...

Aquí y Allí, Shell y Repsol, dos caras de una misma moneda

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Aquí y Allí, Shell y Repsol, dos caras de una misma moneda
Aquí y Allí
El comportamiento de Shell y Repsol
----------------- Informe realizado para Ekologistak Martxan
Agostina Chiodi
Investigadora de FOCO
(Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos, Argentina)
y Observatorio de Empresas Trasnacionales.
Enero 2011
ÍNDICE
Introducción.........................................................................................................................3
Contexto histórico:...............................................................................................................4
SHELL-CAPSA....................................................................................................................8
El perfil de Shell.........................................................................................................................8
La empresa en el mundo...........................................................................................................................8
¿Dónde Opera Shell?..........................................................................................................................10
Shell en la Argentina...............................................................................................................................11
Productos marinos .............................................................................................................................12
Facturación de Shell...........................................................................................................................13
Logística.............................................................................................................................................13
Recursos Humanos de Shell en Argentina.........................................................................................13
Sedes de Shell en Argentina...............................................................................................................13
Planta de Lubricantes (Planta Sola):..................................................................................................14
Depósitos:...........................................................................................................................................14
El comportamiento de Shell - Conflictos en Argentina:.......................................................15
Cómo dicen que actúan...........................................................................................................................15
Instituciones que financia Shell: .......................................................................................................16
Como actúan ..........................................................................................................................................19
Casos paradigmáticos de problemas generados por Shell..................................................................20
El Partido de Magdalena...........................................................................................................20
El accidente...............................................................................................................................21
La respuesta: el comité de crisis y el plan de tratamiento........................................................23
La instancia penal ....................................................................................................................25
El impacto ambiental y social...................................................................................................26
La resolución-resignación.........................................................................................................29
El caso de las estaciones de servicio.........................................................................................30
El caso del aeropuerto de Ezeiza..............................................................................................33
Villa Inflamable........................................................................................................................37
Las empresas que se encuentran en el polo .............................................................................37
La Historia del Polo .................................................................................................................38
La Planta de Coque ..................................................................................................................39
El informe de la Agencia de Cooperación Japonesa (JICA)....................................................41
La gente de villa inflamable.....................................................................................................44
Clausura preventiva..................................................................................................................54
Denuncias contra Shell.............................................................................................................55
REPSOL-YPF...........................................................................................................................61
El perfil de Repsol....................................................................................................................61
La empresa en el mundo.........................................................................................................................61
¿Dónde opera?....................................................................................................................................62
Repsol en España ...................................................................................................................................63
Repsol en Argentina................................................................................................................................64
Facturación de Repsol-YPF...............................................................................................................66
Recursos Humanos de Repsol-YPF en Argentina: ...........................................................................66
Un poco de historia: La privatización de YPF...................................................................................66
Sectores en los que se desarrolla Repsol YPF en el área petrolera....................................................68
El comportamiento de Repsol YPF- Conflictos en Argentina...............................................72
Cómo dicen que actúan ..........................................................................................................................72
Cómo actúan...........................................................................................................................................73
Casos paradigmáticos de problemas ambientales generados por YPF..............................................75
El caso Cañuelas. Provincia de Buenos Aires..........................................................................84
El caso Plottier..........................................................................................................................84
El caso de la localidad de Juan Jorba. Provincia de San Luis..................................................84
Apartado España................................................................................................................86
Aquí y allí..................................................................................................................................86
El derrame del Prestige...........................................................................................................................86
Violaciones laborales..............................................................................................................................87
El caso de Muskiz, Bizkaia, País Vasco.................................................................................................87
¿Qué es el COQUE? ¿Qué significará para la población de Muskiz?........................................90
Planta de Coque en Muskiz................................................................................................................91
Otras agresiones medioambientales...................................................................................................92
La lucha..............................................................................................................................................93
Las respuestas institucionales.............................................................................................................94
Accidentes..........................................................................................................................................96
Los últimos episodios.........................................................................................................................97
Reflexiones finales:............................................................................................................97
Bibliografía:.....................................................................................................................100
Aquí y Allí, Shell y Repsol, dos caras de una misma moneda.
Introducción
El presente informe está elaborado en base a datos primarios y secundarios, incluye
entrevistas a la población afectada por la contaminación, datos cuantitativos de informes
nacionales e internacionales, y la actualización de trabajos previos del Observatorio de
Empresas Trasnacionales de FOCO (Argentina). Se completa con la experiencia
vivenciada por la autora de su trabajo en Villa Inflamable, comunidad que linda con el
Polo Petroquímico de Dock Sud donde se encuentra la planta de Coque de Shell, y con su
visita a Muskiz, País Vasco, comunidad que linda con la refinería de Petronor (Repsol) en
vistas a implantar una planta de Coque similar en la zona.
El objetivo de este trabajo radica en develar el modus operandi de las empresas
trasnacionales petroleras, y observar las consecuencias que trae aparejado ese accionar,
tanto en Argentina como en Europa. Se han escogido los casos de Shell-CAPSA y RepsolYPF, por ser las dos firmas de la Argentina más grandes a nivel facturación, por el peso
que tienen en la economía del país, y por ser representativas de un comportamiento
empresario que puede extenderse al conjunto del sector.
En primer lugar se contextualiza históricamente la explotación de hidrocarburos en
Argentina, para luego adentrarse en el perfil de cada una de estas dos multinacionales, su
historia internacional, y la propia en el territorio argentino.
En segundo lugar, se hace un recorrido por los distintos casos paradigmáticos de conflictos
registrados por ambas empresas a lo largo del territorio argentino, haciendo hincapié en
los casos de violaciones ambientales y de Derechos Humanos.
Por otro lado, se profundiza en el comportamiento de la empresa Shell-Capsa en el Polo
Petroquímico de Dock Sud, Argentina, tomando como caso a desarrollar, el de Villa
Inflamable. Paralelamente, se presenta un apartado en el que se aborda la situación que
vive la población en Muskiz, País Vasco, asediados por la empresa Petronor (Repsol).
Finalmente se expondrán reflexiones finales acerca de lo narrado en el informe,
estableciendo comparaciones entre los comportamientos de estas empresas y sus
consecuencias en ambos sitios.
Contexto histórico:
La historia de la producción de hidrocarburos en la Argentina muestra que desde la
creación de la empresa estatal petrolera en 1922 y durante más de 50 años, YPF estatal fue
un instrumento útil para el impulso de esta actividad, desarrollando la exploración y la
producción de hidrocarburos, fundando poblaciones, creando y sosteniendo puestos de
trabajo en los rincones más alejados del país. La renta petrolera brindaba los recursos
estratégicos que movían la economía, alimentando presupuestos para la construcción de
carreteras, represas, mantenimiento de ferrocarriles, etc. Su propósito no era únicamente
obtener rentabilidad sino propender el desarrollo regional y alentar iniciativas de índole
social, cultural y comunitaria en las áreas en las que estaba operando.
Durante décadas se consideró que el petróleo y el gas, al ser recursos no renovables,
debían mantenerse en manos del Estado Nacional. De hecho, los diversos intentos por
darle más protagonismo al sector privado –orientados por el gobierno de Frondizi a fines
de los años cincuenta, y por los militares y el gobierno de Alfonsín desde mediados de los
años setenta y ochenta- chocaron contra una persistente conciencia acerca de la
importancia de mantener un recurso natural estratégico y no renovable en manos del
Estado.1
A partir del golpe de Estado de 1976, se abrió un ciclo en el cual se impuso un patrón de
acumulación diferente al de sustitución de importaciones vigente hasta ese momento,
reemplazándolo por la reprimarización de la economía y la valorización financiera. Para
poder implementar este modelo, se utilizó el terrorismo de Estado, desarticulando a la
clase trabajadora movilizada, y provocando un genocidio con el costo de decenas de miles
de muertos y desaparecidos. En el año 1989, el gobierno justicialista de Carlos Menem
adopta las recomendaciones del Consenso de Washington, profundizando este modelo
neoliberal, con fuertes políticas de privatización, desregulación y apertura económica
comercial y financiera. De esta manera se produjo una extensa y profunda reestructuración
de la economía en general y del sector petrolero en particular. Se promovió así la noción
de que el petróleo debía considerarse una “commodity”, es decir, una mercancía que podía
y debía comercializarse sin necesidad de considerar su cuidado presente, ni futuro.
La aprobación de las leyes de Reforma del Estado (23.696/89) y de Emergencia Económica
(23.697/89) dieron inicio a un proceso de cambios, sustentado en base al dictado de varios
decretos del Poder Ejecutivo que modificaron ilegalmente la ley de hidrocarburos vigente
(17.319/67).
El Decreto 1055 (del 10/10/89) planteó que "...es objetivo del Gobierno Nacional reemplazar
en forma creciente la intervención del Estado en la fijación de los precios, márgenes,
bonificaciones, cuotas, cupos, etc., por los mecanismos de asignación del mercado y el libre
juego de la oferta y la demanda" y que "...la política del Gobierno Nacional en materia de
hidrocarburos se basa en la desregulación progresiva e integral de la actividad, que
conduzca a la efectiva y libre competencia en todos los segmentos en el menor tiempo
posible reflejando los valores internacionales...".
Esta norma agrupó los yacimientos, de acuerdo a su producción, en áreas Centrales y
Marginales, llamando a un Concurso Público Internacional para la exploración, desarrollo y
explotación de estas áreas. Se previó que "...las empresas privadas nacionales o extranjeras se
podrán asociar o contratar a YPF para extraer el mayor volumen económicamente posible de
hidrocarburos" en las Áreas Centrales, y mediante el Decreto 1216/90 se autorizaron
asociaciones con participación privada de hasta el 90%, fijándose además que el operador del
área fuera el socio privado. En este caso, la empresa asociada también "recibirá la libre
disponibilidad de la producción de hidrocarburos, en porcentaje correspondiente a su
asociación".
1
FOCO-OET. “Las empresas transnacionales en el sector petrolero argentino. Agotamiento de los recursos
naturales, comportamiento oligopólico e irresponsabilidad socio-ambiental.” Por Ricardo Ortiz, Bs As. 2007.
El Decreto 2408 (12/11/91) fijó el cronograma de privatizaciones para el sector, autorizando
la capitalización de la deuda externa con este fin. Finalmente, la Ley 24.145 (septiembre de
1992), refrendó lo dispuesto por el Decreto Nº 2.778 y estableció las condiciones para la
privatización de YPF. Según éste, el Estado Nacional asumió las deudas de YPF Sociedad
del Estado hasta el 31/12/90, e YPF S.A. absorbería los resultados negativos al 31/12/91 (art.
9)2. El Estado reservó para sí, en principio, el 51% de las acciones, pero la ley lo autorizó a
vender su participación hasta llegar a un mínimo del 20%3. En el año 1993 se pusieron en
venta en las bolsas de Comercio de Buenos Aires y Nueva York las acciones de YPF S.A.; en
sucesivas rondas se transfirió el 45% de las mismas, hasta que en el año 1999 la firma
española Repsol adquirió la totalidad de las acciones de YPF, incluyendo las que quedaban
en manos del Estado Nacional, las provincias y los trabajadores.
Como correlato del fuerte proceso de extranjerización de la economía argentina, y de la
desregulación sectorial, desde la segunda mitad de los años noventa hasta los primeros años de
la actual década se realizaron varias transferencias de capital de firmas petroleras argentinas a
multinacionales4, haciendo que prácticamente la totalidad de la producción de petróleo y gas y
de sus derivados quede manejado por un selecto grupo de empresas trasnacionales. De esta
forma YPF, Petrobras, Pan American Energy, Chevron y Tecpetrol se quedaron con más del
75% de la oferta petrolera; YPF y Petrobras (nuevamente) más Shell y Esso hicieron lo propio
con más del 80% de las naftas y gas oil. 5
A partir del cambio de paradigma mencionado, en Argentina no se construyó un sólo
gasoducto para consumo interno, pero sí se inauguraron diez al exterior: siete a Chile, uno
a Brasil, uno a Uruguay y uno a Bolivia. (Este último con la particularidad de importar gas
de Repsol Bolivia). De esta manera, mientras siguen aumentando las exportaciones de gas,
Argentina tiene que importarlo para cubrir las necesidades internas. Tampoco han
realizado grandes inversiones en infraestructura de refinación, almacenamiento y
transporte, y menos aún inversiones de capital de riesgo en exploración. A pesar de la suba
del precio internacional del barril de crudo durante el período 2000-2005, las petroleras
realizaron, en promedio, apenas 28 pozos anuales de exploración.
