...

Hablar siempre con eficacia es bueno para la salud. teller de la

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Hablar siempre con eficacia es bueno para la salud. teller de la
8 En perspectiva
A tu salud
Nº 87-88
Octubre-Diciembre 2014
HABLAR SIEMPRE CON EFICACIA
ES BUENO PARA LA SALUD:
TALLER DE LA PALABRA HABLADA
Juan Manuel de Miguel Arenal
ALEZEIA
definición de la salud de la OMS: “Estado de
completo bienestar físico, mental y social; y no
solamente la ausencia de enfermedad, que a
su vez es la alteración estructural o funcional
que afecta negativamente al estado del bienestar”. Este estado, o mejor habría que decir
este proceso, de vivir lo más plenamente
posible, nuestro ser físico, mental y social, los
seres humanos lo vivimos siendo conscientes de lo que somos y tenemos, y comunicándonos; aspectos que podemos expresar
y desarrollar con la palabra hablada: dando
nombre a las realidades y comunicándolas
a nuestros semejantes. También con gestos
y otras múltiples expresiones, por supuesto,
pero fundamentalmente con la palabra. De
tal manera que por todas estas convicciones
que nos da el contenido de la Educación
para la Salud, podemos decir que educar
nuestra palabra, hacernos mejores habladores, “locutores”, es potenciar nuestra salud y
enriquecer nuestra formación como educadores de la Salud en nuestras comunidades,
en nuestras relaciones profesionales tanto
de la consulta médica como de la tarea en las
escuela y con los grupos donde desarrollamos nuestra tarea profesional.
Introducción:
¿Cómo hablar siempre con eficacia?
Quiero empezar ahora a responderme a
una pregunta que puede surgir nada más escuchar el título del seminario, XXII de Alezeia,
especialmente en su segunda parte: El taller
de la palabra hablada: CÓMO HABLAR
SIEMPRE CON EFICACIA. ¿Qué relación tiene con la salud, su promoción, su educación,
este taller, este espacio dedicado a la palabra
hablada? ¿Es realmente un tema sanitario, un
apartado relacionado con la educación específica de la salud, esto de la palabra hablada?
Voy a hacer un recorrido por los mensajes recibidos, y experimentados estos días
con el profesor Ángel Lafuente, para calar
en esa relación de salud y palabra hablada.
Y puedo decir ya por adelantado que es una
relación muy estrecha y significativa.
Decir palabra humana es decir verdad
de la vida humana. Decir palabra es nombrar y evocar realidades de la vida, desde la
vida, para la vida. Sólo los humanos somos
capaces de nombrar las cosas y contárnoslas
unos a otros. Decir palabra, es reconocer personas; y personas en relación unas con otras.
Decir palabra, es reconocer la capacidad de
relacionarnos las personas, desarrollando
nuestras capacidades y haciéndolas crecer
en cada hablante y en la convivencia de unos
con otros. Y es que el desarrollo de nuestras
capacidades personales y de vivirlas en comunidad, es la condición esencial de vivir en
la mayor plenitud la vida, como nos dice la
El taller que vivimos esos días en el seminario de Alezeia, fue una experiencia que nos
hizo entender y valorar ese instrumento específico de los seres humanos que es la palabra:
que atraviesa toda la vida, la más normal, la
diaria, y cualquier ponencia o discurso social.
Lo expresó sintéticamente el profesor Ángel
Lafuente, diciéndonos en 1º lugar que el taller
de la palabra hablada es un curso para vivir,
escuchar y pensar.
2º para poder vivir así hay que liberarnos
de muchos prejuicios y errores, inoculados en
el miedo escénico.
3º Saber hablar y vivir de esta manera nos
pide ser libres y vivir en amistad
4º. Las reglas de oro de la Palabra Hablada
5º Metodología concreta y practica para el
dominio de nuestra palabra.
Nº 87-88
Octubre-Diciembre 2014
A tu salud
NOTA: Lo Primero que hizo fue preguntarnos qué razones me han movido
para hacer un curso así sobre la palabra
hablada, o por qué te hubieras matriculado en un curso que anuncia este taller u
otro semejante
para nada. Hace falta un orden para que
sea palabra útil. Debo cuidar el cauce de mi
trasmisión. Enlazar frases, porque si no, no
vale para nada. La palabra hablada tiene sus
reglas, que iremos desmenuzando en este
taller.
Y una segunda pregunta ¿qué pretendo conseguir, superar o corregir, aprender?
El ser humano no se comunica de boca
a oído ni de cabeza a cabeza, cerebro a cerebro. Sino de corazón a corazón. Las ideas
pasan por el corazón. Y deben salir calientes
de tu corazón y llegar al corazón del otro.
(Mas adelante, expuesto el recorrido del
taller, comentaremos las respuestas que escribimos y que el profesor nos devolvió para
valorarlas mejor.)
A. El valor de la palabra hablada
La primera afirmación, importante para
entender lo trabajado, es que es el taller de la
palabra hablada es un curso para vivir, escuchar y pensar. Vivir en verdad, y en libertad.
Porque normalmente en nuestra sociedad
se nos ha enseñado a no afrontar la verdad,
a no reconocer nuestros propios valores. El
poder, todo poder en la vida de los hombres,
es consciente de que si sabes hablar, te vas
haciendo libre, y eso al poder le hace temblar. Y es que hablar así es saber dar razones
de lo que pensamos. Imaginemos lo que sería de España si fuesen millones de libre pensadores… ¡qué lejos estamos de eso!
