...

La Ciencia de Estar Bien

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La Ciencia de Estar Bien
La Ciencia
de estar
bien
Por Wallace D. Wattles
Traducido y adaptado por:
Álvaro Mendoza V.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
La Ciencia de estar bien
Por: Wallace D. Wattles
Traducido y adaptado por:
Álvaro Mendoza V.
AlvaroMendoza.com
Edita: MercadeoGlobal.com
Copyright © 2003, Álvaro Mendoza V.
Todos los derechos reservados
[email protected]
LaCienciaDeHacerseRico.com
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
PREFACIO
Este volumen es el segundo de una serie, de la cual el primero es
LA CIENCIA DE HACERSE RICO. Así como aquel libro estaba
destinado para aquellos que querían hacerse ricos, esté está enfocado
para todos aquellos que quieren salud, y que desean una guía práctica y
manejable, no un tratado filosófico. Es un instrumento para el uso del
PRINCIPIO UNIVERSAL de la vida, y mi esfuerzo ha sido el de tratar
de explicar todo de un modo tan sencillo y simple que el lector, aunque
pueda no haber estudiado previamente el NUEVO PENSAMIENTO o la metafísica,
pueda seguirlo fácilmente en su camino hacia la salud perfecta. Mientras retuve
todos lo que es esencial, he eliminado cuidadosamente todo lo que no lo es; no he
utilizado lenguaje técnico, incomprensible, o difícil, y he mantenido un único punto
de vista en todo momento.
Como afirma su título, el libro trata con la ciencia, no la especulación. La teoría
monástica del universo –la teoría de que materia, mente, conciencia, y vida son
todas manifestaciones de una SUSTANCIA ORIGINAL es aceptada ahora por la
mayoría de los pensadores; y si usted acepta esta teoría, no puede negar las
conclusiones lógicas que encontrará aquí. Lo mejor de todo, es que los métodos de
pensamiento y acción prescritos han sido probados por el mismo autor, y en cientos
de otros casos durante doce años de práctica, con un éxito continuo e inagotable.
Puedo decir de la Ciencia de Estar Bien que funciona; y que dondequiera que se
cumplan sus leyes, no puede fallar en su funcionamiento, más de lo que puede
fracasar en funcionar la ciencia de la geometría. Si los asuntos de su cuerpo no han
sido tan destruidos como para que sea imposible la continuación de la vida, usted
puede ponerse bien; y si usted piensa y actúa en un CIERTO MODO, se pondrá
bien.
Si el lector desea comprender completamente la teoría monástica del cosmos,
se le recomienda leer a Hegel y Emerson; también lea “La Noticia Eterna” un
panfleto por J. J. Brown, 300 Cathcard Road, Govanhill, Glasgow, Escocia. Algún
tipo de luz sobre el tema también se puede encontrar en una serie de artículos del
autor, que fueron publicados en El Nautilus, Holyhoke, Mass., durante el año 1909,
bajo el título de: “¿Cuál es la verdad?”
Aquellos que deseen información más detallada en cuanto a la ejecución de
funciones voluntarias como comer, beber, respirar, y dormir, pueden leer los folletos
del Sr. Wattles, “La nue va ciencia de vivir y sanar”, “Cartas al esposo de una
mujer”, y “El uso positivo de los alimentos”, que quizás puedan obtener de los
editores de este libro. También recomendaría los escritos de Horace Fletcher, y de
Edward Hooker Dewey. Lea todos esos libros, si usted quiere, como una especie de
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
apoyo para su fe; pero déjeme prevenirlo sobre cometer el error de estudiar muchas
teorías conflictivas, y practicar al mismo tiempo, partes de varios “sistemas”
diferentes; porque si se pone bien, debe ser por darle su MENTE COMPLETA a un
CIERTO MODO de pensar y de vivir. Recuerde que la CIENCIA DE ESTAR BIEN
afirma ser una guía completa y suficiente en cada caso particular. Concéntrese sobre
la manera de pensar y actuar que prescribe, y sígalo en cada detalle, y usted se
pondrá bien; y si usted ya se encuentra bien, se mantendrá así. Confiando en que
usted continúe hasta que la bendición impagable de la salud perfecta sea suya, me
mantengo,
Muy sinceramente suyo,
WALLACE D. WATTLES
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo I
El principio de la salud
En la aplicación personal de la ciencia de estar bien, así como en la de la
ciencia de hacerse rico, ciertas verdades fundamentales deben ser conocidas en el
comienzo, y aceptadas sin cuestionamientos. Algunas de estas verdades son las que
especificamos aquí.
La ejecución perfectamente natural de las funciones resulta de la acción natural
del PRINCIPIO DE LA VIDA. Hay un PRINCIPIO DE LA VIDA en el universo; es
la SUSTANCIA ORIGINAL de la cual están hechas todas las cosas. Esta
SUSTANCIA ORIGINAL se impregna, penetra, y llena los interespacios del
universo; y está en –y a través de– las cosas, como un éter muy refinado que se
difunde y esparce. Toda la vida viene de ella, su vida es toda la vida que hay.
El hombre es una forma de esta SUSTANCIA ORIGINAL, y tiene dentro de él
un PRINCIPIO DE LA SALUD. (La palabra PRINCIPIO se utiliza como
significado de origen). El PRINCIPIO DE LA SALUD en el hombre, cuando está en
actividad constructiva completa, causa que todas las funciones voluntarias de su vida
se ejecuten perfectamente.
Es el PRINCIPIO DE LA SALUD en el hombre el que realmente trabaja toda
curación, sin importar que “sistema” o “remedio” sea empleado; y este Principio de
Salud es traído hacia la ACTIVIDAD CONSTRUCTIVA por pensar en un CIERTO
MODO.
Procedo ahora a probar esta última afirmación. Todos sabemos que las
curaciones están formadas por todos los métodos diferentes y comúnmente opuestos,
empleados en las varias ramas del arte de sanar. El alópata, que da una fuerte dosis
de contra-veneno, cura a su paciente; y el homeópata, quien da una dosis diminuta
del veneno más similar al de la enfermedad, también lo cura. Si la alopatía alguna
vez curó cualquier enfermedad dada, es seguro que la homeopatía nunca curó esa
enfermedad; y si la homeopatía alguna vez curó un malestar, la alopatía no habría
podido posiblemente curar ese malestar. Los dos sistemas son radicalmente opuestos
en teoría y práctica; y, aún así, ambos “curan” la mayoría de las enfermedades. E
incluso los remedios utilizados por médicos en una escuela no son los mismos. Vaya
con un caso de indigestión a media docena de doctores, y compare sus
prescripciones; es más que seguro que ninguno de los medicamentos de alguno de
ellos haya sido igual al que le dieron los otros. ¿Acaso no debemos concluir que los
enfermos son curados por un PRINCIPIO DE SALUD existente dentro de ellos
mismos, y no por alguna de las variables de los “remedios”?
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
No sólo esto, sino que encontramos los mismos malestares curados por el
traumatólogo con manipul aciones en la columna; por el sanador de fe con plegarias,
por el científico de alimentos con menús especiales, por un científico cristiano por
una declaración formulada de fe, por el científico mental con afirmaciones, y por el
higienista con diferentes planes de vida. ¿A qué conclusión podemos arribar frente a
todos estos hechos, sino la de que hay un PRINCIPIO DE SALUD que es el mismo
en todas las personas, y que logra realmente todas las curaciones, y que hay algo en
todos los “sistemas” que, en circunstancias favorables despierta a la acción al
PRINCIPIO DE LA SALUD? Esto es, medicinas, manipulaciones, plegarias, menús,
afirmaciones, y prácticas higiénicas curan cada vez que causan que se active el
PRINCIPIO DE SALUD; y fracasan cada vez que no causan que se active. ¿Acaso
todo esto no indica que el resultado depende más de la forma en que el paciente
piensa sobre el remedio, que sobre los ingredientes de la prescripción?
Hay una vieja historia que suministra una muy buena ilustración en este punto,
y que brindaré aquí. Se dice que en la edad media, los huesos de un santo,
mantenidos en uno de los monasterios, hacían milagros de curación; en ciertos días
una gran multitud desconsolada se reunía para tocar las reliquias y ser sanada. En la
víspera de una de esas ocasiones, algunos sinvergüenzas sacrílegos obtuvieron
acceso al cajón en donde estaban guardadas las reliquias que trabajaban maravillas y
robaron los huesos; y en la mañana, con la multitud de pacientes acostumbrada
esperando en el portal, los frailes se encontraron despojados de la fuente del poder
del milagro. Resolvieron mantener el tema en silencio, esperando que, al hacer eso,
pudieran encontrar al ladrón y recuperar sus tesoros; y apresurándose al sótano del
convento desenterraron los huesos de un asesino, que había sido enterrado allí
muchos años antes. Colocaron éstos en el cajón, intentando crear una excusa creíble
para el fracaso de que el santo realice sus acostumbrados milagros en ese día; y
luego dejaron entrar a la concurrencia en espera de los enfermos y los más débiles.
Para la sorpresa intensa de aquellos que conocían el secreto, los huesos del
malhechor probaron ser tan eficaces como los del santo; y las curaciones
continuaron como antes. Se dice que uno de los sacerdotes dejó un relato de lo
ocurrido, en el cual confesó que, para su juicio, el poder de curación había estado
todo el tiempo en las mismas personas, y nunca, en absoluto, en los huesos.
Si esta historia es cierta o no, la conclusión se aplica a todas las curas obtenidas
por todos los sistemas. El PODER QUE SANA está en el paciente mismo; y que se
haga activo o no lo haga no depende de los medios físicos o mentales utilizados,
sino sobre la manera en que el paciente piensa en estos medios. Hay un Principio
Universal de la Vida, como Jesús enseñó; un gran Poder de Curación espiritual; y
hay un Principio de Salud en el hombre que está relacionado con este Poder de
Curación. Éste puede estar latente o activo, de acuerdo a la manera en que el hombre
piense. Siempre puede acelerarlo en actividad pensando de un CIERTO MODO.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Que usted esté bien no depende de la adopción de algún sistema, o de encontrar
algún remedio; personas con malestares idénticos a los suyos han sido sanadas por
todos los sistemas y todos los remedios. No depende tampoco del clima; algunas
personas están bien y otros están enfermos en todos los climas. No depende de su
ocupación, a no ser por los casos de aquellos que trabajan bajo condiciones tóxicas;
las personas están bien en todos los oficios y profesiones. Que usted esté bien
depende, sobre que usted, de que comience a pensar –y actuar– en un CIERTO
MODO.
La manera en que el hombre piensa sobre las cosas está determinada por lo que
cree de ellas. Sus pensamientos están determinados por su fe, y los resultados
dependen de que realice una aplicación personal de su fe. Si un hombre tiene fe en la
eficiencia de una medicina, y es capaz de aplicar esa fe en sí mismo, esa medicina
ciertamente causará que sea curado; pero aunque su fe sea grande, no se sanar á a
menos que la aplique en sí mismo.
Muchas personas enfermas tienen fe por otros, pero no por sí mismos.
Entonces, si tiene fe en un sistema de dietas, y puede aplicar esa fe personalmente,
lo curará; y si tiene fe en plegarias y afirmaciones y aplica personalmente su fe, las
plegarias y afirmaciones lo curarán. La fe, aplicada personalmente, cura; y no
importa cómo de grande sea la fe o cómo de persistente sea el pensamiento, no lo
curará sin su aplicación personal. La Ciencia de Estar Bien, entonces, incluye los
dos campos de pensamiento y acción. Para estar bien no es suficiente que el hombre
deba pensar meramente en un CIERTO MODO; debe aplicar su pensamiento en sí
mismo, y debe expresarlo y exteriorizarlo en su vida externa actuando de la misma
manera en que él piensa.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo II
Los fundamentos de la Fe
Antes de que un hombre pueda pensar de un CIERTO MODO que causará que
su enfermedad sea curada, debe creer en ciertas verdades que están aquí
especificadas.
Todas las cosas están hechas de una SUSTANCIA ORIGINAL, la cual, en su
estado original se impregna, penetra, y llena los inter-espacios del universo.
Mientras que todas las cosas visibles están hechas de ella; sin embargo, esta
SUSTANCIA, en su primer condición sin forma (SUSTANCIA ORIGINAL) está
en –y a través de– todas las formas visibles que ella ha hecho. Su vida está en
TODO, y la inteligencia está en TODO.
La SUSTANCIA crea por medio del PENSAMIENTO, y el método es
tomando la forma de aquello en lo que piensa. El pensamiento de una imagen
mantenida por ésta SUSTANCIA causa que asuma esa forma; el pensamiento de un
movimiento causa que se instituya ese movimiento. Las formas son creadas por
éstas sustancias moviéndose hacia ciertos atributos y posiciones. Cuando la
SUSTANCIA ORIGINAL desea crear una forma dada, piensa en los movimientos
que producirá esa forma. Cuando desea crear un mundo, piensa en los movimientos,
tal vez extendiéndose a través de las edades, que resultará en que ella se devenga en
la actitud y forma del mundo; y estos movimientos son realizados. Cuando desea
crear un árbol de roble, piensa en las secuencias de movimiento, tal vez
extendiéndose a través de las edades, que resultará en la forma del árbol de roble; y
estos movimientos son realizados. Las secuencias particulares de movimiento por
las cuales las formas diferentes deben ser producidas fueron establecidas en el
comienzo; son incambiables. Ciertos movimientos instituidos en la SUSTANCIA
SIN FORMAR van a producir ciertas formas por siempre.
El cuerpo del hombre está formado por la SUSTANCIA ORIGINAL, y es el
resultado de ciertos movimientos, que primero existieron como PENSAMIENTO de
la SUSTANCIA ORIGINAL. Los movimientos que producen, renuevan y reparan el
cuerpo del hombre, son llamados FUNCIONES, y estas funciones son de dos clases:
voluntarias e involuntarias. Las funciones involuntarias están bajo el control del
PRINCIPIO DE SALUD en el hombre, y son ejecutadas en una manera
perfectamente sana mientras el hombre piense en un CIERTO MODO. Las
funciones voluntarias de la vida son comer, beber, respirar, y dormir. Estas,
enteramente o en parte, están bajo la dirección de la mente consciente del hombre; y
él puede ejecutarlas en una forma perfectamente sana. Si no las ejecuta en una forma
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
perfectamente sana, no puede estar bien por mucho tiempo. Entonces vemos que, si
el hombre piensa en un CIERTO MODO, come, bebe, respira, y duerme del modo
correspondiente, él estará bien.
Las funciones involuntarias de la vida de un hombre están bajo el control del
PRINCIPIO DE SALUD, y mientras el hombre piense en una forma perfectamente
sana, estas funciones serán ejecutadas perfectamente; porque la acción del Principio
de Salud está dirigido mayormente por el pensamiento consciente del hombre,
afectando su mente subconsciente.
El hombre es un centro de pensamiento, capaz de originar pensamiento; y a
medida que lo hace no sabe todo, comete errores, y piensa erróneamente. Sin saber
todo, él cree que algunas cosas son ciertas, cuando no lo son. El hombre sostiene en
su pensamiento la idea del funcionamiento y condiciones enfermas y anormales, y
entonces pervierte la acción del Principio de Salud, causando funcionamiento y
condiciones enfermas y anormales dentro de su propio cuerpo. En la SUSTANCIA
ORIGINAL sólo se mantienen pensamientos de movimientos perfectos; funciones
perfectas y sanas; vida completa. Dios nunca piensa en enfermedad o imperfección.
Pero por tiempos inmemoriales el hombre ha mantenido pensamientos de
enfermedad, anormalidad, edad avanzada, y muerte; y el funcionamiento pervertido
resultante de estos pensamientos se ha convertido en parte de la herencia de la raza.
Nuestros ancestros, por muchas generaciones, han mantenido ideas imperfectas
concernientes a la forma y funcionamiento humanos; y comenzamos la vida con
impresiones raciales subconscientes de imperfección y enfermedad.
Esto no es natural, ni una parte del plan de la naturaleza. El propósito de la
naturaleza no puede ser otra cosa que la perfección de la vida. Esto lo vemos en la
propia naturaleza de la vida misma. Es la naturaleza de la vida el avanzar
continuamente hacia una vida más perfecta; el progreso es el resultado inevitable del
acto mismo de vivir. El incremento es siempre el resultado de vivir activamente;
todo lo que viva debe vivir más y más. La semilla, yaciendo en el granero, tiene
vida, pero no está viviendo. Colóquela en la tierra y se convierte en activa, e
inmediatamente comienza a acumular para sí la sustancia que la rodea, y a construir
una forma de planta. Y esto creará un crecimiento tal que será producida una cabeza
de semilla conteniendo treinta, sesenta, o cien semillas, cada una teniendo tanta vida
como la primera.
La vida, por vivirla, aumenta.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
La vida no puede ser vivida sin incrementarse, y el impulso fundamental de la
vida es vivir. Es en respuesta a este impulso fundamental por lo que funciona la
SUSTANCIA ORIGINAL, y crea. Dios debe vivir; y no puede vivir excepto
mientras crea y aumenta. En formas multiplicables, Él se mueve hacia vivir más.
El universo es una vida magníficamente progresiva, y el propósito de la
naturaleza es el progreso de la vida hacia la perfección; hacia el funcionamiento
perfecto. El propósito de la naturaleza es la salud perfecta.
El propósito de la naturaleza, en cuanto a lo que concierne al hombre, es que él
debe estar avanzando continuamente hacia más vida, y progresando hacia la vida
perfecta; y que debe vivir la vida más completa posible en su presente esfera de
acción.
Esto debe ser así, porque AQUELLO que vive en el hombre está buscando más
vida.
Dele a un niño pequeño un lápiz y un papel, y él comenzará a dibujar figuras
naturales; esto es porque AQUELLO que vive en él está tratando de expresarse
como un arte. Dele un juego de bloques, e intentará construir algo. AQUELLO que
vive en él está buscando expresión en la arquitectura. Siéntelo delante de un piano, y
el tratará de extraer armonía de las teclas; AQUELLO que vive en él está tratando de
expresarse en la música. AQUELLO que vive en el hombre siempre está buscando
vivir más; y visto que el hombre vive mejor cuando está bien, el PRINCIPIO DE LA
NATURALEZA en él puede buscar solamente salud. El estado natural del hombre
es un estado de salud perfecto; y todo en él, y en la naturaleza, tiende hacia la salud.
