...

Estrategias de vacunación contra el virus del papiloma humano en

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Estrategias de vacunación contra el virus del papiloma humano en
Coalition to STOP Cervical Cancer
Consejo de Administración
RESUMEN INFORMATIVO
Estrategias de vacunación contra el virus del
papiloma humano en el mundo en desarollo
Introducción
La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) representa una importante
oportunidad para reducir de forma significativa la carga mundial del cáncer
cervicouterino. Más del 80% de los casos de cáncer cervicouterino se presentan en
mujeres de países en desarrollo, por lo que la carga de esta enfermedad prevenible
afecta desproporcionadamente a países cuyos sistemas de tamizaje y tratamiento del
cáncer cervicouterino son deficientes o inexistentes. Por ello es fundamental elaborar
estrategias que permitan llevar eficazmente las vacunas contra el VPH a las
adolescentes — una población que normalmente no es el objetivo prioritario de los
programas de salud pública — a fin de alcanzar tasas elevadas de cobertura y
reducir la carga del cáncer cervicouterino. En este resumen informativo se describen
algunas de las estrategias y de las mejores prácticas identificadas recientemente en
materia de educación de la comunidad, movilización y administración de vacunas
contra el VPH.
Información básica sobre las vacunas contra el VPH
El cáncer cervicouterino está causado por la infección por tipos oncogénicos del
virus del papiloma humano (VPH). Se han desarrollado dos vacunas frente al VPH
que protegen a las mujeres frente a los dos tipos de VPH (16 y 18) responsables de
un 70% de los casos de cáncer cervicouterino en todo el mundo. Desde el 2006, la
vacuna de Merck, Gardasil®, y la vacuna de GlaxoSmithKline, Cervarix®, han sido
autorizadas en más de 100 países de todo el mundo.
Cervical Cancer Action Coalition | Estrategias de vacunación contra el VPH en el mundo en desarrollo
Por medio de ensayos clínicos, se determinó que las dos vacunas tienen una eficacia
de por lo menos el 95% para prevenir la infección persistente por el VPH-16 o el
VPH-18, y de al menos el 93% para prevenir las lesiones cervicales producidas por
los tipos del virus incluidos en la vacuna cuando se administran a las niñas antes de
que inicien la actividad sexual o a las mujeres que no han sido infectadas con estos
tipos de VPH.1,2 El uso generalizado de la vacuna contra el VPH podría por sí solo
reducir las muertes por cáncer cervicouterino en un 50% en el transcurso de varios
décadas. Algunas estimaciones prevén una tasa de prevención aún mayor, del 71%,
en función de la cobertura vacunal y de la protección cruzada adicional frente a
ciertos tipos de VPH no incluidos en las vacunas actuales.3,4,5,6
Los ensayos clínicos indican que las vacunas contra el VPH son eficaces entre siete y
ocho años como mínimo (duración de los ensayos publicados hasta la fecha), pero
su eficacia podría durar mucho más, 7,8 aunque aún no está claro si serán necesarias
dosis de refuerzo. Dado que se ha observado que la infección por el VPH aumenta
de forma pronunciada inmediatamente después del inicio de la vida sexual activa, la
vacuna juega un papel crucial en la protección de las adolescentes durante ese
momento de mayor riesgo de infección.
Disponibilidad
Las vacunas contra el VPH están actualmente disponibles en muchas partes de
Europa, así como en Australia, Canadá y los Estados Unidos, y su disponibilidad
está aumentando en algunos países de ingresos medianos. En el caso de los países de
ingresos bajos y algunos países de ingresos medianos, la vacunación a gran escala
será posible solo con subsidios sustanciales. Se espera que la Alianza GAVI y la
Organización Panamericana de la Salud (OPS) puedan en un futuro ayudar a
proporcionar subsidios o mecanismos de ahorro de costos para facilitar la compra
de la vacuna para estos países. Actualmente, la vacuna contra el VPH es una de las
cuatro vacunas que la Alianza GAVI está considerando subsidiar para los países más
pobres del mundo.9
En algunos países de ingresos bajos, los ministerios de salud y las organizaciones no
gubernamentales (ONG) han puesto en marcha proyectos piloto para estudiar la
factibilidad de la administración de la vacuna contra el VPH. Muchos de estos
proyectos han recibido vacunas donadas mediante programas de donaciones
institucionales. Al mismo tiempo, varios países de ingresos medianos han
comenzado programas nacionales o regionales de vacunación contra el VPH
dirigidos por los ministerios de salud en alianza con las ONG. El aprendizaje
obtenido a través de estas experiencias iniciales ayudará a otros países a elaborar
programas eficaces de alcance nacional. Por ejemplo, la vacunación de las niñas en
las escuelas ha demostrado ser una estrategia eficaz y aceptable en el Perú, Uganda y
Vietnam, aunque también deben diseñarse intervenciones que permitan llegar a las
niñas que no están escolarizadas.