Decir Taller de la palabra hablada, es
decir taller de la comunicación: este curso
es de comunicar. y sólo eso es lo que hay
que pretender. Más que saber hablar para
enseñar, vender, enamorar… se trata de saber hablar para comunicar. Pues si yo comunico, vendo, y enamoro, y enseño… El mejor
comunicador, (nos dijo el profesor), en mi
experiencia, era casi un analfabeto… Era un
encuentro de personas expertas, preparadas, gente muy formada, pero justamente el
que apenas sabia leer, en su discurso que fue
contarnos la vida de la prisión en una cárcel,
nos conmovió a todos. Porque la finalidad
es comunicar no es hablar, ni es hablar bien,
sino comunicar.
Y con la convicción de que Las palabras
no se las lleva el viento. Se recoge lo que se
siembra. Y la palabra es una buena semilla, y
sabemos que lo que dijimos a los hijos… eso
surge y tiene eficacia aunque parezca que
no escuchan en estos momentos. La palabra
siempre genera algo.
La comunicación se lleva a cabo por la
palabra. Si yo quiero trasmitirte algo no
lo puedo hacer de cerebro a cerebro. Hoy
no es posible esto; el contenido de mi pensamiento mis creencias, mis sentimientos, lo
tengo que convertir en algo que tu puedas
captar. En un lenguaje simbólico o como sea.
La palabra es siempre mediación entre
dos cerebros. Si yo uno palabras y palabras
sin conexión, sin querer comunicar, no vale
Es muy ilustrativo el pasaje evangélico
del encuentro de esos discípulos de Emaús,
que sentían el fracaso de aquel a quien
habían seguido. Entonce se les acerca un
caminante; hablan con él; le cuentan las cosas, y luego le oyen. Y este tercer caminante
que sabia algo de aquellas lides, les explica
su visión… y empezaron a cenar juntos…
Cuadno se va se comentan ¿No ardía nuestra
corazón cuando le oíamos…? Esa es la clave:
que vibre el corazón con la palabra. Así hay
comunicación.
Emitir una palabra no es neutro. Ni una
silaba, eso repercute en tus oídos y su sistema nervioso, y va al cerebro… ninguna palabra es neutra. Y si el receptor no capta nada
por esa palabra, es un fracaso.
El curso tiene una finalidad clara, nos decía el profesor: Quiero facilitar vuestra manea
de comunicar. Si esto os estorba es o porque
me explico muy mal o tú me entiendes mal.
Pero todo va para facilitar la comunicación.
B. La trampa del miedo
escénico.
Para lograr esta meta de comunicar con
la palabra hablada, y hacerlo con libertad y
alegría, hay que superar el miedo escénico. Y
liberarnos de prejuicios y mensajes dañinos
que se nos han inoculado.
Hablemos del miedo escénico:
Hay un hecho frecuente: el hablar en público nos paraliza… y a veces se nos queda la
mente en blanco. Es el terror escénico. Pues
ese hecho nos alerta de una cuestión importante: cuando esto nos ocurre se no da una
mala, y buena noticia. La 1ª y es que entonces no eres libre; y 2º que el ser libre es un
derecho universal, reconocido por la ONU,
nuestra Constitución. Es momento de decirnos que en una vida como es la humana,
nadie tiene por qué arrodillarse ante nadie,
pues nadie es más digno que tú, o que yo;
y nadie es inferior a nadie. Y siendo así que
nuestra mente, la de todos y cada uno, es un
torrente de ideas, siempre podemos decir
nuestra palabra. Y con otra verdad: No llaméis a nadie maestro o señor; ¿Por qué nos
En perspectiva 9
pasamos la vida haciéndolo? No se puede
vivir pendientes del que dirán.
Hay tres mentiras sobre el miedo escénico. Natural, necesario, normal.
Reconocer que el miedo escénico no
se sustenta en razones serias
Se nos ha dicho que el miedo escénico
es natural, lógico… que hasta es bueno… y
¿para qué me sirve ese miedo escénico? Nos
dicen: Para más responsabilidad. No es verdad
Son patrañas que nos han enseñado:
que el miedo es inevitable; y así tantos miedos, tantos convencionalismos… Nos han
cortado las alas, nos han asustado. Hay que
despertar. Hemos de superar el miedo, y
convertir en placer la palabra hablada donde
sea. Por muy frío que sea, el mensaje debe
salir de tu corazón.
Cuando nacemos, venimos limpios, y
nos van moldeando con ataduras. Y no vale
eso de que unos nacen oradores; No es así.
Nacemos como tabla rasa do de todo
está por escribir. Esa es la verdad, y los miedos nos son inoculados. Pero antes de nacer
otros nos van escribiendo normas y conductas, mensajes que nos marcan siempre.
Nos han metido veneno sin saberlo, sin que
seamos conscientes de ello. Cuántos mensajes de que “el artista, el que sea, nace, no
se hace”. Mentira. “El que tiene boca, se equivoca”. Y qué. P.e. “la mejor palabra, la nunca
dicha”. Los refranes son un peligro pues es
ejemplo del moldeado que nos hace la sociedad y el estatus. Los refraneros están en
todas las culturas, como un arma de los poderosos de cualquier lugar, ara perpetuarse
ellos.
No debemos aceptar nada de nadie,
sin más. La cabeza no está para cuatro pelos
o tener una gorra. Está para pensar. El problema es que somos perezosos intelectualmente. ¿Por qué triunfan los fundamentalismos? Por esa actitud pasiva de aceptar lo
que se nos da hecho.
A tu salud
10 En perspectiva
C. La palabra hablada es
libertad, respeto, amistad.
METAS A CONSEGUIR SER LIBRES. RESPETARNOS. LOS TRES AMORES.
Para llegar al placer escénico hay que
apoyarse en el valor de la amistad.
Hablo de amores. Hay quien no entiende
esto de los amores. Pero es clave para comunicar. Tres máximos amores
1º Amor a mi mismo. Asumir que la persona mas sagrada, es cada uno de nosotros.
