...

El matrimonio importa

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El matrimonio importa
El matrimonio importa
Veintiséis conclusiones de las ciencias sociales
SOCIAL TRENDS INSTITUTE
Nueva York – Barcelona
Título original: Why Marriage Matters, Twenty-Six Conclusions from
the Social Sciences
© 2005. Institute for American Values
First edition published 2002
Second edition 2005
Edición española: El matrimonio importa. Veintiséis conclusiones de
las ciencias sociales
© 2006. SOCIAL TRENDS INSTITUTE
C/Abadessa Olzet, 23
08034 BARCELONA
© 2007. SOCIAL TRENDS INSTITUTE
C/Abadessa Olzet, 23
08034 BARCELONA
Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con autorización de los titulares de la propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (arts. 270 y siguientes,
Código Penal). El Centro Español de Derechos Reprográficos (www.cedro.org) vela por el
respeto de los citados derechos.
ISBN original: #978-1-931764-10-7
ISBN España: 84-267-1410-2
Printed in Spain - Impreso en España
Enlaze 3 Central de Producción
Valle de Alcudia, 3 - Edificio Fiteni VIII
28330 Las Rozas (Madrid)
Acerca de los autores
W. Bradford Wilcox es profesor adjunto de sociología en la Universidad de
Virginia y miembro de la James Madison Society de la Universidad de Princeton.
William J. Doherty es profesor de ciencias sociales de la familia y director del
programa de terapia matrimonial y familiar en la Universidad de
Minnesota.
William A. Galston es decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la
Universidad de Maryland y director del Instituto de Filosofía y Ciencias
Políticas.
Norval D. Glenn es profesor de sociología y estudios americanos en la
Universidad de Texas en Austin.
John Gottman es profesor emérito de psicología en la Universidad de
Washington y co-fundador del Gottman Institute.
Robert Lerman es profesor de economía en American University y senior
fellow del Urban Institute.
Annette Mahoney es profesora de psicología en Bowling Green State
University.
Barbara Markey es directora adjunta del Centro Matrimonio y Familia en
Creighton University y directora de la oficina de vida familiar de la archidiócesis católica de Omaha.
Howard J. Markman es profesor de psicología en la Universidad de Denver
y co-director del Centro de Estudios Matrimonio y Familia en la
Universidad de Denver.
Steven Nock es profesor de sociología en la Universidad de Virginia.
David Popenoe es profesor de sociología y co-director del National Marriage
Project en Rutgers University.
Gloria G. Rodriguez es fundadora y presidente de AVANCE, Inc., de San
Antonio, Texas.
Scott M. Stanley es co-director del Centro de Estudios Matrimonio y Familia
en la Universidad de Denver.
Linda J. Waite es profesora de sociología en la Universidad de Chicago.
Judith Wallerstein es psicoanalista de niños en Belvedere, California. Hace
investigación sobre temas de matrimonio y divorcio.
Índice
Veintiséis conclusiones a primera vista .......................
Prólogo a la edición española.......................................
Introducción ....................................................................
1. Familia.....................................................................
2. Factores económicos ............................................
3. Salud y longevidad ................................................
4. Salud mental y bienestar emocional...................
5. Delito y violencia doméstica ...............................
6. Conclusiones..........................................................
7. Notas.......................................................................
8
11
25
31
41
49
55
59
65
67
7
Veintiséis conclusiones a primera vista
Familia
1. El matrimonio facilita las relaciones de padre y madre con
sus hijos.
2. Cohabitación no es igual a matrimonio.
3. Los hijos educados fuera del matrimonio son más proclives
a divorciarse o convertirse en padres solteros.
4. El matrimonio es una institución prácticamente universal.
5. El compromiso matrimonial mejora la calidad de las relaciones de la pareja y de ésta con los hijos.
6. El matrimonio tiene importantes consecuencias biológicas
para niños y adultos.
Factores económicos
7. El divorcio y los nacimientos fuera del matrimonio incrementan el riesgo de pobreza tanto para los hijos como para
sus madres.
8. Las parejas casadas son más solventes que las parejas de
hecho o las familias monoparentales.
9. El matrimonio reduce la pobreza y las carencias materiales
de las mujeres menos privilegiadas y de sus hijos.
10. Las minorías étnicas también se benefician del matrimonio.
11. Los hombres casados ganan más dinero que los solteros
con formación y perfiles profesionales semejantes.
12. El divorcio (o el no llegar a casarse) incrementa el riesgo de
fracaso escolar en los hijos.
13. El divorcio reduce la probabilidad de los hijos de conseguir
un título universitario y trabajos de alto reconocimiento.
8
Salud y longevidad
14. Los niños que viven con sus propios padres gozan de mejor
salud física y de una mayor esperanza de vida que los que
viven en otros entornos.
15. Los hijos de matrimonios tienen un riesgo de mortalidad
infantil mucho menor.
16. Adultos y adolescentes abusan menos del alcohol y de otras
drogas dentro del marco matrimonial.
17. Las personas casadas, especialmente los hombres, tienen
una mayor esperanza de vida.
18. El matrimonio supone una mejor salud, y menos lesiones y
discapacidades, tanto para hombres como para mujeres.
19. El matrimonio conlleva una mejor salud entre minorías y
grupos sociales desfavorecidos.
Salud mental y bienestar emocional
20. Los hijos de padres divorciados sufren más ansiedad psicológica y más enfermedades psíquicas.
21. El divorcio parece incrementar el riesgo de suicidio.
22. Las madres casadas sufren menos depresiones que las solteras o las que forman parejas de hecho.
Delito y violencia doméstica
23. Los varones educados en familias monoparentales tienen
más tendencia a caer en comportamientos delictivos.
24. El matrimonio reduce el riesgo de que los adultos se conviertan en agentes o víctimas del delito.
25. Las mujeres casadas son menos víctimas de la violencia
doméstica que las solteras con pareja.
26. Los niños que no viven con sus dos padres biológicos tienen mayor riesgo de sufrir malos tratos.
9
Prólogo a la edición española
El estado de las uniones europeas
W. Bradford Wilcox*
La institución del matrimonio está en apuros, especialmente en la
Europa septentrional y occidental. Durante los últimos cuarenta años,
el número de matrimonios ha caído en picado, la natalidad fuera del
matrimonio y el divorcio han aumentado, y la cohabitación se ha puesto de moda en gran parte del continente europeo. En otras palabras, las
uniones europeas no gozan de buena salud.
Las manifestaciones colectivas de lo que el demógrafo belga Ron
Lesthaeghe ha denominado la “segunda transición demográfica” son
evidentes en toda Europa1. Entre 1960 y 2003, el número de matrimonios ha caído más de un 40% en países como Austria, Francia, Alemania e Italia. Entre 1960 y 2000, el número de divorcios se dobló en
países tan diversos como Austria, Francia, Alemania, Países Bajos y
Suecia2. La natalidad fuera del matrimonio aumentó más de un 500%
*
1
2
W. Bradford Wilcox es profesor adjunto de Sociología en la Universidad de Virginia y miembro
de la James Madison Society en la Universidad de Princeton. Autor principal de “Why Marriage
Matters”, ha publicado diversos trabajos sobre el matrimonio, la paternidad y la vida familiar en
revistas académicas como la American Sociological Review, Social Forces y el Journal of Marriage and
Family. El profesor Wilcox tiene un doctorado en Sociología por la Universidad de Princeton.
Algunos fragmentos de este ensayo se han adaptado de W. Bradford Wilcox y Robin Wilson,
“Bringing Up Baby: Adoption, Marriage, and the Best Interests of the Child”, Bill of Rights Journal,
14, 2006, págs. 883-908.
Johan Surkyn y Ron Lesthaeghe, “Value Orientations and the Second Demographic Transition (SDT)
in Northern, Western and Southern Europe: An Update”, Demographic Research, 3, 2004, págs. 45-86.
Council of Europe, “Recent Demographic Developments in Europe”, Council of Europe
Publishing, Estrasburgo, 2004, pág. 68.
11
entre 1960 y 2002 en Italia, Francia, Países Bajos, España, Suecia y
Reino Unido. De hecho, en Escandinavia, en gran medida debido a la
popularidad de la cohabitación, más del 40% de niños nace fuera del
matrimonio3. De este modo, en buena parte de Europa, aunque en
menor medida en el sur y el este del continente, el matrimonio ha dejado de ser la principal institución que consolida la vida adulta y guía la
natalidad y la educación de los niños.
¿Por qué preocuparse en España, y, en general, en la Unión Europea, de que los europeos abandonen el matrimonio? Muchos expertos
europeos no consideran que la desinstitucionalización del matrimonio
sea un problema. Los sociólogos alemanes Ulrich Beck y Elisabeth
Beck-Gernsheim, por ejemplo, consideran que la desestabilización de la
vida familiar en Europa es algo positivo, que prepara a los niños para
las dificultades de la vida adulta en la modernidad reciente4.
Este libro defiende que la desestabilización del matrimonio supone
una grave amenaza para el bienestar de las sociedades europeas, especialmente para sus miembros más vulnerables: los niños. Las comunidades, los adultos, y especialmente los niños, pagan un precio muy alto
cuando el matrimonio deja de ser la institución central que guía el nacimiento y la educación de los niños. La pobreza, la delincuencia, la depresión y el suicidio son sólo algunas de las consecuencias del debilitamiento de la institución matrimonial.
Para exponer la importancia del matrimonio para el bien común,
este libro recurre a las últimas investigaciones en el campo de las ciencias sociales sobre las consecuencias del monoparentalismo y la cohabitación en niños estadounidenses. A lo largo de los últimos treinta
años, sociólogos, psicólogos y economistas estadounidenses han examinado las consecuencias en niños y familias del abandono del matrimonio. Aunque ningún estudio por sí solo ha sido concluyente, se ha
reunido un conjunto abrumador de pruebas científicas sociales que
3
4
12
Kathleen Kiernan, “Unmarried Cohabitation and Parenthood: Here to Stay? European
Perspectives”, en D.P. Moynihan, T. N. Smeeding y L. Rainwater (eds.), “The Future of the
Family”, Russell Sage, Nueva York, 2004, pág. 76.
Ulrich Beck y Elizabeth Beck-Gernsheim, “Individualization: Institutionalized Individualism and
its Social and Political Consequences”, Sage, Londres, 2002.
señalan que los niños tienen más posibilidades de prosperar cuando
crecen en una familia unida y casada. Como concluyó un análisis reciente publicado por Child Trends, una organización líder en investigación
sobre el bienestar infantil en Estados Unidos: «Las investigaciones
demuestran claramente que los niños dan importancia a la estructura
familiar, y la estructura familiar que más ayuda a los niños es una familia encabezada por dos padres biológicos que comparten un matrimonio poco conflictivo»5.
La investigación social sobre las consecuencias que el abandono del
matrimonio en Europa tiene en los niños no está tan avanzada como
en Estados Unidos. Aun así, las investigaciones con niños europeos
hacen pensar que sufren de manera muy similar por el abandono del
matrimonio. Paso ahora a resumir muy brevemente los razonamientos
del libro, relacionándolos con estudios existentes sobre la vida familiar
europea y dando algunas razones de la importancia del matrimonio
para los niños y familias de Europa y, de hecho, para todo Occidente.
Monoparentalismo
Como se demuestra en este libro, los niños en situaciones monoparentales tienen el doble de posibilidades de sufrir graves problemas de
comportamiento o emocionales si los comparamos con niños de familias unidas y con padres casados. En un resumen reciente sobre estructura familiar y bienestar infantil, el sociólogo estadounidense Paul
Amato escribe: «En comparación con los niños que crecen en una
familia estable con padre y madre, los niños que nacen fuera del matrimonio llegan a ser adultos con menos formación, tienen menores
ingresos, tienen una peor situación profesional y más posibilidades de
estar desocupados (es decir, sin empleo ni estudios en curso), es más
probable que las hijas tengan un hijo fuera del matrimonio, que experi-
5. Kristin Anderson Moore, Susan M. Jekielek y Carol Emig, “Marriage from a Child’s Perspective:
How Does Family Structure Affect Children, and What Can Be Done About It”, Research Brief,
Washington, DC, Child Trends, 2002, pág. 6.
13
menten matrimonios más problemáticos, un mayor número de divorcios y presenten más síntomas de depresión»6.
Un estudio reciente en Estados Unidos descubrió que los adolescentes que viven sólo con su madre tienen el doble de probabilidades
que los que viven en una familia casada –con padre y madre– de probar drogas ilegales, y que los adolescentes que sólo viven con su padre
tienen el triple de probabilidades7. La investigación también señala que
es mucho más probable que los adolescentes que crecen en situaciones
monoparentales se vean envueltos en comportamientos delictivos, en
comparación con los adolescentes en familias unidas y con padres casados8. De hecho, un estudio ha descubierto que los chicos que se educan en situaciones monoparentales tienen el doble de probabilidades de
cometer un delito que los lleve a la cárcel antes de los treinta y pocos
años9. Todos estos estudios toman en consideración factores como los
ingresos y la formación de los padres. De no hacerlo así, las conclusiones sobre la relación entre estructura familiar y las consecuencias afectivas y de comportamiento en los niños, podrían estar distorsionadas.
Como se señala en este libro, investigaciones científicas sociales en
Estados Unidos señalan que es más probable que se desatienda o se
abuse de los niños cuando crecen en un ambiente monoparental que si
lo hacen en una familia unida y casada. En relación a la desatención, los
estudios descubren que es más probable que los niños en situaciones
monoparentales estén mal atendidos, no reciban suficiente supervisión
paterna y estén desnutridos, en comparación con los niños en familias
biparentales. Incluso tras verificar factores que aumentan el riesgo de
abuso, los estudios señalan que es más probable que se abuse física y
6
7
8
9
14
Paul Amato, “The Impact of Family Formation Change on the Cognitive, Social and Emotional
Well-Being of the Next Generation”, The Future of Children, 15, 2005, pág. 78.
Robert L. Flewelling y Karl E. Bauman, “Family Structure as a Predictor of Initial Substance Use
and Sexual Intercourse in Adolescence”, Journal of Marriage and the Family, 52, 1999, págs. 171-181.
Véase, por ejemplo, Chris Coughlin y Samuel Vuchinich, “Family Experience in Preadolescence
and the Development of Male Delinquency”, Journal of Marriage and the Family, 58, 1996, págs.
491-501; y Robert Sampson y J.H. Laub, “Urban Poverty and the Family Context of Delinquency:
A New Look at Structure and Process in a Classic Study”, Child Development, 65, 1994, págs. 523540.
Cynthia Harper y Sara McLanahan, “Father Absence and Youth Incarceration”, Journal of Research
on Adolescence, 14, 2004, págs. 369-397. Paul Amato, obra cit.
sexualmente de los niños cuando crecen en ambientes monoparentales10.
Por ejemplo, como señala este libro, un estudio descubrió que el 7% de los
niños con un solo padre habían sufrido abusos sexuales, frente al 4% de
niños que viven en un hogar encabezado por padres biológicos casados.
Los numerosos libros publicados en Estados Unidos sobre estructura familiar señalan una conclusión clara: a los niños que crecen en
familias unidas y casadas les va mucho mejor en una serie de aspectos
de conducta, sociales y afectivos que a los que crecen en situaciones
monoparentales. ¿Pero podemos aplicar estos hallazgos al contexto
europeo? Es posible que, por ejemplo, las generosas políticas de bienestar de países como Suecia y Noruega contrarresten o reduzcan las
consecuencias sociales, afectivas y económicas del monoparentalismo.
De hecho, las investigaciones señalan que las consecuencias económicas del monoparentalismo se reducen en países donde el estado del
bienestar ofrece mayor protección, como Suecia o Noruega, en los que
es improbable que las madres solas se vean en la pobreza11. Pero el precio social y afectivo del divorcio y el monoparentalismo parece ser el
mismo para los niños europeos que para los estadounidenses. Por ejemplo, un estudio realizado con toda la población infantil de Suecia descubrió que los chicos educados en hogares monoparentales tenían un
50% más de probabilidades de morir por una serie de causas (accidentes, suicidios o adicciones) que aquellos que habían sido educados en
hogares biparentales. El mismo estudio descubrió que los niños educados en hogares monoparentales tenían el doble de probabilidades de
intentar suicidarse, abusar de alguna sustancia o caer en la depresión que
los que habían pasado su infancia en familias biparentales12. Otro estudio no encontró ninguna diferencia en el modo en que el monoparenta-
10 Robin Fretwell Wilson, “Children at Risk: The Sexual Exploitation of Female Children After
Divorce”, Cornell Law Review, 86, 2001, págs. 101-174.
11 Shelley Phipps, “An International Comparison of Policies and Outcomes for Young Children”,
Renouf Publishing, Ottawa, Canadá, 1999.
12 Gunilla Ringback Weitoft, Anders Hjern, Bengt Haglung y Mans Rosen, “Mortality, Severe
Morbidity, and Injury in Children Living with Single Parents in Sweden: A Population-Based
Study”, The Lancet, 36, 2003, págs. 289-295.
15
lismo influye negativamente en los resultados escolares de los niños de
Suecia y Estados Unidos13.
Los estudios sobre el divorcio llegan a conclusiones parecidas. Un
estudio sobre las consecuencias del divorcio en niños noruegos descubrió que los niños que habían sufrido el divorcio de sus padres tenían
muchas más probabilidades de tomar drogas ilegales, verse envueltos
en comportamientos violentos, ser sancionados por mal comportamiento y tener un pobre rendimiento en el colegio, en comparación con
los niños con padres no divorciados. El mismo estudio descubrió que
las consecuencias del divorcio en los niños noruegos eran parecidas a
las experimentadas por los niños estadounidenses, a pesar de que
Noruega cuenta con un estado de bienestar mucho más generoso que
el de Estados Unidos. Los psicólogos noruegos Kyrre Breivick y Dan
Olweus escriben: «Nuestros hallazgos señalan que la asociación negativa entre el divorcio y varios problemas de comportamiento son parecidos en líneas generales en Noruega y Estados Unidos»14. Un estudio en
Reino Unido descubrió que los niños que habían experimentado el
divorcio de sus padres tenían muchas más posibilidades de sufrir de
adultos problemas afectivos como el divorcio, la ansiedad y las obsesiones, en comparación con los niños cuyos padres no se habían divorciado, incluso tras comprobar los problemas psicológicos de los niños
antes del divorcio15.
