...

La maldición del chenque

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La maldición del chenque
Ariel Puyelli
La maldición
del chenque
Ariel Puyelli
La maldición
deI chenque
Coordinadora del Área de Literatura: Laura Giussani
Editora de la colección: Pilar Muñoz Lascano
Correctora: Vanesa Kandel
Coordinadora de Arte: Valeria Bisutti
Diagramación: Laura Porta y Patricia I. Cabezas
Ilustración de tapa: Mónica Pironio
Gerente de Preprensa y Producción Editorial: Carlos Rodríguez
Puyelli, Ariel
La maldición del chenque / Ariel Puyelli ; con colaboración de Analía
Elvira Pizzi ; ilustrado por Mónica Pironio. - 3a ed. 2a reimp.- Boulogne :
Estrada, 2015.
128 p. : il. ; 19x14 cm. - (Azulejos. Roja; 42)
ISBN 978-950-01-1631-2
1. Narrativa Argentina. 2. Novela. I. Pizzi, Analía Elvira, colab. II. Mónica
Pironio, ilus. III. Título
CDD A863
Colección Azulejos - Serie Roja
42
© Editorial Es­tra­da S. A., 2014.
Editorial Estrada S.A. forma parte del Grupo Macmillan.
Avda. Blanco Encalada 104, San Isidro, provincia de Buenos Aires, Argentina.
Internet: www.editorialestrada.com.ar
Queda he­cho el de­pó­si­to que mar­ca la Ley 11.723.
Impreso en Argentina. / Printed in Argentina.
ISBN 978-950-01-1631-2
No se permite la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisión o
la transformación de este libro, en cualquier forma o por cualquier medio, sea electrónico o
mecánico, mediante fotocopias, digitalización y otros métodos, sin el permiso previo y escrito
del editor. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446.
El autor
y la obra
Ariel An­to­nio Pu­ye­lli na­ció en San An­drés de
Gi­les, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el 23 de ju­
BIOGRAFÍA
lio de 1963. Ac­tual­men­te re­si­de en Es­quel,
Chu­but, en la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na, don­de edi­
ta men­sual­men­te el pe­rió­di­co li­te­ra­rio gra­tui­to
Pa­la­bras del al­ma, en­cuen­tro con la poe­sía y
el cuen­to, y el pe­rió­di­co gra­tui­to pa­ra chi­cos de
los ni­ve­les I y II de la E.G.B., A la lu­na, a las dos
y a las tres. Dic­ta char­las y ta­lle­res en es­cue­las pri­ma­rias y ejer­ce la do­cen­cia
en el ni­vel Po­li­mo­dal.
Des­de 1984 has­ta 1999 ejer­ció el pe­rio­dis­mo es­cri­to y ra­dial, y edi­tó, ade­más,
nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes in­de­pen­dien­tes e ins­ti­tu­cio­na­les; y des­de 1995 se
dedica a la li­te­ra­tu­ra in­fan­til, ju­ve­nil y de adul­tos.
Coor­di­na ta­lle­res li­te­ra­rios pa­ra ni­ños y ado­les­cen­tes, prin­ci­pal­men­te en es­
cue­las de los dis­tin­tos ni­ve­les.
Es uno de los coor­di­na­do­res del Gru­po de Ami­gos del Li­bro Pa­ta­gó­ni­co, una
aso­cia­ción es­pon­tá­nea, sin fi­nes de lu­cro, de per­so­nas in­te­re­sa­das en la edi­
ción y la di­fu­sión de ma­te­ria­les li­te­ra­rios y edu­ca­ti­vos.
Sus li­bros son uti­li­za­dos en es­cue­las de E.G.B. y Po­li­mo­dal en las áreas de
Cien­cias So­cia­les, Cien­cias Na­tu­ra­les y Edu­ca­ción Plás­ti­ca.
