...

Dónde y cómo buscar la información necesaria

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Dónde y cómo buscar la información necesaria
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
1/8
Dónde y cómo buscar la información necesaria
Autores: Juan Ruiz-Canela Cáceres (1). Arturo Louro González (2).
(1) Pediatra de Atención Primaria. Centro de Salud de Torreblanca-Distrito Sevilla. Servicio Andaluz de
Salud.
(2) Especialista en MFyC. SAP Cambre. Sergas.
Actualización 29/03/2004.
_________________________________
Primer escenario (clínico general)
El primer paciente de esta mañana viene con sus padres, es un niño de 7 años que tiene problemas en la
escuela. En la historia se describe como “muy inquieto”. Cuando tenía 4 años un profesor de preescolar
expresó alguna preocupación por su actividad y su incapacidad de jugar con otros niños. Ahora ya en 3º
de ESO tiene problemas de aprendizaje, no sabe leer y tiene dificultades con la aritmética, su profesor
informa que se mueve constantemente y que se pega con los otros niños, sus amistades son limitadas y
sugiere que debe ser evaluado por el pediatra de atención primaria sobre un posible problema de déficit de
atención e hiperactividad (DAH). Los padres quieren hablar sobre las distintas opciones de tratamiento.
Segundo escenario (clínico diagnóstico)
Un Director de un Centro de Salud se muestra preocupado por las tasas de derivación a Urgencias de
Traumatología en un centro que no dispone de radiología convencional. Ha leído que existen unas reglas
de decisión sobre el valor predictivo de las radiografías en el esguince de tobillo y que no son necesarias
en todos los casos. Quiere conocer qué evidencias existen sobre este tema, sin definir un grupo
determinado de edad.
Tercer escenario (clínico intervención)
Viene a consulta un paciente de 60 años, obeso y diagnosticado de Artrosis de Rodilla. Este paciente pide
un medicamento cuyo principio activo es glucosamina, que según le han comentado regenera el cartílago
de la rodilla. Decides buscar por tu cuenta qué evidencias existen sobre él.
Introducción
El sector salud, y en particular la medicina, viene atravesando en los últimos años una crisis importante
relacionada con el desequilibrio existente entre la producción de nuevos conocimientos en el campo de la
salud y las habilidades necesarias para manejar esta avalancha de información que esos nuevos
conocimientos provoca. Estudios realizados en Holanda y USA sugiere que el 30-40% de los pacientes no
recibe el cuidado apropiado, fundamentado en las evidencias disponibles (1,2).
La búsqueda tradicional de soluciones a las incertidumbres clínicas ha recaído en libros y manuales que
han dejado muestra de sus limitaciones (al menos en formato papel) para incorporar, con la actualidad
suficiente, el conocimiento científico más reciente. Entre otras razones porque suele haber un importante
desfase entre los descubrimientos científicos y la edición del libro. La mayoría de los libros cuando se
editan tienen ya algunas recomendaciones obsoletas.
Acortar el tiempo entre la investigación médica y la implementación de los avances es una preocupación
general. En un artículo publicado en JAMA, se demostró que una de las causas más importantes del
retraso en la adopción de un nuevo tratamiento, es la discrepancia entre los expertos (3). En ese estudio se
informa que trascurrieron más de 15 años hasta que apareció por primera vez la recomendación sobre el
tratamiento del Infarto mediante la Fibrinolisis, un tratamiento que conlleva una importante disminución
de mortalidad en este tipo de pacientes.
