...

Cómo hablar con los niños acerca de la muerte

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
Publicaciones de información para el paciente
Del Centro Clínico de los Institutos Nacionales de la Salud
Cómo hablar con los niños
acerca de la muerte
A usted no es el único que le preocupa el tener que
hablar sobre el tema de la muerte con sus hijos.
Muchos de nosotros evitamos el tema, sobre todo si
tenemos que discutirlo con los niños. No obstante, la
muerte es un hecho ineludible de la vida. Tenemos que
enfrentar el tema y también tienen que hacerlo
nuestros hijos. Si queremos ayudarles debemos
hacerles saber que está bien hablar de ello.
Los niños son conscientes
Los niños toman consciencia de la muerte mucho antes de
que nos demos cuenta. Ellos siempre están viendo pájaros
muertos, insectos y animales en las calles y casi todos los
días ven situaciones de muerte en la televisión o
videojuegos. Escuchan acerca de ella desde las historias de
los cuentos de hadas y lo exteriorizan en sus juegos. La
muerte es parte de la vida cotidiana y hasta cierto punto los
niños son conscientes de ello.
Al hablar de la muerte con nuestros hijos, podemos
enterarnos de lo que ellos saben y de lo que
desconocen, si tienen ideas equivocadas, temores o
preocupaciones. Y entonces así podremos ayudarlos
brindandoles información, consuelo y comprensión. Es
cierto que hablar de ello no resuelve todos los
problemas, pero si no se habla estaremos aún más
limitados en nuestra capacidad para ayudar.
Si les permitimos a los niños hablar con nosotros sobre la
muerte, podemos brindarles la información que necesitan,
prepararles para una crisis y ayudarles cuando estén tristes.
Podemos animarlos a comunicarse demostrandoles interés y
respeto por lo que ellos dicen y actuando de un modo
abierto, sincero y tranquilo con nuestros propios
sentimientos. Quizás también podamos facilitar la
comunicación con nuestros hijos si analizamos de cerca
algunos de los problemas que pueden estar dificultando
dicha comunicación.
Lo que decimos a nuestros hijos acerca de la muerte o
el momento que escogemos para hacerlo, dependerá
de sus edades y experiencias. Y dependerá también de
nuestras propias experiencias, creencias, sentimientos
y circunstancias, puesto que cada situación que
encaramos es de alguna manera diferente. Ciertas
conversaciones sobre la muerte pueden originarse al
escuchar un informe noticioso o un programa de
televisión y podrían también tener lugar en un entorno
emocionalmente inadecuado. Otras conversaciones
pueden ser resultado de una crisis familiar y estar
cargadas de emociones. Este folleto informativo no
puede abarcar todas las situaciones, pero si brinda
información general que puede ser útil y que puede
adaptarse a las circunstancias de cada familia.
Publicaciones de información para el paciente
Obstáculos en la comunicación
Elusión y confrontación
Muchos de nosotros tendemos a no expresar las cosas que
nos afectan e intentamos controlar o esconder nuestros
sentimientos con la esperanza de que si no decimos nada,
todo irá mejor. Pero no hablar sobre algo no significa que
no nos estemos comunicando. Los niños son magníficos
observadores. Ellos pueden leer a las personas según las
expresiones de nuestras caras y según la forma en que
caminamos o sostenemos las manos. Los seres humanos nos
expresamos a través de lo que hacemos, a través de lo que
decimos y a través de lo que no decimos.
1
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
Cuando eludimos hablar de un asunto que evidentemente
nos afecta, los niños a menudo dudan en hablar de ello o
hacer preguntas. Para un niño, la elusión de un asunto puede
ser un mensaje: “Si mamá y papá no pueden hablar sobre
eso, seguramente es algo malo, así que es mejor no hablar de
ello”. O también: “No puedo hablar de eso porque mamá y
papá se pondrán aún más tristes”. De hecho, en lugar de
proteger a nuestros hijos al no hablar sobre un asunto, a
veces les causamos más preocupación y no les permitimos
que nos digan cómo se sienten. El temor del niño a lo
desconocido es peor que enfrentarse a la realidad puesto que
el niño puede fantasear y crear en su mente la peor situación
imaginable o una realidad incorrecta.
proceso que dura toda la vida. Podemos encontrar
respuestas diferentes en distintas etapas de nuestra vida o
puede que siempre dudemos y tengamos miedo. Si nosotros
mismos tenemos miedos y preguntas que no tienen
respuesta, es posible que nos preguntarnos cómo vamos a
dar respuestas que sirvan de consuelo a nuestros hijos.
Si bien no todas nuestras respuestas pueden servir de
consuelo, podemos compartir lo que de verdad creemos.
Cuando tenemos dudas, una declaración sincera, como:
“Sencillamente no conozco la respuesta a esa pregunta”,
puede ser más reconfortante que una explicación en la que
realmente no creemos. Los niños generalmente se percatan de
nuestras dudas. Las mentiras piadosas, por bien intencionadas
que sean, pueden generar inquietud y desconfianza. Tarde o
temprano, nuestros hijos se darán cuenta que nosotros no lo
sabemos todo. Podemos facilitarles este descubrimiento si les
decimos con toda calma y naturalidad que sencillamente no
tenemos todas las respuestas. Nuestra actitud abierta y no
defensiva puede ayudarles también a sentirse mejor sobre el
hecho de no saberlo todo.