Al­gu­nas de sus obras son: El sue­ño del sa­bio (re­la­to de fan­ta­sía), Ri­ta, la
ara­ña con pe­lu­ca y otros cuen­tos (cuen­tos pa­ra ni­ños), Góos y Kóok­ne (re­
crea­ción de le­yen­das te­huel­ches), Las alas de Oli­ve­rio (no­ve­la de aven­tu­ras),
La ver­da­de­ra his­to­ria del ra­tón Pé­rez, bio­gra­fía no au­to­ri­za­da y Atra­pen al
ra­tón Pé­rez (re­la­tos con tes­ti­mo­nios, opi­nio­nes y anéc­do­tas de los chi­cos),
Oli­ve­rio y la pro­fe­cía (no­ve­la de aven­tu­ras), El cul­trún de pla­ta y La flor de
hielo (no­ve­las de aven­tu­ras, con­ti­nua­ción de La mal­di­ción del chen­que).
4 | Ariel Puyelli
La maldición del chenque | 5
La obra
En las nu­me­ro­sas char­las que man­ten­go con las chi­cas y los chi­cos
en las es­cue­las, apren­do co­sas muy im­por­tan­tes. Ade­más de per­mi­tir­me dis­
fru­tar mo­men­tos inol­vi­da­bles, esos diá­lo­gos me en­se­ñan y me in­for­man.
A to­dos les pre­gun­to acer­ca de sus pre­fe­ren­cias li­te­ra­rias, y es­tas coin­ci­den
en los re­la­tos de aven­tu­ras y de te­rror. Me ha­cen re­cor­dar, en­ton­ces, aque­llos
li­bros que po­bla­ron mi ni­ñez y mi ado­les­cen­cia de fan­ta­sías, ha­za­ñas y mie­dos
com­par­ti­dos con los hé­roes de obras clá­si­cas co­mo El Prín­ci­pe Va­lien­te, Las
aventuras de Tom Saw­yer y San­do­kán, en­tre otros.
“¿Por qué no en­fren­to el de­sa­fío de es­cri­bir una his­to­ria de aven­tu­ras?”, me
pre­gun­té ha­ce mu­chos años, es­pe­ran­za­do en cap­tar el in­te­rés de lec­to­res tan
exi­gen­tes co­mo los ni­ños y los jó­ve­nes. “¿Y por qué no par­tir de una le­yen­da
de un pue­blo in­dí­ge­na de nues­tro país?”.
En­tre 1998 y 1999, tu­ve la suer­te de vi­vir en uno de los lu­ga­res más be­llos
de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na: la Pa­ta­go­nia, la zo­na de San Mar­tín y Ju­nín de
los An­des. Y hoy re­si­do en Es­quel, pro­vin­cia del Chu­but. En es­tos lu­ga­res se
res­pi­ra el ai­re pu­ro de la cor­di­lle­ra y la pre­sen­cia de los se­res fan­tás­ti­cos que
con­for­man las creen­cias del pue­blo ma­pu­che. Quie­nes se com­pe­ne­tran con el
pai­sa­je, con su gen­te, con sus cos­tum­bres y sus tra­di­cio­nes, di­fí­cil­men­te pue­
dan ol­vi­dar los mo­men­tos de ma­gia que se ex­pe­ri­men­tan en con­tac­to con la
na­tu­ra­le­za: las mon­ta­ñas, los la­gos, los bos­ques…
En es­ta re­gión ar­gen­ti­na, tan ri­ca en pai­sa­jes na­tu­ra­les y hu­ma­nos, co­no­cí
las pri­me­ras le­yen­das ma­pu­ches y te­huel­ches. To­das ellas es­tán im­preg­na­das
de mu­cha fan­ta­sía; y, co­mo es na­tu­ral en es­te ti­po de re­la­tos, la lu­cha en­tre
el bien y el mal se ha­ce pre­sen­te ba­jo la apa­rien­cia de se­res ex­traor­di­na­rios.
Cuan­do uno re­co­no­ce el va­lor mí­ti­co o le­gen­da­rio de ca­da mon­ta­ña, río, la­go
o flor del lu­gar, ese ob­je­to se vuel­ve má­gi­co. Esa mon­ta­ña ya no se­rá la mis­ma
que an­tes: a par­tir de aho­ra nos con­ta­rá una his­to­ria y nos mos­tra­rá ros­tros
fan­tás­ti­cos, he­chos ex­cep­cio­na­les, si­tua­cio­nes ex­traor­di­na­rias.
