...

Aproximación histórica a la biología molecular a través de sus

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Aproximación histórica a la biología molecular a través de sus
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
Aproximación histórica a la biología molecular
a través de sus protagonistas, los conceptos
y la terminología fundamental
Gonzalo Claros*
Desde el nacimiento de las ciencias hasta el establecimiento
de distintas disciplinas a finales del siglo XIX la vida se concibe desde un punto de vista totalmente mecanicista, reduciendo la célula a sus partes constitutivas. Gracias a este
planteamiento se esclarecieron muchos procesos elementales
de la fisiología celular (enzimas, rutas metabólicas, localización intracelular de proteínas y orgánulos, etc). Sin embargo,
se trata de una imagen puramente in vitro de un organismo
viviente. Esta visión se ve favorecida por los estudios de la
herencia y la bioquímica de finales del siglo XIX y principios
del XX. Aunque ya Aristóteles había señalado que «la herencia biológica implicaba alguna forma de transmisión de padres a hijos», hubo que esperar varios siglos hasta que los
sencillos trabajos en Brno (actual República Checa) de Johann Gregor Mendel (1822-1884), aparecidos en 1865, lo
llevaran a postular la existencia de entes de naturaleza desconocida e inmutable (los genes) responsables de la transmisión de los caracteres hereditarios. Tal y como ocurre
frecuentemente con los descubrimientos científicos, la importancia de esta aportación —irreconciliable en su enunciado inicial con la teorías de Darwin— no fue debidamente
apreciada en su momento, sobre todo debido a que fue publicada en una revista de muy escasa difusión (Journal of
Brno Society of Natural Science). Cuando Mendel muere, en
1884, se estaban descubriendo los cromosomas y el núcleo
mediante microscopía. Dos años después, en 1886, August
Weismann (1834-1914) publica su libro El plasma germinal:
una teoría de la herencia, en el que idea un modelo donde se
meten en el mismo saco la herencia y el desarrollo. Es curioso cómo los análisis de los biólogos celulares posteriores,
como Edmund Beecher Wilson (1856-1939) y Nettie Maria
Stevens (1861-1912) —descubridores de forma independiente de los cromosomas sexuales, en 1905—, y los que analizaban la mitosis, vieron que había una segregación de los
cromosomas igual a la propuesta por Mendel. Pero no se
asociarán ambas cosas hasta principios del siglo XX, con los
trabajos del holandés Hugo de Vries (1848-1935), del alemán
Karl Correns (1894-1933) y del austriaco Erich von Tschermak-Seysenegg (1871-1962). Los grupos de investigación
de estos tres científicos redescubrieron independientemente
las leyes de Mendel y asociaron los factores genéticos a los
cromosomas. Fue un gesto noble por su parte devolver a
Mendel la importancia de sus descubrimientos.
La naturaleza química de los cromosomas se estaba estudiando simultáneamente a la transferencia de los genes. En-
Arriba: Mendel, Stevens, Wilson;
debajo: De Vries, Correns, Tchermack.
tre 1868 y 1869, el suizo Friedrich Miescher (1844-1895),
siendo estudiante de postdoctorado en el laboratorio de Friedrich Hoppe-Seyler (el acuñador del término «biochimie»),
en Tubinga, aisló núcleos a partir del pus de los vendajes usados en el hospital. Tras un tratamiento simple, comprobó que
estaban formados por una única sustancia química muy homogénea y no proteica, que denominó nucleína —el término «ácido nucleico» fue acuñado posteriormente, en 1889,
por Richard Altman—. Según sus palabras, la nucleína son
«sustancias ricas en fósforo localizadas exclusivamente en el
núcleo celular». Era algo tan excepcional que Hoppe-Seyler
decidió demorar hasta 1871 la publicación de estos resultados, a la espera de la confirmación definitiva. E. Zacharias
caracterizó en 1881 la naturaleza química de los cromosomas, comprobando que se trataba de una nueva sustancia a la
que denominó nucleína. Entre 1879 y 1882 Walther Flemming (1843-1905) y Robert Feulgen, independientemente,
desarrollaron nuevas técnicas de tinción y lograron visualizar
los cromosomas en división, lo que les permitió describir la
manera en que se replican los cromosomas (la mitosis). En
1889 August Weissman (1834-1914) asoció de manera teórica, casi intuitiva, la herencia y los cromosomas, puesto que
* Universidad de Málaga (España). Dirección para correspondencia: [email protected]
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
168
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
habría que esperar hasta 1902 para que Walter S. Sutton
(1877-1916) realizase una serie de experimentos que le permitieron proponer que los genes de Mendel son unidades físicas que realmente se localizan en los cromosomas. Parte
del trabajo que permitió a Sutton proponer ese modelo se debió a su descubrimiento de la meiosis junto con Theodor Boveri (1862-1915). A su vez, Thomas Hunt Morgan (18661945) realiza en la Universidad de Columbia (1909) los
experimentos que hoy se consideran clásicos sobre los rasgos
genéticos ligados al sexo, lo que le valió el Nobel en 1933.
Por esa época se descubre que algunas enfermedades, como
la alcaptonuria, tienen su origen en una enzima defectuosa
—fenómeno ya descrito por el físico inglés Archibald Garrod
en 1909—. En 1913, Calvin Bridges (1889-1938) demuestra
que los genes están en los cromosomas, a la vez que Alfred
Henry Sturtevant (1891-1970), alumno de Morgan, demuestra que algunos de ellos tienden a heredarse juntos, por lo que
se deduce que se colocan de forma lineal sobre el cromosoma, y elabora el primer mapa genético de un organismo:
Drosophila melanogaster. En 1915 quedan definitivamente
establecidas las bases fundamentales de la herencia fenotípica al aparecer el libro El mecanismo de la herencia mendeliana, escrito por Thomas H. Morgan, Alfred Sturtevant,
Hermann Muller y Calvin Bridges. En este contexto se inicia
la teoría cromosómica de la herencia, a pesar de no conocer su naturaleza química. Se puede hablar de la edad de oro
de la genética clásica.
Arriba: Miescher, Garrod, Morgan;
debajo: Muller, Sturtevant, Bridges.
El término genética fue propuesto en 1906 por el inglés
William Bateson (1861-1926), ya que hasta entonces se venía utilizando el término «eugenética», acuñado por sir Francis Galton (1822-1911) en 1883. También fueron acuñados
por Bateson los términos «alelomorfo», «cigoto», «homocigoto» y «heterocigoto». Hasta el momento la genética y la
embriología se estudiaban mezcladas, sin diferenciar. Fue
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
Tribuna
Morgan quien se encontró con la necesidad de separar el análisis de la herencia (genética) del análisis del desarrollo embriológico (embriología); éste último fue plenamente desarrollado por el alemán Hans Speman (1869-1941), galardonado
por ello con el Nobel en 1935. A partir de entonces, las investigaciones se iban a dedicar al análisis de las mutaciones,
la bioquímica implicada en la transmisión de los caracteres y
las bases moleculares de la herencia. Era el contexto adecuado para que, en 1926, Hermann Muller (1890-1967) y Lewis
Stadler demostraran que la radiación X inducía mutaciones
en los genes, aunque el reconocimiento tardara en llegar: el
Nobel les fue concedido 20 años después, en 1946.
