...

roberto el diablo - Biblioteca Tomás Navarro Tomás

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

roberto el diablo - Biblioteca Tomás Navarro Tomás
(OÜATSO
HISTORIA
summ)
MARAVILLOSA
DE
ROBERTO
EL
DIABLO
HIJO DEL DUQUE DE NORMANDÍA
EL CUAL DESPUÉS FUÉ LLAMADO
H O M B R E DE D I O S
E s c r i t a por J u a n de la P u e n t e y corregida en e s t a edición.
MADRID
Despacho: Sucesores de Hernando, Arenal, 11.
IIOTfJlIá
lí lilflilOSI
DE
^ •» ral
CAPITULO PRIMERO.
Casamiento del duque Normandia con la duquesa de Borgoña. —DiiewÍ9~
ríes domésticas por falta de sucesión.—Ofrecimiento diabólico de la du­
quesa en un acceso de desesperación.
m el reino de Francia, provincia de Normandía, hubo un duque
muy noble, discreto y esforzado, el cual se llamaba Auberto, cuyos he­
chos y hazañas en las crónicas francesas se hallan patentemente declaradas»
de las cuales dejo de hablar por no ser prolijo,, y solamente diré lo
que á esta historia concierne.
.
Determinó este duque reunir corles en una villa llamada Vcrnon, á
las cuales fueron llamados los señores, varones y caballeros de todo el
ducado de Norman día; y como el duque Auberto se hallase en catsdo
de soltero, después de unidos en eórtes, y ventilados los asunte^ rae
debíais de tratar, fué requerido el duque por los caballeros á ^ ^ É ^ ^ ^ j v ^ .
nase tomar estado; el cual deseando el bien común de sus P ^ j B № p ^ ' S ^ r ­
nociendo que la demanda de los caballeros era muy puesta en
r^^É^^é^^
» ^:que propusiesen con quién se podría casar que le,fuese n i » h W ^ m ^ P , ^ ^ ^
de provecho para sus Estados, y que pues su contento era ( ^f i , ^ ^ B f ^ ^ ^ ' J p ?
ms ruegos, les fijaba un tém no para reflexionar en e í l ^ L ^ ^ ^ ^ T S R , & n
e
l
De allí á pocos di as se k; presentaron unos comisionados, y le dijeron que el duque de Borgoña tenia una liija, muy dolada de virtudes
y de estremada hermosura, la que si tenia por bien podría ser demandada; el dutjue después de un rato de reilexion, les dijo que viniesen
¡í otro dia por la contestación, luego mandó llamar algunos sabios de
su corte para consultar con ellos y tomar su consejo. Después que los
sabios hubieren muy bien discutido sobre ello, dijéronle que no desechase la propuesta de los caballeros, porque de orificarse tal enlace le
procedía honra y provecho á sí misino y á la república. Al otro dia
reuniendo sus caballeros, ordenó enviar una embajada al duque de
Borgoña, del cual fué bien recibida; y aceptada m pretensión,
El duque Áuberto hizo traer su prometida á Nonnandia, acompañada
de muchos varones nobles, de dueñas y doncellas, y llegados que fueron á la ciudad de Rúan, se verificaron los desposorios y se celebraron las fiestas y las diversiones con asombrosa solemnidad, las cuales
deja-ré de referir por huir de prolijidades, y seguiré lo que sea mas interesante & la presente historia.
El duque. Auberlo y la duquesa, su esposa, vivieron en conyugal
compañía sin tener fruto de bendición por espacio de diez y siete años,
per lo cual se hallaban poseídos-de una gran tristeza, y no cesaban de
hacer muchas limosnas y otras obras pias, rogando con mucha humildad á Dios les diese fruto de bendición; especialmente, el duque hacia
celebrar misas, casar huérfanas y otras obras de piedad. Estando un
¿ia el duque y la duquesa holgando en un jardín, como el duque jamás estuviese sin algo de incomodidad, hubo de decirle algunas razones indecorosas.á la duquesa, cuya señora con muchas lágrimas, le repuso: señor, en nada de este me parece que tengo culpa; que ni yo fui causa
de nuestra unión, aunque consentí en ella, ni tampoco está en mí mano
el concebir, sino en la voluntad de Dios; y pues á él no complace darnos heredero, no me parece cordura vivir con tanta tristeza y pesadumbre, sino darle continuas gracias, y conformarnos en todo lo que
él fuere servido. Viéndola el duque tan enojada, i.o habló mas de aquel
rasa, antes la consoló cuanto pudo; pero no por eso entró la alegría es
su'"corazón..
Con el disgusto que se notaba en el duque, estaban asimismo los
caballeros muy apesadumbrados, los cuales, cnmo siempre pensasen
ea darle placer por apartarle de tan tristes 'pensamientos, le rogaron
un dia.que fuese á caza, y él, conociendo los buenos deseos, salió con
ellos al irionte. Entrados en él con multitud de perros, les salió un
ciervo grande y'muy ligero, y como sintiese los cazadores, tomó el camino de la sierra; siguiéronle los caballeros y toda la demás gente,
quedando el duque solo, que muy poco se le daba por el ciervo, porque tenia el corazón muy turbado y envuelto en otros diversos pe»-
«miemos, siendo tanto lo que sentia y oprimía su corazoh que cusí
sayo" en una especie de abatimiento. Estuvo así,-hasta que yino la gente con el ciervo muerto, y dando la cacería por concluida, subió el duqueen una hacanea marchándose con la comitiva para la ciudad.
La esposa del duijiie poseída también de una profunda tristeza,
acompañada de cierta especie de delirio, se puso en un estado completo de postración, lo cual la obligó á guardar cama, y aunque la decían que el duque venia y traía un ciervo muerto, no hacia el menor
caso de ello. Entrado el duque en palacio, como no viese á la duquesa, preguntó por ella; y luego que oyó que estaba en la cama muy de»
sazonada, la fué á ver y la dijo: esposa mia, así el Señor fuere servido de que tu indisposición fuemí los síntomas de un embarazo y
parieseis nh hijo para que nuestros Estados disfrutasen después de nosotros paz y prosperidad; á cuyas razones respondió la duquesa cun
grande agitación: asi fuera cierto m embarazo, aun cuantió fuese a canta
de ofrecer al diablo el fruto de mis entrañas: y por desgracia así lo hizo*.
CAPÍTULO 11
Nacimiento de Roberto y tempestad que hvfou al darle á luz.—Sucesos notables iie su infancia.—Perversidad demostrada en sus indinaciotm.
OR voluntad de Dios concibió la duquesa un hijo, que fué muy
diestro y | ei verso en todas maldades; mas por la gracia Divina, biso
después digna penitencia de sus pecados como en adelante diremos.
Trajo la duquesa nueve meses el hijo en sus entrañas, y estuvo de
parlo un mes entero. Pensaba el duque y todos los de palacio que fenenecería, pero plugo á Dios que pariese, aunque no sin gran trabajo,
porque se singularizase este maravillosa hecho.
En la hora que nació el niño, como se halla en las crónicas frau
cesas, sobrevino una niebla muy espesa, que cabria toda la ciudad ^
parecía media noche; tronaba y centelleaba <'e tal suerte, que todos
pedían misericordia á Dios, pensando que la ciudad se hundía. Duró
esto cuatro horas; después abrió el tiempo, y parecía que el cielo estaba encendido en llamas de fuego; los relámpagos continuaban coa
tanta rap duz, que cegaban á la gente; los vientos chocaban unos c o a ^ H ^
otros, que temblaban las casas bástalos cimientas; el palacio en dou<|rf i.y'i
parió la duquesa fué tan maltratado de la tempestad, que gran p a ^ ^ ' - A l ^
de él se arruinó, y pensaron los que en él estaban perder las v m j j ^ i | L
mas por la gracia de Dios y la intercesión de nuestra Señora. «2w k o
'
A
p
L
i.» y, f
t
-
Ir
tempestad. Fué llevado el niño á bautizar, y le pusieron por nombre Roberto; las jcntcs acudian á verlo por maravilla, porque de dos
dias de nacido parecia que tenia un año. Ál llevarlo y traerlo de la
iglesia, jamás sn boca se cerró, dando tales gritos, que todos se maravillaban de ello. Fué dado á dos amas para que lo criasen; mas á los
tres meses tuvo todos sus dientes y muelas, con las cuales mordía á
¡as amas y las quitaba los pezones dé los pechos; por esto fué necesario darle de comer y beber cuanto antes. Apenas tuvo un año, andaba y hablaba tan bien como otros niños de cinco años; pero cuanto
mas crecía mas se deleitaba en hacer mal; y cuando encontraba algunos niños les heria y maltrataba con palos y con piedras, los golpeaba y rasguñaba; y en fin, en cualquier parte que estuviese jamás
cesaba de hacer mal, y destruir cuanto le venia á bis manos.
Creció en cuerpo, y maldades, en tanto grado, que los que tenían
hijos no los dejaban salir de casa por temor de que Roberto les encontrase. Algunas veces se juntaban muchos niños para pelear con él, mas
no porque fuesen muchos, dejaba de acometerlos con piedras ó con
palos, y algunas veces le descalabraban, pero siempre había muchos
de ellos heridos y maltratados, así que cuando le veían decían todos:
ahí viene Roberto el Diablo! cuyo nombre le quedó por mucho tiempo.
Si veían que eran pocos para resistirle, poníanse todos á huir, y
algunas veces los seguía hasta entrar en sus casas, pero por ser de
quien era no osaban sus padres ni parientes castigarle ni enojarle,
antes le halagaban dándole frutas y otras cosas que los niños desean;
mas ni por eso pudieron jamás conseguir de él la menor corrección; pues
era de condición tan perversa, que sus deseos se fundaban solo en la
maldad y las obras eran en un todo conforme á ellos.
Tendría Roberto unos siete años, cuando el buen duque, su padre, informado de su mala condición, pensó poner enmienda en él por
medio del estudio; un dia le mandó llamar y le dijo: hijo, ya es tiempo
que aprendas de educación y ciencia, pues que Dios te dio habilidad para
ello, porque en todo tengas ven luja á tus vasallos. Con esto mandó venir
un honrado varón que en las ciencias era muy docto y en toda enseñanza muy práctico, y le dijo, que de allí en adelante tomase el cargo de educar á su hijo Roberto; que le enseñase á leer y escribir, y
le instruyese es crianza y buenas costumbres. A todo esto no habló
palabra Roberto; y con la cabeza inclinada volvía la visla ya al duque,
ya al maestro, el cual se despidió del duque llevándose á Roberto
consigo. Este se escondió un agudo cuchillo en la manga, para dar
con él á'su maestro si quisiese castigarlo; y habiendo Roberto un dia
herido y apedreado á otros muchachos, quejáronse sus padres al maestro, y queriéndole este casligir, dio á su discípulo un bofetón, pero él
cando su cuchillo, le dio tan fuerte estocada en el pecho, que cayó
tendido en el suelo; después se marchó maldiciendo la ciencia y quien
se la enseñaba, diciendo que de allí en adelante «o consentiría que
ningún superior le castigase. No osó después ninguno tomar á su
cargo el enseñarle, ni se atrevía nadie á reprenderle del mal que hacia. Así seguia libremente su voluntad, apartándose de toda razón: sus
obras eran de diablo mas que de hombre; nunca iba á la iglesia sino
fuese por meter ruido, injuriar á alguno, por hacer burla de los sacerdotes ó de los que rezaban; su lenguage era maldecir, jurar y renegar. Viendo el duque y la duquesa la perversidad de su hijo, no
eraban menos tristes por eso que antes de su tan deseado nacimiento.