La enfermedad no puede tener lugar en el pensamiento de la SUSTANCIA
ORIGINAL, ya que su propia naturaleza está continuamente impulsada hacia la más
completa y mejor vida perfecta; por lo tanto, hacia la salud. El hombre, como existe
en el pensamiento de la SUSTANCIA SIN FORMAR, tiene una salud perfecta. La
enfermedad, que es función anormal o pervertida –movimiento hecho
imperfectamente, o hecho en dirección hacia la vida imperfecta– no tiene lugar en el
pensamiento de la MATERIA DE PENSAMIENTO.
La MENTE SUPREMA nunca piensa en enfermedad. La enfermedad no fue
creada u ordenada por Dios, o enviada por Él. Es totalmente un producto de
conciencia separada; del pensamiento individual del hombre. Ni Dios, ni la
SUSTANCIA SIN FORMAR, ven enfermedad, piensan en enfermedad, conocen la
enfermedad, o reconocen la enfermedad. La enfermedad es reconocida únicamente
en el pensamiento del hombre; Dios no piensa en otra cosa más que en la salud.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
De todo lo precedente, vemos que la salud es un hecho o VERDAD de la
sustancia original de la cual todos estamos formados; y que la enfermedad es el
funcionamiento imperfecto, resultante de los pensamientos imperfectos del hombre,
pasados y presentes. Si los pensamientos del hombre sobre él mismo hubieran sido
de salud perfecta, no sería posible que el hombre estuviera ahora de otra manera que
no fuera perfectamente sano.
El hombre en salud perfecta es el pensamiento de la SUSTANCIA
ORIGINAL, el hombre en salud imperfecta es el resultado de su propio fracaso al no
pensar en la salud perfecta, y de ejecutar la funciones voluntarias de la vida en un
modo sano. Aquí clasificamos en un programa las verdades básicas de la Ciencia de
Estar Bien:
Hay una sustancia de pensamiento de la cual todas las cosas son hechas, y
que, en su estado original, se impregna, penetra, y llena todos los ínter espacios del
universo. Es la vida del TODO.
Un pensamiento de forma en esta sustancia, produce la forma; un pensamiento
de movimiento produce el movimiento. En relación con el hombre, los pensamientos
de esta SUSTANCIA siempre son de funcionamiento perfecto y salud perfecta.
Si el hombre piensa solamente pensamientos de salud perfecta, puede causar
dentro de sí mismo el funcionamiento de salud perfecta; y el Poder de la Vida será
empleado para asistirlo. Pero este funcionamiento sano no continuará, a menos que
el hombre ejecute las funciones externas, o voluntarias, de vivir en una manera
sana.
El primer paso del hombre debe ser aprender cómo pensar en la salud
perfecta; y su segundo paso es el de aprender cómo comer, beber, respirar, y
dormir en una manera perfectamente sana. Si el hombre toma estos dos pasos,
ciertamente estará bien, y se mantendrá así.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo III
La vida y sus organismos
El cuerpo humano es el sitio de sustento de una energía que se renueva cuando
se gasta; que elimina la materia de desperdicio o venenosa, y que repara el cuerpo
cuando está roto o lastimado. A esta energía nosotros la llamamos vida. La vida no
es generada o producida dentro del cuerpo; produce el cuerpo.
La semilla que ha sido guardada en el depósito por años, crecerá cuando esté
sembrada en la tierra; producirá una planta. Pero la vida en la planta no es generada
por su crecimiento; es la vida la que hace que la planta crezca.
La ejecución de función no causa la vida; es la vida la que causa la función al
ser ejecutada. La vida está primero; la función está después.
Es la vida quien distingue entre materia orgánica e inorgánica, pero no se
produce después de la organización de la materia.
La vida es el principio o fuerza que causa organización; que construye
organismos.
Es un principio o fuerza inherente en la SUSTANCIA ORIGINAL; toda la vida
es UNA.
Este principio de vida del todo, es el principio de la salud en el hombre, y se
hace constructivamente activa cada vez que el hombre piensa en un CIERTO
MODO. Cualquiera que, entonces, piense de este CIERTO MODO tendrá
seguramente salud perfecta si su funcionamiento externo está en conformidad con su
pensamiento. Pero el funcionamiento externo debe conformar al pensamiento; el
hombre no puede desear estar bien y pensando en salud, si él come, bebe, toma,
respira, y duerme como un hombre enfermo.
El Principio de Vida universal entonces, es el Principio de Salud en el Hombre.
Es uno solo con la SUSTANCIA universal. Hay una SUSTANCIA ORIGINAL de
la cual todas las cosas están hechas; esta sustancia está viva, y su vida es el
PRINCIPIO DE VIDA del universo. Esta SUSTANCIA ha creado a partir de ella
misma todas las formas de vida orgánica sólo por pensar en ellas, o por pensar en los
movimientos y funciones que las producen.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
La SUSTANCIA ORIGINAL piensa solamente salud, porque ella sabe la
verdad; no hay verdad que no sea conocida en la SUSTANCIA SIN FORMAR, que
es TODO, y está en TODO. No solo sabe toda la verdad, sino que tiene todo el
PODER; su poder vital es la fuente de toda la energía que hay. Una vida consciente
que conoce toda la VERDAD y que tiene todo el PODER no puede equivocarse o
ejecutar funciones imperfectamente; sabiéndolo todo, sabe demasiado como para
equivocarse, y así la SUSTANCIA SIN FORMAR no puede ser enferma o pensar en
enfermedad.
El hombre es una forma de esta SUSTANCIA ORIGINAL, y tiene una
conciencia separada propia; pero su conciencia es limitada y, por lo tanto,
imperfecta. En razón de su conocimiento limitado el hombre puede y piensa
equivocadamente, y entonces causa funcionamientos pervertidos e imperfectos en su
propio cuerpo. El hombre no ha sabido demasiado, por eso se equivoca. El
funcionamiento enfermo o imperfecto puede no resultar instantáneamente de un
pensamiento imperfecto, pero seguro ocurrirá si el pensamiento se hace habitual.
Cualquier pensamiento mantenido continuamente por el hombre tiende al
establecimiento de la condición correspondiente en su cuerpo.
También, el hombre ha fracasado en aprender cómo ejecutar las funciones
voluntarias de su vida en una forma saludable. Él no sabe cuándo, qué, ni cómo
comer; él sabe poco sobre respirar, y menos sobre dormir. Él hace todas esas cosas
de una manera incorrecta, y con las condiciones erróneas; y esto es porque él ha
dejado de seguir la única guía segura hacia el conocimiento de la vida. Ha intentado
vivir por lógica antes que por instinto; ha hecho del vivir un tema de arte, y no de
naturaleza. Y se ha equivocado.
Su único remedio es comenzar a andar correctamente; y esto, seguramente, lo
puede hacer. Es el trabajo de este libro el de enseñar toda la verdad, para que el
hombre que lo lea sepa demasiado como para equivocarse.
Los pensamientos de enfermedad producen las formas de la enfermedad. El
hombre debe aprender a pensar en salud; y siendo la SUSTANCIA ORIGINAL la
que toma la forma de sus pensamientos, se convertirá en la forma de salud y
manifestará salud perfecta en todo su funcionamiento. Las personas que fueron
sanadas por tocar los huesos del santo fueron sanadas realmente por pensar de un
CIERTO MODO, y no por ningún poder emanado de las reliquias. No hay poder
sanador en los huesos de un hombre muerto, sean los de un santo o un pecador.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Las personas que fueron sanadas por las dosis del alópata o el homeópata
también fueron realmente sanadas por pensar de un CIERTO MODO; no hay
ninguna droga que tenga dentro de sí misma el poder de curar una enfermedad.
Las personas que han sido curadas por plegarias y afirmaciones también fueron
sanadas por pensar de un CIERTO MODO; no hay poder curativo en retahílas de
palabras.
Todos los enfermos que han sido sanados, por cualquier “sistema”, han
pensado de un CIERTO MODO; y un pequeño examen nos demostrará cuál es este
modo.
Las dos cosas esenciales para lograr el CIERTO MODO son la FE, y una
APLICACIÓN PERSONAL DE LA FE.
Las personas que tocaron los huesos del santo tenían FE; y tan grande era su
FE que en el mismo instante en que tocaron las reliquias CORTARON TODAS
LAS
RELACIONES
MENTALES
CON
LA
ENFERMEDAD,
Y
MENTALMENTE SE UNIFICARON CON LA SALUD.
Este cambio de mentalidad fue acompañado por un SENTIMIENTO de
devoción intenso que penetró en los nichos más profundos de sus almas, y así
suscitó al PRINCIPIO DE SALUD a llevar a cabo una acción po derosa. Ellos
clamaron que fueron sanados por medio de la FE, o que se apropiaron de la salud
para sí mismos; y con completa FE dejaron de pensar en sí mismos en conexión con
la enfermedad y pensaron en sí mismos solamente en conexión con la salud.
Estas son los dos elementos esenciales para pensar en el CIERTO MODO que
lo hará estar bien; primero, reclame o aprópiese de la salud por medio de la FE; y
segundo, separe todas las relaciones mentales con la enfermedad, e ingrese en
relaciones mentales con la salud. Aquello que hacemos nosotros mentalmente, es en
lo que nos convertimos físicamente; y aquello con lo que nos unimos mentalmente
es con lo que nos unificamos físicamente. Si su pensamiento siempre lo relaciona
con enfermedad, entonces su pensamiento se convierte en un poder fijo para causar
la enfermedad dentro de usted; y si su pensamiento siempre lo relaciona a su salud,
entonces su pensamiento se transforma en un poder fijo empleado para mantenerlo
bien.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
En el caso de las personas que son sanadas por medio de medicinas, el
resultado es obtenido en el mismo modo. Ellos tienen consciente o
inconscientemente, suficiente FE en los medios utilizados para causarles que
rompan las relaciones mentales con la enfermedad e ingresar en una relación mental
con la salud. La fe puede ser inconsciente. Es posible para nosotros tener una fe
subconsciente o innata en cosas como la medicina, en la cual no creemos
objetivamente en ningún nivel; y esta fe subconsciente puede ser suficiente como
para acelerar el PRINCIPIO DE SALUD hacia la actividad constructiva. Muchos
que tienen poca fe consciente son sanados en este modo; mientras muchos otros que
tienen gran fe en los medios no son sanados porque no hacen ninguna aplicación
personal en sí mismos; su fe es general, pero no específica para sus propios casos.
En la CIENCIA DE ESTAR BIEN tenemos dos puntos principales para
considerar: Primero, cómo pensar con FE; y segundo, cómo aplicar el pensamiento
en nosotros mismos para acelerar el PRINCIPIO DE SALUD a una actividad
constructiva. Comencemos por aprender qué pensar.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo IV
Qué pensar
Para poder separar todas las relaciones mentales de la enfermedad, usted debe
ingresar en una relación mental con la salud, haciendo que el proceso sea positivo,
no negativo; uno de asunción, no de rechazo. Usted está para recibir –o apropiarse–
de la salud, antes que rechazar o negar la enfermedad. El negar la enfermedad no
logra casi nada; hace poco bien expulsar al demonio y dejar la casa vacía, porque él
regresará y se hará presente con otros peores que él. Cuando entra en relaciones
mentales completas y constantes con la salud, debe, necesariamente terminar toda
relación con la enfermedad. El primer paso en la Ciencia de Estar Bien es, entonces,
entrar en una completa conexión de pensamiento con la SALUD.
La mejor forma de hacer esto es formar una imagen mental o ilustración de
usted mismo estando bien, imagine un cuerpo perfectamente fuerte y saludable; y
pase suficiente tiempo contemplando esta imagen para hacerla el pensamiento
habitual de usted mismo.
Esto no es tan fácil como suena; necesita dedicarle suficiente tiempo a la
meditación, y no todas las personas tienen la facultad de la imaginación lo
suficientemente desarrollada como para formar una imagen mental distintiva de
ellos mismos en un cuerpo perfecto o idealizado. Es mucho más fácil –como en “La
Ciencia de Hacerse Rico”– formar una imagen mental de las cosas que uno quiere
tener; porque hemos visto estas cosas o sus contrapartes, y sabemos cómo se ven;
podemos ilustrarlas muy fácilmente en la memoria. Pero nunca nos hemos visto en
un cuerpo perfecto, y una imagen mental clara es difícil de formar.
No es necesario o esencial, de todas maneras, tener una clara imagen mental de
usted como desea ser; solamente es esencial formar una CONCEPCIÓN de salud
perfecta, y de relacionarse con ella. Esta Concepción de Salud no es una imagen
mental de una cosa particular; es un entendimiento de salud, y lleva con ella la idea
de funcionamiento perfecto en todas las partes y órganos.
Usted puede INTENTAR imaginarse a usted mismo como perfecto en su
estado físico; eso ayuda; y usted DEBE pensar en usted haciendo todo en el modo
de una persona perfectamente fuerte y saludable. Usted puede imaginarse
caminando por una calle con un cuerpo erecto y un paso vigoroso; usted puede
imaginarse haciendo su trabajo diario fácilmente y con vigor excedente, nunca
cansado o débil; usted puede ilustrar en su mente cómo todas las cosas serán hechas
por una persona llena de salud y poder, y usted puede ser la figura central en la
ilustración, haciendo las cosas justo de ese CIERTO MODO. Nunca piense en el
modo en que las personas débiles o enfermas hacen cosas; siempre piense en el
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
modo en que las personas fuertes hacen cosas. Pase su tiempo libre pensando sobre
la MANERA FUERTE, hasta que tenga una buena concepción de ella; y siempre
piense de usted mismo en conexión con la MANERA FUERTE DE HACER
COSAS. Esto es lo que quiero decir con tener una CONCEPCIÓN DE SALUD.
Para poder establecer el funcionamiento perfecto de todas las partes, el hombre
no tiene que estudiar anatomía o fisiología para poder formar una imagen mental de
cada órgano por separado y dirigirse a él. No tiene que “tratar” a su hígado, sus
riñones, su estómago, o su corazón. Hay un PRINCIPIO DE SALUD en el hombre,
que tiene control sobre todas las funciones involuntarias de su vida; y el
pensamiento de salud perfecta, impresionado sobre éste PRINCIPIO, llegará a cada
parte y órgano. El hígado del hombre no es controlado por un principio del hígado,
su estómago por un principio digestivo, y así en adelante; el Principio de la Salud es
Uno.
Cuanto menos vaya dentro del estudio detallado de la fisiología, mejor para
usted. Nuestro conocimiento de esta ciencia es muy imperfecto, y nos dirige al
pensamiento imperfecto. El pensamiento imperfecto causa el funcionamiento
imperfecto, que es la enfermedad. Déjeme ilustrarlo: hasta hace poco, la fisiología
fijó en diez días el limite extremo de la resistencia del hombre sin comida; se
consideró que solamente casos excepcionales podrían sobrevivir un ayuno más
largo. Entonces, se diseminó universalmente la impresión de que aquel que estaba
privado de comida debía morir dentro de los cinco a diez días; y numerosas
personas, cuando estuvieron privadas de comida por un naufragio, accidente, o
inanición, murieron dentro de ese período. Pero la realización del Dr. Tañer, el
ayunador de cuarenta días, y los escritos del Dr. Dewey y otros en la cura de ayuno,
junto con los experimentos de un sin número de personas que han ayunado de
cuarenta a sesenta días, han demostrado que la habilidad del hombre de vivir sin
comida es bastamente mayor de lo que ha sido supuesto. Cualquier persona, educada
apropiadamente, puede ayunar de veinte a cuarenta días con poca pérdida de peso, y
comúnmente con ninguna aparente pérdida de fuerza en absoluto. Las personas que
murieron de hambre en diez días o menos, lo hicieron porque creían que la muerte
era inevitable; una fisiología errónea les había dado un pensamiento erróneo sobre sí
mismos.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Cuando un hombre es privado de su alimento morirá en diez a cincuenta días,
de acuerdo a la manera en que ha sido enseñado; o, en otras palabras, de acuerdo al
modo que piense sobre ello. Entonces usted puede ver que una fisiología errónea
puede dar resultados muy maléficos.
Ninguna CIENCIA DE ESTAR BIEN puede estar fundada en la fisiología
actual; no es lo suficientemente exacta en su sabiduría. Con todas sus pretensiones,
comparativamente poco es realmente sabido en cuanto a los funcionamientos y
procesos interiores del cuerpo. No se sabe debidamente cómo se digiere el alimento;
no se sabe debidamente qué parte desempeña el alimento –si es que tiene alguna– en
la generación de la fuerza. No se sabe exactamente para qué están el hígado, el bazo,
y el páncreas, o qué parte desempañan sus secreciones en la química de la
asimilación. En todos estos y en la mayoría de los otros puntos teorizamos, pero no
lo sabemos realmente. Cuando el hombre comienza a estudiar fisiología, entra al
campo de teoría y refutación; el arriba en medio de opiniones conflictivas, y está
destinado a formar ideas erróneas concernientes a sí mismo. Estas ideas erróneas
conducen a la reflexión de pensamientos erróneos, y esto lleva a un funcionamiento
pervertido y la consecuente enfermedad. Todo lo que el más perfecto conocimiento
de fisiología puede hacer por el hombre, sería permitirle pensar únicamente
pensamientos de perfecta salud, y comer, beber, respirar, y dormir en un modo
perfectamente sano; y esto, como demostraremos, puede hacerlo sin estudiar
fisiología en absoluto.
Esto, en su mayor parte, es cierto de toda higiene. Hay ciertas proposiciones
fundamentales que debemos saber; y éstas serán explicadas en capítulos posteriores,
pero aparte de estas proposiciones, ignore la fisiología e higiene. Tienden a llenar su
mente con pensamientos de condiciones imperfectas, y estos pensamientos
producirán las condiciones imperfectas en su propio cuerpo. No puede estudiar
ninguna “ciencia” que reconozca enfermedad, si usted no está pensando más que en
SALUD.
Abandone toda investigación con respecto a su condición actual, sus causas, o
sus posibles resultados, y póngase en el trabajo de formar una concepción de
SALUD.
Piense sobre la SALUD y las posibilidades de la salud; del trabajo que pueda
ser realizado y los placeres que puedan ser disfrutados en una condición de salud
perfecta. Luego haga de esta concepción su guía para pensar en usted; rehúsese a
entretener ni por un instante cualquier pensamiento de usted mismo que no esté en
armonía con ella. Cuando alguna idea de enfermedad o funcionamiento imperfecto
ingrese a su mente, expúlsela instantáneamente recurriendo a un pensamiento que
esté en armonía con la CONCEPCIÓN DE SALUD.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Piense de usted en todo momento como realizando esta concepción; siendo un
personaje fuerte y perfectamente sano; y no aloje un pensamiento opuesto.
