...

Laudato Si`: Sobre el Cuidado de la Casa Común

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Laudato Si`: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Laudato Si’: Sobre el
Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
TABLE OF CONTENTS:
Visión general
Materiales
Disposición de la sala
Esquema de la reunión
Páginas de discusión
Nuestra casa común
Una cuestión moral y espiritual
Nosotros no somos Dios
Ecología integral
Cuidado de las personas en situación de pobreza
Crear una cultura de solidaridad, encuentro y relación
El cambio climático
Proteger la vida humana
Solidaridad global
La Eucaristía y la creación
Es hora de actuar, como individuos y comunidades
Es hora de actuar, como líderes civiles y políticos
Una razón para la esperanza
Psalmo 148:1-4. 9-14
Cartilla de encíclicas sociales
Pasar a la acción
Recursos adicionales
Copyright © 2015, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser
reproducido en su totalidad o en parte sin alteración para uso educativo sin fines de lucro, siempre que tales reimpresiones no se
vendan y que incluyan este aviso.
Las citas de los documentos papales y vaticanos han sido extraídas de la página Web oficial del Vaticano. Todos los derechos
reservados.
La cita de Salmo 148 ha sido extraída de Leccionario III © 1993 Comisión Episcopal de Pastoral Litúrgica de la Conferencia del
Episcopado Mexicano.
VISIÓN GENERAL
Esta guía de discusión, para su uso con la encíclica del papa Francisco Laudato Si’, puede ayudar a grupos
pequeños a explorar y dialogar con este importante documento. La guía incluye materiales para la
oración, la reflexión y la discusión, así como ideas para ayudar a los católicos a responder al mensaje del
papa Francisco. La sección de discusión de la guía incluye citas y preguntas de discusión sobre una
variedad de temas resaltados en Laudato Si’. El facilitador debe decidir de antemano qué temas se
cubrirán durante esta sesión. Dado el número de ricos temas en que se centra el papa Francisco en
Laudato Si’, tal vez prefieras distribuir los temas entre varias sesiones.
MATERIALES
Con por lo menos una semana de antelación, pon los siguientes materiales a disposición de los
participantes:
 Una copia completa de la encíclica del papa Francisco Laudato Si’. Puedes pedir copias de la
encíclica en http://store.usccb.org/, u obtener el texto de la encíclica en línea en www.vatican.va.
 El folleto “Cartilla de encíclicas sociales,” incluido en esta guía del facilitador.
Trae a la sesión (o ponlas a disposición electrónicamente):
 Algunas copias más de la encíclica
 Copias del folleto “Salmo 148: 1-4. 9-14”
 Copias del folleto “Cartilla de encíclicas sociales”
 Copias del folleto “Ideas para la acción”
DISPOSICIÓN DE LA SALA
Arregla las sillas en círculo y establece un espacio de oración con una Biblia abierta sobre una mesa baja
en el centro del círculo.
Abre la Biblia en Génesis 1.
ESQUEMA DE LA REUNIÓN
I. Presentaciones – 5 minutos
Invita a todos a presentarse brevemente, y compartir por qué vinieron. Procura que cada presentación sea
breve.
II. Oración inicial y reflexiones introductorias – 5 minutos
Invita a todos a ponerse en presencia de Dios.
Lector: Lean la historia de la creación en Génesis 1:1-2:3.
Pausa para la reflexión en silencio sobre la Palabra de Dios durante unos 20 segundos.
Líder: Rezamos ahora el Salmo 148: 1-4. 9-14.
III. Información básica – 5 minutos
Da a todos la bienvenida y recuérdales que el propósito de la reunión es reflexionar en la fe en la encíclica
del papa Francisco Laudato Si’. El título está tomado de la primera línea de la encíclica, “Laudato Si’, mi’
Signore,” o “Alabado seas, mi Señor.” En las palabras de este hermoso cántico, san Francisco de Asís nos
recuerda que nuestra casa común es como una hermana con quien compartimos nuestra vida y una
hermosa madre que abre sus brazos para acogernos.
Una “encíclica” es una carta que constituye un documento de enseñanza del Santo Padre. Una “encíclica
social” aplica las consistentes y tradicionales enseñanzas morales de la Iglesia a los desafíos sociales y
económicos de la actualidad. Utiliza el folleto “Cartilla de encíclicas sociales” para proporcionar
información básica adicional sobre las encíclicas sociales, incluyendo una lista de encíclicas sociales
anteriores y los temas que abordan.
IV. Discusión – 30 minutos
Proporciona algunas pautas para la discusión. Recuerda a los participantes que el propósito de la
discusión es explorar nuestra fe y cómo debemos vivirla en el mundo, no debatir entre nosotros. Algunos
grupos encuentran útil utilizar el método de la “invitación mutua” para avanzar en la compartición. Cada
participante comparte sus reflexiones a una pregunta, y luego invita a hacerlo a otra persona que todavía
no ha compartido. Procura que todos tengan la oportunidad de responder a cada pregunta.
Para ayudar a crear un espacio positivo para compartir la fe, pide a los participantes que observen estas
sencillas pautas:
Escucha cuidadosamente.
Usa declaraciones en primera persona. (Asume la responsabilidad por lo que expresas. No
hables de “ellos”.)