CAPITULO III.
Roberto es armado de caballero.—Comete grandes desórdenes y atropellos m
un torneo.—Parte de la ciudad de Rúan.—Se entrega á toda suerte
de escesos.
i EN DO ya Roberto de diez y siete años, dijo la duquesa á su espose que le parecía ser muy conveniente que á su hijo Roberto se le
armase de caballero, y de este modo conseguirían tal vez hacerle variar
de condición, y aprendería las reglas y buenas costumbres desús nuevos compañeros, a cuyas razenes dijo el duque que le parecía bien.
Para llevar á efecto con toda formalidad dicha ceremonia, mandó el
duque reunir á su corte todos ¡os principales señores de sus Estados, y
delante de ellos hizo comparecer ásu hijo Roberto, y le dijo: hijo, conformándome con el parecer de estos nobles señores, he ordenado de armaros caballero, porque de aquí adelante os acostumbréis á tratar con
los caballeros, aprendáis su cortesanía, y troquéis vuestras condiciones malas y viciosas por ser juicioso y honrado corno la orden de caballería manda. Y Roberto dijo á ese: señor, yo haré lo que me mandéis,
respecto á ser armado caballero, pero tocante á mis condiciones no
me hable nadie de ello, porque tengo hecho propósito de seguir mi
voluntad y capricho tdda mi vida.
»
Aquella misma noche veló Roberto en la iglesia, como es costumbre á los que han de ser armados caballeros, y en toda ella no
cesó de molestar á los que estaban en el templo para su compañía,
sin hacer ningún aprecio de la honra que había de recibir. Yen¡d^,
el día, fué armado caballero con la celebridad y ceremonia que e ^ e s V
acto se requería. De allí á algunos dias, el duque hizo publicar mías jus-.-,
tas, á las que vinieron damas y caballeros de diversas {vafleV¡, '
:
¡¡¡ado el dia señalado, Roberto •fué armado de muy lucidas armas, y
montando en un brioso caballo entró en las justas, y del primer encuentro mato á un caballero principal, y en poco tiempo no quedó en
todo el palenque quien se atrevióse á encontrarse con él; pues en
breve ralo derribó hasta diez caballeros con sus caballos; en vista de
lo cual se mandó cesar las justas, mas ni por eso dejaba Roberto de
herir á una parte y á otra, sin miramiento «Iguno, hasta que el pueblo se movió contra él para contenerle. Fueron las nuevas al duque
su padre, que á la sazón se -había ausentado; volvió luego á gran
prisa al lugar de las justas, y mandó á Roberto que dígase las armas
y se saliese de la plaza; mas ningún caso hacía, ni que lo mandase el
padre, ni se lo rogase el pueblo; pues no dejó de herir y atrepellar á
cuantos le venían á las manos, viéndose precisados á abandonar la plaza, saliéndose todos en tropel llenos de vergüenza y coraje por tener
que huir como vencidos por un joven atolond¡ado, superior á ellos
selo en categoría, pero no en valor.
Grande fué el enojo de los caballeros en vista de los desórdenes
cometidos por el imprudente Roberto, y en sus ademanes al retirarse daban bien á entender que el resentimiento que con harto pesar suyo habían disimulado hasta entonces, solo pudo ser contenido por los respetos debidos al duque, quien por su parte trató de apaciguarlos, dándoles las mas cumplidas satisfacciones.
Cuando Roberto vio que no hallaba con quien pelear, se salió de
la plaza; mas no quiso ir á palacio por el enojo que su padre tenia,
y juntándose con algunos de su condición, salió de la ciudad con ellos
cometiendo toda clase de escesos: entraba en las aldeas, atropellada á
las mngeres, maltrataba á los hombres y perseguía las doncellas. Tantas
maldades hacia, que llegaban de muchas partes quejas á su padre:
todo eran llantos y lamentos, y era tanto el sentimiento que tuvieron
el duque y la duquesa por las infaustras nueva* de su-hijo, que poco
les falló para perder la vida; el único remedio que para ello tenían era
encomendarse á Dios, rogándole humildemente los consolase y trajese
á su hijo á la verdadera carrera de salvación, haciendo muchas limosnas y Otras obras de piedad, y socorriendo con sus haciendas á loo menesterosos, con el fin dri lograr su petición.
Un caballero de los mas principales de la ciudad y que gozaba de
mas confianza' con el du ¡ue, pesaroso de la multitud: de desgracias que
ocasionaba aquel desgraciado joven por lodo el pais, trató de ver si
podría poner remedio á tantas demasías; presentóse al duque y le dijo:
señor, á mí me parece seria conveniente que vuestra señoría mandase
lainárá Roberto amonestándole, que deje el mal camino que hasta
ahora ha llevado, y -rmenazandole que le castigareis posponiendo al
amor paternal todo el rigor de un padre irntado, por el primer yerro
— 51 —
que en adelante cometiese; y tal vez el temor le desviará de lo qm
vuestra lenidad ni ruegos de los vasallos pudiera conseguir. Aprobaron
Sos duques las razones del caballero, y acordaron hacerlo así; al instante se mandó disponer ciento sesenta soldados dea caballo, los hizo
dividir en diez y seis partidas, y mandóles que cada una con su gefe
buscasen á su lujo por todo el territorio hasta encontrarle, y hallado
que fuese, le dijesen como el duque su padre le rogaba que por su bien
se viniese á la cóae á cumplir con su deber; pero si le hallaren obstinado en su empeño, que le intimasen de que hacia juramento á la <5r»
den de caballería de hacerle prender á viva fuerza y castigar cruelmente con
todos sus cómplices. Pailicron prontamente, y de allí á pocos dias supieron estaba en un monte con una cuadrilla robando y matando á
cuantos hallaban por caminos y caseríos. Se fueron para el monte diez
de á .caballo; y entrados en él, se hallaron cercados muy presto de
treinta bandoleros armados, los cuales cargaron hostilmente sobre los
soldados; estos, sin ponerse en defensa alguna, les dijeron eran enviados per el duque de Normadla en busca de su hijo Roberto: al oir
esto, se contuvieron y los llevaron adonde estaba Roberto; los soldados
y el ge.fe se apearon, y este dijo á lo que el duque les mandaba: luego
que Roberto oyó las amenazas de su padre, comenzó á maldecir la hora
de su nacimiento, los padres que lo enjendraron, y renegando de cuanto
hay sagrado; luego en su desesperación mandó alar á los infelices soldados
de pies y manos, y con un cuchillo les sacó los ojos; después les dijo
se volviesen para el duque su padre (acompañados de un paisano), y
le dijesen que por causa suya y por la amenazante embajada que trajeron,
habian recibido aquel galardón de su hijo Roberto. Llegados los soldados á la corte así mutilados, fueron presentados a! duque, el cual
en vista de tal atrocidad y después de reunir su consejo para resolver
lo que en tal caso se había de hacer, para evitar ulteriores desastres,
mandó pregonar en todos sus Estados, que todo hombre que fuese apto
para llevar armas, estuviese- pronto para ir en persecución de su hijo
Roberto y sus compañeros, para que vivos ó muertos fuesen llevados
á la ciudad,
CAPITULO IV.
La guarida de asesinos en el monte.—Entrevista de la duquesa y m hijo.
—-Arrepentimiento de Robería.—Destrucción de los malkechores.
UANDO Roberto supo el bando que su padre había dado por to¿.'
dos sus dominios, se entregó á la mas grande desesperación. Iba por,-'"
ffi monto como león rabioso dando gritos y bramidos, llamando agrama
— 10 _
¡¡es roces tos diablos, ofreciéndoles su cuerpo y alma; y á ellos solamente pedia ayuda y favor, y con tales despropósitos salia muchas
veces ü un camino, y si por desgracia hallaba á algún infeliz viajero,
lo mataba por valiente <jiie fuese, porque era hombre de grandes fuerzas y diestro en todo; y no contento con aquello, á unos sacaba el corazón, á oíros descuartizaba y echaba por el monte, á oíros desnudaba v
colgaba por los pies en'un árbol; en fin, otras muchas crueldades quu
estremecerían el referirlas.
Sabiendo que se llevaba & cabo la reunión y apresto de la gente
que mandaba su padre para prenderle, se internó con sus compañeros
por el monte adelante, y eo un sitio escabroso mandó construir una
especie de fuerte para reunirse y defenderse cuando llegase e! cas»;
hecha la casa fuerte juntaron mas jente, acojiendo hasta ladrones y jentes
de mal vivir. Continuó Roberto por algún tiempo en hacer maldades;
salia con sus compañeros por todos los caminos, matando y robando
á cuantos encontraban; entraban en los lugares y aldeas, asolaban y
quemaban casas, maltrataban horriblemente á sus pacíficos habitanlrs,
y tanto se escedicron en sus crueldades, que toda la comarca estaba ate»
morizada, no atreviéndose la gente á andar por los caminos á veinte
leguas alrededor del monte.
Un dia se separó Roberto' de sus compañeros, y andando por el
monte mirando á todas partes, escuchando si descubría á alguno para
ejecutar en él su malignidad; tanto anduvo, que se encontró con tres
ermitaños muy viejos, y se alegró tanto de verlos, asi como el cazados
cuando se le presenta el venado, el galgo, la liebre, y el lobo con el
ganado; y tan luego como les acechó fué corriendo para ellos, y sin recibir de su parte resistencia alguna de palabra, ni menos de hecho,
les cortó las cabezas y se salió del mo¡;te; luego andando por el camino se'encontró con'un pastor, el cual temiendo le matase, fué a
echarse á sus pies, pidiéndole por mereul que no le quitase la vida,
pues tenia que darle una comunicación importante. Roberto entonces
le preguntó por él duque su 'padre, y el pastor le dijo: que se había
marchado á la corte del rey de Francia, y que la duquesa estaba en
un castillo una legua de allí',; Robeco le perdonó por las noticias que
le dio. Se fue corriendo para el castillo, y como la gente del lugar y
del castillo le viesen venir,,todos se. escondían,..y, se encerraban en sus
casas porque llevaba Roberto la espada e»; ia roano, ylas manos, pecho y vestidos teñidos de sangre de los ermitaños que había degollado; llegó á la puerta del castillo, y no hallando portero alguno, ni otra
persona que le,diese ninguna noticia, se quedó muy maravillado,
iftjpeáse'deí'callálio y entró 'en él castillo; los• qué estaban en las"píiniéras habitacioii'és comenzaron á decir á grandes voces: ¡que viene
Roberto "el 'Diablo!" y" luyendo'de' el sé encerraban en las «jamaras.