2
Cervical Cancer Action Coalition | Estrategias de vacunación contra el VPH en el mundo en desarrollo
3
Recomendaciones de la OMS
La Organización Mundial de la Salud recomienda incluir la vacunación contra el VPH como parte de los programas nacionales de
vacunación sobre la base de las siguientes consideraciones clave:
•
•
•
•
•
La prevención del cáncer cervicouterino y otras enfermedades relacionadas con el VPH constituye una prioridad de salud
pública;
La introducción de estas vacunas es factible desde un punto de vista programático;
Puede garantizarse el financiamiento sostenible;
Se considera la coste-efectividad de las estrategias de vacunación en el país o la región; y
La vacunación contra el VPH se centra en las adolescentes antes del inicio de la vida sexual activa.10
Poblaciones diana
Énfasis en la vacunación de las adolescentes
La efectividad de las vacunas contra el VPH es mayor cuando se administra a niñas
que no han estado expuestas a los tipos de VPH incluidos en la vacuna. Por ello, la
estrategia más efectiva desde el punto de vista de la salud pública, es dirigir la
vacunación hacia las adolescentes. La OMS recomienda seleccionar a la población
diana prioritaria para la vacunación en función de la edad de inicio de la actividad
sexual y de la factibilidad de llegar a las adolescentes jóvenes a través de las escuelas,
los centros sanitarios o desde la comunidad. Es probable que la población diana
prioritaria la constituyan niñas en edades comprendidas entre los 9 o 10 años y
hasta los 13 años.11
La población hacia la que
puede dirigirse la
vacunación contra el
VPH con mayor
efectividad son las
adolescentes.
En entornos de escasos recursos, la OMS y otros organismos internacionales no
recomiendan la vacunación de las mujeres sexualmente activas, ya que ambas
vacunas muestran una eficacia mucho menor una vez adquirida la infección por el
VPH. Basándose en estas recomendaciones, muchos países han adoptado políticas
que apoyan la vacunación de las adolescentes antes del inicio de la actividad sexual.
La vacunación de varones adolescentes no es tan coste eficaz como centrarse
en chicas adolescentes
Desde una perspectiva de salud pública, los modelos sugieren que la forma más
eficaz de reducir el cáncer cervicouterino es concentrar los recursos para la
vacunación de un mayor número de niñas en lugar de dividirlos entre niñas y
niños.
Los varones pueden contraer el VPH y desarrollar otras enfermedades asociadas al
virus, como el cáncer de pene, de ano y de boca, o verrugas genitales, pero solo
cerca de un 7% de los tipos de cáncer causados por el VPH 16 y el VPH 18
ocurren en los hombres.12 Algunos expertos opinan que la vacunación tanto de
hombres como de mujeres beneficiaría a estas últimas, porque las mujeres son
infectadas por sus parejas sexuales masculinas. Sin embargo los modelos indican
que esta estrategia quizá no sería coste eficaz en la mayoría de los entornos.13
Mensajes sobre las vacunas contra el VPH
Según la experiencia de los proyectos de demostración de las vacunas frente al VPH
en los países en desarrollo, los mensajes dirigidos al público sobre el cáncer
cervicouterino, el VPH y la vacuna contra el VPH tienen un impacto importante
Los altos niveles de
aceptación de la vacuna
contra el VPH que se han
observado hasta el
presente, se deben muy
probablemente al
extenso trabajo
educativo realizado en las
comunidades antes de la
introducción de la
vacuna.