Ayuda a todos a participar. (No domines.)
Cíñete al tema y mantente centrado en el mensaje del papa Francisco.
Sé respetuoso y comprensivo en todo momento.
Utiliza las páginas de discusión que siguen.
V. Acciones de seguimiento – 10 minutos
Revisa el folleto sobre “Pasar a la acción.” Invita a los miembros del grupo a discutir y compartir modos en
que pueden actuar sobre lo que han aprendido como miembros de una familia, trabajadores, propietarios,
consumidores y votantes.

Intercambia ideas sobre qué cambios en el estilo de vida puedes hacer como individuo o con tu
familia para reducir tu propio consumo con el fin de proteger mejor la creación de Dios.

Súmate a los obispos católicos de Estados Unidos para abogar por leyes y políticas que aborden
los problemas ambientales, especialmente en lo que afectan a las personas pobres y vulnerables
(http://cqrcengage.com/catholicbishops/jphd).

Como familia, parroquia, escuela u otra comunidad, adopta la Promesa de San Francisco
(http://www.catholicclimatecovenant.org/espanol) para cuidar de la creación y de las personas en
situación de pobreza.
VI. Oración final – 5 minutos
Líder de oración: Cerremos ofreciendo intenciones basadas en las reflexiones y conversaciones de hoy. En
un momento les propondré un par de ejemplos. Los invito a añadir luego el suyo propio. Después de cada
intención, responderemos: “Señor, escucha nuestra oración.”

Oramos por el don del asombro y la admiración, para que reconozcamos la creación de
Dios como don, roguemos al Señor...

Oramos por la ayuda de Dios para trabajar juntos para proteger nuestra casa común,
roguemos al Señor...
Después de que los participantes terminan de ofrecer intenciones, se concluye con la siguiente oración de
Laudato Si’.
Oración cristiana con la creación
Te alabamos, Padre, con todas tus criaturas,
que salieron de tu mano poderosa.
Son tuyas,
y están llenas de tu presencia y de tu ternura.
Alabado seas.
donde todo nos habla de ti.
Despierta nuestra alabanza y nuestra gratitud
por cada ser que has creado.
Danos la gracia de sentirnos íntimamente unidos
con todo lo que existe.
Hijo de Dios, Jesús,
por ti fueron creadas todas las cosas.
Te formaste en el seno materno de María,
te hiciste parte de esta tierra,
y miraste este mundo con ojos humanos.
Hoy estás vivo en cada criatura
con tu gloria de resucitado.
Alabado seas.
Dios de amor,
muéstranos nuestro lugar en este mundo
como instrumentos de tu cariño
por todos los seres de esta tierra,
porque ninguno de ellos está olvidado ante ti.
Ilumina a los dueños del poder y del dinero
para que se guarden del pecado de la
indiferencia,
amen el bien común, promuevan a los débiles,
y cuiden este mundo que habitamos.
Espíritu Santo, que con tu luz
orientas este mundo hacia el amor del Padre
y acompañas el gemido de la creación,
tú vives también en nuestros corazones
para impulsarnos al bien.
Alabado seas.
Señor Uno y Trino,
comunidad preciosa de amor infinito,
enséñanos a contemplarte
en la belleza del universo,
Los pobres y la tierra están clamando:
Señor, tómanos a nosotros con tu poder y tu luz,
para proteger toda vida,
para preparar un futuro mejor,
para que venga tu Reino
de justicia, de paz, de amor y de hermosura.
Alabado seas.
Amén.
VII. Despedida o reunion de compañerismo
Agradece a los participantes por compartir sus reflexiones y deséales un viaje seguro a casa. O bien tal vez
desees invitar a los participantes a compartir un refrigerio y un momento de compañerismo después de la
sesión. Algunos grupos pueden querer cerrar compartiendo el signo de la paz. Si va a haber sesiones
futuras, no olvides anunciar los detalles de la próxima reunión.
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
NUESTRA CASA COMÚN
“Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el
futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío
ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos” (no. 14).
“El clima es un bien común, de todos y para todos” (no. 23).
“El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la
familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas
pueden cambiar” (no. 13).
Preguntas
1.
El papa Francisco pide un diálogo que incluya “a todos.” ¿Quiénes que pueden no estarlo
actualmente deben ser incluidos en la conversación? ¿Con quiénes están los católicos
llamados al diálogo sobre el futuro de nuestra casa común?
2. El clima es de todos y es para todos, y sin embargo una cantidad desproporcionada de los
recursos de la tierra es consumida por los Estados Unidos y otros países ricos. ¿Qué propone
el papa Francisco que debe suceder con el fin de abordar esto?
UNA CUESTIÓN MORAL Y ESPIRITUAL
“El conjunto del universo, con sus múltiples relaciones, muestra mejor la inagotable riqueza de
Dios” (no. 86).
“Hoy creyentes y no creyentes estamos de acuerdo en que la tierra es esencialmente una herencia
común, cuyos frutos deben beneficiar a todos” (no. 93).
“El descuido en el empeño de cultivar y mantener una relación adecuada con el vecino, hacia el
cual tengo el deber del cuidado y de la custodia, destruye mi relación interior conmigo mismo, con
los demás, con Dios y con la tierra. Cuando todas estas relaciones son descuidadas, cuando la
justicia ya no habita en la tierra, la Biblia nos dice que toda la vida está en peligro” (no. 70).
