...

Padre Nuestro - Archidiócesis de Toledo

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Padre Nuestro - Archidiócesis de Toledo
La basílica de la Virgen del Prado y el santuario
del Cristo de Urda abren la Puerta Santa
página 8
Cultura de comunión y corresponsabilidad
también en los asuntos económicos
página 9
Donativo:
0,30 euros.
AÑO XXXIII. NÚMERO 1.386
3 de enero de 2016
Papa Francisco: «Donde nace Dios,
nace la paz y florece la misericordia»
«Donde nace Dios, nace la esperanza. Donde nace Dios, nace la paz. Donde nace Dios, florece la misericordia». Fueron palabras del Papa Francisco en el Mensaje de Navidad, ante miles de fieles reunidos en la
plaza de San Pedro el día del nacimiento del Señor. ¡Feliz Navidad!, deseó el Pontífice a los presentes y al
mundo entero, «Cristo ha nacido para nosotros, exultemos en el día de nuestra salvación».
El Papa recordó que el día del
nacimiento del Salvador, el pesebre nos muestra la señal que
Dios nos ha dado «un niño recién nacido envuelto en pañales
y acostado en un pesebre» . Y
que también nosotros, como los
pastores de Belén vamos a ver
esta señal que se renueva cada
año «en la Iglesia, en la familia,
en cada parroquia».
«Sólo Él nos puede salvar.
Sólo la misericordia de Dios
puede liberar a la humanidad
de tantas formas de mal, a veces
monstruosas, que el egoísmo
genera en ella», subrayó el Pontífice.
El Papa quiso recordar también en su mensaje de Navidad
a cuantos huyen de la miseria y
de la guerra, viajando en condiciones muchas veces inhumanas y dirigió un pensamiento
especial a quienes trabajan
con generosidad para socorrer
y acoger a los numerosos emigrantes y refugiados.
MENSAJE DEL PAPA EN PÁGS. 6-7
El Papa Francisco besa la imagen del Niño Jesús tras la Santa Misa de Navidad, en la basílica de San Pedro.
El Sr. Arzobispo condena la violencia
contra las mujeres y pide «una
cultura más proclive a las familias»
Don Braulio presidió, en la Catedral Primada, la Santa Misa de la Fiesta de
la Sagrada Familia, el pasado domingo (PÁGINA 5)
AVISO A LOS
LECTORES
Como es habitual tras
la fiestas de Navidad, el
próximo domingo, 10 de
enero, no se publica «Padre nuestro». El próximo
número saldrá el día 17.
3 DE ENERO DE 2016 / PADRE NUESTRO
2 PALABRA DEL SEÑOR DOMINGO II DESPUÉS DE NAVIDAD
 PRIMERA LECTURA: ECLESIÁSTICO 24, 1-2.8-12
La sabiduría hace su propia alabanza, encuentra su honor en
Dios y se gloría en medio de su pueblo. En la asamblea del
Altísimo abre su boca y se gloría ante el Poderoso. «El Creador del universo me dio una orden, el que me había creado
estableció mi morada y me dijo: ‘Pon tu tienda en Jacob y fija tu
heredad en Israel’. Desde el principio, antes de los siglos, me
creó, y nunca jamás dejaré de existir. Ejercí mi ministerio en la
Tienda santa delante de él, y así me establecí en Sión. En la
ciudad amada encontré descanso, y en Jerusalén reside mi
poder. Arraigué en un pueblo glorioso, en la porción del Señor,
en mi heredad».
 SALMO 147
Glorifica al Señor, Jerusalén,
alaba a tu Dios, Sión:
que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,
y ha bendecido a tus hijos dentro de ti.
Ha puesto paz en tus fronterass,
te sacia con flor de harina;
él envía su mensaje a la tierra,
y su palabra corre veloz.
Anuncia su palabra a Jacob,
sus decretos y mandatos a Israel;
con ninguna nación obró así,
ni les dio a conocer sus mandatos.
 SEGUNDA LECTURA: EFESIOS 1, 3-6.15-18
Bendito sea Dios, Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos
ha bendecido en Cristo con toda clase de bendiciones espirituales en los cielos. Él nos eligió en la Cristo antes de la fundación del mundo para que fuésemos santos e intachables ante
él por el amor.
Él nos ha destinado por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, a ser sus hijos, para alabanza de la
gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido
en el Amado. Por eso, habiendo oído hablar de vuestra fe en
Cristo y de vuestro amor a todos los santos, no ceso de dar
gracias a Dios por vosotros, recordándoos en mis oraciones, a
fin de que el Dios de Nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la
gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo,
e ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis
cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria
que da en herencia a los santos.
 EVANGELIO: JUAN 1, 1-8
En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios,
y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio e junto a Dios. Por
medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto
se ha hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los
hombres. Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió.
El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre,
viniendo al mundo. En el mundo estaba; el mundo se hizo por
medio de el, y el mundo no lo conoció. Vino a su casa, y los
suyos no lo recibieron. Pero a cuantos lo recibieron, les dio
poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre. Estos
no han nacido de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de
varón, sino que han nacido de Dios. Y el Verbo se hizo carne,
y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria
como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios unigénito, que está en
el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.
PADRE NUESTRO / 3 DE ENERO DE 2016
La Palabra, revelación del
amor del Padre
CLEOFÉ SÁNCHEZ MONTEALEGRE
L
a Palabra, es decir, el Hijo de
Dios. La Palabra como Persona divina en eterna compañía. La Palabra divina es más
que portavoz, es agente diligente de
cuanto el Padre ha decidido. ¿Cómo
decide el Padre? Al mismo tiempo
que decide, realiza, actúa, da vida,
crea de la nada la multiplicidad de
cosmos o mundos que son, han sido y serán por medio de su Palabra.
Suprimes la Palabra y cuanto ha
venido a la existencia se convierte
en un castillo de naipes derribado al
primer soplo de aire.
La Palabra crea la Luz, mejor,
la Palabra es la Luz que sale del corazón del buen Dios y con sus rayos
clarifica el cuadro que perfila con
la multiplicidad de colores ocultos
en la Sabiduría. Ahora, a plena luz,
el tapiz adquiere coloridos afinados que ni el mejor pintor habría
adivinado en su paleta de oficio.
Así cuando salió del seno de Santa
María, Dios y Hombre, la noche se
convirtió en espléndido día y todos,
los dormidos y despiertos, se asombraron del resplandor que por primera vez veían ojos mortales. Con
la Luz germinó la Vida y, como por
ensalmo, praderas y ganados, fieras,
animales y hombres adquirieron
semblante y recobraron la voz para empezar el himno de la Creación
y en la penumbra de la oscuridad
–ahora claridad plena– se organizó
un concierto como nunca se ha oído
en el mundo entero.
Palabra, Luz, Vida, Filiación
divina. «Prometió a los hombres
la divinidad, a los mortales la inmortalidad, a los pecadores la justificación, a los miserables la glorificación… puso un mediador de
su fidelidad… su Hijo único. Por
medio de éste había de mostrarnos
y ofrecernos el camino por donde
nos llevaría al fin prometido» (san
Agustín).