Volviendo al análisis de la naturaleza química de los cromosomas, en 1888 el bioquímico alemán Albrecht Kossel
(1853-1927) había demostrado que la nucleína de Miescher
contenía proteínas; también mostró que la parte no proteica
de la nucleína contenía sustancias básicas ricas en nitrógeno,
y así identificó las cinco bases nitrogenadas que hoy conocemos. Finalmente, presentó pruebas de la presencia de un glúcido de cinco átomos de carbono. Este trabajo, que dio acceso
a Kossel al Nobel en 1910, fue continuado por su discípulo,
el químico ruso-estadounidense Phoebus Aaron Theodor Levene (1869-1940), quien comprobó en 1900 que la nucleína
se encontraba en todos los tipos de células animales analizadas. Más adelante, en 1909, mientras verificaba los experimentos de Kossel, puso de manifiesto que los ácidos nucleicos estaban compuestos de ácido fosfórico, una pentosa y las
bases nitrogenadas. Levine demostró que la pentosa que aparecía en la nucleína de levadura era ribosa, pero tuvo que esperar hasta 1929 para identificar como desoxirribosa la pentosa aislada del timo de los animales. Esta diferencia le hizo
proponer que la nucleína de los animales era el nucleato de
desoxirribosa —hoy en día llamado «ácido desoxirribonucleico» o DNA—, mientras que los vegetales contenían nucleato de ribosa —ácido ribonucleico o RNA—. Levene
tuvo mucho peso en la química de los ácidos nucleicos, a pesar de que pronto se demostrara que era incorrecta su propuesta de que los cromosomas vegetales eran de RNA y los
animales de DNA. Fruto de sus trabajos, propuso en 1926 un
modelo para la conformación de los ácidos nucleicos: el tetranucleótido plano. El modelo del tetranucleótido de Levene implicaba que los ácidos nucleicos estaban formados
por planos apilados, que constaban de cuatro pentosas que
exponían hacia el exterior las bases nitrogenadas (que van
unidas por un enlace glucosídico a la pentosa); las pentosas
se unen entre sí por fosfatos a través de enlaces fosfoéster.
Esta estructura respondía a los resultados sobre la composición de los ácidos nucleicos y la naturaleza de los enlaces covalentes que los componen. En cambio, se deducía que los
ácidos nucleicos eran moléculas muy monótonas, casi invariables, extremadamente rígidas. Por tanto, se descartaron rápidamente como el tipo de molécula capaz de transmitir la
información genética, por lo que todo el mundo se centró en
el estudio de las proteínas como moléculas portadoras de la
herencia. Este error se consolidó en 1935, cuando Dorothy
Wrinch observó que la información genética era lineal, por lo
que se requería una molécula lineal (las proteínas) para trans169
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
mitirla, y no una molécula cíclica invariable (los ácidos nucleicos). El modelo del tetranucleótido plano fue un lastre
en el desarrollo de la biología molecular similar a lo que
fueron en su día las teorías del flogisto, la fuerza vital o la
generación espontánea, ya que Levene era un científico
muy influyente en su época, y su opinión era poco menos
que indiscutible. De hecho, no pensaba que el modelo del
DNA propuesto por Watson y Crick respondiese a la realidad. Quizá por eso se desarrollaron con más éxito la genética, la embriología y la bioquímica durante la primera mitad
del siglo XX.
Kossel
Levene
Astbury
En 1938 sir William Thomas Astbury (1898-1961) y Florence Bell, de la Universidad de Leeds, proponen que el
DNA debe de ser una de fibra periódica, al encontrar un espaciado regular de 0,33 nm a lo largo del DNA mediante estudios preliminares de difracción por rayos X. En aquel momento Astbury veía que las bases estaban apiladas a 0,33 nm
unas de otras, y perpendiculares al eje de la molécula; de hecho, era la distancia que separaba los tetranucleótidos. Astbury
siguió trabajando desde el punto de vista estructural sobre
proteínas fibrosas, como las queratinas, en lana. Su preocupación por la estructura de las moléculas hizo que consiguiera en 1945 la primera cátedra de Estructura Biomolecular;
además fue el primer científico en denominarse «biólogo
molecular» aprovechando que el término biología molecular había sido acuñado en 1938 por Warren Weaver (18941978), matemático y director del departamento de ciencias
naturales de la Fundación Rockefeller, que trabajaba sobre la
«visión molecular de la vida». Estas coincidencias llevan a
muchos autores a proponer que el nombramiento de Astbury
marca el nacimiento de la biología molecular como área de
conocimiento independiente, tal cual la conocemos hoy: «La
biología molecular es el dominio de la biología que busca explicaciones a las células y organismos en términos de estructura y función de moléculas; las moléculas más frecuentemente analizadas son las macromoléculas del tipo proteínas,
ácidos nucleicos y glúcidos, así como conjuntos moleculares
del tipo membranas o virus» (H. Salter). Este concepto de
biología molecular llevó a una tendencia reduccionista de los
problemas biológicos, favoreciendo que lo que se desarrollase en primer lugar fuera su vertiente estructuralista, cuyo
objetivo era el conocimiento de la estructura atómica de las
macromoléculas antes mencionadas y que coincidía en buena parte con la bioquímica estructural. Más adelante veremos
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
cómo nace la vertiente informacionista, cuyo objetivo era
estudiar cómo la información se transfiere entre generaciones.
Puesto que estudia cómo la información biológica se traduce en
moléculas específicas, se solapa con la genética en muchos aspectos.
Entre los estudios de Astbury y el final de la Segunda
Guerra Mundial comienza a gestarse en el California Institute of Technology (Caltech) el grupo del físico nuclear alemán, y discípulo de Niels Bohr, Max Ludwig Henning Delbrück (1906-1981), que luego sería conocido como el «grupo
del bacteriófago». El grupo tomó forma durante los años que
Delbrück pasó en la Vanderbilt University, al coincidir con
Salvador Edward Luria (1912-1991) y Alfred Day Hershey
(1908-1997). El interés de estos investigadores se centraba
en entender de qué manera las moléculas transmiten información de una generación a la siguiente. Para ello utilizaron
el modelo más simple que conocían, los bacteriófagos, o
simplemente fagos, posiblemente guiados por los experimentos del franco-canadiense Félix d’Hérelle (1873-1949),
que en 1917 demostró que los bacteriófagos infectaban, mataban y disolvían las células bacterianas en poco más de media hora, así como el hecho de que las bacterias eran capaces
de desarrollar de forma natural una resistencia al fago. Fue
d’Hérelle quien acuñó el término «bacteriófago» para referirse al microorganismo antagonista del bacilo que causaba
la disentería. El grupo del bacteriófago se dedicó a estudiar
las mutaciones genéticas, la estructura de los genes, y los ciclos vitales de los fagos. Aunque su labor fue muy importante, tuvieron que esperar hasta 1969 para que fuera reconocida con la concesión del Nobel a Delbrück, Luria y Hershey.
De hecho, sus trabajos son el origen de la vertiente informacionista de la biología molecular.