La entrega de las áreas petroleras y gasificas, la desregulación de la fijación de precios, la
libre exportación e importación de hidrocarburos y sus derivados y la libre disponibilidad
de hasta el 70% de los fondos que se obtienen por las ventas, dieron a las trasnacionales
vía libre para mostrarse interesadas únicamente en el logro de la mayor rentabilidad, sin
tener que preocuparse por otros aspectos vinculados con la exploración y explotación
petrolera, o la producción y comercialización de sus derivados: el cuidado de sus
trabajadores, las poblaciones insertas o adyacentes a las áreas de producción, el medio
ambiente, los consumidores, etc.
Se encontraron en un terreno ideal para exportar mucho y explorar poco. Las empresas
incrementaron los niveles de explotación de estos recursos naturales, sin preocuparse por
2
Dado que desde 1990 YPF daba ganancias, su venta se realizaría libre de cualquier déficit.
La ley 24.474 autorizó al Estado a reducir su tenencia accionaria a 1 sola acción de la empresa.
4
Por ejemplo Repsol en 1996 adquirió el control del grupo argentino Astra; en 1997, a través de esta última,
compró el 45% de compañía local Pluspetrol, y obtuvo el paquete mayoritario de Eg3 (comercializadora de
combustibles de capital local); en 1998 aumentó su participación en Refinería del Norte; y en 1999 compró YPF.
5
Ortiz, Ricardo. “La extracción de recursos naturales y la persistencia de las reformas neoliberales en la
Argentina ‘progresista’
3
sustituirlos, lo que llevó a una disminución de las reservas y su próximo agotamiento. En
efecto, en el último año previo al proceso de desregulación (1988), el volumen de
producción del petróleo fue de algo más de 26 millones de metros cúbicos (m3), esos
valores aumentaron hasta llegar a los 49 millones de m3 de petróleo en el año 1998, luego
fue disminuyendo y en el año 2009 se registró una producción de crudo de 32,6 millones
de m3 de petróleo según datos de la secretaría de Energía de la Nación. Según la misma
fuente, respecto al gas, en el año 1988 la producción fue de 22,7 mil millones de m3, y
siguió una curva ascendente registrándose una producción de 41,5 mil millones de m3 de
gas en el año 2009.6
De esta manera las estimaciones actuales ubican al petróleo disponible en ocho años de
consumo, mientras que antes de la privatización llegaba a los 36 años. Respecto al gas,
sucede algo similar: de 23 años de reservas al cierre de la etapa estatal pasó a trece años en
la actualidad.
Otro punto de poder brindado a las trasnacionales a partir de este proceso, fue la
posibilidad de modificar los precios locales basándose en el precio internacional. Así,
aunque el precio internacional de crudo bajara, en Argentina los precios subían.
La crisis del año 2001, fruto del colapso del modelo de convertibilidad de paridad 1 a 1
(entre el peso argentino y el dólar estadounidense), abrió un camino de transición con la
posibilidad de revertir la tendencia seguida en este período de 30 años en que la economía
real estuvo al servicio de la economía financiera. Si bien a partir del gobierno de Néstor
Kirchner (2003) se registró un alto crecimiento económico y durante los 6 años siguientes,
el PBI creció a una tasa del 8% anual -por políticas de tipo de cambio competitivo,
retenciones a las exportaciones, control de la cuenta capital y estímulos a la producción-,
en política petrolera se han seguido los mismos patrones, y son más las continuidades que
las rupturas respecto al proceso de los ‘90.
Para poner un ejemplo de esta afirmación, cabe destacar que a pesar de las rentas
extraordinarias y de las tendencias al agotamiento, en octubre del 2006 se aprueba la Ley Nº
26.154 de incentivos para la producción petrolera, la cuál otorga nuevos beneficios a las
productoras de petróleo y gas, en vez de sancionarlas por el incumplimiento de sus
obligaciones estipuladas en la ley de hidrocarburos y en la normativa que les entregó los
yacimientos de YPF. Según esta ley se establecen beneficios impositivos y de eliminación de
tasas y derechos de importación para aquellas empresas que se presenten a solicitarlo .
7
De tal modo, las empresas que se asocien con la empresa estatal ENARSA (Energía Argentina
S.A.) pueden obtener la devolución anticipada del Impuesto al Valor Agregado, amortización
del Impuesto a las Ganancias y exención del Impuesto a la Ganancia Mínima presunta sobre la
totalidad de los gastos e inversiones realizadas en la etapa de exploración y las inversiones
realizadas en el período de explotación de los recursos. También se exime del pago de los
derechos de importación y todo otro derecho por la introducción de bienes de capital
necesarios para la ejecución de las actividades de exploración y explotación. Por otra parte, a
las empresas que ya están explotando petróleo y gas, no han realizado exploración y se suman
al régimen de incentivos, se les otorga, además, 10 años más de concesión sobre las nuevas
áreas, a contarse a partir del vencimiento del plazo original de la concesión 8.
6
http://energia3.mecon.gov.ar/contenidos/verpagina.php?idpagina=3181
Ortiz, Ricardo. “La extracción de recursos naturales y la persistencia de las reformas neoliberales en la
Argentina ‘progresista’
8
Ídem
7
Esta ley de promoción coincide con algunas prórrogas a las concesiones petroleras y gasíferas
otorgadas tanto a nivel provincial como nacional, muchos años antes del vencimiento de los
contratos. Ya en el año 2000, el gobierno nacional había prorrogado la concesión del
yacimiento Loma de la Lata en Neuquén (que aún no había caducado) hasta el 2027. Pero en
el año 2007, las provincias de Chubut y Santa Cruz volvieron a otorgar prórrogas a las
empresas diez años antes del vencimiento de las concesiones, por períodos de 20 y 40 años
(hasta el 2027 en Chubut y hasta el 2047 en Santa Cruz – Cerro Dragón-), sin que ello tuviera
justificaciones basadas en criterios técnicos o productivos.
A través de la implementación de retenciones móviles a la exportación de hidrocarburos en el
2006, se ha optado, con sentido fiscalista, apenas una asociación del Estado con los privados
en la apropiación de parte (pequeña) de la renta obtenida como consecuencia del aumento del
precio internacional del petróleo. Pero no se ha optado por seguir una vía de nacionalización
del recurso natural -a pesar del discurso nacionalista del gobierno- , ni se han adoptado
medidas dirigidas a restringir los procesos de extranjerización. Tampoco se ha tenido ninguna
consideración de tipo estratégica, ni mucho menos ecológica.
SHELL-CAPSA
El perfil de Shell
La empresa en el mundo
Royal Dutch Shell Plc, la casa matriz de Shell CAPSA, es una empresa angloholandesa
que se dedica tanto a la energía como a la producción química. Posee su Casa Matriz en
La Haya (Holanda). En Estados Unidos su subsidiaria es la Shell Oil Company que tiene
su “Cuartel General” en Houston, Texas.
El Grupo Royal Dutch/Shell surgió en el año 1907 cuando la Real Compañía Holandesa
de Petróleos (nombre legal en holandés: N.V. Koninklijke Nederlandsche Petroleum
Maatschappij) y la Compañía Shell Transport and Trading Company Ltd fusionaron sus
operaciones para de esta manera competir contra el entonces gigante estadounidense,
Standard Oil. Antes de que se produjese la unificación, el grupo operó bajo una serie de
acuerdos operacionales y accionarios.
La Royal Dutch Petroleum Company era una compañía holandesa fundada en 1890 por
Jean Kessler, Henri Deterding y Hugo Loudon, cuando un charter real fue concedido por
la reina holandesa Wilhelmina una pequeña compañía de exploración petrolífera conocida
como "Royal Dutch".
La "Shell” Transport and Trading Company era una compañía de origen británico que fue
fundada en 1897 por Marcus Samuel y su hermano Samuel Samuel.
En noviembre de 2004, se anunció que el Grupo Shell se cambiaría a una estructura de
capital simple, creando una nueva compañía que se llamaría Royal Dutch Shell plc, con su
principal inscripción en la Bolsas de Comercio de Londres y Ámsterdam y su casa central
en La Haya, Holanda. La unificación se completó el 20 de julio de 2005. Las acciones
fueron emitidas en una ventaja de 60/40 para los accionistas de la Royal Dutch.
Este grupo global de compañías realiza exploración y producción petrolera y gasífera,
generación de electricidad, combustibles, aceites y otros derivados de la refinación del
petróleo, productos químicos y comercialización de energía, hidrocarburos y sus
derivados.
En el Cono Sur muestra filiales en Argentina, Chile y Brasil; hasta mediados del año 2005
también operaba en Uruguay, Paraguay y Colombia, sin embargo transfirió sus
operaciones de comercialización de derivados (gas licuado, kerosene, combustibles para la
navegación y lubricantes) en estos países a la brasilera Petrobras, en función de una
estrategia de concentrar sus intereses en el sector de exploración y producción de
hidrocarburos deshaciéndose de las actividades no rentables en la comercialización y
refinación de derivados.
En 1919, Shell tomó el control de la Mexican Eagle Petroleum Company, formando en
1921 Shell-Mex Limited, la cual comerciaba productos bajo las marcas “Shell” e “Eagle”
en el Reino Unido. En 1931, parcialmente en respuesta a las difíciles condiciones
económicas de aquellos tiempos, Shell-Mex fusionó sus operaciones de mercado en el
Reino Unido con las de la British Petroleum y creó la Shell-Mex and BP Ltd. La compañía
funcionó hasta 1975, cuando se separaron.
La empresa actualmente opera en más de 90 países, posee, según sus propios datos del
año 2009, 101.000 empleados; producen el 2% de la cantidad de petróleo que utiliza el
mundo, y el 3% del gas: cada día producen 3,1 millones de barriles de gas y petróleo.
Además, venden 145 mil millones de litros de combustible, poseen 35 refinerías y plantas
químicas, y 44.000 estaciones de servicio en todo el mundo. Su facturación en el año
2009, fueron de 278.2 billones de dólares, y su ganancia fue de 12.7 billones 9
De estos 278,2 billones de dólares, gastaron apenas 2 billones en tecnologías energéticas
de CO2 y renovables. No en un año, sino en total, en los últimos cinco. Si tenemos en
9
http://www.shell.com/home/content/aboutshell/at_a_glance/
cuenta el dato que nos provee la misma empresa de su inversión en ese año en programas
sociales, de 132 millones de dólares, cabe destacar que sólo significa el 0,04 % de su
facturación.
¿Dónde Opera Shell?
Fotografía al Sitio Web oficial de Shell Global.
Detalles del trabajo que realizan en cada país, en relación a si es “Upstream” (UP) sobre el
nivel del agua, o “Downstream” (DW) debajo el nivel del agua:
EUROPA
UP DW ASIA
Austria
Belgica
Bulgaria
Brunei
China
Guam
Rep. Checa
India
Dinamarca
Finlandia
Indonesia
Irán
Francia
Irak
UP DW AFRICA
Algeria
Benin
Botswana
Burkina
Faso
Camerún
Cabo Verde
Cote
d'Ívoire
UP DW
America del
Norte
Barbados
Canadá
Costa Rica
R. Dominicana
El Salvador
México
Panamá
UP DW
Alemania
Japón
Egipto
Gibraltar
Jordania
Gabon
Grecia
Hungría
Irlanda
Italia
Luxemburgo
Ghana
Guinea
Kenia
Libia
Madagascar
Noruega
Kazakhstan
Laos
Malasia
Oman
Pakistán
Papua N.