Y no podemos faltarnos al respeto a nosotros mismos. “Me quiero más que a mis seres
queridos, mi mujer, mi marido, mis hijos, mis
nietos”. Y es que, si me quiero bien, quiero
más a los otros, a mis prójimos y a quien sea.
2º al destinatario del mensaje. Es la
clave de un buen discurso Y no hay otra razón si queremos comunicar algo. Ese amor
al destinatario, a cada uno de ellos convierte
nuestra manera de hablar y de preparar el
discurso, en verdadera comunicación. Y motivará nuestro esfuerzo porque el receptor es
quien lo tiene más difícil: El receptor lo tiene
siempre más difícil. El tiene que interpretar.
El receptor analiza y comparar con todo su
saber anterior, p.e. otros cursos, y lo tiene
que aplicar. Tiene que descodificar los mensajes que otro le da habiéndolo pensado,
preparado… a su manera. Tiene confrontarlo
con su experiencia anterior. Y pode decir que
hacemos es esfuerzo de hablar con eficacia
“Es que te quiero”. Esa es la verdad. No debe
interesar tanto que hablen bien de mí, sino que
te sea útil pues por vosotros los hago.
3º amor al mensaje. Que es lo que realmente queremos comunicar. Y a su servicio
esta nuestra palabra. Y hay que enamorarse del mensaje, el que sea, el más anodino,
pues es del que yo voy a hablar. Si no amas el
mensaje, el publico lo va a notar. Y por eso se
dice “eso no se lo cree ni él”. Estar enamorado
de la palabra hablada es básico para hablar
bien.
D. LAS REGLAS DE ORO
De la construcción de esos tres amores
surgen las siete reglas de oro.
Y el curso es como las piezas de un
puzzle. Y cuidad que no se nos escape alguna regla pues podría fallar el puzzle. Y juzgad
el curso al final
Siete reglas de oro.
Un gran conjunto pero siete claves. Y a
partir de ese momento, nos podemos ir.
1. Nunca la palabra antes que el Pensamiento
2. No interrumpir la frase o idea
3. Frase breve. Las de más de atención
4. Mirada interpelante
5. Gesto libre
6. Silencio
7. Velocidad posible y adecuada.
1. Nunca la palabra antes que el pensamiento. 1º la idea en el coco, y 2º la palabra.
Esta regla todo el mundo falla mucho. Y
por eso son frecuentes las pedorretas, esas
palabras ininteligibles que farfullamos, en
vez de pronunciar. Fuera las pedorretas, y
mejor, hacer silencio para saber qué decir
2. No interrumpir la frase o idea.
Esta regla nos la soltamos todos. Nos
interrumpimos a nosotros mismos. Es muy
importante porque sólo comunica la frase
completa; la incompleta no comunica nada.
Si no me captas todo, no me atiendes; a veces se inician frases, y no se completa ninguna; y entonces no hay comunicación. El
oyente deja de atender si no le llega el mensaje. El león astuto, y hambriento, que es el
oyente, quiere alimentarse con tu palabra, y
si ve que no se alimenta, se va, deja de querer alimentarse.
Todos nos vemos llamados a interrumpir
nuestra frase, y un mecanismo psicológico
impulsa a ese error: pensamos más rápido de
lo que hablamos; hay que regular el tráfico
de las palabras y dar entrada cuando deben
entrar, como el tráfico. ¿Cómo superar esta
tendencia? Solo hay una receta: Currárselo
mucho y continuamente.
3. Frase breve.
Pequeñita. El sistema educativo nos ha
llevado a fabricar kilométricos chorizos, o
morcillas. Es mejor 300 morcillitas que una
de un kilométrico. Es mas fácil construirla
breve que larga; y para el escuchante lo mismo. Así lo hacia Churchill. Hay que fragmentar lo que decimos. Podemos decir lo que
sea, pero en frases breves. Es mejor la frase
breve para ti y para quien te escucha. Remedio: Usar el espejo. Lo hacia Churchill.
Saber que en la palabra hablada nos retratamos. Miremos el retrato nuestro en el
espejo
4. La mirada, interpelante, debe ser
clara, centrada; hay que mirar al público. P e
Obama, que es gran orador, falla pues mira a
la derecha y a la izquierda. Hay que repartir
Nº 87-88
Octubre-Diciembre 2014
la mirada al auditorio. Y hay que repartir las
miradas y no centrarse en lo más fácil, que es
mirar a lo conocido. Hay que mirar a la gente.
Cuidado porque la mirada se nos va a lo
cómodo, a lo conocido, y el público es más
amplio. No dejarse atrapar por unos pocos
rostros, debe ser a todo el auditorio, a cada
persona.
La mirada da fuerza a la comunicación.
Si miramos al techo... ¿qué quiere decir esa
mirada?. ¿Que ven en el techo los que miran
allí?
5. Gesto libre. Valorar la belleza de las
manos, como palomas, dispuesta a viajar en
todas las direcciones, El gesto libre también
comunica. El gesto libre incluye valorar las
posibilidades de todo el organismo humano,
y nos comunicamos con todos sus miembros, y sobre todo manos y brazos, y los 58
músculos de la cara. Que no los atenace el
miedo escénico.
6. Silencio. Hay que dominar el silencio, si queremos dominar la palabra.
¿Quieres convertirte hoy en un magnifico comunicador? P. e Francisco. La importancia del silencio antes de hablar. Detrás de una
propuesta profunda hay silencio. El silencio
es bálsamo para todo. En el silencio fluye
el pensamiento. Detrás de una propuesta
profunda, está el silencio que hace calar. Es
como la lluvia que cae sobre el prado abonado. Silencio. Después de oír algo, silencio.
