...

3 Noches 5 perros

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

3 Noches 5 perros
1
1ra Finalista XI Premio Madrid Sur para Textos Teatrales 2011
Premio Municipal “César Rengifo” – Mejor Texto, 2012
Tres Noches para Cinco Perros
Obra para cinco actores
de Gustavo Ott
©Mayo, 2010
Esta obra fue escrita en la Cité des Arts de Paris
gracias al apoyo de ETC Caraibe y Mairie de Paris- Direction des affaires culturelles
ADVERTENCIA: Todos los Derechos para su puesta en escena en Teatro, Radio, Cine, Televisión o Lectura Pública, están reservados
tanto para compañías Profesionales como Aficionados. Los Derechos y permisos deben obtenerse a través de SGAE. Quedan reservados
todos los derechos. Quedan especial y terminantemente prohibidos los siguientes actos sobre esta obra y sus contenidos; a) toda
reproducción, temporal o permanente, total o parcial, por cualquier medio o cualquier forma; b) la traducción, adaptación, reordenación y
cualquier otra modificación no autorizada por el autor a través de su agente c) cualquier forma de distribución de las obras o copias de la
misma: d) cualquier forma de comunicación, exhibición o representación de los resultados de los actos a los que se refiere la letra (b); e)
Queda expresamente prohibida la utilización de otro nombre que no sea el del autor como responsable de esta obra, en especial, las formas
“versión de” o “adaptación de “ , ya que el autor es propietario del 100% de los derechos de estas obras. Los cambios de lenguaje,
contextualización al habla de las distintas culturas, cortes, agregados de palabras, improvisaciones, modificaciones de escenas o de
personajes, etc, forman parte del dinámico trabajo de puesta en escena en el teatro actual por parte de directores y actores, pero no da pie
en ningún caso a entender el espectáculo como “versión””adaptación” de este original. Las adaptaciones serán permitidas cuando se trate de
un género a otro (teatro a cine, por ejemplo) pero siempre bajo la autorización del autor a través de su agente, SGAE. La infracción de estos
derechos podrá conllevar el ejercicio de las acciones judiciales que en Derecho haya contra el infractor o los responsables de la infracción.
Los Derechos de estas piezas están protegidos por las leyes de Propiedad Intelectual en todo el mundo y deben ser solicitados al autor
(www.gustavoott.com.ar) o a su representante la Sociedad General de Autores de España.
® TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
Register of Copyrights, Library of Congreso, 2010
Sociedad General de Autores de España-SGAE 64.171
Sociedad General de Autores de España
Gustavo Ott. Socio: 64.171 Dept. Dramáticos
c/Fernando VI, 4. (28004). Madrid, España. Tel: (34-91) 3499550
Fax: (34- 91) 3102120 Web: http://www.sgae.es/E-mail: [email protected]
[email protected]
www.gustavoott.com.ar
2
a mi pana Luis
“Tres noches para cinco Perros” fue estrenada el 10 de Febrero del 2012 en la Sala
Principal del Teatro San Martín de Caracas, Venezuela, en una producción del
TSMC/Textoteatro, dirigida por Luis Domingo González. El elenco lo integraron:
LUDWIG PINEDA……….…………………..Barry Cox
DAVID VILLEGAS…………………..Ismael Martínez
LUIS DOMINGO GONZÁLEZ…….…Wyatt Nelson
JOSÉ GREGORIO MARTÍNEZ………..Joe Brown
WILLIAM ESCALANTE……………..Doug Waxman
Escenografía: Rubén León.
Iluminación: Gerónimo Reyes.
Asist. Iluminación y Operador: Rene del Farra.
Musicalización: Alfonso Ramírez.
Vestuario: Manuel González.
Video: Francisco González.
Asistencia de Dirección: Valentina Garrido.
PRODUCCIÓN GENERAL: David Villegas
DIRECCIÓN GENERAL: Luis Domingo González
3
“Fix the problem,
fix the blame.”
Popular –
From “Fix the problem,
not the blame.
“He dicho asombro
donde otros dicen costumbre”
Borges
“No sé muy bien lo que me espera,
pero, de cualquier modo, iré hacia eso riendo”
Stubb en Moby Dick
Personajes
BARRY COX
ISMAEL MARTÍNEZ
WYATT NELSON
JOE BROWN
DOUG WAXMAN
Escenario único:
Todo ocurre entre el 18 y el 20 de Abril del 2010 sobre una plataforma
petrolera de 18.000 toneladas anclada a 40 millas de Luisiana, en el Golfo de
México.
En escena hay algunas cadenas, tubos y cerraduras de hierro en el suelo. En
ambos lados del escenario y hacia el público, dos barras o barandas, como
balcones, que marcan el fin de la Plataforma.
4
1ra Noche
Plataforma Petrolera. Terraza.
Sonido del taladro que se mantiene constante.
En escena, Barney, a su lado, Ismael y Joe. En medio, un cadáver
con una sábana blanca encima.
JOE:
¿Y si lo lanzamos al mar, como en los barcos?
BARNEY:
Esto no es un puto barco.
ISMAEL:
Una plegaria y lanzarlo. Eso es.
JOE:
Y que se lo comen los peces.
ISMAEL:
Por lo menos eso es más digno que los gusanos
BARNEY:
(A ISMAEL) ¿Tú preferirías que te comiera un pez?
ISMAEL:
Quizás un tiburón.
JOE:
¿Los tiburones comen carne muerta?
BARNEY:
Los tiburones comen lo que sea. He visto hasta teléfonos en los
estómagos de tiburón.
JOE:
Yo una vez vi chatarra de motocicleta dentro de un tiburón martillo.
BARNEY:
¿Si? Pues una vez yo vi una de esas bolas con espejitos que utilizan
en las discotecas dentro del estómago de un Tiburón Blanco que
atrapamos por estos mismos lados del Golfo.
JOE:
¡Una bola de espejos en el estómago de un tiburón!
BARNEY:
El Tiburón Blanco más grande que hayas visto. Y ni uno de los
espejitos se había partido.
JOE:
¡No me jodas!
BARNEY:
¿Cierto o no Ismael?
5
ISMAEL:
Totalmente Barney.
BARNEY:
Yo mismo se la saqué, estaba babosa, claro, pero perfecta.
JOE:
¿Y funcionaba?
BARNEY:
Completamente. La pusimos a trabajar ahí mismo. Pero entonces el
tiburón blanco se despertó y comenzó a bailar como en una Disco…
(ISMAEL HACE LA MÚSICA Y BARNEY BAILA COMO TIBURÓN
BLANCO RESUCITADO CON LA PANZA ABIERTA)
JOE:
¡Me estaban jodiendo!
ISMAEL:
Joe, ¿Tienes un año aquí y todavía crees algo de lo que Barney dice?
BARNEY:
¿No me crees? De verdad. ¿Quieres ver la bola?
JOE:
¡Me estás jodiendo!
BARNEY:
En serio. La tengo en mi camarote.
JOE:
¡No me jodas!
BARNEY:
(SERIO) Ismael: ¿Tengo o no tengo la bola en el camarote?
ISMAEL:
(SERIO) De verdad. Eso sí que la tiene.
BARNEY:
Y no una, sino dos bolas. Dos bolas que rodean a un… ¡Tiburón
Blanco!
(SE TOCA LAS PARTES Y PERSIGUE JOE. SE RÍEN. JOE
TROPIEZA CON EL CUERPO)
JOE:
¿Entonces? ¿Lo lanzamos o no?
BARNEY:
Oye, hijo, si esta plataforma fuera un puto barco, pues yo mismo
podría dar la orden. Pero no soy capitán; estoy a cargo, pero no soy
jefe.
JOE:
(VIENDO EL CUERPO) Entonces, que quede claro que si yo me
llegara a morir aquí, a mí sí me gustaría que me lanzaran al mar.
¡Como a un marinero!
BARNEY:
No se puede. Para ser marinero hay que saber del mar, man.
6
JOE:
Yo sé del mar.
BARNEY:
No me jodas, Joe. Un californiano lo único que sabe sobre el agua es
que es mojada. Y ni siquiera entiende por qué. La verdad es que por
aquí ni nosotros sabemos de mar; mal podemos ser marineros si no
entendemos ese puto océano allá afuera. (SE ACERCA A JOE Y AL
CUERPO) Un barco navega y los que navegan con el barco son
marineros y tienen el sagrado derecho de ir al mar una vez que dejan
de vivir. Pero nosotros no. Ni el amigo Wyatt. Morirse en una
plataforma es otra cosa. Esto es como un Iceberg varado en aguas
calientes. Somos un Iceberg detenido, un Iceberg en forma de templo
que está aquí para separar dos constelaciones; la de arriba y la de
abajo.
(JOE MIRA A ISMAEL COMO DICIENDO: ¿Y ESTE QUÉ DICE?)
ISMAEL:
Quiere decir que aquí los muertos los recoge el helicóptero, se los
llevan a Nueva Orleáns y ya. Y nosotros: ¡A seguir sacando petróleo!
BARNEY:
Es todo.
JOE:
Pero igual no vienen a llevárselo.
BARNEY:
¿Qué les pasará a esos parásitos?
JOE:
¿Lo metemos en el cuarto para que no se joda con la humedad?
ISMAEL:
Las orden fue que no lo moviéramos, Joe.
JOE:
¿Por las investigaciones?
BARNEY:
¡Yo no sé qué coño van a investigar! Que Wyatt se murió de un solo
golpe, eso se lo podemos decir todos los que nos fijamos. Los 120
seres que trabajamos en esta plataforma lo vimos darse una vuelta,
ponerse la mano en el pecho y caer desde la torre. Eso es todo.
Estaba ahí y de pronto cayó. No hizo ni ruido. Solo el ¡Plaf! contra el
piso. Muerto rápido. Fue el corazón.
JOE:
Pero era muy joven.
BARNEY:
¿Es que los ataques al corazón ahora piden identificación antes de
darte con furia? No hay nada que investigar, man. Eso es todo. Un
accidente es un accidente.
ISMAEL:
(MUESTRA LOS DEDOS) Como cuando me corté los dedos, que
tampoco hicieron ninguna investigación…
7
BARNEY:
Porque los dedos los encontraron, vivitos y coleando, escondidos
dentro del culo de tu novio para esos días. Y te los volvieron a
engrapar. Torcidos, es verdad, pero te siguen sirviendo para taladrarte
el culo, como tanto te gusta.
ISMAEL:
Y les dije que Matahari fue la que causó el accidente y como si les
estuviera hablando en chino.
JOE:
¿Matahari?
ISMAEL:
(SEÑALA UNA CADENA QUE CUELGA) Así le llamamos a esa
cadena porque se la pasa matando gente en esta plataforma.
BARNEY:
No llores tanto Jalapeño, que te llevaron al Hospital y te pagaron un
negro de dos metros para que se vistiera de enfermera y te
sodomizara. Y dijiste que era pegajoso pero rico. Eso te oí.
ISMAEL:
Les dije: a las cadenas les falta mantenimiento…
BARNEY:
Y te pasaste un mes llamando al negro por teléfono: “¿negro? ¿ya no
me quieres? ¿Por qué no me respondes el teléfono?”
ISMAEL:
Ya no tenemos suficientes guantes de hilo de acero…
BARNEY:
“Negro; aquí te envío una foto mía en hilo dental de acero”
ISMAEL:
El aceite que utilizamos es rancio, se vuelve duro, las cadenas se
atascan y entonces, si el taladro tiene problemas, se despegan y ¡zas!
(HACE SEÑAL COMO SI ALGUIEN LO DECAPITARAN) Te cortan
los dedos.
JOE:
O una oreja.
BARNEY:
No me jodas que tu oreja aún la tienes ahí.
JOE:
Pero casi la pierdo.
BARNEY:
Bueno, si la pierdes la pones en el zapato y el hada de la Empresa te
traerá una caja de Qtips.
JOE:
(MUESTRA CICATRIZ EN LA ESPALDA) Y una cicatriz.
BARNEY:
¿Vas a seguir sollozando por un correazo del taladro? ¡No me jodas,
Joe! Los correazos son marcas de la fábrica. Todos la tenemos. Si vas
a trabajar en una plataforma mar adentro, produciendo ciento cuarenta
8
mil barriles diarios de petróleo y ciento treinta y seis mil pies cúbicos
de Gas cada 24 horas, entonces, señorita Miss San Diego,
acostúmbrate a recibir latigazos del taladro principal. Con tal de que
Matahari no te de en la cara, todas esas marcas vienen con el cheque
y el sello de aprobación de la empresa: BP, que significa…
ISMAEL Y BARNEY: ¡Bullshit Petroleum!
ISMAEL:
(MOSTRANDO SU ESPALDA) Además, todos tenemos una cicatriz,
Joe.
BARNEY:
¡Heridas de Guerra!
(BARNEY Y LOS DEMÁS SE PREPARAN PARA MOSTRAR
CICATRICES, COMO SI SE TRATARA DE UN JUEGO QUE HACEN
SIEMPRE. SIMULTÁNEAMENTE SE PROYECTAN, A UN RITMO
VERTIGINOSO, IMÁGENES DE HERIDAS CAUSADAS POR
ACCIDENTES INDUSTRIALES: OJOS, MANOS PIERNAS, ETC.,
MENOS DIENTES. BARNEY TOMA LA DELANTERA Y SE ABRE LA
CAMISA. TIENE UNA PARTE DEL TORSO QUEMADO)
BARNEY:
Aceite hirviendo (MUESTRA UN OJO) Lluvia Negra. Petróleo en un
ojo, casi ciego. (MUESTRA LAS PIERNA) Cicatriz una; cadena loca.
Cicatriz dos; cadena sin atar. Cicatriz tres; Wyatt, ese que ahora anda
tieso, se me atraviesa y casi me caigo al mar. (MUESTRA LOS PIES)
cicatriz uno; tubo que Ismaelito dejó caer…
ISMAEL:
¡Se me resbaló!
BARNEY:
Dientes..
ISMAEL:
¡Coño no!
JOE:
¡No, por favor, los dientes no!
ISMAEL:
Barney, por el Santo Cristo Crucificado: ¡no nos jodas con los dientes!
JOE:
Olvídate de los dientes. No pasa nada con los dientes.
ISMAEL:
No dientes. Hablar de dientes en el mar da mala suerte. Dientes, no.