Cervical Cancer Action Coalition | Estrategias de vacunación contra el VPH en el mundo en desarrollo
4
sobre la aceptabilidad y la eficacia de los programas de vacunación. Los altos niveles
de aceptación de la vacuna contra el VPH observados hasta la presente fecha se
deben muy probablemente al extenso trabajo educativo realizado en las
comunidades antes de la introducción de la vacuna. Algunos informes anecdóticos
indican la existencia de desconfianza hacia la vacuna entre el público y los medios de
comunicación en algunos lugares donde no se dedicaron tiempo y recursos
suficientes para preparar a las comunidades y a los sistemas de salud para su
introducción. Según los estudios realizados, estas situaciones podrían evitarse
mediante la incorporación a los programas de vacunación contra el VPH de
componentes educativos y de movilización eficaces de las partes interesadas,
incluyendo no solo a los padres, al personal sanitario y a las niñas, sino también a
los líderes comunitarios, líderes religiosos, docentes y periodistas.
Los siguientes mensajes han sido útiles para favorecer la aceptabilidad de la vacuna
entre las comunidades destinatarias:
“Existe una vacuna que protege contra el cáncer cervicouterino y que es inocua y
eficaz”: La experiencia obtenida con los proyectos pilotos de vacunación frente al
VPH en África, Asia y América Latina indica que las comunidades responden bien a
los mensajes acerca de “la vacuna contra el cáncer cervicouterino”.14 Los resultados
iniciales de estos proyectos hacen pensar que: 1) en gran medida, los padres y
miembros de la comunidad creen en los beneficios de la vacunación; 2) tienen
miedo al cáncer (aun cuando no son muy conocedores del tema); y 3) una vez
convencidos de que la vacuna contra el VPH es inocua y eficaz, solicitan la
vacunación para sus hijas. Es posible que las comunidades no estén tan dispuestas a
apoyar una “vacuna contra el VPH” porque la mayoría no sabe lo que es el VPH. La
comunidad médica, sin embargo, prefiere el término vacuna contra el VPH.
“No se tienen indicios de que la vacunación contra el VPH afecte a la fecundidad
futura de las niñas”: Varias comunidades han preguntado si la vacunación contra el
VPH tendrá efectos negativos sobre la fecundidad futura de las niñas. No hay
indicios de que sea así. Sin embargo, puesto que se ha expresado esta inquietud, es
importante preveer que se formule la pregunta y estar preparado para responderla.
"Las estrategias de prevención de la infección por el VPH se diferencian de las
estrategias de prevención de la infección por el VIH”: Un reto no anticipado estriba en
la confusión entre el VPH y el VIH. La experiencia indica que las personas a veces
suponen equivocadamente que, al ser el VIH y el VPH enfermedades de
transmisión sexual, las estrategias de prevención son similares en ambos casos. Es
importante transmitir un mensaje claro de que, si bien la reducción del número de
parejas sexuales y el uso consistente del preservativo pueden reducir en gran medida
la infección por el VIH, esas estrategias no son tan eficaces contra el VPH, razón por
la que la vacunación resulta aún más importante.
Ha complacido a los investigadores observar que algunas de las inquietudes
culturales previstas no han resultado barreras, como el temor de que los padres
desconfiaran de una vacuna ofrecida solo a las niñas, o de que se preocuparan
porque administrar a sus hijas una vacuna contra una infección de transmisión
sexual pudiera desinhibirlas de tener alguna experiencia sexual temprana. También
existía la inquietud de que los líderes religiosos conservadores pudieran asumir una
posición contraria a la vacunación contra el VPH por las mismas razones. Sin
embargo, en general las comunidades no han reaccionado de esa manera en las zonas
estudiadas hasta la fecha, siempre y cuando la vacuna estuviera enmarcada en una
intervención “contra el cáncer”.
Los padres y los
miembros de la
comunidad aceptan
positivamente la
vacunación de sus hijas
frente al VPH si la vacuna
es calificada como una
vacuna contra el cancer
cervicouterino.
