...

LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN
Revista de Patología Dual 2014; 1(1):3
www.patologiadual.es/profesional_revista.html
http://dx.doi.org/10.17579/RevPatDual.01.3
Original
1
LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS:
ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA
CANNABIS LEGALIZATION: ARGUMENTS FOR AND AGAINST
Agustín Madoz-Gúrpide(a) y Enriqueta Ochoa Mangado(b).
Psiquiatra. Centro Salud Mental San Blas. Hospital Universitario Ramón y Cajal. Madrid.
a
Psiquiatra. Servicio de Psiquiatría. Hospital Universitario Ramón y Cajal. Madrid.
b
INFORMACIÓN DEL ARTÍCULO
Historia del artículo:
Recibido el 02 de septiembre de 2014
Aceptado el 15 de septiembre de 2014
Palabras clave: Cannabis; Legalización;
Prohibición; Regularización.
Key words: Cannabis; Legalization;
Prohibition; Regularization.
RESUMEN
El cannabis es la sustancia ilegal más consumida en el mundo (tercera entre todas las drogas,
tras el tabaco y el alcohol), con un impacto sanitario, social y criminológico realmente
importante. Las políticas restrictivas hasta ahora implantadas no han demostrado toda le
eficacia que se les presuponía, por lo que son necesarias nuevas medidas para abordar
el problema de su consumo. Este artículo repasa de manera crítica la situación legal de la
producción, tráfico y consumo del cannabis y sus derivados en nuestro país; y los argumentos
a favor y en contra de las diferentes políticas (legalización, regularización, prohibición)
contrastados con resultados de las experiencias con políticas más liberalizadoras en otros
países del entorno.
ABSTRACT
Cannabis is currently the most frequently used illicit drug substance in developed societies,
just behind legal alcohol and tobacco; with high impact in health, social and criminological
areas. Restrictive policies implemented so far have not shown enough efficacy, so further
measures are needed to tackle the consumption problem. This article reviews critically the
legal status of the production, trafficking and consumption of cannabis and its derivatives in
Spain; and the arguments for and against the different policies (legalization, regularization,
and prohibition).
Introducción
Las diferentes fuentes de información sobre
prevalencia de consumo de sustancias señalan al
cannabis y sus derivados como la primera entre
las drogas ilegales por su consumo en población
general (de 15 a 64 años), con especial incidencia
en grupos etarios jóvenes. Si valoramos el conjunto
de sustancias, legales e ilegales, ocupa el tercer
lugar tras el tabaco y el alcohol. Así, la Oficina de las
Naciones Unidas contra la Droga y el Delito1, en su
informe de 2014 (datos de 2012) señala que cerca de
177 millones de personas en el mundo consumieron
cannabis (o alguno de sus derivados) (prevalencia de
consumo entre 2.7% y 4.9% de la población general).
Por su parte, el Observatorio Europeo sobre Drogas
y Toxicomanías2, estima una prevalencia a lo largo
Correspondencia:
[email protected]
de la vida entre los europeos de unos 77 millones
de personas (21.7% de población adulta) (datos del
informe de 2013). La prevalencia de consumo en
el último año, por su parte, es del 5.3% (unos 18
millones de europeos).
Especialmente relevante para entender la
peculiaridad del consumo (y la alarma social que
genera) es que afecta sobre todo a poblaciones
adolescentes y jóvenes. La edad media para iniciarse
en el consumo es de las más bajas entre las diferentes
sustancias de consumo (14.9 años)3. Este consumo
se concentra principalmente entre la población de
15 a 34 años, siendo los más jóvenes los que señalan
mayores niveles de consumo. Así, los datos de
prevalencia anual entre los jóvenes europeos (entre
15 y 34 años) son del 11.2%2. Y estos datos son aún
algo mayores para el grupo de edad entre 15 y 24
años.
En España, la Encuesta Estatal sobre el uso de
Agustín Madoz-Gúrpide y Enriqueta Ochoa Mangado. LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA
2
Drogas en Estudiantes de Enseñanza Secundaria
sobre datos de 2012/20133 en jóvenes entre 14 y 18
años (estudiantes de la ESO) estima una prevalencia
vida del 33.6%; una prevalencia en el último año del
26.6%, y una prevalencia en el último mes de 16.1%.