BARNEY:
Diente uno: (LOS OTROS SE LAMENTAN) Correa del motor. Culpa
de Ismael Tortilla Martínez.
ISMAEL:
Presente.
9
BARNEY:
Diente dos: cadenazo. Culpa de Wyatt
ISMAEL:
(SEÑALA AL MUERTO) Presente.
JOE:
Ausente.
ISMAEL:
En cuerpo presente, quiero decir.
JOE:
Eso sí.
BARNEY:
Diente tres y cuatro:
ISMAEL Y JOE: (ENTRENADOS) ¡Pelea con Mckay!
BARNEY:
¿Alguien más quiere mostrar más heridas?
(LOS OTROS DOS NIEGAN; RINDIÉNDOSE. JOE DESTAPA AL
MUERTO)
ISMAEL:
Contando heridas, jefe, a usted no se le gana.
BARNEY:
Así me gusta, jala bolas.
ISMAEL:
¿Alguna vez me llamarás por ni nombre? Me llamo Ismael.
BARNEY:
O maricón.
ISMAEL:
(DERROTADO) ¿Qué se le va a hacer?, con el culo no se discute…
(VE A JOE) ¡Deja ese muerto en paz!
BARNEY:
(A JOE, MOLESTO)¡Y tápalo! ¡Un poco de respeto! Ese hombre
trabajó aquí cinco años. Era especialista. No era mi amigo, pero
convivimos. Wyatt era un obrero que sabía joderse y ganarse el pan.
Trabajaba como el que más. Merece que lo tratemos como gente.
Además, los inspectores deben estar por llegar.
(JOE CUBRE EL CUERPO DE WYATT)
ISMAEL:
(A BARNEY) No olvides decirles que necesitamos más guantes de
acero.
BARNEY:
Olvídate de eso, Ismael. La empresa anda de ahorros. La crisis…
ISMAEL:
¡En esta mierda que se ahorran hasta el papel del baño!
JOE:
Que por cierto no hay.
10
BARNEY:
Para eso está la mano, para limpiarse.
ISMAEL:
¡Ni que estuvieran produciendo libros o lechugas! !Esto es petróleo!
JOE:
Barney; solo para estar seguros. Y si nos preguntan ¿Qué decimos?
BARNEY:
Que Wyatt está muerto.
JOE:
¿Y ya?
BARNEY:
¿Va a resucitar?
JOE:
Me refiero al olor.
BARNEY:
¿Cuál olor?
JOE:
El olor. Tú sabes…
BARNEY:
Yo ese olor no lo olí.
JOE:
Pero nosotros sí.
BARNEY:
¿Tú oliste un olor?
ISMAEL:
Sí, Barney Cox. Claro que lo olí y tú también.
BARNEY:
Bueno, ustedes entonces digan lo que quieran. Yo no olí nada.
JOE:
Mejor que revisen ese escape de Gas, jefe.
BARNEY:
¿De un olor pasaste a escape de Gas?
ISMAEL:
Sucede Barney, sucede, y no nos hagamos los tontos. Aquí todos
sabemos que está escapando Gas. Y ese Gas ha podido ser la causa
de la muerte de Wyatt.
BARNEY:
Los Gases producen ataques al corazón.
JOE:
Pero este es un Gas especial.
BARNEY:
¿Cómo así?
JOE:
Puede ser venenoso. Y creo que viene del taladro.
11
BARNEY:
Tengo nueve años trabajando en estas plataformas y nunca he oído
hablar de un Gas que mata a la gente.
ISMAEL:
¡Entonces, aceptas que hay Gas!
BARNEY:
¡No acepto un coño! Y no pasa nada. Perforamos un pozo en la
corteza marina, diez mil, doce mil, trece mil pies de profundidad. Un
poco de petróleo se escapa, un poco de Gas combustible también y
los residuos se queman. Y eso es todo. Si hay algo malo, yo lo
reporto. Y si no, pues no. Y hasta este momento, en esta plataforma
Deepwater Horizon de BP, hoy Domingo18 de Abril del 2010, no hay
nada que reportar.
ISMAEL:
Okay. Si las palabras bastan para que no haya un escape, entonces sí
está bien, no lo reportes. Pero las palabras, y el papel donde están
escritas, si tú los pones frente a Gas metano, pues poco resiste, jefe.
BARNEY:
¿Gas metano? No jodas. Los Buzos y la Compañía, que de eso saben
más que nosotros, dijeron que todo estaba bien.
ISMAEL:
¿Y el Gas?
BARNEY:
¡Qué grillo con el Gas! Si todo está bien, no hay escape de Gas.
ISMAEL:
Barney: ¿Cuántas veces has visto salir Gas de los pozos?
BARNEY:
¡Siempre!
ISMAEL:
¿Y cuantas veces has visto este Gas rojo?
BARNEY:
Poco…
ISMAEL:
¿Poco? ¿Un Gas rojo intenso?
BARNEY:
Casi nunca.
ISMAEL:
Que mata.
BARNEY:
¡No mata!
ISMAEL:
¿Y este cadáver no está muerto entonces?
BARNEY:
¡No estamos seguros de que el Gas mató a Wyatt!
JOE:
Ayer, cuando olimos el Gas, yo sentí mareos.
12
BARNEY:
Eso se debe a tu embarazo, te dije que te cuidaras. (A ISMAEL) ¿Le
darás tu apellido al bastardito?
ISMAEL:
Barney, el gas…
BARNEY:
(BARNEY, MOLESTO, GRITA) ¡Ya está! Señores, yo les aconsejo
que se mantengan alejados de los encargados de la empresa que
llegan esta noche. Ellos vienen por el cuerpo y a hacer sus informes.
La autopsia nos dirá todo. Pero no hablen sobre cosas de las que no
están seguros. En especial, sobre ningún Gas asesino. Si nos
ponemos a hablar de Gas que mata entonces nos pueden sacar a
todos de aquí. Nos enviarán a tierra. ¿Cuánto ganan los operarios de
los pozos en tierra? ¿Ah?
JOE:
Ni la mitad de lo que ganamos nosotros.
BARNEY:
¿Ves? Y yo no sé cómo se puede vivir con la mitad de lo que gano yo.
ISMAEL:
Barney…
BARNEY:
(LO CORTA) …Y no van a cerrar la plataforma solo porque hay un
Gas malo. No señor. Nos cerrarán a nosotros, pero a la plataforma la
dejarán funcionando. Se buscarán a otros 120 operadores que quieran
ganar un dinero monumental mar adentro y asunto arreglado. Y yo no
quiero eso. Ya me ha sucedido varias veces que por hablador me
quedo sin trabajo. Por protestón, me quedo sin paga. Por llorón, me
quedo sin el pan y sin el ascenso. Pero ya no más. Desde que aprendí
mi lección, ando bien en la vida y hasta jefe me han nombrado de esta
lata abollada que flota en el mar.
Entiendan, sirenitas, que esta mierda de petróleo es cada día más
difícil de conseguir. Y nosotros estamos parados sobre dos grandes
pozos. No van a cerrar la plataforma porque a tres mugrosos
operarios, que se las dan de marineros, le tienen miedo a un poco de
Gas. (ALTO) ¡Ahí están las máscaras, y no me jodan más!
ISMAEL:
Hablas como si esta empresa fuera tuya, Barney.
BARNEY:
¡Sí es mía! ¡Como los Astros de Houston son míos y como los
Estados Unidos de Norteamérica son míos también!
ISMAEL:
¡Pero si estos son piratas ingleses!
BARNEY:
¡Pero son los míos! ¡Son mis piratas! ¡Yo soy el dueño de mis piratas,
de mi ambición y de mi trabajo! ¿Okay? (A JOE) ¿Okay?
13
JOE:
Yo solo apunto al tema del Gas. Y al muerto. Pero, en general, estoy
de acuerdo con Barney.
(ISMAEL LO VE ASOMBRADO)
ISMAEL:
¿Estás con Barney? ¡Tan rápido cambiaste!
JOE:
Es que no lo había visto desde el punto de vista…
ISMAEL:
De tu bolsillo. (TRAICIONADO) ¿Y quién fue el que me dijo esta tarde:
vamos a acosar a Barney para hacerlo hablar sobre ese Gas que nos
está matando antes de que vuelva a suceder otro escape y el muerto
con el corazón roto sea yo?
JOE:
Eso dije.
ISMAEL:
¿Y entonces?
JOE:
Bueno, no voy a quedarme sin trabajo. (A BARNEY) Retiro lo dicho.
BARNEY:
Este chico es un genio. “Retiro lo dicho”. Muy bien. Porque no hay que
olvidar la razón, la única razón por la que nos venimos a trabajar en
esta plataforma del infierno, que está caduca, rodeados de bestias,
con el peligro como aire, perdiendo partes del cuerpo poco a poco,
como leprosos. Todo esto es por una razón. ¿Ah?
JOE:
Money.
BARNEY:
No. Money no. Es por la “Fantasía”.
JOE:
Fantasía no. Money.
BARNEY:
Es la fantasía, man. Todo es una fantasía. Porque para los que están
en tierra, con sus trabajos de civil, hay una fantasía. Pero para ellos es
irrealizable. Se la imaginan frente al sitio porno. O frente a la casa que
quieren, viendo en la calle el carro que desean, o en la Universidad a
la que quieren enviar a sus hijos. Esos son los Pajazos de Fantasía de
la Gente Normal. No digo que sean malos, porque, después de todo,
como dice la Biblia: “hay placeres que conoce Onán que ignora Don
Juan…”
JOE:
¿La Biblia dice eso?
BARNEY:
Sí, en canto y oración, cretino. Pero en nuestro caso, la fantasía es la
verdad. Es la realidad. Porque nosotros no somos normales; nosotros
SOMOS (ALTO): los que le damos el primer trago al mundo sediento.
14
Y por ese privilegio, se nos paga con eso.
No con Money. Sino con las posibilidad de hacer la fantasía no un
pajazo, sino la mejor de las revolcadas, en cuerpo presente. La
fantasía para nosotros es realidad. (A JOE) Como por ejemplo:
¿Cómo es que se va a llamar el lugarcito que vas a poner cuando
hagas todo el dinero trabajando aquí?
JOE:
Se llamará “Tres Noches”
BARNEY:
Tres noches.
JOE:
Jueves, Viernes y Sábados.
BARNEY:
¿Y las otras cuatro?
JOE:
Alquileres y otras cosas.
BARNEY:
Venta y compra. Cuerpos al mejor postor. Carne barata para el
hambriento. Un servicio social.
JOE:
Con todo; conversadita, bailadita, toquecito, manoseado y…
BARNEY:
Cuartitos atrás.
JOE:
Cuartitos atrás. Con su porcentaje
BARNEY:
¿Ves? Aquí, mister Trump, está organizando ya su fantasía en cuerpo
presente. Y se ha venido a pasar su temporada en el infierno del golfo
de México para hacerse su burdelito en las afueras de Houston. ¿Qué
edad tienes mocoso?
JOE:
Veinte y tres años.
BARNEY:
A los 27 serás millonario.
JOE:
Antes.
BARNEY:
Antes. Seguro. Ahora; ¿tú sabes por qué quieres ser millonario?
Porque como yo, un verdadero tejano y como él, la Señorita Cancún,
quieres dejar marca. Eso es todo: la fantasía de dejar marca. Como lo
que escribimos en los baños de esta pocilga o en las mesas y paredes
del Bar; porque queremos dejar marca, arrojar algo, dejar una pista.
Como el hombre de las cavernas. Rayar paredes. La fantasía es un
instinto. Por eso estamos aquí.
ISMAEL:
¿Y entonces el muerto?
15
BARNEY:
Muerto está. Un accidente. Nadie lo mató; nadie le hizo daño. Era
nuestro amigo. Lo queríamos. Pero se murió. ¿Nos morimos con él?
(VA HACIA UNA DE LAS BARANDAS. HALA UNA CUERDA,
COMIENZA A SUBIR UN BALDE) Y si lo quieren es honrar al
muerto…Aquí está. Brindemos a su salud con agua de mar.
ISMAEL:
¿Esa no es una tradición marinera?
BARNEY:
Bueno, por un minuto, vamos a pensar que no somos empleados de
British Petroleum, sino marineros de los siete mares, descendientes
del mismo Jesús, luchando en altar mar contra todas las ballenas
blancas asesinas del mundo.
JOE:
Jesús era carpintero, Mister Cox.
BARNEY:
Caminó sobre las aguas. Eso lo hace marinero.
ISMAEL:
Eso es verdad. Y es lo único que tiene sentido de todo lo que has
dicho hoy.
(TODOS HACEN QUE TOMAN AGUA DE MAR, EN TRES COPAS.
COMO SI FUERA VINO, BRINDAN A LA SALUD DEL MUERTO. JOE
NO PUEDE BEBER Y ESCUPE. ISMAEL SE APARTA Y LA ARROJA
ESCONDIDO. ENCIENDE UN CIGARRILLO, SEMI ESCONDIDO)
BARNEY:
(A JOE) ¡Tómala completa!
JOE:
El agua de mar hace daño a los riñones.
BARNEY:
¡No me jodas! Un poquito no hace daño.(LE ORDENA EN VOZ ALTA)
¡!Tómesela completa no joda!!!!
(JOE LA TOMA, ATERRADO. BARNEY RIE Y ARROJA AL SUELO
EL AGUA DE SU VASO QUE SE SUPONÍA HABÍA BEBIDO ÉL)
BARNEY:
Vas a llegar lejos, hijo. Sigue así. (BARNEY VE A ISMAEL
FUMANDO. HACE GESTO ¿ESTÁS LOCO?) ¿Qué coño estás
haciendo cabrón?
ISMAEL:
Ya sé que no debo fumar en una plataforma petrolera.
BARNEY:
Coño, no. Fíjate que no. La verdad es que no.
ISMAEL:
Lo lanzo al mar, el viento hacia fuera. ¿Qué puede pasar?
16
BARNEY:
Nada…(INTENTA TOMARLE EL CIGARRILO, PERO ISMAEL LO
ESQUIVA) Que yo te lance al Golfo la próxima vez que te vea en esto.
Y serás entonces lo que eres: un mexicano con las espaldas mojadas.
ISMAEL:
¿Sabes que yo no soy mexicano, verdad?
BARNEY:
¿No? ¿Y qué coño eres? ¿Chino?
ISMAEL:
Soy de Venezuela.