Guinea
Filipinas
Polonia
Qatar
Marruecos
Portugal
Eslovaquia
Eslovenia
Rusia
A. Saudita
Singapore
Corea del
Sur
Sri Lanka
Siria
Taiwán
Tailandia
Namibia
Nigeria
La Reunión
AMERICA
DEL SUR
Argentina
Brasil
Chile
Senegal
Colombia
Sudáfrica
Tanzania
Togo
Túnez
French Guiana
Guyana
Perú
Venezuela
Países Bajos
España
Suecia
Suiza
UK
Ucrania
Mali
Puerto Rico
Trinidad
Tobago
USA
OCEANIA
Australia
Nueva Zelanda
Mauritania
Cuadro elaborado en base a información de la página web oficial de Shell Global.
Shell en la Argentina
La historia de Shell CAPSA en la Argentina se inicia en el año 1914, constituyéndose en
la segunda petrolera más antigua que actualmente opera en el país, luego de Esso Petrolera
Argentina. El 10 de septiembre de ese año arribaba al Puerto de Buenos Aires el buque
San Melito y con él una carga de fuel oil y asfalto mexicanos enviados por la Royal Dutch
Shell a su primer representante en el país, la Anglo Mexican Petroleum Products Co.,
ubicada en Balcarce 278 de la Ciudad de Buenos Aires. Los primeros pasos fueron
cargamentos regulares de productos bituminosos de 500 a 1.000 toneladas para clientes
como Cervecerías Palermo. Para fines de 1914, Shell estaba terminando de construir seis
tanques en Dock Sud para almacenar productos pesados y ya comercializaba en el
mercado argentino el Transoil y el Ordoil (aceites de uso industrial).
Sus oficinas centrales se encuentran ubicadas en el centro de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires, y su principal planta refinadora está dentro del Polo Petroquímico Dock
Sud, en el Partido de Avellaneda.
A diferencia de otras empresas del Grupo Shell (que operan de manera más integrada), la
filial argentina está orientada principalmente a la refinación y comercialización de
combustibles y otros derivados del petróleo, es decir, en el segmento downstream de la
cadena hidrocarburífera. En otros países, las acciones que se llevan a cabo incluyen la
participación en la exploración y explotación petrolera y gasífera (denominadas upstream
en la jerga de la actividad). A pesar del amplio proceso de transferencia de yacimientos de
hidrocarburos al sector privado durante la década del noventa, como se mencionó
anteriormente, la filial local no participó de manera activa en las asociaciones constituidas
para extraer petróleo y gas.
En la Argentina las principales actividades que realiza Shell son las siguientes: transporte
marítimo de petróleo crudo; transformación de petróleo crudo en combustibles,
lubricantes, gas licuado de petróleo y asfalto en la refinería Buenos Aires y en la Planta de
Lubricantes; transporte fluvial de estos productos derivados del petróleo; distribución de
estos productos y venta de bienes y servicios a mayoristas y minoristas en forma directa y
a través de la red de estaciones de servicio; venta de combustibles y lubricantes de
aviación en dos plantas – Ezeiza y Aeroparque-; venta y distribución de productos
químicos; venta de Gas Licuado de Petróleo –GLP-; comercialización de gas natural; y
posee campos de exploración y producción de petróleo y gas (aunque en forma minoritaria
dentro del conjunto de firmas productoras).
Shell cuenta, a través de su subsidiaria O&G Developments Ltd. S.A., con actividad de
exploración y producción en la Argentina.
Posee una participación del 22,5% en la concesión del área gasífera de Acambuco, situada
en la provincia de Salta, la cual es operada por la empresa Pan American Energy LLC.
En la actualidad, dicha concesión produce gas y condensados asociados en los yacimientos
de San Pedrito y Macueta. Durante el año 2009, la producción total del área promedió los
7.9 millones de m3/d de gas natural y 945 m3/d de gas condensado, lo que representó una
disminución del 10 % respecto del año anterior. Según el informe de la empresa, esto se
debió a la declinación natural de los pozos, tanto en San Pedrito (minimizada con la
instalación de la Planta Compresora) como en Macueta, para lo cuál se ha procurado
compensar la declinación natural de este Yacimiento, poniendo en marcha las Plantas
Compresoras y de Tratamiento e Inyección de Agua. Al mismo tiempo la O&G
Development Ltd S.A espera perforar el pozo Mac-1006 en esta zona.
Productos marinos
El negocio Marine (Shell Marine Products) comprende las actividades de distribución y
venta de productos combustibles, lubricantes y servicios marítimos para clientes marítimos
o fluviales en el ámbito nacional e internacional.
En Shell Argentina, en lo que respecta a combustibles, Marine opera en Refinería Buenos
Aires y en el depósito de Arroyo Seco. En cuanto a lubricantes, tiene sus operaciones en
Planta Sola y en depósitos en Comodoro Rivadavia, Arroyo Seco y Puerto Vilelas. En el
año 2009, los productos que se comercializaron dentro del portfolio de Fuels fueron: IFO
(Intermediate Fuel Oil) 180, IFO (Intermediate Fuel Oil) 380, MGO (Maritime Gas Oil) y
MDO (Maritime Diesel Oil). En este mismo año, se comercializaron 120.267 toneladas
métricas (tm) de IFO 380, 56.257 (tm) de IFO 180 y 18.747 (tm) de gasoil/diesel oil. En
tanto, la entrega de lubricantes fue de 3.328 metros cúbicos (M3) en comparación con
3.897 (M3) en el año 2008.
Facturación de Shell
Shell se encuentra entre las doce mayores empresas ordenadas por facturación. Sus ventas
en el año 2009 fueron de 7.517,2 millones de pesos, mientras en el año 2004 era de 3.921
millones.
Sus resultados netos fueron siempre negativos, $243 millones en el 2004 y 413,5 millones
de pesos en el 2009.
Logística
El porte bruto total de la Flota de Shell es de 17.741 toneladas. La capacidad de
almacenaje de crudo en refinería es de 273.000 m 3. A su vez, la capacidad de almacenaje
de otros productos allí es de 588.200 m 3. El volumen procesado en su refinería es de 28,2
millones de barriles. Posee una flota de 277 camiones de contratistas terrestres.
Recursos Humanos de Shell en Argentina
Según su Informe Anual 2009, Shell C.A.P.S.A. está integrada por 1.190 personas,
adicionalmente unas 1.532 personas se desempeñan en empresas subsidiarias de Shell: 954
en Deheza S.A.C.I.F.I., 381 en Compañía Rimidan S.A., 175 en Shell Gas S. A. y 22 en
Estación Lima. S.A.10
En la actualidad posee 696 estaciones de servicio en todo el país con 2.722 empleados.
Sedes de Shell en Argentina
Su casa Central está situada en Av. Roque Sáenz Peña 788, Ciudad de Buenos Aires. La
Refinería Buenos Aires, ubicada en la calle Sargento Ponce al 2318, Dock Sud,
Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, es la única refinería íntegramente de capital del
Grupo Shell que opera en América Latina.
Esta refinería inició sus operaciones el 7 de mayo de 1931. Su predio ocupa una superficie
total de 106 hectáreas. Posee una capacidad de almacenamiento de 770.000m3. De estos,
175.000m3 están destinados al almacenamiento de petróleo crudo y el resto para productos
intermedios y terminados, listos para la entrega.
Allí se producen los combustibles y las bases de los lubricantes V-Power y las bases de
Helix. Los productos que despacha son Gas licuado de petróleo, Naftas Fórmula Shell:
Común, Super y V-Power, Fórmula Diesel, Querosén (para quemar) y Jet-A1 para turbinas
de aviación, Solventes y aguarrás, Gas oil, Fuel oil bunker para barcos, Aceites lubricantes
básicos y Asfaltos directos para pavimentación de caminos.
Foto: Agostina Chiodi
10
Reporte Capsa 2009. www.shell.com.ar
Refinería Buenos Aires de Shell. Muelle B
Planta de Lubricantes (Planta Sola):
Planta Sola es la planta de elaboración de lubricantes de Shell CAPSA, se encuentra en la
calle California al 3201, en el barrio de Barracas, Ciudad de Buenos Aires. Sus
instalaciones fueron inauguradas en 1928, a pocos años del comienzo de las operaciones
de Shell en Argentina, y reemplazadas en su totalidad en 1993 por otras completamente
nuevas, tras una inversión de 26,7 millones de dólares. En esta planta, con la utilización de
las bases provenientes de la Refinería Buenos Aires, se elaboran los lubricantes
Helix, Rimula, Advance y otros productos para el mercado local y el MERCOSUR.
En 1998 Planta Sola produjo más de 100.000m3 de aceites y grasas.
Depósitos:
Posee un depósito llamado Arroyo Seco: Ruta Provincial 21Km 276, Arroyo Seco, Prov.
Santa Fe., un segundo depósito “Puerto Vilelas” ubicado en Moisés Lebensohn y Río
Paraná, Resistencia, Provincia del Chaco, y un tercero “Santa Fe”, en Dique 2 - Puerto
Santa Fe, Provincia de Santa Fe.
El comportamiento de Shell - Conflictos en Argentina:
Cómo dicen que actúan
Shell construyó su imagen haciendo hincapié en el cuidado medioambiental y el
cumplimiento de las normas de seguridad vinculadas a este aspecto. De acuerdo a la
información provista por la empresa, Shell actúa con “honestidad, integridad y equidad”,
en base a los siguientes principios:
•
•
•
Brindar valor al cliente
Proteger el medio ambiente (“constantemente invertimos y entrenamos para
reducir el impacto de nuestras actividades en la biosfera”)
Administrar los recursos naturales (inversión en el manejo de la tierra, el agua y la
energía utilizadas en las operaciones)
•
•
•
•
Aportar al crecimiento del país
Respetar a la gente (respeto por la seguridad y las diferencias personales y
culturales)
Beneficiar a la comunidad
Trabajar con los que se relacionan con la firma.
Lejos de todo esto, la empresa “limpia su imagen” haciendo filantropía, apoyando a ciertas
instituciones del barrio que reciben sus migajas por necesidad. Este “lavado de cara” está
cargado de cinismo, ya que algunos proyectos, como se verá a continuación, están
dirigidos a “proteger el medio ambiente”, o a personas discapacitadas, que muy
probablemente sufran de esa enfermedad por el accionar de esta misma empresa.
Foto: Agostina Chiodi
A modo de ilustración del cinismo de la empresa, podemos ver en esta fotografía, las orillas del arroyo
Sarandí altamente contaminado, una casilla muy precaria con “techo” de lona, en la que habitan personas, y
a pocos metros un cartel con publicidad de Shell.
Instituciones que financia Shell:
El listado que sigue corresponde a instituciones que fueron “beneficiarias” de las ayudas
de Shell. No hubo que realizar una investigación para obtener esta información, sino que
la misma empresa posee unos cuadernillos de promoción de su “relación con la
comunidad”, donde lo expone con orgullo.11
Sólo basta echar un vistazo a su financiación anual, compararla con el daño producido, y a
partir de allí sacar conclusiones propias sobre lo que significa para esta empresa donar
algunos libros o “elementos deportivos” en relación a lo que obtienen a cambio, que en
muchos casos es el silencio de la población, aprovechándose de sus necesidades más
básicas.
11
“Shell y la comunidad”, 2008. Material entregado por la empresa.
-
Sociedad de Fomento Crucecita Este: apoyo a la Biblioteca Popular “Bartolome
Mitre”: donación de 1200 libros.