Por otro lado, tampoco es prudente dar a los niños
información que posiblemente no entiendan o no quieran
saber. Al igual que con cualquier asunto delicado, tenemos
que encontrar un equilibrio sutil que anime a los niños a
comunicarse. Un equilibrio entre eludir y confrontar que
no es fácil lograr y que implica lo siguiente:
Intentar ser receptivo a los deseos de comunicación de
los niños, cuando estén preparados para hacerlo
Mantener una mentalidad abierta que anime los intentos
de comunicación de los niños
Escuchar y aceptar los sentimientos de los niños
Dar a los niños explicaciones sinceras cuando es evidente
que estamos tristes
Responder a las preguntas en un lenguaje sencillo y
adecuado a la edad de los niños
Intentar dar respuestas breves, sencillas y apropiadas para
la edad de los niños; respuestas fáciles de entender que
no les abrumen con demasiadas palabras.
Puede ser útil decirles a nuestros hijos que distintas
personas tienen diferentes creencias acerca de la muerte, y
que no todos creen lo mismo que nosotros. Por ejemplo,
algunas personas creen que hay vida después de la muerte,
mientras que otras no lo creen así. Al reconocer y respetar
las creencias de otras personas, hacemos más fácil para
nuestros hijos elegir creencias distintas de las nuestras, pero
que les brindan más consuelo.
Superar los tabúes
Cuando no se tienen todas las respuestas
La muerte es un asunto tabú, e incluso aquellos que tienen
firmes convicciones al respecto pueden eludir hablar de
ello. En otro tiempo, la muerte era una parte esencial de la
vida. Las personas se morían en su casa, rodeadas de sus
seres queridos. Los adultos y los niños experimentaban
juntos la muerte, lloraban juntos a los muertos y se
consolaban mutuamente.
Cuando hablamos con los niños, muchos de nosotros nos
sentimos incómodos si no tenemos todas las respuestas. Los
niños pequeños en particular, asumen que los padres lo
saben todo, incluso acerca de la muerte. Sin embargo, la
muerte, que es la única cosa cierta en la vida, es la mayor
incertidumbre de la vida. Aceptar la muerte puede ser un
Hoy en día la muerte es una experiencia más solitaria.
Muchas personas mueren en los hospitales y residencias de
ancianos, donde reciben los extensos cuidados de
enfermería y atención médica que necesitan. Sus seres
queridos tienen menos oportunidades de estar con ellos y con
Quizás lo más difícil es el hecho de que hablar de la muerte
implica examinar nuestros propios sentimientos y creencias para
poder hablar con nuestros hijos cuando se presente la ocasión.
Publicaciones de información para el paciente
2
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
frecuencia pierden la oportunidad de compartir sus últimos
momentos de vida. Las personas con vida han quedado
aisladas de las moribundas. Por consiguiente, la muerte ha
adquirido más misterio y para algunos, más temor.
la idea de que, de algún modo, pueden escaparse de ella por
medio de su propio ingenio. Durante esta etapa, los niños
también tienden a personificar la muerte; pueden asociar la
muerte con un esqueleto o con el ángel de la muerte.
Algunos niños sufren pesadillas sobre estas imágenes.
Muchas personas están empezando a darse cuenta de que
considerar la muerte como un tabú perjudica tanto a las
personas moribundas como a las personas con vida. Se han
emprendido iniciativas para aumentar el conocimiento y la
comunicación acerca de la muerte para intentar superar el tabú.
A partir de los nueve o diez años de edad y durante la
adolescencia, los niños empiezan a entender plenamente que
la muerte es irreversible, que todos los seres vivos mueren y
que ellos también se morirán algún día. Algunos empiezan a
elaborar ideas filosóficas acerca de la vida y la muerte. Los
adolescentes a menudo se sienten fascinados con encontrar
el sentido de la vida. Algunos reaccionan a su temor de la
muerte arriesgando innecesariamente su propia vida. Al
afrontar la muerte, están intentando superar sus miedos y
confirmar el “control” que tienen sobre la mortalidad.
Como parte de esta iniciativa, el Movimiento de Atención
para Enfermos Terminales dispone que los niños y los adultos
puedan morir en casa junto a sus seres queridos, mascotas y
otras cosas favoritas. A los padres puede asustarles la idea de
tener en casa a un hijo con una enfermedad terminal. Las
familias pueden obtener la ayuda y el asesoramiento que
necesitan si se comunican con los empleados de un programa
local de atención para enfermos terminales.
La experiencia individual
Si bien es útil entender las etapas que los niños atraviesan
en su conocimiento de la muerte, es importante recordar
que, al igual que todos los procesos de desarrollo, los niños
se desarrollan a un ritmo individual. Es de igual
importancia tener en cuenta que todos los niños
experimentan la vida de forma única y que tienen sus
propias maneras de expresar y controlar sus sentimientos.
Algunos niños empiezan a formular preguntas sobre la
muerte a edades tan tempranas como los tres años. Otros
pueden parecer indiferentes a la muerte de un abuelo, pero
reaccionar de modo apasionado ante la muerte de una
mascota. Puede que algunos nunca mencionen la muerte,
pero es posible que exterioricen sus fantasías en sus juegos.