Preguntas
1.
¿Qué nos enseña la naturaleza sobre el Creador? ¿Te ha ayudado tu propia experiencia del
mundo creado a rezar o comunicarte con Dios?
2. Cuando no somos capaces de cuidar de la creación, ¿qué impacto tiene esto en nuestra
relación con nosotros mismos, con los demás, con Dios y con la tierra?
3. Reflexionando en la historia de la creación en Génesis 1:1-2:3, así como otros pasajes de las
Escrituras que el papa Francisco menciona en el capítulo 1 de Laudato Si’, ¿cómo nos
llaman las Escrituras a cuidar de la creación de Dios?
4. El papa Francisco dirigió su encíclica a “cada persona” (no. 3). ¿Por qué crees que lo hizo?
6
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
NOSOTROS NO SOMOS DIOS
“No somos Dios. La tierra nos precede y nos ha sido dada” (no. 67).
“Es también la lógica interna de quien dice: ‘Dejemos que las fuerzas invisibles del mercado
regulen la economía, porque sus impactos sobre la sociedad y sobre la naturaleza son daños
inevitables’” (no. 122-123).
“Un mundo frágil, con un ser humano a quien Dios le confía su cuidado, interpela nuestra
inteligencia para reconocer cómo deberíamos orientar, cultivar y limitar nuestro poder” (no. 78).
Preguntas
1.
¿Cómo ha contribuido la visión incorrecta del papel de los seres humanos en el mundo,
que el papa Francisco describe en las citas anteriores, a muchos de los problemas que el
papa nombró en el capítulo 1, como la contaminación, el cambio climático, el acceso a
agua potable segura, la pérdida de biodiversidad y la desigualdad global?
2. Lee los párrafos 67 a 69 de Laudato Si’. ¿Cómo ayuda la explicación del papa Francisco de
la correcta interpretación de Génesis 1:28 (acerca del “dominio” de los seres humanos
sobre la tierra) a aclarar nuestro papel en el cuidado de la tierra?
ECOLOGÍA INTEGRAL
“Todo está conectado. Por eso se requiere una preocupación por el ambiente unida al amor
sincero hacia los seres humanos y a un constante compromiso ante los problemas de la sociedad”
(no. 91).
“Un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la
justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el
clamor de los pobres” (no. 49).
“No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socioambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la
pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza”
(no. 139).
Preguntas
1.
La ecología integral vincula el cuidado de las personas y el cuidado de la creación de Dios.
¿Cómo se conecta nuestra preocupación por nuestros semejantes con nuestra
preocupación por el medio ambiente?
2. El papa Francisco nos alienta a escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los
pobres (no. 49). ¿Qué sucede cuando sintonizamos con sólo uno o el otro?
7
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
CUIDADO DE LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE POBREZA
“Muchos pobres viven en lugares particularmente afectados por fenómenos relacionados con el
calentamiento, y sus medios de subsistencia dependen fuertemente de las reservas naturales y de
los servicios ecosistémicos, como la agricultura, la pesca y los recursos forestales. No tienen otras
actividades financieras y otros recursos que les permitan adaptarse a los impactos climáticos o
hacer frente a situaciones catastróficas, y poseen poco acceso a servicios sociales y a protección.
Por ejemplo, los cambios del clima originan migraciones de animales y vegetales que no siempre
pueden adaptarse, y esto a su vez afecta los recursos productivos de los más pobres, quienes
también se ven obligados a migrar con gran incertidumbre por el futuro de sus vidas y de sus
hijos. Es trágico el aumento de los migrantes huyendo de la miseria empeorada por la degradación
ambiental. . . . La falta de reacciones ante estos dramas de nuestros hermanos y hermanas es un
signo de la pérdida de aquel sentido de responsabilidad por nuestros semejantes sobre el cual se
funda toda sociedad civil” (no. 25).
“La economía asume todo desarrollo tecnológico en función del rédito, sin prestar atención a
eventuales consecuencias negativas para el ser humano” (no. 109).
“Un desarrollo tecnológico y económico que no deja un mundo mejor y una calidad de vida
integralmente superior no puede considerarse progreso” (no. 194).
Preguntas
Relee los párrafos 25 a 31 y 48 a 52 de Laudato Si’. ¿Cómo son las personas en situación de
pobreza —que son las que menos contribuyen a ella— frecuentemente las peor
impactadas por la devastación del medio ambiente?
2. ¿Por qué y cómo nos llama nuestra fe a responder?
1.
CREAR UNA CULTURA DE SOLIDARIDAD, ENCUENTRO Y RELACIÓNSHIP
“Necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana” (no. 52).
“Cuando se propone una visión de la naturaleza únicamente como objeto de provecho y de
interés, esto también tiene serias consecuencias en la sociedad. La visión que consolida la
arbitrariedad del más fuerte ha propiciado inmensas desigualdades, injusticias y violencia para la
mayoría de la humanidad, porque los recursos pasan a ser del primero que llega o del que tiene
más poder: el ganador se lleva todo. El ideal de armonía, de justicia, de fraternidad y de paz que
propone Jesús está en las antípodas de semejante modelo” (no. 82).