Con estas cifras, nuestro país es, dentro del entorno
europeo y mundial, uno en que mayores cifras de
prevalencia se recogen, tanto en población general
como en población joven.
Otro dato que incrementa la preocupación en
algunos países europeos es que mientras que en
población general las prevalencias de consumo
tienden a disminuir, no ocurre lo mismo en población
joven. En España parece que en la actualidad está
percibiéndose una estabilización en la prevalencia
de consumo en población joven2 pero con un
incremento de los consumidores de riesgo3. La
población joven europea concentra la mayor parte
de los consumidores diarios de cannabis, dos tercios
del aproximadamente 1% de sujetos que cumplen
ese perfil (en España este dato se eleva al 4.4% de
la población joven que hace consumo diario o casi
diario)2.
Si bien es cierto que el número de sujetos que
terminan desarrollando una dependencia de
cannabis es relativamente bajo (se calcula que
aproximadamente el 10% de quienes lo consumen
diariamente cumplirán en algún momento de su
vida los criterios de dependencia4,5), la preocupación
está justificada por las altas cifras de prevalencia de
consumo, y porque muy habitualmente su uso suele
asociarse a experiencias y tiempos de ocio, siendo
muy habitual que su consumo se acompañe con el
de otras sustancias (especialmente tabaco y alcohol,
pero también éxtasis, alucinógenos, cocaína…)3.
Además de los datos de prevalencia, otros
indicadores están señalando en los últimos años
las repercusiones del consumo de cannabis. El
número de incautaciones en el último año asciende
a aproximadamente 5350 toneladas de hierba
de cannabis y 1260 de resina a nivel mundial1. En
Europa cerca del 80% del millón de incautaciones
por drogas que se realizan anualmente lo son de
cannabis2. Además y frente a la idea inicial de que
el consumo no se relacionaba con el delito, diversas
publicaciones advierten de esta relación, sobre
todo con hurtos6. Justifica asimismo las dos terceras
partes del total de más de un millón de infracciones
penales por drogas en Europa en 20122.
Según el proyecto DRUID7, programa europeo que
mide la presencia de sustancias entre conductores,
los españoles dan las mayores tasas entre todos los
países participantes en positivos a THC (5.9%, frente
a la media europea de 1.32%). Estos resultados son
aún mayores si se incluyen también los controles a
ciclomotores (7.69%). Según los datos del Instituto
Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses8, casi
la mitad de los fallecidos en accidentes de tráfico
en el año 2012 habían consumido alcohol y/u
otras drogas o psicofármacos. De ellos un 35.90%
habían consumido cannabis. A nivel escolar se ha
demostrado un peor rendimiento entre quienes han
consumido cannabis en el último año y quienes no lo
han hecho3.
Según datos del EMCDDA2 el cannabis es ya la
sustancia principal que motiva la demanda de inicio
de tratamiento (59000 inicios de tratamiento en
2012); es la segunda droga principal del total de
quienes iniciaron tratamiento ese año (110000);
y es la segunda droga en el total de tratamientos
por drogas en Europa. Algo similar ocurre en otros
países del entorno occidental con datos de 20121.
Todo ello en su conjunto hace cuestionar la idea de
que el cannabis sea una droga segura con escasa
repercusión social o sanitaria.
Existe por tanto hoy día una evidencia creciente
sobre las repercusiones físicas, psicológicas y sociales
del consumo de cannabis, aun cuando la percepción
de la población general (y más preocupante, de
la población joven) es de bajo riesgo asociado al
consumo3.
En los últimos años se han planteado diferentes
propuestas sobre cuál debiera ser la situación legal del
cannabis, tratando de encuadrar esta sustancia en un
marco que asuma todos sus efectos y repercusiones.
La mayoría de estas propuestas no afectan tanto al
consumo como a la oferta, producción y tráfico de la
sustancia.
Situación legal del cannabis en España
De manera general, en España se considera droga
ilícita aquella que como tal está catalogada en los
convenios y tratados internacionales que han sido
suscritos. Y en esos listados se incluyen el cannabis y
sus derivados.
El actual sistema legal español considera al
cannabis como una droga blanda (en función de
su repercusión en la salud pública), si bien esta
designación no guarda relación alguna con criterios
médicos ni farmacológicos, y ha sido habitualmente
criticada.