Por ejemplo, pueden fingir que un juguete o una mascota
se están muriendo y expresar sus sentimientos en su juego
imaginario. Pueden jugar con sus amigos a “juegos de la
muerte”, turnándose en el papel del que muere o
desarrollando ritos fúnebres complicados.
También se están estudiando las percepciones de los niños
para entender mejor cómo piensan sobre la muerte. Los
investigadores han descubierto que dos factores influyen en
las ideas de los niños sobre de la muerte: sus etapas de
desarrollo y sus experiencias (que incluye el entorno, las
experiencias anteriores y el origen étnico, religioso y cultural).
Tenemos que entender que la muerte es el final natural de
la vida de todo ser vivo. La tristeza que rodea la muerte
puede abordarse de mejor forma al cuidarse los unos de los
otros, ya sea brindando atención a alguien que está
enfermo o sencillamente “estando presente”.
Etapas del desarrollo
Los estudios revelan que los niños atraviesan una serie de
etapas en su entendimiento de la muerte. Por ejemplo, los
niños en edad preescolar normalmente entienden la muerte
como algo reversible, temporal e impersonal. Esta idea se
refuerza al ver a personajes de dibujos animados en
televisión que se recuperan milagrosamente después de
haber sido aplastados o explotados.
Entre las edades de cinco y nueve años la mayoría de los
niños comienzan a darse cuenta de que la muerte es algo
definitivo y que todos los seres vivos se mueren, pero
todavía no perciben la muerte como algo personal. Abrigan
Publicaciones de información para el paciente
Sin importar la manera en que los niños respondan a la
muerte o expresen sus sentimientos, necesitan respuestas
comprensivas y sin crítica por parte de los adultos. La
atención y observación cuidadosa pueden revelar pistas
importantes para aprender a responder adecuadamente a las
necesidades de un niño.
3
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
realista y práctica y por lo tanto es necesario tranquilizar al
niño. Posiblemente la mejor manera de responder a
semejante pregunta es con una pregunta de aclaración: “¿Te
preocupa que yo no esté aquí para cuidarte?”. Si se trata de
eso, la respuesta tranquilizadora y adecuada sería algo como:
“Yo no espero morirme por mucho tiempo. Espero estar
aquí para cuidarte durante todo el tiempo que me necesites,
pero si mamá y papá se mueren, habría muchas personas
que te cuidarían. Está la tía Elena, el tío Juan, o la abuela”.
El desafío de comunicarse con un niño pequeño
La comunicación sobre cualquier asunto con los niños en edad
preescolar puede ser todo un desafío. Ellos necesitan
explicaciones breves y sencillas. Los sermoneos largos o respuestas
complicadas a sus preguntas seguramente les aburrirán o
confundirá y es algo que debe evitarse. El uso de ejemplos
concretos y conocidos puede ser útil. Por ejemplo, el doctor Earl
A. Grollman propone en su libro Explaining Death to Children
que la muerte se puede explicar mejor en términos de la ausencia
de funciones vitales conocidas: explicar que cuando las personas
se mueren ya no respiran, no comen, no hablan, no piensan y no
sienten, o cuando los perros se mueren dejan de ladrar y correr o
las flores muertas ya no crecen ni florecen.
Las ideas equivocadas de los niños acerca de la muerte
pueden dar lugar a otros problemas. En el libro del doctor
Grollman Explaining Death to Children, el doctor R. Fulton
señala que algunos niños confunden la muerte con el
sueño, especialmente si escuchan a un adulto que se refiere
a la muerte empleando uno de los muchos eufemismos
para el sueño: “el descanso eterno” o “descanse en paz”.
Como resultado de la confusión, un niño puede empezar a
tener miedo de irse a la cama o tomarse una siesta. De
modo similar, si se les dice a los niños que alguien que
murió “se marchó”, las breves separaciones les pueden
causar inquietud. Por lo tanto, es importante evitar
palabras como “sueño”, “descanso” o “se marchó” cuando
se habla de la muerte con un niño.
Un niño puede formular preguntas inmediatamente o por
el contrario responder con silencio y hacer preguntas más
tarde. Cada pregunta merece una respuesta sencilla y
pertinente. Es esencial comprobar si un niño ha entendido
lo que se le ha dicho, ya que los niños pequeños a veces
confunden lo que escuchan. Además, los niños aprenden
mediante la repetición y puede que necesiten repetir sus
preguntas y escuchar las respuestas una y otra vez. A
medida que pasa el tiempo y que los niños viven nuevas
experiencias, necesitarán más aclaraciones e intercambios de
ideas y sentimientos.
Igualmente, puede generar problemas decirle a un niño que
una enfermedad fue la causa de la muerte si la realidad no se
suaviza con el consuelo. Los niños en edad preescolar no
saben diferenciar entre las enfermedades pasajeras y las
enfermedades mortales, y las enfermedades leves pueden
empezar a generarles preocupación innecesaria. Cuando le
hable a un niño sobre alguien que se ha muerto a causa de
una enfermedad, puede ser útil explicarle que sólo una
enfermedad grave puede causar la muerte y que aunque
todos nos enfermamos a veces, normalmente nos reponemos.