Silencio observando. Es la palabra como una
lluvia; es necesario el silencio en el que habla y en el que escucha. El silencio sirve para
crear silencio en el público. Mi experiencia
en grande auditorios me lo ha dicho claro.
Insistí en pedir silencio, y ni caso, ni puñetero
caso. Me callé yo, e hice silencio, y callaron.
7. La velocidad adecuada para ti, para
tu situación, para el público, y para la materia
que vas a tratar. Junto al silencio, la velocidad de la palabra. Todos tenemos nuestra
propia velocidad. Velocidad variable según
los momentos y las situaciones. Pero hay que
cuidar la relación entre pensamiento y palabra. Que no vayan a velocidades distintas.
Pues la manifestación del pensamiento, es la
palabra. La palabra está para servir al pensamiento. ¿Por qué creéis que surge la poesía? Porque la palabra se queda corta para
expresar el interior. Y es que la palabra es tan
sublime, con tan alta misión, que no hay derecho a que se les maltrate y no se cuide.
Hay contenidos que exigen un proceso
de interiorización mayor, más sosegada. Nos
lo dice el tema, nuestra situación, el público
que lo ve y la materia.
De la misma manera que si hemos bebido, no podemos conducir, así según nuestra
situación tendremos de ver qué velocidad
Nº 87-88
Octubre-Diciembre 2014
A tu salud
soy capaz de llevar. Eso hay que aplicar a la
velocidad de hablar. No es lo mismo un público que otro, según sus conceptos y según
la capacidad el auditorio.
La principal es la acción.
Primer aviso. Hablar más despacio
Para introducir los nuevos aprendizajes.
Eso lo exige introducir técnicas nuevas. DESPACIO. Pues ya hemos dicho que el orador
no se nace, se hace.
Estas reglas hay que automatizarlas y
meterlas dentro.
Si estas reglas no son automáticas, no
valen.
La voz.
Es como las normas de conducir. En la
autoescuela las aprendemos, las interiorizamos, y lo hacemos paso a paso; pero solo
podemos conducir cuando las hemos automatizado,
a base de repetirlo una y otra vez. Aprenderlas, repetirlas una y otra vez hasta que
sean automáticas. Y así se evitan accidentes.
Lo escenificamos y representamos
para memorizar y darles imagen
Valoramos como se cumplen estas reglas de oro.
Y tomar nota de cómo siguen o no estas
reglas los que oímos hablar en la televisión.
Caer en la cuenta de cómo se cumplen ahí
esas reglas. Y viendo esto nos fijamos en
como lo hacemos nosotros. Primero miramos al que habla; Y luego, la auto escucha.
Y mirando este incumplimiento, nos facilitará auto explorarnos nosotros y aplicar
estas reglas,
E. CONSEJOS PRACTICOS.
TÉCNICAS A USAR
Preguntas que hemos de hacernos a la
hora de hablar:
1º De qué voy a hablar.
2º ¿Dónde hablo?, pues no es lo mismo
una salita recoleta como esta que un estadio.. Con butacas o no... ¿Con qué medios
voy a contar? ¿Con qué poder de convocatoria...?
Vocalizar bien,
Requisito imprescindible para cualquier
comunicador. Si no llega bien el sonido no
llega el contenido. El mensaje está dentro
de esos sonidos. Por eso debe nos entrenar
a vocalizar para que salga bien en la vida
ordinaria. Si no llega el código, no llega el
mensaje
Apertura a la señales que vienen del receptor de los mensaje gestos, movimientos
que llegan del que recibe el mensaje. Hay
gestos que nos dicen si llega o no el mensaje.
En perspectiva 11
La comunicación es cosa de dos. Si falla
uno, no hay comunicación.
A palabras oscuras, corresponden
pensamientos oscuros.
A palabras claras, pensamientos claros.
La colocación de las palabras
en la frase, colocan los conceptos
en la mente.
Importante que vayamos dominando cada día más nuestro lenguaje, nuestra
manera de expresar el pensamiento, y nos
vendrá bien mirarnos al espejo mientras
hablamos o tratamos de comunicar algo. Y
ver cómo colocamos las palabras en nuestras
frases. pues van codificando nuestros pensamientos, conceptos, en la mente.
Pensemos en cualquier situación en que
tenemos que dar un mensaje importante a
un ser querido, una novia, un hijo… o tu jefe
de personal que tienes que dar una seria noticia o comunicación laboral a un padre de
familia, de 50 años, no va a poder encontrar
trabajo en su vida.. Es honrado, y tú de recursos humanos le tienes que poner en la calle..
.... verbalicemos antes lo que queremos decir
y cómo lo vamos a decir.
Cuidar las frases
Hacer un discurso es como hacer una
pared de ladrillos. Los ladrillos son las frases.
Y el que sabe construir una frase, construye
todas las frases del mundo. Y una frase tiene tres elementos (no hablo de gramáticas):
oración, sujeto, y complemento. Y si sabemos hacer una frase, podemos hacer todas
las del mundo.
Vamos a entrar en la estructura de ese ladrillo que es la frase que construye el discurso que es la pared. Las palabras son como
las monedas, no todas tienen el mismo
valor.
Lo que importa es comunicar, no encandilar con la preciosidad de la voz. Otro prejuicio. No es cuestión de tener la voz mas bonita, pero si vocalizar, conocer tu propia voz.
garbarte y oírte. Y aceptarte.
Vocabulario.
Cuidado con los verbos cebolla, que repiten: Hacer, ser, estar…. Cambiar esos verbos
que se pueden cambiar. P. e. hacer la cama,
la comida, los deberes… cuando tenemos
tantas palabras adecuadas: cocina, arreglar
la habitación, estudiar, repasar.., Un ejemplo
de esa pobreza del hablar así: “vamos a hacer
cosas” decía Rajoy. Es la palabra cebollón.