BARNEY:
No me jodas. Todos ustedes son mexicanos. Esos otros nombres los
inventaron para engañarnos. Pero allá abajo, fuera de los Estados
Unidos de Norteamérica y Texas, no hay otra cosa que mexicanos
que comen pupú.
ISMAEL:
¿Nada más? ¿Y Brasil?
BARNEY:
Mexicanos que hablan portugués.
ISMAEL:
¿Y Puerto Rico?
BARNEY:
Mexicanos que saben bailar.
ISMAEL:
¿Y Cuba?
BARNEY:
Mexicanos comunistas.
ISMAEL:
¿Argentinos?
BARNEY:
Mariachis del Tango.
(ISMAEL SE RINDE. VE HACIA EL MAR, QUE AHORA OÍMOS MÁS
INTENSO)
ISMAEL:
¡Ya están aquí!
JOE:
¿Vienen en barco? ¿Cuántos son?
ISMAEL:
Son como quince.
JOE:
¿Quince investigadores?
ISMAEL:
Los tiburones.
BARNEY:
¿No es muy tarde para esas bestias?
17
ISMAEL:
Quizás huelan el muerto
JOE:
¿Se los lanzamos?
BARNEY:
¿Vas a seguir?
ISMAEL:
Así no habrá cuerpo del delito.
BARNEY:
No hay delito
ISMAEL:
Andan nerviosos los bichos esos…
BARNEY:
¿Quieres bajar a preguntarles? Estas gordito.
ISMAEL:
(A JOE) Todos las noches vienen y eso que nunca les hemos dado
nada. Pero igual, se aparecen.
BARNEY:
Costumbre
ISMAEL:
Fantasía. Estamos aquí por la fantasía. Como el lugarcito de Joe;
fantasía.
JOE:
¿Cuántos años tienes aquí?
ISMAEL:
Llámame Ismael.
JOE:
¿Cuántos años tienes aquí, Ismael?
ISMAEL:
Hace tres años, encontrándome apenas sin dinero, decidí
embarcarme y ver el mundo. Tres años. Diciembre…
BARNEY:
Mes de mierda para venirse a esta porquería que flota.
ISMAEL:
Fue lo que encontré.
BARNEY:
Yo también llegué en Diciembre. Huyéndole a las navidades y a esa
soledad maldita que viene con las fiestas.
ISMAEL:
“No te preocupes; el mar es tranquilo por esos días”, decían. Pero
llovió todo el mes.
BARNEY:
El Golfo es tranquilo, claro que sí. Pero en las plataformas: tormentas
y lluvias
ISMAEL:
Y con todo, mucho más placentero y pacífico que en mi casa con la
familia.
18
BARNEY:
Y con todo, mucho más placentero y pacífico que en mi casa con la
familia.
JOE:
¿Y te vas en dos meses?
ISMAEL:
Cuarenta y cinco días.
JOE:
¿Y qué vas a hacer?
ISMAEL:
Quizás invierta en tu negocio de Tres Noches. Vivir en un bar no es
mala idea para un hombre como yo.
JOE:
Eso mismo me dijo Waytt.
(BAJA EL RUIDO DEL TALADRO. LAS LUCES CAMBIAN. EL CIELO
ESTÁ MÁS AZUL Y EL ESCENARIO APARECE RODEADO DE
OSCURO. UN HUMO NEGRO RODEA ESTE ESPACIO DEL
ESCENARIO. ALLÍ, APARECE WYATT. LE HABLA A ALGUIEN QUE,
POCO A POCO, VEMOS ES JOE)
WYATT:
Quizás me vaya contigo. Quizás deje esta mierda de mar y me
acostumbre a estar en tierra firme. Y entonces, como tengo dinero
ahorrado, en vez de dárselo a todas las mujeres con las que me he
embarrado la vida, más bien me voy a tu negocio y de pronto me
convierto en parte de él. Yo confío en ti, Joe. Te entrego todo mi
dinero y tú me dejas ahí, viviendo en el Bar Puticlub Tres Noches, con
las mujeres y el licor.
Y cuando un día me haga viejo y sin que nadie tenga que enterarse,
me llenas de licor, me rodeas de hembras, juegas conmigo a la baraja
y cuando menos lo espere, me pegas un disparo en la cabeza.
Por detrás, para no verte.
Y así se acabe mi vida. Dignamente.
JOE:
¿Eso quieres?
WYATT:
Sí. Pasar el resto de mis noches en el Puticlub y que tú le digas a los
clientes: “este es mi amigo Wyatt y con él produje tantos millones de
barriles de Petróleo y tantos de Gas en el Golfo”. Lo dirás en voz alta
delante de las rubias y de los tipos de negocios y de los poderosos y
entonces ellos me mirarán con admiración y dirán: este es un
verdadero americano, un hombre que produjo para el país.
JOE:
¿Entonces ahí es cuando te pego el disparo?
19
WYATT:
(LE DA UN GOLPE A JOE) ¡COÑO, NO! En ese momento estaré en
la gloria. En vez de disparo, me sirves un martini. Lo del tiro es para
después. ¿ah? ¿En dos años te busco en tu Bar puterío Tres Noches?
(DESAPARECE EL AREA ESPECIAL. REGRESA EL FUERTE
RUIDO DEL TALADRO Y LA LUZ GENERAL EN LA PLATAFORMA.
WYATT QUEDA A UN LADO)
ISMAEL:
¿Eso te dijo?
BARNEY:
Bueno, el disparo ya no le hará falta. Pero hay una cosa que no
encaja en esa historia. (AMBOS LO MIRAN) Que este Joe tiene tan
mala puntería que no le pegaría un disparo al mar.
(DE PRONTO, SIENTEN ALGO. UN RUIDO MECÁNICO. UN
CHIRRIDO NADA AGRADABLE, Y EL TALADRO SE DETIENE.
ENTONCES, EL SILENCIO ES SOBRECOGEDOR. OÍMOS POR VEZ
PRIMERA EL SONIDO DEL MAR QUE GOLPEA LA PLATAFORMA.
INMEDIATAMENTE SE OYEN VOCES A LO LEJOS Y SUENA
REPETIDAMENTE UNA CAMPANA DE ALERTA)
ISMAEL:
¿Eso qué fue?
JOE:
¿Sería una ola?
BARNEY:
Sí, como si el mar nos hubiera movido.
ISMAEL:
El taladro se detuvo.
BARNEY:
Vamos a hablar con el ingeniero.
JOE:
Huele a Gas.
BARNEY:
¿Otra vez?
ISMAEL:
¿Es el Gas bueno o el otro?
JOE:
El otro.
BARNEY:
¡Coño!
(ISMAEL SE ASOMA POR LA BARANDA QUE DA AL MAR)
JOE:
¿Qué vamos a hacer?
20
BARNEY:
¡Pasa el interruptor de seguridad! Anda muévete
(JOVEN SALE)
ISMAEL:
Barney. Ven para que veas esto.
(BARNEY SE ASOMA. PONE MALA CARA)
ISMAEL:
No se ve bien.
BARNEY:
No. No se ve nada bien.
ISMAEL:
Pero…¿Qué crees que sea?
BARNEY:
No tengo ni puta idea.
OSCURO.
MÚSICA DE TRANSICIÓN.
21
2da Noche
Wyatt aparece frente a la baranda. Oímos un piano, el mar y aves.
WYATT:
(A LOS ESPECTADORES) Cuando navegamos hacia las plataformas
del Golfo, lo primero que te llama la atención son los islotes. En las
mañanas hay un escándalo maravilloso producido por las colonias de
aves nidificantes. Estas zonas costeras cuentan con una gran
diversidad de aves y peces que en esta época del año, Abril y Mayo,
están en el pico máximo de su fase reproductiva.
(APARECEN IMÁGENES DE CADA ANIMAL A MEDIDA QUE LOS
NOMBRA)
El Pelícano Pardo, la Gaviota Real, la Gaviota Patí Negra, el Pico de
Tijera, el Gallito Marino Menor y mi preferida, porque es muy social y
le gusta venirse hasta las plataformas, la Gaviota Reidora Americana.
En las tardes de verano, si te asomas por aquí viendo hacia la costa,
hasta es posible que puedas ver una tropa de Tortugas marinas y en
especial la más hermosa, la Tortuga Espalda de Diamante.
Todas especies maravillosas.
Todas multiplicándose en su casa, el mar.
Y todas, a punto de desaparecer.
(SUENA LOS DEDOS)
Así
(SUENA UN TELÉFONO.
WYATT SE DESVANECE, AUNQUE SE MANTIENE EN ESCENA.
LUCES GENERALES EN LA PLATAFORMA PETROLERA.
AL LADO DE LA OTRA BARANDA, ESTÁN BARNEY Y DOUG, QUE
LLEVA TRAJE AZUL, CAMISA BLANCA Y CORBATA ROJA. DOUG
RESPONDE EL TELÉFONO)
DOUG:
Sí, Doug habla. (OYE) Sí. (OYE) Entrégale a los familiares el informe
de la empresa y les dices que esperaremos por la autopsia. Luego
solucionamos lo otro. Muy bien. (OYE) De eso me encargo yo. (OYE)
Estoy con él en este mismo instante. (OYE) Sí, te informo.
22
(DOUG CIERRA SU TELÉFONO. MIRA A BARNEY Y VE UN PAPEL)
DOUG:
Barney Cox. ¿Tiene usted aquí tres años?
BARNEY:
Nueve.
DOUG:
¿Nueve años aquí?
BARNEY:
En la empresa.
DOUG:
Claro, pero en esta plataforma tiene ¿tres años?
BARNEY:
Cinco.
BARNEY:
Exacto. Cinco años: tres de Operario y dos de Mecánico en Jefe.
BARNEY:
A cargo de Deepwater Horizon. La más antigua de las plataformas BP
DOUG:
¿La más vieja? ¿Cuántos años tiene esto? ¿Diez?
BARNEY:
¿Esta chatarra? Casi Veinte.
DOUG:
No la llame chatarra que, aunque vieja, es la que más produce. Usted
es el más antiguo de los trabajadores abordo en este momento. ¿no?
BARNEY:
Tampoco me llame antiguo, que suena a viejo. Digamos que soy el
que más experiencia tiene.
DOUG:
Dígame Barney: ¿Qué cree usted que ha sucedido?
BARNEY:
Creo que Wyatt tuvo problemas con el corazón. No es raro. Aquí
vivimos y comemos casi todo el año. Con lo que pagan de bono por
no tomar las vacaciones, pues nadie las toma. Trabajamos mucho,
pero porque queremos. Avaricia, pura y simple. Este es un oficio
masculino, usted sabe, y no andamos muy pendientes de la comida o
de la figura; por aquí nadie está pensando en delicatessen. Así que
comemos mal y nos enfermamos. Y si uno no se cuida, pues ahí están
los riñones, las arterias, el estómago, los pulmones y en especial, el
corazón, para decirnos: “hasta aquí llegamos compañeros, buenas
noches. Taladro parado”. Y ya.
DOUG:
La autopsia tomará algunos días, pero creemos que fue el corazón.
BARNEY:
Muy bien. ¿Es todo?
23
DOUG:
¿Qué es eso del Gas?
BARNEY:
¿Quién dijo Gas?
DOUG:
Ismael Martínez, Jefe de Operaciones de su unidad, se lo comentó a
uno de mis asistentes cuando llegamos anoche.
BARNEY:
¿Habló de un Gas?
DOUG:
Parece que hubo un Gas que algunos pudieron oler antes de que
Wyatt cayera muerto.
BARNEY:
Nah. Esas son tonterías.
DOUG:
¿No hay gas entonces?
BARNEY:
Señor…
DOUG:
Waxman. Doug Waxman.
BARNEY:
Waxman? ¿De verdad?
DOUG:
Llámeme Doug. Hábleme del gas.
BARNEY:
Mire, esta es una plataforma petrolera y siempre hay gas.
DOUG:
Martínez comentó que se podría tratar de un gas especial. (REVISA
UN PAPEL) “Nocivo” dijo.
BARNEY:
Todos los gases que por aquí tenemos son nocivos. Vienen de la
tierra.
Es la tierra por dentro, Doug, y encontramos gases que han estado
ahí por millones de años. Yo les llamo pedo de dinosaurio; lo que a
ellos les caía mal, quizás un eructo, un malestar estomacal, un árbol
que se comieron y que estaba roñoso. Eso es gas.
DOUG:
Dice el señor Martínez que había un escape…
BARNEY:
No se escapa, lo soltamos y lo quemamos. Ahí está la llamita. Ahora
no, claro, porque el taladro está parado pero…
DOUG:
¿Qué le parece a usted Ismael Martínez?
BARNEY:
Mire, yo diría que es el único mexicano que tiene algún valor en el
mercado de las chatarras y comemierdas. Es un buen trabajador, nos
conocemos. Leal a la compañía.
24
DOUG:
¿Son amigos?
BARNEY:
Le seré franco. Yo no fraternizo con extranjeros. Ni negros ni latinos
hediondos, aunque hayan nacido aquí. Porque eso se lleva en la
sangre y la verdad es que este negocio no es para ellos. Por eso hay
tan pocos. Lo inventamos en Texas y en Texas ha de quedarse. Aquí
estará el último pozo, que ni usted ni yo veremos, pero será el último
de todos. Con su banderita de una sola estrella y su fuego en la torre.
En Texas será cuando el último estiércol de dinosaurio salga y se
acabe para siempre esto del petróleo.
DOUG:
Hablábamos de Martínez. Está de salida ¿no?
BARNEY:
Sí, dejara la compañía en dos meses, algo menos. Ya hizo su dinero y
se va. Se irá a comprar su fantasía.
DOUG:
¿Tiene familia, regresa a su tierra?
BARNEY:
Ese no tiene a nadie. Ni allá ni aquí. Creo que en su país se divorció
una vez y ya; falta de dinero, falta de amor.
DOUG:
¿Y con la empresa? ¿Cree usted que Martínez llamaría a alguien para
hacerle daño a la empresa?
BARNEY:
¿Ismael? No creo. Además, él es de esos que siempre regresa.