“Un mundo interdependiente no significa únicamente entender que las consecuencias perjudiciales
de los estilos de vida, producción y consumo afectan a todos, sino principalmente procurar que las
soluciones se propongan desde una perspectiva global y no sólo en defensa de los intereses de
algunos países” (no. 164).
8
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
Preguntas
Reflexionando sobre la cita anterior, y también sobre los párrafos 96 a 100 de Laudato Si’,
¿cómo está la visión de la arbitrariedad del más fuerte en desacuerdo con la vida, el
testimonio y la enseñanza de Jesús?
2. ¿En cambio, qué valores deben reflejarse en nuestras relaciones locales, nacionales y
mundiales, y en nuestra conversación en torno a las cuestiones ambientales? ¿A qué
cambios en las actitudes, perspectivas y acciones podrían conducir estos valores?
3. Como señala el papa Francisco, vivimos en un mundo interdependiente. ¿Cuál es nuestra
responsabilidad con los demás miembros de la familia humana, teniendo en cuenta esta
interdependencia?
1.
EL CAMBIO CLIMÁTICO
“El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales,
económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la
humanidad. Los peores impactos probablemente recaerán en las próximas décadas sobre los
países en desarrollo” (no. 25).
“La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de
vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas
humanas que lo producen o acentúan” (no. 23).
Preguntas
1.
¿Qué estás observando a nivel local o en otras partes del país o del mundo que te hace
pensar en el cambio climático?
2. ¿Qué cambios podemos hacer en nuestro estilo de vida, producción y consumo para
cuidar mejor unos de otros y de la creación?
PROTEGER LA VIDA HUMANA
“Si tenemos en cuenta que el ser humano también es una criatura de este mundo, que tiene
derecho a vivir y a ser feliz, y que además tiene una dignidad especialísima, no podemos dejar de
considerar los efectos de la degradación ambiental, del actual modelo de desarrollo y de la cultura
del descarte en la vida de las personas” (no. 43).
“Cuando no se reconoce en la realidad misma el valor de un pobre, de un embrión humano, de
una persona con discapacidad –por poner sólo algunos ejemplos–, difícilmente se escucharán los
gritos de la misma naturaleza. Todo está conectado” (no. 117).
9
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
“Culpar al aumento de la población y no al consumismo extremo y selectivo de algunos es un
modo de no enfrentar los problemas. Se pretende legitimar así el modelo distributivo actual,
donde una minoría se cree con el derecho de consumir en una proporción que sería imposible
generalizar” (no. 50).
Preguntas
1.
¿Cómo podemos trabajar para proteger a todas las criaturas de Dios, incluidas las que
viven en la pobreza y los no nacidos?
2. ¿Qué contribuciones aporta nuestra singular perspectiva católica al movimiento ambiental?
SOLIDARIDAD GLOBAL
“En las condiciones actuales de la sociedad mundial, donde hay tantas inequidades y cada vez son
más las personas descartables, privadas de derechos humanos básicos, el principio del bien común
se convierte inmediatamente, como lógica e ineludible consecuencia, en un llamado a la
solidaridad y en una opción preferencial por los más pobres” (no. 158).
“Para afrontar los problemas de fondo, que no pueden ser resueltos por acciones de países
aislados, es indispensable un consenso mundial que lleve, por ejemplo, a programar una
agricultura sostenible y diversificada, a desarrollar formas renovables y poco contaminantes de
energía, a fomentar una mayor eficiencia energética, a promover una gestión más adecuada de los
recursos forestales y marinos, a asegurar a todos el acceso al agua potable” (no. 164).
“Urgen acuerdos internacionales que se cumplan. . . . Hacen falta marcos regulatorios globales que
impongan obligaciones y que impidan acciones intolerables, como el hecho de que países
poderosos expulsen a otros países residuos e industrias altamente contaminantes” (no. 173).
Preguntas
1.
¿Por qué el papa Francisco habla de la necesidad de un “consenso mundial” para abordar
los desafíos ambientales de manera efectiva?
2. ¿Cómo están llamados los Estados Unidos a cumplir con nuestras obligaciones en materia
de justicia para los pobres de los países en desarrollo?
10
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
LA EUCARISTÍA Y LA CREACIÓN
“La Eucaristía une el cielo y la tierra, abraza y penetra todo lo creado. El mundo que salió de las
manos de Dios vuelve a él en feliz y plena adoración. En el Pan eucarístico, ‘la creación está
orientada hacia la divinización, hacia las santas bodas, hacia la unificación con el Creador mismo’.1
Por eso, la Eucaristía es también fuente de luz y de motivación para nuestras preocupaciones por
el ambiente, y nos orienta a ser custodios de todo lo creado” (no. 236).
“La espiritualidad cristiana propone un modo alternativo de entender la calidad de vida, y alienta
un estilo de vida profético y contemplativo, capaz de gozar profundamente sin obsesionarse por el
consumo” (no. 222).
Preguntas
1.
¿Cómo inspira y motiva la Eucaristía nuestra preocupación por el medio ambiente? ¿Cómo
debe el culto dominical impactar sobre el testimonio los días de semana?
2. ¿Cómo influye (o debería influir) nuestra espiritualidad cristiana en nuestro estilo de vida?