Repasemos nuestro vocabulario.
Cuidado con el lenguaje profesional,
usado donde sea y para el público normal.
Sea este de derecho, medicina, científico…
Cuando se habla a no profesionales, hay que
cuidar las palabras, y que se puedan entender. Eso supone elegir antes los términos a
utilizar Currarse el discurso.
Y ahí está también el lenguaje machista
que se oculta en lo ordinario.
Y me han corregido bien en este terreno.
Soy consciente de que el machismo funciona, y esta bien inoculado en todo. Y es verdad que el lenguaje hace realidad
- Cada uno debe generar su propia
elocuencia. Ser su propio orador. La palabra hablada es más significativa que las
huellas digitales. Lo que tú dices nada más
que tú lo puede decir. Y los médicos manejar
más que nadie la palabra. Su palabra alivia…
y como además vais a congresos, no puedes
dejarte atrás; y además dais charlas conferencias para enseñar al pueblo y eso exige la
palabra.
Y no hay que tener miedo a quien se habla sea premio Nóbel o no. El podrá saber
más que yo pero la ponencia la he preparado yo y eso nadie mejor que yo lo puede decir. Mi ponencia la he preparado yo, y
nadie más que yo y nadie menos que yo. Ni
para ni presidentes, todos somos igual de
dignos. En el teatro del mundo los miles de
millones tenemos la misma dignidad y eso
A tu salud
12 En perspectiva
Nº 87-88
Octubre-Diciembre 2014
Hay que hacer la paz con el pasado; uno
pasos equivocados, ocasiones fallidas… No
pienses en ello, Haz la paz con el pasado,
Y no saques fruto de él. Una mirada suave
al pasado, y vivir intensamente el presente
que tenemos. Querer arreglar el pasado, es
locura.
hay que saberlo y saborearlo. Tengo que ser
mi mejor amigo.
Esta valoración de uno mismo es compatible con que somos ignorantes de muchas
cosas, y lo de Sócrates lo decía solo sé que no
se nada. Cada día disminuye el saber nuestro porque lo que se conoce de nuevo. Pero
para poder reconocer nuestra torpeza debemos tener energía y seguridad en nosotros
mismos.
- Hablamos para servir, no para servirnos. Y la mente es un ovillo enorme y
nosotros lo podemos deshilar y sacar de él
tanto… y surgen las palabras sin darnos
cuenta. Tenemos dentro un gran surtidor las
palabras se encadena, y hacer sacar el hilo
del ovillo. Y un surtidor de agua.
La Atención.
Pues hay que cuidar atención intelectual… no quieren palabrerías, no quieren
paja, Y eso supone que hay que prepararse
el discurso, la charla.
.. Atención intelectual.
Hay que alimentar al león hambriento
que nos escucha, y no quiere paja. Y eso hay
que prepararlo.
.. Atención visual. Y eso agarra a la gente. Veamos los ojos del papa Francisco. Los
ojos son un arma fuerte. ¿Los 58 músculos de
la cara no sirven de nada? Hay que escenificar cuando hablamos, porque el movimiento no se olvida, no se deja de mirar y atender.
Los gestos deben cooperar a esa atención visual. Estar atado a un atril es óbice para que
se atienda.
.. Atención auditiva. Es modular la voz,
pues la palabra tiene música y variaciones.
La canción está en el hablar; hay notas de
variadas duración según las pronunciamos;
tonos distintos, velocidad distinta… y variar
esa duración me da posibilidades. El volumen es diverso.
Pero todo con silencios. No hay palabra
eficaz sin silencio. Eso da sentido y cauce a
las cadencias y frases y el tono monótono
duerme a quien sea. Porque si es monótono,
el plomo llega a los ojos…
La balanza del valer de uno mismos y
el qué dirán. Al hablar funciona en nosotros
una balanza, una parte hacia el respeto y el
valor de uno mismo, el qué diré yo de mi mismo, y otra parte hacia el qué dirán. Una nos
señala si nos aceptamos, si nos queremos, si
asumimos nuestra historia. La otra se inclina
hacia el qué dirán. Inclinarse sobre esta no
nos deja vivir; así no se puede vivir, eso es
indigno de nosotros. La balanza que está en
el centro, debe inclinarse al valorarse uno, al
“qué diré yo de mi mismo”. Y si nuestro discurso puede ser útil, debe afianzarse en lo
valioso y “no en el que dirán”. E nosotros está
el desequilibrar la balanza. Hay que llevarla
hacia el valor de si mismo, mi destino, mi
valer… Este peso es el importante, y hacia
donde debe inclinarse.
Es una tarea de aceptación.
Miremos los boquetes que tenemos, y
que vigilemos esos boquetes que se pueden
abrir y nos pueden inundar y estropear nuestra manera de hablar y de vivir.
¿Aceptamos nuestra presencia física?
que es distinto de la belleza al uso. Y ¿que
tiene que ver con la oratoria? Pues mucho
pues si yo me rechazo y no me acepto, yo
concluyo que los demás me rechazan.
Aceptación de la voz. Ya sabéis que
la voz que escuchamos cada uno no es la
que escuchan los demás ni la que se queda
grabada. Todos los hemos comprobado. Y
esa que escuchan los otros es nuestra voz.
¿Aceptamos nuestra manera de ser?
Aceptarnos con nuestras limitaciones y
defectos.
Aceptación de nuestra historia, con
sus fracasos y errores.
”El proceso de aceptación personal es
básico. Se nos ha enseñado un yo inalcanzable, irreal, de comparación… y eso es dañino. Pero somos valiosos con lo que somos.
Lo primero es la solidaridad consigo mismo.