¿Cuáles son las causas de que contar con dos padres en lugar de uno
sea ventajoso para el bienestar infantil? Numerosas investigaciones
aportan una serie de explicaciones de por qué se asocia la estructura
familiar al bienestar infantil, pero aquí me centro en tres explicaciones
básicas: las relaciones sociales, el apoyo social y afectivo y la supervisión
de un co-progenitor, y la calidad de la vida familiar.
13 Anders Bjorklund, Donna K. Ginther y Marianne Sundstrom, “Family Structure and Children’s
Educational Attainment: A Comparison of Outcomes in Sweden and the United States”, informe
presentado en las conferencias ESPE en Bilbao, 2002.
14 Kyrre Breivik y Dan Olweus, “Children of Divorce in a Scandinavian Welfare State: Are They
Less Affected than U.S. Children?”, Scandinavian Journal of Psychology, 47, 2004, pág. 71.
15 Andrew Cherlin, P. Lindsay Chase-Lansdale y Christine McRae, “Effects of Parental
Divorce on Mental Health throughout the Life Course”, American Sociological Review, 63,
1998, págs. 239-249.
16
En primer lugar, los niños educados por padres casados han tenido
tradicionalmente acceso a dos ambientes familiares, sociales y profesionales, mientras que los niños educados por un solo progenitor sólo han
tenido acceso a uno de esos ambientes16. Por tanto, los niños educados
por dos progenitores, al contrario de los educados por uno solo, tienen
más posibilidades de recurrir al apoyo material y afectivo de dos parejas de abuelos, así como a los contactos sociales y profesionales de un
padre y una madre17.
En segundo lugar, los padres suelen apoyarse y supervisarse mutuamente al compartir la vida familiar. Así pues, si un padre observa que la
madre del niño está agotada tras un largo día de trabajo fuera de casa y
cuidando de los niños, puede ofrecerse a relevar a su mujer. De igual
manera, si una mujer ve que su marido se enfada al tratar de imponer
la disciplina, puede pedirle que se retire y le deje manejar la situación.
De este modo, dos padres pueden unir sus fuerzas para mejorar la labor
educativa de ambos, mientras que es más probable que un solo progenitor se vea superado por el reto de educar a un niño18.
Por último, y en gran medida por el mayor apoyo afectivo y social
de la otra parte y de familiares y amigos, los padres casados son más
cariñosos y están más comprometidos con sus hijos, y también es
menos probable que incurran en comportamientos abusivos. Además,
es más probable que supervisen las actividades y amistades de sus hijos,
en comparación con lo que pudiera hacer un solo progenitor. No resulta extraño, como señala este libro, que los niños presenten una mejor
relación con padres casados que con un solo progenitor.
Cohabitación
¿Y qué pasa con las parejas en cohabitación o de hecho? ¿Podría un
hogar encabezado por una pareja de hecho educar tan bien a un niño
16 Sara McLanahan y Gary Sandefur, “Growing Up With a Single Parent”, Harvard University Press,
Cambridge, MA, 1994, págs. 116-133.
17 Ibídem. Paula Roberts, “I Can’t Give You Anything But Love: Would Poor Couples With
Children Be Better Off Economically If They Married?”, CLASP Policy Brief, 5 agosto de 2004.
18 McLanahan y Sandefur, obra cit., págs. 38, 135-136.
17
como una pareja casada? Para responder a esta pregunta, este libro resume
las investigaciones sobre cohabitación y bienestar infantil llevadas a cabo
hasta ahora en Estados Unidos. A pesar de estar menos avanzadas que la
investigación sobre las consecuencias del monoparentalismo, estas
investigaciones parecen señalar que la respuesta es que no. Lo que se ha
escrito en Estados Unidos sobre cohabitación y bienestar infantil señala que
los niños educados por una pareja de hecho tienen menos posibilidades de
prosperar que los niños educados en una familia casada.
Distintos estudios sobre el comportamiento emocional y educacional
infantil han encontrado diferencias claras entre las familias formadas por
matrimonios o por parejas en cohabitación. Por ejemplo, un estudio
descubrió que los adolescentes procedentes de parejas en cohabitación
tenían muchas más probabilidades de verse involucrados en
comportamientos delictivos que los procedentes de matrimonios
unidos19. Otro estudio descubrió que los adolescentes procedentes de
parejas en cohabitación tenían más probabilidades de tener problemas
afectivos y de comportamiento que los niños educados por matrimonios
unidos20. En comparación con los hijos de matrimonios, los niños de
parejas de hecho tienen más tendencia a que los expulsen temporal o
definitivamente del colegio, así como de tener un rendimiento escolar pobre y de tener dificultades en la relación con compañeros y profesores21.
Estos estudios confirman una serie de factores socioeconómicos, pero en
cualquier caso está demostrado que a los niños de parejas que cohabitan
les va peor que a los niños de familias casadas.
Por supuesto, una de las razones de que los niños de parejas en
cohabitación en Estados Unidos lo pasen bastante peor que los de
matrimonios unidos es que a menudo estos niños no comparten una
relación biológica con uno de los progenitores, generalmente el padre22. Por
tanto, la asociación entre cohabitación y resultados negativos para los niños
19 Wendy D. Manning y Kathleen A. Lamb, “Adolescent Well-Being in Cohabiting, Married, and
Single-Parent Families”, Journal of Marriage and Family, 65, 2003, págs. 876-893.
20 Susan L. Brown, “Family Structure and Child Well-Being: The Significance of Parental
Cohabitation”, Journal of Marriage and Family, 66, 2004, págs. 351-367.
21 Manning y Lamb, obra cit.
22 Sandra Hofferth y Kermyt Anderson, “Are All Dads Equal? Biology Versus Marriage as a Basis
for Paternal Involvement”, Journal of Marriage and Family, 65, 2003, págs, 213-232.
18
quizá sea producto de las diferencias en las relaciones biológicas, en lugar de
fruto del estado civil. Ésta sería una hipótesis válida, de no ser por los
descubrimientos logrados por nuevos y rigurosos estudios que han
abordado este tema.
Pensemos en un estudio reciente de las sociólogas estadounidenses
Wendy Manning y Kathleen Lamb, en el que se hace una comparación entre
niños en familias reconstituidas en matrimonio y otros que viven con
parejas en cohabitación. En ambos casos, los niños sólo comparten relación
biológica con uno de sus padres. Este estudio ha descubierto que los niños
de parejas en cohabitación tienen muchas más posibilidades de verse
involucrados en actos delictivos que aquellos de familias reconstituidas en
matrimonio23. La relación entre delincuencia y estado civil se mantuvo
después de un análisis del nivel socioeconómico de los padres, de la relación
paterno-filial y de la inestabilidad familiar, como el número de compañeros
que la madre haya tenido anteriormente. De igual manera, otros estudios
señalan que los padrastros casados se involucran más con sus hijos que
aquellos que cohabitan con la madre24. Por tanto, estos estudios sugieren
que los niños siguen estando mejor con familias encabezadas por un
matrimonio, incluso aunque no estén relacionados biológicamente con uno
de los padres.
¿Por qué resultan más problemáticas para los niños las parejas en cohabitación? La cohabitación no está tan institucionalizada como el matrimonio. Por tanto, no existen tantas normas que guíen y organicen la pareja
como en el matrimonio25. Esto afecta a la pareja de distintas maneras. En
primer lugar, la cohabitación no tiene la misma asociación prescriptiva con
el compromiso de por vida y la fidelidad sexual que el matrimonio. No
resulta extraño que las parejas en cohabitación presenten un menor nivel de
compromiso y fidelidad sexual que los matrimonios26. En segundo lugar,
23 Manning y Lamb, obra cit.
24 Hofferth y Anderson, obra cit.
25 Steven L. Nock, “A Comparison of Marriages and Cohabiting Relationships”, Journal of Family
Issues, 16, 1995, págs. 54 y 74.
26 Steven Nock, “A Comparison of Marriages and Cohabiting Relationships”, Journal of Family Issues,
16, 1985, págs. 53-76; R. Forste y K. Tanfer, “Sexual Exclusivity among Dating, Cohabiting and
Married Women”, Journal of Marriage and the Family, 58, 1996, págs. 33-47.
19
las parejas en cohabitación suelen diferir en su visión de la relación.
Algunos la ven como un paso antes del matrimonio; otros, como una
alternativa a éste; otros, como una forma barata de estar juntos, y otros
como una prueba de compatibilidad27. El menor nivel de compromiso
asociado a la cohabitación, y lo confuso de la situación y la dirección de
la relación, suponen un menor apoyo material y social de los padres y
otros parientes de la madre en cohabitación que el que reciben las parejas casadas28.
La falta de compromiso legal, de claridad en la relación y de apoyo
social a la cohabitación, son otros factores que explican por qué las relaciones de cohabitación son mucho menos estables que las relaciones
matrimoniales. Como señala este libro, un estudio en Estados Unidos
descubrió que hay un riesgo del 15% de que el hijo de una pareja casada sufra la separación de sus padres durante sus primeros cinco años de
vida. La cifra se eleva al 50% cuando hablamos del hijo de una pareja
en cohabitación29. Otro estudio estadounidense descubrió que al
menos tres cuartas partes de los niños que nacen de una pareja en cohabitación vivirán la separación de sus padres antes de cumplir los
16 años30. Por el contrario, una gran mayoría de los niños que nacen de
un matrimonio en Estados Unidos pasarán toda su infancia junto a sus
dos padres en una familia unida31.
¿Pero podemos generalizar y considerar válidos estos estudios en
Estados Unidos para la experiencia de cohabitación en Europa? Los
expertos aún desconocen si los hijos de parejas en cohabitación en
Europa sufren más que los hijos de parejas casadas. Sin embargo, los
27 Wendy D. Manning y Pamela J. Smock, “First Comes Cohabitation, Then Comes Marriage?”,
Journal of Family Issues, 23, 2002, págs. 1065-1087.
28 Robert Lerman, “Impacts of Marital Status and Parental Presence on the Material Hardship of
Families with Children”, Urban Institute, Washington, DC, 2002.
29 Pamela J. Smock y Wendy D. Manning, “Living Together Unmarried in the United States:
Demographic Perspectives and Implications for Family Policy”, Law and Policy, 26, 2004, págs. 87117. Wendy D. Manning, Pamela J. Smock y Debarum Majumdar, “The Relative Stability of
Cohabiting and Marital Unions for Children”, Population Research and Development Review, 23, 2004,
págs. 135-159.
30 Larry Bumpass y Hsien-Hen Lu, “Trends in Cohabitation and Implications for Children’s Family
Contexts in the United States”, Population Studies, 54, 2000, págs. 29-41.
31 Ibídem.
20
conocimientos sobre la familia europea señalan que los niños educados en
parejas de hecho sufren mayor inestabilidad que aquellos que han sido educados por un matrimonio. Una reciente encuesta en países occidentales (con
una amplia representación europea), llevada a cabo por el demógrafo
Patrick Heuveline, descubrió que «en la mayoría de países, los hijos de
padres en cohabitación tienen entre el doble y cuatro veces más de probabilidades de ver cómo se separan sus padres que los hijos de parejas casadas
en el momento de nacer ellos»32. En algunos países existe una inestabilidad
de la cohabitación aún mayor. En España, por ejemplo, los hijos de parejas
en cohabitación tienen seis veces más posibilidades de ver cómo se separan
sus padres que aquellos cuyos padres están casados33.
Ya que la inestabilidad familiar está muy asociada a problemas de
comportamiento, académicos y afectivos de los niños, estas tendencias
demográficas sugieren que los niños europeos que crecen en situaciones de cohabitación tienen más posibilidades de que les hagan daño que
aquellos que crecen en familias casadas34. De hecho, la inestabilidad no
sólo es perjudicial porque impide a los niños desarrollar y conservar
vínculos afectivos estables con uno o dos cuidadores, sino también
porque les pone en peligro, como señala este libro35.
Concretamente, los niños que viven en ambientes de alto nivel de inestabilidad tienen más probabilidad de desatención y de abuso físico o sexual,
al menos por tres razones. En primer lugar, estos niños suelen buscar atención y apoyo afectivo en adultos ajenos a la familia, lo que los hace más vulnerables a los depredadores sexuales. En segundo lugar, la inestabilidad
suele acarrear la presencia en casa de adultos ajenos a la familia, que tienen
más posibilidades de abusar física o sexualmente de los niños. Por último, el
aspecto más importante: el cuidador principal está a menudo distraído (por
razones amorosas o de otro tipo) por la pérdida de una pareja, una ruptura
sentimental o la búsqueda de una nueva pareja36. Por ejemplo, un estudio
32 Patrick Heuveline, Jeffrey Timberlake y Frank Furstenberg, “Shifting Childrearing to Single
Mothers: Results from 17 Western Countries”, Population and Development Review, 29, 2003, pág. 57.
33 Ibídem, pág. 56.
34-35 Manning y Lamb, obra cit.
36 Manning y Lamb; Smock y Manning; Pamela Smock, “Cohabitation in the United States: An
Appraisal of Research Themes, Findings, and Implications”, Annual Review of Sociology, 26, 2000,
págs. 1-20; y Wilson, obra cit.
21
reciente, llevado a cabo en Missouri, sobre la mortalidad infantil, descubrió que el riesgo de mortalidad de los niños en edad preescolar se
multiplica por cincuenta cuando hablamos de niños educados en situaciones de cohabitación, principalmente por la exposición a la presencia
de un hombre adulto ajeno a la familia37.
Pero incluso si no existen pruebas definitivas de que los niños europeos en situaciones de cohabitación lo pasen peor, hay pruebas convincentes de que el aumento de la cohabitación va a ocasionar un incremento de los casos de monoparentalismo en países del continente
europeo. Algunos expertos europeos en temas familiares han restado
importancia al reciente aumento de la natalidad fuera del matrimonio,
porque daban por hecho que las parejas en cohabitación ocuparían el
lugar de las parejas casadas, ofreciendo un hogar estable y biparental a
los niños. Pero la investigación de Heuveline y sus colegas sobre las tendencias demográficas indican que tanto el aumento de la natalidad fuera
del matrimonio como el del porcentaje de niños que nacen en uniones
en cohabitación está asociado con el aumento de casos en que las
madres tienen que educar solas a sus hijos, principalmente por la mayor
inestabilidad de las uniones en cohabitación. «Si bien los niños que no
viven con sus padres biológicos, casados, podrían en principio vivir con
otras familias formadas por dos adultos, la mayoría no lo hace, o sólo
lo hace temporalmente», comenta Heuveline et al.38. Por decirlo de otro
modo, «quizá la única tendencia general en Occidente sea que la educación de los niños está pasando de las manos de padres casados a las de
madres solteras, más que a las de padres en cohabitación, familias
reconstituidas o padres solteros»39. Así pues, aunque aún no haya una
opinión clara sobre las consecuencias que puede tener para un niño en
particular el ser educado por padres en cohabitación en lugar de por un
matrimonio, las consecuencias generales sobre el entorno del aumento
de la cohabitación en el continente parecen negativas. Y es que el incremento de la cohabitación en Europa parece llevar ineludiblemente a un
37 Patricia G. Schnitzer y Bernard G. Ewigman, “Child Deaths Resulting from Inflicted Injuries:
Household Risk Factors and Perpetrator Characteristics”, Pediatrics, 116, 2005, págs. e687-e693.
38 Heuveline et al., obra cit., pág. 66.
39 Ibídem, pág. 49.
22
aumento del monoparentalismo, y, como hemos visto, un creciente
número de estudios han descubierto ya que el monoparentalismo supone una amenaza para el bienestar infantil en sociedades europeas como
Noruega, Suecia y Reino Unido.
Conclusión
Durante los últimos cuarenta años, el matrimonio ha perdido mucho
terreno como institución principal de la natalidad y la educación de los
niños en Europa, especialmente en el norte y oeste del continente. Son
muchas las causas del abandono del matrimonio en Europa –la secularización, un nivel económico sin precedentes, los cambios en la legislación fiscal y de familia (que han minado la posición única del matrimonio),
el individualismo, el igualitarismo entre sexos–, y así sucesivamente40, y
algunos expertos consideran que las fuerzas culturales, económicas y
políticas que se han aliado contra el matrimonio son tan poderosas que
hacen de toda resistencia un esfuerzo vano41. Desde su punto de vista,
el matrimonio en Europa (y de hecho en Occidente) no tiene futuro
como la principal institución de afianzamiento de la vida adulta y como
contexto ideal para la reproducción biológica y social de las generaciones futuras en el continente europeo.
Espero que se equivoquen. Después de todo, este libro demuestra
que una cultura matrimonial fuerte y saludable es indispensable para el
bienestar social, económico y psicológico de las comunidades, de los
adultos y, especialmente, de los niños. Si los ciudadanos europeos, las
instituciones cívicas y los gobiernos desean legar a la posteridad una
sociedad humana y ordenada, tienen que pensar con creatividad y
actuar con rapidez para fortalecer la institución del matrimonio.
Porque, como se demuestra en este libro, el futuro de la Unión Europea
depende en gran medida de la calidad y estabilidad de las uniones europeas entre las madres y los padres de las generaciones futuras.
40 Surkyn y Lesthaeghe. Allan Carlson, “The De-Institutionalization of Marriage”, The Family in
America, 20, 2/3, 2006.
41 Larry Bumpass, “What’s Happening to the Family?”, Demography Sociological Perspectives, 1990.
23
Introducción
E
está en recesión. Al menos así parecen demostrarlo
las estadísticas en Estados Unidos: si en 1960, un 5% de los niños
nacía fuera del matrimonio, hoy en día, un 34% es fruto de uniones
fuera de él. Y mientras que en los sesenta, más del 67% de adultos estaba casado, hoy es menos del 56%. En este contexto, los niños americanos tienen menos probabilidades de pasar toda su infancia en una familia nuclear; y los hombres y mujeres, tienen más difícil hoy casarse
jóvenes y permanecer unidos que hace cincuenta años.