En 1941, George Wells Beadle (1903-1989) y Edward
Lawrie Tatum (1909-1975), en la Universidad de Stanford,
encontraron en el hongo Neurospora crassa sólidas evidencias de una correlación entre los genes y las enzimas mediante el estudio de rutas metabólicas implicadas en la síntesis de aminoácidos. Postularon por primera vez dicha
correlación como «un gen, una enzima». El médico italiano
Salvador E. Luria (conocido por el medio de cultivo para E.
coli, el LB, que significa Luria broth) y Max Delbrück demostraron en 1943 que las mutaciones en E. coli ocurren al
azar, sin necesidad de exposición a agentes mutagénicos, y
que estas mutaciones se transmiten siguiendo las leyes de la
herencia. En 1928 el microbiólogo Fred Griffith (1881-1941)
había descubierto cómo el Streptococcus pneumoniae avirulento puede transformarse en virulento al infectar un ratón
sano con la cepa avirulenta viva y la virulenta muerta. Empleando esta capacidad del estreptococo, Oswald Theodore
Avery (1877-1955), Colin MacLeod y Maclyn McCarty intentan desentrañar la naturaleza del material genético en el
Instituto Rockefeller, durante 1944. Dominados por el modelo del tetranucleótido plano, y en contra de sus propias expectativas, demostraron que las cepas avirulentas de Griffith
se transformaban en virulentas con la exposición al DNA,
pero no a las proteínas. Los experimentos de Avery, MacLeod
y McCarty fueron puestos en entredicho, porque asociadas al
170
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
DNA podrían ir en cantidades ínfimas las proteínas portadoras de la información genética. Precisamente, uno de los más
escépticos con estos resultados fue el propio Levene. Se necesitaron todavía unos años para que se demostrara claramente que el DNA era el único responsable del principio
transformante. Siguiendo la línea de pensamiento abierto
por Avery y sus colaboradores, en 1946 Joshua Lederberg
(1925-*) y Edward Tatum demuestran en la Universidad de
Yale que las bacterias también intercambian material genético en función de su sexo.
Estos experimentos han tenido una honda repercusión en
la terminología biotecnológica actual. Así, al hecho de que la
bacteria tome el DNA de una manera estable se lo denomina
transformación —las bacterias avirulentas que no producían la neumonía se «transformaban» en virulentas al tomar
el DNA de una virulenta—. En 1959, trabajando en Caltech,
el italiano Renato Dulbecco (1914-*) introdujo también el
concepto de transformación para explicar que mezclando in
vitro células sanas con virus productores de polioma y SV40
se pudieran obtener células de aspecto oncogénico; o sea,
chos físicos —sin ir más lejos, su ya mencionado discípulo
Max Delbrück—, haciéndoles volverse hacia los problemas
biológicos. Marie Curie, por su parte, empezó a probar sobre
material biológico el efecto de las radiaciones. No olvidemos
a los fundadores del grupo del bacteriófago: Delbrück era físico en Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial, y Salvador Luria se inició estudiando la estructura de los virus en
el Instituto Pasteur, junto al físico Fernand Holweck. El mismo año que Astbury fue nombrado profesor de Estructura
Biomolecular (1945) el físico cuántico Erwin Schrödinger
Delbrück, Luria, Schrödinger.
Arriba: Lederberg, Beadle, Tatum;
debajo: Avery, MacLeod, McCarty.
que las células sanas se habían «transformado» en células
cancerosas en contacto con los virus. Por esta dualidad de
significado del término «transformación», se impuso el término transfección para hacer referencia a la entrada de
DNA en células eucariotas. Los trabajos de Dulbecco sobre
células cancerosas le valieron el Nobel en 1975.
Debido a que la mayoría de los problemas biológicos
eran prácticamente inaccesibles a la experimentación directa, muchos físicos, sobre todo físicos nucleares, se interesaron por ellos, y su incorporación fue determinante para el
desarrollo de la biología molecular. Por ejemplo, Niels Bohr
(1885-1962) escribió en 1933 un ensayo titulado «Light and
Life» que influyó directamente en la forma de pensar de muPanace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
(1887-1961) publica el libro ¿Qué es la vida?, que para muchos autores es más importante para el desarrollo de la biología molecular que el nombramiento de Astbury. El libro de
Schrödinger indica que las leyes de la física son inadecuadas
para explicar las propiedades del material genético y, en particular, su estabilidad durante innumerables generaciones. La
concepción vital expresada por el físico en su obra se basa en
dos supuestos: en el primero se concibe al cromosoma como
«un cristal aperiódico capaz de almacenar información y memoria». En el segundo, se establece que «los organismos
mantienen su orden minimizando su entropía, alimentándose
de entropía negativa o del orden preexistente en el entorno».
Una de las primeras consecuencias de que los físicos comiencen a considerar los problemas biológicos la tenemos en
el desarrollo de la cristalografía mediante difracción de rayos
X sobre material biológico. Esta técnica se había comenzado
a aplicar a sustancias sencillas gracias a los trabajos de sir
William Henry Bragg (1862-1942) y su hijo William Laurence Bragg (1890-1971), lo que les valió el Nobel en 1915.
Para interpretar los patrones resultantes propusieron un modelo matemático conocido como «transformada de Fourier»,
que se sigue utilizando hoy en día. La cristalografía daba
buenos resultados con moléculas pequeñas, pero con macromoléculas biológicas los resultados eran todavía imprecisos,
o bien tan complejos que supondrían un análisis que podría
durar toda una vida de investigación. A comienzos de los
años treinta, el bioquímico James Batcheller Sumner (18771955) había demostrado que era posible cristalizar proteínas.
Su trabajo pasó desapercibido hasta que lo retomó otro bioquímico, John Howard Northrop (1891-1987), para obtener
los primeros cristales de enzimas, lo que valió a ambos el
Nobel en 1946. Esos trabajos permitieron que, como hemos
visto, Astbury pudiera analizar por difracción proteínas y
DNA. La cristalización animó en 1937 a Max Ferdinand Pe171
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
rutz (1914-*) a trabajar en la estructura de la hemoglobina
con esta técnica, tarea que no logró culminar hasta 1959; por
su parte, sir John Cowdery Kendrew (1917-1997) conoció a
Perutz en 1946, lo que le animó a hacer lo mismo con la mioglobina desde entonces hasta 1959. Estos trabajos cristalográficos fueron premiados con el Nobel en 1962 a Perutz y
Kendrew.
Pero esta vertiente estructuralista de la biología molecular llega a una de sus cumbres cuando la técnica se perfecciona, y en 1951, los físicos Linus Carl Pauling (1901-1994)
y Robert B. Corey descubren en Caltech la estructura de la
hélice de las proteínas gracias a los análisis con difracción
de rayos X. Pauling consiguió su primer Nobel en 1954 (el
segundo sería el Nobel de la Paz, por su oposición a las armas nucleares) gracias a sus trabajos sobre la naturaleza de
los enlaces químicos y su papel en la elucidación de las estructuras macromoleculares. En 1953, Fred Sanger (1918-*),
trabajando en el Medical Research Council británico, consigue la primera secuencia de aminoácidos completa: la insulina. Así conseguirá su primer premio Nobel, en 1958.
El modelo del tetranucleótido plano empieza a ponerse en
entredicho seriamente cuando en 1950 el checo Erwin Chargaff (1905-2002), de la Universidad de Columbia, descubre
las leyes de complementariedad de bases de los ácidos nucleicos. Chargaff demuestra que la composición de los ácidos nucleicos de distintos organismos es muy diferente de lo
que inicialmente se creía. La complementariedad y la composición variable eran difícilmente explicables con el modelo del tetranucleótido. Cuando poco después apareció el modelo de Watson y Crick, Chargaff se incomodó, con razón,
Pauling
Sanger
porque su trabajo —clave en ese modelo— no fue convenientemente agradecido; además, Chargaff no era partidario
de construir modelos, técnica que usaron Watson y Crick
para proponer la estructura del DNA. Mientras tanto (1951),
Barbara McClintock (1902-1992) se adelantó a su época al
proponer, en el Cold Spring Harbor Laboratory, la existencia
de elementos genéticos móviles en el genoma del maíz: los
transposones, que tantas aplicaciones han abierto después.