Para hallar una opción basada en las
mejores pruebas conocidas, para
www.fisterra.com
Atención Primaria en la Red
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
2/8
El clínico puede, para mantener actualizados sus
resolver un problema o proceso
conocimientos, buscar la información científica vigente en las asistencial concreto debemos utilizar
grandes bases de datos bibliográficas, las cuales, se nutren de
una metodología apropiada.
las publicaciones periódicas mundiales en las que se reflejan y
difunden los resultados de la investigación biomédica. En la actualidad es posible a través de Internet
acceder a esas bases documentales por medio del interfaz de Pubmed o Embase. Alrededor de 2.000.000
de artículos se publican anualmente en unas 20.000 revistas. Aún se complica más la tarea si se pretende
obtener información de utilidad práctica basada en la evidencia científica. En los grandes repertorios
bibliográficos está toda la producción científica, independientemente de su diseño, resultados u
objetivos.Manejar esta información para buscar una respuesta a una cuestión clínica resulta difícil
especialmente por falta de conocimientos en la metodología de recuperación bibliográfica, dificultades en
el planteamiento del problema (5) y sobre todo por falta de tiempo. Shanefield calcula que un médico
precisaría leer 20 artículos diarios para mantenerse actualizado (6).
¿Cómo hallar una opción basada en las mejores pruebas conocidas para un problema o proceso asistencial
concreto?
La clave en este proceso radica en el empleo de metodología. La calidad de la información recuperada y
el tiempo empleado en ello, son directamente proporcionales al empleo de un método específico y
sistemático. Sin metodología, el clínico puede perder tiempo y esfuerzo en una búsqueda estéril que no
despeje su incertidumbre, que no conteste a sus preguntas.
¿Cómo un clínico puede encontrar respuestas fiables y precisas a las preguntas que le surjan en su
consulta?
La pregunta clínica
El primer paso en la búsqueda de respuestas consiste en
transformar el problema que se nos plantea en el cuidado del
paciente en una pregunta clínica, de forma que queden bien
determinados y diferenciados los sujetos, las intervenciones
actuales, las propuestas y los resultados posibles. Este aspecto
se trata en mayor profundidad en el capítulo 2 de este curso.
El primer paso en la búsqueda de
respuestas consiste en transformar el
problema o incertidumbre que se nos
plantea en el cuidado del paciente en
una pregunta clínica, de forma que
queden bien determinados y
diferenciados los sujetos, las
intervenciones actuales, las propuestas
y los resultados posibles.
La pregunta puede referirse al valor de distintos test
diagnósticos, al pronóstico de la enfermedad o a los beneficios
o riesgos de las distintas opciones terapéuticas que se pueden emplear en esa situación (7).
El tipo de recurso que más nos conviene utilizar dependerá del tipo de pregunta planteada y del tiempo
que dispongamos (8,9).
Tabla I: Tipo de pregunta y estudio a localizar
Pregunta
Tipo de estudio
Diagnóstico
Etiología
Pronóstico
www.fisterra.com
Estudio trasversal
Revisión Sistemática
Guía de Práctica Clínica (GPC)
Estudios de Cohortes
Caso-Control
Revisión Sistemática
GPC
Estudios de Cohortes-Supervivencia
Revisión Sistemática
GPC
Intervención
Ensayo Clínico Aleatorizado y Controlado
Revisión Sistemática
GPC
Frecuencia
Estudios de Cohortes
Estudio trasversal
Revisión Sistemática
GPC
Atención Primaria en la Red
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
3/8
Buscar la información
Siempre es útil iniciar nuestra búsqueda con la elección de las palabras clave/ descriptores (términos
MeSH) que configuren el perfil de búsqueda y faciliten la exploración de las fuentes de información.
Para ello podemos utilizar MeSH Database de PubMed (esta funcionalidad está descrita en el Manual de
PubMed con detalle).
A partir de aquí, en función del tiempo disponible y de los conocimientos que el clínico tenga sobre
búsqueda, recuperación y evaluación de la información científica, caben dos posibilidades:
1.
2.
