2011].
2. Allegranzi B, Sax H, Bengaly L, Richet H, Minta DK, Chraiti MN, et
al. Successful implementation of the World Health Organization hand
hygiene improvement strategy in a referral hospital in Mali, Africa.
Infect Control Hosp Epidemiol 2010; 31:133-41.
3. Burnett E. Perceptions, attitudes, and behavior towards patient hand
hygiene. Am J Infect Control 2009; 37:638-42.
4. Tai JW, Mok ES, Ching PT, Seto WH, Pittet D. Nurses and physicians’
perceptions of the importance and impact of healthcare-associated
infections and hand hygiene: a multi-center exploratory study in Hong
Kong. Infection 2009; 37:320-33.
5. Erasmus V, Daha TJ, Brug H, Richardus JH, Behrendt MD, Vos MC,
et al. Systematic review of studies on compliance with hand hygiene
guidelines in hospital care. Infect Control Hosp Epidemiol 2010; 31:283-94.
6. Borg MA, Benbachir M, Cookson BD, Redjeb SB, Elnasser Z, Rasslan
O, et al. Self-protection as a driver for hand hygiene among healthcare
workers. Infect Control Hosp Epidemiol 2009; 30:578-80.
7. Boyce JM, Pittet D. Guideline for hand hygiene in health-care settings.
Recommendations of the Healthcare Infection Control Practices
Advisory Committee and the HICPAC/SHEA/APIC/IDSA Hand
Hygiene Task Force. Society for Healthcare Epidemiology of America/
Association for Professionals in Infection Control/Infectious Diseases
Society of America. Morb Mortal Wkly Rep Recomm 2002 25; 51:1-45.
http://www.cdc.gov/mmwr/PDF/rr/rr5116.pdf [Accessed May 23,
2011]
8. Grayson ML, Melvani S, Druce J, Barr IG, Ballard SA, Johnson PD, et al.
Efficacy of soap and water and alcohol-based hand-rub preparations
against live H1N1 influenza virus on the hands of human volunteers.
Clin Infect Dis 2009; 48:285-91.
169
Conceptos básicos de control de infecciones
9. Cheng VC, Tai JW, Ho YY, Chan JF. Successful control of norovirus
outbreak in an infirmary with the use of alcohol-based hand rub.
J Hosp Infect 2009; 72:370-1.
10. Centers for Disease Control and Prevention. Norovirus outbreaks on
three college campuses - California, Michigan, and Wisconsin, 2008.
Morb Mortal Wkly Rep 2009; 58:1095-100.
11. Oughton MT, Loo VG, Dendukuri N, Fenn S, Libman MD. Hand
hygiene with soap and water is superior to alcohol rub and antiseptic
wipes for removal of Clostridium difficile. Infect Control Hosp Epidemiol
2009; 30:939-44.
12. World Health Organization. Alcohol-based handrub planning and
costing tool 2010. Available from: http://www.who.int/gpsc/5may/
tools/system_change/en/index.html [Accessed July 20, 2011]
13. Rotter M, Sattar S, Dharan S, Allegranzi B, Mathai E, Pittet D. Methods
to evaluate the microbicidal activities of hand-rub and hand-wash
agents. J Hosp Infect 2009; 73:191-9.
14. World Health Organization. Guide to local production: WHOrecommended handrub formulations. 2010. Available from: http://
www.who.int/gpsc/5may/Guide_to_Local_Production.pdf [Accessed
July 20, 2011]
15. Kampf G, Marschall S, Eggerstedt S, Ostermeyer C. Efficacy of
ethanol-based hand foams using clinically relevant amounts: a crossover controlled study among healthy volunteers. BMC Infect Dis 2010;
10:78.
16. World Health Organization. Hand hygiene technical reference manual.
2010. Available from: http://www.who.int/gpsc/5may/tools/training_
education/en/index.html [Accessed July 20, 2011]
17. Sax H, Allegranzi B, Uçkay I, Larson E, Boyce J, Pittet D. “My five
moments for hand hygiene”: a user-centred design approach to
understand, train, monitor and report hand hygiene. J Hosp Infect 2007;
67:9-21.
18. Allegranzi B, Pittet D. Role of hand hygiene in healthcare-associated
infection prevention. J Hosp Infect 2009; 73:305-15.
19. World Health Organization. WHO Implementation Toolkit. 2010.
Available from: http://www.who.int/gpsc/5may/tools/en/index.html
[Accessed July 20, 2011]
170
Higiene de manos
Sitios de internet relevantes
1. Centers for Disease Control and Prevention: Hand Hygiene in
Healthcare Settings. http://www.cdc.gov/HandHygiene/index.html
[Accessed July 20, 2011]
2. Germs. Wash your hands of them: http://www.washyourhandsofthem.
com/home.aspx [Accessed July 20, 2011]
3. Hand Hygiene Resource Centre: http://www.handhygiene.org/ [Accessed July 20, 2011]
4. Institute for Healthcare Improvement (IHI): http://www.
i h i . o r g / I H I / To p i c s / C r i t i c a l C a r e / I n t e n s i v e C a r e / To o l s /
HowtoGuideImprovingHandHygiene.htm [Accessed July 20, 2011]
5. Resource for Infection Control (NRIC): http://www.nric.org.uk/
IntegratedCRD.nsf/CleanYourHands2010?OpenForm [Accessed July
20, 2011]
171
Conceptos básicos de control de infecciones
172
Fly UP