La mal­di­ción del chen­que pre­ten­de acer­car a los lec­to­res una pe­que­ña par­te
del uni­ver­so mi­to­ló­gi­co ma­pu­che, en una his­to­ria de aven­tu­ras pro­ta­go­ni­za­da
por tres jó­ve­nes in­quie­tos, cu­rio­sos y con es­pí­ri­tu in­ves­ti­ga­dor, que bus­can
que la fa­mi­lia de uno de ellos que­de li­be­ra­da de una mal­di­ción ge­ne­ra­da a
par­tir de la con­duc­ta erró­nea de un an­te­pa­sa­do.
6 | Actividades
Las aven­tu­ras de Na­huel, Me­li­sa y Ma­xi co­mien­zan en un lu­gar dis­tan­te del
que do­mi­na­ron los an­ti­guos ma­pu­ches: En­tre Ríos. Y se de­sa­rro­lla­rán en un
mun­do pa­ra­le­lo al nues­tro, en el que las fuer­zas del bien y del mal se dis­pu­tan
sus te­rri­to­rios y lu­chan por sus in­te­re­ses. Am­bas fuer­zas es­tán re­pre­sen­ta­das
por di­ver­sos per­so­na­jes y sus ele­men­tos. Pe­ro los chi­cos no es­ta­rán so­los en
ese via­je fan­tás­ti­co que de­be­rán em­pren­der pa­ra evi­tar el cum­pli­mien­to de
una te­rri­ble mal­di­ción.
No ten­go da­tos acer­ca de si, al­gu­na vez, la mal­di­ción de la que ha­bla la le­
yen­da ori­gi­nal se ha cum­pli­do; pe­ro sé de ad­ver­ten­cias y aper­ci­bi­mien­tos que
re­ci­bie­ron al­gu­nos cu­rio­sos o irres­pe­tuo­sos que me­tie­ron sus na­ri­ces don­de
no de­bían.
El he­cho más lla­ma­ti­vo, en re­la­ción con es­to, es lo que ocu­rre en Co­mo­do­ro
Ri­va­da­via con el ce­rro Chen­que, ubi­ca­do jun­to a esa ciu­dad chu­bu­ten­se. Se
cuen­ta que en su cum­bre se en­con­tra­ban chen­ques, o en­te­rra­to­rios abo­rí­
ge­nes, y que, al ser pro­fa­na­dos por el hom­bre blan­co, pu­sie­ron en mar­cha
la ven­gan­za de los es­pí­ri­tus. A par­tir de ese mo­men­to, el ce­rro co­men­zó a
des­mo­ro­nar­se en su ladera fren­te al mar. “Se lo es­tá co­mien­do el agua”, di­
cen al­gu­nos. “El chen­que se es­tá des­pla­zan­do al océa­no”, afir­man otros. Lo
con­creto es que son in­nu­me­ra­bles los pro­ble­mas que es­te he­cho ocasio­na a
la po­bla­ción y no son po­cos los que lo atri­bu­yen a la mal­di­ción.
El sen­ti­do úl­ti­mo de es­te re­la­to es es­ti­mu­lar el res­pe­to por los ele­men­tos sa­
gra­dos de las di­fe­ren­tes cul­tu­ras y por las cul­tu­ras mis­mas. A par­tir de ese
res­pe­to y del co­no­ci­mien­to de sus com­po­nen­tes bá­si­cos, po­dre­mos lle­var a
ca­bo una de las ac­cio­nes más be­llas que pue­den dar­se en­tre los se­res hu­ma­
nos: el com­par­tir pa­ra cre­cer jun­tos.
La maldición del chenque | 7
Ariel Puyelli
La maldición
del chenque
1|Nos mudamos a Los Angelitos
Di­cen los pai­sa­nos que el que ca­va y sa­ca es­que­le­tos y co­sas
de un chen­que, que es el ce­men­te­rio de los in­dios an­ti­guos, ten­drá
un cas­ti­go de cien años pa­ra él y pa­ra su fa­mi­lia. Di­cen que ahí
es­tán sus an­ti­guos pa­rien­tes y que ellos los mal­di­cen. Di­cen que to­dos
los que han sa­ca­do fle­chas, hue­sos y ca­cha­rros se han muer­to pron­to
o han que­da­do mal­di­tos. Y di­cen que co­no­cen a mu­chas per­so­nas
que han muer­to por eso.