La Palabra es revelación del
Padre. El camino se ofrece sin atajos, pues la Palabra es camino, verdad y vida en dirección directa al
conocimiento del Padre. Quien me
ve a mí, ve al que me ha enviado.
Yo no hay secretos ni misterios. Todo está aclarado. Dios es Amor. El
Amor ha levantado su tienda entre
nosotros.
«Porque en darnos, como nos
dio a su Hijo –que es una Palabra
suya, que no tiene otra– todo nos lo
habló junto y de una vez en esta sola
Palabra y no tiene más que hablar»
(san Juan de la Cruz). Por su Palabra hecha Cruz y Resurrección se ha
recapitulado la «heredada del Señor
que es universalmente la Iglesia, especialmente María y singularmente
cada alma fiel» (B. Isaac).
Entonces, como ahora y siempre, ha habido quien desentona:
los atravesados que siempre están
descontentos, los negativos que se
gozan en llevar la contraria a lo humano y a lo divino, los contrariados
por ver que sus razones han cumplido fecha de caducidad, los hostiles
ante el deslumbramiento a pesar de
su oposición, los seguidores de la
oscuridad que de tanto estar tuertos
son verdaderamente ciegos. Todos,
incluidos éstos, ni los propios ni los
ajenos recibieron la Palabra, la Luz,
la Vida, la Revelación última.
El hecho: la Palabra se hizo carne. Dios se hizo Hombre , «Dios ha
dado a la vida humana la dimensión
que quería dar a los hombres desde
su comienzo y la
ha dado de manera definitiva» (Rh
1,3).
n
LECTURAS DE LA SEMANA: Lunes, 4: 1 Juan 3, 7-10; Juan 1, 35-41.
Martes, 5: 1 Juan 3, 11-12; Juan 1, 43.51. Miércoles, 6: La Epifanía del Señor. Isaías 60, 1-6; Efesios 3, 2-3.5-6; Mateo 2, 1-12. Jueves, 7: 1 Juan 3,
22-4, 6; Mateo 4, 12-17.23-25. Viernes, 8: 1 Juan 4, 7-10; Marcos 6, 34-44.
Sábado, 9: 1 Juan 4, 11-18; Marcos 6, 45-52. Misa vespertina de la fiesta del
Bautismo del Señor.
TERCERA PÁGINA 3
SR. ARZOBISPO ESCRITO SEMANAL
El tiempo del corazón
L
as palabras del Salmo 15 son
un formidable apoyo para
comenzar el año del Señor
2016: «Protégeme, Dios mío, que
me refugio en ti. Yo digo al Señor:
Tú eres mi Dios. No hay bien para
mí fuera de ti (…). Se multiplican
las desgracias de quienes van tras
dioses extraños; yo no derramaré
sus libaciones con mis manos, ni
tomaré sus nombres en mis labios.
El Señor es el lote de mi heredad y
mi copa, mi suerte está en tu mano:
me ha tocado un lote hermoso, me
encanta mi heredad» (1-2; 4-6). Hay
muchas ideas de lo que es el tiempo
y su consumación, que influyen sin
duda a la hora de vivir de esta u otra
determinada manera. Por ejemplo,
en la forma de entender la vida el
mundo pagano con el que se confrontó el primer cristianismo aparece la imagen del destino: el mundo
era un juego de azar bajo la única
ley de la casualidad. El tiempo, en
esta manera de entender las cosas,
vomita ciegamente los destinos de
los humanos, éste para éste, aquel
para aquel o para este otro…
La Biblia ha cambiado de arriba
abajo esta intranquilizadora imagen. Existe, ciertamente, la rueda
de la fortuna, en la que se hallan
los destinos agraciados y los fracasos. En el Salmo 15, en cambio,
esta rueda de la fortuna se halla en
las manos de la razón y del amor
eterno de Dios: «…mi suerte está en
tu mano». Éste es el indispensable
supuesto, el único que nos permite
a los humanos tener esperanza en
la vida. Si la ruleta de la vida está
en las manos de Dios, el único destino desgraciado no consiste sino
en querer vivir fuera de sus manos.
Quiere esto decir que en las manos
de Dios descansa mi tiempo. De este
modo se pone igualmente de manifiesto que el tiempo del hombre no
está simplemente en las rotaciones
del sol, la tierra o la luna.
No, con el hombre ha surgido un
nueva centro del mundo: el golpe
del corazón, que es medida de su
ser, es nueva medida, nuevo centro
del mundo. Las palabras del Salmo
15 nos exhortan a nutrirnos de ese
tiempo; y, como quiera que nuestro
corazón no golpea en el vacío, el
tiempo del corazón se torna lleno de
sol.
S
e descubre también el verdadero
compás del corazón cuando se
pone en las manos de Aquel que
tiene nuestro tiempo. Es mucho
mejor, por consiguiente, al inicio
del año nuevo decir a Dios: «Señor
acógenos y bendícenos». Y dejar de
desear cosas a la gente que nos rodea
(«que todo te vaya bien; que el año
que viene todo cambie y que venga
cargado de toda clase de bienes y de
buena suerte») que sabemos que no
suceden, si uno no cambia o no se
trabaja por cambiar.
No quiere esto decir que no deseemos buenas cosas a los demás
en el año nuevo o que el Señor nos
ayude y nos dé su fortaleza. Pero dejemos ya de pensar en cuentos de hadas, de supersticiones que cambien
de la noche a la mañana nuestra vida, de pensar en ruletas que nos van
a traer fortuna o destinos inesperados. Yo les deseo, por supuesto, un
feliz año 2016 y confío sus personas
al Señor.
No quisiera acabar mis palabras
de esta semana sin decir nada de algo que me parece cada vez más disparatado: la utilización que muchas
de nuestras autoridades públicas
hacen de la Navidad, de este tiempo
celebrativo cristiano, para sus propios intereses. Cuando tantas de
esas autoridades en ayuntamientos y
otros ámbitos locales dicen no creer
en Jesucristo y que actúan como gobiernos laicos, es decir, «laicistas»,
sin respeto a la fe de tantos españoles. Además de hablar de fiestas
de invierno, de «felices fiestas» sin
aludir al nacimiento de Cristo, que
aconteció en un determinado año de
la fundación de Roma, en tiempos
del emperador Augusto, no dejan
de tergiversar imágenes, símbolos o
signos cristianos desprovistos de su
contenido.
Sin duda alguna que pueden
hablar cuanto quieran y tener las
opiniones que les apetezca, pero
con rigor y respeto. Piensen, por
ejemplo, en las llamadas «cabalgatas de Reyes» el día 5 de enero.
Yo considero que hay en muchas de
ellas una desmesura y alejamiento
del genuino sentimiento cristiano
que me apena grandemente y que es
poco objetivo respecto al hecho religioso cristiano.