Puede que a un niño le tome tiempo entender plenamente
las ramificaciones de la muerte y sus consecuencias
emocionales. Un niño que sabe que el tío Eduardo se ha
muerto puede aún preguntar por qué la tía Susana está
llorando. El niño necesita una respuesta: “La tía Susana está
llorando porque le entristece que el tío Eduardo se haya
muerto. Le echa muchísimo de menos. Todos nos sentimos
tristes cuando se muere un ser querido”.
También hay ocasiones en que se nos hace difícil
“escuchar” las preguntas de los niños. Una pregunta que
puede parecerle escandalosamente insensible a un adulto
puede ser la manera en que el niño pide consuelo. Por
ejemplo, la pregunta “¿Cuando te morirás tú?” tiene que
ser comprendida en el contexto de que el pequeño percibe
la muerte como algo temporal. Si bien la finalidad de la
muerte no es algo que pueda entender totalmente, un niño
puede darse cuenta de que la muerte significa una
separación, y el concepto de separación de los padres y falta
de cuidado le asustan. El ser cuidado es una preocupación
Publicaciones de información para el paciente
Otra generalización que solemos hacer sin darnos cuenta, es
relacionar la muerte a personas mayores. Declaraciones
como: “sólo se mueren las personas mayores” o “la tía Ana
se murió porque era mayor” pueden derivar en desconfianza
cuando un niño aprende tarde o temprano que las personas
jóvenes también pueden morirse. Es mejor decir algo como:
“la tía Ana vivió por muchos años antes de morirse. La
mayoría de las personas vive largo tiempo, aunque algunos
no. Yo espero que tú y yo vivamos por mucho tiempo”.
4
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
La religión y la muerte
morboso, es una manera de aprender sobre la muerte. A los
niños no se les debe hacer sentir culpables o avergonzados
sobre su curiosidad. Su interés puede ser una oportunidad
para explicar, por primera vez, que todos los seres vivos se
mueren y ceden su lugar a nuevos seres vivos.
Para muchas personas, la religión es una fuente primordial
de fortaleza y sustento cuando responden a la muerte. Pero
si la religión no ha desempeñado una función importante
en la familia previo a dicha muerte, un niño puede
confundirse o asustarse por la repentina mención de
explicaciones o referencias religiosas. Los niños tienden a
escuchar las palabras literalmente y las explicaciones
religiosas que reconfortan a un adulto pueden perturbar a
un niño. Por ejemplo, declaraciones como: “ahora tu
hermanito está con Dios” o “es la voluntad de Dios”, en
lugar de tranquilizar a un niño pequeño, pueden asustarle y
puede llegar a preocuparse de que Dios va a venir a
buscarle a él, al igual que hizo con su hermano pequeño.
Este tipo de respuesta puede ser convincente por un
momento, o puede generar preguntas sobre nuestra propia
mortalidad. Lo que se necesita son respuestas honestas,
tranquilas y sencillas. Si estamos hablando con un niño
muy pequeño, tenemos que recordar que sólo pueden
absorber cantidades limitadas de información a la vez. El
niño puede escuchar nuestras respuestas con toda seriedad
y decir al marcharse brincando “bueno, yo nunca me voy a
morir”. Hemos de evitar sentirnos obligados a contradecir
al niño o pensar que nuestros esfuerzos son una pérdida de
tiempo. Hemos hecho fácil que el niño vuelva de nuevo a
preguntarnos cuando necesite más respuestas.
Por otra parte, los mensajes contradictorios confunden y
pueden profundizar los miedos y malentendidos en la
mente de los niños con respecto a la muerte. Declarar
tranquilamente que “está feliz ahora” a la vez que uno llora,
puede también confundir al niño. Los niños miran a los
adultos para indicaciones de cómo deben comportarse en
ciertas situaciones.
Cuando mueren personas famosas y sus muertes, funerales y
reacciones del público son objeto de mucha atención mediática,
se presentan otras oportunidades para hablar con los niños.
Cuando la muerte aparece en las noticias, es probable que los
niños vean algo al respecto en la televisión o lo escuchen en la
radio, en la escuela, o en nuestras conversaciones. En cualquier
caso, raras veces puede ignorarse. Es un buen momento para dar
a los niños la información que necesitan o aclarar cualquier idea
equivocada que puedan tener sobre la muerte.
Independientemente de lo firmes o reconfortantes que sean
las convicciones religiosas, la muerte supone la pérdida de
un ser vivo. Es un tiempo de tristeza y duelo. Es importante
ayudar a los niños a entender la pérdida y el dolor. Los
intentos de proteger a los niños les privan de oportunidades
para compartir sus sentimientos y recibir el apoyo que
necesitan. Compartir sentimientos ayuda. Compartir
sentimientos religiosos también ayuda si se tiene en cuenta
la manera en que los niños perciben y entienden lo que está
ocurriendo. Es importante preguntarles y averiguar cómo
están escuchando y entendiendo los sucesos que les rodean.
Si la muerte es violenta, un homicidio o asesinato,
probablemente sea buena idea decir algo que tranquilice a
los niños respecto a su seguridad. Los medios tienden a
recalcar la violencia bajo circunstancias normales y la
muerte violenta de una figura muy conocida o admirada
puede estimular sus temores o confirmar percepciones
deformadas que pueden tener sobre los peligros que les
rodean. Pueden empezar a preocuparse que gente “mala” o
que los “sentimientos malos” de las personas son imposibles
de controlar. Es posible que necesiten escucharle decir que
la mayoría de las personas actúan de modo responsable y
no se matan entre sí, aún cuando todos sienten a veces que
han sido malos o se enojan.