1
;
(
!l
;;
!l
:
1
1
!
pero Roberto sinseguìrlèsriiìiaeerdemostración de causarles malalguno;
usi anduvo Roberto' por él castillo, hasta que llego al cñarto en qua es­
taba la duquesa'su níadre; y como bailase la • puerta cerrada por den­
tro, comenzó á dar golpes y llamar"• á grande^ 'voces;­ y temiendo ­là
duquesa que derribara \i'puerta, le' respondió rogándole que se fuese,
mas Roberto con mucha humildad lá rogo q u e l e quisiese'oír,' prome­
tiendo y dahdo palabra de no haco.rle el menor 'dañoi ni á ninguno' del
castillo; á lo cual la duquesa le abrió la puerta* y llorando muy amar­
gamente se echó á los pies de su hijo; Roberto, movido dé compasión
por el llanto de su madre, suspirando dei coraron y sus ojos hechos
fuentes, la levantó del suelo. Sentados e n u n estrado sin tener otra
compañía, empezó la duquesa á reprenderle con suavidad d e ; tan tos
males como habia hecho, y Roberto la dijo: señora, esta es preeisa­
mente la causa de mí venida, porque no puede ser que vos ó el dun­
que mi padre, no tengáis alguna culpa en e?te mi mal vivir* y quisie­
ra saber si vosotros fuisteis causantes de ello, paia que mas facilmente
pudiese yo enmendar mi vida,
Guando la duquesa ovó la voluntad y­ buena disposición­ de su hijo
para entregarse à buen vivir, le saltaron nuevas lágrimas de sus ojos
del gran gozo que recibió, abrazándole y besándole á menudo; y ro­
gándole la quisiera perdonar; luego'le contó por estenso cómo le ha»
bia ofrecido al diablo, de la manera que ya queda referido. Guando Ro­
berto oyó tales razones del gran dolor y pesar que tuvo, cayó desma­
yado en el suelo, y después que volvió èn sí, con abundantes lágrimas
comenzóá decir: «Oh misericordioso y eterno Dios!* cómo permitís que
pague el hijo la culpa de la madre! Oh! pecador de mí, cuánto tiem­
po he servido al diablo sin tener conocimiento de mi perdición! Oh
maligno espíritu, cuántas cautelas y modos buscas para privarnos de
lá Gloria y cautivarnos en tus tristes cárceles, por ciiyó camino desde
mi infancia hasta éste dia me has llevado, cegándome Sos ojos de la
razón por él poder que mi madre tedió! Oh astuto y sagaz engañador,
cómo «dnocistes del sexo femenino' lá fragilidad é inconstancia!. Cómo
iograstes de él lo que en ningún varón pudieras conseguir! Oh piado­
so y misericordioso Jesus!' tú, qué rogaste por los que ie crucificaren
y digiste: Padre, perdónalos que no iabeíi lo que se Ласт; perdona á
está mi triste madre sii gran yerro cometido, y á mí, mezquinó pe*
cader lo mucho qué te he ofendido, y pon en mi corazón entera 'con­
trición de mis pecados, ábreme la carrera dei tus mandamientos, come
abriste el mar Rojo para los hijos de Israel.» Acabada esta súplica'ar­
rodillóse delante de sil madre, la pidió perdón, besóla la mano, kvró­
gó que le encomendase al duque su padre y le dijese que lo pedia per­
dón de sus yerros. Decidle, añadió, qué parto á Roma para ponerme
á los pies del Padre'Santo á confesar todos'mis nficados.
1
!
;
!
1
1
1
Así llorando y sollozando se salid del castillo y monto" en su ca«
bailo, quedando la duquesa muy asombrada de lo que acababa de sucoder; llegó á poco después el duque al castillo, y como bailase la gente alborotada y b duquesa llorando, preguntó luego si Roberto habia
estado por allí, y si le había hecho algún daño; la duquesa le contó to
que con él habia pasado, y el duque enlamó suspirando: Dios por su
piedad quiera tener misericordia de él y le conduzca al camino de
salvación! Y después se ocup >en consolar ala duquesa de la gran conmoción que le habia causado la novedad de su hijo.
Luego que Roberto partió del castillo, se fué á toda prisa para el
monte, temiendo ser cojido por la gente de su padre; llegando á la
casa que allí tenia, encontró á sus compañeros comiendo y divirtiéndose; luego que le vieron, todos se levantaron á recibirle, y se alegraron de su venida: él les habló muy coriesrnente, los hizo sentar á
todos, y después que hubieron concluido de comer, les mandó estar
ea silencio y atentos á lo que les quería decir. Principió á iiaerlea
i la memoria los enormes atentados por ellos cometidos, qncpor
el menor de ellos eran dignos de eterna condenación, y les rogó que
se confesasen é hiciesen penitencia de ellos, y de allí adelante viviesen como cristianos, que sirviesen á Dios, y no estuviesen en el monte sirviendo al demonio; y otras muchas.reflexiones que les hizo para
moverlos á obrar bien. Entonces uno de los principales tomando la
palabra por ledos, le respondió con gran descaro: señor, me parece
que hacéis burla de nosotros; tú que nos condujiste aquí y nos enseñaste á ser crueles y á ejecutar mas maldades de lasque por nuestra
natural cond rion hiciéranit s, y que en todo has sido el principal motor y guia, ¿ahora nos vienes predicando como el raposo á los pollos?
Sin valde trabajas, porque nuestra voluntad es de seguir el camino
*{ue nos enseñaste, y pues que en este ejercicio habernos empleado
parte de nuestros días, en él proponemos continuar los que nos quedáis, sea cual friere nuestra suerte. Y los demás respondieron unánime! todos á una voz, que esta era su deliberación, Roberto les
requirió varias veces para atraerles al servicio de Dios y no perseverasen en el mal vivir, diciéndules: que pues ya que él habia sido el
primero y principal motor en el mal, que también <¡ueria serio en la
penitencia; y pues que le siguieron en lo uno, le siguiesen también
en lo otro. Cuando vio Roberto que no les convencían sus razones,
y considerando los grandes males que cansarían según el mal propósito que tenían, siendo él la principal causa de haberlos pNeMo eu
aquel estado de vivir, pe-ándole mucho de ello, resolvió dar fin de
olios porque de allí adelante no cometiesen mas maldades. Y esperande ocasión oporiuna, así que los vio entregados al sueña, fué y toma
presto uua hacha de armas, y empeiú á dar hachazos y herir á di.-*-
-
13
—
eiecion sin dar lugar á que dispertasen y se defendiesen, liaste que ios derribó a lodos en el suelo; y cuando ya los tuvo muertos dijo: quien a buen
señor «Vi», buen galardón espera: si bien me servísteis, .tal como mereciáis os be pagado. Después quiso quemar la casa, mas se detuvo por
/as infinitas riquezas que en ella había, y cerrando la puerta montó
en su caballo, resuelto á emprender el camino para Roma.
CAPÍTULO V. '
Despido tierno en la abadía.—Llegada á Roma y presentación al Santa
Padre.—Singular penitencia impuesta á Roberto.
1ÍJÍ||-ADIENDO andado
Roberto todo el día y noche sin comer cosa
lguna, á la mañana sigílente llegó á una abadía (cuyo prelado era
arienie suyo), en la cual habia hecho grandes daños. Roberto se apeó
el caballo á la puerta de la iglesia y entró en ella á hacer.oración.,Guando
los monjes le vieron, se asustaron de tal modo, que echaron todos á
huir. Luego que Roberto buho concluido la oración, llamó á uno de ellos,
y le rogó dijese al abad que se dignase deoirle, y que no tuviese temor,
que ningún mal le baria á él ni á ningún otro del inundo. Entonces se
bajó el abad á la iglesia acompañado de. algunos monjes, y dirigiéndose
Roberto á ellos, se hincó de rodillas, y les dijo: señores, yo he sido,
en verdad, causador de grandes daños en vuestra abadía, délo cual vengo á pediros por merced me querrais perdonar, porque así Dios nos
perdone,también á lodos: después que hubo hablado á la comunidad en
general, se dirigió al abad y le dijo: yo os ruego, señor que me encomendéis á mi padre, y que le deis esta llave, que es de la casa en
que me reunia con mis compañeros, y en ella hallara muchos tesoros
y riquezas,.que heñios robado en diversas parles; y le diréis que restituya toda aquella hacienda á sus dueños, y que yo voy á Roma á confesar y hacer penitencia de mis pecados. Cuando los monjes vieron ei
grande arrepentimiento de Roberto, dieron por ello infinitas gracias á
Dios, y estuvo muy bien asistido en la abadía aquel día y la noche,
que el abad 110 le dejó partir, A. la mañana, siguiente, dejó el caballo
y las armas, emprendiendo á pie el camino para Roma, y el abad en»
vio la llave al duque, padre de Roberto, con la noticia de la conversión de su hijo, el cual aunque ya tenia. conocimiento' de ello, tuvo
gran alegría;'partió para el monteé hizo dar todos los bienes que li.ifld
en la casa ¡i sus respectivos dueños. Dejemos ahora al duque, y sigafsnos á Roberto en su peregrinación.
;>\
Después de muchas penalidades y cansancio llegó á Roma Roberto el diá de Jueves Santo, en ocasión qué el Padre Santo en la iglesia
de San Pedro estaba celebrando los divinos oficios, y como suardienle deseo no le dejase esperar mejor oportunidad, se introdujo entre el inmenso gentío poco á poco, hasta que llegó á los pies del Papa, no sin
gran trabajó, porqué los sacerdotes trataban de impedirle el paso; mas
no por esto pudieron estorbarle de su propósito; y cuando se vio delante del Pontífice, llorando amargamente y agrandes voces, dijo: ¡Bea
tísimo Padre! por el mejor servicio de Dios, cuyo Vicario eres, te ruego que me oigas en confesión, y me impongas la debida penitencia
para purgar mis pecados; y Su Santidad le tlijo: quién eres tú, que
tan grandes voces das en el templo de Dios interrumpiendo así la solemnidad de la función mas sublime que celebra la Iglesia? Y respondió
Roberto: yo soy el mayor pecador del mundo, y vengo á tí, porque
me des saludable penitencia de mis pecados, que son tan grandes, tan
enormes, que no conviene decirlos aquí en público; y el Papa le repuso: ¿eres por ventura tú el que llaman Roberto el Diablo, de quien
tantas maldades se dicen? Y Roberto dando un profundo suspiro, que
pareció que le sacaban las entrañas, contestó que sí; entonces el Papa
le dije; yo te prometo delante de Dios de oirte después dé celebrar los
divinos oficios. Entonces se apartó un poco Roberto, y oyó con
mucha devoción los divinos oficios.
