...

Tiempo para compartir: El dar gracias

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Tiempo para compartir: El dar gracias
TIEMPO PARA COMPARTIR
EL DAR GRACIAS
por Sydney Reynolds
olvidar " [dar] las gracias al Señor [nuestro] Dios en
todas las cosas" (D. y C. 59:7).
" D a r á s las gracias al Señor tu Dios en todas las
cosas" (D. y C. 59:7).
¿De cuántas formas puedes decir gracias?
¿Quién dice thank youl ¿En qué lugar dicen
dankel ¿Y quién dice malo, tak, merci o
kansha shimasul Los niños de todo el mundo dicen
gracias en su propio idioma (véase "Niños de todo el
mundo", Canciones para los niños, págs. 4-5). Nuestro
Padre Celestial los escucha y los comprende a todos
ellos. A Él le encanta escuchar a los niños decir gracias
a sus padres, a sus amigos y especialmente a El.
Podemos pronunciar palabras de agradecimiento;
podemos escribirlas; podemos cantar sobre lo agradecido que estamos; podemos sentir gratitud en nuestro
corazón. Nuestro Padre Celestial nos pide que expresemos nuestra gratitud a menudo porque El sabe que un
corazón agradecido nos ayuda a sentirnos felices.
En el Libro de Mormón, a Jacob, el hermano de Nefi,
se le dificultaba grabar sobre las planchas, pero se sentía
feliz de hacerlo porque las planchas perdurarían por
muchos años. Esperaba que cualquiera que leyera sus
palabras las recibiría con un corazón agradecido (véase
Jacob 4:3). Sus palabras ahora son parte de nuestras
Escrituras, y todos las podemos leer con gratitud.
El pueblo de Alma agradeció al Señor el haberlos
liberado de la cautividad y el haber aligerado sus cargas
cuando eran esclavos. Se podría pensar que no habría
mucho de qué estar agradecido si se fuera esclavo, pero
el pueblo de Alma sabía que el Señor los había confortado. En el valle de Alma, elevaron sus voces para agradecer y alabar a Dios (véase Mosíah 24:20-22).
En los días de Jesús, las personas que sufrían de la
enfermedad llamada lepra tenían que mantenerse
alejados de las demás personas, a fin de que nadie más
se contagiara. En una ocasión, diez leprosos se detuvieron a lo lejos y llamaron a Jesús pidiéndole que les
sanara, a lo cual Jesús respondió diciéndoles que fueran
y se mostraran a los sacerdotes. Cuando iban para allá,
ocurrió un milagro: fueron sanados. Diez hombres
fueron sanados, pero desafortunadamente sólo uno de
ellos regresó a dar las gracias. Asegurémonos de no
Instrucciones
En algunas partes del mundo, la cornucopia, a la que
también se le conoce como cuerno de la abundancia, es
un símbolo de abundancia y agradecimiento. Desprende
la página 7 de la revista y pégala en papel grueso. Corta
la cornucopia, la ranura y los dibujos de las cosas por las
que estamos agradecidos. Pega los dibujos en la parte
abierta de la cornucopia, con cuidado de no cubrir la
ranura. Pega con cinta adhesiva un pequeño sobre
detrás de la ranura y cuelga la cornucopia en tu hogar.
Invita a los miembros de tu familia a que escriban o
dibujen cosas por las cuales estén agradecidos en
pequeños pedazos de papel y que los inserten en la
ranura. Abre el sobre durante la noche de hogar o a la
hora de la comida; túrnense para leer los pedazos de
papel o para hablar sobre los dibujos.
Ideas p a r a e l Tiempo p a r a compartir
1. A fin de ayudar a los niños a memorizar D. y C. 59:7,
reciten este pasaje juntos. Después pida a uno de los niños que
diga: "Estoy agradecido por (lo que él o ella elija)". Pida a ese
niño que junto con usted repita el pasaje de las Escrituras;
entonces pida a otro niño que repita la frase, diciendo por lo que
esté agradecido. Continúe de esta manera hasta que muchos de los
niños estén recitando el pasaje con usted. Enfóquese en el hecho de
dar gracias al analizar algunas de sus respuestas y al expresar las
razones por las que usted está agradecido.
2. Hable sobre las formas adecuadas de mostrar el agradecimiento, incluso el escribir cartas. Pida a los niños que escriban
notas de agradecimiento para algún miembro de su familia, para
un maestro orientador, una maestra de la escuela, un misionero,
etc. (Los niños más pequeños pueden hacer un dibujo de alguien
por quien estén agradecidos, o de algo por lo que estén agradecidos.) Invite a los niños a imaginar que están escribiendo una
carta de agradecimiento a nuestro Padre Celestial. ¿Qué les
gustaría decir? Recuérdeles que pueden dar gracias a nuestro Padre
Celestial cada vez que oren. Canten una canción que hable de la
gratitud, tal como "Doy gracias, oh Padre" (Canciones para los
niños, pág. 9).
6
Fly UP