L MATRIMONIO
Esta tendencia es todavía más acusada en las comunidades pobres y
minorías étnicas. En 2002, un 68% de los nacimientos de niños afroamericanos y un 44% de los nacimientos latinos se produjeron fuera del
matrimonio. Se trata de datos alarmantes si se comparan con el 29% de
nacimientos producidos fuera del matrimonio en las comunidades
“blancas”.
Paralelamente, mientras que sólo un 5% de las madres que han recibido enseñanza universitaria tienen hijos fuera del matrimonio, alrededor del 25% de las madres que no han superado los estudios secundarios son madres solteras. La mayoría de estas últimas pertenecen a
familias humildes. A su vez, los hombres y mujeres que provienen de
este grupo socioeconómico tienen menos tendencia a casarse que los
blancos que cuentan con una formación universitaria.
Los cambios que se han producido en el seno de familias americanas durante las últimas dos generaciones han inspirado numerosas
investigaciones sociocientíficas, además de muchos programas dirigidos a preparar mejor a las parejas para el matrimonio. Este libro trata
de resumir los principales hallazgos de todos estos trabajos de forma
sencilla y útil para todos los interesados en los debates actuales sobre la
25
familia. En otras palabras, pretende argumentar con datos lo que ya
sabemos sobre la importancia del matrimonio en el contexto familiar y
social.
Algunos hallazgos de la investigación
Además de poner al día los conceptos sobre la familia, este informe
destaca cinco nuevos temas de la investigación social relacionada con el
matrimonio.
1) El matrimonio es una institución multicultural. Pese a que el
matrimonio ha perdido influencia en las comunidades compuestas
de minorías en los últimos años, su valor no se ha perdido entre estas
comunidades. Este informe demuestra que tanto los afroamericanos
como los latinos se benefician del matrimonio de la misma manera
que los blancos. También presenta evidencias de que el matrimonio
es importante en países como Suecia, donde existe un enfoque muy
diferente hacia las leyes que gobiernan la sociedad, el bienestar
social y la religión que en Estados Unidos. Todo ello nos lleva a concluir que el matrimonio es una institución multicultural.
2) El matrimonio beneficia a los más humildes. Una línea de
investigación emergente indica que, a pesar de que este colectivo
tiene ahora menos tendencia a casarse y a permanecer en este estado, el matrimonio beneficia a las clases más humildes y menos privilegiadas. Este informe demuestra que las mujeres de origen más
humilde que se casan y permanecen casadas, suelen sufrir menos
pobreza u otras dificultades materiales comparadas con sus iguales
que no llegan a casarse.
3) El matrimonio civiliza al hombre. Este informe demuestra que
el matrimonio desvía la atención de los hombres de actividades peligrosas, antisociales o egoístas, canalizándola hacia las necesidades
de la familia. Los hombres casados beben menos, se pelean menos
26
y tienen menos tendencia a inmiscuirse en actividades delictivas que
sus equivalentes solteros. Los maridos y padres casados son mucho
más cariñosos y dedicados a sus parejas y a sus hijos que los hombres que viven de manera informal con sus parejas (con o sin
niños). Las normas, ventajas y apoyo social del matrimonio, les ayudan a seguir un camino de responsabilidad adulta.
4) El matrimonio es beneficioso para la salud de niños y adultos.
El matrimonio influye en el buen funcionamiento biológico de
adultos y niños. Este bienestar físico puede tener importantes consecuencias sociales. Por ejemplo, el matrimonio parece reducir el
nivel de testosterona en los hombres, lo cual tiene consecuencias
claras sobre sus tendencias agresivas, entre otras cosas. Las niñas
que crecen en familias rotas –especialmente en hogares con hombres con los que no les unen vínculos familiares– tienen mayor tendencia a experimentar un desarrollo sexual prematuro y, en consecuencia, suelen sufrir más casos de embarazo en la adolescencia.
5) El matrimonio mejora la calidad de las relaciones de pareja. La
calidad de la relación es un importante indicador de bienestar, especialmente para las mujeres. Los estudios demuestran que la calidad
de la relación íntima de las parejas está relacionada con su estado
matrimonial y con el grado de compromiso matrimonial de los
miembros de la pareja. Por eso, el matrimonio tiene un papel fundamental cuando se trata de nutrir relaciones íntimas de alta calidad.
¿Qué nos dicen las ciencias sociales?
Sin embargo, todos estos hallazgos parecen indicar que, en relación al
matrimonio, las ciencias sociales están mejor preparadas para documentar si determinados hechos sociales son ciertos que para decirnos
por qué lo son. En otras palabras, resulta más preciso afirmar que el
matrimonio está asociado a importantes bienes sociales que declarar
que el matrimonio es la única o principal causa de éstos.
27
La ciencia social intenta distinguir entre relaciones causales y las meras
correlaciones a través de distintos métodos. Los estudios aquí citados
se basan en grandes grupos nacionalmente representativos, que minimizan el factor de distorsión producido por las diferencias de raza, educación, renta y otras. En muchos casos (no en todos), los científicos
sociales han podido hacer un seguimiento de individuos a lo largo del
tiempo cuando se casan, se divorcian o se quedan solteros. El objetivo
es identificar los denominados “efectos de sesgo de la muestra” o diferencias preexistentes entre estos individuos. Por ejemplo, ¿puede el
divorcio causar pobreza o se trata meramente de que la gente pobre
tiene más tendencia a divorciarse?
Evidentemente, resulta imposible considerar el matrimonio, el divorcio o la paternidad como factores únicos que influyen sobre el bienestar. De ahí que existan diferencias razonables entre los científicos sociales sobre la existencia y el grado de los mencionados efectos de sesgo
de la muestra, y sobre la incidencia directa que el matrimonio tiene.
También es cierto que existen múltiples circunstancias que ponen
en duda esta tesis[1].
1) Aunque se suele asociar el divorcio a un alto riesgo de problemas psicológicos y sociales para los niños, un 75% de los hijos de padres
divorciados no sufren de este tipo de traumas (en el caso de los padres
no divorciados los problemas afectan sólo al 10%)[2].
2) Aunque en general se cree que el matrimonio actúa como un bien
social, la investigación sugiere que un nuevo matrimonio de la madre no suele ser mejor para los hijos que vivir con una madre soltera[3]. Además, está demostrado que los matrimonios infelices no
brindan los mismos beneficios que el matrimonio medio[4].
3) Por otra parte, en el caso de los matrimonios violentos o conflictivos,
tanto el divorcio como la separación son una vía de salida para niños y
adultos.
28
Queda claro que la estructura y los procesos familiares son sólo un
factor más entre los muchos que contribuyen al bienestar de los niños
y de la sociedad. Nuestra intención no es minimizar la importancia de
otros elementos sociales o económicos como la pobreza, el mantenimiento de hijos, el desempleo, el embarazo juvenil, la seguridad en los
barrios o la calidad de la educación.
En este informe, cuando los datos indican con claridad que el matrimonio produce un incremento del bienestar, lo ratificamos. Cuando la
evidencia indica que eso probablemente es cierto pero no se entiende
la causalidad, somos más cautos.
Con todo, la ciencia social está mejorando su forma de procesar los
mencionados efectos de sesgo de la muestra. Por ejemplo, en este informe resumimos dos estudios sobre el divorcio que hacen un seguimiento de gemelos y mellizos adultos en Australia, para descubrir hasta qué
punto los efectos del divorcio sobre los hijos de éstos son genéticos y
hasta qué punto pueden ser una consecuencia del divorcio. Tanto este
tipo de innovación metodológica como los análisis econométricos,
aumentan la confianza en que la estructura familiar ejerce una influencia causal sobre algunos resultados.
A pesar de sus limitaciones, un enfoque científico de calidad puede
guiar las políticas sociales de manera más eficaz que las opiniones y los
perjuicios de personas poco informadas. En nuestra opinión, tanto el
público como los políticos merecen oír lo que sugiere la investigación
sobre las consecuencias del matrimonio (o la falta de éste) en niños y
adultos.
El matrimonio no es la panacea para todos nuestros males sociales.
Sin embargo, el hecho de que la sociedad llegue o no a construir una
cultura sana para el matrimonio tiene una clara relevancia pública. Es
una cuestión de máxima importancia si queremos ayudar a los miembros más vulnerables de nuestra sociedad: los grupos más humildes, las
minorías étnicas y los niños.
29
Familia
1.
El matrimonio facilita las buenas relaciones de
padre y madre con sus hijos
En familias sin matrimonio, tanto las madres como los padres sufren los
efectos negativos de la ausencia del lazo matrimonial. En general, las
madres solteras se quejan más de conflictos con sus hijos y de tener
menos control sobre ellos que las casadas[5]. Llegados a la edad adulta, los
hijos de matrimonios unidos afirman tener una relación más cercana con
sus madres que los de parejas divorciadas[6]. Según un estudio realizado en
Estados Unidos, un 30% de jóvenes cuyos padres se habían divorciado
reconocieron tener malas relaciones con sus madres, algo que sólo admitían un 16% de los hijos cuyos padres habían permanecido casados[7].
En el caso del padre, la buena relación con los hijos depende aún
más de que éste permanezca casado con la madre. Un 65% de jóvenes cuyos padres se divorciaron se llevaban mal con el padre (en el
caso de las parejas no divorciadas, sólo un 29%)[8]. En general, los
niños cuyos padres se divorcian o no llegan a casarse ven a sus padres
con menos frecuencia[9] y tienen relaciones menos cariñosas con
ellos[10] que los hijos de padres casados que permanecen juntos.
Los estudios sobre los hijos de parejas divorciadas sugieren también
que la pérdida de contacto con el padre después de un divorcio es una
de sus consecuencias más perjudiciales1. El divorcio parece tener un
efecto aún más negativo sobre las relaciones entre el padre y los hijos
que el convivir con un matrimonio infeliz[11]. Incluso los padres biológicos que viven con la familia (madre e hijos) sin estar casados, no suelen estar tan involucrados con sus hijos como sus iguales casados que
viven en el mismo hogar con sus hijos2.
1 Paul Amato, “The Impact of Family Formation Change on the Cognitive, Social, and Emotional
Well-Being of the Next Generation”, The Future of Children, 2005.
2 Sandra Hofferth y Kermyt G. Anderson, “Are All Dads Equal? Biology Versus Marriage as a Basis
for Paternal Investment in Children”, Journal of Marriage and Family, 65, 2003, págs. 213-232. Nancy
31
2.
Cohabitación no es igual a matrimonio
Aunque la cohabitación es un estado extremadamente heterogéneo,
como grupo social, los miembros de parejas no casadas que viven juntos se parecen más a los solteros que a los casados. Algunas parejas ven
la convivencia como un preludio al matrimonio; otras, como alternativa al matrimonio. Unas la perciben como una oportunidad para poner
la relación a prueba antes de casarse; otras la consideran una manera
cómoda de mantener una relación3[12].
Por otra parte, los adultos que conviven en pareja se parecen más a
los solteros que a los casados en cuanto a salud física[14], bienestar emocional y psicológico[15], y a sus activos y sueldos[16].
También los niños cuyos padres cohabitan sin estar casados presentan comportamientos más parecidos a los de los que viven con padres
solteros (o casados más de una vez) que a los de familias unidas[13].
Esto parecería indicar que no son tan felices como los niños que viven
en familias unidas y con sus padres casados. Un estudio realizado en
2004 demostró que los adolescentes que viven en hogares de cohabitación tenían mucha más tendencia a experimentar dificultades emocionales y de comportamiento que los de familias con padres casados,
incluso entre un amplio abanico de factores socioeconómicos y de educación4.
Otra investigación desarrollada en Estados Unidos revela que un
50% de niños nacidos de relaciones de cohabitación sin matrimonio
ven acabar la relación de sus padres antes de alcanzar los cinco años (un
S. Landale y R.S. Oropresa, “Father Involvement in the Lives of Mainland Puerto Rican
Children: Contributions of Nonresident, Cohabiting and Married Fathers”, Social Forces, 79,
2004, págs. 945-968.
3 Pamela J. Smock y Wendy D. Manning, “Living Together Unmarried in the United States:
Demographic Perspectives and Implications for Family Policy”, Law and Policy, 26, 2004, págs.
87-117.
4 Susan L. Brown, “Family Structure and Child Well-Being: The Significance of Parental
Cohabitation”, Journal of Marriage and Family, 66, 2004, págs. 351-367.
32
15% entre los padres casados)5. Según este mismo estudio, los latinos y
afroamericanos son los más propensos a vivir este tipo de separaciones6.
Los padres que cohabitan suelen dedicar menos recursos económicos a sus hijos. Un sondeo demostró que los padres que cohabitan dedican menos parte de sus ingresos a educar a sus hijos que los casados,
y que gastan proporcionalmente más que ellos en alcohol y tabaco7. Así
pues, todo apunta a que las parejas de hecho constituyen una base
mucho menos estable para los hijos que los matrimonios.
Los efectos de sesgo de la muestra tienen un peso importante a la
hora de diferenciar entre los padres casados y los que cohabitan. En su
conjunto, las parejas que conviven sin casarse (y que no están prometidas) tienen sueldos menores y menor nivel de formación[17].
Asimismo, estas parejas manifiestan, en general, peores relaciones que
las casadas. Entre otros aspectos, las parejas de hecho hablan de más
conflicto, más violencia y menor nivel de satisfacción y compromiso[18]. Incluso los padres biológicos que viven con la madre de sus hijos
tienen relaciones de menor calidad y tienden a separarse más que aquellos que se casan8[19].
La cohabitación es distinta del matrimonio, en parte, porque quienes
eligen simplemente vivir juntos están menos comprometidos con la vida
en pareja y con su futuro conjunto[20]. Una dificultad que afrontan las parejas de hecho es que a menudo están en desacuerdo en cuanto a la naturaleza y el futuro de su relación. Por ejemplo, para uno puede ser un paso
previo matrimonio y para otro considerarse como una forma cómoda
5 Wendy D. Manning, Pamela J. Smock y Debarum Majumdar, “The Relative Stability of Cohabiting
and Marital Unions for Children”, Population Research and Policy Review, 23, 2004, págs. 135-159;
Pamela J. Smock y Wendy D. Manning, “Living Together Unmarried in the United States:
Demographic Perspectives and Implications for Family Policy”, 2004.
6 Wendy D. Manning, Pamela J. Smock y Debarum Majumdar, obra cit.
7 Thomas DeLeire y Ariel Kalil, “How do Cohabiting Couples with Children Spend Their Money?”,
Journal of Marriage and Family, 67, 2005, págs. 286-295.
8 Wendy D. Manning, Pamela J. Smock y Debarum Majumdar, obra cit.
33
de tener pareja9. Una consecuencia parcial de todo ello es que estas
parejas suelen consolidar menos sus ingresos10.
3.
Los hijos educados fuera del matrimonio son
más proclives a divorciarse o convertirse en
padres solteros
Los niños cuyos padres se divorcian o no llegan a casarse tienen más
tendencia a ser posteriormente padres solteros, a experimentar el divorcio ellos mismos, a casarse de adolescentes y a tener matrimonios y/o
relaciones difíciles11[21]. Esto es especialmente grave entre las niñas: las
que han sido educadas fuera de un matrimonio tienen alrededor de tres
veces más probabilidades de convertirse en madres solteras que las hijas
de padres casados[22].
Y es que el divorcio de los padres incrementa por lo menos un 50%
la probabilidad de que los hijos, una vez adultos, acaben divorciados.
Esto se debe, por una parte, a que los hijos de padres divorciados se
casan más precozmente y, por otra, a que se casan frecuentemente con
hijos de padres divorciados, lo cual convierte sus matrimonios en algo
aún más precario12.
Un segundo matrimonio no parece beneficiar a los niños. Por ejemplo, las hijas que viven en familias con un segundo matrimonio corren
un riesgo más elevado de quedarse embarazadas en la adolescencia que
las que proceden de familias monoparentales, y mucho más que las de fa9 Wendy D. Manning y Pamela J. Smock, “First Comes Cohabitation, Then Comes Marriage?”,
Journal of Family Issues, 23, 2002, págs, 1065-1087.
10 Robert Lerman, “Impacts of Marital Status and Parental Presence on the Material Hardship of
Families with Children”, Urban Institute, Washington; R.S. Oropesa y Nancy S. Landale, “Equal
Access to Income and Union Dissolution among Mainland Puerto Ricans”, Journal of Marriage and
Family, 67, 2005, págs. 173-190.
11 Nicholas H. Wolfinger, “Understanding the Divorce Cycle: The Children of Divorce in Their
Own Marriages”, Cambridge University Press, Nueva York, 2005.
12 Ibídem.
34
milias casadas no desagregadas13. Los chicos educados en segundos
matrimonios también suelen casarse en la adolescencia14.
El divorcio se transmite de generación en generación, especialmente cuando los padres han tenido matrimonios conflictivos[23]. Una
investigación reciente asegura que los efectos del divorcio se prolongan a lo largo de tres generaciones. Así, los nietos de parejas que se
han divorciado tienen más tendencia a experimentar desacuerdo
matrimonial, malas relaciones con sus progenitores y peores niveles de
formación, comparados con aquellos cuyos abuelos no se han divorciado15.
4.
El matrimonio es una institución prácticamente
universal
El matrimonio existe en casi todas las sociedades humanas conocidas [24].
Aunque las formas del matrimonio varían considerablemente según el
contexto cultural, el matrimonio está presente desde el principio de la
historia y en todas las abundantes y variadas culturas documentadas por
los antropólogos.
Como idea humana prácticamente universal, el matrimonio es la
regulación de la reproducción, de la familia y la sociedad. Si bien existen diferentes sistemas de matrimonio y no todas las personas o clases
dentro de una sociedad se casan, el concepto prevalece en todas las
sociedades: una unión sexual públicamente reconocida y apoyada, que
crea obligaciones familiares y la consolidación de recursos entre hombres, mujeres y los hijos que esa unión produzca.
13 Sara McLanahan y Gary Sandefur, “Growing Up with a Single Parent: What Hurts, What Helps”,
Harvard University Press, Cambridge, MA, 1994, pág. 70.