SEPA que mientras piense en usted en unidad con esta concepción, la
SUSTANCIA ORIGINAL que se impregna y llena los tejidos de su cuerpo está
tomando forma de acuerdo al pensamiento; y sepa que esta SUSTANCIA
INTELIGENTE o materia de mente causará que la función sea realizada del
CIERTO MODO en el que su cuerpo será reconstruido con células perfectamente
sanas.
La SUSTANCIA INTELIGENTE, de la cual todas las cosas están hechas, se
impregna y penetra todas las cosas; y entonces está en –y a través de– su cuerpo. Se
mueve de acuerdo a sus pensamientos; y entonces, si usted sostiene sólo los
pensamientos de función perfectamente sana, causará los movimientos de función
perfectamente sana dentro de usted.
Sostenga con persistencia el pensamiento de salud perfecta en relación con
usted mismo; no se permita pensar de ningún otro modo. Mantenga este
pensamiento con la FE perfecta de que es el hecho, la VERDAD. Es la verdad en
cuanto concierne a su cuerpo mental. Usted tiene un cuerpo-mental y un cuerpofísico; el cuerpo-mental toma forma exactamente como usted piensa de usted
mismo, y cualquier pensamiento que usted mantenga continuamente se hace visible
por la transformación del cuerpo físico en su imagen. Inculcar el pensamiento de
funcionamiento perfecto en el cuerpo-mental causará, en el debido tiempo, el
funcionamiento perfecto del cuerpo físico.
La transformación del cuerpo físico en la imagen del ideal mantenido por el
cuerpo mental no se logra instantáneamente; no podemos transfigurar nuestros
cuerpos físicos a voluntad, como lo hizo Jesús. En la creación y recreación de
formas, la SUSTANCIA se mueve a lo largo de líneas fijas de crecimiento que ha
establecido; y la impresión sobre ella del pensamiento de salud, causa que el cuerpo
sano sea construido célula por célula. Sosteniendo únicamente pensamientos de
perfecta salud ocasionará finalmente el funcionamiento perfecto; y el
funcionamiento perfecto producirá en el debido tiempo un cuerpo perfectamente
sano. Puede ser beneficioso condensar este capitulo en un esquema:
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Su cuerpo físico es permeable y lleno de una SUSTANCIA INTELIGENTE, que
forma a un cuerpo de material mental. Este material mental controla el
funcionamiento de su cuerpo físico. Un pensamiento de enfermedad o función
imperfecta, impresionado sobre el material mental, causa enfermedad o
funcionamiento imperfecto en el cuerpo físico. Si usted está enfermo, es porque
pensamientos erróneos han hecho impresiones sobre este material mental; estos
pueden haber sido sus propios pensamientos o aquellos de sus padres; comenzamos
la vida con muchas impresiones subconscientes, correctas e incorrectas. Pero la
tendencia natural de todas las mentes es hacia la salud, todos los funcionamientos
internos llegarán a ser realizados en un modo perfectamente sano.
El Poder de la Naturaleza dentro de usted es suficiente para superar todas las
impresiones hereditarias, y usted aprenderá a controlar sus pensamientos, para que
pueda pensar solamente en aquellos de salud, y si ejecuta las funciones voluntarias
de la vida en un modo perfectamente sano, usted puede, ciertamente, estar bien.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo V
Fe
El Principio de la Salud es movilizado por la FE; nada más puede llamarlo a la
acción, y solamente la FE puede posibilitar que usted se relacione con la salud y
corte, en sus pensamientos, la relación con la enfermedad.
Usted continuará pensando en enfermedad a menos que usted tenga FE en la
salud. Si usted no tiene fe usted dudará; si usted duda, usted temerá; y si usted teme,
se relacionará en la mente a aquello a lo que teme.
Si usted le teme a la enfermedad, pensará de usted mismo en conexión con la
enfermedad; y eso producirá dentro de usted la forma y los movimientos de la
enfermedad. Simplemente como SUSTANCIA ORIGINAL cree a partir de sí
mismo las formas de sus pensamientos, entonces su cuerpo mental, que es
SUSTANCIA ORIGINAL, tomará la forma y movimiento de cualquier cosa en la
que usted piense. Si usted le teme a la enfermedad, tiene terror a la enfermedad,
tiene dudas sobre su seguridad por culpa de la enfermedad, o si usted incluso
contempla a la enfermedad, usted se conectará con ella y creará sus formas y
movimientos dentro de usted.
Déjeme extenderme un poco sobre este punto. La potencia, o poder creativo, de
un pensamiento es otorgada a él mismo por la FE que está en él.
Los pensamientos que no contienen FE no crean formas.
La SUSTANCIA SIN FORMAR –que conoce toda la verdad y, por lo tanto,
piensa solamente en la verdad– tiene fe perfecta en cada pensamiento, porque piensa
solamente la verdad; y entonces, todos sus pensamientos crean.
Pero si usted se imaginara un pensamiento en la SUSTANCIA SIN FORMAR
en la cual no hubiera FE, usted vería que dicho pensamiento no puede causar que la
SUSTANCIA se mueva o tome forma.
Mantenga en su mente el hecho de que sólo aquellos pensamientos que son
concebidos en la FE tienen energía creativa. Solamente aquellos pensamientos que
tienen FE con ellos son capaces de cambiar una función, o de acelerar el
PRINCIPIO DE SALUD hacia la actividad.
Si usted no tiene FE en la salud, usted tendrá ciertamente fe en la enfermedad.
Si usted no tiene fe en la salud, no le hará a usted ningún bien pensar en la salud,
porque sus pensamientos no tendrán potencia, y no causarán ningún cambio para
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
mejor en sus condiciones. Si usted no tiene FE en la SALUD, le repito, usted tendrá
fe en la enfermedad; y, si bajo tales condiciones, usted piensa acerca de la salud por
diez horas diarias, y piensa en la enfermedad sólo por algunos minutos, el
pensamiento de la enfermedad controlará su condición, porque tendrá la potencia de
la fe, mientras que el pensamiento de salud no lo hará. Su cuerpo mental tomará la
forma y los movimientos de la enfermedad y los retendrá, porque su pensamiento de
salud no tendrá suficiente fuerza dinámica para cambiar forma o movimiento.
Para poder practicar la CIENCIA DE ESTAR BIEN, usted debe tener una FE
completa en la SALUD.
La FE comienza con la creencia; y ahora arribamos a la pregunta: ¿En que debe
creer usted para tener FE en la SALUD?
Usted debe creer que hay más poder de salud que poder de enfermedad, en
usted y en el ambiente; y usted no puede evitar creer en esto, si considera los
hechos:
Hay una SUSTANCIA DE PENSAMIENTO de la cual todas las cosas son
hechas y que, en su estado original, se impregna, penetra, y llena todos los ínter
espacios del universo.
Un pensamiento de forma en esta sustancia produce la forma; un pensamiento
de movimiento produce el movimiento. En relación con el hombre, los pensamientos
de esta SUSTANCIA siempre son de funcionamiento perfecto y salud perfecta. Esta
SUSTANCIA, dentro y fuera del hombre, siempre emplea su poder hacia la salud.
El hombre es un centro de pensamiento, capaz de originar pensamiento. Tiene
un cuerpo mental de SUSTANCIA ORIGINAL que impregna a un cuerpo físico; y el
funcionamiento de este cuerpo físico es determinado por la FE de su cuerpo mental.
Si un hombre piensa con fe en el funcionamiento de la salud, causará que sus
funciones internas sean ejecutadas de una manera saludable, estipulando que él
realice sus funciones externas en una manera acorde. Pero si un hombre piensa,
con fe en la enfermedad, o en el poder de la enfermedad, él causará que su
funcionamiento interno sea el funcionamiento de la enfermedad.
La SUSTANCIA INTELIGENTE ORIGINAL está en el hombre, moviéndose
hacia la salud; y está presionando sobre él de todos los lados. El hombre vive, se
mueve, y tiene su ser en el océano sin límites del poder de la salud; y utiliza este
poder de acuerdo a su FE. Si ese poder se apropia de él y él lo aplica en sí mismo es
todo suyo; y si se unifica con él sin cuestionar la fe, no puede fracasar en lograr la
salud, ya que el PODER de esta SUSTANCIA es todo el poder que hay.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Una creencia en la afirmación anterior es un fundamento para la fe en la salud.
Si usted cree en ellos, cree que la salud es el estado natural del hombre, y que el
hombre vive en medio de la SALUD UNIVERSAL; que todo el poder de la
naturaleza va hacia la salud, que la salud es posible para todos, y que puede,
seguramente, ser alcanzada por todos. Usted creerá que el poder de salud del
universo es diez mil veces mayor que el de la enfermedad; de hecho, esa enfermedad
no tiene ningún poder en absoluto, siendo solamente el resultado de fe y
pensamiento pervertidos. Y si cree que la salud es posible para usted, de que puede
seguramente ser alcanzada por usted, y que usted sabe exactamente qué hacer para
poder lograrla, usted tendrá FE en la SALUD. Usted tendrá esta fe y conocimiento si
usted lee este libro con cuidado y se determina a creer y practicar estas enseñanzas.
No es meramente la posesión de la fe, sino su aplicación personal de fe que
trabaja para sus curaciones. Usted debe pretender salud desde el comienzo, y formar
una concepción de la salud; y, en tanto como pueda ser, de usted como una persona
perfectamente sana; y entonces, por la FE, usted debe sostener que usted ESTA
REALIZANDO esta concepción.
No afirme con fe que usted se pondrá bien; afirme con FE que usted ESTÁ
bien.
Teniendo FE en la SALUD, y aplicándola a usted mismo, significará tener fe
en que usted está sano; y el primer paso en esto, es afirmar que ES LA VERDAD.
Mentalmente tome la actitud de estar bien, y no diga nada o haga nada que
contradiga esta actitud. Nunca hable una palabra o asuma una actitud física que no
armonice con la afirmación: “Yo estoy perfectamente bien”. Cuando camine, salga
con un paso enérgico, y con su pecho hacia fuera, su cabeza en alto; observe que en
todo momento sus acciones físicas y actitudes son las de una persona sana. Cuando
encuentre que ha recaído en la actitud de debilidad o enfermedad, cambie
inmediatamente; enderécese; piense en salud y poder. Rehúse considerarse como
otra cosa que no sea una persona perfectamente sana.
Una gran ayuda –tal vez el mejor apoyo– en aplicar su fe la encontrará en el
ejercicio de la GRATITUD.
Cada vez que usted piense en usted, o en su condición de progreso, agradézcale
a la GRAN SUSTANCIA INTELIGENTE por la salud perfecta que usted está
disfrutando.
Recuerde que, como enseñó Swedenborg, hay una afluencia continua de vida
desde lo SUPREMO, que es recibida por todas las cosas creadas de acuerdo a sus
formas; y por el hombre de acuerdo a su FE. Dios está siempre instando por su
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
salud; y cuando usted piensa en esto, debe elevar su mente reverentemente hacia ÉL;
agradézcale que ha sido guiado a la VERDAD y hacia la salud perfecta de la mente
y el cuerpo. Esté, todo el tiempo, en un marco mental de gratitud, y deje que la
gratitud sea evidente en su discurso.
La gratitud lo ayudará a poseer y controlar su propio campo de pensamiento.
Cada vez que se le presente el pensamiento de enfermedad, sostenga a la salud
inmediatamente, y agradezca a Dios por la salud perfecta que usted tiene. Haga esto
para que no haya lugar en su mente para un pensamiento de enfermedad. Cada
pensamiento conectado en cualquier forma con la mala salud no es bienvenido, y
usted debe cerrar la puerta de su mente en su cara, por afirmar que usted está bien, y
para agradecer a Dios reverentemente de que esto sea así. En poco tiempo, los viejos
pensamientos no volverán más.
La gratitud tiene un efecto doble: fortalece su propia FE, y lo trae a relaciones
cercanas y armoniosas con el SUPREMO. Usted cree que hay una SUSTANCIA
INTELIGENTE de la cual proviene toda la vida y todo el PODER; usted cree que
recibe su propia vida de esta SUSTANCIA; y se relaciona íntimamente a ELLA
sintiendo GRATITUD continua. Es fácil ver que cuanto más íntimamente usted se
relacione con la FUENTE DE VIDA más prontamente puede recibir vida de ella; y
es también fácil ver que su relación con ELLA es una cuestión de actitud mental. No
podemos acceder a una relación física con Dios, porque Dios es materia mental y
nosotros también somos materia mental; nuestra relación con Él debe ser, por lo
tanto, una relación mental. Es sencillo, entonces, que el hombre que sienta gratitud
profunda y abundante viva con una sensación más cercana a Dios que el hombre que
nunca lo mira en GRATITUD. La mente ingrata o desagradecida realmente niega
que lo recibe todo, y así corta su conexión con el SUPREMO. La mente agradecida
siempre está mirando hacia el Supremo, y siempre está abierta a recibir de Él, y
recibirá continuamente.
El principio de salud en el hombre recibe su poder vital del PRINCIPIO DE
LA VIDA en el universo; y el hombre se relaciona al PRINCIPIO DE LA VIDA por
la FE en la SALUD, y por la GRATITUD de la salud que recibe.
El hombre puede cultivar FE y GRATITUD por medio de la utilización
correcta de su VOLUNTAD.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo VI
Utilización de la voluntad
En la práctica de la CIENCIA DE ESTAR BIEN la voluntad no es utilizada
para obligarlo a usted a ir a donde no está realmente capacitado para ir, o de hacer
cosas que usted no está físicamente fuerte como para hacer. No dirige la voluntad
sobre su cuerpo físico o trata de imponer la realización correcta de ninguna función
interna por medio del poder de la voluntad.
Usted debe dirigir la voluntad sobre la mente y utilizarla para determinar lo
que usted debe creer, lo que usted debe pensar, y a lo que debe darle su atención.
La voluntad nunca debe ser utilizada sobre ninguna persona o cosa externa a
usted, y nunca debe ser usada sobre su propio cuerpo. El único legítimo uso de la
voluntad es en determinar a qué le debe dar su atención, y lo que debe pensar acerca
de las cosas a las que les presta atención.
Toda creencia comienza en la voluntad de creer.
No siempre –ni instantáneamente– puede creer lo que usted desea creer; pero
usted siempre creerá lo que quiera creer. Usted quiere creer la verdad sobre la salud,
y puede tener la voluntad de hacerlo. Las afirmaciones que usted ha estado leyendo
en este libro son la verdad sobre la salud, y usted puede tener volunt ad para creer en
ellas; éste debe ser su primer paso hacia estar bien.
Estas son las afirmaciones que usted debe creer:
Que hay una SUSTANCIA DE PENSAMIENTO de la cual todas las cosas
están hechas, y que el hombre recibe el PRINCIPIO DE LA SALUD –que es su
vida– de esta SUSTANCIA.
Que el hombre mismo es SUSTANCIA DE PENSAMIENTO; un cuerpo
mental, haciendo permeable un cuerpo físico, y que, como sean los pensamientos del
hombre, así será el funcionamiento de su cuerpo físico.
Que si el hombre tuviera solamente pensamientos de salud perfecta, ello debe
causar –y causará– que el funcionamiento interno e involuntario de su cuerpo sea el
funcionamiento de la salud, disponiendo que su funcionamiento y actitud externas y
voluntarias estén en concordancia con sus pensamientos.
Cuando usted tiene la voluntad de creer en estas afirmaciones, usted también
debe comenzar a actuar sobre ellas. No puede retener una creencia a menos que
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
actúe sobre la misma; no puede aumentar una creencia hasta que se convierta en fe,
a menos que usted pueda actuar sobre ella; y usted, ciertamente, no puede esperar de
ninguna manera recibir beneficios de una creencia, mientras actúe como si fuera
cierto lo opuesto. No puede mantener por mucho tiempo la fe en la salud, si usted
continúa actuando como una persona enferma. Si usted continúa actuando como una
persona enferma, no puede evitar continuar pensando en usted mismo como una
persona enferma; y si usted continúa pensando en usted como una persona enferma,
continuará siendo una persona enferma.
El primer paso hacia actuar externamente como una persona que está bien es
comenzar a actuar internamente como una persona que está bien. Forme su
concepción de salud perfecta, y colóquese dentro de la manera de pensar sobre la
salud perfecta hasta que comience a tener un significado definitivo para usted.
Imagínese haciendo las cosas que una persona fuerte y saludable haría, y tenga fe en
que usted puede hacerlas y hará esas cosas de esa manera; continúe esto hasta que
usted tenga una CONCEPCIÓN vívida de la salud, y lo que esto significa para usted.
Cuando hablo en este libro de una CONCEPCIÓN DE SALUD, significa una
concepción que implica la idea del modo en que la persona sana mira y hace las
cosas. Piense en usted en conexión con la salud, hasta que se forme una concepción
de cómo viviría, parecería, actuaría, y haría cosas como una persona perfectamente
saludable. Piense acerca de usted en conexión con la salud hasta que se vea a sí
mismo, en la imaginación, haciendo siempre todo en el modo en que lo hace una
persona que está bien, hasta que el pensamiento de salud transmita la idea de lo que
la salud significa para usted. Como he dicho en un capítulo anterior, puede ser que
no pueda formar una imagen mental clara de usted en perfecta salud, pero usted
puede formar una concepción de usted actuando como una persona sana.
Forme esta concepción, y luego piense solamente pensamientos de salud
perfecta en relación con usted mismo; y, hasta donde sea posible, en relación con los
otros. Cuando un pensamiento de enfermedad o dolencia se presente ante usted,
rechácelo; no deje que entre en su mente; no lo entretenga ni lo considere en
absoluto. Afróntelo pensando en salud; pensando que usted está bien, y mostrándose
sinceramente agradecido por la salud que está recibiendo. Cada vez que las
sugerencias de enfermedad estén viniendo en forma pesada y rápida sobre usted, y
usted se sienta en una “posición difícil”, respáldese en el ejercicio de la
GRATITUD. Conéctese con el SUPREMO; agradézcale a Dios por la salud perfecta
que Él le da, y usted pronto se encontrará con la capacidad suficiente como para
controlar sus pensamientos, y para pensar lo que usted quiera pensar. En momentos
de dudas, prueba y tentación, el ejercicio de la GRATITUD es siempre un ancla que
evitará que sea barrido. Recuerde que el gran elemento esencial es CORTAR
TODAS LAS RELACIONES MENTALES CON LA ENFERMEDAD, E
INGRESAR EN UNA RELACIÓN MENTAL COMPLETA CON LA SALUD.