El tratamiento legal del cannabis en España varía
según se hable de la producción, tráfico o consumo de
la sustancia. Dos grandes leyes enmarcan la situación
del cannabis: la Ley del Código Penal de 1995 y sus
posteriores reformas9; y la Ley sobre Protección de
Seguridad Ciudadana de 199210.
De forma resumida, se debe señalar que el
autoconsumo y la posesión para consumo propio
del cannabis y derivados no está penado ni es
sancionable administrativamente, salvo que
concurran determinadas circunstancias como son
el consumo en vía pública o haciendo ostentación
del mismo. En cualquier caso no es objeto de pena
Agustín Madoz-Gúrpide y Enriqueta Ochoa Mangado. LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA
por el Código Penal sino de sanciones de carácter
administrativo, tal y como aparece en el artículo 25 de
la Ley de Seguridad Ciudadana de 1992. Algo similar
ocurre con el cultivo, que si es llevado a cabo con
la intención de auto abastecerse, en la más estricta
intimidad y no se promociona de manera que pueda
ser entendido como apología o promoción de la
droga, tampoco resulta punible penalmente, según
sentencias del Tribunal Supremo de 12 de Diciembre
de 1990 y de 17 de Enero de 1994.
Sí es delito y por tanto susceptible de pena por
el Código Penal (art. 368 y siguientes) “Los que
ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o
de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el
consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o
sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos
fines, serán castigados con las penas de prisión de
tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de
la droga objeto del delito si se tratare de sustancias
o productos que causen grave daño a la salud, y
de prisión de uno a tres años y multa del tanto al
duplo en los demás casos”. Es decir, toda actuación
que propicie o permita la promoción o el consumo
de droga a terceras persona es considerada delito y
sancionable según el Código Penal.
El cannabis y sus derivados se consideran drogas
de tráfico ilícito en el territorio español. Por tráfico se
entiende cualquier acto de entrega de una sustancia
ilícita a otras personas, o la transmisión o transporte
de la sustancia a otra persona de manera gratuita
o no, de forma directa o indirecta, que implique su
promoción o favorecimiento.
Finalmente y en el artículo 379.2 del Código Penal
se prevé penas por delito contra la Seguridad Vial
para “todo aquel que conduzca un vehículo a motor
o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas,
estupefacientes, sustancias psicotrópicas”.
Por su parte, La Ley Orgánica sobre Protección
de Seguridad Ciudadana 1/1992 del 21 de Febrero10
califica como infracciones graves a la seguridad
ciudadana y sanciona con sanciones administrativas
las conductas de consumo en lugares, vías,
establecimientos o transportes públicos; la tenencia
ilícita de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias
psicotrópicas aunque no estuviera destinada al tráfico
siempre y cuando no constituya infracción penal,
o dejar instrumentos utilizados para el consumo
de estas sustancias en los lugares mencionados
anteriormente. La posesión ilícita de cannabis,
puede acarrear sanciones de entre 300 a 36.000
euros. Se prevé en la misma Ley una alternativa para
la sanción económica, que es que el sujeto se someta
a un tratamiento de deshabituación en un centro
acreditado para ello, durante un tiempo a especificar
dependiendo del caso.
Un aspecto que no concreta la Ley de Seguridad
Ciudadana es cuándo una tenencia está destinada
para el autoconsumo o bien está destinada a
su distribución. La jurisprudencia ha venido
considerando la tenencia de cantidades inferiores
a 25 gramos como dedicadas al autoconsumo, por
norma general11.
Proyectos de reforma de legislación
Actualmente se están preparando diversas
reformas legales que pueden afectar a los ciudadanos
dependientes de sustancias. Se trata del Proyecto de
Reforma del Código Penal12 y del Anteproyecto de
Ley de Seguridad Ciudadana13. El primero de ellos
prevé penas más severas para quienes cometan
hurtos, delitos contra el patrimonio y el orden
socioeconómico, muy habituales entre sujetos
consumidores de sustancias; así como una posible
extensión de las medidas de seguridad más allá del
tiempo de cumplimiento de las penas14. Por su parte
el Anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana prevé
sancionar el cultivo de drogas para autoconsumo, y
prescindir de la suspensión de la sanción a cambio
del sometimiento a un programa de rehabilitación.