14 Nicholas H. Wolfinger, obra cit.
15 Paul R. Amato y Jacob Cheadle, “The Long Reach of Divorce: Divorce and Child Well-Being
Across Three Generations”, Journal of Marriage and Family, 67, 2005, págs. 191-206.
35
5.
El compromiso matrimonial mejora la calidad de
las relaciones de la pareja y de ésta con los hijos
Hay quien mantiene que es el amor, y no el matrimonio, lo que hace una
familia. Bajo esta óptica, lo importante no es la estructura familiar en
sí, sino la calidad de las relaciones familiares16. Otros argumentan que
para mantener relaciones de alta calidad es necesario diluir la idea de un
compromiso matrimonial de por vida. En esta nueva ética, el matrimonio sería condicional, de manera que las parejas sólo permanecerían
unidas mientras las dos personas siguieran enamoradas17.
Estos argumentos ignoran los efectos del matrimonio y del compromiso normativo que éste ejerce sobre las relaciones íntimas. Al ofrecer
un apoyo legal y normativo a una relación (proporciona una expectativa
de fidelidad sexual y compromiso de por vida, y equipara a los adultos
con un rango social único como cónyuges), el matrimonio fomenta
mejores relaciones sentimentales y paternales que las ofrecidas por sus
alternativas18. Esto explicaría, en parte, que los adultos casados disfruten
de relaciones más felices y sanas, y menos violentas que los adultos que
cohabitan o son novios19. Igualmente, los padres casados disfrutan de
relaciones de más apoyo y menos conflicto en comparación con los
padres que cohabitan o que, de alguna otra manera, están asociados sentimentalmente20. En cambio, como hemos visto, los padres casados sue-
16 Vease, por ejemplo, Scott Coltrane, “Marketing the Marriage ‘Solution:’ Misplaced simplicity in the
Politics of Fatherhood”, Sociological Perspectives, 44, 2001, págs. 387-418, y Scott Coltrane, “Gender,
Power, and Emotional Expression: Social and Historical Contexts for a Process Model of Men in
Marriages and Families”, en A. Booth y A. Crouter (eds.), “Men in Families”, Lawrence Erlbaum
Associates, Mahvah, 1998, pág. 207.
17 Stephanie Coontz, “Marriage, a History: From Obedience to Intimacy, or How Love Conquered
Marriage”, Viking, Nueva York, 2005.
18 Steven Nock, “Marriage in Men’s Lives”, Oxford University Press, Nueva York, 1998.
19 Linda Waite y Maggie Gallagher, “The Case for Marriage”, 2000; Scott M. Stanley, Sarah W.
Whitton y Howard J. Markman, “Maybe I Do: Interpersonal Commitment and Premarital or
Nonmarital Cohabitation”, 2004.
20 Marcia Carlson y Sara McLanahan, “Do Good Partners Make Good Parents? Relationship Quality
and Parenting in Married and Unmarried Families”, Center for Research on Child Wellbeing,
Princeton University, Princeton, 2005.
36
len tener mejores relaciones con sus hijos que los que cohabitan, los
divorciados y los casados por segunda vez21.
Algunas de las correspondencias entre la estructura familiar y la
evolución de la familia son producto de la selección. Es decir, que las
parejas con mejores relaciones tienen más tendencia a casarse y a permanecer en este estado. No obstante, y tal como expone este informe,
la investigación sugiere que los apoyos sociales, legales y normativos
proporcionados por el matrimonio fomentan mejores relaciones íntimas y mejores relaciones entre padres e hijos.
Lo mismo ocurre con la idea del matrimonio. Los individuos que
valoran la institución del matrimonio –los que se oponen al divorcio
fácil, los que creen que los niños deben nacer dentro del marco matrimonial y los que creen que el matrimonio es más beneficioso que la
cohabitación– tienen mayor inclinación a invertir personalmente en su
matrimonio y a disfrutar de relaciones matrimoniales de alta calidad.
Los individuos que adoptan una ética condicional con respecto al
matrimonio –esta ética que sugiere que el matrimonio sólo debe durar
mientras ambos cónyuges sean felices– suelen ser menos afortunados
en sus matrimonios.
La investigación lo corrobora. Un estudio a lo largo del tiempo descubrió que aquellos individuos que se oponen al divorcio suelen dedicarse más a su cónyuge (incluso tras controlar la calidad inicial del
matrimonio)22. Otra investigación reveló que los cónyuges, especialmente los maridos, tienen más tendencia a sacrificarse por su pareja si
21 Sandra Hofferth y Kermyt G. Anderson, “Are All Dads Equal? Biology Versus Marriage as a Basis
for Paternal Investment in Children”, 2003; Pamela J. Smock y Wendy D. Manning, “Living
Together Unmarried in the United States: Demographic Perspectives and Implications for Family
Policy”, 2004. Paul Amato, obra cit.; Paul Amato y Alan Booth, “A Generation at Risk: Growing
Up in an Era of Family Upheaval”, Harvard University Press, Cambridge, MA, 1997.
22 Paul Amato y Stacy Rogers, "Do Attitudes Toward Divorce Affect Marital Quality?", Journal of
Family Issues, 20, 1999, págs. 69-86.
37
creen firmemente en el concepto de matrimonio23. Recientemente, una
encuesta entre mujeres casadas mostró que su satisfacción con el cariño
y comprensión de sus maridos estaban alta y positivamente relacionados
con los niveles de compromiso matrimonial compartido por ambos
esposos24. En el mismo sentido, otro estudio halló que los padres que
están seriamente comprometidos con el matrimonio y con sus normas
tienden a elogiar y cuidar más a sus hijos que aquellos que no lo están
tanto25. En definitiva, el compromiso con la idea de matrimonio mejora
la calidad de las relaciones de la pareja y de ésta con los hijos.
6.
El matrimonio tiene importantes consecuencias
biológicas para niños y adultos
El matrimonio tiene consecuencias biológicas, tanto para los adultos
como para los niños. Es lo que en ciencias sociales se conoce como el
“área biosocial” de los individuos, es decir, aquella conexión entre sus
relaciones sociales y el funcionamiento de sus organismos.
En la última década se han descubierto múltiples formas en las que
el matrimonio parece promover efectos positivos sobre el “área biosocial”. Dos de estos efectos biosociales del matrimonio destacan por su
importancia.
PRIMERO, el matrimonio parece reducir los niveles de testosterona en
los varones. Más de cinco estudios sobre diferentes poblaciones mostraron que los hombres casados (especialmente los padres) presentaban
23 Scott M. Stanley, “What is it With Men and Commitment, Anyway?”, trabajo presentado en la
Sexta Conferencia Anual Sobre Matrimonios Inteligentes, Washington, DC, 2002. Sarah W.
Whitton, Scott M. Stanley y Howard J. Markman, “Sacrifice in Romantic Relationships: An
Exploration of Relevant Research and Theory”, en H.T. Reiss, M.A. Fitzpatrick, A.L. Vangelisti
(eds.), “Stability and Change in Relationship Behavior across the Lifespan”, Cambridge University Press,
Cambridge, 2002, págs. 156-181.
24 W. Bradford Wilcox y Steven L. Nock, “What’s Love Got to Do With It? Equality, Equity, and
Commitment in Women’s Marital Quality”, Social Forces, 2005.
25 W. Bradford Wilcox, “Soft Patriarchs, New Men: How Christianity Shapes Fathers and Husbands”,
University of Chicago Press, Chicago, 2004.
38
niveles de testosterona inferiores que sus iguales no casados o divorciados26. Este mismo resultado se produjo en hombres con relaciones de
cohabitación, lo que parece indicar que la relación íntima, duradera y
cotidiana con una mujer tiene una incidencia determinante sobre los
niveles de testosterona27. Dado que la testosterona está asociada con la
agresividad, el deseo de destacar y una serie de comportamientos antisociales, el matrimonio podría influir positivamente en el comportamiento
de los varones28. Es cierto que aquí pueden darse algunos efectos de
sesgo de la muestra: podría ser que los hombres con niveles inferiores de
testosterona tengan menos tendencia a entrar en comportamientos antisociales y más predisposición a casarse. Pero un reciente estudio sugiere
claramente que el matrimonio juega un papel causal en la reducción de
los niveles de testosterona (además de los de cortisol)29. En el futuro, las
investigaciones tendrán que ahondar en las relaciones entre el matrimonio, la testosterona y el comportamiento antisocial de los hombres.
SEGUNDO, vivir en el marco de una familia unida y de padres casados parece favorable para el desarrollo sexual de las niñas. Según una
amplia investigación llevada a cabo por el psicólogo Bruce Ellis y otros
profesionales, las chicas adolescentes que crecen al margen de una
familia de padres casados son bastante más proclives a adelantar su primera menstruación, a tener una actividad sexual precoz y, por ende, al
embarazo adolescente30. Ellis descubrió que las chicas que mantienen
26 Alan Booth y James M. Dabbs, Jr., “Testosterone and Men’s Marriages”, Social Forces, 72, 1993,
págs. 463-477. T.C. Burnham, J. Flynn Chapman, P.B. Gray, M.H. McIntyre, S.F. Lipson y P.T.
Ellison, “Men in Committed, Romantic Relationships have Lower Testosterone”, Hormones and
Behavior, 44, 2003, págs. 119-122; Peter B. Gray, Judith Flynn Chapman, Terence C. Burnham,
Matthew H. McIntyre, Susan F. Lipson y Peter T. Ellison, “Human Male Pair Bonding and
Testosterone”, Human Nature, 15, 2004, págs. 119-131. Peter B. Gray, Sonya M. Kahlenberg, Emily
S. Barrett, Susan F. Lipson y Peter T. Ellison, “Marriage and Fatherhood are Associated with
Lower Testosterone in Males”, Evolution and Human Behavior, 23, 2002, págs. 193-201; Allan Mazur
y Joel Michalek, “Marriage, Divorce, and Male Testosterone”, Social Forces, 77, 1998, págs. 315-330.
27 T.C. Burnham, J. Flynn Chapman, P.B. Gray, M.H. McIntyre, S.F. Lipson y P.T. Ellison, “Men in
Committed, Romantic Relationships have Lower Testosterone”, 2003.
28 Alan Booth y James M. Dabbs, Jr., “Testosterone and Men’s Marriages”, 1993.
29 Allan Mazur y Joel Michalek, “Marriage, Divorce, and Male Testosterone”, 1998.
39
buenas relaciones con sus padres tienen su primera regla a una edad
más avanzada, y que aquellas chicas que pierden al padre biológico en
su infancia suelen llegar a la primera regla a una edad más temprana.
Además, las que viven con un hombre no pariente (padrastro o novio
de la madre) tienen su primera regla antes que las que sólo conviven
con la madre. Ellis especula que el desarrollo sexual de una chica se ve
influido por las feromonas del hombre –elementos químicos biológicos
emitidos hacia los demás, que se han asociado con el desarrollo sexual
acelerado en los mamíferos– que se encuentran en su entorno social.
Las feromonas del propio padre parecen inhibir el desarrollo sexual
precoz, mientras que las de un hombre sin parentesco biológico parecen acelerar ese desarrollo. En sus palabras, «estos hallazgos (…) son
plenamente coherentes con la hipótesis de que la cercanía del padre
biológico inhibe el desarrollo de la pubertad de las hijas»31. A su vez, el
desarrollo sexual precoz está asociado a niveles significativamente más
altos de actividad sexual precoz y embarazo adolescente, incluso aislando factores económicos y psicológicos del hogar que podrían confundir la relación entre la estructura familiar y la actividad sexual de las chicas32. Por todo ello, esta línea de investigación sugiere que un marco
matrimonial unido y sólido protege a las niñas del desarrollo sexual precoz y, en consecuencia, del embarazo adolescente.
30 Bruce J. Ellis, “Timing of Pubertal Maturation in Girls: An Integrated Life History Approach”,
Psychology Bulletin, 130, 2004, págs. 920-958; Bruce J. Ellis, John E. Bates, Kenneth A. Dodge,
David M. Fergusson, L. John Horwood, Gregory S. Pettit y Lianne Woodward, “Does Father
Absence Place Daughters at Special Risk for Early Sexual Activity and Teenage Pregnancy”, Child
Development, 74, 2003, págs. 801-821.
31 Bruce J. Ellis, “Of Fathers and Pheromones: Implications of Cohabitation for Daughters Pubertal
Timing”, en A. Booth y A. Crouter (eds.), “Just Living Together: Implications of Cohabitation on
Families, Children, and Social Policy”, Lawrence Erlbaum Associates, 2002, págs. 169.
32 Bruce J. Ellis et al., “Does Father Absence Place Daughters at Special Risk for Early Sexual
Activity and Teenage Pregnancy”, 2003.
40
Factores económicos
7.
El divorcio y los nacimientos fuera del matrimonio
incrementan el riesgo de pobreza tanto para los
hijos como para sus madres
Tanto el divorcio[25] como los nacimientos fuera del matrimonio[26]
hacen más vulnerable la situación económica de los hijos y de sus
madres. La investigación demuestra consistentemente que los efectos
de la estructura familiar sobre la pobreza son importantes, incluso después de introducir controles para evitar sesgos de raza y origen de las
familias estudiadas. Los cambios de estructura familiar son una causa
importante de nuevas entradas en el umbral de la pobreza (aunque la
causa dominante es el declive de ingresos del cabeza de familia).
La pobreza infantil va en aumento, en parte debido al incremento
de familias monoparentales[27]. De hecho, algunos estudios indican que
el incremento de pobreza infantil desde los años setenta puede atribuirse en su totalidad al aumento de familias monoparentales, debido al
divorcio o a los nacimientos de niños fuera del entorno matrimonial33.
Cuando los padres no llegan a casarse o no permanecen casados, los
hijos tienen más tendencia a experimentar pobreza profunda y persistente. La mayoría de los niños educados fuera del marco de una familia de padres casados experimenta, al menos, un año de pobreza intensa (ingresos familiares inferiores al 50% del umbral oficial de
pobreza)[28]. Tanto el divorcio como los nacimientos fuera del matrimonio juegan un papel importante en esta precariedad: entre un 20 y un
33% de las mujeres que se divorcian desembocan en la pobreza después
del divorcio[29].
33 Adam Thomas e Isabel Sawhill, “For Richer of for Poorer: Marriage as an Antipoverty Strategy”,
Journal of Policy Analysis and Management, 21, 2002, págs. 587-599; Adam Thomas e Isabel Sawhill,
“For Love and Money? The Impact of Family Structure on Family Income”, The Future of Children,
2005.
41
8.
Las parejas casadas son más solventes que las
parejas de hecho o las familias monoparentales
El matrimonio parece ser una institución que crea riqueza. En general,
los matrimonios casados acumulan más riqueza que las parejas no casadas o los solteros[30]. Las ventajas económicas del matrimonio son más
que la suma de dos sueldos. Las dos partes de un matrimonio parecen
consolidar su riqueza por las mismas razones que las asociaciones, las
economías de escala, la especialización y el intercambio son económicamente más eficientes. Las normas sociales del matrimonio, que promueven un comportamiento sano y productivo y la acumulación de
bienes (como la compra de una casa), juegan un papel importante.
Además, las parejas casadas reciben más herencias económicas de los
dos conjuntos de abuelos que las que conviven sin casarse. Por el contrario, las madres solteras casi nunca reciben ayuda económica de los
familiares del padre de sus hijos[31].
9.
El matrimonio reduce la pobreza y las carencias
materiales de las mujeres menos privilegiadas y
de sus hijos
Cada vez más investigaciones, como la del economista Robert Lerman,
confirman que los beneficios económicos del matrimonio se extienden
también a las mujeres de orígenes más humildes. Concentrándose en el
estudio de familias norteamericanas de bajos ingresos, Lerman descubrió que las parejas casadas con hijos presentaban generalmente menos
dificultades materiales –menos tendencia a saltarse una comida o a no
pagar los suministros, el alquiler o la hipoteca– que otras familias, especialmente las de madres solteras y sin pareja34. En otro estudio, Lerman
descubrió que las madres con menos formación académica que se casaron conseguían un nivel de vida un 65% más elevado que las madres
34 Robert Lerman, “Impacts of Marital Status and Parental Presence on the Material Hardship of
Families with Children”, 2002.
42
solteras, un 50% más que las madres solteras que vivían con otro adulto, y un 20% más que las madres que convivían con su pareja sin haberse casado35. Otras ramas de investigación han concluido que las madres
de pocos medios tienen menos tendencia a encontrarse en condiciones
de pobreza si su primer hijo es fruto de un matrimonio (comparado
con madres que lo tuvieron fuera del marco matrimonial). En el ámbito de las mujeres afroamericanas, esta misma investigación reveló que
un 35% de madres que tuvieron un primer hijo fuera del matrimonio
se encuentran por debajo del umbral de pobreza, mientras que la miseria afecta sólo un 17% de las madres afroamericanas casadas36.
¿Cuál es la razón de que el matrimonio contribuya a aliviar las penurias económicas de los más desfavorecidos? Las parejas casadas parecen
compartir más sus sueldos y otras propiedades, reciben más ayudas de
la familia extendida y amigos, así como de las instituciones cívicas (iglesias, cooperativas de comida, etc.)37. Sin embargo, existen dos situaciones en las que estas conclusiones no se aplican. Primero, el matrimonio
no produce tantos beneficios para las mujeres que tienen un parto prematrimonial y que posteriormente se casan38. Segundo, el matrimonio
tampoco conlleva un impulso económico importante para las mujeres
que luego se divorcian (y el divorcio es más común entre mujeres con
niveles de ingresos y educación comparativamente más bajos)39. Así
pues, las mujeres que viven en una situación económica precaria no suelen beneficiarse económicamente del matrimonio si éste no es un matrimonio estable.
35 Robert Lerman, “Married and Unmarried Parenthood and Economic Well-Being: A Dynamic
Analysis of a Recent Cohort”, Urban Institute, Washington, DC, 2002.
36 Daniel Lichter, D.R. Graefe y J.B. Brown, “Is Marriage a Panacea? Union Formation Among
Economically-Disadvantaged Unwed Mothers”, Social Problems, 50, 2003, págs. 60-86.