Los pai­sa­nos tie­nen mie­do de pa­sar cer­ca de los chen­ques en
la no­che y los mi­ran con res­pe­to su­pers­ti­cio­so. Los chen­ques son
co­mo te­so­ros en­te­rra­dos.
Na­rra­do por Jo­sé Au­ta­lán, Co­mo­do­ro Ri­va­da­via (Chu­but), 1952.
Re­co­pi­la­do por Ber­ta E. Vi­dal de Bat­ti­ni, 1984.
La casa era muy vieja, como de cien años. Había sido
siempre la vivienda del jefe de la estación, pero el tren
no pasaba desde hacía muchísimo tiempo.
En el pueblito al que nos habíamos mudado quedaban ocupadas solo unas pocas casas alrededor de la estación. El pasto cubría por completo las vías; aunque, si
uno se fijaba bien, allí estaban ellas contando historias
de ilusiones y progreso. Cuando el tren dejó de pasar
por el lugar, mucha gente se fue en busca de trabajo a
otros sitios.
La primera vez que estuve en Los Angelitos me pareció un pueblo fantasma sacado de una película. Era
un atardecer muy ventoso y nublado. No andaba nadie
por la calle y las viviendas tenían un aspecto tenebroso. Los faroles de las esquinas se balanceaban produciendo un chillido espeluznante. Desde el interior del
auto, yo rogaba que la empresa no le diera ese lugar
como destino a mi papá. Él es ingeniero y trabaja en
una firma importante, que es dueña de muchas cosas;
entre ellas, de la línea de ferrocarril, que planeaban
reabrir para transportar cereales.
La maldición del chenque | 11
Al final, tuvimos que instalarnos. Mi mamá siempre
se da cuenta cuando me pasa algo. Por eso, en el viaje,
mientras nos mudábamos, me dijo:
—Vas a ver que Los Angelitos te va a gustar, Nahuel.
La escuela es chiquita, pero las maestras son amorosas
y tus compañeros te van a recibir muy bien. Además,
vas a tener una habitación muy grande, para vos solo, y
allí podrás recibir a tus nuevos amigos de séptimo grado.
Va a estar todo bien…
Sí, iba a estar todo bien, pero para mi mamá. Yo no
sabía si el pueblo me iba a gustar, si las maestras iban
a ser “cancheras” y si mis compañeros no me iban a
tratar como a un marciano, por llegar de una ciudad
grande. Por lo pronto, tenía por delante las vacaciones
de verano, para ir relacionándome con los chicos del
pueblo. Lo de la habitación me atraía mucho, debo confesarlo, porque la que dejaba en la otra casa era muy
chiquita y un poco húmeda. En la nueva, iba a poder
acondicionar un rincón para Tacaño, mi perro. Papá
siempre se había opuesto a tener animales dentro de
la casa, por razones de higiene y esas cosas, pero yo
sabía que lo convencería.
Contrariamente a lo que yo creía, papá no se resistió demasiado cuando le pregunté si me daba permiso
para que Tacaño durmiera en mi habitación.
12 | Ariel Puyelli
—Solamente si vos te encargás de limpiar el cuarto
y de que el perro no tenga pulgas. No queremos llenar
la casa con esos bichos, ¿no es cierto? —me preguntó.
—No, claro. Quedate tranquilo —le respondí yo, pensando que es prácticamente imposible que un perro no
tenga pulgas. Miré a Tacaño y le guiñé un ojo, al mismo
tiempo que le decía en voz baja—: Vamos a hacer un
trato: te dejo estar en mi habitación si vos no te subís a
mi cama y vigilás tus pulgas. ¿De acuerdo?
Tacaño movió la cola y me dio la pata. Es un perro
muy inteligente, y tiene otra cualidad muy importante:
su olfato es el mejor del mundo.
La maldición del chenque | 13
Fly UP