Escuelas de Dock Sud (especialmente la N 505, 506, 67 y Jardín de Infantes 931)
Hospital Fiorito: donación de equipamiento para el laboratorio de seguridad
biológica. (cabe destacar que este hospital, el más cercano a la zona más
comprometida en cuanto a contaminación, no tiene área de toxicología)
Hospital Eva Peron (ex Finochietto): donación de equipamiento para sala de
cardiocirugía.
Unidad Sanitaria N 2 Dock Sud: donación de equipamiento para sala de
odontología.
Bomberos voluntarios de Dock Sud: donaciones
Club Sportivo Dock Sud: becas y elementos para la promoción deportiva.
Foto: Agostina Chiodi
Otro ejemplo de filantropía es financiar al club del barrio (Sportivo Dock Sud),
que está fuertemente enraizado en la cultura e identidad de la población.
La empresa también realiza concursos para la presentación de proyectos. En el año 2003 y
2004, salieron 20 proyectos, con 23 Instituciones intervinientes (15 escuelas, 1 hospital y
7 Organizaciones de la Sociedad Civil), con 4.042 “beneficiarios” directos. Estas son las
instituciones y los proyectos que se apoyaron:
1) E.E. T N 4 de Avellaneda “Dr. Ernesto Longobardi” EGB N42 y EGB N 25
“Soluciones químicas para un mejor calidad de vida”
2) Escuela 506 CFL N1 “Cocina sana”
3) EGB 47 “Martín Miguel de Guemes”. “La escuela y la tecnología”
4) APANAU (niños autistas) “Crecemos y salimos”
5) EGB 67 “Abriendo Caminos”
6) ECO-DOCKE “Forest” Cuidar el medioambiente
7) Junta vecinal comedor y copa de leche “Los amigos de Ezequiel” Microemprendimiento de panadería / comedor comunitario
8) EGB N9 Dinamoteca
9) Escuela Juana Manso, Fundación Leer “Libro abierto”
10) CFLN N 1, EGB 506, EGB 11 “Delicias artesanales”
11) E.E.T N 4 de Avellaneda “Dr. Ernesto Longobardi” EGB N42 y EGB N 25 “¿Y
ahora que hacemos?”
12) Escuela Juana Manso, Escuela del Relato “Mensajeros” del tiempo, del mito y de la
magia.
13) EGB N9, Escuela del Relato, EGB especial N 505 “Mensajeros” del tiempo, del mito
y de la magia
14) EGB N 505, COLEGIO San Martín / EET N 8 “Compartir: una experiencia para
crecer en sociedad”
15) Escuela especial 504 “Policía Federal Argentina” Hospital Dr. E. Wilde. “Juguemos
en el bosque”
16) EGB 67 “Guada Costa Río Iguazú” Fundación Leer “Libro Abierto”
17) EGB 67, Asoc. Por los chicos “Juguemos a alimentarnos bien”
18) EGB 11 “Julio A. Roca”, CFL N 1, Escuela especial 506 “cuidamos nuestra tierra y
nos alimentamos”
19) CFL N 2 y EET N 3 “Panificación y Sojadín”
20) Sociedad de Fomento “Unión de dominico” Biblioteca Nicolás Avellaneda. “A cuidar
nuestra salud y el medio ambiente”.
Al contar con estas “ayudas”, de una forma muy sutil mantienen un fuerte poder de
presión sobre la población. Un ejemplo claro de este accionar, lo ilustra bien un episodio
que sucedió mientras estábamos llevando a cabo, con el equipo de FOCO y Amigos de la
Tierra, talleres sobre derechos ambientales en Villa Inflamable.
Todo estaba previamente organizado para llevar a cabo el taller en el galpón de una
vecina. Cuando llegó el día y el horario del taller, llegamos con el equipo y los materiales
para la realización del mismo y nos encontramos con una situación inédita: no había
ninguna persona en el lugar. Los hijos de la señora (de quien nos reservamos la identidad)
que brindaba el lugar para la actividad nos comunicaron que su madre no se encontraba.
Sorprendidos, esperamos un tiempo prudencial para ver si llegaba alguien, y nos retiramos
sin poder realizar el taller. Durante los días subsiguientes nos comunicamos con gente del
barrio que nos confirmó nuestras sospechas: El lugar que nos había ofrecido la señora,
estaba por comenzar a funcionar como comedor, con “ayuda” de Shell, y “alguien” le
“sugirió” a la señora que no realice actividades que puedan interpretarse como contrarias a
la empresa, porque se ese modo no iba a recibir lo prometido. Este hecho devela
claramente la presión implícita que tienen las personas del barrio que reciben este tipo de
“ayuda”.
Como actúan
Para evaluar el comportamiento empresario de Shell se pueden tener en cuenta varios
aspectos: el respeto al medio ambiente, a la salud de la población, a las condiciones
laborales, a la información que brinda y a la relación de la firma con la comercialización
de sus productos.
En relación a las violaciones laborales, muchas actividades son tercerizadas contratándose
a otras firmas de servicios petroleros, donde, por ejemplo, las condiciones de trabajo son
diferentes a las existentes para los trabajadores “propios” de Shell.
En abril de 2006 la firma fue obligada a pagar la indemnización de dos trabajadores
tercerizados en virtud de lo estipulado en la Ley de Contrato de Trabajo donde se indica
que la cesión a otra empresa de una parte de las actividades no libera a la principal de las
obligaciones laborales tercerizadas. En su fallo conocido como el caso “Carrizo”, por el
apellido de uno de los demandantes, los magistrados señalaron que “ha quedado
acreditado que la comercialización de los productos de Shell constituía parte de la
actividad normal y específica propia de dicha empresa, por lo que su cesión a un tercero
-Fibri SRL- torna aplicable la solución prevista en la norma citada” 12. Es decir, la
extensión de responsabilidad. Shell se había negado, originalmente, a responder al pedido
de los dos trabajadores. Además, durante los años 2001-2003, la empresa disminuyó su
planta de trabajadores (entre los años 2002 y 2003 lo hizo en más de un 10 %.)
También existen violaciones económicas por parte de la empresa, ya que mientras es
propietaria de 170 estaciones de servicio, también posee contratos de comercialización con
unas 800 pequeñas empresas (o sea bocas de expendio bajo bandera Shell) que no son de
su propiedad, por lo que termina compitiendo con estas últimas, lo que conduce a que la
compañía absorba los grandes clientes de las bocas de expendio sobre las cuales no tiene
propiedad, disminuyendo la facturación y rentabilidad de las mismas.
Otras de las violaciones económicas se relacionan con la fijación de precios, la cuál afecta
tanto a las estaciones de servicio bajo bandera Shell, como a los consumidores de los
productos de esta empresa.
En marzo de 2004 se registraron constantes aumentos en los precios de sus productos, a
pesar de que a comienzos de 2003 Repsol YPF y Petrobras habían sellado un acuerdo que
mantuvo los valores sin cambio.
12
Artículo de María Bourdín, en la página web de la Central de Trabadores Argentinos.”La Justicia condenó
a Shell por despido de personal mercerizado.”
En marzo de 2005 otra vez Shell (esta vez junto a Esso) incrementaron el precio de los
combustibles que venden al público en clara muestra de comportamiento cartelizado, que
contradice lo planteado en la ley de Emergencia Pública Nº 25.561. La misma sólo
autoriza aumentos basados en el CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) o
CVS (Coeficiente de Variación Salarial). A raíz de ello, se organizó un boicot a los
productos de Shell por parte del gobierno y de organizaciones sociales vinculadas a él.13
Por otro lado, es evidente la falta de información que la empresa ofrece al público, tanto a
nivel de comercialización de sus productos, violando la protección al consumidor, como
en la dimensión ambiental, en relación a los riesgos que causa su accionar.
Además de estas violaciones económicas y laborales que se han nombrado, existen
constantes problemas causados por la empresa Shell que violan principalmente los
aspectos ambientales y de respecto a los Derechos Humanos de la población. Hemos
elegido estos casos para profundizar en este informe.
Casos paradigmáticos de problemas generados por Shell
El caso del derrame en Magdalena
El Partido de Magdalena
El partido de Magdalena está ubicado al nordeste de la provincia de Buenos Aires posee
una superficie de 1818,79 km2, contando con 16603 habitantes. La zona costera del
partido se caracteriza por mostrar una predominancia de humedales costeros, definidos
como extensiones de marismas, pantanos, turberas o aguas de régimen natural o artificial,
permanente o temporal, estancado o corriente, dulce, salobre o salado, incluyendo las
extensiones de aguas marinas cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros.
En la zona hay hábitats únicos, entre los que se puede identificar los Arroyos y Bañados
que desaguan en el Río de la Plata. Esta zona muestra grandes poblaciones de aves
acuáticas, diversidad ictícola, y una abundante fauna de vertebrados, especies endémicas,
raras o amenazadas en un plano regional, especies de importancia económica como la
13
Algunos analistas aseguran que este boicot a Shell fue de la mano con un “aplauso” a Repsol, ya que esta
última empresa es en definitiva la responsable de los aumentos por el hecho de ser productora. En cambio
Shell y Esso actúan en la refinación y comercialización. Inmediatamente se ligo este hecho al favoritismo del
entonces presidente Kirchner hacia las compañías que ejercen poder en su provincia natal, Santa Cruz.
nutria criolla o el carpincho o especies carismáticas como la cigüeña común, el flamenco o
la espátula rosada.
Zona ganadera, de pequeños cultivos y de microturismo, posee tres circuitos turísticos
articulados entre sí: el histórico, el ecológico y el de los productos regionales. Los sectores
socioeconómicos más vinculados al área costera y al turismo, son los recolectores de
juncos y los dueños o concesionarios de campings, restaurantes, almacenes de ramos
generales y clubes situados en las playas.
El sur de la franja costera del partido pertenece al Parque Costero del Sur, reconocido en
1985 como Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO.
Muestra una configuración espacial alargada de 23.500 hectáreas, acompañando las
interfases entre el Río de la Plata y el Mar Argentino. Está compuesto por seis zonas
intangibles de bosques xerófilos y pastizales, un área con amplios bajos costeros,
representativos de la biogeografía y una zona transicional que se extiende al continente.
Esta reserva está expuesta a procesos costeros que la hacen vulnerable a diversos peligros.
Imágenes de la Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO
Frente a toda el área costera se halla el Canal de Acceso al Puerto de Buenos Aires, que
muestra un intenso tránsito de navegación comercial, que comprende tráfico de comercio
exterior y de cabotaje siendo navegado por buques de distinta envergadura que transportan
productos agroindustriales,
petróleo y derivados, materias primas y productos
siderúrgicos.
En el caso particular del petróleo crudo la flota de buques para el transporte de cabotaje
comprende buques tanque de tamaño medio a pequeño, no así para el tráfico de ultramar.
Los accidentes que pueden ocurrir en el canal muestran incidencia ambiental, con
diversidad de consecuencias, más si se trata de buques cisterna que trasladan petróleo,
derivados, productos químicos u otras sustancias.
El accidente
Foto: eltrigreverde.blogspot.com
La incidencia ambiental de un probable accidente y la vulnerabilidad de la Reserva
Mundial de la Biosfera de la UNESCO fueron confirmadas el 15 de enero de 1999 cuando
el buque tanque Estrella Pampeana de la empresa Shell CAPSA, ingresaba por uno de los
canales de acceso del Río de la Plata con buenas condiciones meteorológicas hacia la
ciudad de Buenos Aires proveniente del sur argentino. Al navegar a la altura del kilómetro
93 del canal, el buque portacontenedores Sea Paraná que navegaba en dirección contraria,
se desvió en dirección al Estrella Pampeana debido a un desperfecto técnico. Tras varias
maniobras, no se evitó la colisión entre las naves. Se produjo la abertura en el tanque del
buque de Shell por donde fluyeron 4600 metros cúbicos de hidrocarburo tipo “Hydra”.