37 Robert Lerman, “How Do Marriage, Cohabitation, and Single Parenthood Affect the Material
Hardship of Families with Children?”, The Urban Institute, Washington, DC, 2002.
38 Daniel Lichter, D.R. Graefe y J.B. Brown, obra cit.
39 Kelly Raley y Larry Bumpass, “The Topography of the Divorce Plateau: Levels and Trends in
Union Stability in the United States After 1980”, Demographic Research, 8, 2003, págs. 245-259.
43
10. Las minorías étnicas también se benefician del
matrimonio
Los beneficios económicos asociados al matrimonio no se limitan a las
personas de raza blanca. La investigación sugiere que los afroamericanos y latinos que viven en Estados Unidos se benefician también materialmente del matrimonio.
En el ámbito social, el índice de pobreza de niños afroamericanos
ha crecido un 20% desde 1970, algo que coincide con el descenso de
padres de esta etnia casados40.
A nivel de los individuos, un estudio muestra que las madres solteras afroamericanas que posteriormente se casan, disfrutan de una subida de ingresos del 81% (en el caso de las mujeres de raza blanca que se
encuentran en las mismas circunstancias, el incremento de los ingresos
es de sólo el 45%). Este mismo estudio demostró que los recursos económicos disponibles para los niños afroamericanos caían un 53% dos
años después de un divorcio41. Otra investigación sobre mujeres afroamericanas de mayor edad indicó que las casadas disfrutan de ingresos significativamente más altos que sus iguales divorciadas, viudas y, sobre
todo, que las no casadas42. Los hombres afroamericanos que se casan
también experimentan un incremento significativo de su sueldo, alrededor de 4.000 dólares anuales según la estimación de un informe43.
Finalmente, los afroamericanos y latinos casados disfrutan de mayores
activos de vivienda comparados con sus equivalentes no casados44.
40 Adam Thomas e Isabel Sawhill, “For Richer or Poorer”, obra cit.
41 Marianne E. Page y Ann Hugg Stevens, “Understanding Racial Differences in the Economic Costs
of Growing Up in a Single-Parent Family”, Demography, 42, 2005, págs. 75-90.
42 Andrea E. Willson y Melissa A. Hardy, “Racial Disparities in Income Security for a Cohort of
Aging American Women”, Social Forces, 80, 2002, págs. 1283-1306.
43 Steven L. Nock, “Marriage and Fatherhood in the Lives of African American Men”, en O.
Clayton, R. Mincy y D. Blankenhorn (eds.), “Black Fathers in Contemporary Society”, Russell Sage
Foundation, Nueva York, 2003, págs. 30-42.
44 Lauren J. Krivo y Robert L. Kaufman, “Housing and Wealth Inequality: Racial-Ethnic Differences
in Home Equity in the United States”, Demography, 41, 2004, págs. 585-605.
44
11. Los hombres casados ganan más dinero que los
solteros con formación y perfiles profesionales
semejantes
Tanto en Estados Unidos como en otros países desarrollados abundan
los estudios que indican que los hombres casados ganan entre un 10 y
un 40% más que los solteros con perfiles profesionales y formación
semejantes[32]. Si bien los efectos de sesgo de la muestra podrían atribuirse una parte de estos resultados[33], la investigación más reciente y
sofisticada parece confirmar que el matrimonio en sí suele incrementar
el poder adquisitivo de los hombres en torno al 24%45.
¿Por qué los hombres casados ganan más dinero? Las causas no se
conocen claramente, pero todo parece indicar que los hombres casados
tienen una mayor dedicación al trabajo, un enfoque más estratégico en
sus búsquedas de empleo y unas rutinas personales más sanas y estables
(lo que incluye descanso, dieta y escaso consumo de alcohol). Es más,
un estudio encontró que los hombres casados tenían más facilidad para
encontrar nuevo empleo antes de abandonar un puesto de trabajo, y
menos tendencia a hacerlo sin tener una alternativa, que sus iguales solteros. El estudio también indica que los casados tienen menos tendencia a ser despedidos que los solteros46. Todo ello sugiere que los hombres casados se benefician tanto de la satisfacción del esfuerzo de
trabajar como del apoyo emocional que reciben de sus esposas[35].
12. El divorcio (o el no llegar a casarse) incrementa
el riesgo de fracaso escolar en los hijos
A largo plazo, el divorcio o el hecho de no contraer matrimonio tienen
un impacto negativo sobre la capacidad de un niño de conseguir un
45 Robert Lerman, “The Economic Benefits of Marriage and the Implications for Public Policies to
Promote Healthy Marriages”, trabajo presentado en la Eastern Sociological Society, Washington,
DC, 2005.
46 Elizabeth Gorman, “Bringing Home the Bacon: Marital Allocation of Income-Earning Responsibility,
Job Shifts, and Men's Wages”, Journal of Marriage and the Family, 61, 1999, págs. 110-122.
45
buen nivel de formación. Los hijos de padres divorciados o no casados
obtienen peores resultados en las pruebas de nivel académico. También
tienen mayor tendencia a repetir curso y a abandonar prematuramente
la enseñanza secundaria. Incluso después de aplicar controles para eliminar sesgos de origen y factores genéticos, la investigación revela que
el divorcio y la ausencia de un matrimonio tienen importantes efectos
negativos sobre el nivel de formación de los hijos[36]47. Por ejemplo, los
niños cuyos padres se divorcian acaban con niveles de educación significativamente más bajos que los hijos de una madre viuda[37]. Los niños
cuyos padres entran en un nuevo matrimonio no suelen experimentar
mejores resultados que los que viven con madres solteras[38]. Todavía
no está claro si los efectos de estructura familiar varían según la
raza. Algunos estudios indican que el rendimiento académico de
niños afroamericanos está más afectado por la ausencia de un padre
que el de sus equivalentes blancos, mientras otros estudios llegan a la
conclusión contraria48.
13. El divorcio reduce la probabilidad de los hijos
de conseguir un título universitario y trabajos
de alto reconocimiento
A largo plazo, el divorcio también podría tener consecuencias sobre los
logros socioeconómicos de los hijos. Aunque la mayoría de hijos de
parejas divorciadas no abandonan la educación secundaria ni sufren
desempleo inmediato, las estadísticas revelan que, como adultos, suelen
ostentar un menor rango profesional y sueldos más bajos, lo que conduce a unos niveles más altos de desempleo y, por ello, a una mayor precariedad económica[39]. Igualmente, los hijos de divorciados tienen menos
47 Para un estudio genéticamente informado sobre los efectos del divorcio, véase Brian M.
D’Onofrio, “A Genetically Informed Study of the Processes Underlying the Association between
Parental Marital Instability and Offspring Life Course Patterns”, Developmental Psychology, 2005.
48 Wendy Sigle-Rushton y Sara McLanahan, “Father Absence and Child Well-Being: A Critical
Review”, en D.P. Moynihan, T.M. Smeeding y L. Rainwater (eds.), “The Future of the Family”,
Russell Sage Foundation, Nueva York, 2004.
46
tendencia a ir a la universidad, a titularse en carreras de ciclo superior y
a hacerlo en universidades de elite (en el estudio se aplicaron controles
para corregir posibles sesgos de origen familiar de los individuos o de
sus logros académicos y extraescolares)[40].
47
Salud y longevidad
14. Los niños que viven con sus propios padres gozan
de mejor salud física y de una mayor esperanza
de vida que los que viven en otros entornos
Tanto el divorcio como el nacimiento fuera del matrimonio parecen
producir efectos negativos sobre la salud física y la esperanza de vida de
los hijos[41]. Una investigación longitudinal sugiere que el divorcio de
los padres aumenta la incidencia de problemas de salud en los hijos [42].
En cambio, una niñez dentro de un marco matrimonial lleva asociadas
unas ventajas de salud claras, incluso si se considera el rango socioeconómico de la familia. Por ejemplo, en Suecia, un país con una elevada
renta per cápita y dotado con un amplio sistema de seguridad social que
incluye toda suerte de ayudas sanitarias públicas, los niños educados
fuera del matrimonio tienen una mayor propensión a sufrir serios problemas de salud. Un estudio realizado sobre toda la población infantil
sueca descubrió que los hijos educados en hogares monoparentales tenían un 50% más de probabilidades de morir por causas como el suicidio, accidentes o adicción a las drogas que los hijos educados en hogares con ambos padres. Y ello incluso aplicando controles para evitar
sesgos de tipo socioeconómico y de salud psicológica de los padres.
Los efectos de la estructura familiar sobre la salud se extienden a la
vida adulta de los niños. Durante setenta años, un estudio que seguía un
grupo de hijos de familias de clase media y bien preparados académicamente descubrió que el divorcio de los padres reducía la expectativa de
longevidad de estos niños en cuatro años (incluso aplicando controles
sobre el nivel de salud infantil, orígenes de la familia y características de
personalidad como la impulsividad y la inestabilidad emocional)[44].
Otro análisis encontró que un grupo de hombres de 40 años cuyos
padres se habían divorciado tenían tres veces más probabilidades de
muerte prematura que aquellos cuyos padres habían permanecido casados. «Parece ser –concluyen los investigadores– que el divorcio de los
49
padres desencadena una serie de eventos negativos. Lo que contribuye
a un riesgo más elevado de mortalidad entre los individuos que provienen de familias que han sufrido un divorcio»[45].
15. Los hijos de matrimonios tienen un riesgo de
mortalidad infantil mucho menor
Los bebés nacidos de padres casados tienen un riesgo de mortalidad
infantil menor. En cambio, el hecho de ser hijo de una madre no casada
está asociado a un incremento del riesgo de mortalidad de cerca del
50%[46]. Si bien el estado matrimonial de los padres influye en la mortalidad infantil de todos los niños, en Estados Unidos, el riesgo es más elevado entre los hijos de madres solteras blancas y mayores de 20 años[47].
La causa de esta relación entre estado civil y mortalidad infantil no
se conoce a fondo. Hay muchos efectos de sesgo de la muestra en
juego: las madres solteras suelen ser jóvenes, afroamericanas y con un
nivel económico más bajo que sus iguales casadas[48]. Aunque es cierto
que las madres solteras tienen menos posibilidad de procurar atención
prenatal precoz, los niveles de mortalidad infantil en estas circunstancias son más elevados no sólo durante el período prenatal, sino en toda
la primera infancia[49] e incluso en los primeros años de la juventud[50].
Los niños nacidos de madres solteras tienen un nivel más alto de accidentes mortales, tanto fortuitos como intencionados[51]. Así pues, el
estado civil se revela como un potente indicador de la mortalidad infantil, incluso en aquellos países con sistemas de salud pública y apoyos
institucionales importantes para madres solteras[52].
50
16. Adultos y adolescentes abusan menos del alcohol
y de otras drogas dentro del marco matrimonial
Hombres y mujeres casados consumen (y abusan) menos del alcohol
que los solteros. Una investigación longitudinal confirma que los jóvenes adultos que se casan, especialmente los hombres, tienen tendencia
a reducir los niveles de consumo y de abuso del alcohol y de drogas ilegales49[53]. Los niños cuyos padres se casan y permanecen casados también presentan menores niveles de abuso de drogas (aplicando controles de estudio sobre el origen de la familia y las características genéticas
de los padres)50[54].
Los adolescentes de familias monoparentales o de segundos matrimonios tienen el doble de tendencia a probar el canabis (y los jóvenes
adolescentes que viven sólo con el padre tienen tres veces más). En
cambio, aquellos adolescentes cuyos padres permanecen casados tienen
mucha menos tendencia a experimentar con el tabaco u alcohol[55]. Los
datos del National Household Survey on Drug Abuse (Encuesta nacional
sobre el abuso de drogas) demuestran que aquellos adolescentes que
viven con ambos padres biológicos tienen mucha menos propensión a
consumir drogas ilegales, alcohol y tabaco (aplicando controles de estudio sobre edad, raza, sexo e ingresos familiares)[56].
¿Cuál es la relación entre la fragmentación familiar con el consumo
de drogas entre adolescentes? Probablemente entran aquí muchos factores, como el incremento del estrés familiar, la vigilancia reducida de
los padres y una menor vinculación de los hijos con los padres, especialmente con la figura paterna[57].
49 Trude Bennett, “Marital Status and Infant Health Outcomes”, Social Science and Medicine, 35 (9),
1992, págs. 1179-1187.
50 J. Schuman, “Childhood, Infant and Perinatal Mortality, 1996: Social and Biological Factors in
Deaths of Children Aged under 3”, Population Trends, 92, 1998, págs. 5-14.
51
17. Las personas casadas, especialmente los
hombres, tienen una mayor esperanza de vida
Las personas casadas viven más años que las solteras o divorciadas, de
cualquier raza, nivel de ingresos y origen social[58]. En la mayoría de los
países desarrollados, los hombres solteros, divorciados o viudos de
mediana edad tienen el doble de probabilidades de morir temprano que
sus equivalentes casados. En el caso de las mujeres solteras, el nivel de
riesgo no dista tanto de sus equivalentes casadas, pero tienen un 37,5%
más de riesgo[59].
18. El matrimonio supone una mejor salud, y
menos lesiones y discapacidades, tanto para
hombres como para mujeres
En general, los hombres y las mujeres casados gozan de mejor salud
que sus equivalentes solteros, los que cohabitan y los divorciados51[60].
Los efectos de sesgo de la muestra respecto al divorcio y segundos matrimonios podrían tener parte en este diferencial, aunque la investigación no
ha encontrado ninguna pauta consistente[61]. Con todo, las personas casadas parecen llevar mejor la enfermedad, vigilar más la salud de la pareja,
tener mejores sueldos y adoptar estilos de vida más sanos que los no casados[62].
Un estudio basado en las respuestas de 9.333 participantes de entre
51 y 61 años en la Encuesta Americana sobre la Salud y la Jubilación,
comparaba la incidencia de enfermedades graves y de la discapacidad
funcional en individuos casados, cohabitantes, divorciados y viudos.
«Sin ninguna excepción –afirman los autores–, las personas casadas
presentan niveles más bajos de mortalidad por cada una de las enfermedades, disminuciones, problemas funcionales y discapacidades estu51 Janice K. Kiecolt-Glaser y Tamara L. Newton, “Marriage and Health: His and Hers”, Psychological
Bulletin, 127, 2001, págs. 472-503.
52
diadas». En el caso de las discapacidades, las diferencias del estado
matrimonial eran “abismales”, incluso imponiendo controles de estudio sobre edad, sexo y raza[63].
Otro estudio del Center for Disease Control demostró que los adultos norteamericanos casados tenían menos propensión a estar enfermos, tener limitaciones en su actividad, sufrir dolores de cabeza o ansiedad psicológica severa, fumar tabaco y tener problemas con el alcohol
que los viudos, divorciados y las parejas de hecho52.
Sin embargo, las investigaciones también sugieren que los efectos del
matrimonio sobre la salud varían según la calidad del matrimonio, especialmente para las mujeres. La investigación realizada por el grupo dirigido por la psicóloga Janice Kiecolt-Glaser indica que la salud de una mujer tiende a empeorar bastante cuando mantienen relaciones de baja
calidad, y a mejorar cuando éstas son de alta calidad. Por ejemplo, los
comportamientos maritales negativos (críticas, menosprecios, sarcasmo...)
están asociados con niveles elevados de hormonas de estrés (epineferina,
ACTH y norepinefrina), con la presión arterial alta y con declives del funcionamiento del sistema inmunológico53. Por tanto, y especialmente para
las mujeres, la calidad del matrimonio, y no sólo el estado civil, tiene una
correlación positiva con mejores resultados de salud.
19. El matrimonio conlleva una mejor salud entre
minorías y grupos sociales desfavorecidos
Los adultos afroamericanos, latinos y otros grupos con bajos ingresos
también disfrutan de los beneficios de salud que aporta el matrimonio.
52 La principal excepción a las claras ventajas matrimoniales en este estudio fue que los adultos casados en dicho estudio no siempre salían mejor que los adultos solteros. Sin embargo, los casados
mostraron mejores resultados consistentemente y en prácticamente todos los resultados sanitarios
del estudio que sus equivalentes viudos, divorciados o cohabitantes, “Marital Status and Health:
United States, 1999-2002”.
53 Janice K. Kiecolt-Glaser y Tamara L. Newton, “Marriage and Health: His and Hers”, Psychological
Bulletin, 127, 2001, págs. 472-503.
53
Según el mismo informe del Center for Disease Control, los adultos
afroamericanos y latinos casados son menos proclives a sufrir enfermedades, tener limitaciones en su actividad, fumar o beber en exceso, y
sufrir de ansiedad psicológica severa que los que viven juntos, están
divorciados, viudos o solteros. Lo mismo ocurre con otros grupos de
adultos de escasos recursos económicos que están casados, aunque en
su caso no presentan resultados ostensiblemente mejores que adultos
que nunca se habían casado54.
El matrimonio también tiene importantes implicaciones sobre la
salud de los hijos de estos grupos sociales. Los estudios indican que los
bebés latinos y afroamericanos que nacen fuera del matrimonio tienen
una tendencia superior a la de parejas casadas a hacerlo prematuramente, con poco peso, e incluso a morir durante o justo después del parto55.
Sin embargo, son necesarias más investigaciones sobre las consecuencias sanitarias del matrimonio entre los grupos de bajos ingresos y de
minorías para confirmar y extender estos hallazgos.
54 Charlotte A. Schoenborn, obra cit.
55 Trude Bennett, “Marital Status and Infant Health Outcomes”, 1992; Jennifer Leslie, Shelley L.
Gavin, Sandra J. Diehl, Trude Bennett y Paul A. Buescher, “Infant Mortality, Low Birth Weight,
and Prematurity among Hispanic, White, and African American Women in North Carolina”,
American Journal of Obstetrics and Gynecology, 188, 2003, págs. 1238-1240.
54
Salud mental y bienestar emocional
20. Los hijos de padres divorciados sufren más
ansiedad psicológica y más enfermedades psíquicas
Por lo general, el divorcio provoca una ansiedad emocional considerable en los hijos, doblando el riesgo de que éstos experimenten problemas en etapas posteriores de sus vidas[64]. Los hijos de padres divorciados tienen riesgos más elevados de depresión y otras enfermedades
psíquicas a lo largo de sus vidas, en parte, debido a sus menores logros
académicos, las consecuentes dificultades económicas y el elevado riesgo que sufren de tener ellos mismos problemas matrimoniales o llegar
a divorciarse[65].