Casi se nos ha dicho ama al prójimo y despréciate a ti mismo. Y eso es un mensaje que hay
que destruir. Así que tienes derecho a hablar
cuando quieras. Aprovechar las ocasiones de
expresarte, de decir tu palabra… Y hablar
delante de un espejo, un ejercicio fenomenal. Te vas a admirar viendo mover los labios.
El espejito mágico, me ayuda a aceptarme y
no rechazarme por acostumbramiento. Y lo
mismo oír la voz y acostumbrarte a tu voz y
aceptarlas. Te sentirás imbécil al hacerlo. Y te
conocerás mejor.
Y cuantos más seguros estamos, mejor
hablamos, más dominio de la palabra hablada. Más seguros, mejor hablamos.
- Importante tener un guión.
LAS CONTESTACI0NES
AL CUESTIONARIO.
- “Me interesas porque las palabras
albergan una magia, y podemos realizar
conjuros”. Lo suscribo. Tengo una dificultad
en la vida diaria: me pierdo…, y la palabra
me ayuda a arreglar la situación. El poder
de la palabra es inmenso. Por la palabra nos
conocemos, incluso nos llegamos a tener
afecto….
- Otros dicen “a ver si cojo algo” p.e.
“unas estrategias…” Clareo que si, en este
taller, todas las estrategias. No falta ninguna.
Adelanto algo: el ejercicio de la palabra requiere disciplina, reglamento y autoridad.
Esto es algo revolucionario. El mismo amor
entre dos exige disciplina pues se iría si no
al cuerno; pide disciplina, autoridad de uno
sobre otro, compartida, mutua. Y el hablar
también, exige autoridad, trabajo, dedicación. Si veo que no me escuchas… o que me
cortas… así no se puede hablar, ni seguir las
ideas..
- “Si alguien no quiere hablar ¿Qué se
puede hacer?” Pues no sé, no es cuestión de
casuística, habría que ver la situación. Puedo
esperar si es alguien a quien quiero, y habrá
otra ocasión. p.e. Esperar otra oportunidad…
“yo desconocía que hubiera técnicas
para hablar”. Una respuesta que nadie le
había dado. Tomo nota de ello.
Nº 87-88
Octubre-Diciembre 2014
A tu salud
“tengo experiencia de años de hablar
en público, pero tengo problemas” Normal,
también hay que desaprender, pues a veces
tenemos normas o costumbres estúpidas
que debemos corregir, y algo de eso es para
lo que estamos aquí,.
-. “las coletillas, ¿Qué hacer con ellas?”
No atormentarse con ellas. No obsesionarse
Pues si las centramos mucho es peor. A veces
son como las alergias de la primavera, van y
vuelven. Tomo nota, pero no me obsesiono.
- “A priori no me hubiera matriculado”
je, je. Unos dicen que el curso les atrae porque se pasa a ratos bien. Me han dicho que
se pasa un buen rato
- “no es miedo escénico es pánico, no sé
si lo podré superar”. Bien lo 1º, pero mal lo
2º. Si, se puede superar. Con la cultura que
tenemos, son muchos los recursos para superarlo. Eso no es nada. No te preocupes.
Esto es para todo el mundo, y salvo situaciones muy excepciones muy fuertes, siguiendo
el método, se superan esos miedos, me lo da
la experiencia. Y en casos puede ser ayuda
un psicólogo, que te de cauces.
- “tengo la sensación de que no me entienden. Y entonces repito, con lo que me
dicen y me dicen que soy un pesado/a. Y si
no me lo dicen, me lo digo yo” Dice “tengo la
sensación”, como si dijese que tengo la sensación de que me ha tocado la lotería, pero
no me ha tocado. Eres un coñazo, tío… Cambia esos mensajes
- “quiero poder llegar a la gente… convencer” Pues prepárate bien, trabájalo, apóyate en los tres grandes amores
“Es fundamental para ser feliz” Lo suscribo totalmente. y es así.
- “Me pongo nervioso al hablar en público en algunos foros, en algunos contextos”
No se puede ir así por la vida. No se puede ir por la vida diciendo que cuando yo
hablo porque otros sepan mas que yo. Eso
no importa pues mi discurso es mi discurso.
Y me importa un pepino lo que sepan los
otros. Yo digo mi discurso. Lo que digan los
demás me importa un pepino.
“No tengo seguridad si comunico bien”
Olvídate de eso, y hazlo. Hasta dónde llegas,
nadie lo sabe ¿comunico bien? tu prepara,
comunicas, ya se verá si llega
- “confiar en el auditorio”. No lo veáis
como el enemigo. Es frecuente pensar en el
fracaso. En contadas ocasiones, (sí en la política) puede ocurrir que es otro auditorio del
partido B me quiera anular. En general no es
así, el público es generalmente benévolo.
Pero el público no es imbécil, eso hay que
saberlo. Huir de lo que hace mucha gente
diciendo que ellos no saben hablar… que
son torpes… p e, no vale confesar su inca-
pacidad para comunicarse… eso no vale. Es
como si el torero dice en la plaza, después
del paseíllo, que tiene miedo y torea porque
está la guardia civil. Recibiría botellazos. Las
frustraciones no se confiesan; se superan.
Esas sensaciones de inseguridad hay que
asumirlas
- “miedo ante gente que no conozco”
Para muchos se hicieron los colores; hay
gustos para todo. Muchos escogen mejor al
público desconocido. Todo es particular. Y el
miedo no se ataca directamente. Se va consolidando nuestra personalidad, y escapar
del qué dirán de los otros. La gente normal,
donde quiera, actúa. Este método no es difícil, exige currártelo. Controla las reglas de
oto, las primeras sobre todo.