ES HORA DE ACTUAR, COMO INDIVIDUOS Y COMUNIDADES
“Habrá que interpelar a los creyentes a ser coherentes con su propia fe y a no contradecirla con
sus acciones” (no. 200).
“Todas las comunidades cristianas tienen un rol importante que cumplir en esta educación
[ecológica]” (no. 214).
“La instancia local puede hacer una diferencia. Pues allí se puede generar una mayor
responsabilidad, un fuerte sentido comunitario, una especial capacidad de cuidado y una
creatividad más generosa, un entrañable amor a la propia tierra” (no. 179).
Preguntas
1. ¿Cómo estás llamado individualmente a participar en el cuidado de la creación de Dios?
2. ¿Cómo podemos fomentar un diálogo serio en la comunidad católica —en nuestras
parroquias, escuelas, universidades y otros escenarios— sobre las significativas
dimensiones éticas de la crisis ambiental?
1
Benedicto XVI, Homilía en la Misa del Corpus Christi (15 junio 2006): AAS 98 (2006), 513.
11
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
ES HORA DE ACTUAR, COMO LÍDERES CIVILES Y POLÍTICOS
“Que un político asuma estas responsabilidades con los costos que implican, no responde a la
lógica eficientista e inmediatista de la economía y de la política actual, pero si se atreve a hacerlo,
volverá a reconocer la dignidad que Dios le ha dado como humano y dejará tras su paso por esta
historia un testimonio de generosa responsabilidad” (no. 181).
“Se requiere una decisión política presionada por la población. La sociedad, a través de
organismos no gubernamentales y asociaciones intermedias, debe obligar a los gobiernos a
desarrollar normativas, procedimientos y controles más rigurosos. Si los ciudadanos no controlan
al poder político –nacional, regional y municipal–, tampoco es posible un control de los daños
ambientales. Por otra parte, las legislaciones de los municipios pueden ser más eficaces si hay
acuerdos entre poblaciones vecinas para sostener las mismas políticas ambientales” (no. 179).
“¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?”
(no. 160)
Preguntas
1.
¿Cómo pueden las comunidades religiosas en los Estados Unidos contribuir a ejercer
presión sobre los líderes y los gobiernos, tanto a nivel local como nacional, para ser
custodios más responsables de la creación?
2. ¿Qué ideas tienes para ayudar a los líderes civiles y políticos a adoptar decisiones y
políticas que beneficien a las generaciones venideras, en lugar de considerar sólo el corto
plazo?
UNA RAZÓN PARA LA ESPERANZA
“La paz interior de las personas tiene mucho que ver con el cuidado de la ecología y con el bien
común, porque, auténticamente vivida, se refleja en un estilo de vida equilibrado unido a una
capacidad de admiración que lleva a la profundidad de la vida”. (no. 225)
“Si [Dios] pudo crear el universo de la nada, puede también intervenir en este mundo y vencer
cualquier forma de mal. Entonces, la injusticia no es invencible”. (no. 74)
“No hay que pensar que esos esfuerzos no van a cambiar el mundo”. (no. 212)
Preguntas
1. A la vista de los enormes desafíos, ¿por qué nos llama nuestra fe a la esperanza?
2. ¿Cómo podemos vivir la visión de Dios de relaciones curadas y renovadas con Dios, uno
mismo, los demás y la creación?
12
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
SALMO 148: 1-4. 9-14
Alaben al Señor en las alturas,
alábenlo en el cielo;
que alaben al Señor todos sus ángeles,
celestiales ejércitos.
Que alaben al Señor el sol, la luna
y todos los luceros.
Que lo alabe la bóveda celeste
y las aguas que cuelgan de los cielos.
Montes y sierras todas,
plantas de ornato y árboles frutales,
animals domésticos y fieras,
reptiles y volátiles.
Reyes y pueblos todos de la tierra,
gobernantes y jueces de este mundo;
jóvenes y doncellas,
niños y ancianos juntos,
el nombre del Señor alaben todos,
pues su nombre es excelso.
Su gloria sobrepasa cielo y tierra
y ha hecho fuerte a su pueblo.
Que lo alaben los fieles de Israel,
a quien él eligió como su pueblo.
Leccionario III © 1993 Comisión Episcopal de Pastoral Litúrgica de la Conferencia del Episcopado Mexicano.
13
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
CARTILLA DE ENCÍCLICAS SOCIALES
La carta encíclica Laudato Si’ del papa Francisco fue dada a conocer en junio de 2015. Esta
encíclica, o documento de enseñanza, es la más reciente de una serie de encíclicas sociales escritas
por nuestros papas durante los últimos 125 años, en la búsqueda de la Iglesia de aplicar sus
principios morales y enseñanza social a los problemas económicos y sociales que van surgiendo.
Jesucristo es tanto divino como humano. En su persona encarna lo que es vivir una vida
plenamente humana. Es el modelo de cómo estamos llamados a vivir. Su enseñanza tiene tanto
implicaciones personales como sociales. Estas encíclicas sociales brillan a la luz del Evangelio de
Cristo y la enseñanza moral de la Iglesia sobre la evolución de las circunstancias sociales, para
brindar orientación y apoyo a los cristianos en la búsqueda de vivir nuestra fe en el mundo. De
esta manera, la enseñanza es a la vez muy tradicional y siempre nueva.