Buscar la información científica acerca del tema en los repertorios bibliográficos y evaluarla
hasta depurar la evidencia que se desprenda de la misma. Implica seguir estos pasos:
a. Determinación del problema.
b. Transformación del problema en pregunta de indagación.
c. Elección de descriptores, operadores boléanos, filtros metodológicos y limitadores:
selección previa del tipo artículos que se evaluarán.
d. Acceso a un repertorio bibliográfico
i. Realización de la búsqueda.
ii. Recuperación de los documentos.
e. Evaluación crítica de los mismos.
f. Síntesis de la Información.
g. Resolución escenario clínico.
O acceder a fuentes que ya hayan realizado este proceso y ofrezcan la información revisada y
catalogada desde el punto de vista de la evidencia (publicaciones filtradas):
a. Determinación del problema.
b. Transformación del problema en pregunta clínica.
c. Elección de descriptores.
d. Acceso a: publicaciones de síntesis basadas en la evidencia, bases de GPC, Revisiones
sistemáticas, Agencias de Evaluación de Tecnología (AETS), revistas secundarias o de
resúmenes...
i. Realización de la búsqueda.
ii. Recuperación de los documentos.
e. Comparación con el contexto propio.
f. Resolución escenario clínico.
¿Cuándo elegir una alternativa u otra? Indiscutiblemente, la segunda es la ruta más corta y certera, aunque
no siempre hay revisiones sobre el tema que se está tratando, por lo que en esos casos habría que recurrir
a generar la evidencia, si es posible. Esto requiere conocimientos específicos sobre búsqueda, evaluación
y síntesis de la literatura. Algo de lo que los clínicos pocas veces disponen.
Iniciar la búsqueda por fuentes muy elaboradas, preparadas para responder preguntas en el puesto de
consulta requiere menos formación en lectura crítica y es menos costosa en tiempo.
Es por esto el importante auge de publicaciones de síntesis finales (que en nuestro esquema situamos al
nivel de las GPC) en apoyo a las decisiones en consulta.
www.fisterra.com
Atención Primaria en la Red
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
4/8
Evaluación crítica de la información
localizada
Si elegimos la segunda vía para resolver nuestras dudas no será
necesario ningún proceso adicional de análisis de la
información recuperada. Este análisis debe hacerse
previamente seleccionando las fuentes fiables por su rigor en la
metodología de elaboración de sus documentos y su
actualización.
Hay tres grandes preguntas que debe
superar todo artículo sometido a
evaluación crítica:
•
•
Si hemos elegido la primera vía, una vez recuperada la
información, hay que realizar un análisis crítico de la misma.
Este análisis nos permitirá excluir aquellos artículos de dudosa
calidad científica
•
¿Cuáles son los hallazgos
principales? (Mensaje del
artículo).
¿Se justifican las conclusiones
con la metodología empleada?
(Validez).
¿En qué medida son aplicables
a mis pacientes? (Utilidad).
El proceso de evaluación crítica está descrito en una serie de
artículos denominados genéricamente como los "User's guides...", (11) en los que se detalla cómo debe
ser este procedimiento en función del tipo de estudio (tratamiento, diagnóstico, etc.) y en este mismo
curso se dedican a este tema 4 capítulos.
Aunque cada tipo de estudio contempla algunas cuestiones específicas, hay tres grandes preguntas que
debe superar todo artículo sometido a evaluación crítica:
1. ¿Cuáles son los hallazgos principales? (Mensaje del artículo).
www.fisterra.com
Atención Primaria en la Red
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
5/8
2. ¿Se justifican las conclusiones con la metodología empleada? (Validez).
3. ¿En qué medida son aplicables a mis pacientes? (Utilidad).
En definitiva, en este apartado se revisa la metodología del estudio en cuestión, cómo se seleccionaron los
pacientes, si éstos culminaron el estudio y si fueron tratados homogéneamente y en el grupo al que fueron
asignados, etc.
Resolución del primer escenario clínico
Preguntas en relación al escenario clínico
Diagnóstico
Preguntas
Mejor recurso
-¿En Niños de edad escolar cual es la probabilidad de
DAH?