Después de concluidos,' Su Santidad le mandó llamar, y Roberto se
hincó dé rodillas con muestras de muy grande contrición, y empezó i
declarar todos los acontecimientos de su vida, sin omitir que cuando
le concihió su madre, le habia ofrecido al diablo. Entonces el Papa,
después de un rato de reflexión, le dijo: hermano, á tí te precisa ir á
m monte á tres leguas de esta ciudad, donde hallarás un santo ermitaño, á quien informarás de tus faltas, le dirás que te envió á él, y
te dará el remedio que conviene para la salvación de üi alma; y dan*
dólesá bendición le despidió.
Estuvo Roberto en la ciudad aquella noche, y al otro dia se marchó para el monte que se le indicó; anduvo por él buscando á todas
partes, hasta que halló al santo ermitaño; y habiéndole encontrado i
fué á postrarse á sus pies, y le dijo, que el Papa le enviaba á él para que
oyese en confesión; el buen ermitaño lé.tómó por la mano y le luz»
2eVántar alegrándose mucho de verle tan contrito llorando sus pecados;
y después de haber conversado un rato cún él, le llevó á una capilla,
donde con muchas lágrimas hizo una completa confesión de todos sus
pecados; el ermitaño le mandó quedar en su compañía aquel dia y noche sin absolverle aun, diciéndolé qué quería interrogarle mas largamente. Venida la noche, el ermitaño hizo una cama junte á la capilla
l i b e r t o , v él estuvo toda la
v
— 15 —
noche en oración rogando á Dios por alcanzar el perdón de su penitente.
Ya iba á amanecer cuando el santo ermitaño vencido del sueño,
y reclinado á un canto que le servia de cabecera, cerró los ojos para
descansar, y estando en una especie de ensueño oyó una vez misterio»
sa que le decía: Siervo de Dios, á este pecador que• tienes m'tucompañía, por disposición del Altísimo le impondrás por penitencia de sus enormes culpas, que tiene de permanecer en la ciudad de Roma, discurriendo
por sus calles aparentando demencia y absteniéndose del uso de la palabra, sufriendo con paciencia y resignación las burlas é insultos que pueda
dirigirle el vulgo; tampoco podrá alimentarse de otra cosa mas que de
aquello que echen á los perros y él les pueda quitar, debiendo continuar
de este modo hasta que Dios sea servido disponer otra cosa, y asi alcanzará
l<$ entera remisión de sus pecados. Guando el ermitaño dispertó quedó
maravillado de tal revelación; entró en la capilla donde encontró á
Roberto entregado á la oración y llorando, le llamó y le hizo poner
de rodillas delante d e s í , y luego le dijo: hermano, por inspiración
divina me ha sido revelada esta noche la penitencia que te conviene
hacer por redimir tus pecados, y esta consiste en tener que andar por la
ciudad de Roma sin hacer mal ni daño alguno á nadie; que te finjas
loco y mudo, y asimismo no comerás cosa ninguna, salvo lo que pudieras quitar á los perros*: y así andarás hasta que Dios disponga otra
cosa; y en seguida le absolvió, y dio su bendición. Luego que hubo
recibido la absolución, dio Roberto infinitas gracias á Dios de tantas
mercedes y beneficios como > le concedía por tan pequeña penitencia;
despidióse del ermitaño, y se fué para la ciudad de Roma, con grao
deseo de comenzar y cumplir su penitencia.
CAPÍTULO VI.
Resignación ejemplar de'ñoberto.-~Se introduce en el palacio del emperador*—Manifiesta su odio a los judíos, sirviéndole de tema para tusfnjulos locuras. '"'
' '',
NTUÓ Roberto por la ciudad de Roma haciendo jestos cou la boca
y con los ojos, bailando y sallando por las calles como hombre ajeno
de todo sentido, y en poco tiempo se reunió un gran número de muchachos que le seguían y maltrataban continuamente, el uno le tiraba
lodo á la cara, otros zapatos viejos y otras suciedades que .hallaban
por las calles, y otros j e apedreaban sin dejarle descansar, en fin, er¿
objeto de burla para todo el mundo; mas Roberto nunca les decia nada,
i '
.
— I B
—
ni jamás les mostraba mal semblante; y estando un día delante del
palacio del emperador muy acosado del hambre; tuvo por un acaso
oportunidad de introducirse en palacio y penetrar hasti la sala donde
estaba el mismo emperador comiendo; y haciendo su debida reverencia como hombre de cordura y de buena crianza; se quedó luego para»
do mirando al áltelo; de repente dio un sallo encima de un aparador,
lo cual dejó á lodos muy maravillados, y del aparador salló en el suelo
con una ligereza estremada, de modo que ningún estrépito se sintió en
la sala; comenzó en seguida á andar, bailar, y hacer otros jestos y locuras, con lo cual se uiverlia el emperador y lodos los que estaban en
ía sala. Tenia el emperador un maslin que jamás se apartaba de su
lado, el mas .feroz que pudiera hallarse, que ninguna persona osaba
llegarse á él salvo el mismo emperador, y dándole este un hueso,
saltó lloberlo con presteza y se lo sacó de la boca sin encontrar resistencia; en vista de lo cual se quedaron sumamente pasmados todos los
que allí eslahan, y conociendo el emperador que Roberto tendría mucha hambre según la pris'a que se daba en roer el hueso, movido de
compasión, mandó que inmediatamente le diesen de comer, y en seguida le fué puesta uua mesa á un lado de la sala con muchas y buenas viandas do todas clises; mas no quiso Roberlo llegar á ellas, ni
probar cesa alguna por mas que le invitaron; solo sí eslaba observando
si darian alguna cosa al perro para quitársela; y conociendo esto mismo
el emperador, le echó un pan entero, y el mastín lo cogió y comenzó á
comer, mas Roberto se lanzó presto debajo de la mesa, se apoderó"
del pan, le partió por medio dándole la mitad al maslin, y la oirá mitad se lo guardó para sí, y sentado cara á cara con el perro comió su
parle. El emperador se quedó aturdido de la gran mansedumbre que
el animal usaba con Roberlo, sin jamás haberle visto hacer cosa
semejante.
Cuando hubo concluido de comer el pan, se levantó y fué por la
sala paseándose y nirando á lodas partes, unas v e c e 3 andaba hacia
atrás, otras se dejaba caer, otras mirada al techo, y asi hacendó mil es»
travaganeias, vio abrir una puerta por donde se salia á un jardín muy
delicioso en el que habia una herniosa fuente; él se fué corriendo
cuanto pudo para el jardin, se acercó á bebe, á la fuente, y así estuvo
entretenido lod i aquel dia sin salir del palacio: venida la noche anduvo buscando lugar conveniente donde descansar, y vio detrás de unas
escaleras un poquito de paja donue tenia el podenco su cama; con m «•
clio placer-su fué á acostarse allí con él, y como le viesen algún y
se lo dijesen al emperador, mandó este que le diesen una cama e < que
durmiese, mas Robeilo uunca quiso dejai aquel lugar por mas 'pie le
rogasen.
Es ciertamenle cosa admirable este hombre que desde su uñes SP
1.7
-
había criado en grandes vicios y deleites, durmiendo en camas mullidas, habitando en palacios, vestir ropas muy costosas y comer manjares
los mas delicados, á quien servían y acataban muy grandes señores,
se le viese con tan güilísima resignación, paciencia y humildad, echado
eon un perro, y de la comida que se da á estos animales, tornar su
sustento natural sin querer o ira cosa alguna, Y con grande mansedumbre sufría además ser encarnecido de todos con una humildad y resignación sin ejemplar. Verdad es que habiéndose Roberto entregado
después de su niñez á la vida aventurera, se acostumbró á sufrir toda
suerte de privaciones y se habituó á la rudeza é inclemencia de los
elementos, pero con todo, nunca se había desprendido de su carácter
orgulloso^ por lo que es mas admirable su posterior humillación.
Ua dia fueron convidados e;i el palacio del emperador, unos peno
najes estrangeros con algunos nobles de la ciudad, entre los cuales se
hallaba un comerciante judío de los mas acaudalados, y que además
era tesorero general del emperador; comiendo estaban en la mesa,
cuando entró Roberto en el salón informado ya de que entre los convidados había un judío; sentía tanto ver á un infiel comiendo con los
cristianos, que le daban tentaciones de arrojarse á él y quitarle de la
mesa, lo que hubiese hecho sino fuera por i;o incomodar al emperador,
pero para vengarse de él en algún modo, discurrió traza para hacerle
alguna burla; y en efecto, tomó al podenco por los brazos, llegóse detrás del judío, le toco por la espalda, y ai tiempo dé volver este la
cara le arrimó la del perro, de modo que le hizo dar un beso con el
hocico, de lo que quedó aquel muy corrido, y todos se rieron grandemente por lo gracioso del chasco y la sagacidad del fingido luco; pues
en medio de sus eslravagancias y caprichos procuraba ser agradable á
todos los que le trataban, sin enojar ni causar perjuicio á ninguno; y
así, de este modo cumplía su penitencia pasando por loco y mudo en
todas partes.
Andando, un dia Roberto por una de las calles mas concurridas
de la ciudad, haciendo mil'gestos y contorsiones con un palo muy largo que llevaba, vio pasar una gran comitiva de judíos, que acompañaban una novia muy ricamente vestida; fué corriendo hacia ellos bailando, y con el palo empezó á sacudir á los judíos hasta que tuvieron
que apretar á correr despavoridos; luego se fué á la casa de donde hablan .-aiido que erada del novio), se introdujo en la cocina y hallando
una gran olla de carne j otras viandas que tenían preparadas para ce- JsÜk*,
lehrar la boda, se Jo vertió todo por el suelo, saliéndose luego con su X Í S C p i
palo sin <pie nadie se atiewese a hacerle daño ni decirle nada; y por e l ^ ^ , l
mismo estilo hizo muchísimas travesuras, pegándola siempre con lo¡g*¡* ^ r ^ M ^ v *
judíos, todo lo cual llegaba á noticia del emperador, dándole motivo J ' ^f^/jí"" '
para reirse y causando diversión e» los'de su eórte.
,
<C^ *\\ ^\Jh~?í.:
v
,V
— 18
CAPITULO VIL
Rebelión promovido por un almirante contra el emperador.—Roberto provisto de caballo y armas defiende la causa de su favorecedor.-—Por su
valor se consigue la dispersión de los rebeldes.