He aquí aspectos destacados de algunas de las encíclicas que integran el cuerpo moderno de la
enseñanza social de la Iglesia:
Rerum novarum (Sobre la situación de los obreros), 1891, papa León XIII – En esencia, el principio
de la enseñanza social católica moderna, verdaderamente innovadora, y un documento
fundamental para muchas encíclicas posteriores (véase abajo). Esta encíclica aborda la difícil
situación de los trabajadores como consecuencia de la Revolución Industrial, tocando temas como
socialismo, capitalismo desenfrenado, salario digno, derechos de los trabajadores, apoyo a los
sindicatos y rechazo a la lucha de clases. El papa León XIII dio expresión por primera vez a los
principios que subyacen a la opción preferencial por los pobres.
Quadragesimo anno (Sobre la restauración del orden social), 1931, papa Pío XI – Conmemorando
el 40º aniversario de Rerum novarum, esta encíclica ofrece una actualización sobre el estado de los
trabajadores y la industrialización, y fuertes críticas al comunismo, el capitalismo sin restricciones, el
conflicto de clases y las desigualdades. El papa Pío XI denuncia la concentración de la riqueza y el
poder económico, y llama a la restauración del orden social con base en la subsidiariedad.
Mater et Magistra (Cristianismo y cuestión social), 1961, san Juan XXIII – Emitida 70 años después
de Rerum Novarum, esta encíclica mira a la Iglesia como la “Madre y Maestra”, llamando al mundo
a la salvación y mejores relaciones sociales. Examina la ciencia y la tecnología, haciendo ver su
poder para mejorar la condición humana, pero también para limitar las libertades humanas, y
pidiendo a los gobiernos salvaguardar los derechos humanos. San Juan XXIII expresó
preocupación por la creciente brecha entre países ricos y pobres, por la difícil situación de los
agricultores y las zonas rurales, y por la carrera armamentista. La encíclica llama a los países más
ricos a ayudar a los más pobres.
Pacem in terris (Paz en la tierra), 1963, san Juan XXIII – Dada a conocer sólo dos meses antes de la
muerte del papa, esta encíclica es la primera en dirigirse a “todos los hombres de buena voluntad”,
en lugar de sólo a los católicos. En respuesta a la Guerra Fría, la encíclica esboza las condiciones
necesarias para una paz mundial duradera, mirando al respeto de los derechos humanos y el
14
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
desarme. San Juan XXIII llama al desarrollo de una autoridad mundial para proteger el bien común
universal, condena la carrera armamentista y apoya los esfuerzos para construir la paz.
Populorum progressio (Sobre el desarrollo de los pueblos), 1967, beato Pablo VI – Esta encíclica,
que la nueva encíclica del papa Benedicto XVI conmemora, examina la economía a nivel mundial, y
aborda los derechos de los trabajadores a un trabajo decente, salarios justos, condiciones laborales
dignas y formar y afiliarse a sindicatos. El beato Pablo VI llama al desarrollo el nuevo nombre de la
paz, critica las estructuras económicas injustas que conducen a la desigualdad, y apoya nuevas
relaciones internacionales y sociales.
Laborem exercens (Sobre el trabajo humano), 1981, san Juan Pablo II – Emitida para conmemorar el
90º aniversario de Rerum novarum, esta encíclica pone énfasis una vez más en la dignidad del
trabajo y los derechos de los trabajadores, y la prioridad del trabajo sobre el capital. San Juan
Pablo II se ocupa también de los trabajadores discapacitados, la emigración, el materialismo y la
espiritualidad del trabajo.
Sollicitudo rei socialis (Sobre la preocupación social), 1987, san Juan Pablo II – Esta encíclica rindió
homenaje a Populorum progressio en su 20º aniversario, ofreciendo la solidaridad como una
exigencia central de nuestra fe y nuestros tiempos. San Juan Pablo II critica los bloques OrienteOccidente y otras “estructuras de pecado” que comprometen el progreso de las naciones pobres, y
llama a la solidaridad entre las naciones ricas y pobres.
Centesimus annus (Centenario), 1991, san Juan Pablo II – En el 100º aniversario de Rerum novarum,
san Juan Pablo II reflexionó sobre el estado actual de los problemas que León XIII había abordado
en su día. Se centra en las dimensiones morales de la vida económica, las ventajas y limitaciones
del mercado, el papel de las empresas, y las responsabilidades y limitaciones del gobierno.
Evangelium vitae (El Evangelio de la vida), 1995, san Juan Pablo II – Afirmación del don de la vida
humana y la necesidad de protegerla, esta encíclica exploró muchas amenazas a la vida humana,
como los males del aborto, la eutanasia y el uso de la pena de muerte. Llamó a la Iglesia a ser “un
pueblo de la vida y para la vida”.
Deus caritas est (Dios es amor), 2005, papa Benedicto XVI – La primera encíclica de Benedicto
destacó las conexiones entre el amor a Dios y el amor al prójimo. El papa Benedicto XVI escribió
que la Iglesia no podía descuidar la caridad como no podía omitir las Escrituras o los sacramentos.
Puso el amor a los pobres en el centro de la vida católica.