Nosotros somos como los soldados, como los que están en Irak y en
Afganistán. Aquí sabemos que nuestro trabajo es el más peligroso de
todos, pero también sabemos que de nosotros depende la nación. Y
eso es lo que nos da fuerza para seguir. Martínez no se acostumbrará
a la vida civil de la misma manera que un buen soldado no se
acostumbra a andar sin su fusil, sin sus compañeros, sin el olor a
muerte y pólvora, sin recibir órdenes y llevarlas a cabo. Ese va a
regresar, ya verá. Martínez no es un civil, Martínez es un hombre del
Golfo.
DOUG:
Muy bien. No nos preocupamos por Martínez entonces.
BARNEY:
Déjemelo a mí.
DOUG:
Porque si hay un gas… ¿Quiere decir el sellado no está bien?
Explíqueme.
BARNEY:
Cuando tenemos la tubería de extracción en su sitio, hay que sellar
definitivo. Y es cuando llega la compañía encargada de hacer el
sellado…
25
DOUG:
En el fondo del mar.
BARNEY:
Sí, allá abajo. La compañía llega, hace el molde. Lo coloca en la
cabeza del pozo. Y se envía el cemento. El cemento se supone que
forma una pared impenetrable para mantener el Gas y el Petróleo y
resistir su presión.
DOUG:
¿Y entonces?
BARNEY:
Entonces se sella.
DOUG:
¿Y eso se hizo?
BARNEY:
Hace tres días apenas.
DOUG:
Usted estuvo ahí.
BARNEY:
Yo estuve ahí.
DOUG:
Coordinó con la empresa.
BARNEY:
Todo el día.
DOUG:
Y la noche…
BARNEY:
Hay 24 horas de vigilia, para evitar problemas.
DOUG:
Y todo marchó bien.
BARNEY:
Tal cual.
DOUG:
¿Quién sería el responsable si hay un escape de gas incontrolado?
BARNEY:
¿Yo?
DOUG:
No, usted no. Usted solo confirma la inspección. Usted no hace el
sellado, ni la inspección.
BARNEY:
No, claro que no.
DOUG:
¿Entonces? ¿Quién sería?
BARNEY:
Pues la empresa contratista. ¿No?
DOUG:
¿Y la empresa encargada de eso es…?
26
(WYATT PRESTA ATENCIÓN DESDE SU PENUMBRA)
BARNEY:
Usted sabe: Halliburton.
DOUG:
Halliburton, tal cual.
BARNEY:
Los de Irak.
DOUG:
¿Los de Irak? ¿Qué quiere decir?
BARNEY:
Bueno, que esos son los que hicieron el trabajo por allá. ¿No?
DOUG:
Sí, pero Halliburton no son los de Irak, Barney.
BARNEY:
¿Y de dónde son?
DOUG:
Son de Washington, son nuestros.
BARNEY:
¡Ah!, claro. Sí.
DOUG:
Eso. “Ah!, claro sí”. No lo olvide. Son nuestros.
BARNEY:
Claro que no. Son buenos chicos, muy profesionales.
DOUG:
Aunque su base de operaciones está en Abu Dabi.
BARNEY:
¡Con los árabes!
DOUG:
Sí, pero estos son los árabes buenos.
BARNEY:
Menos mal. (DOUG LE HACE UNA SEÑAL PARA QUE CONTINÚE)
Pues Halliburton inspeccionó, hizo el informe. El sellado quedó
completo. (LE DA PAPELES) Aquí están los reportes. El sellado
quedó bien, dice Halliburton y nosotros lo certificamos.
DOUG:
A través de usted.
BARNEY:
(BARNEY ASIENTE) Por nosotros. Por BP.
DOUG:
Certifica, y aquí lo veo claro, que para el momento en que Halliburton
vino a hacer el mantenimiento, no había ninguna fuga y la presión
estaba bajo control.
BARNEY:
Así es; ni presión ni fuga.
27
(DOUG LO MIRA FIJAMENTE MIENTRAS LE DA GOLPES A LA
BARANDA CON SU BOLÍGRAFO. PARECIERA QUE VA A DECIR
ALGO, PERO NO LO HACE.)
DOUG:
(DÁNDOLE EL BOLÍGRAFO Y UN PAPEL) Muy bien. Firme aquí.
BARNEY:
¿Qué es esto?
DOUG:
Todo lo que usted acaba de decir
BARNEY:
¿Pero cuándo lo escribió?
DOUG:
Lo tenía preparado
BARNEY:
¿Y cómo sabía usted lo que había sucedido?
DOUG:
Porque usted me lo dijo.
BARNEY:
Sí, pero entonces ¿Cómo tenía esto listo?
DOUG:
Porque eso fue lo que sucedió. ¿Fue eso o no? (BARNEY ASIENTE.
LEE EL PAPEL) ¿Entonces? ¿Está todo bien?
BARNEY:
Sí, es exacto a lo que yo dije.
DOUG:
Bien, entonces firme.
BARNEY:
(VA A FIRMAR) Un momento: ¿Se los dije yo a ustedes o ustedes me
lo dijeron a mí?
DOUG:
¿Y qué importa quien dijo qué? Se trata de los hechos. Es la verdad.
BARNEY:
(FIRMANDO) Y la verdad es la verdad.
DOUG:
Queda claro entonces que la muerte de Wyatt es natural, por
confirmar en la autopsia. Y queda establecido que, para la fecha de
hoy, Lunes 19 de Abril, no hay fuga de Gas y la presión es normal.
Muy bien. (VUELVE A DARLE GOLPES A LA BARANDA CON EL
BOLÍGRAFO)
Ahora, vamos a hablar de lo que realmente me ha traído hasta aquí.
BARNEY:
¿Lo que realmente lo trajo?
DOUG:
Sí, la razón por la que la compañía me ha asignado para pasar tres
moches en esta plataforma sobre el golfo.
28
BARNEY:
¿No vino por la muerte de Wyatt?
DOUG:
¿Yo? Para esos accidentes tenemos una unidad especial. Usted los
vio anoche cuando llegamos. Tomaron el cadáver, le hicieron un
estudio preliminar, fotos, están haciendo los reportes y las entrevistas
en este mismo momento. El Dr. Chang, de la compañía, se encarga
de eso.
BARNEY:
Claro. ¿Un doctor?
DOUG:
Siempre muere gente en estas plataformas y tenemos un protocolo.
Usted lo sabe. Aunque estamos mar adentro, esto no es un territorio
sin ley.
BARNEY:
Claro que no.
DOUG:
Pero las condiciones naturales aquí no son las mismas que tiene, por
ejemplo, un crimen o un accidente laboral en una empresa común y
corriente.
BARNEY:
Y esta no es un a empresa común y corriente.
DOUG:
No, no lo es. Es un trabajo difícil y peligroso Hay accidentes. ¿Qué le
voy a decir yo a usted? Cadenas, aceite hirviendo, Gas, viento…
BARNEY:
Y hasta los tiburones.
DOUG:
Eso. Es un trabajo peligroso y se paga como tal. ¿O no?
BARNEY:
Dos años aquí son como quince en una compañía normal.
DOUG:
Eso es. Y no está mal.
BARNEY:
Pero hay que ganárselo.
DOUG:
Eso. No hay dudas. BP no regala dinero. Pero BP está preocupada
por el estado actual de las perforaciones. (LO VE AMENAZANTE)
Anoche pararon el taladro.
BARNEY:
El taladro lo detuvimos porque…Esta mañana confirmamos que dimos
con barro. Y hay un pequeño derrame, un tanto irregular, pero
pequeño, de crudo y lodo que…
DOUG:
Y eso quiere decir…
29
BARNEY:
Que nuestro trabajo aquí puede haber terminado y que hay que mover
la plataforma.
DOUG:
¿Eso es lo que quiere decir? ¿Está seguro?
BARNEY:
(SIN ENTENDER HACIA DÓNDE VA DOUG) Yo no sé, señor
Waxman. Es lo que dice el manual.
DOUG:
¿El protocolo dice que cuando sale un gas rojizo extraño o mucho
barro o un derrame de petróleo, hay que parar el taladro?
BARNEY:
Es lo primero que hay que hacer. ¿Rojizo? ¿Dijo gas rojizo?
DOUG:
Sí. un gas rojizo. (BARNEY SE SORPRENDE) ¿Y lo hicieron?
BARNEY:
Sí, el taladro está detenido. ¿No?
DOUG:
Pero…(AMJENAZANTE) ¿Lo pararon ustedes o se detuvo solo?
(BARNEY NO SABE QUÉ DECIR) Recuerde Barney, somos del
mismo equipo.
BARNEY:
(SE RINDE) Se detuvo solo.
DOUG:
Y luego…
BARNEY:
Apareció…
DOUG:
El Gas. El gas rojizo. ¿Lo controlaron?
BARNEY:
El Gas desapareció cuando se detuvo el taladro.
(DOUG SACA UNA BOTELLA PERSONAL DE LICOR. COMPARTE
CON BARNEY)
DOUG:
(AMIGABLE) Barney; nosotros no nos vamos a poner en contra de la
misma empresa. Estamos juntos en esto. BP agradece la solidaridad
de sus empleados, pero tenemos que saber la verdad, porque pasado
mañana, el 21 de Abril a las 9 de la mañana, para ser exactos, vienen
supervisores…
BARNEY:
¡Más supervisores!
DOUG:
Del gobierno
BARNEY:
(BEBE TODO. DOUG LE SIRVE MAS) ¡Coño!
30
DOUG:
Eso. El Gobierno. La verdad es que, si usted me pregunta, pues yo le
diría que a mí siempre me ha gustado el gobierno. Mejor dicho: me
gustaba. Antes. Pero están cambiando las relaciones que teníamos
con las agencias federales. Antes estábamos bien, todos éramos un
equipo: desde su amigo Martínez y usted Barney Cox, pasando por
mí, Doug Waxman, hasta el Presidente de BP, y nuestros aliados de
Chevrón, Shell, Texaco, Exxon, pasando por los contratistas
hermanos de Halliburton. Y finalmente, Washington; desde el
supervisor más novato hasta el vicepresidente Cheney.
BARNEY:
Un tipazo.
DOUG:
Todos juntos, todos en equipo. Como en el baseball. ¿Usted va por
los Rangers?
BARNEY:
Astros.
DOUG:
(VUELVEN A BEBER) ¡Hey! Nos ganaron anoche. Yo soy de los
Cachorros. ¿Y hoy nos estamos enfrentando otra vez? ¿No? Así es.
¿Ve? Y a pesar de ir por dos equipos distintos, usted y yo, aquí en el
Golfo, somos del mismo equipo. ¿Ah?
BARNEY:
Pitcher, receptor, los jardineros, el medio campo: Todos en uno.
DOUG:
Hasta el público en el estadio. ¿Ha ido usted al Minute Park de los
Astros?
(BARNEY ASIENTE) Antes se llamaba Enron; estuvimos muy activos
en la construcción de ese estadio junto a nuestros colegas de la
difunta Enron en Houston. Mal negocio hicieron luego. Pero ellos
trabajaron mucho por la ciudad. ¿verdad? Porque así somos: los
Astros, los Cachorros, Halliburton, Enron, ¡usted y yo, reaccionando
todos en conjunto con un solo objetivo!
BARNEY:
¡Sacar petróleo!
DOUG:
¡Hacer que la Historia se Mueva y Baile con nuestra Música! Y en
nuestro caso; darle energía al mundo. Moverlo. ¡Eso es lo que
hacemos!
BARNEY:
¡Tal cual!
DOUG:
Y con el gobierno, también. Aunque eso era antes, ahora, pues no
tanto.
BARNEY:
Llegó el negro.
31
DOUG:
Digamos que son las “nuevas realidades políticas”.
BARNEY:
Los comunistas que ahora nos tienen jodidos.
DOUG:
Más bien, hay que decir que ya no hay tanta compresión por este
negocio que, por lo demás, trae tantos beneficios a la nación.
(BEBEN) Ahora, por ejemplo, se les ha ocurrido que en vez de que
una contratista amiga como Halliburton haga el mantenimiento y las
revisiones y nosotros los supervisemos, pues el gobierno ha pedido
que sean ellos quienes lo hagan.
BARNEY:
Es que América va hacia un estado totalitario soviético, mi querido
Doug.
DOUG:
Lo que pasa es que no confían en la empresa privada. Quitarnos a
nosotros el derecho a supervisarnos a nosotros mismos es
anticonstitucional. (BEBEN) Pero, además, ¡es un atrevimiento del
gobierno venir a decirnos a nosotros que ELLOS tienen mejores
niveles de calidad que los nuestros!
BARNEY:
¡Nunca!
DOUG:
¡Porque todo lo hacemos mejor que el gobierno! ¡Siempre! Para lo
único que sirve el gobierno, mi querido Barney, es para invadir países.
Y eso con nuestra ayuda, claro. Y si nosotros no invadimos
directamente, es porque sale muy caro. Como Irak. Le pedimos a
Hussein acceso a los pozos y nos pidió el 40% de la concesión a
cambio. Como usted comprenderá, no le vamos a entregar nuestra
industria petrolera a un dictador loco. Entonces, ahí es donde el
gobierno es bueno; invade y nos da los pozos. Enviar a luchar a los
soldados por nosotros, eso sí que lo hacen bien, no lo podemos
negar. Pero hasta ahí. En todo lo demás, ¡somos nosotros lo que
sabemos lo que hay que hacer en este trabajo y no va a venir ningún
funcionario de Washington…!
BARNEY:
¡Ningún Demócrata homosexual de Washington…!
DOUG:
¡A decirnos cómo es el negocio petrolero!
BARNEY:
¡Homosexuales, comunistas, extranjeros y negros!
DOUG:
¡Solo porque ellos saben ponerle gasolina a su Toyota! ¿ah?
BARNEY:
¡Resistiremos la opresión del gobierno facineroso del negro Obama,
no se preocupe, Mr Waxman! ¡Cuenten conmigo!
32
(BRINDAN)
DOUG:
No me preocupo. No tenemos problemas reales, la verdad. Pero
pasado mañana vienen del gobierno. Y con ellos no será tan fácil
explicarles que, aunque nuestra última revisión dice que estamos bien
de escapes y presión, sin embargo tenemos el taladro detenido
porque dimos con un poco de barro y porque hay algo así como un
escape de gas medio rojo.
BARNEY:
Imagino que no.
DOUG:
O porque hay unos litros de petróleo que se derraman y que dejamos
que se depositen en la corteza marina.
BARNEY:
¡Eso no lo van a entender los amanerados esos!
DOUG:
¡Nunca!