Propuestas
de
actuación:
regularización, prohibición
legalización,
Las diferentes alternativas sobre cuál debiera ser
el estatus del cannabis en el actual ordenamiento
jurídico se pueden resumir en tres grandes
aproximaciones.
• Las propuestas de legalización de la sustancia
tratan de evitar que se persiga el cultivo, tráfico
y el consumo de la misma. El Estado acepta que
él mismo o determinadas empresas autorizadas
puedan producir, recolectar, distribuir y vender
cannabis, en un mercado libre.
• Por otra parte quienes se oponen a cualquier
disposición que facilite alguna de estos procesos
se agrupan bajo el epígrafe del prohibicionismo.
Se lucha contra la producción y el tráfico de
cannabis y derivados, y también se persiguen
a los consumidores aún cuando practicaran el
autoconsumo en lugares particulares.
• Entre ambas opciones queda una propuesta
intermedia, que es la regularización (que
trata de hacer legal ciertos aspectos de la
producción, distribución o consumo, y por tanto
despenalizar ciertas acciones). En esta opción
de la regularización caben a su vez diferentes
propuestas.
Cabe destacar que cada una de estas opciones
viene apoyada y rebatida por diferentes argumentos
que más adelante serán analizados15-20.
En España y en la actualidad, el autoconsumo no
está penalizado; sí se penaliza sin embargo, el tráfico
3
Agustín Madoz-Gúrpide y Enriqueta Ochoa Mangado. LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA
4
del cannabis y cualquier acción que pueda incentivar
a otra persona a consumir. Por otra parte no se
persigue como delincuente al consumidor sino que
se le atiende como enfermo, proponiéndose incluso
la sustitución de sanciones administrativas por el
sometimiento a tratamiento. Por tanto y a efectos
prácticos diríamos que en España y para el cannabis
ahora mismo existe una postura regularizadora.
Argumentos a favor y en contra, y datos críticos
En los últimos años ha resurgido con fuerza el
debate sobre el control del cannabis, tanto a nivel
mundial, como europeo (y por tanto también en
España). En realidad dicho planteamiento no se
centra tanto en el consumo (habida cuenta que
la mayor parte de países del entorno occidental
ya cuentan con una cierta regulación) como en la
producción y el tráfico del cannabis2.
En gran medida este debate resurge desde el
momento en que los Organismos Internacionales
encargados del control y la lucha contra las drogas21-23
reconocen que la política aplicada hasta la fecha,
basada en planteamientos restrictivos y punitivos,
no ha logrado los objetivos planteados, es más, ha
agravado incluso determinadas situaciones.
El debate a favor y en contra de la legalización de
la producción (oferta), tráfico y consumo de cannabis
y sus derivados se basa en una serie de argumentos
que precisan analizarse con espíritu crítico si se
quiere llegar a conclusiones razonadas, y sobre todo,
a planificar nuevas medidas de aproximación al
problemas de las drogas que resulten más eficaces y
acertadas.
Ni que decir tiene que éste es un terreno abonado
a debates ideológicos más que a planteamientos
racionales y análisis críticos. Dicho enfoque, aun
respetable, debe ser evitado si realmente se
quiere alcanzar un programa de intervención que
resulte eficaz18. Tanto quienes apoyan medidas
prohibicionistas como quienes preferirían una
legalización plena sostienen diferentes argumentos
que favorecen sus planteamientos. Es por ello
necesario someter dichos planteamientos a un
análisis crítico.
Los argumentos existentes en el debate sobre el
cannabis16,20,24 se pueden distribuir en tres grandes
bloques: argumentos a favor de la legalización del
cannabis, argumentos en contra, y argumentos a
favor de una regularización.
Los partidarios de la legalización señalan que el
cannabis es una droga relativamente inocua, no
especialmente perjudicial para la salud, quizás menos
incluso que el tabaco y alcohol que sí son legales.
Entienden por tanto que su liberalización no debería
suponer una sobrecarga o más gasto para la Sanidad.