Cervical Cancer Action Coalition | Estrategias de vacunación contra el VPH en el mundo en desarrollo
5
Garantizar el acceso a la vacuna contra el VPH
Los adolescentes jóvenes no acostumbran a interactuar de forma sistemática con los
sistemas de salud en la mayoría de los países en desarrollo, por lo que garantizar el
acceso a la vacuna será un reto. Como se señaló anteriormente, una idea
prometedora es fortalecer los programas de salud escolar, especialmente debido al
aumento de la matriculación a nivel de la escuela primaria durante el último
decenio. En los casos donde se registre el abandono escolar de un alto porcentaje de
adolescentes a una edad temprana, los programas comunitarios podrían contribuir a
llenar el vacío.15
Una vez que se hayan elaborado estrategias eficaces para hacer llegar la vacunación
frente al VPH a las adolescentes, será posible ofrecer otras intervenciones sanitarias
adicionales apropiadas para esa población. Entre ellas figuran la vacunación frente al
tétanos, la rubéola, la hepatitis B, el sarampión y, con el tiempo, la vacunación
contra el VIH; el tratamiento antihelmítico; la administración de suplementos de
vitamina A; el tratamiento preventivo intermitente contra la malaria; la provisión de
mosquiteros; el tratamiento de la esquistosomiasis, filariasis y tracoma; la
administración de suplementos de hierro y yodo; la administración de suplementos
nutricionales; y la educación acerca del lavado de las manos, el tabaquismo, las
drogas, el conocimiento del propio cuerpo y la toma de decisiones sobre diferentes
opciones de vida. El uso de un único sistema para conducir múltiples
intervenciones — al mismo tiempo que la vacunación contra el VPH o en
momentos distintos — podría aumentar la coste-efectividad de todas las
intervenciones.
Enfoque integral: Vacunación y tamizaje
Aunque se espera que las nuevas vacunas contra el VPH reduzcan significativamente
la incidencia del cáncer cervicouterino, no reemplazarán al tamizaje. Más bien, un
enfoque integral que use la vacunación junto con el tamizaje permitirá maximizar la
efectividad.16,17,18 El tamizaje es necesario para los millones de mujeres mayores de
30 años en las que probablemente ya se ha producido la infección por el VPH si
han sido sexualmente activas en algún momento de sus vidas. Al no ser
terapéuticas, las nuevas vacunas no pueden beneficiar a las mujeres que ya están
infectadas por el VPH. Además las vacunas no protegen contra el cáncer causado por
ciertos tipos de VPH.
Los países que ya tienen programas de tamizaje en curso deben seguir apoyando esta
actividad aun cuando se ponga en marcha un programa de vacunación. En aquellos
países donde no exista un programa de tamizaje, las instituciones responsables
deben considerar la puesta en marcha de un programa dirigido a las mujeres
mayores de 30 años a fin de someterlas a tamizaje una o dos veces en la vida, junto
con la vacunación de las adolescentes y de las mujeres que todavía no son
sexualmente activas.19
Recursos sobre la vacunación contra el VPH
•
RHO Cervical Cancer — Vacunación [www.rho.org/vaccination.htm]
•
Planificador de medidas de prevención del cáncer cervicouterino (herramienta
interactiva en línea) [www.rho.org/actionplanner]
Un enfoque integral que
use la vacunación junto
con el tamizaje permitirá
maximizar la efectividad.
Cervical Cancer Action Coalition | Estrategias de vacunación contra el VPH en el mundo en desarrollo
•
Documento de posición de la OMS sobre las vacunas contra el virus del
papiloma humano
[www.rho.org/files/WHO_WER_HPV_vaccine_position_paper_2009.pdf]
•
Cervical cancer, human papillomavirus (HPV), and HPV vaccines: Keypoints
for policy-makers and health professionals (WHO)
•
[http://www.rho.org/files/WHO_PATH_UNFPA_cxca_key_points.pdf]
•
Cervarix ® en la web (vacuna GSK en sitio web de GSK)
[www.cervarix.co.uk/index.asp]
•
Gardasil ® en la web (vacuna de Merck en sitio web de Merck)
[www.gardasil.com]
6
Cervical Cancer Action
Cervical Cancer Action: En el 2007 se fundó una Coalición Mundial contra el Cáncer Cervicouterino (CCA) con el propósito de
acelerar la disponibilidad, asequibilidad y accesibilidad a nivel mundial de tecnologías nuevas y mejoradas de prevención del
cáncer cervicouterino para las mujeres de los países en desarrollo.
Para más información:
Cervical Cancer Action
www.cervicalcanceraction.org
Email: [email protected]
1 Ault KA, Future II Study Group. Effect of Prophylactic human papillomavirus L1 virus-like particle on risk of cervical intraepithelial neoplasia grade 2,
grade 3, and adenocarcinoma in situ: a combined analysis of four randomized clinical trials. The Lancet. 2007; 369: 1861-1868.