Lo que no podemos decir es que nuestro
miedo es incurable. El miedo no se combate
por vía directa. Refuerza y personalidad que
te librará de qué dirán. El método no es difícil, la vida si que hay que vivirla currándote
todo. Haced el propósito, en la misma casa
familiar, ante el tv, y te vas a callar la boca y
vas a escuchar a los demás y te fijas cómo se
cuida las técnicas de locución. Y si ves si se
cumplen o se incumplen las reglas… es una
oportunidad estupenda para superar nuestro hablar.
si
“creo que me puede ayudar” claro que
“trato de convencerme de que lo que
digo es tan importante como lo que dicen
los demás”. No podemos ir comparándonos.
Hago lo que creo que debo hacer,
Sobre el curso.
No se trata de aprender, sino de desenterrar lo que tenemos dentro.
PARTE MAS TÉCNICA.
El discurso tiene tres partes. Introducción. Desarrollo. Conclusión.
Eliges las ideas, las conclusiones principales, y memorizas. Unos silencios estratégicos.
Hay que buscar la eficacia.
En la introducción hay que hacer apetecibles los alimentos que vas a dar. Si no el
león hambriento se va a distraer y se escapa.
La introducción debe trabajarse. No es cuestión de difícil o fácil. Hay que hacerse a ese
público, a ese espacio. Escribe un folio de
introducción y lo memorizas. Haces el recorrido de los pasos que vas a dar.
Cuatro formas de introducir:
- exabrupto. Violenta. Hay que cuidar el
momento
En perspectiva 13
- por insinuación. Te vas haciendo querer, haciendo tilín, sonriendo, buscar enamorar a la gente. No como el amante grosero.
- directa. Dando de golpe las razones de
la charla. Como introducir el curso. “Decíamos ayer…” de Fray Luis de León. Paso de la
inquisición. Y hoy también las hay
- pomposa. Esta requiere escenario notable, que hay un público de personalidades.
Resalta aspectos nobles, pomposos… ahí
cabe esta introducción.
(Siempre un guión)
Un guión es un conjunto de hilos para
tirar del ovillo.
El guión es personal y el mejor guión es
el tuyo. Es muy personal.
Haces escrito de todo lo que se te ocurra
sobre ese tema. De eso que ha salido de tu
coco, selecciona tres o cuatro. Y lo ordenas.
Es el guión borrador. Piensa que de lo que
dice si el público se lleva dos o tres ideas, verás que estás bien servido.
Es momento de ver las notas que tienes
sobre ese tema. O pides al amigo que tiene
mas materia… es decir recopilas materias
para ordenar después lo tuyo. Y pueden
caerse las ideas que tenias.
Has de recoger materia para más tiempo
del que vas a hablar.
Sistema de realización del discurso.
Llevo fichas de las diversas partes.
La preparación es muy importante. Añade categoría a tu capacidad. Y tener preparadas cosa que te pueden preguntar. Pensar a
quien voy a dirigir mi discurso, qué quieres
trasmitirles y cómo les puede llegar.
El título es muy importante. Hay que
currarlo. Hay que consultar con la almohada,
darle vuelta, El título va a decidir que acudan, que esperen algo,
Puede ser una frase. Afirmativo o con
una interrogación. En lo científico no cabe la
interrogación. Puede tener una parte o dos.
Y una puede interrogarse. Y el orden puede
ser vario. Ahí hay ya varias posibilidades.
¿Qué soporte voy a darle? ¿Un folio? No
es lo más practico. Y puede ser una cartulina
mitad de cuartilla. Y lo metes en el bolsillo.
Si hablas de pie, puedes gesticular con
las dos manos. Pero ten Ficha para conclusiones.
Fichas con datos estadísticos. Frases célebres. Y en la ficha pongo cronometrado el
tiempo. Tiempo de desarrollo de esa idea.
A tu salud
14 Centros de Salud
Mi consejo es que cuando vayáis a escuchar a una conferencia, coged papel y Boli. Y
buscad el guión que hay detrás de esa exposición. Y luego añades lo que hay detrás de
cada apartado.
Criterios para la exposición:
- mejor es un discurso repentizado. Es lo
que hago yo, y habiendo preparado el guión,
pongo las palabras. No es lo mismo que improvisar. Repentizar, es decir habiendo preparado la cosa.
Y de todas maneras, mejor que leído, el
repentizado
Los discurso oficiales, deben ser leídos.
Esta ahí para la historia posterior
- Esta claro que hay que hablar despacio.
Importante que tenga el orador su espacio propio. Y su tiempo. Nada de acompañantes al lado que le distraigan la atención
a él o al público. Los bichos (autoridades…)
abajo.
- Fragmenta el tiempo, y la masa. Pues
cuando hablamos lo hacemos a cada persona. Hay gente alrededor, pero si ves una
“masa”, se te escapa el discurso. Fíjate en una
persona, luego en otra, luego en otra. Yo no
doy una cucharada a todos a la vez. Dirigirte
a uno, a uno, a otro. La masa no existe. Existen las personas. Y de parecida manera, el
tiempo: es que hablamos en instantes. Y sumados, instante e instante, podemos llegar a
media hora, a una hora... Las novelas largas
son sumatorias de frases.
Esto es importante. Rompe la masa.
Rompe el tiempo.
- La lectura.
Ha que leer como comen las gallinas.
Picoteando. En TV hay una pantalla donde
vas leyendo el texto. Cuando lees, también
funciona la mirada interpelante. Pero esto
es posible si se curra esta manera de leer y
hablar. Y el ejercicio del espejo para que la
lectura, sea gallinácea, preparada, ensayada,
repetida muchas veces.. Y escuchas el discurso de tu propia voz. Así se memoriza adecuadamente.