Parte del crudo transportado, logró llegar a los tanques de emergencia. Se provoco así el
más grande derrame de petróleo de la historia, en agua dulce.
Espectrografía de la imagen anterior (azul mayor concentración, verde menor concentración)
La respuesta: el comité de crisis y el plan de tratamiento.
Tras el accidente, se alistaron equipos de respuesta y contención de derrames, propiedad
común de Shell CAPSA, Repsol YPF S.A., ESSO SAPA, a través de un Convenio de
Cooperación Interempresaria entre las firmas y la Prefectura Naval Argentina.
Según Shell, teniendo en cuenta que el accidente ocurrió en el Río de la Plata, se
estableció que el método más adecuado para la contención y recolección del combustible
se basaría en barreras flotantes y equipos succionadores, apoyados por barcazas
recolectoras. Como la escasa profundidad de las aguas impide la asimilación por parte de
los ecosistemas de los dispersantes químicos se descartó este método.
Las tareas de recolección comenzaron el 16 de enero. Parte del volumen derramado se
evaporó y otra proporción fue recuperada. Sin embargo, la situación se complicó por una
Sudestada que provocó que el petróleo remanente alcance la costa del partido de
Magdalena. La mancha de hidrocarburo impactó sobre 23 kilómetros de humedales y en
dos áreas recreativas: Playa Nueva y Balneario Magdalena.
Foto: www.petroleomagdalena.com
Tareas de limpieza en la costa de Magdalena.
Luego que la mancha impactara sobre los humedales, y ante la imposibilidad de intervenir
en la zona con maquinaria pesada, Shell eligió otra estrategia para “recuperar” el
ambiente, convocando científicos nacionales, ingleses y norteamericanos que se
encargaron de redactar y supervisar el “Plan de Tratamiento y Recuperación de la Línea
Costera”, pedido de Prefectura Naval Argentina. El 27 de enero de 1999 se presentó dicho
plan que planteó prioridades, estrategias y metodología del tratamiento a emplear en la
línea costera de la región. Este documento afirmaba que si bien el petróleo alcanzó la
región costera de Magdalena, las concentraciones más altas sólo abarcaban escasos
kilómetros, por lo tanto sería necesario efectuar operaciones por secciones en función de
los diferentes tipos de costa identificados. Aseguraba que las primeras acciones habían
eliminado un gran porcentaje del hidrocarburo (el hallado en aguas abiertas) y tenían la
expectativa de que el remanente se degradaría en forma natural en el período de seis meses
a un año, y que la degradación que afectó a canales y arroyos se extendería por tres años
más. Algunos expertos consideraban que existía mayor posibilidad de provocar más daño
al ecosistema aplicando bienintencionadamente acciones de limpieza y recuperación, que
el ocasionado por el petróleo.14
Finalizada esta primera etapa, se abrió una segunda de intercambio y seguimiento del
accidente. Así, surgió un comité de crisis integrado por la Municipalidad de Magdalena, la
Prefectura Naval Argentina, la Secretaría de Protección Ambiental de la Provincia de
Buenos Aires y Shell CAPSA. Las organizaciones de la sociedad civil no fueron
incorporadas en forma oficial al comité, aunque se autoinvolucraron activamente al
realizar salidas de campo, relevamientos fotográficos y produciendo informes sobre la
14
Barrenechea y Acerbi, 1999: 9 citado en informe de FOCO
situación, mostrándose muy críticos de los procedimientos de limpieza efectuados por
Shell CAPSA y proponiendo procesos de saneo alternativos. Hay que tener en cuenta que
el derrame afectó en forma directa a los recolectores de juncos, pescadores, dueños de
campings y proveedurías, además del Municipio de Magdalena que no pudo contar con los
ingresos usuales provenientes de la explotación de los balnearios.
El comité sólo priorizó asegurar el cumplimiento del Plan de Tratamiento, estableciendo
criterios de finalización de la tareas de limpieza y elaborando un programa de monitoreo
ambiental. Dicho Plan fue implementado y contó con la aprobación parcial del Municipio
de Magdalena. Los esfuerzos en la implementación del Plan se concentraron sólo sobre la
línea de costa del Partido, especialmente en aquellos sectores de “mayor impacto”, con
marcada prioridad sobre las áreas de uso recreativo (playas) y humedales, eliminando
petróleo sobrenadante en el agua y limpiando la vegetación. Este criterio impidió conocer
la continuidad de los sectores no afectados por fracciones visibles del petróleo y que
deberían haber sido considerados.
En resumen, el plan de tratamiento ofrecido por Shell CAPSA sólo se concentró en la
etapa de respuesta y en algunos lineamientos de recuperación sin abarcar el fenómeno
ocurrido en un amplio espectro de dimensiones, que afectaron a la comunidad de
Magdalena: perjuicios sociopolíticos, culturales, psicológicos, socioeconómicos, etcétera.
Lamentablemente la Reserva de la Biosfera recibió escasa atención del Plan de
Tratamiento. Aunque su imagen fue reforzada por la Municipalidad de Magdalena y
medios de comunicación locales, no se pudo internacionalizar el accidente a nivel
mediático, probablemente porque si bien la reserva fue valorizada formalmente, no cuenta
con medidas de protección específicas y un ordenamiento territorial reglamentado.
Foto: Fernando Massobrio – Informe Ala Plástica
La instancia penal
A partir de la aprobación parcial del Plan por parte del Municipio, se inicia una extensa
batalla, ya que si bien lo aprobaron parcialmente, se negaron a aprobarlo como única
respuesta, con pleno conocimiento que la responsabilidad de la Empresa Shell CAPSA y
demás instituciones no podía acotarse solo a esta etapa ni a estas acciones particulares.
Desde este momento, la Municipalidad abandona el Comité de Crisis dirigiéndose a
instancias judiciales. Por ello, encaró una Evaluación Económica de Daños argumentando
que “la valorización social de los componentes ambientales y la interdependencia de los
distintos circuitos turísticos, hacen que la afectación del derrame en la costa produzca un
impacto no sólo ecológico, sino también socioeconómico de gran envergadura.” 15
Ellos no fueron los únicos en establecer acciones penales, en la Justicia Federal platense se
iniciaron procesos civiles millonarios por daños y perjuicios por parte de 500 vecinos del
partido. Por otro lado, Shell mantiene un litigio con la compañía naviera alemana para
determinar la responsabilidad del accidente.
El 21 de noviembre de 2002 el juez federal de La Plata Julio César Miralles condenó a
Shell a ejecutar tareas de recomposición del medio ambiente en Magdalena por un valor
estimado de 35 millones de dólares. En su resolución también advirtió que se impondría
una sanción de cien mil pesos por cada día que la empresa se retrase en las obras. El fallo
del juez Miralles afirma: “Shell CAPSA no ha dado cabal cumplimiento de las
obligaciones legales a su cargo que se demandan (…) esa omisión ha sido fruto de una
decisión voluntaria de Shell no imputable a tercero alguno, por lo que no cabe exonerarla
de las responsabilidades por daños que son su en su consecuencia (…) Condeno a Shell
CAPSA a ejecutar, junto con la disposición adecuada de los residuos de hidrocarburo, las
tareas de recomposición del medio ambiente que son su condición y consecuencia según
se indica en el informe pericial”.
El informe pericial al que se refiere Miralles fue realizado por la Secretaría de Política
Ambiental de la provincia de Buenos Aires y el Instituto Nacional del Agua, destacándose
que la presencia de hidrocarburos en el agua es un riesgo para la salud humana, sea a
través de contacto directo o ingesta accidental durante la realización de actividades
recreativas como la natación, la pesca deportiva, etcétera.
Sin embargo Shell rechazó el fallo y sus abogados pidieron la nulidad de la sentencia al
considerar “que las costas están recuperadas y, por lo tanto, el reclamo de realizar obras
resulta improcedente”. Los abogados también cuestionaron los montos que estableció la
Justicia para valuar las obras, ya que, según ellos, deben estimarse en pesos y no en
dólares. Finalmente Shell alegó que no puede ser condenada porque hasta el momento no
se había determinado quién causó el accidente.
Miralles derrumba los argumentos presentados por la empresa para evitar sus
responsabilidades por los daños, respondiendo el 23 de diciembre de 2002 que: “Los
responsables son los dueños o guardianes del hidrocarburo. El dueño o guardián de un
residuo peligroso no se exime de responsabilidad por demostrar la culpa de un tercero”.
Sin embargo la remediación del ambiente del lugar, desde entonces no se ha podido
ejecutar debido a los periplos que iba recorriendo el expediente.
El impacto ambiental y social
15
Ídem.
En septiembre de 2005 un estudio16 encargado por los abogados que patrocinan a los
habitantes de esa localidad reveló que las napas freáticas de la zona tienen una presencia
de hidrocarburos de entre 200 y 800 por ciento superior al máximo permitido para aguas
navegables, lo que bastaría para poner en peligro la salud de los vecinos de toda la zona.
El intendente de Magdalena, Fernando Carballo, anunció que lanzaría una campaña para
prevenir a los 15 mil pobladores sobre los riesgos del consumo de agua.
Según el biólogo Pablo Mesa, los resultados preliminares de este informe demuestran la
gravedad del daño generado en Magdalena, aunque aclaró que las consecuencias
toxicológicas para la salud de la población aún no se pueden vislumbrar, debido a que se
debe analizar qué tipos de hidrocarburos se han encontrado aunque es indudable que hay
un recurso de agua gravemente afectado y, con él, todas sus potencialidades.
De acuerdo con la evaluación de impacto ambiental realizada en su momento por la ONG
Ala Plástica, el impacto resulta total y negativo en los ecosistemas terrestres generando
una importante alteración en la sucesión ecológica, alterando las componentes de las
distintas categorías de vegetación presentes en el área: juncales, césped ribereño,
espadañales y sauces costeros, matorral ribereño: ceibos, curupí, sarandí y acacias mansas
Además, el informe de los ambientalistas destaca el impacto agresivo del petróleo en
comunidades de moluscos, crustáceos y larvas, en la fauna ictícola, en las aves costeras y
en carpinchos, en nutrias, venados y ganados.17
Con el objetivo de evaluar el comportamiento del ecosistema costero y de la vegetación en
particular, durante el periodo de 10 años desde la ocurrencia del derrame, la ONG Ala
Plástica trabajó con técnicas de sensores remotos y Sistemas de Información Geográfica
16
“Seguimiento del impacto del derrame de petróleo propiedad de la empresa Shell en la vegetación de la
faja costera de magdalena a partir de trabajo de campo y utilización de sensores remotos y SIG” elaborado
por Marcel Achkar de REDES (Red de Ecología Social) – Amigos de la Tierra, Uruguay, en colaboración
con Ala Plástica
17
Informe, Ala Plástica, 1999.
-SIG-. Las conclusiones demuestran que, en ese período de tiempo, el nivel de la
transformación de las condiciones ambientales producto de la magnitud del impacto,
aparentemente conduce hacia un nuevo nivel de equilibrio dominado por la presencia de
especies arbustivas y arbóreas en detrimento de las especies de juncales, césped ribereño,
espadañales. Demuestra además que la erosión y el comportamiento de la primera línea de
costa, principalmente la barrera de juncal es la más alterada por el derrame al punto de que
tiende a desaparecer en la nueva situación. Además, aseguran que los efectos del impacto
son de larga duración y debido a la magnitud del impacto no ha podido ser revertida en un
periodo de 10 años. Al alterarse y modificarse la vegetación, sostienen la hipótesis que,
independientemente del impacto directo del derrame, suponiendo que la fauna pudiera
recomponerse, consideran que habrá una modificación de sus poblaciones según las
variaciones de los hábitat en el área.
Luis Verseci, de 53 años, no necesita sin embargo de informes científicos para reconocer
cómo el derrame cambió en forma definitiva el ambiente en que vive y trabaja desde sus
siete años. Descendiente de junqueros, y junquero él mismo al igual que su mujer e hijos,
el derrame lo dejó sin nada que hacer durante cuatro años y hoy apenas podría sobrevivir
con esa actividad.