BARNEY:
Llorarán. Dirán: (CON VOZ AFECTADA) “Matan al golfo”.
DOUG:
(CON VOZ AFECTADA) “Están acabando con la vida marina…”
BARNEY:
(CON VOZ AFECTADA) “Los delfines, las tortugas, el pato de cuello
dorado.”
DOUG:
(RIÉNDOSE Y BEBIENDO) ¡Ellos no entienden!
BARNEY:
¿Quiere que le diga, aquí entre nosotros, con toda confianza, lo que
yo creo? Que este presidentico es un empleado de las petroleras
árabes. Y que son ellas las que quieren tomarse todo el golfo. Por eso
están jodiendo a las empresas blancas de occidente. Para mí, que el
Hussein Obama trabaja para los Jeques. No sé. Es mi opinión.
Anótela , discútala con los superiores, indague. Piense en ella.
DOUG:
Lo pensaré. Pero por ahora tendremos que permitirles hacer los
controles, si es que antes no los convencemos sobre el terrible papel
que juega tanta intromisión del gobierno en la extracción del producto.
Porque luego, el que paga todos los platos rotos es el consumidor. Y a
ningún gobierno le gusta que sus ciudadanos estén molestos porque
tienen que pagar en la gasolinera un precio alto por el combustible al
que, además, tienen derecho.
BARNEY:
Y menos en año electoral. ¿Ah?
DOUG:
Así que, para poder hacerles entender la verdad de la manera en que
nosotros la entendemos, tenemos que manejarla. Que la verdad esté
33
en nuestro control. ¿entiende? Por eso le pregunto, y puede
responder con toda confianza. (DE PRONTO, AMENAZANTE) ¿Por
qué no estamos taladrando?
BARNEY:
Porque queremos realizar otra inspección, ya que dimos con barro y…
DOUG:
Sí, pero.. ¿Por qué no estamos taladrando?
BARNEY:
Pues porque queremos revisar el Interruptor de Emergencia que ayer
no funcionó y determinar el derrame y si hay gas en…
DOUG:
¿Qué sucedió con el interruptor?
BARNEY:
Con el…
DOUG:
(AMENAZANTE) ¿Qué sucedió con el interruptor?
BARNEY:
Yo…El..La…Eso…(PAUSA) Creo que esta malo.
(DOUG EXPLOTA, Y DEJÁNDOLE VER A BARNEY QUE LA
CONFIANZA QUE TENÍAN ERA TODA FINGIDA, SE LE ARROJA
COMO UN TIGRE FURIOSO)
DOUG:
¡Claro que está malo, Barney Cox maldito! ¡Eso está claro! ¡No soy un
idiota! ¡Dígame: ¿Qué puede suceder si de todos modos ponemos a
funcionar esta pedazo de mierda?!
BARNEY:
(POR PRIMERA VEZ, CON APRENSIÓN A DOUG) Pues…yo..yo..Es
que…En cualquier momento puede venir otro escape de gas y la
presión…
DOUG:
¡La presión está bien!!Lo dice Halliburton!
BARNEY:
Sí, pero hay un derrame y un escape de gas…
DOUG:
¡Pero no es nuestro gas de siempre sino uno rojo, que no vale nada!
¿no?
BARNEY:
Solo que es un gas que no sale constante sino que se va y viene…
DOUG:
¿Y no lo podemos quemar?
BARNEY:
Podríamos incendiar el mar…
DOUG:
(DOUG ESTALLA. BARNEY SE ATERRA) ¿Le parece el momento
para una imagen poética? (FURIOSO) ¡Incendiar el mar! ¿Eso le
34
parece? ¿Usted sabe lo que me está diciendo? ¿Usted sabe cuánto
hay de producción aquí abajo? ¿Sabe cuánto tenemos nosotros en
esos pozos? (PELIGROSO) No es dinero, no podemos hablar de
dinero cuando hablamos de pozos petroleros como los que hay en el
Golfo de México; no señor. Aquí hablamos del futuro; de la fantasía
del futuro. (PELIGROSÍSIMO) ¿Sabes cuál es la naturaleza de
nuestra fantasía, Barney imbécil? (BARNEY, ATERRADO, NO
RESPONDE) ¡La ambición! ¡Una ambición inmensa; del tamaño de
una ballena blanca por estos mares! ¡Eso es lo que es la ambición y
eso es lo que somos nosotros, Barney cretino! (ALTO) ¡La fantasía, la
ambición y la ballena; la suya, la mía, la de BP y la del país entero!.
(DE PRONTO, DOUG BAJA TODA LA TENSIÓN. NORMAL,
APACIGUADO, LE MUESTRA OTRO PAPEL A BARNEY)
¿Usted sabe quiénes son David Woodward y Tony Hayward?
BARNEY:
(ASUSTADO) No, no sé…
DOUG:
(DE NUEVO, COLÉRICO) ¡Mire bien tejano embrutecido! ¡Son los dos
que firman este papel! ¡David Woodward, Presidente de BP América y
“El Toro” Tony Hayward, Presidente de BP Internacional! ¡Y si usted
les dice a David Woodward y Tony Hayward, (SACA SU TELÉFONO
Y MARCA) …si les dice: (IMITANDO A BARNEY) “señores Woodward
y Hayward, para que podamos seguir taladrando en estos pozos con
su plataforma Deepwater Horizon, ustedes tienen primero que matar a
sus cinco hijos. Y tienen que hacerlo de un disparo a cada uno en la
cabeza mientras sus esposas, las decentísimas señoras Woodward y
Hayward, los ven haciéndolo…”
BARNEY:
Por dios, por dios, no diga eso…
DOUG:
¡Si usted se los dice, ahora mismo, a los señores Woodward y
Hayward! (DE PRONTO, NORMAL, SIN TENSIÓN) ¿sabe usted lo
que harían?
BARNEY:
Por favor…Por favor…
DOUG:
Le dirían: (ALTO, COLÉRICO) ¡cómo no! ¡Claro que sí! ¡Y
seguidamente tomarían su revolver y a cada uno de sus hijos y sin
que les tiemble la mano, les pegarían el disparo tal y como usted se
los ha solicitado! (TOMA A BARNEY POR LA CABEZA Y LE PONE
EL TELÉFONO EN LA BOCA) Es más, si usted los llama y les susurra
en voz sexi estas palabras: gasolina para motor, gasolina destilada,
combustible para Jets, gas licuado, asfalto, caucho, ¡lubricantes!,
¡Pues los haces acabar ahí mismo! ¡Tanto a Woodward, como a
Mister Tony Hayward; el Toro que Más Mea en el Golfo de México!
35
¡Así de importante es este negocio, Barry Cox de mierda! ¡Así de
importante!
(DOUG ENTONCES LE LANZA EL TELÉFONO Y SE LO PEGA EN
LA CABEZA A BARNEY. EL TELÉFONO LE HA ROTO ALGO, TIENE
SANGRE. BARNEY QUEDA ATERRADO FRENTE A ESTE
EMPLEADO CON TRAJE QUE LE MUESTRA UNA FURIA
INESPERADA)
DOUG:
(DE PRONTO, EN TONO NORMAL, AMIGABLE) Dígame, Barney
Cox: ¿Cuántas veces hemos tenido problemas con gas y los hemos
resuelto?
BARNEY:
Siempre. Siempre que hemos tenido problemas, los hemos resuelto.
DOUG:
Claro que sí. Y nunca nadie se ha enterado de nuestros problemas.
Tenemos una industria de casi ciento cincuenta años. No nos van a
venir a joder ahora por un gas rojo, un empleado muerto y unos
maricones inspectores del gobierno. ¿No es así?
BARNEY:
No, claro que no.
DOUG:
Claro que no, porque esto es más difícil que ir a la Luna. ¿verdad?
Explosiones, hundimientos, derrames. Hemos eliminado cientos de
especies y nunca ha pasado nada. La gente no sabe, y realmente a la
gente no le importa saber. La gente está pendiente de la tele, de sus
problemas, de los niños. ¿Sabe lo primero que quieren los
norteamericanos, según las últimas encuestas? ¿Sabe cuál es el
objeto de sus deseos? ¿Su fantasía más importante?
BARNEY:
No lo sé. No lo sé.
DOUG:
Ser famosos.
BARNEY:
¿Eso es lo quieren?
DOUG:
Eso es lo que quiere la gente. Su único deseo es ser famosos. Pues
muy bien, en BP queremos que lo sean. A nosotros ¿Qué coño nos
importa? A nosotros lo que nos interesa es que ellos estén pendientes
de sus cosas mientras nosotros estamos pendientes de las nuestras.
¿No?
BARNEY:
Sí, claro, sí.
DOUG:
Muy bien. Ahora: si la gente lo que quiere es ser famosa, yo le
pregunto a usted: (CONDESCENDIENTE) ¿Por qué coño, mientras
36
tanto, no ponemos a funcionar ese taladro maldito, aunque sea sin el
interruptor de emergencia? (CASI UN SUSURRO) ¿Podemos
hacerlo?
BARNEY:
Técnicamente sí.
DOUG:
Muy bien, Barney. Le agradezco que haya sido honesto conmigo. Está
claro que tenemos que tomar algunas medidas urgentes, decisiones
inmediatas.
(LE MUESTRA DE NUEVO EL PAPEL) ¿Sabe usted lo que es esto?
BARNEY:
Mr David Woodward y el Toro Tony Hayward. No los olvido.
DOUG:
Presidentes de BP Internacional y BP América.
BARNEY:
Los jefes.
DOUG:
Y me han autorizado a tomar decisiones. Todo lo que decidamos en
los próximos minutos será responsabilidad suya y no hay que ir más
allá de eso. ¿Está claro? (BARNEY ASIENTE. DE PRONTO, DOUG,
EN TONO CONFIDENTE) Porque, después de todo, aquí sólo
quedamos usted y yo al frente del barco que navega hacia nuestro
destino más importante.
BARNEY:
¿Y eso es…?
DOUG:
Lo que realmente va a suceder.
BARNEY:
¿Parar el escape del gas?
DOUG:
Que vamos a poner a funcionar de nuevo el taladro.
BARNEY:
Claro que sí, mister Waxman. En lo que hagamos la inspección, yo
creo que podemos estar taladrando en diez días o menos…
DOUG:
Mañana.
BARNEY:
Mañana… ¿Qué?
DOUG:
Mañana taladramos.
BARNEY:
¿En cuál plataforma?
DOUG:
En ésta plataforma.
BARNEY:
¿Deepwater Horizon?
37
(DOUG BUSCA SU TELÉFONO, QUE HA CAÍDO EN EL SUELO)
DOUG:
La misma. Barney: arregla el problema, arregla la culpa.
BARNEY:
Pero mí no me parece…¿Mañana?
DOUG:
Debemos seguir perforando (LE MUESTRA UNA FOTO EN SU
TELÉFONO) El satélite ya nos había dicho que daríamos con barro.
NBARNEY: ¿Y por qué no me informaron?
DOUG:
Porque a nadie se le ocurrió que usted pararía el taladro sin esperar
órdenes.
BARNEY:
Yo no lo paré, se detuvo solo. Y con la muerte de Wyatt pensamos
que…
DOUG:
(LE DA GOLPES FUERTES EN EL CASCO) No piense, Cox. No
piense. (LE MUESTSRA EL TELÉFONO NUEVAMENTE) El satélite
dice que entre veinte y veinte y cinco mil pies, hay un pozo petrolero
de dimensiones escandalosas.
BARNEY:
¿Sí?
DOUG:
Todo allá abajo. Así que mañana, sin esas excusas de vieja paralítica
tejana, usted me hace el favor y me pone a funcionar ese taladro.
Para que cuando vengan los inspectores del gobierno, ellos vean que
la plataforma está en total funcionamiento. Y que todo está en
perfectas condiciones; el Interruptor de Emergencia, la perforación, la
extracción, que no hay residuos, que no lanzamos nada en el mar y
que aquí todo es tan maravillosamente ecológico que hasta el mismo
mariconcete de Al Gore la santificaría a besos aceitosos para
contribuir por su parte a las reservas de lo único que le da sentido a
nuestras dos maravillosas naciones: ¡PETRÓLEO!
BARNEY:
Petróleo…
DOUG:
(ALTO COLÉRICO, POSEÍDO) ¡Taladrar! ¡Descubrir pozos! ¡Y
sellarlos! ¡Guardarlos en el fondo de mar como si fueran pirámides
enterradas! ¡Como los barcos hundidos de la conquista! ¡Allá abajo
están nuestros tesoros, Barney; Dinosaurios, joyas, esclavos, Ballena
Blanca! Todos vueltos Petróleo. (BAJO. AMENAZANTE) Entonces.
¿Qué coño vas a hacer, Barney Cox?
BARNEY:
¿Qué?
38
DOUG:
(ALTO) ¡Para poner a funcionar el taladro mañana mismo!
(WYATT APARECE ENTONCES MUY CERCA DE ELLOS. OÍMOS
EL MAR, MÁS INTENSO)
BARNEY:
Mañana, a las 6 de la mañana, mi equipo quitará los lodos residuales.
WYATT:
Lodo que impedía el ascenso de burbujas de gas metano a la
superficie.
BARNEY:
Y activaremos el taladro.
WYATT:
Que a su vez hará que ascienda el gas por la tubería de evacuación
de crudo.
BARNEY:
Y sustituiremos el liquido de taladrar por agua de mar.
WYATT:
Que hará que la presión sea mayor y entonces…
(WYATT QUEDA OSCURO Y BAJA EL SONIDO DEL MAR)
BARNEY:
Pero, que Dios no lo quiera, si la presión no resiste, podría haber una
explosión…
DOUG:
Es que ese es precisamente el punto, mister Cox; que Dios no lo
quiere. Dios lo único que imagina es que nosotros podamos regresar a
sacar nuestro producto que tanto nos ha costado encontrar.
BARNEY:
¿Está seguro? ¿Es eso lo que quiere Dios?
DOUG:
Totalmente. Dios sabe que nuestro producto está ahí abajo. Bien
sellado. Y que la zona es nuestra; que nos fue asignada a nosotros y
que es nuestra propiedad privada. Propiedad por Dios y por las leyes.
Todo aquí es propiedad privada. ¿Cree usted en la propiedad privada
o en el comunismo? ¿Ah? Así que esas son las dos palabras que
todos tienen que entender por aquí: PROPIEDAD PRIVADA.