X Braulio Rodríguez Plaza
Arzobispo de Toledo
Primado de España
3 DE ENERO DE 2016 / PADRE NUESTRO
4 COLABORACIONES
 vida consagrada
Trapenses
José Carlos Vizuete
L
a reforma cisterciense, nacida en
la abadía de la Trapa, es fruto de la
iniciativa personal del abad Armand
Jean Le Bouthillier de Rancé (1626-1700).
Miembro de una noble familia, ahijado del
cardenal Richelieu y ordenado sacerdote
por consejo de san Vicente de Paúl en
1651, acumuló una buena cantidad de
beneficios eclesiásticos, entre ellos el de
abad de la Trapa, un monasterio fundado
hacia 1140 que se encontraba entonces
en estado de ruina y cuya comunidad
componían seis monjes de vida poco
acorde con la regla.
También la vida de Rancé se movía en
la esfera de la mediocridad espiritual, hasta que la muerte de una persona cercana
produjo en él una conversión: abandonando la vida muelle, rechazando los beneficios, se retiró a la abadía de la Trapa con
la intención de reformarse y reformarla.
Impuso la observancia estricta de la regla
y un espíritu de penitencia: los monjes observan perpetuo silencio; llevan vida de
comunidad incluso con dormitorio común,
sin jergones en las camas; se dedican al
trabajo manual para hacer la abadía autosuficiente; celebran oficios litúrgicos de
día y de noche, interrumpiendo el descanso; de la comida se destierran la carne, los
huevos, la mantequilla y el vino; restaura
el ayuno cuaresmal. La dureza de las penitencias trapenses hizo abandonar a los
seis monjes primitivos, pero comenzaron
a llegar numerosas vocaciones atraídas
por la separación del mundo, la búsqueda exclusiva de Dios y la vida ascética y
penitencial.
El papa Inocencio XI aprobó la reforma en 1678, pero el abad Rancé no quiso
establecer una congregación fuera de la
Orden del Císter, ni permitió la afiliación
de otros monasterios que habían adoptado su observancia estricta de la regla.
El gran impulso de la Trapa es posterior a la Revolución francesa. Cuando en
1815, tras la época napoleónica, comience la restauración monástica en Francia,
las abadías cistercienses abrazarán el espíritu trapense y se propagarán de forma
sorprendente, dando lugar a tres congregaciones distintas.
En 1892 León XIII las
reunirá en una sola:
la Orden cisterciense
reformada de Nuestra Señora de la Trapa, los «cistercienses reformados».

PADRE NUESTRO / 3 DE ENERO DE 2016
Año Nuevo desde la fe
José Díaz RincóN
N
os encontramos en un año
nuevo, el 2016 después de
Cristo, que debemos afrontar
con gratitud porque Dios nos lo regala
para ejercitar el bien y merecer ante
Él; con valentía y coraje porque la vida
es lucha y milicia, como nos enseña la
Biblia; y con paz y alegría porque Dios
nos ama sin límites.
La liturgia debe ser siempre nuestra
educadora, ella nos une a Dios y a
los hermanos, indicándonos lo que
Dios quiere de nosotros. En el ciclo
de Navidad no tiene desperdicio.
El día primero de año comienza
ofreciéndonos a la Virgen María, con
su mayor título que es el de Madre de
Dios, como intercesora y modelo. Nos
asegura la bendición de Dios, que se
fija en nosotros y nos concede la paz.
Nos invita a buscar a Jesús, como los
pastores de Belén y los Magos, para
adorarle, darle gloria, participar de su
amor y ternura sin par, acompañados
de María y José. Él está muy cerca de
nosotros. Nos invita a meditar este
Misterio en nuestro corazón, como
la Virgen María, y se nos da el dulce
Nombre de Jesús como escudo y
baluarte.
En este segundo domingo de
Navidad la liturgia nos presenta a Jesús
como luz del mundo, invadiéndonos
con el esplendor de su gloria. Nos
asegura que Él es la Sabiduría
suprema, cuyas raíces las planta en
el pueblo glorioso de su heredad:
la Iglesia. La carta a los Efesios nos
explica cómo Dios por Jesucristo nos
bendice con toda clase de bienes, nos
hace sus hijos, dándonos su espíritu de
sabiduría y nos infunde la esperanza
de la riqueza de su gloria que nos da
como herencia.
En la solemnidad de la Epifanía,
manifestación o Día de Reyes, el
próximo día 6, la liturgia resalta
tres ideas a cual más interesantes,
que deben ser el bagaje con el que
caminemos este nuevo año y siempre:
1. Por la fe, como los Magos, se nos
da la certeza de contemplar un día, cara
a cara, la hermosura infinita de Dios.
2. Por la revelación de Cristo
en nuestra carne mortal nos hace
miembros de su Cuerpo, coherederos
con El y partícipes de sus promesas por
el Evangelio.
3. Se nos invita a adorar a Cristo,
como los Magos, y que le ofrezcamos
el oro de nuestras buenas obras; el
incienso de nuestra piedad y oración;
la mirra de nuestra vida mortal con sus
sacrificios.
Virtudes esenciales
de todo cristiano
Nos lo enseña la Escritura. Lo
recuerdan Los Reyes Magos con
su propio testimonio: La fe, es la
primera y fundamental. Sin ella no
podemos agradar a Dios, ni conocerle
ni heredar el Cielo. Es la que movió a
estos sabios «para ir a adorarle». La
esperanza, que nos asegura conseguir
las Promesas. Melchor, Gaspar y
Baltasar son la expresión más viva
de la esperanza cristiana. La caridad,
que supone vivir en el amor y llevar
a cabo el mandato supremo del Señor,
«en el que se encierran toda la Ley y
los Profetas». Todo el episodio de los
Magos es un ejercicio colosal de amor.
La prudencia, virtud preciosa, siempre
necesaria y eficaz. Así nos lo enseñan
con su actitud ante el Rey Herodes.
La valentía y el sacrificio, del que
hacen alarde los Magos. Son virtudes
propiamente cristianas que coronan
todas las demás virtudes, las hacen
posibles y las fecundan. La adoración,
actitud imprescindible del creyente.
«Vieron al Niño con María su madre,
y cayendo de rodillas le adoraron» (Mt
2, 11). Dios es el único que merece
adoración. Nunca la persona humana
es más grande y tiene mayor dignidad
que cuando se arrodilla ante Dios. No
dejemos jamás de arrodillarnos antes
Dios. Si no podemos, lo hacemos con
la mente y el corazón.
No puedo dejar de subrayar los
regalos de los Magos por ser otra
gran lección. Dice el evangelio: «Le
ofrecieron regalos: oro, incienso y
mirra» (Mt 2,11)
Así nos evidencian
que Jesús es Rey y
Señor, Dios, como el
Padre y el Espíritu, y
Hombre verdadero.