-¿Cuál es la probabilidad de desordenes psiquiátricos
adicionales?
-¿Cuál la utilidad de escalas de conducta y otros test en el
diagnostico de DAH?
1. GPC
2. Best Evidence
3. Up to Date
4. Medline
-¿En niños escolares con DAH como de efectivo son
medicaciones estimulantes, otras medicaciones
psicotrópicas o tratamientos conductuales sobre la
Tratamiento
conducta de los DAH?
-¿Cuales son los efectos adversos de los medicamentos
estimulantes?
Pronóstico
-¿Cual es el pronóstico a largo plazo de persistencia de
DAH síntomas, delincuencia, fracaso escolar, o abuso de
sustancias?
1.
2.
3.
4.
5.
6.
GPC
Clinical Evidence
Cochrane
Otros RS
Up to Date
Medline
1.
2.
3.
4.
GPC
Best Evidence
Up to Date
Medline
* DAH (Déficit de Atención con Hiperactividad)
Aunque nuestro problema clínico era amplio hemos podido encontrar respuesta para el diagnóstico en una
guía de gran calidad de la Academia Americana de Pediatría basada en una revisión sistemática de la
Agencia de Evaluación de Tecnología Norteamericana.
La respuesta sobre tratamiento está basada en Clinical Evidence (12) que a su vez incluye tres revisiones
sistemáticas de NICE (Agencia Inglesa),la Agencia de Evaluación Canadiense y Norteamericana y una
menos sólida sobre pronóstico la encontramos en el libro electrónico Evidence based- Child.
Si nuestra pretensión hubiera sido más modesta posiblemente Evidence Based Child hubiera sido
suficiente porque es un libro que se actualiza periódicamente y este capitulo está elaborado en Agosto
2001. En la siguiente tabla vemos las respuestas finales:
Pregunta
Prevalencia de
DAH en la
población
Riesgo de
Trastornos
Asociados
Utilidad de test
diagnósticos
www.fisterra.com
Tipo de
Evidencia
Resultado
-6.8% (IC 5.0-9.0) usando DSM-III
-10.3 % (IC 7.7-13.4) usando DSMRevisión IIIR
Sistemática -1% usando ICD-10
-Varón 3 veces mas frecuente que
mujeres
Comentarios
Heterogeneidad de los
estudios debido a los
métodos de medida,
poblaciones e
informantes
-Conducta desafiante 35.2 % (IC
27.2-43.8)
-Desordenes conducta 25.7 % Heterogeneidad
Revisión
significativa entre los
Sistemática (IC 12.8-41.3)
-Ansiedad 25.8 % (IC 17.6-35.3) estudios
-Depresión 18.2 % (IC 11.126.6)
Revisión -No evidencia utilidad TAC,
La escala de Conners
Sistemática
aporta alguna utilidad
usando EEG, plomo, pruebas tiroideas. para los profesores y
Atención Primaria en la Red
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
DSM
criterios
como Goldstandard
-Escala de Conners odds ratio
mayor de 3.
6/8
seguimiento
De momento las
Efectividad de las
Revisión -Metilfenidato es el único autorizado y Intervenciones
Psicosociales aportan
terapias
Sistemática eficacia 70% de los casos
poco
-Los Síntomas disminuyen con
Revisión el tiempo
Pronóstico a largo Sistemática
plazo
de estudios -Persisten adolescentes 21-71%
de cohortes -Jóvenes entre el 4-50%
Pocos estudios y los
resultados varían
ampliamente
-Fracaso escolar 59.5%
Resolución del Escenario Intervención
¿En pacientes Obesos con Artrosis de Rodilla es mejor
Tratamiento tratamiento la Glucosamina, que regenera la articulación
y disminuye el dolor, que los AINEs?