Esta es la CLAVE para todas las curaciones mentales; ese es todo el asunto. Aquí
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
tenemos el secreto del gran éxito de la CIENCIA CRISTIANA, que más que ningún
otro sistema de práctica formulado, insiste en que sus seguidores deben terminar sus
relaciones con la enfermedad, y relacionarse a sí mismos completamente con la
salud. El poder de curación de la CIENCIA CRISTIANA no está en su formula
teológica, ni en su negación de la materia; pero sí en el hecho de que induce al
enfermo a ignorar la enfermedad como una cosa irreal y aceptar la salud por la FE,
como una realidad. Sus fracasos son el resultado de que sus practicantes, mientras
piensan de un CIERTO MODO, no comen, beben, respiran, y duermen del mismo
CIERTO MODO.
Aunque no hay poder de curación en la repetición de una retahíla de palabras,
aún así, es una cosa muy conveniente tener los pensamientos centrales formulados
de manera que usted pueda repetirlos fácilmente, así los podrá utilizar como
afirmaciones cada vez que usted esté rodeado por un ambiente que le dé sugerencias
adversas. Cuando aquellos alrededor de usted comienzan a hablar de enfermedad y
muerte, cierre sus oídos y, mentalmente, impóngase algo similar a lo siguiente:
Hay UNA SUSTANCIA, y yo soy esa SUSTANCIA.
Esa SUSTANCIA es ETERNA, y es VIDA; yo soy esa SUSTANCIA, y yo soy
VIDA ETERNA.
Esa SUSTANCIA no conoce enfermedad; yo soy esa SUSTANCIA, y yo soy
SALUD.
Ejercite su poder de voluntad en elegir sólo aquellos pensamientos que son
pensamientos de salud, y acomode su ambiente para que éste sugiera pensamientos
de salud. No tenga alrededor de usted libros, ilustraciones, u otras cosas que
sugieran muerte, enfermedad, deformidad, debilidad, o envejecimiento; tenga
solamente aquellos que transmiten las ideas de salud, poder, alegría, vi talidad y
juventud. Cuando sea enfrentado con un libro, o cualquier otra cosa que sugiera
enfermedad, no le preste atención. Piense en su concepción de salud, y su gratitud, y
afirme lo que leyó anteriormente; utilice su poder de voluntad para fijar su atención
sobre los pensamientos de salud. En un capítulo futuro mencionaré este punto
nuevamente; lo que deseo hacer simple aquí es que usted debe pensar solamente en
salud, reconocer sólo salud, darle su atención sólo a la salud; y que debe controlar
el pensamiento, reconocimiento, y atención por medio de la utilización de su
voluntad.
No intente utilizar su voluntad para imponer la ejecución sana de las funciones
dentro de usted. EL PRINCIPIO DE LA SALUD se hará cargo de eso, si usted
presta su atención solamente a los pensamientos de salud.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
No intente ejercer su voluntad sobre la SUSTANCIA SIN FORMAR para
imponer que ELLA le brinde más vitalidad o poder; ¡ya está colocando a su servicio
todo el poder que hay!
No tiene que utilizar su voluntad para conquistar en condiciones adversas, o
para dominar fuerzas poco amigables; no hay fuerzas poco amigables; solamente
hay UNA FUERZA, y esa fuerza es amigable para usted; es una fuerza que se
mueve hacia su salud.
Todo en el universo quiere que usted esté bien; usted no tiene absolutamente
nada que vencer, excepto su propio hábito de pensar de un CIERTO MODO sobre la
enfermedad, y usted puede hacer esto solamente formando el hábito de pensar de
otro CIERTO MODO acerca de su salud.
El hombre puede causar que todas las funciones internas de su cuerpo sean
ejecutadas en un modo perfectamente sano, pensando continuamente en un CIERTO
MODO, y realizando las funciones externas en un CIERTO MODO.
Puede pensar en este CIERTO MODO controlando su atención, y puede
controlar su atención usando su VOLUNTAD.
Él puede decidir en que cosas pensará.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo VII
Salud de Dios
Dedicaré ahora un capítulo para explicar cómo el hombre puede recibir salud
del SUPREMO. Por el SUPREMO, me refiero a la SUSTANCIA PENSANTE de la
cual todas las cosas están hechas, y que está en todo y a través de todo, buscando
una más completa expresión y una vida más plena y abundante. La SUSTANCIA
PENSANTE, en un estado perfectamente líquido, se impregna y penetra todas las
cosas, y está en contacto con todas las mentes. Es la fuente de toda la energía y
poder, y constituye la “afluencia” de la vida que Swedenborg dijo, vitalizando todas
las cosas. Está trabajando hacia un fin definitivo, y para el cumplimiento de un
propósito; y ese propósito es al progreso de la vida hacia la expresión completa de la
MENTE. Cuando el hombre se armoniza con la INTELIGENCIA, ésta puede darle –
y le dará– salud y sabiduría. Cuando el hombre se mantiene firme al propósito de
vivir más abundantemente, arriba a una armonía con su INTELIGENCIA
SUPREMA.
El propósito de la INTELIGENCIA SUPREMA es la más ABUNDANTE
VIDA para todos; el propósito de esta INTELIGENCIA SUPREMA para usted, es
que usted debe vivir más abundantemente. Si, entonces, su propio propósito es vivir
más abundantemente, usted está unificado con el SUPREMO; usted está trabajando
con Él, y debe trabajar con usted. Pero como la INTELIGENCIA SUPREMA está
en todos, si usted se armoniza con ella debe armonizarse con todos; y debe desear
vida más abundante para todos, así como también para usted.
Dos grandes beneficios llegan a usted por estar en armonía con la
INTELIGENCIA SUPREMA.
Primero, recibirá SABIDURÍA. Por sabiduría, no quiero decir el conocimiento
de los hechos, sino más bien la habilidad para percibir y entender hechos, y juzgar
sensatamente y actuar correctamente en todos los temas relacionados con la vida. La
sabiduría es el poder para percibir la verdad, y la habilidad para hacer el mejor uso
de la sabiduría de la verdad. Es el poder para percibir inmediatamente el mejor fin
al cual aspirar. Con la sabiduría viene la serenidad, y el poder para pensar
debidamente; de controlar y guiar sus pensamientos, y de evitar las dificultades que
vienen de pensamientos erróneos. Con la sabiduría usted será capaz de seleccionar
los cursos correctos para sus necesidades particulares, de esa manera gobernarse a sí
mismo en todas las formas para asegurar los mejores resultados. Usted sabrá como
hacer lo que quiere hacer. Usted puede ver fácilmente que la sabiduría debe ser un
atributo esencial de la INTELIGENCIA SUPREMA, ya que AQUELLO que conoce
toda la verdad debe ser sabio; y usted también podrá ver cómo obtendrá sabiduría,
justo en la proporción a como armoniza y unifica su mente con esa
INTELIGENCIA.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Pero yo repito que ya que esta INTELIGENCIA es TODO, y está en todo,
usted puede ingresar en su sabiduría solamente armonizando con todo. Si hay algo
en sus deseos o sus propósitos que llevara opresión a alguno, o significara una
injusticia, o causara la falta de la vida para alguno, usted no puede recibir la
sabiduría del Supremo. Más aún, su propósito para los demás debe ser el mejor.
El hombre puede vivir de tres maneras generales diferentes; para la
gratificación de su cuerpo, para la de su intelecto, o para la de su alma. La primera
se logra satisfaciendo los deseos de comida, bebida, y aquellas otras cosas que dan
sensaciones físicas deleitables. La segunda se logra haciendo aquellas cosas que
causan sensaciones mentales placenteras, como la gratificación del deseo por los
conocimientos o aquellos por vestimenta fina, poder, fama, y así en más. El tercero
se logra entregándose a los instintos del amor y altruismo desinteresados. El hombre
vive más sabia y completamente cuando funciona perfectamente sobre todas estas
líneas, sin excesos en ninguna de ella. El hombre que vive suciamente, solamente
para el cuerpo, es insensato y no está en armonía con Dios; aquel hombre que vive
solamente para los fríos placeres del intelecto –aunque sea absolutamente moral– es
insensato y no está en armonía con Dios; y el hombre que vive totalmente para
practicar el altruismo, y que se proyecta por otros, es insensato y tan lejos de
armonizar con Dios como aquellos que llegan a los excesos de otras maneras.
Para llegar a la ARMONÍA completa con el SUPREMO, usted se debe
proponer VIVIR; vivir hasta el extremo de sus capacidades en su cuerpo, mente, y
alma. Esto debe significar el ejercicio total de funciones de todas las maneras
diferentes, pero sin excesos; porque el exceso es causa de una deficiencia en las
otras. Detrás de su deseo para tener salud está su propio deseo de vivir una vida más
abundante; y detrás de eso está el deseo de la SUSTANCIA SIN FORMAR de vivir
más completamente en usted. Entonces, mientras usted avanza hacia la salud
perfecta, sosténgase firmemente al propósito de obtener vida completa, física,
mental, y espiritual; para progresar en todas las maneras y de esa manera poder vivir
más; si usted sostiene este propósito le será proporcionada la SABIDURÍA. “Aquel
que tenga la voluntad para hacer la voluntad del padre SABRÁ”, dijo Jesús. La
sabiduría es el regalo más deseable que puede llegar al hombre, porque lo hace
debidamente auto gobernante.
Pero la sabiduría no es todo lo que puede recibir de la INTELIGENCIA
SUPREMA; usted puede recibir energía física, vitalidad, fuerza de vida. La energía
de la SUSTANCIA SIN FORMAR es ilimitada, y todo lo hace permeable; usted ya
está recibiendo y apropiándose de esta energía de una manera automática e
instintiva, pero puede hacerlo a un grado mayor si se pone a hacerlo
inteligentemente. La medida de la fuerza del hombre no es la que Dios está
dispuesto a darle, sino la que él mismo tiene la voluntad y la inteligencia de
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
apropiarse. Dios les da todo lo que hay; su única cuestión es cuánto tomar de ese
abastecimiento ilimitado.
El Profesor James ha señalado que, aparentemente, no hay límite para los
poderes del hombre; y esto es, simplemente, porque el poder del hombre proviene de
la reserva inexhaustible del SUPREMO. El corredor que ha alcanzado la fase de
agotamiento, cuando su poder físico parece haberse acabado completamente, al
seguir corriendo en un CIERTO MODO puede recibir su “segundo aliento”; su
fuerza es renovada en una manera similarmente milagrosa, y puede continuar
indefinidamente. Y por continuar en el CIERTO MODO, puede recibir un tercer,
cuarto, y quinto “aliento”; no sabemos dónde está el límite, o cuán lejos se puede
extender. La condición es que el corredor debe tener fe absoluta en que la fuerza
surgirá; y él debe pensar firmemente en la fuerza, y tener confianza perfecta en que
él la tiene, y que debe continuar corriendo. Si admite una duda dentro de su mente,
se caerá exhausto, y si se detiene para esperar la concesión de fuerza, ésta no vendrá
nunca. Su fe en la fuerza, su fe en que puede continuar corriendo, su propósito
inalterable de continuar corriendo, y su acción en continuar parecen conectarlo a la
fuente de energía del CIERTO MODO que le traiga un nuevo abastecimiento.
En una forma muy similar, la persona enferma que tiene una fe incuestionable
en la salud, cuyo propósito lo coloca en armonía con la fuente, y que realiza las
funciones voluntarias de la vida en un CIERTO MODO, recibirá la energía vital
suficiente para todas sus necesidades, y para la curación de todas sus enfermedades.
Dios, que busca vivir y expresarse a sí mismo completamente en el hombre, se
deleita en darle al hombre todo lo que es necesario para la vida más abundante. La
acción y la reacción son iguales, y cuando usted desea vivir más, si está en armonía
mental con el SUPREMO, las fuerzas que hacen a la vida comienzan a concentrarse
alrededor y sobre usted. La VIDA ÚNICA comienza a moverse hacia usted, y su
ambiente se sobrecarga con ella. Entonces, si usted se apropia de ella por medio de
la FE, es suya. Usted pida lo que desee, y le será entregado. Su Padre no da su
espíritu en medidas, ÉL se deleita en darle a usted buenos regalos.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo VIII
Resumen de acciones mentales
Déjeme ahora resumir las acciones y actitudes mentales necesarias para
practicar la CIENCIA DE ESTAR BIEN; primero, debe creer que hay una
SUSTANCIA PENSANTE, de la cual están hechas todas las cosas y que, en su
estado original, se impregna, penetra, y llena el inter espacio del universo. Esta
SUSTANCIA es la Vida de Todo, y está buscando expresar más vida en todo. Es el
PRINCIPIO DE LA VIDA del universo, y el PRINCIPIO DE LA SALUD en el
hombre.
El hombre es una forma de esta SUSTANCIA, y toma su vitalidad de ella; es
un cuerpo pensante de la sustancia original, impregnada en su cuerpo físico, y los
pensamientos de su cuerpo pensante controlan el funcionamiento de su cuerpo
físico. Si el hombre no piensa ningún pensamiento excepto aquellos de salud
perfecta, las funciones de su cuerpo físico serán realizadas en la manera de la salud
perfecta.
Si usted se relacionara en forma consciente a lo que es TODA SALUD, su
propósito sería el de vivir completamente en cada plan de su ser. Usted debe querer
todo lo que hay en la vida para el cuerpo, la mente y el alma; y esto lo llevará a la
armonía con toda la vida que hay. La persona que está en armonía consciente e
inteligente con TODO recibirá una afluencia continua de poder vital de la Vida
Suprema; pero esta afluencia es evitada por medio de las actitudes mentales como el
enojo, el egoísmo y actitudes discrepantes. Si usted está en contra de cualquier parte,
usted tendrá relaciones incompletas con todo; usted recibirá vida, pero solo
instintiva y automáticamente; no inteligentemente ni con propósito. Usted puede ver
que si es mentalmente antagonista a alguna de las partes, no puede estar en armonía
completa con el TODO; por lo tanto, como sugería Jesús, reconcíliese con todos y
con TODO antes de ofrecer culto.
Desee para todos todo lo que desee para usted mismo.
Al lector se le recomienda leer lo que hemos dicho en un trabajo anterior
concerniente a la mente Competitiva y la mente Creativa. Es muy dudoso que si uno
que ha perdido la salud pueda recuperarla completamente mientras mantenga una
mente competitiva.
Estando en un plano creativo o de Buena-Voluntad en la mente, el próximo
paso es formar una concepción de usted mismo como en salud perfecta, y no
mantener ningún pensamiento que no esté en armonía completa con esta concepción.
Tenga FE en que si sólo tiene pensamientos de salud establecerá en su cuerpo físico
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
el funcionamiento de la salud; y utilice su voluntad para determinar que usted tendrá
sólo pensamientos de salud. Nunca piense en usted como enfermo, o como pasible
de estar enfermo; nunca piense en la enfermedad en conexión con usted en absoluto.
Y, en todo lo que esté a su alcance, cierre su mente a todos los pensamientos de
enfermedad en conexión con los otros. Rodéese lo más posible con las cosas que
sugieran ideas de fuerza y salud.
Tenga FE en la SALUD, y acepte la salud como un hecho actual presente en su
vida. Afirme que la salud es como una bendición que se le ha concedido por la Vida
Suprema, y esté profundamente agradecido en todo momento. Afirme la bendición
por la fe; sepa que es suya, y nunca admita un pensamiento contrario en su mente.
Utilice su poder de voluntad para rechazar su atención de cualquier apariencia
de enfermedad en usted y en otros; no estudie sobre enfermedades, no piense sobre
ellas, ni hable de ellas. En todo momento, cuando el pensamiento de enfermedad
caiga sobre usted, muévase hacia delante en una actitud de gratitud y oración por su
salud perfecta
Las acciones mentales necesarias para estar bien pueden ahora ser resumidas en
una sola oración: Forme una concepción de usted mismo en una salud perfecta, y
piense solamente aquellos pensamientos que están en armonía con esa concepción.
Eso, con FE y GRATITUD, y el propósito para vivir realmente, cubre todos los
requerimientos. No es necesario hacer ejercicios mentales de ningún tipo –excepto
como se describe en el Capítulo VI– así como tampoco hacer “trucos” agotadores en
la forma de afirmaciones, etc. No es necesario concentrar la mente en las partes
afectadas; es mucho mejor no pensar en ninguna parte como afectada. No es
necesario que se “trate” usted mismo por auto sugestión, o tener a otros tratándolo
en ninguna otra forma. El PODER que cura es el PRINCIPIO DE LA SALUD que
hay dentro de usted; y para llamar a este principio a la acción constructiva es
solamente necesario –habiéndose ya armonizado con la Mente Toda– reclamar con
FE la Salud Toda; y sostener esa demanda hasta que sea manifestada físicamente en
todas las funciones de su cuerpo.
Para poder mantener esta actitud mental de fe, gratitud, y salud, sin embargo,
sus actos externos deben ser solamente aquellos que resulten saludables. No puede
sostener mucho la actitud interna de una persona sana, si usted continúa
desarrollando los actos externos como una persona enferma. Es esencial, no sólo que
cada uno de sus pensamientos sea un pensamiento de salud, sino también que cada
uno de sus actos sea un acto de salud, desarrollado en una manera sana. Si usted
hace de cada pensamiento un pensamiento de salud, y cada acto consciente un acto
de salud, debe resultar infaliblemente en que cada función interna e inconsciente
llegue a ser sana, ya que todo el poder de la vida está siendo continuamente
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
empleado hacia la salud. Debemos considerar ahora cómo hacemos de cada acto un
acto de salud.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo IX
Cuando comer
No se puede vivir y construir un cuerpo perfectamente sano por acción ment al
solamente, o por la realización de funciones inconscientes o involuntarias solamente.
Hay ciertas acciones, más o menos voluntarias, que tienen una relación directa e
inmediata con la continuidad de la vida misma; éstas son comer, beber, respirar, y
dormir. Sin importar cuales sean los pensamientos o actitudes mentales del hombre,
no puede vivir a menos que coma, beba, respire, y duerma; y, además, no puede
estar bien si come, bebe, respira y duerme de una manera antinatural y equivocada.