N el mismo tiempo que Roberto andaba por la ciudad de Roma
haciendo su penitencia, un almirante, vasallo del emperador, hombre
de ilustre linage, pero muy ambicioso, feroz y de ruin condición si
bien esforzado y valiente en la guerra y muy sabio en política, hizo
pedirla hija del emperador por esposa; y como este no la quisiese
casar con él ni con otro, por tener el defecto de ser muda, el almiran»
que no llevaba otra mira que la ambición recurrió á las armas reuniendo gran número de gente de guerra partidarios suyos como asimismo
muchedumbre de paganos, que en aquel tiempo confinaban con los
romanos; apercibida, pues, toda aquella gente, y él por capitán de todos, entró por los Estados del emperador haciendo grande destrucción
y daño en los pueblos y los campos.
Cuando el emperador supo la agresora invasión del almirante y los
malos tratamientos que sus vasallos recibían y que estaba amenazada
la seguridad de sus Estados, mandó luego que inmediatamente se juntasen en la corte todos los principales caballeros de su imperio, por
saber si habia alguno que favoreciese las pretensiones del almirante; y
después que les halló á todos leales, y deseosos de poner sus haciendas
y personas á su servicio, mandó que muy presto se armase toda la
gente que se pudiese equipar para ir en contra de sus enemigos; reunídos que fueron y puestos sus capitanes como en tal caso se requería,
el emperador en persona se puso al frente de todos ellos, saliendo de
la ciudad en buen orden, y al otro dia llegaron á donde estaban los
enemigos esperándoles, y apercibidos ya de su venida; el emperador
hizo disponer la gente en orden de batalla para batirse con ellos; se
comenzó una muy reñida batalla que duró hasta que cerró le noche,
perdiendo el emperador mucha gente, de modo que les fué forzoso el
retirarse á un lugar que estaba cerca para reponerse de la derrota.
Al otro dia ¡or la mañana ei almirante envió un mensage al emperador, diciéndole, que saliesen á presentarle ta batalla en campo raso,
mas este estaba muy abatido por la pérdida de su gente y de los mas
principales y esforzados capitanes, por cuva razón no osaba aceptar k
batalla, temiendo de que sus armas llevasen la peor parte, y tuvo por
¡¡y -<j oportuno forlifi carse en ei lugar, aguardando que k viniese so*
—
19
—
corro Je sus parciales; mas conociendo el almirante la crítica situación
en que se hallaba su contrario, mandó luego atacar el lugar, por lo
cual se vio obligado el emperador á salir de su posición y presentar la
batalla con la poca y desalentada gente que tenia.
Roberto continuaba habitando en el palacio del emperador, y al
saber las fatales nuevas que habian venido á la corte, de la derrota del
ejército se puso muy triste. Una mañana quesaüó al jardin para beber
en la fuente como tenia de costumbre, después de haber saciado su
sed, se arrimó á un árbol poniéndose á discurrir en la desgracia del
emperador y la pérdida de su jen le deseando vivamente, si posible le
fuera favorecerle, tanto por contribuir al esterminio de los revoltosos y
enemigos del orden público, cuanto por rendir un tributo de gratitudj
satisfacer en parle los beneficios que en el palacio del emperador recibía; y embebido en estos pensamientos oyó una voy que le dijo: «lío»
oerío, es preciso que tomes estas armas, cabalgues en este caballo y vayas á
ayudar al emperador que está en muy grande peligro; > y volviendo Roberto la cara vio junto á sí un caballo blanco muy hermoso con lucido arnés y una gruesa lanza con una espada; entonces hincó las rodillas, dio gracias á Dios, y con gran gozo se armó y montó ligeramente, dando algunas carreras por el jardin jugando la lanza y esgrimiendo como si estuviere entre los enemigos, creyendo que ninguno le
veia: mas la hija del emperador que estaba asomada á una ventana
de su aposento por distraerse mirando el jardin y la fuente, estuvo observándolo y le gustó mucho ver á Roberto armado y manejar la lanza.
Salió Roberto por una puerta escusada del jardin á gran prisa para
el campo donde estaba el emperador con su gente, encontrándole e» lo
mas fuerte del combate, y que iba ya en completa dispersión. Cuando
Roberto vio la gente desbaratada echó á correr hacia ellos animándolos
y haciéndoles entrar en orden, logró hacerles volver á la batalla. Después que los hubo juntado á todos, hizo apartar los heridos en parage seguro, y á los demás los puso • en perfecto orden dando frente al
enemigo. Todos le miraban maravillados al verle tan apuesto en el caballo y con el brio con que manejaba la lanza, y le obedecían sin ser
conocido de ninguno de ellos. Luego con la lanza hizo señal á los sayos que le siguiesen, y como un león bravo acometió á los enemigos,
r
y en breve tiempo derribó mas de sesenta caballeros; y habiéndosele "
*
quebrado la lanza echó mano á la espada y comenzó á dar tajos, der-»
) ,
ribando caballos y hombres, de modo que muy pronto se hizo temer de
' sus contrarios por el empuje de su espada. Roberto les siguió con su jen* i
te hasta que los pusieron en buida, quedando por fin el campo por el enV¡¿
.
*
01
perador no sin haber recibido Roberto algunas contusiones. En seguidaTt >^ -U> p
él se escabulló de entre la gente, y secretamente se volvió á Roma,
. ¿&
se metió por la puerta del jardin que halló aun abierta, entró es M y X\
u
;
t
t
;
:
— 20 —
desarmóse muy presto; puso las armas encima ele la silla del caballo,
se metió en el palacio y el caballo desapareció. La bija del emperador
que le vio marchar estaba ansiosa deseando.ver cuando volvia, y efectivamente, estuvo en acecho y le vid llegar, desarmarse, y también come
el caballo y las armas desaparecieron, de lo que se admiró tanto, que
al contado ,1o hubiera referido todo á su padre sino le hubiese faltado
svl don de la palabra.
CAPITULO VIH.
\
Sigue Robería peleando contra los enemigos del Estado —Empeño del emperador para descubrir al héroe.—Recibe Roberto una herida.
ÜEOO que el emperador vio á sus enemigos desbaratados y puestos.en huida, tomó las disposiciones para volverse á Roma, donde
fué muy bien recibido del pueblo; llegado que fué á su palacio entró
Roberto en el salón donde estaba, y con ademanes chistosos fué á darle la'bien-venida; y como traía un rasguño en la cara que le dieron en
Sa batalla, cuando el emperador se lo vio dijo con severidad: ¿quién habrá sido el insolente que ha lastimado á este loco en la cara? y contestó un caballero: señor, esto probablemente le fué hecho cuando estaba Y. M. ausente de aquí; y seria conveniente mandar que ninguno
se atreva á enojarle ni hostigarle en nada, pues qua él á nadie hace
daño: y el emperador así lomando, sopeña de su indignación y de un
severo castigo; en todo lo cual estaba Roberto disimulando siompre
como que ninguna cosa entendía.
Después preguntó el emperador por el caballero que le bahía ayudado en tan grande apuro como se había hallado, y que tanta parte
habia tomado en el combate, mas ninguno le pudo decir quién era ni
dónde se le podría hallar; y dijo el emperador: quien quiera que sea,
es el mas esforzado guerrero que yo haya visto en toda mi vida, y
ciertamente' que merece ser bien recompensado por su heroico valor.
No es posible que otro caballero hiciera jamás lo que él hizo en mi
favor. ¡01. cómo quisiera conocerle por galardonarle el beneficio que
de él recibimos, pues bien señalado era con su-caballo blanco y sus
armas lucidas y mas hermosas que. las de otro alguno.
Cuando la princesa entendió que un caballero con caballo blanco
enció en la batalla, tuvo gran placer y quiso decir por señas lo p e
•ió á Roberto-en el-jardín, mas minería pudo.el emperador compren
er, por lo que mandó llamar uuas entendidas señoras que tenían el
argo de enseñarla y servirla, y las dijo, que observasen bien atentas
— 2i —
lodas las señas de su hija, y que viesen s- entendían lo que quería
decir; á lo q*ue las damas conlesiaron: señor, Y. M. sabrá que la señorita princesa, vuestra hija, dice por señas que el loco que habita en
vuestro palacio seria el'que venció la batalla, pues que le vio armado
dirigirse al campo, que después de la batalla le vio regresar, y desarmado que fué, desapareció maravillosamente el caballo y las armas.
El emperador las dijo: señoras, ¿es posible que seáis tan imbéciles? si
no poseéis mas inteligencia y no mostráis mejor capacidad para enseñar
á mi hija, yo os mandaré castigar, pues que en lugar de instruirla ofuscáis mas sus sentidos: ¿cómo es posible suponer que un hombre falto
de sentido y de razón hiciese tan grandes hazañas y diese ían atinadas disposiciones para alcanzar una victoria? Porque no solamente
fué valiente en su persona, si que también mostró sagacidad y mucha
astucia en el arle de la guerra: su saber ó industria bastan en mi concepto para dirijir cien mil combatientes. Después de estas razones, se
despidieron muy avergonzadas las damas con la princesa, volviéndose á
sti habitación, y el emperador quedó hablando con sus cortesanos del
caballero que le ayudara, no encontrando términos suficientes para
ensalzar debidamente su valor
De allí á algunos dias, el almirante que á pesar de su derrota no
haba desistido de su empeño y que no perdonó medio alguno para reponer su ejército, juntó hasta sesenta mil hombres enlre descontentos
del país y eslranjeros. vino otra vez sobre Roma, mas el emperador;
salió de la ciudad con todos ios romanos que en ella se hallaron para
llevar armas, á hacer frente al enemigo, pero hubieran librado mal con
el almirante y su gente, si Roberto no les socorriera por segunda vez,
el que halló las armas y el caballo en el jardín como anteriormente,
y entró en la batalla con tanto denuedo, que en poco tiempo fué conocido de una y otra parte, peleando con tanta ferocidad contra los infieles, que ninguno se le ponia delante ni le esperaban un solo golpe.
Si mucho hizo en la primera batalla, mucho mas trabajó en la segunda: los capitanes dc't emperador no dejaban de observarle par verle
manejar la lanza y herir con ella; y cuando vio que la victoria no era
dudosa y quedos del emperador tomaban sucesivamente el campamento y riquezas de los enemigos, muy discretamente se desvió de la
gente y se entró en Roma sin ser conocido, ni observado de ninguno,
solo si de la princesa, que le habia visto también armar y,salir del
jardín como la ve?, anterior, pues estaba cuidadosa esperando á que
volviera, y le vio venir, desarmarse, y como desaparecieron el Caballé y las armas lo mismo que anlcs; mas no lo dijo á ninguna persona, porque entendía que la darían el mismo crédito que anieriormpn-i
te; y Roberto se entró en el palacio haciendo estravagancias como,
siempre lo tenia que hacer, por precisión.
s
— 22 —
Venido el emperador de la batalla conseguida la gran victoria,
mandó hacer una escrupulosa pesquisa en todos los caballeros por si
sabia alguno, quién era aquel del caballo Manco que le sacó por segunda vez de tan grande conIIicio; mas no pudo saber por entonces
quien era por mas diligencias que se practicaron.
