...

La Muralla de Segovia y la Puerta de San Andrés

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La Muralla de Segovia y la Puerta de San Andrés
En la cara al interior de la ciudad, puede verse
la imagen de la Virgen del Socorro. Era habitual
la colocación de imágenes religiosas en las
puertas, no sólo como protección ante ataques
enemigos, sino también ante enfermedades
como la peste.
En el cuerpo de guardia de esta puerta se
encuentra el Centro Informativo de la Muralla
de Segovia. Allí descubriremos algunos secretos
que ésta esconde. También es posible caminar
por su adarve, desde donde se contemplan
vistas magníficas de su trazado, alguna de sus
casas fuertes con el Alcázar al fondo y el
antiguo cementerio judío.
Existe la posibilidad de realizar visitas guiadas
para recorrer la Muralla contactando con la
Central de Reservas de la Empresa Municipal
de Turismo.
PUERTA DE SAN ANDRÉS
Horarios de visita
Sábados – Domingos de 11:00 – 14:00 h. y de 16:00 – 19:00 h.
Puerta de San
Andrés, 1888
Como puede
leerse en esta
lápida, en la
ciudad de
Segovia nació y
tuvo sus
andanzas el
Buscón don
Pablos, personaje
principal de la
obra de Francisco
de Quevedo
Precio
- General: 1,50 €
- Reducida: 1,00 € (niños a partir de 5 años, estudiantes
menores de 25 años y jubilados mayores de 65 años con
documentación acreditativa y grupos a partir de 20
personas).
- Jueves gratuito.
- Existe un bono de entrada conjunta Puerta de San Andrés
y Centro Didáctico de la Judería. Precio 2,00 €
Centro Informativo de la Muralla
Puerta de San Andrés
Calle de Martínez Campos s/n.
[email protected]
Tel.: 921 46 12 97
Dep. Legal: SG.71/2011
La puerta de San Andrés aparece documentada
por primera vez en 1120, aunque su aspecto
actual es consecuencia de las obras que se
llevaron a cabo a finales del siglo XV o
principios del XVI; no se sabe exactamente si
estas reformas tuvieron lugar bajo el reinado
de los Reyes Católicos o del Emperador Carlos
V, aunque realmente no se puede hablar de
obras reales ya que, en Segovia, las obras de
las puertas de la Muralla, correspondían a los
Condes de Chinchón, encargados de su
mantenimiento y restauración, así como de
nombrar a sus alcaides.
Durante 2010 y 2011 se intervino en varios tramos de la Muralla de Segovia y su
entorno, gracias al proyecto de Recuperación del Patrimonio Histórico de
Segovia para su mejor uso turístico cofinanciado por el Ayuntamiento de
Segovia y el Espacio Económico Europeo (EEA Grants).
Como consecuencia de los trabajos ejecutados en buena parte de su trazado,
se consiguió una Muralla accesible y saneada, libre de la vegetación que ha
venido provocando pérdidas de masa en los sillares que la soportan, además de
daños evidentes en paños y cubos.
www.segovia.es
Las actuaciones realizadas corrigieron problemas de durabilidad, subsanaron
deficiencias estructurales y funcionales y crearon accesos a pie de la Muralla
para asegurar un mantenimiento eficaz, que facilita el control y seguimiento de
su conservación. Gracias a estos trabajos podemos contemplar hoy una
perspectiva del monumento hasta entonces desconocida.
Entre las labores realizadas es destacable la reconstrucción del lienzo de la
Muralla en el Solar del Socorro, ya que con esta actuación se ha recuperado,
empleando el mismo sistema de construcción original, el trazado primigenio de
la Muralla, que se encontraba perdido.