Oportunidades en la vida diaria
Normalmente es más fácil hablar sobre la muerte cuando
estamos menos involucrados emocionalmente. Puede ser
útil aprovechar la oportunidad de hablar con los niños
sobre flores, árboles, insectos o pájaros muertos. Algunos
niños pequeños muestran una intensa curiosidad sobre los
insectos o animales muertos. Es posible que quieran
examinarlos de cerca, o que hagan preguntas muy concretas
sobre lo que ocurre físicamente cuando las cosas mueren.
Aunque semejante interés nos pueda parecer repugnante o
Publicaciones de información para el paciente
5
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
La muerte en la familia
Algunas reacciones de los niños
Es necesario tranquilizar a los niños y asegurarles que
alguien cuidará de ellos.
Culpa
Regresión
Algunos estudios han revelado que cuando los niños sufren
la muerte de un pariente cercano, como un hermano, una
hermana o un padre, a menudo se sienten culpables. Si
bien la mayoría de nosotros siente cierta culpabilidad
cuando perdemos a un ser querido, los niños pequeños en
particular tienen dificultades para comprender las relaciones
de causa y efecto. Piensan que de algún modo ellos causaron
la muerte y que quizás sus sentimientos de ira causaron la
muerte de la persona. Algunos niños pueden entender la
muerte como un castigo: “Mamá se murió y se fue porque
yo fui malo(a)”. Podemos ayudar a los niños a sobreponerse
a sus sentimientos de culpabilidad diciéndoles que siempre
se les ha querido y que aún se les quiere. También puede ser
útil explicar las circunstancias en torno a la muerte. Los
niños pueden también pensar que ellos van a morir. La idea
de que la muerte es un tipo de castigo nunca se ha de
reforzar. Asegure al niño que la muerte reciente no significa
que otros seres queridos van a morirse próximamente.
Los niños pueden volver a repetir comportamientos de una
etapa anterior del desarrollo. Por ejemplo, pueden empezar
a chuparse el dedo, orinarse en la cama o necesitar pañales.
Debe tener en cuenta que los niños necesitan apoyo
durante este tiempo y que tales regresiones son temporales.
Depresión y otros problemas en el comportamiento
Algunos niños dirigen su ira internamente y se deprimen,
se retraen, se vuelven irritables y agresivos o empiezan a
sentir síntomas físicos. Si este comportamiento persiste
durante varios meses, es posible que sea necesaria la ayuda
de un profesional. Sin embargo, recuerde, cada niño aborda
la muerte de modo diferente. Los expertos dicen que la
rutina cotidiana debe reanudarse, digamos, seis meses
después de una muerte que impacta la vida del niño. Si
estos síntomas no se resuelven, puede considerar una
consulta con un profesional (por ejemplo un religioso, un
pediatra o un trabajador social).
Después de la muerte de un niño
El niño puede no saber cómo actuar después de una
muerte. Aliente al niño a hablar sobre sus sentimientos y a
compartirlos con usted, pero no le diga qué tiene que sentir.
Ayude al niño a encontrar maneras de expresar su cariño.
La muerte de un niño es un hecho especialmente trágico y
puede crear dificultades particulares para las familias.
Como padres, debemos compartir nuestro dolor con
nuestros otros hijos, ya que ellos también sienten dolor y
necesitan compartirlo. Pero tenemos que evitar cargarles
con expectativas y preocupaciones poco realistas. Por
ejemplo, hay una tendencia a idealizar a los muertos y
tenemos que tener cuidado de no hacer comparaciones que
podrían generar sentimientos de que no son dignos y
acrecentar sus sentimientos de culpabilidad en los niños
que han sobrevivido.
Ira
La muerte de un pariente cercano también despierta
sentimientos de ira tanto en adultos como en niños. Nos
sentimos enojados con la persona que se murió por causarnos
tanto dolor y pena, o por abandonarnos. Nos sentimos enojados
con los médicos y las enfermeras que no pudieron salvar a
nuestro ser querido y nos sentimos enojados con nosotros
mismos por haber sido incapaces de impedir la muerte.
Es también natural responder al dolor dirigiendo la
atención a los que viven. Es comprensible que la pérdida de
un hijo, de lugar a que nos preocupemos demasiado sobre
el bienestar de nuestros otros hijos. Sin embargo, debemos
resistir cualquier tendencia a sobreprotegerles o reprimir sus
iniciativas para hacerse independientes. Debemos de
alentarles a que no se identifiquen de modo excesivo con el
niño que ha muerto o que intenten reemplazarle. Cada
niño tiene que sentir que es digno tal como es.
Los niños son más propensos a expresar su ira abiertamente,
especialmente cuando han perdido a alguien en quien
dependían para amor y atención. Ya es lo suficientemente
difícil escuchar la ira que va dirigida a los muertos, y aún
más cuando se expresa en una forma que al parecer atiende
a intereses egoístas. No obstante, la ira es parte del dolor y
podemos ayudar a los niños a aceptar sus sentimientos, y no
debemos regañarles si expresan ira o miedo.
Publicaciones de información para el paciente
6
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
Puede ser útil darles a los niños una foto especial de la persona
que ha muerto. La foto les ayudará a recordar y se puede
utilizar más tarde para evocar memorias felices de esta persona.