IGLESIA EN TOLEDO ACTUALIDAD / 5
en la fiesta de la Sagrada Familia
Don Braulio recuerda que «sería deseable
una cultura más proclive a la familia»
El Sr. Arzobispo presidió la Santa Misa en la Catedral Primada el pasado 27 de diciembre, fiesta de la Sagrada Familia. En su homilía recordó que «por muy buenas leyes que existan o salgan de nuestros
parlamentos, el ser humano es interioridad y poco se puede hacer si no se cambia por dentro»
En su homilía, don Braulio
comenzó explicando que en el
tiempo de Navidad, el domingo posterior a la solemnidad
del Nacimiento de Jesús, celebramos el día de la Sagrada Familia de Nazaret y dijo que la
Iglesia «tiene en cuenta que la
familia es el núcleo fundamente de la sociedad».
Don Braulio recordó que
hay «un dato muy a tener en
cuenta por los cristianos: Jesús
nació en una familia», e invitó
a contemplar «esta escena de
la Sagrada Escritura», porque
«os ayudará a redescubrir con
alegría vuestra vocación de padres, madres, esposos e hijos».
«Cada familia cristiana –dijo- como hicieron María y José
puede acoger a Jesús, escucharlo, hablar con Él, crecer con Él;
y así mejorar el mundo, que falta le hace. Una gran misión de
la familia cristiana es dejar sitio
a Jesús que viene, acoger a Jesús en la familia, en la persona
de los hijos, del marido, de la
esposa, de los abuelos… Jesús
está allí. Acogerlo en la familia,
para que crezca Cristo en vuestra familia».
Tras citar unas palabras en
las que el Papa Francisco se
pregunta si la llamada «ideología de género» no es también
«expresión de una frustración y
de una resignación, orientada
a cancelar la diferencia sexual
por ya no saber confrontarse
con la misma», recordó que
«para resolver sus problemas de
relación, el hombre y la mujer
deben en cambio hablar más entre ellos, escucharse más, quererse más. Deben tratarse con
respeto y cooperar con amistad.
Con estas bases humanas, sostenidas por la gracia de Dios,
es posible proyectar una unión
matrimonial para toda la vida».
«Y es que el vínculo matrimonial y familiar –añadió don
Braulio- es algo serio, y lo es
para todos, no sólo para los creyentes. La desvalorización de
la alianza estable y generativa
del hombre y la mujer es ciertamente una pérdida».
Después el Primado se preguntó si no nos preocupan «las
familias que por doquier se
rompen y, además, en continuo
crecimiento. A mí, mucho», dijo. Y constató que «a nuestros
responsables políticos y sociales no les preocupa tanto el dato, cuando con tanto ahínco han
luchado para que se implante el
llamado divorcio exprés».
«Pero sí están preocupados
por los asesinatos violentos,
masivamente cometidos por
varones contra mujeres: esposas, exparejas de hecho, en
unión afectiva o recién divorciadas de ellos», afirmó. «A
mí también me preocupan esos
asesinatos», añadió, «pero no
me parece que se los deba denominar simplemente ‘violencia de género’. Me apena, porque veo que casi lo único que
hace nuestra sociedad y, en ella,
nuestras autoridades, es manifestarse y declarar que hay que
endurecer las leyes y la prevención contra estos asesinos. Me
parece bien, pero cuando ha
aparecido cómo tratar este problema en los programas electorales de los partidos, me quedo
asombrado. ¡Tan poco conocemos al ser humano, hombre y
mujer!», exclamó.
Don Braulio recordó después que «por muy buenas
leyes que existan o salgan de
nuestros parlamentos, el ser humano es interioridad y poco se
puede hacer si no se cambia por
dentro», por eso se preguntó si
«las leyes positivas pueden sin
más cambiar ese corazón. Sinceramente no lo creo; a lo más
cohibirán a algunos en sus pro-
Dar gracias y pedir perdón
En su homilía, don Braulio se preguntó también «cómo se
puede pensar en una relación personal entre hombre y mujer
sin las más elementales disposiciones para vivir en común».
Y recordó que «entrar en la vida del otro o de la otra, incluso
cuando forma parte de nuestra vida, pide la delicadeza de una
actitud no invasora, que renueva la confianza, el respeto y el
amor».
«Estas cualidades –explicó- cuando es más íntimo y profundo el afecto, tanto más exige el respeto de la libertad y la
capacidad de esperar. No digamos la necesidad de dar gracias
al otro o a la otra por lo que cada uno hace en favor del otro. O
pedir con frecuencia ‘perdón’. Palabra difícil, pero necesaria,
para que las pequeñas grietas no sean fosas profundas».
pósitos asesinos»
El Sr. Arzobispo constató
seguidamente que «la mayor
parte de las mujeres que mueren lo son por sus maridos que
no las aceptan, las rechazan
por no aceptar tal vez sus imposiciones; o por su expareja,
o también por el que convivía
con ella».
«El problema serio radica –
añadió- en que en esas parejas
no ha habido verdadero matrimonio. Dejémonos ya de las
zarandajas que la «ideología
de género» enturbia». En este
sentido el Primado precisó que
«cuando digo que no hay verdadero matrimonio, no estoy
pensando sólo en el matrimonio canónico; también en el
civil, ante el representante del
Estado. No pienso en otro de tipo de uniones afectivas, donde
casi lo único que les une es lo
físico, lo genital y poco más».
Constató finalmente en su
homilía que «son muchas más
las familias que viven su matrimonio sanamente, con sus
dificultades, sus altibajos, pero
venciendo la rutina y comenzando cada día de nuevo algo
tan grande como es la familia».
«Pero sería deseable –añadióque hubiera entre nosotros
una cultura más proclive a la
familia». De este modo, con
palabras nuevamente del Papa
Francisco, recordó que «Dios
ha confiado a la familia el emocionante proyecto de hacer doméstico el mundo. Precisamente la familia está al inicio, en la
base de la cultura mundial que
nos salva; nos salva de tantos,
tantos ataques, de tantas destrucciones, de tantas colonizaciones, como la del dinero o de
las ideologías que amenazan
tanto al mundo. La familia es la
base para defenderse».
3 DE ENERO DE 2016 / PADRE NUESTRO
6/7 ACTUALIDAD IGLESIA EN EL MUNDO
Mensaje Urbi et Orbi en la Natividad del Señor
Papa Francisco: «Donde
nace Dios, nace la paz y
florece la misericordia»
«Donde nace Dios, nace la esperanza. Donde nace Dios, nace la paz.
Donde nace Dios, florece la misericordia». Fueron palabras del Papa
Francisco en el Mensaje de Navidad, ante miles de fieles reunidos en
la plaza de San Pedro el día del nacimiento del Señor. ¡Feliz Navidad!,
deseó el Pontífice a los presentes y al mundo entero, «Cristo ha nacido para nosotros, exultemos en el día de nuestra salvación».