Por otro lado, junto a la Puerta de San Andrés, en la que se encuentra el Centro
de Interpretación de la Muralla, el solar, anteriormente en estado de ruina y
abandono, configura hoy un nuevo espacio público que ennoblece esta zona a
la vez que permite una mejor interpretación de la función de la Muralla en su
unión con la Puerta de San Andrés.
www.turismodesegovia.com
Centro de Recepción de Visitantes
Azoguejo, 1 - 40001 Segovia
[email protected]
Tel.: 921 46 67 20
Central de Reservas
[email protected]
Tel.: 921 46 67 21
www.eeagrants.org
Acceso al Centro
Informativo de la
Muralla y su
adarve
www.segovia2016.es
LA MURALLA
DE SEGOVIA
Y LA PUERTA
DE SAN ANDRÉS
LA MURALLA DE SEGOVIA Y PUERTA DE SAN ANDRÉS
“Este fortísimo sitio que la naturaleza formó inexpugnable, escogió
Hércules nuestro fundador, para una ciudad, propugnáculo
entonces de los mejor de España” Diego de Colmenares. Historia
de Segovia.
No se sabe con exactitud si en un primer momento existió un
muro celtibérico para proteger la ciudad, sencillo, adaptado al
terreno; y aunque los romanos siempre amurallaban, tampoco
sabemos exactamente si existió una cerca de aquella época, que
pudo tener la misma forma que la actual aunque con probable
utilización de madera.
Pero para hablar de la Muralla que vemos actualmente, debemos
trasladarnos a finales del siglo XI. Durante la conquista de los
musulmanes la ciudad queda prácticamente despoblada. Con la
reconquista de Toledo, en el año 1085, avanza considerablemente
la frontera de los cristianos hacia el sur y es años más tarde,
exactamente en 1088, cuando comienza a repoblarse la ciudad de
Segovia, y también es en ese momento cuando se inicia la
construcción de su Muralla. Se alza para defender la ciudad de
posibles ataques, aunque Segovia, situada en una roca, goza de
altura suficiente. A pesar de su emplazamiento que la hace casi
inexpugnable los cánones de la Edad Media exigían ciudades
amuralladas, así que en la ciudad no debía de faltar una cerca que
la protegiera.
Es el Conde Raimundo de Borgoña, yerno del rey Alfonso VI, el
encargado de la repoblación de la ciudad, y aunque no exista
documentación al respecto, se cree que también fue él quien
encargó la construcción de la Muralla.
Entre 1088 y 1122 se llevó a cabo la construcción de la cerca y se
definió la estructura de la ciudad. A partir de ese momento la
Muralla separa la ciudad de sus arrabales; en el interior habitaba
la nobleza, el poder civil y religioso, y en el exterior vivirá el
pueblo llano, rodeados de un importante núcleo de huertas y
actividad industrial.
La Muralla ha sufrido muchas trasformaciones a lo largo de sus
siglos de existencia, pero se conserva completa. Sólo tres
ciudades conservan el cerco íntegro de sus murallas: Ávila, Lugo
y Segovia. Quizá esta última sea la menos conocida.
Puerta de San Cebrián
Esta puerta comunica la ciudad con el Valle
del Eresma a la altura del convento de la
Santa Cruz y por tanto con San Lorenzo,
barrio que tenía en ella su entrada natural a
la ciudad. El aspecto actual es consecuencia
de la reforma barroca que eliminó la puerta
medieval original.
Próximo a esta puerta estaba el postigo de
San Matías construido en 1608 por Pedro de
la Cuadra y Juan de Mugaguren.
La cerca tiene una longitud de tres kilómetros, una anchura de
2,5 metros y 7,5 metros de altura media, aunque ésta sea muy
variable en los diferentes tramos al irse adaptando a la roca en
la que se asienta la ciudad.
Puerta de San Juan
Esta puerta, al igual que la de San Martín, fue
derribada invocando las necesidades del
progreso de la ciudad.
Fue declarada Monumento Histórico Artístico el 12 de julio de
1941, con todo el conjunto de sus puertas y postigos.