Además, los efectos psicológicos negativos asociados al divorcio no
parecen deberse a una predisposición genética a las dificultades psicológicas compartida por padres e hijos. Dos estudios siguieron a gemelos y mellizos en Australia que se casaron y tuvieron hijos. Algunos de
éstos se divorciaron luego. Al comparar los hijos de los padres divorciados con los de familias de padres casados, los investigadores vieron
que los hijos de padres divorciados tenían bastantes más probabilidades
de padecer depresión, abusar del alcohol o las drogas, delinquir o intentar suicidarse56. En palabras de los investigadores, «los resultados del
modelo indicaron que el divorcio estaba muy relacionado con la psicopatología de los niños como jóvenes adultos, incluso descartando factores genéticos y del entorno»57.
Sin embargo, existen evidencias de que los efectos psicológicos del
divorcio son diferentes según sea el nivel de conflicto entre los padres
antes de divorciarse. Cuando el nivel de conflicto matrimonial es alto y
56 Brian M. D’Onofrio, obra cit. Brian M. D’Onofrio, Eric Turkheimer, Robert E. Emery, Wendy S.
Slutske, Andrew C. Health, Pamela A. Madden y Nicholas G. Martin, “A Genetically Informed
Study of Marital Instability and Its Association with Offspring Psychopathology”, 2005.
57 Ibídem, pág. 25.
55
sostenido, los hijos se benefician psicológicamente del divorcio. Cuando
el conflicto es bajo, los niños sufren psicológicamente del divorcio de
sus padres. Desgraciadamente, cerca de un 65% de los divorcios parece
darse entre parejas con un nivel relativamente bajo de conflicto[66].
21. El divorcio parece incrementar el riesgo de
suicidio
Una elevada fragmentación familiar incrementa el riesgo de suicidio,
tanto entre adultos como entre adolescentes[67]. Los hombres y mujeres
divorciados tienen dos veces más tendencia a intentar suicidarse que los
casados[68]. Aunque el suicidio es menos común entre las mujeres, el
matrimonio reduce aún más el riesgo, de manera que las mujeres casadas presentan una tendencia sustancialmente inferior que las divorciadas, viudas o solteras[69].
Durante el último medio siglo, las incidencias de suicidio entre adolescentes y jóvenes adultos se han triplicado. «La variable más importante y explicativa –apunta el nuevo estudio– es el incremento de jóvenes que viven con un padre o una madre divorciados.» Según apuntan
los investigadores, este factor podría explicar «hasta dos tercios del
incremento de los suicidios juveniles»[70].
22. Las madres casadas sufren menos depresiones que
las solteras o las que forman parejas de hecho
Algunos estudios sobre la evolución de jóvenes que se casan, se divorcian o permanecen solteros indican que el matrimonio aumenta el bienestar psicológico y emocional tanto para hombres como para mujeres58[74].
58 David G. Blanchflower y Andrew J. Oswald, “Money, Sex, and Happiness: An Empirical Study”,
Scandinavian Journal of Economics, 106, 2004, págs. 393-415; Robin W. Simon, “Revisiting the
Relationships among Gender, Marital Status, and Mental Health”, 2002.
56
La ausencia de matrimonio representa un importante factor de riesgo para la depresión maternal. Las madres casadas tienen niveles inferiores de depresión que las madres que viven con su pareja (sin haberse casado) o las solteras. Las que forman pareja de hecho tienen más
tendencia a estar deprimidas porque confían menos en la perdurabilidad de su relación que las madres casadas[71]. Por su parte, las madres
solteras se deprimen con mayor frecuencia por el peso que conlleva
educar un hijo a solas. Un estudio sobre 2.300 mujeres con hijos en
edad preescolar demostró que el riesgo de depresión era bastante más
alto en las madres no casadas que en las que sí lo estaban[72]. El matrimonio protege incluso del riesgo de la depresión a las madres adolescentes. En un grupo de madres de 18 y 19 años, un 41% de las madres
solteras reconocieron un alto nivel de síntomas de depresión, comparado con el 28% de madres casadas de la misma edad[73].
Nos centramos en la depresión maternal porque representa tanto
un problema de salud mental para las mujeres como un factor de riesgo para los hijos[75]. En familias monoparentales, las madres tienen más
tendencia a sufrir depresiones, lo que afecta más a los hijos porque el
padre no vive con ellos. Una causa de la incidencia de la depresión entre
los padres o madres solteros podría ser que éstos cuentan con menos
apoyo en general[76].
57
Delito y violencia doméstica
23. Los varones educados en familias
monoparentales tienen más tendencia
a caer en comportamientos delictivos
Los varones educados en familias monoparentales tienen dos veces más
tendencia a cometer delitos con penas de cárcel antes de cumplir los 35
años que los hijos de matrimonios unidos. Esta tendencia aumenta a
dos veces y media entre los hijos educados en segundos matrimonios.
Según los datos de este estudio, en el que se filtraron factores como la
raza, el nivel educativo de la madre, la calidad del barrio y las habilidades cognitivas de los individuos, algo más del 7% de estos jóvenes fueron encarcelados entre las edades de 15 y 30 años.
Los adolescentes de familias monoparentales o de segundos matrimonios muestran más tendencia a comportamientos descarriados y a
cometer más actos delictivos que aquellos cuyos padres permanecen
casados[78]. Los adolescentes de familias monoparentales generalmente hacen menos caso de las opiniones de sus padres y se dejan influir
más por su grupo de compañeros. Estas actitudes, combinadas con
unos niveles de vigilancia más bajos, por parte de los padres, parecen
preparar el terreno para comportamientos delictivos[79]. Sin embargo,
existen algunos casos de estudio que indican que la vinculación entre
familias monoparentales y delincuencia no es válida para los niños afroamericanos[80] 59.
La investigación sobre la relación entre el delito y la delincuencia
juvenil y las familias con padres que cohabitan sin estar casados todavía se encuentra en sus inicios. No obstante, los estudios indican que
los adolescentes que provienen de parejas no casadas tienen mucha
59 Rachel Dunifon y Lisa Kowaleski-Jones, “Who’s in the House? Race Differences in Cohabitation,
Single-Parenthood and Child Development”, Child Development, 73, 2002, págs. 1249-1264.
59
más tendencia a entrar en dinámicas de comportamiento delictivo,
engaños y fracaso escolar60. En concreto, los adolescentes blancos y
latinos que provienen de este tipo de familias tienen mayor propensión
a tener problemas de comportamiento que aquellos que viven con
padres casados o aquellos adolescentes de familias conducidas por una
madre sola61. Un motivo del mal comportamiento de estos adolescentes podría ser que los hogares en que los padres no están casados, suelen ser llevados por la madre y su pareja, que no suele tener relación
biológica con el joven. Estos compañeros de la madre tienen una
mayor tendencia a presentar comportamientos abusivos que un padre
casado y a competir con el adolescente por la atención de la madre62.
24. El matrimonio reduce el riesgo de que los
adultos se conviertan en agentes o víctimas
del delito
En general, los adultos no casados sufren más la violencia que quienes
viven dentro del matrimonio. Esto es especialmente cierto entre las
mujeres: en Estados Unidos, las solteras y divorciadas tienen entre
cuatro y cinco veces más probabilidades de ser víctimas de delitos violentos que las casadas; casi diez veces más de ser violadas, y casi tres
más de ser víctimas de asalto físico. El Departamento de Justicia de
Estados Unidos estima que, en el período 1992-1993, la incidencia de
las agresiones violentas contra mujeres casadas se situó en un 17 por
1.000, comparada con un nivel de más del 60 por 1.000 contra mujeres
solteras y divorciadas. Paralelamente, los hombres no casados tienen
60 Wendy D. Manning y Kathleen A. Lamb, “Adolescent Well-Being in Cohabiting, Married, and
Single-Parent Families”, Journal of Marriage and Family, 65, 2003, págs. 876-893. Sandi Nelson,
Rebecca L. Clark y Gregory Acs, “Beyond the Two-Parent Family: How Teenagers Fare in
Cohabitating Couple and Blended Families”, The Urban Institute, Washington, DC, 2001.
61 Ibídem.
62 David Finkelhor et al., “Sexually Abused Children in a National Survey of Parents: Methodological
Issues”, Child Abuse and Neglect, 21, 1997, págs.1-9; A. Radhakrishna, I.E. Bou-Saada, W. M. Hunter,
D.J. Catellier, D.J. y J.B. Kotch, “Are Father Surrogates a Risk Factor for Child Maltreatment?”,
Child Maltreatment, 6, 2001, págs. 281-289.
60
cerca de cuatro veces más probabilidades de convertirse en víctimas de
crímenes violentos que los casados[81].
El matrimonio también desempeña un papel importante en la
reducción del nivel de criminalidad masculina63. Un estudio sobre 500
delincuentes juveniles crónicos descubrió que aquellos que luego se casaron y disfrutaron de matrimonios de calidad redujeron sus niveles de
criminalidad en un 66%, comparados con los que no se casaron o no
establecieron buenos matrimonios[82]. Una investigación realizada por
Robert Sampson indica que los niveles de homicidio y robo en las
zonas urbanas de Estados Unidos están estrechamente vinculados con
el estado matrimonial en esas comunidades. Específicamente, Sampson
afirma que unos altos niveles de desequilibrio familiar y de ausencia del
matrimonio se corresponden con una tasa elevada de homicidio y robo,
tanto entre jóvenes y adultos blancos como entre afroamericanos64. En
su opinión, «la estructura familiar es uno de los indicadores más significativos, si no el más significativo, de las variaciones de violencia urbana en las ciudades estadounidenses»65. Otro investigador apunta que,
durante los años setenta, el descenso del número de matrimonios entre
los hombres de clase trabajadora y el aumento de la precariedad económica dieron lugar a un aumento de la criminalidad. ¿Una posible explicación? Los hombres casados pasan más tiempo con sus mujeres y
menos con sus amistades, lo que les lleva a reducir su comportamiento
delictivo, puesto que muchas veces son estos últimos los que les inducen a este tipo de conductas66.
63 Julie Horney, D. Wayne Osgood e Ineke Marshall, “Criminal Careers in the Short-Term: Intra
Individual Variability in Crime and Its Relation to Local Life Circumstances”, American Sociological
Review, 60, 1995, 1995, págs. 655-673; Robert Sampson y John Laub, “Crime in the Making:
Pathways and Turning Points through Life”, Harvard University Press, Cambridge, MA, 1993.
64 Robert J. Sampson, “Unemployment and Imbalanced Sex Ratios: Race-Specific Consequences for
Family Structure and Crime”, en M. B. Tucker y C. Mitchell-Kernan (eds.), “The Decline in
Marriage Among African Americans”, Russell Sage Foundation, Nueva York, 1995, págs. 229-254.
65 Ibídem, pág. 249.
66 George A. Akerlof, “Men Without Children”, The Economic Journal, 108, 1998, págs. 287-309.
61
25. Las mujeres casadas son menos víctimas de la
violencia doméstica que las solteras con pareja
La violencia doméstica sigue siendo un problema grave, tanto dentro
del matrimonio como fuera. Si bien las mujeres jóvenes deberían saber
que el matrimonio no es una buena estrategia para reformar a un
hombre violento, numerosas investigaciones demuestran que el hecho
de no estar casadas, y especialmente de vivir con un hombre fuera del
matrimonio, está asociado a un elevado riesgo de abuso[83]. Un análisis
de la Encuesta Nacional de Familias y Hogares mostró que las mujeres
que cohabitan tenían tres veces más tendencia que las casadas a
reconocer que sus discusiones se habían convertido en agresión física
durante el último año (un 13% comparado con el 4% de las casadas).
Por otra parte, las personas que cohabitan tienen más tendencia a
denunciar disputas violentas que las casadas[84].
Otro estudio sobre la violencia doméstica reveló que las mujeres
afroamericanas tenían más probabilidades de ser víctimas de ésta en
aquellos barrios donde había proporciones más altas de parejas no casadas67. Como resume un académico, «sea cual sea la metodología empleada, los estudios producen resultados similares: las parejas no casadas sufren más violencia doméstica que las casadas»[85].
Evidentemente, el efecto de sesgo de la muestra juega aquí un papel
muy importante. Las mujeres tienen menos tendencia a casarse con
hombres violentos y más tendencia a divorciarse de ellos. Así pues, las
mujeres no casadas tendrían más probabilidades de tener una pareja
violenta porque las de pareja no violenta contraen matrimonio con
mayor frecuencia[86]. Sin embargo, los investigadores sugieren que una
mayor integración de los hombres casados en las comunidades y dedicación de los cónyuges a la pareja figuran como factores relevantes de
reducción de la violencia doméstica[87]. Los hombres casados, por ejem67 John Wooldredge y Amy Thistlewwaite, “Neighborhood Structure and Race-Specific Rates of
Intimate Assault”, Criminology, 41, 2003, págs. 393-418.
62
plo, responden mejor a las políticas de detención obligatoria diseñadas
para reducir la violencia doméstica[88].
26. Los niños que no viven con sus dos padres
biológicos tienen mayor riesgo de sufrir malos
tratos
Los niños que viven con madres solas, compañeros sentimentales de
sus madres o segundos padres tienen más tendencia a convertirse en
víctimas del abuso infantil de todo tipo. Por un lado, se ha demostrado
que los niños que viven en hogares con madres solas experimentan
niveles más altos de mortalidad debida a lesiones deliberadas[89]. Otro
estudio encontró que un 7% de los niños que vivían con uno solo de
sus progenitores habían sido víctimas de abuso sexual (un 4% entre los
niños que vivían con ambos padres biológicos), en buena parte porque
los primeros habían tenido más contacto con hombres de fuera de la
familia68. Otra investigación concluyó que, aunque los compañeros sentimentales son los responsables de cerca del 2% de los cuidados que
reciben los niños de personas que no son sus padres, este grupo comete la mitad de los abusos sexuales denunciados sobre niños. El director
del estudio concluye que «un niño al que se deja solo con el novio de la
madre experimenta un riesgo elevado de sufrir malos tratos»[92]69.
Los padrastros también representan un riesgo para los hijos. Según
los expertos Martin Daly y Margo Wilson, «vivir con un padrastro ha
resultado ser el indicador más significativo de abuso infantil hasta
ahora»[90]. Los estudios han revelado que los niños pequeños que viven
con padrastros tienen hasta cincuenta veces más probabilidades de ser
68 David Finkelhor et al., “Sexually Abused Children in a National Survey of Parents: Methodological
Issues”, Child Abuse and Neglect, 21, 1, 1997, págs. 1-9.
69 Véase también A. Radhakrishna, I.E. Bou-Saada, W. M. Hunter, D.J. Catellier, y J.B. Kotch, “Are
Father Surrogates a Risk Factor for Child Maltreatment?”, 2001.
63
asesinados por los mismos que los que viven con sus padres biológicos70. Un estudio halló que los niños que vivían con su padrastro en
edad preescolar tenían cuarenta veces más tendencia a sufrir abuso
sexual que los que vivían con uno solo o dos de los padres biológicos[91].
70 Martin Daly y Margo Wilson, “Homicide”, Nueva York, 1998; Aldine de Gruyter, Martin Daly y
Margo Wilson, “Some Differential Attributes of Lethal Assaults on Small Children by Stepfathers
Versus Genetic Fathers”, Ethology and Sociobiology, 15, 1994, págs. 207-217.
64
Conclusiones
EL MATRIMONIO es algo más que una relación privada emocional. También representa un bien social. No todo el mundo puede o debe casarse. Ni todo niño educado fuera del matrimonio tiene por qué sufrir. El
matrimonio tampoco es la panacea que resuelve todos nuestros problemas sociales.
Pero el matrimonio importa. En general, los hijos de padres casados viven mejor que los que lo hacen con padres o madres solos o con
padrastros. Las comunidades en las que abundan los matrimonios
sanos suelen ofrecer más bienestar para los niños, mujeres y hombres
que aquellas con altos niveles de divorcio, nacimientos fuera del matrimonio, conflictividad o violencia. Además, los beneficios de una cultura del matrimonio sólida traspasan las líneas de la raza, la cultura y la
clase social.
Desde una perspectiva de salud pública, el impacto del matrimonio
es claramente importante. El sociólogo Paul Amato realizó una prospección de los efectos que tendría sobre los hogares con niños norteamericanos volver a los niveles de estabilidad matrimonial de los años
ochenta. «Supondría una reducción de casi medio millón de niños suspendidos de la escuela; de casi doscientos mil jóvenes involucrados en
actos de delincuencia o violencia; de doscientos cincuenta mil niños
que reciben terapia psicológica; de cerca de doscientos cincuenta mil
niños que fuman; de casi ochenta mil niños que contemplan la posibilidad del suicidio y de veintiocho mil que lo intentan»71. En otras palabras, el poder institucional del matrimonio tiene unas consecuencias
muy claras para niños, adultos y las comunidades en las que viven.
71 Pero incluso evitando sesgos de edad, raza y nivel de educación, los hijos de madres solteras generalmente sufren niveles más elevados de mortalidad infantil.
65
Aunque algunos políticos han empezado a buscar fórmulas para
potenciar el matrimonio, faltan recursos para investigar el camino hacia
nuevas intervenciones familiares y comunitarias que contribuyan a
reforzarlo, especialmente en las comunidades de minorías y bajos ingresos, afectadas por el descenso de esta institución. También se necesita
investigación científica básica que contribuya al desarrollo de estrategias y programas destinados a fortalecer los matrimonios y reducir los
divorcios innecesarios[93].
¿Quién se beneficia del matrimonio y por qué? ¿Podemos prevenir
tanto el divorcio como el daño producido por el mismo? ¿Cómo pueden las familias, educadores matrimoniales, terapeutas y gobiernos ayudar a los padres desaventajados a construir matrimonios sanos? ¿Es
posible movilizar a las comunidades para promover una cultura positiva para el matrimonio? ¿Cómo pueden colaborar las personas que trabajan para fortalecer el matrimonio de casa en casa con investigadores
y entidades públicas para crear sinergias de conocimiento, práctica y
gobierno?