Mire; deje las preocupaciones, que pase lo que pase, nosotros
asumimos las consecuencias y solo nosotros. Es nuestro problema y
punto. Nadie tiene por qué meter su nariz en nuestra propiedad.
(FRENTE A BARNEY, AMENAZANTE) ¿Entonces? ¿Qué hacemos?
¿Taladramos ya o usted renuncia y nos buscamos a otro?
(BARNEY ASIENTE . GRITA A SU RADIO)
39
BARNEY:
Ismael Martínez y Joe Brown. Vengan inmediatamente.
DOUG:
(SALIENDO.) Estaré en el puesto de comando. Entre esta noche y
mañana llegarán dos barcos de apoyo. Pase lo que pase, nadie se va
a morir. Si funciona, estamos donde debemos estar. Si no, hundimos
esta mierda, que igual ya está vieja, antes de que lleguen los del
gobierno. Y luego regresamos a sacar lo que es nuestro. Propiedad
Privada; no lo olvide.(CORDIAL)
Dulces sueños, amigo. Un gusto. (EN SU TELÉFONO ENVÍA LO QUE
PARECE SER UN SMS O UN MAIL. ENTONCES VE A BARNEY. LE
MUESTRA EL TELÉFONO) Buenos estos Blackberry: no le pasó
nada.
(DOUG SE ENCUENTRA CON ISMAEL Y JOE. LES DA LA MANO Y
SE PRESENTAN. DOUG LES DA UN GOLPECITO EN LA ESPALDA)
DOUG:
Quiero que sepan que BP está orgullosa de todos ustedes. Y que los
mismos señores David Woodward, Presidente de BP América y Tony
Hayward Presidente de BP Internacional les han enviado su
agradecimiento más personal.
(DOUG SALE)
BARNEY:
Muy bien chicas. Tenemos mucho trabajo por hacer.
ISMAEL:
Barney: ¿Le dijiste todo?
BARNEY:
Todo.
ISMAEL:
¿Y lo pusiste en su sitio?
BARNEY:
¡Ya sabes cómo soy yo!
ISMAEL:
Muy bien. Que sepan allá arriba que no están liando con hombrecitos.
Que somos responsables. Que sabemos más que nadie sobre este
trabajo y que no va a venir un enclenque con traje azul y corbata roja
a jodernos la paciencia.
BARNEY:
Eso le quedó claro. Le alcé la voz y al empleadito lo puse a temblar.
Hasta me dio el teléfono para hablar con los superiores.
JOE:
¡Así es jefe!
BARNEY:
¿Qué se habrán creído los Yuppies estos?
JOE:
(SEÑALANDOLE LA CARA) Jefe, tiene un poco se sangre ahí.
40
BARNEY:
Me corté con un lápiz cuando le estaba gritando. Ya sabes que muevo
las manos y no me di cuenta. Pero no pasa nada.
ISMAEL:
Además, tienen que saber que esta empresa será de ellos, pero la
manejamos nosotros. Somos los trabajadores los que nos jodemos
en alta mar y no esos empleaditos que solo saben vestir bien y
echarse colonia.
BARNEY:
Sabes que el inglesito cobardón ese me habló de una ballena blanca.
Yo creo que me citó Moby Dick.
ISAMEL:
¿Moby Dick? Con lo mariquitas que son, seguro que fue Flipper.
BARNEY:
Gays. Eso es lo que son. (LOS VE) Muy bien, ahora prepárenme la
plataforma porque mañana, a primera hora, vamos a taladrar.
ISMAEL:
¿Qué?
BARNEY:
¡Vamos a poner a funcionar todo mañana!
ISMAEL:
¿Tú te volviste loco?
BARNEY:
¡No! ¡Loco no! ¡Vamos a taladrar! ¡Es una orden!
¡Vamos a poner a bailar al mundo!
(OSCURO TOTAL.
QUEDA EL SONIDO DEL MAR
MÚSICA INDUSTRIAL DE TRANSISIÓN
41
3ra Noche
Wyatt, en escena. Oímos un piano, el mar y aves.
WYATT:
Me gusta ver las plataformas. Y cuando las veo, pienso que las
hicimos como ellos. Quiero decir que se parecen a los dinosaurios,
porque desde lejos tienen ese mismo aire majestuoso que debieron
tener aquellos animales monumentales.
Y las imagino a ellas; todas ellas, mis torres, mis precipicios, mis
plataformas petroleras, como si fueran impetuosos obreros trabajando
las 24 horas al día sin descanso. Y que cuando ya no pueden seguir
produciendo, cuando su vida provechosa ha terminado, entonces los
veo a ambos, obreros y torres, volando juntos como pelícanos, como
gaviotas, nadando como tortugas, ¡Levantándose como las olas!
(CESA EL RUIDO DEL MAR Y LAS AVES. OÍMOS DE NUEVO EL
SONIDO DEL TALADRO, A LO LEJOS, COMO SI FUERA EL GRITO
DE UN DINOSAURIO)
Pero sé que se trata de un sueño, quizás más bien una fantasía.
Porque la realidad es otra y esa la definimos por aquí, sobre estas
plataformas del golfo, sólo con la codicia, la arrogancia y la soberbia.
Realidad y Fantasía, o lo que conocemos por este océano y sus
noches como la “esperanza triste”; nuestra ballena blanca en cuerpo
presente.
(LUCES.
EN ESCENA BARNEY Y JOE. LLEVAN CASCOS DE TRABAJO Y
RADIOS EN SUS MANOS.)
BARNEY:
Frió. Un frió de mierda. ¿Qué día es hoy?
JOE:
20 de abril.
BARNEY:
20 de Abril y como si fuera 20 de Enero. Frío. Este golfo se esta
volviendo hielo. Debe ser la mierda esa de los polos derretidos.
JOE:
¿Y cómo es que se derriten si hace tanto frió?
42
BARNEY:
Porque se derriten allá, que hace calor, y se vienen hasta aquí, a
matarnos de frío. ¿No sientes el hielo polar?
JOE:
Coño sí.
BARNEY:
Bueno, eso. Coño sí. Eso es. No hay otra frase. Coño sí. En Salado
diríamos que es un frío de perro.
JOE:
¿Salado?
BARNEY:
Mi pueblo en Texas. Por la 35 Sur.
JOE:
¿Y por qué se llama Salado?
BARNEY:
No sé. Hay mucho latino salado, creo. Allá medimos el frío de una
forma especial.
JOE:
¿Cómo? ¿Fahrenheit o centígrados?
BARNEY:
En Perros.
JOE:
¿En Perros? ¿Qué es eso?
BARNEY:
Por ejemplo, este frío de hoy 20 de Abril es un frió como para cinco
perros.
JOE:
¿Cómo así?,
BARNEY:
Hubo una época en Salado que, cuando hacía frío, la gente que vivía
en la calle se arropaba con pieles de perros. Como había tantos, los
mataban, les quitaban la piel y se arropaban. Y comenzaron los
Grados Perro: Un perro, hace frío; dos perros, hace más frío; tres
perros hace muchísimo frío. Hoy es una noche para cinco perros.
JOE:
¿Y con los gatos qué hacían? ¿Medían las millas o los galones de
leche?
BARNEY:
Con los gatos no se puede hacer nada porque son pequeños y no
alcanzan. Son difíciles de coger y no confían en nosotros, los putos
esos. Además, habría que utilizar más, algo así como cinco gatos por
cada perro. Y no suena tan bonito decir: esta es una noche para 25
gatos. Suena a fiesta más bien.
JOE:
Mejor no me sigas hablando de eso que ya me cae mal tu pueblo
Salado.
43
BARNEY:
Era una costumbre Apache o Comanche o Tonkawan, una bestialidad
de esas.
JOE:
No me gustan los indios. Tienen tradiciones extrañas, yo diría que
diabólicas.
BARNEY:
No son tan malos. Las mujeres por lo menos. Una vez me enamoré de
una.
JOE:
¿Tú? ¿De una india?
BARNEY:
Fue en Mcdonald. Estaba sentada frente a mí, pero de espaldas.
Estaba sola y comía poco a poco. Nunca le vi la cara, solo las manos;
se arreglaba el pelo todo el tiempo, decidiendo si se hacía la cola o
no. Tenía un lunar en el cuello.
JOE:
¿Y a eso le llamas amor?
BARNEY:
(ASIENTE) Es una fantasía. ¿no?
JOE:
Pero eso no significa nada, jefe.
BARNEY:
No significa nada para ti.
JOE:
Yo pensé que me ibas a contar una historia de amor verdadera.
BARNEY:
Pues esa es mi historia de amor verdadera. La única. (VUELVE A
SENTIR FRÍO) Se anuncia mal tiempo. Esto no facilitará las cosas
¿ah?
JOE:
¿Lo dejamos para mañana, jefe?
BARNEY:
Mañana no me jodas. Para mañana tenemos los inspectores del
gobierno aquí. Y no nos vamos a dejar joder por un grupo de
homosexuales de Washington que vienen a enamorarse de nosotros.
Por cierto, el primero que me vea raro lo lanzo al mar, que ahí hay
bastante macho de tiburón con hambre para morder esos culitos de
cereza del gobierno. (LE DA UNA PALMADA A JOE) Así que para
cuando ellos lleguen, nosotros tenemos que tener esta mierda de
plataforma en total funcionamiento; aceitadita como una máquina de
guerra, como un bombardero en Irak, como un “Predator” dirigido al
huequito trasero de “Obama” Bin Laden. ¿Estamos?
JOE:
Estamos.
BARNEY:
Y contra el frío y a falta de perros, ¡Petróleo!
44
JOE:
¿Saldrá el gas rojo? ¿Qué cree jefe?
BARNEY:
Mira, Sushi. Yo puedo creer en el Simio Sagrado o en la Crucifixión
del Culo Latente o puedo creer en los Extraterrestres del Guevo de
Tres Cabezas. Pero lo que yo crea, mi querido Joe, no tiene
importancia. Si el satélite dice que hay un lago espectacular allá abajo
rodeado de un gas rojo… ¿Me voy a poner yo a discutir con un
satélite? Yo no hablo el idioma satélite. Dicen que si esta mierda no
funciona, la hunden. Bueno, ellos saben, ellos ordenan, y yo lo hago.
Así que nos vamos hoy mismo, en directo y vía satélite, a la yugular
del Terodáctilo.
JOE:
Así sin más.
BARNEY:
Arregla el problema, arregla la culpa. (CON SU CARPETA) Muy bien.
Revisemos: ¿Sacamos el líquido para taladrar?
JOE:
Todo fuera.
BARNEY:
¿Hemos inyectado agua salada?
JOE:
Suficiente.
BARNEY:
Y si la bomba está funcionando…
JOE:
(AL RADIO) Ismael ¿cómo está la bomba?
ISMAEL:
(EN OFF) Se ve bien.
(JOE MUESTRA LA RADIO A BARNEY)
BARNEY:
Entonces, no problem.
(APARECE DESDE ARRIBA DOUG. EN UNA MANO TIENE LA
RADIO Y EN LA OTRA SU TELÉFONO. LE GRITA A BARNEY)
DOUG:
¿Esto es hoy? ¡Barney! ¡Pon esta mierda a funcionar ya!
BARNEY:
(A LA RADIO) ¡Ya pronto! (A JOE) ¿Dónde está Ismael?
JOE:
Fue a revisar el Interruptor de Seguridad.
BARNEY:
¡Le dije que no se preocupara por eso!
JOE:
Improvisación propia mexicana.
45
BARNEY:
¿Y cuánto tiempo le lleva eso a Miss Tijuana? ¿Ah? ¿El mes
completo?
JOE:
Quince minutos.
DOUG:
(EN LA RADIO) ¡Barney Cox!
BARNEY:
(BARNEY SE ASUSTA) ¿Diga?
DOUG:
¿Estamos?
BARNEY:
¡Estamos!
DOUG:
¡Pero el taladro no se mueve!
BARNEY:
Revisamos la válvula de seguridad, Doug.
DOUG:
(ALTO) ¡Vamos sin esa mierda de válvula! ¡En eso quedamos!
BARNEY:
Sí, unos minutos. El operador no lo sabía. Ya comenzamos.
(DOUG DEJA LA RADIO Y HABLA INTENSAMENTE POR SU
TELÉFONO)
BARNEY:
(POR LA RADIO) Ismaelito, amor mío, cariño: ¿Vienes o no vienes
Shakira?
ISMAEL:
(EN OFF) Estoy revisando el interruptor.
BARNEY:
¿Lo estás revisando o le haces caricias para ver si se excita? ¿Ya lo
desvestiste? ¿Qué quieres? ¿Champaña? ¿Musiquita? (MOLESTO)
¡Nadie te dijo que fueras para allá! ¡VENTE DE UNA VEZ! !ES UNA
ORDEN!!
ISMAEL:
(EN OFF) No parece estar funcionando, Barney
BARNEY:
Bueno, pero tampoco está malo ¿Ah?
ISMAEL:
(EN OFF) No te entiendo.
BARNEY:
Que no pasa nada, tamal frito. No es la primera vez que ponemos a
funcionar este maldito taladro sin interruptor. Lo arreglamos luego de
poner a trabajar esta mierda. Mientras tanto, nos ponemos las
máscaras. Y si vuelve a salir el gas, lo paramos manual. ¡Te lo
expliqué siete veces, pedazo de orine de Azteca!
46
(LLEGA ISMAEL Y TOMA A BARNEY POR EL BRAZO)
Al fin se abre paso entre las masas de indios Aztecas la Malinche
misma. Muchas gracias reina por dignarse a venir. (QUITÁNDOSE EL
BRAZO DE ISMAEL DE ENCIMA) ¡Los soldados no se tocan Mexican
Queen!
ISMAEL:
Solo te quería decir que revisé las cámaras submarinas y hay un
derrame. No grande, pero podría ser mayor.
BARNEY:
¡Siempre hay derrames!
ISMAEL:
(JOE OYE) Lo que quiero decir es que puede haber problemas con el
cemento y entonces con la presión…
BARNEY:
Estos latinos cobardones. Por eso les tuvimos que quitar Texas.
Porque esa no es tierra para gallinas. Búfalos, dinosaurios, leones,
lobos, pero a las gallinitas las lanzamos al sur.
DOUG:
(POR LA RADIO) ¡PON ESTA MIERDA A FUNCIONAR YA!!!