Mazzittelli sin embargo señala que en el mejor de los
casos no hay datos que permitan asegurar que no
vaya a incrementarse el gasto sanitario20. Más allá de
que sí se ha demostrado claramente que el consumo
de cannabis se relaciona con patología física y
psíquica (incluida la afectación neuropsicológica)25,
los datos de los diferentes Observatorios sobre
Drogas demuestran que cada vez son más los sujetos
que acuden a tratamiento por cannabis, siendo ya la
primera sustancia motivo de atención en primeros
tratamientos, y la segunda más consumida para
el conjunto de las personas en terapia, como se
señala anteriormente1,2. Los datos preliminares
de las experiencias que se han ido desarrollando
en Holanda y Australia parecen demostrar que
al menos inicialmente se incrementa el número
de consumidores, sobre todo en poblaciones
jóvenes26-29. Sería necesario, por tanto, un mayor
gasto en campañas de prevención y educación. Está
demostrado que buena parte de los accidentes de
tráfico se relacionan con el consumo de sustancias
en general y cannabis en particular, con el gasto
sanitario rehabilitador que puede suponer7,8,29. No
conviene tampoco olvidar que las sustancias legales
(alcohol y tabaco) con las que suele compararse el
cannabis son grandes generadoras de gasto sanitario,
circunstancia a la que contribuyó precisamente de
manera definitiva su legalización.
Otro de los argumentos que se emplean a favor de
la legalización es que se trata de una droga blanda,
con efectos psicológicos leves, que no genera una
gran dependencia. Es cierto que parece la menos
lesiva de las drogas de abuso, y que si bien es la
más empleada, los datos de prevalencia vida indican
que el porcentaje de personas que usan cannabis
y que acaban desarrollando una dependencia es
relativamente bajo4,5. No obstante no es menos
cierto que inicialmente se consideraba que no
producía tolerancia ni dependencia, datos que
hoy en día se sabe que son incorrectos. Preocupa
además su uso en población joven, especialmente
vulnerable, que lo suele consumir en determinadas
situaciones sociales, habitualmente junto con otras
drogas, por lo que podría considerarse una puerta de
entrada, junto el tabaco y el alcohol, hacia sustancias
potencialmente más nocivas. Se observa además,
cada vez de manera más clara, que los consumidores
diarios de cannabis se subdividen en dos grandes
grupos, quienes con el paso del tiempo abandonan
el consumo (la mayoría) y quienes se convierten en
dependientes graves28.
Quienes se muestran partidarios de la legalización
exponen que su mercado controlado supondría un
incremento estatal en la recaudación de impuestos,
y unos beneficios económicos para el país16. En
ningún caso, sostienen quienes se oponen a este
planteamiento, sería dinero suficiente para financiar
los costes sanitarios.
Otro planteamiento habitualmente empleado es
el de los efectos medicinales del cannabis30. Se ha
Agustín Madoz-Gúrpide y Enriqueta Ochoa Mangado. LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA
probado su valía en enfermedades diversas como
el dolor neuromuscular, las náuseas y vómitos
asociados a tratamientos quimioterapéuticos, el
glaucoma ocular, como paliativo en enfermedades
anorexizantes… Estos potenciales beneficios podrían
ser aún mayores si se introdujera un mercado legal
que permitiera mayor investigación. Quienes se
muestran contrarios a la legalización aducen que si
bien es cierto que en algunos casos y circunstancias
el potencial terapéutico del cannabis ha supuesto un
beneficio, hoy por hoy existen otros fármacos que
pueden cumplir esas funciones en la mayoría de los
casos con al menos igual efectividad. En cualquier
caso como ya sucede con otros productos derivados
(por ejemplo los opiáceos) se puede extraer el
principio activo y elaborar productos farmacéuticos
que faciliten su uso médico controlado. De hecho
ya hay fármacos como Sativex® que se benefician
del principio activo THC. Además y por principio,
no resultaría adecuada la autoadministración de la
sustancia como tratamiento sin un control médico.
que no se van a modificar por la simple legalización
del cannabis. Ponce de León indica con acierto que
el problema de la violencia no es solo un problema
de drogas18. La evidencia señala a la desigualdad
social y la falta de crecimiento económico como
los principales factores implicados en el origen
del crimen. La simple legalización no va a corregir
estos aspectos. El mismo autor argumenta además
que no existe dato alguno hoy día que demuestre
la tesis de la reducción del crimen violento si se
legaliza el consumo, no pudiendo plantearse por
tanto más allá de un nivel de hipótesis de trabajo.