Caritas in veritate (Caridad en la verdad), 2009, papa Benedicto XVI – Esta encíclica dio seguimiento
a los temas de Populorum progressio del beato Pablo VI. Se ocupó de ética de la economía
contemporánea; pobreza y desarrollo; solidaridad global; caridad, justicia y bien común; derechos
y deberes, y cuidado de la creación, entre otros temas.
15
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
PASAR A LA ACCIÓN
Acciones en el hogar
Intercambia ideas sobre qué cambios en el estilo de vida puedes hacer como individuo o con tu familia para
reducir tu propio consumo con el fin de proteger mejor la creación de Dios. He aquí algunas ideas basadas en las
que el papa Francisco menciona en Laudato Si’ (no. 211):
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
Utiliza menos papel y productos de plástico; ej., utiliza una botella de agua reutilizable
Reduce el consumo de agua; ej., toma duchas más cortas, lava los platos a mano, etc.
No cocines más de lo que vas a consumir
Composta (en lugar de desechar) los restos de alimentos
Recicla
Reutiliza en lugar de desechar
Utiliza el transporte público, comparte coche, camina o desplázate en bicicleta
Conserva electricidad; ej., apaga luces y compra electrodomésticos de bajo consumo
Siembra árboles
Acciones en mi parroquia, en la escuela o en el trabajo
Intercambia ideas sobre qué cambios institucionales puedes hacer en tu parroquia, comunidad religiosa, escuela o
lugar de trabajo. He aquí algunas ideas:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
En las instituciones católicas, procura que el aprendizaje sobre el cuidado de la creación de Dios sea parte
de la formación tanto para adultos como para jóvenes. Hay recursos educativos, ayudas para la homilía y
otros en www.usccb.org/environment.
Realiza una auditoría energética para identificar dónde podría reducirse el consumo de energía. ¡Dicha
auditoría beneficiará tanto a la tierra como al presupuesto de tu institución!
Considera pasar a la energía solar. Explora si se están produciendo esfuerzos en tu comunidad local para
formar cooperativas solares, en que las instituciones compren energía solar asequible al por mayor.
Implementa el reciclaje y el compostaje.
En eventos donde se consumen alimentos o bebidas, y en las cafeterías, reemplaza vasos, platos y
cubiertos desechables con objetos lavables o compostables.
Dona sobras a comedores de beneficencia locales, o cocina sólo lo que se consumirá razonablemente.
Ofrece a los empleados beneficios por utilizar transporte público o compartir coche.
Conserva electricidad; ej., apaga luces y el aire acondicionado durante horas no laborables y compra
electrodomésticos de bajo consumo.
Siembra árboles en la propiedad de tu institución.
Adopta la Promesa de San Francisco (abajo).
Infórmate y súmate a esfuerzos para cuidar de la creación en tu comunidad local.
Averigua qué están haciendo otras comunidades religiosas en todos los Estados Unidos para cuidar de la
creación de Dios: www.wearesaltandlight.org/success-stories-act.
16
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
Acciones en mi estado
1.
2.
3.
4.
5.
Anima a los legisladores a mejorar y actualizar las opciones de transporte público. Cuando operan
sistemas de transporte público eficaces y de largo alcance, menos coches obstruyen las carreteras
emitiendo gases de efecto invernadero y contaminantes atmosféricos.
Súmate a esfuerzos locales de grupos que trabajan con funcionarios electos y líderes comunitarios para
explorar maneras en que tu comunidad local puede hacer negocios de manera sostenible, reducir
emisiones nocivas y utilizar energía renovable.
Organiza o participa en las celebraciones del Día de la Tierra locales y estatales para crear conciencia
sobre los desafíos del cambio climático y promover la sostenibilidad.
Presta atención a proyectos de ley presentados a la legislatura estatal sobre el clima, las emisiones o las
políticas energéticas. Insta a los legisladores a que recuerden que las personas que viven en la pobreza en
tu estado pueden ser las que más sufran por el cambio climático, y que las medidas legislativas deben
incluir disposiciones que aborden impactos económicos desproporcionados, ej., en costos de calefacción y
transporte.
Considera cómo podemos dejar que el Espíritu Santo nos lleve hacia soluciones innovadoras y creativas
para crear puestos de trabajo y cuidar de las personas y de la creación de Dios.
Acciones a nivel nacional
La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos viene instando a que toda acción legislativa en
materia de cambio climático incluya disposiciones que (a) alivien la carga de las comunidades de bajos ingresos y
de los que viven en la pobreza; (b) ofrezcan alivio para los trabajadores que puedan ser desplazados debido a las
políticas de cambio climático, y (c) promuevan el desarrollo y uso de recursos de energía limpia y renovable
alternativos, incluyendo la transferencia de esas tecnologías y también asistencia técnica que pueda ser apropiada
y útil a los países en desarrollo frente a los desafíos del cambio climático. Escribe a tus senadores y representantes
en el Congreso y participa en alertas de acción en http://cqrcengage.com/catholicbishops/jphd. Haz que el
Congreso sepa que te preocupas por el cambio climático y apoya acciones a nivel nacional que incluyan las tres
prioridades clave arriba señaladas. Para obtener información básica sobre el tema, visita
www.usccb.org/environment y el Convenio Católico sobre el Clima
http://www.catholicclimatecovenant.org/espanol.