1. GPC
2. Clinical
Evidence
3. Cochrane
4. Otros RS
5. Up to Date
6. Medline
En primer lugar intentamos localizar GPC que incluyan ese medicamento. Utilizamos el metabuscador
TRIP (http://www.tripdatabase.com), que no localiza ninguna con las palabras osteoarthritis and
glucosamine.
El siguiente paso es localizar una revisión sistemática (RS) mediante TRIP y efectivamente localizamos
una RS Cochrane sobre este tema que localizamos en la Cochrane plus en castellano y en esta dirección
(http://www.cochranelibrary.com/clibplus/clibpluslogon.htm) a la que se puede se puede acceder de
forma libre gracias al ministerio de sanidad (www.msc.es) o bireme.
También existe una referencia en Bandolera (Bandolier traducido) sobre este tema. Las conclusiones de
esta revisión sistemática son:
“Serían necesarias más investigaciones para confirmar a largo plazo la efectividad y la toxicidad de la
terapia con glucosamina en la Osteoartritis. La mayoría de los trabajos revisados sólo evaluaron una
preparación del sulfato de glucosamina. Se desconoce si diferentes preparaciones de la glucosamina,
preparadas por distintos fabricantes, serían igualmente efectivas en la terapia de la OA.”
Con esta información no podemos resolver nuestro escenario pero observamos que la búsqueda termina
en el año 1999 y pensamos que puedan existir ensayos clínicos posteriores. Para ello intentamos localizar
artículos primarios a través de “Clinical Query” en PubMed, limitando nuestra recuperación a artículos
publicados desde el año 1999.
Encontramos dos ensayos clínicos que estudian la evolución a largo plazo de pacientes con artrosis de
rodilla. Tras una lectura critica apreciamos que tienen un gran número de pérdidas en el seguimiento y
los pacientes obesos están excluidos de los ensayos, sin embargo los efectos adversos de este
medicamento en estos ensayos clínicos son escasos. Por lo que concluimos que aunque no existe una
indicación firme para su uso podría ser una alternativa para pacientes con gastropatía por AINE y con
muchas dudas para su uso en obesos (13,14).
www.fisterra.com
Atención Primaria en la Red
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
7/8
Resolución del Escenario Diagnóstico
Diagnóstico
¿En pacientes afectos de esguince de tobillo podemos
mediante la exploración clínica evitar Radiografías?
1. GPC
2. Best Evidence
3. Up to Date
4. Medline
Para los temas de diagnóstico, nuestra estrategia de búsqueda es menos eficiente porque la Cochrane y
Clinical Evidence están fundamentalmente enfocados a las intervenciones terapéuticas. Con relación al
diagnostico los recursos mas importantes son EBM-Guidelines y una serie de JAMA sobre el examen
clínico racional que está compendiada en un libro de texto (15).
Pero salvo este problema y que debemos entrar en clinical query por diagnóstico seguiremos utilizando
una estrategia similar.
Nos vamos a Tripdatabase y encontramos una guía que está ubicada en la base de datos de la National
Guidelines Clearinghouse (NCG) y publicada también en JAMA (16).
En los temas de diagnóstico nos interesa en este caso comprobar que ha sido validada en nuestro país en
el ámbito de atención primaria y encontramos dos artículos (17,18) de los que extraemos las siguientes
conclusiones:
•
•
•
18 años o más.
Primera consulta a causa de un traumatismo de menos de 1 semana de evolución.
No presentan:
o trastornos sensoriales y/o de conciencia.
o lesiones cutáneas secundarias al traumatismo.
o gran inflamación o edema que impida la palpación de relieves óseos.
•
•
Embarazadas.
Dolor en talón (calcáneo) y/o antepié.
Exclusiones:
Los 3 estudios publicados en España muestran una sensibilidad entre el 96’43 - 100 y con adiestramiento
el número de fracturas que pasan desapercibidas es muy escaso.