2 Paavonen J et al. HPV PATRICIA Study Group. Efficacy of human papillomavirus (HPV)- 16/18 AS04 -adjuvanted vaccine against cervical infection and
precancer caused by oncogenic HPV types (PATRICIA): final analysis of a double-blind, randomized study in young women. The Lancet, Volumen 374, Issue
9686, Páginas 301-314, 25 de julio del 2009.
3 Frazer IH. HPV vaccines. International Journal of Gynecology & Obstetrics. 2006;94(Supl 1 )S8 1–88.
4 Harper DM, Franco EL, Wheeler CM, et al. Sustained efficacy up to 4.5 years of a bivalent L1 virus-like particle vaccine against human papillomavirus
types 16 and 18: follow-up from a randomized controlled trial. Lancet. 2006;367:1 247–1255.
5 Koutsky LA, Harper DM. Current findings from prophylactic HPV vaccine trials. Vaccine. 2006;24(Supl 3):1 14–121.
6 Human papillomavirus vaccines: World Health Organization position paper. Weekly Epidemiological Record. 2009, 84:118-131. Se puede consultar en:
www.who.int/wer/2009/wer84 1 5.pdf
7 Barr E, Sings HL. Prophylactic HPV vaccines: New interventions for cancer control. Vaccine. 26 (2008) 6244-6257
8 Rowhani-Rahbar A, Mao C, Hughes J, Alvarez F, Bryan J, Hawes S, Weiss N, Koutsky L. Long-term Efficacy of a Prophylactic Human Papillomavirus Type
16 Vaccine. 25ª Conferencia internacional sobre papilomavirus, Malmo, Suecia. 8-14 de mayo del 2009
9 Alianza GAVI. Which vaccines to invest in and when: GAVI's strategic approach. Sitio web de la Alianza GAVI. Se puede encontrar en:
www.gavialliance.org/vision/strategy/vaccine_investment/index.php. Consultado el 2 de junio del 2009.
10 Human papillomavirus vaccines: World Health Organization position paper. Weekly Epidemiological Record. 2009, 84:118-131. Se puede consultar en:
www.who.int/wer/2009/wer84 1 5.pdf.
11 Human papillomavirus vaccines: World Health Organization position paper. Weekly Epidemiological Record. 2009, 84:118-131. Se puede consultar en:
www.who.int/wer/2009/wer84 1 5.pdf.
12 SchillerJT, Castellsague X, Villa LL, Hildesheim A. An update of prophylactic human papillomavirus L1 virus-like particle vaccine clinical trial results.
Vaccine. 2008;26S: K53-K6 1.
13 Goldie S. A public health approach to cervical cancer control: considerations of screening and vaccination strategies. International Journal of
Gynecology & Obstetrics. 2006;94:S95 –S 105.
14 PATH. Shaping strategies to introduce HPV vaccines: formative research results from India, Peru, Uganda, and Vietnam—a series of four reports. 2008.
Se puede encontrar en www.rho.org/formative-res-reports.htm. Consultado el 15 de julio del 2009
Cervical Cancer Action Coalition | Estrategias de vacunación contra el VPH en el mundo en desarrollo
7
15 Organ ización Mundial de la Salud. Preparing for the Introduction of HPV Vaccines: Policy and Programme Guidance for Countries. WHO/UNFPA:
Ginebra; 2006.
16 Human papillomavirus vaccines: World Health Organization position paper. Weekly Epidemiological Record. 2009, 84:118-131. Se puede consultar en:
www.who.int/wer/2009/wer84 1 5.pdf.
17 Alliance for Cervical Cancer Prevention. 10 Key Findings and Recommendations for Effective Cervical Cancer Screening and Treatment Programs. Abril
del 2007. Se puede encontrar en: www.rho.org/files/ACCP_recs_2007.pdf. Consultado el 15 de julio del 2009.
18 Franco EL, CuzickJ, Hildesheim A, de Sanjosé S. Issues in planning cervical cancer screening in the era of HPV vaccination. Vaccine. 2006;24(Supl 3):
171–177.
19 Alliance for Cervical Cancer Prevention. 10 Key Findings and Recommendations for Effective Cervical Cancer Screening and Treatment Programs. Abril
del 2007. Se puede encontrar en: www.rho.org/files/ACCP_recs_2007.pdf. Consultado el 15 de julio del 2009.
Fly UP