“Lo que antes juntábamos en tres horas, hoy nos toma una semana. Se
perdieron cientos de hectáreas de junco y hay que caminar mucho para
encontrarlo de buena calidad. Las plantas tenían antes hasta tres metros de
altura; ahora apenas pasan el metro y se secan en las puntas”18.
La pérdida de ese recurso natural habría repercutido en forma igualmente notable sobre la
actividad, tal como afirma Luis
“Éramos muchísimos los que vivíamos de esto; hoy con suerte quedamos
unos treinta”.
En palabras de Mirta Oliver, abogada que hoy integra un equipo letrado de diez
profesionales a cargo de la demanda:
“Los daños del derrame sobre la salud de la población de Magdalena no son
potenciales sino que ya se han producido. Hay vecinos y chicos, quienes pese
a ser menores de edad participaron en su momento en las tareas de
remediación, que hoy tienen serios problemas de salud. Muchas de esas
personas trabajaron durante meses en calzoncillos o malla sin ninguna otra
protección y en contacto directo con el petróleo.”19
Luego de la presentación de dicho informe, la empresa Shell presentó una oferta a la
comunidad de Magdalena, de 9 millones de pesos para obtener la amnistía a su culpa
ineludible por el daño ecológico provocado por este derrame.
A pesar de que la suma resulte insignificante para semejante petrolera, esto puede leerse
como un reconocimiento de culpabilidad, ya que es evidente que si realmente consideraran
que son inocentes no hubieran ofrecido ningún tipo de indemnización.
18
Entrevista realizada por Nicolás Maldonado. “A diez años del derrame en magdalena, hay heridas
abiertas” 2009-03-05 http://www.petroleomagdalena.com
19
Ídem
Protesta de vecinos de Magdalena frente a la sede de Shell CAPSA en Diagonal Norte y Esmeralda.
La resolución-resignación.
El 17 de mayo de 200920 se realizó un plebiscito en la localidad de Magdalena, difundido
en la localidad bajo la ilusión de enriquecimiento masivo, para decidir si aceptaban la
propuesta de Shell: nueve millones de dólares a cambio de la declaración de inocencia de
la empresa. Unos tres mil habitantes de Magdalena (sobre doce mil habilitados para votar)
se presentaron en las urnas y más del 70 por ciento aceptó la limosna que la propuso
Shell.21 Difícil resulta juzgar al pueblo de Magdalena por aceptar el dinero, o pretender que
piensen con una mirada estratégica, frente a un Estado nacional y un Estado provincial que
a fin de pagar bajos costos políticos, los abandonó durante diez años desistiendo en tiempo
y forma a demandar a Shell. Podría pensarse que el resultado de este plebiscito se debe a
diez años de anomia judicial, que hacen que el pueblo se convenza de que la única manera
de obtener algún resarcimiento es mediante una suerte de violación consentida. Además
esta decisión trajo amargos resquemores entre quienes resolvieron aceptar
indemnizaciones de Shell dando por terminado el asunto, y quienes, lejos de eso, esperan
una Justicia más abarcadora.
“Nosotros no esperamos dinero; simplemente exigimos que Shell repare el
daño que provocó. Sobran evidencias de que las tareas de remediación
realizadas en su momento no sirvieron de mucho y todavía estamos a
tiempo de hacer algo. Sin embargo, en todos estos años, la empresa no
hecho más que recurrir a artilugios legales para dilatar la resolución del
tema”, afirma Alejandro Meitin22.
20
Solo 2 días antes de la presentación a cargo de SOMO (Centre for Research on Multinational
Corporations) e inversores por la sustentabilidad de Holanda, del informe mencionado y la queja de Ala
Plástica ante la Asamblea Anual de la petrolera en La Haya junto a otros 5 casos internacionales que
involucran a la empresa, y 1 semana antes del inicio del juicio en N. York contra Royal Dutch
Petroleum/Shell por violaciones a los derechos humanos en Nigeria que terminaron con el asesinato de 9
personas entre ellas Ken Saro-Wiwa.
21
Sergio Federovisky, INFORME AMBIENTE y MEDIO. 2009
22
www.petroleomagdalena.com
Esta última postura, reflejada en unas 70 demandas, reúne a grupo mayoritario de
alrededor de 500 vecinos que le exigen a Shell la suma de mil millones de pesos por daños
y perjuicios. Ellos sostienen que el derrame no sólo causó enormes pérdidas económicas y
graves alteraciones sobre el medio ambiente; también la muerte de varios pobladores.
Es interesante remarcar que la petrolera, al mismo tiempo que impuso que esa
indemnización esté condicionada a que el municipio levante los cargos judiciales en su
contra, impidió que se vinculara ese dinero con la remediación ambiental por el daño
provocado por el derrame. Es decir, el acta acuerdo que avaló la sociedad de Magdalena y
que se firmó entre el municipio y Shell, descarta expresamente que implique un
reconocimiento de los hechos por parte de la petrolera.
En el acta acuerdo, Shell ofrece su colaboración “desinteresada y no vinculante” (textual)
para que la Municipalidad reciba asesoramiento en materia legal, ambiental, tecnológica,
de diseño y planificación con relación a los siguientes emprendimientos:
1. El diseño de un plan de explotación integral en materia turística y de esparcimiento
entre los balnearios de Magdalena y Atalaya.
2. El diseño de un parque industrial dentro del partido de Magdalena.
3. El diseño de un programa de tratamiento de los residuos generados dentro del partido de
Magdalena y solo para ese distrito.
Algunos accidentes provocados por la empresa:
El caso de las estaciones de servicio23
Shell CAPSA opera, a través de una de sus empresas controladas, Deheza S.A., una
estación de servicio ubicada en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente
en la esquina de las calles Lima e Independencia. En 1979 ocurrió una explosión en la
estación de subte Independencia, de las líneas C y E, dejando un operario herido. Se
descubrió que se habían producido filtraciones de hidrocarburo de los tanques
subterráneos de la estación de servicio.
Foto: Clarín
Estación de Servicio Shell en Lima e Independencia
23
Reporte N*4 del Observatorio de Empresas Trasnacionales de FOCO. Shell en Argentina.
A partir de entonces, en la sala de máquinas de la estación de subtes existe una bomba
extractora, que previene la posibilidad de que ocurra una nueva explosión. Sin embargo, la
contaminación con petróleo quedó allí, según lo confirmaron distintos estudios a lo largo
de estos años, en una superficie de más de una manzana y a una profundidad de entre 14 y
20 metros aunque se cree que la contaminación del suelo podría alcanzar los 130 metros a
la redonda, atravesando por debajo de la avenida 9 de Julio hacia un lado hasta llegar a
Bernardo de Yrigoyen, y más allá de la calle Salta, por el otro, alcanzando los 20 metros
de profundidad.
Es un riesgo constante, debido al potencial peligroso y dañino para la salud pública del
hidrocarburo, además de ser una fuente de malos olores. Sin embargo, Metrovías (empresa
concesionaria del subte) y Shell afirman que en los últimos años no hubo nuevas
filtraciones y que el nivel de hidrocarburos en el suelo y el aire es monitoreado
periódicamente.
Por aquél entonces, Shell no era operadora de la misma, pero como la boca de expendio
mostraba grandes niveles de facturación decidió adquirirla sin tratar de paliar la situación
anterior.
Recién en 1991, Subterráneos de Buenos Aires (empresa estatal) entabló acciones contra
Shell. La sentencia de la Justicia Civil, firmada en 1999, condenó a Shell a reparar la
contaminación por el sistema de cambio de tierra. De haberse producido tal excavación
habría que haber cavado un pozo de por lo menos 100 metros de largo por 60 de ancho, y
20 de profundidad, en la intersección de las avenidas 9 de Julio e Independencia
removiendo y reemplazando 260.000 metros cúbicos de tierra. se tendrían que haber
movido por el centro de la ciudad 26.000 camiones para llevarse la tierra contaminada y
otros 26.000 camiones para traer la tierra nueva si es que cada uno llevaba 10 metros
cúbicos de tierra.
La excavación, hubiera provocado un desastre en el tránsito, además de erigirse en un foco
infeccioso afectando al subte y el sistema de cañerías.
En el año 2004 el Gobierno de la Ciudad decidió presentarse en el expediente para
oponerse formalmente a la remediación por cambio de tierra. Un fallo judicial estableció
la clausura de la estación de servicio, pero la misma sigue operando debido a la
inexistencia de una adecuada fiscalización por parte de las autoridades.
El 20 de mayo de 2007 una sentencia judicial le dio a Shell 30 días para que comience a
subsanar el problema, a través del sistema de extracción de vapores del suelo. Se
realizaron pruebas piloto desde enero del 2008, supervisados por el Instituto Nacional de
Tecnología (INTI), encargado de auditar el proceso.24
Sin embargo, a pesar de que la empresa extraiga continuamente los gases contaminantes
del subterráneo, la estación de servicio continúa operando sin resolverse el problema
ambiental.
24
Diario Clarín, “Tratan la contaminación en Lima e Independencia, tras 28 años.” Por Daniel Gutman, 21
de mayo de 2007.
Esta es la infografía de cómo limpiarían la zona (publicada en los medios en el año 2007)
Aún no hay novedades de que efectivamente se haya realizado.
El 31 de enero de 2003 ocurrió una explosión en la estación de servicio Shell ubicada en la
esquina de Aráoz y Santa Fe, también en la ciudad de Buenos Aires, cuando un “equipo de
remediación” (utilizado para extraer la contaminación de suelos por filtraciones de
combustibles) se incendió. El equipo fue instalado por la firma Bfu a mediados de 2001.
El equipo había sido instalado dos años después que la firma Laqui SRL confirmó la
presencia de contaminación, o sea, que había concentraciones de hidrocarburos en las
napas. Sin embargo ambas fallas no fueron informadas al Gobierno de la Ciudad ni a la
Secretaría de Energía.
El saldo fueron ocho personas heridas y daños en las instalaciones, si bien no hubo
grandes pérdidas. Las filtraciones detectadas se encuentran en las cercanías de una
estación de subte, con el consiguiente peligro de siniestro.
En la boca de expendio, partes de la mampostería del techo se derrumbaron quedando
ennegrecidas las paredes. A una juguetería, una panadería, un local de alquiler de videos, y
al edificio que linda con la estación, se le reventaron los vidrios por el impacto de la
explosión.
El 27 de septiembre de 2007 la Unidad Fiscal de Delitos Ambientales pidió la indagatoria
de directivos de Shell y de los responsables de Deheza SA, que estaba a cargo de la
concesión, por los delitos de contaminación y de afectación a la salud pública.
Hasta octubre del 2007, el lugar permanecía cerrado, aunque se especulaba con utilizarlo
para un emprendimiento inmobiliario.
El dictamen judicial, de siete páginas, le imputó a los responsables de la empresa Bfu el
delito de "estrago", que tiene una pena máxima de 1 año de prisión.
También se recomendó escuchar a los directivos de Shell, quienes ordenaron los estudios
y las tareas de remediación, y de Deheza SA, empresa que se encargaba de tercerizar la
explotación de la estación de servicio. A ambas empresas se las acusa de los delitos de
contaminación y de afectación a la salud pública, previstos por la Ley de Residuos
Peligrosos (24.051) y por el artículo 200 del Código Penal, si bien la única persona
mencionada en el escrito es Ricardo González, administrador de la concesionaria por ese
entonces.
Shell también posee una estación de servicio en la intersección de la Avenida del
Libertador y la calle Cerrito, nuevamente en Capital Federal. Ésta se encuentra instalada
debajo de una autopista y existen ocho dictámenes de la Superintendencia de Bomberos de
la Policía Federal que desaconseja su funcionamiento, debido a su ubicación y por motivos
de seguridad. Además, se detectaron filtraciones de hidrocarburos en los sótanos de un
edificio vecino. Sin embargo, la boca de expendio continúa operando actualmente.