En cualquier caso no conviene olvidar lo que la
experiencia ha demostrado, y es que el problema
de las drogas es un asunto global que necesita de
políticas universales para su abordaje. De poco sirve
que un país facilite la legalización si la política no es
común y universal. La experiencia de Ámsterdam ha
demostrado que se favorecía un determinado tipo
de turismo consumidor que busca en esa ciudad lo
que probablemente en su origen no dispongan28.
Uno de los focos principales de debate entre las
diversas posturas es la repercusión criminológica
de una potencial legalización. Quienes abogan por
dicho planteamiento creen que no se produciría
un incremento (más bien al contrario) del pequeño
delito (generado por el sujeto consumidor), y
que sobre todo desaparecería el mercado negro
(con todas las repercusiones que tiene a nivel de
organizaciones criminales, violencia generada…).
Sin embargo ninguna de esas tres previsibles
repercusiones parece ser acertadas18,20. El tráfico de
cannabis no es sino una pequeña parte del negocio
del crimen organizado (que puede considerarse la
gran lacra de la humanidad en el momento actual,
capaz de mover cantidades de dinero que superan
en mucho el PIB de la mayor parte de países,
de corromper empresas y cambiar gobiernos…).
Junto al tráfico de sustancias estas organizaciones
suelen tener sus “negocios” diversificados (tráfico
de armas, de personas, blanqueo de dinero, redes
de prostitución…)31,32. Cabe señalar que incluso
en el caso del tabaco, legal desde hace años, sigue
existiendo un mercado negro, y que históricamente
la legalización del alcohol no supuso el final de las
organizaciones criminales que se lucraban con él.
Algunos autores16 presuponen que la legalización
del cannabis mejorará per se la situación económica
en los países productores, facilitando el cultivo de una
planta (cáñamo) de la que se pueden obtener otros
beneficios además de la hierba ya que son empleados
en la industria textil, papelera... Quienes se oponen a
la legalización indican que harían falta otras medidas
más importantes de política agraria, desarrollo rural
y de promoción social, a través de programas macro
y microsociales, para lograr un desarrollo económico
y social de las zonas productoras20.
Por otra parte es cierto que el consumidor
de cannabis no suele recurrir habitualmente al
pequeño delito (hurto) para conseguir la sustancia.
No obstante no es cierto que el cannabis no se
relacione con la delincuencia a pequeña escala6.
Experiencias recientes, que hay que examinar con
mucha precaución, señalan un posible incremento
de delitos cuando se ha liberalizado el consumo de
cannabis28.
En cuanto al cannabis en particular (y las drogas
en general) y la violencia, cabe señalar que en
gran medida, se relaciona con las organizaciones
criminales, pero sobre todo, con una serie de causas
En los últimos años ha aparecido una nueva
realidad, en forma tanto de cannabis de mayor pureza
y potencia (por selección y tipo de cultivo), como de
nuevas moléculas sintéticas o semisintéticas, que
afecta directamente al debate de la legalización del
cannabis. Ninguna propuesta legalizadora contempla
esta nueva realidad que puede hacer fracasar este
tipo de planteamiento al poner en el mercado negro
sustancias más potentes20.
Entre el prohibicionismo y la postura
completamente legalizadora existe, como se
exponía, una vía intermedia que parece más acorde
con la realidad y con los datos objetivos y críticos
disponibles, que es la posición regularizadora.
Autores como Ferragut entienden que una postura
prohibicionista está condenada al fracaso, y propugna
la regularización como medida idónea17. Quienes
participan de esta opción sostienen que permite
descriminalizar al consumidor y abordarlo como
paciente, con la consiguiente oferta de tratamiento.
La propuesta regularizadora debería basarse en
diversas consideraciones17. Por un lado, asumir que
se trata de un problema mundial y que por tanto
debe implicar a la comunidad internacional. Eso
supone campañas de apoyo y promoción para los
países especialmente afectados por el subdesarrollo
5
Agustín Madoz-Gúrpide y Enriqueta Ochoa Mangado. LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA
6
y por tanto más vulnerables a la influencia del crimen
organizado (políticas macrosociales y microsociales).