Bajo ninguna circunstancia se le debe obligar a un niño o
hacer que se sienta culpable debido a que ha decidido no
llamar o visitar a una persona moribunda, o debido a que
el contacto ha sido breve.
¿Deben los niños visitar a las personas
moribundas?
¿Deben los niños asistir a los funerales?
La mayoría de los enfermos terminales se encuentran en un
hospital y las normas de los hospitales están cambiando.
Los empleados de los hospitales empiezan a valorar las
visitas de los niños. La decisión si debe o no un niño visitar
a una persona moribunda depende del niño, del paciente y
de la situación. A un niño que tiene edad suficiente para
comprender lo que está ocurriendo probablemente se le
debe permitir que visite una persona que ha desempeñado
un papel importante en su vida, siempre y cuando lo
deseen el niño y el enfermo terminal.
Los funerales cumplen una función importante. Todas las
sociedades tienen algún tipo de ceremonia por la que las
personas vivas reconocen, aceptan y responden a la pérdida
de un ser querido. Incluir o no a un niño depende del niño
y de la situación. Si el niño es lo suficientemente mayor
como para comprender y quiere participar, incluirle puede
ayudarle a aceptar la realidad de la muerte en compañía de
familia y amigos.
Si un niño va a asistir a un funeral, tiene que estar
preparado para lo que va a ver y escuchar antes, durante y
después de los oficios religiosos. El niño tiene que saber
que en una ocasión de duelo las personas expresarán su
dolor en formas diferentes, y que algunas personas llorarán.
Si es posible, el niño debe ser acompañado por un adulto
que mantenga la calma y que pueda dar atención y
responder a las preguntas. No se debe obligar al niño, ni
hacer que se sienta culpable si no desea asistir al funeral.
Bajo ciertas circunstancias, el contacto con enfermos
terminales puede ser útil para un niño. Por un lado, puede
disminuir los misterios que rodean la muerte y ayudar al
niño a desarrollar métodos más realistas para encararla.
También puede abrir vías de comunicación, reduciendo la
soledad que a menudo sienten las personas que viven y
aquellas que están a punto de morir. La oportunidad de
darle un instante de felicidad a una persona que se está
muriendo puede contribuir a que el niño se sienta útil y
menos desamparado.
Nuestros propios sentimientos y actitudes sobre la muerte y
pérdida de seres queridos se transmiten al niño así
intentemos o no camuflar nuestros verdaderos
sentimientos. La transmisión de nuestra experiencia a
nuestros hijos va a ocurrir puesto que es algo normal,
habitual y que se espera. Debe tener esto en cuenta cuando
tome decisiones sobre la participación de sus hijos en los
funerales y cómo les prepara para lo que va a ocurrir.
Un niño que visita a una persona moribunda tiene que estar
totalmente preparado para lo que va a observar y escuchar.
Se le debe informar de la condición y el aspecto del paciente
y explicar cualquier equipo que va a ver en la habitación.
Asimismo, sería prudente recordarle al niño que la mayoría
de los pacientes en los hospitales se mejoran.
La decisión de enviar a los niños a otro lugar
Si no es posible realizar una visita, las llamadas telefónicas
pueden ser una buena alternativa. Escuchar la voz de un
niño puede beneficiar a un familiar que está en el hospital,
siempre y cuando el niño quiera realizar la llamada y el
paciente se encuentre lo suficientemente bien como para
recibirla. Animar a un niño a escribir una carta o enviar
una tarjeta a la persona que está en el hospital puede
contribuir a que el niño se sienta menos impotente y más
conectado a la persona que se está muriendo.
Publicaciones de información para el paciente
La pérdida o pérdida inminente de un familiar cercano
pone a prueba al máximo nuestras reservas emocionales y
físicas, y se hace difícil cumplir con las responsabilidades
diarias. Es aún más difícil cuidar a los niños pequeños y a
veces nos dejamos tentar por la idea de enviar a nuestros
hijos a visitar a parientes o amigos hasta que podamos “salir
adelante”. Mantener alejados a los niños puede ser también
una manera de evitar hablar sobre la muerte con ellos.
7
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
En resumen
Debe considerar cuidadosamente la decisión de enviar a los
niños a otro lugar, puesto que en este momento necesitan
todo el consuelo del entorno familiar y el contacto cercano
con familiares. Los niños necesitan tiempo para adaptarse a
la pérdida y, de ser posible, les tiene que avisar de la
muerte. Hasta los niños pequeños que no entienden el
significado pleno de la muerte, se dan cuenta de que está
ocurriendo algo serio. Al enviarles lejos de casa, puede estar
aumentando sus miedos sobre la separación de sus seres
queridos y ahondando sus preocupaciones. La proximidad
de personas conocidas y comprensivas antes y después de la
muerte puede reducir el temor al abandono u otras
inquietudes que pueden sentir los niños.
Por otra parte, tampoco debemos sobreprotegerles como
respuesta a nuestras propias inquietudes y necesidades. A
los niños se les ha de dar permiso para jugar con sus
amigos o visitar a parientes. Los niños necesitan libertad
para afrontar sus propias preocupaciones y necesidades, al
igual que lo hacemos nosotros.