El caso del aeropuerto de Ezeiza
La principal terminal internacional de la República Argentina es el Aeropuerto
Internacional Ministro Pistarini, más conocido como Aeropuerto Internacional de Ezeiza.
Se encuentra aproximadamente a unos 35 Km. al sudoeste de la Ciudad de Buenos Aires,
en la localidad de Ezeiza, Provincia de Buenos Aires.
Foto: Google
Aeropuerto Internacional de Ezeiza
El 12 de mayo de 2002 se descubrió una pérdida de combustible JP 1 (en un recinto
cerrado ubicado aproximadamente seis metros por debajo del nivel de suelo, utilizado
como sala de máquinas) que afecta el subsuelo de la terminal A de pasajeros del
Aeropuerto tras la ruptura de una cañería operada por la empresa Shell lo cual produjo un
gran derramamiento de hidrocarburos contaminando los suelos y el agua subterránea y
poniendo en peligro la seguridad de la estación aérea.
La pérdida fue descubierta cuando apareció combustible en el piso y en las paredes de la
sala de calderas del subsuelo de esa terminal aérea, es decir, en el peor sitio posible en
términos de riesgo. En pocas palabras, la situación orilló el desastre en varias
oportunidades. Debido a la inacción que mostró Shell, el concesionario de los aeropuertos
(Aeropuertos Argentina 2000) realizó la denuncia al Organismo Regulador de los
Aeropuertos (ORSNA). Sin embargo, recién lo hizo en diciembre, ocultando la
información para no reducir la operación del aeropuerto en la temporada alta de fin de año.
Shell declaró una pérdida de 1 millón 700 mil litros de nafta de aviación, cifra que no
llegó a ser comprobada.
No se sancionó a Aeropuertos Argentina 2000 por no informar a las autoridades, a la
opinión pública o a las aerolíneas extranjeras que operan allí de un hecho que pudo poner
en peligro las vidas de los pasajeros y el personal y la seguridad de las instalaciones.
Tras una evaluación técnica de las instalaciones realizado en forma conjunta por la
Secretaría de Energía, la Fuerza Aérea Argentina, Aeropuertos Argentina 2000 y Shell
CAPSA, se concluyó que la depresión de las napas, la extracción del producto a través de
los sistemas de recuperación y la disminución paulatina del volumen recuperado,
constituían indicios que permitían vislumbrar que el sistema se encaminaba
adecuadamente a lograr una solución satisfactoria, al disminuir el producto retenido en el
subsuelo. Dicha recuperación de hidrocarburo debía continuar, hasta que exista certeza
que el mismo no configuraba ningún tipo de peligro.
Más allá de lo anteriormente dicho, el informe concluyó que el combustible subyacente
bajo superficie no constituía un riesgo de incendio y/o explosión aunque declaró la
necesidad de tener en cuenta que en caso de efectuar excavaciones o producirse roturas en
el pavimento, debían adoptarse las prevenciones correspondientes por la posibilidad de
emanaciones gaseosas.
Por otro lado exigió prestar atención a los espacios confinados ubicados bajo el nivel del
terreno donde se encuentra la sala de máquinas, calderas, equipos, etc., otros habitáculos
existentes y los túneles de interconexión, debido a la posibilidad de futuros afloramientos,
de no terminar en forma completa la recuperación del hidrocarburo remanente que pudiera
no haber sido aspirado por el sistema de contención y fluya a través de nuevas filtraciones
por variación de la napa freática.
En ese sentido recomendó adoptar medidas de prevención que alerten o den aviso
temprano sobre la presencia de gases en cualquier recinto confinado señalado
anteriormente, hasta tanto haya certeza de la inexistencia del hidrocarburo.
Ello exigiría contar con detectores localizados que ante la presencia de concentraciones
mínimas que puedan generar mezclas explosivas alerten sobre la presencia de las mismas,
a fin de que puedan adoptarse todas las medidas de acción directa que el caso impone, en
función de un rol de emergencia que puntualiza los pasos y acciones a seguir.
El documento presentado demostró que el recinto donde ocurrió el escape cuenta con
ventilación, pero no es la adecuada ante la posibilidad de la existencia de vapores
combustibles, debiendo contarse con un sistema de ventilación forzada en el lugar donde
apareció el afloramiento de combustible, debido a que el complemento que permite, ante
la presencia de gases combustibles, su extracción inmediata, favorece la renovación del
aire ambiente, minimizándose o eliminando la formación de mezclas explosivas. Sin
embargo el procedimiento de limpieza que se emplea (hacer pozos hasta arribar a la napa
freática e ir bombeando agua con combustible hasta retirar todo lo que se pueda) es lento.
Más allá de los intentos de saneo la zona afectada puede seguir contaminada durante años.
En el mismo plano, a medida que se saca combustible, el riesgo de explosión se reduce,
aunque puede tardar bastante tiempo en llegar a cero. Por otro lado, la pérdida puso en
peligro las fuentes de aprovisionamiento de agua para consumo del partido de Esteban
Echeverría. Ninguna planta potabilizadora de Argentina está en condiciones de eliminar
los hidrocarburos encontrados en su fuente de aprovisionamiento. Los hidrocarburos
provocan riesgo de intoxicación y cáncer, además de daños genéticos que afectan las
generaciones futuras.
Finalmente, en lo que respecta a la seguridad del Aeropuerto de Ezeiza es menester tener
especial cuidado en evitar las grietas o fisuras en el pavimento, debido a que allí se pueden
escapar los gases del hidrocarburo y provocar una explosión. Sin embargo, un Jumbo de
322 toneladas a punto de despegar puede romper el pavimento y provocar las temidas
fugas de gases. Cabe destacar que se siguió operando como si las condiciones fueran
normales, no se tomó la precaución elemental de abastecer de combustible a los aviones
mediante camiones cisterna ubicados en otro lugar, ni tampoco se valló la zona de más
alto riesgo.
El 15 de marzo de 2005, el secretario de Ambiente y Recursos Sustentables, Atilio Savino,
que depende del ministro de Salud de aquél entonces, Ginés González García, le impuso
un castigo concreto a Shell: una multa de 500.000 pesos. El monto de la multa es el
máximo contemplado por la ley para este tipo de situaciones. Si bien dieron por hecho que
Shell apelaría aclararon que lo único que podrían objetar es la cifra de medio millón de
pesos, ya que “la pérdida está debidamente comprobada”.25
A los fines de este informe se ha enviado una solicitud de información a la Secretaría de
Medio Ambiente para obtener el seguimiento del caso, basada en el marco del derecho a
peticionar y recibir información de carácter público26 y no se ha obtenido respuesta.
25
Nota Diario Clarín, 16 de marzo de 2005. http://edant.clarin.com/diario/2005/03/16/elpais/p-00601.htm
Derecho reconocido por: Art. 41 de la Constitución Nacional; art. 13.1 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, y el art 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; art XXXIV del la
Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, art 16 y ccs de la ley 25.675, Ley 25831; y
Decreto Nacional 1172, que para el presente el caso establece un plazo legal de 10 (diez) días hábiles.
26
El Polo Petroquímico de Dock Sud
La localidad de Dock Sud, se halla a 4 Kilómetros del centro de la Ciudad de Buenos
Aires, en el partido de Avellaneda. Está delimitada por el Río de la Plata, el arroyo
Sarandí, el Río Matanza - Riachuelo y el Canal Dock Sud. Cuenta con un total de 23.717
habitantes (año 2001), que representan el 7% de los habitantes del partido.
El Polo Petroquímico ubicado allí es el más grande y contaminante del país: un
conglomerado industrial que abarca 380 hectáreas y concentra actualmente alrededor de
42 empresas, 25 de las cuales son de alto riesgo. El Polo genera el 5% del PBI de la
provincia de Buenos Aires.
En su interior, alberga dos zonas diferenciadas por su actividad: el puerto y la zona
industrial. En el polo industrial según Prefectura Naval, se calculan 4.500 personas entre la
población estable y laboral.
Villa Inflamable
En la periferia de dicho Polo se encuentra Villa Inflamable (denominada de esa manera a
partir del incendio del barco Perito Moreno en 1984 27), un barrio donde sus habitantes
conviven diariamente y desde hace años con las emanaciones tóxicas.
La que actualmente es conocida como Villa Inflamable surgió como Villa Prost, tras la
llegada de la Compañía Alemana Transatlántica de Electricidad creciendo en forma
notoria durante la década del '90, como consecuencia de la desocupación y las migraciones
desde el interior del país y países limítrofes.
27
En ese momento las condiciones climáticas fueron favorables lo que evitó una tragedia mayor ya que el
viento hizo que el fuego no se propague hacia los tanques de almacenamiento de productos químicos
inflamables instalados en el polo.
Ubicación de Villa Inflamable respecto al Polo Petroquímico.
Las empresas que se encuentran en el polo28
Refinerías de Petróleo
Dapsa y Shell Capsa, que por otro lado almacena derivados del petróleo. Entre los
insumos, utilizan petróleo crudo. Los productos terminados son naftas, solventes, gas oil,
diesel oil, fuel oil, residuos asfálticos, aceites, grasas y carga de cracking, ácido sulfúrico,
soda cáustica, anilina, zinc y litio.
Plantas de Recepción de Petróleo y sus derivados
EG3 SA, Sea Tank Coastal Petroleurn Argentina S.A., Sol Petróleo SA, YPF SA. Solo en
el caso de Sea Tank se usan hidrocarburos livianos y naftas. El resto trabaja con kerosén,
gas oil, naftas, solventes, alifaticos y aromáticos y en el caso de YPF gas butano y propano
liquido.
Plantas de tratamiento químico
Meranol. Manufactura productos químicos. Entre las sustancias que se manipulan se
encuentra ácido sulfúrico, buxita, clorato de potasio, alquilbenceno lineal, pigmentos
amarillos y rojos, soda cáustica, sulfato de aluminio líquido y sólido.
28
FOCO. Informe Villa Inflamable, Dock Sud, Avellaneda, Prov. De Bs As. Enero de 2008.
Plantas de recepción y almacenaje de productos químicos
Antivari SA, Distribuidoras Químicas Sa, Exolgan, Indupa, Productora Argentina de
Melaza SA, Tagsa, Unión Carbide Argentina SA. Valentin Balcarse SA, Mecorcarga,
Maruba. Usan acrilonitrilo, cloroformo, tolueno y disocianato, entre otras sustancias.
Central Termoeléctrica
Central Dock Sud S.A (Repsol YPF es propietario del 69.83% de su capital social)
Industrias de aceites, grasas y jabones
Tenanco, Materia Hnos. SA, Orvol SA, Unilever Argentina SA, Coco Oil. Trabajan con
productos de baja combustión, sebo vacuno, aceites y olinas vegetales.
Hornos incineradores de residuos peligrosos
Tri-Eco S.A., dedicada a la eliminación de residuos peligrosos y productora de dos tipos
de clorados que aparecieron entre los hidrocarburos medidos por el estudio de
contaminación realizado en una muestra infantil de Dock Sud.
La Historia del Polo
El Polo Petroquímico surge en septiembre de 1914 con el arribo del Grupo Royal Dutch
Shell, a través de su filial Anglo Mexican Petroleum. El 9 de mayo de 1931 Shell instala la
primera refinería de la zona originándose los procesos industriales que liberan elementos
contaminantes al ambiente. A partir de entonces, en forma gradual, fueron asentándose
otras refinerías y plantas de recepción de petróleo y derivados; hornos incineradores de
residuos peligrosos; plantas de tratamiento, recepción y almacenaje de productos
químicos; una central termoeléctrica e industrias de grasas, aceites y jabones.