Esto le valió el Nobel en 1983, con 32 años de retraso, ya que
no se estimó que sus resultados fueran fiables hasta que en
1960 se descubrieran la transposición en bacterias, en 1970
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
se detectara la actividad «transposasaª» y Watson afirmara en
un simposio en Cold Spring Harbor que los transposones son
algo «virtualmente inevitable». Uno de los golpes definitivos
al modelo del tetranucleótido lo asestó lord Alexander Robertus Todd en 1950 (1907-1997), al demostrar que los enlaces fosfoéster en el DNA son perfectamente normales, por lo
que propuso una estructura lineal y no cíclica para el DNA.
Estos trabajos y los que realizó sobre las coenzimas le valieron el Nobel en 1957.
En 1952 Luria y Weigle, en distintos laboratorios, descubren los sistemas de restricción a la infección viral, lo que
permitirá más adelante descubrir las enzimas de restricción.
A su vez, Joshua Lederberg y su esposa Esther M. Lederberg
desarrollan un método a base de réplicas de placas para demostrar que las mutaciones aparecen de forma azarosa e independiente de los procedimientos de selección. Sus trabajos
permitieron profundizar en la estructura genética y la recombinación en los microorganismos le valió a J. Lederberg el
Chargaff
McClintock
Todd
Nobel en 1958, junto a Beadle y Tatum. Fue él quien introdujo el término «plásmido», en 1952, para explicar la herencia extracromosómica. Ese mismo año, los trabajos realizados en el Cold Spring Harbor Laboratory por Alfred
Hershey y Martha Chase (que provenían del grupo del bacteriófago) demostraron que el material genético que se transmite a la progenie del fago es DNA, mientras que las proteínas que hay en la cápside no. Se empezaban a acumular
demasiados resultados que el modelo del tetranucleótido no
explicaba.
Sin que haya un registro histórico evidente, entre 1950 y
1953 la mayor parte de la comunidad científica empieza a
admitir que el material genético es el DNA, por lo que comienza una nueva ola de experimentos dedicados a conocer
su estructura real. A comienzos de los años cincuenta, la química-física Rosalind Elsie Franklin (1920-1958) abrió una línea de investigación en el laboratorio de sir John Turton
Randall (1905-1984), en el King’s College, sobre el estudio
de la estructura del DNA mediante difracción de rayos X. Así
encontró que el DNA podía hallarse en dos formas helicoidales distintas con los fosfatos hacia el exterior (las formas
que hoy conocemos con DNA-A y DNA-B). Simultáneamente, Linus Pauling propuso un modelo de triple hélice con
los fosfatos hacia el interior y las bases hacia fuera, clara herencia del modelo del tetranucleótido. Es difícil entender que
el Nobel Pauling no reparara en que su propuesta era invia172
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
Chase
Hershey
ble, puesto que la repulsión electrostática entre los grupos
fosfato desestabilizaría la estructura. Probablemente en esa
época era más dificultoso encontrar una manera de colocar
las bases nitrogenadas hacia el interior de la estructura sin
que surgieran impedimentos estéricos a las posibles repulsiones entre las cargas de los fosfatos. La clave de la doble
hélice del DNA la pusieron el bioquímico-genético americano James Dewey Watson (1928-*) y el biofísico inglés Francis Harry Compton Crick (1916-*) —trabajando en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido— mediante la
recopilación de los resultados dispersos que sobre ácidos nucleicos existían, así como reuniendo información sin publicar del laboratorio de Randall. Inicialmente propusieron un
modelo parecido al de Pauling, pero después, y gracias a una
visión genial de las reglas de Chargaff, así como a las «inocentes confidencias» del neozelandés Maurice Wilkins
(1916-*), también del laboratorio de Randall, lograron elaborar el conocido modelo de la doble hélice. En un breve artículo de 1953 en Nature describen lo que hoy se conoce
como DNA-B, el posible modelo de replicación del DNA, y
sus mutaciones. La elucidación de la estructura del DNA es
uno de los descubrimientos esenciales para la biología molecular y, en general, para la ciencia de este siglo. Watson,
Crick y Wilkins (Franklin había muerto de cáncer de ovario
en 1958, a los 37 años) reciben el Nobel en 1962, ya que en
el mismo número de la revista Nature habían aparecido el artículo sobre el modelo de Watson y Crick y los resultados
cristalográficos que Wilkins, por un lado, y Franklin, por
otro, tenían para apoyar el modelo. El Nobel a Watson y
Crick fue objeto de controversia, porque se habían limitado
a recopilar información de otros, sin aportar nuevos datos. A
su favor está el que la doble hélice abrió un nuevo camino no
sólo a la biología molecular, sino a toda la biología, y que su
modelo luego ha sido confirmado plenamente por otros investigadores. Por su lado, Francis Crick ha demostrado ser
un gran científico, ya que con el modelo de la doble hélice
también propuso la existencia de la tautomería y la replicación semiconservativa del DNA; en 1955 propuso que para
que el RNA sintetice proteínas debe existir una molécula
acopladora de los aminoácidos a la secuencia de ácidos nuPanace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
cleicos (lo que Paul Berg [1926-*] comprobó que era el
tRNA al año siguiente: un RNA que «transfería» el aminoácido correcto, y de ahí el nombre de RNA de transferencia);
en 1956 propuso el dogma central de la Biología Molecular:
que, en palabras del propio Crick, «el DNA dirige su propia
replicación y su transcripción para formar RNA complementario a su secuencia; el RNA es traducido a aminoácidos para
formar una proteína»; en 1957 propone que el código genético ha de leerse en tripletes que no se solapan ni puntúan (lo
demostró en 1961, junto a Sidney Brenner); y en 1966 propone la hipótesis del titubeo (wobble) del tRNA al leer el
mRNA. Como vemos, toda una serie de hipótesis que se han
validado posteriormente.
A comienzos de los años cincuenta, Paul Zamecnik
(1912-*), trabajando en el Massachusetts General Hospital,
demuestra que la síntesis de proteínas ocurría en unas partículas intracelulares compuestas de ácido ribonucleico y proteínas, por lo que posteriormente fueron bautizadas como ribosomas. En 1955, demuestra junto con Mahlon Hoagland
que los aminoácidos tienen que activarse antes de unirse al
ribosoma, y que esa activación incluye la unión covalente a
Arriba: Crick, Watson; debajo: Wilkins, Franklin.
un RNA soluble estable. Este RNA fue denominado inicialmente «RNA soluble», pero los experimentos posteriores de
Zamecnik y Paul Berg (1926-*) demostraron que este RNA
soluble «transfería» el aminoácido correcto, por lo que hoy
se le denomina RNA de transferencia.