Materiales de construcción
Una gran diversidad de materiales fueron usados en su
construcción, aunque el más frecuente es la piedra caliza, que
es también la más utilizada en el románico segoviano. También
encontramos sillares de granito, sobre todo en la base, para
fortalecer la cimentación, y entre éstos destacan algunas lápidas
romanas (ver foto lateral). La mampostería, a base de molienda
de piezas calizas y materiales secundarios es frecuente y
también se utilizan ladrillos macizos, de arcillas locales y
seguramente también cocidos en hornos locales.
Puertas de la Muralla
En su origen contaba con cinco puertas de las que se conservan
tres, las de San Andrés, Santiago y San Cebrián, ya que las de
San Martín y San Juan fueron demolidas a finales del siglo XIX
en aras a las necesidades de crecimiento y expansión de la
ciudad.
La Muralla contaba con varios postigos de los que se conservan
algunos como el del Consuelo y San Juan.
Vista de la Muralla desde Cuesta de los Hoyos
P. de San Martín, 1873
Un elemento
interesante es el
aprovechamiento
de estelas
funerarias
romanas.
P. de Santiago
Puerta de San Martín
Era la puerta principal de la ciudad y ante ella
se sucedieron juramentos reales como indica
la placa situada en la fachada del teatro
Cervantes.
Esta puerta se conoce también como “El Refugio” pues fue utilizada por
el Ayuntamiento para acoger a pobres, mendigos e indigentes. Tenía dos
departamentos, uno en cada piso, para separación de hombres y mujeres y
habitación de encargado. Posteriormente fue vivienda del pintor Santos
Sanz en la década de 1950.
La cara interior de esta puerta la conocemos
por una fotografía de 1873 en la que podemos
observar que tenía un gran arco de medio
punto y sobre él, en el centro, el escudo real
con el águila bicéfala amparado por las
columnas del “Plus Ultra”.
La puerta permitía el acceso a la ciudad desde la carretera del Arévalo y
el barrio de San Marcos, con la proximidad de la Casa de la Moneda y el
Monasterio del Parral, lo que la convertía en un punto importante de
paso a la ciudad.
Esta puerta fue demolida en 1883 por un
proyecto del arquitecto Odriozola para alienar
la calle Real y la Bajada de la Canaleja y
comunicar el centro urbano con el barrio de
San Millán.
Los huecos
abiertos en los
lienzos de la
Muralla son los
mechinales y son
huella del apoyo
de los andamios
utilizados para su
construcción.
Puerta de Santiago
Está situada en el Paseo de San Juan de la
Cruz; tiene fachada exterior de arco de
herradura, que data del siglo XIII, mientras
que la interior muestra arco de medio punto
y es el resultado de una reforma barroca
llevada a cabo a finales del XVII y principios
del XVIII.
Jardín de los Poetas, junto a la Muralla, a su derecha la Puerta de Santiago. Y al fondo,
el Monasterio de El Parral.
La puerta original era medieval y estaba
flanqueada por la Casa Fuerte de los Cáceres
(actual casa del Marqués de Lozoya) y la de
los Marqueses de Moya (conocida como Casa
de las Cadenas).
Esta primera puerta fue reemplazada por otra
más simple a comienzos del siglo XVIII. Se
conservan dos fotografías, una de la cara
interna y otra de la cara externa, ambas de
1867 donde puede observarse que tanto el
interior como el exterior presentaban el mismo
diseño: arco de medio punto rematado por bolas.
Puerta de San Andrés
De las tres puertas que se conservan de la
Muralla, ésta es la más monumental y la que
muestra un aspecto más defensivo. Este
aspecto se lo confiere el arco de medio punto
que se sujeta en dos torres, una de planta
cuadrada y otra poligonal, con saeteras y
rematadas por almenas. Fue declarada
Monumento Histórico – Artístico el 3 de junio
de 1931, 10 años antes de que la Muralla, junto
con sus puertas y postigos obtuviesen el
mismo título, el 12 de julio de 1941.
P. de San Cebrián
Cara exterior
Cara interior
Grabadas en las
piedras vemos
diferentes marcas
de cantero. Son
signos personales
grabados por
éstos para
marcar su trabajo
y cobrar así por
las piedras
labradas.
Fly UP