La lucha contra el crimen organizado debe continuar
siendo prioritaria, con medidas y estrategias políticojurídicas adecuadas y globales. Por otra parte se debe
potenciar la investigación científica que permita
desarrollar programas adecuados de salud. Dichos
sistemas de salud deben educar adecuadamente a la
población (especialmente niños y jóvenes) y ofrecer
opciones terapéuticas eficaces.
Conflicto de intereses
Los autores declaran que no existe conflicto de
intereses.
Bibliografía
1. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito
(UNODC). World Drug Report 2014 [Internet]. Viena; 2014.
Available from: http://www.unodc.org/documents/wdr2014/
V1403603_spanish.pdf
2. Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías
(EMCDDA). Informe Europeo sobre Drogas 2014: tendencias y
novedades [Internet]. Luxemburgo; 2014. Available from: http://
www.emcdda.europa.eu/attachements.cfm/att_228272_ES_
TDAT14001ESN.pdf
3. Observatorio Español sobre Drogas. Encuesta estatal sobre
uso de drogas en enseñanzas secundarias 2012/2013. ESTUDES
[Internet]. Madrid; 2014. Available from: http://www.pnsd.msc.
es/Categoria2/observa/pdf/PresentESTUDES2012_2013.pdf
4. Hall W, Solowij N, Lemon J. The health and psychological effects
of cannabis use. National Drug Strategy Monograph Series No. 25.
Canberra (Australia): Australian Government Publication Service;
1994.
5. Anthony J, Warner L, Kessler R. Comparative epidemiology
of dependence on tobacco, alcohol, controlled substances and
inhabitans: Basic findings from the National Comorbidity Study.
Clin Exp Psychopharmacol. 1994;2:224–68.
doi: http://dx.doi.org/10.1037/1064-1297.2.3.244
6. Bennett T, Holloway K, Farrington D. The statistical association
between drug misuse and crime: A meta-analysis. Aggress Violent
Behav. 2008;13:107–18.
doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.avb.2008.02.001
7. DRUID. Final Report: Work performed, main results and
recommendations. Revision 2.0. [Internet]. Cologne: BASt;
2012. Available from: http://www.druid-project.eu/Druid/EN/
Dissemination/downloads_and_links/Final_Report.pdf?__
blob=publicationFile&v=1
8. Instituto Nacional de Toxicologías y Ciencias Forenses. Víctimas
mortales en accidentes de tráfico. Memoria 2012. Madrid; 2013.
9. Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado. Código Penal y
legislación complementaria. [Internet]. Madrid: Ministerio de la
Presidencia. Gobierno de España; 2014. Available from: https://
www.boe.es/legislacion/codigos/codigo.php?id=038_Codigo_
Penal_y_legislacion_complementaria&modo=1
10. Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado. Ley Orgánica 1/1992,
de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.
[Internet]. 46. Madrid: Ministerio de la Presidencia. Gobierno de
España; 1992. p. 6209–14. Available from: https://www.boe.es/
buscar/doc.php?id=BOE-A-1992-4252
11. Mayán Santos M. La importancia de la cantidad y composición
en los delitos relativos a drogas tóxicas, estupefacientes y
sustancias psicotrópicas. Noticias Jurídicas [Internet]. 2007;
Available
from:
http://noticias.juridicas.com/articulos/55Derecho-Penal/200709-58545755.html
12. Ministerio de Justicia. Gobierno de España. Proyecto de Ley
Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de
23 de noviembre, del Código Penal [Internet]. Madrid; 2013.
Available
from:
http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/
es/1215198252237/ALegislativa_P/1288777620918/Detalle.html
13. Ministerio de Interior. Gobierno de España. Anteproyecto de
Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana [Internet].
Madrid; 2013. Available from: http://www.mpr.gob.es/NR/
rdonlyres/D5C51F94-0526-4A2E-B776-2563C1A784C5/255105/
mir_anteproyecto_ley_seg_ciudadana.pdf
14. Martínez Perza C. Reformas en el Código Penal y la Ley de
Seguridad Ciudadana en materia de adicciones. Propuestas
urgentes. Infonova. 2014;25:53–9.