Q
ueridos hermanos y hermanas, feliz Navidad. Cristo nos ha nacido,
exultemos en el día de nuestra salvación. Abramos nuestros corazones para
recibir la gracia de este día, que es Él mismo: Jesús es el «día» luminoso que surgió
en el horizonte de la humanidad. El día
de la misericordia, en el cual Dios Padre
ha revelado a la humanidad su inmensa
ternura. Día de luz que disipa las tinieblas
del miedo y de la angustia. Día de paz, en
el que es posible encontrarse, dialogar, y
sobre todo reconciliarse. Día de alegría:
una «gran alegría» para los pequeños y
los humildes, para todo el pueblo (cf. Lc
2,10).
En este día, ha nacido de la Virgen
María Jesús, el Salvador. El pesebre nos
muestra la «señal» que Dios nos ha dado:
«un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lc 2,12).
Como los pastores de Belén, también nosotros vamos a ver esta señal, este acontecimiento que cada año se renueva en la
Iglesia. La Navidad es un acontecimiento
que se renueva en cada familia, en cada
parroquia, en cada comunidad que acoge
el amor de Dios encarnado en Jesucristo.
Como María, la Iglesia muestra a todos la
«señal» de Dios: el niño que ella ha llevado en su seno y ha dado a luz, pero que
es el Hijo del Altísimo, porque «proviene
del Espíritu Santo» (Mt 1,20). Por eso es
el Salvador, porque es el Cordero de Dios
que toma sobre sí el pecado del mundo
(cf. Jn 1,29). Junto a los pastores, postrémonos ante el Cordero, adoremos la Bondad de Dios hecha carne, y dejemos que
las lágrimas del arrepentimiento llenen
nuestros ojos y laven nuestro corazón.
Todos lo necesitamos.
Sólo él, sólo él nos puede salvar. Sólo
la misericordia de Dios puede liberar a la
humanidad de tantas formas de mal, a veces monstruosas, que el egoísmo genera
PADRE NUESTRO / 3 DE ENERO DE 2016
en ella. La gracia de Dios puede convertir
los corazones y abrir nuevas perspectivas
para realidades humanamente insuperables.
Donde nace Dios, nace la esperanza:
él trae la esperanza. Donde nace Dios,
nace la paz. Y donde nace la paz, no hay
lugar para el odio ni para la guerra. Sin
embargo, precisamente allí donde el Hijo de Dios vino al mundo, continúan las
tensiones y las violencias y la paz queda
como un don que se debe pedir y construir. Que los israelíes y palestinos puedan retomar el diálogo directo y alcanzar
un entendimiento que permita a los dos
pueblos convivir en armonía, superando
un conflicto que les enfrenta desde hace
tanto tiempo, con graves consecuencias
para toda la región.
Pidamos al Señor que el acuerdo alcanzado en el seno de las Naciones Unidas logre cuanto antes acallar el fragor de
las armas en Siria y remediar la gravísima situación humanitaria de la población
extenuada. Es igualmente urgente que el
acuerdo sobre Libia encuentre el apoyo
de todos, para que se superen las graves
divisiones y violencias que afligen el país.
Que toda la Comunidad internacional
ponga su atención de manera unánime en
que cesen las atrocidades que, tanto en estos países como también en Irak, Yemen y
en el África subsahariana, causan todavía
numerosas víctimas, provocan enormes
sufrimientos y no respetan ni siquiera el
patrimonio histórico y cultural de pueblos
enteros. Quiero recordar también a cuantos han sido golpeados por los atroces
actos terroristas, particularmente en las
recientes masacres sucedidas en los cielos de Egipto, en Beirut, París, Bamako y
Túnez.
Que el Niño Jesús dé consuelo y fuerza a nuestros hermanos, perseguidos por
causa de su fe en distintas partes del mun-
do. Son nuestros mártires de hoy.
Pidamos Paz y concordia para las
queridas poblaciones de la República Democrática del Congo, de Burundi y del
Sudán del Sur para que, mediante el diálogo, se refuerce el compromiso común
en vista de la edificación de sociedades
civiles animadas por un sincero espíritu
de reconciliación y de comprensión recíproca.
Que la Navidad lleve la verdadera
paz también a Ucrania, ofrezca alivio a
quienes padecen las consecuencias del
La Sagrada Familia
proteja a todas las
familias del mundo
conflicto e inspire la voluntad de llevar a
término los acuerdos tomados, para restablecer la concordia en todo el país.
Que la alegría de este día ilumine los
esfuerzos del pueblo colombiano para
que, animado por la esperanza, continúe
buscando con tesón la anhelada paz.
Donde nace Dios, nace la esperanza¸
y donde nace la esperanza, las personas
encuentran la dignidad. Sin embargo, todavía hoy muchos hombres y mujeres son
privados de su dignidad humana y, como
el Niño Jesús, sufren el frío, la pobreza y
el rechazo de los hombres. Que hoy llegue
nuestra cercanía a los más indefensos, sobre todo a los niños soldado, a las mujeres
que padecen violencia, a las víctimas de
la trata de personas y del narcotráfico.
Que no falte nuestro consuelo a cuantos huyen de la miseria y de la guerra,
viajando en condiciones muchas veces
inhumanas y con serio peligro de su vida. Que sean recompensados con abundantes bendiciones todos aquellos, personas privadas o Estados, que trabajan
con generosidad para socorrer y acoger a
los numerosos emigrantes y refugiados,
ayudándoles a construir un futuro digno
para ellos y para sus seres queridos, y a
integrarse dentro de las sociedades que
los reciben.
Que en este día de fiesta, el Señor
vuelva a dar esperanza a cuantos no tienen trabajo –y son tantos– y sostenga el
compromiso de quienes tienen responsabilidad públicas en el campo político y
económico para que se empeñen en buscar el bien común y tutelar la dignidad toda vida humana.
Donde nace Dios, florece la misericordia. Este es el don más precioso que Dios
nos da, particularmente en este año jubilar, en el que estamos llamados a descubrir la ternura que nuestro Padre celestial
tiene con cada uno de nosotros. Que el Señor conceda, especialmente a los presos,
la experiencia de su amor misericordioso
que sana las heridas y vence el mal.
Y de este modo, hoy todos juntos
exultemos en el día de nuestra salvación.
Contemplando el portal de Belén, fijemos
la mirada en los brazos de Jesús que nos
muestran el abrazo misericordioso de
Dios, mientras escuchamos el gemido del
Niño que nos susurra: «Por mis hermanos
y compañeros voy a decir: «La paz conti-
En pleno clima de la alegría navideña, en el domingo en que la Iglesia
invita a contemplar a la Sagrada Familia, el Papa Francisco deseó que
«Jesús, María y José bendigan y protejan a todas las familias del mundo,
para que en ellas reinen la serenidad
y la alegría, la justicia y la paz, que
Cristo naciendo ha traído como don
para la humanidad».
Alentando a la esperanza, «en este tiempo nuestro, en el que la familia está sometida a incomprensiones
y dificultades de diversos tipos que
la debilitan», el Papa quiso saludar
y animar a las familias de todo el
mundo, tras recordar el Encuentro
mundial que clausuró en Filadelfia y
a las numerosas familias que ha encontrado en sus viajes apostólicos.