No se pasó mucho tiempo sin que el temerario almirante con
mucho mayor poder y mayor número de combatientes tuviese la osadía de aprocsimarse hasta las puertas de la ciudad de Roma; luego
que tuvo noticia de ello el emperador, quedó muy sorprendido y atemorizado por el gran poder que sus enemigos traian, aunque confiaba
mucho con la ayuda del desconocido caballero que en tales peligros le
/avorecia; y con esta esperanza mas que con el esfuerzo de su gente,
mandó apercibir á todos los caballeros y demás gente de armas tomar
para acometer á sus enemigos; mas antes de salir de la ciudad, mandó que veinte caballos y treinta infestes tuviesen el cargo de apostar
se en ciertos puntos y seguir al del caballo blanco (si se presentaba),
y que de grado ó por fuerza se apoderaren de él y le condujesen á la
corle. Salió pues el emperador de la ciudad con todo su ejército y
fué á acometer á los enemigos.
Al mismo tiempo fué Roberto al jardin, y halló en él el caballo
y las armas correspondientes y su lanza: quedó en un momento armado y montó en su caballo, se salió del jardin á todo escape sin ser visto, hasta que entró en el campo de batalla; y en seguida se le vio entrar en combate, derribaí caballos y ginetes., despedazar armas y desbaratar cuanto se le ponia por delante, cuidando al mismo tiempo de
que su gente conservase el orden con mucha diligencia, porque no entrase la confusión ui recibiesen tanto daño de los enemigos, que al
par que eran muchos peleaban con feroz encarnizamiento; pero en breve tiempo hizo tanto destrozo en sus filas, que el almirante solamente
con cincuenta caballeros, se salvó á uña de caballo, y los demás quedaron unos muertos y otros heridos y maltratados en el campo; en cuanto Roberto vio la victoria decisiva, se quiso separar de la gente como
hizo las otras veces, pero los caballeros é infantes que estaban sobre
el aviso, así que le vieron salir de éntrela tropa, le atajaron el camino; él así que los vio, variando de dirección, empezó á huir á rienda
suelta al través de los campos por no ser cogido. Uno de los caballeros que llevaba el caballo muy ligero, le siguió gran trecho á carrera
tendida, sin conseguir darle alcance; y cuando vio que se le iba alargando, le tiré la lanza que llevaba, é hirió á Roberto en un muslo,
quedándole un trozo de hierro dentro; mas ni por eso dejó de correr
hasta que consiguió meterse en el jardin sin ser descubierto de persona
alguna, salvo de la princesa, que estaba siempre en acecho desde la
acostumbrada ventana. Cuando se hubo desarmado, desapareció el
— 23 —
caballo y las armas. Pensando que no le veía nadie, se arrimó á un
árbol para curar su herida, sacó el hierro que tenia dentro, y lo escondió debajo de una piedra cerca de la fuente, y después se puso
ciertas yerbas en la llaga para restañar la sangre, guardándose cuanto
podia de cojear: se entró en palacio haciendo mas locuras de las que
solia, por disimular que estaba herido, y en aquel instante entró el
emperador que acababa de llegar y poce después el caballero que hiló á Roberto, el cual refirió á S. M. como no le habia podido dar alcance
por mas que le persiguió á todo eorrer, pero le habia herido y que el
hierro quedó clavado en el muslo; el emperador quedó muy satisfecho
de ello, y mandó que se buscase escrupulosamente por toda la ciudad, si
se hallaba un caballero que tuviese una herida de aquella especie y hubiese montado caballo blanco; mas no se halló tal caballero en todo
Roma, por mas diligencias que se practicaron; y como el emperador
estuviese muy deseoso y tuviese mucho empeño de saber quién era el
generoso caballero á quien debía tan grandes beneficios para recompensar su mérito, mandó pregonar por toda la monarquía, que el caballero que en las batallas dadas contra el almirante se presentó con caballo blanco arrollando y desbaratando las huestes enemigas, quien quiera que fuese, que viniese á la corte y se manifestase, que en galardón
de sus nobles hazañas, el emperador le daria su hija por muger (si se conformaba con la falla física de la princesa) y además la mitad del imperie.
CAPITULO IX.
Perfidia del almirante para salínfacer su ambición.—La princesa es dolad®
del uso de la palabra y descubre el engaño.—El irmilañj anuncia á
Roberto que ha cumplido su penitencia.—Celébrase la boda de Roberto con la princesa.
% Í É | | A B I E N D O llegado á noticia del almirante él pregón del emperador,
se alegró mucho de ello, pues pencando por este medio venir á conseguir lo que su ambkion tanto deseaba, movido por la codicia y ambición de mando no menos que por su pasión amorosa hacia la princesa, que aparte de la falta del habla era de una hermosura admirable,
por casarse con ella y suceder mañosamente en el mando del imperio,
se hizo traer un eaballo blanco, después tomó un hierro de una lanza y
se lo introdujo en el muslo; y en compañía de dos 6 tres personas
de su confianza se fué para Roma, en donde solicitó del emperador
que se dignase de oirle en audiencia especial; y obtenido él permito
de S. Al. se presentó á palacio, maravillándose mucho el emperador
de su venida: el almirante je dijo que él era el guerrero del caballo
blanco, que en las tres batallas peleó á su favor; y el emperador después de haber pensado tiu poco, le dijo: ¡cómo es posible eso! ¿No
sois vos el almirante que se declaró mi enemigo? ¿Cómo es probable
que nadie pueda ir contra sí mismo? El almirante, como hombre osado y may cauteloso, respondió: señor, no se maraville V. M. de las
cosas que haga un hombre presó de amorosos lazos: el amor encendió
su poderoso luego en mi pecho, cuyas ardientes llamas abrasan mis
entrañas por vuestra única hija la "princesa, siendo ella ignorante de
todo, y solo amor me movió á haceros aparentemente guerra pero con
la idea de serviros en ella, como os serví contra mi gente hurtándome
de ella al tiempo de la pelea y üe vuestro mayor apuro; y veis aquí-el
hierro de la lanza, y también h llaga que vuestro caballero mé hizo
por conocerme. Cuando el emperador viola llaga y el hierro de la lanza,tuvo por muy verdadero lo que el almirante decía.
Vamos á que en unto Roberto cumplía su penitencia sin cesar de
rogar á Dios le quisiese perdonar sus pecados, se hizo capaz de la misiricordia de Dios, y quito su divina Magostad, dar'fin á sus padecimientos sacándole del estiércol donde y acia entre los perros, y sentarlo algún dia en la imperial silla, quiso que el que era menospreciado y es»
carnee ido de todos, fuese por su gran lint».id-.;.! ensalzado, asestado y
2 5 •—
honrado de todos. Estando pues, el abnirantg. continuando ,sujs pretensiones en laciudad de Piorna, como dijimos^; el, santo ermitaño confesor de Roborto. tuvo una revelación en que,se le ordenaba se fuese á
Roma, y advirtiese, á su penitente que era cumplida,, la voluntad Je
Dios y que había quedado muy contento y sálLfecho de so penitencia,
y por lo -tanto que hablase ya de allí adelante»
, :•
El sanio ermitaño dio gra. las á Dios, y muy gozoso salid del
monte encaminándose para la ciudad de. Roma, en busca de Pioberto,
pues ignoraba que residía en el palacio del emperador, y como hubiese
andado toda la ciudad sin tener noticia suya, muy'Congojoso y.apesadumbrado pensó en ir al palacio de su Santidad por ver sí.le.clarian
alguna razón de el, pero antes quiso entrar errh. iglesia de San Pedro
á hacer oración. En el mismo instante llegaron al templo el Padre Santo, y el emperador, que habiéndose dispuesto ya el enlace de la heredera del trono, iban con gran número de ciudadanos romanos y un
lucido acompañamiento á celebrar los desposorios del almirante con la
princesa, la cual, contra su voluntad, después de haberse cruelmente
herido y desfigurado su delicado rostro, pues que <solo ella sabia la
traición de! almirante, por cuya falsedad le odiaba en estremo, y solo
por no faltar á la obediencia de ¿u padre hubo de consentir en el casamiento. Llegados á la iglesia, y en él acto que el preste los iba. á
desposar, recobró milagrosamente la princesa el don de la palabra y
le dijo al emperador su padre: señor, dad gracias á Dios, que por
infinita misericordia me ha restituido el habla, para que la gran traición
del almirante sea conocida públicamente, y su venenoso é infame deseo no llegue á cunaimarse. Así declaro, que con la mayor falsedad ha
afirmado que él venció las batallas, pero el que en realidad ha sido e|
verdadero y legítimo vencedor y os ayudó con él y la gente, está en
vuestro palacio: yo le vi armar tres veces, montar en un caballo blanco, y salir por la puerta escusa Ja dol jardín en favor vuestro, y vencida la batalla, volvía por la misma puerta, se desarmaba,muy prontamente, y luego'desaparecían milagrosamente el caballo y las armas; y
la tercera vez le vi venir malamente herido en un muslo, del cual sacó un hierro de la L.nza y le enterró debajo de una piedra junto á la
fueute que está en el jardín de vuestro palacio, todo esto lo vi desde
la ventana Je mi habitación, y lo afirmo bajo palabra de juramento.
Guando su Santidad ~-on el emperador y todos los allí' presentes
vieron el gran milagro, y asimismo notaron la gran turbación del almi
rante, quedaron muy pasmados, y su Sanüdad dijo: noble doncella,
declarad quién es el esforzado y benemérito caballero que con tanto
valor defendió la causa de vuestro padre, porque no sea defraudado
de lo que con tanta justicia merece; y la princesa le contestó: Su Saaitidad verá en el palacio de.mi padre atestiguada la verdad de toda.lo
4
< e:-.
O
— M
—
que digo, j á mayor abundamiento verá el hierro de la lanza, como
asimismo el propio caballero que con su esfuerzo y valor es capaz de
vencer á todos los caballeros del mundo, al propio tiempo que en humildad ninguno le iguala.