Es, por lo tanto, vitalmente importante que usted aprenda la manera correcta de
realizar estas funciones voluntarias, y yo procederé a mostrarle cuál es esta manera,
comenzando con el tema de comer, que es muy importante.
Ha habido una vasta cantidad de controversias en cuanto a cuándo comer, qué
comer, cómo comer, y cuánto comer; y toda esta controversia es innecesaria, ya que
el MODO CORRECTO es muy fácil de encontrar. Usted sólo tiene que considerar la
ley que gobierna todo logro, ya sea salud, riqueza, poder, o felicidad; y esa ley es
que usted debe hacer lo que puede hacer ahora, donde está ahora; realizar cada
acto separado de la mejor manera posible, y colocar el poder de la fe en cada
acción.
Los procesos de digestión y asimilación están bajo supervisión y control de una
división interna de la mentalidad del hombre, la cual es generalmente llamada la
mente subconsciente; y utilizaré ese término aquí para poder ser entendido. La
mente subconsciente está a cargo de todas las funciones y procesos de la vida; y
cuando el cuerpo necesita más comida, hace que se conozca el hecho causando una
sensación denominada hambre. Cada vez que se necesita comida –y puede ser
utilizada– aparece el hambre, y cada vez que se tiene hambre es tiempo de comer.
Cuando no hay hambre es antinatural y erróneo comer, no importa qué tan grande
pueda PARECER la necesidad de comida. Incluso si usted está en una condición de
aparente inanición, con gran emaciación, si no tiene hambre usted debe saber que la
COMIDA NO PUEDE SER UTILIZADA, y será antinatural y erróneo que usted la
coma. Aunque puede no haber comido por días, semanas, o meses, si usted no tiene
hambre puede estar perfectamente seguro de que la comida no puede ser utilizada y,
probablemente, no será utilizada si la ingiere. Cada vez que se necesita comida, si
hay poder para digerirla y asimilarla –para entonces poder ser utilizada
normalmente– la mente subconsciente anunciará el hecho por medio de un hambre
decidida. La comida, tomada cuando no hay hambre, será digerida y asimilada
algunas veces, porque la naturaleza hace un esfuerzo especial para realizar el deber
que la ha empujado en contra de su voluntad; pero si la comida es tomada
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
habitualmente cuando no hay hambre, el poder digestivo será finalmente destruido,
y será la causa de un sinnúmero de hechos perjudiciales.
Si lo precedente es cierto – y lo es indiscutiblemente – es una proposición auto
evidente que el momento natural –y el momento saludable– para comer es cuando
uno tiene hambre; y que no es nunca una acción natural o s ana comer cuando uno no
tiene hambre. Usted verá, entonces, que es un tema fácil de resolver científicamente
la cuestión de cuándo comer. SIEMPRE coma cuando tenga hambre; y NUNCA
coma cuando no tenga hambre. Esto es obedecer a la Naturaleza, que es obedecer a
Dios.
No debemos olvidar, sin embargo, hacer una clara distinción entre hambre y
apetito. El hambre es el llamado de la mente subconsciente para que más material
sea utilizado en reparar y renovar al cuerpo, y en mantener el calor interno; y el
hambre nunca se siente a menos que haya necesidad de más material; y a menos que
haya poder para digerirlo cuando sea llevado dentro del estomago. El apetito es el
deseo por la gratificación de la sensación. El borracho tiene apetito por el licor, pero
no puede tener hambre por él. Una persona normalmente alimentada no puede tener
hambre de dulces o caramelos; el deseo para estas cosas es un apetito. No puede
tener hambre para tomar un té, café, comidas sazonadas, o para los variados
artificios tentadores del gusto del cocinero experimentado; si usted desea estas
cosas, es con apetito, no con hambre. El hambre es la llamada de la naturaleza para
que le den más material que necesita ser utilizado en construir nuevas células, y la
naturaleza nunca llama para algo que no pueda ser utilizado legítimamente para ese
propósito.
El apetito es, comúnmente, una cuestión de hábito; si uno come o bebe a una
cierta hora, y especialmente si uno toma comidas endulzadas, sazonadas y
estimulantes; el deseo viene regularmente, a la misma hora, pero este deseo habitual
de comida nunca debe ser confundido con el hambre. El hambre no aparece en
momentos específicos. Sólo viene cuando el trabajo o el ejercicio han destruido
tejido suficiente como para hacer que la ingesta de nuevo material crudo sea una
necesidad.
Por ejemplo, si una persona ha sido alimentada suficientemente en el día
anterior, es imposible que pueda sentir hambre genuina al levantarse de un sueño
refrescante. En el sueño el cuerpo es recargado con poder vital, y la asimilación de
comida que ha sido tomada durante el día se completa; el sistema no tiene necesidad
de comida inmediatamente después de dormir, a menos que la persona haya ido a
descansar en un estado de inanición. Con un sistema de alimentación que sea incluso
un acercamiento razonable a uno natural, nadie puede tener hambre real para un
desayuno temprano en la mañana. No es posible que haya un hambre normal o
genuina inmediatamente después de levantarse de un sueño saludable. El desayuno
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
en la mañana tempr ano siempre es tomado para gratificar al apetito, nunca para
satisfacer al hambre. No importa quién sea, o cuál sea su condición; no importa qué
tan duro trabaje, o cuánto esté expuesto, a menos que usted vaya a su cama con
mucha hambre, no puede levantarse de su cama hambriento.
El hambre no es causada por el sueño, sino por el trabajo. Y no importa quién
sea usted, o cual sea su condición, o qué tan duro o fácil sea su trabajo, el así
llamado plan del no-desayuno es el plan correcto para usted. Es el plan correcto para
todos, porque está basado en la ley universal en la que el hambre nunca viene hasta
que es GANADA.
Soy consciente que surgirá una protesta en contra de esto del gran número de
personas que “disfrutan” su desayuno; para los que su desayuno es su “mejor
comida”; para quienes creen que su trabajo es tan duro que no “pueden pasar la
mañana con un estomago vacío”, etc. Pero todos sus argumentos caen ante los
hechos. Ellos disfrutan su desayuno como el que le gusta beber disfruta su trago
matutino, porque gratifica un apetito habitual y no porque abastezca una necesidad
natural. Es su mejor comida por la misma razón que su trago matutino es la mejor
bebida del bebedor. Y ellos PUEDEN pasar sin ello, porque millones de personas,
de todos los oficios y profesiones, PUEDEN pasar sin ello, y están ampliamente
mejor por hacerlo. Si usted va a vivir de acuerdo a la CIENCIA DE ESTAR BIEN,
usted NUNCA debe COMER HASTA QUE TENGA UN HAMBRE que se haya
GANADO.
Pero, si no como cuando me levanto en la mañana, ¿cuándo debo tomar mi
primera comida?
En noventa y nueve de cien casos, las doce del mediodía, es una buena hora; y
es generalmente el momento más conveniente. Si usted está haciendo trabajo
pesado, obtendrá para el mediodía un hambre suficiente para justificar una comida
de buen tamaño; y si su trabajo es liviano, usted probablemente sólo tenga hambre
suficiente para una comida moderada. La mejor regla general o ley que puede ser
asentada es que usted debe comer su primer comida del día al mediodía, si tiene
hambre; y, si no tiene hambre, espere hasta tenerla.
¿Y cuando debo comer mi segunda comida?
No debe hacerlo ni en lo más mínimo, a menos que tenga hambre para ella; y
esto con un hambre genuinamente ganada. Si tiene hambre para una segunda
comida, coma en el momento más conveniente; pero no coma hasta que realmente se
haya ganado el hambre. El lector que desee informarse completamente en cuanto a
la razón para esta forma de acomodar los momentos de comida encontrará los
mejores libros sobre esto, citados en el prefacio de este trabajo. De lo precedente, de
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
todos modos, usted puede ver fácilmente que la CIENCIA DE ESTAR BIEN
responde fácilmente la pregunta; ¿Cuándo, y con qué frecuencia debo comer? La
respuesta es: coma cuando se haya ganado el hambre; y nunca coma en ningún otro
momento.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo X
Que comer
Las ciencias actuales de medicina e higiene no han hecho progresos como para
responder a la pregunta:¿Qué debo comer? La contienda entre los vegetarianos y los
que comen carne, los defensores de la comida cocinada, los defensores de la comida
cruda, y varias otras “escuelas” de teóricos, parecen ser interminables; y de las
montañas de evidencias y argumentos apilados a favor y en contra de cada teoría en
especial, está claro que, si dependemos de estos científicos nunca sabremos cuál es
el alimento natural para el hombre. Alejándonos de toda la controversia, entonces,
haremos la pregunta a la naturaleza misma, y encontraremos que ella no nos ha
dejado sin respuesta.
La mayoría de los errores de las dietas científicas nace de una falsa premisa en
cuanto al estado natural del hombre. Se asume que la civilización y el desarrollo
mental son cosas antinaturales; que el hombre que vive en una casa moderna, en la
ciudad o en el campo, y que trabaja en oficios o industrias modernas para su
desarrollo, está llevando una vida antinatural, y está en un ambiente antinatural; que
el único hombre “natural” es un salvaje desnudo, y que cuanto más lejos estamos del
salvaje más lejos estamos de la naturaleza. Eso está mal. El hombre que tiene todo lo
que el arte y la ciencia puede darle está llevando la vida más natural, porque está
viviendo más completamente en todas sus facultades. El habitante de un
departamento bien establecido en la ciudad, con modernos servicios y buena
ventilación, está viviendo una vida mucho más humanamente natural que el salvaje
australiano que vive en un árbol hueco o en un agujero en el piso.
La GRAN INTELIGENCIA, que está en TODO y a través de todo, en realidad
ha asentado prácticamente la cuestión concerniente a qué debemos comer. Al
ordenar los asuntos de la naturaleza, ELLA ha decidido que el alimento del hombre
debe ser acorde a la zona en la que vive. En las regiones frías del lejano Norte, se
requieren comidas que el cuerpo pueda usar como combustible. El desarrollo de su
mente no es grande, ni la vida es tan exigente como para demandarle un gran
esfuerzo muscular; por eso los esquimales viven mayormente del sebo y grasa de los
animales acuáticos. Ninguna otra dieta es posible para ellos; no pueden conseguir
frutas, nueces, o vegetales aún si estuvieran dispuestos a comerlas; y no podrían
vivir de ellos en ese clima si los pudieran conseguir. Entonces, a pesar de los
argumentos de los vegetarianos, el esquimal continuará viviendo de grasas animales.
Por el otro lado, a medida que llegamos cerca de los trópicos, encontramos que
son menos necesarias las comidas combustibles; y encontramos que las personas se
inclinan naturalmente a una dieta vegetariana. Millones viven con arroz y frutas; y el
régimen de comidas del pueblo esquimal, si se siguiera en el ecuador, resultaría en
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
una muerte acelerada. Una dieta “natural” para las regiones ecuatoriales estaría muy
distante de ser una dieta natural cerca del Polo Norte; y las personas de cualquiera
de estas zonas, si no reciben la interferencia de “científicos”, médicos o dietistas,
serán guiadas por la INTELIGENCIA de TODO, que busca la vida más completa en
todo, para alimentarse de la mejor manera para la promovimiento de la salud
perfecta. En general, usted puede ver que Dios, trabajando en la naturaleza y en la
evolución de la sociedad y costumbres humanas, ha respondido a su pregunta en
cuanto a qué debe usted comer; y yo le recomiendo que tome Su respuesta con
preferencia a la de cualquier hombre.
En la zona templada, las mayores demandas son hechas por el hombre en
espíritu, mente, y cuerpo; y aquí encontramos la mayor variedad de comidas
provistas por la naturaleza. Y es realmente bastante inútil y superfluo teorizar en la
cuestión de qué deben comer las masas, ya que no tienen opción: deben comer los
alimentos que son los productos básicos de la zona en la cual viven. Es imposible
abastecer a todas las personas con nueces y frutas, o con una dieta de alimentos
crudos; y el hecho de que sea imposible prueba positivamente que éstos no son los
alimentos pretendidos por la naturaleza; y la naturaleza, formada para el progreso de
la vida, no ha hecho que la obtención de otros medios de vida sea una imposibilidad.
Entonces, digo, la cuestión de: “qué debo comer”, ha sido contestada para usted.
Coma trigo, maíz, centeno, avena, cebada, trigo sarraceno; coma vegetales; coma
carnes, coma frutas, coma las cosas que comen las masas de personas alrededor del
mundo porque, en este tema, la voz de la gente es la voz de Dios. Han sido guiados,
generalmente, a la selección de ciertos alimentos; y han sido guiados, generalmente,
para preparar estas comidas en formas generalmente similares; y usted puede
depender sobre qué tienen en general las comidas correctas y las están preparando
en el modo correcto. En estos temas la raza humana ha estado bajo la guía de Dios.
La lista de comidas de uso común es muy larga, y usted debe seleccionar de allí, de
acuerdo a su gusto individual; si lo hace, encontrará que usted tiene una guía
infalible, como se demuestra en los próximos dos capítulos.
Si usted no come hasta que tenga un hambre que se haya GANADO, no
encontrará que su gusto le exige comidas antinaturales e insanas. El leñador que ha
balanceado su hacha continuamente desde las siete de la mañana hasta el mediodía
no viene clamando por nubes de crema y pastelería; el quiere cerdo y frijoles, o bifes
y papas, o pan de maíz y repollo; pide por comidas sólidas sencillas. Ofrézcale
partirle algunas nueces y dele un plato de lechuga, y usted se encontrará rechazado
con un gran desdén; aquellas cosas no son comidas naturales para un hombre
trabajador. Y si no son comidas naturales para un hombre trabajador, no lo son para
ningún otro hombre; porque el hambre de trabajo es la única hambre real, y requiere
los mismos materiales para satisfacerla ya sea en un leñador o banquero, en el
hombre, mujer o niño.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Es un error suponer que la comida debe ser seleccionada con angustioso
cuidado para encajar con el gusto de la persona que come. No es cierto que el
leñador requiere comidas “pesadas” o “sólidas” y el contador necesita comidas
“livianas”. Si usted es un contador, u otro trabajador mental, y no come hasta que se
haya GANADO su hambre, usted querrá exactamente los mismos alimentos que
quiere el leñador. Su cuerpo está hecho exactamente de los mismos elementos que
los del leñador, y requiere los mismos materiales para construir células; ¿por qué,
entonces, alimentarlo a él con jamón, huevos y pan de maíz, y a usted con galletas y
tostadas? Cierto, la mayoría de su desgaste es muscular, mientras que la mayoría del
suyo es de los tejidos nerviosos y cerebrales; pero también es cierto que la dieta del
leñador contiene todos los requisitos para construir cerebro y nervios en una mejor
proporción de la que están en la mayoría de las comidas “livianas”. El mejor trabajo
mental del mundo ha sido realizado sobre la tarifa de la gente trabajadora. Los
mejores pensadores del mundo han vivido invariablemente con las comidas sólidas y
sencillas, comunes entre las masas.
Deje que el contador espere hasta que se haya ganado el hambre antes de que
coma; y entonces si quiere jamón, huevos, y pan de maíz por todos los medios, deje
que los coma; pero hágale recordar que él necesita una veinteava parte de la cantidad
necesaria para un leñador. No es comer comidas “abundantes” lo que le da
indigestión al trabajador mental; es comer tanto como necesita un trabajador que
hace un gran esfuerzo muscular. La indigestión nunca es causada por comer para
satisfacer el hambre; siempre es causada por comer para gratificar el apetito. Si
usted come en la manera prescripta en el próximo capítulo, su gusto pronto se
convertirá en algo tan natural que usted nunca QUERRÁ algo que no pueda comer
con impunidad; y puede olvidarse para siempre de toda la ansiedad que le provoca
pensar qué va a comer; y, simplemente, comer lo que usted quiere. Efectivamente,
esa es la única manera de hacer si usted no piensa otro pensamiento que no sea el de
la salud; porque no puede pensar en la salud mientras esté en duda continua e
incertidumbre en cuanto a si está obteniendo el menú correcto.
“No piense qué va a comer” –dijo Jesús– y habló sabiamente. La comida que
puede encontrarse sobre la mesa de cualquier familia corriente de clase media o de
clase trabajadora nutrirá su cuerpo perfectamente, si usted come en los momentos
correctos y en el MODO CORRECTO. Si usted quiere carne, cómala; y si no la
quiere, no la coma. Y no suponga que debe encontrar algún sustituto especial para
ella. Usted puede vivir perfectamente bien con lo que queda en cualquier mesa
después que la carne haya sido comida.
No es necesario preocuparse por una dieta “variada”, para poder ingresar todos
los elementos necesarios. Los chinos y los hindúes tienen muy buenos cuerpos y
cerebros excelentes con una dieta de pocas variedades de productos; casi la totalidad
de ella, es arroz. Los escoceses son física y mentalmente fuertes con un régimen
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
con base en tortas de avena; y los Irlandeses son de cuerpo musculoso y mente
brillante alimentándose con papas y cerdo. La baya de trigo contiene prácticamente
todo lo que es necesario para construir el cerebro y el cuerpo; y un hombre puede
vivir muy bien con una mono-dieta de frijoles de la marina.
Forme una concepción de salud perfecta para usted, y no retenga ningún
pensamiento que no sea un pensamiento de salud.
NUNCA coma hasta que usted se haya GANADO EL HAMBRE. Recuerde
que no lo lastimará en absoluto tener hambre por un corto tiempo; pero seguramente
lo lastimará comer cuando no tiene hambre.
No le dé el más mínimo pensamiento a lo que usted debe o no debe comer;
simplemente coma lo que le coloquen delante, seleccionando lo que más satisfaga su
gusto. En otras palabras, coma lo que quiera. Esto lo puede hacer con resultados
perfectos si usted come en la manera correcta. Y cómo hacer esto, será explicado en
el próximo capítulo.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo XI
Cómo comer
Es un hecho asentado que el hombre naturalmente mastica su comida. Los
pocos caprichosos que sostienen que debemos engullir nuestro alimento, como lo
hacen los perros y otros de los animales inferiores, no puede ser ya escuchados;
sabemos que debemos masticar nuestra comida. Y si es natural que mastiquemos
nuestra comida, cuanto más la mastiquemos más completamente natural deberá ser
el proceso. Si usted masticara cada bocado hasta convertirlo en líquido, no
necesitaría estar preocupado en lo más mínimo por lo que debe comer, ya que usted
podría obtener suficiente nutrimento de cualquier alimento corriente.