(BARNEY LES MUESTRA LA RADIO A ISMAEL Y JOE)
BARNEY:
Todo va a estar bien, Ismael. Yo estoy controlándolo todo. No te
preocupes. Si veo que algo anda mal, paro.
(ISMAEL QUEDA CONFORME Y SE DISPONEN A PONER A
FUNCIONAR EL TALADRO. PERO JOE NO SE MUEVE. LOS
OTROS DOS LO MIRAN)
JOE:
Yo…Yo…(PAUSA) Creo que es el momento de que se los diga.
BARNEY:
¿Decir qué, California roll?
JOE:
Que Wyatt habló del cemento. Y dijo que el cemento de Halliburton
era barato y que encontraron la presión negativa.
BARNEY:
(SORPRENDIDO) ¿Cuándo?
JOE:
Hace tres días.
BARNEY:
¡Eso no fue lo que dijeron en el informe!
JOE:
Fue negativa. Yo estaba ahí cuando lo hablaron. Wyatt discutió en
voz alta y lo mandaron a salir. Yo me quedé callado. Y oí. Que a pesar
de que la prueba resultó con presión negativa, ellos igual colocaron en
el informe que era normal.
47
ISMAEL:
Eso no está bien.
BERNEY:
¿Estás seguro, muchacho?
JOE:
Eso fue lo que oí.
BARNEY:
Bueno, con esa información esta prueba termina antes de comenzar.
Déjame informarlo. (TOMA LA RADIO) ¿Doug?
DOUG:
¿Otra demora? Aquí todos tenemos una foto tuya para colgarla en la
pared de los héroes de BP o para lanzarte al retrete y cagarte encima.
¿Qué será? ¿O necesitas conocer otra vez las bondades del
Blackberry, B
arney Cox?
BARNEY:
Señor, es que me informan que durante la inspección de hace tres
días, Halliburton encontró presión negativa allá abajo. Eso puede
explicarlo todo, Doug. Lo mejor es cancelar esto.
DOUG:
(ALTO, FURIOSO) ¡Eso no es lo que dice en el puto informe!
BARNEY:
Pero tengo testigos que certifican lo que le estoy diciendo.
DOUG:
(CALMADO) Barney, Barney, Barney: ¿Recuerdas que te dije que
somos un equipo?
BARNEY:
Si, claro, pero si la presión…
DOUG:
Nosotros ya sabíamos lo de la presión.
BARNEY:
¿Que era negativa?
DOUG:
Claro.
BARNEY:
¿Cómo lo sabían?
DOUG:
(ALTO) ¡Halliburton nos informó, tejano de mierda!
BARNEY:
Pero no está en el reporte.
DOUG:
(ALTO) ¡Eso también nos lo informaron!
BARNEY:
¿Y entonces por qué no me dijeron nada?
DOUG:
Porque yo no sabía que Míster Tony Hayward te había nombrado mi
jefe.
48
BARNEY:
Doug, yo no soy su jefe…
DOUG:
¡Ah¡ ¿no? Entonces no tenía que informarte, cabrón.
BARNEY:
Pero…¿Por qué?
DOUG:
¡Para ver si querías sacar petróleo o vender comida rápida en
Mcdonalds!
BARNEY:
Claro que quiero sacar petróleo…
DOUG:
¡No, no quieres porque el maldito taladro sigue sin funcionar, pedazo
de mierda tejana!
BARNEY:
Es que si la presión es muy alta, esta plataforma podría hundirse.
DOUG:
¡Eso también lo sabemos, imbécil! Por eso tenemos estos barcos
cerca. Sabemos que podemos hundir la plataforma, pero no lo vamos
a permitir. ¿Verdad que no la vamos a hundir?
BARNEY:
Pero si estalla, la tapa del pozo puede romperse.
ISMAEL:
(METIÉNDOSE, A LA RADIO) Y saldrá el petróleo.
BARNEY:
¡Todo el petróleo!
DOUG:
¿Y?
BARNEY:
Que habrá un derrame.
DOUG::
Bueno, pero caería al mar.¿No?
BARNEY:
¡Claro que irá al mar!
ISMAEL:
¿Este es idiota o se las da?
BARNEY:
¿Y entonces qué?
DOUG:
¿Qué? Pues nada. Caerá al mar. Como siempre. Será una mancha
negra, pero totalmente manejable. Eso está en los riesgos. ¿Qué
puede pasar? ¿Ah? Nosotros no vamos a estar nadando por aquí.
¡Tenemos los barcos, cretino! ¡Nuestros culitos no se pondrán negros!
BARNEY:
Pero, ¿Y el mar?
49
DOUG:
A ti te pagamos para poner ese taladro a funcionar, no para comer
pescado. Además, a mí no me gusta la comida marina. Lo mío es una
buena ternera. Texas Style. Y no espero más, Barney Cox. Tenemos
todo listo. ¿Renuncias a la Industria Petrolera y te vas a limpiar baños
en hoteles o qué vas a hacer? De todos modos; o eres tú o es
cualquier otro.
(HAY UNA PAUSA. BARNEY MIRA A ISMAEL, QUIEN LE NIEGA
CON LA CABEZA.)
BARNEY:
Mejor nosotros que gente que no sabe nada, Ismael. Lo controlamos.
Ya verás. ¿Si? (ISMAEL ASIENTE, CON RETICENCIA. HABLA CON
SU RADIO “Its a Go” “Its a Go”) ¿Listo Joe? (ASIENTE. TAMBIEN A
SU RADIO “Its a Go” “Is a Go”) Muy bien. (A SU RADIO) Todos listos.
Its a GO. (A ISMAEL)
Vamos, entonces; vamos a destruir el mundo.
ISMAEL:
¿Destruir el mundo?
BARNEY:
¡Estoy jodiendo pedazo de fríjol picante! ¿Estamos?
ISMAEL:
Estamos.
BARNEY:
(A DOUG POR RADIO) Jefe. Estamos.
DOUG:
(FELIZ) Bueno, hoy es el día. Hay que poner a funcionar esta mierda.
¡Drill baby drill!
(DOUG DA UN GRITO DE COWBOY. TODOS SE COLOCAN LAS
MASCARAS. POR LA RADIO, BARNEY DA LA ORDEN)
BARNEY:
!!Muy bien, muchachos. GOOOOO!!!
(SE OYE UN RUIDO FUERTE. HAY UN CAMBIO DE LUZ. GRITOS.
TODOS PONEN MALA CARA. PERO DE PRONTO, EL RUIDO DEL
TALADRO APARECE, VUELVE A FUNCIONAR)
BARNEY:
(A LA RADIO) ¿Normal? ¿Vamos normal?
ISMAEL:
(A LA RADIO) ¿Cómo vamos Stevens?
JOE:
(A LA RADIO) ¿Reporte? ¿bien?
(ESPERAN LA RESPUESTA)
VOZ EN OFF : Todo marchando.
50
VOZ EN OFF : Todo bien jefe.
VOZ EN OFF : Vamos OK por aquí..
(BARNEY SUBE LOS BRAZOS EN SEÑAL DE VICTORIA. DOUG
HABLA INMEDIATAMENTE POR SU TELÉFONO)
BARNEY:
(A LA RADIO) ¡Todo bien jefe! ¡Informe a la central. ¡Estamos
taladrando otra vez!
(SE VA QUITANDO LA MASCARA, POCO A POCO. HUELE ALGO Y
SE LA PONE RÁPIDO. INTENTA OLER DE NUEVO)
¡La brisa del mar, el aceite y nada más!
(TODOS SE QUITAN CAUTELOSAMENTE LAS MÁSCARAS)
ISMAEL:
¿Funcionó?
JOE:
Yo no huelo nada.
ISMAEL:
Y el taladro se oye bien.
JOE:
Como siempre.
BARNEY:
Quizás fue un problema pasajero.
(VÍTORES DE TODOS. SE FELICITAN. WYATT, EN EL MISMO
SITIO DONDE CAYÓ MUERTO, LUZ INTENSA EN ÉL. SUENA UNA
PIANO TRISTE)
WYATT:
Ah! Ese sonido. Para mí el ruido del taladro es una necesidad.
Sin él no puedo dormir. Lo oigo como el sonido que hace un
pianista loco, uno de esos artistas desesperados; como la voz de
un músico que comienza su carrera sabiendo para dónde va,
pero que luego su mente es invadida por la locura y entonces sus
dedos se vuelven como los dedos de un asesino. Y así toca el
piano; como un adorable instrumento de tortura. Y el piano, como
el taladro, ya no produce música sino una tormenta de notas, una
tempestad terrible de sonidos que suben y bajan. Y ya no son los
dedos los que tocan ese piano, ni las manos de los obreros son
las que ponen las cadenas al taladro, sino que es la Locura. La
Locura que ahora somos nosotros y también el pianista que ha
decidido que al final de esa sonata desequilibrada, de ese
Concierto Nro. 1 Para Enloquecer y Piano Opus Golfo de México,
ese final de sonata psicópata no es solo el fin de la pieza o de la
música, sino también el final de todos nosotros…
51
Porque eso es el final: una alegoría de la muerte.
Y cuando la música haya terminado y el pianista esté muerto, las
notas desquiciadas continuarán . ¿Cómo? Porque entonces el loco
serás tú.
ERES TÚ!
Porque has oído, así que el delirio se ha depositado en ti. Es tu sed.
Ahora tú portas esa insensatez. Y todo porque has cometido un solo
pecado: el de oír, mi sonido entrañable de Taladro; ¡La música de mi
ballena, de mi ambición y de mi fantasía!
(DE PRONTO, OIMOS UNA EXPLOSION. NO ES MUY FUERTE
PERO SACUDE LA PLATAFORMA. EL TALADRO DEJA DE
FUNCIONAR. JOE CAE AL PISO, LOS TRES SE PONEN
RAPIDAMENTE LAS MÁSCARAS. LO MISMO HACE DOUG)
BARNEY:
(A LA RADIOS) ¿Qué coño sucede? Máquinas ¿Qué pasó?
ISMAEL:
(A SU RADIO) ¿Qué ven allá abajo?
JOE:
(A SU RADIO) ¿Qué fue eso?
ISMAEL:
Creemos que hubo una explosión…
BARNEY:
¿Explosión dónde coño?
ISMAEL:
(HABLA POR LA RADIO CON SU EQUIPO) Ya te digo…
BARNEY:
¡Investiga eso ya!! ¡Todos pónganse las máscaras!
ISMAEL:
Parece que estaba saliendo más agua del pozo de la que le
estábamos inyectando.
BARNEY:
¿Había gas almacenado en la tubería?
ISMAEL:
Eso produjo la explosión
BARNEY:
Que detuvo el taladro. Déjame informar. Esta mierda habrá que
dejarla para la semana que viene. ¡Que regresen los Halliburton a
sellar eso como se debe!
(HABLA CON DOUG, LE INFORMA LO SUCEDIDO. NO LO OÍMOS,
PERO VEMOS QUE DOUG DISCUTE ENCOLERIZADO)
52
ISMAEL:
(A JOE) Vaya y le dice a Brandon que vamos a detener la bomba de
extracción hasta que vengan a hacer la inspección. Esto hay que verlo
en directo, allá abajo.
JOE:
¿Con buzos?
ISMAEL:
¿Buzos? ¡Submarinos van a tener que traer! Y dejar de ahorrar,
tacaños de mierda.
JOE:
¿Un mes?
ISMAEL:
Fácil. Un mes parados.
(ENTRE BARNEY Y DOUG EN PRIMER PLANO)
DOUG:
¿Un mes parados hijo de puta? ¿Tú crees que el mundo se detiene un
mes?
BARNEY:
Podría haber un problema serio si no revisamos el sellado, Mr.
Waxman. Mire, le sugiero que cuando lleguen los inspectores, yo les
explico. Déjelo en mis manos. Yo sé manejar esa gente. Yo me
encargo todo
.
DOUG:
(EN CRESCENDO) ¡Ah! ¡Qué bueno! ¡Gracias! Y por cierto, antes de
informarles a los señores Woodward y Hayward sobre su oferta,
¿Puedo dejar en tus manos también las carreras de Nascar, el ParisDakar, la Fórmula 1, el combustible para Jets, la fabricación de
cauchos, (ALTO, FURIOSO) ¡¡A la Fuerza Aérea de los Estados
Unidos de Norte América, a los cohetes ínter balísticos, los
bombarderos y todo nuestro poderío militar que en éste momento
pelea dos guerras y se prepara para la tercera!!! Muchas gracias por
hacerte cargo, maldito de Barney Cox. No dejes de comunicárselo a
toda la flota de cargueros que se mueve en este momento por los
siete mares, no trasportando pasajeros o comida, sino llevando en sus
espaldas y en sus estómagos nuestro poderío real; (ALTO) ¡EL
PETROLEO!
BARNEY:
Tenemos un derrame considerable…
DOUG:
¡No te me pongas sensible Barney Cox que tú no mueves ese culo sin
un litro de gasolina de 80 grados! ¡Así que no me jodas y vuelve a
intentar poner ese taladro a funcionar! ¡Y si no pueden pues renuncien
que en diez minutos los reemplazo a todos, cabrones!
(BARNEY REGRESA CON ISMAEL Y JOE. DOUG LLAMA POR
TELÉFONO)
53
BARNEY:
O lo hacemos o renunciamos.
ISMAEL:
¿Así están las cosas?
BARNEY:
Más claras, encandilan.
DOUG:
(A LA RADIO, ALTO) ¡Quiero ese taladro tocando su música ya!
BARNEY:
Lo vamos a intentar otra vez. (ISMAEL APRUEBA, DE MALA GANA.
A JOE TAMPOCO LE GUSTA, PERO ACEPTA)
Una segunda prueba, señoritas.
¡Vamos todos! ¡A prepararse! ¡Prueba Dos! ¡Land of the Braves!
¡!GOOOOOO!
(DOUG SE PONE UN CASCO Y LA MASCARA, COMO HACE EL
RESTO. OÍMOS LOS MISMOS RUIDOS QUE EN EL PRIMER
INTENTO.
EL SONIDO DEL TALADRO VUELVE A OIRSE Y SE MANTIENE)
BARNEY:
Está funcionando.
JOE:
Se oye bien.
ISMAEL:
Es más irregular,
BARNEY:
Pero funciona. (A LA RADIO) ¿Funciona?