- Los ejercicios y La gimnasia de la
boca y los labios. Postura de trompetista,
y de morderse los labios. Hay que calentar
y ejercitarse, como lo hacen los deportistas. Y se canta. Y me vacuno cada año para
evitar problemas para mi salud. Y procurad
que mi estómago esté libre y pueda respirar
diafragmáticamente. Que tenga aire dentro
y lo pueda administrar. Y si he comido antes,
pues…
- Vocalizar, Ejercicios de vocalizar. Hacemos ejercicios. pags 24 25
- Trabalenguas.
- Coloquio. Siempre menos en lo oficial.
No es posible recoger aquí toda la inmensa riqueza de este taller tal como lo vivimos,
lo recibimos del profesor Ángel Lafuente, y
como fuimos compartiendo sus mensajes,
y participando en su diversos ejercicios de
lectura, de vocalización, de trabalenguas, de
memorización de las reglas de otro, incluso
de su escenificación en gran corro. Fue una
experiencia grata, intensa, y llena de exigencias para mejorar nuestra Palabra Hablada
tan necesaria, tan presente en nuestra vida
personal, familiar y en el ejercicio de nuestras profesiones. Y salimos convencidos que
mejorar nuestra Palabra Hablada será además mejorar la Educación para la Salud.
Me permito acabar esta crónica y reflexión sobre el vivid en este taller, con una
relectura de esas 7 reglas de oro que nos dio
el Profesor Lafuente, adaptadas a la Educación para la Salud.
Veamos su utilidad, también en la EPS
1. Nunca la palabra antes que el pensamiento. Es una exigencia sabia. ¿Qué vamos
a decir? ¿Sólo farfullar, sin sentido, sin contenido que sea nuestro? En Educación para la
Salud, la que de verdad ayuda a que la vida
sea sana, debe ser pensada y planificada.
Nuestro método de Ver, Juzgar y Actuar, ya
nos señala el proceso que consiste en priorizar la consciencia y la reflexión antes de la
actuación. Y a nivel colectivo, si la EpS quiere
que las personas además de sentirse ellas
bien, construyan unos medios sociales y
ecológicos que mejoren sus condiciones de
vida, tiene que ser diseñada por todos. Hacer
por hacer, sin pensar, sin objetivos, no asegura una mejor salud ni mejores condiciones
de vida. Esta regla mejora la palabra y la salud en todos sus aspectos.
2ª. No interrumpir la frase o idea. Esta
regla tan importante para el diálogo sereno
y que todos puedan hablar con sentido y
poder ser escuchados, reforzará sin duda la
tarea en equipo, puntal básico en una EpS
social desde su mismo punto de partida. Escucharnos, dejarnos hablar, dejar fluir nuestro pensar y sentir. La EpS no tiene prisas, no
es un ejercicio de sobresaltos,; es un proceso
de maduración personal y de escucha y encuentro con los otros. Interrumpir nuestros
pensamientos o nuestros diálogos sería frenarnos, mutilarnos.
3ª. Frase breve. Esta regla es práctica
para facilitar la palabra a todo el mundo, pues
nos impide enrollarnos, que es una trampa
para habar con sentido y que nos entiendan,
tiene su vertiente educativa en nuestro campo, de mucha utilidad y sentido. Hablar de
salud, de la vida que queremos más sana en
Nº 87-88
Octubre-Diciembre 2014
un proceso educativo, es más asequible y fácil
para todos, seamos más o menos cultos, más o
menos hábiles, si cada palabra, y cada frase es
escuchada y valorada por los demás. Si la palabra que cada uno dice, es recibida por el grupo,
por el educador, y es valorada en su sencillez,
entonces la frase breve, corta, se convierte en
mensaje lleno de valor y de reconocimiento. Y
eso es generador de salud y de verdadera comunicación y participación. Es decir, la frase
breve no solo es una regla para hablar mejor,
sino que es también un recurso de valoración
de todos en el proceso educativo de la salud.
4. Mirada interpelante: Una regla que
nos recuerda que el diálogo es la oportunidad de encontrarse las personas con todo su
ser, palabras, y gestos, y por ello, valorando
todo lo que sea encuentro de personas. En
un proceso de EpS es importante cuidar que
el dialogo de educador y del trabajo en grupo sea encuentro de personas y cuanto más
entrañable, más educativo
5ª. Gesto libre. Si educarnos es crecer desde las potencialidades de todos los implicados,
todo lo que sea libertad de expresión y de acoger cada manera de ser y expresarse, y el potenciar la creatividad, nos sirve como regla en
la EpS, que es un espacio, un marco de potenciar nuestra salud, de llenar de energía nueva
nuestra vida para que sea más sana.
6ª. Silencios. Si queremos que nuestro
vivir, nuestro dialogo, nuestras decisiones de
mejorar la vida propia y de todos, (que eso
es promover y educar nuestra salud) sean
de verdad serias, tienen que ser pensadas,
maduradas… y eso pasa por procesarlas con
silencios que nunca son vacío, sino interiorización. Ver, Juzgar (pensar a fondo) para
actuar
7ª. Velocidad posible y adecuada”. Acoplarnos al ritmo de todos los implicados. Que
todos nos sintamos respetados en nuestro ritmo y
Está claro que si todo eso nos ayuda para
dominar nuestra palabra, solo por ello estas
reglas y cuanto nos ayude a dominar la palabra, son por si mismas saludables y apoyo
en una tarea de educarnos y promover la salud, pues como queda señalado, todo lo que
mejora nuestra expresión y comunicación es
saludable y nos capacita para educarnos y
ayudar a otros.
Todo lo expresado hasta aquí sobre la
importancia del hablar para vivir en salud,
explica la gozosa experiencia que para todos
los participantes supuso esta segunda parte
del seminario. Experimentamos las ganas de
dotarnos, en el taller de la vida diaria personal y profesional, de una palabra hablada
más cuidada y consciente. Gracias a todos.
Fly UP