Que masticar sea una tarea ingrata y laboriosa o no, o un proceso agradable,
depende de la actitud mental en la que usted llega a la mesa.
Si su mente y actitud están en otras cosas, o si está ansioso o preocupado por
los negocios o asuntos domésticos, encontrará difícil comer sin “engullir” más o
menos su comida. Usted debe aprender a vivir con tanta ciencia que no tenga
inquietudes de negocios o domésticas como para preocuparse; esto puede hacerlo, y
también puede aprender a darle una atención indivisible al acto de comer cuando
está en la mesa.
Cuando usted coma, hágalo con el propósito fijo de conseguir todo el goce que
pueda de esa comida; descarte todo lo demás de su mente, y no deje que nada quite
su atención del alimento y su sabor, hasta que su comida se haya terminado. Siéntase
alegremente confidente, porque si sigue estas instrucciones usted podrá SABER que
la comida que come es exactamente la comida correcta, y que “coincidirá” con
usted a la perfección.
Siéntese a la mesa con alegría confiada, y tome una porción moderada de
alimento; tome lo que luzca más deseable para usted. No seleccione una comida
porque usted piense que será buena para usted; seleccione aquella que tendrá buen
sabor para usted. Si usted va a ponerse bien y estar bien, debe abando nar la idea de
hacer cosas porque son buenas para su salud, y hacer cosas porque las quiere hacer.
Seleccione la comida que usted quiere más; agradézcale a Dios porque usted ha
aprendido cómo comer en tal forma que la digestión sea perfecta; y tome una
moderado mordisco de ella.
No fije su atención en el acto de masticar; fíjelo en el SABOR de la comida;
saboréela y disfrútela hasta que sea reducida a un estado liquido y pase a través de
su garganta por medio de un deglutir involuntario. No importa cuánto tiempo tome,
no piense en el tiempo. Piense en el sabor. No permita que sus ojos vaguen sobre la
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
mesa, especulando que comerá a continuación; no se preocupe por el temor de que
no haya suficiente, y de que usted no conseguirá su parte de todo. No se anticipe al
sabor de la próxima cosa; mantenga su mente centrada en el sabor de lo que tiene en
su boca. Y eso es todo.
El hecho de comer científica y saludablemente es un proceso que deleita,
después que se ha aprendido cómo hacerlo, y después que haya sobrepasado el mal
hábito de engullir su comida sin masticar. Es mejor no tener mucha conversación
mientras se come; esté contento, pero no hablador: hable después.
En la mayoría de los casos, algunos utilizan la voluntad requerida para formar
el hábito correcto de comer. El hábito de engullir es uno antinatural y es, sin duda,
en su mayor parte, resultado del temor. Temor de que nos roben nuestra comida;
temor de que no obtengamos nuestra porción de las cosas buenas; temor de que
perdamos tiempo precioso; estas son las causas de la prisa. Después también está el
anticipo de las delicadezas que vendrán de postre, y el consecuente deseo de
obtenerlas lo más rápido posible; y está la abstracción mental, o pensar en otros
temas mientras come. Todas estas son las cosas que debe superar.
Cuando encuentra que su mente esta vagando, llámela a un alto; piense por un
momento en la comida, y lo bien que sabe; de la digestión y asimilación perfecta que
van a seguir a la comida, y comience nuevamente. Comience nuevamente y
comience nuevamente, aunque deba hacerlo veinte veces en el curso de una sola
comida; y otra vez y otra vez, aunque deba hacerlo en cada comida por semanas y
meses. Es perfectamente seguro que usted PUEDE formar el “hábito Fletcher” si
usted persevera; y cuando lo haya formado, experimentará un placer saludable que
nunca había conocido.
Este es un punto vital, y no debe abandonarlo hasta que no lo haya impreso a
fondo en su mente. Dados los materiales correctos, perfectamente preparados, el
PRINCIPIO DE LA SALUD le construirá un cuerpo perfectamente sano; y usted no
puede preparar los materiales perfectamente de ninguna otra manera más que en esta
que yo estoy describiendo. Si usted va a tener salud perfecta, usted DEBE comer
justo de este modo; usted puede, y hacer esto es sólo una cuestión de tener un poco
de perseverancia. ¿Qué utilidad tiene para usted hablar de control mental, a menos
que se gobierne usted mismo en un tema tan simple como dejar de engullir su
comida? ¿Qué utilidad tiene hablar de concentración, a menos que usted pueda
mantener su mente en el acto de comer, por tan corto tiempo como quince o veinte
minutos, especialmente con todos los placeres del gusto para ayudarlo?
Siga adelante, y conquiste. En unas pocas semanas, o meses, como sea el caso,
encontrará que ya tiene fijado el hábito de comer científicamente; y pronto usted
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
estará en una condición tan espléndida, mental y físicamente, que nada lo inducirá a
volver a la vieja mala manera.
Hemos visto que si el hombre tuviera solamente pensamientos de perfecta
salud, sus funciones internas serían realizadas de una manera sana; y hemos visto
que para poder tener pensamientos de salud, el hombre debe realizar las funciones
voluntarias en un modo sano. La más importante de las funciones voluntarias es la
de comer; y no vemos, hasta ahora, ninguna dificultad especial en comer de un
modo perfectamente sano. Aquí resumiré las instrucciones en cuanto a cuándo
comer, qué comer, y cómo comer, con las razones para ello.
NUNCA coma hasta que no se haya GANADO el hambre, no importa cuánto
haya estado sin comida. Esto está basado en el hecho de que en cualquier momento
que se necesite comida en el sistema, si hay poder para digerirla, la mente
subconsciente anuncia la necesidad por medio de la sensación de hambre.
APRENDA a distinguir entre hambre genuina y la sensación corrosiva y
ansiosa causada por el apetito antinatural. El hambre nunca es un sentimiento
desagradable, acompañada por debilidad, o sentido de corrosión en el estómago; es
un deseo por comida agradable, anticipatorio, y se siente en su mayor parte en la
boca y garganta. No viene a ciertas horas o en intervalos específicos; sólo viene
cuando la mente subconsciente está lista para recibir, digerir, y asimilar comida.
COMA los alimentos que quiera, haciendo su selección de los básicos que son
de uso general en la zona en la cual usted vive. La INTELIGENCIA SUPREMA ha
guiado al hombre en la selección de estas comidas, y son las correctas para todos.
Me refiero, por supuesto, a las comidas que son tomadas para satisfacer el hambre,
no a aquellas que han sido meramente concebidas para gratificar el apetito o gusto
pervertido. El instinto que ha guiado a las masas de hombres a hacer uso de las
grandes comidas básicas para satisfacer su hambre es un instinto divino. Dios no ha
cometido ningún error; y si usted come esas comidas no se equivocará.
COMA su comida con una alegre, confianza y obtenga todo el placer que se
pueda tener del sabor de cada bocado. Mastique cada trozo hasta convertirlo en
liquido, manteniendo fija su atención en el deleite del proceso. Esta es la única
manera de comer de un modo perfectamente completo y exitoso; y cuando cualquier
cosa es hecha de un modo completo y exitoso, el resultado general no puede ser el
fracaso.
En el logro de la salud, la ley es la misma a la del logro de las riquezas; si usted
hace de cada acto un éxito en sí mismo, la suma de todos sus actos debe ser un éxito.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Cuando usted come con la actitud mental que he descrito, nada puede ser
agregado al proceso; está plasmado de una manera perfecta y está realizado
exitosamente.
Y si el comer se hace exitosamente, la digestión, asimilación, y la construcción
de un cuerpo sano comienzan exitosamente.
A continuación tomamos la cuestión de la cantidad de alimento requerido.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo XII
Hambre y Apetitos
Es muy fácil encontrar la respuesta correcta a la pregunta, ¿cuánto debo comer?
Nunca debe comer hasta haberse “ganado el hambre”, y usted debe parar de comer
en el instante que COMIENZA a sentir que su hambre se está calmado. Nunca coma
demasiado; nunca coma hasta la repleción. Cuando usted comience a sentir que su
hambre se satisface, sepa que ha tenido suficiente; porque antes de que tenga
suficiente, seguirá sintiendo la sensación de hambre. Si usted come como se explicó
en el capítulo anterior, es probable que comience a sentirse satisfecho antes de que
haya ingerido la mitad de su cantidad habitual; pero deténgase ahí, lo mismo. No
importa qué tan atractivamente delicioso sea el poste, o cuan tentadora sea la tarta o
el budín, no coma un bocado de ello si usted encuentra que su hambre ha sido
saciada hasta el último grado por otros alimentos que usted ha comido.
Cualquier cosa que coma después que su hambre comienza a disminuir, será
ingerida para gratificar al gusto y al apetito, no al hambre y no es un llamado de la
naturaleza en absoluto. Es, por lo tanto, un exceso, mero desenfreno, y no puede
fracasar en ser maliciosa.
Este es un punto que necesitará ver con gentil discriminación, ya que el hábito
de comer puramente por la gratificación sensual está arraigado muy profundamente
con la mayoría de nosotros. El habitual “postre” de comidas dulces y tentadoras está
preparado únicamente con la óptica de inducir a las personas a comer después que el
hambre ha sido satisfecha; y todos los efectos son malignos. No es que las tartas y
tortas sean comidas incompletas; generalmente son perfectamente completas si son
comidas para satisfacer el hambre, y NO para gratificar al apetito. Si usted quiere
tarta, torta, pasteles o budines, es mejor comenzar su comida con ellos, terminando
con las comidas más sencillas y menos gustosas. Encontrará, de todas formas, que si
usted come como se dijo en los capítulos precedentes, pronto llegará a saborear la
comida más sencilla tan apetitosa como si fuera liebre real; porque su sentido del
gusto, como todos sus otros sentidos, se hará tan agudo con los mejoramientos
generales en su condición que usted encontrará nuevos deleites en cosas comunes.
Ningún glotón disfrutó alguna vez tanto una comida como el hombre que come
únicamente por el hambre, que consigue el mejor de cada bocado, y que se detiene
en el instante en que siente que ha llegado al margen de su hambre. La primera
indicación de que el hambre está disminuyendo es la señal de la mente
subconsciente diciendo que es tiempo de abandonar.
La persona promedio que tome este plan de vida estará enormemente
sorprendida de aprender qué poca cantidad de comida es requerida para mantener al
cuerpo en perfecta condición. La cantidad depende del trabajo, de cuánto ejercicio
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
muscular es realizado, y del grado en que la persona está expuesta al frío. El leñador
que va dentro del bosque en invierno y balancea su hacha todo el día puede comer
dos comidas completas; pero el cerebro del trabajador que se sienta todo el día en
una silla, en una habitación caliente, no necesita ni un tercio y comúnmente ni
siquiera una décima parte de lo mismo. La mayoría de los leñadores comen dos o
tres veces esto, y la mayoría de los trabajadores mentales de tres a diez veces más de
lo que dicta la naturaleza; y la eliminación de esta inmensa cantidad de basura
excedente de sus sistemas, es un impuesto sobre el poder vital que en poco tiempo
agota sus energías y los deja como una presa fácil para las así llamadas
enfermedades. Obtenga todo el deleite posible de la degustación de su comida, pero
nunca coma cualquier cosa meramente porque sabe bien; y en el instante en que
usted siente que su hambre está menos ansiosa, pare de comer.
Si usted considera por un momento, verá que no hay, positivamente, ninguna
otra manera para que usted pueda contestar esas variadas preguntas sobre la comida
que no sea adoptando el plan aquí presentado para usted.
En cuanto al momento correcto para comer, no hay otro modo para decidirlo
que decir que usted debe comer cuando sea que tenga un HAMBRE que se haya
GANADO. Es una proposición auto evidente que es el momento correcto para
comer, y que cualquier otro es el momento incorrecto para comer.
En cuanto a qué comer, la SABIDURÍA ETERNA ha decidido que las masas
de personas deben comer los productos básicos de la zona en la cual viven. Las
comidas básicas de su zona en particular son las comidas correctas para usted; y la
SABIDURÍA ETERNA, trabajando en y a través de las mentes de las masas de
hombres, les ha enseñado cómo preparar mejor estas comidas; si cocinadas o de
otros modos. Y en cuanto a cómo comer, usted sabe que debe masticar su comida; y
debe ser masticada; entonces, la razón nos dice que cuanto más minuciosa y perfecta
sea la operación, mejor será.
Repito que el éxito en cualquier cosa se logra por hacer de cada acto por
separado un éxito en sí mismo. Si usted hace cada acción, sin tener en cuenta qué tan
pequeña y sin importancia, una acción enteramente exitosa, su día de trabajo, como
un todo, no puede resultar en fracaso. Si usted hace exitosas las acciones de cada
día, la suma total de su vida no puede ser un fracaso. Un gran éxito es el resultado de
hacer un gran número de pequeñas cosas, haciendo cada una en un modo
perfectamente exitoso. Si cada pensamiento es un pensamiento sano, y si cada
acción de su vida es realizada en un modo sano, usted pronto logrará la salud
perfecta. Es imposible divisar un modo en el cual usted pueda realizar el acto de
comer más exitosamente, y en una manera más acorde a las leyes de la vida, que por
masticar cada bocado hasta que sea un liquido, disfrutar el gusto completamente, y
mantener mientras una alegre confianza. Nada puede ser sumado para hacer al
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
proceso más exitoso; mientras que si algo es sustraído, el proceso no será
completamente sano.
En el tema a cuánto comer, usted también verá que no puede haber ninguna
otra guía tan natural, tan segura, y tan confiable como la que yo he establecido: parar
de comer en el instante que usted siente que su hambre comienza a calmarse.
Podemos confiar en la mente subconsciente para que nos informe cuándo se
necesita la comida; y podemos confiar implícitamente para que nos informe cuándo
necesitamos abastecimiento. Si TODO el alime nto es comido con hambre, y
NINGÚN alimento es tomado meramente para gratificar al gusto, usted nunca
comerá demasiado; y si usted come cada vez que se haya GANADO el hambre,
usted siempre comerá suficiente. Leyendo cuidadosamente el resumen en el
siguiente capítulo, verá que los requerimientos para comer de un modo
perfectamente sano son realmente pocos y simples.
El tema de beber de un modo natural puede ser descartado aquí con muy pocas
palabras. Si usted desea ser científicamente exacto y rígido, beba nada más que
agua; beba solamente cuando tiene sed; beba cada vez que tenga sed, y deténgase en
cuanto sienta que su sed comienza a disminuir. Pero si usted está viviendo
correctamente con relación a la comida, no será necesario practicar ascetismo o gran
auto negación en el tema de beber. Usted puede tomar, sin perjuicios, una taza
ocasional de café débil; usted puede, a un grado razonable, seguir las costumbres de
aquellos que están alrededor de usted. No adquiera el hábito de las bebidas
burbujeantes; no tome meramente para cosquillear su paladar con líquidos dulces;
asegúrese de beber agua cada vez que sienta sed. Nunca sea demasiado perezoso,
demasiado indiferente, o demasiado ocupado como para obtener un trago de agua
cuando usted sienta la más mínima sed; si usted obedece esta regla, tendrá poca
inclinación a tomar bebidas extrañas y antinaturales. Beba solamente para satisfacer
la sed; beba cada vez que sienta sed; y deje de beber en cuanto sienta que la sed se
calma. Esa es un modo perfectamente sano para abastecer al cuerpo con el material
fluido necesario para sus procesos internos.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo XIII
En síntesis
Hay una VIDA CÓSMICA que se impregna, penetra, y llena los inter espacios
del universo, y que está en y a través de todas las cosas. Esta VIDA no es
meramente una vibración, o forma de energía; es una SUSTANCIA VIVA. Todas
las cosas están hechas de ella; es TODO, y en todo.
Esta SUSTANCIA piensa, y asume la forma de aquello en lo que piensa. El
pensamiento de una forma, en esta sustancia, crea la forma; el pensamiento de un
movimiento instituye el movimiento. El universo visible, con todas sus formas y
movimientos, existe porque está en el pensamiento de la SUSTANCIA ORIGINAL.
El hombre es una forma de SUSTANCIA ORIGINAL, y puede pensar
pensamientos originales; y dentro de sí mismo, los pensamientos del hombre tienen
un poder controlador y formativo. El pensamiento de una condición produce esa
condición; el pensamiento de un movimiento instituye ese movimiento. Mientras
que el hombre piense en las condiciones y movimientos de enfermedad, las
condiciones y movimientos de enfermedad existirán dentro de él. Si el hombre sólo
piensa en la salud perfecta, el PRINCIPIO DE LA SALUD dentro de él mantendrá
condiciones normales.
Para estar bien, el hombre debe formar una concepción de salud perfecta, y
sostener pensamientos armoniosos con esa concepción en cuanto a sí mismo y a
todas las cosas. Él debe pensar únicamente en condiciones y funcionamientos sanos;
él no debe permitir que un pensamiento de condiciones o funcionamientos insanos o
anormales encuentre alojamiento en su mente en ningún momento.
Para poder pensar solamente en condiciones y funcionamientos saludables, el
hombre debe realizar sus actos voluntarios de la vida en un modo perfectamente
sano. Él no puede pensar en salud perfecta, mientras sepa que está viviendo de una
manera errónea o insana; o incluso mientras tenga dudas en cuanto a si está viviendo
o no de un modo sano. El hombre no puede pensar pensamientos de perfecta salud,
mientras sus funciones voluntarias sean realizadas de la misma manera de uno que
está enfermo. Las funciones voluntarias de la vida son comer, beber, respirar, y
dormir. Cuando el hombre piensa sólo en condiciones y funcionamientos saludables,
y realiza estas exteriorizaciones de una manera perfectamente sana, debe tener salud
perfecta.