ISMAEL:
Déjalo un momento para ver…
BARNEY:
¿gas?
JOE:
Negativo.
BARNEY:
¡Yo oigo esa mierda bien!
(HAY UN SEGUNDO RUIDO, COMO UNA EXPLOSION, PERO MÁS
BAJA QUE LA ANTERIOR. EL TALADRO SE VUELVE A DETENER)
DOUG:
¡Maldita sea!!
BARNEY:
¡No me jodas!
DOUG::
¿Que coño pasó ahora?
BARNEY:
(A DOUG) Se detuvo el taladro.
54
DOUG:
(A LA RADIO)¡No me digas! ¿Y cómo te diste cuenta maricon Tejano?
¡Claro que se detuvo el taladro! ¡Estoy aquí pedazo de mierda! ¡Lo
estoy viendo! (LE MUESTRA EL TELÉFONO, COMO SI SE LO
FUERA A LANZAR) Si no tuviera al jefe en la línea te lo pego en el
culo, cabrón. ¡Hazme el favor y lo vuelves a intentar! ¡Es una orden!
BARNEY:
(A ISMAEL) Ese tipo me tiene hasta la coronilla.
ISMAEL:
¿Hasta la coronilla? Yo creo que le tienes miedo.
BARNEY:
¿Yo con miedo? ¿Tú como que no me conoces bien?
DOUG:
(A LA RADIO) ¡No quiero fallas, Barney Cox, o te arrojo a los
tiburones! ¡Y yo mismo lo voy hacer!
(BARNEY HABLA CON ISMAEL Y JOE, COMO SI FUERA EN
SECRETO)
BARNEY:
Bueno, la explosión no parece ser tan grande esta vez. ¿ah?
JOE:
La verdad es que fue menor.
BARNEY:
Como si todo estuviera encajando. ¿no?
ISMAEL:
Yo creo que la cosa es abajo.
BARNEY:
(A JOE) ¿Qué dicen las cámaras?
JOE:
Nada. No dicen nada.
ISMAEL:
El petróleo no deja ver.
JOE:
Hay derrame.
ISMAEL:
Abundante.
BARNEY:
Tenemos la Válvula de Emergencia. Si hay que utilizarla, como última
opción, lo hacemos. Eso cierra todo. ¿no?
ISMAEL:
Sí. Si funciona bien.
BARNEY:
¿Y por qué no va a funcionar bien?
ISMAEL:
Porque eso es en la boca del pozo y los únicos que han estado ahí
recientemente son los de Halliburton.
55
BARNEY:
Pero debe funcionar.
ISMAEL:
Sí, sí debe.
BARNEY:
Yo creo esto: creo que el taladro, con su vibración, está poniendo todo
en su sitio. Esto pasa. Me sucedió una vez. Dos o tres intentos y el
taladro trabajó sin detenerse por dos años. Así son estos bichos.
ISMAEL:
Puedes negarte Barney. Di que no. Si van a traer a otro, que lo hagan,
pero no nosotros…
BARNEY:
Vamos una tercera vez. Y si esta vez no funciona, lo dejamos y
obligamos a hacer la inspección. Y si hay un derrame, cerramos la
Válvula de Emergencia y que vengan luego los buzos a arreglar eso.
¿Está claro? ¿Entonces? Un pacto. Tercera vez y listo. ¿Ah?
ISMAEL:
Muy bien. Si no funciona, hasta aquí.
BARNEY:
Hasta aquí. (A LA RADIO) A la tercera va la vencida muchachos.
EN OFF:
No lo recomendamos, jefe.
EN OFF:
Aquí nadie quiere volver a hacer esto.
EN OFF:
Mejor es que vengan a revisar
BARNEY:
Okay chicos. Esto ya está andando, solo le falta un empujón…
JOE:
Por lo menos no tenemos fuga de gas.
BARNEY:
(A LA RADIO) Además, no hay gas. La cosa va mejor. Háganme caso.
Vamos pues. De nuevo. Prepárense todos….
(GRITA ALTO. PARA TODOS Y PARA LA RADIO) ¡Vamos todos!
¡Tercer intento! ¿Listos? Uno dos. Tres. Goooooooo!
(DE NUEVO EL RUIDO DEL TALADRO QUE VUELVE A
ENCENDER, PERO ESTA VEZ SE MEZCLA CON UN ESTRUENDO
DE CADENAS. UNA DE ELLAS SALE DANDO VUELTAS Y LE PEGA
A BARNEY EN LA ESPALDA. EL SONIDO DEL TALADRO SE
MANTIENE, MÁS ALTO QUE ANTES)
BARNEY:
¡Hijo de la gran puta!
ISMAEL:
¡Barney!
56
(BARNEY CAE AL SUELO. JOE VA HACIA LA BARANDA)
DOUG:
¡Está funcionando bien! ¡Estamos taladrando! Drill baby drill!
ISMAEL:
(A LA RADIO) ¡Tengo un herido! ¡Atención! ¡Tengo un herido!
(JOE VE ALGO QUE NO LE GUSTA)
BARNEY:
Un azote del demonio. Coño, cómo duele. Ismael, creo que estoy roto.
¿No es esa la misma cadena que te jodió los dedos?
ISMAEL:
La misma Matahari. ¿Te dio en la cabeza?
BARNEY:
No, la cabeza está bien. Pero la espalda…
ISMAEL:
Pues no te preocupes que nadie se muere por un cadenazo en la
espalda y menos tú que los coleccionas.
BARNEY:
Muy gracioso maldito chile con carne.
ISMAEL:
Eso. Piensa en comida mientras vienen los de primeros auxilios…
BARNEY:
Está funcionando. ¿ah?
ISMAEL:
Pues sí. Eso era lo que le hacía falta; sangre de un hijo de puta.
BARNEY:
No. Mi mamá ya se dejó de eso…
(AMBOS RÍEN. PERO AHORA TENEMOS UNA GRAN EXPLOSIÓN.
EL TALADRO DEJA DE FUNCIONAR, PERO EL RUIDO ES
HORRIBLE. A LO LEJOS SE OYEN GRITOS: ¡FUEGO! ¡FUEGO!
SUENAN CAMPANAS DE ALERTA. SE ACTIVA UNA SIRENA DE
EMERGENCIA. LUCES INTERMITENTES. EL ESCENARIO
RÁPIDAMENTE SE PONE ROJO. FUEGO Y HUMO. EL GAS ROJO
SE APODERA DEL ESCENARIO)
BARNEY:
¿Qué es eso?
ISMAEL:
¡Yo creo, mi querido amigo, que esta mierda va a coger fuego!
JOE:
¡Gas ! ¡El gas rojo! ¡Ahí está!
DOUG:
¡Maldita sea! ¡Maldita sea! (CON LA RADIO Y EL TELÉFONO AL
MISMO TIEMPO, DANDO LA ORDEN, EN CONTROL DE LA
SITUACIÓN) Nos vamos, señores. Que se hunda y listo. De todos
modos esta chatarra ya estaba vieja. Regresaremos por nuestros
57
pozos después, no se preocupen. Por ahora, dejamos esto así. No
hay problema. Que el mar se trague todo. (AL TELÉFONO) Le
aseguro que no habrá derrame, señor. Nos vemos en una hora.
(SALE.
AHORA, OÍMOS EL RUIDO DEL FUEGO. LA ALARMA MÁS ALTA.
UNA VOZ PIDE ABANDONAR LA PLATAFORMA DE MANERA
INMEDIATA)
ISMAEL:
¡Hay que abandonar la plataforma!
BARNEY:
(NERVIOSO A LA RADIO) Hay que abandonar la plataforma…
JOE:
¡Vamos a los botes! ¡Esto se está incendiando…!
ISMAEL:
(A BARNEY) ¿Puedes caminar?
JOE:
¡Alarma, jefe! ¡Fuego!
BARNEY:
Mierda de plataforma: 18.000 toneladas de hierros malditos que me
van a matar hoy; hoy me va a matar este monstruo miserable…
(SIENTE DOLOR) ¡coño! ¡coño!
ISMAEL:
No te va a matar Barney. Nos vamos de aquí.
JOE:
¡Ya, nos vamos! ! Nos vamos!
ISMAEL:
Tienes sangre. (A LA RADIO) Necesito una cuadrilla de auxilio. (A
JOE) ¿Les dijiste que tenemos un herido aquí?
JOE:
(CON GANAS DE SALIR CORRIENDO) ¡Sí, claro, sí claro!
(HISTÉRICO) ¡Todos están saliendo hacia los botes…!
ISMAEL:
Pero si todo el mundo está abandonando la plataforma ¿Quién coño
me va a ayudar a sacar a Barney? (JOE NO RESPONDE. TIEMBLA)
Vente, lo hacemos nosotros dos…
JOE:
(YÉNDOSE) ¡Tenemos que irnos! ¡Hay fuego! ¡No me están oyendo!
!Todo el personal está evacuando!
ISMAEL:
¡No te vayas Joe! ¡Ayúdame!!
JOE:
¡La orden es dejar esto inmediatamente!
ISMAEL:
¡Ayúdame!
58
JOE:
¡Nos rodea el humo! ¡Voy a buscar ayuda!
ISMAEL:
¡No nos vayas a dejar solos aquí!
(JOE SALE CORRIENDO)
ISMAEL:
Se fue a… buscar ayuda…
BARNEY:
¿Ayuda? No me jodas, Piña Colada. Ese no va a volver.
ISMAEL:
Yo te saco, Barney. Yo mismo soy.
BARNEY:
No te preocupes, compadre. Esto es como Irak. Los soldados no
dejan un soldado en el suelo. Nuestro comando responderá. Vendrán
al rescate.
ISMAEL:
El fuego aún no nos llega y mientras vienen a salvarte, mejor lo
intentamos nosotros, ¿Ah?
BARNEY:
(ACEPTANDO LA AYUDA) ¡Maldita plataforma! ¡ Malditos todos!
(ISMAEL SE COLOCA A BARNEY ENCIMA. ISMAEL SE RESBALA
PERO LUCHA CONTRA LA PENDIENTE QUE SE ESTÁ HACIENDO
EN LA PLATAFORMA. EL HUMO NEGRO SE HACE PRESENTE
CON MÁS FUERZA. DE PRONTO, CAEN AL SUELO LOS DOS.
BARNEY ESTÁ MÁS HERIDO DE LO QUE PENSÁBAMOS Y HAY
MÁS SANGRE)
ISMAEL:
¿Qué sucede?
BARNEY:
Yo creo que estamos hundiéndonos, mi querido compatriota.
ISMAEL:
¿Han cedido los flotadores?
BARNEY:
¿Y si navegamos Ismael? ¿Ah? Esto es un barco ¿Verdad? Eso
dijiste. Rodeados y flotando en el agua. Un barco.(SIENTE DOLOR)
¡No me jodas! (VIENDO QUE LA COSA PUEDE SER DIFÍCIL) El
agua sube pero el cuello no estira. Y yo soy como el capitán de este
barco .¿No es así? ¿No es costumbre que un capitán se hunda con su
barco? ¿Morir como un marinero, cena de los peces?
ISMAEL:
Jefe; tenemos más cerca el agua. Es mejor lanzarnos al Golfo que
pasar por el fuego para llegar hasta los botes, además de luchar
contra la pendiente. Vente, vamos a lanzarnos al mar y que de ahí nos
recojan.
59
BARNEY:
¿Y los tiburones con hambre?
ISMAEL:
Esos ya están muertos con todo este crudo derramado. El mar será
negro, Barney. Ya sé que no te gustan los negros, pero tendrás que
acostumbrarte a tener el culito moreno. ¿Vamos?
BARNEY:
Espera…Vete tú.
ISMAEL:
¡Nos vamos los dos! Nadamos rápido cuando demos con el agua.
Solo hay que evitar los hierros. El incendio en la plataforma lo apaga
el mar. Y con suerte, el mar no se incendia…
BARNEY:
¿Incendiar el mar?
ISAMEL:
¡Vente, vamos a nadar!
BARNEY:
¿Nadar? Pero…¿Por donde?
ISMAEL:
¡Por el mar!
BARNEY:
El mar. ¿Cuál mar?
(ISMAEL LEVANTA A BARNEY DE NUEVO. AMBOS QUEDAN
FRENTE AL PÚBLICO. DETRÁS, EL RUIDO DE LAS ALARMAS Y LA
DESTRUCCIÓN BAJA Y SE VA MEZCLANDO CON UN PIANO
TRISTE. AMBOS TIENEN CARA DE TERROR. DETRÁS DE
BARNEY E ISMAEL, AHORA ESTÁ WYATT)
BARNEY:
(CASI LLORANDO) Y yo que quería morir pensando en mi familia. Y
ni tú ni yo tenemos una.
ISMAEL:
(CASI LLORANDO) La familia somos nosotros.
BARNEY:
¡Los soldados no lloran, coño!
ISMAEL:
¡No señor!
BARNEY:
¡Los soldados no se tocan!
ISMAEL:
¡No señor!
(PERO EN VEZ DE SOLTARSE, SE DAN UN ABRAZO
ENTRAÑABLE. BARNEY ENTONCES TOMA A ISMAEL POR LOS
HOMBROS)
BARNEY:
Ismael.
60
ISMAEL:
¿Si?
BARNEY:
Maricón.
ISMAEL:
¿Qué se le va a hacer? Con el culo no se discute
(AMBOS RÍEN. SE PREPARAN PARA LANZARSE AL MAR. PERO
ANTES, VEN EL DESASTRE)
BARNEY:
Creo que la hemos cagado. ¿no?
(QUEDAN AHÍ, FRENTE AL PÚBLICO, ATERRADOS. WYATT SE
UNE A ELLOS)
WYATT:
Nos creemos infalibles buscando la fantasía.
ISMAEL:
Cazando la ballena.
BARNEY:
Ser famosos y dejar marca.
WYATT:
Trece operarios muertos
Cinco millones de barriles de petróleo vertidos en el mar.
Y esa, mi querido amigo, es la Ballena.
(LUZ SÓLO EN WAYTT)
Y todo esto ni siquiera es ficción.
(UNA EXPLOSIÓN FINAL NOS LLEVA AL OSCURO.
QUEDA EL SONIDO Y LA IMAGEN DEL TALADRO QUE LUEGO SE
MEZCLA CON EL DE UNA BALLENA BLANCA)
FIN.
Fly UP