Dado que el matrimonio no es una mera preferencia privada, sino
un bien social y público, tanto los ciudadanos interesados como los académicos necesitan y merecen respuesta a este tipo de preguntas.
66
[Notas]
1. Véase, por ejemplo, R.E. Heyman et al., “The Hazards of Predicting Divorce without
Crossvalidation”, Journal of Marriage and Family, 63, 2001, págs. 473-479.
2. E. Mavis Hetherington y John Kelly, “For Better or For Worse: Divorce
Reconsidered ”, W.W. Norton & Co, Nueva York, 2002.
3. Por ejemplo, Hanson et al. encuentran que los segundos matrimonios reducen la
supervisión de los padres y disminuyen la probabilidad de los hijos de asistir a la
universidad. McLanahan y Sandefur demuestran que los niños cuyas madres se
casaron de nuevo no tenían mejores resultados de escolarización (ni menor tendencia al embarazo adolescente) comparados con sus equivalentes que vivían con
madres solteras. T. Hanson et al., “Windows on Divorce: Before and After”, Social
Science Research, 27, 1997, págs, 329-349; Sara McLanahan y Gary Sandefur,
“Growing Up With a Single Parent: What Hurts, What Helps”, Harvard University
Press, Cambridge, MA, 1994.
4. Véase, por ejemplo, Kristi Williams, “Has the Future of Marriage Arrived? A
Contemporary Examination of the Effects of Marital Status and Marital Quality on
the Psychological Well-Being of Women and Men”, documento presentado en la
reunión anual del National Council on Family Relations, Rochester, 2001.
5. Alan C. Acock y David H. Demo, “Family Diversity and Well-Being”, Sage,
Thousand Oaks, CA, 1994.
6. Paul R. Amato y Alan Booth, “A Generation At Risk: Growing Up in an Era of
Family Upheaval”, Harvard University Press, Cambridge, MA, 1997.
7. Nicholas Zill et al., “Long-Term Effects of Parental Divorce on Parent-Child
Relationships, Adjustment, and Achievement in Young Adulthood”, Journal of
Family Psychology, 7 (1), 1993, págs. 91-103.
8. Ibídem. E. Mavis Hetherington, en un estudio de niños que provenían mayoritariamente de familias blancas y de clase media, informa que dos tercios de los hombres
jóvenes y tres cuartos de las mujeres jóvenes cuyos padres se habían divorciado no
tenían relaciones cercanas ni con el padre ni con un padrastro. E. Mavis
Hetherington y John Kelly, “For Better or For Worse: Divorce Reconsidered”, W.W.
Norton & Co, Nueva York, 2002.
9. J.A. Seltzer y S.M. Bianchi, “Children’s Contact with Absent Parents”, Journal of
Marriage and the Family, 50, 1988, págs. 663-677.
10. Paul R. Amato y Alan Booth, “A Generation At Risk: Growing Up in an Era of
Family Upheaval”, Harvard University Press, Cambridge, MA, 1997; William S.
Aquilino, “Impact of Childhood Family Disruption on Young Adults’ Relationships
with Parents”, Journal of Marriage and the Family, 56, 1994, págs. 295-313;
Teresa M. Cooney, “Young Adults’ Relations with Parents: The Influence of Recent
Parental Divorce”, Journal of Marriage and the Family, 56, 1994, págs. 45-56;
Alice Rossi y Peter Rossi, “Of Human Bonding: Parent-Child Relations Across the
Life Course”, Aldine de Gruyter, Nueva York, 1990.
11. Paul R. Amato y Alan Booth, 1997, obra cit.
67
12. Steven Nock, “A Comparison of Marriages and Cohabiting Relationships”, Journal
of Family Issues, 16, 1995, págs. 53-76; Ronald R. Rindfuss y Audrey
VandenHeuvel, “Cohabitation: A Precursor to Marriage or an Alternative to Being
Single?”, Population and Development Review, 16 (4), 1990, págs. 702-726.
13. William H. Jeynes, “The Effects of Several of the Most Common Family Structures
on the Academic Achievement of Eighth Graders”, Marriage and Family Review,
30, (1/2), 2000, págs. 73-97; Donna Ruane Morrison y Amy Ritualo, “Routes to
Children’s Economic Recovery After Divorce: Are Cohabitation and Remarriage
Equivalent?”, American Sociological Review, 65, 2000, págs. 560-580; Lingxin
Hao, “Family Structure, Private Transfers, and the Economic Well-Being of
Families with Children”, Social Forces, 75, 1996, págs. 269-292; Wendy D.
Manning y Daniel T. Lichter, “Parental Cohabitation and Children’s Economic
Well-Being”, Journal of Marriage and the Family, 58, 1996, págs. 998-1010.
14. Amy Mehraban Pienta et al., “Health Consequences of Marriage for the Retirement
Years”, Journal of Family Issues, 21 (5), 2000, págs. 559-586.
15. Susan L. Brown, “The Effect of Union Type on Psychological Well-Being:
Depression Among Cohabitors versus Marrieds”, Journal of Health and Social
Behavior, 41, 2000, págs, 241-255; Allan V. Horwitz y Helene Raskin, “The
Relationship of Cohabitation and Mental Health: A Study of a Young Adult
Cohort”, Journal of Marriage and the Family, 60 (2), 1998, pág. 505; Steven Stack
y J. Ross Eshleman, “Marital Status and Happiness: A 17-Nation Study”, Journal
of Marriage and the Family, 60, 1998, págs. 527-536; Arne Mastekaasa, “The
Subjective Well-Being of the Previously Married: The Importance of Unmarried
Cohabitation and Time Since Widowhood or Divorce”, Social Forces, 73, 1994,
págs. 665-692.
16. Lingxin Hao, “Family Structure, Private Transfers, and the Economic Well-Being
of Families with Children”, Social Forces, 75, 1996, págs. 269-292; Kermit Daniel,
“The Marriage Premium”, en Mariano Tommasi y Kathryn Ierullli (eds.), “The
New Economics of Human Behavior”, Cambridge University Press, Cambridge,
1995, págs. 113-125.
17. Marin Clarkberg, “The Price of Partnering: The Role of Economic Well-Being in
Young Adults’ First Union Experiences”, Social Forces, 77 (3), 1999, págs. 945-968.
18. S.M. Stanley, H.J. Markman y S. Whitton, “Maybe I Do: Interpersonal
Commitment Levels and Premarital or Non-Marital Cohabitation”, Journal of
Family Issues, 25, 2004, págs. 496-519; S.L. Brown y A. Booth, “Cohabitation versus Marriage: A Comparison of Relationship Quality”, Journal of Marriage and the
Family, 58, 1996, págs. 668-678; R. Forste y K. Tanfer, “Sexual Exclusivity among
Dating, Cohabiting and Married Women”, Journal of Marriage and the Family, 58,
1996, págs. 33-47; Steven Nock, “A Comparison of Marriages and Cohabiting
Relationships”, Journal of Family Issues, 16, 1995, págs. 53-76; L.L. Bumpass et
al., “The Role of Cohabitation in Declining Rates of Marriage”, Journal of
Marriage and the Family, 53, 1991, págs. 913-978; J.E. Straus y M.A. Stets, “The
Marriage License as Hitting License: A Comparison of Assaults in Dating,
Cohabiting and Married Couples”, Journal of Family Violence, 4 (2), 1995, págs.
161-180.
68
19. Thomas G. O’Connor et al., “Frequency and Predictors of Relationship Dissolution
in a Community Sample in England”, Journal of Family Psychology, 13 (3), 1999,
págs. 436-449; Susan L. Brown y Alan Booth, “Cohabitation Versus Marriage: A
Comparison of Relationship Quality”, Journal of Marriage and the Family, 58,
1996, págs. 668-678.
20. S.M. Stanley, H.J. Markman y S. Whitton, “Maybe I Do: Interpersonal
Commitment Levels and Premarital or Non-Marital Cohabitation”, Journal of
Family Issues, 25, 2004, págs. 496-519.
21. E. Mavis Hetherington y John Kelly, “For Better or For Worse: Divorce
Reconsidered”, W.W. Norton, Nueva York, 2002, págs. 240-247; Catherine E. Ross
y John Mirowsky, “Parental Divorce, Life-Course Disruption, and Adult
Depression”, Journal of Marriage and the Family, 61 (4), 1999, pág. 1034; Paul R.
Amato, “Explaining the Intergenerational Transmission of Divorce”, Journal of
Marriage and the Family, 58 (3), 1996, págs. 628-640; J.I. McLeod, “Childhood
Parental Loss and Adult Depression”, Journal of Health and Social Behavior, 32,
1991, págs. 205-220; N.D. Glenn y K.B. Kramer, “The Marriages and Divorces of the
Children of Divorce”, Journal of Marriage and the Family, 49, 1987, págs. 811-825.
22. Andrew J. Cherlin et al., “Parental Divorce in Childhood and Demographic
Outcomes in Young Adulthood”, Demography, 32, 1995, págs. 299-318.
23. Paul R. Amato y Danelle D. DeBoer, “The Transmission of Marital Instability
Across Generations: Relationship Skills or Commitment to Marriage?”, Journal of
Marriage and the Family, 63 (4), 2001, pág. 1038.
24. Véase, por ejemplo, Kingsley Davis (ed.), “Contemporary Marriage: Comparative
Perspectives on a Changing Institution”, Russell Sage Foundation, Nueva York,
1985. «Aunque los detalles de contraer matrimonio –quién escoge la pareja, cuáles
son las ceremonias e intercambios, qué edad tienen las partes– varían de un grupo
a otro, el principio de matrimonio en todos los lugares está incorporado en la práctica… Las características únicas de lo que se llama comúnmente el matrimonio son
el reconocimiento y la aprobación social… de la entrada en relaciones sexuales y
luego el parto y cuidado de los hijos por parte de una pareja», pág 5; véase también,
Helen Fisher, “Anatomy of Love: A Natural History of Mating, Marriage and Why
We Stray”, Fawcett Columbine, Nueva York, 1992, págs. 65-66; George P.
Murdock, “Social Structure”, Macmillan, Nueva York, 1949.
25. Véase, por ejemplo, Pamela J. Smock et al., “The Effect of Marriage and Divorce
on Women’s Economic Well-Being”, American Sociological Review, 64, 1999,
págs. 794-812; Ross Finie, “Women, Men and the Economic Consequences of
Divorce: Evidence from Canadian Longitudinal Data”, Canadian Review of
Sociology and Anthropology, 30 (2), 1993, pág. 205. Teresa A. Mauldin, “Women
Who Remain Above the Poverty Level in Divorce: Implications for Family Policy”,
Family Relations, 39 (2), 1990, págs. 141.
26. Sara McLanahan, “Family, State, and Child Well-Being”, Annual Review of
Sociology, 26 (1), 2000, pág. 703; I. Sawhill, “Families at Risk”, en H. H. Aaron y
R.D. Reischauer (eds.), “Setting National Priorities”, Brookings, Washington, DC,
1999, págs. 97-135.
69
27. Rebecca M. Blank, “It Takes a Nation: A New Agenda for Fighting Poverty”,
Russell Sage Foundation, Nueva York, 1997.
28. Por ejemplo, un estudio reciente encontró que el 81% de niños que vivían en hogares sin matrimonio experimentarían pobreza durante su infancia, comparado con el
22% de niños que viven con dos padres casados. El 52% de niños cuyos padres no
están casados sufrirán pobreza profunda (50% menos de ingresos que el límite de
pobreza), comparado con sólo el 10% de niños en hogares con padres casados.
Mark R. Rank y Thomas A. Hirschl, “The Economic Risk of Childhood in America:
Estimating the Probability of Poverty Across the Formative Years”, Journal of
Marriage and the Family, 61 (4), 1999, pág. 1058.
29. Suzanne Bianchi, “The Gender Gap in the Economic Well Being of Nonresident
Fathers and Custodial Mothers”, Demography, 36, 1999, págs. 195-203; Mary
Naifeh, “Trap Door? Revolving Door? Or Both?”, U.S. Bureau of the Census,
Current Population Reports: Household Economic Studies, julio de 1998, pág. 70;
Ross Finie, “Women, Men and the Economic Consequences of Divorce: Evidence
from Canadian Longitudinal Data”, Canadian Review of Sociology and
Anthropology, 30 (2), 1993, pág. 205.
30. Joseph Lupton y James P. Smith, “Marriage, Assets and Savings”, en Shoshana
Grossbard-Schectman (ed.), “Marriage and the Economy”, Cambridge University
Press, Cambridge, 2002; Janet Wilmoth, “The Timing of Marital Events Over the
Life-Course and Pre-Retirement Wealth Outcomes” (documento presentado en la
reunión de Population Association of America) (Chicago), abril de 1996. Lingxin
Hao «Family Structure, Private Transfers, and the Economic Well-Being of
Families with Children», Social Forces, 75, págs. 269-22.
31. Lingxin Hao, obra cit.
32. Jeffrey S. Gray y Michael J. Vanderhart, “The Determination of Wages: Does
Marriage Matter?”, en Linda J. Waite et al. (eds.), “The Ties that Bind: Perspectives
on Marriage and Cohabitation”, Aldine De Grutyer, Nueva York, 2000, págs. 356367; J. Gray, “The Fall in Men’s Return to Marriage”, Journal of Human Resources,
32 (3), 1997, págs. 481-504; K. Daniel, “The Marriage Premium”, en M. Tomassi
y K. Ierulli (eds.), “The New Economics of Human Behavior”, Cambridge
University Press, 1995, págs. 113-125; Robert F. Schoeni, “Marital Status and
Earnings in Developed Countries”, Journal of Population Economics, 8, 1995,
págs. 351-359; S. Korenman y D. Neumark, “Does Marriage Really Make Men
More Productive?”, Journal of Human Resources, 26 (2), 1991, págs. 282-307.
33. Véase, por ejemplo, C. Cornwell y P. Rupert, “Unobservable Individual Effects:
Marriage and the Earnings of Young Men”, Economic Inquiry, 35 (2), 1997, págs.
285-294; R. Nakosteen y M. Zimmer, “Men, Money and Marriage: Are High
Earners More Prone than Low Earners to Marry?”, Social Science Quarterly, 78
(1), 1997, págs. 66-82.
35. Para un diálogo sobre las posibles explicaciones del premio matrimonial de hombres, véase Linda J. Waite y Maggie Gallagher, “The Case for Marriage: Why
Married People are Happier, Healthier, and Better-Off Financially”, Doubleday,
Nueva York, 2000, págs. 97-109.
36. Paul R. Amato, “Children of Divorce in the 1990s: An Update of the Amato and
70
37.
38.
39.
40.
41.
42.
44.
45.
46.
Keith (1991) Meta-Analysis”, Journal of Family Psychology,15 (3), 2001, págs.
355-370; William H. Jeynes, “The Effects of Several of the Most Common Family
Structures on the Academic Achievement of Eighth Graders”, Marriage and Family
Review, 30 (1/2), 2000, págs. 73-97; Catherine E. Ross y John Mirowsky, “Parental
Divorce, Life-Course Disruption, and Adult Depression”, Journal of Marriage and
the Family, 61 (4), 1999, págs. 1034; Sara McLanahan y Gary Sandefur, “Growing
Up With a Single Parent: What Hurts, What Helps”, Harvard University Press,
Cambridge, MA, 1994.
Timothy J. Biblarz y Greg Gottainer, “Family Structure and Children’s Success: A
Comparison of Widowed and Divorced Single-Mother Families”, Journal of
Marriage and the Family, 62 (2), 2000, págs. 533.
William H. Jeynes, “Effects of Remarriage Following Divorce on the Academic
Achievement of Children”, Journal of Youth and Adolescence, 28 (3), 1999, págs.
385-393; Nicholas Zill et al., “Long-Term Effects of Parental Divorce on ParentChild Relationships, Adjustment, and Achievement in Young Adulthood”, Journal
of Family Psychology, 7 (1), 1993, págs. 91-103.
Catherine E. Ross y John Mirowsky, “Parental Divorce, Life-Course Disruption,
and Adult Depression”, Journal of Marriage and the Family, 61 (4), 1999, pág.
1034; Paul R. Amato y Alan Booth, “A Generation At Risk: Growing Up in an Era
of Family Upheaval”, Harvard University Press, Cambridge, MA, 1997. Sara
McLanahan y Gary Sandefur, “Growing Up With a Single Parent: What Hurts,
What Helps”, Harvard University Press, Cambridge, MA, 1994.
Zeng-Yin Cheng y Howard B. Kaplan, “Explaining the Impact of Family Structure
During Adolescence on Adult Educational Attainment”, Applied Behavioral
Science Review, 7 (1), 1999, pág. 23; Jan O. Johnsson y Michael Gahler, “Family
Dissolution, Family Reconstitution, and Children’s Educational Careers: Recent
Evidence From Sweden”, Demography, 34 (2), 1997, págs. 277-293; Dean Lillard
y Jennifer Gerner, “Getting to the Ivy League”, Journal of Higher Education, 70
(6), 1996, pág. 706.
Ronald Angel y Jacqueline Worobey, “Single Motherhood and Children’s Health”,
Journal of Health and Social Behavior, 29, 1988, págs. 38-52.
Jane Mauldon, “The Effects of Marital Disruption on Children’s Health”,
Demography, 27, 1990, págs. 431-446.
J. E. Schwartz et al., “Childhood Sociodemographic and Psychosocial Factors as
Predictors of Mortality Across the Life-Span”, American Journal of Public Health,
85, 1995, págs. 1237-1245.
Joan S. Tucker et al., “Parental Divorce: Effects on Individual Behavior and
Longevity”, Journal of Personality and Social Psychology, 73 (2), 1997, págs. 381391.