Con la auténtica escuela de
Evangelio que representa para todo
creyente el núcleo familiar de Jesús,
María y José – en el que aprendemos
que todo núcleo familiar está llamado a ser Iglesia doméstica - el Santo
Padre hizo hincapié en «los rasgos
típicos de la Sagrada Familia». Es
decir, «recogimiento y oración, mutua comprensión y respeto, espíritu
de sacrificio, trabajo y solidaridad».
«La Virgen y San José enseñan a
acoger a los hijos como don de Dios,
a generarlos y educarlos cooperando
de forma maravillosa con la obra del
Creador y donando al mundo, en cada niño, una sonrisa nueva», señaló
el Papa, que quiso detenerse sobre
todo en la alegría verdadera que se
vive en familia, «que hace saborear
la belleza de estar juntos, de sostenernos mutuamente en el camino de
la vida».
Y reiterando que «como cimiento de todo está la presencia de Dios,
su amor acogedor, misericordioso y
paciente hacia todos» y que si no se
abre la puerta de la familia a la presencia de Dios y a su amor, la familia
pierde la armonía, prevalecen los individualismos y se apaga la alegría»,
el Sucesor de Pedro señaló que «la
familia que vive la alegría de la fe,
la comunica espontáneamente, es
sal de la tierra y luz del mundo, es
levadura para toda la sociedad».
3 DE ENERO DE 2016 / PADRE NUESTRO
8 ACTUALIDAD IGLESIA EN TOLEDO
Puerta Santa de la basílica de la Virgen del Prado, en Talavera de la Reina.
Puerta Santa del santuario del Cristo de la Vera Cruz, en Urda.
La basílica del Prado y el santuario del Cristo
de Urda abren la Puerta de la Misericordia
Las celebraciones estuvieron presididas por el Provicario general y por el vicario episcopal de La Mancha
El pasado 19 de diciembre tuvo
lugar el acto de inauguración
del «Año de la Misericordia»
en la Basílica de Nuestra Señora del Prado, designada santuario jubilar por el Sr. Arzobispo.
Tras la apertura de la puerta
principal de la Basílica, como
puerta santa, presidió la Santa
Misa don Francisco César García Magán, provicario general
de la archidiócesis.
Junto a él concelebraron
varios sacerdotes, entre ellos,
el arcipreste de la Ciudad de la
Cerámica, don Luis Mariano
Gómez y el propio rector de
PADRE NUESTRO / 3 DE ENERO DE 2016
la basílica y vicario episcopal
de la vicaría de Talavera de la
Reina, monseñor Felipe García.
Los fieles llenaban el templo.
La jornada terminó con un concierto de Música Sacra a cargo
de la Coral Talabricense, dirigida por Lola de los Ríos.
El mismo día comenzaron
también en el santuario del santísimo Cristo de la Vera Cruz
en Urda las celebraciones del
Año de la Misericordia con la
apertura de la puerta santa y la
eucaristía que estuvo presidida
por don Emilio Palomo, vicario
episcopal para La Mancha. En
el transcurso de la celebración
tras los ritos iniciales junto al
portón de bronce, obra de Guerrero Malagón, y la memoria del
Santo Bautismo, el celebrante
explicó en la homilía el significado de Cristo como puerta de
misericordia haciendo un recorrido por el reciente magisterio
de los últimos pontífices.
Además recordó a los últimos rectores del santuario que
ya han fallecido, agradeciendo
su ministero al servicio de este
lugar de reconciliación y encuentro con Dios.
Al término de la celebra-
ción el actual rector, don Juan
Alberto Ramírez, pidió que este
santuario fuera el «hospital del
alma» para la Mancha y un lugar propicio para los jóvenes
donde escuchar y acoger la voz
de Cristo «una fábrica de vocaciones» para el Sacerdocio y la
vida consagrada como «el milagro propio y continuo» que se
obre en este Santuario diocesano.
Tras la Santa Misa cientos
de personas hasta bien entrada
la noche cruzaron el dintel de la
puerta santa lucrando así la deseada indulgencia plenaria.
IGLESIA EN TOLEDO ACTUALIDAD 9
CONSEJOS ECONÓMICOS PARROQUIALES
Cultura de comunión y
corresponsabilidad en
los asuntos económicos
El pasado 16 de diciembre, en la Casa Diocesana
de Ejercicios, se celebró una Jornada de encuentro de los Consejos Económicos Parroquiales de la
Archidiócesis, en la que intervino don Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario de la Conferencia
Episcopal Española para asuntos económicos.
La jornada comenzó con la intervención del Sr. Arzobispo,
quien explicó a los participantes el objetivo del encuentro.
Don Braulio insistió en la necesidad no solo de este órgano de
asesoramiento y consejo para
las parroquias, sino también
en lo que significa en cuanto a
participación de los laicos en la
vida de la Iglesia.
Tras la intervención del Sr.
Arzobispo, el Obispo auxiliar,
don Ángel Fernández Collado, presentó a don Fernando
Giménez Barriocanal. El vicesecretario de la Conferencia
Episcopal para los asuntos económicos explicó «los números de la Iglesia en España» y
recordó a los numerosos asistentes su corresponsabilidad
dentro de la Iglesia, sin que ello
suponga una intromisión en las
competencias de párrocos y sacerdotes.
Aprovechó también su comparecencia para recordar los
datos económicos de la Iglesia
española, que se hacen públi-
cos todos los años a través de
la página web y para desmontar
los tópicos que sobre los asuntos económicos relacionados
con la Iglesia se vienen repitiendo reiteradamente. Así, por
ejemplo, quiso dejar claro que
«el Estado no financia a la Iglesia», ya que la asignación tributaria responde a la voluntad de
cuantos quieren que una parte
de sus impuestos se destinen a
la Iglesia católica y esta aportación no sale de los presupuestos
generales del Estado.
En este sentido recordó, que
«solo el presupuesto de Cáritas
es mayor que lo que recibe la
Iglesia mediante la asignación
tributaria». Recordó también
el Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española para
los asuntos económicos que «el
Estado debe garantizar el pleno
derecho de los católicos a vivir
y celebrar la fe», y tras afirmar
que «la tarea económica en la
Iglesia es fundamental para el
bien de la sociedad», explicó
que «para vivir la fe y celebrar
la acción evangelizadora y social de la Iglesia hacen falta recursos».
Don Fernando Giménez Barriocanal concluyó su intervención explicando que «hemos de
crear una cultura de comunión
de bienes y de corresponsabilidad en la Iglesia, también en
materia económica».
En la jornada el ecónomo
diocesano, don Anastasio Gómez Hidalgo, habló sobre «la
Archidiócesis de Toledo y su
realidad económica», y finalmente, don el provicario general, don Francisco César García
Magán, presentó el estatuto jurídico del Consejo Económico
Parroquial y habló de la naturaleza y finalidad de los bienes
eclesiásticos.