El Polo se fue conformando con la llegada de las empresas y sin que haya un diseño de
urbanización industrial que contemplara su sesgo contaminante. Como ejemplo de la falta
de regulación en la zona se instaló una planta incineradora de residuos patogénicos e
industriales, desembarcó la Planta de Coque de Shell (1993) y se tendió (por parte de la
empresa Central Dock Sud) un cableado de alta tensión que transporta 132 mil voltios
situado a escasos diez metros de los depósitos de combustible (1999).
Esto no hubiese sido posible sin la zona liberada que ofrecen los gobiernos nacionales,
provinciales y municipales a cualquier empresa contaminante que desee instalarse en el
polo petroquímico. El mejor ejemplo de ello es la historia de la Planta de Coque.
Foto: Agostina Chiodi
Planta de Coque de Shell
Foto: Agostina Chiodi
Conocido como “el fósforo”
La Planta de Coque
La planta de coque instalada el primero de agosto de 1993, fue inaugurada por el entonces
gobernador de la provincia de Buenos Aires Eduardo Duhalde. Un mes después, la Shell
ofreció pagar a la Municipalidad de Avellaneda dos millones y medio de dólares en
concepto de "tasas atrasadas". Oficialmente la planta debía inaugurarse en enero de ese
año, pero el "alerta" que dieron los vecinos tras varias movilizaciones, obligó a Shell a
postergar la inauguración oficial. Sin embargo, la planta comenzó a funcionar
clandestinamente a medidos de febrero de ese año.
La planta es la misma que habían tenido que desmontar en Holanda, obligada por las
autoridades, al comprobar que es altamente contaminante. Según estudios realizados por
organismos internacionales, estas plantas incrementan en un 60% la posibilidad de
contraer cáncer. Shell, en cambio, asegura que desmanteló la planta porque ya no era
rentable.
El tratamiento de los residuos resultantes de la refinación del petróleo crudo para la
obtención del Coque es un proceso que libera elementos contaminantes entre ellos: el
benceno, y el azufre.
Resulta curioso no encontrar información sobre la planta de coque en ninguna parte del
sitio web de la Shell Global.
Foto:Agostina Chiodi
La planta de Coque de cerca.
Los efectos del Benceno
Los efectos nocivos del benceno son varios, debido a que los componentes del coque
generan problemas a los ojos y la piel, además de daños pulmonares.
También provoca enfermedades en la sangre pues la exposición crónica al benceno (que
origina un efecto tóxico sobre la medula ósea) produce anemia, leucopenia y leucemia. Por
otro lado el benceno produce cáncer en toda forma de tumores (en el cerebro, el estomago,
los pulmones, la piel y distintos tipos de leucemia). Finalmente provoca alteraciones de la
función reproductora al originar cambios cromosomáticos y malformaciones congénitas
“(…) y después está la Jimena que tuvo problemas y la Tata que tiene
6 dedos y no crece, es una bebé y ya debe tener como 8 años y es así
chiquita. Después mi vecina tuvo una hija con 6 dedos en la mano y
en los pies y le faltó un riñón y murió, nació estuvo un día o dos y
falleció.” Vecino de Villa Inflamable en entrevista realizada por
FOCO.
Foto: Agostina Chiodi
Cajita de una vecina con un pedazo de carbón de coque
El 26 de octubre de 2001, 60 alumnos de la escuela Nro. 35 de Dock Sud, que debió ser
evacuada, ingresaron al Hospital Fiorito con síntomas de intoxicación por inhalación de
gases venenosos, este episodio es recordado por los vecinos como “la nube tóxica”.
Foto: Agostina Chiodi
Pintada en las calles de Dock Sud.
El informe de la Agencia de Cooperación Japonesa (JICA)
Según un relevamiento efectuado por JICA (Agencia de Cooperación Internacional de
Japón) en el año 2003, en el Polo existen 1009 tanques que pueden albergar 1.500.000
metros cúbicos de combustible y otros cientos de miles de sustancias químicas. 252 de
esos tanques pertenecen a Shell-CAPSA.29
De ocurrir una reacción en cadena, la onda expansiva abarcaría un radio de 3 Km. y la
dispersión de nubes tóxicas alcanzaría unos 60 Km. En función de ciertas condiciones
climáticas, la nube podría abarcar hacia La Plata, Escobar, el Río de la Plata y Cañuelas.
Sin embargo, este no es el único riesgo para los vecinos de Dock Sud y sus alrededores.
En forma cotidiana deben padecer niveles exasperantes de contaminación ambiental
siendo los habitantes de la zona los más afectados por esta problemática.
29
Información directamente provista por las Empresas del Polo Petroquímico, cabe destacar que Shell
respondió al pedido de información parcialmente. En “Plan de Acción Estratégico (PAE) para la gestión
ambiental sustentable de un área urbano - industrial a escala completa" JICA 2003
En febrero y marzo de 2003, la JICA realizó la caracterización de la calidad de aire de la
zona en lo que respecta a un conjunto importante de compuestos orgánicos volátiles,
conocidos como VOC (Volatile organic compounds). Para ello se trabajó abarcando
decenas de posiciones espaciales y durante diversos períodos de tiempo (desde
instantáneos hasta 24 hs.).
Los resultados indican que la comunidad de Villa Inflamable se encuentra en alto riesgo,
debido a la presencia habitual en la zona de 17 gases tóxicos 30, entre los que se encuentran
benceno, tolueno, xileno y tetracloruro de carbono, y de metales pesados, como plomo y
cromo31. Sólo a modo de ejemplo, el promedio de concentraciones diarias de Tolueno en
Villa Inflamable resultó 30 veces superior al de la estación de La Boca, mientras que si se
comparan los máximos la relación crece a 60 a 1. Esto pone de manifiesto que el nivel de
tolueno ambiental en la zona de estudio es claramente superior al de la ciudad de Buenos
Aires32.
La presencia de hidrocarburos aromáticos en la zona de estudio fue constante. Las
mayores concentraciones se dieron en Villa Inflamable, Villa Corina y la desembocadura
del Riachuelo (alrededor de 0.8 mg/m3). Lo propio ocurre con el conjunto de compuestos
orgánicos volátiles. Con la excepción de la estación de Villa Corina, las concentraciones
van disminuyendo desde el Polo hacia la zona urbana. La relación entre los niveles en
Villa Inflamable y La Boca resultó de 8 a 1.
Además, se comprobaron científicamente los olores que sienten y reclaman los vecinos.
De las mediciones realizadas en este proyecto surge que el Estireno, el sulfuro de
hidrógeno, el tolueno y los hidrocarburos aromáticos, han superado al menos en una
ocasión el umbral de olor e irritación respectivo.
Otra parte del informe reveló las consecuencias en la salud que padecen los habitantes de
la zona por la constante exposición a la contaminación producida por el Polo
Petroquímico. Se planteó como objetivo la identificación de un perfil epidemiológico de
niños de entre 7 y 11 años de Villa Inflamable y un grupo testigo de Villa Corina,
instalada a 12 km. del Polo. Los resultados sobre 144 chicos de Villa Inflamable
sometidos a análisis, enuncian que 57 de ellos presentaron un alto nivel de plomo en
sangre. La sustancia también apareció en el suelo de las viviendas. Y el aire tampoco
estaba limpio: encontraron más de 15 gases hidrocarburos.
Sustancias
30
Villa
Villa
Inflama Corina
ble
CONSECUENCIA EN EL PRESENCIA Y EMISIONES
ORGANISMO
De los 30 compuestos medidos, los 17 siguientes estuvieron presentes en la zona en la mayoría de las
determinaciones de 24 hs Con la excepción del tetracloruro de carbono y el PCE (hidrocarburos aromáticos):
1. Benceno, 2. Tetracloruro de carbono, 3. Tolueno, 4. Tetracloroetileno (PCE), 5. Clorobenceno,
6.Etilbenceno, 7. m/p-Xileno, 8. o-Xileno, 9. Estireno, 10. Cumeno, 11. 1,3,5-Trimetilbenceno, 12. 1,2,4Trimetilbenceno, 13. 1,3-Diclorobenceno, 14. 1,4-Diclorobenceno, 15. p-Isopropil tolueno, 16. nButilbenceno, 17. 1,2,4-Triclorobenceno.
31
Sólo 2 muestras superaron el umbral de detección de cromo, con concentraciones de 0.016 y 0.020 ?g/m 3,
Sin embargo, en los dos casos los valores son muy superiores a los establecidos en la regulación vigente:
1.67 10-5 ?g/m3 para un promedio de 1 año (Dec. 3395/96). Tal es así, que aún considerando que sólo
durante estos dos días hubo cromo en aire, el promedio anual rondaría un valor de 1 10-4 ?g/m3, casi 6 veces
por sobre el nivel mencionado.
32
Informe Final conclusiones. Estudio JICA 2003.
Plomo
Sangre
en
50 %*
Cromo
17%*
-Afecta al sistema nervioso.
-Disminuye el coeficiente
intelectual.
-Produce
abortos
espontáneos.
- Cefaleas.
-Convulsiones.
Irritación de mucosas.
Problemas
gastrointestinales, renales,
38.9 %* 25,3 %* hepáticos.
Cáncer.
Este metal pesado se encuentra en
agua y suelo.
Los emisores son múltiples y
corresponden
a
diferentes
industrias. Ninguna empresa dice
formalmente que usa plomo.
También el transito vehicular es
una fuente de emisión de plomo.
Presente en agua y suelo.
Se detectan en el agua entre 20 y
45 microgramos por litro, siendo
la concentración normal de 1
microgramo por litro.
La alta concentración de cromo se
explica en el hecho de que el río
recibe diariamente 68 Kg. de
cromo.
Presente principalmente en el aire.
El principal productor y emisor de
benceno es la planta de COQUE
que posee SHELL.
Esta planta intento instalarse en
Holanda, pero al no lograrlo por
trabas legales, se asentó en Dock
Sud.
Daños respiratorios.
Produce tumores en el
cerebro,
estómago,
pulmones, piel, y distintos
Benceno
11 %*
*
tipos de leucemia.
Daño
en
el
sistema
inmunológico.
Provoca alteraciones en la
función respiratoria.
Produce
cambios
cromosomáticos
y
malformaciones congénitas.
Puede producir mutaciones Presente mayoritariamente en el
en células vivas y afectar el aire.
desarrollo de los embriones Los principales emisores son las
Tolueno 88 %*
75.9 %* y fetos humanos.
plantas de recepción y almacenaje
Produce alteraciones del de productos químicos.
sistema nervioso.
Debilidad.
Perdida de la memoria.
* Datos extraídos del INFORME JICA 2003 CAPITULO 7 ESTUDIO DE SALUD APARTADO
E- DISCUSION --+
Todos los contaminantes emitidos por el Polo Petroquímico tienden a combinarse entre sí,
originando un "cóctel" de sustancias químicas que se dispersan por el aire, y que
convierten al cuerpo humano en un lugar de experimentación química. A medida que
varían las descargas y las condiciones ambientales, aumenta el riesgo. Así, las personas al
inhalar aire, consumen ‘segmentos’ de ese cocktail.
El problema no radica solamente en el benceno, el tolueno o cualquier sustancia química
aislada, sino esas mismas sustancias, una por una, y el conjunto que forman y que actúan
simultáneamente, desencadenando una serie de efectos. La presencia individual de cada
una de estas sustancias podría conducir a error puesto que podrían aparecer en cantidades
permitidas, pero hay que considerar que el organismo siempre está expuesto a un conjunto,
no a un contaminante por vez. Lo que en efecto es letal, es la forma en que actúan cuando
coexisten y se combinan, sometiendo a la población a ver comprometido su organismo en
forma total.
Foto: Agostina Chiodi
Afiche elaborado por la agrupación de jóvenes “TOXSUD”, pegado en las calles de Dock Sud.
Para ejemplificar estos problemas de salud que el accionar de la empresa genera en la
población, nos adentraremos en la historia de la población de Villa inflamable.
Fly UP