Concluida esta relación, en el mismo orden que vinieron á la iglesia se volvieron al palacio del emperador, y el almirante ingeniosamente se fué desapareciendo entre la multitud muy confuso y como nn
desesperado: el santo ermitaño que estaba en la iglesia, siguió al Papa
y la demás gente, por ver el prodigio; y cuando llegaron al palacio, la
princesa los llevó al jardin, sacó el hierro de donde lo enterró Roberto, y el caballero trajo la lanza con que le hirió, y uniendo los dos pedazos quedó comprobado ser aquel el verdadero hierro sin ninguna duda: después fueron á la escalera donde estaba Roberto echado cou el
iodenco; que le lamia la llaga sin tener otro cirujano: el emperador le
lamo para hacerle mirar el muslo, mas Roberto al ver á su Santidad
y la princesa con tanta multitud de gente, sospechó la causa dé su venida, y por nó ser reconocido mostró estar del todo fuera de sentido y
comenzó á burlarse de todos, haciendo gestos muy disformes, y cuando le decían algo volvíase á juntar con el podenco. Entonces su Santidad le dijo: yo te mando de parte de Dios que hizo el cielo y la tierra, que si tienes facultad de hablar me respondas á lo que te preguntamos}. Cuando Roberto le oyó hablar asi, pensó escabullirse de ellos y
huir, por esconderse donde no le hallasen; y levantándose muy pronto
con el perro en los brazos, dio tres ó cuatro saltos por entre la gente
por salirse de ellos, pero cuando se hubo puesto en pie, el ermitaño
que estaba allí tuvo ocasión de verle el gesto y conocerle: adelantóse
cuanto pudo por llegar á él y le dijo: amigo, ya no debes ocultar por
mas tiempo tu verdadero nombre, que es el de Roberto, que dicen, el
Diablo, pero en adelante tendrás otro mas agradable, que es HOMBRE
BE Dios, conviene que hables ya, porque tu penitencia es cumplida y
Dios está muy satisfecho de ella, y á esto solo soy enviado. Entonces
Roberto llorando de puro gozo, hincó las rodillas en el suelo y alzando
las manos al Cielo dijo: ¡oh Dios Todopoderoso, fuente de misericordia y de piedad! ¡Cuánta es la merced que hoy recibe este indigno
siervo, y cuanto bien por tan simple trabajo! Ruégote por tu inefable
bondad, que en todo tiempo te quieras acordar de mí, porque no me
desvie jamás de la carrera de tus mandamientos, y te merezca alabar
y bendecir para siempre!
Cuando el Padre Santo y los demás que estaban presentes oyeron
tan acertadas razones de Roberto y el grande sosiego suyo, quedaron
muy maravillados. La princesa en particular, quedó de ello muy alegre
y en estremo complacida, con 1¿ esperanza de que aquel habia de ser
su marido; porque sus comportamientos y grandes'hazañas le habían
Í
ya introducido algunas centellas de amoroso fuego en sus castas entrañas, y su graciosa habla fué mayor motivo para que de las mas pequeñas chispas procediese un poderoso fuego, cuyas llamas por todas
las partes de su cuerpo prendieron el corazón y cautivaron su libertad,
sojuzgando los sentidos para que Roberto jamás no se apartase un instante de su memoria. El emperador ofreció á este que se dignase aceptar por esposa á su hija, pues que de voluntad se la daba, supuesto
que tan merecida la tenia, y con la condición qué después de sus dias
le sucedería en el imperio. Mas Roberto no quiso aceptar por entonces tan brillantes ofertas, escusándose que le convenia ir á una romería y cumplir ciertos votos; y tan solamente estuvo aquel día y ñocha
con el emperador, y al otro día se despidió de él y de todos los corteSanos marchándose de Roma. Su objeto era ir al monte y consultar
con el santo ermitaño si debería ó no contraer el matrimonio que se
le había propuesto.
Quede* f ues el emperador muy desconsolado como asimismo los
tahalíeros, y muy particularmente la princesa, y así estuvieron bastantes dias que no supieron de su paradero. A poco tiempo de estar Roberto con el santo ermitaño, este por mandato del Cielo, le dijo, que
Dios le ordenaba fuese á Roma, que se casase con la hija del emperador,
r que de ellos descendería una generación agradable á nuestro Dios y
Señor: Entonces salió Roberto del monte y se partió para Roma, donie fué muy bien recibido del emperador y su corte, los cuales creyeron que venia de la romería según él les había dicho al marcharse.
De allí á pocos dias se verificó el casamiento con la princesa, y
fueron celebradas las bodas con tanta solemnidad como correspondía
¡>araia.-liija de tan gran señor y tan distinguido caballero, pues reconoeiendoel emperador los señalados servicios que habia recibido del desposado, quise darle una prueba ostensible de la gran satisfacción que
le cabía en adoptarlo por sucesor de su trono. Grandes preparativos se
hicieron de órdeu de S. M. para celebrar con toda pompa tan fausto
acontecimiento; iluminóse profusamente la ciudad, vistiéronse las fardadas con ricas colgaduras, comparsas de músicas recorrían constantemente las calles y plazas; en fin, así los torneos como toda suerte de
diversiones tuvieron lugar por espacio de muchos dias. Estuvo Roberto «res años en la ciudad de Roma disfrutando con gran placer la
dulce compañía de su esposa. Después de ^ste tiempo recibieron la
noticia de que su padre el duque Auberto de Normandía habia muerto, por lo cual pidió licencia al emperador para ir ásu patria, en compañía de su mujer, y el emperador viendo la justa razón que Robeple
tenia, aunque con grande pesadumbre de su partida le hubo de dar licenV
cía, y se partieron los dos esposos de Roma, con muy grandes pi¡<$if¿
v dádivas, acompañados de una numerosa y lucida comilív»¿i
1
CAPÍTULO X.
Roberto sofoca una rebelión en Normandta.—Emoajacla del emperador re~
clamando el auxilia; de su yerno.—Muerte alexosa del emperador y el
asesino recibe el castigo de su crimen.—Roberto es proclamado emperador de Roma.
. • >.
ASIENDO llegado Roberto y su esposa con toda felicidad á la capital de JNormandí;) fueron recibidos de lodos los caballeros y del pueblo
en general een todos los honores correspondientes á su clase, y con
grandes muestras de júbilo, pues en cuanto tuvieron noticia de su venida, se apresuraron en disponer todas las diversiones y festejas públicos que estaban en uso en aquella épocas de triodo que su entrada en
el palacio fué verdaderamente triunfal. La duquesa su madre, que desde la pérdida de su esposo vivia muy retirada y llena de tristeza, se la
desvaneció en gran parte con la inesperada veuida de su hijo ¿ quien
tuvo el placer de estrechar entre sus brazos: este le hizo una relación
muy estensa de todo cuanto íe:habia pasado en Roma, de lo. que quedó asombrada la duquesa.
A los pocos días de su llegada, informaron á Roberto de que después del fallecimiento del duque su padre, un aventurero subdito suyo
se había levantado con una partida de gente, fortificando un castillo
desde el cual hacían sus correrías, causando infinitos daños y perjuicios
á los* Estados de la duquesa viuda, en vista de lo cual, mandó Roberto un parte ai gefe de los rebeldes intimándole, que inmediatamente
depusiese las armas y se presentase sin dilación á la corte á prestar sumisión y obediencia á su señor, y como la contestación fuese por la
negativa, fué preciso que Roberto, reuniendo un número suficiente de
gente armada, saliese á batir aquella fortaleza; verificado el ataque penetraron á viva fuerza dentro del fuerte matando á cuantos allí encontraron, escepto el cabecilla que fué llevado á la ciudad de Rúan, donde
le quitaron ta vida, siendo descuartizado como traidor.
*
Dos años hacia que cl duque Roberto vivía pacíficamente en su
país en compañía de su esposa y su madre, disfrutando de una paz y
tranquilidad envidiables, cuando recibió la noticia de: que el almirante
aprovechando su ausencia, y deseoso de vengar la afrenta que recibió
ai irse á desposar con la princesa, habia penetrado en los Estados romanos con un numeroso ejército, abrasando villas y lugares, matando
las gentes indefensas, talando campos y coraMwndo teda especie de
#
— 5>y
_
atrocidades; y corno, el emperador tuviese•••mayor confianza; en el valor
y disposición dé su yerno el duque Roberto¿ que en ninguno de los
caballeros de su imperio, se apresuró á enviarle mensajeros;encargándole que sin demora alguna se pusiese en camino para ir á socorrerle
contra el almirante;;qué se habia presentado hasta; las puertas* d e la ca*
pital. Llegados los mensageros romanos á la ciudad de Rúan, doude á
la sazón se hallaba el duque: Roberto según se há dicho, este los recibió
con las ceremonias debidas, y enterado que estuvo de su embajada,
mandó qué con la mayor brevedad posible se equipasen hasta treinta
mil hombrés;normandos, nejando encargado el gobierno del ducado á
un inteligente caballero de'toda su confianza, y á suesposa en compañía de sir madre, y él se: puso á la cabeza de aquella fuerza emprenr
diendo la marcha áf largas jornadas.
A su.llegada & Ron>a: se encontró con la inesperada novedad de
que el emperador acababa deáer muerto en una batalla á.manos del almirante: al oir Roberto tan infausto \ acontecimientoHeno de furor y
coraje, hizo en seguida disponer á toda cuanta gente armada habia en
Roma, y unidos con el refuerzo que trajo consigo, salió de la ciudad
con grandes déseos de encontrar al almirante para retarle:á un combate parcial y vengarla alevosa muerte cometida en la persona del emperador, su suegro. Salió al frente de su numerosa y entusiasmada
hueste, y apenas hábrian andado poco, mas de media legua divisaron el
campo dé los enemigos, los cuales estaban formados en un llano en
orden de batalla; el duque Roberto dividió, su ejército en tres columnas y él se puso al frente de la del centro. Dada la señal se pusieron
todos en movimiento, y á poco tiempo el.combate se hizo general; la
sangre corre en arroyos, los guerreros caen y el campo se cubre de
cadáveres. El duque, montado en un famoso caballo y espada, en mano,
se arroja entre el tropel desesperado y fuera de sí,;'Heno-de.ardor y
cólera busca el peligro con ojos codiciosos, y acomete, desune? derrota los espesos escuadrones, vuela en medio de las lanzas, inunda de
sangre la tierra, busca el peligro, le provoca y desprecia á un tiempo.
Ligero y temido como el rayo, discurre por éntrelos enemigos sembrando la muerte y terror; ábrese paso entre sus víctimas que caen
amontonadas, y aguija el fatigado caballo que apenas puede pasar sobre las armas y los cadáveres,
En medio de la horrenda carnicería,, del tumulto y de los gritos
de los fugitivos, el héroe cree descubrir al almirante al divisar un caballero montado en un brioso caballo, que traía un yelmo dorado con
una lucida armadura y muy pertrechado de armas; se dirige á él¿h>
hace seña que se ponga en defensa y ambos se acometen á un ticnfrj'o:?