3 DE ENERO DE 2016 / PADRE NUESTRO
10 / ACTUALIDAD IGLESIA EN TOLEDO
DOCTRINA Y MAGISTERIO DE DON MARCELO GONZÁLEZ MARTÍN
Admirable y admirado
Pastor de la Iglesia
RAFAEL PALMERO RAMOS
Obispo emérito de Orihuela-Alicante
S
e redondea, con el volumen XI recientemente aparecido, la edición
de escritos pastorales del Cardenal
Marcelo González Martín, don Marcelo, Arzobispo de Toledo. No se recoge,
es cierto, toda su producción homilética
y pastoral, porque otras intervenciones
suyas, también importantes, se han reflejado con anterioridad en ediciones
más sencillas. Sin embargo, es valioso y
actual poner al alcance de muchos, que
vienen solicitándolo, este resultado complexivo.
En el interior de cada tomo de estas
«obras», aparecen nombres –no siempre
los mismos– de quienes han ido facilitando la entrega de documentos. Y es que,
con el conjunto de los tomos, nos hemos
ido asomando a un pequeño mar…
Pero, es justo reconocerlo, la mano
experta de don José Luis Gutiérrez García es la que ha movido permanentemente los hilos. Conocida es su autoridad a la
hora de preparar y ofrecernos la espiritualidad del Padre Alfonso Torres, s. j., con
el título «Los caminos de Dios» (Doctrina espiritual del P. Alfonso Torres, S.
I., Madrid 1947, 637 pp., XII-XIII9). De
vademécum del espíritu y pieza inamovible de la espiritualidad española ha sido
calificado este libro.
Junto a don José Luis, se ha mantenido desde el primer momento, en guardia
permanente, don Santiago Calvo Valencia, secretario de don Marcelo durante
todos los años de su servicio episcopal
a la Iglesia. Tarea suya ha sido recuperar
y disponer los textos que hoy se ofrecen
en su autenticidad. Pensemos que don
Marcelo escribía siempre a mano, tanto
los esquemas que en ocasiones facilitaba,
como otras intervenciones más
desarrolladas.
Los demás nombres de este
«equipo sucesivo», encajamos
en la denominación genérica de
colaboradores, comprometidos
en mayor o menor medida, pero
gozosos siempre de poder servir.
A don José Luis y a don Santiago, en
consecuencia, nuestro reconocimiento
unánime y la gratitud sincera de muchos.
Son 5.580 páginas de texto que, finalmente hoy, se ofrecen en bandeja. La edición,
en su conjunto, es del Instituto Teológico
San Ildefonso de Toledo.
Reconocimiento, igualmente, a las
instituciones y personas –anónimas en ocasiones, aunque
nunca delante de Dios– que han
venido costeando la edición
desde el principio. En la etapa
última y con el correspondido
favor a «Donación Matías Prim.
Donación Cardenal Marcelo».
Un grupo de seminaristas
recibieron los ministerios
de Lectorado y Acolitado
El pasado 19 de diciembre, en
la catedral primada, el Obispo
auxiliar, don Ángel Fernández
Collado, presidió la Santa Misa
en la que confirió los ministerios sagrados de Lectorado y
Acolitado a un grupo de alumnos del Seminario Mayor. En la homilía, del cuarto domingo de adviento, don Ángel
recordó que la Virgen María es
el personaje fundamental del
adviento, porque «ella esperó
como nadie la venida del Mesías y ella señala, en la historia
de la salvación, el paso de la
profecía mesiánica a la realidad
evangélica».
El Obispo auxiliar recordó
también el mensaje del Papa
PADRE NUESTRO / 3 DE ENERO DE 2016
Francisco para la próximo jornada mundial de las vocaciones
en el contexto del Año de la
Misericordia, y dijo que «toda
vocación en la Iglesia tiene origen en la mirada compasiva y
misericordiosa de Jesús».
A los jóvenes seminaristas
les invitó a «mirar en vuestro
interior, en vuestro corazón,
tomar conciencia de vuestra
pequeñez en el orden humano y
la inmensidad del amor misericordioso del Señor para fijarse
en vosotros y llamaros a ser sacerdotes un día no muy lejano,
pastores de su rebaño con Él, el
Buen Pastor. Conversión y vocación, maduración cristiana y
santidad, son como las dos ca-
ras de una misma moneda y se
implican mutuamente a lo largo
de la vida del discípulo».
Recordó, además, que «la
llamada de Dios se realiza por
medio de la mediación comunitaria de la familia, la parroquia,
los sacerdotes, los formadores y
profesores, los grupos apostólicos ... Dios nos llama a pertenecer a la Iglesia y, después de
madurar en su seno, nos concede una vocación específica».
Don Ángel explicó después
que «el camino vocacional se
hace al lado de otros hermanos
y hermanas que el Señor nos regala: es una con-vocación. La
comunidad cristiana está siempre presente en el surgir, en la
formación y perseverancia de
las vocaciones».
VIDA DIOCESANA CRÓNICA / 11
Primer encuentro en Toledo
de madres «Mater»
Participaron un total de 24 mamás que se
adentraron en el sentido cristiano de la Navidad
La sede del «Proyecto Mater»
en Toledo acogió el primer
encuentro de madres «Mater»
para preparar el nacimiento de
sus hijos y el nacimiento del
Niño Dios. Este encuentro reunió a 24 mamás «Mater», que
estuvieron acompañadas por
los trabajadores y la coordinadora del «Proyecto Mater», doña Balbina Rojas, así como de
miembros del Movimiento Familiar Cristiano y el secretario
general de Cáritas Diocesana
de Toledo, don Javier GarcíaCabañas.
El director espiritual del Seminario de Toledo y sacerdote
don Juan Diánez Guzmán, ofreció una charla a todos los asis-
tentes, dando el verdadero sentido de la Navidad, recordando
que «Jesús viene a sanar las
heridas y a darnos felicidad».
En este sentido animó a las mamás «Mater» a que vivieran la
Navidad, estando dispuestas a
encontrar el amor de Dios.
Después de la charla se les
hizo entrega de algunas donaciones y un pequeño Niño Jesús, que han donado personas
e instituciones anónimas de
Toledo. Finalizaron un con pequeño ágape, para compartir la
alegría de la Navidad.
El «Proyecto Mater», que
se puso en marcha en septiembre de 2015, es «una iniciativa
que pretende ofrecer un apoyo
Un momento del encuentro en el que participaron 24 mamás.
integral a las madres en riesgo
de aborto y en situación de dificultad». En este tiempo se ha
atendido a más de 60 mujeres y
han nacido casi una decena de
bebés.