A raíz de los estudios sobre los ácidos nucleicos como
material genético, en 1955 el bioquímico español Severo
Ochoa (1905-1993) y Marianne Grumberg-Manago, traba173
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
jando en la New York University, descubrieron la polinucleótido fosforilasa, que sirvió para sintetizar oligorribonucleótidos con los que otros autores descifraron el código genético. Se creía que era la enzima que sintetizaba el RNA sin
usar una plantilla —posteriormente se ha comprobado que su
actividad fisiológica es la de degradar RNA—. En 1957, en
la Washington University, Arthur Kornberg (1918-*) purificó
y caracterizó la DNA polimerasa I de E. coli. Kornberg y
Ochoa compartieron el Nobel en 1959 por descubrir las enzimas que rigen la síntesis de los ácidos nucleicos. Sus estudios demostraron que la investigación enzimológica podía
aplicarse al estudio de los genes y el importante papel que la
bioquímica puede desempeñar en la biología molecular. En
1955, el polaco Heinz L. Fraenkel-Conrat (1910-*), autor de
uno de los principales manuales de virología, trabajando en
la sede de Berkeley de la Universidad de California demostró que la infectividad de algunos virus se encontraba en el
RNA que contienen, con lo que se ponía de manifiesto que
no sólo el DNA puede ser material genético. En 1956 Alfred
Gierer demostró que el RNA aislado del virus del mosaico
del tabaco es infeccioso en ausencia de proteínas. El avance
era ya imparable, impulsado por los nuevos descubrimientos
y porque empezaban a estar disponibles una serie de adelantos técnicos que permitirían abordar nuevos y más complejos
trabajos. Por citar sólo unos pocos, se desarrollan nuevas técnicas de microscopía óptica, así como la electrónica, y aparecen la ultracentrifugación, los contadores de centelleo, las
técnicas espectroscópicas y la resonancia magnética nuclear.
Ochoa
Kornberg
A mediados del siglo XX, y una vez que ya se conoce la
naturaleza química del material genético, la investigación
puramente mecanicista empieza a decaer, ya que ahora se
prefiere explicar los procesos biológicos en el contexto del
organismo entero (in vivo), a ser posible, en lugar de en condiciones artificiales (in vitro) o en cultivos de células. Es lo
que se conoce como el materialismo holístico o materialismo integral. Por eso disminuye la importancia de los descubrimientos bioquímicos y se da más importancia a todo lo relacionado con la biología molecular y la genética molecular.
Hasta entonces, todos los intentos por abordar los temas de
forma generalista estaban cargados de elucubraciones, una
visión vitalista de los seres vivos y ausencia de rigor científico. Pero los trabajos realizados por físicos y físico-químiPanace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
cos que reorientaron sus investigaciones para resolver problemas biológicos a mediados de siglo imprimen un cambio
a la forma de trabajar y a la actitud frente a los problemas
biológicos. Se comienza a saber la naturaleza molecular del
gen y el papel de los genes en el crecimiento, el desarrollo y
la fisiología de los microorganismos. Se pone de manifiesto
la adaptación enzimática de los microorganismos en cultivo.
Estudiando estos mecanismos de adaptación, en 1956, los
franceses François Jacob (1920-*) y Jacques Lucien Monod
(1910-1976) demuestran la existencia de genes estructurales
y reguladores que se organizan en forma de operones. En
1959, Jacob acuña el término episoma para explicar una transferencia específica de algunos marcadores genéticos entre
bacterias. Este término, hoy en día, se considera sinónimo
del «plásmido» de Lederberg: una molécula de DNA circular
extracromosómica que se replica autónomamente en la célula
y no es esencial para la supervivencia de la especie, aunque
en determinadas condiciones de cultivo puede ser imprescindible. Lo más destacable del trabajo de Jacob y Monod es
que en 1960 dedujeron el modo de funcionamiento del operón de la lactosa de E. coli a base de mutaciones y fenotipos.
También les debemos la terminología relacionada con los
operones y su regulación. En sus estudios postularon la necesidad de una molécula intermediaria (el mRNA) entre el
DNA y las proteínas —Meselson y Brenner demostraron en
1961 la existencia de esta molécula—. Por ello, Jacob y Monod obtuvieron el Nobel en 1965. Poco después, en 1968,
Monod escribe el libro El azar y la necesidad, que revolucionó la filosofía de la vida: Monod argumentaba que la vida
surge del azar y progresa como consecuencia necesaria de las
presiones ejercidas por la selección natural. Apoyando los
trabajos de Monod y Jacob, en 1967 Walter Gilbert (1932-*)
aísla en la Universidad de Harvard el represor LacI, y Mark
Ptashne aísla en el mismo centro el represor del fago lambda: se confirma molecularmente el modelo del operón.
Monod
Jacob
Al igual que en su día la aparición de la revista The Journal of Biological Chemistry supuso la consolidación de la
bioquímica, la aparición en 1959 de Journal of Molecular
Biology de la mano del sudafricano Sydney Brenner (1927-*),
en la Universidad de Cambridge, supuso la confirmación de
la biología molecular como un área de conocimiento e investigación independiente.
174
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
A partir de entonces, los conocimientos sobre la transferencia de información en los seres vivos se acumulan de forma exponencial. Así, en 1958 S. B. Weiss describe la síntesis del RNA por una RNA polimerasa dirigida por DNA.
La replicación semiconservativa del DNA propuesta por
Watson y Crick es confirmada experimentalmente por Mathew Stanley Meselson (1930-*) y Franklin Stahl (1910-*)
en Caltech. En 1960 Stewart Linn y Werner Arber (1929-*),
en Ginebra, descubren los sistemas de restricción de las bacterias. En 1961, en la Universidad Johns Hopkins, Howard
Dintzis descubre que el mRNA se traduce en sentido 5’ a 3’,
y que las proteínas de sintetizan desde el extremo amino al
carboxilo; este descubrimiento es el que ha proporcionado la
base para establecer por convenio que la ordenación del
DNA siempre sea desde el extremo 5’ al 3’, y la de las proteínas desde el extremo amino al carboxilo. A su vez, Ben
Hall y Sol Spiegelman hibridan DNA y RNA, lo que demuestra su complementariedad y sienta las bases de la hibridación de ácidos nucleicos —no confundir esta hibridación con la formación de DNA recombinante/híbrido/
quimérico que veremos más adelante—.
En la década de 1960 se prestó especial interés al modo
en que se descodificaba el RNA en aminoácidos. Así, en
1964, Charles Yanofsky comprueba en la Universidad de
Stanford que la secuencia de nucleótidos del DNA se corresponde exactamente con la de aminoácidos. Ya vimos que en
1956 Berg demostró que el tRNA era el que descodificaba la
información del mRNA y aseguraba la interpretación exacta
de la información genética. Debido a su pequeño tamaño (de
73 a 93 nucleótidos), su disponibilidad y su función clave,
fue el primer ácido nucleico sobre el que se intentó la secuenciación y la obtención de una estructura tridimensional.
En 1965 Robert William Holley (1922-1993) obtuvo en la
Cornell University la secuencia de nucleótidos completa del
tRNA de la Ala en las levaduras (77 nucleótidos), para lo que
necesitó purificarlo a partir de 90 kg de Saccharomyces cerevisiae; obtuvo el Nobel en 1968. Marshall Warren Nirenberg (1927-*) y Har Gobind Khorana (1922-1993), en el National Heart Institute de los NIH, acababan de descifrar el
código genético en junio de 1966 gracias a la aplicación de
la polinucleótido fosforilasa de Ochoa, lo que fue recompensado en 1968 con el Nobel, compartido con Holley. Szybalski y Summers demostraron en 1967 que el RNA se transcribe a partir de DNA.