Los niños también lloran la muerte
Llorar la muerte es reconocer una pérdida que se siente
profundamente y es un proceso por el que todos tenemos
que pasar antes de recuperarnos y seguir viviendo nuestra
vida de manera normal. El duelo es parte del proceso de
curación. Si mostramos abiertamente nuestro dolor y llanto,
demostramos a nuestros hijos que está bien sentirse triste y
llorar. La expresión del dolor nunca debe compararse con la
debilidad. Al igual que nuestras hijas, nuestros hijos deben
tener permiso para derramar sus lágrimas y expresar sus
sentimientos siempre y cuando sea necesario.
Si el niño no demuestra dolor inmediatamente podemos
pensar que no le ha afectado la pérdida. Sin embargo,
según algunos expertos en salud mental, los niños no
tienen la madurez suficiente para entender una pérdida que
se siente profundamente, hasta que llegan a la adolescencia.
Debido a esto, según explican, los niños a menudo
expresan su tristeza de manera variable durante un largo
periodo de tiempo y a menudo en el momento más
inesperado. A otros familiares les puede causar dolor reabrir
las llagas una y otra vez. Pero los niños necesitan su
paciencia, comprensión y apoyo para completar su “tarea
de duelo”.
Publicaciones de información para el paciente
8
La comunicación sobre la muerte, al igual que toda
comunicación, se hace más fácil cuando los niños
sienten que tienen nuestro permiso para hablar sobre el
asunto y sienten que realmente nos interesan sus
opiniones y preguntas. Anímeles a comunicarse
prestándoles atención, respetando sus opiniones y
respondiendo a sus preguntas con sinceridad.
Todo niño es una persona. La comunicación sobre la
muerte depende de la edad y las experiencias del niño.
Los niños muy pequeños pueden entender la muerte
como algo temporal y les puede preocupar la separación
de sus seres queridos más que la muerte misma.
No es siempre fácil “escuchar” lo que de verdad está
preguntando un niño. Para entender plenamente lo que
le preocupa al niño a veces es necesario responder a una
pregunta con otra pregunta. Un ejemplo de ello sería:
“Mamá, ¿algún día seremos felices de nuevo?”. Si le
responde: “¿tu crees que algún día seremos felices?”
puede llegar a entender mejor la naturaleza y el alcance
de lo que le preocupa a su hijo.
Un niño muy pequeño sólo puede absorber cantidades
limitadas de información. Las respuestas tienen que ser
breves, sencillas y se han de repetir según sea necesario.
A menudo el niño se siente culpable y enojado cuando
se muere un familiar querido. Los padres tienen que
tranquilizar al niño y asegurarle que recibirá amor y
cuidado constante.
Un niño puede necesitar llorar una pérdida que siente
profundamente durante largo tiempo hasta entrada la
adolescencia. El niño necesita apoyo y compresión
durante este proceso de duelo y permiso para demostrar
sus sentimientos abierta y libremente.
La decisión de si debe o no un niño visitar a una
persona moribunda o asistir al funeral depende de la
edad del niño y de su capacidad para entender la
situación, su relación con la persona que se está
muriendo o que ha muerto y, lo que es más importante,
si quiere o no asistir. A un niño jamás se le debe obligar
o hacer que se sienta culpable por no querer participar
(o por no sentirse cómodo con la idea de asistir a la
velación). Un niño al que se le permite visitar a una
persona moribunda o asistir a un funeral tiene que estar
preparado para lo que va a ver y escuchar.
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
Dies. New York: Rosen Group, 1992.
Brenna, B. Year in the Life of Rosie Bernard. New York:
Harper & Row, 1971.
Buscaglia, L. The Fall of Freddie the Leaf. New Jersey:
Charles B. Slack Inc., 1982.
De Paola, T. A. Nana Upstairs and Nana Downstairs.
NewYork: Penguin, 1973.
Crawford, C. P. Three-Legged Race. NewYork: Harper &
Row, 1974.
Draimin, B. H. Coping When a Parent Has AIDS.
NewYork: Rosen Group, 1993
Fitzgerald, H. The Grieving Teen: A Guide for Teenagers
and Their Friends, 2000
Girard, L. W. Alex, the Kidwith AIDS. Morton Grove,
Illinois: Albert Whitman and Co., 1991.
Gootman, M. E. When a Friend Dies. Minneapolis: Free
Spirit Publishing, 1994.
Greene, C. C. Beat the Turtle Drum. New York: Viking,
1976.
Grollman, E. A. Straight Talk About Death for Teenagers:
How to Cope with Losing Someone
You Love, Boston, MA: Beacon Press, 1993
Hichman, M. LastWeekMy Brother Anthony Died.
Nashville, TN: Abingdon, 1983.
Holms, C. D. Red Balloons, Fly High! Warminster, PA:
mar£™co products, inc. 1997.
Johnson J. & Johnson, M. Where’s Jess? Omaha, NE:
Centering Corporation, 1982.
Krementz, J. How It Feels When A Parent Dies. New York:
Knopf, 1981.
Lee, V. TheMagicMoth. NewYork: Seabury Press, 1972.
Linn, E. Children Are Not Paper Dolls: A Visit with
Bereaved Children. Incline Village, NV:
PublishersMark, 1982.
McNamara, J.W. MyMomisDying: A Child’s Diary.
Minneapolis: Augsburg Fortress, 1994.
Merrifield, M. Come Sit by Me. Toronto, Canada:
Woman’s Press, 1990.