15. Comas Arnau D. Regularización de las drogas: el falso debate
de la legalización. Regular: la única opción viable [Internet]. Boletín
Athenai. Madrid: Fundación Atenea; 2007. p. 4–8. Available from:
http://fundacionatenea.org/?p=2736
16. Hernández Tinajero J. Regular la marihuana: razones y
argumentos. Bien Común [Internet]. 2011;193(16):15–7. Available
from: http://www.fundacionpreciado.org.mx/biencomun/bc193/
Bc_193.pdf.
17. Ferragut S. Alternativas al combate. Bien Común
[Internet]. 2011;193(16):9–14. Available from: http://www.
fundacionpreciado.org.mx/biencomun/bc193/Bc_193.pdf.
18. Ponce de León Rosas A. Legalización de drogas. Un debate
ideologizado. Bien Común [Internet]. 2011;193(16):18–20.
Available
from:
http://www.fundacionpreciado.org.mx/
biencomun/bc193/Bc_193.pdf.
19. Castillo López C. Editorial. Bien Común [Internet].
2011;193(16):5–6. Available from: http://www.fundacionpreciado.
org.mx/biencomun/bc193/Bc_193.pdf.
20. Mazzitelli AL. Drogas, legalizacion y debate. Bien Común
[Internet]. 2011;193(16):8. Available from: http://www.
fundacionpreciado.org.mx/biencomun/bc193/Bc_193.pdf.
21. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito
(UNODC). World Drug Report 2012 [Internet]. Viena; 2012.
Available from: http://www.unodc.org/documents/data-andanalysis/WDR2012/WDR_2012_Spanish_web.pdf
Agustín Madoz-Gúrpide y Enriqueta Ochoa Mangado. LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA
22. Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).
Informe 2011 [Internet]. 2012. Available from: http://www.incb.
org/documents/Publications/AnnualReports/AR2011/AR_2011_
Spanish.pdf.
23. Centro Internacional para la Prevención de la Criminalidad
(CIPC). Informe Internacional. Prevención de la criminalidad y
seguridad cotidiana: tendencias y perspectivas. [Internet]. 2010.
Available from: http://www.crime-prevention-intl.org/fileadmin/
user_upload/Publications/prevencion_de_la_criminalidad_y_la_
seguridad_cotidiana_ESP_01.pdf
24. Babín Vich F. El debate por la legalizacion de las drogas.
Adicciones [Internet]. 2013;25(1):7–9. Available from: http://
www.adicciones.es/files/007-010 BABIN Editorial.pdf
25. Schubart C, Sommer I, van Gastel W, Goetgebuer R, Kahn R,
Boks M. Cannabis with high cannabidiol content is associated
with fewer psychotic experiences. Schizophr Res. 2011;Aug130
(1-:216–21.
doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.schres.2011.04.017
26. MacCoun R, Reuter P. Evaluating alternative cannabis regimes.
Br J Psychiatry. 2001;178:123–8.
doi: http://dx.doi.org/10.1192/bjp.178.2.123
27. MacCoun RJ. What can we learn from the Dutch cannabis
coffeeshop system? Addiction. 2011;106(11):1899–910.
doi: http://dx.doi.org/10.1111/j.1360-0443.2011.03572.x
28. Monshouwer K, Van Laar M, Vollebergh WA. Buying cannabis
in “coffee shops”. Drug Alcohol Rev. 2011;30(2):148–56.
doi: http://dx.doi.org/10.1111/j.1465-3362.2010.00268.x
29. Hall W. Reducing the harms caused by cannabis use: the policy
debate in Australia. Drug Alcohol Depend. 2001;62(3):163–74.
doi : http://dx.doi.org/10.1016/S0376-8716(00)00171-X
30. Lorenzo P, Leza J. Utilidad terapéutica del Cannabis y derivados.
Monogr Cannabis Adicciones [Internet]. 2000;12 supl 2:149–68.
Available from: http://adicciones.es/files/lorenzo 149-168.pdf
31. Fernández J. Crimen Organizado. Not Jurídicas [Internet].
2008; Available from: http://noticias.juridicas.com/articulos/55Derecho Penal/200810-98765412359874.html.
32. Fondo Monetario Internacional (FMI). Financial system abuse,
financial crime and money laundering. [Internet]. 2001. Available
from: http://www.imf.org/external/np/ml/2001/eng/021201.pdf.
7
Fly UP