A comienzos de la década de 1970 ya está más que claro
que los problemas biológicos pueden y deben ser explicados
desde un punto de vista molecular. En esta época se incorpora por fin al modo de pensar de todos los biólogos el método
experimental que venía aplicándose a la biología molecular:
las únicas hipótesis válidas son las que se pueden verificar
experimentalmente. Esto conllevó un olvido, al menos temporal, de los métodos de observación y descripción estructurales que habían sido prevalentes durante el siglo XIX y el comienzo del XX.
En 1970 Günther Blobel (1936-*) demuestra la existencia de secuencias señal y receptores para estas secuencias,
que regulan el tráfico de proteínas dentro de la célula. Toda
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
Tribuna
Arriba: Meselson, Stahl; debajo: Nirenberg, Khorana.
una vida dedicada a conocer las reglas de este tráfico le valió el Nobel en 1999. También en 1970 Hamilton Smith
(1931-*) descubre las enzimas de restricción, purificando la
primera, que fue HindII, a partir de Haemophilus influenzae.
Un año después, Daniel Nathans (1928-1999) elabora el primer mapa de restricción del DNA, y al año siguiente, Janet
Mertz y Ron Davis demuestran que un fragmento de restricción podía ser insertado y ligado a otro DNA cortado por la
misma enzima. Paul Berg (el mismo que demostró que el
tRNA mediaba entre el mRNA y las proteínas) construye en
1972 la primera molécula de DNA recombinante o quimera entre DNA plasmídico de E. coli y DNA del fago l (le supondrá el Nobel en 1980). Esto sirvió para que un año más
tarde (1973) Herbert Boyer (1936-*) y Stanley Norman Cohen (1922-*), de forma independiente, expresaran en una
bacteria un plásmido que contenía un gen recombinante.
Nace así la clonación. Smith y Nathans, junto con Arber (el
descubridor de los sistemas de restricción), reciben el Nobel
en 1978. A partir de entonces se empieza a dejar de purificar
y caracterizar enzimas para empezar a clonar genes.
Howard Martin Temin (1934-1994) había demostrado la
existencia de virus con RNA como material genético en cuyo
ciclo vital no aparecía DNA en ningún momento. Posteriormente obtuvo indicios de que algunos virus RNA eran capaces de sintentizar DNA usando su RNA como plantilla. En
1970, Temin y David Baltimore (1938-*) demostraron que la
copia de RNA en DNA durante la infección de algunos virus
se debía a una nueva actividad catalítica que denominaron
transcriptasa inversa o «retrotranscriptasa» (reverse trans175
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
Cohen
Boyer
criptase). Temin y Baltimore fueron galardonados por ello
con el Nobel en 1975. En 1974 J. Schell y M. Van Montagu
señalan que las enfermedades provocadas por Agrobacterium
se deben a la existencia de plásmidos en las cepas que se denominan Ti (tumor inducing) y Ri (root inducing), sentando
las bases de lo que luego será la transformación de plantas
superiores al lograr transferir un gen quimérico al tabaco. En
1974 John Shine (1946-*) y Lynn Dalgarno (1935-*) presentan en Canberra (Australia) la secuencia consenso de fijación
de los mRNA a los ribosomas procariotas. Ese mismo año se
celebra un congreso internacional en Asilomar (California),
donde se regula el uso de microorganismos modificados genéticamente y la tecnología del DNA recombinante. Todavía
en 1974 se obtiene la estructura tridimensional del tRNA de
Phe, demostrándose que tenía forma de L. La determinación
de esta estructura es uno de los múltiples casos en los que dos
laboratorios, el MIT americano y el MRC inglés, no compitieron limpiamente para ver quién publicaba primero los resultados. Como resultado de esta desafortunada carrera, poco
más se ha avanzado hasta hoy sobre la estructura de estas
moléculas.
Baltimore
Temin
Gilbert
En 1975 el alemán Georges J. F. Köhler (1946-1995) y el
argentino César Milstein (1927-*), trabajando en el Medical
Research Council británico, en Cambridge, fusionan células
para producir anticuerpos monoclonales. En su breve artículo en Nature proponen que «tales células se pueden cultivar
in vitro de forma masiva para obtener anticuerpos específicos. Tales cultivos podrán ser muy útiles en aplicaciones médicas e industriales». Es una clara evidencia de que comienPanace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
zan a tomarse en serio las aplicaciones biotecnológicas de los
resultados obtenidos por la ciencia básica; se les galardonó
con el Nobel en 1984. Edward M. Southern (1938-*) desarrolla en Edimburgo la hibridación de ácidos nucleicos en
soporte sólido. En este mismo año Walter Fiers, en la Universidad de Gante, publica la primera secuencia de nucleótidos larga, gracias a un sistema de secuenciación más-menos
que ideó Fred Sanger; se trata del cromosoma de RNA del
fago MS2. En 1977 Alan M. Maxam y Walter Gilbert (el
mismo Gilbert que aisló el represor LacI y que acuñaría más
adelante los términos «intrón» y «exón») describen la secuenciación química del DNA. Por su lado, Fred Sanger, el
que secuenció por primera vez una proteína, perfeccionó su
sistema más-menos y lo convirtió en el método de secuenciación basado en didesoxinucleótidos, con lo que la obtención de secuencias de DNA se convierte en una técnica accesible a cualquier laboratorio. Gilbert y Sanger reciben el
Nobel por ello en 1980 (el segundo de Sanger). A partir de
este momento, no basta con clonar los genes, sino que también hay que secuenciarlos.
Roberts
Sharp
En 1977 Richard John Roberts (1943-*) y Phillip Allen
Sharp (1944-*) descubren, de forma independiente y gracias
a su colaboración científica, que en los eucariotas, a diferencia de en los procariotas, los genes no son continuos; recordemos que fue Gilbert quien bautizó como intrones a las secuencias que no se encuentran en el RNA, y exones a las que
sí. Los trabajos de Roberts permitieron que en la década de
1970 se purificaran y comercializaran más de 100 enzimas
de restricción. En 1978 Tilghman visualiza al microscopio
electrónico los intrones como lazos de DNA que no hibridan
con el mRNA que producen. En 1993, Roberts y Sharp reciben el Nobel. Los trabajos que realizó Keith Backman en el
laboratorio de Mark Ptashne en la Universidad de Harvard
hasta 1978 demostraron que los elementos genéticos (promotores, sitios de unión al ribosoma, secuencias codificantes...) se podían reordenar en nuevas combinaciones funcionales. Es el nacimiento de la ingeniería genética.
En 1978 Cooper, Weinberg y Wigler descubren los oncogenes, y Alexander Rich descubre la estructura de DNA-Z al
analizar la estructura de oligonucleótidos GC. Yuet Wai Kan y
Andree-Marie Dozy desarrollan la técnica RFLP (polimorfismo en la longitud de los fragmentos de restricción). Herbert
176
Tribuna
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
Boyer vuelve a revolucionar la biotecnología al conseguir que
se comercialice en 1981 una insulina obtenida por expresión
en E. coli del gen humano recombinante: la humulina. En
1980 Martin Cline consigue el primer ratón transgénico.
Entre 1978 y 1980, Christiane Nüsslein-Volhard (1942*) y Eric Francis Wieschaus (1947-*) revolucionan el mundo de la genética del desarrollo desde el European Molecular Biology Laboratory, en Heidelberg: demuestran que una
batería de genes afectaban a la segmentación de la mosca
del vinagre. Por fin hay una respuesta molecular a un proceso ontogénico complejo —como es la segmentación de la
mosca del vinagre—. Esto y sus posteriores descubrimientos les valieron el Nobel en 1995. Ese año compartieron el
premio con Edward B. Lewis (1918-*), de Caltech, que fue
el primero en encontrar los genes homeóticos encargados de
regular la expresión de los genes que van a intervenir en el
desarrollo y segmentación de Drosophila. Gracias a ello
nace la genética del desarrollo, al aplicar métodos moleculares y de la genética clásica a un problema de desarrollo; es
el resultado de la fusión de dos disciplinas: biología molecular y genética clásica.