Posibilidades relativas de 1,44 a 1,7. J.A. Gaudino, Jr., et al., “No Fathers’ Names:
A Risk Factor for Infant Mortality in the State of Georgia”, Social Science and
Medicine, 48 (2), 1999, págs. 253-265; C.D. Siegel et al., “Mortality from
Intentional and Unintentional Injury Among Infants of Young Mothers in Colorado,
1982 to 1992”, Archives of Pediatric and Adolescent Medicine, 150 (10), 1996,
págs. 1077-1083; Trude Bennett y Paula Braveman, “Maternal Marital Status as a
71
47.
48.
49.
50.
51.
52.
53.
54.
55.
56.
57.
58.
72
Risk Factor for Infant Mortality”, Family Planning Perspectives, 26 (6), 1994,
págs. 252-256.
Trude Bennett, “Marital Status and Infant Health Outcomes”, Social Science and
Medicine, 35 (9), 1992, págs. 1179-1187.
Sin embargo, los reducidos riesgos asociados con el matrimonio no están distribuidos de igual manera. En general, el matrimonio parece dar los beneficios más
importantes a los niños cuyas madres ya disfrutan de ventajas como ser de raza
blanca, ser mayor o tener un mejor nivel de enseñanza. El estado matrimonial no
parece reducir los niveles de mortalidad infantil entre niños nacidos de madres adolescentes o de madres graduadas de la universidad. Trude Bennett y Paula
Braveman, “Maternal Marital Status as a Risk Factor for Infant Mortality”, Family
Planning Perspectives, 26 (6), 1994, pág. 252.
Trude Bennett, “Marital Status and Infant Health Outcomes”, Social Science and
Medicine, 35 (9), 1992, págs. 1179-1187.
J. Schuman, “Childhood, Infant and Perinatal Mortality, 1996: Social and
Biological Factors in Deaths of Children Aged under 3”, Population Trends, 92,
1998, págs. 5-14.
Carol D. Siegel et al., “Mortality from Intentional and Unintentional Injury Among
Infants of Young Mothers in Colorado, 1986 to 1992”, Archives of Pediatric and
Adolescent Medicine, 150, 1996, págs. 1077-1083.
En Suecia: A. Armtzen et al., “Marital Status as a Risk Factor for Fetal and Infant
Mortality”, Scandinavian Journal of Social Medicine, 24 (1), 1996, págs. 36-42; en
Inglaterra: J. Schuman, obra cit. En Finlandia, E. Frossas et al., “Maternal
Predictors of Perinatal Mortality: The Role of Birthweight”, International Journal
of Epidemiology, 28 (3), 1999, págs. 475-478.
Jerald G. Bachman et al., “Smoking, Drinking and Drug Use in Young Adulthood”,
Lawrence Erlbaum Associates, Mahwah, NJ, 1997; Carol Miller-Tutzauer et al.,
“Marriage and Alcohol Use: A Longitudinal Study of Maturing Out”, Journal of
Studies on Alcohol, 52, 1991, págs. 434-440.
I. Sutherland y J.P. Shepherd, “Social Dimensions of Adolescent Substance Use”,
Addiction, 96 (3), 2001, págs. 445; W.J. Doherty y R.H. Needle, “Psychological
Adjustment and Substance Abuse Among Adolescents Before and After Parental
Divorce”, Child Development, 62, 1991, págs. 328-337; R.A. Turner et al., “Family
Structure, Family Processes, and Experimenting with Substances During
Adolescence”, Journal of Research on Adolescence, 1, 1991, págs. 93-106.
Robert L. Flewelling y Karl E. Bauman, “Family Structure as a Predictor of Initial
Substance Use and Sexual Intercourse in Early Adolescence”, Journal of Marriage
and the Family, 52, 1990, págs. 171-181.
Robert A. Johnson et al., “The Relationship Between Family Structure and
Adolescent Substance Use” (Substance Abuse and Mental Health Services
Administrations, Office of Applied Studies, U.S. Dept. Of Health and Human
Services), Rockville, MD, 1996.
Véase, por ejemplo, John P. Hoffman, “Exploring the Direct and Indirect Family
Effects on Adolescent Drug Use”, Journal of Drug Issues, 23 (3), 1993, págs. 535.
Lee A. Lillard y Linda J. Waite, “Til Death Do Us Part: Marital Disruption and
59.
60.
61.
62.
63.
64.
65.
66.
Mortality”, American Journal of Sociology, 100, 1995, págs. 1131-1156; Catherine
E. Ross et al., “The Impact of the Family on Health: Decade in Review”, Journal
of Marriage and the Family, 52, 1990, págs. 1059-1078.
Yuanreng Hu y Noreen Goldman, “Mortality Differentials by Marital Status: An
International Comparison”, Demography, 27 (2), 1990, págs. 233-250.
Paul R. Amato, “The Consequences of Divorce for Adults and Children”, Journal
of Marriage and the Family, 62 (4), 2000 pág. 1269; Linda J. Waite y Mary
Elizabeth Hughes, “At the Cusp of Old Age: Living Arrangements and Functional
Status Among Black, White and Hispanic Adults”, Journal of Gerontology: Social
Sciences, 54b, (3), 1999, págs. S136-S144.
Los hombres con problemas de salud, por ejemplo, tienen más tendencia a volverse a casar que sus equivalentes que disfrutan de buena salud. Sin embargo, los hombres que disfrutan de formas de vivir sanas tienen más tendencia a casarse que sus
equivalentes, en general. Lee A. Lillard y Constantijn Panis, “Marital Status and
Mortality: The Role of Health”, Demography, 33, 1996, págs, 313-327.
Jerald G. Bachman et al., “Smoking, Drinking and Drug Use in Young Adulthood”,
Lawrence Erlbaum Associates, Mahwah, NJ, 1997; Carol Miller-Tutzauer et al.,
“Marriage and Alcohol Use: A Longitudinal Study of Maturing Out”, Journal of
Studies on Alcohol, 52, 1991, págs. 434-440; James S. Goodwin et al., “The Effect
of Marital Status on Stage, Treatment, and Survival of Cancer Patients”, Journal of
the American Medical Association, 258, 1987, págs. 3125-3130.
Amy Mehraban Pienta et al., “Health Consequences of Marriage for the Retirement
Years”, Journal of Family Issues, 21 (5), 2000, págs. 559-586.
Frank D. Fincham, “Divorce”, en N.J. Salkind (ed.), “Child Development:
Macmillan Psychology Reference Series”, Macmillan, Farmington Hills, MI, 2002.
E. Mavis Hetherington y John Kelly, “For Better or For Worse: Divorce
Reconsidered”, W.W. Norton & Co., Nueva York, 2002; Paul R. Amato, “Children
of Divorce in the 1990s: An Update of the Amato and Keith (1991) Meta-Analysis”,
Journal of Family Psychology, 15 (3), 2001, págs. 355-370; Judith S. Wallerstein et
al., “The Unexpected Legacy of Divorce: A 25 Year Landmark Study”, 2002,
Hyperion, Nueva York, 2000. Paul R. Amato, “The Consequences of Divorce for
Adults and Children”, Journal of Marriage and the Family, 62, (4), 2000, pág.
1269; Ronald L. Simons et al., “Explaining the Higher Incidence of Adjustment
Problems Among Children of Divorce Compared with Those in Two-Parent
Families”, Journal of Marriage and the Family, 61 (4), 1999, pág. 1020.; Judith
Wallerstein y Sandra Blakeslee, “Second Chances: Men, Women and Children a
Decade After Divorce”, Ticknor and Fields, Nueva York, 1989.
Catherine E. Ross y John Mirowsky, “Parental Divorce, Life-Course Disruption,
and Adult Depression”, Journal of Marriage and the Family, 61 (4), 1999, pág.
1034; Andrew J. Cherlin et al., “Effects of Parental Divorce on Mental Health
Throughout the Life Course”, American Sociological Review, 63, 1998, págs. 239249; P.L Chase-Lansdale et al., “The Long-Term Effects of Parental Divorce on the
Mental Health of Young Adults: A Developmental Perspective”, Child
Development, 66, 1995, págs. 1614-1634.
Paul R. Amato y Alan Booth, “Parental Predivorce Relations and Offspring
73
Postdivorce Well-Being”, Journal of Marriage and the Family, 63 (1), 2001, pág. 197.
67. Gregory R. Johnson et al., “Suicide Among Adolescents and Young Adults: A
Cross-National Comparison of 34 Countries”, Suicide and Life-Threatening
Behavior, 30 (1), 2000, págs. 74-82; David Lester, “Domestic Integration and
Suicide in 21 Nations, 1950-1985”, International Journal of Comparative
Sociology, XXXV, 1-2, 1994, págs. 131-137.
68. Ronald C. Kessler et al., “Prevalence of and Risk Factors for Lifetime Suicide
Attempts in the National Comorbidity Survey”, Archives of General Psychiatry, 56,
1999, págs. 617-626.
69. Jack C. Smith, James A. Mercy y Judith M. Conn, “Marital Status and the Risk of
Suicide”, American Journal of Public Health, 78, 1988, págs. 78-80.
70. David M. Cutler et al., “Explaining the Rise in Youth Suicide”, Working Paper
7713, National Bureau of Economic Research, Cambridge, MA, 2000.
71. Susan L. Brown, “The Effect of Union Type on Psychological Well-Being:
Depression Among Cohabitors versus Marrieds”, Journal of Health and Social
Behavior, 41, 2000, págs. 241-255.
72. Ronald C. Kessler y Marilyn Essex, “Marital Status and Depression: The
Importance of Coping Resources”, Social Forces, 61, 1982, págs. 484-507.
73. Sin embargo, el matrimonio no parece haber protegido a las madres adolescentes
ni a las madres afroamericanas de entre 18 y 19 años de la depresión. Lisa Deal y
Victoria Holt, “Young Maternal Age and Depressive Symptoms: Results from the
1988 National Maternal and Infant Health Survey”, American Journal of Public
Health, 88 (2), 1998, pág. 266.
74. Nadine F. Marks y James David Lambert, “Marital Status Continuity and Change
Among Young and Midlife Adults: Longitudinal Effects on Psychological WellBeing”, Journal of Family Issues, 19, 1998, pág. 652-686; Allan V. Horwitz et al.,
“Becoming Married and Mental Health: A Longitudinal Study of a Cohort of Young
Adults”, Journal of Marriage and the Family, 58, 1996, págs. 895-907; Allan V.
Horwitz y Helene Raskin White, “Becoming Married, Depression, and Alcohol
Problems Among Young Adults”, Journal of Health and Social Behavior, 32, 1991,
págs. 221-337.
75. Véase, por ejemplo, Tiffany Field, “Infants of Depressed Mothers”, Journal of
Development and Psychopathology, 4, 1992, pág. 42; A.D. Cox et al., “The Impact
of Maternal Depression in Young Children”, Journal of Child Psychology and
Psychiatry, 28 (6), 1987, pág. 917; Mayer Ghodsian et al., “A Longitudinal Study
of Maternal Depression and Child Behavior Problems”, Child Psychology and
Psychiatry, 25 (1), 1984; Cheryl Tatano Beck, “The Effects of Postpartum
Depression on Maternal-Infant Interaction: A Meta-Analysis”, Nursing Research,
44 (5), 1995, pág. 298.
76. Sherryl H. Goodman et al., “Social and Emotional Competence in Children of
Depressed Mothers”, Child Development, 64, 1993, págs. 516-531.
77. Cynthia Harper y Sara McLanahan, “Father Absence and Youth Incarceration”,
Journal of Research on Adolescence, 14, 2004, págs. 369-397.
78. Chris Coughlin y Samuel Vuchinich, “Family Experience in Preadolescence and the
Development of Male Delinquency”, Journal of Marriage and the Family, 58 (2),
74
79.
80.
81.
82.
83.
84.
85.
86.
87.
88.
89.
90.
1996, pág. 491; R. J. Sampson y J.H. Laub, “Urban Poverty and the Family Context
of Delinquency: A New Look at Structure and Process in a Classic Study”, Child
Development, 65, 1994, págs. 523-540; Robert J. Sampson, “Urban Black Violence:
The Effect of Male Joblessness and Family Disruption”, American Journal of
Sociology, 93, 1997, págs. 348-382.
Ross L. Matsueda y Karen Heimer, “Race, Family Structure and Delinquency: A
Test of Differential Association and Social Control Theories”, American
Sociological Review, 52, 1987, págs. 171-181.
Véase, por ejemplo, George Thomas y Michael P. Farrell, “The Effects of SingleMother Families and Nonresident Fathers on Delinquency and Substance Abuse”,
Journal of Marriage and the Family, 58 (4), 1996, pág. 884.
Ronet Bachman, “Violence Against Women”, A National Crime Victimization
Survey Report, NCK-145325, U.S. Department of Justice, Office of Justice
Programs, Bureau of Justice Statistics, Washington D.C., 1995, véase gráficas 2 y 3.
John H. Laub et al., “Trajectories of Change in Criminal Offending: Good
Marriages and the Desistance Process”, American Sociological Review, 63, 1998,
págs. 225-238.
Margo I. Wilson y Martin Daly, “Who Kills Whom in Spouse Killings? On the
Exceptional Sex Ratio of Spousal Homicides in the United States”, Criminology, 30
(2), 1992, págs. 189-215; J.E. Straus y M.A. Stets, “The Marriage License as
Hitting License: A Comparison of Assaults in Dating, Cohabiting and Married
Couples”, Journal of Family Violence, 4 (2), 1989, págs. 161-180.
Tabulaciones de Linda J. Waite sobre las oleadas de 1987-1988 del “National
Survey of Families and Households”. Véase Linda J. Waite y Maggie Gallagher,
“The Case for Marriage: Why Married People are Happier, Healthier, and BetterOff Financially”, Doubleday, Nueva York, 2000, págs, 155-156.
Nicky Ali Jackson, “Observational Experiences of Intrapersonal Conflict and
Teenage Victimization: A Comparative Study among Spouses and Cohabitors”,
Journal of Family Violence, 11, 1996, págs. 191-203.
Catherine Kenney y Sara McLanahan, “Are Cohabiting Relationships More Violent
than Marriage?”, Center for Research on Child-Well Being, Princeton, Paper #0122. Disponible en: http://crcw.princeton.edu/ CRCW/papers/papers.htm.
Jan E. Stets, “Cohabiting and Marital Aggression: The Role of Social Isolation”,
Journal of Marriage and the Family, 53, 1991, págs. 669-680.
Lawrence Sherman et al., “Policing Domestic Violence: Experiments and
Dilemmas”, capítulo 7, The Free Press, Nueva York, citado en Richard J. Gelles,
“Intimate Violence in Families”, 3ª ed., Sage, Thousand Oaks, CA, 1992, pág. 138.
C.D. Siegel et al., “Mortality from Intentional and Unintentional Injury Among
Infants of Young Mothers in Colorado, 1982 to 1992”, Archives of Pediatric and
Adolescent Medicine, 150 (10), 1996, págs. 1077-1083.
Martin Daly y Margo Wilson, “Evolutionary Psychology and Marital Conflict: The
Relevance of Stepchildren”, en “Sex, Power, Conflict: Evolutionary and Feminist
Perspectives”, David M. Buss y Neil M. Malamuth, eds., Oxford University Press,
Oxford, 1996, págs. 9-28.
75
91. Martin Daly y Margo Wilson, “Child Abuse and Other Risks of Not Living with
Both Parents”, Ethology and Sociobiology, 6, 1985, págs. 197-210.
92. Leslie Margolin, “Child Abuse by Mothers’ Boyfriends: Why the
Overrepresentation?”, Child Abuse & Neglect, 16, 1992, págs. 541-551.
93. Véase, por ejemplo, S.M. Stanley et al., “Community Based Premarital Prevention:
Clergy and Lay Leaders on the Front Lines”, Family Relations, 50, 2001, págs. 6776; W. J. Doherty, “Family Science and Family Citizenship: Toward a Model of
Community Partnership with Families”, Family Relations, 49, 2000, págs. 319325; John M. Gottman y Clifford I. Notarius, “Decade Review: Observing Marital
Interaction”, Journal of Marriage and the Family, 62, 2000, págs. 927-947; K.
Hahlweg et al., “Prevention of Marital Distress: Results of a German Prospective
Longitudinal Study”, Journal of Family Psychology, 12, 1998, págs. 543-556; J.
Gottman, “Why Marriages Succeed or Fail”, Simon & Schuster, Nueva York, 1994.
76
El Center of the American Experiment es una institución dedicada a la formación y a la creación de políticas sociales. Es una organización sin afiliación política y exenta de impuestos. Fundada en 1990 y ubicada en
Minneapolis, este centro abarca un amplio abanico de temas, con especial énfasis en temas de la familia y su peso en la sociedad. Empezando
desde el énfasis inicial en el tema de la no paternidad, American
Experiment ha desarrollado cada vez más su interés en fortalecer el
matrimonio en general, tal como se ilustra en la edición de verano de
2001 de su publicación principal, American Experiment Quarterly, en la
que se trataba el tema “Marriage and Children: A Symposium on
Making Marriage More Child Centered”, editado por Barbara Dafoe
Whitehead y David Popenoe.
La Coalition for Marriage, Family and Couples Education (CMFCE), fundada
en 1996, es una organización independiente, sin afiliación religiosa ni
política, que se concentra en fortalecer el matrimonio y en reducir la
quiebra de la familia a través de la formación e información que fortalece a la pareja. CMFCE ofrece consultas a nivel nacional, estatal y
comunitario. También promueve su página web, e-newsletter, forum,
directorio y la reunión Smart Marriages Conference –una cumbre anual de
investigadores, formadores, clínicos, clérigos, legisladores, periodistas y
público. Esta reunión también forma y certifica a formadores de la
familia.
El Institute for American Values, fundado en 1987, es una organización
privada y sin afiliación política, dedicada a la investigación, publicación
y formación pública de cuestiones relacionadas con el bienestar de la
familia y la sociedad civil. Con la creación de espacios para la investigación académica y el debate, este instituto tiene como fin aportar nuevos
conocimientos relevantes para los retos a los que se enfrentan la familia y la sociedad civil. A través de sus publicaciones y otras actividades
formativas, este instituto busca cerrar el espacio entre la investigación y
la creación de leyes y normativas, aportando nueva información para
los creadores de leyes y políticas en el gobierno, los que forman opiniones en los medios y los que toman decisiones en el sector privado.
77
Fly UP