A lo largo de los Estados Unidos, los católicos están adoptando la Promesa de San Francisco de Cuidar de la
Creación y de los Pobres y sumándose al Convenio Católico sobre el Clima. La Promesa de San Francisco es una
promesa y un compromiso de personas, familias, parroquias, organizaciones e instituciones católicas para vivir
nuestra fe protegiendo la creación de Dios y abogando a favor de las personas en situación de pobreza que
enfrentan los impactos más severos del cambio climático global. Al sumarte al Convenio, te comprometes a actuar
en cada uno de los cinco elementos de la Promesa de San Francisco.
17
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
La Promesa de San Francisco
Yo/nosotros nos comprometemos a:
 REZAR y REFLEXIONAR sobre el deber de cuidar de la Creación de Dios y proteger a los pobres y
vulnerables.
 APRENDER y educar a otros acerca de las causas y dimensiones morales del cambio climático.
 EVALUAR cómo nosotros —como individuos y en nuestras familias, parroquias y otras entidades—
estamos contribuyendo al cambio climático con nuestro propio uso de la energía, consumo,
desechos, etc.
 ACTUAR para cambiar nuestras decisiones y comportamientos y reducir las formas en que
contribuimos al cambio climático.
 DEFENDER las prioridades y los principios católicos en los debates y decisiones en torno al cambio
climático, especialmente en cuanto afectan a los pobres y vulnerables.
18
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
RECURSOS ADICIONALES
Página de Medio Ambiente y Justicia Ambiental de los obispos católicos de los Estados Unidos
(http://www.usccb.org/environment) La Iglesia Católica aporta una perspectiva distinta a la
discusión de las cuestiones ambientales, resaltando las dimensiones morales de estos problemas y
las necesidades de los más vulnerables entre nosotros. Esta contribución única tiene sus raíces en
la enseñanza católica que nos llama a cuidar de la creación y de “el más insignificante de estos”
(Mt 25:40). Esta página incluye materiales y recursos útiles tales como:



Folleto – Laudato Si’: Sobre el cuidado de la casa común
Oración para cuidar de nuestra casa común
Declaración de los obispos de los Estados Unidos sobre el Cambio climático global:
Llamado al diálogo, la prudencia y el bien común
El Convenio Católico sobre el Clima (http://www.catholicclimatecovenant.org/espanol) une a
personas e instituciones católicas para cuidar de las personas que Dios ama y vivir con justicia en la
tierra de Dios. Visita el sitio web para acceder a recursos, historias, oportunidades para la acción y
la Promesa de San Francisco.
Somos Sal y Luz (WeAreSaltAndLight.org)
Este nuevo sitio web del Departamento de Justicia, Paz y Desarrollo Humano de los Obispos
Católicos de los Estados Unidos ayuda a los católicos a responder al llamado de Jesús de ser “sal
de la tierra” y “luz del mundo” (Mt 5:13-16). El sitio web incluye recursos, herramientas de
evaluación, videos y más de 50 historias inspiradoras de comunidades católicas reales que son sal y
luz. Una serie de historias presentan ejemplos locales de comunidades católicas que cuidan de la
creación.
To Go Forth (ToGoForth.org) (solo en inglés)
ToGoForth.org es el blog del Departamento de Justicia, Paz y Desarrollo Humano de la USCCB. Los
mensajes de este blog reflexionan sobre una variedad de cuestiones relacionadas con la vida y
dignidad humana, incluyendo el cuidado de la creación de Dios. Se publicarán varias reflexiones
sobre Laudato Si’ en las semanas siguientes a la divulgación de la encíclica.
Libros para niños sobre el cuidado de la creación de Dios (www.usccb.org/twofeet) (solo en inglés)
Creados en colaboración con Loyola Press, Green Street Park y Drop by Drop ofrecen a los padres,
maestros y niños de los grados K-5, ejemplos de cómo participar en las soluciones a los problemas
importantes que afectan la vida y dignidad de los demás. Ambos libros de cuentos se centran en el
cuidado de la creación de Dios.
19
Laudato Si‘: Sobre el Cuidado de la Casa Común
Guía de discusión
En Green Street Park, Philip conoce cómo san Francisco de Asís amó el
mundo de Dios y cuidó de él. Su maestra, la hermana Mary Clare,
desafía a Philip y sus amigos a actuar como haría san Francisco. Con
ayuda de sus padres, los niños hacer participar al alcalde y toda la
comunidad en el arreglo de su parque.
En Drop by Drop (Gota a gota), un aula en los
Estados Unidos recibe la visita de un trabajador de Catholic Relief Services,
que cuenta la historia de una aldea en el país de Burkina Faso, en África. La
historia trata sobre una niña llamada Sylvie, que no puede asistir a la escuela
porque pasa varias horas todos los días recogiendo el agua que necesita su
familia. Su comunidad participa en un proyecto especial de agua, y la clase
estudiantil en los Estados Unidos decide ayudar a otras comunidades como la de Sylvie a tener
acceso al agua.
Página de Catholic Relief Services sobre el papa Francisco y el clima (www.crs.org/pope-francisclimate/)
Esta página incluye una galería de fotos e historias desde el terreno sobre cómo el cambio
climático está afectando a las comunidades vulnerables con las que trabaja Catholic Relief Services.
20
Fly UP