Wieschaus
Nüsslein
Lewis
En 1981 Sidney Altman (1939-*) describe el primer RNA
con actividad catalítica (ribozima): la RNasa P. Al año siguiente Thomas Robert Cech (1947-*) descubre la primera
ribozima en un intrón del protozoo Tetrahymena. Ambos reciben el Nobel en 1989 por el descubrimiento de las ribozimas. También en 1982 Stanley B. Prusiner descubre que los
priones son partículas infecciosas compuestas sólo por proteínas, sin ácidos nucleicos. Pero Prusiner tuvo que esperar
hasta 1997 para ser laureado con el Nobel, porque nadie se
creía que el prión pudiera ser una partícula infectiva sin contener ningún ácido nucleico. El mismo año 1982 Mariano
Barbacid identifica el primer oncogén humano.
En 1983 Kary Banks Mullis (1944-*) describe una técnica que va a volver a revolucionar la investigación en biología molecular. Se trata de la PCR (reacción en cadena de la
polimerasa). En 1993 fue premiado con el Nobel. En 1984,
en la Universidad Británica de Leicester, sir Alec John Jeffreys (1950-*) desarrolla las huellas genómicas (genome
fingerprintings) digiriendo DNA con enzimas de restricción
e hibridándolo con sondas radiactivas para caracterizar e
identificar individuos. Al año siguiente ya se estaban usando
para investigaciones criminales. Todavía en 1984, Charles
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
Altman
Cech
Cantor y David Schwartz desarrollan la electroforesis en
campo pulsante para separar moléculas de DNA de alto
peso molecular. Esto supuso el mayor avance en las electroforesis desde que el sueco Arne Wilhelm Kaurin Tiselius
(1902-1971) desarrollara en 1937 la primera electroforesis
(por ello obtuvo el Nobel en 1948). En 1986, John Rosenberg
cristalizó por primera vez una enzima de restricción (EcoRI)
acomplejada a un oligonucleótido bicatenario que contenía la
secuencia de reconocimiento.
En 1987, Maynard Olson, en la Universidad de Washington, construye los YAC (cromosomas artificiales de levaduras) para clonar grandes fragmentos de DNA. Con estas herramientas, en 1987 se inician casi simultáneamente el
Proyecto genoma humano, de la mano de James Watson, y
el Proyecto genoma de levadura, de la del belga André Goffeau. Este segundo fue subvencionado inicialmente sólo por
la Unión Europea (pero después se adhirieron al proyecto investigadores americanos y japoneses con sus propias fuentes
Mullis
Tiselius
de financiación). El primer gen de humanos se clonó en
1977, pero habría que esperar hasta 1990 para que el Proyecto genoma humano comenzara formalmente. En cambio,
en 1992 ya aparece terminada la secuencia del primer cromosoma de levaduras. En 1995 se describen muchas nuevas
técnicas dedicadas al mapeo de genes. En 1996 ya está terminada la secuenciación de toda la levadura, un año después
de que se publique el primer organismo no viral (Haemophi177
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
lus influenzae) secuenciado por J. Craig Venter (1946-*) en
el centro que él mismo creó: The Institute for Genomic Research (TIGR). Ese mismo año, la compañía Affymetrix (California) presenta el primer microchip de genes, también llamado matriz o microordenamiento de DNA (DNA array). La
secuenciación y la PCR han permitido que se pase de la secuenciación de genes a la secuenciación de genomas. Esto ha
impulsado lo que se podría denominar una nueva revolución
tecnológica sin parangón: los microchips de DNA (microarray technology), que consisten en inmovilizar de forma ordenada fragmentos de ácidos nucleicos que constituyen un
panel de sondas con las que se puede analizar en pocas horas
desde qué organismo está produciendo una infección hasta
en qué momento del desarrollo y en qué tejido se expresa un
gen. El primero en usarlos fue Patrick Henry Brown, en
1995, en la Universidad de Stanford, con la tecnología desarrollada previamente por Stephen Fodor. Ha nacido la genómica y está sembrándose el terreno para la aparición de
las otras «-ómicas».
En 1997 Ian Wilmut consigue el primer organismo superior clonado, la oveja Dolly, en el Instituto Roslin de Edimburgo; un año después, Dolly dio a luz a Bonnie, demostrando que los clones pueden dar a luz individuos perfectamente
normales. Dolly murió en el 2003 a causa de un envejecimiento prematuro. En 1998 apareció la secuencia completa
del primer animal, el gusano Caenorhabditis elegans. El primer cromosoma humano secuenciado se publicó en 1999 (se
trataba del cromosoma 22), aunque en el 2000 se elaboró el
primer borrador del genoma, construido por Venter en el
TIGR y Francis Sellers Collins (1950-*) en la empresa Celera Genomics. Comienza la era postgenómica.
Por último, podemos citar a French Anderson por conseguir la primera terapia génica en una niña de cuatro años con
una enfermedad inmunitaria. En 1993 Daniel Cohen obtiene
en París el primer mapa genético humano. John Michael Bishop y Harold Eliot Varmus, de la Universidad de California,
reciben el Nobel en 1989 por descubrir los oncogenes retrovirales. En 1992 se concede este galardón a E. H. Fischer y E.
G. Krebs por descubrir los mecanismos de fosforilación y
desfosforilación reversibles de las proteínas. En 1993 se otorga el Nobel a M. Smith por la técnica de mutagénesis dirigida. En 1994 lo reciben A. G. Gilman y M. Rodbel por descubrir las proteínas G y su papel en la transducción de señales.
Hoy en día la metodología y la filosofía de la mayoría de
los biólogos es casi indistinguible de unas áreas a otras. Si
bien las distintas disciplinas existen y seguirán existiendo, la
forma de trabajar y de abordar los problemas es muy parecida en cada una de ellas. Esto está favoreciendo extraordinariamente la comunicación entre biólogos de distintas áreas de
conocimiento, con lo que se mezclan aún más las técnicas.
Bibliografía
Asimov I. Breve historia de la química. Madrid: Alianza: 1975.
Backman K. The advent of genetic engineering. Trends Biochem
Sci, 2001; 26: 268-270.
Brabdt WN. Events in science, mathematics and technology. 1994.
<http://www.gsu.edu/other/timeline.html>.
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
Tribuna
Brock WH. Historia de la química. Madrid: Alianza; 1998.
Bud R. History of biotechnology. En: Encyclopaedia of life sciences. Nature, 2002. <http://www.els.net/>.
Campos Ortega JA. La síntesis de las disciplinas biológicas. Boletín de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular, 2002; 133: 7-13.
Coley NG. History of biochemistry. En: Encyclopaedia of life
sciences. Nature, 2002. <http://www.els.net/>.