Al comer, el hombre debe aprender a ser guiado por su hambre. Él debe
distinguir entre hambre y apetito, y entre hambre y los anhelos del hábito; NUNCA
debe comer a menos que sienta un HAMBRE que se haya GANADO. Debe
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
aprender que el hambre genuina nunca está presente después del sueño natural, y
que la demanda para una comida temprano en la mañana es puramente un tema de
hábito y apetito; y no debe comenzar su día comiendo, en violación a las leyes
naturales. Él debe esperar hasta que tenga un HAMBRE que se haya GANADO y
que, en la mayoría de los casos, hará que su primer comida sea alrededor del
mediodía. No importa cuál sea su condición, vocación, o circunstancias, debe hacer
que sea su regla no comer hasta que tenga un HAMBRE que se haya GANADO; y
puede recordar que es mucho mejor ayunar por varias horas después que esté
hambriento en lugar de comer antes de comenzar a sentir hambre. No lo lastimará
estar hambriento por unas pocas horas, incluso aunque usted esté trabajando duro;
pero lo dañará llenar su estomago cuando usted no tiene hambre, ya sea que esté
usted trabajando o no. Si nunca come hasta que tenga un HAMBRE que se haya
GANADO, usted puede estar seguro que en cuanto concierne al momento de comer,
usted está procediendo en un modo perfectamente saludable. Esta es una proposición
auto evidente.
En cuanto a lo que debe comer, el hombre debe estar guiado por esa
INTELIGENCIA que ha organizado que las personas de cualquier parte de la
superficie de la tierra deben vivir con los productos básicos de la zona en la cual
habitan. Tenga fe en Dios, e ignore “ciencias alimenticias” de cualquier tipo. No le
preste la más mínima atención a las controversias en cuanto a los méritos relativos
de los alimentos cocidos o crudos; de vegetales y carnes; o en cuanto a su necesidad
de carbohidratos y proteínas. Coma solamente cuando usted tenga un HAMBRE que
se haya GANADO, y después tome los alimentos comunes de las masas de personas
en la zona en la cual vive, y tenga confianza perfecta que los resultados serán
buenos. Lo serán. No busque lujos, o cosas importadas o arregladas para tentar al
gusto; manténgase con los sólidos sencillos; y cuando aquellos no “sepan bien”,
ayune hasta que lo hagan. No busque comidas “ligeras”; fácilmente digestibles, o
alimentos “sanos”; coma lo que los granjeros y trabajadores comen. Entonces usted
estará funcionando de una manera perfectamente saludable, en cuanto a lo que
concierne a qué comer. Repito, si usted no tiene hambre o gusto por las comidas
simples, no coma en absoluto; espere hasta que el hambre venga. Esté sin comer
hasta que el alimento más simple tenga buen sabor para usted; y entonces comience
su comida con lo que le guste más.
El hombre debe ser guiado por la razón al decidir cuánto debe comer. Podemos
ver que los estados anormales de prisas y preocupación producidos por el
pensamiento malsano sobre negocios y cosas similares nos han llevado a formar el
hábito de comer demasiado rápido y masticar poco. La razón nos dice que el
alimento debe ser masticado, y que cuanto más a fondo sea masticada la comida,
mejor estará preparada para la química de la digestión Más aún, podemos ver que el
hombre que come despacio y mastica su comida hasta convertirla en liquido,
manteniendo su mente en el proceso y dándole su indivisible atención, disfrutará
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
más del placer del gusto que aquel que engulle su comida con su mente en otra cosa.
Para comer de una manera completamente saludable, el hombre debe concentrar su
atención en el acto, con deleite alegre y confianza; debe saborear su comida, y debe
reducir cada bocado a liquido antes de tragarlo. Las instrucciones anteriores, si son
seguidas, hacen la función de comer completamente perfecta; nada puede ser
sumado en cuanto a qué, cuándo, y cómo.
En el tema de cuánto comer, el hombre debe ser guiado por la misma
inteligencia interior, o el PRINCIPIO DE LA SALUD, que le dice cuándo se
requiere comida. Debe parar de comer en el momento que siente que el hambre está
disminuyendo; no debe comer más allá de este punto para gratificar al gusto. Si deja
de comer en el instante en que su demanda interior por comida termina, nunca
comerá en exceso; y la función de abastecer al cuerpo con comida será realizada en
una manera perfectamente saludable.
El tema de comer naturalmente es uno muy simple; no hay nada en todo lo
anterior que no pueda ser fácilmente practicado por cualquiera. Este método, puesto
en práctica, infaliblemente resultará en una digestión y asimilación perfecta; y toda
la ansiedad y pensamientos cuidadosos concernientes el tema, pueden ser
inmediatamente eliminados de la mente. En cualquier momento que el HAMBRE se
haya GANADO, coma con agradecimiento lo que sea colocado frente a usted,
masticando cada bocado hasta convertirlo en líquido, y deteniéndose cuando usted
sienta que ha alcanzado el margen de su hambre.
La importancia de la actitud mental es suficiente como para justificar unas
palabras adicionales. Mientras está comiendo, como en todos los otros momentos,
piense solamente en la condición saludable y el funcionamiento normal. Disfrute lo
que come; si usted desarrolla una conversación en la mesa, hable de las bondades
del alimento, y del placer que le está dando. Nunca mencione que no le gusta esto o
aquello; hable solamente de aquellas cosas que le gustan. Nunca discuta lo salubre o
insalubre de los alimentos; nunca mencione o piense insalubremente en absoluto. Si
hay algo en la mesa que a usted no le agrada, páselo en silencio, o con una palabr a
de elogio; nunca critique u objete nada. Coma su comida con alegría y unidad de
corazón, alabando a Dios y agradeciéndole. Deje que su contraseña sea la
perseverancia; cada vez que caiga en la antigua manera de comer apresuradamente,
o de erróneos pensamientos y discursos, regrese prontamente y comience de nuevo.
Es de la más vital importancia para usted que sea una persona auto controlada y auto
dirigida; y usted nunca podrá convertirse en eso a menos que usted se domine a sí
mismo en un tema tan simple y fundamental como la manera y método de su
alimentación. Si usted no puede controlarse en esto, no puede controlarse en nada
que valga la pena. Por otro lado, si sigue las instrucciones anteriores, usted puede
descansar seguro de que en cuanto a lo concerniente al pensamiento correcto y a la
alimentación correcta usted está viviendo en una modo perfectamente científico; y
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
usted puede estar seguro también de que si usted practica lo que está prescrito en los
siguientes capítulos, rápidamente su cuerpo gozará de una condición de perfecta
salud.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo XIV
Respirar
Respirar es una función vital, y concierne directamente a la continuidad de la
vida. Podemos vivir muchas horas sin dormir, y muchos días sin comer o beber,
pero solamente unos pocos minutos sin respirar. El acto de respirar es involuntario,
pero la manera de hacerlo, y la provisión de las condiciones propicias para una
realización saludable, caen dentro del campo de la voluntad. El hombre continuará
respirando involuntariamente pero puede, vo luntariamente, determinar qué respirará,
y qué tan profundamente y concienzudamente lo hará; y puede, por su propia
voluntad, mantener el mecanismo físico en condiciones para la realización perfecta
de la función.
Es esencial, si desea respirar de un modo perfectamente sano, que la
maquinaria física utilizada en el acto sea mantenida en buenas condiciones. Usted
debe mantener su columna moderadamente derecha, y los músculos de su pecho
deben estar flexibles y libres para la acción. Usted no puede respirar en el modo
correcto si sus hombros están inclinados hacia delante o su pecho hueco y rígido.
Sentado o parado en el trabajo en una posición ligeramente encorvada tiende a
mantener el pecho hundido; también lo hace el levantar pesos pesados, o pesos
livianos.
La tendencia de los trabajos de casi todos los tipos, es tirar los hombros hacia
delante, curvar la columna, y achatar el pecho; y si el pecho está muy achatado, la
respiración completa y profunda se hace imposible, y la salud perfecta está fuera de
cuestión.
Varios ejercicios gimnásticos han sido ideados para contrarrestar el efecto de
encorvarse mientras está en el trabajo; como colgarse de las manos de una barra de
balanceo o trapecio, o sentarse en una silla con los pies bajo un mueble pesado y
doblarse hacia atrás hasta que la cabeza toque el piso, etc. Todos estos ejercicios son
lo suficientemente buenos a su manera, pero muy pocas personas los seguirán por el
tiempo conveniente y regularmente, lo suficiente como para lograr cualquier
ganancia real en el físico. La aplicación de “ejercicios de salud” de cualquier tipo es
ardua e innecesaria; hay un modo más natural, más simple, y mucho mejor.
Este mejor modo es mantenerse erguido, y respirar profundamente. Deje que la
concepción mental de usted mismo sea que usted es una persona perfectamente
derecha, y cada vez que el tema venga a su mente, esté seguro que usted expande su
pecho al instante, arroja hacia atrás sus hombros, y “se endereza”. Cada vez que
haga esto, lentamente ingrese su aliento hasta que usted sienta que sus pulmones
están en su capacidad limite; “acumule dentro” todo el aire que usted pueda; y
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
mientras lo mantiene por un instante en los pulmones, arroje los hombros aún más
atrás, y estire su pecho; al mismo tiempo, intente tirar su columna hacia delante
entre los dos hombros. Después deje ir el aire fácilmente.
Este es el único gran ejercicio para mantener el pecho lleno, flexible, y en
buenas condiciones. Enderécese; llene sus pulmones bien LLENOS; estire su pecho
y enderece su columna, y exhale fácilmente. Y este ejercicio usted lo debe repetir,
en temporada y fuera de temporada, en todo momento y en todo lugar, hasta que
usted se forme el hábito de hacerlo; usted puede hacerlo fácilmente. Cada vez que
usted pise el exterior hacia el aire puro, fresco, RESPIRE. Cuando usted está en el
trabajo, y piense en usted y su posición, RESPIRE. Cuando usted está en compañía,
y es recordado el tema, RESPIRE. Cuando usted este despierto en la noche,
RESPIRE. No importa donde está o que está haciendo, cada vez que la idea venga a
su mente, enderécese y RESPIRE. Si habla a y desde su trabajo, haga el ejercicio
hasta el final; pronto se convertirá en un deleite para usted; lo mantendrá, no por la
salud, sino por un tema de placer.
No considere esto un “ejercicio de salud”; nunca tome a los ejercicios de salud,
o haga gimnasia para estar bien. Hacer esto es reconocer enfermedad como un
hecho presente o una posibilidad; que es precisamente lo que no debe hacer. Las
personas que siempre están tomando ejercicios por su salud siempre están pensando
acerca de estar enfermas. Debería ser un tema de orgullo con usted mismo el
mantener la columna derecha y fuerte; tanto como lo es mantener su cara limpia.
Mantenga su columna derecha, y su pecho lleno y flexible por la misma razón que
mantiene sus manos limpias y sus uñas arregladas; porque es desaliñado hacerlo de
otra manera. Hágalo sin un pensamiento de enfermedad, presente o posible. Usted
tiene que estar con un aspecto desagradable o torcido, o estaría derecho; y si está
derecho su respiración tomará cuidado de sí misma. Usted encontrará referencias del
tema de los ejercicios de salud nuevamente en un próximo capítulo.
Es esencial, de todas maneras, que usted respire AIRE. Parece ser la intención
de la naturaleza que los pulmones deben recibir aire que contenga su porcentaje
regular de oxigeno, y que no esté enormemente contaminado por otros gases, o por
suciedad de cualquier otro tipo. No se permita pensar que usted está obligado a vivir
o trabajar donde el aire no sea apropiado para respirar. Si su casa no puede ser
ventilada apropiadamente, múdese; y si usted es empleado donde el aire es malo,
consígase otro trabajo; usted puede, practicando los métodos en el volumen
precedente de esta serie – “LA CIENCIA DE HACERSE RICO”.
Si nadie consintiera en trabajar en medio de un aire malo, los empleadores
verían rápidamente qué hacer para que todos los lugares de trabajo fueran ventilados
apropiadamente. El peor aire es aquel al que se le ha agotado el oxígeno por la
respiración; como el de las iglesias y teatros donde se congregan multitudes de
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
personas, y la salida y abastecimiento de aire son pobres. A continuación de esto,
está el aire conteniendo otros gases aparte de oxigeno e hidrógeno: gas de cloaca, y
los efluvios de cosas decadentes. El aire que está pesadamente cargado con polvo y
partículas de materia orgánica puede ser tolerado mejor que cualquiera de estos
otros. Pequeñas partículas de materia orgánica, aparte del alimento, son arrojadas
generalmente de los pulmones; pero los gases van a la sangre.
Hablo intencionalmente cuando digo “aparte del alimento”. El aire es, en forma
amplia, un alimento. Es la cosa más completamente viva que tomamos con nuestro
cuerpo. Cada respiración acarrea un millón de microbios, muchos de los cuales son
asimilados. Los olores de la tierra, pasto, árboles, flores, plantas y, de cocinar
comidas, son comidas en sí mismos; son partículas diminutas de las sustancias de la
cual provienen; y generalmente están tan atenuadas que pasan directamente de los
pulmones a nuestra sangre, y son asimilados sin digestión. Y la atmósfera se
impregna con la SUSTANCIA ORIGINAL ÚNICA; que es la vida misma.
Reconozca esto de forma consciente cada vez que piense en su respiración, y piense
que usted está respirando vida; realmente lo está haciendo, y el reconocimiento
consciente ayuda al proceso. Vea de no respirar aire que contenga gases venenosos,
y que no vuelva a respirar el aire que ha sido utilizado por usted u otros.
Eso es todo lo que hay en el tema de respirar correctamente. Mantenga su
columna derecha y su pecho flexible, y respire aire puro, reconociendo con
agradecimiento el hecho de que usted respira en la VIDA ETERNA. Esto no es
difícil; y, más allá de estas cosas, bríndele poco pensamiento a su respiración
excepto para agradecerle a Dios que usted ha aprendido cómo hacerlo
perfectamente.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo XV
Dormir
El poder vital es renovado en el sueño. Todas las cosas vivas duermen; el
hombre, los animales, los reptiles, los peces, y los insectos, duermen, e incluso las
plantas tienen períodos de sueño. Y esto es así, porque es en el sueño que nos
contactamos de tal manera con el PRINCIPIO DE LA VIDA en la naturaleza que
nuestras vidas pueden ser renovadas. Es en el sueño que el cerebro del hombre se
recarga con energía vital, y el PRINCIPIO DE LA SALUD dentro de él le aporta
fuerza nueva. Es de primordial importancia, entonces, que debemos dormir en un
modo natural, normal y perfectamente saludable.
Estudiando el sueño, notamos que la respiración es mucho más profunda, más a
la fuerza y rítmica que en el estado de estar despierto. Mucho más aire es inspirado
cuando se está durmiendo que cuando se está despierto, y esto nos dice que el
PRINCIPIO DE LA SALUD requiere grandes cantidades de algún elemento en la
atmósfera para el propósito de la renovación. Si usted rodea al sueño con
condiciones naturales, entonces, el primer paso es ver que tenga un abastecimiento
ilimitado de aire puro y fresco para respirar. Los médicos han averiguado que dormir
en el aire puro del exterior es muy eficaz en el tratamiento de los problemas
pulmonares; y, en conexión con el MODO DE VIVIR O PENSAR que ha sido
escrito en este libro, encontrará que es eficaz para curar todos los otros tipos de
problemas. No tome medidas de mitad de camino en este tema de asegurarse aire
puro mientras duerme. Ventile su habitación a fondo; tan a fondo que sea
prácticamente lo mismo que dormir en el exterior. Tenga una puerta o ventana
completamente abierta; tenga una abierta a cada lado de la habitación, si es posible.
Si no puede tener una buena corriente de aire a través de la habitación, coloque la
cabecera de su cama cerca de la ventana abierta, entonces el aire de afuera puede
llegar completamente a su cara. No importa qué tan frío o desagradable sea el clima,
tenga una ventana abierta, y bien abierta; e intente obtener una circulación de aire
puro a través de la habitación. Apile ropa de cama, si es necesario, para mantenerse
caliente; pero tenga un abastecimiento ilimitado de aire fresco del exterior. Esto es el
primer gran requisito para dormir sanamente.
Los centros cerebrales y nerviosos no pueden ser revitalizados a fondo si usted
duerme en aire “muerto” o estancado; usted debe tener una atmósfera viviente, vital
con el PRINCIPIO DE VIDA de la naturaleza. Repito; ventile la habitación donde
va a dormir completamente, y vea que haya circulación de aire exterior a través de la
misma mientras duerme. Usted no está durmiendo en un modo perfectamente
saludable si cierra las puertas y ventanas de su habitación al dormir, ya sea en
verano o en invierno. Tenga aire fresco. Si usted se encuentra donde no hay aire
fresco, múdese. Si su habitación no puede ser ventilada, váyase hacia otra casa.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Lo siguiente en importancia es la actitud mental con la cual usted se va a
dormir. Está bien dormir inteligentemente, determinadamente, sabiendo para qué lo
hace. Acuéstese pensando que dormir es un revitalizador infalible, y váyase a dormir
con una fe confiada en que su fuerza será renovada; que usted se despertará lleno de
vitalidad y salud. Ponga un propósito en su dormir, como lo pone en su comida; dele
al tema su atención por unos pocos minutos, mientras se va a trabajar. No busque su
cama con un sentimiento de desaliento o de depresión; vaya ahí alegremente, para
sentirse completo. No se olvide del ejercicio de la gratitud al irse a dormir; antes de
cerrar sus ojos, agradézcale a Dios por haberle mostrado el camino hacia la salud
perfecta, y váyase a dormir con este pensamiento de gratitud en lo más alto de su
mente. Una oración de gratitud a la hora de dormir es una cosa realmente buena;
coloque el PRINCIPIO DE LA SALUD dentro de su comunicación con su fuente,
de la cual está por recibir poder nuevo mientras usted está en el silencio de la
inconciencia.
Usted puede ver que los requerimientos para dormir de forma perfectamente
saludable no son difíciles. Primero, ver que usted respire aire puro del exterior
mientras duerme; y, segundo, poner su interior en contacto con la SUSTANCIA
VIVA con unos pocos minutos de meditación gratificante cuando va a la cama.
Observe estos requerimientos, vaya a dormir en un marco mental franco y confiado,
y todo estará bien. Si usted tiene insomnio, no deje que lo preocupe. Mientras usted
yace despierto, desde su concepción de salud; medite con agradecimiento en la vida
abundante que es la suya, respire, y siéntase perfectamente confiado en que usted
dormirá a su debido tiempo; y usted lo hará. El insomnio, como cualquier otro
malestar, debe dar lugar al PRINCIPIO DE LA SALUD suscitado a cualquier
actividad totalmente constructiva por el curso del pensamiento y acción aquí
descriptos.
El lector comprenderá ahora que no es para nada dificultoso o desagradable
realizar las funciones voluntarias de la vida en un modo perfectamente saludable. El
modo perfectamente saludable es el modo más fácil, más simple, más natural, y más
placentero.