La iniciativa cuenta con el
apoyo de importantes recursos
de la archidiocésis de Toledo:
Cáritas Diocesana, la Delega-
ción de Familia y Vida, la Fundación COF y la Pastoral de la
salud de Toledo. El Proyecto
Mater tiene su sede central en
Ronda de Buenavista, 5, de
Toledo. Se trata de un espacio
independiente, cedido por el arzobispado, situado en el recinto de la Casa de Ejercicios «El
Buen Pastor».
arciprestazgo de Oropesa
AYUNTAMIENTO DE VALMOJADO
Reconocimiento a los
voluntarios de Cáritas
El Ayuntamiento de Valmojado ha reconocido el trabajo y
la entrega de los voluntarios de
Cáritas Parroquial de Valmojado. En el acto se quiso reconocer la labor de cientos de personas que dedican su tiempo por
los demás.
El delegado episcopal de
Cáritas Diocesana, don José María Cabrero, expresó su
agradecimiento al Ayuntamiento y destacó el trabajo y la dedicación de los voluntarios y voluntarias de Cáritas Valmojado.
Don José María Cabrero,
que estuvo acompañado por el
párroco de Valmojado, don Enrique del Álamo, recordó que
Cáritas en la localidad cumple
ya 60 años ayudando y acompañando a los más necesitados.
Encuentro de coros
parroquiales
Cada año los coros parroquiales de las parroquias que
integran el arciprestazgo de
Oropesa se reunen en una
parroquia con motivo de la
fiesta de santa Cecilia, para
dar gracias a Dios por el servicio que prestan la liturgia
de la parroquia.
Este año el encuentro se
ha celebrado en la parroquia
de la Transfiguración del Señor, de Torralba de Oropesa.
Los temas de las canciones
interpretadas en esta ocasión era la misericordia y la
doctrina social de la Iglesia
siguiendo las direcciones del
Plan Pastoral de la diócesis.
Cada coro interpretó dos
cantos y al final todos juntos
uno común y rezamos una
oración de los músicos a la
Santa. Terminamos con un
rato de fraternidad común
con chocolate y bizcochos.
3 DE ENERO DE 2016 / PADRE NUESTRO
Director: Juan Díaz-Bernardo Navarro. Redacción: Marga G. Heras.
Vicaría de Toledo: Jesús Javier Merchán. Vicaría de Talavera de la Reina: Jorge López Teulón.
Vicaría de La Mancha: Juan García Martín. Edita: Secretariado Diocesano de Medios de Comunicación Social. C/ Trinidad, 12. 45002 Toledo. Teléfono: 925 250012. Fax: 925 253288 e-mail: mcs@
architoledo.org; [email protected] http: www.architoledo.org
Impresión: Ediciones Toledo S.L. Depósito legal: TO. 1641/1983
NUESTROS MÁRTIRES (230)
Francisco Navas de Castro y
Tomás Rodríguez Peño (2)
Jorge López Teulón
Los primeros destinos de Francisco Navas
fueron una serie de pueblos de la provincia de
Guadalajara: Alpedrete de la Sierra, Tortuero
de la Sierra y Valdesotos. Después, en enero de
1936, desde las parroquias alcarreñas de Torre
del Burgo y Heras de Ayuso, pasó como regente de la parroquia de Nombela.
Don Juan Francisco Rivera Recio en «La
persecución religiosa en la Diócesis de Toledo
(1936-1939)» explica que el día 3 de mayo de
1936, cuando se celebraba la fiesta de la Veracruz, un grupo de obreros irrumpió en la iglesia, suspendiendo el culto. Ocho días después
don Francisco era expulsado de la parroquia
por las autoridades: era el 11 de mayo.
Miguel Ángel Dionisio Vivas en su obra
«El clero de Toledo en la primavera de 1936»,
nos cuenta que «el 23 de abril también escribía
el cura regente de Nombela, Francisco Navas,
para informar cómo el lunes 20, a las 10 de la
noche, irrumpieron en su casa más de quince
miembros de la juventud socialista del pueblo,
mientras en la calle había otros sesenta, con estacas, conviniéndole a dejar libre en cuarenta y
ocho horas la casa rectoral, entregándosela para instalar en ella su centro o la Casa del Pueblo;
iban en plan retador y amenazante, de modo
que no pudo protestar ni defender sus derechos,
hasta que al fin se marcharon. Al día siguiente
el pueblo entero pasó por la casa, protestando
del hecho, y en previsión, cinco jóvenes católi-
PADRE NUESTRO / 3 DE ENERO DE 2016
cos fueron a Escalona a comunicar el atropello
al cura, Guardia Civil, y a un diputado. A las
cuatro de la tarde llegó un camión con guardias
civiles; hablaron con el alcalde, y al marcharse le aseguraron tranquilidad, indicándole que
no abandonara la casa. El miércoles le llamó
el alcalde y ante el secretario y la corporación
en pleno, junto a una comisión de la juventud
socialista, hablándole de la conveniencia de
abandonar la casa para demolerla y hacer un
grupo escolar; el cura respondió que no podía
acceder al requerimiento sin ponerlo antes en
comunicación de sus superiores y una orden
del ministerio de Justicia, en virtud de la Ley
de Confesiones. El alcalde insistió en buscar
una fórmula para sin previo expediente poder
comenzar inmediatamente el derribo, disminuyendo así el paro; el secretario, por su parte,
dijo que ante todo había que cumplir la ley, de
modo que no se hizo nada. Pero la Juventud
conminó al sacerdote para que de todos modos
abandonase la casa. Por ello, ese mismo día 23,
para calmar los ánimos, comenzó a trasladarse
a otra (...). De lo contrario, por la noche hubiera habido enfrentamientos. El alcalde quiso
que se informara al ministerio diciendo que la
casa estaba inhabitable, y que el cura la dejaba
voluntariamente, pero este se negó, pues como
escribía a Modrego ‘desde luego la casa está
en buen estado general’ y según decían los más
ancianos había sido donada en testamento a la
Iglesia hacía bastantes años para vivienda del
párroco».
Las Jornadas de
Pastoral, el próximo
fin de semana
Más de 600 personas se han
inscrito en las IV Jornadas de
Pastoral que se celebrarán en
Toledo, entre el 8 y el 10 de enero. Como ya informamos en estas páginas será la subsecretaria
del Pontificio Consejo Justicia
y Paz, Flaminia Giovanelli, la
encargada de impartir las conferencias que tendrán lugar el
sábado 10 de enero en el Colegio de Infantes. La primera, a
las 10:00, será sobre «La persona y la familia en el corazón del
desarrollo», y la segunda, a las
18:00, sobre «Algunos desafíos
pastorales para la evangelización del mundo del trabajo, la
vida económica y la comunidad
política».
El domingo, a las 9:30, en el
santuario de los Sagrados Corazones (Padres Jesuítas) será
el turno del profesor Nicolás
Jouvé, catedrático de genética
desde 1977. Es consultor del
Pontificio Consejo para la Familia y miembro del Comité
de Bioética. Fue presidente de
la Sociedad Española de Genérica, cofundador y presidente
de CíVica y otras asociaciones
a favor de la dignidad de la vida. Nicolás Jouvé hablará sobre
«La familia y la defensa de la
vida como campos de compromiso social».
Fly UP