Comfort NC. From controlling elements to transposons: Barbara
McClintock and the Nobel Prize. Trends Biochem Sci, 2001;
26: 454-457.
Clark BFC. The crystallization and structural determination of
tRNA. Trends Biochem Sci, 2001; 26: 511-514.
Claros MG. Evolución histórica de la Biología (I): de los griegos al
Renacimiento. Encuentros en la Biología, 2002; 76: 6-8.
<http://www.uma.es/estudios/centros/Ciencias/publicaciones/
encuentros/encuentros76/historia.htm>.
Claros MG. Evolución histórica de la Biología (II): nacimiento de
la química y la «fuerza vital» de los seres vivos (siglos XVII y
XVIII). Encuentros en la Biología, 2002; 78: 4-5.
<http://www.uma.es/estudios/centros/Ciencias/publicaciones/
encuentros/encuentros78/historia2.htm>.
Claros MG. Evolución histórica de la Biología (III): de la vida físicoquímica a la bioquímica (siglo XIX). Encuentros en la Biología,
2002; 80: 4-6. <http://www.uma.es/estudios/centros/Ciencias/
publicaciones/encuentros/encuentros80/historia3.htm>.
Claros MG. Evolución histórica de la Biología (IV): la edad de oro
de la bioquímica (siglo XX). Encuentros en la Biología, 2002;
83: 5-6. <http://www.uma.es/estudios/centros/Ciencias/
publicaciones/encuentros/encuentros83/histociencia.html>.
Claros MG. Evolución histórica de la Biología (V): la naturaleza química del DNA (hasta el primer tercio del siglo XX). Encuentros en
la Biología, 2003; 86: 6-8. <http://www.uma.es/estudios/centros/
Ciencias/publicaciones/encuentros/encuentros86/histobioq5.htm>.
Gavilanes JG, Haro A, Vázquez D, Cárdenas J, Meléndez E, Salas
M, Lacadena JR, García-Barreno P, Núñez de Castro I, Mato
JM y Martín Municio Á. Historia de la Bioquímica. Madrid:
Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; 1985.
Kornberg A. Centenary of the birth of modern biochemistry. Trends
Biochem Sci, 1997; 22: 282-283.
Moore R. La vida y su estructura. Barcelona: Labor; 1964.
Monod J. El azar y la necesidad. Ensayo sobre la filosofía natural
de la biología moderna. Barcelona: Tusquets; 1981.
Mullis KB. Reacción en cadena de la polimerasa. Investigación y
Ciencia, 1990; 165: 30-37.
Martín Municio Á. Contribución de la química al desarrollo de la
bioquímica. En: Historia de la química. Madrid: Real Academia
de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; 1981; 140-158.
Schrödinger E. ¿Qué es la vida? Barcelona: Orbis; 1986.
Seyre A. Rosalind Franklin y el ADN. Madrid: Horas y horas; 1997.
Summers WC. History of molecular biology. En: Encyclopaedia of
life sciences. Nature, 2002. <http://www.els.net/>.
Sweeny B. Maurice Wilkins, DNA enabler. 1999. <http://www.
nzedge.com/heroes/wilkins.html>.
Thieffry D, Sakar S. Forty years under the central dogma. Trends
Biochem Sci, 1998; 23: 312.
Watson JD. The double helix. A Personal Account of the Discovery
178
<http://www.medtrad.org/pana.htm>
of the Structure of DNA. Nueva York: Atheneum; 1968.
Watson JD, Tooze J, Kurtz DR. Recombinant DNA, a short course.
Nueva York: Scientific American; 1983.
Watson JD, Hopkins NH, Roberts JW, Steitz JA, Weiner AM. Molecular biology of the gene. Menlo Park: Benjamin-Cummings;
1987.
Sin autor concreto
A concise history of molecular biology and genetics.
<http://www.molecular-biologist.com/>.
A turning point in the history of developmental genetics.
<http://www.embl-heidelberg.de/ExternalInfo/public_relations/
TurningPoint.html>.
Abbreviated history of genetics.
<http://www.mayo.edu/labgenet/history.html>.
Access Excellence. <http://www.accessexcellence.org/>.
Biography.com.<http://www.biography.com/>.
DNA from the beginning. <http://www.dnaftb.org/dnaftb/>.
Eric Weisstein’s World of Science.
<http://scienceworld.wolfram.com/>.
Evolution encyclopedia. <http://evolution-facts.org/a10a.htm>.
Felix d’Herelle and the discovery of bacteriophage.
<http://www.mun.ca/biochem/courses/3107/Lectures/Topics/
dHerelle.html>.
History of Biology Web pages. http://www.dartmouth.edu/~bio1/>.
La genética: la ciencia de la herencia.
<http://lectura.ilce.edu.mx:3000/sites/ciencia/volumen3
/ciencia3/125/htm/sec_3.htm>.
The MAD Scientist library.
<http://www.madsci.org/libs/MAD_libs.html>.
Nobel e-Museum. <http://www.nobel.se/>.
Open Science: Biology. <http://dmoz.org/Science/Biology/>.
Today in Science History. <http://www.todayinsci.com/>.
Tribuna
Cohen SS. The biochemical origins of molecular biology: Introduction. Trends Biochem Sci, 1984; 9: 334.
Cohen SS. Finally the beginning of molecular biology. Trends Biochem Sci, 1985; 11: 1.
Cordón F. Historia de la bioquímica. Madrid: Compañía Literaria;
1996.
Florkin M, Schultz EH. A history of biochemistry. En: Comprehensive Biochemistry (vol. 30). Amsterdam: Elsevier; 1972.
Grande-Covián F. La bioquímica. En: Laín Entralgo P. Director.
Historia universal de la medicina (vol. 7). Barcelona: Salvat;
1975.
Hempel CG. Filosofía de la ciencia natural. Madrid: Alianza; 1977.
Krebs H. Reminiscences and reflections. Oxford: Clarendon; 1981.
Lafuente A, Saldaña JJ. Historia de las ciencias. Madrid: CSIC:
1987.
Leloir LF. Pasado, presente y futuro de la bioquímica y biología
molecular. En: Ochoa S, Leloir LF, Oró J, Sols A. Directores.
Temas de actualidad para graduados. Barcelona: Salvat; 1986.
Morange M. Histoire de la biologie moléculaire. París: La Découverte; 1994.
Ochoa S. De la bioquímica a la biología molecular. Madrid:
McGraw-Hill Interamericana; 1995.
Orly R. Biochemical origins of molecular biology: a discussion.
Trends Biochem Sci, 1986; 11: 303.
Rose S. Reflections on reductionism. Trends Biochem Sci, 1988;
13: 160.
Santesmases MJ. Establecimiento de la bioquímica y de la biología
molecular en España. Madrid: Ramón Areces; 1997.
Sibatani A. Molecular biology: a paradox, illusion and myth. Trends
Biochem Sci, 1981; 7: R6.
Slater EC. Is biochemistry irreducible to chemistry? Trends Biochem Sci, 1988; 13: 378.
Stent GS. That was the molecular biology that was. Science, 1968;
160: 390.
Bibliografía adicional
Battaner E. Desarrollo histórico de la bioquímica. En: Herrera E,
dir. Bioquímica. Madrid: Iberoamericana; 1986; 1-8.
Panace@ Vol. IV, n.º 12. Junio, 2003
179
Fly UP