Cultivar la salud no es un trabajo de arte, dificultad, ni un arduo trabajo. Usted
sólo debe dejar de lado las observaciones artificiales de cualquier tipo, y comer,
beber, respirar, y dormir en el modo más natural y deleitable; y si usted hace esto,
pensando en salud y solamente en salud, usted ciertamente estará bien.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo XVI
Instrucciones adicionales
Al formar la concepción de salud, es necesario pensar en la manera en que
usted viviría y trabajaría si estuviera perfectamente bien y muy fuerte; para
imaginarse haciendo cosas en el modo que lo haría una persona que estuviera
perfectamente bien y muy fuerte, hasta que usted tenga una medianamente buena
concepción de lo que usted sería, si usted estuviera bien. Luego tome una actitud
mental y física en armonía con esta concepción; y no abandone esta actitud. Usted
debe unificarse en pensamiento con lo que desea; y según cual sea el estado o
condición con que usted se unifique con usted mismo en pensamiento, más
temprano será unificado con usted en su cuerpo. El modo científico es cortar
relaciones con todo lo que usted no quiere, y afrontar relaciones con todo lo que
quiere. Forme una concepción de salud perfecta, y relaciónese a esta concepción en
palabra, acto, y actitud.
Controle su discurso; haga que cada palabra armonice con la concepción de
salud perfecta. Nunca se queje; nunca diga cosas como: “No dormí bien anoche”;
“Tengo un dolor en mi costado”; “No me siento para nada bien hoy”, etc. Diga
“Estoy esperando con ansia una buena noche de sueño esta noche”; “puedo ver que
progreso rápidamente”; y cosas de significado similar. En cuanto a lo concerniente a
todo lo conectado con la enfermedad, su mejor modo es olvidarlo; y en cuanto a
todo lo que concierne a lo conectado con la salud, su modo es unificarse con ella en
pensamiento y discurso.
Esto es todo en síntesis; hágase uno con la Salud en pensamiento, palabra, y
acción; y no se conecte con la enfermedad ya sea por el pensamiento, palabra, o
acción.
No lea “libros médicos” o literatura clínica, o la bibliografía de aquellos cuyas
teorías entran en conflicto con aquellas aquí planteadas; hacer esto seguramente
socavará su fe en el MODO DE VIVIR en el cual usted ha ingresado, y le causará
volver otra vez a relaciones mentales con la enfermedad. Este libro realmente le
brinda todo lo que es requerido; no ha sido omitido nada esencial y, prácticamente,
todo lo superfluo ha sido eliminado. LA CIENCIA DE ESTAR BIEN es una ciencia
exacta, como la aritmética; nada puede ser sumado a los principios fundamentales, y
si algo se elimina de ellos, resultará en un fracaso. Si usted sigue estrictamente el
modo de vivir prescrito en este libro, usted estará bien; y usted, ciertamente, PUEDE
seguir este CIERTO MODO, tanto en pensamiento como en acción.
No se relacione solamente con usted mismo, sino lo más posible a todos los
otros, en sus pensamientos, con la salud perfecta. No simpatice con personas cuando
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
se quejan, o incluso cuando estén enfermos o sufriendo. Cambie sus pensamientos a
un canal constructivo si puede; haga todo lo que pueda para su alivio, pero hágalo
con el pensamiento de salud en su mente. No deje que las personas le cuenten sus
pesares y catalogue sus síntomas en usted; cambie la conversación a algún otro
tema, o excúsese y retírese. Mejor que lo consideren una persona insensible que
tener el pensamiento de enfermedad forzado dentro de usted. Cuando usted está en
compañía de personas cuyo único tema de conversación es la enfermedad y temas
relativos, ignore lo que digan y ofrezca una plegaria mental de gratitud por su salud
perfecta; y si eso no logra que usted pueda dejar fuera sus pensamientos, diga adiós
y déjelos. Sin importar lo que piensen o digan; la cortesía no requiere que usted se
permita ser envenenado por pensamientos enfermos o pervertidos. Cuando tengamos
algunos cientos de miles de pensadores iluminados más que no se queden donde las
personas se quejan y hablan de enfermedades, el mundo avanzará rápidamente hacia
la salud. Cuando usted deja que la gente le hable a usted de enfermedad, usted los
ayuda a aumentar y multiplicar la enfermedad.
¿Qué debo hacer cuando estoy sufriendo? ¿Puede uno estar en sufrimiento
físico real y todavía pensar solamente con pensamientos de salud?
Sí. No resista el dolor; reconozca que es una buena cosa. El dolor es causado
por un esfuerzo del PRINCIPIO DE SALUD para sobreponerse a alguna condición
antinatural; esto lo debe saber y sentir. Cuando usted tiene un dolor, piense que el
proceso de sanar está llevándose a cabo en la parte afectada, y mentalmente asista y
coopere con él. Colóquese en armonía mental completa con el poder que está
causando el dolor; asístalo; ayúdelo todo el tiempo. No dude, cuando sea necesario,
en usar formulaciones polémicas y medios similares para mejorar el buen trabajo
que se está realizando. Si el dolor es severo, acuéstese y dele a su mente el trabajo
de cooperar silenciosa y fácilmente con la fuerza que está trabajando para su bien.
Este es el tiempo para ejercitar la gratitud y la fe; sea agradecido por el poder de la
salud que está causando el daño, y esté seguro que el dolor acabará tan pronto esté
realizado el buen trabajo. Fije sus pensamientos, con confianza, en el Principio de la
Salud que está creando tales condiciones dentro de usted como para que el dolor
pronto sea innecesario. Usted se sorprenderá al darse cuenta lo fácil que puede
conquistar al dolor; y después de que haya vivido por un tiempo en ese MODO
CIENTÍFICO, los dolores y malestares serán cosas desconocidas para usted.
¿Qué debo hacer cuando estoy demasiado débil para trabajar?
¿Debo conducirme más allá de mis fuerzas, confiando en que Dios me
apoyará?
¿Debo continuar, como el corredor, esperando un “segundo aliento”?
No, mejor no. Cuando usted comienza a vivir de este CIERTO MODO,
probablemente no tendrá una fuerza normal; y pasará gradualmente de una
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
condición física baja a una más alta. Si usted se relaciona mentalmente con la salud
y la fuerza, y desarrolla las funciones voluntarias de la vida en una manera
perfectamente saludable, su fuerza aumentará día a día; pero por un tiempo usted
puede tener días cuando su fuerza sea insuficiente para el trabajo que le gustaría
hacer. En tales momentos descanse, y ejercite la gratitud. Reconozca el hecho de que
su fuerza está creciendo rápidamente, y sienta un profundo agradecimiento a la
FUERZA DE VIDA de la cual proviene. Pase una hora de debilidad en agradecer y
descansar, con fe completa que la gran fuerza está cerca.; y luego levántese y
continúe nuevamente. Mientras usted descansa, no piense en su debilidad presente;
piense en la fuerza que está viniendo.
Nunca, en ningún momento, se permita pensar que está dándole lugar a la
debilidad; cuando usted descanse, como cuando se va a dormir, fije su mente en el
PRINCIPIO DE LA SALUD que está reconstruyéndolo a fuerza completa.
¿Qué debo hacer con respecto a ese gran fantasma que asusta a millones de
personas a la muerte cada año, que es la constipación?
No haga nada. Lea a Horace Fletcher en “El A B Z de Nuestra Propia
Nutrición”, y consiga la fuerza total de su explicación en el hecho de que cuando
usted vive en este plan científico usted no necesita, y efectivamente no puede, tener
una evacuación de los intestinos todos los días; y que una evacuación de, entre una
vez cada tres días a una vez en dos semanas, es suficiente para la salud perfecta. Los
que se alimentan groseramente, que comen de tres a diez veces más de lo que puede
ser utilizado en sus sistemas, tienen grandes cantidades de desperdicios para
eliminar; pero si usted vive de la manera que hemos descrito será de otra forma con
usted.
Si usted come únicamente cuando usted se ha GANADO EL HAMBRE, y
mastica cada bocado hasta convertirlo en liquido, y si usted para de comer en el
instante en que usted COMIENZA a estar consciente de una disminución de su
hambre, preparará tan perfectamente su alimento para la digestión y asimilación que
prácticamente todo ello será tomado por los absorbentes; y habrá poco –casi nada–
que permanezca en los intestinos como para ser excretado. Si es capaz de desvanecer
enteramente de su memoria todo lo que ha leído en “libros de doctores” y publicidad
de patentes de medicinas concernientes a la constipación, usted no necesita darle a
este tema ningún pensamiento en absoluto. El PRINCIPIO DE LA SALUD se
ocupará de ello.
Pero si su mente ha sido llenada con pensamientos de temor concernientes a la
constipación, puede estar bien que en el comienzo usted ocasionalmente lave su
colon con agua tibia. No existe la menor necesidad de hacerlo, excepto para hacer
que el proceso de su emancipación mental del miedo sea un poco más fácil; puede
valer la pena sólo por eso. Y en cuanto vea que está haciendo buenos progresos, y
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
que ha disminuido su cantidad de alimento, y está comiendo realmente en un
MODO CIENTÍFICO, descarte la constipación de su mente para siempre; no tiene
nada más que hacer con ella. Coloque su confianza en ese PRINCIPIO dentro de
usted que tiene el poder para darle salud perfecta; relaciónelo por medio de su
gratitud al PRINCIPIO DE LA VIDA que es TODO PODER y continúe su camino
con regocijo.
¿Qué hay sobre el ejercicio?
Todo el mundo está mejor a cambio de una pequeña utilización total de los
músculos todos los días; y la mejor forma de conseguir esto es ocupándose en
alguna forma de juego o entretenimiento. Trate de hacer su ejercicio en un modo
natural; como la recreación, no una acrobacia forzada por el bien de la salud
únicamente. Monte un caballo o una bicicleta; juegue al tenis o a los bolos, o arroje
una pelota. Tenga alguna vocación, como la jardinería, en la cual puede pasar una
hora cada día con placer y beneficio; hay miles de maneras en las cuales puede
obtener el suficiente ejercicio para mantener su cuerpo flexible y su circulación
buena y, aún así, no caer en el único pensamiento de “ejercitar su salud”. Ejercite
por diversión y beneficio; ejercite porque está demasiado sano para sentarse quieto,
y no porque usted desee ponerse sano, o mantenerse así.
¿Son necesarios los ayunos prolongados?
Rara vez, si es que alguna. El PRINCIPIO DE LA SALUD no requiere
comúnmente veinte, treinta, o cuarenta días para estar listo para la acción; bajo
condiciones normales, el hombre llegará en mucho menos tiempo. En la mayoría de
los ayunos prolongados, la razón por la cual el hambre no llega antes es porque ha
sido inhibida por el paciente mismo. Comienza el ayuno con el TEMOR –si no lo
con la esperanza– de que pasarán muchos días antes de que llegue el hambre; la
literatura que ha leído en el tema lo ha preparado para esperar un largo ayuno, y está
severamente determinado a llegar al final, dejando que el tiempo sea tan largo como
deba ser. Y la mente subconsciente, bajo la influencia de sugestiones poderosas y
positivas, suspende el hambre.
Cuando, por alguna razón, la naturaleza aleja su hambre, continúe alegremente
con su trabajo habitual, y no coma hasta que el hambre vuelva. Sin importar si es
dos, tres, o diez días o más; usted puede estar perfectamente seguro que cuando sea
el tiempo para que usted coma, usted tendrá hambre; y si usted está confiadamente
alegre y mantiene su fe en la salud, no sufrirá ninguna debilidad o incomodidad
causada por la abstinencia. Cuando usted no tiene hambre, se sentirá más fuerte, más
feliz, y más cómodo si no come que si come; no importa lo largo del ayuno. Y si
usted vive en el modo científico descrito en este libro, nunca tendrá que hacer largos
ayunos; raramente se perderá una comida, y usted disfrutará sus comidas más que
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
nunca en su vida. Consiga un HAMBRE GANADA ANTES de comer; y cada vez
que consiga un hambre que haya ganado, coma.
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Capítulo XVII
Un resumen de la Ciencia de Estar Bien
La salud es funcionamiento perfectamente natural, vida normal. Hay un
PRINCIPIO DE SALUD en el universo; es la SUSTANCIA VIVIENTE, de la cual
todas las cosas están hechas. Esta SUSTANCIA VIVIENTE se impregna, penetra, y
llena los inter espacios del universo. En su estado invisible está en y a través de
todas las formas; y, sin embargo, todas las formas están hechas de ella. Para ilustrar:
suponga que un vapor acuoso muy frío y que se puede difundir ampliamente debe
hacerse permeable y penetrar en un bloque de hielo. El hielo está formado de agua
viviente, y es agua viviente que tiene una forma; mientras que el vapor también es
agua viviente, pero sin formar, haciendo permeable una forma hecha de sí mismo.
Esta ilustración le explicará cómo la SUSTANCIA VIVA hace permeable todas las
formas hechas de ELLA; toda la vida proviene de ELLA, es toda la vida que hay.
La SUSTANCIA UNIVERSAL es una sustancia pensante, y toma la forma de
su pensamiento. El pensamiento de una forma, sostenida por ella, crea la forma; y el
pensamiento de un movimiento causa el movimiento. No puede evitar pensar, y
entonces está creando por siempre; y debe avanzar hacia una expresión de sí misma
más llena y más completa. Esto significa: hacia una vida más completa y un
funcionamiento más perfecto; y eso significa: hacia salud perfecta.
El poder de la sustancia viviente debe siempre ser empleado hacia la salud
perfecta; es una fuerza en todas las cosas para hacer su funcionamiento perfecto.
Todas las cosas se hacen permeables por un poder que se mueve hacia la
salud.
El hombre puede relacionarse con este poder, y aliarse con él; él puede
también separarse de él en sus pensamientos.
El hombre es una forma de esta SUSTANCIA VIVIENTE, y tiene dentro de él
un PRINCIPIO DE LA SALUD. Este PRINCIPIO DE LA SALUD, cuando está en
actividad constructiva completa, causa que todas las funciones involuntarias del
cuerpo del hombre se realicen perfectamente.
El hombre es una SUSTANCIA DE PENSAMIENTO; haciendo permeable un
cuerpo visible, los procesos de su cuerpo son controlados por su pensamiento.
Cuando el hombre piensa únicamente pensamientos de salud perfecta, los
procesos internos de su cuerpo serán aquellos de perfecta salud. El primer paso del
hombre hacia la salud perfecta debe ser el de formar una concepción de sí mismo
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
como perfectamente saludable, y al hacer todas las cosas en el CIERTO MODO y la
manera de una persona perfectamente saludable. Habiendo formado esta
concepción, debe relacionarse a ella en todos sus pensamientos, y cortar toda
relación de pensamiento con la enfermedad y la debilidad.
Si hace esto, y piensa sus pensamientos de salud con FE positiva, el hombre
causará que el PRINCIPIO DE SALUD que existe dentro de él se haga
constructivamente activo, y que cure todas sus enfermedades. Él puede recibir poder
adicional del PRINCIPIO UNIVERSAL DE LA VIDA por medio de la FE, y él
puede adquirir FE al mirar hacia este PRINCIPIO DE FE con GRATITUD reverente
por la salud que le da. Si el hombre puede aceptar de forma consciente la salud que
le es brindada continuamente por la SUSTANCIA VIVIENTE, y si él es
debidamente agradecido desde luego, desarrollará esa FE.
El hombre no puede sólo pensar pensamientos de salud perfectos, a menos que
realice las funciones voluntarias de la vida de una manera perfectamente saludable.
Estas funciones saludables son comer, beber, respirar, y dormir. Si el hombre piensa
solamente pensamientos de salud, tiene fe en la salud, y come, bebe, respira, y
duerme en un modo perfectamente saludable, debe tener salud perfecta.
La salud es el resultado de pensar y actuar en un CIERTO MODO; y si un
hombre enfermo comienza a pensar y actuar en este CIERTO MODO, el
PRINCIPIO DE SALUD dentro de él arribará a la actividad constructiva y sanará
todas sus enfermedades. Este PRINCIPIO DE SALUD es el mismo en todos, y está
relacionado al PRINCIPIO DE LA VIDA del universo; es capaz de sanar todas las
enfermedades, y surgirá en actividades cada vez que el hombre piense y actúe en
concordancia con la CIENCIA DE ESTAR BIEN.
Por lo tanto, todos los hombres pueden alcanzar la salud perfecta.
FIN
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Apéndice
Otros libros de Wallace D. Wattles:
"La Ciencia de estar magnífico"
“Este libro es para hombres y mujeres, jóvenes y viejos, que desean hacer lo
máximo de la vida haciendo lo máximo de ellos mismos. He tratado de demostrar
sencillamente, simplemente, y sin palabras innecesarias, el camino hacia el poder y
la capacidad; está escrito de tal manera para que aquel que corre pueda leerlo. Sé
que el sistema aquí propuesto funcionará; no puede fallar. Y sé que los hombres y
mujeres que practican estos métodos de acción con corazones sinceros ingresarán
dentro de la vida poderosa; serán los niños del Altísimo, y se ubicarán dentro de los
más grandes del mundo. Deseo que aquel que lea esto esté entre ellos. Ninguna
mera lectura de este libro puede desarrollar una gran personalidad; nada puede
hacerlo grande excepto el pensamiento; por lo tanto piense, Piense, ¡PIENSE!”
Wallace D. Wattles
Mayores informes en: www.MercadeoGlobal.com/ciencia/
"La Ciencia de hacerse rico" Versión AUDIO digital
La versión en audio es narrada por Álvaro Mendoza V., poseedor del copyright de
esta obra en castellano. Si bien Álvaro no es un locutor profesional, la lectura y
versión audio de esta Obra viene impresa con el entusiasmo que le llevó a traer esta
obra al mundo hispano.
¿Qué recibirá?
Recibirá los archivos en formato MP3, para que usted pueda escuchar el libro
directamente desde su computadora o desde cualquier reproductor de MP3. Cada
archivo tiene una longitud inferior a 30 minutos, lo que lo hace ideal para que usted
mismo lo grabe en un casete común y corriente y pueda escuchar el libro desde la
comodidad de su hogar, auto, oficina o cualquier sitio desde una casetera
convencional.
Mayores informes en: www.MercadeoGlobal.com/ciencia/
LaCienciaDeHacerseRico.com - © 2003, Álvaro Mendoza V.
Fly UP