'el .-caballero dirige la lanza sobre su contrario; el duque evi'a el g o %
Y de un revés desenarreta Í>I imnetnoso animal..Fl guerrero cap Hty>
:
— 30 —
¿erto descarga el brazo sobre él y le hace morder la tierra hiriéndole
gravemente; luego mandó á los suyos que lo llevasen á Roma, diciendo que allí se le daría el castigo merecido á su alta traición: oyendo
esto el caballerease volvió á Roberto, y con débil voz le dijo: te ruege por mi nombre que no quites la honra y fama de mi nobleza ya
que quieres quitarme la vida, ni al tiempo de morir me pongas un
nombre infamante que jamás merecí en toda mi vida. Entonces el duque
Roberto le interrogó diciendo: ¿pues no eres tú; el almirante que asesinaste vilmente y sin causa á mi señor el emperador? A. lo que j e
contestó el interpelado diciendo, que el almirante no tenia tales armas
ni escudo, que las que .llevaba eran bastas y deslucidas por no ser
conocido, y solo se distinguía por tener un león negro en el escudo,
y que montaba en un caballo rubio; acabado de dar estas espÜcaciones
espiró. Roberto, que todo su afán era encontrarse con el almirante, se precipita otra vez en lo mas reñido del combate como un fiero león, siempre mirando si podía descubrir al que era objeto de su odio; "ióle al
fin en ocasión que estaba haciendo gran destrozo en los romanos, y
asegurándose de que era él mismo por las señas que le habia dado el
difunto caballero, tomó una fuerte ¡arwa, se dirigió á el, le llama y le
reta en alta voz; el almirante le responde, ambos se reconocen y corren á encontrarse; ambos en fin se separan de sus tropas y se encuentran cara á cara. Dios de las batallas! ¿Quién podrá pintar la fuerza, el
odio, la rabia de estos implacables rivales? ¿Quién podrá esplicar d furor ciego, el deseo de venganza, la sed ardiente de sangre que á ambos devora? Al modo que dos águilas furiosas hienden el aÍFe con las
veloces alas y caen al encontrarse, así los dos guerreros se arremeten,
se juntan en medio de su carrera, y al golpe caen ,os caballos. Levántense al punto, y sin atender á sus vidas, sin pensar en los escudos,
con espada en mano acércanse y descargan sus brazos: el acero corta
el hierro y sus corazas despiden vivo fuego,
El impaciente Roberto arroja el escudo, da hacia atrás tres pasos,
empuña el formidable alfange, y volviendo como un rayo descarga sobre su enemigo |artiéndole la coraza, y la punta se abre en el pecho
«uta ancha herida de donde mana la sangre. El almirante con una rodilla ea tierra, Roberto lleno de esperanza quiere segundar; le hiere de
nuevo dejando la espada en las entrañas de su antagonista y palpitante
cae al suelo bañado en su propia sangre. Apenas los del bando del almirante vieron á su jefe vencido y muerto, cuando empezaron á desbandarse y entrar en ellos la confusión. El invencible Roberto junta
á sus fatigados soldados, los anima para hacer el último esfuerzo, y
dada la señal se arrojan con ardor contra sus enemigos, los arrollan
por todas partes y los ponen en precipitada fuga, dejando la tierra
sembrada de mnertos*
— 31 —
Sus nebíes escuadrone* le victorearon, y en perfecta formación tomaron el camino de Roma, donde recibidos con entusiasmo, y alegria
general hicieron su triunfal entrada. '
El cadáver del almirante fué llevado á la ciudad y al dia siguiente
se mandó fuese arrastrado por las calles y plazas mas públicas, siendo
en seguida descuartizado por mano del verdugo.
Después mandó Roberto que se celebrasen en todas las iglesias de
Roma y particularmente en la Basílica de San Pedro, las mas suntuosas
y solemnes exequias por e! alma del emperador su suegro. Conforme
á lo que dejó el difunto emperador, se procedió á la proclamación de
su sucesor, por lo que Roberto llegó á ocupar el trono, siendo reconocido por soberano de todos los Estados romanos, cuyo advenimiento
fué celebrado con grande júbilo y ostentación.
CONCLUSIÓN.
CLOCADO el prudente Roberto en el trono, estuvo seriamente discurriendo sobre la nueva posición eu que las circunstancias le habian
elevado, resolvió pues permanecer en Roma, empleando cerca de un año
en arreglar con el mayor acierto todos los negocios del Estado, poniendo en todas las fortalezas y ciudades gobernadores adictos á su persona;
y después de haber dejado interinamente un lugar-teniente de toda su
confianza para regir el gobierno superior del imperio, se volvió para
Normandía. Todas las autoridades y nobleza de la ciudad de Rúan, le
salieron á recibir y darle el parabién. Su madre y su amada esposa
recibieron un gozo indecible por su venida, abrazándole con la mayor
ternura y llenándose mutuamente de caricias.
Durante la ausencia de Roberto, su esposa liabia dado á luz un
hijo que le llamaron Ricarte, y le dieron el título de duque de Normandía, el cual fué con el tiempo muy esforzado, y valeroso caballero, distinguiéndose en muchas batallas, haciendo señaladas hazañas
como se lee en las crónicas francesas.
Finalmente, nuestro héroe Roberto con su esposa, regresaron á
Roma, donde tomando posesión del trono imperial, hallaron "el contento y laUranquilidad, gobernando mucho tiempo con la dulzura y justicia que era la base de su conducta. Tuvieron además otros hijos, los
que instruyeron en los mas puros principios de la religión católica y
sana moral; llegaron á una edad avanzada disfrutando hasta el resto de,.- * •.,
sus dias la felicidad y quietud delalma, que es el mejor fruto que k
'•,
práctica de las virtudes proporciona en la tierra.
, ,
* •>
E STOR AS P
S S M A N EN I L I M O
PUTFM-
PHegoB.
Oliveros de Casulla y Artus cíe Algarve.
'.'
Sxcmo. Sr. General D. Arsenio Martínez Campos..
El caudillo carlista D. Ramón Cabrera.
El General Espartero, Duque de là Victoria y de Morella.
Carlo Magno, y los doce Pares d e ,
FRAUDA.'.
..... . I
8
8
8
i
4
4876.... 4
Gil Blas de S a n t i l l a n a . . . . . . . . . . . . . . 4
Guerra civil del año
ai
El pastelero, de carne h u m a n a . . . . . . . 4
Los secuestradores de L u c e n a . . . . . . . 4
Candelas
4
Saballs
¿......... 4
Carlos VII
........... 4
Pedro Ramón C i a r á n . . . . . . . . . . . . . . . 4
Los ladrones de mar
."' 4
El anillo de Zafira.
* 4.
La oreja del Diablo
4
La muerta
fingida
4
La hija del Rey de H u n g r í a . . . 4
El Pirata Negro...
•4
El caballero del Águila Roja
4
Desdichas del Corregidor de Almagro. 4
El Caballero sin cabeza . . . . . . . . . . . . 4
Los Juanillones
4
Melchor de la Cruz (a) el D i a b l o . . . . . 4
Juan Pulgón
4
Don Diego L e ó n . , .
3
El Conde de Montemolín.
3
Don Tomás Zümalacárreguí.
3
Don Pedro el Cruel, Rey de Castilla.. 3
Bernardo del. Carpio
3
Cristóbal Colón
3
Hernán Cortés
3
Los siete Infantes de Lara
3
Don Pedro de Portugal
3
La doncella Teodora
3
4874
La heroica Juditli ...........
Noches lúgubres',' de C a d a l s o . . . . . ' . . 3
. Matilde y M a k k - A d h e l . . .
3
Abelardo y E l o í s a . . . . . . . . . . . . . . 3
Ricardo é Isabela.'.
3
El Marqués de Villena ó la redoma en,, cantada
....... - , . . . . ; . ' . . . . . . o
Elisa ó la rosa blanca encantada..... 3
El Conde de las M a r a v i l l a s , . ; . . . . . . . 3
Santa G e n o v e v a . . . . ¿ . . . . . . . i•'.. 3
El Nuevo Navegador,ó la Pasión de
Nuestro Señor Jesucristo
.'..'.. 3
El Gran Capitán Gonzalo de Córdoba. %
, El Bastardo ;de Castilla.
3
Tablante de Ricamonte %. Mto p<s~ ,
nasóri.......'. . . V . . . . . .
3
La Hermosa de los cabellos de Oro,.. 3
La guirnalda milagrosa.
3
Los siete sabios d e Roma
3
Guerra de la Independencia espalóla. 3
Los Niños de
tícija.
*... 3
Doña Juana la Loca
3
El Toro Blanco encantado.
3
El Príncipe Selim de ¡Balso**;'.'...... 3
Las dos doncellas disfrazadas,
3
El santo rey David..
3
Julio y Zoraida.
3
Mágico R o j o . . . . . . . . 4 . . . . . . . ; . . . . . . I
Urraca l a d r o n a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , 3
Diego Corrientes
3
Aurelia y Florinda
3
El General P r i m . . . . . . . . . . . . . . . . . ' . . 3
Ana B o l e n a . . . . . . . . . .
-í
Cornelia ó la víctima de la Inquisición.. 3
La diosa de los m a r e s . . . . . . . . .•¡.¿•••y- 3
Viajes a é r e o s . . . . . . . . . . .-i?,..,•......
3
Jaime el Barbudo
8
Rostt Ssmaniego
.. 3
Pinchaúvas . . . . . . . . . . . . ¿ . . . . . . . . . 3
Rebelión y despojo de las Islas filipinas
•• 3
Guerra dé Cuba, i.........
.Y
•. 3
Guerra con los Estados Unidos
3
El Casto José
. . . . . . . . . .*.,«.„.
El Viejo Tobías y el Joven su hijo í " í'•'>
El Valeroso Sansón
. V . . . I « 7'fJ.
La creación del i n u n d o . . . . . . . . . > . i
, Q.
El juicio universal
í
ék
San Alejo...
.........
í: r¡. v v ; . r : >£* V/»
San Amaro
*
SanAlbano
•
[•.--• *
'"
Nuestra Señora de Monserrat. • . \ v . . • '* .mw. ¡aff
El Marqués de Mantua
i . t f
A
Francisco Esteban el Guapo.
¿SS^SZ.*
El cortador de cabezas.
«tyl
Los amores de una chula..
.«ífíaicl**
El destripador de mujeres en Madrid, '/»
Memorias del verdugo 4« la toquis! *
cien de Madrid
1
8:
Roberto el D i a b l o —
:4
El Conde Partinoples..
4
Clamados y Clarmonda ó el caballo de
» madera....
• • • • '4
Flores y Blanca F l o r . . . . . . . . . . . . . . . 4
Pierres y Magalona...
4,
Aladino ó -la Lampará maravillosa... '; 4
Bertoldo, Bertoldino y C á c a s e n o s . . . . 4
El Nuevo Robinson.
4
Napoleón I, Emperador de los franceses
4.;
Don Martín Zurbano
4
Doña Blanca de Navarra
4
Orlando Furioso
4
Simbad el M a r i n o . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
El sitio y defensa de Zaragoza
4
Anselmo Collet.
4
Subterráneos dé la Alhambra
' 4
.Romancero de la guerra de África de
4859 á 1860
Ü M C I
;
m
?
Fly UP