Miles, M. Annie and the Old One. Boston: Little Brown,
1971.
Mills, J. C. Gentle Willow A Story for Children about
Dying. New York: Magination Press, 1993.
Peterkin, A. What AboutMe? When Brothers and Sisters
Get Sick. NewYork: Magination Press, 1992.
Nuestros propios sentimientos y actitudes sobre la
muerte y pérdida de seres queridos se transmiten al
niño, intentemos o no camuflar nuestros verdaderos
sentimientos. La forma en que hablamos y compartimos
nuestras experiencias con el niño puede ser lo que más
recuerde.
Los siguientes libros y organizaciones pueden proporcionar
información útil para las personas que tienen que hablar
acerca de la muerte con los niños.
Libros para los padres
Grollman, E. A., editor. Explaining Death to Children.
Boston: Beacon Press; 1968.
Kubler-Ross, E. On Children and Death. New York:
MacMillan; 1983.
Krulik, T., Holaday, B., Martinson, I.S. The Child and
Family Facing Life-Threatening Illness. Philadelphia: J.B.
Lippincott Co.; 1987.
Lonetto, R. Children’s Conceptions of Death. New York:
Springer; 1980.
Frantz, T.T. When Your Child Has a Life-Threatening
Illness. Washington, D.C.: Association for the Care of
Children’s Health; 1983.
Libros para los niños
Mellonie, B., and Ingpen, R. Lifetimes: The Beautiful Way
to Explain Death to Children. New York: Bantam; 1983.
Viorst, J. The Tenth Good Thing about Barry. New York:
MacMillan; 1987.
White, E.B. Charlotte’s Web. New York: Harper & Row;
1952.
Otros libros que quizás desee consultar
Agee, J. A Death in the Family. New York: Bantam,
1969.Blackburn, L. B. The Class in Room
44: When a Classmate Dies. Omaha, NE: Centering
Corporation, 1991.
Brack, P; Brack, B. Moms Don’t Get Sick. Aberdeen,
SDMelius Publishing, Inc., 1990.
Braithwaite, A. When Uncle Bob Died. London: Dinosaur
Publications, 1982.
Bratman, F. Everything You Need to Know When a Parent
Publicaciones de información para el paciente
9
Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
Powell, E. S. Geranium Morning. Minneapolis: Carolrhoda
Books, 1990.
Richter, E. Losing Someone You Love. New York: Putnam,
1986.
Rofes, E. The Kids’ Book About Death and Dying. Boston:
Little, Brown, 1985.
Sanders, P. Let’s Talk About Death and Dying. London:
Aladdin Books, 1990.
Shriver, M. What’s Heaven? Golden Books Publishing Co,
1999.
Sims, A.M. Am I Still a Sister? Slidell, Louisiana: Big A &
Company / Starline Printing, Inc.,
1986.
Starkman, N. Z’s Gift. Seattle: Comprehensive Health
Education Foundation, 1988.
Varley, S. The Badger’s Parting Gifts. Mulberry Books,
1992.
Vigna, J. Saying Goodbye to Daddy. Morton Grove,
Illinois: Albert Whitman and Co., 1991.
White, E. B. Charlotte’sWeb. NewYork: Harper and Row,
1952.
Wiener, L.; Best, A.; Pizzo, P. Be A Friend: Children Who
LiveWith HIV Speak. Morton Grove,
Illinois: Albert Whitman and Co., 1994.
Williams, M. The Velveteen Rabbit. Garden City, NY:
Doubleday, 1971.
Zim, H.; Bleeker, S. Life and Death. New York: Morrow,
1970.
2007
Organizaciones
Association for the Care of Children’s Health
7910 Woodmont Avenue
Suite 300
Bethesda, MD 20814
301-654-6549
The Candlelighters Childhood Cancer Foundation
7910 Woodmont Avenue
Suite 460
Bethesda, MD 20814
301-657-8401
1-800-366-2223
Compassionate Friends
P.O. Box 3696
Oak Brook, Illinois 60522
708-990-0010
Reconocimientos
Esta publicación es una adaptación del folleto Caring
About Kids: Talking to Children about Death (Publicación
DHEW 79-939) elaborado por el Instituto Nacional de
Salud Mental.
Las aportaciones de revisores de distintos grupos de apoyo
también han contribuido a hacer este folleto más útil para los
padres que necesitan hablar con sus hijos sobre este asunto.
Esta información está preparada específicamente para los pacientes que
participan en la investigación clínica en el Centro Clínico de los
Institutos Nacionales de la Salud y no es necesariamente aplicable a los
individuos que son pacientes en otras partes. Si tiene alguna pregunta
acerca de la información presentada aquí, hable con un miembro de su
equipo de atención médica.
En donde sea aplicable, los nombres patentados de productos comerciales
se proporcionan solamente como ejemplos ilustrativos de productos
aceptables y no implica un respaldo por parte de los NIH para dichos
productos; ni tampoco el hecho de que el nombre de un producto de
patente en particular no se identificó, implica que dicho producto no sea
satisfactorio.
¿Tiene preguntas sobre el Centro Clínico? [email protected]
National Institutes of Health
Clinical Center
Bethesda, Maryland 20892
Publicaciones de información para el paciente
10 Cómo hablar con los niños acerca de la muerte
Fly UP