Bibliografía
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
Bodenheimer T. The American health care system--the movement for improved quality in health
care. N Engl J Med 1999; 340 (6): 488-492. [Medline]
Schuster MA, McGlynn EA, Brook RH. How good is the quality of health care in the United
States? Milbank Q 1998; 76 (4): 517-63, 509. [Medline]
Evidence-based medicine. A new approach to teaching the practice of medicine. Evidence-Based
Medicine Working Group. JAMA 1992; 268 (17): 2420-2425. [Medline]
Antman EM, Lau J, Kupelnick B, Mosteller F, Chalmers TC. A comparison of results of metaanalyses of randomized control trials and recommendations of clinical experts. Treatments for
myocardial infarction. JAMA 1992; 268 (2): 240-248. [Medline]
Muir Gray JA. Atención Sanitaria basada en la evidencia. Madrid: Churchill Living stone, 1997.
Shaneyfelt TM. Building bridges to quality. JAMA 2001; 286 (20): 2600-2601. [Medline]
Richardson WS, Wilson MC, Nishikawa J, Hayward RS. The well-built clinical question: a key
to evidence-based decisions. ACP J Club 1995; 123 (3): A12-A13. [Medline]
Haynes RB. Of studies, syntheses, synopses, and systems: the "4S" evolution of services for
finding current best evidence. ACP J Club 2001; 134 (2): A11-A13. [Medline]
Haynes RB. Of studies, summaries, synopses, and systems: the "4S" evolution of services for
finding current best evidence. Evid Based Ment Health 2001; 4 (2): 37-39. [Medline]
www.fisterra.com
Atención Primaria en la Red
MBE: Dónde y cómo buscar la información necesaria
8/8
10. Lowe HJ, Barnett GO. Understanding and using the medical subject headings (MeSH)
vocabulary to perform literature searches. JAMA 1994; 271 (14): 1103-1108. [Medline]
11. Users' Guides to the Medical Literature: A Manual for Evidence-Based Clinical Practice. Gordon
Guyatt , Drummond Rennie (Edit). Chicago: American Medical Association; 2002. [Reseña]
12. Ramchandani P, Joughin C, Zwi M. Attention deficit hyperactivity disorder in children. Clin
Evid 2002; (7): 262-271. [Medline]
13. Reginster JY, Deroisy R, Rovati LC, Lee RL, Lejeune E, Bruyere O et al. Long-term effects of
glucosamine sulphate on osteoarthritis progression: a randomised, placebo-controlled clinical
trial. Lancet 2001; 357 (9252): 251-256. [Medline]
14. Pavelka K, Gatterova J, Olejarova M, Machacek S, Giacovelli G, Rovati LC. Glucosamine
sulfate use and delay of progression of knee osteoarthritis: a 3-year, randomized, placebocontrolled, double-blind study. Arch Intern Med 2002; 162 (18): 2113-2123. [Medline]
15. Black ER, Bordley DR, Tape TG, Panzer RJ. Diagnostic Strategies. American Collge of
Physician-American Societ of Internal Medicine ed. Philadelphia: 1999.
16. Stiell IG, McKnight RD, Greenberg GH, McDowell I, Nair RC, Wells GA et al. Implementation
of the Ottawa ankle rules. JAMA 1994; 271 (11): 827-832. [Medline]
17. Aginaga Badiola JR, Ventura Huarte I, Tejera Torroja E, Huarte Sanz I, Cuende Garcés A,
Gómez Garcerán M, Labaca Arteaga J. Validación de las reglas del tobillo de Ottawa para el uso
eficiente de radiografias en las lesiones agudas de tobillo Aten Primaria 1999; 24 (4): 203-208.
[Medline]
18. Salcedo I, Herrero M, Carretero B, Sánchez AB, Mascias C, Panadero FJ. Sobre las reglas de
tobillo de Ottawa. Aten Primaria 2000; 26 (2): 131. [Medline]
www.fisterra.com
Atención Primaria en la Red
Fly UP